Historia de la comunidad

466 views
429 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
466
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Historia de la comunidad

  1. 1. HISTORIA DE LA COMUNIDAD L a comunidad de los Siervos de Jesús surge del intercambio de las inquietudes de un grupo de jóvenes que, procedentes de distintos lugares de la Iglesia (Renovación Carismática, Movimientos de Cursillos entre otros), sentimos la llamada de Dios a vivir nuestra vocación cristiana en la Iglesia de una forma concreta. Nos urgía la necesidad de intensificar nuestro seguimiento de Cristo compartiendo nuestras experiencias de fe y caminando juntos tras las huellas del Señor. En la búsqueda del modo más adecuado para expresar esta vocación nuestro buen Dios nos regaló el texto de 1Cor 2, que se convertirá en la lectura de la Comunidad, ya que destaca los elementos esenciales de la Comunidad de los Siervos de Jesús: la primacía de la experiencia de Dios como fuente de toda la vida cristiana por encima de cualquier reducción a lo teórico y formal; la experiencia de la propia debilidad y de la providencia de Dios, nuestro Padre; Jesucristo como origen, guía y meta de la Comunidad; el Espíritu Santo como artífice de la Comunidad y de la vida cristiana de sus miembros. El 13 de agosto de 1985 tiene lugar en la casa de ejercicios de la Inmaculada del Puerto de Santa María una convivencia en la que nace como tal la Comunidad de los Siervos de Jesús. En ella se nombró el primer responsable anual, se formaron los primeros grupos y surgió un primer esbozo de Ideal, en el que destacaba el deseo de la santidad, la docilidad al Espíritu Santo, la valentía en el testimonio cristiano, el amor a la praxis cotidiana de la fe, la importancia de la oración y los sacramentos, y la corresponsabilidad de todos los miembros de la Comunidad. Ante el largo, difícil y apasionante camino que quedaba por recorrer la palabra clave del Señor en esta convivencia ( y que aún hoy conserva su valor) fue PACIENCIA. Inmediatamente, buscamos la asistencia de un consiliario y encontramos la excelente disposición del P. Miguel Vallecillo, O.F.M., que durante años llevó a cabo dicha tarea con generosidad y prudencia, y a quien siempre estará profundamente agradecida esta Comunidad. Desde entonces y a través de estos años, la Comunidad ha sufrido diversas vicisitudes, momentos de gloria y de miseria, de alegrías y de dificultades, ha evolucionado y crecido, tiene nuevos 1
  2. 2. miembros, pero siempre desde la firme voluntad de ser fieles a nuestro Ideal, fuente, camino y meta de nuestros pasos como concreción de la voluntad de Dios, en nuestra vida como comunidad cristiana que pretende el seguimiento de Jesucristo dentro de la Iglesia Católica por la fidelidad al Evangelio. A continuación haremos referencia algunos aspectos destacables a lo largo de nuestro camino comunitario. Desde el principio pudimos descubrir como uno de los pilares de la Comunidad era la perseverancia, imprescindible en toda obra llamada a perdurar en el tiempo. Nuestra intención fue siempre vivir juntos la inmensidad del amor de Dios a lo largo de nuestra vida, por lo que a veces hemos hablado de “envejecer juntos” en la fe. Sin embargo, esta perseverancia no ha sido siempre fácil, ya que es un don de Dios que precisa de la respuesta del hombre, criatura débil y a menudo voluble. El hecho de que en los primeros años todos los miembros de la Comunidad fuéramos jóvenes favorecía el entusiasmo, la frescura y el idealismo propio de esos años, pero también comportaba el inconveniente de la inconstancia y la inestabilidad de una época en la que, además de la lógica inmadurez, influyen decisivamente los múltiples cambios (afectivos, educativos, laborales, etc.) tan necesarios en esa etapa de la vida. De este modo, por la Comunidad han pasado muchas personas, en su gran mayoría jóvenes, de los cuales algunos han continuado luego su vinculación eclesial y otras desgraciadamente no. No obstante, en ella continuamos bastantes miembros que hemos atravesado dentro de ella todas esas vicisitudes propias de la edad juvenil. De la Comunidad ha surgido una vocación a la vida contemplativa, otra al sacerdocio ministerial y muchas a formar familias cristianas, de ahí que nuestros niños sean hoy para nosotros un precioso fruto de la Comunidad y un signo evidente de la bendición del Señor. Otra característica de nuestra Comunidad a lo largo de todos estos años ha sido su gran inquietud por vivir una auténtica comunión eclesial, de ahí que a los pocos años de comenzar nuestra andadura nos presentáramos al obispo de nuestra diócesis de Asidonia-Jerez, que nos impartió su bendición y nos exhortó a perseverar en nuestra vocación sin descuidar la necesaria comunión con nuestros pastores. Por otro lado, la relación con otros miembros de la Iglesia, ya pertenecieran al clero, a la vida consagrada o al laicado, ha sido constante. Este contacto con tan gran variedad de modos de vivir el Evangelio en la Iglesia ha significado para la Comunidad una fuente inagotable de riqueza, de tal modo que hemos aprendido de todos ellos y hemos adoptado orientaciones, metodologías y soluciones que hemos observado en otras realidades eclesiales y que nos han resultado muy válidas. 2
  3. 3. En esto consiste la grandeza de la Iglesia y el tesoro de los carismas. Este mismo espíritu de respeto a la variedad de los carismas a nivel de la propia Comunidad ha supuesto una gran riqueza y una garantía de la libertad de acción del Espíritu Santo en cada hermano. Muy pronto nos dimos cuenta de que la comunidad debe animar al surgimiento de los carismas, pero no debe forzar nunca su aparición, del mismo modo que tampoco ha de buscarse la uniformidad en el compromiso pastoral y caritativo de sus miembros. Es necesario mantener en todo momento un clima favorable para el discernimiento de nuestro lugar en la acción misionera de la Iglesia con el apoyo de la Comunidad pero sin sentirnos presionados por ella. Sin embargo, en nuestro seguimiento del Señor hemos ido descubriendo algunos carismas comunitarios que poco a poco han ido consolidándose y convirtiéndose en señas de identidad de los siervos de Jesús. Así, la animación litúrgica a través de las moniciones, la proclamación de la Palabra y los cantos litúrgicos nos ha permitido celebrar eclesialmente nuestra fe y poner nuestros dones al servicio del pueblo de Dios. También nuestra colaboración con Manos Unidas ha sido una hermosa oportunidad de desarrollar la opción de Cristo por los pobres, tanto a través de los hermanos que pertenecen a ella como voluntarios como del conjunto de la Comunidad que ha venido colaborando en aquellas actividades para las que se ha solicitado su ayuda. Nuestra vinculación con el convento de las M.M. Concepcionistas Franciscanas ha sido un verdadero regalo del Señor. En él hemos experimentado momentos de gozo y de sufrimiento, de encuentros y desencuentros, de entusiasmos y desalientos, propios de toda comunidad cristiana. Su templo (en el que hemos ejercido tradicionalmente nuestro servicio de animación litúrgica) y su sacristía (lugar de reunión por excelencia de nuestra Comunidad) son para nosotros nuestra casa, de ahí el gran agradecimiento que los siervos de Jesús sentimos hacia la comunidad de las M.M. Concepcionistas por su excelente acogida y por permitirnos tener con ellas tantos momentos de gran edificación espiritual. Recientemente nos hemos integrado más plenamente en la Parroquia Mayor Prioral, con la que siempre hemos tenido estrechos lazos y en la que pretendemos desarrollar mejor nuestra vocación comunitaria al servicio de la Iglesia. En cuanto al origen del nombre, del Ideal y de los Estatutos de la Comunidad, hemos de recordar entrañablemente al P. Francisco Juberías, O.C.M., ya fallecido, cuya atención espiritual y orientación comunitaria fueron decisivas para la maduración de la 3
  4. 4. Comunidad. Fue él quien, persuadido de que nuestra pequeña Comunidad era una obra de Dios, nos animó a imponerle un nombre, a plasmar de un modo ordenado nuestro Ideal y a elaborar unos estatutos que nos ayudaran a organizarnos adecuadamente. Siguiendo sus consejos decidimos adoptar nuestro nombre por votación entre varias propuestas, resultando elegido por amplia mayoría el de Siervos de Jesús. Igualmente se redactó el Ideal con una serie de puntos que, con el paso del tiempo fueron unificándose hasta tomar la forma actual. Finalmente se creó una comisión que redactó unos estatutos que, tras las reformas pertinentes, fueron aprobados por la Comunidad. Sin embargo, cuando decidimos hacernos presentes en la vida diocesana de un modo más patente solicitando el reconocimiento de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar, descubrimos que con el paso del tiempo estos estatutos resultaban poco operativos y adaptados a la realidad comunitaria por los cambios experimentados y las nuevas necesidades surgidas en ella. Así pues, en el verano del año 2000 la Comunidad emprendió la elaboración de unos nuevos estatutos. La metodología de la vida comunitaria ha estado presidida siempre por una búsqueda de disponibilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo, de tal modo que durante bastantes años la temática de las reuniones ha surgido en las preparaciones del grupo correspondiente como un don de Dios en la oración, siempre fundamentada en la Escritura y en materiales pastorales, pedagógicos y teológicos fieles al Magisterio eclesial. Desde hace algunos años sentimos la necesidad de caminar al ritmo de la liturgia en la metodología de las reuniones con vistas a intensificar nuestra comunión eclesial y a dotar de una cierta sistematización en el trabajo comunitario, sin perder por ello la espontaneidad de la inspiración del Espíritu, característica de nuestro carisma. También han sido frecuentes las revisiones de vida, en las que reflexionamos sobre nuestra vida cristiana exponiéndola a la luz de la Palabra de Dios y de los fundamentos de la moral católica, las oraciones comunitarias, en las cuales hemos experimentado la presencia y la gracia del Señor que se hace presente donde hay dos o más de sus fieles reunidos en su nombre, y los temas de formación, en los que hemos podido cimentar de un modo más consistente nuestra fe en el misterio cristiano. “Damos gracias a Dios Padre, que nos ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz” (Col 1, 12). Ésta es la conclusión a la que podemos llegar los Siervos de Jesús para expresar todo lo vivido en estos años de seguimiento comunitario de Jesucristo, nuestro Maestro y Señor, y con la protección y el ejemplo de María, la esclava del Señor y Madre de los siervos de 4
  5. 5. Jesús . Al contemplar todos los acontecimientos, momentos y etapas atravesadas juntos afirmamos sin duda que merece la pena embarcarse en esta aventura y nos sentimos enormemente ilusionados ante el futuro que, sea cual sea, estará presidido por la gracia del Señor que nos sostiene. A Él el honor y la gloria por los siglos de los siglos. Amén. 5

×