Cultura chachapoyas xd[1] trabado de b

6,276
-1

Published on

Published in: Education, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
6,276
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
87
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cultura chachapoyas xd[1] trabado de b

  1. 1. Cultura Chachapoyas ORIGEN: Los Chachapoyas descenderían de inmigrantes cordilleranos culturalmente andinos, que modificaron su cultura ancestral en el nuevo medio, asimilando razgos amazónicos La cultura Chachapoyas, asentada en el departamento de Amazonas, ha dejado un número importante de grandes monumentos de piedra, como Kuélap, el Gran Pajatén, y la Laguna de los Cóndores, así como gran cantidad de sarcófagos y mausoleos. Se trataba de una cultura en la que las comunidades se desarrollaban autónomamente y en un medio que los aislaba. Sus grandes construcciones pueden ser encontradas en lugares casi inaccesibles, lo que constituye un elemento de atracción para el estudio de esta cultura. “INTERMEDIO TARDIO 700 D.C. - 1500 D.C.” UBICACIÓN: Centro principal: Su centro principal está situado en la cuenca del Utcubamba, en la Selva Alta, por lo que su población se desplazaba a más de dos mil metros de altitud. En Utcubamba se encuentran restos arqueológicos importantes dispersos en un área de 200 km.de norte a sur. Área de influencia: El territorio Chachapoyas era extenso, ya que comprendía el espacio conformado por la confluencia de los ríos Marañón y Utcubamba, hasta la cuenca del río Abiseo. Esta área se caracteriza por estar densamente cubierta de vegetación, y por estar a más de dos mil metros sobre el nivel del mar. Su extensión geográfica tuvo como límites: por el norte, Bagua; por el oeste, el río Marañón; por el este, el río Huallaga; y por el sur, el río Abiseo. ORGANIZACIÓN-POLÍTICA-ECONÓMICA-SOCIAL -Sociedad Teocrática/Clase sacerdotal -Reinos autónomos: Provincias controladas por un poderoso curaca -Eran pequeños señoríos asentados principalmente a orillas del río Utcubamba. -Todos tenían el mismo idioma, las mismas costumbres -Se integraban solo en asuntos religiosos o militares(agresión externa)
  2. 2. -Economía basada en la producción doméstica de cerámica y de textiles, y dependiendo de la agricultura, del pastoreo, la caza y la recolección para su subsistencia CERÁMICA: La cerámica Chachapoyas fue, en general, bastante sencilla, especialmente si se la compara con las artes textiles, en que los artesanos locales destacaron. La mayoría de la cerámica encontrada es utilitaria, trabajada con la técnica de rollos o sencillamente formando la masa de arcilla con los dedos. Las técnicas de decoración empleadas fueron: aplicación, estampado, punteado y técnica incisa.
  3. 3. MITOS O LEYENDAS: La Noche: Nos habla de que el antiguo poblador chachapoyano, en sus desvelos de costumbre, observaba un lucero y se tenía la creencia de que alguna persona rica, pronto iba a contraer matrimonio, mostrando de esta manera que las creencias y los misterios eran parte de nuestra cultura. La Mañana: Esta narración ilustra una creencia muy particular, nos cuenta de que don Eutimio habitante del fundo Murcia, ubicado en la parte Norte de Chachapoyas, estaba preparando sus herramientas para ir a trabajar en horas de la mañana, y fue en un momento que escuchó cantar a su gallina; pues él muy impresionado por este suceso sinónimo de desagracia y para contrarrestarla sacrificó a su gallina y de esta manera la desgracia recaía sobre el propio animal. La Talacua: Es una narración donde se muestra la creencia del poblador chachapoyano. Cuenta que una anciana sentada en el umbral de la puerta de su casa a la oración ósea cuando estaba oscureciendo, escuchó cantar a la talacua o lechuza (ave nocturna que posee una cabeza grande de forma circular y ojos sobresalientes, su cuerpo está cubierto de plumas de color marrón y negro que en su conjunto presentan un aspecto horroroso), entonces la anciana entró rápidamente a su casa para rezar por que tuvo la creencia de que iba a ocurrir alguna desgracia, como la muerte de un familiar o daño a la familia.
  4. 4. En la Huerta: Cuentan que el joven chachapoyano, en sus trajines amorosos y cuando estaba muy enamorado, tenía una forma muy particular de enamorar a la chica, es decir entonando canciones con su flauta. Posteriormente al volver sin respuesta alguna, al pasar por la huerta aparecía un gorrión cantando lo que significaba que ya tenía la aceptación, porque pensaban que el gorrión era símbolo de buena noticia y sinceridad. Bernacho: Cuenta que un personaje con deficiencias físicas, tenía muchas dificultades para socializarse. Muchas señoras afirmaban que Bernacho había nacido en noche de luna verde, fase lunar muy dañina y que producía efectos negativos sobre naturales cuando nacía una persona en esa época y que para contrarrestarlo se tenía que poner ramas de naranja o flor de retama en la ventana de la casa en la que nacerá un niño. Lindaura Castro: Cuenta la historia que había dos personajes Lindaura y Roberto, dos personajes sumamente enamorados. Un día Roberto se dirigió a su chacra y cuando estaba arando sus tierras para poder sembrar y fue cuando le apareció el Chicuac, una ave malagueña (ave que según el poblador amazonense traía desgracias cuando cantaba), fue entonces que Roberto presintió que algo malo iba a suceder, entonces regresó de prisa a su casa y se dio con la desagradable sorpresa que su novia se había fugado con un forastero comprador de ganados. Lionela: Cuenta de una pareja de enamorados Alberto y Lionesa, que en sus noches de desvelos cuando observaban de casualidad una estrella fugaz; el novio inmediatamente tenía que poner una piedra en el seno de la novia, para que así una vez casados tengan mucha surte y bastante dinero. Ángela Sabarbeín: Hace mucho tiempo se produjo en la Ciudad de Chachapoyas el encantamiento de una señorita llamada Ángela Sabarbeín. Esta señorita era huérfana de padre y estaba bajo la vigilancia de su padrastro, quien lo trataba muy mal; así vivió hasta la edad de 18 años. Se cuenta que una noche, cuando estaba en el patio de su casa contemplando la luna, se le presentó un joven con la figura de su hermano, montando un hermoso caballo y le dijo: “Gran placer sentiría al dar un paseo en compañía tuya”. Ella le aceptó creyendo que en realidad era su hermano. El joven la hizo montar en su caballo y sin que se diera cuenta la condujo a una cueva situada en el cerro Luya Urco.
  5. 5. Una vez que llegaron a la cueva el joven se desapareció y ella se quedó encantada. Su madre la echó de menos al ver que no llegaba a acostarse ya que era muy tarde; la llamó y nadie respondió. Salió a preguntar a las vecinas pero todos le decían que no la habían visto. La buscó noche y día por toda la ciudad y nadie le daba la razón. La tercera noche de su desaparición, se le presentó en sueño a la madre, y le dijo que no la buscara por que ella no iba a volver, pues se encontraba encantada; en vista de lo cual su madre se quedó en silencio y no la buscó más. Cuentan que por las noches la señorita sale a la ciudad con su farolito, en busca de una criatura y un corderito recién nacido con el fin de salvarse del encantamiento. Unos gringos que llegaron a Chachapoyas haciendo exploraciones, al tener noticia de la cueva encantada en la que había una mujer con mucha riqueza, se fueron a explorarla; el exterior de la cueva tiene un mal aspecto, pero dicen que adentro en el fondo hay un lindo camino. Los exploradores se internaron y admirados por el camino que encontraron siguieron mas y mas hasta llegar a un salón donde vieron a la Sabarbeín sentada en un sillón cerca de una mesa, a cuyo lado estaba un gato negro y en su cuello una culebra verde. Los zapatos, anillos y pulseras de la señorita iluminaban el salón. Ella se mostró alegre y sonriente a los gringos y les llamaba, pero estos no pudieron pasar, porque para entrar al salón les impedía una laguna de agua cristalina y tranquila. Viendo que no podían hacerlo, regresaron convencidos y asombrados de que en verdad existía la encantada Ángela Sabarbeín. Alcaide Urco: Se dice que en tiempos incaicos había un cacique que a manera de jefe representaba a dicha tribu, cuyo personaje llevaba consigo un bastón de chonta, con el cual indicaba que era el más anciano. Se dice que en altas horas de la noche y de manera especial todos los dos de Mayo vísperas de la festividad de la cruz, se escucha los ecos de una pomposa fiesta de repique de campanas y temporalmente hacía su aparición los restos del mencionado anciano, para sorprender y luego desaparecía como arte de magia, a tal punto que al ser perseguido les reveló que era el “alcaide” de la tribu, y a esto se debe el nombre de alcaide urco que significa autoridad del cerro. El Cura Sin Cabeza: Nuestros antepasados contaban sobre la existencia de un sacerdote de la Congregación de los Mercedarios en sus múltiples andanzas fuera del convento, llegó a faltar el voto de castidad hecho a la Iglesia, al enterarse los moradores del lugar se indignaron y pusieron en conocimiento de lo ocurrido al Padre Superior, quien con autorización del Ordinario púsole por castigo la reclusión permanente en el Convento, donde murió años después, siendo sepultado sus restos en el patio del jardín de dicho convento.
  6. 6. Cuentan que en el jardín llamado la Merced, junto a la Iglesia y frente al convento que existía hasta hace poco, aprovechando la oscuridad que en ese entonces a altas horas de la noche se veía salir a un fraile sin cabeza, llevando un látigo en la mano dirigiéndose al sur del mencionado jardín, más o menos a distancia de dos cuadras y media y se introducía en una huerta donde existía una vertiente llamado el pozo de las cabecillas, luego de unos minutos se le veía salir de ese lugar, pero con cabeza y retornaba de nuevo al convento. Los moradores aseguraban que si veían al cura entrar en la vertiente, sin cabeza y ya no lo veían salir, es porque les iba a tocar mala suerte en los negocios, en el amor, etc.; pero si minutos más tarde aparecía con cabeza dirigiéndose al convento era buen augurio de que el negocio emprendido tendría buen provecho, y éxitos en el amor. La Cueva de Santa Lucía: en la ciudad de Chachapoyas, a un kilómetro de la Plaza de Armas, hacia el oeste, existe una cueva, la misma que está ubicada a la margen derecha de un pequeño arroyo, cuyas corrientes de agua son de los desperdicios de la ciudad. Se sabe que las autoridades religiosas en el período del Virreinato juzgaban a los herejes a través del Tribunal de la Santa Inquisición; en esta ciudad las penas impuestas eran de dos formas: la primera era la Pena del látigo, la que tenía tres niveles según la gravedad de la culpa del procesado, yendo de uno a cien látigos. Si el reo quedaba con vida se le daba libertad, y si moría de inmediato era sepultado; este acto se cumplía en la Plaza de Armas. La otra forma de condena era la del abandono conduciendo al reo en horas de la noche hacia la cueva, en la que se le dejaba aprisionado con cuerda atadas a cuatro aspas, cumpliendo determinados días de condena, si el ajusticiado lograba quedar con vida luego de los días señalados se le daba libertad, caso contrario era sepultado. Con el transcurso del tiempo se comentaba que era muy peligroso que una persona se acerque a la referida cueva, ya que según los vecinos siempre se escuchaban quejidos y lamentaciones en el interior, sobre toado en las noches de luna nueva, porque decían que los espíritus malos se presentaban en distintas formas, tanto de animales como de seres humanos. Se dice que un ciudadano tenía su chacra al Norte de la cueva, en los terrenos de Chamana y Shundor a donde iba diariamente, su esposa le enviaba sus alimentos con su menor hija; esta niña contaba que en la cueva se veía andar a las almas y a veces se oía llorar, y llevada por la curiosidad un día penetró a la cueva y con sorpresa encontró a una señora vestida de blanco con un cinturón azul y con un manto que le cubría el cuerpo. Al ver a la niña la invitó con mucho cariño, obsequiándole panes y dulces, cuya amabilidad de dicha señora inquietó a la niña a seguir visitándola todos los días que pasaba por ese lugar. Pero uno de aquellos días la niña se encontró con la sorpresa de no hallar a la dama y en su lugar vio una figura con el mismo color de vestimenta, al llegar al lado de su padre le contó lo ocurrido, manifestándole que durante muchos días había dialogado con la señora. El padre al oír el relato de su hija se apersonó a la cueva y constató lo ocurrido, luego tomó a la imagen en sus hombros y la condujo a su domicilio; y su esposa con mucha alegría la
  7. 7. recibió y se dio cuenta de que se trataba de la Santísima Virgen, le colocaron inmediatamente en un lugar preferencial de su casa; más al día siguiente se dieron cuenta que la referida Imagen había desaparecido, hicieron comentario de lo ocurrido y no llegaron a saber del lugar donde se encontraba. Días después cuando la niña llevaba alimentos a su padre, se sorprendió de ver nuevamente la Imagen en la cueva portando esta vez en las manos dos ojos, sobresaltada corrió a avisar a sus padres, quienes nuevamente la llevaron a su domicilio. Los vecinos aconsejaron que dieran aviso al Capellán, quién ordenó depositar la imagen en la Nueva Iglesia de Nuestra Señora de Belén, cuya construcción estaba por terminarse, explicándoles que dicha imagen representaba a Santa Lucía por tener en las manos dos ojos ya que esta Santa había sido martirizada y como primer castigo le sacaron los ojos. De aquel entonces los moradores conocen a la cueva como Cueva de Santa Lucía. Yunga Puñunan: en el cruce de los jirones Santo Domingo y Bolivia, se dice que existió un pequeño poblado indígena llamado YUNGA PUÑUNAN, que en quechua quiere decir lugar caliente y donde duermen. Aún subsiste como testimonio un monolito que emerge de una piedra y que mide 1.80 cm. de alto y está en el patio de un vecino. Los franciscanos que tuvieron a su cargo la misión evangelizadora del barrio de Santo domingo, colocaron un Yunga Puñunan, una cruz de madera hacia el lado que mira a las colinas de Chunchula y Olto Huixa, para su veneración en el barrio. Pero con el tiempo y las lluvias dicha cruz se deterioró y cierto día se desplomó en pedazos. Los vecinos recogieron la madera y arrumaron detrás de un portón en el zaguán de una casa del vecino Tomás Villacrés. Ese mismo día Alejandro Mendoza Alvarado, vecino del anterior, alojaba en su casa a unos arrieros que se dirigían a las salinas de Yurumarca. La habitación, donde se les alojó estaba en la planta alta, y cuyo corredor no tenía baranda y daba a un patio grande empedrado. Dichos huéspedes se acostaron temprano para continuar viaje a la mañana siguiente; pero a eso de la media noche, salieron de la habitación en la oscuridad para satisfacer sus necesidades corporales; y olvidando que dormían en los altos y que el corredor no tenía baranda, caminaron de frente, cayéndose todos pesadamente sobre el empedrado del patio. El dueño de la casa que dormía en los bajos, al oír el ruido de las caídas, salió de su habitación para ver lo que pasaba. Grande fue la pena cuando vio que sus huéspedes yacían inconscientes en el patio. Salió en busca de auxilio y vio que la casa de su vecino estaba iluminada y se dirigió hacia ella; encontrando al dueño en la puerta y, quien, no salía de su asombro, al ver su casa iluminada por dentro y por fuera y sin poderse explicar el motivo. Y ambos se pusieron a indagar el origen y descubrieron que, la cruz desecha y arrumada detrás del portón emanaba la luminosidad que se había expandido por toda la casa.
  8. 8. Luego se dirigieron a ver a los huéspedes accidentados llevando el dueño del alojamiento en la mano un pedazo de madera de la cruz y, al llegar a su casa, mayor fue su sorpresa al encontrar a los huéspedes en pie alegres y ninguno tenía lesión. Al conocerse la noticia del suceso, los franciscanos, de acuerdo con el vecindario de Santo Domingo, eligieron una ermita donde colocaron una cruz y al pie enterraron, las maderas de la antigua cruz que irradiaba mucha luz. Y decían los vecinos del barrio que, todos los años la víspera del día de Santa Cruz y después de media noche se veía iluminada la ermita. POZO DE YANAYACU: el nombre de este pozo se deriva de las palabras quechuas Yana que significa Negro y Yacu que significa agua, o sea AGUA NEGRA. Este pozo está situado en la parte Oeste de la ciudad, parece haberse construido excavando la roca del cerro y luego para proteger el agua se le construyó una muralla circular de piedra y barro, con una abertura cabal para que una persona recogiera el agua de dicho pozo, de las inscripciones que se aprecia en una piedra tallada al lado derecho del recipiente, se deduce que fue hecho en 1793 teniendo hasta la fecha 209 años de antigüedad. Cuentan que una vez vino un obispo de Lima y que visitando esta zona se compadeció del Barrio de Luya Urco que no tenía agua y encontrando mas a la cima del cerro filtraciones de agua, optó por canalizarla hasta el recipiente para el servicio de las familias del barrio y que por esta razón y en memoria de dicho prelado lleva inscripciones con signos religiosos. Pero tras este relato hay algo mas misterioso y es que no se sabe de donde emanan esta agua que son cristalinas de sabor agradable, que nunca se seca, aumenta de volumen cuando algunas veces hay lluvia con sol tomando un color lechoso que parece gasificada ya que cuando se recoge en un vaso inmediatamente pierde el color lechoso y se torna cristalino, hay también una suposición que esta agua discurra del cerro de Chunga Pilar que se encuentra en la propiedad del señor Carlos Salazar Morí, lugar que se le conoce con el nombre de Peña Blanca. Esta agua es negruzca y bajando de dicho lugar por el cerro de la Cruz, en la misma dirección mas o menos a un Km. Hay otro pequeño manantial con el mismo color de agua, se piensa que sean el origen del pozo que por su nombre de Yana Yacu, es un escape de agua negra. Sobre este pozo hay muchas conjeturas, se cuenta que en 1936, la piedra que está junto al pozo fue robada por un Director del Colegio Nacional San Juan de la Libertad y el agua se secó misteriosamente, los vecinos del barrio se alarmaron por la escasez de agua e indagando de una y otra manera (forma), una señora del barrio que acostumbraba a madrugar comentó que varios jovencitos y un señor de abrigo plomo lo han llevado la piedra pero que no sabían a donde; con repiques de campana de mama Asunta y Santa Ana se reunió todo el barrio y los moradores del barrio Santo Domingo, acordaron invadir el Colegio en busca de la piedra.
  9. 9. Un día viernes a las tres de la tarde, la turba llegó al colegio, el Director se corrió y éstos invadieron los ambientes y en una habitación llamada museo encontraron la piedra, y lo sacaron y entre gritos y aplausos iniciaron una fiesta al son de la banda dirigida por un señor llamado Crisho Huanquino, bajaron por todo el jirón Amazonas y en la esquina de los jirones Grau y Amazonas esperaba una humisha, en la que alegremente bailaba una señora llamada Peta Bollo y era muy gorda, su pareja era un borrachito a quien se le conocía como Lico Lico, se fueron bailando hasta la mama Nate, la piedra fue colocada a las 6 de la tarde en su pedestal. A la mañana siguiente muy de madrugada la gente acudió al lugar para ver lo que sucedía y con tanta sorpresa encontraron que había agua en el pozo. Vaca Hillca: En la margen derecha del río Sonche, en el sitio denominado Jaramillo, frente a Rumi Shitana, en las faldas del cerro hay una peñas, donde, seguramente por causas geológicas quedó grabado en alto relieve una figura de color negro que semeja a un ganado vacuno bajando por la peña. El común de la gente que viajó antes por el camino de herradura y ahora viaja por la carretera construida sobre el mismo camino, por el margen izquierdo del mencionado río Sonche, mirando y señalando en la alta peña la figura del ganado, se dice unos a otros: “allí está la Vaca Huillca”, y no faltó algún viajero fantaseador que vio y creyó un misterio a esa formación geológica y la formuló su leyenda o mito que de boca en boca ha ido creciendo.

×