GOBIERNO ELECTRÓNICO MUNICIPAL
Gobierno Electronico Municipal    GOBIERNO ELECTRÓNICO MUNICIPAL    Registro Intelectual ISSN: Nº 203.258    ISBN: 978-956...
GOBIERNO ELECTRÓNICO MUNICIPAL        ROBERTO LAGOS FLORES               (Editor)              Auspicia:
Gobierno Electronico Municipal4
ÍndiceSobre los autores .....................................................................................................
Gobierno Electronico Municipal6
Sobre los autoresSobre los autoresRICARDO ISRAEL ZIPPERDoctor y Master en Ciencia Política, Universidad de Essex, Inglater...
Gobierno Electronico Municipal    RICARDO FUENTEALBA    Sociólogo y Licenciado en Sociología, Universidad Central de Chile...
Sobre los autoresDoctorando en educación, Universidad de Sevilla.Profesor de diversas Universidades Chilenas en las áreas ...
Gobierno Electronico Municipal10
PrólogoPrólogoRicardo Israel Zipper Ph.D.     El tema del gobierno electrónico representa hoy en día uno de los desafíos d...
Gobierno Electronico Municipal     agenda digital en las políticas chilenas y su impacto en los municipios; la relación   ...
PresentaciónPresentaciónACTUALIDAD Y DESAFÍO DEL GOBIERNOELECTRÓNICO EN LOS MUNICIPIOSRoberto Lagos FloresEditor     Dedic...
Gobierno Electronico Municipal     indica que esta irrupción tecnológica libera a los sujetos -para bien y para mal-, de l...
Presentación     Es por ello que presentar un volumen especial dedicado al tema implica identificar unnúcleo representativ...
Gobierno Electronico Municipal          Utilizando como base este estudio podemos indicar aquellas once municipalidades   ...
Presentación    Las puntuaciones para el resto de los municipios ejemplificados fueron las siguientes:91 para Huechuraba; ...
Gobierno Electronico Municipal     como un marco referencial para el resto de los artículos, otorgándoles coherencia ar-  ...
Presentación     Héctor Ormeño, en el quinto trabajo de esta entrega, explica el nivel de desarrollodel gobierno electróni...
Gobierno Electronico Municipal     Bibliografía         Barrientos, F. (2007). “Dimensiones discursivas en torno al voto e...
Artículos            21
Gobierno Electronico Municipal22
FORMULACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE             LAS POLÍTICAS PÚBLICAS PARA LA SOCIEDAD DE LA              INFORMACIÓN EN AMÉRI...
Gobierno Electronico Municipal24
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                             sociedad de la i...
Gobierno Electronico Municipal     herramientas facilitadas por las tecnologías de información y comunicación (en adelante...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                     sociedad...
Gobierno Electronico Municipal           El tema de las políticas públicas para la sociedad de la información es relativam...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                      socieda...
Gobierno Electronico Municipal     suficientemente fuertes. Es así como surge una interrogación: ¿Por qué se necesita dise...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                             sociedad de la i...
Gobierno Electronico Municipal     con la Sociedad de la Información, especialmente sobre acceso a la información, dere-  ...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                     sociedad...
Gobierno Electronico Municipal         5.1. Desafíos para los países emergentes con respecto a las políticas              ...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                 sociedad de ...
Gobierno Electronico Municipal     la Sociedad de la Información es la insuficiencia de recursos humanos. Esto puede condu...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                  sociedad de...
Gobierno Electronico Municipal     una ventanilla única, que permite que los ciudadanos creen una dirección de e-mail y   ...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                      socieda...
Gobierno Electronico Municipal     transparente, lo cual garantizará la sostenibilidad de las políticas y recomendaciones ...
Formulación y actualización de las políticas públicas para la                                                     sociedad...
Gobierno Electronico Municipal          Sin embargo, se percibe una consolidación de estrategias nacionales referidas a la...
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Libro: Gobierno Electrónico Municipal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Libro: Gobierno Electrónico Municipal

7,662

Published on

Este libro es un volumen especial dedicado al gobierno electrónico municipal como campo de investigación
y políticas públicas, es a su vez todo un desafío y una enorme oportunidad.
El sistema municipal en Chile y América Latina es como sabemos un espacio dinámico, ciertamente heterogéneo y complejo, que ha ido incorporando paulatinamente algunas políticas, programas y proyectos relacionados con la implantación de estrategias de gobierno electrónico para el mejoramiento de su gestión; en un proceso que aparece
para algunos como poco conocido, reciente y novedoso, pero que necesita nutrirse del saber científico y de la experiencia práctica y que debe lograr un nivel de conocimiento e información que supere la actual escasez e improvisación, marcada precisamente por
estar anclado en el sistema político local, en el cual no siempre los especialistas ponen su atención. Actualmente existen variados intentos de cubrir el vasto mundo de las tecnologías de la información, de la sociedad informacional, de su relación con la democracia y la función pública, sin embargo, encontrar literatura referida al campo de estudios del gobierno electrónico y sus puntos de contacto con el nivel de gobierno y administración
municipal sigue siendo un reto para investigadores y especialistas, lo que genera para esta publicación grandes expectativas.

Published in: Education, Travel
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
7,662
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
19
Actions
Shares
0
Downloads
392
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libro: Gobierno Electrónico Municipal

  1. 1. GOBIERNO ELECTRÓNICO MUNICIPAL
  2. 2. Gobierno Electronico Municipal GOBIERNO ELECTRÓNICO MUNICIPAL Registro Intelectual ISSN: Nº 203.258 ISBN: 978-956-8454-05-0 Instituto Chileno de Estudios Municipales Gaspar Banda 3810, San Miguel, Santiago Teléfono: (56 2) 885 7743 www.ichem.cl Universidad Autónoma de Chile Av. Ricardo Morales 3369, San Miguel, Santiago www.uautonoma.cl Diseño de portada y diagramación: José Luis Araneda Reyes Correo electrónico: jla.publicidad@gmail.com Impreso en Talleres de CIPOD. Santiago de Chile. Santiago de Chile 20112
  3. 3. GOBIERNO ELECTRÓNICO MUNICIPAL ROBERTO LAGOS FLORES (Editor) Auspicia:
  4. 4. Gobierno Electronico Municipal4
  5. 5. ÍndiceSobre los autores ............................................................................................................. 7PrólogoRicardo Israel Z. ................................................................................................................ 11PresentaciónActualidad y desafío del gobierno electrónico en los municipiosRoberto Lagos F. ............................................................................................................... 13ArtículosFormulación y actualización de las políticas públicas para lasociedad de la información en América latina y el Caribe.Susana Finquelievich .......................................................................................................... 23Gobierno móvil en administraciones locales: conceptos, desarrollo y seguridad.M. Angélica Guzmán / Daniel Valdés ................................................................................ 53Transparencia municipal y gobierno electrónicoAndrés Chacón .................................................................................................................. 79Gobierno electrónico local en Chile: desarrollo y perspectivasRicardo Fuentealba / Sara López Santibáñez .................................................................... 97Gobierno electrónico: una explicación a sus diferentes grados dedesarrollo en las comunas de ChileHéctor Ormeño Campos ................................................................................................... 115Estudio de casos con alto índice de gobiernoelectrónico 2010: Huechuraba y PeñalolénKarin Froimovich ................................................................................................................ 137Colofón .............................................................................................................................. 169 5
  6. 6. Gobierno Electronico Municipal6
  7. 7. Sobre los autoresSobre los autoresRICARDO ISRAEL ZIPPERDoctor y Master en Ciencia Política, Universidad de Essex, Inglaterra.Abogado, Universidad de Chile.Licenciado en Derecho de la Universidad de Barcelona (España).Director Ejecutivo, Instituto Chileno de Estudios Municipales (ICHEM) y Decano de laFacultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chile.Académico con una dilatada experiencia en el área de la Ciencia Política, de la GestiónPública y del Derecho. Es autor de libros publicados tanto en Chile como en el extran-jero.ROBERTO LAGOS FLORESCientista Político, Pontificia Universidad Católica de Chile.Diplomado en Seguridad Ciudadana, Universidad Alberto Hurtado.Magíster en Sociología © Universidad Alberto Hurtado.Investigador Instituto Chileno de Estudios Municipales (ICHEM),Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad Autónoma de Chile.SUSANA FINQUELIEVICHArquitecta, Universidad Nacional de Rosario, Argentina.Posgraduada en Planificación Urbana y Regional.Master en Urbanismo por la Université Paris VIII.Doctora en Ciencias Sociales por la Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, París.Investigadora Independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técni-cas (CONICET), Coordinadora del la Comisión Asesora de Hábitat del CONICET, conbase en el Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad deBuenos Aires. Presidente de LINKS, Asociación Civil para el Estudio y la Promoción de laSociedad de la Información (http://www.links.org.ar).Consultora para UNESCO, PNUD, Gobierno Nacional y Gobiernos provinciales. 7
  8. 8. Gobierno Electronico Municipal RICARDO FUENTEALBA Sociólogo y Licenciado en Sociología, Universidad Central de Chile. Co-autor estudio “Índice de Gobierno Electrónico Municipal 2010”, publicado por el ICHEM de la Universidad Autónoma de Chile. Investigador Asociado del Instituto Chileno de Estudios Municipales, Universidad Autó- noma de Chile. SARA LÓPEZ SANTIBÁÑEZ Socióloga y Licenciada en Sociología, Universidad Central de Chile. Actualmente se desempeña como consultora en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Mª. ANGÉLICA GUZMÁN Periodista y Cientista Política, Universidad Gabriela Mistral. Encargada de comunicaciones de la empresa CAS-CHILE®. Generadora de contenidos, actividades y noticias relacionadas con el ambiente TICs en Municipalidades y Organismos Públicos. DANIEL VALDÉS Ingeniero de Ejecución en Procesamiento de la Información, Universidad de Chile. MBA en Administración mención Finanzas, Universidad de Chile. Gerente General de CAS-CHILE®. Durante el año 2009, dirigió las Carreras de Ingeniería (E) en Informática e Ingeniería (E) en Informática para Técnicos y Técnicos en Informática de la Universidad de Los Lagos, Sede República, Santiago. Especialista en Balanced Scorecard www.bscconsultores.cl. Profesor de Administración, Planificación Estratégica y Balanced Scorecard. Posee más de 30 años de experiencia en Tecnologías de la Información para Municipalidades. ANDRÉS CHACÓN ROMERO Abogado, Universidad Central de Chile. Diplomado en Estudios Políticos, Universidad de Chile. Magíster en Gerencia y Políticas Públicas, Universidad Adolfo Ibáñez. Magíster en Psicología, Universidad Adolfo Ibáñez.8
  9. 9. Sobre los autoresDoctorando en educación, Universidad de Sevilla.Profesor de diversas Universidades Chilenas en las áreas de liderazgo y gestión pública.Secretario General del Instituto Chileno de Estudios Municipales de la Universidad Au-tónoma de Chile.HECTOR ORMEÑOAdministrador Público, Universidad de Santiago de Chile.Ingeniero Comercial, mención Economía, Universidad de Santiago de Chile.Se ha desempeñado como ayudante de investigación en economía, y como investigadoren materias de gestión pública local, finanzas públicas, y capital humano.Investigador Asociado Instituto Chileno de Estudios Municipales, Universidad Autónomade Chile.Actualmente se desempeña en el Departamento de Desarrollo Estratégico, Ministeriode Salud, ChileKARIN FROIMOVICHSocióloga y Licenciada en Sociología, Pontificia Universidad Católica de Chile.Magíster en Salud Pública © Universidad de Chile.Se ha desempeñado en estudios municipales teóricos y empíricos, en ResponsabilidadSocial Empresarial para la empresa Chilectra S.A. y en proyectos de investigación en elDepartamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Pontificia UniversidadCatólica de Chile.Investigadora Asociada Instituto Chileno de Estudios Municipales, Universidad Autónomade Chile. 9
  10. 10. Gobierno Electronico Municipal10
  11. 11. PrólogoPrólogoRicardo Israel Zipper Ph.D. El tema del gobierno electrónico representa hoy en día uno de los desafíos de mayorimportancia para las democracias modernas, no sólo para el aparato estatal, también parala relación público-privada que debe darse en el contexto de la sociedad en red. Es unárea tan vital que el desinterés y la desidia para liderar los procesos de cambio tecnoló-gico en los gobiernos pueden contribuir a la aparición de elementos que cuestionan laeficiencia del sistema, tanto en países desarrollados como subdesarrollados. Sin embargo, se ha escrito poco, al menos en Chile, en relación a las estrategias degobierno electrónico en el espacio local, incluyendo el papel de los actores municipalesen la materia. Es por ello que esta obra es tan bienvenida, ya que contribuye donde máshacía falta, con la justa comunión de reflexión y análisis empírico, lo que ayuda a extraernecesarias lecciones en materia de políticas locales, como también mostrar aquellas res-tricciones o debilidades que deben ser mejoradas. Este libro permite mostrar la importancia adquirida por el fenómeno del gobiernoelectrónico en el sistema municipal y difundir lo que se está haciendo. También nosmuestra algo tan relevante como que existen niveles de desarrollo digital en las munici-palidades, sobre todo cuando son acompañados por la claridad de objetivos y de metasde parte de sus autoridades, lo que nos da una buena base de apoyo en la búsquedade estrategias de mayor profundidad. Otro elemento a ser destacado es la existencia depolíticas internacionales que son adaptadas por los Estados y que impulsan el crecimientode estas estrategias y posibilitan mejores alianzas y redes para el objetivo común de unmayor desarrollo tecnológico del municipio y los beneficios y oportunidades que estogenera para la comunidad. Hoy es indudable que existen variadas experiencias nacionales y locales sobre estetema. De hecho, el Instituto Chileno de Estudios Municipales (ICHEM) de la UniversidadAutónoma de Chile, ha mostrado a través de su producción académica los avances ydesafíos del gobierno electrónico en Chile durante varios años. Como indica el Editor de esta publicación, Roberto Lagos: “Esta publicación no pretendeabordar todas las artistas del tema ni mucho menos agotar sus posibilidades, sino presen-tar algunos tópicos fundamentales para el gobierno electrónico en el sistema municipal”.En efecto: las que se derivan de las políticas públicas para la sociedad de la información; la 11
  12. 12. Gobierno Electronico Municipal agenda digital en las políticas chilenas y su impacto en los municipios; la relación entre gobierno electrónico y transparencia municipal; los desafíos del gobierno móvil para las administraciones municipales; las posibles explicaciones que están a la base de los municipios con altos niveles de gobierno electrónico en Chile; el estudio de casos muni- cipales con experiencias exitosas en desarrollo digital y gestión pública. Por ello, este libro es un aporte bienvenido para futuras políticas de modernización y reforma del sistema municipal, que tengan en un papel de relevancia las estrategias de TICs en los gobiernos locales. La necesidad es clara si lo que queremos es tener democracias de mejor calidad, que sean capaces de lograr que las instituciones no sólo funcionen, sino que lo hagan bien y donde una de ellas sean los municipios transformados en verdaderos gobiernos locales.12
  13. 13. PresentaciónPresentaciónACTUALIDAD Y DESAFÍO DEL GOBIERNOELECTRÓNICO EN LOS MUNICIPIOSRoberto Lagos FloresEditor Dedicar un volumen especial al gobierno electrónico municipal como campo de in-vestigación y políticas públicas es todo un desafío y a la vez una enorme oportunidad.El sistema municipal en Chile y América Latina es como sabemos un espacio dinámico,ciertamente heterogéneo y complejo, que ha ido incorporando paulatinamente algu-nas políticas, programas y proyectos relacionados con la implantación de estrategias degobierno electrónico para el mejoramiento de su gestión; en un proceso que aparecepara algunos como poco conocido, reciente y novedoso, pero que necesita nutrirse delsaber científico y de la experiencia práctica y que debe lograr un nivel de conocimientoe información que supere la actual escasez e improvisación, marcada precisamente porestar anclado en el sistema político local, en el cual no siempre los especialistas ponen suatención. Actualmente existen variados intentos de cubrir el vasto mundo de las tecno-logías de la información, de la sociedad informacional, de su relación con la democraciay la función pública, sin embargo, encontrar literatura referida al campo de estudios delgobierno electrónico y sus puntos de contacto con el nivel de gobierno y administraciónmunicipal sigue siendo un reto para investigadores y especialistas, lo que genera para estapublicación grandes expectativas. En la literatura politológica hay autores que muestran que los cambios acontecidospor la informática en la sociedad moderna son, no sólo impresionantes, si no que des-bordan las posibilidades de evaluar los riesgos y amenazas que traen aparejados; algunoshan indicado que el boom informático de las últimas décadas aumentaría la desigualdad,la marginación laboral, la desocupación, acentuaría las diferencias entre quienes conozcany dominen la red informática y quienes se quedan al margen. En un plano similar, aunquemenos pesimista, Sartori (1998; 2002) advirtió que el poder de las nuevas tecnologíasde la información y de las comunicaciones (NTICs) podría afectar a las masas, a losgrupos sociales dispersos, alterando los mecanismos de defensa mental de los sujetos,indicando que nadie puede reaccionar a los mensajes transmitidos por los medios in-formáticos, que es prácticamente imposible su evitación. Sartori señala que este efectode la “victoria de las tecnologías” es capaz de debilitar las barreras de la historia y de lastradiciones culturales, imponiendo un mundo horizontal de unidad organizativa; el autor 13
  14. 14. Gobierno Electronico Municipal indica que esta irrupción tecnológica libera a los sujetos -para bien y para mal-, de los arraigos preexistentes y de las raíces culturales. Bobbio (2008) señala que uno de los ideales del poder democrático de controlar y supervisar a los gobernantes puede estar en entredicho producto de las tecnologías actuales que tienen los gobiernos, pues las personas, casi sin saberlo, pueden estar siendo monitoreadas, observadas y controladas permanentemente: “sería una tendencia contraria a la que dio vida al ideal de la demo- cracia como ideal del poder visible: no la tendencia hacia el máximo control del poder por parte de los ciudadanos, sino al contrario, hacia el máximo control de los súbditos por parte de quien tiene el poder” (2008: 118). Para Bobbio esta posibilidad puede ser más que un destino una pesadilla. Por otra parte, Frick (2006) ha señalado que en otra vereda está un grupo de cientistas sociales, a los que denomina cyber-optimistas que consideran “que las posibilidades que ofrece internet en cuanto acceso a información serían disparadoras de una mayor participación cívica y activismo político” (2006: 3). Un cuadro diverso, pero también provocador y que cuenta con varios autores que recalcan un escenario de dificultades y de desigualdad informacional y otros de apertura, desarro- llo y optimismo democrático. Ahora bien, desde la teoría del gobierno electrónico más comúnmente citada, autores como Esteves (2005), Rivera (2006) y Frick (2006) han señalado que éste debería ser un tema articulador de varios procesos no únicamente técnicos o tecnológicos. Articulador, por cuanto este repertorio teórico busca complementar de manera coherente las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones con procesos de reingeniería en las estructuras organizacionales y de cambio de las propias culturas de instituciones que facilitan a las personas el acceso en línea a la información y los servicios que necesitan, en suma, se trata de un asunto de redes y de flujo de información más bien que de soportes o paquetes computacionales. Como señaló Barrientos “las tecnologías no sólo implican instrumentos, incluyen conocimientos, creencias y valores” (2007: 117). De esta idea surge la noción de un modelo de gestión del gobierno electrónico integral que no sobredimensiona las tecnologías ni se limita a la dimensión técnica u operacional de un sistema particular, por el contrario, observa el proceso de concertación de sus factores constitutivos, dando cuenta de la riqueza del componente humano y organizacional que es determinante en el buen uso de los nuevos sistemas aplicado al campo del gobierno y la administración pública. Por tanto, el gobierno electrónico emerge como profundamen- te ligado al gobierno de los territorios de tipo nacional o subnacional, ligado al proceso de toma de decisiones en una localidad determinada y que facilita la interacción con la ciudadanía que recibe bienes y servicios de las instituciones transparente y oportunamen- te, y todavía más cuando una de ellas es tan fundamental para el desarrollo local como la municipalidad. Como se desprende de esta breve ilustración del tema de las tecnologías y la sociedad moderna no existen visiones únicas y conformistas, hay mucho que investigar y profundizar, de modo de aportar a este nuevo campo del conocimiento.14
  15. 15. Presentación Es por ello que presentar un volumen especial dedicado al tema implica identificar unnúcleo representativo de subtemas o materias que le dan contenido e ilustran el estadoactual de este campo de investigación y políticas. En segundo lugar este abordaje pone alas administraciones municipales en el centro del debate y son ellas ciertamente las queadoptan, usan, desarrollan y son capaces de innovar en acciones de gobierno electrónico.Lo que supone dejar de percibir a las municipalidades como un sistema de gobierno localsujeto a la experimentación tecnológica y a la perpetuación de experiencias fallidas pro-ducto de su escaso liderazgo en el proceso tecnológico que tiene lugar en la actualidad. De hecho, diversos estudios regionales y nacionales han mostrado tanto los avancescomo las dificultades del proceso tecnológico en los diferentes campos de gobierno.Finquelievich y Prince (2008) han enumerado ciertos principios del gobierno digital enlas diversas estructuras de gobierno, por ejemplo: la voluntad política, la existencia de unplan de gobierno digital interdisciplinario, de largo plazo e integrador, que cuente confinanciación, infraestructura y con recursos humanos calificados. Además ambos autoresseñalan que son claves para una buena gestión tecnológica un marco normativo conocidocon materias de regulación de telecomunicaciones, de contenidos, leyes, etc.; ademásde proveedores de servicios tecnológicos competentes. Estas últimas disposiciones sonplenamente actuales y la experiencia muestra que todavía surgen como debilidades dela estrategia digital; ya Esteves (2005) indicó que las municipalidades pueden optimizartodos sus recursos, manejar eficientemente su gestión y acercarse a la ciudadanía, peroen algunos casos la oferta de servicios municipales vía NTICs termina siendo poco estra-tégica, dando cuenta con ello del tradicional poco valor que se le ha dado al componentehumano y organizacional en toda iniciativa de gestión pública tecnológica. En el mismosentido Mejías y Suárez (2009) han destacado que los municipios se ubican entre dosespacios, uno externo, que presenta los mayores avances en e-gobierno, dirigido haciafuera de la organización, hacia la ciudadanía y otras instituciones; y otro espacio interno,donde se registran las mayores dificultades tanto de capacitación de funcionarios muni-cipales como de las resistencias al cambio que se viven en la institución. Estos estudioscoinciden en que las falencias de las estrategias de gobierno electrónico no radican enla infraestructura y en el soporte, sino más bien en la disponibilidad, funcionamiento ygestión de esa misma infraestructura. El Instituto Chileno de Estudios Municipales de la Universidad Autónoma de Chileelaboró en 2010 un índice de gobierno electrónico municipal destinado a medir la pre-sencia de contenidos webs municipales y de elementos de transparencia en los munici-pios del país a través de sus mismas plataformas tecnológicas. Los autores Fuentealba yMadariaga (2010) indicaron que la tendencia de penetración web de los municipios delpaís continuaba al alza. De hecho, en 2004 el promedio nacional de municipios con sitioswebs operativos logró un valor del índice de 29 y en 2010 este valor llegó a 56 (en unaescala de 0 a 100). 15
  16. 16. Gobierno Electronico Municipal Utilizando como base este estudio podemos indicar aquellas once municipalidades chilenas que lograron los mayores puntajes en la medición 2010. En el Gráfico 1 se apre- cia el Índice de Gobierno Electrónico Municipal (IGEM), por medio del gráfico de barras, para cada uno de los municipios líderes. En el espacio superior se aprecia el Índice de Contenidos webs –producto de la ob- servación de determinados componentes en los sitios webs municipales, (26 variables)- y en el espacio inferior el Índice de Transparencia municipal –conformado por la presencia/ ausencia de información de interés público sujeto al proceso de transparencia pasiva (29 variables al interior del sitio web del gobierno local). Como podemos ver hay pocas variaciones entre los municipios señalados, se diferen- cian mayormente en materias de transparencia de la información pública. El municipio con mayor puntuación es Viña del Mar con un índice de 93,4 en IGEM, en tanto, lo Barnechea logra 84,5 en mismo ítem; ambos municipios líderes tienen una diferencia de 9 puntos dada por la presencia o ausencia de algunas de las variables observadas en los sitios webs institucionales (Fuentealba y Madariaga 2010). En este caso la diferenciación responde a acciones de transparencia pasiva. Gráfico 1: Municipios líderes en Índice de Gobierno Electrónico Municipal 2010 Fuente: elaboración propia a base de Fuentealba y Madariaga (2010).16
  17. 17. Presentación Las puntuaciones para el resto de los municipios ejemplificados fueron las siguientes:91 para Huechuraba; 89,6 para La Serena y Peñalolén; 89,3 para Antofagasta; 87,9 paraQuillón; 87,6 para Providencia; 86,5 para La Florida; 85,8 para Vitacura y 85,5 para lamunicipalidad de Puchuncaví. Como se observa, el Índice de contenidos webs está en estricta concordancia con elÍndice global de gobierno electrónico -IGEM- (lo supera producto de su mayor penetra-ción), en cambio el Índice de Transparencia aparece como el más deficitario; al parecersigue siendo una iniciativa aún novedosa y en desarrollo para el sistema municipal chilenoy a la que con dificultades se han debido adaptar las municipalidades, prueba de ello esque existe información que debiera estar considerada en el Índice de transparencia peroo no existe esa información en el municipio o está en preparación, en otros casos simple-mente no ha sido dispuesta en el portal institucional producto de las gestiones internas.De hecho, algunos artículos contenidos en este volumen intentan profundizar y explicaralgunas de estas afirmaciones, utilizando como referencia el mismo Índice de gobiernoelectrónico municipal. Con todo y más allá de estos antecedentes, en esta publicación buscamos entregaruna mirada sobre este fenómeno con la mayor amplitud teórica y práctica posible, de lamano del conocimiento acumulado en la materia. En este volumen incluimos seis artículosde divulgación científica de destacados investigadores y especialistas que abordan variasaristas importantes del tema. Algunos, enfatizan el aspecto tecnológico y de disponibilidadde medios técnicos para realizar un mejor gobierno y gestión pública, otros subrayan lapreponderancia de comprender el funcionamiento real de estos sistemas a través de unamirada cualitativa y comprensiva. Las políticas públicas en Chile sobre tecnología y comu-nicación para la administración pública local también son abordadas en esta publicación,como asimismo la búsqueda de ciertos elementos que puedan explicar los niveles dedigitalización municipal en el caso chileno. Inauguramos este volumen, en primer lugar, con un estudio de la Doctora SusanaFinquelievich, reconocida especialista en políticas de desarrollo de la sociedad de la infor-mación. La autora presenta un artículo en el que plantea la relevancia de la generación,formulación y actualización de este tipo de políticas públicas en América Latina y el Ca-ribe. Sugiere que los temas referidos a la información y el conocimiento se encuentranrelacionados a estrategias nacionales de ciencia, tecnología e innovación, y por tanto,la investigación en la materia debe ser una prioridad y resultar relevante para nuestrocontinente por cuanto necesita reinsertarse en el mundo para producir y proveer bienesy servicios basados en el conocimiento, en palabras de Finquelievich: “Debe consolidarsu capacidad de innovación científica y tecnológica entendida como el uso de las herra-mientas digitales para la inclusión plena del individuo”. Su trabajo concluye en la presen-tación de una serie de propuestas concretas en la materia. Artículo que se erige como lapuerta de entrada al gobierno electrónico municipal; trabajo que puede ser presentado 17
  18. 18. Gobierno Electronico Municipal como un marco referencial para el resto de los artículos, otorgándoles coherencia ar- gumentativa. Su lectura permite al investigador desarrollar una reflexión que permita aplicar las principales orientaciones teóricas y conceptuales a sus propias problemáticas de estudio. En segundo lugar, los autores Valdés y Guzmán presentan la innovación del gobierno móvil y sus implicancias en la gestión pública moderna, especialmente en el sistema muni- cipal. Estiman que la mejor y más efectiva forma de ejercer relaciones instantáneas entre los gobiernos locales y las personas es por medio de estos dispositivos, entendidos como Smartphones o teléfonos inteligentes y PDA´s. Describen el concepto de gobierno elec- trónico, repasan la irrupción de las TIC`s en los gobiernos locales desde su experticia y proponen observar las nuevas tecnologías relacionadas con la funcionalidad de la telefonía móvil, exponiendo las aplicaciones posibles, sus beneficios y potencialidades para empre- sas y organismos públicos, especialmente para las municipalidades, no sin antes detallar los riesgos asociados a su uso y las medidas de protección a considerar para enfrentar las amenazas informáticas que acompañan estas tecnologías. Nos ofrecen la perspectiva del mundo que viene para la administración municipal. Un campo atractivo para este espacio que se comienza a nutrir de estas nuevas tecnologías. En tercer lugar, en el tema referido a transparencia y gobierno electrónico municipal, Andrés Chacón procura evidenciar que pese a que los indicadores de acceso a internet, tecnología e información pública han mejorado, en términos generales el sector municipal chileno se manifiesta todavía rezagado; según sus palabras está “en una etapa de madurez tecnológica aún insuficiente como para generar un salto significativo que implique un ma- yor impacto económico o más importante aún, una estrategia que entregue bases para la creación de estándares de gobierno electrónico que vayan en directo beneficio de los ciudadanos”. Así y todo el autor repasa la implementación de la Ley de Transparencia Nº 20.385 en Chile, se refiere a las estrategias de gobierno electrónico en vigencia y proble- matiza los avances de los municipios en materia de transparencia y de información pública dispuesta en sus portales web. En el cuarto artículo de esta publicación, Fuentealba y López delimitan el camino que ha seguido Chile en materia de gobierno electrónico local, desde las bases contenidas en el Informe de la Comisión Presidencial NTIC del año 1998 hasta la Estrategia Digital 2007-2012 y la Ley de Transparencia Nº 20.285. Exponen que el gobierno electrónico local ha sido una preocupación posterior, retrasada, pero en crecimiento, de las políticas estatales. Los autores destacan dentro del ámbito local la implementación de la Ventanilla de Trámites Municipales. Abordan la situación actual de Chile en materia de gobierno electrónico local, comparan los estudios que han evaluado las páginas webs de los muni- cipios y reflexionan en torno a las potencialidades del gobierno electrónico local, la nece- sidad de seguir avanzando en estas materias y los principales retos que deben afrontarse para promover su uso en el país.18
  19. 19. Presentación Héctor Ormeño, en el quinto trabajo de esta entrega, explica el nivel de desarrollodel gobierno electrónico en las distintas comunas de Chile y además logra determinarla probabilidad de existencia de ciertos elementos relevantes en el sitio web de cadamunicipalidad (por ejemplo, servicios de bolsas de trabajo, certificados y pagos online).Para ello realiza un modelo de regresión donde utiliza el Índice de Gobierno ElectrónicoMunicipal 2010 (IGEM), preparado por investigadores del ICHEM, estimación en la que elautor encuentra un efecto positivo de las variables población, ingreso municipal per cápitay la frecuencia de consumo de internet en las comunas. En su estimación, Ormeño señalaun efecto negativo de la calidad de comuna turística, mostrando que aquellas comunas noturísticas son las que más han avanzado en los niveles de gobierno electrónico municipalen Chile. Con respecto a la probabilidad de presencia de elementos relevantes en la webmunicipal, su análisis muestra un efecto positivo del tamaño poblacional y el presupuestoper cápita, como también una relación positiva y significativa entre el nivel de eficiencia yla probabilidad de existencia en el sitio web de un ítem que permita obtener certificados yrealizar pagos en línea. En suma, un trabajo que a la luz de sus estimaciones logra mostraraquellas variables que inciden en los niveles de gobierno electrónico municipal en Chilecontribuyendo a mejorar los niveles de conocimiento en la materia. Por último Froimovich en un paradigma investigativo cualitativo, realiza un estudiode casos municipales enfocado en sus modelos de gestión de tecnología interna y en sufunción pública comunal. Para ello estudia en profundidad dos municipios de Chile quepresentaron un alto Índice de Gobierno Electrónico Municipal: Huechuraba y Peñalolén(véase gráfico 1 de esta presentación). A partir de entrevistas semi-estructuradas a ac-tores claves en estos gobiernos locales, Froimovich explora y describe sus modelos deimplementación y utilización de las TICs, caracterizando los usos tecnológicos, las ven-tajas y desventajas de aquellas, sus principales repercusiones en el desarrollo municipaly comunal, y la relación que establecen los actores municipales y la comunidad con losmedios tecnológicos con que cuentan. Los principales hallazgos le permiten concluir que,efectivamente, sus altos niveles de gobierno electrónico no responden tanto a la cantidadde recursos materiales disponibles, dispositivos o equipamiento, sino principalmente alliderazgo desarrollado por sus alcaldes, a las interrelaciones y coordinación lograda entredepartamentos del municipio y con la comunidad, a la cultura organizacional y su capa-cidad de adaptación a los cambios acontecidos en el municipio. Realizando un aporte alsaber científico pues coincide con muchos supuestos que la literatura ha demostradorecientemente. Finalmente, debemos volver a recalcar que esta publicación no pretende abordar to-das las artistas del tema ni mucho menos agotar sus posibilidades, sino presentar algunostópicos fundamentales sobre los cuales se ha comenzado a generar conocimiento, análisise información, y que seguro seguirán motivando la investigación en el área del gobiernoelectrónico municipal. 19
  20. 20. Gobierno Electronico Municipal Bibliografía Barrientos, F. (2007). “Dimensiones discursivas en torno al voto electrónico”. En Revista de Ciencia Política. Vol. 27, Nº 1, Santiago. Bobbio, N. (2008). El futuro de la democracia. México: Fondo de Cultura Económica. Esteves, J. (2005). Análisis del desarrollo del gobierno electrónico municipal en España. Versión Electrónica. Recuperado 20 de enero de 2011: http://latienda.ie.edu/working_pa- pers_economia/WPE05-32.pdf. Finquelievich, S. y Prince, A. (2008). “Gobiernos locales y ciudades digitales”. Versión Electrónica. Recuperado 20 de enero de 2011: http://www.links.org.ar/weblinks/Quito,_Ciudades_digitales,_Finquelievich_y_Prince.doc. Frick, M. (2006). La ciencia política electrónica. Introducción a un nuevo campo de inves- tigación. Uruguay: Universidad de la República. Versión Electrónica. Recuperado 20 de enero de 2011: http://www.scielo.edu.uy/pdf/rucp/v15n1/v15n1a09.pdf. Fuentealba, R. y Madariaga, M. J. (2010). “Índice de Gobierno Electrónico Municipal 2010”. Documento de trabajo, Nº 46. Instituto Chileno de Estudios Municipales, Universi- dad Autónoma de Chile. Mejías, C. y Suárez, P. (2009). “Gobierno electrónico y gobiernos locales”. En Revista Chilena de Estudios Regionales. Red Sinergia Regional. Año 1, Nº 2, Temuco, Chile. Rivera, E. (2006). “Concepto y problemas de la construcción del gobierno electróni- co. Una revisión de la literatura”. En Revista gestión y política pública. México: Centro de In- vestigación y Docencia económicas A. C. Universidad Autónoma del Estado de México. Sartori, G. (1998). Homo videns. La sociedad teledirigida. Madrid, España: Taurus. Sartori, G. (2002). La política: lógica y métodos en las ciencias sociales. México: Fondo de Cultura Económica.20
  21. 21. Artículos 21
  22. 22. Gobierno Electronico Municipal22
  23. 23. FORMULACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS PARA LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE1 Susana Finquelievich1 Este artículo se basa en investigaciones realizadas por la autora sobre este tema para UNESCO, PNUD, y la Oficina Nacional de Tecnología Informática de Argentina (ONTI). 23
  24. 24. Gobierno Electronico Municipal24
  25. 25. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribe1. Introducción Este trabajo plantea la relevancia de la generación, formulación y actualización de laspolíticas públicas para la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe. Lostemas relativos a la información y el conocimiento están directamente ligados a otrasestrategias nacionales, en particular a las concernientes a Ciencia, Tecnología e Innova-ción. La naturaleza transdisciplinaria de la Sociedad de la Información, que une los cono-cimientos técnicos a la economía y a las ciencias sociales, la hace transversales a otrostemas (e-gobierno, e-salud, educación, seguridad, infraestructuras de telecomunicaciones,etc.), así como a un alto número de actores sociales: gobierno, empresas, universidades,organizaciones no gubernamentales (ONG), entre otros. En consecuencia, los temas delas emergentes sociedades de la información y el conocimiento son también la base delas transformaciones de la organización social y económica de los países en los que seinscriben. Las políticas públicas para la Sociedad de la Información (en adelante, PPSI) puedendefinirse como un conjunto coherente de estrategias públicas, dirigidas a promover laconstrucción y desarrollo de una Sociedad de la Información orientada en forma interre-lacionada al desarrollo social, político, humano, económico y tecnológico en cada socie-dad, siendo su motor de desarrollo la producción, utilización y explotación equitativa delconocimiento por todos los sectores sociales. El artículo plantea que el desarrollo de lasPPSI en la región ha sido desigual. Aunque existen iniciativas tendientes a implementarpolíticas TIC, éstas han sido perturbadas, tanto por factores internos como externos.Se presentan ejemplos concretos de Brasil, México, Argentina, Paraguay, Bolivia y otrospaíses, poniendo el énfasis en las políticas de gobierno electrónico. Finalmente, el trabajo sugiere que, dado que la Investigación y Desarrollo es fun-damental en la Sociedad del Conocimiento, América Latina necesita reinsertarse en elmundo como región capaz de producir y proveer bienes y servicios basados en el cono-cimiento. Debe consolidar su capacidad de innovación científica y tecnológica, entendidacomo el uso de las herramientas digitales para la inclusión plena del individuo. Se sugiereuna serie de propuestas concretas.2. El proceso social y político de desarrollar sociedades del conocimiento Las emergentes sociedades del conocimiento conforman un círculo virtuoso, en elcual el progreso del conocimiento y las innovaciones tecnológicas, mutuamente determi-nados, producen más conocimiento y mejores innovaciones en el mediano y largo plazo.Como resultado, la producción de conocimiento, y de las prácticas sociales, económicasy políticas basadas en él atraviesan una aceleración considerable (UNESCO 2005). Las 25
  26. 26. Gobierno Electronico Municipal herramientas facilitadas por las tecnologías de información y comunicación (en adelante, TIC) son una condición necesaria pero no suficiente para el proceso social y político de desarrollar sociedades del conocimiento. Bindé y otros plantean: “La idea de la sociedad de la información se basa en avances tecnológicos. Pero el concepto de sociedad del conocimiento engloba dimensiones sociales, éticas y políticas mucho más amplias. Existe una multitud de estas dimensiones, que excluyen la idea de un modelo único y listo para usar, dado que semejante modelo no consideraría la diversidad cultural y lingüística, vital para que los individuos se sientan en casa en un mundo cambiante. Varias formas de co- nocimiento y cultura entran siempre en la construcción de cualquier sociedad, incluyendo a aquéllos fuertemente influenciados por el progreso científico y la tecnología moderna. Sería inadmisible encarar una revolución de información y conocimiento que conduzca –a través de un determinismo tecnológico estrecho y fatalista- a una única forma posible de sociedad” (UNESCO 2005: 17).2 Las cuestiones concernientes a la información y el conocimiento están indisoluble- mente ligadas a otras estrategias nacionales. Su naturaleza transdisciplinaria, que acopla las disciplinas técnicas a la economía y a las ciencias sociales, entre otras, las hace transversa- les a otros temas (e-gobierno, e-salud, educación, seguridad, infraestructuras de teleco- municaciones, etc.), así como a un alto número de actores sociales: gobierno, empresas, universidades, organizaciones no gubernamentales (ONG). Por lo tanto, los problemáti- cas de las aún recientes sociedades de la información y el conocimiento son también la base de las transformaciones de la organización social y económica de los países en los que se inscriben (Finquelievich et. al. 2009). El cambio tecnológico presenta la particularidad única de que avanza a una celeridad anteriormente desconocida en la historia humana. Los gobiernos deben mantenerse a la par, formulando no sólo estrategias a corto y mediano plazo - que producirán resultados concretos y visibles para los actores sociales involucrados y la población en general - sino políticas a largo plazo, como agendas nacionales de la sociedad de la información. No existen fórmulas generales para las estrategias y políticas relativas a las TIC. Aun así, los gobiernos pueden identificar las mejores prácticas desarrolladas a nivel nacional, regional o internacional, para adaptarlas a las circunstancias y contextos específicos de cada país. La Agenda de Túnez para la Sociedad de la Información (Artículo 100 a) señala que: “Las ciberestrategias nacionales, cuando corresponda, deben constituir parte integrante de los planes de desarrollo nacionales, incluyendo las estrategias de reducción de la po- breza, y estar dirigidas a contribuir al logro de metas y objetivos de desarrollo internacio- nalmente acordados, incluidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. 2 La traducción es nuestra.26
  27. 27. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribe Las políticas públicas, consideradas como conjuntos de estrategias o acciones toma-das por el gobierno para dirigirse a un asunto público, son elementos clave en el procesogeneral de desarrollo de la Sociedad de la Información, así como en la estrategia nacionalgeneral. El gobierno, ya sea nacional, provincial o local, desarrolla esta política en términosde leyes, regulaciones, decisiones y acciones. En síntesis, las políticas públicas son un con-juntos de metas, iniciativas, decisiones y acciones llevadas a cabo por un gobierno pararesolver un problema o necesidad que los ciudadanos, o el mismo gobierno, consideranuna prioridad en un momento dado. Están vinculadas - ya sea como legislación o comoprogramas - a las ideologías, filosofías y preocupaciones del gobierno, y representan laresponsabilidad gubernamental con respecto a un tema determinado (Finquelievich, Ro-zengardt, Davidziuk y Finquelievich 2009). Las políticas públicas para la sociedad de la información constituyen un mapa –unplan regional, nacional o local- para la inclusión y la apropiación, por parte de gobiernos,instituciones, empresas, comunidades e individuos de los beneficios derivados de la cons-trucción de la Sociedad de la Información y de su adaptación a las especificidades de cadacontexto. Es necesario considerar que la PPSI es una carretera por la que se circula, noun puerto al que se llega. No es un estado, sino un proceso de construcción colaborativo,abierto y permanente. Para viajar por esta carretera, es necesario en primer lugar visuali-zarla, planearla y construirla, de modo de volverla transitable para todos los ciudadanos. La Agenda de Túnez para la Sociedad de la Información, en su artículo 853 expre-sa: “Teniendo en cuenta el liderazgo de los gobiernos en asociación con otras partesinteresadas en la aplicación de los resultados de la CMSI, incluido el Plan de Acción deGinebra, a escala nacional, alentamos a los gobiernos que aún no lo han hecho a elaborar,según proceda, ciberestrategias nacionales exhaustivas, previsoras y sostenibles, incluidasestrategias de las TIC y ciberestrategias sectoriales, según proceda, como parte integrantede planes nacionales de desarrollo y estrategias destinadas a la reducción de la pobreza,lo antes posible y antes de 2010”. Más adelante (artículo 2f), recomienda: “Promover lautilización de las TIC en el sector público como una prioridad, considerándola como unaesfera esencial para las intervenciones al desarrollo basadas en las TIC”. En el artículo 48añade: “Notamos con satisfacción la utilización cada vez mayor de las TIC por parte delos gobiernos para dar servicio a los ciudadanos y alentamos a los países que aún no lohan hecho a que elaboren programas nacionales y estrategias para el cibergobierno”.3 Véase http://64.233.163.132/search?q=cache:CYGy_Rb---MJ:www.itu.int/wsis/docs2/tunis/off/6rev1-es.html+ Agenda+Digital+Tunez&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=ar 27
  28. 28. Gobierno Electronico Municipal El tema de las políticas públicas para la sociedad de la información es relativamente nuevo. Aún los países que han dedicado esfuerzos estables y continuos a elaborar es- trategias nacionales o locales, como Canadá, Australia o Nueva Zelanda, entre otros, comenzaron estas tareas a mediados de la década de los 1990. Islandia, un ejemplo paradigmático, presentó su objetivo fundamental para la concreción de una política de la Sociedad de la Información en 1996, ubicando al país al frente de las naciones en la utilización de TIC al servicio de la humanidad y de una creciente prosperidad. La historia y antecedentes de las PPSI, aunque ricos en contenidos y en modelos organizacionales, aún eran relativamente nuevos y escasos hasta el comienzo del tercer milenio. Estas políticas y estrategias no fueron influidas sólo por los factores endógenos a cada país, por sus historias y estructuras sociales, sino también por los contextos in- ternacionales y por eventos significativos, como la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (2003, Ginebra y 2005, Túnez) y E-LAC 2007 (El Salvador). Según Martín Hilbert, Sebastián Bustos y João Carlos Ferraz (2005), el proceso de generar e implementar políticas para la sociedad de la información está sujeto a factores internos y externos. Los factores internos, como el nivel de desarrollo de un país, deter- minan el contexto en el cual este país desarrolla sus estrategias nacionales. El concepto “nivel de desarrollo” incluye los factores socioeconómicos identificados tradicionalmen- te (ingreso per cápita, nivel educativo de los recursos humanos, salud, etc.), pero tam- bién el grado de avances hacia una sociedad de la información. Estos expertos también identifican factores externos más dinámicos - tales como las tendencias de crecimiento (entre ellas, el contexto macroeconómico), la estabilidad y la orientación política- que pre-determinan las prioridades de un gobierno. Estos factores externos determinan el grado de importancia asignado por un gobierno nacional a la construcción y desarrollo de una sociedad de la información y de sus componentes, en cada una de las fases de una estrategia nacional. El grado de apertura de la sociedad, de su conciencia sobre la necesidad de imple- mentar políticas para la sociedad de la información, es otro de los factores citados por Hilbert, Bustos y Ferraz. Por ejemplo, la celebración de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI) 2003-2005 (WSIS) ha contribuido a la sensibilización de los gobiernos sobre el paradigma de la sociedad de la información en sus propios países. Las PPSI son necesarias para promover el desarrollo de los países. Como subrayan Soyo, Chacko y Pradhan (2004) “[y]ya sea con el fin de acortar la brecha digital o de reposicionar la nación en la nueva economía digital interconectada, y para asegurar que las comunidades y culturas marginalizadas no sean excluidas en el movimiento de in- corporación de las TIC, las naciones necesitan dar un paso atrás y evaluar donde están paradas. Necesitan asegurarse de que las políticas nacionales con respecto a las TIC se dirigen al aspecto central del desarrollo: el desarrollo humano. En el análisis final, las TIC y28
  29. 29. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribelas e-estrategias deberían ser los medios para alcanzar este fin”.4 El status individual de cada país, su capital de investigación, pueden ser claves paraocupar un lugar en el contexto internacional. “Aquellos países que actualmente estánpreparados para hacer lobby y argumentar sus posiciones más efectivamente en lasnegociaciones internacionales se basan en la colecta rigurosa de datos, análisis e investi-gación competitiva desde instituciones académicas nacionales e institutos de formulaciónde políticas, para informar sus posiciones” (Gillwald y Abrahams 2003: 5).53. La necesidad de la actualización continua Las PPSI deben actualizarse continuamente. Por ejemplo, en el año 2009, Finlandiacomenzó a concretizar su sueño de que todos los ciudadanos tengan el derecho a tenerbanda ancha. En julio de 2010 entró en vigencia una Ley que garantiza el acceso universala una conexión mínima de 1 Mbps. Se trata del primer paso de un plan más ambicioso,dirigido a crear las infraestructuras necesarias para que ningún hogar esté a más de doskilómetros de distancia de un punto de enlace, y capaz de llevar para 2015 una señal de100 Mbps. Con la nueva norma, los proveedores estarán obligados a ofrecer sus serviciosen todo el territorio. Además, el gobierno finlandés ha reconocido el acceso a la bandaancha como uno de los derechos legales y fundamentales de los finlandeses. Otro caso es el de la Provincia de San Luis, en Argentina, cuya efectiva política deinclusión socio-digital había conducido a un 80% de penetración de Internet en el año2010. Con el objeto de ampliar aún más este proceso, el Gobierno provincial se proponeconvertirse en el primer estado del mundo en garantizar el derecho de la población alacceso gratuito a Internet por banda ancha, según un proyecto enviado a la Legislaturapor el Gobierno provincial. El proyecto de ley propuesto apunta a “salvaguardar las ga-rantías y derechos consagrados” en la Constitución provincial para toda la población “ymantener, promover y garantizar su inclusión digital”, según el texto de la iniciativa.6 Muchos países, regiones y ciudades han desarrollado iniciativas y acciones con res-pecto a la sociedad de la información sin explicitar previamente una política pública alrespecto. Varias de estas iniciativas han resultado exitosas, al menos en sectores como elE-Gobierno o infraestructuras TIC. Por otra parte, en la mayoría de los países, la socie-dad de la información no está guiada sólo por políticas y estrategias públicas, sino y demanera predominante por las tendencias del mercado, al menos allí donde estas son lo4 La traducción es nuestra5 La traducción es nuestra6 Véase http://www.iprofesional.com/notas/99954-San-Luis-se-propone-garantizar-el-derecho-al-acceso-gratis-a- Internet.html , consultado el 21 de enero de 2011. 29
  30. 30. Gobierno Electronico Municipal suficientemente fuertes. Es así como surge una interrogación: ¿Por qué se necesita dise- ñar políticas explícitas con respecto a la sociedad de la información? Como plantean Hilbert y Katz: “El establecimiento e implementación de estrategias regionales, nacionales o locales de desarrollo de la sociedad de la información son indis- pensables a fin de aprovechar la “oportunidad digital”. (…) Los mecanismos del merca- do, librados a sí mismos, tienden a profundizar la brecha digital entre y en el interior de las sociedades. Para prevenir este proceso, se necesita un liderazgo fuerte y visionario, capaz de reducir costos de coordinación e incertidumbres” (2002: 38-39). La Comisión Social y Económica de las Naciones Unidas para Asia y el Pacifico ob- serva: “Incluso cuando se promulgan como pronunciamientos políticos claramente defi- nidos, las políticas en TIC necesarias tienen que tener en cuenta otras áreas de política, como las políticas de educación, las políticas de la información, las políticas comerciales y de inversiones y las políticas culturales y lingüísticas. Sin embargo, el mero establecimien- to por escrito de una política nacional de TIC tiene valor en sí mismo. Como mínimo, transmite el mensaje de que el Gobierno está orientado hacia el futuro y tiene la inten- ción de continuar la utilización de las TIC en la sociedad. Los gobiernos deberían, por supuesto, aspiran a más, poniendo en práctica el contenido de las políticas, y adoptando un rol de modelo por medio de la aplicación de las TIC en su propia administración y servicios” (The United Nations Economic and Social Commission for Asia and the Pacific – ESCAP 1999). 4. El rol de los gobiernos y los demás actores sociales Las metas de la PPSI necesitan ser coherentes con los fundamentos y los elementos establecidos para esta política, y que estos objetivos están arraigados en las diversas áreas de acción recomendadas por la misma PPSI. Es aquí cuando es necesario reflexionar sobre el rol que los gobiernos y otros actores sociales juegan en la formulación e imple- mentación de la política pública para la Sociedad de la Información, ya sea Agenda Digital nacional o Plan Estratégico para Gobierno Electrónico. 4.1. Los actores estatales Los gobiernos y los varios actores sociales (stakeholders) pueden desempeñar di- versos roles para materializar las metas del PPSI. Es aconsejable que las interacciones entre estos actores y roles promuevan una implementación de la política o estrategia de manera armoniosa, integral y sistemática. El gobierno nacional es uno de los actores fun- damentales en todo el proceso de la formulación, actualización e implementación de una PPSI. Su rol primordial, a través de sus agencias u organizaciones, es el de coordinar este30
  31. 31. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribeproceso, además de regular y garantizar las condiciones políticas y financieras para de-sarrollar un PPSI basado en un plan coherente, a largo plazo, diseñado para eliminar in-equidades en el acceso y apropiación de los beneficios de la Sociedad de la Información.Para alcanzarlo es necesario que los mismos gobiernos faciliten la implementación demecanismos multi-sectoriales para incorporar las heterogéneas visiones y demandas delos diversos actores sociales, asegurando un proceso transparente e inclusivo (Fernán-dez Aballi 2007). Los gobiernos juegan igualmente un papel fundamental al desarrollary promover las capacidades para la apropiación y el uso eficaz de la información, elconocimiento y de las TIC, por medio de los programas nacionales que ofrecen a losciudadanos condiciones accesibles de compra de equipos y campañas de educación yformación permanente. El rol del Estado es, no sólo el de comprender, sino también el de prever las necesi-dades de los diversos actores sociales y estar preparado para su legislación y regulación,así como para establecer articulaciones operativas entre ellos. 4.2. El rol de los actores sociales no estatales Si bien las políticas públicas relativas a la Sociedad de la Información y el Conoci-miento están formalmente lideradas por el Gobierno, los diversos actores – en especialel sector privado- inducen elementos en estas políticas y estrategias y pueden cambiarsus resultados. El sector privado juega un rol clave en la Economía del Conocimiento.Puede (y a veces lo hace) impulsar la elaboración de una PPSI cuando el Gobierno dejaeste espacio vacante. Es un actor fuerte que suele liderar las innovaciones tecnológicasy organizacionales. Entre los otros actores, el sector privado necesitaría orientar su crecimiento hacialos objetivos de desarrollo establecidos por el Estado. Esto incluye percibir a usuarios noinmediatamente rentables, como poblaciones remotas, rurales o de bajos ingresos –asícomo otros sectores no cubiertos por el mercado TIC- como nichos potenciales paraproveerles productos y servicios. Las empresas medias y pequeñas (Pymes) son actoresfundamentales en la formulación de una PPSI. Sayo, Chacko y Pradham (2004) sugierenque las políticas nacionales consideren los desafíos enfrentados por las Pymes. Asimis-mo, es interesante que el gobierno nacional refuerce los lazos entre el desarrollo de lasempresas y el de los recursos humanos, promoviendo una fuerza de trabajo calificada,adecuada para innovar con TIC. Las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) expresan valores sociales compartidosque suelen diferir de los de las organizaciones públicas y las empresas, pero que se inter-ceptan con ellas. Suelen actuar por el bien público en el espacio localizado entre el Estadoy los sectores de mercado. Las OSC participan crecientemente en temas relacionados 31
  32. 32. Gobierno Electronico Municipal con la Sociedad de la Información, especialmente sobre acceso a la información, dere- cho a la información, conectividad, telecomunicaciones y servicio universal. Por lo tanto, sus necesidades e intereses necesitan ser consideradas en los niveles más altos de la formulación de políticas y estrategias relacionadas con la Sociedad de la Información y el Conocimiento. El sector de Ciencia y Tecnología (CyT), también llamado sector académico, com- prende a las instituciones de CyT, las universidades, centros de investigación, entre otros. Es un actor sumamente relevante en la Sociedad de la Información y el Conocimiento, dado que proporciona tanto los recursos humanos calificados, los investigadores, como el conocimiento para construirla. Una cuestión clave para ser considerada en las PPSI es la articulación entre las universidades, las empresas de alta tecnología y los programas de investigación; su interacción permanente es esencial para el desarrollo y el avance de las TIC. En tiempos en que las fronteras entre las políticas de investigación y de innovación se esfuman, la investigación en CyT necesita ser acompañada por medidas para facilitar la transformación de sus resultados en productos y servicios exitosos. Es conveniente que las organizaciones de la sociedad civil, el sector académico y los ciudadanos en general participen activamente en todas las fases del proceso de las políticas y estrategias sobre la Sociedad de la Información. Deben servir proactivamente como nexo entre la ciudadanía y los gobernantes, cerciorándose de que las demandas y los intereses sociales sean incluidos. Estos actores desempeñan también un papel impor- tante en el establecimiento de las metas y en la supervisión y evaluación de la política y sus impactos. El desarrollo de una PPSI es un proceso que abre oportunidades de explorar nuevos panoramas con respecto a la innovación técnica al servicio del desa- rrollo humano, así como posibilidades de experimentar panoramas de la participación multisectorial. 5. Las especificidades de las políticas públicas en países en desarrollo Cuando se habla de PPSI en los países en desarrollo, surgen algunas preguntas: ¿Cuá- les son los obstáculos enfrentados en la formulación e implementación de estas políticas? ¿Cómo los afecta el contexto internacional? ¿Es posible o deseable que los países en desarrollo utilicen total o parcialmente estrategias o políticas ya implementadas por los países más desarrollados? A pesar de que las estrategias para desarrollar un sector local de producción y co- mercialización de TIC datan de la década de los 1980s (Singapur, India y Brasil fueron algunos de los pioneros), las políticas orientadas a la Sociedad de la Información no surgieron hasta la segunda mitad de la década de los 1990s. Las expectativas nacidas a32
  33. 33. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Cariberaíz del cambio de milenio y las acciones de organizaciones internacionales añadieronun sustento adicional a esta renovación de la orientación. Con el apoyo de asociacionespúblico-privadas, como el G-8 Digital Opportunity Task Force (DOT Force), y la UN ICTTask Force, los países de la región fueron cambiando el rumbo, desde experiencias pilotopuntuales y no coordinadas, a enfoques de políticas más integrales, con perspectivas deunir los conceptos de TIC y desarrollo (TICD) en sus estrategias. La Declaración de Principios de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Informa-ción (CMSI)7 expresa: “Estamos decididos a proseguir nuestra búsqueda para garantizarque las oportunidades que ofrecen las TIC redunden en beneficio de todos. Estamos deacuerdo en que, para responder a tales desafíos, todas las partes interesadas deberíancolaborar para ampliar el acceso a la infraestructura y las tecnologías de la información ylas comunicaciones, así como a la información y al conocimiento; fomentar la capacidad;reforzar la confianza y la seguridad en la utilización de las TIC; crear un entorno propicioa todos los niveles; desarrollar y ampliar las aplicaciones TIC; promover y respetar ladiversidad cultural; reconocer el papel de los medios de comunicación; abordar las di-mensiones éticas de la Sociedad de la Información; y alentar la cooperación internacionaly regional. Acordamos que éstos son los principios fundamentales de la construcción deuna Sociedad de la Información integradora”.8 Los objetivos que se fijaron en este contexto variaron desde identificar aplicacionesconcretas de TIC para el desarrollo, hasta el desarrollo de industrias TIC nacionalescompletamente nuevas, en Brasil, India, Ghana, Argentina, y Uruguay, entre otros. Laúltima década ha sido testigo de un incremento substancial en las estrategias de TICD.Pero Zambrano y Browne (2004) sostienen que si bien más de 90 países en desarrollose habían embarcado ya en el diseño de estrategias nacionales de TICD antes del 2005,los resultados no fueron óptimos. Muchas de estas estrategias están concentradas entorno a un foco tecnológico, y dirigidas a promover la industria TIC local (sobre todo, elsoftware). Otras son excesivamente ambiciosas y generales, y carecen de la credibilidadnecesaria como para atraer los recursos financieros necesarios para su implementación.Otras aún no identifican las prioridades concretas y /o los planes de implementaciónapropiados, o están excesivamente dominadas por los gobiernos nacionales, sin dejarespacio a otros actores en este proceso. Muchas de estas estrategias y políticas no estáncoordinadas con otras agendas nacionales, tales como la reducción de la pobreza y losObjetivos de Desarrollo del Milenio.7 La Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) se desarrolló en dos fases. La primera fase tuvo lugar en Ginebra, del 10 al 12 de diciembre de 2003 y la segunda en Túnez, del 16 al 18 de noviembre de 2005.8 Véase http://www.itu.int/dms_pub/itu-s/md/03/wsis/doc/S03-WSIS-DOC-0004!!MSW-S.doc 33
  34. 34. Gobierno Electronico Municipal 5.1. Desafíos para los países emergentes con respecto a las políticas digitales Massiel Guerra y otros (CEPAL 2008) plantean, con respecto al diseño de estrategias y políticas para la Sociedad de la Información en América Latina, que la formulación de una estrategia nacional está determinada por factores endógenos (el nivel de desarrollo del país, lo que incluye no solo las variables socioeconómicas tradicionales, como el ingreso per cápita y componentes de desarrollo humano), sino también por el grado de avance y preparación hacia la sociedad de la información, la llamada E-readiness. Es primordial que la clase política esté consciente de la importancia de este tema, tanto en la etapa de definición como en el resto del proceso, pues de ella depende que se implementen las medidas necesarias para ejecutar las decisiones. La práctica ha proba- do que sin voluntad política ni compromiso de los gobernantes no es posible formular agendas digitales nacionales sostenibles ni provistas de los recursos humanos, financieros y tecnológicos necesarios. Con respecto a la formulación y actualización de las políticas públicas y las legisla- ciones para la Sociedad de la Información, Zambrano y Browne (2004) afirman que los países en desarrollo enfrentan en general los siguientes problemas: I. Falta o insuficiencia de alerta política, en todos los niveles del gobierno y de la ciudadanía, acerca del rol potencial de las TIC en el desarrollo económico. II. Ausencia o insuficiencia de capacidad política y técnica sobre cuestiones y temas TIC, en particular las que conciernen a las últimas innovaciones tecnológicas y nuevas áreas de políticas relativas a redes IP e Internet en general. III. Debilidades en procesos de formulación de políticas regionales, que incluyen: i. Falta de liderazgo político; ii. Ausencia o insuficiencia de estrategias TIC a nivel nacional; iii. Coordinación no efectiva entre los diversos departamentos u organiza- ciones gubernamentales y las agencias responsables por las estrategias TIC; iv. Carencia de participación del sector privado y la sociedad civil en la toma de decisiones a nivel nacional; v. Preparación inadecuada para participar en los eventos internacionales en los que se discuten políticas y estrategias referentes a la Sociedad de la Información y/o sus componentes; vi. Uso inefectivo de los recursos humanos y financieros. En 1999, la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (ESCAP) había identificado algunos de los factores que afectan la formulación de políticas nacionales 9 http://www.unescap.org/34
  35. 35. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribesobre TIC en los países en desarrollo. El estudio “Economic and Social Survey of Asia andthe Pacific”10, de ese año, planteaba la importancia de las políticas relativas a las TIC esentendida en los niveles políticos más altos en muchos países en desarrollo; algunos deestos países han adoptado sus propias políticas. Es necesario considerar que la efectividadde las políticas de TIC en un país no garantiza que la misma receta funcionará en otro;muchos países en desarrollo enfrentan obstáculos similares que es necesario tener encuenta cuando se formulan estas políticas.11 Ciertos factores identificados por ESCAP (1999), aún vigentes actualmente, son: - Debilidades de la infraestructura en TIC. Este es un problema fundamental en los paí-ses en desarrollo. Por lo tanto, las políticas nacionales sobre la Sociedad de la Informacióndeben enfocar prioritariamente esta área. - La oferta de bienes y servicios TIC suelen depender de los términos de los proveedores,y no dejan madurar a los mercados. Los costos de las computadoras personales y susperiféricos aún resultan elevados para gran parte de la población. Las políticas guberna-mentales pueden ayudar al desarrollo del mercado de TIC reduciendo los impuestos deimportación y creando un entorno empresarial favorable. - La E-Readiness varía significativamente entre las diversas organizaciones gubernamen-tales. Los departamentos, organizaciones y agencias que operan en campos naturalmenteintensivos en TIC tienden a estar más avanzados que otros. El gobierno puede contribuira equilibrar esta situación identificando o creando una agencia coordinadora que man-tenga actualizada la información sobre las iniciativas gubernamentales en TIC. - Las estructuras y los estilos de gestión no son conducentes. La mayoría de las fallasen el desarrollo del uso de TIC son causadas por planeamientos y gestiones pobres,más que por la carencia de recursos o de malas elecciones tecnológicas. La gestión delos proyectos de TIC es frecuentemente dificultada por las estructuras de organizaciónexcesivamente jerárquicas que no son favorables a las ideas innovadoras. - Los gobiernos necesitan reservar presupuestos para servicios públicos básicos. Lospresupuestos gubernamentales tienden a ser ajustados, en particular en los países endesarrollo, lo que crea problemas. - Los gobiernos experimentan dificultades para reclutar y mantener personal califica-do en TIC. Una limitación importante para la aplicación efectiva de herramientas de10 http://www.unescap.org/stat/gc/box-ch8.asp11 La traducción es nuestra 35
  36. 36. Gobierno Electronico Municipal la Sociedad de la Información es la insuficiencia de recursos humanos. Esto puede condu- cir a desarrollos de soluciones en TIC demorados o no coordinados entre si. Las políticas referentes a la Sociedad de la Información necesitan del desarrollo constante de recursos humanos en un contexto educativo amplio y favorable. A pesar de estos impedimentos, ESCAP (1999) sostiene que la evolución de las TIC se llevará a cabo con o sin una política sistemática, integral y articulada. Sin embargo, afirman que la falta de una política coherente es responsable de contribuir al desarrollo (o la prolongación) de una infraestructura ineficaz y un derroche de recursos humanos, financieros y tecnológicos. Algunas de las aspiraciones que las PPSI tratan con frecuencia de alcanzar son las siguientes: • Incrementar los beneficios de las TIC. • Ayudar a individuos y organizaciones a adaptarse al nuevo contexto digital, y proporcionarles herramientas y modelos para responder racionalmente a los desafíos que implican las TIC. • Proveer equipamientos de información y comunicación, servicios y gestión a un costo accesible. • Mejorar la calidad de los productos y servicios TIC. • Optimizar los servicios gubernamentales por medio de las TIC. • Alentar innovaciones en desarrollo tecnológicos, así como el uso de las tecno- logías en los procedimientos productivos. • Promover las investigaciones en Ciencia y Tecnología relativas a la Sociedad de la Información en todos sus aspectos. • Promover la socialización de la información, la transparencia y la confiabilidad y reducir la burocracia en y entre las organizaciones, y con el público en general. • Identificar áreas prioritarias (las áreas que pueden tener el mayor impacto positivo posible sobre programas, servicios y usuarios) para el desarrollo de TIC. • Proporcionar a los ciudadanos la oportunidad de acceder a la información, de modo que estos puedan requerir ulteriormente la calidad de acceso que nece- sitan, en términos de media, contenidos y otros. • Alcanzar un nivel mínimo especificado de recursos TIC y de recursos humanos formados en el uso de TIC para las agencias gubernamentales y los estableci- mientos educativos y de salud. • Promover el aprendizaje a lo largo de toda la vida. • Proporcionar formación en el uso de TIC, así como las capacidades de mante- ner actualizados estos conocimientos, a individuos y organizaciones. • Formar recursos humanos que puedan contribuir al desarrollo de innovaciones en TIC.36
  37. 37. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribe • Contribuir a comprender la importancia y potencialidades de la Sociedad de la Información, su desarrollo y sus impactos transdisciplinarios y multiactorales.6. El panorama latinoamericano Según Hilbert, Bustos y Ferraz (2005), las primeras políticas públicas para el desa-rrollo de la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe se emprendieronen la década de los noventa. Como ejemplos a estos esfuerzos pioneros, que aún no serelacionaban con una visión integral del tema, se puede nombrar programas de accesouniversal, esfuerzos iniciales para la formación electrónica, educación a distancia por partede los Ministerios de Educación o los primeros intentos de digitalización de procedimien-tos administrativos en el sector público. En los últimos años del milenio los gobiernos de la región emprendieron paulatina-mente el camino de adoptar una visión más global sobre la Sociedad de la Informaciónen su agenda política. Instigadas por la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Informa-ción (CMSI), y por el proceso de debates llevados a cabo en la preparación de las dosCumbres, en el 2003 y el 2005, estas estrategias y políticas nacionales fueron fortalecidasdurante el año 2004 en muchos países de la región. Actualmente casi todos ellos cuentancon alguna política digital, o al menos con una orientación estratégica y operativa sobre eltema (Hilbert, Bustos y Ferraz 2005). En este punto hemos investigado específicamentecomo ejemplos las políticas de los diversos países latinoamericanos con respecto al Go-bierno Electrónico (E-Gob), que interesa particularmente a los gobiernos municipales. El portal nacional de México12 ofrece una dinámica posibilidad de e-participación ybrinda amplia información a los ciudadanos. Proporciona un portal separado de E-Go-bierno13 y consultas en línea, entre el gobierno y los ciudadanos. El portal E-México14proporciona información específica para adultos mayores, campesinos, empresarios, es-tudiantes, familia, jóvenes, niños, personas con discapacidades, visitantes, indígenas, mi-grantes, mujeres y educación. El sitio nacional suministra también licitaciones en línea paracontratos públicos, y pagos a través de tarjetas de crédito, usando un link seguro. El portal nacional de El Salvador15 proporciona a sus ciudadanos la posibilidad de inte-racción, por medio de consultas en línea, un sitio web separado para e-Gobierno, y clipsde video y audio. Por su parte, el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica16 ofrece12 http://www.gob.mx13 http://www.gob.mx/wb/egobierno/egob_gobierno_de_la_a_a_la_z14 http://www.e-mexico.gob.mx/15 http://www.elsalvador.gob.sv16 http://www.mep.go.cr/ 37
  38. 38. Gobierno Electronico Municipal una ventanilla única, que permite que los ciudadanos creen una dirección de e-mail y reciban información periódica sobre los servicios en línea. En América del Sur,17 Argentina (0.5844) aventajó a Chile (0.5819) y a Brasil (0.5679) en el liderazgo electrónico de la región. Esto de debió prioritariamente a un incremento en el índice de infraestructura, con un aumento importante en los usuarios de telefonía celular y en el parque de PCs. Bolivia, Ecuador y Paraguay también incrementaron sus rankings en el estudio del 2008 al mejorar sus servicios en línea. El portal nacional18 de Argentina19 ha desarrollado numerosas herramientas para apoyar la e-participación, entre ellos, al subscripción a un boletín periódico sobre E-Gobierno, así como información so- bre las estrategias nacionales de gobierno electrónico. Facilita el acceso a la información y la interacción a ciudadanos, empresas, extranjeros, brindando una guía de trámites. En el caso de Brasil, el primer instrumento estratégico fue el programa de la Socie- dad de la Información (SOCINFO), creado en Diciembre de 1999, en la jurisdicción del Ministerio de Ciencia y Tecnología. SOCINFO formuló y publicó el “Libro Verde de la Sociedad de la Información en Brasil20 que planteaba las líneas directrices, organizadas en siete sectores: trabajo y oportunidades; servicios universales para el ciudadano; edu- cación para la Sociedad de la Información; contenidos e identidad cultural; gobierno al alcance de todos; investigación y desarrollo, tecnologías y aplicaciones de la Sociedad de la Información; infraestructuras avanzadas y nuevos servicios (Fernández Aballi et. al. 2007). Actualmente Brasil está rediseñando su estrategia nacional, habiendo conforma- do el Comité Ejecutivo de E-Gobierno, coordinado por el Ministerio de Planeamiento, Presupuesto y Gestión.21 El Portal de Gobierno Electrónico22 reúne información sobre las políticas, acciones y proyectos de Gobierno Electrónico de Brasil y su público objetivo: las tres esferas de gobierno (federal, estatal y municipal), los gobiernos de otros países, las instituciones académicas y de investigación, así como profesionales y otros miembros de la sociedad que estén interesados en el tema. La participación de la sociedad y la transparencia de las acciones del Gobierno son una prioridad del Gobierno electrónico brasileño. El portal cuenta con varias herra- mientas que tratan de mejorar esta relación. La principal es el módulo de Preguntas del público, que permite a cualquier persona interesada la oportunidad de aportar su 17 Department of Economic and Social Affairs, Division for Public Administration and Development Management, United Nations, “e-Government Survey 2008. From e-Government to Connected Governance”, United Nations, New York, 2008. http://www.clad.org.ve/siare/innotend/gobelec/e-governmentsurvey2008.pdf 18 En el estudio citado figura, por error, el sitio http://www.canadainternational.gc.ca 19 http://www.argentina.gov.ar/argentina/portal/paginas.dhtml?pagina=583 20 http://www.inst-informatica.pt/servicos/informacao-e-documentacao/biblioteca-digital/gestao-e-organizacao/ BRASIL_livroverdeSI.pdf 21 http://www.planejamento.gov.br/ 22 www.governoeletronico.gov.br38
  39. 39. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribecontribución a la formulación y aplicación de políticas, proyectos, resoluciones y normasrelacionadas con el programa. Además, la versión del portal de Gobierno Electrónicobrinda accesibilidad para personas con discapacidad. Se envía un boletín quincenal sobreel avance del Gobierno Electrónico en Brasil a sus más de 20 mil usuarios registrados. A nivel de Estados de Brasil, es interesante observar el Decreto Nº 53.963, del 21 deenero de 2009, de Sao Paulo23, que instituye, en el ámbito de la Administración PúblicaEstatal, la Política de Gestión del Conocimiento e Innovación y de las medidas correla-tivas. Sus objetivos son la mejora de la eficiencia, efectividad y calidad de la formulacióne implantación de políticas públicas y servicios a los ciudadanos y a la sociedad; la pro-moción de la transparencia de la gestión pública por medio de la provisión de informa-ciones a los ciudadanos, posibilitando la creciente capacidad de participar e influir en lasdecisiones político-administrativas; la creación de una cultura orientada a la importanciade la innovación y de generar y compartir conocimiento e información en la gestiónpública entre los dirigentes gubernamentales; el desarrollo de una cultura colaborativa einnovadora intra e inter-gubernamental, creando conocimientos e informaciones com-partidos entre las áreas gubernamentales y entre el gobierno y la sociedad; la promociónde oportunidades de formación continua en los funcionarios gubernamentales; la pro-moción de la adopción, por los dichos funcionarios, de la adopción de las TIC para losobjetivos de la Gestión del Conocimiento e Innovación; y la divulgación de los resultadosde dicha política. En Bolivia, en marzo de 2002 se creó la Agencia para el Desarrollo de la Sociedadde la Información en Bolivia (ADSIB)24, una entidad descentralizada bajo control de laVicepresidencia de la República de Bolivia. A partir de este Decreto las funciones de laRed Boliviana de Comunicación de Datos - BOLNET son transferidas a la estructura dela ADSIB. La ADSIB es la encargada de proponer políticas, implementar estrategias ycoordinar acciones orientadas a reducir la brecha digital en el país, a través del impulsode las TIC en todos sus ámbitos. Su misión fundamental es favorecer las relaciones delGobierno con la Sociedad, mediante el uso de tecnologías adecuadas. En septiembre 21 del 2004, la Presidencia del Congreso Nacional asumió controlsobre la ADSIB, que se transformó en una Agencia TRANSVERSAL entre dos poderes(Legislativo y Ejecutivo). En el año 2005 se formuló la Estrategia Nacional de Tecnologíasde Información y Comunicación para el Desarrollo, ETIC.25 La ETIC involucró a todoslos actores sociales del ámbito público (nacional, departamental y local), privado, inter-nacional, ONGs, y sociedad civil dentro de un proceso inclusivo, abierto, participativo y23 http://www.igovsp.net/decreto24 http://www.adsib.gob.bo/adsibnueva/historia_adsib.php25 Accesible en http://www.funredes.org/mistica/castellano/ciberoteca/participantes/docuparti/ETIC_Proceso.pdf 39
  40. 40. Gobierno Electronico Municipal transparente, lo cual garantizará la sostenibilidad de las políticas y recomendaciones a ser propuestas por el documento final. La estrategia digital de Chile (uno de los países pioneros en América Latina en políti- cas para la Sociedad de la Información) fue preparada por la Comisión Presidencial para las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, creada en Junio de 1998 por decreto presidencial. Esta Comisión elaboró el informe: “Chile: hacia la sociedad de la información”, donde se establecen los cambios y prospectivas que deben darse para su incorporación a la sociedad del conocimiento. “La significación de este informe ha sido tal, que diferentes países Iberoamericanos lo han adoptado para su incorporación a la Sociedad del Conocimiento” (Almenara 2005). Para preparar este informe, publicado en 1999, los participantes del sector público y el privado, coordinados por la comisión, fueron agrupados en cuatro categorías: Legislación y regulación del comercio; Nuevas Tecnologías y redes digitales para uso productivo y tecnológico; Modernización del Es- tado y uso de nuevas tecnologías; y Sociedad de la Información, equidad y desarrollo cultural. Esto llevó a la creación de un alto número de proyectos, particularmente en el sector de E-Gobierno, posicionando a Chile entre los países más desarrollados en esta área (Fernández Aballi 2007). En el año 2002 se creó el Comité de Ministros de Tecnologías de Información, dando lugar al Grupo de Acción Digital, que a su vez formuló la Agenda Digital. La AD fue el resultado de un trabajo iniciado en abril del año 2003 con la constitución del GAD, presidido por el Coordinador Gubernamental de Tecnologías de Información y Comunicación, y un grupo público-privado conformado por instituciones de gobierno, organizaciones representativas del ámbito empresarial, sector académico y de otros po- deres del Estado (170 líderes de 50 instituciones representativas del sector público y privado). El 17 de marzo de 2004 entregaron al Presidente de la República los 34 puntos que contempla la Agenda Digital 2004-2006. El resultado de este esfuerzo es un vasto acuerdo público-privado sobre una estrategia-país, y un Plan de Acción para el período 2004-2006, que contempla 34 iniciativas separadas en 6 puntos principales: Masificación del acceso a internet; Educación y capacitación; Estado en línea; Desarrollo digital de las empresas; Despegue de la industria TIC y Marco jurídico.26 En diciembre del año 2007 se publicó la Estrategia Digital 2007-2012,27 que plas- mó el trabajo realizado por un grupo multisectorial, de todo el país, coordinados por la Secretaría Ejecutiva del Comité de Ministros. El documento fue puesto a disposi- ción del público, a través de un primer borrador, el cual fue objeto de una consulta 26 http://www.agendadigital.cl/agenda_digital/agendadigital.nsf/36c12b10c6d692d884256db6005f8647/27 363116e8e6631704256e5800549fe3/$FILE/A_D_BN.pdf 27 http://www.estrategiadigital.gob.cl/node/22240
  41. 41. Formulación y actualización de las políticas públicas para la sociedad de la información en América Latina y el Caribepública destinada a recibir comentarios y observaciones de la ciudadanía y actores re-levantes. Una de las innovaciones más recientes en el país es la iniciativa Chile: ArchivoJudicial de Santiago digitalizado por robots, que data de septiembre de 2009. Con robotsespecializados la empresa Archivos Digitales MEB digitalizará tres mil millones de páginasdel Archivo Judicial de Santiago. Se trata de un proyecto único en Latinoamérica en unode los principales acopios de textos de Chile.28 En Paraguay, se creó la “Comisión Nacional de la Sociedad de la Información delParaguay (CNSI)”, en el marco de la Ley 1.028/97 “General de Ciencia y Tecnología”. Enel área correspondiente al Gobierno Electrónico, se estableció por Decreto Nº 18.499del 3 de septiembre de 2002 la “Comisión Interinstitucional para desarrollar, promovere implementar la aplicación del Gobierno Electrónico en el Paraguay”, cuya coordinaciónestá a cargo de la Secretaría General de Gabinete Civil de la Presidencia de la Repúbli-ca. El Ministerio de Educación de Paraguay29, ofrece una ventanilla única en español yguaraní, que permite a los ciudadanos abrir cuentas de e-mail y recibir información porese medio. También lo hace el Ministerio del poder Popular para las Comunas y AcciónSocial de Venezuela,30 que además ha incorporado clips de audio y video, por ejemplocon noticieros comunitarios. Guerra, Hilbert, Jordán y Nicolai expresan que “El desarrollo de las políticas públicasen América Latina ha sido dispar. Si bien se reconoce la existencia de esfuerzos tendien-tes a implementar políticas TIC, éstos han sido afectados tanto por factores inherentes alproceso como aquellos de tipo exógeno. Entre los primeros se identifica característicascomo la debilidad institucional de las agencias encargadas, hecho que lleva a un ciertonivel de descoordinación de las acciones que atenta contra el proceso en su conjunto.La no existencia de presupuestos asignados, dependiendo de los presupuestos de cadaministerio, llevó a contar con presupuestos reducidos y fragmentados que no resultaronacordes con las actividades definidas” (2008: 59). Estos autores señalan que en algunos países se percibió que la falta de participacióny compromiso de todos los actores principales deslegitimó el proceso en sí, creandodiscontinuidades duras en el tiempo, que fueron agravadas por factores externos comocambios de gobierno y de los responsables de implementar esas políticas. En otros casos,los países se han involucrado en el planteo de políticas impulsadas por sectores ligadosa las TIC, sin considerar que el tema aún no había madurado lo suficiente en la clasepolítica como para hacer de las TIC una política nacional.28 http://www.alfa-redi.org/noticia.shtml?x=1214829 http://www.mec.gov.py30 http://www.mps.gob.ve 41
  42. 42. Gobierno Electronico Municipal Sin embargo, se percibe una consolidación de estrategias nacionales referidas a la Sociedad de la Información en la región, con un mayor grado de maduración del tema TIC. Las estrategias digitales se van acercando a los planes nacionales de desarrollo de los países, además de orientarse a la incorporación de dichas tecnologías como herramienta de crecimiento, dejando en segundo plano el desarrollo de las TIC como objetivo de política. Según Guerra, Hilbert, Jordán y Nicolai (2008), las estrategias o agendas nacio- nales que surgieron de estas iniciativas ponen énfasis desiguales en sus temáticas. Los temas más frecuentes son el desarrollo de gobierno y educación electrónica, el acceso y la generación de capacidades. Como es frecuente en la región, en la mayoría de los casos las políticas han surgido como resultado de liderazgos individuales, respaldados por una autoridad, y no de visiones institucionales. La evidencia elaborada por la CEPAL (2008) muestra que los países en los que han existido más acciones coordinadas en materia de TIC de manera continua en el tiempo son los que están en mejor situación para construir la Sociedad de la Información. Otro factor positivo seria la existencia de un grado importante de iniciativas en ciertas áreas. La CEPAL recomienda, sin embargo, la coordinación de estas iniciativas en una estrategia nacional con el fin de obtener conseguir resultados mejores y más rápidos. Una de las iniciativas regionales para promover la formulación, actualización e implementación de políticas nacionales para la Sociedad de la Información es la organización de e-LAC, la estrategia regional para la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe. 7. La ciencia, tecnología e innovación como motor de la sociedad del conocimiento La Investigación y Desarrollo es fundamental en la Sociedad del Conocimiento. Amé- rica Latina necesita implantarse en el mundo como región capaz de producir y proveer bienes y servicios basados en el conocimiento. Debe consolidar su capacidad de innova- ción científica y tecnológica entendida como el uso de las herramientas digitales para la inclusión plena del individuo. Sin científicos, investigadores y tecnólogos adecuadamente preparados no es posible construir la sociedad del conocimiento. Es importante extender la base científica y tecnológica, incorporando más investiga- dores y tecnólogos en la producción; estimulando el fortalecimiento de la relación entre el sector productivo y el sector científico-tecnológico y la universidad, no sólo en áreas como la informática y las telecomunicaciones, sino también en biotecnologías, robótica, y otras, respondiendo a las demandas y necesidades de la sociedad. Es necesario devolver a las universidades su rol de locus de la investigación científica, en asociaciones con otros actores sociales, y en favor de un mayor desarrollo integral de la sociedad.42

×