• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Efecto del contenido de materia seca y aporte de la urea y leguminosa sobres el ensilaje de maiz
 

Efecto del contenido de materia seca y aporte de la urea y leguminosa sobres el ensilaje de maiz

on

  • 2,128 views



Statistics

Views

Total Views
2,128
Views on SlideShare
2,128
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
23
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Efecto del contenido de materia seca y aporte de la urea y leguminosa sobres el ensilaje de maiz Efecto del contenido de materia seca y aporte de la urea y leguminosa sobres el ensilaje de maiz Document Transcript

    • EFECTO DEL CONTENIDO DE MATERIA SECA Y APORTE DE LA UREA Y LEGUMINOSA SOBRE EL ENSILAJE DE MAÍZ Gregorio González 1 Rodrígo Cambra 2 Olmedo Duque 3 Eliécer Bernal 4RESUMENSe evaluó en finca de productor, en Santa Ana de Los Santos, el efecto del contenido de materiaseca y el suministro de urea y leguminosa en la calidad del ensilaje de maíz. Como tratamientose utilizaron: a) tres estados del material de maíz: maíz en estado lechoso (ML), maíz presecadopor +/- 4 horas (MP), maíz harinoso duro (MHD) y b) uso de una fuente nitrogenada o proteica:uso de una leguminosa al 30 % (canavalia), uso de urea al 0.75 %, y el testigo. Los tratamientosse distribuyeron en un diseño de bloques completos al azar, con tres repeticiones, en un arreglofactorial de 3 x 3. Se midieron parámetros de calidad, materia seca (%), proteína (%), NH3 (%),pH, consumo estimado de proteína. La calidad del ensilaje resultó superior cuando se empleómaíz en estado harinoso duro y/o presecado a cuando estaba en estado lechoso. El contenidode materia seca fue menor cuando se usó maíz lechoso, al igual que cuando se adicionó laleguminosa. La adición de urea presentó estadísticamente un mayor contenido de proteína, quea cuando se usó leguminosa.Palabras claves: ensilaje, maíz, urea, canavalia.INTRODUCCIÓNLas Provincias de Herrera y Los Santos presentan una fuerte vocación en la actividad bovinalechera, teniendo un total de 75,008 vacas en ordeño, lo que representa el 50 % de la poblaciónnacional, que es de 151,555 vacas en ordeño. Esta población de ganado lechero está ubicadaen 1,484 explotaciones, lo que representa el 44.7 % del total de explotaciones a nivel nacionaldedicados exclusivamente a esta actividad (Censos Nacionales, 1991). Estas cifras globales, entérminos totales de ganado lechero y de productores dependientes del ordeño, podríanaumentarse si se toman en cuenta las explotaciones de doble propósito, que también tienen elordeño entre sus actividades.Las exigencias en la alimentación para ganado lechero, son superiores a las de otras actividadesganaderas. Por otro lado, Azuero presenta problemas de lluvias irregulares durante la estaciónlluviosa, con fuertes veranos que oscilan entre 4 a 6 meses, tornándose difícil compensar dichosniveles, en especial durante la época seca. Esto provoca grandes pérdidas en la producciónagropecuaria en especial de bovino (carne y leche).En años anteriores, el productor lechero se veía obligado a dejar de producir leche en verano.Sin embargo, las compañías compradoras del producto, han puesto como condición que dichosproveedores de leche tienen que seguir ordeñando en la época seca, lo que ha obligado a losproductores a seguir en la actividad inclusive en verano, con bajos rendimientos de leche y altoscostos de producción.La preparación de ensilaje es considerada una alternativa utilizada por los productores comoestrategia en la alimentación, especialmente lechera, y sobretodo durante el verano.1 Ing. Agr., M. Sc. Agronomía de Pastura – Estación Exp. Azuero, FCA, UP2 Ing. Agr., M. Sc. Economía Agrícola – Fac. Ciencias Agropecuarias, UP3 Ing. Zoot., M. Sc. Pastos y Forrajes- CRUA, UP4 Ing. Zoot. Manejo de Fincas 63
    • Esto lo demuestra el hecho que durante el verano 1994-1995, en las Provincias de Herrera y LosSantos, 123 productores prepararon ensilaje, para un total estimado de 3,500 toneladas, enespecial mediante microsilos, destacándose el maíz para dicho fin (Dirección de Ganadería -MIDA, 1995).Sin embargo, los resultados con el uso de ensilaje no han sido los mejores, produciéndose en lamayoría de los casos, un producto de baja calidad. Esto se explica en gran parte debido a que laverdadera limitante del ensilaje es el bajo nivel de proteína en términos de consumo, factor queno es corregido por el productor, ya que no adiciona ninguna fuente nitrogenada.Según Faría (1986), es posible la obtención de ensilaje de gramíneas de razonable calidad, sinel uso de aditivos energéticos, destacándose que el punto realmente limitante es el bajo nivel deproteína.Pizarro y Andrade (1978), consideran que el maíz para ensilar debe cortarse cuando presentamenos de 70 % de humedad, conteniendo entre 33 a 37 % de materia seca; esto se alcanzacuando el grano está en estado harinoso duro.En Panamá, como indicamos, generalmente no se utiliza ninguna fuente nitrogenada paramejorar la calidad del ensilaje en cuanto a proteína, y en los pocos casos en que se utiliza se haempleado leguminosa, sin embargo los resultados tampoco han sido los más satisfactorios. Estose explica (Faría, 1986) debido al hecho que las leguminosas aumentan poco el nivel deproteína. Por otro lado, la adición de una leguminosa podría mostrar reducción del contenido demateria seca (Lavezzo, 1988).Otra alternativa para aumentar el nivel de proteína sería el uso de urea. Por ser las gramíneaspobres en nitrógeno, ensiladas con baja humedad, existen ventajas reales en la utilización deurea al momento de ensilar, en dosis de 0.5 a 0.75 %, sobre la masa que va a ser ensilada(Huber y Kung, 1981).En vista de que especialmente en la región de Azuero, se requiere de una alternativa como losería el ensilaje para la alimentación del ganado durante el largo verano se hace necesarioelevar su consumo en términos de proteína. Sin embargo, los productores, en muy rarasocasiones, han adicionado únicamente leguminosa para mejorar la calidad del ensilaje, noempleando urea en esta actividad, quizás por desconocimiento.Por otro lado, con la práctica de ensilar cuando el maíz está en estado lechoso (70 a 75 días), sepodría estar cortando el material en un momento no adecuado, con humedad sobre el 70 %,motivo por el cual se estableció este trabajo, en finca de productor, persiguiendo los siguientesobjetivos:• Determinar el efecto del contenido de materia seca y la adición de urea y leguminosa, en la calidad del ensilaje de maíz.• Identificar el tratamiento que ofrece una mejor calidad de ensilaje.MATERIALES Y MÉTODOSEste trabajo se estableció en Santa Ana de Los Santos, utilizándose maíz como material paraensilar y la Canavalia como leguminosa. Para tal fin, se sembró 1000 m2 de maíz e igual deCanavalia, el 24 de septiembre de 1995, el cual fue ensilado en noviembre. El material de maíz yde Canavalia se cortó a machete y se picó con una picadora de forraje estacionaria, ensilándoseen microsilos, utilizándose bolsas plásticas plateadas.Como tratamiento se utilizaron tres estados del material a ensilar y tres fuentes o adiciones denitrógeno. 64
    • Los estados del material por ensilar comprendieron: a) maíz en estado lechoso, con 74 días deedad; b) planta de maíz y de canavalia de 74 días de edad presecada por +/- 4 hr, cortada elmismo día; c) maíz en estado harinoso duro, cortado teniendo el maíz 86 días de edad. A dichostratamientos se aplicaron las siguientes adiciones de nitrógeno: a) uso de canavalia al 30 %, b)urea al 0.75 %, y c) sin aplicación o testigo.Los tratamientos se distribuyeron en un diseño de bloques completos al azar, con tresrepeticiones, en un arreglo factorial de 3 x 3 formado por los tres estados del maíz: maíz lechoso,maíz presecado y maíz harinoso duro; por el otro factor: uso de urea, leguminosa y testigo. Launidad experimental estuvo conformada por un microsilo, de 91 kg de material ensilado.Se determinó el contenido de proteína (%), materia seca (%), N amoniacal - NH3 (%), y pH,mediante análisis bromatológico. La preferencia o consumo (%), se realizó ofreciéndoles a losanimales los diferentes ensilajes.La calidad de los ensilajes, se determinó mediante evaluaciones en base a color, olor, textura oconsistencia de los ensilajes siguiendo una escala de 1 a 5:1.0 - 2.0: Ensilaje malo (color verde oscuro, olor desagradable, textura áspera).2.1 - 3.0: Regular (color verdoso, olor poco agradable, textura áspera).3.1. - 4.0: Bueno (color verde claro, olor agradable, textura algo suave).4.1 - 5.0: Muy bueno (color verde amarillento o kaqui, textura firme, suave, fibras no detectables, olor agradable).RESULTADOS Y DISCUSIÓNPara el contenido de proteína (%) en los diferentes tratamientos (Cuadro 1) se observó que dichoparámetro aumentó significativamente (P > 0.05), cuando se utilizó maíz lechoso (12.90),mostrando diferencia estadística cuando se compara con maíz presecado (9.80) y con maízharinoso duro (8.68). En cuanto al empleo de canavalia, aunque mostró valores superiores altestigo, éstos no fueron estadísticamente diferentes. El mayor contenido de proteína se logró conel uso de urea, siendo estadísticamente superior al contenido con el uso de canavalia y al deltestigo. Sin embargo, la calidad de un ensilaje no se determina por su contenido de proteína,sino más bien por su consumo de proteína o por la medición de otros parámetros de calidadtales como: consumo, pH, nitrógeno amoniacal, y contenido de ácidos orgánicos.Cuadro 1. Porcentaje promedio de proteína para los diferentes tratamientos de ensilaje. Santa Ana, Los Santos, 1995 - 1996. Tratamiento Testigo Canavalia Urea PromedioMaíz lechoso 10.14aA 11.26aA 17.30aB 12.90aMaíz presecado 7.55bA 9.27abA 12.59bB 9.80bM. Harinoso duro 6.81bA 8.52bAB 10.70bB 8.68bPromedio 8.17 A 9.68A 13.53BANOVA: Datos transformados: Arco seno, raíz cuadrada x/100CV: 16.04Columnas con letras minúsculas iguales no difieren, Duncan 5%Hileras con letras mayúsculas iguales no difieren, Duncan 5%En relación al contenido de materia seca (%), se encontró diferencia estadística, P (< 0.01), enlos diferentes ensilajes (Cuadro 2). 65
    • Cuadro 2. Niveles promedios de materia seca (%), para los diferentes tratamientos de ensilaje. Santa Ana, Los Santos, 1995 – 1996. Tratamiento Testigo Canavalia Urea Promedio Maíz lechoso 23.74aA 23.11aB 24.18aB 23.68a Maíz presecado 28.15bA 27.54bA 28.15aA 27.70b Máiz harinoso duro 33.75cA 30.64cB 33.45cA 32.61c Promedio 28.34A 27.05B 28.59ADatos transformados: Arco seno de raíz cuadrado de X/100CV: 7.8F (Estado del maíz): ** F (Nitrógeno): ** F (MxN): nsColumnas, con letras minúsculas iguales, no difieren, (D < 0.05)Hileras con letras mayúsculas iguales, no difieren, (D < 0.05)Los menores valores de materia seca (P < 0.05), se registraron para el maíz en estado lechoso,comparados con los de maíz presecado y harinoso duro, tanto en el testigo (23.74 %), concanavalia (23.11 %) y con urea (24.18 %). El maíz que se presecó, presentó valores de materiaseca significativamente superiores a los valores de los ensilajes en estado lechoso: 33.75 % parael ensilaje testigo, 30.64 % cuando se usó canavalia, y 33.45 % cuando se usó urea.Sin embargo, los mayores valores de materia seca se obtuvieron, en forma significativa, cuandose utilizó maíz harinoso duro, comparados con los obtenidos con los ensilajes en estado lechosoy presecado: 33.75 para el testigo, 30.64 para la canavalia y 33.45 % con urea. Esto nos sugiereque se puede mejorar el contenido de materia seca del maíz lechoso, realizando un presecado ocortándolo cuando está en estado harinoso duro, valores que están comprendidos entre losrangos ideales de 33 a 35 % para ensilaje de maíz, según Faría (1986).Por otro lado, cuando al ensilaje se le adicionó una fuente nitrogenada, se encontró que losmenores valores de materia seca se obtuvieron con el tratamiento en el cual se usó leguminosa(canavalia), comparado con el testigo y con el uso de urea. No obstante, estadísticamente nohubo diferencias entre los valores obtenidos en estos tres tratamientos.Esto concuerda con los reportes de Faría (1986) que indican que la adición de una leguminosatiende a disminuir el contenido de materia seca, lo que influye en la calidad del ensilaje, como seobservó con los valores de calidad, debido en parte a que los niveles de materia seca soninferiores a los ideales.No se encontró diferencia estadística para la interacción, indicando que para el parámetromateria seca (%), el uso o no de una fuente nitrogenada (canavalia, urea o testigo), mostrórespuestas similares tanto para el maíz en estado lechoso, presecado o en estado harinoso duro,y viceversa.Los datos de pH de los diferentes tratamientos de ensilajes (Cuadro 3), muestran diferenciaestadística (P<0.01), para los diferentes tratamientos.Cuadro 3. – Valores de los datos de pH de los diferentes tratamientos de ensilaje. Tratamiento Testigo Canavalia Urea PromedioMaíz lechoso 3.59aA 3.74aA 3.76cA 3.70aMaíz presecado 3.69aC 3.73aB 3.99bA 3.80abMaíz harinoso duro 3.68aB 3.74aB 4.24aA 3.00aPromedio 3.65 B 3.74 B 4.00 ACV.: 5.57F (Estado Maíz): ** F (Nitrógeno): ** F (M x N): **Columnas con letras minúsculas iguales, no difieren (D < 0.05)Hileras con letras mayúsculas iguales, no difieren (D < 0.05) 66
    • Los valores de pH, tendieron a ser más bajos en el maíz en estado lechoso, en especial eltestigo con 3.59, y los mayores valores en el de maíz en estado harinoso duro con 4.24. Losvalores promedios más bajos fueron para el maíz en estado lechoso con 3.70, seguido del maízpresecado con 3.80 y el de maíz harinoso duro con 3.89.En cambio, cuando se adicionó una fuente nitrogenada, el uso de urea registró valorespromedios de 4.0 siendo estadísticamente superior a los valores obtenidos con el uso decanavalia (3.74) y con el testigo (3.65). Comparando estos promedios con los reportes de laliteratura, Andriagueto (1986), informa que los ensilajes de buena calidad deben presentar un pHentre 3.8 y 4.2.En vista de lo anterior, podemos indicar que los ensilajes con valores promedios entre 3.8 y 4.0de pH, representados en los ensilajes de maíz presecado y harinoso duro tienen una mejorcalidad que se puede mejorar en términos de consumo, comparados con los ensilajes de maízen estado lechoso. De igual forma lo son los ensilajes a los cuales se adicionó urea comparadoscon el testigo e inclusive con el uso de canavalia.En relación a la interacción, se encontró diferencia estadística (P < 0.01), indicando que losniveles de pH, para cuando se usó maíz lechoso, presecado y harinoso duro, dependieron de laaplicación de canavalia y urea, y viceversa.El valor de NH3 en base seca, mostrados en el Cuadro 4, indican niveles bajos en dichoparámetro, encontrándose diferencia significativa entre los tratamientos, no así para lainteracción. Los mayores valores se encontraron cuando se aplicó urea, indicando que hubopérdida de nitrógeno.Cuadro 4. Valores promedios de NH3-N (%) en base seca, en los diferentes ensilajes. Santa Ana, Los Santos. 1995-1996. Tratamiento Testigo Canavalia Urea PromedioMaíz lechoso 0.364aC 0.457aB 0.644bA 0.488Maíz presecado 0.289bC 0.345bB 0.429cA 0.354Maíz harinoso duro 0.364aB 0.373bB 0.784aA 0.507Promedio 0.339 0.392 0.619CV.: 16.68 Datos transformados: Arco seno raíz cuadrada X/100F (Estado Maíz): ** F (Nitrógeno): ** F (M x N): nsColumnas con letras minúsculas iguales, no difieren (D < 0.05)Hileras con letras mayúsculas iguales, no difieren (D < 0.05)La calidad del ensilaje para los diferentes tratamientos, en base al color, olor y textura (Cuadro5), reportó diferencias significativas (P < 0.01), en los dos factores principales como los son: 1)estado del material por ensilar (lechoso, presecado y harinoso duro), y 2) la adición de unafuente nitrogenada (canavalia, urea y testigo); así como para la interacción. La adición decanavalia al 30 %, en los tratamientos del maíz en estado lechoso, presecado y harinoso duro,registró valores estadísticamente inferiores (Duncan < 0.05), a cuando se usó urea e inclusiveal tratamiento testigo. Esto se debe en que la adición de leguminosa tiende a disminuir el aportede materia seca, lo cual podría influir en la calidad del ensilaje, como lo demuestran resultadosde Faría (1986). 67
    • Cuadro 5. Valores promedios de la calidad de los diferentes ensilajes. Santa Ana, Los Santos, 1995-1996. Tratamiento Testigo Canavalia Urea PromedioMaíz lechoso 3.50cA 3.00bB 3.50cA 3.33cMaíz presecado 4.50bA 4.17aB 4.50bA 4.39bMaíz harinoso duro 4.80aA 4.20aB 5.00aA 4.67aPromedio 4.27 A 3.79 B 4.33 AValores según escala 1 - 5C.V.: 15.63Columnas con letras minúsculas iguales, e hileras con letras mayúsculas iguales, no difieren, (P< 0.01), según Duncan.Por otro lado, los tratamientos que comprendieron maíz en estado lechoso presentaron valoresinferiores estadísticamente al ensilaje de maíz presecado y al harinoso duro (P< 0.05), siendo losmejores valores cuando el ensilaje comprendió maíz harinoso duro.Estos valores concordaron con la preferencia del animal a los diferentes ensilajes, donde el maízen estado lechoso fue el menos consumido.Además, se encontró significancia en la interacción entre los dos factores principales, lo queindica que la calidad del ensilaje del maíz en estado lechoso, presecado y harinoso duro,presentó respuesta diferente de acuerdo a si se usó urea, canavalia o testigo, y viceversa.En cuanto a la preferencia o consumo de los ensilajes (%) en los diferentes tratamientos (Cuadro6), se observó que los niveles promedios de preferencia subieron significativamente (P < 0.05),cuando se empleó maíz presecado y/o harinoso duro, con 65.39 y 60.81 % respectivamente,comparado con lo obtenido cuando se empleó maíz lechoso que registró el menor valor con47.38 %.Cuadro 6. Niveles de preferencia, en base al consumo de los ensilajes (%). Santa Ana, Los Santos, 1995 -1996. Tratamiento Testigo Canavalia Urea Promedio Maíz lechoso 39.89aB 46.78aAB 55.46aA 47.38a Maíz presecado 48.31abB 51.10aB 83.02bA 60.81b Maíz harinoso duro 53.37bB 48.87aB 93.71cA 65.39b Promedio 47.19 B 48.92 B 77.40 ACv: 26.0Datos transformados: Arco seno raíz cuadrada de X/100Columnas con letras minúsculas iguales no difieren, Duncan 5%Hileras con letras mayúsculas iguales no difieren, Duncan 5%Por otro lado, cuando se adicionó urea, se registró una mejora significativa con 77.40 % delconsumo, comparado con la adición de canavalia o con el testigo (48.92 y 47.19 %,respectivamente) resultados que concuerdan con la observaciones de Faría (1986) y Lavezzo(1988).En el cuadro 6, se observan los niveles de preferencia (consumo de ensilaje), dados enporcentajes de los diferentes ensilajes, encontrándose diferencias significativas en los diferentestratamientos (P > 0.05). 68
    • Para los estados del maíz se encontró que los mayores consumos por el animal, se encontraronpara el maíz harinoso duro (65.39 %) y para el maíz presecado (60.81 %), comparados con elensilaje de maíz en estado lechoso (47.38 %).Por otro lado, el ensilaje con urea reportó el mayor consumo con 77.40 %, con diferenciasestadísticas con respecto al empleo de canavalia (48.92 %) y con respecto al testigo (47.19%).Para el parámetro consumo de proteína (lb/animal/día), cuadro 7, se encontró que el mayorconsumo se registró, en forma general, cuando se le ofreció ensilaje de maíz en estado harinosoduro (0.98), seguido de ensilaje de maíz presecado (0.91) mientras que el menor consumo seregistró con ensilajes de maíz lechoso (0.74). Sin embargo, dichos valores no difirieronestadísticamente; por otro lado, cuando se empleó urea el consumo de proteína (1.19), fuesuperior estadísticamente al obtenido cuando se uso canavalia (0.74) y al testigo (0.71).Cuadro 7. Consumo estimado, de proteína por animal/día en los diferentes tratamientos, Santa Ana, Los Santos, 1995-1996. Tratamiento Testigo Canavalia Urea Promedio lb kgMaíz lechoso 0.60aB 0.70aAB 0.91bA 0.74ª 0.34aMaíz presecado 0.73aB 0.77aB 1.24aA 0.91ª 0.41aMaíz harinoso duro 0.80aB 0.74aB 1.41aA 0.98ª 0.44aPromedio 0.71 B 0.74 B 1.19 AColumnas con letras minúsculas iguales no difieren, Duncan 5%Hileras con letras minúsculas iguales no difieren, Duncan 5%En términos de aporte de proteína por cada balboa gastado, en promedio la combinación demaíz lechoso con urea fue el mejor tratamiento (más rentable), con un promedio de 6.02 kg(13.25 lb) de proteína por balboa gastado. Los demás tratamientos resultaron muy inferiores almismo.Sin embargo, la calidad de un ensilaje no se muestra por su contenido de proteína, sino másbien por su consumo de proteína o por la medición de otros parámetros de calidad tales como:pH, nitrógeno amoniacal, y contenido de ácidos orgánicos.CONCLUSIONESLos resultados alcanzados permiten las siguientes conclusiones, válidas para las condiciones delpresente trabajo.• El ensilaje de maíz en estado harinoso duro resultó superior al ensilaje de maíz lechoso para los parámetros calidad, contenido de materia seca (%), niveles de pH y preferencia (%), no así para el parámetro contenido de proteína.• La adición de urea al ensilaje de maíz registró valores estadísticamente superiores (Duncan > 0.05) al ensilaje testigo y a la adición de la leguminosa canavalia, en los parámetros proteína (%), pH y preferencia del consumo (%).• La adición de leguminosa, en este caso canavalia, disminuyó estadísticamente (Duncan, 0.05) los niveles de materia seca y la calidad del ensilaje comparado con el ensilaje testigo y el ensilaje con urea.• Se sugiere realizar un experimento de seguimiento para evaluar económicamente los tipos de ensilaje en términos de producción animal. 69
    • LITERATURA CITADAANDRIAGUETE, P.; PERLY, L.; MINARDI, I.; GEMAEL, A.; De SOUSA, G. y FIHLO, 1986. Nutricao Animal. Vol. I. Ed Nobel. Sao Paulo, Brasil, 395p.CENSOS NACIONALES, 1991. Contraloría General de la República. Panamá. 8 p.FARIA, V. P. 1986. Técnicas de producao de silagens. En: Peixoto, A. M.; Moura, J. C.; Faría, V. P. 1986. Anais do Congresso Brassileiro de Pastagens, 1986. FEALQ. Pirasicaba, Brasil. P. 119-144.HUBER, J. T. y KUNG, L. 1981. Protein and no protein nitrogen utilization in dairy cattle. J. Dairy Sci 64:1170LAVEZZO, W. 1988. Conservacao de forragens. En: II Simposio nordestino de alimentacao de ruminantes. EMPARN/UFRN. Natal, Brasil. p 29- 80.MIDA.1985. Ministerio De Desarrollo Agropecuario, Dirección de Ganadería. Datos no publicados. Panamá.PIZARRO, E. A. y ANDRADE, N. S. 1978. Momento de colheita en uma cultura de milho para silagem. Informe agropecuario. Brasil. 4:9 70