Coloquio y debates

40,744 views
40,285 views

Published on

Published in: Education
1 Comment
6 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
40,744
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
229
Actions
Shares
0
Downloads
515
Comments
1
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Coloquio y debates

  1. 1. INDICIE PaginasIntroducción 3Coloquio 4El vocablo de coloquio y su valor semántico 5Coloquio en la practica 6Cuando proceder intervenir 11Planificación y desarrollo de un coloquio 12Carteles para decorar la sala donde se celebra un coloquio 13Debate 15Origen del Debate 16¿Qué es un Debate? 17Elemento a proceder en un Debate 18Característica de Debate 19Fases o etapa a considerar Debate 20Regla general del Debate 21Regla para preparación 22Norma a para su realización 22Como debatir entre compañeros 23Recomendación para debatir 23Tipos de debates 26Conclusión 27Bibliografía 28Anexos 29 2
  2. 2. IntroducciónEl siguiente trabajo tiene como objetivo comprender la importancia entreColoquio y Debate, para lo cual es necesario realizar un recorrido por lasdistintas nociones de estas disciplina, con el fin de acercarnos un poco a susdefiniciones.Posteriormente, analizaremos las diferencias que tienen entre coloquio ydebates que generalmente utilizamos como forma sinónima y prácticas,dando a cada su lugar.El coloquio consiste en un intercambio verbal sobre un tema previamentefijado, que se realiza entre varias personas.El debate es una técnica para discutir de modo formal, pero se realiza demodo dirigido, es decir es necesaria la presencia de un moderador que vayacediendo los turnos de la palabra. No pretendemos llegar a una definición absoluta, sino que entregaralgunos elementos que permitan al lector profundizar en el tema y obtenersus propias conclusiones. 3
  3. 3. COLOQUIO 4
  4. 4. El vocablo “coloquio” y su valor semántico:El vocablo coloquio procede de la voz latina colloquium, de colloqui,conversar, conferenciar.Estas son las cuatro acepciones que, de dicho vocablo, figuranrecogidas en la última edición del Diccionario de la Real AcademiaEspañola: 1. Conversación entre dos o más personas. 2. Género de composición literaria, prosaica o poética, en forma de diálogo. 3. Reunión en que se convoca a un número limitado de personas para que debatan un problema, sin que necesariamente haya de recaer acuerdo. 4. Discusión que puede seguir a una disertación, sobre las cuestiones tratadas en ella. En lo sucesivo, y cuando empleemos el vocablo coloquio, lo haremos con el significado que corresponde a la tercera de las acepciones reseñadas; es decir que por coloquio entendemos el “debate o discusión organizada para intercambiar información, ideas u opiniones”. 5
  5. 5. Coloquio en la práctica:Número de participantes y disposición de mobiliario.A la vista del número de participante que integra un grupo decualquier índole -por lo general, inferior a 30-, el númeroaconsejable de participantes en un coloquio es de 6 -es decir, laquinta parte del total, con el fin de que todos ellos tengan ocasiónde hablar. Los participante que no intervengan directamente en elcoloquio se dispondrán alrededor de quienes participan, en calidadde “espectadores activos” que, por una parte, observan conatención –para poner en práctica, en futuras ocasiones en que aellos les toque intervenir como protagonistas en nuevos coloquios,cuanto hayan podido aprender;y, por otra parte, que intervienen enla evaluación de aquellos, en función de unos “indicadores”previamente establecidos.Cuando no se disponga de una sala expresamente habilitada parala celebración de coloquios, conviene disponer temporalmente deun mobiliario en la que vaya a tener lugar el coloquio de forma talque los participantes en el mismo puedan mirarse unos a otros a lacara, lo que, sin duda, facilitará la intercomunicación entre ellos.Limitación de las intervenciones -en cantidad y duración- de losparticipantes.Una vez determinado el tema del coloquio -que se preparará portodos los participantes de un grupo a lo largo de una semana-, asícomo el número departicipantes -cuyos nombres se desvelarán enel momento en que aquel se vaya a celebrar-, es necesario fijar laduración del coloquio, con objeto de que todos los que en élintervienen dispongan del tiempo suficiente para exponer suspuntos de vista; Y puede resultar útil, para la buena marcha delcoloquio, que cada participante programe sus posiblesintervenciones, tanto en número como en duración aproximada;aunque con un amplio margen de flexibilidad, que dependerá tantode las intervenciones de los demás como del propio desarrollo delcoloquio. De esta forma tal vez pudiera evitarse que los másparlanchines permanezcan demasiado tiempo en el uso de lapalabra y que los más vergonzosos se obstinen en guardar silencio.En cualquier caso, la persona que preside y dirige el coloquio -elmoderador- puede –para facilitar la participación de todos loscomponentes de la reunión-, por unaparte, señalar un límite detiempo en el uso de la palabra a los máshabladores y, por otraparte, dirigir preguntas a los más retraídos, para que también ellosmanifiesten sus puntos de vista. 6
  6. 6. Requisitos que deben reunir los participantes en un coloquio.El conjunto de rasgos que seguidamente se exponen podríanconfigurar el “perfil” del alumno que, en la práctica escolar, sedispone a intervenir en un coloquio: Información actualizada sobre el tema del coloquio; lo que implica acudir a la reunión con los datos necesarios poder hablar sobre dicho tema con un mínimo de conocimiento. Disposición del ánimo para escuchar a los interlocutores con la debida atención. Habilidad discursiva y razonadora que permita discernir las opiniones personales meramente subjetivas de aquellas intervenciones que vengan avaladas por argumentos irrefutables. Capacidad para aceptar los puntos de vista de otros interlocutores cuando se ponga de manifiesto que resultan más razonables que los propios y están respaldados por mejores razonamientos. Compostura a la hora de manifestar los desacuerdos, sin rebasar en ningún momento los límites de una ejemplar corrección. Disposición para aceptar las críticas, por parte de otros interlocutores, a las opiniones manifestadas. Facilidad de expresión y fluidez en el diálogo.Conocimiento del tema.Para intervenir eficazmente en un coloquio es preciso revisar losconocimientos que se posean relativos al tema sobre el que se vayaa hablar, y ponerlos al día mediante el oportuno acopio deinformación -extraída de libros, revistas, encuestas, charlas conpersonas expertas en la materia, etc.-. De esta manera, losparticipantes acudirán a la reunión con los datos necesarios paradefender sus propias opiniones con los mejores argumentosposibles; y, por otra parte, resultará relativamente fácil mantener elcoloquio en el marco del tema propuesto, ya que es presumible quelos participantes -al tener una suficiente información con queespaldar sus intervenciones-, no se vayan por las ramas, ni selimiten, por desconocimiento de dicho tema, a repetir las opinionesmanifestadas por otros o a insistir en aquellas que ya han sidoexpuestas con la debida claridad o han sido ampliamente debatidas. 7
  7. 7. Habilidad razonadora.Los participantes deben acudir al coloquio con la informaciónnecesaria para poder hablar adecuadamente del tema que sedebata; y, asimismo, han de ofrecer, en sus intervenciones, cuantasopiniones razonadas puedan servir -desde su particular punto devista- para aclarar los aspectos fundamentales de dicho tema. Deesta forma, y una vez contrastadas y valoradas las diferentesopiniones, se facilitará el proceso de asunción, por parte de todoslos participantes, de aquellas que vengan avaladas por mejoresrazonamientos, aunque no coincidan con las propias.Respeto de las opiniones ajenas.El buen sentido aconseja los participantes en un coloquioplanifiquen tanto sus posibles intervenciones como la forma en quevan a defender sus personales puntos de vista -sin tapujos, perodentro de los límites de una ejemplar corrección-; y la buenaeducación hace aconsejable disponer el ánimo para aceptar lasopiniones de los otros cuando quede de manifiesto que resultanmás válidas que las propias, al estar respaldadas porrazonamientos de mayor eficacia. Porque, en caso contrario, lasopiniones personales que no coinciden con las de los demás suelendefenderse con mayores voces, pero no con razones másconvincentes; y no es del todo extraño exhibir, entonces, unaintransigencia que puede terminar con las buenas formas quesiempre deben presidir un coloquio.Saber escuchar.Los participantes en un coloquio deben saber escuchar con laatención debida a quien esté hablando, sin interrumpirle; y,respetando el turno de palabra, intervendrán solo cuando lescorresponda, en defensa de sus propias opiniones. En casocontrario, si todos hablan a la vez –o manifiestan con gestos ycuchicheos su acuerdo o desacuerdo en relación con lo que acabande oír-, nadie entenderá nada, escuchando con atención los unos alos otros- se enteren delo que cada cual piensa. La palabra poéticade Antonio Machado es, en este sentido, concluyente:“Para dialogar, preguntad primero; después... escuchar”.Por otra parte, las sucesivas intervenciones -una vez concedido porel moderador el turno de palabra- deberá venir justificado por lo quese haya oído con anterioridad, por tanto, tomarán en consideracióncuanto hayan dicho los demás participantes en la reunión. 8
  8. 8. El sentido de la cortesía y de la buena educación.Las siguientes recomendaciones sirven para conducirse conciertaelegancia cuando se participa en un coloquio; pues a travésde suobservancia se puede manifestar ese exquisitocomportamiento que una buena educación exige: Pensar lo que se va a decir antes de decirlo, para no hablarimprudentemente. Hablar en voz baja, sin descomponer el gesto y con ademanesmoderados. (En conversaciones, debates y controversias, loslatinos tenemos fama de levantar la voz más de lo necesario;mientras que en otros países diferentes al nuestro la conversaciónsuele tener un “tono privado”, más bien bajo. Hemos de olvidar,pues, la fea costumbre de hablar a gritos). Evitar el empleo de palabras groseras, ásperas o malsonantesque pudieran resultar ofensivas para cualquiera de losinterlocutores. (No es necesario, para defender nuestras propiasopiniones, acudir a “palabras golpeadoras”, que nos quitan nuestraparte de razón y ofenden, innecesariamente, a nuestrosinterlocutores). Escuchar a quien esté hablando, sin interrumpirle, y manifestarinterés y respeto ante sus palabras, aun en el caso de que lasopiniones expuestas no coincidan con las que uno mismosustenta. Esperar el correspondiente turno de palabra para, en su caso,rebatir -con mejores razonamientos y no con mayores voces- lasopiniones que se consideren equivocadas o con las que se esté enevidente desacuerdo. (Y, en cualquier caso, hemos de aprender arespetar las opiniones ajenas; a defender las propias ideas ypuntos de vista, al tiempo que se atienden y consideran los de losdemás). Respetar por igual las opiniones de todos los interlocutores, sindescalificar “a priori” las de algunos de ellos. Exponer las propias opiniones sin adoptar posicionesdogmáticas.La figura del moderador. 9
  9. 9. Todo coloquio requiere la presencia de un moderador que lopresida y dirija, para facilitar su desarrollo. Estas son, entre otras,las funciones que debe desempeñar el moderador en uncoloquios: Iniciar el coloquio, presentando con claridad la informaciónesencial relativa al tema que se vaya a tratar. (Es esta unaexigencia casi siempre ineludible, ante la posibilidad de quealgunos de los componentes del grupo tengan escasosconocimientos sobre dicho tema, por una insuficiente preparacióndel mismo). Y, para ello, sería conveniente que el moderadoracuda a la reunión con un guión “guión” perfectamente estructurado, lo que, sin duda, habrá de facilitarle la ordenación y dirección del coloquio. Plantear una serie de preguntas con el fin de promover lasprimeras intervenciones de quienes participan en el coloquio; ysubrayar las opiniones contrapuestas que se vayan manifestando,de entre las que destacarás aquellas que, a su juicio, ofrezcan unmayor interés. Esforzarse para que todos los miembros del grupo participen en elcoloquio, frenando la verborrea de los parlanchines y estimulandola intervención de los tímidos y vergonzosos. Para ello impondráun límite de tiempo a las intervenciones de los más locuaces yobligará a los que callan, por medio de oportunas preguntas, a querompan su silencio. Centrar la conversación, manteniéndola en el marco del temapropuesto. Al tal efecto, llamará la atención sobre los aspectos ocircunstancias de interés que no se hayan tenido en consideración -por olvido o cualesquiera otras razones-; y cortará las digresionesmarginales, aunque sin limitar innecesariamente la espontaneidadde los participantes. Facilitar la marcha del coloquio, distinguiendo, en las sucesivasintervenciones, las opiniones personales subjetivas –siemprediscutibles- de aquellas otras que, por su objetividad, no admitendiscusión; armonizando los diferentes puntos de vista de losparticipantes cuando entre ellos haya ciertas coincidencias;subrayando los aspectos esenciales de las distintas intervenciones;etc., etc. Atemperar, con tono neutral y carente de emoción, los conflictosque pudieran enfrentar a los miembros del grupo más allá de loslímites razonables que deben enmarcarcortésmente la exposicióny defensa de ideas antagónicas. 10
  10. 10. Actuar con imparcialidad para resolver eficazmente determinadasconfrontaciones; y dirigir el coloquio con habilidad y prudencia. Resumir, al término del coloquio, las opiniones más significativas-coincidentes o no- que se hubieran manifestado; y exponer, si las hubiere, las conclusiones a las que se haya llegado.Cuándo procede intervenir en un coloquio.Aun cuando el “buen sentido” y la “buena educación” de losparticipantes en un coloquio son suficientes para indicarles cuándodeben hablar y cuándo deben permanecer callados, con todo,siempre resultará aconsejable intervenir si se producen, en eldesarrollo del coloquio, algunas de las “situaciones” que acontinuación se detallan. Cuando los parlamentos sirvan para clarificar las ideas expuestas confusamente por alguno de los interlocutores. Cuando se puedan corregir errores de concepto deslizados, involuntariamente, en la conversación. Cuando pueda demostrarse la inexactitud o la falta de objetividad de la información suministrada, intencionadamente, por cualquier participante. Cuando resulte necesario reconducir el coloquio para circunscribirlo al tema propuesto, en el caso de que algunos participantes se hubieran apartado del mismo con frecuentes digresiones marginales. Cuando convenga aminorar la tensión que se hubiera podido producir como consecuencia del apasionamiento de los debates o de las continuas intervenciones de participantes intransigentes.Planificación y desarrollo de un coloquio. 11
  11. 11. Con el fin de que el coloquio se desarrolle en la forma másadecuada, podría este ajustarse a un patrón como el que acontinuación se propone.Primera fase.Presentación, por parte del moderador, del tema del coloquio;presentación que incluye un somero análisis de dicho tema,ajustado a un guión elaborado de antemano. Formulación -tambiéna cargo del moderador- a los participantes de algunas preguntaspara suscitar, a través de sus respuestas, las primerasintervenciones.Segunda fase.Defensa, por cada uno de los participantes, de sus puntos de vistapersonales acerca de los aspectos más relevantes del tema objetodel coloquio; de tal manera que todas las opiniones de todos losmiembros del grupo puedan manifestarse abiertamente.Tercera fase.Análisis y valoración, mediante un cordial contraste de pareceres,de los distintos puntos de vista defendidos por los participantes; yelección de aquellos que estén avalados por los razonamientos másobjetivos e irrefutables para, en su caso, poder ser asumidos por latotalidad de los miembros del grupo.Cuarta fase.Resumen, por parte del moderador, de las principales ideasmanifestadas; y exposición, en su caso, de las conclusiones que sehayan alcanzado. (La reunión no debe darse por finalizada hastaque pueda comprobarse que lo manifestado por el moderadorrecoge el sentir general de los participantes acerca de lo tratado enel coloquio). 12
  12. 12. CARTELES PARA “DECORAR” LA SALA DONDE SE CELEBRA UN COLOQUIO Limitación de las intervenciones –encantidad y duración– los participantesPara frenar la verborrea de los más parlanchinesy facilitarla intervención en el coloquio de quienes lo deseen,esconveniente fijar, de antemano, el número máximo deveces en que se puede hacer uso de la palabra por cadaparticipante, así como asignar a las intervenciones untiempo límite; siempre en función del número de miembrosdel grupo y del tiempo disponible para la celebración delcoloquio. Conocimiento del temaLas intervenciones en un coloquio serán tantomás valiosascuanto más avaladas estén poraquella información objetivay veraz que permitaa los participantes hablar con eldebidoconocimiento de causa. 13
  13. 13. Respeto de las opiniones ajenasLos participantes en un coloquio defenderán suspropiasopiniones -y refutarán las ajenas que nocoincidan conaquéllas- con hábilesrazonamientos; sin elevarinnecesariamente laintensidad de la voz y sin acudir apalabras torpespara suplir aquéllos. Saber escucharLos participantes en un coloquio deben saberescucharselos unos a los otros, evitando, así,interrumpir al que habla;y han de esperar elturno de palabra, para expresarlibremente susopiniones personales, aunque estén endesacuerdocon las que ya se hayan manifestado. El sentido de la cortesía y de la buena educaciónLos desacuerdos entre los participantes de uncoloquiodeben manifestarse siempre dentro de loslímites de unaejemplar corrección. 14
  14. 14. EL DEBATEEl origen del Debate:El debate se originó en Grecia, naciendo más exactamente enAtenas, que era compuesta por mujeres, niños, filósofos. Se diceque el primero en usar el método de debates fue Sócrates, peroestá forma de comunicación se le llamaba "dialogar seriamente";ahora, en los estratos actuales del tiempo cuando uno quiere 15
  15. 15. dialogar seriamente se refiere a hablar sobre notas en la escuela otemas así.Sócrates y los filósofos de esa época debatían sobre temascomo: ¿tenemos alma?; ¿Dios existe?;etc. Esta nueva forma derelacionarse se difundió por todo el mundo.En la Edad Media y durante los tiempos del feudalismo, los debatesse usaban para imponer la existencia de Dios, siendo los principaleshacedores del uso del debate obispos contra los herejes acusadosde brujería. Cuando los obispos iban perdiendo el debate, sesalvaban acusándolos de herejía y deshaciéndose de ellos, usandosu mejor arma, cuyo curioso nombre era "La santa inquisición".Nadie estaba a salvo con su propio punto de vista, los filósofos yescritores se ocultaban o echaban la culpa al siempreculpable anónimo.En el Renacimiento no se usó mucho, debido a que las personasestaban guiadas por la ambición de obtener tierras, y en esta épocael debate toma otro nombre y rumbo, el cual pasa a ser "negociarla victoria". El debate fue mezclado con amenazas y se usaronfalacias como: Te unes a mi religión o destruyo tu aldea; Al nacerun nuevo punto de vista sobre la realidad del hombre, también lostemas en el debate cambiaron, ya no era el simple hecho de probarla existencia de Dios, sino también sobre temas como la comida,el clima y las personas, cuyo tratamiento dio lugar al nacimiento dela "farándula".En el siglo XX, su uso fue abusivo y corrupto. En esta época dondeabundaron los dictadores, se hizo muy corriente el uso de la falaciadel argumento de autoridad, los típicos discursos y argumentos deellos eran: porque yo lo digo; ustedes me eligieron; ahora mevan a apoyar; porque Dios lo quiso; El uso del debate era másque nada político y las personas se revelaron. La resultante desemejante falacia es que ahora hasta puede debatir un niño de 12años usando términos bien hablados.Ahora en muchos países el debate se usa para divertir o divertirse,ahora debaten sobre cualquier tema sabiendo que es literalmenteimposible tener la razón, pero que se puede defender por más de30 minutos un punto de vista equívoco y sin una base razonable. 16
  16. 16. ¿Qué es un debate?El debate es una técnica para discutir de modo formal, pero serealiza de modo dirigido, es decir es necesaria la presencia de unmoderador que vaya cediendo los turnos de la palabra;generalmente, cuando habla de debate pensamos en una acaloradadiscusión, esto no precisamente debe ser así, pero es cierto queesta técnica implica cierto grado de controversia, donde losparticipantes poseen distintos puntos de ver las cosas y defiendenesta postura.Esta técnica corresponde a un tipo de discurso oral, donde laspersonas que mencionamos anteriormente, se agrupan en dosbandos que tienen una posición opuesta entre ellos, ante el tema aanalizar y tratar en una ocasión específica; con el fin de argumentarel porqué de su ideología y fundamentar en ello. Es así que el roldel moderador es mucho más que velar por el correctofuncionamiento de los turnos del habla, también debe controlar lasituación si se desborda y dirigir a los participantes, teniendo unalabor de líder del debate.Elementos para procederen un debate:El tema del debate:Como ya se ha dicho, el tema alrededor del cual se desarrolla eldebate debe poseer la característica de ser un tema polémico,sobre el cual surjan ideas contrarias, diferentes apreciaciones, conmás de una interpretación, como por ejemplo el histórico conflicto 17
  17. 17. marítimo entre Inglaterra y Las islas Malvinas, el bombardeo depublicidad en los medios de comunicación, los cabildos, lacapitalidad, la discriminación social, etc.Si bien casi todos los temas pueden llegar a convertirse endebatibles, considerando la posibilidad de que haya una posicióndivergente respecto de ellos, hay ciertos temas sobre los cuales setiene una opinión generalizada o que son verdades aceptadas porconvención. Por ejemplo, el horror del holocausto de la SegundaGuerra Mundial, el deterioro de la capa de ozono, no son temasóptimos para debatirlos, pues no concitan mayor controversia.Moderador:Es aquel que determinará el tiempo de exposición para cadaparticipante, de 3 a 5 minutos, durante el cual cada participantehabrá de presentar los puntos más relevantes del tema y ponerorden, y da la palabra conforme al orden de cada equipo. Elsecretario es el que va anotando lo que se va opinando en eldebate, a qué hora y su coherencia.Debatientes o bancada:Son los guerreros del debate, defenderán su punto de vista consu vida. Esnecesario que cada uno de los debatientes del debatesepa e investigue profundamente el tema por tratar en un debate.Dentro de las distintas modalidades de debates que existen,muchas veces se tienen semanas, días o sólo horas para lapreparación de un tema. Esto determina que los equipos debanhacer buen uso del tiempo y realizar una investigación exhaustivadel tema y sus implicaciones, viendo las posibles argumentacionesde la contraparte y tratando de encontrar argumentos favorables ala posición que se representará.Juez o Jurado:El juez, además de ser el encargado, es el que pone lascalificaciones o fallo final, se le pide neutralidad. A diferencia delotro jurado, este no hace nada más que entregar su evaluaciónfinal al Presidente del Comité Evaluador.Público:No es tan necesario, pero a nadie le gusta debatir solo, todosquieren exponer su punto de vista y tener públicoescuchándoles yformar su propia opinión del tema, teniendo en cuenta losargumentos que ha oído a lo largo del debate. 18
  18. 18. Características del Debate Dos grupos que defienden distintas posturas acerca de un mismo y único tema. Obligatoriedad de un coordinador o moderador de la sesión. Cada grupo debe tener un conocimiento sólido referente al asunto a tratar, idealmente ser expertos en ese contenido. El debate debe responder a una duración cronológica establecida y las intervenciones del mismo modo, siendo equitativas para ambos grupos. Si uno de los miembros se siente agredido o se está desvirtuando la intención de sus palabras o mal interpretando, éste puede interrumpir – con respeto – al otro o recurrir al moderador. El tema se trata sin rodeos, sino que aludiendo directamente al asunto que les reúne en el debate. La sesión finaliza con un cierre o conclusión por parte del moderador, quien resume las diferentes posturas e invita a los oyentes a formarse su propia opinión del tema, teniendo en cuenta los argumentos que ha oído a lo largo del debate.En ocasiones el debate se realiza a modo de prueba entreequipos, donde se halla la presencia de un jurado que evalúa eldesempeño de cada grupo; cuando esto ocurre hay unconjunto de pasos, fases o etapas que se deben tener enconsideración:Fase Argumentativa 19
  19. 19. Los integrantes de cada equipo cuentan con unos pocos minutos(tres o cinco), para dar su parecer en cuanto al tema de dichasesión. Del cumplimiento del tiempo establecido se encarga elcoordinador.Fase de ReuniónAquí el equipo se junta para ver lo que realizaron en el paso anteriory prepararse para la fase que comenzará, donde deben contraargumentar y para eso el líder del grupo seleccionará a quienesdebatirán en esta etapa.Fase de Contra argumentaciónEsta etapa se desarrolla de forma alternada, donde cada equipointerviene y afirma su postura inicial y refuta las ideas de susoponentes, sintetizando – al final de este paso – lo expresado porsu bando.Fase de VeredictoEl jurado entrega su evaluación, respecto al desempeño de los dosequipos. Este veredicto es dado al Presidente del ComitéEvaluador, quien sentenciará el fallo final.Fase de ForoLa audiencia puede opinar acerca del debate que ha presenciado,sin que esto tenga alguna injerencia en la decisión última.Es imprescindible no olvidar que el debate es una instancia depolémica o controversia, donde lo que prima dentro de él es unasituación de tipo argumentativo, es así que los fundamentos de lasposturas deben ser sólidos y claros, con un vasto conocimiento delpunto de vista o idea a defender, pues de lo contrario el debatepierde fuerza, peso e interés.Reglas generales del debate: Dos personas no pueden hablar al mismo tiempo. Una sola persona no puede intervenir por largo tiempo, impidiendo la participación de lo demás debatientes. 20
  20. 20. No se puede participar de un debate si no tiene preparación sobre el tema a discutir, ya que en un debate no se puede improvisar. El debate es un dialogo que se genera a partir de puntos de vistas contrapuesto, de tal manera que si dos personas opinan lo mismo sobre un asunto determinado, puede dialogar, conversar, pero no pueden debatir.Reglas del Debate: Los participantes deben hacer intervenciones breves y no monopolizar el asunto. No es productivo que los integrantes - de un mismo grupo - vayan reiterando las ideas de otro, aunque sea con el propósito de dar más fuerza a la opinión anterior. Se debe evitar atacar al “oponente”, aun cuando se considere que el argumento contrario carece de peso, es fundamental evitar las agresiones verbales y faltas de respeto, incluida la ironía, pues para dar valor y soporte a una idea no es necesario recurrir a las descalificaciones, sino que se debe defender la postura con bases sólidas y no minimizando al otro.Reglas para su preparación:Elegir un tema de interés para todo el público quetenga controversia y preparar los contenidos teóricos.Escoger un coordinador o moderador, quien determina el esquemade trabajo que en algunos casos puede ser un cuestionario conpreguntas elaboradas de tal manera que susciten la controversia. 21
  21. 21. Conformar grupos que defiendan o ataquen los planteamientos enpro y en contra.Normas para su realización:Durante el debate el coordinador debe:Poner en consideración el objetivo del tema.Anunciar el tema y ubicarlo dentro del proceso.Describir la actividad.Dar las instrucciones que rigen a los participantes y cerciorarse deque han sido comprendidas por todos.Formular la primera pregunta y dar la palabra en orden a losparticipantes.Desempeñar durante la discusión el papel de moderador, agotadaslas opiniones sobre la primera pregunta, pasar a formular lassiguientes.Terminar el debate, el secretario tratará de llegar al consenso sobrelas conclusiones.Realizar la evaluación con la asamblea.Cómo debatir entre compañeros y compañeras de un mismocursoPara dar paso a la organización de un debate: Definir el tema sobre el cual se plantearán dos posiciones, una propositiva y otra contra propositiva, es decir, una que esté a favor del tema propuesto y otra en contra. 22
  22. 22. Nombrar las o los participantes del debate y designar quienes defenderán el tema y quienes estarán en contra. Nombrar a una moderadora o moderador que dirija el debate. Determinar la estructura del debate, por ejemplo, cuánto durará la intervención de cada grupo (de tres a cinco minutos); quién comenzará exponiendo, si el grupo propositivo o el contra propositivo, etc. Cada grupo o participante, puede preparar material gráfico para ilustrar sus opiniones. Una vez finalizado el debate, el auditorio hace preguntas respetando los turnos para cada participante.Recomendaciones para debatirPara desarrollar y llevar a buen término los ejercicios de Debate,resulta muy importante que, tanto el emisor como el receptor,consideren los siguientes puntos: No imponer el punto de vista personal. No hablar en exceso para así dejar intervenir a los demás, evitando la tendencia al monólogo y la monotonía. No burlarse de la intervención de nadie. Evitar los gritos para acallar al interlocutor. Hablar con seguridad y libertad, sin temor a la crítica. Oír atentamente al interlocutor para responder en forma adecuada. Escuchar al otro antes de responder. 23
  23. 23. Ponerse en el lugar del otro.Ser breve y concreto al hablar.Ser tolerante respecto a las diferencias.No subestimar al otro.No usar lenguaje vulgar.Acompañar las críticas con propuestas.Oír atentamente al interlocutor para responder en formaadecuada.Conviene arribar a conclusiones al final del debate.Articular correctamente los sonidos, empleando un tono de vozadecuado a la situación concreta de entonación y al contenidodel mensaje (interrogación, exclamación, sonidos indicativos defin de enunciación, pausas, etc.).Adecuar el vocabulario que se posee a la situación comunicativadel momento y ampliarlo para conseguir precisión léxico-semántica.Evitar las palabras y giros idiomáticos desgastados y los propiosdel registro informal, pues en la sala de clases o en la situacióncomunicativa de un debate se impone el registro formal. 24
  24. 24. No se trata de imponer el punto de vista personal, sino de convencer usando la exposición, la argumentación y la contra- argumentación.Los ArgumentosLos argumentos a favor se llaman pruebas y los que están encontra se llaman objeciones.Por los primeros se intenta demostrar la validez de las afirmacionesu argumentos propios.Por los segundos, se intenta mostrar los errores del adversario ucontrincante.Modos de razonamiento o tipos de argumentosSintomáticos o por signo: las razones se presentan en forma deindicios, signos o síntomas que conducen a una breve conclusión.Por ejemplo: No sería extraño que Juan tuviese un infarto. Come,bebe y fuma en exceso, además de trabajar demasiado.Nexos causales: las razones se presentan como la causa queprovoca la conclusión: uno es causa de otro. Por ejemplo: Correr 5kilómetros diarios produce un bienestar general del sistemacardiovascular. Corra por su vida.Analógicos: razonamiento basado en la existencia de atributossemejantes en seres o cosas diferentes. Por ejemplo: Debe haberuna preocupación permanente por el medio ambiente, igual que porun auto. Éste se debe mantener limpio, repararlo cuando serequiera y usar de un modo racional sus beneficios.Por generalización: a partir de varios casos similares, se puedegeneralizar una tesis común a todos ellos, comprobándola mediantesolución.FalaciasUn buen argumento debe aportar apoyo suficiente para aceptar laconclusión, y las premisas deben estar relacionadas con laconclusión. Una argumentación insuficiente es consideradauna Falacia.Ejemplos de falacias son: “Mi primera novia me traicionó, por lo quetodas las mujeres son traidoras” (la cantidad de casos no essuficiente para concluir, por lo que se denomina conclusiónapresurada); “Estoy en desacuerdo con las prácticas educacionales 25
  25. 25. de la profesora" (las razones que plantea no tienen relación con laconclusión: razón irrelevante); “Sostengo que los extraterrestresexisten. El otro día entrevistaron a Pepito Pérez en la tele, y contócómo fue secuestrado por ellos” (la razón que plantea para concluirno puede ser aceptada universalmente: premisa problemática).Tipos de DebatesHay varios tipos de debate, y, al igual que la ropa, hay para cadatipo de oficio o persona:Debate político:Es cuando dos políticos se enfrentan, en una confrontación en lacual se expone el punto de vista de cada uno, a menudo es entrecandidatos a presidente. También hay debates entre dos partidos.Debate ínter escolar o universitario: Es un debate entre dos colegios o universidades, los alumnos sedebaten entre sí, argumentando sobre sus puntos de vista.Debate de filósofos: Es cuando dos personas dicen saber el significado de la vida o porlo menos intentan encontrarlo, se debaten sobre cosas relacionadasal aspecto teológico del hombre, tales como si se tiene almao Dios existe. 26
  26. 26. ConclusiónComo conclusión del presente trabajo de investigación sobre lasdiferencias más relevantes entre coloquio y debate, he detalladocon interés en las diferencias de cada para resaltar suscaracterísticas y procedencias de ambas.Tratado de analizar losaspectos centrales de las diferencias y las característicasesenciales de cada, dando un margen de comprensión en cómoproceder en un coloquio y como realizar un debate.Esperando que haya sido de utilidad y agrado de ustedes, estematerial ha sido confeccionado a partir de medios impresosconocidos sobre el tema, en lo que se refiere a la metodología parael dialogo ordenado. 27
  27. 27. BIBLIOGRAFÍAFernando Carratalá Teruel, Teoría y Práctica del Coloquio I,Propuestas metodológicas para el “diálogo ordenado”, 1º Ed.Buenos Aires,1998.Liliana, Teoría del Debate,4º Ed., México, 1994. 28
  28. 28. ANEXOSColoquios: 29
  29. 29. Debates: 30
  30. 30. 31

×