LO QUE FUI, LO QUE SOY, Y LO QUE ESPERO SER
Nitza Beatriz Martínez Cos
“La duda está demasiado sola para comprender que la...
nuestro sabor favorito, chocolate.
La segunda fiesta la organizaron las compañeras de trabajo de mi madre, fue en
Mac’Dona...
Poco tiempo después cumplí 6 años, e igualmente me festejaron con mi bisabuela
la cual ya estaba cumpliendo los 96, ese dí...
Segundo empezó bien, pero unos meses después mis padres empezaron a tener
un poco de problemas, así que para Octubre ya es...
aeropuerto. Era la primera vez que viajaba en avión y sobre todo que salía del
país.
El avión no fue directo a Ecuador, si...
Cuando terminamos nos duchamos y fuimos a preparar nuestros vestuarios para
la presentación de la noche, descansamos un po...
Es raro cambiar de ambiente, la secundaria es muy diferente a la primaria en
muchos aspectos, de ser niños cambiamos a ado...
ellos, los cuales nos fueron a ver a nuestra última presentación en la ciudad y me
echaron porras toda la función.
Nos des...
tío mi abue y yo, mi madre no tanto, ella se aleja mucho de nosotros. Es rara la
relación que tengo con mi madre, no somos...
Nunca fui de quedarme en una sola cosa por mucho tiempo, pero desde quinto
año supe a la cual me quedaría para siempre, o ...
Aún no tengo claro como lo voy a hacer pero sé que con esfuerzo se puede lograr,
es cuestión de optimismo y nunca tirar la...
Nitza
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Nitza

210

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
210
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nitza

  1. 1. LO QUE FUI, LO QUE SOY, Y LO QUE ESPERO SER Nitza Beatriz Martínez Cos “La duda está demasiado sola para comprender que la fe es su hermano gemelo” Como mi acta de nacimiento dice yo nací el 30 de Julio de 1999, un viernes a las 11:15pm, después de que mi madre Guadalupe Beatriz Cos Macías me tuviera 8 meses en su vientre. No fui un embarazo problemático, al contrario, según me cuenta mi madre no di ninguna molestia, ni vómitos ni mareos, ni siquiera descuide su figura, su panza de embarazada no se notó hasta los últimos meses. Todos apostaban a que yo sería niño, pero un día una gitana le dijo a mi madre que sería una niña, desde entonces me nombró Nitza. Fui cesárea ya que tuve complicaciones, pero nací bien, cabello negro y color de piel apiñonada, con el peso normal para un bebé recién nacido, por lo cual no entré en incubadora, lo que me traería repercusiones en el futuro. Al cabo de unos días me dejaron salir del hospital y me encontré con una cálida bienvenida en mi nueva casa en la 12 Sur 904# Puebla Pue. Me recibieron mis tíos Antonio Cos Macías, Belma Cos Macías y mis abuelos Guadalupe Macías Ochoa y Antonio Cos Sanchez, dos meses después éste falleció. Todos excepto mi tía Belma vivían conmigo. Poco tiempo después se dieron cuenta que yo sufría problemas bronquiales y reflujo, por lo cual, quitaron alfombras, cortinas, y tuvieron que regalar a nuestro perro, siempre tenía que estar tapada y con tratamientos especiales, no usaba vestidos y ropa descubierta, ya con un poco de viento o aire frío me enfermaba. Era una bebé tranquila y cuidadosa, aunque un poco escandalosa, porque siempre estaba llorando, Nunca rompí o me metí a la boca los juguetes que me daban, hasta la fecha siguen intactos en el cuarto de mi abue. Al año entré a la guardería del ISSSTEP cerca de mi casa, donde me cuidaban desde las 7am hasta las 3pm cuando mi mamá salía del trabajo, me encantaba. Cumplí los 3 años y me hicieron tres hermosas fiestas, primero con mi Bisabuela Julita Ochoa, que da la casualidad que yo nací el mismo día que ella, solamente que 90 años después, eran hermosas fiestas familiares, como de costumbre siempre íbamos a misa primero, yo entraba de la mano con mi bisabuela y sus hijos atrás, incluida mi abuela. Después nos retirábamos a su casa, donde me sentaba junto a ella, recibía muchos regalos, que hacía que amara más esas fiestas, nos ponían dos pasteles, uno grande y uno pequeño, y por supuesto de
  2. 2. nuestro sabor favorito, chocolate. La segunda fiesta la organizaron las compañeras de trabajo de mi madre, fue en Mac’Donalls, hubo varías piñatas, aunque la mayoría de las personas que estaban ahí no las conocía. La tercera me la organizaron mi madre, mi abuela, y mi tío. Fue en un salón jardín muy encantador y muy espacioso, había muchos juegos en los que yo me entretuve, y por supuesto un Barnie, el cual siempre me andaba cargando y al final 5 piñatas, 3 de las chicas super poderosas, una de barnie, y otra Spiderman. Al final lo único mal fueron los molestos mosquitos, pero aun así, fue todo perfecto. Unos meses después fue hora de entrar al Kínder, que era donde está la guardería. Entraba a la misma hora, y nos daban de desayunar en un comedor a las 8am, era divertido, y nos enseñaban muy bien, aunque como mi mamá es maestra ella misma se encargó de enseñarme a leer y a escribir, lo que me facilitó todo. Los recesos eran a las 11 donde nos entreteníamos mis amigos y yo en el patio, jugábamos de todo, desde las escondidas, quemados, eres, stop, etc. A las 12 almorzábamos de nuevo en el comedor y cuando terminábamos nos daban tiempo de jugar con los juguetes que llevamos, y un rato para la siesta, a mi me recogían hasta las 3pm. Me encantaban las actividades que teníamos, por ejemplo un día a todas las niñas nos vistieron de Lilo, y a los niños de Stich y bailamos o bueno al menos lo intentamos bailar un poco de Hawaiano y otro nos vestimos como aztecas y bailamos folklor. También había días especiales de pijamas, donde todos llevaban su favorita, una almohada y un peluche, o en Día de Muertos donde disfraces, y colocaban las mesas del comedor para que pudiéramos desfilar. Yo siempre iba de diablita. Siempre fui buena alumna por lo cual al final de año de tercero a mí y a unos cuantos compañeros más nos pidieron que recitáramos un pequeño fragmento de un poema de graduación. Me lo aprendí completo, y no hace mucho que se me olvido, era hermoso, y en sus palabras decía algo como “La escuela fue la cuna de todos mis anhelos…” y representaba los tres años maravillosos que estuve ahí. Y lo mejor de todo, ¡Mi papá se había ido a vivir conmigo! Mis padres no estaban separados, bueno al menos no cuando yo nací, pero él siempre estaba fuera por su trabajo, y lo veía muy contadas veces, pero para entonces unos pocos días del día de mi graduación me dijeron que se vendría a vivir conmigo, yo era la niña más feliz del mundo. Me regalo un muñeco de un bebé, estaba todo chistoso, y traía una de esas cosas que se convertían de carriolas a cunas, y hasta un columpio. Terminé siendo una de las 7 mejores alumnas de mi generación.
  3. 3. Poco tiempo después cumplí 6 años, e igualmente me festejaron con mi bisabuela la cual ya estaba cumpliendo los 96, ese día nunca se me va a olvidar, ya que después de la iglesia al llegar a la casa de ésta, nadie e fijo que me baje del coche de donde estaba la calle, les di un susto de muerte, por poco y me atropellan y yo ni cuenta, por suerte salí sin un rasguño. Me emocioné mucho cuando me dijeron que entraría a una nueva escuela llamada Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, pero me aterraba la idea de hacer un examen de admisión, decían que si no lo pasaba no me quedaría ahí, lo cual no me ayudaba nada en los nervios. Al final el examen no estuvo tan difícil o eso pensé yo, me sentía segura pero no confiada. Unas semanas después salieron los resultados, y si, salí en lista ¡entré en la escuela! Yo estaba demasiado emocionada y feliz, empezaría una etapa nueva, en una escuela nueva y grande, con nuevos uniformes y nuevos amigos. El primer día de clases me acompañaron a la escuela mi papá y mi abue para ver en que salón iba y que maestra tendría, me sentía un poco intimidada de ser tan pequeñita, en una escuela enorme, pero mis compañeros fueron amales y pronto me integré mejor. Primer año de primaria fue realmente fácil porque yo ya sabía leer y escribir, y antes de empezar el año mi mamá y mi abue me habían enseñado a sumar, sobre todo con juegos, gracias a eso fue sorprendentemente fácil. Yo sabía que lo complicado vendría después, pero eso es parte del proceso de aprendizaje. Nunca me ha gustado estar en casa sin hacer nada, así que le pedí a mi mamá que si me podía llevar a alguna clase extra, y como dijo que si, entre a Ballet y a Taekwondo. Aunque nunca fue lo mío, no estaba demás aprender. No recuerdo cuanto terminé de promedio, pero sé que al final salí bien. Durante todo ese año mi mamá, mi papá y yo viajamos mucho, me llevaron por primera vez a Veracruz, Acapulco, y a Huachinango, donde se crio mi papá, íbamos allí todos los fines de semana cuando nos era posible, ahí conocí como es el campo, la brisa de las mañanas, como crían a los animales, y sobre todo como festejan a lo grande. Aunque una vez mi mamá y yo decidimos viajar a Acapulco sin mi papá, ¡casi muero! Resulta que me gusta mucho el mar, y siempre me la paso en él, pero en la época que fuimos había un huracán en la costa, lo que provocaba mareas altas, yo estaba metida en el agua cuando una ola gigantesca se venía contra la playa, todos salimos corriendo, pero a mi no dio tiempo de alcanzar un lugar donde el agua no llegaba, así que la ola me derribó, por suerte había unas sogas bien sostenidas a las que me agarré con fuerza para que la marea no me llevara, en pocas palabras le dije Hola a la ola.
  4. 4. Segundo empezó bien, pero unos meses después mis padres empezaron a tener un poco de problemas, así que para Octubre ya estaban separados, lo que para mí fue un gran impacto, pues lo que siempre había deseado era vivir con mi padre y mi madre juntos, así que por un largo tiempo entré en un estado de depresión infantil, me costó superar eso, mis calificaciones bajaron y mandaron a llamar a mi mamá para decirle que yo divagaba mucho y ya no ponía atención. Las dos personas que me ayudaron a salir de ese estado fueron mi abue y mi tío, ellos siempre han sido mis salvavidas, ya que aunque mi mamá siempre ha estado conmigo, su trabajo siempre le ha impedido estar mucho conmigo. Tercero y cuarto fueron unos años tranquilos, aunque eran nuevas materias, y libros más pesados, aprendí a dividir, algo que me costó al principio pero gracias a mi maestra Alma Ruth que me enseñó con paciencia logré hacer las operaciones. Quinto y sexto fueron años más pesados. Son los años en que te preparan para la secundaria. Me acuerdo que en ese entonces yo me sentía grande comparada con todos los de la primaria de grados inferiores, lo irónico es, que empecé sintiéndome pequeña. ¡Quien madruga, Dios le ayuda! El último bimestre de sexto fue para pasarse desvelando para el examen de admisión. Nunca había estado tan nerviosa por algo, tenía miedo de no quedarme, o no ser lo suficientemente inteligente. Cuando llegó el día casi me pongo a llorar, no dejaba de temblar y de verdad que tenía mucho pánico, nos formaron por apellidos y me toco en el edificio de primeros. Me dieron ganas de reírme de mi misma por haber estado tan asustada, la verdad fue muy fácil, y lo terminé rápido, pero aun no podía estar segura si iba a terminar en las lista En verdad que agradezco que las fiestas hayan sido antes del examen, porque si no, no hubiera podido disfrutarlas por estar pensando si quede o no quedé. Cuando terminó el bimestre, me sentí aliviada de saber que me había quedado en la secundaria. Y me sentí todavía más emocionada porque esas vacaciones yo viajaría a Ecuador, o como otros le llaman, “El ombligo del mundo” por parte de la Compañía de Danza Regional de Puebla, ya que yo desde quinto entré en ese grupo y desde entonces amo el Folklore. Nos preparamos muy bien semanas antes de partir, con pasaportes, vestuarios, maquillajes y nuevas coreografías ya que no todos iban a viajar, en total íbamos 5 integrantes del grupo, un coordinador, mi director, mi mamá y una tía de una amiga. Ensayamos mucho e íbamos bien preparados. Salimos el miércoles 3 de Agosto a la Ciudad de México para tomar el avión en el
  5. 5. aeropuerto. Era la primera vez que viajaba en avión y sobre todo que salía del país. El avión no fue directo a Ecuador, si no que hicimos escala en Costa Rica y esperamos un rato en su aeropuerto, en el cual nos perdimos una amiga y yo, ella se detuvo a amarrarse las agujetas y yo la esperé para que no se atrasara y se quedara sola, pero mi mamá ni los demás se dieron cuenta de eso, así que nos dejaron y no teníamos ni la menor mínima idea a donde ir. El colmo fue que nuestros celulares no tenían pila por el largo viaje donde no nos habíamos detenido para cargarlos. Anduvimos rondando por ahí, no vimos casi nada de afuera, pero lo poco que vimos se veía encantador. Cuando por fin nos topamos con los demás nos regañaron, yo me enojé y les reclamé porque ellos fueron los que nos habían dejado sin esperarnos. Después de vagar y esperar un rato, nos subimos al segundo avión camino a Ecuador. En total no fueron muchas horas pero fue realmente agotador. Cuando salimos del aeropuerto nos recogió una camioneta. Mientras estábamos e esta, tomé fotos, y conocí un poco de la Ciudad de Quito que es la capital de Ecuador. Cuando llegamos a nuestro destino nos detuvimos en un hostal, era muy pintoresco y una vez que estábamos dentro todos nos dividimos en 4 habitaciones, una para mi coordinador y mis dos compañeros, otra para mi director, la tercera para mi madre y la tía llamada Rosy, y la cuarta para mis dos compañeras y para mí. Después el largo viaje las camas eran de lo más cómodas. Después de haber descansado un rato, nos llevaron a comer a una casa Cultura Africana, por eso habían elegido ese hostal, por la cercanía. Nos dieron de comer su comida típica, o más bien diaria, consiste un plato, en mi opinión tremendamente enorme, de arroz blanco, con gallina, plátano frito y camarón encocado. Después de haberlo terminado de puro milagro, nos dirigimos a conocer un poco de Quito. Su ciudad de noche es preciosa, hay lugares muy curiosos, y las personas son muy amables. Regresamos al hostal alrededor de las 11pm y todos caímos rendidos al sueño. Al otro día nos levantamos temprano para desayunar, comimos un poco de fruta y un té, aunque sin querer confundí la crema con leche, ya que estaba en un vaso, la agarré, la tomé, era espesa y me supo agria, pero pensé que así era la leche de allí y no estaba dispuesta a despreciarla, hasta que una amiga me pregunto que si le pasaba la crema, y fue cuando me di cuenta que era lo que me había estado tomando. Todos se rieron incluyéndome, porque admito que fue verdaderamente gracioso.
  6. 6. Cuando terminamos nos duchamos y fuimos a preparar nuestros vestuarios para la presentación de la noche, descansamos un poco y después fuimos a marcar los espacios y a recordar las coreografías. Estábamos en medio ensayo cuando vemos que los ecuatorianos salen al patio corriendo a donde nosotros estábamos y meten sus cabezas a barriles con agua, pues mi director le puso al guacamole de su especial salsa de habanero y en Sudamérica no están acostumbrados al picante. Cuando terminamos de ensayar, fuimos comer un bocadillo y las mujeres empezamos a maquillarnos. En la noche y ya todo listo nos empezamos a cambiar, cuando dieron la 3ra llamada, comenzamos. Nuestro programa fue de Veracruz con Morena, Panaderos, Bruja, Bamba y zapateado Veracruzano, de Michoacán Viejitos y de Jalisco Son de la Negra, Bikina y Jarabe Nacional. A nuestro público les encanto, y les llamo mucho la atención, pero después fue su turno de mostrarnos su folklor. Se fueron a cambiar y me sorprendí, su música es muy movida y hay danzas muy impresionantes. Una vez que terminamos, nos fuimos a la cama. Al otro día empezamos un viaje de 5 horas a San Lorenzo, en el cual tuvimos un pequeño choque, nada grave. Llegamos bien y en la noche al hotel, cenamos algo ligero y nos acomodamos, en ese lugar hacía demasiado calor, era casi insoportable, pero de alguna manera era un buen cambio. A la mañana siguiente nos dedicamos a pasear un poco, conocer el lugar y nos dimos un chapuzón en el río. Seguimos así hasta que llego el día del evento importante por el que habíamos ido, era un evento internacional, con varios países de Sudamérica. Conocimos variedad de personas de distintos países, con diferentes costumbres, diferentes vestuarios y diferentes personalidades, todos nos trataron muy bien y bailamos como nunca. Al final del día recogimos nuestras cosas del hotel y nos preparamos para salir, regresaríamos a Quito. Fueron otras 5 horas de regreso, y llegamos en el amanecer a otro hostal más cerca del centro de la ciudad, desayunamos y salimos de compras. Mi mamá compró variedad de playeras, chocolates, llaveros etc. Pero todo viaje que se inicia tiene un fin. Así que en la noche empezamos a empacar para salir a la mañana siguiente. Al igual que de ida a Ecuador, de regreso haríamos escala, primero en Colombia, después en Costa Rica, y por último llegaríamos a la Ciudad de México y de ahí tomamos un camión de regreso a Puebla, fue uno de los viajes más agotadores de mi vida. No recuerdo muy bien la fecha en la que regresamos pero lo que si me acuerdo es que al otro día era la inscripción a la secundaria, y yo por poco no llego a esta.
  7. 7. Es raro cambiar de ambiente, la secundaria es muy diferente a la primaria en muchos aspectos, de ser niños cambiamos a adolescentes. Y de nuevo me volví a sentir pequeña. Fue muy divertido primero de Secundaria, los maestros fueron buenos, aprendí nuevas cosas, y me gusto el cambio de un solo profesor a uno por cada materia. Las fiestas fueron muy buenas, y terminé con buen promedio. Segundo fue otra cosa, se complicaron un poco las cosas, reprobé dos bimestres de física, y baje un poco de calificaciones, los profesores no eran tan agradables pero no me quejo, aunque las fiestas fueron las que cambiaron para mal, ya no se festejó como anteriormente las habían festejado. Tercero empezó diferente a como yo pensé que comenzaría. Los primeros dos días de clases no asistí, ya que hice un viaje al Estado de México para poder tramitar mí visa, ya que dentro de dos semanas yo viajaría a Estados Unidos. Llegué un poco atontada a la escuela, ya que no conocía ni a mi propia tutora, ni si quiera sabía dónde podía sentarme. Poco a poco recuperé los dos días perdidos y pronto me centré en la escuela y en no perder ninguna calificación ya que perdería dos semanas de escuela en mi viaje. El viaje a Estados Unidos fue maravilloso, salimos el domingo 8 de Septiembre de 2013 y partimos a medio día en camión. Fueron maso menos 12 horas para llegar a Chihuahua, ahí nos dieron una merienda, no aseamos, cambiamos, y nos llevaron a comer a un salón donde cantamos y bailamos por diversión, en la tarde nos regresaron al hotel para preparar la presentación que íbamos a tener a las 7pm. Nos peinamos, maquillamos y arreglamos nuestros vestuarios, llevamos de repertorio Puebla, Veracruz y Jalisco. Esta primera presentación no salió tan bien como esperábamos, pero no estuvo mal, nos llevaron a cenar y comimos burritos, al final de día llegamos al hotel, y dormimos, ya que al otro día nos levantaríamos temprano para ir a la frontera y así poder cruzar. Estuvimos en la frontera muchas horas que perdí la cuenta, cuando cruzamos nos dirigimos a Hollywood donde pasamos por Universal Studios, y cuando cerraron nos dirigimos al teatro chino y al paseo de la fama, y estuvimos de compras hasta las 12am. Nos recogieron y seguimos nuestro camino hasta Fresno California, en donde nos hospedaron en varias casas, donde pasábamos la noche y desayunábamos, en esta ciudad bailamos por lo mínimo 6 veces de toda la semana, todos nos trataron amablemente, y admiraban nuestro trabajo como grupo. También dimos un curso sobre el estado de Puebla en una escuela de artes, les enseñamos los jarabes poblanos, aprendieron muy rápido, y me encariñe con
  8. 8. ellos, los cuales nos fueron a ver a nuestra última presentación en la ciudad y me echaron porras toda la función. Nos despedimos al final de todos los que convivieron con nosotros en Fresno y seguimos nuestro camino a Las Vegas. Sinceramente las Vegas es una ciudad impresionante y a su estilo hermosa, llena de colorido y de gente moviéndose por todos lados, en los casinos, en los hoteles, en los espectáculos, o en los bares. Es una experiencia única donde conoces un pedacito de cada país representado. En esta ciudad solo tuvimos una presentación a la cual no asistió demasiada gente pero lo importante era bailar. Siguiendo el recorrido llegamos a Flagstaff en Arizona, donde nos recibieron unas familias muy amables, nos duchamos y descansamos después el largo viaje. Nos presentamos dos veces y salimos de compras. Después nos dirigimos a nuestro último destino que es El gran Cañón en Colorado. Es precioso, lleno de colores, una creación de Dios inmensa, que no tiene palabras para describirla. Nos presentamos una vez, y preparamos nuestras cosas para el regreso. Una vez de vuelta a México y a Puebla mi reto era recuperarme en la escuela, perder dos semanas e intentar recuperarlas es muy difícil, ya que no se puede entregar las tareas después, ni hacer los exámenes mientras todos ya los hicieron, solo me quedaba ponerme al corriente y ver que me decía los profesores. Pase todas las materias excepto matemáticas, pero estuve conforme porque sé que no merecía más. Mientras fueron pasaron los bimestres fui subiendo las calificaciones hasta poder alcanzar el promedio para el examen de admisión de la secundaria. Me gusto realmente este año de secundaria, los profesores fueron buenos, capaces, y me gusto su manera de enseñar. Las fiestas no fueron buenas pero no me importa mucho. Me emociona saber que voy a empezar otra nueva etapa, nuevos amigos, nuevos maestro y en cierta manera un nuevo comienzo, es bueno terminar tercero sin problemas. Pronto mi generación tendremos nuestra mojada, tardeada, fiesta y ceremonia de graduación, yo creo que todos estamos emocionados por ello. A estas alturas mi familia ha cambiado mucho, mi tío ya no vive conmigo, solo vivo con mi abue y mi madre y hace ya varios años que no veo a mi padre, y no tengo problemas con ello, mi familia está algo rota, no somos nada unidos, más que mi
  9. 9. tío mi abue y yo, mi madre no tanto, ella se aleja mucho de nosotros. Es rara la relación que tengo con mi madre, no somos unidas, y somos totalmente diferentes pero algo que si le agradezco es que me metiera a varias actividades que eran un pasatiempo y que a la vez me enseñaban algo. Por ejemplo natación, estuve varios años en esta actividad, gracias a que mi madre siempre pensó que era una forma de salvarme la vida, ya que es muy importante aprender a nadar, y conforme iba aprendiendo de verdad fui mejorando, hasta el momento en que me recomendaron para el equipo de natación. Me gustaba mucho entrenar, la natación desde entonces es uno de mis deportes favoritos, es increíble como una persona se puede sentir ligera y libre en el agua. También he estado en gimnasia en una escuela llamada CONDADO, estuve practicando esta alrededor de un año, y aprendí varias cosas como hacer rodadas de carro, redondillas, mortales y resortes y me volví más flexible. Mientras aún estaba en gimnasia también estaba en flauta, para la escuela necesitaba aprender, y entre en una escuela particular, donde de vez en cuando dábamos conciertos. Aprendí mucho de música, tanto del instrumento como solfeo que es la escritura de la música, aunque también nos daban clases de canto, dibujo y pintura, y un poco de actividad física. Un día nos dieron un papelito que indicaba que mi tutor tenía que ir a una junta, pero gracias a mi mala memoria olvidé darle el papelito a mi madre, y lo peor es que ni si quiera lo había leído. A la próxima clase que asistí, cuando llegue no había nadie, bueno con excepción del director y después me enteré porque. Resulta que en la junta se había tratado el tema de que se iban a cambiar de establecimiento. Lo bueno que saqué de ese día, es que el director aprovechó el tiempo que estuvo a solas conmigo para enseñarme otro instrumento, el teclado. Resulta que tocar la flauta y el teclado son muy parecidos, una vez que aprendes el solfeo es fácil tocar cualquier instrumento, claro con mucha práctica. Me enseño las posiciones de los dedos, y a comprender cada tecla, no supe a donde se mudaron los de esa escuela, pero pronto me conseguí una maestra privada que hizo que avanzara mucho y muy rápido. El teclado no fue lo mío por mucho tiempo así que entre a Comedia Musical en ACAP donde me enseñaron a actuar bailar y cantar, aunque esto último no se me da pero ni de chiste.
  10. 10. Nunca fui de quedarme en una sola cosa por mucho tiempo, pero desde quinto año supe a la cual me quedaría para siempre, o bueno lo que me permitiera la vida EL FOLKLORE. Para pasar por todo lo que he pasado, siempre hacen falta amigos. Amigos en los que te apoyas, amigos en los que confías, amigos a los que les cuentas todo, amigos a quienes amas. Sin ellos yo creo que no podría vivir. Mi mejor amiga es Nuria Alcaide, llevo 7 añotes de conocerla y de que se mi mejor amiga, soy consciente de que soy totalmente diferente a ella, pero es como mi mitad, la persona que me completa, que me apoya, que es mi soporte, a la cual la puedo llamar o enviar un mensaje y sé que esta para mí. Para mi ella es como perfecta, me quiere como soy, me cuida, se preocupa, y sabe que mi casa es su casa y yo estoy consciente de que la de ella es la mía, por más que nos distanciemos nunca va a dejar de ser parte de mí, porque la quiero y no la cambiaría por nadie del mundo. Ella es mi hermana. Fernanda Garduño es otra de las personas más importantes de mi vida, ella prácticamente vive en mi casa, y yo de vez en cuando en la suya, ella no come, ¡traga! Es realmente especial, de alguna manera se siente igual que yo, o poniéndolo de otra manera yo me identifico con ella, no se librará de mi tan fácilmente, le encanta el anime, y las películas de Disney, es diferente a cualquiera, la quiero. Ella es mi hermana. Diana Simón a ella la quiero con todo mi corazón, a veces no la entiendo y no comprendo sus problemas, o su forma de ser, pero lo único que ella debe saber que es que sin importar que pase estaré a su lado. Ella es mi hermana. Mi mejor amigo es Isrhael Márquez a él nunca lo he comprendido, ni cómo actúa y a veces pienso que conozco muy poco de él, pero no me importa, él siempre está para mí y yo para él, sin él no sé qué haría, lo quiero demasiado. Nancy Angélica, es de las personas con las que me puedo desahogar, llorar y reír y termina igual o peor que yo, ha sido un gran soporte en mí vida, y aunque tal vez ella no se haya dado cuenta, la aprecio y la quiero mucho. Ella es mi hermana. Y como mejores amigos siempre se quejan de mis gustos, para mí, mi chico ideal es alguien alto y mayor, con eso me basta siendo sincera, claro que este aceptable y sea un buen chico, un poco tierno, o al menos detallista. No sé dónde me depara el futuro, me gustaría terminar bien la prepa, la universidad, conseguir una buena pareja, un buen empleo, y una buena familia.
  11. 11. Aún no tengo claro como lo voy a hacer pero sé que con esfuerzo se puede lograr, es cuestión de optimismo y nunca tirar la toalla, tal vez me vaya bien, tal vez me vaya mal, tal vez se acabe el mundo, pero la respuesta siempre está siguiendo adelante…

×