Espejos
Sorey Bibiana Garcia Zapata

Ángel



Puede que cuando escribas te olvides de ti,
o cuando te olvidas de ti escrib...
Sobre ella…
Si uno supiera exactamente quien es, sabría también, exactamente, quien no puede ser.

Pocas cosas conocía Mar...
Sobre él...
“Lo grande de los amores imposibles es precisamente eso, son imposibles, pero eternos”[1].

No muchas historia...
Y estuviste aquí una madrugada
Sin darte cuenta siquiera que te amaba
Que puedo hacer para que ahora te olvides
Que mi úni...
Ignacio M.
¿Será pecado quedarse con algo que no te pertenece sin haberlo robado? Será delito. ¿Pero
pecado?

Esa mañana c...
amarillo con curiosidad y se pregunta si conoce a alguien llamado Juan Ignacio. Quizá si sea
una carta de amor, es una lás...
“Por vos soy otro y me olvido del mundo y para el mundo vivo. ¿Quien eres para entregarte
tanto? ¿Quien soy yo para amarte...
Fíjate bien donde estas parada
No solo los símbolos se interpretan, a veces hay cosas mas obvias que no se reconocen a sim...
cuestionar su sonrisa. ¿Cuanto tiempo llevaría ahí parado? ¿Habría notado su infantil alegría?
¿Sus gestos mientras leía? ...
¿Cómo encontrar en tus ojos
el brillo
la luz
que se transmite cuando hay amor?


¿Cómo saber que en tus días
el verme tien...
Nunca intentes que tu vida… no cambie
A veces no entiendes las cosas que suceden, a veces, solo te niegas a entenderlas.

...
Un sobre amarillo de arabescos dorados aparece de entre las hojas de uno de los libros del
joven, increíblemente además de...
-    ¡Vaya!... Pensé que no lo habías notado, no parecías presente, más bien un poco
          ausente. Buen hombre debe s...
No creerías lo que provocas
Si el mundo enloquece solo tienes dos opciones, una de ellas es unírtele.

Esa mañana el amane...
Cada clase te sientas ahí, siempre al lado de la gran ventana que tanto envidio, por
        tenerte mas cerca que yo y po...
-   ¡Ya regreso mamá!
   -   ¡No olvides abrigarte, hace frió!

En la puerta de José, Maria se detiene y respira hondo, no...
No vale la pena poner resistencia
Dejarse llevar hace parte de todo esto… pero no es lo mismo dejarte llevar por aquello q...
-   ¡No exageres! … no tengo clases hoy, podemos ir donde quieras.
    -   ¿Te parece si tomamos un café?
    -   Seguro… ...
-   Por supuesto, no será la última vez, no lo será si tú así lo quieres, por que yo también
       lo quiero. Debo entrar...
Colocando el mundo en su sitio
Hay cosas de las que no esperas mas de lo que son, por que así, significan lo suficiente.

...
Maria detuvo su marcha, era tarde y no sabia donde estaba; para ese momento había tomado
suficientes decisiones, debía hab...
Reflejos o Espejos
A veces no vale de mucho poner todo en orden, a veces todo tiene su propia forma de estar, en
desorden....
-   Ahí tienes a quien te ha cuidado todo la noche sin descanso. Si alguien me amase de
        esa forma…
    -   Calla F...
La Calle de los Sauces
Dicen que el mundo, es un pañuelo…

Al despertar Maria se encuentra un poco mejor, al lado de su ca...
-   Estoy seguro que ha escrito cada una de esas cartas con tanto esmero, como amor
        profesa por ti…
    -   Alejan...
Después de la tormenta, llega la calma
Si la historia va a ser triste… así tenía que ser… las historias tristes son eterna...
-    Se que estas un poco enferma, pero necesito que me acompañes al recital de danza.
          De verdad lo necesito. Pr...
“Y vivieron felices”, es final de cuento…
No siempre las confusiones son tan malas… a veces te pasan cosas que deseabas pe...
-   José, somos buenos amigos, pero de verdad no necesito presenciar esto.
    -   Créeme… lo necesitas. Solo espera por f...
Los cuentos de Antonio fueron publicados, y todos, inclusive Alejandro, fanático de sus
historias, tuvieron una copia de s...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Mis Novelas - Espejos

1,529

Published on

Una novelita de mi autorìa para compartir

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,529
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mis Novelas - Espejos

  1. 1. Espejos Sorey Bibiana Garcia Zapata Ángel Puede que cuando escribas te olvides de ti, o cuando te olvidas de ti escribas… sin darte cuenta que hablas de ti mismo… o quizás, sólo finjas que no lo haces. “Por vos, cómplice de mis angustias; yo quería que ella se pareciera a nosotras…” Ángel “…No se puede cambiar la naturaleza íntima de nuestros sentimientos que luego afloran en palabras, en historias de otros seres que aunque escondidos en otros nombres y otras vidas, somos nosotros mismos ocultos en ellos...” Eduard Pereira
  2. 2. Sobre ella… Si uno supiera exactamente quien es, sabría también, exactamente, quien no puede ser. Pocas cosas conocía Maria, sus libros de poesía, su guitarra y su oso de peluche, hacían parte del pequeño mundo, que más se asemejaba a una esfera de cristal o una caja de recuerdos, y que no se aturdía sino por sus propias tristezas o quizá, de vez en cuando, por la curiosidad de saber qué había detrás de las cortinas blancas adornadas con flores lila y la dulce brisa con olor a jazmín que llegaba en las tardes del jardín vecino. Cada día, Maria, después de ayudar a Alicia, su madre, sentada en su escritorio, releía una y otra vez todas esas historias de amor que llegaban a través de las cartas de su único amigo, Ignacio; historias que le hacían morder sus labios rojos al sentir el dolor de personajes apenas hipotéticos, que inundaban sus ojos cielo y los transformaban en mar inmenso, historias que le hacían palpitar el corazón, perder el vientre en un ataque de mariposas e incluso olvidarse que el mundo era mundo, para construir uno nuevo con cada uno de esos personajes enclaustrados en los sobres amarrillos bordados de arabescos dorados, siempre con la misma inscripción en tinta negra y letra elegante: “Calle de los Sauces, Nro. 50 – 81, Ignacio M.” ¿Que más quedaba, si no había mundo y el mundo eran solo cartas? No puede pararse uno en la mitad de la nada o detrás de la puerta a esperar que llegue otra, no queda sino releer las historias una y otra vez, como si uno mismo fuese dueño del tiempo, rehaciendo la vida de cada personaje, casi tan similar a la vida misma, un montón de círculos e historias que se repiten una y otra vez en instantes de tiempo diferentes. Ese era el mundo de Maria, el mundo que Ignacio había pintado para ella, aquel en el que solo a palabras conocía la intensidad de un beso, la sorpresa de un escalofrió o la profundidad de una pena de amor. ¿Y quién podría decirle que eran falsas esas historias? ¿Y quién podría prevenirla sobre sus mentiras? Su elección era creer en ese mundo dibujado por un ángel, que apareció un día en una carta con la dirección errada, ese era único lugar en el que su corazón no podría sufrir, el único sitio donde sus mayores tristezas duraban lo que se tardaba en leer una página y terminar a mitad de la siguiente con un final feliz, o quizá, con un final simplemente, para que acabara la angustia del espíritu al querer saber que pasaría mas adelante. Y era él, Ignacio, el único que provocaba esos dolores y el único también, a quien se los perdonaba. Después de todo, ¿qué puede hacerse con alguien de quien no conoces mas que su letra elegante? A la larga tampoco tendría sentido odiar lo que no se conoce, aunque fuese extrañamente contradictorio, que pudiese amarlo, sin conocerlo. Lo que ignoraba Maria, lo que ignora el corazón de quien decide no arriesgarse a salir de las esferas de cristal, es que no tiene la capacidad de descubrir que podría doler más, si vivirlo todo o ser conciente de lo que ha dejado de vivir.
  3. 3. Sobre él... “Lo grande de los amores imposibles es precisamente eso, son imposibles, pero eternos”[1]. No muchas historias tenia María que contar, su protagonismo en el amor había sido frustrado al saber, siendo muy niña, que aquel hombre de ojos claros y sonrisa amable, al que no le entendía muy bien las palabras por su idioma a medio aprender, iba a casarse, sin haber sabido nunca cuanto ella lo amaba, con cuanto amor atesoraba sus visitas anuales, sus sonrisas al salir de casa de su tía y el que nunca olvidara despedirse de ella al regresar a su país. De él sólo quedó la historia, una foto en un rincón de la billetera guardada por años, algunos poemas en los cuadernos de matemáticas y una única canción. Ella no era buena para componer canciones, su guitarra siempre murmuraba canciones de otros, pero esa noche, esa última noche, como si el corazón presintiese que él se iría para no regresar el próximo año, una canción surgió de repente. Con decisión tomó su guitarra y se sentó en las escalas del portón de su casa, esperando ver cuando saliera esa noche, como siempre a despedirse. Cada minuto era eterno e incitaba a la cobardía, la noche seguía de largo y la puerta de la casa de enfrente no se abría. El tiempo pasaba y entre uno y otro pensamiento Maria se preguntaba si era apropiado, ¿acaso no son los caballeros quienes dan las serenatas? ¿Pero y si se va y termina por no saberlo? Es mejor no pensar tanto; tanto pensar y pensar hace que termines por no hacer nada, y al final qué importa, es un regalo, yo no soy una princesa y el no es aun mi caballero. Alicia conociendo el corazón de su hija, tan parecido al suyo y observando cual reflejos la impaciencia y el amor que hacia tal espera eterna, sugirió a su hija cruzar la calle y despedirse. Sin embargo pudo más la cobardía, y con la excusa de ensayar aun más su canción, cerró la puerta y se dirigió a su habitación y a su ventana. Como pudiste olvidarte de mis besos Como olvidarte de todos mis abrazos Como olvidarse tu piel de mis manos Como olvidar tus suspiros lejanos Como olvidar que aun te quiero Y estuviste aquí una madrugada Sin darte cuenta siquiera que aquí estabas Que puedo hacer para que ahora te olvides Que mi único error ha sido olvidarme que simplemente soñaba Que más da si me quedo sin tus ojos Y que más si tus labios no son míos Déjame soñar ahora que puedo Soñar, que al final tan solo es un sueño Estar contigo y soñarte otra vez
  4. 4. Y estuviste aquí una madrugada Sin darte cuenta siquiera que te amaba Que puedo hacer para que ahora te olvides Que mi único error ha sido olvidarme que simplemente soñaba Y simplemente soñaba Que eternamente te amaba. Cantando y esperando la noche envejeció y con la noche los catorce años de Maria parecían cien, habiendo perdido todas sus esperanzas. De repente suena el timbre, es tarde y se escucha una voz de hombre que intenta decir: ¿Puede llamarla? Alicia se dirige presurosa a la habitación de su hija, ya debe irse, dice, viene a despedirse. En la premura, hasta la guitarra y la canción quedaron olvidadas. - No tengo mucho tiempo, mi vuelo es temprano, ha sido un gusto verte de nuevo. Sus grandes brazos rodearon tiernamente su cintura, un sólo segundo quiso ser eterno, tanto tiempo, tanta necesidad de sentirle cerca. ¿Y la canción? - Espera un momento. - No tardes, ya debo irme. Maria corre a saltos hacia la habitación, como llevada por el viento, sólo hay una elección, ya no hay tiempo y es así como la letra de la canción es doblada en dos y convertida en carta, con un “De, Para” en el ultimo espacio en blanco y un adorno adherente con una flor rosa, lo sella como si fuese un secreto para ambos. Regresa, lo ve apoyado en la puerta y dulcemente introduce su mano en el bolsillo para guardar su regalo. - No lo leas hasta que te vayas. El sonríe, como si lo entendiera todo. - Está bien. Un último y fuerte abrazo. - Adiós. - Adiós. Dios te cuide. Maria se queda mirándolo irse y despedirse en su camino de aquellos que le conocían. A veces, cuando no has tenido ciertas sensaciones, no percibes tan claramente algunas cosas. Esa noche María no reconoció que ese adiós era para siempre, e hicieron falta unos años más de espera para poder entenderlo todo, cuando llegó la noticia de su boda. [1] ¿Rosario, cómo quieres que te quiera?, Entre los dedos de Maquiel. Eduard Pereira 2006
  5. 5. Ignacio M. ¿Será pecado quedarse con algo que no te pertenece sin haberlo robado? Será delito. ¿Pero pecado? Esa mañana como cada mañana, Maria regresaba de la tienda después de comprar algunos huevos, leche y pan para el desayuno. Sus pasos apenas lentos y sin concentración la llevaban a su casa cual hoja de otoño suelta en el viento, y de la misma forma que esa hoja de otoño, pasaba desapercibida entre la gente; solo aquel que estuviese atento al encanto de aquello que no carece de sencillez, podría percibirla. Al llegar a la puerta de su casa se encuentra con Alejandro, concentrado en su diario quehacer y asegurándose que la correspondencia de la casa de Maria era correctamente entregada. - ¡Hola! - Hola Maria, ¿Puedes entregarle esto a tu madre? - Por supuesto, como siempre. Gracias Alejandro. - Espera,… hay algo mas, aquí está… esta debe ser para ti. A tu edad empiezan a llegar cartas de amor. - ¿Cartas de Amor? ¿Por qué lo dices? - Solo mírala… estoy seguro, es una carta de amor. Maria tomo el sobre en sus manos, nunca antes había visto una carta tan hermosa; el fino papel amarillo era bordado al costado derecho con una suave línea de arabescos dorados, el sello denotaba el detalle y refinamiento con que había sido colocado al modo antiguo, en el respaldo letra cursiva y elegante en tinta negra, escribía una dirección y un nombre: Calle de los Sauces, Nro 50 – 81 Ignacio M. Con mil ideas en la cabeza, tratando de entender la idea loca de la carta de amor, Maria no se percata de que Alejandro se aleja de la casa. - ¡Espera! ¿donde vas? ¡Esta carta no es para mí! Alejandro gira a lo lejos y sin dejar de caminar dice en voz alta. - Claro es para ti, veinte años en este trabajo me han enseñado que así lucen las cartas de amor y dice en mi lista de entregas que es de Juan Ignacio y que va dirigida a tu casa. ¡Cuídate! Te veo mañana. - Espera… esta no es la dirección de mi casa. Alejandro ya esta lejos para escuchar lo que dice Maria. Veinte años en este trabajo deben haber terminado por hacer que Alejandro se despistase un poco, quizá mañana se la devuelva, piensa Maria, cierra la puerta de su casa y camina lentamente hacia la cocina mirando el sobre
  6. 6. amarillo con curiosidad y se pregunta si conoce a alguien llamado Juan Ignacio. Quizá si sea una carta de amor, es una lástima que no sea para mí, piensa, estoy segura de que Alejandro se ha equivocado. - ¿Que te pasa? ¿En que andas distraída? - En nada mamá. - ¿Vas a desayunar? - No, he perdido el apetito, voy a mi cuarto. Aquí está tu correo. Al llegar a su habitación Maria deja el sobre en su escritorio. Toma la guitarra y empieza a susurrar una canción que parece sonar a nada; es imposible concentrarse cuando tienes curiosidad. La brisa eleva suavemente la carta y la tira al piso, Maria la recoge, otra vez esta en sus manos, los arabescos dorados dan visos con la luz que entra por la ventana, es como si le incitaran a abrirla. Quizá no haya nada de malo en saber que dice, al fin es una confusión, no hay un destinatario, solo el nombre de quien la envía; si alguien preguntase por ella la devolvería y pediría excusas por haberla leído, al fin, el cartero dijo que era para mi, piensa Maria. Decidida, Maria abre el sobre con suma delicadeza para poder dejarlo tan similar a como estaba al recibirla. Del interior de la carta se desprende un olor a jazmín, tan dulce como la brisa de su ventana. Adentro un par de hojas en el mismo fino papel amarillo del sobre se ven delicadamente dobladas y en el fondo se observan los pétalos de jazmín. Este seria el momento preciso para echar atrás su decisión de leerla, pero ya el sobre estaba abierto y nadie creería que no lo había hecho, ¿Qué más daba? Al abrir las hojas podía observarse la letra negra elegante. “Mi amor por vos, me da sed; en mi boca, la fábrica de saliva se ve en aprietos por mojar unos labios que se resecan. Quisiera tener agua cerca para calmar la angustia que me produce esa sensación de sequedad que nace al estar juntos.” Si, era una carta de amor. Pensar en detenerse y no seguir leyéndola ya era imposible, en cada palabra el corazón de Maria se encadenaba a un sentimiento ajeno y sentía como si husmeará por una puerta a medio cerrar, a dos amantes que se seducen a versos. La curiosidad humana le da esa forma a los sentimientos, esa necesidad de saber, encontrar, descubrir e imaginar. Ansiosamente llega al final de la carta, entre línea y línea Maria piensa que hermoso seria que alguien la amase de esa forma, y aunque se sentía culpable por haber evitado a quien Ignacio amaba la alegría de saber todo lo que tenia que decirle, pensaba en lo mucho que deseaba que llegase el día siguiente y que Alejandro equivocase otra vez el rumbo de otra carta igual de hermosa. Controlando la avidez de su lectura, revuelta entre sentimientos de culpa y necesidad, notó que llegaba al último párrafo, y como quien se da cuenta de repente que acaba de gastar toda su riqueza, lee lentamente las ultimas palabras tan amorosamente escritas.
  7. 7. “Por vos soy otro y me olvido del mundo y para el mundo vivo. ¿Quien eres para entregarte tanto? ¿Quien soy yo para amarte tanto? Tu nombre es tan corto, como cortos son mis argumentos para describirte un poco. Tu nombre es corto, pero tu nombre es vida, tu nombre es DANZA.” El rostro de Maria dilucidó sorpresa. ¿Danza? Danza no es nombre de mujer. ¿Quien podría llamarse Danza? ¿Será un bailarín? Un bailarín que no tiene amada y que escribe cartas a lugares desconocidos por que no sabe donde vive ella o con la esperanza quizá de encontrarla. Dulce remedio para la culpa, ya no había que disculparse con quien Ignacio amaba, y no se puede saber si eso es mejor o peor, por que igual habrá alguien con quien disculparse, el dueño de la carta, pero al menos no por usurpar al destinatario de una carta de amor. Es diferente curiosear en una historia a husmear en una carta de amor, esas cosas son solo de dos, piensa Maria, pero si no es una carta de amor, quizá no sea tan seguro que llegue una nueva carta mañana. En ese momento todo se tornó un poco triste; Maria no sabia quien era Ignacio y sin embargo deseaba como nada que él volviese a escribirle, aunque nunca tuviese la certeza de a quien iban dirigidas sus historias; nuevamente solo quedaba la esperanza de que los años de Alejandro trajeran consigo en días siguientes una carta mas de Juan Ignacio.
  8. 8. Fíjate bien donde estas parada No solo los símbolos se interpretan, a veces hay cosas mas obvias que no se reconocen a simple vista; a veces, necesitas oler. La espera de esa mañana fue tan larga, como la de aquel que espera por cinco minutos de retrazo en la primera cita. - Como tardaste hoy,… ¡Dios Mió! - ¡Lo ves… te lo dije, era una carta de amor! Por eso me esperas con tanta ansiedad. Maria se sonroja al verse descubierta de improviso, pero ¿Cómo decir ahora que es un error y que la carta no era para ella? Es mejor guardar silencio, piensa, y dejar que Alejandro siga creyendo que son cartas de amor, y así se asegurará de traerlas cada vez que llegue una. - ¿Tienes algo para mí? - Déjame ver… esta dice Francisco Javier Solera, no Ignacio y es para tu madre. Esta dice pago de impuestos, es para tu padre… y esta… no es para tu casa. Creo que no, no tengo nada para ti el día de hoy. El rostro de Maria refleja una profunda tristeza, como quien ha sido olvidado un día de repente por quien ama. - Veo… bueno, Gracias Alejandro. - Sonríe Maria. ¿Tanto te ha gustado su carta? - Si… - Si tanto te gustan los arabescos dorados, aquí tengo nuevamente una carta para ti, de Ignacio. La mirada de Maria se transforman en alegría, no hay tiempo siquiera de pensar en reprochar la broma de Alejandro, ha llegado una nueva carta, una nueva historia quizá, algo que la ayudara a saber quien era aquel hombre que se había quedado en su cabeza, danzando en sus sueños, haciéndole creer o tan solo desear que hubiese solo una posibilidad un día de saber quien era y que alguna vez no escribiese una historia, si no mas bien, que hablase de si mismo. Maria corre a su habitación, cierra la puerta y se tumba sobre su cama. Sentada sobre sus almohadas abre suavemente el sobre, como el día anterior los pétalos de jazmín se encuentran en el fondo y las hojas delicadamente dobladas guardan una nueva historia. Esta vez la historia habla de un jean azul enamorado de una camisa roja, semejante cosa solo podía sacarle sonrisas a su rostro. De repente, Maria se siente observada, con tanto embelezo no se ha dado cuenta que su madre ha quitado de la ventana la cortina de flores lila para llevarla al cuarto de lavado. Tal sensación se asemejaba a estar parado desnudo en mitad de miles de extraños, una sola cosa alejaba a Maria de todo aquello de lo que quería protegerse, su cortina de flores lila, y ahora no estaba, se encontraba expuesta a unos ojos de un color negro profundo que parecían
  9. 9. cuestionar su sonrisa. ¿Cuanto tiempo llevaría ahí parado? ¿Habría notado su infantil alegría? ¿Sus gestos mientras leía? ¿Y los sobres amarillos? Si alguien los veía podría llegar a descubrirse que las cartas no eran para ella. - ¡No debería usted husmear en las habitaciones ajenas! - Lo sé, y no lo hago. Solo riego mi jardín como todos los días. Maria se siente apenada, es cierto, es su vecino, tan encerrada se mantiene en casa que a veces no recuerda ni los rostros de las personas que viven cerca. Y parecía de verdad increíble como no haber notado que alguien tenía una mirada tan oscuramente hermosa. Maria se levanta de su cama y se dirige a la ventana. - ¿Son tuyos los jazmines? - Si, son míos, son mis favoritos. Amo las flores. ¿Tu no? - Si, y ahora los jazmines son mis favoritos. - Quizá algún día puedas contarme el por que, por hoy, debo dejarte, he dejado algo en el horno. El muchacho se aleja y tras unos pasos gira hacia la ventana de Maria. - A propósito, mi nombre es José, ha sido un gusto conocerte. Maria no alcanza a modular palabra, José entra en su casa sin esperar una respuesta. Que muchacho tan extraño, piensa. Al volver a su cama y ver el sobre encima de las sabanas, recuerda la historia y sonríe, solo saber que ha llegado una nueva carta de Ignacio la pone feliz y se olvida de todo. - Maria! Se hace tarde… ¡debes arreglarte para ir a la universidad!, ¡tu papá vendrá a recogerte en el taxi! Tiene sus ventajas eso de ser hija de un taxista, puedes dormir mucho, arreglarte mas tarde y estar segura de que llegaras a tiempo. Con algo de letargo Maria recoge la carta y la guarda junto con la otra dentro de una caja de madera. La caja tallada con flores se la había regalado su madre en su último cumpleaños, el día que cumplía 18 años; desde entonces sus mas preciados tesoros yacían en ella, la foto de un joven de ojos claros, un intento de recordar la letra de una canción y una pequeña hoja que se encontraba dentro de la caja cuando se la regalaron; la hoja estaba un tanto amarillenta y gastada por el tiempo, parecía haber sido desarrugada y puesta allí para ella como regalo de su madre; ambas tenían corazones tan similares que a veces parecía que la vida de Maria fuese una continuación de la vida de su madre; así lo sintió Maria con ese regalo, cuando leyó en aquella hoja lo que se parecía mas a un secreto que a un poema. Quizá su madre también tuvo alguna vez un amor parecido al suyo, imposible, y aunque nunca hubiese hablado de ello, quería que Maria entendiera que ella sabia exactamente lo que sentía. “¿Cómo encontrar en tu mirada la respuesta a mi inquietud?
  10. 10. ¿Cómo encontrar en tus ojos el brillo la luz que se transmite cuando hay amor? ¿Cómo saber que en tus días el verme tiene importancia el encontrarme, significado el mirarme, alguna gracia? ¿Cómo descubrir en tu vida qué la llena de color quién te regala sonrisas y a quién le das tu amor?” [1] Recordar el día en que conoció ese poema, le hacia recordar también que ese mismo día supo la noticia de la boda mas fatídica de la cual podría haberse enterado. No eran buenos esos recuerdos, cerro la caja y la dejó sobre su escritorio para ir a la universidad, era una linda tarde y no había nada que pudiese cambiar esa alegría. -------------------------------------------------------------------------------- [1] Alicia, Reflejos de Ventana – Eduard Pereira 2006
  11. 11. Nunca intentes que tu vida… no cambie A veces no entiendes las cosas que suceden, a veces, solo te niegas a entenderlas. - Pórtate bien. - Si Papá. - Pon cuidado a las clases y regresa temprano a casa. Si quieres que te recoja me llamas. - Si Papito. Ya papá, estaré bien, en serio. Maria le da un beso a su padre y sale del auto. Los últimos días han sido tan espléndidos, que ni los mimos de su sobre protector padre podrían cambiar su semblante de alegría o hacerle siquiera arrugar el ceño. Cada día las cartas de Ignacio habían transformado el mundo de Maria; confidente de cada uno de los sueños y lagrimas de los personajes en ellas, se sentía tranquila, segura de estar viviendo en un mundo que lo único irreal que tenia era la seguridad de no salir lastimada, y aunque el diario devenir la enfrentaba al mundo real, no muchas cosas cambiaban al salir de su casa. Lejos de ensimismarse, Maria era una estudiante sobresaliente, atenta pero poco sociable; su carácter solitario hacia que lograse el que parecía ser su principal interés, pasar tan desapercibida entre la gente que solo ella misma estuviese al tanto de su existencia. Lo que sucede a veces con la alegría, es que te vuelve un poco torpe y olvidadizo; cuando uno es feliz, no piensa mas que en ser feliz y olvida desde los planes de conquistar el mundo, hasta de la necesidad de hacerse invisible. La sonrisa de Maria y su particular forma de caminar como a saltitos en las puntas de los pies por esos días, no podían hacerla pasar desapercibida; era como si cada lugar por el que pasaba cambiara de color y tomase vida de repente. - Disculpa… ¿Puedo hablarte un instante? Al tiempo con la frase, Maria siente que alguien la toma por el brazo suavemente; al girarse, unos ojos gris claro la observan con detenimiento y duda, como si esperasen recibir rechazo. - ¿Te molesto? No tardaré mucho, solo quiero cruzar unas palabras contigo… Un poco turbada Maria asiente con la cabeza sin poder modular palabra, eso pasa a veces cuando uno anda como en las nubes, todo parece más hermoso de lo que debería, pero a veces hay cosas que simplemente son hermosas, y solo puede verse su belleza si uno se detiene a mirarlas un instante, o como en esta ocasión, si hacen que se les mire. El joven no quita su mirada de los ojos de Maria, sin embargo la duda parece ganarle al detenimiento al notar su silencio profundo. Negando con la cabeza, baja la mirada y dice: - Solo quería devolverte esto, se te quedo ayer en clase de literatura.
  12. 12. Un sobre amarillo de arabescos dorados aparece de entre las hojas de uno de los libros del joven, increíblemente además de su coraza, Maria había dejado olvidado parte de su mas preciado tesoro en algún lugar, sin darse cuenta. - Supuse que era valioso por el detalle y cuidado con que lo guardabas, espero que así sea. Nos vemos luego. El joven toma la mano de Maria suavemente y deja en ella su carta. Maria no musita una palabra; ya no reconoce en donde esta su mente, si perdida en el mal presagio de su descuido o en ese par de ojos color gris y esa voz profunda y dulce que estaba segura nunca haber escuchado. Aletargada Maria llega al salón de clase, llega su cuerpo, su mente esta demasiado lejos para comprender lo que el profesor explica sobre los amantes de la edad media, “Abelardo y Eloisa”; un tema que en otras condiciones abría captado todo su interés y atención, parecía insignificante ante el razonamiento apesadumbrado del por que no había dicho al menos gracias. “...A pesar de que a veces estuviéramos separados, podríamos por la correspondencia, estar presentes el uno en el otro. Además, las palabras que se escriben suelen ser más ardientes que las que se pronuncian por la boca. El júbilo de nuestras conversaciones no conocería interrupción...” [1] El trastorno de aquella voz parece estar trayendo alucinaciones, nada sabe Maria, solo que esto no debería estar pasando. De nuevo se escucha la voz, esta vez más fuerte, como si le hablara. “...Mi corazón me ha abandonado, él vive contigo. Sin ti, él no puede estar en ninguna parte. Te lo ruego, ¡Haz que esté bien contigo! lo estará si te halla propicio, si tú le devuelves amor por amor, poco por mucho, palabras por actos...” [2] El silencio en el aula se ha hecho profundo, la voz, más real que alucinación cautiva con su lectura a todos los asistentes de la clase. Entre tanto Maria despierta de su letargo y dirige su mirada al frente; ahí están los ojos gris, la voz profunda y los labios que dulcemente pronuncian cada palabra de amor escrita por Abelardo a Eloisa. - Muy bien, Señor Antonio. ¡Jóvenes, la clase ha terminado, los veo mañana! El anunciado final de clase vuelve a Maria al mundo real; la chillona voz del maestro de literatura despertaría a un oso en invierno de sus más profundos sueños, piensa. Sin darse cuenta Antonio, el chico de los ojos gris, está a su lado, como lo estaba siempre sin que ella se hubiese percatado de ello. - Ten cuidado de no olvidar nada. - Gracias… Seguro lo tendré. - Nos vemos luego Maria. - Hasta pronto… ¡Oye! Lo has hecho muy bien el día de hoy.
  13. 13. - ¡Vaya!... Pensé que no lo habías notado, no parecías presente, más bien un poco ausente. Buen hombre debe ser quien cautive tanto tu atención, bueno y romántico para escribirte cartas, como Abelardo a Eloisa. Maria permaneció en silencio. Al parecer Antonio tenía esa capacidad de llevarla a lugares que ella misma desconocía y que no podía abandonar con facilidad, pero seguía sin entender el por que; lo único que sentía era la extraña necesidad de explicar que no eran cartas de amor, pero no podía hablar de las cartas, después de todo ¿como explicar que no eran suyas? Los ojos de Antonio permanecían clavados en los de Maria y sin retirar su mirada concluyo diciendo: - “El que encuentra a una mujer buena, encuentra un tesoro y consigue el favor del Señor” [3]. Es un hombre afortunado. Te veo mañana Maria. Antonio se acerca a Maria, le da un beso en mejilla y sale del aula. Maria permanece en pie sin entender que sucede, su cuerpo no responde y su cabeza sigue en otro lugar, quiere salir ahí, pero no sabe siquiera donde esta parada. Después de reponerse Maria sale hacia su casa, ya no camina a saltitos, el cuerpo se le hace pesado y la cabeza aun no logra ponerse en su sitio; al llegar a casa se encierra en su habitación sin probar bocado, todo su cuerpo parece estar luchando contra algo y no sabe exactamente que es, pero no se siente bien; hasta las cartas de Ignacio se han quedado hoy entre sus libros, no releyó nuevamente la historia de la mañana y tampoco toco su guitarra esa noche. Maria sabia que no era tristeza, ni enfermedad, sabía muchas cosas que no era lo que sentía, pero seguía sin entender que le sucedía. -------------------------------------------------------------------------------- [1] Cartas de Abelardo y Eloisa - Abelardo, Historia Calamitatum [2] Cartas de Abelardo y Eloisa - Abelardo, Historia Calamitatum [3] Cartas de Abelardo y Eloisa
  14. 14. No creerías lo que provocas Si el mundo enloquece solo tienes dos opciones, una de ellas es unírtele. Esa mañana el amanecer pareció diferente para Maria; cuando se tiene una de esas noches en que se sueña que se esta despierto pensando en algo, se hace difícil distinguir si de verdad dormiste o te la pasaste despierto, y cuando uno nunca a tenido mucho en que pensar, ignora la diferencia entre pensar despierto o dormido. - Buen día. - Buen día mamá. - ¿Piensas levantarte hoy? - De eso aun no estoy segura. Que intenso esta el olor a jazmín esta mañana,… ¿Olvide cerrar la ventana en la noche? - No lo creo. ¿En que andas distraída? - ¿Por qué lo dices mamá? Al mirar su escritorio Maria ve un pequeño solitario con un par de finos jazmines blancos. - Los trajo José para ti ayer en la tarde. Te estuvo esperando un rato, pero no llegaste y al parecer tenía una cita. - Ay no mamá… ¡olvide el recital de danza! Maria se levanta de su cama como impulsada por el viento. - Me preocupas… ¿Que te pasa? Hasta Alejandro te extrañó el día de hoy, no bajaste por tu carta. - ¿Alejandro? ¿Tan tarde es…? ¿Mi carta? ¿Que carta? - Sabes que Alejandro no guarda un secreto, suficiente tiene el pobre con soportar la curiosidad de llevar cartas y paquetes en su maletín, sin saber lo que dicen o contienen. Aquí dejo tu carta, luego la lees, es preciso que vayas con José a disculparte. Con tanta agitación Maria no observa con atención la carta que ha dejado su madre para ella. Al acercarse a su escritorio antes de salir, nota como el sobre no es amarillo y mucho menos tiene arabescos dorados, en el respaldo esta escrito su nombre y el nombre de alguien más, Antonio Solera. Generalmente cuando se recibe una carta de amor, el corazón palpita tan fuerte y rápido que parece que se fuera a salir del pecho. El corazón de Maria no late rápido, late lento y con tanto esfuerzo que parece que fuese a sufrir un colapso. Al interior del sobre había una hoja luminosamente blanca y finamente doblada: Maria… decidirse a escribir esta carta no ha sido algo fácil, sabe Dios cuantas veces he intentado llamar tu atención sin poder lograrlo, y es que a veces estas tan sumamente lejos, que no sé si sea eso lo que te hace tan extremadamente hermosa… como si fueses un misterio, que atrae e incita tímidamente a ser descubierto.
  15. 15. Cada clase te sientas ahí, siempre al lado de la gran ventana que tanto envidio, por tenerte mas cerca que yo y por que siempre buscas estar a su lado… el hilo de viento que juega con tus rizos dorados distraen toda mi atención… no sabes lo difícil que es concentrarse suplicando a tu mirada atenta toparse con la mía un solo instante… pero siempre pareces tan ajena, tan ajena a todo lo que no sea esas clases de literatura que me roban tu alma. Sabrás disculparme si soy insolente, si mis palabras te turban o si puedo parecer exagerado, quizá excéntrico… pero estos últimos días, tus labios rojos apenas silenciosos, han mezclado en tu belleza tantas sonrisas de improviso, que se me ha hecho imposible contener un solo instante mas, lo que debió haberse quedado en secreto, solo conmigo… y es que es tan difícil no desear hacer parte de tu dicha. La sola idea de pensar que no sabrás nunca lo que siento, me hace sentir esta necesidad de escribir y equivocarme si es preciso; preferiría que me odiaras y te alejaras de mi al siquiera verme, que seguir soportando la angustia del espíritu, que muere de curiosidad de saber quien eres, que sueñas y que amas, si amas a alguien o si podrías amarme un día. Se que se suena pretensioso, pero pretensioso es mi amor ante tu desidia, deseoso de conocer la respuesta a mis suplicas en tus ausentes miradas o el mismísimo calor de una sola de tus palabras… como esta tarde, esta tarde en que te has robado mi alma; solo sentir que existo para ti tan suave o tenue como un simple murmullo en tu cabeza, me hizo desear tener en ti mas que un instante, me hizo sentir la necesidad de que sepas que me gustas, que tu fragilidad y sencillez son mas notorias en ti, que esa enorme coraza de desconfianza que tanto te protege. Te suplico no tengas miedo, no pido nada, por muchos días, mas de los que imaginas, me ha sido muy suficiente respirar el aire que respiras, y si es que estoy loco, si es locura quererte de esta forma, solo detenlo, dime que es imposible y que no puedes intentar amarme, y tus palabras se irán conmigo lejos de ti y de mi mismo… por que soy yo quien te quiere y por respeto a tu decisión, estoy dispuesto a ser otro. Antonio Maria cae lentamente y se sienta en su cama, permanecer en pie seria ridículo sin recuperar primero el aliento. Nadie creería que fuese tan difícil ser el protagonista de una carta de amor. ¿Como podía no haberlo notado nunca? ¿Puedes aislarte tanto del mundo? ¿Tanto así? ¿Puede hacerte olvidar el miedo de las cosas que sueñas para ti? ¿Puede hacerte perderlas? La cabeza de Maria estaba hecha un nudo, no sabía nada de Antonio, no sabia quien era, no sabía desde cuando la quería, todo le daba vueltas en la cabeza, la pregunta de Antonio, su fantasioso amor por Ignacio y José. - ¡Dios Mió! José. Maria corre hacia la puerta.
  16. 16. - ¡Ya regreso mamá! - ¡No olvides abrigarte, hace frió! En la puerta de José, Maria se detiene y respira hondo, no pensó mucho en que decir pero debe decir algo y pronto. Toca la puerta con suavidad, los pasos de José se oyen llegar lentamente; cuando hay algo por decir, en especial unas disculpas, como que todo pasa muy despacio. La puerta se abre. - Hola. - Hola. Maria se muerde los labios mirando a José. Los ojos de José, siempre cuestionando sus ojos, parecen esperar que diga algo. - Yo… lo siento. Me distraje y olvide el recital. De verdad quería verte danzar pero… Las manos de José toman el rostro de Maria, y sin darse cuenta sus palabras son apagadas por un dulce beso sobre los labios. - No importa, podemos ir otro día. ¿Quieres pasar? Mamá preparó chocolate caliente y galletas, como te gusta. - Yo… debo ir a la universidad. Te veo en la tarde… ¿Esta bien? - Esta bien, princesa. El rostro de Maria, más pálido que siempre, huye torpemente a la mirada de José; José sonríe, suelta su mano y evitando la vergüenza de Maria, entra a su casa y cierra la puerta. Maria más turbada que antes se aleja caminando lentamente; sus pasos esta vez no la hacer ver cual hoja de otoño, más bien pareciese una pequeña piedra empujada por la fuerte brisa del reciente invierno. El mundo se ha vuelto loco, Antonio le ha declarado su amor, José le ha robado un beso, e Ignacio… Ignacio no escribió esta mañana. ¿Como puede estarse tan seguro, tanto tiempo, de que algo funciona como lo esperas, y que descubras un día simplemente que no es cierto? ¿Que nunca lo ha sido? Pasar desapercibida era lo único que en verdad creía Maria que hacia bien, y sencillamente parecía no estar funcionando, ni haber funcionado nunca antes.
  17. 17. No vale la pena poner resistencia Dejarse llevar hace parte de todo esto… pero no es lo mismo dejarte llevar por aquello que quieres, que por aquello que necesitas. Días antes, una mañana, como cada mañana Maria regresaba de la tienda; encontrando a Alejandro agradece la entrega de su nueva carta, al levantar la mirada para despedirse, ve a José salir de su casa hacia el jardín, y como se había vuelto costumbre desde el día en que supo su nombre, se dirigió hacia él para saludarle. José era un hombre apuesto, alto, un poco delgado pero elegante, sus cejas abundantes y sus ojos oscuros, hacían su mirada fuerte y atrayente, sus labios suavemente definidos imitaban los pájaros que alimentaba en las mañanas y su piel trigueña parecía haberse dado baños de sol en su tarea diaria de cuidar los jazmines. Con poco más de veintidós años vivía en su casa con su madre, su padre murió cuando él tenía dieciocho y desde entonces sus estudios de danza se hicieron más intensos y fructíferos con la necesidad de cuidar a su madre. Cualquiera de las mujeres que conociera a José, moría del deseo de obtener una sola de sus miradas o palabras; en los alrededores nadie conocía mucho de él más que su afición a la danza y los jazmines, su esmerado cuidado por su madre y su intachable comportamiento de caballero. - Buen día José. - Buen día Maria. - ¡Lucen hermosos hoy tus jazmines, como siempre! - Gracias… ¿te sucede algo? - No,… ¿Por qué lo dices? - Luces muy feliz, más feliz que siempre… o que alguna vez. El rostro de Maria se sonroja. José se acerca a ella y levanta suavemente su rostro con su mano. - No agaches la cabeza, por nadie, ni por nada, y ¡sonríe! … te ves más hermosa si sonríes. Aunque la verdad… siempre te ves hermosa. El desconcierto en el rostro de Maria no podría ser más evidente; los ojos de José ataban como un imán sus ojos. Maria no entiende lo que pasa, una extraña sensación recorre su vientre. Es posible que sea la cercanía de José, piensa, eso ocurre a veces. - Ah!... ahí estas… No podré hacer el desayuno si no me traes el encargo… hola José. Alicia aparece de improviso para salvar a su hija de aquel extraño acontecimiento. - Ya voy mamá. Te veo luego... - … ¿Puede ser hoy?… La pregunta detiene a Maria en mitad de su camino de regreso. - Es difícil encontrarte de tan buen humor… no hay por que desperdiciarlo, ¿no crees?
  18. 18. - ¡No exageres! … no tengo clases hoy, podemos ir donde quieras. - ¿Te parece si tomamos un café? - Seguro… te espero entonces. - Está bien… hablamos más tarde. Maria regresa a su casa, su madre la espera con una sonrisa llena de picardía. - ¡Tienes una cita! - ¡Mamá! - Sabes, eres grande y yo no lo sabía… - Mamá… no es una cita, es solo… una invitación. José solo es amable. - Está bien, como digas, en todo caso, me alegra que tengas una cita. - ¡Mamá! Alicia parecía llena de una inhabitual complicidad y alegría, si bien la individualidad de su hija no parecía afectar quien era o quien podía llegar a ser, su constante soledad la preocupaba y entristecía; muchas cosas podía dejar de vivir Maria si seguía negándose a conocer el mundo y esta era la oportunidad precisa para que todo cambiara; José era un buen muchacho y era posible que tuviera buenas intensiones con su hija. … La tarde fue esplendida, después de tomar un café, José lleva a Maria a conocer el teatro donde danzará su grupo durante el invierno. Quien conociese a Maria, sabría que algo diferente ocurría, la conversación con José era fluida, ambos hablaban de si mismos, de ambos y de las cosas que amaban, hasta de las cosas que compartían, como la brisa y los jazmines enredados en sus ventanas. José contaba a Maria como le gustaba escucharla cantar, se quedaba en silencio, él y su madre adoraban su voz, que susurraba canciones cada noche a través de su ventana. - Cuando no cantas, entristezco, cuando lo haces, imagino a veces, que lo haces para mí… para nosotros. El rostro de Maria se sonrojaba ante aquellos halagos. José no permitía que bajase la cabeza al sonrojarse y con la palma de su mano apoyada suavemente en su rostro, hacía que dirigiera la mirada hacia sus ojos, se quedaba en silencio por segundos infinitamente eternos, luego sonreía con picardía como quien comete una travesura y continuaba caminando. El camino a casa estuvo algo silencioso, la tarde parecía haber sido tan larga, y tantas cosas parecían haberse dicho, que ahora solo restaba regalarse un poco de silencio. José parecía en calma; Maria un tanto confundida pensaba en lo diferente que se sentía hablar con alguien de esa forma, hablar de si misma, hablar de otras cosas, escuchar sobre él, conocer todo aquello que se negaba a conocer, todo aquello a lo que temía y que después de todo no era tan malo. - Maria, prométeme algo ¿si? - Si, dime… - Promete que no será esta la última vez que pueda estar así, contigo.
  19. 19. - Por supuesto, no será la última vez, no lo será si tú así lo quieres, por que yo también lo quiero. Debo entrar a casa, deben estar esperándome. - Te veo mañana. - Por supuesto, como cada día a través de mi ventana. Después de un abrazo Maria entra en su casa. Parecía increíble que un vínculo de afecto y confianza pudiera crearse tan pronto. José era un buen muchacho y su compañía infundía en Maria tranquilidad, y empezaba a provocar en ella sin que se diera cuenta, el profundo deseo de no estar sola.
  20. 20. Colocando el mundo en su sitio Hay cosas de las que no esperas mas de lo que son, por que así, significan lo suficiente. Esa tarde el camino de Maria no parecía llevarla a ningún lado, después de mentir a José sobre ir a la universidad, había caminado tanto tiempo sin rumbo que era probable que ahora no supiese exactamente donde estaba. Se la había pasado recordando en que forma José había entrado a hacer parte de su mundo; era su vecino y quien ponía la brisa con olor a jazmín que tanto le gustaba disfrutar en las mañanas; era un joven amable y apuesto, caballeroso y muy atento con ella, habían compartido muchas tardes y mañanas desde el día en que se prometieron ser amigos, tanto así que José le había pedido ir como invitada de honor en compañía de su madre, al estreno del recital de danza en el que participaría. Muchas cosas recordaba Maria, pero por mas que lo intentaba no conseguía descifrar en que momento José, había confundido su amistad y compañía con el deseo de que existiese algo mas entre los dos. Ella no podía asegurar que no le atraía, tampoco afirmar que nunca desearía tener algo con él, pero en ese momento lo veía de otra forma. Maria disfrutaba mucho de la compañía de José, el se había vuelto importante para ella, era su confidente, lo sabia casi todo o lo poco que tenia para contar, ella le profesaba un profundo afecto y solo sabia que estar a su lado le producía una tranquilidad infinita, pero su cabeza se hallaba encaprichada con la idea loca del amor a Ignacio y sobre Ignacio, José no sabia nada. Quizá creer que estaba enamorada de Ignacio era una locura, pero ella no podía evitar la necesidad y ansiedad que le producía esperar sus cartas cada mañana y la alegría que le hacia palpitar el corazón y reventar el vientre en mariposas, y eso era lo que creía ella que era el amor, o quizá lo que en ya muchas de historias, el mismo Ignacio, le había enseñado a creer que era el amor. Sobre Antonio Maria no tenía mucho que pensar, a penas conocía su rostro y de su voz solo sabia que resonaba en su cabeza como un murmullo que no se detenía y que ahora parecía repetir una y otra vez cuanto la quería y esperaba. Ella no sabía que sentir, o más bien no sabia que era lo que sentía, pensar en Antonio parecía dispersar todas sus dudas y sentir ganas de buscarlo y de decirle que quizá, ella podría llegar a amarlo, pero es que era una locura, ella no sabia nada sobre él, sin embargo cuando lo recordaba dudaba sobre la idea de encontrar a Ignacio y recuperaba el a veces muy triste sentimiento de que ninguna de sus cartas eran para ella, a diferencia de la carta de Antonio. A veces, lo que mas difícil se hace de vivir, es el que tantas personas esperen cosas de uno y que uno no tenga claro que espera de si mismo, o quizá, que las cosas que suceden sean algo que uno no se espera, a veces, cosas para las que uno no esta listo, y eso era lo que le sucedía a Maria. Después de mucho tiempo de huirle a todo lo que le estaba pasando, se encontraba de repente con la idea de que dos personas le querían, mientras su corazón luchaba fuertemente por un conservar la esperanza de un amor que solo conocía su imaginación y alimentaba su deseo.
  21. 21. Maria detuvo su marcha, era tarde y no sabia donde estaba; para ese momento había tomado suficientes decisiones, debía hablar con José sobre sus sentimientos y responder una carta, era hora de regresar a casa. Maria aligero su paso, las brisa fría comenzaba a convertirse en lluvia, las luces de los autos se veían opacas y parecían jugar sigilosamente entre la niebla que empezaba a cubrir la ciudad. Tratando de ubicarse Maria busca el nombre de la calle en la que se encuentra, un letrero verde apenas visible entre la niebla señalaba: “Calle de los Sauces”, el mundo entero parecía detenerse ante los ojos de Maria, era la calle de los sobres, el lugar a donde Ignacio enviaba sus historias, no tenia idea de cómo había llegado hasta ahí, su corazón palpitaba aceleradamente como si fuese a ser descubierta en su delito, y una impresionante necesidad de buscar la casa en la cual habitaba el destinatario de las cartas de Ignacio la detenía en aquel lugar sin que se diera cuenta; sabia que después de encontrar aquella casa debía regresar a entregar todas sus cartas y su corazón se oprimía fuertemente en el pecho, como solo el corazón de alguien bueno podría hacerlo, al saber que perdería lo que mas amaba, producto del respeto por el que su amor debía regresar a quien era su verdadero dueño. De repente se oye un fuerte ruido, algunas luces se ven perder su sitio como si volaran al firmamento. El cuerpo de Maria queda tumbado sobre la calle, un auto no la ha visto en su distraído paraje y la arrolla de improvisto. Algunas cosas pierden su destino, algunas veces se nos enseña que aunque podamos tomar muchas decisiones, no podemos ser como en las historias, dueños del tiempo y del destino.
  22. 22. Reflejos o Espejos A veces no vale de mucho poner todo en orden, a veces todo tiene su propia forma de estar, en desorden. Todo el mundo daba vueltas en la cabeza de Maria, a parte de sus ya muchos pensamientos y decisiones, el dolor en su cuerpo la hacia pensar que algo malo había sucedido, aunque si fuese así, se vería mucho mas blanco, algún par de enfermeras y un doctor o un ángel en definitivas cuentas; pero de todo eso no había nada, no estaba muerta o enferma, solo parecía estar en un lugar que no conocía y el cuerpo le dolía mucho. En el centro de la habitación se lograba ver una pequeña chimenea encendida, algunos muebles alrededor del sofá en el que se encontraba acostada y un jarrón con jazmines en el centro del salón. Su cuerpo se encontraba envuelto en un edredón de algodón suave y su cabello reposaba disperso sobre una almohada blanca. - Por fin despiertas. Me tenías preocupado. ¿Estás bien? - ¿Donde estoy? ¿Quién es usted? - No te preocupes, trata de descansar. Tuviste un accidente, alguien te arrolló y no parece haber sido lo suficientemente valiente para ayudarte, afortunadamente no te pasó nada. Estaba cerca y te traje a casa. - Gracias,… es usted muy amable. Los ojos de aquel extraño se quedaban fijamente en el rostro de Maria, algo familiar había en ellos, pero con su malestar Maria no distinguía muy bien en quien la hacia pensar. - Eres igual a tu madre, hasta pareciera que su corazón se refleja en tus ojos. - ¿Mi madre? ¿Usted la conoce? - Así es… La puerta de la habitación se abre, otro hombre igual de apuesto que el primero y a quien Maria tampoco conoce, entra en la habitación. - Es tarde y deben estar preocupados por ella. - Tienes razón. Maria, es mejor que te arregles, te llevaremos a casa, tu madre debe estar impaciente. - Aquí esta tu ropa, ya esta seca. Maria asiente con la cabeza, es muy tarde y su madre debe estar inquieta por su ausencia. Los hombres salen de la habitación, afuera hay alguien mas con quien hablan. Al terminar de vestirse Maria sale del salón, la luz mas intensa enceguece sus ojos, está débil y parece no poder mantenerse en pie, los brazos de alguien la ayudan a sostenerse, mientras le susurra al oído. - Me preocupaste… si te perdiera ahora, no sabría que hacer con mi alma. Maria mira el rostro de quien le habla, es Antonio, sus ojos gris profundo, reflejan la preocupación de aquel que teme perder todo aquello que ama.
  23. 23. - Ahí tienes a quien te ha cuidado todo la noche sin descanso. Si alguien me amase de esa forma… - Calla Francisco, no la asustes, suficiente he hecho hoy para que eso pase. Vamos, te llevaremos a casa, todo estará mejor pronto. Que el mundo se empeñe en cambiar tu vida es una cosa, que se empeñe en enloquecerte es otra, piensa Maria y suspira, mientras camina hacia la puerta tomada del brazo de Antonio. … El camino fue tan corto que Maria ya no reconoce a que punto ha llegado su malestar. Ayudada por Antonio sale del auto y camina hacia la puerta de su casa, de repente esta se abre y sale José acompañado de Alicia, sus rostros llenos de preocupación cambian por alegría al verla. - ¡Mi niña! ¡Cuanto me preocupaste…! - Princesa, que alegría que estés bien… Después de que Alicia abraza a su hija se dirige a Antonio, este un poco turbado con el abrazo y beso que le da José a Maria, no consigue prestarle mucha atención. - ¡Ven Princesa! Te llevare a tu cuarto… - No,… espera por favor… Maria regresa hacia la puerta, ahí sigue Antonio de pie sin haberse movido un solo paso. Alicia se encuentra hablando con Francisco de forma alegre y fraterna, agradeciendo el haber cuidado de su hija. El reflejo del rostro de Antonio dice todo lo que piensa, no necesita hablar de su alma, sin embargo lo hace. - Solo quisiera que lo que acabo de ver fuese un espejo y que yo fuese ese reflejo del espejo. - Por favor… - No desgastes tus fuerzas, necesitas descansar… quizá… nos veamos luego,… quizá. - Por favor, escucha… - Debes descansar, adiós Maria. Antonio se aleja hacia el auto, el mundo de Maria parece derrumbarse, nada esta en su sitio, un dolor mas fuerte que nunca se apodera de su pecho y pierde la fuerza; José no ajeno a lo dicho por Antonio esta cerca de ella y la lleva a su habitación. Maria no siente la fuerza necesaria para permanecer en pie, de alguna forma todo ha terminado por estar donde ella no quería que estuviese y no había en su mente nada con lo que pudiera cambiarlo ahora.
  24. 24. La Calle de los Sauces Dicen que el mundo, es un pañuelo… Al despertar Maria se encuentra un poco mejor, al lado de su cama esta su madre aun dormida, los rayos de sol que entran por su ventana permiten entrever que hace mucho ha amanecido. - ¿A donde vas? No te levantes, aun no te encuentras bien. - Debo hacerlo Mamá… por favor, debo hacerlo. La preocupación en el rostro de Maria detiene a Alicia en su afán de retenerla, parece estar decidida a no permanecer un segundo mas acostada esperando que la vida pasara de largo como lo había hecho hasta ese día detrás de su cortina. Maria no soporta el dolor de su corazón, la impotencia de su alma que se agitaba en su pecho buscando una solución a todo el caos que parecía haberse armando de repente. A veces como que sencillamente debes poner los pies de en la tierra; algo en el corazón de Maria había cambiado esa mañana, no hay mas una pequeña esfera de cristal en la que nada duele, su corazón ha sido tocado y todo aquello por lo que quiere luchar no se encontraba en su pequeño mundo rosa, se encontraba en esa calle, la Calle de los Sauces, que debía encontrar a como diera lugar. Después de caminar hasta la esquina de su casa, Maria se tropieza con Alejandro. - Buen Día Maria. - Buen Día Alejandro… mi madre recibirá la correspondencia, nos vemos luego. - A donde vas con tanta prisa… ¡Espera! Quizá esto requiera tanta urgencia como lo que te diriges a hacer. Al regresar la vista hacia Alejandro nota que este no tiene su uniforme de trabajo y tampoco el bolso donde las cartas de Ignacio llegan cada mañana. - Se que no puedo hacer esto Maria,… - De que hablas… - No, un simple cartero no puede ser cómplice de una historia de amor… pero no como quien trae tus cartas, si no mas bien como un hombre sufrió por amor un día y dejo ir de su lado a la mujer que amaba sin saber al menos si ella podía corresponder a su humilde amor… por favor, no permitas que él te deje ir… no, si tu le amas. Maria no salía de su desconcierto, no entendía de qué hablaba Alejandro o prefería no entender lo que decía; el mundo conspiraba para sacarla de sus cabales. - Dios mió Alejandro… que dices... - José Ignacio te ama, lo se… y te llora como solo un hombre enamorado llora por quien ama. - ¿Que cosa?
  25. 25. - Estoy seguro que ha escrito cada una de esas cartas con tanto esmero, como amor profesa por ti… - Alejandro,… hubiese querido decirte esto de otra forma… pero, esas cartas no eran para mí, nunca lo han sido, Juan Ignacio ama alguien que no soy yo… y lamento mucho haber usurpado el lugar de esa persona… - ¿Quien es Juan Ignacio? - ¿Cómo que quien Alejandro? Así me has dicho que se llama el remitente de las cartas de amor que traes a mi puerta cada mañana. - Su nombre no es Juan Ignacio, es José Ignacio, José Ignacio Maquiel. - Bueno Alejandro,… en realidad no importa mucho como se llama, has confundido la dirección de destino, no es a mi casa donde deberían llegar esas cartas. - ¿Como? Culpa mi vejez de confundir un nombre, pero nunca de extraviar una carta, es mi trabajo y lo que mejor se hacer. - Pero mi casa no queda en… Al querer explicarlo todo Maria se topa de repente con aquel letrero verde que provoco el accidente el día anterior. Su esquina, la calle de su casa, era la Calle de los Sauces. Eso de andar distraído a veces puede hacer que pases desapercibido algunas cosas, y puede hacerte sentir a veces que vas muy lejos, cuando en realidad te has quedado dando vueltas en círculo, como si caminases dentro del pequeño mundo del que no salen tus pensamientos. - Eran para mí… - Siempre lo han sido Maria, y no solo las cartas también su corazón… - Ay Alejandro,… El mundo parece haberse vuelto loco… ¿Qué es lo que hace que la vida cambie en un solo instante? - Nos pasa a todos, dulce Maria, y se llama amor. Ahora no hay un lugar a donde ir, Antonio esta tan cerca como no se lo esperaba. Tan segura que estaba de poder reconocer la casa en la que había estado el día anterior si encontraba esa calle, y ahora que la tenía ante sus ojos parecía ser un lugar sencillamente diferente; toda su vida había vivido en esa calle y sin embargo desconocía el nombre que tenia y hasta las personas que habitaban cerca, como si de verdad hubiese vivido en una esfera de cristal, como si victima de su invento hubiese podido olvidarse de todo lo demás que la rodeaba, mientras que nada de lo que la rodeaba era ajeno a su existencia. Hasta las cartas de Ignacio eran para ella, las cartas de José Ignacio Maquiel; no podía existir otra persona amándola sin que ella supiese quien era, era una locura pensar en ello; lo que si era probable es que estuviese mucho más cerca de lo que ella se imaginaba.
  26. 26. Después de la tormenta, llega la calma Si la historia va a ser triste… así tenía que ser… las historias tristes son eternas...[1] Maria regreso a su casa y a su habitación, la noticia de las cartas de Ignacio y el que Antonio no estuviese tan lejos como pensaba le había hecho caer en cuenta de las pocas fuerzas que tenia, o quizá de las pocas que necesitaba sabiendo que no estaba tan lejos como pensaba, era preciso descansar y reponerse, puesto que ahora hasta la posibilidad de que Antonio fuese quien escribiera las historias, hacia palpitar su corazón con tanto ímpetu como para acabar sus pocas fuerzas. … Durante ese día recibió algunas visitas, entre ellas Francisco y el hombre que lo acompañaba la noche anterior. Mientras hablaban con Alicia, Maria entendió el por que su madre los trataba de forma tan fraterna. Francisco era el significado de aquel poema de su caja de tesoros y el hombre que lo acompañaba, la razón de que el amor de su madre hubiese sido imposible; después de todo algunas cosas podían ponerse en su lugar. Francisco no hablo de Antonio, a pesar de que Maria con sus insistentes miradas, casi suplicaba que dijera algo de él, pero Francisco era una persona demasiado prudente y se notaba en sus miradas las respuestas que parecían decirle, que sabia lo que había pasado. Después de que sus visitas se fueron, ya entrada la tarde, José llego a visitar a Maria, su rostro lucia un tanto apesadumbrado. - Hola Princesa. - Hola José. ¿Te sucede algo? - Nada, ¿Tu estas bien…? - Me siento un poco mejor… - Estarás mejor, de eso estoy seguro. Entre las manos de José jugaba un sobre amarillo con arabescos dorados. - … Que es lo que tienes entre las manos… - Una carta… para ti… - ¿Eres tu quien escribe para mi cada mañana…? - Si, soy yo quien escribe las cartas. De alguna forma quería corresponder cada una de las canciones que alegraba mis noches, y alegrar tus mañanas, quería que fuera un regalo para ti… sabia que te gustaba leer por que te veía cada mañana a través de tu ventana, solo quería hacer parte de tu vida,… de alguna forma, quería hacer parte de tu vida. Los ojos de Maria reflejaban toda la sorpresa que podía producir semejante noticia. Una mezcla de sentimientos indescriptibles cruzaba por su cabeza; si, todo tomaba forma, pero quizá, no de la forma en que ella lo esperaba.
  27. 27. - Se que estas un poco enferma, pero necesito que me acompañes al recital de danza. De verdad lo necesito. Prometo entregarte esta carta en cuanto acabe el recital, si me acompañas. Maria no logro decir nada; este momento en su cabeza había sido diferente, quizá hubiese dado mil gracias, esperado un abrazo quizá, pero el sentimiento del cariño que sentía por Ignacio, José Ignacio, se chocaba fuertemente con el sentimiento de haber perdido Antonio, solo por una confusión. - Iré contigo, después de todo te lo había prometido. Se que quizá no esperabas esto de mi, y espero sepas disculparme, pero necesito poner mi cabeza en orden, muchas cosas han pasado últimamente. - Lo sé, lo sé Maria. No tardaron mucho en salir hacia el recital, a pesar de la insistencia de su madre, Maria decidió acompañar a José, necesitaba dispersar su mente, y quizá el recital de danza podía lograr que lo hiciera; algunas cosas necesitaban tomar forma y tener el tiempo suficiente para estar claras; al menos Ignacio y sus cartas eran un misterio que ahora no tendría que solucionar. -------------------------------------------------------------------------------- [1] Eduard Pereira – 22 de Marzo de 2006
  28. 28. “Y vivieron felices”, es final de cuento… No siempre las confusiones son tan malas… a veces te pasan cosas que deseabas pero no esperabas. En la entrada del teatro Maria se despide de José, entra al auditorio y se encuentra con Francisco. - Hola Maria. ¡Que gusto verte de nuevo hoy! Parece que estas mejor. No sabia que te gustara la danza. - Son muy bonitos los recitales, pero vengo a acompañar a… alguien… - Entiendo… Maria siente que a cometido un error, decirle a Francisco que alguien la acompañaba la hacia sentir como si le afirmara a Antonio que en verdad estaba con José. Sintiéndose aun un tanto incomoda Maria decide sentarse con Francisco para observar el recital; este notando su incomodidad prefiere no hablar de su hermano, Antonio. La danza estaba preciosa, la música y el teatro envolvían la historia de un amor imposible que solo hacia que Maria pensara más en Antonio y que en verdad no prestara mucha atención a lo que sucedía. Después de terminada la escena final Maria se dirigió hacia los camerinos en busca de José, Francisco la acompaño y se quedo fuera, todo dentro era alegría por que el acto había salido maravilloso. Entre la multitud Maria tropieza con uno de los bailarines. - Disculpa, ¿te lastimé? El cuerpo de Maria algo débil cae frágilmente y se apoya sobre las manos de aquel personaje; los ojos escondidos tras la mascara brillante la hacen perder el aliento. - ¿Antonio?... En ese momento José llega al encuentro de María; Antonio ayuda a Maria sostener y se despide. - Ha llegado quien buscabas. Los dejo. - Espera Antonio… La voz de José detiene a Antonio en su escape. - Aunque te parezca extraño necesito que estés aquí, y necesito que me escuches,… que ambos me escuchen. Maria y Antonio lucen confundidos, sin embargo ninguno de los dos se atreve a mirarse. Entendiendo que lo que deben hablar es serio los tres se alejan del ruido y la gente. Cuando están solos José entrega el sobre amarillo a Maria; Antonio reconoce aquel sobre de arabescos dorados.
  29. 29. - José, somos buenos amigos, pero de verdad no necesito presenciar esto. - Créeme… lo necesitas. Solo espera por favor… Maria abre el sobre, la carta con la siempre elegante letra de José, escribe: Maria… decidirse a escribir esta carta no ha sido algo fácil, sabe Dios cuantas veces he intentado llamar tu atención sin poder lograrlo, y es que a veces estas tan sumamente lejos, que no sé si sea eso lo que te hace tan extremadamente hermosa… como si fueses un misterio, que atrae e incita tímidamente a ser descubierto. El rostro de Maria mucho más confundido que antes, los mira a ambos. Antes de que pueda preguntar algo, José continúa. - Si, yo escribí tus cartas,… pero no soy el dueño de las historias que hay en ellas… Siempre te pedí que me permitieras sacar una copia de tus historias durante los ensayos; sabias que deseaba profundamente alegrar la vida de alguien y me lo permitías; esa noche mientras escribía tu ultima historia, doblada entre las hojas de tu libreta encontré esa carta, encontrar el nombre a quien iban dirigida no me dijo mucho; para mi, solo era un personaje mas como el de todas tus historias,… y era la forma perfecta de declararle mi amor a quien empezaba a querer con toda mi alma; tu sabes que no he sido muy hábil con las palabras,… también, que no soy un hombre malo,… y al ver en el sobre la dirección de la casa a la que iba dirigida, comprendí que Maria, era aquella a quien tu amabas… nunca envié esa carta, Antonio, te lo juro,… solo sé que en mi miedo de perderla, me hice dueño de besos que ella nunca me ha entregado. Pero sé reconocer mi derrota, y la conozco tanto a ella, de verla sonreír y hablar de sus sueños, que reconocí también, como el que te fueras esa noche de su casa, confundido ante mi presencia y conducta, opacaba la alegría de su corazón. Quiero que sepas, Antonio, que nunca usurpe tus historias, ni me hice su dueño, siempre tu seudónimo iba en cada uno de ellas,… yo solo quería… hacerla sonreír,… por que yo, amo su sonrisa. El cuerpo de Jose parecía perder fuerza con cada palabra que decía, Antonio se acerco a él y mirando sus ojos, sin decir una palabra, agradeció el gesto de amor que tenia con Maria y la infinita muestra de amistad que le había entregado. Solo el corazón de alguien que amase a Maria tanto o mas José, podía entender lo que estaba sintiendo. - Bien, este es el momento de irme y dejarlos solos,… espero Maria, que sepas perdonarme,… y espero que hablemos otra vez, como siempre lo hemos hecho. José abraza a Maria afectuosamente y se aleja, para dejarla con Antonio. Una fuerza extraña se apodera del cuerpo de Maria, el corazón se oprime y palpita más lento. Antonio se acerca a Maria y toca su mejilla tiernamente, y al contacto de esta con su rostro, también sus labios se acercan a ella, el mundo pierde el suelo y el tiempo pierde significado; después de todo en un mundo tan propio y pequeño, todo puede ser, como uno quiere que sea. …
  30. 30. Los cuentos de Antonio fueron publicados, y todos, inclusive Alejandro, fanático de sus historias, tuvieron una copia de su obra. En la dedicatoria del libro se podía leer: “A Maria, mi Maria, como no hacerlo, si al fin de cuentas estamos hechos de la misma esencia. A ti José... no preciso decir más... Ignacio M.” [1] -------------------------------------------------------------------------------- [1] Eduard Pereira – 28 de Marzo de 2006

×