El barroco en la Nueva España

11,293 views
10,616 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
11,293
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
16
Actions
Shares
0
Downloads
96
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El barroco en la Nueva España

  1. 1. EL BARROCO EN LA NUEVA ESPAÑA
  2. 2. LA INFLUENCIA BARROCA ESPAÑOLA• El arte barroco encontró en la Nueva España tierra fértil para florecer con mayor riqueza aun que en España misma, ya que la religiosidad novohispana era tan fuerte como la española• Se produjo un grandioso arte religioso, que es orgullo de nuestro patrimonio cultural• El arte barroco no debe verse sólo como un fenómeno piadoso sino también como una actividad genuinamente social, relacionada sobre todo con la actividad evangelizadora de los primeros años y con la rivalidad que se gestó entre el clero regular y el clero secular
  3. 3. EL BARROCO NOVOHISPANO: ARTE Y SOCIEDAD• A partir del siglo XVII y hasta finales del siglo XVIII, el predominio de las construcciones religiosas estuvo en manos del clero secular, lo que se reflejó en la grandiosidad de las catedrales y en la multiplicación de los templos parroquiales• El afán de expresión religiosa fue uno de los móviles de la riqueza de la arquitectura religiosa barroca. Pero tan importante como este sentimiento fue le móvil de orden social, que contribuyó a propiciar la construcción del inmenso acervo artístico que hemos heredado de esa etapa de nuestra historia• Hacia 1760 –según cálculos modernos- existían más de 13 mil monumentos importantes, sin considerar los incontables tesoros que guardaban dentro
  4. 4. LOS ARTISTAS• De acuerdo con el pensamiento de la época el artista era sólo un artesano que tenía la obligación de hacer bien su trabajo, pero sin que se reconociera lo que hoy se entiende por mérito y propiedad artística• De esa manera, han llegado a nuestro conocimiento muchos de los nombres de los donantes, antes de conocerse los de los artistas• Por supuesto que mientras más grande y más rica materialmente era la obra donada, más alto subía el prestigio del donante
  5. 5. ARQUITECTURA CIVIL BARROCA• Puede decirse que los palacios y casas ricas novohispanas, sin proponerse competir con la riqueza de los templos, poseen monumentalidad en su estructura y considerable ornamentación en sus fachadas y en sus patios.• La arquitectura de la clase media o de renta fue señorial y sobria, con apenas algún detalle decorativo en las portadas• Éstas características cambian, por supuesto, según la región o población de que se trata.• Pero en todos los casos, las casas –excepto las más humildes, llamadas de “taza y plato”, por constar sólo de dos habitaciones una arriba y otra abajo- fueron concebidas con gran amplitud y varios patios• La amplitud fue el confort de la época aún en muchas casas de provincia.
  6. 6. LAS ARTES MENORES• Mucho más lujo y ostentación de género barroco quedó recogido en las artes sunturarias• Los mobiliarios de finas maderas, ornamentados con preciosos relieves tallados; la orfebrería de plata y oro; los tapices; los ropajes de ambos sexos hechos con brocados, terciopelos y encajes, acompañados de mucha joyería; los utensilios de cerámica• En fin, todos los objetos necesarios para la vida cotidiana y para los acontecimientos públicos, como las procesiones y arcos de triunfo – levantados en las grandes ocasiones oficiales como la entrada de los virreyes a la ciudad- fueron creados con el mismo gusto ornamental
  7. 7. EL BARROCO Y LA VIDA COTIDIANA• Todas las artes suntuarias, así como las artesanías, siguieron esos mismos cánones de exuberante creatividad que influyeron de igual modo hasta en la cocina de la época• Baste recordar el más famoso y elaborado de los platillos de la cocina regional: el mole poblano, que según la tradición fue compuesto por las monjas dominicas del convento de Santa Rosa en la ciudad de Puebla, quienes incluyeron en su composición gran cantidad de ingredientes muy diversos y ricos en sabores• Los chiles en nogada son otra creación surgida de la cocina barroca, tanto por la combinación de muchos sabores fuertes, como por su aspecto tricolor
  8. 8. LAS CIUDADES BARROCAS• El desarrollo de las ciudades que llegaron a ser los principales centros urbanos económicos, sociales y artísticos de la Nueva España, no fue parejo sino que las poblaciones fueron consolidándose en diferentes tiempos• La arquitectura civil novohispana, urbana, puede agruparse, tentativamente, en cinco categorías: la arquitectura palaciega, la señorial, la de renta, las vecindades (que fueron de dos tipos: vecindades propiamente dichas o “casas de cuartería”, con servicios comunes y viviendas de una o más habitaciones y las casitas de taza y plato, que podían considerarse un “mini” departamento o “mini” casa para trabajadores) y finalmente los mesones
  9. 9. LA CIUDAD DE MÉXICO• A finales del siglo XVI existían ya, terminados o por terminarse, cerca de 35 importantes edificios, entre los que se contaban, desde luego, el Palacio Real, el Cabildo, la catedral vieja (orientada de oriente a poniente) y los principios de la actual• A pesar de los estragos causados por las inundaciones y de la fatigosa tarea de contener las aguas de la laguna, México alcanzó en el siglo XVII una categoría urbana señorial y una vida bastante cómoda. Se construyeron suntuosos templos, conventos, palacios, casas de renta y otros edificios más.• Los palacios ostentaban portadas talladas en cantera, con patios amplios y señoriales, fuentes. Las ventanas y balcones se protegían con hierros forjados.
  10. 10. LA CIUDAD DE MÉXICO• Al iniciarse el siglo XVII la ciudad había crecido considerablemente.• Había edificios comerciales como las tiendas del Solar de Tejeda, la Universidad Pontificia y otras instituciones como el Hospital del Amor de Dios y el Hospital de Jesús.• Entre los edificios que se conservan con estas características se encuentran: el palacio de los condes de Orizaba, el palacio de los condes de Calimaya, el palacio del marqués del Jaral de Berrio y el palacio Moncada o de Iturbide
  11. 11. TEMPLOS• Es el tipo de arquitectura que se construyó con mayor ahínco en toda la Nueva España• La arquitectura barroca religiosa usó las mismas plantas tradicionales para sus edificios:• De una sola nave, con dos portadas (principal y lateral)• De cruz latina (con dos portadas laterales)• Basilical, de tres o cinco naves (catedrales)• Plantas excepcionales: ovales, curvilíneas y otras
  12. 12. SANTA PRISCA, TAXCO, GUERREROTemplo donado por don José de la Borda.
  13. 13. LOS RETRATOS• A pesar de que el retrato no fue un género cultivado de manera especial, existe un considerable acervo de obras de caballete, la mayor parte de las cuales son retratos de personas criollas o españolas• No tienen gran interés artístico, ya que fueron motivados más por razones históricas y sociales• A pesar del carácter sensorial que alienta el arte barroco, los retratos casi nunca muestran sensualidad ni en los rostros y mucho menos en los cuerpos que aparecen siempre totalmente cubiertos por ropajes civiles o eclesiásticos• Los que presentan mayor interés artístico y decorativo son los retratos de mujeres, sobre todo de monjas coronadas, entre los que destaca el retrato que Miguel Cabrera hizo de Sor Juana Inés de la Cruz
  14. 14. Sor Juana Inés de la CruzRetrato pintado porMiguel Cabrera
  15. 15. LOS PINTORES• Fueron pocos los pintores reconocidos en la Nueva España, casi todos ellos manieristas que copiaron las formas y estilos de los artistas europeos• Las obras eclesiásticas eran, evidentemente las más importantes, no sólo por sus dimensiones sino porque tenían mayor apoyo• Destacan, sin embargo: Juan Correa, Miguel Cabrera, Cristóbal de Villalpando, José de Ibarra, Baltasar Echave Rioja, José de Juárez• La mayor parte de la obra de estos artistas se utilizó para la decoración de altares y retablos
  16. 16. Fuente de información:Elaboración propia (Rosa Mayra Ávila Aldapa)

×