Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano (Buenos Aires, 3 de junio de 1770– ibídem, 20 de junio de 1820) fue un i...
eficazmente en la emancipación de dicho territorio, a tal punto que en 1812 firmó con elnuevo estado un tratado de Confede...
Virgen de Caacupé una de las advocaciones a La Virgen que Belgrano tuvo por referencia.Artículo principal: Historia de la ...
En cuanto a su elección de los colores de la bandera nacional argentina, tradicionalmente seha dicho que se inspiró en los...
defensas de Córdoba podrían ser muy fácilmente esquivadas por una ofensiva realistaprocedente del Alto Perú, e incluso ref...
En abril de 1813 inició el avance hacia el norte, al territorio de la actual Bolivia. Intentó noempeorar las relaciones co...
más profundas, tal como el inexplicable desinterés del gobierno de Buenos Aires, que enuna carta fechada el 9 de mayo de 1...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Manuel josé joaquín del corazón de jesús belgrano

2,013 views
1,913 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,013
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manuel josé joaquín del corazón de jesús belgrano

  1. 1. Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano (Buenos Aires, 3 de junio de 1770– ibídem, 20 de junio de 1820) fue un intelectual, economista, periodista, político, abogadoy militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actual Argentina. Participó de laRevolución de Mayo y de la Guerra de Independencia de la Argentina, y es el creador de laBandera de Argentina.Belgrano fue un destacado representante de la población criolla de Buenos Aires, y uno delos principales impulsores de la emancipación del país que luego se llamaría Argentina,respecto a España. Para ello en un principio promovió las aspiraciones de Carlota Joaquinaen la región, aunque sin éxito. Junto a otros patriotas impulsó la destitución del virreyBaltasar Hidalgo de Cisneros, lo cual produjo la Revolución de Mayo; Belgrano integró laPrimera Junta que dirigió el gobierno desde entonces. Se le encargó la dirección delEjército del Norte, y aunque fue derrotado por las fuerzas realistas, sentó las bases de ladeclaración de independencia paraguaya de 1811. En 1812 creó la bandera de Argentina enlas cercanías de la ciudad de Rosario, y dirigió el éxodo jujeño, tras lo cual se impuso a losespañoles en las batallas de Tucumán y Salta. Tuvo gran influencia en el Congreso deTucumán y propuso la idea de establecer una monarquía constitucional dirigida por unnoble Inca, pero no logró apoyo.Aunque no era militar profesional, fue nombrado general al mando del ejército libertadordel Paraguay. Dice al respecto en su autobiografía:Me hallaba de vocal de la Junta Provisoria cuando en el mes de agosto de 1810, se determinómandar una expedición al Paraguay. La Junta puso las miras en mí para mandarme con laexpedición auxiliadora, como representante y general en jefe de ella; admití porque no se creyeseque repugnaba los riesgos, que sólo quería disfrutar de la Capital, y también porque entreveía unasemilla de desunión entre los vocales mismos, que yo no podía atajar, y deseaba hallarme en unservicio activo, sin embargo de que mis conocimientos militares eran muy cortos.En sus campañas militares llamó la atención su frugalidad y su modo de vida equiparable alde un soldado raso.Al mando de un escaso y bisoño ejército, en el cual hicieron sus primeras armas losasuncenos José Espínola, Narciso Flores, Félix Bogado y José Machain, aseguró laautoridad del nuevo gobierno en la Mesopotamia argentina, organizando como villas ydándoles una fundación formal a los pueblos preexistentes de Curuzú Cuatiá y Mandisoví(cerca de la actual Federación (Entre Ríos)) como antemurales contra las invasionesbrasileñas.Ya en territorio paraguayo, logró una primera victoria sobre los realistas en la batalla deCampichuelo, pero resultó derrotado por tropas numéricamente muy superiores en la batallade Paraguarí y en la batalla de Tacuarí. Estas derrotas, en 1811, significaron un revés parael intento de mantener a Paraguay unido a la Argentina, aunque logró influir efectiva y
  2. 2. eficazmente en la emancipación de dicho territorio, a tal punto que en 1812 firmó con elnuevo estado un tratado de Confederación, que no pudo concretarse entonces. Es en esaépoca que redactó los Reglamentos para las provincias de Misiones, cuerpo legislativo quees precedente para la Constitución Nacional argentina.Ante el agravamiento de la situación de los patriotas en la más estratégica Banda Oriental laJunta porteña obligó a Belgrano a concluir lo más pronto posible la campaña en Paraguay.Después del fracaso de la expedición, la Junta de Buenos Aires le inició una causa el 6 dejunio de 1811, aunque no había un cargo concreto hacia él, sino una "petición del pueblo"para que se hiciesen los "cargos a que hubiese lugar". Se convocó entonces tanto al pueblode Buenos Aires como a la milicia de la Banda Oriental para que declararan contra elgeneral. Sin embargo, no solo nadie presentó cargos en su contra, sino que los oficiales quehabían actuado en la campaña al Paraguay manifestaron en un documento no tener quejas ydefendieron su sacrificio patriótico y heroico valor. El tribunal llamó a declarar a algunosmilitares, quienes manifestaron la conducta de Belgrano fue intachable.Finalmente, el gobierno resolvió el 9 de agosto de 1811 absolverlo y emitir el veredicto enla Gazeta de Buenos Ayres:17...se declara que el general don Manuel Belgrano se ha conducido en el mando de aquel ejército conun valor, celo y consistencia digno del reconocimiento de la patria...Mientras tanto, la Junta le encargó que se pusiera al frente del ejército que debía sitiar yrendir Montevideo ciudad que estaba aún bajo el poder de los españoles, llevando como susegundo jefe a José Rondeau. A mediados de abril, Belgrano, nombró a José GervasioArtigas Segundo Jefe Interno del Ejército de Operaciones de la Banda Oriental, según locomunicó a la Junta en su oficio datado en Mercedes el 27 de abril de 1811. La JuntaGrande, en cambio, designó segundo jefe a Rondeau, quien recién llegó a Mercedes aprincipios de mayo. De acuerdo con las órdenes que había recibido la Junta, Belgranonombró a Artigas Comandante Principal de las Milicias Patrióticas .18 pero Belgrano fuellamado a Buenos Aires por el Primer Triunvirato.En octubre de 1811 se encontraba nuevamente en Paraguay y el día 12 firmó con elrecientemente constituido primer gobierno independiente de dicho territorio un Tratado deAmistad, Auxilio y Comercio para una Confederación.Posteriormente el Triunvirato lo envió nuevamente a entrevistarse con el nuevo gobernantedel Paraguay, Gaspar Rodríguez de Francia, pero éste no le recibió ni contestó suscomunicaciones; ese fue el comienzo del aislamiento absoluto que el Doctor Franciaimpuso a su país.[editar] La creación de la bandera argentina
  3. 3. Virgen de Caacupé una de las advocaciones a La Virgen que Belgrano tuvo por referencia.Artículo principal: Historia de la bandera de la ArgentinaFue nombrado jefe del regimiento de Patricios en reemplazo de Saavedra, que había sidocondenado a destierro. Pero el Regimiento se negó a aceptarlo como su jefe, y se amotinó,en el llamado Motín de las Trenzas, que fue sangrientamente reprimido.19 Para recomponerla disciplina, fue enviado a Rosario a vigilar el Río Paraná contra avances de los realistas deMontevideo.Allí, en Rosario a las orillas del Paraná, el 27 de febrero de 1812 enarboló por primera vezla bandera argentina, creada por él con los colores de la escarapela, también obra suya. Lohizo ante las baterías de artillería que denominó "Libertad" e "Independencia", donde hoyse ubica el Monumento Histórico Nacional a la Bandera. Inicialmente, la bandera era undistintivo para su división del ejército, pero luego la adoptó como un símbolo deindependencia. Esta actitud le costó su primer enfrentamiento abierto con el gobiernocentralista de Buenos Aires, personificado en la figura del ministro Bernardino Rivadavia,de posturas netamente europeizantes. El Triunvirato reaccionó alarmado: la situaciónmilitar podría obligar a declarar una vez más la soberanía del rey de España, de modo queRivadavia le ordenó destruir la bandera. Sin embargo, Belgrano la guardó y decidió que laimpondría después de alguna victoria que levantara los ánimos del ejército y delTriunvirato.
  4. 4. En cuanto a su elección de los colores de la bandera nacional argentina, tradicionalmente seha dicho que se inspiró en los colores del cielo; esta versión es sin dudas válida aunque noexcluyente de otras. Sin embargo, es muy probable que haya elegido los colores de ladinastía borbónica (el azul-celeste y el plata o blanco) como una solución de compromiso:en sus momentos iniciales las Provincias Unidas del Río de la Plata, para evitar el estatusde rebelde declararon que rechazaban la ocupación realista, aunque mantenían aún fidelidada los Borbones. Por otra parte, Belgrano parece haber sido devoto de la Virgen de Luján, yotras advocaciones de la Virgen (de Chaguaya, de Itatí, del Valle, de Cotoca, y deCaacupé), cuyas vestes tradicionalmente son o han sido albicelestes; en rigor ninguna de lasteorías se contradice ya que los colores del cielo representan al manto de la InmaculadaConcepción de La Virgen cuyos colores fueron elegidos por la dinastía borbónica para supresea más importante entonces otorgada: la Orden de Carlos III, de esta presea ocondecoración surgió luego durante las Invasiones Inglesas la escarapela y penacho delRegimiento de Patricios.En el año 1938 por primera vez se celebró el Día de la Bandera en Argentina, eligiéndoseel 20 de junio, día de la fecha de su fallecimiento.[editar] Batallas de Tucumán y SaltaEl mismo día que hizo flamear esa bandera, en enero de 1812, era nombrado jefe delEjército del Norte. Debía partir hacia el Alto Perú, a reemplazar a Juan Martín dePueyrredón y engrosar el ejército con las tropas de su regimiento.Se hizo cargo del mando en la posta de Yatasto: del ejército derrotado quedaban apenas1500 hombres, de los cuales 400 internados en el hospital; tampoco había casi piezas deartillería, y no tenía fondos para pagar a los soldados. Instaló su cuartel en Campo Santo, aleste de la ciudad de Salta. Se dedicó a disciplinar el ejército y organizó su hospital, lamaestranza y el cuerpo de ingenieros. Su seriedad y su espíritu de sacrificio le ganaron laadmiración de todos y logró levantar el ánimo de las tropas.En mayo se trasladó a Jujuy e intentó algunas operaciones en la Quebrada de Humahuaca.Para levantar la moral del ejército, hizo bendecir la bandera por el cura de la iglesia de laciudad, Juan Ignacio Gorriti, que había sido miembro de la Junta Grande.Mientras tanto, el ejército de José Manuel de Goyeneche, el vencedor de Huaqui, sedemoraba en comenzar operaciones en el sur, retrasado por la desesperada defensa deCochabamba. Pero a fines de junio comenzó su avance hacia el sur.En esta situación, Belgrano recibió del Triunvirato la orden de replegarse, sin presentarbatalla, hacia Córdoba. Así fue que dirigió el "Éxodo Jujeño": ordenó a toda la poblaciónseguirlo, destruyendo todo cuanto pudiera ser útil al enemigo. No pudo hacer cumplir esamisma orden para la ciudad de Salta, dado que el enemigo estaba ya muy cerca.La Junta establecida en Buenos Aires le ordenó una retirada hasta la ciudad de Córdoba,pero Belgrano, conocedor por experiencia de los territorios, observó que las posibles
  5. 5. defensas de Córdoba podrían ser muy fácilmente esquivadas por una ofensiva realistaprocedente del Alto Perú, e incluso reforzada desde el reocupado Chile (la ciudad deCórdoba aunque está a cerca de las sierras se ubica ya en una llanura escasamentedefendible por lo cual, sin presentar batalla a los patriotas los realistas podían avanzardirectamente hasta Buenos Aires), lo cual le hizo considerar la petición de resistencia aultranza hecha por el pueblo en San Miguel de Tucumán.Fue alcanzado en Las Piedras, donde perdió algunos hombres; pero ordenó un contraataqueque resultó exitoso y levantó la decaída moral de su ejército en retirada. Cumpliendo lasórdenes, se dirigió hacia Santiago del Estero. Pero los ciudadanos notables de San Miguelde Tucumán, encabezados por Bernabé Aráoz, lo convencieron de desviarse hacia esaciudad. Allí reunió varios centenares de soldados más y se hizo fuerte en la propia ciudad.Respondió a un altanero ultimátum del general Goyeneche fechado en el "cuartel generaldel Ejército Grande" con una irónica negativa fechada en el "campamento del EjércitoChico".El jefe del ejército de vanguardia realista, general Pío Tristán, avanzó hasta las afueras de laciudad con sus tropas desprevenidas, con la artillería empacada sobre las mulas.Pero cuando el ejército se presentó en el llamado "Campo de las Carreras", en las afuerasde la ciudad, fueron sorpresivamente atacados por el ejército independentista. La batalla deTucumán (24 de septiembre de 1812) fue increíblemente confusa: cada unidad peleó porsu lado, se desató una tormenta de tierra, e incluso el cielo se oscureció por una manga delangostas. Belgrano acampó a cierta distancia, y sólo el llegar la noche supo que habíatriunfado. Fue la más importante de las victorias de la guerra de la independencia argentina.Belgrano reorganizó las tropas y avanzó hacia Salta. El 20 de febrero de 1813 se libró labatalla de Salta, en la pampa de Castañares, lindante con la ciudad de Salta, en la quelogró un triunfo completo, haciendo inútil la defensa de las tropas de Tristán. Fue laprimera vez que la bandera argentina presidió una batalla.Firmó con Tristán un armisticio, por el cual dejó en libertad a los oficiales realistas, bajojuramento de que nunca volvieran a tomar las armas contra los patriotas. Esta decisión levalió las críticas de los miembros del gobierno porteño y de muchos historiadores actuales.Pero es posible que, si se hubiera portado con más crueldad, como Castelli en 1811, nohubiera podido recibir el apoyo que recibió en el Alto Perú.Como consecuencia de la batalla de Salta, las provincias altoperuanas de Chuquisaca,Potosí, y más tarde, Cochabamba, se levantaron contra los españoles. Expulsó al obispo deSalta, cuando descubrió que estaba cooperando con los realistas.[editar] Campaña al Alto PerúArtículo principal: Segunda expedición libertadora al Alto Perú
  6. 6. En abril de 1813 inició el avance hacia el norte, al territorio de la actual Bolivia. Intentó noempeorar las relaciones con los altoperuanos, que habían quedado mal predispuestos contralos porteños desde las imprudencias de Castelli y Monteagudo, pero hizo ejecutar a losrealistas que habían violado el juramento dado en la batalla de Salta y por el que habíansido liberados: les cortó las cabezas y las hizo clavar con un cartel que decía "por perjuros eingratos".En junio entraba con su ejército de 2.500 hombres en Potosí, donde reorganizó laadministración y nombró gobernadores adictos en casi todo el Alto Perú. Mientras tanto,Goyeneche era reemplazado por Joaquín de la Pezuela, un general, más hábil que aquel,que pronto reunió un ejército de casi 5.000 hombres.Belgrano se puso en marcha con 3.500 hombres, y contando con el apoyo de las fuerzasindígenas acaudilladas por Cornelio Zelaya, Juan Antonio Álvarez de Arenales, ManuelAsencio Padilla e Ignacio Warnes. Éste último había sido nombrado gobernador de SantaCruz de la Sierra por Belgrano, y había logrado extender significativamente el territorioliberado.Enfrentó a Pezuela el 1 de octubre en la batalla de Vilcapugio, donde en un primermomento pareció que podía lograr la victoria. Un sorpresivo contraataque realista logró unavictoria total para Pezuela. En ella perdió poco menos de la mitad de sus tropas, casi todasu artillería y su correspondencia. Por ésta, Pezuela supo que Belgrano esperaba refuerzos.Por eso forzó rápidamente una nueva batalla.En la batalla de Ayohuma, del 14 de noviembre, no atinó a ocultar la disposición de sustropas, lo que permitió que Pezuela lo atacara con seguridad, cambiando de frente. Fue unacompleta victoria realista.Como consecuencia de estas derrotas se retiró a Jujuy, dejando las provincias del Alto Perúen manos del enemigo. Quedaban en esas provincias varios jefes guerrilleros, los másdestacados de los cuales fueron Arenales, Warnes y Padilla, que dieron mucho trabajo a suenemigo hasta el regreso del Ejército del Norte, al año siguiente.Pero no sería bajo el mando de Belgrano: cuestionado por el gobierno de Buenos Aires, enenero dejaba el mando del Ejército del Norte al entonces coronel José de San Martín en elencuentro de La Posta de Yatasto, Salta. Belgrano se puso a órdenes de San Martín como susegundo, pero a los pocos días regresó a Buenos Aires, seriamente enfermo por afeccionescontraídas durante sus extensas campañas militares, probablemente paludismo ytripanosomiasis.Pese a encontrarse con un ejército material y anímicamente diezmado, San Martínreconoció en todo momento la gran labor libertadora desempeñada por Belgrano al frentede las terribles campañas del Alto Perú, profesándole en todo momento un gran respeto yadmiración.Su fracaso en esta campaña ha sido considerado como determinante de la posteriorseparación entre Argentina y Bolivia. Tal secesión parece deberse sin embargo a causas
  7. 7. más profundas, tal como el inexplicable desinterés del gobierno de Buenos Aires, que enuna carta fechada el 9 de mayo de 1825 le responde al mariscal Antonio José de Sucre quees voluntad del Congreso General y Constituyente que las provincias del Alto Perú quedenen plena libertad para disponer de su suerte, según crean convenir mejor a sus intereses ya su felicidad.

×