Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
349
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. tangodoc/ Uruguay AdentroTreinta y TresNoviembre-Diciembre 2011“El tango es acariciar el piso con los pies abrazando a una mujer”. Carlos Hernández .......... 2“Tocaba suelto, yo vine a estar en orquestas ya después de veterano, había mucho trabajo parabandoneones sueltos”. Artigas Canario Cardozo................................................................ 3“Quieren llevarse esas acordeones viejas, pero no hay que dejarlas ir, porque si no nosquedamos sin nuestro patrimonio”. Víctor Hugo ............................................................... 4« Decían “no va a haber música”, y después con unas copas de arriba, decían “vamos a hacerbaile, hacemos una colecta entre todos y traemos al músico” » Orosman Quinela ............... 5“Yo iba al liceo de mañana, a esa hora había una audición de Gardel, entonces me cantabatodos los tangos”. Claudia Zarazola ................................................................................. 6“Siempre fui tímida, pero nunca sentí timidez para bailar, yo disfruté al máximo bailar el tango”Lida Machado ................................................................................................................ 7“Antes de comprarme un pantalón bueno, me compré una radio”. Artigas Ferreira .............. 8“Las guitarras del Uruguay se conocen al dedillo, solo de escucharlas” Adán y Pedro Gutiérrez.................................................................................................................................... 9“Te veían con una guitarra bajo el brazo y ya eras sospechoso de muchas cosas” Mario Collazoy Hugo Renaud ............................................................................................................ 10“Yo le reclamé al médico que me trata, ese remedio que usted me da para la música me hacebien, pero me olvido de pagar las cuentas”. Rito Ramón Berrueta .................................... 12“Después que papa falleció yo lo mandé restaurar de ésta manera: que le hicieran todo para elsonido pero las teclas gastadas de las uñas de papá no las tocaran”. Somny Pimpa García yAbayubá Kuken García ................................................................................................. 152° Encuentro y Certamen Tanguero Regional, “Antonio Nica Rosas” ................................. 16 1 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 2. “El tango es acariciar el piso con los pies abrazando a una mujer”Carlos Hernández, es una figura conocida en las pistas tangueras olimareñas. Los primeros pasos los tiró a los 17años cuando corría el 1958 y los bailes del Progreso y el Democrático terminaban en una sola fiesta en la plaza de laciudad. Ahora, ya jubilado, ha podido dar rienda suelta a su pasión dedicándose a dar clases de baile y a organizareventos vinculados al tango. El bailarín, también autor de artículos, cuentos y un instructivo de danza tango quedenominó: El tango es acariciar el piso con los pies abrazando a una mujer; se reconoce como parte de un “estiloque ya va quedando poco” y defiende esta danza todavía tildada de prostibularia.El bailarín registra los orígenes de su berretín: “el tango es mi vida, es la música que mamé de chico y que megustó “; también marca la diferencia entre pasado y presente, “yo estoy en un estilo de tango que ya va quedandopoco, yo trato de compartir lo que tengo pero el estilo que se baila ahora es otro, un estilo muy lindo también, peroes para gente joven”.Carlos recuerda muy bien los primeros pasos en el tango y le brillan los ojos al contar que “empecé a los 17 a bailar,en ese momento era distinto, en esa época acá funcionaban dos clubes el Progreso y el Democrático, eran: ¡losclubes!”, las fiestas de carnaval terminaban con los asistentes de ambos salones de baile en una fiesta improvisadaen la calle, según relata el bailarín, “era totalmente lícito”.Carlos, comenta que el taller comenzó como un hobby, “ahora que estoy jubilado, empecé a hacer todo lo quecuando trabajaba no podía hacer, bailar, tener un taller de tango, todo honorario”, el bailarín hace una pausa ycomenta: “son los gustos que uno se lleva”.El taller de danza tango de Carlos Hernández, dictado dos veces por semana en el club Raíces, funciona desde el2007. La intención del grupo, que se formó en aquel momento, no se limitaba únicamente a trasmitir y recibirconocimientos sobre la danza, el boletín informativo institucional (Agosto-octubre. 2007), menciona el objetivo de“obtener otros conocimientos, así como su historia para difundirla”, también describe el procedimiento, “para estodebemos empezar por conocer su música, lograr hacer de ella un sentimiento, el cual luego , con muchaconcentración de por medio, expresarnos con nuestros movimientos”.En El tango es acariciar el piso con los pies abrazando a una mujer, Carlos sistematizó los movimientos del tangodanza para facilitar su aprendizaje. En el instructivo aparecen figuras típicas como: los ochos, las corridas, loscortes, las sentadas; pero también figuras populares como: la arrepentida, la hamaca, la balancita, la calesita,media luna, entre otras.En los cuatro años que el bailarín lleva dictando el taller quizás su mayor sorpresa fue una instancia que se relacionacon la religión y el tango, fricción que generó ríos de tintas de estudiosos y aficionados a estos temas, lo curioso esque haya sucedido solo dos años atrás. “Tuve siete u ocho alumnos mormones acá y querían que yo enseñara enuna capilla, entonces fui a hablar con el líder de esa parte y el señor dijo que „No‟, porque era un baileprostibulario”.Carlos, reflexiona, “más que prostibulario, es del pueblo, nunca nada popular nació arriba, siempre nace de abajoque es la verdadera cuna… de ahí empieza a escalar” 2 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 3. “Tocaba suelto, yo vine a estar en orquestas ya después de veterano, habíamucho trabajo para bandoneones sueltos” Artigas Canario Cardozo es bandoneonista y jubilado rural, tiene 70 años y lleva 50 años acompañado del mismo ELA que le compró a un verdulero que se había aburrido de intentar sacarle sonido al instrumento. Nacido a 25 km de la ciudad de Treinta y Tres, recorrió la capital del departamento tocando „suelto‟ con un repertorio „basado en la típica‟. El próximo 25 de diciembre la milonga, donde toca cada domingo, cumple dos años y se prepara para dar un espectáculo especial.Empezó a estudiar el bandoneón, según comenta, “de grande, a los 17 años”. La idea de tocar el bandoneón llegópor otro instrumento “me hubiese gustaba tocar el saxo, qué pasa, un saxo yo no podía comprar. Yo iba a los bailesy había un saxofonista muy bueno, y se me metió el sonido en la cabeza, no me lo sacaba con nada y tenía queaprender aquello que se me había metido en la cabeza”.Una noche cuando el Canario rozaba la mayoría de edad, estaba en “los bajos” y se animó con el bandoneón: “yviene un hombre bajito y le pedí prestado el bandoneón un poquito y en el momento que me prestó el bandoneónyo saqué una polca en un tono de La mayor, y yo no sabía tocar”.Se juntaron el precio justo con el entusiasmo, el Canario recuerda, “era más fácil poderlo comprarlo, en aquellaépoca 315 pesos, podía pagarlo, pero un saxo no podía pagarlo porque valía mil y pico de pesos”, reconoce queentre ambos instrumentos el bandoneón es “más difícil todavía, es peor todavía, yo me metí en la más brava”, peroconfiesa que “me agarre un embalaje y ya empecé a estudiar, de apuro todo, y al año y poquito ya estaba tocandoen esos bailes orilleros del pueblo”.Viernes, sábado, domingo y vísperas de feriado; encontraron al Canario en los escenarios orilleros de Treinta y Tres,“Tocaba suelto, yo vine a estar en orquestas ya después de veterano, había mucho trabajo para bandoneonessueltos, hoy tocabas con uno y mañana con otro, donde fuera”. La música también implicó organización, por lo quecuenta, “me hice socio en el año 1962 de la Asociación de Músicos Olimareños (ADEMO)”, institución extinta quefijaba tarifas y condiciones laborales de músicos sueltos u orquestas.El bandoneón colaboró con el techo, el Canario cuenta que, “cuando compré la casa la pagué prácticamentetocando, me costó cinco mil pesos; trabajaba de noche ahí y de día en una empresa de arroz”.El Canario nunca se separó del bandoneón pero el cierre de la arrocera lo devolvió al campo, “cuando me fui para elcampo hice una parada, estuve parado como 15 años, no toque más, no quería más, no podía atender las doscosas, estaba lejísimos, estaba en Charqueada, que iba a atender baile, era imposible no podía”.En el homenaje a Tito Berruela (2005) lo invitaron a tocar, y el Canario dijo, “¡Pa! Estoy medio tirado, y bueno,vengo sí”. Luego de la actuación en el cine se fueron para el club Progreso y comenta el Canario, “de ahí seguí devuelta, con un furor bárbaro”. 3 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 4. “Quieren llevarse esas acordeones viejas, pero no hay que dejarlas ir, porquesi no nos quedamos sin nuestro patrimonio” En 1989 llegó el primer acordeón a las manos de Víctor Hugo, empezó a ejecutarlo de oído y de allí en más se dedicó a rescatar y restaurar acordeones. En este momento la colección del acordeonista cuenta con 28 piezas que son testigos de un poco más de un siglo, 1750 a 1860, de la fabricación del instrumento. Víctor Hugo conversó con tangodoc sobre el origen del nombre “verdulera” del acordeón, de la formación de la colección y la importancia de ésta como patrimonio de Treinta y Tres… además demostró por qué cada acordeón tiene un sonido “único”.Encontramos a Víctor Hugo en una escuela del barrio 25 de Agosto, donde comenzaba el festival que anualmente serealiza para juntar fondos para la institución pública, la exposición de la colección de acordeones era uno de losatractivos de la feria. “Siempre me invitan de escuelas, y en cada fiesta que haya llaman al acordeonista, animamosfiestas de campaña, cumpleaños, casamientos”.Víctor Hugo identifica el sonido del acordeón desde niño, “cuando yo era chico el que tocaba el acordeón era unhermano de mi abuela, tenía 4 años cuando conocí el instrumento”. Quizás sea por eso que afirma que “son únicas,todas suenan diferentes”.El coleccionista cuenta el origen de la “verdulera”, erase una vez una pareja de italianos… “cuando llegaron losinmigrantes a Montevideo, se radicaron en Canelones, en la zona de chacras y plantaban, cuando iban a la ciudad yllevaban la verdura en un carro, el italiano iba en el carro tocando el acordeón y la señora de él iba puerta porpuerta entregando las verduras”, y colorín, colorado, “la genta de la ciudad escuchaba y decía, „ahí viene laverdulera‟, pero no era la verdulera del acordeón sino la señora del verdulero”… y le acabó quedando el nombre de„verdulera‟ al acordeón.Los acordeones fueron llegando o los fue buscando el coleccionista, que explica de algunas su historia, “éstaacordeona fue la primera que sonó en los festivales del Olimar en 1972, era de un acordeonista de aquí del pago,de Francisco Soca, es una Paolo Soprani italiana”; como también, “ésta acordeón me la regaló una señora que eraacordeonista, en aquella época que me la regaló, la señora tenía 102 años y tocaba el acordeón, era de José PedroVarela y venía ya del tiempo de los abuelos de ella”.En la restauración de los acordeones Víctor Hugo se ha llevado algunas sorpresas, “yo a veces las desarmo, y en lastapitas que se levantan para que pase el aire, ¿saben qué se encuentra?, el hollín de los candiles, están negrasadentro”. Y exclama: “¡Si habrán tocado en esos ranchos, por ahí, por los fogones!”El coleccionista, que acompañó el diálogo con la interpretación de rancheras, valsecitos y candombes; cuenta quesu pasa tiempo de juntar estos instrumentos lo llevó a “conocer gente y hacer amistades” así como a viajar porparte del país y Brasil. En más de una oportunidad Víctor Hugo fue tentado a vender o cambiar las acordeones peroafirma que “quieren llevarse esas acordeones viejas, pero no hay que dejarlas ir, porque sino nos quedamos sinnuestro patrimonio”.La colección de acordeones de Víctor Hugo, se puede visitar en la Casa de la Cultura de Treinta y Tres, de 09 a 17hs. 4 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 5. « Decían “no va a haber música”, y después con unas copas de arriba, decían“vamos a hacer baile, hacemos una colecta entre todos y traemos al músico” » Orosman Quinela vivió la época de esplendor del tango en Treinta y Tres. Estudió bandoneón con Paco Larrosa y se perfeccionó con José Soau, leyendas del fuella local que los memoriosos registran. Quinela explica que el tango “siga viviendo no hay ninguna duda pero que sea un auge como en el 1940 no creo”, y pregunta: “¿ustedes que creen?”. No será como cuando se hacía fila desde el medio día para conseguir una mesa en el salón de baile, ni como cuando las fiestas del Democrático y el Progreso se extendían a los bajos de la ciudad, ni como cuando los músicos eran el único recurso acústicoque amenizaba las reuniones, tampoco será el tango de negros o blancos, ni el de las mujeres de vida errante o lasde sociedad… pero seguirá siendo tango.Entre los recuerdos que atesora Quinela, hay más de una veintena de bandoneonistas, más de una decena deviolinistas e igual cantidad de contrabajistas con los que compartió escenario; a todos los puede anotar con nombrey apellido. Es de entender que se disguste, cuando comenta que “no encuentro gente para tocar, acá no hay nadieque toque el violín”.El músico estudioso o el que tocaba de oído, hicieron la diferencia, “en ese tiempo todo el mundo tocaba de oído,pero empezaron a llegar en 1940 los italianos y eran gente muy culta, no componían, pero leían, ejecutaban yafinaban muy bien, y los empezaron a reclutar con el boom de Punta del Este y se fueron”. El bandoneonístareconoce que tener oreja es importante para el músico, “es una virtud tocar de oído, yo nunca toqué de oído, sibien en campaña llevaba un repertorio de 80 piezas, de repente las ejecutaba sin leer, las llevaba en la cabeza”.La explicación del éxito del tango según Quinela es sencilla, “era lo único que se escuchaba y se ejecutaba, noexistía un equipo sonoro para tocar discos, la invasión vino después”. Remata la idea el bandoneonísta, y aprecia,“yo digo que la gente debe estar sorda hoy, porque ¡cómo bailaba la gente!, y eso que yo tenía distancias de 20 my la gente bailaba y quiere decir que a mí me escuchaban”.Quinela que canta 75 abriles, entre otras formaciones que integró, fue parte de los Los Caballeros del Tango, juntoa los bandoneones de Rito Berruela y Paco Larrosa. Según cuenta “yo viví del tango, firmábamos contratos anualesen los clubes”.Los clubes Democrático y Progreso eran los más concurridos, junto a los Clubes de la raza, donde solo asistíanafrodescendientes, en los antes mencionados les era negado el ingreso. Quinela recuerda que estuvo en la directivadel club Progreso a fines de 1980 y aunque parezca mentira recién en ese momento se anuló la cláusula queimpedía a los afrodescendientes entrar al local, y todavía con un miembro de la directiva en contra que dejó constaren actas su nombre y apellido. Los músicos traspasaban las fronteras de la piel aunque había diferencias, “yo iba atocar a los clubes de negro, y no tenías problema, tenía que cumplir con el trabajo, no me dejaban bailar tampoco”,en tanto los músicos afrodescendientes, “entraban a tocar en los clubes de blancos pero tenían discriminación,tenían que entrar a tocar por atrás”. 5 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 6. Las reuniones improvisadas eran también una fija, “y decían ´no va a haber música´, y después con unas copas dearriba, decían vamos a hacer baile, hacemos una colecta entre todos y traemos al músico, pasaban el sombrero ytodo el mundo ponía plata, y yo me hacía la tela”.El músico tocó en los cabaret, en su relato comenta que había para todas las clases sociales “bajos, medianos yaltos”. Las mujeres que trabajaban en los Cabaret generalmente eran de otros departamentos, de Argentina o deBrasil. La disposición municipal de la época reglamentaba que las mujeres trabajaran hasta la media noche, pero lamúsica seguía, y “bajaba la crema del Progreso y el Democrático”, aunque venían los hombres solos, a divertidse,no iban las mujeres de sociedad.La extinción o existencia del tango es algo que ocupa el pensamiento de Quinela. “La música no muere nunca, eltango tiene música no va a morir, pero no creo que vuelva el auge que antiguamente se bailaba, no va a volver alprestigio que tenía antes”.“Yo iba al liceo de mañana, a esa hora había una audición de Gardel, entoncesme cantaba todos los tangos”.Claudia Zarazola, se define como cantante amateur. En diciembre del año pasado participó como intérprete en laAgrupación Olimar Tango, con motivo del Festival de Tango de Treinta y Tres. Claudia, admite que si bien le gustóel tango desde pequeña, de preparar un repertorio, lo ampliaría a otros géneros.El año pasado cuando comenzaron los preparativos de la realización del Festival de Tango de Treinta y Tres, enhomenaje al violinista Carlos Figari, un grupo de personas sugirió el nombre de Claudia Zarazola como intérprete detango, y los organizadores la convocaron a participar, por lo que comenta que “la gente me había escuchado cantary le gustaba, yo la verdad que me sorprendí cuando me fueron a buscar pero me gustó mucho la idea”.La Agrupación Olimar Tango integrada por Mario Collazo (bajo), José P. Das Neve (piano), Hugo Renaud(bandoneón) y Blas Pereira (cantor), convocó al escenario a Claudia Zarazola y María Martínez como invitadas. Endicha oportunidad, Claudia, retomó su vocación: “a mí me gustaría cantar, viste cuando te preguntan qué tegustaría hacer en la vida, yo digo, a mí cantar”.La definición de cantar fue algo tardía para Claudia que comenta que “yo iba a los bailes, me encantó siempre lamúsica pero empecé a cantar como a los 40 años porque me invitaron de un grupo melódico”. La interpretación detangos llegó después aunque según cuenta la cantante fue la música que acompañó su niñez y adolescencia, “yoescuchaba mucho la radio, y había una audición que tocaba Paco Larrosa y Pimienta, que me encantaba”, más tardeconoció a otro ineludible cantor de tangos “yo iba al liceo de mañana, a esa hora había una audición de Gardel,entonces me cantaba todos los tangos”.En el caso de reunir un repertorio de canciones, Claudia, reconoce que aprecia otros géneros además del tango. “Sifuera a hacer algo me gustaría que fuera amplio, me gusta también lo melódico”, aunque tararea la cantante “decípor dios que me has dado que estoy tan cambiado no sé más quién soy”, entre risas afirma “el malevaje meencantó, más como arrabalero… será porque yo soy media arrabalera”. 6 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 7. “Siempre fui tímida, pero nunca sentí timidez para bailar, yo disfruté almáximo bailar el tango”Lida Machado, empezó a bailar tango a los 16 años en el salón del club Democrático de Treinta y Tres. Precozpara el ambiente, donde las jóvenes llegaban al cumplir la mayoría de edad, fue la elegida de bailarines destacadosque le enseñaron a desplazarse en la pista y con quienes compartió una seguidilla de primeros premios en losconcursos de baile. Lida, a sus 72 años y con su timidez todavía intacta, comenta que para bailar tango hacen falta“un buen oído, tener ganas” y agrega, señalándose el corazón: “y llevarlo acá adentro”.Lida es la menor de cuadro hermanas, lo que le facilitó concurrir antes a las fiestas del club, “mis hermanas todasempezaron a los 18 años, pero yo exploté antes”, la iniciación en la danza provino del ámbito familiar, “empecé abailar con una prima en casa, de noche, porque la difusora ponía tango, entonces ella me enseñó hasta hacer elcorte sencillo”.El entusiasmo no se hizo esperar, “estaba deseando empezar a ir, estaba como loca por ir a algún baile”, comentaLida. El primer baile llegó con una sorpresa “para los 16 años empecé, y tuve suerte, no sé por qué fue, pero meempezó a sacar a bailar un muchacho que bailaba muy bien”.Observando a la bailarina se puede adivinar que su belleza debería estar entre las razones que motivaron a susparejas de baile, “todos vieron que yo podía seguirlos, entonces me empezaron a sacar a bailar los mejoresbailarines, yo entusiasmadísima”. Lida, casi en secreto, confiesa: “te voy a decir, nunca tuve que sentarme por nopoder seguir a un bailarín”.Entre los bailarines que a Lida la marcaron, en ambas acepciones de la palabra, Antonio Nica Rosa, es el primernombre que surge en la charla. “Ese muchacho era el mejor bailarín de Treinta y Tres, le gustaba bailar con todas,pero a mí me sacaba a bailar en el tango para enseñarme, o sea que me eligió para enseñarme”. Las indicacionesdel bailarín eran precisas, “me decía: tu pie derecho a tal lado, seguime, afloja el cuerpo”.Lida Machado y Antonio Nica Rosa, recientemente fallecido, ganaron en varias oportunidades los concursos de bailedel club Democrático, “yo tenía 18 años, y ganábamos todos los concursos, no nos ganaba nadie”. Lida recuerdaque con Antonio tenían algo en común en el baile, “nunca en la vida miró para abajo y yo tampoco”.Otros nombres de buenos bailarines de tango que Lida recuerda son Nolber Rocha, Carlos Fernández y SánchezSala, de los que aprecia, “era un espectáculo como bailaban”.Por esa contradicciones de la vida Lida no se casó con un bailarín, “siempre dije, que nunca me iba a casar conalguien que no supiera bailar tango y da la casualidad que mi marido, no sabía bailar tango”. Fue un momentodifícil para la bailarina, que explica, “todo el tiempo que estuvimos de amores no bailé, yo sufrí, y en esa época nose usaba bailar con otros”. Entonces Lida puso manos a la obra, “pero el día que nos casamos le dije „ahora sí vas aaprender‟, y le enseñé, tenía una facilidad para bailar el tango, éramos de los mejores bailarines”.Lida recuerda que tres oportunidades en las que interrumpió el baile, en sus dos embarazos y luego de la muerte desu esposo. “Mi esposo falleció y pase años sin bailar tango, pero ya no aguantaba más y empecé a ir al club”.Bailando Lida encontró compañía, “el día que vino mi marido actual, por primera vez que lo trajo una prima de él,ese día empezamos a bailar y a conversar”. Entonces la bailarina volvió a enseñar tango pero sin darse cuenta, “él 7 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 8. bailaba sencillo y yo le pregunté: ¿no sabes bailar con corte?, me dijo: „no la verdad que no‟. Pero tenía un buenoído, impresionante como iba al compás y como a los cuatro bailes salió un corte, y le digo: no me dijiste que nosabías bailar con cortes, y me dice „yo no lo hice, lo hiciste vos y yo te seguí‟.Lida junto a Carlos Hernández enseñaron tango en el club Raíces, de lo que comenta, “una de las cosas quesiempre soñé fue enseñar”. La bailarina reconoce que la danza la ayudó para superar su timidez, “siempre fuitímida, pero nunca sentí timidez para bailar en mi juventud, yo disfruté al máximo bailar el tango”.“Antes de comprarme un pantalón bueno, me compré una radio” Artigas Ferreira es guitarrista, y aunque no se ha dedicado exclusivamente a la música, tocó en orquestas u otras formaciones para el numeroso público olimareño que asistía a los salones de baile. El músico que comenzó a ejecutar la guitarra en público a los 9 años, actualmente cuenta 78 años, y entre los recuerdos de la época en la que cargaba la guitarra al hombro, aparecen una curiosa serenata y la extraordinaria virtud de la primera guitarra eléctrica que apareció en Treinta y Tres.Ferreira, nació en Costa de Pelotas en el departamento de Rocha, a los dos años de edad la familia se trasladó alCebollati, según comenta el guitarrista el motivo de la mudanza fue la cercanía de la escuela, y explica: “mi padreera partidario de no tener hijos brutos o analfabetos". El entorno del pueblo era agreste, “donde yo nací, si tedescuidabas un chancho jabalí te comía”, el traslado hacia el río también tuvo sus complicaciones “no había nada, sillovía andábamos en bote”.La vocación de Ferreira por la guitarra apareció junto al dial y con el sacrificio de la pinta, “antes de comprarme unpantalón bueno, me compré una radio buena, se escuchaban nítidamente todos los programas argentinos, y entodos había „números vivos‟ permanentemente”. En relación con sus estudios de guitarra tomó clases para aprenderacordes pero no música, y reconoce que “hubiera querido aprender música, leer, que me pusieran una partitura yyo dijera: esta es mi parte y la voy a hacer”.Si bien la primera vez que tocó la guitarra en público fue a los 9 años, no fue hasta su llegada a la ciudad de Treintay Tres, con 16 años, cuando comenzó a participar de agrupaciones de música típica. “Recuerdo el primer baile quehice, gané 3 pesos, me compré un pantalón, una camisa de manga corta y un par de alpargatas… todo con 3pesos”.Ferreira tocó en los clubes Progreso, Democrático y el de Empleados del Comercio; contratado con orquestasdurante seis meses o un año, trabajo no faltaba, “llegaba carnaval, y hacíamos toda la semana y a veces tocábamosen dos clubes, salíamos de uno para otro por el fondo y seguíamos tocando”. 8 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 9. El guitarrista participó de la orquesta Santa Cecilia, perteneciente a un grupo de italianos con formación musical, delo que recuerda la exigencia que le significó: “lo más difícil, para una persona que no lee música, a mi me resultabade una responsabilidad única, tenía que apelar a toda la sabiduría natural”.Las serenatas donde se cantaban tangos y milongas eran parte del recorrido del guitarrista, “era muy bonito porquedábamos la serenata e inmediatamente nos abrían las puertas y terminaba en un baile familiar”, una anécdota queno olvida Ferreira fue una serenata particular, “resulta que nos enteramos que un vecino cumplía años y fuimos conun amigo que cantaba a darle serenata, el muchacho que cantaba se desgañotaba cantando, y resulta que no nosaplaudían y no pasaba nada”, más tarde cuando encontraron al homenajeado les explicó “estaba papá solo, decía elmuchacho, y vos no sabes que es bien sordo”.Ferreira también participó en formaciones rítmicas con La Cumana y Arturo Lacuesta, con esa intención se compróuna guitarra eléctrica, tecnología que tomó por sorpresa a los espectadores, “la primera guitarra eléctrica que huboen Treinta y Tres, que dicho sea de paso la tengo todavía, era mía, y todo el mundo cría que como era eléctricatocaba sola”.El guitarrista que es jubilado del Correo Nacional, reconoce su experiencia como artista, “yo siempre lo hice comouna extra no viví nunca de la música, le saqué mucho resultado, es como ir a una universidad a aprender, yo quizáslo poco que he aprendido, lo he conseguido a través de la música porque eso me ha permitido tener contacto contoda clase de público.”El pasado según Ferreira no tienen puntos de comparación con el presente, “la vida en esa época tenía susdificultades, a mi no me gusta comparar épocas, porque hubieron buenas y malas pero había una forma deconvivencia, éramos mucho más cercanos”.Al guitarrista todavía se lo puede escuchar en la milonga que organiza su tocayo, Artigas Canario Cardozo, losdomingos en el Club Policial de Treinta y Tres.“Las guitarras del Uruguay se conocen al dedillo, solo de escucharlas” Pedro y Adán Gutiérrez son parte de una familia donde la guitarra se enseñaba con los primeros pasos. Padre, madre y tíos, eran aficionados a las cuerdas y la abuela tocaba el acordeón en las reuniones familiares. El repertorio de los Gutiérrez incluye tango, folclore y algún candombe. Adán tiene composiciones que Pedro arregla, a pesar de que llevan una vida con sus guitarras no han grabado, cuando les preguntan por qué, Pedro contesta: “ahora cuando venga el Long Play vamos a grabar”. Pedro Gutiérrez tuvo una temprana vocación por la música. El padre, albañilde profesión, lo quería encaminar con la arena y el Pórtland pero Pedro le decía “yo quiero ser músico”, a lo queDon Gutiérrez contestaba, “te vas a morir de hambre”.El guitarrista, primero de oído y con los años estudioso del instrumento, dio clases en la Casa de la Cultura deTreinta y Tres durante 39 años. Aún hoy, jubilado y con 68 años, tiene unos 30 jóvenes alumnos que con supasatiempo de tallar en madera, explica, “es lo que me mantiene”. Los primeros estudios que cursó Pedro a sus 15 9 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 10. años los hizo con Oscar Laucha Prieto, luego estudió con Atilio Rapat, y tomó cursillos con Abel Carlevaro.Actualmente, la formación estable de músicos en la que participa Pedro -además del dúo que tienen con Adán-, escon la que acompaña al cantante José Álvarez que tiene apenas 11 años, un año menos de los que tenía elguitarrista cuando comenzó a tocar en la orquesta de Nicolás Agriela.Pedro, mayor que Adán por dos años, estaba en 6to de escuela cuando Agriela lo convocó para la orquesta, «unode los sobrinos de Nicolás era compañero mío, entonces le decía “tío en la escuela hay un gurí que toca muy bien laguitarra”, y Nicolás le decía, “déjate de embromar que va a tocar nada”, insistía, “tío mira que toca bien”, y lepreguntó, “y vos cómo sabes”, “es que todos los viernes la maestra lo hace llevar la guitarra y toca” ».El mayor de los Gutiérrez comenta que lo ayudó a superarse un guitarrista más experimentado que además teníabuen sentido del humor, « el primer guitarrista con el que toqué yo, era negro, Máximo El Chueco Martínez, y eramuy gracioso, te decía: “tengo que vender la guitarra”, y yo le decía, pero maestro por qué, “para comprarlecuerdas” ».Pedro con 12 años y permiso del padre tocó en prostíbulos, emisoras de radio, centros sociales y clubes la raza;según cuenta el guitarrista, “yo iba directo a tocar y no le prestaba atención a nada”.El tango que le gusta interpretar a Pedro es: “ese tango que deja de ser cantado para ser escuchado, no elbailable”. Se declara “hincha” del recientemente desaparecido Mario Núñez, que lo consideraba la primera guitarradel país.Adán, comenta que el sonido de la guitarra de Núñez es inconfundible, según explica, “las guitarras del Uruguay seconocen al dedillo, solo de escucharlas”. También recuerda Adán el encuentro que tuvieron en Cerro Largo con tresde los hermanos Méndez, los Gutiérrez comentaban, “tocan los Méndez”. Luego tocó el trío de los Gutiérrez, sesumó Carlos al dúo, y los Méndez comentaron, “tocan los Gutiérrez”, luego de la actuación los Gutiérrez y losMéndez coincidieron en que no son “mancos” no.“Te veían con una guitarra bajo el brazo y ya eras sospechoso de muchascosas” Hugo Renaud, bandoneonista y compositor, y Mario Collazo, guitarrista, actualmente integran un dúo que sortea la sentida perdida del cantor Blas Pereira, con el que compartían escenario. Ambos han tenido que conjugar la música, y su estudio, con otras actividades para sostenerse económicamente. La música como profesión los llevó a interpretar diferentes géneros pero el tango siempre estuvo. Hugo empezó de niño con el bandoneón, alentado por su padre al que legustaba el tango comenzó a tomar clases con 8 años y a tocar a los 12 años. “Mi viejo hacía bailes, en el poblado 10 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 11. José Enrique Martínez, en Charqueada, y yo y otro gurí empezamos a tocar”. Los bandoneones de Paco Larrosa yNilson García, fueron los maestros de Hugo, pero en el escenario tuvo que arreglárselas solo y recuerda: “el primerbaile yo todavía usaba pantalón corto y… ¡tenía unos nervios!”.El músico conserva el bandoneón ELA con el que tocó por primera vez, lleva en su poder 60 años de los 68 quetiene Hugo, quien señala el instrumento y aclara, “este es más viejo que yo”.Mario tenía 15 años cuando pedaleaba desde campaña tres veces por semana a para estudiar en la ciudad, “veníade Capilla, de un barrio que se llama Benteveo, hacía unos 10 km en bicicleta y venía a estudiar guitarra clásica”.Según el músico ese no fue el mayor sacrificio, por lo que relata: “no tuve mucho apoyo, fui bastante criticado,porque justo estábamos en plena Dictadura, y bueno te veían con una guitarra bajo el brazo y ya eras sospechosode muchas cosas”.Hugo con 15 años integró una orquesta con Carlos Figarí, en el violín, Wilson Lacuesta, en el contrabajo y CachusoOlivera, en piano. Fue en 1958 que la orquesta estuvo contrata por más de un año en el club Progreso, segúncuenta el bandoneonista: “en ese momento se vivía de la música”.Las oportunidades eran escasas en la época en la que Mario subió al escenario, “siempre tuve que trabajar, con lamúsica no pude vivir, yo soy técnico en electrónica”. El guitarrista abandonó el estudio del instrumento, luego decuatro años, para dedicarse a trabajar. En ese momento, Mario le compró el bajo eléctrico a Hugo. Elbandoneonista, que había incursionado también en el bajo eléctrico, supone que fue uno de los primerosinstrumentos de este tipo en aparecer en Treinta y Tres.Una vez que se hizo del bajo, Mario, encontró más oportunidades de trabajo igual en su camino se cruzaba eltango: “agarré el bajo eléctrico con un grupo de música moderna - por decirlo de alguna manera- y hacíamosbailes en campaña, pero siempre haciendo tango porque llevamos gente para hacer la típica en ese momento eracasi obligado hacer tango en campaña, sin tango no fueras porque siempre te pedían”.El tango no era nuevo para Mario, los primeros contactos con el género le fueron dictados por un personajeparticular “a la casa de un amigo iba Sixto García, que era uno de los tangueros de acá, y me pasó algunas piezasque toco todavía como Silueta Porteña; ya era ciego cuando eso pero me cantaba las notas y como yo las sabía deestudiar, las iba haciendo”.En la actualidad Mario retomó los estudios de guitarra, por su marcada vocación, comenta que, “Yo estudié guitarraclásica, y ahora terminé, me falta terminar solfeo, después de viejo me dediqué a terminar”, junto a Hugoplanifican un concierto de música clásica en la ciudad de Treinta y Tres.Por Hugo RenaudLa carrera futbolística de Hugo iba en paralelo con la ejecución del bandoneón, tan es así que el Club AtléticoHuracán sirvió de inspiración para su primer composición, “hice una marcha, a la que Waldemar Sasías le hizo laletra, eso está grabado en la difusora con el coro de los huracanes”.Yo, mi fuelle y mis recuerdos, fue la segunda composición de Hugo con la que abrazó al barrio, “la letra la hice yo,es de donde yo me críe, fue en el barrio Artigas, donde yo empecé a estudiar bandoneón y futbolísticamente ahí me 11 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 12. inicié”. El barrio Artigas fue donde lo indispensable se hizo inspiración, Hugo recita la letra de su canción: “Yo conmi fuelle que está rezongando, los recuerdos están aflorando son mis pares y amigos y el duende de amor en elbarrio de mi corazón”, sonríe y explica que “lo del duende era por una botija que andaba ahí”.La canción para los milongueros no se hizo esperar y en pleno baile del Club Raíces, salieron los primeros acordesde la milonga, Pa‟ los del baile. Según explica Hugo “le puse Pa‟ los del baile, porque es más canario, más folklórico”y agrega la cronista, que cualquier parecido con el nombre de un disco es pura coincidencia.La última, pero seguro no la final, composición de Hugo fue inspirada en la visita de una bailarina de tango a laciudad de Treinta y Tres. La bailarina, que comenzó a dar talleres de tango danza, se interesó por conocer sobreeste género musical en la localidad. Golpeando puerta por puerta, caminando tramo a tramo de la ciudad, labailarina consiguió reunir a un grupo de músicos, cantantes y bailarines con los que celebraron un homenaje aCarlos Figari, el veterano violinista olimareño.La gran Natalia, se llamó la composición de Hugo, por lo que comenta que “vino la muchacha ésta con el asunto delos tangos, me vino una cosa, me sentí un poco sensibilizado por el asunto del tango. Porque una muchacha jovenvenga acá y esto estaba medio olvidado, y bueno hice el tanguito ese”.“Yo le reclamé al médico que me trata, ese remedio que usted me da para lamúsica me hace bien, pero me olvido de pagar las cuentas”Rito Ramón Berrueta, es zapatero y músico. Nació en el departamento de Lavalleja, el 5 de enero de 1914. Apartir de sus 14 años se estableció en el departamento de Treinta y Tres. Berrueta, que entre otras formacionesintegró los Zorros Grises y La Típica de 33, ejecutó guitarra, violín, bandoneón y contrabajo. Detrás de cada uno delos instrumentos de Berrueta hay una anécdota y una excusa para saciar su curiosidad por la música. La memoria,el sentido del humor y las historias del músico son claves para comprender por qué aunque “el viejo tiene tangueríaallá arriba” él está comprometido para tocar acá abajo y por eso no se lo ha llevado.Berrueta es el mayor de tres hermanos varones, nacidos en los alrededores de Villa Serrana, según comenta: “erauno de esos lugares tan aislados, unos montes tan espesos, que lo más que había eran víboras de la cruz y decascabel”. A sus 5 años, tras la muerte de su madre se traslada a la casa de sus abuelos que tenían un campo allado del arroyo Penitente. Cuando sus abuelos fueron más viejos vendieron el campo y se fueron a la ciudad,comenta Berrueta, “esa fue la razón por la que yo pude estudiar”.Si bien a los 8 años, Berrrueta, tocaba la guitarra su primera profesión fue la de zapatero. Comenzó a trabajar en eltaller de un italiano, “ganaba 6 pesos por mes, en un año ya sabía hacer toda clase de compostura”, cuentaBerrueta. Cuando tenía 14 años falleció su abuelo y el aprendiz de zapatero le solicitó aumento al italiano “lositalianos cuando están enojados, insultan a San Roque, „no sabe, no nada y ya quiere un aumento‟, me dijo”.Berrueta cambió de taller “yo me voy para lo de Bartolotti, era la casa de zapatería más grande que había, de botas,de un italiano y un portugués, en seguida me pagaron 15 pesos, de 6 a 15 ¿te imaginas?”. 12 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 13. El violínAlgo más holgado de sueldo Berrueta consigue pagar por las clases de violín. <<Yo estaba enamorado del violín,tenía un compañero de clase, hijo de un sastre Marumbo Panchetti, que estudiaba con un profesor, pagaba 10pesos por mes. Entonces, le dije, “Marumbo ¿no me pasas las clases a mi por 5 pesos?, es lo que yo puedo pagar yquisiera estudiar violín”>>. El compañero de Berrueta accedió pero le advirtió, “yo no me doy cuenta si vos afinas ytenés que comprar el violín”. Berrueta compró el violín en un cambalache, “lo vi en la vidriera, fui allá, hablé con elhombre, era de un milico del cuartel sino lo levantaba el sábado, lo vendía el lunes”. El lunes antes de que abrierael negocio Berrueta estaba sentado en la puerta, y consiguió el violín, “cuando eso tenía 14 años, cuando tenía 16 o17 ya tocaba en una orquesta”.Un largo carnavalBerrueta para sus 20 años ya había dominado el oficio de zapatero, pero como cuenta: “ahora viene elinconveniente, viene una inmigración de armenios al Uruguay, una cantidad de ellos eran zapateros, compraronunos pedazos de suela, salieron a hacer media suela para el interior, y llegaron a Minas, y le hacían la suela por 60centésimos a la gente”. El músico escribió a un tío empleado de la Arrocera Treinta y Tres para solicitarle empleo,la respuesta fue inmediata, comenzaría en el puesto de telefonista en unos días. Pero el carnaval dispuso unparéntesis, “yo tocaba en una orquesta en Minas y venía el carnaval, teníamos nueve bailes, ganábamos un pesocon cincuenta por noche, no era de descuidar”. La fiesta de carnaval se extendió una semana más de lo planificadoy cuando el joven Berrueta llegó a Treinta y Tres ya no tenía el puesto.Manos de cajetillaBerrueta tomó el trabajo que había en Treinta y Tres, conversando con un amigo le pidió que le consiguiera decortador de arroz y éste le contestó, “pero vos sos cajetilla, con esas manitos que vas a cortar arroz, el arroz tieneunos serruchos en las espigas que te comen las manos”. Berrueta diseñó con gomas de bicicleta unos dedillos paraprotegerse de los cortes del arroz y comenzó con la tarea, “de La Charqueada a la CIPA, quedan 10 km, melevantaba a las 6 de la mañana, para llegar caminando, cortaba arroz hasta que se paraba una hora al medio día, yde tarde para atrás caminando”. Su amigo, nada convencido de que el músico perdiera habilidad en las manos,comentó que entre los cortadores había un violinista y que con su grupo de guitarras podían amenizar la fiesta de laCIPA, así sucedió y luego Berrueta pasó a hacer una tarea más liviana.Zapatero a tu zapatoBerrueta juntó dinero en la CIPA para comprar herramientas e instaló un taller de zapatos en Charqueada aunque elamor lo encontró en Cebollatí, donde conoció a Julia Álvarez con la que llevan más de 60 años de casados. Laconversación con su suegro la recuerda muy bien Berrueta, a quien le explicó, “yo no vine a Treinta y Tres a buscarnovia para casarme, yo vine a ver si me habría camino en la vida, a trabajar, por lo tanto no tengo nada queofrecer, yo no le puedo decir que le voy a cumplir dentro de un año o dos, por eso no le he podido pedir paravisitar”. Don Álvarez lo aprobó, “bueno siendo así, que usted tiene tan buena intención, visite no más amigo,cuando pueda comprometerse me avisa”, el músico se ríe y confiesa “a los 10 años le fui a pedir para casarme”. 13 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 14. El bandoneónInstalado en Cebollatí, Berrueta, con la zapatería y la música a cuestas, empezó a llevar los libros de una arrocera.Las ganancias de su trabajo y el de su señora, jefa de correos de la zona, se transformaron en un ahorro. Un viaje ala capital del departamento fue la excusa para hacerse del bandoneón, “mi mujer quería una radio a batería, tenía300 pesos, yo empecé a recorrer y por esa plata no había”. Entonces hubo un ajuste en los planes, “fui a visitar aun amigo que había querido aprender bandoneón y no pudo, lo guardaba para el hijo por si quería aprender, leexpliqué que cuando el hijo fuera grande ya iba a estar echado a perder, porque se oxida todo”. Berrueta no sevolvería con las manos vacías, le comentó a su amigo, “yo ando buscando un bandoneón para tocar, allá enCebollatí los guitarrista se me maman y sufro mucho y si usted se anima yo se lo compro”. Cuando llegó a Cebollatí,Berrueta tuvo que dar explicaciones, “compré un bandoneón porque es otro instrumento que si no consigoacompañamiento puedo tocar solo, si se maman los sinvergüenzas”. La señora de Berrueta, desilusionada le dijo,“de acá a que vos aprendas y ganes plata con el bandoneón ya voy a estar vieja yo, me voy a morir de ganas detener radio”. El músico, consecuentemente anotó en una libreta las ganancias que obtuvo con el bandoneón,“empecé con El garrón, un valsecito y a los tres meses tocaba 30 piezas; cuando quiso acordar la vieja le puse laradio y la luz en toda la casa.”.El contrabajoEl contrabajo, según Rito, “tiene una historia negra”. Alentado por un amigo, al que le hacía falta un contrabajopara formar una orquesta en Nico Pérez, y le dijo a Berrueta “si usted quiere, ¡puede!”, el músico salió en busca delinstrumento que se había vuelto escaso luego de la llegada del bajo eléctrico. “Salí a buscar un contrabajo y todosme decían que ya no se usaba, que había bajo eléctrico, y eso era muy incómodo”. Berrueta recorrió los talleres delos afinadores y vendedores de instrumentos en la zona y en la ciudad de Pelotas, para cuando casi abandonó labúsqueda apareció un contrabajo en un depósito en Treinta y Tres. El 14 de enero consiguió el instrumento por900 pesos, el 2 de febrero empezaba el carnaval, para ese momento era contrabajista.Memoriosa risaLos años Berrueta se los ha tomado con sentido del humor, como explica las salidas al médico son “cuestiones dereparación del esqueleto” y para poder oír con claridad anticipa: “espera, que me pongo el chifle”.La memoria es otro de los fuertes del músico, que con el bandoneón en sus rodillas cuenta que calculó…“las notasque lleva cada pieza multiplicadas por 300, sabe cuánto da, 43.500 notas distintas”, afirma entonces que, “no estoytan chocho porque para acordarme donde van”, igual tiene sus reparos, “yo le reclamé al médico que me trata, eseremedio que usted me da para la música me hace bien, pero me olvido de pagar las cuentas”.Los homenajes han abordado en los últimos años la vida del músico. El escenario del club Raíces, del que Berruetafue fundador, lleva su nombre y en oportunidad de dar el discurso de agradecimiento, apeló a la memoria,“¿Ustedes creen que este local está basado en hormigón y cemento? No, está hecho a base de tortas fritas ypasteles hechos en el río, para hacer los primeros pesos”.El músico de 97 años confiesa que “no deje nunca de trabajar con el tango, ya me ha venido a buscar el viejo variasveces y le digo que no puedo ir porque estoy comprometido. En cualquier momento me puede llamar porque dicenque el viejo tiene tanguería allá arriba”. 14 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 15. “Después que papa falleció yo lo mandé restaurar de ésta manera: que lehicieran todo para el sonido pero las teclas gastadas de las uñas de papá nolas tocaran”. Un cronista del periódico local Palabras (21/08/1981), antes de la desaparición física de Sixto García, comenta el encuentro con el bandoneonista de ésta manera: « ¿Aquí vive don Sixto García? “Si, pase, está en la última pieza” ¡Cuánto se lamenta no tener las palabras ni las condiciones para describirles lo que hay en aquella pieza! Esa pieza que no se podría tocar jamás. Es como una de esas reservaciones donde se refugia la naturaleza para protegerse del progreso». El texto es uno de los recortes de prensa que los hijos del bandoneonista, Somny Pimpa García y Abayubá KukenGarcía, guardan junto a fotos, postales, invitaciones y la pieza fundamental de la colección… el fuelle de Don Sixto,el Petizo García.Sixto García falleció en 1989 a la edad de 84 años, para ese momento ya era una leyenda de la música típicaolimareña, al que Rubén Lena dedicó Bandoneón de Treinta y Tres. Entre otras formaciones Sixto García integró laGuardia Vieja, orquesta con la que se fotografió con una apertura de bandoneón que hiciera de su imagen unamarca registrada en la prensa especializada local y capitalina.Sixto García, hombre activo que fundó el Club Democrático, también se desempeñó como enfermero hasta queperdió la vista cuando tenía 50 años tras un desprendimiento de retina.El músico olimareño miembro de Asociación de Músicos Olimareños (ADEMO), recibía partituras de otros países,Pimpa recuerda que “A Sixto le llegaba correspondencia desde Buenos Aires, de tangos inéditos para que lostocara, papá era socio de AGADU y había que mandar todos los meses la planilla con lo que se ejecutaba y habíapasodoble; que iba a España el dinero y le mandaban partituras”.El sonido del bandoneón de García era inconfundible, Pimpa comenta que “nosotros lo íbamos a buscar, salíamos enla moto y parábamos la oreja, porque el bandoneón de papá tenía un sonido especial, es un AA”.Los hermanos García han recibido ofertas de Montevideo y Porto Alegre para vender el bandoneón de Sixto perosegún Pimpa “no tiene precio”. Lo mismo sucede con otro legado paterno, “nosotros tenemos partituras que nadietiene, por ejemplo Desde el alma, es la partitura original, qué yo no sé el valor que tiene, es de hace 60 años”.En la familia no hay nadie que toque el bandoneón, aunque Kuken de niño fue estimulado por Sixto para quetocase, de adolescente y adulto se dedicó a la carrera de fútbol primero y arbitro después. El hijo es el encargadode mantener el instrumento, comenta que “yo lo abro, lo pongo al sol. El que lo tocaba falleció, el Paco [Larrosa]”;mientras que Pimpa se encargó de su restauración, “después que papá falleció yo lo mandé restaurar, de éstamanera: que le hicieran todo para el sonido pero las teclas gastadas de las uñas de papá no las tocaran”.Sixto García también tocó durante 22 años, en le programa Domingos Alegres, de la Difusora 33. Pimpa, risueñamuestra las fotos que le enviaban a su padre, y cuenta que tenía admiradoras incluso ya avanzada su edad, “lasnovias del viejo García, y no sabes la cantidad de cartas que recibía, y me decía léeme”, porque Sixto ya estabaciego. 15 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011
  • 16. Las fiestas también fueron motivos de risa, según Kuken, “está casa tenía mucha historia (…) los amigos del viejoGarcía”, rememora y extiende la mano para señalar “por allá había unas chiquilinas que cuando tenían garufaprendían el farol y lo colgaban en la pared, así se sabía que había baile”.Los hermanos García recuerdan el carnaval, “papá tenía una comparsa Los Negros Vencedores que eran comocincuenta” cuenta Pimpa y agrega “tocaban todo tipo de instrumento hasta con el peine y el papel de cigarro”.Kuken y Pimpa se disfrazaban para carnaval y pueden describir sus trajes con lujo de detalles. “Nosotros bailábamosy después pasábamos el sombrero, y como colaboraba la gente” explicó Pimpa.2° Encuentro y Certamen Tanguero Regional, “Antonio Nica Rosas” Tangodoc participó del 2° Encuentro y Certamen Tanguero Regional, denominado “Antonio Nica Rosas”. El evento realizado el 6 de noviembre, en las instalaciones del Club Raíces, reunió a más de 300 personas de diferentes puntos del país. La oportunidad fue un motivo para conocer las actividades de la institución y apreciar la vigencia del baile. El Encuentro Tanguero convocó a bailarines de: Sarandí del Yí, Aiguá, Melo, Río Branco, Vergara y los locatarios de Treinta y Tres. Los bailarines, desde temprano con el número en la espalda, se sometieron al jurado para el queno fue fácil la elección de la pareja ganadora.Carlos Hernández, uno de los organizadores del evento, comenta que “acá todo se deja afuera, es para divertirsepero con mucho respeto, porque en otros lugares también se divierten pero de otra forma, acá es muy sanita lacosa”.La actitud de los asistentes al Club Social Raíces fue contemplada desde los inicios de sus actividades en 1986,según explica el actual presidente, José Gadea: “el club fue fundado por socios que en un momento fuerondesplazados de otras instituciones por la juventud, se quejaban de que la gente fumaban, tomaba alcohol, nobailaban juntos y que los molestaban”. Razón que justificó el estricto reglamento, Gadea explica que: “los estatutosde este club fueron copiados del club Democrático, eran prácticamente los mismos, no se podía venir de calzas,camisas de tartán ni vaqueros”. Gadea admite que “en este momento, estamos estudiando una reforma de losestatutos pero no es muy fácil conseguir que todos coincidan”.El Club Social Raíces cuenta en la actualidad con 600 socios entre los que se distinguen con cuotas diferenciales:suscriptor, activo y mujer. En este momento el Club ofrece las siguientes actividades: coro, gimnasia, computación,y los sábados baile de típica y tropical. 16 www.tangodoc.com.uy Treinta y Tres/noviembre 2011