Los Secretos de las Presentaciones de Steve Jobs - Pedro Pérez en el Club 567
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Los Secretos de las Presentaciones de Steve Jobs - Pedro Pérez en el Club 567

on

  • 859 views

Presentación realizada en el Club 567 sobre las claves de las presentaciones de Steve Jobs descritas por Carmine Gallo en su libro. Pedro Pérez - www.curandote.com

Presentación realizada en el Club 567 sobre las claves de las presentaciones de Steve Jobs descritas por Carmine Gallo en su libro. Pedro Pérez - www.curandote.com

Statistics

Views

Total Views
859
Views on SlideShare
850
Embed Views
9

Actions

Likes
0
Downloads
23
Comments
0

3 Embeds 9

http://www.linkedin.com 6
https://www.linkedin.com 2
http://a0.twimg.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution-ShareAlike LicenseCC Attribution-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Los Secretos de las Presentaciones de Steve Jobs - Pedro Pérez en el Club 567 Los Secretos de las Presentaciones de Steve Jobs - Pedro Pérez en el Club 567 Presentation Transcript

  • Los Secretos de las Presentaciones de Steve Jobs Pedro Pérez Sede del Club 567 - Madrid 2 de febrero de 2012 www.curandote.com - Licencia Copyleftlunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Comunicar adecuadamentelunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • ¿Cual es el secreto?lunes 6 de febrero de 12
  • “Una presentación de Jobs libera un chute de dopamina en el cerebro de su público” Carmine Gallolunes 6 de febrero de 12
  • “Una presentación de Jobs libera un chute de dopamina en el cerebro de su público” Carmine Gallolunes 6 de febrero de 12
  • Típica presentación Power Point Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor.lunes 6 de febrero de 12
  • Típica presentación Power Point Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor.lunes 6 de febrero de 12
  • Típica presentación Power Point Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor. ¿Necesitamos realmente un Power Point?lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Miel Mejor probarlalunes 6 de febrero de 12
  • Típica presentación Power Point Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor.lunes 6 de febrero de 12
  • Típica presentación Power Point Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor.lunes 6 de febrero de 12
  • Típica presentación Power Point Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor. ¿Necesitamos realmente un Power Point?lunes 6 de febrero de 12
  • “La gente que sabe de lo que está hablando no necesita Power Point” ;-)) Steve Jobs, 1997lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • ¿Cual es la Idea Principal?lunes 6 de febrero de 12
  • Presentaciones más eficaceslunes 6 de febrero de 12
  • Presentaciones más eficaceslunes 6 de febrero de 12
  • ¿Cual es el interés?lunes 6 de febrero de 12
  • ¿Cual es el interés? ¿Para qué están aquí?lunes 6 de febrero de 12
  • ¿Cual es el interés? ¿Para qué están aquí? ¿Qué conseguirán?lunes 6 de febrero de 12
  • Presentaciones más eficaceslunes 6 de febrero de 12
  • Presentaciones más eficaceslunes 6 de febrero de 12
  • ¿Qué vas a decir?lunes 6 de febrero de 12
  • ¿Qué vas a decir? ¿Cuando lo vas a decir?lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Contar una historialunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • El Villanolunes 6 de febrero de 12
  • El Héroelunes 6 de febrero de 12
  • El Héroelunes 6 de febrero de 12
  • El Héroe El Villano El problema La Soluciónlunes 6 de febrero de 12
  • El Villano Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor. El problemalunes 6 de febrero de 12
  • El Villano Debido a sus componentes, la miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en energía. Pero la cosa no es tan sencilla como parece. En la composición de la miel participan más de 70 sustancias diferentes, de acuerdo a la variedad, que depende del tipo y la cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas y regionales. Un 60 a 80 por ciento de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo asimila directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, impiden que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas -proteínas y aminoácidos, entre otras-; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua -si es mayor esta proporción, se acelera el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas-, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico. No conforme con esto, la miel contiene minerales como el potasio (especialmente las oscuras, provenientes de bosques) y el fósforo, este último elemento importante para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las encargadas de facilitar que el organismo asimile fácilmente los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su acción antibiótica y, actuando conjuntamente con los monosacáridos y la acetilcolina -la cual, además, favorece la irrigación sanguínea- aportan a la miel una acción curativa sobre heridas. Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor. El problemalunes 6 de febrero de 12
  • La Soluciónlunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • En cada diapositivalunes 6 de febrero de 12
  • En cada diapositiva Una idea clave y sólo una idealunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • José Mª Lázaro Responsable de Desarrollo Red de Distribución Andreas STIHLlunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Manuel Pérez Promoción de Ventas STIHLlunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Un mal producto puede parecer bueno con una buena presentación. Una mala presentación puede hacer que un buen producto parezca malo.lunes 6 de febrero de 12
  • Manuel Pérez Promoción de Ventas STIHLlunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Ensayar, ensayar,ensayarlunes 6 de febrero de 12
  • Informarlunes 6 de febrero de 12
  • Informar Entretener Inspirar Emocionarlunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12
  • Muchas Graciaslunes 6 de febrero de 12
  • lunes 6 de febrero de 12