Tuberculosis bovina

424 views

Published on

Ensayo de Tuberculosis Bovina

Published in: Health & Medicine
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
424
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tuberculosis bovina

  1. 1. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla Facultad de Medicina Veterinaria Y Zootecnia DHCTICS Tuberculosis Bovina Sergio Dosamantes Zavaleta 03/octubre/2013 1
  2. 2. Contenido Resumen ...........................................................................3 1. Introducción ..................................................................3 2. Objetivos .......................................................................5 2.1. Objetivos Generales .................................................5 2.2. Objetivos Específicos ...............................................5 3. Desarrollo......................................................................6 3.1. Etiología....................................................................6 3.2. Transmisión ..............................................................6 3.3. Diagnostico ...............................................................7 3.3.1 Periodo de Incubación .........................................8 3.3.2. Signos Clínicos ...................................................8 3.4. Prevención ................................................................9 4. Conclusión ..................................................................11 5. Bibliografía ..................................................................12 2
  3. 3. Resumen El planteamiento de este escrito de carácter escolar/ científico tiene como fin comunicar y difundir una enfermedad zoonótica que afecta principalmente bovinos, llamada Tuberculosis Bovina. En los seres humanos afecta los pulmones, nódulos linfáticos, entre otras partes del cuerpo humano. Sin embargo existen casos en los cuales hay seres humanos inmunes a la bacteria de la tuberculosis bovina, estas personas no se sienten enfermas, no presentan síntomas y carecen de la oportunidad de propagar la enfermedad. Se verá toda la sintomatología de esta infección, la población que es propensa al contagio y su tratamiento. 1. Introducción La tuberculosis bovina es una enfermedad de carácter bacteriano crónico que, en muchas ocasiones, afecta a otras especies de animales, específicamente mamíferos. Es una zoonosis de vital importancia ya que puede afectar a seres humanos en general, por inhalación de aerosoles o ingestión de leche no pasteurizada. En algunos países de gran desarrollo, existen programas de erradicación de la bacteria que han logrado la eliminación casi completa, solo menos de dos por ciento en países desarrollados (Centers for Disease Control and Prevention, 2011), sin embargo los reservorios existentes, en la fauna silvestre dificultan la erradicación completa. La tuberculosis bovina aún es frecuente en países subdesarrollados y pueden ocurrir pérdidas económicas graves por la muerte del ganado bovino, enfermedad crónica y restricciones en la comercialización. En algunos casos, esta enfermedad también puede representar una grave amenaza para las especies en peligro de extinción. Hasta los años veinte, cuando empezaron a aplicarse medidas de control en los países en todo el mundo. Hoy en día la tuberculosis bovina sigue siendo una importante 3
  4. 4. enfermedad del ganado vacuno y la fauna salvaje. También es una importante zoonosis. La Tuberculosis Bovina es una de las enfermedades que figuran en el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) como afecciones de notificación obligatoria a la OIE (conforme al Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE). (OiE, 2011) 4
  5. 5. 2. Objetivos 2.1. Objetivos Generales  Analizar la enfermedad de Tuberculosis Bovina de manera científica.  Difundir los conocimientos presentados en este escrito al público. 2.2. Objetivos Específicos  Conocer la etiología de la enfermedad.  Conocer la transmisión y diagnóstico de la misma.  Exponer métodos de prevención. 5
  6. 6. 3. Desarrollo 3.1. Etiología La tuberculosis bovina proviene de la infección por Mycobacterium bovis, una bacteria grampositiva, ácido- alcohol resistente del complejo Mycobacterium tuberculosis de la familia Mycobacteriaceae (Institute for intenational cooperation in animal biologics, 2009).El nombre de “tuberculosis” proviene de los nódulos, llamados “tubérculos”, que se forman en los ganglios linfáticos del animal afectado (OiE, 2011). 3.2. Transmisión La enfermedad es contagiosa y se propaga por contacto con animales domésticos o salvajes infectados. La vía de infección habitual es la inhalación de las gotículas infectadas que un animal enfermo ha expulsado al toser. Las terneras y el ser humano también pueden contagiarse al ingerir leche cruda procedente de vacas enfermas. Dado que la enfermedad es de evolución lenta y pueden pasar meses o incluso años hasta que el animal infectado muere, un solo ejemplar puede transmitir la enfermedad a muchos otros componentes del rebaño antes de manifestar los primeros signos clínicos. De ahí que las principales vías de diseminación sean el desplazamiento de animales domésticos infectados asintomáticos y el contacto con animales salvajes infectados (OiE, 2011). El ganado bovino constituye el huésped definitivo para M. bovis, pero también pueden infectarse otros mamíferos domésticos y silvestres. Los huéspedes que mantienen la infección conocidos incluyen, los opósums de cola de escoba (y posiblemente los hurones) en Nueva Zelanda, los tejones en el Reino Unido e Irlanda y los alces en Canadá, y el búfalo cafre al sur de África. Los ciervos de cola blanca de los Estados Unidos (Michigan) también se incluyen, aunque algunos autores actualmente consideran que esta especie puede constituir un huésped accidental, que mantiene al organismo únicamente cuando la densidad de la población es elevada. Las especies 6
  7. 7. que se informaron como huéspedes accidentales incluyen: ovejas, cabras, caballos, cerdos, perros, gatos, hurones, camellos, llamas, muchas especies de rumiantes silvestres, incluido el ciervo y el alce; elefantes, rinocerontes, zorros, coyotes, visones, primates, zarigüeyas, nutrias, focas, leones marinos, liebres, mapaches, osos, jabalíes verrugosos, felinos mayores (incluidos leones, tigres, leopardos, guepardos y linces) y varias especies de roedores. La mayoría de los mamíferos pueden ser susceptibles. Poco se sabe respecto de la susceptibilidad de las aves a M. bovis, aunque en general se piensa que son resistentes. Recientemente se informaron infecciones experimentales en palomas después de la inoculación oral o intratraqueal y en cuervos, después de la inoculación intraperitoneal. Algunas especies de aves, incluido los patos reales, parecen ser resistentes a la infección experimental (Institute for intenational cooperation in animal biologics, 2009). 3.3. Diagnostico El método clásico es la prueba de la tuberculina, que consiste en medir la reacción inmunitaria tras la inyección intradérmica de una pequeña cantidad de antígeno. El diagnóstico definitivo requiere el cultivo de bacterias en laboratorio, proceso que exige por lo menos ocho semanas. En el Manual de Normas para las pruebas de diagnóstico y las vacunas para animales terrestres de la OIE hay instrucciones detalladas sobre la elaboración de tuberculina y el cultivo de M. bovis. La TB suele presentar una evolución dilatada en el tiempo, y los síntomas pueden tardar meses o años en aparecer. Los signos clínicos habituales son los siguientes: – debilidad – pérdida de apetito – pérdida de peso – fiebre fluctuante – tos seca intermitente – diarrea – ganglios linfáticos grandes y prominentes. 7
  8. 8. A veces, sin embargo, la bacteria permanece en estado latente en el organismo hospedador sin desencadenar la enfermedad (OiE, 2011). 3.3.1 Periodo de Incubación Los síntomas de la tuberculosis generalmente tardan meses en desarrollarse en el ganado. Las infecciones también pueden permanecer latentes durante años y reactivarse durante períodos de estrés o en animales viejos. De la misma forma, en algunos ciervos se puede desarrollar la enfermedad grave en pocos meses de infección, mientras que en otros pueden no presentarse síntomas durante años. En gatitos que se infectan experimentalmente por vía parenteral, el período de incubación es de aproximadamente 3 semanas; en condiciones naturales, es posible que éste sea más largo. 3.3.2. Signos Clínicos La tuberculosis generalmente es una enfermedad crónica y debilitante, pero en ocasiones puede ser aguda y de rápido desarrollo, con infecciones tempranas que suelen ser asintomáticas. En países con programas de erradicación, la mayor parte del ganado bovino infectado se identifica tempranamente y son poco frecuentes las infecciones sintomáticas. En la fase tardía, los síntomas frecuentes son emaciación progresiva, fiebre baja fluctuante, debilidad y falta de apetito. Los animales cuyos pulmones se encuentran comprometidos generalmente presentan tos húmeda que empeora en la mañana, durante el clima frío o al hacer ejercicio y pueden presentar disnea o taquipnea. En la fase terminal, los animales están sumamente emaciados y pueden presentar un compromiso respiratorio agudo. En algunos animales, los ganglios linfáticos retrofaríngeos u otros ganglios linfáticos se agrandan, se pueden abrir y supurar; al agrandarse los ganglios linfáticos, pueden obstruir los vasos sanguíneos, las vías respiratorias o el tubo digestivo. Si se ve comprometido el tracto digestivo, se puede observar diarrea intermitente y estreñimiento. En los ciervos, la tuberculosis puede ser subaguda o crónica y el grado de progresión es variable. En algunos animales, el único síntoma puede ser abscesos de origen desconocido en ganglios linfáticos aislados y es 8
  9. 9. posible que no aparezcan síntomas durante varios años. En otros casos, la enfermedad puede diseminarse de forma rápida y fulminante. En los gatos, los síntomas pueden incluir pérdida de peso, fiebre baja persistente o fluctuante, deshidratación, falta de apetito y posibles episodios de vómitos o diarrea. Si se ven comprometidas las vías respiratorias, el felino puede presentar tos, disnea y rales. La insuficiencia respiratoria puede manifestarse con esfuerzo, si existe un exudado pleural significativo; en el abdomen, se pueden palpar ganglios linfáticos mesentéricos. En los felinos también son frecuentes las infecciones en la piel, que se pueden presentar como una inflamación blanda o ulcerosa, generalmente en la cara, cuello y los hombros. Se pueden observar fístulas o tractos fistulosos. En algunos gatos, la tuberculosis se manifiesta como una deformidad en la frente o en el puente de la nariz. En la fase tardía, esta infección puede exponer y destruir los huesos de la nariz y la cara. Una forma poco frecuente de tuberculosis en los gatos puede afectar principalmente los ojos; el primer síntoma puede ser ceguera o respuestas anormales de la pupila. Se puede observar desprendimiento de la retina y exudado en el humor vítreo. Cuando se ven comprometidas las porciones anteriores del ojo, el iris se engrosa y se decolora y en la superficie anterior de la lente se observa un entramado. En la fase tardía de la enfermedad se pueden observar congestión y vascularización pericorneal, y conjuntivitis. También pueden aparecer abscesos en los tejidos periorbitales. En los oposums de cola de escoba, la tuberculosis se presenta como una enfermedad pulmonar fulminante que dura de 2 a 6 meses. En la fase terminal de la enfermedad, los animales se desorientan, no pueden trepar y se los puede ver deambulando durante el día. Por el contrario, la mayoría de los tejones infectados no presentan lesiones visibles y pueden sobrevivir durante muchos años, cuando presentan síntomas, la tuberculosis es principalmente una enfermedad respiratoria (Institute for intenational cooperation in animal biologics, 2009). 3.4. Prevención El método habitual para controlar la TB consiste en una prueba individual de detección seguida del sacrificio de los animales infectados. También han resultado muy 9
  10. 10. útiles para contener o eliminar la enfermedad los programas de erradicación consistentes en: examen post mortem de la carne, medidas intensivas de vigilancia (comprendida la inspección de explotaciones), realización sistemática de pruebas individuales en los bovinos y eliminación de los animales infectados o que hayan estado en contacto con la infección, así como el control de los desplazamientos de los animales. En los exámenes post mortem se buscan tubérculos en los pulmones y ganglios linfáticos (Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE). La detección de los animales infectados impide que su carne penetre en la cadena alimentaria y pone a los servicios veterinarios tras la pista de su rebaño de origen, que es sometido a pruebas y, en caso necesario, eliminado. La pasteurización de la leche de animales infectados hasta una temperatura suficiente para matar a las bacterias ha impedido que la enfermedad se propague en poblaciones humanas. Rara vez se intenta administrar un tratamiento a los animales infectados, porque resulta muy caro y prolongado, y porque el gran objetivo último se cifra en erradicar la enfermedad. En medicina humana se practica la vacunación, que sin embargo en los animales no se aplica a gran escala como medida preventiva: las vacunas variable e interfieren animales existentes presentan una eficacia con la realización de pruebas enfermedad. Actualmente destinadas a erradicar la se están ensayando una serie de nuevas vacunas experimentales (OiE, 2011). 10
  11. 11. 4. Conclusión La tuberculosis bovina es una enfermedad de carácter bacteriano crónico que, en muchas ocasiones, afecta a otras especies de animales, específicamente mamíferos. Es una zoonosis de vital importancia ya que puede afectar a seres humanos en general, por inhalación de aerosoles o ingestión de leche no pasteurizada. El nombre de “tuberculosis” proviene de los nódulos, llamados “tubérculos”, que se forman en los ganglios linfáticos del animal afectado. El ganado bovino constituye el huésped definitivo para M. bovis, pero también pueden infectarse otros mamíferos domésticos y silvestres. Los signos clínicos habituales son los siguientes: – debilidad – pérdida de apetito – pérdida de peso – fiebre fluctuante – tos seca intermitente – diarrea El método habitual para controlar la TB consiste en una prueba individual de detección seguida del sacrificio de los animales infectados. También han resultado muy útiles para contener o eliminar la enfermedad los programas de erradicación. 11
  12. 12. 5. Bibliografía Centers for Disease Control and Prevention. (01 de Septiembre de 2011). CDC. Obtenido de http://www.cdc.gov/tb/publications/factsheets/general/mbovis.h tm Institute for intenational cooperation in animal biologics. (julio de 2009). Iowa Sate University. Obtenido de http://www.cfsph.iastate.edu/Factsheets/es/tuberculosis_bovina. pdf OiE. (2011). OiE. Obtenido de http://www.oie.int/fileadmin/Home/esp/Media_Center/docs/pdf /Disease_cards/BOVINE-TB-ES.pdf 12
  13. 13. Anexos 13

×