• Save
Portafolio segundo2
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Portafolio segundo2

on

  • 145 views

El Portafolio Digital como estrategia de autoevaluación

El Portafolio Digital como estrategia de autoevaluación

Statistics

Views

Total Views
145
Views on SlideShare
145
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Portafolio segundo2 Portafolio segundo2 Document Transcript

  • 1PPPooorrrtttaaafffooollliiiooo DDDiiigggiiitttaaalllIng. Sergio Santamaría RagaMayo 2013No. 1
  • 2 3El Portafolio Digital como estrategia deautoevaluaciónPor: Dr. Miguel Ángel López CarrascoEl Portafolio es un sistema de recopilación de evidencias de la generación de nue-vos aprendizajes o saberes entre profesores y alumnos en diversos entornoso ambientes educativos. Lo anterior en función de metas u objetivos previamenteestablecidos por su autor o alguna otra persona o institución.Su principal objetivo está asociado a cuatro puntos, independientemente del tipo dePortafolio del que se trate o del formato de presentación:1) Almacenamiento de trabajos,2) Evaluación de contenidos,3) Proceso de interacción entre el autor y otras personas,4) Como objeto de aprendizaje.Al Portafolio se le puede definir como el espacio donde el docente puede rescatar ysistematizar las acciones, experiencias y momentos de reflexión que ha desarrolladoa lo largo de su curso.Surge así el desarrollo del Portafolio Digital como una nueva alternativa de evalua-ción, en la que por medio de una serie de recursos digitales se integra la tecnologíaal currículo. De esta manera la información de profesores y alumnos está ahora alalcance de la comunidad universitaria con cierta facilidad, logrando que los profeso-res generen, seleccionen, organicen, editen y evalúen su propio trabajo a través deun formato web.como “diagnósticos” del trabajo escolar. Ahoraquedarse al margen de él. Si se busca modificarla práctica docente hacia una postura más cen-trada en el aprendizaje de sus estudiantes, de-jando atrás la mera transmisión de información,es imperativo contar con estrategias que permi-tan al docente llevar a cabo un proceso perma-nente de autoevaluación de su labor, ligado alanálisis del desarrollo de evidencias que puedanreflejar dicha labor docente a lo largo del tiempo.El portafolio docente ha permitido que los profe-sores se vuelvan cada vez más sensibles a sulabor, permitiendo que sus supervisores, coordi-nadores o directivos, emitan recomendacioneso simplemente estén enterados de sus activida-des, la cual por tradiciónse había mantenido ocul-ta en las cuatro paredesdel salón de clases.El mismo docente hadescubierto la enormeventaja del uso del por-tafolio como una manerade forjar parte de su iden-tidad profesional a travésde una serie de eviden-cias que ya es posiblecompartir con colegas, alumnos, padres defamilia o la comunidad en general.A continuación se presenta un análisis de la im-portancia que el portafolio ha tenido en los últi-mo años, tanto para profesores como para losalumnos, y la forma en la que el aprovechamien-¿Qué es un Portafolio?El Portafolio es un sistema de recopilación deevidencias de la generación de nuevos aprendi-zajes o saberes entre profesores y alumnosen diversos entornos o ambientes educativos,en función de metas u objetivos previamente es-tablecidos por su autor o alguna otra persona oinstitución.Por medio de un portafolio se dan a conocer unaserie de experiencias en las que se sintetiza eltrabajo llevado a cabo a lo largo de un periododeterminado por parte de sus autores, acom-pañado de una reflexión de los conocimientosadquiridos, las habili-dades desarrolladas,así como los valoresasociados a cada unade las evidencias deaprendizaje alcanza-das.Tipos de Por-tafolioArtistas, fotógrafos o arquitectos han usado elPortafolio desde hace ya algún tiempo, dadoque han encontrado en esta alternativa la me-jor manera de mostrar su trabajo a otras perso-nas (Seldin, 1997). Siguiendo este esquema, laescuela dentro de todos sus niveles ha incor-porado esta estrategia de manera sumamenteventajosa e interesante. Para lograr el en-IntroducciónAsí como la manera de enseñar y aprenderha cambiado de manera sustancial, el sistemade evaluación docente no ha quedado ajeno ala innovación educativa. La postura tradicionalsumativa ha dado lugar a otras opciones másabiertas, las de tipo formativo, en las que laposición cuantitativista se ha visto superada poruna alternativa más flexible, dinámica y abierta,y donde la vertiente cualitativa parece haber lle-gado para quedarse.Si bien es cierto que el sistema escolar mantie-ne aún la cultura de calificación y de medición,más que de evaluación, las tendencias educa-tivas actuales se han ido enfocando hacia pos-turas menos asociadas al uso de exámenesse enfatizan alternativas en que los cursos secentren más en el aprendizaje de los estudian-tes, y estos sean “evaluados” por su proceso deaprendizaje tanto individual como grupal, a lolargo de un periodo, empleando cada vez me-nos aquellas alternativas donde lo único que sepone en juego es la capacidad memorística delos estudiantes.Actualmente, mediante nuevas opciones comoel portafolio digital, los estudiantes pueden mos-trar sus avances, no sólo a sí mismos o a susprofesores, sino también a otros miembros de lacomunidad que así lo requiera.El proceso de evaluación ha sido ampliado demanera considerable no sólo dentro del salónde clases, por lo que los profesores no podíanto de los recursos informáticos existentes en laactualidad han hecho de esta herramienta unanecesidad cuyo objetivo central es el de pro-porcionar a las personas involucradas en esteproceso las habilidades para ser mejores a lolargo de toda su vida.tendimiento de uso dentro de este sector valela pena revisar los dos diferentes tipos de porta-folios que el sector educativo ha venido utilizan-do recientemente.De acuerdo a Lankes (1995), profesores yalumnos pueden llegar a utilizar un portafolio,según los objetivos y necesidades requeridas.El Portafolio Docente, como estrategia institu-cional para llevar a cabo una práctica docentereflexiva, centrada en el aprendizaje de losestudiantes. El Portafolio del alumno, comoproceso de evaluación formativa, tiene quever con el desempeño del estudiante en algúncurso en particular.
  • 4 5¿Para qué sirve el Portafolio?De acuerdo a Gallagher (1993) un Portafoliopuede llegar a contener casi cualquier cosa. Suformato puede ser físico (por lo general a travésde una carpeta con argollas), electrónico, digital(a través de archivos en una PC), o en-línea (uti-lizando los recursos que en la actualidad ofrecenlas páginas web).Su principal objetivo está asociado a cuatro pun-tos, independientemente del tipo de Portafoliodel que se trate o del formato de presentación:1) almacenamiento de trabajos2) evaluación de contenidos3) proceso de interacción entre el autor y otraspersonas4) como objeto de aprendizaje.Tal y como lo señala Martín-Kneip (2001), unPortafolio puede ser visto de dos maneras; pue-de ser rígido, si se elabora en base a criteriospreestablecidos por otras personas o por linea-mientos institucionales.Se le puede considerar flexible, si es que el au-tor tiene la posibilidad de determinar el formato,el objetivo, los usuarios, así como los conteni-dos del mismo.¿Qué es un Portafolio Digital?Como suele suceder en estos casos, el nombreque este tipo de proceso de evaluación ha reci-bido tiene mucho que ver con la época que le hatocado vivir a cada autor o estudioso del tema.De ahí que sea sorprendente señalar que en susinicios simplemente se hablara de Portafolio,vinculándolo al formato clásico de carpeta conargollas, acompañado de formatos en papel,listos para ser llenados a mano.Se sacaba poco provecho de la multimediaanalógica, debido a sus problemas de almace-namiento.Un poco más adelante, y con el desarrollo de lasdiversas herramientas informáticas, se empezóa utilizar el concepto de Portafolio Electrónico(Barrett, 2001; Lankes, 1995; South, 2001) alaprovechar de manera más eficiente una grancantidad de medios electrónicos.En la actualidad, la gran mayoría de estas he-rramientas, al dejar de tener un formato analógi-co (lo que la mayoría de las personas asocia almundo electrónico) pasó al ámbito digital,como es el caso de las computadoras per-sonales y toda su paquetería, las cámarasde video, la música en formato MP3, las webcam, las PDA, y muchas otras cosas.Por todo esto, se considera que el término suge-rido para su uso sea el de Portafolio Digital.Pudiera ser posible considerarlo con el nombrede Portafolio en-línea, pues cada vez es másfrecuente encontrarlos en internet, pero aún esposible trabajar con muchos objetos de apren-dizaje desarrollados por profesores y alumnosque no necesariamente están colocados en laweb, como es el caso de archivos que puedenser utilizados en diversos formatos de almace-namiento (ZIP, CD, Disco duro, PDF).El uso del escáner permite trasladar infinidadelementos del mundo del texto impreso o de lafotografía tradicional a un formato digital.El mismo video analógico se está trasladandoa formatos digitales y se está incorporando apresentaciones tradicionales de Power Point através de Producer de Microsoft, o está siendoaprovechado para ser vistos en internet, aúncon baja resolución, pero con la perspectiva deir mejorando cada día más, esperando que enpoco tiempo se alcance el deseo de muchos decontar con la llamada “computele”, incorporan-do audio y video digital en nuestras computado-ras, con la misma calidad de nuestra televisión ytrasmitiéndolo a otros vía internet a una veloci-dad casi instantánea.¿Qué podemos entender en-tonces por un Portafolio Digi-tal?Siguiendo la idea de Lankes (1995), un Por-tafolio Digital es más que sólo un conjunto deproyectos y documentos almacenados a travésde una serie de archivos. Es considerado comouna nueva alternativa de evaluación, en la quepor medio de una serie de recursos digitales seintegra la tecnología al currículo (South,2001).De esta manera la información de profesores yalumnos puede ser almacenada con facilidad,logrando que su autor (profesores o alum-nos), creen, seleccionen, organicen, editen yevalúen su propio trabajo (Abrenica,1996).El uso de estas herramientas tecnológicas hagenerado una serie de beneficios a sus usuarios,ya que les ha permitido desarrollar su habilidadcon el uso del lenguaje, una mejor estructuración
  • 6 7en el desarrollo de su trabajo, permitiéndoles de-sarrollar habilidades tecnológicas, haciéndolosresponsables de su aprendizaje, motivándolos,y dando sentido a su trabajo. Les causa unagran satisfacción verlo en la web, si esto ha sidoparte de sus objetivos (South, 2001).Al mismo tiempo, este Portafolio Digital fomen-ta procesos de aprendizaje colaborativo, ya queesta actividad le permite mostrar a otras perso-nas sus avances, recibiendo retroalimentaciónconstante, resolviendo problemas, o simple-mente al mejorar su habilidad de análisis ysíntesis (Lankes, 1995).Pasos para la creación delPortafolio DigitalTal y como lo propone Cambridge (2001), el Por-tafolio Digital suele ser visto como un “construc-tor de conocimientos”, ya que ofrece una gamainmensa de posibilidades para el fomento delaprendizaje. Se convierte en una plataforma deinteracción entre el autor y sus interlocutores.Por lo tanto, en el momento de su elaboraciónhay cinco aspectos de importancia a ser toma-dos en cuenta.El primero de ellos tiene que ver con la visión, oel objetivo por el cual ha sido elaborado;En segundo lugar está la evaluación, o las razo-nes por las que se ha elegido determinado ma-terial en su conformación.El tercer aspecto está relacionado con la tecno-logía, esto es, el tipo de hardware y software re-querido para su elaboración.La logística es el cuarto punto, en donde apare-cen cuestiones como la determinación del tipode información que tendrá que ser digitalizada,así como las personas que se encargaránde hacerlo (por lo general tendrá que ser he-cho por el mismo profesor o alumno que lo estáelaborando, algunas veces con ayuda de otraspersonas).El quinto punto es de lo más relevante, asociadoa la cultura institucional, ya que de esta dependeel que autoridades, profesores, alumnos, padresde familia, y miembros de la comunidad consi-deren al Portafolio Digital como una herramientafundamental en la construcción de nuevos cono-cimientos.Por su parte, la Universidad de Alaska, a travésde Hellen C. Barrett (2001, 2000) ha venido de-sarrollando ampliamente el proceso a seguir enla elaboración de un Portafolio Digital.Sugiere cinco etapas:1) Identificación de los objetivos y audiencia a laque está dirigido;2) Identificar el soporte digital por medio del cualse va a desarrollar;3) Elegir la paquetería necesaria que ayude acontestar preguntas concernientes al ¿qué? ¿yahora qué?, del contenido del portafolio;4) Identificar el tipo de conectividad del portafo-lio, ya sea a través del hipertexto, los diferentestipo de enlaces o “ligas”, así como el grado deinteractividad de sus componentes;5) El medio de presentación del Portafolio, elcual puede ser a través de la www, un discocompacto, o cualquier otro recurso de almace-namiento digital.Ventajas y desventajas delPortafolio DigitalTal y como lo propone Galloway (2001) el Porta-folio Digital se ha vuelto mucho más ventajosoque el tradicional Portafolio de “carpeta con ar-gollas”.Ahora es más fácil su almacenamiento, por loque su espacio ha dejado de ser físico y ha pa-sado al mundo de la virtualidad.Su distribución es fácil, barata y de reproduc-ción inmediata, tanto para profesores como paraalumnos, dentro de la escuela o fuera de ella.Su elaboración es permanente, con posibilidadde reeditarse o ampliarse cuando se quiera.La forma de compartirlo es muy amplia, ya quese puede hacer llegar a cualquier persona aúnen los lugares más alejados de nosotros.Además, la versatilidad de la paquetería queexistente en el mercado hoy en día permite laelaboración y desarrollo de materiales escritos,en imágenes, por medio de audio o de video.Los costos de las cámaras digitales han venidobajando, al igual que el de los scanners, impre-soras, micrófonos, o audífonos.Las mismas computadoras se han vuelto másaccesibles en cuanto a precio, ya que se en-cuentran hoy en día casi a la vuelta de la esqui-na, en bibliotecas, escuelas, café internets, o enlas casas de amigos o conocidos.Si bien todo lo anterior puede parecer “color derosa”, las desventajas no dejan de pasar desa-percibidas, aún en los países del primer mundo.En principio, el Portafolio Digital deberá de for-mar parte de la cultura institucional para ser con-siderado como una herramienta valiosa.No todas las instituciones están seguras de esto,ya sea por desconocimiento o por considerarlodemasiado sofisticado.Por otro lado, el nivel de alfabetización tecnoló-gica no siempre es el idóneo, sobretodo entreprofesores, más que entre alumnos.Los docentes con poca experiencia en el usoy desarrollo del Portafolio pueden considerarlocomo algo demasiado complejo para ser lle-vado a cabo; el manejarlo en un formato digitalpuede ser considerado como algo engorroso yabrumador, poco práctico, demandante y fueradel alcance de las escuelas públicas.Finalmente, los costos asociados al desarrollodel Portafolio Digital no deben ser menosprecia-dos.El manejo y pago de licencias autorizadas de lapaquetería especializada para su elaboraciónse puede volver en un verdadero dolor de ca-beza para muchas instituciones educativas.Todo esto sin considerar los costos por equipa-miento, mantenimiento y capacitación tanto deprofesores como de alumnos.No hay que olvidar que América Latina dista mu-cho de estar a la altura de países tecnológica-mente desarrollados como para obligar a todossus docentes a involucrarse en un proceso deesta naturaleza.No obstante, se están haciendo esfuerzos im-portantes para hacerle llegar estas herramientasa muchas escuelas públicas.ConclusiónTal y como lo diría Bates (1999) “La tecnologíano es la cuestión. La cuestión es: ¿Dónde, cómoy qué quiero que aprendan los estudiantes?”.En este caso, el portafolio digital puede ser unaalternativa al cómo que plantea Bates.Un medio poderoso para la construcción de co-nocimiento, según lo propone Cambridge (2001).Columna vertebral de la identidad electrónica(e-identity) de profesores y alumnos, tal y comoseñala Ittelson (2001); puerta de entrada para elalmacenamiento de saberes (repositorium) de laera digital, recurso fundamental de la innovaciónpara el aprendizaje en la sociedad red del sigloXXI.De esta manera el uso extendido que se tienede las páginas web favorece el que los docen-tes den a conocer su identidad de maneraelectrónica.En un mundo de relaciones, el portafolio digitalse convierte en una herramienta de interacción,intercambio, evaluación y reflexión continua en-tre profesores y alumnos.Toca ahora a las diversas organizaciones edu-cativas enfrentar el reto de establecer nuevasformas de encarar el proceso educativo.
  • 8 9ReferenciasAbrenica, Y. (1996). Electronic Portfolios. Copiado el 2 de agosto de 2002 de laWord wide web:http://edweb.sdsu.edu/courses/edtec596r/students/Abrenica.html#howArgudín, Y. (2001). El portafolio de alumnos es una evidencia. DIDAC, No. 38,pp. 38-44.Barret, H. (2001). Electronic Portfolios. Educational Technology:AnEncyclopedia. ABC-CLIO.Barret, H. (2000). Create your own electronic portfolio. Based on the “5-by-5Model” of electronic portfolio development. Copiado el 18 de junio de2002 de la world wide web:http://helenbarret.com/portfolios/howto/index.html#1Bates, A. (1999). La tecnología en la enseñanza abierta y la educación a distancia.México. Trillas.Gallagher, J.D. (1993). Classroom assessment. Prentice Hall, pp.287-323Galloway, J.P. (2001). Electronic Portfolios (EP): A how to guide. Technology andteacher education Annual Journal, 2001.Published by theAssociationfor the Advancement of Computing in Education, Charlot-tesville, VA.Henson, K.T. & Eller, B.F. (2000). Psicología educativa para la enseñanza eficaz.México: International Thompson Editores.Ittelson, J. (2001). Building an e-identity for each student. Educase Quarterly,No. 4, 43-45.Lankes, A. (1995). Electronic Portfolios: A new idea in assessment. Eric Digest.ED390377.Martín-Kniep, G.O. (2001). Portfolios del desempeño de maestros, profesores ydirectivos. Buenos Aires: Paidos.Rieman, P. (2000). Teaching portfolios. Boston: Mc Graw-Hill.Seldin, P. (1997). The teaching portfolio (2th Ed.). Bolton, MA.: AnkerSouth, C. (2001). Electronic Portfolios: Assessment for an advancedsociety. Copiado el 23 de noviembre de 2001 de la world wide web:http://www.techlearning.com/db_area/archives/WCE/csouth.htmUniversidad Iberoamericana Golfo Centro (2000). Portafolio Docente.Puebla, Pue. Documento inédito.Woolfolk, A.E. (1999). Psicología Educativa (Séptima Ed.). México: Pren-tice Hall.
  • 10