Your SlideShare is downloading. ×
Democracia en crisis, crisis en democracia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Democracia en crisis, crisis en democracia

810
views

Published on

Certero diagnóstico y apunte de vías de solución a cargo del profesor Jesús Casquete

Certero diagnóstico y apunte de vías de solución a cargo del profesor Jesús Casquete

Published in: News & Politics

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
810
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
22
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. DEMOCRACIA  EN  CRISIS,  CRISIS  EN  DEMOCRACIA   Jesús  Casquete,  UPV/EHU  y  Centro  de  Investigación  sobre  Antisemitismo,  Berlín     Según  un  diagnóstico  habitual,  un  problema  fundamental  de  la  política  democrática  es  la   impotencia  de  los  Estados  a  la  hora  de  embridar  a  la  economía.  Las  instancias  que  marcan  la   senda  a  seguir,  sostiene,  ya  no  son  las  mismas  de  las  que  la  ciudadanía  se  ha  dotado.  Ahora,  en   la   era   de   la   globalización   y   el   turbocapitalismo,   residen   en   ese   no-­‐lugar   subsumido   en   la   fórmula  vaporosa  de  "los  mercados".  Se  trata  de  un  dilema  de  difícil  solución  cuando  de  lo  que   se   trata,   máxime   en   tiempos   de   zozobra   económica,   es   de   devolver   a   la   ciudadanía   la   capacidad   decisoria   sobre   su   rumbo   colectivo.   Difícil,   porque   la   política   democrática   y   la   economía   financiero-­‐especulativa   operan   con   lógicas   temporales   diferentes.   La   democracia   necesita   tiempos   dilatados   para   completar   sus   protocolos   de   identificación   de   problemas,   deliberación,  agregación  de  intereses  y  toma  de  decisiones.  Esos  mercados  que  un  día  sí  y  otro   también  nos  montantean  son  capaces  de  indisponer  a  economías  nacionales  en  fracciones  de   segundo.  La  desincronización  entre  el  tempo  de  las  decisiones  políticas  y  las  económicas  es   palmaria.  Más  aún:  es  irreversible,  a  menos  que  se  tomen  atajos  y  se  estrechen  los  tiempos   políticos   de   respuesta   optando,   como   se   hizo   en   Italia   bajo   Mario   Monti,   por   gobiernos   tecnócratas  o,  menos  deseable  todavía,  se  imponga  alguna  variante  autoritaria.   Una   explicación   socorrida   para   explicar   el   eclipse   de   la   política   y   el   arrinconamiento   del   Estado   señala   a   la   ideología   neoliberal   como   su   principal   responsable.   Bajo   su   influjo,   multiplicado  por  el  empuje  de  los  poderes  económicos  que  la  sostienen  y  su  penetración  en   todas  las  esferas  de  la  vida  social,  el  Estado  ha  ido  replegándose  en  parcelas  fundamentales   para  la  garantía  de  la  igualdad  real  para  todos,  como  la  educación  y  la  sanidad.  De  acuerdo  con   su   lógica   de   renunciar   al   control   político   de   la   sociedad,   el   Estado   es   cada   vez   menos   de   Bienestar  y  más  mínimo.  La  confianza  se  deposita  ahora  en  la  mano  invisible  reparadora  del   mercado.  Esta  explicación,  acertada  en  lo  sustancial,  conviene  enriquecerla  con  un  añadido:  el   neoliberalismo   pivota   sobre   un   sistema,   el   económico-­‐financiero,   capaz   de   mostrar   con   inmediatez  sus  preferencias,  siempre  guiadas  por  la  voracidad  de  la  mayor  ganancia  al  menor   instante.   Si  la  democracia  es  intensiva  en  tiempo  y  lenta  por  naturaleza,  y  los  mercados  son  el  reino   del   vértigo,   ¿cómo   regenerar   la   política?   Pregunta   compleja   para   respuestas   sencillas.   Las   propuestas  de  celebración  de  referendos  en  circunstancias  de  una  profunda  crisis  económica   se   enredan   en   su   propio   ovillo:   exigen   una   divisa   escasa,   el   tiempo,   para   atajar   problemas   perentorios.   Y,   sin   embargo,   la   recuperación   de   la   centralidad   de   la   política   pasa   por   más  
  • 2. democracia.  O,  más  específicamente,  por  el  fomento  de  una  cultura  democrática  que  capacite   a  la  ciudadanía  para  formarse  un  juicio  fundado  a  partir  de  los  debates  que  tienen  lugar  en  la   esfera   pública,   acaso   interviniendo   también   en   ellos.   Los   ritmos   de   la   política   democrática   permiten  pocos  resquicios  para  acelerar  la  toma  de  decisiones,  pero  sí  cierto  margen  para,  ya   que  no  antes,  al  menos  sí  hacerlo  con  mayor  calidad  gracias  al  fomento  y  la  institucionalización   de   la   deliberación   pública.   Más   debate   y   participación   dilata   los   tiempos,   cierto,   pero   las   decisiones   adoptadas   se   enriquecen   con   el   intercambio   argumentativo   entre   opiniones   expertas  diferentes  y,  de  paso,  ganan  en  legitimidad.   Una  participación  efectiva  exige  cuando  menos  dos  requisitos.  Es  imprescindible  contar  con   una   ciudadanía   competente   y   dispuesta   a   exigir   cuentas   a   sus   representantes   por   sus   decisiones  e  indecisiones,  siendo  irrelevante  desde  este  punto  de  vista  el  método  electoral  con   el  que  hayan  sido  elegidos,  proporcional  o  mayoritario.  También  hace  falta  una  esfera  pública   dinámica  y  plural  capaz  de  ofrecer  a  esa  misma  ciudadanía  argumentos  racionales  y  razonables   a   partir   de   los   que   adoptar   un   criterio   propio   y   donde   poner   a   prueba   su   competencia   ciudadana.     La  capacidad  crítica  de  la  ciudadanía  guarda  estrecha  relación  con  su  grado  de  formación.   Los  drásticos  recortes  sufridos  en  España  en  los  sistemas  educativo  y  de  investigación,  es  decir,   allí   donde   se   genera   y   reproduce   el   conocimiento,   ensombrecen   más   si   cabe   el   panorama.   Quienes  están  al  mando  de  la  nave  económica  y  política  en  Europa  tienen  claras  cuáles  son  las   preferencias.  En  el  debate  televisivo  celebrado  el  pasado  1  de  septiembre  de  2013,  la  canciller   Angela   Merkel   fijó   en   dos   ocasiones   las   prioridades   de   su   futuro   gobierno.   En   la   primera   ocasión   se   refirió   a   la   investigación,   las   infraestructuras   y   la   educación;   en   la   segunda   a   investigación  y  educación.  Siempre  en  ese  orden.     De  otro  lado,  en  toda  sociedad  democrática  los  medios  de  comunicación  son  el  lugar  por   excelencia   para   la   deliberación   sobre   temas   públicos   y   el   control   de   los   servidores   de   la   sociedad.   Por   su   grado   de   penetración,   y   porque   expone   la   confrontación   entre   posturas   diferentes   como   ningún   otro   medio,   la   televisión   es   un   buen   termómetro   de   la   calidad   de   cultura  de  debate  de  un  país.  ¿Qué  temperatura  marca  en  España?  Fría,  tirando  a  gélida.  Entre   nosotros  los  políticos  (da  igual  el  color)  prefieren  intervenir  en  congresos,  inauguraciones  y   fiestas  de  partido,  siempre  rodeados  de  bustos  cabeceantes  estratégicamente  dispuestos,  en   lugar  de  someterse  a  debates  en  entornos  menos  indulgentes,  como  podrían  ser  los  debates   en  los  medios.   Si  la  democracia  no  puede  ganar  en  rapidez  de  reacción  a  las  mutaciones  vertiginosas  de  su   entorno,   sí   puede   mejorar   la   "calidad"   de   su   respuesta.   Formar   una   ciudadanía   crítica   y   engrasar  los  canales  de  comunicación  entre  ella  y  el  sistema  político  es  parte  indispensable  de  
  • 3. la  tarea.  Más  y  mejor  cultura  democrática  es  el  mejor  antídoto  para  la  crisis  de  la  democracia   actual.