Your SlideShare is downloading. ×
0
Autores: Kitzia Espino y Figueroa David Cruz  VIOLENCIA Y MALTRATO ESCOLAR Algunos apuntes sobre su especificidad  12 de N...
Problemática  <ul><li>En el mundo de hoy, la escuela enfrenta mayores desafíos como espacio colectivo donde últimamente ha...
VIOLENCIA Y MALTRATO ESCOLAR.  Algunos apuntes sobre su especificidad  <ul><li>El tema inagotable de la violencia puede se...
<ul><li>El  maltrato  puede ser definido como “el conjunto de acciones y situaciones acaecidas en todo ámbito, que afectan...
<ul><li>Ambos fenómenos ―la violencia y el maltrato― tienen escenarios diversos para su desarrollo: la casa, la escuela, l...
<ul><li>Moreno plantea que en las escuelas se ejercen seis tipos de violencia, a los que él denomina como comportamiento o...
<ul><li>El  bullying  es una forma de comportamiento violento intencional, dañino y persistente que se da entre dos o más ...
<ul><li>Estas cosas ocurren frecuentemente y es difícil para el estudiante intimidado defenderse por sí mismo. Así, las ca...
<ul><li>La violencia entre iguales puede tener diversas forma de manifestación, las más comunes son las siguientes: </li><...
Bullying : el “abuso de iguales” y sus manifestaciones en la escuela.  Características de los agresores.  <ul><li>El model...
<ul><li>Entre los principales antecedentes familiares suelen destacarse: la ausencia de una relación afectiva cálida y seg...
<ul><li>Están de acuerdo con las argumentaciones que llevan a justificar la violencia y la intolerancia en distintos tipos...
<ul><li>Están menos satisfechos que sus compañeros con su aprendizaje escolar y con las relaciones que establecen con los ...
<ul><li>La frecuencia con que se presenta este problema es mayor en la adolescencia temprana (13-15 años), etapa de la vid...
La situación de las víctimas <ul><li>Entre los estudiantes que son víctimas de acoso suelen diferenciarse dos situaciones:...
<ul><li>La víctima activa se caracteriza por padecer una situación social de aislamiento y de aguda impopularidad, hasta e...
<ul><li>Dichas características han propiciado que, en ocasiones, se considere a este tipo de víctima como “provocadora”, s...
El papel de los compañeros “espectadores” frente a la exclusión y al acoso <ul><li>El estudio del papel de los compañeros ...
<ul><li>Para explicarlo conviene tener en cuenta que la escasez de amigos puede favorecer el inicio de la victimización y ...
El profesorado como víctima <ul><li>Con cierta frecuencia las noticias de los medios de comunicación nos alertan sobre alg...
<ul><li>Por tanto, parece que el deterioro de las relaciones en la escuela hace que la experiencia de intimidación llegue ...
<ul><li>Es lógico esperar que aumente de manera relevante la noción de la violencia desde la perspectiva del profesor, en ...
Violencia, género y sexismo <ul><li>Uno de los resultados más repetidos en los estudios sobre la violencia es el de que lo...
<ul><li>Para explicar la relación entre agresión y género conviene tener en cuenta que la principal condición de riesgo de...
Prevención de la violencia y las adicciones en la escuela: haciendo la tarea <ul><li>CÓMO PREVENIR LA VIOLENCIA </li></ul>...
<ul><li>Mejorar la calidad del vínculo educativo. Para ello, es imprescindible que el profesorado desarrolle su poder de r...
<ul><li>Romper la conspiración de silencio sobre la violencia escolar e insertar su tratamiento en un contexto normalizado...
<ul><li>Promover la condena de toda forma de violencia mediante el favorecimiento de una representación que ayude a combat...
<ul><li>Incluir actividades específicamente dirigidas a prevenir la  victimización , las cuales enseñen a decir no en situ...
<ul><li>Incrementar la participación del alumnado en la construcción y en la aplicación de normas disciplinarias, que moti...
<ul><li>Una ambiente escolar armónico y seguro es fundamental para el logro de buenos niveles de aprendizaje y el desarrol...
SECTOR EDUCATIVO No. 6 www.setelsectorseis.tumblr.com
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Violencia escolar

2,518

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,518
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
79
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Violencia escolar"

  1. 1. Autores: Kitzia Espino y Figueroa David Cruz VIOLENCIA Y MALTRATO ESCOLAR Algunos apuntes sobre su especificidad 12 de Nov. de 2011 Programa Nacional Escuela Segura SEP Desarrollada en coord. con la Flacso México DIVULGACIÓN ACADÉMICA SECTOR EDUCATIVO No. 6
  2. 2. Problemática <ul><li>En el mundo de hoy, la escuela enfrenta mayores desafíos como espacio colectivo donde últimamente han crecido sensiblemente las situaciones conflictivas que derivan en problemas frecuentes de transgresión a las normas de la buena convivencia; pero, más grave aún, es que dichas situaciones a menudo se transforman en sucesos de violencia al interior de la comunidad escolar. Así mismo al riesgo de consumir sustancias que perjudican su salud. </li></ul><ul><li>Este ambiente pone en riesgo el bienestar y la seguridad de los alumnos para llevar a cabo las actividades de aprendizaje y por consiguiente su derecho a desarrollar con plenitud sus capacidades cognitivas, morales y afectivas. </li></ul>
  3. 3. VIOLENCIA Y MALTRATO ESCOLAR. Algunos apuntes sobre su especificidad <ul><li>El tema inagotable de la violencia puede ser abordado desde diversas perspectivas teóricas y, por tanto, podemos encontrar en la literatura una innumerable cantidad de propuestas para definirla. En tal sentido, es importante rescatar algunas de las múltiples definiciones, así como marcar la diferencia existente entre los conceptos violencia y maltrato que, aunque guardan estrecha relación, son de naturaleza distinta y no se les puede concebir como sinónimos (Ortega, 2005). </li></ul>
  4. 4. <ul><li>El maltrato puede ser definido como “el conjunto de acciones y situaciones acaecidas en todo ámbito, que afectan al niño en su bienestar, desarrollo y/o personalidad, limitando, tergiversando y/o lesionando” (Gutiérrez, 1998). Por su parte, la violencia es aquella “acción ejercida por una o varias personas, en donde se somete de manera intencional al maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción de este tipo que atente contra la integridad física, psicológica o moral de cualquier persona o grupo social”. </li></ul><ul><li>Definición tomada de www.oni.escuelas.edu.ar </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Ambos fenómenos ―la violencia y el maltrato― tienen escenarios diversos para su desarrollo: la casa, la escuela, la calle, etc.; cada uno con características y protagonistas diferentes pero capaces de relacionarse unos con otros. Smith (2004) propone que “la violencia puede ser entendida como el producto de actos intencionales y sistemáticos que se convierten en un daño o en una amenaza”. Desde este punto de vista, las conductas agresivas dentro de la escuela no se reducen a acontecimientos de violencia física, sino que se trata de abusos de poder por parte de personas más fuertes en contra de otra o de otras más débiles. Estos abusos pueden ser verbales o surgir de la exclusión o de la marginación de algún individuo o de un grupo de las actividades normales de una colectividad escolar. </li></ul><ul><li>Citado por Ortega, Ramírez, Castelán (2005). </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Moreno plantea que en las escuelas se ejercen seis tipos de violencia, a los que él denomina como comportamiento o conducta antisocial: </li></ul><ul><li>disrupción en las aulas; </li></ul><ul><li>problemas de disciplina relacionados con conflictos entre profesores y alumnos; </li></ul><ul><li>vandalismo y daños materiales; </li></ul><ul><li>violencia física caracterizada por agresiones y extorsiones; </li></ul><ul><li>maltrato sistemático a iguales ( bullying ), en la forma de conductas intimidatorias como insultos degradantes, rechazo social y agresiones físicas, entre otros; </li></ul><ul><li>acoso sexual. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>El bullying es una forma de comportamiento violento intencional, dañino y persistente que se da entre dos o más iguales y en el que una de las partes ejerce una conducta abusiva e intimidatoria que deja a las víctimas en situación de total indefensión, provocando en estas últimas daño emocional. </li></ul><ul><li>Un estudiante está siendo intimidado cuando otro estudiante o grupo de estudiantes le hace comentarios mezquinos o desagradables, se ríe de ella o él, o lo llama con nombres hirientes o molestos. Lo ignora completamente, lo excluye de su grupo de amigos, o lo retira de actividades a propósito. Lo golpea, patea y empuja o amenaza. Cuenta mentiras o falsos rumores sobre ella o él, le envía notas hirientes y trata de convencer a los demás para que no se relacionen con ella o él. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Estas cosas ocurren frecuentemente y es difícil para el estudiante intimidado defenderse por sí mismo. Así, las características del bullying son tres: intencionalidad, persistencia y abuso de poder. </li></ul><ul><li>Adaptado de UNESCO, II Jornadas Educación en Cultura de Paz, (Bolivia, noviembre de 2007). </li></ul><ul><li>En la última década se ha incrementado mucho la toma de conciencia respecto a un problema que es tan viejo y generalizado como la propia escuela tradicional: el acoso entre iguales. Los resultados obtenidos en los estudios realizados sobre su incidencia reflejan que, a lo largo de su vida en la escuela, todos los estudiantes parecen haber tenido contacto con la violencia entre iguales, ya como víctimas, como agresores o como espectadores; esta última situación es la más frecuente. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>La violencia entre iguales puede tener diversas forma de manifestación, las más comunes son las siguientes: </li></ul><ul><li>Verbal: insultos, apodos, etcétera. </li></ul><ul><li>Física: patadas, golpes, etcétera. </li></ul><ul><li>Psicológica: humillación, amenazas, chantajes, etcétera. </li></ul><ul><li>Relacional: aislamiento, rechazo, indiferencia, etcétera. </li></ul><ul><li>Sobre las propiedades: robo, ocultar la mochila, celulares, cuadernos, ropa, etcétera. </li></ul><ul><li>Sexual: al afectar comportamientos, actitudes y percepciones erótico-sexuales. </li></ul><ul><li>En todo episodio de violencia se presentan tres figuras: el agresor, la víctima y los espectadores. </li></ul><ul><li>Hayden y Blaya, 2002; citado por Velázquez (s/f). </li></ul>
  10. 10. Bullying : el “abuso de iguales” y sus manifestaciones en la escuela. Características de los agresores. <ul><li>El modelo dominio-sumisión como origen de la violencia </li></ul><ul><li>Entre las características que con mayor frecuencia se observan en los alumnos que acosan a sus compañeros ( bullies ), destacan las siguientes: </li></ul><ul><li>Viven una situación social negativa, aunque cuentan con algunos amigos que los siguen en su conducta violenta. </li></ul><ul><li>Tendencia acentuada a abusar de su fuerza (suelen ser físicamente más fornidos que los demás). </li></ul><ul><li>Son impulsivos, con escasas habilidades sociales, con baja tolerancia a la frustración y tienen dificultad para acatar normas. </li></ul><ul><li>Sostienen relaciones negativas con los adultos y presentan bajo rendimiento escolar, problemas que se incrementan con la edad. </li></ul><ul><li>No son autocríticos (por lo que cabe considerar el resultado de varias investigaciones que avalúan la autoestima de los agresores como media o incluso alta). </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Entre los principales antecedentes familiares suelen destacarse: la ausencia de una relación afectiva cálida y segura por parte de los padres, sobre todo de la madre, que manifiesta actitudes negativas o escasa disponibilidad para atender al niño y fuertes dificultades para enseñar a respetar límites, combinando la permisividad ante conductas antisociales con el frecuente empleo de métodos autoritarios y coercitivos, así como el castigo corporal. </li></ul><ul><li>Como los agresores tienen menor disponibilidad de estrategias no violentas para la resolución de conflictos, convendría orientar la prevención del problema en torno a las siguientes carencias que ellos manifiestan: </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Están de acuerdo con las argumentaciones que llevan a justificar la violencia y la intolerancia en distintos tipos de relaciones, incluidas las que se producen entre pares; tienden a manifestarse igualmente como racistas, xenófobos y sexistas, es decir, a identificarse con un modelo social basado en el dominio de los unos y en la sumisión de los otros. Tienen dificultades para colocarse en el lugar de los demás. Su razonamiento moral es primitivo en comparación con el de sus compañeros, siendo más frecuente entre los agresores la identificación de la justicia con “hacer a los demás lo que te hacen a ti o con lo que crees que te hacen”, orientación que puede explicar su tendencia a vengar ofensas reales o supuestas. Asimismo, comulgan con una serie de conceptos relacionados con el acoso escolar, como los de chivato y cobarde, que utilizan para justificar y mantener la conspiración de silencio que lo perpetúa. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Están menos satisfechos que sus compañeros con su aprendizaje escolar y con las relaciones que establecen con los profesores. En este sentido, parece existir una estrecha relación entre la tendencia a acosar a los condiscípulos y la de hacerlo con el profesorado, así como, entre ambos problemas, la percepción de haber sufrido tal tipo de situaciones en su relación con los profesores. </li></ul><ul><li>Son considerados por sus compañeros como intolerantes y arrogantes y ellos se sienten fracasados. El conjunto de características en las que destacan sugiere que cuentan con iguales que respaldan y apoyan sus agresiones, formando grupos con disposición a la violencia en los que se integrarían individuos que no han tenido muchas oportunidades de protagonismo positivo en el sistema escolar. </li></ul>
  14. 14. <ul><li>La frecuencia con que se presenta este problema es mayor en la adolescencia temprana (13-15 años), etapa de la vida en que se experimenta mayor dependencia hacia el grupo de compañeros. </li></ul><ul><li>Los puntos hasta aquí expuestos evidencian la importancia que tiene la erradicación de situaciones de exclusión desde las primeras etapas educativas y favorecer la identificación de los adolescentes con los valores de respeto mutuo, empatía y no violencia para prevenir el acoso entre escolares. </li></ul>
  15. 15. La situación de las víctimas <ul><li>Entre los estudiantes que son víctimas de acoso suelen diferenciarse dos situaciones: </li></ul><ul><li>La víctima típica, o pasiva, que se caracteriza por una situación social de aislamiento, de ahí que cabe considerar su escasa asertividad y su dificultad de comunicación; una conducta pasiva; miedo ante la violencia y manifestación de vulnerabilidad (de no poder defenderse ante la intimidación); acusada ansiedad, inseguridad y baja autoestima, características que es posible relacionar con la tendencia que algunas investigaciones sobre han observado en este tipo de víctimas, esto es, inclinación a culpabilizarse de su situación y hasta negarla, debido quizás a que la consideran como más vergonzosa que la de los agresores (los que, a veces, parecen estar orgullosos de serlo). </li></ul>
  16. 16. <ul><li>La víctima activa se caracteriza por padecer una situación social de aislamiento y de aguda impopularidad, hasta encontrarse entre los alumnos más rechazados por sus compañeros (más todavía que los agresores y las víctimas pasivas), lo que podría estar en el origen de su elección como víctimas, aunque, como en el caso de las anteriores, también podría relacionarse con la victimización, así como con una tendencia excesiva e impulsiva a actuar, a intervenir sin llegar a poder elegir la conducta más adecuada para cada situación; con problemas de concentración (llegando, en algunos casos, a la hiperactividad) y con cierta disponibilidad a reaccionar de manera agresiva e irritante </li></ul>
  17. 17. <ul><li>Dichas características han propiciado que, en ocasiones, se considere a este tipo de víctima como “provocadora”, si bien convendría evitarlo para prevenir la frecuente tendencia que suele existir de culpar a la víctima respecto a cualquier tipo de violencia, también escolar. La situación de las víctimas activas es la que parece tener un peor pronóstico en el largo plazo. Una significación especial respecto a la prevención de la victimización viene de los resultados obtenidos en algunos estudios, según los cuales el riesgo de ser víctima de acoso se incrementa por pertenecer a una minoría étnica en situación de desventaja, por manifestar complicaciones de expresión verbal o por contrariar el estereotipo sexista tradicional. </li></ul>
  18. 18. El papel de los compañeros “espectadores” frente a la exclusión y al acoso <ul><li>El estudio del papel de los compañeros que no participan directamente en el acoso está creciendo de forma importante en los últimos años, al observarse que suelen estar presentes en la mayoría de las situaciones en las que se produce. Como reflejo de la trascendencia que tiene su papel, uno de los resultados que se repite sistemáticamente en los estudios sobre el perfil de las víctimas y de los agresores, es que las primeras suelen sufrir aislamiento, no tener amigos y ser impopulares, contrariamente a lo que sucede con los agresores. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Para explicarlo conviene tener en cuenta que la escasez de amigos puede favorecer el inicio de la victimización y que ésta puede contribuir a que la falta de popularidad de quien la sufre se acentúe y aumente su aislamiento. </li></ul><ul><li>Por otra parte, también se ha observado que tener amigos y caer bien son cualidades que protegen contra la victimización, aunque el carácter protector de los amigos no será de ayuda si éstos proceden del grupo de víctimas, debido tal vez a su debilidad a la hora de intervenir. </li></ul><ul><li>De allí se desprende que, para prevenir la violencia, es necesario intervenir con el conjunto de la clase y favorecer el tipo de relaciones entre compañeros que inhiba su aparición. </li></ul>
  20. 20. El profesorado como víctima <ul><li>Con cierta frecuencia las noticias de los medios de comunicación nos alertan sobre algunos casos en los que el profesorado, especialmente de escuelas secundarias, llega a ser víctima de la violencia de sus alumnos. Los adolescentes reconocen estar participando de forma creciente en acciones de acoso contra los profesores, más aún si éstos son novatos; sin embargo, no se confirma que las mujeres la sufran más que los hombres. Respecto a si saben de algún compañero que sufra abuso, agresión o violencia por parte de sus alumnos, sólo 9.9% dice no conocer a ninguno, dato que contrasta con el obtenido al preguntar si conocen a algún profesor que se comporta de esta manera con sus alumnos: 51.4% conoce a uno y 22.7% a tres o más. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>Por tanto, parece que el deterioro de las relaciones en la escuela hace que la experiencia de intimidación llegue incluso a las relaciones entre profesores y alumnos en ambas direcciones. </li></ul><ul><li>En México, la investigación del INEE reporta que 8.4% de los docentes de primaria afirmó haber experimentado alguna de estas situaciones; mientras que nueve por ciento de los profesores de español y matemáticas de secundaria señaló haberlas sufrido. La escasa diferencia es evidente. </li></ul><ul><li>El promedio en el índice de violencia dentro de las escuelas, según la percepción de los docentes, es mayor cuando éstos dicen haber sido agredidos por los alumnos y es significativamente diferente cuando no han experimentado esta situación; en primaria es de 13.6 y 5.9, respectivamente. </li></ul>
  22. 22. <ul><li>Es lógico esperar que aumente de manera relevante la noción de la violencia desde la perspectiva del profesor, en tanto que es él quien ha sido agredido. Esta tendencia se repite en todas las modalidades educativas. El índice de violencia percibido dentro de la escuela 25.7 cuando los agredidos habían sido los docentes y de 14.8 en el caso contrario. Al igual que en el caso de la primaria, el patrón identificado se repite entre los profesores de todas las modalidades educativas; cabe en todo caso señalar que los profesores de las secundarias privadas y de las telesecundarias mantienen los más bajos promedios en cuanto a su percepción de la violencia dentro de la escuela, aun si reportaron haber sido agredidos por los alumnos.) </li></ul>
  23. 23. Violencia, género y sexismo <ul><li>Uno de los resultados más repetidos en los estudios sobre la violencia es el de que los hombres la ejercen con mayor frecuencia y de forma más grave que las mujeres, diferencia que se manifiesta desde la infancia en cualquier contexto, incluido el escolar, y que, como sucede en otros contextos y edades, cabe relacionarlo con los estereotipos masculinos tradicionales, en los que se asocia el valor del hombre con el dominio, con el control absoluto y con la violencia. Los análisis realizados sobre la frecuencia con la que se sufren en la escuela situaciones de victimización en función del género, encuentran resultados menos consistentes. </li></ul>
  24. 24. <ul><li>Para explicar la relación entre agresión y género conviene tener en cuenta que la principal condición de riesgo de sufrir violencia no es el sexo como condición biológica sino la desigualdad de género como condición social; esto es, la identificación con el dominio de los demás, asociado al estereotipo masculino tradicional. Esta identificación incrementa la probabilidad (en los niños más que en las niñas) de convertirse en agresor de sus compañeros/as. Asimismo, resulta pertinente considerar las diferencias cualitativas, puesto que, la utilización de la violencia por las mujeres también existe pero suele ser mucho más indirecta y está influida por presiones situacionales con mayor intensidad. </li></ul><ul><li>Tomado de J. M. Díaz-Aguado, Por qué se produce la violencia escolar y cómo prevenirla , pp. 17-47. </li></ul>
  25. 25. Prevención de la violencia y las adicciones en la escuela: haciendo la tarea <ul><li>CÓMO PREVENIR LA VIOLENCIA </li></ul><ul><li>De lo analizado previamente, se desprende que para prevenir la violencia escolar es preciso, entre otras cosas: </li></ul><ul><li>Redefinir los papeles a partir de los cuales se estructura la interacción educativa, de tal forma que el alumnado sea más activo respecto de su propia educación; que el profesorado incremente su autoridad y se pongan en marcha nuevos esquemas de colaboración entre la escuela y la familia, así como con el resto de la sociedad. </li></ul>
  26. 26. <ul><li>Mejorar la calidad del vínculo educativo. Para ello, es imprescindible que el profesorado desarrolle su poder de referencia, así como distribuir el protagonismo académico entre el alumnado para incrementar con ello lo que suele denominarse en distintos foros internacionales como “empoderamiento”. La escuela debe promoverlo favoreciendo que cada alumno defina y desarrolle sus propios proyectos escolares. Los procedimientos educativos participativos como, por ejemplo, el aprendizaje cooperativo en grupos heterogéneos, son de gran eficacia para conseguirlo. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>Romper la conspiración de silencio sobre la violencia escolar e insertar su tratamiento en un contexto normalizado orientado a mejorar la convivencia. Entre las condiciones que contribuyen a generar violencia en este ámbito destacan tres características de la escuela tradicional: su justificación o su permisividad entre los alumnos como forma de resolución de conflictos entre iguales; el tratamiento habitual que se da a la diversidad actuando como si no existiera y la falta de respuesta del profesorado ante ésta entre escolares, lo que deja a las víctimas sin ayuda y que los agresores suelen interpretar como aprobación implícita. </li></ul>
  28. 28. <ul><li>Promover la condena de toda forma de violencia mediante el favorecimiento de una representación que ayude a combatirla. Conviene orientar el rechazo a la violencia desde una perspectiva que incluya tanto su repudio de forma general, con independencia de quién sea la víctima y quién el agresor, como un tratamiento específico de sus manifestaciones más frecuentes: la violencia de género y la violencia entre iguales. Las medidas disciplinarias deben contribuir a ello, ayudando a generar cambios cognitivos, emocionales y conductuales que permitan que el agresor se ponga en el lugar de la víctima, que se arrepienta de haber empleado la violencia y que intente reparar el daño originado. La eficacia de estos tres componentes mejora cuando se integran en un mismo proceso. </li></ul>
  29. 29. <ul><li>Incluir actividades específicamente dirigidas a prevenir la victimización , las cuales enseñen a decir no en situaciones que puedan implicar abuso, pedir ayuda cuando se necesite y estar preparado emocionalmente para no sentirse culpable cuando se es víctima. </li></ul><ul><li>Educar en la ciudadanía democrática, alertando sobre los peligros que entrañan la intolerancia y el sexismo, así como las actitudes racistas, sexistas y xenófobas que de ellas se desprenden. </li></ul>
  30. 30. <ul><li>Incrementar la participación del alumnado en la construcción y en la aplicación de normas disciplinarias, que motiven una convivencia libre de prejuicios e igualitaria. </li></ul><ul><li>Poner a disposición del profesorado los medios adecuados para el desarrollo de competencias (valores, actitudes y habilidades) orientadas a la mediación y la resolución de conflictos. </li></ul><ul><li>Crear las condiciones organizacionales y curriculares que favorezcan la mutua cooperación tanto entre los docentes como entre éstos y sus alumnos. </li></ul><ul><li>Adaptado de J. M. Díaz-Aguado, Por qué se produce la violencia escolar y cómo prevenirla , pp. 17-47. </li></ul>
  31. 31. <ul><li>Una ambiente escolar armónico y seguro es fundamental para el logro de buenos niveles de aprendizaje y el desarrollo de las potencialidades de niños y jóvenes. Las escuelas capaces de generar ambientes seguros favorecen las relaciones de colaboración entre alumnos, maestros y padres de familia, en beneficio de la calidad de la educación. </li></ul>PROGRAMA NACIONAL ESCUELA SEGURA
  32. 32. SECTOR EDUCATIVO No. 6 www.setelsectorseis.tumblr.com
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×