Tratamiento psicologico en niños abusados sexualmente
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Tratamiento psicologico en niños abusados sexualmente

on

  • 22,235 views

 

Statistics

Views

Total Views
22,235
Views on SlideShare
22,235
Embed Views
0

Actions

Likes
9
Downloads
440
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Tratamiento psicologico en niños abusados sexualmente Document Transcript

  • 1. TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE NIÑOS VÍCTIMAS DE ABUSO SEXUAL
  • 2. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 1 ResumenEste trabajo es un estudio teórico que trata de analizar la intervenciónterapéutica en niños que han sido víctimas de abusos sexuales. Se define elabuso sexual a un niño por parte de un adulto, así como sus incidencias yconsecuencias a corto y largo plazo. La intervención depende del tipo deabuso sufrido y necesidades específicas del niño. Existen diferentes tiposde intervención según el tipo de abuso y problemas del niño/a, datos que seobtienen previamente mediante la evaluación. El tratamiento ha dediseñarse teniendo en cuenta si se hará de forma individual, grupal o depareja, si irá dirigido a la familia completa, a la víctima y/o al agresor/a,seleccionando además el lugar y la temporalización. Se hace referencia adiferentes escuelas: psicoanalítica, conductual, cognitiva y humanística. Sedetallan técnicas de psicoterapia infantil como conversaciones, juego,teatro, dibujo, redacciones, relajación, músicoterapia. Terminamos conejemplos concretos y comentarios personales (Cuadro1).Palabras clave: abuso sexual, niño, tratamiento, psicoterapia. AbstractIn this work we try to analyse the therapeutic intervention in children whohave been victims of sexual abuses. Sexual Abuse to a child by an adult isdefined and so its, incidences and consequences in a short and long time.The intervention depends on the type of suffered abuse and specific needsof the child. There are different types of intervention according to the typeof abuse and problems of the child, data that are previonesty obtained fromthe evaluation. The treatment has to be designed taking into account if itwill be made in an individual way, on group or on couple, if it will beaddressed to the complete family, to the victim and/or to the aggressor,selecting the place and the period. It refers to different theoretical schools:psychoanalytic, behaviourist, cognitive and humanistic. We can findtechniques of child psychotherapy like chats, plays, theatre, drawing,redactions, relaxation, music therapy. We finish with two specific examplesand personal comments.Keywords: sexual abuse, child, treatment, psychotherapy.
  • 3. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 2 ÍNDICE DE CONTENIDOS 1.- EL ABUSO SEXUAL 2.- CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DEL ABUSO SEXUAL 3.- TRATAMIENTO 3.1.- OBJETIVOS DEL TRATAMIENTO 3.2.- REFLEXIONES SOBRE EL TRATAMIENTO CON NIÑOS VÍCTIMAS DEL ABUSO 3.3.- INTERVENCIÓN: ACTIVIDADES ESPECÍFICAS 3.4..- MODELOS TÍPICOS DE TRATAMIENTO 4.- COMENTARIOS 5.- REFERENCIASCuadro1. Contenidos del trabajo1. EL ABUSO SEXUAL Se define el abuso sexual a menores como la actividad encaminada aproporcionar placer sexual, estimulación o gratificación sexual a un adulto,que utiliza para ello a un niño/a, aprovechando su situación de superio-ridad. Consideramos además que existe abuso sexual cuando se dan lascircunstancias de asimetría de edad entre víctima y agresor, lo que suponeuna diferencia de aproximadamente cinco años; cuando existe asimetría depoder, pues el abusador es el que controla o tiene algún tipo de autoridadcon respecto a la víctima; cuando aparece asimetría de conocimientos puesse supone que el que abusa utiliza su astucia, y cuando existe asimetría degratificación. Las formas más comunes de abusos sexuales a menores son: elincesto, la violación, la vejación y la explotación sexual (Gallardo 1997a).
  • 4. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 3Algunos de estos comportamientos por parte de los agresores puedenconsistir en exhibir sus órganos sexuales, tocar, besar, o manosear a losmenores, conversar con ellos de forma obscena, exhibir películaspornográficas o fotos, hacer fotos de los menores desnudos, inducirlos arealizar actividades sexuales o eróticas, etc., todo ello con el objetivo deobtener una gratificación sexual. Una relación más detallada sobre losdiferentes tipos de abuso sexual la podemos encontrar en Martínez y dePaúl (1993) y también en ADIMA (1993). López y del Campo (1999), expresan que existen falsas creencias eneste tema pues se considera que los abusos ocurren raramente, que sólo losufren las niñas, que actualmente se dan más abusos que en el pasado, quese dan en clase social baja y que los niños no suelen decir la verdad. Todasestas opiniones, bastante extendidas son discutidas por estos dos autoresque explican claramente cómo los abusos son más frecuentes de lo quepensamos, que se dan en todas las clases sociales y que es convenientecreer a los niños o al menos prestarles toda la atención necesaria cuandodicen que han sufrido un abuso. También Topper (1988) destaca en uninforme de FUNCOE (Fundación Cooperación y Educación) y la Alianzainternacional “Save the Children”, la peligrosa frecuencia con la que seproducen los abusos sexuales infantiles y aboga para que esta cuestión dejede considerarse un tema tabú. Un 23% de las niñas y un 15% de los niñossufre abuso sexual en España según un estudio de FUNCOE. Este informefue presentado en Valencia con motivo de un Seminario sobre Prevencióndel Abuso Sexual (Revista Escuela Española, 1998). No obstante, Sosa y Capafons (1996) indican que los resultadossobre estudios de incidencia y prevalencia de abusos sexuales en lainfancia y adolescencia tienden a arrojar resultados muy dispares entre sí yla extrapolación de resultados a la población general debe realizarse conprecaución.2. CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DEL ABUSO SEXUAL En la mayoría de los casos el abuso sexual provoca en las víctimasnumerosas secuelas negativas a nivel físico, psicológico o comportamental. Podemos distinguir consecuencias a corto y a largo plazo. ADIMA(1993) indica que, a largo plazo, los abusos determinan una presenciasignificativa de los trastornos disociativos de la personalidad como sonalcoholismo, toxicomanías y conductas delictivas, aparte de gravesproblemas en el ajuste sexual.
  • 5. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 4 Las consecuencias son diferentes si el abusador es un familiar, unextraño u otro niño (aunque se habla de abuso cuando el agresor essignificativamente mayor que la víctima o cuando está en una posición depoder o control sobre ella); también es diferente si la relación sexual hasido violenta o no. Los abusos en familia suelen ser más traumáticos, yaque para el niño suponen además sentimientos contradictorios en cuanto ala confianza, la protección, y el apego que esperamos y sentimos conrelación a nuestros propios familiares. Personalmente opino que no todos los niños manifiestan el mismogrado de afectación, para algunos, el abuso, puede significar un trauma ypara otros las consecuencias pueden ser diferentes. En algunas ocasiones,puede suceder que el grado de sufrimiento no esté relacionado o enproporción con el suceso en el que el niño ha estado involucrado. El trauma es el resultado de un acontecimiento al que la persona noencuentra significado, y que experimenta como algo insuperable einsufrible. Finkelhor y Browne (1985) definen la dinámica traumagénicacomo aquella que altera el desarrollo cognitivo y emocional de la víctima,distorsionando su autoconcepto, la vista del mundo y las habilidadesafectivas. El trastorno de estrés postraumático se manifiesta en las personasdespués de un acontecimiento catastrófico e inhabitual. Ullmann y Werner(2000) exponen en su obra los distintos tipos de traumas que pueden sufrirlos niños por causas muy diferentes como pueden ser la separación de lospadres, la muerte de estos, la vivencia de una guerra o el abuso sexual. Lossíntomas más frecuentes del trauma son, vueltas al pasado y sueños conrepresentación del suceso ocurrido, insomnio y depresión. Síntomas quesuelen persistir durante mucho tiempo, años, y a veces, durante toda lavida. Sobre el tratamiento del trauma, Malacrea (2000) hace una ampliadisertación acerca de niños que han sido víctimas de abuso y expone sularga experiencia en este tipo de tratamiento. Topper (1988), indica que Félix López, catedrático de Sexología dela Universidad de Salamanca en sus investigaciones, ha llegado a laconclusión de que no todas las víctimas necesitan terapia, pero todasnecesitan ayuda. La víctima puede necesitar una terapia, el agresor lanecesita siempre. Nuestro trabajo, repetimos, va dirigido a la víctima(niño/a), aunque otras personas relacionadas con el abuso sufrido necesitentambién algún tipo de tratamiento. Arruabarrena (1996) y Cantón y Cortés (2000) expresan que lasmanifestaciones negativas de los menores suelen ser: confusión, tristeza,irritabilidad, ansiedad, miedo, impotencia, culpa y autorreproche,
  • 6. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 5vergüenza, estigmatización, dificultad tanto en las relaciones de apegocomo déficit en las habilidades sociales, aislamiento social, desconfianzahacia todos, o a veces, hacia personas del sexo del agresor, baja auto-estima, impulsividad, trastornos del sueño o de la alimentación, miedo,problemas escolares, fugas del domicilio, depresión, labilidad, conductasautodestructivas y/o suicidas, etc. Según Arruabarrena (1996) los menores víctimas de abuso puedenconvertirse en potenciales agresores; suelen manifestar además, conductashipersexualizadas como la masturbación compulsiva, conductas seduc-toras, o un exceso de curiosidad por los temas sexuales. Un estudio detallado y con abundante bibliografía sobre lasintomatología de las víctimas y la relación con el tipo de abuso, la edad yel género, lo encontramos en Cantón y Cortés (2000). López (1995) indica que existen diferencias en cuanto a edad ygénero. Si las víctimas son niñas suelen manifestar depresión y ansiedad.En el caso de los niños puede ocurrir, que se manifiesten más agresivos oque se conviertan en abusadores de otros niños. Aunque, de Paúl (2000),Profesor Titular de la Facultad de Psicología de la Universidad del PaísVasco, en una conferencia pronunciada en la Universidad de Málaga,indicó que es frecuente decir que los abusadores han tenido en su infanciauna historia de abuso sexual o al menos así lo relatan. Pero no es posibledecir que haya una transmisión intergeneracional porque no cuadran lascifras; la mayoría del abuso se produce de varón a mujer y la mayoría delas mujeres no son abusadoras sexuales. Sí, se puede decir que puede pesarla historia de abuso sexual en cuanto a varones que han sido víctimas deabuso sexual por parte de otro varón, y que van a abusar sexualmente deotros varones, o también haber sido víctimas de abuso sexual por parte deun varón y abusar de mujeres. Recientemente Finkelhor (2000), afirma que existe una mayoría deabusadores menores, un tercio del 90% masculinos; estos menores a losque nos referimos suelen imitar el abuso que ya han sufrido. Es posible quetengan una historia de rechazo social y de estigmatización sin que ellosmismos sepan el motivo o la causa inicial de estos problemas. Martínez y de Paúl (1993), distinguen efectos que ocurren asociadosa la edad del niño: Preescolar, Infancia y Adolescencia. Según el tiempo:se distinguen síntomas que van a aparecer a corto y a largo plazo. Estosautores indican además, otras variables que afectan a la gravedad de lasconsecuencias, tales como la frecuencia y la duración.
  • 7. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 6 Todos los datos anteriores respecto al tipo de abuso se obtienendurante la evaluación y son previos a la intervención terapéutica. Ennuestro trabajo partimos de que esta evaluación ya ha sido realizada yademás se han conseguido establecer lazos de empatía con el niño.Gallardo, Trianes y Jiménez (1998) expresan que esta evaluación previa enla que el niño manifiesta sus problemas supone un desahogo no traumáticoque deja al niño relajado y satisfecho de la atención recibida. Es cierto quela misma evaluación debe tener desde su inicio intención terapéutica.3. TRATAMIENTO El abuso sexual presenta diferentes formas y por tanto también eltratamiento ha de ser diferente: no es lo mismo si ha existido o no contactofísico íntimo, vaginal o anal; si ha consistido en exhibicionismo oinducción al menor a realizar actividades sexuales. Arruabarrena (1996) distingue el tipo de intervención según su gradode urgencia. No es igual una intervención en el momento de la crisis queuna intervención a medio o largo plazo. El tipo de intervención dependetambién de las necesidades específicas del menor y de la severidad de susproblemas (Arruabarrena y de Paúl, 1994). Según Peterson y Urquiza (1993) deben tenerse en cuenta además,las características del niño: edad, capacidad verbal, madurez emocional,etc. En cuanto a la duración del tratamiento, Gallardo (1997b) distinguelos que pueden ser desarrollados a corto, medio y largo plazo. Nuestrotrabajo está pensado para una temporalización de medio plazo y en cuantoal lugar (familia o centro) optamos por un centro específico tipoambulatorio, gabinete o centro escolar. El trabajo tendrá además como edadde referencia a los niños en la etapa escolar de Primaria (6-12 años). Aunque el tratamiento en estos casos de abuso puede ir dirigido a lafamilia, o a la pareja, y llevado tanto a nivel individual como grupal,nosotros nos centraremos en la terapia individual, puesto que el trabajo estápensado para niños que han sufrido abuso extrafamiliar. Esto no quieredecir que no se incluya a la familia en el tratamiento. Según Jiménez(1997) la familia, debe incluirse en la medida en que tenga un papel directoen la etiología y mantenimiento del problema.
  • 8. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 7 Hacemos en nuestro trabajo, referencia a las diferentes escuelas:psicoanalítica, conductual, cognitiva y humanística y técnicas terapéuticascomunes utilizadas con niños y optamos por un modelo ecléctico Así, la tabla 1, expresa de forma gráfica las opciones que hemostomado para nuestro trabajo (zona sombreada).Entorno en el que se Intrafamiliar Extrafamiliarproduce el abusoTipos de conse-cuencias según la Preescolar Infancia AdolescenciaedadDuración del Tratamiento en Tratamiento a corto plazo Tratamiento a largotratamiento situación de crisis plazoA quién se dirige el Abusador Niño Víctima Familia de la víctimatto. Psicoanalítica Conductual Cognitiva HumanísticaEscuelas Modelo EclécticoSesiones: en forma Grupal IndividualNiveles del trata-miento Físico Emocional ComportamentalTabla 1.Opciones de intervención para este estudio3.1. OBJETIVOS DEL TRATAMIENTO Se centran en ayudar al menor a entender, integrar y resolveraquellas experiencias que afectan a su desarrollo, a sus pautas deinteracción con el entorno y, a su seguridad. En el contexto de lapsicoterapia individual, el terapeuta ejerce hacia el niño el rol de un adultocon el que se puede relacionar de manera sana y segura. De esta manera sepretende que el niño recupere la confianza básica en sí mismo y aprenda arelacionarse de manera adaptativa con otros adultos y con sus iguales(Urquiza y Winn, 1994). Gallardo (1997b) indica además que el tratamiento debe irencaminado a optimizar aquellas potencialidades que han quedado
  • 9. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 8afectadas y a eliminar aquellas que favorecen el descontrol. Distingue tresniveles de intervención: a nivel físico, emocional y comportamental.Nosotros nos limitaremos al tratamiento de estos dos últimos. Para el nivelfísico, aunque puede tratarse desde el punto de vista psicológico, prefiero eldiseño y la intervención médica. Esta intervención puede ser de formaindividual o en equipo, además de interdisciplinar; en esta forma (enequipo e interdisciplinar), actuarían de modo conjunto: trabajador social,médico y psicólogo. Echeburúa y Guerricaechevarría (2000) proponen como objetivos delas intervenciones, los siguientes:a) Como objetivo de la terapia psicoanalítica sería la “catarsis emocional”que consiste en favorecer la comunicación del paciente de las experienciasvividas.b) Objetivos de la psicoterapia cognitiva serían: la reestructuracióncognitiva y el entrenamiento en habilidades específicas de afrontamientode estrés.c) Objetivos del tratamiento conductual serían aumento o implantación deconductas deseables y reducción o eliminación de las indeseables. Una exposición más detallada de los objetivos del tratamiento laencontramos en Arruabarrena (1996).3.2. REFLEXIONES SOBRE EL TRATAMIENTO CON NIÑOSVÍCTIMAS DEL ABUSO La terapia individual es el recurso de intervención más utilizado conmenores. El tratamiento de la víctima, debe, en nuestra opinión, serdiseñado “a medida” teniendo en cuenta la evaluación inicial y losproblemas que manifiesta esa persona en concreto. Ahora bien, existenunas normas generales en estos tratamientos a las que haremos referencia,como son: En cualquier tipo de tratamiento infantil debemos mostrar empatía,hacer saber al niño que conocemos sus sentimientos y expresarle nuestroafecto. Ayudar al niño a reconocer sus sentimientos. El terapeuta debeinspirar confianza pues en ella se basa parte de su tarea. Cornejo (1996)indica que a veces el terapeuta pone todo su empeño en diseñar y planificaractividades para el tratamiento, y aunque esto es necesario, es másimportante aún, que el niño sienta que estamos dispuesto a ayudarle, quepuede contar con nosotros y que tendrá una ayuda sistemática en la quepuede confiar.
  • 10. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 9 Los tratamientos terapéuticos utilizados con niños son muy similaresa los utilizados con adultos. Más que en aspectos conceptuales, lasdiferencias radican en la adaptación del procedimiento a la edad y a lascaracterísticas del menor, así como en el papel más directivo del terapeutay/o del coterapeuta (Bragado, 1993). Tuma (1993), hace un estudio sobre las terapias clásicas aplicas aniños y distingue entre terapia psicoanalítica, de orientación psicoanalítica,de relación, estructurada y de terapia centrada en el cliente. En la terapiapsicoanalítica se pretende que el niño entienda sus sentimientosproblemáticos y sus defensas, de modo que pueda tratarlos directamente (loque es conocido como insight). El insight se consigue mediante la técnicade interpretación. En el proceso de logro del insight, lo inconsciente seconvierte en consciente. En resumen, se trata de que la persona conozca yresuelva sus conflictos inconscientes. Este autor afirma que en lapsicoterapia de orientación psicoanalítica se trata en primer lugar de aliviarlos síntomas que producen problema. El tratamiento consiste en interpretarla conducta como una defensa contra la ansiedad, en orden a poner fin aesa conducta. En la terapia de relación se intenta ayudar al niño a conseguir unsentimiento de valor personal, liberarlo de los efectos dañinos de suhostilidad y ansiedad. Esta terapia se centra en la situación actual y en larelación de paciente con el terapeuta. La terapia mediante el juego estructurado, parte de la terapiapsicoanalítica, pero sustituye el lenguaje por el juego. La psicoterapia centrada en el cliente intenta corregir un aprendizajedefectuoso, proporcionando al individuo la oportunidad de desarrollar unaautoconciencia y una visión positiva de sí mismo. Estos enfoques sedistinguen a lo largo de dos dimensiones principales: la postura activa opasiva del terapeuta y el énfasis en la relación o en la técnica como factorque produce el cambio. Del Barrio (1997) hace referencia a los técnicas terapéuticas másusuales basadas en las distintas escuelas. Las técnicas de Modificación deConducta parten de las conductas inadecuadas o los síntomas sonconductas aprendidas y por tanto, el tratamiento debe ir dirigido a aprendera modificar estos patrones. En cualquier perturbación, siguiendo estatécnica se eligen la conductas con las que se va a trabajar en función de surelevancia, frecuencia y facilidad para modificarla; planificando además lacorrecta aplicación de premios y castigos. Por su parte las Teorías
  • 11. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 10Cognitivas parten de que en las conductas inadecuadas o en los síntomasexisten atribuciones causales y pensamientos distorsionados que losgeneran. Se trata de reestructurar los patrones de ideas negativas. Habríaque entrenar al niño en técnicas de autocontrol tanto del pensamiento comodel propio cuerpo y control de las preocupaciones, estrategias de resoluciónde problemas y en habilidades sociales. El entrenamiento en asertividad,dentro del campo de las habilidades sociales, significaría enseñar al niño adefender o establecer los propios derechos sin agredir ni ser agredido(López y del Campo, 1999). Aunque habría que tener también en cuentaque tampoco sería conveniente en estrategias de prevención “volcar toda lacarga de la misma en el niño”, pues los resultados indican claramente queningún agresor hubiese dejado de abusar sexualmente del menor si éste sehubiese resistido más, (López, 1998). Siguiendo a Echeburúa y Guerricaechevarría, (2000) la actuación iríaencaminada a los siguientes logros:a) Reestructuración cognitiva, ya que las preocupaciones del niño puedendistorsionar la percepción de la realidad y la creencia en sus propiosrecursos para afrontarla. Esta técnica iría pues, enfocada a detectar y amodificar los pensamientos distorsionados en relación con la situación demaltrato y abuso.b) Entrenamiento en habilidades específicas de afrontamiento dirigidas enprimer lugar a reducir los niveles de ansiedad por medio de la técnica derelajación muscular progresiva; en segundo lugar, a controlar las preocu-paciones mediante las técnicas de detención del pensamiento y dedistracción cognitiva y la programación de actividades incompatibles; y entercer lugar dar pautas de actuación. En concreto las técnicas cognitivas más usuales serían:a) Técnicas de habilidades específicas de control por una parte delpensamiento en cuanto a preocupaciones, atribuciones causales negativas ypensamientos distorsionados y por otra parte de control del cuerpo,mediante la relajación muscular .b) Estrategias de entrenamiento en asertividad, que podría resumirse en quela persona tiene derecho a expresar y pedir lo que desea, a pedir que serespeten sus derechos, a negarse a complacer a los demás; todo estoteniendo en cuenta que también tiene que respetar los derechos de los otros(Caballo, 1993). Para Nyman (1998) una persona cuyos territoriosespaciales, corporales y emocionales han sido violados necesita ayuda paraestablecer y restablecer los límites de dicho territorio. Necesita ayuda para
  • 12. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 11identificar y expresar sentimientos de deseo y no deseo, sentimientospositivos y negativos, sus zonas privadas, buenos y malos secretos. Loslímites o fronteras son un área de tratamiento importante.c) Entrenamiento en habilidades de resolución de problemas que se definesegún Rodríguez Naranjo y Gavino (1997) como un proceso cognitivocomportamental que ayuda al sujeto a hacer disponibles una variedad dealternativas de respuesta para enfrentarse con soluciones problemáticas y aincrementar las respuestas más eficaces de entre esas alternativas. Por último, la Terapia Humanística apela a los aspectos más sanos dela personalidad y a los valores humanos comunes entre el terapeuta y elpaciente. Intentan ver a la persona desde el punto de vista global,integrando el cuerpo la mente y las emociones en un mismo marco deacción; dentro de ella se incluye la terapia Gestalt. Un programa completosiguiendo este modelo teórico de terapia dirigido a niños, se encuentra enel trabajo de Cornejo (1996).3.3. TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN ACTIVIDADES ESPECÍFICAS: 1.- CONVERSACIONES CON EL NIÑO A) EN CUANTO AL ABUSO SUFRIDO B) EN CUANDO A CONDUCTAS SEXUALES 2.- JUEGO LIBRE Y DIRIGIDO 3.- PSICODRAMA 4.- ROLE-PLAYING 5.- DIBUJOS LIBRES 6.- REDACCIONES 7.- RELAJACIÓN 8.- MUSICOTERAPIACuadro 2. Técnicas de intervención
  • 13. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 12 Dar respuesta a todos los problemas que hemos abordado desde unasola escuela de psicoterapia sería prácticamente imposible. Frecuentementese suele optar por una intervención ecléctica a la hora de elegir untratamiento. Nuestro modelo de intervención tendrá esta línea. Existen técnicas que sin cumplir unos requisitos estrictos depertenencia a una escuela de psicoterapia determinada o sin cumplir ciertoscriterios, son usuales y de eficacia en los tratamientos con niños: por ej. elreforzamiento positivo, que suele utilizarse en cualquier intervenciónterapéutica, o la relajación. Más que técnicas pueden considerarse como uncomplemento de todas ellas. Exponemos a continuación algunas técnicas usuales en psicoterapiainfantil (Cuadro 2).3.3.1.CONVERSACIONES Y ACTITUDES CON EL NIÑO Asumimos que el tratamiento debería incluir una serie deconversaciones y actitudes con el niño (Tabla 2), en las que conviene teneren cuenta lo siguiente (Escuela Española, 1998).a) En cuanto al abuso sufrido- Explicar que ellos no son culpables del abuso, aunque así lo crean. Para Nogueiras y otros (1994), el adulto aprovecha la ventaja que leda su posición de poder o autoridad para envolver a la menor en laactividad sexual. Ésta carece de capacidad para negarse, o incluso, criteriospara saber si este tipo de conductas son las que hay que esperar de laspersonas adultas. Su desarrollo emocional y cognitivo, todavía no se lopermite, y en, otros, son las mismas estrategias utilizadas por el adulto lasque minan su capacidad de decisión. En estos casos, “el consentimiento” esuna falacia.- Es preciso asegurar al niño que el abuso no se repetirá, puesto que se hantomado las medidas oportunas. Significa además dotar al niño deestrategias para la prevención y para afrontar el abuso si volviese a ocurrir.- Decirle que saldrá adelante, asegurando también nuestra ayuda. Explicarleque el abuso podrá superarse y que no determinará toda su vida. Nyman(1998) insiste en que debemos a ayudar al niño a aceptar. La vida debecontinuar y normalizarse todo lo posible en el caso de los niños víctimas deabusos sexuales. El terapeuta debe ocuparse de que el niño no quedeatascado en su identidad de víctima. Las experiencias difíciles no pueden
  • 14. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 13ser totalmente olvidadas y quizás no deberían olvidarse completamente,pero sí deben ser asimiladas, integradas y transformadas, pasando de seralgo insoportablemente vergonzoso a un triste recuerdo que no tiene porqué suponer una memoria constante y un tormento sin fin.- Motivarle para que hable del suceso y/o los sucesos de abuso que el niñoha sufrido, diciéndole que es conveniente para él, aunque sin obligarle aque lo haga. No juzgar cuando el niño relate los hechos e insistir en queellos no son culpables.b) En cuanto a conductas sexuales, según Arruabarrena (1996), hay quetener en cuenta que, cuando los niños han sido víctimas de abuso es posibleque se den en ellos conductas de precocidad sexual o que se conviertan a suvez en abusadores, e incluso, lo que es más grave, que continúenmanteniendo una relación con el abusador/a. Por esto, además, de unaadecuada educación sexual ajustada a su edad y nivel cognitivo, esnecesario hablar con el niño de los temas que siguen.- La Sexualidad en relación con otros Indicarle que las conductas sexuales pueden ser adecuadas si cumplen las siguientes condiciones:. Las relaciones sexuales pueden darse entre personas adultas, no entre niños.. Es conveniente que sean entre personas de aproximadamente la misma edad; López (1995) habla de la asimetría de edad entre el abusador y el abusado.. Deben ser con consentimiento mutuo.. Fuera del ámbito de la familia.. En una relación de pareja estable.- La conducta sexual de la masturbación: Esta puede ser una de las conductas hipersexualizadas de las que hemos hecho referencia.. Es conveniente explicar al niño que estas conductas son íntimas y no deben manifestarse en público.. En nuestra opinión es una opción que no ayuda a la persona en su autocontrol y en su desarrollo socioafectivo. Arruabarrena (1996) expresa que la intervención terapéutica en estetipo de problemas se centra en corregir las distorsiones cognitivas del niñorespecto a la conducta sexual, reforzar las inhibiciones internas y loscontroles externos en relación a las conductas sexuales inaceptables, yasegurar que el niño adquiera las habilidades necesarias para controlar su
  • 15. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 14conducta y satisfacer sus necesidades sexuales de una maneraculturalmente aceptable. Algunos niños, que han sido abusados por varones, tienen miedo asentirse homosexuales (Glaser y Frosh,1997); habría que mitigar laansiedad sexual de estos niños insistiendo en la no culpabilidad del menor,aunque haya habido consentimiento por su parte. Insistir en que suconsentimiento no es válido ya que aunque a él le parezca no tiene lamadurez suficiente para decidir ya que ésta se alcanza con la edad adulta.c) Resumimos, a partir de los escritos de Camp (1985) y de López (1995),una serie de temas que conviene trabajar con los niños:- Tu cuerpo es bueno y te pertenece.- La sexualidad también lo es.- Ningúnniño está obligado a besar a nadie ni a dejarse tocar, abrazar o besar. Y estono es sólo para los extraños, también para los familiares.- Tienes derecho adecir no. Si alguien trata de tocarte de forma que te haga sentir “raro”, di“no” y cuéntamelo de momento. En resumen para López (1998), lo anterior significa que tendríamosque hablar de forma positiva de la sexualidad, advirtiendo al niño quealgunas personas pueden utilizar la sexualidad de forma equivocada. Seríatambién imprudente inculcar excesivo miedo o sospechas inadecuadascuando establezcan lazos emocionales o afectivos “normales” con susamigos o adultos. Es muy importante que los niños vivan la sexualidad sinrelacionarla con el abuso sexual. Enseñar a los niños que el respeto a los mayores no quiere decir quetengan que obedecer ciegamente a los adultos. Hablar a los niños de lo quesignifica la “obediencia responsable”. Para Juvonen (1999) los niños esperan que los agresores tengan unaspecto determinado, no piensan que éstos puedan parecerse a su padre oamigos de familia. Es bueno que los niños sepan que los pedófilos suelendarse consejos como “No intentes forzar al niño. Coge sus cosas y teseguirá”. Se pretende también enseñar a los niños que ellos son másvaliosos que cualquier bien o propiedad.d) Una vez que el niño ha dicho “no”, puede aparecer un tema más sutil yque quizás pueda ser entendido por niños mayores. Se trata del tema delacoso sexual. En el acoso, el abusador intenta conseguir los favoressexuales de la víctima, quizás de forma abierta o tal vez de forma solapada.Cuando recibe el rechazo suele pasar a otra forma de acoso, que podría serel acoso moral. Puede que se dedique a desprestigiar, a minusvalorar a esa
  • 16. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 15persona o a descalificar e infravalorar sus trabajos. Defenderse de estasituación es más difícil pero no imposible (Hirigoyen,1999). Actitudes y temas de conversación: en cuanto... . No culpabilizar al menor . Asegurar que el abuso no se repetirá . Ofrecer nuestra ayuda para superar el abuso . Motivarle para que hable del suceso Deben ser social y éticamente aceptables Qué son las conductas hipersexualizadas Problemas de identidad sexual . Aprender a decir “no” . Obediencia “responsable” a los adultos . No todas las relaciones que se establecen son peligrosas Actitudes positivas hacia la sexualidad El acoso moralTabla 2. Entrevistas con el niño: temas a tratar y actitudes del adulto3.3.2.JUEGO LIBRE Y DIRIGIDO Puede recibir el nombre de ludoterapia. Existen dos modalidades deesta técnica, la no directiva y la planificada. La forma de trabajo, en laprimera, sería decir al niño que puede trabajar o jugar como él quiera, ytambién que puede explicar todo lo que se le ocurra durante el tiempo enque lo está haciendo, tanto del dibujo como de lo que él quiera hablar. En la forma planificada el terapeuta interviene indicando al niño elcontexto en el que debe jugar o la forma en que debe hacerlo. Tanto en unacomo otra, el terapeuta, puede intervenir en el juego reconduciéndolo hacialo que considere necesario.
  • 17. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 16 Para las distintas actividades debe diseñarse un programa deactuación que incluya: preparación del lugar de trabajo con distintas clasesde objetos lúdicos tales como títeres, juguetes tanto de figuras humanascomo de objetos; y objetos que no siendo juguetes puedan despertar lacreatividad del niño o el deseo de jugar como lápices y hojas para dibujar, oescribir, etc. En el caso del abuso, que estamos tratando, los juguetes pueden sermuñecos con atributos sexuales bien definidos (Del Barrio, 1997), si sepretende que el niño se exprese y libere su angustia mediante lamanifestación de sus sentimientos en el juego.3.3.3.PSICODRAMA Moreno (1979), define el psicodrama como un método deinvestigación de la verdad a través de métodos dramáticos. Se pretende, laexpresión y verbalización de los sentimientos. La técnica consiste en montar secuencias teatrales donde se expresanlibremente los sentimientos que se desean, esta técnica es difícil entratamiento individual, siendo más fácil en tratamiento grupal, no obstantepuede emplearse una variante de la misma: la silla vacía. En la silla, sesupone que se encuentra la persona a la que tenemos que dirigirnos,naturalmente con nuestros conflictos. Después se invierten los papeles y elniño pasa a ocupar la silla que estaba vacía y se dirige al que se supone estáen el lugar que él ha abandonado. A los niños parece no gustarles estatécnica, por lo que puede ser más recomendable utilizar el teatro de guiñol.3.3.4.ROLE-PLAYING Esta técnica que es una variedad del Psicodrama, aunque aquí losparticipantes desempeñan papeles o roles diferentes a los que tienenasignados en la vida real. Consiste en que una persona actúe de forma ymanera como lo haría otra. Gallardo (1997b) propone su utilización en el apartado quecorresponde al tratamiento emocional en el abuso, puesto que hay niñosincapaces de expresar sus sentimientos y emociones después del mismo;con el role-playing se pretende que aprendan a expresarse. Esta expresión,repetimos, debe ser para ellos una liberación.
  • 18. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 173.3.5.DIBUJOS LIBRES El dibujo, a la vez que nos ayuda a evaluar el maltrato que el niño hasufrido (Test del Dibujo de la Figura Humana – Goodenouhg y Machover,Test de la Familia, Test del Árbol, Test del Dibujo Casa-Árbol-Persona,etc.), puede servirle también para que exprese y se libere de sus conflictosemocionales. En este aspecto, Furth (1998), afirma que los dibujos puedenser expresiones del inconsciente y a la vez base para la terapia. Puedenservir pues, tanto de mecanismos auxiliares de terapia como deinstrumentos de diagnóstico.3.3.6. REDACCIONES Cornejo (1996) trabaja con las redacciones, iniciando cada día unapágina en la que coloca una frase como enunciado. Por ejemplo: “Me ponetriste que”. Es conveniente obligar a algunos niños a que escriban estaespecie de diario y motivar con formatos divertidos si el niño se resiste.3.3.7.RELAJACIÓN Martorell (1996), dice que el interés principal de la relajación, estribaen que los estados alcanzados por medio de ella son incompatibles con laansiedad y sus estados asociados. Existen numerosos juegos de relajación para niños, en los que aveces el terapeuta sirve de modelo. Algunos pueden ser como los que seexponen a continuación. Decir a los niños que son muñecos de trapo, o un sauce, o globosque se van desinflando. Otros juegos de relajación pueden ser los quetomamos de Olba (2000), como “la ola del mar”o “pintar una estrella antesde dormir”. El movimiento de las olas se representa con el movimiento delos brazos, estirándolos hacia el frente y arriba para representar la llegaday hacia atrás para representar el reflujo, aunque existen muchos juegos paraniños con el fin de conseguir la relajación. También se puede emplearalguna grabación musical o la propia voz del terapeuta dando las pautaspara relajarse. Cautela y Groden (1989), integran los trabajos de relajación tanto deSchultz como de Jacobson (clásicos y pioneros de esta técnica) e indicanque mediante la relajación el paciente va tomando conciencia, sintiendo ydestensando cada una de las partes de su cuerpo. Existen otras muchasadaptaciones y técnicas o modos de relajación para niños, que se
  • 19. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 18comercializan en forma de grabaciones, como el curso de relajación deRamírez (1990).3.3.8.MUSICOTERAPIA Según Alonso (1994), consiste en utilizar audiciones musicales,actividad rítmica simple, exploración de diferentes sonidos con el fin derelajar o evitar ciertas dolencias. La psicoterapia actual considera lamúsica como una técnica capaz de influir sobre las emociones, paraconseguir un determinado estado de ánimo o incluso parar curar. Loimportante no es la calidad de la música, sino que ésta determine larelajación de la persona. Algunos expertos abogan por determinadascomposiciones clásicas de Mozart, Strauss, Vivaldi, Bach, etc. Pensamos que es difícil que los niños atiendan en una composiciónmusical, tal como hace un adulto, pero sí puede utilizarse como música defondo en combinación con algún otro trabajo que estemos realizando.3.3.4.-MODELOS TÍPICOS DE TRATAMIENTO Pipher (1998) en su texto describe numerosos casos de tratamientosaplicados a adolescentes. En el texto nos sugiere lo que realmente se haceen intervención en casos individuales. Se trata de una chica que ha sufridouna violación por parte de unos extraños. En un primer lugar laintervención va dirigida a toda la familia. Después el tratamiento esfundamentalmente individual, de dos sesiones por semana. Al principio, laterapeuta incita a que la niña exprese el abuso sufrido. Una vez roto, deforma costosa, el primer bloqueo, la paciente libremente narra una y otravez el suceso, parece que hacerlo le hace sentir menos angustia. Estaautora, invita a la chica a escribir unas cartas a los agresores, no para que selas envíe sino para que exprese en ellas todos sus sentimientos. También laorienta a que descargue toda su rabia contra un saco de boxeo. La familia,continúa interviniendo en el tratamiento asistiendo a una sesión mensual.Finalmente se unen al grupo de tratamiento las hermanas de la chica. Este es un modelo clásico de tratamiento, que parece usual, aunquees difícil que en un resumen quede reflejada toda la riqueza que la autorainvierte en sus terapias o el esfuerzo que muchos terapeutas ponen en sutrabajo. La descripción de un tratamiento que sigue en parte la misma formade intervención la encontramos en el texto de Forward y Buck (1990).Estos autores reflejan en sus escritos sus trabajos con adultos víctimas de
  • 20. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 19maltrato familiar. En el capítulo dedicado al incesto, se insiste en la grannecesidad de tratamiento para estas personas y se opta por el nivel grupal.Se asegura que casi todos ellos mejoran cuando asisten a tratamiento engrupo, aunque en algunos casos pueda aconsejarse el tratamientoindividual. El modelo de tratamiento propuesto por estos autores se lleva a caboa través de tres etapas básicas: el ultraje, el duelo y la liberación. Lastécnicas fundamentales con las que trabajan son “las cartas” y el “roleplaying”. El que la persona pueda expresar en un grupo todo aquello quesiente y el compartir con otras personas que sufren un problema similar,supone sin duda una buena liberación. Tanto el modelo de tratamiento anterior como este, son másacertados para adultos que para niños. Sin duda pueden aprovecharse deambos algunas técnicas después que hayan sido adaptadas a las caracte-rísticas y edad de los usuarios.4. COMENTARIOS La aportación de este trabajo consiste, en que gran parte de labibliografía sobre el tema psicoterapia dirigida a niños se centra más en laevaluación y menos en el tratamiento. Éste, cuando aparece va dirigido a lafamilia, a nivel de grupo y a los agresores; muy pocos documentos sobretratamiento van dirigidos al trabajo con la víctima, de aquí nuestraaportación en este punto concreto. Por otra parte vemos en nuestro trabajo situaciones que aunque no seconsideran abuso son similares al abuso. Cuando, un niño me dicecrudamente: “El Benchi dice que el Flopy le ha dado por...”, (el supuestoniño víctima tiene nueve años y el segundo, supuesto abusador, doce),pensamos en qué significa un abuso. Para que se considere abuso algunosautores como Glaser y Frosh (1997), indican como dijimos al inicio deltema, que debe haber al menos una diferencia entre abusador y víctima decinco años, aunque no todos los autores se ponen de acuerdo y existe unagran controversia sobre el tema, pero no es menos cierto que un niñopuede abusar de otro aunque ambos sean menores y de aproximadamente lamisma edad. Somos partidarios de medidas más educativas quepenalizadoras, y en caso de menores más aún. En caso de “¿abuso? ” omaltrato a menores cualquier persona puede ponerse en contacto a travésdel teléfono gratuito 900.210.966 habilitado por la Dirección General deInfancia y Familia, de la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta deAndalucía.
  • 21. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 20 Otro tipo de interrogante relacionado con el caso anterior lo planteanCirillo y Di Blasio (1997): ¿Se puede “curar”, en ausencia de demanda?. Silos niños se niegan al tratamiento, el requisito fundamental para una terapia– o sea la motivación espontánea- se viene completamente abajo. Existensituaciones en las que el niño no desea el tratamiento, a veces manifiestahostilidad o negativismo desafiante hacia el mismo. En estos casos obligara un tratamiento de psicoterapia individual sería contraproducente. Laintervención tendría que plantearse de otro modo. Es el mismo problemaque ocurre con los adultos cuando tienen que asistir a tratamiento por ordenjudicial y el condenado ni cree en el tratamiento ni lo desea.Indudablemente si el terapeuta no consigue convencer de alguna forma alcliente el grado de eficacia puede ser nulo. Los resultados de lasinvestigaciones actuales con adultos sobre este tema son descritos porArruabarrena (1994), que expresa que se obtienen buenos resultados entodos los casos; no tenemos sin embargo, resultados sobre situacionessimilares con niños, por lo que nos parece que éste podría ser un posibletema a investigar. Tampoco sería oportuno intervenir con un tratamientopsicoterapéutico, en el mismo momento en que se produce la agresión, talcomo algunos adultos desean. El tratamiento debe cumplir unos requisitos,entre ellos una correcta planificación. Otra cosa es intervenir impidiendo elabuso y que éste se produzca poniendo a salvo a la víctima. A ello estaráobligado cualquier adulto que esté presente o descubra, la agresión o elabuso. En algunos momentos, en centros escolares piden al orientador queintervenga en el conflicto “en el mismo momento en que se produce”. Encaso de agresiones, o graves conflictos, los profesores prefieren “mandaren ese momento a los agresores o a los autores del conflicto al psicólogo”y que éste resuelva el problema. No nos parece que sea la forma adecuadade trabajar. El trabajo del orientador debe estar planificado y no puede sercortado en cada momento por las “urgencias”, más aún si son constantes.Cuando existe una agresión entre menores, el adulto que la percibe debeimpedirla, otra cosa es que puedan darse un apoyo terapéutico o unosprimeros auxilios para una persona en crisis, pero repito que éstos debenser planificados. Las medidas más eficaces son siempre las educativas y preventivas:una buena educación sexual ofrece a nuestros niños la mejor prevención delabuso. Estos temas se tratan en nuestras escuelas como transversales delcurrículo. Los temas transversales, entre ellos la Educación Sexual, no se
  • 22. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 21circunscriben a un área de experiencias y conocimientos concretos, sinoque deben estar de alguna manera presentes en todas las áreas; han deimpregnar todos los conocimientos que el alumno reciba en la escuela. En este sentido, la Junta de Andalucía (1999a,b,c,d,e) ha enviado atodos los centros de Infantil y Primaria, en el curso escolar (1999-2000), unprograma específico y completo para la educación afectiva y sexual. Los programas preventivos pueden ir dirigidos a todos los grupos deniños pero con especial incidencia deben llevarse a grupos de riesgo comoson los de ambientes de delincuencia y marginales, a niños con minusvalíasy a niños de familias con problemas de drogadicción o desestructuradas. Son válidos para nuestros entornos educativos los que presentan DelCampo y López, (1997a,b,c,d,e) dirigidos a los niveles de infantil, primariay secundaria. También puede abordarse el tema preventivo con lapresentación de unos vídeos que recomendamos: Liberman (1992) paraniños de Infantil y Primaria, y el publicado por AISPAS (1998) paraSecundaria. Los materiales que hemos indicado pueden ser fácilmente utilizadosen contextos escolares; una correcta utilización de los mismos, ayudará sinduda en el tema que hemos tratado.
  • 23. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 22 ReferenciasADIMA. (1993). Guía de atención al maltrato infantil en Andalucía. Sevilla: ADIMA.AISPAS. (1998) . Derapaje. Video and illustrations for the prevention of child abuse. Saint- Etienne: AISPAS.Alonso, J.A. (1994). La curación por la música. Madrid: LIBSA.Arruabarrena, Mª.I. (1996). Evaluación y tratamiento familiar. En J. de Paúl y Mª. I. Arruabarrena (Eds.), Manual de protección infantil (pp. 312-324). Barcelona: MASSON.Arruabarrena, Mª.I. y de Paúl, J. (1994). Maltrato a los niños en familia. Evaluación y tratamiento. Madrid: Pirámide.Bragado, C. (1993). Terapia de conducta en la infancia: trastornos de ansiedad. Madrid: Fundación Universidad-Empresa.Caballo, V.E. (1993). Manual de evaluación y entrenamiento de las habilidades sociales. Madrid: Siglo XXI.Camp, L. (1985). Abuso Sexual de Menores. Cómo podemos proteger a nuestros hijos. Revista Ser Padres Hoy, 130 18-20.Cantón, J. y Cortés, Mª.R. (2000). El abuso sexual en la infancia. En Cantón, J. y Cortés, Mª.R. (Eds.) Guía para la evaluación del abuso sexual infantil (pp.13-45). Madrid: Pirámide.Cautela J.R. y Groden, J. (1989). Técnicas de relajación. Manual práctico para adultos, niños y educación especial. Barcelona: Martínez Roca.Cirillo, S. y Di Blasio, P. (1997). Niños maltratados. Diagnóstico y terapia familiar. Barcelona: Paidós. (Orig.:1989).Cornejo, L. (1996). Manual de terapia infantil gestáltica. Bilbao: Desclée de Brouwer.De Paúl, J. (2000). La Violencia Familiar. Conferencia impartida en la Universidad de Málaga. No publicada.
  • 24. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 23Del Barrio, M.V. (1997). Tratamiento de la depresión infantil y juvenil. En M. Jiménez (Ed.), Tratamiento psicológico de los problemas infantiles (pp.147-164). Málaga: Aljibe.Del Campo, A. y López, F. (1997a). Prevención de abusos sexuales a menores. Guía para padres y madres. Madrid: Amarú y Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.Del Campo, A. y López, F. (1997b). Prevención de abusos sexuales a menores. Guía para los educadores . Madrid: Amarú y Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.Del Campo, A. y López, F. (1997c). Prevención de abusos sexuales a menores. Unidad didáctica para educación infantil (3-6 años). Madrid: Amarú y Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.Del Campo, A. y López, F. (1997d).Prevención de abusos sexuales a menores. Unidad didáctica para educación primaria (6-12 años). Madrid: Amarú y Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.Del Campo, A. y López, F. (1997e). Prevención de abusos sexuales a menores. . Unidad didáctica para educación secundaria (12-18 años). Madrid: Amarú y Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.Echeburúa, E. y Guerricaechevarría, C.(2000). Abuso sexual en la infancia: víctimas y agresores. Barcelona: ArielEscuela Española (1998). El 23% de las niñas y un 15 % de los niños sufre abuso sexual en España, 3370, p. 864.Finkelhor D. y Browne, W. (1985). Sexually victimized children. Nueva York: Free Press.Finkelhor, D. (2000). En E. Ullmann y H. Werner, Infancia y trauma: separación, abuso, guerra. Madrid: Brand Editorial.Forward, S. y Buck, C. (1990). Padres que odian. Barcelona: Grijalbo.Furth, G.M. (1998). El secreto mundo de los dibujos. Barcelona: Océano.Gallardo, J.A. (1997a). El maltrato infantil en la familia. En M. Jiménez (Ed.), Psicopatología infantil (pp.245-257). Málaga: Aljibe.
  • 25. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 24Gallardo, J.A. (1997b). Intervención y tratamiento en el maltrato infantil. En M. Jiménez (Ed.), Tratamiento psicológico de los problemas infantiles (pp.291-307). Málaga: Aljibe.Gallardo, J.A., Trianes, M.V. y Jiménez, M. (1998). El maltrato físico hacia la infancia. Universidad de Málaga: Servicio de Publicaciones.Glaser, D. y Frosh, S. (1997). Abuso sexual de niños. Buenos Aires: Paidós.Hirigoyen, M.F. (1999). El acoso moral. Barcelona: Paidós Ibérica.Jiménez, M. (1997). Tratamiento psicológico infantil: aspectos básicos. En M. Jiménez (Ed.), Tratamiento psicológico de los problemas infantiles (pp.15-48). Málaga: Aljibe.Junta de Andalucía (1999a). Educación Afectivo-Sexual en la Educación Infantil. Guía para el profesorado. Málaga: Consejería de Educación y Ciencia. Instituto Andaluz de la Mujer.Junta de Andalucía (1999b). Educación Afectivo-Sexual en la Educación Infantil. Material Didáctico. Málaga: Consejería de Educación y Ciencia. Instituto Andaluz de la Mujer.Junta de Andalucía (1999c). Educación Afectivo-Sexual en la Educación Primaria. Guía para el profesorado. Málaga: Consejería de Educación y Ciencia. Instituto Andaluz de la Mujer.Junta de Andalucía (1999d). Educación Afectivo-Sexual en la Educación Primaria. Material Didáctico A. Málaga: Consejería de Educación y Ciencia. Instituto Andaluz de la Mujer.Junta de Andalucía (1999e). Educación Afectivo-Sexual en la Educación Primaria. Material Didáctico B. Málaga: Consejería de Educación y Ciencia. Instituto Andaluz de la Mujer.Juvonen, A. (1998) Prevención. En R. Barnen. Secrets that Destroy. Madrid: International Save the Children (p.14).Liberman, L. (1992). El árbol de la chicoca. (Vídeo). México. D.F.: (Autor).López, F. (1995). Prevención de los abusos sexuales de menores y educación sexual. Salamanca: Amarú Ediciones.
  • 26. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 25López, F. (1998). Prevención. En R. Barnen. Secrets that Destroy. Madrid: International Save the Children (p.12).López, F. y del Campo, A. (1999). Prevención de abusos sexuales a menores. Guía para padres y educadores. Madrid: Amarú y Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.Malacrea, M. (2000). Trauma y reparación. Madrid: Paidós.Martínez, A. y de Paúl, J. (1993). Maltrato y abandono en la infancia. Barcelona: Martínez Roca.Martorell, J.L. (1996). Psicoterapias. Escuelas y conceptos básicos. Madrid: Pirámide.Moreno, J.L. (1979). Psicoterapia de grupo y psicodrama. México: Fondo de Cultura Económica.Nogueiras, B. y Equipo del Espacio de Salud para Mujeres Entre Nosotras (1994). Introducción: los abusos sexuales y el incesto. Una cuestión pendiente para el feminismo. En W. Bezemer, I. Foerken, W. Gianotten, A. Imbens, Fransen C. Van Lichtenburcht y E. Sten, Después del incesto. (pp.11-33). Madrid: Horas y horas.Nyman, A. (1998) . Rehabilitación. En R. Barnen. Secrets that Destroy. Madrid: International Save the Children (p.17).Olba, M.S. (2000). Un verano para relajarse. Revista Mujer de Hoy, 64, 27-34.Perteson M.S. y Urquiza, A.J. (1993). The role of mental health professionals in the prevention and treatment of child abuse an neglect. US Government Printing Office. US Department of Health and Human Services, National Center of Child Abuse and Neglect, Washington.Pipher, M. (1998). Cómo ayudar a su hija adolescente. Barcelona: Amat.Ramírez, J.F. (1990). Curso de relajación progresiva para niños y adultos. Madrid: CEPE.
  • 27. Tratamiento psicológico de niños víctimas de abuso 26Rodríguez Naranjo, C. y Gavino, A. (1997). Técnicas dirigidas al entrenamiento en solución de problemas y el control de las cogniciones. En A. Gavino (Ed.), Técnicas de terapia de conducta (pp. 112-120). Barcelona: Martínez Roca.Sosa, C.D. y Capafons, J.I. (1996). Abuso sexual en niños y adolescentes. En J. Buendía (Ed.), Psicopatología en niños y adolescentes (pp.77- 99). Madrid: Pirámide.Topper, I.U. (1988). El silencio de los corderos. En Nuevo Trabajo en ABC, 14 Junio, pp. 54-55.Tuma, J.M. (1993). Terapias clásicas aplicadas a niños. En T.H. Ollendick y M. Hersen (Eds.). Psicopatología infantil (pp.487-508). Barcelona: Martínez Roca.Ullmann, E. y Werner, H.(2000). Infancia y trauma: separación, abuso, guerra. Madrid: Brand.Urquiza, A.J. y Winn, C. (1994). Treatment for abused an neglected children: Infancy to age 18. US Government Printing Office. US Department of Health and Human Services, National Center of Child Abuse and Neglect, Washington.