Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • es una gran web de informacion en la cual yo confiaria mis trabajos para gente como nosotros que necesitamos de este tipo de webs
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
27,339
On Slideshare
27,339
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
537
Comments
1
Likes
3

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ARMADA DE CHILE ACADEMIA DE GUERRA NAVAL TESIS PARA OPTAR AL GRADO ACADÉMICO DE MAGÍSTER EN CIENCIA POLÍTICA INTEGRADA POLÍTICAS PÚBLICAS Y LA NUEVA REFORMA PROCESAL PENAL “MANUAL PARA LA RECOLECCIÓN DE EVIDENCIAS FÍSICAS EN EL SITIO DEL SUCESO”. UN APORTE PARA LA SEGURIDAD PÚBLICA Profesor Guía : Sr. Hugo PÉREZ Soto Alumno : Sergio REYES Díaz Noviembre 2009 1
  • 2. ÌNDICE Página INTRODUCCIÓN 01 CAPÍTULO I: Disposiciones Legales y 03 Reglamentarias. 1.1 Casos enigmáticos chilenos 10 CAPÍTULO II: Instructivos procedimentales 16 criminalísticos. 2.1 La Ley Orgánica Constitucional de 19 Carabineros de Chile. 2.2 La Ley Orgánica de la Policía de 22 Investigaciones de Chile. 2.3 Conceptualización 24 2.3.1 Criminalística 24 2.3.1.1 Principios de la Criminalística 26 2.3.2 Clasificación de Lugares. 28 CAPÍTULO III: “Manual para la Recolección 30 de Evidencias Físicas en el Sitio del Suceso”. 3.1 Investigación criminal 31 3.1.1 Protección y preservación 31 3.1.2 Etapas de la Investigación 32 Criminalística. 3.1.3 Inspección ocular. 34 3.1.3.1 Sitio de Suceso Cerrado. 35 3.1.3.2 Sitio de Suceso Abierto. 36 3.1.4 Indicios. 37 3.1.5 Fijación. 38 3.1.5.1 Fijación Escrita. 38 2
  • 3. 3.1.5.2 Fijación fotográfica. 39 3.1.5.3 Fijación planimétrica. 40 3.1.5.4 Fijación por moldeado. 42 3.1.5.5 Fijación fílmica. 42 3.1.6 Recolección y embalaje. 43 3.1.6.1 Tratamiento de Indicios y evidencias. 44 3.1.6.1.1 Huellas Dactilares 44 3.1.7 Moldeado de Huellas de Pisadas. 55 3.1.8 Prendas de vestir. 57 3.1.9 Pelos. 57 3.1.10 Armas. 58 3.1.11 Fibras. 60 3.1.12 Objetos de vidrio y material frágil. 61 3.1.13 Sangre. 61 3.1.13.1 Rastreo hemático en diversos 62 objetos. 3.1.14 Semen. 63 3.1.15 Saliva. 64 3.1.16 Huesos y dientes. 65 3.1.17 Órganos biológicos. 65 3.1.18 Otros Indicios Orgánicos. 65 3.119 Objetos varios. 65 3.1.20 Elementos peligrosos. 66 3.2.21Cadena de Custodia. Disposiciones 67 Legales 3.122 Procesamiento de Indicios en 68 Laboratorios. CONCLUSIONES 73 BIBLIOGRAFÌA 76 3
  • 4. A Sofía Ignacia, mi nieta, aunque todavía no puedes leer, ya llegará el momento y por eso te dedico este ensayo. A mis hijas Lorena, Pamela y a mi hijo Sergio Ignacio, quienes a punta de amor me han animado a emprender. A Paula, mi compañera, parte de mi vida, que con su infinito amor me ha enseñado que la vida es bella y vale vivirla con el ser amado. 4
  • 5. Agradecimientos a la Academia de Guerra Naval, quien me permitió en definitiva elaborar el mencionado Ensayo. A mi profesora de Metodología Clara Carmona Pla, por su paciencia y apoyo en este desafío. A mi profesor Guía, Coronel de Carabineros Hugo Pérez Soto, por compartir sus conocimientos y haberme guiado en este proyecto. 5
  • 6. INTRODUCCIÓN La seguridad pública y la seguridad ciudadana, y en definitiva el control del delito, son elementos que tienen directa relación con las funciones que le corresponden al Estado. Cuando estos elementos no se encuentran compensados y, específicamente, la seguridad pública, no permiten que la ciudadanía viva en forma tranquila y sin ver sus bienes o su seguridad personal amenazada, hay una crisis de Estado. El Estado Chile, tal cual lo señala su Constitución Política de la República, debe velar por la seguridad pública y esto se encuentra reflejado en el Capítulo XI, artículo 101, inciso 2, que señala: “Las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública están integradas sólo por Carabineros e Investigaciones, constituyen la fuerza pública y existen para dar eficacia al derecho, garantizar el orden público y la seguridad pública interior, en la forma que lo determinen sus respectivas leyes orgánicas”. No cabe duda de que existe, hoy en día, una gran sensación de inseguridad ciudadana, avalada por la información que constantemente aparece a diario en la prensa y la entregada a través de encuestas por organismos gubernamentales. Todos los organismos, o sectores de la sociedad, señalan “con el dedo acusador” principalmente a los Tribunales de Justicia, como los responsables directos de la tan nombrada “puerta giratoria”. El abogado y licenciado Mauricio Duce lo explica así: “…Un tema que ha generado debate público intenso en la prensa en las últimas semanas ha sido el de la supuesta “mano blanda” de los jueces y del sistema de justicia criminal, en general, respecto de la delincuencia…” “… A propósito de ella se describe al sistema de justicia penal como una “puerta giratoria”, o sea, a través de la cual los delincuentes salen libres apenas entran por ella”. (1) 6
  • 7. La nueva Reforma Procesal Penal ha realizado importantísimos cambios relacionados con los procedimientos judiciales. Entre estos cambios, existe uno que reviste gran importancia y tiene directa relación con el tema en exposición, me refiero a los denominados Medios de Prueba. A través de la lectura de numerosos fallos, se puede determinar que en un notable número de casos no se pudo probar autoría, pues falta aquello que se considera fundamental para condenar: Medios de Prueba. Me parece que en realidad lo que se encuentra en crisis es la carencia o insuficiencia de ellos, como forma para determinar la persona del delincuente, esgrimiendo los medios señalados en la Ley. En el presente ensayo reviso algunos casos delictuales emblemáticos más destacados por la prensa nacional e internacional, ocurridos en el país, que han generado conflictos de tipo político, social y económico. A partir de estos casos y de otros cuyas resoluciones han generado dudas, planteo reflexionar si se evidencia una falta de rigor metodológico por parte de las policías y de quien dirige la investigación o no. Este análisis crítico no sólo considera mis experiencias acumuladas y la suma de conocimientos teóricos y técnicos con rigor temático, didáctico y experimental, sino que incorpora criterios de diversos autores que plantean métodos y técnicas para la correcta ubicación, reconocimiento, recolección, preservación y traslados a los respectivos Laboratorios de evidencias físicas, dejadas por él o los autores en el Sitio del Suceso. Es sobre esta base que planteo la siguiente hipótesis para orientar el presente trabajo de investigación: “Existe una real necesidad de elaborar un manual único para la recolección de evidencias físicas en el Sitio de Suceso”. 7
  • 8. CAPÍTULO I: Disposiciones Legales y Reglamentarias Una de las ramas del Derecho es el Derecho Penal que es, en síntesis, la que define los delitos, los tipifica, establece sus correspondientes penas, los grados de participación y las responsabilidades derivadas de ellos. En definitiva, se preocupa de tres elementos fundamentales: el delito, el delincuente y la pena; sin embargo, no es sólo el derecho penal el que se preocupa de ellos, coexisten varias ciencias que giran alrededor de tales ejes. Dentro de estas ciencias que se estructuran alrededor del delito, el delincuente y la pena, muchos tratadistas del derecho las han denominado Ciencias Penales. Las más importantes y reconocidas son el derecho procesal penal, la criminología, y la criminalística. El Derecho Procesal Penal, es la rama del derecho que define la secuencia metódica a la que deben someterse todos los intervinientes en una causa penal. En síntesis en la forma de acceder válidamente a las disposiciones del Derecho Penal. La Criminología es una ciencia causal explicativa que estudia entre otros, el delito, como fenómeno social y sus causas, la personalidad del delincuente, su conducta delictiva y la manera de reinsertarlo en la sociedad, y tiene como función principal la prevención del delito. Y finalmente, la criminalística que tiene como principal objetivo la investigación de un delito. Es, en esta disciplina en la que pretendo detenerme para hacer un profundo análisis sobre todo lo relacionado con el trabajo en el sitio del suceso. Es evidente que el esclarecimiento de un delito es el primer eslabón para el buen logro de la justicia, y que a partir de un trabajo profesional de las policías es que se obtienen buenos resultados en la investigación. Este trabajo profesional, al que hago referencia, tiene variadas e importantísimas consecuencias sociales. Cuando el trabajo se realiza de manera eficiente y se obtienen resultados positivos 8
  • 9. no sólo se hace justicia, sino que además, se le otorga a la ciudadanía seguridad tanto social como personal. Con el fin de lograr la correcta impartición de justicia se exige, por parte de los expertos que intervienen en el esclarecimiento de un presunto hecho delictivo; Fiscales del Ministerio Público, policías y peritos, que las diligencias sean realizadas a la brevedad, con un apego absoluto a la metodología establecida, a fin de descubrir la verdad histórica de los hechos y en definitiva transformarlos en una verdad jurídica que permita relacionar, libre de toda duda razonable, a un imputado con la víctima, o bien con el Sitio de Suceso, ya sea en calidad de autor, cómplice o encubridor. El punto fundamental de este análisis es un minucioso razonamiento acerca del alcance que tiene el adecuado trabajo en el sitio del suceso. De acuerdo con los estudiosos del tema se han propuesto metodologías de trabajo apropiadas, pero a mi parecer, en nuestro país no existe acuerdo entre las policías al realizar esta labor. No existe uniformidad en el trabajo y consecuentemente este carece de un orden y especialización adecuada. El trabajo en el sitio del suceso debe ser ante todo metódico y acucioso. No se permiten errores ni descuidos. La criminalística ha procurado adentrarnos en todo lo relacionado al correcto trabajo y manipulación de evidencias en el sitio del suceso; sin embargo, basado en mi experiencia, la labor práctica es aún insuficiente. A pesar del importante avance tecnológico logrado en las últimas tres décadas, nuestra sociedad sigue asombrándose ante la gran cantidad de delitos que quedan sin resolver, incluidos aquéllos de gran connotación social. Todo esto conlleva a una gran sensación de inseguridad social y de sentir una cierta indiferencia por parte de las autoridades. Sólo observemos cómo la sociedad Chilena ha sido testigo de una permanente preocupación por la denominada “puerta giratoria” , asociada a la 9
  • 10. facilidad que tiene un delincuente, inculpado de un delito, para ser puesto en libertad por los Tribunales de Garantía a las pocas horas de ser detenido. La percepción objetiva o subjetiva es que esta situación ha ido creciendo en nuestro país, pero lo que más alarma provoca actualmente es lo que ocurre en determinados juicios orales emblemáticos, donde no se ha logrado que los jueces se formen una convicción clara con respecto a las evidencias entregadas por la Fiscalía. ¿Cómo puede suceder esto? ¿Por qué motivo un Juez de la República no logra una clara convicción a partir de las evidencias obtenidas? De lo que sí tienen convicción los jueces es de que estas evidencias deben ser precisas y contundentes, ya que: “nadie podrá ser condenado por delito sino cuando el Tribunal que lo juzgare adquiere, más allá de toda duda razonable, la convicción de que realmente se hubiere cometido el hecho punible, objeto de la acusación y que en él hubiere correspondido al acusado una participación culpable y penada por la Ley”. (2) Estoy convencido de que uno de los motivos de este problema es que se carece de elementos probatorios que condenen o relacionen a un delincuente con un hecho delictivo. Se hace hincapié en que este trabajo debe ser metódico y muy minucioso, incluso vemos constantemente en televisión programas policiales que plantean la importancia del buen y expedito trabajo en el sitio del suceso, ya que las evidencias se contaminan muy fácilmente o simplemente se inutilizan. Existen cambios y esfuerzos, el Código Penal, publicado en el año 1874, bajo el régimen de don Federico Errazuriz Zañartu, ha sido modificado en diferentes oportunidades, especialmente en lo que se refiere a clasificación de los delitos, agregando “nuevas” transgresiones a la ley ( delito informático, pornografía infantil, etc.) y otorgando las penalidades correspondientes a cada uno, basándose específicamente en el mensaje entregado en esa oportunidad por el Ministro de Justicia de la época José María Barceló Carvallo, a saber: “Como una consecuencia del mantenimiento del orden interior se hace necesario dictar preceptos para asegurar el completo y perfecto ejercicio de libertades individuales 10
  • 11. y todos los derechos que especialmente garantiza a cada ciudadano la Carta Fundamental; pues sin el ejercicio de estos derechos, el orden vendría a ser tiranía y despotismo”. Asimismo, el poder ejecutivo, legislativo y diversos actores políticos, han manifestado su reiterada, necesaria e insoslayable lucha frontal contra la delincuencia y el reforzamiento permanente de los mecanismos de procuración de justicia que permitan, como verdaderos instrumentos del orden legal e institucional, superar etapas críticas y difíciles por las que atraviesa nuestro país. Durante los últimos años hemos sido testigos y actores de profundos cambios en nuestro medio pericial, al tener que encarar el paso del tiempo con su velocidad y dinámica, lo que hace emerger nuevos desafíos y maneras inéditas en que hoy se cometen los delitos. En la última década el Estado de Chile dio inicio a un proceso de cambio de importantes políticas públicas destinadas a la modernización y adecuación del sistema judicial a los principios de un Estado de Derecho. En esta perspectiva, estas políticas públicas tienen como objetivo considerar los derechos humanos y los estándares internacionales sobre esta materia en los sistemas de administración de justicia, así, como adecuarlos al desarrollo social, económico, político y cultural experimentado por la sociedad chilena en las últimas décadas. Hoy la sociedad chilena requiere de una justicia que resuelva los conflictos sociales en forma eficiente, transparente, imparcial, accesible y con respeto a los derechos fundamentales. En este marco, la Reforma Procesal Penal tuvo por objeto concretar dichos ideales, al aplicar de la forma más eficiente el poder punitivo del Estado, asegurando a su vez, las garantías necesarias para que como individuos podamos protegernos frente al ejercicio de este poder. Fue así que entre Enero y Julio del año 2009 se dictaron por parte del Gobierno de Chile, normas específicas y generales, de participación ciudadana de la Subsecretaria de Justicia, que entre 11
  • 12. sus disposiciones principales, tiene como objeto incorporar la participación de la ciudadanía en el derecho a información, a gestión pública participativa, a la no discriminación y respeto a la diversidad; a participar en las Cuentas Públicas de los organismos de estados, en los Consejos de Sociedad Civil y en la Información relevante. Esto ha significado romper anquilosados métodos prevalecientes en otros tiempos y que hoy se traducen en nuevas acciones delictivas. El panorama actual y la modernidad rebasan lo previsible; sin duda somos testigos de formas cada vez más evolucionadas, sofisticadas y sutiles, a la vez que brutales y cruentas, de la criminalidad. Asimismo, el Ministerio Público impartió instrucciones en el Oficio N° 60, de fecha 31 de enero del año 2002, y fue enviado por el señor Fiscal Nacional Guillermo Piedrabuena Richard a los Fiscales Regionales y Locales del País. En él hace hincapié en las nuevas disposiciones del Código Procesal Penal, en relación con los artículos 10, 93, letra c), 98 inciso 4º, 113 letra e), 183, 186 , 234 y 257, respecto de las diligencias que pueden solicitar los intervinientes del nuevo proceso penal, también de la intervención del Juez de Garantía y de su facultad para fijar plazos a los fiscales, respecto a su investigación. Esto implica un cambio sustancial entre el sistema inquisitivo y el actual, donde los intervinientes, puedan solicitar diligencias precisas en la investigación (art. 183 Código Procesal Penal). Sumado a lo anterior es importante indicar, lo señalado en el artículo 182, del Código Procesal Penal: “Secreto de las actuaciones de investigación. Las actuaciones de investigación realizadas por el Ministerio Público y por la Policía, serán secretas para los terceros ajenos al procedimiento. El imputado y los demás intervinientes en el procedimiento podrán examinar los registros y los documentos 12
  • 13. de la investigación fiscal y policial. El fiscal podrá disponer que determinadas actuaciones, registros o documentos sean mantenidas en secreto respecto del imputado o demás intervinientes, cuando lo considerare necesario para la eficacia de la investigación. En tal caso deberá identificar las piezas o actuaciones respectivas, de modo que no se vulnere la reserva y fijar un plazo no superior a cuarenta días para la mantención del secreto. El imputado o cualquier otro interviniente podrá solicitar al juez de garantía que ponga término al secreto o que limite, en cuanto a su duración, a las piezas o actuaciones abarcadas por él, o las personas a quienes afectare”. Hoy, cuando el espíritu de la Ley 20.285, sobre acceso a la información pública y sobre todo la Moción de los Senadores Jaime Gazmuri Mujica y Hernán Larraín Fernández, efectuada con fecha 04 de enero, 2005, en Sesión 23, Legislatura 352 del Senado, que indica: “ El derecho al libre acceso a las fuentes públicas de información, entendido como la posibilidad real de la ciudadanía de tomar conocimiento de los actos de la administración del estado y de la documentación que sustenta tales actos, es un tema relativamente nuevo en nuestro país. Este derecho constituye un elemento fundamental para alcanzar un alto grado de transparencia en el ejercicio de las funciones públicas, a la vez que facilita la formación de una mayor y más efectiva participación ciudadana en los asuntos públicos”, es lograr transparentar todo acto del Estado y sus funcionarios. En ese caso, se hace necesario que también el acceso a las investigaciones que ya se encuentran cerradas, falladas y/o archivadas. Que en los casos policiales emblemáticos, que aún se encuentran pendientes, pueda ser revisada su metodología de trabajo. Observo que hay un esfuerzo por lograr la transparencia en la investigación judicial, y esto debe traspasarse a la investigación criminalística, para que permita, en definitiva, poder auditar todos los procedimientos criminalísticos. Es por esto que considero de vital importancia la profesionalización del personal pericial o de aquel policía que de alguna manera se enfrenta al Sitio de Suceso, con el objeto 13
  • 14. de determinar, ubicar y levantar las evidencias físicas que conduzcan a la identificación del potencial autor del delito, y por ello concuerdo con el distinguido experto en Criminalística Edmond Locard, (1877) quien señala que “El tiempo que pasa, es la verdad que huye”. (3) Pienso que la criminalística, entonces, tiene la necesidad y el deber de orientar sus capacidades al ritmo de la vida actual, para servir de sustento y combate de modo profundo y eficaz a la delincuencia en el ámbito nacional. A pesar de todos los esfuerzos, que realizan los actores involucrados en las investigaciones criminales, a la fecha no se cuenta en Chile con un Manual único de Procedimientos para ambas policías, que permita la sistematización de estos para el correcto levantamiento de las evidencias. La carencia de un manual de procedimientos policiales conduce a investigaciones viciadas, mal encaminadas y con dudosas conclusiones, cuando las hay. Esto produce errores que tienen un alto costo social, económico y político para el país. Todavía está en nuestra retina el caso más emblemático que ha tenido Chile en sus últimos años, me refiero a la desaparición de Jorge Matute Johns. Es el momento de auditar, no sólo esa investigación, sino toda aquella que merezca duda. No me refiero a que se realice una nueva investigación sino a que se audite y para ello este Manual que puede ser mejorado, para su mejor comprensión y uso, pudiendo convertirse en una guía para la revisión. Quizás más de alguna sorpresa podría arrojarnos la revisión de estos casos emblemáticos y ¿por qué no decirlo? a lo mejor llegar a una verdad no sólo criminalística sino también jurídica. En definitiva, entregar una respuesta social a los familiares de las víctimas de estos delitos que aún no han sido aclarados. 14
  • 15. 1.1 Casos enigmáticos chilenos: 5 de agosto de 1980: El profesor Enrique Gajardo, es ultimado de un tiro en el pecho en las cercanías del Jardín Botánico de la ciudad de Viña del Mar. La joven que lo acompañaba fue ultrajada y logró huir. Hasta ahí nada hacía prever el escenario de horror en que se convertiría la costera ciudad. Tres meses después, el médico Alfredo Sánchez es asesinado cuando intimaba con su novia. La mujer fue violada, pero sobrevivió. El no resistirse al ultraje hizo que sus agresores le "perdonaran la vida". La misma suerte corrieron otras dos mujeres que, sin saber, tomaron la misma actitud. Así hasta fines del año 1982, se produjeron alrededor de 12 asesinatos en las ciudades de Viña del Mar, Limache y Villa Alemana. Toda esta situación horrorizó a toda la población de la V Región que se tradujo en un pánico colectivo, obligando a movilizar a cientos de uniformados por las calles. En primera instancia fue acusado por la Policía de Investigaciones, Luis Gubler Díaz, de ser el Sicópata de Viña del Mar. El 1ro.de Febrero de 1982 el entonces director de Investigaciones, Fernando Paredes, anunció que sus hombres habían resuelto el caso del sicópata de Viña del Mar al detener a este hombre de negocios, muy conocido en la ciudad, y que fue sindicado como autor intelectual de los asesinatos. Tras comprobarse que no tuvo participación alguna en la cadena de homicidios, fue sobreseído y puesto en libertad al cabo de cinco días. Sin embargo, hubo quienes pusieron en duda su inocencia y nada pudo hacer contra aquellos que lo sindicaban como el "verdadero" artífice de la ola de asesinatos. La condena pública llegó a tal grado que atacaron su vivienda, y optó por dejar la ciudad y vivir en el extranjero. 15
  • 16. Los verdaderos autores, Jorge Sagredo Pizarro y Carlos Topp Collins, denominados por la prensa como los "Sicópatas de Viña del Mar" fueron detenidos por Carabineros de Viña del Mar, procesados y condenados a muerte por diez homicidios y cuatro violaciones, y fueron ejecutados el día 29 de Enero de 1985, en la Cárcel de Quillota. Todos estos elementos hacen concluir que en esta investigación, en la que se exponen distintos autores, existió una falta de rigurosidad en la investigación, prueba de ello es que concluyó con el llamado a retiro del entonces Comisario de la Policía de Investigaciones, Nelson Lillo Merodi. 17 de diciembre de 1985: Alice Meyer Abel, 24 años, fue hallada en un canal de regadío en el Parque El Sol, San Bernardo, con fractura de cráneo y sus ropas interiores desgarradas. Las pesquisas apuntaron al robo con violación. Lo extraño era que la joven conservaba todos sus objetos de valor, incluida la moto en que viajaba. Había sido vista con vida por última vez la tarde del domingo, a decir de testigos, con un hombre fornido, alto y de bigotes. Sin embargo, nadie quería dar testimonio ante los tribunales hasta que, unos días después, el cuerpo de Delfín Díaz Méndez, alias el "Coco", fue encontrado pendiendo de un árbol en el mismo lugar del crimen, estimándose un aparente suicidio, que vino a poner otra arista al ya intrincado asesinato. El joven, asiduo a esos solitarios parajes, la habría matado. La evidencia que presentó la Policía de Investigaciones, fue el reloj de Alice Mayer, que le encontró a este individuo. Tanto la Familia de Delfín Díaz Méndez, como el mismo juez del 12º Juzgado del Crimen, Fernando Soto Arenas, que llevaba el proceso judicial, negaron reiteradamente la participación de este individuo; sin embargo, para la policía civil el caso se encontraba resuelto. Posteriormente, Carabineros continúo la investigación hasta dar con Mario Santander Infante, reconocido en rueda de testigos como el acompañante de la víctima, quien era un próspero empresario conocido de la familia Meyer. Tras varias diligencias del OS 7 de Carabineros, en 16
  • 17. abril del 86, Santander fue encargado reo como presunto autor de la muerte de la joven. No obstante, el proceso duraría varios años más, transcurso en el que apareció otro actor en escena: José Contreras Araya, alías "Topo Gigio", amigo de Delfín, quien manifestó que juntos habrían presenciado cómo Santander golpeó a Alice hasta hacerla perder el conocimiento. Este hecho, según Contreras, llevó a su amigo a extorsionar al industrial, por lo que se descartó el supuesto suicidio, pero este relato nunca convenció del todo a la justicia El procesado solicitó varias pericias al Juez Soto Arenas, pero este las negó, razón por la cual la defensa de Santander acusó al magistrado de prevaricación. Esto significó que el caso pasara a la Ministra en Visita Raquel Camposano, quien el 24 de junio de 1987, en un fallo que sorprendió a la ciudadanía, concedió la libertad a Mario Santander, previo pago de 100 mil pesos y con consulta a la Ilustrísima Corte de Apelaciones. El 3 de julio la Corte revocó la decisión hasta que el 1 de diciembre es liberado definitivamente Santander, unas semanas después el propio "Topo Gigio" ratifica a la prensa que vio a este hombre con Alice Meyer. Estas declaraciones del que sería el único testigo directo del crimen obligaron a reabrir el caso, pero un nuevo vuelco determinó que Contreras mentía, y como los medios de prueba eran insuficientes, Santander fue absuelto después de pasar 19 meses detenido en forma preventiva. Así, la muerte de Alice Meyer quedó sin culpables. En esta investigación, tan transcendental como la anterior, queda de manifiesto nuevamente en que ambas policías trabajando en una investigación criminalística llegan a resultados distintos, produciendo un desconcierto, no sólo dentro de las familias afectadas, sino también dentro de la sociedad y sobre todo quedando una nebulosa en un caso tan bullado. 11 julio de 1983: Juan Alegría Mundaca fue encontrado muerto en su domicilio de Valparaíso con dos heridas cortantes en sus muñecas, en un 17
  • 18. aparente suicidio. Junto a él había una carta en la que supuestamente decía estar arrepentido de haber matado a Tucapel Jiménez. En esa oportunidad la investigación criminalística del Sitio de Suceso, determinó que Juan Alegría Mundaca se había suicidado, lo cual fue ratificado por el Instituto Médico Legal. Al cabo de algunos años y efectuada una auditoría a la necropsia, se determinó que los cortes que lo desangraron eran tan profundos, que habían destrozado tendones, arterias y venas, siendo imposible que se hubiera provocado una herida de esa magnitud en una muñeca y con esa misma mano repetir la operación en la otra, también se determinó que Alegría había redactado la nota inducido bajo hipnosis. Finalmente, la Séptima Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, condenó el 19 de julio del 2000, en segunda instancia, al ex director operativo de la CNI, Mayor (R) del Ejército, Álvaro Corbalán; al Mayor (R) del Ejército, Carlos Herrera Jiménez; y al Suboficial, de la misma institución, Armando Cabrera Aguilar a cadena perpetua por el homicidio calificado de Juan Alegría Mundaca. Nuevamente en un caso de connotación pública queda de manifiesto la disparidad de criterios investigativos, especialmente a lo que se refiere al examen policial del cadáver, como a las conclusiones finales del trabajo Criminalístico. 1 de abril de 1991: El Honorable Senador de la República Jaime Guzmán Errázuriz fue muerto por un comando del FPMR, en Avenida Diagonal Oriente, Comuna de Ñuñoa, en la entrada principal del Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica, minutos después de haber terminado sus clases de Derecho Constitucional. A las 18:27 horas de ese día, cuando el auto del Senador estaba detenido por la luz roja de un semáforo, se acercaron dos sujetos jóvenes que a rostro descubierto y vestidos con jeans dispararon a quemarropa con armas automáticas contra el fundador de la Unión Demócrata Independiente 18
  • 19. Los atacantes continuaron disparando contra el vehículo mientras huían. Posteriormente corrieron hacia calle Regina Pacis con Simón Bolívar ,donde los esperaba un taxi. Este vehículo había sido robado tres días antes en Avenida Maratón y entregado para la operación por Miguel Ángel Peña Moreno, conocido como "Simón". En la investigación realizada por la Policía de Investigaciones, se inculpó al delincuente habitual Sergio Olea Gaona, por lo que se solicitó su extradición de España, ya que había huido en días posteriores al homicidio del Senador. Posteriormente, se descartó su participación en los hechos. Finalmente por este homicidio fueron condenados miembros del FPMR, lo cual demuestra que nuevamente existieron errores por una investigación que desde su comienzo estuvo mal estructurada. 04 de Octubre de 2001: Julio Pérez Silva fue detenido este día, gracias a la información aportada por su última víctima, Bárbara N., de 13 años, quien sobrevivió al ataque de este delincuente. Los crímenes de la comuna de Alto Hospicio, II Región, se convirtieron en el paradigma de una mala investigación. En efecto, tal como se señala precedentemente y sumado al análisis efectuado por los respectivos Directores, tanto de Carabineros como de la Policía de Investigaciones, señalando este último que: “Esta policía civil falló dramáticamente en el caso Alto Hospicio, hecho que tuvo especiales connotaciones sociales. Cuando no se hace uso de la metodología de la investigación criminal, por los motivos que fueren, los resultados son siempre negativos.” (4) Esto significo el llamado a retiro de los Jefes de Zona tanto de Carabineros, como de la Policía de Investigaciones y los señores Prefectos de la ciudad de Iquique y Jefes de las respectivas Comisarías de ambas Policías. Esto se tradujo en un problema de orden político en esa oportunidad para el Gobierno de turno, ya que la credibilidad de las Policías fue cuestionada, no solo por la ciudadanía, ya 19
  • 20. que incluso el Parlamento nombró una comisión investigativa a raíz de errores investigativos. A las equivocaciones enunciadas anteriormente se suma, a modo de ejemplo, y sin entrar en análisis de cada uno de ellos, la desaparición de Mariano Salazar Díaz, ocurrida en 1973, sumado a ello la muerte de su cónyuge María del Carmen Fernández, ocurrida en la misma fecha, las cuales aun no ha sido resueltas. La desaparición y posterior muerte de Jorge Matute Johns, donde aún persisten dos hipótesis con respecto a su desaparición dadas por cada una de las policías. El homicidio del conscripto Pedro Soto Tapia, de la Coreana Ju Eun Cho, de la secretaria Denise Eludwing, del empresario Aurelio Sichel, del periodista británico, Jonathan Moyle y del Coronel® Gerardo Huber, de Francisco Zamora Marfull y su pareja Héctor Arévalo Olivares, el primero cónyuge de Pilar Pérez, denominada por la prensa como “La Quintrala”. En este caso fue detenido y puesto en prisión preventiva Claudio Soza Zamora, durante de 75 días, luego de los cuales fue dejado en libertad, debido a su inocencia, situación reconocida posteriormente por la Fiscalía. Ante estos y otros innumerables casos, no me cabe duda alguna de que existe un serio problema metodológico en las investigaciones de tipo criminal en este país. CITAS BIBLIOGRÁFICAS Y NOTAS (1) www.udp.cl/derecho/noticias/giratoria.pdf. 01.septiembre 2009. 18:00 horas. (2) Código Procesal Penal Chileno, Editorial Jurídica, 2004. Título III, Párrafo 10, artículo 340. (3) Locard, Edmond, Manual de Técnicas Policiales. José Monteso. Editorial Barcelona – Buenos Aíres, 1963. Página 26. 20
  • 21. (4) http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id={eb444611-d896-4b9a-8a5c- 977a5d08e83d} . Párrafo 7. 31. Agosto 2009, 17:50 horas CAPÍTULO II: Instructivos procedimentales criminalísticos: A pesar de que existen instructivos procedimentales en las instituciones policiales del País, no se ha logrado unificar criterios de investigación criminal. No se realizan auditorías a las investigaciones, ya sea por personal ajeno a esta, o bien, por otra institución policial, que contando con un protocolo único de investigación criminal, podrían detectar errores metodológicos. La importancia del trabajo profesional realizado en el Sitio del Suceso, guarda estrecha relación con los requisitos que exige la ley para imputar un delito a una persona, como autor, cómplice o encubridor, para lo cual se hace imprescindible, lo siguiente:  Haber determinado si tuvo oportunidad de cometerlo  Establecer el motivo o móvil que llevaron a éste a cometer dicho delito.  Haber determinado si tuvo acceso a los instrumentos del delito. De no poder acreditar estos tres elementos, vale decir, motivo, oportunidad e instrumentos, no se va a lograr la condena del imputado. En síntesis, la importancia de esta ciencia o disciplina según algunos tratadistas, se relaciona directamente con la detección y ubicación de elementos que intercambia el delincuente con la víctima o con el sitio del suceso, o viceversa, todo lo cual tiene su condición en el “Principio De Intercambio de Locard”. (5) Este principio establece en esencia, que cuando dos objetos llegan a tener contacto, el material de ambos es transferido entre ellos. Esto ha permitido obtener indicios relevantes en numerosos lugares donde se ha cometido un delito, 21
  • 22. que relacionan en forma inequívoca a dos personas que entran en contacto entre ellas, o bien cuando una persona entra en contacto con un lugar. Por tal motivo, el investigador debe ser un profesional, que sea capaz de enfrentar un Sitio de Suceso y utilizar una metodología científica en el esclarecimiento de un hecho aplicando técnicas en la ubicación, recolección, preservación y traslado de evidencias a los laboratorios correspondiente o a los lugares que designe el Fiscal. En la literatura chilena se encuentran sólo cuatro libros que hacen mención al trabajo criminalístico y es por esta razón que este ensayo pretende ofrecer un manual único de apoyo a la labor del investigador, sean estos Fiscales del Ministerio Público, que dirigen la investigación, Policías, tanto civiles como uniformados, peritos públicos y privados y Defensores Penales Públicos. Esta propuesta consiste en un “Manual para la Recolección de Evidencias Físicas en el Sitio de Suceso”, Con este manual se pretende enfatizar la importancia que representa y reviste el Sitio de Suceso, ya que es fiel y “mudo” testigo referencial, que permite no sólo establecer qué pasó, sino cómo pasó, cuándo y finalmente quién lo hizo. Muchos tratadistas de la criminalística, agrupan las evidencias en cuatro tipos: evidencia testimonial, confesión, instrumental y finalmente evidencia física, todas las cuales están destinadas a sustentar la prueba en materia criminal. Este manual de procedimientos se abocará al levantamiento adecuado de la evidencia física en el sitio del suceso. Este documento ofrece elementos valiosos y útiles para la detección y ubicación de evidencias físicas y tiene su origen en la experiencia práctica y cúmulo de conocimientos teóricos sobre materia pericial, en mi condición de Licenciado en Ciencias de la Criminalística y Profesor del área. 22
  • 23. Todas aquellas evidencias físicas, recolectadas en el sitio del suceso, que sustentan la investigación, cumplen un papel fundamental cuando son aceptadas por el Tribunal de Garantía, convirtiéndose en medios de prueba. El estatuto rector de la prueba pericial se encuentra tratado en el libro II, título III, párrafo 6°, del Código Procesal Penal (Art. 314 al 322), el que señala que todos los intervinientes en el proceso podrán presentar informes elaborados por peritos de su confianza y podrán solicitar que estos fueren citados a declarar al juicio oral, siempre y cuando fueren necesarios o convenientes conocimientos especiales de una ciencia, arte u oficio. En tal caso, debe acompañarse los documentos que acreditaren la idoneidad profesional, los cuales pueden ser admitidos o desechados por el Juez de Garantía en la Audiencia de Preparación del Juicio Oral. Sin embargo, tales disposiciones se deben complementar con las normas establecidas en el párrafo 9°, del mismo título, (Art. 329), relativas al “desarrollo del juicio oral” y que dicen relación con que estos deberán ser interrogados personalmente por las partes en la audiencia de juicio oral, no permitiéndose que su declaración sea sustituida por la lectura de los registros en que constaren anteriores declaraciones o de otros documentos que las contuvieran. En síntesis, los peritos que efectúen pericias siempre serán interrogados en relación a su informe emitido. En consecuencia, la prueba pericial está afecta a un tratamiento correspondiente a la etapa previa al juicio oral, fundamentalmente en la denominada “audiencia de preparación del juicio oral” y, durante el desarrollo de esta audiencia, la evidencia presentada por las partes puede ser desestimada o aceptada, por el respectivo Juez de Garantía. La modernización del sistema de administración de justicia constituye un esfuerzo de crecimiento institucional que permite de alguna manera afirmar que en Chile “sin defensa no hay justicia”, razón por la cual se hace necesario aportar en 23
  • 24. forma clara y sin lugar a dudas todas las evidencias conducentes al esclarecimiento de un hecho criminal. En Chile, la Ley 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público, en su artículo 1º, señala: “El Ministerio Público es un organismo autónomo y jerarquizado, cuya función es dirigir en forma exclusiva la investigación de los hechos constitutivos de delito, los que determinen la participación punible y los que acrediten la inocencia del imputado y, en su caso, ejercer la acción penal pública en la forma prevista por la ley. De igual manera, le corresponderá la adopción de medidas para proteger a las víctimas y a los testigos. No podrá ejercer funciones jurisdiccionales.”. La tarea de dirigir la investigación de un hecho delictivo es encomendada a un Fiscal, que debe ser abogado. Este punto es de suma importancia, ya que la ley no exige tener conocimientos en el área de criminalística, lo que eventualmente puede conducir a investigaciones deficientes, considerando además, lo anteriormente expuesto, en relación a que no existen acuerdos explícitos en el modo correcto para llevar a cabo esta labor. Existen una serie de leyes que se relacionan indirectamente con el trabajo y función de las policías en el sitio del suceso e instructivos específicos para el trabajo, sin embargo son heterogéneos entre ambas policías. 2.1 La Ley Orgánica Constitucional de Carabineros de Chile. Artículo 1°.- Carabineros de Chile es una Institución policial técnica y de carácter militar, que integra la fuerza pública y existe para dar eficacia al derecho; su finalidad es garantizar y mantener el orden público y la seguridad pública interior en todo el territorio de la República y cumplir las demás funciones que le encomiendan la Constitución y la ley. 24
  • 25. Artículo 3°, inciso tercero: y cuarto “La investigación de los delitos que las autoridades competentes encomienden a Carabineros podrá ser desarrollada en sus laboratorios y Organismos especializados.”. “Lo anterior, así como la actuación del personal en el sitio del suceso, se regulará por las disposiciones legales y reglamentarias respectivas”. Dentro de estas disposiciones legales es posible encontrar un boletín de instrucciones, que corresponde a una cartilla de carácter nacional donde se imparten las instrucciones legales, reglamentarias y procedimentales entre otras; a saber: Boletín de instrucciones 1273, relacionado con un Manual de Procedimientos relativos al Sitio de Suceso, Secreto del Sumario, Detención y Denuncia, que aprueba las Órdenes Generales siguientes: 898, Manuales de Procedimientos sobre el tratamiento de Evidencias Grafísticas y Balísticas en el Sitio de Suceso. 957 Manual para la protección y fijación del Sitio de Suceso en Presencia de Delitos de Accidentes de Transito 995. Normas operativas complementarias del Manual para protección y Fijación del Sitio de Suceso en presencia de delitos y accidentes de tránsito. 1693 Traje desechable para trabajos en Sitios del Suceso con presencia de evidencias aptas para la determinación de patrón genético o en ambientes contaminados 1756 Cartilla de instrucciones - de levantamiento, manipulación, transporte y acopio de sustancias peligrosas y su eliminación, provenientes del sitio del suceso y laboratorios, para el departamento de criminalística y secciones, regionales. La Ley 20.253, Publicada el 14.03.2008 y promulgada el 11.03.2008, modifica el Código penal y el Código procesal penal en materia de seguridad ciudadana, y refuerza las atribuciones preventivas de las policías, entre ellos, se 25
  • 26. agrega los párrafos tercero y cuarto en la letra c) del artículo 83, del Código Procesal Penal: "En aquellos casos en que en la localidad donde ocurrieren los hechos no exista personal policial experto y la evidencia pueda desaparecer, el personal policial que hubiese llegado al sitio del suceso deberá recogerla y guardarla en los términos indicados en el párrafo precedente y hacer entrega de ella al Ministerio Público, a la mayor brevedad posible”. En el caso de delitos flagrantes cometidos en zonas rurales o de difícil acceso, la policía deberá practicar de inmediato las primeras diligencias de investigación pertinentes, dando cuenta al fiscal que corresponda de lo hecho, a la mayor brevedad.". También esta Ley modifica el artículo 85, del mencionado código, a saber: a) Sustituyese el inciso primero por el siguiente: "Artículo 85.- Control de identidad. Los funcionarios policiales señalados en el artículo 83 deberán, además, sin orden previa de los fiscales, solicitar la identificación de cualquier persona en los casos fundados, en que, según las circunstancias, estimaren que existen indicios de que ella hubiere cometido o intentado cometer un crimen, simple delito o falta; de que se dispusiere a cometerlo; de que pudiere suministrar informaciones útiles para la indagación de un crimen, simple delito o falta; o en el caso de la persona que se encapuche o emboce para ocultar, dificultar o disimular su identidad. La identificación se realizará en el lugar en que la persona se encontrare, por medio de documentos de identificación expedidos por la autoridad pública, como cédula de identidad, licencia de conducir o pasaporte. El funcionario policial deberá otorgar a la persona facilidades para encontrar y exhibir estos instrumentos.". b) Reemplaza además el inciso segundo de ese artículo, por el siguiente: “Durante este procedimiento, sin necesidad de nuevos indicios, la policía podrá proceder al registro de las vestimentas, equipaje o vehículo de la persona 26
  • 27. cuya identidad se controla, y cotejar la existencia de las órdenes de detención que pudieren afectarle. La policía procederá a la detención, sin necesidad de orden judicial y en conformidad a lo dispuesto en el artículo 129, de quienes se sorprenda, a propósito del registro, en alguna de las hipótesis del artículo 130, así como de quienes al momento del cotejo registren orden de detención pendiente.". c) Intercala en el inciso tercero, entre la palabra "resultado" y las expresiones "Si no resultare", sustituyendo el punto seguido (.) por una coma (,), lo siguiente: "previo cotejo de la existencia de órdenes de detención que pudieren afectarle.". Esta modificación permite, entre otras cosas, evitar que los indicios o evidencias, sufran alteraciones, que podrían alterar la investigación, especialmente evidencias de tipo biológico. 2.2 La Ley Orgánica de la Policía de Investigaciones de Chile. Artículo 4°.- La misión fundamental de la Policía de Investigaciones de Chile es investigar los delitos de conformidad a las instrucciones que al efecto dicte el Ministerio Público, sin perjuicio de las actuaciones que en virtud de la ley le corresponde realizar sin mediar instrucciones particulares de los fiscales. “Artículo 5°.- Corresponde en especial a la Policía de Investigaciones de Chile contribuir al mantenimiento de la tranquilidad pública; prevenir la perpetración de hechos delictuosos y de actos atentatorios contra la estabilidad de los organismos fundamentales del Estado; dar cumplimiento a las órdenes emanadas del Ministerio Público para los efectos de la investigación, así como a las órdenes emanadas de las autoridades judiciales, y de las autoridades administrativas en los actos en que intervengan como tribunales especiales; prestar su cooperación a los tribunales con competencia en lo criminal.” 27
  • 28. El accionar de los equipos investigativos, tiene directa relación con el trabajo en el Sitio de Suceso, esencialmente en los delitos contra la propiedad y contra las personas y esto implica que ambas policías debiesen desarrollar su labor en forma conjunta, interdisciplinaria. Por esta razón quien dirige la investigación debería poseer un amplio conocimiento en Criminalística, que no fue considerado por el legislador. El código Procesal Penal, en su Mensaje señala: “La reforma al sistema penal constituye una labor que se extiende más allá de la reforma procesal penal. Supone modificar los criterios de criminalización primaria, introduciendo principios como los de lesividad y última ratio; supone, además, supervigilar la ejecución de las penas para evitar así castigos excesivos y favorecer la reinserción; exige modificar la relación entre el Estado y la policía, para favorecer la oportunidad y la selectividad en el uso de la fuerza y supone, por sobre todo, de un modo urgente y prioritario, modificar el proceso penal para transformarlo en un juicio genuino, con igualdad de armas entre el Estado y el inculpado y con plena vigencia de la oralidad, la oportunidad y la inmediación. ” En esas condiciones, el Código Procesal Penal incorpora no solamente la criminalización, sino además la criminalística, con el fin de evitar sanciones no acorde a los delitos, razón por la cual es de vital importancia el manejo adecuado de las evidencias en el Sitio del Suceso. Tan amplio es el alcance real de la criminalística que en el extranjero existe variada literatura acerca de ésta, destacándose entre los autores al pionero de esta ciencia o disciplina, Hanss Gross, quien en uno de los primeros trabajos más o menos sistematizado de la especialidad explica la “Kriminalistik”, definiéndola ya como “investigación del delito”.(6) Otros autores han usado el término “Criminalística”, destacándose entre ellos a Constancia Bernardo de Queiroz, Luis Jiménez de Asúa, Luis Rafael Moreno González, Carlos Basauri Chávez, Enrique 28
  • 29. Fentanes, Edmund Locard, Fernando Ortiz, González Carrero y Roberto Albarracín. El quehacer de la criminalística, engloba, de un modo minucioso y entrelazado tres grandes áreas estrechamente vinculadas, que abarcan desde que la policía toma conocimiento de la comisión del hecho delictuoso hasta la debida conclusión del trabajo investigativo. Estas tres áreas de la disciplina son:  El trabajo de identificación en general de las personas vivas o muertas.  El trabajo de búsqueda, recolección y traslado de los indicios hallados en el lugar del hecho.  El trabajo en laboratorio de pericias. 2.3 Conceptualización Antes de entrar en el detalle de la materia a tratar, se hace necesario profundizar algunos conceptos que debe manejar todo investigador policial. 2.3.1 Criminalística “La criminalística es la disciplina que aplica fundamentalmente los conocimientos, métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales en el examen del material sensible significativo relacionado con un presunto hecho delictuoso, con el fin de determinar en auxilio de los órganos de administrar justicia, su existencia, o bien reconstruirlo o señalar y precisar la intervención de (7) uno o varios sujetos en el mismo” Para Jean Gayet es “una disciplina especial que no puede reivindicar el título de ciencia porque se sirve, simultáneamente, de la biología, de la química, de la física, incluso de las matemáticas. Utiliza sus técnicas, pero según modalidades y con un espíritu que le son propios, adaptados a sus circunstancias particulares”. (8) 29
  • 30. El Licenciado en Criminalística Raúl Enrique Zajaczkowski, señala: “La Criminalística es la profesión y disciplina científica autónoma, dirigida al reconocimiento, identificación, individualización y evolución de la evidencia física mediante la aplicación de las ciencias auxiliares en el campo de las ciencias legales” (9) . Luis Sandoval Smart señala que la Criminalística: “es la disciplina auxiliar del Derecho Penal que se ocupa del descubrimiento y verificación del delito y del delincuente” (10) . El Profesor Ernesto Artigas Villarroel, la define como “la ciencia penal que, a través del estudio de los indicios, se ocupa de la verificación del delito (11) y de la determinación del delincuente” . Los dos autores chilenos difieren en relación a considerar si la criminalística es una ciencia penal o disciplina auxiliar. Sin embargo, desde hace algún tiempo, se viene asegurando por parte de las Policías que la Criminalística es una Ciencia auxiliar del Derecho Penal, sin que hasta la fecha se pueda demostrar esta afirmación, especialmente con las diferencias en los resultados investigativos ante un mismo hecho. No obstante las diversas definiciones de autores y también de policías, todos concuerdan que para alcanzar el objetivo final en una investigación criminalística, se deben responder las siete preguntas de oro de la investigación: ¿Qué? Es decir, qué sucedió en ese lugar, qué tipo de delito se cometió. ¿Quién o quiénes? Intervinieron en el hecho presuntamente delictivo, ya sea como víctima o como autor. ¿Cuándo? En qué momento se cometió el ilícito, es decir, la fecha y hora en que sucedió. ¿Cómo? La mecánica seguida para consumar el hecho ¿Dónde? Lugar físico en el que ocurrieron los hechos 30
  • 31. ¿Por qué? Determinar el móvil o los motivos por los cuales se efectuó el ilícito. ¿Con qué? Determinar el tipo de arma, objetos o herramientas utilizados para cometer el presunto hecho delictivo. 2.3.1.1 Principios de la Criminalística La criminalística considera cuatro principios básicos que relacionan la evidencia existente en los lugares estudiados con las personas que participaron en la comisión del delito: a) De intercambio En este caso se indica por expertos en la materia que “siempre existe un intercambio de evidencia entre el delincuente y el lugar del hecho”. (12) (Locard) y que “no hay malhechor que no deje detrás de él alguna (13) huella aprovechable”. (Rougmagnac), por lo que la investigación desarrollada por los expertos debe aportar la información correspondiente a las evidencias dejadas en el lugar de los hechos y su relación con las personas que intervinieron, ya sea en calidad de víctimas o bien de autor o autores materiales. b) De correspondencia de características Existe una relación lógica entre la evidencia recolectada en el lugar de los hechos con el probable responsable, es decir, se corresponden entre sí, por ejemplo, la existencia de una bala o casquillo con un arma de fuego del mismo calibre c) De reconstrucción de los hechos 31
  • 32. Los hechos acaecidos se pueden reconstruir considerando la investigación criminalística realizada por los expertos en la materia, el conjunto de las evidencias recolectadas, los datos aportados durante la investigación y los testimonios vertidos por quienes presenciaron los hechos, de modo tal que se logra reconstruir la “verdad histórica” de lo sucedido. d) De probabilidad De acuerdo con los resultados obtenidos en la investigación criminalística es posible determinar la forma probable en que acontecieron los hechos y quién o quiénes intervinieron en su comisión. Otros términos que también son necesarios de manejar, para efectos de este estudio, se detallan a continuación: Delito: Es toda acción u omisión voluntaria penada por la ley, según el Código Penal Chileno. Sitio del Suceso: “Es el sitio donde se ha cometido un hecho que puede ser delito”. (14). También es considerado “como el lugar en que ha ocurrido un hecho que reviste la apariencia de un delito, de aquellos en que se ha ejercido fuerza en las cosas y violencia en las personas. (15) Más claramente aún se puede definir como aquel lugar en que ha ocurrido un hecho, materia de investigación criminal y/o policial. Indicio: “Todo objeto, instrumento, huella, marca, rastro, señal o vestigio que se usa y se produce respectivamente en la comisión del delito”. (16) 32
  • 33. Evidencias físicas: “Un elemento sustentador de la prueba, capaz de producir certeza tan clara y manifiesta, que nadie pueda racionalmente dudar de ella ni negarla”. (17) Huella: “Toda figura, señal o vestigio, producidos sobre una superficie por contacto suave o violento con una región del cuerpo humano o con un objeto cualquiera, impregnados o no de sustancias colorante orgánicas o inorgánicas”. (18) Huella Latente: “Aquellas que no son evidentes a simple vista, pueden llegar a observarse o detectarse, con iluminación indirecta”. (19) 2.3.2 Clasificación de Lugares: Es importante señalar que la Criminalística, clasifica los lugares que se ha cometido un supuesto delito, como: a) Lugar de los hechos También conocido como el lugar crítico. Es el sitio físico donde ocurre la totalidad de eventos a investigar. b) Lugar del hallazgo Sitio físico donde se localiza el elemento indiciario de mayor relevancia y donde se da el desarrollo principal de los hechos. c) Lugar de enlace En los casos de secuestro es el lugar o los lugares físicos utilizados para el traslado de la víctima a un sitio distinto en donde se le privó de la libertad, o bien, donde permaneció cautiva: caminos, carreteras, vehículos, oficinas, casas, entre otros. 33
  • 34. En estos lugares es posible también encontrar elementos que han servido o se han utilizado en la comisión del hecho, pueden ser carretillas, bicicletas, motocicletas, entre otros, denominándose Elementos de Apoyo. En razón a todo lo expuesto anteriormente es que propongo, en el próximo capítulo un modelo de trabajo, traducido en un “Manual para la Recolección de de Evidencias Físicas en el Sitio del Suceso”, a partir de la metodología que debe seguirse dentro de la criminalística para el correcto cumplimiento de las operaciones periciales. Para ello se hace necesario que en estricto orden, se cumplan las siguientes fases y sus correspondientes procedimientos, métodos y técnicas, que se explicarán detalladamente. CITAS BIBLIOGRAFICAS Y NOTAS (5) Locard. op.cit. Pág. 83. (6) Gross de Graz, Hanns. El Manual del Juez. Est. Tip. Viuda e Hijos de M. Tello. Madrid. España. 1894. Página 11.- (7) Moreno González Rafael, Introducción a la Criminalística, Ed. Porrua, México 1997. (8) Gayet jean, Manual de la policía científica, Ed. Payot, Paris 1980, Pág 80. (9) Zajaczkowski, Raúl Enrique. Manual de Criminalística. Ediciones Ciudad Argentina. 1998. Página 21. (10)Sandoval Smart Luis, Manual de Crimalistical Ed. Universitaria 1948. Pág. 9. (11)Artigas Villarroel, Ernesto. Criminalística General. Edición Universidad Tecnológica Metropolitana. Santiago de Chile. Octubre 2005. Página 20. (12)Locar. op.cit. Pág 95 (13)Rougmagnac, Carlos. Los criminales en México. Tipografía el Fenix, calle águila n° 12, México 1904. Pág. 45 (14)Montiel, op.cit. Página 99. 34
  • 35. (15)Artigas. op. cit. Página 31. (16)Montiel. op. cit. Página 49. (17)Artigas. op. cit. Página 63. (18)Montiel. op. cit. Página 57. (19)Zajaczkowski, op. cit. página 173. CAPÍTULO III: “Manual para la Recolección de Evidencias Físicas en el Sitio del Suceso” La intención de este manual es llevar a conocimiento de las personas o instituciones relacionadas con la investigación de delitos, tales como Fiscales del Ministerio Público, Jueces Orales y/o Garantía, Policías, Peritos y Abogados Defensores, la metodología de la investigación criminal, tratando de ser lo más amplio posible al respecto. Sin embargo, es imposible confeccionar un Manual completo, pues día a día, aparecen nuevos métodos, mecanismos y adelantos que mejoran la disciplina de la criminalística. Se hace necesario que el investigar en cada caso, sepa no sólo usar un método científico en sus investigaciones criminales, sino saber a qué expertos recurrir en determinados casos. Además, en este Manual se señalan las diversas especialidades de los Laboratorios Criminalísticos de las Policías y los demás órganos dedicados a efectuar pericias, autorizados por la normativa legal. Siempre hay una pericia nueva que se puede hacer en un Sitio de Suceso y es ahí donde este Manual puede aportar, ya que sin entrar en detalles, va creando la conciencia investigativa que puede ayudar a resolver el problema más fácilmente. El conocimiento de la criminalística y la experticia, que he logrado a través de 30 años de trabajo policial, me ha hecho comprender que es de fundamental importancia que un investigador, debe saber buscar, conservar, levantar y transportar, huellas, rastros o indicios encontrados en un Sitio de Suceso, con el fin de determinar el ingreso de los expertos necesarios, para el esclarecimiento del hecho, por cuanto él es el único responsable del trabajo realizado en el lugar y de sus resultados finales. 35
  • 36. 3.1 INVESTIGACION CRIMINAL 3.1.1 Protección y preservación Normalmente la Policía es informada de un hecho con características de delito, ya sea por familiares o testigos. Esta debe acudir prontamente con el objeto de cumplir varias funciones, para lo cual no necesita contar con la autorización del Fiscal del Ministerio Público, ni el respectivo Juez de Garantía. La primera función se relaciona con prestar auxilio a la víctima, la segunda practicar la detención en los casos de flagrancia y finalmente el resguardo absoluto del sitio del suceso, procurando que no exista alteración de ninguna clase. Tal como se señala el artículo 83, letras, a, b y c del código Procesal Penal. Posteriormente el Fiscal del Ministerio Público en conocimiento de los hechos procede a designar a la Policía que intervendrá en el Sitio de Suceso. Esta orden al ser recibida en el respectivo Laboratorio o Cuartel Policial, deberá quedar consignada en los libros respectivos, conteniendo como mínimo la siguiente información:  Fecha y hora de recepción de la llamada.  Autoridad que hace la solicitud.  Persona que recibe el llamado.  Datos adicionales; por ejemplo, el domicilio al que deben presentarse, el tipo de delito, personal y peritos que concurren, etc. Al suceder un presunto hecho delictuoso las autoridades que toman conocimiento del mismo inician la investigación con un grupo interdisciplinario formado por los siguientes expertos: 36
  • 37.  Fiscal Ministerio Público y personal que él designe  Policías de Carabineros de Chile o Policía de Investigaciones.  Peritos de Laboratorios de criminalística.  Médico Criminalístico, si el caso lo requiere. (Homicidios, suicidios, muertes sospechosas)  Peritos en fotografía y/o planimetría  Peritos en diversas especialidades, según el tipo de hecho. Una vez recibida la solicitud y formado el grupo interdisciplinario que actuará en la investigación, este se trasladará al lugar de los hechos, a la brevedad posible. La escena del crimen contiene la información completa para determinar la forma en que sucedieron los hechos, por lo que es necesario seguir una metodología para su estudio. 3.1.2 Etapas de la Investigación Criminalística Al arribar al sitio del suceso, el experto a cargo debe decidir si el lugar a resguardar es abierto o cerrado, ya que de esta decisión dependerá de cómo se analiza el lugar y para poder determinarlo es necesario tener en consideración lo siguiente: a) Lugares abiertos No existe un consenso acerca de la definición exacta que implica que un lugar sea abierto, sin embargo, se tomará como referencia aquellos lugares en los cuales es difícil restringir el acceso de las personas, ya sea una calle, un sitio eriazo, u otro. Los lugares abiertos se delimitarán con cintas preventivas en un perímetro aproximado de 50 metros, sin embargo, en ocasiones esto no es 37
  • 38. posible, por la geografía del lugar, por lo tanto su delimitación se considerará en función de evitar la pérdida de indicios. b) Lugares cerrados Se considera como lugar cerrado aquel en el cual se pueden cerrar los accesos a las personas. Se protegerán todas las vías de acceso (entradas o salidas), y se evitará el paso de personas. En caso de estar cerradas permanecerán de esa forma, si se encuentran abiertas se protegen con cinta mientras los expertos no intervengan. A pesar que el Código Procesal Penal, señala en su artículo 83, letra c), que existen dos Sitios de Suceso, uno abierto y otro cerrado, algunos criminalísticas plantean la posibilidad de estar frente a un sitio de suceso Mixto. Esto implica un lugar que reúne características de ambos. Se puede ejemplificar describiendo un lugar cerrado en el que ha sido herida una persona, digamos por una riña, y luego esta persona se desplaza hacia el exterior, falleciendo en este lugar. En este caso, que puede ser frecuente, se aísla la zona exterior y se clausura el interior. El oficial a cargo debe estar siempre alerta, no sólo a esta eventualidad, sino que a cualquier imprevisto que pueda suceder. . Una vez concluida esa fase comienza el trabajo propiamente tal y que debe realizarse de forma rigurosa, en el orden establecido a continuación. Los expertos, en presencia del Fiscal del Ministerio Público o con la autorización de éste, si no estuviera presente, proceden a observar el lugar, en forma general. Esto con la finalidad de determinar si realmente se trata de un presunto hecho delictuoso y adoptar las medidas pertinentes para la correcta investigación. 38
  • 39. Es importantísimo recordar que el cumplimiento del artículo 83, letra a) del Código Procesal Penal es de vital importancia, aunque eso conlleve a la alteración del Sitio de Suceso o destrucción de indicios, pues tal cual lo señala la norma, se debe en primer lugar prestar auxilio a la víctima. Posteriormente a ello efectuar las diversas diligencias que ordena el mencionado artículo, entre otros detener en caso de flagrancia, resguardar el Sitio de Suceso, etc. Desde este punto de vista es importante que los investigadores, antes de efectuar la inspección ocular, entrevisten tanto a los custodios del Sitio de Suceso, como a cualquier persona, familiar o profesional que hubiera ingresado a éste, con el fin de determinar si fue alterado por dichas personas, especialmente si han tratado de prestarle auxilio a la víctima. Durante esta primera observación es posible generar una hipótesis y a medida que avanza la investigación, puede ser verificada o desechada. Finalmente una vez concluido este trámite, se procederá a efectuar la inspección ocular. 3.1.3 Inspección ocular. Esta etapa se refiere a una indagación minuciosa del sitio del suceso, comenzando con los datos del lugar, fecha y hora de la observación y estableciendo a qué tipo de delito corresponde. Se sugiere, de manera didáctica, que el observador mantenga sus manos dentro de los bolsillos, para así evitar la “tentación” de tocar o mover algo. Valga la repetición, no se debe tocar nada. Esta observación es de suma importancia y se requiere estar atento y alerta, no sólo con el sentido de la vista, sino que además con la audición y el olfato. Esta inspección deberá ser extremadamente metódica y minuciosa. Si el oficial a cargo trabaja en la inspección junto al Fiscal, se debe procurar una buena comunicación entre ambos, lo que permite aclarar dudas y solucionar problemas inmediatos. La forma de efectuar la inspección ocular tanto en un Sitio de Suceso 39
  • 40. Cerrado o abierto, difiere en cuanto al modo de fraccionar el lugar a fin de evitar la alteración o pérdida de algún indicio. Para tal fin, se propone emplear la metodología que a continuación se indica: 3.1.3.1 Sitio de Suceso Cerrado: El personal experto, debidamente autorizado por el Fiscal del Procedimiento o conjuntamente con este y antes de ingresar al lugar de los hechos, debe efectuar una inspección ocular desde el exterior, hacía en interior. Esta inspección permite seleccionar los espacios por donde se desplazará el experto y abarca todas las áreas cercanas y distantes alrededor del indicio principal o del cadáver, en caso de muerte. Existen diversas formas de efectuar esta inspección basada en la literatura existente y en la experticia de investigadores, los cuales sugieren los siguientes métodos de inspección para Sitios de Suceso Cerrado. a) Método Espiral: este método, estima que lo más conveniente es ingresar al lugar por un acceso que no ha sido transitado por los autores del hecho. Una vez que se ha ingresado se comienza a efectuar un recorrido en espiral, desde el exterior hasta llegar al lugar del indicio principal o cadáver. En este lapso se irá enumerando cada uno de los elementos, que a juicio del investigador, puedan constituir un indicio o evidencia, para el trabajo posterior de los expertos del área fotográfica, planimétrica, huellas dactilares y otros si es necesario. Una vez concluida esta acción el investigador debe observar murallas y techos en busca de indicios. Si en el lugar se han producido disparos, su inspección irá a los zócalos de las murallas, ya que si un impacto ha golpeado estas, en ese lugar debiera registrarse restos de pintura, polvo o trozos de madera, según el material en que se encuentre construida. b) Método por franjas: Consiste en desplazarse realizando líneas paralelas, de un extremo a otro del Sitio de Suceso, hasta cubrirla totalmente. Se 40
  • 41. recomienda rastrear de esa manera, bodegas y espacios amplios. Además es muy útil en la búsqueda de drogas y explosivos. c) Método Punto a Punto: En este caso entra solamente el investigador y procede a enumerar cada uno de los indicios, a medida que los reconoce. Este método es el menos recomendado, porque no tiene un orden para efectuar su trabajo. Caso aparte merece la inspección de los entretechos, mansardas o sótanos que tengan comunicación con el resto de las habitaciones. No debe dejarse jamás de revisar estas dependencias, por cuanto es posible que en ese lugar normalmente se use para esconder indicios. En estos lugares se debe usar normalmente el método punto a punto. Cabe hacer mención que se deben efectuar las inspecciones oculares que estime necesarias el investigador, de acuerdo a la gravedad del hecho o al tipo de delito que se enfrente, pero estas no deben ser menores de tres. La primera de estas delimitara el área del sitio de suceso, de acuerdo al tipo y lugar del hecho. En la segunda inspección, el investigador, enumerará y protegerá los indicios, para que luego se realice su fijación, lo que permitirá posteriormente una reconstrucción parcial o total del lugar de los hechos.Y finalmente, la tercera inspección permitirá una interpretación de los hechos, en base a los exámenes de cada uno de los indicios, para poder deducir en forma clara lo que podría haber sucedido en dicho lugar. 3.1.3.2 Sitio de Suceso Abierto: En este caso es posible utilizar las mismas técnicas anteriores, sugiriendo además el método por cuadriculas o zonas, o el radial. En este sitio se realiza el trabajo partiendo del indicio principal o cadáver hacía el exterior, con un mínimo de rastreo de 50 metros, desde el último indicio encontrado. 41
  • 42. Las condiciones deben ser las más apropiadas, principalmente con luz natural o con una buena iluminación en caso de que sea por la noche; asimismo debe utilizar instrumentos ópticos adecuados, sin prescindir del menor detalle, ya que es mejor actuar con toda minuciosidad que perder algún dato por mínimo que éste sea. El investigador de acuerdo con su experiencia, utilizará el método que considere adecuado según las condiciones y el caso, actuando siempre con toda acuciosidad. a) Método por cuadriculas o zonas: Su utilización está recomendada para sitios de suceso abiertos, por la gran extensión a rastrear. No hay que olvidar el aislamiento de estos lugares, que como mínimo son 50 metros alrededor del indicio o evidencia principal. A cada zona se le asigna una letra determinada, pudiendo partir del lugar principal hacía el exterior. En el interior de cada cuadricula, se puede usar el método espiral o franjas. Lo ideal es que la recorra un investigador para luego ser revisada nuevamente por otro en busca de más indicios. b) Método Radial: Se hace un radio y se divide en zonas y en cada una de ellas se aplica el método por franjas o espiral. 3.1.4 Indicios Todos los indicios encontrados en el Sitio de Suceso, deben, como primer paso, ser fijados, utilizando para ello las prácticas correspondientes. Una vez cumplida esta diligencia, estarán en condiciones de ser levantadas, usando la técnica correspondiente para cada una de ellas. Esta fase de la investigación debe ser sumamente minuciosa a fin de evitar la contaminación ya sea física o jurídica. Esto con el objetivo de demostrar que determinada evidencia fue encontrada en tal 42
  • 43. sitio y manipulada correctamente, especialmente de aquellas de tipo biológico, lo cual se encuentra expresamente señalado en al artículo 83, letra c), inciso 2, del Código Procesal Penal: “El personal policial experto deberá recoger, identificar y conservar bajo sello los objetos, documentos o instrumentos de cualquier clase que parecieren haber servido a la comisión del hecho investigado, sus efectos o los que pudieren ser utilizados como medios de prueba, para ser remitidos a quien corresponda, dejando constancia, en el registro que se levantare, de la individualización completa del o los funcionarios policiales que llevaren a cabo esta diligencia”, razón por la cual se hace imprescindible seguir los siguientes pasos: 3.1.5 Fijación La Fijación es la perennización de los indicios encontrados en el Sitio de Suceso, utilizando para ello, el medio escrito, fotográfico, planimétrico, filmación y moldeado. Para este efecto, se debe tomar en consideración que no se puede tocar ni mover ningún objeto, pues está sola acción produciría una alteración del Sitio del Suceso. En razón a lo anterior se sugiere fijar el indicio en forma precisa, concisa, metódica, sistemática, completa, descriptiva y sencilla, siempre partiendo de lo general a lo particular, al detalle y al más mínimo detalle. Se recomienda recurrir a todos los tipos de fijación, a fin de contar con todos los medios reproducibles que “cuenten” sobre lo ocurrido. La manera de llevar cada una de estas técnicas de modo correcto, se detallan a continuación: 3.1.5.1 Fijación Escrita: Consiste en anotar y describir todo lo que se inspecciona, se revisa, y se levanta, de lo general a lo particular y al detalle, con una redacción sencilla y un vocabulario con terminología común, completa y minuciosa. Se deberá indicar el lugar donde será remitido, los exámenes que se van a solicitar o sencillamente si será remitido al Depósito Permanente, para un posterior análisis. Esta fijación es 43
  • 44. importantísima, pues va describiendo en detalle las acciones realizadas, permitiendo en una eventualidad reconstruir este sitio de suceso. 3.1.5.2 Fijación fotográfica Se refiere a la toma fotográfica de los elementos que a juicio del experto, tengan relación con el hecho investigado. Se realiza posteriormente a la inspección ocular, en virtud de que pueden presentarse cambios por diversas razones, desde las climatológicas hasta las consistentes en mover o alterar las evidencias, ya sea de forma accidental o por imprudencia, falta de cuidado o inexperiencia de las persona que ingresaron al lugar, así como de forma intencional, cuya finalidad es desvirtuar la información. En criminalística la fotografía se maneja de lo general a lo particular, tomando vistas generales, vistas medias, acercamientos y grandes acercamientos, sin retoque y desde diferentes ángulos, a fin de tener la posibilidad de ubicar y relacionar el domicilio, los objetos y, en caso de existir el cadáver, con puntos que servirán de referencia, siendo sus principales características la exactitud y la nitidez. En ocasiones es posible que algún detalle pase inadvertido y al momento de revisar las fotografías se haga aparente. Asimismo, con base en ellas es posible recordar de forma exacta todo aquello que se tuvo a la vista. En sitios cerrados se deberán tomar como referencia objetos que difícilmente puedan ser alterados, como las columnas o muros de carga de una construcción. En sitios abiertos tomar como referentes objetos inamovibles como árboles, carreteras, vertientes de ríos, grandes rocas u otros y se sigue la misma secuencia utilizada en los lugares cerrados. La fijación fotográfica lleva un orden preestablecido: 44
  • 45.  Domicilio con nombre de la calle, número exterior, número interior  Vías de acceso como puertas, ventanas.  Sitios que componen el lugar, sala, recámara, comedor.  Posición y orientación del cadáver, sus ropas y lesiones.  Objetos relacionados.  Indicios de todo tipo. Es importante contar con los testigos métricos, generalmente regletas flexibles, ya sea de cartón o de plástico, las cuales sirven para contar con una referencia sobre las dimensiones de los indicios, así como para la ubicación de éstos. 3.1.5.3 Fijación planimétrica El tercer método de fijación es la planimetría, utilizando inicialmente el croquis simple, que consiste en un dibujo a escala de la escena del crimen, que pueda ser entendido e interpretado por cualquier persona. a) Croquis simple Las características con que debe contar son:  Orientación con posición de puntos cardinales  Las dimensiones lo más exactas posibles  Marcar la escala empleada  Sencillo, sin muchas anotaciones  Descriptivo con los objetos de mayor importancia  Uso de simbología 45
  • 46. En caso de requerir mayor información hacer acotaciones o planos auxiliares. b) Plano de abatimiento Este plano, está reservado sólo para sitios de suceso cerrado. Como su nombre lo indica consiste en el abatimiento de muros y techos para dar una mayor superficie de representación al lugar de los hechos, posibilita la fijación de los indicios encontrados sin importar su ubicación, es decir, permite fijar indicios en muros, techos y las caras anteriores de los muebles, especialmente para impactos balísticos. Debe cumplir con las mismas características de un croquis simple. Tanto el croquis simple como el plano de abatimiento, pueden elaborarse de manera manual o bien con programas específico computacional que en la actualidad existen en las policías. c) Altimetría y nivelación Se trata de la representación gráfica, tanto en altura como en posición horizontal, de las formas y los accidentes de un terreno, por lo que se utiliza en sitio de suceso abierto. Se ilustrarán su forma, configuración y elevación con las respectivas curvas de nivel. Según el objeto y la superficie de trabajo estas curvas pueden espaciarse a diferentes distancias; por ejemplo, cada medio metro, cada metro, cada 5 metros y así sucesivamente. Entre las maneras de representar cuerpos sólidos con curvas de nivel se utilizan la pirámide y el cono. 46
  • 47. 3.1.5.4 Fijación por moldeado Es una técnica que consiste en realizar un molde de una huella o rastro plasmado en superficies blandas. Para ello se hace necesario que la respectiva huella se encuentre bajo relieve. También es aplicable a huellas de herramientas usadas para la comisión del delito. Se trata de una técnica comparativa, ya que es preciso contar con el objeto que ha producido la huella para cotejarla con el molde obtenido en el lugar del hecho. Generalmente, se utilizan moldes hechos con yeso blanco o yeso piedra, o bien con silicón, tomando las dimensiones de la impresión o huella. Es necesario trabajar con máximo cuidado, a fin de no destruir lo que se está moldeando y registrar cualquier nombre de fábrica o marca que presente el objeto (calzado, llanta, etcétera), anotar la hora y la fecha de la toma, así como las condiciones ambientales, y hacer las anotaciones correspondientes al tipo de suelo o superficie en que esté registrada. Es indispensable registrar todo este procedimiento de manera escrita, fotográfica y planimétrica. La huella debe protegerse de cualquier tipo de alteración, ya sea con material impermeable o con cajas de cartón o de madera. 3.1.5.5 Fijación fílmica La filmación reúne características especiales, ya que permite el registro visual y vocal, además permite su revisión de modo inmediato para constatar que nada ha sido olvidado. La forma de filmación en sitio de 47
  • 48. suceso cerrado se realiza de afuera hacía adentro y en el sitio de suceso abierto, desde el foco hacía el exterior, en un radio mínimo de 50 metros. 3.1.6 Recolección y embalaje La recolección y embalaje es un procedimiento que permite que los indicios encontrados en el lugar del hecho, sean debidamente recogidos, embalados y rotulados a fin de que no sufran alteraciones o modificaciones que afecten el análisis respectivo .Debe realizarse de forma meticulosa y con el instrumental adecuado, y luego de haber sido fijados con las técnicas establecidas descritas anteriormente. Conforme al criterio del perito, se seleccionan todos aquellos indicios relacionados con el hecho, siendo posible en ocasiones tomar algunos objetos adicionales, sin llegar a una recolección indiscriminada. Por norma general levantarlos con las manos debidamente protegidas utilizando guantes esterilizados e instrumental apropiado; evitando todo tipo de contaminación y/o alteración. Es indispensable manipularlos lo menos posible y manejarlos siempre por separado, identificándolos por su tipo, características y ubicación. El material usado para la recolección y el embalaje de los indicios en la investigación criminalística consiste en:  Hisopos de algodón  Pinzas de diferentes dimensiones con protección de plástico en sus extremos.  Fragmentos de tela blanca de algodón libre de apresto.  Aplicadores de madera. 48
  • 49.  Cordeles.  Cinta trasparente engomada.  Reactivos químicos para revelado de huellas dactilares y material biológico.  Tijeras.  Bisturí.  Envases de plástico.  Tubos de ensayo.  Brochas pelo de camello de distintas medidas.  Bolsas de plástico.  Bolsas de papel.  Cajas de cartón de diversos tamaños.  Pipetas.  Solución salina.  Espátulas.  Material para moldeado.  Lupas.  Lámparas.  Cinta métrica.  Brújula.  Etiquetas adhesivas.  Etiquetado de identificación Todo indicio debe ser identificado con una etiqueta en la que se registraran los datos que aparecen en el respectivo formulario de Cadena de Custodia. 3.1.6.1 Tratamiento de Indicios y evidencias En la escena del crimen generalmente se podrán localizar los siguientes indicios, que requieren tratamiento especial, según sea el caso. 49
  • 50. 3.1.6.1.1 Huellas Dactilares Una huella dactilar o huella digital es la impresión visible o moldeada que produce el contacto de las crestas papilares sobre un soporte, pudiendo clasificarse en huellas visibles e invisibles (latentes), por lo que es imprescindible el trabajo con guantes para no alterar estas evidencias. La huella dactilar es considerada una forma de identificación absoluta del individuo y un testigo de su presencia en el lugar de los hechos. Junto al ADN, se ha transformado en una evidencia valiosísima, que puede encontrarse en la mayoría de los delitos contra las personas y la propiedad. Por este motivo se considera vital el estudio del lugar, considerando los accesos de entrada y salida. Si se trata de puertas se buscarán huellas dactilares en forma visual y posteriormente con el uso de instrumental adecuado. El experto debe evaluar los posibles lugares de tránsito del delincuente, comenzando la búsqueda por el supuesto punto de entrada. A sí mismo es importante controlar lugares no tan obvios como muebles, interruptores u otros. Si es una ventana se realizará la búsqueda de huellas sobre el mecanismo que asegura el cierre, como son las manijas, los vidrios, los marcos y los lugares cercanos donde el probable autor o autores del presunto ilícito pudieron haberse apoyado. Para robos a comercio o casa habitación se revisará los alrededores en donde se resguardan los valores como cajas de seguridad. En un vehículo los sitios donde siempre se deberán buscar huellas latentes son el volante, los espejos retrovisores, los vidrios laterales, las manillas, tanto interiores, como exteriores, capot, techo, portamaletas y los botones de control del vehículo. 50
  • 51. Para el procedimiento del revelado de huellas latentes es recomendable utilizar brochas de pelo camello, con cerdas de entre 5 y 7,5 centímetros, o bien brochas fabricadas con crin de caballo, plumas de aves y fibras de vidrio. Actualmente también se usan las llamadas brochas magnéticas. El procedimiento consiste en sacar una pequeña porción de reactivo y ponerlo en un contenedor, luego introducir la brocha extrayendo una cantidad suficiente, luego aplicarla en la zona estudiada haciendo giros de 180 grados de derecha a izquierda y viceversa, a fin de que las partículas de polvo se esparzan sobre la superficie sujeta a estudio. Al comenzar a aparecer las huellas es necesario efectuar un leve barrido siguiendo la dirección de las crestas dactilares para que aumente la cantidad de polvo que se adhiere a la huella latente y eliminar su exceso y no borrar las existentes. El material que sobra no debe ser jamás devuelto al envase original, pues lleva material graso, que daña los reactivos. Una vez que se ha revelado la huella latente se fija fotográficamente; ello con la finalidad de que se puedan hacer las ampliaciones requeridas para su posterior confronta, ya sea con los registros del archivo decidactilares y en él caso de Chile con los sistemas AFIS criminal de ambas policías, o en su defecto con alguna huella cuestionada. Posteriormente se levanta con cinta transparente engomada por una de sus caras, que pueden tener distintas anchuras. La cinta que contiene la huella ya visible se embala sobre placas de vidrio especial. Se procurará que hagan contraste, para su adecuada observación. También se puede usar un fragmento de acetato limpio y transparente. 51
  • 52. Todas las huellas latentes encontradas en el lugar del hecho se identifican mediante el marcado del material de embalaje con una etiqueta que contiene los datos descritos anteriormente. Es imprescindible obtener huellas testigo de las personas que han ingresado al sitio de suceso, como asimismo los moradores, si se trata de una casa habitación. a) Reveladores Dactilares. Los reveladores dactilares son compuestos químicos u orgánicos cuyo fin es lograr que una huella dactilar latente sea visible al ojo humano. Los reveladores de huellas dactilares latentes según su estado físico se presentan en forma sólida, líquida y gaseosa. Además se clasifican de acuerdo a su reacción con determinados elementos del sudor, por ejemplo, los reveladores dactilares sólidos reaccionan con las grasas del sudor; los líquidos, como es el caso de la ninhidrina, reacciona con los aminoácidos y el nitrato de plata lo hace con las sales minerales. Se hace necesario contar con la información adecuada de los reactivos que deben utilizarse dependiente de la superficie en que se encuentra localizada la huella dactilar. Para tal efecto, se detallarán los reactivos más comúnmente, utilizados por las Policías en el mundo. a.1 Reveladores Sólidos. Volcano Silk Black: Es un revelador de color negro, un poco más pesado que el revelador Volcano Black, utilizable en pinturas martilladas y acrílicos. 52
  • 53. Indestructible White: Revelador en polvo de color blanco de óptima aplicación en metales pulidos, cromados o pintados ya sean níquel, estaño y plata. Además este revelador ofrece excelentes revelados en espejos. Banta Gray: Revelador en polvo de color gris oscuro, cuya característica extraordinaria hace que al ser aplicado sobre superficies oscuras, la impresión de las crestas papilares resalta y en superficies claras hace aparecer el dibujo en color oscuro. Chemist Gray: Revelador de color gris claro, de vastas aplicaciones, utilizables en soportes de maderas pulidas en general, vidrios y metales pulidos. Tiene la extraordinaria cualidad de ofrecer revelados en aquellos soportes donde otros reveladores no han tenido éxito. a.1.1 Reveladores Sólidos Magnéticos. Los reveladores magnéticos en polvo, para huellas dactilares latentes se caracterizan por sus componentes ferrosos, gracias a un proceso único que asegura una textura de polvos uniformes cada vez que son utilizados. Se aplican en cualquier superficie no ferrosa y con un aplicador magnético (pincel o vara magnética). Estos reveladores son altamente utilizables en revelados de huellas latentes en papeles o cartones, como también otorgan un resultado óptimo en revelados cuyos soportes se componen de plásticos. a.1.1.1 Revelador magnético negro: Este revelador en polvo, es altamente sensible para revelar huellas dactilares latentes en cualquier clase de soporte poroso o no poroso, que haga contraste. 53
  • 54. a.1.1.2 Revelador magnético blanco: Al igual que el revelador magnético anterior, éste posee las mismas propiedades, pero aplicables en soportes de contraste. a.1.1.3 Revelador magnético plateado/negro: Este revelador magnético contrasta con cualquier color de superficie. Su formula única revelara un color negro en superficies claras y plateado en superficies oscuras. a.1.1.4 Revelador magnético plateado rojo: Al igual que todos los reveladores magnéticos, el plateado rojo se aplica en cualquier tipo de superficie, excepto en aquellas ferrosas. a.1.1.5 Reveladores Magnéticos Fluorescentes:Los polvos magnéticos fluorescentes se caracterizan por su pigmentación brillante, componentes ferrosos superiores y un aditivo anti manchas que asegura resultados superiores al empolvar en busca de huellas latentes. Estos polvos son especialmente útiles al ser aplicados en soportes de múltiples colores, y de regular calidad (corrugados). a.1.2 Reveladores Fluorescentes. Los polvos fluorescentes para huellas latentes pueden ser utilizados en las mismas superficies que los polvos no fluorescentes. Estos trabajan especialmente en superficies oscuras o multicolores, realzando enormemente los detalles de una huella al ser iluminado con luz U.V. Además ofrecen un buen resultado en soportes de regular calidad (corrugados). a.1.3 Reveladores HI-FI Para Huellas Latentes. Los reveladores Volcano HI-FI ofrecen la mayor sensibilidad, cualidad adhesiva y capacidad de reproducción que cualquier otro polvo disponible con excelentes resultados. 54
  • 55. Para evitar que el polvo se contamine con los residuos de la superficie a procesar no hunda el pincel o brocha directamente en el recipiente de polvos. Coloque una pequeña cantidad del polvo en una hoja de papel limpia y proceda a untar el pincel en la misma. Para su aplicación barra cuidadosamente la superficie a examinar con el pincel correspondiente, y una vez visible la huella dactilar continué el barrido suavemente siguiendo la dirección de las líneas papilares, para finalmente mediante la utilización de un pincel de limpieza, sacar todos los residuos de revelador logrando una mejor nitidez de la huella dactilar. a.1.4 Polvos HI-FI Negro/Plateado: Es un polvo de dos colores que contrastará con cualquier otro color de la superficie. Esta fórmula única mostrará un revelado negro en aquellas superficies de colores claros y un revelado plateado en superficies de colores oscuros. a.1.4.1 Polvo HI-FI para caja moneda/galvanizada: Este polvo está formulado especialmente para revelar huellas latentes en superficies grasosas como monedas y superficies galvanizadas como puertas, tuberías de drenaje, cañerías y recipientes de basura. a.1.4.2 Polvo HI-FI doble propósito negro: Los polvos HI-FI de doble propósito son excelentes al utilizarlos con o sin luz U.V. Las impresiones reveladas emiten un destello verde cuando son expuestas a la luz U.V. Sin importar el color de fondo en las que se encuentre. a.1.4.3 Polvo HI-FI doble propósito blanco: Misma utilización que el anterior. 55
  • 56. a.1.5 Polvos Fluorescentes Invisibles: Los polvos están compuestos de varios colores naturales que se mezclan con diversos fondos de objetos para reducir la detección visual, las propiedades de una buena adhesión facilitan trabajar tanto con telas como cuerpos que son posibles de manipular con la mano. Son de alta fluorescencia al ser expuestos a radiación U.V. de longitud de onda utilizando las fuentes de luz U.V. a.1.6 Polvos de Detección Mancha Visible: El polvo de Detección Mancha Visible debe ser seleccionado de acuerdo a los colores de fondo del objeto a tratar para un mejor camuflaje. El objeto debe ser empolvado cuidadosamente con un pincel aplicador suave. Al tener contacto con el objeto ocurre una transferencia, el polvo transferido toma contacto con la humedad propia de la transpiración, fluidos faciales o agua, transformándose en una solución apareciendo un color vivo como resultado. a.1.7 Pastas fluorescentes Invisibles: Ofrece un excelente resultado en manillas de puertas, cerraduras, dispositivos de alarmas, teléfonos de seguridad y vehículos, tanto en interiores como exteriores. a.1.8 Marcadores fluorescentes invisibles: Los marcadores fluorescentes invisibles, también denominados crayones pueden ser utilizados efectivamente para marcar papeles, cartones, productos plásticos y otros materiales porosos o no porosos para propósitos de marcación y seguimiento. Las marcas son altamente fluorescentes al ser expuestas a la luz UV. a.2 Reveladores líquidos. Existen reveladores dactilares para huellas latentes que se aplican en forma líquida y que actúan en superficies porosas y no porosas, como son los casos de los Reagentes de Partículas Pequeñas, Ninhidrina y Nitrato de Plata. 56
  • 57. a.2.1 Reagente de Partículas Pequeñas: Estos reveladores son rápidos, de bajo costo y de una alta efectividad en huellas latentes frescas. No obstante, estos reveladores haber sido fabricados para revelar huellas latentes en soportes mojados por excelencia, permiten además un óptimo revelado en superficies secas. Los soportes donde se utilizan deben ser no porosos y de buena calidad. Estos reveladores se presentan en colores blanco, negro y fluorescente, este último para soportes multicolores. a.2.2. Ninhidrina. La ninhidrina es un reagente multipropósito diseñado para revelar huellas latentes en papeles y otras superficies porosas. Reacciona con los aminoácidos del sudor, produciendo una imagen colorida que puede variar de naranjo a morado dependiendo en los constituyentes de las huellas latentes y las condiciones de revelado. Se utiliza en papel, cartón, maderas semi-elaboradas, yeso, etc. La particularidad principal es que permite lograr un revelado en huellas de meses o años de antigüedad. El revelado se acelera mediante calor. Se debe tener especial cuidado en la aplicación de este revelador, ya que existen algunas versiones que en un documento alteran la tinta de la escritura. a.2.3 Fijador de Ninhidrina: Es fijador líquido se usa para prevenir la decoloración de las huellas, después de haberlas fotografiado. a.2.4 Nitrato de Plata: El nitrato de plato reacciona con los cloruros presentes en las huellas latentes (sales minerales). Es especialmente efectivo al revelar huellas latentes en maderas, papeles y cartones (superficies porosas). La aceleración de su revelado se logra mediante la aplicación de luz natural. 57
  • 58. a.2.5 DFO ( diazafluorescencia ): El DFO es un análogo de la ninhidrina. Es aplicable en superficies porosas. Sus propiedades fluorescentes, lo hacen especialmente útil en superficies multicolores. Reacciona con los aminoácidos del sudor y no interfiere con un análisis posterior en el cual se utilice ninhidrina, o nitrato de plata. En ocasiones producirá una huella latente de color claro (rosado), siendo su real fuerza en sus propiedades fluorescentes. a.3 Reveladores Dactilares Gaseosos. Dentro de los reveladores gaseosos se considera entre otros los vapores de yodo, los que reaccionan principalmente con las grasas del sudor. Entre los vapores de yodo podemos señalar que estos se producen mediante los cristales de yodo puro como también cristales de yodo mezclados con arena, y ahumadores de iodina. a.3.1 Pistola desechable ahumadora de Iodina: La pistola desechable ahumadora de iodina es un avance con tecnología de punta del método de humo de iodina para procesar una escena del crimen en busca de huellas latentes. El ahumador compacto es muy eficiente para ahumar murallas o maderas con vapor de iodina en busca de huellas latentes. Su diseño permite ahumar superficies tanto verticales como horizontales a.3.2 Ampolletas Iodette: Permiten procesar huellas latentes frescas de hasta 48 horas, en papeles, tejidos y casi cualquier superficie porosa y no porosa, no metálica. Diseñadas principalmente para un proceso rápido en terreno o laboratorio utilizando bolsas de plástico o polietileno. a.3.3 Ampollas de Cristales de iodina: Los cristales de iodina se encuentran envasados y sellados en ampollas de vidrio. Son absolutamente 58
  • 59. seguras para ser almacenadas en kits, no emiten pérdida de vapores, pueden ser utilizadas con cualquier tipo de aparato ahumador. a.3.4 Reforzadores de iodina para huellas:. Las ampolletas están embasadas en un tubo aplicador de plástico el que se golpea para que estas se rompan y se aplique el reagente a la huella revelada previamente. a.3.5 Ahumado de Cianocrilato: Los ahumadores de cianocrilato se presentan en forma de gel, como es el caso de The Finder y en forma líquida como lo es el Omega Print. a.3.6 Ahumado The Finder: El Finder es un gel de formula única almacenada entre 2 capas de hojas de aluminio. Es un sistema de procesado de huellas latentes fácil y simple, completamente autosuficiente, el ahumado reacciona en el interior de la cabina diseñada para este efecto, la cual posee temperatura y ayudado por un receptáculo con pequeña cantidad de agua para producir humedad produciendo una nube blanca la que reacciona con los residuos de las huellas latentes produciendo impresiones de cianocrilato de mayor duración posible. a.3.7 Ahumado de cianocrilato Omega-Print: Este ahumado no obstante presentarse en forma líquida actúa en forma gaseosa ya que al estar bajo la temperatura se produce el proceso de revelado con la nube blanca actuando sobre el soporte correspondiente. a.3.8 Cámara de Ahumado de cianocrilato:La cámara de ahumado de cianocrilato contiene 1,22 metros cúbicos de volumen para revelar huellas dactilares en un gran número de artículos. Mediante dos calentadores se genera una alta temperatura que permite que el cianocrilato se transforme en gas y mediante una nube blanca se adhiere a distintos soportes que contengan elementos del sudor y que hagan contraste con el color blanco de la nube. 59
  • 60. 3.1.7 Moldeado de Huellas de Pisadas. Consiste en huellas negativas impresas sobre superficies blandas, , como lodo, arena, nieve u otras, producidas por pisadas calzadas o descalzas, así como por neumáticos, bastones, muletas, patas de animal. a) Moldeado de pisadas mediante el Shake-N-Cast: Consiste en una capsula autónoma de agua y material para molde de piedra dental (yeso). Paso 1: Se aplica al molde que rodea la huella de pisada un endurecedor de tierra (barniz-laca). Paso 2: Se rompe la capsula que contiene agua y se mezcla con el yeso. Paso 3: Se vierte sobre el molde cubriendo toda la huella de pisada. Paso 4: Se retira el molde luego de un tiempo suficiente de fraguado y se limpia mediante agua hasta que aparezca el diseño correspondiente. b) Cera para Moldeo de Impresiones en Nieve: La impresión de una evidencia encontrada en la nieve o hielo, presenta una serie de dificultades únicas para su recuperación, debido al hecho de que la mayoría de los materiales a base de yeso generan calor durante el proceso de moldeado es necesario entregar un medio aislante. Se rocía la Cera en la impresión para preparar la superficie a moldear. Esto fija los detalles de la impresión evitando que se derritan al aplicar el medio para moldear. Utilizar la cera para impresiones en nieve sirve para un doble propósito: Entrega aislamiento de calor generado al curar el material de moldeado. Endurece la impresión previniendo que se quiebre por el peso de los materiales de moldeado. 60
  • 61. c) Sistema de Impresión Bio-Foam: es un sistema rápido y fácil de realizar moldes de pisadas testigo. La “persona” testigo presiona con el pie o zapato dentro de la superficie del Bio-Foam, se rocía una delgada capa de endurecedor de tierra y polvo, y luego se vierte material para molde Shake-N-Cast o yeso, lo que forma una impresión permanente de la pisada. La alta densidad de la espuma entrega detalles extremadamente finos y se convierte en un paquete autoalmacenable de cartón. Una vez levantada esta huella testigo, está en condiciones aptas para el cotejo. d) Sistema de impresión de Pisadas sin Manchas: Consiste en un paño pre-impregnado sin manchas y tarjetas sensibilizadas previamente, simple de usar y que permite registrar hasta los más pequeños detalles de rasgaduras encontradas en el calzado. e) Levantador Electroestático de Impresiones en Polvo: Consiste en una unidad con alto poder de voltaje energizada/controlada, un plano de acero níkel-platinado y medios levantadores metalizados. Este levantador debe ser usado en superficies duras tales como pisos de madera, cemento, baldosas u otros similares. Una vez levantada la huella, debe ser fijada fotográficamente, pues al cabo de minutos, desaparece la impresión. f) Sistema de impresión de calzado y huellas de neumático Sirchtrak: Se utiliza como elemento para crear pruebas “testigo”. Dejar la hoja de Sirchtrak en el panel de impresión, conducir el vehículo sobre ella. La presión del neumático producirá que el conductor de carbón se transfiera a la hoja receptora adhesiva, luego se desprende el conductor de carbón y se desecha. La hoja quedará con una impresión “testigo”. g) Masilla para moldes Durocast: Este producto es similar a una masilla y permite tomar moldes de impresiones en superficies verticales u 61
  • 62. horizontales. Los moldes pueden ser de marcas de herramientas, marcas de disparos, etc.; con detalles exactos. 3.1.8 Prendas de vestir Las prendas de vestir sospechosas y que requieren un posterior análisis en busca de evidencias, deben ser tratadas de manera tal que no sufran deterioro. En tal circunstancia es importante realizar la fijación correspondiente, en forma detallada. Efectuar una revisión completa de la prenda, a fin de descartar algún indicio que pudiera portar y en tal caso debe ser recolectado y embalado en forma separada. Para el correcto embalaje de la prenda se recomienda doblar por la mitad vertical, luego horizontalmente y por último se coloca dentro de una bolsa de papel para evitar algún tipo de alteración, doblando la parte superior de la bolsa. Se sella con una banda de plástico y se coloca la etiqueta correspondiente. Es necesario considerar que frente a una prenda mojada o húmeda, esta no puede embalarse, sino hasta que sea secada a temperatura ambiente. Se podría estar frente a un indicio biológico, por tanto las precauciones deben ser extremas. 3.1.9 Pelos a) En objetos: estos indicios se recolectan con pinzas provistas de protectores de plástico, en las puntas para no alterarlos. Se depositan dentro de un tubo de ensayo, que puede ser de plástico o de vidrio, y se coloca un tapón de hule o de rosca. Luego se guarda dentro de una bolsa de plástico con la etiqueta correspondiente, finalmente se sella la bolsa. También se puede guardar en papel contrastante. 62
  • 63. b) En personas: la toma de muestras de pelo a una persona se realiza con pinzas con punta de goma o con los dedos siempre protegidos con guantes de látex; se procurará no destruir o contaminar el pelo. Es importante preservar la raíz (bulbo) y embalar cada pieza en la misma forma descrita anteriormente. 3.1.10 Armas a) Armas de fuego cortas: este indicio se maneja siempre con guantes. En primer lugar se coloca la palanca en posición de seguro, ya que no en todos los tipos de armas el martillo es visible; si no lo es, se debe determinar su posición. Si el arma se encuentra lista para disparar, el martillo estará abatido hacia atrás; entonces se toma el martillo y se oprime el disparador sujetando el martillo, para que no se produzca el disparo, enviándolo a su posición original. Se levantará sujetándola por el guardamonte, ya sea que se tome con el dedo índice y pulgar o bien con un estilete metálico. Para armas cortas del tipo semiautomática se retira el cargador, se quita el seguro y se acciona la corredera hacia atrás para extraer cualquier cartucho o casquillo en caso de que no funcione el extractor que se encuentre en la recámara. Cuando se trate de revólveres sacar el cilindro de su alojamiento para sustraer los cartuchos y los casquillos de cada una de las recámaras, y luego se embalan por separado. Colocar las armas sobre una superficie plana para su fijación fotográfica por ambas caras; luego se procede a buscar huellas dactilares sobre sus superficies lisas, con el polvo de color según sea el caso. Posteriormente se remarcará con gris los datos de identificación, como número de serie, marca, modelo, lugar de fabricación, en caso de existir. En ocasiones estos datos están ocultos y por tanto es necesario retirar las empuñaduras de sus sitios, para su examen. 63
  • 64. Una vez identificada el arma se introduce dentro de una caja de cartón la cual tiene perforaciones para amarrar el arma e inmovilizarla, por la empuñadura y el cañón. Después se sella la caja y se le coloca la etiqueta con toda la información requerida, como ya se ha explicado, así como con las observaciones que se consideren pertinentes. b) Armas de fuego largas: las armas largas se levantan con guantes. Primero se acciona el seguro, y se deja bloqueada; como segundo paso se retira el cargador; posteriormente se acciona la palanca de armar y se abre el cerrojo para observar si existe cartucho en la recámara; si hay alguno, éste, saldrá automáticamente por la ventana de eyección. Si el arma no cuenta con uña extractora es necesario auxiliarse de un desarmador de punta plana; para desabastecerla. El cargador se coloca sobre una superficie plana para fijarlo de ambos lados. Se cuentan los cartuchos hallados en su interior y se procede como en el estudio de armas cortas. En el caso de las armas de fuego es conveniente solicitar si el arma tiene relación con otros delitos que ha investigado la sección balística del respectivo laboratorio, si se encuentra encargada por algún delito, su estado de funcionamiento, conservación mecánica, número de serie, si fue disparada después del último aseo y comparar con posibles vainillas o proyectiles encontrados en ese Sitio de Suceso, como en otros que se hallan investigados debiendo tener en cuenta que con un campo y/o una estría es posible efectuar la comparación y obtener resultados positivos. c) Cartuchos o vainillas: para los indicios de Cartuchos y vainillas se delimita con tiza u otro marcador el lugar donde fueron encontrados, el número de indicio que les corresponde y luego se fijan fotográficamente con una reglilla como testigo métrico. 64
  • 65. Posteriormente, se procede a levantar utilizando pinzas con puntas protegidas de plástico o goma, para evitar alteraciones. Seguidamente se embalan individualmente dentro de cajas de cartón con algodón en su interior para impedir el movimiento y la variación en los resultados del estudio. Las cajas son introducidas en bolsas de plástico y selladas con su etiqueta correctamente registrada. Los casquillos pueden ser levantados introduciendo por su “boca” un estilete de madera o metálico, u otro objeto apropiado para tal efecto; se procederá en su embalaje como ya se dijo y se especificarán además, el calibre y el año de fabricación de cada uno de los elementos balísticos. En caso de contar con cartuchos éstos serán levantados con pinzas de puntas protegidas con plástico; se determinará su cantidad y se embalarán en cajas de cartón, como ya ha sido señalado. d) Armas cortantes, instrumentos punzante, punzo cortante y/o contundentes: estos instrumentos se fijan en el lugar de los hechos como ya se ha expresado. Posteriormente son levantados con guantes tomándolos por los extremos, es decir por la punta y el mango, a fin de no imprimir o borrar fragmentos de huellas dactilares o cualquier otro tipo de indicio. Estas evidencias se embalan dentro de un soporte duro, ya sea caja de cartón o madera, el que es perforado para pasar cordones y de ese modo asegurar este elemento. Una vez fijado se introduce en una bolsa de papel, para evitar su deterioro si existieran elementos orgánicos o similares. 3.1.11 Fibras: Las fibras en general son materiales compuestos de filamentos y susceptibles de ser usados para formar hilos o telas, bien sea mediante tejido o 65
  • 66. mediante otros procesos físicos o químicos. Existen fibras de origen natural, artificial o sintético. Su manipulación se realiza con pinzas que tengan puntas de material sintético para no producir alteraciones. También es posible levantarlas con las manos enguantadas. Se procede a la fijación fotográfica utilizando una reglilla como testigo métrico. Finalmente se embala en un tubo de ensayo, ya sea de plástico o de vidrio, el cual se tapa para evitar contaminación. El tubo se coloca dentro de una bolsa de plástico marcada con la etiqueta correspondiente. 3.1.12 Objetos de vidrio y material frágil Todo objeto de vidrio o frágil se toma con las manos protegidas con guantes por ambos extremos; es decir, por las partes superior e inferior, a fin de no imprimir o borrar posibles huellas dactilares. Se embala sobre dos fragmentos de tabla –uno en cada extremo- y se amarra con un lazo o listón, tratando de que permanezca fija y no sufra alteraciones; en la superficie superior se coloca una etiqueta con los datos ya especificados. Realizar la respectiva anotación en el documento correspondiente a la Cadena de Custodia. 3.1.13 Sangre Los indicios correspondientes a sangre suelen presentarse de diferentes estados y se recolectan de acuerdo al estado en que se hallaren: a) Lagos hemáticos y coágulos: el Lago hemático, corresponde a una mancha sanguínea de tamaño considerable que puede encontrarse en estado líquida o coagulada. Describir ubicación, forma y dimensiones del lago y tomar directamente la muestra de éste, mediante una pipeta Pasteur o bien un gotero. Lo sugerido es recolectar del centro hacía los extremos. 66
  • 67. Colocar la muestra en un tubo de ensayo de vidrio, que contenga un mililitro de solución salina isotónica por cada 5 mililitros de sangre; introducirlo en una bolsa, cerrar, sellar y etiquetar de acuerdo al formulario correspondiente de la Cadena de Custodia. En el caso de sangre coagulada, esta debe levantarse usando un hisopo o algodón, esterilizado, impregnando desde el centro hacía los extremos. Posteriormente debe dejar secar el elemento a temperatura ambiente. Embalar en un tubo de ensayo, rotularlo y etiquetarlo. b) Manchas frescas: colocar un fragmento de tela de algodón blanca, sin apresto, de aproximadamente 1 cm. cuadrado, sobre la mancha sospechosa para que ésta se absorba. Permitir que la muestra se seque al aire libre antes de ser embalada, introducirla dentro de una bolsa de papel, sellar e identificar la muestra con la etiqueta correspondiente. c) Manchas secas: humedecer un fragmento de tela blanca, de algodón, libre de apresto, con solución salina isotónica. El tamaño de la tela dependerá de la mancha que se pretenda levantar y del soporte en el que se localiza; es conveniente que no exceda de 1 cm. cuadrado; colocar la tela sobre la mancha sospechosa y dejar que ésta se absorba en la tela. Con otro fragmento de tela preparado de la misma forma, se tomará una muestra como control de una zona del soporte que no esté manchada con sangre; permitir que se seque al aire libre. Embalar la muestra en una bolsa de papel, identificarla con su etiqueta y trasladarla de inmediato al laboratorio para los análisis correspondientes. 67
  • 68. 3.1.13.1 Rastreo hemático en diversos objetos: es común encontrar sangre en diferentes estados sobre múltiples objetos, como armas, ropa, calzado, vidrios, piedras, u otras. Se procede de igual forma que la descrita para en las muestras anteriores, ya sea frescas o secas. Es posible cortar la cortar una porción representativa de la mancha Así mismo un trozo de la misma tela no maculado, para cotejo. Cada una de las muestras recolectadas, ya sea de diferentes secciones de un mismo objeto o tela, se embala por separado en bolsas de papel l con su respectiva etiqueta. 3.1.14 Semen El semen se puede encontrar y recolectar tanto de la víctima como en el victimario, a sí mismo como en objetos ubicados en el Sitio de Suceso. El trabajo en el Sitio de Suceso, se realiza en prendas, tanto de víctima como presunto victimario, o en muebles, toallas, sábanas, pañuelos, tapices, alfombras, u otros. Las muestras de la vagina, vulva, ano, recto, pubis, piel, deben ser tomadas por el respectivo equipo médico de un servicio de urgencia o Instituto Médico Legal En la piel el semen presenta un aspecto de película brillante, de contorno irregular, similar a la huella que plasma el caracol en su paso. Se puede encontrar semen en algunos materiales absorbentes como lana, seda, algodón, entre otros. En estos soportes las manchas llegan a resultar difíciles de localizar; presentándose en forma de “mapas” de color grisáceo o amarillento y pueden dar la apariencia de una mancha acartonada. 68
  • 69. En materiales no absorbentes se presenta como escamas brillantes, en forma de costras que se desprenden con facilidad del soporte, por lo cual no es conveniente doblar el soporte. Para recolectar las muestras provenientes de los referidos soportes se puede hacer un raspado de las manchas y recolectar la muestra en un tubo de ensayo de vidrio limpio, seco y etiquetarlo con fines de identificación. En la recolección de estos indicios debe considerarse el uso de guantes desechables y empleo de instrumental esterilizado. En caso de contaminación, cambiar los guantes e instrumental y colocar las muestras en recipientes que no hayan sido utilizados por otras muestras biológicas. 3.1.15 Saliva a) En objetos: la saliva puede estar presente en diversos objetos; como colillas de cigarros, utensilios de comida u otros. Se procede de la misma forma que las muestras de sangre. No obstante, es muy difícil de detectar a simple vista y se sugiere el uso de lámparas de luz ultravioleta. b) En personas: se obtienen como muestras testigo Se toma la muestra de la boca, realizando un raspado con un cotón para extraer células epiteliales. Antes de realizar esa acción la persona debe enjuagarse la boca con agua, para evitar el traspaso de comida u otro elemento. Normalmente el uso de esta muestra es para extraer ADN, para su posterior comparación con un indicio orgánico encontrado en el Sitio de Suceso. Es importante que las muestras testigos tomadas, cuenten con la autorización respectiva de las personas involucradas o bien con una orden judicial, emitida por el Juez de garantía, ya que en caso contrario, perderá su validez en juicio. 69
  • 70. La muestra debe colocarse individualmente en tubos de ensayo, limpios y secos. Cada uno de ellos será rotulado y etiquetado. c) En Mordeduras: es posible encontrar huellas de saliva en mordeduras a personas o cadáveres, víctimas de delitos sexuales, lesiones u homicidios. Para tal efecto debe fijarse en forma escrita y fotográfica la lesión. Para extraer saliva se desliza un cotón seco por la lesión. A continuación usar otro cotón húmedo, impregnado en suero fisiológico, a fin de levantar saliva que podría estar seca. Finalmente se fija esta mordedura a través de la técnica del moldeado, etiquetando y embalando la muestra. 3.1.16 Huesos y dientes Recoger las piezas con guantes limpios y pinzas, colocar las piezas secas y por separado en frascos o contenedores de plástico limpios con tapa de cierre hermético. En la etiqueta de identificación hacer la anotación “Riesgo Biológico”. Almacenar a temperatura ambiente. 3.1.17 Órganos biológicos Es posible encontrar en un Sitio de Suceso, órganos o restos biológicos. Estos deben ser recogidos con guantes limpios. Deben embalarse en forma separada e introducir a un contenedor de vidrio o plástico con tapa hermética, sin adicionar conservadores. La etiqueta deberá llevar la anotación de “Riesgo Biológico” que puede presentar. Almacenar congelado. 3.1.18 Otros Indicios Orgánicos En los Sitios de Sucesos, es posible encontrar otros indicios orgánicos, tales como vómitos, uñas, líquido amniótico, orina, restos de piel, materias y manchas fecales. 70
  • 71. El tratamiento de estos elementos debe ser en forma separada, pues es posible determinar en cada uno de ellos ADN para su posterior comparación, por lo cual deben ser tratados de la misma manera que los órganos biológicos. 3.1.19 Objetos varios Es posible encontrar en el lugar diferentes tipos de objetos tales como: herramientas, cigarrillos, polvo, objetos contundentes, etc., usados en la comisión de un delito. Si se sospecha que un objeto tiene relación con el delito se considera como un indicio, al igual que los demás debe ser fijado fotográficamente y levantarse con guantes y/o pinzas protegidas con puntas de plástico, para evitar cualquier tipo de alteración. Posteriormente se coloca dentro de una bolsa de plástico, la cual es sellada y etiquetada, siempre y cuando estos no contengan restos biológicos. En caso de ser así deben tomarse las precauciones señaladas en el capítulo correspondiente. Los objetos pequeños se manejan de la siguiente forma: se procede a levantar cada indicio por separado, con unas pinzas; se embalan dentro de bolsas de plástico a las cuales, ya selladas, se les colocará una etiqueta rotulada. La finalidad del levantamiento, rotulado, etiquetado y remisión a los respectivos laboratorios, es para el posterior análisis de estos indicios. El investigador o el Fiscal deben indicar al laboratorio él o los exámenes específicos que se solicitan a cada elemento. Esto reviste una gran importancia, puesto que al momento de prestar declaración, los peritos del laboratorio, informarán solamente respecto al análisis que se les ha solicitado. Por lo general, se solicita a los respectivos Laboratorios, la comparación o cotejo de la muestra, con una persona u objeto. 3.1.20 Elementos peligrosos 71
  • 72. Es posible encontrar reactivos químicos, venenos, tóxicos, explosivos u otros elementos que requieren la manipulación de personal debidamente especializado. Por esa razón se sugiere no manipularlos y en caso de ser detectados, evitar entrar en contacto con ellos y proseguir la inspección una vez que han sido retirados por personal especializado. Si es posible y evitando todo riesgo, se pueden fijar de la manera acostumbrada. 3.1.21 La Cadena de Custodia: Disposiciones Legales: La Cadena de Custodia, no se encuentra explícitamente definida por la Ley. No obstante el inciso 2do, de la letra c, del artículo 83 del Código Procesal Penal(20), indica que : “ El personal policial experto deberá recoger, identificar y conservar bajo sello los objetos, documentos o instrumentos de cualquier clase que parecieran haber servido a la comisión del hecho investigado, sus efectos o los que pudieren ser utilizados como evidencias, para ser remitidos a quien correspondiere, dejando constancia, en el registro que se levantare, de la individualización completa de o los funcionarios policiales que llevaren a cabo esta diligencia.” También el artículo 187(21), del mencionado Código, se señala: “ Los objetos, documentos e instrumentos de cualquier clase que parecieren haber servido o haber estado destinados a la comisión del hecho investigado, o los que de él provinieren, o los que pudieran servir como medios de prueba, así como los que se encontraren en el sitio del suceso, a que se refiere la letra c) del artículo 83, serán recogidos, identificados y conservados bajo sello. En todo caso, se levantará un registro de la diligencia, de acuerdo con las normas generales. Si los objetos, documentos e instrumentos se encontraren en poder del imputado o de otra persona, se procederá a su incautación de conformidad a lo dispuesto en este Título”. El artículo 188(22), indica: “Las especies recogidas durante la investigación, serán conservadas bajo custodia del ministerio público, quien deberá tomar las medidas necesarias para evitar que se alteren de cualquier forma. Podrán 72
  • 73. reclamarse ante el juez de garantía por la inobservancia de las disposiciones antes señaladas, a fin que adopte las medidas necesarias para la debida preservación e integridad de las especies recogidas. Los intervinientes tendrán acceso a esas especies, con el fin de reconocerlas o realizar alguna pericia, siempre que fueren autorizados por el ministerio público o, en su caso, por el juez de garantía. El ministerio público, llevará un registro especial en el que conste la identificación de las personas que fueren autorizadas para reconocerlas o manipularlas, dejándose copia, en su caso, de la correspondiente autorización.” El Instructivo General Nº 19 de la Fiscalía Nacional define en forma general la Cadena de Custodia, como: “La constancia interrumpida de todos los que han accedido a los objetos y muestras recogidos, principalmente de quienes han asumido la responsabilidad de la custodia. Esta constancia se efectuará mediante un formulario que acompañan a las especies -iniciado con una descripción del objeto y del estado en que se encuentra en cada momento, actualizado - en que va dejándose constancia de cada persona que la tuvo a su cargo, de la fecha y hora en que lo recibió, de quién lo recibió, de todas las personas que lo examinaron bajo su responsabilidad, del día y hora en que lo entregó y a la persona que se lo entregó. De la calidad del responsable y del alcance de la responsabilidad, se dejará constancia mediante certificados que se enviarán o entregarán el fiscal, quedando una copia en poder del interesado”. La definición continúa “…que rige para el transporte y remisión de los objetos, así como para su depósito permanente o transitorio. Especialmente, debe dejarse constancia del medio en que se despachan los objetos”. (23) La Cadena de Custodia tiene por objetivo evitar la contaminación física o jurídica de una evidencia que será presenta en juicio, como medio de prueba. Para tal efecto es necesario que se sigan los procedimientos no sólo estipulados en la Ley, sino también aquellos procedimientos técnicos que preservan adecuadamente las muestras, especialmente las biológicas. 73
  • 74. 3.1.22 Procesamiento de Indicios en Laboratorios El análisis de los indicios se lleva a cabo en las diferentes áreas de los Laboratorios, de acuerdo a las siguientes especialidades: a) Laboratorio de Carabineros de Chile: el Laboratorio de Criminalística de Carabineros de Chile ( LABOCAR ), cuenta con las siguientes especialidades para análisis de evidencias:  Psicología Forense.  Documental.  Huellas.  Balística.  Química y Biología.  Propiedad Intelectual.  Informática y Computación.  Medicina y Antropología.  Planimetría.  Fotografía. b) Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito de Carabineros de Chile: este servicio con la sigla SIAT, se encarga de investigar accidentes de tránsito en que se producen lesiones graves o fallecimiento. También informa de accidentes que no fueron investigados en terreno por ellos en primera instancia y apoya con exámenes de planimetría, fotográficos, y otros para determinar posibles causas de accidentes de tránsito. c) Servicio de Encargo de Vehículos de Carabineros de Chile: este servicio SEBV, se encarga de ubicar vehículos que han sido sustraídos o se encuentran con órdenes de embargo, ya sea por Tribunales Civiles o Criminales, contando con un apoyo tecnológico e informático, interconectado al registro nacional de vehículos motorizados del Servicio de Registro Civil. 74
  • 75. d) Grupo de operaciones especiales de Carabineros de Chile: el GOPE, es una Unidad de auxilio y rescate altamente especializada y entre sus funciones se encuentran la de operaciones de contraterrorismo, operaciones antibombas, operaciones de rescate de personas y protección de personas importantes. e) Laboratorio de la Policía de Investigaciones de Chile: este laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones de Chile (LACRIM), cuenta con las siguientes secciones, para análisis criminalísticos:  Balística.  Química y Física.  Sonido y audiovisuales.  Fotografía.  Documentales.  Paisajismo y urbanismo.  Mecánica.  Bioquímica y Biología.  Contabilidad.  Dibujo y Planimetría.  Ecología y Medio Ambiente.  Electroingeniería.  Huellografía y Dactiloscopia.  Infoingenieria. f) Centro de atención a víctimas de atentados sexuales de la Policía de Investigaciones de Chile: (CAVAS) Este centro compuesto de psicólogos, psiquíatras, asistentes sociales, entre otros, cumplen una función primordial de recuperación de la víctima. Su único objetivo es entregar una 75
  • 76. atención policial, psicológica, jurídica y social, con independencia de la denuncia judicial. Además se encarga de efectuar peritajes sicológicos y psiquiátricos a víctimas y victimarios, ordenados por el Ministerio Público. g) Instituto de Criminología de la Policía de Investigaciones de Chile: encargado de efectuar análisis criminológicos, del delito, victima, victimario y del Sitio de Suceso, para determinar en este último el perfil del autor. h) Cibercrimen de la Policía de Investigaciones de Chile: esta unidad especializada en delitos Informáticos, tiene como misión específica aportar los medios probatorios al Tribunal, cuando se detecta la utilización de herramientas y/o Tecnologías de la información, en la comisión de delitos. Además detecta e investiga conductas ilícitas en internet, referidas principalmente al comercio electrónico y hacking de sitios y servidores web. Capacita y forma investigadores especialistas en delitos informáticos. i) Hospitales Públicos y Servicios de Asistencia Pública del Ministerio de Salud: estos hospitales y servicios donde habitual o transitoriamente lleguen casos médicos-legistas, correspondiéndoles en primera instancia, catalogar las características y gravedad de las lesiones de dicho paciente, que normalmente son usados para el Control de Detención, cuando existen autores detenidos, por lo cual sus informes tienen la validez Médico-legales. j) Servicio Médico Legal: este servicio encargado entre otras cosas de las autopsias médico legales, también cuenta con secciones para análisis de diversas muestras.  Departamento Tanatología.  Departamento de clínica.  Departamento de Laboratorio.  Laboratorio de ADN. 76
  • 77.  Área Salud Mental.  Programa de Derechos Humanos. k) Instituto de Salud Pública: esta institución, cuenta con diversos departamentos para análisis de muestras biológicas, como asimismo alimentos y/o sustancias peligrosas.  Departamento Laboratorio Biomédico.  Departamento de Control Nacional.  Departamento de Salud Ambiental.  Departamento de Salud Ocupacional. Existen otros organismos encargados de efectuar pericias, tales como Bomberos, Servicio Agrícola y Ganadero, Servicios de Agua Potable, de combustibles y Energía eléctricas, todos los cuales pueden efectuar pericias en relación a los hechos de su competencia. CITAS BIBLIOGRAFICAS Y NOTAS (20) Código Procesal Penal Chileno, Editorial Jurídica, 2004. Título III, letra c), artículo 340 77
  • 78. (21) Código Procesal Penal Chileno, Editorial Jurídica, 2004. Libro Segundo, Título I, artículo 187 (22) Código Procesal Penal Chileno, Editorial Jurídica, 2004. Título III, letra c), artículo 188 (23) Oficio 171, de fecha noviembre 8 del 2000, del Ministerio Público a Fiscalías. Letra c), números 1 al 10, Pág. 11, 12 y 13 CONCLUSIONES La sabiduría popular hizo suya la frase de Domicio Ulpiano, jurista romano: “la Justicia es la constante y perpetua voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde”. La correcta aplicación de la justicia produce un equilibrio social. Lo contrario, produce al Estado, y especialmente en la ciudadanía un daño social, económico y político, ero además ocasiona una modificación temor, desconfianza tanto del Estado como de sus policías. Hace nueve años comenzó en Chile la implementación de la reforma procesal penal, y aun hoy en día, se le denomina la Nueva Reforma Procesal Penal. Todavía se le considera nueva, por lo tanto debiera estar sujeta a perfecciones. Perfecciones que se relacionan, a mi juicio, con la buena práctica de las disposiciones expresadas en ella. No obstante los diversos esfuerzos realizados por los organismos del Estado, como también por instituciones de carácter privado, con el fin de mejorar la correcta aplicación de justicia, ninguno de estos, se ha abocado al estudio de los elementos Criminalísticos que configuran el delito y la responsabilidad de sus autores, cómplices y/o encubridores. La propuesta que presento en este estudio pretende ser un aporte a las Políticas Públicas y a la Ley sobre acceso a la información pública. Es una iniciativa para transparentar las investigaciones criminales, al menos para los 78
  • 79. involucrados en los hechos, que permitiría acceder a los procedimientos metodológicos por los cuales se obtuvo la información, dejando de lado los conflictos de intereses que pudieran haberse producido en otras circunstancias. Si una investigación se siguiera de acuerdo a lo propuesto en este Manual y no fuera posteriormente sometida a evaluación alguna, especialmente en aquellos casos en que la actuación de una policía merezca duda a la ciudadanía, este Manual no produciría ningún efecto ni cambiaría el sistema aplicado a la fecha. Si se evalúan los procedimientos sugeridos en este Manual se validaría o se optimizaría, para lograr su objetivo, ya que en forma transparente y científica contrastaría la investigación seguida por una policía y podría concluir si la metodología y los pasos fueron los correctos. Eso indica transparencia, por lo cual ninguna de las Policías podría sentirse cuestionada si sus investigaciones son revisadas y contrastadas, con la metodología científica usada para estos casos, ya que esto sería beneficioso para el país y no sólo para algunos de los actores involucrados. Es por esto que se debe otorgar mayor importancia a la investigación de hechos delictuales. El aunar criterios de trabajo y de metodología de los señores Fiscales y Policías se hace fundamental y es por esto que el Manual propuesto invita a evitar la descoordinación y sobre todo promueve el intercambio y análisis, por parte de investigadores, de toda información encontrada o recibida, que tenga relación con el delito, evitando en todo momento que se vulneren los derechos tanto de la víctima como del imputado. Estimo que si se cumplieran estos simples pasos, basados en la aplicación efectiva de este Manual, elaborado a partir de la metodología científica, cualquier policía no solo de este país sino del mundo, que revisara, contrastara o auditara una investigación, debería concluir de la misma manera y llegar a los mismos resultados. Ese es el objetivo de este Manual y no el de crear polémicas entre los involucrados en una investigación. 79
  • 80. La Defensoría hoy día cumple un papel importante dentro de la investigación criminal, pues tiene acceso a la carpeta investigativa. Me he preguntado ¿cómo una Defensoría puede revisar dicha investigación desde el punto de vista Criminalístico? La propia Ley lo señala, en el sentido de poder contar con Peritos Criminalísticos, pero esta Defensoría por ley no puede efectuar investigaciones, solamente analizar las carpetas investigativas, entregadas por el Tribunal de Garantía y/o Ministerio Público. que pienso que este Manual va a significar una gran ayuda para los abogados defensores, pues los introduce a un mundo desconocido por algunos de estos, siendo de vital importancia en algunos pasajes del Juicio Oral para poder interrogar a un investigador en forma criminalística; o sea preguntar cómo ubica, levanta y traslada las evidencias, que en definitiva inculpan a su defendido. Esta nueva forma permite también transparencia, tranquilidad al imputado y, sobre todo, una justicia que no deje duda alguna en sus fallos. Hoy la Defensoría puede contar con esta herramienta que le permitirá en algunos casos objetar, solicitar nuevas pericias u otras diligencias que estime pertinente. No cabe duda que esto contribuirá a una mejor defensa, vista no sólo desde el área legal, sino también del área científica, quedando claro que una defensa basada en elementos criminalísticos y legales permite una mayor transparencia en los juicios criminales. Finalmente, estimo que el apropiado trabajo policial es el primer eslabón de una serie de pasos, cuyo fin es probar autoría o inocencia de una persona respecto de un delito, por lo cual su trabajo es la columna vertebral, para la correcta aplicación de la justicia. Por ello este Manual propone en definitiva aunar criterios únicos de ambas policías y Fiscalía, propone además transparentar la investigación criminal, usando la metodología científica, propone también auditar los pasos seguidos en una investigación, cuyos resultados merezcan dudas o cuando sencillamente no pueda aclararse el delito; por eso no debe causar ni controversia, ni animadversión entre los actores del sistema penal, al contrario debería revisarse, mejorarse y finalmente comenzar a aplicarlo en forma gradual y medir los resultados al cabo de algún tiempo. 80
  • 81. BIBLIOGRAFÍA 1. Cejas Mazzotta Guillermo, Diccionario Criminalístico. Ediciones Jurídicas Cuyo, Mendoza, Argentina. 1998. 2- Código Procesal Penal Chileno. Editorial Jurídica de ChileEditorial Jurídica, 2005, Santiago de Chile, 2000. 3- Dorling Kindersley, En la Escena del Crimen, Editorial Pearson- Alhambra, España. 2003. 4- Gaspar Gaspar, Nociones de Criminalística e investigación criminal. Editorial Universidad, Buenos Aíres, Argentina. 2000. 5.- Gross, H. Manual del Juez, México, Editorial Lázaro Pavía. 1900. 6.- Ley Orgánica Constitucional Carabineros de Chile.1990. 7.- Ley Orgánica Constitucional Ministerio Público.1999. 8.- Ley Orgánica Policía de Investigaciones.1979. 9.- Machado Schiaffino, Pericias, Ediciones La Roca, Buenos Aíres, Argentina. 1995. 10.- Montiel Sosa, Juventino, Criminalistica Tomo I, II, III, Editorial Limusa S.A. México. 2002. 11.-Moreno González, L.R. Manual de introducción a la criminalística, México, Editorial Porrúa, 1999. 12.- Robin Carrasco Luis, Manual de Criminalística para la Investigación de 81
  • 82. Homicidios, Jefatura de Instrucción, Policía de Investigaciones de Chile. 1984. 13.- Sandoval Smart, Luis, Manual de Criminalística, Editorial Jurídica de Chile, 1948. 14.-Zajaczkowski, R.E. 1999, Manual de Criminalística, Argentina, Ediciones Ciudad Argentina, Buenos Aires, Argentina 1998. - Artigas Villarroel, Ernesto, 2005, Criminalística General, Ediciones Universidad Tecnológica Metropolitana. Santiago de Chile. 82