Asistencia Telefonica Una Aproximacion Desde La Terapia Dialectico Conductual En Pacientes Borderline
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Asistencia Telefonica Una Aproximacion Desde La Terapia Dialectico Conductual En Pacientes Borderline

on

  • 2,997 views

La comunicación telefónica es un medio efectivo para el tratamiento de los ...

La comunicación telefónica es un medio efectivo para el tratamiento de los
pacientes, cualquiera que sea el grado de complejidad de su padecimiento. Objetivo: Revisar
la literatura sobre la consulta telefónica en el tratamiento psicológico y psiquiátrico. Método:
Revisión de la literatura. Desarrollo: Se revisa el material y se compara con la terapia dialéc-
tico-conductual. Se presenta una guía para que el terapeuta tenga práctica en la realización
de preguntas y comentarios. Conclusión: El uso por parte de los profesionales de determi-
nadas tecnologías implica una instancia de refl exión que lo acompañe. Es importante que
los terapeutas reciban el entrenamiento sufi ciente en el manejo de la asistencia telefónica y
estén preparados para dar este tipo de apoyo. Se espera contar con una mayor cantidad de
estudios que investiguen esta línea de acción.

Statistics

Views

Total Views
2,997
Views on SlideShare
2,997
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
54
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Asistencia Telefonica Una Aproximacion Desde La Terapia Dialectico Conductual En Pacientes Borderline Asistencia Telefonica Una Aproximacion Desde La Terapia Dialectico Conductual En Pacientes Borderline Document Transcript

    • Asistencia telefónica: una aproximación desde la terapia dialéctico-conductual en pacientes con trastornos límites Guillermo Lencioni1 Pablo Gagliesi2 Resumen Introducción: La comunicación telefónica es un medio efectivo para el tratamiento de los pacientes, cualquiera que sea el grado de complejidad de su padecimiento. Objetivo: Revisar la literatura sobre la consulta telefónica en el tratamiento psicológico y psiquiátrico. Método: Revisión de la literatura. Desarrollo: Se revisa el material y se compara con la terapia dialéc- tico-conductual. Se presenta una guía para que el terapeuta tenga práctica en la realización de preguntas y comentarios. Conclusión: El uso por parte de los profesionales de determi- nadas tecnologías implica una instancia de reflexión que lo acompañe. Es importante que los terapeutas reciban el entrenamiento suficiente en el manejo de la asistencia telefónica y estén preparados para dar este tipo de apoyo. Se espera contar con una mayor cantidad de estudios que investiguen esta línea de acción. Palabras clave: terapia dialéctica conductual, consulta telefónica, trastorno límite de la personalidad. Title: Phone Consultation: An approach from Behavior Dialectic Therapy in Patients with Borderline Disorders Abstract Introduction: Phone consultation is an effective way for the treatment of patients with pro- blems of any level of complexity. Objective: To review the literature on phone consultation during psychological and psychiatric treatment. Methodology: Revision of the topic and its comparison with DBT. Development of a question-and-answer protocol for therapists. Con- clusion: The use of certain technologies by professionals implies also to reflect on them. It is important for therapists to get an effective training in phone consultation and to be prepared for providing this kind of support. Further studies are expected about this topic. Key words: Behavior dialectic therapy, phone consultation, borderline personality disorder. 1 Licenciado en psicología. Docente de Psicoterapias, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires, Argentina. 2 Médico psiquiatra. Director de La Fundación Foro, Buenos Aires, Argentina. 216 S Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008
    • Asistencia telefónica: una aproximación desde la terapia dialéctico-conductual... Introducción dos efectivamente en el esquema o en la estructuración original de una El inusitado avance de las tecnolo- forma de trabajo. Consecuentemen- gías de la información y la comu- te, esto apareja muchas dudas al nicación (TIC) ha impactado casi profesional, de las que menciona- todos los campos del conocimiento mos sólo algunas: y los diferentes planos de la vida de los individuos. La comunicación • Atender llamados de los pacien- telefónica, cualquiera sea (celular, tes fuera del horario de sesión. domiciliaria, vía internet, etc.), si- • En qué circunstancias habilitar gue siendo una herramienta para el al paciente a llamar por fuera tratamiento de los pacientes, inde- del horario de atención. pendientemente de la complejidad • En el caso de profesionales mé- de su padecimiento. En algunos dicos, realizar ajustes de dosis casos resulta ser fundamental. de medicación telefónicamente. • Las características y la dura- Es larga la bibliografía que trata la ción de una llamada telefónica temática y que llama a la reflexión previa al inicio del tratamiento permanente sobre los acomoda- del teléfono. mientos que se van realizando de • El seguimiento de los pacientes manera constante en los diferentes de forma telefónica por iniciati- ámbitos disciplinarios. En el caso de va del propio profesional. los profesionales de la salud mental, • Las condiciones y particularida- como psicólogos y psiquiatras, en des en las que estas llamadas múltiples ocasiones se interrogan interfieren en la cotidianeidad por la utilidad y pertinencia de los de la vida del profesional o la contactos telefónicos, en particular, medida en que estas lo perju- con los pacientes: si es ético o no, dican. cuándo es necesario y cuándo no se justifica, los límites que se deben Desarrollo conceptual establecer para su uso, etc. de la asistencia telefónica Sin duda, el llamado telefónico de Ante todo, existen algunos hallazgos los pacientes a los profesionales de científicos que apoyan la idea de que la salud mental está mediado por el contacto telefónico en los trata- horarios, circunstancias prescrip- mientos con pacientes ambulatorios tas, motivos o pedidos particulares. es bueno, aparte de que mejora la En este sentido, aparecen muchas adherencia al tratamiento farma- disyuntivas en el momento de en- cológico y, por ende, los resultados cauzar los llamados telefónicos, se alcanzan más rápido y son más cuando estos no están contempla- estables. Y aunque casi todas estas Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008 217 S
    • Lencioni G., Gagliesi P. investigaciones se relacionan con • La creencias de que los contac- los trastornos mentales (depresión, tos por fuera de las sesiones alcoholismo, etc.), este artículo se atentan contra el proceso de la centra en los aportes de la asisten- terapia (17-20). cia telefónica a los pacientes que su- • El temor a que los profesionales fren de trastornos de personalidad, sufran altos índices de estrés especialmente con pacientes límites (burnout) (21). o limítrofes. • Las preocupaciones acerca de que la vida privada del profesio- Los hallazgos consolidan la idea de nal vaya a ser interferida con los su utilidad en adicciones, alcoho- consiguientes efectos (22,23). lismo (1,2), suicidio (3,4), depresión • El miedo a tomar alguna deci- (5), en la adherencia a los tratamien- sión clínica difícil en ausencia tos (6), programas de afrontamiento del apoyo de otros colegas (24). en diversos trastornos de ansiedad • El riesgo a reforzar en el pacien- (7,8) trastorno límite (9,10), duelo, te, mediante la comunicación cesación del fumar, trastornos ali- telefónica, conductas desadap- mentarios (11), trastorno obsesivo- tativas (25,26). compulsivo (TOC) (12,13), insomnio (14,15), entre otras. Muchas de las explicaciones que los terapeutas dan —seguramente De hecho, la mayoría de los terapeu- basados en la experiencia en el tas reciben llamadas de sus pacien- tratamiento de estos pacientes— se tes fuera del horario de sesión. Gran deben a que la asistencia telefónica parte de ellas son administrativas brindada no descansa en los prin- (60%), otra parte son importantes cipios del aprendizaje y a que esta (35%) y en una mínima proporción ha estado excluida de los modelos son urgentes (5%). Las terapias de clínicos más tradicionales. En el pri- desarrollo más reciente dedican mero de los casos (la inadecuación algún capítulo a contemplar los al- a los principios del aprendizaje), no cances y las posibilidades de utilizar existe una clara estructura sobre el teléfono como una herramienta lo que se debería reforzar y lo que útil en determinadas circunstan- se debería extinguir: ¿reforzamos cias. Tal como observa Beutler (16), el autocontrol o aprender a pedir lo nodal acá es “qué decir, en qué ayuda? ¿Extinguimos la sensación momento y a quién”. de desamparo? En principio, muchos investigado- Cuando el llamado telefónico se res y profesionales rechazan esta estructura como una parte de un práctica de apoyo, basándose en tratamiento integral, con objetivos diferentes explicaciones: claros y teniendo en cuenta los 218 S Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008
    • Asistencia telefónica: una aproximación desde la terapia dialéctico-conductual... principios del aprendizaje, los resul- terapeutas, para favorecer el uso, en tados deseados se logran con mayor su vida cotidiana, de las habilidades efectividad. De cualquier manera, que se están aprendiendo en la tera- existen muy pocos modelos terapéu- pia. En este contexto, la asistencia ticos que expliquen cabalmente qué telefónica ayuda al terapeuta a brin- se debe o no se debe hacer en esos dar al paciente el apoyo necesario contactos telefónicos. para poder sobrevivir durante los períodos de crisis, lo que aumenta El modelo de tratamiento para pa- la probabilidad de ocurrencia de las cientes con trastorno límite de la conductas adaptativas. Se espera personalidad (TLP), validado por que al mismo tiempo se extingan Marsha Linehan, llamado terapia tanto la pasividad-activa como las dialéctico-conductual (TDC) (27), conductas dependientes y que se re- es uno de los pocos que mostró, en fuercen activamente las habilidades estudios controlados, ser eficaz para competentes (28,29). el manejo de las conductas auto- lesivas de pacientes con TLP. Este En resumen, en la TDC la asistencia tratamiento se basa en un modelo telefónica persigue cuatro objetivos biosocial y hace hincapié en la impo- o funciones: (i) darle al paciente la sibilidad o falta de habilidades que oportunidad de reducir las con- tienen estos pacientes para modular ductas suicidas, parasuicidas y efectivamente sus emociones. desadaptativas que le sirven para regular su estado de ánimo; (ii) ense- Para este modelo, lejos de estar “sólo ñarle al paciente cómo pedir ayuda permitidos” los contactos telefónicos, en forma más adaptativa; (iii) faci- estos son uno de los cuatro compo- litar los procesos de generalización nentes del tratamiento. De ahí que de las habilidades, al facilitar el uso muchas veces sean los terapeutas de las habilidades aprendidas en el quienes llamen a sus pacientes, para contexto terapéutico hacia contextos animar a estos últimos a que ellos los cotidianos, y (iv) cuando sea necesa- llamen. Siempre es importante que rio, proveer la oportunidad de repa- se especifiquen con claridad: (i) cuál rar la relación terapéutica (28). es el objetivo de las comunicaciones telefónicas, (ii) en qué circunstancias Como decíamos, lo principal en la se pueden utilizar y (iii) los límites asistencia telefónica es reducir la que cada terapeuta tratante pondrá ocurrencia de la conducta metas para su uso. que, en la primera fase del trata- miento, son aquellas conductas que A todas las personas que comien- atentan contra la vida del paciente. zan un tratamiento de TDC se les La asistencia telefónica sólo se brin- permite el llamado telefónico a sus dará si y solo si el paciente llama Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008 219 S
    • Lencioni G., Gagliesi P. antes de incurrir en la conducta inhumano terminar la asistencia problema (más adelante explicamos telefónica o no brindarla justo la importancia de llamar antes junto cuando el paciente ya se involucró con la regla de las 24 horas). Duran- en conductas problemas. te la llamada telefónica, el terapeuta deberá utilizar las estrategias de El quid de esta situación es que la resolución de problemas, cuyo ob- atención brindada al paciente en jetivo será —siempre que estemos este momento se presente cuando hablando de las conductas que aten- aparece una conducta adaptativa, ten contra la vida— evaluar el grado por ejemplo, un pedido de ayuda de destructividad de las conductas y “anterior” a una autolesión. Lo que las soluciones más adaptativas que muchas veces se pierde de vista es podrían ponerse en práctica. que no atendemos a estos pacientes cuando llaman con angustia y deses- Dentro de este modelo terapéutico, peración antes de utilizar conductas el paciente tiene terminantemen- suicidas, porque consideramos esta te prohibido llamar al terapeuta conducta “manipulativa”, y si los después de haber incurrido en la escuchamos una vez que el paciente conducta problema durante las 24 intentó suicidarse o autolesionarse, horas posteriores. Esta regla sólo estamos transmitiendo, como segu- se quebranta si el paciente necesita ramente ya aprendió en el entorno conseguir ayuda médica. Si el lla- de su familia, que sólo escuchare- mado ocurre después de la conduc- mos si está en riesgo su vida. ta problema y el terapeuta evalúa la necesidad de asistencia médica, La asistencia telefónica ayuda y él deberá instruir al paciente en entrena al paciente en cómo pe- forma breve y efectiva sobre cómo dir y conseguir ayuda de aquellas conseguir dicha ayuda y luego se personas que le son significativas. mantendrá la regla de las 24 horas, Esto se debe, como se le explica donde no podrá haber contacto en- cuidadosamente al paciente, a la tre paciente y terapeuta. regla de las 24 horas. Este, por un lado, conoce y aprende vivencial- La explicación de la regla de las 24 mente qué sucede si recurre a las horas se basa en los principios del conductas desadaptativas; por el aprendizaje, ya que, como dijimos, otro, el terapeuta le dedica tiempo no queremos que el llamado tele- y atención al paciente cuando ellos fónico refuerce la aparición de las aún no se han autodañado, y esto conductas desadaptativas, y esto es una manera experiencial de cómo es lo que a muchos terapeutas les utilizar otros medios, esta vez adap- resulta más dificultoso: suponen tativos de pedir ayuda. 220 S Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008
    • Asistencia telefónica: una aproximación desde la terapia dialéctico-conductual... A su vez, si el paciento falló en pedir cia, el uso de habilidades nuevas ayuda de manera adaptativa (llama- y funcionales es crucial. La TDC das excesivas, amenazas durante garantizaría, por medio de la asis- la llamada, llamar por motivos que tencia telefónica, que lo aprendido no estarían acorde con los límites en el contexto terapéutico pueda ser personales del terapeuta), esto se utilizado en el mundo real. tomará como conductas que inter- fieren en la terapia y serán objeto El terapeuta debe, como lo dijimos, de la sesión siguiente. utilizar habilidades de resolución de conflictos para identificar y evaluar Con aquellos pacientes que llaman el problema inmediato. Para ello demasiado se puede establecer una tiene en cuenta la evaluación de las agenda estructurada para las llama- habilidades ya utilizadas, y dentro das, enfocada en la asistencia telefó- de ellas cuáles fueron exitosas y, nica sólo a lo aquello estrictamente por lo tanto, reforzarlas. Al evaluar pautado. Si la conducta no puede qué habilidades fracasaron, debería ser extinguida o modelada, quizás poder identificar qué impidió su éxi- deba recurrir a la interrupción to. Una vez hecho esto, el terapeuta temporal de las comunicaciones por ayudará al paciente a elaborar un teléfono, para evitar que el terapeuta plan de acción, teniendo en cuenta se estrese o incurra en errores du- los problemas potenciales que lo di- rante la asistencia telefónica. ficultarían o impedirían. Por último, el paciente deberá comprometerse Sabemos que cuando adquirimos con este plan de acción3. nuevas habilidades (de cualquier tipo), es más probable que las Algo fundamental para recordar es utilicemos en contextos calmos y que todos los contactos telefónicos seguros. Lamentablemente, las ha- no son terapia individual telefónica, bilidades que estamos enseñando sino que están centrados en que los a un paciente con TLP son aquellas pacientes sepan “echar mano” de que le permitirían sobrevivir a las las habilidades para actuar según crisis, y, por definición, estas deben diferentes situaciones. Marsha Li- ser efectivas en contextos poco se- nehan recomienda que el contacto guros y poco calmos. En consecuen- telefónico sea: 3 Los pacientes, una vez que entran en el plan de tratamiento con la TDC, se compro- meten a aceptar la ayuda cuando la piden. No es poco frecuente que los terapeutas recuerden esta regla cuando el paciente no quiere comprometerse en el plan a acción ideado, bajo las reglas TDC, durante la asistencia telefónica. Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008 221 S
    • Lencioni G., Gagliesi P. • Breve: no debe superar los 20 cuando existe mayor probabilidad minutos. de que las crisis ocurran. • Directivo. • Enfocado en el uso de las habi- Es importante que los terapeutas lidades. que atienden a pacientes con TLP reciban el entrenamiento suficiente Es esencial que esto se respete, en el manejo de la asistencia telefó- porque en caso de que la asistencia nica y estén preparados a la hora de telefónica se convierta en una charla realizar este tipo de apoyo. Es cru- cálida y contenedora, se estaría re- cial que el terapeuta tenga práctica forzando la aparición de las crisis a en la utilización de preguntas y co- cambio de contención y atención. mentarios como: ¿qué habilidades pudiste utilizar? ¿Qué conseguiste Por último, y no menos importante, al utilizar las habilidades? O “re- los contactos telefónicos pueden cuerda que el objetivo de la asisten- ser utilizados para reparar la rela- cia telefónica no es resolver la crisis, ción terapéutica cuando esto fuera sino lograr mantenerte viva para necesario. Muchos pacientes ma- poder llegar a la próxima sesión”. Ir linterpretan algunos comentarios directo al uso de las habilidades y realizados durante las sesiones, y evitar que el paciente nos relate la el llamado telefónico puede reparar historia de cómo y por qué llegó a ese error: por ejemplo, si el lapso estar en medio de esta crisis. entre sesión y sesión es muy largo, y una mala interpretación de una Guía marco para la atención indicación o intervención podría telefónica ocasionar algún tipo de deterioro tanto en el paciente como en la re- A continuación, describimos al- lación terapéutica. gunos puntos que parecen impor- tantes al momento de dar marco a Si estamos atentos a estas situacio- las llamadas telefónicas y hacerlas nes, estaremos en la capacidad de realmente útiles en el ciclo de vida prevenir algún tipo de crisis inter- de un proceso terapéutico: personal en la relación entre el tera- peuta y el paciente, y como sostiene • Explicitar los límites personales Linehan, cuando estos conflictos del propio profesional, tomando crecen o aparecen, no se espera en cuenta que el paciente no ne- que el paciente deje transcurrir con cesariamente los conoce y que tranquilidad una semana completa negar su existencia no facilitará para resolverlos. En estos casos, el proceso terapéutico. la asistencia telefónica provee un • Dejar claro y expreso cuáles contacto adicional entre sesiones serán los horarios disponibles 222 S Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008
    • Asistencia telefónica: una aproximación desde la terapia dialéctico-conductual... en los que se puede llamar por que lo acompañe. En toda circuns- teléfono. tancia se debe tener presente que la • En esta línea de pensamiento, falta de claridad en las prácticas del resulta importante entrenar terapeuta provocarán inestabilidad, a los pacientes en recursos y incertidumbre o, al menos, confu- herramientas disponibles para sión en los pacientes. Una breve reducir su malestar. De otra guía como la sugerida en este traba- manera, el terapeuta no contará jo puede ser enriquecida, discutida con dispositivos de los cuales o refutada, pero principalmente se echar mano ante la llamada del espera que sea la base o una herra- paciente, y esto generará una mienta para ser pensada y conside- intensa ansiedad en el terapeu- rada en la práctica profesional. ta, la que devendrá en estrés fácilmente. Se espera contar con mayor can- • Habilitar la capacidad para tidad de estudios que investiguen solicitar ayuda, lo que implica esta línea de acción y con trabajos un cotejo de pertinencia para que sistematicen la eficacia, los el paciente y de evaluación de recursos y las consideraciones que circunstancias. Una manera narran los propios terapeutas en de identificar la pertinencia es relación con esta particular forma categorizar las llamadas como de comunicación. administrativas, importantes o urgentes, y prever alternativas Referencias de solución en caso de indispo- nibilidad. Cada una de ellas ten- 1. Murphy SA, Collins LM, Rush AJ. Cus- tomizing treatment to the patient: adap- drá una respuesta específica. tive treatment strategies. Drug Alcohol • Protocolizar la práctica y hacer Depend. 2007;88 Suppl 2:S1-3. su registro. 2. Kaminer Y, Napolitano C. Dial for thera- py: aftercare for adolescent substance • Comentar abiertamente lo ocu- use disorders. J Am Acad Child Ado- rrido en la entrevista siguiente lesc Psychiatry. 2004;43(9):1171-4. (necesidad de ajustes, valora- 3. Bongar BM. The suicidal patient: clini- ción, conductas que interfieren cal and legal standards of care. Wash- ington, DC: American Psychological con los resultados deseados). Association; 1991. 4. Rhee WK, Merbaum M, Strube MJ, A manera de síntesis Self SM. Efficacy of brief telephone psychotherapy with callers to a suici- de hotline. Suicide Life Threat Behav. El uso por parte de los profesiona- 2005;35(3):317-28. les de determinadas tecnologías, 5. Mohr DC, Hart SL, Julian L, Catledge C, Honos-Webb L, Vella L, et al. Tele- cualquiera que sea su complejidad, phone-administered psychotherapy implica una instancia de reflexión for depression. Arch Gen Psychiatry. 2005;62(9):1007-14. Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008 223 S
    • Lencioni G., Gagliesi P. 6. Fisher EB, Thorpe CT, Devellis BM, a single-case study. Arch Phys Med Devellis RF. Healthy coping, negative Rehabil. 2004;85(8):1298-302. emotions, and diabetes management: 16. Beutler LE, Clarkin JF, Bongar BM. a systematic review and appraisal. Guidelines for the systematic treatment Diabetes Educ. 2007;33(6):1080-103; of the depressed patient. New York: discussion 1104-6. Oxford University Press; 2000. 7. Hecker JE, Losee MC, Roberson-Nay 17. Hoch P, Polatin P. Pseudoneurotic R, Maki K. Mastery of Your Anxiety and forms of schizophrenia. Psychiatr Q. Panic and brief therapist contact in the 1949;23(2):248-76. treatment of panic disorder. J Anxiety 18. Kernberg O. The treatment of patients Disord. 2004;18(2):111-26. with borderline personality organiza- 8. Katon WJ, Roy-Byrne P, Russo J, tion. Int J Psychoanal. 1968;49(4):600- Cowley D. Cost-effectiveness and 19. cost offset of a collaborative care 19. Masterson JF, Baiardi J, Fischer R, intervention for primary care patients Orcutt C. Psychotherapy of border- with panic disorder. Arch Gen Psychia- line and narcissistic disorders in the try. 2002;59(12):1098-104. adolescent: establishing a thera- 9. Linehan MM, Armstrong HE, Suárez peutic alliance. Adolesc Psychiatry. A, Allmon D, Heard, HL. Cognitive- 1992;18:3-25. behavioral treatment of chronically 20. Zetzel ER. A developmental approach parasuicidal borderline patients. Arch to the borderline patient. Am J Psychia- Gen Psychiatry. 1991;48(12):1060-4. try. 1971;127(7):867-71. 10. Wisniewski L, Ben-Porath DD. Telepho- 21. Gunderson JG. The borderline patient’s ne skill-coaching with eating disorde- intolerance of aloneness: insecure red clients: clinical guidelines using a attachments and therapist availability. DBT framework. Eur Eat Disord Rev. Am J Psychiatry. 1996;153(6):752-8. 2005;13(5):344-50. 22. Lester D. Counseling by telephone: 11. Linehan MM, Schmidt H 3rd, Dimeff LA, advantages and problems. Crisis Inter- Craft JC, Kanter J, Comtois KA. Dia- vention and Time-Limited Treatment. lectical behavior therapy for patients 1995;2(1):57-69. with borderline personality disorder 23. Hymer SM. The telephone session and drug-dependence. Am J Addict. and the telephone between sessions. 1999;8(4):279-92. Psychotherapy in Private Practice. 12. Mataix-Cols D, Marks IM, Greist JH, Ko- 1984;2(3):51-65. bak KA, Baer L. Obsessive-compulsive 24. McIntyre SM, Schwartz RC. Therapists’ symptom dimensions as predictors differential countertransference reac- of compliance with and response to tions toward clients with major depres- behaviour therapy: results from a con- sion or borderline personality disorder. trolled trial. Psychother Psychosom. J Clin Psychol. 1998;54(7):923-31. 2002;71(5):255-62. 25. Darely M. Crisis telephone consultation 13. Nakagawa A, Marks IM, Park JM, Ba- for deliberate self-harm patients. Br J chofen M, Baer L, Dottl SL, et al. Self- Psychiatry. 2000;176:91. treatment of obsessive-compulsive 26. Evans MO, Morgan HG, Hayward A, disorder guided by manual and com- Gunnell DJ. Crisis telephone consul- puter-conducted telephone interview. tation for deliberate self-harm patients: J Telemed Telecare. 2000;6(1):22-6. effects on repetition. Br J Psychiatry. 14. Bootzin RR, Stevens SJ. Adolescents, 1999;175:23-7. substance abuse, and the treatment of 27. Linehan MM, Heard HL, Armstrong HE. insomnia and daytime sleepiness. Clin Naturalistic follow-up of a behavioral Psychol Rev. 2005;25(5):629-44. treatment for chronically parasuicidal 15. Ouellet MC, Morin CM. Cognitive borderline patients. Arch Gen Psychia- behavioral therapy for insomnia as- try. 1993;50(12):971-4. sociated with traumatic brain injury: 224 S Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008
    • Asistencia telefónica: una aproximación desde la terapia dialéctico-conductual... 28. Linehan MM. Cognitive behavioral the- 29. Linehan MM. Skills training manual for rapy of borderline personality disorder. treating borderline personality disor- New York: Guilford; 2003. der. New York: Guilford; 2003. Recibido para evaluación: 4 de abril de 2008 Aceptado para publicación: 23 de julio de 2008 Correspondencia Pablo Gaglesi Fundación foro Malasia 857 1426 Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina pablogaglesi@fibertel.com.ar Anexo Hoja para el llamado telefónico La meta es asistir a la persona para identificar las habilidades que la ayuden a evitar conductas suicidas, parasuicidas u otras conductas im- pulsivas y que se comprometa a utilizarlas. El objetivo del entrenamiento es aplicar las habilidades. La siguiente es una lista de control. Revise los niveles que utilizó y bre- vemente responda cada pregunta. El equipo encontró útil examinarla en la reunión de la mañana. Esto ha sido también de ayuda para terapeutas individuales, a fin de analizarla con el consultante en su próxima sesión y darle una copia. Día: Consultante: Tiempo de la llamada hasta: 1. Definición del problema ¿Qué está pasando? Evento Pensamientos Sentimientos ¿Cuándo comenzó? Evaluación de la letalidad suicida o daño a terceros. Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008 225 S
    • Lencioni G., Gagliesi P. 2. Evaluación de la vulnerabilidad Enfermedad física Comida: ¿cuándo fue la última? Drogas que alteran el ánimo: cafeína, alcohol, etc. Sueño: demasiado, no suficiente. Actividad física 3. ¿Qué habilidad intentó? Nombrar la habilidad aun cuando el consultante no la haya podido reconocer. Reforzar el esfuerzo. 4. Generar habilidades alternativas Mente plena: mente sabia, observar, describir, no juzgar, una cosa a la vez con mente plena, efectividad: enfocarse en lo que funciona. Regulación emocional: reducir la vulnerabilidad, construir domino, construir experiencias positivas, acción opuesta. Tolerancia al malestar: • Distraerse: mente sabia, aceptar. Actividades (tareas que ayudan a distraerte), contribuciones (p. ej., hacer algo por alguien más), compa- raciones (compararte contigo mismo o con otro), emociones (un evento que cree una emoción distinta), sacando afuera (p. ej. ponerle sufri- miento en la repisa), pensamiento (contar, leer, rompecabezas), sen- saciones (hielo en la mano, apretar una pelota, caminata enérgica). • Cálmate: visión (mira algo hermoso), oído (música, escucha la naturale- za), olfato (potpurrí, velas, sahumerios), gusto (come tu comida o tomate tu té favorito), tacto (toca una frazada, báñate, acaricia a tu mascota). • Mejora el momento: imaginación (imagina un lugar seguro y relajante), significado (encuentra o crea algún propósito), reza (meditación), relajación (baño caliente, ejercicio de respiración), una cosa en cada momento, vaca- ciones (tómate 20 minutos), aliento (aliéntate diciendo “yo voy a poder”). • Pros y contras. • Aceptación radical. Efectividad interpersonal: efectividad en los objetivos, efectividad en la relación o efectividad en el autorrespeto. 5. En caso de que el plan no funcione, hacer resolución de problemas para un plan B. 6. Planear, verificar la habilidad tratada llamando, preacordando el próximo contacto. 226 S Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 37, Suplemento No. 1, 2008