Manual conservacionbiodiversidadseo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Manual conservacionbiodiversidadseo

on

  • 816 views

www.facebook.com/sustinea....

www.facebook.com/sustinea.
Neste manual descríbense algunhas das accións máis comúns que pode realizar calquera cidadán como denuncias, recursos... dando as pautas e claves para actuar en cada caso.

Statistics

Views

Total Views
816
Views on SlideShare
816
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Manual conservacionbiodiversidadseo Manual conservacionbiodiversidadseo Presentation Transcript

  • Manual de conservación: actuaciones administrativas y judiciales para proteger la biodiversidad Manual de conservación: actuaciones administrativas y judiciales para proteger la biodiversidadLas acciones de conservación van mucho más allá que firmar unaciberacción, hacer una recogida de firmas, enviar una nota de prensao hacer una protesta callejera. Por lo general, la mayoría de las accionesde conservación requieren trámites ante la administración, o inclusoacciones judiciales. La mayor o menor calidad en estos trámites, puededeterminar que estas acciones tengan un resultado positivo, o no, parael medio ambiente. Para conseguir que estas acciones sean efectivas esnecesario conocer los trámites administrativos en los que podemosintervenir, y la mejor forma de hacerlo. Este manual pretende acercarlas principales actuaciones administrativas y judiciales para proteger labiodiversidad, desde el punto de vista de las asociaciones conservacionistas,y cualquier ciudadano interesado.SEO/BirdLife es el representante de BirdLife International en España, unaasociación científica y conservacionista fundada en 1954 dedicada alestudio y la conservación de las aves y de la naturaleza.Uno de sus principales objetivos es dar a conocer y transmitir a lapoblación el respecto y conocimiento de las aves y sus hábitats, así comola importancia de la conservación de nuestra avifauna y los espacios enlos que habitan.
  • Manual de conservación: actuaciones administrativas y judiciales para proteger la biodiversidad María Soledad Gallego Bernad1 Juan Carlos Atienza21 Justicia Ambiental - Despacho Jurídico Ambiental - msgallego@justiciambiental.es2 Área de Conservación de Especies y Espacios - SEO/BirdLife - jcatienza@seo.org
  • Foto de portada: © Y. Seminario/WhitehawkFoto de contraportada: © TatavascoFotos: © AutoresTextos: © SEO/BirdLifeMaquetación: SimétricaImpresión: NetaigrafSe autoriza y agradece toda la difusión sobre este documento siempre que se cite correctamente la fuente. Cita recomen-dada: Gallego Bernad, M.S. y J.C. Atienza 2011. Manual de conservación: actuaciones administrativas y judiciales para prote-ger la biodiversidad. SEO/BirdLife, Madrid.Depósito legal: M-11906-2012Fecha de edición: diciembre 2011Impreso en papel recicladoComentarios a esta guía: Cualquier comentario a este manual es bienvenido con el objetivo de mejorar versionesposteriores. Pueden ser remitidos a conservacion@seo.orgEdita:SEO/BirdLifeC/ Melquiades Biencinto, 3428053 MadridTeléfono: 91 434 09 10www.seo.org
  • ÍNDICEÍNDICEPrólogo .................................................................................................................................................................................................................................................................... 5Introducción .................................................................................................................................................................................................................................................................................................................. 7Agradecimientos ........................................................................................................................................................................................................................................................................................................ 8Capítulo I - Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental .................................................................................................................................................................................. 9 I.1. Introducción ........................................................................................................................................................................................................................................................................................................ 9 I.2. Evaluación de Proyectos .................................................................................................................................................................................................................................................................................. 10 I.2.1. Procedimiento y legislación básica .................................................................................................................................................................................................................................................... 10 I.2.2. Sugerencias previas ............................................................................................................................................................................................................................................................................ 14 I.2.3. Recurso contra la resolución de no sometimiento a EIA .............................................................................................................................................................................................. 14 I.2.4. Alegaciones al estudio de impacto ambiental. Especial incidencia en la solicitud de información ambiental............................................................................. 15 I.2.5. Recurso contra la autorización del proyecto ............................................................................................................................................................................................................................ 16 I.2.6. Solicitud de informes de seguimiento, denuncia de infracciones, solicitud de la suspensión.......................................................................................................................... de la ejecución del proyecto, y de la restauración e indemnización de daños................................................................................................................................................. 19 I.3. Evaluación de Planes y Programas ............................................................................................................................................................................................................................................................ 20 I.3.1. Procedimiento y legislación básica...................................................................................................................................................................................................................................................... 20 I.3.2. Sugerencias, alegaciones y observaciones, recursos judiciales, solicitud de informes............................................................................................................................................ deseguimiento y de adopción de medidas. ................................................................................................................................................................................................................................ 23 I.3.3. Caso especial: Planes urbanísticos ...................................................................................................................................................................................................................................................... 24 I.4. Proyectos, Planes y Programas que puedan afectar a Red Natura. .......................................................................................................................................................................................... 25Capítulo II. Especies silvestres y espacios protegidos .................................................................................................................................................................................................................... 28 II.1. Introducción .................................................................................................................................................................................................................................................................................................... 28 II.2. Legislación y otras herramientas de conservación de especies autóctonas ........................................................................................................................................................................ 29 1. Convenios Internacionales .......................................................................................................................................................................................................................................................................... 29 2. Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad ............................................................................................................................................................................................................ 31 3. Leyes autonómicas de protección y conservación de especies ...................................................................................................................................................................................................... 32 4. Catálogos de Especies Amenazadas.............................................................................................................................................................................................................................................................. 32 5. Planes de Recuperación ................................................................................................................................................................................................................................................................................ 34 6. Planes de acción internacional .................................................................................................................................................................................................................................................................. 34 7. Libros Rojos y Atlas .......................................................................................................................................................................................................................................................................................... 35 II.3. Legislación y otras herramientas de conservación de espacios .................................................................................................................................................................................................... 35 1. Espacios Naturales Protegidos .................................................................................................................................................................................................................................................................. 36 2. Espacios protegidos Red Natura 2000 ........................................................................................................................................................................................................................................................ 36 3. Zonas sensibles para la fauna y la flora. Especial referencia a las IBA .................................................................................................................................................................................. 37 II.4. Principales amenazas para las especies y espacios ................................................................................................................................................................................................................................ 40 1. Destrucción del hábitat.................................................................................................................................................................................................................................................................................. 40 2. Molestias a aves reproductoras................................................................................................................................................................................................................................................................ 40 3. Destrucción de nidos........................................................................................................................................................................................................................................................................................ 41 4. Captura de especies protegidas......................................................................................................................................................................................................................................................................... 41 5. Matar una especie no cinegética, o en periodo de veda .................................................................................................................................................................................................................. 41 6. Electrocución y Colisión con tendidos eléctricos........................................................................................................................................................................................................................................ 41 7. Uso de Venenos............................................................................................................................................................................................................................................................................................................ 42 8. Contaminación .............................................................................................................................................................................................................................................................................................................. 42 9. Urbanización ilegal...................................................................................................................................................................................................................................................................................................... 42 II.5. Actuaciones posibles ante la vulneración de la normativa de conservación de especies y espacios .............................................................................................................. 42 II.5.1. Infracciones de la legislación de especies silvestres y espacios protegidos. Denuncia administrativa, y elementos básicos del procedimiento ........................................................................................................................................................................................................................................ 46 1. Contenido de la denuncia administrativa...................................................................................................................................................................................................................................... 46 2. Quien puede ser parte interesada. Derechos de los interesados (distintos del denunciado) ...................................................................................................................... 46 3. Obligación de incoar expediente sancionador .......................................................................................................................................................................................................................... 48 4. Prescripción de la infracción y caducidad del procedimiento .......................................................................................................................................................................................... 48 5. Suspensión del procedimiento administrativo hasta la resolución del proceso penal ...................................................................................................................................... 49 6. Obligación de reparar o indemnizar los daños ........................................................................................................................................................................................................................ 49 II.5.2. Delitos contra la flora y fauna. Denuncia penal, y elementos básicos del procedimiento ...................................................................................................................... 49 1. Actuaciones constitutivas de delitos contra la flora y fauna.............................................................................................................................................................................................. 49 1.1. Delitos contra la flora amenazada (art. 332 CP).................................................................................................................................................................................................. 49 1.2. Delitos contra la fauna amenazada (art. 334 CP)................................................................................................................................................................................................ 50 1.3. Delitos por cazar o pescar fauna no amenazada (art. 335 CP)................................................................................................................................................................ 50 1.4. Delitos por cazar o pescar con veneno, explosivos o similares (art. 336 CP) .............................................................................................................................. 51 1.5. Delitos por introducir o liberar especies de flora o fauna no autóctona (art. 333 CP).......................................................................................................... 51 2. Otras actuaciones con posible incidencia en la flora y fauna, constitutivas de delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, o contra la ordenación del territorio ........................................................................................................................................................................ 52 3. Elementos básicos de la denuncia.................................................................................................................................................................................................................................................... 52 4. Ante quien podemos presentar la denuncia .............................................................................................................................................................................................................................. 54 4.1. Denuncia al SEPRONA .......................................................................................................................................................................................................................................................... 54 4.2. Denuncia a la Fiscalía........................................................................................................................................................................................................................................................ 54 4.3. Denuncia ante el juzgado de Instrucción.................................................................................................................................................................................................................... 54 5. Si además nos queremos personar como acusación popular.......................................................................................................................................................................................... 55 II.6. Caso concreto: las órdenes de veda ................................................................................................................................................................................................................................................................ 55Capítulo III- Zonas húmedas y ríos ............................................................................................................................................................................................................................................................ 57 III.1. Introducción. La Directiva Marco del Agua y su incidencia en la planificación y gestión del agua .................................................................................................................. 57 III.2. Dominio público hidraúlico, zonas inundables y humedales ........................................................................................................................................................................................................ 58 III.3. Incumplimiento del régimen de caudales ecológicos y desecación de ríos y humedales ...................................................................................................................................... 59 3
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD III.4. Vertidos y contaminación de ríos y humedales .................................................................................................................................................................................................................................. 62Capítulo IV. Solicitud de información ambiental ................................................................................................................................................................................................................................ 64 IV.1. Introducción. El Convenio de Aarhus y la Ley 27/2006 de acceso a la información ambiental .................................................................................................................... 64 IV.2. ¿Qué se considera información ambiental? .............................................................................................................................................................................................................................................. 64 IV.3. Derechos de ciudadanos y organizaciones cuando solicitan información ambiental .............................................................................................................................................. 65 IV.4. Cómo solicitar la información ambiental .................................................................................................................................................................................................................................................. 66 IV.5. A quién podemos solicitar la información ambiental: el concepto de autoridad pública .................................................................................................................................... 67 IV.6. La disponibilidad de la información ambiental ...................................................................................................................................................................................................................................... 67 IV. 7. Excepciones y su interpretación ................................................................................................................................................................................................................................................................ 68 ...... 1. La petición a un órgano erróneo ................................................................................................................................................................................................................................................................ 68 .. 2. Solicitud manifiestamente irrazonable ...................................................................................................................................................................................................................................................... 69 3. La falta de concreción de la solicitud ........................................................................................................................................................................................................................................................ 69 4. Material en curso de elaboración o documentos o datos inconclusos. ................................................................................................................................................................................ 69 5. Confidencialidad de los procedimientos prevista en una Ley. .................................................................................................................................................................................................... 70 6. Causas o asuntos sujetos a procedimiento judicial o investigación de índole penal..................................................................................................................................................... 70 7. Confidencialidad de los datos de carácter comercial e industrial ............................................................................................................................................................................................ 70 8. Derechos de propiedad intelectual e industrial.................................................................................................................................................................................................................................... 71 9. La protección de datos personales.............................................................................................................................................................................................................................................................. 71 10. Protección del medio ambiente .......................................................................................................................................................................................................................................................... 72 IV.8. Qué hacer si no nos dan la información ambiental .......................................................................................................................................................................................................................... 72Capítulo V. Legislación importante para la conservación de especies y espacios ........................................................................................................................................ 74 V.1. Introducción .................................................................................................................................................................................................................................................................................................. 74 1. Nociones básicas sobre la aplicación de las normas ambientales.......................................................................................................................................................................................... 74 2. ¿Se pueden recurrir leyes y reglamentos? ................................................................................................................................................................................................................................................ 75 V.2. Directiva de Aves Silvestres ........................................................................................................................................................................................................................................................................ 76 V.3. Directiva de Hábitats ........................................................................................................................................................................................................................................................................................ 76 V.4. Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad .................................................................................................................................................................................................................................. 78 V.5. Leyes autonómicas de protección de la naturaleza ............................................................................................................................................................................................................................ 80 V.6. Código Penal ................................................................................................................................................................................................................................................................................................ 80Cuadro 1.1. Personas interesadas.............................................................................................................................................................................................................................................................................. 12Cuadro 1.2. Solicitud para ser parte interesada........................................................................................................................................................................................................................................................ 13Cuadro 1.3. Principales carencias de los Estudios de Impacto Ambiental............................................................................................................................................................................................ 17Cuadro 1.4. Presentación de escritos ante la administración ........................................................................................................................................................................................................................ 20Cuadro 1.5. ¿Cómo se contabiliza un plazo? .................................................................................................................................................................................................................................................... 20Cuadro 2.1. Tendencia del estado de conservación de los vertebrados mundiales .................................................................................................................................................................... 28Cuadro 2.2. ¿Cuándo se designaron las IBA?.................................................................................................................................................................................................................................................... 38Cuadro 2.3. Condena por matar un flamenco.......................................................................................................................................................................................................................................................... 41Cuadro 2.4. ¿Qué hacer ante un episodio de veneno?...................................................................................................................................................................................................................................... 43Cuadro 2.5. Caza sostenible.......................................................................................................................................................................................................................................................................................... 56Cuadro 4.1. Convenio de Aarhus ............................................................................................................................................................................................................................................................................ 64Cuadro 4.2. ¿Quién puede solicitar información ambiental? .......................................................................................................................................................................................................................... 66Tabla 2.1. Leyes autonómicas en materia de conservación de la naturaleza .................................................................................................................................................................................... 33Tabla 2.2. Resumen de las principales acciones de conservación tratadas en este manual.................................................................................................................................................... 44Tabla 2.3. Infracciones y sanciones de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad .................................................................................................................................................. 47Figura 1.1. El proceso de evaluación debería producirse en cascada desde las políticas (para las que no hay obligación legal) hasta los proyectos, cada uno en su ámbito espacial y temporal, teniendo en cuenta interrelaciones y sinergias. .................................................................... 10Figura 1.2. Esquema del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de proyectos y las fases en las que puede participar el ciudadano. .................. 11Figura 1.3. Esquema del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de planes y programas, y las fases en las que puede participar el ciudadano.............................................................................................................................................................................................................................................................................. 22Figura 1.4. Esquema del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de planes, programas o proyectos que puedan afectar de forma apreciable a la Red Natura 2000. ...................................................................................................................................................................................................................................... 27Figura 2.1. Relación entre porcentaje del país protegido como ZEPA de la Unión Europea (UE15) y el estado de conservación de las especies de aves (figura basada en Donald et al. 2007)........................................................................................................................................................................................... 29Figura 2.2. Probabilidad de Extinción de las tres mayores categorías de los libros rojos. ........................................................................................................................................................ 35Figura 2.3. Proceso de creación de la Red Natura 2000 .................................................................................................................................................................................................................................. 36Figura 2.4. Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) en España ...................................................................................................................................................................... 38Figura 4.1. Esquema del procedimiento de solicitud ambiental.................................................................................................................................................................................................................... 72Figura 5.1. Proceso de creación de la Red Natura 2000 .................................................................................................................................................................................................................................. 77Figura 5.2. Espacios protegidos Red Natura 2000 en España........................................................................................................................................................................................................................ 77Anexo I - Modelos ................................................................................................................................................................................................................................................................................................ 81Modelo 1.1. Sugerencias previas.................................................................................................................................................................................................................................................................................... 81Modelo 1.2. Impedimentos o trabas al acceso a la información .................................................................................................................................................................................................................... 82Modelo 1.3. Alegaciones............................................................................................................................................................................................................................................................................................ 83Modelo 1.4. Recurso de Alzada .................................................................................................................................................................................................................................................................................... 84Modelo 2.1. Notificación de electrocuciones o colisiones de aves .............................................................................................................................................................................................................. 86Modelo 2.2. Denuncia administrativa ........................................................................................................................................................................................................................................................................ 87Modelo 2.3. Denuncia penal ............................................................................................................................................................................................................................................................................................ 89Modelo 4.1. Solicitud de información ambiental ........................................................................................................................................................................................................................................................ 91Modelo 4.2. Ejecución de la solicitud de información ambiental.................................................................................................................................................................................................................... 93Anexo II - Catalogación de las especies ...................................................................................................................................................................................................................................................... 95Anexo III- Planes de recuperación, conservación y gestión de especies ................................................................................................................................................................157 4
  • PRÓLOGOPRÓLOGOCompartir para conservar De esta manera, dentro de la estrategia de activismo ambien-SEO/BirdLife surgió a mediados de los años 50 con una clara tal emprendida con exquisito rigor y seria determinación sevocación científica que nos ha acompañado hasta la fecha, y impulsó un programa de Áreas Importantes para laque impregna en su totalidad los cimientos de la asociación. Conservación de las Aves, programa de IBA, que consiguió enNuestros fundadores estaban especialmente interesados en España la protección de más de diez millones de hectáreas.Yobtener y difundir conocimiento sobre las aves, razón por la ello fue posible a base de aunar una metódica recopilación deque entre las primeras publicaciones de la asociación se información ornitológica con una cuidadosa estrategia judicialencuentra la revista científica Ardeola, que en la actualidad se en instancias europeas.encuentra entre las más prestigiosas del campo ornitológico El recorrido ha sido positivo, a la luz de los importantes logrosa escala mundial. obtenidos por SEO/BirdLife en los últimos tiempos, entre los que se encuentran la red de ZEPA más importante de Europa,Poco a poco, los estudios científicos desarrollados por la haber conseguido ilegalizar la contrapasa y la liga en España,organización y por nuestros miembros aconsejaron que asu- contar con una de las leyes de conservación de la biodiversi-miéramos otras responsabilidades y nos implicásemos cada dad más avanzadas de Europa, modificar un reglamento euro-vez más en cuestiones conservacionistas. En el nuevo camino peo para asegurar la alimentación de nuestras aves necrófagas,emprendido destaca nuestra participación en la naciente la obligación de modificar los tendidos eléctricos peligrososICBP (década de los 70), semilla de la actual BirdLife para las aves o paralizar la construcción de urbanizaciones yInternational, que nos da la dimensión internacional y el res- carreteras en zonas de gran valor para la biodiversidad.paldo para lanzarnos con fuerza a la conservación de la bio-diversidad española. Pese a nuestros numerosos éxitos conservacionistas, somos plenamente conscientes de la necesidad de que muchas másPara emprender esta novedosa trayectoria no renunciamos en organizaciones y particulares se impliquen en la defensa deabsoluto a seguir investigando y recopilando información sobre nuestra biodiversidad. Esta es la razón por la que iniciamosnuestras aves; al contrario, un mayor seguimiento y estudio de una colección de manuales con la que –compartiendo cono-la avifauna, así como de los hábitat en los que se desenvuelven, cimiento- esperamos potenciar el empoderamiento y la par-nos da bases sólidas para poder argumentar nuestras posicio- ticipación de la sociedad en la conservación de su entorno.nes de defensa del entorno. Por ello cada día potenciamos másesta faceta investigadora, bajo la cual han nacido recientemen- En este manual hemos querido conjugar lo mejor de nuestrote nuevos programas. Pero además nos hemos dotado de un conocimiento científico y técnico, en materia legislativa y desólido equipo profesional de técnicos –biólogos y abogados, conservación. De esta forma surge la obra que tienes en tusprincipalmente- que se ocupa de alertar sobre los problemas manos, que esperamos sea el detonador de un gran númeroambientales y justificar la toma de medidas para combatirlos. de acciones que frenen la pérdida de biodiversidad en nues-Nuestra apuesta es, por tanto, realizar acciones estratégicas de tro país.gran calidad técnica y jurídica, basadas siempre en el mejor Asunción Ruizconocimiento científico disponible. Directora Ejecutiva de SEO/BirdLife 5
  • INTRODUCCIÓNINTRODUCCIÓNInicialmente este manual estaba pensado para dotar de En el segundo capítulo, el más extenso del manual, se des-herramientas a los grupos locales y encargados de área de cribe la normativa básica para la protección de especies sil-SEO/BirdLife, sin embargo, muy rápidamente se vio la utili- vestres y de espacios protegidos, y la forma en que se pue-dad de ampliar el público objetivo a cualquier ciudadano, den realizar denuncias administrativas y penales cuando seesté organizado o no en una asociación, sea profesional de detectan actuaciones contra la fauna y la flora. En este capí-la conservación o no, que tenga la voluntad de llevar accio- tulo, además de las amenazas existentes, y la regulaciónnes para conservar la biodiversidad. El reto fue, pues, hacer administrativa, se describen también los principales artícu-un manual útil tanto para una persona que se enfrenta por los del código penal en la materia, y se desarrolla especí-primera vez a una acción de conservación, como para un ficamente el caso de la lucha contra el uso de cebos enve-profesional, técnico o jurídico, que es consultado sobre un nenados en el medio natural. También se revisan las posi-tema ambiental. bles actuaciones en el caso de los Espacios Naturales Protegidos (Parques Naturales, Parques Regionales, etc.), laLas acciones de conservación van mucho más allá que fir- Red Natura 2000 (ZEPA, LIC y ZEC) y las Áreasmar una ciberacción, hacer una recogida de firmas, enviar Importantes para la Conservación de las Aves (IBA).una nota de prensa o hacer una protesta callejera. Por logeneral, la mayoría de las acciones de conservación requie- En el tercer capítulo, se trata de forma específica la conser-ren trámites ante la administración o incluso acciones judi- vación de los ríos y humedales, entendiendo que se trataciales. La mayor o menor calidad en estos trámites, puede de ecosistemas especialmente frágiles y muy importantesdeterminar que estas acciones tengan un resultado positi- para la biodiversidad. En este capítulo se revisan algunas devo, o no, para el medio ambiente. Para conseguir que estas las obligaciones de las administraciones para cumplir con laacciones sean efectivas es necesario conocer los trámites Directiva Marco del Agua, y en particular los Planes deadministrativos que podemos utilizar y la mejor forma de Cuenca. Además, se indica como actuar en el caso de quehacerlo. En este manual se describen algunas de las accio- observemos que un río o un humedal es desecado o pri-nes más comunes de conservación que se llevan a cabo en vado de una cantidad importante de agua, o sufre episo-una asociación conservacionista, y que en muchos casos dios de vertidos contaminantes.puede realizar también cualquier ciudadano. En el cuarto capítulo se expone qué debe hacer un ciuda-Aunque la mayoría de las acciones pueden realizarse por dano para solicitar información ambiental, un derechocualquier persona, hay algunas de ellas que solo pueden ser reconocido por nuestra legislación. En este capítulo no solollevadas a cabo por afectados, o por asociaciones que ten- se detalla el derecho que nos asiste, sino la forma en la quegan entre sus fines la conservación de la naturaleza, o que en hay que actuar si la administración no atiende nuestras legí-algunos casos posean además más de dos años de actividad. timas solicitudes.En el primer capítulo se exponen las principales acciones En el último capítulo se describe de forma somera la legis-que se pueden realizar en el procedimiento de evaluación lación más importante que debe conocerse a la hora dede impacto ambiental, previo a la aprobación de los pro- llevar a cabo acciones de conservación de la biodiversidad.yectos o planes con mayor impacto sobre el medio Con este capítulo no se busca un profundo conocimientoambiente. En este capítulo se revisa la legislación vigente, y de las normas, sino más bien dirigir al lector hacia aquellase dan las pautas para poder participar en este importan- normativa que puede serle de utilidad conocer y revisar, alte procedimiento. enfrentarse a un problema de conservación. 7
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADTambién se incluye un anexo con sencillos modelos que vigentes en cada caso, por ejemplo, a través de páginas enpueden ser utilizados para dirigirse a la administración internet en las que se pueden consultar las últimas versio-(anexo I),una recopilación de la clasificación de todas las nes de la normativa.especies en los diferentes catálogos nacionales y regionales Este manual tiene vocación de ser ampliado y mejorado ende especies amenazadas (anexo II), y un listado de planes posteriores ediciones, por lo que se agradece cualquierde recuperación, conservación y gestión de especies comentario que permita su mejora en el futuro. Todos los(anexo III). comentarios pueden ser dirigidos al Área de ConservaciónFinalmente, el manual se completa con cuadros, esque- de Especies y Espacios de SEO/BirdLife.mas, consejos, y unas tablas intuitivas que nos indican elgrado de dificultad de las actuaciones y la necesidad o node hacerlo a través de un abogado, siendo en este caso Agradecimientos Este manual se ha beneficiado de la experiencia acumula-aconsejable hacerlo a través de un profesional especiali- da de las actuaciones de conservación llevadas a cabo enzado en derecho ambiental, dada la especificidad de esta SEO/BirdLife. Particularmente, los autores quieren agrade-materia. cer a los técnicos del Área de Conservación de Especies yUna cuestión que siempre debe estar presente en el lec- Espacios de SEO/BirdLife, no solo su buen hacer diario,tor de este manual es que la legislación y la jurisprudencia sino la ayuda directa prestada para realizar este manual,son dinámicas, y que en este documento lo que se ofrece especialmente en la elaboración de los listados de catalo-es una foto fija. Por lo tanto, debe tenerse la precaución de gación de especies, que con tanta minuciosidad han prepa-confirmar si las disposiciones citadas siguen siendo las rado. 8
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTALCAPÍTULO I. PROCEDIMIENTO DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTALI.1. Introducción decidir no autorizar los mismos, o bien autorizarlosLa mayoría de los planes, programas, proyectos y transforma- tras una resolución de discrepancias.ciones de hábitat que se llevan a cabo en el medio natural 2º. Dar a conocer al ciudadano el proyecto o plan querequieren una autorización, que precisa un procedimiento va a ser autorizado y el impacto que va a tener, yadministrativo más o menos complejo. En el caso de aquellos darle la oportunidad de participar, opinar, y aportartipos de planes, programas y proyectos que puedan tener un información.efecto mayor sobre el medio ambiente, requieren ademásuna evaluación de impacto ambiental (EIA). A pesar de su carácter procedimental, debe quedar claro que la evaluación de impacto ambiental no es un trámiteLa evaluación de impacto ambiental es un procedimiento meramente formal, en el que baste con presentar deter-basado en el principio de prevención, por el que se tienen en minados documentos en unos determinados plazos, sinocuenta, antes de su autorización, las repercusiones que deter-minadas actividades, proyectos, planes y programas, pueden que los mismos tienen que tener el contenido y la infor-tener sobre el medio ambiente, con la finalidad de evitar, mación que permitan a la EIA cumplir realmente su finali-desde el principio, riesgos, contaminaciones o daños. dad preventiva, antes de autorizar un proyecto2. Así, en el preámbulo del RD 1131/1988, de 30 de septiembre, seComo puntos fundamentales del procedimiento de evalua- recuerda que la Directiva EIA 85/337/CEE establece queción de impacto ambiental, conviene tener en cuenta, que: “el estudio de impacto ha de realizarse sobre la base de una1. Tanto la normativa estatal como autonómica en esta información exhaustiva de los efectos que los proyectos pue- materia, provienen de directivas comunitarias que obligan den tener sobre el medio ambiente”. Siendo un elemento a que se evalúen con carácter previo los efectos de una fundamental de este procedimiento, (reforzado tras el serie de proyectos, planes y programas sobre el medio Convenio de Aarhus y la reforma introducida por la Ley ambiente, y a facilitar la información y la participación del 27/2006 de 18 julio 2006), la participación pública real y público. Estas directivas son la de Evaluación de Impacto efectiva en el mismo, desde una fase temprana. Ambiental de Proyectos (Directiva EIA) y la de Evaluación de Planes y Programas (Directiva EPP). Las mismas pro- 3. En el caso de proyectos, planes o programas que puedan porcionan listados o criterios de proyectos o planes que afectar a espacios de la Red Natura 2000, la Directiva deben evaluarse, pues no todos deben someterse a este Hábitats establece que si de la evaluación resulta que hay procedimiento. Estos listados y criterios se transponen en afección a la integridad del lugar, las autoridades están obli- la normativa estatal, básica, y en normas autonómicas, que gadas a no aprobarlo y tan sólo podrán declararse a favor pueden establecer determinadas especificidades, y que hay excepcionalmente, por unos motivos tasados y con un que consultar en su ámbito territorial. procedimiento específico, que indicaremos en el epígrafe correspondiente.2. Las anteriores directivas y normas son procedimentales, en las que lo importante es seguir el procedimiento esta- 4. En todo caso, hay que tener en cuenta que en los recur- blecido y que este cumpla dos objetivos básicos: sos basados únicamente en la vulneración de la normati- 1º. Servir de herramienta que permita a las administracio- va de evaluación de impacto ambiental de proyectos, pla- nes conocer el impacto que un proyecto, plan o pro- nes y programas, en el mejor de los casos podremos grama puede producir, para aceptarlo, rechazarlo o demostrar que no se ha seguido el procedimiento o se ha modificarlo, con la finalidad de evitar o reducir su seguido mal, y posteriormente la administración podría impacto1. Si a pesar de las medidas correctoras el subsanar el mismo y otorgar nuevamente la autorización. impacto es inasumible, y la declaración de impacto Esto hay que tenerlo claro porque de aquí deriva la estra- ambiental es negativa, las administraciones pueden tegia a seguir:1. En la sentencia del Tribunal Constitucional nº 13/1998, de 22 de enero (FJ4) se indica que la finalidad de la evaluación de impacto ambiental "es facili-tar a las autoridades competentes la información adecuada, que les permita decidir sobre un determinado proyecto con pleno conocimiento de sus posibles impac-tos significativos en el medio ambiente”.2 El Tribunal Supremo, entre otras, en Sentencia de 15 de marzo de 2006 (rec. 8394/2002, Fj5), incide en la especial naturaleza de la Declaración deImpacto Ambiental, y en “su carácter necesariamente previo y determinante de muchos aspectos de la autorización, así como el mismo contenido material dela Declaración, que, (…) puede determinar hasta la ubicación del proyecto”. 9
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD • Durante el procedimiento lo más importante es par- I.2. Evaluación de Proyectos ticipar para que en la evaluación se tengan en cuenta Es habitual encontrarnos ante la noticia de la tramitación los elementos más importantes del medio ambiente de un proyecto que a nuestro juicio puede ser perjudicial que pueden verse afectados: naturales, arqueológicos, para el medio ambiente, y que decidamos actuar. En este socioeconómicos, etc., y se siga correctamente el pro- caso es muy importante identificar en qué momento del cedimiento. Por ejemplo, si sabemos que en nuestro procedimiento de autorización nos encontramos, y por lo municipio van a construir parte del trazado de una tanto, qué acciones podemos llevar a cabo. En la Figura 1.2 carretera, y hay un área de nidificación o un yacimien- se esquematizan los diferentes pasos del procedimiento de to que pueden verse afectados y no han sido tenidos evaluación, y se hace referencia a aquellos pasos en los que en cuenta, o si se ha evaluado el efecto sobre las aves podemos actuar. sólo durante la primavera, y no en el invierno, etc., lo mejor es presentar alegaciones y avisar a la administra- I.2.1. Procedimiento y legislación básica ción, para que lo corrijan u otorguen una Declaración La normativa de la Unión Europea obliga a que determina- de Impacto Ambiental (DIA) negativa, no esperar a la dos proyectos públicos o privados solo puedan autorizar- DIA o a la autorización para recurrir. se tras haber realizado una evaluación de su impacto • A la hora de presentar alegaciones o recursos, lo más ambiental. La Directiva de Evaluación de Impacto conveniente es indicar los incumplimientos de la nor- Ambiental de proyectos (“Directiva EIA”)3 indica los pro- mativa de evaluación ambiental, pero añadir también yectos que deben evaluarse, los datos que deben facilitar- los incumplimientos que podamos detectar de la nor- se, y las terceras partes a las que debe consultarse duran- mativa comunitaria, estatal, autonómica o local, de aves te el proceso de autorización de estos proyectos. o hábitats, patrimonio, actividades molestas, urbanismo En nuestro país, la norma estatal que transpone estas y planeamiento, aguas, etc. La existencia de impactos obligaciones es el Real Decreto Legislativo 1/2008, por el incompatibles con lo establecido en estas normas, que que se aprueba el texto refundido de la Ley de no puedan evitarse, minimizarse o compensarse, es lo Evaluación de Impacto Ambiental (“RDL 1/2008 EIA”). que puede determinar la no autorización del proyecto. Esta es una norma básica, que debe ser respetada por laEl procedimiento de autorización de un proyecto debería ser legislación autonómica de evaluación de impactoel resultado de una evaluación de impacto ambiental en cas- ambiental. En la mayoría de los casos son las comunida-cada desde la adopción de una política, pasando por la apro- des autónomas las competentes para realizar la EIA debación de un plan y, finalmente, hasta la presentación del pro- los proyectos de su territorio. Por tanto, es importante,yecto (véase la Figura 1.1). Sin embargo, no solo no es obli- que en cada caso concreto, se consulte la legislacióngatorio evaluar las políticas, sino que la estructura normativa específica de EIA de cada comunidad autónoma, que puede tener sus propias peculiaridades, e incluso estable-empezó la casa por el tejado, obligando primero a evaluar los cer mayores niveles o requisitos de evaluación que laproyectos individuales y solo pasados quince años se obligó normativa básica estatal (nunca menos).a evaluar los planes. Por ello, en este manual empezaremostambién por la aprobación de proyectos. En todo caso, es fundamental tener en cuenta que la nor- mativa de EIA tiene como objetivo básico el que se siga un determinado procedimiento de evaluación, antes de autori- zar. La decisión emitida en este procedimiento, es en prin- cipio, vinculante para el órgano sustantivo que es el que tiene que autorizar el proyecto, aunque en caso de discre- pancia, la administración podrá autorizarlo, sea cual sea el impacto, si bien deberá motivarlo, y seguir el trámite opor- tuno para ello. Otra cosa es que dicha autorización pueda vulnerar, además, normas de protección de la naturaleza o sectoriales, o que en la ponderación de los intereses eco-Figura 1.1 El proceso de evaluación debería producirse en cascada nómicos y ambientales, sea más importante la prevalenciadesde las políticas (para las que no hay obligación legal) hasta los de estos últimos, lo cual debe implicar la no autorizaciónproyectos, cada uno en su ámbito espacial y temporal, teniendo encuenta interrelaciones y sinergias. del proyecto. 10
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTALFigura 1.2 Esquema del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de proyectos y las fases en las que puede participar el ciudadano.De dicho procedimiento, destacamos: natural con especial atención a humedales, zonas coste-1º.Proyectos que deben ser evaluados: Tanto la Directiva ras, áreas de montaña y bosques, reservas y parques EIA como el RDL 1/2008 EIA establecen unos listados naturales, Red Natura, etc). También deberán evaluarse de proyectos, distinguiendo: (a) Los proyectos del los proyectos no incluidos en el Anexo I que puedan Anexo I deben someterse a evaluación en todo caso. afectar directa o indirectamente a espacios de la Red (b) Los proyectos del Anexo II sólo deben someterse a Natura 2000. En todo caso, hay que tener en cuenta evaluación si así lo decide el órgano ambiental en cada que esto es la regulación básica, por lo que las comuni- caso, tras aplicar una serie de criterios establecidos en el dades autónomas pueden ampliar en los listados y ane- Anexo III (entre los que se encuentra la acumulación xos de su propia normativa, los proyectos que deben con otros proyectos, la capacidad de carga del medio someterse a EIA en su ámbito territorial.3. Directiva 85/337/CEE del Consejo, de 27 de junio de 1985 relativa a la evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y priva-dos sobre el medio ambiente (DO L 175 de 5-VII-1985). Modificada por la Directiva 97/11/CE, de 3-III-1997 (DO L 73, de 14-III) y Directiva 2003/35/CEdel Parlamento europeo y del Consejo, de 26 de mayo 2003, por la que se establecen medidas para la participación del público en la elaboración dedeterminados planes y programas relacionados con el medio ambiente (DO L 56 de 25-VI-2003). 11
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD Para tomar la decisión sobre la necesidad de someti- relevante recibida por la administración antes de la miento al procedimiento de evaluación de impacto información pública. Si existe otra información rele- ambiental de los proyectos incluidos en el Anexo II o de vante que solo se pueda obtener tras este periodo, los que no estando incluidos en el Anexo I puedan afec- la administración deberá ponerla también a su dis- tar a la Red Natura 2000, el Órgano Ambiental realiza- posición. rá una consulta a las administraciones, personas o insti- tuciones afectadas. Esta fase en la que se decide si el proyecto va a ser o no evaluado se conoce con el nom- bre de screening. Cuadro 1.1 Personas interesadas Las personas interesadas son las que tienen derechos o2º.Deben identificarse, describirse y evaluarse de forma intereses legítimos, individuales o colectivos4, que pueden apropiada los efectos directos e indirectos de determi- ser afectados por la autorización del proyecto, y en todo nados proyectos sobre el ser humano, la fauna, la flora, caso las personas jurídicas sin ánimo de lucro que tengan el suelo, el agua, el aire, el clima, el paisaje, los bienes entre los fines de sus estatutos la protección del medio ambiente, lleven dos años legalmente constituidas, y des- materiales, el patrimonio cultural y la interacción entre arrollen su actividad en el territorio afectado por el pro- todos ellos. yecto. Debe también tenerse en cuenta que determina- das normas autonómicas de evaluación de impacto3º. Sin perjuicio de lo que establezca la normativa autonó- ambiental, contemplan la acción pública, por lo que cual- mica, la evaluación de impacto ambiental de proyectos quier persona o asociación, sin más requisitos, puede comprende, al menos, las siguientes fases: participar y denunciar las infracciones en el procedimien- to de evaluación de impacto ambiental en esa comuni- a) Solicitud del promotor, acompañada del documento dad autónoma. inicial del proyecto. b) La administración determina la amplitud y el nivel de detalle del estudio de impacto ambiental que debe e) La evaluación de impacto ambiental de proyectos elaborar y presentar el promotor. Para ello consulta- finaliza con la emisión de la Declaración de Impacto rá previamente a otras administraciones públicas Ambiental (DIA) por el órgano ambiental de la admi- afectadas, y también podrá consultar a otras perso- nistración: nas y grupos vinculados a la protección del medio ambiente. • La DIA se pronunciará sobre la conveniencia a efectos ambientales de ejecutar un proyecto, y c) Elaboración del estudio de impacto ambiental por el determinará en su caso, las condiciones que promotor del proyecto, que contendrá al menos: la deban establecerse para la protección del medio descripción del proyecto, alternativas estudiadas y ambiente. Este último documento se conoce bajo razones de su elección, evaluación de los efectos el nombre de condicionado ambiental o condicio- previsibles sobre el medio ambiente, medidas previs- nado de la DIA. tas para evitar, reducir, eliminar o compensar los principales efectos sobre el medio ambiente, progra- • Debe emitirse en un plazo determinado, que ma de vigilancia ambiental, y resumen no técnico del conviene consultar en la normativa de cada estudio, en términos fácilmente comprensibles. comunidad autónoma, aunque en los proyectos que autorice el estado, una vez terminada la d) Realización del trámite de información pública y con- información pública, debe remitirse toda la docu- sultas, tanto a las administraciones afectadas, como a mentación al órgano ambiental en el plazo máxi- las personas interesadas (Cuadro 1.1), que deberán mo de seis meses, y la DIA debe formularse des- ser informadas del derecho a participar y plazo para pués en tres meses. remitir alegaciones (que no podrá ser inferior a 30 días), poniéndose a su disposición tanto el estudio • Las DIA deben publicarse en los Boletines de impacto ambiental como toda la documentación Oficiales de cada comunidad autónoma (en los4. La Jurisprudencia viene reconociendo que las organizaciones y asociaciones que tengan entre sus fines estatutarios la protección del medio ambiente,aunque no estén más de dos años constituidas, son titulares de intereses legítimos colectivos, que pueden verse afectados por el carácter positivo o nega-tivo de una decisión administrativa sobre el medio ambiente. Por lo que estarían legitimadas para personarse en el procedimiento, pedir que se les comu-niquen las actuaciones del mismo, y alegar y recurrir los actos que se adopten. 12
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL proyectos con autorización estatal, en el Boletín proyectos de autorización estatal, es de cinco Oficial del Estado). También podemos solicitar ser años. Para controlar el cumplimiento de estos parte interesada de un procedimiento para que plazos el promotor debe comunicar a la adminis- se nos notifique cuantas actuaciones y resolucio- tración la fecha de inicio de las obras y ejecución nes se emitan en el mismo (Cuadro 1.2). del proyecto. • Puede suceder que el órgano de la administra- f) Cuando se exija una declaración responsable o una ción competente para autorizar el proyecto comunicación para el acceso a una actividad o su (Órgano Sustantivo), considere que es conve- ejercicio y una evaluación de impacto ambiental, la niente autorizarlo, a pesar de una DIA negativa declaración responsable o la comunicación no podrá del órgano ambiental. En este caso, la normativa presentarse hasta haber llevado a cabo dicha EIA y, estatal y autonómica prevén un “trámite de reso- en todo caso, deberá disponerse de la documenta- lución de discrepancias”, en el que normalmente ción que así lo acredite, así como de la publicación es el Consejo de Gobierno de cada comunidad de la resolución en el diario o boletín oficial. autónoma, o el Consejo de Ministros en los pro- Carecerá de validez y eficacia la declaración respon- yectos estatales, el que decide finalmente si se sable o la comunicación relativa a un proyecto que autoriza o no, y con qué condiciones. no se ajuste a lo determinado en la DIA o en la • La decisión sobre la autorización del proyecto resolución de no sometimiento a EIA. deberá publicarse, informando, entre otras cosas, g) Tras la autorización del proyecto, el órgano sustanti- sobre las principales razones y consideraciones vo debe realizar el seguimiento y vigilancia del cum- en las que se basa la decisión, en relación con las plimiento de la declaración de impacto ambiental. En observaciones y alegaciones realizadas. caso de detectar incumplimientos, debe iniciarse un • Tras autorizarse el proyecto, si no se inician las procedimiento sancionador, en el que puede suspen- obras o la ejecución del mismo en un plazo derse la ejecución del proyecto o de la actividad, y obli- determinado, la DIA caducará, y debe realizarse gar a la restauración o reparación de la realidad física una nueva EIA. Los plazos varían en cada comu- alterada, con indemnización de los daños y perjuicios nidad autónoma, y por ejemplo, en el caso de ocasionados.Cuadro 1.2 Solicitud para ser parte interesada en un procedimientoAunque la autorización de un proyecto y su DIA se publiquen en el BOE u otro diario, como asociación con fines ambientales,podemos solicitar ser parte interesada para ser notificados de la autorización y la DIA.El ser parte interesada lo regula de forma general la Ley 30/1992 de procedimiento administrativo común (complementadapor la Ley 27/2006 en temas ambientales): en este caso, cuanto antes en el procedimiento (por ejemplo, en fase de alegacio-nes a la DIA), y antes de dictarse la resolución que autoriza, conviene personarse por escrito, con un texto similar al siguiente:“Que en base a los artículos 31 y 34 de la Ley 30/1992, y artículo 24.1 de la Constitución Española, al ser esta asociación titular deintereses legítimos colectivos en materia de medio ambiente, comparecemos en el presente procedimiento, solicitando expresamenteque se nos tenga por parte interesada en el mismo, y se nos notifiquen cuantas actuaciones y resoluciones se emitan en el mismo.Expresamente se declara que esta asociación cumple los requisitos para ser considerada parte interesada en el presente procedimien-to, al cumplir los requisitos del artículo 23 de la Ley 27/2006, al tratarse de una persona jurídica sin ánimo de lucro que tiene en losfines de sus estatutos la protección del medio ambiente en general o alguno de sus elementos en particular, está constituida legalmen-te hace más de dos años y viene ejerciendo de modo activo las actividades necesarias para alcanzar los fines previstos en sus esta-tutos, desarrollando estatutariamente su actividad en el ámbito territorial afectado por esta actuación administrativa”.Si la asociación no cumple los requisitos del artículo 23 de la Ley 27/2006, hay que quitar el segundo párrafo y añadir un textosimilar a: “Que esta asociación tiene entre sus fines y objetivos propios, la defensa y protección del medio ambiente, tal y como se indi-ca en el artículo… de sus Estatutos” (que conviene acompañar). 13
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADLo que acabamos de describir, es un resumen del procedi-miento general a seguir, pero un ciudadano, colectivo u Consejo:ONG ambiental ¿en qué fases y de qué manera puedeintervenir en este procedimiento? En un documento de sugerencias previas es necesario hacer hincapié en información queEn principio, cinco serían los momentos más importantes podría no ser tenida en cuenta (información nopara intervenir: publicada o de difícil acceso), en métodos de1º. Sugerencias, en la fase de consultas previas. evaluación que deberían aplicarse o en alterna-2º. Recurriendo, en su caso, la resolución de no someti- tivas que pudieran tener menos impacto sobre miento a EIA. el medio ambiente. No es necesario repetir las3º. Alegaciones al estudio de impacto ambiental. obligaciones derivadas de la normativa de eva-4º. Recurriendo, primero, en su caso, en vía administrativa, y luación. Céntrate en otros aspectos adicionales. luego en vía judicial (contencioso-administrativa) la auto- Ten siempre en cuenta que esta fase sirve para rización del proyecto, por el contenido de la DIA que se que el órgano ambiental redacte el documento integra en dicha autorización, o por otros motivos. de amplitud y nivel del alcance del estudio de5º. Solicitando los informes de seguimiento, denunciando impacto ambiental. Las sugerencias previas se infracciones, instando la suspensión de la ejecución del pueden enviar siguiendo el Modelo 1.1 situado proyecto o actividad, solicitando la restauración e al final del manual indemnización de daños.I.2.2. Sugerencias previas I.2.3. Recurso contra laEn principio, en esta fase, en la que se opina sobre la ampli- resolución de no sometimiento a EIAtud y el grado de detalle que tendrá que tener el estudiode impacto ambiental, es potestativo para la administración En el caso de proyectos que puedan afectar directa o indi-consultar a las personas y grupos vinculados a la protec- rectamente a espacios de la Red Natura 2000 (aunque noción del medio ambiente, aunque suele hacerlo, al menos, estén incluidos en ningún Anexo o listado de las normas decon las asociaciones más grandes, o que se hayan mostra- EIA) o bien de proyectos incluidos en el Anexo II del RDLdo como interesadas en el inicio de la tramitación del pro- 1/2008 EIA (o Anexo equivalente en la normativa autonó-yecto. Por este motivo, es importante que si tenemos mica), el órgano ambiental tendrá que decidir, caso porconocimiento de que se ha iniciado esta fase, mandemos caso, si somete ese proyecto a EIA, tras revisar el “docu-nuestra opinión o sugerencias, personándonos como parte mento ambiental del proyecto” (también llamadointeresada, aunque no nos hayan consultado. Documento inicial o memoria resumen) que presente el promotor.Cualquier ONG puede solicitar a la administración quele tenga en cuenta en esta fase del procedimiento, y por Para decidirlo, el órgano ambiental tiene que utilizar unoslo general, suelen concederlo, pero es conveniente soli- criterios establecidos en el Anexo III del RDL 1/2008 EIAcitarlo con responsabilidad ya que los órganos ambienta- (o equivalente en normativa autonómica). Estos criteriosles tramitan cientos de proyectos, y no tendría sentido de selección tienen en cuenta la ubicación y característicassolicitar que nos envíen toda la documentación, con su de los proyectos y de su potencial impacto. En los proyec-coste asociado, si no vamos a aportar información signi- tos que puedan afectar a Red Natura, si existe posibilidadficativa en esta fase. Otra cosa es que la documentación de afección apreciable, deberán evaluarse en todo caso.pueda estar disponible en formato electrónico, o que Antes de tomar la decisión, se debe consultar a las admi-interese tenerla desde el principio, a efectos informativos nistraciones, personas, e instituciones afectadas por la rea-y de cara a futuras alegaciones. lización del proyecto.5. Según la jurisprudencia del Tribunal Supremo el acto que acuerda no someter un proyecto a declaración ambiental sí es susceptible de recuso conten-cioso administrativo, a diferencia de otros pronunciamientos sobre la irrecurribilidad del acto aprobatorio de la declaración ambiental. En este sentido, cita-mos las Sentencias de 13 y 27 de marzo de 2007 y 23 de enero y 14 de noviembre de 2008. 14
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTALSi se decide someter el proyecto a EIA, se remitirán al pro- el umbral mediante ampliaciones al primer proyecto, omotor del mismo las contestaciones recibidas a las consul- presentándolo como otro proyecto similar anejo al pri-tas efectuadas (que tendrán entonces la consideración de mero.“consultas previas”) y se le indicará además la amplitud y el Independientemente de si es o no sometido al procedi-nivel de detalle que debe tener el estudio de impacto miento de evaluación de impacto ambiental, el proyectoambiental. suele requerir una autorización administrativa que tambiénSi por el contrario, se decide no someter el proyecto a EIA, es susceptible de recurso judicial contencioso-administrati-esta decisión, que debe publicarse en el BOE o Diarios vo (previo recurso administrativo, según el caso). En esteOficiales de las comunidades autónomas, es susceptible de caso, es conveniente recurrir en su plazo la decisión de norecurso judicial contencioso-administrativo, en el plazo de sometimiento al procedimiento de evaluación de impactodos meses5. Si la resolución la adopta un órgano que tenga ambiental, y posteriormente la autorización, solicitando lasuperior jerárquico, y así lo indica la misma, se deberá inter- acumulación de ambos recursos en un solo procedimien-poner antes un recurso de alzada en vía administrativa. to judicial.En este caso, conviene tener en cuenta, entre otras cosas:• Que en el caso de proyectos que puedan afectar direc- I.2.4. Alegaciones al estudio ta o indirectamente a espacios de la Red Natura 2000, de impacto ambiental estén o no incluidos en los listados de la normativa de El estudio de impacto ambiental, es un documento de EIA, es de aplicación lo establecido en el artículo 6 de la carácter privado que elabora el promotor del proyecto. Directiva de Hábitats, y por tanto, si el proyecto puede Una vez presentado, se incorpora a un expediente admi- afectar de forma apreciable a esos lugares (ya sea indivi- nistrativo, y la administración lo somete al trámite de infor- dualmente, o en combinación con otros proyectos), mación pública por un plazo mínimo de 30 días, anuncián- debe someterse en todo caso a una adecuada evalua- dolo en un diario oficial. En esta fase podremos examinar ción, teniendo en cuenta los objetivos de conservación tanto el estudio presentado por el promotor como otra de dicho lugar. Debe por tanto comprobarse que esto información relevante del expediente, por ejemplo, proyec- se haya motivado y justificado bien en la resolución de to, informes que hayan sido ya emitidos, documentación de no sometimiento y que se haya incorporado al expe- las consultas previas, etc. diente del procedimiento de EIA el informe preceptivo Tenemos que tener en cuenta que podemos estar hablan- de no afección a la Red Natura 2000, que deberá ser do de una documentación muy voluminosa, con planos, emitido por el órgano autonómico ostenta las compe- fotografías, tablas, gráficos, etc, por lo que la forma de acce- tencias en Red Natura. so a la misma debe asegurar que realmente se puede tener• En las resoluciones de no sometimiento a EIA que se conocimiento de lo presentado, y que se pueden realizar publiquen, conviene revisar bien la descripción del obje- alegaciones con toda garantía. En muchos casos esto no es to del proyecto y los condicionantes impuestos. Por así, y los obstáculos en la forma de acceso y en la obten- ejemplo, en una explotación de áridos se declaran 190.000 ción de copias en formato digital o papel, pueden obstacu- metros cúbicos a extraer anualmente. En principio, como lizar, o de hecho, impedir, el ejercicio de este derecho. no supera los 200.000 m3/año, no se incluye en el Anexo Todos estos obstáculos deben hacerse constar en las ale- I, sino en el II, y debe decidirse caso a caso si se somete o gaciones, indicando que se realizan sin haber podido exa- no a EIA, y puede excluirse. Pero si la explotación es visible minar adecuadamente la documentación obrante en el desde una autopista, autovía, carretera nacional o comar- expediente de EIA, debido a las trabas existentes. Así, cal, debe someterse obligatoriamente a EIA (pues entonces deben hacerse constar impedimentos, como que nos obli- cumple otro de los requisitos del Anexo I). También, en la guen a desplazarnos en un determinado día y hora a unas ejecución del proyecto, debe vigilarse que se cumple lo dependencias concretas para examinar una documenta- establecido en la resolución de no sometimiento; por ción voluminosa, en un tiempo muy escaso, que no se nos ejemplo, se extraen 210.000 m3/año en vez de lo decla- proporcionen copias y nos obliguen a tomar los datos a rado, con lo cual se ha eludido fraudulentamente el some- mano, etc. Es muy frecuente también que nos denieguen el timiento obligatorio a EIA. En otras ocasiones los promo- acceso a copias de proyectos basándose en el derecho de tores fragmentan los proyectos por debajo del umbral propiedad intelectual de su autor. En este caso hay que exi- para el cual es necesario llevar a cabo un procedimien- gir que se indique y acredite qué concreta información del to de evaluación de impacto ambiental, y luego superan proyecto tiene dicho carácter de acuerdo con la legislación 15
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADde propiedad intelectual, o secreto industrial y comercial,proporcionándonos copia del resto. Consejo:Como pautas de actuación, conviene: El sometimiento a información pública del1º. Por lo general, será necesario desplazarse a analizar la Estudio de Impacto Ambiental se debe publi- documentación obrante en el expediente a una depen- car, al menos, en un boletín oficial, por lo que dencia de la administración. Aunque en algunos casos, debemos estar atentos a los mismos para puede accederse a la información a través de la web de detectarlo. Existen herramientas informáticas algunas administraciones públicas. como www.iboof.com que te permiten perso- nalizar búsquedas automáticas y recibir avisos2º. Si nos ponen trabas o impedimentos en el acceso a la cuando se publiquen anuncios en los boletines información, o para la obtención de copias, conviene que cumplan con las mismas. De esta manera presentar y registrar en ese momento un escrito con- podemos conocer todas las informaciones forme al Modelo 1.2, en el que se indiquen los obstá- públicas de proyectos en un municipio, en una culos existentes, o a que información no se nos ha deja- provincia o todos los de un tipo concreto de do acceder u obtener copia. Podemos llevar el Modelo proyecto. Este mismo procedimiento pode- 1.2 y completarlo a mano, registrándolo en ese mos usarlo para detectar la autorización del momento (quedándonos copia sellada). proyecto.3º. Si se van a presentar alegaciones al estudio de impacto ambiental, hay que hacerlo dentro del plazo indicado en el anuncio de información pública. En la elaboración de las alegaciones, hay que tener en cuenta: I.2.5. Recurso contra a) Si ha habido obstáculos o impedimentos en el acce- la autorización del proyecto so a la documentación del expediente de EIA, hay que hacerlo constar en las alegaciones de forma Una vez realizada la información pública, se remiten las ale- previa, adjuntando una copia de la reclamación que gaciones y observaciones presentadas al órgano ambiental, hayamos realizado, en su caso. que emitirá una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), en la que determinará, a los solos efectos ambientales, la b) Debemos hacer constar cualquier omisión de infor- viabilidad o no de realizar un proyecto. Si la DIA es favora- mación que se detecte en el EIA, y pedir que se com- ble fijará las condiciones a establecer para la adecuada pro- plete o subsane, dándosenos traslado de la misma. Es tección del medio ambiente, con el fin de prevenir, reducir importante indicar también cualquier fragmentación o compensar los efectos negativos que sobre el mismo del proyecto que detectemos, por ejemplo, en una pueda tener el proyecto. cantera que no se evalúen conjuntamente los accesos Si la DIA es desfavorable y el órgano que debe autorizar necesarios a la misma, en una línea eléctrica o carrete- el proyecto está de acuerdo, se archiva el expediente y ra, que se evalúen varios tramos por separado, que se no se aprueba la realización del mismo. Pero en algunos separe la evaluación de un parque eólico y de su línea casos, el órgano sustantivo (por ejemplo, Ministerio o de evacuación, que no se tengan en cuenta efectos Consejería de Fomento, Urbanismo, Industria, etc.) puede sinérgicos con otros proyectos cercanos ya existentes no estar de acuerdo con la DIA emitida por el Ministerio o en realización, etc. También deben indicarse los o Consejería competente en medio ambiente, y entonces defectos y omisiones del inventario ambiental, como se abre un trámite de resolución de discrepancias, en el por ejemplo omisión de las fechas y metodología que el Consejo de Ministros o Consejo de Gobierno de empleada en los censos, uso de información bibliográ- la comunidad autónoma, “resuelve” la discrepancia, y fica genérica y a una escala no adecuada para evaluar puede decidir que debe autorizarse el proyecto, a pesar los impactos, o sin autores reconocibles, etc. En el de la DIA negativa. Cuadro 1.3 se indican algunas de las carencias más habituales de los Estudios de Impacto Ambiental rela- En todo caso, una vez autorizado el proyecto, ya sea por cionadas con los impactos sobre la fauna, la flora y los tener una DIA favorable o por haberse decidido así en el trá- hábitats. Las alegaciones pueden ser llevadas a cabo mite de discrepancias, si no estamos de acuerdo con dicha siguiendo el Modelo 1.3. autorización, podemos recurrir la misma, tanto en vía admi- 16
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL Cuadro 1.3 Principales carencias de los Estudios de Impacto Ambiental Por lo general, la mayoría de estudios de impacto ambiental presentan carencias que suelen ser totales en los siguientes aspec- tos obligatorios: 1) No evaluar ni describir las principales interacciones ecológicas y ambientales. 2) No identificar ni valorar los efectos notables previsibles de las actividades proyectadas sobre los aspectos ambientales en las alternativas. 3) No identificar los efectos indirectos o inducidos por el proyecto sobre el medio geobiofísico y sobre el socioeconómico y cultural. 4) No caracterizar los impactos más que indicando si son positivos o negativos omitiendo indicar si son temporales o perma- nentes; simples o acumulativos y sinérgicos; directos o indirectos; reversibles o irreversibles; recuperables o irrecuperables; periódicos o de aparición irregular; continuos o discontinuos. 5) Omitir una valoración cuantitativa de los efectos, basada en indicadores o parámetros derivados de estudios técnicos que establezcan valores límite o guía, según los diferentes tipos de impacto y que eviten la subjetividad y arbitrariedad en el estu- dio de impacto ambiental. 6) Omitir detalles sobre las metodologías y procesos de cálculo utilizados en la evaluación o valoración de los diferentes impac- tos ambientales, así como la fundamentación científica de esa evaluación. 7) Omitir la evaluación del grado de aceptación o repulsa social de la actividad, y de las implicaciones económicas de sus efec- tos ambientales, así como los procedimientos utilizados para conocer estos extremos. 8) Omitir la cartografía de algunos de los aspectos ambientales definidos en el art. 6 del Real Decreto 1131/1988, que serán afectados por la actuación proyectada, como son la fauna y la flora. 9) Omitir la relación de materias primas a utilizar. Además, suele haber carencias en los siguientes aspectos: 1) No se presentan verdaderas alternativas viables, y se justifica la opción elegida de forma insuficiente y tendenciosa. 2) El inventario de fauna carece de metodología que permita saber el origen de la información. No ofrece tampoco informa- ción sobre el momento del año en el que las especies están presentes en el área de estudio, ni información sobre el uso del espacio que llevan a cabo y que determinará, en el caso de las aves, la probabilidad de colisión. 3) El estudio y propuesta de medidas correctoras para la minimización de impactos, e indicación de los impactos residuales, suele ser claramente insuficiente. 4) No se proponen medidas correctoras para todos los impactos que producirá el proyecto 5) Las medidas compensatorias, no compensan los verdaderos impactos del proyecto 6) El programa de vigilancia ambiental es vago, no concreta metodologías de actuación, ni umbrales de actuación.nistrativa (es decir, ante la misma administración que aprobó pudimos presentar alegaciones, en el recurso en vía adminis-el proyecto), o en vía judicial (ante un Juzgado o Tribunal). trativa o judicial contra la autorización del proyecto. La DIA se considera un acto de trámite “esencial”, ya que su omisiónEs importante tener en cuenta que la DIA no puede recu- puede determinar la nulidad de la autorización, y sus medidasrrirse de forma autónoma, sino que es necesario esperar a y condicionantes forman parte de la misma.que se dicte el acto de autorización del proyecto, ya que losTribunales, de forma mayoritaria, consideran que la DIA es un En el caso de que no se exija autorización, sino una comu-acto de trámite que no puede recurrirse de forma indepen- nicación o declaración responsable, la misma no puedediente. Por este motivo, todos los defectos o vulneraciones presentarse por el promotor hasta haber llevado a cabo laque hayamos detectado en el trámite de evaluación de EIA (si esta es necesaria). En este caso, algunos autoresimpacto ambiental debemos exponerlos, primeramente, si consideran que se podría impugnar la DIA, al poner fin alnos es posible, en las alegaciones al estudio de impacto procedimiento de evaluación, y convertirse en un procedi-ambiental, y posteriormente, si no se han subsanado o no miento autónomo y decisorio8.8. Lozano Cutanda, B. 2010. Derecho Ambiental Administrativo. Ed. La Ley, Madrid. 17
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD¿Vía Administrativa o judicial? Argumentos a utilizar en los recursosContra la resolución que aprueba el proyecto, en la que se Tanto en el recurso administrativo como en el judicial, puedeintegra la DIA, podrá interponerse un recurso de alzada o alegarse y argumentarse la nulidad de la DIA, pero hay quepotestativo de reposición, que cabrá fundar en ambos tener en cuenta que al ser el procedimiento de EIA, pura-casos, en cualquier motivo de nulidad o anulabilidad previs- mente procedimental, en la mayoría de los casos se conse-tos en la ley (haberse dictado por órgano incompetente, guirá una resolución o sentencia que reconozca los defectoshaber prescindido totalmente del procedimiento, vulnerar de tramitación (por ejemplo no se han estudiado alternativas,disposiciones de una ley de protección de la naturaleza, o el inventario no es adecuado y se ha omitido una especie dede la legislación de EIA, aguas, residuos, urbanismo, etc). ave relevante, no se han evaluado correctamente los impactos, se ha omitido información esencial, no se han propuesto medi-En la mayoría de ocasiones, cuando queramos recurrir la das correctoras, se ha dictado por un órgano no competente, seresolución autorizatoria, en la que se integra la DIA, es obli- ha seguido un procedimiento de EIA que no correspondía por lagatorio interponer previamente el recurso administrativo, entidad del proyecto, se ha fragmentado el mismo, no se handenominado “de alzada”, para poder acudir luego a la vía tenido en cuenta los efectos sinérgicos o acumulativos con otrosjudicial. Este recurso se interpone ante el superior jerárqui- proyectos cercanos, etc). En este caso, tanto la administración,co del órgano que dictó la resolución con la que no esta- al responder el recurso de alzada o reposición, como los tri-mos de acuerdo el plazo para presentarlo es de un mes y bunales, en el procedimiento judicial, pueden dictar una reso-puede utilizarse el Modelo 1.4. Si lo desestiman, o no nos lución en la que nos den la razón, y reconozcan los defectoscontestan en tres meses, podemos entonces interponer un en la tramitación de la EIA. Pero esto, implicará, en muchosrecurso ante los tribunales de lo contencioso-administrativo, casos, que se “vuelva atrás” en el procedimiento, al momen-para el que hace falta un abogado. Si queremos recurrir, es to en que se cometió el defecto, y este se subsane (porimportante llevar cuanto antes la documentación a un abo- ejemplo haciendo los censos o estudios que faltaban, com-gado, para que no se nos pasen los plazos para ello (dos pletando el inventario, evaluando conjuntamente varios pro-meses, si la administración nos ha remitido un escrito o lo yectos, etc) y se emita una nueva DIA, que en caso de serha publicado en un diario oficial; y seis meses, si no nos han favorable supondrá la autorización del proyecto. En otroscontestado transcurridos tres meses desde que presenta- casos, incluso si se declara la nulidad y no se puede subsanarmos el recurso). el procedimiento, la administración puede iniciar un nuevoEn otros casos, cuando no hay un órgano superior jerárqui- procedimiento de autorización, en el que se cumplan losco, es opcional presentar un recurso potestativo de reposi- extremos antes omitidos de la EIA. Por este motivo, esción en el plazo de un mes, ante el mismo órgano que ha importante que cuando recurramos en vía administrativa oemitido la autorización. Pero si no se quiere presentar este en vía judicial, aleguemos, si es posible, además de defectosrecurso, se puede interponer directamente recurso con- relativos a incumplimientos del procedimiento de EIA, otrostencioso administrativo ante un Juzgado o Tribunal, en el motivos de fondo, que se refieran a incumplimientos deplazo de dos meses, contado desde el día siguiente a la otras leyes ambientales y de naturaleza, que si son recono-notificación de esta resolución. cidos por el juez o administración, serán más difíciles de corregir o subsanar. Por ejemplo, si una industria cementera o una cantera de extracción de áridos pretende instalarse en una zona de hábitat de pico dorsiblanco, especie catalogada como Consejo: En Peligro en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, por En el momento en el que se detecte una decla- un lado, podemos tener incumplimientos de la EIA, si no se ha ración de impacto ambiental favorable con la presentado un adecuado censo o estudio de la especie en la que no se esté de acuerdo y se quiera recurrir zona, con sus áreas de nidificación, alimentación, etc. Además a los tribunales, conviene ponerse en contacto pueden no haberse evaluado correctamente los impactos, o con un abogado especializado en medio haberse propuesto medidas correctoras ineficaces o no suficien- ambiente para que lleve el tema. En este caso, tes para esa especie. Todo esto son defectos que pueden corre- conviene que sea el abogado el que interponga girse. Pero si además, indicamos que se incumplen los artículos los recursos administrativos previos, si estos son de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad que esta- necesarios. blecen que no se puede destruir o deteriorar su hábitat de reproducción, o de la propia normativa de protección de la natu- raleza de la comunidad autónoma que no permite destruir sus 18
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTALnidos, o se vulnera el planeamiento o la normativa urbanística En cualquier caso, podemos solicitar que el titular del pro-que prohíbe el emplazamiento de esa actividad en ese tipo de yecto indemnice los daños y perjuicios ocasionados, quesuelo, etc, tendremos otros motivos que pueden impedir la auto- serán valorados por la administración. Si se han producidorización de ese proyecto en esa concreta ubicación. daños a especies silvestres y hábitats, así como daños al suelo y al agua, la ribera del mar y las rías, en el caso de que resulte de aplicación la Ley 26/2007, de 23 de Octubre deI.2.6. Solicitud de informes de seguimiento, Responsabilidad medioambiental, podrá pedirse la interven-denuncia de infracciones, solicitud de la sus- ción del Ministerio Fiscal en cualquier proceso contencio-pensión de la ejecución del proyecto, y de la so-administrativo que tenga por objeto la reparación derestauración e indemnización de daños daños conforme a dicha ley.Independientemente de que hayamos recurrido o no laautorización del proyecto, tenemos derecho a solicitar pos-teriormente a la administración, tanto si hemos participado Consejo:como interesados, como si no (en el marco del derecho de Es importante saber que…información ambiental), el contenido de los informes deseguimiento y vigilancia del cumplimiento de la declaración – Las resoluciones y actos de la administraciónde impacto ambiental (puede utilizarse el Modelo 4.1). deben indicar al final si el acto es recurrible o no, y el tipo de recurso, plazo y órgano al que puedeEn caso de detectar incumplimientos, podemos presentar la presentarse. Sin embargo, en algunas ocasionescorrespondiente denuncia, para que se inicie un procedi- puede no ser así. Ante cualquier duda lo mejormiento sancionador, en el que pueden imponerse sanciones es, si es posible, consultar a un profesional.de hasta 2.404.048 euros para las infracciones muy graves – Para interponer los recursos judiciales, es(como por ejemplo, el inicio de la ejecución de un proyecto necesario abogado. Los recursos y solicitudessometido a EIA, sin haber obtenido la DIA), de hasta 240.404 administrativas podemos interponerlos nos-euros para las infracciones graves (la ocultación, falseamiento otros mismos, pero si es posible, siempre seráo manipulación maliciosa de datos en el procedimiento de mejor estar convenientemente asesoradosEIA, incumplir las condiciones ambientales de la DIA o las por un profesional del derecho.órdenes de suspensión, etc), y de hasta 24.040 euros para las – Cuando recibamos cualquier carta certifica-infracciones leves (puede utilizarse el Modelo 2.2). da, con un escrito de la administración, con- viene anotar en la misma, el día en que firma-En el procedimiento sancionador, el órgano competente mos al cartero la recepción del escrito. Estopuede suspender la ejecución del proyecto o de la actividad, es importante, porque a partir de esta fechade forma motivada; si bien dicha suspensión será obligatoria comienzan a contarse los plazos para las ale-en tres casos: si el proyecto ha comenzado a ejecutarse sin gaciones o recursos.haber obtenido la DIA, en el caso de ocultación, falseamien- – Las opciones para presentar alegaciones,to o manipulación maliciosa de datos que hubieren influido recursos, solicitudes de información o cual-determinantemente en el resultado de la evaluación, o en quier otro escrito ante la administración pue-caso de incumplimientos significativos de las condiciones den consultarse en el Cuadro 1.4.ambientales impuestas. Si tenemos constancia de alguno de – Con el objeto de saber la fecha en la que seestos casos, podemos pedir al órgano ambiental que requie- acaban los plazos puedes seguir las indicacio-ra al sustantivo para que adopte la suspensión. nes del Cuadro 1.5.En los casos anteriores, también podemos solicitar que el – Si la administración nos pide que presentemostitular del proyecto proceda a la restauración o reparación documentos originales, o nosotros queremos aportarlos en un procedimiento, conviene lle-de la realidad física alterada, reponiendo los terrenos al var los mismos junto con una fotocopia y pedirestado anterior a las obras (demolición de edificaciones, que nos la compulse un funcionario, presentan-levantamiento del asfalto de viales, repoblación de la vege- do a la administración la copia compulsada. Detación, etc). Si el titular se niega a realizar la restauración, esta manera podemos seguir manteniendo elpodemos solicitar que se le impongan, para obligarle, mul- documento original en nuestro poder, y lotas coercitivas sucesivas, o bien que la administración reali- reservamos por si es necesario presentarlo ence ella misma las obras de restauración, reclamándole tribunales, o para cualquier otro trámite.luego el importe. 19
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD Cuadro 1.4 Presentación de escritos ante la administración Las opciones para presentar alegaciones, recursos, solicitudes de información o cualquier otro escrito ante la administración, son las siguientes: 1. Presentarlos en el registro del órgano al que dirijamos el recurso, o en el registro de cualquier órgano administrativo del estado o las comunidades autónomas, así como en determinados ayuntamientos que tengan ventanilla única. Debemos lle- var dos copias: una, la registran y sellan y se la quedan ellos, la otra con el sello con la fecha y lugar de presentación, nos la quedamos nosotros. 2. En las oficinas de correo, presentándolos por correo administrativo certificado: antes de cerrar el sobre pedir que nos sellen las dos copias que llevaremos de nuestro escrito (la nuestra y la que se envía). Es conveniente guardar el resguardo del cer- tificado y graparlo a la copia sellada que nos quedamos. Esto nos servirá en un futuro para probar que hemos presentado dicho recurso, y el plazo en que lo hicimos. Cuadro 1.5 ¿Cómo se contabiliza un plazo? La forma en la que se contabilizan los plazos administrativos viene definida en el artículo 48 de la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. 1. Plazos señalados por días: Si no se dice otra cosa, se entiende que son días hábiles, de los que se excluyen domingos y festi- vos (los sábados se consideran hábiles en vía administrativa). Si el plazo es de días naturales (todos los del año), debe indicar- se en la notificación. Se contarán a partir del día siguiente a aquel en que tenga lugar la notificación o publicación del acto de que se trate, o desde el siguiente a aquel en que se produzca la estimación o la desestimación por silencio administrativo. 2. Plazos señalados por meses o años: se computarán a partir del día siguiente a aquel en que tenga lugar la notificación o publicación del acto de que se trate, o desde el siguiente a aquel en que se produzca la estimación o desestimación por silencio administrativo. La doctrina jurisprudencial establece que el cómputo termina el mismo día (hábil) correspondiente del mes siguiente (de fecha a fecha). Por ejemplo, notificada la resolución el 17 de enero y siendo hábil el 17 de febrero, éste es el último día del plazo. Si en el mes de vencimiento no hubiera día equivalente a aquel en que comienza el cómpu- to, se entenderá que el plazo expira el último día del mes. 3. Cuando el último día del plazo sea inhábil, se entenderá prorrogado al primer día hábil siguiente. Por ejemplo, si el 17 de febrero, en que termina el plazo, es domingo, entonces el plazo termina el día 18 de febrero. 4. Cuando un día fuese hábil en el municipio o comunidad autónoma en que residiese el interesado, e inhábil en la sede del órgano administrativo, o a la inversa, se considerará inhábil en todo caso. Cada una de las administraciones debe publicar antes del comienzo de cada año el calendario laboral oficial en el que se fijan los días inhábiles a efectos de cómputos de plazos. Estos calendarios suelen publicarse en los boletines oficiales.I.3. Evaluación de Planes y Programas zona geográfica entera. Por ejemplo, determinadas carrete- ras, obras hidráulicas, aeropuertos, y otras infraestructuras, se recogen globalmente en planes y programas públicosI.3.1. Procedimiento y legislación básica que se aprueban con anterioridad a la evaluación de cadaEl desarrollo de la evaluación de impacto ambiental de uno de los proyectos específicos (ej. AVE Madrid-proyectos ha venido mostrando carencias cuando se trata Barcelona, Autovía Santander-Zaragoza, pantano de unde evitar o corregir los efectos ambientales de las decisio- plan de cuenca, etc). Para estos casos, en los que se tomannes tomadas en fases anteriores a las de los proyectos. Las decisiones estratégicas sobre el modelo de desarrollo, ladecisiones sobre el emplazamiento de un proyecto, o normativa comunitaria introdujo mediante la Directivasobre opciones alternativas, pueden haberse tomado ya 2001/42/CE9 la evaluación ambiental de planes y progra-como parte de planes para un sector amplio o de una mas, conocida como “evaluación ambiental estratégica”9. Directiva 2001/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de junio de 2001, relativa a la evaluación de los efectos de determinados planes y pro-gramas en el medio ambiente (DO L197/30 de 21-VII-2001). Directiva 2003/35/CE del Parlamento europeo y del Consejo, de 26 de mayo 2003, por la que seestablecen medidas para la participación del público en la elaboración de determinados planes y programas relacionados con el medio ambiente (DO L 56 de25-VI-2003). 20
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL(“Directiva EAE”). Se basa en el principio de cautela, en la 2º. Planes y programas que deben ser evaluados: En pri-integración del medio ambiente en las políticas y activida- mer lugar, hay que decir que solo se evalúan los planesdes sectoriales a lo largo de todo el proceso de su elabo- y programas de carácter público, que tienen que ser ela-ración, para conseguir un elevado nivel de protección del borados o aprobados por una administración. Estomismo y un desarrollo sostenible, y en el fomento de la incluye a aquellos planes que, como los urbanísticos,transparencia y la participación ciudadana a través del pueden ser iniciados por particulares pero que debenacceso en plazos adecuados a una información exhaustiva ser tramitados y aprobados por una autoridad pública.y fidedigna del proceso planificador. En segundo lugar, están excluidos de evaluación los pla-En todo caso, es fundamental tener en cuenta que para nes de carácter financiero o presupuestario (como unconseguir los fines anteriores, la Directiva de EAE tiene plan de medidas para fomentar el ahorro, o de medi-como objeto el que se siga un determinado procedimien- das económicas contra la crisis) o los que tengan comoto de evaluación, antes de que se aprueben los planes y único objetivo la defensa nacional o protección civil.programas. Sus determinaciones, se han recogido en nues- Asimismo, existe la posibilidad de no evaluar aquellostro país a través de la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre eva- planes y programas que normalmente deberían some-luación de los efectos de determinados planes y programas terse a evaluación, pero que sólo establezcan el usoen el medio ambiente (“Ley 9/2006 EAE”). Se trata de una de zonas pequeñas a nivel local o modificaciones menoresnorma que regula aspectos básicos de procedimiento, que de planes y programas. En tercer lugar, a diferencia dedeben respetarse por la legislación autonómica. En este los proyectos que se aprueben por ley, que estánsentido, cada comunidad autónoma ha desarrollado su excluidos de EIA, los planes y programas que se aprue-propia normativa en materia EAE, y aunque el contenido ben por una ley, deberán someterse previamente amínimo es similar, los procedimientos varían, y se estable- evaluación ambiental estratégica10.cen nombres diferentes para los informes y fases. De ahí la Por tanto, dentro de los planes y programas, se evalúan:importancia de consultar en cada caso, la normativa espe-cífica de la comunidad autónoma. a) Los que establezcan el marco para la futura autori- zación de proyectos legalmente sometidos a evalua-La evaluación ambiental de planes y programas no excluye ción de impacto ambiental en las siguientes materias:la aplicación de la EIA a los proyectos que los desarrollan, agricultura, ganadería, silvicultura, acuicultura, pesca,y se tendrá en cuenta en la EIA de estos proyectos. energía, minería, industria, transporte, gestión deDe dicho procedimiento, destacamos: residuos, gestión de recursos hídricos, ocupación del1º. Deben identificarse, describirse y evaluarse en un infor- dominio público marítimo terrestre, telecomunica- me los probables efectos significativos en el medio ciones, turismo, ordenación del territorio urbano y ambiente de la aplicación del plan o programa, así rural, o del uso del suelo. como unas alternativas razonables que tengan en cuen- b) Los que requieran una evaluación conforme a la ta los objetivos y el ámbito de aplicación geográfico del normativa reguladora de la Red Ecológica Europea mismo. Este informe, y las opiniones y consultas realiza- Natura 200011. das deben tenerse en cuenta en la elaboración y apro- bación del plan o programa, debiéndose expresar de c) Además, cuando se prevea que pueden tener efec- qué manera se han integrado en el mismo, y las razo- tos significativos en el medio ambiente, se evaluarán nes para elegir el plan o programa aprobado, entre las también (tras determinarse caso por caso o especi- alternativas consideradas. Los impactos que se evalúan ficarse en listados12): otros planes y programas no son más abstractos y amplios que los considerados en incluidos en el apartado a), o que se refieran al uso la EIA de proyectos, que los define de forma más con- de zonas de reducido ámbito territorial o supongan creta y precisa a nivel espacial y técnico. modificaciones menores de planes y programas.10. Art. 4 Directiva 2001/42/CE de EAE. En cambio, el artículo 1.5 de la Directiva 85/337/CEE de EIA, excluye la aplicación de la EIA a los proyectos detalladosadoptados mediante un acto legislativo nacional específico.11. Regulada en Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.12. Previa consulta a las Administraciones públicas afectadas, teniendo en cuenta los criterios del anexo II de la Ley 9/2006 EAE, y publicando la decisión motivada. 21
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD3º. Sin perjuicio de lo que establezca la normativa autonó- nables, técnica y ambientalmente viables, incluida la mica, la EAE de planes y programas comprende, al alternativa cero (no hacer el plan). Teniendo en menos, las siguientes fases (Figura 1.3): cuenta las debidas diferencias, el ISA sería el equiva- lente al estudio de impacto ambiental en la evalua- a) La elaboración de un informe de sostenibilidad ción de proyectos. ambiental (ISA), cuya amplitud, nivel de detalle y grado de especificación será determinado por el b) La celebración de consultas. La versión preliminar órgano ambiental en un documento de referencia, tras del plan o programa y el ISA se pondrán a disposi- consultar a las administraciones afectadas y público ción del público, consultándose a las administracio- interesado13. El ISA lo elabora el órgano promotor nes públicas afectadas y público interesado, que ten- del plan (por ejemplo, un ayuntamiento, confedera- drán un plazo de 45 días para examinarlo y hacer ción hidrográfica, etc), y en el identifica describe y observaciones y alegaciones. Cuando exista la posi- evalúa los impactos, y establece las alternativas razo- bilidad de afectar significativamente al medioFigura 1.3 Esquema del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de planes y programas, y las fases en las que puede participar elciudadano13. Se entiende por público interesado (art. 10.2 Ley 9/2006 EAE): las personas que o bien tienen derechos o intereses legítimos, individuales y colectivos, que pue-den ser afectados por la autorización del proyecto, y en todo caso, las personas jurídicas sin ánimo de lucro que tengan entre los fines de sus estatutos la protec-ción del medio ambiente, lleven dos años legalmente constituidas, y desarrollen su actividad en el territorio afectado por el proyecto. 22
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL ambiente de otro estado de la Unión Europea, 2º. Observaciones y alegaciones al informe de sostenibili- deberán realizarse consultas transfronterizas, como dad ambiental. por ejemplo, en la aprobación de los planes hidroló- 3º. Recurso contra la aprobación del plan o programa gicos de cuenca de ríos compartidos con Portugal. (que incluye la memoria ambiental). 4º. Solicitud de informes de seguimiento o de la adopción c) Elaboración de la memoria ambiental. Que valorará de medidas para evitar efectos adversos no previstos. la integración de los aspectos ambientales en la pro- puesta de plan o programa, y contendrá las determi- En cuanto al contenido de las sugerencias previas, obser- naciones que deban incorporarse y tenerse en vaciones, alegaciones, etc, es aplicable, teniendo en cuen- cuenta en el mismo, de forma preceptiva. Con las ta las diferencias del procedimiento de EAE de planes y debidas diferencias, esta memoria sería equivalente a programas, lo que indicamos en el apartado correspon- la DIA en la evaluación de proyectos. diente del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de proyectos. En concreto, es recomendable d) Elaboración y aprobación del plan o programa, y unir a nuestras sugerencias y alegaciones las correspon- publicidad del mismo. Que deberá tomar en con- dientes solicitudes de información ambiental de los datos sideración el informe de sostenibilidad ambiental, y documentos necesarios para poder realizar las mismas las alegaciones de las consultas, y la memoria con garantías. También es importante alegar, si es posible, ambiental. Se pondrá a disposición de las adminis- además de defectos de forma (relativos a incumplimien- traciones públicas afectadas y el público interesado: tos del procedimiento de EAE) motivos de fondo, que el plan o programa aprobado, junto con una decla- son los que se refieren a incumplimientos de otras leyes ración que resuma de qué manera se han integra- ambientales y de naturaleza, y que si se reconocen por do los aspectos ambientales, y se han tomado en el juez o administración, serán más difíciles de corregir o consideración el ISA, las consultas y la memoria subsanar. ambiental, indicando las posibles discrepancias, así como las razones de elección de la alternativa En cuanto al recurso contra la aprobación de un plan o seleccionada. También se publicarán las medidas de programa en el que se integra la memoria ambiental, infor- seguimiento y un resumen no técnico de la docu- me de sostenibilidad, etc., el mismo será generalmente un mentación. Si no estamos de acuerdo con su con- recurso contencioso administrativo, cuando los planes y tenido o entendemos que vulnera la normativa de programas, se aprueben por disposiciones generales de evaluación estratégica u otras (protección de la rango reglamentario, como decretos, reales decretos, orde- naturaleza, aguas, ordenación del territorio, etc), las nes, etc. posibilidades de recurrir el mismo varían según el En cambio, si el plan o programa se aprueba por una ley, rango normativo que se otorgue al plan o progra- no se puede recurrir directamente por asociaciones o par- ma aprobado (ley o reglamento). ticulares en vía judicial contencioso administrativa, sino que e) Seguimiento: tras la aplicación o ejecución del plan o solo cabría plantear, en caso de que hubiera habido vulne- programa, el órgano promotor, con la participación raciones de rango constitucional, el recurso de inconstitu- del órgano ambiental, debe realizar un seguimiento cionalidad ante el Tribunal Constitucional, que tiene una de sus efectos en el medio ambiente, para identificar legitimación muy tasada (el Presidente del Gobierno, el efectos adversos no previstos y establecer las medi- Defensor del Pueblo, 50 Diputados, 50 Senadores, los das adecuadas para evitarlos. órganos colegiados ejecutivos de las comunidades autóno- mas y, en su caso, las Asambleas de las mismas). Otras vías procesales, dentro de los tribunales españoles, que podríanI.3.2. Sugerencias, alegaciones utilizar asociaciones o particulares, serían a través dey observaciones, recursos judiciales, impugnaciones indirectas, planteando, por ejemplo, unasolicitud de informes de seguimiento cuestión de inconstitucionalidad, para lo que previamentey de adopción de medidas hace falta un acto de aplicación de la ley que se puedaLos momentos más importantes para intervenir en el pro- recurrir en tribunales ordinarios, siempre que haya precep-cedimiento de evaluación estratégica de un plan o progra- tos constitucionales infringidos. También, y siempre quema, serían, por tanto: recurramos actos de aplicación de la ley, podríamos plan-1º. Sugerencias, en la fase de consultas para elaborar el tear ante los tribunales españoles una cuestión prejudicial documento de referencia. para determinar si la ley es compatible o no con el dere- 23
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADcho comunitario, y en todo caso, podemos presentar la programas urbanísticos sometidos a evaluación ambien-correspondiente queja a la Comisión Europea por vulnera- tal estratégica (incluidas sus modificaciones y revisiones).ción del derecho comunitario. Por regla general, en los casos anteriores los planesE independientemente de que hayamos recurrido o no la mencionados no son ejecutables directamente, sino queaprobación del plan o programa, tenemos derecho a soli- es necesario aprobar, para la realización material de loscitar posteriormente a la administración, tanto si hemos mismos, instrumentos de gestión y ejecución del plane-participado como público interesado, como si no (en el amiento, que reciben distintas denominaciones en cadamarco del derecho de información ambiental), el conteni- comunidad autónoma (proyectos de actuación, progra-do de los informes de seguimiento de sus efectos sobre el mas de actuación urbanizadora, proyectos de urbaniza-medio ambiente, que deber realizar el órgano promotor ción, etc). Es por tanto necesaria una autorización oen colaboración con el órgano ambiental. También pode- licencia posterior para dichos proyectos de ejecución,mos poner en conocimiento de la administración (siendo que si comprenden obras, construcciones, instalacionesaconsejable acreditarlo de alguna manera) la existencia de o actividades encuadrables en los Anexos I y II del RDLefectos adversos no previstos, y que no consten en los 1/2008 de Evaluación de Impacto Ambiental, o norma-informes de seguimiento, solicitando la aplicación de las tiva autonómica equivalente, serán sometidos también amedidas para evitarlos. EIA de proyectos. Es por tanto muy importante consultar y tener en cuen-I.3.3. Caso especial: Planes urbanísticos ta, en cada caso, la diversa normativa autonómica que ha ido aprobándose en materia de evaluación de planesa) Determinación de planes y programas territoriales y urba- urbanísticos y territoriales, no siempre contenida en nísticos sometidos a evaluación ambiental estratégica. normas de evaluación ambiental, sino en muchos casos La Ley 9/2006 de evaluación de planes y programas, exige de forma dispersa, en las propias leyes y reglamentos que se sometan a evaluación ambiental los planes y progra- urbanísticos y de ordenación del territorio, con impor- mas de ordenación del territorio urbano y rural o uso del suelo tantes diferencias entre las distintas comunidades autó- que establecen el marco para la autorización de proyectos nomas, y que pueden introducir diferencias en el siste- sometidos a evaluación de impacto ambiental. ma enumerado en los párrafos anteriores. Incluso, desde antes de aprobarse la Ley 9/2006 de evaluación de pla- Sin embargo, en este caso, hay que tener claro lo que nes y programas, muchas comunidades autónomas obli- debe entenderse por “plan” o “proyecto”, ya que a gan a evaluar determinados planes y programas urbanís- efectos urbanísticos, esta diferencia no es tan clara ticos mediante la EIA de proyectos (por ejemplo planes como parece, e incide en el diferente procedimiento y parciales o especiales en zonas naturales o seminatura- tipo de evaluación, estratégica o de proyectos, que les, o que supongan la clasificación de suelo rústico pro- deba aplicarse. tegido en urbanizable, etc). También la normativa estatal Según la definición que da la Ley 9/2006 los planes y básica de evaluación de impacto ambiental de proyec- programas no son ejecutables directamente, sino a tra- tos obligaría a someter a evaluación de proyectos a vés de su desarrollo por medio de un conjunto de pro- varios tipos y figuras de planes. Por ejemplo, los planes yectos o actividades. Este sería el caso de los planes generales o las normas subsidiarias que prevean grandes denominados generales, como son un plan de ordena- transformaciones de uso del suelo (transformaciones de ción territorial, plan general de ordenación urbana, nor- uso del suelo que eliminen cubierta vegetal arbustiva en mas urbanísticas municipales, normas subsidiarias, etc, más de 100 hectáreas), y así lo ha considerado en diver- que necesitan a su vez otros planes más específicos para sas sentencias el Tribunal Supremo14. desarrollar detalladamente los mismos (plan parcial, Finalmente, al igual que en el resto de planes y progra- plan especial, estudio de detalle, etc). Con independen- mas, cabe la posibilidad de que los planes y programas cia de la denominación que tengan en cada comunidad de ordenación del territorio urbano y rural o uso del autónoma, estos serían, en principio, el tipo de planes y suelo que hemos indicado, no se sometan a evaluación14. Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 3ª) de 3 de marzo de 2004 (Ponente: Yagüe Gil, Pedro José) y Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 3ª), sec. 5ª, de 30de octubre de 2003, (Ponente: Yagüe Gil, Pedro José). 24
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL ambiental estratégica, en dos supuestos: cuando esta- pleno derecho, y podemos recurrirlo en cualquier plazo, blezcan modificaciones menores o cuando establezcan de forma indirecta, cada vez que recurramos un acto de el uso de zonas de reducido ámbito territorial, y siem- aplicación de dicho reglamento16. Por ejemplo, no hemos pre que en ambos casos se estime que no van a tener recurrido en plazo la modificación de las normas subsidia- efectos significativos sobre el medio ambiente. Esa esti- rias de un ayuntamiento en la que se clasifican como suelo mación deberá realizarse caso por caso, o especificando urbanizable unos terrenos rústicos con importantes valores qué tipo de planes (o combinado ambos métodos). ambientales, sin haberse sometido a evaluación ambiental a pesar de ser preceptivo. Posteriormente, tres años des-b) Evaluación y seguimiento de la sostenibilidad del des- pués, al aprobarse los planes parciales o especiales de des- arrollo urbano arrollo de esos terrenos17, o bien los proyectos de ejecución Por otro lado, hay que tener en cuenta que la Ley del o urbanización de los mismos, podemos recurrir estos, recu- Suelo estatal15 indica que, dentro de la evaluación rriendo además de forma indirecta, la modificación de las ambiental estratégica, el informe de sostenibilidad normas subsidiarias en la que se basan los mismos, por ambiental (ISA) de los instrumentos de ordenación considerarla nula de pleno derecho. urbanística, debe contener un mapa de riesgos natura- les (inundación, etc), y además, en la fase de consultas, deberán recabarse al menos, los informes de la adminis- I.4. Proyectos, Planes y Programas que tración hidrológica sobre la existencia de recursos hídri- puedan afectar a Red Natura cos necesarios para satisfacer las nuevas demandas y sobre la protección del dominio público hidráulico; así En aplicación del artículo 6 de la Directiva 92/43/CEE de como el de la administración de costas sobre el deslin- Hábitats18, es necesario evaluar de forma adecuada los efec- de y la protección del dominio público marítimo-terres- tos que sobre la Red Natura 2000 tienen los planes, pro- tre, en su caso. gramas y proyectos, ya sea de forma individual o combina-c) Recursos directos e indirectos contra planes urbanísti- da. Esta evaluación, que únicamente debe tener en cuenta cos y territoriales. los objetivos de conservación de dicho lugar, está regulada actualmente en la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Finalmente, hay que saber que los planes de ordenación Biodiversidad y otras disposiciones reglamentarias estatales. general, normas subsidiarias, normas urbanísticas munici- También algunas comunidades autónomas han reiterado en pales, planes parciales, planes especiales, etc. se conside- sus normas de evaluación ambiental o protección de la ran disposiciones de carácter general, de naturaleza naturaleza, dicha obligación, aunque la realización práctica reglamentaria, lo que implica que, en el caso de discre- de la misma, y la coordinación con los procedimientos de pancia con los mismos, pueden recurrirse de dos formas evaluación ambiental de proyectos, o planes y programas, (siempre con la intervención de un abogado): (1) de ha dejado, hasta ahora, mucho que desear. manera directa, interponiendo un recurso contencioso- administrativo ante los tribunales, en el plazo de dos Esta “adecuada” evaluación presenta diferencias en su meses desde su publicación (2) Si se nos ha pasado el contenido (en cuanto a la elección de alternativas, proce- plazo anterior, conviene saber que cualquier reglamento dimiento de autorización, decisión, medidas compensato- ilegal (es decir, que vulnera o contradice una ley, ya sea rias) con la evaluación ambiental genérica de proyectos, o urbanística o territorial, de protección de la naturaleza, de planes y programas. Y aunque cabe realizarla en el de evaluación ambiental estratégica, etc), es nulo de marco del procedimiento de las evaluaciones ambientales15. Art. 15 del Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Suelo.16. Art. 15 del Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Suelo.17. Estos planes se consideran también reglamentos, no actos administrativos, pero sin embargo, los tribunales admiten que al recurrir los mismos se pueda recu-rrir de forma indirecta la regulación de los planes generales a los que desarrollan (ej. Plan de Ordenación Municipal), por considerar que el plan general es aplica-do y desarrollado por el plan de desarrollo, y que la nulidad del anterior se transmite a este. Sentencias del Tribunal Supremo de 27-11-2009 (Sala 3ª, Sec. 5ª. Rec.7100/2005. Pte: Yagüe Gil, Pedro José) y Sentencia de 25-9-2009 (Sala 3ª, Sec. 5ª, rec. 553/2005. Pte. Teso Gamella, Pilar).18. Artículo 6 de la Directiva 92/43/CEE del Consejo de 21 de mayo de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres,transpuesta inicialmente a nuestro ordenamiento jurídico por artículo 6 del Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establece Medidas paracontribuir a garantizar la Biodiversidad mediante la conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres. 25
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADde proyectos o planes, esto no puede hacer omitir sus las zonas Red Natura 2000 y sobre sus objetivos deespecificidades19. conservación, los cuales serán, en general, lograr el mantenimiento o, en su caso, el restablecimiento de unEl artículo 6.3 de la Directiva Hábitats indica la secuencia estado de conservación favorable de dichos hábitats yde actuaciones que ha de seguirse: especies. No deben valorarse, por ejemplo, los efectos1º. Determinación de si el plan o proyecto puede afectar sobre el patrimonio cultural, o el medio socioeconómi- de forma apreciable a lugares de la Red Natura 2000, co, que serán objeto de evaluación en el marco de los ya sea de forma individual, o combinada con otros pla- procedimientos de evaluación de planes, programas y nes o proyectos. Y aquí, hay que tener claro que: proyectos. En el caso, frecuente, de que ambas evalua- 1. El plan o proyecto puede producir efectos aprecia- ciones (la del artículo 6 de la Directiva de Hábitats, y bles sobre lugares Red Natura, incluso aunque no se las genéricas de proyectos o planes) se realicen en un ubique físicamente dentro de sus límites, y esté fuera mismo procedimiento, debe asegurarse que se con- de los mismos. templan las especificidades de la adecuada evaluación sobre Red Natura. 2. Las medidas de los apartados 3 y 4 del art. 6 de la Directiva de Hábitats, se activan no solo cuando hay 3º. Si la evaluación es negativa e indica que habrá afección certeza, sino también probabilidad de efectos apre- a la integridad del lugar, las autoridades están obligadas ciables20. No son admisibles las resoluciones que a no aprobar o autorizar el proyecto, plan o programa, indican que no es necesaria esta evaluación al no y tan sólo podrán declararse a favor excepcionalmen- existir afección apreciable, sin justificarlo o motivarlo te, justificando que no existen alternativas, y en base a adecuadamente, y sin que exista en el expediente un unos motivos tasados que indicamos a continuación. informe en tal sentido del departamento competen- 4º. Si se justifica que no existen alternativas, habrá que dilu- te en espacios naturales. cidar si el plan, programa o proyecto: 3. La combinación de varios impactos menores puede a) Responde a una razón imperiosa de interés público producir un impacto apreciable. Por lo que debe de primer orden. El art. 45 LPNB encomienda a una realizarse la evaluación de los efectos sinérgicos y ley, o al consejo de ministros (o consejo de gobier- acumulativos de todas las instalaciones que puedan no de la comunidad autónoma), mediante acuerdo afectar. motivado y público, que declare la concurrencia de las mencionadas razones imperiosas de interés 4. Es indiferente si el proyecto está incluido o no en los público de primer orden. listados de la normativa de EIA, o si el plan o pro- grama afecta a zonas de reducido ámbito territorial, b) Si el lugar considerado alberga hábitats o especies o se trate de modificaciones menores. Siempre que prioritarios21, sólo pueden alegarse razones imperio- pueda afectar de forma apreciable a lugares de la sas de interés público de primer orden, previa con- Red Natura, deberá someterse a la adecuada eva- sulta a la Comisión, o bien motivos relacionados con luación del artículo 6 de la Directiva de Hábitats. la salud humana y la seguridad pública, o consecuen- cias positivas de primordial importancia para el2º. En segundo lugar, habrá que evaluar aquellos planes, medio ambiente programas y proyectos que se haya estimado que pue- den afectar de forma apreciable a la Red Natura 2000. 5º. En caso de justificarse las razones y motivos anteriores, Deben evaluarse solo los efectos que tendrán sobre se diseñarán y adoptarán medidas compensatorias, que los hábitats y especies que motivaron la designación de deberán notificarse a la Comisión Europea una vez19. “Un plan o proyecto solo pueden autorizarse cuando las autoridades nacionales competentes se hayan asegurado que no causa perjuicio a la integridad dellugar. Por lo tanto, las evaluaciones en virtud de la Directiva 85/337 o de la Directiva 2001/42 no pueden sustituir al procedimiento previsto en el artículo 6, apar-tados 3 y 4 de la Directiva sobre los hábitats” (Párrafo 231 de la Sentencia TJCE de 13 de diciembre de 2007, Caso C-418/04, Comisión contra Irlanda).20. Según el TJCE, en aplicación del principio de cautela, procede efectuar dicha adecuada evaluación en caso de duda razonable, desde el punto de vista cientí-fico, sobre la existencia de efectos perjudiciales para la integridad de ese lugar. Sentencia TJCE de 13 de diciembre de 2007, Caso C-418/04, (Comisión contraIrlanda). Apartados 243 y 254.21. El artículo 45.7 de la LPNB exige también la concurrencia de estas causas en el caso de planes o proyectos que puedan afectar negativamente a especiesincluidas en los anexos II o IV de dicha Ley, que hayan sido catalogadas en peligro de extinción. 26
  • EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL adoptadas. Si bien la Ley de Patrimonio Natural y Según la Comisión Europea, las medidas compensato- Biodiversidad (artículo 45, apartado 5) ha optado por rias pueden consistir en: adelantar el diseño de las medidas compensatorias, al • La reconstitución de un hábitat en un lugar nuevo o indicar que las mismas se diseñarán en el procedimien- ampliado que va a incluirse en la Red Natura 2000; to de evaluación. Las medidas compensatorias en el marco de la Red Natura 2000 tienen por objeto • La mejora de un hábitat en parte del lugar o en otro “garantizar la coherencia global de la Red Natura 2000”. espacio de Natura 2000, en una medida proporcio- Esto implica, según la Comisión Europea, que deben: nal a la pérdida provocada por el proyecto; a) Dirigirse, en proporciones comparables, a los hábi- • E incluso, en casos excepcionales, la declaración tats y especies afectados negativamente; como ZEPA o LIC de un nuevo espacio. b) Referirse a la misma región biogeográfica en el De esta forma, el procedimiento que debe seguirse para mismo Estado miembro; y dar cumplimiento a la Directiva de Hábitats y a la Ley de c) Realizar funciones comparables a las que justifica- Patrimonio Natural y de la Biodiversidad se representa en ron la selección del lugar inicial. la Figura 1.4.Figura 1.4 Esquema del procedimiento de evaluación de impacto ambiental de planes, programas o proyectos que puedan afectar de formaapreciable a la Red Natura 2000. 27
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADCAPÍTULO II. ESPECIES SILVESTRES Y ESPACIOS PROTEGIDOSII.1. Introducción suben una categoría en la clasificación de la UICN, y seEs parte de la evolución que poblaciones y especies se aproximan más a la extinción. Es indudable que se están lle-extingan, y den paso a otras especies. Sin embargo, hay vando a cabo un gran número de acciones de conservaciónconsenso científico en que la tasa actual de extinción es de exitosas, pero estas son insuficientes para equilibrar las pér-10 a 100 veces mayor que en cualquiera de las extinciones didas de poblaciones debido principalmente a la agricultura,en masa conocidas en la tierra. De hecho, esta ya ha sido la tala de bosques, la sobreexplotación y las especies exóti-denominada como la sexta extinción. Una de las principa- cas invasoras. En las últimas cuatro décadas las tasas deles características de este proceso de extinción masiva es extinción de las especies superan de dos a tres órdenes desu origen, ya que en este caso, somos los seres humanos magnitud las tasas que se consideran normales. En respues-los causantes de este fenómeno catastrófico. De hecho, ta a esta crisis, el Convenio sobre la Diversidad BiológicaEdgard O. Wilson, de la Universidad de Harvard, ha calcu- (CBD) puso en marcha la campaña “Count to down 2010”lado que, al ritmo actual de perturbación humana de la que tenía por objetivo frenar la pérdida de biodiversidad enbiosfera, la mitad de todas las especies vivientes se podría 2010, objetivo que no fue alcanzado.extinguir en menos de 100 años. En España, muchas especies y hábitats están en declive. ElHoy contamos con un buen diagnóstico científico sobre el 30% de los anfibios, 23% de los reptiles, 49% de peces con-estado de conservación de los vertebrados, así como de la tinentales, 19% de mamíferos, 33% de aves reproductoraseficacia de las medidas que tomamos para evitar su extinción,que nos debe ayudar a la toma de decisiones. En un artículo y 1.196 taxones de plantas vasculares se encuentran ame-publicado en 2010 en la revista Science, ciento setenta y cua- nazados, sin contar con las especies y hábitats marinos, a sutro científicos analizaron el impacto de las acciones de con- vez gravemente amenazados por múltiples actividadesservación en el estatus de las especies1, utilizando datos de humanas. A nivel nacional, 898 especies se encuentran en25.780 especies de vertebrados de las que dispone de infor- el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial,mación la Unión Internacional para la Conservación de la y de ellas, 176 especies están catalogadas como en peligroNaturaleza (UICN). Una quinta parte de las especies esta- de extinción, y otras 120 como vulnerables en el Catálogoban clasificadas como amenazadas, y cada año 52 especies Español de Especies Amenazadas. Cuadro 2.1 Tendencia del estado de conservación de los vertebrados mundiales Según el artículo de Hoffmann y cols (2010), casi una quinta parte de las especies de vertebrados existentes se calificaban en una de las categorías de amenaza de la UICN, que van del 13% de las aves, al 41% de los anfibios. Los vertebrados amenaza- dos se encuentran principalmente en las regiones tropicales. Las aves sufrieron una tendencia negativa en el periodo 1988- 2008, con valores negativos de 0,49% y un promedio de 0,02% anual. Los mamíferos sufrieron una tendencia negativa del 0,8% durante el periodo 1996-2008 y a un ritmo más rápido que para las aves (0,07% por año). Proporcionalmente, los anfibios están más amenazados que las aves y los mamíferos, disminuyendo un 3,4% durante el periodo 1980-2004, a una tasa del 0,14% al año. Otros indicadores basados en el tamaño de las poblaciones de vertebrados muestran una disminución de 30% entre 1970 y 2007. Los patrones globales de incremento de riesgo de extinción son más marcados en el sudeste asiático, debi- do al cultivo de palmeras aceiteras, al comercio de madera y a la caza insostenible. En California, América Central, las regio- nes tropicales andinas de América del Sur y Australia, los patrones vienen muy condicionados principalmente por el "enigmá- tico" declive de los anfibios, cada vez más vinculado a una enfermedad infecciosa causada por el hongo patógeno Batrachochytrium dendrobatidis. Por su parte, el efecto tóxico del diclofenaco ha causado una disminución estimada de la pobla- ción de varias especies de buitres superior al 99% en las últimas dos décadas. El cambio climático todavía no está adecuada- mente analizado por la Lista Roja de la UICN, pero se ha implicado directamente en el declive del estado de varios vertebra- dos, y puede interactuar con otras amenazas para acelerar la extinción. La mayoría de los declives son reversibles, pero en el 16% de los casos han dado lugar a la extinción de la especie. Dos especies de aves se extinguieron entre 1988 y 2008, y otras seis especies en Peligro Crítico se consideran "posiblemente extinguidas" durante este período. Al menos nueve especies de anfibios desaparecieron en las dos décadas posteriores a 1980, y otras 95 se consideran "posiblemente extinguidas". No se conoce la extinción de ningún mamífero en el período 1996-2008, a pesar de la posible extinción del delfín del río.1. Hoffmann, M. y 173 autores más. 2010. The Impact of Conservation on the Status of the World’s Vertebrates. Science 330 no. 6010 pp. 1503-1509. 28
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOSAunque en algunas ocasiones los programas de conserva- con estos compromisos la Unión Europea está preparan-ción han conseguido mejorar la situación de especies, los do una estrategia, y España aprobó el Plan Estratégico delresultados anteriores apoyan la conclusión de que el esta- Patrimonio Natural y de la Biodiversidad3.do de la biodiversidad sigue empeorando, pese al aumen- En este capítulo se revisarán las principales herramientasto de la cobertura de áreas protegidas y la adopción de técnicas y jurídicas, así como las principales amenazas ylegislaciones ambientales a nivel nacional. En cualquier caso, acciones de conservación que pueden llevarse a cabo, refe-es indudable que la protección de las especies, y medidas ridas a la protección y conservación de especies y de espa-de conservación como la declaración de espacios protegi- cios protegidos.dos, ayudan a mejorar el estado de conservación de lasespecies, o por lo menos, reducen su tendencia negativa. Enun artículo publicado en la prestigiosa revista científica II.2. Legislación y otras herramientas deScience2, miembros de BirdLife y la RSPB, demostraron elefecto positivo que tuvo la aprobación de la Directiva de conservación de especies autóctonasAves Silvestres en el estado de conservación de las espe- silvestrescies que se encontraban en su anexo I, y por lo tanto El Gobierno de España es el responsable de la legislaciónrequerían de medidas, incluida la designación de Zonas de básica sobre conservación de especies y espacios,Especial Protección para las Aves (ZEPA). De hecho, uno pudiendo las comunidades autónomas aumentar su pro-de los resultados que obtienen es que las especies tienen tección, pero nunca disminuirla. Las comunidades autó-un mejor estado de conservación en aquellos países de la nomas, en cambio, son las competentes para la ejecuciónUnión Europea que tienen un mayor porcentaje de su país o gestión en materia de protección del medio ambiente,protegido como ZEPA (Figura 2.1). es decir, son las responsables de aplicar y hacer cumplir en su territorio, tanto la legislación básica, como la deAnte esta situación dramática, la comunidad internacional desarrollo en materia de conservación de especies yaprobó en la Cumbre del Convenio de Diversidad espacios. Las comunidades además tienen competenciaBiológica (CBD) de Nagoya, en 2010, una serie de objeti- exclusiva en materias que inciden de forma importantevos que inviertan la pérdida de biodiversidad. Para cumplir en la conservación de especies y hábitats, como la caza y pesca fluvial, agricultura, ordenación del territorio y urbanismo… La legislación básica para la conservación de las especies silvestres, se encuentra mayoritariamente en la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En esta Ley, se recogen la mayoría de las obligaciones para España derivadas de las Directivas de Aves y Hábitats, así como de los principales acuerdos internacionales en mate- ria de conservación de especies (CITES, Berna, Bonn, OSPAR, etc.). 1. Convenios Internacionales Las obligaciones básicas de los convenios internacionales ratificados por España o por la Unión Europea deben ser recogidos en la legislación interna, aunque, una vez ratifica- dos, son de directa aplicación en España. A continuación seFigura 2.1 Relación entre porcentaje del país protegido como ZEPAde la Unión Europea (UE15) y el estado de conservación de las describen algunos de los convenios más importantes enespecies de aves (figura basada en Donald et al. 2007). relación con la conservación de las especies.2. Donald, P. F. et al. 2007. International Conservation Policy Delivers Benefits for Birds in Europe. Science 317: 810-813.3. Real Decreto 1274/2011, de 16 de septiembre, por el que se aprueba el Plan estratégico del patrimonio natural y de la biodiversidad 2011-2017 (BOEnúmero 236 de 30/9/2011, páginas 103071 a 103280)http://www.magrama.es/es/biodiversidad/legislacion/Plan_Estrat%C3%A9gico_Patrimonio_Natural_Biodiversidad_tcm7-178313.pdf 29
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADLa Convención sobre el Comercio Internacional de objeto fomentar la cooperación entre los Estados signa-Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), tarios a fin de garantizar la conservación de la flora y dees un acuerdo internacional cuyo objeto es prevenir que el la fauna silvestre, y de sus hábitats naturales, así comocomercio internacional de especimenes de animales y proteger las especies migratorias amenazadas de extin-plantas silvestres, ponga en grave riesgo su supervivencia. ción. Los Estados adheridos, deben establecer políticasEste acuerdo ofrece diverso grado de protección a más de nacionales de conservación de la flora y de la fauna silves-30.000 especies de animales y plantas, no necesariamente tres y de los hábitats naturales; integrar la conservaciónamenazadas en este momento. CITES somete el comercio de la flora y de la fauna silvestres en sus políticas nacio-internacional de especies a ciertos controles, de forma que nales de planificación, desarrollo y medio ambiente, ytoda importación, exportación, reexportación o introduc- fomentar la educación y difusión de información sobre lación de especies amparadas por la Convención debe auto- necesidad de conservar las especies y sus hábitats. Losrizarse mediante un sistema de concesión de licencias. Para Estados miembros deben proteger las especies de floraello cada país designa una Autoridad Administrativa (en silvestre enumeradas en su anexo I, y prohibir coger, reco-España la Secretaría de Estado de Comercio) que se encar- lectar, cortar o desarraigar intencionadamente dichasgan de administrar el sistema de concesión de licencias, y plantas. Para las especies de fauna silvestre que figuran enuna Autoridad Científica (en España la Dirección General su anexo II, deben garantizar su conservación y prohibirde Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural), para todo tipo de captura, posesión o muerte intencionadas; elprestar asesoramiento acerca de los efectos del comercio deterioro o la destrucción intencionados de los lugaressobre la situación de las especies. Las especies amparadas de reproducción o de las zonas de reposo; la perturba-por CITES están incluidas en tres Apéndices, según el ción intencionada de la fauna silvestre, especialmentegrado de protección que necesitan. durante el período de reproducción, crianza e hiberna- ción; la destrucción o la recolección intencionadas deEl Convenio de Bonn, sobre Conservación de Especies huevos en su entorno natural o su posesión, y la posesiónMigratorias, tiene entre sus objetivos la conservación de las y el comercio interior de los animales enumerados, vivosespecies migratorias a escala mundial. Para evitar que unaespecie migratoria se convierta en especie amenazada, los o muertos, incluidos los disecados, y de cualquier parte oEstados tienen obligación de promover, cooperar y colabo- de cualquier producto obtenido a partir del animal. En lasrar en la financiación de trabajos de investigación relativos especies de la fauna silvestre, cuya lista se enumera en sua especies migratorias, conceder protección inmediata a las anexo III, debe garantizarse que sus poblaciones seespecies migratorias que figuran en el apéndice I, y adherir- encuentren fuera de peligro. Además este convenio pro-se a acuerdos relacionados con la conservación y la gestión híbe la utilización de medios no selectivos de captura ode las especies migratorias incluidas en el apéndice II. muerte, que puedan ocasionar la desaparición o pertur-Además, los Estados, con el objeto de proteger las especies bar la tranquilidad de las especies.migratorias amenazadas deben esforzarse en conservar o El Convenio sobre la Protección del Medio Marino delrestaurar su hábitat; prevenir, eliminar, compensar o reducir Atlántico Nordeste, o Convenio OSPAR entró en vigor enal mínimo, los efectos negativos de las actividades o de los 1998, por lo que, a partir de esa fecha, su articulado es deobstáculos que constituyan un impedimento grave a la obligado cumplimiento para España. En el marco de lamigración de las especies; y prevenir, reducir o controlar, estrategia de ecosistemas y diversidad biológica de estecuando sea posible y apropiado, los factores que amenacen convenio, se ha adoptado una lista4 de especies y hábitatso puedan amenazar en mayor medida a dichas especies. En amenazados y/o en declive, donde se incluyen una serie deel marco del Convenio de Bonn se han aprobado diferen- invertebrados, aves, peces, reptiles, mamíferos y hábitatstes acuerdos, como por ejemplo, el Acuerdo sobre la con- para los cuales hay que adoptar especiales medidas de ges-servación de aves acuáticas migratorias de África y de tión y conservación. Además, se ha adoptado una Red deEurasia, el Acuerdo sobre la Conservación de los Cetáceos Áreas Marinas Protegidas que debe ser ecológicamentedel Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la Zona Atlántica coherente y estar bien gestionada antes del año 2010.Contigua, o el Acuerdo sobre la Conservación de Albatros Actualmente, la red cuenta con 81 zonas en las aguas de 6y Petreles. Estados, habiendo incorporado España dos AMPs a estaEl Convenio de Berna, relativo a la conservación de la red, el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia y Elvida silvestre y del medio natural de Europa, tiene por Cachucho.4. La lista puede ser consultada en: http://www.marm.es/es/costas/temas/proteccion-del-medio-marino/IOL_OSPAR_2008_tcm7-29510.pdf 30
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS2. Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y motivada, así como con adecuadas medidas de con-de la Biodiversidad. trol (Art. 58).El Título III de esta ley, denominado “Conservación de la 7) Como complemento a las acciones de conservación inBiodiversidad” recoge en sus cuatro capítulos (conserva- situ, para las especies del CEA, se pueden desarrollarción in situ, ex situ, especies exóticas invasoras y caza), la programas de cría o propagación fuera de su hábitatmayoría de la normativa básica relativa a la conservación natural, pero siempre cumpliendo con una serie dede las especies silvestres, estableciendo los siguientes prin- condiciones marcadas en la propia ley (Art. 59) y en elcipios, obligaciones, y prohibiciones: RD 139/2011.1) Las comunidades autónomas deben adoptar las medi- 8) Se crea también un Catálogo Español de Especies das necesarias para garantizar la conservación de la Exóticas Invasoras6, con aquellas especies y subespecies biodiversidad que vive en estado silvestre (Art. 52). exóticas invasoras que constituyan una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosiste-2) Las administraciones deben prohibir la introducción de mas, la agronomía, o para los recursos económicos aso- especies, subespecies o razas geográficas alóctonas ciados al uso del patrimonio natural. Además, las admi- (Art. 52). nistraciones deberán hacer un seguimiento de aquellas3) Salvo contadas excepciones, por ejemplo, las especies especies con potencial invasor. La inclusión de un taxón cinegéticas, queda prohibido dar muerte dañar, moles- en este catálogo conlleva la prohibición genérica de tar o inquietar intencionadamente a los animales silves- posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares tres, sea cual fuere el método empleado o la fase de su vivos o muertos, incluyendo el comercio exterior, así ciclo biológico (Art. 52). como la obligación de adoptar por parte de las admi-4) Se recogen en un Listado de Especies Silvestres en nistraciones, estrategias nacionales y planes autonómi- Régimen de Protección Especial (LESPE)5, que en la cos de gestión, control y posible erradicación de los actualidad recoge 898 especies, aquellos taxones para mismos (Art. 61). los que las administraciones deben hacer un especial 9) En cuanto a la caza y la pesca, deberá ser regulada por esfuerzo de seguimiento. La inclusión en el LESPE de las comunidades autónomas, garantizando no solo la una especie, subespecie o población, conlleva una serie conservación, sino también el fomento de las especies de prohibiciones genéricas como son la de no arrancar cinegéticas. Además, cada comunidad deberá establecer (si son plantas, hongos u algas), no matar, capturar, per- qué especies son cinegéticas, quedando excluidas de seguir o molestar a los animales, no destruir o deterio- esa posibilidad todas las que se encuentren en el rar sus nidos o hábitats, no vender, comerciar, importar LESPE, y aquellas prohibidas por la Unión Europea. La o intercambiar estas especies o sus restos, etc. (Art. 54). Ley también establece algunas prohibiciones y limitacio-5) Además, en el seno del LESPE se establece un Catálogo nes con carácter general, como por ejemplo, la tenen- Español de Especies Amenazadas (CEA), que en la cia, utilización y comercialización de procedimientos actualidad incluye 176 especies en peligro de extinción masivos o no selectivos para la captura o muerte de y 120 vulnerables, que cuentan con un régimen de pro- animales, la caza de aves durante la época de celo, tección reforzado, que incluye la obligación de la adop- reproducción y crianza, y la caza durante el trayecto de ción de planes de recuperación autonómicos para las regreso hacia los lugares de cría. Se podrán hacer especies catalogadas en peligro, y planes de conserva- moratorias temporales o prohibiciones temporales, ción para las especies catalogadas vulnerables (Art. 56). quedando prohibida la introducción de especies alóc- Aquellas especies del CEA y aquellas amenazas más tonas. Los vallados cinegéticos no deben impedir la cir- importantes para las especies deberán además contar culación de la fauna no cinegética (Art. 62). con una estrategia nacional (Art. 57). Además, la Ley establece en su título VI que cualquier acción6) A estos regímenes de protección generales, se les u omisión que infrinja lo prevenido en esta Ley, generará res- puede hacer excepciones, pero son siempre muy ponsabilidad de naturaleza administrativa, quedando el infrac- tasadas, y siempre mediante autorización pública y tor obligado a reparar el daño causado, según indica la Ley de5. Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español deEspecies Amenazadas.6. Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula el listado y catálogo español de especies exóticas invasoras. 31
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD Foto: J.C. Atienza Visión americano. Las especies exóticas invasoras son una de las amenazas más importantes a nivel mundial.Responsabilidad Medioambiental, así como a indemnizar los espacios y otra para especies. Muchas de ellas también tie-daños y perjuicios que no puedan ser reparados. Algunos nen legislación específica para la protección de los anima-incumplimientos de esta ley son tipificados como infracciones les, incluyendo los domésticos. En la Tabla 2.1, se relacionanen el artículo 76, y clasificados según su gravedad, como las leyes autonómicas en materia de conservación de espe-infracciones leves, graves o muy graves, conllevando multas de cies o espacios . En esta relación no se incluyen leyes sec-entre 500 euros y 2 millones de euros, según su gravedad toriales (caza, pesca…) que pueden también incluir regula-(Art. 77). En el apartado II.5.1 se incluye la tabla 2.2 que sis- ción protectora de la fauna, ni las normas de desarrollotematiza dichas infracciones y sanciones reglamentario existentes en cada comunidad autónoma. Aunque sobre la base de la legislación básica estatal y las directivas europeas se pueden realizar multitud de accio-3. Leyes autonómicas de protección y nes de conservación, por lo general, la legislación autonó-conservación de especies mica abre más vías, e incluso, en muchos casos, es más duraLas comunidades autónomas son las competentes para la con los infractores. Por lo tanto, es necesario conocer laejecución y gestión en materia de protección y conserva- legislación que se aplica en nuestro territorio, con el obje-ción de especies y espacios, y por lo tanto, todas han legis- tivo de realizar bien nuestras acciones.lado en mayor o menor medida en esta materia. Las comu-nidades, partiendo de la base de la Constitución, la legisla-ción europea y la legislación básica del Estado, pueden 4. Catálogos de Especies Amenazadasavanzar más con el objetivo de conservar y mejorar a las El artículo 55 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y deespecies y hábitats. La mayoría de las comunidades autóno- la Biodiversidad establece el Catálogo Español de Especiesmas poseen leyes de conservación de la naturaleza, en las Amenazadas8. La inclusión de una especie, subespecie u pobla-que incluyen los espacios7 y las especies de forma conjun- ción en este catálogo, conlleva unos efectos legales importan-ta; otras sin embargo, tienen una legislación específica para tes, tanto en su nivel de protección, como en las obligaciones7. La mayoría de estas leyes han sido modificadas y/o corregidas, por leyes posteriores, por lo que antes de consultarlas debemos asegurarnos de que sea la últi-ma versión vigente.8. Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español deEspecies Amenazadas. 32
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS CCAA LEY Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la flora y la fauna silvestres. (BOJA nº 218, de 12.11.03).(BOE nº 288, de 02.12.03). ANDALUCÍA Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de protección de los animales(BOJA nº 237, de 10.12.03) (BOE nº 303, de 19.12.03) Ley 6/1998, de 19 de mayo, de Espacio Naturales Protegidos de Aragón. (BOA nº 64, de 03.06.98). ARAGÓN Ley 11/2003, de 19 de marzo, de Protección Animal en la Comunidad Autónoma de Aragón (BOA nº 35, de 26.03.03)(BOE nº 96, de 22.04.03). Ley 5/1991, 5 de abril, relativa a la protección de los espacios naturales (BOPA nº 87, de 17.04.91) ASTURIAS Ley 13/2002, de 23 de diciembre, de tenencia, protección y derechos de los animales ( BOPA nº301, de 31.12.02)(BOE nº 28, de 01.02.03) Ley 1/1991, de 30 de enero, de espacios naturales y régimen urbanístico de las Áreas de especial protección (BOCAIB nº 31, de 09.03.91). BALEARES Ley 5/2005 de 26 de mayo, para la conservación de los espacios de relevancia ambiental (LECO) (BOIB nº 85, de 04.06.05). Ley 8/1991, de 30 de abril, de protección de animales (BOCA nº 63, de 13.05.91). CANARIAS Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias (BOCA nº 157, de 24.12.94). CANTABRIA Ley 3/1992, de 18 de marzo, de protección de los animales (BOCT nº 124, de 23.05.92) Ley 9/1999, de 26 de mayo, de Conservación de la Naturaleza. (DOCM nº 40 de 12.06.99) (BOE nº 179, de CASTILLA-LA MANCHA 28.7.99) CASTILLA Y LEÓN Ley 8/1991, de 10 de mayo, de 10 de mayo. Espacios Naturales. Normas reguladoras (BOCL nº 101, de 29.05.91) Ley 12/1985, de 13 de junio, de espacios naturales (DOGC de 28.06.85). CATALUÑA Ley 22/2003, de 4 de julio, de protección de los animales (DOGC nº 3926, de 16.07.03)(BOE nº 189, de 08.08.03). Ley 8/1998, de 26 de junio, de Conservación de la Naturaleza y de Espacios Naturales de Extremadura (DOE nº 86, de 28.7.98) (BOE nº 200, de 21.8.98). EXTREMADURA Ley 5/2002, de 23 de mayo, de Protección de los Animales en la Comunidad Autónoma de Extremadura (DOE nº 83, de 18.07.02).(BOE nº201, de 22.08.02). GALICIA Ley 9/2001, de 21 de agosto, de Conservación de la Naturaleza (BOE nº 230, de 25.09.01). Ley 4/2003, de 26 de marzo, de Conservación de Espacios Naturales de La Rioja. (BOR nº 39, de 02.04.03).(BOE LA RIOJA nº 87, de 11.04.03). Ley 7/1990, de 28 de junio, de Protección de Embalses y zonas húmedas (BOCM nº 163, de 11.07.90). Ley 2/1991, de 14 de febrero, para la protección y regularización de la Fauna y Flora Silvestres (BOCM nº 29, de MADRID 04.02.91). Ley 16/1995, de 4 de mayo, Forestal y de Protección de la Naturaleza (BOCM nº 127, de 30.05.95) (Corrección de errores: BOCM nº 152, de 28.06.95). MURCIA Ley 7/1995, de 21 de abril, de la Fauna Silvestre, Caza y Pesca Fluvial (BOM nº102, de 04.05.95). Ley Foral 1/1992, de 17 de febrero, de protección de la fauna silvestre migratoria (BON nº 22, de 19.02.92). Ley Foral 2/1993, de 5 de marzo, de protección y gestión de la fauna silvestre y sus hábitats (BON nº 34, de NAVARRA 19.03.93) Ley Foral 7/1994, de 31 de mayo, de protección de los animales (BON nº 70, de 13.06.94). Ley Foral, 9/1996, de 17 de junio, de Espacios Naturales de Navarra (BON nº 78, de 28.06.96). PAÍS VASCO Ley 16/1994, de 30 de junio, de conservación de la Naturaleza del País Vasco (BOPV nº 142, de 27.07.94). Ley 11/1994, de 27 de diciembre, de Espacios Naturales Protegidos de la Comunidad Valenciana (DOGV nº 2423, de 09.01.95). COMUNIDAD VALENCIANA Ley 4/2004, de 30 de junio, de la Generalitat, de Ordenación del Territorio y Protección del Paisaje. (DOGV nº 4788, de 02.07.04).Tabla 2.1 Leyes autonómicas en materia de conservación de la naturaleza 33
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADde la administración en su conservación. Las infracciones y 3. Estrategia para la conservación del Lince Ibéricosanciones son más elevadas si se afecta a estas especies o a 4. Estrategia para la conservación del Quebrantahuesossus hábitats, e incluso puede llegar a ser un delito. Además, el 5. Estrategia para la conservación del Urogalloapartado 4 del artículo 55 posibilita que las comunidades Cantábricoautónomas aprueben sus propios catálogos, en los que pue- 6. Estrategia para la conservación del Visón Europeoden incrementar el grado de protección de las especies, inclu- 7. Estrategia para la conservación del Urogallo Pirenaicoyéndolas en una categoría superior de amenaza. 8. Estrategia para la conservación de la Pardela Balear 9. Estrategia para la conservación del Oso Pardo en losEs conveniente consultar los catálogos de especies amena- Pirineoszadas junto con las leyes de conservación del medio 10. Estrategia para la conservación de la Malvasíaambiente, e incluso con el código penal, ya que determina- Cabeciblancadas acciones u omisiones son infracciones o delitos si se 11. Estrategia para la conservación de la Lapa Ferrugínearealizan sobre especies amenazadas, agravándose, por 12. Estrategia para la conservación de la Focha Morunaejemplo, si son especies en peligro de extinción. 13. Estrategia para la conservación de la Almeja de ríoCon el objeto de localizar rápidamente la categoría en la que 14. Estrategia Española contra el uso ilegal de cebos enve-se encuentra cada una de las especies, se incluye en el Anexo nenados en el medio natural2, al final del manual, una tabla con la información del Catálogo 15. Estrategia nacional para el control del Mejillón CebraEspañol de Especies Amenazadas y de todos los catálogos Por su parte, los planes autonómicos, ya sean de recupera-regionales aprobados en la actualidad. Al tratarse los catálogos ción, conservación o gestión, sí que incluyen obligacionesde registros dinámicos, es necesario confirmar en las web de legales, prohibiciones y limitaciones. Además cuentan conlas diferentes consejerías si hay nuevas actualizaciones o modi- una zonificación del territorio en el que por lo general seficaciones desde la publicación de este manual. establecen áreas críticas. Por lo tanto, es muy importante tener en cuenta esta zonificación y las limitaciones de los5. Planes de Recuperación planes, a la hora de realizar una actuación de conservación, ya que se trata de herramientas importantes. Se incluye enUno de los principales efectos de la inclusión de una especie, el Anexo 3, al final del manual, un listado actualizado consubespecie o población en un catálogo de especies amenaza- todos lo planes aprobados hasta la fecha.das, es la obligación por parte de la administración de aprobarestrategias nacionales, planes de recuperación, conservación ogestión para las mismas. Sin embargo, pese a la obligación legal, 6. Planes de acción internacionalla mayoría de las comunidades autónomas no han aprobado Existen otros documentos, con valor similar al de las estrate-planes para todas las especies amenazadas de su territorio. gias nacionales, que son los planes de acción internacionales.Las estrategias nacionales de conservación de especies ame- Son documentos publicados en el seno de la Unión Europeanazadas, tienen por objetivo ser un marco orientativo para la o de convenios internacionales, que sirven para orientar a losredacción y aprobación de los planes de recuperación de Estados miembros en la protección y conservación de esasespecies aprobados por las comunidades autónomas. Por lo especies, y sirven a estos órganos internacionales para valo-tanto, no incluyen obligaciones legales, pero si son de utilidad rar el grado de cumplimiento de cada uno de los Estados.para probar, ante una administración o un tribunal, inacciones Desde 1993, la Comisión Europea ha apoyado el desarrollo yde una administración o malas prácticas. Las estrategias son la aplicación de un gran número de planes de acción, para lasredactadas y aprobadas por el ministerio junto con todas las especies de aves más amenazadas del anexo I de la Directivacomunidades autónomas, lo que les da un gran respaldo. En de Aves, incluyendo especies amenazadas a nivel mundial pre-la actualidad hay 16 estrategias aprobadas9: sentes en Europa10. Estos planes, que han sido preparados por 1. Estrategia para la conservación del Oso Pardo BirdLife International, son el resultado de un amplio proceso Cantábrico de consulta y consenso, con participación de expertos cientí- 2. Estrategia para la conservación del Águila Imperial ficos, agencias gubernamentales y representantes de ONGs Ibérica de toda Europa. Los planes tienen como objetivo ser una9. Se pueden descargar la mayoría en:http://www.magrama.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies-amenazadas/estrategias-y-planes-de-especies/default.aspx10. Se pueden consultar en: http://ec.europa.eu/environment/nature/conservation/wildbirds/action_plans/index_en.htm 34
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOSherramienta valiosa para ayudar a los Estados miembros a rojos con los catálogos de especies amenazadas, puede noasegurarse de que las medidas adoptadas para las especies en coincidir en cómo se catalogan las especies, ya que mien-peligro de extinción, se basan en conocimientos científicos tras que en los libros rojos se evalúa científicamente el ries-sólidos, y contemplan las medidas más importantes destina- go de extinción, los catálogos determinan la prioridad dedas a la recuperación de estas especies. conservación. Es evidente que el riesgo de extinción tiene mucho peso en la prioridad de conservación, pero no es elAsimismo, la Comisión Europea también ha preparado dife- único factor que tienen en cuenta las administraciones.rentes planes de gestión de especies cinegéticas en estadode conservación desfavorables, con el objetivo de restable- Por otra parte, también contamos a la hora de realizarcer sus poblaciones en un estado de conservación favorable actuaciones de conservación, con atlas de distribución deen la Unión Europea. Estos planes, han sido aprobados por la mayoría de grupos animales y vegetales. Por lo general,el Comité ORNIS, BirdLife International, Wetlands la distribución se representa en cuadrículas UTM de 10x10International y FACE (Federación europea de cazadores)11. km (100 km2). Se trata de una información inicial que nos puede permitir conocer la presencia de especies en elEn el marco de AEWA, el acuerdo sobre la conservación entorno de una actuación, aunque conviene contar conde las aves acuáticas migratorias dependiente del CMS o información de mayor detalle.Convención de Bonn, también se han aprobado planes deacción internacional entre los que son de especial utilidaden España, los de aguja colinegra, porrón pardo, malvasíacariblanca, guión de codornices e ibis eremita12. II.3. Legislación y otras herramientas de conservación de espacios En España hemos optado por basar una parte importante7. Libros Rojos y Atlas de la protección de nuestro patrimonio natural en la con- servación de espacios. De esta forma, hemos designadoEn la actualidad, en España, contamos con un gran número espacios derivados de la normativa comunitaria (LIC yde libros y listas rojas, tanto nacionales como regionales. ZEPA), de la legislación nacional y autonómica (espaciosSon libros técnicos, que evalúan el riesgo de extinción de naturales protegidos) o de convenios internacionales sus-especies o subespecies basándose en criterios técnicos y critos por el estado español (Reservas de la Biosfera,científicos, establecidos por la Unión Internacional para la húmedales Ramsar, etc.). Así, en España, el 12,1% de laConservación de la Naturaleza (UICN). Las especies se cla- superficie terrestre, algo más de 6,1 millones de hectáreas,sifican según su riesgo de extinción en 5 categorías: En está protegida bajo alguna figura de Espacio NaturalPeligro Crítico (CR), En Peligro (EN), Vulnerables (VU), Casi Protegido (ENP), no llegando al 1% la superficie marina. SiAmenazado (NT) y Preocupación Menor (LC) (Figura 2.2). además contabilizamos la Red Natura 2000, la superficieAunque coincida el nombre de las categorías de los libros terrestre protegida supera los 14 millones de hectáreas, el 28% del territorio13. La legislación básica sobre espacios protegidos se encuentra en la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, sin embargo, son las comunidades autónomas las responsables de su declaración y conservación, exceptuando los espacios marinos que no presenten una continuidad ecológica del ecosistema marino con el espacio natural terrestre objeto de protección. De esta manera, la mayoría de comunidades autónomas cuentan con una legislación más detallada para la conservación de los espacios protegidos, que deberá ser identificada y consultada. En cualquier caso, el sistema utiliza- do por las diferentes comunidades autónomas varía poco sobre el modelo general y básico, proporcionado por la LeyFigura 2.2 Probabilidad de Extinción de las tres mayores categoríasde los libros rojos. de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.11. Se pueden consultar en: http://ec.europa.eu/environment/nature/conservation/wildbirds/hunting/managt_plans_en.htm12. Se pueden consultar en: http://www.unep-aewa.org/publications/ssap/index.htm13. Datos de EUROPARC-España. 2010. Anuario EUROPARC-España del estado de los espacios naturales protegidos 2009. Ed. FUNGOBE, Madrid. 35
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADLos espacios se diferencian en tres grandes grupos: los las Áreas Marinas Protegidas que no tengan continuidadEspacios Naturales Protegidos (ENP), los Espacios Protegidos ecológica con la costa.Red Natura 2000 y las áreas protegidas por instrumentos Por lo general, todos los Parques y Reservas Naturalesinternacionales. En este capítulo, se tratarán en detalle los requerirán un Plan de Ordenación de los Recursosespacios pertenecientes a las dos primeras categorías, no tra- Naturales (Art. 35), y algún documento de gestión, quetando la última debido a su heterogeneidad. Entre las áreas usualmente es un Plan Rector de Uso y Gestión (ya queprotegidas por instrumentos internacionales se encuentran: era obligatorio hasta el 2007).1. Los humedales de Importancia Internacional, del Las administraciones pueden establecer, o no, zonas perifé- Convenio relativo a los Humedales de Importancia ricas de protección (Art. 37) y áreas de influencia socioe- Internacional especialmente como Hábitat de Aves conómica, con especificación del régimen económico y las Acuáticas (Convenio de Ramsar). compensaciones adecuadas al tipo de limitaciones de cada2. Los sitios naturales de la Lista del Patrimonio Mundial, espacio (Art. 38). de la Convención sobre la Protección del Patrimonio En cualquier caso, es necesario conocer la legislación apli- Mundial, Cultural y Natural. cable en la comunidad autónoma, ya que muchas de ellas3. Las áreas protegidas, del Convenio para la protección crean otras figuras de protección, y establecen diferentes del medio ambiente marino del Atlántico del nordeste formas de gestión. Los diferentes espacios naturales prote- (OSPAR). gidos pueden ser consultados en la página web de4. Las Zonas Especialmente Protegidas de Importancia Europarc14 dónde además indican si tienen, o no, instru- para el Mediterráneo (ZEPIM), del Convenio para la mentos de planificación o de gestión. protección del medio marino y de la región costera del Es muy importante tener en cuenta los instrumentos de pla- Mediterráneo. nificación y de gestión, si los hubiera, dado que en ellos se5. Los Geoparques, declarados por la UNESCO. incluyen las directrices básicas sobre lo que se puede o no6. Las Reservas de la Biosfera, declaradas por la UNESCO. hacer en el espacio, así como posibles limitaciones generales.7. Las Reservas biogenéticas del Consejo de Europa 2. Espacios protegidos Red Natura 20001. Convenios Internacionales La Red Natura 2000 es una red europea de espacios queLos espacios naturales protegidos están regulados, a nivel tienen por objeto ser uno de los pilares para conservar laestatal, en el Capítulo II de la Ley 42/2007 de Patrimonio biodiversidad en Europa. Esta red debe garantizar el man-Natural y de la Biodiversidad. tenimiento y restablecimiento, en un estado de conserva- ción favorable, de dichos hábitats y especies de interésEn función de los bienes y valores a proteger, y de los obje-tivos de gestión a cumplir, los espacios naturales protegidosse clasifican en alguna de las siguientes categorías:a) Parquesb) Reservas Naturalesc) Áreas Marinas Protegidasd) Monumentos Naturalese) Paisajes ProtegidosEn los artículos 30 a 34 de la Ley 42/2007 se describenlas características de cada uno de ellos, con el objetivode orientar la mejor fórmula de protección, dependien-do de las condiciones intrínsecas del lugar, y el objetivode conservación de las comunidades autónomas, queson las competentes para su declaración, a excepción de Figura 2.3 Proceso de creación de la Red Natura 200014. http://www.redeuroparc.org 36
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOScomunitario. La designación de los espacios corresponde a 5) La Ley ofrece un sistema de protección reforzada a aque-los diferentes países de la Unión Europea, basándose en llos espacios que cuenten con hábitats o especies priori-información científica. Por una parte, derivado de la tarias, según la Directiva de Hábitats, y a aquellos que ten-Directiva de Aves Silvestres los estados deben designar gan especies catalogadas como En Peligro de Extinción, yZonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), y por se encuentren en los anexos II o IV de la Ley.otra parte, derivado de la Directiva de Hábitats, proponer Además, las comunidades autónomas deben fomentar launa lista de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), que conservación de corredores ecológicos, y la gestión de aque-tras una aprobación por parte de la Comisión, debe ser llos elementos del paisaje y áreas territoriales que resultandesignado como Zona Especial de Conservación (ZEC), esenciales, o revistan primordial importancia para la migra-debiendo establecer planes de gestión y medidas que res- ción, la distribución geográfica, y el intercambio genético entrepondan a sus exigencias ecológicas, evitando el deterioro y poblaciones de especies de fauna y flora silvestres, con elalteraciones de los hábitats y especies (Figura 2.3.). En objetivo de garantizar la coherencia y conectividad de la red.nuestro país, la propuesta de estos lugares la realizan las Las comunidades autónomas también deben hacer un segui-comunidades autónomas. miento del estado de conservación de los tipos de hábitats yLos espacios protegidos Red Natura 2000 están regulados las especies de interés comunitario, teniendo especialmentea nivel estatal en el Capítulo III de la Ley 42/2007 de en cuenta los tipos de hábitats naturales prioritarios, y lasPatrimonio Natural y de la Biodiversidad. Desde el punto especies prioritarias, así como de conservación de las espe-de vista de la conservación de estos espacios es especial- cies de aves que se enumeran en el anexo IV de la Ley.mente relevante su artículo 45, en el que se detallan las Es importante tener en cuenta que las comunidades autó-medidas de conservación. Las obligaciones de la adminis- nomas no pueden descatalogar, total o parcialmente, untración se resumen en los siguientes puntos: espacio de la Red Natura 2000, salvo que lo justifiquen los1) Aprobar adecuados planes o instrumentos de gestión, cambios provocados en el mismo por la evolución natural, específicos a los lugares, o integrados en otros planes científicamente demostrada. De esta forma, por ejemplo, de desarrollo que incluyan, al menos, los objetivos de no podrá una comunidad autónoma descatalogar una conservación del lugar (estos objetivos deben ser superficie de un LIC para permitir su urbanización, aunque numéricos, por ejemplo población, densidad, superficie, pretendan declarar otra superficie como compensación. etc.), y las medidas apropiadas para mantener los espa- cios en un estado de conservación favorable. 3. Zonas sensibles para la fauna y la flora2) Establecer apropiadas medidas reglamentarias, adminis- con especial referencia a las IBA trativas o contractuales Además de los espacios protegidos, hay otros espacios identificados por sociedades científicas, que comprenden3) Tomar medidas apropiadas, en especial en dichos pla- aquellos lugares más importantes para la fauna o flora. nes o instrumentos de gestión, para evitar en los Entre todos los espacios, destacan las Áreas Importantes espacios de la Red Natura 2000 el deterioro de los para la Conservación de las Aves (IBA, en su acrónimo hábitat naturales y de los hábitat de las especies, así inglés), pero existen también inventarios nacionales de como las alteraciones que repercutan en las especies zonas importantes para mamíferos, anfibios y reptiles, que hayan motivado la designación de estas áreas, en mariposas, etc. Estas zonas, si bien no necesariamente la medida en que dichas alteraciones puedan tener están protegidas, cuentan con un respaldo técnico y cien- un efecto apreciable en lo que respecta a los objeti- tífico que debe ser tenido en cuenta por las administra- vos de la ley. ciones.4) Someter los planes, programas o proyectos que, sin A continuación, se trata en detalle en este manual, las tener relación directa con la gestión del lugar o sin Áreas Importantes para la Conservación de las Aves, que ser necesario para la misma, puedan tener un impac- son los espacios que han tenido un mayor recorrido legal. to sobre estos espacios, a un procedimiento de eva- ¿Qué es una IBA? luación de impacto especial que garantice que no sean autorizados si pueden afectar negativamente al La finalidad del Inventario de Áreas Importantes para la espacio. Aunque existen excepciones por las que, Conservación de las Aves es disponer de un listado de cumpliendo unos requisitos, podrían autorizarse. En zonas prioritarias de conservación para las aves en cada el apartado I.4 de este manual se desarrolla esta Estado miembro de la Unión Europea y, satisfacer, entre obligación. otras, las exigencias de la Directiva Comunitaria 37
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD79/409/CEE relativa a la Conservación de las Aves Silvestres15, zadas y representativas que habitan en ellos. Son zonasy en especial sobre la declaración de Zonas de Especial identificadas mediante criterios científicos, y en España exis-Protección para las Aves (ZEPA). ten 468 IBA terrestres y marinas. Saber dónde se encuen- tran estas áreas naturales, cuál es su valor objetivo y cono-Las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves cer su estado de conservación, es el primer paso para queforman una red de espacios naturales que deben ser pre- todos, naturalistas, gestores y ciudadanos, participemos enservados, si queremos que sobrevivan las aves más amena- su conservación. Cuadro 2.2 ¿Cuando se designaron las IBA? El primer inventario de IBA de España fue elaborado, de modo preliminar, entre 1984 y 1986. En 1990, SEO/BirdLife edita el inventario Áreas Importantes para las Aves en España, publicado como nº 3 de la serie Monografías, que se convierte desde entonces en referencia obligada de cualquier trabajo de conservación en España. En 1998, SEO/BirdLife acomete una nueva actualización y revisión del inventario de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves en España. En 2009, SEO/BirdLife, a través de un proyecto LIFE, identificó las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves en el mar. El resultado final es el inventario de las Áreas Importantes para las Aves marinas en España, como base para una aproximación objetiva y científica a la conservación de estas especies. La última actualización del inventario de IBA terrestres y marinas, es de 2011 y puede ser consultada en la web de SEO/BirdLife.Figura 2.4 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) en España.15. Directiva 2009/147/CE ,de 30 de noviembre de 2009 relativa a la conservación de las aves silvestres (versión codificada). 38
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS¿Cómo se identifica un Área Importante para las Aves? posiciones anteriormente citadas de la Directiva 79/409 (véanse, en este sentido, las sentencias de 19 de mayo deLos criterios por los que se identifican las diferentes IBA 1998, Comisión/Países Bajos, C-3/96, Rec. p. I-3031, apar-están acordados de forma internacional, y el uso de los tados 68 a 70, y de 20 de marzo de 2003, Comisión/Italia,mismos de forma estandarizada es una de las característi- C-378/01, Rec. p. I-2857, apartado 18).cas del Programa de IBA de BirdLife. Se trata de criteriosnuméricos de poblaciones de cada una de las especies pre- 27. Procede señalar que el IBA 98 contiene un inventariosentes, que en la Unión Europea se aplican sobre las espe- actualizado de las zonas importantes para la conserva-cies consideradas como prioritarias por la Directiva de ción de las aves en España que, a falta de pruebas cien-Aves. La aplicación de estos criterios permite identificar tíficas contrarias, constituye un elemento de referencia queuna serie de lugares con un alto valor ornitológico. De esta permite apreciar si este Estado miembro ha clasificadoforma, las IBA que tienen especies migratorias o amenaza- como ZEPA territorios suficientes, en número y en superfi-das que por su población en el espacio, cumplen el criterio cie, para ofrecer una protección a todas las especies de"A", se consideran lugares de importancia mundial; las que aves enumeradas en el anexo I de la Directiva 79/409, asícumplen el criterio "B", lugares de importancia europea, y como a las especies migratorias no contempladas enel "C", indica áreas importantes en el ámbito de la Unión dicho anexo.”Europea. Los criterios no son excluyentes, por lo que hay En consecuencia, es posible atribuir a las ÁreasIBA que cumplen diferentes criterios, según las especies Importantes para las Aves identificadas por BirdLife, elpresentes en el área. mismo valor intrínseco que a las ZEPA declaradas en vir- tud de la Directiva 79/409/CEE, por lo que debe evitarseJurisprudencia en la conservación de las IBA el deterioro de dichas áreas, en cuanto son hábitats de especies amparadas por tal Directiva.El inventario de IBA está reconocido como instrumento detrabajo y elemento probatorio de la Comisión de las Por otra parte, y en cuanto a la necesidad de conservaciónComunidades Europeas. En este último sentido la de las IBA en sí mismas, en la Sentencia de 7 de diciembreComisión se ha remitido a dicho inventario para demostrar de 2000 (asunto C-374/98, fundamentos jurídicos 43 a 59)la falta de designación de ZEPA, por parte de los Estados del Tribunal de Justicia, se establece que en las zonas desig-miembros, reconociendo su alto valor ornitológico y rigor nadas como IBA, pero que no han sido declaradas ZEPA,científico. La validez de este documento, además, está ava- es de aplicación el régimen del artículo 4.4, primera frase,lada por distintas sentencias del Tribunal de Justicia de de la Directiva Aves:Luxemburgo. Concretamente, respecto al inventario de “Los Estados miembros tomarán las medidas adecuadasIBA de SEO/BirdLife, el Tribunal de Justicia de las para evitar dentro de las zonas de protección menciona-Comunidades Europeas indicó lo siguiente en el caso C- das en los apartados 1 y 2 [se refiere a los apartados 4.1235/04: y 4.2 de esta Directiva] la contaminación o el deterioro de “25. A este respecto, es preciso recordar que los inventa- los hábitats así como las perturbaciones que afecten a las rios nacionales, a los que pertenece el IBA 98 elaborado aves, en la medida que tengan un efecto significativo res- por SEO/Birdlife, han revisado el primer estudio paneuro- pecto a los objetivos del presente artículo”. peo realizado en el IBA 89 y han presentado datos cien- Por lo tanto, como se mencionó anteriormente, no existe tíficos más precisos y actualizados. la posibilidad de realizar proyectos con efectos negativos 26. Habida cuenta del carácter científico del IBA 89, y al para estas áreas y para las aves que motivaron su designa- no haber presentado un Estado miembro prueba científica ción como IBA, a no ser que se acrediten intereses supe- alguna encaminada principalmente a demostrar que cabe riores al ecológico, entre los cuales no se pueden entender cumplir las obligaciones derivadas del artículo 4, apartados incluidas las exigencias económicas y sociales. Esta protec- 1 y 2, de la Directiva 79/409 clasificando como ZEPA ción es estricta, y no está previsto ningún supuesto de lugares distintos de los que figuran en el citado Inventario excepción. El propio Tribunal argumenta que tal decisión se y que cubran una superficie total inferior a la de éstos, el toma para evitar que los Estados miembros no clasifiquen Tribunal de Justicia ha declarado que dicho Inventario, sin como ZEPA estos lugares, con el fin de desarrollar proyec- ser jurídicamente vinculante, podía ser utilizado por él tos en ellos: como elemento de referencia para apreciar si el Estado “A este respecto, es preciso recordar, tal como hace el miembro había clasificado como ZEPA un número y una Abogado General en el punto 99 de sus conclusiones, que superficie suficiente de territorios en el sentido de las dis- un Estado miembro no puede obtener beneficios del 39
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD incumplimiento de sus obligaciones comunitarias” (funda- tra el acuerdo del Gobierno en el que se declaró parcial- mento 51 de la citada sentencia). mente la IBA como ZEPA, solicitando que se declarase la totalidad. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón, enAdemás, si los Estados miembros desean aplicar el régi- Sentencia de 5 de abril de 2005, estimó el recurso conten-men que permite excepciones, establecido en la cioso administrativo, declaró nula y sin efecto la declaraciónDirectiva Hábitats, deben declarar oficialmente las IBA de la administración de Aragón, y exigió al Gobierno decomo ZEPA. Aragón dictar otra resolución que defina como ZEPA laEn definitiva, esta importante sentencia da protección com- IBA 093 Hoces del Jalón.pleta a las IBA que no han sido clasificadas todavía como En cualquier caso, si alguna ONG está dispuesta a seguir unZEPA. procedimiento similar, para pedir que se declare como ZEPA una IBA, puede asesorarse en el Área de¿Cómo evitar las amenazas en las IBA? Conservación de Especies y Espacios de SEO/BirdLife.Según la jurisprudencia comunitaria, es de aplicación a lasIBA, el régimen de protección que el artículo 4.4, primerafrase, de la Directiva Aves, otorga a las ZEPA. Sin embargo, II.4. Principales amenazas para las espe-es necesario saber que en muchos casos, las administracio- cies y espaciosnes son reticentes a equiparar IBA y ZEPA. Los libros rojos suelen documentar la forma en la que las diferentes amenazas afectan a las especies y sus hábitats, eEn cualquier caso, algunas comunidades autónomas tie- incluso suelen aportar medidas de conservación paranen en cuenta las IBA en los procedimientos de impac- revertirlas. Las principales amenazas sobre la fauna y lato ambiental, y es muy usual verlas citadas en las flora son:Declaraciones de Impacto Ambiental. Por lo tanto esmuy conveniente, cuando se hacen sugerencias previas oalegaciones a un proyecto que afecta a una IBA, indicar- 1. Destrucción del hábitatlo, y añadir la jurisprudencia que se aporta en el puntoanterior. Por encima de las demás amenazas, se trata sin duda de la primera causa de mortalidad de aves, ya que abarca unaEs especialmente grave si se ven afectadas aquellas espe- gran cantidad de aspectos:cies por las que se ha identificado la IBA, que pueden serconsultadas en la página web de SEO/BirdLife. − Destrucción directa o pérdida de hábitat − Deforestación-Explotación forestal intensiva o inade-En cualquier caso, es muy conveniente comunicar al Área cuadade Conservación de Especies y Espacios de SEO/BirdLife, − Incendios forestales intencionadoscualquier amenaza importante a una IBA, para que puedaactuar, y así intentar evitar dicha amenaza. − Fragmentación del hábitat y efecto barrera − Mala o nula gestión de los hábitat¿Cómo conseguir una protección adecuada de una IBA? − Programas erróneos de reforestaciónAunque en principio, todas las IBA deberían ser declaradascomo ZEPA, lo cierto es que en muchos casos, las IBA no 2. Molestias a aves reproductorashan sido adecuadamente protegidas mediante una figura Las actividades humanas realizadas en zonas sensibles dede protección. espacios naturales, especialmente en los protegidos, causanEvidentemente, la obligación y competencia para declarar anualmente el abandono de muchos nidos por parte de lasun espacio protegido es de las comunidades autónomas, aves que se encuentran en periodo reproductor.sin embargo los ciudadanos y las ONG pueden solicitar La regulación y gestión del uso público en los espaciosque una IBA sea declarada como ZEPA, y si la administra- naturales, así como su cumplimiento, es esencial para queción no accede, entonces solicitarlo a través de los tribu- esto no ocurra. Para lograr este objetivo de conservación,nales. las campañas de sensibilización y educación ambiental sonEl mejor ejemplo es lo que ocurrió en la IBA 093 Hoces esenciales, así como la adecuación de los trabajos foresta-del Río Jalón, dónde la administración aragonesa no decla- les y las actividades turísticas desarrolladas en el medioró la totalidad de la IBA como ZEPA, y la Plataforma Jalón natural, a los periodos menos sensibles del ciclo biológicoVivo presentó un recurso contencioso-administrativo con- de las especies más sensibles y amenazadas. 40
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS Cuadro 2.3 Condena por matar un flamenco Durante una jornada de censos de aves en la Laguna de Navaseca (Ciudad Real), tres socios de SEO/BirdLife pudieron obser- var cómo un cazador abatía un flamenco, y tuvieron el reflejo de fotografiar con una cámara con teleobjetivo a los cazadores, así como la matrícula de su coche, pruebas que sirvieron para identificar posteriormente al autor y su acompañante. A partir de ese momento, comenzó una investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, que obtu- vo las pruebas suficientes para condenar a los cazadores. Tras una primera llamada por parte de los socios de SEO/BirdLife los agentes se personaron en la Laguna, pero no encontraron inicialmente el cadáver, ya que había sido ocultado por los cazado- res. Un mes más tarde, tras la denuncia por escrito presentada por SEO/BirdLife, los agentes realizaron una nueva inspección, encontrando bajo un árbol situado en el borde de la laguna el cuerpo, las alas y las patas del ave. En una visita posterior se encontró la cabeza y el cuello, en las ramas del árbol dónde los cazadores habían colgado el cadáver. Los servicios del Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas de Sevilleja de la Jara, dependiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, certifi- caron que se trataba de un flamenco, que fue abatido a tiros en fechas coincidentes con la denuncia, y que las diferentes par- tes del cadáver encontradas por la Guardia Civil pertenecían al mismo ejemplar. Ante las pruebas aportadas, los acusados se declararon culpables y se mostraron conformes con las penas solicitadas por la Fiscalía y SEO/BirdLife, que se había personado como acusación popular.3. Destrucción de nidos puede cazar, o en una fecha prohibida, lo mejor es llamar directamente a los agentes forestales o a la Guardia CivilA pesar de estar protegidos por la ley, muchos nidos de (062), y hacer la correspondiente denuncia (véase los apar-especies protegidas son retirados cada año, con el consen- tados II.5.1 y II.5.2). Lo más prudente es avisar a los agen-tiemiento o connivencia de algunas administraciones. tes de la autoridad, y no dirigirse o enfrentarse a estas per-Aludiendo a excepciones contempladas en la normativa sonas, pues no debemos olvidar que van armadas.ambiental para los casos en que peligre la salud de las per-sonas, se eliminan nidos de especies protegidas y muybeneficiosas. Esto ha provocado el descenso en las pobla- 6. Electrocución y Colisión con tendidosciones de algunas especies, y el abandono de los lugares eléctricoshabituales de nidificación para otras. Los téndidos eléctricos son responsables de un gran núme- ro de electrocuciones y colisiones de aves en todo el terri-4. Captura de especies protegidas torio, provocando una gran mortalidad, especialmente de grandes aves amenazadas. El Convenio de EspeciesLa captura o muerte de especies protegidas con fines lúdi- Migratorias o Convenio de Bonn, aprobó en la Conferenciacos o gastronómicos se encuentra en aumento en los últi- de las Partes celebrada en Bonn del 18 al 24 de septiem-mos tiempos. Estas actividades se realizan o bien de forma bre de 2002, la Resolución 7.4 sobre Electrocución de Avesfurtiva, o bien con autorizaciones administrativas que son Migratorias, en la que se hace una referencia específica a loscontrarias a las directivas europeas. graves efectos de la electrocución en la avifauna e insta a los Estados miembros, entre los que se encuentra España, a abordar la resolución del problema.5. Matar una especie no cinegética, o enperiodo de veda Por su parte, España, para reducir esta amenaza aprobó el Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que seLa sobreexplotación cinegética de muchos territorios y los establecen medidas para la protección de la avifauna contraintereses económicos del negocio de la caza, han hecho la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta ten-que se produzca una gran intensificación cinegética en sión. Esta norma obliga a las comunidades autónomas a defi-muchos cotos, y se mate de manera ilegal especies depre- nir una serie de Zonas de Protección y dentro de ellas iden-dadoras no cinegéticas, o especies cinegéticas en periodo tificar todos los tendidos eléctricos peligrosos con el objetode veda. de ser modificados. Las Zonas de Protección deben incluirSi observamos a una persona que dispara sobre una espe- los territorios designados como Zonas de Especialcie que no es cinegética, o en un lugar en el que no se Protección para las Aves (ZEPA), los ámbitos de aplicación 41
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADde los planes de recuperación y conservación de especies 8. Contaminaciónamenazadas, y las áreas prioritarias de reproducción, alimen- La contaminación del aire, del suelo y de las aguas contien-tación, dispersión y concentración local de aquellas especies tales y marinas, altera las condiciones fisico-químicas delde aves incluidas en el Catálogo Español de Especies medio en el que vivimos los organismos vivos. Los agentesAmenazadas, o en los catálogos autonómicos. El Real contaminantes derivados de las actividades humanas, sonDecreto incluye un anexo con las condiciones técnicas que liberados al medio acuático y terrestre, causando la muer-deben tener los apoyos eléctricos para no ser peligrosos. te de los seres vivos o alterando las condiciones ambienta-Según este Real Decreto aprobado en 2008, las comunidades les del planeta.autónomas debían haber hecho públicas sus zonas de protec-ción frente a electrocución y colisión en 2009, además de loslistados de tendidos sobre los que es urgente actuar (en 9. Urbanización ilegal2010). Sin embargo, sólo Castilla-La Mancha ha cumplido con La ocupación-urbanización ilegal del territorio está causada,todos los requisitos, y Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla y principalmente, por la falta de planificación y ordenaciónLeón, Cataluña, Galicia, La Rioja, Murcia y la Comunidad urbana, y por la ineficacia o inaplicación de medidas de con-Valenciana únicamente han identificado y publicado sus Zonas trol. La urbanización ilegal del territorio (y en muchos casosde Protección. El resto no tiene nada aprobado. la urbanización autorizada sin una adecuada evaluación o sinSi detectamos un ave electrocutada podemos informar a la tener en cuenta el interés ambiental de determinados luga-administración de este hecho, y solicitar que el apoyo, o res), puede dar lugar a la pérdida irreversible de ecosiste-apoyos peligrosos, sean corregidos (podemos utilizar para mas más o menos singulares, alteración de hábitat protegi-ello el Modelo 2.1). Si la especie está amenazada, es muy dos, pérdida de lugares de nidificación para las aves, conta-adecuado informar también a SEO/BirdLife de esta circuns- minación de origen urbano, afecciones a acuíferos, etc.tancia, para que inste a la administración o al propietariodel tendido, a realizar la corrección del mismo. II.5. Actuaciones posibles ante la vulne- ración de la normativa de conservación Idea: de especies y espacios. Podemos ver si nuestro municipio o nuestra II.5. Actuaciones posibles ante la vulneración de la norma- comarca se encuentra en una Zona de tiva de conservación de especies y espacios. Protección, y si no lo está, y cumple con los El artículo 45.3 de la Constitución establece que para quie- criterios del Real Decreto 1432/2008 para nes violen lo dispuesto en las leyes protectoras del medio serlo, podemos solicitarlo a la administración. ambiente, se establecerán sanciones penales o, en su caso, También podemos revisar los tendidos de administrativas, así como la obligación de reparar el daño nuestra zona, para ver si son peligrosos y están causado. El objetivo es proteger al medio ambiente, como produciendo una gran mortalidad, para inten- interés o bien colectivo, general y público. Según el Tribunal tar que sean corregidos. Constitucional (STC 156/1995, de 26 de octubre), las san- ciones son un instrumento para garantizar los deberes que el legislador ha establecido para la protección de los espa- cios naturales, y de su flora y fauna.7. Uso de Venenos En muchas ocasiones puede ser incluso la propia adminis-El uso generalizado de plaguicidas y herbicidas que ha tración la que al mismo tiempo que vulnera la normativagenerado la intensificación en las actividades agrícolas y de protección de especies, infrinja otras normas con enti-ganaderas, ligadas al abandono de los usos tradicionales del dad no solo administrativa, sino también penal. Pensemosterritorio, así como las arcaicas prácticas realizadas para el por ejemplo en el caso de que se conceda o informe favo-control de predadores, derivadas de erróneas políticas rablemente una licencia urbanística contraria a la normati-sobre la gestión cinegética y ganadera, ha hecho que se va, que suponga la destrucción de un hábitat de interéslibere una gran cantidad de veneno en los campos, causan- comunitario, o la tala o roturación de parte de un monte,do estragos en muchas especies, especialmente las más con afección al hábitat de especies en peligro de extinción.escasas y amenazadas. Si te encuentras con un posible caso En este caso, además de las sanciones medioambientales,de veneno sigue el protocolo del Cuadro 2.4. deberían aplicarse las sanciones urbanísticas correspon- 42
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS Cuadro 2.4 ¿Qué hacer ante un episodio de veneno? Cualquier ciudadano que encuentre ejemplares de fauna sil- vestre o doméstica, tanto en el medio natural como en zonas urbanas, tiene el derecho y el deber de denunciar los hechos Foto: M Cardalliaguet-SEO/BirdLife a las autoridades ambientales para que se investigue el caso y se persiga a los infractores. Si encuentras un animal o cebo envenenado en el campo • Es importante que no toques ni muevas nada. • Llama inmediatamente al teléfono gratuito SOS VENE- NO: 900 713 182, desde el que te asesorarán de cómo actuar y avisarán a las autoridades correspondientes. También se puede avisar directamente al Seprona (062) o a los Agentes Forestales de la zona. • Revisa la zona para averiguar si existen más cadáveres o cebos con veneno. • Si es posible, realiza fotografías de la zona y del cadáver y/o posibles cebos, y revisa si hay más ejemplares o cebos para evi- tar intoxicaciones de otros animales. Si tu mascota resulta envenenada • Llama o llévala inmediatamente al veterinario más cercano. • Denuncia el caso ante las autoridades. Como medida de primeros auxilios se le puede hacer vomitar dándole agua con sal, a razón de una cucharada sopera por cada 10 kg de peso. Puedes conseguir más información en: www.venenono.org una web del Proyecto del Lucha contra el Veneno de SEO/BirdLife, BVFC y la Junta de Castilla-La Manchadientes, y en su caso, podría incluso considerarse la existen- En la Tabla 2.2 se resumen las actuaciones de conservacióncia de responsabilidad penal por prevaricación. más comunes que se llevan a cabo ante las administracio- nes y ante los cuerpos de seguridad del Estado y el lugarEn los siguientes epígrafes se mencionarán únicamente las en el que se tratan en este manual.actuaciones más comunes que se pueden llevar a cabopor ciudadanos y organizaciones en materia de conserva-ción de especies, en relación con la Ley de PatrimonioNatural y Biodiversidad, o la normativa de las comunida- Consejo:des autónomas en esta materia, sin olvidar que tanto las Aprovecha ahora para poner en tu móvil losinfracciones tipificadas en las mismas, como los delitos y teléfonos que te pueden ser útiles cuando vasfaltas contra la fauna y flora o el medioambiente, regula- por el campo y te encuentres con una posibledos en el Código Penal, pueden producirse al mismo tiem- infracción o un delito ambiental. El teléfono del Servicio de Protección de la Naturaleza de lapo que otras infracciones o delitos en otras materias Guardia Civil es el 062; el teléfono gratuito SOS(infracciones en materia de evaluación de impacto Veneno es el 900 713 182; el teléfono deambiental, de aguas, montes, costas, patrimonio; delitos SEO/BirdLife es el 91 434 09 10. Busca tambiéncontra la ordenación del territorio o contra la administra- el teléfono de los agentes medioambientales deción pública, falsedades documentales, etc) estrechamente tu comunidad autónoma y cárgalo en tu móvil.conectados a los mismos. 43
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD AMENAZA CIRCUNSTANCIA ACTUACIÓN ESPECIES Episodio de veneno Localizar ejemplares presuntamente envenenados, o No tocar, llamar a las autoridades y hacer una cebos envenenados denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- lo 2.2; Art. 76.1.a LPNB), y Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; art. 336 CP) Electrocuciones o colisiones en tendido eléctrico Hallazgo de un ejemplar electrocutado o colisiona- Notificación a la administración, y solicitud de correc- do en un tendido eléctrico ción del tendido(Apartado II.4.6 y modelo 2.1) Destrucción, muerte, deterioro, recolección, Si se cortan, talan, queman, arrancan o recolectan Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; comercio o intercambio, captura y oferta con especies o subespecies de flora amenazada (catalo- Art. 332 CP). fines de venta o intercambio o naturalización no gada) o de sus propágulos, con grave perjuicio para autorizadas, de especies de flora y fauna catalo- el medio ambiente o se trafica ilegalmente con ellas gadas o del LESPE, así como la de sus propágu- Cazar o pescar especies amenazadas, realizar activida- Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; los o restos. des que impidan o dificulten su reproducción o migra- Art. 334 CP). ción, o comerciar o traficar con ellas o sus restos. Cazar o pescar especies no amenazadas cuando Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; esté expresamente prohibido por las normas de Art. 335 CP). caza y pesca, o en terrenos públicos o privados aje- nos, sometidos a régimen cinegético especial, sin el debido permiso de su titular. Cazar o pescar cualquier especie (aunque no esté Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; amenazada ni prohibida), utilizando veneno, explosi- Art. 336 CP). vos u otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva o no selectiva para la fauna, sin estar legalmente autorizado para ello Para todos los casos, incluidos los que no coinciden Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modelo con las circunstancias anteriores 2.2; Art. 76.1.b, j, m LPNyB). Destrucción del hábitat de especies catalogadas Destrucción del hábitat de especies amenazadas, impi- Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; o del LESPE, en particular, del lugar de reproduc- diendo o dificultando su reproducción o migración. Art. 334 CP). ción, invernada, reposo, campeo o alimentación, y las zonas de especial protección para la flora y Para todos los casos, incluidos los que no coinciden con Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modelo fauna silvestres. las circunstancias anteriores 2.2; Art. 76.1.d,k,n LPNyB). Captura, persecución injustificada de especies de Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modelo fauna silvestre, y el arranque y corta de especies 2.2; Art. 76.1.l LPNyB). de flora en aquellos supuestos en que sea nece- saria autorización administrativa, y no se haya obtenido dicha autorización. Perturbación, muerte, captura y retención inten- Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- cionada de especies de aves en las épocas de lo 2.2; Art. 76.1.o LPNyB). reproducción y crianza, así como durante su tra- yecto de regreso hacia los lugares de cría en el caso de las especies migratorias. Introducción de especies alóctonas incluidas en Introducción o liberación deliberada (no basta la Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; el Catálogo Español de Especies Exóticas imprudencia) de especies de flora o fauna no autóc- Art. 333 CP). Invasoras, sin autorización administrativa. tona, vulnerando leyes o disposiciones protectoras de la flora o fauna. Debe existir perjuicio para el equilibrio biológico. Para todos los casos, incluidos los que no coinciden con Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modelo las circunstancias anteriores. P.ej. introducir estas espe- 2.2; Art. 76.1.f LPNyB). cies sin autorización, cuando no hay grave perjuicio. ESPACIOS Alteración de las condiciones de un espacio Dañar gravemente alguno de los elementos que hayan Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3; natural protegido, o de los productos propios de servido para designar un espacio natural protegido. Art. 330. CP). él, mediante ocupación, roturación, corta, arran- Para todos los casos, incluidos los que no coinciden Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- que u otras acciones. con las circunstancias anteriores. lo 2.2; Art. 76.1.g LPNyB). Instalación de carteles de publicidad o la produc- Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- ción de impactos paisajísticos sensibles en los lo 2.2; Art. 76.1.h) LPNyB). espacios naturales protegidos. Tenencia y el uso de munición que contenga Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- plomo durante el ejercicio de la caza y el tiro lo 2.2; Art. 76.1.q LPNyB). deportivo, cuando estas actividades se ejerzan en zonas húmedas incluidas en la Lista del Convenio relativo a Humedales de Importancia Internacional, en las de la Red Natura 2000 y en las incluidas en espacios naturales protegidos.Tabla 2.2 Resumen de las principales acciones de conservación tratadas en este manual. 44
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS AMENAZA CIRCUNSTANCIA ACTUACIÓN HABITATS Proyecto en procedimiento de EIA Participar en el EIA (CAP I) Proyecto Autorizado Si se está en plazo Recurso de Alzada (Capítulo I y modelo 1.3)Destrucción de hábitat Proyecto que incumple la DIA Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- lo 2.2; Art. 20.3.b) RDL 1/2008 EIA Proyectos). Actuación sin autorización Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y mode- lo 2.2; Art. 20.2 RDL 1/2008 EIA Proyectos) o penal (II.5.2; véase arts. 319, 325.1, 326.a, 330, 332, 334, 338 CP)Destrucción o deterioro de hábitats incluidos en Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modelola categoría de «en peligro de desaparición» del 2.2; Art. 76.1.c LPNB).Catálogo Español de Hábitats en Peligro deDesaparición.Destrucción o deterioro significativo de los com- Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modeloponentes de los hábitats prioritarios de interés 2.2; Art. 76.1.e LPNyB).comunitario.Deterioro o alteración significativa de los com- Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modeloponentes de hábitats prioritarios de interés 2.2; Art. 76.1.i LPNyB).comunitario o la destrucción de componentes, odeterioro significativo del resto de componentesde hábitats de interés comunitario.Alteración de los componentes de los hábitats Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modeloprioritarios de interés comunitario o el deterio- 2.2; Art. 76.1.p LPNyB).ro de los componentes del resto de hábitats deinterés comunitario. OTROS TIPOSUtilización de productos químicos, sustancias Denuncia Administrativa (apartado II.5.1 y modelobiológicas, la realización de vertidos o el derrame 2.2; Art. 76.1.a LPNyB).de residuos que alteren las condiciones de losecosistemas con daño para los valores en elloscontenidos.Provocar o realizar directa o indirectamente emi- Todo ello vulnerando leyes u otras disposiciones de Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3;siones, vertidos, radiaciones, extracciones o carácter general protectoras del medio ambiente Art. 325.1 CP).excavaciones, aterramientos, ruidos, vibraciones,inyecciones o depósitos, en la atmósfera, el suelo,el subsuelo o las aguas terrestres, marítimas osubterráneas, así como las captaciones de aguasque puedan perjudicar gravemente el equilibriode los sistemas naturales.Establecer depósitos o vertederos de desechos Siempre que puedan perjudicar gravemente el equi- Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3;o residuos sólidos o líquidos que sean tóxicos o librio de los sistemas naturales o la salud de las per- Art. 328 CP).peligrosos sonasConstruir o edificar sin autorización en suelos de Denuncia Penal (apartado II.5.2 y modelo 2.3;especial protección, o que tengan legal o admi- Art. 319 CP).nistrativamente reconocido valor ecológico, obien realizar edificaciones no autorizables ensuelos no urbanizables 45
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADII.5.1. Infracciones de la 1. Contenido de la denuncia administrativalegislación de especies Las denuncias administrativas que presentemos deberánsilvestres y espacios protegidos. expresar:Denuncia administrativa, y elementosbásicos del procedimiento 1. La identidad de la persona o personas que las presentan.En el caso de ser testigos o tener conocimiento de 2. El relato de los hechos que pudieran constituir infrac-actuaciones u omisiones que infrinjan lo establecido en la ción y la fecha de su comisión. La narración de hechosLey de Patrimonio Natural y la Biodiversidad, u otras debe ser lo más detallada posible, acompañando si esleyes de protección de la naturaleza de las comunidades el caso, las pruebas de que dispongamos (fotografías,autónomas, los ciudadanos podrán presentar la corres- datos de posibles testigos, documentos, etc). Si conoce-pondiente denuncia ante los órganos competentes de las mos la normativa que ha sido infringida, podemos indi-comunidades autónomas, o de la Administración del carla, aunque no es obligatorio, pues la administraciónEstado (podemos utilizar el Modelo 2.2). Por ejemplo, si tiene obligación de conocer cuáles son las infraccionestenemos conocimiento del envenenamiento de un milano aplicables a los hechos descritos, por lo que en todoreal, águilas reales y zorros en un coto privado; de la tala caso, si indicamos algún artículo o precepto que consi-y arranque de encinas y sabinas en una finca, de la destruc- deremos infringido, tenemos que indicar que se haceción de nidos en época de reproducción y crianza, de verti- sin perjuicio de la aplicación por la administración de lados contaminantes en un humedal, del expolio de nidos de norma que mejor proceda.águila perdicera, de la construcción ilegal de una vivienda y 3. Cuando sea posible, deberemos proporcionar la iden-realización de caminos en un Lugar de Interés Comunitario tificación de los presuntos responsables. Si no lo sabe-(LIC), o afectando al hábitat de especies en peligro de extin- mos con certeza, podemos acompañar una descripciónción o vulnerables; si somos testigos de cómo unos cazado- física, matriculas de vehículos, etc.res disparan y abaten a un flamenco en una laguna, etc.. En 4. En la solicitud final de nuestra denuncia, hay que solici-este caso, las posibles infracciones están recogidas en los tar expresamente la iniciación del correspondiente pro-artículos 75 a 79 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, cedimiento sancionador, al poder ser los hechos consti-del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que tiene tutivos de infracción administrativa, así como que secarácter de legislación básica estatal, pero además hay comunique la iniciación o no del procedimiento.que tener muy en cuenta, y revisar siempre, las infraccio- También podemos solicitar medidas preventivas o cau-nes y sanciones que respetando la legislación básica de la telares16, para asegurar que pueda tener eficacia la reso-Ley 42/2007, haya podido establecer la comunidad autó- lución sancionadora que en su caso recaiga, paralizando,noma correspondiente, en materia de conservación de por ejemplo, las obras o actividades que se estén reali-especies. En la Tabla 2.3 se incluye un resumen de las zando. Finalmente, podemos solicitar que en la resolu-infracciones y sanciones que establece la Ley del ción se imponga al infractor la obligación de reparar elPatrimonio Natural y de la Biodiversidad. daño causado17, y subsidiariamente, que indemnice losLa administración tiene la obligación de analizar la daños y perjuicios que no puedan ser reparados, impo-denuncia que hayamos presentado, y realizar las actua- niéndose al infractor las multas coercitivas necesariasciones necesarias para comprobar si existen indicios de para cumplir lo ordenado, en caso de no realizar volun-infracción administrativa, y en ese caso iniciar el corres- tariamente la reparación o indemnización impuestas.pondiente procedimiento sancionador, o bien archivarlas actuaciones, comunicando en cualquier caso al 2. Quien puede ser parte interesada.denunciante la iniciación o no del procedimiento. Si la Derechos de los interesados (distintos delinfracción puede ser constitutiva de delito o falta, la denunciado)administración lo pondrá en conocimiento del órganojudicial competente y suspenderá el procedimiento El hecho de ser denunciantes, no nos convierte automática-administrativo sancionador, hasta la resolución del pro- mente en interesados en el procedimiento sancionador. Lacedimiento penal. administración solo tendría obligación de notificarnos, si lo16. Artículo 15 Real Decreto 1398/1993, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento del Procedimiento para el ejercicio de la Potestad Sancionadora,de conformidad con lo previsto en los arts. 72 y 136 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.17. En la forma y condiciones fijadas en la Ley 26/2007, de 23 de Octubre, de Responsabilidad Medioambiental. 46
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS INFRACCIONES Y SANCIONES LEY PATRIMONIO NATURAL Y BIODIVERSIDAD* INFRACCIÓN ART. CALIFICACIÓN** SANCIÓN PRESCRIPCIÓN a) La utilización de productos químicos, sustancias biológicas, la realización de 76.1.a) vertidos o el derrame de residuos que alteren las condiciones de los eco- sistemas con daño para los valores en ellos contenidos. MUY GRAVE, si daños Multa 200.001 5 años > 100.000 € a 2.000.000 € b) La destrucción, muerte, deterioro, recolección, comercio o intercambio, 76.1.b) captura y oferta con fines de venta o intercambio o naturalización no auto- rizadas de especies de flora y fauna catalogadas «en peligro de extinción», así como la de sus propágulos o restos. GRAVE, si daños Multa 5.001 3 años c) La destrucción o deterioro de hábitats incluidos en la categoría de «en 76.1.c) < 100.000 € a 200.000 € peligro de desaparición» del Catálogo Español de Hábitats en Peligro de Desaparición. d) La destrucción del hábitat de especies «en peligro de extinción» en parti- 76.1.d) cular del lugar de reproducción, invernada, reposo, campeo o alimentación. e) La destrucción o deterioro significativo de los componentes de los hábitats 76.1.e) prioritarios de interés comunitario. f) La introducción de especies alóctonas incluidas en el Catálogo Español de 76.1.f) Especies Exóticas Invasoras, sin autorización administrativa. g) La alteración de las condiciones de un espacio natural protegido o de los 76.1.g) productos propios de él mediante ocupación, roturación, corta, arranque u otras acciones. MUY GRAVE, si daños Multa 200.001 5 años h) La instalación de carteles de publicidad o la producción de impactos pai- 76.1.h) > 200.000 € a 2.000.000 € sajísticos sensibles en los espacios naturales protegidos. i) El deterioro o alteración significativa de los componentes de hábitats priori- 76.1.i) tarios de interés comunitario o la destrucción de componentes, o deterioro GRAVE si daños Multa 5.001 3 años significativo del resto de componentes de hábitats de interés comunitario. < 200.000 € a 200.000 € j) La destrucción, muerte, deterioro, recolección, posesión, comercio, o inter- 76.1.j) cambio, captura y oferta con fines de venta o intercambio o naturalización no autorizada de especies de flora y fauna incluidas en catalogadas como «vulnerables», así como la de propágulos o restos. k) La destrucción del hábitat de especies vulnerables, en particular del lugar 76.1.k) de reproducción, invernada, reposo, campeo o alimentación y las zonas de especial protección para la flora y fauna silvestres. l) La captura, persecución injustificada de especies de fauna silvestre y el 76.1.l) arranque y corta de especies de flora en aquellos supuestos en que sea necesaria autorización administrativa, de acuerdo con la regulación especí- fica de la legislación de montes, caza y pesca continental, cuando no se haya obtenido dicha autorización. m)La destrucción, muerte, deterioro, recolección, posesión, comercio o inter- 76.1.m) cambio, captura y oferta con fines de venta o intercambio o naturalización no autorizada de especies de flora y fauna incluidas en el Listado de espe- cies en régimen de protección especial, que no estén catalogadas, así como la de propágulos o restos. n) La destrucción del hábitat de especies incluidas en el Listado de especies 76.1.n) en régimen de protección especial que no estén catalogadas, en particular del lugar de reproducción, invernada, reposo, campeo o alimentación. o) La perturbación, muerte, captura y retención intencionada de especies de 76.1.o) MUY GRAVE, si daños Multa 200.001 5 años aves en las épocas de reproducción y crianza, así como durante su trayecto > 200.000 € a 2.000.000 € de regreso hacia los lugares de cría en el caso de las especies migratorias. p) La alteración de los componentes de los hábitats prioritarios de interés 76.1.p) comunitario o el deterioro de los componentes del resto de hábitats de 1 año interés comunitario. LEVE si daños Multa 500 < 200.000 € a 5.000 € q) La tenencia y el uso de munición que contenga plomo durante el ejercicio de 76.1.q) la caza y el tiro deportivo, cuando estas actividades se ejerzan en zonas húme- das incluidas en la Lista del Convenio relativo a Humedales de Importancia Internacional, en las de la Red Natura 2000 y en las incluidas en espacios natu- rales protegidos. r) El incumplimiento de los demás requisitos, obligaciones o prohibiciones 76.1.r) establecidos en esta Ley.Tabla 2.3 Infracciones y sanciones de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad* La sanción de estas infracciones corresponde en la mayoría de los casos a las Comunidades autónomas, y a la Administración General delEstado, sólo cuando recaiga en el ámbito de sus competencias. Respetando siempre esta regulación básica, las Comunidades autónomas pue-den establecer más infracciones, e incluso calificar las anteriores de forma distinta, con una única excepción: tendrán en todo caso la considera-ción de infracciones muy graves las recogidas en los apartados a), b), c), d), e) y f), cuando la valoración de los daños supere los 100.000 euros,y cualquiera de las otras si la valoración de daños supera los 200.000 euros (art. 76.2 LPNB).** La valoración de los daños al medio ambiente necesaria para la determinación de las infracciones y sanciones se realizará de acuerdo conla Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental y sus disposiciones de desarrollo (art. 75.3 LPNB. 47
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADhemos solicitado, la iniciación o no del mismo, sin que el prin- poner los correspondientes recursos jurisdiccionales, fren-cipio el denunciante, que no sea perjudicado por la infracción, te a la actuación, o inactividad de la administración entenga legitimación para recurrir la desestimación de la denun- dichos expedientes sancionadores.cia o participar como interesado en el procedimiento sancio-nador. En el caso de asociaciones ecologistas constituidasdesde hace más de dos años y que tengan entre los fines de 4. Prescripción de la infracción y caduci-sus estatutos la protección del medio ambiente, sí que se les dad del procedimientopuede tener como parte interesada en el expediente (y así Si la administración no inicia el expediente sancionador ydeben pedirlo expresamente en la denuncia) ya que según el lo notifica al infractor en unos plazos determinados (verartículo 23 de la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se Tabla 2.3), la infracción puede prescribir, y ya no será posi-regulan los derechos de acceso a la información, de partici- ble sancionar. En la LPNB, en caso de infracciones muy gra-pación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ves o graves, el plazo es de 5 y 3 años, pero es de tan soloambiente, están legitimados para ejercer la acción popular un año en las leves. La prescripción se puede producir por-administrativa en asuntos medioambientales. Conviene tam- que nos enteremos tarde de lo sucedido, o bien porquebién comprobar si la normativa autonómica de protección aún denunciando a tiempo, la administración no actúe, o lode la naturaleza o del medio ambiente, contempla la acción haga fuera de plazo, dejando prescribir la infracción.pública en dicha materia, pues entonces estaría legitimada Si la administración incoa el procedimiento sancionador, ycualquier persona o asociación, sin tener que estar constitui- transcurren más de 6 meses sin que dicte la resolución queda dos años.También hay que tener en cuenta que la norma- le ponga fin, el procedimiento se considera caducado, y setiva sectorial de costas, urbanismo, patrimonio, caza, etc., con- archivarán las actuaciones19. Este plazo puede variar en latempla la acción pública en un sentido amplio. legislación específica de cada comunidad autónoma. No seAunque los pronunciamientos judiciales no son unánimes, produce la caducidad si el procedimiento se paraliza porlos Tribunales vienen manteniendo18 que entre las obligacio- causa imputable al infractor, o si la administración lo sus-nes que la administración tiene respecto de los interesados pende (por ejemplo, mientras se tramita el procedimiento(distintos del denunciado) en los expedientes sancionadores, penal por esos hechos). En todo caso, si se produce lase encuentran las siguientes: permitir el derecho de los inte- caducidad en un caso que hemos denunciado, y la infrac-resados (incluyéndose entre ellos al denunciante) a conocer ción no ha prescrito, puede abrirse un nuevo procedimien-el estado de tramitación del procedimiento y obtener copias to sancionador por los mismos hechos, por lo que debe-del mismo, el derecho a permitir que se formulen alegacio- mos estar pendientes, y volver a solicitarlo.nes y a aportar documentos, el derecho a recibir comunica-ción de la iniciación o incoación del expediente, el derechoa proponer prueba, el derecho a tener conocimiento de lapropuesta de resolución que se formule en su caso, asícomo notificación de la resolución que se dicte y que finali-ce el procedimiento, sea sancionadora o no.3. Obligación de incoar expediente san-cionadorConviene saber que la obligación de la administración, noincluye necesariamente (aunque lo pida el denunciante ointeresado), la obligación de incoar el expediente sanciona-dor o dictar resolución sancionadora, si no existen unoshechos sancionables o personas presuntamente responsa- Foto: Jordi Prietobles. Ello sin perjuicio de que las referidas organizacioneslegitimadas para la defensa del medio ambiente, o ciudada-nos que ejerzan la acción popular, en su caso, puedan inter-18. Ver Sentencia TSJ Cast-León (Bur) Sala de lo Contencioso-Administrativo, sec. 1ª, S 9-1-2009, nº 14/2009, rec. 155/2008 . Pte: Revilla Revilla, Eusebio.17. Enla forma y condiciones fijadas en la Ley 26/2007, de 23 de Octubre, de Responsabilidad Medioambiental.19. Arts. 42 y 44 Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. 48
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS5. Suspensión del procedimiento adminis- II.5.2. Delitos contra la floratrativo hasta la resolución del proceso y fauna. Denuncia penal,penal. y elementos básicos del procedimiento.En los casos en que los hechos puedan ser considerados En determinados supuestos, las infracciones contra la biodi-delito, la administración debe suspender el procedimiento versidad revisten tal gravedad, que nuestro sistema jurídicosancionador y remitir todas las actuaciones al juzgado. Si prevé que puedan ser sancionadas por el Derecho Penal. Enrecae sentencia condenatoria en vía penal, no se puede este caso, cuando seamos testigos o tengamos constanciasancionar por los mismos hechos en vía administrativa. de tales hechos, podemos presentar una denuncia alAhora bien, si las diligencias penales se archivan por consi- Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civilderar que no hay delito, o se dicta sentencia absolutoria, (SEPRONA), o bien a Fiscalía, o al Juzgado de Instrucciónesos mismos hechos pueden seguir siendo constitutivos de que corresponda (podemos utilizar el Modelo 2.3).una infracción administrativa, por lo que la administración Detallamos a continuación las conductas que se puedendebe continuar con el expediente sancionador, e imponer denunciar en esta vía penal, por constituir delitos contra lalas sanciones que en su caso correspondan. Si se inicia pri- flora y fauna, o bien delitos contra el medio ambiente o lamero la vía penal, aún así, debemos pedir a la administra- ordenación del territorio, con posible incidencia en hábitatsción que en base a esos mismos hechos incoe y notifique y especies, debiendo tenerse en cuenta que cuando cual-al infractor el correspondiente expediente administrativo quiera de estas conductas afecte a un espacio natural pro-sancionador, y a continuación lo suspenda, y solicite al juz- tegido, las penas serán más graves (art. 338 CP), y que engado que le notifique el archivo o sentencia recaídos en el todo caso, los Jueces o Tribunales, podrán adoptar en elprocedimiento penal, para poder, en el caso que proceda, curso del procedimiento, cualquier medida cautelar nece-reabrir el procedimiento administrativo sancionador. De saria para la protección de los espacios y especies afecta-esta forma, se evita que prescriba la infracción administra- dos (art. 339 CP). También podrán adoptar, a cargo deltiva, ya que una instrucción penal puede durar varios años. autor de los hechos, medidas para restaurar el equilibrio ecológico perturbado, que normalmente se incardinarán dentro de las indemnizaciones que por la responsabilidad6. Obligación de reparar o indemnizar los civil derivada del delito, correspondería a los autores pordaños los daños y perjuicios causados. Por ejemplo, en el caso deEn los casos en que a pesar de nuestras denuncias, la admi- haber talado árboles y especies de flora amenazada en unnistración no haya actuado, o lo haya hecho tarde, produ- espacio natural, se puede imponer además de las penas deciéndose la prescripción de la infracción, debemos saber cárcel o multas correspondientes, la obligación de sufragarque la obligación de reparar o restaurar los daños causados un plan de restauración arbórea de la zona.(que no tiene naturaleza sancionadora ni represora, sinoreparadora), no se ve afectada por la prescripción de lainfracción administrativa causante del daño ambiental, 1. Actuaciones constitutivas de delitos con-pudiendo solicitarse e imponerse dicha obligación en un tra la flora y fauna.procedimiento complementario, o autónomo del sanciona- 1.1.Delitos contra la flora amenazada (art. 332 CP)dor, en caso de prescripción de este último20. La Ley dePatrimonio Natural y la Biodiversidad21, indica que sin per- Las actuaciones que se contemplan son:juicio de las sanciones penales o administrativas, el infractor a) Cortar, talar, quemar, arrancar o recolectar especies odebe reparar el daño causado conforme a la Ley 26/2007, subespecies de flora amenazada o de sus propágulos,de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental. Si el con grave perjuicio para el medio ambiente (si no sedaño no es reparable, el infractor debe pagar una indemni- produce este grave perjuicio, la actuación será constitu-zación. Si no repara o indemniza en el plazo indicado, se le tiva de la falta del art. 632.1 del CP).podrán imponer multas coercitivas (de hasta 3.000 euros si b) Traficar ilegalmente con las especies anteriores.sanciona la Administración General del Estado), que se iránreiterando hasta que cumpla la obligación. c) Destruir o alterar gravemente su hábitat.20. Así lo reconoce la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala 3ª, sec. 3ª, S 15-6-2005, rec. 4685/2003. Pte: González González, Oscar. Ver también Sentencia delTribunal supremo de 24 de enero de 1991, Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de noviembre de 1996, entre otras.21. Artículo 75.2 y artículos 77.5 y 77.6. 49
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADEl objeto del delito son las especies de flora amenazada o particular, los lugares de reproducción, invernada, reposo,sus propágulos22. Para comprobar si la actuación afecta a campeo o alimentación (arts. 76.1 c; k y o de la Leyuna especie amenazada, tenemos que acudir al “Catálogo 42/2007), así como cualquier conducta que perturbe elEspañol de Especies Amenazadas”23, que se establece en el ciclo migratorio, e impida la marcha o el retorno de laartículo 55 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y la especie a o desde sus lugares de invernada.Biodiversidad, clasificándolas en las categorías “En peligro En cuanto al comercio o tráfico de especies amenazadas,de extinción” o “Vulnerables”. Las comunidades autónomas puede ser tanto de animales vivos, como piezas muertas,pueden establecer catálogos propios, incrementado el disecadas, o sus restos (pieles, plumas, colmillos, etc). Es ile-grado de protección y creando otras categorías, pero gal cualquier tráfico de animales amenazados, salvo que sununca rebajando el nivel de amenaza de una especie del destino sean centros zoológicos, instituciones científicas yCatalogo Español.También puede justificarse que una espe- afines, y cuenten con las autorizaciones correspondientes.cie esté amenazada, pese a no estar en el catálogo de espe-cies amenazadas, sobre la base de los libros rojos, aunque Si las especies están catalogadas “En peligro de extinción”,no siempre los tribunales lo aceptan. la pena es más elevada que si son “Vulnerables”.1.2. Delitos contra la fauna amenazada (art. 334 CP) 1.3. Delitos por cazar o pescar fauna no amenazada (art. 335 CP)En este caso, las actuaciones penalizadas, son: Estas actividades son:a) Cazar o pescar especies amenazadas. a) Cazar o pescar especies no amenazadas cuando estéb) Realizar actividades que impidan o dificulten su repro- expresamente prohibido por las normas de caza y ducción o migración. pesca.c) Comerciar o traficar con ellas o sus restos. b) Cazar o pescar las especies anteriores en terrenosPara determinar cuáles son las especies de fauna amenaza- públicos o privados ajenos, sometidos a régimen cine-da, es de idéntica aplicación lo establecido en el epígrafe gético especial, sin el debido permiso de su titular.anterior (al que nos remitimos) sobre el Catálogo y cate- Hay que tener siempre en cuenta que son las comunida-gorías establecidas en el mismo. des autónomas las competentes para determinar las espe-En los dos primeros casos, deben además vulnerarse las cies que pueden ser objeto de caza, o pesca en aguas con-leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las tinentales, por lo que en cada caso, habría que revisar laespecies de fauna silvestre. La referencia principal la tendrí- normativa autonómica, según el lugar de abatimiento oamos en la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y la captura de la especie, ya que pueden existir diferencias, yBiodiversidad, que en su artículo 52.3 indica que queda por tanto, ser delito la caza de una especie en una comu-prohibido dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencio- nidad autónoma, y en otra no. En ningún caso las comuni-nadamente a estas especies (incluida su retención y captu- dades autónomas podrán incluir como especies cinegéticasra en vivo, la destrucción, daño, recolección y retención de especies catalogadas como amenazadas (incluidas en elsus nidos, crías o huevos). En caso de que de forma excep- Catálogo Español de Especies Amenazadas) ni especiescional24, y cumpliendo todos los requisitos legales, se haya incluidas en el Listado de Especies de Protección Especial,concedido un permiso administrativo para capturar alguna o las prohibidas por la Unión Europea25.de estas especies amenazadas, por ejemplo con fines de No es delito el cazar especies cinegéticas en tiempo deinvestigación, no habría actividad delictiva. veda (por ejemplo, disparar a un conejo fuera de la épocaLas actividades que impidan o dificulten su reproducción o de caza), sino una infracción administrativa, pues lo que cas-migración incluirían, además del expolio de nidos, la des- tiga el Código Penal es cazar “especies” prohibidas, no entrucción del hábitat de estas especies amenazadas, y en “momentos” prohibidos.22. Elementos de un vegetal que forman parte del proceso de reproducción o propagación, como las semillas, los brotes, las esporas, las raíces, los esquejes.23. Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español deEspecies Amenazadas.24. Ver las excepciones del artículo 58 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y la Biodiversidad.25. Ver artículos 62.1 y 53 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y la Biodiversidad. 50
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOSEn cuanto a los terrenos sometidos a régimen cinegéti- 1.5. Delitos por introducir o liberar especies de flora oco especial, son los Parques Nacionales, los Refugios de fauna no autóctona (art. 333 CP)Caza, las Reservas nacionales de Caza, los Cotos de caza, En este caso, se considera delito el introducir o liberar deli-los Cercados y los adscritos al Régimen de Caza beradamente (no basta hacerlo por imprudencia) especiesControlada, etc, según las categorías que hayan estable- de flora o fauna no autóctona. Deben darse además doscido en su normativa las comunidades autónomas. Si el requisitos:propietario de un coto caza una especie “prohibida” den-tro del mismo, o da permiso a otro para que lo haga, no a) Que se vulneren leyes o disposiciones de carácterse comete el delito de este segundo apartado, pero sí el general protectoras de las especies de flora o fauna.del primero. b) Que haya perjuicio para el equilibrio biológico. Es decir,En los dos casos anteriores, las penas serán mayores si se se persiguen por vía penal solo las conductas más gra-producen graves daños al patrimonio cinegético de un ves, porque introducir estas especies sin autorización,terreno sometido a régimen cinegético especial, o si se cuando no hay este grave perjuicio, será simplementeactúa en grupos de tres o más personas (pues así es más constitutivo de infracción administrativa.fácil obtener las piezas), o utilizando artes o medios prohi-bidos legal o reglamentariamente.1.4. Delitos por cazar o pescar con veneno, explosivos o similares (art. 336 CP)En este caso se castiga el emplear para la caza o pesca decualquier especie (aunque no esté amenazada ni prohibi-da), veneno, explosivos u otros instrumentos o artes desimilar eficacia destructiva o no selectiva para la fauna, sinestar legalmente autorizado para ello; elevándose la pena siel daño causado es de notoria importancia.En algunos casos, los tribunales26 han considerado comomedio similar al veneno, el empleo del “lazo”, dependiendode su tamaño, número, forma, características y colocaciónen relación con la superficie de la finca, parajes en los quese sitúen (por ejemplo en un paso de animales), capacidadde incidencia para la fauna, el tipo de especies que puedenser afectadas etc. En cuanto al método de “barraca conliga” y la fijación de varillas en los árboles con un productoque permite atrapar las aves, aunque es un método masi-vo y no selectivo de caza que causa daños funcionales a lasaves e incluso la muerte, el criterio de algunos tribunalesha sido que no cabe asimilarlo con el empleo de veneno y Foto: UNIVE - Ciudad Realmedios explosivos, por no tener similar eficacia destructivapara la fauna, discrepando de una primera interpretaciónde los tribunales, que si que lo equiparaba27. En todo caso,tras la reforma del Código Penal de 2010, se asimilan al usode veneno los métodos no selectivos, como este tipo decaza con liga (barraca, parany, etc). En otros casos los tribu-nales no han considerado asimilables al veneno, el empleo Actuación de la Unidad de Investigación de Veneno de Castilla-Lade luz artificial, redes o cepos. Mancha y SEProna.26. AP Huelva, sec. 2ª, S 25-9-2006, nº 105/2006 , rec. 161/2006 . Pte: Martín Mazuelos, Francisco José.27. Sentencia de la Audiencia Provincial de Tarragona, sec. 2ª, S 21-1-2010, nº 26/2010 , rec. 853/2009. Pte: Sánchez Siscart, José Manuel. 51
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD b) Establecer depósitos o vertederos de desechos o resi- duos sólidos o líquidos que sean tóxicos o peligrosos y puedan perjudicar gravemente el equilibrio de los siste- mas naturales o la salud de las personas. (art. 328 CP). c) Informar un funcionario o autoridad pública (de forma individual o colegiada), a sabiendas, la concesión de licencias manifiestamente ilegales que autoricen el fun- cionamiento de las industrias o actividades contaminan- tes anteriores, o bien silenciar en sus inspecciones las infracciones de la normativa que regula dichas activida- des (art. 329 CP). d) En un espacio natural protegido, dañar gravemente Foto: Tatavasco alguno de los elementos que hayan servido para califi- carlo (art. 330 CP). e) Construir o edificar sin autorización en suelos deCigüeñas blancas en un vertedero ilegal especial protección, o que tengan legal o administra- tivamente reconocido valor ecológico, o bien realizar edificaciones no autorizables en suelos no urbaniza-2. Otras actuaciones con posible inciden- bles (art. 319 CP). En este caso serían responsablescia en la flora y fauna, constitutivas de los promotores, constructores y técnicos directores,delitos contra los recursos naturales y el pudiendo ordenarse la demolición de la obra, a cargomedio ambiente, o contra la ordenación del autor o autores del hecho. También es delito quedel territorio. autoridades o funcionarios emitan informes favora-Por su importancia, y estrecha relación con los delitos con- bles o licencias, contrarias a las normas urbanísticastra la flora y fauna, conviene tener en cuenta que también vigentes (art. 320 CP).se tipifican en el Código Penal como delitos, una serie de Excepto en el caso de la prevaricación ambiental de auto-actuaciones que pueden tener incidencia en hábitats y ridades y funcionarios, que exige que se haga con plenaespecies, que enumeramos aquí brevemente: intención y conocimiento, en los casos indicados en losa) Provocar o realizar directa o indirectamente emisiones, apartados a) b) y d), también se sancionarán los hechos vertidos, radiaciones, extracciones o excavaciones, ate- cometidos por imprudencia grave (art. 331 y 12 CP), si rramientos, ruidos, vibraciones, inyecciones o depósitos, bien con una pena inferior a si se hubieran realizado de en la atmósfera, el suelo, el subsuelo o las aguas terres- forma intencionada tres, marítimas o subterráneas, así como las captaciones de aguas que puedan perjudicar gravemente el equilibrio 3. Elementos básicos de la denuncia de los sistemas naturales. Todo ello vulnerando leyes u Cuando seamos testigos o tengamos constancia de hechos otras disposiciones de carácter general protectoras del que puedan ser constitutivos de los delitos contra la flora o medio ambiente (art. 325 CP). La pena se agrava si ade- fauna que hemos mencionado, o bien de otro tipo de deli- más, la industria o actividad funciona sin autorización, o tos (ambientales, urbanísticos, etc.) que afecten a los mismos, desobedeciendo las ordenes de suspensión, habiendo podemos presentar una denuncia al Servicio de Protección falseado información sobre los aspectos ambientales de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) o grupo (por ejemplo en la solicitud de licencia o en el estudio del cuerpo de policía autonómico especializado en medio de impacto ambiental), si se han obstaculizado las inspec- ambiente, o bien a Fiscalía, o al Juzgado de Instrucción que ciones, si se ha producido un riesgo de deterioro irrever- corresponda. También se puede enviar al mismo tiempo una sible o catastrófico, o si se ha realizado una extracción ile- denuncia al Fiscal, y al SEPRONA, por ejemplo. gal de aguas en período de restricciones, por ejemplo en sequía (art. 326 CP). En todos los casos anteriores, el Como ciudadanos, tenemos el deber de poner en conoci- Juez o Tribunal podrá clausurar o intervenir la empresa, miento de las autoridades competentes la perpetración de para evitar que se sigan cometiendo estos delitos. cualquier delito que hayamos presenciado, o del que ten-28. Artículo 264 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. 52
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOSgamos conocimiento, sin que exista obligación de probar sables, o proporcionando datos que puedan contri-los hechos denunciados o formular una querella28. Pero buir a su identificación (descripción física, matrículasdebemos ser cuidadosos en la narración de los hechos que de vehículos, etc). También conviene proporcionarse denuncien, que deben ser reales y verídicos. Podemos fechas y horas aproximadas, así como todos los datosequivocarnos, por ejemplo, al considerar que una determi- que se puedan, para identificar el lugar del sucesonada actuación sea constitutiva de delito (y en ese caso, el (término municipal, nombre del paraje, coordenadasFiscal decidirá que no abre o archiva las diligencias de GPS, cercanía a edificios o elementos geográficos,investigación), pero lo que nunca se puede hacer es faltar mapa o croquis, etc).a la verdad en la narración o imputación de los hechos, 3º. Conviene, aunque no es obligatorio, indicar los delitospues en ese caso se cometería un delito de denuncia falsa. en que pueden encuadrarse los hechos relatados. PorDeben concretarse al máximo posible los elementos de la ejemplo, en el caso de haber sido testigos del abati-denuncia, evitando remitir a Fiscalía o SEPRONA un gran miento de una cerceta pardilla (especie amenazada envolumen de documentación inconexa, ya que el Fiscal no peligro de extinción) por unos cazadores, podría serpuede iniciar una investigación general sobre hechos inde- constitutivo de un delito de caza de fauna amenazada,terminados. Por ejemplo, si yo veo que de un polígono del artículo 334 del Código Penal.industrial sale un tubo que vierte un agua negra espumosaen el cauce del río, y que hay peces muertos, como sé que 4º. También conviene, aunque no es obligatorio, indicar enlos vertidos contaminantes pueden ser constitutivos de deli- caso de que el delito así lo requiera, las leyes o dispo-to, pongo este hecho en conocimiento del SEPRONA y del siciones de carácter general protectoras de las especiesFiscal, informando del paraje, día y hora, acompañando foto- de fauna silvestre que hayan sido vulneradas. Por ejem-grafías, etc. En este caso, el SEPRONA recogería muestras plo, en el caso anterior, indicar que la especie está cata-para los análisis correspondientes, tendría que identificar de logada en peligro de extinción en el Catálogo Españolque industria proviene el vertido, pedir los permisos y auto- (o Catálogo regional correspondiente), y que se ha vul-rizaciones, etc.Tras la investigación, se decide si hay o no indi- nerado el artículo 52.3 de la Ley 42/2007 decios de delito para remitir las actuaciones al Juzgado. Patrimonio Natural y la Biodiversidad, que indica que queda prohibido dar muerte, dañar, molestar o inquie-Las denuncias pueden realizarse verbalmente ante la tar intencionadamente a estas especies (o norma auto-Guardia Civil-SEPRONA, etc (que deberán extender un nómica equivalente).acta), o bien presentarse por escrito. En este último caso,hay que incluir como datos básicos: 5º. Finalmente, podemos solicitar que por el Juzgado o Tribunal se adopten, a cargo del autor de los hechos, las1º. Identificación del denunciante o denunciantes: nombre, medidas necesarias para restaurar el equilibrio ecológi- apellidos, DNI, domicilio, etc. co perturbado, así como cualquier medida cautelar2º. Narración de los hechos presuntamente delictivos, necesaria para la protección de los recursos naturales identificando (si se conoce) a los presuntos respon- y el medio ambiente afectado. Foto: F. SauraEl veneno es la principal causa de mortalidad no natural del águila imperial ibérica 53
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD4. Ante quien podemos presentar ladenuncia4.1. Denuncia al SEPRONALa Guardia Civil tiene encomendada, a través del Serviciode Protección de la Naturaleza, la función específica develar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendana la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de losrecursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, pis-cícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con lanaturaleza. Esta función la ejerce en todo el territorionacional y en su mar territorial. Algunas comunidades autó-nomas tienen sus propios cuerpos de policía, con seccio- Foto: F. Sauranes especializadas en medio ambiente, que realizan tam-bién estas tareas en su ámbito territorial.Si presentamos ante ellos la denuncia, se procederá a la Agentes del SEPRONA levantando el cadáver de un águila imperial ibéricaincoación del correspondiente atestado, en el que los equi-pos de investigación documentarán las diligencias corres- por ejemplo, estorninos, constituya un delito relativo a lapondientes de inspección ocular, por ejemplo, en el lugar protección de la fauna, si en el Informe remitido por eldonde han sido encontrados restos de aves envenenadas, SEPRONA, no hay evidencia de la presencia de especieslevantando un acta y recogiendo dichos restos para su aná- catalogadas amenazadas, como el cernícalo primilla, que loslisis por el organismo correspondiente, también citarán denunciantes contemplaron al presenciar los hechos.para tomar declaración a los testigos, podrán detener a los En este último caso, aunque considere que no hay indiciopresuntos responsables y tomarles declaración, etc. Una de delito, el Fiscal puede apreciar, sin embargo, la posiblevez finalizado, procederán a la entrega de dicho atestado comisión de una infracción administrativa, por ejemplo, enen el Juzgado de Instrucción correspondiente, remitiendo materia de caza, por lo que al mismo tiempo que archivacopia al Fiscal. las actuaciones penales, remitirá la documentación a la Consejería de Medio Ambiente correspondiente para que inicie el procedimiento administrativo sancionador que4.2. Denuncia a la Fiscalía proceda.Cuando el Fiscal tenga noticia de un hecho aparentemen-te delictivo, bien directamente o por serle presentada unadenuncia o atestado por el SEPRONA, o cuerpo policial 4.3. Denuncia ante el Juzgado de Instrucción.autonómico, puede llevar a cabo u ordenar la práctica de En este caso, el Juzgado ordenará al SEPRONA o cuerpolas diligencias de investigación necesarias para esclarecer policial autonómico, la práctica de las diligencias para com-los hechos, y averiguar quiénes son los autores o partici- probar los hechos que se denuncian, salvo que considerepantes en los mismos. En el curso de esta investigación, el desde el principio que estos no tengan carácter de delito.Fiscal no puede adoptar medidas cautelares, aunque sipuede ordenar la detención preventiva. Si tras la práctica de las pruebas necesarias (que pueden haber sido también instadas por el Fiscal, acusaciones ySi el Fiscal considera que los hechos pueden ser constituti- defensa) el Juzgado considera que no hay indicio de delito,vos de delito, enviará las actuaciones al Juzgado de o que no hay autor conocido del mismo, ordenará elInstrucción correspondiente, para que se inicie el procedi- sobreseimiento y archivo del procedimiento. Tambiénmiento penal. puede considerar que no estamos ante un delito, sino unaSi en cambio, considera que los hechos no revisten el falta, con lo que seguirá el procedimiento por este curso. Sicarácter de delito, o que no existe prueba de los mismos, tras la acusación del Fiscal o acusaciones particulares oordenará el archivo de las diligencias de investigación, populares, el Juzgado de Instrucción considerara que loscomunicándolo al denunciante, por si a pesar de ello, este hechos son constitutivos de delito, procederá a la apertu-quiere reiterar su denuncia ante el Juez de Instrucción. ra del juicio oral, para que el Juzgado de lo Penal o laSería el caso por ejemplo, de que el Fiscal considere que Audiencia Provincial, juzguen los hechos y dicten sentencia,no existen pruebas de que un abatimiento masivo de aves, que puede ser condenatoria o absolutoria. 54
  • ESPECIES Y ESPACIOS PROTEGIDOS5. Si además queremos personarnos 1. ¿Autoriza alguna especie que no sea cinegética? Nocomo acusación popular puede ser autorizada la caza sobre especies que se encuentren en el Listado de Especies Silvestres enEs importante tener en cuenta que en los casos anteriores Régimen de Protección Especial (LESPE)29, ni aquellasactuamos como denunciantes, lo que no implica coste eco- prohibidas por la Unión Europea. En el caso de las aves,nómico alguno, pero tampoco nos otorga derecho a parti- la Directiva de Aves solo permite que se autorice lacipar en las diligencias o procedimiento penal que se inicie; caza sobre las especies listadas en su anexo II.simplemente tendríamos derecho a que se nos comuni-que, en su caso, el archivo de las actuaciones. 2. ¿Autoriza la caza de especies exóticas? En el caso de intro- ducciones accidentales o ilegales, no se podrá autorizar enSi queremos intervenir en el procedimiento, proponer ningún caso su aprovechamiento cinegético (Art. 62.3.e).pruebas, y que se nos notifiquen todas las resoluciones,tenemos que personarnos como acusación popular. 3. ¿Autoriza especies cuya caza pueda suponer un riesgo para la conservación de las mismas? En todo caso, elTodos los ciudadanos españoles pueden ejercer la acciónpopular en procedimientos penales, si bien deberán hacer- ejercicio de la caza se debe regular de modo que que-lo presentando una querella, con abogado y procurador, y den garantizados la conservación y el fomento de lasprestando además una fianza (que debe ser proporciona- especies autorizadas para dicho ejercicio (Art. 62.2).da, y no impedir, por excesiva, este derecho). También pue- 4. ¿Autoriza la caza de alguna especie de ave durante suden ejercer esta acción las personas jurídicas, como pue- periodo de reproducción? Está prohibido con carácterden ser las asociaciones u organizaciones que tengan como general el ejercicio de la caza de aves durante la épocafin la defensa de la naturaleza. de celo, reproducción y crianza (Art. 62.3.b).En la mayoría de los casos, si el procedimiento ya ha sido 5. ¿Autoriza la caza de alguna especie de ave durante eliniciado por el Juzgado de Instrucción, o a instancia del periodo de migración prenupcial? Está prohibido conMinisterio Fiscal, los tribunales admiten la personación carácter general el ejercicio de la caza durante el tra-como acusación popular sin querella ni fianza, pero no es yecto de regreso hacia los lugares de cría en el caso dealgo unánime. En este caso, además de los gastos de pro- especies migratorias (Art. 62.3.b).fesionales con los que obligatoriamente debemos concu- 6. ¿Autoriza algún método de caza que no sea selectivo?rrir al procedimiento, tenemos que contemplar la posibili- Está prohibida la tenencia, utilización y comercializacióndad de una condena en costas, si finalmente absuelven al de todos los procedimientos masivos o no selectivosacusado o acusados, y así lo determina el tribunal. para la captura o muerte de animales (Art. 62.3.a). En el caso de que observemos que alguna orden de vedaII.6. Caso concreto: las órdenes de veda incumpla alguno de los puntos anteriores, así como otras determinaciones de la Ley 42/2007 o de alguna DirectivaLa regulación de la caza es también competencia de las y, si además existen estudios científicos que lo acrediten,comunidades autónomas, que suelen disponer de una Ley pueden ser recurridas. En la mayoría de los casos, al serde Caza, en muchos casos, de un reglamento de desarro- órdenes de carácter reglamentario se deberán recurrirllo, y siempre, de unas ordenes de veda anuales que indi- directamente ante el Tribunal Superior de Justicia de lacan las especies, los periodos y las artes autorizadas. Son las comunidad Autónoma, en el plazo máximo de dos mesescomunidades autónomas las que deben garantizar que se desde su publicación en el Boletín Oficial de la región. Enlleva a cabo una caza sostenible (Cuadro 2.5). algunos casos excepcionales, si la orden de veda no seAunque las competencias son autonómicas, eso no significa aprueba con carácter reglamentario, el plazo y la forma deque puedan autorizar la caza de cualquier especie, o en cual- recurrirlo puede ser diferente, y debería indicarlo la propiaquier fecha, pues deben ajustarse a lo referido en el artículo orden. En el caso de recurrir una orden de veda ante los62 de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, tribunales es conveniente solicitar una suspensión cautelar,para las especies objeto de caza y pesca. Para saber si una dado que será la única forma de poder garantizar que lacomunidad se ha podido extralimitar a la hora de autorizar Sentencia que se dicte pueda ser efectiva, ya que cualquierla caza de especies silvestres, hay que analizar en las órdenes procedimiento judicial tardará con probabilidad más tiem-anuales de veda los siguientes puntos: po que la vigencia anual de la orden.29. Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español deEspecies Amenazadas. 55
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADCuadro 2.5 Caza sostenibleLa Directiva de Aves en su artículo 7.4 indica: “Los Estados miembros velarán por que la práctica de la caza, incluyendo en su caso, lacetrería, tal como se desprenda de la aplicación de las disposiciones nacionales en vigor, respete los principios de una utilización razona-ble y de una regulación equilibrada desde el punto de vista ecológico de las especies de aves afectadas, y que esta práctica sea compa-tible, en lo que se refiere a la población de las especies, en particular a las especies migratorias, con las disposiciones que se desprendendel artículo 2.”, por su parte, el artículo 2 dice: “Los Estados miembros tomarán todas las medidas necesarias para mantener o adaptarlas poblaciones de todas las especies de aves contempladas en el artículo 1 en un nivel que corresponda en particular a las exigenciasecológicas, científicas y culturales, habida cuenta de las exigencias económicas y recreativas.”. La Comisión Europea interpreta este artícu-lo en su «Documento orientativo sobre la caza de conformidad con la Directiva 79/409/CEE del Consejo relativa a la conservación de lasaves silvestres» de 2008, como que “no es recomendable someter a dichas especies o poblaciones [se refiere a las que se encuentran endeclive] a la caza, aunque ésta no sea la causa de su Estado de conservación no favorable ni contribuya al mismo”.Por su parte, la Ley 42/2007 en su artículo 62.2. indica que “En todo caso, el ejercicio de la caza y la pesca continental se regula-rá de modo que queden garantizados la conservación y el fomento de las especies autorizadas para este ejercicio, a cuyos efectos laComunidades autónomas determinarán los terrenos y las aguas donde puedan realizarse tales actividades, así como las fechas hábi-les para cada especie” y en el 62.3.d) que “Se podrán establecer moratorias temporales o prohibiciones especiales cuando razonesde orden biológico o sanitario lo aconsejen. En relación con las especies objeto de caza y pesca, cuando existan razones de orden bio-lógico o sanitario que aconsejen el establecimiento de moratorias temporales o prohibiciones especiales, la Comisión Estatal delPatrimonio Natural y la Biodiversidad podrá elaborar informes que puedan ser utilizados por las Comunidades autónomas para ladeterminación de dichas moratorias o prohibiciones”.La reciente sentencia (41/2011) del TSJ de Castilla-La Mancha anula parte de la orden de vedas de la temporada 2007-2008, yen el caso de la tórtola y codorniz, indica que la administración, como consecuencia del artículo 7 de la Directiva de Aves y62 de la Ley 42/2007, no puede autorizar la caza de esas especies sin haber, previamente, estudiado sus poblaciones. Es decir,la administración debe acreditar, previamente, el Estado de conservación de las mismas. La sentencia indica que la opinión delos Consejos de caza no sustituye la obligación de la administración de acreditar técnicamente estos aspectos.Los resultados del programa SACRE (Seguimiento de Aves Comunes Reproductoras) de SEO/BirdLife, pueden proporcionarargumentos para limitar las autorizaciones de caza de especies con importantes declives. Por ejemplo: En el caso de la tórtolacomún, el programa SACRE, obtuvo para el periodo (1998-2010) un declive en la zona centro (Castilla-La Mancha,Extremadura, Madrid y Castilla y León) de un 39%, y de un 29% a nivel nacional. Foto: Tatavasco El estado de conservación de la tórtola recomiendan una moratoria en su caza.56
  • ZONAS HÚMEDAS Y RÍOSCAPÍTULO III. ZONAS HÚMEDAS Y RÍOSIII.1. Introducción. La Directiva Marco La DMA fue transpuesta en el 2003, aunque con carencias, adel Agua y su incidencia en la planifica- nuestra legislación de aguas. Sin embargo, los nuevos planesción y gestión del agua hidrológicos, que deberían haberse aprobado, con los objeti- vos ambientales, en el año 2009, llevan un considerable retra-La Directiva Marco del Agua (Directiva 2000/60 de 23 de so. Y está por ver si en la gestión cotidiana, de nuestros ríos,octubre, DMA) ha supuesto un cambio, a nivel comunitario, acuíferos, humedales, etc, prevalece finalmente esta visiónen el enfoque que debe darse a las actuaciones en materia ecosistémica, y no la tradicional, que considera el agua un sim-de aguas. Este cambio debe producirse también en nuestra ple recurso o factor de producción, soslayando sus funcionesnormativa interna de aguas, planificación hidrológica, y en la ambientales.gestión de ríos y acuíferos. El objetivo de la DMA es estable-cer las bases para la protección de las aguas superficiales con- Entre la información clave a proporcionar está la relativa a lostinentales (ríos, lagunas, humedales…), las aguas de transición caudales ecológicos, que deben contribuir a la consecución(desembocaduras de los ríos), las aguas costeras (una milla de los objetivos ambientales en los nuevos planes de cuenca.mar adentro), y las aguas subterráneas. Para ello, la regulación Aunque estos caudales debieran haberse establecido desdedebe, en primer lugar, prevenir todo deterioro adicional y 1998 (por determinación de los anteriores planes de cuenca,proteger y mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos y, entonces aprobados), todavía están sin fijar, al no haberse rea-de los ecosistemas terrestres y humedales que dependen lizado ni dado a conocer al público los estudios necesarios.directamente del agua. Es por tanto fundamental un uso sos- Esto, unido a la deficiente aplicación y control de la normati-tenible del agua, que contribuya además de al objetivo ante- va relativa a la protección del dominio público hidráulico y losrior, a la garantía de un suministro equilibrado y equitativo, la humedales, propicia el que sea frecuente, contemplar enreducción de contaminación y vertidos, y a paliar, y no empe- determinadas épocas, los cauces de ríos y arroyos secos, oorar, como viene sucediendo en muchas ocasiones, los efec- apenas sin agua, no por causas naturales como el estiaje o latos de inundaciones y sequías. sequía, sino por la sobreexplotación de los mismos (extrac-En la nueva planificación, conforme a la DMA, se parte de una ciones de agua para abastecimiento o regadío, que no con-evaluación del estado actual de las aguas (“donde estamos”) templan el mantenimiento de caudales ambientales, gestióny se establecen una serie de objetivos ambientales para las de presas, embalses y centrales hidroeléctricas, que retienenmismas (“a donde queremos ir”), que básicamente son alcan- o sueltan el agua en función de criterios económicos y dezar en 2015, o sucesivas prórrogas, un buen estado o poten- producción, sin tener en cuenta los efectos perjudiciales encial ecológico de las aguas. Este estado, busca aproximarse a los ecosistemas acuáticos o terrestres asociados). Tambiénlos regímenes naturales, y a la recuperación del ciclo hidroló- existe actualmente una importante carencia de informacióngico, y se mide en función de la contaminación y caudal del sobre las necesidades ecológicas de los espacios Naturaagua, grado de modificación del cauce, fondo, orillas, ribera, 2000 que dependen del agua, lo que incide no solo en el defi-presencia de plantas, macroinvertebrados, peces, etc. ciente estado de conservación que presentan muchos dePara ello, es necesario analizar las principales presiones e ellos, sino también en la dificultad de fijar sus objetivosimpactos (extracciones para abastecimiento, regadíos, indus- ambientales y las correlativas medidas para conseguirlos, entrias, presas, encauzamientos, vertidos, trasvases, etc) que los nuevos planes de cuenca.pueden impedir alcanzar los objetivos ambientales, y estable- Independientemente de lo anterior, y mientras con mayor ocer una serie de alternativas y medidas para lograrlos. menor acierto se fijan en los nuevos planes de cuenca obje-Los objetivos de conservación de los espacios de la Red tivos ambientales, caudales ecológicos y necesidades de losNatura 2000 que dependan del agua (por ejemplo, el man- espacios Natura 2000 dependientes del agua, en los epígra-tenimiento de las especies de aves acuáticas con presencia fes siguientes nos centraremos en proporcionar informaciónregular en las ZEPA), son también objetivos de la DMA (a básica sobre la forma en que se puede actuar, con la informa-cumplir en el 2015, sin prórrogas), y para ello los nuevos pla- ción disponible, ante algunas de las situaciones más frecuen-nes hidrológicos deben establecer un Registro de zonas pro- tes en las que podemos encontrarnos en el día a día de nues-tegidas, que entre otras, deben incluir aquellas declaradas tros ríos y humedales: la desecación, o el incumplimiento depara la conservación de hábitats y especies que dependan un caudal mínimo ecológico en los mismos, y su contamina-directamente del agua. ción por vertidos. 57
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADPreviamente es necesario proporcionar algunos conceptos que se cubra de agua3. Las fajas laterales de los caucessobre la definición de humedales naturales o artificiales, cau- públicos que se sitúan por encima del nivel de aguasces y riberas, zonas inundables, etc., en relación con la ocupa- bajas, se denominan riberas.ción y protección del dominio público hidráulico. c) Los lechos de los lagos y lagunas y los de los embalses superficiales en cauces públicos (terreno que ocupan sus aguas en las épocas en que alcanzan su mayor nivelIII.2. Dominio público hidraúlico, zonas ordinario).inundables y humedales d) Los acuíferos, en cuanto a la utilización del agua.Determinados elementos naturales tienen una protecciónreforzada por formar parte del dominio público hidráulico, e) Las aguas desaladas del mar.es decir, son de propiedad pública, no pueden ser vendidos,y en caso de que sean ocupados por terceros, la adminis- No forman parte del dominio público hidráulico, aunquetración podrá (y deberá) recuperarlos en cualquier sus propietarios se ven obligados a determinadas limitacio-momento, sin importar el tiempo (años o décadas) que nes en cuanto a su uso y ocupación, las márgenes de loshaya transcurrido, ni las obras, construcciones o edificacio- ríos, que son los terrenos privados que lindan con los cau-nes que hayan podido realizarse sobre ellos. La ocupación ces (tienen una zona de servidumbre de cinco metros, paray daños que se hayan realizado sobre estos elementos, uso público; y una zona de policía de 100 metros, en quepodrán ser objeto de sanción administrativa o penal, según se limitan el uso del suelo y actividades).la gravedad de los mismos. También podrán dictarse medi- Las zonas inundables4 pueden coincidir o ser más ampliasdas cautelares, así como la obligación de restaurar o indem- que las anteriores. Son los terrenos públicos o privadosnizar los daños causados. que pueden verse inundados por el agua en las crecidas noConviene, por tanto, tener claro cuáles son los elementos ordinarias (de lagos, lagunas, embalses, ríos o arroyos),naturales que forman parte del dominio público hidráulico, según los datos históricos sobre avenidas e inundaciones, yya que en ocasiones, sobre todo en el caso de sequías pro- este hecho, debe tenerse en cuenta en la planificación dellongadas, desvíos de cauces, etc, determinados terrenos de suelo y autorizaciones de uso que se concedan en estasríos o lagunas que se han quedado sin agua por largos zonas, pudiéndose establecer limitaciones para garantizar laperiodos, son ocupados de forma ilegal por particulares. seguridad de personas y bienes.Forman parte del dominio público hidráulico1: Los humedales, son definidos por el Convenio de Ramsar5 como las zonas de pantanales, marjales, turberas o superfi-a) Las aguas continentales, tanto las superficiales como las cies recubiertas de aguas naturales o artificiales, permanen- subterráneas renovables, con independencia del tiempo tes o temporales, con agua estancada corriente ya sea de renovación. dulce, salobre o salada, incluidas las extensiones de aguab) Los cauces de corrientes naturales, continuas o discon- marina cuya profundidad con marea baja no exceda de seis tinuas2 (terreno cubierto por las aguas en las máximas metros. En base a este Convenio se establece una Lista de crecidas ordinarias). Por ejemplo, el cauce de un río, Humedales de Importancia Internacional, a los que se apli- independientemente de que permanezca seco o muy ca la tutela y obligaciones establecidas por el Convenio bajo en determinadas épocas, y el terreno que ocupa (planes de ordenación, etc), y que además, según el artícu- en las crecidas ordinarias, aunque pasen varios años sin lo 49 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y la1. Artículos 2 a 13 R.D. Legislativo 1/2001 de 20 de julio, Texto Refundido de la Ley de Aguas (TRLA).2. Se exceptúan, y son de dominio privado, los cauces por los que ocasionalmente discurran aguas de lluvia si solo atraviesan fincas de dominio particular.3. Artículo 4 del Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico: 1. La determinación deese terreno se realizará atendiendo a sus características geomorfológicas, ecológicas y teniendo en cuenta las informaciones hidrológicas, hidráulicas, foto-gráficas y cartográficas que existan, así como las referencias históricas disponibles. 2. Se considerará como caudal de la máxima crecida ordinaria la mediade los máximos caudales anuales, en su régimen natural producidos durante diez años consecutivos, que sean representativos del comportamiento hidráu-lico de la corriente.4. Artículo 11 Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas.5. Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Convenio de Ramsar), de 1971.España se adhirió el 18 de marzo de 1982 (BOE nº 199, de 20 agosto 1982). 58
  • ZONAS HÚMEDAS Y RÍOS dan como consecuencia del flujo y reflujo de las mareas, de las olas o de la filtración del agua del mar (marismas, albufe- ras, marjales, esteros…). En ambos casos, podrán comprenderse dentro de los hume- dales, las márgenes de dichas aguas y las tierras limítrofes7 en aquellos casos en que así se declare por ser necesario para evitar daños graves a la fauna y a la flora. III.3. Incumplimiento del régimen de caudales ecológicos y desecación de ríos y humedales Foto: Carlos Dávila Es muy frecuente en nuestro país, encontrar, no solo en verano o épocas de sequía, sino en otras épocas del año, kilómetros de cauces de ríos o zonas húmedas, práctica-Doñana forma aprate de la Lista de Humedales de Importancia mente secos o con muy poca agua, por extracciones abu-Internacional sivas, o la gestión de embalses y centrales hidroeléctricas. Incluso en épocas en que se han producido lluvias abun-Biodiversidad, tendrán la consideración de áreas protegi- dantes y estos hechos pueden parecer extraños, podemosdas, debiendo elaborarse para las mismas, directrices de ver cauces secos o con un hilo de agua, no solo de ríosconservación. En España, por ejemplo, se incluyen en esa pequeños o arroyos, sino de grandes ríos de nuestra penín-Lista, entre muchos otros, los Parques Nacionales de sula, como puede ser el Tajo, Manzanares, Guadalix, Miño,Doñana y Daimiel, la laguna de Fuente de Piedra, marismas Sil…. En muchas ocasiones el agua se almacena en losde Odiel, Albufera de Valencia, El Hondo, Aiguamolls de embalses, sin tener en cuenta requerimientos ecológicos ol’Emporda, delta del Ebro, Laguna de Manjavacas, enbalse ambientales, con la finalidad de tenerla disponible parade Orellana, laguna y arenal de Valdoviño, laguna de abastecimiento, regadío, turbinación de centrales hidroeléc-Gallocanta, Salburua, humedales del macizo de Peñalara, tricas o trasvases a otras cuencas. En otras ocasiones, seetc. Aunque según la jurisprudencia, el Convenio Ramsar suelta todo el agua posible de un embalse, para determina-protege todos los humedales y no únicamente los de la dos usos, o bien para almacenarla en otro embalse aguasLista internacional. abajo (o conectado con el mismo), con lo cual el tramo deEn concreto, las zonas húmedas o encharcadizas de agua río afectado se queda posteriormente sin apenas caudal. Eldulce (incluso las creadas artificialmente, por ejemplo, al relle- régimen natural se ve así sensiblemente alterado, inducien-narse una gravera), no son incluidas expresamente por la Ley do de forma permanente en determinados cauces unade Aguas entre los bienes de dominio público hidráulico, pero situación similar a una sequía permanente, sin tener ense entiende que serían de dominio público, si así lo son las cuenta la variabilidad de caudales dependiendo de la esta-aguas superficiales o subterráneas (ríos y acuíferos) que les ción del año, o de los ciclos húmedos y secos. En el casodan origen, y cualquier actividad o uso que afecte a tales de las centrales hidroeléctricas, que retienen o sueltan elzonas requerirá autorización o concesión administrativa. Pero agua según las tarifas aplicables en determinadas horas deleste es un tema controvertido, y se considera que el suelo día, es especialmente importante el que además de cauda-que contiene un humedal sí puede ser de propiedad privada, les, se cumplan unas tasas de fluctuación o suelta del agua,aunque sujeto a las limitaciones y restricciones que imponen pues tras haberla retenido y dejado prácticamente seco elsu consideración como zona protegida, y la protección de sus cauce aguas abajo, se producen sueltas de agua muy rápi-valores ecológicos. das para turbinar, que producen el arrastre de sedimentos,Por otro lado, se consideran parte del dominio público marí- de las puestas de los peces, y de macroinvertebrados, ,contimo-terrestre6 los terrenos bajos o humedales que se inun- graves afecciones a los ecosistemas acuáticos. También es6. Artículo 3.1.a Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas.7. Artículo 275 Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico. 59
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADhabitual que determinados humedales asociados a ríos, se cualquier uso. Según el art. 42.c del TRLA son “losvean desecados en determinadas épocas, o privados de que mantienen como mínimo la vida piscícola que deagua por la gestión que se hace de los cauces principales. manera natural habitaría o pudiera habitar en el río,Es el caso, por ejemplo de la Laguna y carrizales de las así como su vegetación de ribera”.Infantas en Aranjuez, que en muchos momentos se ven pri- Mientras se aprueban los nuevos planes de cuenca confor-vados de agua por la gestión que se hace del río Tajo, con me a la Directiva Marco del Agua, y se definen los cauda-afección a las especies de aves existentes en esa zona de la les ecológicos en los mismos, son de aplicación los PlanesRed Natura 2000 (avefría, chorlito dorado, escribano palus- Hidrológicos de Cuenca de 1998 que establecen que latre, etc). En el caso de humedales asociados a acuíferos, es “demanda medioambiental” en los tramos de río en queparadigmática la situación de las Tablas de Daimiel, con una pueda ser satisfecha a costa de caudales regulados, se aten-disminución muy grave de la superficie encharcada por la drá a las siguientes disposiciones:sobreexplotación de las aguas subterráneas para regadío. a) Los estudios específicos para precisar dicha demandaSin embargo, nos centraremos en el caso concreto de se atendrán a lo dispuesto por la autoridad ambiental,cómo actuar cuando nos encontremos un tramo de río y en todo caso, entre otras, a la normativa específica dedesecado, o en el que se incumple el régimen de caudales conservación de hábitats naturales (Directiva 92/43/CEEecológicos (bien el provisional fijado en los actuales planes de Hábitats).de cuenca, o el que se fije en los nuevos planes conformea la DMA). Tenemos que tener en cuenta que aunque exis- b) En tanto no estén aprobados dichos estudios, se definetan administraciones o entes públicos, empresas hidroeléc- la demanda medioambiental con carácter orientativo, ytricas, comunidades de regantes, etc, que posean un título según los planes, como el volumen mensual equivalen-concesional para gestionar determinados embalses o reali- te al 50 por 100 de la aportación mensual media de loszar extracciones de aguas, dichos títulos no les habilitan meses de verano, o el 10 por 100 de la media anual, opara gestionar dicho bien de dominio público sin tener en por unas determinadas cantidades establecidas en elcuenta ninguna consideración ambiental, incluso si el agua plan. Sin embargo, hay que decir que estos caudalesse destina a abastecimiento. Y ello con independencia de la orientativos no se basan en criterio técnico o científicoantigüedad de la concesión. Por lo tanto, podemos actuar alguno, y en la mayoría de los casos son claramentede la siguiente manera: insuficientes, por lo que incluso aunque se cumplan, no garantizan el mantenimiento de la vida piscícola, la1º. Presentando la correspondiente denuncia administrati- vegetación de ribera, o el correcto estado de conser- va ante el organismo de cuenca competente (ya sea vación de los hábitats y especies dependientes directa- una confederación hidrográfica estatal, u organismo de mente del agua. Esto es especialmente grave en espa- la comunidad autónoma, en el caso de cuencas que dis- cios incluidos en la Red Natura 2000, que tengan hábi- curran enteramente por dicha comunidad). Dicha tats o especies que dependan de ecosistemas acuáti- denuncia, debe describir los hechos constatados (día cos, como por ejemplo, la cigüeña negra. También en el hora, paraje, coordenadas, especies acuáticas o de avi- caso de que la bajada del agua suponga la destrucción fauna afectadas, posible causa y responsables de la falta o el deterioro del hábitat ocupado por especies lista- de agua, etc), y puede apoyarse en los siguientes funda- das en la letra a) del Anexo IV de la Directiva mentos: 92/43/CEE de Hábitats, que requieren una protección a) Según el Texto Refundido de la Ley de Aguas estricta (prohibiéndose el deterioro de su hábitat), (TRLA)8 los titulares de derechos concesionales como por ejemplo, el desmán de los pirineos (Galemys anteriores a la Ley de Aguas de 1985, pueden seguir pyrenaicus), visón europeo (Mustela lutreola), etc; disfrutando de sus derechos, pero no solo de c) Además, hay que añadir que según el art. 59 del TRLA acuerdo con el contenido de sus títulos administra- las concesiones se otorgarán teniendo en cuenta la tivos, sino también con lo que la propia Ley de aguas explotación racional de los recursos, sin que el título establece. garantice la disponibilidad de los caudales concedidos. b) Los caudales ecológicos (art. 59.7 TRLA), son una Teniendo siempre muy presente que según el art. 50.4. restricción que se impone con carácter general a TRLA “la ley no ampara el abuso de derecho en la utili-8. DT 1ª del Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas. 60
  • ZONAS HÚMEDAS Y RÍOS zación de las aguas, ni el desperdicio o mal uso de las mis- hidráulico, se han incumplido las condiciones de las mas, cualquiera que fuese el título que se alegare”. concesiones, y se han incumplido las obligaciones esta- blecidas en el TRLA (explotación racional del recurso,d) A lo que hay que sumar, en cuanto a la dependencia mantenimiento de caudales ambientales, prohibición de hídrica de hábitats y especies protegidas, la vulneración abuso de derecho en la utilización de las aguas…). La de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio actuación de la empresa hidroeléctrica, comunidad de Natural y de la Biodiversidad, en el caso de que se haya regantes, etc, sería también generadora de la responsa- podido afectar a especies amenazadas (por ejemplo, si bilidad administrativa regulada en los arts. 75, 76 y nidos de especies en peligro de extinción, como la siguientes de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del cigüeña negra, han quedado al descubierto por el fuer- Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, imponiéndo- te descenso del agua de un río), o la zona afectada por se además de las correspondientes sanciones, la repa- la desecación está incluida en la Red Natura 2000 ración o indemnización de los daños causados. (ZEPAS y LIC) u otras zonas protegidas, con afección a las especies de las mismas directamente dependientes 2º. Si además, la desecación o fuerte bajada del caudal del del agua (cerceta pardilla, malvasía cabeciblanca, aveto- río del río ha generado un riesgo de grave perjuicio ro, etc). En este caso, además de ante el organismo para el equilibrio de los sistemas naturales, dicha con- estatal de cuenca o ente autonómico de aguas, hay que ducta puede ser constitutiva de la infracción penal des- presentar la denuncia ante la Consejería de la crita en el artículo 325 del Código Penal (Provocar o Comunidad Autónoma competente en Medio realizar emisiones, vertidos o captaciones de aguas en las Ambiente, por la posible afección a especies piscícolas, aguas terrestres que puedan perjudicar gravemente el de avifauna, etc, presentes en esos ecosistemas acuáti- equilibrio de los sistemas naturales, contraviniendo la legis- cos o terrestres asociados lación protectora del medio ambiente). La gravedad del riesgo o perjuicio, es la que diferencia la infraccióne) De esta manera, y según las circunstancias concurrentes, administrativa y la penal. Debiendo recordar que no es en el caso de una empresa o particular titular de una necesario que se materialice el perjuicio concreto, sino concesión de aguas, que por la gestión de un embalse que basta con haberse producido un grave perjuicio o extracciones de agua realizada, haya causado la dese- potencial. En este caso, se puede presentar una denun- cación o fuerte bajada de un tramo de río, se han podi- cia ante el Seprona, Fiscalía o Juzgado de Instrucción, do cometer al menos tres infracciones muy graves describiendo los hechos y la posible existencia de ese reguladas en el art. 116. grave riesgo potencial, así como los posibles responsa- 3. a), c) y g) del TRLA, ya que se ha realizado una acción bles si se conocen. En caso de que se abran diligencias que ha causado daños a los bienes de dominio público de investigación la acreditación de este riesgo es una Foto: JC AtienzaHumedal desecado perteneciente a la ZEPA Carrizales y sotos de Aranjuez 61
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD prueba fundamental, para que prospere la vía penal y En cuanto al contenido y elementos clave de la denuncia y normalmente se acreditará mediante una prueba peri- el procedimiento en vía administrativa y penal, los mismos cial. En este caso, mientras se dicta una resolución en se incluyen en el Capítulo II de este Manual. vía penal se paraliza el expediente administrativo san- cionador que haya podido abrirse en vía administrativa. Además, pueden haberse cometido también los III.4. Vertidos y contaminación de ríos siguientes delitos tipificados en el Código Penal: y humedales • Artículo 334 CP. Realizar actividades que impidan o Según la Ley de aguas se entiende por contaminación9, la dificulten la reproducción o migración de especies acción y el efecto de introducir materias o formas de ener- amenazadas (por ejemplo, la cigüeña negra, cerceta gía, o inducir condiciones en el agua que, de modo directo o pardilla, avetoro,…), contraviniendo la normativa indirecto, impliquen una alteración perjudicial de su calidad en protectora de las especies de fauna silvestre. relación con los usos posteriores, con la salud humana, o con los ecosistemas acuáticos o terrestres directamente asocia- • Artículo 330 CP. Dañar gravemente, en un espacio dos a los acuáticos; causen daños a los bienes; y deterioren o natural protegido alguno de los elementos que dificulten el disfrute y los usos del medio ambiente. hayan servido para calificarlo. Son diversos los casos que podemos encontrar. Por ejemplo, • Artículos 263 y 264 CP. Daños en los bienes de vertidos a un río o laguna desde la depuradora de un muni- dominio público hidráulico. cipio, sin el adecuado tratamiento; vaciado dentro del río de • Artículo 247 CP. Actuaciones que sin autorización, los depósitos de lodos almacenados en el embalse de una distraigan las aguas de su curso, o de su embalse empresa hidroeléctrica, o vaciado de las balsas de decanta- natural o artificial. Por ejemplo, una piscifactoría que ción de una empresa minera; empresa papelera o química desvía el agua del cauce de un río, para utilizarla en que realiza vertidos contaminantes a un río sin autorización, sus instalaciones. o bien incumpliendo las condiciones de la misma, etc. • Artículo 255 CP, defraudación de aguas públicas, En un caso como los anteriores, habría que presentar una extrayendo o reteniendo más de la autorizada en la denuncia administrativa a la Confederación u organismo concesión, alterando los aparatos contadores, o autónomo competente, (con todos los datos posibles, foto- bien realizándolo sin autorización. grafías, etc), para que en el ejercicio de sus competencias actúen: 1º. Incoando el correspondiente procedimiento sanciona- dor por la posible comisión de una o varias infraccio- nes tipificadas en el art. 116.3, apartados a), d), f), y g) del RD Legislativo 1/2001 TRLA: a) Las acciones que causen daños a los bienes de dominio público hidráulico y a las obras hidráulicas, c) El incumplimiento de las condi- ciones impuestas en las concesiones y autorizaciones administrativas a que se refiere esta Ley, sin perjuicio de su caducidad, revocación o suspensión, f) Los vertidos que puedan deteriorar la calidad del agua o las condiciones de desagüe del cauce receptor, efectuados sin contar con la autorización correspondiente, g) El incumplimiento de las prohibiciones establecidas en la presente Ley o la omisión Foto: JC Atienza de los actos a que obliga. 2º. Adoptando las medidas cautelares necesarias para evi- tar que sigan produciéndose los vertidos10.La cerceta pardilla es una de las especies de aves acuáticas másamenazadas 9. Artículo 93 del Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas.10. Art. 119.2 RD Legislativo 1/2001 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas (TRLA). 62
  • ZONAS HÚMEDAS Y RÍOS3º. Con independencia de las sanciones que puedan ser minales, solos o acompañados por personal técnico en impuestas, que se obligue a los infractores a reparar valoración toxicológica y medio ambiente, que se despla- los daños y perjuicios ocasionados al dominio públi- zan al lugar donde ocurre el vertido contaminante, para co hidráulico, así como a reponer las cosas a su esta- tomar muestras, conocer el ecosistema, y de esa forma do anterior, fijando ejecutoriamente las indemnizacio- poder valorar la gravedad del vertido. nes que procedan11, y solicitando en su caso, la cadu- En el caso de que tras la investigación del Seprona o la cidad, revocación o suspensión de la concesión o Fiscalía, se trasladaran las diligencias al Juzgado para prose- autorización. guir con la fase de instrucción judicial, se suspendería elPero además, el artículo 325. 1. del Código Penal indica procedimiento administrativo sancionador en laque será castigado con pena de prisión, multa e inhabili- Confederación Hidrográfica u organismo competente, ytación especial, el que, contraviniendo las leyes u otras tendrían que esperar a ver si finalmente recae condenadisposiciones de carácter general protectoras del medio penal o no.ambiente, provoque o realice directa o indirectamente En cuanto al contenido y elementos clave de la denuncia yemisiones, vertidos, (...) en las aguas terrestres, marítimas el procedimiento en vía administrativa y penal, los mismoso subterráneas, que puedan perjudicar gravemente el se incluyen en el Capítulo II de este Manual.equilibrio de los sistemas naturales. Si el riesgo de graveperjuicio fuese para la salud de las personas, la pena deprisión será superior.En este caso para que una denuncia al Seprona o Fiscalíapor un vertido, pueda considerarse delito ecológico, sonnecesarias tres cosas: 1) que se acredite el vertido y el res-ponsable del mismo, 2) que el vertido no esté amparadopor ninguna autorización administrativa, o bien que incum-pla las condiciones de la misma, 3) que el vertido supongaun grave riesgo para el equilibrio de los ecosistemas natu-rales o la salud de las personas.La clave para que el vertido pueda considerarse ademásde infracción administrativa, un delito ecológico del art.325.1 CP, y que pueda prosperar una denuncia penal, es,por tanto, que los vertidos realizados puedan perjudicargravemente el equilibrio de los sistemas naturales, o queel riesgo de grave perjuicio fuese para la salud de las per-sonas. Se trata de un riesgo potencial, que no tiene porqué materializarse en un resultado concreto. En la denun-cia que se presente al Seprona o Fiscalía debe argumen-tarse de forma razonada la posible existencia de esteriesgo, y si es posible, dar un principio de prueba. En casode que se abran diligencias de investigación por el fiscal,la acreditación de este riesgo es la prueba principal, ytiene que haber una pericial que la acredite. En este caso,es importante que se solicite por Fiscalía o quien estéinvestigando el delito, un análisis al Instituto Nacional deToxicología u organismo similar, en el que se acredite la Foto: O infantecomposición del vertido y el riesgo que puede suponerpara los ecosistemas o la salud humana. El Seprona, enprincipio, realiza una inspección ocular de los hechos cri- Sierra Cebollera (La Rioja).11. Artículo 118 del RD Legislativo 1/2001 TRLA. 63
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADCAPÍTULO IV. SOLICITUD DE INFORMACIÓN AMBIENTALIV.1. Introducción. El Convenio de regulan los derechos de acceso a la información, de parti-Aarhus y la Ley 27/2006 de acceso a la cipación pública y de acceso a la justicia en materia deinformación ambiental medio ambiente (incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE)2.El artículo 105. b) de la Constitución Española, reconoce elacceso de los ciudadanos a los archivos y registros adminis-trativos, estableciendo un correlativo deber de transparencia IV.2. ¿Qué se considera informaciónde la Administración. ambiental?Con carácter general, la Ley 30/1992 de régimen jurídico de En muchos casos, se deniega el acceso a la información, por-las administraciones públicas y procedimiento administrativo que la administración a la que se solicita considera que “nocomún, reconoce la posibilidad de acceder a los expedientes es información ambiental”, y quien la solicita no tiene la con-en tramitación y obtener copia, por los que tengan la condi- dición de persona interesada. El problema no suele estarción de interesados (art. 35.a), así como por los que sin serlo, tanto en los órganos con competencias ambientales (en losquieran acceder a expedientes terminados (art. 37.1). que no es frecuente discutir que la información tiene carác- ter ambiental), sino en los sectoriales (minas, industria, agricul-Pero en materia ambiental, esta regulación era claramente tura, etc.).insuficiente, por lo que se aprobó la Ley 38/1995, de 12 dediciembre, sobre el derecho de acceso a la información en Sin embargo, según la ley, se considera “información ambien-materia de medio ambiente, en desarrollo de la Directiva tal” toda información en forma escrita, visual, sonora, electró-90/313/CEE. Esta Ley reconocía el derecho de acceso a la nica o en cualquier otra forma que verse sobre las siguientesinformación ambiental a cualquier ciudadano, en cualquier cuestiones3:momento de la tramitación de un expediente, sin necesidad a) El estado de los elementos del medio ambiente, como elde acreditar un interés determinado. aire y la atmósfera, el agua, el suelo, la tierra, los paisajes yTras el Convenio de Aarhus1 de 25 de junio de 1998, se espacios naturales, incluidos los humedales y las zonasreconoce de una forma todavía más amplia el derecho de marinas y costeras, la diversidad biológica y sus compo-acceso a la información ambiental, plasmándose este reco- nentes, incluidos los organismos modificados genética-nocimiento en la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se mente; y la interacción entre estos elementos. Cuadro 4.1 Convenio de Aarhus El Convenio de Aarhus (que forma parte de nuestro ordenamiento desde su ratificación el 8 de marzo de 2005), y la Ley 27/2006, parten de la siguiente premisa: para que los ciudadanos puedan disfrutar del derecho al medio ambiente y cumplir el deber de respetarlo y protegerlo, • deben tener acceso a la información medioambiental, • deben estar legitimados para participar en los procesos de toma de decisiones de carácter ambiental, • y deben tener acceso a la justicia cuando tales derechos les sean negados. Estos derechos constituyen los tres pilares sobre los que se asienta el Convenio de Aarhus.1. Instrumento de Ratificación del Convenio sobre el acceso a la información, la participación del público en la toma de decisiones y el acceso a la justicia enmateria de medio ambiente, hecho en Aarhus (Dinamarca), el 25 de junio de 1998. (BOE 40/2005, de 16 febrero 2005).2. Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia demedio ambiente (incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE). BOE nº 171 19-VII-2006, páginas 27109 y siguientes.3. Art. 2.3. Ley 27/2006, de 18 de julio. 64
  • SOLICITUD DE INFORMACIÓN AMBIENTALb) Los factores, tales como sustancias, energía, ruido, radia- ciones en un espacio protegido, etc. En todos estos casos ciones o residuos, incluidos los residuos radiactivos, emi- se trata de actividades (extracciones o derivaciones, son- siones, vertidos y otras liberaciones en el medio ambien- deos, captaciones…) o medidas administrativas (conce- te, que afecten o puedan afectar a los elementos del siones, convenios, subvenciones, etc.) que afectan o pue- medio ambiente citados en la letra a). den afectar a elementos del medio ambiente (suelo, agua, biodiversidad, etc.).c) Las medidas, incluidas las medidas administrativas, como políticas, normas, planes, programas, acuerdos en materia de medio ambiente y actividades que afecten o puedan afectar a los elementos y factores citados en las letras a) y b), así como las actividades o las medidas destinadas a Consejo: proteger estos elementos. Cuando solicites una información que no sead) Los informes sobre la ejecución de la legislación inequívocamente ambiental, explica en la solicitud medioambiental. la razón por la que consideras que es ambiental, si es posible haciendo referencia a alguno de lose) Los análisis de la relación coste-beneficio y otros análisis apartados del artículo 2.3. de la Ley 27/2006 de y supuestos de carácter económico utilizados en la toma acceso a la información en materia de medio de decisiones relativas a las medidas y actividades citadas ambiente que se citan en este capítulo. en la letra c), yf) El estado de la salud y seguridad de las personas, incluida, en su caso, la contaminación de la cadena alimentaria, condiciones de vida humana, bienes del patrimonio histó- IV.3. Derechos de ciudadanos y organi- rico, cultural y artístico y construcciones, cuando se vean zaciones cuando solicitan información o puedan verse afectados por el estado de los elemen- ambiental tos del medio ambiente citados en la letra a) o, a través El derecho de acceso a la información medioambiental es de esos elementos, por cualquiera de los extremos cita- un derecho que la ley otorga a los ciudadanos para que dos en las letras b) y c). puedan intervenir con conocimiento de causa en los asuntos públicos. Tiene dos vertientes:Como vemos, el concepto de información ambientaldebe interpretarse de forma amplia, pues incluye toda la 1. Obligación de difusión por las autoridades públicas deinformación que verse sobre el estado del medio información ambiental, organizada y actualizada, usan-ambiente, incluidas todas las formas de ejercicio de la do las nuevas tecnologías, y a través de bases de datosactividad administrativa (actividades o medidas) que pue- electrónicas de fácil acceso al público. En algunosdan afectarle4. Por ejemplo, sería información ambiental, casos se establecen obligaciones “directas” y en otrosque podría solicitar cualquier ciudadano, sin necesidad de “paulatinas”. La información debe ser actualizada, pre-acreditar interés alguno, el contenido de determinados cisa y susceptible de comparación.expedientes de concesión de aguas superficiales o subte- 2. Acceso a información ambiental concreta previa soli-rráneas para regadío (superficies, dotaciones, tarifas, etc.), citud. La puede solicitar cualquier ciudadano, en cual-la información de las condiciones económicas de los quier momento de tramitación de un expediente oconvenios entre administración y regantes en la aplica- procedimiento. La administración debe proporcionarción del Plan de Modernización de Regadíos, el conteni- esta información en el plazo de un mes (o dos, si esdo de un expediente para la declaración de agua mine- de mucho volumen o complejidad). Cualquier negati-ro-medicinal, o de una autorización de extracción de ári- va, total o parcial, debe comunicarse por escrito edos, tramitados ante el órgano competente de minas, informando sobre el procedimiento de recursos pre-información sobre subvenciones concedidas para actua- vistos. Si no se deniega directamente una información,4. Sentencia TJCE de 17 de junio de 1998, caso Mecklenburg/Kreis Pinnnenberg-Der Landrat; Sentencia TJUE de 12 de junio de 2003 (Glawischnig) ySentencia TJUE de 26 de junio de 2003 (Comisión contra Francia). 65
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADpero se dan evasivas, información incompleta, etc.,también será recurrible. Es importante aquí, tener en Cuadro 4.2 ¿Quién puede solicitar informacióncuenta varias cosas: ambiental?• La administración, y sus funcionarios, tienen el Cualquier persona física o jurídica, así como sus aso- deber de informar a los ciudadanos de manera ciaciones, organizaciones y grupos, pueden solicitar información ambiental, requisito suficiente para adqui- adecuada sobre este derecho, asistirles para su rir, a efectos del derecho de acceso a la información correcto ejercicio, elaborar listas indicativas de ambiental, la condición de interesado (Ley 27/2006, autoridades y lugares donde está la información, artículo 2), usar tecnologías que faciliten el acceso (internet, copias digitales, etc). IV.4. Cómo solicitar la información• En cuanto a la forma o formato de la información, ambiental Además de permitir el examen “in situ” de la La administración debe contestar cualquier solicitud de infor- documentación, existe obligación de darla en el mación ambiental que cumpla los requisitos legales, aunque formato que se solicite (fotocopias, CD, etc), a no se citen los artículos específicos de la Ley de Acceso a la menos que sea irrazonable o se haya difundido en Información. Sin embargo, el hacer la solicitud por escrito, otro formato de fácil acceso (por ejemplo, pides siguiendo un formulario como el Modelo 4.1 puede ser más fotocopias, pero te dicen que se puede acceder y efectivo, sobre todo en el caso de ayuntamientos, o departa- descargar en una web). En todo caso, la adminis- mentos no específicos de medio ambiente, que en muchos tración debe procurar conservar su información casos no conocen bien la existencia de este derecho de acce- en formatos de fácil reproducción y acceso por so a la información ambiental, y su regulación específica. medios informáticos o electrónicos. La solicitud debe ser presentada ante la administración com- petente, o bien ante la que posea esa información (aunque• En la contestación a solicitudes de información no sea la competente), por registro, o por correo administra- sobre contaminación, vertidos o emisiones en el tivo (véase Cuadro 1.4 para más detalles). agua, se debe informar si así se solicita, sobre los métodos de medición y la referencia al procedi- miento normalizado empleado. Consejo:• Se puede denegar la información por una serie de Debes ser preciso en lo que solicitas, por un lado motivos tasados, que deben interpretarse de para que no te den acceso a información que no forma restrictiva, y que detallaremos en el epígra- necesitas, y por otro para que no te lo denieguen fe correspondiente (por ejemplo, que no tenga la por falta de concreción en la solicitud. No solici- información en su poder a quien se le ha solicita- tes demasiada información en una sola solicitud, do, que la solicitud sea irrazonable o muy general, ni información que no sea ambiental, para que la que la información pueda afectar a la seguridad o administración no considere tu solicitud como defensa nacional, etc). irrazonable. En el caso de que pueda haber algu- na duda sobre el carácter ambiental del docu-• También debe informarse de las tasas y precios mento que solicitas, explica su relación en la pro- exigibles para recibir la información, teniendo en pia solicitud. Si sabes que en la documentación cuenta que no puede cobrarse por examinar la que solicitas hay datos de carácter personal, o documentación in situ o por acceder a listas o que puedan tener un carácter confidencial desde registros públicos de información ambiental. En el punto de vista comercial o industrial, indica en todo caso, el coste de la información no puede la solicitud que se excluyan esos datos, si así lo exceder de lo que cueste el soporte material considera y justifica la administración, antes de (papel, CD, plano, etc) y envío de la misma. En la suministrar el resto de la información. Puedes administración del Estado están exentas de pago enviar tu solicitud de información siguiendo el las entregas de menos de 20 páginas DIN-A4 y el Modelo 4.1 , situado al final del manual. envío de información por vía telemática.66
  • SOLICITUD DE INFORMACIÓN AMBIENTALIV.5. ¿Qué se considera información Quedan excluidos del concepto de autoridad pública, yambiental? A quién podemos solicitar la por tanto no están obligados a proporcionar información ambiental, las entidades, órganos o instituciones cuandoinformación ambiental: el concepto de actúen en el ejercicio de funciones legislativas o judiciales,autoridad pública y en todo caso, las Cortes Generales, las AsambleasLas solicitudes de información ambiental deberán dirigirse Legislativas de las Comunidades Autónomas, el Tribunala la autoridad pública competente para resolverlas, enten- Constitucional, los juzgados y tribunales, el Tribunal dediéndose que es aquella en cuyo poder obra la información Cuentas u órganos de fiscalización externa de lassolicitada, directamente o a través de otros sujetos que la Comunidades Autónomas. Pero aunque se excluyan expre-posean en su nombre5. Para resultar obligadas a prestar la samente estas entidades cuando actúen en el ejercicio deinformación solicitada, no es preciso que ostenten respon- funciones legislativas o judiciales, si se incluirían si disponensabilidades ambientales (basta que “obre en su poder” la de información ambiental obtenida en el ejercicio de susinformación ambiental, bien por haberla recibido, bien por funciones administrativas, por ejemplo estadísticas, al mar-haberla elaborado). Ej. Consejería de Industria que autoriza gen de su actividad legislativa y judicial6.una explotación minera; Comisión Provincial de Urbanismoque aprueba definitivamente un Plan de OrdenaciónMunicipal. IV.6. La disponibilidad de la informa- ción ambientalTienen la condición de autoridad pública a los efectos de ¿Qué sucede si una Administración tiene obligación dela Ley 27/2006, y del derecho de acceso a la información obtener determinada información ambiental, pero no dis-ambiental (art. 2.4): pone de ella, al no haberla recopilado o elaborado?1. El Gobierno de la Nación y los órganos de gobierno de En principio, podemos solicitar información ya existente, las Comunidades Autónomas; pero podemos encontrarnos con que para hacer efectivo2. La Administración General del Estado, las Administraciones el derecho, puede ser necesario que la autoridad ejerza sus de las Comunidades Autónomas, las Entidades que inte- competencias para obtener esa información. gran la Administración local y las Entidades de Derecho El artículo 5 del Convenio de Aarhus establece que cada Público que sean dependientes o estén vinculadas al Parte procurará: Estado, a las Comunidades Autónomas o a las Entidades locales; a) Que las autoridades públicas posean y tengan al día las informaciones sobre el medio ambiente que sean útiles3. Los órganos públicos consultivos; para el desempeño de sus funciones;4. Las Corporaciones de derecho público y demás perso- b) que se establezcan mecanismos obligatorios para que nas físicas o jurídicas cuando ejerzan, con arreglo a la las autoridades públicas estén debidamente informadas legislación vigente, funciones públicas, incluidos de las actividades propuestas y en curso que puedan Notarios y Registradores de la Propiedad, Mercantiles y afectar de manera significativa al medio ambiente. de Bienes Muebles. Existen algunos pronunciamientos judiciales que tratan este5. Las personas físicas o jurídicas cuando asuman respon- supuesto. Así, en las Sentencias de 3 y 4 de mayo de 2006 sabilidades públicas, ejerzan funciones públicas o pres- (recursos 563/2005 y 344/2006) del Juzgado de lo conten- ten servicios públicos relacionados con el medio cioso Administrativo nº 2 de Bilbao, el Juzgado estima la ambiente bajo la autoridad de cualquiera de las entida- pretensión de una asociación ecologista y de algunas per- des, órganos o instituciones previstos en el apartado sonas físicas, de que el Ayuntamiento proceda a realizar y anterior (por ejemplo, una empresa privada concesio- suministrar la medición de ruidos generados por la actividad naria del servicio de abastecimiento de agua de un aeroportuaria, aunque concretado a los lugares más signifi- municipio). cativos del municipio (zonas residenciales y dotaciones5. Artículo 10 de la Ley 27/2006 de 18 de julio.6. TJCE Sentencia 9 septiembre 1999, Comisión c. República Federal Alemana, asunto C-217/1997. 67
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADpúblicas), bien a través de sus medios técnicos o, en el e. Derechos de propiedad intelectual e industrial.supuesto de carecer de ellos, a través de la Diputación, o f. Carácter confidencial de los datos personales.bien suministre las mediciones de que dispone en relación g. Intereses o protección de un tercero que haya pro-a los ruidos solicitados. Y ello porque los Ayuntamientos porcionado información sin estar obligado.deben velar porque los vecinos disfruten de un medio h. Protección del medio ambiente.ambiente adecuado y porque las molestias que produce el Dentro de este segundo grupo de excepciones, la adminis-aeropuerto se reduzcan al máximo, para lo cual han de tración tendrá que acreditar y motivar, en primer lugar, querealizar sus propios estudios acústicos periódicos, vigilar se produce una afección negativa a esos derechos e intere-que el aislamiento de las viviendas se realice conveniente- ses.También tendrá que suministrar parcialmente la informa-mente y controlar estrechamente que las aeronaves cum- ción que se pueda separar del texto o de los documentos,plan con los procedimientos de disciplino aeronáutica en sin afectar a esos intereses (por ejemplo, quitar los datos demateria de ruidos. carácter personal y proporcionar el resto). No podrán dene- garse en ningún caso solicitudes de información ambientalIV.7. Excepciones y su interpretación relativas a emisiones en el medio ambiente, aunque se afec-Existen una serie de supuestos en los que las autoridades te negativamente a la confidencialidad de los procedimien-podrán denegar la información ambiental solicitada, si bien tos, de los datos de carácter comercial e industrial, o de losestos supuestos deben interpretarse y aplicarse de forma datos personales; tampoco podrá alegarse intereses o pro-restrictiva, y no suponer una denegación automática de la tección de un tercero o del medio ambiente.información cuando concurran. Comentamos a continuación, brevemente, algunos puntosEn todo caso, la negativa a proporcionar todo o parte de importantes a tener en cuenta si nos deniegan informaciónla información, debe notificarse al solicitante en el plazo de por alguna de estas excepciones.un mes (dos si la información es voluminosa o compleja),indicando los motivos. Esta negativa podrá recurrirse en víaadministrativa y judicial. Consejo:Las excepciones a la obligación de facilitar la informaciónambiental, pueden clasificarse en dos grupos: excepciones Estudia bien las excepciones por las que unagenerales, y excepciones que se aplican porque puede existir administración puede denegarte una solicitud de acceso a la información ambiental, con el objeti-una afección negativa a determinados intereses o derechos, vo de reforzar tu solicitud, y que sea más difícilque en todo caso es necesario acreditar. Son las siguientes: que te la denieguen.1. Excepciones generales (Art. 13.1 Ley 27/2006, de 18 de julio) a. Petición a un órgano erróneo b. Solicitud manifiestamente irrazonable 1. La petición a un órgano erróneo c. Falta de concreción de la solicitud Las solicitudes de información ambiental deberán dirigirse d. Material en curso de elaboración o documentos o a la autoridad pública competente para resolverla, y se datos inconclusos entiende que esta es aquella en cuyo poder obra la infor- e. Comunicaciones internas. mación solicitada, directamente, o a través de otros sujetos2. Excepciones por afección negativa a determinados que la posean en su nombre (art. 10.1. Ley 27/2006, de 18 extremos (Art. 13.2 Ley 27/2006, de 18 de julio). de julio). Por ejemplo, si las Comunidades Autónomas han proporcionado determinada información ambiental a un a. Confidencialidad de procedimientos de las autori- Ministerio, este tiene la información en su poder, y debe dades públicas proporcionarla. No puede denegarla porque proceda de b. Relaciones internacionales, defensa nacional o segu- otra administración pública. ridad pública. c. Causas o asuntos sujetos a procedimiento judicial o Si la petición se dirige a un órgano erróneo, este debe remi- investigación penal. tirla al órgano que posea la información, informando de ello d. Confidencialidad de datos de carácter comercial e al solicitante. Si no es posible, deberá informar al solicitante industrial. sobre la autoridad pública a la que deba dirigirse. 68
  • SOLICITUD DE INFORMACIÓN AMBIENTAL2. Solicitud manifiestamente irrazonable ter restringido por lo que el número de licencias con- cedidas en un periodo de cinco años no puede ser muyEste es un concepto indeterminado, que en todo caso numeroso.debe interpretarse de forma restrictiva a la denegación. Sila información solicitada es de gran volumen y complejidad, • Una asociación de defensa de la naturaleza solicita queno cabe denegarla por este motivo, sino ampliar el plazo se le remita periódicamente copia de las actas de laspara su entrega de uno a dos meses (art. 10.2.c Ley sesiones celebradas por un Ayuntamiento, para delimi-27/2006). tar así los acuerdos que puedan tener incidencia medioambiental y, si procede, solicitar también el acce-Por ejemplo, una administración denegó información sobre so a los documentos contenidos en cada concretola emisión de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno de expediente. La solicitud se denegó, y el Tribunal9 consi-una central térmica, por entender que esta sería irrelevan- deró que así debió ser, al tratarse de una solicitudte a los efectos de conocer el estado del aire, y que la demasiado general, y que no se limitaba a los acuerdosinformación relevante según el criterio de la administra- en materia de medioambiente.ción, ya fue suministrada. Pero los Tribunales7 rechazaroneste motivo, pues la amplitud con la que se reconoce el • Una asociación solicita información de carácter mensualderecho a la información medioambiental, y expresamente y permanente de las emisiones de una planta incinera-el estado del aire y las actividades que puedan afectar a dora de residuos sólidos urbanos, y se la deniegan porestos elementos, no puede ser negada por la ser demasiado general. El Tribunal10 considera en esteAdministración que dispone de las mismas, aunque entien- caso que estaba bien denegada, pero no por ese moti-da que esta no es necesaria para los fines indicados. vo, sino porque las peticiones permanentes, de datos de medición periódica obligatoria, deben solicitarse no por medio de peticiones individuales, sino a través de la3. La falta de concreción de la solicitud "Difusión periódica de información ambiental”.Según la Ley, podrá denegarse la información ambientalcuando la solicitud esté formulada de manera excesiva- 4. Material en curso de elaboración o documentos o datosmente general, o imprecisa. Pero en este caso, la adminis- inconclusos.tración debe pedir al solicitante que concrete su petición,y le asistirá para ello, antes de que expire el plazo estable- Se podrán denegar las solicitudes de información ambien-cido para proporcionarla. tal cuando la solicitud se refiera a material en curso de ela- boración o a documentos o datos inconclusos (aquellosAlgunos ejemplos: sobre los que la autoridad pública esté trabajando activa-• Se solicitan a un ayuntamiento las licencias de construc- mente). Se deberá mencionar en la denegación la autoridad ción concedidas en suelo no urbanizable en los cinco que está preparando el material e informar al solicitante años anteriores, y este la deniega al tratarse de una soli- acerca del tiempo previsto para terminar su elaboración. Y en citud genérica sobre una materia y no haberse formu- todo caso, si es posible separar del texto datos o partes ya lado una petición individualizada de documentos. Sin terminados, deberán proporcionarse de forma parcial. embargo, el Juzgado8 anuló dicha denegación al consi- Algunos ejemplos concretos: derar que la información solicitada se concreta a un periodo determinado, cinco años, respecto a un tipo de • Se solicitan unas actas de inspección de un supuesto licencias, licencias de construcción, y respecto a las con- escape radiactivo en una factoría, y estas se deniegan cedidas sobre una clase de suelo, el suelo no urbaniza- por afectar la solicitud a documentos o datos inconclu- ble, en el que por otra parte, la concesión de licencias sos y referirse a comunicaciones o deliberaciones inter- se permite por el ordenamiento urbanístico con carác- nas de la administración. Sin embargo, los Tribunales11 7. TSJ Cast-La Mancha Sala de lo Contencioso-Administrativo, sec. 1ª, S 26-3-2007, nº 128/2007 , rec. 899/2003 (Pte: Jiménez Jiménez, Juan María). 8. Sentencia del Jdo. Cont-Advo. Nº 2, Bilbao, S 26-4-2006, nº 315/2006 , rec. 195/2005 (Pte: Torres Martínez, Jesús) 9. Sentencia TSJ de Baleares Sala de lo Contencioso-Administrativo, S 30-1-1998, nº 39/1998, rec. 759/1996. (Pte: Delfont Maza, Pablo).10. TS Sala 3ª, sec. 5ª, S 4-4-2006, rec. 311/2003.(Pte: Fernández Valverde, Rafael).11. TS Sala 3ª, sec. 5ª, S 17-2-2004, rec. 3457/2000 (Pte: Fernández Valverde, Rafael).. 69
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD dijeron que debían entregarse, ya que las actas de ins- ción denegó la información alegando que esos datos serví- pección no son datos inconclusos, pues contienen an para determinar la base imponible de un impuesto todos aquellos que comprueban o refieren, y tampoco sobre actividades en el medio ambiente, y que por eso son una comunicación ni una deliberación interna de la estaban afectados por la reserva o confidencialidad de los administración. Se trata de un documento concluido, al datos de la administración tributaria, que no pueden ser que se dota de un especial valor probatorio para el cedidos a terceros. Sin embargo el Tribunal14 consideró en supuesto de que se utilicen como soporte de un pro- este caso que tal motivo de denegación no era válido, pues cedimiento sancionador o de otra índole. tales datos habían sido proporcionados a la administración por su incidencia en el medio ambiente, independiente-• Se denegó el acceso a información ambiental de un mente de que también pudieran servir para fijar la base Plan de Ordenación de los Recursos Naturales que no imponible de un determinado impuesto. había sido sometido todavía a información pública. La Administración no había elaborado propuesta inicial del Plan de Ordenación, pero había llevado a cabo "un 6. Causas o asuntos sujetos a procedimiento judicial o proceso de información", en el que habían surgido dis- investigación de índole penal. crepancias entre las Corporaciones Locales afectadas. Es importante tener claro que el que exista un procedi- Los Tribunales12 consideraron que debía entregarse la miento judicial o diligencias de investigación del fiscal, no información, ya que ese "proceso de información" eran imponen la denegación automática del derecho de acceso a "actuaciones" ambientales” y la información solicitada la información ambiental sobre ese asunto, ya que debe jus- no es un dato o documento inconcluso, pues no es la tificarse que la revelación de la información solicitada puede "propuesta" todavía no efectuada, sino las actuaciones afectar negativamente al procedimiento judicial o a la inves- ya realizadas ciertas y existentes. tigación penal, pues si no, estaríamos ante una denegación• Una Asociación solicitó acceso o copia de los Planes de arbitraria. En todo caso, el motivo de denegación debe inter- Regulación de Vertidos de dos industrias, cuyas autori- pretarse de forma restrictiva, y además de identificar al órga- zaciones de vertido se estaban tramitando o modifican- no judicial ante el que se tramita, debe ponerse a disposi- do. Se denegó el acceso por la administración al tratar- ción del solicitante la información que sea posible separar se de expedientes inconclusos. Sin embargo, el sin afectar negativamente a la investigación penal. Tribunal13 anuló dicha denegación, al distinguir entre el derecho de acceso general a los documentos que for- 7. Confidencialidad de los datos de carácter comercial e man parte de un expediente en base al artículo 37.1 de industrial la Ley 30/1992 que requiere que este expediente corresponda a un procedimiento terminado, y el dere- También pueden denegarse una solicitud si la revelación de cho regulado en la Ley de acceso a la información la información solicitada puede afectar negativamente a la ambiental, que no se refiere a expedientes inconclusos confidencialidad de datos de carácter comercial e indus- como circunstancia que permite denegar la informa- trial, cuando dicha confidencialidad esté prevista en una ción, sino a documentos o datos inconclusos. norma con rango de Ley o en la normativa comunitaria, a fin de proteger intereses económicos legítimos, incluido el interés público de mantener la confidencialidad estadística5. Confidencialidad de los procedimientos prevista en una Ley. y el secreto fiscal.En primer lugar la administración, como dijimos, tiene que Para denegar la información, es necesario que se cumplanacreditar y motivar la afección negativa a esta confidencia- todos los requisitos de la Ley 27/2006 (no se puede apli-lidad, y separar y proporcionar el resto de información no car a las emisiones, ha de acreditarse la afección negativa aafectada por la misma. esos intereses, debe interpretarse de forma restrictiva, yPor ejemplo, en un caso en que se solicitó información de debe separarse la información que pueda afectar negativa-emisiones y partículas de una central térmica, la administra- mente a la confidencialidad, y proporcionarse el resto)12. Sentencia del TS Sala 3ª, sec. 5ª, S 28-10-2003, rec. 3928/1999 (Pte: Garzón Herrero, Manuel Vicente).13. Sentencia del TS Sala 3ª, sec. 5ª, S 3-10-2006, rec. 2424/2003 (Pte: Menéndez Pérez, Segundo).14. Sentencia del TSJ Cast-La Mancha Sala de lo Contencioso-Administrativo, sec. 1ª, S 26-3-2007, nº 128/2007, rec. 899/2003 (Pte: Jiménez Jiménez, Juan María). 70
  • SOLICITUD DE INFORMACIÓN AMBIENTALPara ello si en un procedimiento administrativo (por ejem- dicha información, y queda enterado de la imposibilidadplo Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos) se de reproducir la misma para elaborar otros proyectos.exige que un particular o empresa presente información En todo caso, en el escrito de denegación, la administraciónsobre un proyecto y actividad, la administración debería debe acreditar y motivar expresamente la afección negati-tener la precaución de solicitar al titular que indique si en va a estos derechos, e interpretar esta excepción de formadicha documentación existen datos confidenciales de restrictiva, o favorable al acceso.carácter comercial e industrial que puedan verse afectadospor su divulgación, justificándolo conforme a la ley aplicabley presentándolos de forma separada. Tras ello, la adminis- 9. La protección de datos personalestración, teniendo en cuenta el interés público, decidiría de Podrá denegarse la información ambiental si afecta negati-forma motivada, si esos datos e informaciones deben ser vamente al carácter confidencial de los datos personales desuprimidos en la fase de información pública, o en las peti- personas físicas (no de empresas), tal y como se regula enciones de acceso a la información ambiental. la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, siempre y cuan-8. Derechos de propiedad intelectual e industrial do la persona interesada a quien conciernan no haya con- sentido en su tratamiento o revelación. En este caso, habríaEs muy frecuente en el ejercicio del derecho de acceso a que proporcionar la documentación, suprimiendo losla información ambiental, que las Administraciones Públicas datos personales.denieguen, en base a la Ley de Propiedad Intelectual, copiasde la documentación suscrita por técnico competente Es importante, tener en cuenta que en el caso de empre-(proyectos, memorias, etc), tanto en obras promovidas por sarios individuales siempre sería aplicable la "contraexcep-la propia Administración, como en obras y proyectos de ción" prevista en el artículo 2.3 del Reglamento de des-particulares sometidos a autorización, en los que es obliga- arrollo de la Ley Orgánica 15/1999. Tal precepto, excluyetorio presentar a la Administración dichos proyectos para del régimen de aplicación de la protección de datos dela adecuada evaluación de las características y efectos de carácter personal los «datos relativos a empresarios indivi-los mismos sobre el medio ambiente. En este caso, se indi- duales, cuando hagan referencia a ellos en su calidad deca que debe obtenerse el consentimiento del titular de los comerciantes, industriales o navieros» pues en este caso,derechos de la obra, lo que hace inviable el ejercicio del afecta a personas físicas, no en cuanto tales, sino en su con-derecho de acceso a la información ambiental. dición empresarial15. Por lo que en caso de empresarios individuales, en relación al ejercicio de su actividad, laPero ante denegaciones automáticas de copias de proyec- excepción de protección de datos personales, no es detos por este motivo, debe insistirse en que: aplicación.• La administración exija en los pliegos para la contrata- ción pública de proyectos que el autor autorice expre- samente la reproducción de dichos trabajos a efectos del cumplimiento de la Ley de derecho de acceso a la información medioambiental.• En aquellos casos en que no exista dicha autorización, o el proyecto sea para una actividad privada sometida a autorización, entraría dentro de los supuestos de obtención de copias para el correcto desarrollo de un Foto: JM Arcos-SEO/BirdLife procedimiento administrativo, previsto por la legisla- ción de propiedad intelectual (art. 31 bis RDL 1/1996).• Además, podrían quedar salvaguardados estos dere- chos, si la persona que solicita las copias, firma en su solicitud un compromiso de no hacer uso comercial de Por ejemplo, podría solicitarse el listado de embarcaciones de bandera española con una licencia especial determinada.15. En este sentido se pronuncia la Sentencia de la Audiencia Nacional de 23-12-2009 (Sala de lo Contencioso-Administrativo, sec. 4ª, , rec. 192/2008.Pte: Requero Ibáñez, José Luis). 71
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDAD10. Protección del medio ambiente solicitado. En los casos de denegación total o parcial, pue- den basarse en alguna excepción que nosotros considere-Las solicitudes de información ambiental podrán denegarse si mos que no es aplicable, o que ha sido interpretada dela revelación de la información solicitada puede afectar nega- forma amplia y no se ha justificado. En todos esos casostivamente a la protección del medio ambiente al que se refie- podemos recurrir el incumplimiento en vía administrativa yre la información solicitada. En particular, la que se refiera a la posteriormente judicial, para que el órgano judicial obliguelocalización de las especies amenazadas o a la de sus lugaresde reproducción (por ejemplo, ubicación de nidos de espe- a proporcionar esa información, si se dan los requisitoscies amenazadas, como el águila imperial ibérica). legales para ello. Dentro de los recursos que proporciona el derecho inter- no, tenemos que tener en cuenta el supuesto de que noIV.8. Qué hacer si no nos dan la infor- contesten en el plazo de un mes a nuestra solicitud demación ambiental información ambiental. En ese caso, la Ley 27/2006 no haceEl trayecto administrativo y judicial que puede seguir una ningún pronunciamiento sobre el sentido del silencio admi-solicitud de información ambiental, puede ser algo comple- nistrativo16, por lo que teniendo en cuenta que el principiojo, dependiendo de que conteste o no la administración, y general es el acceso, debe entenderse que el sentido delel momento en que lo haga. En la Figura 4.1 se esquema- silencio es positivo17. Por tanto, transcurrido un mes sintizan los distintos supuestos. contestar, podemos entender estimada la solicitud de infor-En el plazo de un mes (o dos meses, si se ha ampliado el mación, y que ha finalizado el procedimiento. Si posterior-plazo por el volumen o complejidad) pueden o bien dar- mente se dicta una resolución expresa por la administra-nos la información que hemos solicitado, bien denegarla, o ción, está solo podrá confirmarla, no pudiendo denegarbien no contestarnos. También cabe que nos la proporcio- dicha solicitud, si no es por los mecanismos de revisión denen parcialmente, o no lo hagan en el formato que hemos actos firmes correspondientes.Figura IV.1 Esquema del procedimiento de solicitud ambiental16. La anterior Ley 38/1995 de 12 diciembre 1995 de derecho de Acceso a la Información en materia de Medio Ambiente, establecía en su artículo 4 que si laadministración no contestaba a la solicitud de información en el plazo de dos meses, se entendería desestimada la petición.17. El artículo 43 de la la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común,establece que en los procedimientos iniciados a solicitud del interesado el silencio tendrá sentido positivo. 72
  • SOLICITUD DE INFORMACIÓN AMBIENTALEn el caso anterior, tenemos una estimación por silencio de dos ordenadores, y donde tenía que personarse el intere-nuestra solicitud, pero realmente no nos han proporciona- sado físicamente sin permitir la realización de una copiado la información ambiental, por lo que posteriormente digital de la información, ni remitirlos a un sitio web o basedeberemos solicitar a la administración la ejecución de ese de datos donde estuviese esa información disponible. Aacto firme, y que nos proporcionen la información conce- ello hay que añadir que los ciudadanos contaban con undida por silencio (puede usarse el Modelo 4.2, situado en mes de plazo para examinar esa información en el lugar,el correspondiente anexo de este manual). Si no nos la por lo que el Comité concluye que las autoridades espa-proporcionan en el plazo de un mes, podrá interponerse el ñolas han incumplido en este caso las obligaciones delcorrespondiente recurso contencioso-administrativo ante Convenio de Aarhus.los Tribunales, por el procedimiento abreviado (artículo29.2 Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de laJurisdicción Contencioso-administrativa).También existen otras opciones, como presentar una quejaal Defensor del Pueblo (estatal o autonómico), una quejaal Comité de seguimiento del Convenio de Aarhus, o bienuna queja a la Comisión Europea (por incumplimiento delas Directivas de acceso a la información ambiental). En losdos primeros casos, las resoluciones que indiquen elincumplimiento, no tendrán la fuerza ejecutiva de una sen-tencia, pero pueden suponer una llamada de atención a laautoridad que lo ha denegado, y tener repercusión mediá-tica y en prensa.Fuera del derecho interno, un mecanismo que puede sermuy interesante, cuando nos han denegado el acceso a lainformación ambiental, es presentar una queja al Comitéde Seguimiento del Convenio de Aarhus18. Cualquier ciuda-dano o asociación puede comunicar que ha incumplido elConvenio un órgano estatal, regional o local de su país19. Lacomunicación debe hacerse en inglés, y puede hacerse deforma independiente, o al mismo tiempo que nuestrareclamación administrativa o judicial. Un comité de exper-tos legales internacionales examinará los casos. El Comitéde Cumplimiento no puede emitir decisiones que obliguenal cumplimiento, sino que realiza recomendaciones a losEstados que han ratificado el Convenio. No obstante, en lapráctica, las Partes intentar cumplir con las recomendacio-nes del Comité. Por ejemplo, en una Resolución de 12 juliode 2010, en una queja presentada por una PlataformaCiudadana de Almendralejo (Badajoz) en relación con el Foto: MA Blascoacceso a la información sobre un proyecto de refinería, elComité reconoció que los poderes públicos proporciona-ron información sobre dicho proyecto, pero solamente en Puede solicitarse a la administración un listado de los tendidos aislados en una provincia.18. El artículo 15 del Convenio de Aarhus establece que las partes adoptarán mecanismos para examinar el cumplimiento de las disposiciones del Convenio, quepermitirán una participación apropiada del público y podrán examinar comunicaciones del mismo.19. Se puede encontrar más información en la “Guía del Mecanismo de Cumplimiento del Comité de Aarhus” (información oficial, en inglés)http://www.unece.org/fileadmin/DAM/env/pp/compliance/CC_GuidanceDocument.pdf, así como información en español en “El Comité de cumplimiento delConvenio de Aarhus” elaborado por ECO‐Forum, y publicado en la web de Ecologistas en Acciónhttp://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf_El_Comite_de_Cumplimiento_del_Convenio_de_Aarhus_DEF.pdf 73
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADCAPÍTULO V. LEGISLACIÓN IMPORTANTE PARA LA CONSERVACIÓN DEESPECIES Y ESPACIOSV.1. Introducción que para ello tenga que pedir o esperar su previa eliminación por vía legislativa o por cualquier otro procedimiento constitu-El objetivo de este capítulo no es impartir conocimientos cional”. Así lo ha confirmado también nuestro Tribunaldetallados de derecho ambiental, sino reseñar algunas nor- Constitucional en Sentencias de 14 de febrero de 1991 ymas que deben ser manejadas con soltura por cualquier per-sona que se dedique a la conservación del medio ambiente. 22 de marzo de 1992. Por tanto, ninguna Ley o normaSe trata de normas estatales básicas que obligan a todas las interna puede vulnerar la norma comunitaria, en este caso,Comunidades autónomas, o en caso de las Directivas las Directivas de Aves, Hábitats, Evaluación de ImpactoEuropeas, a todos los estados de la Unión Europea. Ambiental o Directiva Marco del Agua, por poner unos ejemplos. Es más, el Estado Español, entendiendo porEn España son de aplicación cientos de normas con claro Estado todos los poderes públicos (Ayuntamientos,carácter ambiental (Directivas, acuerdos internacionales, Comunidades autónomas, Administración General delleyes, decretos, órdenes, etc.), a las que hay que unir muchas Estado, Poder Judicial, etc.), tiene obligación de transponermás normas sectoriales con repercusión sobre el medio y aplicar de forma adecuada dichas directivas comunitarias.ambiente, y las normas sobre procedimientos administrativos.En este capítulo solo se expondrán unas cuantas normas que El Reglamento comunitario tiene alcance general, es obligato-se consideran extremadamente relevantes para la conserva- rio y directamente aplicable en todos los Estados miembros.ción de la biodiversidad. Evidentemente, una persona que se Las Directivas Europeas, en cambio, deben ser transpuestas aldedique a este tema de forma profesional, requiere manejar ordenamiento jurídico de los Estados miembros de la Uniónun número mayor de normas, pero entendemos, que las que Europea, y si no se ha hecho en plazo, o correctamente, lase citan aquí son las más importantes. Comisión Europea tiene la obligación de denunciarlo ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En cualquier caso,En este capítulo se ha omitido la legislación de evaluación de cualquier directiva es de directa aplicación, si no se ha trans-impacto ambiental, al considerar que ya ha sido tratada de puesto en fecha.forma suficientemente pormenorizada en el Capítulo I deeste manual. Por debajo de la normativa europea, la Constitución, y los estatutos de autonomía, se encuentran las leyes, tanto nacio- nales como autonómicas. Formalmente no existe primacía de1. Nociones básicas sobre la aplicación de las leyes nacionales frente a las autonómicas, sin embargo, alas normas ambientales nivel competencial, el artículo 149.1.23 de la ConstituciónPara entender adecuadamente cómo deben ser aplicadas las Española reserva a favor del Estado “la legislación básica sobrenormas, es necesario tener una idea básica de su organiza- protección del medio ambiente y sobre montes, aprovechamien-ción jerárquica, y de la competencia de los órganos que las tos forestales y vías pecuarias”. El concepto “legislación básica”formulan. supone la posibilidad de que el Estado establezca los princi- pios fundamentales que deben observar las ComunidadesEn primer lugar, hay que tener en cuenta la normativa autónomas, es decir, la normativa mínima común. Por sucomunitaria que goza de primacía o prioridad aplicativa parte, el artículo 149.1.23 de la Constitución reserva a favorsobre cualquier otra norma nacional que queda, por tanto, de las Comunidades la competencia para dictar normas adi-en caso de colisión, desplazada por ella. Así lo ha afirmado cionales de protección en materia de medio ambiente.el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, desde laSentencia Simmenthal de 9 de marzo de 1978, en la que Por lo tanto, el Estado debe establecer la normativa mínimaindica que el Juez nacional, encargado de aplicar el derecho común y las Comunidades autónomas completarla, teniendocomunitario, tiene que asegurar el pleno efecto de estas en cuenta sus propias particularidades, siempre que seannormas, dejando inaplicada, si fuera necesario, cualquier dis- compatibles con la normativa estatal o, en todo caso, másposición, incluso con rango de ley, anterior o posterior, “sin protectoras que la legislación básica1.1. El Tribunal Constitucional, de hecho, ha declarado inconstitucionales normas autonómicas menos protectoras que las estatales (SSTC 196/1996y 16/1997). 74
  • LEGISLACIÓN IMPORTANTEDe esta forma, por ejemplo, una obligación que derive de la 2. ¿Se pueden recurrir leyes y reglamentos?Directiva de Aves, a la hora de transponerla en la Ley de Las disposiciones generales de rango reglamentario, comoPatrimonio Natural y de la Biodiversidad (LPNyB), debe estar decretos, reales decretos, ordenes, planes urbanísticos, etc, seadecuadamente regulada en ella, pudiendo, en su caso, la ley, puede recurrir en dos meses desde su publicación, ante losimponer más garantías y requisitos ambientales, pero nunca tribunales contencioso-administrativos.menos. A su vez, al ser la LPNyB una ley básica, la ley autonó-mica que desarrolle algún aspecto de la misma, deberá hacer- En cambio, las leyes, no se puede recurrir directamente porlo dentro del marco de esta ley, aunque puede ser más pro- asociaciones o particulares en vía judicial contencioso admi-tectora. Por otra parte, aquellos artículos considerados nor- nistrativa, sino que solo cabría plantear, en caso de quemativa básica, son de aplicación en todo el territorio nacio- hubiera habido vulneraciones de rango constitucional, elnal, aunque no sean recogidos en la normativa autonómica. recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, que tiene una legitimación muy tasada (elFinalmente, existe otro nivel normativo por debajo de la ley, Presidente del Gobierno, el Defensor del Pueblo, 50que son los reglamentos, que adoptan forma de decretos, Diputados, 50 Senadores, los órganos colegiados ejecutivosreales decretos u órdenes, y que desarrollan la manera en la de las Comunidades autónomas y, en su caso, las Asambleasque deben aplicarse las leyes o directivas. Un reglamento, en de las mismas). Otras vías procesales, dentro de los tribuna-base al principio de jerarquía normativa, nunca puede ir en les españoles, que podrían utilizar asociaciones o particula-contra de la norma que desarrolla, ni limitar su interpretación res, serían a través de impugnaciones indirectas, planteando,original.Los planes urbanísticos (de ordenación urbana, nor- por ejemplo, una cuestión de inconstitucionalidad, para lomas subsidiarias, planes parciales y especiales, etc), tienen tam- que previamente hace falta un acto de aplicación de la leybién naturaleza reglamentaria. que se pueda recurrir en tribunales ordinarios, siempre queLas leyes son aprobadas por el poder legislativo (parlamen- haya preceptos constitucionales infringidos. También, y siem-to), mientras que los reglamentos son aprobados por el pre que recurramos actos de aplicación de la ley, podríamospoder ejecutivo (gobiernos). En aplicación del Convenio de plantear ante los tribunales españoles una cuestión prejudi-Aarhus, todas las normas ambientales deben someterse a un cial para determinar si la ley es compatible o no con elproceso de participación pública efectiva durante su elabora- derecho comunitario, y en todo caso, podemos presentar lación, que por lo general no suele existir en nuestro país, o correspondiente queja a la Comisión Europea por vulnera-que se limita a órganos consultivos. ción del derecho comunitario. Consejo: Consejo: Vigencia de la normativa En España, las leyes estatales en materia de La legislación es dinámica, por lo que cualquier medio ambiente, pueden contener artículos ley comentada en este manual puede ser dero- denominados “básicos”, que son de aplicación gada total o parcialmente, sustituida por otra o en todas las Comunidades autónomas, y otros modificado alguno de sus artículos. Por ello, artículos que no son básicos, y que solo obligan conviene, antes de realizar una acción de con- a la Administración General del Estado servación en la que se cite alguna normativa, (Administración Central). Así, que es convenien- comprobar la vigencia de la misma Existen pági- te antes de alegar el incumplimiento en una nas de Internet que mantienen actualizada la Comunidad autónoma de un artículo de una ley legislación, y que facilitan mucho el trabajo2. estatal, comprobar en sus disposiciones finales, si se trata de un artículo básico de aplicación en todo el territorio, y en caso contrario, si la Comunidad autónoma ha establecido una regu- lación diferente en ese aspecto.2. Por ejemplo: www.noticias.jurídicas.com 75
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADV.2. Directiva de Aves Silvestres en el caso de especies migratorias, durante su trayecto de regreso hacia su lugar de nidificación. También se prohíbenLa actual Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo los métodos de captura o muerte masiva o no selectiva, yy del Consejo, de 30 de noviembre, relativa a la conserva- medios de transporte, relacionados en el Anexo IV. Cabeción de las aves silvestres (DOUE 20/2010, de 26 enero la posibilidad de excepción de las prohibiciones generales2010), es una versión codificada, que integra, para una establecidas en la Directiva de Aves, en determinadas con-mayor claridad, todos los cambios efectuados desde la diciones, y con la supervisión de la Comisión. Finalmente,aprobación de la anterior Directiva 79/409/CEE del en el anexo V figura una lista con los temas de investigaciónConsejo, de 2 de abril de 1979. a los que deberían prestar especial atención los EstadosLa Directiva de Aves Silvestres pretende la conservación a miembros.largo plazo de todas las especies de aves que viven en esta-do salvaje en el territorio de la Unión Europea, y se aplicatanto a las aves, como a sus huevos, nidos y hábitats. V.3. Directiva de HábitatsEstablece un régimen general para la protección de todas La Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo delas aves silvestres, así como normas para su gestión y 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales yexplotación, estableciendo una serie de prohibiciones de la fauna y flora silvestres (DOCE 206/1992, de 22 juliogenerales (de forma intencionada, matarlas o capturarlas, 1992), tiene como finalidad la protección de los hábitatsdestruir o dañar sus nidos o recoger sus huevos, perturbar- naturales y de las especies silvestres de fauna y flora delas de forma significativa en época de reproducción, o cap- interés comunitario, para lo cual identifica alrededor de 200turarlas si su caza no está permitida). Además, obliga a que tipos de hábitats, unas 300 especies animales y casi 600se tomen todas las medidas necesarias para preservar, especies vegetales. Su objetivo es contribuir a conservar lamantener o restablecer una diversidad y una superficie sufi- biodiversidad europea, mediante el establecimiento de unaciente de hábitats para todas las especies de aves silvestres, red ecológica y un régimen jurídico de protección de lasen atención a sus exigencias ecológicas, científicas y cultu- especies silvestres.rales. En cuanto a la conservación de hábitats, la Directiva creaAdicionalmente, la Directiva identifica en su Anexo I más una red ecológica europea coherente de zonas especia- les de conservación, denominada «Natura 2000», forma-de 200 especies de aves que deben ser objeto de medidas da por lugares que alberguen tipos de hábitats naturalesde conservación especiales en cuanto a su hábitat, estando recogidos en el Anexo I, especies de animales y vegeta-obligados los Estados miembros a designar como zonas de les del Anexo II, y las zonas de protección especial de laprotección especial (ZEPA) los territorios más adecuados Directiva Aves (Figuras 5.1 y 5.2). Esta red debe garanti-en número y en superficie para la conservación de esas zar el mantenimiento y restablecimiento, en un estado deespecies, y de las especies migratorias no contempladas en conservación favorable de dichos hábitats y especies deel Anexo I cuya llegada sea regular (áreas de reproducción, interés comunitario. Cada Estado miembro designarámuda, invernada y zonas de descanso, siendo especialmen- lugares y zonas especiales de conservación, tomandote importante la protección de las zonas húmedas). Dichas como base los criterios que se enuncian en el Anexo IIImedidas deben estar coordinadas para que las zonas pro- y la información científica pertinente, proponiendo unategidas formen una red coherente. Los Estados deben lista de lugares de importancia comunitaria (LIC) que setomar las medidas para evitar, dentro de dichas zonas de remitirá a la Comisión, para su aprobación. Tras lo cual elprotección, la contaminación o el deterioro de los hábitats, Estado miembro los designará como zona especial deasí como las perturbaciones a las aves. Fuera de dichas conservación (ZEC), debiendo establecer planes de ges-zonas de protección los Estados miembros se esforzarán tión y medidas que respondan a sus exigencias ecológi-también en evitar la contaminación o el deterioro de los cas, evitando el deterioro y alteraciones de los hábitats yhábitats. especies. También se deben incluir lugares que aunque noCon carácter general, se prohíbe la comercialización de hayan sido propuestos por un estado miembro, latodas las aves silvestres de la Unión Europea, establecién- Comisión considere indispensables para el mantenimien-dose en el Anexo III las especies que si son comercializa- to de un tipo de hábitat natural o para la supervivenciables. A su vez, el Anexo II recoge una lista de las especies de una especie prioritaria. Cualquier plan o proyecto queque pueden ser objeto de caza, aunque no pueden ser pueda afectar de manera significativa a los objetivos decazadas durante la época de reproducción y nidificación, y conservación de un lugar que ha sido designado, o que 76
  • LEGISLACIÓN IMPORTANTE Además, como complemento de la Directiva de Aves, se establece un sistema general de protección de determi- nadas especies de la fauna y de la flora, relacionándose en el Anexo IV las especies de animales y plantas de inte- rés comunitario que requieren una protección estricta incluso fuera de la red Natura 2000. También podrán establecerse medidas de gestión para determinadas especies, si su estado de conservación lo justifica, inclu- yéndose el Anexo V las especies de interés comunitario cuya captura en la naturaleza y explotación pueden verse sometidas a dichas medidas de gestión. También se establece la prohibición de determinadas modalidadesFigura 5.1 Proceso de creación de la Red Natura 2000 de captura o de muerte (Anexo VI), a la vez que se esta- blecen posibles excepciones bajo determinadas condi- ciones. Finalmente se incluyen determinaciones para lalo será en el futuro por incluirse en la lista de la reintroducción de especies de fauna y de flora autócto-Comisión, deberá ser objeto de una evaluación adecua- nas del Anexo IV, así como para la posible introducciónda (Véase Capitulo I, epígrafe I.4). de especies no autóctonas.Figura 5.2 Mapa Red Natura 2000 enero 2012. 77
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADV.4. Ley de Patrimonio Natural y de la se aprobó en 20114, y que podrá desarrollarse por planesBiodiversidad sectoriales. Sin embargo, en cuanto al planeamiento de los recursos naturales se mantienen como instrumentos bási-La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural cos los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales,y de la Biodiversidad3 (BOE 299/2007, de 14 diciembre creados en la anterior Ley 4/1989. Se elaboran por las2007) establece el régimen jurídico básico de la conserva- Comunidades autónomas para la gestión y uso de losción, uso sostenible, mejora y restauración del patrimonionatural y de la biodiversidad, reconociendo su función públi- recursos naturales en todo su territorio, y no solo en losca y social, así como los deberes de los poderes públicos para espacios protegidos, prevalecen sobre la planificación terri-velar por su conservación. La Ley tiene carácter de legislación torial y urbanística, y deben ajustarse a las Directrices parabásica sobre protección del medio ambiente, que podrá ser la Ordenación de los Recursos Naturales que elabore eldesarrollada por las Comunidades autónomas. Aunque prác- Ministerio de Medio Ambiente. Estos planes se someteránticamente toda la gestión del medio natural es competencia a información pública y consulta a las partes interesadas yde las Comunidades autónomas, corresponde a la organizaciones ambientales, así como a evaluación ambien-Administración General del Estado las competencias sobre tal estratégica, y mientras se tramitan los mismos, nobiodiversidad marina, estableciéndose el Consejo Estatal para podrán realizarse actos y otorgarse licencias que suponganel Patrimonio Natural y la Biodiversidad, como órgano de su transformación.cooperación entre el Estado y las Comunidades autónomas. La catalogación y conservación de hábitats y espacios delSe establecen instrumentos para el conocimiento y planifi- patrimonio natural, se centra, en primer lugar, en el Catálogocación del patrimonio natural y la biodiversidad, tales Español de hábitats en peligro de desaparición, que elaboracomo: el Inventario del Patrimonio Natural y de la el Ministerio de Medio Ambiente. En segundo lugar, en cuan-Biodiversidad, que incluirá los catálogos e inventarios defi- to a la protección de espacios naturales, se recogen losnidos en la ley; el Plan Estratégico Estatal del Patrimonio Parques y las Reservas Naturales de la Ley 4/1989, así comoNatural y de la Biodiversidad, en el que se establecerán las Áreas Marinas Protegidas, los Monumentos Naturales yobjetivos y acciones de protección de la biodiversidad, que los Paisajes protegidos, correspondiendo la declaración y Foto: F. CámaraEmbalse de Rosarito declarado como ZEPA y LIC3. Deroga la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, y los anexos I al VI del Real Decreto1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturalesy de la fauna y flora silvestres.4. Real Decreto 1274/2011, de 16 de septiembre, por el que se aprueba el Plan estratégico del patrimonio natural y de la biodiversidad 2011-2017, en aplica-ción de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. (BOE número 236 de 30/9/2011, páginas 103071 a 103280). 78
  • LEGISLACIÓN IMPORTANTEgestión de los espacios naturales protegidos a las daciones internacionales, con participación y audienciaComunidades autónomas. En tercer lugar, los Lugares de públicas, y coordinación entre Administraciones. En cuan-Importancia Comunitaria, las Zonas Especiales de to a las especies exóticas invasoras, se crea un Catálogo6Conservación y las Zonas de Especial Protección para las de las mismas que conlleva la prohibición de posesión,Aves, tendrán la consideración de espacios protegidos, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos odenominándose “espacios protegidos Red Natura 2000”, muertos, estableciéndose estrategias para erradicar lascuya definición y medidas de conservación corresponde a especies ya presentes. En cuanto a la caza, aunque lalas Comunidades autónomas, conforme a los criterios de la mayoría de competencias son autonómicas, la Ley esta-Directiva Hábitats. Destaca la obligación de aprobar planes o blece que no podrá autorizarse la caza de especies delinstrumentos de gestión para estos espacios en un plazo Listado de Especies de Protección Especial, o los méto-máximo de tres años desde la publicación de la Ley, así dos o especies prohibidos por la Unión Europea, prohi-como los límites a su descatalogación que solo podrá reali- biendo cazar aves durante la época de celo, reproduc-zarse cuando así lo justifiquen los cambios por su evolución ción, crianza y en contrapasa, y debiendo velar lasnatural, científicamente demostrados. En cuanto a las razo- Comunidades autónomas para que las sueltas y repobla-nes imperiosas de interés público de primer orden para rea- ciones con especies cinegéticas (por ejemplo, perdices)lizar planes o proyectos que puedan perjudicar a estos luga- no afecte a otras especies en términos genéticos o pobla-res, deben declararse mediante ley o acuerdo, motivado y cionales. En cuanto a los métodos de captura de preda-público, del Consejo de Ministros o del órgano de Gobierno dores, deben homologarse en base a criterios internacio-de la Comunidad autónoma. En cuarto lugar, se incluyen las nales, y autorizarse de forma individual, sin que puedaáreas protegidas por instrumentos internacionales (humeda- considerarse predador una especie incluida en el antesles de Importancia Internacional del Convenio Ramsar, citado Listado.Reservas de la Biosfera de la UNESCO, etc). La Ley también regula la promoción del uso sostenible delEn cuanto a la conservación de especies, se establece la patrimonio natural y de la biodiversidad, estableciendo lasobligación de que las Comunidades autónomas adopten Reservas de la Biosfera Españolas, en el marco de las figu-las medidas necesarias para garantizar la conservación de ras internacionales existentes, así como el acceso a losla biodiversidad que vive en estado silvestre, y se prohíbe recursos genéticos procedentes de taxones silvestres y ella introducción de especies alóctonas, así como dar muer- reparto de beneficios derivados de su utilización. Tambiénte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente a los se regula el comercio internacional de especies silvestres,animales silvestres; igualmente se prohíbe la posesión, de acuerdo con la legislación internacional, así como la pro-transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o moción de los conocimientos tradicionales para la conser-muertos, pudiéndose aplicar una serie de excepciones vación del Patrimonio Natural y la Biodiversidad. En cuan-reguladas en la Ley. El Catálogo Español de Especies to al fomento del conocimiento, la conservación y restau-Amenazadas5 pasa de cuatro categorías a solo dos (“en ración del patrimonio natural y de la biodiversidad, se creapeligro” y “vulnerable”), obligando a las Comunidades el Fondo para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, queautónomas a aprobar los planes de recuperación para las actuará como instrumento de cofinanciación para asegurarmismas, en tres y cinco años, respectivamente. Las la cohesión territorial y los objetivos de la Ley. También seComunidades autónomas podrán establecer otras cate- establecen ayudas a ONGs para actuaciones de conserva-gorías, así como incrementar el grado de protección de ción. Finalmente, se establecen una serie de infracciones ylas Especies del Catálogo Español, nunca disminuirlo. La sanciones, en relación con el incumplimiento de las deter- minaciones de la Ley.Ley establece también la regulación de las medidas deconservación “ex situ” mediante el desarrollo de progra- En el Capítulo II, se analiza con más detalle la regulación demas de cría o propagación fuera de su hábitat natural, así esta Ley, incluyéndose las posibles infracciones contra lacomo la reintroducción de taxones extinguidos, estable- misma, así como los elementos básicos de la denuncia y elciendo una serie de cautelas, obligando a seguir recomen- procedimiento administrativo sancionador.5. Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español deEspecies Amenazadas (BOE número 46 de 23/2/2011, páginas 20912 a 2095).6 Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula el listado y catálogo español de especies exóticas invasoras (BOE número 298 de12/12/2011, páginas 132711 a 132735). 79
  • MANUAL DE CONSERVACIÓN: ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES PARA PROTEGER LA BIODIVERSIDADV.5. Leyes autonómicas de protección indirectamente emisiones, vertidos, radiaciones, extraccionesde la naturaleza o excavaciones, aterramientos, ruidos, vibraciones, inyecciones o depósitos, en la atmósfera, el suelo, el subsuelo o las aguasLas Comunidades autónomas podrían aplicar directamente la terrestres, subterráneas o marítimas, incluido el alta mar, asíLey de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (LPNyB), al como las captaciones de aguas que puedan perjudicar grave-ser está básica, sin embargo, la mayoría de ellas han promul- mente el equilibrio de los sistemas naturales. También, consi-gado sus propias leyes de conservación de la naturaleza. Estas dera como delito instalar determinados depósitos o vertede-leyes suelen ser anteriores a la LPNyB, basándose todas ellas ros de desechos que puedan poner en peligro los sistemasen la Ley 4/89, hoy en día derogada. Por esta razón, en algu- ecológicos, la vida, la calidad del aire, etc. Al igual que en el casonos de sus artículos pueden existir discordancias con la legis- de los delitos contra la ordenación del territorio, los funciona-lación estatal vigente, por lo que las Comunidades autóno- rios que a sabiendas informen favorablemente o autoricenmas deberán modificar su normativa en dichos aspectos. estas actividades delictivas, o bien silencien en las inspeccionesEs importante, conocer en cada caso, la ley autonómica de su comisión, pueden ser también perseguidos penalmente.protección de la naturaleza aplicable, ya que puede aumen- En cuanto a la protección de la flora, fauna y animales domés-tar los niveles de protección, establecer nuevas categorías ticos, el Código Penal considera como delito el cortar, talar,de espacios protegidos, o infracciones y sanciones no con- quemar, arrancar, recolectar, alterar gravemente su hábitat, otempladas en la legislación estatal básica. En la tabla 2.1 se traficar ilegalmente con especies o subespecies de flora ame-pueden consultar las principales leyes de conservación de nazada. También estaría penado por el Código Penal el intro-la naturaleza autonómicas. ducir o liberar especies de flora o fauna no autóctonas, oAdemás de estas leyes generales de conservación de la cazar o pescar especies amenazadas, traficar con dichas espe-naturaleza, conviene también saber si existen catálogos cies o restos de estas, así como realizar actividades que impi-regionales de especies amenazadas. En el Anexo 2 se pue- dan o dificulten su reproducción o migración.. Finalmente, elden consultar la categoría que tienen en los catálogos de Código Penal considera un delito el utilizar veneno, dinamitaespecies amenazadas las diferentes especies, a la fecha de o cualquier otro método de captura no selectivo, que nocierre de este manual. haya sido autorizado. También se regulan algunas condiciones que agravan, de caraV.6. Código Penal a la pena, estos tipos de delito, entre otros los que afecten a la salud, a la vida o a los espacios naturales protegidos.No todo lo que está prohibido en una norma es susceptiblede ser sancionado, ni hacer algo que esté prohibido es necesa- En el Capítulo 2, se comentan los delitos contra la flora yriamente un delito. En nuestro estado de derecho, solo se con- fauna, y se reseñan otros posibles delitos contra los recursossideran delitos aquellos tipificados en el Código Penal7. Entre naturales y el medio ambiente, así como los elementos bási-los delitos que contempla el Código Penal, solo algunos están cos de la denuncia y el procedimiento penal.directamente relacionados con el medio ambiente y la biodi-versidad, agrupandose los delitos relativos a la ordenación delterritorio, el urbanismo y el medio ambiente, en el Título XVI.El Código Penal considera delitos contra la ordenación delterritorio, bajo determinadas condiciones, el construir o edifi-car sin autorización en suelos protegidos, o bien realizar edifi-caciones no autorizables en suelos no urbanizables. En el casoanterior, serían responsables los promotores, constructores ytécnicos directores, pero también pueden ser perseguidas lasautoridades o funcionarios, que emitan informes favorables o Foto: JC Atienzalicencias, contrarias a las normas urbanísticas vigentes.Considera el Código Penal, como delitos contra los recursosnaturales y el medio ambiente, el provocar o realizar directa o Las poblaciones nidificantes de MIlano Real están catalogadas como En Peligro en España pero todavía no se ha actualizado su categoría en los7. Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. catálosgos regionales. 80
  • ANEXO I - MODELO 1.1ANEXO I. MODELO 1.1 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN QUE SOLICITA LA SUGERENCIA PREVIA]ASUNTO: Sugerencias sobre la amplitud y el grado de detalle que debe tener el estudio de impacto ambiental del proyecto:[TÍTULO Y REFERENCIA DEL PROYECTO SOBRE EL QUE NOS CONSULTAN]. En [CIUDAD], a [FECHA][NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE], comparece y, EXPONE:Que estando abierto un periodo de información pública relativa a la amplitud, nivel de detalle y grado de especificación delEstudio de Impacto Ambiental del proyecto “[NOMBRE DEL PROYECTO]” formula las siguientes: SUGERENCIAS:Primera2.-Segunda.-…Por todo lo anteriormente expuesto,SOLICITA:Primero.- Que se tenga por presentado este escrito, y por formuladas las sugerencias en él expresadas, uniendo el presenteescrito al proyecto de referencia, y teniendo en cuenta estas sugerencias al dictar la oportuna resolución.Segundo3.- Que en base a los artículos 31 y 34 de la Ley 30/1992, y artículo 24.1 de la Constitución Española, al ser titular dederechos o intereses legítimos que pueden resultar afectados por la resolución de este procedimiento, me persono en elmismo, solicitando expresamente que se me tenga por parte interesada, y que se me notifiquen cuantas actuaciones y reso-luciones se emitan en el mismo, especialmente la información pública del Estudio de Impacto Ambiental, y la resolución queponga fin al procedimiento.[NOMBRE Y APELLIDOS][FIRMA]1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una entidad, pue-den requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).2. Se pueden hacer tantas sugerencias como se crea oportuno, las principales sugerencias relacionadas con la biodiversidad pueden ser de los siguientes temas:sobre las alternativas propuestas, sobre el tipo de impactos de ese tipo de proyecto, sobre afecciones a espacios protegidos (Red Natura 2000, Espacios NaturalesProtegidos, Reservas de la biosfera, etc), afecciones a zonas sensibles (IBA, Zonas Importantes para los Mamíferos, etc.), sobre afecciones a especies (presentes enlos catálogos de especies amenazadas, en los anexos de las directivas o de los convenios internacionales, etc.), sobre la afección a hábitats, sobre la calificación urba-nística de los proyectos, sobre la afección a montes de utilidad pública, sobre las posibles medidas correctoras, etc.3. En el caso de remitir la sugerencias en nombre de una asociación se pueden usar los párrafos del cuadro I del Capítulo I para solicitar ser parte interesada. 81
  • ANEXO I - MODELO 1.2 MODELO 1.2A1:ASUNTO: Reclamación porD/Dña , mayor de edad, con D.N.I. nº , actuando en nombrepropio /en nombre y representación de (táchese lo que no proceda),con domicilio en , EXPONGOQue en ejercicio del Derecho de Acceso a la Información Ambiental que me otorga la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la quese regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medioambiente, con fecha he comparecido en las dependencias de con el objetode acceder a la siguiente información de carácter ambiental (artículo 2.3 de la Ley 27/2006):Que en las circunstancias antes descritas, por D/Dña. se obstaculizó o impidió mi derechode acceso a la información, al ponerme los siguientes impedimentos2:Por lo que,SOLICITO, se tenga por presentada esta reclamación, para que conste a los efectos oportunos, y se remuevan los obstáculospara hacer efectivo mi derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente, previsto en la Ley 27/2006, de 18de julio, proporcionándome a la mayor brevedad la información ambiental antes indicada. Firmado en ,a de ______ Firma1. Administración u órgano a quien se solicita la información ambiental.2. Los impedimentos pueden ser de los siguientes tipos: a) no se nos permite acceder al expediente, b) se nos niega el acceso a parte del expediente c) nose nos permite hacer fotocopias o fotografías d) se nos ofrece la posibilidad de hacer fotocopias pero a precios abusivos, e) los horarios impuestos para lasconsultas son insuficientes (detallar horarios y fechas), f) el lugar para las consultas no presenta condiciones para las consultas (detallar), g) otros, a detallar. 82
  • ANEXO I - MODELO 1.3 MODELO 1.3 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN A LA QUE SE DIRIGEN LAS ALEGACIÓNES]ASUNTO: Alegaciones al proyecto: [NOMBRE Y REFERENCIA DEL PROYECTO QUE SE ALEGA]. En [CIUDAD], a [FECHA][NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE], comparece y EXPONEQue con fecha [FECHA DE PUBLICACIÓN EN EL BOLETÍN OFICIAL] aparece publicado en el [BOLETÍN OFICIAL ENEL QUE SE ANUNCIE EL PERIODO DE INFORMACIÓN PÚBLICA] nº [NÚMERO DEL BOLETÍN] el sometimiento a infor-mación pública del proyecto “[NOMBRE Y REFERENCIA DEL PROYECTO QUE SE ALEGA]”, por lo que en el plazo de[PLAZO INDICADO EN EL BOLETÍN] otorgado, formula las siguientes: ALEGACIONES:Primera2.-Segunda.-…Por todo lo anteriormente expuesto,SOLICITA:Primero.- Que se tenga por presentado este escrito, y por formuladas las alegaciones en él expresadas, uniendo el presenteescrito al proyecto de referencia, y teniendo en cuenta estas alegaciones al dictar la oportuna resolución.Segundo3.- Que el órgano ambiental emita una Declaración de Impacto Ambiental desfavorable basada, al menos, en lossiguientes motivos desarrollados en las presentes alegaciones:1. …2. …Tercero4.- Que el presente proyecto no sea autorizado por el órgano sustantivo por ser inviable desde el punto de vista medioam-biental, y porque su ejecución supondría un grave impacto sobre especies y hábitats cuya alteración contraviene lo dispuestoen la legislación aplicable en materia de protección de la naturaleza, considerando que la valoración del impacto incluida enel Estudio de Impacto Ambiental, no es acorde con la valoración del impacto real que pudiera tener el presente proyecto.Cuarto5.- Que en base a los artículos 31 y 34 de la Ley 30/1992, y artículo 24.1 de la Constitución Española, al ser titular dederechos o intereses legítimos que pueden resultar afectados por la resolución de este procedimiento, me persono en elmismo, solicitando expresamente que se me tenga por parte interesada, y que se me notifiquen cuantas actuaciones y reso-luciones se emitan en el mismo, especialmente la resolución que ponga fin al procedimiento[NOMBRE Y APELLIDOS][FIRMA]1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una enti-dad, pueden requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).2. Se pueden hacer tantas alegaciones como se crea oportuno, las principales alegaciones relacionadas con la biodiversidad pueden ser de los siguientestemas: sobre las alternativas propuestas, fragmentación de la evaluación del proyecto, sobre el tipo de impactos de ese tipo de proyecto, sobre afeccionesa espacios protegidos (Red Natura 2000, Espacios Naturales Protegidos, Reservas de la biosfera, etc), afecciones a zonas sensibles (IBA, Zonas Importantespara los Mamíferos, etc.), sobre afecciones a especies (presentes en los catálogos de especies amenazadas, en los anexos de las directivas o de los conve-nios internacionales, etc.), sobre la afección a hábitats, sobre la calificación urbanística de los proyectos, sobre la afección a montes de utilidad pública, sobrelas posibles medidas correctoras, etc.3. En el modelo se ha incluido una solicitud de desestimación, pero podría ser de estimación siempre que se elija una de las alternativas descritas, o bienuna estimación con determinadas medidas correctoras o compensatorias, etc.4. Si la solicitud segunda no es de denegación debe eliminarse esta solicitud tercera.5. En el caso de remitir la sugerencias en nombre de una asociación se pueden usar los párrafos del cuadro I del Capítulo I para solicitar ser parte interesada. 83
  • ANEXO I - MODELO 1.4 MODELO 1.4 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN A LA QUE SE DIRIGEN LAS ALEGACIÓNES]ASUNTO: Recurso de alzada al proyecto/plan: [NOMBRE Y REFERENCIA DEL PROYECTO QUE SE RECURRE]. En [CIUDAD], a [FECHA][NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE], comparece y EXPONEQue con fecha [FECHA DE PUBLICACIÓN EN EL BOLETÍN OFICIAL] aparece publicada en el [BOLETÍN OFICIAL ENEL QUE SE ANUNCIE EL PERIODO DE INFORMACIÓN PÚBLICA] nº [NÚMERO DEL BOLETÍN] la autorización del pro-yecto “[NOMBRE Y REFERENCIA DEL PROYECTO QUE SE ALEGA]”.Que dentro del término previsto en el art. 115 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, sobre Régimen Jurídico de lasAdministraciones Públicas, del Procedimiento Administrativo Común, modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero, pormedio del presente escrito vengo a formular RECURSO DE ALZADA contra dicha resolución, por los siguientes: HECHOS2Primero .- 3Segundo.-… FUNDAMENTOS JURÍDICOSPrimero.-Segundo…1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una entidad, pue-den requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).2. Se pueden hacer tantas alegaciones como se crea oportuno, pero tiene que tenerse en cuenta que la actuación impugnada en el recurso de alzada (y sobretodo lo solicitado en el suplico o solicito del mismo) condicionará el contenido de un posible recurso contencioso-administrativo ante los tribunales, pues en víacontenciosa no se podrá cambiar el objeto de la impugnación ni introducir pretensiones no planteadas previamente en vía administrativa, aunque sí podrán intro-ducirse motivos jurídicos nuevos. Por esta razón, es conveniente que el recurso de alzada (o de reposición) sea realizado o revisado por un abogado, si se tieneintención de recurrir su desestimación en los tribunales.3. Las principales alegaciones relacionadas con la biodiversidad pueden ser sobre los siguientes temas: alternativas propuestas, fragmentación de la eva-luación del proyecto, tipo de impactos del proyecto, afecciones a espacios protegidos (Red Natura 2000, Espacios Naturales Protegidos, Reservas de labiosfera, etc), afecciones a zonas sensibles (IBA, Zonas Importantes para los Mamíferos, etc.), afecciones a especies (presentes en los catálogos de espe-cies amenazadas, en los anexos de las directivas o de los convenios internacionales, etc.), afección a hábitats, calificación urbanística de los proyectos, afec-ción a montes de utilidad pública, sobre las posibles medidas correctoras, etc. 84
  • ANEXO I - MODELO 1.4Por todo lo anterior,A [ORGANO AL QUE SE REMITE EL RECURSO DE ALZADA] SOLICITO: que teniendo por presentado este escrito ypor hechas las manifestaciones que contiene, se sirva admitirlo, y en base a las mismas, declare la nulidad de[RESOLUCIÓN RECURRIDA] por la que se concede la autorización al proyecto “[NOMBRE Y REFERENCIA DELPROYECTO QUE SE ALEGA]”.OTROSÍ DIGO4 que, al basarse la presente impugnación en causas de nulidad de pleno derecho previstas en el art. 62.1de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, y pudiendo causar la ejecución perjuicios de imposible o difícil reparación, dadoslos importantes daños ambientales que el proyecto autorizado producirá en el entorno, y las numerosas situaciones jurí-dicas de difícil irreversibilidad que acarreará, se SOLICITA en virtud del artículo 111 de la Ley 30/1992, la inmediatasuspensión de la ejecutividad del acto administrativo recurrido.Solicitud que se presenta en el mismo lugar y misma fecha.[NOMBRE Y APELLIDOS][FIRMA]4. En caso de que la impugnación se base en alguna o algunas de las causas de nulidad del art. 62.1 de la Ley 30/1992, y puedan producirse perjuicios de difícilreparación. La ejecución del acto impugnado se entenderá suspendida si transcurridos treinta días desde que la solicitud de suspensión haya tenido entrada en elregistro del órgano competente para decidir sobre la misma, éste no ha dictado resolución expresa al respecto. 85
  • ANEXO I - MODELO 2.1 MODELO 2.1 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN AUTONÓMICA COMPETENTE EN MATERIA DE BIODIVERSIDAD]ASUNTO: Notificación de un tendido eléctrico peligroso para la fauna en [TOPÓNIMO, MUNICIPIO Y PROVINCIA EN ELQUE SE HAYA SITUADO EL TENDIDO]. En [CIUDAD], a [FECHA][NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE], comparece y EXPONE:Primera2.-…Por todo lo anteriormente expuesto,SOLICITA:Primero.- La modificación urgente del tendido eléctrico objeto de esta notificación, aplicando las medidas de prevencióncontra la colisión y contra la electrocución incluidas en el Real Decreto 1432/2008.Segundo3.- Que en base a los artículos 31 y 34 de la Ley 30/1992, y artículo 24.1 de la Constitución Española, al ser esta aso-ciación titular de intereses legítimos colectivos en materia de medio ambiente, comparecemos en el presente procedimien-to, solicitando expresamente que se nos tenga por parte interesada en el mismo, y se nos notifiquen cuantas actuaciones yresoluciones se emitan en el mismo. Expresamente se declara que esta asociación cumple los requisitos para ser considera-da parte interesada en el presente procedimiento, al cumplir los requisitos del artículo 23 de la Ley 27/2006, al tratarse deuna persona jurídica sin ánimo de lucro que tiene en los fines de sus estatutos la protección del medio ambiente en gene-ral o alguno de sus elementos en particular, está constituida legalmente hace más de dos años y viene ejerciendo de modoactivo las actividades necesarias para alcanzar los fines previstos en sus estatutos, desarrollando estatutariamente su acti-vidad en el ámbito territorial afectado por esta actuación administrativa.[NOMBRE Y APELLIDOS][FIRMA]1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una enti-dad, pueden requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).2. Se debe incluir en este apartado, con el mayor detalle posible, la siguiente información: 1) fecha y circunstancias en las que se detectaron los cadáve-res de las aves colisionadas o electrocutadas, indicando las especies a las que corresponden, 2) la causa más probable de la muerte (electrocución/coli-sión), 3) destino de los cadáveres (si se dejaron en el campo o se avisó a los agentes medioambientales), 4) la ubicación más precisa del tendido eléctri-co y del apoyo o apoyoss peligrosos (si es posible incluir también coordenadas exactas de los apoyos, y numeración de los apoyos si estos están nume-rados), 5) posible propietario del tendido y 6) el tipo de apoyos (si no conocemos el tipo, es suficiente con incluir una foto de los mismos).3. Si la asociación no cumple los requisitos del artículo 23 de la Ley 27/2006, hay que quitar el segundo párrafo y añadir un texto similar a: “Expresamentese declara que esta asociación tiene entre sus fines y objetivos propios, la defensa y protección del medio ambiente, tal y como se indica en el artículo… de susEstatutos” (que conviene acompañar). En el caso de no remitir el escrito en nombre de una asociación, suprimir este segundo apartado de la solicitud. 86
  • ANEXO I - MODELO 2.2 MODELO 2.2 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN A LA QUE SE DIRIGE LA DENUNCIA]ASUNTO: Denuncia sobre [BREVE DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS DENUNCIADOS]. En [CIUDAD], a [FECHA][NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE], comparece y, como mejor proceda en derecho, expone los siguientes, HECHOSPrimero2.-Segundo.-… FUDAMENTOS DE DERECHO3A juicio del que suscribe, sin perjuicio de la aplicación por la administración de la norma que mejor proceda, los hechosdenunciados podrían ser constitutivos de las siguientes infracciones administrativas:Por todo lo anteriormente expuesto,SOLICITA:Que se tenga por presentada esta denuncia, por los hechos contenidos en el presente escrito, y previos los trámites que pro-cedan:Primero.- Se sirva admitir el presente escrito, ordenando las investigaciones precisas para el esclarecimiento de los hechosdenunciados, y la determinación de las responsabilidades a que hubiere lugarSegundo.- Que se ordene incoar el correspondiente procedimiento sancionador, y que en la resolución que recaiga en elmismo, además de las sanciones que procedan, se imponga al infractor la obligación de reparar el daño causado4, y subsidia-riamente, que indemnice los daños y perjuicios que no puedan ser reparados, imponiéndose al infractor las multas coerciti-vas necesarias para cumplir lo ordenado, en caso de no realizar voluntariamente la reparación o indemnización impuestas.1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una enti-dad, pueden requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).2. La narración de hechos debe ser lo más detallada posible, acompañando si es el caso, las pruebas de que dispongamos (fotografías, datos de posiblestestigos, documentos, etc) de los hechos que puedan constituir infracción. Para ello se pueden incluir tantos hechos como sean necesarios. Debe incluir-se también la fecha de su comisión. Cuando sea posible, deberemos proporcionar la identificación de los presuntos responsables. Si no lo sabemos concerteza, podemos acompañar una descripción física, matriculas de vehículos, etc.3. Si conocemos la normativa que ha sido infringida, podemos indicarla, aunque no es obligatorio, pues la administración tiene obligación de conocer cuá-les son las infracciones aplicables a los hechos descritos, por lo que en todo caso, si indicamos algún artículo o precepto que consideremos infringido, tene-mos que indicar que se hace sin perjuicio de la aplicación por la administración de la norma que mejor proceda. Si no sabemos, entonces eliminamos elapartado de Fundamentos de Derecho.4. En la forma y condiciones fijadas en la Ley 26/2007, de 23 de Octubre, de Responsabilidad Medioambiental. 87
  • ANEXO I - MODELO 2.2Tercero5.- Que se tomen medidas preventivas o cautelares, para asegurar la eficacia de la resolución final que pudiera recaer.Cuarto6.- Que en base a los artículos 31.1.c y 31.2 de la Ley 30/1992, y artículo 24.1 de la Constitución Española, al ser estaasociación titular de intereses legítimos colectivos en materia de medio ambiente, comparecemos en el presente procedi-miento, solicitando expresamente que se nos tenga por parte interesada en el mismo, se nos permita formular alegaciones,proponer prueba, y se nos notifiquen cuantas actuaciones y resoluciones se emitan en el mismo. Expresamente se declaraque esta asociación cumple los requisitos para ser considerada parte interesada en el presente procedimiento, al cumplir losrequisitos del artículo 23 de la Ley 27/2006, al tratarse de una persona jurídica sin ánimo de lucro que tiene en los fines desus estatutos la protección del medio ambiente en general o alguno de sus elementos en particular, está constituida legal-mente hace más de dos años y viene ejerciendo de modo activo las actividades necesarias para alcanzar los fines previstosen sus estatutos, desarrollando estatutariamente su actividad en el ámbito territorial afectado por esta actuación adminis-trativa.[NOMBRE Y APELLIDOS][FIRMA]5. En el caso de que se puedan imponer medidas preventivas o cautelares, como pueden ser la paralización de una obra.6. Si la asociación no cumple los requisitos del artículo 23 de la Ley 27/2006 (por ejemplo, no está constituida desde hace dos años), hay que quitar el segundopárrafo y añadir un texto similar a: “Expresamente se declara que esta asociación tiene entre sus fines y objetivos propios, la defensa y protección del medio ambiente,tal y como se indica en el artículo… de sus Estatutos” (que conviene acompañar). 88
  • ANEXO I - MODELO 2.3 MODELO 2.3 [DIRECCIÓN A LA QUE SE DIRIGE LA DENUNCIA1: SEPRONA o GRUPO DEL CUERPO DE POLICÍA AUTONÓMICO ESPECIALIZADO EN MEDIO AMBIENTE, O BIEN A FISCALÍA, O AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN QUE CORRESPONDA]ASUNTO: Denuncia sobre [BREVE DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS DENUNCIADOS]. En [CIUDAD], a [FECHA][NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]2, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE], comparece y, como mejor proceda en derecho, expone los siguientes, HECHOSPrimero .-3Segundo.-… FUDAMENTOS DE DERECHO3A juicio del que suscribe, sin perjuicio de la aplicación por parte de ustedes de la norma que mejor proceda, los hechosdenunciados podrían ser constitutivos de los siguientes delitos4:[ARTÍCULOS DEL CÓDIGO PENAL QUE PRESUNTAMENTE SE HABRÍAN VULNERADO]5Los hechos, también vulnerarían las siguientes leyes o disposiciones de carácter general6:[ARTÍCULOS DE LAS LEYES O DISPOSICIONES DE CARÁCTER GENERAL QUE PRESUNTAMENTE SE HABRÍANVULNERADO]1. Si consideramos que es necesario más investigación o que se levante un acta sobre el terreno de forma inmediata lo mejor es enviarla al SEPRONA o algrupo del cuerpo de policía autonómico especializado en medio ambiente, pudiendo a la vez ser enviado a Fiscalía. De esta forma será la Fiscalía la que decidasi los hechos denunciados pueden ser constitutivos de delito, y lo remita, en su caso, al Juzgado. También podemos presentar directamente la denuncia en elJuzgado si se consideramos que sin duda es un delito, que no requiere una investigación inmediata en campo, ya que esta vía suele ser más lenta.2. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una enti-dad, pueden requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).3. La narración de hechos debe ser lo más detallada posible, acompañando si es el caso, de las pruebas de que dispongamos (fotografías, datos de posi-bles testigos, documentos, etc) sobre los hechos que puedan constituir infracción. Para ello se pueden incluir tantos hechos como sean necesarios. Debeincluirse también la fecha de su comisión. Cuando sea posible, deberemos proporcionar la identificación de los presuntos responsables. Si no lo sabemoscon certeza, podemos acompañar una descripción física, matriculas de vehículos, etc. Conviene ser claros en la exposición de los hechos, incluyendo soloaquellos que tienen relación directa con los presuntos delitos denunciados.4. Conviene, aunque no es obligatorio, indicar los delitos en que pueden encuadrarse los hechos relatados. Por ejemplo, en el caso de haber sido testi-gos del abatimiento de una cerceta pardilla (especie amenazada en peligro de extinción) por unos cazadores, podría ser constitutivo de un delito de cazade fauna amenazada, del artículo 334 del Código Penal.5. Los principales artículos del Código Penal en materia de fauna, flora, biodiversidad y urbanística se explican en el apartado II.5.2 del manual.6. También conviene, aunque no es obligatorio, indicar en caso de que el delito así lo requiera, las leyes o disposiciones de carácter general protectorasde las especies de fauna silvestre que hayan sido vulneradas. Por ejemplo, en el caso anterior, indicar que la especie está catalogada en peligro de extin-ción en el Catálogo Español (o Catálogo regional correspondiente), y que se ha vulnerado el artículo 52.3 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y laBiodiversidad, que indica que queda prohibido dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente a estas especies (o norma autonómica equiva-lente). Si no sabemos, entonces eliminamos el apartado de Fundamentos de Derecho. 89
  • ANEXO I - MODELO 2.3Por todo lo anteriormente expuesto,SOLICITA:Que se tenga por presentada esta denuncia, por los hechos contenidos en el presente escrito, y previos los trámites que pro-cedan:Primero.- Se sirva admitir el presente escrito, ordenando las investigaciones precisas para el esclarecimiento de los hechosdenunciados, y la determinación de las responsabilidades a que hubiere lugar.Primero.- Que mantenga informado al denunciante del curso de las investigaciones, con el objeto de poder adoptar las medi-das legales que procedan por efecto de las mismas.[NOMBRE Y APELLIDOS][FIRMA] 90
  • ANEXO I - MODELO 4.1 MODELO 4.1 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN COMPETENTE O LA QUE ESTÉ EN POSESIÓN DE LA INFORMACIÓN SOLICITADA]ASUNTO: Solicitud de información ambiental sobre [TEMA OBJETO DE LA SOLICITUD].[NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nom-bre y representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POS-TAL DEL SOLICITANTE],Ante la [ADMINISTRACIÓN COMPETENTE O LA QUE ESTÉ EN POSESIÓN DE LA INFORMACIÓN SOLICITADA],COMPARECE Y EXPONE:PRIMERO.- Que el solicitante ha tenido conocimiento de que esa administración está en posesión de la siguiente infor-mación:[DETALLE DE LA INFORMACIÓN A SOLICITAR]SEGUNDO.- Que esta información tiene carácter de información ambiental, según el artículo 2.3 de la Ley 27/2006, de18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la jus-ticia en materia de medio ambiente (incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE).[SI NO FUESE EVIDENTE, EXPLICAR POR QUÉ SE CONSIDERA QUE LA INFORMACIÓN TIENE CARÁCTERAMBIENTAL, BASADO EN ALGUNO DE LOS EPÍGRAFES DEL ARTÍCULO QUE SE INDICAN A CONTINUACIÓN] a. El estado de los elementos del medio ambiente, como el aire y la atmósfera, el agua, el suelo, la tierra, los paisajes y espacios naturales, incluidos los humedales y las zonas marinas y costeras, la diversidad bioló- gica y sus componentes, incluidos los organismos modificados genéticamente; y la interacción entre estos elementos. b. Los factores, tales como sustancias, energía, ruido, radiaciones o residuos, incluidos los residuos radiactivos, emisiones, vertidos y otras liberaciones en el medio ambiente, que afecten o puedan afectar a los elementos del medio ambiente citados en la letra a. c. Las medidas, incluidas las medidas administrativas, como políticas, normas, planes, programas, acuerdos en materia de medio ambiente y actividades que afecten o puedan afectar a los elementos y factores citados en las letras a y b, así como las actividades o las medidas destinadas a proteger estos elementos. d. Los informes sobre la ejecución de la legislación medioambiental. e. Los análisis de la relación coste-beneficio y otros análisis y supuestos de carácter económico utilizados en la toma de decisiones relativas a las medidas y actividades citadas en la letra c, y f. El estado de la salud y seguridad de las personas, incluida, en su caso, la contaminación de la cadena alimen- taria, condiciones de vida humana, bienes del patrimonio histórico, cultural y artístico y construcciones, cuando se vean o puedan verse afectados por el estado de los elementos del medio ambiente citados en la letra a o, a través de esos elementos, por cualquiera de los extremos citados en las letras b y c.]1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una enti-dad, pueden requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992). 91
  • ANEXO I - MODELO 4.1Por todo lo anterior,EJERCITAEl DERECHO DE ACCESO A LA INFORMACIÓN en materia de Medio Ambiente, previsto en la Ley 27/20062, de 18 dejulio, SOLICITANDO que en el plazo máximo de un mes desde la recepción de la solicitud, se me de traslado de:[DETALLE DE LA INFORMACIÓN SOLICITADA INTENTANDO QUE SEA LO MÁS CONCRETO POSIBLE]OTROSÍ DIGO Que en el caso de que en la documentación solicitada existiese información que fuese motivo de excep-ción por verse afectado negativamente cualquier extremo del artículo 13.2 de la Ley 27/2006, de 18 de julio, se justifi-quen y motiven las razones concretas de dicha afección, proporcionándoseme acceso al resto de la información, elimi-nando la información objeto de excepción,. En [CIUDAD], a [FECHA DE FIRMA][FIRMA][NOMBRE DEL SOLICITANTE]2. La Ley 27/2006, de 18 de julio, en su artículo 10 establece el plazo máximo de un mes desde la recepción de la solicitud en el registro de la autoridadpública competente para resolverla. 92
  • ANEXO I - MODELO 4.2 MODELO 4.2 [DIRECCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN COMPETENTE O LA QUE ESTÉ EN POSESIÓN DE LA INFORMACIÓN SOLICITADA]ASUNTO: Solicitud de información ambiental sobre [TEMA OBJETO DE LA SOLICITUD].[NOMBRE DEL SOLICITANTE], mayor de edad, con D.N.I. nº [NÚMERO DEL DNI], actuando en nombre propio/en nombrey representación de [ONG O ENTIDAD EN NOMBRE DE QUIEN SE ACTUA]1, con domicilio en [DIRECCIÓN POSTAL DELSOLICITANTE],COMPARECE Y EXPONE:PRIMERO.- Que en escrito de fecha [FECHA] se ejercitó el DERECHO DE ACCESO A LA INFORMACIÓN en materia deMedio Ambiente, previsto en la Ley 27/20062, de 18 de julio, SOLICITANDO:[DETALLE DE LA INFORMACIÓN SOLICITADA]SEGUNDO.- A pesar de que la Ley 27/2006 no establece específicamente el sentido del silencio administrativo ante la soli-citud de información ambiental, el principio general es el acceso, ya que la Ley indica que las denegaciones deben ser expre-sas y han de motivarse justificadamente. Por lo que debe aplicarse el artículo 43 de la Ley 30/1992 de 26 de noviembre, deRégimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, que establece que en losprocedimientos iniciados a solicitud del interesado el silencio tendrá sentido positivo, y deberá entenderse finalizado el pro-cedimiento. Indicándose que en virtud del artículo 43.3.a) de la Ley 30/1992, la resolución expresa posterior a la produccióndel acto por silencio administrativo sólo puede dictarse de ser confirmatoria del mismo.Por todo ello, en virtud de la Ley 27/2006 de acceso a la información ambiental, y del artículo 29.2 de la Ley 29/1998, de 13de julio, reguladora de la Jurisdicción Contenciosa-Administrativa,SOLICITO que, habiendo transcurrido el plazo legal de un mes (art. 10.2.1º de la Ley 27/2006, de 18 de julio) desde la soli-citud de información ambiental formulada el pasado [FECHA], sin obtener contestación expresa, y entendiendo que dichasolicitud ha sido estimada por silencio administrativo positivo (art. 43.1 Ley 30/1992 de 26 de noviembre), solicito que se eje-cute este acto firme, proporcionando de modo efectivo la información solicitada consistente en:[DETALLE DE LA INFORMACIÓN SOLICITADA].En [CIUDAD], a [FECHA DE FIRMA][FIRMA][NOMBRE DEL SOLICITANTE]1. Debe elegirse entre actuar en nombre propio o en representación de, eliminando el que no proceda. En el caso de hacerlo en nombre de una enti-dad, pueden requerirnos para que acreditemos la representación en el plazo de 10 días (art. 32 Ley 30/1992).2. La Ley 27/2006, de 18 de julio, en su artículo 10 se establece el plazo máximo de un mes desde la recepción de la solicitud en el registro de la autoridad públi-ca competente para resolverla. 93
  • ANEXO I 94
  • ANEXO II. CATEGORÍA DE ESPECIES EN LOS CATÁLOGOS ESPAÑOL Y REGIONALES C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Abies pinsapo EN REPTILES Acanthodactylus erythrurus LSPE DIE DIE EN DIE DIE AVES Accipiter gentilis LSPE DIE DIE VU RR DIE DIE AVES Accipiter nisus LSPE DIE DIE DIE VU DIE DIE DIE AVES Accipiter nisus LSPE DIE DIE DIE VU DIE DIE DIE FLORA Acer campestre VIG FLORA Acer granatense DIE EN FLORA Acer monspessulanum DIE DIE VU EN FLORA Acer opalus granatense DIE DEP-A FLORA Aceras anthropophorum VU VIG ALGAS Acetabularia acetabulum IEC FLORA Achillea millefolium DIE FLORA Achillea santolinoides DIE EN FLORA Achnatherum calamagrostis DIE PECES Acipenser sturio EN DIE EX FLORA Aconitum anthora VU FLORA Aconitum burnati VU VU FLORA Aconitum napellus VU FLORA Aconitum napellus castellanum VU VU FLORA Aconitum napellus lusitanicum DIE FLORA Aconitum napellus vulgare EPNC FLORA Aconitum pyrenaicum EFEPEIE FLORA Aconitum variegatum pyrenaicum VU VU SAH FLORA Aconitum vulparia neapolitanum VIG AVES Acrocephalus arundinaceus LSPE DIE DIE DIE RR DIE AVES Acrocephalus melanopogon LSPE DIE DIE VU DIE AVES Acrocephalus paludicola LSPE DIE DIE DIE AVES Acrocephalus schoenobaenus LSPE DIE DIE EN DIE AVES Acrocephalus scirpaceus LSPE DIE DIE DIE RR DIE INVERTEBRADOS Acrostira euphorbiae EN EN INVERTEBRADOS Acrostira tamarani VU FLORA Actaea spicata VU AVES Actitis hypoleucos LSPE DIE DIE DIE RR DIE DIE VU FLORA Adenocarpus argyrophyllus DIE FLORA Adenocarpus aureus DIE FLORA Adenocarpus desertorum EN FLORA Adenocarpus hispanicus argyrophyllus DIE FLORA Adenocarpus ombriosus LSPE EN FLORA Adenocarpus telonensis EFEPEIE FLORA Adonis pyrenaica VU EFEPEIE VU FLORA Adonis vernalis EFEPEIE VU AVES Aegithalos caudatus LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Aegolius funereus VU VU SAH AVES Aegypius monachus VU VU DIE VU SAH EN EX FLORA Aeluropus littoralis DAP95 FLORA Aeonium balsamiferum LSPE FLORA Aeonium gomerense LSPE IEC ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA96 FLORA Aeonium nobile IEC FLORA Aeonium saundersii LSPE FLORA Aethionema thomasianum DAP FLORA Agrimonia procera DIE INVERTEBRADOS Agrodiaetus fabressei DIE SAH FLORA Agrostis barceloi EN FLORA Agrostis canina granatensis VU FLORA Agrostis truncatula commista VU AVES Aguila chrysaetos VU DIE ALGAS Ahnfeltiopsis pusilla FLORA Aichryson bethencourtianum VU FLORA Aichryson bituminosum IEC FLORA Aichryson brevipetalum IEC ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Aizoon hispanicum EFEPEIE FLORA Ajuga pyramidalis EN AVES Alauda arvensis DIE DIE DIE PR AVES Alca torda LSPE DIE DIE AVES Alcedo atthis LSPE DIE DIE VU DIE DIE DIE DIE FLORA Alchemilla catalaunica EFEPEIE FLORA Alchemilla pentaphyllea VU FLORA Alchemilla pyrenaica EFEPEIE FLORA Alchemilla serratisaxatilis DIE FLORA Alchemilla subsericea EFEPEIE INVERTEBRADOS Aldisa expleta IEC REPTILES Algyroides marchi DIE REPTILES Algyroides marchi VU VU REPTILES Algyroides marchi FLORA Alisma lanceolatum EPNC FLORA Allium chrysonemum DIE VU FLORA Allium grosii LSPE DIE FLORA Allium melananthum VU VIG FLORA Allium moly DAP FLORA Allium pardoi DIE FLORA Allium pruinatum DIE FLORA Allium pyrenaicum VU VU FLORA Allium rouyi EN FLORA Allium schmitzii VU DIE FLORA Allium stearnii EPNC FLORA Allium subvillosum EN FLORA Allium victorialis RR INVERTEBRADOS Allogamus laureatus SAH INVERTEBRADOS Allognathus graellsianus DIE FLORA Alnus glutinosa DIE PECES Alopias sp Alopiidae LSPE PECES Alosa alosa RR VU ALGAS Alsidium corallinum VU FLORA Althaea oficinales SAH FLORA Althenia orientalis VU VU VU FLORA Alyssum fastigiatum EN FLORA Alyssum loiseleurii EN VU FLORA Alyssum serpyllifolium EFEPEIE ANFIBIOS Alytes cisternasii LSPE DIE DIE DIE ANFIBIOS Alytes dickhilleni VU DIE VU
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA ANFIBIOS Alytes muletensis EN EN ANFIBIOS Alytes obstetricans LSPE DIE DIE DIE FLORA Amaryllidaceae DAP EACA FLORA Amelanchier ovalis VU DIE FLORA Amelanchier rotundifolia VU FLORA Ammochloa palaestina DIE EPNC FLORA Ammoide pusilla EPNC FLORA Anabasis articulata VIG FLORA Anabasis hispanica DIE FLORA Anacyclus alboranensis EN PECES Anaecypris hispanica EN DIE VU EN FLORA Anagallis monelli linifolia VIG FLORA Anagallis tenella VU VIG FLORA Anagyris foetida DIE FLORA Anagyris latifolia EN EN FLORA Anarrhinum fruticosum EN AVES Anas clypeata DIE AVES Anas crecca Población nidificante VU AVES Anas querquedula VU AVES Anas strepera DIE DIE FLORA Anchusa puechii DIE FLORA Androcymbium europaeum LSPE VU FLORA Androcymbium hierrense EN EN FLORA Androcymbium psammophilum LSPE FLORA Androsace cantabrica VU EN FLORA Androsace ciliata EFEPEIE FLORA Androsace cylindrica LSPE FLORA Androsace cylindrica cylindrica DIE FLORA Androsace cylindrica willkommii VU FLORA Androsace elongata breistrofferi EPNC FLORA Androsace halleri VU FLORA Androsace helvetica VU FLORA Androsace lactea DAP FLORA Androsace pyrenaica VU VU FLORA Androsace rioxana EN FLORA Androsace vitaliana assoana VU FLORA Andryala agardhii VU VU FLORA Anemone nemorosa EFEPEIE EPNC FLORA Anemone palmata DIE FLORA Anemone ranunculoides DAP EFEPEIE FLORA Angelica razulii VU PECES Anguilla anguilla DIE VU EN REPTILES Anguis fragilis LSPE DIE EN DIE INVERTEBRADOS Anodonta cygnea VU FLORA Anogramma leptophylla VU AVES Anser albifrons DIE AVES Anser fabalis DIE FLORA Anthemis bourgaei VU FLORA Anthemis chrysantha EN FLORA Anthericum ramosum EN97 FLORA Anthirhinum australe DIE FLORA Anthirrhinum lopesianum LSPE FLORA Anthoxanthum amarum EPNC ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA98 AVES Anthropoides virgo EX AVES Anthus arborea DIE AVES Anthus berthelotii LSPE DIE DIE AVES Anthus campestris LSPE DIE DIE DIE DIE VU AVES Anthus cervinus LSPE DIE DIE AVES Anthus petrosus LSPE DIE AVES Anthus pratensis LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Anthus spinoletta LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Anthus trivialis LSPE DIE DIE DIE FLORA Anthyllis hystrix LSPE DIE FLORA Anthyllis lagascana DIE EPNC FLORA Anthyllis plumosa VU FLORA Anthyllis ramburii VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Anthyllis rupestris EN FLORA Antirrhinum barrelieri EACA FLORA Antirrhinum braun-blanquetii RR FLORA Antirrhinum charidemi LSPE EN FLORA Antirrhinum graniticum onubensis DIE FLORA Antirrhinum grosii DAP SAH FLORA Antirrhinum lopesianum EN FLORA Antirrhinum majus linkianum VU FLORA Antirrhinum microphyllum VU FLORA Antirrhinum pertegasii DIE VU EPNC FLORA Antirrhinum pulverulentum EPNC FLORA Antirrhinum subbaeticum EN EN FLORA Antirrhinum valentinum VU PECES Aphanius baeticus EN EN PECES Aphanius iberus EN EN EN FLORA Apium bermejoi EN FLORA Apium bermejoi EN FLORA Apium graveolens butronensis EN FLORA Apium inundatum VU FLORA Apium repens LSPE VU SAH DIE DAP EN INVERTEBRADOS Apteromantis aptera LSPE DIE EN AVES Apus apus LSPE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Apus caffer LSPE DIE DIE VU AVES Apus melba LSPE DIE DIE DIE DIE VU AVES Apus pallidus LSPE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Apus unicolor LSPE DIE DIE AVES Aquila adalberti EN EN EN EN EN EX AVES Aquila chrysaetos LSPE DIE VU DIE VU VU EN VU SAH VU FLORA Aquilegia cazorlensis EN FLORA Aquilegia montsicciana EFEPEIE FLORA Aquilegia paui Aquilegia vulgaris paui EN FLORA Aquilegia pyrenaica EFEPEIE FLORA Aquilegia pyrenaica cazorlensis EN FLORA Aquilegia pyrenaica discolor DAP FLORA Aquilegia pyrenaica guarensis VU FLORA Aquilegia vulgaris vulgaris DIE FLORA Arabis alpina VU FLORA Arabis juresii EN FLORA Arabis pauciflora DAP FLORA Arabis planisiliqua DIE
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Arabis serpillifolia DAP FLORA Arabis soyeri soyeri VU FLORA Arbutus unedo CLM: Cu y Gu DIE DIE DIE FLORA Arceuthobium oxycedri VU FLORA Arctostaphylos alpinus SAH EFEPEIE SAH FLORA Arctostaphylos uva-ursi crassifolia DIE INVERTEBRADOS Arcyptera microptera DIE INVERTEBRADOS Arcyptera tornosi SAH AVES Ardea cinerea LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Ardea purpurea LSPE DIE VU DIE VU RR SAH SAH VU SAH VU AVES Ardeola ralloides VU EN EN EN EN DIE EN EN FLORA Arenaria alfacarensis LSPE FLORA Arenaria bolosii VU FLORA Arenaria capillipes VU FLORA Arenaria cavanillesiana DIE FLORA Arenaria conimbricensis EFEPEIE FLORA Arenaria conimbricensis viridis VU FLORA Arenaria delaguardiae VU FLORA Arenaria erinacea RR FLORA Arenaria favargeri DIE FLORA Arenaria fontqueri cavanillesiana VU AVES Arenaria interpres LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Arenaria marschlinsi EFEPEIE FLORA Arenaria nevadensis EN FLORA Arenaria nevadensis EN FLORA Arenaria purpurascens EFEPEIE FLORA Arenaria racemosa VU FLORA Arenaria tetraquetra tetraquetra DIE DAP FLORA Arenaria tomentosa VU FLORA Arenaria vitoriana DIE DAP RR SAH VIG FLORA Argyranthemum adauctum jacobaeifolium VU FLORA Argyranthemum lidii EN EN FLORA Argyranthemum maderense IEC FLORA Argyranthemum sundingii EN EN FLORA Argyranthemum winteri VU VU FLORA Argyrolobium armindae EPE FLORA Argyrolobium uniflorum VU EPNC INVERTEBRADOS Aricia morronensis VU FLORA Arisarum simorrhinum Arisarum vulgare simorrhinum VU VU FLORA Aristolochia baetica DIE FLORA Aristolochia clematitis EN FLORA Aristolochia pallida castellana EN FLORA Armeria arenaria burgalensis RR FLORA Armeria arenaria vestita DIE FLORA Armeria bigerrensis DIE FLORA Armeria caespitosa DIE FLORA Armeria cantabrica vasconica VU FLORA Armeria colorata EN FLORA Armeria euscadiensis LSPE VU FLORA Armeria filicaulis VIG99 FLORA Armeria fontqueri Armeria maritima fontqueri VU EPNC FLORA Armeria genesiana DIE FLORA Armeria genesiana belmonteae EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA100 FLORA Armeria godayana DIE FLORA Armeria humilis humilis EN FLORA Armeria humilis odorata VU FLORA Armeria merinoi EN FLORA Armeria pauana DIE FLORA Armeria pubinervis RR FLORA Armeria quichiotis DIE FLORA Armeria rivasmartinezii DIE FLORA Armeria rothmaleri VU EN FLORA Armeria ruscinonensis EFEPEIE FLORA Armeria trachyphylia DIE FLORA Armeria velutina LSPE FLORA Armeria velutina VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Armeria villosa alcaracensis VU FLORA Armeria villosa carratracensis EN FLORA Armeria villosa longiaristata DIE FLORA Armeria villosa provillosa DIE FLORA Arnica montana CAR VU FLORA Artemisia absinthium EACA FLORA Artemisia armeniaca VU FLORA Artemisia caerulescens gargantae DAP FLORA Artemisia chamaemelifolia cantabrica VU FLORA Artemisia gallica DIE FLORA Artemisia granatensis EN EN FLORA Artemisia reptans IEC FLORA Artemisia umbelliformis EN VU FLORA Arthrocnemum macrostachyum IEC DIE INVERTEBRADOS Arthrodeis obesus gomerensis EN INVERTEBRADOS Artogeia ergane DIE FLORA Arum cylindraceum VU MAMÍFEROS Arvicola sapidus DIE PR INVERTEBRADOS Asbestopluma hypogea Mediterráneo LSPE AVES Asia otus DIE AVES Asio flammeus LSPE DIE DIE VU RR DIE AVES Asio otus LSPE DIE DIE DIE VU FLORA Asparagus fallax EN EN FLORA Asparagus maritimus DIE FLORA Asparagus nesiotes purpuriensis VU FLORA Asparagus stipularis EFEPEIE FLORA Asperula hirta RR FLORA Asperula paui VU FLORA Asperula paui dianensis VIG FLORA Asplenium aethiopicum braithwaitii IEC FLORA Asplenium anceps IEC FLORA Asplenium billotii VU VU FLORA Asplenium celtibericum DIE EN FLORA Asplenium celtibericum celtibericum VU FLORA Asplenium fontanum fontanum VU FLORA Asplenium foreziense DIE VIG FLORA Asplenium hemionitis LSPE FLORA Asplenium majoricum VU FLORA Asplenium marinum EN EN FLORA Asplenium obovatum obovatum VU
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Asplenium petrarchae VU FLORA Asplenium petrarchae bivalens EN FLORA Asplenium sagittatum Phyllitis sagittata EN FLORA Asplenium seelosii catalaunicum VU FLORA Asplenium septentrionale IEC VU VIG FLORA Asplenium terorense EPE FLORA Asplenium trichomanes inexpectans VIG FLORA Asplenium trichomanes quadrivalens IEC FLORA Aster alpinus RR FLORA Aster linosyris DAP DIE VIG FLORA Aster pyrenaeus EN EN EN FLORA Aster willkommii RR VIG INVERTEBRADOS Asterina gibbosa IEC INVERTEBRADOS Asterina pancerii LSPE SAH FLORA Asteriscus schultzii EPE FLORA Astragalus algerianus DIE FLORA Astragalus alopecuroides grossii DIE VU FLORA Astragalus australis DAP FLORA Astragalus bourgaeanus DIE FLORA Astragalus cavanillesii VU FLORA Astragalus clusianus DIE FLORA Astragalus clusii VU FLORA Astragalus danicus DAP EFEPEIE FLORA Astragalus devesae EN FLORA Astragalus exscapus SAH FLORA Astragalus granatensis DIE FLORA Astragalus hispanicus VU FLORA Astragalus longidentatus DIE FLORA Astragalus massiliensis EFEPEIE FLORA Astragalus narbonensis EFEPEIE FLORA Astragalus nitidiflorus EN EN DIE FLORA Astragalus oxyglottis VU FLORA Astragalus pendulilorus VU FLORA Astragalus tremolsianus LSPE VU FLORA Astragalus turolensis DAP EFEPEIE FLORA Astragalus vesicarius DAP FLORA Astrantia major VU INVERTEBRADOS Astroides calycularis VU MAMÍFEROS Atelerix algirus Península y Baleares LSPE FLORA Athamanta hispanica VU AVES Athene noctua LSPE DIE DIE DIE DIE PECES Atherina boyeri DIE FLORA Athyrium filix-femina IEC VU FLORA Atractylis arbuscula EN EN FLORA Atractylis preauxiana EN EN FLORA Atriplex glauca DIE FLORA Atropa baetica EN EN EN VU FLORA Atropa belladonna DAP EPNC INVERTEBRADOS Attactagenus zarateae SAH INVERTEBRADOS Austropotamobius pallipes VU EN EN VU VU VU EN EN EN FLORA Avena murphyi VU101 FLORA Avenula gonzaloi VU ALGAS Avrainvillea canariensis IEC ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA102 INVERTEBRADOS Axinella cannabina Mediterráneo LSPE INVERTEBRADOS Axinella polypoides Mediterráneo LSPE AVES Aythya ferina DIE DIE AVES Aythya fuligula DIE AVES Aythya marila LSPE DIE DIE AVES Aythya nyroca EN EN EN EN EN FLORA Azolla caroliniana VU LIQUENES Bactrospora carneopallida EN INVERTEBRADOS Baetica ustulata VU MAMÍFEROS Balaenoptera acutorostrata VU DIE VU MAMÍFEROS Balaenoptera borealis VU VU MAMÍFEROS Balaenoptera edeni/brydei LSPE MAMÍFEROS Balaenoptera musculus VU DIE VU VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS MAMÍFEROS Balaenoptera physalus EPE VU VU VU VU FLORA Baldellia alpestris DAP FLORA Baldellia ranunculoides VU VU EPNC MAMÍFEROS Barbastella barbastelIus LSPE DIE DIE DIE VU DIE VU SAH DIE PECES Barbatula barbatula VU BRIOFITOS Barbilophozia binsteadii EN PECES Barbus comiza EN PECES Barbus haasi VU FLORA Barlia robertiana DAP EN VU EPNC FLORA Bartsia alpina DAP VU FLORA Bartsia spicata SAH FLORA Bassia hyssopifolia VIG INVERTEBRADOS Belgrandiella montana VU FLORA Bencomia brachystachya EN EN FLORA Bencomia exstipulata EN EN FLORA Bencomia sphaerocarpa EN EN FLORA Berberis hispanica DIE FLORA Berberis hispanica hispanica EN FLORA Berberis vulgaris RR FLORA Berberis vulgaris seroi VU FLORA Bergia aquatica EFEPEIE FLORA Berula erecta DAP EN FLORA Betula alba DIE DIE FLORA Betula pendula VU DIE FLORA Betula pendula fontqueri EN DAP FLORA Betula pubescens VU FLORA Biarum arundanum DAP FLORA Biarum dispar EN VU FLORA Biscutella ebusitana EN REPTILES Blanus cinereus LSPE DIE DIE DIE REPTILES Blanus tingitanus LSPE PECES Blennius fluviatilis DIE VU EN DIE EN FLORA Boerhavia repens EN FLORA Boleum asperum LSPE DIE EN INVERTEBRADOS Bolma rugosa VU INVERTEBRADOS Bombus canariensis IEC INVERTEBRADOS Bombus inexpectatus Thoracobombus VU FLORA Bombycilaena discolor EFEPEIE FLORA Borderea chouardii EN EN FLORA Borderea pyrenaica DIE
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA AVES Botaurus stellaris EN EN EN EN EN DIE EN EN EN EN FLORA Botrychium lunaria DIE RR EPNC FLORA Botrychium matricariifolium EN INVERTEBRADOS Brachyptera arcuata SAH INVERTEBRADOS Branchinecta orientalis DIE INVERTEBRADOS Branchinectella media DIE INVERTEBRADOS Branchinella spinosa DIE AVES Branta bernicla LSPE DIE AVES Branta leucopsis LSPE DIE FLORA Brassica oleracea oleracea VU FLORA Brassica repanda EFEPEIE FLORA Brassica repanda cadevallii DIE FLORA Brassica repanda confusa DIE FLORA Brassica repanda gypsicola DIE FLORA Brassica repanda turbonis DIE FLORA Brimeura amethystina VIG FLORA Brimeura duvigneaudii SAH BRIOFITOS Brioeritrophyllum inaequalifolium EFEPEIE FLORA Bromus cabrerensis DAP INVERTEBRADOS Broscus uhagoni DIE FLORA Bruchia vogesiaca LSPE AVES Bubo bubo LSPE DIE VU RR EN DIE VU DIE DIE INVERTEBRADOS Bubopsis agrioides DIE AVES Bubulcus ibis LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Bucanetes githagineus LSPE VU AVES Bucanetes githagineus zedlitzi DIE AVES Bucephala clangula LSPE DIE ANFIBIOS Bufo balearicus Bufo viridis LSPE ANFIBIOS Bufo bufo DIE DIE DIE PR ANFIBIOS Bufo calamita LSPE DIE DIE VU DIE ANFIBIOS Bufo viridis balearica DIE FLORA Buglossoides gastonii VU VU AVES Bulweria bulwerii LSPE DIE DIE FLORA Bupleurum bourgaei VU FLORA Bupleurum gibraltarium VIG FLORA Bupleurum handiense LSPE VU FLORA Bupleurum spinosum DIE FLORA Bupleurum tenuissimum DIE EPNC INVERTEBRADOS Buprestis splendens VU DIE AVES Burhinus oedicnemus DIE DIE DIE DIE DIE VU VU DIE DIE AVES Burhinus oedicnemus distinctus VU AVES Burhinus oedicnemus Península, Baleares y oedicnemus/insularum Canarias Orientales LSPE AVES Buteo buteo LSPE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Butomus umbellatus DIE DAP FLORA Buxbaumia viridis VU EN FLORA Buxus balearica EN DEP-A EX FLORA Buxus sempervirens VU DIE DIE FLORA Bystropogon odoratissimus VU FLORA Bystropogon wildpretii EPE FLORA Cachrys sicula VIG103 FLORA Calamintha grandiflora SAH AVES Calandrella brachydactyla LSPE DIE DIE DIE DIE DIE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA104 AVES Calandrella rufescens LSPE DIE DIE SAH AVES Calandrella rufescens apetzii DIE INVERTEBRADOS Calathidius brevithorax IEC INVERTEBRADOS Calathus amplius IEC INVERTEBRADOS Calathus vuillefroyi SAH AVES Calidris alba LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Calidris alpina LSPE DIE DIE DIE RR DIE AVES Calidris canutus LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Calidris ferruginea LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Calidris maritima LSPE DIE DIE DIE AVES Calidris minuta LSPE DIE DIE DIE AVES Calidris temminckii LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Callianthemum coriandrifolium VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Callipeltis cucullaria VU VU FLORA Callitriche lusitanica DIE FLORA Callitriche obtusangula EPNC FLORA Callitriche palustris DIE SAH VU DAP EN FLORA Callitriche platycarpa VU FLORA Callitriche truncata truncata VU AVES Calmator glandarius DIE AVES Calonectris diomedea DIE DIE VU EN AVES Calonectris diomedea borealis Atlántico LSPE DIE AVES Calonectris diomedea diomedea VU VU ANFIBIOS Calotriton arnoldi EN ANFIBIOS Calotriton asper Euproctus LSPE FLORA Calystegia soldanella EFEPEIE VIG FLORA Campanula adsurgens VU EN FLORA Campanula betetae DIE FLORA Campanula fastigiata DAP DIE VIG FLORA Campanula herminii DIE VU FLORA Campanula jaubertiana EFEPEIE FLORA Campanula latifolia VU DAP FLORA Campanula mollis VU FLORA Campanula speciosa EFEPEIE VIG FLORA Campanula speciosa afinis EFEPEIE FLORA Campanula velutina DIE INVERTEBRADOS Canarobius oromii EPE INVERTEBRADOS Candelacypris aragonica VU INVERTEBRADOS Candidula camporroblensis DIE MAMÍFEROS Canis lupus Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura LSPE EN EX EX MAMIFEROS Canis lupus signatus EN INVERTEBRADOS Cantabrogeus luquei VU FLORA Capparis sp Todas las especies o variedades del género EACA MAMÍFEROS Capra pyrenaica VU MAMÍFEROS Capra pyrenaica pyrenaica EX EX MAMÍFEROS Capreolus capreolus EX AVES Caprimulgus europaeus LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Caprimulgus ruficollis LSPE DIE DIE DIE DIE DIE INVERTEBRADOS Carabus coarctatus EN INVERTEBRADOS Carabus faustus cabrerai IEC INVERTEBRADOS Carabus faustus faustus IEC
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA INVERTEBRADOS Carabus ghiliani SAH INVERTEBRADOS Carabus lusitanicus DIE INVERTEBRADOS Carabus riffensis Mesocarabus VU FLORA Caralluma burchardii LSPE EN FLORA Caralluma europaea VU FLORA Caralluma munbyana hispanica VU VIG PECES Carcharodon carcharias Mediterráneo LSPE FLORA Cardamine castellana DAP FLORA Cardamine heptaphylla EN FLORA Cardamine parviflora DAP VU FLORA Cardamine raphanifolia gallaecica DAP VU FLORA Cardamine resedifolia DAP INVERTEBRADOS Cardiophorus cobossanchezi EN AVES Carduelis cannabina DIE AVES Carduelis carduelis DIE AVES Carduelis chloris DIE AVES Carduelis spinus LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Carduncellus cuatrecasii DIE FLORA Carduncellus dianius Baleares LSPE DIE FLORA Carduus bourgeaui VU FLORA Carduus lusitanicus DIE FLORA Carduus myriacanthus LSPE VU FLORA Carduus paui DIE FLORA Carduus volutarioides EPE REPTILES Caretta caretta VU DIE DIE DIE VU FLORA Carex acutiformis VU FLORA Carex arenaria DAP FLORA Carex atrata DAP FLORA Carex bicolor DIE FLORA Carex camposii VU FLORA Carex capillaris DAP FLORA Carex caudata DAP SAH FLORA Carex davalliana DIE EN FLORA Carex diandra DAP FLORA Carex digitata VU FLORA Carex echinata DIE FLORA Carex elata VU FLORA Carex ferruginea tenax DIE FLORA Carex frigida DAP FLORA Carex furva VU EN FLORA Carex grioletii VU FLORA Carex hordeistichos VU FLORA Carex hostiana DAP EN VU FLORA Carex lainzii DIE EN FLORA Carex lasiocarpa VU FLORA Carex limosa DAP VU FLORA Carex macrostylon EFEPEIE FLORA Carex nigra DIE FLORA Carex perraudieriana IEC FLORA Carex pyrenaica DAP FLORA Carex remota EFEPEIE105 FLORA Carex rostrata EN FLORA Carex rupestris DAP ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA106 FLORA Carex strigosa VU FLORA Carex umbrosa huetiana EN FLORA Carex vesicaria EFEPEIE FLORA Carlina acanthifolia cynara DAP FLORA Carlina acaulis simplex RR FLORA Carpinus betulus EN FLORA Carum foetidum VU EPNC FLORA Castellia tuberculosa EPNC FLORA Caulerpa ollivieri Mediterráneo LSPE FLORA Celtis australis DIE DIE FLORA Cenchrus incertus EFEPEIE FLORA Centaurea alpina DAP VU EPNC FLORA Centaurea avilae LSPE DAP ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Centaurea boissieri spachii LSPE FLORA Centaurea borjae EN VU FLORA Centaurea citricolor LSPE EN EN FLORA Centaurea debauxii nevadensis VU DIE FLORA Centaurea emigrantis DIE EFEPEIE FLORA Centaurea gadorensis LSPE VU FLORA Centaurea granatensis DIE FLORA Centaurea janeri babiana DAP FLORA Centaurea janeri gallaecica EN FLORA Centaurea lagascae VU FLORA Centaurea lagascana VU VU FLORA Centaurea lagascana podospermifolia VU FLORA Centaurea linifolia EFEPEIE FLORA Centaurea mariana VU FLORA Centaurea maroccana DIE FLORA Centaurea monticola VU FLORA Centaurea pinnata EN EN FLORA Centaurea podospermifolia Centaurea lagascana podospermifolia VU FLORA Centaurea pulvinata LSPE FLORA Centaurea pulvinata VU FLORA Centaurea saxicola VU FLORA Centaurea spinabadia EFEPEIE FLORA Centaurea toletana EPNC FLORA Centaurea toletana tentudaica EN FLORA Centaurea ultreiae VU FLORA Centaurium favargeri Centaurium quadrifolium parvilorum VU FLORA Centaurium quadrifolium parviflorum DAP FLORA Centaurium rigualii LSPE FLORA Centaurium somedanum LSPE SAH VU FLORA Centranthus lecoqii VU INVERTEBRADOS Centrostephanus longispinus LSPE DIE FLORA Cephalanthera damasonium VIG FLORA Cephalanthera rubra VU DIE VU INVERTEBRADOS Cephalosphodrus seguranus DIE BRIOFITOS Cephalozia connivens EN BRIOFITOS Cephalozia crassifolia VU INVERTEBRADOS Cerambyx cerdo LSPE DIE VU INVERTEBRADOS Ceramida luisae VU
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Cerastium cerastoides DAP FLORA Cerastium dubium DAP FLORA Cerastium sventenii IEC FLORA Ceratocapnos heterocarpa SAH FLORA Ceratophyllum demersum SAH FLORA Ceratophyllum submersum EN INVERTEBRADOS Ceratophyus martinezi SAH AVES Cercotrichas galactotes VU VU DIE VU FLORA Cerinthe glabra EN FLORA Ceropegia chrysantha LSPE FLORA Ceropegia dichotoma krainzii LSPE AVES Certhia brachydactyla LSPE DIE DIE DIE AVES Certhia familiaris LSPE DIE RR DIE MAMÍFEROS Cervus elaphus EX FLORA Ceterach aureum aureum IEC PECES Cetorhinus maximus Mediterráneo y Atlántico ibérico LSPE AVES Cettia cetti LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Chaenorhinum grandiflorum carthaginense VU FLORA Chaenorhinum macropodum degenii VIG FLORA Chaenorhinum reyesii Chaenorhinum rubrifolium reyesii VU FLORA Chaenorhinum rupestre VU VIG FLORA Chaenorhinum tenellum VU VIG FLORA Chaetopogon fasciculatus DAP FLORA Chaetopogon fasciculatus prostratus VU REPTILES Chalcides bedriagai LSPE DIE DIE EN/VU DIE DIE REPTILES Chalcides chalcides DIE REPTILES Chalcides colosii LSPE REPTILES Chalcides pistaciae DIE REPTILES Chalcides pseudostriatus LSPE REPTILES Chalcides riridyanus DIE REPTILES Chalcides sexlineatus LSPE DIE REPTILES Chalcides simonyi VU SAH REPTILES Chalcides striatus Chalcides chalcides LSPE DIE DIE REPTILES Chalcides viridanus LSPE REPTILES Chamaeleo chamaeleon LSPE DIE FLORA Chamaerops humilis DEP-B VU DIE FLORA Chamaespartium delphinense VU FLORA Chamaesyce peplis VU EN VIG ALGAS Chara imperfecta DIE AVES Charadrius alexandrinus LSPE DIE DIE VU DIE RR VU DIE DIE AVES Charadrius alexandrinus Canarias VU AVES Charadrius dubius LSPE DIE DIE DIE DIE VU DIE DIE AVES Charadrius hiaticula LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Charadrius morinellus VU VU INVERTEBRADOS Charonia lampas VU VU INVERTEBRADOS Charonia lampas lampas VU VU VU INVERTEBRADOS Charonia tritonis variegata Mediterráneo LSPE IEC INVERTEBRADOS Chasmatopterus zonatus VU107 INVERTEBRADOS Chazara prieuri DIE FLORA Cheilanthes hispanica VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA108 FLORA Cheilanthes maderensis DIE FLORA Cheilanthes marantae EFEPEIE FLORA Cheilanthes tinaei VU FLORA Cheirolophus arboreus VU FLORA Cheirolophus arbutifolius VU FLORA Cheirolophus dariasi EN FLORA Cheirolophus duranii EN EN FLORA Cheirolophus falcisectus EN EN FLORA Cheirolophus ghomerythus VU EN FLORA Cheirolophus junonianus LSPE IEC FLORA Cheirolophus lagunae VU FLORA Cheirolophus mansanetianus VU FLORA Cheirolophus metlesicsii EN EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Cheirolophus santos-abreui EN EN FLORA Cheirolophus satarataensis LSPE IEC FLORA Cheirolophus sventenii EN FLORA Cheirolophus sventenii gracilis EN FLORA Cheirolophus sventenii sventenii IEC FLORA Cheirolophus tagananensis LSPE IEC FLORA Cheirolophus webbianus IEC FLORA Chelidonium majus DIE REPTILES Chelonia mydas LSPE DIE DIE DIE AVES Chersophilus duponti VU VU SAH VU VU SAH VU PECES Chilomycterus atringa VU VU BRIOFITOS Chiloscyphus fragans VU ANFIBIOS Chioglossa lusitanica VU DIE VU MAMÍFEROS Chionomys nivalis VU RR AVES Chlamydotis undulata EN AVES Chlamydotis undulata fuerteventurae EN DIE AVES Chleidonias niger AVES Chlidonias hybrida LSPE DIE DIE VU SAH VU AVES Chlidonias leucopterus LSPE DIE DIE AVES Chlidonias niger EN EN DIE VU RR INVERTEBRADOS Chondrina farinesii farinesii DIE PECES Chondrostoma arcasii LSPE SAH PR PECES Chondrostoma arrigonis EN PECES Chondrostoma turiense PR FLORA Christella dentata EN EN VU FLORA Chrysosplenium alternifolium EN FLORA Cicer canariensis VU IEC FLORA Cicerbita plumieri EN INVERTEBRADOS Cicindella circumdata DIE INVERTEBRADOS Cicindella hispanica DIE AVES Ciconia ciconia LSPE DIE DIE DIE DIE RR DIE VU EX DIE AVES Ciconia nigra VU EN EN RR EN EN AVES Cinclus cinclus LSPE DIE VU DIE VU DIE VU FLORA Circaea alpina VU AVES Circaetus gallicus LSPE DIE DIE VU RR DIE DIE DIE DIE AVES Circus aeroginosus LSPE DIE DIE VU RR SAH SAH EX VU EN AVES Circus cyaneus LSPE DIE SAH DIE VU VU DIE EN SAH VU AVES Circus pygargus VU VU VU VU VU VU VU VU SAH VU VU VU VU FLORA Cirsium acaule gregarium DIE FLORA Cirsium heterophyllum EN
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Cirsium rosulatum VU AVES Cisticola iuncidis LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Cistus chinamadensis LSPE FLORA Cistus chinamadensis chinamadensis IEC FLORA Cistus chinamadensis gomerae VU FLORA Cistus chinamadensis ombriosus EN FLORA Cistus creticus DIE VIG FLORA Cistus crispus RR FLORA Cistus heterophyllus carthaginensis EN EN EN FLORA Cistus ladanifer ladanifer DIE FLORA Cistus ladaniferus EFEPEIE FLORA Cistus populifolius EFEPEIE FLORA Cistus populifolius populifolius DIE FLORA Cistus psilosepalus VU VU FLORA Cladium mariscus DIE DAP AVES Clamator glandarius LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Clematis cirrhosa DIE VU FLORA Clematis flammula VU FLORA Clematis recta VIG FLORA Cleonia lusitanica EPNC FLORA Clypeola cyclodontea DIE FLORA Clypeola eriocarpa EN FLORA Cneorum tricoccon EN VU EPNC PECES Cobitis calderoni SAH DIE EN EN DIE PECES Cobitis paludica SAH DIE PR PECES Cobitis vettonica SAH AVES Coccothraustes coccothraustes LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Cochlearia aestuaria VU FLORA Cochlearia aragonensis VU FLORA Cochlearia aragonensis aragonensis DIE DAP VU FLORA Cochlearia aragonensis navarrana SAH FLORA Cochlearia danica RR FLORA Cochlearia glastifolia DAP VU FLORA Cochlearia pyrenaica SAH VU INVERTEBRADOS Cochlostoma oscitans Obscurella VU FLORA Coeloglossum viridae EFEPEIE FLORA Coeloglossum viride VU VU INVERTEBRADOS Coenagrion caerulescens DIE VU INVERTEBRADOS Coenagrion mercuriale LSPE DIE VU DIE VU SAH FLORA Coincya longirostra DIE FLORA Coincya rupestris leptocarpa VU FLORA Coincya rupestris rupestris EN EN FLORA Coincya transtagana DIE FLORA Colchicum autumnale DIE FLORA Colchicum sp Todas las especies del género EACA FLORA Colchicum triphyllum DIE VIG INVERTEBRADOS Collartida anophthalma IEC INVERTEBRADOS Collartida tanausu EPE REPTILES Coluber hippocrepis DIE DIE DIE VU REPTILES Coluber viridiflavus DIE DIE DIE DIE AVES Columba bollii LSPE SAH109 AVES Columba junoniae VU SAH AVES Columba oenas DIE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA110 FLORA Colutea brevialata DIE FLORA Colutea hispanica DIE FLORA Commicarpus africanus VU VU FLORA Consentinia vellea bivalens VU FLORA Convallaria majalis VU DAP EFEPEIE FLORA Convolvulus caput-medusae LSPE VU FLORA Convolvulus lineatus DIE FLORA Convolvulus lopezsocasi VU VU FLORA Convolvulus subauriculatus EN EN FLORA Convolvulus valentinus valentinus VIG FLORA Convolvulus volubilis IEC AVES Coracias garrulus LSPE DIE DIE VU VU VU DIE DIE INVERTEBRADOS Corallistes nollitangere VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Corallorhiza trifida EN EN FLORA Corema album VU VU FLORA Coriaria myrtifolia DIE REPTILES Coronella austriaca LSPE DIE DIE DIE REPTILES Coronella girondica LSPE DIE DIE DIE VU FLORA Coronilla glauca FLORA Coronopus navasii EN EN AVES Corvus corax DIE EN DIE DIE DIE AVES Corvus frugilegus DIE FLORA Corydalis intermedia DAP FLORA Corylus avellana DIE DIE DIE DIE INVERTEBRADOS Coscinia romeii SAH FLORA Cosentinia vellea Cheilanthes vellea VU FLORA Cotoneaster granatensis VU EN EN FLORA Cotoneaster integerrinus VIG FLORA Cotoneaster tomentosus VU PECES Cottus aturi Cottus gobio EN PECES Cottus gobio DIE DIE PECES Cottus hispaniolensis Cottus gobio EN FLORA Crambe arborea LSPE IEC FLORA Crambe feuilleii IEC FLORA Crambe hispanica glabrata VIG FLORA Crambe laevigata LSPE IEC FLORA Crambe microcarpa IEC FLORA Crambe scoparia LSPE EN FLORA Crambe sventenii EN EN FLORA Crambe wildpretii EN FLORA Crassula campestris EFEPEIE VIG FLORA Crataegus granatensis VIG FLORA Crataegus laciniata VU EN FLORA Crataegus laevigata DAP FLORA Crataegus monogyna DIE FLORA Crepis canariensis IEC FLORA Crepis granatensis LSPE EN FLORA Crepis novoana VU FLORA Crepis oporinoides VU FLORA Crepis pusilla LSPE FLORA Crepis pyrenaica VU FLORA Cressa cretica DAP DIE VIG AVES Crex crex LSPE DIE DIE DIE DIE
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Criptogramma crispa DIE FLORA Crithmum maritimum DEP-B MAMÍFEROS Crocidura canariensis VU VU MAMÍFEROS Crocidura russula DIE DIE DIE PR BRIÓFITOS Crossidium aberrans EN FLORA Crucianella maritima SAH FLORA Crucianella patula EFEPEIE BRIOFITOS Cryphaea lamyana EN FLORA Crypsis schoenoides EPNC INVERTEBRADOS Cryptella famarae IEC INVERTEBRADOS Cucujus cinnaberinus EN AVES Cuculus canorus LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Culcita macrocarpa LSPE EN DIE IEC EN EN VU FLORA Cullen americanum DIE INVERTEBRADOS Cupido lorquinii VU AVES Cursorius cursor Canarias VU SAH AVES Cursorius cursor Península LSPE DIE AVES Cyanistes caeruleus LSPE AVES Cyanopica cyanus LSPE DIE DIE DIE BRIOFITOS Cyclodictyon laetevirens EN FLORA Cymbalaria aequitriloba fragilis SAH INVERTEBRADOS Cymbula nigra Mediterráneo LSPE FLORA Cymodocea nodosa Mediterráneo y Atlántico de la península Ibérica LSPE IEC FLORA Cymodocea sp EFEPEIE FLORA Cynomorium coccineum VU VU DIE FLORA Cynomorium coccineum coccineum VIG FLORA Cypripedium calceolus EN EN EN FLORA Cystopteris diaphana VU FLORA Cystopteris fragilis huteri DIE FLORA Cystopteris montana VU ALGAS Cystoseira abies-marina IEC ALGAS Cystoseira mauritanica VU ALGAS Cystoseira tamaricifolia VU FLORA Cytinus ruber DIE FLORA Cytisus decumbens DAP FLORA Cytisus fontanesii VIG FLORA Cytisus grandiflorus grandiflorus DAP FLORA Cytisus insularis VU FLORA Cytisus malacitanus moleroi VU FLORA Daboecia cantabrica SAH FLORA Dactylis metlesicsii VU FLORA Dactylorhiza elata VU FLORA Dactylorhiza fuchsii VIG FLORA Dactylorhiza incarnata VU FLORA Dactylorhiza insularis VU FLORA Dactylorhiza maculata EPNC FLORA Dactylorhiza majalis VU FLORA Dactylorhiza sambucina VIG FLORA Dactylorhiza sambucina insularis DIE FLORA Dactylorhiza sulphurea DAP EN VU111 FLORA Damasonium polyspermum EPNC FLORA Daphne alpina EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA112 FLORA Daphne cneorum DAP EN FLORA Daphne laureola VU VIG FLORA Daphne oleoides hispanica VU FLORA Daphne rodriguezii VU SAH FLORA Daucus carota hispanicus VIG FLORA Daucus crinitus VIG FLORA Davalia canariensis VU INVERTEBRADOS Deleproctophylla dusmeti DIE AVES Delichon urbica LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Delphinium bolosii EN EN FLORA Delphinium fissum sordidum EN EN EN DIE FLORA Delphinium montanum Delphinium elatum montanum VU FLORA Delphinium pentagynum formenterense EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Delphinium staphisagria VIG MAMÍFEROS Delphinus delphis Atlántico LSPE VU MAMÍFEROS Delphinus delphis Mediterráneo VU DIE FLORA Dendriopoterium pulidoi LSPE VU AVES Dendrocopos leucotos EN EN EN AVES Dendrocopos major LSPE DIE DIE DIE AVES Dendrocopos major canariensis DIE AVES Dendrocopos major thanneri DIE AVES Dendrocopos medius LSPE DIE SAH VU EN AVES Dendrocopos minor LSPE DIE VU DIE VU DIE INVERTEBRADOS Dendrophyllia laboreli IEC INVERTEBRADOS Dendropoma petraeum VU REPTILES Dermochelys coriacea LSPE DIE DIE DIE EN INVERTEBRADOS Deroceras ercinae VU FLORA Deschampsia cespitosa gredensis DIE FLORA Deschampsia setacea EN EN FLORA Descurainia artemisioides IEC FLORA Dianthus armeria armeria Poblaciones naturales EPNC FLORA Dianthus barbatus barbatus VU FLORA Dianthus carthusianorum Poblaciones naturales EPNC FLORA Dianthus charidemi VU FLORA Dianthus malacitanus EFEPEIE FLORA Dianthus rupicola LSPE FLORA Dianthus rupicola bocchoriana VU FLORA Dianthus subbaeticus VU FLORA Dianthus toletanus DIE INVERTEBRADOS Dicrodontus alluaudi EN FLORA Dictamnus albus DAP FLORA Dictamnus hispanicus DIE FLORA Digitalis heywoodii DIE FLORA Digitalis mariana DIE FLORA Digitalis minor DEP-A FLORA Digitalis obscura EFEPEIE FLORA Digitalis purpurea toletana DIE FLORA Diphasiastrum alpinum EN VU VU EN FLORA Diphasium alpinum DIE FLORA Diplazium caudatum Canarias VU EN FLORA Diplazium caudatum Península EN SAH FLORA Diplotaxis ibicensis LSPE DIE VU FLORA Diplotaxis siettiana EN EN
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Diplotaxis tenuisiliqua VU ANFIBIOS Discoglossus galganoi LSPE DIE DIE RR EN VU DIE ANFIBIOS Discoglossus jeanneae LSPE DIE DIE VU ANFIBIOS Discoglossus pictus LSPE INVERTEBRADOS Dociostaurus crassiusculus SAH INVERTEBRADOS Dociostaurus hispanicus SAH FLORA Doronicum kuepferi VU FLORA Doronicum plantagineum EFEPEIE DIE VIG FLORA Dorycnium broussonetii EN FLORA Dorycnium eriophthalmum IEC FLORA Dorycnium fulgurans VU / DEP-B FLORA Dorycnium spectabile EN EN INVERTEBRADOS Dorysthenes forficatus Opisognathus LSPE FLORA Draba fladnizensis VU FLORA Draba hispanica VU FLORA Draba hispanica lebrunii VU FLORA Draba ladnizensis VU FLORA Dracaena draco LSPE IEC FLORA Dracaena tamaranae EN EN FLORA Dracocephalum austriacum EN EN FLORA Drosera anglica SAH FLORA Drosera intermedia DAP EN SAH FLORA Drosera longifolia EN VU EN FLORA Drosera rotundifolia DIE EFEPEIE SAH FLORA Drosophyllum lusitanicum VU VU VU INVERTEBRADOS Drunella paradinasi SAH AVES Dryocopus martius LSPE DIE RR DIE VU FLORA Dryopteris aemula DAP RR VU FLORA Dryopteris carthusiana VU DAP VU FLORA Dryopteris corleyi LSPE DIE VU FLORA Dryopteris filix-mas EPNC FLORA Dryopteris guanchica EX IEC VU FLORA Dryopteris mindshelkensis Dryopteris villarii submontana VU FLORA Dryopteris remota Dryopteris carthusiana remota VU FLORA Dryopteris submontana VU INVERTEBRADOS Eastonia rugosa VU INVERTEBRADOS Echinaster sepositus IEC FLORA Echinodium spinosum LSPE FLORA Echinophora spinosa VU FLORA Echinospartum ibericum DIE FLORA Echinospartum lusitanicum lusitanicum DIE INVERTEBRADOS Echinus esculentus EN FLORA Echium acanthocarpum EN FLORA Echium boissieri DIE FLORA Echium cantabricum EN FLORA Echium flavum VU FLORA Echium gentianoides LSPE IEC FLORA Echium handiense EN EN FLORA Echium lusitanicum lusitanicum DIE113 FLORA Echium lusitanicum polycaulon DIE FLORA Echium pininana LSPE IEC ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA114 FLORA Echium saetabense EPNC FLORA Echium salmanticum DAP FLORA Echium triste EPE FLORA Echium wildpretii trichosiphon IEC AVES Egretta alba LSPE DIE DIE VU SAH AVES Egretta garcetta LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Elanus caeruleus LSPE DIE VU VU DIE REPTILES Elaphe longissima DIE DIE DIE REPTILES Elaphe scalaris DIE DIE DIE DIE DIE INVERTEBRADOS Elaphocera cacerensis VU FLORA Elatine alsinastrum DIE DAP VU FLORA Elatine brochonii DAP VU FLORA Elatine hexandra VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Elatine macropoda VU VU FLORA Elatine triandra DAP FLORA Eleocharis austriaca VU FLORA Eleocharis multicaulis DIE FLORA Eleocharis parvula EN VU FLORA Eleocharis quinqueflora DIE MAMÍFEROS Eliomys munbyanus LSPE MAMÍFEROS Eliomys quercinus PR FLORA Elizaldia calycina multicolor EX INVERTEBRADOS Elona quimperiana LSPE EN FLORA Elymus curvifolius VIG AVES Emberiza cia LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Emberiza cirlus LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Emberiza citrinella LSPE DIE DIE DIE AVES Emberiza hortulana LSPE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Emberiza schoeniclus DIE DIE RR DIE DIE AVES Emberiza schoeniclus lusitanica EN EN AVES Emberiza schoeniclus schoeniclus LSPE AVES Emberiza schoeniclus whiterby/lusitanica EN AVES Emberiza schoeniclus whiterbyi EN VU FLORA Empetraceae VU FLORA Empetrum nigrum hermaphroditum EFEPEIE FLORA Empetrum nigrum nigrum VU FLORA Epipactis fageticola DAP VU FLORA Epipactis microphylla DAP FLORA Epipactis palustris EN DAP VU EPNC FLORA Epipactis phyllanthes EN FLORA Epipactis rhodanensis VIG FLORA Epipactis tremolsii DAP VIG FLORA Epipogium aphyllum EN MAMÍFEROS Eptesicus isabelinus Eptesicus serotinus LSPE MAMÍFEROS Eptesicus serotinus LSPE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Equisetum fluviatile VU FLORA Equisetum hyemale DAP EFEPEIE EN FLORA Equisetum palustre VU VU VIG FLORA Equisetum sylvaticum SAH VU FLORA Equisetum variegatum VU DAP EFEPEIE VU FLORA Eragrostis papposa DIE INVERTEBRADOS Erebia epistygne DIE INVERTEBRADOS Erebia zapateri DIE
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA REPTILES Eretmochelys imbricata LSPE DIE DIE FLORA Erica andevalensis EN FLORA Erica arborea EN FLORA Erica cinerea DIE EFEPEIE VIG FLORA Erica erigena DIE EN FLORA Erica lusitanica DIE DAP FLORA Erica multiflora DIE FLORA Erica tetralix DIE DIE VU DIE FLORA Erica vagans EN FLORA Erigeron calderae IEC FLORA Erigeron frigidus LSPE VU FLORA Erinacea anthyllis EFEPEIE VU MAMÍFEROS Erinaceus algirus DIE MAMÍFEROS Erinaceus algirus algirus DIE MAMÍFEROS Erinaceus europaeus DIE DIE DIE PR INVERTEBRADOS Eriogaster catax LSPE DIE FLORA Eriophorum latifolium EN FLORA Eriophorum sp VU FLORA Eriophorum vaginatum SAH VU EN AVES Erithacus rubecula LSPE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Erodium aguilellae VIG FLORA Erodium astragaloides EN EN FLORA Erodium carvifolium DIE FLORA Erodium cazorlanum EN VU FLORA Erodium celtibericum DIE VU EN FLORA Erodium daucoides RR VU SAH FLORA Erodium foetidum Erodium foetidum crispum EN FLORA Erodium glandulosum EFEPEIE RR FLORA Erodium lucidum Erodium foetidum lucidum VU FLORA Erodium maritimum EN FLORA Erodium mouretii VU FLORA Erodium neuradifolium Erodium malacoides aragonense VU FLORA Erodium paularense VU VU EN VU FLORA Erodium petraeum lucidum VU FLORA Erodium rupestre DIE VU FLORA Erodium rupicola VU EN FLORA Erodium sanguis-christi EN DIE FLORA Erodium sanguis-christi durricni DIE FLORA Erodium saxatile DIE FLORA Erodium tordylioides gaussenianum SAH FLORA Erophaca baetica baetica VU EPNC INVERTEBRADOS Erosaria spurca Mediterráneo LSPE INVERTEBRADOS Errina aspera Mediterráneo LSPE FLORA Erucastrum virgatum baeticum VIG FLORA Eryngium duriaei DAP FLORA Eryngium duriaei juresianum EN FLORA Eryngium grossi VU FLORA Eryngium ilicifolium VIG FLORA Eryngium tenue EPNC FLORA Eryngium viviparum LSPE VU EN115 FLORA Erysimum favargeri DIE FLORA Erysimun javalambrense VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA116 INVERTEBRADOS Espanoliella jeaneli VU INVERTEBRADOS Espanoliella luquei VU INVERTEBRADOS Espanoliella urdalensis VU MAMÍFEROS Eubalaena glacialis EN EN INVERTEBRADOS Eucypris aragonica SAH AVES Eudromias morinellus DIE INVERTEBRADOS Eugryllodes carrascoi DIE INVERTEBRADOS Eunicella verrucosa EN FLORA Euonymus europaeus DIE FLORA Euonymus latifolius EN FLORA Euphorbia amygdaloides VIG FLORA Euphorbia boetica VU FLORA Euphorbia bourgeauana EN EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Euphorbia briquetii VU FLORA Euphorbia broteri VU FLORA Euphorbia dendroides VU FLORA Euphorbia duvali EFEPEIE FLORA Euphorbia fontqueriana VU FLORA Euphorbia gaditana EN FLORA Euphorbia handiensis LSPE IEC FLORA Euphorbia lambii LSPE FLORA Euphorbia margalidiana VU EN FLORA Euphorbia mellifera EN EN FLORA Euphorbia minuta EFEPEIE FLORA Euphorbia nevadensis VU DAP FLORA Euphorbia nevadensis bolosii EPNC FLORA Euphorbia nevadensis nevadensis LSPE VU VU FLORA Euphorbia oxyphylla DIE FLORA Euphorbia palustris VU FLORA Euphorbia paniculata DIE FLORA Euphorbia paralias VIG FLORA Euphorbia peplis SAH FLORA Euphorbia transtagana LSPE FLORA Euphorbia uliginosa VU FLORA Euphrasia salisburgensis VU INVERTEBRADOS Euphydryas aurinia LSPE DIE DIE DIE VU INVERTEBRADOS Euphydryas desfontainii DIE SAH INVERTEBRADOS Euplagia quadripunctaria DIE ANFIBIOS Euproctus asper DIE DIE DIE PECES Eusphyra sp Sphyrnidae LSPE FLORA Euxomodendron bourgaeanum EN FLORA Evax pygmea EFEPEIE FLORA Exaculum pusillum SAH FLORA Fagus sylvatica DIE DIE AVES Falco colombarius LSPE DIE DIE DIE RR DIE AVES Falco eleanorae LSPE DIE DIE DIE VU AVES Falco naumanni LSPE DIE SAH DIE VU SAH EN EN EN EN AVES Falco pelegrinoides EN EN AVES Falco peregrinus LSPE DIE DIE DIE VU RR SAH VU DIE VU AVES Falco subbuteo LSPE DIE DIE VU RR SAH DIE AVES Falco tinnunculus LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Falco tinnunculus tinnunculus DIE AVES Falco vespertinus LSPE DIE DIE
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Fauchea repens EN MAMÍFEROS Felis silvestris LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Femeniasia balearica VU EN FLORA Ferula lancerottensis IEC FLORA Ferula latipinna LSPE IEC FLORA Ferula loscosii VU VU VU FLORA Ferulago ternatifolia VU VU FLORA Festuca baetica moleroi DIE FLORA Festuca brigantina LSPE VU FLORA Festuca clementei VU FLORA Festuca elegans LSPE DIE FLORA Festuca frigida VU FLORA Festuca nevadensis EPNC FLORA Festuca plicata VIG FLORA Festuca summilusitana LSPE DIE FLORA Festuca triflora VU FLORA Festuca vasconcensis EN AVES Ficedula hypoleuca LSPE DIE DIE DIE RR DIE DIE FLORA Filipendula vulgaris DIE FLORA Flueggea tinctorea DAP DIE BRIOFITOS Fontinalis squamosa VU FLORA Frangula alnus EN FLORA Frangula alnus baetica VU FLORA Frankenia laevis laevis RR VU FLORA Frankenia pulverulenta pulverulenta VU FLORA Frankenia thymifolia DIE EPNC AVES Fratercula arctica LSPE DIE DIE FLORA Fraxinus angustifolia DIE EN FLORA Fraxinus excelsior VU EN FLORA Fraxinus ornus VU DAP FLORA Fraxinus oxycarpa EFEPEIE AVES Fringilla coelebs Canarias LSPE DIE DIE DIE AVES Fringilla montifringilla LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Fringilla teydea polatzeki EN EN AVES Fringilla teydea teydea VU VU FLORA Fritillaria hispanica DIE FLORA Fritillaria legionensis DAP FLORA Fritillaria nervosa falcata DAP BRIOFITOS Frullania oakesiana VU FLORA Fuirena pubescens DAP AVES Fulica atra IEC AVES Fulica cristata EN EN EN EN EN AVES Fulmarus glacialis LSPE DIE FLORA Fumana baetica DIE VU FLORA Fumana fontanesii EN FLORA Fumaria faurei VIG FLORA Fumaria munbyi VU FLORA Fumaria pugsleyana VIG BRIOFITOS Funaria mustafae EFEPEIE FLORA Gagea pratensis EN FLORA Gagea reverchonii VIG117 FLORA Gagea villosa VIG FLORA Gagea willckzekii VIG ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA118 PECES Gaidropsarus guttatus IEC FLORA Galanthus nivalis EFEPEIE DIE EPNC FLORA Galega orientalis SAH MAMÍFEROS Galemys pyrenaicus EN / VU DIE VU VU EN EN VU EN EN DIE AVES Galerida cristata LSPE DIE DIE DIE AVES Galerida theklae LSPE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Galidris minuta DIE FLORA Galium arenarium EN FLORA Galium boreale VU FLORA Galium javalambrense VIG FLORA Galium pyrenaicum RR FLORA Galium rotundifolium EFEPEIE VIG FLORA Galium scabrum DAP VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Galium teres VU FLORA Galium valentinum DIE FLORA Galium viridiflorum LSPE VU AVES Gallinago gallinago Población nidificante VU AVES Gallinula chloropus IEC DIE REPTILES Gallotia atlantica LSPE REPTILES Gallotia bravoana EN REPTILES Gallotia galloti insulanagae VU SAH REPTILES Gallotia gomerana EN REPTILES Gallotia intermedia EN EN REPTILES Gallotia simonyi EN EN REPTILES Gallotia stehlini LSPE DIE INVERTEBRADOS Gammarus ibericus DIE FLORA Garidella nigellastrum EN AVES Garrulus glandarius DIE DIE PR PECES Gasterosteus aculeatus VU EN EN PECES Gasterosteus gymnurus EN FLORA Gaudinia hispanica LSPE VU AVES Gavia arctica LSPE DIE DIE AVES Gavia immer LSPE DIE DIE AVES Gavia stellata LSPE DIE DIE ALGAS Gelidium arbuscula VU ALGAS Gelidium canariense VU AVES Gelochelidon nilotica LSPE DIE VU RR SAH MAMÍFEROS Genetta genetta DIE DIE DIE FLORA Genista ancistrocarpa VU FLORA Genista anglica DIE DIE FLORA Genista benehoavensis LSPE IEC FLORA Genista biflora EFEPEIE FLORA Genista cinerascens DIE FLORA Genista cinerea speciosa VU FLORA Genista dorycnifolia LSPE FLORA Genista dorycnifolia grosii DEP-A FLORA Genista eliassennenii RR FLORA Genista florida polygaliphylla VU VU FLORA Genista jimenezii VIG FLORA Genista legionensis EN FLORA Genista longipes longipes VU EPNC FLORA Genista micrantha VU FLORA Genista pilosa DIE
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Genista pulchella DAP FLORA Genista sanabrensis DAP FLORA Genista spartioides retamoides VU FLORA Genista teretifolia DIE FLORA Genista tricuspidata EPNC FLORA Genista umbellata umbellata VU FLORA Genista valentina DIE FLORA Gentiana acaulis EFEPEIE FLORA Gentiana angustifolia angustifolia Gentiana acaulis angustifolia EN FLORA Gentiana boryi VU DAP DIE FLORA Gentiana ciliata DAP FLORA Gentiana cruciata VU DAP VIG FLORA Gentiana lutea DIE DIE CAR DIE DIE FLORA Gentiana lutea lutea VU FLORA Gentiana lutea montserratii DIE FLORA Gentiana pneumonanthe VU VU FLORA Gentiana sierrae VU FLORA Gentianella sp VU FLORA Gentianopsis ciliata VU INVERTEBRADOS Geodia cydonium Mediterráneo LSPE INVERTEBRADOS Geomalacus maculosus Geomalacus LSPE VU EN FLORA Geranium bohemicum DAP FLORA Geranium cataractarum VU FLORA Geranium cazorlense EN FLORA Geranium cinereum EFEPEIE EN FLORA Geranium collinum DAP FLORA Geranium dolomiticum EN FLORA Geranium lanuginosum Geranium bohemicum lanuginosum VU FLORA Geranium pratense DAP FLORA Geranium pyrenaicum pyrenaicum VU INVERTEBRADOS Gesiella jameensis IEC FLORA Geum pyrenaicum DAP VU FLORA Geum rivale EN VU FLORA Geum sylvaticum DIE FLORA Geum urbanum DIE AVES Glareola pratincola LSPE DIE DIE VU SAH EX VU FLORA Glaucium flavum VU EX FLORA Glaux maritima VU DAP FLORA Glinus lotoides VIG MAMIFEROS Glis glis DIE VU DIE MAMÍFEROS Globicephala macrorhynchus VU VU MAMÍFEROS Globicephala melas Mediterráneo VU / LSPE DIE DIE FLORA Globularia ascanii EN EN FLORA Globularia gracilis VU FLORA Globularia sarcophylla EN EN FLORA Globularia spinosa DIE FLORA Glycyrrhiza glabra DIE PECES Gobio gobio Vertiente cantábrica DIE INVERTEBRADOS Gomphus graslinii LSPE VU DIE INVERTEBRADOS Gonioctena leprieuri SAH119 FLORA Goodyera repens VIG ALGAS Gracillaria cervicornis EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA120 INVERTEBRADOS Graellsia isabelae LSPE DIE DIE DIE MAMÍFEROS Grampus griseus LSPE DIE DIE INVERTEBRADOS Granaria braunii DIE INVERTEBRADOS Graptodytes delectus VU FLORA Gratiola linifolia DAP ALGAS Griffithsia opunitoides EN AVES Grus grus LSPE DIE SAH DIE VU DIE DIE FLORA Guillonea scabra DIE DIE FLORA Guiraoa arvensis DIE VU FLORA Gymnadenia conopsea VU VIG FLORA Gymnadenia odoratissima DAP VU FLORA Gymnocarpium dryopteris VU FLORA Gymnogongrus crenulatus Mediterráneo LSPE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS PECES Gymnothorax bacalladoi IEC AVES Gypaetus barbatus EN EN EX EN EX EN AVES Gyps fulvus LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE EX DIE FLORA Gypsophila bermejoi VU VU VU FLORA Gypsophila hispanica EFEPEIE FLORA Gypsophila montserratii VU VU VU FLORA Gypsophila repens VU FLORA Gypsophila tomentosa Gypsophila perfoliata ilerdensis DAP EN VIG FLORA Gyrocaryum oppositifolium EN EN INVERTEBRADOS Hacelia attenuata IEC AVES Haematopus ostralegus LSPE DIE SAH DIE EN DIE AVES Haematopus ostralegus AVES Haematopus ostralegus AVES Haematopus ostralegus AVES Haematopus ostralegus AVES Haematopus ostralegus Población nidificante FLORA Halimium atriplicifolium EN FLORA Halimium halimifolium VU VIG FLORA Halimium lasianthum alyssoides EN FLORA Halimium umbellatum viscosum EPNC INVERTEBRADOS Haliotis coccinea canariensis IEC FLORA Halocnemum strobilaceum VU VIG FLORA Halopeplis amplexicaulis SAH VU FLORA Halophila decipiens IEC INVERTEBRADOS Halophiloscia canariensis EN INVERTEBRADOS Halophiloscia microphthalma EPE FLORA Hamatocaulis vernicosus LSPE VU FLORA Hammada articulata DIE FLORA Haplophyllum linifolium EN FLORA Hedysarum boveanum palentinum DAP FLORA Hedysarum humile EFEPEIE FLORA Heliantehemum marifolium origanif EN FLORA Helianthemum aganae EN FLORA Helianthemum almeriense VIG FLORA Helianthemum alypoides LSPE VU FLORA Helianthemum bramwelliorum EN EN FLORA Helianthemum bystropogophyllum EN FLORA Helianthemum caput-felis VU DIE VU FLORA Helianthemum gonzalezferreri EN EN
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Helianthemum guerrae EN VU FLORA Helianthemum inaguae EN EN FLORA Helianthemum juliae EN EN FLORA Helianthemum ledifolium EFEPEIE FLORA Helianthemum marifolium conquense DIE FLORA Helianthemum marminorense VU FLORA Helianthemum polygonoides EN FLORA Helianthemum raynaudii VU FLORA Helianthemum squamatum EFEPEIE FLORA Helianthemum teneriffae EN EN FLORA Helianthemum tholiforme EN FLORA Helianthemum viscarium VIG FLORA Helianthemum viscidulum guadicianum VU FLORA Helichrysum alucense EN EN FLORA Helichrysum gossypinum LSPE FLORA Helichrysum monogynum LSPE IEC INVERTEBRADOS Hemicycla bidentalis inaccessibillis IEC INVERTEBRADOS Hemicycla plicaria VU INVERTEBRADOS Hemicycla saulcyi saulcyi IEC REPTILES Hemidactylus turcicus LSPE DIE DIE DIE DIE REPTILES Hemidactylus turcicus REPTILES Hemidactylus turcicus Península y Baleares REPTILES Hemidactylus turcicus REPTILES Hemidactylus turcicus REPTILES Hemorrhois hippocrepis Coluber hippocrepis LSPE FLORA Herniaria canariensis EPE FLORA Herniaria ciliolata robusta VU MAMÍFEROS Herpestes ichneumon DIE DIE DIE FLORA Hesperis laciniata laciniata DIE FLORA Hibiscus palustris EN EN AVES Hieraaetus fasciatus VU VU VU EX EN EN VU SAH EN EN EN EN VU AVES Hieraaetus pennatus LSPE DIE DIE DIE RR DIE DIE DIE FLORA Hieracium aguilari VIG FLORA Hieracium compositum VIG FLORA Hieracium murorum VIG FLORA Hieracium queraltense VU FLORA Hieracium recoderi VU FLORA Hieracium schmidtii VIG FLORA Hieracium texedense EN EN FLORA Hieracium umbrosum VU FLORA Hieracium valentinum VIG FLORA Hieracium vinyasianum VU REPTILES Hierophis viridiflavus Coluber viridiflavus LSPE FLORA Himantoglossum hircinum VU VU FLORA Himantoglossum hircinum hircinum RR FLORA Himantoglossum metlesicsianum EN EN AVES Himantopus himantopus LSPE DIE DIE DIE DIE DIE VU DIE DIE SAH PECES Hippocampus guttulatus Mediterráneo y Atlántico ibérico; (= H. ramulosus) LSPE PECES Hippocampus hippocampus Mediterráneo y Atlántico ibérico LSPE121 PECES Hippocampus ramulosus Hippocampus hippocampus IEC AVES Hippolais icterina LSPE DIE DIE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA122 AVES Hippolais opaca DIE AVES Hippolais pallida LSPE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Hippolais polyglotta LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Hippophae rhamnoides fluviatilis DIE FLORA Hippuris vulgaris SAH VU DAP EN AVES Hirundo daurica LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Hirundo rupestris DIE AVES Hirundo rustica LSPE DIE DIE DIE FLORA Hispidella hispanica DIE FLORA Hohenackeria exscapa DAP EPNC FLORA Hohenackeria polyodon VU FLORA Holcus caespitosus VU FLORA Holcus setiglumis duriensis LSPE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Homogyne alpina DAP FLORA Honckenya peploides VU FLORA Hormathophylla baetica VU FLORA Hormathophylla cadevalliana VU FLORA Horminum pyrenaicum DAP INVERTEBRADOS Hornera lichenoides Mediterráneo LSPE FLORA Hugueninia tanacetifolia VU FLORA Hugueninia tanacetifolia suffruticosa VU DAP EN FLORA Huperzia selago RR FLORA Huperzia selago selago DAP FLORA Hyacinthoides non-scripta EN AVES Hydrobates pelagicus LSPE DIE DIE DIE DIE EN RR VU VU VU FLORA Hydrocharis morsus-ranae EN EN VU FLORA Hydrocotyle vulgaris EN VU VIG INVERTEBRADOS Hydrotarsus pilosus IEC ANFIBIOS Hyla arborea LSPE DIE VU VU DIE EN VU VU DIE ANFIBIOS Hyla meridionalis LSPE DIE DIE DIE EN DIE INVERTEBRADOS Hyles hippophaes LSPE INVERTEBRADOS Hymenochelus distinctus DIE FLORA Hymenophyllum tunbrigense VU VU VU SAH FLORA Hymenophyllum wilsonii EN VU VU FLORA Hymenostemma pseudoanthemis LSPE VU FLORA Hypericum androsaemum VU VIG FLORA Hypericum caprifolium DAP VU FLORA Hypericum coadunatum VU FLORA Hypericum elodes EN FLORA Hypericum linariifolium VU FLORA Hypericum pulchrum EFEPEIE MAMÍFEROS Hyperoodon ampullatus LSPE FLORA Hypochoeris oligocephala EN EN MAMÍFEROS Hypsugo savii LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Hyssopus officinalis aristatus DIE FLORA Iberis carnosa embergeri VU FLORA Iberis dunali EFEPEIE FLORA Iberis pectinata EPNC PECES Iberocypris palaciosi DIE VU INVERTEBRADOS Iberodorcadion hispanicum SAH INVERTEBRADOS Iberodorcadion lusitanicum DIE REPTILES Iberolacerta aranica Lacerta aranica EN REPTILES Iberolacerta aurelioi Lacerta aurelioi EN
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA REPTILES Iberolacerta bonnali Lacerta bonnali VU REPTILES Iberolacerta cyreni LSPE REPTILES Iberolacerta galani EN REPTILES Iberolacerta martinezricai LSPE REPTILES Iberolacerta monticola Lacerta monticola LSPE VU INVERTEBRADOS Iberus guiraoanus DIE FLORA Ilex aquifolium VU DIE DIE DEP-A DIE DIE VU VIG FLORA Ilex perado lopezlilloi EN EN FLORA Illecebrum verticillatum VU FLORA Inula bifrons VU FLORA Inula crithmoides DIE FLORA Inula helvetica DAP FLORA Inula langeana DAP INVERTEBRADOS Iolana iolas DIE VU SAH FLORA Iridaceae Todas las especies de la familia EACA FLORA Iris boissieri LSPE VU FLORA Iris foetidissima EPNC FLORA Iris graminea DAP FLORA Iris latifolia EFEPEIE VU FLORA Iris lusitanica VU FLORA Iris lutescens DIE FLORA Iris spuria EPNC FLORA Iris spuria maritima DAP FLORA Iris xiphium VU FLORA Isatis platyloba VU EN FLORA Isatis platyloba INVERTEBRADOS Isaurus tuberculatus IEC FLORA Isoetes asturicense SAH FLORA Isoetes boryana LSPE FLORA Isoetes durieui VU DAP VU VU FLORA Isoetes durieui FLORA Isoetes durieui FLORA Isoetes durieui FLORA Isoetes echinosporum VU FLORA Isoetes fluitans VU FLORA Isoetes histrix VU / DIE DIE EN FLORA Isoetes setaceum VU DIE VU FLORA Isoetes velatum SAH DIE EN FLORA Isoetes velatum asturicense DAP FLORA Isoetes velatum velatum VU VU FLORA Isoplexis chalcantha EN EN FLORA Isoplexis isabelliana EN EN FLORA Isopyrum thalictroides DAP EFEPEIE AVES Ixobrychus minutus LSPE DIE DIE DIE VU RR EN SAH SAH DIE SAH FLORA Jasione crispa EFEPEIE FLORA Jasione crispa segurensis DIE FLORA Jasione foliosa foliosa DIE FLORA Jasione lusitanica LSPE FLORA Jasione mansanetiana EPNC FLORA Jasione sessiliflora EPNC FLORA Jasminum fruticans DIE123 FLORA Jonopsidium savianum LSPE DAP INVERTEBRADOS Jordanita hispanica DIE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA124 FLORA Juncus acutus RR FLORA Juncus alpinoarticulatus EN FLORA Juncus bulbosus VU FLORA Juncus cantabricus VU SAH DAP FLORA Juncus capitatus EPNC FLORA Juncus emmanuelis DIE FLORA Juncus filiformis SAH DAP FLORA Juncus pygmaeus VU VU VIG FLORA Juncus trifidus EN FLORA Juncus triglumis EFEPEIE FLORA Jungermannia handelii LSPE FLORA Juniperus cedrus VU FLORA Juniperus communis VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Juniperus communis hemisphaerica VU FLORA Juniperus macrocarpa EFEPEIE FLORA Juniperus oxycedrus badia VU EN FLORA Juniperus oxycedrus macrocarpa EN VIG FLORA Juniperus oxycedrus oxycedrus DIE FLORA Juniperus phoenicea lycia EFEPEIE FLORA Juniperus phoenicea phoenicea DIE FLORA Juniperus phoenicea turbinata EPNC FLORA Juniperus thurifera DIE DIE EN FLORA Juniperus thurifera thurifera VU FLORA Juniperus turbinata EN FLORA Jurinea fontqueri EN EN FLORA Jurinea pinnata DIE AVES Jynx torquilla LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Kallymenia spathulata Mediterráneo LSPE FLORA Kernera boissieri DIE FLORA Kernera saxatilis boissieri EN FLORA Knautia rupicola EFEPEIE FLORA Koeleria albescens VU FLORA Koeleria castellana VIG FLORA Koeleria caudata DIE MAMÍFEROS Kogia breviceps LSPE DIE MAMÍFEROS Kogia sima LSPE FLORA Kosteletzkya pentacarpos LSPE EN VU FLORA Krascheninnikovia ceratoides VU FLORA Kundmannia sicula VIG FLORA Kunkeliella canariensis EN EN FLORA Kunkeliella psilotoclada EN EN FLORA Kunkeliella subsucculenta EN EN PECES Labrus bergylta IEC REPTILES Lacerta agilis EN REPTILES Lacerta agilis garzoni DIE REPTILES Lacerta bilineata Lacerta viridis bilineata LSPE REPTILES Lacerta bonnali VU REPTILES Lacerta lepida DIE DIE VU DIE PR REPTILES Lacerta monticola DIE DIE VU REPTILES Lacerta perspicillata DEP REPTILES Lacerta schreiberi LSPE DIE VU DIE VU REPTILES Lacerta viridis DIE REPTILES Lacerta vivipara DIE VU
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Lactuca perennis granatensis VU FLORA Lactucosonchus webbii IEC FLORA Lafuentea rotundifolia DIE VU VIG MAMÍFEROS Lagenodelphis hosei LSPE AVES Lagopus mutus VU VU EN FLORA Laminaria rodriguezii Mediterráneo LSPE PECES Lampetra fluviatilis EX PECES Lampetra planeri VU DIE ALGAS Lamprothamnium papulosum DIE ALGAS Lamprothamnium succintum IEC AVES Lanius collurio LSPE DIE DIE DIE AVES Lanius excubitor DIE DIE VU DIE AVES Lanius meridionalis LSPE DIE AVES Lanius minor EN AVES Lanius senator LSPE DIE DIE DIE VU DIE FLORA Laphangium teydeum IEC FLORA Lappula delexa EN FLORA Lappula marginata EPNC AVES Larus audouinii VU VU DIE VU EN AVES Larus canus LSPE DIE AVES Larus fuscus DIE AVES Larus genei LSPE DIE DIE VU AVES Larus marinus LSPE DIE AVES Larus melanocephalus LSPE DIE DIE AVES Larus minutus LSPE DIE DIE FLORA Laserpitium gallicum VU FLORA Laserpitium latifolium VU FLORA Laserpitium longiradium EN EN FLORA Laserpitium nestleri turolensis DIE FLORA Lathraea squamaria DAP FLORA Lathyrus pratensis DIE FLORA Lathyrus pulcher VU FLORA Lathyrus vernus vernus DIE FLORA Lathyrus vivantii VU EN SAH FLORA Launaea arborescens EN FLORA Launaea lanifera DIE EN ALGAS Laurencia viridis IEC FLORA Laurus nobilis VU VIG FLORA Lavandula lanata DIE FLORA Lavandula pedunculata EFEPEIE FLORA Lavandula sp Todas las especies del género EACA FLORA Lavatera acerifolia hariensis EN FLORA Lavatera arborea EFEPEIE VU FLORA Lavatera mauritanica VIG FLORA Lavatera phoeniceae IEC FLORA Lavatera triloba SAH FLORA Lavatera triloba pallescens VU FLORA Lavatera triloba triloba DIE EPNC LIQUENES Lecanographa dialeuca VU INVERTEBRADOS Leistus constrictus SAH FLORA Lemna trisulca EPNC125 INVERTEBRADOS Lemonia philopalus vazquezi DIE FLORA Leontodon boryi LSPE VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA126 FLORA Leontodon farinosus EN FLORA Leontodon microcephalus LSPE VU FLORA Leontodon pyrenaicus pyrenaicus. VU FLORA Leontopodium alpinum alpinum DIE VU FLORA Lepidium cardamine LSPE DIE VU FLORA Lepidium ruderale VU FLORA Lepidium subulatum EFEPEIE VIG REPTILES Lepidochelys kempii LSPE BRIOFITOS Lepidozia cupressina VU LIQUENES Leptogium cochleatum VU INVERTEBRADOS Leptrotrichus leptotrichoides IEC FLORA Leucanthemum arundanum VU FLORA Leucanthemum decipiens DIE VIG ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Leucanthemum gallaecicum EN FLORA Leucanthemum ircutianum pseudosylvaticum DIE FLORA Leucanthemum maximum VU PECES Leuciscus cephalus DIE BRIOFITOS Leucobrium juniperoideum EFEPEIE FLORA Leucojum valentinum VU INVERTEBRADOS Leucorrhinia pectoralis LSPE INVERTEBRADOS Leuctra madritensis SAH FLORA Leuzea rhaponticoides VU DIE FLORA Ligusticum huteri EN FLORA Lilium martagon DIE EFEPEIE EN FLORA Lilium pyrenaicum DAP FLORA Limodorum trabutianum VU VIG FLORA Limoniastrum monopetalum VU INVERTEBRADOS Limoniscus violaceus VU SAH FLORA Limonium album VU FLORA Limonium antoni-llorensii SAH FLORA Limonium aragonense SAH FLORA Limonium arborescens LSPE IEC FLORA Limonium barceloi EN FLORA Limonium bellidifolium VU EN FLORA Limonium boirae EN FLORA Limonium bourgeaui EN FLORA Limonium caesium DIE FLORA Limonium carpetanicum DIE FLORA Limonium carthaginense VU FLORA Limonium carvalhoi EN FLORA Limonium catalaunicum DIE EN FLORA Limonium cossonianum DIE DIE FLORA Limonium costae DIE DAP EN FLORA Limonium dendroides EN EN FLORA Limonium densissimum VU VU FLORA Limonium dodartii LSPE EN FLORA Limonium dufourii EN FLORA Limonium ejulabilis EN FLORA Limonium emarginatum VU FLORA Limonium erectum EN FLORA Limonium estevei EN FLORA Limonium fontqueri SAH FLORA Limonium fruticans LSPE IEC
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Limonium geronense VU FLORA Limonium gibertii VU FLORA Limonium girardianum VU FLORA Limonium humile SAH EN EN FLORA Limonium imbricatum IEC FLORA Limonium inexpectans EN FLORA Limonium insigne DIE FLORA Limonium interjectum EPNC FLORA Limonium latebracteatum VU FLORA Limonium lobatum EN FLORA Limonium lobetanicum DIE FLORA Limonium longebracteatum VU FLORA Limonium magallufianum EN EN FLORA Limonium majoricum LSPE EN FLORA Limonium majus VU FLORA Limonium malacitanum EN EN FLORA Limonium mansanetianum VU FLORA Limonium ovalifolium LSPE VU FLORA Limonium ovatifolium canariense IEC FLORA Limonium papillatum IEC FLORA Limonium perezii LSPE IEC FLORA Limonium perplexum EN EN FLORA Limonium preauxii LSPE IEC FLORA Limonium pseudodictyocladum EN EN FLORA Limonium puberulum IEC FLORA Limonium redivivum IEC FLORA Limonium relicticum EN FLORA Limonium revolutum VU FLORA Limonium rigualii VIG FLORA Limonium ruizii VU FLORA Limonium santapolense VIG FLORA Limonium scopulorum VIG FLORA Limonium soboliferum EN FLORA Limonium sp Todas las especies del género EFEPEIE EACA FLORA Limonium spectabile EN FLORA Limonium spectabile EN FLORA Limonium squarrosum VU FLORA Limonium stenophyllum SAH FLORA Limonium subglabrum EN FLORA Limonium sucronicum DIE FLORA Limonium sventenii VU VU FLORA Limonium tabernense VU FLORA Limonium thiniense VU FLORA Limonium thiniense VIG FLORA Limonium toletanum DIE FLORA Limonium tournefortii DIE VU FLORA Limonium tremolsii VU FLORA Limonium tuberculatum VU FLORA Limonium viciosoi VU FLORA Limonium vigaroense VU FLORA Limonium vigoi EN127 FLORA Limonium vulgare SAH AVES Limosa lapponica LSPE DIE DIE DIE DIE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA128 AVES Limosa lapponica AVES Limosa lapponica AVES Limosa lapponica AVES Limosa lapponica AVES Limosa limosa LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Linaria aeruginea pruinosa DEP-A FLORA Linaria amethystea VIG FLORA Linaria anticaria DIE DIE FLORA Linaria arenaria VU FLORA Linaria cavanillesii DIE FLORA Linaria depauperata hegelmaieri VU VIG FLORA Linaria lamarckii VU FLORA Linaria nigricans VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Linaria oblongifolia aragonensis VU FLORA Linaria oligantha oligantha EPNC FLORA Linaria oligantha valentina VIG FLORA Linaria orbensis EPNC FLORA Linaria polygalifolia aguillonensis EN FLORA Linaria spartea VIG FLORA Linaria supina maritima EN VU FLORA Linaria tursica VU EN INVERTEBRADOS Lindenia tetraphylla EN FLORA Lindernia dubia EFEPEIE FLORA Lindernia procumbens LSPE FLORA Linkagrostis juresii DAP EN FLORA Linum campanulatum DAP EFEPEIE FLORA Linum catharticum DIE ANFIBIOS Lissotriton boscai Triturus boscai LSPE VU ANFIBIOS Lissotriton helveticus Triturus helveticus LSPE FLORA Listera ovata VU EPNC FLORA Lithodora nitida EN EN FLORA Lithodora oleifolia Lithospermum oleifolium VU INVERTEBRADOS Lithophaga lithophaga Mediterráneo LSPE ALGAS Lithothamnion corallioides VU FLORA Littorella uniflora DIE DAP RR VU EN FLORA Lobelia urens DIE INVERTEBRADOS Loboptera cavernicola IEC INVERTEBRADOS Loboptera subterranea IEC FLORA Lobularia maritima columbretensis VIG AVES Locustella luscinioides LSPE DIE DIE DIE EN DIE SAH DIE AVES Locustella naevia LSPE DIE DIE DIE FLORA Loeflingia baetica VU FLORA Lolium saxatile VU FLORA Lomelosia graminifolia RR FLORA Lonicera biflora VU EPNC FLORA Lonicera etrusca DIE FLORA Lonicera peryclimenum hispanica DIE FLORA Lonicera pyrenaica EFEPEIE VIG FLORA Lonicera sp Todas las especies del género EACA FLORA Lonicera splendida DIE DIE VIG AVES Lophophanes cristatus LSPE INVERTEBRADOS Lopinga achine LSPE FLORA Lotus arinagensis IEC
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Lotus berthelotii EN EN FLORA Lotus callis-viridis LSPE IEC FLORA Lotus eremiticus EN EN FLORA Lotus glareosus DIE FLORA Lotus kunkelii EN EN FLORA Lotus maculatus EN EN FLORA Lotus mascaensis IEC FLORA Lotus pyranthus EN EN AVES Loxia curvirostra LSPE DIE DIE DIE DIE INVERTEBRADOS Lucanus cervus LSPE DIE DIE VU VU FLORA Ludwigia palustris VU AVES Lullula arborea LSPE DIE DIE DIE DIE FLORA Lupinus mariae-josephae VU INVERTEBRADOS Luria lurida Mediterráneo LSPE FLORA Luronium natans EN EN EN SAD AVES Luscinia megarhyinchos LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Luscinia svecica LSPE DIE DIE VU EN VU DIE MAMÍFEROS Lutra lutra LSPE DIE SAH DIE VU EN DIE EN EN EN EN FLORA Luzula caespitosa VU FLORA Luzula hispanica VU FLORA Luzula nutans RR FLORA Luzula sylvatica VU INVERTEBRADOS Lycaena helle LSPE VU FLORA Lychnis alpina DAP FLORA Lycium intricatum DIE FLORA Lycocarpus fugax DIE FLORA Lycopodiella inundata VU DAP VU FLORA Lycopodium clavatum DAP VU RR FLORA Lygeum spartum EFEPEIE AVES Lymnocryptes minimus DIE MAMÍFEROS Lynx pardina EN EN EN EN EN EN MAMÍFEROS Lynx sp. EX INVERTEBRADOS Lysandra coelestissima DIE FLORA Lysimachia minoricensis EN EN FLORA Lysimachia vulgaris EPNC FLORA Lythophyllum byssoides Mediterráneo LSPE FLORA Lythrum baeticum VU VU FLORA Lythrum borysthenicum EPNC FLORA Lythrum flexuosum LSPE SAH DIE DAP FLORA Lythrum thymifolia EPNC FLORA Lythrum tribracteatum VIG FLORA Macrochloa tenacissima EFEPEIE INVERTEBRADOS Macromia splendens EN EN DIE REPTILES Macropotodon cucullatus VU REPTILES Macroprotodon brevis Macroprotodon cucullatus LSPE REPTILES Macroprotodon cucullatus DIE DIE DIE DIE REPTILES Macroprotodon mauritanicus Macroprotodon cucullatus LSPE INVERTEBRADOS Macrothele calpeiana LSPE DIE INVERTEBRADOS Maculinea arion LSPE DIE DIE INVERTEBRADOS Maculinea nausithous VU VU FLORA Maianthemum bifolium EN129 INVERTEBRADOS Maiorerus randoi EN EN FLORA Malcomia littorea EN ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA130 REPTILES Malpolon monspessulanus DIE DIE DIE PR FLORA Malus sylvestris DIE FLORA Malva aegyptia VIG FLORA Malva stipulacea EFEPEIE FLORA Malvella sherardiana DAP INVERTEBRADOS Mantispa perla DIE FLORA Maresia nana VU INVERTEBRADOS Margaritifera auricularia EN INVERTEBRADOS Margaritifera margaritifera LSPE EN AVES Marmaronetta angustirostris EN EN EN EN EN EX EN MAMIFEROS Marmota marmota DIE FLORA Marsilea batardae EN VU EN SAH EN FLORA Marsilea quadrifolia EN EN VU ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS FLORA Marsilea strigosa LSPE VU SAH DIE DIE VU EN SAH VU FLORA Marsupella profunda LSPE MAMÍFEROS Martes foina DIE DIE DIE PR MAMIFEROS Martes martes DIE RR INVERTEBRADOS Marthamea vitripennis SAH INVERTEBRADOS Marthasterias glacialis IEC FLORA Matricaria maritima maritima EN FLORA Matthiola valesiaca Matthiola fruticulosa valesiaca VU REPTILES Mauremys caspica DIE VU REPTILES Mauremys leprosa LSPE DIE DIE VU DIE PR FLORA Maytenus senegalensis VU IEC FLORA Maytenus senegalensis europaea VU VU FLORA Medicago citrina VU SAH VU FLORA Medicago marina SAH EN EN FLORA Medicago secundiflora VU VU MAMÍFEROS Megaptera novaeangliae VU DIE FLORA Melampyrum catalaunicum Melampyrum nemorosum catalaunicum VU FLORA Melampyrum cristatum EFEPEIE FLORA Melampyrum nemorosum catalaunicum VU AVES Melanocorypha calandra LSPE DIE DIE DIE DIE INVERTEBRADOS Melanopsis penchinati SAH INVERTEBRADOS Melanopsis praemorsa SAH MAMÍFEROS Meles meles DIE DIE DIE DIE PR FLORA Melilotus siculus VIG INVERTEBRADOS Melitaea aetherie SAH FLORA Mentha cervina EPNC FLORA Mentha pulegium DIE FLORA Menyanthes trifoliata DAP VU EN VU FLORA Merendera filifolia VU AVES Merops apiaster LSPE DIE DIE DIE DIE DIE FLORA Mesembryanthemum terkauffii EPE MAMÍFEROS Mesoplodon densirostris LSPE MAMÍFEROS Mesoplodon europaeus LSPE MAMÍFEROS Mesoplodon mirus LSPE ANFIBIOS Mesotriton alpestris Triturus alpestris VU BRIOFITOS Metzgeria temperata EN FLORA Meum athamanticum EN FLORA Microcnemum coralloides SAH VU EN FLORA Microcnemum coralloides coralloides VU SAH
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA FLORA Micromeria fruticosa VU FLORA Micromeria glomerata EN EN FLORA Micromeria inodora VIG FLORA Micromeria leucantha LSPE IEC FLORA Micromeria pineolens IEC FLORA Micromeria rivas-martinezii IEC FLORA Micromeria sp. Todas las especies del género EACA FLORA Micropyropsis tuberosa LSPE EN MAMÍFEROS Microtus arvalis PR MAMÍFEROS Microtus cabrerae LSPE DIE SAH VU DIE VU VU MAMÍFEROS Microtus lusitanicus DIE DIE MAMIFEROS Microtus nivalis DIE AVES Miliaria calandra DIE DIE DIE PR AVES Milvus migrans LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Milvus milvus EN EN SAH EN EN EN VU VU VU VU VU VU INVERTEBRADOS Mimela rugatipenis DIE SAH MAMÍFEROS Miniopterus schreibersii VU DIE DIE VU VU VU VU SAH VU SAH MAMÍFEROS Miniopterus screibersi EN FLORA Minuartia cerastiifolia DIE VU FLORA Minuartia dichotoma VIG FLORA Minuartia recurva DIE FLORA Minuartia rubra EFEPEIE FLORA Minuartia valentina VIG FLORA Minuartia villarii VU INVERTEBRADOS Mitra zonata Mediterráneo LSPE PECES Mobula mobular Mediterráneo LSPE FLORA Moehringia fontqueri LSPE EN FLORA Moehringia intricata DIE DIE FLORA Moehringia intricata castellana DAP FLORA Moehringia intricata tejedensis EN FLORA Moehringia muscosa EFEPEIE MAMÍFEROS Monachus monachus EN EN EN EN EX FLORA Monanthes wildpretii LSPE IEC FLORA Monotropa hypopitys VIG AVES Monticola saxatilis LSPE DIE DIE DIE DIE SAH AVES Monticola solitarius LSPE DIE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Montifringilla nivalis LSPE DIE DIE DIE FLORA Moricandia moricandioides cavanillesiana VU FLORA Moricandia moricandioides moricandioides DAP FLORA Moricandia moricandioides pseudo-foetida VU AVES Morus bassanus LSPE DIE DIE AVES Motacilla alba LSPE DIE DIE DIE DIE AVES Motacilla cinerea LSPE DIE DIE DIE DIE DIE AVES Motacilla flava LSPE DIE DIE DIE DIE INVERTEBRADOS Munidopsis polymorpha EN EN FLORA Murbeckiella boryi DIE AVES Muscicaoa striata LSPE DIE DIE DIE DIE DIE MAMÍFEROS Mustela erminea LSPE DIE DIE DIE MAMÍFEROS Mustela lutreola EN DIE VU EN VU EN131 MAMÍFEROS Mustela nivalis DIE DIE PR MAMÍFEROS Mustela putorius DIE DIE DIE DIE DIE PR ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS
  • C ATA L O G A C I Ó N GRUPO ESPECIE OBSERVACIÓN CEA ANDALUCÍA ARAGÓN ASTURIAS BALEARES CANARIAS CANTABRIA CLM CYL CATALUÑA EUSKADI GALICIA EXTREMADURA MADRID MURCIA NAVARRA RIOJA VALENCIA132 MAMÍFEROS Mustela vison TU MAMÍFEROS Myontis blythi VU AVES Myopsitta monachuscotorra TU MAMÍFEROS Myoris bechsteinix DIE MAMÍFEROS Myoris myotis DIE MAMÍFEROS Myoris mystacinus DIE MAMÍFEROS Myoris nattereri DIE FLORA Myosoton aquaticum DAP MAMÍFEROS Myotis alcathoe Myotis mystacinus LSPE MAMÍFEROS Myotis bechsteinii VU VU VU EN VU EN EN MAMÍFEROS Myotis blythii VU VU SAH VU VU VU SAH DIE EN VU MAMÍFEROS Myotis capaccinii EN DIE VU EN VU EN MAMÍFEROS Myotis daubentonii LSPE DIE DIE DIE DIE ANEXO II - CATALOGACIÓN DE ESPACIOS MAMÍFEROS Myotis emarginatus VU DIE DIE VU VU VU VU VU SAH VU VU MAMÍFEROS Myotis mistacina VU MAMÍFEROS Myotis myotis VU VU SAH VU VU VU VU VU SAH VU DIE DIE VU MAMÍFEROS Myotis mystacinus VU RR VU VU DIE MAMÍFEROS Myotis nattereri Myotis escalerai LSPE VU RR SAH DIE MAMÍFEROS Myotis punicus LSPE FLORA Myrica gale DIE DAP FLORA Myrica rivas-martinezii EN EN FLORA Myricaria germanica EPNC FLORA Myriophyllum alterniflorum VU VU FLORA Myriophyllum verticillatum DIE FLORA Myrtus communis DEP-B DIE INVERTEBRADOS Mytilaster minimus IEC FLORA Najas marina DAP VU DIE FLORA