• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El sorprendedor sergio fernandez ruben chacon
 

El sorprendedor sergio fernandez ruben chacon

on

  • 6,890 views

 

Statistics

Views

Total Views
6,890
Views on SlideShare
6,214
Embed Views
676

Actions

Likes
4
Downloads
136
Comments
0

1 Embed 676

http://sergioperezromojaro.wordpress.com 676

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El sorprendedor sergio fernandez ruben chacon El sorprendedor sergio fernandez ruben chacon Document Transcript

    • el sorprendedor
    • sergio fernández rubén chacónel sorprendedorUna fábula para descubrir al héroe que todos llevamos dentro
    • El papel utilizado para la impresión de este libroes cien por cien libre de cloroy está calificado como papel ecológicoNo se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su incorporacióna un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio,sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros métodos,sin el permiso previo y por escrito del editor. La infracción de los derechos mencionadospuede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual(Art. 270 y siguientes del Código Penal)Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiaro escanear algún fragmento de esta obra. Puede contactar con CEDRO a travésde la web www.conlicencia.com o por teléfono en el 91 702 19 70 / 93 272 04 47© Sergio Fernández, 2011© Rubén Chacón, 2011© Ediciones Planeta Madrid, S. A., 2011Ediciones Temas de Hoy es un sello editorial de Ediciones Planeta Madrid, S. A.Paseo de Recoletos, 4. 28001 Madridwww.temasdehoy.esPrimera edición: noviembre de 2011ISBN: 978-84-9998-049-2Depósito legal: M. 00.000-2011Preimpresión: J. A. Diseño Editorial, S. L.Impresión:Printed in Spain-Impreso en España
    • ÍNDICEDeclaración de intenciones .................................................................. 00 PARTE I APÂTHIA, CAPITAL: ATARAXIACapítulo I. La llamada de la pasión ................................................... 00Capítulo II. Escala de grises ............................................................... 00Capítulo III. Sueños de conformidad ................................................ 00Capítulo IV. El corazón de Apâthia .................................................. 00Capítulo V. La Clave .......................................................................... 00Capítulo VI. ¿Por qué siempre tiene que haber un pero…? ............ 00Capítulo VII. Una de emprendedores ............................................... 00Capítulo VIII. Vive como quieras ...................................................... 00Capítulo IX. Pasiones enjauladas ...................................................... 00Capítulo X. Confesión ........................................................................ 00 PARTE II SEROTÓN, CAPITAL: SEROTÓNCapítulo XI. Refugiados pasionales ................................................... 00Capítulo XII. Sin blanca de dinero consciente ................................. 00Capítulo XIII. Un corazón en huelga ................................................ 00Capítulo XIV. Un secreto a voces ..................................................... 00
    • Capítulo XV. Emprendedores y sorprendedores .............................. 00Capítulo XVI. Despertadores para irse a la cama ............................. 00Capítulo XVII. Un pastel que nunca se acaba .................................. 00Capítulo XVIII. Cinco pasos para dar un gran salto ........................ 00Capítulo XIX. Compartiendo un recuerdo ....................................... 00Capítulo XX. Recuerda que has de morir ......................................... 00Capítulo XXI. Lo único que nunca cambia es que nada deja de cambiar ..................................................................................... 00Capítulo XXII. Sangre de héroe ........................................................ 00Capítulo XXIII. Reescribiendo el futuro .......................................... 00Capítulo XXIV. El Mirador de la Inconsciencia .............................. 00Capítulo XXV. La plaza de los vendedores mudos .......................... 00Capítulo XXVI. La clave de la felicidad ............................................ 00Capítulo XXVII. Ya no falta nada… ................................................. 00Agradecimientos .................................................................................. 00
    • A Elsa, mujer apasionada y apasionante, que me rescató de Apâthia hace más de diecisiete calendas. Y a Gael y Unai, fruto de nuestro amor, y artífices de que hayamos solicitado Refugio Pasional en Serotón. RUBÉN A Hada,por demostrarme con tu ejemplo que merece la pena pedir el refugio pasional en Serotón. SERGIO
    • DECLARACIÓN DE INTENCIONES Sé el cambio que quieres ver en el mundo. GANDHIE l futuro ya no es lo que era. Personas de todos los rincones del planeta se dan cuenta y se rebelan. Una sed de cambio recorre el mundo; los sereshumanos queremos vidas significativas y plenas. Y sin embargo, en cada protesta, echamos de menos que se escuche másuna consigna que de hecho pensamos que es la única que podrá transformarlas cosas: «Yo también voy a cambiar». Alguien dijo que en el mundo hay dos superpotencias y que la otra eres tú.Creemos intensamente en el poder de las personas para cambiar sus vidas y surealidad. Creemos que un grupo de personas comprometidas y conscientes pue-den transformar la sociedad. Y la Historia nos da la razón: de hecho siempre hasido así. El Sorprendedor es una llamada a la acción a todas esas personas y unainvitación a revisar los valores que rigen nuestras vidas. Creemos que el paradigma que empleamos para contemplar la vida estáobsoleto y que nos está llevando a la destrucción. Pero también que otromundo es posible y que este llegará cuando cada ser humano emplee respon-sablemente su libertad. Ya no sirve señalar a los culpables ahí fuera. Tampo-co las interminables charlas de bar elucubrando soluciones. En la vida todocambio y toda creación sucede siempre de dentro hacia afuera. Primero tú,luego el resto. Nos queda poco tiempo y necesitamos entrar en acción demanera responsable, continuada y consciente. Es posible que no sea fácilpero tu felicidad y la nuestra dependen de ello. El paradigma vigente se ha mostrado ineficiente e insostenible. Y, ade-más, no proporciona felicidad. Creemos en una nueva economía en la que elcentro lo constituya el ser humano. Creemos en la libertad individual paradesarrollar proyectos con sentido y que la vida es una oportunidad extraor- 11
    • sergio fernández y rubén chacóndinaria para poder ayudar a otros seres humanos. Creemos que la solución alos problemas que nos acechan reside en nuestra capacidad de ser conscien-tes de las decisiones que tomamos en el día a día. Sabemos que los Sorpren-dedores pueden cambiar sus vidas y el mundo. Creemos que nacemos libres, que tenemos la potestad para seguir siéndo-lo toda la vida y que nadie nos puede arrebatar ese derecho, ni en lo profe-sional ni en lo personal. También que necesitamos una economía responsa-ble, significativa y en sintonía con nuestros talentos y valores. Creemos enuna economía con corazón. No podemos continuar ignorando que el modeloactual no funciona, ni tampoco nuestra parte de responsabilidad sobre estehecho. Debemos ser conscientes de que ya disponemos de todo lo que necesita-mos para poder vivir felices y para liderar un cambio de valores que cree esemundo donde todos deseamos vivir. Un mundo que no le hurte ese derechoa las generaciones venideras. Creemos que la verdadera felicidad solo puedeser consecuencia de una actitud comprometida, consciente y responsable. Creemos que cada ser humano, tú también, puede ser un héroe por amor:a sí mismo, a otros seres humanos y a la vida. Y sobre cómo descubrir a esehéroe y ponerlo en acción para gozar de una existencia llena de sentido trataeste libro. ¡De todo corazón confiamos en que este libro despierte al Sorprendedorque llevas dentro y que, como nosotros, estés dispuesto a especializarte en loimposible! Sergio Fernández y Rubén Chacón. Septiembre de 2011. 12
    • PARTE I APÂTHIA CAPITAL: ATARAXIA CAPÍTULO I LA LLAMADA DE LA PASIÓN [Día 2 | 04:00] Faltan 20 horasE l eco de un teléfono resonó en la cavernosa oscuridad del Palacio Gerial, rasgando el silencio en mitad de la noche. Como un humo siniestro yveloz que no presagia nada bueno, aquel timbre se filtraba por debajo de laspuertas de todos los aposentos que amplificaban el ruido hasta el umbral deldolor. Un sudor frío recorrió la espalda del Sr. Padrone mientras se incorpo-raba de la cama para descolgar el auricular. —¿Diga…? —la voz del anciano sonó tan pastosa y trémula que no lepareció la suya propia. Al principio no escuchó más que gemidos. Seguidamente, un lamento fe-bril, como en un murmullo que decía: «Lo he echado todo a perder». ElGerio entornó los ojos. Creía haber identificado a su interlocutor. —¿Lume, Lume…, es usted? —preguntó Padrone debatiéndose entre lasorpresa y la indignación. —Padrone…, señor... Verá, ha ocurrido algo muy grave. Me han permiti-do hacer un telefonema. Y no sabía a quién... ¡Si mi situación llega a oídosdel Consejo estoy acabado! —¿Tiene idea de qué hora es, Lume? No es necesario que le explique locaro que le puede salir este telefonema en plena madrugada. Más le vale te-ner una razón de peso si no quiere pasarse el resto de su vida sellando alba-ranes de exportación. Aún sigo muy decepcionado por su comportamientode ayer. —Le pido humildemente disculpas, señor. Tuve dudas y perdí el control.He tratado de conformarme haciendo uso de todos los medios a mi alcance...Seguí el protocolo al pie de la letra… Todo fue en vano. Aunque sabía queen mi estado no debía coger el coche, y menos aún en mitad de la noche, no 13
    • sergio fernández y rubén chacóntuve otro remedio. ¡Debía intentarlo! Y, en cuanto vi las luces del controlmóvil, supe que daría positivo —había verdadera angustia en las palabras deLume. Aquello molestó sinceramente al Gerio. —¡Controle sus emociones, Lume! ¡No sea grosero! —Padrone trató depredicar con el ejemplo e hizo un par de inspiraciones profundas. Una vezrecuperada la compostura continuó—: No comprendo ni una palabra de loque me dice... Trate de tranquilizarse y explíquese. —Lo siento de veras, señor Padrone. Tengo el presentimiento de quehemos estado cometiendo un terrible error —la voz de su protegido sonabaafectada y delirante—. El problema está en La Clave, señor... ¡Está incom-pleta! —Estoy haciendo un verdadero esfuerzo para controlar mis nervios y tra-tar de comprenderle, Lume —explotó finalmente el Gerio—. ¡Le ordenoque se explique! Lume era consciente de que, con sus rodeos, solo conseguiría avivar laindignación del Gerio. Estaba tratando de evitar llegar al fondo del asunto,porque le daba pánico la reacción de Padrone cuando se enterase de lo queestaba ocurriendo. Cerró fuertemente los ojos mientras se mordía con rabiael labio inferior. «Sería preferible colgar ahora, que aún no sabe nada —pen-saba—. Aunque, si no le pido ayuda, mi cara estará a primera hora en todoslos boletines de noticias, y entonces sí que será demasiado tarde. No tengomás opción...». —He dado positivo en un PREAPA y me han recluido —claudicó Lume,preparándose para lo peor—. Señor, usted era amigo de mi padre... ¡Ayúde-me! —suplicó. —¿¡Recluido…, como un vulgar perdedor!? —Padrone jadeaba y mur-muraba frases incomprensibles—. Debe tratarse de un error, Lume —dijo alfin—. Comprobé personalmente los resultados de sus análisis de ayer y eraninmejorables —el gesto de Padrone denotaba la gravedad de la situación. —Lo sé. Para mí tampoco tiene sentido —reconoció Lume—. Ya se lo hedicho: ¡ha sido La Clave! Desde que conozco el contenido de La Clave no hevuelto a ser el mismo. —¡Absurdo! ¡Eso es absurdo! ¿Me oye? Todo esto me suena a evasivaspara rehuir su responsabilidad —el Gerio volvió a sus ejercicios de respira-ción. Al cabo de unos segundos, una idea comenzó a cobrar forma en su ca-beza—. De acuerdo, Lume, no se altere... Veamos, ¿le han realizado ya elcontraanálisis? 14
    • el sorprendedor —¿Contraanálisis señor...? —Sí, Lume, yo mismo aprobé las directrices de los Controles de Apasio-namiento. Tiene derecho a un segundo PREAPA de contraste transcurridosal menos noventa minutos desde que se haya efectuado el primero —le infor-mó Padrone. —No, señor, nadie me ha comunicado nada al respecto. Yo nunca... —Muy bien, muy bien... —le interrumpió el Gerio—. Preste atención yhaga exactamente lo que voy a decirle: solicite el contraanálisis. Ahora bien,no deje que le extraigan sangre hasta que yo llegue al Centro de Reestandari-zación. Estaré allí aproximadamente en una hora. Y Lume..., ¡no hable connadie sobre esto! ¡No diga nada! Y huelga decir que este telefonema no hatenido lugar. —Lo que usted diga, señor. Eso sí, por favor, dese prisa. Me siento cadavez más apasionado... 15
    • CAPÍTULO II ESCALA DE GRISES [Día 1 | 07:00] Faltan 41 horasC omo todo el mundo en Apâthia, Lume necesitaba programar varios des- pertadores a intervalos de diez o quince minutos para conseguir levan-tarse de la cama. Sin embargo, aquella debía de ser la mañana de un día im-portante porque, para cuando se activó la alarma de su primer despertador,Lume ya estaba en pie frente a su armario. Trataba de decidir cuál de susnumerosos trajes de color gris se pondría en ese día tan esperado. Al igual que el resto de los despertadores de Apâthia, los de Lume care-cían de un botón para desactivarse. Y, si ya se le antojaba complicado distin-guir el gris ceniza del gris grafito, o el gris marengo del gris plomo con lasluces previas al amanecer, la tarea se volvió extremadamente compleja cuan-do el atroz aullido de aquella alarma comenzó a taladrarle los tímpanos. Calculó que debía llevar más de veinte minutos delante del vestidor sindecidirse. Por ello sabía que más tarde o más temprano su vocecita interior lepondría en un aprieto. De un momento a otro escucharía en su cabeza el es-tridente chillido de doña Norma, su severa tutora de los días de internado,censurándole lo estúpido e inútil que era por no ser capaz tan siquiera deseleccionar un traje. Y aunque habían transcurrido un par de décadas desdeque Lume fuera a aquel internado, nunca había logrado librarse del todo deaquel trauma infantil que tenía la mala costumbre de asaltarle en los momen-tos más inesperados. Esa perversa vocecita interior observaba celosamente todas sus acciones;filtraba cada uno de sus pensamientos. Y, si unas u otros se apartaban unápice de la conformidad, doña Norma le imponía un inclemente correctivo,tan cruel como absurdo. Del cumplimiento de tales penitencias autoimpues-tas dependía teóricamente su destino en la vida. Lume sabía que esto no era 16
    • el sorprendedormás que una superstición tonta. Pero lo cierto es que temía tentar a la suerte,por lo que procuraba cumplir a rajatabla aquellos correctivos. Y, entonces, sucedió… La Voz le propuso el primer dilema del día. —¡Lume, si no eres capaz de escoger un traje antes de que el despertadorse desactive por sí solo, será señal inequívoca de que estás destinado a ser unperdedor infame! —el agudo pito de doña Norma era estremecedor. Lumecomenzó a temblar de pánico. Ya fuera llevado por lo siniestro de sus pensamientos, o porque verdade-ramente se trataba de su mejor prenda, extrajo del armario el modelo Ciliciajusto antes de que la alarma se apagase. No existía en toda Apâthia una mar-ca de ropa más exclusiva. Y, en aquel día tan importante, Lume quería causarbuena impresión en el Consejo de Gerios. —Buena elección —le dijo una voz femenina desde la cama, sobresaltan-do a Lume y provocando que este se machacase los dedos al cerrar uno de loscajones: se había olvidado de que había pasado la noche con aquella mu-jer—. Un Cilicia siempre deja huella —continuó ella mientras se incorporabadel lecho—, al menos eso es lo que dicen en el anuncio, ¿no? Lume daba fe de que así era: las marcas y rozaduras en cuello, sobaquerae ingles que le producía el Cilicia tardaban días en mitigarse. Desde que suprotector, el Sr. Padrone, se lo regaló, Lume había engordado unos cuantoskilos. Y, a día de hoy, no se podía decir que el traje fuera exactamente de sutalla. Y aunque en realidad no practicaba ningún deporte, ni hacía nada porvolver a recuperar la figura, albergaba la absurda esperanza de que algún día,como por arte de magia, el Cilicia volviese a quedarle bien. Por eso no sedecidía a deshacerse de él. Por eso y porque, de habérselo comprado él mis-mo, le habría costado los sueldos de toda una calenda. —¿Te importa que use tu baño? —preguntó ella. Como Lume estabademasiado ocupado lamiéndose sus dedos amoratados, la chica interpretó susilencio como un sí. Mientras se aliviaba continuó dirigiéndose a él—. ¿Estásconforme con nuestra cita de anoche? Fue pulcra, ¿no? Si lo deseas podría-mos volver a vernos en otra ocasión... ¿No te gustaría saber cuál es mi verda-dero nombre? —¡Líbrate de ella! —decretó la Voz de doña Norma—. Esa pelanduscaconseguirá que te apasiones y lo eches todo a perder… —Preferiría dejarlo estar —dijo Lume saliendo de su mutismo—. Con co-nocer tu nick me basta. No me gustaría que lo nuestro acabase siendo algopersonal... Ya sabes a lo que me refiero: con sentimientos y todo eso. Además, 17
    • sergio fernández y rubén chacónahora necesito estar plenamente concentrado. Se avecinan días muy impor-tantes para mí. Así que, por favor, cuando salgas no olvides apagar las luces. Oyó cómo ella accionaba el grifo de la ducha sin mediar más palabras. Asíque se concentró en seleccionar una corbata gris cobalto a juego con el Cili-cia y en conseguir un nudo Windsor perfecto. Le gustaba ponerse ese traje.Al verse dentro de él, a Lume dejaba de importarle no gozar de un físicoagraciado, el estrés laboral o cómo afrontar el pago de sus múltiples présta-mos personales e hipotecarios. Enfundarse el traje Cilicia le hacía sentirsemás seguro; mucho más conforme con su vida. Pero aquella mañana de aqueldía tan importante, Lume se sentía especialmente conforme. Tanto que deci-dió poner en marcha su grabadora y, acercándosela a la boca, enunció impos-tando la voz: —Ya no puedo ser más gris de lo que soy. Rebobinó la grabación y reprodujo de nuevo aquella frase: «¡Ah, qué con-forme me siento!», pensó Lume. Tanto se solazó en su conformidad que, porun momento, llegó a confundirlo con la pasión y se asustó. Rápidamenteabrió un cajón de su cómoda y echó mano a un autoPREAPA desechable.Introdujo el dedo índice en él y sintió una leve punción en la yema, acompa-ñada de un suave escozor. Automáticamente apareció en la pantalla el resul-tado: 0,0. Lume respiró aliviado. Como recompensa, decidió concederse uncapricho: aquella mañana, en lugar de desayunar Insulsia, como hacía a dia-rio, se prepararía una generosa taza de Insipia, la única marca del mercadoque podía presumir de total ausencia de sabor y, lo más importante, nada detriptófano. «Insipia: tu mejor aliado contra la serotonina», prometía el eslo-gan del envase. Mientras engullía casi sin paladear la primera colación de aquel día quehabía estado esperando durante tantas calendas, Lume se acercó al tragaluzde su apartamento. Si se subía a una silla, podía contemplar el despertar dela ciudad antes de que el sol hiciese su aparición en el horizonte. Vivía en un89º piso y, en mañanas como aquella, en las que la nube de contaminaciónaún no era excesivamente densa, podía divisar casi toda la mitad sur de la islade Apâthia y sus ciclópeos rascacielos de hormigón armado. La vista abarca-ba hasta los suburbios costeros, donde residían las capas sociales más bajas yaquellos que aún estaban esperando su oportunidad para adquirir un aparta-mento en Ataraxia, la capital de la isla. Por lo general, los ápâthas que residían en el extrarradio eran tan humildesque cultivaban su propia comida en huertos comunales. Sobre el paisaje emi- 18
    • el sorprendedornentemente gris y artificial de Apâthia, Lume creía ver en aquellas pequeñasextensiones de color verde las últimas manifestaciones de una epidemia casierradicada. «Con el precio del metro cuadrado alcanzando máximos históri-cos —pensaba Lume—, aquellos patatales suponían un aberrante despilfarrode terreno. Menos mal que la nueva ley del suelo estaba a punto de ser pro-mulgada. Pronto aquellas absurdas hortalizas se convertirían en orgullosastorres de hormigón, símbolo inconfundible de la prosperidad de Apâthia». Los apartamentos altos como el de Lume eran sensiblemente más baratosdebido a que eran mucho más luminosos. Lógicamente la luz solar incidíadurante más horas sobre apartamentos como el suyo, dada su vertiginosa si-tuación, que sobre los de aquellos residentes más antiguos o con mayor esta-tus. De ahí que las viviendas de los más pudientes soliesen encontrarse en loscotizadísimos pisos bajos. «Hasta la pizca de sol más fina infla tus niveles deserotonina»; el refranero ápâtha no dejaba lugar a la duda en este aspecto. Para Lume, el mero hecho de poseer una vivienda en el centro era sufi-ciente premio. No le importaba que, a pesar de lo exiguo del tragaluz, losrayos solares penetrasen inopinadamente en su domicilio. Cuando compróaquel apartamento ya sabía que, a causa de su trabajo, permanecería casi todala jornada en la oficina. Además, si todo salía como estaba previsto, muypronto podría ponerlo de nuevo en venta. Con la ayuda de un espejo de mano orientado hacia la calle Lume com-probó el estado del tráfico. Aunque le desagradase, decidió que iría al traba-jo en suburbano; no deseaba arriesgarse a llegar tarde en aquel día tan impor-tante por ir a la oficina en coche. Mientras observaba en el reflejo del espejitoel lento discurrir de cientos de automóviles grises atrapados en los embote-llamientos típicos de la mañana, Lume se permitió fantasear con la posibili-dad de vivir un día en alguno de esos pisos a ras de calle. E incluso flirteó conla idea de adquirir una villa subterránea cuando consiguiese llegar a ser Ge-rio. Se imaginaba viviendo tan conforme como el protagonista de ese anun-cio televisivo que mostraba con todo detalle la lujosa vida que se daban losricos en sus megarrefugios subterráneos: «¿Se imagina vivir sin preocuparsedel sol ni la contaminación durante el resto de sus días? —inquiría una ten-tadora voz en off femenina—. Entonces, ¿a qué espera para venir a ver nues-tro refugio piloto…?». La chirriante alarma de su segundo despertador vino a sacar a Lume desus quimeras con tal violencia que este no pudo evitar un sentimiento deculpabilidad. 19
    • sergio fernández y rubén chacón —¿¡Soñando de nuevo, Lume!? Así nunca llegarás a nada —le martiriza-ba la voz de doña Norma en su cabeza, mientras la estrepitosa alarma alcan-zaba el clímax—. Es a través del sacrificio y no de los devaneos como se llegaa algo en la vida. No eres mejor que uno de esos perdedores apasionados. La reprimenda de su censora interior hizo mella en Lume, quien volvió aabrir el cajón superior de su cómoda para extraer de él otro autoPREAPAdesechable. Afortunadamente, el resultado fue el mismo que en la primeraocasión: 0,0. Todo controlado. Lume decidió dejarse de ensoñaciones y salir a la calle para recoger elpremio por el que tanto había transigido a lo largo de las últimas calendas.Hoy subiría el último peldaño en su escalada personal hacia esa vida comple-tamente conforme con la que tanto había soñado. Espoleado por aquelladeterminación, se desplazó de una habitación a otra con una serie de movi-mientos rápidos y precisos, como si actuase de forma automática. Depositóla taza en el fregadero. Acto seguido, guardó su grabadora en un bolsillo dela chaqueta y abrió su cartuchera para comprobar si llevaba en ella su sellopersonal. Finalmente, ocultó su nariz y su boca tras la mascarilla protectora,y salió de su apartamento cerrando de un portazo en el mismo momento enque se conectaba la alarma de su tercer despertador. Ella aún seguía encerra-da en el baño. 20
    • DOSSIER DE PRENSA______________________________________ Una fábula para descubrir al héroe que todos llevamos dentro EL SORPRENDEDOR Sergio Fernández y Rubén Chacón La guía para la vida en el siglo XXIES LA PRIMERA VEZ QUE SURJE LA IDEA DE UN LIBRO Y UN JUEGO.«El Sorprendedor nos invita a que desde la confianza y la pasión busquemos,descubramos y hagamos aflorar aquello que de verdad nos hace grandes»MARIO ALONSO PUIG«Uno de los mejores libros que he leído con una sabia mezcla de ciencia ficcióny desarrollo personal. Escrito con el corazón y con la inteligencia.¡Enhorabuena!» PILAR JERICÓ«Un relato que inspira y sugiere. Gracias, Sergio y Rubén, por recordarnos quetodo lo que necesitas está dentro de uno mismo y darnos claves para acceder aello» ELSA PUNSET«Los autores han escrito el manifiesto de vida del siglo XXI» RAIMON SAMSÓ¿Si supieras que el camino que sigues conduce a la infelicidad..., escogeríasotro? ¿Si pudieras hablar contigo mismo en tu lecho de muerte..., qué teaconsejarías? ¿Si fueses capaz de recordar los sueños de tu niñez..., serían muydistintos de los actuales? ¿Si estuviera en tu mano evitar la destrucción de tumundo..., tomarías partido? ¡Piénsalo bien!Piénsalo bien porque, si lees El Sorprendedor, tendrás que pasar a la acción...Plantearte si estás donde quieres estar y si realmente haces lo que sueñashacer. Piénsalo bien porque de ti depende que esta historia tenga la conclusiónmás amarga o acabe con el más feliz de los finales.¿Por qué vas a limitarte a leer otro libro, cuando TÚ puedes ser el protagonistade El Sorprendedor?
    • Los valores que dieron vida a El Sorprendedor El deseo de una nueva economía con centro en las personas Libertad individual como eje para desarrollar proyectos con futuro Responsabilidad y conciencia a la hora de tomar nuestras decisiones Un cambio en los valores de la sociedad El compromiso y la solidaridad como la base de la felicidad La creencia de que cada ser humano es un héroe cada día que pasaADEMÁS TIENES LA POSIBILIDAD DE JUGAR A SER UNSORPRENDEDOR…SORPRENDEDORES es el juego que estimula al emprendedor que todosllevamos dentro. Una simulación sencilla y realista del mundo de los negocios,donde la creación de empresas exitosas no es el objetivo, sino solo el caminopara conseguir nuestra verdadera meta: materializar nuestros sueños.Jugando a SORPRENDEDORES disfrutarás… Creando empresas de distintos niveles. Desarrollando tus habilidades de negociación. Superando divertidas pruebas de desarrollo personal. Utilizando tus recursos para generar empleos y riqueza. Detectando y aprovechando oportunidades de negocio. Destinando parte de tus ganancias al bienestar social (karma). Invirtiendo en publicidad para ampliar tus cuotas de mercado. Solicitando préstamos para impulsar tus proyectos. Adquiriendo acciones de las empresas de tus contrincantes. Y lo más importante… ¡Descubriendo tus sueños y convirtiéndolos en realidad!Conviértete tú también en un SORPRENDEDOR:www.elsorprendedor.com / www.sorprendedores.com