Your SlideShare is downloading. ×
Actos humanos. actos del hombre y actos morales
Actos humanos. actos del hombre y actos morales
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Actos humanos. actos del hombre y actos morales

21,074

Published on

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
21,074
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
128
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Actos humanos, actos del hombre y actos morales<br />A veces hacemos juicios de valor que no tienen ningún sentido sobre cosas que no pueden hacer nada diferente a lo que hacen, por ejemplo decimos que el fuego es malo o que el agua es buena cuando regamos y mala si provoca una inundación; sin embargo esto carece de sentido ya que estas cosas no pueden actuar de manera diferente a como lo hacen, no pueden elegir las consecuencias de su ser-suceder. Estas cosas no pueden valorarse desde un punto de vista moral.<br />¿Y los seres humanos? Nosotros somos capaces de actuar de muchas formas ante cada situación y por ello nuestros actos son valorables moralmente. Pero, ¿Es todo lo humano valorable moralmente? Algunos autores han distinguido entre actos humanos y actos del hombre. <br />Los actos del hombre son aquellos que no tienen significado moral, los que no podemos elegir: respirar, hacer la digestión,…<br /> Los actos humanos son aquellos que podemos o no escoger.<br />Los actos morales son actos humanos, voluntarios, que podemos elegir realizar o no, y que podemos valorar según las normas y valores morales que hayamos asumido previamente. Ante la posibilidad de elegir, el primer elemento de estos actos que se nos muestra es la existencia de un motivo para realizarlos. El motivo es, la respuesta a la pregunta '¿por qué?'. Además, este tipo de actos tiene un fin, esto es, la anticipación mental del resultado que se pretende alcanzar con la acción. El fin se hallaría respondiendo a la pregunta '¿para qué?' Pero la finalidad que se pretende conseguir con cualquiera de estos actos ha de conseguirse de algún modo, estamos hablando de los medios para conseguirlo y estos se hallan respondiendo a la pregunta '¿cómo?' <br />El elemento que completa la estructura de los actos morales es el resultado efectivo de los mismos, sus consecuencias.<br />Los motivos pueden ser consciente, es decir, los pensamos antes de actuar o inconscientes, no los vemos y pueden ser derivados del hábito, del capricho o de la misma biología del ser humano, pero también pueden ser aquellos que no nos atrevemos a reconocer ni ante nosotros mismos, y que ocultamos tras de otros más dignos que los justifican -a veces, por envidia o celos, atacamos a otras personas, y lo hacemos convencidos de que éstas actúan mal y deben ser reprendidas-. Sin embargo la inconsciencia de los motivos no anula totalmente el carácter moral de un acto humano.<br />Los motivos y el fin no son lo mismo, el fin es lo que pretendemos conseguir con la acción y este es un elemento fundamental a la hora de realizar una valoración moral. Dependiendo de que la finalidad de nuestros actos, nuestra intención, sea buena o mala, así serán también los mismos.<br />Con todo, la intención no basta. Nuestras acciones se desarrollan en la realidad y, por tanto, dependen de la utilización de unos medios y producen unas consecuencias. La elección de los medios adecuados para la consecución de nuestros fines es fundamental para la valoración moral de nuestras acciones. Podemos afirmar que el fin no justifica los medios y, en este sentido valorar negativamente toda acción que utilice malos medios.Las consecuencias reales de nuestras acciones son también muy importantes para valorarlas moralmente. Como seres con conciencia que somos podemos prever en gran parte las consecuencias de nuestros actos o por lo menos tenemos la obligación de intentarlo. <br />Por ejemplo: cuando nos excusamos por alguna acción culpando a otra persona esto influye sobre su reputación, cuando dejamos el grifo abierto mientras nos cepillamos los dientes estamos tirando unos cuantos litros de agua potable a las alcantarillas, cuando recogemos el agua del suelo del cuarto de baño después de ducharnos evitamos que otra persona tenga que hacerlo...La conciencia de las posibles consecuencias de nuestros actos es importante para la valoración moral de los mismos, pero la ignorancia de éstas no siempre nos exime de toda responsabilidad. <br /> Por ejemplo, si una persona está tomando medicamentos, debe informarse sobre los efectos de los mismos y sobre los alimentos y bebidas que no puede consumir mientras los toma. La ignorancia de esos efectos e incompatibilidades no hace que la persona sea menos responsable de las consecuencias de ignorarlos. Sin embargo, el camarero de un restaurante no es responsable del daño que pueda sufrir esa misma persona por tomar algunos de esos alimentos y bebidas incompatibles con su medicación.<br />

×