110924 renovar nuestro amor con esperanza
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

110924 renovar nuestro amor con esperanza

on

  • 587 views

 

Statistics

Views

Total Views
587
Views on SlideShare
587
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

110924 renovar nuestro amor con esperanza 110924 renovar nuestro amor con esperanza Document Transcript

  • DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIODos refranes sirven para resumir la enseñanza de hoy, el primero es, no se puede vivirsiempre de la renta y el segundo es, mientras hay vida hay esperanza. Con esos dosrefranes ya nos podemos ir todos a casa. Ese es el resumen de hoy: que no se puedevivir indefinidamente de la renta, no se puede vivir del pasado, de lo que uno tenía ytampoco se puede perder la esperanza.Vamos a ver como se relaciona eso con las lecturas de hoy, resulta que Jesús nos habladel caso de dos hijos en su parábola, uno dice que no va a ir a trabajar, pero despuésse arrepiente y va. El otro en cambio dice al principio que sí va a ir, pero luego no va(San Mateo 21, 28-30).LOS DESTINATARIOS: ANCIANOS DEL PUEBLOComo en otros casos esta parábola de Jesús tiene unos destinatarios específicos,quitémonos de la idea que Jesús enseñaba así como en abstracto, las palabras que Eldecía, sin duda sus oyentes las podían comprender y aplicar muy pronto.Observemos como empieza el texto del evangelio, Jesús dijo a los sumos sacerdotes ya los ancianos del pueblo. ¿Qué tenían de particular estos grupos de personas (SanMateo 21, 28) que los sumos sacerdotes sentían que eran los buenos, sentían que eranlos que comprendían la mente de Dios, sentían que eran los que tenían la entrada alReino de Dios, sentían que eran los que iban delante, esos sentían los sumossacerdotes y eso sentían también los que llaman aquí a los ancianos del pueblo.Ancianos no solamente alude en este caso a la edad, alude sobre todo al liderazgo, lasociedad semítica, como tantas otras sociedades relativamente antiguas o lejanas,funcionaba con ese criterio de tener como líderes, la gente importante, la genteprestante, en inglés hay una expresión que utilizan todavía hoy los shakers and moversla gente que lidera la gente que mueve las cosas, la gente que tiene capacidad deconvocatoria, esos eran los ancianos del pueblo.Podríamos decir que los ancianos del pueblo aluden como a aquellos que lideran alpueblo en lo civil, en lo intelectual, en lo cultural y los sumos sacerdotes correspondenaquellos que lideran al pueblo en lo religioso, en lo espiritual y Jesús les dice a loslíderes religiosos de su tiempo y les dice a los líderes civiles de su tiempo estaparábola; porque es parecido lo del domingo pasado, ellos creían que eran losprimeros y Jesús vino a decirles: “Vosotros más bien sois los últimos porque aquello delo que vosotros os enorgullecéis es sencillamente que vosotros habéis dicho que sí; perovosotros decís pero no cumplís; parecéis ese muchacho que por la mañana dijo sí, voy air a trabajar a la viña, pero luego no se han puesto en la tarea. Vosotros no conocéis laviña de mi padre, no habéis trabajado en la viña de mi padre; es decir, vosotros estáis
  • viviendo de un sí que ya envejeció, queréis vivir para siempre de la renta y eso no osfunciona señores sumos sacerdotes, eso no funciona”.EL AMOR DEBE RENOVARSE DÍA A DÍATomemos esa palabra de Cristo y apliquémosla a otras realidades de nuestra vida,pues es lo mismo que pasa con un matrimonio, el matrimonio no puede vivir del cariñoque se tenían, eso no funciona, el matrimonio tiene que aprender a renovar su amoruna y otra vez, porque si no la rutina se acaba, la rutina acaba con el amor, la rutinaacaba con la alegría, la rutina acaba con la ilusión.Entonces, no se puede vivir del amor viejo, el amor tiene que renovarse cada mañana,y la principal queja que tienen los matrimonios después de un tiempo es que losdetalles que hubo en otra época ya no los hay. Entonces los hombres se quejan de quesus esposas sonríen menos, se arreglan menos, son menos detallistas, son menoscariñosas y ellas se quejan de que ellos son menos galantes, ellos son menosafectuosos.Podría decirse que las mujeres se quejan de que los hombres una vez de que yasienten segura a la mujer ya no hacen nada mas por complacerla, ya es mi mujer, ya esmi esposa, tiene que portarse así, mientras que en el tiempo del noviazgo, en eltiempo de la conquista, cuanto diera por sostener un momento tu mano, pero yacuando tiene a la esposa y ya la tiene ahí a todas horas entonces córrase para allá,cuando ya la tiene segura.Entonces desaparecen los detalles, desaparece el amor y el evangelio nos dice“cuidado porque no puedes vivir del amor viejo”, no puedes vivir de la renta.Ese es el mismo error, yo no puedo vivir del amor viejo, el amor mío por Jesús tieneque renovarse cada mañana, el amor mío por Jesucristo, mi pasión por el evangelio, eldeseo de servirlo a Él tiene que renovarse cada día, así como los esposos tiene quesaber renovar y rejuvenecer su amor.Y un último ejemplo que nos sirve para todos, la primera comunión, cuando hicimosnuestra primera comunión, nos dieron una serie de catequesis, nos explicaron muchascosas, pero hay mucha gente se queda con eso que aprendió en la primera comunión,pero aquí vuelvo a lo mismo, no se puede vivir con el amor viejo, no se puede, tú nopuedes vivir únicamente de lo que aprendiste por allá, sin citar edades, por allá hacetreinta años, cuarenta, cincuenta años.Yo digo una cosa, suponte que tu vas a un consultorio porque estás enfermo y tedicen; - ese doctor se graduó en 1975, recibió su grado de doctor, no ha vuelto a tocarun libro desde esa época, no ha hablado con nadie, no ha recibido un curso, no hapracticado la medicina- ¿te pondrías en manos de ese doctor? por ejemplo ¿para quéte hiciera una operación? yo creo que nosotros diríamos “prefiero vivir”.
  • Uno no se mete con un doctor de esos, es un doctor desactualizado, pero es lo quenosotros hacemos con nuestra fe, a veces llega gente donde uno y dice: “padre, tengouna cantidad de dudas de fe” ¿y cuál fue la última instrucción religiosa que recibieron?hace veinte años, hace treinta años, cuando hicieron la primera comunión y desdeentonces han vivido las realidades de este mundo, los retos, la agresividad que elmundo tiene para arrancarnos la fe, porque el mundo tiene agresividad para decirnos“no vale la pena creer, no pierdas tu tiempo en esa Misa, deja de estar como un tontoallí rezando a un Dios de piedra o de madera”.Todos los días recibimos retos, todos los días recibimos cuestionamientos sobrenuestra fe y si nosotros no nos educamos en la fe, si nosotros no crecemos en la fe, sinosotros no tocamos un libro para formarnos mejor, entonces estamos con la fe de laprimera comunión y es muy difícil responder con la salud de un niño de primeracomunión a los retos que se le presentan a un adulto, seguramente no vamos a poderhacerlo.Por tanto, la primera enseñanza es esa: no se puede vivir de la renta, cada uno denosotros, nuestra Comunidad, la Iglesia tiene que renovar su amor por Cristo y por laVirgen, hoy aquí. Hoy el Señor nos envía a trabajar en su viña y espera una respuesta,no de palabra, sino de acciones.NO DAR NADA POR PERDIDOPero dijimos que eran dos refranes, un refrán es: que no se puede vivir de la renta, y elotro refrán es: que mientras hay vida hay esperanza.El primer ejemplo que dio Cristo fue: que al primer hijo, aquel hombre le habló así,“quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña” y lo primero que él respondió fue “noquiero” que es lo mismo que mucha gente está diciendo en Inglaterra, en Irlanda, enFrancia y en Colombia y en todo el mundo.Mira, te postras en adoración a Dios -no quiero- ¿quieres conocer más de tu fe? - noquiero- ¿no te interesa la Misa? -no, paso, no quiero, no, estoy feliz como vivo, váyasea su sacristía-.Pero ese no es el final de la historia, esa misma persona jamás debemos despacharla,jamás debemos pensar que es un caso terminado o perdido, el mismo que dice “noquiero” el día de hoy puede recapacitar, o sea que esta parábola es muy importante,los que a veces nos creemos grandes, creyentes, los que a veces creemos que somosmuy católicos ¡cuidado! porque podemos estar en el grupo de los que dicen que sípero al final no hacen nada.Y al contrario, los que parece que no son nada, los que parece que únicamente seniegan y se oponen a todo, también pueden convertirse, porque mientras hay vida hayesperanza. Incluso me atrevo a decir: hay muchas personas (yo conozco a algunas) que
  • no tienen fe, que no pertenecen a la Iglesia (dicen no a la llamada del Señor) pero queen sus actitudes y sus decisiones cotidianas viven en los valores evangélicos y de algúnmodo los transmite a los demás (van a trabajar a su viña).Y cuando Jesús dijo esto, a los que puso como ejemplo fueron a los peores de esetiempo, es decir, a las prostitutas y a los publicanos; y esto sí que tuvo que haberledolido a las clases dirigentes de aquella época.O sea que la enseñanza hay que darla completa, por un lado que no se puede vivir dela renta y que tenemos que ocuparnos y preocuparnos de que haya una fe viva,explicita, clara, gozosa en nuestras familias, en nuestra sociedad, pero por otro lado,cuidado con juzgar demasiado duro, porque no sabemos si ese adolescente, que en unacto de tontería o de vandalismo le hace daño a un inválido, ese mismo puedeconvertirse en un gran apóstol, mejor que tu y que yo, y que todos, solo Dios lo sabe.Así que en lo que a nosotros respecta, nada de vivir de la renta, nada de vivir del amorpasado, nada de vivir de la fe que yo una vez tuve por allá en aquella época.Pero por lo demás cuidado con juzgar demasiado duro, aunque veamos cosas que nosdesconciertan, solo Dios sabe cuando le puede llegar el toque, el beso de la gracia aalguien y seguro que una persona así puede hacer un bien maravilloso.Sigamos nuestra REUNIÓN agradeciéndole a Dios que nos regala la fe, pidiéndole quenos renueve el amor cada mañana y pidiendo también que nosotros tengamossiempre esperanza en todos los que vemos a nuestro alrededor; porque solo Dios sabecuándo puede llegar la hora de ellos. AMÉN. • ¿Renuevo cada día mi amor a Jesús y a los hermanos o vivo de las rentas? • ¿Tengo esperanza en que el Señor puede salvar lo que parece perdido?