Your SlideShare is downloading. ×
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Programa desarrollo personal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Programa desarrollo personal

196

Published on

El objetivo de este curso de desarrollo personal es dotarte con unas herramientas y una metodología integral de autoconocimiento para liderar tu propia vida, tanto en el ámbito personal como …

El objetivo de este curso de desarrollo personal es dotarte con unas herramientas y una metodología integral de autoconocimiento para liderar tu propia vida, tanto en el ámbito personal como profesional con objetivo de llegar a un desarrollo pleno. Es decir, un desarrollo que te permita poner de manifiesto todo tu potencial como persona.

Published in: Leadership & Management
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
196
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Cuando emprendas tu viaje a Ítaca, pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias. no temas a los lestrigones ni a los cíclopes, ni al colérico Posidón, seres tales jamás hallarás en tu camino, si tu pensar es elevado, si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. Ni a los lestrigones ni a los cíclopes ni al salvaje Posidón encontrarás, si no lo llevas dentro de tu alma, si tu alma no los conjura ante ti. Debes rogar que el camino sea largo. Que sean muchas las mañanas de verano que te vean arribar con gozo, alegremente, a puertos que tú antes ignorabas. Detente en los emporios de Fenicia y hazte con hermosas mercancías, madreperlas, coral, ébano, y ámbar y toda suerte de perfumes placenteros. Ve a muchas ciudades egipcias para aprender, y aprender de quienes saben. Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca. Llegar allí, he aquí tu destino. Mas no apresures nunca el viaje, mejor que dure muchos años y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla, enriquecido de cuanto ganaste en el camino No has de esperar que Ítaca te enriquezca: Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje. Sin ella no habrías emprendido el camino. Más no tiene ya nada que ofrecerte. Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, Sin duda sabrás qué significan ya las Ítacas. Constantino Kavafis
  • 2. 3 Introducción | Devivencias Contenido Introducción ..................................................................................................................... 5 Reflexiones previas ........................................................................................................... 7 Todo comienza con un cambio ........................................................................................11 Conociéndote ...................................................................................................................17 ¿Cuándo te sientes feliz y realizado?...........................................................................24 Explorando tus valores................................................................................................ 27 Conociendo tus necesidades .......................................................................................30 La rueda de la vida y otras herramientas....................................................................33 Explorando tus sueños....................................................................................................36 Las decisiones que definen tu vida ................................................................................. 41 Acercándose a tus sueños ...............................................................................................43 Identificando el norte .....................................................................................................49 Establecer objetivos ....................................................................................................49 ¿Cómo debemos establecer objetivos poderosos? ...................................................... 52 Objetivos y sueños van de la mano ............................................................................. 54 Identificar hitos y primeros pasos............................................................................... 56 Otros factores que se deben considerar.......................................................................... 59 Modelando ..................................................................................................................60 Comprendiendo nuestro estado emocional ................................................................ 61 Controlando los estados emocionales.........................................................................63 Fisiología ................................................................................................................. 65 Lenguaje ..................................................................................................................68 Enfoque mental ....................................................................................................... 72 Anclas para el éxito .....................................................................................................80 Apoyándonos en nuestros hábitos ..............................................................................82 Zona de confort ...........................................................................................................86 Capitaliza tus experiencias..........................................................................................88 Cuida tu lenguaje.........................................................................................................89 Cuida también tu pensamiento................................................................................... 91 ¿Qué haces con tu tiempo?..........................................................................................94 ¿Movemos las caderas?............................................................................................. 102 ¿Cómo te llevas con la incertidumbre? ..................................................................... 103 Elimina el freno del miedo........................................................................................ 105 Reduce el ruido ......................................................................................................... 108 Un motor llamado entusiasmo...................................................................................110
  • 3. 4 Introducción | Devivencias Introducción ..................................................................................................................... 5 Reflexiones previas ........................................................................................................... 7 Todo comienza con un cambio ........................................................................................11 Conociéndote ...................................................................................................................17 ¿Cuándo te sientes feliz y realizado?...........................................................................24 Explorando tus valores................................................................................................ 27 Conociendo tus necesidades .......................................................................................30 La rueda de la vida y otras herramientas....................................................................33 Explorando tus sueños....................................................................................................36 Las decisiones que definen tu vida ................................................................................. 41 Acercándose a tus sueños ...............................................................................................43 Identificando el norte .....................................................................................................49 Establecer objetivos ....................................................................................................49 ¿Cómo debemos establecer objetivos poderosos? ...................................................... 52 Objetivos y sueños van de la mano ............................................................................. 54 Identificar hitos y primeros pasos............................................................................... 56 Otros factores que se deben considerar.......................................................................... 59 Modelando ..................................................................................................................60 Comprendiendo nuestro estado emocional ................................................................ 61 Controlando los estados emocionales.........................................................................63 Fisiología ................................................................................................................. 65 Lenguaje ..................................................................................................................68 Enfoque mental ....................................................................................................... 72 Anclas para el éxito .....................................................................................................80 Apoyándonos en nuestros hábitos ..............................................................................82 Zona de confort ...........................................................................................................86 Capitaliza tus experiencias..........................................................................................88 Cuida tu lenguaje.........................................................................................................89 Cuida también tu pensamiento................................................................................... 91 ¿Qué haces con tu tiempo?..........................................................................................94 ¿Movemos las caderas?............................................................................................. 102 ¿Cómo te llevas con la incertidumbre? ..................................................................... 103 Elimina el freno del miedo........................................................................................ 105 Reduce el ruido ......................................................................................................... 108 Un motor llamado entusiasmo...................................................................................110 Esto es un maratón ....................................................................................................113
  • 4. 5 Introducción | Devivencias Introducción ¡Bienvenid@ al programa de desarrollo personal de Devivencias! Esto es un maratón ....................................................................................................113 Cuidado con correr la carrera del vecino ...................................................................116 Tomándose un descanso ............................................................................................ 117 Con unos zapatos muy especiales ............................................................................. 120 Utilizando pértigas.....................................................................................................121 Poco peso en la mochila ............................................................................................ 123 Para las ampollas, un poco de risa............................................................................ 126 Un compromiso con la excelencia..............................................................................127 Simplifica .................................................................................................................. 130 ¿Condiciones y momentos perfectos?........................................................................131 Con una buena dosis de optimismo .......................................................................... 132 El entorno moldea..................................................................................................... 136 Dale sentido............................................................................................................... 139 ¿Vergüenza? .............................................................................................................. 143 Vamos al gimnasio .................................................................................................... 144 De la mano de la intuición ........................................................................................ 145 No adivines................................................................................................................ 148 Frente a la adversidad............................................................................................... 149 Un camino en compañía ............................................................................................153 Y si hace falta, pedimos ayuda ...................................................................................161 Ética para desarrollo ................................................................................................. 163 Reduciéndolo a comunicación .................................................................................. 165 Preparándose para el camino ....................................................................................... 169 Usando un simple plan, pero de acción .................................................................... 169 Creando un catálogo muy especial............................................................................. 171 El movimiento se demuestra andando ..........................................................................175 Siguiendo de cerca nuestra evolución............................................................................177
  • 5. 6 Introducción | Devivencias Todos tenemos sueños, cosas que deseamos, lugares a los que queremos ir, gente que queremos conocer, habilidades que queremos desarrollar… Desafortunadamente, para mucha gente los sueños se quedan sin realizar y en otras ocasiones estos, una vez realizados, decepcionan y defraudan. Los motivos de no conseguir esos anhelados sueños pueden ser varios. Cierto es que en algunas ocasiones, en ese no conseguir lo deseado de partida, tienen mucho que ver las circunstancias vitales de cada uno. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, la no realización de los sueños e ilusiones de las personas tiene su causa en que no han sabido aprovechar sus oportunidades, no se han organizado, y cuando se “despiertan” se dan cuenta de que su vida ha pasado. Sucede en otra ocasiones que lo que nos acompaña en el camino no es un sueño que ilumina y entusiasma, sino una sensación de pérdida y hastío existencial. Esto, en la mayoría de los casos, es debido a la ausencia de un timón que guíe y, en el mejor de los casos, lo que se lleva es un rumbo impuesto por el actual paradigma de éxito. Un paradigma que se encuentra muy alejado de las fuentes naturales de placer que ya enunciaban los griegos clásicos como Epicuro: el alimento, las relaciones, la conversación, la reflexión o el contacto con el entorno. Tanto en una situación como en la otra, el objetivo de este material es precisamente que eso no te pase a ti. De esta manera, el principal propósito con el que hemos creado este programa es proporcionarte una guía comprensiva y práctica para diseñar, establecer y conseguir con las mayores garantías de éxito los objetivos en tu vida. Con esta guía tendrás todas las herramientas necesarias para establecer tu propio rumbo y las estrategias de trabajo más adecuadas para su consecución. Y es que el simple hecho de contar con las herramientas adecuadas para marcar un rumbo propio nos brindará un propósito definido y el sentimiento de que ejercemos control sobre nuestra vida, aportando estructura y sentido a nuestro caminar. El contenido aquí escrito está pensado para ayudarte a hacer un alto en el camino, invitándote a pensar y reflexionar sobre el rumbo de tu vida. Y es que aunque parece que lo habitual en esta sociedad es cerrar los ojos y tirar para adelante dejando la vida en manos del azar, de la rutina y de la masa, queremos proponer la posibilidad de reflexionar sobre una hoja de ruta personal, no como un ejercicio de desesperación resultado de la crisis, sino como punto de reflexión necesario y útil para dotar a nuestras acciones, y en definitiva nuestra vida, de rumbo y sentido. Ahora bien, con las herramientas por sí solas no basta, resulta necesario utilizarlas. Ahí es donde entras tú. El programa empieza ayudándote a conocerte profundamente a ti mismo, algo que puede resultar baladí, pero que requiere un ejercicio de introspección importante. Te ayudaremos a conocerte y a conocer más profundamente tus verdaderos sueños.
  • 6. 7 Introducción | Devivencias Posteriormente nos centraremos en cómo establecer objetivos que te impulsen y lleven a conseguir tus sueños. Finalmente, te enseñaremos cómo organizarte de tal forma que tu trabajo y tu día a día estén focalizados en conseguir esas metas que te has propuesto. Antes de finalizar esta introducción, nos gustaría destacar que quien utiliza este tipo de herramientas no es un inútil, un fracasado o un inepto, sino una persona comprometida y con conciencia para mejorar sus competencias y conseguir unos resultados más satisfactorios dotando a su vida de sentido y propósito. ¡Disfruta del programa!
  • 7. 8 Reflexiones previas | Devivencias Reflexiones previas Todos los seres humanos llegamos al mundo con tres recursos personales de inestimable valor –inteligencia, emociones y voluntad– que vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida. Los logros que alcancemos como individuos y como seres sociales dependen de nuestra capacidad para gestionar estos tres recursos. En la medida en que cada persona es la única dueña de su propia vida, el reto de construir mejores sueños y llegar a realizarlos pasa necesariamente por su capacidad para administrar adecuadamente sus recursos personales. Y ese es un proceso ininterrumpido que se va desarrollando todos los días con cada decisión que una persona toma. Con las herramientas adecuadas toda persona puede construir su sueño personal, ambicionando en él cosas que podrían parecer imposibles en el momento en que se las plantea, y hacer de su vida una experiencia mucho más interesante, intensa, emocionante, inteligente y reconfortante. No queremos decir con esto que las herramientas de por sí aseguren la consecución del objetivo, pero sí que lo facilitan. Si bien, el conocimiento de estas herramientas y estrategias no es suficiente. Necesitas aplicarlas. Hay una pregunta, que a nuestro entender resulta fundamental en cualquier proceso de crecimiento y desarrollo personal y es: “si sigo haciendo lo mismo que estoy haciendo actualmente, ¿Cómo voy a estar dentro de 5 años: mejor, peor o igual?” La contestación normalmente es igual o peor. Los que dicen igual pueden ser aquellos que ya estén involucrados y comprometidos con su vida (aunque habría que ver si con toda su vida o solo con ciertas parcelas de la misma). Lo cierto es que el entorno en el que vivimos actualmente, en general en Europa y Latinoamérica, aunque puede haber excepciones y entornos más o menos favorables, muestra unos niveles de exigencia cada vez mayores. Es posible que si viviéramos en las décadas de los 70, 80 o incluso 90 podríamos mantenernos en nuestro sitio e incluso mejorar sin grandes esfuerzos, simplemente por el impulso de la corriente que había en esos momentos. Pero en el siglo XXI esto es distinto, parece que tenemos que estar en continuo movimiento y desarrollo si no queremos caernos. Es como si estuviéramos subidos a una cinta transportadora y quisiéramos ir en sentido contrario, para avanzar necesitamos ir más rápido que la propia cinta. Ahora bien, en todo proceso de desarrollo y crecimiento personal existen una serie de mecanismos de defensa que son muy frecuentes entre las personas. Luis Huete, profesor de IESE, advierte la importancia de detectarlos y erradicarlos en el comportamiento personal y destaca esencialmente esto: 1. Culpar a los otros y asumir una actitud de víctima. 2. Inventar justificaciones y excusas para exonerarse de responsabilidad.
  • 8. 9 Reflexiones previas | Devivencias 3. Negarse a ver la realidad y a escuchar lo que uno no quiere saber. 4. Inhibirse de afectos y pensamientos, desconectarse de la realidad y dejar pasar todo. 5. Huir hacia adelante. En lugar de afrontar el problema, lanzarse ciegamente a hacer otras cosas. 6. Intentar controlar y tener celos, que son síntomas de inseguridad y de un temor incontrolable a perder algo. 7. Retirarse en forma autista. Crear fantasías a partir de sustancias como el alcohol o las drogas. 8. Asumir una pasividad auto punitiva. Castigarse a uno mismo de forma irreflexiva como medio para tranquilizar la conciencia. 9. Ser hipocondriaco. Somatizar los problemas como excusa para no enfrentarlos. 10. Tener conductas agresivas y atacar a los otros. Hay una cosa que tenemos que tener clara, cuando nos ponemos metas, estas nos pueden generar determinados estados emocionales. Aunque sí que es cierto que pueden intervenir diferentes factores en la generación de esos estados emocionales, hay dos que a nuestro entender resultan fundamentales: el nivel de preparación que tengas, y aquí hablamos en un sentido amplio de la palabra, y la dificultad de la meta establecida. Si la preparación de la persona a nivel intelectual, emocional, física y espiritual es bajo y suele establecer metas con un nivel de desafío bajo, a esta persona le será difícil escaparse de la apatía y de la indiferencia en su vida. La persona vive una vida apática, en la que casi nada dice nada, nada le interesa, nada le mueve. Otra posibilidad es que gente con una baja preparación se establezca o le establezcan metas con niveles de desafío superiores a esa preparación. En ese caso, lo normal es pasar de la apatía a algo quizás peor, que es la preocupación permanente. Esto es, estar todos los días preocupado por el futuro, todos los días quejándose por cómo se complican las cosas. Y si este estado de inquietud se prolonga en el tiempo y su capacidad, aunque sea percibida, no se equipara con la altura del desafío, aparece la conocida ansiedad. Para que nos hagamos una idea aproximada de lo que implica todo esto, en Europa el porcentaje aproximado de personas adultas que toman ansiolíticos es de más del veinte por ciento. Es una pequeña epidemia que afecta al estado de ánimo de la población para la cual la gente necesita medicación. El problema está en la falta de preparación, o por lo menos de algún tipo de preparación, para hacer frente a los nuevos desafíos que se nos plantean en las actuales sociedades. La propuesta que tratamos de plasmar aquí va precisamente en esta línea, en la de formarnos en lo realmente relevante para darle estructura y sentido a nuestra vida. Si nos preparamos intelectual, física, emocional y espiritualmente el mundo se nos vuelve mucho más interesante y, aunque nos encontremos con un entorno adverso y
  • 9. 10 Reflexiones previas | Devivencias retos elevados, no harán sino favorecer en mayor medida nuestro desarrollo personal que sabremos adaptar y gestionar para la ocasión. La mezcla de una buena preparación con un reto exigente es el estado que nos arroja a nuestras cotas más elevadas como personas. La conclusión es que hay que prepararse. Es un proceso lento en el que todos tenemos tareas pendientes, y en el que debemos tener la inteligencia suficiente para buscar desafíos que nos resulten interesantes, altos y alcanzables. La necesidad de reinventarse, de innovar, de diferenciar y apostar por la autenticidad, resultan pilares fundamentales en el entorno actual Pero en este prepararse, formarse, desarrollarse personal y profesionalmente que es amplio y trabajoso, lo que nosotros pretendemos con este programa es arrojar algo de luz sobre el área personal. Normalmente se dice que la gente pasa más tiempo planificando sus próximas vacaciones que planificando su propia vida o carrera profesional. Lo triste es que tienen razón, por eso el sentido de estas herramientas que planteamos así como la necesaria reflexión sobre nuestra hoja de ruta individual. Cada día la gente vive más deprisa, sin pausa. Parece como si la tranquilidad o, mejor dicho, la quietud, fuesen síntomas de fracaso. La sociedad nos invita a estar permanente en actividad, en acción. El problema de este planteamiento es que nunca paramos, no reflexionamos sobre qué hacemos y por qué lo hacemos. Tenemos tiempo de sentarnos a ver en la televisión el rollo que nos estén metiendo, pero no tenemos tiempo de estar con nosotros mismos. Y, claro aquí el poder, el dinero o la fama tienen una gran capacidad para distraernos y adormecernos. No hay duda, lo material da seguridad, al menos durante un tiempo. Lo que sucede es que mantenerse en actividad constante resulta más sencillo que pararse y pensar. En el fondo, nos da miedo el silencio y la reflexión con nosotros mismos. Y nos da miedo porque es en esos momentos cuando surgen algunas preguntas y respuestas verdaderamente valiosas, muchas de las cuales pueden no estar acorde con el tipo de vida que estamos llevando a cabo. Por lo tanto, si esto es así, y creednos que es bastante habitual, podría producir cierto shock en la persona; una sensación de pérdida de tiempo y de haber caminado durante un largo periodo en dirección equivocada. Del mismo modo, estas situaciones generan una gran ansiedad al obligarnos a tomar acción y cambiar. Y esto, el cambio, nunca es fácil. Cierto es que producir un cambio no suele ser una cuestión de habilidad o capacidad, siempre es cuestión de disponer de la motivación necesaria para hacerlo, y a veces no nos quedará más remedio. La consecuencia de no hacer este alto en el camino a tiempo es que al llegar a cierta edad o a un momento crítico y adverso de la vida, suele ser esta última, la persona se ve imperiosamente obligada a parar y reflexionar sobre el camino andado para saber dónde está, por qué está donde está y cómo es posible que lo que hace en su día a día resulte tan insatisfactorio.
  • 10. 11 Reflexiones previas | Devivencias Debemos tener clara una cosa, escapar de uno mismo no es sostenible a largo plazo; ¿cuánto tiempo del día dedicas realmente a estar contigo mismo sin narcotizarte?, ¿controlas tus pensamientos o son ellos los que te controlan a ti? En el momento en que uno sea consciente de que huir de sí mismo no es la solución, sino el problema, habrá dado un paso de gigante. No hagas como muchos que se niegan la oportunidad de seguir creciendo por una simple cuestión de arrogancia y orgullo. A lo largo de la vida de todos y cada uno de nosotros hay tormentas, mayores o menores, pero las hay. Y lo mejor para superarlas, así como para navegar por aguas más tranquilas, es conocer perfectamente el barco, cómo navega, a dónde va y por qué va. Aunque el refranero, que es muy sabio, dice eso de que “ningún mar en calma, hizo buen marinero” y ya apunta a que de las aguas revueltas algún provecho podremos sacar. Lo cierto es que tendemos a buscar soluciones rápidas y fáciles, aunque generalmente no sean las mejores opciones a tomar. La televisión y la publicidad ya se encargan de vendernos ese mundo donde todo es “light” y cuesta poco esfuerzo. Todos nos solemos mover dentro de lo que se llama nuestra “zona de comodidad” o “zona de confort”. Es esa zona en la que nos sentimos cómodos y que, básicamente, está compuesta por nuestra rutina diaria, por aquello que ya conocemos y dominamos. Sin embargo, cualquier meta u objetivo que realmente merezca la pena va a quedar fuera de esa zona de comodidad. Hemos de comenzar a comprender que para lograr los resultados que deseamos en la vida en muchas ocasiones tendremos que expandir nuestra zona de comodidad. Hemos de empezar a ser capaces de hacer cómodo lo que en muchas ocasiones resulta incómodo. Muchas personas, presas de la comodidad o de una falsa sensación de que “ya habrá tiempo” dejan constantemente las cosas por hacer, esperando a que llegue el momento adecuado o cuando acabemos tal o cual proyecto. Al final, ese momento adecuado nunca termina por llegar. No lo olvides: “Un día de estos no es ninguno de estos días”. No existe en el calendario y por lo tanto nunca llegará. Nuestro consejo es que adoptes en este mismo instante la decisión firme de eliminar para siempre de tu vida la postergación. Este planteamiento no es contradictorio en absoluto con vivir el presente de forma plena. Si hay algo cierto es que todo cambia, nada permanece. No es posible bañarnos dos veces en el mismo río. Lo que sí es posible es disfrutar el baño en ambos casos plenamente. El verdadero éxito solo se obtiene cuando uno tiene la sensación de que cada día se está convirtiendo en una persona mejor. El éxito siempre está en el camino, no en una llegada. Sucede lo mismo con la felicidad, no es una meta que se pueda perseguir. Es un estado natural del ser. Aparece cuando apagas tu mente y conectas tu corazón. Por eso no juzgar y aprender a aceptar nos alejan del sufrimiento. Recuerda los momentos en los que te hayas sentido en paz contigo mismo y con tu entorno. Ese anhelado estado suele ser esquivo dado que estamos tan acostumbrados a mirar hacia afuera que nos hemos olvidado de lo más importante: nosotros mismos.
  • 11. 12 Todo comienza con un cambio | Devivencias Este es el mayor error que solemos cometer todos. Por ello, desde aquí queremos animarte a que mires hacia dentro, hacia tu realidad interna. Porque aunque te cueste creerlo, tu eres el responsable de tu felicidad y de tu sufrimiento, de tu éxito y de tu fracaso, de algún modo en ti conviven la enfermedad y la cura. No obstante, y aunque desarrollarse y estar bien con uno mismo es un arte que puede aprenderse sin ayudas externas, existen algunas herramientas psicológicas que ayudan a facilitar, guiar y a acelerar el proceso. Por ello el libro que tienes ante ti. Os invitamos pues a utilizar este programa y sus herramientas para conocer y determinar el rumbo de este barco que tiene un nombre propio: el tuyo. Pero recuerda que aunque las herramientas que aquí se plantean son válidas y útiles, eres tú y solo tú, el que las puede poner en valor y ello supone un esfuerzo consciente en su aplicación, de lo contrario quedará en saco roto. Así pues, ¡ánimo y adelante con el programa! Todo comienza con un cambio No hay nada permanente, estamos en un proceso continuo de cambio. Y cambiamos más rápidamente que nunca, especialmente en el campo de la comunicación el cual en los últimos quince años ha sufrido una transformación drástica, por ejemplo el número de llamadas internacionales en 2001 era igual a todas las realizadas en el mundo en 1981. Los móviles se han convertido en primer punto de acceso a internet, las empresas son capaces de perder su capitalización en horas, en relación al mercado laboral se estima que en los próximos dos años, un 72% de la gente que hoy trabaja lo hará en un trabajo diferente como consecuencia de la velocidad de los cambios, a su vez la población mundial se ha multiplicado por dos en los últimos años hasta llegar a los seis mil millones de personas y probablemente alcance los nueve mil a mediados de siglo. Todo este proceso requiere un cambio de perspectiva, un cambio de paradigma. Estamos en ese momento, en el que Benedetti podría decir eso de “cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de repente cambiaron todas las preguntas.” Así podemos afirmar que este ritmo de cambio obliga a las personas a sumergirse en un proceso de desarrollo y de aprendizaje continuos. Un proceso de cambio que obliga no solo a revisar nuestra formación académica y profesional, sino que también atañe a nuestra metas personales, nuestras habilidades, y nuestra forma de comunicarnos y relacionarnos con el resto de los seres. Estos cambios afectan de pleno al mundo profesional en el que hacer apuestas seguras ya no es posible como antaño. Así pues, a día de hoy no es difícil encontrar a aquellos que decidían estudiar una carrera para poder vivir toda su vida de ella, o entraban en una empresa determinada aun sin ser su vocación pero aunque esto no fuera así, las personas que realizaban esta apuesta tenían como recompensa su puesto de trabajo asegurado de por vida, y aunque perdieran por un lado se aseguraban ganar por otro.
  • 12. 13 Todo comienza con un cambio | Devivencias Sir Ken Robinson escribía en su libro El Elemento la siguiente reflexión: «Muchas personas dejan a un lado su vocación y se dedican a cosas que no les interesan en aras de la seguridad económica. Sin embargo, el hecho es que el trabajo que aceptaste debido a que ‘paga las facturas’ podría trasladar su sede a otro país en la próxima década. Si no has aprendido a pensar de forma creativa y explorar tu verdadera capacidad, ¿qué harás entonces? » Parece que debemos indagarnos también a nosotros mismos si queremos estar realmente preparados para este proceso de cambio que vivimos y viviremos. Pero dicho aprendizaje no se reduce al ámbito técnico y profesional, ya que cada vez necesitamos más de habilidades personales y de relación con los demás. Toca por tanto reinventarse, porque como dice Reg Revans todo organismo sobrevive solo si su tasa de cambio es igual o superior a la del entorno. Aunque si hay algo que suele acompañar al cambio, eso es la resistencia al mismo. Lo que lo hace si cabe más complicado. Carlos G.Vallés en Ligero de Equipaje reivindica este pensamiento: «La gran paradoja del cambio es que solo conseguimos alcanzarlo cuando nos olvidamos de él. La resistencia que oponemos a nosotros mismos, o a cualquier tendencia dentro de nosotros, sirve solo para reforzar esa tendencia, y con eso hace imposible el cambio.» Misma idea que refleja un viejo aforismo: «Lo que niegas te somete; lo que aceptas, te transforma.» Por lo tanto, la aceptación parece necesaria o al menos la falta de oposición al cambio. Pero para un correcto desarrollo personal, necesitamos algo más, y es que este puede y debe ser algo planificado. No ha de dejarse al azar, aunque esta sin duda es una variable que siempre entra en juego en el tablero de la vida. Esto implica que hemos de darnos un marco, una estrategia global que nos lleve allá donde queramos llegar. Es un proceso de transformación en el que, como decía Machado, «Caminante no hay camino, se hace camino al andar». Y a ese camino podemos darle rumbo. Por ello, en adelante haremos alusión al desarrollo como aquel reto personal que consiste en la potenciación de nuestros propios puntos fuertes y la superación de nuestras limitaciones. Y es que el desarrollo personal consiste en una actividad constante del individuo, consigo mismo y en relación con los demás para conseguir un óptimo estado de salud y para modificar sus conductas y costumbres, permitiéndole vivir con éxito (tal y como uno lo defina) y satisfacción en un mundo en constante cambio. El desarrollo personal es un afán de superación que nos motiva a avanzar hacia adelante. La persona que busca y que trabaja por su desarrollo personal tiende a equilibrar todos los aspectos fundamentales de su vida (personal, familiar, profesional, etc.). No obstante, es relativamente común escuchar eso de: «si planifico dejo de ser espontáneo, y yo quiero hacer las cosas según vayan surgiendo». No nos equivoquemos, al final la no planificación acaba pasando factura y somos esclavos entre otras cosas de: • No saber decir que no a todo cuanto nos piden. • No saber controlar las interrupciones.
  • 13. 14 Todo comienza con un cambio | Devivencias • No estar satisfechos con lo que tenemos. • No entender nuestra propia situación. La forma de evitar lo anterior pasa por apostar por una forma de vida proactiva y no reactiva, y esto implica necesariamente que tengas que trazar una hoja de ruta propia. Del mismo modo, en estos procesos de cambio o, mejor dicho, de transformación, entendiendo esta como un cambio con sentido, existe gente que dice poder hacerlo todo y otros que afirman ser incapaces de hacer algo. Entre el no puedo y el puedo con todo hay muchos matices, posturas intermedias válidas e inteligentes. En este sentido, Soren Kierkegard hizo una observación que es muy relevante a día de hoy. Señala que la gente celebra el éxito y llama héroes a quienes lo alcanzan, pero el acto verdaderamente heroico no está en el resultado, sino en empezar y en concreto en empezar sin ninguna garantía de conseguir el resultado. En sus palabras: «La gente juzga la grandeza de una persona por el resultado de sus acciones. Si el hombre que trata de actuar tiene que juzgarse a sí mismo por el resultado, nunca se pondrá en marcha. E incluso si el resultado llena a todo el mundo de alegría, no puede ayudar al héroe; porque él no conoce el resultado hasta que todo ha terminado, y no es el resultado lo que le convierte en héroe, sino el hecho de haberse puesto en marcha». Parece pues que toca ponerse en marcha a sabiendas de que nada está dado de una vez por todas. Y que esta necesidad imperiosa de transformación en el entorno actual puede ser acogida con el mayor entusiasmo o con la máxima resistencia. Ante lo inevitable del cambio, se puede reaccionar percibiéndolo como una oportunidad positiva y enriquecedora, o como un injusto castigo. Uno ha de saber primero qué lentes quiere ponerse para ver todo este proceso. Pero seamos justos y reconozcamos que el cambio no es un plato de fácil digestión; especialmente en algunas circunstancias donde tocan alimentos poco apetecibles. Y será precisamente cuando toque lidiar con esos toros, cuando el aspecto emocional cobrará tanta o más importancia que la ejecución de las fases racionales que hayamos podido planificar en cualquier proceso de cambio. Por cierto, que aunque el cambio sea una constante, actualmente acelerada, y de la que no somos ajenos como personas, en tanto en cuanto que nosotros también cambiamos, hemos de decir que a pesar de los cambios por los que vamos pasando a lo largo de nuestra vida, uno tiene el sentido de “sigo siendo yo”. Es decir, y aunque puede sonar un tanto paradójico, para seguir siendo, continuamos cambiando. Del mismo modo, el cambio no es algo que forme parte de la vida exclusivamente humana, sino que también está presente en la vida animal. Sin embargo, donde los animales solamente pueden reaccionar por homeostasis o mutación, nosotros contamos con nuestra voluntad, conciencia y tesón para aprender y superarnos. La diferencia fundamental es que la homeostasis se produce por pequeños cambios, mientras que los cambios de rango superior requieren facilitadores y catalizadores, así como un proceso consciente sobre ese cambio.
  • 14. 15 Todo comienza con un cambio | Devivencias Aunque no nos gustan las grandes clasificaciones, sí que podemos identificar tres formas diferenciadas de actuar frente a este ritmo de cambios: Por un lado, estarían los que podemos denominar “espectadores”. Aquellos que no se enteran de lo que ocurre, y si se enteran prefieren mantenerse como simples observadores del tiempo y del espacio que les ha tocado vivir. Los “críticos”, serían aquellos que ven cómo ocurren las cosas, las comentan siendo su actitud mayoritaria la crítica, no siempre fundada y, eso sí, siempre viendo los toros desde la barrera. Por último, están aquellos que podemos llamar “actores”, estos son los que hacen que ocurran las cosas, los que intentan, en la medida de sus capacidades, modificar el escenario en el que actúan. Este programa está dedicado a este último grupo. A aquellos que si no los tienen, quieren tener objetivos claros, aquellos que tienen entusiasmo por lo que hacen, que trabajan sin olvidar lo personal y lo profesional, en definitiva aquellos que dan ese primer paso decisivo de buscar la aguja magnética que indica el norte y que tiene mucho que ver con eso de tejer sueños. Porque de eso se trata, hacer de los sueños cosas palpables, tangibles, reales... tejerlos poco a poco para que pueda consumirse en el mundo real. En las dos primeras posturas personales que hemos comentado, hay una palabra que se suele evitar: responsabilidad. Y es que en una sociedad adormecida y aniñada, son pocos los que se atreven a asumir la responsabilidad de lo que les sucede y a coger el toro por los cuernos. Seguramente existan muchas razones para ello, entre ellas se encuentra la falta de fe en nosotros mismos, en nuestras capacidades. No es raro escuchar eso de “y que le voy a hacer yo” o “nada va a cambiar”. Pues puede ser, pero tal y como dice la fundadora de la cadena Body Shop: «Si crees que eres demasiado pequeño para ejercer cualquier influencia, intenta acostarte con un mosquito en la habitación». En el fondo, uno tiene la sensación de que tras esta falta de creencia en nuestras capacidades, lo que se esconde es la comodidad. Existe un conocido relato que lo ilustra muy bien: “Había una vez un profesor que vivía en un pueblo cerca de la playa. En uno de sus paseos por la playa, vio a una niña de unos diez años. La niña se dedicaba a recoger estrellas de mar que había en la arena y, una por una, las iba devolviendo al agua. -¿Por qué haces eso?, le preguntó el profesor. -¿ No se da cuenta?- le contestó la niña. La marea está baja y el sol brilla. Las estrellas se secarán y morirán si las dejo en la arena. - Chica, hay miles de kilómetros de costa en este mundo, y centenares de miles de estrellas de mar repartidas por las playas. ¿Piensas tú que vas a conseguir algo? Tú solo devuelves unas cuantas estrellas al océano. De cualquier forma, la mayoría morirá.
  • 15. 16 Todo comienza con un cambio | Devivencias La niña cogió otra estrella de la arena y la lanzó al mar, miró al profesor y con una sonrisa en los labios, le contestó. - Por lo menos habrá valido la pena para esa estrella”. A aquellos que adoptan una postura de espectadores y de críticos de sus vidas y de las de los demás les acompañará, o es habitual que les acompañe, lo que se conoce como “síndrome de la rana”. Y, ¿qué es eso? Imagínate que hay una cacerola con agua hirviendo y dentro colocamos una rana. La rana saltaría rápidamente al notar un contraste tan fuerte de temperatura. Ahora imagina que colocamos dentro de la cacerola a la rana, y poco a poco vamos calentando el agua. Lo que sucede es que paulatinamente la rana se va adaptando al entorno, hasta que muera de calor por no tener fuerzas ya para reaccionar. La situación de algunos mercados europeos, y los mercados son en el fondo personas, como puede ser el de España es esta. Han pasado varios años en los que la relajación y la laxitud en determinados ámbitos, desde el cultural al legislativo, han acabado por hacer mella y, del mismo modo que en el caso de la rana, es ahora, con el paso del tiempo y después de cierto adormecimiento, cuando se ve la crisis como una situación difícil de la que salir. Al final, es la aceptación de la propia responsabilidad la que distingue a la persona superior de la persona promedio. De hecho, cuando aceptas tu responsabilidad, te sientes más poderoso. En cambios, si te excusas, miras para otra parte, culpas o criticas, lo único que consigues es debilitarte, en tanto en cuanto entregas el control de tus emociones a los demás y a las situaciones. Ahora bien, si queremos pasar de “espectadores” o “críticos” a “actores” necesitamos un cambio en nuestra vida, un cambio con sentido que implica escavar en lo más hondo de nosotros mismos. Y aunque estos procesos de transformación pueden darse en épocas tranquilas e incluso en florecientes, lo normal es que se den en épocas de crisis, en épocas de ruptura y quebranto. Muchas personas necesitan tener que enfrentarse a la crisis para tomar decisiones importantes, puesto que es cuando el dolor de no cambiar la situación es tan fuerte que, al ser mayor que el temor al cambio, nos hace actuar. Como bien escribe Francisco Alcaide: «Cuando a uno le va bien en la vida, tiende a descuidarse. Reflexionar desde el éxito es muy complicado. Es normal, pecados del ser humano. Es, probablemente, el mayor peligro en la vida de las personas y de las empresas: la autocomplacencia; el exceso de relajación, el aburguesamiento producto de la comodidad de la situación.» Así, es en épocas de mayores dificultades y desasosiego cuando se producen la mayoría de los procesos de transformación. Aquí, y haciendo una lectura positiva, podemos decir que lo que sucede es que en la mayoría de las ocasiones, y siempre y cuando se le dé la orientación correcta, la crisis es el gran catalizador de la transformación. Pero también es aquí donde surge la resistencia. Frente a las transformaciones que se dan en épocas de bonanza que son por convicción, por decisión propia. La inmensa mayoría de la gente en épocas de crisis cambia porque tiene que cambiar, porque no le queda más remedio. Estas personas no deciden ser motor de evolución y cambio, sino que van a remolque del mismo. Sin embargo, aunque esto pueda ser así, en muchas
  • 16. 17 Todo comienza con un cambio | Devivencias ocasiones la apuesta que queremos hacer desde Devivencias es que otra actitud es posible, el cambio proactivo, el cambio en el que estás convencido de corazón y de razón. Las personas que apuestan por este tipo de cambio gozan, sin duda alguna, de una mayor energía y fortaleza para sortear los baches y saltar los obstáculos que encuentren en el camino. A las que lo hacen por obligación y a remolque, no les quedará más remedio que cargar con sentimientos de pereza, hastío y desilusión de ir poniendo parches para solventar las nuevas situaciones. En contraposición, habrá otros que este proceso lo hagan con inteligencia, con la finalidad de dotarlo de sentido y darle un porqué. Dicho de otra manera: el proceso de transformación siempre tiene más sentido cuando es de dentro hacia fuera, que de fuera a adentro. Aunque claro, de lo que pasa fuera no nos podemos olvidar por eso está bien que siempre recojamos lo de fuera para aplicarlo dentro. Pero ojo, no nos sorprendamos de que esta no sea la norma a nivel individual porque tampoco lo es a nivel colectivo. De hecho, uno de los profesores emérito en el MIT, Edgar Schein, ha analizado la forma en que se puede "promover" una organización que aprenda y llegue a la conclusión de que el proceso es necesariamente duro porque se trata de jugar con la relación entre dos tipos de "ansiedades"; por un lado la de aprender y por otro, la de sobrevivir. De su experiencia se desprende que el aprendizaje organizacional solo ocurre cuando la "ansiedad de supervivencia" es mayor que la "ansiedad de aprendizaje". Es decir, que una organización empieza a cambiar cuando siente fuertemente que debe hacerlo para sobrevivir. Una de las alternativas que plantea este profesor para facilitar los cambios y el aprendizaje es que las organizaciones disminuyan la ansiedad de aprendizaje, y para ello es necesario crear un ambiente donde sea más fácil aprender y desaprender. Y sí, has leído bien, desaprender como parte de nuestro proceso vital. En una entrevista realizada a Alfons Cornella, uno de los mayores expertos en innovación, en relación a este punto mencionaba lo siguiente: «No se trata de olvidar lo que sabemos, sino de no ser esclavo de ello. Creo que es muy importante estar abierto a conocer cosas nuevas e incorporarlas con el objetivo de progresar. El anclarse en modelos, métodos, conocimientos es algo erróneo. Es preciso reanalizarse, revisarse, repensarse porque el mundo cambia. Hay que dejar de preguntarse “qué es lo que haces bien” por “qué es lo que sabes hacer”; es decir, estar activo mentalmente para entender nuevas formas de hacer las cosas y el porqué.» Así pues, frente a la realidad cambiante, en muchos casos nos veremos obligados a desaprender para poder acometer con ciertas garantías de éxito los cambios oportunos en nuestras vidas. Es bueno asumir que, frente a la inercia cierta de lo que llamamos “rutina”, la única fuerza positiva es una fuerte voluntad de cambio que no tenga miedo al olvido de lo aprendido. Pero claro, el problema es que muy a menudo las personas tratamos de cambiar las cosas según los procedimientos que hemos aprendido, y al final nos acabamos encontrando en el mismo punto de partida. Da la sensación que nos resistimos a
  • 17. 18 Conociéndote | Devivencias aprender eso que decía Einstein de que «si seguimos haciendo las cosas siempre del mismo modo, siempre volveremos a toparnos con los mismos problemas». Al final, observamos cómo muchas personas optan, quizás porque nos suele ser más fácil, “hacer más” sin cambiar de procedimiento que hacerlo mejor si para ello tenemos que cambiar de método. Aunque siempre hay excepciones, normalmente el cambio cuantitativo requiere consumir más recursos (dinero, tiempo…), frente al cualitativo que requiere de inmateriales que al parecer son todavía más caros en los mercados actuales. Pongamos un ejemplo. Imaginemos que un coche después de llanear tiene que subir una gran rampa. Una posible alternativa al cambio sería pisar más el acelerador, revolucionar más el motor y consumir más combustible. Otra forma de afrontarlo, cambiar el actual sistema de conducción de una marcha larga a una corta. Pero para realizar este tipo de cambios se requiere una visión de la realidad, un cambio de premisas, de hipótesis básicas y de presunciones que no todo el mundo está dispuesto a hacer. Conociéndote Pues bien parece que toca navegar en aguas turbulentas y cambiantes. Si esto así, el timón de nuestro navío ha de llevarse con firmeza y convicción. Y para ello, para dirigir nuestro propio rumbo, para saber hacia dónde queremos navegar realmente, el primer paso necesario es aprender a escucharse, a conocerse, a indagar sobre uno para saber quién es y qué quiere en esta vida. Este proceso puede llevarte toda la vida y su inicio nunca se realiza a destiempo por muy tarde que a uno le parezca. Para el autoconocimiento nunca es tarde, de hecho ha de ser un diálogo honesto y continuo con uno mismo en el que la recompensa siempre vale la pena. Así que si nunca lo has hecho, te invitamos a hacer un alto en tu camino para conocer qué está sucediendo y, sobre todo, que te está sucediendo. ¿Te atreves? Antes hemos dicho que este programa tiene como objetivo el proporcionar las herramientas necesarias para el desarrollo y el éxito personal. Pero, ¿qué es el éxito? Definiciones de diccionario existen muchas, pero para nosotros la importante es la que cada uno define para sí mismo. Ha de ser una definición a priori y con la que uno se sienta comprometido, porque el verdadero éxito también ha de ser medido por dentro y no por fuera. Pero esto de conocerse a uno mismo no es nuevo. Muchas civilizaciones antiguas han sido conscientes de la importancia de este paso. Así, por ejemplo, en el caso de la Grecia clásica, el frontispicio del templo de Apolo, que en la época era uno de los más importantes y uno de los principales lugares de culto al que los griegos acudían para
  • 18. 19 Conociéndote | Devivencias preguntar a los dioses por sus inquietudes, tenía inscrito el aforismo «conócete a ti mismo». Actualmente, sabemos que en el interior del templo estaba el conocido como oráculo de Delfos, que no era sino una joven que entraba en estado “peculiar de conciencia” y conectaba con los dioses. Hoy en día, las investigaciones han revelado que a este estado se llegaba gracias a los gases de etileno que provienen de una fosa cercana, y era entonces cuando debías hacerla partícipe de tus inquietudes, pero el Oráculo no respondía de forma clara, sino que lanzaba una serie de enigmas que tenían que ser descifrados. Por ello, ese “conócete a ti mismo”, puesto que era ese conocimiento más que las propias palabras del oráculo lo que valía y tenía significado. Así pues, parece que esto de conocerse a uno mismo no es baladí. ¿Por qué no echar un vistazo a los acontecimientos más importantes que han jalonado nuestra vida? Las decisiones, personas, actividades, lecturas, comportamientos… nuestra biografía pensada y repensada puede guardar información valiosísima acerca de nosotros mismos. Y cuando la memoria falle, seguro que nuestros familiares y amigos más cercanos nos podrán aportar aquello que no recordamos ¿qué nos gustaba hacer?, ¿en qué éramos buenos?, ¿en qué pasábamos el tiempo?, ¿cómo nos comportábamos ante las diferentes circunstancias? Aprovechemos para ir más allá en esta pesquisa, terceras personas pueden arrojarnos luz no solo sobre situaciones que no recordamos, sino también sobre lo que transmitimos nosotros mismos y de lo cual muchas veces no somos conscientes. Debemos preocuparnos y preguntarnos en este sentido también de lo que uno emite, aunque suponga ir a contracorriente, puesto que parece ser que los individuos de nuestra sociedad solo estuviesen preocupados de lo que reciben. Seamos realistas. Este autoconocimiento del que estamos hablando y la independencia de pensamiento resultan fundamentales para que no nos instalemos en un estado de insatisfacción continuo. Vivir la vida de otros puede ser tremendamente frustrante. Así lo expresa el filósofo Isaiah Berlin en The sense of reality: «El hombre que es dependiente de otro no es ya un hombre, ha perdido su sitio, no es más que la posesión de otro hombre.» Al mismo tiempo, construir los propios sueños exige un alto conocimiento de uno mismo; si alguien quiere saber qué es lo que quiere en la vida, primero debe preguntarse quién es él. Solo desde la reflexión y el autocuestionamiento podemos mejorar. Y en la ardua tarea de describirse y conocerse a uno mismo, la capacidad de observar y entender a los otros ofrece una ayuda muy valiosa. El autoconocimiento se basa en una premisa filosófica clara; no dar nada por conocido, cuestionarlo todo. Y aquí atención, porque en este cuestionarlo todo más de uno acaba descubriendo que su ruta personal a seguir dista mucho de ir pareja a la del grupo. Solo aquellos que apuestan por abandonar la manada pueden encontrar su propia pista. «Lo curioso y alentador es que cuanto más persevera uno en el empeño de ser uno mismo, en la aventura de transformarse en una persona de bien, de profundizar en la verdadera
  • 19. 20 Conociéndote | Devivencias naturaleza de un yo oculto y eterno, con más fuerza, soltura y frecuencia surge la presencia del otro», nos dice Santiago Álvarez de Mon. Quiénes somos se convierte por tanto en piedra angular de nuestro desarrollo personal. ¿Quién soy? Es una de las preguntas más antiguas que ha traído quebraderos de cabeza a más de un filósofo. Pero responder a estar pregunta resulta clave. Tal y como apuntaba Herman Hesse: «La verdadera profesión del hombre es encontrar el camino hacia sí mismo» Pero esto de conocerse a uno mismo no siempre resulta fácil. Nos da miedo nuestra soledad y estar en silencio con nosotros mismos porque ahí es donde podemos hallar nuestro ser. Y aunque pueda resultar paradójico, supone cierto riesgo, ¿qué pasaría si toda mi vida ha sido una equivocación? Si la respuesta es un sí, a lo mejor la decisión que tenemos que tomar implica dejar atrás amistades, familia, estudios y trabajos realizados hasta el momento... Sin embargo, no hay mayor aventura, por complicada que sea, que la de conocerse a uno mismo. Y es que, del mismo modo, no hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se es. Escucharme me va a valer no solo para conocerme mejor, sino para entender mejor a todos aquellos que nos acompañan a lo largo de nuestro trayecto vital. Al principio cuesta, porque está aparejado con una apertura a lo desconocido, pero es precisamente en ese vacío donde te encontrarás. Como decía Lao-Tse: «El silencio es el sonido más fuerte que existe». Aunque cierto es que en la cultura occidental actual, esto de la quietud, el silencio y la reflexión están lejos de estar de moda y se sitúan, en la mayoría de los casos, lejos de la zona de confort. En general podemos decir que «no nos conocemos a nosotros mismos, nosotros los conocedores», como nos decía Nietzsche. Realmente resulta lo más difícil de todo. Y lo que sucede es que deambulamos por la vida de forma casi inconsciente actuando en función de los impulsos exteriores. Para muchos, como para Javier León, «Solo en la noche, en la oscuridad, la sombra no existe, por eso, el conocerse a sí mismo requiere de un proceso de vaciado, de sepultura, de muerte, de oscuridad.» En cualquier caso, y aunque sí que un conocimiento profundo de uno mismo requerirá dicho trabajo, uno más superficial también tiene su validez. Lo que debemos tener claro es que nuestros conflictos internos, nuestros dramas personales, se reproducirán una y otra vez hasta que seamos capaces de penetrar dentro de nosotros. Ahí reside el problema, ya que la mayoría de nosotros vivimos en el plano de la inconsciencia. En este autoconocerse entendemos que hay una pregunta que es fundamental hacerse; ¿Cuál es el sentido de mi vida? O mejor dicho ¿qué sentido quiero darle a mi vida? El psiquiatra Viktor Frankl, prisionero en varios campos de concentración y creador de la logoterapia, la terapia del sentido, le preguntaba a sus pacientes deprimidos con seriedad; « ¿Por qué no se suicida usted?» Y claro, la respuesta a esta pregunta era en la mayoría de los casos una buena indicación de cuál era el sentido de la vida para ellos. Dedica por tanto todo el tiempo que te haga falta a responder a esta pregunta y a quién eres. Y esta es una tarea que, aunque a uno le pueda aburrir, puede evitarte grandes dolores, desilusiones y pérdidas de rumbo cuando llegue la tormenta. Y lo creas o no,
  • 20. 21 Conociéndote | Devivencias tormentas siempre las hay, es solo cuestión de tiempo. Así que presta atención a esto porque no podrás ser feliz en el largo plazo sin haber hecho un trabajo personal profundo sobre este tema. Y dado que nadie hará por nosotros este trabajo, ni debemos pedirlo puesto que el camino de la realización personal también es único y además, no nos engañemos, este puede llevar mucho tiempo, nuestro consejo es que empecemos a conocernos de forma seria cuanto antes. Ten en cuenta que se trata de un trabajo y un conocimiento que se escriben en gerundio, que son evolutivos y que requerirán un continuo proceso de estudio y revisión. ¿Estás dispuesto a hacer el esfuerzo? Y si la respuesta es un sí, y estás dispuesto a profundizar en tu autoconocimiento y a descubrirte al mundo tal y como eres, es posible que tengas que luchar entre otras cosas con una educación que nos uniformiza y nos iguala a todos. En cierto sentido, la educación es un proceso de industrialización y estandarización que lleva a muchas insatisfacciones y frustraciones entre nuestro “yo interno” (lo que soy) y nuestro “yo externo” (lo que hago). Pero este mundo en el que la rapidez se ha convertido en dogma, y en que ya hemos pasado del fast food al fast thinking, queremos invitarte a ir a contracorriente, a hacer un alto para la reflexión y la observación, porque, a nuestro entender, una de las mejores formas de conocernos es a través de la observación pausada de uno mismo. En la observación nos salimos de nuestras situaciones y desde fuera repasamos los acontecimientos como si estuviéramos viviendo una película; una en la que nosotros, aun siendo actores, observamos como espectadores. La observación implica ir más allá del análisis, sin realizar juicios, sin emitir condenas, sin hacer comparaciones, sin volver a sentir las emociones asociadas a la situación vivida. Una de las claves, ya lo hemos comentado antes, es cuestionar todo incluido aquello que damos por sentado acerca de nosotros mismos. Y una de las mejores herramientas que tenemos a nuestra disposición para ello, son las preguntas. Las preguntas son una de las mejores formas de conducirse eficazmente por este sendero llamado vida. Si somos capaces de desarrollar la capacidad de hacernos preguntas adecuadas, será una cuestión de tiempo, pero nuestra vida mejorará. Las buenas preguntas producen una catarsis, una transformación. Estas nos hacen crecer, buscar y dar sentido. Así pues, una de las formas que tenemos para mejorar nuestra vida consiste en cambiar las preguntas que nos hacemos habitualmente porque, como dice Shunrye Suzuki Roshi: «Nos volvemos sabios haciendo preguntas, y aun así si estas no son respondidas nos volvemos sabios, porque una pregunta bien hecha lleva su respuesta a la espalda, así como un caracol lleva su caparazón.» Tal y como hemos dicho, la pregunta central del autoconocimiento es sencilla: ¿quién soy yo? Pero responder a esa pregunta implica mucho más que simplemente saber tu nombre, tu estado civil, tu profesión, tus posesiones, tu aspecto, tu pasado e incluso por lo que no eres. El autoconocimiento te engloba a ti como ser humano, tu relación contigo mismo y con la realidad que te envuelve. Tómate tiempo para identificarte,
  • 21. 22 Conociéndote | Devivencias para responder ese ¿quién eres? y cuando lo hagas, hazlo con en un estado de calma y tranquilidad. A continuación os proponemos un listado de preguntas, algunas de ellas basadas en un listado de preguntas conocidas como cuestionario Proust, en honor a Marcel Proust puesto que este hacía mucho uso del mismo. En realidad no estamos planteando aquí ningún cuestionario, de hecho no tenemos mayor interés en este tipo de prácticas. Ni siquiera el conocido como cuestionario Proust puede considerarse un test al uso, más bien se trata de un juego de salón parisino que servía de entretenimiento al círculo del autor que buscaba en él una forma de diversión y de reflexión. En cualquiera de los casos, las preguntas que planteamos a continuación no son para responder ahora, ¡ni siquiera son “Las preguntas”! Tan solo son una sugerencia, una propuesta de guía para la reflexión individual a la que en caso de que decidas seguir has de dedicarle paciencia y tiempo pues cada una de ellas requerirá cierta introspección. Más información en: http://www.devivencias.net/cuso/curso-de-desarrollo-personal

×