Artículo para British Council“Emprendedores Sociales Culturales en Red”¿Cómo mueven el sistema?Autores : Cristian Figueroa...
En tejeRedes observamos que las prácticas y procesos empresariales y organizacionales que se                       desarro...
La comunidad define y valida lo que es cultura. En general todo proceso que genere redescolaborativas desde la cultura ser...
profundamente sobre los fenómenos colectivos que han logrado poner cambios sustanciales en                     marcha a tr...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

“Emprendedores Sociales Culturales en Red” ¿Cómo mueven el sistema? Artículo para British Council 2013

456

Published on

Artículo para British Council

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
456
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

“Emprendedores Sociales Culturales en Red” ¿Cómo mueven el sistema? Artículo para British Council 2013

  1. 1. Artículo para British Council“Emprendedores Sociales Culturales en Red”¿Cómo mueven el sistema?Autores : Cristian Figueroa  , Heine González  y Alejandra Robledo1 2 3 4El emprendedor social cultural en red busca encontrar solución a las necesidades de unacomunidad, y lo logra trabajando de la mano con ella. En consecuencia, es capaz de generarrecursos a través de procesos de creación sin necesidad de pasar por el mercado y a través detrueques, participación colectiva, etc. También multiplica capital social de manera directa yrápida, estableciendo altos grados de confianza que, junto con el uso de tecnologías sociales,permiten acelerar procesos sociales, económicos y políticos que de otro modo tardarían años yhasta décadas en generar cambios y revoluciones.Trabajando en temas de innovación y desarrollo económico, productivo y territorial enfocados en sectores                         tradicionales de la economía y observando el trabajo en los mismos temas que desarrollan instituciones                           como la CORFO en Chile o Multilaterales como el BID­FOMIN en la región de Latinoamérica, nos dimos                               cuenta de que impulsábamos programas y proyectos arraigados en conceptos de los años 90; tales como                             los cluster o el fomento de redes o asociatividad horizontal y vertical para el desarrollo de cadenas de valor                                   aguas arriba, abajo y laterales.A lo mejor, era tan alto el grado de conformismo de quienes teníamos (y hoy tienen aún) responsabilidades                                 en el manejo de dineros públicos con procedimientos y conceptos ya establecidos para el trabajo en estas                               áreas que nadie se atrevía a mirar al lado y, en particular, a las prácticas que desarrollan personas y                                   organizaciones en torno a las industrias creativas y culturales, para declarar que algo no estaba bien y era                                 necesario repensar muchas cosas.Cuando en tejeRedes hablamos de industrias creativas y culturales no nos referimos a los grandes                           sectores creativos, como son el del cine representado por Hollywood o el del libro dominado por editoriales                               centenarias, el de la música manejado por las grandes disqueras, o el de la tecnología liderado por                               Microsoft. Nos referimos al mundo del software libre, el copyleft y los procomunes. Si bien en el                               concepto de economía creativa caben todos los anteriores, tanto en el fondo como en la forma son muy                                 distintos.1Este artículo fue desarrollado por el equipo tejeRedes.2Cristian Figueroa, Chile. Doctor en Ingeniería Industrial, experto en desarrollo económico y redes. Fundador detejeRedes.3Heine González, Colombia. Administradora de Empresas, maestrías en Gestión del Conocimiento y                     Cooperación Internacional al Desarrollo. Trabaja en tejeRedes España.4Alejandra Robledo, Colombia. Administradora de Empresas, gestora cultural. Trabaja en tejeRedes Colombia.                                                                                                                                  1
  2. 2. En tejeRedes observamos que las prácticas y procesos empresariales y organizacionales que se                       desarrollaban en las industrias creativas y culturales, y que en su momento eran consideradas como                           pioneros, años más tarde desembarcaron en sectores de la economía más tradicionales como la agricultura                           o la minería, que replicaban esos modelos y procedimientos. De esto deducimos que las industrias                           creativas y culturales son pioneras en la generación de prácticas que afectan a territorios, organizaciones y                             personas. Pero en realidad, los gobiernos e instituciones en general tienden a obviar la importancia de                             estudiar y entender las dinámicas de este importante sector de la economía y reconocer su relevancia para                               la innovación empresarial.Desde tejeRedes nos hemos encontrado con un importante actor del sistema general de la economía que                             de hecho siempre ha existido, pero que hasta ahora ha permanecido desatendido debido a estigmas que lo                               han catalogado con apelativos desde hippie hasta anarquista. Nos referimos a un tipo de emprendedor                           que no sólo es cultural, sino que además porta los apellidos de social y en red.Así, en el entorno de las Industrias Creativas y Culturales nos encontraremos con dos tipos de                             emprendedores culturales : el primero es un emprendedor con un enfoque más productivo, empresarial y                         5de mercado. Genera bienes y servicios en torno a la cultura pero bajo parámetros de utilidad y rentabilidad,                                 pues su interés es también vivir de ello y no necesariamente generan un capital social directo. Aquí se                                 encuentran productoras de música, cine, televisión, editoriales, revistas, etc. El segundo tipo es un                         emprendedor social con tendencia a una producción cuyo propósito primordial se acerca más a la                           comunidad y a entablar procesos creativos con otros artistas y colectivos. Su motivación no se basa en la                                 producción de bienes y servicios culturales dirigidos al mercado, sino en la generación de un capital social                               directo; por ejemplo, radios comunitarias, festivales de música por la no violencia, etc.Sin embargo, parece ser que el único punto donde hay consenso entre las distintas voces que han                               abordado este tema, es que el perfil de este tipo de emprendedor y su desempeño, ha sido medido con                                   indicadores elaborados para la medición de emprendedores empresariales. Estos últimos trabajan bajo                     realidades diferentes y con propósitos distintos, y en esa medida esos parámetros de medición no se                             ajustan a la realidad de emprendedores culturales sociales en red.El emprendedor social cultural es aquel que concibe la cultura como parte de todo lo que nos rodea, como                                   6el eje de desarrollo del ser humano. En consecuencia, un emprendedor social cultural es aquel que quiere                               cambiar el funcionamiento del sistema en el cual está inmerso, mejorando las condiciones de quienes                           participan colectivamente en él. Lo logra a través de expresiones culturales que permiten generar una vía                             de comunicación sencilla y directa con la comunidad para trabajar problemáticas difíciles, sin la necesidad                           de utilizar lenguajes complejos para crear e interactuar.5Aporte Juliana Barrero, Colombia. Economista y experta en Industrias Creativas y Culturales. Trabajó en elGrupo de Emprendimiento del Ministerio de Cultura de Colombia.6Aporte Silvia Villar, España. Licenciada en Bellas Artes, gestora cultural. Asociada a Consultores Culturales yrepresentante Fora do Eixo (Brasil) en España.                                                                                                                                  2
  3. 3. La comunidad define y valida lo que es cultura. En general todo proceso que genere redescolaborativas desde la cultura será social.Un emprendedor social cultural se involucra en la realidad del territorio y la comunidad para crear                             acciones culturales, acercándose a actuaciones del desarrollo territorial, que se caracterizan por nacer                       desde las bases de la comunidad. En otras palabras, estamos ante la emergencia de una forma de                               desarrollar políticas públicas desde la ciudadanía.El dinero es un aspecto importante y ciertas veces limitante en este tipo de emprendimientossociales culturales, pero no es lo primordial.De todas maneras, es importante hacernos la pregunta de si emprender en red es una moda o una                                 solución, como lo intentan posicionar las escuelas de negocio en relación con el mercado o las instituciones                               públicas. Es importante comprenderlas como políticas de autogeneración de empleo, o más bien la relación                           entre redes y los elementos social y cultural nos acercan a antiguas prácticas de generar acción y cambios                                 en el territorio a través de las expresiones culturales.Por último, gracias a las tecnologías sociales  (en especial las digitales) en:71) los procesos del emprendedor como agente provocador de cambio a través de expresiones culturales,2) el territorio como contenedor de esos procesos de cambios, y3) la comunidad que valida esos procesos de cambio y participa en ellosSe están generando aceleraciones en los procesos de comunicación y colaboración en red que nunca antes                             existieron en la historia humana .8Temas y Preguntas para el debate9Creemos que es importante darle una segunda vuelta a los conceptos y realidades de lo que                             entendemos por emprendedores e industrias creativas y culturales. Existe la tendencia de medir el                         éxito del emprendedor social cultural, con los mismos indicadores que se usan para medir los                           mismos factores en el ejercicio del emprendedor empresarial. Hacemos un llamado a indagar más                         7Cuando hablamos de tecnologías sociales nos referimos a la existencia de herramientas para la coordinaciónefectiva de multitudes que además son productoras de ese tipo de tecnologías generando un proceso recursivo ode retroalimentación positiva que fomenta el empoderamiento y autonomía de las multitudes (Juan Freire,España, http://nomada.blogs.com)8Aporte Silvia Villar, España. Licenciada en Bellas Artes, gestora cultural. Asociada a Consultores Culturales yrepresentante Fora do Eixo (Brasil) en España.9Realizar preguntas, sugerencias y reflexiones en www.tejeRedes.net o info@tejeRedes.net o @tejeRedes.                                                                                                                                  3
  4. 4. profundamente sobre los fenómenos colectivos que han logrado poner cambios sustanciales en                     marcha a través de códigos no hegemónicos de economía, propiedad social y comunicación.Pareciera que las instituciones públicas y privadas están promoviendo emprendedores como si                     fueran panaderías para acabar con el hambre. Además se incentivan procesos de creación y                         generación de emprendimientos que encasillan los procesos dentro de parámetros empresariales                   que en muchas ocasiones van en contravía del proceso orgánico que desarrollan los                       emprendedores sociales culturales en red en sus proyectos de emprendimiento. Desde esas                     perspectivas institucionales, constituir legalmente una empresa y desarrollar un plan de negocios                     es más importante que promover desde un inicio el diseño y desarrollo del producto o servicio en                               contextos reales. “Cuando somos niños, no aprendemos a caminar con manuales explicativos”.¿Con la existencia del “emprendedor social cultural en red”, estamos ante una nueva forma de realizar e                               implementar políticas sociales y económicas en el territorio?Pareciera que el poder y la política van acompañados de la burocracia y la centralización en el                               proceso de toma de decisiones y en el hacer, tanto para la institucionalidad pública como para las                               empresas que tienen códigos de RSE. Sería más útil promover la emergencia de emprendedores                         sociales culturales en red para darle sostenibilidad, flexibilidad, profundidad a los procesos                     sociales y económicos, promoviendo una forma distinta de comunicación, implicación y acción                     ciudadana en el territorio.¿Qué responsabilidades tienen hoy las organizaciones públicas y privadas o mixtas para promover un                         mundo mejor?Hoy, los gobiernos en Europa parecen estar más preocupados por salvar a los bancos que por                             impulsar procesos culturales y ciudadanos. En América Latina, si bien las realidades son distintas,                         los matices se pueden adaptar. Ante las crisis emergen personas, colectivos, etc. que                       subterráneamente están creando sistemas sociales y económicos en paralelo a los oficiales, por el                         descontento y desánimo que provoca el sistema. El objetivo de estos sistemas paralelos no es más                             que tener un mundo mejor.                                                                                                                                  4

×