Your SlideShare is downloading. ×
Conciertos y distribucion renta mix
Conciertos y distribucion renta mix
Conciertos y distribucion renta mix
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Conciertos y distribucion renta mix

476

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
476
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Los conciertos educativos: la financiación de las élitesPedro García. Movimiento hacia un Estado Laico (MHUEL)Se dice que un impuesto es progresivo cuando la proporción de ingresos que sepagan como impuesto es mayor cuánto más alta es la renta, como ocurre con laparte del IRPF que recae sobre las nóminas. Y que un impuesto es regresivo cuandola fracción de renta pagada es tanto mayor cuanto más pobre se es, como pasa en elIVA.Los gastos públicos tampoco afectan a todo el mundo por igual. Imaginad que seordena a la población por nivel de ingresos y luego se divide en diez partes. A cadauna de ellas se le llama decila. La primera decila son los más pobres y la décimadecila son los más ricos. La intuición nos dice que en la distribución de los gastosen seguro de desempleo las primeras decilas, donde están los más pobres, sellevará la parte del león, mientras que a la última no le tocará casi nada, salvo que elsinvergüenza de Bárcenas acabe cobrando el seguro de paro. Ese gasto esprogresivo. Sin embargo, si hiciéramos lo mismo con las desgravaciones fiscalespor aportaciones a planes privados de pensiones, el porcentaje que se llevan losmás pobres sería minúsculo, mientras que la última decila sacaría la mayor tajada yestaríamos ante un gasto regresivo.¿Cómo se distribuye el gasto educativo según sea la renta de los individuos? No hayestadísticas oficiales sobre esa cuestión pero sí hay quien ha dedicado esfuerzointelectual para encontrar alguna aproximación. Dos profesores universitarios deBarcelona y Autónoma de Madrid, acaban de publicar un trabajo sobre “Laincidencia distributiva del gasto público en Educación y Sanidad en España”(capítulo 5 del “Primer informe sobre la desigualdad en España”) donde estimanque el gasto educativo se reparte entre las diez decilas de renta del modo queaparece en el gráfico siguiente.Resulta evidente que el gasto educativo es progresivo, especialmente en laeducación secundaria, ya que el diez por ciento más pobre se lleva alrededor del
  • 2. 15% del gasto total mientras que al 10% más rico le corresponde alrededor del 5%del gasto.Claro que no todo gasto educativo es igual. Una parte financia la escuela públicamientras que otra se destina a subvencionar a la escuela privada mediante losllamados “conciertos educativos”. Cuando se considera dicha distinción hay quecorregir las conclusiones anteriores. Los dos gráficos siguientes muestran ladistribución del gasto por grupo de renta según sea el tipo de enseñanza (pública yprivada concertada) y permiten obtener una conclusión rotunda: El gastoeducativo progresivo es el asignado a la escuela pública, mientras que los fondosdedicados a financiar los conciertos educativos se distribuyen de una maneraclaramente regresiva, especialmente en la educación secundaria.Esto indica que bajo el mensaje publicitario de “libertad de elección” no seencuentra otra cosa que un mecanismo para desviar los recursos públicos hacia lossectores más pudientes.
  • 3. El barómetro del CIS de febrero de 2013 refuerza la conclusión previa. En él se incluye unapregunta dirigida a los encuestados que tienen hijos en edad escolar sobre el tipo decentro (público o privado, con o sin concierto) al que llevan a sus hijos. Y los resultadosinforman que un 74.3% llevan a su hijo a un colegio público, un 19.4% a un privadoconcertado y un 5.1% a un privado sin concertar.Estas cifras varían mucho según sea la clase social, el nivel de estudios, la ideología o eltamaño del municipio de residencia de los padres. Con los resultados de la encuesta sepuede caracterizar a los que tienen una menor preferencia relativa por la escuela pública(o mayor por la privada): son los empresarios con asalariados, los profesionales porcuenta propia y ajena, y el personal administrativo, comercial y de servicios. Es decir, lasclases altas y medias altas que son, además, quienes tienen un mayor nivel de estudios. Sonlos que se identifican como derecha, recuerdan su voto a CIU y al PP, y residenmayoritariamente en los grandes centros urbanos.En el lado opuesto, la preferencia por la escuela pública sobresale entre parados y obreros,con o sin cualificación, en padres y madres con educación primaria o primera etapa desecundaria y que no contestan el sentido de su voto o votan a la izquierda. Es mayoritariaen el mundo rural y en los núcleos pequeños y medianos, donde la rentabilidad es escasa.Así pues, el barómetro del CIS ofrece una radiografía de la composición social de quienesoptan por la pública y de quienes están en la privada. O incluso mejor, nos dice el tipo deestudiantes que elijen los empresarios de la privada concertada ya que dicha distribuciónno puede ser fruto del azar ni del lugar de residencia.De modo que la subvención a la escuela privada no es otra cosa que la utilización de fondospúblicos (que recordemos se obtienen esencialmente de nóminas e impuestos indirectos)para satisfacer las necesidades de las élites sociales. Y cuando legislan y publican normasfavorables a la concertada y en detrimento de la pública, nos están diciendo que lesimporta una higa el medio rural, los comerciantes y los pequeños empresarios, los obrerosya sean cualificados o sin cualificar y los padres de bajo nivel educativo que se esfuerzanpara que sus hijos tengan la formación que ellos no pudieron tener. Amparados en unamayoría electoral gobiernan para una minoría y en detrimento de la mayoría de lapoblación. Gobiernan ellos y para ellos.Razones de justicia social refuerzan la exigencia de que no haya ni un concierto educativomás y la desaparición progresiva de los existentes.

×