Your SlideShare is downloading. ×
Abraham
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Abraham

4,484
views

Published on

La historia del patriarca Abraham

La historia del patriarca Abraham

Published in: Spiritual, Education

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
4,484
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
151
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Abraham padre del pueblo judío
  • 2. Hace muchos años, unos 4.000, existió un hombre justo y temeroso de Dios llamado Abram. Tenía la vida resuelta, pues poseía un gran rebaño y vivía tranquilo con su mujer, Sara, en una ciudad llamada Ur, en la región de Caldea.
  • 3. Pero un día, Dios le pidió que dejara la casa de su padre y se fuera hacia una tierra que Él le mostraría. Le prometió que le haría padre de un gran pueblo, una tierra (Canaán) y que le daría toda clase de bendiciones
  • 4. Él fue el hombre elegido por Dios para una misión: fundar un pueblo en el cual Dios se manifestaría y en el cual nacería, dos mil años después, el Salvador.
  • 5. Salió, pues, Abraham como se lo había ordenado el Señor. Llevó consigo a Sara, su mujer, y a Lot, su sobrino, y salieron para dirigirse a la tierra de Canaán (Gén.12,1-5)
  • 6. Fue un largo viaje. Una vez en la tierra de Canaán, “el Señor lo sacó fuera de casa y le dijo: mira el cielo; cuenta las estrellas, si puedes. Y añadió: así será tu descendencia. Y Abraham creyó a Dios” (Gén.15,5-6)
  • 7. Pasado el tiempo, Dios volvió a hablar con Abraham: “Yo haré contigo mi Alianza y te multiplicaré grandemente. Cayó Abraham en tierra, y siguió diciéndole Dios: He aquí mi pacto contigo: serás padre de una muchedumbre de pueblos. Desde hoy no te llamarás Abram, sino Abraham, porque te tengo destinado por padre de muchas naciones (Gén.17,2-5). Y Dios y Abraham fueron fieles a la Alianza que hicieron
  • 8. Abraham se fió de Dios y, aunque tenía más de noventa años y Sara, su mujer, no podía tener descendencia, cuando Él le dijo que tendría un hijo, le creyó y no dudó
  • 9. Además, Dios quiso probar la fe de Abraham con una dura prueba: le pidió que le ofreciera en sacrificio la vida de su único hijo, Isaac, que el mismo Dios le había concedido de modo milagroso
  • 10. “ Toma a tu hijo, a tu unigénito, a quien amas, y ofrécelo en sacrificio sobre una de las montañas que yo te indicaré” (Gén.22,2)
  • 11. Aquello parecía absurdo: si él y Sara no podían tener más hijos y sacrificaba al único que tenía, ¿cómo llegaría a ser padre de un pueblo numeroso? Era lógico que no entendiera lo q ue Dios le pedía, pero aún así Abraham obed eció a Dios
  • 12.  
  • 13. Se llevó a Isaac a la montaña y, cuando estaba a punto de matar a su hijo con un cuchillo, un ángel del Señor lo detuvo y le dijo: “No le hagas daño”.
  • 14. Vio, entonces, a un cordero enredado en la maleza, al cual sacrificó en lugar de su hijo
  • 15. Y añadió el ángel de Dios: “Por haber hecho esto y no haber perdonado a tu hijo único por amor a mí, Yo te llenaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como las arenas del mar… y serán benditas en tu descendencia todas las naciones de la tierra, porque has obedecido mi voz” (Gén.22,16-18)
  • 16. Abraham creyó en Dios contra toda razón: cuando su mujer ya no puede tener hijos, cree a Dios que le anuncia descendencia; cuando Dios le ordena sacrificar a su hijo único, sigue creyendo que Dios será fiel y le dará numerosos descendientes…
  • 17. Por eso el autor de la carta a los Hebreos dice de Abraham que es modelo de fe , porque se fió de Dios y “partió sin saber dónde iba” (Heb.11,8)
  • 18.