6º congreso de violencia chile
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

6º congreso de violencia chile

on

  • 3,479 views

Artículos académicos del 6° Congreso Nacional de Violencia y Delincuencia, Chile 2010

Artículos académicos del 6° Congreso Nacional de Violencia y Delincuencia, Chile 2010

Statistics

Views

Total Views
3,479
Views on SlideShare
3,479
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
44
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

6º congreso de violencia chile 6º congreso de violencia chile Document Transcript

  • SEXTO CONGRESO NACIONALDE INVESTIGACIÓN SOBREVIOLENCIA Y DELINCUENCIASANTIAGO, CHILE - 23 y 24 NOVIEMBRE 2010 1
  • SEXTO CONGRESO NACIONALDE INVESTIGACIÓN SOBREVIOLENCIA Y DELINCUENCIASANTIAGO, CHILE - 23 y 24 NOVIEMBRE 2010
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia COMITÉ ACADÉMICO Jose Miguel Benavente Universidad de Chile Javiera Blanco Fundación Paz Ciudadana Lucía Dammert Programa Seguridad y Ciudadanía FLACSO Mauricio Duce Facultad de Derecho, Universidad Diego Portales Hugo Frühling Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana, Instituto de Estudios Públicos, Universidad de Chile Fernando Larrain Escuela de Gobierno, Universidad Adolfo Ibáñez Raúl Manasevich Centro de Análisis y Modelamiento de la Seguridad (CEAMOS) Catalina Mertz Facultad de Gobierno, Universidad del Desarrollo Eduardo Valenzuela Instituto de Sociología, Pontificia Universidad Católica de Chile Franz Vanderschueren Universidad Alberto Hurtado DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Roxana Morales Publicado en Santiago, Chile Abril 2011 Nota: Las opiniones expresadas en este documento, el cual no se ha sometido a revisión editorial, son de exclusiva responsa- bilidad de los autores y no representan la de los organizadores del Sexto Congreso Nacional de Investigación sobre Violencia y Delincuencia.2
  • ACTAS DEL CONGRESO 3
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia TABLA DE CONTENIDO 9. Origen y destino de la delincuencia en el gran Santiago 2009: delitos de robos con violencia o intimidación y robo en lugar habitado Emiliano Oteíza Diamante. Ministerio del Interior. 25. Dynamic hotspot analysis using agent-based modeling and data mi- ning Gastón L’Huillier, Raúl Manasevich, Richard Weber. Departamento de Inge- niería Industrial, Universidad de Chile. 33. Los incentivos a denunciar un crimen: una mirada empírica a la Re- forma Procesal Penal de Chile Nicolás Rojas Souyet. Instituto de Economía, Pontificia Universidad Católica de Chile. 53 Violencia intrafamiliar contra la mujer: análisis de sus factores deter- minantes Pablo Antonio Carvacho Traverso. Instituto de Sociología, Pontificia Univer- sidad Católica de Chile. 79. ¿Es posible desarrollar intervenciones de barrio en materia de segu- ridad ciudadana?: problemas conceptuales y de implementación de políticas públicas María José Pérez Bravo, Pía Monardes y Alexis Acevedo. Centro de Siste- mas Públicos, Departamento Ingeniería Industrial, Universidad de Chile. 91. Distribución espacial del delito y la violencia en barrios del gran San- tiago según estratos socioeconómicos Ximena Tocornal, Hugo Frühling y Roberto Gallardo. Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana, Instituto de Asuntos Públicos, Universidad de Chile. 107. Los individuos frente a la experiencia del delito: coordinación, pro- tección y control Roberto Lagos Flores. Instituto Chileno de Estudios Municipales, Universi- dad Autónoma de Chile. 123. Determinantes, ocurrencia y denuncias de delitos en Chile: estiman- do la efectividad de la dotación policial José Miguel Benavente H. y Javier Turén. Departamento de Economía, Uni- versidad de Chile.4
  • 141. Adaptación y validación del instrumento “Internet experiences questionnaire” a escolares que cursan 7° año básico a 4° año medio, de la ciudad de Santiago de Chile, en el año 2008 Felipe Lecannelier, Jorge Varela, Javiera Astudillo, Jorge Rodríguez y Paula Orellana. Centro de Estudios Evolutivos e Intervención en el Niño (CEEIN), Facultad de Psicología, Universidad del Desarrollo.163. Violencia escolar, clima y rendimiento: encuesta nacional de violen- cia en el ámbito escolar 2009 Javier Celis Correa, Isabel Espinosa Bobadilla, Pablo Orrego Rivera y Cecilia Tijmes Ihl. Ministerio del Interior.207. Caracterización de adolescentes infractores de ley consumidores de drogas y judicializados de la provincia de Concepción, ingresados al programa de tratamiento ambulatorio intensivo “CreSer Concep- ción”- Fundación Tierra de Esperanza Joanna Adolfssen, Sofía Bello, Joel Díaz, Andrea González, Paula González, Julián Hernández, Gonzalo Navarrete, Ana Quezada, Paulina Reyes, Lorena Trujillo y Nelson Villagrán. Fundación Tierra de Esperanza223. Sentido y significados atribuidos al actuar delictivo por adolescentes condenados a privación de libertad en el marco de la ley de respon- sabilidad penal adolescente Viviana Zambrano Lizama. Universidad de la Frontera.235. Factores tras la decisión de ingresar al mercado de la droga: una mirada desde el microtraficante Pilar Larroulet Philippi. Instituto de Sociología, Pontificia Universidad Cató- lica de Chile.247. Estudio de la relación droga-delito a partir de la caracterización de usuarios de programas de tratamiento en contexto penitenciario Diego Piñol y Olga Espinoza. Centro de Estudios en Seguridad de Ciudada- na, Universidad de Chile.263. Evaluación del Programa Hoy es Mi Tiempo: aprendizajes para la con- solidación de una política pública de reinserción postpenitenciaria Ángela Navarro Arévalo. Universidad de Chile. 5
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia6
  • PRESENTACIÓNLa presente publicación contiene una selección de los mejores trabajos presentados en la sexta versióndel Congreso Nacional de Investigación sobre Violencia y Delincuencia realizado en noviembre del año2010. Este evento académico fue organizado por el Centro de Análisis y Modelamiento de la Seguridad(CEAMOS), Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana (CESC) de la Universidad de Chile, Fundación PazCiudadana, Instituto de Sociología de la Pontificia Universidad Católica, Centro de Seguridad Ciudadanade la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado, Escuela de Gobierno de la Universidad AdolfoIbáñez, Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales y Facultad de Gobierno de la Universidad delDesarrollo.Desde el año 2004 el objetivo principal de esta instancia ha sido convocar a investigadores y académicos apresentar trabajos y estudios inéditos que fomenten la creación y difusión del conocimiento empírico sobreviolencia y delincuencia en nuestro país, tanto respecto de los factores que las componen y generan, comosobre las acciones o programas que las reducen. De esta forma, se busca enriquecer la información existentesobre estos temas y potenciar el desarrollo de mejores políticas públicas.Dentro de sus principales logros, el Congreso Nacional sobre Violencia y Delincuencia ha contribuido aldesarrollo de investigaciones y a la consolidación de la información empírica en relación con estos temas, loque es crucial para la planificación y evaluación de las políticas públicas que buscan abordarlos. Además, elnúmero cada vez creciente de trabajos recibidos y la mejor calidad de los mismos dan cuenta de un aumentode la rigurosidad y calidad de la investigación científica. Tras su sexta versión, este congreso representa hoydía una contribución como instancia académica y técnica, una oportunidad para investigadores y acadé-micos de mostrar sus investigaciones y resultados, y un avance en el diseño de propuestas de políticas deseguridad ciudadana. 7
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia8
  • ORIGEN y DESTINO DE LA DELINCUENCIA EN EL GRAN SANTIAGO 2009:DELITOS DE ROBOS CON VIOLENCIA O INTIMIDACIÓNy ROBO EN LUGAR HABITADOEmiliano Oteíza Diamante 1División de Seguridad Pública – Ministerio del Interior,Gobierno de ChileRESUMEN I. INTRODUCCIÓNEl estudio se construye a partir de los datos de de- Resulta cada vez más preocupante para la opinióntenidos por delitos flagrantes de robos con violen- pública el tema de la delincuencia y la inseguridad encia o intimidación y robo en lugar habitado de Ca- el país. A partir del año 2005, la encuesta del Cen-rabineros de Chile correspondientes al año 2009. tro de Estudios Públicos (CEP) sitúa a la delincuenciaEl análisis central se elabora a partir de tres indi- como el principal problema que el Gobierno deberíacadores: el delito cometido, la comuna donde se afrontar, superando a temas como el empleo y lacometió el delito y la comuna de residencia del de- pobreza que otrora ocupaban los primeros lugares.tenido. El trabajo es una aproximación descriptiva Pese a que los niveles de victimización e inseguridadde los patrones de desplazamiento de la población han evidenciado una disminución significativa endetenida. El análisis revela que el lugar de origen los últimos 5 años, los niveles de preocupación hande la delincuencia, tanto en delitos de robos con mostrado un fuerte crecimiento que mantiene vivaviolencia o intimidación como robos en lugar habi- la demanda ciudadana por acciones permanentestado, es más concentrado que el lugar de destino. del Estado frente al crimen y la violencia.Esto quiere decir, que los “delincuentes” vienen enmayor proporción de un área claramente definida, En efecto, los datos revelados por la Encuesta Na-sin embargo, delinquen en un área más difusa. En cional Urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC)2términos de gestión, esto facilita la focalización en 2009 muestran una disminución significativa de laestrategias de prevención social. Un “delincuente” victimización de 4,7 puntos porcentuales respectoque usa la violencia como medio para cometer un del año 2005, de 38,3% a 33,6%, respectivamente;robo tenderá a desplazarse fuera de su comuna de y una disminución de 9,7 puntos porcentuales en laresidencia. En cambio, un “delincuente” que opta creencia a ser víctima de un delito en los próximospor un robo no violento vinculado a viviendas, ten- 12 meses, de 48,6% a 38,9%, respectivamente.derá a desplazarse lo menos posible. En este sentido, y dentro de las medidas que elPalabras claves: robos, aprehendidos, delincuentes, Gobierno está implementando para brindar a lageneradora, receptora. comunidad mayor justicia y seguridad ciudadana, está aquella encaminada a mejorar los niveles de información que se disponen para la toma de deci- siones. En este objetivo están enmarcadas una serie de iniciativas, tanto de organismos públicos como privados, que buscan fórmulas más eficaces para la acción y eficientes en el uso de los recursos.1. Agustinas 1235, piso 4 – eoteiza@interior.gov.cl – fono: 56/2/5502717 - 940424542. Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana ¬ Ministerio del Interior – Instituto Nacional de Estadísticas – Santiago de Chile, 2009. 9
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Este estudio pretende contribuir al desarrollo de nue- Bajo el enfoque de las actividades rutinarias, las tasas vas líneas de investigación a través de una caracteri- de delincuencia se incrementan por un marcado au- zación simple del origen y destino de los detenidos mento de las oportunidades para cometer el delito. en el Gran Santiago por delitos de robos con vio- Los cambios estructurales de la vida moderna están lencia o intimidación y robo en lugar habitado. Esta ofreciendo al delincuente más objetivos asequibles, información reforzará las acciones de prevención y más víctimas y mejores circunstancias para delinquir. control situacional en las áreas donde se delinque, El constante desplazamiento de un lugar a otro, el como también, orientará la focalización hacia los incremento de los tiempos de viaje, el aumento del factores de riesgo en las áreas de residencia de la tiempo fuera de la casa, el aumento del consumo y población infractora. la oferta comercial, el incremento de los bienes re- ducibles, entre otros aspectos, estarían favoreciendo A. Enfoque teórico conceptual mayores y mejores oportunidades al delincuente. Este estudio reconoce la fuerte penetración de las “Las teorías de prevención situacional subrayan la teorías prevencionistas de orientación situacional en importancia de las dimensiones temporales y espa- la gestión del Estado chileno en materia de control ciales del delito, principalmente asociadas a la distri- del delito y la criminalidad. bución de los objetivos y del movimiento cotidiano de los infractores”4. La prevención situacional centra su atención en la “delincuencia común” asociada a los grupos so- B. Planteamiento del problema cioeconómicos más carenciados y que reviste gran impacto y connotación social. Se buscan efectos El surgimiento de la delincuencia como un tema re- preventivos a corto plazo poniendo énfasis en pro- levante en la década de los noventa es uno de los gramas orientados a neutralizar las “oportunidades” grandes desafíos que han enfrentado los gobiernos que potencian la actividad delictual, más que en las democráticos dada la importancia y preocupación “causas” de este problema social. que genera en los diversos actores y en la población en general. El Ministerio del Interior asume la res- Las teorías preventivas de base situacional conciben el ponsabilidad de afrontar este problema en diversas crimen como una opción racional. La delincuencia no áreas. Una de ellas se orienta a la creación de un sis- sería un fenómeno casual, fortuito o aleatorio, sino tema que permita mantener informada a la ciudada- más bien selectivo, que busca el lugar, el momento y nía acerca de la evolución del delito y la inseguridad la víctima adecuada. Estas teorías sugieren una inter- en el país y que, además oriente los planes y políticas vención en las situaciones y contextos donde el delito en el ámbito de la prevención y del control. se manifiesta como fenómeno estadísticamente recu- rrente, es decir, incidir sobre el conjunto de “oportu- Una parte importante de los esfuerzos se han con- nidades” que facilitan la acción criminal. centrado en generar un sistema nacional de medición del crimen direccionado básicamente hacia el hecho Cohen y Felson a través de su “teoría de las activida- delictual y que ha sustentado las políticas de control des rutinarias”3, señalan que la oportunidad delictiva de los últimos años, pero se ha avanzado menos en se genera cuando converge en un mismo espacio y sistemas de información orientados hacia los partici- tiempo, a lo menos tres elementos: La presencia de pantes del hecho delictivo, víctimas o victimarios, con un delincuente, que esté resuelto a cometer un de- el objeto de fortalecer la política pública de preven- lito; un objetivo de interés para el delincuente, que ción y rehabilitación de mediano y largo plazo. puede ser una persona o un bien material; y la ausen- cia de un guardián capaz de prevenir su comisión, en En efecto, las estadísticas oficiales públicas sólo dan otras palabras, la inexistencia de vigilancia formal o cuenta del lugar de ocurrencia del delito y no del informal capaz de reaccionar frente al acto ilícito. lugar de residencia del sujeto detenido o de las víc- 3. Cohen, L. y Nelson, M. Social change and crime rate trends: A routine activity approach, En: American Sociological Review, vol. 44 (1979). Citado por: García, A. y Molina, P. en Tratado de Criminología (2003), pag. 1024 4. Brantingham, P. Environmental Criminology, 1991. Citado por: García, A. y Molina, P. en Tratado de Criminología (2003), p. 1025.10
  • timas, elemento que le resta capacidad de gestión a Pese a que puede existir un sesgo espacio – tempo-los niveles territoriales regionales y comunales para ral generado por el actuar de las policías, el lectorafrontar el problema desde sus causas. debe tener presente que éstas planifican su accionar conforme a los más modernos principios de eficien-El presente trabajo pretende ser un aporte en esa di- cia y eficacia, haciendo permanentemente una foca-rección, además de validarse como un producto infor- lización en las zonas de mayor riesgo criminológico.mativo permanente para los niveles subnacionales. Esto permite asumir a priori, que los datos son un buen reflejo de la realidad.C. Objetivos1. General II. METODOLOGÍA y TÉCNICAS DEContrastar la residencia de la población detenida ANÁLISIScon el lugar de comisión del delito para determinarpatrones de desplazamiento que orienten las políti- El estudio planteado se construye a partir de las de-cas de prevención y control delictual. tenciones por delitos flagrantes de robos con vio- lencia o intimidación y robos con fuerza en lugar2. Objetivos específicos habitado. El análisis central se elabora a partir de tres indicadores: el delito cometido, la comuna don-a) Generar un mapa origen – destino de la delincuen- de se cometió el delito y la comuna de residencia delcia del Gran Santiago, que dé cuenta de la movilidad detenido.de los detenidos por delitos flagrantes de robos conviolencia o intimidación y robo en lugar habitado. El estudio se propuso como objetivo contrastar el lugar de residencia de la población detenida con elb) Identificar y jerarquizar los patrones de desplaza- lugar de comisión del delito, utilizando como fuentemientos entre las comunas del Gran Santiago según las detenciones flagrantes de Carabineros de Chiledelitos de robos con violencia o intimidación y robo durante el año 2009. Todo ello, para las comunasen lugar habitado. que forman parte del “Gran Santiago” o Gran Co- nurbación de la Región Metropolitana.D. Alcances y limitaciones del estudio El objetivo se fundamenta en la disposición de la in-Este estudio es sólo una aproximación descriptiva de formación a través del Ministerio del Interior, y en lalos patrones de desplazamiento de la población de- participación y confiabilidad de los registros de Cara-tenida. Pretende generar información útil para apo- bineros de Chile5 respecto de otras fuentes de datos.yar la gestión de los distintos organismos públicos yprivados en materia de prevención y control delic- A. Delitos consideradostual. Asimismo, es un insumo para el desarrollo denuevas líneas de investigación criminológica. El presente trabajo analiza las detenciones flagrantes practicadas por Carabineros de Chile por dos gruposLa mayor fortaleza de este estudio reside en las téc- de robos.nicas de procesamiento y análisis de los datos que seorientan a obtener información confiable, precisa y El robo en su concepción jurídica más simple se re-altamente focalizada. No se pretende suponer cul- fiere a la apropiación de una cosa mueble ajena sinpabilidad a priori de los detenidos sobre los delitos la voluntad de su dueño, cuando ésta se producecometidos, no obstante, se debe considerar que a ejerciendo fuerza sobre los medios de resguardo demás del 90% de los aprehendidos por los delitos fla- la cosa o cuando se aplica violencia, intimidación ograntes considerados en este estudio se les formaliza sorpresa sobre las personas que custodian la cosa –ouna investigación por parte del Ministerio Público. sus dueños–.5. Carabineros de Chile es la principal fuente receptora de denuncias del país concentrando sobre el 85% de los delitos de mayor connotación social(robos con violencia, robos con fuerza, hurtos, lesiones, homicidios y violación) y el 95% de los casos de violencia intrafamiliar. Asimismo constituye lapolicía preventiva por excelencia concentrando sobre el 95% de las detenciones por delito flagrante. 11
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia En este trabajo, el delito de robo se clasificó en dos hablar de Robos con Violencia o Intimidación y Ro- categorías: por una parte, los robos que implican bos en Lugar Habitado. algún grado de violencia hacia las personas, y por otra, el robo en lugar habitado o destinado a la La tabla N° 1 muestra los tipos de robos que se reco- habitación que implica daños a la propiedad pero nocen en el Código Procesal Penal chileno y las cate- sin violencia hacia las personas. En un lenguaje más gorías consideradas en el presente estudio. simple y convencionalmente aceptado es posible Tabla N° 1: Tipologías usadas para el análisis de los delitos de robos B. Indicadores cada uno de los individuos involucrados en el hecho será considerado una captura individual. El análisis se elabora a partir de tres indicadores centrales: el delito cometido, la comuna donde se Para clarificar esta situación se presenta el siguiente cometió el delito y la comuna de residencia del de- ejemplo: Una unidad policial concurrió en una sema- tenido. na a 10 procedimientos por delitos de robos, en los cuales se detuvieron a 20 personas. A la semana si- a) El delito cometido: Como se ha descrito en puntos guiente la misma unidad concurrió a 5 procedimien- precedentes, este trabajo analiza dos tipos de robos. tos de robos y se detuvieron a 10 personas, 5 de las La tipificación del robo la realiza el policía al momen- cuales ya habían sido detenidas en el procedimiento to que se efectúa el procedimiento de detención y se de la semana anterior. elabora la denuncia respectiva. Esta tipificación tiene un grado de asertividad sobre el 95%, en otras pa- Este ejemplo permite visualizar tres datos que dan labras, en sólo el 5% de los casos el parte de deten- cuenta de la actuación policial: ción es retipificado por el Ministerio Público, como un delito distinto del robo. - El número de procedimientos policiales total = 15 procedimientos por robos. Las estadísticas de detenidos de Carabineros dan - El número de detenciones o capturas total = 30 cuenta del número de capturas que realiza la poli- detenciones por robos. cía por un determinado delito. En este sentido, un - El número de personas involucradas total = 25 per- mismo sujeto puede ser detenido varias veces en el sonas involucradas en robos. período analizado. Cada evento de captura tendrá asociado una persona y un delito. En los casos que La diferencia entre el número de detenciones y el participan más de una persona en el mismo delito, número de personas involucradas está dada por el de acuerdo al procedimiento analítico ya descrito, fenómeno de la reincidencia.12
  • Este trabajo analiza los delitos de robos asociados al C. Análisis de los movimientos de origen ynúmero de detenciones o capturas desestimando de destinoesta forma el efecto de la reincidencia. El análisis de los movimientos de origen y destinoEl análisis de los movimientos se realizó conside- de la población detenida por delitos de robos en elrando la cantidad absoluta de detenciones flagran- Gran Santiago, surge de la relación entre la comunates por delitos de robos cometidos en las comunas de residencia del detenido (origen) y la comuna don-del Gran Santiago. Para incrementar el volumen de se cometió el delito (destino).de información se agregó al análisis el dato deldetenido“denunciado”, que se obtiene de las esta- Las relaciones de origen y destino entre las comu-dísticas de denuncias, la participación de esta cate- nas se establecen a través de una matriz de doblegoría fue la siguiente: 20% en el caso del robo en entrada, cuyas filas y columnas mantienen el mismolugar habitado y sólo 5% en los robos con violencia orden de los componentes. El total fila, como el totalo intimidación. columna, entregaran datos respecto de la cantidad de detenidos que vive en la comuna y cometieronb) La comuna donde se cometió el delito: Este dato delito en otras comunas, como también, de los quelo genera directamente la policía que concurre a un cometieron delito en esa comuna y viven en otrasprocedimiento de detención. Estos registros son de comunas. La relación entre estos valores nos deter-alta confiabilidad por cuanto la información es vali- mina si una comuna es proveedora o atractora dedada en dos etapas, directamente en terreno por el delincuencia. En este sentido:funcionario policial, y a través de la dirección pun-tual de ocurrencia del hecho que permite, en una - Una comuna será proveedora de delincuenciafase posterior, ubicar de manera precisa el delito. cuando el total de detenidos que declaró vivir en la comuna (origen) sea mayor al total de dete-Sin perjuicio de lo anterior, la incorporación de los nidos que cometió delitos en la misma comunasistemas de información geográfica al análisis espa- (destino). Esta diferencia debe ser mayor que 5%,cial del delito ha permitido visualizar algunos pro- a favor del origen.blemas de asociación comunal vinculados a las áreas - Una comuna será atractora de delincuencia cuandolimítrofes. En efecto, cuando los hechos ocurren en la cantidad total de detenidos que cometió delitosla vía pública, en calles que representan límites co- en la comuna (destino) sea mayor a la cantidad totalmunales, se producen problemas en la asignación de detenidos que declaró vivir en la misma comunade la comuna. En estos casos puntuales, se asignará (origen). Esta diferencia debe ser mayor que 5%, ala comuna a la que pertenece la unidad policial que favor del destino.concurre al procedimiento. El error estimado para - Cuando la diferencia entre el origen y el destinoestos casos no supera el 5% de los registros. sea igual o inferior a 5% la comuna será considera- da neutra.c) La comuna de residencia del detenido: Este datolo registra la policía a partir de la información que Para facilitar la comprensión de los desplazamien-le proporciona la persona detenida. La policía no tos se utilizará una técnica simplificada basada endispone de un mecanismo de verificación que le la “teoría de grafos”, que permite reducir una je-permite corroborar, en el momento, el domicilio del rarquía de unidades espaciales (comunas) a una redaprehendido. Esto conlleva la posibilidad de registros abstracta de puntos y líneas (diagrama de flujos).falseados, sin embargo, la misma policía estima queel detenido tiende más a falsear en mayor medida su El principio de este método diagramático establecedirección puntual (calle y altura), no así su comuna que la asociación funcional entre distintas unidadesde procedencia. espaciales puede visualizarse a través de los flujos generados entre ellos. Dichos flujos se establecenNo obstante estos problemas, la información relati- a través de una matriz de doble entrada, que per-va a la comuna de residencia del detenido sería un mite distinguir las relaciones entre las comunas ymuy buen indicador de los territorios proveedores calcular su orden y jerarquía. De esta forma el aná-de delincuencia. lisis se centra en las interrelaciones más fuertes y significativas. 13
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia D. Análisis espacial de la información de una parte de las personas detenidas por robos con violencia o intimidación y robos en lugar habita- Como herramienta de análisis espacial se utilizará do en el Gran Santiago. El balance que se produce un sistema de información geográfica (SIG), con el entre ambos indicadores determina si una comuna cual se realizará la cartografía de los indicadores es proveedora o atractora de delincuencia. según delito. A. Delitos de robos con violencia o intimi- La tecnología SIG proporciona un medio para inte- dación grar la información de un modo que permite foca- lizar los problemas y su relación con factores am- Existen 18 comunas proveedoras de delincuencia bientales, demográficos, sociales por nombrar sólo que son el lugar de residencia del 68% de los dete- algunos. Los SIG nos permiten organizar el uso del nidos en el Gran Santiago. En contraste, existen 14 computador, la información y los sistemas en torno comunas atractoras de delincuencia que concentran al usuario, estableciendo la relación espacial entre el 47% de los robos con violencia o intimidación los datos y por consiguiente, apoyando en forma cometidos por los detenidos en el Gran Santiago el más inteligente el proceso de toma de decisiones. año 2009 (5.388 casos). Al analizar los grados de concentración de las comu- III. RESULTADOS nas proveedoras (68%) y atractoras (48%) respecto del total de detenidos, se determina que el área de Análisis de los movimientos de origen y origen de la delincuencia es significativamente más destino concentrada que el lugar de destino, que tiende a ser más dispersa. En otras palabras, 7 de cada 10 Todas las comunas del Gran Santiago6 proveen y detenidos vive en alguna de las comunas definidas atraen delincuencia. Cada territorio contiene una como proveedoras, mientras que, sólo 5 de cada 10 parte del total de hechos delictivos cometidos (desti- delitos se cometerán en alguna de las comunas defi- no), como a su vez, es el lugar de residencia (origen) nidas como atractoras. Tabla N° 2: Gran Santiago año 2009. Comunas proveedoras y atractoras de delincuencia. Delitos de robos con violencia o intimidación 6. Las comunas del Gran Santiago son 34 unidades territoriales. Contiene a todas las comunas de la Provincia de Santiago más la comuna de Puente Alto de la Provincia Cordillera y San Bernardo de la Provincia del Maipo.14
  • Las comunas proveedoras de delincuencia se con- Peñalolén altera la continuidad de la zona atractoracentran geográficamente en el sector sur y nor po- configurándose una isla desde la cual se producenniente del Gran Santiago. En contraste, las atractoras desplazamientos orientados principalmente haciase concentran en el sector centro oriente, se genera las comunas ubicadas al norte de la misma.una prolongación al sur a través de las comunas deSan Miguel y La Cisterna, y hacia el sur oriente a Las comunas de Conchalí y Maipú presentan unatravés de las comunas de Macul y La Florida. condición de neutralidad. Mapa N° 11. Movimientos origen – destino, principa- 65% de los detenidos con residencia en esta comu-les comunas proveedoras de delincuencia na cometió el delito en la misma comuna, en con- traste, sólo un 35% se desplazó a otro territorio. LosLas principales comunas de residencia de la pobla- movimientos más importantes se realizan hacia Lación detenida por delitos de robos con violencia o in- Florida (11%) y Santiago (8%).timidación durante el año 2009 en el Gran Santiago,corresponden a: Puente Alto, La Pintana y Pudahuel. b) Pudahuel: El 6% del total de detenidos en el GranEl 21% del total de detenidos declaró residencia en Santiago la identificó como su lugar de residencia.algunas de estas comunas. El 58% de los detenidos con residencia en esta co- muna cometió el delito en la misma comuna, ena) Puente Alto: Dentro de este grupo es la más im- contraste, sólo un 42% se desplazó a otro territorio.portante. El 9% del total de detenidos en el Gran Los movimientos más importantes se realizan haciaSantiago la identificó como su lugar de residencia. El Santiago (10%) y Maipú (7%). 15
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia c) La Pintana: El 6% del total de detenidos en el comuna se desplazó a delinquir a otra comuna, en Gran Santiago la identificó como su lugar de resi- contraste, un 26% lo hizo en su interior. Los despla- dencia. Es la comuna que genera la mayor cantidad zamientos más importantes se realizan hacia Santia- de movimientos hacia fuera de su territorio, en efec- go (15%) y La Florida (10%). to, el 74% de los detenidos con residencia en esta Mapa N° 2 2. Movimientos origen – destino, principa- nidos proviene de otras comunas, en contraste, un les comunas atractoras de delincuencia 21% declaró residir en la misma comuna. El origen de los delincuentes se asocia principalmente a las Las tres comunas que concentran la mayor canti- comunas de La Pintana (6%), Cerro Navia (6%) y dad de delitos de robos con violencia o intimidación Huechuraba (5%). cometidos por la población detenida el año 2009, corresponden a: Santiago, La Florida y Estación Cen- b) La Florida: Concentra el 6% del total de deten- tral. El 25% de las detenciones flagrantes fueron por ciones realizadas en el Gran Santiago. El 59% de los delitos cometidos en algunas de estas comunas. detenidos proviene de otras comunas, en contraste, 41% declaró residir en la misma comuna. El origen a) Santiago: Dentro de este grupo es la más impor- de los delincuentes se asocia principalmente a las tante. Concentra el 14% del total de detenciones comunas de Puente Alto (15%) y La Granja (11%). realizadas en el Gran Santiago. El 79% de los dete-16
  • c) Estación Central: Concentra el 5% del total de traste, un 47% reside en la misma comuna. El ori-detenciones realizadas en el Gran Santiago. El 53% gen de los delincuentes se asocia principalmente ade los detenidos proviene de otras comunas, en con- las comunas de Cerrillos (9%) y Maipú (6%). Mapa N° 3Del análisis se puede concluir que las principales cia de una parte importante de la delincuencia quecomunas proveedoras tienen como destino común opera en Estación Central. Pese a ello, no logra lala comuna de Santiago, y en todos los casos inte- clasificación de proveedora, por cuanto es tambiénractúan con alguna comuna atractora vecina o más el destino de la delincuencia que genera la comunapróxima. Las principales comunas atractoras no tie- de Pudahuel.nen un origen común. B. Delitos de robo en lugar habitadoLa comuna de Santiago genera los desplazamientosmás largos en comparación a sus pares (La Florida Existen 15 comunas proveedoras de delincuenciay Estación Central) que tienden a relacionarse más que son el lugar de residencia del 55% de los de-con la comuna proveedora vecina o más próxima. tenidos en el Gran Santiago. Asimismo, existen 15 comunas atractoras de delincuencia que concentranPor otra parte, llama la atención los flujos que se el 32% de los robos en lugar habitado cometidosproducen desde la comuna de Maipú que teniendo por los detenidos en el Gran Santiago el año 2009una condición de neutralidad, es el lugar de residen- (1.544 casos). 17
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Al analizar los grados de concentración de las comu- En otras palabras, 5 de cada 10 detenidos vive en nas proveedoras (55%) y atractoras (32%) respecto alguna de las comunas definidas como proveedo- del total de detenidos, se determina que el área de ras, mientras que, sólo 3 de cada 10 delitos se co- origen de la delincuencia es más concentrada que meterán en alguna de las comunas definidas como el lugar de destino, que tiende a ser más dispersa. atractoras. Tabla N° 3: Gran Santiago año 2009. Comunas proveedoras y atractoras de delincuencia. Delitos de robos en lugar habitado Las comunas proveedoras de delincuencia se con- de robo en lugar habitado, destaca el cambio obser- centran geográficamente en el sector sur y nor po- vado en las comunas de Quilicura, Maipú y Puente niente del Gran Santiago. En contraste, las atracto- Alto, que pasan de ser proveedoras a atractoras de ras se concentran principalmente en el sector centro delincuencia. En este cambio se reconoce una fuerte oriente, con una prolongación al sur a través de las influencia de la dinámica de urbanización que han comunas de San Miguel y La Cisterna. presentado en los últimos 10 años, condición que las hace más atractivas y vulnerables frente a esta Peñalolén altera la continuidad de la zona atractora tipología delictiva. configurándose una isla desde la cual se producen desplazamientos orientados principalmente hacia las comunas ubicadas al norte de la misma. Las comunas de Lo Barnechea, Macul, San Joaquín y El Bosque presentan una condición de neutralidad. Al comparar la configuración espacial de los delitos de robos con violencia o intimidación con el delito18
  • Mapa N° 41. Movimientos origen – destino, principa- b) Renca: El 6% del total de detenidos en el Granles comunas proveedoras de delincuencia Santiago la identificó como su lugar de residencia. El 70% de los detenidos con residencia en esta co-Las principales comunas de residencia de la pobla- muna cometió el delito en la misma comuna, ención detenida por delitos de robo en lugar habitado contraste, sólo un 30% se desplazó a otro territorio.durante el año 2009 en el Gran Santiago, corres- Los movimientos más importantes se realizan haciaponden a: Peñalolén, Renca y Pudahuel. El 21% de Santiago (6%) e Independencia (5%).los detenidos declaró residencia en algunas de estascomunas. c) Pudahuel: El 6% del total de detenidos en el Gran Santiago la identificó como su lugar de residencia.a) Peñalolén: Dentro de este grupo es la más im- El 75% de los detenidos con residencia en esta co-portante. El 9% del total de detenidos en el Gran muna cometió el delito en la misma comuna, enSantiago la identificó como su lugar de residencia. contraste, sólo un 25% se desplazó a otro territorio.Es la comuna que genera la mayor cantidad de mo- Los movimientos más importantes se realizan haciavimientos hacia fuera de su territorio, en efecto, el Maipú (10%) y Lo Prado (4%).57% de los detenidos con residencia en esta comunase desplazó a delinquir a otra comuna, en contraste,un 33% lo hizo en su interior. Los desplazamientosmás importantes se realizan hacia Las Condes (23%)y La Reina (13%). 19
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Mapa N° 5 2. Movimientos origen – destino, principa- b) Maipú: Concentra el 7% del total de detencio- les comunas atractoras de delincuencia nes realizadas en el Gran Santiago. El 56% de los detenidos declaró residir en la misma comuna, en Las tres comunas que concentran la mayor cantidad contraste, el 44% proviene de otros territorios. El de delitos de robo en lugar habitado cometidos por origen de los delincuentes se asocia principalmente la población detenida el año 2009, corresponden a las comunas de Cerrillos (14%) y Pudahuel (9%). a: Puente Alto, Maipú y La Florida. El 21% de las detenciones flagrantes fueron por delitos cometidos c) La Florida: Concentra el 6% del total de deten- en algunas de estas comunas. ciones realizadas en el Gran Santiago. El 55% de los detenidos declaró residir en la misma comuna, a) Puente Alto: Dentro de este grupo es la más im- en contraste, el 45% proviene de otros territorios. El portante. Concentra el 8% del total de detenciones origen de los delincuentes se asocia principalmente realizadas en el Gran Santiago. El 71% de los dete- a las comunas de Peñalolén (11%), La Granja (11%) nidos declaró residir en la misma comuna, en con- y Puente Alto (6%). traste, el 29% proviene de otros territorios. El origen de los delincuentes se asocia principalmente a las comunas de La Pintana (8%) y Peñalolén (7%).20
  • Mapa N° 6Del análisis se puede concluir que, a diferencia de Por otra parte, llama la atención el flujo que se pro-lo observado en los delitos de robos con violencia o duce desde la comuna de Puente Alto hacia La Flo-intimidación, en los robos en lugar habitado la co- rida que teniendo la misma condición de Atractora,muna de Santiago deja de ser el destino más impor- es una de sus principales proveedoras.tante de la delincuencia. Los movimientos tienden aorientarse hacia las comunas Atractoras más próxi- CONCLUSIONES y RECOMENDA-mas o vecinas de las proveedoras. Los detenidos nose desplazaron grandes distancias. CIONESLa comuna de Pudahuel interactúa con Lo Prado A. Conclusionesque también es proveedora, estas relaciones demovilidad que se generan entre comunas de la mis- 1. El lugar de origen de la delincuencia, tanto en de-ma tipología es mayor en los delitos de robos en la litos de robos con violencia o intimidación comovivienda. en delitos de robos en lugar habitado, tiende a ser más concentrado que el lugar de destino. EstoAl igual que en los delitos de robos con violencia o quiere decir que los “delincuentes” vienen en ma-intimidación, los detenidos que delinquieron en las yor proporción de un área claramente definida, sinprincipales comunas atractoras, en general no tie- embargo, delinquen en un área más difusa. En tér-nen un origen común, sólo Peñalolén actúa como minos de gestión este dato facilita la focalizaciónprincipal proveedora de delincuencia hacia las co- en estrategias de prevención social respecto de es-munas de La Florida y Puente Alto. trategias de prevención o control situacional. 21
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia 2. El sector centro y oriente del Gran Santiago re- B. Recomendaciones presenta una zona Atractora para la comisión de robos con violencia o intimidación y delitos de Para reducir la criminalidad vinculada a delitos de robos en lugar habitado. Ello es completamente robos con violencia o intimidación y robos en lugar coincidente con las características de concentra- habitado, los distintos gestores en seguridad públi- ción de riqueza, comercio, servicios y población. ca pueden comenzar a priorizar estrategias de in- tervención y prevención social por sobre estrategias 3. El sector sur y nor poniente del Gran Santiago de prevención o control situacional. Ello por cuanto representan las zonas más proveedoras de delin- el origen asociado a esta delincuencia es más foca- cuencia vinculada a delitos de robos con violencia lizable que las áreas de destino o de ocurrencia del o intimidación y robo en lugar habitado. delito, que son más dispersas. 4. En delitos de robos con violencia o intimidación, Resulta de gran relevancia profundizar en la focali- las tres principales comunas proveedoras de de- zación de información que permita identificar, al in- lincuencia son: Puente Alto, Pudahuel y La Pinta- terior de cada comuna, áreas críticas proveedoras y na. En contraste, las principales Atractoras son: atractoras de delincuencia. Se estima necesario com- Santiago, La Florida y Estación Central. plementar este trabajo con una caracterización socio ambiental de las “áreas calientes” o “hot spot” que 5. En delitos de robo en lugar habitado, las tres generan y reciben delincuencia, a objeto de buscar principales comunas proveedoras de delincuencia factores recurrentes que puedan estar potenciando son: Peñalolén, Renca y Pudahuel. En contraste, una determinada característica. las principales atractoras son: Puente Alto, Maipú y La Florida. Los organismos de control deben tender permanen- temente a mejorar la calidad de los datos que dan 6. Un “delincuente” que usa la violencia o la intimi- cuenta del domicilio del victimario y de las víctimas, dación como medio para cometer un robo tende- por cuanto esta información es útil para desarrollar rá a desplazarse fuera de su comuna de residen- análisis detallados de movilidad criminal. Ello redun- cia. En cambio, un delincuente que opta por un dará en hacer más eficiente y eficaz la labor investi- robo no violento vinculado a lugares habitados, gativa y la respuesta del Estado ante la ciudadanía. tenderá a desplazarse lo menos posible y actuará en mayor proporción en su propia comuna de re- sidencia o en la comuna vecina. 7. Los delitos de robo en lugar habitado producen un mayor número de movimientos entre comu- nas de una misma tipología, respecto de los robos con violencia o intimidación.22
  • IV. BIBLIOGRAFÍA criminales 2009. Santiago de Chile: Fundación Paz Ciudadana, 2010.Cooper Mayr, Doris. Delincuencia común en Chile.Santiago, Chile: LOM Ediciones, 1994. Ministerio del Interior. Diagnóstico de la seguridad ciudadana en Chile. Santiago, Chile: Foro de Exper-Espina, R. y Oteíza, E. Zonas concentradoras de tos, 2004.delincuencia y los circuitos de la criminalidad en elGran Santiago. Santiago Chile; División de Seguri- Ministerio del Interior. Informe anual de denunciasdad Pública, Ministerio del Interior, 2004. y detenciones 2009.Santiago, Chile: Ministerio del Interior, 2010.García, A. y Molina, P. Tratado de criminología. 3ª.ed. Madrid: Tirant Lo Blanch, 2003 Ministerio del Interior. Plan Chile Seguro. Santiago, Chile: Ministerio del Interior, 2010.Fundación Paz Ciudadana. Delincuencia en Chile:evolución y desafíos. Santiago de Chile: Fundación Oteíza, E. Caracterización de los aprehendidos enPaz Ciudadana, 2005. Chile por delitos de robos con violencia, robos con fuerza y hurtos, año 2001. Santiago, Chile: DivisiónFundación Paz Ciudadana. Anuario de estadísticas de Seguridad Pública, Ministerio del Interior, 2002.ANEXOSRobo con violencia o intimidación - Carabineros de Chile 2009 - Estadísticas de detenidos. 23
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Robo en lugar habitado - Carabineros de Chile 2009 - Estadísticas de detenidos.24
  • DyNAMIC HOTSPOT ANALySIS USINGAGENT-BASED MODELING AND DATA MININGGastón L’Huillier1Department of Industrial Engineering,Faculty of Physical Sciences and Mathematics,Universidad de ChileRaúl Manasevich2Department of Mathematical Engineering and Center for Mathematical Modeling, Faculty of Physical Sciencesand Mathematics,Universidad de ChileRichard Weber3Department of Industrial Engineering,Faculty of Physical Sciences and Mathematics,Universidad de ChileAbstract mining techniques, such as clustering analysis, are used to determine some of the features to beDynamic hotspot analysis is a research area in included in agent-based models and simulation ofquantitative criminology considered vital for spatio- criminal behavior, enhancing theoretical aspects oftemporal crime analysis, helping sociological and the model directly from real data.criminological experts to explain the evolution ofcrime aggregations over time and space, police Keywords: Simulation, Agent-Based Modeling, Dy-resource optimization, amongst other application namic Hotspots, Data Miningdomains. For this, mathematical models, such asagent-based model simulation and data miningtechniques, have been previously considered from I. INTRODUCTIONdifferent mathematical communities to explain theevolution of criminal behavior (emergence, diffusion, Nowadays, the modeling of real world systems hasand dissipation of criminal instances). However, to been tackled by using different mathematical ap-the best of our knowledge, these dynamic aspects proaches, such as agent-based modeling and dataof criminal behavior have not been considered mining. In particular, for crime and law enforcementfrom simulation and data-oriented models at the analysis, several methodologies have been proposedsame time. In this work, a hybrid methodology independently. Thus, the relevance of an overallthat considers both agent-based simulation and evaluation of both theoretical and practical issues ofdata mining to characterize dynamic hotspots is the relation between criminals and police resourcesintroduced. On the one hand, agent-based modelingsimulation is used to generate different scenarios, The modeling of general components that drives aevaluated with machine learning algorithms to given criminal behavior is a main research area intest theoretical aspects of the model when used to criminology. It has direct implications on improvingexplain real world data. On the other hand, data crime prevention strategies, as well as policy making1. República 701, P.O. Box 8370439, Santiago, Chile. +56 2 978 4017, glhuilli@dii.uchile.cl2. Blanco Encalada 2120, P.O. Box 170, 3, Santiago, Chile. +56 2 978 4846, manasevi@dim.uchile.cl3. República 701, P.O. Box 8370439, Santiago, Chile. +56 2 978 4072, rweber@dii.uchile.cl 25
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia based on urbanism geo-profiling. The ability to 1. Hot Spot analysis using agent-based characterize, simulate and predict criminal behavior modeling is a major aim in this research, as it has an invaluable relevance for the criminology research community. Theoretical models, such as agent-based modeling (Malleson et al., 2010; Short et al., 2008), can ex- On the one hand, agent-based modeling has been plain the behavior and interaction between agents, previously used in a wide range of applications. From setting a general framework to evaluate and interpret modeling information systems to business processes, the evolution of possible criminal setups. However, to this methodological tool has been considered as an define the right information set from these models, effective mean to approximate real world applications the practitioner or researcher needs to iterate several to mathematical models that can be helpful to under- scenarios to identify the right combination. stand some aspects on the dynamics of a given sys- tem. On the other hand, data mining has been used In (Malleson et al., 2010), criminals are presented in to extract underlying patterns from raw data that the scope of house burglary, where each potential could be used to explore and predict a relevant be- burglar is modeled as an agent that navigates a sys- havior from which the application is being modeled. tem of houses, which takes the decision of where and when will commit the felony. As this model This work hypothesis that dynamic hot spots can be takes the decision to the individual agent, it is possi- successfully characterized by using together theoretical ble to represent a wide range of scenarios for house and data analysis models for criminal behavior analysis. burglary. Likewise, (Short et al., 2008) introduces a To validate this statement, different objectives where different type of model which considers the interac- revisited and developed, whose outcome is a number tion of individual agents moving in a given grid with of intermediate results, also presented in this work. a sort of modeling constraints, based on different assumptions taken by the researchers. This model The main contribution of this work is a method- will be extensively reviewed in Section 3. ology to integrate an agent-model system that enables to simulate criminal activities on a spatial- 2. Hot Spot analysis using data mining temporal setup, in particular on dynamic hot-spots, with real world data, grouped by using clustering Many approaches have been considered for its anal- algorithms. This model is evaluated by using data ysis, mainly quantitative using statistics and data vi- from the 1st police station from the municipality of sualization (Maciejewski et al., 2010; Ratcliffe et al., Santiago of Chile. 1999) and data mining (Kianmehr & Alhajj, 2006; Grubesic, 2006), but have been limited to cluster- This paper is structured as follows. In Section I, re- ing and outlier analysis. However, these models are lated work on hot spot analysis using agent based interpreted as exploratory models, but do not pro- modeling and data mining is presented. Then, in vide an overall explanation of what the interaction Section II, the proposed methodology is introduced. between the elements of a given system. Here, first a brief description of the agent-base model is described, and then how real environmental data In terms of advanced data mining techniques used is considered as input. In Section III, the experimen- for the extraction and prediction of criminal hot tal setup and evaluated results are discussed. Finally, spots, supervised learning methods such as Sup- in Section IV this work main conclusions and future port Vector Machines (Kianmehr & Alhajj, 2008) work are presented. and unsupervised learning methods, such as fuzzy clustering (Martino et al., 2008) are widely used and A. Related work most preferred by researchers. Despite the fact that output results from supervised and unsupervised In what follows, the reviews of some hot spot analysis learning, both have been used together to whether techniques are presented. First, approaches for agent improve the characterization of hot spots by using based modeling, where the most important contribu- clustering methods, or by constructing predictors to tions in this matter are briefly introduced. Then, hot prevent possible future attacks in a given environ- spot analysis techniques that use data mining as a mental setup. mean to extract relevant information are presented.26
  • II. METHODOLOGy A. Agent-based modeling of criminal dy- namicsFirst, let us introduce some concepts. A criminal hot-spot can be considered as a spatial-temporal aggre- Criminals at each site are considered as Poisson dis-gation of criminal occurrences (Short et al, 2008). tributed, so the probability that a burglar located atLikewise, a dynamic hot-spot can be considered as will chose to commit the crime between andan aggregation of criminal occurrences that evolves is,(emerge, diffuse, and dissipate) over time ( )and space ( ).As stated by (Short et al., 2008), there are some The model considers that whenever a criminal com-characteristics that motivates to define a general mits the malicious activity, is removed from the lattice.model to simulate house burglary criminals as an Also, new criminals are generated at each time withagent-based model. A first characteristic is related rate . Based on assumption 2, the probability of ato the fact that crime rates are not uniformly distrib- criminal moving from to a neighboring site is,uted in space and time. The second is that hot spotsare dynamic movements which behave according tocomplex interactions. Finally, the third characteristicis derived from the following two assumptions whichare considered in the criminal activity modeling: Where indicates all neighboring sites of ,1. Individual criminals commit crimes in small local- and supposing that criminals moves at speed , the ized areas near their residence, work or other ha- lattice spacing should be chosen to be . The bitually freque nted locales. attractiveness of a house is with static com-2. Burglars prefer to target houses they have previ- ponent and a dynamic component , ously robbed or near to the ones they have previ- ously robbed.In the following, the discrete version of (Short et al.,2008) model is considered. First a neighborhood is Where represents the overall abstract attractive-modeled as a 2-dimensional lattice with nodes rep- ness of a spot to a criminal, which can be consideredresenting spots. Then, this model considers crimi- by factors such as risk of detection and the valuenals which are randomly place on this lattice, where of spot . Furthermore, is based on the as-at each time step , a criminal can either rob the sumption 2 of repeat or near-repeat victimization. Ahouse where its located at, or move to an adjacent criminal at site augments the dynamic valuenode. Then, each node has an attractiveness value and those of near locations in the lattice ( ). related to the rate of the criminal activity of As the time passes in this model, the likelihood ofat time . Criminal movement is modeled as a ran- victimization drops, so the dynamic component ofdom walk biased towards nodes with higher desir- attractiveness increments when malicious ac-ability values. tivities are observed, then it spreads towards near spots, and finally it decays in time, when no crimi-As a strong assumption on this work, the burglary nals are placed in spot . This can be modeled as themodel will be considered valid for robbery. In spite following expression,the fact that robbery is based on deep differences onhow the criminal acts and behaves in a given system,this model does no imply severe changes on thatmatter. In fact, previously stated assumptions couldbe considered in other related criminal activities as In this case, represents the number of criminalwell (e.g. robbery, theft, among other crimes against activities that occurred at beginning with time ,property). is the number of sites neighboring , is a constant 27
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia that measures the importance of neighborhood ef- fects, and is a constant that determines the at- tractiveness decay rate. Now, the interaction between the previous model and data mining is driven by the usage of clustering techniques over real datasets in order to fix and de- termine how to assign estimated values to the static attractiveness in the first place, and then, how to increase and modify the dynamic component of attractiveness . B. Estimating static and dynamic attractive- ness using data mining By using unsupervised learning algorithms for spa- tial-temporal datasets, the number of spots that are close to (i.e. ) will be updated accordingly. In this case, the clustering strategy considered was DBSCAN (Ester et al., 1996), a density based cluster- In this case, after the clustering step a cluster selec- ing technique which does not require the number of tion methodology is applied in order to determine the clusters, instead, it allows to find clustered points in most relevant clusters, where this parameter is de- a dataset by using a neighborhood threshold and limited by the total number of spots in the lattice. a minimum number of points ( ) to be considered in a cluster. The clustering selection methodology considers the minimization of the intra-cluster variance between each neighbor points, and the representation of the centroid (the mean valued between both spa- tial dimensions). This clustering validation criterion establishes the degree of compactness of a given partition. It is computed by the root mean square distance between points (or data items) and their corresponding cluster centre (centroid). Where is the size of the data set associated to cluster , is the set of all clusters, is the cen- troid of cluster and is considered as the distance function between a given object and the As resented in Algorithm 1, the DBSCAN method- centroid. The decision criterion was based on vari- ology enables the construction of different clusters ance weights computer to all clusters, considering based on mainly two parameters. This algorithm is just the best clusters, the least the variance, the conditioned to the EXPANDCLUSTER method, which best was considered the cluster. The distance func- is presented in the following figure. This step, helps tion considered in this approach was the Euclidean the general methodology to keep on adding rele- distance function between two points. vant points to the neighborhood of , improving the overall results of the clustering step. This parameter is introduced after DBSCAN algo-28
  • rithm, because the attractiveness considered at the a grid of 150x150 spots, the time period was consid-beginning and further steps of the simulation in the, ered as the total time period obtained from data (48affects directly the dynamic updating and evolution months), and other parameters, such as , , andof how criminals moves and decides their attacking were considered as 0.56, 0.2, and 0.019 for an inter-strategies (see Equation (4)). Moreover, the initial at- action “without hot-spots”, 0.56, 0.2, and 0.002 fortractiveness is also considered as a part of the total “fast host-spots”, 0.56, 0.03, and 0.019 for “staticnumber of clusters (and their location) stated with hot-spot”, and finally, 5.6, 0.03, and 0.002 for “slowprevious algorithms. hot-spots”. All of previous parameters were defined and deeply discussed in (Short et al., 2008), fromIn this case, the initial attractiveness is computed where the simulation model was originally proposed.according to the number of clusters determined inprevious steps. Also, the dynamic component of the A. Results for static attractiveness and noattractiveness is determined based on a slight dynamic updating with datavariation on what neighbor points ( ) are considered.With this, at each step, the total number of neighbors Three behavioral regimes are observed for differentis considered from the cluster in which belongs to. values of attractiveness in this model. The first one is related to the spatial homogeneity, where attractiveness is considered to be the same at all spots in the lattice, and any local increases of criminal activitiesIII. EXPERIMENTAL SETUP AND EVA- is assumed to dissipate rapidly. The second one isLUATION related to dynamic hot-spots, where regions of high attractiveness forms and may remain fixed, or appearComputer simulations where implemented to and disappear seemingly randomly. Finally, stationaryobserve the model under variations of parameters hotspots tend towards the equilibrium where stationary . In this research, all parameters spots of high attractiveness are surrounded by areawere considered constant, that is, no sensitivity of low attractiveness, gathering in particular pointsanalysis was realized to estimate the optimal values all attractiveness from the criminal system. All of thefor a given data set. The data set evaluation is based previous models are represented in through Figures 2 –on 22.540 assaults registered in the period 2001- 8, where two main variations where considered. First,2004 in the 1st police station of Santiago, Chile. the parameter set was evaluated for the traditional dynamic updating of attractiveness, and then, forIn this work, all parameters where considered as the proposed dynamic updating of attractiveness. Allstatic, for four main behavioral regimes: No hot-spot simulations were performed by using the proposedparameter configuration, fast hot-spot parameter estimation of the static attractiveness, based on relevantconfiguration, slow hot-spot parameter configura- clusters (for which an static attractiveness of 0.3 wastion, and static hot-spot parameter configuration. used). Then, the maximum attractiveness consideredFor all configurations, the lattice was considered as for all models was a total of 0.6. Figure 1: “No hot-spot parameter” configuration and original dynamic updating of attractiveness 29
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Figure 2: “No hot-spot parameter” configuration and proposed dynamic updating of attractiveness Figure 3:” Fast hot-spot parameter” configuration and original dynamic updating of attractiveness Figure 4: “Fast host-spot parameter” configuration and proposed dynamic updating of attractiveness Figure 5: “Slow hot-spot parameter” configuration and original dynamic updating of attractiveness30
  • Figure 6: “Slow hot-spot parameter” configuration and proposed dynamic updating ofattractivenesFigure 7: “Static hot-spot parameter” configuration and original dynamic updating ofattractivenessFigure 8: “Static hot-spot parameter” configuration and proposed dynamic updating ofattractiveness 31
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia IV. CONCLUSIONS is presented in each of Figures depicted in Section 4, helps to understand how different dynamic hot- From obtained results, it is possible to conclude that spot properties are distributed, and how the evolve the proposed methodology, that combines both through the evaluation period. data mining algorithms, such as DBSCAN, together with agent-based simulation tools, such as the mo- Further developments on predictive strategies, in del proposed by (Short et al., 2008), can improve order to evaluate at period , which will be the considerably the quality of the analysis of real world following steps of a given cluster (considering data. This was tested over 22.540 robberies reports the structures discussed in Section 4), in order to in the 1st police station of Santiago, Chile, and vi- approximate possible criminal interactions in the sual results are remarkable. The information that following periods. V. BIBLIOGRAPHy Baqueiro, O., Wang, y. J., Mcburney, P., Coenen, F. Maciejewski, R., Rudolph, R., Hafen, R., Abusalah, (2009). Integrating data mining and agent based A., yakout, M., Ouzzani, M., Cleveland, W.S., Gran- modeling and simulation. In ICDM ‘09: Proceedings nis, S J., Ebert. D.S. (2010). A visual analytics appro- of the 9th Industrial Conference on Advances in ach to understanding spatiotemporal hotspots. IEEE Data Mining, pp.220-231. Berlin, Heidelberg. Sprin- Trans. Vis. Comput. Graph., 16(2), 205-220. ger-Verlag. Martino, F. D. , Loia, V., Sessa, S. (2008). Extended Ester, M., Kriegel, H., Sander, J., Xu, X. (1996). A fuzzy c-means clustering algorithm for hotspot Density-Based Algorithm for Discovering Clusters in events in spatial analysis. Int. J. Hybrid Intell. Syst., Large Spatial Databases with Noise. In KDD’96: Pro- 5(1), 31-44. ceedings of the 2nd Conference on Data Mining and Knowledge Discovery, pp.226-231. AAAI Press. Malleson, N., Heppenstall, A., See, L. (2010). Crime reduction through simulation: An agent-based mo- Grubesic, T. H. (2006). On the application of fuzzy del of burglary. Computers, Environment and Urban clustering for crime hot spot detection. Journal of Systems, 34(3): 236-250. Quantitative Criminology, 22(1), 77-105. Ratcliffe, J.H. and McCullagh, M.J. (1999). Hotbeds Kianmehr, K., Alhajj, R. (2006). Crime hot-spots pre- of crime and the search for spatial accuracy. Journal diction using support vector machine. En Proc. IEEE of Geographical Systems, 1(4), 385-395. International Conference on Computer Systems and Applications, pp.952--959. Washington, DC, USA. Short, M.B., Dórsogna, M.R., Pasour, V.B., Tita, G.E., IEEE Computer Society. and Brantingham, P.J. (2008). A statistical model of criminal behavior. Mathematical Models and Me- Kianmehr, K., Alhajj, R. (2008). Effectiveness of su- thods in Applied Sciences, 18, 1249-1267. pport vector machine for crime hot-spots prediction. Appl. Artif. Intell., 22(5), 433-458.32
  • LOS INCENTIVOS A DENUNCIAR UN CRIMEN:UNA MIRADA EMPÍRICA A LA REFORMA PROCESAL PENALDE CHILE1Nicolás Rojas Souyet 2Instituto de Economía,Pontificia Universidad Católica de ChileResumen leno en el último tiempo. El Código Procesal Penal de 1907 que normaba la actividad de los tribunalesEl siguiente trabajo tiene por objeto analizar si la Re- durante el proceso de enjuiciamiento criminal, fueforma Procesal Penal modificó los incentivos a de- finalmente reformulado en todo el país entre el añonunciar los crímenes. Utilizando la encuesta de victi- 2000 y el 2005. El cambio del sistema judicial es demización ENUSC 2003 y 2005, se estudia el impacto tal magnitud, que la participación del presupuestode la Reforma Procesal Penal en la probabilidad de asignado al poder judicial3 respecto del presupuestodenuncia de las víctimas a partir de una metodología público, cambió de 0,8% en 1999 a 2% estimadode diferencias en diferencias y de un modelo probit. en el 2005 (Vera, 2004). La RPP agilizó el procedi-El marco teórico desarrollado sugiere tres hipótesis miento judicial y aumentó la cantidad de sentenciassobre el efecto de la Reforma Procesal Penal: la pro- condenatorias. Por otro lado, las sentencias de algu-babilidad que una víctima denuncie un delito pudo nos delitos se acortaron y el procedimiento expuso ahaber aumentado a causa de la mayor rapidez y tasa las víctimas a un proceso público.de condena del nuevo sistema, disminuido debido acastigos más blandos o pudo haberse mantenido in- Estas características sugieren que la RPP pudo haberalterada ya que ambos efectos se cancelan. Los resul- afectado las denuncias de tres maneras distintas. Portados de la investigación muestran que, al contrario lo tanto, este trabajo tiene tres hipótesis diferentes.de lo que sugerían otros autores, la Reforma Procesal La primera hipótesis es que la probabilidad que unPenal no tuvo efecto en la probabilidad de denun- hogar victimizado denuncie aumenta porque los ho-ciar. Otro resultado de esta investigación es que en el gares valoran más la efectividad del nuevo procesocaso de robo con fuerza a la vivienda, los hogares de a pesar de los menores castigos. La segunda hipó-estrato socio-económico más bajo denuncian menos tesis es que la probabilidad que un hogar victimi-que el resto, siendo además los que tienen una mayor zado denuncie disminuye porque los beneficios deprobabilidad de sufrir este tipo de delito. denunciar caen, producto de la menor severidad de los castigos, opacando la rapidez y las mayores tasasPalabras Clave: Denuncia criminal, Reforma Procesal de condena. Por último, la tercera hipótesis es que laPenal, victimización, cifra negra. probabilidad que un hogar victimizado denuncie no cambia porque el menor nivel de castigo disminu- ye los beneficios de denunciar, pero es compensado por la mayor rapidez del nuevo procedimiento.I. INTRODUCCIÓN Entender si la RPP afectó la probabilidad que unaLa Reforma Procesal Penal, en adelante RPP, es la víctima denuncie, y por consiguiente, la cantidad detransformación más grande del sistema judicial chi- delitos no denunciados (o cifra negra de la delin-1. Tesis aprobada para obtener el grado de Magíster en Economía durante el primer semestre del 2010 en la Pontificia Universidad Católica de Chile.2. Cualquier comentario o sugerencia es bienvenida al correo electrónico nicolas.srojas@gmail.com o al teléfono 9-13904763. El gasto público en el poder judicial es lo que gasta el sistema público en Tribunales de Justicia. 33
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia cuencia) es interesante por tres motivos. En primer delitos que se analizan corresponden solamente a lugar, hay investigaciones que, sin pretender evaluar delitos urbanos de mayor connotación social. El mé- el efecto de la RPP en la delincuencia, observan un todo de estimación utilizado en este estudio es una aumento de las denuncias asociado a la RPP. Sus estimación de diferencias y diferencias y una estima- autores mencionan que este resultado no debe ser ción probit. Como grupo de tratamiento se consi- interpretado como un aumento en la criminalidad derarán las regiones que implementaron la RPP en sino como un aumento en la cantidad de delitos penúltimo lugar, es decir, en las regiones V, VI, VIII y denunciados y, por lo tanto, una caída en la cifra X. El grupo de control será la Región Metropolitana negra. Ansoleaga (2006) advierte que, después de que implementó la RPP en último lugar. la reforma, probablemente las víctimas confían más en el sistema judicial y por eso denuncian más. Por La estructura del resto de este trabajo es la siguien- otra parte, Vergara (2009) sugiere que la reforma te: en la próxima sección se hará una breve revisión hace que para las víctimas sea más fácil denunciar, de la casi inexistente literatura económica sobre la lo que las lleva a denunciar más. Luego, este trabajo denuncia criminal, para luego, en la tercera sección permitiría ayudar a esclarecer si esto efectivamente explicar los aspectos de la reforma que potencial- es cierto o no. ¿Hay más crímenes o los crímenes son mente afectan los incentivos a denunciar. En la cuar- más denunciados después de la reforma procesal? ta sección se construirá un modelo teórico que per- mite entender cómo las características descritas en En segundo lugar, gran parte de los países de Amé- la tercera sección afectan la decisión de denunciar. rica Latina están implementando reformas a su En la quinta sección, se describirán los datos utiliza- sistema procesal como por ejemplo: Guatemala dos junto con la estrategia empírica que permitirá (1994), Costa Rica y la Provincia de Buenos Aires, estimar el impacto de la reforma en el sub reporte. Argentina (1998); El Salvador, Paraguay y Venezuela Luego, en la sexta sección se explicarán los resulta- (1999); Bolivia y Ecuador (2001); Honduras y Nica- dos de las estimaciones. Finalmente, se concluye en ragua (2002); Colombia (2005); República Domini- la séptima y última sección. cana (2006); Perú4 y Provincia de Chubut (Argenti- na) (2007); y el Estado de Chihuahua (México). Por A. Revisión de la literatura lo tanto, esta investigación ayudaría a entender si eventuales cambios en la tasa del crimen, después El origen de la investigación sobre economía del cri- de una RPP, podrían corresponder a un cambio en men se remonta a fines de los años 60 con el trabajo la criminalidad o serían un artefacto del cambio en de Becker (1968). Desde entonces, la investigación el comportamiento de los denunciantes que achica económica se ha centrado esencialmente en el com- la cifra negra. portamiento del criminal y en las formas de detener- lo. De esta forma, prácticamente no existen trabajos Por último, el estudio del comportamiento de las económicos sobre el comportamiento de las vícti- víctimas de los delitos es interesante en sí mismo. mas. Este eventual vacío en la literatura, se puede Gottfredson y Hindelang (1976) señalan que final- comprobar en la revisión de la economía del crimen mente las víctimas son “los guardianes del sistema de Freeman (1999). Abordar esta dimensión del cri- judicial” ya que gran parte del trabajo que pueda men, que no ha sido mayormente considerada en la hacer la justicia, depende de la voluntad de las víc- literatura económica, puede constituir un aporte si timas por llevar adelante el proceso judicial corres- se piensa que el comportamiento de las víctimas es pondiente. una pieza clave para iniciar y desarrollar un proceso judicial adecuado. Para testear la hipótesis antes mencionada se utiliza- rán los datos de victimización de la Encuesta Nacio- El único artículo económico que se ha podido en- nal Urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC) de los contrar acerca de las denuncias criminales es el tra- años 2003 y 2005. El objetivo es construir un análisis bajo empírico sobre Chile, realizado por Benavente y empírico, basado en un modelo teórico, sobre los Cortés (2006). Estos autores establecen que las de- efectos de la RPP en los incentivos a denunciar. Los nuncias criminales pueden ser guiadas por un aná- Las Reformas en Colombia y Perú fueron implementadas de manera gradual al igual que en Chile. La fecha por lo tanto no es exacta.34
  • lisis costo-beneficio. Luego, hacen una estimación comparado con las personas de menores ingresos.de la probabilidad de denunciar utilizando datos Luego, las víctimas de mayor ingreso denuncian más,de victimización de la CASEN 1996 con un modelo en parte porque les resulta más beneficioso recupe-biprobit. La primera ecuación del modelo estima la rar lo robado. En consiguiente, el ingreso no mediríaprobabilidad de ser víctima de un delito, y la segun- el costo de oportunidad del tiempo y el coeficienteda ecuación la probabilidad de denunciar. estaría sobre estimado. En la ecuación de vulnera- bilidad, ellos encuentran que más educación, másBenavente y Cortés mencionan dos beneficios y dos edad, más ingresos y más ingresos de la comuna, es-costos que son importantes para la víctima: por un tán asociados a una mayor victimización. Asimismolado, los beneficios de denunciar, son la posibilidad es más probable que los hombres y los habitantes dede recuperar lo robado y el deseo de justicia. Por otro zonas urbanas sean víctimas de un delito y menoslado, los costos de denunciar son el costo en tiempo probable cuando hay más carabineros. Al igual quey transporte y el costo de oportunidad de no cobrar en la ecuación de denuncia, no se discute la endoge-el seguro. Luego, los autores establecen que todos neidad de la estimación. El coeficiente negativo deestos costos y beneficios son determinados por las la cantidad de carabineros por comuna en la ecua-características socio-demográficas de los hogares. ción de vulnerabilidad, no necesariamente estima elEllos solamente explicitan los costos y beneficios que efecto disuasivo de las fuerzas policiales. Es probablese pueden identificar usando la variable ingreso. Las que las autoridades asignen más carabineros a luga-personas con mayor ingreso tienen un mayor cos- res donde hay más crimen por lo que el coeficienteto de oportunidad del tiempo, por lo que deberían de esa ecuación está subestimado y no representa eldenunciar menos. Pero, por otra parte, los hogares verdadero efecto disuasivo de los carabineros (Levitt,con mayor ingreso pueden acceder a seguros contra 2002), Di Tella y Schargrodsky (2004). Un eventualrobo que los incentivan a cobrar el seguro cuando aporte de este trabajo es el de intentar medir unson victimizados y denunciar más. Los resultados de efecto causal asociado a la implementación de unla ecuación de denuncia indican que a mayor ingreso programa de manera de evitar problemas de endo-de la persona, mayor es la probabilidad de denunciar. geneidad que sesgan la estimación.Por lo tanto, ellos argumentan que no encuentranevidencia de que un mayor costo de oportunidad del Reforma Procesal Penal y Denunciastiempo implique más denuncia. La desconexión entrelos argumentos teóricos del trabajo y el resto de las No existe, por el momento, ningún trabajo que tratevariables empíricas utilizadas no permite interpretar sobre el efecto de la RPP y la denuncia de las vícti-ningún otro resultado. Los otros resultados del traba- mas, o que se preocupe de la relación entre la RPPjo son que a mayor educación y mayor ingreso de la y la cifra negra. Sin embargo, hay algunos trabajoscomuna, mayor es la probabilidad que la víctima de- sobre oferta de crimen que indirectamente se refie-nuncie. Los hombres son más susceptibles a denunciar ren al tema. En efecto, Vergara (2009) y Ansoleagaque las mujeres. Pertenecer a una zona rural o urbana (2006) estudian distintos aspectos de la oferta dees irrelevante en la probabilidad de denunciar. Pero, crimen para Chile. Los dos trabajos controlan por¿por qué más educación aumenta la probabilidad de la RPP y encuentran un coeficiente positivo y sig-denuncia? ¿Por qué los hombres denuncian más que nificativo. Vergara (2009) incluso menciona quelas mujeres? ¿Cuáles son los incentivos económicos el coeficiente es suficientemente grande para nodetrás de estos resultados? solamente ser significativo, sino que, además ser económicamente significativo. En una de sus esti-Cabe destacar que no hay ninguna discusión sobre maciones él encuentra que la reforma está asociadalos problemas de endogeneidad que podrían sesgar a 280 denuncias cada 100.000 habitantes5. Anso-la estimación de los parámetros. Por ejemplo, even- leaga (2006) encuentra que la RPP está asociada atualmente a las personas con mayores ingresos le 244 denuncias cada 100.000 habitantes6. Vergararoban objetos que son más valorados por la víctima (2009) menciona que puede que la reforma facili-5. El resultado es muy similar en las otras estimaciones. No hay información sobre las desviaciones estándares de la variable dependiente. El únicoreferente para sopesar el control asociado a la Reforma Procesal es el efecto del Plan Cuadrante, tema central del trabajo. El aumento de la criminalidadasociado a la Reforma es igual a la mitad de la reducción producto del Plan Cuadrante.6. Este resultado corresponde a una sola estimación. El resto de las estimaciones arrojan resultados similares que varían desde 229 a 243 denunciascada 100.000 habitantes. 35
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia te las denuncias a las víctimas y Ansoleaga (2006) La RPP instauró un proceso que es más eficiente que argumenta que este hallazgo es coherente con que el sistema anterior. Un estudio realizado por el Vera las personas tienen más confianza con el sistema ju- Institute of Justice y el Ministerio Público en el 2004 dicial tras la RPP y por lo tanto, denuncian más. En compara, en un mismo período de tiempo, el funcio- consecuencia, en ambos casos no se interpreta este namiento de una fiscalía en una región donde la RPP coeficiente como un alza en la criminalidad. Beyer estaba funcionando y en un juzgado local en Santia- y Vergara (2006) no controla por la RPP, pero argu- go donde la RPP todavía no se había implementado. menta que la información disponible es consistente Se presentan resultados de ese trabajo en la tabla 1 con que la reforma incentivó a las víctimas a denun- del anexo. Se observa que las fiscalías de Temuco y ciar más. Justamente, uno de los objetivos y de los Antofagasta resuelven, antes de 15 meses, casi 10% aportes de este trabajo es intentar profundizar más más que el 14º y 15º juzgado de Santiago los casos acerca de estas inquietudes: ¿por qué uno pensaría a su disposición. A nivel de cada delito, las fiscalías que la RPP implica más confianza de parte de las resuelven un mayor porcentaje de casos para todos víctimas o facilita la denuncia? ¿Por qué no? ¿Cuál los tipos de delitos comparado con los juzgados. es el real efecto que tuvo la RPP? En parte, una de Además, el sistema nuevo es igualmente ágil para las ventajas de este trabajo para contestar estas pre- resolver todo tipo de casos lo que no sucede en el guntas es que se utilizan datos que permiten separar sistema antiguo. En efecto, mientras que después de la victimización de la denuncia. la RPP alrededor de 90% de los casos fueron resuel- tos en un período de 15 meses, la cantidad de casos En resumen, prácticamente no existen trabajos en resueltos en el sistema antiguo oscila entre 25% y economía sobre la denuncia criminal. Tampoco exis- 90% de casos resueltos para ese período7. ten investigaciones sobre la relación entre la RPP y las denuncias, aunque se ha especulado al respecto. Otra particularidad del nuevo sistema es que es Luego, es interesante centrarse en las razones para más condenatorio que el anterior. La tabla 2 del entender la influencia de la RPP en el subreporte anexo, que también proviene de Ministerio Público y hacer un análisis empírico para esclarecer lo que y Vera Institute (2004), muestra que en las fiscalías8 efectivamente ocurrió. una mayor proporción de los casos se resuelven en condena. Se observa que en las fiscalías hubo Para tener una idea sobre cómo la RPP pudo haber menos condenas para casos de homicidios y un afectado los incentivos a denunciar, en la próxima poco menos en el caso de los robos. Sin embargo, sección se describirán características de la reforma si se toman todos los delitos en conjunto, se ob- que podrían impactar esos incentivos. serva que la mayor condena de crímenes distintos a robo u homicidio más que compensa la menor B. La Reforma Procesal Penal tasa de condena de robos y homicidios. De hecho, se estima que bajo el sistema nuevo, los casos se La RPP reformuló varios aspectos del procedimiento resuelven 6 veces más en condena. En la misma judicial. Uno esperaría que algunas novedades del línea, la mayor cantidad de condenas también ha proceso judicial incentiven a las víctimas a denun- significado una mayor cantidad de reclusos conde- ciar: es más eficiente y condenatorio. Sin embargo, nados. Por lo tanto, se tendería a pensar entonces otras características del nuevo procedimiento po- que el sistema es más castigador. Más adelante se drían desincentivar la denuncia de los crímenes: las discutirá la duración de las condenas y la aplica- penas parecen ser menos duras y las víctimas están ción de las medidas alternativas para matizar este más expuestas al público durante el proceso. En esta argumento. El aumento en la cantidad de nuevos sección se detallarán estas características de la RPP reclusos condenados se puede observar claramente mientras que en la próxima sección se discutirá un en el gráfico 1 que profundiza el trabajo de Álva- marco teórico acerca de cómo pudieron haber afec- rez Marangunic e Hinojosa (2007) a partir de datos tado los incentivos a denunciar. solicitados a Gendarmería de Chile. Después que la RPP se implementa en los lugares más poblados 7. El caso de los homicidios es particularmente llamativo. La fiscalía resolvió los 22 casos de homicidios a su disposición mientras que los juzgados resolvieron solamente 1 de 4. 8. Las fiscalías son organismos que se crearon a partir de la RPP.36
  • de Chile, es decir, en la V,VI,VIII y X Región a finales to procesal penal es oral y público. En efecto, undel 2003 y en la Región Metropolitana a mediados rol importante en el nuevo proceso lo desempeña eldel 2005, se comienza a apreciar un cambio en la Tribunal de Juicio Oral en lo Penal donde cualquiertendencia de nuevos reclusos condenados en las persona puede asistir. Antes, esto no era posible. Escárceles. Entre el 2005 y el 2008, en las curvas se tanto así, que los medios registran algunos juicios eve que el cambio es más marcado en la Región Me- incluso los publican en internet. Por ejemplo, el sitiotropolitana. En términos numéricos, entre el 2000 web youtube.com almacena videos de un fallo dey el 2004 la cantidad total de reclusos condenados abuso sexual de una persona de la tercera edad13en todo el país aumentó en 0,7%. Entre el 2004 y contra una joven en Iquique, publicado por la pren-el 2008, después que la RPP se implementara en las sa nortina. Otro ejemplo es el caso del primer juicioregiones más pobladas de Chile, la cantidad total oral por grooming publicado en el mismo sitio webde reclusos condenados aumentó 68%. Si no se y registrado en un programa de Televisión Nacionalconsidera la Región Metropolitana, la cantidad de de Chile14.15reclusos condenados cae en 6% entre el 2000 y el2004 y aumenta en 50% entre el 2004 y el 2008. En la próxima sección se construye un modelo teó- rico de la denuncia criminal y desde esa perspectivaA pesar de que haya más condenas y más gente se formalizan los mecanismos que podrían haber lle-condenada en las cárceles, es necesario revisar cómo vado a más o menos denuncias tras la RPP dado laha cambiado la duración de las condenas y el uso de discusión de esta sección.medidas en medio libre para evaluar si efectivamen-te el sistema es más punitivo. C. Marco teóricoLa Fundación Paz Ciudadana realizó un estudio em- Un individuo que ha sido víctima de un delito tienepírico de penas antes (Hinojosa y Jünemann , 2002) que decidir entre dos posibilidades: denunciar o noy después (Valdivia, 2006) de la RPP. Algunos de sus denunciar. Se asumirá que las preferencias de unaresultados se muestran en la figura 1.9 Ahí se mues- víctima de un delito pueden ser descritas por unatra que para casi todos de los delitos, las penas son función de utilidad indirecta U. El nivel de utilidad esmás cortas después de la reforma.10 Luego, no es U(0) si la víctima no denuncia el delito. Si la víctimatan claro que el sistema sea más castigador, porque denuncia, entonces la función de utilidad toma una pesar de que pareciera ser más condenatorio. En valor U(BI, C ;θ ). Donde B son los beneficios de de-la misma línea, una de las grandes críticas a la RPP es nunciar que aumentan la función de utilidad y C sonla correcta ejecución de las medidas en medio libre11 costos que la disminuyen. Los beneficios B se deven-(Duce, Riego, Vargas, Vargas, Vial, 2006).12 Esto re- gan con probabilidades P y θ son otros parámetrosfuerza la idea que el castigo es más “blando” en el relevantes para efectos de la denuncia criminal. Asistema nuevo. continuación, se describen los elementos del vector de beneficios B, del vector de costos C, la proba-Otra característica importante del nuevo proceso es bilidad P y los elementos del vector de parámetrosla mayor exposición pública. El nuevo procedimien- θ. También se discute cómo afectan la utilidad del denunciante.9. Lamentablemente, ambos estudios no reportan desviaciones estándares por lo que no se puede describir con mayor precisión qué tan significativasson las diferencias.10. La única excepción es el caso del homicidio. Sin embargo solamente en 2% de estos las penas son más largas que antes.11. Las medidas en medio libre son las medidas cautelares personales, las salidas alternativas y las penas en medio libre.12. Por ejemplo, dado que el sistema penal está colapsado se ha hecho uso intensivo de salidas alternativas que, en la práctica, consisten en firmar concierta periodicidad. (Duce, Riego, Vargas, Vargas, Vial (2006)).13. http://www.youtube.com/watch?v=y5v1btHzAQo , nombre del video: “condenan a anciano por abuso”14. http://www.youtube.com/watch?v=OrVMqWiyJsE&feature=PlayList&p=F6BA8A485602B55A&playnext_from=PL&playnext=1&index=48, nombredel video: “Primer juicio oral por grooming”15. Existen, además, otras debilidades de la Reforma Procesal Penal que podrían opacar la mayor eficiencia y transparencia del sistema a ojos de las víc-timas. Las mayores garantías de los imputados es un tema que ha estado en discusión respecto a la Reforma. La coordinación entre distintas institucio-nes ligadas al crimen como carabineros, los servicios de salud mental y el aparataje judicial también ha sido planteada como problemática. (Duce, Riego,Vargas, Vargas, Vial (2006)). No se discutirán mayormente estos problemas pues se consideran que son menos relevantes que lo recién expuesto. 37
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia 1. Beneficios para denunciar con el propósito que el responsable “pague por sus actos”. El consumo de justicia au- 1) Recuperar lo Robado - Probabilidad de que el Res- menta la utilidad del hogar, todo lo demás constante. ponsable sea encontrado, Arrestado y Sentenciado. La ganancia asociada a la reciprocidad se materializa en la medida que los responsables sean capturados y Un primer beneficio asociado a la denuncia crimi- condenados. Si cuando atrapan al victimario lo suel- nal es la ganancia material de recuperar lo robado. tan de inmediato, el beneficio es pequeño. Greenberg y Ruback (1992) realizan experimentos aleatorios en que muestran el cambio de comporta- 4) Cobrar un seguro miento de las víctimas ante robos de distinta mag- nitud. Ellos encuentran que las víctimas son sensi- Las personas que cuentan con un seguro son com- bles a este incentivo. Recuperar lo robado, todo lo pensadas cuando denuncian. El beneficio para estas demás constante, aumenta la utilidad de la víctima. víctimas es independiente de la labor que pueda ha- Mientras mayor sea la valoración de las pertenencias cer la justicia o la policía ya que solamente necesitan recuperadas más aumenta la utilidad. denunciar para ser compensados. 2) Evitar que el Hogar sea Victimizado de nuevo – 2. Costos Probabilidad de que el Responsable sea Encontrado, Arrestado y Sentenciado. a) Costo en tiempo y desplazamiento Un primer costo de denunciar, es el costo asociado Un segundo beneficio asociado, consiste en evi- a tiempo y desplazamiento. En el caso de Chile, este tar que el evento ocurra de nuevo. Al menos para costo corresponde a hacer la denuncia a carabineros el robo de vivienda, Outlaw et al (1999) muestran (o al responsable del cuadrante) y eventualmente ir que los hogares que han sido victimizados aumen- a declarar a tribunales, a la fiscalía, o al juzgado de tan su probabilidad de ser revictimizados ya que el garantía. Lasely y Palombo (1995) muestran la im- delincuente cuenta con más información sobre esa portancia de este costo en un experimento aleatorio vivienda en particular. Luego, los hogares están más sobre los efectos de distintas maneras de denunciar seguros si carabineros encuentra al responsable y el en el sub reporte. sistema judicial lo condena. Esto aumenta la utilidad del hogar debido a la ganancia material de recupe- b) Represalias - Probabilidad de que el Responsable rar lo perdido y al menor daño a la familia asociados no sea Encontrado, Arrestado y Sentenciado y ade- con el incremento en la seguridad, el resto de los ar- más Emprenda Acciones Vengativas Contra la Víc- gumentos están constantes. Si liberan al delincuente tima rápidamente entonces el beneficio es pequeño. Este beneficio se materializa en la medida que encuen- Una de las consecuencias de denunciar un delito, tren y condenen a los responsables. Se asume que si especialmente cuando las personas se conocen, es la las autoridades no encuentran e inhabilitan al culpa- posibilidad de que existan represalias si la víctima de- ble de delinquir de nuevo, entonces la policía no le nuncia. Cuando el victimario se venga de la víctima, brinda protección especial al hogar; el hogar sigue la utilidad del hogar, todo lo demás constante cae. siendo un blanco fácil para el victimario. La percepción de que este evento ocurre con una probabilidad posiblemente menor que uno. 3) Reciprocidad – Probabilidad de que el Responsa- ble sea encontrado, Arrestado y Sentenciado. c) Costo psicológico (La Segunda Herida Symonds) Otro costo que también está asociado a la denun- Un tercer beneficio de denunciar es el de la recipro- cia criminal es el costo psicológico. En efecto, de cidad. El comportamiento reciproco significa que las acuerdo al concepto de la “segunda herida” (“the personas son especialmente amables con aquellos second injury”) desarrollado por Symonds (1980), que son amables con ellas y se comportan de ma- las personas que han sido víctima de delitos vio- nera hostil con aquellos que son hostiles con ellas lentos generalmente intensifican su trauma cuan- (Ho, Lim y Camerer (2005)). Por lo tanto, cuando un do son atendidos por profesionales que pretenden miembro del hogar es herido o tiene pérdidas ma- ayudarlos. Luego, en el caso de delitos con violen- teriales considerables, existen incentivos adicionales cia en las personas, no solamente existe un cos-38
  • to monetario de la denuncia sino que también un bilidad de hacer una denuncia criminal. Por lo tanto,costo psicológico. Independiente del resultado final el set de información de estas terceras personas, quede las acciones de las autoridades, este costo se está determinado por su experiencia en materia dedevenga de todas formas. denuncias, es relevante ya que influye en las expec- tativas de las víctimas.3. Otros factores que facilitan o impidenque se encuentre y/o arreste a los respon- 4. Decisión de denunciasables Para ilustrar la decisión de denuncia, se va a consi-a) Presencia/Ausencia de testigos y capacidad de la derar el caso en que el costo de una eventual repre-víctima o del testigo de recordar al victimario salia no es relevante y que las personas no cuentan con un seguro. Sea B el vector que incluye los be-La presencia de testigos facilita la investigación y neficios recién descritos, C el vector de costos y Pl lapor lo tanto aumenta la probabilidad de que el cas- probabilidad que el culpable sea encontrado arres-tigado sea encontrado, arrestado y sentenciado. La tado y sentenciado. Se incorporará una dimensiónprobabilidad de que el delincuente sea encontrado temporal a la decisión de denuncia y se asumirá quey castigado depende positivamente de la presencia existen T períodos. Al comienzo del proceso de de-de testigos (incluyendo a la víctima).La presencia de nuncia, en t=0, la víctima incurre en un costo entestigos facilita la captura del delincuente solamente tiempo, desplazamiento y en un costo psicológicoen la medida que el testigo logre identificar al victi- (este último solamente es pertinente para el caso demario. Existen investigaciones sobre las circunstan- delitos violentos). En el período T el sistema resuelvecias que facilitan la identificación de los criminales el caso16. δ es la tasa de descuento.en Chile (Carrera y Valdivia (2006)) y en el extranjero(Greenberg y Ruback (1992)). Luego, el hogar denuncia si la utilidad descontada de denunciar es mayor a la utilidad U(0,0) de no de-b) Experiencia de denuncias en el pasado de la vícti- nunciar. Es decir17,ma y de terceras personas δTPI(U(B,C))+ (1- PI )U(0,C))= PI[δTU(B,C)- U(0,C)]+ U(0,C)> U(0,0) (1)La experiencia del hogar en materia de delitos, afec-ta su percepción sobre el desempeño del sistema La decisión de denuncia de la víctima depende delpolicial y judicial y determina la probabilidad subje- excedente que se devenga si atrapan y condenan altiva asociada a que el delincuente sea encontrado, delincuente, representado en el paréntesis cuadradoarrestado y sentenciado. De la misma manera, esa al lado izquierdo de la desigualdad, y del valor de losexperiencia también determina la la percepción de recursos sacrificados por denunciar, representadola víctima sobre la probabilidad de que encuentren al por la expresión U(0,C) a la derecha del término conculpable, de recuperar lo robado, de la mayor segu- paréntesis cuadrado. El sacrificio que hace el hogarridad asociada a que el victimario esté inhabilitado por denunciar es igual a la caída en el nivel de utili-de cometer más delitos, del castigo que recibiría el dad que implica incurrir en los costos propios de ladelincuente si lo atrapan y del costo en tiempo y denuncia, todo lo demás constante.18 ¿Cómo pode-desplazamiento de hacer una denuncia dependen mos conceptualizar la RPP en este modelo?de la experiencia del hogar en materia de delitos.Greenberg y Ruback (1992) a través de una veintena En la sección anterior se estableció que la RPP esde estudios, muestran que las víctimas de los delitos un proceso más rápido y más condenatorio. Dadorecurren a terceros para pedir consejos sobre la posi- que el procedimiento es más ágil, ahora el caso se16. Nótese que los costos que incurren las víctimas podrían devengarse también en T. Sin embargo, esto no altera los resultados. Lo importante es quelos beneficios solamente se devengan al final y los costos no. Esa es la principal arista que se intenta ilustrar en la versión dinámica del modelo teórico.17. Este resultado corresponde al caso en que no hay represalias ni seguros. Esto es solamente para simplificar la notación. Como se mostró en el anexoteórico 1, el resultado se mantiene ya que lo que importa es que los beneficios se devengan después.18. En el caso en que hay un beneficio de cobrar un seguro o existe la posibilidad de represalias, la decisión de denuncia se complica un poco más.Sin embargo, el resultado es equivalente. Hay un beneficio que se devenga con probabilidad PI y un sacrificio asociado a denunciar que se devenga detodas formas. Para más detalles ver anexo teórico 1. 39
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia resuelve en t, tal que t<T, en vez de T.19 Luego, to- tesis distintas. La primera hipótesis es que las de- dos los beneficios de denunciar, excepto el bene- nuncias aumentan porque los hogares valoran más ficio de recibir un seguro se reciben antes y por la efectividad a pesar de los menores castigos. La ende, se descuentan menos. El lado izquierdo de segunda hipótesis es que las denuncias disminuyen la desigualdad es mayor y por consiguiente, el de- porque empeoran las perspectivas de los denun- nunciante marginal ahora va a denunciar porque le ciantes lo suficiente para opacar la rapidez y las resulta más conveniente. Por lo tanto, aumenta la mayores tasas de condena. Por último, la tercera cantidad de denuncias. hipótesis es que las denuncias no cambian porque el menor nivel de castigo disminuye los beneficios Como el proceso es más condenatorio, entonces PI de denunciar pero es compensado por la mayor ra- aumenta. Se asume que los hogares conocen esta pidez del nuevo procedimiento. A continuación, se característica del nuevo sistema judicial. Para un PI desarrollará una metodología empírica para testear más grande, el beneficio esperado de denunciar es las hipótesis de interés. mayor. Luego, el denunciante marginal ahora va a denunciar y aumenta la cantidad de denuncias. II. METODOLOGÍA EMPÍRICA A pesar de que el nuevo sistema condena más, las penas, en general, son menos severas. Por lo tan- En esta sección se describen los datos que se utiliza- to, los hogares que denuncian alcanzan un nivel de rán para testear el modelo teórico y luego se detalla seguridad menor que antes. Si el delincuente entra el modelo econométrico y la estrategia de identifica- a robar, el hogar denuncia y lo atrapan, entonces ción que permitirán testear las hipótesis planteadas probablemente este va a ser liberado en un plazo en la sección anterior. menor. Lo mismo ocurre si se considera que la se- guridad es un beneficio relevante para otros delitos La información que se utilizará en este trabajo se además del robo a la vivienda. El beneficio de la reci- encuentra principalmente en los módulos de Robo procidad, también es menor ya que, para un mismo con Fuerza a la Vivienda (RFV) y Robo con Violencia nivel de daño recibido por la víctima, el victimario o Intimidación (RVI) de las encuestas ENUSC 2003 recibe un castigo menor. Por lo tanto, cae el valor y 2005.21 Se tomará en cuenta a los hogares de las esperado de la denuncia ya que los beneficios que regiones de la penúltima y de la última fase de im- se devengan en el período t son menores: el lado iz- plementación de la RPP. Como grupo de tratamiento quierdo de la desigualdad (1) es menor. Nótese que se considerarán las regiones que implementaron la el beneficio de recuperar lo robado no disminuye, RPP en penúltimo lugar. Es decir, las regiones V, VI, sin embargo, de acuerdo a la tabla 2 del anexo, los VIII y X. El grupo de control será la Región Metropoli- robos no son más condenados comparado con an- tana que implementó la reforma en último lugar. Los tes. Además, también existe un beneficio de recipro- datos que se utilizarán son descritos en la tabla 3 del cidad asociado al robo. Por lo tanto, el menor nivel anexo. El análisis es a nivel de hogar. de castigo hace que caiga la cantidad de denuncias para todos los delitos. Se hará uso de modelos de respuesta binaria para ana- lizar el efecto de la RPP en la probabilidad que un hogar En el caso de los delitos violentos, el mayor costo que ha sido víctima de un delito denuncie. La razón de psicológico también hace que el beneficio de de- ello es que estos modelos permiten controlar por ca- nunciar sea menor.20 racterísticas de cada hogar haciendo así más precisa la estimación. A continuación, se propone un modelo de En resumen, la teoría sugiere tres posibles efectos probabilidad lineal y un modelo probit. Ambos tienen de la RPP en las denuncias y por lo tanto, tres hipó- ventajas y desventajas por lo que se utilizarán ambos. 19. Recuérdese que la diferencia en la velocidad del sistema es considerable (más casos se resuelven antes de un año y 3 meses, ver sección III). 20. Cabe destacar que la Reforma Procesal Penal implementó unidades de protección y salud mental para la víctima. Sin embargo, Lundquist (2006) muestra que estos centros atienden a un porcentaje despreciable de las víctimas. 21. Se escogió el RFV y el RVI por tres motivos. En primer lugar, es plausible pensar que las víctimas se acuerden mejor de delitos más graves como RFV o RVI comparados con otros de menor gravedad como el robo por sorpresa o el hurto. En segundo lugar, el RFV es un delito al hogar y por lo tanto, es más factible que todos los miembros del hogar recuerden los delitos cometidos al hogar a diferencia de lo que sucede cuando el delito es cometido a un miembro del hogar distinto al entrevistado. En tercer lugar, los robos son delitos que en general se incluyen en las investigaciones de crimen.40
  • Se propone el siguiente modelo de probabilidad li- que los hogares que se perciben como más vulne-neal para la probabilidad que el hogar i, de la región rables demanden más seguridad a las autoridades ys (región tratada o no tratada) y que fue victimizado denuncien más. Luego, el coeficiente asociado de-en el período t, denuncie: bería ser positivo23. Además, se incluye la variable multivictimización que mide la cantidad de vecesP(Dist = 1/ E4s, dt, RPPst, Xist, BCist, cist) = que un hogar declara haber sido víctima de algúnα+γE4s +λdt +β1RPPst + β2BCist + β3Xist (2) delito distinto al que se estudia en la estimación. El objetivo es controlar por eventuales cambios en laDist, es una variable binaria que indica si el hogar i, peligrosidad del entorno que no sean capturadosque está establecido en la región s y que fue víctima por las medidas subjetivas de vulnerabilidad y ade-de un delito en el período t, denunció el delito. E4s más controlar por la experiencia en denuncia de lostambién es una variable binaria y toma el valor 1 para hogares. En el caso del robo con violencia e intimi-las regiones que hacen parte de la cuarta etapa de dación, se agregan dos variables que buscan medirimplementación de la RPP. dt es otra variable binaria el daño al hogar. La primera es una variable binariay toma el valor 1 una vez que la RPP se implementa que indica si la víctima fue amenazada con un arma.en la etapa 4. E4s mide no observables regionales La segunda también es una variable binaria e indicaque no cambian en el tiempo y dt no observables si, además de ser amenazada con un arma, la vícti-temporales; ambos determinan la probabilidad de ma fue herida. Los hogares que han sido más daña-denunciar. RPPst es una variable binaria y toma el va- dos sufren dos efectos. Por un lado, hay una mayorlor 1 para las regiones de la etapa 4 después que se demanda por justicia (reciprocidad): por otro lado,implementa la RPP. Es decir, esta variable correspon- existe un mayor costo psicológico de la denuncia.de a la interacción de los hogares tratados, E4s, y el Por lo tanto, el signo de esa variable es incierto.período de tratamiento dt: El set de variables Xist incluye controles socio-demo-RPPst = E4s +dt (3) gráficos. Dentro de este set de variables se cuenta con el estrato socio-económico del hogar, la canti-Luego, el efecto tratamiento promedio de la RPP dad de personas en el hogar, el número de mujeres cada 4 personas en el hogar y el número de menoreses igual a β1. Esto también se conoce como el es- de 15 años cada 4 personas en el hogar. Por otratimador de diferencias en diferencias y representa parte, se tiene que:el cambio en la probabilidad de denunciar despuésde la RPP. Las tres hipótesis derivadas de la sección E(Dist = 1/ E4s, dt, RPPst, Xist, BCist) = P(Dist =anterior son que este valor es positivo si los hogares 1/ E4s, dt, RPPst, Xist, BCist) (4)victimizados valoran más la efectividad de la refor-ma, es negativo si a estos hogares les perjudica más La esperanza condicional de la variable D es lineal enel menor nivel de castigo tras la reforma y es 0 si los parámetros que determinan la probabilidad deambas fuerzas se anulan. denunciar (ecuación 2). Luego, la media condicional puede ser estimada utilizando mínimos cuadradosBist es un set de controles relacionados con costos ordinarios. Para eso, se asume que existe un térmi- no de error εist tal que Dist= P(Dist = 1/ E4s, dt, RPPst,y beneficios de denunciar. Para la estimación de la Xist, BCist)+ εist . Se supone E(εist / E4s, dt, RPPst, Xist,probabilidad de denuncia del robo con fuerza a lavivienda se incluyen 4 de estas variables. Las prime- BCist)=0 para que la estimación sea consistente. Esteras tres variables son distintas medidas subjetivas de término incluye, entre otras cosas, variables omitidasvulnerabilidad: las probabilidades que el hogar aso- a nivel individual como por ejemplo, el nivel de con-cia a que su hogar sea forzado, a que sea víctima de fianza o desconfianza de los conocidos de la víctimaun delito y la adopción de medidas de seguridad en en las comisarias, los tribunales, los juzgados o lael hogar22. De acuerdo al marco teórico, se espera22. Estas medidas están positivamente correlacionadas, pero la correlación nunca es muy alta. Por lo tanto, las distintas medidas de vulnerabilidad soncoherentes entre ellas pero son lo suficientemente distintas como para que sea interesante ver si la estimación cambia al usar diferentes medidas devulnerabilidad. En efecto, el coeficiente de correlación entre cualquier par de variables ningún caso es mayor a 0,4.23. Se controla por nivel socio - económico lo que permite descartar que esta última medida capture el efecto de tener los ingresos para adoptar medi-das de seguridad y no el hecho de percibir al hogar como vulnerable. 41
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia fiscalía, cuánto se acuerdan potenciales testigos del En consiguiente, dado que los modelos asumen dis- victimario o qué tan relacionados están la víctima tintos tipos de efectos de la reforma en la probabili- con el victimario. Se supone que este término no dad de denuncia se hará especial énfasis en el signo está correlacionado con el resto de las variables y del efecto. tiene media condicional 0. Esto es crucial para la es- timación de β1 y será discutido con más detalle en la La estimación probit restringe los valores ajustados a sub-sección sub-siguiente. que estén en el segmento unitario. Además, el mo- delo probit permite una relación no-lineal entre las Una de las principales ventajas de este método es distintas características del hogar y la probabilidad de que no es necesario hacer supuestos sobre la distri- denunciar. Sin embargo, un primer problema con esta bución del término de error y la interpretación de los estimación, es que se asume que el término de error parámetros es sencilla. El problema es que los valores se distribuye normal. Esto puede ser restrictivo. ajustados de las probabilidades pueden ser menores que 0 o mayores que 1. Además, la linealidad de la En suma, el modelo probit y el modelo de probabi- forma funcional asume que el efecto de todas las va- lidad lineal tienen ventajas y desventajas. Para com- riables es la misma para todos los individuos. Si esto probar la robustez de los resultados se estimarán no se cumple, los estimadores de los parámetros son ambos modelos. En lo que sigue, se explicará por un efecto parcial promedio de la población. qué el parámetro de interés se estima de manera insesgada. Los modelos no-lineales para estimar la probabilidad que ocurra la denuncia, permiten evitar que los valo- Es poco probable que la variable asociada a la RPP res ajustados sean menores que 0 o mayores que 1. esté correlacionada con variables omitidas a nivel in- Para hacer una estimación no-lineal se propone un dividual generando sesgo de por variables omitidas modelo de probabilidad probit. La derivación del ya que la RPP fue aplicada a nivel regional. Su imple- modelo de densidad para la estimación por máxima mentación fue progresiva, de acuerdo a la cantidad verosimilitud es estándar.24 En este caso, se parte de habitantes, y no en función de variables omitidas de la variable latente D*ist tal que Dist =1[D*ist >0] en este trabajo como la desconfianza o confianza en donde: la policía. Aún cuando en el grupo de tratamiento los hogares tuvieran, en general, ciertas características D*ist = α +γE4s +λdt +β1RPPst + β2BCist + omitidas en el análisis y diferentes del grupo de con- β3Xist+cist = ψW +cist (5) trol, se controla por efectos regionales que controlan estas características siempre y cuando no varíen en el Luego, se estima la siguiente probabilidad: tiempo. Aún así podría haber sesgo en la estimación si sucede algo que afecta exclusivamente a la región P(Dist=1/ W)) = Φ(ψW) (6) de tratamiento o de control en algún período, o si el tratamiento no es correctamente implementado en Las variables son las mismas que las descritas para la región tratada. Sin embargo, hay cuatro razones el modelo de probabilidad lineal. La única excepción para desestimar estos inconvenientes. En primer lu- es el término cist que representa variables omitidas a gar, la reforma fue implementada satisfactoriamente nivel individual como por ejemplo, el nivel de con- en el grupo de tratamiento. Dado que el orden en fianza o desconfianza de los conocidos de la víctima que se instauró la reforma en el país fue desde re- en la policía, los tribunales, los juzgados o la fiscalía, giones menos pobladas a regiones más pobladas la cuánto se acuerdan potenciales testigos del victi- implementación en las últimas regiones podría ha- mario o qué tan relacionados están la víctima con ber sido problemática. En la mesa de discusión sobre el victimario. Nótese que el signo del efecto es el los desafíos de la RPP (Duce, Riego, Vargas, Vargas y mismo en ambos casos. Si β1 es positivo, negativo Vial (2006), Mauricio Duce afirma que la reforma se o 0 entonces la reforma aumenta, disminuye o no implementó de manera satisfactoria en todo el país. cambia la probabilidad de denunciar en (12) y (13). Además, en la misma discusión se menciona que se 24. Para más detalles ver Wooldridge (2001).42
  • logró lidiar con la gran demanda que el sistema tuvo cionados con costos y beneficios de denunciar, porque enfrentar. En segundo lugar, como se verá en lo que el tratamiento efectivamente no fue asignadola sección de datos, la Región Metropolitana y las en función de ninguno de ellos. El resultado es prác-Regiones de la Etapa 4 son muy parecidas a nivel ticamente idéntico para ambos métodos de estima-de observables.25 En el caso de robo con violencia o ción lo que permite tener cierta seguridad de queintimidación, prácticamente no se pudo encontrar los potenciales problemas de ambos métodos dediferencias significativas entre observables. Luego, estimación no están sesgando los resultados. Por lola situación es bastante similar a un experimento tanto, se rechaza la hipótesis que después de la RPPaleatorio. Esto permite presumir que si hay no ob- las personas denuncian más porque el sistema esservables que cambian en el tiempo, plausiblemente más eficiente y condenatorio. También se rechaza laafectan a ambos grupos por igual. En tercer lugar, y hipótesis que los hogares denuncian menos porquecomo se verá más adelante, los efectos tiempo no el sistema es poco castigador. No se puede rechazarson significativos en ambas estimaciones lo que su- la hipótesis que ambas fuerzas se compensan.giere que no hay variables que están cambiando enel tiempo. Por último, la ventana de tiempo es relati- La estimación de los controles también es robusta avamente corta pues se estudian solamente dos años las distintas especificaciones. La estimación del seten que no ocurre nada especialmente importante de controles relacionados con costos y beneficios depara estos efectos a nivel nacional. Esos años no es- denunciar se adecúa bastante bien a la teoría de latán marcados por alguna recesión, auge particular o sección IV.cambio de la legislación criminal para los delitos quese estudian en la siguiente sección.26 En el caso de RFV, independiente de la medida de vulnerabilidad, los hogares que se perciben como más vulnerables denuncian más que el resto. LosIII. RESULTADOS hogares que tomaron medidas anti-delincuencia tie- nen un 6% más de probabilidad de denunciar. LosLos resultados relativos a RFV y de RVI se muestran hogares que creen que es muy probable que fuer-en las tablas 4 y 5 del anexo respectivamente. Para cen la entrada de su hogar tienen un 12% más decomprobar la robustez de los resultados se estimaron probabilidad de denunciar. Finalmente, los hogaresdistintas especificaciones del modelo de probabili- que creen que es probable que sean víctimas de undad lineal y del modelo probit tomando en cuanto delito en los próximos 12 meses tienen 7% más dedistintas combinaciones de regresores. En las tablas probabilidad de denunciar.27 Un hogar que cree quese presentan las especificaciones que usan todas las es muy probable que fuercen la entrada de su hogar,variables disponibles sin considerar y considerando que tomó medidas anti delincuencia y que ademásuna dummy por provincia. cree que es muy probable que sea víctima de un de- lito en los próximos 12 meses tiene 21% más deEl resultado es invariablemente el mismo: no hay evi- probabilidad de denunciar.28 Esta magnitud es gran-dencia de que la RPP haya cambiado la probabilidad de si se considera que la probabilidad no condicionalde denuncia de los hogares. El coeficiente encontra- que una persona cualquiera denuncie un delito esdo es no significativo y su valor p es mayor a 20% en igual a 58%. (tabla 3). En el caso de RVI, las medidasel caso de RFV y mayor a 80% para RVI. Esto aplica de vulnerabilidad no tienen ningún efecto o tienenpara todas las especificaciones e independiente del un efecto marginalmente significativo y errático en-método de estimación. La estimación es robusta a tre especificaciones en la probabilidad de denunciardistintos set de controles, socio-demográficos y rela- un robo con violencia o intimidación. Es posible que25. No se encuentran diferencias significativas entre los grupos de tratados y no tratados para casi la totalidad de los regresores.26. Otra dificultad en la estimación es el pequeño traslape que existe entre la implementación de la Reforma en la Región Metropolitana y la encuestaENUSC 2005. Existen varias razones para creer que esto no es un problema. El punto es discutido con mayor detalle en la versión de la tesis que seencuentra en la biblioteca de la Pontificia Universidad Católica o que puede ser solicitada al autor vía correo electrónico.27. Esta última medida, no es completamente coherente con la teoría porque la probabilidad de denunciar de los hogares que creen que es muy proba-ble que sean víctima de un delito en el futuro es menor que la de los que creen que es probable.28. Este coeficiente corresponde al estimador de la combinación lineal del control Muy Probable que Fuercen la Entrada del Hogar más Tomó MedidasAnti-Delincuencia más Muy Probable que sea Víctima de un Delito en los Próximos Doce meses. Este estimador es significativo al 1% en el modelo deprobabilidad lineal. 43
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia estas variables no sean buenas medidas de vulnera- robados. Incluso sin tener una noción certera de qué bilidad para este tipo de delito. Por otra parte, como está detrás de este coeficiente el resultado no deja se menciona en la sección IV, uno esperaría que este de ser muy importante. No se encuentra el mismo control estuviera más relacionado con un robo a la resultado para el caso de robo con violencia e inti- vivienda donde el victimario cuenta con información midación. Esto quiere decir que si hay lugares donde precisa sobre la vivienda y como vulnerarla. la seguridad pública se asigna en función de los re- gistros de carabineros y del sistema judicial entonces Las dos medidas de daño en el caso de RVI son po- los hogares que viven en una situación de mayor sitivas y significativas. Si la víctima fue amenazada pobreza reciben un peor servicio comparado con el con un arma entonces la probabilidad de denuncia que deberían recibir en lo que se refiere a la protec- aumenta en 8% mientras que si además de ser ame- ción de la vivienda. Una posible explicación a este nazada ella fue herida, la probabilidad aumenta un fenómeno es que estos hogares están desmoraliza- 17% adicional. Luego, si la víctima fue amenazada y dos, se han acostumbrado a que sus viviendas sean herida la probabilidad de denunciar es un 26% ma- vulneradas y sus expectativas de lo que perciben al yor que para el resto de las víctimas. Estos resultados denunciar son bajas. Recuérdese que estas son es- son coherentes con un comportamiento recíproco peculaciones. No es posible saber con certeza qué de parte de las víctimas. Es decir, ellas desean que está detrás de la menor probabilidad de denunciar se haga justicia y que el victimario “pague por sus de estos hogares, sin embargo, es un hecho que los actos”. Luego, el costo psicológico de revivir el trau- más pobres son los más vulnerables y los que más ma no sería impedimento para que estos hogares callan los delitos.29 denuncien más que el resto. Nótese que este coefi- cientes es bastante grande ya que el porcentaje de En la encuesta ENUSC hay otros delitos además de robos con violencia o intimidación denunciados es los dos recién utilizados: robo de vehículo, robo igual a un poco más de 40%. Es decir, si se tomara desde vehículo, robo por sorpresa en las personas, como referencia una persona al azar, cuando la víc- lesiones y hurto. Todos estos delitos presentan difi- tima es amenazada y herida existe un 50% más de cultades que entorpecen la estimación del modelo probabilidad que el hogar denuncie el delito. de probabilidad30. Sin embargo, no deja de ser in- teresante comprobar la robustez de los resultados Un resultado que es muy interesante es el coeficiente anteriores para estos delitos. En estos casos las es- asociado a estrato socio económico para el caso de timaciones arrojan el mismo resultado: no hay un Robo con Fuerza a la Vivienda. Al igual que Benaven- efecto significativo de la RPP en la probabilidad de te y Cortés (2006), se encuentra que los hogares que denunciar un delito. Estas estimaciones no se han viven una situación más precaria denuncian menos incluido en el anexo. que el resto de los hogares. Incluso utilizando varia- bles binarias que controlan por efectos provinciales, Este resultado sugiere que todas las estimaciones un hogar del estrato socio–económico E tiene una de oferta de crimen en Chile que consideran robo probabilidad de denunciar que es menor en 40% con fuerza a la vivienda y utilizan controles de ingre- comparado con un hogar ABC1 y entre 20% y 25% so de los hogares o desigualdad de ingreso tienen menos de probabilidad denunciar que un hogar C2. problemas de sesgo.31 Si los hogares de menores re- Este resultado podría corresponder a un mayor nivel cursos denuncian menos que el resto, entonces las educacional o también podría estar relacionado con estimaciones de la relación entre nivel de ingreso o el tipo de bienes robados o con una menor valora- desigualdad de ingreso y las denuncias estarían ses- ción relativa de los hogares respecto de los bienes gadas. Además los estimadores de variables correla- 29. Si uno corre una regresión para calcular la probabilidad de ser víctima de robo con fuerza la vivienda se encuentra que los hogares de estratos socio- económicos más bajos tienen una probabilidad significativamente mayor de ser victimizados. Por lo tanto, los hogares de estratos socio-económicos más bajos no solamente son más victimizados que el resto sino que además denuncian menos. 30. El robo de vehículo y robo desde vehículo sólo pueden ocurrir contra personas que tienen vehículo, luego pueden haber otros sesgos de selección. El robo por sorpresa en las personas (que popularmente se conoce como “carterazo” ¨o “lanzazo”) y el hurto (robo sin fuerza en las cosas ni violencia en las personas) son delitos que eventualmente son de menor gravedad y por lo tanto posiblemente se olvidan más rápido y quizás el encuestado no recuerda si alguien de la familia sufrió de un hurto o de un robo por sorpresa. Además, en Junio del 2004 se promulgó una ley que cambió la sanción del hurto que con la Reforma Procesal Penal era sancionado con penas mucho más blandas que antes (Valdivia, 2006). Quizás eso motivó a denunciar este tipo de delito. Finalmente, las lesiones (una persona es herida sin intención de robo) son delitos que pueden ser interpretados de manera ambigua pues es posible creer que la victima también es victimario y por lo tanto hay sub reporte en la encuesta. 31. Por ejemplo, Benavente, Contreras, Melo y Montero (2003), Rivera Nuñez y Villavicencio (2004) o Beyer y Vergara (2007) por mencionar algunos.44
  • cionadas con el ingreso también estarían sesgados. posteriores a la RPP como cambios en la criminalidadEn otras palabras, el error de medición de la variable o simplemente como cambios en la conducta de lasde denuncias de robo con fuerza no es clásico, ya víctimas. Este trabajo aprovecha la implementaciónque está correlacionado con los regresores. gradual de la RPP para identificar el efecto de la RPP en la probabilidad que un hogar denuncie un delitoPara ambos delitos se ha encontrado que la RPP no a partir de los datos de las encuestas ENUSC 2003tiene ningún efecto en la probabilidad de denunciar y 2005. Los resultados de la estimación probit y deun delito. ¿Cómo se relaciona esto con el nivel de la estimación de diferencias en diferencias muestrandelincuencia? que dicho efecto es nulo. De acuerdo al modelo teó- rico, esto significa que la mayor rapidez del sistemaSi la RPP está asociada a más denuncias, como y las mayores tasas de condena tienen un efecto enmuestran Ansoleaga (2006) y Vergara (2009), y la los incentivos, y en la probabilidad de denunciar, queprobabilidad que una víctima denuncie se mantiene se cancela con el desincentivo que genera la menorconstante, entonces esta investigación sugeriría que severidad de las penas tras la reforma.la criminalidad en Chile podría haber aumentadoa causa de la RPP. Sin embargo, hay varias razones Este resultado presenta algunas limitaciones. En pri-por las cuales este razonamiento debe ser tomado mer lugar, la ventana de tiempo en que se estima elcon extremada cautela. En primer lugar, y por sobre efecto de la RPP es de solamente dos años. En se-todo, utilizando los mismos datos de la encuesta no gundo lugar, no se encuentra un aumento en la vic-se observa un aumento significativo en la cantidad timización asociado a la RPP en la encuesta ENUSCde victimización o de delitos denunciados. Si uno para el período estudiado. Luego, no es fácil com-hace una regresión de la probabilidad de ser víctima prar los resultados provenientes de esta fuente y dede un delito en un set de dummys regionales y una los datos de denuncia. y por último, no es posiblevariable que indica si se ha llevado a cabo la RPP distinguir si el resultado nulo de la RPP en la probabi-no se observa un aumento en la probabilidad de ser lidad de denunciar se debe a que los mayores incen-víctima de un delito. Lo mismo ocurre si se estima tivos a denunciar se cancelan con los desincentivosla probabilidad de ser víctima de un delito tomando a denunciar o la RPP no afecta los incentivos a de-como víctima solamente a las personas que dicen nunciar. En cualquier caso, esto no inválida el interéshaber denunciado. Esto se puede ver parcialmente del resultado ya que se ha logrado descartar que seaen la tabla 6 donde no hay cambio significativo en la más probable que las víctimas denuncien más a cau-brecha de denuncia entre la Región Metropolitana y sa de la RPP dentro de un período de 2 años.las regiones de la Etapa 4 para el caso de RVI pero síhay un cambio para el caso de RFV. En segundo lu- El hallazgo de un efecto nulo de la RPP en la pro-gar, la ventana de tiempo es más reducida y se con- babilidad de denunciar es un aporte a la literatu-sideran menos regiones que en el caso de esos tra- ra de la economía del crimen por varias razones.bajos32. y finalmente, en tercer lugar, los datos son En primer lugar, para obtener este resultado se hade fuentes diferentes. Mientras que Vergara (2009) desarrollado un marco teórico sobre el efecto dey Ansoleaga (2006) usan registros de denuncias este la RPP en los incentivos a denunciar y se ha argu-trabajo utiliza una encuesta de victimización. mentado que, contrariamente a lo que postulaba Vergara (2009) y Ansoleaga (2006), producto de la RPP la cantidad de delitos que las víctimas denun-IV. CONCLUSIONES cian puede disminuir. En segundo lugar, se ha mos- trado empíricamente que la evidencia no apoya loAlgunos autores han sugerido que después de la que estos autores sugieren: la probabilidad de queRPP las víctimas denuncian más que antes. Enten- una víctima denuncie se mantiene inalterada tras lader si esto es efectivo es importante pues ayuda a reforma. Como ellos muestran que la reforma estáinterpretar los movimientos de las cifras delictuales asociada a más denuncias criminales y este trabajo32. En estimaciones hechas por el autor usando las encuestas ENUSC 2003 a 2008 e incorporando todas las regiones tampoco se encuentra un efectosignificativo. Nótese que no se consideran las fases 1 a 3 de la RPP que corresponden a los años 2000 a 2002. 45
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia argumenta que no aumenta la probabilidad de de- rés de este hallazgo es doble. Primero, si hay lugares nunciar un crimen, uno pensaría que el aumento en donde la seguridad pública se asigna en función de las denuncias tras la RPP corresponde a más crimi- los registros de Carabineros y del sistema judicial, nalidad y no a una misma cantidad de delitos que entonces los hogares que viven en una situación de son más denunciados. Sin embargo, estos resulta- mayor pobreza reciben un peor servicio de seguri- dos no son fácilmente comparables pues se consi- dad pública comparado con el que deberían recibir. deran pocos años en este trabajo y los datos de la y segundo, el análisis de oferta de crimen puede encuesta ENUSC no revelan un alza en la cantidad estar sesgado si la estrategia de identificación no de victimización o de denuncias al contrario de los considera que el ingreso está correlacionado con el datos de Vergara (2009) y Ansoleaga (2006). y en error de medición de las denuncias criminales. Si los tercer lugar, hay un número importante de países hogares de mayor estrato socio-económico denun- latinoamericanos que han implementado o están cian más que el resto, entonces en lugares de mayor implementando una reforma a su sistema procesal ingreso las cifras de denuncias encubren una mayor penal. Luego, este hallazgo se constituye como un proporción de delitos denunciados. precedente para lo que se podría esperar después de esas reformas. No obstante lo anterior, no se- En términos generales, el aporte y la motivación de ría correcto generalizar indiscriminadamente los este artículo es mostrar que el enfoque económico resultados obtenidos en esta investigación a estos también puede ser útil para estudiar el comporta- casos. Las instituciones de los distintos países son miento de las víctimas. La víctima juega un papel diferentes y además la reforma no necesariamente fundamental para iniciar un proceso judicial, y por lo se implementó con el mismo éxito en todos los paí- tanto, es un actor cuyo comportamiento es impor- ses. En la misma línea, la disminución en la dureza tante investigar. Mientras que la criminología ha de- de los castigos no es un objetivo de la reforma y sarrollado un área especializada en el estudio de las quizás no es algo que ocurra en otros países. víctimas, la victimología, el estudio económico se ha abocado solamente al estudio del comportamiento Un segundo resultado de esta investigación que del criminal. Luego, el valor de esta investigación es también es interesante es la menor probabilidad de que contribuye a la literatura incipiente, y casi inexis- denunciar un robo con fuerza a la vivienda de los tente, en economía que estudia el crimen desde las hogares de menor estrato socio-económico. El inte- víctimas.46
  • V. BIBLIOGRAFÍA Freeman. (1999). The Economics of Crime En Orley Ashenfelter and David Card, eds. Handbook of La-Álvarez Marangunic y Herrera (2007). Impacto de la bor Economics, Vol 3c, chapter 52 (General SeriesReforma Procesal Penal en la población carcelaria del Editors, K. Arrow and M.D.Intriligator) Amsterdam,país, Revista de Estudios Criminológicos y Peniten- Netherlands: North Holland Publishers.ciarios. No.11 pp.117-133 Greenberg, M. S. y Ruback, R. B. (1992). After theAnsoleaga (2006). Determinantes de la delincuen- crime: Victim decision making. New york: Plenumcia en Chile: ¿Mayor crimen en el pasado implica Press.mayor crimen en el presente? Tesis de Magíster deEconomía en la Pontificia Universidad Católica de Hindelang, M.J y Gottfredson, M. (1976). TheChile publicada en el Cuarto Congreso Nacional de victim´s decision to not to invoke the criminal justiceInvestigación sobre Violencia y Delincuencia organi- process. En W.F Mc Donald (Ed), Criminal justice andzado por Fundación Paz Ciudadana y el Instituto de the victim (pp 57- 58). Beverly Hills, CA: Sage.Sociología de la Pontificia Universidad Católica enel 2007. Hurtado, A. y Jüneman, F. (2001). Estudio empírico de penas en Chile. Santiago, Chile: Fundación PazBenavente J.M. y E. Cortés. (2006). Delitos y sus de- Ciudadananuncias. La cifra negra de la criminalidad en Chiley sus determinantes. Documento de Trabajo, 228. Ho. T, N, Lim y Camerer, C. (2005). ModelingDepartamento de Economía, Universidad de Chile. the psychology of consumer and firm behavior with behavioral economics. Levine’s BibliographyBecker, G.S. (1968). Crime and punishment: An eco- 784828000000000476, UCLA Department of Eco-nomic approach. Journal of Political Economy, 76, nomics169-217. Instituto Nacional de Estadísticas. (2003), (2005),Beyer, H. and R. Vergara. (2007). Delincuencia en (2006), (2007), (2008). Encuesta Nacional Urbana deChile: determinantes y rol de las políticas públicas. Seguridad Ciudadana. Disponibles en: www.ine.cl.En Doce propuestas para Chile, Concurso de Políti-cas Públicas, Universidad Católica de Chile. Lasley, J. R. y Palombo, B. J. (1995). When crime reporting goes high-tech: an experimental test ofCarrera y Valdivia (2007). Distorsión y error en la computerised citizen response to crime. Journal ofidentificación de autores por parte de víctimas de Criminal Justice, 23: 519-529.delitos violentos, En el Segundo Simposio Nacionalde Investigación sobre Violencia y Delincuencia por Levitt S. (2002). Using electoral cycles in police hi-Fundación Paz Ciudadana y el Instituto de Sociología ring to estimate the effects of police on crime: reply.de la Pontificia Universidad Católica de Chile. American Economic Review, 92(4), 1244-1250.Di Tella, R y Schargrodsky E. (2004). Do Police Redu- Lundquist, K. (2006). Víctimas: Problemas e insatis-ce Crime? Estimates Using the Allocation of Police facciones. Buenas prácticas e innovaciones. Santiago,Forces after a Terrorist Attack. American Economic Chile: Forja. Serie de Investigación para la Acción.Review, 94(1), 115-33. Mohor, A. y Covarrubias. (2007). El nuevo procedi-Duce, M, Riego C, Vargas, G, Vargas, J.E y Vial, J miento penal en Chile. Ril Editores.(2006). Seguridad ciudadana y reforma procesal pe-nal. Documento publicado por Fundación Paz Ciu- Nuñez J, Rivera J, Villavicencio X y Molina O. (2003).dadana sobre las presentaciones de los autores en la Determinantes socioeconómicos y demográficos delmesa redonda “Seguridad Ciudadana y la Reforma crimen en Chile. Estudios de Economía, 30(1), 55-85.Procesal Penal” 47
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Outlaw, M., Ruback, R. B. y Britt, C. (1999). Repeat Valdivia, C. (2006). Estudio empírico de penas en and multiple victimizations: the role of individual Chile 2006. En Tercer Simposio Nacional de Investi- and contextual factors. Mimeo. Pennsylvania State gación sobre Violencia y Delincuencia por Fundación University, University Park. Paz Ciudadana y el Instituto de Sociología de la Pon- tificia Universidad Católica de Chile. Skogan. W. (1975). Measurement problems in offi- cial and survey crime rates. Journal of Criminal Justi- Vergara, R. (2009). Crime prevention programs: Evi- ce, 1975, 3(1), 17-31. dence for a developing country. Mimeo, Instituto de Economía, Pontificia Universidad Católica de Chile. Symonds, M. (1980, Edición Especial). The second injury to victims. Evaluation and Change, 36-38. Wooldridge, J. (2001). Econometric analysis of cross section and panel data. The MIT Press. ANEXO Tabla 1: Casos terminados en un período menos o igual a 15 meses en el sistema antiguo y en el sistema nuevo.48
  • Tabla 2: Casos con sentencia condenatoria en el antiguo y nuevo sistema de justicia Criminal enun período menor o igual a 15 mesesTabla 3: Tamaño muestral y tasas de victimización. 49
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Figura 1: Duración de penas por delito antes y después de la Reforma Procesal Penal Fuente: Hinojosa y Jünemann (2002) y Valdivia (2006). Anexo teórico 1 - Análisis de la Utilidad de PK1U(0,C, CK,REP))+ (1- PK1)U(0,C,0). Luego, la víctima Denunciar en el Caso en que Hay Represa- denuncia si: lias o Seguros PI [(A-B)]-[U(0,0)- B]> 0 Posibilidad de Represalia: Sea el vector de cos- tos C=(CTD CREP CCS). Este vector está compuesto por Por lo tanto, hay una parte del beneficio que se de- el costo en tiempo y desplazamiento, el costo de la venga con probabilidad PI y un sacrificio que se de- eventual represalia y el costo psicológico. Suponga- venga de todas formas. mos que el costo CK,REP se devenga con probabilidad PK1 si el victimario no es detenido y con probabilidad Seguro: PK2 si es detenido. Por lo tanto, la utilidad de denun- PI [U(B, BJ,SEG ,C)- U(0, BJ,SEG ,C)]-[ U(0,0)- U(0, BJ,SEG ciar es mayor que la utilidad de no denunciar si: ,C)] >0 En este caso, el paréntesis con corchete de la de- PI [PK2U(B,C, CK,REP)+(1-PK2)U(B,C,0)]+(1- PI )[ PK1U(0,C, recha no necesariamente es positivo. Si el seguro CK,REP))+(1- PK1)U(0,C,0)]> U(0,0) paga suficiente puede ser que, independiente de lo que hagan las autoridades, a la víctima siempre le Para simplificar la notación, sea A el beneficio que se convenga denunciar porque el beneficio del seguro devenga si encuentran al delincuente entonces A= hace que U(0, BJ,SEG ,C) > U(0,0) y por definición U(B, PK2U(B,C, CK,REP)+(1-PK1) PK2U(B,C,0). Sea B la desuti- BJ,SEG ,C)> U(0, BJ,SEG ,C)]. lidad que se genera de todas formas, entonces B=50
  • Tabla 4: Estimación probabilidad de denunciar un robo con fuerza a la vivienda. 51
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla 5: Estimación probabilidad de denunciar un robo con violencia e intimidación.52
  • LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR CONTRA LA MUJER:ANÁLISIS DE SUS FACTORES DETERMINANTES.1Pablo Antonio Carvacho Traverso2Abogado, Universidad de ChileMagíster en Sociología, Universidad Católica de ChileResumen junto. Explicaciones psicopatológicas, por un lado, socioculturales por otro y aquellas que dicen rela-La investigación analizó los factores determinantes ción con características a nivel familiar dan cuentade la violencia intrafamiliar (VIF) contra la mujer. del fenómeno desde su óptica sin ser capaces de darEspecíficamente indagó el rol que juega la transmi- una explicación que ordene todas estas hipótesis.sión intergeneracional de la violencia. La hipótesisespecífica fue que ésta opera como el mecanismo En esta investigación se busca dar una respuestaque traslada las creencias culturales y estructuras comprensiva al fenómeno de la violencia intrafamiliarsocioculturales hacia la familia permitiendo además, contra la mujer desde la perspectiva de la transmi-que se perpetúe cuando existen factores de riesgo, o sión intergeneracional de la violencia. La transmisiónante la ausencia de factores protectores. La transmi- puede entenderse tanto desde el hombre agresorsión de la violencia en sus diversas formas fue ana- como desde la mujer víctima. Ambas miradas pue-lizada tanto desde la perspectiva del hombre como den arrojar resultados nuevos a la luz de la forma ende la mujer. Para esto, se utilizaron los datos de la que ambos interactúan. Por ello, la pregunta inicialEncuesta Nacional 2008 de VIF realizada por el Ins- es por los factores determinantes de la violencia in-tituto de Sociología de la Universidad Católica. Con trafamiliar contra la mujer, dentro de los cuales seellos se testearon, a través de una regresión logísti- analizará la transmisión intergeneracional como unca, 8 modelos diferentes, uno general de VIF, uno factor de especial relevancia para entenderla, juntopor cada tipo de violencia: sicológica, física y sexual, con otros factores que han sido considerados comoademás de modelos con interacciones para cada factores de riesgo y de protección.uno de ellos. Los resultados indicaron la relevanciade inhibir dicha transmisión dada la significancia del Por su parte, las investigaciones en torno a la VIF enabuso físico por parte del hombre para cometer vio- Chile3, si bien han realizado extensos análisis des-lencia física, del abuso sexual en la infancia de la criptivos, no han desarrollado un análisis detalladomujer para ser víctima de violencia sexual, así como de los factores determinantes de esta clase de vio-de las creencias de subordinación y la borrachera lencia. La investigación que sigue a continuación separa todos los modelos. propone hacer un análisis inferencial para estudiar los factores determinantes de mayor relevancia enPalabras claves: violencia intrafamiliar, factores de- el contexto chileno. En este sentido, la investigaciónterminantes, transmisión intergeneracional, regre- estudia con mayor detención el factor que los estu-sión logística, divorcio. dios previos encargados por el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), señalan como uno de los facto- res más importantes, a saber, la transmisión interge-I. INTRODUCCIÓN neracional de la violencia.La violencia intrafamiliar (en adelante también VIF) Por esto, el enfoque que se utilizará entiende la vio-ha sido explicada desde diversas perspectivas, nin- lencia no sólo como un hecho aislado sino comoguna de las cuales explica el fenómeno en su con- parte de un ciclo de violencia que empieza en la1. Tesis presentada para obtener el grado de magíster en Sociología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Católica de Chile.2. Calle Luis Thayer Ojeda 553, Providencia, teléfono 56 (2) 2342304, correo electrónico pacarvac@uc.cl.3. Éstos se han basado desde el 2001 en el Protocolo básico del Estudio Multinacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la salud delas mujeres y la violencia intrafamiliar. 53
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia familia de origen y se despliega en la familia pro- contexto familiar (Femicidio en Chile, 2004). pia para seguir con los hijos sucesivamente. De aquí que, como se verá, existan ciertas diferencias con Así, este trabajo tratará el fenómeno entendido estudios previos en la construcción de las variables como VIF contra la mujer definiéndola como aque- dependientes, principalmente porque estos se han lla que ocurre en el contexto privado o familiar por basado en la prevalencia vida de cualquiera de las parte del marido o pareja, sin perjuicio de que a ve- manifestaciones de la violencia en los diversos tipos ces se pueda manifestar en lugares públicos. Esta que ella contiene. Por lo anterior es que esta inves- definición se apoya en algunos datos que señalan tigación no pretende describir todo lo relativo a la que cerca del 70% de las muertes violentas de mu- violencia intrafamiliar contra la mujer sino enfocarse jeres ocurridas en el mundo son perpetradas por sus a determinados factores que conforme a estos estu- maridos, ex cónyuge, novios o convivientes (Informe dios previos se muestran como relevantes. Mundial sobre la Violencia y Salud OMS, 2002). 1. Antecedentes En efecto, los datos comparados a nivel de América Latina4 muestran que tomando en cuenta el nivel de A pesar de que la violencia intrafamiliar puede violencia generalizada contra la mujer es notablemen- entenderse desde la perspectiva de los distintos te superior en otros países de la región en contraste involucrados en ella: niños, mujeres y ancianos, en con Chile donde si bien se presenta como un proble- esta investigación nos centraremos en aquella que ma grave, las cifras son notoriamente más bajas. se ejerce contra la mujer. Esto, no obstante, algu- nas críticas desde cierta literatura que apuntan a Con todo, como se puede observar, aunque Chile se que el concepto de VIF re-invisibilizaría la violencia encuentra debajo de la media de varios de los paí- contra la mujer por reducirla a la esfera privada, ses de la región, no se encuentra tan lejos de ellos. quitándole exclusividad a la mujer a favor de su Asumiendo que en varios de estos países, sobre todo Gráfico 1: VIF en América Latina Fuente: Elaboración propia en base a datos entregados por Isis Internacional: www.isis.cl 4. La medida de VIF tomada en base a la encuesta Nacional del año 2008 difiere de la que utilizará en la investigación. Para efectos comparativos de esta sección tanto con otros países como con las mediciones en años anteriores se ha mantenido la VIF como prevalencia vida.54
  • aquellos ubicados en Centroamérica, la violencia es En base a la Encuesta Nacional sobre Violencia Intra-una cuestión generalizada no sólo contra la mujer familiar realizada para el Ministerio del Interior porsino contra la población en general, los datos de la el Instituto de Sociología de la Universidad Católicarealidad chilena parecen ser un poco más alarmantes de Chile en el año 2008 se observa que en términosporque la VIF en nuestro país se da en mayor medida generales de prevalencia vida, la VIF ha disminuidopuertas adentro, lo que implica un grado mayor de en cerca de 10 puntos en relación a las medicionesdesconocimiento de la verdadera realidad de la vio- anteriores. Por lo mismo, se observa en la evoluciónlencia contra la mujer. de la VIF desde los años 2001 a 2008, una baja ge- neralizada en todos los tipos de violencia y todas susEn cuanto a las implicancias que tiene la VIF, no existe combinaciones, salvo por la violencia del tipo sexualduda sobre la importancia y de la realidad del fenóme- que tiene un leve alza de un punto en relación a lano de la VIF contra la mujer. Conforme a un estudio medición del año 2004.realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo,los costos sociales y económicos de la violencia contra Por otra parte, las denuncias hechas ante Carabineroslas mujeres en Chile ascienden a 650.000 millones de y el Ministerio Público han aumentado. De cerca dedólares. Esto corresponde a un poco más del 2% del 55.000 denuncias que se observaron para el año 2001PIB del año 1996 (Femicidio en Chile, 2004). Asimis- se pasó a 93.000 al año 2008, lo que implica una varia-mo, la encuesta de Desarrollo Humano, del Programa ción porcentual cercana a 50%. Los detenidos por sude las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de parte también aumentaron considerablemente, cercaaño 2009 indica que para 38% de los entrevistados el de 6 veces más, presentándose el año 2008 una subi-combate a la violencia contra la mujer es la principal da significativa en el porcentaje de detenidos por de-medida para mejorar la situación de las mujeres en nuncias. Esto muestra que, aunque ha mejorado, aúnChile y que 28% de los encuestados conoce algún siguen siendo bajas las cifras de persecución policial, locaso cercano de violencia física (Informe de Desarrollo cual puede tener que ver con la capacitación a los agen-Humano en Chile, PNUD, 2010). tes policiales encargados de canalizar estas denuncias. Gráfico 2: Evolución VIF en Chile Fuente: Elaboración propia en base a datos entregados por el Servicio Nacional de la Mujer. 55
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla 1: Evolución de las denuncias y detenciones por VIF Año Nº denuncias Variación Nº Detenciones Variación % detenciones porcentual porcentual por denuncias 2001 55.515 -- 3.499 -- 6 2002 62.206 12 3.385 -3 5 2003 71.724 15 3.050 -10 4 2004 78.900 10 1.695 -44 2 2005 82.596 5 1.932 14 2 2006 81.101 -2 5.898 205 7 2007 90.285 11 10.661 81 12 2008 93.489 4 18.451 73 20 Fuente: Informe de desarrollo humano, PNUD, 2010. Con todo, a pesar de estas tendencias, como ocu- tados empíricos: sobre la salud mental de los mal- rre con los delitos en términos generales no es clara tratadores se ha dicho que no presentan rasgos de la relación de este fenómeno. No es posible afirmar sicopatías (Echeburrúa et al. 2007) o no presentan con certeza si esto ha ocurrido porque han aumen- grandes diferencias respecto de la población general tado los episodios de VIF o si los mecanismos insti- que comete delitos (Calvete, 2008). Además, se ha tucionales, legales y policiales que permiten la de- dicho, asumir una conducta desviada como causa de nuncia se han hecho más eficientes y seguros para la violencia impide conocer los patrones de conducta su realización. Con todo, en base a los datos previos anclados en experiencias de aprendizaje social y las sobre prevalencia de la VIF y debido a la dictación construcciones sociales de lo masculino y lo feme- de la Ley 19.325 (posteriormente modificada, actual nino (Femicidio en Chile, 2004). Respecto a los pro- Ley 20.066) de violencia intrafamiliar el año 1994, blemas con el alcohol y las drogas, éstas parecen ser podemos afirmar que posiblemente se trata de un comunes entre agresores sobretodo como elemen- fenómeno que ha ido visibilizándose cada vez más y to desencadenante de la violencia (Calvete, 2008). por tanto, se ha hecho públicamente más inacepta- Esto último va en concordancia con los estudios de ble, lo que llevado al ámbito familiar se ha traducido prevalencia realizados en Chile los cuales desatacan en una disminución de los casos y la denuncia opor- que más que la ingesta de alcohol, la intensidad de tuna de los mismos. la embriaguez juega un rol esencial como elemento detonante de la violencia (SERNAM, 2002). Este mis- Sin perjuicio de lo anterior, es necesario decir que mo estudio señala que el consumo de drogas aun- así también como ocurre con los delitos en gene- que es levemente más alto en parejas violentas que ral, existe una cifra negra que es posible pensar que no violentas, sigue siendo más bien bajo entre ellas en este tipo ocurre con mayor frecuencia. Esto pasa y no resulta significativo. principalmente porque la VIF generalmente ocurre dentro del espacio privado familiar con lo cual no Otra fuente de explicaciones han sido las que des- existen mecanismos de control social que permitan tacan las condiciones socioculturales como factores contener los hechos. que llevan al hombre a agredir a la mujer. Las hi- pótesis que en este plano se han dado son que la Por su parte, la literatura sobre la VIF contra la mujer violencia busca de manera consciente o no preservar ha enfocado el problema desde distintas ópticas. En la supremacía del hombre; que se trataría de una cuanto a las explicaciones psicopatológicas se inten- afirmación de la masculinidad y una forma de terro- tó en un primer momento comprender el fenómeno rismo que preserva el status quo de género (Caputi desde los trastornos mentales y los problemas con y Russell, 1990.). También se ha señalado que la vio- el alcohol y las drogas de parte de los victimarios de lencia contra la mujer se encuentra anclada en las la violencia. Esta teorías no ha tenido buenos resul- construcciones de poder que ordenan las relaciones56
  • sociales entre hombres y mujeres en virtud del cual lena en este caso o latinoamericana. El problema,los hombres ejercerían mediante la violencia una for- aparte de que no permiten distinguir ni explicitarma de control extremo hacia la mujer. Se trataría en los mecanismos que gatillan la VIF, es que impidendefinitiva de una cuestión de dominación del hom- una mirada de las condiciones socioculturales comobre hacia la mujer (Corporación la Morada, 2004, una “variable” que pueda ser analizada desde losRusso et al., 2006). distintos contextos socioeconómicos. Es la segunda forma de entender las condiciones socioculturales,También, la desigualdad de género se ha mencionado entenderlas como una variable que varía en diversascomo factor determinante de la violencia. Esta estaría unidades como la familia o el barrio, donde estasenraizada profundamente en estructuras de domina- condiciones puedan variar y hacer variar por tanto lación, engranaje social y cultural que buscaría hacer vi- ocurrencia de la VIF.vir a las mujeres en la opresión y en una socializaciónde género violenta y represiva (Carcedo, 2000). En este sentido, desde la perspectiva de las dife- rentes culturas a nivel familiar se ha hablado de laDe una manera menos ideologizada se ha dicho que socialización de género. Como se ha señalado lalas creencias culturales son relevantes a la hora de socialización cumple importantes funciones: entre-entender la violencia doméstica; ésta jugaría un rol ga una definición de nosotros, mismos, del mundoimportante en la percepción y respuesta hacia la VIF. “natural” en que vivimos y de nuestra posición en él,En el contexto de América Latina, la imagen Maria- así como de las relaciones que debemos establecerna ha permitido una creencia en el rol de la mujer en él. Por último la socialización de género alientaentregada a la familia, sumisa, comprensiva (Larraín, ciertas características propias de nuestro sexo y des-1994). Esto, mientras a nivel familiar el hombre es el alienta las que no corresponden (Carcedo, 2000).encargado y responsable de la casa y por tanto se En base a ésta, hombres y mujeres son educadosperpetúan estructuras patriarcales de autoridad. Los conforme a pautas que difieren entre ambos. En elsistemas religiosos servirían de esta forma como justi- contexto latinoamericano es la misma devoción ma-ficación y forma de naturalización de la violencia en la riana que permite la diversa socialización entre hom-construcción de una femineidad que asegura el soste- bres y mujeres. Los niños son educados permitiendonimiento de relaciones patriarcales (Fernández, 2006, la agresividad y las peleas físicas, en tanto las niñas,Femicidio en Chile, 2004). En este sentido los estu- conforme a la imagen de María, son educadas en eldios de prevalencia realizados en Chile no encuentran ideal de maternidad, para la resolución de conflictosdiferencias importantes en las opiniones sobre los ro- de manera no violenta, para la comprensión, la su-les de género ni en la aceptación de violencia física misión, etc. (Larraín y Rodríguez, 1990). En la mismadel hombre a la mujer entre aquellos casos en que línea, se ha señalado que la socialización primariaexiste violencia y aquellos en que no existe (SERNAM que se da en la familia permite el uso de la violencia.Los Lagos, 2002 y con mayores diferencias pero aún En la medida que se asocia el amor y la violencia,bajas SERNAM RM y Araucanía, 2002). quienes aman al niño son aquellos que también lo castigan y golpean de lo cual se sigue una legitimi-Sin perjuicio de su indiscutible valor, estas explicacio- dad frente al uso de la violencia en el contexto fami-nes no dan cuenta del fenómeno en su completitud. liar. Así, se asienta la idea de que quienes te quierenEn este punto, cabe distinguir entre las condicio- pueden ser también quienes te castigan o golpean ynes socioculturales de una sociedad o de una gran que existen casos en que la violencia por amor pue-comunidad y aquellas que se dan dentro de una de estar completamente justificada (Straus, 1980;familia o de una pequeña comunidad. Cuando se 1990, Larraín, 2004).habla de las condiciones culturales de una sociedades posible objetar que si estas ideas bastaran, todos Esta perspectiva desde la familia permite entender lalos hombres serían maltratadores, es decir, fallan en VIF como fenómeno que se transmite de generaciónespecificar por qué estas condiciones culturales gati- en generación frente a los cuales los factores de ries-llan la VIF en algunos casos y en otros no. go y de protección se ven enfrentados alentando la violencia o suavizándola en sus consecuencias. ConSu dificultad está en que estas teorías entienden las todo, no explican en su totalidad como éstas se en-condiciones socioculturales como una constante de garzan con las condiciones culturales estructurales.las sociedades donde hay violencia, ya sea la chi- 57
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Por último, una perspectiva que agrupa en cierto violencia contra la mujer como un ciclo de experien- modo todas las anteriores son aquellas que dan ex- cias de violencia que se pueden entender relevantes plicaciones multicausales a nivel individual (víctimas tanto por su frecuencia como por su intensidad. de abuso), cultural (desigualdad de género), familiar (nivel socioeconómico (NSE), hacinamiento, organi- 2. Describir los factores determinantes de la VIF con- zación jerárquica), comunitario (pobreza). Estas in- tra la mujer. Esto busca delimitar las variables signi- vestigaciones buscan identificar los factores de ries- ficativas para entender el fenómeno de la violencia. go que confluyen en la violencia intrafamiliar contra Frente a una diversidad de teorías resulta indispen- la mujer y en los casos de femicidio, sin embargo, no sable señalar los factores más importantes y estudiar son capaces de dar una comprensión adecuada al fe- cómo se comportan a la luz de los diferentes niveles nómeno; generalmente son estudios que prescinden socioeconómicos. de un marco teórico que de cuenta de los alcances y factores de fenómenos de la VIF en su conjunto y 3. Analizar la transmisión intergeneracional de la reunen sin una mirada comprehensiva, un conjunto violencia y determinar cómo opera tanto desde la de variables explicativas (Toufique, 2007, Campbell perspectiva del hombre como de la mujer, con lo et al, 2003). cual podremos corroborar la importancia que en otros estudios se le ha dado a la transmisión como De aquí que resulte importante la transmisión inter- factor esencial. En este sentido, ver cómo influye generacional de la violencia como mecanismo que ésta en las vivencias y comportamientos de hombre vincula condiciones socioculturales con culturas fa- y mujer puede ayudar a esclarecer ciertas formas di- miliares arraigadas y que permiten consolidar un ci- ferenciadas de desarrollo que pueden tener los tipos clo de violencia dentro de las familias o que de otra de violencia. forma perpetúa una socialización de género marca- damente asimétrica o jerarquizada entre los sexos. 4. Analizar las diferencias posibles de estos facto- La transmisión a su vez se puede verificar cuando res por separado para cada tipo de violencia: sico- se ha sido víctima de violencia o cuando se ha sido lógica, física y sexual. Tomando en cuenta que las testigo de ella. Por eso, tanto hombre como mujer prevalencias de los diferentes tipos de violencia son pueden sufrir las eventuales secuelas de la transmi- diferentes y que los factores determinantes pueden sión de la violencia tanto en el rol de victimario del ser diversos para cada una de ellas, es que resulta hombre como en el de víctima de la mujer. En efecto necesario separar el análisis para cada uno de los los estudios de prevalencia en Chile (SERNAM RM tipos de violencia y ver la manera diferenciada de y Araucanía, 2002, Antofagasta 2004) indican altos comportarse que pueden tener. niveles de victimización, es decir, parte de lo apren- dido es la tolerancia al maltrato, fenómeno que po- Por otro lado, a partir de la distinción entre violen- dría explicar los niveles altos de cifra negra entorno cia estructural y violencia directa, (Larraín, 1994) es a este delito. Es por ello que una gran parte de las posible entender que existe un mecanismo que per- mujeres agredidas no denuncian los hechos y cerca mite que la VIF se traslade de una esfera social y de 30% de quienes han sufrido la VIF nunca lo han cultural (violencia estructural) a la esfera íntima de hablado con nadie (Larraín, 1994). la familia (violencia directa). La violencia estructural es la que sirve de base a la directa, es la que influye en las pautas de socialización que llevan a agredir en 2. Objetivos e hipótesis el ámbito familiar. Esta última tiene dentro de varias manifestaciones a la violencia doméstica o intrafa- En base a lo anterior y el planteamiento del proble- miliar pero también puede darse en el ámbito labo- ma señalado los objetivos de la presente investiga- ral, en los medios de comunicación, entre otros. ción son los siguientes: De esta forma, la transmisión intergeneracional ope- 1. Describir la prevalencia de la VIF contra la mujer ra como el mecanismo que traslada las creencias cul- en Chile. Esto permitirá analizar la situación actual turales y estructuras socioculturales hacia la familia de la VIF en Chile, comparar su evolución en relación permitiendo además, que la violencia se perpetúe a años anteriores y probar una construcción de la en las familias de quienes sufrieron, viendo o escu- variable de VIF que sea rigurosa en dar cuenta de la chando los episodios de violencia. En torno a este,58
  • los otros factores a nivel individual y familiar como laeducación, el nivel socioeconómico, la embriaguez,entre otros, actúan como factores de riesgo o pro-tección según se presenten en altas o bajas tasas.Figura 1: La transmisión intergeneracional como mecanismo que traslada la violencia. VIOLENCIA ESTRUCTURAL (Explicaciones socioculturales) TRANSMISIÓN INTERGENERACIONAL VIOLENCIA DIRECTA Violencia doméstica Factores de riesgo y protección (Explicaciones a nivel familiar, individual, comunitario) Fuente: Elaboración propia.En base a lo anterior, se sostienen como hipótesis 3. La transmisión intergeneracional se facilita enespecíficas las siguientes: contextos de pobreza por las condiciones de po- breza. Tal como lo demuestran todos los estudios1. La trasmisión intergeneracional es un factor de- de prevalencia en Chile, existen ciertas condicionesterminante de relevancia para entender la VIF contra de la pobreza que la hacen más susceptible de serla mujer. Opera como mecanismo que permite que transmitida. Dentro de éstas se encuentra la ausen-las condiciones culturales que alientan la VIF contra cia de educación, la cual impide superar creenciasla mujer se trasladen al nivel de la familia y de gene- que propician la VIF asentadas desde la socializaciónración en generación. temprana que se da en la familia.2. La transmisión intergeneracional es un factor quese presenta transversalmente puesto que la posibili-dad de que en el seno de una familia se den estos II. METODOLOGÍAhechos viene dada por una cultura que fomenta la a. Datos y tipo de análisis estadístico. Los modelosdesigualdad de género y promueve conductas ma- se testearán mediante regresiones logísticas. Se pro-chistas, base de violencia estructural que está dada barán 8 modelos diferentes: un modelo general máspara todos por igual. otros tres modelos con las mismas variables, pero para cada tipo de violencia: sicológica, física y sexual 59
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia por separado. Además, para cada uno de ellos, se un índice sumatorio simple en donde se dicotomiza- testeará un modelo paralelo con las respectivas in- ron las respuestas muy de acuerdo y en desacuerdo teracciones. como presencia de subordinación. b. Fuente de datos. Encuesta a nivel nacional de A partir de la pregunta sobre los factores relacio- violencia intrafamiliar. División de Seguridad Ciuda- nados con la transmisión intergeneracional de la dana del Ministerio del Interior - Instituto de Socio- violencia (pregunta 108 del cuestionario), se elabo- logía Pontificia Universidad Católica. Cuestionario raron un conjunto de variables dicotómicas de ex- VIF contra mujeres. 2008. Esta encuesta se realizó a periencias de violencia tanto para el hombre como 1109 mujeres entre 15 y 59 años de edad. para la mujer: un índice de experiencias de violencia de la mujer cuando niña, una variable de abuso físi- c. Selección de variables. La variable dependiente co de la mujer cuando niña y una variable de abuso de violencia intrafamiliar se construyó consideran- sexual de la mujer cuando niña. También se cons- do la prevalencia año, como se señaló se buscó una truyeron variables de experiencia para el hombre, medida que diera cuenta de la vivencia de un ciclo un índice de experiencias de violencia de la pareja de violencia ya sea por intensidad, frecuencia o la y una variable de abuso de la pareja cuando niño. concurrencia de ambas características en la VIF. Lo Es importante notar que estas últimas variables res- mismo se hizo para todas las manifestaciones de pecto de la pareja corresponden a lo que la mujer cada uno de los tres tipos de violencia (se adjunta cree o sabe respecto de su pareja y no son datos detalle en tabla 3 del anexo). Con estas tres variables de respuestas directas del hombre. Estas variables de se construyó un índice sumatorio simple general de experiencias de violencia nos permitirán dar cuenta violencia intrafamiliar con el que se midió el mode- de la dinámica y medida en que opera la transmisión lo general de la investigación. En paralelo se cons- en los casos de VIF. Por último, se consideró una va- truyeron también como índices sumatorios simples, riable de presencia de borrachera en el hombre. Lo medidas de violencia para cada uno de los tipos de relevante en este aspecto es más que la frecuencia violencia sicológica, física y sexual. de la ingesta, la intensidad de la misma. Por ello, se tomó una pregunta específica que decía relación En cuanto a las variables independientes, en primer con la intensidad de la embriaguez (pregunta 47 del lugar, se seleccionaron un conjunto de variables cuestionario) con la que se construyó una variable sociodemográficas de la mujer, específicamente su dicotómica para lo cual se entendió que existía pre- edad, nivel socioeconómico y el nivel de educación. sencia de borrachera cuando la mujer había presen- Éstas permiten testear cómo operan los factores de ciado mareado o borracho a su marido la mayoría de protección o en el caso de presentarse en niveles los días o semanalmente. bajos, cómo operan los factores de riesgo de la VIF en la mujer. La variable de nivel socioeconómico se En base a estas variables se testearon algunas inte- construyó de manera categórica: medio bajo, medio racciones entre ellas: el nivel educacional y el nivel y medio alto, y las otras dos restantes, edad y edu- socioeconómico de la mujer con sus propios niveles cación como variables escalares. Por limitaciones de de experiencias de violencia (las experiencias de vio- la fuente de datos no fue posible contar con varia- lencia y la transmisión puede alentarse o inhibirse bles sociodemográficas del hombre, variables como según los niveles educacionales y sociales de quien la edad de la pareja ni el nivel socioeconómico ni la padece). También en base a la evidencia señala- educacional del hombre. Estos últimos dos datos se da más arriba se hizo interactuar las experiencias de encontraban disponibles para el jefe de hogar pero violencia de hombre y mujer para testear si existen no era posible asumir que el hombre era el jefe de mayores probabilidades de que parejas con mismos hogar de esas familias. historiales de violencia creen vínculos. Finalmente, se hizo lo mismo con la transmisión del hombre y la Además, se incluyó un índice subordinación de la presencia de la borrachera bajo el supuesto de que mujer con el cual se busca observar las creencias cul- el alcohol puede promover ciertas actitudes de vio- turales a nivel individual o de relación de pareja que lencia que no se tendrían sin el efecto del alcohol. facilitan la VIF. Este índice se elaboró a partir de una pregunta sobre factores relacionados con el género (ver tabla 4 del anexo). En base a estas se construyó60
  • Modelo generalIII. RESULTADOS SERNAM. Esto se debe a dos cuestiones: Primero, la prevalencia señalada es durante el último año, a dife-a. Descripción de la VIF contra la mujer en Chile. rencia de la manera en que se mide la presencia deEn cuanto a la prevalencia de la violencia intrafamiliar VIF que generalmente toma como medida la presen-contra la mujer en Chile, 16,6% de las mujeres han cia de un episodio durante cualquier etapa de la vidavivido un episodio de VIF durante el último año por por parte de la pareja. Además, en segundo lugar, separte de su pareja actual, en cualquiera de sus tipos y trata de una medida más exigente de VIF. Como esmanifestaciones. Como se puede observar en base a posible ver en la tabla 3 del anexo se descartaron ma-los datos entregados en torno a la evolución de la VIF nifestaciones débiles de violencia sicológica y física,en los últimos años, ésta difiere enormemente en la como por ejemplo, el hecho de haberla hecho sentirproporción de mujeres afectadas en comparación con mal o darle una bofetada una vez.los informes hechos por diversas instituciones para el 61
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico 3: Prevalencias año VIF y por tipos Fuente: Elaboración propia. Lo anterior tiene como razón que se ha tomado una Figura 2: Diagrama entrelazamiento tipos de medida de VIF que dé cuenta de un verdadero ci- VIF clo de violencia y no de casos aislados. Lo que nos interesa para los efectos de esta investigación es la Violencia Sicológica idea de una vida bajo la violencia y las consecuentes Violencia Sexual variables tanto en las experiencias de la mujer como Violencia Física del hombre que puedan explicar dichas manifesta- ciones. Por las mismas razones, los tipos de violencia en sus distintas manifestaciones variaron claramen- 44,5% te. Así, ocurre sobre todo con la violencia sicológica que en base a la exclusión de manifestaciones que no daban cuenta de un ciclo de violencia, disminuye 7,8% a 14,6% en su prevalencia año. Algo similar ocurre 16,3% con los otros dos tipos aunque no de manera tan 18,7% 6,0% radical como con la violencia sicológica. En estos 0,0% casos, la prevalencia fue de 7% y de 5,1% para la violencia física y sexual, respectivamente. 6,6% Por otro lado, al analizar cómo se entrelazan los tres tipos de violencia podemos observar conforme a los datos del diagrama que del total de casos que re- Fuente: Elaboración propia. portan haber sufrido violencia intrafamiliar 44,5% sufrió exclusivamente de violencia sicológica, mien- violencia sexual y física exclusivamente; ésta siempre tras 6,6% y 6,0% lo hicieron sólo de violencia física está acompañada de la violencia sicológica o de la y sexual respectivamente. Por el contrario 16,3% sicológica y física en conjunto. reportó haber sufrido de todos los tipos de violencia durante el último año. En cuanto a los tipos de vio- En relación a las características socioeconómicas, lencia que se presentan acompañados solo por otro partiendo por los niveles de educación es se desplie- tipo, se puede advertir que 18,7% de los casos que ga más bien de manera uniforme para todos los ni- reportan VIF son de aquellos en que se es víctima veles sin que haya variación entre ellos salvo para la tanto de violencia sicológica como física y el 7,8% educación superior donde el porcentaje de mujeres de violencia sicológica y sexual. No existen casos de con que reportan VIF es menor a los otros niveles.62
  • Gráfico 4: Distribución VIF según educación Fuente: Elaboración propia.Algo similar ocurre en la distribución de la VIF en los la VIF se presenta de manera transversal aunque conNSE. Existe una distribución más o menos similar tra- un mayor porcentaje de casos en niveles socioeconó-tándose de niveles medio – altos y medios. No obs- micos medios-bajos. En este caso, de todas formas, latante ello, para los niveles medios – bajos se reporta diferencia parece aún mayor, lo cual puede deberseuna mayor cantidad de casos que han sufrido de VIF. en parte a la construcción de la variable dependiente,Esto, como ya se ha dicho, tiene que ver con los fac- que, como se señaló, busca trabajar con casos seriostores que permiten que la VIF contra la mujer se faci- donde es posible afirmar un ciclo de violencia o viven-lite en contextos de pobreza. Como bien lo dicen los cias fuertes de vivencia de VIF.datos previos a los que sirven de base a este estudio, Gráfico 5: Distribución de la VIF según NSE Fuente: Elaboración propia. 63
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Donde también es posible en principio observar una relación clara es en la presencia de borrachera de parte de la pareja. Al respecto no es la sola ingesta de alcohol sino la intensidad de la ingesta lo que resulta relevante para la ocurrencia de la VIF. Especí- ficamente el hecho de estar borracho es lo que pue- de detonar el episodio de violencia. Como se ve del gráfico hay una clara diferencia de presencia de VIF entre aquellos casos que presentan y no presentan episodios de borrachera. Los casos de violencia au- mentan de 12,8% a 40% cuando existe un marido que se emborracha, cifra que va en concordancia con los estudios previos que señalan la borrachera como un elemento desencadenante. Gráfico 6: Distribución de la VIF según presencia de la borrachera Fuente: Elaboración propia. Como se ha señalado más arriba la VIF tiene que la madre. Para todos estos, los datos muestran un ver tanto con las experiencias del hombre como de aumento de los episodios de VIF cuando la variable la mujer. En este sentido, la historia personal de la que facilita la transmisión está presente. Donde qui- mujer va permitiendo un contexto facilitador de la zás es más claro es en la variable de abuso sexual y violencia. Las experiencias de transmisión de violen- físico de la mujer cuando niña donde la presencia cia se pueden presentar de distintas formas, ya sea de estas experiencias hace aumentar los casos de porque se fue víctima de abuso físico o sexual o por- mujeres que reportan violencia de 20 y 12 puntos que además se fue testigo de violencia en contra de porcentuales, respectivamente.64
  • Gráfico 7: Distribución VIF según variables de experiencias de violencia de la mujerFuente: Elaboración propia.Junto con esto, es clara la diferencia respecto a las relaciones importantes. Mientras para los casos decreencias que dan cuenta de una mirada de sub- hombre que señalan no haber vivido experiencias deordinación de la mujer respecto del marido. En la violencia hacia su madre el porcentaje de ellos quemedida que aumenta el puntaje en las creencias de comete VIF es de 12%, para aquellos que sí tuvieronsubordinación, aumentan los casos de mujeres que esas experiencias, el porcentaje aumente considera-reportan haber sufrido violencia intrafamiliar. A la blemente a 26,9%. En el mismo sentido, dentro devez, cuando existen menores creencias de subordi- los hombres no abusados físicamente el 11,8% denación, los casos de VIF disminuyen. ellos son abusadores de sus parejas, porcentaje que se incremente a 31,3% cuando se trata de hombresDesde las experiencias de violencia de la pareja de que fueron abusados físicamente.la mujer también existen resultados indicativos de 65
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico 8: Abuso físico y violencia en la infancia Fuente: Elaboración propia. b. Análisis general del modelo. El análisis de regre- tre la prueba de Hosmer y Lemeshow y la de Like- sión logística permitirá testear la relevancia de los lihood Ratio. En este caso se optó por mantener el factores determinantes que se han visto a partir del modelo atendido la evidencia de la literatura que análisis descriptivo. indica que las variables de experiencias de violencia en la pareja son relevantes para la concurrencia de Salvo por el modelo de violencia sexual, en ninguno violencia física contra la mujer. En cuanto a la inter- de los restantes modelos de interacción resultó ser pretación de los modelos en general, la capacidad significativa la inclusión de las nuevas variables por predictiva de ellos gira en torno al 20%, salvo para lo cual se descartó su interpretación. Los modelos el modelo de violencia sexual con una capacidad de violencia sin interacciones resultaron ser signifi- predictiva del 15%. Estos miden correctamente en- cativos con la salvedad de que para el caso del mo- tre 84% y 95% de los casos, siendo el modelo de delo de violencia física las pruebas de adecuación violencia sexual el que estima un porcentaje mayor del modelo indicaron resultados contradictorios en- de casos correctamente. Interpretación modelos Violencia Violencia Violencia Violencia Violencia General Sicológica Física Sexual Sexual (Interacciones) Sig. 0,00 0,00 0,00 0,00 0,03 R cuadrado de nagelkerke 0,20 0,22 0,19 0,16 0,19 Hosmer y Lemershow 0,39 0,71 0,00 0,52 0,64 Porcentaje de estimación correcta 84,00 86,00 93 95,1 94,9066
  • En base a las pruebas de colinealidad (ver tabla 5 del c. Interpretación de los modelos. Conforme aanexo) se descartó la variable de nivel socioeconó- lo anterior, los modelos a testear quedaron construi-mico. Esta variable de NSE se encuentra construida dos como se ve a continuación:a través de dos componentes uno de los cuales esel nivel educacional por lo que se incluyó solamenteesta última variable. Resultados modelos - Exp (B) Violencia Violencia Violencia Violencia Violencia general sicológica física sexual sexual (Interacciones) Edad 0,98** 0,98** 0,99 0,99 0,98 Educación 1,03 1,05 1,22** 1,18 1,52** Índice de experiencias de violencia de la mujer 0,94 0,91 0,86 1,07 7,36** Abuso físico de la mujer e su niñez 1,22 1,36 1,16 0,97 0,91 Abuso sexual mujer en su niñez 2,94** 2,83** 1,49 2,2** 2,42** Índice de subordinación 1,24** 1,22** 1,29** 1,65** 1,64** Índice de experiencias de violencia de la pareja 1,51* 1,61** 1,98** 1,24 0,59 Abuso físico pareja en su niñez 2,23** 2,4** 2,0** 2,09** 2,29** Presencia borrachera pareja 4,06** 4,26** 6,16** 3,58** 5,4** Interacción experiencias de violencia mujer con su nivel educacional - - - - 0,50** **Sig. al 0,05, *Sig. al 0,11. Distribución de las variables. como primera conclusión, que la ocurrencia de la VIFEn términos generales, en cuanto a la distribución depende tanto de las características que concurrende las variables entre la pareja y la mujer, se puede en el hombre como aquellas que se evidencia en laafirmar que estas concurren uniformemente para mujer, siendo por tanto factores de ambos, aunquecada uno de los modelos. En el caso de las variables más consistentemente los del hombre, los que per-relacionadas con la mujer, cinco variables resultan miten que se produzca la violencia.significativas en alguno de los modelos: edad, edu-cación, haber sido abusada sexualmente, experien- 2. El modelo de VIF general.cias de violencia y la presencia de subordinación, En este modelo son seis las variables que resultansiendo esta última la más consistente en todos los significativas: la edad, abuso sexual mujer en su ni-modelos, al igual que la de abuso sexual de la mujer ñez, el índice de subordinación, las experiencias deen su niñez, salvo para el caso de la violencia física. violencia de la pareja, el abuso físico pareja en suRespecto a las variables del hombre, las tres variables niñez y la presencia borrachera en la pareja.consideradas resultan ser significativas en todos losmodelos salvo por la de experiencias de violencia en En cuanto a la edad se puede afirmar que un año mássu infancia para el caso de la violencia sexual. de edad de la mujer disminuye las chances de sufrir VIF en 2%. Una mujer menor por tanto en una rela-Al analizar los modelos específicos, se observa que ción de pareja tiene mayores probabilidades de sufrirtanto en el modelo general de VIF así como para violencia que otra en una relación más adulta. Con-todos los tipos de violencia, la distribución entre es- sistentemente con otros estudios la edad es relevantetas es más o menos similar, lo que permite afirmar, pero aún queda por determinar cómo se comporta 67
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia la edad en relación a la edad de su pareja, esto es, si violencia física. Como se señaló, una mujer que su- es la sola edad de la mujer lo relevante o más bien la frió de abusos sexuales en su niñez tiene una chan- brecha de edad de la pareja lo que puede resultar en ce 2,94 veces mayor de sufrir VIF que una mujer no una relación subordinada facilitando la violencia. Este abusada sexualmente en su infancia. Esta chance punto no fue posible de determinar en esta investiga- se mantiene casi igual (la chance es de 2,83 veces) ción por las limitaciones en los datos. para la violencia sicológica. Finalmente para el caso de la violencia sexual una mujer que sufrió de abu- Asimismo, una mujer que sufrió de abusos sexuales sos sexuales en su niñez tiene una chance 2,2 veces en su niñez tiene una chance 2,94 veces mayor de mayor de sufrirla que una no abusada sexualmente sufrir VIF que una mujer no abusada sexualmente en en su infancia. su infancia. Como se verá, esta variable resulta rele- vante también para el caso de la violencia sicológica Siguiendo con el análisis de las variables relaciona- y sexual. Además, en este modelo el aumento de un das a la mujer, la edad como factor de riesgo sólo punto en el grado de subordinación por parte de la se mantiene significativa para el caso de la vio- mujer aumenta las chances de sufrir VIF en 24%, lencia sicológica y de la misma manera que para porcentaje que resulta consistente en los otros mo- la VIF en general: un año más de edad de la mu- delos y con la misma fuerza, salvo para el caso de la jer disminuye las chances de sufrir VIF sicológica violencia sexual donde el un punto más en el índice en 2%. Las mismas consideraciones mencionadas casi triplica esta probabilidad. respecto de las brechas de edad son aplicables a este tipo de violencia. En cuanto a las características del hombre, una mujer con una pareja con experiencias de violencia en su A su vez, así como lo han demostrado los estudios infancia tiene una chance 1,51 veces mayor de sufrir de prevalencia en Chile, la educación es una variable VIF que una mujer sin una pareja con esas experien- significativa: un punto más en el índice de educación cias, chances que aumenta cuando la mujer tiene disminuye las chances de sufrir VIF física en 22%, re- una pareja o marido que fue abusado físicamente sultando ser significativa sólo para este modelo junto a una chance 2,23 veces mayor de sufrir VIF que con el modelo de violencia sexual con interacciones. una mujer con una pareja no abusada. Finalmente, En este último, el efecto de la experiencia de violen- las chances suben de manera importante cuando la cia de la mujer sobre las chances de experimentar mujer tiene una pareja que se emborracha intensa- VIF sexual son 5% menores cuando la mujer tiene mente. En este caso tiene una chance 4,06 veces un punto más en la escala educacional, es decir, una mayor de sufrir VIF que otra que no tiene una pareja mujer con un punto más en la escala de educación que se emborrache de esa manera. Esta última varia- y que ha tenido experiencias de violencia de su ma- ble de borrachera, consistente en todos los tipos de dre tiene una chance de sufrir VIF sexual 0,5 veces o violencia da cuenta de una factor desencadenante 5% menor en relación a otra que no ha tenido esas y contextual a diferencia de las otras que dicen re- experiencias y que no tiene ese nivel educacional, lación con factores arraigados en la historia de vida lo que quiere decir que la educación opera como de la pareja. factor protector frente a experiencias de violencia de la mujer en su infancia, esto es, mientras más educa- 3. Los modelos específicos. ción se tenga, menos susceptible se es a la influencia En los modelos de los distintos tipos de violencia la de dichas experiencias. única variable que no resulta significativa en ningún caso es la variable de abuso físico. Que no sea signi- Finalmente, la última de estas variables tiene que ver ficativa para la violencia física sobretodo es llamati- con las creencias culturales de la mujer. Las expresio- vo. Esto puede deberse a la falta de distinción en la nes de subordinación por parte de la mujer permi- intensidad y frecuencia del abuso físico por lo que se ten explicar la ocurrencia de la violencia intrafamiliar. incluye dentro de mismos casos respuestas afirma- Así, el aumento de un punto en el grado de subordi- tivas que corresponden a casos leves y aislados con nación aumenta las chances de sufrir VIF sicológica casos de abuso físico grave y frecuente. en 22%, porcentaje que aumenta para el caso de la violencia física aumenta a 29% y sube drásticamen- Sí resulta significativa la variable de abuso sexual te para el de la violencia sexual a 65% de chances. de la mujer para todos los modelos salvo para el de68
  • En cuanto a las variables de la pareja para los mode- IV. CONCLUSIONESlos específicos de violencia, las experiencias de vio-lencia de la pareja, es decir, si vio o escuchó, sufrir a. Los factores determinantes más relevan-violencia hacia su madre, los resultados indican que, tes para entender la VIF. Desde los resultadosal igual que para el modelo general, tanto para la de la regresión logística, se puede ver que las va-violencia sicológica como para la física las experien- riables del hombre y de la mujer concurren juntascias se transmiten de la familia de origen a su fami- en todos los modelos. Esto resulta relevante porquelia. De esta forma, una mujer con un marido con señala que su ocurrencia no viene exclusivamenteexperiencias de violencia perpetradas sobre su ma- determinada por un victimario especialmente procli-dre tiene una chance 1,61 veces mayor de sufrir VIF ve ni por una mujer con condiciones específicas sinosicológica que una mujer sin un marido con esas ex- que las características de ambos es lo que permiteperiencias. Esta probabilidad aumenta a una chance se facilite la violencia. A pesar de esto, al contrariode 1,98 veces tratándose de violencia física. El hecho de lo esperado, para el modelo de violencia general,de tener una pareja que vio o escuchó sucesos de las variables que darían cuenta de la dimensión deviolencia no resulta ser significativo para el caso de victimización de la mujer no resultan ser todas signi-la violencia sexual, lo cual indica que para este tipo ficativas. Respecto del hecho de haber presenciadode violencia los factores determinantes pueden te- violencia hacia su madre no parece ser un factor de-ner que ver con otras consideraciones de contexto terminante para sufrir violencia en el futuro. Lo mis-(la borrachera) así como con condiciones de la mu- mo puede decirse del hecho de haber sufrido abusosjer (haber sido abusada sexualmente y sus creencias físicos en la infancia.culturales conforme al índice de subordinación). En este sentido parecen ser más explicativas el abusoPor último, de los resultados se puede observar tres sexual en la infancia y las creencias de subordinaciónvariables robustas que se expresan como relevantes de la mujer. Salvo para el modelo de violencia físicaen todos los tipos de violencia. La primera de ellas es respecto de la variable de abuso sexual de la mujerel índice de subordinación. Para todos los modelos en la infancia, ambas concurren en todos los mo-este índice, que da cuenta de creencias culturales delos. Siendo esto así, se pone de manifiesto quepor parte de la mujer que la ponen en una relación la violencia también tiene que ver con los gradosjerárquica en relación a su pareja, resulta relevante. de aceptación de la mujer. Esto puede deberse tan-Así, el aumento de un punto en el grado de subor- to por la normalización de la violencia en base a ladinación aumenta las chances de sufrir VIF en 24%. socialización dada dentro de la familia como por laEste porcentaje se mantiene más o menos estable ausencia de mecanismos institucionales para denun-para la violencia sicológica (22%) y para la física ciar y romper los vínculos de familia que sostienen y(29%) y aumenta notablemente en el caso de la vio- reproducen la violencia. Ambos aspectos deben serlencia sexual (65%). Luego está la variable de abuso objeto de medidas que alerten y eduquen entorno afísico de la pareja en su infancia. Cuando la mujer la violencia dentro de la familia.tiene una pareja que fue abusada cuando niño tieneuna chance 2,23 mayor de sufrir VIF, la que aumenta Desde la óptica de las variables de la pareja en losa 2,4 veces para el caso de la VIF sicológica respecto modelos específicos de violencia, se puede afirmara una mujer con un marido no abusado. Esta chance que la violencia se transmite desde la familia de ori-es de 2 veces y 2,09 tratándose de violencia física y gen del hombre hacia su familia actual. Esto quedasexual respectivamente. Por último, una mujer con de manifiesto para todos los tipos de violencia desdeun marido que se emborracha intensamente tiene la variable del abuso físico de la pareja y para la vio-una chance 4,26 veces mayor de sufrir VIF sicológica lencia sicológica como para la física tratándose deque otra sin un marido que se emborrache de esa las experiencias de la violencia. Así, cabe afirmar unamanera. Estas chances aumentan a 6,16 veces para estrecha relación entre las experiencias del hombreel caso de la violencia física y luego disminuye a una y los hechos de violencia, lo que demostraría que lachance 3,58 para el caso de la violencia sexual. transmisión de la violencia en el seno de la familia efectivamente pasa a ser el factor determinante de mayor relevancia para la ocurrencia de VIF. La consis- tencia de estas en todos los modelos daría cuenta de una relación esencial. En este sentido, esta evidencia 69
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia muestra que si bien no cabe afirmar la dependencia una forma de operar en cada uno de los tipos de de la violencia a condiciones específicas a un género violencia. Si bien por las limitantes de este estudio, u otro, existe un peso relativo mayor a las condicio- sobre todo en cuanto a la necesidad de estudiar las nes del hombre siendo la vivencia de abuso físico el brechas entre las parejas, no es posible un análisis antecedente y la borrachera el factor de contexto acabado, se puede afirmar que existen diferencias más importante para que exista VIF. en los factores de cada violencia en cuanto a la con- tribución de la mujer o de su pareja a la ocurrencia De lo anterior y conforme a los datos que se ana- de la violencia. Esto, en ningún caso busca eximir lizaron más arriba quedó en evidencia un trío de de responsabilidad al hombre que abusa de la mu- variables robustas que muestran un sentido en jer, sino dar cuenta de ciertas confluencias entre las que se configura la violencia. Estas dan cuenta de parejas que facilitan la ocurrencia de la VIF. En este 3 consideraciones generales que permiten explicar sentido, las diferencias entre la violencia física y la su ocurrencia. Por un lado se encuentra el índice de sexual parecen ser las más destacables. subordinación, la manifestación concreta de las ex- plicaciones socioculturales, que se generalmente se En la violencia física se observa un peso mayor en adjuntan como explicación a la actuación del hom- las variables de la pareja para la violencia física. En bre o de la sociedad en su conjunto. En este sentido, esta, ninguna de las tres variables de experiencias los datos muestran que estas explicaciones se ponen de violencia de la mujer en su infancia resultan ser en juego más bien en la mujer que en el hombre. significativas. Sólo la educación como factor protec- tor queda de manifiesto, lo cual puede tener que Lo que haría que el hombre despliegue acciones de ver con la existencia de mayores herramientas que violencia serían sobre todo las experiencias aprendi- permiten una comunicación o resolución de pro- das de maltrato físico en su infancia. Cuando am- blemas no física. Por el contrario, las experiencias bas condiciones se encuentran, es más probable del hombre tanto si vio, escuchó o sufrió violencia la ocurrencia de la violencia en cualquiera de sus en su niñez son significativas. La presencia de bo- manifestaciones, física, sicológica o sexual. En este rrachera tiene, en comparación al modelo general momento es cuando la presencia de otras variables de VIF y a los modelos específicos de violencia, una permite que se despliegue una u otra de estas vio- importancia mayor elevando las chances de sufrir lencias. La edad y las experiencia de violencia sexual violencia física. Esto pareciera demostrar que tanto permiten explicar mejor la violencia sicológica, la las experiencias del hombre como un contexto de (falta) de educación hace la propio para el caso de embriaguez intensa son los principales factores para la violencia física y el abuso sexual en la infancia de la ocurrencia de la violencia física. la mujer resulta ser un factor determinante para ex- plicar la violencia sexual. En todos estos casos, que Por el contrario, las experiencias indirectas de vio- dan cuenta de dos condiciones, una arraigada en la lencia, ver o escuchar, de parte de la pareja de la mujer (las expresiones de subordinación), otra, en el mujer, no son relevantes a la hora de medir la vio- hombre (experiencias de abuso físico), la borrache- lencia sexual. Aquí por su parte, si es relevante la ex- ra se desenvuelve como factor que desencadena la periencia de abuso sexual de la mujer, lo que no era violencia. Se trata de una variable contextual que fa- relevante en la violencia física, lo que permite afir- cilita que ocurra cualquiera de los tipos de violencia mar que el efecto victimizador de las experiencias de en análisis. abuso sexual sufridas por la mujer en su infancia en este caso son de mayor importancia. Esto es consis- Se ve así un núcleo duro de factores determinantes tente con la medida de subordinación de la violencia que cuando se le suman otras variables sirven como sexual donde el aumento de un punto aumenta las explicación para los distintos tipos de violencia. Esta chances de sufrirla en 65%, cerca de 29% más que idea de todas formas es factible de ser estudiada en en las otras violencias. mayor profundidad a fin de analizar en qué medida estas variables centrales sirven de condiciones míni- c. La transmisión intergeneracional es un mas para la potencialidad de violencia. factor que se presenta transversalmente pero que se facilita en contextos de pobre- b. Dinámica de las violencias. Es posible afir- za. Estas conclusiones deben ir acompañadas de la mar una cierta dinámica de los tipos de violencia, advertencia de que los resultados de la presente in-70
  • vestigación se encuentran limitados por la falta de los datos del hombre no son totalmente fehacientes.variables socioeconómicas más acabadas. Debido a Para varios de ellos simplemente no se contó conla estrecha correlación (ver los estadísticos de coli- datos que hubieran sido fundamentales para medirnealidad en la tabla 5) entre las variables que final- brechas dentro de la pareja, las cuales podrían habermente fueron testeadas con la de nivel socioeconó- indicado ciertos comportamientos por diferenciasmico, sólo se testeo la variable educacional, la cual educacionales, de ingreso, o en general por el NSEresultó significativa sólo para un modelo. Esta limi- dentro de ella. Al respecto, la encuesta hacía refe-tación impidió obtener pistas acabadas respecto del rencia al jefe de hogar y se prefirió no asumir quecomportamiento de estas variables de transmisión este correspondía siempre al hombre dentro de ladel hombre y de la mujer en los diferentes estra- pareja (eventualmente puede ser el padre de algunotos socioeconómicos. Con todo, y tomando esto en de ellos o la mujer). Una de las brechas más intere-cuenta, el análisis descriptivo mostró que la distribu- santes de analizar que no pudo ser testeada es lación de la VIF según esta variable se distribuye cla- de la edad de la pareja hombre. Una diferencia deramente indicando que la VIF se da en mayor medi- edad importante puede traducirse en una relaciónda en NSE medio-bajos. De hecho, al contrastar las de subordinación de parte de la mujer lo que podríavariables de transmisión del modelo con el NSE, se aportar a la ocurrencia de VIF. Esto no ha podido serpresenta una relación entre los índices de ocurrencia testeado en esta investigación.de experiencias a medida que el nivel socioeconó-mico es menor. Esto ocurre para todas las variables Por otro lado, cuando existían datos del hombre sesalvo para la variable de abuso sexual de la mujer trataba de lo que la mujer sabía o creía saber. Encuando niña, con una leve diferencia para el nivel este punto pueden haberse incluido casos erradosmedio alto. por error en la creencia de experiencia de la pareja o pueden haberse excluido casos con experiencias deEsto puede tener directa relación con la forma de transmisión por desconocimiento de la pareja.elaborar la variable dependiente, lo cual como seha dicho difiere de la forma en que los estudios de Tanto por la consideración de las experiencias deprevalencia de Chile lo han hecho. Esto, porque po- violencia del hombre como por los datos faltantesdría indicar que cuando se construye una variable del hombre es que se recomienda una encuestadependiente más estricta y que da cuenta de un que tome en cuenta las características del hombreciclo de violencia en la familia, ya sea por alta fre- dentro de la relación de pareja, puesto que, si comocuencia como por intensidad grave de la VIF, esta se ha pretendido mostrar, la transmisión es una va-se da preferentemente en sectores medios – bajos riable determinante y esta se da principalmente ende la población, lo que a su vez podría señalar que el hombre, entonces se deben tomar variables quelos estudios anteriores al tomar medidas laxas de reporten directamente desde el hombre sus caracte-violencia no han distinguido entre aquellos casos rísticas específicas.donde se vive la violencia como parte de una cul-tura familiar arraigada y la igualan con otros casos En otro aspecto, se hace necesario construir unade violencia aislada o inhibida por parte de la mujer. variable que demuestre por un lado las realidadesQue esta eventual inhibición ocurra en sectores me- socioeconómicas de la mujer pero aislándola deldios - altos donde se verifican factores de protección efecto de estas en la transmisión de experienciascomo la educación o la autonomía de la mujer hace de violencia, de las creencias de subordinación y deconsistente la hipótesis en cuestión. Si bien, en lo otros aspectos íntimamente relacionados con el nivelseñalado más arriba se corrobora el rol protector de socioeconómico de la mujer. Con la disponibilidadla educación para el caso de la violencia física y la de estos datos se podrá comprobar si efectivamenteinteracción de esta con las experiencias de violencia la VIF se facilita en contextos se pobreza y especificarpara el caso de la violencia sexual, se trata de un el rol que juega la educación como factor de pro-asunto que merece una atención específica en un tección, rol que como se ha visto desde la literaturaestudio diferente. se fundamental para modificar las pautas de acción aprendidas en la socialización temprana.d. Limitaciones del estudio. Si bien estas sehan venido comentando es importante dejar en cla- Finalmente, la elaboración de medidas o variablesro las limitaciones de este estudio. En primer lugar que expresen de manera específica las experiencias 71
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia de violencia de parte de la mujer es fundamental. vas del quiebre legal del vínculo. El divorcio se debe Un ejemplo de esto es la necesidad de determinar entender como “un ejercicio para promover la inde- la intensidad y frecuencia de los episodios de abuso pendencia económica…para…lograr un cambio en físico, sexual, o de violencia indirecta (vió o escuchó) las relaciones de poder dentro de los miembros de la que sufrió la mujer. familia” (Salas, 2005). Como la evidencia lo ha de- mostrado, el divorcio en casos de violencia se asocia Las limitaciones, en resumen tienen que ver con dos a un aumento en los niveles de educación, a mayo- aspectos fundamentales para estudiar el despliegue res oportunidades laborales e ingresos así como de de la violencia familiar contra la mujer. De una parte la valoración tanto social como de la pareja (Salas, contar con variables y mediciones que caractericen 2005). de mejor manera la situación del hombre, sus carac- terísticas, historia y experiencias. Por otro lado, se La ley de matrimonio civil contempla la causal de hace necesario determinar con especificidad cómo divorcio por conductas que infrinjan gravemente y en qué condiciones se verificaron los episodios de los deberes y obligaciones propias del matrimonio, violencia en el caso de la mujer durante su infancia. o los deberes y obligaciones que se tienen respecto Por ejemplo, una medida de la edad en que ocurrie- de los hijos, que tornen intolerable la vida en co- ron estos hechos puede permitir determinar etapas mún (artículo 54 Ley de Matrimonio Civil), dentro de de la vida en que estos hechos se arraigan en mayor las cuales contempla el maltrato físico o psicológico o menor medida. Se trata en definitiva, de elabo- grave, contra el cónyuge o los hijos (causal Nº 1). rar un estudio enfocado directamente a investigar El procedimiento que debe tomarse para el ejercicio la magnitud, características y formas de operar de la de la acción no contiene un estatus especial salvo transmisión intergeneracional de la violencia tanto por el hecho que el titular de ella puede ser por si en el hombre como en la mujer. solo uno de los cónyuges. Como se sabe los proce- dimientos dependerán en gran medida de la rapidez e. Implicancias de política pública. Ante el del tribunal y de la eficacia de la parte solicitante, lo hecho de que la transmisión de la violencia ocurre a que tiene que ver directamente con la posibilidad de partir de las experiencias de violencia en el seno de la una defensa eficiente para lo que se requieren pagar familia, las cuales se reproducen en la forma de acer- altas sumas de dinero. Además, la misma ley obliga vos culturales que guían la acción tanto del hombre por regla general la comparecencia ante un tribunal como de la mujer es que una de las consecuencias con abogado patrocinante. es que este proceso debe ser parado a través de medidas que inhiban la reproducción y repetición Tomando en cuenta esto dos últimos factores, la so- de la VIF, es decir, que rompan el ciclo de violencia. licitud de divorcio pasa a ser un lujo para quienes Esto tiene que ver con la construcción de la varia- puedan pagar por servicios legales, generalmente ble de VIF ya que esta representa casos donde se caros, siendo la alternativa para quienes no puedan viven ciclos constantes de violencia intrafamiliar. Este hacerlo, la Corporación de Asistencia Legal, institu- hecho implica que se requieren medidas que quizás ción pública que atiende las necesidades legales y no serían necesarias para una medida de violencia que intenta con malos resultados hacer efectivo el más débil. Por ello, el divorcio se puede entender derecho constitucional de la igualdad ante la ley. como una medida de contención extrema para los casos de violencia graves. Esto resulta determinante De esta manera la situación para quien quiera di- cuando en la mitad de los femicidios conocidos al vorciarse resulta compleja. Esto es atendible ante la año 2004 existían antecedentes de VIF (Femicidio en importancia de la institución que busca romperse la Chile, 2004). cual para el mismo ordenamiento jurídico tiene rele- vancia vital (es el núcleo fundamental de la sociedad De esta forma, la inclusión de una causal de divor- según la Constitución en su artículo primero). Con cio sumario para los casos en que existan sentencias todo, para los casos de familias violentadas estas ejecutoriadas de violencia intrafamiliar, sería un gran consideraciones son secundarias y deben asegurarse avance. Esto no significa que el divorcio se constitu- mecanismos que posibiliten un divorcio rápido sin ya como “la” medida para la VIF. La relevancia de necesidad de un abogado patrocinante en la medida romper el ciclo de violencia dentro de la familia tiene que se cuente con una sentencia ejecutoriada que que ver, además, con ciertas externalidades positi- demuestra la violencia en la familia.72
  • En torno a lo dicho es necesario advertir dos cuestio-nes. En primer lugar, la violencia no siempre ocurreentre parejas casadas legalmente, por lo que se re-quieren de medidas de cautela para la mujer agre-dida que sean efectivas. En esta línea de medidasmás bien policiales que judiciales se requiere de lainstrucción previa y específica de parte de los funcio-narios policiales. No hay que olvidar que no obstantese legislen normas y mecanismos institucionales per-fectos, siempre la aplicación va a quedar en manosde funcionarios que si no se encuentran tambiénreeducados en la visión de la mujer no cumplirán surol cautelar en los casos de violencia familiar.En segundo lugar, se debe tener en cuenta que par-te del problema tiene que ver con la normalizaciónpor un lado y con la falta de denuncia por el otro, departe de la mujer. El estudio de prevalencia de SER-NAM en la Región de la Araucanía y Metropolitana,revela que una de cada tres mujeres no denunciano sólo por miedo sino porque considera normal elabuso por parte de sus pareja (Informe DesarrolloHumano, 2009). Luego, es necesario generar me-canismos institucionales que faciliten el hecho de ladenuncia, pero también asegurar la re-educación ore-socialización de la mujer entorno a una mirada derechazo de la violencia como forma de comunica-ción o lenguaje familiar.Este aspecto educativo intenta modificar los patro-nes de conducta aprendidos desde la infancia porparte de la mujer pero a la vez puede ejercer un rolsocializador primaria en la infancia de las mujerescuando los programas son implementados desde lainfancia. Por ello, una primera propuesta debe ir enla línea de promover el rechazo de la violencia enel seno de la familia. Al respecto campañas de estaíndole deben evitar una equiparación de violenciacomo solución. Las campañas gubernamentales hantenido esta línea y no han hecho más que empa-tar la violencia desde el lado de la mujer. Se tratapor tanto de educar entorno al respeto de la mujerdesde su posición de igualdad (en sus derechos noen su violencia). Las medidas con este enfoque sonnumerosas y necesarias (especialmente en Femicidioen Chile y Straus, 1990), lo relevante es tanto “…que el problema salga de las manos de las mujerese incluya a los hombres en la solución.” (InformeDesarrollo Humano, 2009) como tomar en cuenta laconfluencia de la relación del hombre con la mujerdonde ambos son parte del problema que se tradu-ce en los hechos de violencia. 73
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia V. BIBLIOGRAFÍA Informe Mundial sobre la Violencia y Salud. Organi- zación Mundial de la Salud, 2002. Calvete, E. Características de salud mental de los hombres que maltratan a su pareja. Revista Española Larraín, Soledad. Violencia puertas adentro. La mu- de Sanidad Penitenciaria, N°10, 2008. jer golpeada. Santiago, Chile: Universitaria, 1994. Campbell, Jaquelin, et al. Risk factors form femicide Larraín, Soledad. Violencia en la familia: una re- in abusive relationships: results from a multisite case flexión necesaria. Persona y Sociedad, Vol XVIII N°1, control study. American Journal of Public Health, Vol 2004. 93, n°7, 2003. Larraín, Soledad y Rodríguez, Teresa. Los orígenes y Carcedo, Ana. Femicidio en Costa Rica 1990-1999. el control de la violencia doméstica contra la mujer. San José de Costa Rica, Organización Panamerica- Washington: US. OPS. OMS, 1993. na de la Salud, Programa Mujer, Salud y Desarrollo, 2000. Colección Teórica N°1. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe de Desarrollo Humano. Género: los desafíos Caputi, Jane y Russell, Diana. Femicide: Speaking de la igualdad. Santiago, Chile, 2010. the unspeakable. Ms. Magazine 1, nº2, 34-37, Sep- tember-October 1990. Pollak, R. An intergenerational model of domestic violence. NBER Working Paper, Nº. 9099, August, Detección y Análisis de la Prevalencia de la Violencia In- 2002. trafamiliar en las regiones Metropolitana y de la Arau- canía de Encargado por SERNAM al Centro de Análisis Ramírez, Clemencia. La transmisión intergeneracio- de Políticas Públicas Universidad de Chile, 2002. nal, la clase del vínculo y los factores intrapersona- les como factores predictores de la co-ocurrencia de Detección y Análisis de la Prevalencia de la Violencia comportamientos violentos y adictivos en jóvenes. Intrafamiliar en la Región de Los Lagos”. Encargado Centro de Estudios en Investigaciones en Adicciones por SERNAM a la Corporación Humanas, 2002. y Violencia. Universidad Católica de Colombia. Acta colombiana de Sicología, 9, 51-69-03, 2003. Detección y Análisis de la Prevalencia de la Violencia Intrafamiliar en la Región de Antofagasta. Encarga- Russo, Nancy, Pirlot, Angela. Gender based violence. do por SERNAM al Centro de análisis de Políticas Pú- New york Academic of Sciences, 1087:178-205. blicas Universidad Chile, 2003. Salas, Luz. Transmisión intergeneracional de la vio- Detección y Análisis de la Prevalencia de la Violencia lencia intrafamiliar: evidencia para las familias colom- Intrafamiliar en la Región de Coquimbo. Encargado bianas. Revista Desarrollo y Sociedad Nº56, 2005. por SERNAM al Instituyo de Sociología de la Pontifi- cia Universidad Católica, 2004. Strauss, Murray. Victims and aggressors in marital violence. American Behavorial Scientist, Vol 23, n°5, Echeburrúa, Enrique, Fernández-Montalvo, Ja- 1980. vier. Male batterers with and without psycopathy: and exploratory study in Spanish prisions. Journal Strauss, Murray, Smith, Christine. Family patterns of offender therapy and comparative criminology, and primary prevention of family violence. En: Phy- n°51, 2007. sical violence in American families: risk factors and adaptations to violence in 8.145 families. New Brun- Femicidio en Chile. Estudio realizado por el área de swick, NJ, Transaction Publishers, 1990. ciudadanía y derechos humanos de la Santiago, Chi- le, Corporación La Morada, 2004. Schutz, Alfred y Luckmann, Thomas. Las estructuras del mundo de la vida. Buenos Aires, Amorrortu Edi- Fernández, Madeline. Cultural beliefs and domes- tores, 2001. tic violence. Annals of the New york Academic of Sciences 1087: 250-260, 2006.74
  • Toufique, Mohammad Mokammel Karim y Moha-mmad A. Razzaque. Domestic violence against wo-men: its determinants and implications for genderresource allocation. Helsinki, Finland: United NationsUniversity/World Institute for Development Econo-mics Research, 2007. Research Paper, No. 2007/80.ANEXOSTabla 1: Evolución de la prevalencia vida de la VIF contra la mujer RM Araucanía Los Lagos Coquimbo Nacional 2001 2001 2002 2004 2008Sin violencia 49,7 53 44,7 51,6 61,9Con violencia vida 50,3 47 55,3 48,4 38,1Sólo psicológica 34,4 43,2 23,6 27 26,3Sólo física 12 6 6,6 7 3Sólo sexual 1,8 2,7 2,8 2 3Psicológica y física 25,6 22,5 18,7 33 22,3Psicológica y sexual 2,5 3,6 6,6 4 4Física y sexual 1,2 1,6 2,9 3 0,5Psicológica, física y sexual 22,6 20,4 38,8 24 20,2Elaboración propia en base a datos del SERNAMTabla 2: Denuncias de violencia intrafamiliar en Carabineros de Chile Año N° de denuncias 1995 38.200 1996 58.322 1997 61.015 1998 41.962 1999 50.078 2000 55.406 2001 60.769 2002 68.031 2003 78.948 2004 87.697 2005 93.404 2006 95.829 75
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla 3: Construcción de la variable dependiente de VIF En gris los casos considerados como prevalencia año de VIF. ¿Pensando en el último año Violencia Sicológica cuantas veces sucedió esto? Una Pocas Muchas Casi todos vez veces veces los días o Todos los días La ha insultado o la hace sentir mal con Ud. Misma 1 2 3 4 La ha menospreciado o humillado frente a otras personas 1 2 3 4 Le dice que todas las cosas que hace están mal, que es torpe, que no sirve para nada 1 2 3 4 Está celoso en forma violenta y constante 1 2 3 4 Cuando se enoja golpea las paredes o las puertas o rompe cosas de la casa 1 2 3 4 Ha hecho cosas a propósito para asustarla o intimidarla (por ejemplo, de la manera como la mira, como la grita o rompiendo cosas) 1 2 3 4 Ha destruido sus pertenencias 1 2 3 4 Ha raptado a sus hijos o amenazado con hacerlo 1 2 3 4 La ha amenazado con herirla a Ud. o a alguien que a usted le importa 1 2 3 4 La ha amenazado con matarse él o a los niños 1 2 3 4 Ha amenazado con matarla 1 2 3 4 Pensando en el último año Violencia Física ¿Cuantas veces sucedió esto? Una Pocas Muchas Casi todos vez veces veces los días o Todos los días La ha abofeteado o dado de cachetadas 1 2 3 4 Le ha tirado cosas que pudieran herirla 1 2 3 4 La ha empujado, arrinconado o tirado el pelo 1 2 3 4 La ha lanzado contra la pared 1 2 3 4 La ha golpeado con su puño o con alguna otra cosa que pudiera herirla 1 2 3 4 La ha pateado, arrastrado o dado una golpiza 1 2 3 4 Ha intentado quemarla 1 2 3 4 La ha quemado 1 2 3 4 La ha amenazado con una pistola, cuchillo u otra arma 1 2 3 4 Ha intentado estrangularla 1 2 3 4 Ha usado una pistola, cuchillo u otra arma para herirla 1 2 3 476
  • Pensando en el último añoViolencia Sexual ¿Cuantas veces sucedió esto? Una Pocas Muchas Casi todos vez veces veces los días o Todos los díasQuiso que usted tuviera relaciones sexuales cuando usted no lo deseaba y usted lo hizo porque tenía miedo a lo que él le podía hacer 1 2 3 4La ha forzado físicamente a tener relaciones sexuales cuando usted no lo deseaba 1 2 3 4La forzó alguna vez a realizar algún acto sexual que usted lo encontró humillante o degradante 1 2 3 4La amenaza con negarle dinero para la casa si no tiene sexo cuando él quiere. 1 2 3 4Tabla 4: Pregunta 105 sobre factores relacionados con el género y estereotipos masculinos yfemeninos Muy de De Desacuerdo Muy en Ns/Nr acuerdo Acuerdo desacuerdo Una buena esposa obedece a su esposo aunque ella no opine lo mismo 1 2 3 4 5 Si una pareja no se pone de acuerdo sobre algo, es finalmente el hombre quien debe tomar la decisión final. 1 2 3 4 5 El hombre debe mostrar a su esposa/pareja que es el jefe. 1 2 3 4 5 Las mujeres aceptan malos tratos de su pareja para mantener unida a la familia y a los hijos. 1 2 3 4 5 Una mujer puede escoger a sus propias amistades aunque a su esposo no le guste. 1 2 3 4 5 Una mujer se debería separar cuando es maltratada por su maridos/pareja 1 2 3 4 5Tabla 5: Estadísticos de colinealidad Variable Tolerancia FIV Edad 0,95 1,05 Educación escalar 0,88 1,13 Indice experiencias violencia mujer hacia la madre 0,83 1,21 Abuso físico mujer cuando niña 0,81 1,23 Abuso sexual mujer cuando niña 0,88 1,13 Indice experiencias violencia hombre hacia la madre 0,67 1,5 Abuso físico pareja cuando niño 0,67 1,5 Indice subordinación mujer 0,91 1,1 Presencia borrachera pareja 0,96 1,04 77
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia78
  • ¿ES POSIBLE DESARROLLAR INTERVENCIONES DE BARRIO EN MA-TERIA DE SEGURIDAD CIUDADANA?: PROBLEMAS CONCEPTUA-LES y DE IMPLEMENTACIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS1María José Pérez2Alexis Acevedo3 y Pía Monardes4Centro de Sistemas Públicos (Departamento de Ingeniería Industrial) Universidad de ChileResumen I. INTRODUCCIÓNEl presente trabajo busca sistematizar una serie de El presente informe busca sistematizar los resultadosconclusiones emanadas del conjunto de investiga- de las investigaciones realizadas durante los añosciones desarrolladas durante el año 2009 y 2010 por 2009 y 2010 por tesistas del Proyecto Anillo de Im-los tesistas del proyecto Anillo de Implementación plementación de Políticas Públicas desarrollado porde Políticas Públicas, específicamente en el tema de el Centro de Sistemas Públicos del Departamento deseguridad ciudadana. La pregunta base de estas in- Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, en elvestigaciones apuntó a la pertinencia de las interven- área de seguridad ciudadana. El propósito de estasciones en barrios y, para responderla, se aplicaron tesis fue investigar respecto a la pertinencia de las in-una serie de instrumentos cualitativos y cuantitativos tervenciones en barrios a través de instrumentos cua-en la comuna de La Pintana. Este trabajo resume los litativos y cuantitativos en la comuna de La Pintana.resultados de una encuesta de capital social aplicadaa las organizaciones sociales, una encuesta de per-cepción de seguridad dirigida a vecinos beneficiariosde proyectos de inversión en infraestructura y 6 gru- II. METODOLOGÍApos de discusión en barrios definidos como segurose inseguros. De sus conclusiones es posible extraer Una de las memorias del estudio tuvo como objetivolas limitaciones de este tipo de intervenciones, pro- principal identificar los factores de riesgo y seguri-puestas para mejorar las estrategias que actualmen- dad relevantes para los habitantes de La Pintana,te se utilizan en Chile y una reflexión más general tomando al barrio como elemento de estudio, dadorespecto a la implementación de políticas públicas que las políticas recientes en el ámbito de seguridaden materia de seguridad pública. ciudadana se han enfocando en esta unidad territo- rial. Para llevar a cabo este trabajo se seleccionaronPalabras claves: Políticas locales de seguridad ciuda- 8 barrios de la comuna de La Pintana, 4 percibidosdana, intervención en barrios, capital social y pre- como seguros y 4 como inseguros, según los mapasvención situacional. de denuncias de delitos en la comuna para los años 2007 y 2008 e información de personal del Depar-1. Proyecto ANILLO SOC-08 “Implementación e instrumentación de políticas públicas en su dimensión regional y local” financiado por Conicyt y dirigidopor Mario Waissbluth.2. Investigadora Centro Sistemas Públicos, email: mperez@dii.uchile.cl3. Tesista de Ingeniería Industrial y del Proyecto Anillo de Implementación, email: alexis.acevedor@gmail.com.4. Tesista Ingeniería Industrial y del Proyecto Anillo de Implementación, email: pmonarde@ing.uchile.cl 79
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia tamento de Protección Civil de la comuna. Se reali- posibilidades de las intervenciones en materia de se- zaron visitas en terreno a los barrios seleccionados guridad en barrios, haciéndonos cargo del peso que para encontrar factores principalmente relacionados estas formas de intervención ya tienen en materia de con su dimensión física y se efectuaron grupos fo- seguridad pública. cales con habitantes de los barrios escogidos, con el objetivo de encontrar factores de riesgo y seguridad relevantes para ellos. III. RESULTADOS Un segundo trabajo de memoria estuvo centrado en 1. El barrio como espacio de intervención el aporte de la inversión pública en infraestructura para la percepción de seguridad ciudadana, consi- El concepto de barrio ha adquirido en las políticas derando la gran cantidad de proyectos de este tipo públicas una reciente importancia y esto queda re- que se han generado en los últimos años para pre- flejado en las políticas más recientes sobre seguri- venir la delincuencia y el temor . Este trabajo, bus- dad ciudadana, donde se ha utilizado esta unidad caba analizar el impacto de las inversiones en infra- territorial como espacio de intervención. Algunas de estructura más relevantes en esta área y avanzar en estas políticas han sido los programas Chile Barrio, propuestas respecto a cómo debe ser su diseño, con Barrio Seguro, Quiero mi Barrio; además, se contem- tal de reducir el temor en los barrios. Para esto se pla también este tipo de intervenciones en el Plan aplicó una encuesta de percepción de seguridad a de Seguridad Pública 2010-2014 con el programa 144 personas pertenecientes a barrios con diferen- Barrio en Paz. tes niveles de dotación de infraestructura, los que fueron categorizados como: deficiente, intermedia Si bien el hecho que las políticas estén enfocadas en y alta. Dentro de este instrumento de medición, se el barrio resulta a primera vista positivo, ha faltado consideraron las siguientes dimensiones: refuerzo considerar y discutir respecto de los efectos de una de lazos afectivos con la comunidad, mantención y misma política en diversos barrios. Los programas cuidado del barrio, vigilancia natural, confianza en mencionados anteriormente se implementan en ba- las autoridades y/o municipio, percepción y evalua- rrios que cumplen ciertas características. El proble- ción del barrio y percepción de seguridad después ma que hemos podido constatar a nivel conceptual, de construida la inversión. es que estas características no siempre definen de la mejor manera al barrio. A estas dos investigaciones, se sumó una encuesta de caracterización del capital social, la que formaba Debido a lo anterior, es necesario identificar los tipos parte de una tesis doctoral respecto de la relación de barrios y saber cuáles son las medidas que al me- entre las prácticas asociativas y las políticas de vi- nos los vecinos perciben como necesarias en sus ba- vienda. Los resultados de este instrumento, permi- rrios. En este estudio ofrecemos una caracterización ten caracterizar las diversas formas que asume el de los barrios a partir de la consideración de sus di- capital social y las prácticas asociativas en la comuna mensiones y factores de riesgo. En el mismo sentido, de La Pintana, planteando una discusión relevante se hace necesario tener más información acerca del respecto a la relación entre estas diversas formas de nivel de seguridad de cada barrio y así conocer en capital social y la seguridad ciudadana. profundidad las problemáticas específicas de cada territorio, como por ejemplo: los niveles de victimi- Junto a estas investigaciones, se contaba con insu- zación, el rol que juegan los factores históricos y los mos interesantes respecto de la comuna específica vínculos institucionales que las distintas comunida- donde se realizaron estas investigaciones, como des establecen. De esta forma se podría abordar de fueron la base de dato respecto a la inversión de mejor forma la seguridad en los barrios. cada una de las poblaciones, caracterización de cada uno de los territorios en términos de infraestructu- 2. Factores de riesgo y protección ra, características demográficas, entre otras. Por lo mismo, el conjunto de estas investigaciones ofrece Según lo obtenido en las investigaciones, hemos una mirada bastante completa del territorio y per- encontrado un conjunto de elementos que pueden mite profundizar en diversas discusiones. En este considerarse como factores de riesgo o factores pro- documento abordaremos centralmente, los límites y tectores. Estos elementos pueden incidir en la per-80
  • cepción que tiene la población respecto a la realidad En Pablo de Rokha (un barrio de La Pintana) hicierondelictual de su barrio y es posible categorizarlos en un parque cerrado que quedó hermoso, ahí ocupa-las siguientes dimensiones: física espacial, psicoso- ron un terreno que era un peladero, era súper pelu-cial, institucional, económica y cultural. do pasar por ahí, era un espacio grande y feo. Ahora lo arreglaron, pusieron máquinas, la gente va a co-a) Dimensión físico espacial rrer, a jugar fútbol, basquetbol hay harto espacio re- creativo, tiene guardias y casetas, está todo cerradoEn el ámbito relacionado con la infraestructura y lo cuidan. Habitante del barrio San Rafael.pública o el diseño urbano del barrio, se observanalgunos elementos que son considerados en la in- Algo similar ocurre con las canchas y multicanchas.versión, pero que a los vecinos les trasmiten temor. Estos espacios pueden ser percibidos como factoresEstos componentes urbanos que buscan generan se- de riesgo, pero esta percepción puede cambiar siguridad inciden de manera diversa dependiendo de cumplen con una serie de factores que seguricen alas dinámicas de cada territorio, convirtiéndose en las comunidades. Estos espacios generan inseguri-elementos de riesgo o de protección dependiendo dad cuando son utilizados como lugar de encuentrode factores contextuales. para pandillas donde se juntan a tomar alcohol y consumir drogas, pero también cuando son utiliza-Las áreas verdes fueron percibidas por los participan- dos por adultos o jóvenes en partidos que a vecestes de los focus group como un factor de riesgo para terminan en peleas e incluso en balaceras. El usoel barrio. Esto se debe a que los delincuentes y pan- exclusivo de estos espacios por parte de una orga-dillas se adueñan de estos lugares, utilizándolos para nización los convierte en factores de riesgo para losel tráfico y consumo de drogas y alcohol causando vecinos, quienes los ven más como un campo de ba-disturbios, que en algunos casos se convierten en ri- talla, que como un espacio público.ñas callejeras con balaceras incluidas, como se men-ciona en la siguiente cita: Los clubes deportivos para grandes no sirven, para los chicos sí. A mí me da miedo que juegue genteLas plazas debieran ocuparlas las familias, los niños, grande porque se arman tomateras, peleas, entranpero llegan los drogadictos y se toman las plazas. drogados, pueden sacar la pistola y tiran para todosAcá atrás siempre hay unas personas que se drogan los lados. Habitante del barrio Santo Tomás.y toman. Habitante del barrio Raúl del Canto. A pesar de lo mencionado anteriormente, en todosEs bonito tener áreas verdes, pero acá por lo me- los barrios se evaluó positivamente la importancia denos baja mucho chiquillo de arriba; es que como acá las canchas y multicanchas para el sector, principal-es tranquilo está “la papa”, hay poca vigilancia. Las mente porque son una herramienta para incentivarplazas y áreas verdes tienen un doble sentido. Habi- a los niños a participar actividades sanas y así man-tante del barrio Santo Tomás. tenerlos alejados de las drogas. Los vecinos perciben que una cancha o multicancha es beneficiosa paraSin embargo, los vecinos señalaban que las áreas un barrio cuando ésta es cerrada y su administraciónverdes son seguras cuando son ocupadas por las es entregada a alguna entidad que promueva su usofamilias y para que esto ocurra el lugar debe con- e incentive sobre todo a niños a participar. Tambiéntar con vigilancia (formal e informal) e incorporar debe ser mantenida y cuidada por la comunidad dedentro del área verde equipamiento adicional como manera que los vecinos se apropien de este espacio,juegos infantiles o máquinas para hacer ejercicios, pero el uso exclusivo hace perder todos estos ele-ya que esto incentiva principalmente a las mujeres a mentos positivos a estos espacios.que vayan junto a sus hijos. También es importante,según constatamos en la percepción de los vecinos, Un factor relevante para las personas es la ilumina-que estos espacios tengan horarios de apertura y de ción. Si ésta es deficiente, mal mantenida o simple-cierre evitando el ingreso de pandillas o delincuentes mente inexistente, es vivida como uno de los mayo-al lugar en la noche; y, además cuenten con buena res factores de temor y riesgo por la comunidad, yailuminación, lo cual genera mayor seguridad tanto a que por un lado la oscuridad en sí provoca temor,usuarios, transeúntes y residentes del sector. pero además genera ambientes propicios para que los delincuentes realicen delitos de oportunidad. Si 81
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia bien una buena iluminación es un factor de seguri- grandes no podrían controlar la violencia en ellos. dad, existen barrios donde las personas no se sienten En los barrios pequeños es más fácil controlar lo que seguras caminando por una calle iluminada, debido sucede, las personas se conocen, entonces pueden a que son barrios tan peligrosos que para los delin- solucionar los problemas que tienen. cuentes la iluminación no es un factor de disuasión. Esto ocurre principalmente en las calles que limitan Nosotros somos capaces de enfrentar las situaciones un barrio o población con su entorno. También en que no todas las poblaciones pueden y yo lo entien- los espacios iluminados que han sido instalados a do porque hay poblaciones demasiado grandes y partir del Transantiago y que son percibidos como hay otras donde se puede hacer, pero no lo hacen caminos o circuitos impuestos para los vecinos y no porque las personas están absorbidas en el entorno, como el recorrido “natural o lógico”. no cuidaron su entorno cuando llegaron. Habitante del barrio Laura Rosa Méndez. Los sitios eriazos fueron los espacios que tuvieron mayor identificación de parte de las personas como Del mismo modo, los vecinos ven con buenos ojos el factores de riesgo, debido a que los delincuentes hecho de que los pasajes estén cerrados. Esto ocurre y drogadictos los frecuentan debido a lo aislados en pasajes que ellos perciben como seguros prin- que se encuentran. Esto hace que los delincuentes cipalmente en barrios nuevos y pequeños. Para las puedan actuar sin que nadie se dé cuenta y los dro- personas un pasaje cerrado indica que no cualquier gadictos consuman sin ser vistos. Se mencionó en persona desconocida puede entrar, lo que produce los focus group que en estos sitios ocurren muchos una sensación de seguridad. asaltos, violaciones e incluso muertes. Asimismo, los paraderos son un punto conflictivo para los habitan- b) Dimensión psicosocial tes de los barrios. Son considerados como un factor de riesgo debido a que en varios sectores se encuen- Un factor de seguridad importante que se mencionó tran alejados del barrio y el camino que tienen que en los grupos de conversación fue la organización recorrer es casi siempre oscuro. Además muchos de vecinal, como un medio efectivo para combatir la ellos están ubicados cerca de peladeros. Debido a delincuencia. En barrios organizados han tomado estas razones es que en los paraderos o en las cer- medidas específicas para reducir la violencia en sus canías a éstos ocurren la mayoría de los asaltos. Los casas como por ejemplo: denunciar, hablar con los paraderos que están en las poblaciones que tienen involucrados y generar conciencia de que se pue- mejores condiciones no son tan utilizados, debido a de vivir en un barrio seguro si se lo proponen. Lo que son pocos los recorridos de microbuses que en- más importante en la percepción de los vecinos es tran y su frecuencia es baja, por lo que las personas que tomaron estas medidas de seguridad cuando tienen que utilizar recorridos que los dejan en para- llegaron al barrio, es decir, cuando la delincuencia y deros alejados de sus barrios. Si a lo anterior se le el tráfico de drogas estaba recién empezando. Para suma que, los microbuses tienen una baja frecuen- que esto funcionara los vecinos fueron capaces de cia, sobre todo en los horarios nocturnos, la espera conversar y organizarse, no sólo para denunciar lo en los paraderos hace que las personas se sientan un que pasaba en sus barrios, sino también para tomar blanco fácil para los delincuentes. medidas propias. Hay que caminar mucho para tomar locomoción, En este trabajo, se pudo pesquisar que mientras más más encima hay que esperar media hora a veces, seguro es el barrio existe una visión más favorable hasta una hora para que pase algo entonces es muy respecto a la denuncia, ya que estos hechos no son peligroso. Habitante del barrio Raúl del Canto. tan comunes. En cambio, en barrios inseguros las personas se encierren en sus casas y hacen su vida El tamaño del barrio también es considerado como dentro de ellas, sin interactuar con sus vecinos, ge- un elemento que incide en la percepción de las per- nerando desconocimiento entre los vecinos, aumen- sonas entrevistadas, ya que es una variable clave to de la desconfianza entre ellos e inseguridad en el para la organización del barrio. Los habitantes de sector. Por esto es necesario construir instancias en barrios pequeños mencionaron que en sus sectores que los vecinos se puedan conocer y fortalecer el era más fácil organizarse y combatir la delincuencia capital social en el barrio. y la drogadicción y además si sus barrios fuesen más82
  • Nosotros cuando éramos comité tuvimos esta con- tanto, el continuo cambio de gente en un barrio esversación, de que nosotros acá no íbamos a permitir considerado como un factor de riesgo debido a queque se vendiera droga, por lo menos la gente de La debilita la organización. Esto termina por debilitar laVictoria, y que íbamos a denunciar cualquier cosa. capacidad del barrio para organizarse, incentivandoHabitante del barrio Laura Rosa Méndez. el encierro de las familias en sus propias casas, el temor hacia los espacios públicos y la desconfianzaHan habido olas de robos, específicamente en este en la comunidad.tiempo de invierno y aquí la gente se une. Hemoshecho hasta guardia amaneciéndonos en las noches Han cambiado mucho a la gente, han vendido (suscuidando a los vecinos y cuando los hemos pillado casas) entonces hay mucho cambio, hay mucholes hemos sacado la mugre y después los entrega- arrendatario yo pienso que también tiene que vermos a Carabineros. Habitante del barrio Laura Rosa con eso, antes nos conocíamos todos y todos venía-Méndez. mos al mismo tiempo y ahora la mayoría de las casas se vendieron. Habitante del barrio Santo Tomás.Otro factor protector identificado en las conversa-ciones con los vecinos fue la identificación con el Antes éramos más unidos, ahora ha llegado gentebarrio. En los barrios donde las personas se sienten nueva por eso se perdió la unión. Habitante del ba-seguras existe una historia común para los vecinos, rrio Raúl del Canto.la que se remonta muchas veces hasta antes de lle-gar al barrio, ya sea en una toma de terreno o en En varias oportunidades los vecinos manifestaronalgún comité, lo cual genera confianza entre ellos y que en las cercanías de sus hogares o en sus propiosparticipación activa en organizaciones comunitarias. barrios se sienten seguros, pero el miedo que tienenTodo esto produce un sentido de pertenencia con el es del entorno. Por ejemplo, se sienten insegurosbarrio, confianza entre los integrantes de la comu- cuando sus hijos van al colegio, cuando tienen quenidad y una apropiación de los espacios públicos, ir a comprar a la feria, cuando van al consultorio.lo que hace más fácil lidiar con la delincuencia y el En definitiva, la inseguridad aumenta cuando se ale-temor al delito. En cambio, en barrios donde las per- jan del entorno que para ellos es familiar y el temorsonas no están identificadas con su sector, la parti- se encuentra en los barrios peligrosos cercanos quecipación social es menor como también la confianza también produce que los vecinos se vayan cambian-en las instituciones públicas. do de sus barrios, provocando mayor inseguridad y desconfianza.Hay muy poca participación de la gente acá. Encuanto a la junta de vecinos, no le dan la impor- c) Dimensión culturaltancia que debiesen darle... No hay unión acá, yano se ve eso, uno acostumbrada a lo que era antes Dos elementos importantes que son percibidossocialmente este sector de El Castillo. Habitante del como factores de riesgo son la presencia de pan-barrio Jorge Alessandri II. dillas y el tráfico de drogas, las cuales en muchos casos van de la mano. El tráfico de drogas generaUn factor relevante que también fue menciona- bandas armadas de narcotraficantes que están tododo para explicar la disminución de la organización el día en las calles y en los espacios comunitariosvecinal en los últimos tiempos fue la alta rotación como plazas o multicanchas, produciéndose peleasde vecinos que se produce en los barrios con ma- en cualquier momento las que terminan en balace-yor percepción de inseguridad. Muchos habitantes ras. Esto produce miedo entre los vecinos ya quefundadores de los distintos barrios han optado por cualquiera puede terminar herido, incluso estandoirse, en algunos casos, debido a la inseguridad en dentro de sus propios hogares. Según la opinión deque viven. Al ocurrir este cambio, se pierde la orga- los vecinos entrevistados, como el tráfico es rentablenización que tenía el barrio, ya que muchas veces genera que mucha gente pertenezca a esas redes,los nuevos vecinos son poco participativos. El otro sobre todo jóvenes que en vez de estudiar o trabajarproblema es que los vecinos antiguos desconfían de prefieren pertenecer a redes de narcotráfico; muchaslos nuevos, porque no los conocen y se tiene la per- veces esto incluso es avalado por sus padres porquecepción de que los vecinos nuevos son los causan- generan dinero para sus casas.tes de la creciente inseguridad en que viven. Por lo 83
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Los padres dejan a sus hijos meterse en la droga narcotráfico que buscar un trabajo. Del mismo modo, porque ellos también están metidos. Además están según los habitantes de los barrios estudiados, el ha- generando dinero a la casa, así como hay niños hay cinamiento es otro factor de riesgo que aumenta la papás, hay mamás metidos en la droga. Habitante inseguridad ya que éste hace que las personas pasen del barrio Santa Magdalena II. una gran parte de su tiempo en las calles, sobre todo jóvenes que al no tener espacio en sus casas salen La droga es la que hace que las personas anden ro- al espacio público empezando a tomar contacto con bando. Habitante del barrio Raúl del Canto. pandillas, que los pueden hacer ingresar rápidamen- te en el consumo o tráfico de drogas. Esto, unido al Aquí no se puede ir contra la corriente, porque ellos desempleo y la despreocupación de la familia son son muchos más que nosotros… mis hijas a las 6 factores de riesgo percibidos por los vecinos. de la tarde ya no salen a comprar, voy yo porque ya están vendiendo. Habitante del barrio Santa Mag- e) Dimensión institucional dalena. En esta dimensión, un factor de seguridad para las Según lo obtenido en los grupos de conversación, el personas es la educación y los valores que entregan consumo de droga se lleva a cabo en lugares públi- las familias a sus hijos. Ellos manifestaron en las cos y a plena luz del día. El consumo está masifica- conversaciones que muchas veces la drogadicción do en distintos grupos etarios y no distingue entre y la delincuencia parten porque existe una familia hombres y mujeres. Los drogadictos muchas veces despreocupada. Según sus relatos, hay casos donde con el objeto de obtener dinero para comprar dro- ambos padres trabajan, por lo que los niños se crían gas, según relatan los vecinos, asaltan a las personas solos o simplemente los padres no se preocupan, o entran a robar a casas que pueden ser las de sus generando como consecuencia niños abandonados vecinos y familiares. Muchas veces existen familias que se crían en la calle, viendo el consumo y tráfi- enteras involucradas en las drogas, por lo que para co de drogas, las peleas y pandillas. También existen los niños es fácil entrar a ese mundo, pero es muy familias enteras metidas en la droga por lo que los difícil salir. Para los niños es algo común el tema del niños no tienen vías de escape. microtráfico y se ha normalizado en su discurso, de- bido a que está en todos lados. Según lo recogido Por el contrario, los vecinos constatan que existen en los focus group, para los vecinos es importante familias que sí se preocupan de sus hijos, les entre- tener una postura clara para erradicar las drogas, gan un ambiente seguro y éstos logran salir adelan- pues de no hacerlo el riesgo está en que los niños se te. A pesar de esto, existen jóvenes que por más que familiaricen con la droga y se conviertan en consu- sus familias se esfuercen en darles buena educación midores o entren a una red de narcotráfico. y valores, no los toman y se convierten en delincuen- tes o drogadictos absorbidos por el entorno. Yo he visto niñitos chicos fumando, se ve tan nor- mal, pero uno los ve y nos da ataque al ver a los La vigilancia policial es sin duda el factor de riesgo pequeños. El otro día vi a uno jugando a las bolitas más relevante en esta dimensión para los habitantes y fumando. Empiezan dejándolos mucho en la calle. de todos los barrios estudiados. Para los habitantes Habitante del barrio Santo Tomás. de La Pintana la vigilancia por parte de Carabineros y la Municipalidad a través del Departamento de Pro- d) Dimensión económica tección Civil e incluso de la Policía de Investigaciones es insuficiente, casi nula. Los vecinos reclaman la Por otro lado, el desempleo también es para los ve- poca vigilancia por parte de estos organismos. Ade- cinos un factor de riesgo para la seguridad, debido más, critican la poca dotación que posee Carabine- a que algunas veces explica el origen de la delin- ros en la comuna. Se reclama que los Carabineros cuencia; para ellos, ante la necesidad en sus barrios no llegan cuando se les llama y que además tienen hay personas desesperadas por conseguir algo para miedo de intervenir durante las peleas. poder vivir y mantener a sus familias. Aparte del des- empleo ocurre que muchas veces los trabajos a los La confianza en Carabineros es poca ya que según que la gente puede optar no son bien remunerados, los vecinos, Carabineros sabe quiénes son y donde entonces es más fácil y mejor pagado dedicarse al viven los delincuentes y traficantes, pero no hacen84
  • nada. También están molestos porque ha ocurrido rística lineal. Para esta parte de la investigación seque vecinos que denuncian son delatados por los aplicó un cuestionario a 306 organizaciones socialespropios Carabineros a los delincuentes, generan- a partir del catastro y ayuda del Departamento dedo en los habitantes miedo a denunciar y que las Organizaciones Comunitarias. Los resultados fueronpersonas no hagan nada para intentar combatir la analizados a partir de dos metodologías: el análisisdelincuencia y el tráfico. Las personas creen que es de componentes principales y el análisis de cluster.necesario cambiar constantemente la dotación de De manera general podemos decir, que existen tresCarabineros y así evitar, en cierto grado, la corrup- componentes principales o variables subyacentesción. Además se pide aumentar la dotación para que que resultan claves para el capital social y las prác-puedan realizar más recorridos por la comuna. Los ticas asociativas. El primero y más importante es lahabitantes de los barrios creen que la solución a to- apertura de la organización y que alude a la rela-dos sus problemas es aumentar la vigilancia y que ción de las organizaciones con su entorno, ya sea losCarabineros y la Policía de Investigaciones actúen en vecinos, socios u otras organizaciones. En segundocontra de delincuentes y traficantes, sin miedo y sin lugar, otra dimensión subyacente fue el arraigo co-corrupción. munitario, entendido como la capacidad de la or- ganización para movilizar los recursos propios y losLo primero que tienen que hacer es un recambio en de su entorno más cercano. Finalmente, la tercerala (Comisaría) 41, desde el comisario para abajo, de dimensión subyacente es la fuerza propia, donde eshecho aquí los furgones llegan donde venden dro- relevante la homogeneidad entre los socios y sus ca-ga, están ahí media hora, una hora y después se van. pacidades, en tanto recurso de las organizaciones,Habitante del barrio Santa Magdalena II. siendo esta característica la que les permite subsistir más allá de los cambios institucionales, de lo adversoCuando uno llama tiene que dar el nombre y des- del entorno, etc.pués te echan al agua. Habitante del barrio SantaMagdalena II. Del análisis de cluster es posible distinguir tres gru- pos de organizaciones, que caracterizaremos breve-Las personas creen que otro factor de riesgo es la mente. El primer grupo, que hemos definido comojusticia ya que tienen la percepción que los delin- débiles y desdibujadas, son organizaciones que po-cuentes entran y salen de la cárcel sin problemas y dríamos definir con moderado arraigo comunitario,una vez afuera vuelven a delinquir. También creen heterogéneas respecto a la fuerza propia y con bajosque hay que modificar el hecho que a Carabineros grados de apertura respecto a las otras organiza-se les critique tanto cuando tienen problemas con ciones. Estas son organizaciones bastante hetero-los delincuentes, ya que esto genera en ellos miedo géneas respecto a las características de sus socios yde actuar en contra de los delincuentes. Si bien las pareciera unirlas objetivos más bien instrumentalespersonas no confían en Carabineros tienen claro que o concretos. La existencia de este tipo de organiza-un buen accionar de éstos es un factor importante ciones no parece traducirse en un factor protectorpara mejorar la percepción de seguridad. para los vecinos, principalmente por lo corto y dilui- do de su trabajo.En la figura 1 se muestra cómo influyen los siguien-tes elementos en la seguridad de un barrio: los fac- Un segundo grupo que se distingue del análisis detores de riesgos están marcados con flecha roja, los cluster son las organizaciones Abiertas y con fuerza,factores de seguridad con flecha azul y aquellos que con un fuerte arraigo comunitario logran vin-factores que pueden ser de riesgo o de seguridad, cular en sus actividades a una buena parte de susdependiendo de las características del barrio, están vecinos y mantienen relaciones fuertes con el restomarcados con flecha amarilla. de las organizaciones de su territorio. Estas organi- zaciones desarrollan actividades masivas y buscanf) La dimensión comunitaria involucrar en su trabajo al conjunto de la comuna o el sector. Sus socios son participantes activos y seDel análisis de la encuesta de capital social se pudo caracterizan por compartir altos grados de homo-constatar la diversidad de formas asociativas que geneidad interna. Respecto al vínculo institucional,existen en el territorio junto con la dificultad de estas organizaciones se mueven de manera bastantemedirlo como si éste fuera un elemento o caracte- instrumental, pues sin tener dependencia del finan- 85
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia ciamiento público son buenas ejecutoras de proyec- organizaciones, pero que su principal recurso es su tos y le aportan a la institución un efecto de sinergia fuerza propia. Estas organizaciones son un factor en las redes sociales de la comuna. Estas organiza- protector para sus socios, que las han construido ciones sí se traducen en un factor protector para los como un espacio de acogida y de aislamiento frente barrios, pues tienen la capacidad de generar siner- a la adversidad de su entorno. Sin embargo, no ge- gias territoriales, movilizar recursos hacia el barrio y neran impacto significativo con su entorno, vecinos, establecer vínculos fuertes con su entorno, es decir, barrio y otras organizaciones. Respecto a la seguri- con los vecinos. dad ciudadana, al analizar los datos de denuncias de delitos y las tipologías de organizaciones, un dato El tercer grupo, que hemos conceptualizado como relevante fue la convivencia de este tipo de organi- pequeñas pero fuertes, se caracteriza por su resis- zaciones con delitos específicamente ligados al mi- tencia y antigüedad y por su acotado impacto en las crotráfico de drogas. Esto marcó una diferencia res- comunidades, pues cuentan con pocos socios, pero pecto al resto de las organizaciones, donde a mayor muy activos. Estas son organizaciones hacia aden- presencia era posible distinguir su efecto protector tro, cuyo objetivo fundamental son las necesidades en términos de seguridad ciudadana. de sus propios socios y que no interactúan con otras Figura Nº1: Factores de riesgo y seguridad relacionados con el barrio Fuente: Elaboración propia.86
  • IV. DISCUSIÓN, CONCLUSIONES y tipo de espacios debe poseer una cierta instituciona- lidad de manera que existan actores sociales que seRECOMENDACIONES responsabilicen de lo ocurrido en ellos, asegurando protección y seguridad tanto a los usuarios como aA. ¿Qué es un espacio protegido? los residentes.Según lo mencionado anteriormente, es necesarioen barrios vulnerables y con altos niveles de delitos Sin querer proponer un modelo normativo, sí con-e inseguridad, contar con espacios urbanos donde cebimos el espacio protegido como un espacio delos vecinos tengan el control del lugar y que sea un tránsito o mediación entre el espacio privado y elespacio destinado a la comunidad. En este tipo de público, donde ingresen personas vinculadas a la co-barrios, los espacios públicos como plazas, parques, munidad, donde las familias puedan realizar activi-multicanchas o sitios abandonados son un blanco dades que no pueden realizar en sus hogares debidoatractivo para que pandillas u otros grupos de per- a las dimensiones de éstos, convirtiéndose en unasonan se apropien de ellos para realizar actos delic- extensión de sus casas, un espacio común dondetuales (consumo de alcohol o drogas, microtráfico, puedan compartir con diferentes miembros de sudisturbios, asaltos, violaciones, peleas, balaceras, vecindario, resguardando el riesgo de convertirse enetc.), transformándose en puntos de alto temor en tierras de nadie.la población. Por esto, es necesario que la comunidad responsableEl uso del suelo está muy relacionado también con la de este espacio tenga una gran identificación por sumarca territorial de las comunidades aledañas al es- barrio, de manera de involucrar a sus miembros enpacio público, que demuestra qué tan identificados diferentes actividades comunitarias para que los ve-y responsables se sienten las personas con su en- cinos se conozcan y se genere confianza entre ellos,torno. Cuando el espacio público es apropiado por aumentando su percepción de seguridad e incenti-pandillas, las comunidades aledañas muestran que vando que las familias vuelvan al espacio público sinno se sienten responsables por el espacio público, ya temor. En este proceso las organizaciones socialessea por miedo a estos grupos antisociales, desinte- juegan un rol clave, pero no cualquier organizaciónrés, poca vinculación con el barrio, desconfianza con social, sino aquellas fuertes y abiertas a la interac-el vecino, entre otras. Una serie de razones que se- ción con los vecinos y otras organizaciones.ñalan que nadie se hace cargo del territorio, lo quedesincentiva la vigilancia natural y el refuerzo de la- Además, este espacio protegido para la comunidadzos afectivos, aumentando a la larga la inseguridad debe ser un espacio que cuente con un conjunto oen las poblaciones. paquete de diferentes tipos de inversiones en infra- estructura pública para que en territorios infradota-Al ordenar los resultados de las diversas investiga- dos tenga impacto y que éstas generen una sinergiaciones que hemos realizado en la comuna de La que invite a distintas clases de personas a salir dePintana llegamos a la conclusión que es posible de- sus hogares para desarrollar diferentes actividadessarrollar intervenciones de barrio en materia de se- en este espacio.guridad ciudadana, si éstas se dan en el marco de unespacio protegido. Estos espacios, deben ser un te- B. Características de los espacios protegidosrritorio limitado y diseñado con características situa- Como se mencionó anteriormente, una de las mejo-cionales que permitan su uso frecuente por parte de res maneras de invertir para reducir el temor a travésla comunidad asegurando vigilantes naturales que del diseño urbano es hacerlo en un espacio com-ejerzan control visual del espacio público, reducien- puesto por un conjunto o paquete de inversiones dedo la probabilidad que ocurran delitos y generando diferente clase, cada una con características físicasmayor seguridad en la población. Asimismo, al ser que ayuden a generar mayor seguridad en la po-puntos de encuentros entre los vecinos y organi- blación fomentando el control visual. Este espaciozaciones comunitarias, son espacios que ayudan a debe tener un cierre perimetral transparente y estargenerar una identificación con el barrio, el sector o equipado con iluminación adecuada tanto en el in-la villa, facilitando el uso, cuidado y apropiación de terior como en el exterior. No se debe construir lala inversión por los propios vecinos, estimulando la plaza o la multicancha aislados de cualquier tipo deconfianza y la colaboración entre ellos. También este inversión, sino que se potencie de mejor forma si se 87
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia generan sinergias con sedes sociales, colegios o igle- también estar cercados por una reja de fierro trans- sias, y se apoye con un adecuado alumbrado público parente y deben estar dotadas de iluminación que para que las familias con sus niños, jóvenes, adultos ayude a aumentar la visibilidad en sus alrededores mayores u organizaciones comunitarias utilicen este durante la noche. Es importante que este tipo de in- espacio de manera periódica. versiones mantengan un antejardín amplio y cuida- do, como también los árboles alrededor para que se Las inversiones en áreas verdes de un espacio pro- de la sensación de que alguien está preocupado de tegido deben estar bien iluminadas y deben contar su mantención. Para fomentar la presencia de perso- con equipamiento adicional que invite diferentes nas es aconsejable agregar equipamiento adicional grupos de personas a usar la inversión de forma ha- como juegos infantiles o máquinas de ejercicios. bitual, destacando entre otras implementaciones, juegos infantiles, máquinas para hacer ejercicio, gal- Para que el alumbrado público cumpla con su pro- pones techados para que se realicen actividades en pósito en estos espacios protegidos se aconseja dis- caso de lluvia, acompañadas además de mobiliario tribuir las luminarias de forma homogénea con la urbano como asientos, piletas, kioscos, cabinas te- intensidad necesaria de manera que no se generen lefónicas o basureros, los cuales ayudan al control bolsones de oscuridad en el sector, podar árboles y visual y a mejorar la relación entre la persona y el arbustos periódicamente para que no obstruyan la entorno, creando una impresión de orden y cuidado iluminación y favorecer la instalación de luminarias e incentivando a las personas a permanecer en la antivandálicas para protegerlas de personas antiso- inversión. A esto se debe agregar un follaje de altura ciales que quieran destruir este mobiliario urbano, de los árboles adecuada para no obstruir el paso de con el objeto de cometer ilícitos o para generar pun- la iluminación. tos oscuros donde se puedan reunir a consumir alco- hol o drogas, o realizar otros actos antisociales. Además de las áreas verdes, este espacio protegido puede poseer multicanchas equipadas de tal manera Es vital que las sedes sociales, áreas verdes, multi- de convertir este lugar en un centro de acondicio- canchas y el equipamiento adicional de este espacio namiento físico para toda la comunidad, como una protegido sean usados por las organizaciones comu- especie de gimnasio o complejo deportivo, donde nitarias del barrio, de manera de convertirlo en un las multicanchas estén trazadas con líneas de dife- motor para el desarrollo del capital social, donde los rentes deportes como basquetbol, baby fútbol, tenis vecinos se relacionen y se conozcan aumentando la o vóleibol y además cuenten con elementos adicio- confianza entre ellos y el sentido de pertenencia con nales como máquinas de ejercicios, equipamiento el sector, evitando así el cambio de los vecinos por de tenis de mesa o pista de patinaje y camarines. La problemas de seguridad y generando una cultura de idea es transformar el espacio físico pensado sólo cuidado en el barrio que reduzca la cantidad de ba- para realizar partidos de baby futbol (se realizó un sura en la vía pública y los signos de vandalismos. avance importante cuando se incluyeron en su tra- Así también se espera que estos espacios protegidos zado otros deportes) en un espacio donde personas con apropiación ciudadana generen en la comuni- de diferentes edades puedan realizar actividad física, dad prácticas que ayuden a erradicar el tráfico de mejorando su salud y la presencia de personas, lo drogas y las pandillas, que son dos de los principales cual fomenta la vigilancia natural y aumenta la sen- focos de temor en la población. sación de seguridad. De esta forma, la mejor manera para promover la Un espacio protegido debe poseer además de las vigilancia natural en estos espacios protegidos es inversiones descritas, sedes sociales donde distin- aumentando la cantidad de actividades que las or- tas organizaciones comunitarias tales como juntas ganizaciones comunitarias realizan en él, a través de de vecinos, clubes deportivos, grupos evangélicos, un contrato o acuerdo donde los diferentes grupos agrupaciones de ancianos, jardines infantiles, cole- sociales se comprometan a cuidar, usar y compartir gios, grupos musicales, etc., realicen distintas activi- el espacio, lo que además las obliga a relacionarse dades que incentiven la presencia natural de vecinos entre sí, generando un ambiente propicio para for- y sobre todo, ayuden a fortalecer el capital social en talecer el capital social de la villa o población. Que el las poblaciones. Deben poseer ventanas amplias que espacio tenga como responsable a una o a varias or- ayuden al control visual del interior al exterior, como ganizaciones locales da la sensación al vecino de una88
  • cierta institucionalidad que se encarga del control tes puntos del barrio de manera de convertirlo en undel entorno reduciendo el temor de los residentes. espacio protegido.Es necesario que las organizaciones responsables delespacio involucren a toda la comunidad en sus acti- Es necesaria también una capacitación constan-vidades, sin importar si son miembros o no de ellas, te a los líderes de las organizaciones comunitariasde forma que el espacio protegido sea un motor responsables del uso del espacio protegido con elpara aumentar el capital social en el barrio. objeto de aumentar sus capacidades para generar proyectos relacionados con el fomento del uso deAsí también es importante que las autoridades lo- las inversiones comunitarias.cales frecuentemente estén inspeccionando el uso ycuidado de la inversión, diseñando nuevos mecanis- Los barrios deben ser diseñados a pequeña escala,mos de utilización de los espacios protegidos para de manera de facilitar la organización social y el co-la comunidad. Además el espacio debe contar con nocimiento entre los miembros de la comunidad au-un grupo de personas destinado a su mantención mentando la confianza entre ellos y la percepción dey administración para entregarles a los usuarios la seguridad. Por lo que es interesante analizar la facti-información necesaria sobre las actividades a reali- bilidad de definir barrios más pequeños, haciendo elzar y también para resguardar la integridad de los espacio protegido un espacio limitado.usuarios. Por otro lado, los espacios protegidos deben tenerEs recomendable invertir en espacios protegidos con presencia de las autoridades locales, tanto policia-el objetivo de eliminar o reducir en la medida de lo les como municipales, otorgándole instituciona-posible cualquier sitio eriazo del barrio, debido a lidad al sector, produciendo que el vecino percibaque en general estos sitios poseen una vegetación que existen alguien preocupado por su seguridad,mal cuidada, carecen de iluminación, con acumula- como también es relevante que sienta que la justiciación de basura y se convierten un lugares altamente lo protege y que no deja a delincuentes en libertadatractivos para que los delincuentes se escondan y luego de haber cometido un delito.puedan cometer delitos de oportunidad y tambiénpara jóvenes y pandillas que quieran consumir alco-hol o drogas u ocupar el espacio para el microtráfi-co, convirtiendo este espacio en un foco de temorimportante en la comunidad aledaña.En el caso de no poder invertir en este conjunto deinversiones (por espacio o costo), es preferible in-vertir en pequeñas inversiones cercanas que puedangenerar una dinámica en un sector del barrio quegenere un grado de pertenencia en los vecinos de lacomunidad. Invertir en multicanchas y áreas verdeses el primer paso, pero deben estar acompañadaspor inversiones futuras en alumbrado público, equi-pamiento adicional y sedes sociales aledañas o estarpróximas a instituciones como colegios o iglesias,de manera que se forme un espacio protegido enun sector del barrio que sea utilizado por diferentespersonas, en distintos horarios, fortaleciendo la vi-gilancia natural del sector e incentivando la relaciónentre los vecinos. Si bien el monto de estas inversio-nes puede ser elevado, por lo menos, en un espacioprotegido debe existir una sede comunitaria y elegirentre una multicancha o una inversión de área verde(parque/plaza) dependiendo de la realidad del ba-rrio. Es necesario generar estos espacios en diferen- 89
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia V. BIBLIOGRAFÍA Hein, Andreas y Rau, Macarena. Estudio comparado de políticas de prevención del crimen mediante el Arriagada, Camilo y Morales, Nelson. Ciudad y se- diseño ambiental CPTED. Santiago, Chile: Fundación guridad ciudadana en Chile: revisión del rol de la Paz Ciudadana, 2003. 81 p. segregación sobre la exposición al delito en grandes urbes. Revista Eure, Vol. XXXII, Nº 97, 37-48, diciem- Lunecke, Alejandra, Munizaga, Ana María y Ruiz, bre de 2006. Juan Carlos. Violencia y delincuencia en barrios: Sis- Carranza, Elías. Políticas públicas en materia de se- tematización de experiencias. Santiago, Chile: Fun- guridad de los habitantes ante el delito en Améri- dación Paz Ciudadana, Universidad Alberto Hurta- ca Latina. Revista Nueva Sociedad 191, mayo-junio do, 2009. 209 p. 2004, pp. 52-64. Dammert, Lucía y Zuñiga, Liza. Seguridad y violen- Lunecke, Alejandra. La prevención local del delito cia: desafíos para la ciudadanía, Santiago, Chile: en Chile: Experiencia del programa Comuna Segu- FLACSO, 2007. 280 p. ra, ciudad y seguridad en América Latina. Santiago, Chile, FLACSO-Chile, 2005, 21 p. Dammert, Lucía y Lunecke, Alejandra. La prevención del delito en Chile. Una visión desde la comunidad. Ministerio del Interior. Memoria 2009, gestión inte- Santiago, Chile: Centro de Estudios de Seguridad Ciu- gral y especializada de la División de Seguridad Pú- dadana (CESC), Universidad de Chile, 2004. 120 p. blica. Santiago, Chile: Ministerio del Interior, 2009. Dastres, Cecilia, Spencer, Cristian, Muzzopappa, Eva, Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Ministerio del y Saéz, Chiara. La construcción de noticias sobre Interior, Fundación Paz Ciudadana. Espacios urba- seguridad ciudadana en prensa escrita y televisión. nos seguros. Santiago, Chile, 2003, 88 p. ¿Posicionamiento, Distorsión o Comprensión. [en línea] Santiago, Chile: Centro de Estudios en Seguri- Tudela, Patricio. Conceptos de orientación para polí- dad Ciudadana, CNTV, 2005. Disponible en: <http:// ticas de seguridad ciudadana. Santiago, Chile: Cen- www.cesc.uchile.cl/publicaciones/op_04_construc- tro de Investigación y Desarrollo Policial, Policía de cion.pdf> Investigaciones de Chile, 2005.90
  • DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DEL DELITO y LA VIOLENCIA EN BARRIOSDEL GRAN SANTIAGO SEGÚN ESTRATOS SOCIOECONÓMICOS1Hugo Frühling2Ximena Tocornal3Roberto Gallardo4Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana,Instituto de Asuntos Públicos,Universidad de ChileResumen a padrones estables y de manera transversal en los barrios y vecindarios de una ciudad. Shaw & McKayEste trabajo forma parte de una investigación am- (1969) buscaron la explicación para la acumulaciónplia que, desde la teoría ecológica del delito y una estable del delito en determinadas áreas de una ciu-evaluación crítica de la presencia y efectividad del dad en factores tales como la acumulación de pobrezaEstado, pretende ser un aporte al estudio de la dis- y la movilidad residencial, entendiendo que la primeratribución del delito y la violencia en los territorios afecta la estructura de oportunidades, mientras queurbanos. Este trabajo entrega resultados iniciales la segunda disminuye las posibilidades para que unade los resultados de una encuesta aplicada a 5.681 comunidad ejerza control social informal respecto deresidentes de 241 conjuntos barriales del Gran San- quienes viven en ella.tiago. La encuesta fue aplicada entre agosto y sep-tiembre de 2010. Ella arroja valiosos datos sobre vic- En décadas posteriores, el análisis respecto de las va-timización, localización del delito (en el barrio o en riaciones espaciales del delito y la violencia ha sidootras partes de la ciudad), percepción de violencia e acometido por la tradición enfocada en el conceptoincivilidades en el barrio y otras variables de carácter de desorganización social. Por desorganización so-relacional entre los vecinos y sus interacciones con cial se entiende aquí la incapacidad relativa de ve-las instituciones del Estado. En esta ocasión, el aná- cindarios, para poder hacer efectivos los valores quelisis de los datos es meramente descriptivo y abarca guían a buena parte de sus miembros. Los estudioslos ámbitos de victimización, percepciones asociadas sobre desorganización social buscan determinar losa la victimización y la satisfacción residencial. mecanismos que hacen que ciertas comunidades tengan una mayor efectividad en la regulación de lasPalabras claves: teoría ecológica del delito, distribución conductas de sus integrantes. En especial, prestanespacial, victimización, percepción de violencia, barrio. atención a su disposición y capacidad para entregar supervisión a los menores que habitan en el territo- rio y para intervenir ante situaciones que perturbanI. INTRODUCCIÓN la paz social, entre otras (Sampson, Raudenbush, & Earls, 1997). La contribución de esta tradición inte-Una antigua tradición criminológica surgida a comien- lectual podría resumirse en las siguientes líneas:zos del siglo XX en Estados Unidos, analiza la distri-bución espacial del delito y la violencia, entendiendo 1. Existen razones de trascendencia que explican laque ésta no es casual ni arbitraria y que da cuenta de distribución espacial del delito y la violencia, lle-factores subyacentes que se manifiestan de acuerdo vando a que éstas se acumulen en determinados1. Esta presentación forma parte de un Proyecto de Investigación ANILLO en Ciencias Sociales (SOC-09) denominado “Crimen y Violencia urbana. Apor-tes de la ecología del delito al diseño de políticas públicas”, financiado por CONICyT y desarrollado por académicos de la Universidad de Chile.2. Santa Lucía 240, fono: 9771521, hfruhlin@iap.uchile.cl3. Santa Lucía 240, fono: 9771530, xtocorna@iap.uchile.cl4. Santa Lucía 240, fono: 9771537, rgallardoteran@iap.uchile.cl 91
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia vecindarios y que se mantenga establemente en tigación más amplia desarrollada por un equipo ellos. de académicos de la Universidad de Chile, deno- minado “Crimen y violencia urbana. Aportes de la 2. Si bien es cierto que algunos delitos se concen- ecología del delito al diseño de políticas públicas”, tran en ciertas áreas por su cercanía a zonas co- financiado por CONICyT. En síntesis, dicha investi- merciales, alta afluencia de público y por ofrecer gación pretende explicar la violencia, la delincuen- oportunidades para delinquir, existen otras donde cia y otros fenómenos asociados a la inseguridad a el delito, particularmente aquel que es violento, nivel de barrio en la ciudad de Santiago en función tiene lugar porque existen condiciones propias de de una caracterización de las dinámicas socio es- las relaciones sociales existentes en esos vecinda- paciales y relacionales entre los vecinos y el terri- rios que dificultan el control social informal de las torio, incluyendo una apreciación crítica respecto conductas de los vecinos (Sampson, Morenoff & de la presencia y efectividad de las instituciones Gannon-Rowley, 2002). públicas a nivel barrial. En otras palabras, se espera dar cuenta de un conjunto de dimensiones físicas y 3. De ello, se deduce la necesidad de estudiar los sociales (dinámicas relacionales entre vecinos) que, mecanismos sociales que explican las dinámicas instaladas en los territorios, facilitarían o dificulta- de la violencia a nivel de vecindarios, a fin de di- rían el establecimiento y mantención de relaciones señar políticas públicas que puedan tener efectos y comportamientos violentos, sean éstos delictua- positivos respecto del fenómeno delincuencial. les o no, así como podrían explicar la presencia de otras situaciones que amenazan la convivencia y La acumulación de violencia en determinadas zonas amedrentan a la población, incidiendo negativa- de la trama urbana ha concitado una fuerte preocu- mente en su percepción de inseguridad. Con ello, pación en Chile debido a la percepción de que en nos referimos a situaciones de hostilidad o agresi- ellas se concentran inferiores niveles de calidad de vidad – algunas de ellas tipificadas como faltas – vida que en otros sectores de la ciudad, altos nive- así como a la degradación del espacio público. Este les de decadencia urbana y menor efectividad del tipo de situaciones denominadas “incivilidades” sistema legal, por la presencia de bandas delictua- merman la calidad de vida de los habitantes y ero- les y de narcotráfico. Esta realidad ha sido investi- sionan los valores que sostienen la vida en sociedad gada mediante estudios de caso y usando métodos (Roché, 2004). cualitativos (Frühling & Sandoval, 1996; Lunecke & Ruiz, 2007; Manzano, 2009). Mediante los análisis En términos metodológicos, la investigación consi- periodísticos y policiales se han identificado 171 po- deró un primer momento de aproximación cualita- blaciones en Santiago que se caracterizan por alta tiva, mediante el análisis de 7 grupos de discusión presencia de bandas delictuales, narcotráfico, escasa diferenciados por nivel socioeconómicos. En un se- presencia policial y de servicios públicos (Figueroa, gundo momento, se construyó una encuesta y se Sullivan, & Foullioux, 2009). En respuesta a esa per- aplicó en hogares representativos de 240 barrios cepción, el Gobierno de Chile dio inicio en 2004 al del Gran Santiago. Además, los barrios encuestados Programa Barrio Seguro, concentrado en barrios de- han sido objeto de una observación sistemática por nominados vulnerables y que dio lugar a un número medio de una pauta estructurada. limitado de intervenciones que combinaban aspec- tos sociales y de control. El programa Chile Segu- Este trabajo entrega resultados descriptivos e ini- ro, diseñado por el gobierno de Sebastián Piñera ha ciales de la investigación. Nos proponemos indagar iniciado a su vez una intervención masiva en barrios, cómo se manifiestan los niveles de victimización en denominada Barrios en Paz, que se focaliza tanto en los barrios según estratos socioeconómicos, además barrios comerciales como en barrios residenciales. de la percepción de incivilidades y violencias de los vecinos de sus barrios y la satisfacción residencial. Desde una perspectiva ecológica del delito, este Este artículo, constituye un primer acercamiento a trabajo pretende contribuir al análisis de la distri- los hallazgos del proyecto que están en plena fase bución espacial del delito en el gran Santiago y sus de análisis. factores asociados, formando parte de una inves-92
  • Resultados de la indagación cualitativa en A modo de síntesis y para efectos de este trabajo, losbase a grupos de discusión por nivel so- aspectos más significativos de grupos de discusióncioeconómico fueron los siguientes:Durante el año 2009 se realizaron 7 grupos de dis- • En todos los grupos, sin importar el nivel socioeco-cusión diferenciados por nivel socioeconómico (NSE). nómico, hubo una aceptación inicial – o al menosEl dispositivo grupal nos pareció acertado en tanto no hubo contraargumentos – del diagnóstico ne-permite acceder a los discursos que colaboran en la gativo implícito en la consigna inicial, el que fueconstrucción de la seguridad/inseguridad en los ba- luego complementado y nutrido por las experien-rrios en tanto un grave problema cotidiano para las cias.personas. Los discursos, entendidos como los argu- • Las variaciones más significativas se dan en quementos, interpretaciones, sentidos o significados que a mayor nivel socioeconómico, las explicacioneshacen inteligible la vida social para los sujetos, son ocupan mayor espacio en la conversación, mien-un valioso material de análisis para la investigación tras que a menor nivel socioeconómico, las ex-social por cuanto permiten visualizar las descripciones periencias concretas de victimización acaparan lay explicaciones que los sujetos dan y se dan de deter- atención de los participantes desde un comienzo.minados fenómenos de interés investigativo (Myers, • Un aspecto común en la mayoría de los grupos es2004). Por lo mismo, se utilizan frecuentemente en que tienden a establecer una distinción temporal,investigación de temas sociales controvertidos donde un antes y un después, en cuanto a la gravedad eno existen consensos cristalizados. intensidad de las situaciones de violencia reales, con base en sus experiencias, o bien imaginadas aCon respecto al fenómeno de la inseguridad/segu- las que podrían verse expuestos en el contexto deridad en los barrios es esperable encontrar diferen- la ciudad.cias en la manifestación del delito en los barrios de • Mientras los grupos C2 y C3 refirieron menor nú-diverso nivel socioeconómico predominante, en la mero de experiencias de victimización, los grupospercepción de las personas respecto de su entor- DE y ABC1 refirieron más situaciones concretas ano y en las formas en que la población resuelve sus las que temen, con mayor o menor grado de habi-problemáticas y necesidades en función de sus re- tuación.cursos económicos y sociales. Por ello, la distinción • Los DE están más expuestos (y se sienten menosde nivel socioeconómico fue incluida, siguiendo la protegidos) a situaciones de mayor grado de vio-clasificación difundida por la Asociación Chilena de lencia, especialmente por el microtráfico en susEmpresas de Estudios de Mercado (2008) que distin- vecindarios.gue 6 grupos: AB, C1, C2, C3, D y E. Para efectos de • El grupo ABC1 se siente expuesto a situacionesnuestro estudio, se consideraron en un solo grupo de extrema violencia e indefensión en el espacioal sector AB (debido a su bajo número en términos privado para lo cual recurren a empresas de segu-relativos y absolutos) más el C1 y en un solo gru- ridad.po al sector D más E (debido a las dificultades de • Los grupos C3 cuentan con mayores recursos in-contactar específicamente a personas del sector E). terpersonales para hacer frente a situaciones deDe esta forma, el diseño original de los grupos de violencia. Conocen el peligro y “se manejan”.discusión contemplaba 2 reuniones grupales por las • Los grupos C2 se consideran menos apetecibles ycategorías ABC1, C2, C3 y DE. Por otra parte, para menos expuestos. Consideran que el tema estaríala composición interna de los grupos se consideró sobredimensionado y más tiene que ver con la fal-que el género de los participantes fuese equilibrado, ta de confianza en el otro.intentando convocar a personas que se desempeña-sen en diversas actividades profesionales y laborales A partir de lo anterior, surgen algunas interrogantesen cada grupo. Además, se contempló que las eda- tales como: ¿es posible distinguir diferencias impor-des de los participantes cubriesen desde los 18 a los tantes respecto del tipo de delitos que afectan a los65 años, así como que los distintos momentos del distintos segmentos socioeconómicos? ¿Cuáles sonciclo vital estuviesen representados (jóvenes, adultos las razones por las cuales ciertos grupos sociales sejóvenes sin y con hijos pequeños, adultos con hijos muestran más vulnerables frente al delito? Ello par-en edad escolar, adultos con hijos jóvenes y adultos ticularmente parece ocurrir en los grupos socioeco-cuyos hijos han dejado el hogar familiar). nómicos extremos: grupos DE y ABC1. 93
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Objetivos En segundo lugar, pretendemos explorar si existen asociaciones entre la victimización en relación con la Este trabajo tiene por objetivo responder dos inquie- percepción de incivilidades y violencias de los veci- tudes iniciales de la investigación de la cual forma nos de sus barrios y la satisfacción residencial. parte en base al análisis de los datos de la encuesta. II. METODOLOGÍA En primer lugar, indagar a nivel descriptivo, cómo se distribuye la victimización (general o por hogares y Entre agosto y septiembre 2010, se aplicó una en- personal) por micro barios (MB) según NSE, es decir, cuesta a 5.861 hogares representativos de 246 ba- en qué estratos existirían mayores y menores niveles rrios de la ciudad de Santiago. Los módulos consul- de victimización relativa y evaluar si las diferencias tados en la encuesta se detallan en la tabla 1. son significativas estadísticamente. Luego, estable- cer si existe o no un cierto patrón por NSE en los ba- rrios en cuanto a los tipos de delito que allí ocurren según NSE. Tabla 1: Resumen encuesta Módulo Temas consultados Módulo I: Descripción del hogar y se- Información básica, desventajas sociales y exclusión lección de respondiente social. Módulo II: Caracterización del barrio Elección del barrio, estabilidad residencial, satisfac- ción con el barrio, actividades rutinarias, trasporte público. Módulo III: Presencia y satisfacción con Presencia y uso de instituciones de educación y salud servicios públicos (públicas y privadas), relación con los municipios, confianza en instituciones de control social formal. Módulo IV: Recursos comunitarios Calidad (frecuencia, confianza, organización, etc.) de los vínculos en el contexto barrial, participación vecinal, eficacia colectiva, identidad y cohesión barrial, adhesión a valores y normas prosociales comunes. Módulo V: Victimización, violencias e Percepción de inseguridad en general y en el barrio, incivilidades victimización, medidas de seguridad tomadas, vio- lencia, agresiones e incivilidades en el barrio. Caracterización socioeconómica del Ingreso, situación laboral, sistemas de seguridad hogar social (pensión y salud) , tenencia de la vivienda y características de la vivienda. Fuente: elaboración propia.94
  • La estrategia de muestreo del estudio consideró dos éste un número adecuado para su representatividadunidades de análisis, a saber, unidades vecinales (UV) en universos barriales de alrededor de 100 hogaresy micro barrios (MB). Las UV son unidades territoria- en promedio por MB.les predefinidas y su universo es conocido, mientrasque los MB fueron especialmente diseñados para Para efectos de determinar el NSE de un barrio, seeste estudio de acuerdo a un procedimiento estable- toma como tal al NSE preponderante de acuerdo acido por los investigadores. Ello implicó, en primer los datos del Censo 2002. De esta forma, si en unlugar, tomar el conjunto de manzanas censales de barrio hay 70% de hogares clasificables como C2,acuerdo al Censo 2002 del INE, que asciende a cerca entonces el NSE del barrio (y de todos los hogares yde 41.000 manzanas censales. Luego, las manzanas personas encuestadas) con el que trabajamos paracensales fueron agrupadas en conjuntos de 6 a 8 ese barrio específico es C2.manzanas censales a través de un programa compu-tacional que por iteración determinó el universo deMB, teniendo en consideración hitos urbanos tales III. RESULTADOScomo grandes avenidas y otros que determinaronla distancia promedio que cada MB tendría con res- Distribución de la victimización en el barriopecto a un centriolo. Este fue el procedimiento ad por NSEhoc de esta investigación para determinar el univer-so de MB, ya que no existe una definición única de La encuesta arrojó que 15% del total de los hogaresbarrio. Lo anterior arrojó un universo de cerca de encuestados5 refieren que algún miembro ha sido5.000 MB. victimizado en los últimos 12 meses. Si revisamos la victimización por hogares de acuerdo al NSE, obte-Por su parte, las UV suman cerca de 9.000 en el nemos que donde hay un mayor porcentaje relativoGran Santiago. De éstas, se tomaron 123 UV de- es en el estrato C3 con 18%, seguido del estrato Dterminadas aleatoriamente y, luego, al interior de con 15%, luego el estrato ABC1 con 13% y final-cada UV se tomaron 2 MB al azar. En cada MB se mente el estrato C2 con 12%.encuestaron entre 20 a 25 hogares, considerando Tabla 2: Victimización hogares según NSE preponderante en el barrio Pregunta: ¿Ud. o algún miembro de su hogar ha sido víctima de un delito? TOTALES ABC1 C2 C3 D Sí 15% 13% 12% 18% 15% No 85% 87% 88% 82% 85% Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.Ahora bien, si analizamos dónde ocurrieron los he- objeto los encuestados C2 tienen lugar en el barrio,chos (en cualquier lugar de la ciudad versus en el mientras que para el estrato ABC1 el 89%, y para elbarrio) observamos que en 86% de los hogares victi- estrato D, el 86%. Es decir, si una persona de estratomizados, los hechos han ocurrido en el barrio de re- C2 es víctima de un delito es altamente probablesidencia. Más aún, el 94% de los delitos de que son que lo sea en su entorno de residencia.5. Llama la atención que esta cifra está muy por debajo de la cifra de la ENUSC 2009 que sugiere que en Santiago el 34,9% de los hogares de Santiagoha sufrido algún delito en los últimos 12 meses. Sin embargo, ello se explica por el procedimiento con que fue extraída la muestra. 95
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla 3: Localización de los delitos (victimización hogares) según NSE Pregunta: ¿Cuántos de estos ocurrieron en el barrio donde Ud. vive? TOTAL ABC1 C2 C3 D Total Delitos 1.254 109 211 406 529 Total Delitos Barrio 1.083 97 197 334 454 delitos barrio / delitos totales 86% 89% 94% 82% 86% Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. Para esta caracterización también es relevante esta- son con violencia, para el sector C2, un poco más blecer si hay presencia de violencia contra las perso- de un tercio lo son. Ello podría implicar diferencias nas en los hechos delictivos y, sobre todo, en aque- importantes en la forma como se experimenta la se- llos que se registran en el barrio según NSE, con el guridad a nivel del entorno más inmediato al hogar. objeto de ir dibujando si hay o no ciertos patrones interesantes a nivel de los barrios de acuerdo al NSE Resulta interesante comparar lo que ocurre en los preponderante. Al respecto es posible afirmar que sectores extremos. Es especialmente llamativo que en general los delitos violentos representan el 49% 50% de los delitos sufridos por el sector ABC1 a (casi la mitad) de los delitos que sufren las personas nivel de hogares sean violentos y que, además, 47% encuestadas. Esta proporción sube a algo más de de los delitos experimentados en el barrio también la mitad de los delitos (53%) en el caso del estrato lo sean. En este caso es posible apreciar que la vic- D y se encuentra en sus rangos más bajos para los timización con violencia ocurre en el barrio, mien- estratos C2 (45%) y C3 (47%). tras que en el caso de nuestros encuestados perte- necientes al sector D, si bien más del 53% de los Por su parte, para todos los delitos registrados en delitos de los que son víctimas implican el uso de el barrio de residencia, las víctimas refieren que un violencia, sólo 44% de aquellos vividos en el barrio 41% de ellos implican el uso de violencia, siendo el son con violencia. Nuevamente, ello podría estar sector ABC1 donde este porcentaje alcanza su ni- dando cuenta de diferencias importantes en el cómo vel más elevado en 47%, mientras que en el sector se experimenta la seguridad a nivel del entorno más C2 éste es de 34%. Es decir, mientras para el sector inmediato al hogar. ABC1 casi la mitad de los delitos vividos en el barrio Tabla 4: Victimización por delitos violentos y su localización por NSE Preguntas: ¿Cuántas veces usted u otros miembros de su hogar han sido víctima de delitos donde ha mediado el uso de la violencia, amenaza o intimidación? (ej. asaltos, lesiones, homici- dios, ataques sexuales, otros) y ¿Cuántos de esos delitos violentos ocurrieron en el barrio donde usted vive? TOTAL ABC1 C2 C3 D % Delitos NO violentos sobre la victimización general hogares 51% 50% 55% 53% 47% % Delitos violentos sobre la victimización general hogares 49% 50% 45% 47% 53% % Delitos NO violentos sobre la victimización hogares registrada en el barrio 59% 53% 66% 61% 56% % Delitos violentos sobre la victimización hogares registrada en el barrio 41% 47% 34% 39% 44% Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.96
  • Los tipos de delitos más comunes registrados en el sectores socioeconómicos (13%). En el sector C3, sebarrio son los robos, que a nivel general alcanza al puede apreciar que las proporciones se mantienen50%. Al respecto, entre aquellos de los encuestados similares a las que se darían en la generalidad de losdel sector ABC1 que dicen haber sido víctima en el barrios en función de los tipos de delito (% para elbarrio de algún delito, un notable 74% de dichos total comparados con los de C3). Finalmente, paradelitos corresponde a robos. En el sector C2, llama el sector D, el 11% de delitos que ocurren en el ba-la atención que 17% de los delitos en el barrio sean rrio corresponde a amenazas, lo que supera el 8%asaltos siendo éste un porcentaje por encima del general.promedio de asaltos en los barrios para todos losTabla 5: Tipos de delitos que se registran en el barrio según NSE Total ABC1 C2 C3 D N % N % N % N % N %Nº total robos en su barrio 539 50% 72 74% 104 53% 126 38% 237 52%Nº total asaltos en su barrio 135 13% 12 12% 34 17% 36 11% 54 12%Nº total hurtos en su barrio 128 12% 6 6% 25 13% 42 13% 55 12%Nº total lesiones en su barrio 52 5% 0 0% 5 2% 21 6% 26 6%Nº total amenazas en su barrio 82 8% 4 4% 9 5% 19 6% 50 11%Otros 147 14% 4 4% 20 10% 90 27% 32 7%Total delitos barrio 1.083 100% 98 100% 197 100% 334 100% 454 100%Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.Percepciones asociadas al delito y la violen- ha disminuido. Al respecto, llama la atención quecia en el barrio por NSE las percepciones más agudizadas del problema (% de quienes afirman que ha aumentado) estén en re-Una mirada global de la urgencia que manifiestan lación con los NSE en un sentido inverso, es decir,los diversos NSE con respecto al delito se obtiene a a menor NSE mayor porcentaje de respuestas porpartir de la consulta por la percepción de qué tanto estrato en la opción de “aumentó”. Es el sector Dha aumentado o disminuido este fenómeno en el donde se percibe un mayor aumento con 40%, se-barrio. En términos generales, la mayoría de nues- guido del sector C3 con 34%, el sector C2 con 29%tros encuestados (46%) considera que la delincuen- y, finalmente, el sector ABC1 con 22%, lo que secia en su barrio se ha mantenido en el último año, refleja claramente en el gráfico 1.34% considera que ésta ha aumentado y 16% queTabla 6: Percepción de delincuencia en el barrioPregunta: Pensando en su barrio ¿Ud. diría que durante el último año la delincuencia…? TOTAL ABC1 C2 C3 DAumentó 34% 22% 29% 34% 40%Se mantuvo 46% 57% 51% 44% 42%Disminuyó 16% 17% 15% 16% 16%Ns/Nr 4% 4% 5% 6% 3%Total 100% 100% 100% 100% 100%Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. 97
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico N°1: Percepción de delincuencia en el barrio Pregunta: Pensando en su barrio ¿Ud. diría que durante el último año la delincuencia…? Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. Asimismo, resulta significativo que para el estrato La encuesta también indagó acerca de las percepcio- ABC1 y C2, los mayores porcentajes se concentren nes de ocurrencia de determinados fenómenos con- en la opción “se mantuvo” la delincuencia en el ba- cebidos como incivilidades que afectan la percepción rrio con 57% y 51%, respectivamente. Los porcen- global de seguridad en el territorio de residencia. tajes de “se mantuvo” también son relevantes para Para efectos de nuestra encuesta se consideraron los estratos C3 y D con 44% y 42%, respectivamen- como incivilidades la presencia de rayados, uso de te, no obstante, éstos no superan el 46% que se lenguaje agresivo en la vía pública, daños menores registra a nivel general para esta opción. Lo anterior a infraestructura pública, apropiación de espacios podría estar dando cuenta de que para los secto- públicos, consumo de alcohol o drogas en la vía pú- res ABC1y C2 ha habido un proceso de habituación blica, acumulación de basura y falta de higiene en frente al fenómeno de la delincuencia en los barrios, el entorno y ruidos molestos. Si agrupamos las res- mientras que para los sectores C3 y, especialmente, puestas concernientes a percepción de incivilidades para el D, la preocupación por la seguridad en el obtenemos que habría una relación entre el NSE y barrio no ha cejado. Al respecto llama la atención la mayor o menor percepción de estos fenómenos, que el menor porcentaje de “no sabe/no responde” como se aprecia en el gráfico 2, en términos de que se dé en el sector D (3%) y el mayor en el sector C3 a mayor NSE menor percepción de ocurrencia de es- (6%) ya que esta opción permite agrupar a aquellos tas incivilidades. En el mismo sentido, a menor NSE, sujetos que desean definirse por las respuestas an- mayor percepción de ocurrencia de los mismos. teriores, dando cuenta probablemente de cuán pre- sumiblemente compartida es la respuesta que da el sujeto entre sus pares.98
  • Tabla 7: Percepción de incivilidades por NSE en el barrio Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.Gráfico N° 2: Percepción de incivilidades por NSE en el barrio Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.Las mismas tendencias se observan con las percep- cia, se observa algo similar de lo que ocurre con lasciones de violencia en el barrio por NSE. En la encues- preguntas sobre incivilidades, pero con la excepciónta se consultó acerca de la percepción de ocurrencia de la opción “casi nunca”. Así, quienes más violen-de situaciones de violencia en el barrio tales como cia constatan en su barrio son las personas clasifi-amenazas verbales, asaltos a transeúntes, amenazas cadas en el estrato D y, al contrario, quienes menosy riñas entre bandas, apropiación de espacios para consideran estas variables en su entorno correspon-cometer delitos, destrucción de propiedad privada de al NSE ABC1.por personas/grupos, destrucción de infraestructurapública, venta ilegal de alcohol, robos en propiedad Lo interesante en este caso, respecto a la consultaprivada, comercio y producción de drogas, enfrenta- sobre incivilidades, es que en términos absolutosmientos entre bandas con uso de armas. la violencia en el barrio presenta magnitudes infe- riores. Esto, en general, se percibe más incivilidadSi agrupamos las preguntas de percepción de violen- que violencia. 99
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla 8: Percepción de violencia por NSE en el barrio Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. Gráfico N° 3: Percepción de violencia por NSE en el barrio Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. Satisfacción residencial se observan resultados similares como se aprecia en En esta oportunidad, hemos querido explorar tam- los gráficos 4 y 5. Ambos aluden a cuestiones que de bién el grado de satisfacción residencial a nivel des- antemano se suponen y que en la práctica se corro- criptivo por NSE para luego ponerlo en relación con boran. Grupos con NSE más alto tienden a elegir su las dimensiones anteriores. Para ello, la encuesta barrio y manifiestan menos deseos de cambiarse de contiene dos preguntas relevantes, a saber, si hubo su sector. Caso contrario para personas que viven en una elección del barrio y si existen deseos de cam- barrios con NSE predominantes más bajos. biarse de barrio de residencia. Para ambas preguntas100
  • Tabla 9: Satisfacción residencial 1 por NSE Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.Gráfico 4: Satisfacción residencial 1 por NSE Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09.Tabla 10: Satisfacción Residencial 2 por NSEFuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. 101
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico 5: Satisfacción residencial 2 por NSE Fuente: Elaboración propia Encuesta Anillo SOC 09. IV. SINTESIS y DISCUSIÓN La mayor proporción de delitos violentos ocurridos en el barrio se da en el estrato ABC1 con un 47%, Los resultados a nivel descriptivo muestran que hay mientras que para el sector D los delitos violentos re- una mayor victimización relativa en el estrato C3 con presentan el 53% sin importar su ubicación, lo que 18%, mientras que el promedio general es de 15%. baja a 44% para la proporción de delitos violentos El estrato D está en el promedio y luego le sigue el en el barrio. ABC1 con 13% y el C2 con 12%. En cuanto a los tipos de delitos ocurridos en el ba- En el estrato C2, 94% de los delitos ocurren en el rrio, se dan ciertas tendencias por NSE. Si los robos barrio. Luego le sigue el sector ABC1, donde el 86% (a la vivienda y al vehículo) son el 50% de los delitos de los delitos ocurre en el barrio. El sector D nueva- reportados en el barrio por todos los estratos, ellos mente está en el promedio y en el sector C3, 82% corresponden al 74% de los delitos reportados por de los delitos que ocurren en el barrio. el estrato ABC1, seguidos en un 12% por los asal- tos. En el sector D, los robos representan el 52% de El sector C2 presenta la más baja proporción de de- los delitos reportados, seguidos por los asaltos en litos violentos sobre el total de delitos sin importar 12%, las amenazas en 11% y las lesiones en 6%. su localización (55%), proporción que es aún más Llama la atención que los porcentajes en el sector importante en el barrio, donde sólo el 34% de los D de amenazas y lesiones se ubiquen por sobre los delitos que ocurren en el barrio son violentos. promedios generales, donde estos delitos alcanzan el 8% y el 5%, respectivamente.102
  • Por su parte, para los sectores C2 y C3, las propor- que las primeras, se vinculan a victimización deciones más significativas están también en el robo algún miembro del hogar, victimización personal,(53% para el estrato C2 y 38% para el estrato C3), percepción de incivilidades y violencia en el barrio.pero estos valores no son desmesurados con respec- En el caso de la segunda variable incorporada, seto a los promedios generales de los delitos reporta- relaciona a victimización general en el barrio, per-dos en el barrio. No obstante, en el sector C2, es el cepción de incivilidades y violencia, cantidad deasalto con 17% de los delitos denunciados por este delitos denunciados y a la satisfacción residencial.sector en el barrio un aspecto llamativo, ya que elvalor general alcanza sólo al 13%. - Sobre la satisfacción residencial justamente, es llamativo que para el caso de los tipos de victi-La evaluación de la percepción de violencia, delin- mización considerados, cuando se denota algúncuencia e incivilidades por estrato a partir de los da- tipo de relación ésta acontece de forma significa-tos de la encuesta arroja resultados esperados, en tiva cuando ambas no especifican como lugar deltérminos de que a mayor NSE, menor percepción de acontecimiento el barrio. A su vez, en el caso dedichos fenómenos. Lo mismo ocurre con la satisfac- la asociación con la variable que alude a quererción residencial por estrato. mudarse del barrio, la magnitud de vinculación es mayor y presenta una dirección positiva. Esto seAhora bien, si sometemos los datos de victimización, explica en que mientras más grande sea el deseoNSE, percepciones y satisfacción residencial a un de querer cambiarse de barrio mayor es la proba-análisis de correlaciones, incluyendo las variables de bilidad de que algún/a integrante del hogar hayarevictimización y victimización personal obtenemos sido victimizado/a, en términos generales, no ha-lo siguiente (Tabla 11 Correlaciones): biendo acontecido esto, como ya dijimos en el entorno del hogar.- Existe una fuerte vinculación entre NSE y victimi- zación personal en el barrio. Se explica en que mientras a más delitos de este tipo sufridos, ma- yor es la probabilidad de pertenecer el NSE D.- La percepción tanto de incivilidades como de vio- lencia en el barrio se relaciona con el NSE prepon- derante en el barrio. Primeramente, se confirma lo presentado a nivel descriptivo, es decir, a mayor percepción de estas irregularidades es más pro- bable que quien sostiene esto pertenezca a un barrio con un NSE predominante D. En segundo lugar, es posible observar que quienes han sufrido de victimización de algún integrante del hogar o de forma personal, tienden a percibir de forma elevada este tipo de situaciones.- Al incorporar las variables de satisfacción y revicti- mización al modelo de asociaciones, observamos 103
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia V. CONCLUSIONES el estrato ABC1. Para el caso del segmento D, la si- tuación se acompaña más que nada de violencia. En La evidencia emanada de la encuesta de este estudio la situación de los estratos C, se observan mayores da sustentos cuantitativos a los hallazgos del análisis proporciones de delitos sin violencia contra las per- de los grupos de discusión, realizados como parte de sonas. la indagatoria preliminar en el marco de la investiga- ción amplia en que se inserta este trabajo. A modo Además, pareciera ser que el NSE predominante en de recordatorio, a partir de los grupos de discusión el barrio se vincula más estrechamente a victimiza- señalábamos que era posible afirmar que aquellos ción personal en el barrio, percepción de incivilida- grupos que dan cuenta de una situación más apre- des y violencia y a la satisfacción con el entorno. La miante son los extremos, es decir los estratos DE y satisfacción residencial pareciera responder más que ABC1. nada a las percepciones que sobre él se construyen (si se le encuentra ordenado, asociado a factores de Por ello en este trabajo nos propusimos explorar dos violencia, desórdenes, etc.) más que a la victimiza- preguntas, a saber: ción en sí. 1. Cómo se distribuye la victimización (hogares) por MB según NSE y describir los tipos de delitos más frecuentes que allí ocurren según NSE. 2. Explorar si existen asociaciones entre la victimiza- ción en relación con la percepción de incivilidades y violencias de los vecinos de sus barrios y la satisfac- ción residencial. Al respecto podemos concluir preliminarmente que se distinguen patrones por tipos de delito en el ba- rrio según NSE y que ello podría implicar estrategias diferenciadas de tratamiento del tema en función de las diferencias en la forma cómo se experimen- ta la seguridad a nivel del entorno más inmediato al hogar. Al respecto, las condiciones más críticas (violencia, barrio, revictimización) se observan para104
  • VI. BIBLIOGRAFÍAAsociación Chilena de Empresas de Estudios de Mer- Myers, G. (2004). Matters of opinion: talking aboutcado. (2008). Grupos socioeconómicos. Santiago, public issues. Cambridge: Cambridge UniversityChile. Disponible en http://www.anda.cl/estudios/ Press.textos/DescripcionGSEChile2008.pdf Roché, S. (2004). Tolérance Zéro? Incivilités et Insé-Figueroa, J. P., Sullivan, J., Foullioux, M. (29 de Julio curité. Paris: Edition Odile Jacob.de 2009). Santiago ocupado. Revista Qué Pasa. Sampson, R., Morenoff, J., Gannon-Rowley, T.Frühling, H., Sandoval, L. (1997). Distribución espa- (2002). Assessing neighborhood effects: social pro-cial en el Gran Santiago. Algunos factores explicati- cesses and new directions in research. Annual Re-vos. Estudios Sociales (90), 137-159. view of Sociology, (28), 443-478.Lunecke, A., y Ruiz, J. C. (2007). Capital social y Sampson, R., Raudenbush, S., Earls, F. (1997). Neigh-violencia en barrios urbanos críticos. En Dammert, borhoods and violent crime: A multilevel study ofL., Zúñiga, L., comp. Seguridad y violencia. Desa- collective efficacy. Science (277), 918-924.fíos para la ciudadanía. Santiago, Chile: FLACSO/ URB-AL. Shaw, C., McKay, H. (1969). Juvenile delinquency and urban areas. Chicago: The University of Chica-Manzano, L. (2009). Violencia en barrios críticos. Ex- go Press.plicaciones teóricas y estrategias de intervención ba-sadas en el papel de la comunidad. Santiago, Chile:Ril Editores-CESC. 105
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia106
  • LOS INDIVIDUOS FRENTE A LA EXPERIENCIA DEL DELITO:COORDINACIÓN, PROTECCIÓN y CONTROL 1Roberto Lagos Flores2Instituto Chileno de Estudios Municipales,Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad Autónoma de ChileResumen I. INTRODUCCIÓNEn este trabajo analizamos las reacciones de los in- El análisis de la delincuencia puede ser encaradodividuos que se adaptan a las nuevas experiencias desde el punto de las víctimas sean éstas reales odel crimen y el delito en sectores urbanos de Chile. potenciales, es decir, enfocados en aquellos que su-Utilizamos una encuesta de opinión pública nacional fren física o moralmente las consecuencias del delitosobre asuntos locales de agosto 2010. Exploramos o aquellos que se previenen, protegen y manifies-las vivencias de las personas y sus patrones de res- tan miedo e inseguridad, pues mediante su actitudpuestas ante las pruebas que imponen la victimiza- y propensión pueden llegar a convertirse en vícti-ción y el riesgo delictual. Encontramos que las es- mas del delito. Esta perspectiva de análisis centradatrategias que adoptan las personas son, en orden en las víctimas nos permite acercamos a puntos dede preferencia, de coordinación de actores locales, observación distintos a los tradicionales de la con-protección residencial y medidas de control barrial. ducta criminal y la sociología de la desviación y nosDiscutimos estos cambios a la luz de las teorías cri- ayuda a examinar las circunstancias, las conductasminológicas vigentes y de seguridad pública. Ade- y actitudes de las personas que no siendo sujetosmás, mostramos lo provocador que resulta el hecho delincuentes propician, favorecen o participan en laque los mismos sujetos apoyen medidas restrictivas ocurrencia de los delitos, quienes se transforman eny favorezcan roles protagónicos de actores que es- espectadores del mismo y acompañan su visión contán en los márgenes de la seguridad pública, pues acciones de protección y prevención.revelamos el alto apoyo a la existencia de guardiasy policías municipales, a mayores facultades para las En este estudio nos basamos en el siguiente hecho:policías y a la colaboración de las fuerzas armadas las personas están organizando y gestionando cre-en la delincuencia, lo que implica un cambio en las cientemente sus vidas teniendo en cuenta la pers-funciones de instituciones que pueden obtener es- pectiva del delito y la inseguridad. La posibilidad delpacios de autonomía indebidos. Finalmente, ofrece- delito es un desafío cotidiano para cada persona.mos evidencia con respecto a cuáles son las caracte- Por tanto, creemos ver que la prevención constituyerísticas que explican esta actitud de las personas en un campo de estrategias de adaptación sobre el cualmateria antidelincuencia. es posible observar formas de cambio sociocultural a la luz de distintos enfoques de teoría social, comoPalabras claves: seguridad pública, prevención del la individualización, las nuevas criminologías o la vic-delito, coordinación social, vigilancia vecinal, con- timología.trol barrial.1. Esta investigación es parte del Programa de Estudio en Seguridad Pública Local del Instituto Chileno de Estudios Municipales de la Universidad Autó-noma de Chile.2. Cientista Político, Pontificia Universidad Católica de Chile. Magíster en Sociología Universidad Alberto Hurtado. Diplomado en Seguridad Ciudadana.Investigador ICHEM, Universidad Autónoma de Chile. Gaspar Banda 3810, San Miguel, Santiago; Teléfono: 81937515; Email: rlagos@ichem.cl. 107
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia En efecto, en este trabajo buscamos probar los su- sólo nos retrata su experiencia o cómo se comporta puestos de la adaptación de las personas a las repre- esa persona, sus acciones concretas, sino también sentaciones colectivas relacionadas con la delincuen- sus expectativas, qué podría hacer en el futuro de cia en el Chile actual. Para nosotros la experiencia del acuerdo a la presión del delito y la delincuencia so- delito, sea ésta real, concreta y directa o solamente bre su vida individual, familiar y social. Porque detrás imaginada, percibida e indirecta, está determinada de cada conducta individual está la construcción so- social y culturalmente. Sin embargo, la tratamos a la cial de aquella particular experiencia. postre como un desafío impuesto por la sociedad y que los sujetos deben sortear. En síntesis, nos proponemos explorar las experien- cias del crimen y el miedo al delito en los sujetos y La última Encuesta Nacional Urbana de Seguridad analizar las respuestas de administración y gestión Ciudadana, ENUSC 2009, ratifica el impacto de la de su seguridad, aproximándonos de modo explora- delincuencia en el campo de estrategias de adapta- torio a los nuevos significados de la prevención de la ción para los individuos. Por ejemplo, las personas delincuencia en nuestra vida social. para evitar ser víctima de un delito han dejado de llegar tarde a su hogar en 68%, han evitado dejar la casa sola en 66,1% y han evitado salir de noche II. MARCO REFERENCIAL para disminuir sus posibilidades de riesgo y victimi- zación en 64,4%. El Informe de Desarrollo Humano del PNUD del año 2002, entre otras cosas, demostró que cada persona Además, el 38,9% de las personas cree que será víc- en la modernidad tardía enfrenta individualmente tima de un delito en los próximos 12 meses y respec- las elecciones, valores y relaciones que constituyen to de la percepción de vulnerabilidad, el 53,6% de su propio proyecto de vida; mostró que el proceso las personas se siente inseguro caminando solo en su de individualización se anclaba en Chile en un cami- barrio cuando está oscuro. En el año 2000, el 12% no de diferenciación creciente que motivaba a que de la población manifestaba sentir “alto temor” a la cada sujeto se haga cargo de sí mismo y sea capaz delincuencia y en el año 2009 esta cifra aumentó a de autoconstruir su propia vida. Este proceso fue 18% (Fundación Paz Ciudadana, 2010). presentado como una oportunidad enmarcada por la vida colectiva. En suma, demostraciones del efecto de la experien- cia del delito real o percibido en las rutinas y estilo de Las vías de la individualización son variadas y se vida de las personas, al punto que algunas de estas pueden observar en los patrones de cambio de los conductas, con el paso de los años se han ido insti- ámbitos familiar, laboral, educacional, no obstante, tucionalizando, han dejado de ser rasgos de cambio construyen un esquema de estructuras simbólico- y se han normalizado. discursivas que relacionan y permiten el diálogo y la comunicación entre las experiencias y prácticas de Sobre los anteriores presupuestos realizamos un las personas y el sistema o registro social. Sobre este análisis de datos que nos permitirá caracterizar y patrón de análisis afirmamos que es posible que las comprobar nuestras afirmaciones, intentando ob- personas estén construyendo en Chile sus modos de servar cómo se construyen los proyectos de vida que vida definidos o asediados por el delito como repre- responden a las exigencias de una sociedad alta- sentación social y como patrón cultural presente en mente insegura, pero con tasas de delitos relativa- sus vidas, sean éstos motivados por un único factor mente estables y bajas en comparación con el resto (la experiencia directa de la victimización) o por múl- de los países del continente. Buscamos determinar el tiples factores (entre ellos el miedo al delito, la frus- efecto de ciertas presiones del entorno de los sujetos tración por estar desprotegido o incluso la ira por que los invita a reaccionar y adaptarse teniendo so- una sociedad altamente insegura). bre sus cabezas la experiencia del delito. ¿Qué hicie- ron y qué están dispuestos a hacer los sujetos para Kessler ha señalado que “el miedo es un sentimien- vivir seguros y tranquilos? to legítimo tanto en hombres como en mujeres cuando hay consenso en que se está viviendo bajo En este trabajo partimos de la base que cada medida la amenaza del delito” (2009: 43). Es una categoría tomada por las personas en materia antidelictiva no108
  • emocional y racional, cognitiva y evaluativa que im- Sin embargo, no necesariamente las víctimas de lospulsa o favorece distintos tipos de acciones. Por lo delitos pueden ser apoyadas por el sector público. Nomismo, resulta una categoría válida para aproximar- sólo ellas toman medidas de prevención, protecciónse al fenómeno de la delincuencia y la inseguridad y control ante eventuales revictimizaciones, pues lasen el Chile contemporáneo, por cuanto nos entrega propias personas que no han vivido la experienciapistas respecto de lo que está ocurriendo efectiva- de la delincuencia y que tienen miedo o inseguridadmente con las personas en un mundo dominado por emprenden acciones individuales o colectivas paralas nociones de delito, riesgo e inseguridad. Es más, reducir la oportunidad de ser víctimas o sufrir por laGarland ha afirmado que “la imagen simbólica de delincuencia, se defienden y protegen en comunidadla víctima ha adquirido vida propia” (2007: 218), es o buscan en el mercado dispositivos de proteccióndecir, que el plano de las víctimas de la delincuen- de manera privada. De hecho, la literatura científicacia en las sociedades modernas se ha posicionado muestra un abanico de acciones emprendidas portanto en el discurso político, como en los medios de las personas y las comunidades que quieren evitar acomunicación, en la política criminal y en las con- toda costa el rótulo de victimizadas (Frühling, 2008;versaciones habituales de las personas; al punto de Ruiz y Carli, 2009; Vanderschueren, 2007; Ruiz y Li-pensar que las víctimas son ya una categoría social, zana, 2009).una nueva clase representativa y que su interés, elinterés de la víctima -real y potencial-, es el interés Un elemento central ha sido la participación de lasde toda la sociedad. personas en acciones preventivas, como componen- te clave de las políticas del último decenio y sobreSobre estos temas se prenuncian con asiduidad y ve- la que se han construido una serie de expectativas,hemencia los actores políticos, representantes en el con relativo éxito. De hecho, la participación de lasparlamento, medios de comunicación, líderes socia- personas en acciones de prevención y protecciónles y comunitarios, incluso los trabajos académicos y se ha transformado en un imperativo antidelictuallos especialistas. Es un nuevo tema transformado en refrendado por las políticas públicas y por la litera-asunto de interés público. tura académica. Sin embargo, diversos anteceden- tes muestran que la participación se concentra enEstos presupuestos se materializan en los discursos pequeños grupos de intereses particulares y que nopúblicos y resultan coherentes con las acciones que corresponde a una práctica masiva, por ejemplo, ense están ejecutando en nuestro país, pues desde la 2009 y 2010, ante la pregunta: ¿Ha participado du-Estrategia Nacional de Seguridad Pública (2006) has- rante el último año en la elaboración de un Plan deta la actual Política de Seguridad Pública (2010) la Seguridad Municipal?, ni siquiera 1% de la pobla-categoría de víctimas de la delincuencia se ha inclui- ción indicó una respuesta afirmativa (ENOPM, 2009,do sostenidamente en las políticas y proyectos públi- 2010). En la misma línea, Salcedo, Sabatini y Rassecos cada vez con mayor fuerza y apoyos: acciones de sobre el trabajo de prevención comunitaria en ba-atención, protección, cuidado, reparación, orienta- rrios críticos han señalado que “el polo individualistación y respaldo han venido a redefinir el papel de las de las ideologías de vida de estos grupos se refuerza,personas afectadas por la delincuencia de manera desarrolla y complejiza, mientras las organizacionesdirecta e indirecta. barriales y la ideología de la acción colectiva que las sostenía se han debilitado” (2009: 79).En Chile, 33% de hogares ha sido victimizado, entanto, la percepción de temor es de 38,9% (ENUSC, En 1998 el PNUD en su informe anual instaló la pre-2009). Se ha dicho que el 12% de los hogares chi- ocupación por los aspectos relacionados con la segu-lenos concentran el 60% de los delitos y que el ridad humana en Chile y mostró la débil sociabilidad36% de los hogares ha sido revictimizado (Política de los individuos que, adaptados a los sistemas fun-de Seguridad Pública, 2010: 46). Para este grupo, la cionales, no demuestran la misma suficiencia paraactual Política de Seguridad dispone la creación de lograr niveles mínimos de integración social. Lo queun sistema de atención a víctimas y el mejoramiento trae como consecuencia respuestas parciales parade la atención y cobertura actual en la materia, en sortear las inseguridades y la imposición de una visiónla creciente concreción de un discurso enfocado en individualista de los riesgos y responsabilidades.estos nuevos grupos de ciudadanos. 109
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Sin embargo, más allá de las comunidades organiza- diversas fuentes (medios de comunicación, clase po- das, de los grupos sociales de base que son deposita- lítica, referencias sociales externas, etc.) y por ello, rios de estrategias de prevención gubernamentales, los actores disponen, dirigen e invierten una parte lo que queremos destacar aquí es que los individuos significativa de sus vidas (tiempo y recursos) para particulares gestionan su seguridad y toman medi- adquirir servicios y bienes relacionados con la segu- das para prevenirse del delito, muchas veces aislados ridad personal, familiar y también social. de sus vecinos; en otras, de manera colectiva y sin programas públicos intermediarios. Esto motiva a La sensación de que el crimen está en todas partes evaluar las medidas adoptadas por las personas y or- y de que le puede tocar a cualquiera es un aspecto ganizaciones para evitar la victimización, incurrien- más que está presente en la cotidianeidad al que do en gastos privados de la seguridad como el uso las personas terminan acostumbrándose o adaptán- de sistemas de prevención situacional, hoy en boga dose, pese a que esta situación genera más allá del como las cámaras de vigilancia o el reclutamiento de temor, sentimientos de impotencia, rabia y vengan- personal o guardias privados. za. La victimización afecta a las clases marginales o grupos desfavorecidos, a sectores acomodados y de Es más, y ahondando en la diversidad de las vícti- mayores ingresos, pero también a las clases medias, mas y en la generalidad del temor, según Figueroa, pues por ejemplo éstas tienen la mayor probabili- Sullivan y Fouillioux en Santiago existen 80 pobla- dad de ser víctimas de robos (Olavarría, 2006), esta ciones “tomadas por la delincuencia”, fruto de ello situación hace que personas de todos los sectores más de 660.000 personas viven delitos sin ser víc- socioeconómicos se puedan sentir inseguros y des- timas directas, es decir, son testigos y espectadores protegidos. Una normalización de la situación pro- de actividades delictivas, violencia, desorganización blema y una extensión de los riesgos hacia todos los y otras acciones que generan temor e inseguridad. grupos sociales. Estas poblaciones se caracterizarían por la ausen- cia de servicios (policías, ambulancias, bomberos, En estos hechos vemos los problemas del obrar de carteros y técnicos de empresas de servicios), por los sujetos y cuando decimos obrar nos referimos la presencia de grupos delictivos organizados, nar- a la acción como un flujo constante de “experien- cotraficantes; sectores que no cuentan con cole- cia vivida” en el sentido dado por Giddens (2001) al gios, centros de salud, comercio y servicios básicos, proceso reflexivo de los actores que toman acciones donde los vecinos son amedrentados, asaltados o en sus vidas cotidianas. Los sujetos podrían haber mueren porque “no llegan ni ambulancias ni bom- actuado de otra manera, pero finalmente no lo hi- beros ni policías” (Figueroa, Sullivan y Fouillioux, cieron: ante ellos está el desafío de la seguridad. 2009). Ese escenario permite reconocer los factores subjetivos de la delincuencia que profundizan su categoría de problema público. III. ANÁLISIS DE DATOS En estos barrios vulnerados o críticos, como en otros, Si bien abordamos un marco referencial cuyo núcleo lo que ahonda el problema es la exclusión social. Lu- es sociológico siempre será necesario tener una mi- necke ha señalado que “esta violencia ha generado rada multidimensional posible de utilizar a la luz de una alta percepción de inseguridad en la población, la opinión de los sujetos y de contrastarla con las temor que modifica las rutinas, actividades, expecta- teorías criminológicas actuales. El Gráfico 1 muestra tivas y relaciones interpersonales en los vecindarios” las medidas de organización vecinal realizadas por (2009: 49). los ciudadanos, entre los años 2007 y 2009 a nivel nacional, con el fin de prevenir el delito. Podemos Siguiendo a Garland (2005; 2007) el crimen y la ver que priman las medidas de coordinación entre delincuencia moderna se han convertido en aspec- los mismos vecinos, con las policías y en menor me- tos cruciales de la vida cotidiana de los individuos, dida con las municipalidades, siempre buscando for- quienes se han debido adaptar y reaccionar ante mas de conocimiento y cercanía. Los niveles se man- su presión. Para este autor la normalización del cri- tienen en los tres años de medición, sin embargo, men puede explicar una serie de conductas. Desde bajan los porcentajes de coordinación entre vecinos nuestro punto de vista en Chile hay personas y co- entre 2008 y 2009, y aumenta el diálogo con las po- munidades que sufren la ansiedad que proviene del licías. Con todo, las variaciones totales son mínimas peligro del delito, cuya percepción es exaltada de entre los años estudiados.110
  • Gráfico 1: Medidas vecinales. ¿Cuáles de las siguientes medidas han adoptado los vecinos de subarrio para sentirse más seguros? Fuente: Elaboración propia en base de serie ENUSC.De acuerdo a estos antecedentes y centrándonos en La misma línea siguen las medidas mayormenteel año 2009, luego de la preponderancia de la coor- adoptadas por las personas: las acciones de coordi-dinación vecinal (27% y 9%) y policial (24% y 12%), nación vecinal (conocimiento de teléfonos de los ve-aparecen los sistemas de vigilancia comunitaria (9%) cinos, protocolos de respuesta, vigilancia, asociativi-y de control de acceso (8,5%), luego la coordina- dad con otros actores, etc.), es decir, todas aquellasción con los municipios (6,2%) y finalmente el uso donde los ciudadanos se asocian, conocen, dialogande elementos como las alarmas residenciales (5,6%) y buscan puntos de encuentro, que si bien puedeny la contratación de personas (4%) o de sistemas simbolizar la construcción o rescate del capital so-de vigilancia (3%), estos últimos claramente en una cial a nivel local, denota un obrar de los sujetos quelínea privatizadora de la seguridad pública. remite a la formalización de una práctica de socia- bilidad que se hace cotidiana: hay una política quePor ejemplo, en Chile si bien el 5,6% de los hoga- la dirige, promueve y supervisa, un saber expertores tienen un sistema de alarmas comunitarias, en la que la respalda y profesionales en las comunas queRegión Metropolitana la cifra aumenta a 6,9% de acompañan este proceso en el espacio local. Haylas viviendas. Su proliferación es el resultado no sólo agentes municipales, líderes vecinales capacitados,de un nuevo esquema de negocios público-privado, carabineros de integración, técnicos de gobierno,coincide con las políticas gubernamentales y es faci- voluntarios y profesionales de ONGs y otros quelitado por las policías y municipalidades. De hecho, promueven y validan la participación de las personaslas alarmas comunitarias forman parte de los diez en acciones de concertación. Hay también teoríasámbitos de intervención de la política (Ministerio del criminológicas que sustentan este tipo de prácticasInterior, 2009: 54) y que continúa la Política de Se- en torno a la delincuencia, como de diseño espacialguridad Pública (2010). seguro o de elección racional. A fin de cuentas, lo que está detrás de las cifras son las conductas fru- 111
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia to de las propias subjetividades de los individuos y La medición con la que trabajamos consideró pre- a su vez, como lo hemos dicho reiteradamente, de guntar a las personas por medidas vecinales adopta- las “conductas esperadas”, las acciones con sentido das en una línea similar a la ENUSC. El análisis des- para los sucesos que están más allá de los actores y criptivo se sintetiza en el Gráfico 2. En él observamos que ocurren de cara al mundo que los rodea. que 26% de los vecinos intercambiaron números telefónicos; 16% han puesto cercos, rejas o cierres No obstante, más allá de los datos de la ENUSC po- en sus viviendas; 13,2% han establecido un diálogo demos ilustrar el tema desde una nueva medición con las policías para coordinar medidas de seguridad con el propósito de comprobar el tipo de prácticas y 7,8% han hecho lo mismo con agentes municipa- de las personas dirigidas a la generación o reactiva- les. Porcentajes de adopción de acciones similares ción del capital social y comunitario (confianza, co- tienen aquellos que han formado un sistema de vigi- hesión y cooperación), pero también la permanencia lancia entre los vecinos y quienes tienen sistemas de de acciones más privadas e individuales y por tanto alarmas comunitarias (7% de los casos). Las medidas con menor participación social. También otras opcio- menos comunes son el poseer un sistema de control nes nuevas o menos vistas en estudios comparados. de acceso a su barrio (3,2%), contratar a personas En este punto comenzamos a utilizar una encuesta que vigilen su casa (1,9%) y conseguir o comprar de opinión pública nacional sobre asuntos locales armas para defenderse de la delincuencia (1,6%). realizada en agosto de 20103. Con sus resultados estamos en condiciones de ratificar las alternativas Nuevamente el conocimiento de los teléfonos de de acción ciudadanas vistas anteriormente, com- vecinos, diálogos con policías, alarmas, sistemas pri- probando la hegemonía de la visión comunitaria de vados de vigilancia, y otros son recursos nuevos a prevención, pero también indagando en las posibles disposición de las personas y que éstas utilizan cre- acciones prospectivas pensadas por los sujetos adi- cientemente de acuerdo a su individualidad, recur- cionando algunos factores determinantes de esas sos y a la presión de los sistemas sociales y culturales mismas actitudes. en que están inscritos. Gráfico 2: Medidas adoptadas para sentirse más seguros Fuente: Elaboración propia a base de ENOPM 2010. 3. Encuesta Nacional de Opinión Pública Municipal 2010, realizada por el ICHEM de la Universidad Autónoma de Chile, de carácter nacional, con mues- treo estratificado, aleatorio y probabilístico en cada una de sus tres etapas, con un error de 2.7% y un nivel de confianza del 95%. Aplicada en las 15 regiones del país, representando poblacionalmente un mínimo de un 86% en el total. Está disponible con acceso libre en: http://www.ichem.cl/index. php?option=com_remository&Itemid=114&func=startdown&id=118112
  • Para los fines interpretativos del estudio sintetizamos porque a nuestro entender la dimensión social-co-estas 9 opciones en tres tipos de medidas generales. munitaria ya es suficientemente robusta y contenidaLa primera, de opciones mayoritarias, dice relación en otras opciones para ser interpretada y porque lascon pautas de coordinación social, un modo de opciones más privadas también pueden tener cabidaobrar de los sujetos cercana a la vertiente participa- en la búsqueda del obrar retrospectivo de los sujetostiva y de articulación de actores. Vecinos, policías y y que tienen repercusiones en el entorno. Los resul-agentes municipales participan de esta dimensión. tados demuestran que esta opción fue un acierto4.En segundo lugar, las medidas relacionadas con pro- Garland (2005; 2007) ha dicho que a nivel local exis-tección ambiental, de naturaleza situacional. Son te una nueva infraestructura que está enfrentandolas acciones que presentan apoyos altos como las el delito y la victimización en nuestra sociedad. Losrejas o cierres en las viviendas de los sujetos, medios datos presentados pueden ser un ejemplo de ello.como los sistemas de alarmas en las residencias del Todas estas acciones tienen como sostén diversasbarrio, pero también minoritarios como la adquisi- ideas criminológicas y teorías de seguridad públicación de armas de fuego para uso personal o fami- que se interrelacionan. El diálogo con las policías seliar. Al menos teóricamente estas acciones forman conecta con el modelo del policiamiento comunita-un grupo de acciones posibles de calificar como de rio que busca mejorar la relación entre la policía yprotección individual y situacional. otros agentes de la sociedad. El caso de las alarmas comunitarias responde a tácticas de prevención si-En tercer lugar, caracterizamos a las personas que tuacional o teorías de diseño espacial seguro. Lastoman medidas de control o de supervigilancia en acciones de vigilancia barrial también nos remitenel espacio local, las cuales se asemejan a grupos o a la idea tradicional de los espacios defendibles, he-personas con conductas restrictivas o controladoras. redera de la teoría elaborada por Newman (1973).Aquí incorporamos las medidas de vigilancia del ba- En suma, posibilidades de acción que muestran unrrio, la contratación de personal de seguridad priva- panorama variado y ciertamente desigual de estra-da y los sistemas que son capaces de restringir el ac- tegias antidelito que requieren la presencia y acciónceso a personas ajenas al lugar que se dice defender, de diversos agentes en el plano local.restringiendo obviamente las libertades de otros, lasque presentan apoyos medios. No obstante, las opciones se invierten al realizar un análisis prospectivo, es decir, al explorar las manifes-Este tipo de orden de medidas ciudadanas, que tie- taciones de protección y defensa de la comunidadne interpretación teórica y respaldo de teorías del de carácter futuro, que tienen como fin conocer sicontrol social o de estilos de vida, sigue una esca- los mismos sujetos entrevistados respaldan nuevasla conceptual que va de menor restricción a mayor opciones estratégicas y políticas. De acuerdo a nues-control, o, a la inversa, de mayor comunidad y co- tros datos, el respaldo tanto a las instituciones poli-hesión a mayor asilamiento individual. Además se ciales como a las fuerzas armadas en su contribuciónsostiene en los datos presentados. a tareas de seguridad pública es sobresaliente, de igual modo, el entregar mayores poderes de controlCabe destacar que si bien son 9 alternativas de ac- sobre sus territorios a las personas asoma como unción y que se estiman muchas de ellas realizadas en rasgo de autoritarismo en el combate a la delincuen-conjunto con los vecinos, hay algunas que son de cia, en el sentido de favorecer un orden social másíndole singular, como las rejas en hogares y el uso opresivo y escaso de libertad. El Gráfico 3 muestrade armas de fuego. Ello marca una diferencia evi- la magnitud de estas opciones y sus puntos de com-dente con mediciones conocidas, como la ENUSC. paración.Además, reemplaza las alternativas de “llamar a lapolicía” cuando hay alguien del barrio en situación De esta forma, 76% de la población otorgaría ma-de riesgo y la contratación de un “sistema privado yores poderes y atribuciones a las policías para com-de vigilancia” por las dos opciones señaladas arriba, batir la delincuencia; 70% de las personas estaría4. Suponemos que llamar a la policía puede estar contenida en la alternativa de coordinación entre actores y tener sistemas de vigilancia se asume en dosalternativas presentes como contratar personas que vigilen y vigilancia vecinal; así la protección física asoma como el indicador que no es registrado enpreguntas a base de la ENUSC. 113
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia dispuesto a apoyar la existencia de policías munici- otra parte, 40% de los sujetos pagaría por seguridad pales en su comuna; 64% de los sujetos favorecería privada para su familia y 38% les negaría la entrada la existencia de guardias municipales y 62,3% de las al vecindario a personas ajenas a su barrio. En suma, personas estaría dispuesta a permitir la colaboración manifestaciones de las barreras sociales y simbólicas de las fuerzas armadas en el combate a la delincuen- que están dispuestos a cruzar los sujetos con el fin cia. En estas primeras opciones se revela cierto inte- de vivir sanos y seguros de los “otros” amenazantes rés de los sujetos por el incremento de facultades o riesgosos. institucionales en materia de control del crimen. Por Gráfico 3: Medidas que las personas adoptarían o apoyarían para sentirse más seguros Fuente: Elaboración propia a base de ENOPM 2010. ¿Rasgos de una sociedad atemorizada?, ¿Elementos el clamor popular por mayores poderes y controles de un sentimiento punitivo a flor de piel?, ¿Síntomas antidelictuales. de un anhelo autoritario cada vez menos disimula- do?, probablemente todos son indicios de una reali- No obstante lo anterior, tenemos por un lado, sujetos dad posible, aunque habría que ser cautos al tomar que se coordinan, protegen y defienden, y por otro, las representaciones de la opinión pública como un personas dispuestas a entregar mayores recursos y llamado desesperado por la seguridad consistente y atribuciones en control del crimen a órganos que unívoco. Existen otros fenómenos que pueden estar no tienen esos poderes. Al parecer están dispues- influyendo en el volumen de temor que expresan es- tas a pagar a cualquier precio su propia seguridad, tos apoyos ciudadanos. Existen también distorsiones entregando espacios incorrectos de autonomía. Tal en las metodologías que buscan escuchar la “voz” vez éste sea un estímulo necesario para comenzar de la opinión pública. Kessler (2008) ha señalado un debate público sobre el fortalecimiento del rol que en estudios de opinión emerge una sensación de los municipios y determinar la posibilidad de un difusa de amenaza en el ambiente de los sujetos, sistema de policía municipal. Menos factible podría sólo en algo relacionada con el crimen propiamente parecer aumentar el rol de las fuerzas armadas en tal. En una línea similar a la nuestra, Varona (2008) estas tareas que surgen en momentos de conmo- afirma que el mito del punitivismo ciudadano debe ción pública, estados de excepción o casos límites. ser contrastado con otro tipo de estudios que salgan En cambio, la exigencia de mayores poderes a las de la óptica individualista y se pregunten por facto- policías es una iniciativa que tiene respaldo frecuen- res sociales, culturales y económicos que influyen en te de actores políticos y de las personas. De hecho,114
  • existe en agenda legislativa la ampliación de facul- A modo de hipótesis de trabajo todas las variablestades para que las policías investiguen con mayor predictoras tendrían respaldo teórico para integrarpremura y eficacia los delitos de modo de facilitar la un modelo de análisis estadístico inferencial. Facto-persecución criminal. res como sexo, grupos sociales y edad son supuestos permanentes del análisis delictual. La identificaciónEn este punto, y por razones analíticas, agrupamos política y la inscripción en registros electorales, comolas variables que expresan con mayor intensidad la elementos de novedad, podrían tener algún poderpreferencia de los individuos por instituciones que explicativo surgido de estudios comparados que loestán en los márgenes de la seguridad pública como relacionan con los niveles de confianza institucional.guardias y policías municipales, nuevos roles para las También el hecho de ser victimizados incide en elfuerzas armadas y ampliación de facultades policia- comportamiento de los individuos, igualmente lales (cuatro variables de base de mayor magnitud), alta percepción de temor, su inclusión es permanen-con el propósito de observar los factores explicativos te en estudios delictuales. Se esperaría que ambasdetrás de dimensiones con alto apoyo ciudadano. incidieran en la probabilidad de favorecer nuevosDe esta forma, generamos una variable nueva de- roles institucionales. Las variables de comportamien-nominada “roles protagónicos”, la cual incorpora to individual-colectivo (coordinación, protección y80% de los casos, lo que significa que de acuerdo control) podrían predecir la variable dependiente,a nuestra muestra existe una probabilidad de 0,79 en especial, aquellos individuos que optaron por ac-de apoyar nuevos roles en materia de seguridad pú- ciones más punitivas o de control y menos aquellosblica; pues bien, ¿Qué individuos favorecen estas que realizaron actividades de coordinación con otrosiniciativas? actores. No obstante, todas deben ser sometidas a comprobación y fueron incluidas en distintos blo-Para responder esta pregunta realizamos diversos ques al proceso de análisis estadístico.análisis de regresión logística con la expectativa depredecir factores que influyan en el grupo de perso- ¿Qué factores influyen en el otorgamiento de nue-nas que se inclinan por el otorgamiento de nuevos ro- vos roles institucionales para enfrentar la delincuen-les institucionales (variable dependiente), este grupo cia en Chile a partir de nuestra muestra? Luego derepresenta un alto porcentaje de casos y excluye casos distintas pruebas conservamos un modelo de regre-perdidos y categorías de no sabe y no responde. sión logística definitivo que recoge algunas variables relacionadas directamente con la experiencia del de-Las variables explicativas las agrupamos en 4 dimen- lito y que tienen impacto en la variable dependientesiones: 1) aquellas que representan factores socio- (Véase Cuadro 1).demográficos como sexo, grupos socioeconómicosy edad de los sujetos; 2) los factores políticos, en Los resultados indicaron que los factores sociodemo-particular sobre autoidentificación política de los su- gráficos, a excepción de la edad, no lograron signi-jetos y otra sobre la situación de su inscripción elec- ficancia estadística, en cambio, los factores políticostoral, como rasgo de participación en los procesos sí predicen los nuevos roles institucionales, comopolíticos y sociales; 3) aquellas que representan fac- también algunas variables de los bloques contextualtores contextuales relacionados directamente con la y retrospectivo.problemática de la delincuencia, a saber, individuosvíctimas de delitos en el último año, sujetos que tie- En el cuadro de resumen del análisis incluimos losnen niveles altos de confianza en sus municipios (por valores de los EXP(B) para cada variable junto con elcuanto dos de las cuatro variables originales respon- nivel de significancia a pie de la tabla para aquellasden a las expectativas del sistema municipal) y los que poseen 95% y 99% de confianza, los valoresindividuos que manifiestan un alto temor al delito; de la constante y las estimaciones de cada prueba,4) finalmente, aquellas que representan los factores tanto de la bondad del ajuste como de la capacidadretrospectivos de acciones comunitarias e individua- predictiva del modelo, para cada uno de los bloques.les, es decir, el grupo de sujetos que forman parte de El bloque 3 supera al bloque 4 en el valor del test delas tres categorías previas definidas en este estudio: Hosmer y Lemeshow, sin embargo, el aumento delmedidas de coordinación social, protección situacio- R cuadrado llegó a un valor más alto en la soluciónnal y supervigilancia barrial. final y por tanto optamos por ella; el valor decrecien- 115
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia te del Likelihood en cada bloque lo interpretamos de nuevos roles institucionales en un modelo que como una mejora del ajuste del modelo. Además el explica el 61% de los casos, con un punto de corte porcentaje de casos correctamente estimados nos de 0,8. Además, las pruebas de Omnibus del mo- indica que el modelo final seleccionado logra una delo nos señalan que la incorporación de variables adecuada capacidad predictiva, con el mejor equili- contextuales y retrospectivas otorgó un mejor ajuste brio logrado de sensibilidad y especificidad. Los fac- en la solución definitiva. tores definen en un alto porcentaje el otorgamiento Cuadro 1: Nuevos roles institucionales. Resultados regresión logística modelo definitivo BLOQUE 1 BLOQUE 2 BLOQUE 3 BLOQUE 4 Socio demográfico político contextual retrospectivo Sexo (mujer) 0.989 1,013 1,011 1,012 GSE (C2) 0,495 0,503 0,494 0,501 GSE (C3) 0,516 0,523 0,510 0,532 GSE (D) 0,516 0,549 0,546 0,585 GSE (E) 0,691 0,762 0,749 0,811 Edad 0,992 0,985** 0,985** 0,986** Centro derecha 1,530** 1,552** 1,508** Inscritos 1,646** 1,653** 1,627** Victimización 1,646** 1,595** Temor al delito 1,078 1,080 Confianza en municipios 1,010 0,976 Coordinación social 1,970** Protección situacional 1,396 Supervigilancia y control 1,225 Constante 3,493** 5,296** 5,872** 10,303** Prueba Omnibus 7,977 9,915 6,645 6,358 Pruebe Omnibus modelo 7,977 17,893 24,538 30,896 R cuadrado de Nagelkerke 0,01 0,02 0,038 0,048 Prueba de Hosmer y Lemeshow 4,325*** 4,746*** 7,387*** 5,341*** Sensibilidad 38,3% 49,7% 53,4% 57% Especificidad 68,1% 62,5% 63,2% 62,1% Porcentaje de casos correctamente predichos 62,5% 60,1% 61,4% 61,2% **Significancia a un 95% de confianza *** Significancia a un 99% de confianza Fuente: Elaboración propia a base de ENOPM 2010.116
  • Al observar el bloque cuatro o solución definitiva, habría mayor apoyo y credibilidad hacia institucionesexisten 5 variables que lograron los coeficientes de que forman parte del sistema político hacia el cualsignificancia determinados por el test de Wald: edad actúan de manera reflexiva.de los individuos; identificación política de centroderecha; inscritos en los registros electorales; victi- Por otra parte, los sujetos que fueron victimizadosmizados y coordinación social de los sujetos. tienen 59% más probabilidades de favorecer nuevos roles institucionales que quienes no fueron víctimasDe este modo, podemos decir que a medida que los de delitos en el último año; en un indicador claro deindividuos tienen mayor edad las chances de apo- la influencia que tiene la experiencia victimal en layar nuevos roles institucionales disminuyen en 1,4% actitud de los sujetos, toda vez que es un elemen-que sujetos de menor edad, hecho llamativo porque to central en la mayoría de los cambios cognitivos yse esperaría que las personas de más edad tengan conductuales en la materia (Kessler, 2009; Olavarría,actitudes de mayor control y seguridad dados cier- 2006). De hecho, confirmamos esta vez que la vic-tos niveles de vulnerabilidad y de mayor temor, sin timización favorecería la adopción de medidas queembargo, los datos nos señalan una situación inver- entregan mayores facultades institucionales, tenien-sa, tal vez explicada porque las personas jóvenes, en do en cuenta las necesidades de protección y ayudavirtud de poseer actitudes menos conservadoras, es- a quienes sufrieron por el delito y los motiva paratarían dispuestos a transar -en mayor medida que las realizar nuevas acciones. La prueba del delito vividopersonas mayores- a favor de nuevos roles y poderes en el cuerpo de los sujetos es un indicador de inno-organizacionales, de igual modo, su experiencia con vación y se deriva del marco referencial usado enel delito puede ser más intensa y cercana motiván- este estudiodolos a conceder nuevos estatus para policías, mu-nicipios y fuerzas armadas. Igualmente significativo es que aquellas personas que durante el último año tuvieron acciones de co-De la misma manera, aquellas personas que se auto ordinación social (con vecinos, policías y municipios)clasifican políticamente como de centro derecha, en tienen 97% más de probabilidades de favorecerun espectro político previamente definido, tienen nuevos roles institucionales que quienes no se coor-50% más de chances de favorecer nuevos roles ins- dinaron. Este dato desecha nuestra hipótesis originaltitucionales que aquellos identificados con la centro que indicaba que sujetos más punitivos y vigilantesizquierda o no identificados políticamente. Esta si- podrían favorecer nuevos roles; en cambio, el análi-tuación es coherente con estudios que indican cierta sis muestra que la vertiente participativa y colectivapredisposición de electores y simpatizantes de centro es la que determina esta transformación supuestaderecha con al apoyo a instituciones como policías y en las expectativas de los individuos. Puede haberfuerzas armadas y que presentan mayores niveles de varios elementos explicativos, primero, el número deconfianza institucional (Morales, 2008). casos que apoya actividades de control y supervigi- lancia barrial son minoritarias en la muestra con queLos individuos que se encuentran inscritos en los regis- trabajamos; segundo, es posible pensar que la expe-tros electorales, y por tanto habilitados para sufragar riencia preventiva de los sujetos con otros actores, eny eventualmente votantes en los procesos políticos, especial policías y agentes municipales, determinetienen 62% más de chances de favorecer nuevos ro- mayores grados de cercanía, confianza y proximidadles institucionales que aquellas personas que no están y eventualmente el éxito o aprendizaje en conjuntoinscritos en los registros electorales. Un indicio nove- genere vínculos que hasta ese momento estuvierondoso para otra medida del compromiso político de los ensombrecidos o fueron inexistentes; este hecho porindividuos y su apoyo a acciones de otorgamiento de sí mismo incita a explorar nuevas formas de relaciónnuevas facultades para instituciones relacionadas o al o de patrocinio, apoyando incluso el otorgamientomargen de la seguridad pública. Tal vez este indicador de nuevas atribuciones, una situación esperable quemuestre que la afección, interés o participación en la acompaña las estrategias de vinculación entre acto-política y la competencia electoral tienen un margen res en el espacio local. La activación de cierto capitalde relación con mayores facultades institucionales, social podría predecir estas expectativas. 117
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia IV. CONCLUSIONES individualmente, recurriendo en la medida de sus recursos a instancias de seguridad privada de modo En este estudio planteamos que es posible ver desde de prevenir el delito y evitar convertirse en víctimas o las opiniones y conductas de los individuos los efec- ser re-victimizados. Existe por ello un vínculo concre- tos de la seguridad y el delito en su vida cotidiana, to entre las disposiciones institucionales, normativas observar el reflejo de la presión de la delincuencia y políticas públicas en la materia, que informan, sen- en sus estilos de vida, en sus experiencias y expecta- sibilizan, orientan y encausan acciones y los sujetos tivas. En efecto, las personas se nutren de y reaccio- que reaccionan, se adaptan y crean estrategias de nan a un proceso histórico y social relacionado con protección ante el desafío de construirse su propia el problema de la delincuencia que los toca como seguridad. víctimas o como víctimas potenciales, debiendo ajustar su comportamiento y percepción a esa rea- Una reacción posible es retirarse de los espacios pú- lidad omnipresente. Sabido es que la delincuencia blicos, que es donde se concentran el 42% de los es el principal problema público señalado en múlti- delitos; otra opción es mudarse hacia zonas de bajo ples encuestas de opinión, que es materia constante riesgo delictual. Hemos visto que las personas tra- de trabajo de la clase política y de los medios de tan de no llegar tarde a sus hogares, evitan dejar comunicación, pero más importante aún, es tema la casa sola y salir de noche para disminuir sus po- de conversación de las personas y se encarna en los sibilidades de victimización. De modo más preciso, comportamientos de los sujetos día tras día. se coordinan con sus vecinos, con la policía, tienen sistemas de vigilancia comunitaria, algunos instalan El delito es un desafío social más. La seguridad es controles de acceso a sus barrios, se coordinan con una prueba. Cada persona individualmente, y en los municipios y contratan o postulan a fondos para conjunto con otros, desarrolla rutinas y trayecto- obtener alarmas residenciales; finalmente (los me- rias biográficas posibles de ver desde el prisma del nos) contratan personas o sistemas privados de vigi- delito. La nueva legislación tanto para la seguridad lancia. De acuerdo a datos de este estudio el 13,2% pública como para la seguridad privada señala cami- de los individuos ponen cercos, rejas o cierres en sus nos, construye discursos y entrega orientaciones que viviendas y un minoritario pero ilustrativo 2% de la impactan de modo concreto en los sujetos. población consiguió o compró armas para defender- se de la delincuencia, aunque al mismo tiempo han La Estrategia Nacional (2006), la Política de Seguri- existido campañas masivas y publicitadas de entrega dad (2010) y los proyectos de ley actuales en materia de armas por parte de las personas o de regulariza- antidelictual (ley de seguridad privada, creación de ción de las mismas para evitar su utilización. Ministerio del Interior y Seguridad, nueva legislación para el uso nuevas tecnologías en el cumplimiento A partir de lo anterior agrupamos el comportamien- de condenas, como el brazalete electrónico, etc.) to surgido de las referencias discursivas de los indi- constituyen el marco de referencia actual en el cual viduos en tres tipos de acciones: las mayoritarias de descansan las posibilidades de construir soluciones coordinación social (vecinos, policías y agentes muni- adaptativas de parte de los diversos actores afecta- cipales), las intermedias de protección (alarmas, rejas dos por la delincuencia. Las industrias, empresas y el y armas) y las minoritarias de supervigilancia (con- comercio invierten en seguridad privada, se coordi- tratación de personal de seguridad, vigilancia barrial nan con instituciones policiales y ensayan modos de y control de acceso). Estas acciones de gestión de organización propios, como por ejemplo la “Comi- la seguridad en las comunas y barrios pasan en su sión de Seguridad, Antidelincuencia y Defensa del mayoría por el diálogo, el conocimiento mutuo y la Comercio Formal” perteneciente a la Cámara Na- convivencia entre los propios vecinos y las institucio- cional de Comercio, Servicios y Turismo, entidad que nes locales que les pueden cooperar en la tarea. La enlaza acciones de seguridad pública y privada. protección de sus casas con rejas o cierres de modo individual, si bien se aleja de la idea de cooperación También buscan modos de gestionar su seguridad social, revela la ansiedad y el sentimiento de insegu- los propios individuos agrupados en Comités de ridad y muestran un resguardo básico tomado por Seguridad, Consejos locales de seguridad, Juntas las personas que ven amenazadas sus vidas por el de vigilancia y otras, buscando acciones de coordi- delito. Todas estas alternativas tienen respaldo en nación con policías, vecinos, parientes y amigos, o ideas y teorías criminógenas y en políticas públicas118
  • patrocinantes, pero siguen siendo posibilidades de conductual de los individuos para prevenir el delitoacción desiguales y a veces ambiguas, que todavía o sus representaciones sociales, pueden convertirserequieren la presencia de agentes institucionales en antecedentes explicativos necesarios de seguirque supervisen y coordinen las acciones para evitar poniendo a prueba y observar su comportamiento,la formación de comunidades hostiles y desorgani- como también probar con otras mediciones y mar-zadas en la vida urbana local. cos muestrales aquellos factores que no tuvieron explicación en este estudio pero que aparecen enToda vez que a modo de proyecciones y expectati- la literatura comparada como el temor al delito ovas, los mismos sujetos señalaron sobre el 70% de distintos tipos de prácticas preventivas.los casos que le otorgarían mayores poderes y atri-buciones a las policías para combatir la delincuencia Siguiendo a Díaz (2006) podemos decir después dey apoyarían la existencia de policías municipales en todo que observar a los individuos como víctimassu comuna; sobre el 60% favorecería la existencia reales o posibles, llena un vacío dejado por la cri-de guardias municipales y permitiría la colaboración minología y los estudios de seguridad pública, puesde las fuerzas armadas en el combate a la delincuen- resulta conveniente y provechoso examinar la pro-cia. Un 40% de los sujetos pagaría por seguridad pensión de los sujetos para convertirse en víctimasprivada para su familia y un 38% les negaría la en- del delito, estudiar los elementos intervinientes deltrada al vecindario a personas ajenas a su barrio. En proceso de victimización y observar las conductas dedefinitiva, manifestaciones del deterioro de las ba- autoprotección, miedo al delito y demás aspectosrreras simbólicas que hasta ahora limitan el poder de relacionados, contribuyendo de esta forma a unainstituciones en ámbitos en los que no tienen com- mejor comprensión de los problemas del crimen enpetencia y, con todo, signos de la presión que ejerce la vida moderna.la prueba de la seguridad para los individuos.Algunos estudios ya han mostrado evidencia respec-to de estas posibilidades o expectativas de los indi-viduos. Por ejemplo, en algunos casos los guardiasmunicipales colaboran con las policías en tareas in-formativas y de prevención o como sucede en otrospaíses colaboran en materias de gestión del tránsito.Por otra parte, un “gran número de académicos, ex-pertos, pero sobre todo la experiencia, han demos-trado que involucrar al Ejército en tareas de seguri-dad pública conlleva al fracaso” (Früling, 2008: 20).Tal vez estos indicios sean las respuestas parcialesque surgen de las personas para sortear las inseguri-dades y la imposición de una visión individualista delos riesgos y responsabilidades.Finalmente, al preguntarnos ¿Qué individuos favo-recen las iniciativas que otorgan nuevos roles ins-titucionales? constatamos que factores como edadde los sujetos (en sentido decreciente), identificaciónpolítica con el espectro político de la centro derecha;inscritos en los registros electorales, sujetos victimi-zados en los últimos doce meses y personas con ac-tividades de coordinación social, predicen en un altonivel el otorgamiento de nuevos roles instituciona-les para policías, municipios y fuerzas armadas, quepueden tomar espacios de autonomía actualmenteinexistentes. La combinatoria de factores políticos,de edad, de victimización y de un tipo de reacción 119
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia V. BIBLIOGRAFÍA Chile, Ministerio del Interior. Encuesta Nacional Ur- Garland, David. La cultura del control. Crimen y or- bana de Seguridad Ciudadana. Santiago, Chile: Di- den social en la sociedad contemporánea. Barcelo- visión de Seguridad Pública, 2009. na: Gedisa, 2005. Chile, Ministerio del Interior. Encuesta Nacional Ur- Giddens, Anthony. Las nuevas reglas del método so- bana de Seguridad Ciudadana. División Santiago, ciológico. Buenos Aires: Amorrortu, 2001. Chile: División de Seguridad Pública, 2008. Instituto Chileno de Estudios Municipales. Encuesta Chile, Ministerio del Interior. Encuesta Nacional Ur- Nacional de Opinión Pública Municipal. Universidad bana de Seguridad Ciudadana. Santiago, Chile: Di- Autónoma de Chile. Octubre, 2009. visión de Seguridad Pública, 2007. Instituto Chileno de Estudios Municipales. Encues- Chile, Ministerio del Interior. Estrategia Nacional de ta nacional de opinión pública municipal. Santiago, Seguridad Pública. Santiago, Chile: División de Se- Chile: Universidad Autónoma de Chile, 2010. guridad Pública, 2006. Kessler, Gabriel. Inseguridad subjetiva: nuevo campo Chile, Ministerio del Interior. La gestión integral y de investigación y de políticas públicas. En: Álvarez, especializada de la División de Seguridad Pública. Alejandro, et al. Estado, democracia y seguridad ciu- Unidad de Estudios. Santiago, Chile: División de Se- dadana. Buenos Aires, Programa de Naciones Uni- guridad Pública, 2009. das para el Desarrollo, 2008. pp.107-143. Chile, Ministerio del Interior. Plan de seguridad pú- Kessler, Gabriel. El sentimiento de inseguridad. So- blica 2010-2014. Chile Seguro. División de Seguri- ciología del temor al delito. Buenos Aires: Siglo XXI dad Pública, Gobierno de Chile, 2010. Editores, 2009. Díaz, Fernando. Una mirada desde las víctimas: el Lunecke, Alejandra. Exclusión social, tráfico de dro- surgimiento de la victimología. Revista Umbral Cien- gas y vulnerabilidad barrial. En: Lunecke, Alejandra, tífico, 141-159, 2006. Munizaga, Ana, y Ruiz, Juan. Violencia y delincuen- cia en barrios: sistematización de experiencias. San- Figueroa, Juan, Sullivan, Jorge, Fouillioux, Matías. Vi- tiago, Chile: Fundación Paz Ciudadana, Universidad vir y/o morir en una zona ocupada de Santiago. [en Alberto Hurtado, 2009. pp. 40-53. línea] CIPER Chile, 20 de julio de 2009. Disponible en: <http://ciperchile.cl/2009/07/20/vivir-yo-morir- Morales, Mauricio. Evaluando la confianza institu- en-una-zona-ocupada-de-santiago/> cional en Chile. Una mirada desde los resultados LAPOP. Revista de Ciencia Política, Vol. XXVIII, Nº 3, Frühling, Hugo. Sistema de seguridad pública en 161–186, Santiago, 2008. América Latina: casos comparados. Comunidad más Prevención. CESC, Boletín Nº 7: 1-24, Santiago, Newman, Oscar. Defensible space: crime preven- 2008. tion through urban design. Nueva york: Ed. Collier, 2003. Fundación Paz Ciudadana. Índice Paz Ciudadana- Adimark-Gfk. Santiago, Chile: Fundación Paz Ciuda- Olavarría, Mauricio. El crimen en Chile. Una mirada dana, 2010. desde las víctimas. Santiago, Chile: RIL, 2006. Garland, David. Crimen y castigo en la modernidad Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. tardía. Bogotá, Colombia: Siglo del hombre, 2007. Informe de desarrollo humano: Las paradojas de la modernización. Santiago, Chile: PNUD, 2002.120
  • Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.Informe de desarrollo humano: Nosotros los chilenos,un desafío cultural. Santiago, Chile: PNUD, 1998.Ruiz, Juan y Carli, Elena, eds. Espacios públicos y co-hesión social. Intercambio de experiencias y orienta-ciones para la acción. Santiago, Chile: UniversidadAlberto Hurtado, 2009.Ruiz, Juan y Lizana, Natalia. Mejoramiento de ba-rrios y prevención de la violencia: ¿Qué ha pasadoen Chile?. En: Lunecke, Alejandra, Munizaga, Ana, yRuiz, Juan. Violencia y delincuencia en barrios: siste-matización de experiencias. Santiago, Chile: Funda-ción Paz Ciudadana, Universidad Alberto Hurtado,2009. pp.116-133.Salcedo, Rodrigo, Sabatini, Francisco, Rasse, Alejan-dra. Criminalidad, control social e individualismo:reflexiones en torno a los cambios culturales en elhabitar popular. En: Lunecke, Alejandra, Munizaga,Ana, y Ruiz, Juan. Violencia y delincuencia en ba-rrios: sistematización de experiencias. Santiago, Chi-le: Fundación Paz Ciudadana, Universidad AlbertoHurtado, 2009. pp.67-82.Vanderschueren, Franz. Lecciones canadienses enprevención de la criminalidad. Persona y Sociedad,Vol. XXI, Nº 1, 81-113, 2007.Varona, Daniel. Ciudadanos y actitudes punitivas: unestudio piloto de población universitaria española.Revista Española de Investigación Criminológica, Nº6: 1-18, 2008. 121
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia122
  • DETERMINANTES, OCURRENCIA y DENUNCIAS DE DELITOS ENCHILE: ESTIMANDO LA EFECTIVIDAD DE LA DOTACIÓN POLICIALJosé Miguel Benavente H.1Javier Turén R. 2Resumen I. INTRODUCCIÓNEste trabajo intenta determinar los factores so- En términos de seguridad publica, una de las políti-cioeconómicos y geográficos que afectan la vulnera- cas más recurrentes se inclina hacia aumentar la do-bilidad de una persona de aquellos relacionados con tación policial del país. En momentos de elecciones,la probabilidad que realice la denuncia condicional este tipo de propuestas parece ser un punto trans-en haber sido víctima de un crimen. Junto a esto, se versal entre candidatos, sin importar su color políticorealizan distintos ejercicios econométricos para de- y o inclinación. El presente trabajo busca evaluar laterminar el impacto que la dotación policial tiene en real efectividad de la dotación policial bajo distintosel número de crímenes sufridos por una persona. Los criterios y dimensiones. En particular nos interesa suresultados encontrados sugieren que el nivel de cri- impacto en la probabilidad de sufrir cualquier tipo demen real es el doble de aquel reportado oficialmente crimen, la probabilidad de denunciar dicho crimen ybasado en las denuncias. Lo anterior independien- el número de veces que una persona sufre un delito.temente del tipo de crimen y lugar geográfico. Por Junto a esto, se intenta determinar los factores másotra parte, los resultados sugieren que el nivel de relevantes para determinar la probabilidad de queingreso individual está negativamente relacionado una persona sea víctima de un crimen, evaluandotanto con el grado de vulnerabilidad de las personas tanto lo propuesto en la literatura como los determi-como también sobre la probabilidad de denunciar nantes que a todas luces serían relevantes.un crimen. Los resultados sugieren que la dotaciónde policías afecta negativamente la probabilidad de El impacto de la dotación policial junto a otro tiposer víctima de un crimen mientras que afecta positi- de determinantes en la denuncia efectiva de unvamente la probabilidad de hacer la denuncia. Final- crimen es algo relevante para el presente estudio.mente, mediante modelos de conteo, los resultados En la mayoría de los trabajos realizados acerca desugieren que la semi-elasticidad del número de poli- la criminalidad en el mundo y en forma particular,cías al número de crímenes sufridos por una persona en nuestro país, se asume que el nivel de denunciases negativa con órdenes de magnitud del -13,2%. está directamente relacionado con el nivel efectivoEsta evidencia representa un primer esfuerzo en el de criminalidad que existe en la sociedad.marco chileno, con implicancias directas para la po-lítica pública. Existen fundadas sospechas y argumentos de que esto no es así. En primer lugar, la cifra negra de de-Palabras claves: delitos, denuncias, dotación policial, litos, es decir, la diferencia entre los delitos efectiva-modelos de conteo. mente acontecidos y las denuncias asociadas a éstos,1. Departamento de Economía, Universidad de Chile.2. Departamento de Economía, Universidad de Chile. 123
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia puede no ser nula; ello debido a la existencia de ele- con representatividad nacional, esta investigación mentos que impidan o desincentiven a la víctima a pretende, en consecuencia, entregar luces sobre el realizar la denuncia correspondiente. Estos elemen- impacto de la dotación policial bajo enfoques alter- tos podrían estar relacionados con las características nativos, ya sea en la probabilidad de ser victimizado, socioeconómicas de la víctima y/o a la percepción la probabilidad de denunciar el delito (caracterizan- que ésta tenga acerca de la eficacia y eficiencia del do la “cifra negra” criminal) y en la frecuencia de sistema jurídico-policial que le rodea. oportunidades que una persona es víctima de algún delito en Chile. Entregando argumentos empíricos y En segundo lugar, existe evidencia – aunque aún ordenes de magnitud relevantes para las propuestas muy preliminar (ver Benavente, et al, 2003), que de política en estas materias. efectivamente el nivel de denuncias puede aumen- tar en el tiempo sin estar necesariamente asociado a un incremento real en el nivel de delitos. Este fe- II. DATOS y HECHOS ESTILIZADOS nómeno de subreporte puede, en consecuencia, ge- nerar distorsiones no sólo en los determinantes de El presente estudio utiliza datos de la primera en- la criminalidad sino también en las implicancias de cuesta de seguridad ciudadana llevada a cabo por el política que puedan, a partir de esta información, INE el año 2003. Esta encuesta es de carácter nacio- derivarse. nal, por lo que los resultados serán representativos a todo Chile. Como primer paso, realizaremos un Finalmente, y en la misma línea de los argumentos análisis de los datos disponibles acerca de los tipos anteriores, el nivel de denuncia podría variar signi- de delitos y magnitudes de sub reporte, así como ficativamente con el tipo de delito sufrido, ya sea también caracterizar algunas variables socioeconó- por seguros comprometidos, impacto en la víctima o micas de las víctimas. Sobre esta base de datos se simplemente miedo a denunciarlo. agregaron datos de la dotación policial (por cada mil habitantes) en cada comuna de la base junto a datos Posterior a esto, mediante modelos econométricos del censo 2002 sobre el número de habitantes de sofisticados, intentamos evaluar la efectividad poli- cada comuna junto a si es urbana o rural. cial bajo un segundo enfoque que se relaciona con el número de delitos sufridos por una persona. Al A. Distribución y denuncia de los delitos igual que para el ejercicio anterior, la dotación po- licial si es efectiva a la hora de disminuir la tasa y la En las siguientes tablas se presenta la distribución de frecuencia de vulnerabilidad de una persona. delitos según los datos la encuesta de victimización del año 2003, el universo de la encuesta abarca a Mediante datos muy poco utilizados en Chile, pero 15.501 personas encuestadas de todas las regiones. Tabla 1: Distribución de delitos124
  • Como se observa, la mayor parte de los delitos su- ciones correspondientes, se utiliza como una variablefridos corresponden a hurtos con 20%, seguido que aproxima el nivel de crimen, lo cual mostramospor robos con sorpresa o robos desde vehículos con que esta lejos de ser así.18%. Cabe señalar que el número de observacionescorresponden a 10.017 delitos ocurridos durante el La siguiente tabla muestra claramente que existe unaño 2003. subreporte significativo superior al 55% de los deli- tos ocurridos ante las autoridades. Esta tabla mues-La base de datos, permite directamente discriminar tra el número de personas que denunció el delito,entre el número de delitos sufridos y el número de condicional a haber sido victimizado en el pasado.denuncias efectivamente hechas. Existe en la litera- La tabla muestra que la “cifra negra” es superiortura grandes críticas a la forma que se investiga so- al 50%, y por tanto, el nivel de denuncia no reflejabre criminalidad ya que en la mayoría de las veces, la necesariamente lo que está aconteciendo efectiva-cantidad de denuncias realizadas ante las organiza- mente con el nivel de crimen a nivel nacional. Tabla 2: Denuncia delitosNo obstante lo anterior, la distribución del subre- es inferior a lo presentado anteriormente, la razónporte podría variar dependiendo del tipo de cri- de esto es que en esta encuesta muchos individuosmen que se trate. En la siguiente tabla se presen- reportan haber sido víctima de más de un delito. Latan los resultados del subreporte desagregados siguiente tabla da cuenta de esta situación, donde elpor tipo de crimen. total de la gente que dice sí o no es 9.809, donde la diferencia con los 10.017 lo dan los que no saben oSe aprecia que el total de personas que dice sí o no no responden. Tabla 3: Denuncia por tipo de delitos 125
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Los resultados muestran que, sorprendentemente, la del tipo de delito que se tratase. De ahí la relevancia heterogeneidad del subreporte entre tipos de delitos de evaluar la importancia de la dotación policial en no es tal como se pensaba. Según los datos, el hur- este contexto. to es aquel que tiene un mayor subreporte (58%) seguido muy de cerca por el robo desde vehículo ya que existe una aparente homogeneidad en las (57%) y los delitos económicos y corrupción (55%). cifras de subreporte, resulta interesante, en con- Por otra parte, son los delitos sexuales como la vio- secuencia, analizar las principales características lación y los robos de vehículos los que son menos socioeconómicas de las víctimas. Lo anterior, con subreportadas, en ambos casos los valores de subre- el fin de determinar aquellos elementos que pu- porte no son superiores al 28%. dieran explicar que las víctimas de delitos reporten (o no lo hagan) estos hechos a las instituciones La fuerte evidencia superior al 50% plantea gran- competentes. des desafíos a la institucionalidad policial y jurídica, pues los ciudadanos aparentemente no tendrían la En las siguientes tablas se resumen algunas caracte- confianza o les sería muy costoso llevar a cabo la rísticas socioeconómicas de las víctimas y su decisión denuncia condicional al ser víctimas de un delito. de reportar o no el hecho. Adicionalmente, la heterogeneidad encontrada im- plicaría que las variables estarían afectando a todas B. Caracterización de las personas que de- las personas en forma similar, independientemente nuncian el delito Tabla 4: Distribución de edad de personas que denuncian el delito Como se observa de la tabla anterior, son las perso- Tabla 6: Escolaridad promedio de la gente que nas entre los 25 y 54 años quienes tienen una mayor denuncia propensión a denunciar, comparadas con aquellas de menor o mayor edad. Tabla 5: Edad promedio de las personas que de- Por otra parte, la escolaridad promedio de los denun- nuncian el delito ciantes es de 11 años de educación, valor superior al nivel de escolaridad promedio del país (7,8 años). Algo similar se observa en la distribución geográfica de los denunciantes, la que es superior a la distribu- En particular, la edad promedio de los denunciantes ción real del país (78% reside en zonas urbanas). es de 40, años con una desviación estándar de 16 años, en línea con la evidencia anterior. Cabe seña- lar que la edad promedio de la población para el año 2003 en nuestra muestra era de 43 años.126
  • Tabla 7: Distribución según zona de las personas bilidad de realizar una denuncia, utilizando para elloque denuncian el delito los datos provenientes de la encuesta CASEN. Con este fin, la primera tarea será determinar la metodo- logía que será utilizada para analizar esta situación. A. Metodología Como se mencionó, la denuncia es realizada por una persona que haya sido víctima de un delito. ElloCon respecto al ingreso per cápita, los resultados plantea un desafío metodológico, ya que la proba-que se presentan en la siguiente tabla sugieren que bilidad de ser víctima deberá ser considerada en loslos denunciantes tienen un ingreso de la ocupación cálculos. Esto es, considerar sólo a aquellos que de-promedio de 160 mil pesos, cifra muy similar al pro- nuncian sin dar cuenta de que este grupo represen-medio nacional de toda la población (164 mil pesos ta sólo una parte de todos aquellos que han sidopara el año 1996). víctimas que genera sesgos en la estimación de los parámetros relacionados con los determinantes de la denuncia. Este efecto es lo que en la literatura espe-III. IMPACTO DE LA DOTACIÓN POLI- cializada se conoce como sesgo de selección.1CIAL EN DENUNCIA En consecuencia, y con el fin de describir el compor-Los resultados anteriores sugieren que la cifra negra tamiento de los individuos en materia de denunciade subreporte de delitos es relativamente alta. Más de delitos, en este trabajo proponemos modelar laaún, que dicha cifra no depende del tipo de crimen conducta de los denunciantes mediante dos ecuacio-analizado. Por otra parte, el análisis de algunas va- nes. La primera ecuación caracteriza la probabilidadriables socioeconómicas de los denunciantes sugiere de que un individuo sea víctima de un crimen, mien-que éstos tienen un nivel de educación levemente tras que la segunda ecuación está relacionada con lasuperior al promedio del país, tiene un mayor nivel probabilidad de que la víctima, condicional en haberde ingreso, están ente los 35 y 45 años y viven prin- sufrido un delito, realice la denuncia. Es importantecipalmente en las ciudades. destacar que en ambas ecuaciones incorporamos la dotación policial por comuna, de manera de medirEn general, la literatura económica ha modelado dicha impacto en ambos niveles.principalmente la forma en que las característicasindividuales de las personas afectarían la probabili- Para ello definiremos la variable como el gradodad que éstas cometan un crimen. Becker (1967) ya de vulnerabilidad de un individuo . Esta variable simenciona que el costo de oportunidad en términos bien no es observada por el investigador, se asumiráde salario esperado puede ser un buen disuasivo de que depende de un conjunto de características so-las acciones criminales, especialmente si se le agrega cioeconómicas tanto del individuo como del medioque el retorno al crimen se ve disminuido si las penas que lo rodea. Estas últimas estarán incorporadas enson más severas y/o la probabilidad de ser sorprendi- un vector . De esta forma, el grado de vulnerabili-do también aumenta. dad del individuo puede ser representado mediante la siguiente relación:Pero la literatura no es muy clara acerca de la for-ma en que las características socioeconómicas delos individuos afectan la probabilidad de que unapersona, condicional en haber sufrido un crimen, lodenuncie ante las autoridades correspondientes. En Como se mencionó, si bien no observamos directa-esta sección analizaremos en forma cuantitativa di- mente dicha vulnerabilidad, ésta puede alcanzar unchos determinantes y su impacto real sobre la proba- cierto umbral crítico – pues es una persona de mayor1. La omisión de este sesgo en las estimaciones sobre los determinantes de denuncia por parte de los afectados genera estimadores sesgados e inconsis-tentes (Heckman, 1979). 127
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia edad, visiblemente con ingresos altos que vive en Sin embargo, existe una mayor probabilidad que una zona acomodada – y ser víctima de un crimen. personas con mas altos ingresos tengan parte de sus Obviamente este umbral – que denotaremos por pertenencias aseguradas y ello los fuerce a realizar - dependerá de cada víctima y asumiremos que es la denuncia ante la amenaza de no poder cobrar los similar independientemente del criminal o potencial seguros correspondientes. Un análisis similar se pue- criminal que lo observe. En consecuencia, ya que de realizar respecto a otras características socioeco- sólo observamos si una persona fue víctima de un nómicas de las víctimas tales como por ejemplo, su delito, asumiremos en esos casos que la vulnerabili- edad, sexo o nivel de educación. dad de dicha persona alcanzó este umbral y por tan- to definiremos a como una variable asociada a este Con este fin se asumirá que el beneficio neto de de- hecho, la cual sí es observable por el investigador. nunciar, es decir, descontado los costos asociados, De tal manera, esta última variable toma un valor de dependerá de un vector de características socioeco- 1 si el individuo ha sufrido un crimen, es decir que nómicas de las víctimas . La estructura de esta re- su vulnerabilidad sobrepasó el umbral , y 0 de no lación es la siguiente: ser así. Formalmente: Obviamente, el investigador no observa el valor de esta última variable. No obstante lo anterior, se pue- Una vez caracterizada la situación de vulnerabilidad, de asumir que si la persona realiza la denuncia con- nos queda por definir la decisión de estampar la de- dicional en haber sufrido un delito, se asume que el nuncia condicional a haber sufrido un delito. Para beneficio para ese individuo de denunciar el hecho ello se definirá la variable , la que representa la supera los costos asociados. Por el contrario, si la relación beneficio costo de la acción de realizar una víctima no realiza la denuncia, se puede pensar que denuncia. los costos superan a los beneficios. Con este fin, se define una variable d i que captura esta situación y Esta variable incorpora, por una parte, los benefi- que formalmente tiene la siguiente estructura: cios tanto pecuniarios (la recuperación de los bienes sustraídos) como no pecuniarios (el deseo de que se haga justicia), y por otra, los costos asociados a esta acción. Entre los principales costos podemos desta- car aquellos directamente relacionados con la de- nuncia, tales como aquellos asociados al transporte y tiempo e indirectos tales como costos de oportu- Es decir, la persona realiza la denuncia ( d i = 1) si el nidad, seguros que no se pagan si no hay denuncia y otros similares. De esta manera, esta variable beneficio neto personal asociado a esta acción – no es el resultado neto de la evaluación de costo bene- observable – es positivo, y no realiza la denuncia ( d i =0) en otro caso. ficio que realiza el individuo antes de realizar una denuncia. De esta manera, se tiene un modelo en dos etapas Asumiremos que los beneficios y costos asociados a que considera tanto la probabilidad de ser víctima realizar la denuncia vienen determinados por las ca- de un delito, como también la probabilidad de de- racterísticas socioeconómicas de las víctimas. Como nunciarlo, condicional en haber sido víctima. El mo- se mencionó, personas con mayores ingresos ten- delo general tiene, en consecuencia, la siguiente drían un mayor costo de oportunidad asociado al estructura: tiempo que implica realizar estas acciones legales.128
  • Ecuación de denuncia (Probit): rísticas económicas del individuo, así como también del lugar donde vive. Por otra parte, dentro de los determinantes de realizar la denuncia condicional en haber sufrido un delito, asumiremos que depen-Ecuación de vunerabilidad (selección): de principalmente de las características individuales de la víctima.2 En la tabla siguiente se presentan los resultados obtenidos del modelo de variable depen- diente binaria con sesgo de selección.donde: Los resultados sugieren que, en primer lugar, el ses- go de selección es significativo. A pesar de que no se presenta, la prueba de Wald rechaza en forma significativa la ausencia de sesgo de selección en el modelo. El valor encontrado para rho de -0.94 es largamente diferente de cero. Ello implica que si no se incorpora el hecho de que quienes denuncianLa función de verosimilitud correspondiente es la si- efectivamente debieron haber sufrido un crimen,guiente: los estimadores del modelo uniecuacional sobre los determinantes de las denuncias serían sesgados e inconsistentes3. Por su parte, los resultados para la ecuación de se- lección sugieren que la probabilidad de sufrir un de- lito está directamente asociada con el nivel de esco- laridad de la víctima y su edad. Personas menores ydonde es el conjunto de individuos para los cua- con mejor educación tienen una probabilidad mayorles d i es observada. Por su parte corresponde de ser víctimas; todos los coeficientes asociados aa la distribución normal bivariada acumulada con estas dos variables resultaron ser estadísticamentemedia y es la función densidad normal significativos al 1%. Respecto al ingreso, los resul-acumulada estándar. Finalmente, son los pesos tados muestran que no sólo el ingreso propio de larelativos de cada observación caracterizando los fac- persona sino que también el nivel general de riquezatores de expansión muestrales correspondientes. relativa de la comuna donde vive la persona afecta- da están directamente relacionados con la probabi- lidad de ser víctima de un delito. Las estimacionesIV. RESULTADOS de ingreso se contraponen, a pesar de esto, en valor absoluto, el impacto del efecto “barrio” es más im-Como se mencionó y siguiendo la literatura sobre portante en magnitud que el ingreso del individuo,criminalidad, el vector de variables explicativas de la sugiriendo una externalidad negativa del medio so-ecuación de vulnerabilidad dependerá de caracte- bre las personas4.2. Si bien se deberían considerar características del sistema jurídico-policial (oferta de servicios) en esta ecuación, dada la falta de disponibilidad de datos,se deja este ejercicio para investigaciones futuras.3. Cabe señalar que a excepción de Rivera et al (2003), todos los demás trabajos realizados para Chile sobre determinantes de la criminalidad son modelosuniecuacionales.4. Los resultados no cambian si sólo se consideran a los delitos que son reportados en el hogar o en el barrio donde vive la persona. 129
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla 8: Modelo de variable dependiente binaria con sesgo de selección130
  • Un resultado interesante sobre la probabilidad de su- sufrido un delito, la gente de mayor edad es la másfrir un crimen tiene que ver con el género. Las cifras propensa a denunciarlo. Lo interesante es que a pe-que se presentan en la segunda columna de la tabla sar de ser coeficientes con signos distintos, en valoranterior sugieren que la probabilidad de ser vulnera- absoluto, ambos coeficientes son muy parecidos,do no es distinta entre genero, esto es, la probabili- sugiriendo que el impacto de dicha variable sobre ladad de ser víctima de un crimen es independiente de probabilidad de ser víctima prácticamente se contra-si uno es hombre o mujer. rresta con la probabilidad de realizar la denuncia.Junto al ingreso comunal, la zona donde habita el Por su parte, aquellas personas con mayores ingresosindividuo también afecta la probabilidad de sufrir un también tienen una mayor propensión a denunciardelito. Los resultados muestran que dicha probabili- una vez controladas otras características de las vícti-dad aumenta significativamente para los individuos mas. Este resultado refuta la hipótesis de que genteque viven en zonas urbanas comparados con aque- con mayor ingreso, dado su mayor costo de oportu-llos que residen en zonas rurales. nidad en términos de tiempo, tiende a denunciar me- nos.5 Es decir, individuos con mayor nivel de ingresoFinalmente, y con respecto al interés de esta investi- son menos vulnerables a sufrir un crimen y tambiéngación, los resultados muestran que dicha vulnera- tienen una mayor probabilidad de denunciarlo.bilidad se ve drásticamente reducida si la densidadpolicial de la comuna donde reside el individuo – Al igual que en el caso de la vulnerabilidad, los re-medida aquí por el número de Carabineros por cada sultados sugieren que no existen diferencias signifi-100 mil habitantes – aumenta. Lo anterior sugiere cativas entre hombres y mujeres en términos de de-que la presencia policial tiene un efecto disuasivo nunciar los delitos. Esto es consecuente con lo quesignificativo sobre el umbral de vulnerabilidad de las encontramos, dado que la probabilidad de sufrir unpersonas. En particular, el aumento del número de crimen no es significativa al hacer la diferenciaciónpolicías disminuye la probabilidad de ser victimizado entre sexo, era esperable que dicha baja significan-en 0,12%. cia se vea reflejada en la probabilidad de denunciar.Una vez caracterizados algunos determinantes sobre Finalmente, los resultados muestran que la localiza-la probabilidad de ser víctimas de un crimen, el mo- ción geográfica si es un determinante importantedelo estima los determinantes de denunciar de los sobre la probabilidad de denunciar; el hecho de vivirdelitos sufridos. Los resultados presentados en la ta- en la ciudad si representa una diferencia positiva abla anterior muestran claramente que, con la excep- la hora de denunciar un crimen respecto de la genteción del sexo del individuo, la edad y el ingreso de que habita en zonas rurales. A su vez, el parámetrolas personas explican en forma estadísticamente sig- que captura la densidad policial si afecta positiva-nificativa aumentos en la probabilidad de denunciar mente la probabilidad de denunciar un crimen, estea las autoridades competentes el crimen sufrido. parámetro es estadísticamente significativo dando luces de cómo el mayor número de carabineros fo-Efectivamente, los resultados muestran que víctimas mentaría dicha denuncia.con mayor edad tienen una mayor propensión a de-nunciar el delito sufrido, sin embargo el efecto es Este último resultado es muy interesante cuando senegativo para la escolaridad. Los coeficientes asocia- compara con el impacto que tiene esta misma varia-dos a estas dos variables presentan valores estadís- ble de densidad sobre la vulnerabilidad de las perso-ticamente significativos. Ello muestra que la variable nas. Como se mencionó, una mayor dotación policialedad se correlaciona negativamente dependiendo disminuye efectivamente el riesgo de ser víctima dede la ecuación, ya que para la estimación sobre la un crimen. Junto a esto, la dotación policial no sóloprobabilidad de ser vulnerado vemos que personas bajaría entonces la vulnerabilidad, sino que tambiénmás jóvenes tienen mayor probabilidad de sufrir al- aumenta la propensión a denunciar los delitos entregún tipo de delito, mientras que condicional a haber los residentes de la comuna. Lo anterior, sugiere que5. Cabe hacer notar que en las regresiones se controla por tipo de crimen capturando de esta manera diferencias en las conductas de los individuosdependiendo del tipo de crimen que se denuncia. 131
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia si se desea reducir el nivel de subreporte, aumentar A. Impacto de la dotación policial en fre- la dotación de Carabineros aparentemente si sería cuencia de victimización una estrategia correcta. Según los resultados obte- nidos, esta última estrategia impactará sobre el nivel La tasa de delincuencia puede ser medida mediante de delitos, junto con el subreporte. varias métricas, incluyendo ocurrencia, peligrosidad, frecuencia o tasas. El número de crímenes sufridos Finalmente se agregan variables dummies por tipos por una persona y el impacto de la dotación poli- de crimen, de manera de capturar la heterogeneidad cial es disminuir esta frecuencia es lo que intenta- vista en los hechos estilizados a la hora de denunciar mos modelar en esta sección. Esto es de particular el crimen. Los resultados muestran que los críme- importancia en un contexto donde los determinan- nes con mayor probabilidad de ser denunciados son tes de que una persona sea víctima de un delito no el robo del vehiculo (0.919), el robo en la vivienda sólo corresponden a algo completamente exógeno (0.35), el robo con violencia (0.255), lesiones (0.227) a la persona sino que también uno observa a mu- y violaciones (0.474). Interesante es que la probabi- chas personas que son víctimas de más de un delito lidad de denunciar hurtos, robos desde el vehiculo durante sus vidas. El siguiente gráfico muestra esta y crímenes económicos son relativamente mucho situación en base a los datos de la encuesta de victi- más bajas que los tipos de crímenes anteriores. In- mización realizada en Chile el año 2003. cluso para el caso de corrupción, la probabilidad de denuncia no es estadísticamente significativa, esto Se observa que más de 2000 personas encuestadas puede deberse a los costos en reputación que dicha han sufridos más de dos veces algún tipo de crimen, denuncia puede acarrearle a la víctima. Lo anterior llegando al extremo de tres encuestados que han es interesante, dado que muestra una alta heteroge- sufrido siete delitos en el último tiempo. neidad entre tipos de crímenes y sus denuncias, esto es, existen ciertos delitos cuya propensión a denun- ciarlos es mucho mayor relativo a otros. Gráfico 1: Nº de delitos sufridos por una persona132
  • En este sentido se esperaría que el número de ca- gráfico, los datos parecen mostrar esto, pero aúnrabineros si tenga un impacto negativo en reducir no podemos decir nada respecto a sus órdenes dedicha frecuencia. Como se muestra en el siguiente magnitud.Para estimar esto, se propone un modelo de con- que surgen con este tipo de modelos es el de sobreteo para modelar eficientemente este fenómeno y dispersión, esto es, situaciones donde la varianzala efectividad policial en reducir el conteo de crí- supera a la media. Este problema es de particularmenes sufridos por una persona. Las ganancias en interés al modelar fenómenos suponiendo distribu-eficiencia de este tipo de modelos relativos a los clá- ciones del tipo Poisson ya que esta especificaciónsicos modelos de regresión vienen precisamente de presupone que tanto la media como la varianza sonla naturaleza de nuestra variable dependiente. Del equivalentes. De manera de solucionar el problemagráfico anterior vemos que el promedio del conteo de la sobre dispersión, se proponen distribucioneses relativamente bajo y que la distribución se sesga alternativas como la binomial negativa (BN) que pro-notoriamente hacia la derecha. Una variable depen- viene de una mixtura entre una distribución Poissondiente con este tipo de distribución no es eficiente y una Gamma. La distribución BN genera:bajo regresiones clásicas de OLS ya que el supuestode errores normalmente distribuidos ya no se cum-ple. De ahí que los modelos de conteo propongandistribuciones alternativas a la normal, como lo es ladistribución Poisson: Lo que entregaría estimadores consecuentes con varianzas mayores que la media. Finalmente una tercera corrección proviene de asumir una regresión poisson exacerbada por ceros (zero inflated poisson regression), la idea es que dado que el conteo deDonde y = 0,1,2,3 , y es el resultado a modelar, en ceros puede ser muy alto, esta regresión controlaeste caso número de crímenes. Uno de los problemas por la alta frecuencia de estos valores mediante un 133
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia modelo probit para este tipo de variables. y controles por la proporción de hombres entre 15 y 19, entre 20 y 24 y 25 y 29 esto último siguiendo a Al igual que en las secciones anteriores, estimamos Glaeser y Sacerdote (1999) y Buonanno y Montolio estos tres tipos de modelos, controlando por varia- (2008) respectivamente. La evidencia sobre el tama- bles tanto personales como geográficas. Por el lado ño de la comuna y el número de delitos sufrido por personal, se controla por las mismas variables de la sus habitantes no es menor, ya que en la mayoría de sección anterior: escolaridad de la persona, la edad, los casos se observa una relación fuertemente posi- una dummie por sexo y el ingreso del hogar. Por tiva. El siguiente gráfico muestra precisamente esto, el lado geográfico a las variables que ya teníamos para la encuesta de victimización del año 2003 junto agregamos: el logaritmo del tamaño de al comuna a la información del SIMCE. El gráfico replica para Chile la idea de Glaeser y cuencia de delitos sufrida por una persona, esta va- Sacerdote (1999). Los autores muestran que preci- riable junto al resto de los determinantes previamen- samente en ciudades (para nuestro caso comunas te explicados son agregados a las estimaciones. Los de Chile) donde existe mayor población el número resultados para los tres modelos se presentan en la de delitos sufrido por sus habitantes aumenta. Esta siguiente tabla6. variable será relevante entonces para estimar la fre- 6. Se controla por dummies por regiones, las cuales, por motivos de espacio no se presentan en la tabla.134
  • Tabla 9:Para las tres estimaciones la variable escolaridad es con signo negativo, esto es, a mayor ingreso el nú-positiva y significativa, mostrando que personas con mero de victimizaciones que sufriría una persona esmayor años de escolaridad son más propensas a su- menor, esto podría tener relación con una correlaciónfrir crímenes, excepto para el zero inflated poisson directa entre gente con mayor ingreso destina masregresión, la variable edad es significativa y con sig- dinero para seguridad personal. Finalmente la genteno positivo, en línea con la evidencia presentada en que participa en el mercado laboral parecería tenerla sección anterior donde se veía como personas de una mayor probabilidad de ser victimizado, el únicomás edad son menos propensas a ser victimizadas. La modelo donde este signo es negativo es para el tercerdummie por sexo, nuevamente se aprecia poco sig- modelo, pero esta variable es no significativa.nificativa excepto para el tercer modelo, sugiriendoque los hombres tendrían una mayor probabilidad Por el lado de los resultados a nivel geográfico, losde ser victimizados. Los entrevistados que viven en resultados sugieren que el ingreso comunal no escomunas urbanas tienen mayor probabilidad de ser relevante a la hora de explicar el número de deli-victimizados relativo a la gente de comunas rurales. tos que una persona sufre. La evidencia respaldaAl igual que en la sección anterior, el ingreso del ho- lo demostrado por Glaeser y Sacerdote (1999) engar es altamente significativo en los tres modelos y el sentido que en comunas con mayor población la 135
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia probabilidad de ser víctima de un crimen aumenta. Finalmente y siguiendo lo propuesto por Cherry y Para nuestra muestra, los resultados indican que la List (2002), hacemos nuevamente las estimaciones proporción de hombres en nuestros rangos de eda- diferenciando por crímenes a la persona y crímenes des, pareciera no ser significativo bajo ninguna espe- a la propiedad. Los resultados se muestran a conti- cificación. Es de particular interés el signo negativo nuación. La razón para esto es que estos autores de- y significativo en cada uno de los modelos del nú- muestran como al agregar este tipo de estimaciones mero de policías en cada comuna. Esto implica que uno obtiene resultados sesgados respecto a diferen- el número de delitos sufridos por una persona son ciar los tipos de delitos siguiendo lo propuesto por afectados negativamente por la dotación policial, en el FBI. Siguiendo esta evidencia dentro de los delitos particular (y dada la forma funcional del modelo) los a la persona se encuentran: El robo con violencia, el resultados mostrarían una elasticidad (dado que la hurto, las lesiones, la corrupción y violaciones. Por el variable de la dotación policial esa en logaritmo) del lado de delitos a la propiedad se encuentran: El robo número de carabineros al número de delitos cometi- de vehículo, robos desde el vehículo y robos a la vi- dos de un orden de -0.09 y -0.12. Esto es, aumen- vienda. A continuación se muestran los resultados tos en el número de carabineros (por cada 10.000 por delitos cometidos a las personas. habitantes) el número de delitos cometidos a una persona caería en una magnitud de 9 a 12% Tabla 10: Resultados conteo por delitos a las personas136
  • En general los resultados se mantienen con órdenes un orden de magnitud menor a la evidencia anterior.de magnitud similares, en particular el impacto de la Para este tipo de delitos la elasticidad de la dotacióndotación policial baja respecto a lo encontrado an- policial va desde -0,1 a -0,04. Para los delitos come-teriormente. El tamaño de la comuna nuevamente tidos a la propiedad, los resultados son:muestra un impacto positivo, significativo pero deTabla 11: Resultados conteo por delitos a la propiedadNuevamente la significancia de los resultados es muy mayor que para el modelo con delito a las perso-parecida a lo anterior. Dentro de los puntos destaca- nas, encontrando elasticidades del -0,12. Es decir,bles surge nuevamente la elasticidad negativa de la la dotación policial si bien es efectiva para reducir ladotación policial al número de crímenes sufridos por frecuencia tanto para delitos a las personas como alas personas. En este caso, para los modelos Pois- la propiedad, sería levemente más eficiente para dis-son y NB el impacto negativo es (en valor absoluto) minuir la ocurrencia de este último tipo de delitos. 137
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia V. CONCLUSIONES las denuncias, error que comenten la mayoría de los trabajos empíricos sobre criminalidad en Chile y en Aprovechando la riqueza de la información disponi- el extranjero. ble de la encuesta de victimización del INE del 2003, en este trabajo se analiza el impacto de la dotación Respecto a las características socioeconómicas de policial tanto en la probabilidad de que un individuo los individuos, los resultados muestran que perso- sea victimizado, en determinar la cifra negra de la nas con menos ingreso, mayor nivel de educación y criminalidad en Chile y en la frecuencia de delitos de menor edad, son más vulnerables a ser víctimas sufridos por una persona. de un crimen. No obstante lo anterior, el nivel de ingreso promedio de la comuna donde habita el in- Los resultados del análisis muestran que el nivel de dividuo es un predictor relevante aún que el ingreso subreporte es en promedio cercano al 55%, el cual individual existiendo, de esta manera una externa- es independiente del tipo de crimen que se trate. En lidad negativa del barrio sobre las potenciales vícti- particular, el hurto es el delito menos denunciado, mas. Por el lado de la dotación policial, el número seguido por el robo desde vehículo, los delitos eco- de carabineros de la comuna, si permite disminuir la nómicos y la corrupción. probabilidad de sufrir un crimen. Un aspecto en que la información disponible es de Por su parte, y con respecto a los determinantes de extrema importancia, se refiere a la diferenciación denuncia, los resultados muestran que víctimas con entre los determinantes de ser víctima de un crimen menor escolaridad y mayor edad tienen una mayor y aquellos que asociados al hecho de estampar la de- propensión a denunciar el crimen sufrido. Los coefi- nuncia condicional en haber sido víctima. Ello pues, cientes asociados a estas dos variables resultaron ser en la mayoría de la literatura, tanto nacional como estadísticamente significativos. Por su parte, aquellas internacional, el nivel de crimen de una localidad personas con mayores ingresos también tienen una es aproximado por el nivel de denuncias observado mayor propensión a denunciar una vez controladas para ésta. Lo anterior, ante la falta de disponibilidad otras características de las víctimas. Los resultados de encuestas de victimización. también muestran que la diferenciación por sexo no afecta la probabilidad de denunciar y que el hecho Esta aproximación, si bien correcta en el análisis de de vivir en la ciudad o en el campo no hace mucho tasas de crecimiento del crimen y sus determinantes, la diferencia en este aspecto. Fundamental es el im- puede presentar sesgos significativos si se pretende pacto de la dotación policial, la cual, para la segun- explicar niveles de crimen o bien analizar el impacto da etapa, entrega un signo positivo y significativo. de políticas públicas.7 Así, este trabajo representa el Del ejercicio vemos que la densidad de carabineros, primer esfuerzo en el ámbito nacional que permite afecta negativamente la probabilidad de ser víctima corregir por este factor de subreporte y de esta ma- de algún delito y a la vez, afecta positivamente la nera estimar conjuntamente el efecto de la dotación probabilidad de denunciar el delito. policial en ambas dimensiones. Finalmente, mediante modelos de conteo, la efec- De esta manera, y mediante la utilización de un mo- tividad policial es nuevamente puesta a prueba. delo biprobit, se pudo separar los determinantes so- Se estima la frecuencia de delitos sufridos por una cioeconómicos que afectan la posibilidad de ser víc- persona, los resultados sugieren que prácticamen- tima de aquellos relacionados con la denuncia. Dado te bajo cualquier especificación, la dotación policial que para realizar una denuncia se asume que el in- afecta negativamente esta frecuencia. Junto a esto dividuo en cuestión ha sido víctima de un crimen, (y en línea con los primeros resultados) personas con el análisis cuantitativo que no incorpore este hecho, menor escolaridad, mayor edad, mayor ingreso y puede generar sesgos significativos en los paráme- que viven en comunas con mayor tamaño tendrían tros relevantes. Los resultados alcanzados muestran menores posibilidades de sufrir más de un crimen, efectivamente que este sesgo estaría presente, si se en otras palabras, la frecuencia según la que ellos estima en forma uniecuacional los determinantes de serían victimizados sería menor. 7. Para una discusión acerca de los sesgos que se pueden encontrar ver Benavente et al (2003)138
  • Nuestros resultados son novedosos para el estadodel arte chileno en estas materias, ya que no sóloutilizamos una base de datos hasta el momentopoco explotada sino que también ya que entrega-mos órdenes de magnitud relevantes para la polí-tica publica en cuanto a la sensibilidad de la dota-ción policial y el número de crímenes sufridos porlas personas.VI. BIBLIOGRAFÍABecker, G. (1968). Crime and punishment: an eco- Glaeser, E., Sacerdote, B (1999). Why is there morenomic approach. Journal of Political Economics, 76. crime in cities? Journal of Political Economics, 107.Benavente, J.M. (2003). Impacto de variables so- Núñez, J., Rivera J., Villavicencio X. y Molina O.cioeconómicas sobre la criminalidad a nivel comunal (2003). Determinantes socioeconómicos y demográ-mediante el uso de paneles de datos dinámicos. Do- ficos del crimen en Chile. Estudios de Economía, 30,cumento Borrador. Centro de Estudios Estratégicos y Junio.Criminológicos. Carabineros de Chile. Rivera, J., Núñez, J., Villavicencio X. (2003). CrimenBenavente, J.M., Contreras, D., Melo E. y Montero, y disuasión: evidencia desde un modelo de ecuacio-R. (2003). Programas antidelincuencia: evaluando nes simultaneas para las regiones de Chile. Borrador.Comuna Segura. Documento de Trabajo Nº 201. Enviado a revisión a Trimestre Económico.Departamento de Economía, Universidad de Chile.Buonanno, P., Montolio, D. (2008). Identifying thesocio-economic and demographic determinants ofcrime across Spanish provinces. International Reviewof Law and Economics 28.Cherry, T., List, J. (2002). Aggregation bias in theeconomic model of crime. Economics Letters, 75,81-86. 139
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia140
  • ADAPTACIÓN y VALIDACIÓN DEL INTRUMENTO “INTERNET EXPE-RIENCES QUESTIONNAIRE” A ESCOLARES QUE CURSAN 7º AÑOBÁSICO A 4º AÑO MEDIO, DE LA CIUDAD DE SANTIAGO DE CHI-LE, EN EL AÑO 20081Felipe Lecannelier2Jorge Varela3Javiera Astudillo4Jorge Rodríguez5Paula Orellana6Centro de Estudios Evolutivos e Intervención en el Niño (CEEIN),Facultad de Psicología, Universidad del Desarrollo.Resumen mer intento por conocer la validez del instrumento respecto de su constructo, dado que no existe -a laEl fenómeno de violencia escolar entre pares se fecha- una dimensionalidad previa, teórica o empíri-ha transformado en un tema de carácter público, ca, con que se la pueda comparar.debido a las consecuencias que tiene en todos losactores que están involucrados. Al mismo tiempo, Palabras claves: Bullying, ciberbullying, agresor, víc-el creciente aumento y acceso de la población en tima, prevención.general a las tecnologías y en especial el grupo in-fanto juvenil, ha generado un nuevo espacio de I. INTRODUCCIÓNposible victimización: el ciberbullying. En Chile noexiste información sobre su prevalencia ni tampoco La temática del bullying, matonaje, abuso o violen-sus implicancias. El objetivo de la presente investiga- cia escolar ha ido en incremento con el paso de losción es la adaptación y validación del instrumento años en Chile; en especial, las cifras de denuncia del“Internet Experiences Questionnaire”, en escolares fenómeno. Todo esto ha puesto en alerta a diferen-que cursan 7° año básico a 4° año medio, de la cui- tes organizaciones, tanto públicas como privadas, lodad de Santiago de Chile, en el año 2008. El tipo de cual es positivo ya que esta problemática debe con-estudio es metodológico, descriptivo, exploratorio y siderarse desde una mirada sistémica. Sin embargo,no experimental; obteniendo una muestra total de con el acceso a las nuevas tecnologías se ha creado535 alumnos. Se obtuvo una estructura factorial de un nuevo fenómeno de violencia que podríamos6 dimensiones que explican 55,9% de la varianza denominar ciberbullying. Empero, entre las acota-explicada del instrumento, presentando una consis- das investigaciones que se refieren al tema, existetencia interna por medio del coeficiente de Alfa de discrepancia a nivel conceptual, a la hora de definirCronbach de 0,62. Este estudio da cuenta de un pri- este nuevo fenómeno llamado ciberbullying o mato-1. Proyecto de Prevención e Intervención de la Unidad de Bullying, Centro de Estudios Evolutivos e Intervención en el Niño (CEEIN), Universidad del De-sarrollo.2. Av. Las Condes 12.438. Lo Barnechea, 3279294, flecannelier@udd.cl3. Av. Las Condes 12.438. Lo Barnechea, 3279528, jvarela@udd.cl4. Av. Las Condes 12.438. Lo Barnechea, 3279426, jastudillob@udd.cl5. Av. Las Condes 12.438. Lo Barnechea, 3279426, jrodrigu@med.uchile.cl6. Av. Las Condes 12.438. Lo Barnechea, 3279426, porellanah@udd.cl 141
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia naje escolar a través de los medios electrónicos, ya – español – inglés), para luego realizar una valida- que algunos autores lo consideran como un tipo de ción de contenido a través de tres jueces expertos bullying y otros, como un tipo de matonaje escolar sobre el tema de violencia escolar. Posteriormente diferente. – y a través de una muestra piloto – se realizó una validación semántica a la realidad sociocultural de A partir de estudios realizados en Chile sobre bu- los escolares nacionales. Luego de la aplicación del llying o violencia escolar, se ha demostrado que su instrumento a la muestra final, se realizó una esti- prevalencia es transversal en los establecimientos mación de la confiabilidad y de validez de constructo educacionales, independiente del tipo de colegio, del instrumento, donde se obtuvo la prevalencia de nivel socioeconómico y ciudad. En términos genera- las dimensiones a nivel global, por género, edad y les ha ido en descenso, a excepción del tipo de agre- tipo de colegio. siones de carácter más grave (agresión con armas, acoso sexual, entre otras) (Madriaza, 2008). El desa- Ortega, Mora-Merchán & Jäsper (2007) plantean que rrollo de las nuevas tecnologías, en especial Internet, las actitudes y actividades que se desarrollan dentro no sólo ha traído consigo beneficios, sino también la del aula son el resultado de la participación en pro- aparición de otro tipo de violencia escolar la cual es cesos interpersonales que incluyen distintos grados conocida como ciberbullying o ciber agresión. Este de violencia estructural de la sociedad. Es así que tipo de violencia se caracteriza por la intimidación, para explicar el fenómeno de la violencia en las salas amenazas, exclusión, discriminación y crueldad ha- de clases o en las escuelas, en general, hacen una cia un otro a través de Internet u otras tecnologías, interpretación de lo que sucede al exterior de éstas en forma de: mensajes de texto, agresión verbal por y cómo la sociedad influye en las conductas dentro chat y/o plataformas o servicios disponibles en la de la escuela. Así, no sólo la violencia de la sociedad web tales como: fotolog, distribución de fotografías es manifestada a través de las agresiones entre es- e imágenes sin consentimiento, llamadas y/o mail colares y entre escolares y profesores, dentro de los ofensivos. Si bien, estudios internacionales han de- establecimientos educacionales, sino que también mostrado que el ciberbullying es menos frecuente se reflejan en las nuevas tecnologías disponibles, que el bullying, las consecuencias de este fenóme- marcando nuevas formas de agresión. Es por esto no son más perjudiciales (Smith et al., 2008). Es por que Castells (1999) señala que los comportamientos esto, que el presente estudio de tipo metodológico, agresivos que se manifiestan en Internet no son más descriptivo, exploratorio, no experimental, pretende que el reflejo de los que se producen en la sociedad. adaptar y validar el instrumento “Internet Experien- El desarrollo de nuevas tecnologías ha permitido au- ces Questionnaire” en el contexto social y cultural mentar las posibilidades de crear nuevos vínculos, de los escolares del país. A su vez, pretende lograr tanto con otras personas cercanas como lejanas. Sin obtener las prevalencias sobre las víctimas y agreso- embargo, a pesar de que se genere un nuevo tipo de res del bullying y ciberbullying, con el fin de obtener nexo, en este tipo de relaciones no necesariamente información que permita comprender más a fondo va a ser caracterizada por una relación positiva, ya este fenómeno y poder contextualizarlo en nuestra que desgraciadamente, también han sido marcadas realidad social. Así, teniendo en consideración lo re- por conductas de abuso y violencia (Ortega, Mora- levante que resulta entender este nuevo fenómeno Merchán & Jäsper, 2007). de violencia entre los alumnos de establecimientos escolares, es que el presente estudio tiene la finali- Este tipo de violencia marcado por el uso de tecno- dad de entregar un instrumento validado que per- logías y, principalmente, el uso de Internet, ha sido mita aportar con datos representativos de nuestra nombrado por algunos autores como ciberbullying, sociedad, además de ser un apoyo para las insti- el cual es definido como el ser cruel con otros me- tuciones educacionales y/o gubernamentales, para diante el envío o publicación de material dañino u que se tome en consideración este nuevo fenómeno otras formas de agresión social usando Internet u y se logre dar un paso adelantado en lo que a pre- otras tecnologías digitales; o también, como una vención respecta. conducta agresiva e intencional que se repite fre- cuentemente en el tiempo y que es realizada por un El proceso de adaptación y validación del instrumen- individuo o un grupo de individuos a través de me- to “Internet Experiences Questionnaire” partió con dios electrónicos, dirigida en contra de una víctima la traducción circular del instrumento original (inglés que no puede defenderse fácilmente por sí misma142
  • (Smith, Mahdavi, Carvalho & Tippet, 2006). criterios. Aquél que hace alusión al tipo de medio que es usado para realizar la agresión, por ejemploAsí, los medios electrónicos son utilizados para intimi- uso de Internet, teléfono móvil, mensaje de texto,dar, amedrentar, rechazar, amenazar, insultar o aislar mensajería instantánea, páginas web, correo elec-a las víctimas, entre otras conductas similares. Este trónico, y la forma en que se realiza la agresión, yatipo de agresión es dirigido principalmente en con- sea en formato texto, fotografías, videos, chats, en-tra de sus pares, utilizando sistemas de mensajería y tre otros (Smith, Mahdani, Carvalho &Tippet, 2006).correos electrónicos, sitios web creados para difamar Otros autores como Hernández y Solano (2007),a un otro, utilización de fotos y videos captados por plantean que el fenómeno de ciberbullying presen-teléfonos celulares. Del mismo modo, se crean sitios ta características particulares que lo diferencian deweb donde se publican dichas fotos o videos o blogs otras formas de acoso presencial y directo. Lo ante-en donde se escriben mensajes en contra de la vícti- rior, se refiere a que el ciberbullying exige el domi-ma, haciendo así circular rumores, secretos, insultos, nio y uso de las tecnologías de la información y deincluso amenazas de muerte en algunos casos, con la comunicación, también conocidas como TIC`s. Esel objeto de manipular a las víctimas, avergonzarlas, una forma de acoso indirecto y un acto de violenciaentre otros (Raskauskas & Stoltz, 2007). Es por lo camuflada ya que el agresor no puede ser identifi-anterior, que el uso y acceso a nuevas tecnologías, cado fácilmente, lo que a su vez, implica un mayoren sus distintas formas, hace que las agresiones en sentimiento de impotencia de la víctima. Es así comolínea se diferencien de cualquier otro tipo de agre- el acoso invade todos los ámbitos de la privacidad ysiones ya que éstas introducen un nuevo sistema de seguridad de la víctima, encontrándose en un com-características, como son la invisibilidad del agresor, pleto desamparo tanto legal como emocional.el aumento potencial del número de personas queserán espectadores de la agresión (ya que la difusión A partir de los mismos autores, se pueden conside-del acto violento es mayor y, por lo tanto, la crea- rar dos modalidades de ciberbullying, la primera seción de sitios para difundir la agresión) y disminuyen refiere al reforzamiento de un bullying ya emprendi-los espacios “seguros” para las víctimas. Aparece do, que consiste en una forma de acoso más sofis-también una característica singular en los agresores, ticado cuando las formas de acoso tradicional dejanquienes parecieran darle a estas conductas agresivas de resultar atractivas o satisfactorias. En este caso, elun carácter más bien lúdico y de permanencia de la agresor se puede identificar fácilmente ya que coin-agresión ya que permiten rememorar el evento una cidiría con el acosador presencial y sus consecuenciasy otra vez puesto que en su mayoría son archivadas se sumarían a las que ya ha padecido la víctima. Sinen los teléfonos celulares o publicadas en Internet. embargo, se amplificarían e incrementarían los da-Existen aspectos del bullying tradicional que son ca- ños debido a la alta accesibilidad a las páginas webracterísticos de este tipo de agresión. Sin embargo, u otros medios tecnológicos. La segunda modalidadcabe destacar que estos aspectos también son com- se refiere a las formas de acoso entre iguales que nopartidos con el bullying electrónico o ciberbullying, presentan antecedentes previos de acoso, en dondeentendiendo a este último dentro de un contexto el niño comienza a recibir formas de hostigamientoen donde la manifestación de la agresión es acorde a través de las TIC`s sin motivo aparente y, general-a situaciones y circunstancias específicas, evidente- mente, sin el conocimiento del autor de la agresión.mente en el marco del uso de las tecnologías de In-ternet y otras asociadas. Los aspectos que permiten Según Ortega, Mora-Merchán & Jäsper (2007), losdistinguir, entonces, al ciberbullying como un ápice estudios sobre la incidencia de este tipo de agresióndel bullying, son principalmente tres, los cuales tie- han resultado un tanto difíciles debido a que, inclu-ne relación con la intencionalidad del daño, la rei- so dentro de los mismos países donde se han reali-teración de la conducta agresiva, y el desequilibrio zado dichas tasaciones, la presencia y accesibilidadde poderes existente entre la víctima y el agresor. a las nuevas tecnologías están en un continuo creci-Tres aspectos que pueden verse claramente en este miento, además de la existencia de diferencias en lasnuevo tipo de violencia (Ortega, Mora-Merchán & metodologías utilizadas para recoger dicha informa-Jäsper, 2007). ción, lo que también incide en la variabilidad de los datos existentes. En un estudio realizado en EstadosHay autores que para realizar una tipología de este Unidos por Finkelhor, Mitchell y Wollak (2000), setipo de violencia se basan principalmente en dos encontró que el 6% de los niños entre 6º básico y 2º 143
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia medio que utilizaban Internet reportaron haber sido sobre el uso de Internet, informó que durante el año víctimas de amenazas en el último año. De ellos, el anterior, “el 12% afirmó haber sido agresivo con al- 33% había sido mediante mensajería instantánea, guien en la red, el 4% fueron objeto de agresión, y 32% en salas de chat y 19% vía correo electrónico. el 3% fueron al mismo tiempo agresores y objeto de También, en el caso de aquellos que sabían quiénes agresión” (ybarra & Mitchell, 2004). Otro estudio eran sus agresores, se reportó que el 63% iban a realizado en Canadá señaló que en relación con los la misma escuela, sin embargo, estos son datos de alumnos que habían sido víctimas de este tipo de un estudio que sólo considera el uso de Internet, agresiones, el 21% lo había sido en varias ocasio- no incluyendo el uso de teléfonos celulares u otros nes y el 69% de los alumnos sabían de alguien a medios electrónicos. Por otra parte, en un estudio quien le había tocado ser víctima de ciberbullying. realizado en Inglaterra el año 2003, se obtuvo que Los realizadores de este estudio, pero esta vez en el 25% de los encuestados había sido molestado Estados Unidos, y basados en la figura del agresor, vía Internet y el 16% vía celular, específicamente encontraron que el 16,7% afirmaba haber atacado mediante mensajes de texto (Raskauskas & Stoltz, en línea alguna vez (Beran & Li, 2005 en Ortega, 2007). En cuanto a estudios realizados en Canadá, Mora-Merchán & Jäsper, 2007). el porcentaje de usuarios de Internet que recibieron mensajes intimidatorios o agresivos, era del 25% Finalmente, un estudio publicado en Estados Uni- en el año 2001 (Mnet, en Ortega, Mora-Merchán & dos, aplicado a una muestra de 84 alumnos entre Jäsper, 2007), al igual que un estudio realizado por 13 y 18 años, dio como resultado que el 32,1% de la National Children’s Home, en el año 2002, en el las agresiones eran por vía mensajería de texto, se- Reino Unido, a jóvenes entre 11 y 19 años. El mis- guido por la creación de sitios web con 15,5% y mo estudio se repite el año 2005 en el Reino Unido, las agresiones por fotos desde un celular con 9,5%. sondeando a 770 jóvenes, entre las mismas edades, Dentro de la misma investigación se encontró que arrojando que el 20% de la muestra había sufrido entre los agresores, el 38% respondió que su mo- ciberbullying, donde el 14% fue mediante mensaje tivación para hacer este tipo de conductas era por de texto, el 5% a través del chat y el 4% por correo diversión, 25% lo hacía para cobrar venganza o por electrónico. A su vez, 10% se sintió amenazado por algún motivo que los había molestado y sólo el 6% fotos o videos grabados desde un teléfono móvil y lo hacía por sentirse mal consigo mismo (Raskauskas 11% había enviado mensajes de texto amenazan- & Stoltz, 2007). tes. Tanto en el estudio realizado en el año 2002 como en el año 2005, el 28% de las víctimas no le Las consecuencias que este tipo de agresión pudie- había contado a nadie que habían sido acosados. ra causar tiene directa relación con el tipo de im- A su vez, en un estudio realizado a más de 11.000 plicados en el uso de esta violencia, existiendo los alumnos ingleses, entre el año 2002 y el año 2005, cyberagresores, las víctimas u objetivos de agresión preguntándoles “con qué frecuencia has recibido al- y los espectadores o testigos. Sin embargo, hay ca- gún mensaje de texto o correo electrónico desagra- racterísticas que también son compartidas tanto por dable o amenazante”, arrojó que en el año 2002, el aquellos que sólo realizan el rol de agresores como 5,8% respondió “de vez en cuando”, el año 2003 aquellos que son agresores/víctimas, las cuales son el 5,9%, el año 2004 el 7,4% y el año 2005 el 7,0%, el bajo grado de funcionamiento psicosocial y la evidenciándose un claro aumento entre el año 2002 predisposición a padecer problemas de ajuste psi- y el año 2005. Con respecto a la misma pregunta, cológico, y que además son similares en estos roles donde respondieron “en alguna ocasión”, las mu- tanto dentro del bullying tradicional como del ciber- jeres afirmaron en mayor número que los hombres, bullying (ybarra & Mitchell, 2004). en el cual el año 2002, el 14,7% eran mujeres y el 12,4% hombres, en el año 2003, 14,7% eran Así, los efectos que este tipo de violencia genera son mujeres y el 11% hombres, el año 2004, 19% eran perjudiciales ya que pueden dañar la autoestima y mujeres y el 14% hombres y el año 2005, 21,4% autoconfianza, llevando a problemas académicos, eran mujeres y el 11,6% eran hombres (Smith et al., dificultades relacionales en el colegio y mal ajuste 2006). En un estudio realizado a 1.501 jóvenes, de psicosocial (Raskauskas & Stoltz, 2007). Para poder, edades entre los 11 y 17 años, en Estados Unidos, concretamente, dimensionar las consecuencias que144
  • el ciberbullying podría generar en los jóvenes, es el año 2008. El propósito es conocer la prevalencianecesario volver a mencionar el contexto en el cual de las dimensiones del instrumento global, por gé-se realizan dichas agresiones, en donde las víctimas nero, edad y tipo de colegio.no tienen un espacio seguro para protegerse, comotampoco un momento de mayor “tranquilidad” en A. Muestrael cual puedan pensar que no van a ser agredidos.Por otra parte, también la velocidad con la que van El universo del estudio comprende todos los escola-aumentando los espectadores supone un mayor de- res que cursaban entre 7º año básico a 4º año medio,terioro de la autoimagen y de las redes de apoyo de establecimientos educacionales municipalizados,social. También es importante mencionar la posibi- subvencionados y privados, de la cuidad de Santiagolidad del agresor de permanecer en el anonimato de Chile. Se excluyen todos aquellos colegios cony la fuerza que presentan las palabras escritas o las sistema de educación especial, colegios no mixtos,imágenes al momento de hacer daño, ya que éstos con formación técnica y que no tengan educaciónpueden ser releídos una y otra vez (Ortega, Mora- básica y educación media completa. La muestra seMerchán & Jäsper, 2007). Es así como un estudio poliestratificó por curso del alumno, tipo de colegiorealizado en el Reino Unido destaca que dentro de y zona de la cuidad de Santiago al cual pertenecíalas emociones que más frecuentemente viven las víc- el establecimiento educacional. Los colegios fuerontimas ante episodios de este tipo de agresión serían: seleccionados por conveniencia, a través, de contac-el disgusto, el enfado, la tristeza, el miedo, la sole- tos del Centro de Estudios Evolutivos e Intervencióndad, la frustración, la invasión, el fastidio, el daño y en el Niño (CEEIN). Con el objetivo de reunir unala depresión (MSN.uk, 2006). muestra real para la investigación, considerando los recursos y tiempos disponibles, se agruparon los cur-En conclusión, se podría mencionar que en base a sos en 3 grupos (G1: 7° o 8° año básico, N=130; G2:estudios ya realizados en distintos países, el ciber- I° o II° año medio, N= 204; G3: III° o IV° año medio,bullying tendría mayores efectos que el bullying tra- N=171). Es así como a la hora de aplicar el instru-dicional debido a que las comunicaciones en línea mento en los colegios seleccionados, se seleccionapueden ser extremadamente crueles. Habría una al azar sólo un curso por grupo, con el fin de facilitarvictimización las veinticuatro horas del día, los siete la aplicación del instrumento. Se obtuvo una mues-días de la semana, así también el material publicado tra de 18 cursos, con un total de 535 alumnos; queen Internet es de alcance mundial y muchas veces contiene la muestra del piloto de 30 alumnos y unano puede ser recuperado. Los agresores pueden ser muestra final de 505 alumnos.anónimos o pueden llegar a suplantar identidadespara desorientar aún más a la víctima e incluso, lasvíctimas temen mencionar estas situaciones ya quepuede que sus padres les restrinjan el uso de Inter-net y/o el de sus teléfonos celulares, como tambiénencontrarse emocionalmente traumados, pensandoque la culpa es de ellos o temen un castigo aún ma-yor (Willard, 2005).II. METODOLOGÍAEl tipo de estudio es metodológico, descriptivo,exploratorio y no experimental. El objetivo de lainvestigación es entregar el instrumento “InternetExperiences Questionnaire” adaptado y validado, aescolares chilenos que cursen entre 7º año básico a4º año medio, de la cuidad de Santiago de Chile, en 145
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla N° 1: Datos estadísticos descriptivos los alumnos de forma voluntaria y anónima. Luego (N=535) de obtener la autorización de los establecimientos educacionales, se seleccionó aleatoriamente un cur- VARIABLE CATEGORÍA N % so por nivel. La validación semántica de la adapta- Género Hombre 275 51,4% ción lingüística del “Internet Experiences Question- Mujer 253 47,3% naire” se realizó con la aplicación del instrumento a una muestra piloto de 30 alumnos, en un 7º año Omitidos 7 1,3% básico de la zona 1. Se prosiguió con la preparación Edad 12 Años 52 9,7% del material para la aplicación del instrumento a la 13 Años 79 14,8% muestra. Luego se ingresaron los datos al programa 14 Años 75 14,0% SPSS 15.0 y se estimó la consistencia interna del ins- 15 Años 105 19,6% trumento por medio del coeficiente alfa de Cronba- 16 Años 107 20% ch7. Se obtuvieron las dimensiones subyacentes de éste por medio de un análisis factorial por el método 17 Años 86 16,1% de componentes principales con rotación varimax. 18 Años 17 3,2% Posteriormente, los resultados obtenidos se presen- 19 Años 8 1,5% taron a través de tablas de distribución de frecuencia Omitidos 6 1,1% y gráficos. Estos indicadores se entregan a nivel glo- CURSO 7º Básico 120 22,4% bal, por género, curso y tipo de colegio. 8º Básico 40 7,5% C. Instrumento Iº Medio 120 22,4% IIº Medio 84 15,7% El instrumento validado en Chile se llama origi- IIIº Medio 136 25,4% nalmente “Internet Experiences Questionnaire”, IVº Medio 35 6,5% -o Cuestionario de Experiencias de Internet-, dise- TIPO Piloto 30 5,6% ñado en base a encuestas existentes de Finkelhor COLEGIO Municipalizado 1 81 15,1% y Maxwel, sobre comportamiento en Internet y bullying. Este instrumento fue creado por Juliana Subvencionado 1 94 17,6% Raskauskas de la Universidad de California, Davis y Privado 1 56 10,5% por Ann D. Stoltz de la Universidad del Estado de Subvencionado 2 85 15,9% California, Sacramento (2007). El instrumento fue Privado 2 67 12,5% aplicado en Estados Unidos a una muestra de 84 Municipalizado 2 122 22,8% alumnos entre 13 y 18 años de un colegio rural y en Fuente: Elaboración propia. un colegio de una ciudad de la costa oeste. Dentro de la investigación publicada por Raskauskas y Stol- tz (2007), no se encontraron antecedentes sobre la B. Procedimiento confiabilidad y validez del instrumento. La investigación comenzó con la adaptación lingüís- El cuestionario consta de 28 ítems de auto-registro, tica del instrumento, del inglés al español, y poste- donde se pregunta a los estudiantes si han experi- riormente, se realizó la validación circular del lengua- mentado cada una de las distintas formas de bu- je. La validación de contenido del instrumento fue llying y bullying electrónicos, tales como mensajes realizada por tres jueces expertos. Posteriormente de texto, sitios web, sitios de chat y tomando o dis- se establecieron contactos con los establecimientos tribuyendo fotos sin consentimiento. El cuestionario educacionales en los cuales se trabajó, donde se en- presenta un ítem de selección múltiple un ítem de vió una “Carta de Consentimiento Informado” a los abanico, once ítems de respuestas dicotómicas, dos directores de cada institución, quienes autorizaron ítems de respuestas abiertas y trece ítems de res- la aplicación del cuestionario y la participación de puesta en escala Likert. Los ítems están planteados 7. Para este análisis se sacó la pregunta 1. ¿Cuál de los siguientes artefactos electrónicos puedes usar dentro o fuera de tu hogar?, ya que sólo da cuenta de acceso a estas tecnologías y no se prevalencia ni correlaciones sobre roles en la victimización.146
  • para considerar la experiencia de bullying y ciberbu- de bullying todos aquellos sujetos que respondieronllying durante el último año escolar (Raskauskas & “1-2 veces”, “3-4 veces”, “una vez a la semana”Stoltz, 2007). o “muchas veces durante la semana”, en al menos una o más de las preguntas 3.a., 3.b., 3.c. y 3.d.. La dimensión 5 corresponde a la Víctima de MatonajeIII. RESULTADOS a través de mensaje de texto, la cual explica 9,12% de la varianza del instrumento, y está compuesta porEl proceso de adaptación y validación del las preguntas 4.a., 4.c., 4.d. y 4.e. Se considera víc-instrumento“Internet Experiences Questionnaire” tima de matonaje a través de mensaje de texto, sóloal contexto sociocultural de los escolares chilenos aquellos sujetos que respondieron que “sí”, en lapresentó una consistencia interna por medio del pregunta 4.a. Finalmente, la dimensión 6, Frecuen-coeficiente de alfa de Cronbach de 0,6213 (Anexo cia de Víctimas de Ciberbullying, está compuestaN°2). A su vez, el análisis factorial arrojó un total de por las preguntas 4.b, 5.b. y 6.b. y explica el 7,94%6 dimensiones que explican 55,87% de la varian- de la varianza del instrumento. Para determinar laza explicada del instrumento (Anexo N°3). Luego se frecuencia de las víctimas de ciberbullying se consi-analizaron las saturaciones de las dimensiones de deran que al menos en una o más de las preguntasla matriz de componentes rotados para identificar 4.b. 5.b. y 6.b., hayan respondido ser víctimas a lolos ítems que componen cada dimensión (Anexo menos “1-2 veces en el año”.N°4). Se tomó en cuenta los ítems con una mayorsaturación para conformar las dimensiones, lo que En cuanto a la prevalencia de la percepción de ci-coincidió con los atributos de las dimensiones a ex- berbullying, se obtuvo que 10,7% de los escolarescepción de tres ítems, donde se agruparon en las chilenos ha sido víctima de matonaje a través dedimensiones que representaban el atributo en lugar Internet. Estos sujetos corresponden a aquellos quede seguir el criterio de mayor saturación (preguntas respondieron “sí” en la pregunta “Durante este año6g, 6h y 7h, factor: Frecuencias de víctimas de ciber- escolar, ¿has sido víctima de matonaje (o abuso es-bullying). colar) por alguien que creó un sitio web acerca de ti, usando tus fotos en línea sin permiso, creandoLa dimensión 1, corresponde a Víctima de Matona- foros o blogs acerca de ti, creando mail ofensivos y/oje por Internet, explica 10,15% de la varianza del “posteando” en contra tuya?”. Dentro de la mismainstrumento. La presente dimensión está compuesta dimensión existe una diferencia importante entre lospor las preguntas 5.a., 5.c., 5.d., 5.e. y 7.h. Se con- géneros, presentando las mujeres 10,3% más quesideró víctima de matonaje a través de Internet, sólo los hombres (M: 15,7%; H: 5,4%). Al diferenciarlosaquellos sujetos que respondieron que “sí”, en la por grupo de edad, el grupo que comprende entrepregunta 5.a. La dimensión 2, Agresor de Bullying 11 a 13 años, obtuvo una prevalencia de 6,8%; ely/o Ciberbullying, explica 10% de la varianza del ins- grupo de edad entre 14 a 16 años obtuvo 10,9% ytrumento y está compuesta por las preguntas 7.a., el grupo de edad entre 17 a 19 años, obtuvo 12,8%,7.b, 7.c, 7.d., 7.e., 7.f. y 7.g. Se considera agresor observándose que a mayor edad mayor presenciade bullying y/o ciberbullying todos los sujetos que de escolares que respondieron haber sido víctima derespondieron “un poco parecido a mí”, “parecido matonaje a través de internet. Según tipo de colegio,a mí” o “bien parecido a mí”, en al menos 2 o más los colegios municipales (víctimas=12,4%) y particu-preguntas 7.a., 7.b, 7.c, 7.d., 7.e., 7.f. y 7.g. La lares (víctimas=12,3%) presentaron una diferenciatercera dimensión, Víctima de Matonaje por teléfo- de 0,1%; sin embargo, los colegios subvencionadosno celular con opción para tomar fotos, explica el (víctimas=6,7%) arrojaron casi la mitad de víctimas9,41% de la varianza del instrumento y está com- que los otros tipos de colegios.puesta por las preguntas 6.a., 6.c., 6.d., 6.e., 6.f. y6.g. Se considera víctima de Matonaje a través de La dimensión 2 obtuvo que 31,3% son agresoresteléfono celular, sólo aquellos sujetos que respon- de bullying y/o ciberbullying. Estos corresponden adieron que “sí”, en la pregunta 6.a. La dimensión 4, todos aquellos sujetos que respondieron a lo me-Víctima de Bullying, está compuesta por las pregun- nos “un poco parecido a mí”, en un mínimo de 2tas 2, 3.a., 3.b., 3.c., 3.d., 3.e. y 3.f. y explica 9,25% de las preguntas 7.a., 7.b., 7.c., 7.d., 7.e., 7.f., 7.g.de la varianza del instrumento. Se considera víctima Al obtener la prevalencia según género, se obtuvo 147
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia que 28% corresponde a mujeres y 34,3% a hom- subvencionados (3,4%) y 3 veces menos que en los bres. Al diferenciarlos por grupo de edad, presen- colegios municipalizados (2,5%). tan porcentajes relativamente similares entre ellos (11 a 13 años= 29,7%; 14 a 16 años= 32,9%; 17 Con respecto a la frecuencia de víctimas de ciber- a 19 años= 30,4%). y según tipo de colegio, los bullying, que corresponde a la dimensión 6, se ob- municipales arrojaron un porcentaje mayor que los tuvo un porcentaje global de 19%, en el cual las subvencionados y particulares (Municipal=34,5%; mujeres resultaron ser el doble de víctimas que los Subvencionado=31,4%; Particular=26,1%). hombres (M=25,4%; H=12,8%), al menos 1 vez en el año. Según la edad, los escolares que presentan La prevalencia de las víctimas de matonaje a través una edad entre los 17 a 19 años, resultaron ser quie- de teléfono celular con la opción para tomar fotos - nes más habían sido víctima de ciberbullying en el dimensión 3 - obtuvo un porcentaje global de 7,2%. año (11 a 13 años=13,6%; 14 a 16 años=19,5%; Dentro de esta misma dimensión, las mujeres resul- 17 a 19 años=23,7%). Los resultados obtenidos se- taron ser víctimas 7,6%, mientras que los hombres gún el tipo de colegio arrojó que los alumnos de 6,6%. Según edad, el grupo que corresponde entre los establecimientos educacionales municipalizados los 11 a 13 años, obtuvo un porcentaje mayor que el son más víctimas, con 21,9% que los alumnos de grupo de 14 a 16 años y el grupo de 17 a 19 años, los colegios subvencionados con 16% y los colegios siendo éstos 8,8%, 7% y 6,4%, respectivamente. particulares que obtuvieron 18,3%. Al comparar los sujetos que respondieron ser vícti- mas de matonaje a través de teléfono celular por Es interesante analizar descriptivamente los resulta- tipo de colegio, no arroja grandes diferencias en- dos otorgados por ciertos ítems que son relevantes tre ellos (Municipal=7,9%; Subvencionado=6,3%; a la hora de analizar tanto el fenómeno del bullying Particular=7,3%). y ciberbullying. Con respecto a la frecuencia de la pregunta n°1 del instrumento, sobre los artefactos A partir de los resultados de la dimensión 4, se ob- electrónicos a los cuales tienen acceso los alumnos, tuvo que 25,2% del total de los sujetos respon- el teléfono celular con la opción de mandar mensa- dieron ser víctima de bullying al menos 3 veces jes de texto obtuvo el mayor porcentaje con 81,4%, en los últimos 30 días, donde 25% son mujeres y luego lo sigue el computador con mail y/o acceso 25,5% son hombres. Los sujetos que pertenecen a Internet, con 79,8% y, el teléfono celular con la al grupo de edad de 11 a 13 años, presentan un opción para tomar fotos, con 77,8%. Los otros ar- porcentaje relativamente mayor que los grupos tefactos electrónicos como el teléfono celular con la de 14 a 16 años y de 17 a 19 años (G1=28,7%; opción para grabar videos, el teléfono celular con la G2=25,4%; G3=21,8%). Según tipo de colegio, opción de enviar información vía infrarrojo, la cáma- los sujetos pertenecientes a los establecimien- ra digital y los programas para crear páginas web y/o tos educacionales subvencionado y particular blogs, obtuvieron 73,5%; 68,9%; 63,8% y 42,4%; (Subvencionado=26,9%; particular=26%) presenta respectivamente. un mayor porcentaje de víctimas de bullying, que los sujetos que pertenecen a colegios municipaliza- En relación con los sujetos que describieron cómo dos (Municipal=23,2%). les afectó ser víctima de bullying, el 43,1% respon- dió sentir pena, llorar, soledad y también rabia, lo Del total de los escolares que respondieron ser víc- siguió con 37,1% los que respondieron sentir rabia, tima de matonaje a través de mensaje de texto (di- enojo y/o impotencia. Con respecto a los sujetos que mensión 5), que corresponde al 2,4%, se obtuvo describieron cómo les afectó ser víctima de ciber- que el porcentaje de mujeres víctimas es más del bullying, el 47,2% respondió sentir rabia, enojo y/o doble que los hombres (M=3,4%; H= 1,5%). De impotencia y, 25% respondió sentir pena, llorar, so- acuerdo a la edad, los escolares que tienen entre 17 ledad y también rabia. a 19 años presentan 5,5% de victimización, siendo el triple que el grupo de 14 a 16 años, con 1,7% De los sujetos que respondieron ser víctima de mato- y cinco veces más que el grupo de 11 a 13 años, naje a través de mensaje de texto, el 2,8% respondió que obtuvo 1%. En los colegios particulares (0,8%) saber quién era el responsable y 11,3%, respondió resultó haber 4 veces menos víctimas de matonaje no saber. En relación con las víctimas de matonaje a a través de mensaje de texto que en los colegios través de internet, el 7,5% sabía quién era el respon-148
  • sable de la agresión y, el 9,7%, no sabía. A su vez, el Finalmente, es interesante mencionar los resultados6,1% de los sujetos que respondieron ser víctima de de por qué creen los alumnos que algunos/as ni-matonaje a través de teléfono celular con la opción ños/as molestan a otros usando mensajes de texto,para tomar fotos, sabían quién era el responsable y, imágenes, grabaciones y/o internet. Dentro de losel 7,7% respondió no saber. Cuando se le pregunta porcentajes mayores para esta pregunta, se obtuvoa los alumnos si el matonaje a través de mensaje de que el 20% cree que es por molestar, por aburridostexto fue el resultado de que haya terminado con y/o diversión, el 19,8% cree que es para sentirse su-alguien con quién salía sentimentalmente, el 1,4% perior, por maldad y/o abusar de los más débiles y,respondió que sí, y el 15,8% respondió que no. A 19,2% cree que es por envidia y/o discriminación.su vez, los sujetos que respondieron ser víctimas dematonaje a través de internet, el 3,8% respondióque fue debido al término de una relación sentimen- IV. DISCUSIÓNtal y, el 16% respondió no haber sido esa la razónpor la cual fue víctima de este tipo de matonaje. Por El proceso de adaptación y validación del instrumen-su parte, el 1,8% de los alumnos que respondió ha- to “Internet Experiences Questionnaire” al contextober sido agredido a través de teléfono celular con la sociocultural de los escolares del país presentó unaopción para tomar fotos, fue debido al término de consistencia interna por medio del coeficiente deuna relación sentimental. alfa de Cronbach de 0,6213, considerado. El análisis factorial exploratorio arrojó un total de 6 dimensio-Con respecto a los agresores de bullying, el usar so- nes que explican 55,87% de la varianza explicadabrenombres ofensivos obtuvo el mayor porcentaje, del instrumento. Los factores fueron: Víctima mato-donde el 4,2%, respondió “bien parecido a mí”, el naje por internet; Agresor bullying o ciberbullying;8,7% respondió “parecido a mi” y, 37,9% respon- Víctima matonaje por celular con fotos; Víctima bu-dió “un poco parecido a mí”. A su vez, los agresores llying; Víctima matonaje mensaje texto; y Frecuenciade ciberbullying, la agresión a través de teléfono ce- de Víctimas de Ciberbullying. Esto da cuenta quelular con opción para tomar fotos obtuvo el mayor el instrumento logra medir diferentes aspectos delporcentaje, donde el 2% respondió “bien parecido fenómeno tanto de bullying como ciberbullying, yaa mí”, el 2,2% respondió “parecido a mí” y, 11,8% sea como agresor o víctima y según el soporte derespondió “un poco parecido a mi”. agresión tecnológico (mensaje texto, internet, celu- lar con opción para tomar fotos). En el gráfico N°1 se aparecen sus valores globales.Gráfico N° 1: Porcentajes dimensiones a nivel global 35% 31,3% 30% 25,2% 25% 19,0% 20% 15% 10,7% 7,2% 10% 2,4% 5% 0% Víctima matonaje Agresor bullying Víctima matonaje Víctima bullying Víctima matonaje Frecuencia de por internet o ciberbullying por celular con fotos mensaje texto Víctimas de Ciberbullying Fuente: Elaboración propia. 149
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia El instrumento también discriminó por género, en donde se pueden apreciar diferencias en algunos de los factores dependiendo según hombre o mujer, tal como sale descrito en el Gráfico N°2. Por ejemplo, las mujeres señalar ser 3 veces más víctimas de ma- tonaje por internet que los hombres y con una ma- yor frecuencia. En cambio los hombres señalaron ser más agresores de bullying y ciberbullying. Gráfico N° 2: Porcentajes dimensiones según género 34,3% Mujer Hombre 35% 28,0% 30% 25,0% 25,5% 25,4% 25% 20% 15,7% 15% 12,8% 10% 7,6% 5,4% 6,6% 5% 3,4% 1,5% 0% Víctima matonaje Agresor bullying Víctima matonaje Víctima bullying Víctima matonaje Frecuencia de por internet o ciberbullying por celular con fotos mensaje texto Víctimas de Ciberbullying Fuente: Elaboración propia. Gráfico N° 3: Porcentajes dimensiones según edad 32,9% 11 a 13 años 35% 29,7% 30,4% 28,7% 14 a 16 años 30% 25,4% 23,7% 17 a 19 años 21,8% 25% 19,5% 20% 12,8% 13,6% 15% 10,9% 8,8% 7,0% 10% 6,8% 6,4% 5,5% 5% 1,7% 1,0% 0% Víctima matonaje Agresor bullying Víctima matonaje Víctima bullying Víctima matonaje Frecuencia de por internet o ciberbullying por celular con fotos mensaje texto Víctimas de Ciberbullying Fuente: Elaboración propia.150
  • La validación del instrumento también encontró di-ferencias según la edad de los sujetos de la muestra,tal como sale en el gráfico N°3. Por ejemplo, ser víc-tima de matonaje por internet aumenta con la edad,pero no así ser víctima de bullying.Finalmente, también fue posible reconocer dife-rencias en los factores según el tipo de colegio, talcomo sale en el gráfico N°4, en donde los resultadosson diversos, dando cuenta de la transversalidad dela manifestación de este fenómeno.Gráfico N° 4: Porcentajes dimensiones según tipo de colegio Municipal 34,5% 35% 31,4% Subvencionado 30% 26,9% 26,1% 26,0% Particular 25% 23,2% 21,9% 20% 18,3% 16,0% 15% 12,4% 12,8% 10% 7,9% 6,3% 6,7% 7,3% 3,4% 5% 2,5% 0,8% 0% Víctima matonaje Agresor bullying Víctima matonaje Víctima bullying Víctima matonaje Frecuencia de por internet o ciberbullying por celular con fotos mensaje texto Víctimas de CiberbullyingFuente: Elaboración propiaLos resultados encontrados más relevantes de algunos a la dependencia, los colegios municipales reportanlos factores fueron los siguientes: 10,7% de los esco- una mayor prevalencia.lares chilenos han sido víctimas de matonaje a travésde Internet. Dentro de la misma dimensión existe una 7,2% señaló haber sido víctima de matonaje a travésdiferencia importante entre género, presentando las del teléfono celular con la opción para tomar fotos.mujeres 10,3% más que los hombres (M: 15,7%; H: Las mujeres dan cuenta de 7,6% y los hombres 6,6%.5,4%). A mayor edad se observó mayor presencia De acuerdo a la edad el grupo que corresponde en-de escolares que respondieron haber sido víctima de tre los 11 a 13 años, obtuvo un porcentaje mayor enmatonaje a través de internet. Los colegios subven- relación con los otros. No se aprecian grandes dife-cionados (víctimas=6,7%) arrojaron casi la mitad de rencias por tipo de dependencia (Municipal=7,9%;víctimas que los otros tipos de colegios. Subvencionado=6,3%; Particular=7,3%).31,3% de los estudiantes de la muestra reportan ser 25,2% del total de los participantes señalaron seragresores de bullying y/o ciberbullying. Estos corres- víctima de bullying al menos 3 veces en los últimosponden a todos aquellos sujetos que respondieron a 30 días, sin diferencias por género (25% mujeres ylo menos “un poco parecido a mí”, en un mínimo 25,5% hombres). El grupo de edad de 11 a 13 añosde 2 de las preguntas del factor. 28% corresponden presenta un porcentaje mayor que los otros dos gru-a mujeres y 34,3% a hombres. Las diferencias por pos. Los colegios municipales reportan un menoredad son muy bajas (11 a 13 años= 29,7%; 14 a 16 porcentaje de víctimas en comparación con los pri-años= 32,9%; 17 a 19 años= 30,4%). De acuerdo vados y particulares subvencionados. 151
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Sólo 2,4%, de los escolares señalaron ser víctima siguió con 37,1% los que respondieron sentir rabia, de matonaje a través de mensaje de texto, donde el enojo y/o impotencia. Con respecto a los sujetos que porcentaje de mujeres víctimas es más del doble que describieron cómo les afectó ser víctima de ciber- los hombres (M=3,4%; H= 1,5%). El grupo de edad bullying, el 47,2% respondió sentir rabia, enojo y/o entre 17 a 19 años reportó mayores valores que los impotencia y, 25% respondió sentir pena, llorar, so- otros (triple y cinco veces más respectivamente). En ledad y también rabia. los colegios particulares es donde se reporta un me- nor porcentaje de víctimas, seguido de los municipa- De esta forma, la validación del instrumento jun- lizados y subvencionados. to con presentar buenos niveles de confiabilidad, entrega información relevante acerca de diferentes En relación con los sujetos que describieron cómo roles del ciberbullying y sus manifestaciones en los les afectó ser víctima de bullying, el 43,1% respon- integrantes de la comunidad escolar. dió sentir pena, llorar, soledad y también rabia, lo V. BIBLIOGRAFÍA Parés, M. (2007). Ciber acoso. Un tema de reflexión. Disponible en: http://www.acosomoral.org/pdf/cibe- Castells, M. (1999). Internet y la sociedad red. Lec- racoso.PDF, sitio visitado el 26 de Marzo, 2008. ción inaugural del programa de doctorado sobre la sociedad de la información y el conocimiento. Dis- Raskauskas, J. & Stoltz, A. (2007). Involvement in ponible en: http://www.forum-global.de/soc/bibliot/ traditional and electronic bullying among adoles- castells/InternetCastells.htm, sitio visitado el 25 de cents. Developmental Psychology, 43(3). Septiembre, 2008. Smith, P. (2006). Ciberacoso: Naturaleza y extensión Finkelhor, D., Mitchell, K. J., & Wolak, J. (2000). On- de un nuevo tipo de acoso dentro y fuera de la es- line victimization: A report on the nation’s youth. cuela. Goldsmiths College. Universidad de Londres, Alexandria, VA: National Center for Missing and Ex- Inglaterra. Congreso Educación Palma de Mallorca. ploited Children. Disponible en: http://www.el-refugio.net/bullying/ Smith.pdf, visitado el 16 de Julio, 2008. Hernández, M. A. & Solano, I. (2006). Acoso escolar en la red. Ciberbullying. Bilbao: Palacio Euskalduna. Smith, P., Mahdavi, J., Carvalho, M. & Tippet, N. Disponible en: http://ihm.ccadet.unam.mx/virtua- (2006). An investigation into ciberbullying, its forms, leduca2006/pdf/121-ISF.pdf, sitio visitado el 26 de awareness and impact, and the relationship bet- Noviembre, 2008. ween age and gender in ciberbullying. Disponible en: http://www.anti-bullyingalliance.org.uk/down- Madriaza, P. (2008). Informe sobre violencia escolar loads/pdf/ciberbullyingreportfinal230106_000.pdf, en Chile. Informe desarrollado para Centro de Inves- sitio visitado el 25 de Septiembre, 2008. tigación y Política Criminal de Canadá (CIPC). Smith, P., Mahdavi, J., Carvalho, M., Fisher, S., Rus- MSN.uk (2006). MSN ciberbullying report. Dispo- sell S. & Tippett, N. (2008). Cyberbullying: its nature nible en: http://www.msn.co.uk/ciberbullying, sitio and impact in secondary school pupils. Journal of visitado el 1 de Septiembre, 2008. Child Psychology and Psychiatry, 49(4), 376-385. Ortega, R., Mora-Merchán, J. y., Jäsper, T. (2007). Willard, N. (2005). An educator’s guide to ciberbu- Actuando contra el bullying y la violencia escolar: El llying and cyberthreats. Disponible en: http://www. papel de los medios de comunicación, las autorida- cyberbully.org/cyberbully/docs/cbcteducator.pdf, si- des locales y de Internet. Landau: Verlag Empirische tio visitado el 28 de septiembre, 2008. Pädagogik. Disponible en: http://www.bullying-in- school.info/uploads/media/E-Book_Spanish_01.pdf, ybarra, M., & Mitchell, K. (2004). youth engaging in sitio visitado el 25 de Septiembre, 2008. online harassment: Associations with caregiver-child relationships, Internet use, and personal characteris- tics. Journal of Adolescence, 27, 319–336.152
  • CUESTIONARIO DE EXPERIENCIAS EN INTERNET8AntecedentesRECUERDA QUE TUS RESPUESTAS SON INDIVIDUALES y DE CARÁCTER ANÓNIMO, POR LO QUE ES MUyIMPORTANTE NO PONER TU NOMBRE EN NINGUNA PARTE DEL CUESTIONARIO.Tu edad: _____ años.Género (Marcar Uno): _____Femenino _____MasculinoEn qué curso estás actualmente: ____________1. ¿Cuál de los siguientes artefactos electrónicos puedes usar dentro o fuera de tu hogar? (Marcatodos los que correspondan)• Computador con mail y/o acceso a Internet• Programa para crear páginas Web y/o Blogs• Teléfono celular con la opción de mandar mensajes de texto• Teléfono celular con la opción para tomar fotos• Teléfono celular con la opción de grabar video• Teléfono celular con la opción de enviar información vía Infrarrojo• Cámara digital2. Según tus ExperienciasPara esta sección, el Matonaje (o abuso escolar) se entiende como la ocasión en la que alguien dice ohace cosas una y otra vez para causarte daño físico, hacerte sentir mal o incómodo. Esto incluye molestar,golpear, pelear, amenazar, dejarte de lado o fuera de un grupo a propósito, mandarte mensajes y/o imáge-nes para ofenderte o burlarse, y/o comenzar rumores acerca de ti.¿En el año escolar pasado, has sido víctima de matonaje (o abuso escolar)?• Sí• No3. En los últimos 30 días, ¿Cuán seguido te han pasado las siguientes cosas en el colegio? (Por favorMARCA UNA alternativa)a. ¿Has sido golpeado(a) o empujado(a) por compañeros(as) o alumnos(as) de tu colegio?• Nunca• 1-2 veces• 3-4 veces• Una vez a la semana• Muchas veces durante la semana8. Este cuestionario fue elaborado por Raskaukas & Stoltz (2007), y adaptado y validado a Chile por el equipo de Bullying del Centro de Estudios Evolu-tivos e Intervención en el Niño (CEEIN), Universidad del Desarrollo. Se ruega no utilizarlo sin el previo consentimiento y permiso del equipo. Para mayorinformación contactar a Felipe Lecannelier (flecannelier@udd.cl), Jorge Varela (jvarela@udd.cl) o Javiera Astudillo (jastudillob@udd.cl). 153
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia b. ¿Has sido molestado(a) o te han puesto sobrenombres agresivos, hirientes o molestos, compañeros(as) o alumnos(as) de tu colegio? • Nunca • 1-2 veces • 3-4 veces • Una vez a la semana • Muchas veces durante la semana c. ¿Compañeros(as) o alumnos(as) de tu colegio han empezado rumores, “pelambre”, “cahuines” acerca de ti? • Nunca • 1-2 veces • 3-4 veces • Una vez a la semana • Muchas veces durante la semana d. ¿Compañeros(as) o alumnos(as) de tu colegio te han dejado solo(a) o no te han dejado participar en algo a propósito? • Nunca • 1-2 veces • 3-4 veces • Una vez a la semana • Muchas veces durante la semana e. Si has sido víctima de matonaje (o abuso escolar), a través de golpes, empujones, poniéndote sobrenom- bres agresivos, hirientes o molestos, empezando rumores acerca de ti y/o dejándote de lado a propósito, ¿Crees que te ha afectado a ti? • Sí • No • Nunca me ha pasado f. En caso de haber marcado Sí. Describe cómo te han afectado a ti estas situaciones (ejemplo: “he sentido pena, rabia, impotencia, confusión, desesperanza, ganas de llorar, decepción, etc.”.): __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ 4. Matonaje o (Abuso Escolar) a través de MENSAJES DE TEXTO (Por favor MARCA UNA alter- nativa) a. Durante ESTE AÑO escolar, ¿Has sido víctima de matonaje (o abuso escolar) por medio de MENSAJES DE TEXTO? • Sí • No b. ¿Cuántas veces? • 0 veces • 1-2 veces en el año • 3-5 veces en el año • 6-10 veces en el año • 11-15 veces en el año • 16 o más veces en el año154
  • c. ¿Sabías quién era el responsable?• Sí• No• Nunca me ha pasadod. Si contestaste que SÍ sabías, ¿Cuántos eran?• Sólo una persona• Más de una persona• Nunca me ha pasadoe. ¿Fue el matonaje (o abuso escolar) por medio de mensajes de textos, el resultado de que hayas terminadocon alguien con quien salías sentimentalmente (“pololeando, andando, etc.”)?.• Sí• No• Nunca me ha pasado5. Matonaje (o Abuso Escolar) por INTERNET (Por favor MARCA UNA alternativa)a. Durante ESTE AÑO escolar, ¿Has sido víctima de matonaje (o abuso escolar) por alguien que creó un sitioWeb acerca de ti, usando tus fotos en línea sin permiso, creando foros o Blogs acerca de ti, creando mailofensivos y/o “posteando” en contra tuya?• Sí• Nob. ¿Cuántas veces ocurrió esto?• 0 veces• 1-2 veces en el año• 3-5 veces en el año• 6-10 veces en el año• 11-15 veces en el año• 16 o más veces en el añoc. ¿Sabías quién era el responsable?• Sí• No• Nunca me ha pasadod. Si contestaste que sí sabías, ¿Cuántos eran?• Sólo una persona• Más de una persona• Nunca me ha pasadoe. ¿Fue el matonaje (o abuso escolar) por Internet (sitios Web, fotos en línea, foros o Blogs, mail y/o “pos-teos” ofensivos), el resultado de que hayas terminado con alguien con quien salías sentimentalmente?(“pololeando, andando, etc.”).• Sí• No• Nunca me ha pasado 155
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia 6. Matonaje (o Abuso escolar) por medio del TELÉFONO CELULAR CON OPCIÓN PARA TOMAR FO- TOS (Por favor MARCA UNA alternativa) a. Durante ESTE AÑO escolar, ¿Has sido víctima de matonaje (o abuso escolar) por alguien que tomó fotos tuyas con su teléfono celular sin tu permiso y hace uso de las fotos para molestarte? • Sí • No b. ¿Cuántas veces ocurrió esto? • 0 veces • 1-2 veces en el año • 3-5 veces en el año • 6-10 veces en el año • 11-15 veces en el año • 16 o más veces en el año c. ¿Sabías quién era el responsable? • Sí • No • Nunca me ha pasado d. Si contestaste que SÍ sabías, ¿Cuántos eran? • Sólo una persona • Más de una persona • Nunca me ha pasado e. ¿Fue el matonaje (o abuso escolar) por medio de teléfono celular con opción para tomar fotos, el re- sultado de que hayas terminado con alguien con quien salías sentimentalmente “pololeando, andando, etc.”)?. • Sí • No • Nunca me ha pasado f. Si has sido víctima de matonaje (o abuso escolar) por medio de mensajes de texto, por Internet, por fotos publicadas en Internet o videos grabados con teléfono celular con cámara, ¿Crees que te ha afectado a ti? • Sí • No • Nunca me ha pasado g. En caso de haber marcado Sí. Describe cómo te han afectado a ti estas situaciones: (ejemplo: “he sentido pena, rabia, impotencia, confusión, desesperanza, ganas de llorar, decepción, etc.”.) __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ 7. Los siguientes ítems son afirmaciones de cómo se comportan los niños. Por favor MARCA la al- ternativa que MÁS se parece a lo que has hecho TU. a. Algunos(as) niños(as) empujan o golpean a otros niños(as). • Bien parecido a mí • Parecido a mí156
  • • Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míb. Algunos(as) niños(as) usan sobrenombres ofensivos con otros niños(as).• Bien parecido a mí• Parecido a mí• Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míc. Algunos(as) niños(as) empiezan y difunden rumores, “pelambre”, “cahuines” en el colegio.• Bien parecido a mí• Parecido a mí• Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míd. Algunos(as) niños(as) dejan de lado o fuera del grupo a otros(as) niños a propósito.• Bien parecido a mí• Parecido a mí• Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míe. Algunos(as) niños(as) mandan mensajes de textos desagradables.• Bien parecido a mí• Parecido a mí• Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míf. Algunos(as) niños(as) toman fotos con su celular sin permiso y las usan para molestar a otros niños(as).• Bien parecido a mí• Parecido a mí• Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míg. Algunos(as) niños(as) crean sitios Web, usan fotos en línea sin permiso, crean foros o Blogs, crean mailofensivos y/o “postean” para decirles cosas desagradables a otras personas.• Bien parecido a mí• Parecido a mí• Un poco parecido a mí• Para nada parecido a míh. ¿Por qué crees que algunos(as) niños(as) molestan y abusan de otros usando mensajes de textos, imáge-nes, grabaciones y/o Internet? (Da al menos una razón)______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________¡Muchas Gracias! 157
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia ANEXO N° 2 Escala de análisis de confiabilidad (alfa) Item total Scale Mean if Item Scale Variance if Corrected Item Alfa if Item Statistics Deleted Item Deleted Total Correlation Deleted P6.A 77,4561 48,0912 0,014 0,6247 P6.B 77,2897 50,4646 0,1757 0,6507 P6.C 77,4019 50,8738 0,2109 0,6448 P6.D 77,7196 49,3932 0,0991 0,6269 P6.E 75,8523 45,774 0,2378 0,5948 P6.F 73,7271 45,431 0,0925 0,6186 P7.A 76,0561 48,2628 0,271 0,6049 P7.B 77,8131 44,5118 0,2508 0,5918 P7.C 75,2374 45,4698 0,4369 0,5844 P7.D 74,9776 45,6362 0,4163 0,5859 P7.E 75,2411 46,2807 0,3519 0,5914 P8.A 76,1327 47,5048 0,2907 0,5997 P8.B 77,6953 44,789 0,1879 0,6005 P8.C 75,2822 44,5775 0,4843 0,5774 P8.D 75,1178 45,0292 0,4032 0,5829 P8.E 75,2935 45,1665 0,447 0,5822 P9.A 76,0897 47,7335 0,2876 0,6012 P9.B 77,7421 43,4614 0,287 0,5863 P9.C 75,2411 45,1159 0,4373 0,5822 P9.D 75,0748 45,4963 0,3781 0,5863 P9.E 75,228 45,5846 0,4544 0,5847 P9.F 75,3196 44,6898 0,4826 0,5782 P9.G 73,2318 45,714 0,2358 0,5949 P10.A 74,5121 46,4601 0,1885 0,5998 P10.B 74,7047 46,583 0,1541 0,6031 P10.C 74,3308 47,2593 0,1474 0,6037 P10.D 74,3252 46,6993 0,2105 0,5987 P10.E 74,1121 47,111 0,2834 0,5976 P10.F 74,2299 46,8253 0,2214 0,5985 P10.G 74,1271 46,5943 0,3269 0,5938 P10.H 74,3907 46,0138 0,0202 0,6598 Reliability Coefficients 31 items Alfa = ,6213158
  • ANEXO N° 3Analisis factorial, validación de constructo. Total Variance ExplainedComponentesInitial Eigenvalues Rotation Sums of Squared Loadings Total % of Cumulative Total % of Cumulative Variance % Variance %1 6,482 20,258 20,258 3,246 10,145 10,1452 3,180 9,938 30,196 3,198 9,995 20,1403 2,534 7,918 38,113 3,012 9,413 29,5534 2,169 6,779 44,893 2,960 9,249 38,8025 1,915 5,984 50,876 2,920 9,124 47,9266 1,597 4,991 55,867 2,541 7,941 55,8677 1,325 4,140 60,0078 1,072 3,351 63,3589 1,035 3,234 66,59210 1,017 3,179 69,77111 ,926 2,895 72,66612 ,835 2,608 75,27513 ,771 2,409 77,68414 ,730 2,280 79,96415 ,676 2,112 82,07616 ,648 2,026 84,10217 ,611 1,909 86,01118 ,577 1,803 87,81519 ,500 1,563 89,37820 ,456 1,426 90,80421 ,411 1,285 92,08922 ,405 1,267 93,35623 ,376 1,174 94,53024 ,332 1,037 95,56725 ,282 ,882 96,44926 ,220 ,687 97,13627 ,213 ,664 97,80028 ,195 ,608 98,40829 ,178 ,555 98,96330 ,129 ,402 99,36531 ,113 ,352 99,71732 ,091 ,283 100,000Extraction Method: Principal Component Analysis. 159
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia ANEXO N° 4 Matriz de componentes rotados Componente 1 2 3 4 5 6 Preguntas / Nombre Víctima ma- Agresor Víctima Víctima Víctima Frecuencia factor tonaje por bullying/ matonaje bullying matonaje de Víctimas internet ciberbu- por ce- mensaje de Ciberbu- llying lular con texto llying fotos 5a Durante este año es- 0,859 colar, ¿Has sido vícti- ma de matonaje por Internet? 5c ¿Sabías quién era el 0,817 responsable? 5d Si contestaste que sí sa- 0,741 bias, ¿Cuántos eran? 5e ¿Fue el matonaje por 0,65 medio de Internet, el resultado de que hayas terminado con alguien con quien salías senti- mentalmente? 7h ¿Por qué crees que 0,089 algunos niños/as mo- lestan a otros usando mensajes de texto, imágenes, grabaciones y/o Internet? 7a Algunos niños/as 0,656 empujan o golpean a otros niños 7b Algunos niños/as usan 0,648 sobrenombres ofensi- vos con otros niños/as 7c Algunos niños/as 0,575 empiezan y difunden rumores en el colegio 7d Algunos niños/as 0,618 excluyen o marginan a propósito a otros niños/as 7e Algunos niños/as man- 0,678 dan mensajes de texto desagradables 7f Algunos niños/as 0,697 toman fotos con su celular sin permiso y las usan para molestar a otros niños/as 7g Algunos niños/as usan 0,676 Internet para decir cosas desagradables a otras personas160
  • Componente 1 2 3 4 5 6 Preguntas / Nombre Víctima ma- Agresor Víctima Víctima Víctima Frecuencia factor tonaje por bullying/ matonaje bullying matonaje de Víctimas internet ciberbu- por ce- mensaje de Ciberbu- llying lular con texto llying fotos6a Durante este año escolar, ¿Has sido 0,861 víctima de matonaje por medio de teléfono celular con la opción para tomar fotos?6c ¿Sabías quién era el 0,852 responsable?6d Si contestaste que sí sa- 0,813 bías, ¿Cuántos eran?6e ¿Fue el matonaje por 0,619 medio de teléfono celular con la opción de tomar fotos, el resultado de que hayas terminado con alguien con quien salías senti- mentalmente?6f ¿Crees que te ha afec- 0,466 tado?6g Si contestaste que sí, 0,202 describe como te ha afectado2 En el año escolar pasa- 0,567 do, ¿Has sido víctima de matonaje escolar?3a En los últimos 30 días, 0,509 ¿Has sido golpeado o empujado por compa- ñeros o alumnos de tu colegio?3b En los últimos 30 días, 0,596 ¿Has sido molestado o te han puesto sobre- nombres hirientes compañeros o alumnos de tu colegio?3c En los últimos 30 días, 0,556 ¿Compañeros o alum- nos de tu colegio han empezado rumores acerca de ti?3d En los últimos 30 días, 0,478 ¿Compañeros o alum- nos de tu colegio te han excluido o margi- nado a propósito? 161
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Componente 1 2 3 4 5 6 Preguntas / Nombre Víctima ma- Agresor Víctima Víctima Víctima Frecuencia factor tonaje por bullying/ matonaje bullying matonaje de Víctimas internet ciberbu- por ce- mensaje de Ciberbu- llying lular con texto llying fotos 3e Si has sido víctima, 0,753 ¿Crees que te ha afec- tado? 3f Describe cómo te ha 0,728 afectado. 4a Durante este año es- 0,498 colar, ¿Has sido vícti- ma de matonaje por medio de mensajes de texto? 4c ¿Sabías quién era el 0,832 responsable? 4d Si contestaste que sí sa- 0,579 bias, ¿Cuántos eran? 4e ¿Fue el matonaje por 0,819 medio de mensaje de texto, el resultado de que hayas terminado con alguien con quien salías sentimental- mente? 4b ¿Cuántas veces? 0,847 5b ¿Cuántas veces ocurrió 0,864 esto? 6b ¿Cuántas veces ocurrió 0,916 esto? Extraction Method: Principal Component Analysis. Rotation Method: Varimax with Kaiser Normalization. Rotation converged in 6 iterations.162
  • VIOLENCIA ESCOLAR, CLIMA y RENDIMIENTO: ENCUESTA NACIO-NAL DE VIOLENCIA EN EL ÁMBITO ESCOLAR 2009 1Javier Celis Correa2Isabel Espinosa Bobadilla3Pablo Orrego Rivera4Cecilia Tijmes Ihl5División de Seguridad Pública, Ministerio del Interior, Chile.Resumen I. INTRODUCCIÓN En la presente investigación interesa conocer algu-Se analizan los resultados de la Tercera Encuesta Na- nos de los resultados de la Tercera Encuesta Nacionalcional de Violencia en el Ámbito Escolar de la Divi- de Violencia en el Ámbito Nacional, detallando lasión de Seguridad Pública del Ministerio del Interior relación que existe en violencia escolar, entendiday Adimark Gfk, aplicada el año 2009 a 49.637 es- como la auto-declaración de agresión ejercida y reci-tudiantes entre 7° básico y 4° medio, con represen- bida, clima y rendimiento académico.tación nacional, por región, dependencia y curso.El estudio analiza la percepción de los estudiantes La presentación está articulada en tres grandessobre el nivel de violencia al cual se han visto ex- áreas, la primera de ellas presenta la encuesta enpuestos como víctimas o victimarios en el estableci- el contexto de un sistema de medición de la crimi-miento educacional, en relación a su autopercepción nalidad como parte de los objetivos del Observato-de su rendimiento académico en comparación a sus rio Nacional de Seguridad Pública y la gestión delcompañeros, y del clima que perciben en el esta- conocimiento que éste supone. En ella, se exponenblecimiento educacional. Se analiza si dicha percep- las principales características y dimensiones del ins-ción varía según dependencia del establecimiento, trumentoy los cambios que ha tenido en el tiempo.tipo de establecimiento (mixto, mujeres u hombres), Asimismo, se exponen los principales lineamientosgénero y curso del estudiante. Para ello, se realizan teóricos y antecedentes que guían la investigaciónescalas de violencia y clima en la escuela, utilizando mediante la revisión de literatura especializada e in-como análisis estadístico el cálculo del coeficiente de vestigaciones recientes en la materia.correlación Rho de Spearman y del H de Kruskal-Wallis, y sus respectivas significancias estadísticas, En una segunda parte, se exponen los resultadosy comparación de medias por ANOVA de un fac- generales descriptivos de las variables de interés detor, con comparación múltiple post hoc de Games- esta investigación y luego las hipótesis específicasHowell (no asumiendo igualdad de varianzas). planteadas para la relación de cada una de ellas y el resultado de las pruebas realizadas.Palabras claves: encuesta nacional, violencia escolar,clima escolar, rendimiento escolar, percepción. Por último, las conclusiones entregan las principales reflexiones extraídas de los resultados y análisis rea-1. Resultados de la Encuesta Nacional de Violencia en el Ámbito Escolar (División de Seguridad Pública, Ministerio del Interior & Adimark Gfk, 2009).2. Agustinas 1235, Santiago. Teléfono: 5502764. E-mail: jcelisc@interior.gov.cl3. Agustinas 1235, Santiago. Teléfono: 5502798. E-mail: iespinosa@interior.gov.cl4. Agustinas 1235, Santiago. Teléfono: 5502773. E-mail: porrego@interior.gov.cl5. Agustinas 1235, Santiago. Teléfono: 5502824. E-mail: ctijmes@interior.gov.cl 163
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia lizados, orientadas especialmente a las proyecciones un instrumento basado en parámetros internaciona- que los datos pueden entregar para la formulación les como es el Observatorio Europeo de Violencia de acciones. Escolar. Desde sus inicios, este estudio ha contado con la estrecha colaboración del Ministerio de Edu- A. Objetivos cación tanto en su aplicación como en el análisis de 1. Objetivo general los resultados. Analizar la relación que existe entre violencia esco- El año 2007 se lleva a cabo la Segunda Encuesta lar, clima escolar y autopercepción de rendimiento de Violencia en el Ámbito Escolar por Adimark GfK académico presente en los resultados de la Tercera adjudicada mediante licitación pública. En esta se- Encuesta Nacional de Violencia en el Ámbito Escolar gunda versión el instrumento se consolida como 2009. una sólida herramienta para el diagnóstico de polí- ticas de prevención en el ámbito escolar, además de 2. Objetivos específicos constituirse como una fuente de información para el conocimiento de un fenómeno de gran impacto en - Describir las variables de violencia escolar, clima los medios de comunicación, pero del cual se tenía escolar y autopercepción de rendimiento acadé- escasa información empírica. mico de acuerdo a los siguientes descriptores de interés: sexo, curso, dependencia y tipo de alum- En el año 2009, se realiza la tercera versión de la en- nado. cuesta, con una muestra significativamente superior a la de años anteriores, lo que ha permitido anali- - Comprobar si existe relación entre la agresión re- zar en profundidad las características del fenóme- cibida por el estudiante y el sexo, dependencia del no, constituyéndose en una importante herramienta establecimiento, tipo de alumnado y rendimiento para la realización y monitoreo de medidas, progra- académico. mas y políticas de prevención. - Comprobar si existe relación entre la agresión C. Aspectos teóricos: Violencia escolar, cli- ejercida por el estudiante y el sexo, dependencia ma y rendimiento académico del establecimiento, tipo de alumnado y rendi- miento académico. La conducta violenta es aprendida y mantenida por un número de factores personales, familiares, esco- - Comprobar si existe relación entre clima escolar lares y sociales (Orpinas, 2009, p.44). Estos factores y la agresión recibida y ejercida por el estudiante, se conocen como factores de riesgo, existiendo tam- controlando el efecto de variables de interés. bién aquellos que inhiben la violencia y que permiten apoyar las conductas prosociales, llamados factores B. Encuesta Nacional de Violencia en el Ám- protectores. El modelo ecológico de Bronfenbrenner bito Escolar 2005-2009 (1979) permite organizar estos factores en distintos niveles: individuo, familia, amigos, escuela y cultura. La Encuesta Nacional de Violencia en el Ámbito Es- Dentro de los factores protectores que podemos en- colar (ENVAE), desarrollada por la División de Segu- contrar en la escuela está el clima positivo, la estimu- ridad Pública forma parte del Observatorio Nacional lación de relaciones positivas entre profesores y estu- de Seguridad Pública del Ministerio del Interior, que diantes, los altos niveles de supervisión, la presencia consiste en un amplio sistema de medición de la de- de reglas de convivencia, el fomento de la excelencia lincuencia, que considera los delitos de mayor con- en la enseñanza, el apoyo académico a los niños que notación social y las violencias ocurridas en sitios de lo necesitan, las oportunidades de participación en alto impacto para la política pública, como son la actividades escolares y las altas expectativas de los familia y la escuela. profesores hacia los estudiantes (Orpinas & Horne, 2006). La primera versión de la encuesta fue realizada en el año 2005 por la Universidad Alberto Hurtado por Estos factores son de interés para el presente estu- trato directo con la División de Seguridad Pública. dio, siendo relevante comprender qué entendere- Este primer estudio exploratorio permitió construir mos por violencia escolar, clima y rendimiento aca-164
  • démico, puesto que existen múltiples definiciones y los pares de las actividades escolares en los siguien-formas de medición de estos fenómenos. tes años, disminución de la participación del niño en la sala de clases (cooperación y autonomía) y final-Las diferentes definiciones de violencia escolar tie- mente obtención de menores logros académicos ennen en común el uso ilegítimo del poder o la fuerza, ese estudiante. Lo interesante de dicho estudio essea física o psicológica; y el daño a otro como una que el agredir física o verbalmente y el retraerse so-consecuencia. Es un fenómeno relacional y multi- cialmente en prebásica no tiene una relación directacausal, ya que se produce en el contexto de la in- con el rendimiento escolar que logra ese niño en elteracción social y no es posible atribuir su origen a 5° año básico, sino que es mediado por el hecho deun sólo factor (Ministerio de Educación, 2009). La ser excluido constantemente de las actividades y porEncuesta Nacional de Violencia Escolar incorpora la menor participación en la sala de clases. La únicalos siguientes tipos de violencia: física, psicológica, variable que tiene un efecto directo en el rendimien-con armas, sexuales, amenaza permanente, robos/ to escolar es el hecho de ser rechazado por parte dehurtos y discriminación. El análisis se divide en aque- los pares en prebásica. Por otra parte, la agresiónllos estudiantes que han mostrado ejercer violencia directa que ejerce el estudiante tempranamente sede cualquier tipo (agresores), aquellos que han sido correlaciona con ser víctima constante de agresionesvíctimas de agresión (agredidos), quienes ejercen y de parte de los pares en el futuro, y esto, a su vez,reciben violencia (agresor-agredido) y quienes parti- se correlaciona con la evitación escolar (deseo de nocipan indirectamente como espectadores, pero que ir a clases o acciones para lograrlo). Sin embargo, notambién participan en mayor o menor medida del se observó correlación significativa entre la evitaciónfenómeno de la violencia. escolar y el bajo logro académico, como sí se había mostrado entre baja participación en clases y bajoLa relación entre violencia escolar y rendimiento logro académico.ha sido ampliamente estudiada. Según Sprague yWalker (2005), las escuelas sin problemas de violen- Un estudio realizado por Toledo, Magendzo y Gu-cia son más efectivas académicamente, y viceversa. tiérrez (2009) con 1590 estudiantes de 5° básicoAquellas escuelas que no cuentan con estrategias de y 3° medio de 31 establecimientos de la Regióninstrucción eficaces derivan en el fracaso académi- Metropolitana de todas las dependencias (munici-co y contribuyen a la larga al desarrollo de violencia pal, particular subvencionado y particular pagado)escolar y conductas antisociales (Sprague y Golly, concluye que en el 5° básico la intimidación influ-2005). Ello se debería a que los comportamientos ye directamente sobre el clima de aula y sobre eldisruptivos o amenazantes crean un ambiente ad- rendimiento (medido según el puntaje SIMCE), peroverso que dificulta el aprendizaje de todos los es- no hay relación significativa entre estos últimos dostudiantes. Por ello, la literatura respecto de aque- aspectos. En cambio, en el 3° medio, donde la pre-llos programas que muestran mayores logros en la valencia de la intimidación es menor que en la bási-disminución de la violencia escolar incorporan como ca, la intimidación afecta el rendimiento de manerafactor relevante el mejoramiento en la instrucción indirecta por medio del clima de aula. Por lo tanto,de parte de profesores y del clima escolar (Orpinas se hipotetiza que el impacto del clima se ejerce ay Horne, 2006; Gottfredson, 1997; Gottfredson, largo plazo sobre el aprendizaje de los estudiantes.2001; Gottfredson et al., 2002). Además, llama la atención de dicho estudio que en general existe una mala percepción del clima en elBuhs, Ladd y Herald (2006) realizaron un estudio aula, el cual tiene como componente la integración,longitudinal con 380 estudiantes para explicar la seguridad, respeto y felicidad.relación existente entre violencia temprana y rendi-miento. Específicamente proponían estudiar como El Primer Estudio Nacional de Convivencia Escolarlos estudiantes que en prebásica muestran mayor (MINEDUC, et al., 2005) permite establecer la rela-agresividad, retraimiento social y rechazo de parte ción entre algunos aspectos que podrían conside-de sus pares presentan una mayor tendencia a ex- rarse como parte del clima escolar y el rendimientoperimentar menos logros académicos en el 5° año académico de la escuela medido mediante la prue-de enseñanza básica. Los resultados muestran un ba SIMCE. Los resultados muestran que en aquellaspatrón que implica ser rechazado por los pares en escuelas que se obtiene un mejor puntaje SIMCEprebásica, luego ser excluido constantemente por (sobre los 270 puntos) los alumnos tienen mejor 165
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia opinión respecto de la relación entre profesores y del clima escolar incluye la percepción que tienen estudiantes, perciben mayor orden en la escuela, los individuos que forman parte del sistema escolar mejor manejo disciplinario de parte de los profe- sobre las normas y creencias que caracterizan el cli- sores en la sala de clases, mayor participación del ma escolar. alumnado en la sala de clases y mayor respeto a la autoridad del docente. Por su parte, un estudio rea- Según Cornejo y Redondo (2001, p. 16) el clima es- lizado con 769 profesores de todas las regiones del colar corresponde a “la percepción que tienen los país (Geodelphos Chile Consultora & Tendencias Re- sujetos acerca de las relaciones interpersonales que search, 2009), quienes contestaron un cuestionario establecen en el contexto escolar (a nivel de aula o vía internet, muestra que en aquellos colegios con de centro) y el contexto o marco en el cual estas bajo puntaje SIMCE los docentes perciben que la interacciones se dan” y tiene efectos claros en el convivencia entre alumnos es peor que en aquellos aprendizaje de los alumnos. Un elemento central del con mejores puntajes en dicha prueba. clima escolar son los factores interpersonales que se expresan en tres niveles al interior de la institución El Segundo Estudio Regional Comparativo y Explica- escolar (Cornejo & Redondo, 2001): a) organizativo tivo (Valdés et. al, 2008), el cual analiza qué apren- o clima institucional, que corresponde a estilos de den los estudiantes de 3° y 6° básico de diferentes gestión, normas de convivencia y participación de la países de América Latina y el Caribe, las desigualda- comunidad educativa; b) clima de aula, que incluye des en el aprendizaje y los factores que explican las el ambiente de aprendizaje donde inciden las rela- diferencias de logro en estudiantes, destaca que el ciones entre profesores y alumnos, las metodologías clima escolar es la variable que más contribuye a ex- de enseñanza y las relaciones entre pares; y c) intra- plicar el logro de los estudiantes en las áreas de cien- personal, que incluye el autoconcepto de alumnos y cias, matemáticas y lectura. Otros factores relevan- profesores, las creencias y motivaciones personales y tes que en su conjunto aportan al aprendizaje de los las expectativas hacia otros. alumnos son las variables de recursos escolares, que incorporan infraestructura, servicios básicos, núme- En esta investigación el concepto de clima escolar in- ro de libros en la biblioteca y los años de experiencia cluye la percepción acerca de la convivencia general del docente. También sería de interés la segregación en la escuela, la existencia y construcción del regla- escolar por condiciones socioeconómicas y cultura- mento de convivencia, el conocimiento y la aplica- les de los estudiantes. El índice de clima escolar utili- ción justa de las normas, la calidad de las relaciones zado incorpora aspectos relacionados con el agrado entre los distintos actores escolares, el apoyo de los y tranquilidad que siente el estudiante en la escuela, profesores, el clima dentro de la sala de clases, la el grado de pertenencia a la institución y la relación participación en actividades escolares, el sentido de con sus compañeros. En 6° básico incluye también la pertenencia a la escuela y calidad de la enseñanza dedicación y atención que siente el estudiante que le en el establecimiento educacional. prestan los docentes, la disciplina de los estudiantes en el aula y la violencia verbal y física presente en la La relación entre clima escolar y violencia ha sido tema institución escolar. Por lo tanto, el concepto de cli- de interés para diferentes estudios. Según Kornblit, ma escolar sería bastante amplio, incluyendo incluso Adaszko & Di Leo (2009) a medida que empeora el elementos de violencia directa entre estudiantes. clima escolar se incrementan significativamente los episodios de violencia, y lo inverso sucede cuando Como se puede observar, las mediciones del clima el clima escolar mejora. Estos autores realizaron du- escolar incluyen distintas definiciones respecto de rante el año 2000 una investigación en 1.527 escue- sus componentes. Arón y Milicic (1999, citado en las estatales y privadas en Argentina, con 134.002 Arón & Milicic, 2000, pp. 117-118) definen el clima alumnos, donde clima escolar y violencia mostraron social escolar como: estar íntimamente relacionados. El clima escolar se midió a través de dos variables, la relación docente- La percepción que los individuos tienen de los distin- alumno y el sentimiento de pertenencia; mientras tos aspectos del ambiente en el cual se desarrollan que la violencia escolar incorporó robos y violencia sus actividades habituales, en este caso, el colegio. física. Medidos así, se mostró que a medida que Es la sensación que una persona tiene a partir de empeora el clima social se incrementan significativa- sus experiencias en el sistema escolar. La percepción mente los episodios de violencia y lo inverso sucede166
  • cuando el clima escolar mejora. El estudio plantea ción, realizando algunas variaciones al instrumento yque una relación positiva profesor-alumno brinda un manteniendo los principales indicadores para permi-marco de continencia tal en la convivencia escolar tir ciertos parámetros de comparabilidad.que aleja las manifestaciones de malestar y violenciaestudiantil, aún cuando lo contrario también podría El trabajo desarrollado por los profesionales elaboróser cierto, es decir, la presencia de violencia en la y consensuó la incorporación de nuevos fenómenosescuela obstaculizaría que se produzca una relación relevantes que forman parte de la violencia escolar,satisfactoria entre alumnos y profesores. como son las agresiones por medio de celulares e internet, agresiones sexuales, aspectos del entorno familiar y comunitario del estudiante, entre otras va-II. METODOLOGÍA DE LA ENCUESTA riables de interés.A. Dimensiones del instrumento 1. Muestra Esta tercera versión fue realizada por ADIMARK GfK,Las dimensiones que aborda el instrumento son: adjudicada mediante licitación pública y el trabajo de campo se realizó durante el año 2009.- Características sociodemográficas del estudiante: Se aplicaron encuestas a 49.637 estudiantes de 7º sexo, edad, comuna de residencia, nivel educacio- básico a 4º medio, a 9.621 docentes y 3.596 asisten- nal del jefe de hogar, curso. tes de la educación.- Entorno escolar: percepción de agresiones, de presencia de armas en el establecimiento, venta El tipo de diseño de la muestra fue probabilística, bi– de drogas, percepción de seguridad y asaltos al etápica y estratificada. En una primera etapa estrati- interior del establecimiento. ficada por establecimiento y en una segunda etapa- Clima escolar: considera las dimensiones de con- por población (docentes, estudiantes y asistentes de vivencia escolar, normas de convivencia y regla- la educación). mento escolar, calidad de las relaciones entre los distintos actores del sistema escolar, apoyo de los La representación de los datos es nacional, por región, docentes a los estudiantes, apoyo entre estudian- dependencia y curso. El error muestral es +/-0.44 % tes, participación escolar, características generales para la muestra de estudiantes; de +/-1.00 para la de la escuela en cuanto a formación e instalacio- muestra de docentes y de +/- 1.63% para la muestra nes e identificación con la escuela. de asistentes de la educación.- Entorno familiar: nivel de preocupación de los pa- dres, nivel de agresión ejercida por los padres y La encuesta es autoaplicada con presencia del en- nivel de agresión pasada ejercida por los padres. cuestador. Se aplica bianualmente durante los meses- Entorno barrial: percepción de armas, drogas, de octubre y noviembre. asaltos y disparos en el barrio.B. Tercera Encuesta Nacional de Violencia III. RESULTADOS GENERALES DES-en el Ámbito Escolar 2009 CRIPTIVOSPara la realización de esta tercera versión se convo-có a una mesa de expertos para trabajar en el per- El análisis exhaustivo realizado a la base de datos defeccionamiento del instrumento a aplicar en las tres estudiantes arrojó interesantes resultados respecto apoblaciones (alumnos, asistentes de la educación y la relación existente entre las dimensiones de rendi-profesores). Mediante un panel de profesionales de miento escolar, clima escolar y violencia escolar.diversas instituciones públicas y privadas (MINEDUC, En un primer momento se detallarán resultados des-Fundación Paz Ciudadana, Universidad del Desarro- criptivos de las tres variables de interés de acuerdollo, Universidad Alberto Hurtado, Fundación Ideas, al sexo, dependencia del establecimiento, tipo deFLACSO y UNESCO) se evaluaron cada una de las alumnado y curso.dimensiones de la pauta de recolección de informa- 167
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia A. Rendimiento escolar los mejores. En tanto el 23,3% declara ubicarse del promedio hacia abajo y entre los más bajos. En el instrumento, el rendimiento escolar está medi- do por la pregunta ¿cómo han sido tus calificaciones Respecto a su distribución por sexo, el 45,7% de los en comparación con tus compañeros/as durante el hombres y el 45,6% de las mujeres declaran ubicar- último año? Un pregunta de auto- percepción y de se del promedio hacia arriba (Tabla N° 1). El 18,5% respuesta única por parte del estudiante. de los hombres y el 21,0% de las mujeres declaran que sus calificaciones están entre los mejores. Por su De acuerdo a los resultados, el 45,6% de los estu- parte, al declarar que sus calificaciones se ubican del diantes del país declara que, en comparación con sus promedio hacia abajo y entre los más bajos, las mu- compañeros de curso, sus calificaciones se ubican del jeres están bajo el promedio nacional, con 21,7%, promedio hacia arriba y 19,8% declara ubicarse entre mientras que los hombres por sobre con 25,2%. Tabla Nº 1: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 Tabla Nº 2: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 Respecto al comportamiento por tipo de alumnado del establecimiento, los resultados indican que en los establecimientos sólo de hombres existe una mayor proporción de estudiantes que declara que su promedio de notas se ubica del promedio hacia arriba y entre los mejores con 73,4%. En el caso de los estableci- mientos de mujeres esta proporción alcanza a 67,3%. En los establecimientos mixtos el porcentaje en estas categorías es de 65,4%. La distribución por curso de la auto- declaración de calificaciones revela que en el primer año de ense- ñanza media se ubica la proporción más baja de estudiantes que declara que sus notas son del promedio hacia arriba y entre las mejores con 60,2%, mientras que en tercero medio se ubica la proporción más alta con 68,4%.168
  • Tabla Nº 3:Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009B. Clima escolarPara caracterizar el clima escolar se consideraron una serie de preguntas sobre convivencia escolar, normasde convivencia y reglamento escolar, calidad de las relaciones entre los distintos actores del sistema esco-lar, apoyo de los docentes a los estudiantes, apoyo entre estudiantes, participación escolar, característicasgenerales de la escuela en cuanto a formación e instalaciones e identificación con la escuela. Dada la ex-tensión de cada una de las dimensiones que componen el clima escolar medido en el instrumento, en estaoportunidad se describirá las referidas a la convivencia y calidad del establecimiento. Ambas son preguntasde percepción general y fueron consideradas ya que engloban evaluaciones generales respecto al ambienteescolar6.Respecto de la convivencia escolar, ante la consulta la convivencia en tu establecimiento es? 63,4% de losestudiantes declara que es buena y muy buena, frente al 4,5% que declara que es mala y muy mala. Ladistribución por sexo, revela que tanto hombres como mujeres declaran que la convivencia es buena y muybuena en una alta proporción con 63,7% y 63,1%, respectivamente (Tabla Nº 5). Tabla Nº 5: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009Al analizar el comportamiento por dependencia, se tiene que en los establecimientos municipales, el 55,7%de los estudiantes declara que la convivencia es buena y muy buena, mientras que en los establecimientosparticulares pagados esta proporción es superior, alcanzando 76,3% (Tabla Nº 6). Los establecimientos par-ticulares subvencionados presentan un porcentaje intermedio de 67,4%, superior al promedio nacional.6. En el anexo 1 se adjuntan los descriptivos de otras dimensiones de interés. 169
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla Nº 6: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 La caracterización de la convivencia de acuerdo al tipo de alumnado del establecimiento indica que el 69,1% de los estudiantes de establecimiento de hombres declara que la convivencia es buena y muy bue- na, mientras en los establecimientos de mujeres esta proporción alcanza a 63,1%. En los establecimientos mixtos, el porcentaje en esta categoría es de 63,2%. La percepción de convivencia escolar según curso revela que en séptimo básico se ubica la proporción más baja de estudiantes que declara que la convivencia es buena y muy buena con 60,6%, mientras que en cuarto medio se ubica el mayor porcentaje en esta categoría con 66,9%. Tabla Nº 7: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 1. Calidad del establecimiento Respecto a la calidad del establecimiento, medida a través de la pregunta ¿en general piensas que tu es- tablecimiento es…? el 8,3% de los estudiantes declara que es malo y muy malo, en contraste, el 65,2% declara que es bueno y muy bueno (Tabla Nº 8). La distribución por sexo señala que el 9,3% de los hombres declara que su establecimiento es malo y muy malo, frente al 7,3% de las mujeres. La proporción de hom- bres que declara que su establecimiento es bueno y muy bueno es de 63,5%, en el caso de las mujeres esta proporción alcanza al 66,6%, por sobre el promedio nacional. Tabla Nº 8: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009170
  • La distribución por tipo de dependencia de la calidad del establecimiento declarado por los estudiantes,señala que el 9,4% de los estudiantes de establecimientos municipales declara que su establecimiento esmalo y muy malo, ubicándose por sobre el promedio nacional de 8,2% (Tabla N ° 9). En los particularessubvencionados esta proporción alcanza a 7,6% y en los particulares pagados a 6,1%.En contraste, la proporción de estudiantes de establecimientos municipales que declara que su estableci-miento es bueno y muy bueno es de 59,4%, bajo el promedio nacional, mientras que los establecimientosparticulares subvencionados y particulares pagados se ubican por sobre el porcentaje nacional con 67,2%y 73,4%, respectivamente.De acuerdo al tipo de alumnado del establecimiento, la calidad del establecimiento varía. En los estableci-mientos para hombres, 79,4% declara que su establecimiento es bueno y muy bueno, en el caso de aque-llos para mujeres esta proporción alcanza a 72,5%, ambos porcentajes por sobre el nacional. En contraste,en los establecimientos mixtos la proporción es de 63,7%. Tabla Nº 9: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009En la caracterización por curso respecto a la calidad del establecimiento evaluada como buena y muy bue-na se observa que en los cursos de séptimo y octavo básico se ubican los mayores porcentajes con 70,0%y 68,6%, respectivamente (Tabla N°10). Consecuentemente, en estos cursos se registran los porcentajesmás bajos respecto a una evaluación muy mala y mala de la calidad del establecimiento con 6,6% y 7,9%,respectivamente.En contraste, en cuarto medio, se registra el porcentaje más bajo respecto a una evaluación muy buena ybuena de la calidad del establecimiento con 57,3% y la más alta referida a una evaluación muy mala y malacon 10,7%.Tabla Nº 10:Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 171
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia C. Violencia escolar La violencia escolar es medida por variables que describen la participación de los estudiantes como agresor o como agredido tanto por otros estudiantes como por otros miembros de la comunidad educativa. Agresor: es aquel que declara haber agredido a algún actor de su establecimiento escolar durante el año 2009 en al menos una de las frecuencias declaradas (todos los días, una vez la semana, al menos una vez al mes, dos o tres veces en el año 2009). El 27,4% de los estudiantes del país declara haber agredido a alguien frente a 72,6% que declara no ha- berlo hecho. La distribución por sexo indica que el 18,3% de las mujeres declara haber agredido, mientras que el 36,8% de los hombres declara lo mismo (Tabla N° 11). Tabla Nº 11: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 Al observar la distribución según dependencia educacional, se tiene que en los establecimientos particulares existe una mayor proporción de estudiantes que declaran haber agredido a alguien con 28,8%, mientras que en los establecimientos particulares subvencionados esta proporción es menor con 26,7% (Tabla N°12). Los establecimientos municipales se ubican en una posición intermedia con 27,8% de estudiantes que de- claran haber agredido a alguien. Tabla Nº 12: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 De acuerdo al tipo de alumnado que tiene el establecimiento, es decir si es mixto, sólo de hombres o sólo de mujeres, se hace evidente la gran proporción de agresores en los establecimientos de hombres con 43,7%, mientras que donde hay sólo mujeres la proporción de agresoras es de 15,0% (Tabla Nº 13). Los estableci- mientos mixtos alcanzan una proporción de agresores similar al promedio nacional de 27,9%. Tabla Nº 13: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009172
  • La distribución por curso de estudiantes que declaran haber agredido a alguien indica que la mayor propor-ción de agresores se ubican en los cursos de séptimo y octavo básico con 32,3% y 30,5% respectivamente(Tabla Nº 14). En tanto, en los cursos mayores de tercero y cuarto medio se ubican las menores proporcionesde 24,3% y 23,9%, respectivamente.Tabla Nº 14:Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009Agredido: se considera al agredido al estudiante que declara haber sido agredido por algún actor de su es-tablecimiento educacional en al menos una de las frecuencias declaradas (todos los días, una vez la semana,al menos una vez al mes, dos o tres veces en el año 2009).Los análisis descriptivos indican que el 22,8% de los estudiantes del país ha sido agredido por algún actorde su establecimiento. La distribución por sexo indica que, al igual que en el caso de los agresores, la mayorproporción de agredidos es de los hombres con 27,4%, mientras que el 18,4% de las mujeres declara habersido agredida (Tabla Nº 15). Tabla Nº 15: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009A diferencia de lo que ocurre con los agresores, es en los establecimientos municipales donde se ubica lamayor proporción de agredidos con 25,5%, por sobre el promedio nacional (Tabla Nº 16). En tanto, en losestablecimientos particulares subvencionados y particulares pagados esta proporción se ubica bajo el pro-medio nacional, con 20,8% y 20,6%, respectivamente.Tabla Nº 16:Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 173
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia La mayor proporción de hombres agredidos también es posible observarla en el tipo de alumnado del es- tablecimiento. En aquellos que son sólo de hombres, la proporción de agredidos alcanza 29,2%, mientras que aquellos de sólo mujeres esta proporción es de 15,8% (Tabla Nº 17). En los establecimientos mixtos, esta proporción alcanza 23,1%, levemente por sobre el promedio nacional. Tabla Nº 17: Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 La distribución de agredidos por curso, arroja que a medida que los cursos aumentan, el porcentaje de agredidos disminuye. Es así como en séptimo básico el 28,6% de los estudiantes se declara agredido y en cuarto medio, esta proporción de 20,0% (Tabla N° 18). Tabla Nº 18 Fuente: Ministerio del Interior- ENVAE 2009 IV. ANÁLISIS ESTADÍSTICO 2. Rendimiento escolar: medido a nivel ordinal, pues corresponde a la clasificación que los estu- Los análisis estadísticos que se realizaron tuvieron diantes hacen de su rendimiento académico en como objetivo contrastar hipótesis respecto a la rela- relación al promedio de sus compañeros. ción existente entre las variables de clima escolar, agre- sión (recibida y ejercida) y rendimiento escolar, junto 3. Violencia escolar: se distingue entre la ejer- con variables de caracterización del estudiante como cida por el estudiante sobre otro actor de la es el sexo y curso, y del establecimiento como son su escuela y la recibida por otros actores (estu- dependencia y tipo de alumno (si es sólo de mujeres, diantes, profesores, asistentes de la educación, sólo de hombres y mixto) controlando estas variables etc.). La variable agresión recibida se constru- que hipotéticamente pudieran estar afectando. ye como la suma ponderada del reporte de modalidades de agresión, en donde las formas La operacionalización de cada variable de interés se más graves y menos habituales de violencia realizó de la siguiente manera: tienen un mayor peso que las menos graves y más comunes: 1. Clima escolar: se definió operacionalmente como el puntaje obtenido en una escala de 1 a 5, y se Agr_recib=1+(Psicológica+2*Física+3*Discriminación+4*Amenazas+ construyó a partir de las preguntas del cuestiona- 5*Robo_hurto + 6*Con_armas + 7*Sexual) / 7 rio que evalúan las dimensiones del clima esco- lar antes mencionadas. A mayor puntaje, mayor Con la suma de la constante (1) y la división por 7 puntaje de clima reportado por el estudiante. se consigue que la variable calculada adopte valores174
  • entre 1 y 5. A mayor puntaje, el estudiante re- 12. Existe asociación entre el clima escolar y la agre-porta una mayor agresión de parte de otros. sión ejercida, controlando el sexo del estudiante. 13.Existe asociación entre el clima escolar y la agre-La agresión ejercida se construye de la misma forma: sión recibida, controlando la dependencia del es- tablecimiento.Agr_ejerc=1+(Psicológica+2*Física+ 3*Discriminación+4*Amenazas+ 14.Existe asociación entre el clima escolar y la agre-5*Robo_hurto + 6*Con_armas + 7*Sexual) / 7 sión ejercida, controlando la dependencia del es- tablecimiento.A mayor puntaje, el estudiante reporta ejercer 15. Existe asociación entre el clima escolar y la agresiónmayor agresión sobre otros. recibida, controlando si el establecimiento educa- cional es de sólo hombres, sólo mujeres o mixto.A. Hipótesis planteadas 16.Existe asociación entre el clima escolar y la agresión ejercida, controlando si el establecimiento educa-La verificación de la asociación entre clima, agresión cional es de sólo hombres, sólo mujeres o mixto.recibida, agresión ejercida sobre otros, rendimiento,sexo, dependencia del establecimiento (municipal, B. Pruebas aplicadasparticular subvencionado y particular pagado), tipode alumnado del establecimiento (sólo hombres, La prueba estadística utilizada para las hipótesis 1sólo mujeres y mixto) se realizó mediante la contras- a 8 fue la comparación de medias por ANOVA detación de las siguientes hipótesis: un factor, con comparación múltiple post hoc de Games-Howell (no asumiendo igualdad de varian-1. Existe asociación entre la agresión recibida y el zas), debido a que la agresión recibida y la agresión rendimiento del estudiante. ejercida no distribuyen de forma normal, sino que2. Existe asociación entre la agresión ejercida y el tienen una mayor concentración de casos en el valor rendimiento del estudiante. mínimo (media y moda 1), y no pueden ser descritos3. Existe asociación entre la agresión recibida y el mediante la media y la varianza. sexo del estudiante.4. Existe asociación entre la agresión ejercida y el Hipótesis 1 a 8: La diferencia de medias es sexo del estudiante. estadísticamente significativa al 5%.5. Existe asociación entre la agresión recibida y la dependencia del establecimiento. La prueba estadística utilizada para las hipótesis 9 a6. Existe asociación entre la agresión ejercida y la 16 fue el coeficiente de correlación Rho de Spear- dependencia del establecimiento. man para la determinación de la asociación entre va-7. Existe asociación entre la agresión recibida y el riables, segmentando a la población por la variable a tipo de establecimiento (sólo hombres, sólo mu- controlar. De esa forma, al obtener una correlación jeres o mixto). significativa para la muestra y para cada segmento,8. Existe asociación entre la agresión ejercida y el se puede concluir que la asociación existe con inde- tipo de establecimiento (sólo hombres, sólo mu- pendencia de la variable que se controla. jeres o mixto).9. Existe asociación entre el clima escolar y la agre- Hipótesis 9 a 16: La correlación es negativa sión recibida, controlando el rendimiento del es- y estadísticamente significativa al 1%.7 tudiante.10.Existe asociación entre el clima escolar y la agre- Resultados de las pruebas sión ejercida, controlando el rendimiento del es- tudiante. Para las hipótesis de 1 a 8 las variables agresión11. Existe asociación entre el clima escolar y la agre- recibida y ejercida tienen un sesgo de selección de- sión recibida, controlando el sexo del estudiante. bido a que la gran mayoría de los estudiantes tienen mínimo para ambas escolar (Min.1)8.7. Detalles respecto a la significancia ver en Tabla 45 y 46 de anexo 2.8. Para más detalles de las escalas ver tablas en anexo 2. 175
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Las pruebas aplicadas arrojaron los siguientes re- que éste haya respondido de forma exhaustiva las sultados: para las hipótesis 1 y 2 respecto a la preguntas 11 a 28 que conforman las dimensiones relación entre rendimiento escolar y agresión, ya de la variable clima. En este caso nuevamente una sea ejercida o recibida, las pruebas indican que a proporción menor de estudiantes recibe un valor mayor rendimiento escolar, menor agresión para la variable clima mientras la mayoría tiene un recibida y ejercida. valor perdido (missing)9. Para las hipótesis 3 y 4, respecto de la relación del Para las siguientes hipótesis en que se controla el sexo del estudiante con la agresión recibida o ejercida, efecto de una variable, la prueba indica que en el la prueba indica que los hombres reportan mayor caso de las hipótesis 9 y 10 a mejor clima escolar, agresión recibida y ejercida que las mujeres. menor agresión recibida y ejercida, controlan- do el rendimiento del estudiante. Para las hipótesis 5, respecto a la relación entre el tipo de dependencia del establecimiento educacio- Para la hipótesis 11 y 12, la prueba indica que a nal y la agresión recibida por el estudiante, la prueba mejor clima escolar, menor agresión recibida y indica que en los establecimientos municipales ejercida, controlando el sexo del estudiante. existe mayor agresión recibida que en los parti- culares subvencionados, y en estos más que en Para la hipótesis 13 y 14, la prueba indica que a los particulares pagados. mejor clima escolar, menor agresión recibida y ejercida, controlando la dependencia del esta- Para la hipótesis 6, respecto a la relación entre el blecimiento (municipal, particular subvenciona- tipo de dependencia del establecimiento educacio- do y particular pagado). nal y la agresión ejercida por el estudiante, la prueba indica que en los establecimientos municipales Para la hipótesis 15 y 16, la prueba indica que a existe mayor agresión ejercida que en los parti- mejor clima escolar, menor agresión recibida y culares subvencionados y particulares pagados, ejercida, controlando si el establecimiento es que no se diferencian entre sí. de sólo hombres, sólo mujeres o mixto. Para las hipótesis 7, respecto a la relación entre el tipo de alumnado del establecimiento (sólo hom- V. CONCLUSIONES bres, sólo mujeres y mixto) y la agresión recibida, la prueba indica que en los establecimientos de Los análisis realizados a partir de las hipótesis plan- sólo mujeres existe menor agresión recibida teadas como guía de investigación revelan intere- que en los de sólo hombres y los mixtos, que santes resultados acerca de la relación entre clima no se diferencian entre sí. escolar, rendimiento y agresiones. Para la hipótesis 8 respecto a la relación entre el En primer lugar, entregan indicios acerca de los fac- tipo de alumnado del establecimiento (sólo hom- tores que caracterizan la agresión en el contexto bres, sólo mujeres y mixto) y la agresión recibida, escolar. Es así como las pruebas aplicadas indican la prueba indica que en los establecimientos de que el sexo masculino está fuertemente asociado a sólo mujeres existe menor agresión recibida y mayores niveles de agresión ya sea recibida o ejer- ejercida que en los mixtos, y en éstos existe cida. En contraste, en los establecimientos de sólo menor agresión que en los de sólo hombres. mujeres o bien el reporte de las estudiantes mujeres se registran menores niveles de agresión. Para las hipótesis de 9 a 16 a lo ya descrito sobre las variables agresión recibida y agresión ejercida, se En segundo lugar, es en los establecimientos muni- agrega que la variable clima también presenta un cipales donde se encuentran los mayores niveles de sesgo de selección que en este caso se debe a que agresión, tanto recibida como ejercida. para calcular la variable para cada sujeto, se requiere 9. Para más detalles ver tablas en anexo 2.176
  • Por último, el rendimiento escolar aparece afectado la comunidad educativa tiene un rol central en supor los episodios de agresión, puesto que a medida adaptación a la realidad propia de cada instituciónque baja el rendimiento son mayores los niveles de escolar mediante la participación de diferentes acto-agresión. res escolares. Por ello es central el trabajo que incor- pora a profesores, apoderados, alumnos, asistentesPor otra parte, se controló los efectos de variables de educación y directivos de los establecimientosque hipotéticamente pudieran estar afectando la re- educacionales.lación entre clima y violencia escolar, como son ladependencia, el sexo del estudiante, el rendimien- Por otro lado, el programa Sistema Integrado deto y el tipo de alumnado. Los resultados muestran Promoción y Prevención “Vida Sana”, se centraque la relación entre clima y violencia es significati- en la escuela como factor protector para el estudian-va con independencia de las variables controladas. te y trabaja con todos los actores del establecimien-Esto implica que, tal como lo plantea la literatura to educacional, particularmente, con aquellos queespecializada, una mala percepción del clima escolar presentan mayores factores de riesgo que inciden enredunda en niveles de agresión mayores. diversas conductas de riesgo. Su propósito es pre- venir conductas de riesgo tales como el consumoEl clima escolar, tal como se ha trabajado en este de drogas, violencia, deserción escolar y embarazoinstrumento, engloba una serie de dimensiones que adolescente, y promover el bienestar psicosocial enabarcan desde la relación entre los actores de la estudiantes de las comunas de mayor vulnerabilidadcomunidad educativa, hasta la calidad de la ense- social de nuestro país.ñanza y la participación escolar, convirtiéndose enuna oportunidad para el desarrollo de estrategias A. Proyecciones analíticasde trabajo intersectorial en materia de prevenciónal abordar integralmente los factores que inciden en Uno de los hallazgos interesantes de estos análisis seel clima escolar. En ese sentido, como herramienta obtuvo con la construcción de una variable auxiliarpara el diagnóstico y planificación de la política pú- que combinó sexo del estudiante y tipo de alumna-blica preventiva en estos temas, la encuesta nacional do del establecimiento10.de violencia en el ámbito escolar se revela como unsólido instrumento para explotar y perfeccionar las Al comparar la agresión recibida y la agresión ejerci-acciones que se han diseñado y ejecutado desde el da mediante ANOVA de un factor, ambas son mayo-sector público desde una óptica intersectorial. res en hombre en sólo hombres y hombre en mixto que en mujer en mixto. Los valores más bajos se ob-En materia de prevención de la violencia escolar, el tienen en mujer en sólo mujeres.Plan Chile Seguro 2010-2014 rescata el enfoque in-tersectorial en el trabajo conjunto de diversas insti- Estos resultados indican que las agresiones en con-tuciones públicas y privadas. De este modo, la EN- texto escolar están fuertemente relacionadas con elVAE, con estos y nuevos análisis, se convertirá en sexo del estudiante, es así como los hombres repor-un potente insumo para reorientar las acciones ya tan mayores niveles de agresión recibida y ejercidaemprendidas o bien generar nuevas considerando que las mujeres. En cuanto a las modalidades decon especial atención las variables estudiadas. agresión (las modalidades de agresión son psicológi- ca, física, discriminación, amenazas, robo/hurto, conDentro de las acciones en curso, destaca el progra- armas y sexual) y el sexo del estudiante, análisis rea-ma Barrio en Paz, donde uno de los componentes lizado mediante tablas de contingencia y chi cuadra-principales es prevención de la violencia escolar do, los hombres presentan proporciones estadística-en las escuelas y liceos vulnerables que se ubican en mente mayores que las mujeres en cada modalidadbarrios focalizados del programa. Es un programa de agresión recibida y agresión ejercida.de mediano a largo plazo para las escuelas, donde10. La variable resultante tuvo cuatro categorías: hombre en sólo hombres, hombre en mixto, mujer en sólo mujeres y mujer en mixto. 177
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia VI. BIBLIOGRAFÍA Arón, A. M. & Milicic, N. (2000). Climas sociales tóxi- Ministerio de Educación, Organización de las Nacio- cos y climas nutritivos para el desarrollo personal en nes Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura el contexto escolar. Psykhe, 9(2), 117-124. & Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (2005). Estudio nacional de convivencia escolar: la Bronfenbrenner, U. (1979). The ecology of human opinión de estudiantes y docentes 2005. Santiago, development. Cambridge: Harvard. Chile: Autores. Extraído de http://www.comisionu- nesco.cl/Unesco/Documentos/educacion/informe_ Buhs, E., Ladd, G. & Herald, S. (2006). Peer exclu- ejecutivo_estudio.pdf. sion and victimization: Processes that mediate the relation between peer group rejection and children´s Orpinas, P. (2009). La prevención de la violencia es- classroom engagement and achievement. Journal of colar: de la teoría a la práctica. En C. Berger & C. Educational Psychology, 98(1), 1-13. Lisboa (Eds.), Violencia escolar: Estudios y posibilida- des de intervención en Latinoamérica (pp. 109-138). Cornejo, R. & Redondo, J. (2001). El clima escolar Santiago, Chile: Editorial Universitaria. percibido por los alumnos de enseñanza media. Últi- ma Década, 15, 11-52. Orpinas, P. & Horne, A. (2006). Bullying prevention: Creating a positive school climate and developing Geodelphos Chile Consultora y Tendencias Research social competence. Washington, DC: American Ps- (2009). Estudio percepción de bullying en Chile. ychological Association. Santiago, Chile. Sprague, J. & Golly, A. (2005). Best behavior: Buil- Gottfredson, D. (1997). School-based crime preven- ding positive behaviour support in schools. Long- tion. En L. Sherman, D. Gottfredson, D. Mackenzie, J. mont, Colorado: Sopris West Educational Services. Eck, P. Reuter & S. Bushway (Eds.), Preventing crime: What works, what doesn´t, what’s promising (pp.381- Sprague, J., & Walker, H. (2005). Safe and healthy 427). College Park, MD: Department of Criminology schools practical intervention strategies (The Guil- and Criminal Justice, University of Maryland. ford Practical Intervention in the Schools Series). New york, Ny: The Guilford Press. Gottfredson, D, (2001). Schools and delincuency. Cambridge University Press. Toledo, M., Magendzo, A. & Gutierrez, V. (2009). Rela- ción entre intimidación (bullying) y clima en la sala de Gottfredson, D., Wilson, D. & Skroban, S., (2002) clases y su influencia sobre el rendimiento de los estu- School-based crime prevention. En: L.W. Sherman, D.P. diantes. Santiago, Chile: Universidad Diego Portales. Farrington, B.C. Welsh, D.L. MacKenzie (Eds.), Eviden- ce-based crime prevention. London: Routledge. Valdés, H, Treviño, E., Acevedo, C., Castro, M., Ca- rrillo, S., Costilla, R., Bogoya, D. & Pardo, C. (2008). Kornblit, A. L., Adaszko, D. & Di Leo, P. F. (2009). Cli- Segundo estudio regional comparativo y explicativo: ma social escolar y violencia: un vínculo explicativo po- Los aprendizajes de los estudiantes en América Lati- sible: un estudio en escuelas medias argentinas. En C. na y el Caribe. Santiago, Chile: Oficina Regional de Berger & C. Lisboa (Eds.), Violencia escolar: estudios Educación para América Latina y el Caribe. y posibilidades de intervención en Latinoamérica (pp. 109-138). Santiago, Chile: Editorial Universitaria. Ministerio de Educación (2009). Conviviendo mejor en la escuela y en el liceo: Manual sobre convivencia escolar dirigido a todas y todos los integrantes de la comunidad educativa. Santiago, Chile: Autores.178
  • ANEXOS 1CLIMA ESCOLAR – DESCRIPTIVOSExistencia de reglamento de convivenciaCuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci-miento: Existe reglamento de convivencia en mi establecimiento * P. 2: Tú eres:Tabla N°1 Tú eres: Hombre Mujer NC TotalCuán de acuerdo está Sí Recuento 20161 21334 313 41808con las siguientes afirma- % 82,9% 85,5% 82,4% 84,2%ciones sobre el reglamen- No Recuento 3485 2881 48 6414to de convivencia de su % 14,3% 11,6% 12,6% 12,9%establecimiento: Existereglamento de conviven- No Contesta Recuento 667 728 19 1414cia en mi establecimiento % 2,7% 2,9% 5,0% 2,8%Total Recuento 24313 24943 380 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci-miento: Existe reglamento de convivencia en mi establecimiento * P1 (Curso)Tabla N°2 P1 (Curso) Primero Segundo Tercero Cuarto Séptimo Octavo Total Medio Medio Medio Medio Básico BásicoCuán de acuerdo está Sí Recuento 8037 7154 6460 5613 7293 7251 41808con las siguientesafirmaciones sobre el % 84,9% 84,1% 84,0% 81,8% 84,5% 85,4% 84,2%reglamento de convi- No Recuento 1115 1168 1038 1058 1039 996 6414vencia de su estable- % 11,8% 13,7% 13,5% 15,4% 12,0% 11,7% 12,9%cimiento: Existe regla-mento de convivencia No Contesta Recuento 314 182 194 189 296 240 1415en mi establecimiento % 3,3% 2,1% 2,5% 2,8% 3,4% 2,8% 2,9%Total Recuento 9466 8504 7692 6860 8628 8487 49637 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci-miento: Existe reglamento de convivencia en mi establecimiento * TIPO DE ALUMNOSTabla N°3 TIPO DE ALUMNOS Sólo Hombres Sólo Mujeres Mixto Total Cuán de acuerdo Sí Recuento 800 2708 38300 41808 está con las siguientes afirmaciones sobre el % 88,8% 88,1% 83,9% 84,2% reglamento de convivencia No Recuento 97 292 6027 6416 de su establecimiento: % 10,8% 9,5% 13,2% 12,9% Existe reglamento de convivencia en mi No Recuento 4 73 1337 1414 establecimiento Contesta % ,4% 2,4% 2,9% 2,8% Total Recuento 901 3073 45664 49638 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 179
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci- miento: Existe reglamento de convivencia en mi establecimiento * TIPO DE COLEGIO Tabla N°4 TIPO DE COLEGIO Municipal Particular Particular Total Subvencionado Pagado Cuán de acuerdo Sí Recuento 17387 19751 4670 41808 está con las siguientes % 81,7% 85,9% 87,2% 84,2% afirmaciones sobre No Recuento 3158 2690 567 6415 el reglamento de % 14,8% 11,7% 10,6% 12,9% convivencia de su No Recuento 736 557 121 1414 establecimiento: Contesta % 3,5% 2,4% 2,3% 2,8% Existe reglamento de convivencia en mi establecimiento Total Recuento 21281 22998 5358 49637 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% Conocimiento del reglamento de convivencia Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci- miento: Conozco el reglamento de convivencia de mi establecimiento * P. 2: Tú eres Tabla N°5 P. 2:Tú eres: Hombre Mujer NC Total Cuán de acuerdo está con Sí Recuento 10146 12280 206 22632 las siguientes afirmaciones % 41,7% 49,2% 54,2% 45,6% sobre el reglamento de No Recuento 13521 12037 151 25709 convivencia de su esta- blecimiento: Conozco el % 55,6% 48,3% 39,7% 51,8% reglamento de convivencia No Contesta Recuento 647 626 23 1296 de mi establecimiento % 2,7% 2,5% 6,1% 2,6% Total Recuento 24314 24943 380 49637 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%180
  • Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci-miento: Conozco el reglamento de convivencia de mi establecimiento * P1 (Curso)Tabla N°6 P1 (Curso) Primero Segundo Tercero Cuarto Séptimo Octavo medio Medio Medio Medio Básico Básico TotalP. 12.2: Cuán de acuerdo Sí Recuento 4371 3717 3149 2736 4402 4255 22630está con las siguientes % 46,2% 43,7% 40,9% 39,9% 51,0% 50,1% 45,6%afirmaciones sobre el re-glamento de convivencia No Recuento 4789 4628 4392 3978 3924 3999 25710de su establecimiento: % 50,6% 54,4% 57,1% 58,0% 45,5% 47,1% 51,8%Conozco el reglamento No Recuento 306 159 150 146 301 234 1296de convivencia de mi Contestaestablecimiento % 3,2% 1,9% 2,0% 2,1% 3,5% 2,8% 2,6% Total Recuento 9466 8504 7691 6860 8627 8488 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci-miento: Conozco el reglamento de convivencia de mi establecimiento * TIPO DE ALUMNOSTabla N°7 TIPO DE ALUMNOS Sólo Sólo Hombres Mujeres Mixto Total Cuán de acuerdo está con las Sí Recuento 486 1691 20454 22631 siguientes afirmaciones sobre % 54,0% 55,0% 44,8% 45,6% el reglamento de convivencia No Recuento 410 1332 23967 25709 de su establecimiento: Conoz- % 45,6% 43,3% 52,5% 51,8% co el reglamento de convi- No Contesta Recuento 4 50 1242 1296 vencia de mi establecimiento % ,4% 1,6% 2,7% 2,6% Total Recuento 900 3073 45663 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%Cuán de acuerdo está con las siguientes afirmaciones sobre el reglamento de convivencia de su estableci-miento: Conozco el reglamento de convivencia de mi establecimiento * TIPO DE COLEGIOTabla N°8 TIPO DE COLEGIO Municipal Particular Particular Sub. Pagado TotalCuán de acuerdo está con las Sí Recuento 9452 10646 2533 22631siguientes afirmaciones sobre % 44,4% 46,3% 47,3% 45,6%el reglamento de convivencia No Recuento 11115 11873 2721 25709de su establecimiento: Conoz- % 52,2% 51,6% 50,8% 51,8%co el reglamento de convi- No Contesta Recuento 714 478 103 1295vencia de mi establecimiento % 3,4% 2,1% 1,9% 2,6%Total Recuento 21281 22997 5357 49635 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 181
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Normas de convivencia Frecuencia que en esta escuela: Los profesores (as) cumplen las normas * P. 2: Tú eres: Tabla N°9 P. 2:Tú eres: Hombre Mujer NC Total Frecuencia que Siempre Recuento 8573 7924 125 16622 en esta escuela: % 35,3% 31,8% 33,1% 33,5% Los profesores Casi siempre Recuento 8798 9467 129 18394 (as) cumplen las % 36,2% 38,0% 34,1% 37,1% normas Pocas veces Recuento 3359 3879 62 7300 % 13,8% 15,6% 16,4% 14,7% Nunca Recuento 1183 928 17 2128 % 4,9% 3,7% 4,5% 4,3% No sé Recuento 2014 2422 30 4466 % 8,3% 9,7% 7,9% 9,0% No contesta Recuento 386 324 15 725 % 1,6% 1,3% 4,0% 1,5% Total Recuento 24313 24944 378 49635 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% Frecuencia que en esta escuela: Los profesores (as) cumplen las normas * P1 (Curso) Tabla N°10 P1 (Curso) Primero Segundo Tercero Cuarto Séptimo Octavo medio Medio Medio Medio Básico Básico Total Frecuencia Siempre Recuento 3134 2190 1755 1590 4246 3707 16622 que en esta % 33,1% 25,8% 22,8% 23,2% 49,2% 43,7% 33,5% escuela: Los Casi siempre Recuento 3591 3468 3308 3009 2366 2653 18395 profesores % 37,9% 40,8% 43,0% 43,9% 27,4% 31,3% 37,1% (as) cumplen Pocas veces Recuento 1210 1535 1409 1298 889 960 7301 las normas % 12,8% 18,1% 18,3% 18,9% 10,3% 11,3% 14,7% Nunca Recuento 447 405 313 346 263 353 2127 % 4,7% 4,8% 4,1% 5,0% 3,0% 4,2% 4,3% No sé Recuento 934 811 833 554 657 677 4466 % 9,9% 9,5% 10,8% 8,1% 7,6% 8,0% 9,0% No contesta Recuento 150 94 73 64 205 139 725 % 1,6% 1,1% ,9% ,9% 2,4% 1,6% 1,5% Total Recuento 9466 8503 7691 6861 8626 8489 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%182
  • Frecuencia que en esta escuela: Los profesores (as) cumplen las normas * TIPO DE ALUMNOSTabla N°11 TIPO DE ALUMNOS Sólo Hombres Sólo Mujeres Mixto TotalP. 13.6: Fre- Siempre Recuento 358 928 15336 16622cuencia que en % 39,8% 30,2% 33,6% 33,5%esta escuela: Casi siempre Recuento 350 1211 16834 18395Los profesores % 38,9% 39,4% 36,9% 37,1%(as) cumplen las Pocas veces Recuento 97 441 6763 7301normas % 10,8% 14,3% 14,8% 14,7% Nunca Recuento 30 136 1962 2128 % 3,3% 4,4% 4,3% 4,3% No sé Recuento 61 333 4072 4466 % 6,8% 10,8% 8,9% 9,0% No contesta Recuento 4 25 696 725 % ,4% ,8% 1,5% 1,5%Total Recuento 900 3074 45663 49637 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%Frecuencia que en esta escuela: Los profesores (as) cumplen las normas * TIPO DE COLEGIOTabla N°12 TIPO DE COLEGIO Municipal Particular Pagado Subv. Particular TotalP. 13.6: Fre- Siempre Recuento 6502 8513 1607 16622cuencia que en % 30,6% 37,0% 30,0% 33,5%esta escuela: Casi siempre Recuento 7548 8427 2420 18395Los profesores % 35,5% 36,6% 45,2% 37,1%(as) cumplen las Pocas veces Recuento 3438 3089 773 7300normas % 16,2% 13,4% 14,4% 14,7% Nunca Recuento 1225 790 114 2129 % 5,8% 3,4% 2,1% 4,3% No sé Recuento 2171 1886 409 4466 % 10,2% 8,2% 7,6% 9,0% No contesta Recuento 396 293 36 725 % 1,9% 1,3% ,7% 1,5%Total Recuento 21280 22998 5359 49637 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 183
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Relación entre actores de la comunidad escolar En general, piensa que las relaciones entre los alumnos / as son: * P. 2: Tú eres: Tabla N°13 P. 2:Tú eres: Hombre Mujer NC Total En general, Muy malas Recuento 271 252 5 528 piensa que las % 1,1% 1,0% 1,3% 1,1% relaciones entre Malas Recuento 801 1020 16 1837 los alumnos / as % 3,3% 4,1% 4,2% 3,7% son: Regulares Recuento 10138 12553 186 22877 % 41,7% 50,3% 48,9% 46,1% Buenas Recuento 10383 9083 130 19596 % 42,7% 36,4% 34,2% 39,5% Muy buenas Recuento 2309 1553 30 3892 % 9,5% 6,2% 7,9% 7,8% No Contesta Recuento 412 483 13 908 % 1,7% 1,9% 3,4% 1,8% Total Recuento 24314 24944 380 49638 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% En general, piensa que las relaciones entre los alumnos / as son: * P1 (Curso) Tabla N°14 P1 (Curso) Primero Segundo Tercero Cuarto Séptimo Octavo medio Medio Medio Medio Básico Básico Total En general, Muy malas Recuento 94 71 48 61 131 124 529 piensa que % 1,0% ,8% ,6% ,9% 1,5% 1,5% 1,1% las relacio- Malas Recuento 317 271 204 388 373 285 1838 nes entre los % 3,3% 3,2% 2,7% 5,7% 4,3% 3,4% 3,7% alumnos / as Regulares Recuento 4537 3902 3556 2865 4350 3666 22876 son: % 47,9% 45,9% 46,2% 41,8% 50,4% 43,2% 46,1% Buenas Recuento 3718 3541 3294 2901 2816 3324 19594 % 39,3% 41,6% 42,8% 42,3% 32,6% 39,2% 39,5% Muy buenas Recuento 631 595 450 498 785 932 3891 % 6,7% 7,0% 5,9% 7,3% 9,1% 11,0% 7,8% No Contesta Recuento 170 123 139 146 172 157 907 % 1,8% 1,4% 1,8% 2,1% 2,0% 1,8% 1,8% Total Recuento 9467 8503 7691 6859 8627 8488 49635 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%184
  • En general, piensa que las relaciones entre los alumnos / as son: * TIPO DE ALUMNOSTabla N°15 TIPO DE ALUMNOS Sólo Hombres Sólo Mujeres Mixto TotalEn general, Muy malas Recuento 6 27 495 528piensa que las % ,7% ,9% 1,1% 1,1%relaciones entre Malas Recuento 22 121 1694 1837los alumnos / as % 2,4% 3,9% 3,7% 3,7%son: Regulares Recuento 329 1684 20864 22877 % 36,6% 54,8% 45,7% 46,1% Buenas Recuento 449 1042 18104 19595 % 49,9% 33,9% 39,6% 39,5% Muy buenas Recuento 89 142 3660 3891 % 9,9% 4,6% 8,0% 7,8% No Contesta Recuento 4 57 847 908 % ,4% 1,9% 1,9% 1,8%Total Recuento 899 3073 45664 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%En general, piensa que las relaciones entre los alumnos / as son: * TIPO DE COLEGIOTabla N°16 TIPO DE COLEGIO Municipal Particular Pagado Subv. Particular TotalEn general, Muy malas Recuento 314 191 23 528piensa que las % 1,5% ,8% ,4% 1,1%relaciones entre Malas Recuento 1071 672 94 1837los alumnos / as % 5,0% 2,9% 1,8% 3,7%son: Regulares Recuento 11265 10096 1516 22877 % 52,9% 43,9% 28,3% 46,1% Buenas Recuento 6843 9837 2915 19595 % COLEGIO 32,2% 42,8% 54,4% 39,5% Muy buenas Recuento 1386 1776 730 3892 % 6,5% 7,7% 13,6% 7,8% No Contesta Recuento 402 425 80 907 % 1,9% 1,8% 1,5% 1,8%Total Recuento 21281 22997 5358 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 185
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Participación escolar Tu liceo o escuela tiene centro de alumnos * P. 2: Tú eres: Tabla N°17 P. 2:Tú eres: Hombre Mujer NC Total Tu liceo o escue- Sí Recuento 17885 19776 275 37936 la tiene centro % 73,6% 79,3% 72,4% 76,4% de alumnos No Recuento 2322 2236 49 4607 % 9,6% 9,0% 12,9% 9,3% No sé Recuento 3682 2641 41 6364 % 15,1% 10,6% 10,8% 12,8% No contesta Recuento 425 290 15 730 % 1,7% 1,2% 3,9% 1,5% Total Recuento 24314 24943 380 49637 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% Tu liceo o escuela tiene centro de alumnos * P1 (Curso) Tabla N°18 P1 (Curso) Primero Segundo Tercero Cuarto Séptimo Octavo medio Medio Medio Medio Básico Básico Total Tu liceo o Sí Recuento 7965 7322 6722 5922 5080 4925 37936 escuela tie- % 84,1% 86,1% 87,4% 86,3% 58,9% 58,0% 76,4% ne centro de No Recuento 394 487 461 360 1312 1593 4607 alumnos % 4,2% 5,7% 6,0% 5,2% 15,2% 18,8% 9,3% No sé Recuento 955 600 441 497 2055 1816 6364 % 10,1% 7,1% 5,7% 7,2% 23,8% 21,4% 12,8% No contesta Recuento 152 94 68 82 180 155 731 % 1,6% 1,1% ,9% 1,2% 2,1% 1,8% 1,5% Total Recuento 9466 8503 7692 6861 8627 8489 49638 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%186
  • Tu liceo o escuela tiene centro de alumnos * TIPO DE ALUMNOSTabla N°19 TIPO DE ALUMNOS Sólo Hombres Sólo Mujeres Mixto TotalTu liceo o es- Si Recuento 794 2800 34342 37936cuela tiene cen- % 88,2% 91,1% 75,2% 76,4%tro de alumnos No Recuento 43 112 4451 4606 % 4,8% 3,6% 9,7% 9,3% No sé Recuento 56 140 6168 6364 % 6,2% 4,6% 13,5% 12,8% No contesta Recuento 7 21 702 730 % ,8% ,7% 1,5% 1,5%Total Recuento 900 3073 45663 49636 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%Tu liceo o escuela tiene centro de alumnos * TIPO DE COLEGIOTabla N°20 TIPO DE COLEGIO Municipal Particular Pagado Subv. Particular TotalTu liceo o escue- Sí Recuento 16672 16889 4374 37935la tiene centro % 78,3% 73,4% 81,6% 76,4%de alumnos No Recuento 1347 2663 598 4608 % 6,3% 11,6% 11,2% 9,3% No sé Recuento 2891 3125 348 6364 % 13,6% 13,6% 6,5% 12,8% No contesta Recuento 372 320 39 731 % 1,7% 1,4% ,7% 1,5%Total Recuento 21282 22997 5359 49638 % 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%ANEXOS 2Hipótesis 1: Existe asociación entre la agresión recibida y el rendimiento del estudiante.Tabla Nº 1: ANOVA de un factorAgresión recibida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 199,489 4 49,872 57,592 ,000 Intra-grupos 42638,060 49238 ,866 Total 42837,549 49242 187
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla N° 2: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiples Variable dependiente: agresión recibida Games-Howell Intervalo de confianza al 95% Diferencia Error Sig. Límite Límite (I) rendimiento (J) rendimiento de medias (I-J) típico superior inferior Entre los Del promedio hacia abajo ,10674(*) ,02368 ,000 ,0421 ,1714 más bajos No sé ,16116(*) ,02484 ,000 ,0934 ,2289 Del promedio hacia arriba ,20582(*) ,02175 ,000 ,1465 ,2652 Entre los mejores ,24331(*) ,02250 ,000 ,1819 ,3047 Del promedio Entre los más bajos -,10674(*) ,02368 ,000 -,1714 -,0421 hacia abajo No sé ,05442(*) ,01739 ,015 ,0070 ,1019 Del promedio hacia arriba ,09908(*) ,01258 ,000 ,0648 ,1334 Entre los mejores ,13657(*) ,01383 ,000 ,0988 ,1743 No sé Entre los más bajos -,16116(*) ,02484 ,000 -,2289 -,0934 Del promedio hacia abajo -,05442(*) ,01739 ,015 -,1019 -,0070 Del promedio hacia arriba ,04466(*) ,01464 ,019 ,0047 ,0846 Entre los mejores ,08215(*) ,01573 ,000 ,0392 ,1251 Del promedio Entre los más bajos -,20582(*) ,02175 ,000 -,2652 -,1465 hacia arriba Del promedio hacia abajo -,09908(*) ,01258 ,000 -,1334 -,0648 No sé -,04466(*) ,01464 ,019 -,0846 -,0047 Entre los mejores ,03749(*) ,01018 ,002 ,0097 ,0653 Entre los Entre los más bajos -,24331(*) ,02250 ,000 -,3047 -,1819 mejores Del promedio hacia abajo -,13657(*) ,01383 ,000 -,1743 -,0988 No sé -,08215(*) ,01573 ,000 -,1251 -,0392 Del promedio hacia arriba -,03749(*) ,01018 ,002 -,0653 -,0097 * La diferencia de medias es significativa al nivel .05. Gráfico N° 1188
  • Hipótesis 2: Existe asociación entre la agresión ejercida y el rendimiento del estudiante.Tabla N° 3: ANOVA de un factor Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 146,118 4 36,529 73,839 ,000 Intra-grupos 24358,785 49238 ,495 Total 24504,903 49242Tabla N° 4: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiplesVariable dependiente: agresión ejercidaGames-Howell Intervalo de confianza al 95% Diferencia Error Sig. Límite Límite(I) rendimiento (J) rendimiento de medias (I-J) típico superior inferiorEntre los Del promedio hacia abajo ,15313(*) ,01997 ,000 ,0986 ,2076 más bajos No sé ,13296(*) ,02139 ,000 ,0746 ,1913 Del promedio hacia arriba ,20482(*) ,01877 ,000 ,1536 ,2560 Entre los mejores ,22055(*) ,01921 ,000 ,1681 ,2730Del promedio Entre los más bajos -,15313(*) ,01997 ,000 -,2076 -,0986 hacia abajo No sé -,02016 ,01376 ,585 -,0577 ,0174 Del promedio hacia arriba ,05169(*) ,00917 ,000 ,0267 ,0767 Entre los mejores ,06742(*) ,01003 ,000 ,0401 ,0948No sé Entre los más bajos -,13296(*) ,02139 ,000 -,1913 -,0746 Del promedio hacia abajo ,02016 ,01376 ,585 -,0174 ,0577 Del promedio hacia arriba ,07186(*) ,01195 ,000 ,0393 ,1045 Entre los mejores ,08758(*) ,01262 ,000 ,0531 ,1220Del promedio Entre los más bajos -,20482(*) ,01877 ,000 -,2560 -,1536 hacia arriba Del promedio hacia abajo -,05169(*) ,00917 ,000 -,0767 -,0267 No sé -,07186(*) ,01195 ,000 -,1045 -,0393 Entre los mejores ,01573 ,00736 ,204 -,0043 ,0358Entre los Entre los más bajos -,22055(*) ,01921 ,000 -,2730 -,1681 mejores Del promedio hacia abajo -,06742(*) ,01003 ,000 -,0948 -,0401 No sé -,08758(*) ,01262 ,000 -,1220 -,0531 Del promedio hacia arriba -,01573 ,00736 ,204 -,0358 ,0043* La diferencia de medias es significativa al nivel .05. 189
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico N° 2 Hipótesis 3: Existe asociación entre la agresión recibida y el sexo del estudiante. Tabla N° 5: ANOVA de un factor Agresión recibida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 469,363 2 234,682 272,423 ,000 Intra-grupos 42756,888 49633 ,861 Total 43226,252 49635 Tabla N° 6: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiples Variable dependiente: agresión recibida Games-Howell Intervalo de confianza al 95% Diferencia Error Sig. Límite Límite (I) P. 2:Tú eres: (J) P. 2:Tú eres: de medias (I-J) típico superior inferior Hombre Mujer ,19512(*) ,00839 ,000 ,1754 ,2148 NC ,05819 ,05192 ,502 -,0640 ,1803 Mujer Hombre -,19512(*) ,00839 ,000 -,2148 -,1754 NC -,13693(*) ,05170 ,023 -,2586 -,0153 NC Hombre -,05819 ,05192 ,502 -,1803 ,0640 Mujer ,13693(*) ,05170 ,023 ,0153 ,2586 * La diferencia de medias es significativa al nivel .05.190
  • Gráfico N° 3Hipótesis 4: Existe asociación entre la agresión ejercida y el sexo del estudianteTabla N° 7: ANOVA de un factorAgresión ejercida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 413,916 2 206,958 419,891 ,000 Intra-grupos 24463,353 49633 ,493 Total 24877,268 49635Tabla N° 8: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiplesVariable dependiente: agresión ejercidaGames-Howell Intervalo de confianza al 95% Diferencia Error Sig. Límite Límite(I) P. 2:Tú eres: (J) P. 2:Tú eres: de medias (I-J) típico superior inferiorHombre Mujer ,18334(*) ,00636 ,000 ,1684 ,1983 NC ,10550(*) ,03781 ,015 ,0165 ,1945Mujer Hombre -,18334(*) ,00636 ,000 -,1983 -,1684 NC -,07784 ,03756 ,097 -,1662 ,0105NC Hombre -,10550(*) ,03781 ,015 -,1945 -,0165 Mujer ,07784 ,03756 ,097 -,0105 ,1662* La diferencia de medias es significativa al nivel .05. 191
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico N° 4 Hipótesis 5: Existe asociación entre la agresión recibida y la dependencia del establecimiento. Tabla Nº 9: ANOVA de un factor Agresión recibida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 294,976 2 147,488 170,511 ,000 Intra-grupos 42931,276 49633 ,865 Total 43226,252 49635 Tabla Nº 10: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiples Variable dependiente: agresión recibida Games-Howell Intervalo de confianza al 95% (I) TIPO DE (I) TIPO DE Diferencia Error Sig. Límite Límite COLEGIO(J) COLEGIO de medias (I-J) típico superior inferior Municipal Particular Subvencionado ,14724(*) ,00912 ,000 ,1259 ,1686 Particular Pagado ,18408(*) ,01259 ,000 ,1546 ,2136 Particular Municipal -,14724(*) ,00912 ,000 -,1686 -,1259 Subvencionado Particular Pagado ,03684(*) ,01160 ,004 ,0096 ,0640 Particular Municipal -,18408(*) ,01259 ,000 -,2136 -,1546 Pagado Particular Subvencionado -,03684(*) ,01160 ,004 -,0640 -,0096 * La diferencia de medias es significativa al nivel .05.192
  • Gráfico Nº 5Hipótesis 6: Existe asociación entre la agresión ejercida y la dependencia del establecimiento.Tabla Nº 11: ANOVA de un factorAgresión ejercida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 81,557 2 40,778 81,625 ,000 Intra-grupos 24795,712 49633 ,500 Total 24877,268 49635Tabla N° 12: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiplesVariable dependiente: agresión ejercidaGames-Howell Intervalo de confianza al 95%(I) TIPO DE (J) TIPO DE Diferencia Error Sig. Límite LímiteCOLEGIO COLEGIO de medias (I-J) típico superior inferiorMunicipal Particular Subvencionado ,08412(*) ,00690 ,000 ,0679 ,1003 Particular Pagado ,07015(*) ,01012 ,000 ,0464 ,0939Particular Municipal -,08412(*) ,00690 ,000 -,1003 -,0679 Subvencionado Particular Pagado -,01397 ,00929 ,290 -,0358 ,0078Particular Municipal -,07015(*) ,01012 ,000 -,0939 -,0464 Pagado Particular Subvencionado ,01397 ,00929 ,290 -,0078 ,0358* La diferencia de medias es significativa al nivel .05. 193
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico Nº 6 Hipótesis 7: Existe asociación entre la agresión recibida y el tipo de establecimiento (sólo hombres, sólo mujeres o mixto) Tabla Nº 13: ANOVA de un factor Agresión recibida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 78,614 2 39,307 45,215 ,000 Intra-grupos 43147,638 49633 ,869 Total 43226,252 49635 Tabla Nº 14: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiples Variable dependiente: agresión recibida Games-Howell Intervalo de confianza al 95% (I) TIPO DE (J) TIPO DE Diferencia Error Sig. Límite Límite ALUMNOS ALUMNOS de medias (I-J) típico superior inferior Sólo Hombres Sólo Mujeres ,18698(*) ,03085 ,000 ,1146 ,2594 Mixto ,02277 ,02901 ,713 -,0453 ,0909 Sólo Mujeres Sólo Hombres -,18698(*) ,03085 ,000 -,2594 -,1146 Mixto -,16421(*) ,01224 ,000 -,1929 -,1355 Mixto Sólo Hombres -,02277 ,02901 ,713 -,0909 ,0453 Sólo Mujeres ,16421(*) ,01224 ,000 ,1355 ,1929 * La diferencia de medias es significativa al nivel .05.194
  • Gráfico Nº 7Hipótesis 8: Existe asociación entre la agresión ejercida y el tipo de establecimiento (sólo hombres, sólomujeres o mixto).Tabla Nº 15: ANOVA de un factorAgresión ejercida Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos 54,778 2 27,389 54,764 ,000 Intra-grupos 24822,491 49633 ,500 Total 24877,268 49635Tabla Nº 16: Pruebas post hoc: Comparaciones múltiplesVariable dependiente: agresión ejercidaGames-Howell Intervalo de confianza al 95%(I) TIPO DE (J) TIPO DE Diferencia Error Sig. Límite LímiteALUMNOS ALUMNOS de medias (I-J) típico superior inferiorSólo Hombres Sólo Mujeres ,20400(*) ,02281 ,000 ,1505 ,2575 Mixto ,07376(*) ,02178 ,002 ,0226 ,1249Sólo Mujeres Sólo Hombres -,20400(*) ,02281 ,000 -,2575 -,1505 Mixto -,13023(*) ,00831 ,000 -,1497 -,1108Mixto Sólo Hombres -,07376(*) ,02178 ,002 -,1249 -,0226 Sólo Mujeres ,13023(*) ,00831 ,000 ,1108 ,1497* La diferencia de medias es significativa al nivel .05. 195
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Gráfico Nº 8 Hipótesis 9: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión recibida, controlando el rendimiento del estudiante. Tabla Nº 17: Rendimiento = Entre los más bajos Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,277(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 2734 566 clima Coeficiente de correlación -,277(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 566 566 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Entre los más bajos Tabla Nº 18: Rendimiento = Del promedio hacia abajo Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,236(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 7799 2258 clima Coeficiente de correlación -,236(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 2258 2258 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Del promedio hacia abajo196
  • Tabla Nº 19: Rendimiento = No séCorrelaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,236(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 5089 713 clima Coeficiente de correlación -,236(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 713 713 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = No séTabla Nº 20: Rendimiento = Del promedio hacia arribaCorrelaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,258(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 20496 5751 clima Coeficiente de correlación -,258(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 5751 5751 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Del promedio hacia arribaTabla Nº 21: Rendimiento = Entre los mejoresCorrelaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,294(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 8872 2839 clima Coeficiente de correlación -,294(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 2839 2839 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Entre los mejores 197
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Hipótesis 10: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión ejercida, controlando el rendimiento del estudiante. Tabla Nº 22: Rendimiento = Entre los más bajos Correlaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,117(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,005 N 2734 566 clima Coeficiente de correlación -,117(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,005 . N 566 566 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Entre los más bajos Tabla Nº 23: Rendimiento = Del promedio hacia abajo Correlaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,157(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 7799 2258 clima Coeficiente de correlación -,157(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 2258 2258 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Del promedio hacia abajo Tabla Nº 24: Rendimiento = No sé Correlaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,186(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 5089 713 clima Coeficiente de correlación -,186(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 713 713 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = No sé198
  • Tabla N° 25: Rendimiento = Del promedio hacia arribaCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,175(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 20496 5751 clima Coeficiente de correlación -,175(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 5751 5751 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Del promedio hacia arribaTabla N° 26: Rendimiento = Entre los mejoresCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,213(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 8872 2839 clima Coeficiente de correlación -,213(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 2839 2839 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: rendimiento = Entre los mejoresHipótesis 11: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión recibida, controlando el sexo del estudiante.Tabla N° 27: P. 2: Tú eres: = HombreCorrelaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,224(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 22193 6067 clima Coeficiente de correlación -,224(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 6067 6067 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: P. 2:Tú eres: = Hombre 199
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla N° 28: P. 2: Tú eres: = Mujer Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,310(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 22803 6012 clima Coeficiente de correlación -,310(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 6012 6012 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: P. 2: Tú eres: = Mujer Tabla N° 29: P. 2: Tú eres: = NC Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,329(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 355 112 clima Coeficiente de correlación -,329(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 112 112 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: P. 2: Tú eres: = NC Hipótesis 12: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión ejercida, controlando el sexo del estu- diante. Tabla N° 30: P. 2: Tú eres: = Hombre Correlaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,180(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 22193 6067 clima Coeficiente de correlación -,180(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 6067 6067 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: P. 2: Tú eres: = Hombre200
  • Tabla N° 31: P. 2: Tú eres: = MujerCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,186(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 22803 6012 clima Coeficiente de correlación -,186(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 6012 6012 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: P. 2: Tú eres: = MujerTabla N° 32. P. 2: Tú eres: = NCCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,243(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,010 N 355 112 clima Coeficiente de correlación -,243(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,010 . N 112 112 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: P. 2: Tú eres: = NCHipótesis 13: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión recibida, controlando la dependencia delestablecimiento.Tabla N° 33TIPO DE COLEGIO = MunicipalCorrelaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,280(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 24029 6024 clima Coeficiente de correlación -,280(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 6024 6024 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE COLEGIO = Municipal 201
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla N° 34 TIPO DE COLEGIO = Particular Subvencionado Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,235(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 16208 4442 clima Coeficiente de correlación -,235(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 4442 4442 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE COLEGIO = Particular Subvencionado Tabla N° 35 TIPO DE COLEGIO = Particular Pagado Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,258(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 5114 1725 clima Coeficiente de correlación -,258(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 1725 1725 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE COLEGIO = Particular Pagado Hipótesis 14: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión ejercida, controlando la dependencia del establecimiento. Tabla N° 36 TIPO DE COLEGIO = Municipal Correlaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,183(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 24029 6024 clima Coeficiente de correlación -,183(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 6024 6024 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE COLEGIO = Municipal202
  • Tabla N° 37TIPO DE COLEGIO = Particular SubvencionadoCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,158(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 16208 4442 clima Coeficiente de correlación -,158(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 4442 4442 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE COLEGIO = Particular SubvencionadoTabla N° 38TIPO DE COLEGIO = Particular PagadoCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,227(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 5114 1725 clima Coeficiente de correlación -,227(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 1725 1725 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE COLEGIO = Particular PagadoHipótesis 15: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión recibida, controlando si el establecimien-to educacional es de sólo hombres, sólo mujeres o mixto.Tabla N° 39TIPO DE ALUMNOS = Sólo HombresCorrelaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,459(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 853 338 clima Coeficiente de correlación -,459(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 338 338 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE ALUMNOS = Sólo Hombres 203
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla N° 40 TIPO DE ALUMNOS = Sólo Mujeres Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,385(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 2852 878 clima Coeficiente de correlación -,385(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 878 878 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE ALUMNOS = Sólo Mujeres Tabla N° 41 TIPO DE ALUMNOS = Mixto Correlaciones(a) agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,459(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 853 338 clima Coeficiente de correlación -,459(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 338 338 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE ALUMNOS = Mixto Hipótesis 16: Existe asociación entre el clima escolar y la agresión ejercida, controlando si el establecimien- to educacional es de sólo hombres, sólo mujeres o mixto. Tabla N° 42 TIPO DE ALUMNOS = Sólo Hombres Correlaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,331(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 853 338 clima Coeficiente de correlación -,331(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 338 338 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE ALUMNOS = Sólo Hombres204
  • Tabla N° 43TIPO DE ALUMNOS = Sólo MujeresCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,328(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 2852 878 clima Coeficiente de correlación -,328(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 878 878 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE ALUMNOS = Sólo MujeresTabla N° 44TIPO DE ALUMNOS = MixtoCorrelaciones(a) agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,169(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 41646 10975 clima Coeficiente de correlación -,169(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 10975 10975 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). a: TIPO DE ALUMNOS = MixtoTabla N° 45Correlación entre clima escolar y agresión recibida (sin segmentar por variables a controlar)Correlaciones agresión recibida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,264(**) Spearman recibida Sig. (bilateral) . ,000 N 45351 12191 clima Coeficiente de correlación -,264(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 12191 12191 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). 205
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia Tabla N° 46 Correlación entre clima escolar y agresión ejercida (sin segmentar por variables a controlar) Correlaciones agresión ejercida clima Rho de agresión Coeficiente de correlación 1,000 -,180(**) Spearman ejercida Sig. (bilateral) . ,000 N 45351 12191 clima Coeficiente de correlación -,180(**) 1,000 Sig. (bilateral) ,000 . N 12191 12191 ** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).206
  • CARACTERIZACIÓN DE ADOLESCENTES INFRACTORES DE LEyCONSUMIDORES DE DROGAS y JUDICIALIZADOS DE LA PROVINCIADE CONCEPCIÓN, INGRESADOS AL PROGRAMA DE TRATAMIENTOAMBULATORIO INTENSIVO “CRESER CONCEPCIÓN”, FUNDACIÓNTIERRA DE ESPERANZAJoanna Adolfssen1, Sofía Bello2, Joel Díaz3, Andrea González4, Paula González5,Julián Hernández6, Gonzalo Navarrete7, Ana Quezada8, Paulina Reyes9, Lorena Trujillo10, Nelson Villagrán11.Fundación Tierra de Esperanza.Resumen que las dimensiones adolescencia, droga y delito, se asocian a múltiples variables clínicas, psicosociales yEl tratamiento de adolescentes infractores de ley socioculturales que requieren ser integradas en lasconsumidores problemáticos de drogas exige la ne- metodologías de intervención.cesidad de caracterización de la población, dada lacomplejidad del fenómeno y la escasa investigación Palabras claves: Caracterización, adolescentes, dro-en Chile. Los objetivos del estudio apuntan a descri- ga, delito, tratamiento.bir características clínicas y psicosociales de adoles-centes ingresados al Programa Ambulatorio Inten-sivo “CreSer Concepción” de Fundación Tierra deEsperanza en la provincia de Concepción, entre los I. INTRODUCCIÓNperíodos junio 2007 a diciembre 2009. Es un estudiocuantitativo, descriptivo, transversal, basado en una El tratamiento de adolescentes infractores de leymuestra no probabilística. El procedimiento incluyó consumidores problemáticos de drogas reviste unla aplicación de instrumentos diagnósticos al inicio entramado de aproximaciones dada la complejidaddel tratamiento basados en cuestionarios de pre- del fenómeno abordado. Estas múltiples explicacio-guntas factuales y escalas estandarizadas. Los resul- nes poseen sustrato clínico, socio- sanitario, culturaltados reflejan tendencias sociodemográficas marca- y/o jurídico resultando difícil que cualquiera de ellasdas de género, edad y etnia, experiencias escolares introduzca en sus observaciones sustratos de saberesfracasadas, prácticas de consumo de drogas de alto distintos al propio. Sobre la base de la concepción delriesgo, precariedad económica, funciones parenta- consumo de drogas y del delito, entendidos comoles deficientes, débil impacto de redes formales e in- fenómenos multicausales y multifactoriales, es quetervenciones anteriores, un tercio presenta privación las formas de intervención debieran considerar estade libertad anterior y 51,3% se encuentra sancio- complejidad y desarrollar estrategias que pretendannado por delitos contra las personas. Se concluye integrar la multiplicidad de factores asociados, en-la necesidad de diseñar intervenciones terapéuticas tendiendo que ambos fenómenos son el resultadoque busquen integralidad y especificidad en la com- de variables individuales (biológicas y psicológicas),prensión e intervención del fenómeno, constatando familiares, sociales (micro y macro) y culturales. Es1. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, joanna.adolfssen@tdesperanza.cl2. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, sofia.bello@tdesperanza.cl3. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, joel.diaz@tdesperanza.cl4. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, andrea.gonzalez@tdesperanza.cl5. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, paula.gonzalez@tdesperanza.cl6. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, julian.hernandez@tdesperanza.cl7. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, gonzalo.navarrete@tdesperanza.cl8. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, ana.quezada@tdesperanza.cl9. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, paulina.reyes@tdesperanza.cl10. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, lorena.trujillo@tdesperanza.cl11. Angol N° 166, Concepción, (041) – 2854700, nelson.villagran@tdesperanza.cl 207
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia así como, por ejemplo, los factores relacionados con peranza. Sus resultados pretenden ser guías que se la conducta delictiva juvenil pueden ser clasificados traducen en decisiones para la intervención, a la en diversos ámbitos de procedencia, de acuerdo a vez que en insumos complementarios para el abor- un continuo que va desde el nivel individual has- daje con esta población y sus especificidades en ta el nivel sociocultural (Trudel, 2000 en Rioseco y otros contextos. cols., 2009). De ahí entonces lo necesario de buscar aprehender esta realidad con miras a ponderar las A. Planteamiento del problema distintas variables como aporte a la evaluación del impacto específico de ellas. A partir de la promulgación de la LRPA se viene a po- ner nuevamente de relieve en Chile el tratamiento de En particular, la adolescencia parece ser una edad adolescentes que han cometido delito, para lo cual el privilegiada para el ingreso a las prácticas delictua- Estado implementa sanciones y una oferta socio edu- les y el consumo problemático de drogas. Es posible cativa, que dentro de sus lineamientos incluye a aque- concebir a la adolescencia como un período donde llos que presentan consumo problemático de drogas, se hacen necesarios un conjunto de ajustes en el in- dado que es sabido la alta prevalencia de consumo dividuo para funcionar con respecto a sí mismo y al de sustancias en esta población. Así, viene a existir medio. A su vez estos ajustes inciden y se matizan la necesidad de dar cumplimiento a la sanción acce- por el medio social donde se desarrolla el adolescen- soria del artículo 7º de la mencionada ley, así como te. Es así como algunas características de la adoles- también a la existencia de un recurso para aquellos cencia que constituyen mayor vulnerabilidad, tales jóvenes que voluntariamente deseen acceder a un como la tendencia al hedonismo y, por tanto, a la tratamiento con énfasis en el abordaje del consumo búsqueda del placer fácil; el presentismo, es decir, de drogas y de la salud mental en general. el placer que tiene que ser ahora y no después; la necesidad de transformación química de los esta- Considerando la necesidad de establecer diagnósti- dos de ánimo; la impulsividad y la baja tolerancia cos acerca del comportamiento de las propuestas del de la frustración entregan un contexto que facilita Estado a tres años de funcionamiento de la LRPA, el que los adolescentes desarrollen vulnerabilidad. Así, presente estudio precisa conocer su operacionaliza- la conducta de consumo y la conducta transgresora ción a través de la caracterización en una muestra de se deben analizar desde la perspectiva de la com- sujetos con consumo problemático de drogas y prác- prensión de la conducta, pero también desde una ticas delictuales judicializadas, lo que viene a aportar perspectiva histórica (Arbex, 2002), siendo necesa- a este ámbito de estudio, en el que nuestro país se rio mirar cómo estos aspectos psicosociales están in- encuentra en proceso de evaluación y de acumula- fluenciados y, en dependencia directa, por factores ción de acerbo investigativo. De esta manera y to- socio-culturales. De acuerdo a ello, en adolescentes mando en cuenta la incipiente investigación en Chile infractores de ley consumidores problemáticos de sobre la materia, el interés se centra en generar in- drogas, será necesario atender al lugar que ocupa el formación que fomente el entregar una mejor aten- delito y la droga en la construcción de la identidad ción e intervención a la población, así como también y en su historia vital, incluyendo en la óptica del in- a entregar nuevos insumos a aquellas instancias gu- terventor, desde las dimensiones individuales, hasta bernamentales y no-gubernamentales involucradas aquellas de orden cultural. con el fenómeno del consumo de drogas en jóvenes con prácticas delictuales. Lo anterior, entendiendo Entendiendo la importante carga valórica presen- que el consumo de drogas se encuentra presente en te en la comprensión del fenómeno es que resulta la mayoría de los adolescentes infractores de los dis- atingente conocer sus características desde una ob- tintos sistemas del Servicio Nacional de Menores, en servación bio- psico- social, que permita auscultar adelante SENAME, y que se trata de una población la compleja articulación del fenómeno. De esta ma- específica con altos índices de consumo problemáti- nera, se presentan a continuación los resultados de co y variables de riesgo asociadas. una sistematización de un grupo de adolescentes sancionados por la Ley de Responsabilidad Penal Asimismo, la información referida a jóvenes eti- Adolescente Nº 20.084, en adelante LRPA, y que quetados de “infractores de ley con consumo pro- han sido derivados al Programa de Tratamiento blemático” aparece escasa en Chile, y más aún, se “CreSer Concepción” de Fundación Tierra de Es- encuentra sustentada preferentemente desde el208
  • mundo judicial, limitando el espectro de análisis más 2. Objetivos específicosbien a sus prácticas delictivas y/o de consumo dedrogas. Del incipiente nivel de investigación y de la Describir las características sociodemográficas deimportante carga valórica asociada a la comprensión adolescentes ingresados al PAI12“CreSer Concep-de ambos fenómenos se presentan nuevas comple- ción” de Fundación Tierra de Esperanza.jidades para la objetivación y operacionalización deltratamiento con esta población, ante lo que resulta Describir las características familiares y socioeco-necesario establecer criterios que orienten la inter- nómicas de adolescentes ingresados al PAI “CreServención con miras a lograr una atención especiali- Concepción” de Fundación Tierra de Esperanza.zada y concordante con sus realidades, necesida-des, cosmovisiones, creencias, valores y procesos de Describir los antecedentes tempranos del desarrolloconstrucción identitaria. de adolescentes ingresados al PAI “CreSer Concep- ción” de Fundación Tierra de Esperanza.B. Antecedentes Describir los antecedentes de vulneración y maltratoFundación Tierra de Esperanza nace el año 1997, de adolescentes ingresados al PAI “CreSer Concep-encontrando sus orígenes en la Fundación suiza ción” de Fundación Tierra de Esperanza.“Tierra de Hombres”. En sus 13 años de funciona-miento ha dedicado su misión a defender los dere- Describir las características de escolaridad de ado-chos de la infancia más vulnerada del país. Dentro lescentes ingresados al PAI “CreSer Concepción” dede ello, el Programa CreSer Concepción nace como Fundación Tierra de Esperanza.programa piloto el año 2003, para otorgar trata-miento de drogas a adolescentes infractores de Describir las características institucionales y judicialesley en toda la región del Bio Bio. Con la puesta en de adolescentes ingresados al PAI “CreSer Concep-marcha de la LRPA, se especializa en el tratamien- ción” de Fundación Tierra de Esperanza.to de adolescentes con prácticas delictuales, comoun dispositivo ambulatorio del Programa de Trata- Describir las características de consumo de drogasmiento Integral de Adolescentes infractores de Ley de adolescentes ingresados al PAI “CreSer Concep-con Consumo Problemático de Alcohol – Drogas ción” de Fundación Tierra de Esperanza.y Otros Trastornos de Salud Mental, del convenioCONACE- SENAME- FONASA- MINSAL. De esta Describir las características de tratamientos ante-manera, el presente estudio nace de la necesidad riores de drogas y salud mental de adolescentes in-institucional de generar conocimiento con miras a gresados al PAI “CreSer Concepción” de Fundaciónlograr una intervención atingente a las caracterís- Tierra de Esperanza.ticas de los/as jóvenes que inician tratamiento dedrogas y salud mental en él, a la vez que contri- 3. Hipótesisbuir a las entidades del Estado a cargo del diseñode orientaciones técnicas para la población, como Dentro de las características clínicas y psicosocialesnuevos insumos para su evaluación. de los adolescentes infractores de ley con consumo problemático de drogas, se presentan característi-C. Objetivos e hipótesis cas familiares y económicas adversas, antecedentes tempranos del desarrollo de riesgo, experiencias de1. Objetivo general fracaso y frustración escolar, vinculación con redes institucionales de escaso soporte, historias de mal-Describir características clínicas y psicosociales, de trato y vulneración y compromiso con el consumoadolescentes ingresados al Programa Ambulatorio de drogas extremadamente alto.Intensivo “CreSer Concepción” de Fundación Tierrade Esperanza en la provincia de Concepción, entrelos períodos junio 2007 a diciembre 2009.12. PAI, entiéndase como la sigla que resume el nombre del dispositivo “Programa Ambulatorio Intensivo”. 209
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia II. METODOLOGÍA Bajo estas consideraciones, quedó delimitada la muestra que finalmente se incluye en el estudio, la Es un estudio cuantitativo, descriptivo, transversal, cual cuenta con 39 casos de un total de 62 ingresos basado en una muestra no probabilística, basado al programa durante las fechas establecidas por el en las características clínicas y psicosociales de los/ estudio. El procedimiento incluyó la información que as adolescentes ingresados al Programa de Trata- fue obtenida a través de la aplicación de cuestiona- miento CreSer Concepción de Fundación Tierra de rios principalmente con preguntas factuales y esca- Esperanza. las estandarizadas que indagaba diferentes materias y que fueron aplicados por los profesionales compe- El universo lo conforman los/as adolescentes aten- tentes a cada temática (psicóloga, psiquiatra, técni- didos por el programa entre junio de 2007 y di- co en rehabilitación de drogas, trabajadora social, ciembre de 2009, que han sido derivados desde los profesor y sociólogo). Los instrumentos son aplica- programas de responsabilidad penal adolescente dos a todos/as los/as jóvenes durante el primer mes del SENAME. Asimismo, para su incorporación de- y medio de tratamiento, etapa que se concibe en bían presentar un consumo de drogas considerado el programa como la etapa de diagnóstico. De esta problemático en abuso o dependencia según los forma se accedió a sus antecedentes sociodemográ- criterios DSM-IV. También constituyeron criterios de ficos, realidades y experiencias en torno al consumo ingreso, las comunas de residencia de quienes in- de drogas, antecedentes del desarrollo, anteceden- gresan a tratamiento, siendo exclusivamente las que tes económicos y sociales, tratamientos anteriores, pertenecen al territorio correspondiente a la jurisdic- antecedentes escolares y antecedentes de vulnera- ción del Servicio de Salud de Concepción. ción y maltrato. A partir de estas 8 dimensiones en las que se agruparon las variables que incorporan los Se realizó un muestreo de conveniencia, incluyendo instrumentos diagnósticos, que se determinaron las a aquellos/as jóvenes que, cumpliendo los criterios características que finalmente se presentan en el es- muestrales, ingresaron al programa junto con la pues- tudio final, como una forma de incluir aquella infor- ta en marcha de la LRPA, esto es en junio de 2007, ya mación más relevante para cumplir con los objetivos que venían de procesos anteriores a la ley en el mismo que la investigación se propuso. Programa, cuando éste se presentaba de manera pi- loto en la región del Bio Bio. Para el resto de jóvenes Tras la revisión, discusión y análisis de las variables que ingresó con posterioridad a la puesta en marcha establecidas para el estudio, se procedió a la crea- de la LRPA, la selección de ingreso a la muestra quedó ción de la base de datos, para lo cual se determinó determinada por los siguientes criterios: la utilización del programa estadístico SPSS. 1. Ingreso efectivo al Programa de Tratamiento Am- bulatorio Intensivo “CreSer Concepción” entre los III. RESULTADOS y DISCUSIÓN meses de junio de 2007 y diciembre de 2009; 2. Completar al menos el proceso de diagnóstico A. Antecedentes socio-demográficos que el programa ha determinado para identificar las características generales de los/as jóvenes y sus fa- La edad de los adolescente presenta su mayor con- milias, vale decir, a lo menos 2 meses de tratamiento centración porcentual en el segmento etario corres- en el programa y pondiente a los 17 años, con 41,03%, lo cual se 3. Contar con la posibilidad real de comprobar la in- acerca a los resultados expuestos por el estudio a formación obtenida por medio de los instrumentos cargo de la Pontificia Universidad Católica en 2007 diagnósticos a través de diversas instancias, esto es, el que señala que el promedio de edad de los in- entrevistas de más de un profesional con el/la joven fractores de ley es de 16 años (Instituto de Socio- y su familia, generar cruce de información con otros logía, 2007). Igualmente en base a lo referido por programas de orden psicosocial que hayan o estén un informe diagnóstico de la implementación de la atendiendo al/la joven y su familia y, finalmente, la LRPA emitido por SENAME, el grupo de edad más reevaluación de ciertas variables y/o dimensiones numeroso, es también los 17 años (SENAME, 2010). durante el proceso de tratamiento, a partir de la Para el caso del presente estudio, la segunda mayo- consolidación de un vínculo terapéutico confiable. ría porcentual se ubica en los/as jóvenes de 16 años210
  • con 30,77%, por lo que los 16 y 17 años represen- Por último, en relación a la etnia de los/as adoles-tan al 71,8% de la muestra. centes se obtiene una representación porcentual de 5,13%. Considerando que la etnia que se encuentraEn relación al sexo de los/as adolescentes, se evi- presente en la VIII región corresponde mayoritaria-dencia la importante diferencia porcentual entre los mente a la mapuche, es constatable que la mayorhombres y mujeres atendidos por el programa. La concentración de esta población se encuentra vi-mayoría corresponde a hombres, con 92,31%, lo viendo en sus propias comunidades, por lo que sonque se condice con lo referido por el estudio de la los/as jóvenes que provienen desde allí quienes sePontificia Universidad Católica, el cual señala que el declaran como tales. Los/as adolescentes atendidos88,7% de los jóvenes encuestados es hombre (Ins- con ascendencia mapuche se caracterizan por vivirtituto de Sociología, 2007). Por su parte, según el en las ciudades, generalmente no se sienten iden-informe entregado por SENAME en relación a los tificados con su etnia y muchas veces no tienen co-casos ingresados a las distintas medidas y sanciones nocimiento del origen de su apellido. La prevalenciade la LRPA entre los años 2008 y 2009, los hombres de jóvenes infractores con consumo problemáticoconstituyen el 88,6%. Según el mismo informe y re- provenientes de comunidades ha resultado bajo,cabando los ingresos de adolescentes atendidos en observándose en este pequeño grupo, a adolescen-centros de tratamiento en convenio con CONACE tes con prácticas delictuales correspondientes pre-entre los años 2007 a 2009, los hombres alcanzan ferentemente a agresión, violencia o riñas y con unalrededor del 92% del total de usuarios/as (SENA- consumo de drogas que se caracteriza por el usoME, 2010), coincidente con lo arrojado en el presen- del alcohol como droga principal. En tanto los/aste estudio. jóvenes de ascendencia indígena que se involucran en el delito de robo o similares y con prácticas dePara el caso de la presencia de algún adulto res- policonsumo, más bien corresponden a aquellos deponsable que acompañe el proceso al momento población urbana.del ingreso a tratamiento, se constata que los/asadolescentes, en 94,87%, cuentan con algún adul- B. Antecedentes familiares y socio econó-to responsable o figura significativa presente en su micosproceso. Según lo definido operacionalmente paraesta variable, se trata de aquella figura que se ob- En relación a los antecedentes de pertenencia de laserva como presente y demandante de tratamiento, conformación familiar, menos de la mitad de los/asdurante la fase inicial del mismo. Los datos antes adolescentes vive con ambos padres (41,03%), a pe-expuestos sugieren la importancia de tener presente sar que casi el 90% de ellos/as nació en un contextoque se trata de jóvenes con al menos un vínculo sos- de matrimonio o de convivencia de sus progenitores.tenido de manera significativa hacia una figura adul-ta y con permanencia en un sistema familiar que no En lo referido a la constitución familiar, los datos pre-conduce a la caracterización de un perfil de jóvenes sentan que el 66,67% de los casos, se trata de jóve-con agrupaciones en caleta de pares. nes nacidos bajo la constitución del matrimonio. De ellos, sólo el 57,69% seguía constituído como tal.En relación al parentesco del adulto responsable que En 23,08% de los casos la relación sostenida al mo-acompaña en el ingreso a tratamiento se destaca mento del nacimiento de los/as jóvenes había sidoque en el 87,18% de los casos, ésta se trata de la de convivencia, de los cuales sólo el 11,11% seguíafigura materna. La ausencia de figuras masculinas y constituido como pareja; similar porcentaje vivía enespecíficamente del padre, que para este estudio re- una institución a cargo de SENAME; en 7,69%, elpresenta al 2,56%, amerita reflexiones coincidentes nacimiento de los/as jóvenes se produjo en el con-con lo expuesto por la Pontificia Universidad Cató- texto de una relación ocasional, de los cuales sólolica en 2007. Según ese estudio, en su dimensión un tercio continuaba viviendo con su madre; y final-cualitativa, la valoración positiva que hacen los/as mente, llama la atención que 2,56% no presentajóvenes de la figura femenina, representada por la grupo familiar. Si se suman los porcentajes de hijos/figura maternal (madre, tía, abuela), ocupa un lugar as nacidos/as fuera del matrimonio, éstos represen-privilegiado en sus declaraciones, en contraposición tan el 30,77% de la muestra, situación similar a lacon la del padre ausente o padrastro (Instituto de realidad nacional de la época en que estos jóvenesSociología, 2007). nacieron (finales de los ochenta y principios de los 211
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia noventa). Sin embargo, estas cifras en la actualidad reflejan que 44,74% de los casos, se trata de jóve- superan el 60%, reflejando una nueva forma de nes y familias que habitan viviendas menores a 400 concebir la familia en cuanto a construcción social UF, y 15,79% lo hace en viviendas clasificadas como (Valdés y Valdés, 2005). mayores a 400 Unidades de Fomento. Considerando que sólo 5,26% lo hace en una situación precaria de En base a la clasificación establecida por la Comi- vivienda (mediaguas y/o pieza), es posible hipoteti- sión Nacional de la Familia en su definición acerca zar, que desde las políticas de vivienda que el Estado de los distintos modelos de organización familiar, se ha implementado durante los últimos años, un nú- han establecido los distintos grupos de familias que mero importante de las familias atendidas, han sido conforman los/as jóvenes de la muestra. Los resulta- reubicadas en otros asentamientos territoriales, con dos se comportan de la siguiente manera: 38,46% el objeto de otorgar mejores condiciones de habita- de ellas corresponde a familia nuclear biparental, es bilidad. Sin embargo, es reconocido por los benefi- decir, aquella integrada por el padre y la madre, con ciarios de estos programas, que muchas veces tales uno o más hijos, seguida en 25,64% de familias nu- políticas han traído consigo importantes experien- cleares monoparentales, correspondientes a aquellas cias de desarraigo que no han considerado las carac- integradas por uno de los padres y uno o más hijos. terísticas socioculturales de la población, trayendo Siguiendo lo planteado por esta Comisión, también con ello importantes dificultades de adaptabilidad se ha reconocido la existencia de una forma de or- ante nuevos escenarios de convivencia social ajenos ganización familiar cada vez más frecuente, dados a sus prácticas sostenidas por años en espacios de los cambios culturales y demográficos en nuestro redes formales e informales cargadas de historicidad país, correspondiente a la familia reconstituida, que e identidad. Finalmente, en un porcentaje no menor, corresponde a aquella formada por una pareja, con específicamente 31,58% de los casos, se trata de vi- o sin hijos comunes, que integra hijos de uniones viendas clasificadas como “autoconstrucción”, for- conyugales anteriores, de uno o ambos miembros ma en la que tradicionalmente se configuraron los de la pareja. En esta clasificación se ubica la tercera barrios a partir de las tomas de terreno durante los mayoría porcentual, con 12,82%, mismo porcentaje poblamientos en las diversas comunas de la zona. que la extensa monoparental, la cual se configura Junto a esto, la cesión de terrenos entre las familias, por la presencia de uno de los progenitores y, por lo es también una práctica recurrente en aquellos sec- general, con parte de la familia de origen de éste/a. tores donde la costumbre de seguir perteneciendo Al respecto, en un estudio realizado en la VIII región al sector de procedencia constituye un factor identi- con adolescentes infractores de ley se concluyó tam- tario específico y donde la autoconstrucción forma bién que el 38% de los adolescentes de la muestra parte de esa pertenencia. vivían con ambos padres (Rioseco y cols., 2009). En relación a la tenencia de la vivienda, se eviden- Los datos expuestos coinciden también con los re- cia que más del 50% de los/as jóvenes y familias de sultados del Censo del año 2002, los que con rela- la muestra, se encuentra en calidad de propietario ción al tema de las características de las familias con- no deudor. Del total de propietarios no deudores, el temporáneas chilenas, muestra que la mayoría de la 75% son propietarios de una vivienda menor de 400 población vive en familia, siendo las de tipo nuclear UF, 10% son propietarios de una vivienda mayor de las más frecuentes, desplazando a las extendidas. 400 UF, mismo porcentaje para quienes presentan Las familias nucleares son de preferencia biparenta- una vivienda autoconstruida. Estos datos muestran les, con una madre y un padre a cargo del hogar. que los beneficios estatales para la obtención de vi- Sin embargo, se observa un aumento del número viendas básicas, se concentran en la población de de las familias monoparentales, junto con las fami- menores recursos, condicionando a ciertas caracte- lias reconstituidas (Instituto Nacional de Estadísticas, rísticas la obtención del mismo. 2003). En este sentido, las clasificaciones familiares de los/as jóvenes de la muestra, no presenta grandes En la segunda ubicación porcentual de tenencia diferencias en torno a las características de las fami- de vivienda, con 15,79%, se encuentran aquellas lias chilenas contemporáneas en general. familias que habitan viviendas cedidas. Finalmen- te, 13,16% se encuentran aquellos que habitan En relación a las condiciones de habitabilidad de los/ en asentamientos irregulares, caracterizados gene- as jóvenes y el acceso a servicios básicos, los datos ralmente por contextos de habitabilidad precarios,212
  • sostenidos por años y frente a los que muchas agru- C. Antecedentes tempranos del desarrollopaciones barriales han presentado oposición a sertrasladados a otros espacios territoriales distantes a Con un porcentaje de 89,74% casos válidos, se re-los que han permanecido, muchas veces por más de caban los siguientes antecedentes tempranos deluna generación. desarrollo: 50% de los casos de la muestra presenta asistencia en la Unidad de Alto Riesgo Obstétrico;Casi la totalidad de las familias de los/as jóvenes que 94,12% de los casos, el embarazo es cursado bajoparticipan de la muestra presenta servicio básico de controles médicos y ginecobstétricos regulares. Asi-electricidad, sin embargo, de ellos, 81,58% corres- mismo, 76,47% de las madres de los/as adolescentesponde a medidor de uso legal y un 15,79% que lo se realizó ecografías; el uso de medicamentos con oobtiene desde el tendido ilegal; 7,89% de las fami- sin prescripción médica, se presenta en el 9,38% delias y jóvenes de la muestra, aún no cuentan con los casos; 74,29% el parto corresponde a vía vagi-medios básicos de dignificación de sus condiciones nal, mientras que 25,71% corresponde a cesárea.de habitabilidad en lo que a eliminación de excretas 16,67% presenta alguna patología perinatal.se refiere, con todas las repercusiones negativas quede ello es posible presuponer. La lactancia materna es de 94,12%. Del total que ha recibido la lactancia materna, 30% mantiene éstaDe acuerdo a los límites de pobreza e indigencia por entre 1 a 3 meses, seguido del 23,33% para elurbana y rural establecidos según la Encuesta de período de 19 a 24 meses. Más de 24 meses repre-Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) sentan al 16,67%. En general, quienes mantienen2009, la caracterización socioeconómica familiar de la lactancia por un período superior a los 12 meses,los/as jóvenes presentes en la muestra, los clasifica alcanza al 46,67%.dentro de “indigencia urbana” en el 57,89% de loscasos. Lo sigue en una segunda mayoría porcentual El uso de fármacos con o sin prescripción médicala clasificación de “pobreza urbana”, mientras que durante la lactancia se presenta en el 6,06%. Losla clasificación de “no pobres”, alcanza al 21,05%. controles pediátricos regulares, se presentan enDe acuerdo a los análisis a partir de los resultados 96,97%. Asimismo, las vacunas obligatorias son su-de esta última encuesta, el ingreso promedio per ministradas en 100% a los/as adolescentes del pro-cápita del decil más bajo en la población chilena, grama. 8,82% de las madres reporta diagnóstico deasciende a $114.005 (MIDEPLAN, 2010), ingresos depresión post parto, la que, para efectos del pre-que en comparación con los antecedentes de la sente estudio, ha sido operacionalizada a partir demuestra del estudio, se presentan casi 3 veces más haber recibido el diagnóstico desde alguna instanciaaltos que el 58% de las familias de jóvenes en tra- formal de salud.tamiento. Asimismo, se muestran casi 2 veces másaltos que el 20% de la muestra del estudio que cla- En relación a otros antecedentes tempranos del de-sifican como “pobres urbanos”, considerando sólo sarrollo, 97,22% de los casos reporta un desarrollolos límites superiores de la clasificación de pobreza psicomotor normal en los/as adolescentes. Para ele indigencia que estima la encuesta CASEN. Estu- caso de la adquisición del lenguaje, éste es reporta-dios en población similar confirman la relevancia de do dentro de parámetros normales en 86,11% delo anterior, una vez que una investigación realizada los casos. Asimismo, el control de esfínteres es refe-con adolescentes infractores de ley de la provincia rido por las madres en parámetros normativos, en elde Concepción, señala que como factores de riesgo 94,44% de los casos de la muestra.socioeconómicos se han identificado las desventajassocioeconómicas, donde la pobreza ha sido asocia-da al estrés familiar, el que impactaría la capacidad D. Antecedentes de vulneración y maltratode los padres para responder adecuadamente anteproblemas y necesidades de sus hijos (Rioseco y En relación al acceso a servicios básicos en general,cols., 2009). del total de la muestra, 20,51% presenta dificulta- des en el acceso a estos servicios, los cuales hacen referencia a vivienda, a servicios de salud, educación, entre otros. 213
  • Sexto congreso nacional de investigación sobre violencia y delincuencia En relación a la presencia de abandono o negligencia escolar, el porcentaje mayoritario se concentra en los por parte de sus figuras parentales, 94,87% presen- 4 años con 23,