Guía clínica de somatizaciones en pediatría
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Guía clínica de somatizaciones en pediatría

  • 2,028 views
Uploaded on

Guía clínica de somatizaciones en pediatría

Guía clínica de somatizaciones en pediatría

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
2,028
On Slideshare
1,708
From Embeds
320
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
22
Comments
0
Likes
1

Embeds 320

http://ece.edu.mx 320

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Guía clínica de Somatizaciones en pediatría http://www.fisterra.com/guias-clinicas/somatizaciones-pediatria/ Somatizaciones en pediatría subir Fecha de la última revisión: 27/05/2011 Más en la red Índice de contenidos Somatizaciones en Medline. Buscar 1. ¿Qué es un trastorno psicosomático? Beck JE. A developmental 2. ¿En qué se diferencian los perspective on functional somatic trastornos psicosomáticos del symptoms. J Pediatr Psychol. niño y del adulto? 2008 Jun;33(5):547-62. PubMed 3. ¿Cómo se diagnostica? PMID: 18056142. 4. ¿Cómo se trata? Green B. Diagnosis and 5. Bibliografía treatment of somatisation. 6. Más en la red Practitioner. 2003 7. Autores Sep;247(1650):704-8, 710. PubMed PMID: 13677708. Oyama O et al. Somatoform ¿Qué es un trastorno psicosomático? disorders. Am Fam Physician. 2007 Nov 1;76(9):1333-8. Los niños y adolescentes con un trastorno somatomorfo presentan PubMed PMID: 18019877. Texto síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica, pero en los que completo no se encuentran hallazgos orgánicos o mecanismos fisiológicos que la Woolfolk RL et al. New directions demuestran. Los síntomas no están bajo el control voluntario. in the treatment of somatization. Psychiatr Clin North Am. 2007 Engloba las siguientes entidades: Dec;30(4):621-44. PubMed PMID: 17938037. 1. Trastorno de conversión: uno o más síntomas que sugieren, la subir mayoría de las veces, un déficit neurológico. 2. Trastorno por dolor. Presentan dolor en una o más localizaciones sin hallazgos físicos que lo justifiquen. Autores 3. Trastorno dismórfico corporal. Existe una excesiva preocupación por uno o más defectos imaginaros del aspecto físico: orejas, María Médico nariz, etc. Álvarez Especialista en 4. Hipocondría. Se manifiesta como temor o creencia de padecer Ariza Psiquiatría (1) una enfermedad grave a partir de la interpretación subjetiva de Ana Médico signos y síntomas físicos. Goicoechea Especialista en 5. Trastorno somatomorfo indiferenciado. Se incluye el resto de Castaño Pediatría (2) síndromes que se adaptan a la definición de somatomorfos y que (1) Complexo Hospitalario de no cumplen los criterios de ninguno de los subgrupos anteriores. Pontevedra. Servizo Galego de Polisintomático. Saúde. Pontevedra. España. (2) Centro de Saúde Tui. Servizo El trastorno psicosomático produce malestar, deterioro social, escolar, Galego de Saúde. Pontevedra. familiar o de otras áreas importantes en la actividad del niño. Provoca España. angustia al paciente y sus familiares y hace que acudan de médico en subir médico, a los servicios de urgencias y que se realicen gran número de pruebas complementarias sin encontrar solución. La prevalencia de los síntomas somáticos en la infancia es del 20% y representan uno de los problemas de origen psicológico más frecuentes. El sistema sanitario actual, con visitas limitadas y gran carga asistencial, dificulta la detección precoz de estos pacientes y facilita su peregrinaje. Produce frustración en el médico y iatrogenia en el paciente. © Elsevier 20121 de 5 16-12-2012 9:37
  • 2. Guía clínica de Somatizaciones en pediatría http://www.fisterra.com/guias-clinicas/somatizaciones-pediatria/ subir ¿En qué se diferencian los trastornos psicosomáticos del niño y del adulto? Los niños se suelen mostrar más preocupados por los síntomas, se ha de evaluar los beneficios secundarios obtenidos al estar enfermos. En la infancia existe una mayor dificultad para referir y cuantificar el dolor. Se ha de tener en cuenta también que con frecuencia conviven con un familiar que presenta la misma sintomatología física que el niño y actúa como modelo para el niño. En la edad escolar los trastornos por somatización pueden alcanzar un 4% en una consulta pediátrica de Atención Primaria, destacan los síntomas neurológicos, digestivos (anorexia que es por lo que más se consulta, hiperfagia, abdominalgia, etc.), dermatológicos (prurito) y del sueño (insomnio de conciliación). Entre los adolescentes hasta un 10% pueden referir algún tipo de trastorno psicosomático. Las expresiones más típicas de esta edad son el dolor abdominal recurrente, cefaleas, náuseas, dolor torácico, fatiga, crisis de ahogo, mareos, taquicardias; pueden estar acompañados de un cuadro florido y llamativo con signos neurovegetativos (sudoración, palidez, náuseas, etc.). subir ¿Cómo se diagnostica? Para la confirmación del diagnóstico es preciso descartar enfermedad orgánica, identificar la disfunción psicosocial y aliviar los factores de estrés. Una evaluación psicosocial es por si misma terapéutica. Entre los datos sugestivos de trastorno de somatización figuran los antecedentes de síntomas somáticos múltiples, las consultas reiteradas a médicos y especialistas, un miembro de la familia con síntomas crónicos y recurrentes y disfunciones en áreas primarias de la vida (la familia, los pares y la escuela). Cuando los antecedentes y el examen físico sugieren somatización, es suficiente realizar pruebas de laboratorio básicas y evitar la tentación de solicitar exámenes complementarios exhaustivos. Vulnerabilidad (factores genéticos y familiares) Existen factores de personalidad que predisponen a la somatización: el perfeccionismo, las elevadas expectativas personales, la autosuficiencia, la hiperresponsabilidad y la negación de la ansiedad. Se trata de niños con más tendencia a la internalización (inhibición, hipercontrol, timidez, temor) que a la externalización. Además suelen vivir en familias donde se niegan o se relegan los problemas y conflictos aparentes. Es difícil identificar el factor desencadenante, los más frecuentes se han de buscar en el ámbito escolar y en la familia. Es importante no olvidar que los trastornos psicosomáticos pueden aparecer tras abuso o maltrato. Otros desencadenantes citados con frecuencia son: la inmigración, un nivel socioeconómico bajo y la patología psiquiátrica del niño o familiar. Debemos plantearnos el diagnóstico diferencial con:2 de 5 16-12-2012 9:37
  • 3. Guía clínica de Somatizaciones en pediatría http://www.fisterra.com/guias-clinicas/somatizaciones-pediatria/ Una enfermedad física no reconocida: pero se debe evitar solicitar exámenes complementarios innecesarios ante el temor de “pasar algo por alto”. Trastorno psiquiátrico no reconocido como depresión o ansiedad. Trastorno facticio por delegación (vicario). Factores psicológicos secundarios a una enfermedad médica. subir ¿Cómo se trata? Es fundamental una buena comunicación desde el inicio, establecer una alianza terapéutica que facilitará la aceptación del diagnóstico y su posterior tratamiento. Se debe escuchar al niño y a la familia y preguntarles acerca de sus miedos, explorar al niño, que sientan que se les hace caso, se toman en serio sus quejas. Los pacientes “realmente sienten el dolor o las diversas molestias (gástricas, digestivas, etc.) que a menudo refieren”. Se establecerán consultas periódicas de control, que permitan adelantarse a la frecuente aparición de nuevos síntomas, se evitarán consultas a los servicios de urgencias y se facilitará la atención global de los síntomas. Muchas veces, establecer una buena comunicación con el niño y la familia es suficiente para aliviar y mejorar de forma significativa el cuadro clínico presentado; en otros casos es preciso derivar a la Unidad de Psiquiatría Infanto-juvenil para descartar comorbilidad; siendo lo más frecuente los trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad o abuso de sustancias. Son eficaces la terapia cognitivo-conductual y la terapia familiar. La administración de psicofármacos puede ser adecuada si existe asociación con depresión o ansiedad o si la gravedad de los síntomas genera un deterioro (familiar/escolar) importante y prolongado. Es aconsejable: Tener un solo pediatra de referencia: los pacientes suelen acudir a muchas consultas y distintos profesionales, esto puede ser iatrogénico, crear confusión y generar consejos contradictorios. Por ello, en primer lugar se establecerá la identificación de un facultativo que se hará cargo del caso y coordinará las exploraciones complementarias y consultas con otros especialistas. Esto mejorará la relación y la confianza. Fijar una agenda: consultas periódicas. Prudencia en el diagnóstico y en el tratamiento: hay que tener en cuenta la accesibilidad a la información, muchas veces engañosa, a través de Internet. Identificar y tratar la comorbilidad psiquiátrica subyacente: lo más frecuente, síntomas depresivos y ansiedad. Explicar los síntomas. Psicofármacos. Cuando exista comorbilidad. Derivación a la unidad de psiquiatría infantojuvenil si se considera oportuno. Psicoterapia: con la terapia cognitivo conductual los pacientes aprenden a afrontar los síntomas, a modificar las conductas disfuncionales, los patrones de pensamiento negativo y reducir el malestar físico. Deben aprender a reducir la hipervigilancia de su propio organismo y solucionar los problemas que surjan. Observarán la conexión entre las situaciones estresantes y la3 de 5 16-12-2012 9:37
  • 4. Guía clínica de Somatizaciones en pediatría http://www.fisterra.com/guias-clinicas/somatizaciones-pediatria/ exacerbación de su sintomatología, para aprender a controlarla mediante técnicas de relajación básicas como el control de respiración. Bases generales: Realizar una buena anamnesis y exploración clínica, tanto física como psicopatológica detallada. Exquisita atención al paciente y a su familia: mostrar interés. Marcar controles y seguimiento. Valorar la presencia de un factor desencadenante Determinar si es necesario pruebas complementarias y evitar la repetición. Entrevistar al paciente. Explicar los síntomas. Prudencia en el diagnóstico y en el tratamiento: hay que tener en cuenta la accesibilidad a la información, muchas veces engañosa, a través de Internet. Abordaje en atención primaria: Escuchar al niño. Evitar decir que es hereditario, o decir que no es nada, o decir que todo es normal. Animar a los padres a abordar la situación de forma distinta: no dramatizar, no salir corriendo al hospital, no amenazar al niño, animar a esperar con prudencia y hablar y escuchar al niño sobre sus emociones. Fijar una agenda. Tener un solo pediatra de referencia: Valorar la derivación a Salud Mental Infantojuvenil: Si existe comorbilidad psiquiátrica: lo más frecuente depresión y ansiedad: Valoración tratamiento farmacológico. Psicoterapia: Terapia de familia; Terapia cognitivo conductual. Gravedad del proceso, repercusión importante en vida cotidiana. Alteración de la relación padres-hijo. Alteración de la relación entre familia y pediatra. Rigidez y dificultad de manejo tras tratamiento. subir Bibliografía Cornellá Canals J. Trastornos psicosomáticos. Pediatr Integral. 2008;12(9):889-98. Texto completo González-Valcárcel Espinosa M, Alonso García L, Brañas Fernández P, Pedreira Massa JL. Ingresos hospitalarios en adolescentes con enfermedades psicosomáticas. An Pediatr (Barc). 2008;69(2):115-8. PubMed PMID: 18755114. Texto completo Pedreira JL, Palanca I, Sardinero E, Martín L. Los trastornos psicosomáticos en la infancia y la adolescencia. Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc. 2001;3(1):26-51. Texto completo Silber TJ, Pao M. Somatization disorders in children and4 de 5 16-12-2012 9:37
  • 5. Guía clínica de Somatizaciones en pediatría http://www.fisterra.com/guias-clinicas/somatizaciones-pediatria/ adolescents. Pediatr Rev. 2003;24(8):255-64. PubMed PMID: 12897265 Trenchs Sáinz de la Maza V, Hernández Bou S, Carballo Ruano E, García García JJ, Macià Rieradevall E, Alda Díez JA, et al. Trastornos somatomorfos: una entidad emergente en pediatría. PubMed PMID: 12628116. Texto completo5 de 5 16-12-2012 9:37