Psiquiatría   trastorno borderline de la personalidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Psiquiatría trastorno borderline de la personalidad

on

  • 11,345 views

Si quieren descargar dejar su correo.

Si quieren descargar dejar su correo.

Statistics

Views

Total Views
11,345
Views on SlideShare
11,144
Embed Views
201

Actions

Likes
3
Downloads
263
Comments
7

10 Embeds 201

http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.com 71
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.com.es 64
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.mx 50
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.com.ar 5
http://www.slideshare.net 4
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.fr 3
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.com.br 1
http://webcache.googleusercontent.com 1
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.de 1
http://lostrastornosdelapersonalidad.blogspot.in 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Psiquiatría   trastorno borderline de la personalidad Psiquiatría trastorno borderline de la personalidad Presentation Transcript

  • Trastorno limite de la personalidad (CIE–10 F60.31)
    USP – FMH – Escuela de medicina
    Escuela de Medicina
    Tercer Año
    Autor:Quijano Rojas Roberto Darwin
  • Introducción
    El constructo del trastorno límite de la personalidad se originó por las observaciones de los psicoterapeutas psicoanalíticos que se sorprendieron de la demanda de cuidados de estos pacientes, su indiferencia por los límites normales de la terapia, y su tendencia a regresar a situaciones desestructuradas.
    Este trabajo suscitó la pregunta de si estos pacientes tenían una forma atípica de trastorno del humor más que una forma atípica de esquizofrenia, como se había pensado previamente.
    El trastorno límite de la personalidad es el trastorno de la personalidad más ampliamente estudiado, se reconoce ahora como el trastorno más prevalente del Eje II en todos los tipos de situaciones.
    Se incluye dentro del grupo B de trastornos de la personalidad, los llamados "dramático-emocionales". Es, con mucho, el más común de los trastornos de la personalidad, siendo estos sujetos inmaduros o emocionalmente inestables. Se asocia con los trastornos afectivos, los somatomorfos y el abuso de sustancias.
  • Subgrupos de los trastornos de la personalidad en relación con el resto de trastornos
  • Definición
    • Es un trastorno de la personalidad que se caracteriza primariamente por desregulación emocional, pensamiento extremadamente polarizado y relaciones interpersonales caóticas. El perfil global del trastorno también incluye típicamente una inestabilidad generalizada del estado de ánimo, de la autoimagen y de la conducta, así como del sentido de identidad, que puede llevar a periodos de disociación.
    Sinonimia
    • Trastorno límite de la personalidad
    • Trastorno borderline
    • Trastorno de la personalidad limítrofe
    • Trastorno de la personalidad fronterizo
  • Epidemiología
    • Se estima que las cifras de prevalencia e incidencia del trastorno límite de la personalidad serían las siguientes:
    0,2-1.8% de la población general.
    10-20% de pacientes ambulatorios.
    15% de pacientes ingresados. Podría ser del 20% y está creciendo rápidamente.
    50% de los pacientes ingresados por trastornos de la personalidad.
    76% son mujeres. Esto supone una prevalencia mucho mayor en Mujeres que de Hombres, en concreto 3:1, aunque las razones no son claras.
    20-25% provienen de familias estructuradas.
    La tasa de incidencia estaría situada en torno a 1/1510 o bien el 0,07% anual.
  • Etiopatogenia
    • Los autores especializados en la materia coinciden en señalar que existen múltiples factores de tipo biológico, psicosocial y de aprendizaje y que éstos interactúan entre sí de forma transaccional e interactiva y no unidireccional, de forma que factores ambientales pueden modificar rasgos biológicos y viceversa. La investigación, como se ha señalado al inicio de este apartado, en la definición de TLP, es reciente y en progresivo crecimiento en todo el mundo occidental, por lo que continuamente aparecen nuevos datos que arrojan luz sobre el trastorno.
    • La comprensión y tratamiento del trastorno supone en la actualidad uno de los mayores retos para la psiquiatría, la psicología, la neurobiología y la sociología, suscitando un interés especial entre las comunidades terapéuticas de todo el mundo.
    • La investigación y publicaciones entorno al TLP están en un buen momento de auge, lo cual da buenas perspectivas para comprender mejor y tratar este controvertido y apasionante trastorno. No obstante, la heterogeneidad de la población denominada "borderline" dio pie a la aparición de diversas teorías explicativas:
  • Etiopatogenia
  • Modelo ecléctico descriptivo
    Teoriabiosocial
    Modelo dialéctico
    Modelos convergentes
    Etiopatogenia
  • Etiopatogenia (Biológica)
    • Neurotransmisores. Los neurotransmisores implicados en los rasgos del trastorno serían la serotonina, noradrenalina, acetilcolina (relacionada con varias emociones y con el humor); ácido gamma-aminobutírico (el mayor neurotransmisor inhibidor del cerebro, que puede estabilizar las fluctuaciones del estado de ánimo) y el ácido glutámico (un neurotransmisor responsable del placer) y la dopamina. En particular, se sabe que la fisostigmina, un estimulante colinérgico provoca respuestas extrañamente específicas en los TLP, como respuestas depresivas generales.
    • Coordinación inmadura de redes neuronales. Existen investigaciones que sugieren que algunas anormalidades encontradas indican un fallo de coordinación entre redes cerebrales. Se ha visto que los pacientes muestran patrones de respuesta neural correspondientes a individuos más jóvenes, indicando un fallo en la maduración y desarrollo del sentido de la propia identidad.
  • Etiopatogenia (Biológica)
    • Amígdala cerebral. Algunos estudios basados en diversas técnicas de exploración por imágenes muestran que los mecanismos cerebrales subyacentes a la impulsividad, inestabilidad emocional, agresividad, ira y emociones negativas podrían estar en una desregulación de los circuitos neuronales que modulan las emociones. En especial, se han observado pequeñas diferencias individuales en como se regula la amígdala, un núcleo cerebral que desencadena el pánico o la ira en respuesta a estímulos de peligro procedentes de otras áreas cerebrales. Algunos individuos tienen dificultades para inhibir esta respuesta desde el área prefrontal. Se sabe que el abuso de substancias o el estrés empeoran esta capacidad de inhibición. En 2003 se realizó un estudio sobre afectados de TLP, viendo que mostraban una actividad significativamente superior en la amígdala izquierda, en comparación con sujetos normales. Algunos pacientes con este trastorno incluso tenían dificultades para clasificar caras neutras, que veían como amenazantes.
  • Etiopatogenia (Biológica)
    • Conexiones amígdala-corteza-hipocampo. Un estudio reciente muestra grandes cambios estructurales en la materia gris de las regiones corticales y subcorticales que recuerdan la distribución regional de activaciones funcionales debidas a estímulos emocionales y aunque la histología de los cambios en esta materia gris se desconoce en adultos humanos, lo observado es consistente con los modelos animales, que suponen un descenso numérico y de complejidad morfológica tanto en la amígdala como en el núcleo cingulado anterior.
  • Clínica
    • En el núcleo de la psicopatología de este trastorno se halla una capacidad de afecto severamente dañada y patrones de comportamiento desadaptativos predecibles, relacionados con la separación.
    • Cuando los pacientes límite se sienten cuidados, sostenidos y apoyados, las características depresivas (concretamente de soledad e inutilidad) se hacen más evidentes.
    • Ante la amenaza de la pérdida de esta relación de apoyo, la maravillosa imagen idealizada del generoso cuidador es reemplazada por la odiosa imagen devaludadade un cruel acosador. Este cambio es llamado «splitting» .
    • Con frecuencia se dan violentas acusaciones de malos tratos y crueldad así como rabiosos comportamientos autodestructivos ante el abandono.
    • Se pueden prever experiencias disociativas, ideas de referencia o actos impulsivos desesperados (incluyendo abuso de sustancias y promiscuidad), esto se da en el contexto de estrés.
  • Criterios diagnósticos
    Un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la efectividad, y una notable impulsividad, que comienzan al principio de la edad adulta y se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:
    Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado.
    • Nota: No incluir los comportamientos suicidas o de automutilación que se recogen en el Criterio 5.
    Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación.
    Alteración de la identidad: autoimagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable.
    Impulsividad en al menos dos áreas, que es potencialmente dañina para sí mismo (p. ej., gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida). Nota: No incluir los comportamientos suicidas o de automutilación que se recogen en el Criterio 5.
    Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes, o comportamientos de automutilación.
    Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (p. ej., episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y rara vez unos días).
    Sentimientos crónicos de vacío.
    Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira (p. ej., muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).
    Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves.
  • Diagnóstico diferencial
  • Trastornos asociados
    • Presentan síntomas similares a los psicóticos (p. ej., alucinaciones, distorsiones de la imagen corporal, ideas de autorreferencia y fenómenos hipnagógicos) durante los períodos de estrés.
    • Autoinflingirse malos tratos o por los intentos de suicidio fallidos, se puede producir alguna minusvalía física.
    • Traumas por malos tratos físicos y sexuales, la negligencia en su cuidado.
    • Los trastornos del Eje I que se presentan simultáneamente con más frecuencia son los trastornos del estado de ánimo, los trastornos relacionados con sustancias, los trastornos de la conducta alimentaria (especialmente la bulimia), el trastorno por estrés postraumático y los trastornos por déficit de atención con hiperactividad (trastornos por ansiedad, trastornos de la afectividad, incluyendo depresión clínica y trastorno bipolar, trastorno narcisista.
  • Tratamiento
    • La medicación ayuda a aliviar la sintomatología en los periodos de descompensación aguda, así como los trastornos comórbidos. Un facultativo debe establecer, en base a protocolos y de forma individualizada la duración del tratamiento farmacológico, así como la dosificación. De otra parte, la medicación por si sola no ayuda al individuo a enfrentarse a las situaciones ambientales concretas y en todo caso está indicada la psicoterapia.
    • Su meta es tratar los conflictos intrapsíquicos, las defensas, el progreso en el desarrollo de la personalidad y sus bloqueos, la adaptabilidad, en especial en cuanto al establecimiento de vínculos afectivos seguros y las competencias para el manejo de estresantes psicosociales.
  • Tratamiento
    Evaluación del tratamiento farmacológico en el Trastorno límite de la personalidad
  • Tratamiento (respuestas alteradas al tratamiento)
    • Procaínay anestésicos opioides: esto es debido a que, en parte existe una mayor irritabilidad límbica en el TLP. La administración de procaína, estimulante de las estructuras paralímbicas, como la amígdala cerebral y el córtex cingulado, provoca más irritabilidad y cambios de humor en los TLPs.
    • Los periodos de impregnación de algunos fármacos son bastante mayores y necesitan también mayores dosis .
    • El Alprazolam puede empeorar de forma destacable el descontrol de la conducta del enfermo.
    • La Amitriptilina aumenta las amenazas de suicidio, la dependencia y tendencias agresivas, así como la ideación paranoide, especialmente niños y adolescentes que comienzan a desarrollar el trastorno o con menor frecuencia ya han debutado.
    • Anormalidades en la bioquímica y función de la serotonina sérica que se pone de manifiesto especialmente en las plaquetas, en especial, con el transportador de la serotonina, lo que condiciona una alteración en los resultados de la medicación normal.
  • Inicio, Curso y pronóstico
    • El pronóstico en el TLP viene condicionado por la edad de aparición de los primeros síntomas, la intensidad de los mismos y la presencia de ciertas conductas
    • Un pronóstico negativo vendría marcado por inicio temprano (infancia y adolescencia) de los síntomas, alta intensidad de los mismos, presencia de algún tipo de adicción y conductas suicidas o parasuicidas o conductas disociativas, poca conciencia de enfermedad del sujeto y negativa a ponerse en tratamiento.
    • Un pronóstico positivo vendría dado por aparición de los síntomas ya en la edad adulta (entre los 20 y 25 años), ausencia de conductas adictivas o de conductas suicidas y predisposición a vincularse a nivel terapéutico.
    • Existen modelos de predicción de la evolución de los pacientes sometidos a terapia durante dos años valorando la psicopatología de base, presencia de traumas en la infancia y estabilidad de las relaciones actuales. Sin embargo, la predicción a 10 años es más compleja y además de elementos que se tienen en cuenta en las evaluaciones habituales, entran en juego otras como el temperamento particular del paciente.
    • Los datos indican que un porcentaje substancial de las personas diagnosticadas de TLP pueden conseguir la remisión incluso en un año o dos.
    • Un estudio longitudinal encontró que, seis años después de ser diagnosticado con TLP, el 56% mostraban buen funcionamiento psicosocial, comparado con el 26% de la línea de base. Aunque los logros vocacionales son más limitados, incluso comparándolos con los de otros trastornos de la personalidad, los pacientes cuyos síntomas han remitido eran con mucha probabilidad los que tenían una buena relación con su cónyuge/pareja y con al menos uno de los padres, buenos resultados escolares, un historial sostenido de buen alumno y buen funcionamiento global y psicosocial.
  • Bibliografía
    • Fred F. Ferri. Ferri consultor clínico 2006-2007: Claves diagnosticas y tratamiento. España: ELSEVIER. 2006
    • CTO. Manual CTO: Psiquiatría. España: CTO.
    • Ricardo C. Psicopatología y Semiología. Psiquiátrica. Chile: División Ciencias, Medicina Sur, Universidad de Chile. 2005
    • Frank J. Domino, Robert A. Baldor, Alan M. Ehrlich, Jeremy Golding. 5 Minutos de Consulta Clínica 17ª Ed. España: Board– Lippincott, Williams & Wilkins. 2009.