Your SlideShare is downloading. ×
MACHU PICCHU<br />Ciudad: <br />36544259271000Distrito de Machu Picchu, Provincia de Urubamba, departamento del Cuzco, en ...
G
G
G
G
G
G
G
G
G
G
G
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

G

524

Published on

Published in: Travel, Art & Photos
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
524
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "G"

  1. 1. MACHU PICCHU<br />Ciudad: <br />36544259271000Distrito de Machu Picchu, Provincia de Urubamba, departamento del Cuzco, en el kilómetro 112.5 (70 millas), al noroeste de la ciudad de Cusco. Machu Picchu se encuentra rodeado por una inmensa selva de imponentes montañas. Ubicada en la provincia de Urubamba, próxima a Cuzco, este santuario inca es uno de los restos arqueológicos más importantes del mundo. Una de las teorías, indican que fue un centro Vestal, para el refugio de las Ñustas o vírgenes del Sol, por lo cual podemos considerar que fue una Ciudad oculta. <br />391223513525500Ubicación Geográfica:<br />Las ruinas de Machu Picchu se ubican a 13º 9' 47" Latitud sur y 72º 32' 44" longitud oeste. Forma parte del distrito del mismo nombre, en la provincia de Urubamba, en la Región Cusco, en Perú.<br />Altitud de Machu Picchu:<br />Se encuentra a una altitud de 2,450 m.s.n.m. (8,038 pies). Es de 2,490 m.s.n.m tomando como referencia a la Plaza Principal de la Ciudadela de MachuPicchu. Superficie de Machu Picchu:<br />El Parque Arqueológico, urbano y agrícola, de Machu Picchu, es decir, la Ciudadela propiamente dicha, tiene un área de más o menos 10 hectáreas. El Santuario Histórico de Machu Picchu de Machu Picchu se extiende sobre una superficie de 32.592 hectáreas, 80,535 acres (325.92 km²; 125.83 m²), un amplio territorio de la Provincia de Urubamba en el Departamento del Cusco.<br />Descripción de Machu Picchu <br />254254011684000El área edificada en Machu Picchu es de 530 metros de largo por 200 de ancho e incluye al menos 172 recintos. El complejo está claramente dividido en dos grandes zonas: la zona agrícola, formada por conjuntos de terrazas de cultivo, que se encuentra al sur; y la zona urbana, que es, por supuesto, aquella donde vivieron sus ocupantes y donde se desarrollaron las principales actividades civiles y religiosas. Ambas zonas están separadas por un muro, un foso y una escalinata, elementos que corren paralelos por la cuesta este de la montaña. <br />Una parte apreciable de las ruinas que se pueden ver en la actualidad son en realidad reconstrucciones recientes, como se aprecia al comparar las imágenes obtenidas en la década de 1910 con las actuales.<br />Zona agrícola<br />264858511239500Los andenes (terrazas de cultivo), de Machu Picchu lucen como grandes escalones construidos sobre la ladera. Son estructuras formadas por un muro de piedra y un relleno de diferentes capas de material (piedras grandes, piedras menores, cascajo, arcilla y tierra de cultivo) que facilitan el drenaje, evitando que el agua se empoce en ellos (téngase en cuenta la gran pluviosidad de la zona) y se desmorone su estructura. Este tipo de construcción permitió que se cultivara sobre ellos hasta la primera década del siglo XX. Otros andenes de menor ancho se encuentran en la parte baja de Machu Picchu, alrededor de toda la ciudad. Su función no era agrícola sino servir como muros de contención. <br />Zona urbana<br />Un muro de unos 400 metros de largo divide la ciudad del área agrícola. Paralelo al muro corre un "foso" usado como el principal drenaje de la ciudad. En lo alto del muro está la puerta de Machu Picchu que contaba con un mecanismo de cierre interno.<br />La zona urbana ha sido dividida por los arqueólogos actuales en grupos de edificios denominados por un número entre el 1 y el 18. Aún tiene vigencia el esquema planteado por Chávez Ballón en 1961 que la divide en un sector hanan (alto) y otro hurin (bajo) de acuerdo a la tradicional bipartición de la sociedad y la jerarquía andina. El eje físico de esa división es una plaza alargada, construida sobre terrazas en diferentes niveles de acuerdo al declive de la montaña.<br />Sector Hanan<br />Conjunto 1<br />El Conjunto 1 incluye estructuras relacionadas con la atención a quienes llegaban a la ciudad por la puerta (un "área vestibular"),64establos para camélidos, talleres, cocinas y habitaciones. Todo ello al lado este del camino, en una sucesión de calles paralelas que bajan por la cuesta de la montaña. La construcción más importante, el edificio vestibular, tenía dos pisos y varios accesos. A la mano izquierda del camino de ingreso hay habitaciones de menor rango que estarían relacionadas con el trabajo en las canteras, situadas en las inmediaciones de este sector. Todas las construcciones son de aparejo común y muchas de ellas estaban enlucidas y pintadas.<br />Templo del Sol<br />229679513335000Se accede a él por una portada de doble jamba, que permanecía cerrada (hay restos de un mecanismo de seguridad). La edificación principal es conocida como "Torreón", de bloques finamente labrados. Fue usado para ceremonias relacionadas con el solsticio de junio. Una de sus ventanas muestra huellas de haber tenido ornamentos incrustados que fueron arrancados en algún momento de la historia de Machu Picchu, destruyendo parte de su estructura. Además hay huellas de un gran incendio en el lugar. El Torreón está construido sobre una gran roca debajo de la cual hay una pequeña cueva que ha sido forrada completamente con mampostería fina. Se cree que fue un mausoleo y que en sus grandes hornacinas reposaban momias. Lumbreras incluso especula que hay indicios para afirmar que pudo ser el mausoleo de Pachacutec y que su momia estuvo aquí hasta poco después de la irrupción española en Cuzco.<br /> <br />Residencia Real<br />De las construcciones destinadas a vivienda esta es la más fina, grande y mejor distribuida de Machu Picchu. Su puerta de acceso da a la primera fuente de la ciudad y, cruzando la "calle" formada por la gran escalinata, al Templo del Sol. Incluye dos habitaciones de grandes dinteles monolíticos y muros de piedra bien labrada. Una de esas habitaciones tiene acceso a un cuarto de servicio con un canal de desagüe. El conjunto incluye un corral para camélidos y una terraza privada con vista al lado este de la ciudad.<br />Plaza sagrada<br />Se le llama así a un conjunto de construcciones dispuestas en torno a un patio cuadrado. Todas las evidencias indican que el lugar estuvo destinado a diferentes rituales. Incluye dos de los mejores edificios de Machu Picchu, que están formados por rocas labradas de gran tamaño: El Templo de las Tres ventanas, cuyos muros de grandes bloques poligonales fueron ensamblados como un rompecabezas, y el Templo Principal, de bloques más regulares, que se cree que fue el principal recinto ceremonial de la ciudad. Adosado a este último está la llamada "casa del sacerdote" o "cámara de los ornamentos". Hay indicios que sugieren que el conjunto general no terminó de construirse.<br />Intihuatana<br />Se trata de una colina cuyos flancos fueron convertidos en terrazas, tomando la forma de una gran pirámide de base poligonal. Incluye dos largas escaleras de acceso, al norte y al sur, siendo esta última especialmente interesante por estar en una largo trecho tallada en una sola roca. En lo alto, rodeada de construcciones de élite, se encuentra la piedra Intihuatana (donde se amarra el Sol), uno de los objetos más estudiados de Machu Picchu, que ha sido relacionado con una serie de lugares considerados sagrados desde el cual se establecen claros alineamientos entre acontecimientos astronómicos y las montañas circundantes. <br />Sector Urin<br />Roca sagrada<br />Se le llama así a una piedra de cara plana colocada sobre un amplio pedestal. Es un hito que marca el extremo norte de la ciudad y es el punto de partida del camino a  HYPERLINK "http://es.wikipedia.org/wiki/Huayna_Picchu" Huayna Picchu.<br />Grupo de las tres portadas<br />Es un amplio conjunto arquitectónico dominado por tres grandes kanchas dispuestas simétricamente y comunicadas entre sí. Sus portadas, de idéntica factura, dan a la plaza principal de Machu Picchu. Incluye viviendas y talleres. <br />Grupo de los morteros o acllahuasi<br />Es el más grande conjunto de la ciudad a pesar de lo cual tuvo una sola puerta de ingreso, algo que podría sugerir que se tratara del  HYPERLINK "http://es.wikipedia.org/wiki/Acllahuasi" Acllahuasi (o casa de mujeres escogidas) de Machu Picchu, dedicadas al servicio religioso y a la artesanía fina. Incluye una famosa habitación de piedra bien labrada en cuyo piso se encuentran dos afloramientos rocosos tallados en forma de morteros circulares supuestamente para moler granos. Algunos autores piensan que éstos se llenaban con agua y en ellos se reflejaban los astros. El conjunto incluye evidencias de un uso ritual, hay altares e incluso una kancha construida alrededor de una gran roca. Parte de sus ambientes evidencian haber sido residencias de élite. <br />Grupo del cóndor<br />Es un amplio conjunto de construcciones, de trazo no siempre regular, que aprovecha los contornos de las rocas. Incluye algunas cuevas con evidencias de uso ritual y una gran piedra tallada en el centro de un amplio patio en la que muchos creen ver la representación de un cóndor. Al sur del "cóndor" se encuentran viviendas de élite, que tuvieron el único acceso privado a una de las fuentes de Machu Picchu. Entre las viviendas y el patio del cóndor se ha identificado claros restos de construcciones dedicadas a criar cuyes (Cavia porcellus).<br />Escalinata de las fuentes<br />Es un conjunto formado por una gran escalera junto a la cual corre un sistema de 16 caídas artificiales de agua, la mayoría de las cuales está cuidadosamente tallada en bloques poligonales y rodeada de canaletas labradas en la roca. El agua proviene de un manantial en las alturas del Cerro Machu Picchu que fue canalizado en tiempos incas. Un sistema adicional en lo alto de la montaña recoge filtraciones de la lluvia de la montaña y las deriva al canal principal. <br />Zonas de las Canteras<br />En la parte superior, inmediatamente después de ingresar por la calle principa!, se encuentran seis ambientes, comunicados mediante una escalera; construcciones rústicas, que seguramente sirvieron como vivienda de los guardianes de la puerta principal, así como a los canteros, talladores y labradores de piedra, pues la cantera está muy cerca de este agrupamiento.<br />En excavaciones arqueológicas realizadas se han encontrado ollas, platos, aríbalos para agua, pocilios, un moledor de piedra y tierra quemada; por éstos se deduce que se cocinaba para gran cantidad de personas y se preparaba chicha, (excavaciones de Julinho Zapara) También relacionada conesta zona se encontraron cantidad de herramientas y piedras muy duras.<br />Esta zona de canteras muestra diversidad de rocas talladas o semi talladas, con cortes para la construcción, entre las que destacan canales, entrantes y salientes, rocas a medio cortar y rampas para movilizar las mismas, los recintos de esta área, están directamente relacionados con los proveedores de material de construcción, para las diferentes zonas o agrupamientos de la ciudad de Machupicchu.<br />Recordemos, que originalmente todo el área donde se asentó la ciudad de Machupicchu, era una gra cantnera, que los Geólogos llaman "el caos de granito", los mismos que fueron trasformadas en poliedros líticos y transportados a obra, son de diferentes calidades, donde recibían el acabados y el tallado final el pulido se realizaría después de estar colocado en el paramento, por ejemplo en el templo de los animales.<br />Como detalle curioso, debo indicar que hay una piedra con hendiduras o rajaduras hechas para extraer piedras nuevas durante algunas de las restauraciones, algunos guías mal informados suelen mostrar este detalle, indicando que troncos húmedos se colocaban en la ranura y al expandirse producían la fractura, tal explicación sólo es posible en la imaginación.<br />Piezas arqueológicas Que regresaron a MACHUPICHU<br />254508030226000En noviembre del año pasado la Universidad de Yale presionada tanto por el gobierno peruano como por la comunidad internacional anunció que con motivo de celebrarse el próximo mes de junio de 2011 los 100 años del descubrimiento científico de la ciudadela de Machu Picchu, comenzará a devolver al Perú las piezas que el norteamericano Hiram Bingham se llevó a su país hace casi un siglo.<br />Más allá de que la Universidad de Yale cumpla o no con la entrega de estas piezas dentro del plazo que ella misma se ha trazado, la pregunta que flota entre la ciudadanía es sobre cuántas piezas de nuestra rica cultura pre hispánica, con el argumento de ser estudiadas en el extranjero, salieron del país y no volvieron más.<br />Según Luis Lumbreras, ex director del Instituto Nacional de Cultura (INC), en el exterior, sea por préstamo, saqueo o comercio ilegal existen más de 100 mil restos arqueológicos.<br />Letra muerta<br />Para explicar el origen de los saqueos de objetos arqueológicos, Lumbreras Salcedo se remonta a finales del siglo XVIII y el transcurso del XIX, cuando Napoleón conquistó naciones del Medio Oriente. En sus conquistas, les arrebataba no solo la independencia, sino también parte de su historia al llevarse objetos arqueológicos invalorables. Este fue el punto de partida de una corriente interesada en hacer colecciones que llegó con fuerza al Perú aproximadamente en 1840.<br />El General San Martín, algunos meses después de la declaración de independencia del Perú, se vio en la necesidad de promulgar el Decreto Supremo 89 para salvaguardar las riquezas del patrimonio arqueológico ante el incremento de las denuncias de saqueos y robos de nuestras piezas culturales.<br />Según este dispositivo, los monumentos que pertenecen al Perú antiguo son propiedad de la Nación. Esta norma le daba al Estado la facultad de prohibir su exportación, así como la extracción de piedras minerales, obras antiguas de alfarería, tejidos y demás objetos encontrados en huacas. Asimismo, le otorgaba la facultad de entregar licencias y sancionar el incumplimiento de esta disposición con el decomiso de la pieza encontrada y una multa de mil pesos. Ese mismo año se creó el Museo Nacional y, aunque aún no había arqueólogos en el Perú, ya se daba un espacio para la historia y la arqueología.<br />Luis Lumbreras afirma que, a pesar de emitirse este decreto, los hacendados que habían encontrado un nuevo nicho de negocio en la venta de cerámicas y restos incas, no dudaron en sacar fuera del país miles de piezas. Se calcula que, entre 1840 y 1980, habrían salido del país cerca de 100 mil restos. Esta misma mala suerte corrió México.<br />En 1893, durante el gobierno de Remigio Morales Bermúdez, se ratificó la ley dada por San Martín, como consecuencia de la venta indiscriminada de los restos peruanos. El Estado prohibió excavar sin permiso en huacas, fortalezas y templos. Además, declaró como monumentos las construcciones anteriores a la Conquista y de interés público para su conservación. Se creó también la Junta Conservadora de Antigüedades Nacionales, que era la encargada de entregar licencias para excavar en huacas.<br />Sin embargo, a pesar de esta medida gubernamental nuestro patrimonio cultural siguió saliendo fuera del país para el beneplácito de los coleccionistas.<br />Piezas de exportación<br />Con la llegada del arqueólogo alemán Max Uhle, en 1896, empiezan las primeras investigaciones arqueológicas en el Perú. Hasta ese entonces, la arqueología era tratada solo por científicos naturalistas, como Sebastián Barranca. Uhle, apoyado por la Universidad de Pensilvania, inició sus trabajos en Ancón y Pachacámac. Estas labores fueron alternadas con vistas a zonas arqueológicas en los valles del Chillón, Rímac y Lurín.<br />El investigador alemán realizó grandes excavaciones y todas sus colecciones las enviaba al extranjero. Una de ellas fue la de Mochica. Según Luis Lumbreras, las colecciones de Uhle están en el museo de la Universidad de California-Berkeley, de los Estados Unidos y en exposiciones de Alemania, Florencia y Sao Paolo. Y, a pesar de las faltas que cometía en contra del patrimonio cultural, fue nombrado director del Museo de Historia Nacional en 1906, un cargo que, al parecer, le facilitó los envíos de piezas peruanas al exterior.<br />Las exportaciones pararon cuando Emilio Gutiérrez tomó la dirección del Museo Nacional. Él fue quien denunció a Uhle y lo acusó de ladrón mediante un escrito. Tras este incidente, el investigador alemán se fue indignado del país.<br />Fue bueno<br />No todos en el país consideran que la salida de piezas arqueológicas haya sido mala para nuestros intereses. El consultor internacional en hotelería y turismo, Luís Mesalles, señala que gracias a ello hoy en día el mundo tiene la posibilidad de observar nuestro patrimonio en los diferentes museos.<br />Por ejemplo: Gracias al trabajo de investigación y de conservación que hizo la Universidad de Yale a las piezas arqueológicas encontradas por Bingham, Machu Picchu hoy es conocida internacionalmente.<br />Para Mesalles gracias a la exhibición de nuestras joyas arqueológicas en los diferentes museos del mundo se han emprendido miles de viajes de investigación, se han publicado miles de artículos con miles de fotografías y videos.<br />El consultor se pregunta si acaso podemos valorar lo que nos hubiera costado esta promoción. “Cuantos destinos no quisieran ver como algunas de sus joyas históricas se exhiben en los museos, la promoción turística más directa y económica”, sostiene.<br />Revalorización<br />Olaya Cotera afirma que en la actualidad es mucho más difícil que colecciones enteras salgan del país sin permiso. Sin embargo, en muchas ocasiones es necesaria exportarlas porque en el Perú no existe la tecnología adecuada para estudiarlas.<br />En los últimos años, colecciones como las de Kuntur Wasi, el Señor de Sipán y la Señora de Cao salieron del país y fueron devueltas en los tiempos definidos por convenio. Lumbreras coincide con Olaya Cotera en aseverar que actualmente son mucho más cuidadosos con la salida de piezas arqueológicas. Sin embargo, esto no ha detenido el trabajo ilegal de los huaqueros.<br />Para Claudio Olaya, la dejadez mental de los ciudadanos es la principal causa del atentado contra el patrimonio cultural. Según Olaya Cotera, los peruanos aún no toman conciencia de la importancia de los restos arqueológicos. Es por ello que no escatiman en hacer edificaciones modernas encima de un terreno considerado patrimonio cultural. Para mejorar esta situación, recomienda una política de educación cultural masiva.<br />Saqueos en el mundo<br />La mayoría de las conquistas que registra la humanidad trajo consigo el saqueo y robo de las joyas arqueológicas de las culturas sometidas. En la época moderna, las que mas destacan son las de Napoleón y la de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.<br />Pero no solo los ejércitos conquistadores saqueaban templos. Con la fachada de hacer estudios arqueológicos muchos coleccionistas financiaron cientos de excavaciones, principalmente en Egipto, Medio Oriente y Grecia, que le permitieron llevarse a sus países varias piezas culturales de invalorable valor, muchas de las cuales lamentablemente no han regresado hasta la fecha debido a que no existen documentos que prueben que salieron.<br />Es el caso del Partenón que se exhibe en el Museo Británico sin que las autoridades griegas puedan reclamarlas. En 1981, Melina Mercouri, la entonces ministra de Cultura de Grecia, intentó repatriar las piezas de estas colecciones. Sin embargo, fracasó porque carecía de documentación para probar que salieron de su país.<br />El museo de Pérgamo se caracteriza por estar formado, casi en su totalidad, de piezas robadas de Medio Oriente. En el espacio conocido como el altar de Pérgamo se trasladó un mercado griego completo. Además, se ha escenificado una calle con piezas de Mesopotamia, en la que se aprecian esculturas de leones, propias de esa cultura. En España, Alemania y Londres se exhiben piezas egipcias invalorables.<br />El desvalijamiento más reciente ocurrió en Irak. Tras la invasión estadounidense en el 2003, los museos y la Biblioteca Nacional de este país fueron saqueados. Según el arqueólogo Claudio Olaya Cotera, no esperaron ni un mes para que estas piezas sean exhibidas impunemente por Internet<br />

×