Epílogo                                       Gustavo Luis Moré                                       Páginas para una his...
que sin excepción termina en un borde playero donde se concentra gran parte del dinamismo del con-              La empresa...
Detalle del bloque comercial de la torre del                                       conjunto Acrópolis en Santo Domingo.   ...
Para la arquitectura dominicana los retos son abrumadores. Mientras se trabaja sin descanso, tanto                  motore...
Interior apartamento privado en Santo        Hospital Metropolitano de Santiago.Domingo. William Vega, 2007.              ...
Perspectiva de conjunto dentro del entorno      mixtos domínico-venezolanos, domínico-salvadoreños, domínico-colombianos. ...
Notas               1          ARQUITECTURA VERNÁCULA                          Y POPULAR                          Esteban ...
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Doc arquitectura-epilogo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Doc arquitectura-epilogo

1,932

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,932
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
38
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Doc arquitectura-epilogo

  1. 1. Epílogo Gustavo Luis Moré Páginas para una historia futura Este proyecto duró cinco años en construcción. Durante ese período los autores tuvimos la oportunidad En el fondo, una perspectiva del puente frente a la playa del Aqua Resort en Uvero Alto. de meditar con detenimiento sobre el cuerpo de estudio de cada una de nuestras Historias. En realidad, Arq. Antonio Segundo imbert, 2007. Foto Ricardo Briones. hemos podido decantar una determinada postura frente al hecho arquitectónico, una específica actitud En el inciso, fachada sur del condominio crítica. La simple escogencia de los hitos fundamentales, de los hilos conductores del cuento, ha sido Aqua en la playa de Juan Dolio. más que un acto intelectual, una suerte de coincidencia. Estas páginas finales, aunque firmadas por el Andrés Julio Sánchez y César Curiel, 2008. Foto Ricardo Briones. editor, reflejan en gran manera el enfoque concertado del grupo. Los tiempos actuales Es mucho lo que ha cambiado el país en los últimos años. La más evidente pesquisa se presenta en el universo del turismo en enclaves costeros de cada vez más calidad, aunque también debemos referir- nos a la intensa actividad proyectual que se despliega en los principales centros urbanos. Como ejemplo pionero en el mercado turístico, podemos citar aquel desarrollo de mediados de la déca- da del 70, Casa de Campo, que se ha convertido en una máquina indetenible de crecimiento, tanto cuan- titativo como cualitativo. La participación abierta de arquitectos locales y extranjeros en éste y en otros enclaves, ha enriquecido notablemente la oferta inmobiliaria, fenómeno consolidado ya en otros proyec- tos posteriores como Los Corales, La Marina y los Campos de Golf de Punta Cana; el enorme y ambi- cioso complejo de Cap Cana, y los innumerables polos de asentamiento para el ocio en el este, el nor- te y el extremo sur del territorio nacional. La iniciativa ha sido tan abundante y dispersa que hoy resulta prácticamente imposible reconocer todos y cada uno de los proyectos ejecutados o en proceso de cons- trucción, tarea pendiente para el futuro inmediato. El nuevo modelo turístico –diverso al tipo urbano compacto o al bloque aislado rodeado de verde– típi- co de gran formato obedece, frecuentemente, a la solución de volúmenes articulados en franjas más o menos estrechas de terreno, orientados hacia la playa; hacia la llegada, se disponen los espacios de re- cepción, servicios y alimentación; hacia el centro, los bloques de habitaciones de baja densidad reparti- dos de modo simétrico, abrazando espacios paisajísticos y de equipamiento colectivo, ordenamiento426|PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA |427
  2. 2. que sin excepción termina en un borde playero donde se concentra gran parte del dinamismo del con- La empresa privada frente a la obra pública junto. Este esquema de alguna forma responde a las normas previstas por el INFRATUR en sus inicios, re- Debido a las notables diferencias existentes, tanto en la gestión como en los resultados, es importante glamento que hasta hace poco, predominó en casi todos los hoteles “todo incluido” realizados en el país. esbozar aquí las particularidades relativas a los universos paralelos de la empresa privada y la obra pú- Recientemente se ha registrado un desconcertante aumento de la densidad y de la altura en la norma blica. Dos edificios –entre muchos otros– pueden servir de ejemplo para motivar esta reflexión: el com- acostumbrada, permitiendo edificaciones multipisos para apartamentos –no para hoteles, todavía– en al- plejo de la Torre y Centro Comercial Acrópolis, y el edificio sede de la Suprema Corte de Justicia y la Pro- gunos polos, notablemente en el de la costa de Juan Dolio y Guayacanes. curaduría General de la República. Ambos están situados en la ciudad de Santo Domingo, fueron cons- En los últimos años las administraciones municipales, principalmente la del Distrito Nacional, han empren- truidos paralelamente y dotados de exigentes terminaciones y equipamientos. El primero fue el resulta- dido un programa a todas luces coherente, orientado a dignificar el espacio público ciudadano. Muchas do de una vigorosa y tenaz gestión privada; el segundo, producto del mejor esfuerzo por lograr una obra de las áreas verdes capitalinas, centrales y marginales, han sido rediseñadas y equipadas con mobiliario pública correcta, transparente y emblemática. urbano de buena calidad. Una de las primeras acciones en este sentido fue la llevada a cabo para el de- Desde toda perspectiva, ambos proyectos fueron realizados con absoluto rigor. Los diseños fueron en- nominado Boulevard de la 27, ejecutado por la SEOPC sobre el enrase del túnel de esa arteria entre los cargados a firmas reconocidas, una extranjera, con excelentes asociados criollos, y la otra a una local; ejes de la Abraham Lincoln y la Winston Churchill (1999). Este longitudinal espacio urbano fue concebido los documentos redactados para la construcción fueron sometidos a las más exigentes normas; los sis- como un estrecho parque central entre los carriles a ambas direcciones de esa vía de gran intensidad de temas de construcción fueron explorados a fin de reducir el tiempo de obra y maximizar la eficiencia. Ar- uso. Posteriormente, otros lugares de vocación pública han sido intervenidos con gran aceptación de las quitectónicamente, el espacio vacío central, como componente del ensemble, fue en ambos casos pro- poblaciones urbanas que los disfrutan. Otros parques tradicionales, como el Parque de las Flores de la Ve- tagonista principal; la selección de materiales para el recubrimiento y las técnicas de instalación fueron ga, remodelado por el Arq. Plácido Piña y supervisado por Joel Martínez, constituye uno de los esfuerzos pioneras en la cultura local de acabados; uno fue localizado en el enclave de mayor atractivo comercial de mayor calidad en sus resultados arquitectónicos. Dentro de estas acciones hay que destacar los pro- de la ciudad; el otro, en el lugar más emblemático de la democracia dominicana. Mientras Acrópolis res- yectos para el Parque Central de Santiago (Moré y Mignucci), originado por la Secretaría de Estado de Me- pondió a criterios de estricto orden empresarial, con objetivos claramente económicos como pautas de dio Ambiente (2002-2008) y para la revitalización del Centro de los Héroes en Santo Domingo (Moré y Mar- acción, la Suprema Corte de Justicia ha debido obedecer a la oportunidad de materializar la más actua- tínez/ Ramírez et al.), protagonizado por el Ayuntamiento del Distrito Nacional (2003-2008). Otra de las ini- lizada visión de una nación contemporánea, empeñada en transformar sus instituciones, con una obra ciativas ejemplares dignas de mención ha sido el rescate de la Cueva de las Maravillas (2004), en San Pe- reservada a alojar uno de los poderes del Estado dominicano. dro de Macorís, dirigida por Marcos Barinas desde la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. Habría que preguntarse cómo dos proyectos de tan gran envergadura han terminado, en el largo plazo, Paralelamente ocurre en la actualidad una sobredemanda en los inmuebles ofertados de ocasión en el en circunstancias similares: ambos sufrieron agudamente las vicisitudes propias de los avatares domini- centro histórico de Santo Domingo, proceso que ha comenzado a densificar, a veces afectando grave- canos de los últimos años. Retrasos, escalamiento de costos, alteraciones al proyecto original, distorsio- mente la estructura arquitectónica original, casas coloniales y republicanas con operaciones hoteleras de nes programáticas, etc. En la Bienal de Artes Visuales celebrada en el año 2005 en la República Domi- bajo calado, apartamentos de mínima superficie, generalmente apoyados por diseños de muy escasa nicana, un enorme mural de 8 metros de longitud, del artista Aquiles Azar, ganó la Categoría de Fotogra- elaboración. Ardua labor le espera a la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental para discriminar fía. Su temática, “El Hoyo”, no se refirió sólo al reciente trauma financiero que vivimos los dominicanos, justamente estas iniciativas. sino a la gran cantidad de propiedades urbanas excavadas para recibir la construcción de aparcamien- Lo mismo ocurre en el campo de la arquitectura urbana privada. La ciudad de Santo Domingo se den- tos subterráneos en la ciudad de Santo Domingo, hasta el momento abandonadas. Era frecuente –y en sifica a pasos agigantados, y muy probablemente así le ocurrirá a Santiago de los Caballeros, tan pron- gran medida todavía lo es– encontrar estos enormes y peligrosos vacíos en el panorama citadino. ¿Cuál to como proyectos de infraestructura pública –como el muy anunciado Parque Central– promuevan el es la razón? Hay mucho espacio para las elucubraciones, pero entendemos que las explicaciones son desarrollo en altura en torno a sus espacios cualificados paisajísticamente. Hoy, en la capital, los conjun- múltiples y, como se ha visto, muy complejas. tos de mediana escala, las torres de apartamentos, comerciales y las nuevas propuestas de uso mixto, Es que, en última instancia, la arquitectura y el urbanismo son productos hipersensibles a la realidad po- se adocenan en las calles de los sectores centrales, a la espera de una eventual participación de las au- lítico-social. De ésta dependen, tanto en su representatividad social como en la capacidad para encar- toridades en cuanto a la dotación de servicios comunitarios, peligrosamente deficientes o incluso inexis- nar a través del espacio las aspiraciones de un pueblo, sean éstas de índole pública o de índole privada, tentes en buena parte del Polígono Central. materiales o espirituales.428|PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA |429
  3. 3. Detalle del bloque comercial de la torre del conjunto Acrópolis en Santo Domingo. Richard Knor, 1997-2004. Foto Jochi Marichal. Vista sur del conjunto de Acrópolis. Foto Jochi Marichal. Detalle del atrio central del edificio de la Suprema Corte de Justicia y la Procuraduría General de la República. Centro de los Héroes, Santo Domingo. Gustavo Luis Moré y Juan Cristobal Caro, 1997-2005. Foto Lowell Whipple. Fachada oeste de la Suprema Corte de Justicia y la Procuraduría General de la República. Centro de los Héroes, Santo Domingo. Foto Gustavo Luis Moré.430|PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA |431
  4. 4. Para la arquitectura dominicana los retos son abrumadores. Mientras se trabaja sin descanso, tanto motores de proyectos turísticos e inmobiliarios y hasta “conceptualizadores” de proyectos. Aún no se re- individual como colectivamente, habría que esperar que los organismos oficiales competentes y las ins- gistra, al menos claramente, la posibilidad de encargar grandes obras públicas a empresas internaciona- tituciones representantes del diseño y la planificación en la República Dominicana continúen trabajando les, desde su diseño hasta su entrega “llave en mano”, como ocurre en países de la región, como es el en la construcción del espacio de acción profesional requerido. caso de Trinidad y Tobago, por sólo citar un ejemplo no tan distante. Tenemos fe en que el panorama de la arquitectura oficial mejorará en un futuro cercano. En ello han de Esperamos que las instituciones representantes del quehacer profesional –fundamentalmente el CODIA, incidir la implementación del sistema de concursos como forma de asignación transparente y noble de pero también la Sociedad de Arquitectos– logren estructurarse eficazmente a fin de lograr el estableci- las obras y el aprovechamiento de buenas prácticas que se han ido desarrollando en naciones herma- miento de una normativa que, en este contexto, organice la participación en el mercado de cuantos de- nas. En realidad, en estos y en muchos otros aspectos la empresa privada ha venido avanzando más rá- seen hacerlo, defendiendo los intereses de la profesión y respondiendo a las exigencias de una sociedad pidamente, con una idea más clara del valor agregado que representa para sus iniciativas una buena tan compleja y globalizada. obra de arquitectura, un novedoso diseño de autor. Hacia un futuro plus-que-imperfecto Arquitectura dominicana y globalización Predecir es siempre arriesgado. A juzgar por las apariencias, el espacio ciudadano sobrevive dentro de Pocos oficios son tan particulares como el de la Arquitectura. Se diseña para funciones, circunstancias, si- un permisivo desorden: la ciudad está repleta de obras sin terminar o recién comenzadas, realizadas con tios y usuarios específicos. Con presupuestos limitados, en tiempos bien definidos. Todo arquitecto del pla- una escasa orientación en el desarrollo de proyectos, sin que hayan sido ventiladas públicamente, ni con- neta debe entrenarse desde los inicios de sus estudios en los mecanismos precisos que le permitirán in- certadas, ni estudiadas, ni evaluadas correctamente. sertar cada proyecto en su lugar y en su tiempo correspondiente. Debe considerar aspectos físicos, tangi- Gran parte de las ciudades lucen descuidadas, con jardines y espacios públicos a medio talle, vías pea- bles, tales como el terreno –su capacidad de carga, su estratigrafía–, el asoleamiento, la vegetación, el cli- tonales inexistentes y un tráfico vehicular denso, sólo aliviado por la función que, críticamente, desem- ma, los fenómenos naturales y los urbanos, la vialidad, la contextualización, etc. Igualmente debe ser sen- peñan los viaductos y expresos diseñados a lo largo de las avenidas principales. sible a otros aspectos no menos importantes, de carácter generalmente abstracto: la cultura, la poética, la Después de cinco siglos la República Dominicana es todavía un país en transición. Santo Domingo, el historia, las tradiciones de uso, de construcción y simbólicas de cada localidad donde se levantará su obra. más viejo asentamiento del continente después de la llegada europea a América, es también el más jo- Si bien el párrafo anterior resulta en gran medida evidente, no resulta así en la reflexión previa al acto de so- ven en pertenecer a la lista de metrópolis americanas en alcanzar similar población o superficie. Es, sin licitar los servicios de un arquitecto en la actualidad, sobre todo entre algunos promotores inmobiliarios do- dudas, la ciudad más populosa y compleja del archipiélago caribeño. En la última década se ha visto con minicanos. La importación de arquitectos “estrellas” –desde luego no lo que aquí ocurre– ha sido muy co- asombro la densificación paulatina del espacio urbano, sobre todo en las áreas centrales. Este crecimien- mún en las décadas recientes, más que nada en el panorama del Primer Mundo. El gran bagaje cultural de to, ha sido producto de una enorme presión económica sobre el suelo. Como indicador basta señalar estas naciones les ha permitido apreciar el trabajo de autores sobresalientes de otras procedencias, que han que el precio del metro cuadrado se ha triplicado en los últimos años. sido escogidos por concurso abierto o comisionados, principalmente para desarrollar encargos públicos de Es notable la gran pujanza de iniciativas inmobiliarias que hasta ahora, y en defecto de una estrategia pú- especial significación, o para edificios singulares ordenados por los siempre escasos mecenas privados. blica de acción, lucían la única alternativa para la consolidación de territorios estratégicos por su centra- Los caminos de la arquitectura están llenos de ejemplos de arquitectos trashumantes: los ingenieros ro- lidad y por sus posibilidades de acudir a una dotación de infraestructura ya inevitable. Producto de una manos dispersos por la vasta geografía del Imperio; los maestros masones franceses que exportaron el idea de ciudad –propuesta desde el municipio–, de barrios, funcional y formalmente caracterizados en gótico a los estados vecinos; los alarifes mozárabes y los canteros españoles que hicieron otro tanto en polígonos, y de una estabilidad y un crecimiento macroeconómicos, docenas de torres de apartamentos toda América; la estadía final de Leonardo en la corte francesa; los arquitectos italianos en la de San Pe- y de oficinas, al igual que plazas comerciales de la más diversa configuración, se han levantado en el Po- tersburgo. Sin dudas asistimos hoy a un fenómeno común, de consecuencias, por cierto, no muy bien lígono Central, en el Evaristo Morales, en El Vergel, en barrios de apenas 40 años de edad, y se han ex- documentadas en la historiografía del arte universal. tendido hasta barrios tradicionales como Gazcue, la Ciudad Universitaria, La Esperilla y otras zonas, hoy Estamos conscientes de que, en el marco de la globalización, en la Republica Dominicana este fenóme- hasta cierto punto satélites al universo urbano de mayor actividad comercial. no ha empezado a manifestarse y sin duda alguna seguirá ocurriendo bajo muy diversas modalidades. En la actualidad no menos de 500,000 metros cuadrados deben estar siendo construidos en la geogra- Se observan oficinas extranjeras participando activamente en obras en toda la geografía nacional, pro- fía nacional, la gran mayoría por promotores dominicanos privados, españoles, italianos y por consorcios432|PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA |433
  5. 5. Interior apartamento privado en Santo Hospital Metropolitano de Santiago.Domingo. William Vega, 2007. Julio Rivera Lee. 2000-2007.Foto Ricardo Briones. Foto Ricardo Briones.Casa en Palmar de Ocoa. Jordi Masalles, Torre de apartamentos en el polígono central2008. Foto Jesús Rodríguez. de Santo Domingo. Franc Ortega, 2007. Foto Ricardo Briones.Casa en Casa de Campo, La Romana.Francisco Feaugás, 2008. Parque de las Flores en La Vega. Plácido Piña,Foto Lowell Whipple. 2007. Foto Joel Martínez.Apartamentos “La Parcela” de Arroyo Hondo, Edificio Hylsa en la avenida Winston Churchill,Santo Domingo. Carlos Troncoso, 2008. Santo Domingo. Antonio Segundo Imbert,Foto Ricardo Briones. 2001. Foto Jochy Marichal.434|PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA |435
  6. 6. Perspectiva de conjunto dentro del entorno mixtos domínico-venezolanos, domínico-salvadoreños, domínico-colombianos. etc. Muchos de ellos, dedel Centro de los Héroes, el Pabellón de lasNaciones en primer plano, la nueva sede de la una escala desconocida por la arquitectura y el urbanismo locales.Suprema Corte de Justicia y la Procuraduría Por otra parte, desde el punto de vista del hecho físico, es posible reconocer un cambio de actitud: no sólo elGeneral de la República al fondo, en SantoDomingo. Juan Cristobal Caro y Gustavo volumen de obra sino el estilo –si es posible hablar en estos términos todavía– parece estar orientándose ha-Luis Moré, 1997-2005.Foto Eduardo Guzmán. cia otras tendencias. Proyectos de una marcada influencia moderna, con materiales y tecnologías novedosos en el área, son cada vez más evidentes en las vallas y folletos de propaganda de las iniciativas inmobiliarias. En los años 80 y 90 se visualizaba el surgimiento de un regionalismo críticamente responsable, produc- to de años de investigación y búsqueda de todo un grupo de arquitectos locales; pero se ha marginado frente a una arquitectura de catálogo, relativa a otras sociedades, a otras determinantes culturales. Mia- mi sigue siendo el paradigma preferido. Nada nuevo: la anunciada globalización al menos debiera pro- porcionarnos una arquitectura climáticamente apropiada, si bien ajena y propicia a todo cambio. El presente, contradictoriamente, es halagador. Las publicaciones periódicas locales así lo señalan. La gran profusión y la alta calidad en las propuestas conceptuales de muchas obras construidas en los úl- timos 12 años ha sido la mejor muestra de que el país cuenta con una generación de arquitectos con- solidados, de una práctica cada vez más profesional y reconocida en los ámbitos internacionales. Una nueva generación de jóvenes asoma con proyectos que tienen poco que envidiar a los que se redactan en otros territorios de la región. Áreas como el paisajismo –notablemente desarrollada en los enclaves tu- rísticos y vacacionales–, la arquitectura de interiores –de gran expresividad en residencias de alta escala y en infinidad de instalaciones comerciales–, las consultorías técnicas especializadas, los materiales de construcción de vanguardia, se han desarrollado notablemente. El mundo editorial especializado se afianza con sorprendente solidez, y participa de diversas maneras en la construcción del andamiaje crítico de la arquitectura local. Poco a poco, se advierte el advenimiento de una arquitectura de autor, con rasgos definidos y admirable pertenencia al contexto. Hoy en día el mercado del diseño ha comenzado a entenderse dentro de una multitud de opciones a las que acudir en el momento de ejecutar una obra, por más pequeña que ésta sea. Lo importante, al fin, es mejorar la calidad de vida de nuestras ciudades. Enriquecer el espacio público. Dotar a los ciudadanos y a nuestros visitantes de un es- cenario digno, respetuoso de las mejores formas de la tradición arquitectónica global y a la vez auténtico, impregnado de ese carácter isleño y tropical del que podemos, en ocasiones, sentirnos orgullosos. La cercanía de los mercados globales y el continuo retorno de nuevos egresados de facultades y despa- chos de primera línea prometen desarrollar una mano de obra intelectual con la posibilidad de organizar- se, paradójicamente, en torno a una cierta idea de lo propio, de construir determinados espacios de iden- tidad en los que podamos interpretar las diversas historias que han constituido nuestro acervo arquitectó- nico. El trabajo parece requerir de una Arquitectura de la Resistencia, tal como ha sido ideada en los últi- mos Seminarios de Arquitectura Latinoamericana (SAL), que reconozca la riqueza cultural del patrimonio regional y posea los instrumentos necesarios para proyectar hacia el futuro una síntesis siempre nueva y a su vez enraizada en este flujo de tantos siglos que hemos querido reconstruir en estas 6 Historias.436|PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA PÁGINAS PARA UNA HISTORIA FUTURA |437
  7. 7. Notas 1 ARQUITECTURA VERNÁCULA Y POPULAR Esteban Prieto Vicioso 1 Este dato lo proporciona Pedro Mártir de Angle- ría, quien fue el primer Cronista de Indias sin haber teca de Autores Españoles, Bailly Bailliére e hijo, editores, 1909. Pag. 113. 13 Ver LAS CASAS, BARTOLOMÉ DE. Historia de las Indias. 3 vols. Santo Domingo: Sociedad Domini- cana de Bibliófilos, Editora Corripio, 1987. Págs. 214-215. Galicia, S.A., 1981), dice que la técnica construc- tiva llamada pallabarro fue introducida en Galicia en la Edad Media, proveniente de Castilla. Dice que sus características permitieron que fuera am- pliamente utilizada tanto en tabiques interiores co- mo para construir cerramientos exteriores. 2 LOS ESPACIOS DE EUROPA EN AMÉRICA: ARQUITECTURA Y URBANISMO Eugenio Pérez Montás 1 Relación de Alcocer de 1650. Relaciones Histó- Type of vessel 53 ton Caravel 66 ton Caravel 70 ton Caravel 60 ton Caravel 45 ton Caravel Name ------ (a) La Garza Santo Domingo ------ ------ Shipmaster Martín Monje Francisco García Juan de Peñafiel Gonzálo Rodríguez Martín Pacho 23 “y que si por la forma que va a acabarse, se gastaría en ello mucho dinero y la casa no queda- ría como conviene, por ende yo le encargo y man- do que tomando con ustedes nuestros oficiales que residen en esa isla y las otras personas que dello sepan, vean la dicha casa y la hagan labrar y hacer de la manera y tamaño que vieres según nunca visitado el Nuevo Mundo, en su libro: Déca- 25 Fernández de Oviedo. 28 ton Caravel (a) La Rábida Antón García Bibas 14 Los datos arqueológicos más importantes en ricas de Santo Domingo. Colección y notas de para lo que es y donde se hace que mejor con- das del Nuevo Mundo, ed. Sociedad Dominicana 30 ton Lateen- relación a la arquitectura indígena los encontramos 26 Samuel Hazard en su libro Santo Domingo. Su Emilio Rodríguez Demorizi, Vol. 1. Editora Montal- venga, de manera que se haga como convenga y de Bibliófilos, 2 vols., Colección Cultura Dominica- sail Caravel ------* Hernando Quintero en los sitios arqueológicos de Los Buchillones, en pasado y su presente, presenta unos dibujos de vo, Ciudad Trujillo, 1942., p. 217. no se gaste en ella lo que no fuere menester”. Ibí- na, Santo Domingo: Corripio, 1989. Pág. 351. 45 ton Caravel ------ Alfonso Vanegas Ciego de Ávila, Cuba; Lujan I, en Puerto Rico; Gol- pueblos dominicanos donde puede apreciarse dem. 2 Relación de Echagoian de 1568. Relaciones 45 ton Caravel (a) La Cansina García Alonso 2 Ver MOYA PONS, FRANK: Manual de historia do- den Rock, en St. Eustatus; y Tanki Flip, en Aruba. que en la segunda mitad del siglo XIX la mayoría Históricas de Santo Domingo. Colección y notas Cansino Vieja 24 BUSCHIAZZO, MARIO J: Historia de la Arquitec- minicana, ed. Universidad Católica Madre y Maes- de sus casas eran bohíos. 15 Ver LANDSTRÖM, BJÖRN: Colón, ed. Juventud, de Emilio Rodríguez Demorizi, Vol. 1. Editora 45 ton Caravel ------ Francisco Fernández tura Colonial en Iberoamérica, Emecé Editores, tra, , 6a ed., Colección Textos. Barcelona: Indus- trans. Martínez-Hidalgo, José Ma. Barcelona: Edi- 27 Ver CASSÁ, ROBERTO: Historia social y econó- Montalvo, Ciudad Trujillo, 1942., p. 134. Rascón Buenos Aires, 1961. trias Gráficas M. Pareja, 1981. torial Juventud, 1971. Pag. 88. mica de la República Dominicana, Edición corre- 3 GARCÍA LLUBERES, LEONIDAS: Crítica Histórica, 50 ton Caravel Santiago Juan Prieto 3 PEGUERO, LUIS JOSEPH: Historia de la conquis- 25 PALM, ERWIN WALTER: La Puerta de San Diego gida y aumentada 2 vols., vol. I. Santo Domingo: Academia Dominicana de la Historia, Centenario 50 ton Caravel ------ Alfonso Anáez (Arraez) ta de la isla Española de Santo Domingo, Tra- 16 Ver PICHARDO MOYA,FELIPE: Los aborígenes de en Santo Domingo, Editora Montalvo, Ciudad Tru- Editora Alfa y Omega, 2003. de la Restauración de la República, Vol. XVI, Edi- 50 ton Caravel ------ Pedro Ojuelos sumptada el año de 1762, Traducida de la Histo- las Antillas, México: Fondo de Cultura Económica, jillo, R.D., 1942. 1956. 28 Ibidem. tora Montalvo, Santo Domingo, 1964. 45 ton Caravel ------ Juan Grande ria General de las Indias escrita por Antonio de 26 ANGULO IÑIGUEZ, DIEGO: Manual de Historia 45 ton Caravel ------ Cristóbal García Herrera... Santo Domingo: Publicaciones del Mu- 4 Reconsidering Taíno Social Dynamics After Spa- del Arte, Tomo Segundo, , Distribuidor E.I.S.A., 17 Manuel Lucena Salmoral estudia en su libro Los 29 Los términos maniel y palenque eran utilizados 60 ton (barco) ------ Luis García seo de las Casas Reales, 1975. Pág. 38 nish Conquest: Gender and class in Culture Con- Pizarro 19, Madrid, 1954. códigos negros de la América Española (Universi- para definir los poblados formados por los negros 35 ton Caravel ------ Diego Bernal dad de Alcalá/Ediciones UNESCO, 1996.) los tres esclavos fugitivos, a los que se les llamaba cima- tact Studies. Kathleen Deagan. Florida Museum of 4 El término utilizado por los taínos de las Antillas a Unidentified; 27 BUSCHIAZZO: Op. Cit., códigos negros que tuvo la América española rrones. Natural History, University of Florida, Gainsville, sus casas, tal como lo consignó Cristóbal Colón en freighted at (1768, 1769 y 1784), con los que se inició una sis- Florida 32611, American Antiquity, 69(4) Pg. 597. su Diario, el 4 de noviembre de 1492, era bohío, Grand Canary I ------ Alonso Medel 28 SANTIAGO, PEDRO. Op. cit. pp. 18-19 tematización jurídica sobre la esclavitud indiana. 30 Nos hemos permitido utilizar esta larga cita de palabra que es repetida por los cronistas de Indias. 5 Deagan, Kathleen and Cruxent, José María. Ar- Wenceslao Vega Boyrie de su trabajo sobre la “His- 9 LUCA DE TENA, TORCUATO: Memoria de la Histo- 29 PENSO DEVERS, GREGORIO ELÍAS: Historia de Esta expresión se mantiene a través del tiempo, chaeology at La Isabela: America’s First European 18 Sólo en la República Dominicana se utiliza el tér- toria de los terrenos comuneros de la República ria: América y sus enigmas (y otras americane- Samaná. Compendio (1493-1930), tomo I, Edito- siendo utilizada por historiadores, viajeros, así co- Town. Yale University Press, New Haven and Lon- mino de tejamanil para definir este tipo de muro. En Dominicana,” publicado en la revista CLIO, Enero- rías). Editorial Planeta, Barcelona, 1992, p. 102. ra Alfa y Omega, Santo Domingo, 1998. 372 pp. mo en documentos de pleitos y herencias, tanto en don, 2002. otros países de la región a esta técnica constructiva Junio 2000. Págs. 100-102, por considerarla una el período colonial como en el republicano. La Aca- 10 FRAY RAMÓN PANÉ: Relación acerca de las an- 30 Ibídem, p. 62. le llaman bahareque. La palabra tejamanil viene del excelente descripción de un hato ganadero. 6 “A principios de 1498, los artesanos y soldados demia de la Lengua Española considera que bohío tigüedades de los indios, (prólogo y notas de nahuatl (México) y según la Real Academia Españo- de La Isabela se habían trasladado a Santo Do- es voz de las Antillas y la define como: Cabaña de 31 Cassá. Pág. 266. Mons. Hugo Eduardo Polanco Brito), Santo Do- 31 Santiago, Pedro. Op. cit. , p. 345. la significa tabla delgada y cortada en listones que mingo, y sus hornos, forjas y ruedas hidráulicas América, hecha de madera y ramas, cañas o pajas mingo, Ediciones Fundación Corripio, 1988. se coloca como teja en los techos de las casas. Por 32 Esta definición de arquitectura vernácula se fueron abandonados. Los restos dejados en La 32 PENSO DEVERS, GREGORIO ELÍAS. Op. Cit. p. y sin más respiradero que la puerta. otro lado tenemos que bajareque es una voz taína, encuentra en las Memoria del 2do. Festival Inter- Isabela reflejaban no sólo la esperanza de un di- 77. 11 CFR. CONCEPCIÓN, MARIO: La Concepción de 5 Ibidem. Págs. 38 y 39. lo que confirma el conocimiento de esta técnica nacional de Cultura del Caribe, ed. Consejo Na- seño para una Nueva Iberia, sino también el co- La Vega, Relación Histórica. Sociedad Dominica- 33 Ibídem, p. 19. constructiva por parte de los taínos antes de la lle- cional para la Cultura y las Artes (México: Editora lapso de aquel proyecto y las expectativas sobre 6 Joaquín Priego en su libro Cultura Taína, Santo na de Geografía, Santo Domingo, 1988, pp. 26- gada de los esclavos africanos. Educación, 1990). la cual fue basado”. Ibídem. p. 271. Domingo: 1971, aporta datos importantes sobre 28. 34 PÉREZ MONTÁS, EUGENIO: “Bánica: un sitio le- los poblados y bohíos indígenas, pero lamenta- 19 El arqueólogo Elpidio J. Ortega en su libro Ex- jano con un antiguo reloj solar junto a una ermita”. 33 Ver PRIETO VICIOSO, ESTEBAN, “Arquitectura 7 Santiago, Pedro Julio: Fray Bartolomé de las 12 RUBIO, FRAY VICENTE: “Más sobre Juan de Ra- blemente no incluye en su obra todas las fuentes presiones Culturales del Sur (Santo Domingo: Aca- El Caribe, Suplemento Sabatino, 17 de abril de vernácula y popular,” en Monuments and Sites. Casas, evangelizador y defensor de los indios. bé y la fortaleza de Santo Domingo”. Boletín Ar- bibliográficas que utilizó. demia de Ciencias de la República Dominicana, 1982, p. 12. Dominican Republic, ed. Prieto Vicioso, Esteban, Comisión Dominicana Permanente para la cele- chivo General de la Nación, año XLVII, volumen Fundación Ortega Álvarez, Inc., 2000) concluye di- ICOMOS Scientific Publications. Sri Lanka: Central bración del Quinto Centenario del Descubrimiento 7 Gonzalo Fernández de Oviedo, en los 15 prime- XXX, número 111. Santo Domingo, enero-abril 35 Anuario 1, Centro de Altos Estudios Humanís- ciendo que las casas de muros de tejamanil son un Cultural Fund Publication, 1996. Este libro, que tie- y Evangelización de América, Universidad Católi- ros libros de los 50 que componen su Historia Ge- 2005, pp. 13-24. ticos y del Idioma Español. Santo Domingo, Re- aporte del negro esclavo, pero no aporta pruebas ne otros importantes trabajos sobre el patrimonio ca de Santo Domingo. Santo Domingo, 1989. 68 neral y Natural de Indias (Edición y estudio prelimi- pública Dominicana. P. 106. contundentes que confirmen esa hipótesis. monumental dominicano, lamentablemente fue pp. 13 Ibídem, pp. 15-16. nar de Juan Pérez de Tudela Bueso, ed., Bibliote- 36 Ibídem, p. 108-109 20 Graziano Gasparini, y Louise Margolies en su muy poco difundido en la República Dominicana. ca de Autores Españoles. Madrid: 1959) trata bá- 8 CARDONA BONET, WALTER A.: Shipwrecks in 14 LAMB, URSULA: Frey Nicolás de Ovando. Edito- sicamente de los aborígenes, de sus viviendas, de libro Arquitectura popular de Venezuela, Caracas: 34 Manuel Rueda, Ramón Francisco, Wifredo Gar- Puerto Rico´s History, Volume 1 (1562-1650), San ra de Santo Domingo, Sociedad Dominicana de 37 Ibídem, p. 128-129 la fauna y de la flora de la isla Española y de los Ernesto Armitano Editor, 1986, tratan ampliamen- cía y Ramón Oviedo, se unieron en 1987 para ha- Juan Puerto Rico, 1989, 371 pp. Bibliófilos, Inc. Santo Domingo, 1977. primeros años de la conquista. te la vivienda indígena venezolana actual, donde 38 PÉREZ MONTÁS, EUGENIO: “En torno al Neocla- cer el libro De tierra morena vengo. Imágenes del pueden verse algunas similitudes con la arquitec- List of vessels that made up the 1502 Fleet bound 15 VEGA, BERNARDO: Los cacicazgos de La His- sicismo renovado y reinterpretado”. CODIA, Re- hombre dominicano y su cultura, patrocinado por la 8 CURET, LUIS ANTONIO, “House structure and cul- tura vernácula dominicana. to the Indies with Ovando: paniola. Ediciones Museo del Hombre Dominica- vista 76 Conmemorativa de la gestión 2003-2004. Sociedad Industrial Dominicana. tural change in the Caribbean: Three case studies Type of vessel Name Shipmaster no, Santo Domingo, 1980. 2004, pp. 17-33. from Puerto Rico,” Latin American Antiquity 1992. 21 Peguero. Pág. 67, Tomo I 35 El libro CARIMOS: Monumentos y Sitios del 130 ton Nao Santa María Rodrigo Gutiérrez 16 FRATI, CARLOS. El mapa más antiguo de la isla 39 PALM, ERWIN WALTER: Los Monumentos Arqui- 22 En el libro de Robert S. Gamble y José Augus- Gran Caribe, editado por Eugenio Pérez Montás, de la Antigua 9 JARDINES MACÍAS, JUAN Y CALVERA ROSES, JOR- de Santo Domingo (1516) y Pedro Mártir de An- tectónicos de La Española, Ciudad Trujillo, 1955. to Puig Ortiz, Puerto Plata: La conservación de Esteban Prieto Vicioso y José Chez Checo (2a ed. 130 ton Nao Santa Clara Rodrigo Prieto GE, “Estructuras de viviendas aborígenes en Los glería. Universidad de Bolonia, Italia, 1929. una ciudad. Inventario. Ensayo histórico-Arquitec- Santo Domingo: Talleres de Intermedio, S.A., 130 ton Nao ------ Miguel de Ybarra 40 VALLE LLANO, ANTONIO: La Compañía de Jesús Buchillones,” Anuario Revista Del Caribe 1999. tónico, Santo Domingo: Editora Alfa y Omega, 2001), tiene además de la exposición “Vernacula. 17 ARRANZ, LUIS: Don Diego Colón, tomo I. Con- en Santo Domingo durante el Período Prehispáni- 150 ton Nao ------ Sebastián de Orviera 10 Ver PEGUERO, LUIS JOSEPH. Historia de la con- 1978, el Dr. Puig presenta interesantes datos so- La arquitectura tradicional del Gran Caribe”, las sejo Superior de Investigaciones Científicas, Insti- co, Impresora Dominicana, Ciudad Trujillo, 1950. 90 ton Caravel Santa María Andrés Martín quista de la isla Española de Santo Domingo, Tra- bre las primeras construcciones de casas en la exposiciones “El Caribe fortificado” y “El Patrimo- tuto “Gonzalo Fernández de Oviedo”, Madrid, de la Rábida de la Gorda sumptada el año de 1762, Santo Domingo: Publi- nio Monumental del Gran Caribe”, así como una 1988, p. 108. 41 CARRERA MONTERO, FERNANDO: Las comple- ciudad de Puerto Plata, pero no incluye los datos 90 ton Caravel Santa María Estévan de Quecho caciones del Museo de las Casas Reales, 1975. serie de documentos anexos, relacionados con jas relaciones de España con La Española. Fun- de las fuentes consultadas. de la Rábida (Guecho) Págs. 37-43. las actividades de CARIMOS. 18 Ibídem. dación García Arévalo, Santo Domingo, Rep. 80 ton Caravel ------ Andrés García Cansino Dom. p. 469. 23 Ver SEIJO ALONSO, FRANCISCO G., La vivienda 11 Las columnas principales u horcones normal- 36 Ver PÉREZ MONTÁS, EUGENIO: República Domi- 70 ton Caravel ------ Pedro Valles 19 Ibídem, p. 109 popular rural alicantina, ed. Alicante, Ediciones mente tienen en su parte superior una horqueta, nicana. Monumentos Históricos y Arqueológicos. 66 ton Caravel San Pedro Bartolomé Colón 42 PÉREZ MONTÁS, EUGENIO: “Casa de Don Juan Seijo, Segunda ed., Monografías regionales, vol. I 20 Ibídem. que sirve de soporte a los durmientes y al caba- Vol. 380 Monumentos Históricos y Arqueológicos y San Pablo de Villorria”, separata de Casas Reales No.2, San- y II. Alicante: Editorial Villa, 1973; reprint, 1979. llete, en el caso de los bohíos rectangulares. XVIII, ed. Instituto Panamericano de Geografía e 55 ton Caravel (a) La Rábida* Alfonso Gutiérrez 21 Ibídem, p. 305 to Domingo, 1977. 24 Pedro Llano Cabado en su libro Arquitectura Historia, Comisión de Historia. México, D. F.: Ta- 52 ton Caravel (a) El Antigua Hernán Pérez Mateos 12 Ver LAS CASAS, BARTOLOMÉ DE. Apologética 22 Ibídem, p. 242 43 PÉREZ MONTÁS, EUGENIO: Casas Coloniales, popular en Galicia, ed. Colexio Oficial de Arquitec- lleres Loera Chávez Hnos. Cía. Editorial, 1984. de la Historia de las Indias. Madrid: Nueva Biblio- 55 ton Caravel ------ Juan Martín de Asenjo General Graphics, S. A. , Barcelona, España, tos de Galicia, 2 vols., vol. 1 (Vigo: Artes gráficas 43 ton Caravel (a) La Bachillera Estévan Enríquez 1980.NOTAS |438 NOTAS |439
  1. ¿Le ha llamado la atención una diapositiva en particular?

    Recortar diapositivas es una manera útil de recopilar información importante para consultarla más tarde.

×