San Antonio Abad

  • 2,462 views
Uploaded on

 

More in: Spiritual , Business
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
2,462
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7

Actions

Shares
Downloads
9
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Paseos santos; santos paseos . 05 San Antonio Abad (San Antón) 17 de enero
  • 2. Queridos amigos paseantes: En esta ocasión el santo que nos convoca es San Antonio Abad, también conocido como San Antón. Su devoción es muy popular, siendo el patrón de muchos pueblos y muy conocido por su relación con los animales y los actos que, entorno la fecha del 17 de enero, se organizan, entre ellos la popular “Olla de San Antón”, plato típico granaíno. Su devoción llega a Granada en el siglo XVI de manos de la orden de los franciscanos terceros que fundarán un convento bajo esa advocación. Nuestro paseo nos llevará por el centro de la ciudad, al entorno de la calle que lleva su nombre y que se inicia en el convento de San Antón. Conozcamos, en primer lugar, algunos datos biográficos sobre este santo.
  • 3. Antonio Abad (s. IV) Antonio nació en el pueblo de Comas, en el Alto Egipto. Se cuenta que alrededor de los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir en una comunidad local haciendo ascética, durmiendo en un sepulcro vacío. Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a dirigir su vida espiritual en el desierto, más tarde se fue internando mucho más en el desierto, para vivir en absoluta soledad. De acuerdo a los relatos de san Atanasio y de san Jerónimo, Antonio fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto. Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo de ermitaños. Por ello se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana. Abandonó su retiro en 311 para visitar Alejandría y predicar contra el arrianismo. A la muerte de Pablo (otro ermitaño), Antonio lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales; de ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales. Se afirma que Antonio vivió hasta los 105 años. La Orden de los Caballeros del Hospital de San Antonio, conocidos como Hospitalarios, fundada en el siglo XII, se puso bajo su advocación. La iconografía lo refleja representando con frecuencia a Antonio con el hábito negro de los Hospitalarios y la tau o la cruz egipcia. La devoción por este santo llegó también a tierras valencianas, difundida por el obispo de Tortosa a principios del siglo XIV, extendiéndose a toda España. La orden de los antonianos se ha especializado desde el principio en la atención y cuidado de enfermos con dolencias contagiosas: peste, lepra, sarna, venéreas y sobre todo el ergotismo, llamado también fuego de San Antón o fuego sacro o culebrilla. Se establecieron en varios puntos del Camino de Santiago, a las afueras de las ciudades, donde atendían a los peregrinos afectados. Durante la Edad Media además tenían la costumbre de dejar sus cerdos sueltos por las calles para que la gente les alimentara. Su carne se destinaba a los hospitales o se vendía para recaudar dinero para la atención de los enfermos.
  • 4. La presencia de San Antón se remonta en nuestra ciudad a 1535, cuando se establecen en un morabito los frailes terceros franciscanos, fundando el convento de San Antón, en el que estuvieron hasta 1565. En ese año se trasladan al actual convento de San Antón, dejando a un fraile encargado de su mantenimiento. La ermita, que pasará a llamarse de San Antón Viejo, tuvo actividad hasta la desamortización de Mendizábal. Fue demolida en 1845. Estaba en el actual barrio de Cervantes, en un alto junto al río Genil. Una calle de aquel barrio, atestigua su existencia. Durante los siglos XVIII y XIX hubo una romería muy popular que, partiendo del convento de San Antón pasaba por esta ermita y llegaba hasta la del Santo Sepulcro. (“Guía de la Granada desaparecida” Barrios Rozúa.) Detalle del plano de Thomas Ferrer, 1751
  • 5.  
  • 6. Averigua las siete diferencias… perdón por la ironía.
  • 7. Nuestro paseo discurrirá por esta zona del centro de Granada. Como punto de partida el convento de San Antón; el final podría ser la Puerta Real de España.
  • 8. En la plataforma de Ambrosio de Vico, de finales del XVI, podemos observar al convento de San Antón con el número 10 y la configuración del barrio de San Antón que se irá extendiendo hacia el sur, con los límites naturales del Río Darro y el Genil. Ya desde los inicios de la Granada cristiana ésta fue una de las zonas de crecimiento, con una red de calles bien planificadas, que fueron habitadas por cristianos viejos, venidos tras la Reconquista.
  • 9. En el plano de Dalmau (1796) observamos el convento de San Antón y, debajo de él, el Beaterío de Santa María Egipciaca. La acera izquierda, según bajamos, urbanizada y la derecha, hasta la actual Nueva de San Antón. El resto, huertas. Medio siglo después, podemos ver en el plano de Francisco Martínez de 1845, que la situación es muy parecida a la finales del XVIII.
  • 10. Plano de Granada de1909 del Instituto Geográfico y Estadístico. A diferencia de la anterior, la acera derecha se va urbanizando. Aparece el matadero, la fábrica del gas Lebón, la fábrica de harinas y la sucursal del Banco de España que, posteriormente, ocupara el convento del Ángel Custodio. Puerta Real ya se encuentra embovedada. Se observa la vía del tranvía de la calle de San Antón que finaliza en la acequia Gorda.
  • 11. El convento de San Antón, en su actual emplazamiento data de 1565, en el que los frailes franciscanos terceros se trasladaron de su primera fundación en Granada. El templo se construyó a principios del siglo XVI, siendo uno de los más amplios de la ciudad y con un mayor número de horas de apertura al día. Tras la desamortización de 1835 pasó a manos de las monjas clarisas capuchinas, que habían perdido su convento situado en la Romanilla (nos queda el nombre de la calle Capuchinas). Poseía una alta y elegante torre que fue derribada en 1875, a la que se le añadió un campanario.
  • 12. Las Hermanas Clarisas Capuchinas están bajo la protección de Sta. Clara. Se caracterizan por y su gran amor a Cristo, a quien adoran de modo especial en la Eucaristía, y por su imitación a San Francisco en el seguimiento evangélico. Las divisiones y reformas de los franciscanos se reflejaron también en la orden de las Clarisas, que dependían espiritualmente de ellos. De ahí que, pocos años después del nacimiento oficial de la Orden de los Capuchinos (1525), surgiera en Nápoles el primer monasterio de clarisas capuchinas. La primera fundación fuera de Italia fue en Granada en 1588 de manos de Lucia de Ureña. Extendidas por todo el mundo, en España tienen 32 conventos, otro de ellos en Chauchina. Se dedican al bordado, a la fabricación de formas y a la de dulces, entre los cuales destacan sus famosos “huevos moles” Clarisas y Terciarias Capuchinas en catholic.net
  • 13. Cabe aclarar que un beaterío era la casa donde vivían beatas, es decir mujeres que sin pertenecer a una comunidad de religiosas vestían hábito. Fundado en 1504 por iniciativa del arzobispo Pedro de Castro, mantuvo su actividad de forma ininerrumpida hasta la llegada de los franceses. Después de sufrir los avatares de la dominación francesa, prosiguió su actividad. Hay que destacar que en esta casa pasó sus últimas horas Mariana Pineda En 1949 las beatas ingresaron en la congregación de Carmelitas Misioneras y el edificio pasó a ser el colegio del Carmelo. Este fue reedificado tras la demolición de 1958 para la alineación y ensanche de la calle Recogidas. El colegio se trasladó al Zaidín en los años 70 construyéndose en su solar el actual hotel Presidente (el marrón que está a continuación del hotel Brasilia). Un poco más abajo del convento de San Antón se encontraba el beaterío de Santa María Egipcíaca o de las “recogidas”, ya que su finalidad era recoger prostitutas de la calle.
  • 14. A continuación nos dirigimos a las espaldas del convento, calle Frailes, que nos recuerda el pasado del éste cuando estaba ocupado por los frailes terceros franciscanos. Esta calle -sin ningún interés especial- es para mí de gratos recuerdos, pues en ella está la casa de mis abuelos, en la que viví en los años de mi juventud y en la que todavía viven mis padres. Recuerdo como de madrugada, las monjas tocaban a maitines y al amanecer sonaba de nuevo la campana tocando a laudes. Este último toque se sigue realizando en la actualidad. Viene también a mi memoria cuando nos acercábamos al torno del convento a comprar “recortes”, que mi hermano y yo comíamos ávidamente. Tres calles parten de Frailes: Padre Alcover, San José Baja y Afán de Ribera. En la calle san José Baja estuvo la primera ubicación del colegio de los Maristas en Granada 1927-1939, actualmente es un garaje.
  • 15. La calle Padre Alcover nos recuerda al primer santo nacido en Granada. Juan Alcober Figueroa, dominico, nació en 1694 y fallecido mártir en China en 1748. Fue canonizado por Juan Pablo II el 1 de octubre del 2000. Esta calle, hasta hace poco sin salida, se encuentra en la actualidad abierta hasta la calle nueva de San Antón, con el acierto de haber creado una plazoleta, con muy buen gusto, dedicada al poeta Miguel Ruiz del Castillo.
  • 16. En la calle Afán de Ribera se encuentra la casa de Afán de Ribera, del siglo XVIII. Existen en su fachada dos placas, la primera recuerda a Juan Vázquez Afán de Ribera que, con doce años perdió la vida en la Guerra de la Independencia. La segunda se refiere a Antonio Afán de Ribera (1834-1906), escritor e intelectual de la época desde su Carmen de las Tres Estrellas.
  • 17. … el palacete de la familia Méndez Rodríguez-Acosta, que tras muchos años de abandono se ha convertido en uno de esos “hoteles con encanto” ubicados en el centro de las ciudades. Ha tomado el nombre de Villa Oniria y en su jardín se puede disfrutar de una agradable terraza. En nuestro paseo habremos cruzado la calle “Horno Espadero”, desde la que tenemos esta vista de la Fuente de las Batallas. La calle Nueva de San Antón nos devuelve a la calle San Antón, en la esquina nos encontraremos con …
  • 18. Nos disponemos a bajar la calle San Antón. Calle comercial y siempre bulliciosa. Sus 650 metros se encuentran llenos de establecimientos comerciales y de algunos edificios de interés.
  • 19. Convento del Ángel Custodio La primera ubicación del convento del Ángel Custodio, de las franciscanas recoletas, fue en Cárcel Baja en 1626. Fue demolido en 1932 ocupando este edificio, antigua sucursal del Banco de España que, a su vez, pasó a ocupar el solar del anterior convento. En su interior se conserva la imagen, muy venerada, del Cristo de San Agustín. Desde 1993, es procesionada el lunes santo.
  • 20. El Colegio Mayor Santafé tiene su origen en la que fue Residencia Católica Femenina, creada en Granada en 1935, por la Institución Teresiana y situada en el Nº 14 de la calle Gran Capitán hasta 1939, año que cambió su domicilio a la calle San Antón Nº 44-46, casas de López de Medina. El 1 de Marzo de 1954, se otorgaba a la referida Residencia Católica Femenina, la categoría de Colegio Mayor Universitario Femenino Santafé. La Institución Teresiana, es una asociación de laicos fundada a comienzos del siglo XX por el sacerdote, San Pedro Poveda Castroverde, canonizado en mayo de 2004.
  • 21. En la confluencia de san Antón con Alhamar nos encontramos este bonito recuerdo Llegamos a la placeta de Jesús Despojado, lugar que abre el barrio, bien adecentado, mantiene un cierto tipismo entre la mole de bloques.
  • 22. La fábrica de harinas “El Capitán”, de 1876, con acierto conservada y convertida en centro escolar.
  • 23. Iniciamos nuestro camino ascendente. Tomamos Ribera del Genil, hasta llegar a la plaza General Emilio Herrera. El Plan Matadero supuso la reorganización se este espacio urbano. Se prolongó San Antón hasta el mismo río y se construyó el puente de San Antón. También se prolongó la calle Ribera del Genil, hasta la misma desembocadura del Darro y se construyeron un colegio, un hotel y bloques de viviendas llamadas eufemísticamente “Área Verde”, cuando de verde solo tienen la fachada.
  • 24. Es este barrio nació el general Emilio Herrera, esta plaza y unas originales baldosas nos recuerdan al personaje y a sus méritos aeronáuticos.
  • 25. En nuestro camino encontraremos calles donde lo más relevante y curioso es su nombre. La calle Reñidero recibe ese nombre por haber existido cerca un lugar donde se organizaban peleas de gallos. El callejón de Arenas nos recuerda cuando la ribera del río era frecuentada por hombres que recogían las arenas de las orillas, cargándolas en los serones de los burros. Eran los areneros. Iremos ascendiendo por San Isidro, San Diego o Rejas de la Virgen, y nos cruzaremos con San Juan Baja, Verónica de la Virgen o Nueva de la Virgen, nombres religiosos que nos recuerdan que, como barrio que fue de cristianos viejos, sus moradores encontraban en tales denominaciones una forma de encomendarse a los santos.
  • 26. En nuestro callejear nos encontraremos con un barrio que ha sabido soportar el paso del tiempo, manteniendo una fisonomía, que salvo algunos atentados de la especulación, nos hacen agradable a la vista, tanto los edificios antiguos, como los bien rehabilitados o construidos de nueva planta. Echo de menos más macetas en los balcones y ventanas.
  • 27. Por puente de Castañeda llegamos hasta la Acera del Darro
  • 28.  
  • 29. La olla de San Antón Querido paseante, quizás quieras terminar tu paseo deleitándote con este plato tan nuestro y tan contundente. Entre sus ingredientes las “sobras” de la matanza: orejas, careta, rabo y manos. No podemos olvidar las habas secas y el toque definitivo que le da la morcilla. Muchos son los restaurantes que en estos días nos ofrecen este plato. No olvides acompañarlo con encurtidos y un buen mosto del terreno. Si quieres rematar la faena, termina con unos huevos moles de las monjas de San Antón. ¡Qué aproveche!
  • 30. Este paseo, ha sido para mí volver a una adolescencia cargada de recuerdos… La tienda de cuadros de mi madre en la calle San Antón y el almacén que tenía en Padre Alcover, allí hice de recadero y ayudante de lo que mi madre dijera. La pastelería de Llorca donde me compraba para merendar la ensaimada de frutas y mi hermano la torta de “ocho”. Aquella tienda de fotos, donde gastábamos nuestros ahorros comprando carretes y flashes para nuestra “Kodak instamatic” regalo de la Primera Comunión. El estanco del pasadizo, donde echábamos las quinielas. Antes de que hicieran el pasadizo, las Galerías Moisés. La zapatería de Escudero. La tienda de ultramarinos de Pepe y María y la frutería de Miguel. La misa de 7.30 en San Antón, con la señora que se ponía en la puerta a vender flores. La “guardería” en San José Baja, donde llevábamos a mi hermano pequeño. El kiosco de la “viejecilla” de Nueva de San Antón donde comprábamos cromos y tebeos o en la misma calle la tienda de las hermanas que vendían leche y otros productos. A todos ellos mi recuerdo, son parte de mi historia. EPÍLOGO…