Your SlideShare is downloading. ×
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Comunidades Virtuales
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Comunidades Virtuales

1,037

Published on

Published in: Business, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,037
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Uso pr´ctico de internet a Fernando Tricas Garc´ıa Universidad de Zaragoza ftricas@unizar.es 30 de enero de 2004 1. Introducci´n o Si hacemos caso a lo que se oye en los medios de comunicaci´n sobre Internet o la idea que obtendremos ser´ muy parecida a lo siguiente: Internet es muy buena a porque permite comunicarse a la gente, adem´s podemos comprar muchas cosas, a y acceder a much´sima informaci´n de modo gratuito. Adem´s, dentro de unos ı o a a˜os, cuando todo est´ conectado, la nevera comprar´ ella sola lo que haga falta. n e a Eso si, la velocidad, la facilidad de uso, y la impunidad existente hace que sea un nido de terroristas, piratas, porn´grafos y todo tipo de gente de mal vivir. o Siempre que hay uso de cualquier cosa, puede haber abuso. Se ha llegado a hablar de la adicci´n a Internet, terminolog´ que, por cierto, rechazan algunos o ıa psic´logos. o Aqu´ vamos a tratar de dar algunas ideas sobre qu´ cosas se pueden hacer ı e (y se est´n haciendo ya) con la red, sin necesidad de grandes computadores ni a conexiones m´gicas. a El objetivo es aportar una visi´n positiva y util de la red donde, al igual que o ´ con el tel´fono, las revistas, o cualquier otro medio de comunicaci´n, podemos e o establecer comunicaci´n con todo tipo de gente, haciendo cosas interesantes o o compl´tamente in´tiles. Encontraremos a muchas personas que lo usan con e u normalidad para su trabajo diario, pero tambi´n a gente que lo usan sin ning´n e u criterio, simplemente porque est´ disponible; todav´ hay un tercer grupo de a ıa personas que se acercan a las nuevas tecnolog´ con temor, como si fueran ıas exclusivamente territorio para expertos e iniciados. Desde su origen, las hoy llamadas ‘autopistas de la informaci´n’ han sido o vistas no como un medio de que las m´quinas se comuniquen, sino un medio a para conectar personas con intereses comunes. Las din´micas de comunicaci´n entre las personas cambian radicalmente a o debido fundamentalmente a dos aspectos: La interacci´n no es cara a cara, sino que habitualmente es a trav´s de o e interfaces visuales o textuales, lo cual modifica como se comportan las personas. Es bastante frecuente ver gente que en una reuni´n ‘formal’ o 1
  • 2. no estar´ dispuesta a mostrar sus opiniones, y sin embargo en su vida ıa ‘virtual’ se muestra participativa, locuaz, y hasta beligerante. Permiten enlazar a personas provinientes de culturas muy diferentes, eso si, habitualmente relacionadas con otras mediante otro tipo de lazos bastante fuertes (intereses comunes, ideas comunes, etc.). Estas dos particularidades (fundamentalmente la segunda), han hecho que los usuarios de la red vayan agrup´ndose en VCUs (Virtual Communities of a Users, comunidades virtuales de usuarios). La facilidad con que pueden crearse estas comunidades y la novedad de las tecnolog´ no deben llevarnos a la confusi´n de que se trata de un hecho tan ıas, o novedoso como algunas partes interesadas quieren hacernos creer: ya en el a˜o n 1868 apareci´ en Madrid la revista El Averiguador [Mil98]. La revista no era ni o m´s ni menos que una recopilaci´n de correspondencia entre “curiosos, literatos, a o anticuarios, etc., etc.”, junto con una “revista [...] de documentos y noticias interesantes”. Sus equivalentes actuales son los programas de charla (IRC); el correo electr´nico; los foros, grupos de noticias y listas de distribuci´n. ¿Cu´l o o a es la diferencia entre estos nuevos medios y la revista El Averiguador y otras revistas de colaboraci´n similares, o las cartas, el tel´fono, y otros medios de o e comunicaci´n similares?, probablemente pocas, siendo las m´s notorias: o a La velocidad: la transimisi´n de cualquier informaci´n es pr´cticamente o o a instant´nea, llegando en breves instantes a cualquier parte del mundo. a El tama˜o: el n´mero de posibles interlocutores para cualquier idea es m´s n u a grande de lo que nunca anteriormente ha sido posible. La infraestructura extremadamente sencilla de obtener y preparar. 2. Un poco de historia La primera descripci´n registrada de las interacciones sociales que podr´ o ıa permitir la interconexi´n de computadores apareci´ en agosto de 1962, en una o o serie de notas escritas por J.C.R. Licklider del M.I.T. discutiendo la Galatic Network. Este autor ve´ un gran conjunto de computadoras interconectadas ıa donde todo el mundo tendr´ acceso r´pido a datos y programas de cualquier ıa a ´ otro sitio. El era el responsable del programa de investigaci´n sobre computa- o dores de la DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency, entonces se llamaba solamente ARPA). A partir de estas primeras propuestas te´ricas, y el o desarrollo t´cnico correspondiente, comenzaron primero a conectarse computa- e dores individuales, y posteriormente redes completas. Para una ampliaci´n de o esta historia, contada por algunos de sus protagonistas, se puede consultar, por ejemplo [BML] Contra lo que pueda parecer en estos d´ de fusiones, absorciones y quiebras ıas de negocios basados en Internet, el esp´ ıritu de la red siempre fu´ de coop- e eraci´n y ayuda. Su propio desarrollo siempre ha estado basado en est´ndares o a 2
  • 3. abiertos, p´blicamente disponibles y con foros adecuados para discutirlos donde u cualquiera pod´ participar. ıa Aunque el origen de la red viene de agencias militares de investigaci´n y de- o sarrollo, r´pidamente se extendi´ su uso entre la comunidad cient´ a o ıfica y acad´mi- e ca. De esta forma, se convirti´ en un modo natural de difusi´n del conocimiento e o o intercambio de informaci´n: al principio, mediante el acceso a los computadores o de otros centros/investigadores, posteriormente a trav´s del correo electr´nico, e o las listas de correo, y los grupos de noticias. La aparici´n de la WWW (World o Wide Web) revolucion´ la forma en que las comunicaciones se produc´ debido o ıan a su facilidad de manejo y a las grandes posibilidades que ofrec´ Todo lo que ıa. ha venido en los ultimos a˜os, con acceso a la red por parte de un gran n´mero ´ n u de personas, es conocido por todos. A lo que en un principio era comunicaci´n basada en contactos interperson- o ales o entre peque˜os grupos (donde la interacci´n era fundamental), pronto n o se se a˜adi´ la aparici´n canales de difusi´n m´s parecidos a los tradicionales n o o o a (revistas, libros, ...) donde uno (o unos cuantos) ofrecen informaci´n al resto, o reproduciendo los patrones de la vida ‘desconectada’. A continuaci´n presentamos dos aproximaciones que, en un entorno cient´ o ıfico como el de estos cursos, pueden aportarnos una visi´n mucho m´s positiva de o a la red. 3. Publicaciones en l´ ınea En el terreno de las publicaciones cient´ ıficas hay bastante inercia, que hace que en muchos casos todo siga como hace muchos a˜os, antes de la aparici´n de la n o red. En cualquier caso, cada vez hay m´s iniciativas que tratan de hacer accesible a a trav´s de la red el mayor n´mero de publicaciones cient´ e u ıficas. Tambi´n se da el e caso de muchos autores, que independientemente de dichas publicaciones, ponen a disposici´n de quien quiera leerlos, sus art´ o ıculos. Sobre esto, vale la pena leer el art´ ıculo Online or Invisible? ([Law01]). En ´l se presenta un estudio del impacto e obtenido por los art´ ıculos accesibles en l´ ınea, frente a los publicados en medios tradicionales, y claramente supone un beneficio para los primeros (en cuanto al n´mero de citas obtenidas). u Algunos recursos: ıficas1 accesibles a trav´s de la WWW, Una lista de publicaciones cient´ e recopilada en UNINet. F´ısicos y matem´ticos llevan tiempo publicando en ArXiv2 , donde habit- a ualmente depositan art´ ıculos antes de su publicaci´n en revistas de estilo o tradicional, para favorecer la difusi´n y discusi´n de ideas en la comu- o o nidad cient´ıfica (las revistas son lentas, porque el proceso de revisi´n, y o publicaci´n es muy largo). o 1 http://www.hgy.es/biblio.htm 2 http://arxiv.org/ 3
  • 4. First Monday3 es una revista con proceso de revisi´n y todas las carac- o ter´ ısticas tradicionales, pero se publica completamente (y solamente) en la red Una iniciativa para que m´s publicaciones cient´ a ıficas hagan p´blicos y u accesibles sus contenidos: la Public Library of Science4 . Creative Commons5 : se trata de una iniciativa para crear y fomentar licen- cias an´logas a las de distribuci´n del c´digo fuente de programas (software a o o libre), para las obras de creaci´n literaria, y de difusi´n del conocimiento. o o 4. Congresos virtuales y cursos virtuales En el terreno de los congresos y cursos, seguramente por muchos a˜os seguir´n n a celebr´ndose los tradicionales. Eso es bueno, porque permite la interacci´n y el a o conocimiento personal de los cient´ ıficos, pero tiene algunos inconvenientes: hay que trasladarse a donde se celebre el evento, en las fechas que ´ste se celebre, lo e que habitualmente lo hace bastante caro. Cada vez m´s, sin embargo, se van celebrando congresos virtuales; esto es, a congresos en los que la presencia f´ ısica no es importante, porque se sustituye por la presencia virtual. Adem´s, podemos encontrar desde congresos que se cel- a ebran utilizando las m´s recientes (y car´ a ısimas) tecnolog´ (videoconferencia, ıas difusi´n de video, etc.) a sistemas tan simples (y econ´micos) como un conjunto o o de p´ginas web, foros de discusi´n mediante listas de correo y el uso de texto- a o conferencia (IRC). Esto tiene innegables ventajas, puesto que desde sitios muy diversos puede accederse a un tipo de conocimiento que de otro modo no ser´ ıa posible; a´n m´s, con el adecuado almacenamiento y acceso a dicha informa- u a ci´n permite ir generando documentaci´n accesible por cualquiera en cualquier o o momento, independientemente del tiempo de celebraci´n del evento. o Algunos recursos: Diversos congresos virtuales: INABIS ’986 , Internet World Congress on Biomedical Sciences at McMa, Virtual Congress 2001 for for Anaesthetics 7 , organizado por el colegio de anestesistas australianos y neozelandeses. Un listado de congresos virtuales sobre medicina (en Intermedicina)8 . Para finalizar, la referencia al art´ ıculo: Congresos virtuales. Experiencia del Primer Congreso Virtual de Psiquiatr´a9 de Pedro Moreno, Carmen ı Blanco, Joan Company, Virgili P´ez, Margarita Pons, donde los autores a aportan su experiencia sobre el tema. 3 http://firstmonday.org/ 4 http://www.publiclibraryofscience.org/ 5 http://www.creativecommons.org/ 6 http://www.mcmaster.ca/inabis98/ 7 http://virtualcongress.anzca.edu.au/delegates tour.htm 8 http://www.intermedicina.com/congresos virtuales.html 9 http://www.seis.es/i s/is27/i s27h.htm 4
  • 5. Naturalmente, no podemos dejar sin nombrar la experiencia de UNINet donde se organizan tanto actividades doncentes10 , como cient´ ıficas11 . 5. Inteligencia organizada Al igual que la mente surge de la multiplicaci´n de las interconexiones o (tama˜o) y de la circulaci´n cerebrales en el contexto de un medio dotado de n o conciencia, las comunidades virtuales surgen de las interconexiones creadas por, para y en las redes. La gente puede establecer relaciones de confianza (veloci- dad) para volver y participar en ellas de un modo durardero, lo que significa que puede darse un nivel distinto, que algunos autores definen como inteligencia conectada [DK98]. En estos momentos es sencillo poner a punto la infraestructura para la creaci´n de una comunidad de este tipo. Incluso se puede hablar de excesiva o profusi´n de comunidades con contenidos similares (llegando a ser dif´ en o ıcil algunas ocasiones dif´ decidir en cu´l de ellas participar) debido a esta fa- ıcil a cilidad. Hay comunidades organizadas para compartir informaci´n, aprender, o discutir sobre temas de inter´s, jugar, e incluso hacer negocios. e Una vez apuntada la facilidad de creaci´n de la infraestructura, no debemos o dejar pasar por alto las interesantes caracter´ ısticas que aportan este tipo de asociaciones de personas [MAI97, Com00]: Se establecen por medio de la tecnolog´ lo que permite una comunicaci´n ıa, o universal e inmediata, individualmente o en grupos, a nivel planetario. Informaci´n directa, sin intermediarios ni manipulaciones, con capacidad o incluso para llevar a cabo interacciones (casi) en tiempo real. M´xima relevancia del individuo frente a otros individuos, desaparecien- a do muchos de los conceptos que ten´ ıamos de “sociedad”, de los diversos entes sociales artificiales, que nacieron en un contexto geopol´ıtico deter- minado, sometido a espacio y tiempo, (desde las nacionalidades hasta los sindicatos). Un medio sin gobernantes, sin censuras y dif´ de legislar. ıcil Persistentes, en el sentido de duraci´n en el tiempo, permanencia de los o usuarios, y en particular de determinados usuarios, que proporcionan el ambiente y contexto adecuado para la actividad. Diferentes estilos de interacci´n, en el sentido de la posibilidad de partic- o ipar en la actividad de la comunidad estableciendo lazos interpersonales, subgrupos, conversaci´n p´blica, ‘escucha’ como ‘ruido de fondo’, ... o u Por supuesto, todo ello independientemente de los medios empleados como sistema de comunicaci´n principal para la comunidad. o 10 http://www.uninet.edu/uninet/docentes.html 11 http://www.uninet.edu/uninet/reuniones.html 5
  • 6. Multiusuario, en el sentido de permitir la comunicaci´n de muchos a mu- o chos (frente a la conversaci´n interpersonal, o de unos pocos a muchos o establecida con los medios tradicionales). 6. Algunas particularidades de las comunidades virtuales Aunque la interacci´n que se produce en las comunidades virtuales comparte o parcialmente las caracter´ ısticas de cualquier interacci´n entre personas, conviene o resaltar algunos aspectos que pueden sorprendernos si nunca hemos participado en una de estas comunidades. Normalmente, en la interacci´n cara a cara, nos comportamos seg´n nos o u sugiera el entorno en que nos encontramos. A esto nos ayuda la visi´n del en- o torno, que nos permite percibir claramente el ‘tono’ que debe mantener nuestra participaci´n. En las comunidades comunidades virtuales ese tono es algo m´s o a dif´ de captar: la interacci´n se reduce a palabras, texto, y poco m´s, que en ıcil o a casi ning´n caso son capaces de transmitir la comunicaci´n no verbal. Esto pro- u o porciona una informaci´n muy reducida sobre el contexto social, y la necesidad o de unas pocas normas aceptadas por todos que ayuden a proporcionar parte de ese contexto. Por este motivo, pueden indentificarse cuatro caracter´ ısticas diferenciadoras con respecto a las formas convencionales de interacci´n [KM84]: o Ausencia de realimentaci´n reguladora, al menos en el sentido tradicional. o Es cierto que en ausencia de esa realimentaci´n visual, habr´ usuarios que o a se encargar´n de recordarnos las normas (en algunas ocasiones, de forma a poco agradable, lo que puede llevarnos a otra de las caracter´ısticas que se dan en ocaciones en la red: la hostilidad contra los que no se comportan de manera adecuada). Tambi´n se dar´ el caso contrario: personas que e a con paciencia infinita tratar´n de ayudar al reci´n llegado para que se a e adapte perfectamente y lo m´s r´pidamente posible al funcionamiento de a a la comunidad. Debilidad dramat´rgica. Est´ relacionado con lo anterior: si no hay ref- u a erencias visuales, no se percibe bien el sentimiento en la relaci´n entre o los diferentes participantes, que ha de ser sustituido de alg´n modo para u lograr una comunicaci´n m´s efectiva. o a Pocas se˜as de estatus social. En la red no hay razas, sexo, ni categor´ n ıas sociales (aunque es cierto que hace falta un determinado nivel econ´mico o o posici´n laboral para tener acceso a un computador y una conexi´n a o o la red). Por una parte, eso es muy bueno porque (lo queramos o no) el aspecto, raza y sexo en muchos casos nos induce a tener prejuicios sobre las personas y por lo tanto a prestar m´s o menos atenci´n a lo que tengan a o que decir. En ese sentido no deja de sorprender que las primeras preguntas introductorias que m´s se ve en todo tipo de canales de IRC (incluso en los a 6
  • 7. de caracter t´cnico), donde la interacci´n se parece m´s a la conversaci´n e o a o cara a cara, es sobre el origen y el sexo de los participantes. Por otra parte, y relacionado con el siguiente punto, la ausencia de referencias a la vida ‘desconectada’ en ocasiones impide el pleno desarrollo de relaciones inter- personales por la natural desconfianza ante la imposibilidad de comprobar determinados extremos sobre los contertulios. Anonimato. En la red hay cierta tradici´n de utilizar un alias en lugar o del nombre real (puede verse principalmente en los canales de IRC, pero se extiende a otras formas de comunicaci´n). De esta forma, se pierde o incluso la m´ınima referencia que un nombre y unos apellidos aportar´ ıan en otras condiciones; aun m´s, aunque haya intercambio de nombres y a otros datos, esto tampoco proporciona mucha informaci´n, puesto que o puede ser falso, o correspondiente a un entorno muy lejano al nuestro, de donde no podamos obtener ning´n tipo de informaci´n adicional. u o Una consecuencia inmediata del anonimato es una cierta sensaci´n de im- o punidad ([Rei91]): raramente la vida conectada y la desconectada se entre- cruzar´n; pase lo que pase (dentro de lo razonable), su vida desconectada a no se ver´ afectada, con lo que se produce cierta desinhibici´n. Esto es a o saludable cuando se trata de personas t´ ımidas o poco seguras de si mis- mas que en otras circunstancias no participar´ıan, pero tambi´n se presta e a algunos posibles abusos. A pesar de algunos aspectos negativos a los que pueden contribuir los cua- tro puntos anteriores, no debemos llegar a conclusiones equivocadas: si bien la comunicaci´n ve algunos de sus aspectos complicados, las carencias se suplen o habitualmente con el entusiasmo e inter´s de los miembros de la comunidad. e La pertenencia a una de estas comunidades es percibida como un bien, y en ese sentido tanto los integrantes que llevan tiempo en la comunidad, como los reci´n e llegados, ponen el mayor empe˜o en crear un buen ambiente, que beneficie a la n comunidad. Otra cuesti´n interesante en la red es el concepto de identidad; aunque o aparentemente puede colisionar parcialmente (pero no impedir, ni interferir) con el anonimato que proporciona la vida conectada, muchos de los participantes en las comunidades virtuales tienen especial cuidado en crear y mostrar un iden- tidad diferenciada del resto: esto se muestra en la elecci´n de alias adecuados, o forma de hablar y de expresarse, firmas en los mensajes de correo electr´nico, o y otras posibilidades. En definitiva, personalizaci´n de los medios al alcance del o participante (no olvidar, que en caso de ‘necesidad’, uno puede elegir el sexo, lu- gar de origen, y cualquier otra caracter´ıstica, que ser´ dif´ a ıcilmente comprobable por el resto de integrantes). 7. Construyendo la comunidad virtual Nuestro inter´s se centra en lo que se ha dado en llamar la K–Society (Knowl- e edge Society, sociedad del conocimiento, integrada por cient´ ıficos, profesionales 7
  • 8. y acad´micos). Adem´s de esta sociedad, podemos se˜alar otros tres tipos de e a n sociedades que son: la de los negocios (E–Society, de Economics), la de la diver- si´n y el ocio (F–Society, de Fun) y la de la delincuencia y conducta ‘anormal’ o (B–Society, de Bad). Esta terminolog´ se usa, por ejemplo, en [Haw98]. Es im- ıa portante rese˜ar que estas cuatro sociedades no son necesariamente opuestas ni n excluyentes en todos los casos. Comparada con las otras tres es sencillo diferenciar a la sociedad del conocimien- to, pero un estudio de esta sociedada de modo independiente muestra una gran heterogeneidad, no s´lo en funci´n de sus intereses (no tienen mucho que ver, por o o ejemplo, m´dicos y literatos si se considera el aspecto profesional) sino tambi´n e e desde el punto de vista de su aproximaci´n a las tecnolog´ implicadas. o ıas Seg´n esto, las comunidades que pueden formarse estar´n basadas en: u a Intereses profesionales. Nivel de formaci´n y educaci´n. o o Tema o area de inter´s. ´ e En realidad, y teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente, los dos primeros criterios pueden verse como bastante restrictivos, e incluso dif´ ıciles de establecer, pudiendo ser vistos como antinaturales en un entorno en el que lo que importa es el intercambio de conocimiento y el enriquecimiento m´tuo. u Por estos motivos, y salvo en casos de asociaciones profesionales o colegiales, habitualmente el criterio que prevalece a la hora de pertenecer a una comunidad virtual es el inter´s com´n por un determinado tema o area de conocimiento e u ´ (que ser´ amplia o estrecha dependiendo del tema y de los participantes). a Tambi´n podemos establecer una clasificaci´n en cuanto a los objetivos y la e o forma de difusi´n del conocimiento de la comunidad virtual. Pueden establecerse o tres puntos de vista, aunque aproximaciones mixtas tambi´n son posibles: e Enfocadas a cubrir las necesidades de aprendizaje (gen´rico): el enfoque e consiste en proporcionar a gente interesada en un determinado tema, un sitio d´nde preguntar y aprender cosas sobre dicho tema. Muy posible- o mente, evolucionen a comunidades del siguiente tipo, o bien, los partici- pantes conforme se sientan suficientemente formados, pasen a una comu- nidad como la referida all´ Tambi´n es posible que los participantes se ı. e integren buscando la soluci´n a un problema concreto. Una vez obtenida, o la abandonar´n (o, al menos, es muy posible que cesen en su participaci´n a o activa). Enfocadas a la discusi´n entre iguales: se trata de un grupo m´s o menos o a homog´neo de personas interesadas en un tema. No hay un proceso formal e de preguntas y respuestas, sino que la participaci´n puede fluir en muchos o sentidos, dependiendo del inter´s por intercambiar informaci´n entre los e o participantes. 8
  • 9. Enfocadas a cubrir las necesidades de aprendizaje dentro de un contexto formal: en este caso se trata igualmente de cubrir las necesidades de apren- dizaje, pero en el marco de un curso, encuentro, o similar. En este caso se pueden compartir caracter´ ısticas de las dos anteriores: se trata de un sitio donde preguntar y aprender sobre un tema, con una cierta homogeneidad en los participantes (salvo uno o m´s que ser´n los responsables del cur- a a so o encuentro; ellos ser´n, sobre todo al principio, los que resuelvan las a dudas y problemas). Conforme el curso avanza, la tendencia ideal deber´ ıa ser la de convertirse en una comunidad del segundo tipo (salvando ciertas distancias). Cuando termina el periodo de aprendizaje que ocasion´ su o creaci´n, este tipo de comunidades tienden a desaparecer. Los integrantes o que siguen interesados en el tema, pueden ahora buscar otras comunidades similares del segundo tipo. Si no las hay, tambi´n pueden crearlas. e El hecho de que la infraestructura para crear comunidades virtuales sea muy f´cilmente accesible no debe llevarnos a creer que la creaci´n y supervivencia a o de una comunidad consiste simplemente en instalar los programas adecuados (o darse de alta en alguno de los portales/sistemas que permiten hacerlo). Adem´s a de los recursos t´cnicos es preciso tener en cuenta los siguientes aspectos: e Presencia. Es fundamental el contacto regular sea cual sea el medio de interacci´n elegido: si no hay comunicaci´n, los posibles miembros de la o o comunidad van perdiendo inter´s, por falta de realimentaci´n. e o Esto se puede conseguir mediante la creaci´n de nuevas ‘historias’ pero o tambi´n mediante la difusi´n de los resultados obtenidos de b´squedas de e o u informaci´n relevantes para la comunidad. o Organizaci´n de actividades. Pueden ir desde la organizaci´n de presenta- o o ciones de/para los miembros de la comunidad hasta sesiones m´s o menos a interactivas y m´s o menos dirigidas sobre temas espec´ a ıficos. La idea es mantener una actividad m´s o menos constante, y tambi´n establecer a e pautas de discusi´n de inter´s para todos. El proceso puede ser m´s o o e a menos formal, dependiendo de los integrantes y del nivel de participaci´n o esp´ntanea en la comunidad. o Organizaci´n de los contenidos que se produzcan. Como m´ o ınimo deber´ıa ser posible para un reci´n llegado tener acceso a ‘la historia’ (no olvidemos e que esta puede ser una forma de acceder al contexto) de la comunidad; esto es, darle acceso a todo lo ocurrido antes de su incorporaci´n. En la o medida en que otro tipo de aportaciones hayan podido producirse, tambi´n e deber´ ser f´cilmente accesibles por los miembros de la comunidad. Todo ıan a esto ayuda a crear cierto sentido de ‘lugar’ donde los miembros ‘habitan’. Por supuesto, y siempre que esto sea posible y razonable, deber´ evaluarse ıa la posibilidad de dar acceso p´blico a todo ese material generado a per- u sonas que no pertenezcan a la comunidad, pero puedan estar interesadas en ello. 9
  • 10. Organizaci´n interna. Dependiendo del tama˜o de la comunidad, ser´ nece- o n a sario iniciar un conocimiento de los integrantes, construir un vocabulario com´n, crear normas e incluso establecer responsables de determinadas u areas si es preciso. ´ Flexibilidad. Es importante ser capaz de adaptarse a los cambios que puedan ir produci´ndose en la comunidad y lo que le rodea. Estos cambios e pueden venir dados por el tema de la comunidad, pero tambi´n por las e tranformaciones que pueda sufrir la misma (n´mero de miembros, evolu- u ci´n en el conocimiento, etc.) o 8. Para saber m´s a El INSEAD, escuela de negocios creada como una instituto ‘no–nacional’ europeo, nos ofrece una amplia lista de publicaciones y eventos relaciona- dos con las comunidades virtuales12 . Lista de comunicades virtuales en dmoz13 . 9. Algunas ideas sobre qu´ se puede encontrar e Despue´s de hablar sobre las publicaciones en l´ e ınea y los congresos virtuales, no queremos dejar de se˜alar algunas de las otras posibilidades existentes: n Listas de correo. El sistema de funcionamiento es muy similar al del correo electr´nico habitual; la unica diferencia es que en lugar de enviar o ´ los mensajes a la direcci´n de una persona, se env´ a una direcci´n que o ıan o representa a todos los apuntados en la lista; despu´s, un programa de com- e putador se ocupa de redirigir el mensaje a las personas adecudas (puede haber opciones complejas, habitualmente: moderaci´n, almacenamiento, o ...). Si usted est´ interesado en alg´n tema, y sabe que hay o puede haber a u m´s personas interesadas, busque si existe una lista de correo sobre el a mismo. Si no existe, cr´ela. Algunos recursos: e • Buscadores: Google14 , AltaVista15 . • Servicio de listas de distribuci´n de RedIRIS16 o • Casi todos los portales comerciales ofrecen servicios de listas de correo. Hay un portal en castellano dedicado exclusivamente a proporcionar 12 http://www.insead.fr/CALT/Encyclopedia/ComputerSciences/Groupware/Virtual- Communities/ 13 http://dmoz.org/Computers/Internet/Cyberspace/Online Communities/Resources/ 14 http://www.google.com/ 15 http://www.altavista.com/ 16 http://www.rediris.es/list/ 10
  • 11. estos servicios se trata de eListas.Net17 . Otro portal, esta vez extran- jero, Liszt18 , Entre los portales generalistas destacan los Groups de Yahoo!19 y su versi´n en espa˜ol20 . o n • Las listas de correo de UNINet21 donde es bienvenida cualquier ini- ciativa seria con objetivos docentes o cient´ ıficos. Foros de Usenet (news). La idea es parecida a la de las listas de correo. En lugar de enviar los mensajes a trav´s del correo electr´nico, ´stos se al- e o e macenan en servidores dedicados, y se utilizan programas adecuados para acceder a ellos. Las ventajas frente a las listas de correo se basan en que no recibimos los mensajes en nuestra cuenta de correo, con lo que nos ahorramos parcialmente la gesti´n de interminables listas de mensajes. El o inconveniente es que si pasamos varios d´ sin acceder a alguno de los ıas grupos a los que estemos suscritos, podemos perder parte de los mensajes env´ıados (esto se puede resolver parcialmente, porque algunos sitios al- macenan los contenidos de Usenet de modo permanente). Nuevamente, si est´ interesado en alg´n tema, busque en la lista de grupos que le ofre- a u cer´ su programa de news. La creaci´n de grupos de noticias es ligeramente a o m´s complicada que la creaci´n de una lista de correo, porque sigue un a o protocolo bastante r´ıgido. Algunos recursos: • Los proveedores de acceso a internet ponen a disposici´n de sus o clientes servidores de acceso a este servicio. ıculos antiguos (y actuales) de Google22 • Buscador de art´ IRC (Internet Relay Chat). Es un sistema de comunicaci´n que sirve para o ‘traducir’ a la red lo que ser´ las conversaciones entre varias personas ıan que se re´nen en una habitaci´n. Permite establecer la comunicaci´n entre u o o un n´mero indeterminado de personas con la unica de limitaci´n de la u ´ o necesidad de un computador conectado a una red, y una ventana de texto. Algunos recursos: • Una red hispana de amplio uso: iRC.Hispano23 • Algunas otras redes: Undernet24 , EFnet25 (hay algunas m´s). a • Redes especializadas: Open Projects Net26 , especializada en lo que ellos llaman Open Source, Open Technology and Open Information. 17 http://www.elistas.net/ 18 http://www.liszt.com/ 19 http://groups.yahoo.com/ 20 http://es.groups.yahoo.com/ 21 http://www.uninet.edu/uninet/listas/listas.htm 22 http://groups.google.com/ 23 http://www.irc-hispano.org/ 24 http://www.undernet.org/ 25 http://efnet.org/ 26 http://openprojects.nu/ 11
  • 12. • Nuevamente, no podemos dejar de se˜alar los servicios ofrecidos por n UNINet, que tambi´n tiene su propia red de IRC27 . e IM (Instant Messaging). En los ultimos tiempos ha sustituido al IRC y al ´ correo electr´nico parcialmente por su inmediatez, comodidad y atractivo o de las aplicaciones dise˜adas. n Algunos recursos: Messenger de Microsoft28 Messenger de Yahoo29 AOL Instant Messaging30 . . . vamos detectando un problema. Muchos servicios incompatibles. Hay clientes capaces de operar con todos los protocolos. En este sentido, es muy interesante jabber31 Foros de discusi´n en la WWW. Aunque los dos sistemas enunciados an- o teriormente dan cuenta de las necesidades de discusi´n/publicaci´n sobre o o los temas que puedan ser de inter´s, la web se est´ convirtiendo en el e a est´ndar de acceso a la red. Mucha gente incluso identifica Internet con la a WWW. Eso ha fomentado la aparici´n de foros similares a los antes comentados o (b´sicamente cualquiera de los tres modelos anteriores est´ disponible a a a trav´s de la WWW), pero a trav´s de p´ginas web. e e a Adem´s, la evoluci´n en los sistemas de publicaci´n y gesti´n de con- a o o o tenidos en la red han dado lugar a la proliferanci´n de sitios web gestion- o ados en grupo o individualmente, con contenidos de lo m´s diverso: desde a las preocupaciones de un individuo, a la divulgaci´n de saberes altamente o especializados, pasando por un amplio abanico de posibilidades. Se trata de las bit´coras (tambi´n conocidas como weblogs, o blogs). T´ a e ıpicamente est´n compuestos de una sucesi´n de historias, que aparecen ordenadas a o cronol´gicamente -pero en sentido inverso-, cada una de las cuales suele o tener una secci´n para que los visitantes del sitio aporten comentarios. o Tambi´n suelen tener facilidades para acceder a las historias antiguas con e facilidad, y un estilo directo e informal de escritura. Una de las caracter´ ısti- cas fundamentales es la facilidad de publicaci´n, haciendo que pr´ctica- o a mente cualquier persona con acceso a la red pueda r´pidamente estar en a situaci´n de publicar, sin tener grandes conocimientos t´cnicos (pr´ctica- o e a mente ninguno, de hecho). 27 http://www.uninet.edu/uninet/irc.htm 28 http://www.hotmail.com/ 29 http://messenger.yahoo.com/ 30 http://www.aim.com/ 31 http://www.jabber.org/ 12
  • 13. Cuando se trata de difundir conocimiento, es habitual que haya exper- tos en diversas materias que las dominan y son capaces de transmitir sus saberes de manera mucho mejor y m´s eficaz que los medios tradicionales, a habitualmente encargados de transmitir la informaci´n (peri´dicos, revis- o o tas, . . . ). Naturalmente, esto se mezcla con gente ociosa que publica como una forma de expresi´n, autopromoci´n, o simplemente desahogo. o o Algunos recursos: • Blogger32 (en ingl´s, uno de los primeros sitios que di´ la oportunidad e o a la gente de albergar bit´coras de forma gratuita). a • Blogia33 (en nuestro idioma, el sitio con un n´mero mayor de bit´coras u a en nuestro idioma. Es gratuito, y cualquiera puede activar su sitio con poco trabajo) • Utilizando este medio han surgido algunas comunidades interesantes BarraPunto34, uno de los primeros sitios en utilizar este formato en nuestro idioma, que agrupa a una parte importante de la comunidad interesada en el Software libre en nuestro idioma, Blogalia35, sitio dedicado a albergar bit´coras de tem´tica variada, . . . a a • En UniNet tambi´n tenemos nuestra bit´cora Tabl´n de Anuncios de e a o UniNET36 . Adem´s, si queremos ’tomar el pulso’ a la creciente comunidad hispana, a convendr´ tomar nota de los siguientes sitios: a • bit´coras.net37 y, a • bit´coras.com38. a Ambos act´an como directorios, donde se puede encontrar bit´coras u a dedicadas a diversos temas,desde diarios personales a cualquier tema que uno pueda buscar. Tambi´n incorporan utilidades de notificaci´n, e o para que los sitios ‘avisen’ de las actualizaciones. De este modo, se puede seguir en tiempo real, la evoluci´n del medio. Finalmente, o act´an como meta-editores, seleccionando y resaltando las historias u m´s relevantes, dando acceso directo a lo que sus creadores consider- a an los eventos m´s relevantes. a • Con una perspectiva diferente naci´ el blog´metro39 , como una her- o o ramienta que cada noche explora la blogosfera (conjunto de blogs) extrayendo los enlaces aportados en todas las historias nuevas, y elab- orando y publicando de forma autom´tica una lista (‘ranking’) de los a 32 http://www.blogger.com/ 33 http://blogia.com/ 34 http://barrapunto.com 35 http://www.blogalia.com/ 36 http://red.uninet.edu/ 37 http://www.bitacoras.net/ 38 http://www.bitacoras.com/ 39 http://blogometro.blogalia.com/ 13
  • 14. m´s referenciados, con la esperanza de obtener informaci´n intere- a o sante. Si nos centramos en la sociedad del conocimiento, probablemente nos in- teresar´n los llamados k-logs (knowledge logs) como una versi´n de las a o bit´coras, pero centradas en la difusi´n del conocimiento (bien directa- a o mente, o como herramienta para difundiarlo). • Yahoo! Groups : klogs40 es una lista de correo donde se discuten estos temas y se ofrecen enlaces relevantes. • Lista de klogs41 se trata de una selecci´n de sitios de este tipo. o • KMpings42 se trata de un sitio donde cualquiera que escriba sobre el tema, puede dejar un aviso, de forma que los interesados en el tema pueden visitarle. Es una nueva forma de construir comunidad basada en la tem´tica, se a basa en la auto-selecci´n y centralizaci´n de enlaces hacia historias o o o art´ ıculos relevantes. Hay otros sitios de este estilo, centrados en diversas tem´ticas (sirva el caso de TopicExchange43 como ejemplo, a donde se pueden encontrar una buena selecci´n de tem´ticas). o a Software social. Se trata de programas y sistemas destinados a favorecer las relaciones entre personas, bien de tipo profesional o personal, bien orientado a la realizaci´n de negocios o de contactos interpersonales. El o contacto se favorece mediante la elaboraci´n de perfiles, la relaci´n con o o otros miembros del sistema, y la exploraci´n de los contactos respectivos o de cada uno (amigos, amigos de amigos, tem´ticas, palabras clave, . . . ). a Algunos ejemplos • Ryze44 se trata de una comunidad orientada a los contactos profe- sionales, de negocios y tambi´n orientados a compartir conocimiento. e • Friendster45 se trata de una red orientada al establecimiento de con- tactos personales, para la amistad y los encuentros. • Linkedin46 es otra comunidad orientada a los contactos de tipo em- presarial y de negocios. Como dato anecd´tico (pero menos), una empresa tan importante y tan o conocedora de la red como Google se ha interesado por las bit´coras (Com- a pr´ Blogger) y tiene su propio sistema de redes sociales: Orkut47 , que se o halla en fase de pruebas. 40 http://groups.yahoo.com/group/klogs/ 41 http://dijest.editthispage.com/klogs/ 42 http://www.highcontext.com/kmpings/ 43 http://topicexchange.com/ 44 http://www.ryze.com/ 45 http://www.friendster.com/ 46 http://www.linkedin.com/ 47 http://www.orkut.com/ 14
  • 15. En nuestro idioma tambi´n podemos ver iniciativas intersantes y novedosas e relacionadas con estos temas: • eConozco48 orientada a contactos de negocios e intercambio de conocimien- to. De creaci´n muy reciente. o • dicelaRed49 es una empresa que se dedica a explorar la red en bus- ca de clasificar y ofrecer de forma segmentada la informaci´n que o aparece a diario en ella. 10. Conclusiones Existen algunas diferencias entre las comunidades reales y las virtuales, aunque no tan grandes como algunos pretenden que creamos. Uno de los may- ores obst´culos puede ser la limitaci´n en cuanto a las formas de interacci´n, a o o f´cilmente salvables con el esfuerzo adecuado y la ayuda de todos. Tambi´n tiene a e ventajas importantes como es la universalidad, la desinhibici´n, la facilidad de o construcci´n y participaci´n. o o Por ultimo, recordar que la t´cnica por s´ sola nunca es suficiente, hacen ´ e ı falta las personas. Referencias [BML] David D. Clark Robert E. Kahn Leonard Kleinrock Daniel C. Lynch Jon Postel Larry G. Roberts Stephen Wolff Bar- ry M. Leiner, Vinton G. Cerf. A brief history of the inter- net. http://www.isoc.org/internet-history/brief.html (Traducci´n al o castellano: http://www.interhelp.org/historia00.html). [Com00] Mar´ Jes´s Coma. ıa u Nuevos retos en la globalizacion. la ex- periencia uninet. El espa˜ol en internet. Instituto Cervantes, n 2000. http://www.cervantes.es/internet/EspaInternet/CONFEREN- CIAS/CONFEREN MJesusComa.htm. [DK98] Derrick DE KERCKHOVE. Inteligencia conectada y mente colectiva. Revista de Occidente, (206):32–42, Junio 1998. [Haw98] Marc Hawa. La red a la carta: Las comunidades virtuales de usuarios y los servicios telem´ticos integrados. Conferencia in- a vitada al Primer Congreso Virtual Iberoamericano de Neurolog´a, ı 1998. http://www.uninet.edu/neurocon/congreso-1/conferencias/int- neuro-hawa.html. 48 http://www.econozco.com/ 49 http://www.dicelared.com/ 15
  • 16. [KM84] Siegel J. Kiesler, S. and T. W. McGuire. Social psychological as- pects of computer-mediated communication. American Psychologist, 39(10):1123–1134, 1984. [Law01] Steve Lawrence. Online or invisible? Nature, (6837):521, 2001. http://www.neci.nec.com/ lawrence/papers/online-nature01/. [MAI97] Elizabeth D. Mynatt, Annette Adler, and Mizuko Ito. Design for network communities. In Proceedings of the Conference on Hu- man Factors in Computing Systems, Los Angeles, April 1997. ACM. http://www.acm.org/sigchi/chi97/proceedings/paper/edm.htm. [Mil98] Jos´ Antonio Mill´n. Del averiguador a la malla mundial la cultura en e a la comunidad virtual del espa˜ol. Revista de Occidente, (206):98–109, n Junio 1998. http://jamillan.com/averigua.htm. [Rei91] Elizabeth Reid. Electropolis: Communication and Community On In- ternet Relay Chat. Melbourne, Australia, 1991. Honors Thesis. 16

×