cap 1

  • 115 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
115
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Capítulo 1: el comienzo En sus auriculares sonaba un solo de guitarra. Jack siempre acompañaba sus sueños con el ritmo de una batería,de la fuerza de una guitarra o de la suavidad de un piano,pero en definitiva,de música. Aunque no se percatase,la melodía que resonaba en la habitación era una mezcla entre su música y sus ronquidos. El día anterior no había podido dormir bien y cuando concilió por fin el sueño ya era tarde,por lo que no era extraño que se quedase dormido hasta la hora de comer. Sin embargo,cuando la puerta se abrió de golpe,las pocas oportunidades que le quedaban de descansar se esfumaron. Unos pasos entraron con fuerza y una voz estridente le sacó de sus sueños a patadas. -¡JACK! ¡JACK! Despierta,como no te des prisa llegarás tarde. En ese momento Jack abrió los ojos aturdido,y como por reflejo dijo: -No mamá no abras la... Pero era demasiado tarde. Su madre abrió de un tirón la persiana y los rayos de luz penetraron en la habitación. Jack puso su brazo derecho para taparse la cara de la luz cegadora. -¡Tienes cinco minutos para vestirte y bajar a desayunar! La madre de Jack salió de la habitación con la misma violencia con la que había entrado. Parecería mentira que una científica fuese tan vigorosa e impaciente. El pobre muchacho todavía estaba perplejo por la energía con la que le despertaban siempre. Nunca se acostumbraría del todo. Los ojos de Jack se adaptaron a la luz y apartó el brazo. Y entonces pudo ver el calor que desprendía su habitación,tan radiante y desordenada como siempre. Era pequeña y modesta,pero a Jack le sobraba con eso. Las paredes de un naranja brillante estaba cubierta por pósteres de sus grupos de música favoritos y de algún que otro videojuego. Al lado de la puerta había unos enormes armarios donde cabía toda su ropa e incluso él mismo si se encogía lo suficiente. A la derecha de los armarios estaba una estantería con la televisión y sus consolas (que usaba con devoción). Delante de la estantería,estaba la cama y una discreta mesita de noche. Jack se levantó de la cama tras soltar un bostezo. Se puso delante del armario y abrió las puertas. Jack sacó unos vaqueros y la primera camiseta que vio. Tras vestirse,salió y se dirigió hacia el baño para asearse un poco. Mientras se lavaba la cara,se fijó en una figura desaliñada,con una mata de pelo oscura y unos ojos grises en los que se podían percibir un tenue brillo. Jack se rió de su propio reflejo:
  • 2. -Estoy hecho un asco Se secó la cara y las manos y se fue a la cocina a desayunar. Allí le esperaba una taza de café con leche y unas galletas. Es lo que llevaba desayunando sus 17 años de vida,y estaba seguro de que nunca se cansaría de tomar eso. Mientras desayunaba miró de reojo el reloj de la cocina y suspiró. -Voy a llegar tarde hasta el último día eh?-dijo Jack con una sonrisa cansada- Jack acabó de desayunar y se fue a por sus playeros. Tras ponérselo,cogió su maleta y abrió la puerta de la casa -Adiós,mamá Y cerró la puerta. Le quedaban 5 minutos para llegar al instituto,pero a Jack no le gustaba ir con prisa. Él andaba con su estilo relajado,como siempre,aunque en esta ocasión estaba un poco más cansado de lo normal. Jack tenía la costumbre de meterse en su mundo mientras andaba por la calle,dejando un aspecto ausente mientras caminaba. Pero aquel día no tuvo tiempo,porque a mitad de camino,una voz le despertó de sus sueño. -¡Jack! ¡Jack! ¿Estás sordo? Jack se giró sorprendido,y saludó con la mano a la voz que se acercaba. Era Alex,un amigo suyo de la infancia. Alex era un chico atlético y rubio,que siempre llevaba puestas unas gafas de sol (aunque no hiciese sol) y además de eso siempre tenía una lata de refresco a mano. -Lo siento,no te había oído -Alex le tendió la mano a Jack- ¿Que tal estás? -Como siempre. -Alex esbozó una sonrisa traviesa- ¿Vamos yendo o planeas llegar tarde otra vez? Alex le dio un empujoncito Jack y ambos echaron a andar. -¿Que vas a hacer en las vacaciones de verano?-preguntó Alex tras beber un trago de su refresco -No tengo nada planeado -Yo me voy de viaje por toooodo el país -Alex sonrió de nuevo- -¿Por todo el país? Malvern es muy grande. ¿De dónde sacarás el dinero? -Tengo unos ahorrillos guardados y pienso amortizarlos para tomarme unas buenas vacaciones -¿Te vienes conmigo? Jack miró a Alex sorprendido. No tenía nada que hacer,pero no le apetecía salir con el loco de su amigo en busca de aventuras.
  • 3. -No,lo siento,prefiero quedarme aquí Alex frunció el ceño,para luego dar paso a una sonrisa aún más brillante que las anteriores. -Como quieras,pero luego no me llores si te aburres. Vaunt es una ciudad casi vacía durante el verano por el bochorno. Ambos se rieron. Sus carcajadas solo servían para hacer más visibles sus diferencias. Mientras que Jack mostraba una tímida y discreta sonrisa,Alex se reía de manera grotesca y estruendosa,pero a Jack eso le parecía divertido. Tras un largo trecho,llegaron por fin a su destino: el instituto. Se despidieron en la entrada y se fueron cada uno a su respectiva clase. Afortunadamente Jack llegó a tiempo y no fue regañado por el profesor (cosa que era inevitable a mayoría de las veces) El resto del día pasó rápido,pues solo tenían que recoger las calificaciones y hacer la foto de grupo. Pero aún así Jack salió del instituto agotado. Decidió dar un paseo para estirar las piernas. La tarde llegó acompañada por una ligera brisa de viento. Las calles se vaciaron en cuanto se alejó lo suficiente del instituto. Jack estaba tan vacío como las calles,y mientras caminaba le asaltaban un montón de preguntas: “¿Que me depara el futuro?” “¿Estoy conforme conmigo mismo?” “¿Cual es mi motivación para vivir,que es lo que busco?” “¿Están bien las cosas así?” “¿Falta algo?” Jack estaba confuso,tenía muchas cosas en las que pensar ahora que no tenía que preparar ningún examen. No se le daban bien las palabras,era tímido y no podía desahogarse. El único que intentaba comprenderle era Alex,y claro,ahora Alex se iba de viaje y no le iba a volver a ver hasta el curso que viene. No estaba solo,tenía a su madre y a su padre,pero rara vez podía hablar con ellos porque estaban enfrascados en investigaciones y no podía molestarles. No era bueno con la gente,aunque tampoco era un ser asocial. Simplemente no conectaba con nadie. Había momentos en los que se divertía con sus compañeros de clase,o con Alex,tenía recuerdos de ese tipo. Pero en el fondo Jack sentía que faltaba algo,que necesitaba un cambio,que no todo estaba bien. No sabía exactamente el que,pero su instinto nunca le fallaba. Para eludir esos pensamientos se abstraía en los videojuegos y en la música,como antídoto ante esa soledad que lo asolaba. Era una pieza diferente,que no encajaba en el mecanismo. No le interesaba lo que sucedía a escala mundial,el único mundo que le interesaba era el suyo. Se sentía fuera de lugar,diferente,como un extraño,pero aunque pensase eso intentaba integrarse y no aislarse. No era ambicioso,el solo quería encajar y vivir feliz y sin complicaciones,sin molestar a nadie. Un sueño simple,fútil y en cierto grado, mediocre,pero al fin y al cabo,un sueño. Tenía miedo de no poder conseguirlo,de haber perdido su oportunidad,de haber malgastado el tiempo,y la sola idea de no poder cumplir su propósito le
  • 4. paralizaba. Se sentía sin fuerzas para luchar por algo,derrotado en una batalla que nunca había empezado. Entonces el silencio se rompió por una voz que decía: -¡Corre! Jack alzó la vista hacia la voz y una figura le tiró al suelo. El ruido de una explosión delante de él le dejó helado. Había eludido una muerte inminente por los pelos. Pero no era eso lo que le había petrificado,sino los ojos púrpura de la muchacha que se alzaba ante él. Eran brillantes y a la vez frío,unos ojos intensos que miraban a través del alma. Tenía la piel blanca, frágil y suave. Su cabello de un color fucsia apagado estaba peinado hacia atrás y el flequillo hacia los lados,dejando un tímido mechón entre sus ojos. Jack contempló detenidamente unos labios blanquecinos y sensuales,una nariz pequeña y unas cejas arqueadas,como esperando una respuesta. Jack se fijó en que tendría más o menos su edad,que medía aproximadamente un metro setenta y que era delgada pero fuerte. Llevaba una chaqueta negra,unos vaqueros y unas botas. La chica agarró por la camiseta a Jack y le levantó a la fuerza tras soltar una maldición . La chica fulminó a Jack con una mirada que denotaba miedo,frustración y una pequeña dosis de preocupación. Jack no se fijó en la sombra que había detrás de ella hasta que la chica le empujó y le gritó: -¡Lárgate! ¡Rápido! Un rayo de color negro pasó entre ambos partiendo el camino en dos y destruyendo un coche que estaba aparcado detrás de ellos. Jack miró los restos del coche horrorizado. No entendía que estaba pasando,estaba confundido y a la vez atemorizado,así que intentó echar a correr,pero fue en vano ya que otro rayo surgió de la nada y le cerró el camino de huida. Una voz llegó desde el otro lado de la calle: -Lo siento ,pero no puede haber testigos. Jack se giró y vio al otro lado de la calle a un hombre rubio,alto,fuerte,con un cigarrillo en la boca, que le señalaba con el dedo. Llevaba puesto una camiseta verde sin mangas y unos pantalones marrones holgados. Además calzaba unas botas negras enormes. El hombre mostraba una expresión de cansancio,pero Jack sospechó que no era solo eso. El hombre apretó su puño y unos rayos oscuros envolvieron su mano. Entonces apuntó su mano hacia Jack y un rayo voló hacia él. Jack instintivamente evadió el ataque con una voltereta. No entendía que estaba pasando ni por que le atacaban. Pero no tenía tiempo para pensar,pues el hombre ya estaba cargando otra vez su puño. -Yo me encargo de él,tu escapa.-dijo la chica empujándole de nuevo-
  • 5. Y entonces Jack vio algo inaudito. La chica cerró los ojos y relajó sus músculos .Una niebla oscura surgió de la nada y se arremolinó a su alrededor . De repente ella metió la mano en la niebla y la niebla tomó la forma de una espada de color negro. La chica empuñó la espada y abrió de nuevo los ojos. Su expresión había cambiado totalmente,ahora trasmitía una sensación de calma,de tranquilidad,de control. Sus ojos se habían vuelto fríos y no reflejaban ningún ápice de miedo,de estrés,de compasión. La joven lanzó un corte al aire y se lanzó al ataque con una velocidad vertiginosa. Él retrocedió disparando una descarga que la chica evitó por los pelos .Ella siguió acercándose mientras esquivaba las descargas . Un rayo explotó en el suelo delante de la chica y esta saltó para esquivarlo,pero otra descarga le esperaba en el aire. Sin posibilidad de evadir ese ataque,la única opción que le quedó fue protegerse con su espada,que recibió el ataque y disolvió el rayo. Su rival estaba perplejo. -¿Tu espada no conduce la electricidad? Es una sorpresa desagradable -dijo mientras mostraba una sonrisa irónica- -No será la última-dijo la joven mientras se abalanzaba sobre su enemigo- El hombre hizo un amago de retroceder de nuevo,pero en vez de eso se impulsó hacia delante con su poder sorprendiendo al la chica que se echó hacia un lado. Tras frenar la acometida, lanzó un puñetazo que la chica bloqueó con la espada. Después disparó una descarga a bocajarro. El rayo bordeó la espada y alcanzó a la mujer en el hombro izquierdo. La chica se llevó la mano al hombro y retrocedió unos pasos para alejarse de su rival. Ella miró su herida y apretó los dientes con rabia. Una gota de sudor recorrió su mejilla y se precipitó contra el suelo. Su respiración estaba acelerada y un reguero de sangre salía de su boca. Sus piernas empezaron a tambalearse y la chica usó su espada para apoyarse. Parpadeó un par de veces y se estremeció de dolor. Jack pensó que la chica no podía hacer nada,que estaba en las últimas,pero no se atrevió a decir nada. - Mi rayo no soló quemó la piel,sino que dañó los nervios inutilizándolos temporalmente.-El hombre suspiró mientras andaba despacio hacia ella- Esto se acabó,lo siento. Sus manos se volvieron a cargar de electricidad,listas para asestar el golpe final. Estaba a escasos metros de la mujer,cuando la chica golpeó el suelo con su espada y unas llamas oscuras aparecieron en carretera . El hombre estaba desprevenido y no pudo evitar el fuego que se aproximaba,así que usó sus brazos como escudos y recibió el golpe de lleno. Las llamas estallaron al impactar en su objetivo y un montón de humo cubrió al hombre. La chica seguía en una posición defensiva mientras buscaba alguna señal de su enemigo. Pasaron los segundos y la tensión se hizo palpable. La muchacha miró fijamente el humo con nerviosismo,y decidió acercarse para ver mejor. Dio unos pasos con extrema precaución. De repente una sombra
  • 6. surgió de la nada y agarró su mano,dejándola indefensa. Sorprendida,la joven intentó zafarse, pero él le dio una descarga. Ella gritó y soltó la espada,que se deshizo en el aire. El hombre la golpeó en la cintura y la lanzó con fuerza. El cuerpo malherido de la chica salió volando y cayó al lado de Jack. El hombre volvió a cargar su mano y Jack fue corriendo hacia ella para ayudarla. -¿Estás bien?-preguntó Jack mientras se agachaba a su lado- -¿Que haces? ¡Huye! ¿Eres imbécil o que?-dijo ella mientras intentaba empujarle para alejarle- ¡Vete o moriremos los dos! El hombre lanzó otro rayo y Jack ignorando los comentarios de la chica se interpuso entre el rayo y ella,recibiendo la descarga. La electricidad recorrió su cuerpo y le hizo retorcerse de dolor en el suelo. Jack gimió en el suelo,y vio a la chica mirándolo con una expresión de desconcierto por una parte y de dolor por la otra. Jack se arrastró hasta ella,decidido a protegerla aunque no sabía muy bien por que. La chica se llevó la mano al hombro e intentó ponerse en pie,pero no le quedaban fuerzas para combatir .El hombre cargó de nuevo su mano. En su rostro no había odio o resentimiento,sino un rastro de dolor y compasión. -Lo siento. Jack miró fijamente al hombre y empezó a temblar. Quería huir,pero no podía moverse. Quería ayudar a la chica,pero no podía. Quería luchar,pero no podía. Jack estaba paralizado por el miedo,intimidado por los ojos del depredador a punto de abalanzarse sobre su presa. Las lágrimas brotaron de sus ojos sin control. Miró de nuevo a la muchacha. Estaba débil,también temblaba pero en menor medida y seguía sujetando su hombro con firmeza. Necesitaba ayuda y él era el único que podía hacer algo,pero en vez de eso estaba aterrorizado,como un cobarde,optando por la opción fácil. Jack notó que la respiración de la muchacha se aceleró. Del hombro brotaba sangre a borbotones . Sus ojos estaban medio cerrados y apretaba los dientes con fuerza para no gemir de dolor. No iba a durar mucho en ese estado. De repente una tormenta de preguntas inundó la cabeza de Jack. “¿Se acabó? ¿El qué? ¿Eso es todo lo que puedo hacer?¿Están bien las cosas así? ¿Es mi fin,me ha llegado la hora? ¿He vivido todo este tiempo para nada? ¿Ha merecido la pena? No. No puede ser. No puedo acabar así,derrotado. No puedo rendirme así,perder miserablemente. Tengo algunas preguntas sin respuesta,y no pienso rendirme hasta encontrarlas...” La desesperación de Jack se convirtió en rabia y la rabia en odio hacia el hombre del cigarrillo. Una expresión de rencor surgió en su cara. Los temblores cesaron. El tiempo se ralentizó,el viento calló y surgió el silencio. Jack dejó al a joven y se levantó. La chica estaba tan confusa como el hombre. De repente Jack extendió su brazo derecho al frente y una niebla
  • 7. negra apareció frente a él. Jack introdujo la mano en la niebla y esta se trasformó en la misma espada que había empuñado la chica hace un momento. Había tres miradas en la calle:la de sorpresa de la chica,la de miedo del hombre y la de determinación de Jack. Fue como un suspiro. De repente Jack salió disparado y cortó con la espada a su enemigo,que retrocedió sorprendido. Pero era demasiado tarde. Jack se lanzó a por él y le clavó la espada en el hombro. El hombre hizo una mueca de dolor e intentó agarrar a Jack,pero falló y Jack le golpeó con una fuerza abrumadora. El hombre salió volando y atravesó una pared,haciendo un agujero enorme en un garaje. Jack soltó la espada y en cuanto la espada se diluyó con el aire,su fría expresión desapareció. Jack corrió al lado de la chica. -¿Cómo has...?-dijo ella antes de perder el conocimiento- Jack estaba confundido,pero pensó que no estaban seguros en la calle y que debían refugiarse en algún lugar,así que recogió a la chica incosciente en brazos y empezó a caminar.