• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Tic
 

Tic

on

  • 316 views

 

Statistics

Views

Total Views
316
Views on SlideShare
216
Embed Views
100

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

3 Embeds 100

http://sabinamoraticsoniabermudez.blogspot.com.es 69
http://sabinamoraticsoniabermudez.blogspot.com 30
http://sabinamoraticsoniabermudez.blogspot.mx 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Tic Tic Document Transcript

    • Encontramos periódicos de derechas como por ejemplo La Razón, elABC, El Mundoy La Vanguardia.Otros periódicos con tintes de izquierdas son El Periódico y el País.Noticia del ABC.«Los catalanes nos sacrificamos mientras el Estado tira el dinero»Mas admite sentirse reconfortado por la «mutación independentista» de Jordi Pujol.El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha comprometido atrabajar duro para reducir el déficit fiscal catalán mediante un nuevomodelo de financiación para Cataluña: "No tiene sentido que loscatalanes nos sacrifiquemos mientras el Estado tira dinero". "Con nuestroesfuerzo los catalanes podríamos vivir mejor si la riqueza que creamos nose gastara en el resto del Estado, y no siempre correctamente. Esto nosprovoca indefensión; por eso pedimos el pacto fiscal", ha admitido Mas,en una entrevista de El Periódico de Cataluña.Su objetivo es que todos los impuestos que se generan y liquidan enCataluña se haga mediante un organismo o agencia que dependa "entodo o en buena parte" de la Generalitat, un punto que no rechazó elTribunal Constitucional (TC) en su sentencia del Estatut, ha recalcado.Ha expresado que el Govern y CiU están plenamente implicados paraque España se mantenga a flote: "No tenemos ningún compromiso conZapatero, pero sí con el proyecto del Estado en el que ahora estamos",sin descartar la posibilidad de que en un futuro Cataluña puedaindependizarse.Mas también ha admitido que le reconforta la "mutaciónindependentista" que esta semana ha expresado el ex presidente de laGeneralitat, Jordi Pujol. En cuanto a su participación en la consultasoberanista convocada para el 10 de abril en Barcelona, ha indicadoque tiene un "dilema", ya que personalmente sí que lo haría, pero queduda en hacerlo por ser el presidente de todos los catalanes, tanto losque son independentistas como los que no.Un mes en el cargoMas ha asegurado que en un mes se ha debido poner las pilas ante lasituación heredada del tripartito, fruto del "descontrol en el gasto", por loque ha pedido la corresponsabilidad de los socialistas catalanes,quienes no deberían desentenderse de nada. "A este Gobierno le tocaeste trabajo molesto y muy duro de actuar con contundencia, de usar
    • el bisturí; no hay alternativa", ha asegurado Mas, algo que prueba elplan de saneamiento que el Govern aprobó el viernes y que este lunesse remitirá al Gobierno central. El objetivo: reducir el gasto en un 10%,pedir al Estado que sus aportaciones a la Generalitat se mantengan yno subir impuestos, todo ello con la finalidad de "dar ejemplo" y velar porla recuperación económica.Dos años que serán difíciles, en los que todos los catalanes deberántrabajar duro, aunque esta situación también debe implicar sacrificiosen todo el Estado. Se ha comprometido a "no tocar" los complementosautonómicos a las pensiones no contributivas y descarta el copago,aunque admite que no podrán empezarse grandes obras públicascomo la Línea 9 del Metro y baraja la opción de poder penalizar aquienes utilicen de forma incorrecta el sistema sanitario para evitarabusos, como el de ir a urgencias para todo. No se incrementarán losconciertos a las escuelas concertadas, y sobre las ayudas a los centrosprivados que escolarizan por separado a niños y niñas, ha admitido:"Habrá conciertos para las escuelas que legalmente los puedan tener.No podemos ser dogmáticos".Noticia de EL PAÍS.La independencia ahora empujaría a Cataluña a una quiebra inmediataEl dragón del independentismo catalán ha ido a despertar en unescenario económico que va de lo negro a lo negro azabache.Septiembre de 2012: el viejo debate sobre la financiación catalana y eltan traído y llevado déficit fiscal (la diferencia entre los ingresos fiscalesque generan sus contribuyentes y lo que reciben del Estado) muta en unclamor separatista. El de la secesión catalana es otro de los tabúscaídos en medio de esta interminable crisis; Cataluña plantea unreferéndum sobre la autodeterminación, un proceso complicado, lento,fundamentado en la idea de que a la economía catalana le iría mejorsin España. Hubiese sido viable en 2005 y nadie sabe si podría serlo en 15años, pero hoy por hoy la economía catalana es calificada como bonobasura por los mercados, no recibe crédito de los inversores y hanecesitado el auxilio del Estado para pagar sus deudas. La mayor partede los expertos consultados ven inviable, o al menos muy enrevesada,una independencia inmediata.Si Cataluña mañana amaneciese independiente, España viviría unapesadilla, pero el nuevo Estado catalán tendría complicado evitar unasuspensión de pagos. El retorno de este déficit fiscal (que la Generalitat
    • cifra en 16.409 millones anuales, el 8% de su PIB) difícilmentecompensaría los costes de la ruptura.La nueva Cataluña nacería con una deuda que podría triplicar a laactual. Ahora es la comunidad más endeudada de España (42.000millones que equivalen al 21%, o 48.000 si se suma la de sus empresaspúblicas) pero se llevaría la parte alícuota de la deuda del conjunto delEstado, que se puede calcular en función de su peso en el PIB español(18%), de la población (16%) o de una mezcla de ambos. El pasadojunio, la deuda de la Administración central sumaba 617.731 millones, asíque el nuevo Estado asumiría más de 100.000 millones. A estos seañadirían 5.000 millones de la deuda de sus Ayuntamientos y otra parteproporcional de la deuda de las empresas públicas (como Renfe, Adif oAENA); que alcanza en total los 34.000 millones; además, el montantedel rescate recién solicitado (5.000 millones) y nuevos costes de lareestructuración bancaria. La deuda engordaría hasta unos 150.000millones.Las cantidades exactas dependerían de una dura negociación con elEstado, pero la deuda escalaría al entorno del 100%. Solo este año,Cataluña afrontaba unos vencimientos de hasta 13.477 millones y elpago de los intereses se engullían casi 2.000 millones.“No tendrían capacidad para generar los recursos suficientes paraasumir esos pagos en al menos uno o dos años y no podría evitar elimpago salvo que acudiese a un rescate, pero esto pasaría fuera deEspaña y sería difícil”, explica Juan José Rubio, catedrático deHacienda Pública y exdirector del Instituto de Estudios Fiscales. Laentrada en la UE, además, requeriría mucho tiempo. Una parte de losdefensores de la independencia arguye que Cataluña no debeincorporar deuda estatal porque ya asumió déficit fiscal durante años,pero la mayoría asume que sí debería digerirla.Por su parte, Josep Oliver, catedrático de la Universidad Autónoma deBarcelona (UAB), cree que la deuda alcanzaría el 80% del PIB y que unaindependencia ahora “no es imaginable”, y recalca que quienes laplantean lo hacen mayoritariamente “como idea de medio plazo”. Enese contexto, “Cataluña sería tan viable como lo sería España”.Además, advierte de que con la independencia, la capacidad derecursos mejoraría, lo que facilitaría la financiación en los mercados, yaque se recuperaría ese déficit.El del déficit fiscal es un concepto muy discutido y que arroja cifrasdiferentes en función de cómo y quién lo calcula pero, dando porbuena la cifra del Gobierno catalán, el desfase recuperable sumaría16.409 millones. No sería inmediato y Rubio cree que la cifra nocompensaría los costes de la ruptura, que incluyen riesgos comerciales:
    • no solo posibles boicoteos a productos, sino también nuevas barrerasarancelarias si no logra acuerdos con Europa.Ángel de la Fuente, investigador del Instituto de Análisis Económico,dependiente del CSIC, advierte de que ese ingreso adicional de 16.000millones quedaría muy reducido al descontar los gastos del Estado delos que se beneficia Cataluña, pero no se producen físicamente en ella(por ejemplo, el servicio de las Embajadas, Defensa y la AgenciaTributaria), lo que suponen unos 5.148 millones. Además, De la Fuentecalcula más costes públicos por la pérdida de economía de escala ymenos ingresos por parte de la hipotética Hacienda catalana (por lapeor información y recursos que tendrían). Rebaja el beneficio totalhasta unos 8.000 millones. “No es el momento propicio para este tipo deaventuras”, señala.El economista Xavier Cuadras ha publicado junto a Modest Guinjoan unlibro que trata de la viabilidad económica de la Cataluñaindependiente (Sense Espanya). Cuadras admite que la deuda subiría yque ahora no hay inversores dispuestos a prestar dinero a la Generalitat,aunque cree posibles terceras vías, como la emisión de bonos opréstamos de la banca. “Ahí el juego político tendría mucho quehacer”, apunta.Pero habría problemas para la banca. José Carlos Díez, economista jefede Intermoney, alerta de una debacle, ya que las entidades catalanasque siguen solventes —Sabadell y La Caixa— acumulan grandesvolúmenes de créditos concedidos en el resto de España, por encimade los depósitos. “Y si se convirtiera en un nuevo Estado, muchos clientesespañoles retirarían sus depósitos para tenerlos en su país y estos son losque financian las hipotecas. Si una empresa pierde el 30% de susclientes, pierde dinero, pero si le ocurre a un banco, se pierde el propiobanco”, explica Díez. La deuda externa neta de Cataluña no se hacalculado nunca, pero existe como concepto, y esta se dispararía. Asíque, a su juicio, “tendría que plantear una suspensión de pagos, unaquita de deuda y todo esto se llevaría por delante el parqueempresarial”. “La independencia catalana sería hace siete años malapara España y Cataluña, pero viable. Hoy por hoy, además, eseconómicamente inviable”, remacha.
    • CONCLUSIÓN.Los catalanes nos sacrificamos mientras el Estado tira el dinero, con estafrase empieza el ABC, seguido de: los catalanes podríamos vivir mejor sila riqueza que creamos no se gastara en el resto del Estado. Esto nosprovoca indefensión; por eso pedimos el pacto fiscal".Por lo que vemos el periódico del ABC está a favor de la independenciade Cataluña, mientras el periódico del El País publica "Laindependencia ahora empujaría a Cataluña a una quiebra inmediata",afirmando que España sin Cataluña se hundiría, pero, Cataluña tendríacomplicado evitar la suspensión de pagos.