• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Diplomaticos Y Marinos
 

Diplomaticos Y Marinos

on

  • 6,006 views

jahnfojshojfnsodnfos

jahnfojshojfnsodnfos

Statistics

Views

Total Views
6,006
Views on SlideShare
6,002
Embed Views
4

Actions

Likes
1
Downloads
32
Comments
0

1 Embed 4

http://www.slideshare.net 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Diplomaticos Y Marinos Diplomaticos Y Marinos Presentation Transcript

    • Diplomáticos y marinos argentinos durante la crisis española Los asilos de la Guerra Civil
    • BEATRIZ FIGALLO Diplomáticos y marinos argentinos durante la crisis española Los asilos de la Guerra Civil
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Figallo, Beatriz Introducción Diplomáticos y marinos argentinos durante la crisis española : los asilos de la guerra civil. - a ed. - Buenos Aires : Librería Histórica, 2007. 208 p. ; 23x16 cm. (Colección histórica; 23) ISBN 978-987-1206-27-8 1. Historia de España. 2. Guerra Civil Española. I. Título CDD 946.081 Fecha de catalogación: 23/03/2007 La intención de brindar una perspectiva de las relaciones hispano- argentinas en las primeras décadas del siglo XX es sin duda pretencio- sa, pero tratando de superar lo que ello tenga de imprudente y aceptando que el universo a estudiar es de por si difícil de abrazar, este trabajo procura acercarse a un vínculo que abruma por su riqueza y como cuadra a la historia más contemporánea, por su complejidad. Instalados en el presentismo de nuestras vidas, las relaciones entre la Argentina y España aparecen hoy limitadas a constituir un sitio pre- dilecto donde las jóvenes generaciones buscan futuro y trabajo, se sienten casi como en casa y son recibidos con una consideración cier- ta. Pero a poco que nos sacudamos esa impresión, van apareciendo los pasajes de momentos de gran acercamiento político, ideológico, COLECCIÓN HISTÓRICA cultural, diplomático que discurren sobre un basamento histórico co- © De esta edición mún y sobre un mestizaje entre ambos pueblos que fluctúa, pero esta Librería Histórica S.R.L. siempre presente. Somos familia. A mi misma me resulta ya poco me- Azcuénaga 1846 CP 1128 Buenos Aires - República Argentina nos que inaccesible, como argentina, rastrear el derrotero de esta in- Telefax 4801-0257/4803-5591 clinación hacia España y lo español. Sin embargo, he de reconocer E-mail: info@libreriahistorica.com.ar que comienza con mi propia historia a través de los vívidos relatos de Diseño de colección: Juan Pablo Ribeiro inmigración de mi abuela Pepa, María Josefa Fernández Movellán ISBN: 978-987-1206-27-8 nacida en Uruguay, que abarcaban la sociedad española de fines del Hecho el depósito que indica la ley 11.723 siglo XIX, la inserción en la realidad rioplatense de mi bisabuelo san- Impreso en Argentina. Printed in Argentine tanderino, maestro de Primera Enseñanza Elemental en Montevideo y Primera edición de esta colección: marzo de 2007 en Rosario, egresado de la Escuela Normal Superior de Maestros de Todos los derechos reservados. León en 1868. En el sillón de madera y cuero que adornaba su direc- Esta publicación no puede ser reproducida, en todo ni en parte, ni registrada en o trasmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea ción del rosarino Liceo Argentino aún trabajo en ocasiones. Los re- mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o por cualquier cuerdos adquirieron anchura cuando desde 1983 España fue el desti- otro, sin el permiso por escrito de esta editorial. 6 7
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA no elegido de mis propios estudios y de no pocas andanzas vitales, Universidad Complutense. La investigación circuló entre algunos co- legas y fue recogida en sus propios libros, y aunque la Academia Na- que abrieron mis ojos a los exilios políticos y económicos de tantos cional de la Historia le concedió el primer premio para obras inéditas argentinos. 1983-1984, en la Armada Española se publicara un breve artículo – Este libro comenzó a surgir en 1983 en uno de los antiguos despa- reproducido en la Argentina en 1988 en la Revista de Publicaciones chos donde funcionaba la carrera de Historia de la Universidad Cató- Navales– el trabajo quedó sin editar. El temor a que se perdiera el lica Argentina de Rosario. Para cumplir con el requisito indispensable aporte que constituía aquella memoria de investigación, hizo que el para obtener la licenciatura, después de haber terminado los estudios Instituto de Historia donde fui profesora de Historia de España por del profesorado que era de rigor en nuestra ordenación universitaria, largos años, realizara una edición mínima. Su acogida fue, no obstan- con joven entusiasmo fui decidida a estudiar la Guerra Civil Española, te, entusiasta y en poco tiempo los doscientos ejemplares se agotaron. fenómeno del que se han escrito miles de páginas –y se lo sigue ha- Salió espontáneo como lo había escrito la historiadora en ciernes que ciendo. Su director, Miguel Ángel De Marco, mi profesor de Historia era entonces, sin tiempo para revisar por alguna vicisitud personal de España, no me desalentó, pero me sugirió seguir una veta casi que atravesaba, pero como me dijera mi distinguido colega chileno, inexplorada hasta entonces: investigar la actuación de la Marina ar- Joaquín Fermandois, “se nota una obra primeriza, pero con una fres- gentina en el conflicto. Comenzaba así una larga vinculación intelec- cura que no debes perder”. Es que ya había publicado mi Protocolo tual y profesional que no ha cesado de fortalecerse, bien que ha sufri- Perón-Franco, y muchos artículos, y empezaba a escribir en más di- do diversos intervalos. fícil. Balance no sencillo, que solo algunos saben manejar, porque si La tesis de licenciatura salió pronto y bien, con la ayuda de las en ocasiones se hecha en falta cierta hondura teórica –que nos recla- gestiones del profesor De Marco en la Marina, para que se me fran- mara para aquella edición de 1996 una reseña bibliográfica desde los queasen sus archivos y sus oficinas de prensa, que me pusieron en Estados Unidos–1, otras tantas no nos movemos de soporíferas elucu- contacto con antiguos tripulantes de los buques de guerra enviados braciones históricas, que pocos entienden. por la Argentina a proteger a sus ciudadanos, a respaldar a sus diplo- En este libro he procurado ese equilibrio. Por varias razones, el máticos y que en el fragor del enfrentamiento civil, otorgaron con tiempo ha pasado dejando su sedimento, y no sin cierta razón dicen generosidad el asilo naval. En esas pesquisas tuve la suerte de cono- algunos que la madurez intelectual de un historiador llega pasados los cer a Martha Casari de Risso, quien abrió ante mi un riquísimo archi- cuarenta y cinco años de edad. Me enriquecí en saberes en los ya vo familiar, con toda la documentación de su padre, el capitán de lejanos cursos de doctorado en los que el profesor Julio Aróstegui fragata Mario Casari. El recordado Carlos T. de Pereira Rego-Lahitte descubrió ante mí una “nueva” Guerra Civil Española, me despabilé fue decisivo para consultar el archivo del Ministerio de Relaciones con la frecuentación del esclarecido hispanista que es el profesor En- Exteriores, tarea no fácil pues debo recordar que transitábamos los rique Zuleta Álvarez, director en los tramos iniciales de mi carrera de tramos finales de un gobierno militar. Me acompañó, con gracia y investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y espontaneidad, a visitar despachos desde donde pudimos arrancar el Técnicas, y renové mi fervor por España de la mano de María José tan ansiado permiso para consultar fondos limitados de ver en aquel Henríquez, generosa y destacada internacionalista chilena que me in- momento. Desde entonces, el archivo de Zepita –siempre con su di- trodujo en el círculo de compañeros de la Universidad Autónoma de rector ministro Carlos Dellepiane y doña Carmen, su mejor conoce- Madrid, con el profesor Pedro Martínez Lillo a la cabeza. A lo largo dora– fue mi ámbito predilecto en Buenos Aires. Con el ejemplar in- édito de la tesis partí a Madrid, primero a trabajar en su archivo del 1 GOODWIN, Paul B. (review), en Hispanic American Historical Review, 79:3, august Ministerio de Asuntos Exteriores, y luego a realizar el doctorado en la 1999, pp. 581-582. 8 9
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA de muchos años, por influencia y admiración intelectual hacia los pri- se les acercó para salvar su vida. Subordinados al poder político, cer- meros escribí mucho sobre España, sobre Ramiro de Maeztu, sobre la canos a la gente, eficaces profesionales que dejaron muy en alto el dictadura de Primo de Rivera, sobre la Guerra Civil. España era el nombre de aquella Armada Argentina. La ordalía de sangre que se espejo donde se reflejaba la Argentina. Y hoy los últimos, me acercan despertó en España movió a la Argentina a actuar en el mismo escena- a nuevos temas, Perón en Madrid, los exilios de argentinos en la Espa- rio de los hechos, y lo hizo a favor de los españoles. Fue también leal ña franquista. Mis alumnos también hicieron lo suyo, y discípulos como con la República, pues sólo cuando caravanas de exiliados republica- Claudia Hidalgo me enseñaron mucho sobre la Segunda República nos abandonaban a pie Cataluña, aceptó que su legalidad había sido Española. conculcada. El relato intenta manejar los hilos de las explicaciones Hacer una historia comparada implica conocer ambos términos del que hacen inteligible toda acción humana. análisis, ambas realidades y por otro lado, tratar de comprender lo A lo largo de los años la gratitud a mis maestros en la vida acadé- diferente, lo singular de cada mundo, atendiendo a las razones que mica se profundiza, a mis colegas y compañeros de avatares profesio- invitaron a la Argentina y España a actuar más estrechamente o a nales se renueva, a mis amigos españoles esta siempre vigente, a mi alejarse, y a entender que a lo largo del siglo XX, aunque los desarro- familia se hace cada vez más grande, sobre todo a la memoria de mi llos de cada nación han sido las más de las veces desacompasado, ha madre, que me protegió siempre, aun cuando le dijera: me voy para existido siempre una intensa voluntad de volver a conocerse. España. No creo que podía yo avanzar en cubrir la historia de las relaciones hispano-argentinas en el siglo XX, sino me proponía revisitar mi itine- rario intelectual hispánico, y hacer el esfuerzo de reelaborar, a la luz de las últimas contribuciones sobre los distintos aspectos, ese conoci- miento para ofrecérselo al público lector, obligación cívica que nos impone la profesión de historiador. El libro, pues, recoge en un primer capítulo el planteo de la fre- cuentación que reavivó el vínculo oficial entre la Argentina y España en los albores del siglo XX. En él, tanto hombres de la política como de la cultura, demócratas o monárquicos, de orden o liberales, repu- blicanos o conservadores coinciden en participar del sentimiento de mutua pertenencia. La riqueza humana y espiritual volcada sobre la Argentina mostraban, en la práctica, casi una nación flotante de gen- tes que se vivificaron mutuamente, determinando unas relaciones de gran inmediatez. Desde el segundo capítulo que comienza con el alzamiento militar que desembocó en la Guerra Civil Española, y los sucesivos, se repara en las figuras de los diplomáticos argentinos en decidida interacción con las políticas, los personajes y los dramas de España y su momento trágico, y de los marinos al servicio de su fuerza, cumpliendo una labor de gran humanidad con todo aquel que sintiéndose perseguido, 10 11
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Capítulo I Reencuentros y asimetrías del vínculo hispano-argentino 1.1. Desde el desastre de 1898 En la misma época en que Gran Bretaña daba los pasos previos para la organización de la Commonwealth británica de naciones, y como con- secuencia de la derrota que los Estados Unidos de Norteamérica le infligieran tras una breve guerra, España perdía Cuba y Puerto Rico, los restos de sus reinos en América, dejando de ser una potencia colo- nial en el continente.2 Hasta entonces, no había sabido proponer un programa de porvenir colectivo a los países hispanoamericanos, con los cuales tenía un pasado que se compartía, una herencia étnica y una lengua común, y sin embargo no formaba con ellos una nación. Aquel momento crítico, no obstante, despejó los últimos obstácu- los para sellar la reconciliación en el mundo hispánico,3 fuertemente anudada por sucesivas oleadas de migrantes que buscaban en las jóve- nes repúblicas desgajadas del tronco español la expansión de sus ener- gías, el trabajo y el sustento cotidiano. La incertidumbre que provocó el desastre de 1898, así como revi- talizó una corriente de pensamiento que planteaba reivindicar la hege- monía espiritual de España entre la comunidad de todos los pueblos 2 Ver CARLOS RAMA, La crisis española del siglo XX, Madrid, Fondo de Cultura Eco- nómica, 1976, págs. 32-33. También FRANCISCO MORALES PADRÓN, “La imagen de Hispanoamérica en la España de los siglos XIX y XX”, I parte, Estudios Latinoameri- canos, 6, 1980; CESILDA MARTÍN MONTALVO Y OTROS, “El Hispanoamericanismo, 1880-1930”, en Quinto Centenario, T. 8, 1985. 3 MÓNICA QUIJADA, “El ’98 en la construcción nacional argentina”, Desmemoria, n° 16, oct./dic. 1997, afirma: “La tendencia a la revalorización de la colonia y la expansión de las ideas hispanoamericanistas no surgió con el ‘98 ni muchísimo menos. Se venía produciendo desde antes, y el ‘98 sólo vino a confirmar y consolidar esa tendencia”. 12 13
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA que integraron el imperio español,4 promovió también una tendencia Estados Unidos de Norteamérica y de sus propuestas de pacto pana- mericano.7 nueva en sectores progresistas de la sociedad española: un america- nismo solidario basado en la vigencia y la perennidad de un vínculo Para los hijos de España que debían buscar por el mundo los me- riquísimo y diverso. Implicaba asimismo una opción frente a la ten- dios de subsistencia que no encontraban en su patria, oficialmente, dencia europea a la que se sumaron los gobiernos de Madrid de pro- Madrid no hacía mucho: sus inmigrantes sin recursos no recibían ma- curar la expansión por el norte de África, destino al que se afectarían yor protección, rechazados, ignorados u ocultados por quienes los políticas y milicias. Sin embargo, ninguno de aquellos movimientos veían como exponentes de la debilidad nacional. Mientras la cantidad fue de rápida expansión. Como afirma Enrique Zuleta Álvarez, gran de agentes diplomáticos en Hispanoamérica era muy limitada para las estudioso de los temas hispanoamericanos y de sus ideas, “[...] a Es- necesidades de las numerosas colonias, se carecía de la infraestructu- paña le costó sacudirse de encima la modorra provocada por el espí- ra necesaria para encarar un fluido intercambio comercial. Los escri- ritu escéptico e insustancial, que se había manifestado en el fracaso de tores e intelectuales que iban a América para presentar y difundir sus una política miope y sin ideales”.5 creaciones y obras, los contactos que dejaban establecidos allí y su La idea de América como una exteriorización de la fuerza positiva presencia sostenida en los medios de difusión de la época se consti- de España y de sus valores vitales, que tenía la ventaja de ser pacífica tuían en la práctica en los más eficaces y reales instrumentos de vincu- lación.8 y espiritual, representaba la consolidación del más grande esfuerzo afrontado por los españoles a lo largo de su historia. Aquella imagen En el entramado de conjunto que constituía el mundo hispanoame- fue fructificando en el ámbito del pensamiento a través de la produc- ricano sin duda que había vínculos bilaterales de mayor intensidad, ción de escritores, poetas y periodistas de prestigio cuya aspiración como el caso de la relación entre España y la Argentina, naciones que era suscitar en el campo intelectual “una cultura común” a todos los habían empezado a redescubrirse después de mediados del siglo XIX, hispanos.6 Y tuvo también su correlato en el terreno económico, don- tras el establecimiento de peculiares ordenes liberales que remozaron de se habló repetidas veces de “unión aduanera” y de medidas de ca- ambos estados, la tímida europeización española que fue mostrando rácter fiscal y reglamentario que facilitaran los intercambios comer- crecientes ramalazos de renovación intelectual atrayendo la atención ciales y financieros. América y España unidas por la cultura y los inte- argentina y el caudal emigratorio hispano que comenzó a derramarse reses económicos podrían entonces encarar pautas nuevas de convi- sobre el extremo meridional americano, y que, a partir de la indepen- dencia de Cuba, encontró en la Argentina el destino preferido.9 Los vencia política, que significarían una verdadera revolución internacio- nal, promoviendo el “área española” al primer plano. No pocos inten- países también fueron reencontrándose al compás del arribo de no tarían luego potenciar la actitud neutralista asumida durante la Gran pocos personajes que por distintas razones, temporal o permanente- Guerra por España para liderar un grupo de países hermanados por mente, se expatriaron de España, volcando sus conocimientos y habi- intereses similares. Pero en todos esos campos de interrelación inter- lidades en el campo de la educación, del periodismo, del asociativis- nacional era notoria la dificultad para competir con la ofensiva de los 7 Ver ÁNGEL DUARTE, “La Liga Republicana Española en la Argentina: política y so- 4 Ver RICARDO PÉREZ MONTFORT, Hispanismo y Falange. Los sueños imperiales de ciabilidad (1903-1907), Anuario del IEHS, VIII, 1993, pp. 307-311. 8 la derecha española y México, México, Fondo de Cultura Económica, 1992, p. 15 y ss. Ver ENRIQUE ZULETA ÁLVAREZ, La idea de América en el pensamiento español 5 ENRIQUE ZULETA ÁLVAREZ, España en América. Estudios Sobre la historia de las contemporáneo (1900-1936), Mendoza, Universidad Nacional de Cuyo-Facultad de Cien- ideas en Hispanoamérica, Buenos Aires, Editorial Confluencia, 2000, p. 86. cias Política y Sociales, 1979. 6 9 Ver JOSÉ FRANCISCO FORNIÉS CASALS, “Aspectos culturales y educativos del HÉCTOR G. GUTIÉRREZ ROLDÁN, “El trasvase humano en el último siglo”, en hispanoamericanismo en la prensa española (1898-1931)”, Estudios de historia social y Cuadernos Hispanoamericanos. España y América (1824-1975). Los Complementarios/ económica de América, N° 3-4, 1987. 1, diciembre 1987, p. 86. 14 15
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA mo y de las actividades sociales de la colectividad así como de su intención de honrar la memoria del erudito santanderino Marcelino atención espiritual y religiosa.10 Un gran estímulo se sentiría también a Menéndez Pelayo, fallecido en 1912. través de la palabra de los escritores de la generación del 98,11 con la Al acercamiento hispano-argentino se sumaba el accionar indivi- difusión de las obras de Azorín, Baroja, Benavente, Valle Inclán, Una- dual de hombres de la cultura que se sentían subyugados por todo lo muno, los Machado, Maeztu, cuyas colaboraciones se convirtie- vinculado con España, como los escritores Manuel Gálvez, Ricardo ron en habituales en los suplementos literarios y en las columnas Rojas y Enrique Larreta, y el catedrático José León Suárez, presiden- de los dos diarios de trascendencia mundial que entonces eran La te del Ateneo Hispano Americano de Buenos Aires y propugnador de Nación y La Prensa, así como en las páginas de varias revistas una unión entre los pueblos de Iberoamérica. como Caras y Caretas. Con el siglo se fueron sumando las visitas A la par que múltiple, el redescubrimiento devolvía una imagen de diversos exponentes del panorama cultural español: Rafael Alta- simétrica del vínculo. La Argentina aparecía enriquecida, con un bien- mira, Adolfo Posada, José Ortega y Gasset, Eugenio d’ Ors, Manuel estar económico del que disfrutaban especialmente las clases altas y la García Morente, Julio Rey Pastor, que nutrieron distintos círculos burguesía mercantil e industrial, aunque las masas trabajadoras no académicos y científicos.12 compartían toda aquella bonanza, luchando por su mejoramiento en- Los ámbitos privados actuaban a favor del fomento y el conoci- tre reclamos, agitaciones y huelgas. Si la situación promisoria no lo- miento de lo español. Vigorosa desde su creación en los albores de la graba ocultar los toques de alarma, predominaba una idea generaliza- Primera Guerra Mundial, proclamando su prescindencia en lo políti- da de optimismo. En la España que iniciaba el siglo XX parecían con- co, la Institución Cultural Española costeó viajes de destacados pro- verger los seculares males no conjurados: retraso económico y social, fesores a la Argentina a cuyas conferencias asistía el mundillo intelec- inestabilidad institucional, inconformismo regional, opacamiento de tual y, no pocas veces, miembros del más alto nivel del gobierno na- su presencia internacional. En algo coincidían la Argentina y España: cional. Con los recursos que aportaban aquellos que ocupaban una ambas anhelaban el cambio y el desarrollo, la una con el idealismo de posición más desahogada en la colectividad española, su importancia un pueblo joven que de lentos y trabajosos intentos de organización se había ido creciendo conforme aumentaba su reputación. Dirigida por había visto arrastrado a un vertiginoso crecimiento al acertar con un el prestigioso miembro de la colectividad Avelino Gutiérrez, médico y programa básico pero eficaz de progreso, y la otra con la reacción profesor universitario, se había constituido como consecuencia de la vital y la esperanza de recuperar su potencial como nación. No obs- tante, el peso de los conflictos nacionales, de demandas que buscaban moldear los perfiles estatales se anteponían en la conformación de 10 Ver HUGO BIAGINI, Intelectuales y políticos españoles a comienzos de la inmi- gración masiva, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1995; LAURA fértiles relaciones hispano-argentinas; en palabras de Rivadulla Ba- MALOSETTI COSTA, “Los ‘gallegos’, el arte y el poder de la risa. El papel de los rrientos, la “primacía del conflicto interno”13 establecía un orden de inmigrantes españoles en la historia de la caricatura política en Buenos Aires (1880- 1910)”, en YAYO AZNAR y DIANA B. WECHSLER (compiladoras), La memoria precedencia. compartida. España y la Argentina en la construcción de un imaginario cultural Aunque España vivió en julio de 1909 días de violencia extrema, (1898-1950), Buenos Aires, Paidós, 2005. que incluyeron quema de templos, saqueos y muertos, desmadre que 11 ENRIQUE ZULETA ÁLVAREZ, El nacionalismo argentino. T. I, Buenos Aires, Edi- ciones La Bastilla, 1975, p. 37. 12 Ver NURIA TABANERA GARCÍA, “El horizonte americano en el imaginario español, 13 1898-1930”, EIAL, Vol 8 – N° 2, 1997; LUIS A. SANTALÓ, “La matemática en el exilio DANIEL RIVADULLA BARRIENTOS, “Identidad del proceso histórico Hispano-Ar- argentino”, Cuadernos Hispanoamericanos, 473-74, noviembre-diciembre 1989; gentino y su coincidencia en la época de la Restauración española (1874-1916). Estudio JOSEFINA CUESTA BUSTILLO, “Exilio de Científicos Españoles en Argentina (1939- preliminar”, Quinto Centenario, núm. 15, 1989, p. 96; DANIEL RIVADULLA 2000), aproximación”, en JULIÁN CHAVES PALACIOS (coord.), Política científica y BARRIENTOS, La “amistad irreconciliable”. España y Argentina, 1900-1914, Madrid, exilio en la España de Franco, Badajoz, Universidad de Extremadura, 2002. Editorial Mapfre, 1992, p. 21 y ss.. 16 17
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA se produjo ante la resistencia de movilización militar de los reservistas argentina incluía no sólo a España, sino también a Portugal, pudiendo obligados a ser embarcados para ir a luchar en el protectorado espa- los diplomáticos residir indistintamente en cualquiera de los dos paí- ñol de Marruecos y mostró la fuerza voraz de un terrorismo activo, la ses. Además les estaba permitido a los jefes de misión ausentarse de vida económica se iba desenvolviendo en discreta expansión, con la manera temporaria del territorio de su jurisdicción, siempre y cuando búsqueda de nuevos mercados, la inversión extranjera, el crecimiento hicieran delegación de sus atribuciones en otros funcionarios de la de la banca y el ordenamiento de las finanzas públicas, encaminándose embajada. Marco M. Avellaneda, quien se venía desempeñando como a superar las dificultades producidas por la pérdida de las colonias. ministro plenipotenciario de la Argentina en Madrid, fue designado El Reino, como Madre Patria, quiso ocupar un puesto principal en embajador. los festejos del onomástico centenario de la Argentina: es que además los españoles constituían la décima parte de la población de la joven 1.2. El Radicalismo en el poder y Primo de Rivera La Argentina en América al igual que España en Europa, se empeña- República,14 poniendo de manifiesto donde radicaba la mayor fortale- ron en el mantenimiento de una neutralidad estricta durante la Prime- za de las relaciones de gran cercanía entre los dos pueblos. En 1916, ra Guerra Mundial que asemejó políticas y despertó quimeras de cierto al cumplirse los cien años de la declaración de la Independencia, Es- magisterio. El idealismo de Yrigoyen haría más al decretar en 1917 paña elevó la categoría de su representación en la Argentina, adhirien- fiesta nacional el 12 de octubre reconociendo el sentido de pertenen- do así a la magna celebración: se trataba de la primera embajada espa- cia de los pueblos americanos con España. En la decisión habían ejer- ñola en Hispanoamérica. La historiadora Beatriz Solveira nos informa cido su influjo tanto la entidad de emigrantes españoles creada en que en realidad, la decisión estaba originada en los deseos que desde 1896, la Asociación Patriótica Española, como la sociedad america- hacia años venía expresando el rey de España de visitar el país donde nista creada en España, la Unión Ibero-Americana.16 Aunque en el tantos de sus súbditos vivían. En abril de 1914, cuando se planteo en texto del decreto presidencial no se hablaba de Día de la Raza, la las Cortes el tema del viaje de Alfonso XIII, éste “[...] apareció rela- mayor parte de la prensa bautizó así al día del descubrimiento colom- cionado con la propuesta de elevar a embajada la representación de bino.17 Al año siguiente, España instituyó también la fecha como fiesta España en Buenos Aires”. Las remesas de dinero de los emigrantes nacional. también aconsejaban atender preferentemente a la Argentina, fundado Al fin del conflicto mundial, tanto Madrid como Buenos Aires asu- en el hecho de que desde allí “[...] el Banco Español del Río de la Plata mieron una posición algo inconstante en la Sociedad de las Naciones, girara anualmente a la Madre Patria más de 100 millones de pese- la institución creada para mantener la paz internacional. Si la Argenti- tas”.15 En noviembre de 1916 Pedro Soler y Guardiola presentó ante na se retiró inmediatamente del cónclave ginebrino al no lograr su el presidente Hipólito Yrigoyen sus credenciales como embajador ex- pretensión de que todos los estados fueran admitidos en igualdad de traordinario y plenipotenciario de España. condiciones,18 España asumió al principio un activo papel formando En gesto de correspondencia, el Congreso Nacional de la Argenti- na decidió ese mismo año retribuir la actitud hispana, promoviendo al rango de embajada su representación en la península. La Legación 16 ENRIQUE ZULETA ÁLVAREZ, España en América, cit., p. 197. 17 ZACARÍAS DE VIZCARRA, “Origen del nombre, concepto y fiesta de la hispanidad”, El Español, Madrid, 7 de octubre de 1944. Consultado el 1 de mayo de 2005 en el sitio 14 ALEJANDRO E. FERNÁNDEZ, “Patria y cultura. Aspectos de la acción de la elite www.filosfia.org/hem/194/esp/9441007a.htm. 18 española en Buenos Aires (1890-1920)”, Estudios Migratorios Latinoamericanos, 6-7, Ver MARÍA MONSERRAT LLAIRO-RAIMUNDO SIEPE, Argentina en Europa. agosto/diciembre 1987, p. 292. Yrigoyen y la Sociedad de las Naciones (1918-1920), Buenos Aires, Macchi, 1997; ÁN- 15 BEATRIZ R. SOLVEIRA, La Evolución del Servicio Exterior Argentino entre 1852 y GEL LUIS BENVENUTTO, Intransigencia. Argentina en Ginebra (1920), Buenos Ai- 1930, Córdoba, Centro de Estudios Históricos, 1997, p. 226. res, Corregidor, 2004. 18 19
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA parte de su Consejo, aunque no de manera permanente, amenazando España también renovaba sus gobernantes, aunque el cambio nada en 1926 con alejarse por que no lograba el status fijo ni sus aspiracio- tenía de democrático, repitiendo la experiencia italiana de una ficta nes coloniales en el norte de África. Si España no haría efectiva su monarquía manejada por el poder efectivo de una dictadura, la del advertencia –hasta que en mayo de 1939, el general Francisco Franco general Miguel Primo de Rivera. La debilidad institucional se había tomara la decisión–19 la Argentina se reintegraría a la Sociedad en traducido en numerosos cambios ministeriales, mientras la agitación 1932, con el gobierno del general Justo. cristalizaba en movimientos militares y en disturbios sociales, políti- En 1922, finalizado el sexenio yrigoyenista, la ciudadanía eligió cos y regionales. La agonía del sistema instaurado por Antonio Cano- nuevamente a un radical para la presidencia de la Argentina, el doctor vas del Castillo, la Restauración borbónica que había logrado evitar Marcelo T. de Alvear, que fue electo mientras desempeñaba la repre- que España se convirtiera en una República, era patente. sentación del país en Francia, adonde había llegado en 1917. El nuevo Prácticamente sin oposición que contrarrestar, con una reacción mandatario había discrepado con Yrigoyen en un punto clave de su pública que le fue favorable, Primo de Rivera potenció a su favor el política exterior, como lo era la participación en la Sociedad de las temor de las clases propietarias por el peligro de una revolución co- Naciones, pero seguiría a su predecesor en los lineamientos genera- munista, se atrincheró en la defensa de los intereses morales y colecti- les: un trato cauteloso hacia los Estados Unidos, indiferente a los avan- vos de la Iglesia e impulsó una política económica con una orienta- ces de la diplomacia norteamericana, pero celosa de la identificación ción corporativa y autoritaria que iría obteniendo resultados favora- aparente de Washington y Río de Janeiro, y una vinculación estrecha bles al amparo de la situación mundial.20 El dictador español no se con aquellos países del viejo mundo, que a la par eran sus principales alejaba de la corriente general que se manifestaba en el mundo contra compradores. la democracia parlamentaria y a favor de un Poder Ejecutivo fuerte, Para el manejo de las relaciones exteriores del país, Alvear eli- duradero e independiente.21 gió al doctor en Ciencias Naturales Ángel Gallardo, hombre de su La prensa argentina informó con detalle sobre el giro que se confianza y antiguo radical, cuya vinculación con la diplomacia la producía en España con el golpe de estado. El gobierno lo haría a constituía el desempeño de la representación argentina ante el rei- través de los despachos de su flamante embajador en Madrid, Car- no de Italia. En aquel momento se le dio significación al hecho de los de Estrada, quien dio cuenta de la rebelión militar que había que se hubiera elegido para ocupar la Cancillería al jefe de la Lega- estallado en Cataluña. Después del decreto del 15 de septiembre ción argentina en Roma, por su contacto frecuente con el rey Vitto- de 1923, por el cual el rey Alfonso XIII lo nombró presidente del rio Emanuele III y por su visión directa de los acontecimientos que directorio militar con facultades de ministro único, el general Pri- habían desembocado en la llegada al poder de Benito Mussolini, mo de Rivera hizo sus primeras declaraciones a La Nación afir- entendiéndose que era también un reconocimiento a la enorme mando que las Cortes no serían convocadas hasta que se produjera colectividad italiana afincada en el país. En realidad, el desempeño la depuración de las responsabilidades civiles de los anteriores europeo del flamante presidente, su frecuentación de personalida- gobiernos, que el separatismo sería reprimido con rigor y que en la des de la época, sus largos años de residencia allá, así como su zona española de Marruecos, hostigados y vencidos sus soldados misión en Ginebra, lo habilitaban para el seguimiento personal de por los naturales frente a la inacción de los políticos, en adelante la política exterior del país. Poco antes de su elección, el doctor se haría sólo lo que dispusiera el Estado Mayor Central del Ejérci- Alvear había visitado al rey Alfonso XIII en Santander. 20 CARLOS RAMA, cit., p. 106 y ss.. 19 21 JUAN CARLOS PEREIRA y ÁNGEL CERVANTES, Relaciones diplomáticas entre SHLOMO BEN-AMI, La dictadura de Primo de Rivera. 1923-1930, Madrid, Planeta, España y América, Madrid, Mapfre, 1992, pp. 209-217. 1983, p. 52. 20 21
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA to, es decir los militares.22 A la par señalaba que le desagradaba su delicado de todos pues “[...] en él está puesto el honor de España, su comparación con Mussolini,23 prefiriendo parecerse mejor al gene- expansión en el Mediterráneo, el saneamiento de la Hacienda pública ral Juan Prim –líder militar de la revolución de 1868 que destronó y, sobre todo, el concepto prestigioso de que debe estar revestido el Ejército”.25 a Isabel II– al que consideraba el gran hombre público y de armas del siglo XIX. El gobierno de Buenos Aires se enteró bien pronto de los propósi- La representación argentina acreditada en Madrid pronto aceptó el tos de Primo de Rivera, que con el respaldo de Alfonso XIII, pensaba nuevo orden de cosas españolas. El embajador Estrada estaba persua- cumplir: “[...] el régimen que ha instaurado no es de la ley sino el de la dido de la grave crisis política vivida y del grado de corrupción que moralidad, a cuyo fin está empeñado en la tarea de hacer una España había llegado a los estrados de la Justicia, considerando que la suble- nueva arrojando de la escena pública a los políticos que la arruinaron y la humillaron”.26 vación del general Primo de Rivera, además de ser un acto de estricta lógica, era el único procedimiento capaz de producir una regenera- Pero desde la Argentina no agradaron muchas de las medidas to- ción.24 Para Estrada solamente el ejército era la institución que tenía madas por el directorio militar, como el decreto ordenando el cese de ideales en la sociedad española y estaba capacitado para realizar la funciones de los presidentes de ambas Cámaras Legislativas, señores transformación del país. Pintaba el panorama de extrema violencia conde de Romanones y Melquíades Álvarez, y la libre disponibilidad que había precedido a la sublevación: legiones de pistoleros asesina- de los edificios del Congreso y del Senado, la clausura del Ateneo de ban a diario en Barcelona, atracos constantes tenían lugar a plena luz Madrid, considerado como un foco de ideas revolucionarias, y en es- del día frente a la inercia del gobierno. El agregado comercial Fernan- pecial, el destierro a Fuenteventura del político Rodrigo Soriano y del rector de la Universidad de Salamanca Miguel de Unamuno,27 cuya do Jardón también hacia llegar a Buenos Aires los informes que des- cribían lo que se había dado en llamar una “revolución desde arriba”, palabra era respetada en Buenos Aires y no escapaba a las clases ilus- sin tiros y sin que los jefes hubieran tenido que sacar de los cuarteles tradas su admiración por Domingo Sarmiento, a quien había califica- a sus tropas, producto del malestar de la oficialidad del Ejército, uni- do como el más grande escritor de lengua castellana de su tiempo, por do al desacierto de los partidos políticos en el ejercicio del poder. el Martín Fierro de José Hernández o por las memorias del general En cumplimiento con las prácticas protocolares, el embajador Es- José María Paz, y su contacto epistolar con figuras de la cultura ar- trada solicitó audiencia del presidente del directorio militar, que con gentina como Ricardo Rojas, Enrique Larreta y Arturo Capdevila. premura le fue concedida para la tarde del 4 de octubre. En el encuen- En Buenos Aires los órganos periodísticos de talante liberal vieron tro, Primo de Rivera le confió que no tenía ambiciones personales y con prevención al nuevo dictador mediterráneo. La Nación ya había que sólo el deseo de sacar a España del caos lo había llevado a dar el señalado el peligro de la imposición del fascismo italiano desde la golpe, pues, después de larga meditación, no había hallado otro modo. calle, pero a tenor de la normalidad que se había recuperado allí, no En la conversación señaló al problema de Marruecos como el más parecía poder parangonarse con la experiencia española: “El teniente general Primo de Rivera tiende ahora a presentarse, por los caracteres que revisten sus actitudes, palabras y decretos como un fascista [...] 22 “Propósitos del marqués de Estella”, La Nación, Buenos Aires, 16 de septiembre de 1923. 23 Ver JAVIER TUSELL e ISMAEL SAZ, “Mussolini y Primo de Rivera: las relaciones 25 políticas y diplomáticas de dos dictaduras mediterráneas”, Boletín de la Real Academia AMREA, cit., 5 de octubre de 1923. 26 de la Historia, septiembre-diciembre 1982. AMREA, cit., 15 de noviembre de 1923. 24 27 ARCHIVO DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES, CULTO Y COMER- Ver LUIS ENRIQUE OTERO CARVAJAL, “Ciencia y Cultura en Madrid, Siglo XX. CIO INTERNACIONAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA (en adelante AMREA), Divi- Edad de Plata, tiempo de silencio y mercado cultural”, en ANTONIO FERNÁNDEZ sión Política, Caja 2195, Madrid, 3 de octubre de 1923, de Carlos de Estrada a ministro. GARCÍA (dir.), Historia de Madrid, Madrid, Universidad Complutense, 1993. 22 23
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA El fascismo español no es el de Italia, impuesto éste por fuerzas popu- desde España reflejando variados aspectos de la vida política, econó- lares organizadas y combativas, y nacido el otro de una inesperada mica y social de la península. Era posible encontrar esos ejemplares proclama militar. Mussolini no hizo la revolución con el Ejército sino también en los puestos de la Gran Vía, algunos de ellos con censuras con el pueblo”.28 A las opiniones que manifestaban un enfrentamiento al gobierno español. de principios con el gobierno español –cuando en junio de 1924 los A principios de 1926, La Nación de Madrid –diario oficial del régi- reyes de Italia realizaron una visita a España, el cesado conde de men, fundado en 1925–, bajo la dirección de Manuel Delgado Barreto Romanones, que oficiaba de corresponsal del matutino porteño, comenzó a atacar a su homónimo de Buenos Aires. Un incidente gra- prefirió elogiar a Mussolini al que consideraba como habiendo su- ve se produjo en abril cuando se detuvo a Álvarez del Vayo junto con perado ya su etapa demagógica, revistiendo su fascismo, al menos otras personas por manifestar su adhesión al jurista Luis Jiménez de de un barniz legalista–, La Nación sumó también otras líneas de Asúa al ser decretada su deportación en las islas Chafarinas. El emba- pensamiento, como la de Leopoldo Lugones, que si bien ya desde jador Estrada informaba que la medida contra Álvarez del Vayo, abier- 1924 haría su profesión de fe nacionalista, declamando su admira- tamente respaldado en su cargo por el director del periódico porteño, ción por el ejército y su descreimiento en la democracia como for- el influyente Jorge Mitre, provenía de la instigación del mismo Delga- ma de gobierno, lo que lo acercaba a la realidad política hispana, do Barreto31 y de la aquiescencia del ministro de Gobierno general tampoco veía como posible un estrechamiento fructífero de los Martínez Anido, a quien se atribuían todos los actos de intemperancia lazos con España. Afirmaba que nada valedero habían de hacer las que se realizaban. De forma amistosa y confidencial, Estrada interce- repúblicas de habla española sin entenderse con los Estados Uni- dió por el detenido ante Primo de Rivera, en la recepción celebrada en dos, eje del Panamericanismo.29 La afirmación de Lugones en el senti- el Palacio Real con motivo del cumpleaños del rey, logrando una pronta do que “la organización del pensamiento hispanoamericano es una liberación. frase perfectamente vacía” iba mucho más allá de una crítica política La censura contra Primo de Rivera encontraba variadas formas de circunstancial y no faltó quienes le respondieran, como Luis Araquis- expresión: los viajes de estudiosos argentinos y españoles fueron oca- tain desde las columnas del madrileño El Sol: “un español va a Améri- siones reiteradas de crítica, tanto por el tono de las conferencias, como ca o un hispanoamericano viene a España y, salvo diferencias de clima por el accionar del público, dándose vivas a la República, a los inte- espiritual, no mayores que las que encuentra un andaluz en Galicia, se lectuales perseguidos en España o repudios al régimen.32 Visitantes siente en el acto en una atmósfera congenial de conciencia, respirando más combativos, pero igualmente representativos de la situación en la un inconfundible aire de familia”.30 península, también se despachaban contra la dictadura en otros secto- La realidad española era seguida con interés en la Argentina. Julio res, como por ejemplo el dirigente anarquista Buenaventura Durruti Álvarez del Vayo, como jefe de la corresponsalía de La Nación en llegado junto con algunos compañeros en 1925 a la Argentina –donde Madrid, junto con el periodista Ortiz Echagüe y Mariano Martín tampoco se privó de protagonizar un raid de asaltos a bancos a fin de Fernández, amigo de Santiago Alba –ex ministro monárquico de Ins- recaudar dinero para el movimiento ácrata.33 trucción Pública y Bellas Artes–, para La Prensa, enviaban sus notas 31 Asesinado en la Guerra Civil. 28 32 “El gobierno revolucionario español”, La Nación, Buenos Aires, 21 de septiembre de AMREA, división política, en cajas 2383 y 2484, el embajador Estrada informa sobre 1923. los disturbios producidos en Madrid, por ejemplo, en mayo de 1925 con la visita del 29 Ver HORACIO SANGUINETTI, “La hora de la espada”, Todo es Historia, noviembre doctor Mario Sáenz, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de de 1988; LEOPOLDO LUGONES (h), Mi padre, Buenos Aires, 1949. Buenos Aires y en febrero de 1926 en el regreso a América de Jiménez de Asúa. 30 33 El Sol, Madrid, 19 de abril de 1925. JUAN LLARCH, La muerte de Durruti, Barcelona, Ediciones Aura, 1973, pp. 78-79. 24 25
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Fuera de ocasionales acuerdos económicos, el intercambio comer- deza nacional en los campos de batalla de África –tras el desembarco cial hispano-argentino era limitado, circunscrito al intercambio de pro- de Alhucemas y la derrota de los rebeldes de la denominada República del Rif–, se podía dar el salto americano. En 1926 Primo de Rivera ductos naturales, habiéndose incluso esfumado la mejora producida ordenó establecer oficinas especiales en el Ministerio de Estado para durante la Guerra Mundial, cuando España logró reemplazar tempo- fomentar las relaciones con las repúblicas de raíz hispana: la Junta ralmente a las grandes potencias ocupadas en el conflicto. para Ampliación de Estudios y la Junta de Relaciones Culturales. La La importación general había experimentado entre 1923 y 1924 un primera seleccionaba los nombres de los profesores que viajarían a enorme aumento en la Argentina; sin embargo, la de procedencia es- América; mientras que la de Relaciones Culturales establecía vincula- pañola se mantendría estacionaria.34 Por otra parte, el embajador Es- ciones con los organismos que en algunos países hispanoamericanos trada advirtió que no interesaban en España una de las principales cooperaban en esa orientación.37 Incrementó también el régimen los fuentes de exportación argentina: sus carnes. A pesar de que el primer presupuestos destinados a las agencias diplomáticas y consulares, y Congreso Nacional de Comercio Español de Ultramar había estable- crecieron en número y se elevaron de categorías algunos consulados, cido que debería asegurarse a los países hispanoamericanos toda pre- especialmente en la Argentina, Cuba, México y Chile.38 Aquellas pul- ferencia en el abastecimiento de artículos alimenticios, aun en mo- siones incluyeron la posibilidad cierta de organizar una visita del rey mentos de carestía de carnes en España, no se inclinaban por la com- Alfonso XIII a Sudamérica, viaje que se planeaba magnífico y a co- pra en la Argentina, aduciendo que su prolongada conservación en menzar por el puerto de Buenos Aires. Se buscaba así superar la im- frigoríficos las hacía poco digestivas y menos nutritivas que las carnes presión que habían causado las visitas de Humberto de Saboya y del frescas. La falta de buques españoles y argentinos con cámaras de frío príncipe de Gales.39 Pero la inestabilidad política que no lograba fre- conspiraba contra ese negocio. Tampoco habían sido fluidas las nego- nar la dictadura, una gestión operativa y un desenvolvimiento econó- ciaciones por la compra de armas de la Comisión Militar argentina en mico que no alcanzaba a conjurar la pobreza de amplios sectores de la Europa, aunque mediara la amistad del embajador español en Buenos sociedad y el escaso peso internacional español, no dieron oportuni- Aires, duque de Amposta, con el inspector general del Ejército, gene- dad para semejante despliegue. En 1927 el nuevo embajador argenti- ral José Félix Uriburu, inclinándose aquella por la adquisición de ar- no en España, Daniel García Mansilla, envió un informe donde seña- mamento bélico en las casas alemanas y francesas.35 No figuraban en laba que veía difícil el viaje del rey, pues esto lo obligaría a alejarse del las estadísticas comerciales las sumas enormes –en 1924 Estrada las país en tiempos que no dejaban de ser irregulares. calculaba en 400 millones de pesetas anuales–36 representadas por las El proyecto de los aviadores Ramón Franco, Julio Ruiz de Alda y remesas de los españoles residentes en la Argentina, que eran el nexo Durán –acompañados por el mecánico Rada– de cruzar el Atlántico más tangible que unía a los dos pueblos. por el sur en hidroavión uniendo España con la capital argentina se Apaciguada la contienda marroquí, se fue apreciando en toda su constituyó en un acontecimiento de importancia. La proeza de la avia- magnitud el derroche de energías que había desviado nuevamente la ción española fue atendida por la prensa que siguió los preparativos y atención de la América hispana. Para la dictadura, recobrada la gran- luego el desenvolvimiento de la aventura con interés. La ciudad de 34 “Memoria de la Cámara Española de Comercio”, La Nación, Buenos Aires, 5 de mayo 37 de 1926. ENRIQUE ZULETA ALVAREZ, “El tema hispanoamericano en la prensa española de 35 ARCHIVO DEL MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES DE ESPAÑA (en ade- la década de 1920”, Revista Nacional de Cultura, 5, 1980, p. 146. 38 lante AMAEE) H. 2317, Buenos Aires, 29 de mayo de 1925, del marqués de Amposta al Ver ÁNGEL MARTÍNEZ DE VELASCO, “Política Exterior del gobierno de Primo de presidente del directorio militar. Rivera con Iberoamérica”, en Revista de Indias, julio-diciembre 1977. 36 39 Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina. RAMÓN DE OLASCOAGA, “El viaje del Rey a América”, El Debate, Madrid, 18 de 1924-1926. Presentada al H. Congreso Nacional, Buenos Aires, 1925, p. 392. diciembre de 1925, en AMREA, caja 2383. 26 27
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Buenos Aires participó con entusiasmo del recibimiento al que se sumó Las coincidencias que se iban produciendo entre la Argentina y el presidente Alvear. Haciéndose eco de la trascendencia que había España –el gobierno de Alvear, a través del presidente de la Comisión adquirido el periplo les ofreció a los aviadores el crucero Buenos Ai- Nacional de Bellas Artes arquitecto Martín Noel, se avinó a colaborar res, buque de guerra de la Armada nacional para que emprendieran el con la realización de la Exposición Iberoamericana de Sevilla,42 con- regreso a la península, que se verificó a principios de abril de 1926.40 firmando en junio de 1927 su concurrencia lo que facilitaría el concur- Ramón Franco recibió la orden de Primo de Rivera de regalar el hi- so de los demás países– no lograron evitar el tropiezo que sufriría la droavión Plus Ultra a la Argentina representación española en Buenos Aires. El 6 de diciembre de 1926 En un plano más efectivo, se otorgó la concesión para establecer había quedado reconocido como nuevo embajador, el duque de Amal- un servicio radio-telegráfico de carácter internacional que permitiría fi, Antonio de Zayas y Beamont. Se trataba de una figura de un cierto la comunicación directa entre España y la Argentina, y luego, se deci- prestigio literario, que a su llegada había expresado que su esfuerzo dió la compra, tras el asesoramiento de la Comisión Naval Argentina estaría encaminado a impulsar el intercambio comercial entre ambos en Europa de dos destructores españoles de 2.850 toneladas. A prin- países, pero el diplomático se creerá víctima de una verdadera campa- cipios de junio de 1927, ambos países firmaron un contrato por 3,5 ña en su contra y en la del gobierno de su país. Los roces comenzaron millones de pesos oro para la adquisición de los buques de guerra pronto; primero fue el tema del Himno Nacional Argentino. Zayas Churruca y Alcalá Galiano –que serían rebautizados con los nom- presentó en el mes de enero un escrito en la Cancillería en donde se bres de Cervantes y Garay- cedidos por su Armada. Para España esa quejaba de la inserción en las libretas de enrolamiento para el Ejército venta era una excelente ocasión para demostrar la calidad de sus bar- de la canción patria –con algunas expresiones que podían considerar- cos en comparación con otras ofertas. Por esos mismos días, la Ar- se ofensivas para España– ya que en 1900 el presidente Julio A. Roca gentina mandaba construir otros dos cruceros en astilleros de Italia y había suprimido todas las estrofas a excepción de la primera y la últi- cinco unidades en Gran Bretaña, de acuerdo al plan de renovación del ma en las festividades públicas y oficiales. Gallardo, desechando la material naval. Primo de Rivera buscaba favorecer la relación con la protesta, le contestó que su inscripción no estaba vedada, sí su canto. Argentina: un consorcio de banqueros españoles habían concedido un El 28 de mayo el duque de Amalfi formó parte en Buenos Aires de empréstito para esas compras al que se consideraba uno de los países un tribunal para la colación de grados de profesoras de Literatura que más consolidados de América, demostrando que se querían establecer consistía en la lectura de sendas memorias. El embajador reaccionó no sólo fuertes vínculos sentimentales sino acuerdos concretos que cuando una de las alumnas afirmó que Benito Pérez Galdós era el reflejasen la confianza que se tenía en los destinos recíprocos. Si se primer valor literario del siglo XIX, disponiéndose a combatir lo que podían vender buques tal vez se podría suministrar material ferrovia- a su juicio era la prédica disolvente del teatro galdosiano señalando rio y establecer sucursales bancarias amparados por el gobierno. Pero sus tendencias subversivas que le habían granjeado la adhesión y el a fines de 1928, la crisis del campo obligó a España a contratar un apoyo de los enemigos del orden en España.43 El tono y el carácter de millonario crédito con la Argentina a fin de adquirir suministros agrí- la crítica al autor de Los Episodios Nacionales no fueron compartidos colas indispensables para su pueblo.41 por los otros miembros del tribunal, y el incidente fue recogido por el 40 42 Ver RAFAEL IBÁÑEZ, “Ramón Franco y los balbuceos del Imperio”, Historia Inter- Ver MARÍA ÁNGELES LAYUNO, Espacios de representación de la memoria. La nacional, 12, marzo 1976; SHLOMO BEN-AMI, cit., pp. 137-8; AMREA, España, caja Argentina en España: museos y exposiciones (1892-1971), en YAYO AZNAR y DIANA 2484, Sobre el vuelo del comandante del Ejército Español Ramón Franco Bahamonde, B. WECHSLER (compiladoras), cit.. 43 1926. AMAEE, H. 1358, Buenos Aires, 27 de junio de 1927, del duque de Amalfi al marqués 41 SHLOMO BEN-AMI, cit., p. 139. de Estella. 28 29
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA diario Critica, y luego con un cariz más agresivo por El Diario Espa- Argentina de Letras como una sucursal de la Real Academia Española ñol, El Despertar Gallego y el Correo de Galicia, de tendencia repu- de la Lengua –que finalmente sería creada en agosto de 1931. Antes blicana y regionalista. Los ataques de la prensa vinculada a la colecti- de salir Zayas para la Argentina el académico Rodríguez Marín le ha- vidad le indignaron, mostrándose disgustado con el gobierno de Al- bían manifestado el propósito de aquella corporación de reconstruir la vear por la libertad con que se permitía censurarlo. entidad ya debidamente organizada en Buenos Aires por el difunto Nuevamente molesto, Zayas presentará formal queja al gobierno marqués de Gerona, cuando el viaje de su Alteza Real la Infanta Isabel argentino por la presencia del vicario general de la Armada monseñor –tía del rey Alfonso XIII– en 1910 y reducida en ese momento a su Dionisio Napal en una fiesta religiosa celebrada por la sociedad vasca más mínima expresión por no decir disuelta, ya que los únicos super- “Lakurak Bat” en la iglesia de Monserrat para conmemorar la fiesta vivientes de la misma eran el diplomático retirado Carlos María Ocan- de San Ignacio de Loyola, aduciendo que se trataba de un centro “de- tos que residía en Madrid con carácter permanente y el antiguo emba- jador argentino en Madrid Avellaneda, aquejado de ceguera.45 claradamente separatista y enemigo, por tanto, de la unidad sacrosan- ta de mi patria”. El 26 de septiembre el embajador Estrada daba cuenta del cese de El duque no era la persona capaz de crear lazos de unión. Escribía Zayas: “ [...] sé, por habérmelo dicho persona que ocupa puesto de confianza en el Palacio que el embajador de España en esa, duque de a sus superiores en Madrid oponiéndose a los proyectos de erigir en Amalfi, ha sido llamado por el gobierno a causa del descontento que España un monumento al libertador José de San Martín: “si el senti- ha producido su actuación en la República. Existe el propósito de miento de perdón y olvido de los pérfidos agravios de aquellos ingra- retirarlo de la carrera diplomática, obligándole a acogerse a los bene- tos insurgentes honra a los gobiernos de la antigua metrópoli y tiene ficios de la jubilación, y en caso de que se negara a ello, será apartado eficacia para atraer a nuestra esfera moral a las que fueron nuestras definitivamente del escalafón”.46 provincias ultramarinas, la idea de perpetuar, en mármoles o en bron- Cuando en noviembre el canciller Gallardo llegó a Madrid, el du- ces, indefendibles actos de traición e indisciplina [...] adolece el defec- que se apuró a visitarlo: “Me contó una larga historia de las intrigas to de ser, no sólo inútil sino contraproducente para conquistar presti- que había hecho contra él la colonia española y en particular El Diario gios en estos países contaminados del fatuo optimismo de la juventud Español al cual le había retirado la subvención”.47 y propensos, por tanto, a considerarse merecedores de halagos que Invitado a dar conferencias sobre su especialidad en Italia, Gallar- exclusivamente se les tributan para lograr que acepten nuestra hege- do visitó después privadamente Madrid. Se entrevistó tanto con Pri- monía”.44 Proseguía diciendo el diplomático: “Parecidos juicios mere- mo de Rivera como con los reyes y en ambos casos se sintió sorpren- ce, en mi humilde concepto, el pensamiento peregrino de convertir en dido por el trato campechano que le dispensaron. Sobre un almuerzo una especie de cívico santuario la casa donde falleció en Cádiz, Ber- ocurrido el 21 de noviembre señaló: “Los Reyes conversaron con ex- nardino Rivadavia quien, si desde el punto de vista argentino, puede traordinaria familiaridad, que rayaba en la indiscreción. Al contestarle pasar por un patriota benemérito, desde el punto de vista español es a la Reina Madre que mi viaje había tenido por objeto principal asistir un traidor de la misma laya que San Martín, y devoto como él del Compás y del Triángulo”. 45 Ver JULIO AVELLANEDA, Se fueron, Buenos Aires, Emecé, 1991, pp. 123-128. Los incidentes en los que se vio envuelto, al parecer, no le permi- 46 AMREA, caja 2594, San Sebastián, 26 de septiembre de 1927, de Estrada a Gallardo. tieron llevar adelante algunos propósitos más estimables como hubie- 47 ÁNGEL GALLARDO, Memorias para mis hijos y nietos, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1982, p. 457. Sobre la miopía de algunos diplomáticos españoles ra sido culminar las gestiones tendientes a la creación de la Academia en Hispanoamérica, ver ÁNGEL MARTÍNEZ DE VELASCO, “Relaciones hispano-pe- ruanas durante la dictadura de Primo de Rivera: el centenario de Ayacucho”, Quinto 44 AMAEE, cit., 3 de marzo de 1927. Centenario, 2, 1981. 30 31
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA a la inauguración de la estatua de Belgrano en Génova, me dijo: – sus artículos el desenvolvimiento ¿Qué dice el Rey, después de la porquería que hizo de pelear a favor de Europa, informando sobre he- de los aliados y en contra de sus antiguos aliados alemanes y austria- chos e ideas con una perspectiva cos? [...] El rey estuvo haciendo en alta voz una crónica burlesca del internacional e ilustrando sobre la casamiento de Luisa de Francia, al que acababa de asistir en Nápoles. vida inglesa. En la capital británi- Se rió del rey y del Santo Padre, que había prohibido que un cardenal ca conoció a Ricardo Rojas, quien bendijera el matrimonio debiendo hacerlo el capellán del rey de Italia. era corresponsal de La Nación. Su Criticó al papa de que hubiese prohibido la lectura del diario realista labor para el periódico bonaeren- “Action Francaise”, declaró que él lo seguía leyendo, pues lo encon- se y su amistad con el autor de La traba muy bien escrito. Todo esto me pareció algo fuerte para Su restauración nacionalista lo acer- caron a todo lo argentino.49 La Majestad Católica”; y terminaba reflexionando: “El Rey me dejó una impresión de simpatía y de espanto, por su indiscreción. Parecía im- catástrofe de la Primera Guerra posible que en sus manos estuvieran los destinos de un país de la Mundial, sumado después a la importancia histórica de España”.48 Revolución Rusa, le persuadieron Ramiro de Maeztu, embajador de España en la Argentina, 1928-1930. El Ministerio de Estado había llegado a tomar conocimiento del del fracaso de la civilización del Fuente Archivo General de la Nación acrecentamiento, luego de la Guerra Mundial, de la influencia france- liberalismo, de la crisis de valores sa sobre la intelectualidad argentina, como también de la propaganda de la sociedad europea, para terminar por someter a devastadora crí- cultural británica llevada adelante en los últimos años por su ministro tica al socialismo de estado. De vuelta en su país en 1919, continuó en Buenos Aires sir Malcom A. Robertson, con el propósito de favo- con su incesante labor periodística, colaborando con la revista Espa- recer el intercambio comercial entre los dos países. El gobierno de ña fundada por José Ortega y Gasset, y con el periódico El Sol, aun- Madrid advertía con temor esos movimientos, encaminados a susti- que su evolución hacia posiciones políticas conservadoras lo fueron tuir los productos españoles en el mercado británico por mercadería distanciando de muchos intelectuales. obtenida a menor precio en Sudamérica. El marqués de Estella deci- Producido en España el golpe militar de septiembre de 1923, Maeztu dió entonces utilizar el prestigio literario de la personalidad de Rami- se adhirió con decisión al gobierno del general Primo de Rivera. Ello ro de Maeztu en el exterior, cuya cercanía al régimen había quedado ahondó las discrepancias que lo separaban de sus compañeros de ge- patentizada con su ingreso, a fines de enero de 1927, a la Unión Pa- neración. Maeztu se iría mostrando especialmente interesado en la triótica. El objetivo era también neutralizar la repercusión de las visi- política de grandes obras y servicios públicos del ministro conde de tas de algunos intelectuales que hacían conocer sus críticas al gobier- Guadalhorce, tendiente a estimular la economía de los sectores co- no español en la Argentina y de intensificar con urgencia la propagan- merciales e industriales, y la fiscal del titular de Hacienda, José Calvo da cultural de España en la República del Plata. Sotelo. Terminaría por abandonar la redacción de El Sol, para pasar al Periodista y escritor, Maeztu se estableció a principios de siglo equipo del oficialista La Nación. En febrero del 1927 publicó allí su como corresponsal a Londres de los diarios La Correspondencia de primera colaboración, “La magia del orden”, en inequívoca manifes- España y El Heraldo de Madrid, donde La Prensa de Buenos Aires tación de una actitud más definida, resuelta y combativa, que termina- también contrató sus servicios. Por largos años Maeztu reflejará en ría identificándose con la que le caracterizó hasta el fin de su vida. 48 49 ÁNGEL GALLARDO, cit., pp. 466-467. RICARDO ROJAS, Retablo español, Buenos Aires, Losada, 1948, p. 286. 32 33
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Enfrentó con sus artículos a los “intelectuales españoles amigos míos” que se habían hermanado contra Primo de Rivera y dio a luz una serie de trabajos que tuvieron resonancia sobre los atropellos del comunismo. Por entonces, el dictador declaraba al corresponsal de The World en Madrid que España estaba al margen de casi todos los problemas conti- nentales europeos, lo que le permitía dedicarse casi con exclusividad al cultivo de las relaciones con Hispanoamérica.50 Aquel hispanoamerica- nismo no aspiraba a reinstaurar una España imperial, sino que, admi- tiendo el fin del período de expansión material, y en línea con lo sos- tenido por Maeztu,51 debía procurar la hermandad espiritual de los pueblos hispánicos. Los propagandistas del partido único, la Unión Patriótica, estaban también ansiosos por demostrar que España no era el país decadente que había inventado la literatura “anti-española”. La Nación de Buenos Aires publicó en su edición del 5 de diciem- bre la primicia de la designación de Maeztu. Una semana después el marqués de Estella solicitó al gobierno de Marcelo T. de Alvear su Recepción a Ramiro de Maeztu en el Círculo Militar, 1929. Junto a él se encuentran los generales, Uriburu, Mosconi y el español Millán Astray. Fuente Archivo General de la Nación placet, el que fue concedido de inmediato. A bordo del Reina Victoria Eugenia, Maeztu arribó a la capital años veinte en una urbe animada, de las más atrayentes de América, y argentina el 19 de febrero de 1928. Advirtió que no era “ningún se- a un país generoso con los extranjeros: la Corte Suprema de Justicia cuaz o adherido a la política del general Primo de Rivera, por género daba por esos días amparo a los exiliados catalanes Maciá y Gassol.54 alguno de conveniencias partidarias”.52 Afirmaba que su adhesión se La recepción de Maeztu fue dispar en los grupos intelectuales por- basaba en los procedimientos de orden, responsabilidad de la función teños: la gran prensa diaria valoró el talento y la dilatada cultura del pública, cumplimiento estricto de las leyes, trabajo, bienestar y conso- nuevo diplomático. La revista literaria Nosotros, que había reproduci- lidación de la autoridad que propiciaba la dictadura. La multitud que do algunos artículos suyos, manifestaba una señalada atención a los acompañó su arribo –y que fuera costumbre durante años para el reci- temas contemporáneos españoles, pero se hallaba más comprometida bimiento de los diplomáticos de España– lo impresionó, “no he de con las opiniones de los intelectuales opuestos al régimen de Primo de ocultar a v.e. la emoción que me produjo la llegada a Buenos Aires”.53 Rivera, por lo que recibió al nuevo embajador con indisimulada hosti- El escritor era una personalidad reconocida a través de sus colabo- lidad, reprochándole su alineación con el dictador e incluso reputando raciones periodísticas y ensayos, publicaciones que no estuvieron exen- su extensa producción escrita de superficial.55 En cambio se le acogió tas de controversias. Llegaba a una ciudad convertida a finales de los con cordial bienvenida desde las columnas de las revistas Síntesis, 50 dirigida por Noel, y Criterio, que mostraba sin ambages su simpatía La Nación, Buenos Aires, 29 de junio de 1927. 51 Cfr. SHLOMO BEN-AMI, cit., p. 137; JUAN CARLOS PEREIRA CASTAÑARES, por el marqués de Estella. “Primo de Rivera y la diplomacia española en Hispanoamérica: el instrumento de un objetivo”, Quinto Centenario, 10, 1986, p. 143. 52 54 El Diario Español, Buenos Aires, 21 de febrero de 1928. JULIO IRAZUSTA, Genio y figura de Leopoldo Lugones, Buenos Aires, Eudeba, 1968. 53 55 AMAEE, H. 1358, Buenos Aires, 20 de febrero de 1928, de embajador a presidente del EMILIA DE ZULETA, Relaciones literarias entre España y la Argentina, Madrid, Consejo de Ministros. Ediciones Cultura Hispánica del ICI, 1983, pp. 17 y 38. 34 35
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Donde la presencia de Maeztu mereció la más cálida recepción fue donde prefiguró las ideas centrales que volcaría en su obra más tras- cendental, Defensa de la hispanidad (1934). Maeztu se puso también en el seno de la redacción de La Nueva República, semanario fundado en contacto con la colonia española, al asistir a un homenaje ofrecido a fines de 1927, que se definía a sí mismo como órgano del nacionalis- por el Círculo Celta en honor del embajador Carlos de Estrada, que mo argentino. Refiere Julio Irazusta56 que Maeztu quedó impresiona- dejaba la representación en Madrid –siendo reemplazado en diciem- do por algunos artículos publicados por Ernesto Palacio en el suple- bre de 1927 por Daniel García Mansilla. Volverá a dirigirse al público mento literario de La Nación y buscó conocerlo, trabando amistad porteño en la Sociedad de Beneficencia abordando el tema de “La con el jefe de redacción de La Nueva República y con su grupo más beneficiencia y el capitalismo” y en el Colegio del Salvador de los próximo. Mucho los acercaba: sus formaciones intelectuales estaban padres jesuitas para contribuir al homenaje tributado a la memoria de elaboradas sobre la base de lecturas políticas y el autodidactismo, sus los religiosos martirizados en los comienzos del siglo XVII por los peregrinajes ideológicos de la juventud, el común interés por la litera- aborígenes del alto Paraná. tura, la consideración del catolicismo como factor esencial de un ideario Maeztu asistió al triunfo yrigoyenista sobre el Frente Único, la coa- restaurador que valorizara el orden, la jerarquía y la autoridad como lición de los conservadores con los radicales antipersonalistas, y de principios rectores de la vida so- algunas incidencias ocurridas en agosto en el escrutinio de las eleccio- cial, sus condiciones de “espíritus nes presidenciales, producto del fallecimiento del vicepresidente elec- militantes con fuerte tendencia a to Francisco Beiró. Recogió, asimismo, la inquietud con que se inicia- comprometerse en la acción”.57 ba el segundo mandato de Yrigoyen, signado por la tensión entre par- El presidente Alvear hizo pú- tidos y grupos políticos, al punto tal que recomendaba que Alvear, blico reconocimiento de la desta- que partiría para España el 15 de diciembre, no fuese objeto allí de cada personalidad que en el cam- homenajes y obsequios “demasiado significativos por parte del go- po de la cultura era Maeztu, y de biermo de S.M.”, a fin de no disgustar al nuevo elenco gubernamental inmediato le brindó su compañía argentino.58 En su prudencia, Maeztu había advertido el peso político en las primeras actividades que el en la tradición institucional del país del fenómeno yrigoyenista, “ja- embajador comenzó a desplegar: más un político argentino, desde los tiempos de Juan Manuel (de) realizó con él una visita al Centro Rosas, había producido una marejada tan profunda como d. Hipólito Gallego, la poderosa entidad re- Yrigoyen en esta segunda elección”.59 Las opiniones de la colectivi- gional con funciones de ayuda so- dad española estaban divididas, señalando Maeztu que los elementos cial, y asistió, junto al gabinete en directivos parecían ser más hostiles a Yrigoyen, acusándolo de dema- pleno, a la conferencia que con el gogo halagador de las pasiones populares; mientras, la masa de los título de “La lección del Quijote”, españoles le era en cambio mucho más favorable. Maeztu ofreció el 18 de abril en el El presidente Yrigoyen eludió encontrarse con el embajador Maeztu Ramiro de Maeztu. Fuente Archivo Jockey Club de Buenos Aires, General de la Nación antes de su asunción pues según se lo hiciera saber por medio del doctor Horacio Oyhanarte, temía menoscabar la investidura de Al- 56 JULIO IRAZUSTA, “La ‘Historia de la Argentina’ de Ernesto A. Palacio. A los veinti- vear al recibir la visita de diplomáticos extranjeros. Esa supuesta con- cinco años de su aparición”, Nueva Historia, Revista de Occidente, año XII, n. 24, Bue- nos Aires, 1979, p. 328. 57 58 JULIO IRAZUSTA, Memorias (Historia de un historiador a la fuerza), Buenos Aires, AMAEE, H. 1358, Buenos Aires, 28 de agosto de 1928, de Maeztu a Primo de Rivera. 59 Ediciones Culturales Argentinas, 1975, p. 181. AMAEE, cit., 8 de agosto de 1928. 36 37
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA sideración no lograba ocultar el distanciamiento de los dos políticos, que necesitaban porque podían ser presa fácil de la demagogia sin acrecentado por la actitud de Alvear al haber sentado en su mesa a escrúpulos. Ese juicio no era el de los grandes periódicos, que comba- uno de los hermanos Cantoni, acusado del asesinato del gobernador tían a Yrigoyen pero no a los principios democráticos, aunque según Torres de San Juan, burlando así el deseo de muchos radicales de el embajador debían hacer un esfuerzo intelectual para defender los atacar el caciquismo de los sanjuaninos y de Lencinas de Mendoza, y fundamentos del antiguo liberalismo. la censura al presidente electo por insistir en la elección de Beiró para Maeztu excluía la idea de una dictadura salvadora para la Argenti- vicepresidente cuando los médicos habían asegurado que moriría an- na pues no advertía el advenimiento de otro hombre con autoridad tes de octubre. suficiente para obtener el apoyo de las masas y además juzgaba al El gobierno de Alfonso XIII adhirió a los festejos por la inaugura- Ejército dividido y a la oposición sin una firme cohesión para arreba- ción de la segunda presidencia de Yrigoyen y el marcado afecto que tar el poder al partido radical.61 Veía a la Argentina inmersa en un éste había demostrado por España, concediéndole el Cordón de Isa- sentimiento de pesimismo, aunque lo creía pasajero, y arriesgaba: “Lo bel la Católica, la más alta recompensa instituida para premiar los que hay en él de substancial es, de una parte, que se han quedado sin servicios hispanoamericanos, otorgado por primera vez a un jefe de el gobierno del país las cuatrocientas o quinientas familias de gentes Estado. educadas en ideas franco-inglesas y que venían a servirle de mampara Aunque sentía por Yrigoyen una simpatía personal, confiando en para cubrir ante el extranjero la inseguridad permanente de su vida en su buena voluntad, en su mente aún vigorosa y despierta, Maeztu el campo; y, también, que las gentes educadas se han encontrado con volcaba en sus despachos duras apreciaciones sobre la realidad políti- que la libertad y la democracia no son en la práctica lo que habían ca argentina y, asimismo, frente al arreglo del Parlamento Corporati- soñado y todavía no han hallado los ideales con que substituirlas”.62 vo español, la Asamblea Nacional, el desenvolvimiento del Poder Le- Aunque sin contacto con muchos de los intelectuales que visitaban gislativo le parecía caótico al pensador tradicionalista devenido en Buenos Aires por aquellos días, Maeztu participó de la recepción en diplomático. Veía allanarse el camino hacia el golpe de Estado: “Las abril de 1929 de los aviadores Iglesias y Jiménez y del general Millán oposiciones aprovechan este desaliento para sus campañas y los pe- de Astray agasajados por el general Mosconi, en el Círculo Militar. riódicos escritos con más inteligencia han empezado a quebrantar la Pero Maeztu se dedicó con entusiasmo a intensificar la comunicación fe general en el régimen del sufragio universal secreto, de que tanto se con la numerosa colonia española del interior del país, fragmentada en vanagloriaban los argentinos hace pocos años”.60 Poco entendía la antiguas rivalidades regionales. En enero de 1929 se trasladó a Bahía tolerancia yrigoyenista que se mantenía frente a las sistemáticas críti- Blanca, pronunciando cuantas conferencias le fueron solicitadas, asis- cas que soportaba de muchos medios gráficos. Aquellos ataques pare- tiendo a reuniones con los dirigentes de la campaña para poner en cían resultar necesarios para preparar a la opinión pública llegado el contacto directo a las colectividades dispersas del sur argentino. An- caso, aún no definido, de una sucesión anticipada al doctor Yrigoyen tes había visitado Asunción del Paraguay, y luego recorrería Patago- o del paso más grave de llegarse al quebrantamiento de las institucio- nes, Viedma, numerosas localidades de la provincia de Buenos Aires y nes fundamentales de la nación. Para Maeztu, el talento, tanto de Cri- Montevideo, continuando la difusión de sus conceptos de unidad de terio como de La Nueva República se ejercía en la función de propa- los pueblos hispánicos. En enero de 1930, en su periodo de vacacio- gadores en la Argentina del espíritu autoritario, al afirmar que las masas nes, Maeztu y su familia emprendieron un viaje de turismo a la Pata- electorales eran intrínsecamente incapaces de elegir a los gobernantes 61 AMAEE, H. 2317, cit., 25 de mayo de 1929. 60 62 AMAEE, H. 2317, Buenos Aires, 25 de junio de 1929, de Maeztu a Primo de Rivera. AMAEE, cit., 23 de noviembre de 1929. 38 39
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA La República Española –recuerda Malefakis que no fue una crea- gonia. Dado que se trataba de regiones aisladas, y raramente visitadas ción única, sino la última de una larga serie de repúblicas instauradas entonces, el embajador decidió aprovechar cada escala del buque, de en Europa durante el primer tercio del siglo XX– subsiste como re- diez a doce horas, para ponerse en contacto con las colonias españo- cuerdo histórico de manera mucho más completa que los otros quince las de Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado, San regímenes de ese género que se proclamaron por el Viejo Continente Julián y Santa Cruz, y apreciar el aporte español en el desempeño de durante dos decenios. Ello encontraría su origen en sus aspiraciones duras funciones, como las de guardadores de ovejas o marinos –mu- de llevar adelante un completo programa de regeneración nacional chos de ellos gallegos– y también de los propietarios de tierras. con reformas que abarcaban los diversos aspectos importantes de la A fines de ese mes, el general Primo de Rivera, después de haber vida. La voluntad de propiciar una amplia coalición de fuerzas políti- perdido el respaldo de sus pares militares y del rey, dimitió de la jefa- cas y sociales, junto al idealismo y la grandeza de miras de caracteri- tura del gobierno de España. Maeztu dado el sentido de lealtad al jefe zados hombres y mujeres de la Segunda República han hecho de ella caído, presentó su renuncia a su cargo de embajador. En Madrid se fuente de inspiración para muchos dentro y fuera de España. consideró la renuncia como un gesto puramente protocolar. No había La reinvención de una España Republicana en abril de 1931, que sería apuro por reemplazarlo, incluso Alfonso XIII parecía inclinarse por la ahora tan liberal como las democracias de Occidente, no coincidió con el continuación en el puesto. Pero para Maeztu, dado el carácter políti- derrotero institucional argentino: en septiembre de 1930 el golpe del ge- co de su cargo y su sentido de afecto y lealtad al jefe caído, sus funcio- neral José Félix Uriburu dio por tierra con la presidencia de Yrigoyen. Así nes en la Argentina habían concluido. El 19 de febrero se embarcó en se explica que los hombres del gobierno provisorio mantuvieran una acti- el Giulio Cesare. En abril el cese se hizo efectivo. tud expectante frente a los sucesos de la Madre Patria. Maeztu volvió a su labor periodística en Madrid, reanudando ade- La profesora Claudia Hidalgo, que ha investigado este período de más su vinculación con el público argentino a través de sus colabora- las relaciones hispano-argentinas,64 nos advierte de esta prevención, ciones en La Prensa y Criterio. Recibió con hondas prevenciones el cautela similar a la sostenida por el gobierno de Washington frente a la advenimiento de la Segunda República Española en abril de 1931, y nueva república, a la que más que apreciarla como la consumación de no se cuidó de expresarlo, empeñándose en aglutinar la opinión con- una aspiración popular, la veían como exponente de un “peligroso servadora de su país. viraje comunista”. A pesar de que el embajador de España en Buenos Aires, Alfonso 1.3. La Argentina conservadora y la República Española Danvila, se dirigió al Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argen- Con ocasión de los cincuenta años de la proclamación de la Segunda tina el día posterior a la proclamación del nuevo régimen español, República Española, la Revista de Occidente publicó un excelente tra- manifestando el propósito del nuevo gobierno de mantener y desarro- bajo del investigador Edward Malefakis,63 en el que ahondaba sobre llar las cordiales relaciones que ligaban a los dos países,65 y de que el las causas profundas que habían determinado el interés que por aque- lla han sentido no sólo los especialistas académicos y los que la habían 64 CLAUDIA HIDALGO, La II República Española y la Argentina. Tesis presentada para vivido, sino un heterogéneo y numeroso núcleo de personas atraídas optar al grado de licenciada en Historia, Instituto de Historia, Facultad de Derecho y por su evocación. Nuevos aniversarios dan la pauta de que aquella Ciencias Sociales del Rosario, Pontificia Universidad Católica Argentina, 1998. Agra- seducción sigue vigente. dezco a Claudia Hidalgo, distinguida alumna mía, el haberme facilitado la utilización de su tesis de licenciatura, de la cual fui directora. 65 AMREA, España, año 1931, caja 3029, expediente 1, Buenos Aires 15 de abril de 63 EDWARD MALEFAKIS, “Peculiaridad de la República Española”, Revista de Occi- 1931, de Alfonso Danvila a Ernesto Bosch, cit. en CLAUDIA HIDALGO, La II Repúbli- dente, núms. 7-8, 1981, pp.16-37. ca Española y la Argentina, s/p. 40 41
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA tedras de Pedagogía en la Universidad de Tucumán y trabajó en la flamante ministro de Estado republicano Alejandro Lerroux le expre- editorial Losada.69 sara a García Mansilla que se esperaba con ansiedad el reconocimien- La clase dirigente argentina confiaba en los hombres eminentes y to de Buenos Aires,66 debido al lugar principal que ocupaba en la po- los intelectuales de pro que formaban parte de la Segunda República lítica exterior de España, no sería sino cuando otros estados america- Española, de quienes se esperaba pudieran gobernar el país, pero los nos como Uruguay, México, Panamá, Bolivia y algunos europeos, cambios que por fuerza España necesitaba, no se harían sin resistencia como Francia y Portugal, se habían apurado a manifestar su acepta- y sin temor. Por otro lado, los elencos conservadores que se instala- ción al régimen republicano, cuando la Argentina comunicó su reco- ron en la Argentina fueron susceptibles a la aseveración de la derecha nocimiento.67 española de que el régimen de Madrid era peligrosamente progresista. Más allá de cualquier recelo, el florecimiento de ideas y realiza- La imagen democrática y liberal de la Segunda República chocaría en ciones artísticas que se vivió por aquellos años tanto en la Argen- muchas partes de Hispanoamérica con grupos rectores que habían tina como en España, empujaban a una bienvenida a la República perdido confianza en esos ideales. Española, acercamiento informal que permitió el conocimiento de La alarma llegó bien pronto, a poco que empezaron a funcionar las muchas de las personalidades intelectuales españolas que adhirie- Cortes que habrían de dictar una nueva constitución. En un cuerpo ron al ideario republicano, y formaron parte de sus instituciones. integrado por republicanos, socialistas y un único miembro monár- Dramaturgos, catedráticos, hombres de la cultura, la ciencia y el quico, el conde de Romanones, el primer choque ideológico se pre- derecho que apreciados en la Argentina, forzados a exiliarse, irían sentó con el tratamiento de la cuestión religiosa. Aunque algunas de encontrando en estas tierras el amparo y el sustento en quienes las medidas pudieron parecer avanzadas como la reforma agraria o el habían sabido valorar sus obras. Así el primer presidente republi- divorcio, muchos de los cambios que los republicanos implantaron cano el jurista Niceto Alcalá Zamora vivió de sus colaboraciones hacía tiempo que regían en la Argentina, como la separación de la en La Prensa, y en las revistas Aquí está!, Leoplán y Chabela68 – Iglesia y el Estado y las autonomías de las regiones. Sin embargo, el otro tanto hizo el abogado Ángel Ossorio y Gallardo–; el profesor impulso renovador de los republicanos españoles mostraba a la opi- de Derecho Penal de la Universidad de Madrid Luis Jiménez de nión pública internacional otra cara, y era la de la violencia, la altera- Asúa, que aquí editó numerosas de sus obras jurídicas, obtuvo cá- ción del orden público y la agitación obrera que acompañó los afanes tedra en la Universidad de Buenos Aires y fue asesor de la Canci- reformistas.70 llería; el historiador Claudio Sánchez Albornoz fue profesor de la El ideal hispanoamericanista fue llevado a las discusiones de las Universidad de Cuyo y luego de la de Buenos Aires; el músico Cortes Constituyentes.71 El presidente de la comisión parlamentaria Manuel de Falla llegó contratado en 1939 para dirigir en el Teatro que estudiaba el proyecto, Luis Jiménez de Asúa, declaró: “En el ca- Colón conciertos de música española para luego recluirse en Alta pítulo de la nacionalidad hemos tenido en cuenta la idea de la plurali- Gracia; el escritor Ramón Pérez de Ayala escribió en los principa- les diarios argentinos y el educador Lorenzo Luzuriaga ocupó cá- 69 NIDIA TAGLIABUE, “El exilio español en Argentina: la labor de Francisco Ayala, Luis Jiménez de Asúa y Lorenzo Luzuriaga”, en JOSE LUIS ABELLÁN y ANTONIO 66 AMREA, cit., Madrid, 17 de abril de 1931, de García Mansilla a Bosch, cit. en CLAUDIA MONCLÚS (coords.), El pensamiento español contemporáneo y la idea de América. II. HIDALGO. El pensamiento en el exilio, Barcelona, Anthropos, 1989, p. 512 y ss. 67 70 AMREA, cit., Buenos Aires, 20 de abril de 1931, de Bosch a Danvila, cit. en CLAUDIA MARK FALCOFF- FREDERICK PIKE, The Spanish Civil War, American Hemispheric HIDALGO. Perspectives, University of Nebraska Press, 1982, p. 302. 68 71 RÉGULO MARTÍNEZ, Republicanos en el exilio, Barcelona, Editorial Personas, 1976, Ver PEDRO FARÍAS GARCÍA, Breve Historia Constitucional de España. 1808-1978, p. 48. Madrid, Editorial Latina, 1981, pp. 68-73. 42 43
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA dad de las nacionalidades, relativa a América. Hemos querido armoni- co, las jornadas contaron con la presencia de las más altas autoridades zar esta idea, jurídicamente herética, de la pluralidad de las nacionali- nacionales y del Cuerpo Diplomático. El embajador español Alfonso dades con las realidades políticas, y proponemos que no se pierda la Danvila en su discurso inaugural señaló que la Exposición en Buenos nacionalidad española por la de adquirir la de una nacionalidad hispa- Aires significaba el acto inicial de una activa campaña a favor de la noamericana, siempre que se reconozca la reciprocidad y se legisle en difusión del libro por donde se hablara el idioma castellano, demos- el derecho internacional para resolver las cuestiones que se despren- trando la necesidad de unir a la colectividad de cien millones de lecto- dan, por ejemplo, la jurisdicción de litigios referentes a las personas res hispanoparlantes dispersos geográficamente por el mundo mediante con la nacionalidad plural”.72 La Constitución española de 1931 con- los libros. La concurrencia siguió con expectación las disertaciones sagrará en su artículo 24 la doble nacionalidad para Portugal, Brasil y de Ramón Gómez de la Serna sobre la generación del 98, de Baldo- los países hispanoamericanos a base de una reciprocidad efectiva, cuan- mero Fernández Moreno sobre “El Madrid de mis tíos”, así como de do así lo solicitasen y residieran en territorio español, sin que por ello las conferencias de otras figuras como Ricardo Rojas y Claudio Sán- chez Albornoz.75 También participó el futuro embajador en Buenos perdieran o modificaran su ciudadanía de origen. Ello constituía un serio intento de resolver el pleito que venían sosteniendo las legisla- Aires Enrique Díez-Canedo, que abordó el tema “España y su litera- ciones de los países americanos, sobre la base del eventual derecho de tura en América”. los nacidos en América a actuar en la vida española y recuperar como ciudadanos a los españoles emigrados a aquellas tierras.73 1.4. Críticas políticas y concertaciones económicas Sin embargo, también habían llegado desde la península criticas a la En las relaciones diplomáticas con América, España prestaría una Argentina. En España se produjo una campaña hostil hacia el gobier- atención destacada a la Argentina y a México, las que a pesar de que no militar a través de la prensa que tuvo su principal núcleo en los el número de españoles residiendo aquí no era tan significativo como periódicos editados en Galicia. Claudia Hidalgo relata que el 3 de en el Plata, estaban animadas por afinidades con el régimen de la Re- septiembre de 1931 el periódico de Vigo El Pueblo Gallego publicó volución de 1917. noticias remitidas por su corresponsal de Montevideo quien calificó Si España tendría el significativo gesto de secundar una de las más de “Tiranía militar” al gobierno del general Uriburu, que ordenaba ambiciosas iniciativas del canciller argentino Carlos Saavedra Lamas, deportaciones entre la oposición a su régimen, amordazaba a la pren- adhiriendo en abril de 1934 al Tratado Antibélico de No Agresión y sa desafecta, y toleraba las torturas y castigos corporales a los ciuda- conciliación firmado en Río de Janeiro el 10 de octubre de 1933,74 el danos opositores que se encontraban en la cárcel.76 El Faro de Vigo se aspecto cultural suscitó el mayor interés, sobresaliendo la realización sumó a quienes denunciaban los recortes a la libertad que había im- de la Exposición del Libro Español y Feria del Libro en Buenos Aires. puesto el gobierno de facto. El cónsul argentino en Vigo desautorizó Su organización comenzó a mediados de 1932, contando con el res- esas informaciones, pero advirtió a sus superiores la necesidad de tran- paldo oficial y el interés de los grupos ligados a la industria del libro, quilizar a la sociedad gallega, tan cercana a la Argentina, y en especial, autores argentinos y libreros peninsulares. Inauguradas el 24 de julio a Buenos Aires. de 1933 por el presidente Agustín Justo en los salones de Amigos del Todas esas noticias se agudizaron cuando arribó en septiembre de Arte, con carteles, catálogos y exhibiciones y gran afluencia de públi- 1931 al puerto de Vigo, procedente de la Argentina, el ex director de 72 La Nación, Buenos Aires, 19 de agosto de 1931. 73 75 ANTONIO NIÑO RODRÍGUEZ, “La II República y la expansión cultural en Hispano- CLAUDIA HIDALGO, cit., s/p. 76 américa”, Hispania, vol. II/2, mayo-agosto 1992, p. 633. AMREA, caja 34, Vigo, 8 de septiembre de 1931. Consulado de la República Argentina 74 CLAUDIA HIDALGO, cit., s/p. en Vigo al Ministerio de Relaciones Exteriores, cit. en CLAUDIA HIDALGO. 44 45
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Por esos mismos días, el diputado Soriano en la sesión del 23 sep- Crítica, que había sido clausurado en mayo. Después de la cárcel, tiembre de las Cortes Constituyentes se explayó sin interrupciones Botana y su esposa partieron al exilio, primero rumbo a Montevideo y con su censura al gobierno de Uriburu, exponiendo la situación social luego a España.77 Recibido por el diputado Rodrigo Soriano, vincula- y política de miles de españoles en la Argentina, sometidos a la “odio- do a la Argentina,78 Natalio Botana fue objeto de numerosos homena- sa tiranía” del general Uriburu, quien había emprendido una “cruzada jes cuando el Massilia ancló frente a las costas gallegas. Poco tardó violentísima y tiránica contra honrados españoles”. García Mansilla Botana en hacer públicas sus quejas contra la situación política de la elevó formal queja ante el Ministerio de Estado, por lo que se consi- Argentina, críticas al gobierno de Uriburu a las que Soriano se suma- deró una intromisión en los asuntos internos de la Argentina.81 El pre- ría abiertamente. sidente Alcalá Zamora intentó morigerar la repercusión de los hechos, El descrédito hacia el régimen militar también se difundió en Ma- asegurándole al embajador que dado el poco interés que inspiraban drid en donde fueron exhibidas vistas cinematográficas sobre la reali- las intervenciones del diputado Soriano, nadie había otorgado mayor dad argentina, y los acontecimientos de los primeros días de la revolu- importancia a sus manifestaciones y que los ministros presentes en el ción de septiembre de 1930.79 El Heraldo de Madrid publicó un artí- recinto estaban ajenos a los dichos del orador, mientras remitió a los culo de Botana, titulado “Un dictador en la Argentina”, donde se afir- secretarios de las Cortes Constituyentes una comunicación en la que maba que de las más alejadas provincias y de los territorios llegaban se informaba carecer de noticias sobre persecuciones y tormentos a diariamente a Buenos Aires centenares de presos: profesores univer- españoles, aunque sí se sabía que en las agitaciones políticas que atra- sitarios, estudiantes, políticos, periodistas, obreros, para ser alojados vesaba la vida interior de la República Argentina tomaban parte mu- en las cárceles y comisarías, en los regimientos y en los buques de chos extranjeros, entre ellos algunos españoles, exponiéndose a los guerra. rigores de medidas gubernativas de diversa índole.82 Agramonte se Consciente del disgusto que la actuación de Botana podía causar dirigió a García Mansilla en forma privada: “En los tiempos que co- en el gobierno argentino, Madrid se preocupó por detener aquellos rren y dada la libertad absoluta de Prensa implantada por el nuevo ataques. El secretario de Estado, Fernando Agramonte, solicitó al régimen, no hay más remedio que resignarse a que los ‘jabalies’, como embajador argentino diversos números del periódico Crítica en los dice Ortega, vacíen sus reservas de odio y despecho. Por fortuna, la que tiempo atrás se había atacado en forma violenta a España, para inmensa mayoría del público ya se ha acostumbrado a esas campañas publicarlos y contrarrestar así la simpatía de los lectores españoles y por regla general sabe descontar en cada una lo que tiene de valor hacia Botana.80 No obstante, el periodista rioplatense daría conferen- positivo y lo que, por el contrario, no responde más que a la pasión cias en el Ateneo de Madrid, donde era imposible impedirle que habla- natural de la maldad humana”.83 ra, porque era un centro autónomo. El 20 de febrero de 1932, con la llegada del general Justo a la presidencia del país, se levantaron las proscripciones y el destierro de 77 SYLVIA SAÍTTA, Regueros de tinta. El diario Crítica en la década de 1920, Buenos políticos y periodistas, regresando numerosos exiliados. La restaura- Aires, Sudamericana, 1998, pp. 287-8. ción conservadora era un hecho en la Argentina, aunque esta vez los 78 Ver ALEJANDRO CATTARUZZA, “Las huellas de un diálogo. Demócratas radicales y socialistas en España y Argentina durante el período de entreguerras”, Estudios Sociales, 81 n. 7, 1994, pp. 38-39 AMREA, España, caja 3030, expediente 34, Madrid, 1 de octubre de 1931, de D. 79 AMREA, España, caja 34, Madrid, 15 de septiembre de 1931, cit. en CLAUDIA HI- García Mansilla a Ernesto Bosch, en CLAUDIA HIDALGO, cit.. 82 DALGO. AMREA, cit., Madrid, 28 de septiembre de 1931, de Alcalá Zamora a los diputados de 80 AMREA, España, año 1931, caja 3030, expediente 32, San Sebastián, 11 de septiem- las Cortes Constituyentes, en CLAUDIA HIDALGO, cit.. 83 bre de 1931, de D. García Mansilla al Ministro de Relaciones Exteriores, cit. en CLAUDIA AMREA, particular, Madrid, 14 de octubre de 1931, de Fernando Agramonte a Daniel HIDALGO. García Mansilla, en CLAUDIA HIDALGO, cit. 46 47
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA atributos externos democráticos se habían preservado. En España, las España esperó que la anunciada visita del vicepresidente Julio A. elecciones celebradas en noviembre de 1933 le dieron el triunfo a las Roca, que arribaría al país como parte de su misión hacia Gran Breta- reorganizadas fuerzas de derecha. Entonces, las variantes españolas ña, ayudara a resolver la cuestión. Roca llegó en mayo de 1933 en del fascismo que se venían gestando llevaban acoplado el concepto de viaje oficial a España. No obstante, el vicepresidente argentino se cui- hispanidad, muchas con centro en un aspecto espiritual. Escribe Lo- dó de no dar a las conversaciones mantenidas con funcionarios espa- renzo Delgado, “[...] el cardenal Isidro Goma señalaba –con motivo ñoles más que el tono de charlas amistosas en torno a las cuestiones de su asistencia al Congreso Eucarístico de Buenos Aires– que Amé- económicas que los separaban. rica era obra de España, y ésta a su vez del catolicismo”.84 En el dis- En Galicia los efectos de la restricción del cambio se hicieron sentir curso en el teatro Colón, Goma adhirió a la denominación que acaba- con fuerza, debido a que el dinero que los españoles emigrados remi- ba de proponer Maeztu en su libro recién publicado, Defensa de la tían era destinado a distintas funciones, entre ellas el sostenimiento de Hispanidad. A su vez, los postulados del falangismo buscarían movi- escuelas. Tras una recorrida por la provincia de Pontevedra el emba- lizar a los pueblos de igual raíz, prometiéndoles vagamente un papel jador García Mansilla constató los muchos establecimientos educati- importante en la política mundial. vos que dependían del aporte económico que les enviaban desde la En muchos años, poco era lo que se había podido avanzar para Argentina los gallegos: en Valle Miñor, Sandomar, Tomiño, Paradela estrechar los vínculos de carácter económico. Hacia 1930, se instaló Meis, Bandeira, Laro, Escudero, Loño-Carbia, Rubin, Olives, Parde- en Barcelona la Cámara Argentina de Comercio que con esfuerzo ha- marin, Lamas, Cristina de Vea, Estrada, Hijos de Arbo-Artes, Forca- bía logrado conseguir, un año y medio después, la introducción de rey, Moraña, Gandomar, mientras en otras localidades los residentes maíz y carnes congeladas para embutidos y procuró la regularidad de en Buenos Aires habían mandado el dinero para construir los edificios los servicios de las líneas transoceánicas.85 En 1932, ante la escasez de de veintiuna escuelas.86 harina, España debió importar trigo del Río de la Plata, mayoritaria- Las relaciones económicas quedaron prácticamente suspendidas – mente de la Argentina, y en menor proporción del Uruguay. Sin em- excepción hecha de un intercambio concertado por intermedio del bargo, un poderoso motivo de fricción lo constituirían los bloqueos Banco Exterior de Crédito por el que la Argentina adquirió rieles para de divisas decretados primero por la Argentina y en represalia, luego los ferrocarriles del Estado a cambio de maíz– haciéndose los mutuos por España. Dada la situación económica crítica que se atravesó por bloqueos rigurosos. Aunque, con una balanza favorable, el gobierno entonces, las preocupaciones argentinas estaban en defender su peso de Madrid decidió en noviembre de 1933 levantar el embargo de divi- y resolver primero las obligaciones con Gran Bretaña, su principal sas para la Argentina, en la espera de medidas de reciprocidad, que mercado. Aunque España intentó en vano presionar, los perjuicios tardaron en llegar. Es justo decir también que la designación de una fueron grandes, sintiéndose en la transferencia de capitales –en espe- delegación comercial española que planteara nuevos términos comer- cial, desembocando en la retención de fondos de la CHADE, Compa- ciales y financieros con la Argentina, se demoró hasta septiembre de ñía Hispano Argentina de Electricidad, que tenía su sede social en 1934 por las tensiones de la situación política interna. La misión pre- Madrid y su administración en Barcelona–, las remesas de los emi- sidida por el ex ministro de Instrucción Pública y rector de la Univer- grantes y las trabas para las exportaciones españolas de productos sidad de Granada, José Pareja Yébenes negoció en Buenos Aires con alimenticios y de tejidos. el subsecretario de Agricultura, ingeniero Carlos Brebbia y con fun- cionarios de la Cancillería, quienes el 29 de diciembre de 1934 alcan- 84 LORENZO DELGADO GÓMEZ-ESCALONILLA, Diplomacia franquista y política cultural hacia Iberoamérica, 1939-1953, Madrid, CSIC, 1988, p. 30. 85 86 La Nación, Buenos Aires, 5 de diciembre de 1932. AMREA, España, año 1933, expediente 2, Año 1933 en CLAUDIA HIDALGO, cit.. 48 49
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA zaron un convenio comercial sobre el régimen de pagos entre la Ar- gentina y España, complementario del Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad de 1863.87 Las partes contratantes, representadas para la firma por Pareja Yébenes y Saavedra Lamas, se concedían recípro- camente el tratamiento de nación más favorecida, comprometiéndose a rebajar los derechos de una crecida cantidad de productos que la Argentina importaba de España. 1.5. El embajador García Mansilla En 1932 el presidente Justo había renovado el nombramiento de Da- niel García Mansilla como embajador extraordinario y plenipotencia- rio acreditado ahora ante la República Española. Para 1936 era auxiliado en sus funciones por el encargado de Negocios en Lisboa, consejero Reneé Correa Luna y en Madrid por el consejero Edgardo Pérez Quesada. El embajador argentino Daniel García Mansilla, en su presentación de credenciales ante el gobierno español del general Miguel Primo de Rivera. Fuente Archivo General de la Nación García Mansilla era un fiel exponente de la vieja escuela de diplo- máticos argentinos. Descendiente de una de las familias más tradicio- con el general Lucio Mansilla, héroe del combate de la Vuelta de Obli- nales, pasó la mayor parte de su existencia fuera de su país, represen- gado”.88 Estudió Leyes en las Facultades de Derecho de París y Ren- tándolo con la distinción de su origen, pero mostrando una faceta nes y en la Escuela de Ciencias Morales y Políticas de París, pero parcial, algo idealizada quizás, del pueblo argentino. Nació en la Le- mostraría desde joven una marcada inclinación poética, heredada de gación argentina en París el 12 de octubre de 1866, se crió y educó en su madre a la que se considera una de las primeras narradoras argen- el extranjero, podría decirse que más parecía un noble español o un tinas. Acompañó a sus padres en sucesivos destinos que lo llevaron a aristócrata francés, que un exponente del argentino medio. Hijo y nie- conocer Washington, Londres y Viena. A su vez, inició su carrera di- to de diplomáticos, demostró desde muy joven sus innatas dotes para plomática como agregado civil ante la Legación de Roma. la carrera heredada y asumida. De su cuna ha dicho Jorge Gastón En 1887, y cuando ya era segundo secretario de Legación, García Blanco Villalta: “[...] Era hijo del ministro plenipotenciario Manuel R. Mansilla llegó por primera vez a la tierra que representaba en el exte- García Aguirre, designado en 1863 primer secretario de las legacio- rior. Fue para él todo un choque, habituado como estaba a las Cortes nes en Francia, el Reino Unido, España e Italia, ya que por razones de europeas, a su boato y ceremoniales: “todo me parecía primitivo y economía se confiaban varias representaciones a los mismos funcio- distante como cosa de Extremo Oriente”. Ya en la Argentina conoció narios. El jefe de estas misiones era Mariano Balcarce, esposo de a la no menos distinguida Adela Rodríguez Larreta. La que sería su Mercedes, hija del Libertador José de San Martín. La madre de Daniel esposa desde 1905 era hija de Carlos Rodríguez Larreta y de Agustina García Mansilla, doña Eduarda Mansilla (Rozas) era hija de doña Maza y Oribe, y a la vez, hermana del autor de La gloria de don Agustina Ortiz de Rozas, hermana de Juan Manuel de Rosas, casada Ramiro, Enrique Larreta. 87 88 Ver DANIEL RIVADULLA BARRIENTOS, La “amistad irreconciliable”, cit., p. 153; JORGE GASTÓN BLANCO VILLALTA-MANUELA FERNÁNDEZ DE BLANCO CLAUDIA HIDALGO, cit., s/p. VILLALTA, Los diplomáticos, Buenos Aires, Editorial Acleón, 1967, pp. 25-6. 50 51
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Con diversas jerarquías, su carrera diplomática siguió por algunos zación que no pretende suplantar a un gobierno o a un régimen sino destruir toda autoridad, toda propiedad, todo orden, hacer tabla rasa países americanos –Chile, Perú, Ecuador, Paraguay, Brasil– y por otros de las bases y principios de la civilización. Es que el fenómeno anar- europeos –la Santa Sede, Francia, Bélgica, Alemania, Austria– hasta quista no se da en ninguna nación europea fuera de España. Para esas ser designado representante en la península ibérica. conmociones caóticas que ocurren de cuando en cuando en este país, La residencia de los García Mansilla en Madrid se constituyó en el europeo medio no tiene más que esta expresión que condensa su sitio predilecto de reunión para la “buena sociedad”. Ya iniciada la extrañeza incomprendida Cosas de España”.92 El embajador no ocul- guerra civil declaraba el conde Romanones: “Refiriéndose a la Argen- taba su inclinación: “Como decía ayer mi amigo y vecino el Conde de tina, diré que sus embajadores, durante los largos años que llevan en Romanones: De la anarquía saldrá la monarquía”. Madrid, han logrado conquistar un lugar prominente en la sociedad Según la opinión del diplomático, en algunas grandes capitales es- de la que fue Corte, y a su casa acudía lo más alto y linajudo de la pañolas el socialismo se había infiltrado entre las clases medias, como verdadera aristocracia, al propio que las personalidades de la literatu- una nueva conquista que compensaba la pérdida del caudal que repre- ra, de la ciencia y de las artes, de la política y del periodismo. Al llegar sentaban los obreros que desilusionados al cabo de dos años de polí- la hora trágica, cuantos de estos amigos se vieron en peligro, a la tica socialista se inclinaban por organizaciones más extremistas. Para embajada marcharon, recibiendo hospitalidad generosa”.89 Atraído por contrarrestar tal situación y garantizar un genuino orden republicano, las letras y las artes, García Mansilla coleccionará obras religiosas García Mansilla veía como necesaria la unión de todas las derechas. españolas y procurará mantener la riqueza de la lengua castellana. En 1935, el embajador argentino anunciaba: “Hay la conciencia de Una de sus primeras actividades en la Madre Patria será publicar un que si no se logra establecer la tranquilidad de los espíritus y suavizar folleto titulado “Proyecto de asociación cultural hispanoamericana para asperezas, entrará España en un funesto período pasional”.93 conservar el idioma”. El embajador estadounidense Claude G. Bowers lo describiría así: “Era un gracioso anciano de barba y cabellos blan- 1.6. El triunfo del Frente Popular. Preparativos para los asilos cos. Sus ojos eran azules y alegres, y hablaba en voz baja y melosa, El 16 de febrero de 1936 triunfó el Frente Popular en las elecciones frotándose las manos”.90 españolas. García Mansilla relataba: “Preciso será consignar las re- Llegada la República, los comentarios de García Mansilla traduci- cientes manifestaciones de júbilo que se han realizado en Madrid y en rán un recelo, muy vigente en la década del treinta, al comunismo, otras varias capitales con motivo del resultado electoral. Y es a este señalando que bajo la etiqueta de “socialismo” se estaba infiltrando en respecto que conviene destacar la gran profusión de banderas e insig- la gestión de gobierno y en el pueblo una bolchevización creciente. nias comunistas en todos los mítines y manifestaciones. Puede afir- Para el diplomático argentino a la revolución política iniciada en 1931, marse que ellas fueron más numerosas que las republicanas”.94 se continuaba con otra social que tenía como objetivo instaurar un Desde entonces, el embajador argentino informará puntualmente a estado marxista en un futuro muy próximo.91 Le alarmaba asimismo el su Cancillería sobre la profusión de desmanes y atentados que se su- accionar de los grupos anarcosindicalistas en España: “Las naciones europeas no comprenden que haya un Estado que tolere una organi- 92 AMREA, España, año 1933, caja 3295/6, expediente 1, reservada n. 602, Madrid, 16 de diciembre de 1933, de D. García Mansilla a C. Saavedra Lamas, en CLAUDIA HI- 89 “El Tucumán”, La Nación, Buenos Aires, 3 de junio de 1937. DALGO, cit.. 90 93 CLAUDE G. BOWERS, Misión en España. En el umbral de la II Guerra Mundial, AMREA, España, 1935, caja 3524, expediente 1, reservada n. 95, Madrid, 12 de abril México, Grijalbo, 1955, p. 299. de 1935, de García Mansilla a Saavedra Lamas, en CLAUDIA HIDALGO, cit.. 91 94 AMREA, España, caja 3173, año 1932, expediente 21, Madrid, 24 de enero de 1933, AMREA, España, año 1936, caja 3649, expediente 1, reservada n. 64, Madrid, 7 de reservada, en CLAUDIA HIDALGO, cit.. marzo de 1936. García Mansilla a Saavedra Lamas, en CLAUDIA HIDALGO, cit.. 52 53
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA cedían, vividos como el preanuncio de una guerra civil. España creía Capítulo II haber conocido aquellos enfrentamientos en el siglo XIX. El embajador García Mansilla ostentaba en 1936 el cargo de deca- no del Cuerpo Diplomático acreditado ante el gobierno republicano, La Argentina y el inicio en razón de ser el funcionario más antiguo de su grado entre los repre- de la guerra Civil Española sentantes extranjeros. Estaba entonces frisando los setenta años. A principios de abril, García Mansilla propuso una reunión de di- plomáticos extranjeros para tratar la peligrosa situación que se estaba gestando, convocando a los embajadores de Alemania e Inglaterra, y a los ministros de Suecia y Holanda. En la reunión los concurrentes solicitaron un resumen del pensamiento argentino sobre la doctrina 2.1. El alzamiento militar español del derecho de asilo. El rumbo que tomaban los acontecimientos pre- Aunque los meses transcurridos desde las elecciones que dieron el ocupaba: “El embajador de Alemania se mostró francamente pesimis- triunfo a la coalición de las fuerzas de izquierda, presagiaban un des- ta y teme por su parte actos de violencia de los anarquistas nacionales enlace violento, llegado el caluroso mes de julio los españoles pudien- y 300 alemanes residentes en Madrid que amenazan con quemar su tes y algunos extranjeros comenzaron a preparar sus vacaciones, embajada que está bajo custodia de las fuerzas de policía. Agregó que eligiendo para ello alguno de los sitios de veraneo de la península. El hay en Barcelona 4.000 judíos alemanes expulsados que son los prin- Cuerpo Diplomático acreditado en Madrid, siguiendo una antigua cipales agitadores comunistas. El Nuncio se inhibió completamente y costumbre que se remontaba a la época de la reina María Cristina, se en caso de necesidad se asilará en la Embajada de Inglaterra”.95 trasladaba a la elegante ciudad de San Sebastián en los meses estiva- Los representantes consulares argentinos enviaron a la embajada les. El gobierno español consagró definitivamente tal práctica, cuan- de Madrid diferentes informes sobre la situación política reinante en el do creó el Ministerio de Jornada en la capital donostiarra, adquiriendo resto de España. El relato de los hechos, confirmaba el temor que se con ese objeto una propiedad. En ella se instalaban oficinas especia- produjera un violento choque entre los dos bandos antagónicos en les. El propio ministro de Estado, acompañado de numerosos funcio- que se había dividido la sociedad española.96 narios de la Cancillería, y de empleados, también se trasladaban. Esta circunstancia hacia necesaria la presencia allí de los jefes de misión. El 13 de julio el embajador argentino telegrafiaba a Buenos Aires anunciando su traslado a San Sebastián. La embajada de Madrid que- daba en manos del consejero Edgardo Pérez Quesada. El matrimonio García Mansilla se alojó en el pequeño pueblo de Zarauz, en una resi- dencia veraniega alquilada al efecto, conocida como la “Casa Azul de Ayala”. El cónsul Alberto Castro Gache, a su vez, atendía la Cancille- ría de la embajada argentina, en San Sebastián. Pero un tremendo padecimiento para España estaba en marcha. El 95 AMREA, España, año 1936, cit., Madrid, 3 de abril de 1936, de García Mansilla a 17 de julio una parte del ejército español logró hacer confluir sobre sí Saavedra Lamas., en CLAUDIA HIDALGO, cit.. la mayoría de las conspiraciones que se tramaban contra la República 96 AMREA, cit., confidencial n. 94, Madrid, 21 de abril de 1936, de García Mansilla a Saavedra Lamas., en CLAUDIA HIDALGO, cit... y el rechazo que la derecha y las fuerzas tradicionales sentían por el 54 55
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA era ya impensable, porque la sangre que se derramaba en la represión, Frente Popular, produciendo así el golpe militar que originó la Guerra en vez de ser punto de reflexión frente al horror, era mecanismo que Civil Española. El alzamiento se inició en el seno del ejército estacio- alimentaba el infernal círculo de las represalias”.98 nado en el Marruecos español, siendo secundado dentro de las cua- El 18 de julio, el jefe de la guarnición de San Sebastián, coronel renta y ocho horas por las demás guarniciones de la península que se León Carrasco, mantenía sus fuerzas acuarteladas. A pesar de simpa- sublevaron y las comandancias militares de Canarias y Baleares. tizar con los sublevados, no se decidía a adoptar una postura activa y La decisión del presidente de la República Española, Manuel Aza- se mantuvo expectante. Mientras tanto, el gobierno civil procedió a ña, y de su gobierno de oponerse al alzamiento, con fuerzas leales y repartir armas entre las improvisadas milicias obreras. El Partido Na- con otras que fueron improvisándose al ritmo de los acontecimientos, cionalista Vasco se pronunció por la República. Y así la pasividad del al igual que la incapacidad de los militares sublevados por apoderarse ejército, permitió que los partidarios del Frente Popular se fueran adue- íntegramente del poder, impidieron una solución inmediata del con- ñando desordenadamente de la ciudad. flicto. Ninguno de los contendientes logró imponerse al otro, y ningu- El general Emilio Mola, ante la indecisión de la guarnición de Lo- no cedió en sus propósitos iniciales. Por ello, ya para el 21 de julio el yola, que parecía esperar fuerzas de socorro desde Pamplona, nom- levantamiento había desembocado en un estado de guerra civil. bró jefe de la sublevación al teniente coronel Vallespín. Carrasco, algo El gobierno de la República retuvo los órganos centrales de la Ad- más tarde, terminó por actuar, haciendo penetrar a sus soldados en la ministración y los ministerios, la mayoría de las fuerzas de seguridad y ciudad el día 22. La lucha fue tremenda, pero el triunfo favoreció a la de orden público, la capital, las ciudades más pobladas, las costas mayor convicción de los republicanos. Carrasco sería fusilado el 28 norte y mediterránea, contando además con el respaldo de las centra- de julio, cuando el último reducto rebelde cayó luego del asedio del les obreras. Los militares sublevados que no demoraron en emprender cuartel de Loyola. Refiere Casanova, fechando el asesinato de Ca- acciones ofensivas convirtiendo pronto a España en un inmenso fren- rrasco el día 29: “un día después, de madrugada, un grupo de milicia- te de batalla, anunciaron el 23 en Burgos la creación de una Junta de nos se trasladó a la prisión provincial donde asesinaron 53 personas, Defensa Nacional, actuando como gobierno provisional.97 41 de las cuales eran militares”.99 En todas aquellas ciudades en las que el alzamiento faccioso fraca- La uniformidad republicana en la costa cantábrica representaba una só, los elementos radicalizados de la izquierda española intentaron superioridad potencial en el norte español y aseguraba una vital co- imponer su propia revolución. Por doquier se formaron comités de municación terrestre con Francia. Pero la amenaza de una invasión control, constituidos por miembros de los partidos del Frente Popular desde las provincias de Álava y Navarra, dominadas por los subleva- y también por anarquistas, que sustituyeron o parangonaron los órga- dos, produjo inquietud y zozobra en San Sebastián. En ambas provin- nos normales de la administración estatal. La figura militar fue suplan- cias se desató una sistemática represión contra dirigentes, e incluso tada en la España Republicana por la del miliciano armado, defensor simpatizantes, socialistas y anarquistas. Los camiones de las organi- de las clases trabajadoras, convencido de estar cumpliendo una fun- zaciones más radicalizadas del Frente Popular recorrerían las zonas ción de salvaguarda de su tierra, en peligro de ser fagocitada por el obreras de San Sebastián convocando a los trabajadores en defensa fascismo internacional. Afirma el historiador Rafael Abella: “[...] el de la República, y así, al igual que en gran parte de España, la violen- que estuviera al comienzo en inferioridad de condiciones, había evita- do el fracaso total gracias a la rápida ayuda extranjera. La mediación 98 RAFAEL ABELLO BERMEJO, “El tránsito de la sublevación a la guerra civil”, Revis- ta de Occidente, n. 65, 1986, pp. 74-75. 97 99 JAVIER TUSELL, Franco en la guerra civil. Una biografía política, Barcelona, JULIÁN CASANOVA, “Rebelión y revolución”, en SANTOS JULIÁ, Víctimas de la Tusquets, 1992, p. 35. Guerra Civil, cit., p. 69. 56 57
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA cia estalló con furia contra todos aquellos que parecían poner en peli- circunstancialmente veraneaban cerca del diplomático argentino y gro la existencia misma de la República. Afloraron los antiguos resen- buscaron de inmediato su amparo. timientos, los años de privaciones de una gran parte del pueblo espa- Al principio, sin tener cabal conocimiento de la gravedad del peli- ñol quisieron cobrarse sus desgracias en todos aquellos que usaran gro en que se encontraban los asilados españoles, el gobierno argenti- sombreros y calzaran cualquier otra cosa que no fueran alpargatas. no gestionó la salida de García Mansilla del territorio español. Para Un periódico donostiarra publica el 27 de julio un provocativo edito- ello se valió de las cordiales relaciones del embajador en París, Tomás rial: “La ciudad no es tan grande como para que los enemigos puedan Alberto Le Breton, con los funcionarios del Quai d’ Orsay. Fue así emboscarse fácilmente”.100 Las persecuciones no se harían esperar. que el embajador francés en España, M. Jean Herbette instó a García El embajador argentino, a tenor de lo publicado aquella mañana Mansilla a embarcarse en un buque de guerra francés, pero éste se del 18 de julio en la tapa de los diarios, y posiblemente en conocimien- negó, aduciendo que debía proteger a sus asilados. to de las noticias irradiadas en Madrid por la Unión Radio y Radio El petit hotel que hacía de residencia del embajador argentino España, comunicó a su Ministerio de Relaciones Exteriores los rumo- estaba ubicado en una zona residencial no lejana a San Sebastián, res que aseguraban el comienzo de un alzamiento militar. Hasta el 27 lugar de veraneo preferido por industriales y aristócratas españo- de julio no se recibieron más noticias directas de García Mansilla. Ello les. Desbordadas las legítimas autoridades luego del triunfo de las resultaba comprensible desde que la sublevación en San Sebastián fue fuerzas republicanas, las milicias populares recorrían las calles en de lenta resolución y la resistencia facciosa se organizó en lugares busca de facciosos, de gente sindicada como de derechas y tam- neurálgicos de la ciudad, como lo eran la Comandancia Militar, el bién de rehenes que, eventualmente, pudieran ser utilizados para Casino y el Hotel María Cristina. realizar canjes de prisioneros. Se trataba de partidas de jóvenes, que en algunos casos no sobrepasaban los veinticinco años y se 2.2. Los primeros asilos101 diplomáticos de la Guerra Civil desplazaban armados, cuya misión asumida a fondo, era “aniquilar El embajador argentino no tenía otra opción para comunicarse con su al fascismo, a la reacción, allí donde estén o aparenten surgir”. gobierno que hacerlo a través de buques de guerra británicos. El 27 Resultaba evidente y comprensible que la zona elegante de Zarauz de julio, la Cancillería recibió de su embajada en Londres, a cargo del fuera centro de suspicacias y blanco preferido de las delaciones y doctor Malbrán, un telegrama de García Mansilla, radiado a través del las consiguientes pesquisas de los milicianos. Almirantazgo inglés, en donde éste daba cuenta de su difícil situación: Los que buscaron refugio en la residencia del embajador argentino, incomunicado en su residencia de Zarauz, había abierto su casa a asi- fueron los propios vecinos. La esposa de Honorio Maura, que se hos- lados españoles. Efectivamente, el 24 de julio García Mansilla, po- pedaba en una casa contigua, ante el riesgo de correr la misma suerte niendo en práctica el asilo diplomático durante la Guerra Civil Española, que su marido, el cual fuera llevado como rehén a Bilbao, halló ampa- dio refugio en el domicilio que hacía las veces de embajada, al primer ro en el hogar de los García Mansilla. El caso no ofrecía mayores asilado, Pedro M. Ansoátegui, quien sería seguido luego por empre- dificultades pues se trataba de una mujer de nacionalidad argentina, sarios de la zona, políticos de derecha y miembros de la nobleza que de soltera Pieres. Pero la señora de Maura trajo consigo a sus cinco hijos españoles. Además, a los ojos de la mayoría, se trataba sólo de 100 Citado en “La República se quita la corbata”, en Crónica de la Guerra Española, una noble que ostentaba el título de duquesa de Aliaga. También obtu- Buenos Aires, Editorial Codex, 1966, p. 331. 101 Para el tema en general resulta necesario consultar a JAVIER RUBIO, Asilos y canjes vieron asilo otros vecinos de Zarauz, un hermano de Pedro Ansoáte- durante la guerra civil española, Barcelona, Planeta, 1979. Más recientemente A. M. gui, la marquesa de la Romana y Pedro Caro, marqués de Sobroso. MORAL RONCAL, El asilo diplomático en la guerra civil española, Madrid, Editorial Eran, en todo caso, familias amigas, y algunas de ellas, hasta parientes Actas, 2001. 58 59
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA nos para asaltarla. Su cuenta bancaria en Zarauz había sido inmovili- lejanas de los García Mansilla que, sorprendidas por los sucesos, bus- zada y por ello telegrafiaría a Buenos Aires diciendo que tanto él como caron protección en la casa del diplomático. sus refugiados “prácticamente están viviendo del crédito y de los aho- El 31 de julio se refugiaron también allí don Cándido Arocena y un rros de los criados”.103 hijo suyo, dueños de una importante fábrica de la zona. Aquel, una Las amenazantes circunstancias que se vivían en la región movie- vez liberado, relataría así aquellos días: “Los primeros días de la revo- ron a los demás representantes diplomáticos a hacer abandono de la lución, sin darme cuenta de la gravedad de la situación, seguimos ha- misma. La embajada inglesa, que no había recibido asilados españo- ciendo la vida ordinaria hasta que una mañana, al volver de misa con les, abandonó San Sebastián con los dos barcos de guerra británicos mi hijo José María, supe, por una confidencia, que me esperaban en que estaban fondeados en el puerto. El día de la partida, 4 de agosto, casa las milicias rojas, por haberlo exigido los obreros de mi fábrica. García Mansilla recibió formal invitación de dicha representación para Invocando entonces la nacionalidad argentina de mi esposa, nacida instalarse junto a ella en la frontera francesa, muy cerca de Irún. Inclu- Florentina América Echevarría, natural de San Lorenzo, Santa Fe, so se le ofreció trasladar a toda su familia y demás empleados, pero busqué refugio en la embajada argentina donde los esposos García manifestándole expresamente que debía abstenerse de embarcar a nin- Mansilla nos recibieron a mi y a mi hijo José María, con los brazos gún asilado español. García Mansilla no pudo aceptar el ofrecimiento, abiertos. Desgraciadamente, mi mujer y mis otros tres hijos no pudie- aunque sí lo hicieron algunos de sus allegados, como su sobrina, la ron venir y quedaron detenidos en casa”.102 condesa Pallavicini con sus hijos. Ésta, al llegar a tierra francesa, se Estas presencias fueron detectadas por los milicianos. El 1 de agosto, comunicaría con la embajada argentina en París para insistir en la difí- una delegación del Frente Popular de Zarauz se presentó ante la Casa cil circunstancia por la que estaba atravesando el embajador en razón Azul de Ayala conminando al embajador argentino a que entregase a de estar amparando a algunos españoles. Le Breton gestionó enton- sus asilados, en particular a los Arocena. García Mansilla se negó de ces su evacuación en buques franceses, sin éxito pues García Mansilla plano. El día 3 la situación se volvió a repetir, pero con mayor grave- persistía en su decisión de llevar consigo a los refugiados. dad, pues las milicias amenazaron con tomar por asalto la residencia, El 5 de agosto García Mansilla logró telegrafiar a su canciller para utilizando para ello bombas incendiarias. El cónsul de Austria, vecino exponerle la gravedad de su situación: “Como no es imposible que de los García Mansilla, se apresuró a buscar el auxilio del Ayunta- lleguen a los extremos, pues el Alcalde en presencia de Castro Gache miento. Los nacionalistas vascos, integrantes del gobierno local, se acaba de decirme que no responde de un asalto a la Embajada y que hicieron presentes evitando la tragedia y facilitando al embajador ar- carezco de toda protección ruego a V.E. solicite por Berlín que el gentino una comunicación con el gobernador civil de Guipúzcoa, Je- torpedero alemán Albatros, actualmente en Bilbao, venga de estación sús Artola, a fin de obtener protección para su residencia. Este acce- al puerto vecino de Guetaria, a fin de proteger esta Embajada hasta dió, enviando una custodia compuesta de veinte hombres, entre mi- tanto pueda resolver satisfactoriamente el problema de mis asilados”.104 queletes, carabineros y guardias civiles. Sin embargo, la posición del El embajador García Mansilla no había hecho más que aplicar el embajador argentino no mejoró en mucho, pues junto con la guardia civil, derecho de asilo sustentado de antaño por la mayoría de los países se instalaron en las inmediaciones los propios milicianos de Zarauz. latinoamericanos, aún cuando se tratara de una residencia veraniega García Mansilla tenía sus movimientos muy restringidos, ante el ocupada de manera temporaria por el diplomático. El canciller Saave- temor de que su ausencia de la residencia diera ánimos a los milicia- 103 AMREA, España, División Política, Guerra Civil Española. Política interna, caja 1, expe- 102 “Don Cándido Arocena relata su trágica reclusión en la Embajada de la Argentina”, La diente 1, legajo 1, Zarauz, 3 de agosto de 1936, de García Mansilla a Saavedra Lamas. 104 Nación, Buenos Aires, 12 de agosto de 1936. AMREA, cit., Zarauz, 5 de agosto de 1936, de García Mansilla a Saavedra Lamas. 60 61
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA dra Lamas dejaría sentado el pensamiento internacional del país, en las. Fue así como la ayuda pres- una comunicación a su embajador, al telegrafiarle: “lo estimulo y feli- tada sin discriminaciones por los cito por su patriotismo para continuar manteniendo con altura y ener- buques de guerra extranjeros, gía nuestra representación especialmente en lo que concierne al asilo paulatinamente se fue restrin- prestado a sus refugiados, que este gobierno considera inviolable y giendo solo a los connacionales. está dispuesto a no permitir que sea burlado”. Y terminaba advirtién- El gobierno alemán, no de- dole: “[...] no debe abandonarlos en ninguna circunstancia por estar masiado preocupado por predis- en juego el honor nacional en el asilo acordado y que responde a un ponerse en contra del español, derecho consagrado especialmente en América”.105 aceptó transportar al embajador A tenor de los hechos que se sucedían en Zarauz, Saavedra Lamas argentino y a todos sus refugia- convocó a su despacho al embajador español en Buenos Aires, Enri- dos de Zarauz. Berlín se lo hizo que Díez-Canedo, para hacerle entrega de un memorando en el que se saber al embajador Eduardo La- reseñaba la difícil situación por la que atravesaba su embajador en bougle, recientemente designa- España: el secuestro de los depósitos, que constituían los sueldos y do, comunicándoselo también al emolumentos que habían sido girados por el gobierno argentino, la comandante del Albatros, almi- imposibilidad de comunicarse telegráficamente o por corresponden- rante van Manheim. No obstan- cia, sin que esos despachos fueran violados, la amenaza que constituía te, aún aceptada la ayuda alema- El ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, doctor Carlos Saavedra Lamas, en para la seguridad personal del embajador y su familia la residencia en na, la Cancillería argentina tomó 1936. Fuente Archivo General de la Nación su casa de españoles que eran perseguidos por causas políticas. Por con prudencia esta colaboración: todo ello, el gobierno argentino esperaba del español una información “[...] No acepte V.E. desembarco marinería alemana [...] Interesa evi- concreta sobre las garantías que podía brindarle a su representación tar intervención potencias que puedan provocar un conflicto de vastas diplomática. El texto de dicho memorando fue también telegrafiado al proporciones”.106 encargado de Negocios de la Argentina en Madrid, Pérez Quesada, Mientras tanto, no cesaban las presiones contra la Casa Azul. Los con el objeto de presentarlo ante el ministro de Estado Augusto Bar- días 7 y 8, miembros del Comité Popular que gobernaba Zarauz se cia, para que pudiera solicitar que, tanto el embajador como su familia presentaron reclamando la entrega de los asilados Arocena. Lo hicie- y asilados, contaran con las debidas garantías, ya fuera en la sede de ron acompañados por el diputado nacionalista vasco Juan Antonio Zarauz como en el desplazamiento hacia la frontera marítima o terres- Irazusta. El cónsul Castro Gache los recibió, explicándoles a los po- tre más próxima, haciendo hincapié en que García Mansilla tenía ins- cos que quisieran oír sus argumentos, los principios del derecho de trucciones del gobierno argentino de no abandonar bajo ningún con- asilo que amparaban a aquellos españoles. cepto a dichos asilados. La mañana del 9 de agosto, Pérez Quesada volvió a entrevistarse Pasados los momentos iniciales de la contienda, y al irse delinean- con el ministro Barcia para reiterarle la preocupación sobre la seguri- do la política de no intervención, los países europeos y los Estados dad del embajador argentino. Éste, accediendo al pedido, se dispuso a Unidos cuidaron de no interferir en asuntos que podrían llegar a ser tomar las medidas necesarias para solucionar de una vez por todas el considerados como una injerencia en las cuestiones internas españo- incidente. Para ello se comunicó telefónicamente con el embajador 105 AMREA, Guerra Civil Española, caja 1, cit., Buenos Aires, 5 de agosto de 1936, de 106 Saavedra Lamas a García Mansilla. AMREA, cit., Buenos Aires, 7 de agosto de 1936, de Saavedra Lamas a García Mansilla. 62 63
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA español en París, Álvaro de Albornoz, con el objeto que éste transmi- bajaba allí y la esposa de García Mansilla. En el mismo viaje fueron tiera sus estrictas órdenes a las autoridades de San Sebastián, debido transportadas además ciento veinte personas de otras nacionalidades. a que era muy difícil comunicarse desde Madrid en forma directa. Cumplida su misión, Daniel García Mansilla, en compañía del em- Según informó Pérez Quesada, Barcia ordenó “[...] que el embajador bajador sueco, el ministro Wirsén, se dirigieron a Irún por carretera, García Mansilla y sus asilados sean protegidos y puestos en la fronte- con el objeto de cruzar la frontera e instalarse en territorio francés, ra cueste lo que cueste”.107 como ya lo habían hecho otras representaciones diplomáticas. El tra- El día 8 el torpedero alemán Albatros, que se hallaba fondeado en yecto era peligroso, y así lo relataría Wirsén: “Aparecieron de repente el puerto de Guetaria, había decidido abandonar la zona pues, desde tras nuestra caravana, compuesta de cinco automóviles, cuatro avio- San Sebastián, las autoridades habían manifestado no poder dar el nes del partido militar y comenzaron nuestra persecución. Cuando permiso de embarque a García Mansilla y a su grupo por no lograrse estuvieron sobre nosotros nos tiraron cuatro bombas que explotaron comunicación con Madrid. Labougle insistiría ante el gobierno ale- cerca de nuestros automóviles. Felizmente teníamos en ese momento mán para que la nave regresara a Guetaria, para ponerse a disposición un túnel ante nosotros, y allí nos resguardamos hasta que los aviones del representante argentino, cuya liberación parecía ya inminente. hubieran desaparecido. Pocos minutos después de reiniciada nuestra Albornoz había solicitado también la colaboración del gobierno fran- marcha fuimos tiroteados en las cercanías de San Sebastián por ame- tralladoras levantadas en las posiciones nacionalistas”.108 cés, quién comisionó a su embajador Jean Herbette para auxiliar a García Mansilla. El diplomático francés logró conferenciar con el go- Al fin, la comitiva logró cruzar la frontera. Entre las localidades de bernador civil de San Sebastián para solucionar la situación de García Hendaya y San Juan de Luz se encontraban, además de García Mansi- Mansilla. El traslado por tierra de los asilados era peligroso, aun exis- lla y Herbette, los embajadores de los Estados Unidos Claude Bowers, tiendo una orden de liberación librada por el propio gobierno de Ma- el británico sir Henry Chilton, Robert Evans, belga y Orazio Pedrazzi, drid, pues las rutas estaban patrulladas por las milicias populares y el italiano, y los ministros de Checoeslovaquia, China, Colombia, Fin- embajador argentino y su comitiva carecían de una custodia que los landia, Holanda, Irlanda, Noruega, Polonia, Rumania, Suecia, Vene- acompañara hasta la frontera. Se prefirió, por ello, realizar el rescate zuela y Egipto. a través del navío alemán. El 25 de agosto el embajador García Mansilla alquiló una villa en El lunes 10 de agosto el Albatros arribó nuevamente al puerto, Ciboure, donde fue abierta la representación diplomática. La embaja- distante cinco kilómetros de Zarauz. Herbette y García Mansilla dis- da argentina en España se había instalado, pues, en territorio francés. pusieron que el traslado de los refugiados se realizara en dos etapas. Los primeros en abandonar la Casa Azul de Ayala fueron los Arocena, 2.3. Los residentes argentinos Los numerosos residentes argentinos en España, al igual que muchos embarcando esa tarde. El Ayuntamiento proveyó los automóviles para españoles y la opinión internacional, esperaron que la asonada militar el traslado de los mismos y de quienes los acompañaron hasta el puer- terminara inevitablemente con el rápido triunfo de uno de los dos ban- to, entre ellos el matrimonio García Mansilla. El Albatros puso proa a dos. No todos previeron una sangría que habría de durar casi tres Portugalete, Bilbao, donde los Arocena fueron transbordados al va- años. Pero al ir pasando los días y desarrollarse en toda su virulencia por Bellona, para llegar a Bayona a mediados del día siguiente. las acciones bélicas y la represión, los extranjeros comenzaron a recu- El 13 de agosto, con la nave alemana de vuelta de Guetaria, se rrir a sus embajadas y consulados. embarcaron los restantes asilados de la embajada, el personal que tra- 107 108 AMREA, cit, 9 de agosto de 1936. AMREA, cit., del Consulado General en Copenhague a la Cancillería argentina, s/f. 64 65
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Los argentinos, que no se consideraban forasteros en España, ha- La embajada argentina en Madrid ubicada en el Paseo de la Caste- bían mantenido un contacto casi nulo con sus representaciones diplo- llana 42, con Pérez Quesada al frente, mantenía sus oficinas abiertas máticas. El cónsul general en Barcelona, doctor Jorge Blanco Villalta, todos los días. Con un personal reducido al mínimo, pues “en julio en declaraciones al periodista José Gabriel, enviado por el diario ar- todo el que era alguien (y muchos que no lo eran) estaba de vera- gentino Crítica, le diría: “[...] señalándome risueño la cola de gente neo”,111 ayudado por su esposa Celia Lynch y sus hijos, el consejero que se le enroscaba por todas las dependencias del consulado: ‘Cuan- comenzó su labor de amparo a los argentinos. Como primeras medi- do vine aquí, dí una recepción para la colonia argentina en Barcelona, das se proveyeron brazaletes con los colores nacionales, sellados y asistieron veinte a la fiesta; me dije: menos mal, tendré poco trabajo; y garantizados con la firma del encargado de Negocios, y se expidieron ahora amigo, salen argentinos de debajo de todas las piedras”.109 El certificados para las casas habitadas por argentinos, buscando evitar periodista, declarado simpatizante de la República, agregaba sobre la así las revisaciones o las requisas domiciliarias de policías y milicia- acción que desplegaría el diplomático en el decurso de la contienda: nos. Para ello se había logrado la garantía por parte de las autoridades “[...] si se le ha acercado un hombre con miedo, y ha podido salvarlo, españolas de que los argentinos y sus hogares serían respetados. sea fascista o leal, lo ha salvado”. Aquel Consulado General, cito en la Pérez Quesada sólo podía comunicarse con el exterior, casi única- calle Valencia 308, producida la ruptura de relaciones de Alemania e mente con Lisboa, a través de un teléfono que estaba sometido a cen- Italia con la República Española, se responsabilizó por la seguridad sura por parte del gobierno. Las comunicaciones telegráficas y posta- de sus ciudadanos. Blanco Villalta se ocupó del despacho de la docu- les con Madrid estaban interrumpidas. A la par la clave para establecer mentación a ellos relativa y de embarcarlos en buques mercantes eu- contacto con el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino, estaba ropeos desde la capital catalana. Hasta fines de 1936 el Consulado en poder de García Mansilla. El tema de las dificultades financieras, logró el permiso de salida para ciento veintisiete alemanes y cincuenta no sólo de los argentinos atrapados en la contienda española, sino italianos. El embajador Labougle transmitió a Buenos Aires el agrade- también de los representantes diplomáticos y consulares se presentó cimiento del gobierno de Alemania por la forma “dignísima de aplau- desde un primer momento en extremo grave. Como era de esperar en so y valiente”110 en que actuó el cónsul Blanco Villalta. Los peligros tamaña convulsión, las cuentas bancarias de las entidades financieras no fueron pocos para los diplomáticos argentinos que se veían obliga- españolas fueron intervenidas por el gobierno de Madrid, por ello la dos, en ocasiones, a acompañar personalmente a muchos súbditos que disponibilidad de dinero de la embajada era mínima. Ante la imposibi- eran embarcados, para evitar las violencias y resentimientos de que lidad que los bancos internacionales con sucursales en Buenos Aires eran objeto en virtud de la actitud adoptada por sus gobiernos. Ade- girasen fondos con destino a España, la Cancillería argentina autorizó más, la condición de puerto marítimo de esta ciudad y su cercanía con a sus representantes diplomáticos a arbitrar los medios para proveer a la frontera francesa hicieron de ella punto preferido de los argentinos la solución de los problemas más urgentes, girando contra el Ministe- de las zonas aledañas que, al compás de los avances nacionales, bus- rio de Relaciones Exteriores. El Poder Ejecutivo Nacional dictó el 7 caron la manera de evacuar la península. Su permanencia en la ciudad de agosto un decreto en acuerdo general de ministros por el cual se condal no duró demasiado, siendo trasladado a otro destino, por las abría un crédito de 200.000 pesos moneda nacional a la Cancillería, prevenciones que su protección a personas en peligro despertó entre destinado a sufragar los gastos extraordinarios que demandase la pro- las autoridades republicanas locales. tección, evacuación y traslado fuera de las fronteras españolas de los 109 JOSÉ GABRIEL, España en la cruz (Viaje de un cronista a la guerra), Santiago de 111 Chile, Ediciones Ercilia, 1937, p. 234. JOSÉ ANTONIO MATESANZ, “La dinámica del exilio”, en El exilio español en 110 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memorias ... 1936-1937, cit., p. 95. México. 1939-1982, México, Salvat-Fondo de Cultura Económica, 1982, p. 167. 66 67
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA argentinos que carecieran de recursos propios. Estos fondos también el ministro de Relaciones Exteriores de Francia Ivon Delbos y con el se aplicarían a auxiliar a las personas que eventualmente se hallasen de Marina Gasnier du Parc, para pedirles que los buques de guerra bajo la protección argentina en suelo español. franceses embarcasen a los argentinos que desearan abandonar Espa- El avance de las fuerzas marítimas y terrestres sublevadas contra el ña. Además, para atender a los numerosos argentinos que cruzaban la norte republicano español produjo una situación peligrosa para los frontera hispano-francesa, se procedió al traslado de funcionarios con- habitantes civiles de dichas regiones. Muchos residentes y turistas ar- sulares a la Legación de Bayona, única de la zona, con el objeto de gentinos abandonaron la zona por sus propios medios, por lo general reforzar el movimiento administrativo y agilizar los trámites. en buques mercantes que los trasladaron a Francia. Algunos otros, Los más importantes puertos mediterráneos españoles, que queda- que fueron alcanzados por la guerra en ciudades de Vizcaya, donde la ron en su totalidad fieles al gobierno republicano de Madrid, se cons- sublevación fue sofocada con gran violencia, fueron auxiliados por tituyeron en los más favorables para realizarse desde allí el abandono buques de guerra europeos. Así, el crucero británico Verity condujo el de España. Al principio, Barcelona y Valencia fueron el paso tomado 24 de julio a trescientos pasajeros, entre ellos doce argentinos –las por la colonia argentina que presurosa abandonaba el país rumbo a familias González Uriburu, Morea y de la Arena–, que veraneaban en Marsella o a Génova. El 3 de agosto partió de Madrid un contingente San Sebastián, hasta la localidad francesa de San Juan de Luz. de argentinos, en el que estaban los integrantes de la compañía de No pocos de los residentes argentinos en Gijón, Santander y Bil- dramas encabezada por Paulina Singerman, que había trabajado en la bao se inclinaron, ante la magnitud de las acciones bélicas, por el aban- capital durante varios meses. El grupo se embarcó en Valencia rumbo dono de sus lugares de residencia, buscando para ello el amparo de a México. sus representaciones. Los cónsules argentinos de la zona lograron para Pero Alicante, situada en una pequeña bahía abierta hacia el sur, sus conciudadanos que buques de guerra franceses, ingleses y alema- poco a poco se fue convirtiendo en el puerto elegido no sólo por los nes accedieran a trasladar a los evacuados. El gobierno de Buenos refugiados extranjeros y los diplomáticos, sino por el mismo gobierno Aires, por su parte, hizo gestiones ante sus similares de los Estados de Madrid, para que desde allí se efectuará la evacuación de la pobla- Unidos y de Alemania, para que naves de esas nacionalidades recogie- ción que abandonaba la zona centro-sur de España. Ya el 15 de agos- ran a refugiados argentinos. El secretario de Estado norteamericano, to, una expedición de argentinos procedentes de Madrid, organizada Cordell Hull, frente al requerimiento hecho ante la embajada estado- por la embajada, se embarcó a bordo del vapor Baden en el puerto unidense en la capital rioplatense, accedió expresamente al pedido. alicantino. Se trataba de un contingente de 128 personas que se diri- Por su parte, Labougle, obtuvo el acuerdo necesario para que buques gieron a Génova. Otros 25, pertenecientes al mismo grupo, se distri- mercantes alemanes socorrieran a evacuados argentinos. La última buyeron entre las plazas disponibles de buques surtos en Alicante. semana de julio, cuarenta argentinos que se habían refugiado en el Hasta fines del mes de agosto, un total de 350 argentinos evacuados Consulado de Gijón fueron trasladados a territorio francés por el cru- abandonaron España por el puerto mediterráneo. cero alemán Koeln, así como también otro contingente fue evacuado Las intensas relaciones hispano-argentinas estaban anudadas fuer- por el buque de guerra británico Comet. temente con lazos familiares. Existía gran cantidad de matrimonios Le Breton, ex ministro de Agricultura durante la presidencia de entre argentinos y españoles, muchos inmigrantes golondrinas habían Alvear, y su consejero, doctor Roberto Gache, frente a las dificulta- regresado a la península con hijos nacidos durante su permanencia en des de comunicación en que se hallaban las sedes argentinas en Espa- tierras del Plata; otros, después de trabajar por largos años en el Plata ña, advirtiendo la urgencia de las necesidades planteadas, también to- habían vuelto a su país natal dejando en la Argentina amigos que no maron diversas disposiciones para aliviarlas. Gache se entrevistó con los olvidaban. Estallada la contienda, no quedó en la Argentina espa- 68 69
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA cio para la indiferencia y muchos se movilizaron por sus seres queri- liar se dirigiera a una nación limítrofe o cercana a España donde le sería dos. Cualquier medio era bueno con el fin de requerir noticias y pro- canjeado por las autoridades consulares argentinas del lugar. tección para ellos, y así se realizaron un sinnúmero de gestiones frente Otra cuestión que también pudo ser resuelta con el asilo o con los a la Cancillería, o ante funcionarios de todo orden, nacionales, pro- pasaportes colectivos, era el de los hijos de españoles nacidos en la vinciales y navales, que obligaron incluso a la confección de gráficos Argentina. No era posible evacuar a menores solos y dejarlos sin el en los que se consignaban los nombres de las personas a ubicar, sus cuidado de sus padres en tierra extraña, por ello: “Aquí se hacía la últimas direcciones conocidas en España y el grado de parentesco o defensa de la novedosa teoría jurídica de que los hijos de españoles relación que los unían con quién por ellos se interesaba. Diplomáticos nacidos en Argentina, además de ser argentinos amparaban con su y luego marinos argentinos recibieron los numerosos encargos para nacionalidad a sus padres españoles, para llevarlos con ellos a la Ar- averiguar por el paradero de algún allegado y eventualmente lograr su gentina”.112 evacuación. La familiaridad del nombre de la Argentina en tierra española de- 2.4. La embajada argentina en Madrid terminó que sus representaciones diplomáticas y consulares fueran La embajada argentina en Madrid fue sorprendida por el alzamiento para muchos de los únicos lugares amigos adonde podía encontrarse con un plantel de funcionarios notablemente reducido, que sin embar- una autoridad lo suficientemente respetada en aquellas graves circuns- go debió multiplicarse para atender, primero, las reclamaciones y pe- tancias como para poder encarar el abandono de España. Sin embar- didos de los argentinos y, casi paralelamente, el asilo de españoles. La go, la situación no era nada sencilla, más cuando distintos conceptos representación diplomática contaba en julio de 1936 con dos agrega- jurídicos parecían chocar con la realidad que se presentaba. Para la dos civiles, Ricardo Penard Fernández y Julio López Lacarrere. De legislación argentina, la mujer que ostentaba la nacionalidad y que se inmediato fueron incorporados para colaborar con el doctor Pérez casaba con un extranjero no perdía su ciudadanía, de modo que podía Quesada, el ingeniero Miguel F. Mugica –que sería el único en perma- viajar con su pasaporte argentino. Las personas que en esta condición necer hasta el fin de la guerra–113, José María Jardón Torroba y Euge- se presentaban al Consulado, lógicamente no querían separarse de su nio Pepes. El Consulado argentino en Madrid, por su parte, estaba a familia, esposo e hijos que a menudo eran españoles. Pero, por otra cargo del cónsul Ricardo Spangemberg Seguí y del canciller Juan P. parte, los hijos menores podían ser incluidos en el pasaporte de su Heligon, teniendo sus oficinas en la calle Montesquinza número 14. madre, si ella así lo solicitaba. Las autoridades españolas también po- dían negarse a visar ese pasaporte alegando, con derecho, en virtud 112 ADRIÁN C. ESCOBAR, Diálogo íntimo con España. Memorias de un embajador del jus sangüinis, que esos menores eran españoles en razón de la durante la tempestad europea, Buenos aires, Club de Lectores, 1950, p. 320. nacionalidad del padre. 113 Miguel Mugica, hijo del ministro de Agricultura Adolfo Mugica y hermano de otro ministro del gabinete de Frondizi, cumplió una misión de gran importancia en las eva- Una cuestión que de ser debatida en profundidad hubiera llevado a cuaciones de asilos, permaneciendo en Madrid después de la guerra. Estaba casado con largas negociaciones debió ser resuelta de modo práctico, y así se una mujer española y ocupaba un alto cargo en la Compañía Telefónica, cuando se vio arbitraron dos soluciones: sí por algún motivo las personas tuvieran injustamente involucrado en una conspiración anti-franquista y puesto en prisión. El embajador argentino Adrián Escobar, luego de haberse cerciorado de que trataba de un dificultades al pretender abandonar el país, se procedía a asilar a los equívoco, realizó la reclamación ante el ministro Serrano Suñer: “[…] el ministro res- menores e incluso al cónyuge en la embajada argentina, para oportu- pondió diciéndome: Pero el detenido es el señor Miguel Mujica (sic), quien conozco? Si es él estoy seguro de lo que el señor embajador dice porque el señor Mujica es la persona namente hacerlos salir del territorio, y para el caso de que las autorida- que durante la guerra civil ha salvado a mi mujer y a mis hijos, evacuándolos desde la des se mostraran más complacientes se ideó el pasaporte colectivo, docu- embajada argentina al buque Tucumán”. Mugica fue liberado y posteriormente desagra- mento de emergencia que era válido únicamente para que el grupo fami- viado y condecorado, en ADRIÁN C. ESCOBAR, cit., p. 240. 70 71
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA ciudadanos argentinos y también a españoles que estaban en parajes Un servicio permanente de atención fue dispuesto por Pérez Que- alejados o en situaciones difíciles. Para ello, los coches de la embajada sada, a la par que se buscaba la manera de proteger efectivamente a argentina circulaban con la bandera celeste y blanca y con visibles quienes solicitaban amparo. Como hemos señalado, tres innovaciones carteles pegados en las ventanillas que decían “Embajada Argentina”, fueron introducidas por los diplomáticos argentinos: los brazaletes de “Coche Oficial”, “Cuerpo Diplomático”. identificación con el escudo argentino; la impresión de declaraciones A pesar del ambiente de consternación ciudadana que se vivía en refrendadas por el gobierno que se colocaban en las puertas de las Madrid, donde no faltaron persecuciones, fusilamientos sumarios y residencias de argentinos y los pasaportes colectivos, que con el con- falta de garantías, el encargado de Negocios podía desempeñar sus sentimiento oficial, tenían la virtud de documentar familias enteras funciones con libertad, expresando que: “No se nos ha molestado, con el solo pasaporte de un miembro de la familia –y que de paso fue habiéndosenos respetado siempre. Yo viajo en mi propio automóvil usado para ocultar o amparar a los miembros españoles de la familia. sin ningún inconveniente, lo que comprueba mi aserción. Aunque se Los primeros días de la guerra fueron de una actividad incesante: me ha detenido en las calles, como a los demás, de vez en cuando, Pérez Quesada, acompañado en general por López Lacarrere y más siempre se me ha tratado cortésmente”.114 adelante por Jardón, realizaron visitas casi diarias al Ministerio de Si con los primeros días de la guerra habían comenzado a refugiar- Estado y al de Marina y Aire. Entonces el tema prioritario fue la situa- se algunos argentinos temerosos en la embajada, el 31 de julio Pérez ción de García Mansilla en el norte de España, gestiones que conclu- Quesada había telegrafiado a Saavedra Lamas desde Madrid: “Muy yeron cuando el 16 de agosto, urgente. Ciudadano español solicita asilo embajada argentina”. A par- Pérez Quesada y el agregado tir del 3 de agosto, ante la dificultad que comenzaba a ofrecer la orga- López Lacarrere visitaron al mi- nistro Barcia para agradecerle la nización de los contingentes a evacuar fuera de España, se dispuso, en forma en que se atendieron los situaciones de real apuro, el albergue colectivo transitorio de algunos pedidos de la embajada argenti- argentinos, administración de alojamiento que al principio había que- na acerca de la situación de su dado a cargo de López Lacarrere. titular. Para mayor seguridad de los súbditos argentinos que no podían ser Los diplomáticos argentinos alojados en dependencias diplomáticas, se extremó la entrega de bra- se ocuparon de autorizar los sal- zaletes identificatorios, habiéndose llegado hasta el día 19 de agosto a voconductos, de comprar los pa- repartirse setecientos en Madrid. En tanto, Pérez Quesada intentaba sajes para los argentinos y las más la salida, a cada día más dificultosa, de los argentinos que habían des- veces, acompañar al contingente oído las advertencias de abandonar la capital, y que más tarde pugna- de viajeros hasta la estación de ron por alejarse de la guerra. Las mismas, siguieron realizándose por trenes, ayudarlos a llevar el equi- algún tiempo, en tren hacia puertos del Levante, en donde se procedía paje y asegurarse que partían a a embarcarlos en vapores de distintas banderas. salvo. Se recorrían periódicamen- Cuando Pérez Quesada se vio ante la imperativa obligación de te las cárceles para verificar si amparar bajo la bandera argentina cientos de españoles bien pronto se Edgardo Pérez Quesada, encargado de Negocios había argentinos presos. También argentino en Madrid durante la Guerra Civil Española, en el transcurso de un agasajo que se debieron hacer arriesgados viajes 114 “No fueron molestados en Madrid los diplomáticos extranjeros”, La Nación, Buenos ofreció a su regreso a Buenos Aires, en 1937. en automóviles para recoger a Aires, 16 de agosto de 1936. Fuente Archivo General de la Nación 72 73
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA comprendió que el palacete del Paseo de la Castellana le sería escaso No debió lamentarse la enfermedad grave o el fallecimiento de nin- para alojar a los “huéspedes”. Así, fueron paulatinamente inaugura- guna persona, pero sí se realizó un matrimonio –del cual fue testigo el dos como anexos a la embajada, la contigua Cancillería situada en el matrimonio Pérez Quesada- y se verificaron dos nacimientos. Entre ellos, el del hijo del periodista Rosón: “Buenos Aires, Ezequiel Paz, Paseo de la Castellana, 40, tres pisos –departamentos– de la calle La Prensa. Manuel Rosón ruégame transmitir siguiente cable: Expe- Francisco Giner 21, domicilio de Pérez Quesada, dos pisos en la casa rimentando extraordinario honor ver nació hijo argentino atendiendo de López Lacarrere de la calle Serrano y el petit-hotel de la familia amables sugerencias encargado de negocios de Argentina, Pérez Que- Jardón Torroba en Núñez de Balboa 55. sada, deseo ratificar incondicional adhesión La Prensa honrándome En agosto no pasaban de veinte los asilados, pero en enero de ofrecer matrimonio Paz padrinazgo neófito. Embajada Argentina”.115 1937 superaban los cuatrocientos, y a pesar de que estaban bien Hubo algunos intentos, que nunca pasaron de tales de ejercer vio- distribuidos, la mayoría de los refugiados vivían en la sede princi- lencia contra la embajada por la presencia en ella de personas que no pal de la embajada argentina. Ello motivó que Pérez Quesada de- eran bien vistas por los milicianos. La guardia oficial asignada a la biera imponer un régimen, si no cuartelero, por lo menos rígido: la sede, sus empleados y la segura cuanto enérgica presencia de Pérez incomunicación con el exterior debía ser total –a excepción de al- Quesada, impidieron incidentes de trascendencia. gunos aparatos de radio que mantenían informados a los asilados– La apertura de las puertas de la embajada argentina para asilar a ; cada uno era responsable de la limpieza de sus propias ropas y españoles no tenía como perspectiva inmediata su posibilidad de aban- platos –al igual que muchos eran encargados de lavar y barrer pa- donarla sin peligro. Pérez Quesada, responsable de evacuar a quienes tios y asear habitaciones en un intento por dar ocupación a sus buscaron refugio bajo la bandera argentina, se referiría con sinceridad horas–; para realizar la higiene diaria debía hacerse rigurosa cola a la aplicación del derecho de asilo en la guerra civil, desde su poste- ante baños y cocinas –se habían habilitado varias– ; todo se había rior destino en Lisboa en enero de 1939: “Es indudable que si la apli- convertido en dormitorios, desde los sótanos hasta las oficinas y los cación del derecho de asilo hubiera tenido que ajustarse a las normas colchones debían ser arrollados diariamente para dejar más espacio convencionales que rigen la materia, apenas habría podido lograrse libre. Los asilados que llegaban debían hacerlo, en lo posible provis- una interpretación práctica, pues el gobierno español no se hallaba tos de una colchoneta y mantas, como también de los utensilios para sujeto a ninguna clase de compromisos derivados de los congresos y su aseo individual. Al principio cada persona –aunque algunas fueran asambleas generadoras del derecho de asilo, a los que España nunca exceptuadas de ello– aportaba en concepto de pensión diaria, aproxi- concurrió”.116 madamente cinco pesetas, que eran recogidas por un refugiado habi- Pérez Quesada debió también suplantar a García Mansilla en otras litado para ello y con el importe se pasaban a retirar los “vales” para actividades. Durante los tres años anteriores a la guerra no se habían proveerse de carnes, papas y huevos que ofrecía el Ayuntamiento celebrado reuniones formales del Cuerpo Diplomático en Madrid, pero madrileño. A ello se sumaban los envíos de provisiones que llegaron el cruento devenir que se vivía, movió a los representantes extranjeros desde Francia, a través de la embajada argentina en París. El encarga- a revitalizar esos encuentros. En razón de que el decano de dicho do de la organización del abastecimiento dentro de la embajada y quien cuerpo, García Mansilla, se hallaba en el norte español, y que sólo llevaba el peso de su administración, era el agregado Pepes, sobre habían quedado en Madrid los embajadores de la Unión Soviética – cuya actuación ya haremos algunas precisiones. Pérez Quesada nom- braría al periodista Francisco Casares como jefe de los asilados, para 115 AC, de Barrera a Casari, Alicante, s/f. que le sirviera como nexo con los demás refugiados, y a fin de que 116 EDGARDO PÉREZ QUESADA, “El derecho de asilo y la guerra civil española”, La fuera el responsable de disciplina interna del local. Prensa, Buenos Aires, enero de 1939. 74 75
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA que llegó a la capital luego de estallado el conflicto–, Brasil, Chile, Madrid, porque todos los hechos relatados y quién sabe cuantos más que ignoramos significan que se carece de gobierno y, en tales cir- México, Bolivia, República Dominicana, Panamá, Perú, Turquía y cunstancias, permanecer impasibles, limitándose a enviar notas tras Uruguay, mientras que las restantes representaciones estaban en ma- notas, sin resultado práctico alguno nos coloca en el triste papel de nos de encargados de Negocios, secretarios o consejeros de embaja- espectadores de la más tremenda tragedia o de cómplice por silencio da, el embajador chileno Aurelio Núñez Morgado asumió ad interim de aquellos crímenes”.117 el decanato del Cuerpo Diplomático. El agregado comercial de la Sin embargo, entre los diplomáticos se dejaron oír voces que hicie- Legación en Rumania fue designado como secretario general y Fran- ron notar que tal práctica estaba en desuso en Europa. Pérez Quesada cisco Navarro, funcionario de la representación mexicana, como se- afirmó entonces que la Argentina se atendría en la materia a lo dis- cretario de actas. puesto en el Tratado de Montevideo de 1889. Las reuniones comenzaron por la mañana del 24 de julio, en la sede Según la doctrina jurídica entonces vigente, el asilo podía conce- chilena de la calle Prado 26. El objeto de las mismas era la adopción derse a aquellas personas que, ya fuese por las autoridades legales o conjunta de medidas que tendieran a la defensa de las personas e inte- por las muchedumbres, sintieran que peligraba su vida, su libertad o reses extranjeros en España, asistiendo a ellas todos los representan- su seguridad personal a causa de motivos o delitos políticos. La insti- tes diplomáticos a cargo de las embajadas en Madrid. En un principio tución había alcanzado su apogeo en Hispanoamérica hasta el punto y ante el cúmulo de temas a tratar, las reuniones tenían lugar dos de haber sido objeto de reglamentaciones que obligaban jurídicamen- veces por día. En ellas se daban cuenta, con el objeto de paliar sus te. Así, la Conferencia Sudamericana sobre Derecho Internacional consecuencias o prevenirlos, de los asaltos de negocios, los robos de Privado reunida en Montevideo en 1889 había firmado, entre otros automóviles o los atropellos cometidos contra personas extranjeras. varios tratados, el que contenía en su título II, artículos del 15 al 18, En la sesión del 28 de julio, el Cuerpo Diplomático se abocó a la las reglas sobre el asilo tanto exterior y territorial como interno en organización de un viaje en tren que saliera para Valencia, con el fin legaciones y buques de guerra. En 1928 se produjo otro documento de que los extranjeros que así lo quisieran pudieran embarcarse en los de importancia cuando la Conferencia Panamericana, reunida en Cuba, puertos mediterráneos y abandonar el país. adoptó un convenio sobre asilo. Para allanar algunas imperfecciones En la sesión del 4 de agosto, el tema del asilo de los españoles se que se habían observado en su aplicación, un documento complemen- hizo presente. Algunos diplomáticos allí presentes opinaron que el tario fue suscripto en Montevideo en 1933, introduciendo algunas gobierno español haría cuanto estuviere a su alcance para amparar la reformas. A pesar de que la Argentina tuvo activa participación en las vida de todas las personas, aún de aquellas que fueran sospechosas de reuniones de La Habana –Saavedra Lamas integró la Comisión Inter- simpatizar con el alzamiento, y que para ello la autoridad arbitraría los nacional de Jurisconsultos Americanos que redactó el proyecto base medios de defensa normales utilizados en los países civilizados; consi- de la Convención, reunida en Río de Janeiro en 1927– y de Montevi- deraban, entonces, que las misiones no podían prestarse a asilar a po- deo, ambos tratados no habían sido ratificados por el Poder Legislati- tenciales enemigos del gobierno. Sin embargo, existían situaciones vo, siendo el tratado de 1889 el único al que estaba sujeta. que no se podían revertir y era que ya algunos representantes extran- Los países adscriptos a la doctrina pidieron, no obstante, el reco- jeros habían asilado españoles. El decano reivindicó en la ocasión el nocimiento de la misma por España, pues ésta tenía una tradición ju- derecho de asilo como atributo de los diplomáticos, postura que fue rídica que había servido muchas veces de punto de origen para el respaldada por sus colegas sudamericanos. El embajador Núñez Mor- gado afirmaba: “En caso de que no se acepte el derecho de ‘refugio’ ni 117 AURELIO NÚÑEZ MORGADO, Los sucesos de España vistos por un diplomático, siquiera de ‘asilo’ no habría otra cosa que hacer que ausentarse de Buenos Aires, Talleres Gráficos Argentinos L.J. Rosso, 1941, p. 202. 76 77
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA desarrollo de las jurisprudencias sudamericanas. Sus representantes, la conmoción del Cuerpo Diplomático. Ambos llevaban brazaletes iden- tificatorios y documentos que probaban su condición de extranjeros, actuando en territorio americano, supieron incorporarse a esa doctri- aunque se trataba de personas que residían desde hacía tiempo en na dándole una aplicación práctica, lo que parecía conceder cierto España por lo que era dable pensar que hubiesen adoptado una posi- derecho a los representantes de las repúblicas americanas acreditadas ción política susceptible de hacerlos víctimas de un atentado. A pesar en España para exigir la reciprocidad. de que la amenaza de dejar sin representaciones diplomáticas extran- El único obstáculo no lo constituía el del reconocimiento de un jeras al gobierno de la República surtió efecto en varias oportunida- principio no convenido, sino que la dificultad surgía cuando se trataba des, para flexibilizar la postura de éste con respecto a los asilados, de hacerlo efectivo, por la imposibilidad de identificar las modalida- ante estos crímenes el representante argentino no adoptó ninguna pre- des del asilo practicado en España, con el reglamentado en la legisla- sión extrema, siguiendo órdenes expresas de su canciller, que de for- ción vigente entre los mismos países hispanoamericanos. Por un lado, ma terminante le había recomendado, en un telegrama retransmitido no se trataba específicamente de refugiados por delitos políticos, sino desde Lisboa: “Personalmente y para su carrera diplomática, comple- de simples individuos que por el apellido con que habían nacido, por tando su activa gestión, le conviene quedarse hasta último momento, su posición social o por razones de índole privada, pero muchas veces mientras queden argentinos en situación aflictiva, procediendo como independientes de toda filiación partidista, acudían a las embajadas en un capitán que sólo abandona el buque después de salvar a todos los busca de amparo, no dando la mayoría de ellos motivo que justifica- pasajeros”.118 ran plenamente la persecución. Las estadías de los asilados se prolon- Las instrucciones de Saavedra Lamas estaban destinadas a no de- garían en la mayoría de los casos por muchos meses. Además, los jar en desamparo a ningún argentino, aunque se extendían al respeto diplomáticos retardaron sistemáticamente la formalidad de dar la lista de la posición internacional asumida. La violación de la correspon- con los nombres de los asilados al Ministerio de Estado, hasta el mo- dencia diplomática y el posterior allanamiento de algunas legaciones mento en que se tenía la certeza de haber conseguido las garantías irían tornando inseguro el desempeño de los representantes extranje- necesarias para la evacuación. En cuanto al desembarco de los refu- ros. El ministro Barcia invitó al embajador chileno a tratar los temas giados, por lo general, tendría por escenario el puerto francés más que preocupaban a sus colegas, y al “respecto, dentro de la mayor cercano, y no un país no limítrofe como se había previsto en los trata- cordialidad le ofreció repetidas veces que el afán mayor del gobierno dos. Sin embargo, se trataba de una práctica que en sí misma resultaba es tener satisfecho al Cuerpo Diplomático”.119 La reunión se concretó difícil ceñir a normas estrictas, por la conmoción en que se producía. en la última semana de agosto y con ella se alejó la posibilidad que El gobierno español consintió la particular interpretación de la doc- tuviera lugar la partida de los diplomáticos, comprometiéndose el trina que la situación de la guerra civil produjo, extendiendo la inmu- gobierno a ofrecer garantías para el desempeño de sus funciones. nidad a los coches diplomáticos por el solo hecho de llevar una insig- nia que acreditara su pertenencia a las representaciones extranjeras. 2.5. La convocatoria a la Armada Argentina: el crucero 25 de Mayo Aceptó también la conversión de las viviendas privadas de los funcio- El contacto estrecho que la Argentina y España habían mantenido a lo narios diplomáticos en anexos de las embajadas, a las que se extendía largo de los años se hizo patente cuando estalló la guerra civil. En ese la excepción de la extraterritorialidad, en la misma forma que se hacía sentido afirma Enrique Pereira, “[...] no había gran distancia temporal a locales improvisados en otras ciudades, donde los asilados espera- rían el momento del embarco definitivo. 118 AMREA, cit., Tomo II, Buenos Aires, 24 de agosto de 1936, de Saavedra Lamas a Los asesinatos de dos ciudadanos argentinos, Felipe Jorge Linaje y Correa Luna. Miguel Lázaro Costa, ocurridos en las calles madrileñas, produjeron 119 NÚÑEZ MORGADO, cit., p. 205. 78 79
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA entre el inevitable abuelo español y sus nietos. La Argentina era como numerosa colonia argentina en Madrid, al igual que los cónsules de una enorme proyección de España y en Buenos Aires solamente, vi- diversas ciudades procuraban sus prontos embarques. El Consulado vían más gallegos que en Santiago de Compostela”.120 General de Barcelona haría saber a la Cancillería su situación, en un telegrama en el que se requería una presencia más efectiva del país: García Mansilla estaba atrapado en el norte de España, en la difícil “Argentinos residentes en Barcelona, alarmadísimos, algunos partie- tarea de salvaguardar españoles perseguidos a los que había dado asi- ron para Italia, Francia, otros esperan embarque, situación muchos lo. Pérez Quesada estaba trabajando casi en soledad para atender a la apurada falta medios para salir España, solicitan repatrío inmediato semejanza otras naciones que envían buques a recoger a sus conna- 120 ENRIQUE PEREIRA, “La guerra civil española en la Argentina”, Todo es Historia, julio de 1976, n. 110. Sobre los trabajos que han tratado el tema de la Argentina y la Guerra cionales [...] Solicito a V.E., por el momento, salvo mejor resolución, Civil Española conviene hacer una recapitulación. Tras el artículo de Pereira, aparecen los gestionar que consulados inglés, americano, francés, italiano den am- libros de ERNESTO GOLDAR, Los argentinos y la guerra civil española, Buenos Aires, plia hospitalidad ciudadanos argentinos en sus buques para evacuar- Contrapunto, 1986; MÓNICA QUIJADA, Aires de República, aires de cruzada: la guerra civil española en Argentina, l’Hospitalet de Llobregat, Sendai ediciones, 1991; VÍCTOR los Marsella, Génova, otras colonias partieron”.121 TRIFONE y GUSTAVO SVARZMAN, La repercusión de la Guerra Civil Española en la La dependencia de los numerosos súbditos y representantes argen- Argentina (1936-1939), Buenos Aires, CEAL, 1993, y últimamente la tesis doctoral de SILVINA MONTENEGRO, La Guerra Civil Española y la política argentina, Madrid, tinos de la buena voluntad de otros países, y sobre todo, la afligida 2002. Memoria presentada para optar al grado de doctor, Universidad Complutense de situación por la que atravesaba García Mansilla en Zarauz, fueron los Madrid, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Historia de América I. Ade- determinantes de la decisión del gobierno del general Agustín Justo de más, abordaron la cuestión de los asilos, los trabajos de JOE ROBERT JUÁREZ, “Argentine neutrality, mediation and asylum during the spanish civil war”, The Americas, vol. XIX, n. enviar a España un buque de la Armada nacional. Se pensó que la 4, 1963; el ya citado de MARK FALCOFF- FREDERICK PIKE, en 1982; BEATRIZ J. situación del embajador argentino se prolongaría lo bastante como FIGALLO, La Argentina ante la Guerra Civil Española (Defensa y Aplicación del Dere- para poder permitir la llegada de la nave a Zarauz, pero no fue así y cho de Asilo), Tesis de Licenciatura, Instituto de Historia, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Rosario, Pontificia Universidad Católica Argentina, 1984, y BEATRIZ J. los acontecimientos se desenvolvieron con más precipitación. FIGALLO, “Participación de la Armada Argentina durante la Guerra Civil Española”, Re- El 5 de agosto el presidente Justo dispuso el envío de un barco en vista de Historia Naval, Año III, núm. 10, 1985. De la obra de MÓNICA QUIJADA, Aires de República, aires de cruzada, cit., a quien agradezco la utilización de mi tesis de licen- respaldo de sus representantes diplomáticos en España. El crucero ciatura inédita que tuviera el gusto de facilitarle en una de mis estancias de trabajo en la ARA 25 de Mayo,122 que estaba comandado por el capitán de navío que coincidimos en el Archivo del Palacio de Santa Cruz en 1986, volcada en uno de los Miguel A. Ferreyra –que lo era desde el mes de diciembre de 1935– capítulos de su libro, cfr. pp. 37-56, retoman el tratamiento del derecho de asilo, LEONARDO SENKMAN, Argentina, la Segunda Guerra Mundial y los refugiados indeseables. 1933- fue la nave designada. Se trataba de una moderna unidad construida 1945, Buenos Aires, GEL, 1991, pp. 225-6 y 232 y DORA SCHWARZSTEIN, Entre Fran- para la Marina argentina en Livorno, Italia, botada el 11 de agosto de co y Perón. Memoria e identidad del exilio republicano español en Argentina, Barcelona, 1929. Su eslora era de 170 metros y la manga –fuerza de la coraza– de Editorial, 2001, p. 52 y ss. y p. 232. Publicada nuestra tesis de licenciatura, BEATRIZ J. FIGALLO, La Argentina ante la Guerra Civil Española. El asilo diplomático y el asilo 17 metros.123 El crucero tenía el penoso privilegio de haber servido de naval, Rosario, Instituto de Historia, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (PUCA), 1996, continúo difundiéndose el tema de los asilos concedidos por la Argentina en la Repú- 121 blica Española a través de las obras de RICARDO E. IRURZUN, “Crucero 25 de Mayo: AMREA, cit., tomo I, Barcelona, 28 de julio de 1936, de Blanco Villalta a Saavedra proa al Mediterráneo ... 8 de agosto de 1936”, Buenos Aires, Ediciones Teoría, 1994; Lamas. 122 GUILLERMO J. MONTENEGRO, “Operaciones navales humanitarias argentinas en la Sobre el desempeño de la Armada ASrgentina en España, ver el pionero testimonio de Guerra Civil Española”, Peacekeeping, 1815 to today - Commission canadienne d’histoire CLARA CAMPOAMOR y FEDERICO FERNÁNDEZ CASTILLEJO, Heroísmo criollo. militaire, Québec, 1995; JUAN ARCHIBALDO LANÚS, Aquel apogeo. Política interna- La Marina Argentina en el drama español, Buenos Aires, Talleres Gráficos Farretti & cional argentina. 1910-1939, Buenos Aires, Emecé, 2001, capítulo IX, y DANIEL Gasperini, 1939 (hay reedición del Instituto de Publicaciones Navales de 1983). 123 MUCHNIK, Gallo rojo, gallo negro. Los intereses en juego en la Guerra Civil española, Ver PABLO E. ARGUINDEGUY, Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina Buenos Aires, Norma, 2004, capítulo 5. Lo importante es que todos estos trabajos, y el (1810-1970), Tomo V, Buenos Aires, 1972; y ARCHIVO DE LA ARMADA (en adelante presente libro, permiten hacer conocer a las sociedades argentinas y españolas aconteci- AGA), Legajo 169, 25 de Mayo, Libro historial del buque, Buenos Aires, Talleres Gráfi- mientos que forman parte de sus historias, y por tanto de su herencia. cos de la DGA, 1940, p. 1 y ss.. 80 81
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Crucero ARA 25 miento posible de García Mansilla. de Mayo, en Se ponía en conocimiento del capi- Revista Naval, 1931 tán Ferreyra la situación personal del embajador argentino, sobre todo en lo referente a su seguridad y la de sus asilados, a los que no se de- bía abandonar en ningún caso. Tam- bién era puesto al corriente de los principios generales del derecho de asilo, como consagrado y sosteni- fugaz lugar de detención del derrocado presidente Yrigoyen, el 16 de do en América, haciéndose expresa septiembre de 1930. mención de que el mismo debía ser El aprestamiento se produjo con febril actividad, tanto en lo que se mantenido y hecho respetar tanto en refería a la dotación del buque como a las instrucciones precisas con los locales de las misiones diplomá- las que debía partir. En las últimas horas de la tarde, el embajador ticas como en los barcos de la Na- español Díez-Canedo, concurrió a la Cancillería para entrevistarse con Contralmirante Eleazar Videla, ción, que gozaban a ese efecto, ministro de Marina de la Argentina. Saavedra Lamas, a fin de tomar conocimiento de la resolución del Fuente Archivo General de la Nación como aquellas, de inmunidad. gobierno argentino y comunicarla al suyo. El 6, el jefe del Estado Con respecto al tratamiento que debía dispensarse a los refugia- Mayor General de la Armada, contralmirante León L. Scasso, se re- dos, las disposiciones eran bastante amplias. Para el caso de los ciuda- unió por la mañana con el canciller danos españoles, el comandante del 25 de Mayo debía dar aviso al para aunar criterios en la preparación embajador antes de embarcarlos y recibir sus órdenes al respecto, pero de las instrucciones que le serían en- también expresaban que “en principio dichos refugiados deben ser tregadas al comandante del crucero recibidos a bordo y esperar instrucciones del embajador”.124 A los ex- argentino. Al día siguiente, el capitán tranjeros debía prestársele todo auxilio posible, especialmente en los Ferreyra recibió, por escrito, las indi- casos en que cabía la reciprocidad por el socorro brindado a ciudada- caciones de la Cancillería. Posterior- nos argentinos. Los refugiados latinoamericanos debían recibir el mis- mente, se entrevistó con el ministro de mo trato que los argentinos. Para reafirmar esta postura de solidari- Marina, capitán de navío Eleazar Vi- dad con los países hermanos de América, el canciller Saavedra Lamas dela, para hacer la visita de despedida indicaba, ante un requerimiento del gobierno de Bogota: “[...] Co- reglamentaria y recibir las órdenes per- lombia puede disponer de nuestro buque como si fuera propio para tinentes. todas las necesidades de sus connacionales, a cuyo efecto no tendría Las instrucciones estaban referidas más que indicarnos, en cada caso, lo que crea oportuno”.125 Pérez al viaje en sí y al tratamiento que se Quesada, una vez arribado el 25 de Mayo a aguas españolas, procedió debía dar a quienes buscaran refugio en el buque. El puerto de destino era 124 Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores, 1936-1937, cit., pp. 31-32. Capitán de navío, Miguel A. Ferreyra, Guetaria, en el golfo de Vizcaya, pu- 125 AMREA, cit., caja 1, tomo II, de Legación argentina en Bogotá a Cancillería. También comandante del crucero 25 de Mayo. Ministerio de Relaciones Exteriores. Memoria, cit., p. 39. diendo modificarse según el desplaza- Fuente Archivo General de la Nación 82 83
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA a ofrecer la asistencia del mismo a las representaciones latinoamerica- dos que abandonaban Madrid. En consecuencia, el 25 de Mayo pro- nas acreditadas en Madrid. cedió a rectificar su rumbo, poniendo proa al Mediterráneo. Las instrucciones a las que venimos haciendo referencia, aludían En el amanecer del 22 de agosto el crucero argentino arribó a la también a la situación de los puertos españoles que habían caído en bahía de Alicante, en donde se encontraban ya fondeados los destruc- manos de los rebeldes, pero recordando que el “gobierno argentino tores italianos Ugolini Vivaldi, alemán Moewe, francés Guepard y no ha reconocido, pues, al Gobierno de Burgos, continuando sus rela- portugués Douro. A las pocas horas entraron a puerto el destructor ciones normales con el Gobierno de Madrid”. inglés H-09 y el acorazado alemán Deustchland. A poco, trasladada la Cabe señalar que el 25 de Mayo, que desplazaba en carga completa embajada alemana a Alicante, el imponente acorazado Admiral Graf 9.903 toneladas –con buque vacío 6.526– contaba con una tripula- Spee se desplazaba por la zona. ción de 500 hombres, entre los que se incluían conscriptos pertene- Bien pronto comenzó el 25 de Mayo su misión al entablarse comu- cientes a una sección del cuerpo de artillería, de costas y de marina de nicaciones directas entre el capitán del buque y el encargado de Nego- desembarco. En razón del especial carácter de la misión del crucero, cios Pérez Quesada. El 27 de agosto el crucero argentino zarpó en el se reforzó la sección del cuerpo de artillería de costas que componía que sería su primer viaje, luego de haber embarcado sesenta y ocho la dotación ordinaria, con mayores efectivos. La carga de petróleo de pasajeros provenientes en su mayoría de las expediciones realizadas la nave sería completada con cerca de 2.200 toneladas, que constituía por la embajada desde Madrid. Se trataba de treinta y siete argenti- la máxima capacidad de los depósitos, habiéndose determinado los nos, diez italianos, seis cubanos, seis alemanes, tres austriacos, un lugares en que el buque podía reabastecerse para completar siempre, inglés y cinco españoles. De allí se dirigió a Barcelona, donde subie- en lo posible, su carga total, en previsión de las circunstancias. Tam- ron a bordo otras cincuenta y dos personas –cuarenta y cuatro argen- bién, contemplando la posibilidad de que la estancia del crucero de- tinos, un portorriqueño y siete españoles– levando anclas rumbo a biera prolongarse más allá de lo previsto originalmente, fueron carga- Génova, donde el Consulado argentino, a cargo de Santos Goñi, pro- dos víveres para cuatro meses. La travesía estaba estimada en catorce cedió a ubicar en vapores de línea a los argentinos que quisieron re- días. Terminado su alistamiento, poco después del amanecer del 8 de tornar al país. agosto, el 25 de Mayo soltó amarras de la cabecera del muelle A-B de Dársena Norte, auxiliado por los remolcadores Titán y Gigante. 2.6. Prescindencia y gestiones mediadoras Al producirse la evacuación de los asilados de Zarauz y la poste- El ministro de Relaciones Exteriores del Uruguay, doctor José Espal- rior partida de García Mansilla a Francia, el subsecretario de Relacio- ter, dirigió una comunicación a las cancillerías de las demás naciones nes Exteriores argentino, Oscar Ibarra García, se dirigió al jefe de la americanas para averiguar si juzgaban oportuno ofrecer su mediación Secretaría del Ministerio de Marina, capitán de navío Héctor Vernen- en la guerra que dividía a España.126 Saavedra Lamas respondió que la go Lima, para comunicarle la variación de dichas circunstancias con actitud que correspondía en un conflicto de esa naturaleza era la de fecha 14 de agosto. A pesar de que se reconocía que la situación de prescindencia y que ella sólo podía convertirse en neutralidad cuando los núcleos de residentes argentinos en Bilbao, Santander y Gijón era se reconociese la beligerancia de ambas partes, desapareciendo el es- aflictiva, tanto más cuando las fuerzas revolucionarias se hallaban tado de insurrección que era el que existía en esos momentos. La empeñadas en una ofensiva naval y terrestre contra esas zonas, no respuesta categórica del internacionalista abortó posteriores diligen- aconsejaba el arribo al mar Cantábrico, inclinándose más bien por la cias sobre el tema. sugerencia que había hecho llegar Pérez Quesada, de dirigirse al puer- to de Alicante, elegido para el arribo de los contingentes de evacua- 126 Cfr. JUAN CARLOS PEREIRA Y ÁNGEL CERVANTES, cit., p. 230. 84 85
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Desde Ciboure, García Mansilla también seguía con profundo inte- mar públicamente por los representantes de todas las naciones que los rés los sucesos que se desarrollaban en España. Sus vinculaciones rebeldes y el gobierno legítimo se hallaban en un nivel común de lega- sociales con la aristocracia y con políticos de la derecha le proporcio- lidad. Era ciertamente un deliberado insulto contra el gobierno repu- naban inquietantes noticias sobre los desórdenes y la represión dentro blicano, un insulto destinado a desacreditarlo lo antes posible”.127 En del bando gubernamental; por ello sus gestiones pacificadoras, si bien algún sentido, coincidía con la posición de Saavedra Lamas. estaban dirigidas tanto a leales como a facciosos, apuntaban directa- A la segunda convocatoria de García Mansilla y posterior elabora- mente a remediar los males que había percibido con menos oculta- ción del telegrama que sería enviado al ministro Barcía para interme- miento en el lado republicano. En su calidad de decano del Cuerpo diar en el canje de prisioneros civiles, tampoco concurrió el embaja- Diplomático residente en Francia revitalizó sus reuniones, con el ob- dor Bowers, bajo expresas indicaciones de su secretario de Estado, jeto de hacer sentir su presencia aun fuera de las fronteras españolas. Hull, el cual le había telegrafiado ya el 11 de agosto imponiéndole la El plan de humanización de la guerra civil delineado desde Ciboure política de no intervención que habían asumido los Estados Unidos, fue iniciativa de García Mansilla quién invitó a los jefes de las misio- instrucciones que habían sido ampliadas luego llegando incluso a que nes diplomáticas residentes cerca de la frontera para ofrecer en forma no aceptara unirse a las propuestas mediadoras del embajador argen- conjunta su intercesión en el conflicto. En la Villa Moskoe, donde se tino. Bowers, pese a haber estado ausente, tampoco dejó de emitir su instaló la sede de la embajada argentina, se manifestó el propósito de juicio sobre esta nueva convocatoria: “Así, se propuso públicamente “humanizar en lo posible la guerra”, y en caso de que hubiera posibi- anunciar que el cuerpo diplomático haría un esfuerzo movido por ‘in- lidad, ofrecer una mediación. terés humanitario’. Entonces, con esto grabado en la mente del público, García Mansilla, calificado como “decidido partidario de los rebel- el gobierno republicano sería requerido primero, y únicamente en caso de des” por el inocultablemente prorrepublicano embajador norteameri- la aceptación de éste sería ocasión de presentarlo a los rebeldes. Puesto cano Bowers, convocó a la reunión efectuada el 24 de agosto, en la que el gobierno republicano indudablemente rechazaría la proposi- que se cambiaron impresiones sobre el encarcelamiento de rehenes o ción unilateral, Franco no sería molestado por un requerimiento”.128 de prisioneros no combatientes, la carencia de asistencia social y mé- Las cosas sucedieron efectivamente así, pero cabe la duda de dica a que se hallaba sometida la población civil, y los estragos produ- que las intenciones más o menos ocultas de los diplomáticos haya cidos por los bombardeos de la aviación en las ciudades abiertas. El sido desprestigiar al gobierno de Madrid. De hecho, García Man- objetivo era atenuar esos males. Estuvieron presentes los embajado- silla, a pesar de su poco disimulada simpatía por los rebeldes, ha- res de Gran Bretaña, Francia, Italia y Bélgica y los ministros de Ho- bía demostrado y demostraría aún, una ingente preocupación por landa, Suecia, Noruega, Checoeslovaquia y Finlandia. Todos los pre- salvar vidas humanas. sentes acordaron pedir instrucciones a sus respectivos gobiernos. La El comunicado del Cuerpo Diplomático residente en la frontera diligencia no convenció. Disgustaba el hecho de considerar a los su- francesa fue enviado al ministro de Estado español y dado a conocer a blevados casi como un bando dentro de una guerra formalmente de- los periodistas que se hallaban destacados en San Juan de Luz y ha- clarada. bían sido citados a la residencia Moskoe, con lo que el plan adquirió Bowers, aunque se negó a avalar esas gestiones, ni siquiera con su difusión pública. El mismo contenía dos partes fundamentales: una se presencia, no se privó de opinar sobre las reuniones: “La primera, la refería a los perjuicios ocasionados hasta el momento por las acciones convocada al cabo de un mes de haber comenzado las hostilidades, lo fue con el declarado propósito de ofrecer la mediación. El efecto de 127 CLAUDE BOWERS, cit., p. 300. semejante ofrecimiento en aquel momento había consistido en procla- 128 CLAUDE BOWERS, cit., p. 301. 86 87
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA de guerra y otra hacía mención a la posible formación de una comisión diplomáticos: “[...] este gobierno –genuina y única expresión consti- de neutrales: “Su pensamiento es el de proteger a la población civil, tucional del pueblo español– se limita a dominar una insurrección mi- cuyo sufrimiento consiste sobre todo, en la encarcelación de rehenes, litar creadora de esta situación dolorosa que el Gobierno desea ver atentar contra los no combatientes, poner en peligro la salud pública terminada de la manera más rápida por los medios más humanitarios por la falta de medicamentos, agua y luz y las pérdidas de vidas oca- sin omitir ningún esfuerzo, según lo demuestran las medidas y datos sionadas por el bombardeo de las ciudades indefensas. Confían en que que viene llevando a cabo”.131 se tomarán medidas para preservar los monumentos históricos y obras Esos días de septiembre mostraron el impresionante éxodo que se de arte que reflejan las grandezas y glorias del pasado”.129 estaba produciendo en el norte español, con rumbo a la más cercana Para el cumplimiento de tal propósito se constituirían comisiones frontera francesa, como consecuencia de la ofensiva nacional. Los ad hoc, compuestas por agregados militares, navales o aeronáuticos y bombardeos producidos por la aviación rebelde en la ciudad de Irún, por miembros de la Cruz Roja. El diario francés Le Figaro anunciaba causando gran cantidad de víctimas civiles, produjeron las temidas que los diplomáticos pensaban confiar la presidencia de esta comisión represalias de los republicanos: detenidos en la ciudad comenzaron a al doctor Carlos Saavedra Lamas, que por esa fecha había emprendi- ser ejecutados. García Mansilla telegrafiaba a Buenos Aires: “Viernes do viaje rumbo a Ginebra presidiendo la delegación argentina ante la pasado fueron fusilados en Fuerte Guadalupe 18 rehenes entre los Asamblea de la Sociedad de las Naciones. cuales Honorio Maura”.132 El ministro Barcia notificó el recibo del telegrama, prometiendo Si bien el rechazo partió del gobierno de Madrid, noticias llegadas a que se examinarían las propuestas contenidas en el mismo y que se- Ciboure hacían saber que el general Mola tampoco estaba dispuesto a rían contestadas con premura. Coincidentemente, el gobierno de José comprometerse a no bombardear las ciudades de Irún y San Sebastián. Giral, en atención a la actividad que desarrollaba el Cuerpo Diplomá- La presión de las derrotas, junto con el fracaso de Giral en su tico acreditado ante la República, designó al profesor Américo Castro intento de conseguir armas de Gran Bretaña y Francia, provocó la para tener así un contacto directo con los embajadores. El profesor general petición de un cambio en la dirección republicana de la Castro, ex embajador de España en Berlín y personalidad intelectual guerra. A ello se sumaron el incendio y posterior asalto de la Cár- reconocida en la Argentina –donde buscaría refugio en octubre de ese cel Modelo de Madrid, que culminó el 23 de agosto con el asesina- mismo año de 1936,130 para continuar su exilio en los Estados Unidos to de prominentes personalidades que allí se hallaban detenidas, el de Norteamérica– fue investido por el gobierno de Madrid con el ca- establecimiento de tribunales populares y la disolución de la guar- rácter de embajador extraordinario. El 4 de septiembre Castro había dia civil. El líder del ala izquierda del Partido Socialista Obrero llegado ya al edificio del Consulado de España en Hendaya, donde se Español y de la Unión General de Trabajadores, Francisco Largo instaló. Caballero y el sector que lo apoyaba atacaron en forma directa la Lindando con la crisis de gabinete que haría caer al gobierno de inoperancia de Giral. Su órgano de prensa, Claridad, fue pieza de Giral, el ministro de Estado Barcia telegrafió el día 2 desde Madrid a indudable importancia en esa campaña.133 Ciboure una respuesta negativa a las cuestiones planteadas por los 131 Ministerio de Relaciones Exteriores. Memoria, cit., p. 54. 129 132 “Comunicado oficial sobre la gestión de nuestro embajador”, La Prensa, Buenos Ai- AMREA, cit., Ciboure, 8 de septiembre, de García Mansilla a Saavedra Lamas. 133 res, 1 de septiembre de 1936. JULIO ARÓSTEGUI, “Los ‘componentes sociales y políticos’”, en La Guerra Civil 130 Ver ANA MARÍA BARRENECHEA Y ELIDA LOIS, “El exilio y la investigación Española. 50 años después, Barcelona, Labor, 1985, p. 68; GERALD BRENAN, El labe- lingüística en la Argentina”, Cuadernos Hispanoamericanos, 473-74, noviembre-diciembre rinto español. Antecedentes sociales y políticos de la guerra civil, Barcelona, Ruedo 1989. Ibérico, 1978, p. 367. 88 89
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA El 4 de septiembre el presidente Manuel Azaña aceptó la dimisión conveniencia de que todas las misiones volvieran a la capital, ofre- de José Giral como jefe de Gobierno y convocó a Largo Caballero, ciéndoles las mayores garantías.136 El agregado López Lacarrere, para que formase nuevo gabinete. El cambio fue acogido con entu- trasladado al crucero por esos días, transmitía a Buenos Aires las siasmo por parte de la España Republicana, pero otros lo veían como impresiones de Pérez Quesada, imposibilitados como estaban de el culpable de las provocaciones y revueltas que habían atemorizado comunicarse desde Madrid en forma directa con la Cancillería: tanto a las derechas empujándolas a dar un golpe militar para barrer la “Gobierno esfuérzase retener diplomáticos”. República. El político socialista logró plasmar una amplia coalición A pesar de su destitución como intermediario, Américo Castro, en que incluía a gente de su partido, republicanos de izquierda, comunis- razón de estar tan cerca de San Juan de Luz, continuaría haciendo tas y representantes de Euzkadi y Cataluña, a los que luego se le uni- algunas gestiones oficiosas. Al visitar personalmente a cada uno de rían los anarquistas –extraordinaria concesión hecha por un movimiento los embajadores y jefes de misión, para presentarles sus saludos de libertario que daba verdaderas muestras de realismo.134 No obstante, despedida antes de emprender su regreso a Madrid, Castro les comu- el historiador Cuenca Toribio señala que salvo la excepción hecha del nicó la decisión de su gobierno de suspender las comunicaciones con activo Juan García Oliver en Justicia, la labor de los ministros anarco- los diplomáticos que se ausentaron de España. Ello fue seguido de sindicalistas fue reducida a un papel casi testimonial.135 Con la presi- una nota oficial confirmatoria del retiro de las cartas credenciales de dencia del Consejo de Ministros, Largo Caballero tomó sobre sí la Castro: el documento, concebido en términos protocolares pero muy responsabilidad de la cartera de Guerra, encomendándole a los tam- firmes, era además un emplazamiento cortés al Cuerpo Diplomático bién socialistas Indalecio Prieto la de Marina y Aviación, a Julio Álva- extranjero, hecho en la persona de su decano, para que regresase a Ma- rez del Vayo, la de Estado, y a Ángel Galarza la de Gobernación. Los drid. En él se reconocía la facultad de los jefes de misión de ausentarse objetivos comunes estaban encaminados a llevar adelante enérgicas temporalmente del territorio de su jurisdicción, delegando sus funcio- medidas para lograr la reorganización del aparato estatal. nes, pero discutía la legitimidad de esa actitud cuando la misma reves- La negativa del gobierno de Giral a acceder al pedido de huma- tía un carácter colectivo y creaba, en la misma frontera española, una nización de la guerra, se vería complicada por los requerimientos residencia accidental del Cuerpo Diplomático, que pretendía mantener del nuevo jefe del gabinete a los diplomáticos extranjeros. La mo- sus prerrogativas ante el país de cuya jurisdicción había desertado. deración, que no había producido resultados alentadores, iba a dejar García Mansilla siguió preocupado por auxiliar a los alcanzados en paso a una acción mucho más decidida por parte del Ministerio de el fragor de la contienda. La sede de la representación en Ciboure se Estado español. Largo Caballero no renovó el mandato dado al constituyó en un centro al cual acudieron numerosos españoles para embajador extraordinario Américo Castro como representante del gestionar por la libertad de compatriotas suyos. Los cónsules adjun- gobierno de Madrid cerca de la frontera francesa por considerar tos Castro Gache y Aquilino López fueron los encargados de cursar que los diplomáticos, hallándose fuera de España, país ante el cual las numerosas peticiones escritas y realizar las tramitaciones que exi- estaban acreditados, debían ser considerados cesantes. A la par, gía la situación. los exhortaba a retornar a sus puestos a Madrid. El ministro Álva- Para interiorizarse personalmente de la situación que se vivía en la rez del Vayo comunicó el día 5 a los diplomáticos residentes allí, la frontera hispano-francesa, el embajador argentino en la capital fran- cesa se trasladó a San Juan de Luz, permaneciendo allí entre el 4 y el 134 HUGH THOMAS, “Los primeros meses de lucha”, en 1936-1939. La Guerra de Es- paña, Madrid, El País, 1986, p. 61. 135 136 JOSÉ MANUEL CUENCA TORIBIO, La Guerra Civil de 1936, Madrid, Espasa- AMREA, cit., de comandante del 25 de Mayo a Ministerio de Marina, para Relaciones Calpe, 1986, p. 158. exteriores, rada de Alicante, 20 horas del 10 de septiembre de 1936. 90 91
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA 10 de septiembre. Posteriormente, Le Breton y García Mansilla se que habían sido tomados como rehenes y estaban custodiados, tanto dirigieron a París, para recibir en el puerto de Cherburgo el día 14 al en las cárceles de Madrid como en los buques anclados cerca de Bil- canciller Carlos Saavedra Lamas, que llegaba en camino hacia Ginebra. bao. Los refugiados pusieron en manos del diplomático una copia de Una nueva reunión del Cuerpo Diplomático, con García Mansilla un tratado de humanización de la guerra que en el año 1835 se había de regreso, asentado en las cercanías de San Juan de Luz tuvo lugar la pactado entre los partidarios del gobierno de Madrid y los rebeldes tarde del día 19 en la residencia del embajador argentino y en ella se carlistas. El diplomático británico lord Elliot, había sido quién nego- acordó no contestar el pedido del gobierno de Madrid. Al finalizar se ció el acuerdo en virtud del cual se evitaron las ejecuciones de los emitió un comunicado que no aclaraba demasiado: “No se ha produ- prisioneros de guerra y de los rehenes. En aquel entonces el gobierno cido cambio alguno y todo continua como actualmente”.137 Sin incli- de Madrid temió que dicho pacto fuera empleado para facilitar el re- narse por una rotunda y negativa respuesta los diplomáticos extranje- conocimiento de los rebeldes como gobierno constituido –igual rece- ros, no le reconocieron al gobierno de Madrid el derecho de darles lo privó en 1936. Por ello el tratado fue firmado por los generales de órdenes, pues para eso estaban las de sus respectivos países. Por otra ambos bandos, en lugar de hacerlo las autoridades civiles. Se rubrica- parte, a pesar de la promesa dada por el ministro de Estado español al ron dos ejemplares, cambiándose el puesto de las firmas de los dos embajador Núñez Morgado en Madrid, y reiteradas luego por Castro militares a fin de que hubiese paridad perfecta entre los dos partidos. en San Juan de Luz, los embajadores y jefes de misión no considera- Aquel pacto, que convenía en conservar la vida a los prisioneros de ron que existían en España las suficientes garantías como para evitar una y otra parte, fue firmado el 27 de abril en el cuartel general de incidentes diplomáticos. Logroño por el general en jefe del ejército de operaciones del norte, García Mansilla se propuso entonces obtener la libertad de per- Jerónimo Valdés y el 28 de abril en el cuartel general de Eulate, por sonas que sin ser combatientes directos habían sido encarceladas. Tomás Zumalacárregui. Una copia de dicho pacto sería enviado a Gi- No dejando de lado sus preferencias, el embajador gestionaría tam- nebra, durante el desarrollo de las sesiones de la Sociedad de las Na- bién por la vida de prisioneros republicanos. Tal el caso del doctor ciones, y circuló ampliamente entre diplomáticos y periodistas. José Bago, yerno del escritor navarro Francisco Grandmontagne, Ambos grupos empeñados en la contienda no aceptaron los inten- residente en Argentina, que solía escribir en La Prensa y La Na- tos mediadores de los diplomáticos, pero serían más sensibles a igua- ción de Buenos Aires. García Mansilla interpuso sus buenos ofi- les trámites efectuados por la Cruz Roja Internacional en Ginebra. cios para lograr de la Junta de Burgos la libertad –o al menos evi- Mediante un arreglo auspiciado por la institución, los gobiernos de tar un trágico fin– para Bago, que había sido gobernador de San Madrid y de Burgos se comprometieron a respetar las convenciones Sebastián y que se hallaba detenido en la prisión provincial de Pam- de esa organización internacional y a permitir, en forma recíproca, la plona. Su empeño se dirigió, además, a salvar el mayor número evacuación de la población femenina e infantil de las zonas en peligro. posible de presos que, alejados en buques mercantes en el puerto El acuerdo fue logrado por el Comité Internacional de la Cruz Roja de Bilbao, eran rehenes prestos a ser ejecutados por los republica- con representantes de Largo Caballero y del general nacional Cabane- nos ante cada avance de las fuerzas nacionales. llas y con la participación de su delegado, doctor Marcel Junod. Por Un grupo de españoles refugiados en Francia se entrevistó con él, cuatro delegados de la Cruz Roja Internacional irían a Barcelona, García Mansilla en Ciboure para interceder por la suerte de aquellos Madrid, Burgos y Sevilla para obtener las informaciones sobre los prisioneros civiles y militares. La convención de la Cruz Roja, a la cual se remitieron tanto republicanos como nacionales, establecía la 137 “En San Juan de Luz se reunieron los diplomáticos para considerar su regreso a la inviolabilidad de los heridos, determinando que una vez que una per- capital española”, La Prensa, Buenos Aires, 19 de septiembre de 1936. 92 93
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA sona había sido herida cesaba de ser combatiente, debiendo además Capítulo III respetarse a los prisioneros y las personas que atendían los servicios de la Cruz Roja. Junod, valorando los esfuerzos realizados en San Juan de Luz por La organización de una García Mansilla, se entrevistó con él y le pidió su colaboración. La política internacional situación era apremiante pues, ante la amenaza del general Mola de bombardear Bilbao, las milicias populares aseguraban que comenza- rían a dar muerte a los rehenes prisioneros en ese puerto. Por su parte, el jefe nacional tampoco accedería a un pedido de Junod y de García Mansilla de realizar un canje en masa de rehenes, consintiendo sola- mente en efectuar trueques de a uno por uno. 3.1. El terror y la huida En Bilbao la situación fue también de tragedia: en noviembre se- Los sucesos de fines de agosto y la posterior caída del gobierno de rían fusilados, bajo la acusación de espionaje, los cónsules de Austria Giral harían cada vez más exigente y peligroso el desempeño de los y del Paraguay.138 diplomáticos argentinos en Madrid. Por momentos, se pensó en insta- lar la embajada provisoriamente en Alicante e incluso, a bordo del crucero 25 de Mayo, pero si en la emergencia se impartieron instruc- ciones para que todos los argentinos abandonasen la capital española, previniendo al mismo tiempo que aquellos que decidieran quedarse lo harían por su cuenta y riesgo, Pérez Quesada y los agregados acredi- tados en la sede diplomática argentina se hallaban empeñados en una serie de arriesgadas misiones humanitarias. El 25 de Mayo había retornado de su primer viaje a Génova el 3 de septiembre, luego de haber permanecido tres días en el puerto italiano, demorando su estadía para poder realizar el aprovisiona- miento de petróleo. El buque anclado a una milla de Alicante, co- menzó a recibir a los evacuados que llegaban remitidos por la em- bajada argentina desde Madrid: los contingentes pequeños, de no más de ocho o diez personas, eran alojados en el crucero hasta tanto pudieran ser ubicados en buques de línea, “asilados número reducido se despachan en buques mercantes. Únicamente número razonable transportará este buque”.139 El 5 de septiembre una excursión de argentinos organizada por la embajada llegaría al puerto mediterráneo guiada por el agrega- 139 AMREA, cit., tomo II, del comandante del 25 de Mayo al Ministerio de Marina, a 138 RICARDO E. IRURZUN, Crucero 25 de Mayo, cit., p. 47. bordo, 17.45 del 5 de septiembre de 1936. 94 95
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA do civil José María Jardón. Como el número de refugiados era extremismo, y las relaciones atravesaban momentos muy fríos. Si la escaso, fueron evacuados en buques ingleses que los transporta- capital portuguesa se había convertido en un centro de la conspira- ron a Marsella. Otro contingente arribó el 8, acompañado esta vez ción nacional, los primeros momentos de la insurrección sirvieron para por López Lacarrere, destacado al 25 de Mayo para poder enviar des- acrecentar los servicios a la causa facciosa: una embajada paralela de el buque las comunicaciones que seguían siendo muy difíciles de neutralizaba la que dirigía Claudio Sánchez Albornoz. Además de su realizar desde Madrid, sin ser censuradas. Con ellos venían algunos protección diplomática, Salazar ofreció al Portugal como una base de personajes que estuvieron por breves días asilados en la embajada operaciones en las que no tardó en descargarse y encaminarse hacia la argentina. Se trataba de la duquesa de Miranda y la condesa de Vela- España nacional el material bélico alemán. El periódico Claridad tomó yos –Isabel Figueroa–, al igual que los directores del Banco Hispano activa participación en la campaña que señalaba la inoperancia del Americano y de la Telefónica Nacional –Gumersindo Rico– pudiendo historiador devenido en diplomático. La enemistad entre Largo Caba- todos refugiarse en el 25 de Mayo. El 12 arribó otro grupo de veinte llero y Sánchez Albornoz no era nueva: éste atribuía al socialista la personas procedentes de Madrid y acompañados esta vez por el agre- responsabilidad por las revueltas y provocaciones encaminadas a ha- gado Eugenio Pepes, que traía además los archivos de la embajada cer la revolución proletaria. Su embajada fue ridiculizada en términos que fueron trasladados a Lisboa. muy duros: “[...] se ve que toda la historia con menos de cinco siglos Finalmente, con setenta y tres refugiados, el 12 zarpó el 25 de fecha por lo menos no acaba de interesarle [...] ¿No es ya hora de que Mayo de Alicante rumbo a Portugal. El pasaje estaba integrado por el gobierno llame a capítulo a este eterno naufrago e incurable ausente treinta y cinco argentinos, treinta y cuatro españoles –según la lista de mental?”.141 Cuando parecía inminente la caída de Madrid, Sánchez embarque del crucero, veintiséis personas usaron nombres ficticios, Albornoz recibió sus pasaportes y debió abandonar Portugal, víctima entre ellos, los ya citados Rico, Isabel Figueroa, además de María de del “mal de España”. Silva, Pilar Aspiunza de Arburua, Andrés Moreno, Félix Sánchez Ez- En tanto los temores de la embajada argentina se veían en muchos barriaga, Carmen Pitar, etc.– un estadounidense, un cubano y un bel- casos confirmados por los hechos trágicos que se iban sucediendo en ga, como también por López Lacarrere y su ayudante, el español Ra- Madrid. La circunstancia de poseer documentos que acreditaban ser fael Puga. nacionales de países extranjeros no constituía por sí mismo suficiente El 25 de Mayo entró en el río Tajo y al pasar por la fortaleza de garantía. El 15, Pérez Quesada era impuesto de la muerte violenta de Belén la nave argentina izó la bandera portuguesa e hizo una salva de los argentinos Felipe Sánchez Almando y Beatriz Victoria Sánchez. veintiún cañonazos, que contestó el Fuerte del Buen Suceso. Una vez La muerte de esta mujer se conoció cuando un edicto del juez de anclado en el puerto de Lisboa, el crucero fue abierto a la visita del Colmenar Viejo dio cuenta de la misma en la Gaceta: “El cadáver de público “quedando muchas personas maravilladas por la belleza de una mujer joven fue encontrado el 15 de septiembre en la carretera de sus líneas”.140 El mismo ministro de Marina portugués visitó la nave, Caobendas, en el kilómetro 6 del término de Fuencarral. Parece de cuya estadía en Portugal se prolongó hasta el día 23, cuando empren- unos 20 o 25 años, estatura mediana, cabello negro, ojos pardos. Ves- dió el regreso a Alicante. tía una combinación de seda negra y azul, zapatos de charol, medias La proximidad ideológica de la dictadura portuguesa a los regíme- largas, corsé amarillo y un pequeño pañuelo con las iniciales C.E.. La nes fascistas no dejaba espacio para muchas sorpresas: el Estado Novo extinta llevaba un brazalete con los colores argentinos con grandes de Oliveira Salazar creía a la República Española desbordada por el 141 “Mientras nuestro embajador en Lisboa sueña en el medioevo”, en Claridad, Madrid, 140 “Estada en Lisboa del 25 de Mayo”, La Prensa, Buenos Aires, 16 de septiembre de 1936. 3 de septiembre de 1936. 96 97
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA iniciales, con las letras R.A. n. 245. También un sello del director relataba otro asilado, Francisco Casares: “La embajada argentina tuvo general de Seguridad de Madrid y otro sello ovalado ilegible”.142 Una noticias de la llegada a Madrid de este muchacho. Ya habían sido sal- vez confirmado que el brazalete pertenecía a la mujer muerta, la que vadas sus hermanas. Estaban en el domicilio privado del encargado de estaba casada con el ciudadano español Evagrio Arnáiz Calafate, des- negocios [...] Pérez Quesada supo que Cristóbal Carvajal y Colón al aparecido, los representantes diplomáticos argentinos presentaron una llegar a Madrid se había refugiado en la casa de una súbdita inglesa. protesta ante el ministro de Estado en la que le solicitaban una inves- Allí no tenía seguridad. Se registraban los pisos, se buscaba afanosa- tigación. Realizado el registro del domicilio particular, se encontraron mente por todos los rincones carne fascista o de derechas. No hubiera una carta de la embajada argentina, con sellos de la misma, y del direc- podido estar allí mucho tiempo. Y una mañana Pérez Quesada y el tor general de Seguridad, informando que la casa estaba bajo protec- infatigable agregado civil a la embajada José María Jardón acudieron ción diplomática. a un pequeño cuarto de la calle de Hermosilla para recoger al descen- El 7 de septiembre, Cristóbal Colón y Carvajal, duque de Veragua, diente de Colón. Había dificultades para sacarlo de la casa. Las mili- y su cuñado, el duque De la Vega, habían sido detenidos por las mili- cias vigilaban de cerca el edificio. El portero tenía recelos, que ya cias populares y llevados a la “checa” del Centro socialista del sur, en había significado justificada inquietud para la inglesa que refugiaba al la calle Velázquez 50. El ministro dominicano César Tolentino les ha- joven escapado de Toledo. Y Pérez Quesada hizo salir a Cristóbal con bía ofrecido asilo en su embajada y un posterior traslado a su país, Jardón. Por la penumbra de la escalera habían subido dos personas. pero no había tenido éxito. El Cuerpo Diplomático comenzó a gestio- Bajaban otras dos. Se podía creer que eran las mismas. Quedaba Pé- nar de consuno la liberación de ambos nobles, y la mayoría de los rez Quesada dentro. Y dejó pasar un rato. A poco salió con la mucha- gobiernos de los países latinoamericanos encargaron al embajador cha inglesa. Distraídamente, como si fuera un habitual de la casa, sa- Núñez Morgado que se dirigiera al Ministerio de Estado interesándo- ludó al portero. En una esquina cercana se reunieron los cuatro. Allí se por la seguridad de los descendientes de Colón. La requisitoria esperaba el coche de la embajada. Y desde allí llegaron al edificio de la misma”.143 diplomática no tuvo éxito. El 14 de septiembre, en Fuencarral, cerca de la carretera, fueron hallados los cadáveres de los duques de Vera- En septiembre también ocurriría el asesinato, en la carretera de gua y De la Vega. Andalucía, de las tres hermanas del vicecónsul del Uruguay en Ma- Si bien parecía haberse extinguido la línea directa de los descen- drid: las uruguayas Consuelo, Dolores y María Aguiar. Al ser confir- dientes de Cristóbal Colón, quedaban en parecido peligro los jóvenes madas las muertes, acaecidas al parecer, frente a un pelotón de mili- hijos del duque De la Vega, los Carvajal Colón: Ramón, Cristóbal y cianos, en acuerdo extraordinario el presidente de la República Orien- sus hermanas solteras. Todos ellos fueron asilados por la Argentina. tal del Uruguay, Gabriel Terra y su ministro de Relaciones Exteriores Las jóvenes Carvajal fueron trasladadas de la casa paterna hasta la Espalter, resolvieron clausurar la Legación uruguaya en la capital es- sede de la embajada. Posteriormente serían transportadas por el otro pañola y retirar de España su representación diplomática. Dictado el buque enviado para colaborar en las tareas de evacuación de refugia- decreto el 22 de septiembre, Espalter telegrafió al embajador oriental dos, el torpedero Tucumán. Ramón quedaría liberado en Bilbao, gra- en Buenos Aires, Martínez Thedy, a fin de que gestionara del gobier- cias a la intervención personal de García Mansilla como se verá más no argentino la atención de los intereses y derechos de los ciudadanos adelante y Cristóbal lo sería en Madrid por Pérez Quesada. Así lo uruguayos que se encontraban en España y que se pusiera bajo su 142 143 “Fue hallado el cadáver de una señora argentina”, La Prensa, Buenos Aires, 16 de FRANCISCO CASARES, Argentina-España (Apuntes y recuerdos de un asilado en la septiembre de 1936. embajada Argentina en Madrid), Buenos Aires, editorial Poblet, 1937, pp. 83-5. 98 99
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA amparo al personal de la representación diplomática uruguaya y a los de ellas provino del embajador chileno Aurelio Núñez Morgado, de la asilados que en ella habían buscado refugio. El canciller interino de la cual también participó Pérez Quesada. Argentina, doctor Ramón S. Castillo, dispuso que los diplomáticos El encargado de Negocios argentino, al igual que otros diplomáti- argentinos en España y el comandante del 25 de Mayo, a través del cos y muchos integrantes del gobierno de Madrid, concurriría perió- intermedio del Ministerio de Marina, atendieran los intereses urugua- dicamente a observar los intentos republicanos por doblegar la resis- yos. El día 24 Pérez Quesada visitaba en Madrid al subsecretario de tencia de los sublevados. El 22 de septiembre, a poco de la liberación, Estado para informarle que la Argentina estaba a cargo de todos los el grupo formado por Pérez Quesada, Jardón y Pepes se llegó a Tole- asuntos relacionados con el Uruguay. do. Eugenio Pepes, el joven agregado de treinta y tres años, siguiendo Si el terror había llegado a Madrid, las acciones bélicas también la penetración de los leales por los intersticios del Alcázar con una se acercaban a la villa. Pérez Quesada quiso asomarse a la lucha en cámara fotográfica, fue alcanzado por la explosión de una granada de los frentes de batalla, trasladándose a la zona de la carretera a mano arrojada por los rebeldes y cayó herido en la carótida y en una Talavera. Para ello obtuvo los salvoconductos del Ministerio de pierna. Operado e internado en el hospital de San Bernardo, se resta- Guerra y con un grupo integrado por los agregados civiles Jardón bleció con rapidez. y Pepes, tres miembros de la Guardia Nacional Republicana, que El sostenido avance de las fuerzas nacionales sobre Madrid, la pre- formaba parte de la custodia de la embajada, y dos periodistas de sencia de elementos radicalizados en el gobierno de Francisco Largo la United Press, Emilio Herrero y Manuel Casares –hermano de Caballero, y la creciente influencia de organizaciones anarquistas so- Francisco, que al igual que éste terminaría por asilarse en la emba- bre los órganos de la administración, como la FAI (Federación Anar- jada argentina– se dirigieron al frente de Santa Olalla. A las tres de quista Ibérica) y la CNT (Confederación Nacional del Trabajo), die- tarde del 18 de septiembre llegaron a la población donde estaban ron a la situación de la capital española, de por sí grave y compleja, ubicados los cuarteles leales, casi destrozados por un bombardeo características de gran confusión. La lucha entre los mismos grupos nacional que había tenido lugar pocas horas antes. El general Asen- adictos al gobierno central por la manera en que habría de conducirse cio les otorgó el permiso para aproximarse a la línea de fuego, el movimiento contrarrevolucionario, había traído aparejada la des- cosa que hicieron, pero el intrépido grupo fue sorprendido poco aparición de garantías mínimas de seguridad, no sólo para los ciuda- después por un bombardeo de aviones rebeldes que descargaron danos comunes, sino también para muchos hombres representativos sus bombas en las inmediaciones. El teniente coronel Burillo se de la República. El traslado del gobierno a Valencia, para algunos, una acercó al grupo para pedirles que abandonaran el frente, ante la partida con características de huida, y las dificultades que debieron sopor- certeza de que se realizarían más ataques. La expedición culminó tar en su viaje los miembros del gabinete, fueron una prueba de ello. con el regreso a Madrid, sin daños físicos que lamentar. Los documentos que hemos manejado, a pesar de los desmentidos El sitio del Alcázar de Toledo también fue vivido de cerca por los de los que también daremos cuenta, inducen a pensar que el 25 de diplomáticos argentinos. Era preocupación general la suerte de las septiembre algunas personalidades del gobierno de Madrid intentaron mujeres y niños que se decía resistían junto con los militares, falangis- contar con el auxilio de la embajada argentina para salvar sus vidas o tas y guardias civiles en la ciudad castellana. Muchas fueron las voces la de sus allegados. El subsecretario de Relaciones Exteriores de la que se elevaron para evitar unas muertes que se consideraban seguras Argentina, Oscar Ibarra García, se comunicaría con el titular de la para los defensores de la fortaleza. El coronel José Moscardó, co- cartera, entonces en Ginebra: “Informe a V.E. que anoche a última mandante militar de la plaza, convencido de recibir refuerzos que los hora recibimos un despacho del comandante del crucero 25 de Mayo liberaran, se negó reiteradamente a las intervenciones mediadoras. Una comunicándonos que en caso de necesidad, posiblemente embarquen 100 101
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA a bordo de nuestro crucero la esposa del Presidente, una hija del mi- bierno argentino para trasladarse fuera de la España Republicana o nistro Prieto y la familia del gobernador de Alicante”.144 incluso dentro de ella, transformada en inmenso frente de batalla, en Los diarios de la Argentina comentaron ampliamente, si bien como el crucero argentino y evitar así la peligrosa aventura que era por trascendidos, lo que se consideró como un pedido de asilo solicitado aquellos días querer cruzar la frontera por carretera, cuando ni siquie- por los miembros más importantes del gobierno republicano, entre los ra los ministros del gabinete podían hacerlo con seguridad. No tene- que supuestamente se habría encontrado el mismo presidente Manuel mos certeza plena, sobre todo porque el comando del buque no siem- Azaña. Un comunicado de prensa informaba: “La Cancillería no tiene pre consignaba los nombres de todos los pasajeros que transportaba o información oficial respecto a las versiones que dan como asilados en en ocasiones les asignaba nombres ficticios. la Embajada de Madrid o a bordo del crucero 25 de Mayo al presiden- Sin embargo, el embajador chileno Núñez Morgado, afirmó al re- te de la República Española, señor Azaña, u otros miembros del Go- cordar aquellos días: “[...] la esposa del presidente, la familia del sr. bierno, debiendo presumirse que si tal hecho hubiese ocurrido la em- Sánchez Román y una hija del sr. Indalecio Prieto, solicitaron y obtu- bajada o el comandante del crucero hubieran puesto el hecho en inme- vieron asilo en la nave de guerra argentina 25 de Mayo en Alicante”,146 diato conocimiento de este gobierno. No obstante, se estima muy y también así lo haría saber a su gobierno en informes diplomáticos posible según el giro de los acontecimientos, que pueden embarcarse enviados a Santiago en octubre: “Un hecho revelador que pude cono- en el crucero argentino las esposas o familiares de algunos de los miem- cer al pasar por Alicante fue que tanto la señora del presidente Azaña, bros del gobierno. Si esa eventualidad se presentara, el gobierno ar- como la hija del ministro Indalecio Prieto, la familia del diputado de gentino prestará amparo correspondiente como lo ha hecho en casos izquierda señor Viñuales, el político de izquierda don Felipe Sánchez anteriores en que el asilo le ha sido requerido”.145 El 28 el embajador Román y otros, se habían refugiado en el crucero argentino 25 de español Díez-Canedo fue convocado por el presidente Justo. Si bien se Mayo, de donde fueron trasladados a Marsella”.147 Parecidas noticias informó que la conversación abordó la situación de algunos españoles daría el asilado en la embajada argentina, Adelardo Fernández Arias: que recientemente habían comenzado a llegar al país huyendo de la “La esposa de Azaña, hermana del homosexual Rivas Cherif, pidió a guerra, no resulta descartar que hayan tratado tan delicado asunto. la embajada argentina que ‘se la refugiase en Alicante, a bordo del El daño que la noticia produjo, intentó ser reparada, al valorarse la crucero argentino 25 de Mayo’. Lo mismo hizo la hija de Prieto”.148 repercusión negativa y desmoralizante de la misma: tanto la embajada argentina en Ciboure como el ministro de Estado Álvarez del Vayo, 3.2. Saavedra Lamas en Europa: el auge de una carrera desmintieron que el presidente Azaña hubiese buscado refugio en el Carlos Saavedra Lamas llevaba muchos asuntos que atender en su barco de guerra argentino o que las familias de los funcionarios gu- viaje a Europa, entre ellos la renovación del pacto por las carnes con bernamentales se hubieran asilado. Sabemos efectivamente que los miembros del gabinete republica- 146 AURELIO NÚÑEZ MORGADO, cit., p. 229. 147 Documento n. 58, ARCHIVO DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES no se trasladaron a Valencia, y salvo algunas defecciones, siguieron DE CHILE, vol. 1493, de Aurelio Núñez Morgado a ministro de Relaciones Exteriores, manejando la política administrativa de la República. Por tanto, no Madrid, 23 de octubre de 1936, citado en JUAN EDUARDO VARGAS-JUAN RICAR- fueron asilados en el 25 de Mayo. Con respecto a sus familiares, es DO COUYOUMDJIAN-CARMEN GLORIA DUHART, selección, introducción y notas, España a través de los informes diplomáticos chilenos. 1929-1939, Santiago, Ministerio posible que algunos de ellos hayan recibido la ayuda directa del go- de Relaciones Exteriores de Chile, Instituto de Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile, Consejo Superior de Investigaciones científicas de España, Editorial Antártica, 144 AMREA, cit., Tomo III, Buenos Aires, 26 de septiembre de 1936, de Ibarra García a 1994, p. 219. 148 Saavedra Lamas. ADELARDO FERNÁNDEZ ARIAS, Madrid bajo el terror. 1936-1937. (Impresiones de 145 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria, 1936-1937, cit., p. 60. un evadido, que estuvo a punto de ser fusilado), Zaragoza, Librería General, 1937, p. 164. 102 103
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA el Pacto Saavedra Lamas–155 y tratar de desarmar el conflicto ítalo- Gran Bretaña, y una ambición máxima: obtener el premio Nobel de la Paz. En ese sentido, desde principios de 1935 venía gestionando junto etíope. Por una mayoría considerable el 21 de septiembre, sería elegi- con los diplomáticos más cercanos a él la obtención del galardón. Su do presidente de la 17ª. Asamblea de la Sociedad de las Naciones. La candidatura fracasó entonces ante la elección del alemán Carl von publicidad de la señalada circunstancia se volvió la ocasión precisa Ossietzky, por lo que desde enero se reemprendieron los esfuerzos para decidir al Comité del Premio Nobel, presidido por el profesor F. que implicaban la presentación protocolarizada de diversas propues- Stang, a concederle el galardón de la Paz. La noticia se conoció el 24 tas. Entonces se había logrado incluso que el gobierno de Washington de noviembre y el bisnieto del presidente de la Primera Junta indepen- encargara a su representante en Noruega que prestará su apoyo a la diente del Río de la Plata, Cornelio Saavedra, fue el primer hombre de nominación de Saavedra Lamas.149 Los funcionarios de la Cancillería habla castellana a quién se le confirió. argentina y sus diplomáticos más avezados se habían propuesto con- La presencia de Álvarez del Vayo en las sesiones de la Sociedad de tribuir hábilmente a una realización “tan cara al sentimiento nacio- las Naciones fue aprovechada por Saavedra Lamas para entablar con- nal”,150 “una acción tan importante para el prestigio argentino”.151 En versaciones directas con el ministro español. Al nuevo gabinete, que Estocolmo, sería el ministro Ricardo Olivera quién concentraría las buscaba afianzar su imagen en el exterior, no cabía desatender los conversaciones encaminadas al triunfo de la candidatura de Saavedra requerimientos del prestigioso diplomático. El tema de la intermedia- Lamas, pero desde Buenos Aires se reforzarían las acciones con el ción propuesta por García Mansilla parece no haber tenido posibili- respaldo boliviano y paraguayo, al haberse logrado la pacificación en dad de ser reflotado, sin embargo se abordó con enorme interés una el diferendo bélico del Chaco, en difíciles maniobras para evitar herir cuestión que sería vital en el curso de los próximos meses: la de los “las susceptibilidades brasileñas por la candidatura [de José] Mello asilados españoles amparados por los diplomáticos argentinos. Franco”,152 y sugiriendo que el ministro de Justo era un probable can- García Mansilla, desde Ciboure, le enviaba a su canciller el siguien- didato presidencial apolítico en la Argentina.153 Mucho sería lo que te telegrama: “Por noticias de Madrid completamente fidedignas me Olivera tendría que trabajar para lograr revertir un ambiente adverso, consta que si hoy por hoy V.E. con su gran autoridad se digna exigir sino indiferente: “no he advertido colaboración alguna al derredor de perentoriamente del ministro de Relaciones Exteriores de España, la candidatura argentina pero si para otros poderosamente patrocina- actualmente en Ginebra, la liberación de todos los refugiados en la dos y empeñosamente sostenidos”.154 embajada argentina en Madrid podrían salvarse, puestos en la frontera Entre los propósitos que lo habían llevado a Ginebra, el ministro con salvoconductos, pero muy pronto será tarde”.156 García Mansilla argentino de Relaciones Internacionales, estaba el obtener la univer- sabía el grado de las dificultades que Pérez Quesada debería sortear salización de su “Pacto de no agresión y conciliación” de 1933 –tam- para lograr la evacuación de sus asilados españoles a un puerto dis- bién conocido como Tratado Antibélico Sudamericano o incluso como tante como Alicante. El canciller argentino buscó en su gobierno mayores armas para 149 AMREA, varios, 1936, Premio Nóbel, Telegrama cifrado 783, Estocolmo, junio 8 de hacer valer ante el ministro español, solicitando al doctor Castillo, 1936, Vignes a ministro. quien había quedado al frente de la Cancillería interinamente durante 150 AMREA, cit., telegrama cifrado 204, Buenos Aires, marzo 21 de 1936, de Ibarra García a Olivera. 151 AMREA, cit., telegrama cifrado 676, Buenos Aires, septiembre 13 de agosto de 1936, 155 de Ibarra García a ministro Olivera. ROSENDO FRAGA, Carlos Saavedra Lamas. Estudio preliminar, Buenos Aires, Centro 152 AMREA, cit., telegrama cifrado 1266, Estocolmo, agosto 29/30 de 1936, de Olivera a de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, 1991, pp. 36-43. 156 ministro. AMREA, Guerra Civil Española, tomo II, Ciboure, 21 de septiembre de 1936, de 153 AMREA, cit., telegrama cifrado 1351, septiembre 24 de 1936. García Mansilla a Castillo. Trascripción de telegrama remitido a Ginebra al doctor Car- 154 AMREA, cit., telegrama cifrado 1268, agosto 30/30 de 1936. los Saavedra Lamas, en la misma fecha. 104 105
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA su ausencia que “[...] para mayor eficacia necesitaría me enviara un El Ministerio de Estado español hizo objeto de atenciones especia- telegrama oficial pidiéndome me interese Álvarez del Vayo en nombre les a la embajada argentina en Madrid consistente en el refuerzo de la señor presidente y de ese gobierno para que pueda el encargado de custodia del edificio de la calle Castellana 42, de los anexos y del local negocios sacar todos sus asilados con plenas garantías manteniendo el de la Legación uruguaya. Cuarenta guardias republicanos, única fuer- gobierno de España digna actitud asumida respecto del derecho de za armada que ofrecía por aquellas horas cierta seguridad, fueron de- asilo que merece nuestro reconocimiento”.157 signados para cumplir esa misión. Al día siguiente, 22 de septiembre, Saavedra Lamas recibía en la residencia de Avenida Champel 13, de Ginebra, el telegrama requeri- 3.3. Pérez Quesada y el perfil de una gestión do: “Refiriéndome línea invariable de conducta de este Gobierno que La figura del encargado de Negocios al frente de la embajada argenti- V.E. conoce por haberla impulsado desde iniciación de los lamenta- na comenzó a adquirir perfiles destacados en los círculos políticos y bles acontecimientos que se desarrollan en España tengo encargo del diplomáticos de Madrid, considerándolo un hombre tan hábil e inteli- Excmo. Señor Presidente de recomendarle entrevistar a su nombre y gente como audaz. en el del Gobierno Argentino al señor Álvarez del Vayo actualmente Pérez Quesada había nacido en Buenos Aires en 1883, donde se en Ginebra interesándolo para que coordine su valiosa influencia con había doctorado en Diplomacia por su universidad. Uno de los asila- el gobierno de España, confirmaría digna actitud anterior respecto del dos de entonces lo pintó así: “Alto, de buena traza, erguido, alba en derecho de asilo consagrado por América española y que ha merecido prematuro contraste la cabeza, suave la mirada a través del cristal nuestro reconocimiento”.158 azulado de sus ojos, elegante en los modos, persuasivo en su lenguaje, Las entrevistas entre ambos cancilleres culminarían con una pro- netamente argentino, acogedor para todo el que se le acercaba, sutil mesa formal de Álvarez del Vayo de que la cuestión de los refugiados en la ironía cuando ella reclama su presencia, enérgico cuando decide españoles en la embajada argentina sería tratada preferentemente y en que elevar el tono conviene a su actitud, Pérez Quesada es uno de los particular por el gobierno español; pero también producirían en Saave- pocos hombres en quien he podido apreciar una mayor flexibilidad dra Lamas la impresión de que la resolución del problema no sería para administrar sus propias reacciones. Ante la injusticia, su exalta- inmediata, resultando preferible mantener escondidos a los refugiados ción alcanza los matices más duros. Ante la desgracia, su sensibilidad en la sede de la embajada antes que exponerlos a recorrer largas dis- se sobrecoge en la expresión de la más humana ternura. Yo he visto a tancias para obtener su libertad, y que sería Pérez Quesada quién, Pérez Quesada encararse contra los de arriba cuando pensaba que ateniéndose a las circunstancias que se vivían en Madrid, debía decidir ellos procedían con intención no recta. Y yo lo he visto muchas el momento y la forma oportuna para sacar a los asilados. En este veces con los ojos arrasados en lágrimas al tiempo que su mano sentido el embajador argentino afincado en la frontera francesa debía generosa se tendía para remediar la desventura ajena. Cada hora ceder el protagonismo: “He contestado a García Mansilla que sus ac- histórica, tiene su hombre. Cada momento psicológico, su tipo. Yo tividades excesivas en este punto pueden ser contraproducentes para quiero afirmar aquí, sin hipérbole, como consecuencia objetiva de los asilados, revelando su existencia oculta ya que debe esperarse con mis reflexiones, que este diplomático argentino a quien los azares reposo, planteadas las cosas en el terreno que dejo referido (o sea el tortuosos de mi país dieron la fortuna de conocer y sondear, es el Ministerio de Estado español)”.159 hombre de la guerra civil española, ese el tipo sobresaliente de la conmoción inolvidable de Madrid”.160 157 AMREA, cit., Ginebra, 22 de septiembre de 1936, de Saavedra Lamas a Castillo. 158 AMREA, cit., Buenos Aires, 22 de septiembre de 1936, de Castillo a Saavedra Lamas. 159 160 AMREA, cit.,, Ginebra, 27 de septiembre de 1936, de Saavedra Lamas a Castillo. FRANCISCO CASARES, Argentina-España, cit., pp. 53-4. 106 107
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Koerperler, y actuando como vocales los encargados de Negocios de En ninguna de las comunicaciones privadas o telegramas cifrados Rumania, Bulgaria, Chile, Guatemala y el consejero mexicano, seño- de Pérez Quesada que hemos tenido oportunidad de manejar existie- res Zanesco, Bataloff, Morla Lynch, Bateta y Urquidi respectivamen- ron para el gobierno republicano expresiones peyorativas, al contra- te; y la de Asuntos Especiales, que tenía la difícil misión de conservar rio, una y otra vez, el encargado de Negocios reconoció la cortesía y las relaciones con el gobierno republicano. Estaba presidida por Pérez el interés con que cada uno de sus pedidos habían sido atendidos. Quesada y eran vocales los encargados de Negocios de Francia y Gran Llegado a la Argentina en mayo de 1937, Pérez Quesada fue agasaja- Bretaña, René Bonjean y Forbes. La principal tarea que se le reco- do por instituciones y amistades, e invariablemente contestaba ante la mendó fue la de asumir la salvaguarda de los prisioneros de guerra. obligada pregunta de cómo había logrado un éxito tan único en el A partir de la creación de las comisiones, éstas realizaron sus en- tratamiento del tema de la evacuación de los asilados: “suerte, he teni- cuentros por separado. El 6 de octubre la comisión especial sesionó do suerte”. En declaraciones a La Prensa, realizadas durante esa esta- en la representación de México, proyectando los términos de una pe- día, el diplomático expresó, cuando ya estaba en su tierra y nada lo tición que se pensaba hacer al gobierno, relacionada con los excesos obligaba al disimulo o la urbanidad de una respuesta por convenien- producidos y las sanciones de los delitos con ellos relacionados. cia: “Se trata de españoles que han vinculado sus nombres y sus re- Aunque el tema de los refugiados ocuparía su máximo interés, Pé- presentaciones a la Argentina. De todos ellos he recibido muestras rez Quesada debió también manejar otras cuestiones de importancia inequívocas de un sentimiento de hondo afecto hacia nuestro pueblo. para el gobierno español, como las conversaciones para concertar la Sentimiento que al mismo tiempo, me era dado ir comprobando en el adquisición de una cantidad de hasta veinte mil toneladas de carne pueblo madrileño, en los heridos en los hospitales, en los que lucha- congelada, mercadería que debía ser desembarcada en Alicante, para ban en las trincheras al conjuro de un ideal de ese pueblo que no tiene lo cual se estaban preparando coches frigoríficos para su transporte. nada que ver con las milicias desbordadas que practicaban la persecu- El problema era acuciante para el gobierno pues la falta de carne afec- ción y ejecutaban a los adversarios”.161 taba a la castigada población de Madrid, ya que las regiones que gene- Entre sus colegas, la figura de Pérez Quesada también fue ocupan- ralmente abastecían a España, Salamanca y Galicia, se hallaban en do un lugar propio. La momentánea ausencia, en los últimos días de poder de los nacionales; por otra parte, las carnes de Santander y de septiembre, del embajador chileno Núñez Morgado, que había viaja- Asturias no podían recibirse en la capital, pues debían pasar por zonas do con destino a Berlín –su esposa se hallaba allí enferma de cierta ocupadas por los sublevados. Las entrevistas se realizaron con la pre- consideración– no produjo la suspensión de las reuniones del Cuerpo sencia de Pérez Quesada, el ministro Álvarez del Vayo, el ministro de Diplomático, cuya acción fue alcanzando creciente importancia. Inte- Agricultura Vicente Uribe y el director general de Ganadería. rinamente ocupó el decanato el embajador de México general Manuel Cuando se cerraba el cerco de los sublevados sobre la capital, Pé- Pérez Treviño, el cual propició algunas medidas que dieron mayor rez Quesada solicitó a Buenos Aires el envío urgente de dos toneladas agilidad y eficacia al grupo. La primera reunión del mes de octubre se de carne congelada en calidad de donación, para ser distribuida entre realizó, pues, en la sede mexicana de la calle de los Hermanos Béc- los hospitales de Madrid. Su telegrama era sincero en cuanto a uno de quer. Allí se acordó crear dos comisiones internas: la de Asuntos Ge- los objetivos que lo guiaban: “Deseo venimos demostrando mantener nerales, que se ocuparía de todo lo referente al suministro de víveres relaciones cordialidad con gobierno y autoridades podría tener expre- a las embajadas, siendo presidida por el ministro de Turquía, Mail sión práctica con esa ayuda evidenciando que al margen de la guerra nuestro espíritu humanitario inclinase siempre a favor de los que su- 161 “Llegaron ayer los señores Pérez Quesada y José María Jardón”, La Prensa, Buenos fren. Mismo modo otras veces enviándose toneladas de carne otros Aires, 9 de mayo de 1937. 108 109
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA establecer comunicaciones telefónicas con los consulados de Gijón y países como propaganda podría hacerse ahora como muestra deseo de Santander, hallando a ambos en situaciones normales, y logró trans- aliviar rigores guerra, especialmente para heridos”.162 La carne fue portar a San Juan de Luz, en el buque inglés que lo había llevado, a suministrada de la existencia que tenía a bordo el crucero 25 de Mayo veinte ciudadanos argentinos que se encontraban en la zona. y enviada a la capital española a través de gestiones del Consulado En Bilbao también había sido sorprendido por la guerra Ramón argentino en Alicante. La entrega oficial tuvo lugar el 10 de noviembre en Carvajal Colón, hijo mayor del asesinado duque De la Vega y allí fue el Nuevo Matadero Municipal de Madrid, del barrio de Legazpi. ubicado por los diplomáticos argentinos. García Mansilla había re- Tiempo después, el 27 de abril de 1937 una considerable partida de querido a Buenos Aires respaldo para procurar su liberación: “Ha- carne congelada procedente de la Argentina llegó a Madrid, como biendo ya sido fusilado en Madrid el Duque de Veragua y su hermano consecuencia de negociaciones revitalizadas por el Ayuntamiento. La el Duque De la Vega y hallándose preso en grave peligro en Bilbao el importancia del envío la dio el hecho de que la cantidad de carne fue hijo de éste, Ramón Colón y Carvajal, último descendiente directo de suficiente para satisfacer las necesidades de la población durante ocho Cristóbal Colón creo, si V.E. lo juzga oportuno, sería altamente apre- días, sin necesidad de formar colas para su adquisición. ciada la intervención del gobierno de la República Argentina para tra- Coincidiendo con el mes de la Hispanidad, el agregado civil José tar de salvar su vida”.163 María Jardón y Torroba, de acuerdo con su madre, cedieron la propie- Pérez Quesada visitó al Ministerio de Estado con el encargado de dad “Las Aguilas”, ubicada en Collado de Villalba, para que en ella se Negocios de Chile, Carlos Morla Lynch, pero vista la lentitud en aten- instalara un hospital de sangre de la Cruz Roja. También con destino der a su pedido, se dirigieron al ministro sin cartera y representante de para esa institución Pérez Quesada hizo entrega al subsecretario de Euzkadi, el nacionalista vasco Manuel de Irujo, reiterándole el pedido Estado, Ureña, de una donación del gobierno del general Justo con- y haciéndole notar que la proximidad de la Fiesta de la Hispanidad sistentes en 25.000 pesetas. sería la ocasión de satisfacer el ruego de las naciones americanas. Iru- jo accedió, lográndose merced a su influencia la orden de libertad 3.4. El gobierno de Largo Caballero y las negociaciones diplomá- para el joven. ticas por los asilados El descendiente del almirante Colón se hallaba detenido como re- El embajador García Mansilla obtuvo el permiso de la gobernación hén en el vapor Cabo Quilates, surto en el puerto de Bilbao. Obtenida vasca para visitar Bilbao, con el principal objeto de repatriar a los su liberación, se creyó conveniente que algún diplomático argentino argentinos que quedaban en la región y buscaban ponerse a salvo, y se hiciera cargo de su traslado hasta la frontera francesa. Dada la ma- también con la esperanza de rescatar a algunos de los rehenes de los yor cercanía de García Mansilla, éste volvió a la capital vasca el 9 de buques anclados en el puerto bilbaíno, sumando su influencia a la que octubre, donde fue recibido por el presidente de Euzkadi, José Anto- ejercía en ese momento Junod. El 4 de octubre, García Mansilla y el nio de Aguirre y Lecube. El delegado de la Cruz Roja Internacional y cónsul argentino en Gijón, Aquilino López se embarcaron a bordo del el cónsul de Suiza se sumaron para tratar la libertad de otros rehenes, torpedero inglés Exmouth rumbo a Bilbao. Una vez allí tomaron con- que se negociaban en otros despachos. Una vez terminadas todas las tacto con el cónsul Mones Cazón, a quien se le entregó una suma de gestiones, Aguirre agasajó a García Mansilla con una comida de ho- dinero en efectivo para hacer frente a los crecidos gastos de la repre- nor, a la que también asistieron oficiales de la Marina de Guerra britá- sentación. Encontrando buena acogida entre las autoridades de la ciu- nica y funcionarios del gobierno local. dad, desde el mismo palacio de la Gobernación, García Mansilla pudo 163 AMREA, caja 1, tomo III, cit., Ciboure, 30 de septiembre de 1936, de García Mansilla 162 AMREA, cit., tomo III, Madrid, 4 de octubre de 1936, de Pérez Quesada a Castillo. a Castillo. 110 111
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA García Mansilla regresó en la noche del día 10 a San Juan de Luz la esposa del aviador Julio Ruiz de Alda –quien cruzara el Atlántico en en el contratorpedero británico Scort. Con él venían setenta refugia- el histórico vuelo del Plus Ultra–, compañero de Primo de Rivera y dos que fueron liberados en Bilbao, entre ellos Ramón Carvajal y Colón, cofundador en 1933 de la Falange Española. Ruiz de Alda fue asesi- y doce jóvenes de nacionalidad argentina, que pasaron dos meses pri- nado en la Cárcel Modelo en el mes de agosto. sioneros en el Cabo Quilates, acusados de actividades fascistas. Junto La misma Amelia fue hecha prisionera y conducida a la Cárcel con el doctor Junod, que se quedaría para implementar la medida en de Mujeres de Madrid. Allí estaba cuando su presencia fue descu- Bilbao, el embajador argentino había logrado la libertad también para bierta por el agregado civil argentino Julio López Lacarrere, en ciento sesenta mujeres presas en el convento del Ángel Custodio, y una de sus periódicas visitas a las cárceles madrileñas –ambos ha- que en la madrugada siguiente serían trasladadas en el Exmouth a bían sido compañeros de estudios en la Escuela Libre. El gobierno Francia. argentino se dispuso entonces a gestionar por su libertad, pues se El 11 García Mansilla estaba instalado nuevamente en Ciboure y, trataba además de una mujer de familia uruguaya, por la cual tam- en declaraciones al corresponsal de La Nación en Madrid, Fernando bién había pedido ese gobierno, ahora incomunicado con España. Ortiz Echagüe –futuro asilado y evacuado por la embajada argentina– Pérez Quesada fue el encargado de entregarle en propias manos al afirmaba: “[...] es interesante dejar establecido que la República Ar- presidente Azaña una nota enviada por el gobierno uruguayo para gentina en esta ocasión ha sentado en Europa tres grandes principios: rogar por su libertad. La viuda de Ruiz de Alda terminó siendo 1. Imponer en un país europeo el respeto absoluto del derecho de asilada en la embajada argentina, pese a las dificultades que se asilo; 2. Afirmar en Ginebra la doctrina argentina en virtud de la cual opusieron para liberarla de la prisión. la victoria no da derechos; 3. Establecer el principio de que las muje- No todos los pedidos argentinos lograban igual suerte: el joven res no son beligerantes y que no deben sufrir, por lo tanto, los rigores periodista de veintidós años, Fernando Jaime Cruz, nacido en Buenos de la guerra”.164 Aires, que había desaparecido a fines de agosto y por el cual el encar- El joven Ramón Carvajal y Colón, alojado en la villa Moskoe, dejó gado de Negocios había realizado numerosas diligencias, fue consig- constancia de su reconocimiento a los representantes argentinos en un nado en octubre como muerto por la Dirección de Seguridad. telegrama enviado a Buenos Aires: “Ciboure. Excmo. Señor presi- A mediados de octubre la fisonomía política de la sede de la emba- dente de la República – Hoy, víspera 12 de octubre, desde Embajada jada argentina comenzó a ampliarse. Ya desde París el canciller Saave- Argentina transmito a V.E. y a ese ilustrado Gobierno eterno agrade- dra Lamas había ordenado a Pérez Quesada no aceptar ningún asilado cimiento por mi liberación debido iniciativa embajador García Mansi- más, procediendo éste a restringir la admisión de nuevos refugiados. lla”.165 Sin embargo, la clausura no fue en absoluto hermética: “Proximida- En Madrid la acción de los diplomáticos argentinos no era menos des militares hallándose cerca Madrid bombardeando sistemáticamente intensa, y los casos dramáticos se sucedían, como el de la hija del capital produciendo temor puedan tomarla rápidamente hace llegar contralmirante Antonio Azarola Grosillón, quién –éste último– en la embajada elementos izquierda que me piden asilo suponiendo entrada época del alzamiento nacional comandaba el arsenal de la base maríti- militares significa represalias. Creo habiendo dado asilo [...] no puede ma de El Ferrol. Su actitud vacilante en la ocasión finalizaría con un negarse izquierdistas pues desigualdad trato señalaría tendenciosa- juicio sumario que lo condenó a muerte. Amelia Azarola era también mente Argentina”.166 164 “La Argentina obtuvo la promesa de que no habrá rehenes femeninos”, La Nación, 166 Buenos Aires, 12 de octubre de 1936. AMREA, cit., caja 2, tomo IV, comunicación de Pérez Quesada radiada a través de la 165 Ministerio de Relaciones Exterores y Culto. Memoria, cit. 1936-1937, p. 67. embajada de Uruguay en Buenos Aires a la Cancillería, 26 de octubre de 1936. 112 113
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA bilidades de la toma de Madrid, he vuelto a París”.169 Reflotada la idea Un ejemplo lo daría Fernández Arias al hablar de la vida dentro de la evacuación de los asilados, López Lacarrere actuaría a las órde- de la embajada por esos días: “El 20 de octubre al anochecer, un nes de Le Breton en misiones reservadas; así el 28 de diciembre llegó periodista, redactor de El Liberal, llamado Manuel Rozón, se pre- de incógnito a Alicante a bordo del Tucumán, para combinar con Pé- sentó en la embajada argentina en su calidad de corresponsal de- rez Quesada los detalles de las salidas.170 portivo de La Prensa de Buenos Aires y pidió, casi llorando, al La presencia de las fuerzas nacionales a las puertas de la capital encargado de negocios le dijera que ‘no veía el peligro tan cerca- española produjeron gran conmoción en la sociedad madrileña, sacu- no’, el periodista, que desde ese pasquín infecto que se llamó El dida a la que no escaparon los mismos miembros del gabinete. La Liberal, había escrito ‘en rojo’, durante tres meses!, toda clase de creciente influencia comunista y anarquista, la aparición de las Mili- ofensas e injusticias al Ejército Libertador y azuzó a las masas ‘ro- cias Antifascistas Obreras y Campesinas, la creación del Ejército Po- jas’ para que asesinasen a las ‘personas de orden’ con lágrimas de pular Regular y de los comisarios políticos, siguiendo el modelo so- cobardía en los ojos, suplicó: ‘Es que yo soy joven y quiero vivir’. viético, hablaban de un ambiente convulso, peligroso y poco propicio Envió a la embajada su equipaje y ... esperó! Más tarde envió a la para el respeto integral de la ley. El enemigo estaba cerca y acechan- embajada argentina a su esposa, y él, todos los días la visitaba”.167 do, pero los asilados “fascistas” estaban aún más cerca. La mujer del periodista, que en realidad se apellidaba Rosón,168 fue El ministro de Estado, sensible al influjo comunista, quiso compa- madre dentro de la embajada, como hemos relatado. tibilizar su cargo como responsable de las Relaciones Exteriores de la Por entonces, el agregado López Lacarrere no pudo ya regresar a República con su vocación revolucionaria y su cargo de comisario Madrid. Nacido en Buenos Aires, Julio López Lacarrere se había tras- general del Ejército Republicano, que detentaría hasta fines de mayo ladado a España en plena juventud. Se recibió de médico en la Univer- de 1937. Álvarez del Vayo, que era un destacado periodista, tenía una sidad de Santiago de Compostela y perfeccionó su especialidad, la experiencia diplomática breve pero intensa: embajador en México en oftalmología, en otros centros europeos. Cuando estalló la guerra es- 1931, fue nombrado para integrar la comisión especial que la Socie- pañola ejercía su profesión en Madrid y era adscrito a su universidad. dad de las Naciones organizó para buscar una solución a la Guerra del Para paliar la escasez de personal, López Lacarrere se abocó de lleno Chaco. Arribado en noviembre de 1933 a Montevideo, se trasladó al hasta ese momento casi honorario cargo de agregado civil a la em- con sus colegas al Paraguay, donde sus proposiciones pacificadoras bajada argentina. Había concretado diversos encargos de sus superio- no fueron aceptadas ni por los gobiernos de Asunción ni de La Paz. res en París, Lisboa, Burgos y Salamanca, pero ya no pudo reintegrar- Julián Zugazagoitia, desde El Socialista de Madrid comentaba so- se a su puesto en Madrid: “Cumplida la misión que por encargo del bre Álvarez del Vayo: “Prieto, con quién tengo ocasión de cambiar señor Le Breton me llevó a Burgos y a Lisboa, espere en ésta ciudad algunas palabras, me hace saber que teme la actividad de Vayo en la siempre creída inminente toma de Madrid. Durante esta espera se Estado. La gestión de ese ministerio la reputa ardua y delicada, des- me comunicó que varias radioemisoras rojas me señalaban personal- mente, amenazándome por haber facilitado el salvamento de muchos 169 AMREA, cit., caja 2, tomo V, París, 19 de diciembre de 1936, de López Lacarrere a ‘señoritos’ fascistas madrileños. Desde ese momento estime peligroso Saavedra Lamas. para nuestra Embajada mi presencia en la misma, y alejadas las proba- 170 El 4 de marzo de 1937, López Lacarrere embarcó en la Riviera francesa rumbo a Buenos Aires, arribando el 20 de abril. Instalado en la capital argentina, sería posterior- mente designado, en su condición de eminente oftalmólogo y junto al doctor Castroviejo, 167 ADELARDO FERNÁNDEZ ARIAS, Madrid bajo el terror, cit., p. 75. para examinar la deteriorada vista del presidente Roberto Ortiz. Al sobrevenir la Revolu- 168 En 1948 el periodista madrileño publicaba su libro Historia desapasionada del Athletic ción Libertadora de 1955 fue nombrado ministro consejero en Madrid, donde falleció el (hoy Atlético de Madrid) por un apasionado del Madrid. 21 de diciembre de 1964. 114 115
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA confiando del tacto de Álvarez del Vayo, quien tiene en concepto de familias de algunos personajes políticos, otorgó la concesión de auto- ligero”. Moderado dentro de la línea política del partido Socialista, el rizar y garantizar la partida al extranjero del encargado de Negocios y nombre de Zugazagoitia iba unido al de Prieto, cabeza oficial de esa de sus asilados pero únicamente de aquellos de nacionalidad argenti- postura. Así El Socialista se convirtió en portavoz de esa tendencia y na. Esto significaba desconocer los fundamentos del derecho de asilo. defensor de ella contra el ala más radical de Largo Caballero y de La restricción que se pretendió imponer se amplió al resto de las re- Claridad, que inspiraba Luis Araquistain.171 presentaciones extranjeras. Resultaba evidente que las circunstancias Aceptando que existieron cuestiones de tanta o mayor importancia militares amenazaban perturbar el asilo, respetado hasta ese momento que la de los asilados para la política exterior de la República Españo- por el gobierno. El agravamiento de la situación creaba aún mayores la y su estabilidad, no cabe minimizar la misma, tanto en lo general de dificultades: eran pocos los que frente al desabastecimiento, a los ri- la cuestión como en lo que atañe específicamente a la actuación ar- gores de un invierno que ya comenzaban a insinuarse y al avance agre- gentina, que fue de gravitación. Álvarez del Vayo, desde su posterior sivo de las fuerzas rebeldes rumbo a Madrid, permanecían impasibles exilio, consideraría al tema del asilo como una enorme dificultad que ante la existencia de refugiados, que en relativa seguridad y resguardo se presentó en su gestión, agravada por cuestiones ajenas a la misma habían encontrado amparo, techo y protección. El temor de un asalto práctica del derecho de asilo que estaba en discusión, como por ejem- era cada vez más palpable. plo “[...] el tener que entenderse con un Cuerpo Diplomático extran- El 13 de octubre, el ministro Álvarez del Vayo dirigió al decano del jero compuesto en su mayoría de encargados de negocios o secreta- Cuerpo Diplomático –ya había regresado Núñez Morgado– una nota rios jóvenes e inexpertos, muy distante del nivel que una situación tan de carácter general, en la que insistía en una concepción restrictiva del excepcional requería”.172 derecho de asilo. En la misma, el gobierno español alegaba que la El ministro español, ateniéndose a las normas fijadas por los trata- concesión del refugio diplomático era válido únicamente en casos de dos, estimó improcedente el asilo otorgado por las legaciones extran- revoluciones políticas, y no militares, como consideraban que era el jeras, en crecido número por las latinoamericanas. Lo cierto es que las caso de la Guerra Civil Española, en la que el Ejército se había insu- normas internacionales parecían darle la razón, e intentó por ello im- bordinado contra su legítimo gobierno; que se habían cometido “abu- ponerla: “[...] mi predecesor, señor Barcia, en medio de sus muchas sos notorios” en su aplicación y que desde ese momento en adelante preocupaciones no se dio cuenta de la necesidad de fijar un límite el gobierno ponía fin a la actitud de tolerancia que había observado desde el principio al ejercicio del derecho de asilo. Aunque España no hasta entonces reservándose la potestad de obrar en cada caso parti- estaba obligada por los términos de ningún acuerdo a respetar ese cular como mejor lo estimase. A la vez, la nota recordaba que España derecho, era natural, dados los lazos de amistad que la unían a las no se había adherido a las convenciones sobre la materia y anunciaba repúblicas hermanas, que hiciese honor a una práctica tan profunda- la intención del gobierno de no proceder con criterio general sino con mente arraigada en la tradición sudamericana”.173 arreglo a cada caso en especial. El gobierno español, a cambio de la eventual hospitalidad solicita- En la sesión celebrada el 15 en la embajada de Chile, el Cuerpo da y obtenida por las autoridades a bordo del 25 de Mayo para las Diplomático en pleno analizó la comunicación del Ministerio de Esta- do. Pérez Quesada cuestionó los términos de la nota, especialmente 171 Ver JESÚS LOZANO GONZÁLEZ, La Segunda República. Imágenes, cronología y aquellos en los que la caracterización dada por el gobierno hacía su- documentos, Barcelona, Ediciones Acervo, 1973; MARTA BIZCARRONDO, Araquistain y la crisis socialista en la II República. Leviatán (1934-1936), Madrid, Siglo XXI, 1975. peditar el criterio de los diplomáticos extranjeros, que representaban 172 JULIO ÁLVAREZ DEL VAYO, La guerra empezó en España (lucha por la libertad), a su nación, al del ministro de Estado español. Insistió en que el ante- México, Editorial Séneca, 1940, p. 241. rior, Augusto Barcia, había reconocido el derecho de asilo, permitien- 173 ÁLVAREZ DEL VAYO, cit., p. 242. 116 117
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA do al embajador de la Argentina y de Francia que salieran los asilados En tanto, el canciller Saavedra Lamas, de quien es preciso decir por García Mansilla del territorio español, exceptuándolos de los re- que no viajaba en funciones, sino que lo hacía en tránsito, emprendió quisitos que ahora se conminaba a cumplir. La conmoción de la nota su regreso desde Ginebra hacía París. Allí se encontró con el proble- llevó a los diplomáticos a solicitar una inmediata audiencia con el pre- ma, aún sin resolver, de los asilados, lo que exigía una renovada inter- sidente. vención. El presidente Justo lo autorizó a afrontar la cuestión, dada su La entrevista entre Azaña y Núñez Morgado no modificó la de- proximidad a Madrid. cisión gubernamental de resolver la cuestión de los asilados en ne- Desde su alojamiento en el Hotel Majestic, convocó allí a figuras gociaciones directas entre el Ministerio de Estado y cada repre- de relieve de la diplomacia argentina: García Mansilla, embajador en sentación diplomática en particular. Al referirse a esa visita y a las España, Le Breton, embajador en Francia, Felipe Espil, embajador en expresiones del presidente, en la sesión del grupo del día 17, el los Estados Unidos, José María Cantilo, embajador en Italia y Rober- embajador decano: “[...] declaró que su opinión personal era que to Levillier, embajador en México. El cónclave diplomático estudió el Cuerpo Diplomático residente en Madrid hacía una obra por los términos del mensaje que Pérez Quesada remitió el 15 de octubre demás interesante y humanitaria y que su criterio era que esta obra dando cuenta de la concepción restrictiva del derecho de asilo que debía ser tan amplia como fuera posible”.174 sostenía el gobierno español y en la que solicitaba, alarmado por el La respuesta no dejó tranquilos a los diplomáticos, quienes adhi- peligro inminente, la rápida intervención del gobierno argentino a fa- rieron al oficio que el 19 de octubre el decano dirigió al Ministerio de vor de los asilados en su embajada. Estado español. En él se reseñaban los principios humanitarios del Saavedra Lamas se dispuso a presionar con todos los medios a su derecho de asilo, la codificación del mismo y su raigambre hispana, alcance, contando con la más cercana colaboración del diplomático trayendo a colación algunos ejemplos, entre ellos el ocurrido en 1920 en cuya jurisdicción se hallaban, Le Breton, amigo al que el canciller en que la Legación de España dio acogida en Guatemala a numerosos debía su nombramiento por el presidente Justo. El día 16 envió a su refugiados políticos y el caso del ex presidente de Chile, Arturo Ales- Cancillería una nota en la que, quejándose de que la actitud del go- sandri, asilado en 1931 en la embajada española en Santiago. Les re- bierno español era absolutamente contraria a las promesas y declara- cordará los pedidos de asilo efectuados por los mismos miembros del ciones que recientemente le hiciera su delegado en Ginebra, Ángel gobierno republicano, como el resguardo de las hijas del duque De la Osorio, en el sentido de que se respetaría con amplitud la práctica del Vega, los medios oficiales que se proporcionaban hasta su llegada a derecho de asilo, impartió sus instrucciones: “Sugiero tomar de inme- las legaciones para proteger personalidades de relieve social que eran diato contacto con todas las cancillerías americanas apoyándose en perseguidas, las recomendaciones del ministro Manuel Irujo para otor- las que tienen gran número de asilados como la de Chile para dirigirse gar el amparo a personas acosadas por grupos que el gobierno no telegráficamente al gobierno español manifestándole: 1) que invocan podía controlar. Finalizará puntualizando que existían asiladas en las ante él el derecho de asilo uniforme en el continente y heredado de la legaciones personas ligadas al gobierno, que no se protegía a ningún tradición jurídica española, etc.; 2) haciendo constar solamente que el delincuente requerido por la justicia ordinaria, que el Cuerpo Diplo- derecho de asilo mantenido hasta ahora por el Gobierno de España y mático había creído prestar un servicio momentáneo a los afligidos y ratificado en comunicaciones oficiales ha excluido, por el amparo que que la imposibilidad de evacuarlos radicaba en la inoperatividad del significaba, el retiro de los asilados que han permanecido en el seno de gobierno y no en la voluntad de los diplomáticos. las Legaciones o Embajadas sin ser objeto de requerimientos algunos hasta el momento actual por parte del Gobierno español; 3) que los países que constituyen lo que fue la América española invocan solem- 174 NÚÑEZ MORADO, cit., p. 231. 118 119
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA La entrevista entre Le Breton y Araquistain hizo presumir con vi- nemente el respeto a ese derecho mantenido hasta ahora y cuya alte- sos de certeza, la posibilidad de evacuar a la brevedad a los refugiados ración para el futuro consideraran vinculado como hasta ahora a las por lo que comenzaron a buscarse los medios. Le Breton tomó con- relaciones diplomáticas que esas Repúblicas mantienen actualmente tacto con la Air France, a fin de saber si se podía disponer de aviones con el Gobierno de España; 4) podría agregarse que los gobiernos para la evacuación que saliendo de Toulouse se dirigieran a Madrid. que suscriben no conciben la adopción de la medida anunciada sin la En un momento en que las escuadrillas nacionales bombardeaban in- previa salida conjunta de todos los asilados antes de empezar a regir cesantemente los aeródromos de Getafe y Cuatro Vientos, la línea el nuevo criterio por nociones elementales de conciencia jurídica”.175 aérea francesa informó que no tenía disponibilidad de aviones para Después de mantener una charla telefónica con García Mansilla – semejante propósito. El embajador se dirigió entonces a los funciona- ya de regreso en Ciboure– e interiorizarse de la situación en San Juan rios del Quai d’Orsay, obteniendo parecida respuesta, al ampararse de Luz y en Madrid, el doctor Saavedra Lamas mantuvo una conver- éstos en el acuerdo de no intervención adoptado por las potencias sación informal, sobre temas jurídicos, con el ex presidente de Méxi- europeas. Igual gestión, llevada a cabo por el embajador Malbrán, co De la Barra. Con un panorama todo lo amplio que desde París era fracasó en Londres. posible obtener, el canciller encomendó a Le Breton la misión de en- Saavedra Lamas conjuntamente con Le Breton decidieron mo- trevistarse con el nuevo embajador español en Francia, Luis Araquis- dificar el pedido original de transportar a todos los refugiados, tain –concuñado de Álvarez del Vayo. ateniéndose únicamente a evacuar a las mujeres, niños y enfermos. En la breve visita a la sede parisina de la representación española, Esta rectificación fue dada a conocer a los funcionarios franceses, que realizó el día 17, Le Breton aseguró que su gobierno estaba dis- aprovechando para ello los agasajos de que era objeto Saavedra puesto a aceptar el concepto restrictivo del derecho de asilo reivindi- Lamas en París. cado por las autoridades de Madrid, pero sin efecto retroactivo. Es En el banquete ofrecido el día 20 por la Cancillería francesa, el decir, que esperaba la libre salida con las debidas garantías, del encar- jefe del Gobierno León Blum, fue impuesto del sentido humanita- gado de Negocios Pérez Quesada con todos sus asilados sin excep- rio que revestía la evacuación de parte de los asilados de la emba- ción, según el precedente establecido por García Mansilla en Zarauz. jada argentina. La ayuda francesa se concretó en un posterior al- El gobierno argentino mantenía su derecho de defensa a los que esta- muerzo ofrecido por Le Breton en el Embassy Club, al que fueron ban en la embajada sin otro amparo que el de el pabellón nacional. especialmente invitados el jefe del gobierno francés y su ministro Araquistain prometió comunicarse con su gobierno y dar respuesta a de Relaciones Exteriores, Delbos. En ella, los funcionarios france- los representantes argentinos. ses mostraron su disposición por facilitar aeroplanos y permitir En ese momento se ofrecían tres difíciles caminos a seguir: la per- que los asilados fueran a Francia. manencia en la embajada con las necesarias garantías; la creación de Ejecutando las instrucciones enviadas desde París por Saavedra una zona internacional en Madrid, a semejanza de Bilbao –zona neu- Lamas, el canciller interino Ramón Castillo reunió el 17 de octu- tral de Guecho– donde se agruparían bajo sus respectivas banderas bre a los representantes diplomáticos –acreditados en Buenos Ai- los representantes diplomáticos con sus asilados, y la evacuación con res– del Perú, Chile, Brasil, Uruguay, Venezuela, Colombia, Cuba, indispensable protección hasta la frontera. Antes de aceptar la imposi- República Dominicana, Ecuador, Panamá, Bolivia, México, Para- bilidad de transportar fuera de España a los asilados, que era la solu- guay y Nicaragua, para considerar el asilo otorgado en España. El ción más satisfactoria, los diplomáticos agotaron todas las instancias. objeto de la reunión era coordinar una acción conjunta tendiente a asegurar la aplicación integral de la doctrina. El encuentro, que 175 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, cit., 1936-1937, p. 70. 120 121
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA tuvo lugar en horas del mediodía, sirvió para poner en conocimien- sólo el desconocimiento de inmunidades reconocidas a las Misiones to de los diplomáticos latinoamericanos el pensamiento del gobierno Diplomáticas, sino que también, al violentarse un derecho consagrado argentino. En él se acordó que los representantes se dirigieran a sus por la América Latina que tiene como base un principio esencialmente respectivos gobiernos para requerir las instrucciones pertinentes a los humanitario con hondas raíces en la hidalga tradición jurídica españo- efectos de concertar la eventual gestión cerca de las autoridades de la, que, para gloria de ella, dejó huellas profundas en las hoy Repúbli- Madrid. Los embajadores de España, Enrique Díez-Canedo, y de los cas de América, temo y con razón que hechos tan lamentables, en Estados Unidos, Alexander W. Wedell –hay que recordar que este caso de producirse, pueden ser causa de dolorosos desgarramientos en los vínculos morales y de todo orden que nos unen”.176 último país no había firmado los artículos referentes al derecho de asilo en los Tratados de La Habana de 1928– también concurrieron a Por medio de su embajador en Francia, Álvarez del Vayo hizo sa- la Cancillería, donde fueron informados de la reunión efectuada y de ber a Saavedra Lamas que estaba haciendo todo cuanto se hallaba a su los propósitos perseguidos. alcance, muy disminuido por esos días, para satisfacer el pedido ar- El 20 de octubre Castillo volvió a reunir a los representantes lati- gentino. En Madrid eran pocos los que veían con simpatía la masiva noamericanos, esta vez en la casa de gobierno. En la reunión se estu- evacuación de los asilados y resultaba evidente que los dirigentes ex- dió ampliamente la situación de las personas refugiadas en las embaja- tremistas no la aceptaban. das, como también la seguridad del personal de las mismas. En su Pero la situación de Pérez Quesada no admitía mayores dilaciones transcurso casi todos los diplomáticos hicieron conocer las informa- y Saavedra Lamas era sabedor de ello: “[...] Sin embargo pasa tiempo ciones llegadas a sus respectivos gobiernos a través de los represen- y embajador España en ésta dilata respuesta por lo que visitaré esta tantes acreditados en Madrid, de las cuales se podía concluir que se tarde formulándole reclamo. Estas iniciativas responden a situación vivían momentos extremadamente delicados. Finalizadas las conver- que temo desesperante de Pérez Quesada con quien hablé por teléfo- saciones, Castillo informó a los periodistas allí congregados que se no y que reclama armas, que de aquí no se le pueden enviar, para defenderse contra turbas”.177 Reforzando la urgencia de las decisio- había resuelto por unanimidad afirmar el derecho de asilo, informan- do al gobierno de Madrid la decisión adoptada por los países latinoa- nes, Enrique Ruiz Guiñazú delegado argentino en Ginebra telegrafió mericanos, por intermedio de cada uno de los representantes diplo- al canciller interino señalándole: “El ex rey de España me ha pedido a máticos o directamente por las cancillerías. título personal y confidencial haga presente al gobierno de la Repúbli- Al día siguiente, a la par que el Ministerio de Relaciones Exteriores ca Argentina la conveniencia de redoblar sus generosos esfuerzos y si de la Argentina ponía en conocimiento de sus pares de Haití, Hondu- fuera posible enviar otro barco de guerra para asegurar la defensa y ras, Guatemala, Costa Rica y El Salvador, de las gestiones llevadas a garantía de los asilados ante la próxima toma de Madrid lo que agra- decería infinitamente”.178 cabo de conformidad con el parecer unánime de la reunión de jefes de misiones diplomáticas acreditadas en Buenos Aires, se dirigía al mi- Parecía que en ese momento no había mucho más que esperar. El nistro de Estado de España, afirmando el pensamiento argentino con embajador Tomás Le Breton, acompañado por el consejero de emba- respecto al derecho de asilo y la necesidad de aceptar los hechos ya jada, Roberto Gache, acudió antes del mediodía del 22 de octubre a la consumados. Castillo, que antes de citar juristas y legisladores, prefi- embajada de España. Sin mayor protocolo, pues no había pedido pre- rió referirse al origen común de las nacionalidades y la tradición de 176 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, cit., 1936-1937, p. 71, Buenos Aires, 21 nobleza española, telegrafió así a Álvarez del Vayo: “Invocando sen- de octubre de 1936, de Castillo a Álvarez del Vayo. timientos de inalterable amistad hacia la Madre Patria, me permito 177 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, cit., 1936-1937, p. 75. llamar la atención de V.E. sobre esas dificultades, que importarían no 178 AMREA, cit., caja 1, tomo III, Ginebra, 22 de octubre de 1936, de Ruiz Guiñazú a Castillo. 122 123
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA viamente audiencias, solicitó ser recibido de inmediato por Araquis- países de América, o disponer una cuidadosa vigilancia de las legacio- tain. Así se hizo en el acto, y el embajador argentino, en tono suma- nes, para impedir que aumentase el número. El gobierno se decidió por el último procedimiento”.180 mente firme, le comunicó que la respuesta española a las peticiones de su gobierno tardaba demasiado en llegar, por lo que se podría suponer En ocasión de otro almuerzo, esta vez ofrecido por Lebrun, presi- que se hallaban ante una negativa, expresándole el deseo del gabinete dente de la República Francesa, a Saavedra Lamas, el oportuno Le argentino de ser informado a la brevedad. Araquistain solicitó un par Breton habló con el director de Asuntos Políticos y Comerciales, Bar- de horas para poder comunicarse directamente con Álvarez del Vayo. getón, para asegurarse que una vez obtenida la respuesta de España, Expirado el plazo a las 17 horas, y sin haberse producido novedad, el Quai d’Orsay y el Ministerio de Aviación harían todo lo necesario Saavedra Lamas consiguió hablar telefónicamente con el ministro es- para procurar el pronto traslado de los refugiados por vía aérea a pañol merced a la intervención personal del ministro de Comunicacio- Francia. Recibida ella, Le Breton y Gache volvieron a trasladarse al nes de Francia. Lo impuso de la gestión que realizaba en nombre del Quai d’Orsay donde fueron recibidos por el jefe de la Secretaría, presidente de la República Argentina, a fin de conocer lo más rápida- Rochat, conversando acerca del suministro de aviones. mente posible la resolución del gobierno de Madrid con respecto a las Autorizada por su gobierno, Air France accedió al pedido argenti- personas asiladas en la embajada argentina. Álvarez del Vayo prometió no, que no pensaba reparar en gastos para lograr su objetivo: “[...] responder a la mañana siguiente, luego de consultar con su gobierno. para evacuación asilados Madrid aviones facilitados gobierno francés El 23 de octubre se recibió, en el hotel donde se hospedaba Saave- Air France reclama treinta francos por km. debiendo responsabilizar- dra Lamas, el cable del ministro de Estado español accediendo a la nos por todos los riesgos operación. A pesar onerosas condiciones hemos suscripto compromisos”.181 evacuación parcial, por vía aérea, de los asilados. La Argentina pre- tendería aún más, y para dejar abierta esa puerta, la Cancillería emitió El itinerario establecido preveía la salida de Toulouse a Madrid y el día 24 una comunicación oficial, a la par que enviaba a Pérez Que- de allí hasta Alicante para ser embarcados en algunos de los dos bu- sada las siguientes instrucciones: “Sírvase presentar nota al Ministe- ques argentinos (el torpedero Tucumán haría su arribo el 5 de no- rio de Estado manifestando que el gobierno argentino al considerar viembre). Para informar en forma personal al doctor Saavedra Lamas como un principio de ejecución de las medidas reclamadas la salida en sobre la situación en Madrid, se trasladaron a París los agregados primer término de las mujeres y niños, hace presente que ello no im- civiles López Lacarrere y Jardón. Ellos explicarían a su canciller que, plica aceptar restricción alguna de los principios del derecho de asilo si bien la embajada aún no estaba armada, se hallaba bien defendida sustentado y a los hechos consumados y consentidos en su ejercicio con barricadas y bolsas de arena. por ese gobierno, confirmando así los términos del telegrama de esta Después de un permanencia de casi quince días en París, Saavedra Cancillería a ese Ministerio de Estado de fecha 21 del corriente. Ra- Lamas partió con rumbo a Londres, quedando encargado de la super- món S. Castillo, ministro interino de Relaciones Exteriores”.179 visión de la operación el embajador Le Breton. Resulta claro que el La presión surtiría efecto: “[...] el dilema ante el que nos colocaba contacto directo que tuvo el jefe de Gobierno francés con el canciller este ‘fait accompli’ y que yo tuve que presentar al gobierno en una de argentino, lo mismo que Delbos con Le Breton, durante el desarrollo nuestras primeras reuniones, era pedir la entrega de todos esos ‘refu- de los programas oficiales de agasajos, movieron a las autoridades giados’, a riesgo de romper relaciones diplomáticas con casi todos los galas a consentir que aviones franceses se encargasen de la evacua- 179 180 “La Cancillería dio un comunicado referente a la situación de los asilados en la emba- JULIO ÁLVAREZ DEL VAYO, La Guerra empezó en España, cit., pp. 242-3. 181 jada en Madrid”, La Prensa, Buenos Aires, 25 de octubre de 1936. AMREA, cit., Caja 2, Tomo IV, París, 26 de octubre de 1936, de Le Breton a Castillo. 124 125
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA ba por no disgustar a la Argentina, ofreció trasladar al grupo de las 75 ción de los asilados y que el propio Ministerio de Aviación se ocupara mujeres y niños en camiones que ostentaran las banderas de la embajada. con tanto interés de la preparación de los vuelos –en una semana, La posibilidad única que restaba en el momento, no dejaba de ser peligro- Blum se entrevistó tres veces con Saavedra Lamas. sa; por ello, agotando todas las instancias, los representantes argentinos Finalmente se puso a disposición de la embajada argentina en Ma- en Francia enviaron a su cónsul en Bayona, Heriberto Kenny, a Burgos, drid el aeroplano del presidente del Consejo francés. Se trataba de un con el propósito de discutir con las autoridades rebeldes la cuestión de la avión bimotor grande con capacidad para entre diez y quince perso- salida de los asilados por medio de automóviles que, ocasionalmente, nas. La orden de evacuación podría ser aplicada a 75 mujeres y niños podrían verse obligados a cruzar por las líneas nacionales. Parecidas alojados en la sede argentina y en la Legación del Uruguay, sin tener gestiones llevaba a cabo en Madrid Pérez Quesada ante Largo Caba- en cuenta su nacionalidad. Se tenía prevista la realización de cinco llero. El encargado de Negocios argentino hizo entrega al jefe del viajes, cubriendo la distancia a Alicante en una hora y media de vuelo. gabinete español de una carta personal de Saavedra Lamas: los minis- El traslado de los grupos hasta el aeropuerto –el día 26 de octu- tros se conocían por haber coincidido en 1928 en la XI Conferencia bre sería bombardeado el aeropuerto de Barajas por la aviación de la Oficina Internacional del Trabajo en Ginebra, el socialista cola- nacional– se realizaría en cuatro automóviles propiedad de la em- borando con el régimen de Primo de Rivera y el argentino nombrado bajada; se había enviado el dinero necesario por intermedio de la por el gobierno yrigoyenista. Entonces, Largo Caballero ofreció dar sucursal del Banco de España en París, para cubrir así todos los las facilidades que estuvieran a su alcance para cubrir las urgencias de gastos que originara la salida de los asilados; el gobierno de Ma- las personas que se hallaban refugiadas en la embajada argentina. drid confió a guardias republicanos seleccionados la tarea de pro- Sin embargo, las dificultades se mostraron insalvables: el gobierno tección de los contingentes a evacuar. de Burgos insistió en que el viaje en automóvil hasta Alicante debía A las 11.30 de la mañana del 26 de octubre, el aeroplano despegó realizarse vía Guadalajara y Cuenca; la embajada de París no recibía de Toulouse, para dirigirse, vía Barcelona y Alicante, a Madrid. Horas de Madrid ninguna comunicación, lo que fue considerado como un después, el Quai d’Orsay informaba que este había debido regresar a indicio de que el gobierno central español había concentrado todas Francia después de haber dejado en Barcelona el cargamento de pro- sus energías en la contraofensiva –el 31 de octubre la capital española visiones que llevaba. se vio sometida al primer bombardeo diurno– y dadas las posibilida- La desazón dejó lugar a la certeza de que se evitaba un mal mayor. des de lucha alrededor de la ciudad, era difícil, aún en el caso de una Sin embargo, el fracaso no era dable achacarlo al gobierno de Madrid. conformidad de ambas partes, conseguir una tregua que permitiera el La embajada argentina en París recibió despachos procedentes del paso de los refugiados que abandonaban Madrid. gobierno de Burgos en los que se informaba que, debido a próximas Los obstáculos para la evacuación de los asilados surgieron tam- necesidades de la guerra, “las autoridades nacionalistas lamentan no bién de la misma situación política en Alicante, donde se ponían trabas poder garantizar la seguridad de los aeroplanos destinados a recoger a la salida de personas: “Vicecónsul Alicante comunícame imposibili- a los refugiados de la embajada argentina en Madrid”.182 La preven- dades embarcar compatriotas provistos pasaportes. Comité sindicales ción envolvía la inminencia de una ofensiva general, para lo cual los exigen presentación partida nacimiento libreta enrolamiento no bas- rebeldes querían disponer del espacio aéreo. tando pasaporte expedido legalmente. Consecuencias dificultades vi- Madrid, deseoso de terminar con éxito la gestión en la que se empeña- cecónsul no pudo embarcar algunos argentinos. Pérez Quesada”.183 182 “Notas recibidas en la embajada argentina en París”, Crítica, Buenos Aires, 27 de 183 octubre de 1936. AMREA, cit., caja 1, tomo III, 25 de octubre de 1936, de Pérez Quesada a Castillo. 126 127
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA El gobierno de Madrid, habiéndose comprometido reiteradamente El capitán Ferreyra dio alojamiento a bordo a diversos diplomáti- con el de Buenos Aires a guardar la seguridad de los asilados, a pesar cos latinoamericanos: el ministro de El Salvador Raúl Contreras Días, de esta momentánea suspensión de la evacuación, sostuvo la palabra el secretario de la Legación de Guatemala Ricardo Castañeda Pagani- empeñada. En París, Araquistain le informó a Le Breton que su go- ni –cuyos gobiernos parecían estar prestos a interrumpir sus relacio- bierno, a partir de ese momento, reconocería a la embajada el derecho nes con la República–, el ministro peruano Juan de Osma, que des- de armarse y defenderse, contribuyendo a su protección al reforzar pués de permanecer durante varias semanas en Alicante, se embarcó nuevamente la guardia que destacaba el gobierno en los edificios que en el crucero británico Dispatch para ser trasbordados luego al 25 de gozaban de inmunidad diplomática, cooperando así en las medidas Mayo. Osma regresaría posteriormente a Madrid, y allí se hallaba cuan- defensivas que se requirieran para asegurar las vidas, no sólo de los do la primera semana de mayo de 1937, fue asaltada la Legación de asilados argentinos, sino de todos los demás. Por esos días, Pérez Perú: detenidos los refugiados allí, las relaciones diplomáticas entre el Quesada habilitó una habitación especial en la sede de la embajada, gobierno de Lima y la República quedan interrumpidas. para depósito del armamento que pudo reunirse. Viéndose que éste El 15 de octubre, el crucero argentino, con sesenta y seis refugia- resultaba insuficiente, solicitó y obtuvo del comandante del 25 de Mayo, dos a bordo –cincuenta y siete argentinos, seis españoles (entre ellos veintiún pistolas Colt, con todos los accesorios, que pasaron a engro- se hallaba el ex jefe de la Policía de Madrid, Ramón Fernández Matto) sar el doméstico arsenal.184 y los tres diplomáticos latinoamericanos– zarpó del puerto español rumbo a Marsella. Una semana después estaba de regreso en Alicante. 3.5. Los asilos navales El 25 de mayo fondeaba en Alicante, por lo general a unas tres Los marinos argentinos, después de haber concentrado sus operacio- millas de los muelles del puerto, en la cercana playa de Campello, para nes en la ciudad de Alicante, convertida en activo centro diplomático evitar así los bombardeos o que la tentación de la gente de ganar a y que a causa de sus comunicaciones directas con Madrid –con líneas nado el buque produjera enojosos incidentes. Se llegaba a él a través férreas que llegaban hasta los muelles mismos– desempeñaba un pa- de las lanchas propias, o incluso de las mismas motoras del puerto, pel de vital importancia en la evacuación de la capital, habían realiza- que eran conducidas por un guardiamarina y tres marineros armados. do hasta ese momento, a bordo del crucero 25 de Mayo dos viajes a El crucero contaba con varias embarcaciones menores: a motor (una distintos puertos del Mediterráneo: Génova y Lisboa. de 10,10 por 2,50 por 1,20 metros de diez nudos; una de 10,10 por La mayor lejanía del puerto italiano y las tensas relaciones diplo- 2,50 por 1,25 metros de diez nudos y una tercera de 12,00 por 3,20 máticas entre Portugal y el gobierno republicano –que culminarían por 1,25 metros para desembarco de cinco nudos); a remos, con y sin con la ruptura de relaciones en la segunda quincena de octubre– hicie- motor auxiliar (lanchas salvavidas con doce remos y dos chinchorros ron que se prefiriera Marsella, cuya travesía se podía realizar en sólo de cuatro remos que además podían emplear velamen; una falúa de veinte horas (allí los derechos portuarios eran mucho menores que en doce remos y un bote ballenero) y veintisiete balsas salvavidas.185 Italia y la recalada más inmediata), más aún cuando el gobierno fran- El buque argentino comenzó a recibir directamente a bordo nume- cés se comprometió a recibir en su territorio a los evacuados de la rosos pasajeros en calidad de asilados. En el mes de octubre llegó al embajada argentina en Madrid. Consulado de Alicante, enviado desde Madrid, un andrajoso anciano que era requerido por la justicia argentina. Vestía ropas de presidiario 184 AMREA, cit., caja 3, tomo VII, Buenos Aires, 24 de marzo de 1937, de Ministerio de y estaba esposado. Se decía que el gobierno de Buenos Aires había Marina a Ministerio de Relaciones Exteriores. Diecinueve pistolas quedaron en poder de los representantes argentinos hasta el fin de la guerra. Las otras las sacó Pérez Quesada 185 cuando abandonó España. AGA, 25 de Mayo, legajo 169, Libro Historial del buque, cit.. 128 129
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA pedido su extradición por alegar que tenía cuentas pendientes en sus por él, para la viuda de un aviador tribunales. Se trataba de un ardid, para salvar la vida del sacerdote fusilado por los republicanos y sus español Ramón Terré Bertrand, por quién había intercedido un pa- hijos pequeños. Una madrugada del riente suyo argentino, miembro prominente del gabinete de Justo. Terré otoño español, una lancha deposita- fue escoltado por los guardias del puerto hasta la aduana, allí el guar- ba en el 25 de Mayo a la mujer y a diamarina argentino que tenía el encargo de llevarlo a bordo, exigió sus hijos. No habían transcurrido más que le fueran quitadas las esposas porque el capitán Ferreyra no acep- que unos minutos cuando otra mo- taba la llegada de una persona en tales condiciones al 25 de Mayo, tora acercó a García Atadell y un cualquiera fuese su crimen. Con el número once en la lista de pasaje- reducido grupo de amigos.187 ros, Terré abandonó Alicante el 15 de octubre de 1936.186 A principios del mes de octubre, En otro de los viajes realizados a Marsella por el crucero argenti- circulaba en las esferas navales ar- no, se embarcó Agapito García Atadell, jefe de la tristemente famosa gentinas la noticia de que el 25 de Brigada del Amanecer, checa –una suerte de cárcel popular– situada Mayo sería reemplazado, probable- en el Palacio de los Condes del Rincón, a escasos metros de la sede mente por otras unidades más peque- Lorenzo Barrera, cónsul de la Argentina en diplomática argentina de Castellana, 42. García Atadell, al igual que ñas y maniobrables. Se consideraba, Alicante durante la Guerra Civil Española. Fuente Archivo General de la Nación muchos hombres de la República, creyeron que las fuerzas de Franco pues, la posibilidad de enviar a aguas entrarían inexorablemente en Madrid, y ante el peligro concibió la españolas otro crucero, el Almirante Brown, o dos exploradores del idea de huir. Munido de un falso pasaporte de nacionalidad cubana se tipo Mendoza. Sin duda, la permanencia por dos meses en el Medite- presentó en noviembre de 1936 en el Consulado argentino de Alican- rráneo, la atención dispensada a los ciudadanos argentinos y aún a te; sin embargo, su verdadera identidad fue advertida allí por los fun- extranjeros, unidos al hecho de que los asilados en la embajada de Madrid cionarios. Legalmente no podía encontrar asilo en un local consular, fueran posiblemente evacuados por aviones o se prolongara la solución aunque sí en el navío argentino, y el cónsul Lorenzo Barrera accedió a del problema, hicieron pensar en el pronto retorno del crucero. ayudarlo, pero estableciendo con él un pacto. Los rígidos controles Pero, atento a la apremiante situación bélica de la península, y en aduaneros, ejercidos por las dos centrales obreras (CNT de orienta- particular de su embajada en Madrid, el gobierno argentino, por inter- ción anarquista, y UGT, Unión General de Trabajadores, de filiación medio del Ministerio de Marina, resolvió que el torpedero Tucumán socialista), por la FAI y por las autoridades locales, hacían sumamente se trasladase a España para sustituir al 25 de Mayo y prestar así ayuda difíciles los embarques de aquellos que no contaban con orden expre- a los refugiados. La primitiva orden de reemplazo, dada el 13 de octu- sa del gobierno de Madrid, del provincial de Alicante o que eran pro- bre, se transformó el 17, previendo la factibilidad de mayores riesgos badamente extranjeros. Sin embargo, había otras maneras de llegar al para la seguridad de los asilados. Se dispuso, entonces, el envío del crucero argentino: alquilando lanchas fantasmas, que a enormes su- torpedero para que colaborase, mientras ello resultara necesario, con mas se arriesgaban a llegar al navío en la madrugada. García Atadell el crucero en su tarea humanitaria. sería recibido en el 25 de Mayo si además de alquilar una de esas lanchas para sí y sus acompañantes conseguía otra, costeada también 187 García Atadell desembarcó en Marsella y allí abordó un buque de línea. En el puerto de Las Palmas fue detenido por el Canarias, ubicado entre el pasaje del Mexique. Bajo la 186 Testimonio proporcionado por el capitán de fragata (R.E.) Horacio J. Perazzo, ex personalidad de un actor cinematográfico pensaba trasladarse a La Habana. Según algu- guardiamarina del crucero 25 de Mayo, Buenos Aires, 11 de noviembre de 1983. Y corro- nos testimonios, García Atadell fue seguido por un espía desde el momento mismo de borados con listas de embarque del buque y demás referencias. abordar el 25 de Mayo. Procesado en Sevilla por el mando nacional, sería ejecutado. 130 131
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Construido en los astilleros de la isla White de Inglaterra y botado respetar el asilo otorgado por la Argentina. La importante misión en en 1928, el Tucumán integraba la fuerza de exploración de la flota de aguas europeas le llevaba a exhortarles a los hombres de su tripula- mar.188 Desde diciembre de 1935 comandaba la nave el capitán de ción: “Por último: de la actuación del buque, en su conjunto y de la de fragata Mario Casari. cada uno de sus hombres que lo tripulan dependerá el prestigio que El 17 de octubre, a las 23.10, el Tucumán zarpó de Puerto Nuevo sobre nuestra Patria y sobre nuestra Institución Armada recaiga y es conduciendo 167 hombres de tripulación y 13 oficiales. Previamente, por eso que ningún sacrificio nos debe parecer grande para hacer que su comandante había conferenciado con el ministro de Marina, Elea- flamee bien alto nuestro glorioso pabellón y para que se recuerde con zar Videla, y con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exterio- respeto el nombre de Argentina”.189 res, para recibir sus instrucciones. Previa escala el 30 de octubre en San Vicente (islas de Cabo Ver- Por la misión asignada y las contingencias que pudieran derivarse de), el Tucumán arribó el 5 de noviembre a Alicante, reuniéndose allí del estado de cosas de España, el buque fue provisto de todo su mate- con el 25 de Mayo. rial. Llevó así, además de su carga de munición completa, elementos Alicante era, sin duda, un puerto riesgoso, ya que la ciudad carecía propios para actuar en el mar, tales como dispositivos para cortinas de defensas antiaéreas, no se tomaban las previsiones de oscurecerla de humo, cargas de proyectiles de profundidad para ataques submari- de noche y en sus muelles atracaban buques mercantes de diversas nos, como también de torpedos y los últimos aparejos incorporados a nacionalidades que descargaban víveres y armamentos para el gobier- la Marina para el rastreo de minas. no republicano de Madrid, lo que la hacía blanco predilecto de la avia- Si bien el torpedero Tucumán fue designado por sus méritos, como ción franquista. recompensa y estímulo por su dedicación al servicio, se debe tener en El Tucumán pronto advertiría que había entrado de lleno en un cuenta, para valorar aún más su actuación, que no se trataba de un escenario bélico: a las 4.30 de la madrugada de aquel 5 de noviembre buque ni de una oficialidad y marinería seleccionados, sino de una aviones nacionales comenzaron a bombardear Alicante. Su objetivo nave corriente de la Armada Argentina, que con cuarenta y ocho horas eran los buques mercantes y petroleros rusos que estaban amarrados de aviso debió partir para ejecutar la política exterior de su gobierno. cerca de la escollera. El 25 de Mayo, sin bien se hallaba anclado a La primera “Orden del buque” del capitán Casari a sus subordi- considerable distancia de los cargueros soviéticos, se vio atrapado en nados dio a conocer los motivos que los llevaban a aguas españo- medio del bombardeo –un proyectil cayó a cuatrocientos metros de las: secundar al crucero 25 de Mayo, asegurando el respeto de los él– y se decidió levar anclas para alejarse rápidamente. El crucero, intereses y la vida de los argentinos y evitando que se cometieran que estaba en velocidad de dos horas de aviso, salió del lugar en velo- atropellos contra la soberanía argentina, radicada en la embajada y cidad veinte minutos, para lo cual hubo de darse petróleo en tal abun- en el mismo barco. Luego de reseñar someramente los principios dancia a la caldera que la chimenea comenzó a echar humo negro y del derecho de asilo, pedía prescindencia absoluta en las cuestio- chispas. En el fragor de los estallidos, la gente que se hallaba en la nes internas de España, de hecho y de palabra. Sin embargo, ad- costa creyó que el crucero argentino había hecho uso de sus cañones antiaéreos contra los aviones rebeldes.190 No pocos alicantinos aplau- vertía que, llegado el caso, se debería afrontar cualquier contin- gencia, oponiendo “la fuerza a la fuerza” si ello fuera inevitable. Puntualizaba que “si la Superioridad ha dispuesto que el buque em- 189 ARCHIVO PARTICULAR DE MARTHA CASARI DE RISSO, (en adelante AC), or- den de buque n. 8 bis/36. s/f. prenda la marcha equipado en pie de guerra” era para respetar y hacer 190 Testimonio del capitán de fragata (R.E.) Horacio J. Perazzo. Noticias coincidentes brindaron en sus ediciones del 6 y 7 de noviembre de 1936 los periódicos argentinos La 188 Ver PABLO E. ARGUINDEGUY, cit., pp. 2426 y ss. Nación, Noticias Gráficas y La Prensa. 132 133
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA dieron los días posteriores el paso de los marinos argentinos, en la en esa oportunidad un total de setenta y siete pasajeros, sesenta y tres seguridad de que se les debía la retirada de los nacionales. Los perfiles argentinos, siete cubanos y siete franceses. de ambas unidades de la Marina de Guerra eran muestra de un pode- El Tucumán, subordinado al comando del 25 de Mayo, permane- río cierto de la Argentina,191 e indudable fuerza moral y respaldo para ció fondeado en Alicante hasta el 20, fecha en la que zarpó rumbo a las gestiones que llevaban adelante sus diplomáticos. No le faltaban Gibraltar en busca de refugiados argentinos para regresar a aquel puerto tampoco popularidad a los marinos argentinos, todo lo que facilitaba el día 23. El 25 se dirigió con igual objeto a Almería, avistando duran- sus tareas de rescate. te el proyecto y por espacio de cuarenta minutos, fusilazos produci- Algo tardíamente, el gobierno civil de Alicante procedió a impartir dos por el intenso bombardeo aéreo de Cartagena. El 27 abordaron algunas mínimas normas de seguridad: “Excmo. Señor: Habiéndose allí el Tucumán, según la lista de embarque del buque, diez argentinos, anunciado la presencia de aparatos enemigos en esta provincia, y ha- cuatro brasileños, tres españoles con dos niños. El 28 hicieron lo pro- biéndose adoptado por mi autoridad las medidas conducentes en de- pio en Alicante, cuatro argentinos, un italiano y dos españoles con una fensa de los más elementales derechos de la persona humana, ruego a criatura. El torpedero se dirigió luego a Valencia, donde fueron em- V.E. proceda al apago de las luces del barco a su digno mando, a fin barcados ocho argentinos y dos españoles, zarpando desde allí al día de evitar que dentro de las aguas jurisdiccionales puedan servir de siguiente para iniciar su primer viaje a Marsella, con treinta y siete punto de referencia para un ataque como el realizado en la madrugada refugiados a bordo. anterior por los aparatos facciosos. Testimonio a V.E. mi más alta El encargado de Negocios en Lisboa, Reneé Correa Luna, en es- consideración. Alicante, a las 0,3 del día 6 de noviembre de 1936. trecho contacto con el gobierno de Burgos, transmitía a sus superio- (fdo) El Gobernador”.192 La orden no parece haber tenido vigencia res noticias para ser radiadas a los buques argentinos: “He recibido por largo plazo, pues una ayuda memoria del capitán Ferreyra a Casa- hoy del representante de Burgos rogándome transmitirla urgentemen- ri, del 7 de noviembre expresaba: “Le hablé también a su 2º del asunto te a V.E., nota que en resumen dice así: ante la inminencia de próxi- iluminación nocturna; queda sin efecto lo de apagar todas las luces; mas operaciones navales las autoridades españolas han señalado los Ud. deje prendidas las que necesite; en caso de que ilumine mi pabe- fondeadores siguientes recomendaciones a los buques de guerra y llón, Ud. también sigue mis movimientos”. Ferreyra le recomienda mercantes extranjeros pertenecientes a los países neutrales. Valencia: estar alerta pues parecía probable que se repitieran los bombardeos, al sur del paralelo 39 al grado de 26’ norte. Alicante: al poniente me- ridiano 0 grado de 29’40 segundos”. 193 pero esta vez desde el mar por la artillería de la Marina nacional El incidente, sin ninguna consecuencia para los buques argentinos, Entre la noche del 29 y el 30 de noviembre el torpedero Tucumán no fue obstáculo para que el 25 de Mayo preparase su cuarto viaje a fue sorprendido por una fuerte tormenta en aguas del Mediterráneo. Marsella, que tuvo lugar entre el 11 y 12 de noviembre, transportando Los evacuados que transportaba el buque, en su mayoría mujeres y niños, descansaban en los camarotes de popa y en las cuchetas de 191 Ya en 1922 la Armada Argentina ocupaba el 7° lugar mundial en tonelaje de sus proa que les había cedido la tripulación, cuando un temporal de gran buques de guerra –que considera el poder destructivo, la capacidad de defensa, la veloci- intensidad –lo que no era inusual en la zona– los sorprendió en las dad, la maniobra y la antigüedad de las unidades-, bastante por detrás de Inglaterra, proximidades del golfo de León. Después de veintiocho horas de na- Estados Unidos, Japón, Francia, Italia y Rusia, aunque por encima de España, Brasil y Chile, en GUILLERMO ANDRÉS OYARZÁBAL, “Las Fuerzas Armadas (1914-1943)”, vegación lograron arribar al puerto francés, debiendo entrar a repara- en Nueva Historia de la Nación Argentina, Tomo VIII – Cuarta Parte: La Argentina del siglo XX c. 1914-1983, Buenos Aires, Planeta, 2001, p. 193. 192 193 AC, del Gobierno Civil de la Provincia de Alicante – Secretaría a Comandante del AMREA, caja 2, tomo IV, Lisboa, 2 de noviembre de 1936, de Correa Luna a buque Tucumán, 6 de noviembre de 1936. Saavedra Lamas. 134 135
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA ciones. La tempestad había roto el palo, sacando las lanchas y las ton telegrafió a su Cancillería: “Pérez Quesada me ha comunicado que las seguridades ofrecidas por el gobierno español para la evacua- cajonadas de salvavidas y municiones. La lancha motor quedó colga- ción son absolutamente insuficientes pretendiéndose que el transporte da de los estantes, al igual que la ballenera. Recién el 5 de diciembre el se haga escapando a la vigilancia de los milicianos. En esas condicio- Tucumán pudo retornar a puertos españoles. nes cree más prudente desistir evacuación. Agrega que la situación de El 8 de diciembre, el 25 de Mayo arribó por última vez a Marsella. Madrid se ha agravado recrudeciendo la actitud revolucionaria anar- Traía a bordo noventa y nueve personas que, en diferentes fechas, quista temiéndose estén dispuestos a todos los excesos”.194 habían encontrado albergue en el puerto de Alicante y otras diez que El último día de octubre, el Ministerio de Estado español fijaría subieron en Valencia. La lista de pasajeros incluía cincuenta y ocho una vez más su criterio, insistiendo en el cumplimiento del artículo argentinos, cuarenta y cinco españoles –personas que a través de en- segundo de la Convención de La Habana, que establecía la obligación víos secretos e individuales desde Madrid o por intervención directa de los jefes de misión de notificar los nombres de las personas que del capitán Ferreyra o del cónsul argentino en Alicante Barrera habían asilaban y reiteraba como requisito indispensable el tratamiento por logrado eludir los controles aduaneros–, tres belgas, un alemán, un separado de cada caso. El contenido de la nota del ministro Álvarez francés y un peruano. El 25 de Mayo permaneció anclado en Marsella del Vayo llegada a Buenos Aires el 31 de octubre difería en forma hasta el 14 de diciembre cuando partió de regreso a Alicante. sustancial, en su contenido doctrinario, con la tesis sustentada por la Razones económicas motivaron el regreso del 25 de Mayo: “El Argentina. El doctor Castillo no dejó sin respuesta a su par español, Ministerio de Marina teniendo en cuenta los viajes y el número de reiterando en todos sus términos lo manifestado ya en su telegrama asilados transportados por el 25 de Mayo resuelve el retorno de éste y del 21, aunque comenzaba a vislumbrarse que la Argentina se aven- su substitución por el Tucumán en atención también al enorme costo dría a una resolución particular del problema: “Con respecto a la ma- que representa”. El crucero emprendió su retorno directo desde Ali- nifestación de V.E. acerca de abusos notorios de quienes utilizarían el cante el 15 de diciembre, con una única escala en San Vicente para asilo en la embajada para proseguir una labor subversiva, el gobierno reabastecerse de combustible. El 1 de enero de 1937 amarró en el de la República Argentina tiene el convencimiento de que no es ese el puerto de Buenos Aires a las 13.55 horas. caso de los que se han refugiado en su embajada en Madrid. En tal virtud descansa el gobierno argentino en la seguridad de que las ga- 3.6. Madrid sitiada y la demora del tiempo de las evacuaciones rantías absolutas ofrecidas por V.E. serán mantenidas por todos los La gestión en pro de la evacuación de los asilados quedó paralizada que se encuentran al amparo de su pabellón por exigirlo así la integri- en los primeros días de noviembre de 1936. El doctor Julio López dad del derecho de asilo”.195 Lacarrere, enviado especial al cuartel general de Franco en Salaman- Los sublevados mostraron desde el comienzo del pronunciamiento ca –ya había sido precedido por el cónsul Kenny– regresó con un militar una firme voluntad por tomar Madrid. Las medidas defensivas fracaso a París, pues se le había hecho saber que las tropas rebeldes no lograron impedir que las tropas coloniales de Franco llegaran hasta harían fuego contra los aviones que volaran sobre su territorio. Al los suburbios de la ciudad. Pocas expectativas había que la resistencia parecer los militares nacionales sospechaban que los pilotos de Air pudiera vencer el asedio. La prensa madrileña explicaba la situación France encargados de realizar los viajes, se proponían volar sobre la diciendo que “[...] saltaba a la vista que lo que se buscaba al centrali- zona sublevada del territorio español con intención de provocar un incidente internacional. 194 AMREA. Caja 2, Tomo IV. De Le Breton a Castillo, París, 3 de noviembre de 1936. Ni siquiera la evacuación en automóvil prometida por el gobierno 195 “Reafirma la República Argentina sus principios sobre el derecho de asilo”, La Pren- de Madrid resultaba convincente. Desde París el embajador Le Bre- sa, Buenos Aires, 6 de noviembre de 1936. 136 137
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA zar los ataques era incomunicar al gobierno y al ser capturado, lograr doctor Marcelino Pascua. A su vez, Stalin había enviado a España al reconocimientos diplomáticos”.196 embajador Rosenberg, cuya presencia era diaria en los despachos de Largo Caballero, a fin de aconsejarlo sobre lo que tenía que hacerse En medio de la perturbación que se vivió en la primera semana de para dirigir con éxito la política de guerra. Como el diplomático so- noviembre pocas eran las energías que desde las esferas oficiales se viético no hablaba español, casi siempre lo acompañaba Álvarez del estaban dispuestas a gastar en la protección de los asilados. Todo hom- Vayo, que actuaba como su interprete. A pesar que Largo Caballero bre era importante para defender a la capital en peligro de sucumbir. había afirmado al corresponsal de Pravda, en declaraciones que reco- Por ello, el gobierno español comunicó al Cuerpo Diplomático el 6 de gió Claridad que “[...] estamos resueltos a no ceder a nadie ni siquie- noviembre –en la madrugada del día 7 varios ministros se dispusieron ra una centésima de los derechos soberanos que tiene el pueblo espa- a abandonar Madrid– que el gobierno se veía en la obligación de reti- ñol sobre su propio territorio para organizar su vida como bien le rar los guardias nacionales republicanos que prestaban servicios de parezca”. Sin embargo, Largo Caballero debería soportar, hasta su custodia a las embajadas y legaciones acreditadas en la capital espa- desplazamiento en mayo de 1937, una intromisión del diplomático ñola. Sin pérdida de tiempo, Pérez Quesada se dirigió al Ministerio de ruso que se haría cada vez más insolente.199 Estado entrevistándose con su secretario general, Ureña y luego, con La comisión especial del Cuerpo Diplomático vio a principios de el mismo Álvarez del Vayo, lo que comunicó de inmediato a su Canci- noviembre como muy probable la caída de Madrid: “prensa de esta llería: “[...] con el ministro Vayo, ante el cual razoné enérgicamente la mañana coincide señalar gravedad situación por cerco Madrid donde improcedencia de la medida dejando íntegra la responsabilidad de lo ya luchase cerca arrabales. Todos periódicos proclaman jornada hoy que por consecuencia de ello pudiera suceder al propio Ministro de es decisiva por cuanto en ella pueden decidirse victoria o derrota fuer- Estado. El Ministro habló inmediatamente con el de la Gobernación zas leales”.200 Sr. Galarza, y éste le dijo que podía trasladarme la promesa de que no El 11 de noviembre los encargados de Negocios de la Argentina y serían movidos de sus puestos los guardias de la embajada”.197 Gran Bretaña, junto con el embajador de México, se presentaron ante En la misma nota el encargado de Negocios argentino, testigo di- el general Miaja, jefe de la primera división y presidente de la flamante recto de los aciagos días que se vivían, consignaba también una signi- Junta de Defensa de Madrid –establecida para mantener el orden en la ficativa anécdota: “Como nota de matiz que tiene indudable interés, ciudad sitiada– ofreciendo sus servicios, en cualquier sentido, para comunico a V.E. que ayer cuando me entrevistaba con el Ministro aliviar los padecimientos de la población civil. Julián Zugazagoitia Vayo irrumpió en su despacho el Embajador de los soviets señor Ro- relataría así aquellos momentos en que se intentaba evitar tragedias semberg (sic) que sin llenar la cortesía de pedir permiso para entrar ni aún mayores: “Los Diplomáticos, la Cruz Roja Internacional, buscan- quitarse el sombrero u abrigo, llegó hasta el Ministro en la actitud del do servir a la causa de ese mismo vecindario se interesan por Madrid. que ejerce una jefatura y procede con la desenvoltura propia de pa- Quieren mediar para que la ya inevitable caída de la capital no sea una trón”. Aunque existían relaciones diplomáticas entre España y Rusia derrota militar que autorice a los vencedores a hacer represalias. Creen desde 1933,198 recién el 21 de septiembre se dio a publicidad el nom- poder conseguir condiciones humanas de Burgos. No está claro para bramiento del embajador español en Moscú, recayendo el cargo en el todos que Madrid va a capitular? Dónde y con que hará Miaja la resis- tencia? Se presentan a él y lo hacen, con la mejor voluntad, su ofreci- 196 Claridad, Madrid, 8 de noviembre de 1936. 197 AMREA, caja 2, tomo IV, Madrid, 7 de noviembre de 1936, de Pérez Quesada a Castillo. 199 LUIS ARAQUISTAIN, “El comunismo y la guerra civil española”, en La Prensa, Bue- 198 ÁNGEL VIÑAS, “Los condicionantes internacionales”, en La Guerra Civil Española. nos Aires, 12 de julio de 1939. Ro años después, cit., p. 147 y ss. 200 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria ..., 1936-1937, cit., p. 80. 138 139
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA miento. Confían en un éxito satisfactorio. Las condiciones de la rendi- del material bélico y el apoyo externo necesario, del que hasta enton- ces había carecido. Por su parte, el Ministerio de la Gobernación se ción serán buenas. Se salvarán muchas vidas y Madrid dejará de pade- mostró activo en el objetivo de instaurar “un orden revolucionario en cer un suplicio, al final del cual, sin sombra de duda, precisa sus con- la retaguardia”. Una gran cantidad de reglamentación intentó superar tornos desoladores la derrota”.201 el caos de los primeros meses de la guerra: la tramitación de los asun- Miaja, representando el orgullo y la tenacidad del pueblo madrile- tos de la Dirección General de la Administración, la unificación de las ño que luchaba por evitar que la capital cayese, se negó a cualquier fuerzas de seguridad, asalto, urbanos, policía, la desaparición de las gestión que pareciera una rendición o que minara el espíritu de sus milicias obreras y las guardias antifascistas queriendo dar por termi- defensores. nada la indisciplina, el ascenso por méritos a todos los empleos de los Asentada la administración republicana en Valencia, el gobierno guardias de asalto, y con el objeto de cubrir vacantes necesarias, los pretendería que la nueva residencia oficial se rodeara de todos los rápidos ascensos de los alfereces de la Guardia Nacional Republicana. elementos que configuraban plenamente su condición de único man- Asimismo, se pretendía ir a la reorganización de los ayuntamientos, a do político legal de España, estando entre ellos la presencia de las base de que estuvieran integrados por representantes de los partidos representaciones extranjeras. Por otra parte, se insistía en la idea, tan- del Frente Popular y de las organizaciones sindicales. to en el gabinete como entre los diplomáticos, que si se producía la La Argentina penaba por España, organizándose por doquier co- toma de Madrid por las fuerzas de Franco, los jefes de las misiones lectas y beneficios para recaudar fondos con el objeto de mitigar en diplomáticas que allí habían quedado se inclinarían por reconocer al alguna medida los sufrimientos del pueblo español. El 23 de noviem- Gobierno nacional, produciéndose así una ruptura en masa de las rela- bre Pérez Quesada entregó a la Cruz Roja Española la suma de 500.000 ciones de esos países con la República. pesetas recaudadas en la Argentina para ser repartida entre sus hospi- La partida de los diplomáticos implicaba el abandono de los asila- tales. Su Comité Central, a través de su presidente doctor Aurelio dos, pues había sido descartada la posibilidad de salir con ellos de Romeo, agradeciendo la donación y las frecuentes visitas que realiza- Madrid. El asentamiento en Valencia, por esos días menos expuesto a ban los diplomáticos argentinos a los hospitales, interesándose por los los rigores de la guerra, se presentaba como más seguro y tranquilo heridos y por sus carencias, resolvió otorgar la gran placa de honor al que la permanencia en el frente mismo de batalla. En este sentido mérito al presidente Agustín Justo y al canciller Saavedra Lamas – señalaba Pérez Quesada que: “El gobierno de Valencia presiona a las distinción que se concedía por primera vez desde el inicio de la guerra embajadas a trasladarse allí, oponiéndonos mayoría diplomáticos de- civil. Otras condecoraciones se otorgaron también al subsecretario de bido a la gravísima situación en que quedarían los asilados. Mi criterio Relaciones Exteriores, Oscar Ibarra García, a Pérez Quesada y a los es quedar en Madrid hasta el final”.202 agregados Pepes, Jardón y Mugica.203 La Cruz Roja Española otorgó Largo Caballero era de la idea de que con la toma de Madrid el también la Placa de Honor y Mérito al embajador García Mansilla. enemigo no resolvería nada y en cambio el esfuerzo lo dejaría exhaus- Mientras, se multiplicaban los pedidos humanitarios. Los diplomá- to y desangrado. Buscaba, además, desdibujar la idea que había que- ticos, por expreso pedido del gobierno de Justo, se interesaron por la dado flotando de una huida a Valencia, al afirmar que la guerra co- vida de María y de Ramiro de Maeztu. Se vislumbró por esos días la menzaba en ese momento, cuando la República empezaba a disponer posibilidad de canjear al ex embajador de Primo de Rivera por la viu- da y las hijas del fusilado director de la Cárcel de Palencia, pero todo 201 Crónica de la Guerra Española, cit., Tomo III, p. 59. 202 AMREA, caja 2, tomo V, del comandante del 25 de Mayo al Ministerio de Marina, 203 para ser retransmitido a Relaciones Exteriores, desde el 25 de Mayo, anclado en Alican- “Distinción a Justo y a Saavedra Lamas”, La Prensa, Buenos Aires, 10 de diciembre te, 20 horas del 27 de noviembre de 1936. de 1936. 140 141
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA fracasó. Maeztu, que había sido conducido el 1 de agosto a la cárcel tensa carta decía en sus principales párrafos: “[...] mi deseo es que de Ventas de Madrid, fue sacado de allí y fusilado el 28 de octubre en usted consiguiese, y vuelvo a repetirle lo creo capaz de ello, un permi- Aravaca. El PEN Club de Buenos Aires, a través de su presidente, so para ver a la familia Primo de Rivera presa en la cárcel de Alicante Carlos Ibarguren, realizó en la Cancillería diversas gestiones para que [...] también le agradecería me diese su impresión personal ya que sus representantes en Madrid se interesasen por la vida de José Anto- usted va tan a menudo a Alicante, sobre la tan discutida existencia o nio Primo de Rivera, en razón de que éste era socio de la institución no existencia de José Antonio Primo de Rivera. Es posible que si us- en Madrid, al igual que el presidente republicano Manuel Azaña. Des- ted consigue ver a su hermana ésta por medio de los carceleros o de de Buenos Aires se comisionó al cónsul en Alicante, Barrera, para algún miliciano o esos protectores que salen siempre pueda tener al- ello: “Estrictamente reservado: Mañana se verá el proceso contra Pri- guna idea exacta acerca de ello”.208 mo de Rivera. Tenemos orden de nuestro gobierno de gestionar no se El 24 de noviembre el Ministerio de Relaciones Exteriores argenti- le condene a muerte. Por otra parte la embajada alemana amenaza con no solicitó a sus diplomáticos en Madrid que se interesara, a pedido destruir Alicante si fuera ejecutado”.204 El historiador Ángel Viñas da del gobierno del Uruguay, por la suerte del periodista oriental Luis cuenta pormenorizada de los intentos alemanes por salvar a José An- Alfredo Sciutto. Tres días antes, Sciutto junto con los periodistas es- tonio.205 Asimismo refiere la sintonía entre el cónsul honorario del pañoles Manuel Casanova, José Meiras y Marín Chivitte, director, Reich en Alicante, von Knobloch, y el cónsul Barrera en la evacuación redactor y fotógrafo, respectivamente, del Heraldo de Aragón, de de “destacados elementos de la derecha”. Para noviembre, “con la Zaragoza, se habían extraviado en un cruce de carreteras, cayendo ruptura de relaciones diplomáticas con Alemania e Italia, las unidades prisioneros de los gubernamentales. García Mansilla recibió también de guerra de esas naciones se han retirado y en este puerto, que es al un cablegrama de la oficina de prensa del general Franco para que que más afluyen los buques de guerra extranjeros solo quedan los intercediera por la vida de los cuatro periodistas. Luis Sciutto fue argentinos, ingleses y franceses”.206 puesto en libertad a los pocos días. El interés por de José Antonio no decayó, aún cuando éste había La zona vasca, en tanto, era ampliamente trabajada por el cónsul sido fusilado el 20 de noviembre. A fines de marzo de 1937, el coman- Aquilino López, siguiendo instrucciones del embajador García Man- dante de uno de los buques enviados por la Argentina a España reci- silla. Cerca de navidad obtuvo la libertad de los jóvenes Marcos y bió en Marsella una carta singular, que llevaba impresa el símbolo de José María Munoa, del lado nacional, y de las familias Allende, de la Falange española de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindi- Imaz, Careaga, Laiseca y Aguirre, vinculadas a la Argentina, del lado calista) y la denominación “Jefatura Provincial-Sección Femenina de de Euzkadi. Málaga”. Ella contenía un pedido revelador de las dudas que aún per- En diciembre, Pérez Quesada lograría la liberación de la duquesa sistían en algunos sectores nacionales sobre la suerte corrida por el de la Victoria, personaje de la nobleza española y que había sido antes fundador de la Falange, llamado por entonces el “Ausente”.207 La ex- de la conmoción de julio, presidenta de la Cruz Roja Española. La duquesa se hallaba recluida en la Cárcel de Mujeres desde comienzos 204 AC, Alicante, s/f, de Barrera a Casari. Ver FERNANDO DÍAZ PLAJA, La guerra en de la guerra, cuando una orden oficial estableció la liberación de todas España en sus documentos, Barcelona, Ediciones Marte, 1966; GUILLERMO CABANELLAS, La guerra de los mil días. Nacimiento, vida y muerte de la II República las mujeres detenidas mayores de sesenta años, siempre y cuando no Española, Buenos Aires, Grijalbo, 1973. se tratara de personas relevantes. El nombre de la duquesa, Carmen 205 ÁNGEL VIÑAS, Guerra, dinero, dictadura, Barcelona, Crítica, 1984, pp. 60-97. Angolotti y Mesa no significaba mucho, y algún desprevenido la in- 206 AMREA, Alicante, 21 de noviembre de 1936, de vice cónsul a ministro, cit., en RI- CARDO E. IRURZUN, Crucero 25 de Mayo, cit., s/p. 207 LUIS SUÁREZ FERNÁNDEZ, Franco, la historia y sus documentos. Tomo 1, Ma- 208 AC, Málaga, 19 de marzo de 1937, de Carmen Werner a capitán Casari. drid, Urbión, 1986, p. 71. 142 143
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA cluyó en la lista. Pérez Quesada acompañado por su esposa la retiró France, que partió de Toulouse, puesto a disposición por el gobierno de la cárcel para ser luego alojada en la embajada argentina. francés, y que consiguió llegar a Madrid, zafándose de los aeroplanos Debido al prolongado lapso que habían demandado las negocia- nacionales. A su llegada fueron transportadas en cuatro automóviles ciones para la salida de una parte de los asilados, y siempre en la de la embajada. El cargamento era realmente sustancioso: 24 jamones creencia de que finalmente serían evacuados, no se habían tomado las de York, 30 jamones de Bayona, embutidos y salchichón, 70 kilogra- suficientes providencias para mantener abastecida a la embajada ar- mos de queso y 200 de corned beef. gentina y sus distintos anexos. Tampoco se podía esperar que el go- De vuelta del viaje a Marsella el 5 de diciembre, el Tucumán regre- bierno, empeñado en la defensa de la ciudad, las facilitara. En Madrid só trayendo para la embajada en Madrid, 144 kilogramos de carne en se dejaba sentir la carestía de alimentos, a lo que se sumaba la especu- conserva, 50 de manteca, 25 de café, 25 de chocolate, 300 de azúcar lación de algunos comerciantes con los artículos de primera necesi- y 61 de queso Holanda. Además llevaba carbón, fósforos y 6.000 ci- dad. El Cuerpo Diplomático no logró escapar a esas estrecheces, aun- garrillos. Todos estos artículos, al igual que los que transportó el 25 que siempre estuvo mejor provisto que la población en general. de Mayo, eran estibados por la propia tripulación de los navíos para Las comunicaciones entre Madrid y París, que fueron mejorando evitar mayores gastos. Los cargamentos de provisiones llegaban a con el transcurrir de los días, mantenían informado a Le Breton sobre Madrid desde Alicante en ferrocarril o en los camiones al servicio de la situación de la embajada y acerca de sus más urgentes necesidades la embajada. y carencias. Ya desde fines de septiembre las vituallas de la sede ar- La última travesía del 25 de Mayo también sería aprovechada para gentina se habían ido reduciendo a sardinas, garbanzos y porotos se- este transporte. Dada la mayor capacidad del crucero se enviaron dos cos. Con los medios a su disposición, y con el transporte que le po- toneladas de carbón –que fueron recibidas con regocijo por los asila- dían ofrecer los navíos argentinos y algunos aparatos de la Air Fran- dos de la embajada en vista de la baja temperatura reinante, aunque la ce, el embajador en Francia organizó el abastecimiento casi a la per- mayor parte del envío fue guardado para ser empleado en las cocinas– fección. Las compras de alimentos las realizaban las más de las veces como así nuevas remesas de alimentos, entre los que se contaban 50 el propio embajador acompañado por otros diplomáticos argentinos y kilogramos de bacalao. Los marinos argentinos y Pérez Quesada de- era común verlos cargados de paquetes por las calles parisinas. bían, en pro del mantenimiento de buenas relaciones con las autorida- El mes transcurrió en relativa calma en el frente de Madrid, ya que des republicanas, extremar su generosidad: “Vienen 1.000 k. más de no se desarrollaron grandes ni prolongados enfrentamientos. El “ge- leche condensada y para hospitales de sangre vienen 1.100 k. aproxi- neral invierno” relegó los ataques nacionales y las réplicas republica- madamente de corned beef en latas en vez de 2.000 k. que deseaba nas a una retaguardia aprovechada para la reorganización y el refuer- zo de efectivos y materiales de ambos bandos. En ese lapso, la Junta de Defensa de Madrid comunicó a los diplomáticos que, debido a las situaciones emergentes de la guerra, su aprovisionamiento, se realiza- ría a través de cartillas de alimentación que cubrirían las necesidades estrictas del personal de las embajadas y legaciones, y de las personas a su servicio directo. El impacto fue relativo en la sede argentina merced a las medidas llevadas adelante por Le Breton. Ya la primera semana de noviembre, Apuntes y ayuda memoria del comandante del 25 de Mayo, Miguel A. Ferreyra. un cargamento de provisiones había sido llevado en un avión de Air Fuente Archivo de la familia Casari 144 145
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA embajador Madrid, lo mejor es dividir el corned beef en latas por ese foro la injerencia de los países fascistas (Alemania, Italia y Portu- mitades: una para la Embajada y otro mitad para el H. de sangre”.209 gal) en la guerra civil. Sin embargo, la palabra de Álvarez del Vayo fue También el Cuerpo Diplomático acreditado en Madrid dispuso de recibida en un “ambiente de premeditada indiferencia”. los buques argentinos para lograr el aprovisionamiento de sus sedes. Desde Buenos Aires, Saavedra Lamas remitió instrucciones para el El embajador Núñez Morgado enviaba al cónsul chileno en Marsella cónsul acreditado en Ginebra, Carlos Alberto Pardo, para que apro- la lista de alimentos que se precisaba para ser comprados en la casa vechando la presencia del ministro español tratará con él, de forma Frencynet, pagándoles a través de giros realizados sobre el Banco de privada, la cuestión de los asilados en la embajada argentina en Ma- Londres y embarcando la mercadería en el 25 de Mayo que la deposi- drid. Allí, Álvarez del Vayo le confirmó a Pardo la buena disposición taba en puertos españoles. del gobierno republicano para llegar a satisfacer las pretensiones ar- Aviones de Air France hicieron otros envíos de mercaderías para gentinas. la embajada argentina, siempre limitados por las contingencias de las 3.7. Engranajes de la solución argentina: el torpedero Tucumán y acciones bélicas, transportando cargamentos de leche condensada, el Consulado de Alicante fósforos, galletitas y porotos secos, al igual que jugo de tomates y Parecía evidente que si se prolongaba mucho más el asedio de Madrid naranjas para los niños. Le Breton buscó de satisfacer otras urgencias se haría cada vez más difícil enviar alimentos, al mismo tiempo que la menos materiales, pero igualmente necesarias para asegurar el sosie- presencia de tantos refugiados españoles en el local de la embajada go de aquellos que transcurrían sus días en el encierro, con el temor argentina constituía una grave responsabilidad para el gobierno de no lejano de un asalto que diera fin trágico a su asilo: seleccionó libros Justo. El embajador Le Breton, designado por Saavedra Lamas como y revistas, en especial sudamericanas, inglesas y francesas; y para las responsable de la operación de evacuación, se dispuso a actuar para fiestas de fin de año adquirió juguetes, árboles de navidad, velas, bom- acelerar los trámites: “Considero urgente liquidar esta situación que bones, cajas de harina láctea y botellones con frutas para los niños y no puede prolongarse y en comunicación V.E. con Pérez Quesada le juegos de ajedrez y dominó para los mayores. agradeceré defina posibilidades prácticas [...], por intermedio de Par- El 10 de diciembre dio comienzo en Ginebra la nonagésima quinta do en Ginebra se combinó con del Vayo facilitaría éste la evacuación sesión extraordinaria del Consejo de la Sociedad de las Naciones. Allí, hacia Valencia”.210 su presidente y representante chileno embajador en Londres Agustín Pérez Quesada también reflejaba la tensa situación que se venía Edwards, trazó un panorama de la situación de los asilados haciendo dilatando y que tendía a involucrarlo cada vez más peligrosamente: ver la urgente necesidad de permitir su salida con todas las garantías, “Agudizaríase campaña contra diplomáticos excepción de Inglaterra pidiendo que actuara como garante de dicha evacuación la Cruz Roja y Méjico que Miaja considera amigos. Clasificaríame de fascista man- Internacional. Álvarez del Vayo se negó a permitir la intervención de teniendo prescindencia”.211 Cuatro días después comunicaba un mo- la Sociedad de las Naciones en lo que la República Española no se mentáneo mejoramiento del panorama: “Entiendo que la Junta de consideraba obligada a cumplir, como era el caso del derecho de asilo, Defensa ha ordenado el cese de la campaña contra Embajadas y asila- puesto que no había firmado ninguno de los convenios que reglaban su práctica, reiterando la firme disposición de su gobierno de exami- nar las evacuaciones de los refugiados directamente con cada uno de 210 AMREA, cit., caja 2, tomo V, Buenos Aires, 29 de diciembre de 1936, de Saavedra Lamas a Le Breton. los países interesados. A su vez, el gobierno español, denunciaba en 211 AMREA, cit., caja 2, tomo IV, del comandante del Tucumán al Ministerio de Marina, para ser retransmitido a Relaciones Exteriores, desde Tucumán anclado en Alicante, 17 209 AC, ayuda memoria del comandante Ferreyra, a bordo del 25 de Mayo, s/f. horas del 7 de diciembre de 1936. 146 147
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA dos. Deberíase a inspiración del gobierno de Valencia, mientras ventí- el mayor número de asilados que solía transportar en cada viaje obligó laselo en Ginebra”.212 No obstante, en diciembre el gobierno de Valen- a que debieran utilizarse también la cubierta del torpedero, en cuya cia le concedería a Pérez Quesada una ‘medalla de oro’ de la Repúbli- toldilla se colocaba una cenefa o cortina que luego era cerrada –pre- ca con un Diploma elogiosísimo”.213 tendiendo así aminorar los riesgos climáticos– en donde libremente se Pero no se ofrecían posibilidades a largo plazo en Madrid: “Debo acomodaban los hombres provistos de sillones tijera o reposeras y de agregar que Pérez Quesada ha dispuesto enviar a su señora a Francia, catres de campaña. lo que hará todavía menos fácil su situación después de cinco meses Periódicamente se recibía la chata aljibe del puerto alicantino de una actuación llena de serias preocupaciones cuyo mérito V.E. ha con cuarenta toneladas de agua potable, para las necesidades de la apreciado”.214 tripulación y asilados. Los pasajeros, al igual que la dotación del El 21 de diciembre el torpedero emprendió su segundo viaje desde buque, participaban de un rancho único, que en dos o tres turnos Alicante con ochenta y seis pasajeros –algunos eran asilados que ha- permitía un abundante alimento. La vajilla incluía platos y cubier- bían estado alojados en la embajada de Madrid y otros eran refugia- tos de aluminio, vasos de vidrio y tazas de loza. Los marinos ar- dos de Málaga– pasaje que se completó con cuarenta y una personas gentinos confraternizaban con los pasajeros, ya fuera en pláticas, que subieron en la nueva capital republicana. Al estar de la lista de organizando partidas de ajedrez o interpretando tangos. Cuando embarque, subieron en Alicante, cuarenta argentinos, cuarenta y cua- algún asilado de significación estaba a bordo o cuando subían fun- tro españoles –entre ellos, Ismael Granero, con carnet militar–, un cionarios republicanos a almorzar, los capitanes acostumbraban a italiano y un suizo. Embarcaron en Valencia veintitrés argentinos y atenderlos en su cámara particular.215 Un plato de agasajo para las dieciocho españoles. visitas era una magnífica “mayonesa de ave”, especialidad de la El gobierno republicano utilizó los servicios del torpedero Tucu- cocina. El servicio de mesa de las cámaras de los comandantes mán para embarcar en él funcionarios diplomáticos españoles que incluía copas de cristal para licores, para vino común y para sau- debían dirigirse al puerto de Marsella con el fin de emprender el viaje ternes, vasos de cristal para agua, fruteras del mismo material, ta- a Sudamérica. Se trataba del nuevo encargado de Negocios de la em- zas de porcelana y servilletas de hilo.216 bajada española en la Argentina (que iba a hacerse cargo de la misma Dos oficiales del torpedero Tucumán se casaron con refugiadas en reemplazo de Enrique Díez-Canedo), Felipe Jiménez de Asúa, jun- españolas que conocieron durante las misiones de salvamento y con to con su esposa y el agregado de prensa, José Venegas, que había las que formarían hogar en la Argentina: el teniente de fragata Hora- abordado el buque argentino el 22 de diciembre en Valencia. cio Marcó del Pont y el ingeniero maquinista de segunda Manuel Fon- La función de los marinos argentinos no concluía cuando los asila- tal –la que sería su esposa, Haydee Arrieta era hija de un comerciante dos ponían pie en la cubierta, sino que se prolongaba hasta su poste- español, dueño de una sastrería en Alicante. rior desembarco. A los refugiados que llegaban, por lo general en malas La discreción era norma entre la tripulación de los buques, siendo condiciones higiénicas, se les brindaba comodidades para que pudie- los más hábiles y arrojados los elegidos para cumplir las misiones de ran bañarse. Las mujeres y niños, como también los enfermos y ancia- salvataje, aunque la mayoría de las operaciones quedaban circunscrip- nos, eran alojados en los camarotes de la tripulación, e inclusive de la tas únicamente al capitán y al pequeño grupo designado para su eje- oficialidad cuando era menester. La menor capacidad del Tucumán y 215 Tanta era la popularidad del plato que el vicecónsul Barrera le recomendaba al capitán 212 AMREA, cit., 11 de diciembre de 1936. Casari que mandara prepararlo cuando se esperaban visitas de importancia, en AC, de 213 JAVIER RUBIO, cit., p. 55. cónsul argentino en Alicante a Comandante del Tucumán, s/f. 214 216 AMREA, cit., tomo V, París, 28 de diciembre de 1936, de Le Breton a Saavedra Lamas. AGA, Tucumán, Legajo 27. Carpeta de Roles. 1932-1937. 148 149
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA cución. La tripulación, por lo general, desconocía los nombres y la sobre el ambiente local y acerca de la amplia confianza que gozaba en significación de cada refugiado en particular. el puerto el buque argentino, con la esperanza que ello facilitaría los Surtos en la rada de Alicante, el 31 de diciembre el capitán de fra- embarques. A bordo, pero de incógnito, se encontraba López Laca- gata Casari emitió la orden de buque número 14 en la que deseaba a rrere con instrucciones impartidas por Le Breton. su tripulación un feliz año nuevo. La ocasión se presentó adecuada Alentados por las circunstancias que parecían favorables, Pérez para hacer un balance de lo actuado hasta el momento. Casari instaba Quesada repitió la visita y logró hacer embarcar en el torpedero im- a sus subordinados para que valorizaran aquella oportunidad para portantes personalidades: la duquesa de Santa Cruz, el ex jefe de la mostrar a los europeos que la Argentina no podía ser considerada sección Europa del Ministerio de Estado español José Pan de Soralu- “como una de tantas republiquetas sudamericanas, en donde los ma- ce, el capitán de caballería Luis Cabañas, que había actuado en el lones de indios atacaban frecuentemente las poblaciones indefensas y primer alzamiento producido contra la Segunda República en agosto casi coloniales”. Cierto que eran muchos los beneficios que de una de 1932, el abogado José Hidalgo Delgado. El cuñado de Cabañas, misión –inédita para los marinos argentinos– como esa podía extraer- César Rubio Sandoval también logró alojarse en el Tucumán. En los se: “Pensad que una palabra o un acto generoso hacia un pasajero, es papeles personales de Casari existe una carta fechada en Tudela el 10 tan valioso al país como un brillante ejercicio de tiro, en donde se de enero de 1938, calle Soldevilla 12, dirigida a Buenos Aires que rompa un blanco a cañonazos [...] Pero nunca todo esto os haga des- dice: “Muy distinguido y querido sr. Comandante Casari: Le escribo cuidar, ni siquiera un poco, que sois tripulantes de un buque de gue- un poco retrasado por haberme impedido hacerlo ante mis deberes rra, cuyas armas y mecanismos deben estar listos a ponerse en acción militares. No quiero que pase un día sin que tenga Ud. de un español en cualquier momento, con rapidez y precisión”. de verdad, infinitamente agradecido el vivo deseo de que el año 1938 La solución argentina comenzó a gestarse una vez abandonada la traiga para Ud. toda la inmensa felicidad que yo le deseo y que Ud. se primitiva idea del transporte de los asilados por vía aérea. A partir de merece [...] Ni un momento he olvidado las infinitas atenciones que allí se negoció con el legítimo gobierno español la salida por un tra- tuvieron Uds. con nosotros. No las olvidaré mientras viva y pido a yecto terrestre hacia Alicante con todas las garantías oficiales. Acom- Dios me dé pronto una ocasión en que poderles demostrar mi enorme pañados por los diplomáticos argentinos fue posible que los asilados agradecimiento [...] Como es difícil que me recuerde, ahí va esta foto- abandonaran Madrid. Las partidas de la esposa y la hija de Pérez Que- grafía. Alguno de sus oficiales recordara que subí al Tucumán en Ali- sada, como también de la madre y la hermana de Jardón, que eran cante el día 2 de enero de 1937, haciendo el viaje desde Madrid, con llevadas al extranjero para evitar un peligro que no cedía, contribuyó pasaporte de ‘loco’. César Rubio”. a disimular el primer envío. Con estos pasajeros, el Tucumán zarpó con rumbo a Almería, El 2 de enero Pérez Quesada y la comitiva arribaron a Alicante en donde el 5 de enero fueron embarcados otros veinte: doce argenti- automóviles pertenecientes a la embajada. Jardón suministró a la re- nos, seis españoles con pasaportes visados y autorizados para aban- presentación argentina dos Rolls Royce de su propiedad; luego serían donar España y otros dos españoles sin pasaportes que “lo hicie- utilizados también los camiones encargados de transportar las provi- ron usando el derecho de asilo, ya que se presentaron a bordo so- siones y autobuses facilitados por el mismo gobierno republicano. licitando amparo”,217 tratándose de Gabriel Callejón Lirola y Sera- Pérez Quesada visitó inmediatamente al capitán Casari a bordo del fín Giménez Baena. El torpedero estuvo de regreso en la mañana Tucumán, con el objeto de ponerlo al tanto del clima que se vivía en Madrid y de las gestiones que se estaban llevando a cabo para lograr 217 AC, Marsella, Marsella, 7 de enero de 1937, carta del capitán de fragata Mario Casari la evacuación total de los asilados. Por su parte, Casari le informó a ministro de Marina, Eleazar Videla, fols. 6 y 7. 150 151
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA del 6 en Alicante y permaneció hasta el momento de su partida. enormes ventajas. El cónsul en Alicante y Pérez Quesada, la noche del Allí subieron a bordo otras cincuenta y siete personas, entre ellas 6, luego de haber despedido al torpedero en el puerto, se reunieron en un diplomático suizo; no obstante varias de las cuales lo hicieron, una cena privada, en donde la conversación recayó en la cooperación otra vez, eludiendo los controles portuarios. Como en casi todos tan eficaz que estaba prestando el buque argentino. Allí, Pérez Quesa- los viajes, no faltaron incidentes en el momento del embarque. Así da le comunicó a Barrera que enviaría un segundo informe al Ministe- relataba el capitán Casari uno surgido en esta ocasión: “hubo de rio de Marina argentino –ya había escrito anteriormente otro laudato- registrarse un inconveniente pues un comandante médico español, rio para el desempeño del Tucumán– con el fin de poner de manifiesto que prestaba servicios embarcado en un buque de la Base de Car- la admirable actuación del capitán Casari y los hombres a su mando, tagena, logró llegar a bordo valiéndose de estratagemas, pero como para que tan buenos servicios fueran reconocidos. había presentado a las autoridades de emigración sus documentos de Por su parte, el día de su arribo a Marsella, Casari remitió al minis- identidad estas advirtieron, cuando ya dicho señor estaba a bordo del tro Videla una extensa carta en la que le comunicaba todo lo actuado Tucumán, la personalidad del mismo, razón por la cual enviaron a por el barco hasta el momento. Refiriéndose a ese viaje que se efec- bordo un delegado de la organización sindical para que lo reclamase. tuaba con un contingente tan importante diría: “El buque condujo un Negada su entrada y a fin de solucionar el incidente en forma que no pasaje de gran significación pues la mayoría de las personas pertene- quedara comprometida la situación de confianza de que goza el bu- cen a familias de la más rancia nobleza y aunque, por no ser extenso, que, se dio intervención al señor Pérez Quesada. Logrando amplia- no citaré nombres propios destacaré que venía a bordo la hija de los mente el propósito zarpé para Marsella después de haber empleado 4 duques de Veragua, descendientes directos de Cristóbal Colón, y la horas en la solución del incidente”.218 A las 18 horas del 6 de enero ya marquesa de la Riva que une a su nombre su carácter de religiosa; el viajaban rumbo al puerto francés. Durante la noche, los marineros resto del pasaje todo a la altura de la anterior, excepción hecha de argentinos, ante el crecido número de niños que viajaba en esa trave- algunos argentinos de situación modesta que vuelven a la Patria”. sía, decidieron brindarles una distracción. Siendo el día que culminaba Casari señalaría la difícil actuación que les tocó a los hombres del el de Reyes, tres marineros se disfrazaron de los monarcas de Oriente, Tucumán: “No faltó quién, en reuniones amistosas, se expresara en el y repartieron entre los pequeños evacuados algunos juguetes y rega- sentido que no hacíamos más que llevar gentes de derecha o ‘faccio- los que el comando del Tucumán había mandado comprar en los co- mercios de Alicante antes de la partida, para lo cual también se había hecho una colecta entre los tripulantes. Comenzaba a percibirse, sin desmerecer el accionar del crucero 25 de Mayo, que el torpedero Tucumán, su capacidad de más rápida maniobra, su tripulación y especialmente, el trato llano y simple, el temperamento campechano pero decidido del capitán Casari se ade- cuaban a los momentos decisivos de las masivas evacuaciones de asi- lados. Hallándose el comandante del Tucumán habilitado a conceder el asilo según su propio arbitrio, la simpatía que se granjeo fue una condición que le dio a la Argentina y a sus representantes en España 218 AC, cit., fol. 7. Plana Mayor del torpedero Tucumán. Fuente Archivo de la familia Casari 152 153
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA sas’, mis respuestas fueron siempre que no averiguábamos a que par- las dos tendencias de las naciones europeas: los fascistas y los marxis- tido o ideología pertenecían, que los portalones del buque estaban tas, por la primera tienen participación activa con ayuda en hombres y abiertos a toda persona que era perseguida o tenía su vida en peligro dinero Alemania, Italia y Portugal, por la otra parte en primer término por cuestiones de orden común”.219 Y añadía: “Es indudable que auto- los rusos y en segundo Francia [...] Analizando las causas producto ridades de la zona roja, ya sea del gobierno o sindicales, se interesa- del estado actual puede decirse que la culpabilidad recae íntegramen- ban por la suerte de amigos o parientes que no profesaban la ideología te de tiempo ha en los dirigentes de los destinos de España y las razo- política social en boga en la zona roja; muchos de ellos nos debían el nes son, que no ha habido la debida preocupación de los gobiernos en favor de haberlos embarcado en el buque y así por reciprocidad, faci- la instrucción pública, salud pública y bienestar de la masa del pueblo, litaban, a sabiendas, muchos embarcos clandestinos. Por otra parte, es evidente y llama la atención la ignorancia, las lacras y la miseria en los elementos que verdaderamente procedían con espíritu sanguíneo que ha vivido y vive, en general este pueblo [...] Los republicanos eran relativamente pocos; la mayoría comprendía perfectamente lo impotentes por sí solos para llevar adelante la nueva Constitución de humano de nuestra labor; otros aceptaban, contrariando sus convic- la república, la que considero moderada, tuvieron que apelar a la ayu- ciones, el estado de cosas imperante y se constituían en personas in- da de las organizaciones sociales, comunistas, marxistas, anarquistas, formantes y actuaban a favor de los embarcos clandestinos, contra- todas ellas adheridas a la Tercera Internacional y obedientes de las riando disposiciones expresas sobre vigilancia y control”.220 órdenes de Moscú, para oponerse a los partidos conservadores [...] Una anécdota que publicaría el periodista argentino Vicente Sán- uno oye decir a los republicanos que su situación es la de tener al chez Ocaña en el periódico argentino Aquí Está!, resalta la llaneza de enemigo al frente y la revolución a la retaguardia”.222 Casari: “Me han contado que, cierta vez, una persona recomendando En la correspondencia con el ministro Eleazar Videla, Casari se al capitán Casari un salvamento, le encarecía la urgencia: refirió con amplitud a la Marina de Guerra española, señalando que la —Que vayan de prisa, capitán! No se puede hacer esperar más a oficialidad había sido prácticamente sacrificada en masa al producirse ese caballero. el alzamiento, quedando al mando de los buques el elemento de poca —En tanto riesgo se halla? –inquirió el capitán. graduación y en tal escasa cantidad que no alcanzaban a tener un ofi- —Sí. Pero, además, es que se trata de un marqués, personaje de cial, ya sea del cuerpo general o auxiliar, por buque, puesto que hubo primer categoría en la corte de don Alfonso ... casos de comandantes nombrados de entre los maquinistas o de la Pero el comandante del Tucumán no le dejó concluir la enumera- marina mercante. La única misión de estos estribaba en decir el rumbo ción de títulos y merecimientos: en el que se debía navegar para desplazarse por el mar, pero todas las —Che, amigo: si ese señor se ve mal, procuraremos sacarle del demás disposiciones eran adoptadas por un Comité de Cabos de a atolladero, pero como a los otros. A mí la Argentina no me ha manda- bordo. El capitán argentino se lamentaba del estado calamitoso de do acá a salvar marqueses, especialmente, sino a salvar hombres”.221 higiene en que habían caído los buques en manos de los republicanos El capitán Casari, llevadas ya varias semanas de actuación en los y de la falta de eficiencia en los distintos servicios, imperando a bordo puertos peninsulares, se había formado un juicio personal sobre los el desorden más absoluto; no se realizaba instrucción y eran muy po- sucesos españoles: “[...] la lucha entablada en España es la lucha de cas las horas que se permanecía en el buque, únicamente por la maña- na. La escuadra, en desastroso estado, se había quedado embotellada 219 AC, comisión a España, II parte, Buenos Aires, 31 de julio de 1937, Mario Casari en el puerto de Cartagena. (fdo.), pp. 10-11. 220 AC, cit., p. 21. 221 222 AC, “Adios al capitán Casari”, Aquí Está!, s/f. AC, Marsella, 7 de enero de 1937, de Casari a ministro Videla. 154 155
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA transmitían a los bu- Casari expuso los motivos que, a su juicio, habían contribuido a la ques nacionales. In- insubordinación de los marineros hacia sus oficiales, y el hecho in- glaterra tenía de esta- usual de que las tripulaciones no hubieran acompañado, aunque no ción por lo menos un por principios comunes, si por obediencia, respeto y solidaridad a sus torpedero en cada superiores, en el momento decisivo de la sublevación: “[...] que la puerto republicano, y oficialidad ha vivido muy alejada de las tripulaciones a sus ordenes no Casari sospechaba ocupándose en absoluto ni de su instrucción, ni de sus necesidades o que con el objeto de aspiraciones y hasta la administración de los castigos disciplinarios ejercer un futuro con- estaba abandonada; así ocurrió que todo quedaba en manos de los trol sobre las minas de suboficiales y clases quienes achacaban cualquier deficiencia o el ri- mercurio de España, gor de los castigos, a los Oficiales. Por su parte, los suboficiales y Botadura del ARA Tucumán (10 de octubre de 1928). Astillero mantenían una actitud clases creyeron convencerse que la oficialidad estaba demás ya que en Samuel White & Co. Cowes, isla de White, Inglaterra de ayuda al gobierno los buques los que habían y deshacían eran ellos; por ellos se introdujo republicano. Los buques ingleses realizaban viajes en flotillas de puer- la propaganda roja a bordo de los buques y en los Arsenales, creándo- to en puerto y su constante deambular por aguas españolas les había se un estado de odio hacia la oficialidad y atrayendo hacía sí gran permitido afirmar que por entonces no existían minas en el mar Medi- parte de la marinería que era más o menos indiferente”. Más adelante terráneo, como también que los republicanos no disponían de elemen- agregaba, “[...] otra cosa es la despreocupación de la oficialidad, a tal tos para colocarlas. La presencia de Francia se hacia visible a través punto que ignoraba lo que pensaba el personal; también había una del recorrido que dos veces por semana sus buques de guerra realiza- falta absoluta de control que permitió la introducción de elementos de ban por todos los puertos del Levante para embarcar refugiados, en propaganda y armas”.223 especial súbditos franceses. En lo que se refería al buque a su mando, Casari estaba convencido La maquinaria que se estableció en torno al Consulado de Alicante de que tanto la plana mayor, cuanto los suboficiales, clases y marine- y a su vicecónsul Lorenzo Barrera fue un ingrediente sustancial en el ría del Tucumán, se encontraban conformes y animados de un gran éxito de conjunto que la Argentina obtuvo en la evacuación de sus espíritu de disciplina y trabajo. Las ideas revolucionarias no habían asilados. No nos ha sido posible reconstruir en su integridad todos los hecho mella en el espíritu de los marinos criollos, pues estos conside- mecanismos que se movían desde la sede de avenida de Gadea núme- raban “bajo todo punto de vista nuestra Patria colocada muy por arri- ro 7, pero es indudable que revestían astucia. Los mismos se empeza- ba de España en el orden político y social”.224 ron a montar desde la llegada del 25 de Mayo, adquiriendo perfiles La Armada Argentina se desplazó por aguas mediterráneas en un detectivescos durante la permanencia del Tucumán. El 7 de noviem- plano de igualdad con las naves europeas. En sus informes Casari se bre Ferreyra le había advertido a Casari: “Le hice decir de un asunto refería a los buques de guerra extranjeros: en cuanto a las naves ale- pabellón argentino en tierra que cuando se arría significa señal de im- manas el capitán argentino aseguraba que éstas ejercían una severa portancia del Cónsul y cuando tiene otro pabellón español al lado vigilancia en las costas y puertos del Mediterráneo, estando en cono- significa muy urgente; siempre que Ud. vea eso me avisa por señales cimiento de cualquier movimiento de buques, informaciones todas que foco. De otros 5 puntos o rayas (varias veces), eso significa también señal de urgencia. Que conozcan esto bien los oficiales y señaleros de 223 AC, cit., fls. 4 y 5. guardia”. En una carta de fines de diciembre Barrera demostraba que 224 AC, cit., fl. 7. 156 157
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA ya había un lenguaje particular para realizar los embarques clandesti- mento de evacuarlos de la España en guerra. En horas difíciles se nos: “Estimado sr. Comandante: la comida con el gobernador será mostraba resuelto: “Hablé con la embajada sobre ese enojoso asunto mañana domingo por la noche. Esta tarde iré con señoras a bordo. y me confirmaron la orden de que me resista en absoluto a entregar a Conviene que la lancha esté a las cinco y media. Y mientras estamos a ese señor [...] yo sigo firme en mi actuación y creo indispensable que bordo, sería conveniente que regresara para embarcar a los marineros esta noche me deje aquí a dormir a los marineros para prever cual- [...] que están francos. Afectuosamente”.225 La lectura deja claras las quier contingencia, puesto que la noche es lo peor. Yo tengo armas en intenciones: se realizaban visitas de cortesía al Tucumán –señoras es- la oficina, algunas son pistolas del 25 de Mayo. Aunque la sola vista pañolas y niños con frecuencia eran llevados a bordo para conocer el de los uniformes de los marineros de buques de guerra, es lo que más torpedero– distrayendo de esa manera a los controles en días no labo- respeto impone a la gente y no se animarían a hacer nada viendo la rables, al sacar las motoras del puerto en una tarde de sábado como si guardia”. En ocasiones su sinceridad era de temer: “[...] esta mañana se tratara de una excursión. Algunos de los marineros que participa- el Cónsul General de Barcelona me mandó un palo, porque no me ban de esos viajes eran españoles con ropas prestadas. ocupo con toda actividad de los argentinos que están en Málaga. Esto En el mes de enero, cuando principiaron oficialmente las evacua- colmó ya mi agotada paciencia. Porque el colmo de la injusticia es que ciones de asilados de la embajada en Madrid, los embarques clandes- yo cargue con el trabajo de todos los Consulados y que un Cónsul se tinos habían alcanzado su auge: “Le mando esta urgente porque me asuste de la revolución, se escape de España, me manden a mi encar- encuentro en un compromiso. Ayer, durante la operación [...] yo estu- garme de todos los asuntos de él a 700 kilómetros de distancia y toda- ve ausente de casa y al volver me encuentro con que las dos personas vía le parezca al Cónsul General que hago poco [...] Porque lo lógico que yo había dejado más recomendadas por ser enviados de Madrid y es que se ordene a ese Cónsul que vuelva a su puesto y no que yo sea hacer tiempo que esperaban, me los han dejado aquí, sustituyéndolos el valiente que me juegue la vida para que los demás se libren de por otros que yo ignoraba. Le ruego que en la primera lancha baje el peligros”.227 cabo con lo necesario [...] para arreglarlos [...] y mandarlos a bordo Desde noviembre de 1935 era representante argentino en Málaga antes de salir del buque cuando la lancha lleve la documentación de Severo Livingston. A fines de septiembre de 1936 la ciudad fue some- salida. [...] Haga el favor de decir a los que fueron anoche que se han tida a constantes bombardeos que afectaron a vastas zonas –cuartel dejado las maletas con la llave cerrada, que si no vienen inmediata- de Santa Catalina, calle del Cristo de la Epidemia, barrios obreros– y mente las maletas quedarán en el Consulado; pues esos señores saben al parecer, el gobernador civil había visitado en persona a todos los que deben dejarlas abiertas para pasarlas por aduana”.226 cónsules para decirles que no podía garantizar las vidas e intereses de La comunicación entre Barrera y Casari era constante y denotaba los mismos. Por ello, Livingston, pidió y obtuvo la autorización de la gran confianza entre ambos. El vicecónsul acostumbraba a usar el embajada argentina para abandonar Málaga y establecerse en Gibral- papel membretado de su sede e invariablemente, por más familiares tar. En la ciudad no quedaban súbditos para proteger, pero el avance que fueran las notas, las firmaba, aunque rara vez las fechaba. Barre- de las fuerzas nacionales fue trayendo numerosos evacuados argenti- ra, con una personalidad rica, exótica y apasionada, pasaba sus días nos a la zona que se encontraron sin representantes a quién acudir. En resolviendo las graves situaciones de los asilados en el crucial mo- 1938, el cónsul había ya retomado sus funciones consulares en Mála- ga. Nos obstante, Livingston había tomado grandes riesgos en su 225 AC, de Barrera a Casari, s/f. En otra nota, aquel decía al comandante del Tucumán: momento. Relata el embajador chileno Núñez Morgado que en agos- “agradeceré, como medida de previsión, que esta noche el oficial de guardia vigile la casa donde ésta la bandera por sí ocurriera algo que necesitemos hacer la señal de luz” 226 227 AC, Alicante, s/f, de Barrera a Casari. AC, Alicante, s/f, de Barrera a Casari. 158 159
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Los gastos ocasionados por el Tucumán y su incidencia en el pre- to “treinta y cuatro ciudadanos chilenos, agrupados en ocho familias supuesto seguían preocupando al ministro capitán de navío Eleazar [...] vivían en aquella ciudad sometida al terror rojo en pleno desam- Videla. Durante los años que ocupó la cartera de Marina su espíritu paro, sin que el embajador que suscribe pudiera prestarles otro que el práctico y organizativo lo llevaron a estructurar las bases de los dife- de su insistencia por telégrafo con las autoridades malagueñas por rentes cuerpos e institutos navales. La Argentina incorporó flamantes medio del sr. ministro de Estado. En estas circunstancias, el sr. Severo unidades de combate, renovó gran parte de su material, se abocó a la Livingston, cónsul argentino en Málaga, se ofreció en atento oficio construcción y mejoramiento de bases navales. Entonces se dispuso la del 30 de julio para representar a aquellos desgraciados compatriotas, construcción de siete torpederos exploradores en astilleros de Gran protegerlos y, si era posible, repatriarlos. Con un denuedo que no Bretaña, se estableció la construcción del crucero La Argentina, se hubiera sido superado por un cónsul chileno, el sr. Livingston superó adquirieron modernos aviones, construyéndose bases, aeródromos, dificultades increíbles hasta dejar en salvo, después de gestiones pe- pistas y playas de maniobras y se creó la Escuela de Guerra Naval. El nosísimas, a nuestros compatriotas a bordo del barco alemán que los empeño de Eleazar Videla estaba por ese mes de enero de 1937 en trasladó a Lisboa [...] venció el sr. Livingston todos los obstáculos y dotar a la Armada de un edificio para la Escuela Naval y resultaba arrostró para ello no pocos peligros”.228 En medio de los telegramas de averiguación de paraderos, que lógico que se preocupara por las partidas que se distraían del presu- llegaban a diario de la Argentina, de visitas a la Gobernación, del puesto para la misión en España.231 control de los embarques de argentinos en vapores extranjeros, de La Armada Argentina también observaba el inquietante panorama la atención de los víveres, surgía, como en la vida misma, lo afec- internacional, que le aconsejaba no descuidar su dotación de unidades tivo, lo familiar: “Le ruego me averigüe el asunto de la balijita navales y replegarse en la región. Dado que Alemania e Italia exigían (sic) y el sobretodo de mi hijo mayor que quedó en la cámara cuando mayores extensiones de territorio colonial y devoluciones de antiguas el buque salió para Marsella”; “le adjunto un paquetito que han posesiones, y a la vez adquirían materias primas en tierras americanas dado las asiladas para Ud.. Es la inocentada. No lleva adentro más o australianas, no faltaban quienes abrigaran un temor que las poten- que papeles de envoltorio y en el fondo un papelito que dice ‘Las cias fascistas vieran como deseables zonas de colonización en el norte asiladas del consulado felicitan al sr. Comandante en el día de Ino- brasileño o en la Patagonia argentina.232 A pesar de aquellas preven- centes’. Creo que el golpe sería que Ud. lo devolviera como va, ciones, la Argentina no aceptaría el arrendamiento de destructores acompañado de una amable carta diciendo que por urgentes ocu- hecha por los EEUU al Brasil como una manera de protegerse contra paciones no puede ocuparse en abrirlo”;229 “mi recordado amigo: el fascismo internacional, porque aquella medida cancelaría la supe- Ahora voy a ocasionarle una pequeña molestia, de varios encargos le rioridad de tonelaje que entonces detentaba la Marina de Guerra de la ruego traslade al contador que les será más fácil adquirirlos: 5 k. de Argentina. manteca fresca, 200 cajas de fósforos especiales, 1 frasquito chico Si bien la Armada debió sacrificar la adquisición de alguna unidad Eau de Cologne Imperiale, Carnaval de Venisse. Por aquí todos bien. que hubiera podido comprar con los dos millones de pesos que termi- El perro mascota muy triste de no haber hecho el viaje a bordo. Y narían por gastarse con los servicios del 25 de Mayo y del Tucumán, todos esperando que vuelva para contarle una escena cómica ocurrida ayer, que va a tener para reírse una semana entera”.230 231 Obtuvo por ley 12.353 la autorización para la inversión de nueve millones de pesos moneda nacional en la construcción y habilitación de una nueva Escuela Naval en Río 228 JUAN EDUARDO VARGAS, cit., p. 203. Santiago y de cuatro millones para la construcción en astilleros navales de cuatro avisos 229 AC, Alicante, 28 de diciembre de 1936, de Barrera a Casari. para la instrucción práctica de los cadetes. 230 232 AC, Alicante, 7 de enero de 1937, de Barrera a Casari. Crítica, Buenos Aires, 11 de agosto de 1937. 160 161
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Trabajos en obra del Tucumán, en la seguridad de que la evacuación del núcleo prin- muerta en el astillero cipal de la embajada era inminente. Samuel White & Co. del ARA Tucumán Los apremios, pues, para los representantes argentinos en España, no venían únicamente del gobierno republicano, sino también ahora desde Buenos Aires. Pérez Quesada, intentando moverse en ambos frentes, aceleró aún más las operaciones. Desde Madrid, se dirigió por carta al capitán Casari, para que atendiera con rapidez y exclusivi- dad el traslado de los asilados españoles: “Mi estimado comandante: Me han hablado el cónsul de Alicante y nuestro agregado civil sr. razones de la política internacional del gobierno argentino las justifi- Jardón, de las órdenes que ha recibido V.S. en el sentido de trasladar- caron plenamente. se a Gibraltar para recoger un grupo de súbditos argentinos que quie- Saavedra Lamas recibió el 11 de enero una nota del ministro Vide- ran repatriarse. Desde luego, me parece bien que haga ese viaje y la, en la que le informaba que hasta ese momento el 25 de Mayo y el transporte a nuestros compatriotas allí residentes, pero estimo que Tucumán habían ocasionado a su Ministerio la erogación de $ m/n eso debe hacerse después que esté totalmente terminada la labor de 686.282 y en razón de que se tenían contabilizadas la evacuación de evacuación de asilados en esta Embajada [...] En este sentido cable- aproximadamente setecientas personas, cada evacuado había ocasio- grafío a Buenos Aires pidiendo que no se anteponga al embarque de nado un gasto extraordinario de casi mil pesos. La nota terminaba nuestros refugiados ningún nuevo servicio de evacuación y que por el diciendo: “Dado el tiempo transcurrido desde que fuera enviado el momento se atenga V.S. estrictamente a las indicaciones que reciba crucero 25 de Mayo a aguas españolas –agosto de 1936– hasta el esta Embajada”.234 presente, el número de exilados que han salido de España y los exce- Casari también se dirigió a su ministro para pedirle una posterga- sivos gastos que ha ocasionado la estada de los buques mencionados, ción de la partida del Tucumán. El torpedero había sufrido una nueva es que me permito sugerirle que quiera tener a bien se indique a este avería cuando se hallaba amarrado en Marsella. En circunstancias en Ministerio, la posibilidad de hacer regresar al país, a la brevedad, al que se atracaba al costado una chata petrolera que proveía de com- torpedero Tucumán, ya que este Departamento cree ha llegado el bustible al buque, le había producido en la amura de babor, sobre la momento de considerar la conveniencia de su regreso”.233 línea de flotación, una pequeña rotura de una chapa de unos 43 centí- El Ministerio de Marina parecía estar en lo justo, más cuando el metros de longitud, la que fue reparada provisoriamente con soldadu- torpedero se dedicaba a evacuar españoles en crecida proporción, ra eléctrica. La compañía Júpiter, por su cuenta y riesgo, encargó en puesto que los argentinos que aún se hallaban en la península, se Londres la chapa definitiva, pero la casa inglesa Samuel White, encar- encontraban más a salvo de persecuciones. El Ministerio de Rela- gada de suministrarla, solamente podía enviarla los últimos días de ciones Exteriores, sin embargo, había puesto un empeño especial enero. Asimismo, le informaba que se había debido dar cumplimiento en afirmar su derecho a evacuar de España a todos aquellos que a ordenes de la Comisión Naval de Londres sobre inspección y reco- habían buscado el amparo de la bandera argentina, y la presencia rrido del equipo detector de rumores por un técnico alemán de la casa del torpedero era indispensable en los planes trazados. Momentá- Atlaswerke, trabajo que no podía quedar listo antes del 5 de febrero neamente, el canciller Saavedra Lamas logró retrasar el regreso 234 AC, Madrid, 17 de enero de 1937, carta del encargado de Negocios Pérez Quesada al 233 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria ... 1936-1937, cit., pp. 87-88. capitán Casari. 162 163
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA por tener que llevarse a Alemania las bobinas que fueron indispensa- Capítulo IV bles reconstruir. Una carta del 25 de enero abundaba en consideraciones para el ministro Videla: Casari remarcaba la importancia de la presencia del La liberación de la embajada Tucumán en aquellas precisas circunstancias de la guerra civil, y la argentina en Madrid señalaba como el mayor respaldo moral y material con que contaban los diplomáticos argentinos, haciendo hincapié en la existencia de pe- queños grupos de connacionales en puertos mediterráneos españoles –en Gibraltar se habían refugiado 30 y otros 47 en Málaga– que no podían quedar librados a su suerte: “[...] si se tiene en cuenta la enor- me repercusión que tiene el hecho de que la Argentina moviliza ingen- 4.1. Condicionamientos para la salida de los asilados tes sumas para evacuar extranjeros de España y simultáneamente nie- El constante aumento de la ofensiva aérea por parte de los nacionales, ga los fondos para repatriar a tantos argentinos que han perdido sus como también el deseo de imprimir mayor rapidez a las evacuaciones ahorros y bienes en la vorágine de esta tremenda catástrofe que enluta hicieron que Le Breton y Pérez Quesada redoblaran sus esfuerzos por a España”.235 El capitán argentino insistió en el excelente estado sani- obtener la completa evacuación de la sede madrileña de la embajada tario del buque, en su empeño por hacerle ver a su superior que se argentina. En ello parecía influir que el Ministerio de Marina argenti- hallaban todos bien predispuestos y conformes en continuar la tarea no estaba dispuesto a hacer retornar también al Tucumán por la ero- desarrollada hasta el momento. Cada uno desde su respectivo puesto, gación que su permanencia en aguas españolas significaba. abundó en consideraciones para obtener del gobierno de Buenos Ai- Luego del importante embarque del 6 de enero, Pérez Quesada y res la permanencia del Tucumán. Jardón se trasladaron de Alicante a Valencia, sede del gobierno repu- blicano, con el fin de obtener autorización para la salida de los demás asilados. Allí, además de tenerse que ocupar de la compra de provisio- nes, se entrevistaron con el jefe de Gobierno Largo Caballero y con Álvarez del Vayo. Después de trabajosas consultas y discusiones en el seno del Consejo de Ministros, el gobierno español autorizó en princi- pio la partida en automóvil –y su posterior evacuación desde Alican- te– de todas las mujeres, niños y hombres fuera de la edad militar, concediendo, además en esa ocasión, la gracia de poder evacuar a cuatro señores de significación que el representante argentino desig- nara. Esta concesión quedó por el momento sin utilizarse, pues los caballeros de referencia habían embarcado sin que en el control de puerto se hubieran verificado sus documentos de identidad. Gestiones de apoyo a la petición argentina había llevado a cabo en Buenos Aires la Cancillería ante el embajador Díez-Canedo. En el curso de estas negociaciones, España y la Argentina termina- 235 AC, Marsella, 25 de enero de 1937, carta del capitán Casari al ministro Videla. ron por asumir compromisos mutuos. España facilitaría en todo lo 164 165
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA posible la salida de los evacuados, con vistas a que la Argentina clau- lo viene ordenando cada vez de forma más categórica y porque tam- surara el edificio de la embajada en Madrid, y se viera así libre de tener bién, el conocimiento, que no se puede evitar, por parte de otras em- que aceptar nuevos asilados y en condiciones de seguir al gobierno bajadas de los trabajos de evacuación que nosotros estamos haciendo, republicano a su nueva sede de Valencia. podría llegar de aquí a unos días a constituir un obstáculo serio que entonces acaso me fuera imposible salvar”.237 De regreso en Madrid, Pérez Quesada se dedicó a preparar la sali- da de un contingente –diríamos sustancial, por las personas que se Un grupo compuesto en su mayor parte por mujeres, niños y hom- pretendía que evacuaran de España– de refugiados. Para ello, se al- bres mayores de cuarenta y cinco años, entre los que se destacaban el quilaron hoteles en Alicante e inclusive casas particulares fueron utili- ex ministro de Hacienda de Berenguer, Julio Wais, el marqués de Casa zadas de albergue tanto allí como en Valencia, donde la duquesa de la Saltillo, Ibarra y Lozada, abandonaron la sede madrileña de la emba- Victoria, antes de alojar el Tucumán, fue hospedada en el hogar de los jada argentina, dirigidos por José María Jardón con destino a Alican- padres de la novia de Jardón. Los asilados comenzarían a ser enviados te, en los días inmediatamente anteriores al 20 de enero. Esta salida a ambos puertos en coches y autobuses para estar dispuestos a ser que se realizó con el completo acuerdo del gobierno de la República embarcados ni bien se presentara la ocasión precisa. Española, en lo que se estimaba como un testimonio de consideración El 14 de enero arribó a Alicante, de regreso de Francia, el torpede- a la Argentina. Cada persona que era evacuada con autorización del ro Tucumán. Además de las consabidas partidas de alimentos para las gobierno llevaba una nota con membrete del general presidente de la representaciones diplomáticas extranjeras de Madrid, llevaba nafta y Junta Delegada de Defen- los repuestos necesarios para que los vehículos a disposición de la sa de Madrid con un texto embajada estuvieran siempre en óptimas condiciones. similar a este: “Se autori- De manera silenciosa, los asilados en la embajada argentina co- za a Jacinto Miquelarena menzaron a ser trasladados en pequeños grupos al puerto alicantino. Regueiro de 46 años de El gobierno republicano les había permitido esa modalidad, en lugar edad, para que pueda tras- de la movilización de un convoy que se viera en la obligación de tras- ladarse a Alicante en con- ladar a más de dos centenares de personas que aún restaban evacuar y cepto de evacuado por au- que inevitablemente llamaría la atención, provocando descontento entre torización del Gobierno. los demás representantes diplomáticos y los defensores de Madrid. Se ruega a las autoridades Allí entonces, más de ocho mil personas se hallaban asiladas en distin- Militares, Civiles y Milicias tas embajadas y anexos.236 Se buscaba además, aprovechar la franquía no le pongan impedimen- que existía en la ruta Madrid-Alicante, amenazada por un posible cor- to en su viaje. Madrid, 19 te por las fuerzas de Franco. Pérez Quesada explicaba así su prisa: de enero de 1937”. “[...] en segundo término es conveniente también que utilicemos sin Aquella travesía vivió, más demora la buena disposición del gobierno español que las cir- no obstante, situaciones Autorización para ser evacuado Jacinto Miquelarena, cunstancias pueden hacer cambiar repentinamente. Y por último, ten- graves que estuvieron a expedido por la Junta Delegada de Defensa de Madrid. go absoluta necesidad de dejar desalojada en el plazo más breve posi- punto de hacer fracasar el Fuente Archivo de la familia Casari ble la sede de la embajada porque el gobierno de Buenos Aires así me 237 AC, Madrid, 17 de enero de 1937, del encargado de Negocios Pérez Quesada al capi- 236 JULIÁN CASANOVA, “Rebelión y revolución”, cit., p. 131. tán Casari. 166 167
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA viaje: el contingente, después de haber partido al amanecer en dos “He sabido también, que el Jefe de la Emigración que es un agente de autobuses, fue detenido en el camino por un grupo de milicianos y policía, ha increpado duramente al gobernador en su despacho por la conducido de regreso a Madrid para ser ingresado en la Dirección posibilidad de salida de los asilados y ha amenazado al gobernador General de Seguridad en calidad de presos políticos. Jardón “pudo con acabar con ellos con ametralladoras. El gobernador le ha instrui- desviar uno de los autobuses de expedicionarios hacia su propio do expediente para expulsarlo de la policía, pero se teme la campaña domicilio y sólo la mitad de los que habían sido detenidos en la que hará ese hombre”.239 carretera, ingresaron en los calabozos de la Dirección de Seguri- Mientras tanto, los marineros argentinos, aprovechando el clima dad”.238 Merced a arduas gestiones realizadas ante el general Mia- de confusión, lograban auxiliar a españoles en peligro con un método ja, se pudo resolver la cuestión y, a media tarde, volvieron a partir que en el transcurso de los viajes posteriores se haría más y más co- los dos autobuses hacia Alicante. mún. El procedimiento consistía en bajar a tierra en pequeños grupos El cónsul Barrera, quien se había constituido en uno de los repre- de cinco o seis, vistiendo algunos de ellos dos uniformes superpues- sentantes extranjeros locales más populares –por su contacto perma- tos: se dirigían al edificio del Consulado, y allí, uno de ellos cedía sus nente con la gente del Tucumán y las autoridades republicanas, y por ropas al que, sin otra posibilidad, pretendía embarcarse. El grupo ori- su habilidad para hacer embarcar a los que no contaban con la autori- ginario, en franca camaradería volvía al barco con el marinero “ficti- zación del gobierno, amén de su carácter enérgico y sus maneras di- cio”. A las horas, el verdadero también se embarcaba. La treta dio rectas– se puso de acuerdo con el capitán Casari para que, aprove- buenos resultados, circulando entre los más desesperanzados y no fal- chando ese embarque oficial, pudieran ser salvadas también otras per- tó quien se cosiera su propio uniforme de marinero. Sin embargo, sonas que aguardaban ocultas en Alicante una oportunidad para esca- hubo alguna ocasión en que esas personas fueron descubiertas, o por par y que habían acudido al funcionario consular argentino rogando lo menos el procedimiento. Tal fue el caso que se relata en una nota por sus vidas. manuscrita de Barrera a Casari: “Para comandante Tucumán: Alarcón La autorización concedida por los órganos legales republicanos, que trajo de Murcia a dos vestidos de marinero hallase preso y descu- tanto por parte del gobierno de Valencia, la Junta de Madrid y del bierto de todo atribuyéndosele responsabilidad en ese embarque. Ruego gobernador de Alicante, Valdés Casas, quedarían supeditadas a la in- estar prevenido por si recibe un aviso de prestar ayuda”. temperancia de las milicias populares que dominaban el puerto. Sa- La Argentina no sólo se hizo cargo de los asilados en sus represen- biendo que el Consulado argentino propiciaba la salida de muchos taciones diplomáticas y consulares sino que también ayudó a personas ciudadanos españoles, los extremistas comenzaron a hacerlo objeto amparadas por otros países que carecían de los medios para hacerlos de vigilancia y de amenazas al mismo tiempo. Barrera, que había dis- salir de España. El día anterior al embarque del 23 de enero en el tribuido a los pasajeros en hoteles, en casas particulares y en la misma Tucumán, el cónsul Barrera le decía a Casari: “Hay en tierra para sede del Consulado, debió hacer apostar marineros del Tucumán para embarcar cerca de 70, por los compromisos inevitables de los reco- que resguardaran esos lugares, y requerir otros cuatro para que vigi- mendados por Consulados Extranjeros”.240 Es que ante el temor de laran la puerta del local de la representación argentina. Además, el que esos fueran los últimos viajes del torpedero, se incrementaron los gobierno de Alicante, empeñado también en librarse del “problema pedidos: “La gente, con el deseo natural de salir, está dispuesta a su- obsesionante de la evacuación” apostó guardias de asalto en las inme- frir todo lo que sea necesario, y lo mismo los que tengan que mojarse diaciones del Consulado. Pero la situación seguía siendo alarmante: 239 AC, Alicante, s/f, de cónsul Barrera a capitán Casari. 238 240 FRANCISCO CASARES, Argentina-España. 1936-1937, cit., p. 218. AC, Madrid, 17 de enero de 1937, de Pérez Quesada a Casari. 168 169
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA en cubierta que los que tuvieran que hacinarse en la bodega irán satis- sido aprovechada para no permitir la salida de los evacuados. Álvarez fechos y su ilusión moral de salir suplirá con tal exceso los inconve- del Vayo ratificó a sus interlocutores en España que si los refugiados nientes de orden físico que pensaran que viajan en el más amplio y no llegaban sin daño alguno a bordo del Tucumán podían tener como suntuoso de los trasatlánticos modernos”.241 cosa segura que la Argentina rompería sus relaciones diplomáticas Los anarco-sindicalistas opusieron trabas de todo tipo en la revi- con la República Española. Como consecuencia de estas ordenes, a sión de los papeles y documentos de los pasajeros que debían ser partir del mediodía del 23 de enero, en grupos de seis personas, para embarcados en el Tucumán. Enterado Pérez Quesada de las nuevas evitar posibles incidencias y no despertar demasiado la atención de la dificultades que habían surgido, salió apresuradamente de Madrid a población alicantina, se produjo el embarque de los restantes asilados. las 20 horas del día 21, llegando a Alicante a las 3 de la mañana, para La comandancia del Tucumán reportó un pasaje de once argentinos y dedicarse de lleno a conferenciar con las autoridades locales. Todo el ciento veintiséis españoles. 22 transcurrió en febriles negociaciones. Acompañados por el agregado en Madrid Eugenio Pepes, los asi- El 20 de enero, Julio Álvarez del Vayo se encontraba de paso por lados que fueron autorizados a salir del país llevaban además otro París, con rumbo a Ginebra, y allí fue entrevistado por el embajador pase expedido por el gobernador civil de Alicante que rezaba: “Ciuda- Le Breton, quién le recordó el compromiso contraído con Saavedra dano embarcado a bordo del buque de guerra Tucumán, de acuerdo Lamas, “compromiso que significaba una garantía de solución a corto con lo estipulado entre los representantes diplomáticos del gobierno plazo y en virtud del cual el gobierno argentino se abstuvo de innovar de la República Argentina y el Gobierno de la República Española, situaciones, esperando su cumplimiento”.242 El ministro español le rei- fechado en Alicante el 23 de enero y firmado por el vicecónsul argen- teró a Le Breton la seguridad de que telegrafiaría a Valencia para que tino en Alicante”. A las 18.30, y después de laboriosas operaciones, el se facilitara la demanda argentina. Cuando Le Breton había ocupado Tucumán se halló listo para partir. En ese momento fue izada la ban- el Ministerio de Agricultura en la Argentina, conoció en Buenos Aires dera argentina, siendo saludada con indudable emoción por todos, en al Álvarez del Vayo periodista, y por lo tanto pudo emplear un lengua- particular por los asilados que, descubiertos y firmes, se habían con- je directo para convencerlo de que únicamente la evacuación de los gregado en la toldilla del buque. refugiados probaría al gobierno argentino la sinceridad de la amistad Una simple lectura de la lista del pasaje de este viaje da una idea del de la República Española. logro obtenido. Se habían embarcado en el buque, entre otros mu- A pesar de la favorable disposición, entre el 20 y el 23 no se solu- chos, además de algunos ya nombrados: el empresario Pedro Ganda- cionaron los incidentes. Fue entonces, cuando el embajador Le Bre- rias y Urquijo, el ex ministro de Hacienda y Economía monárquico ton encomendó al doctor Pardo, cónsul en Ginebra, que buscara a Julio Wais, su hermano y toda su familia –su esposa Aurora Tenreiro Álvarez del Vayo y le exigiera la rápida solución que venía prometien- era de nacionalidad argentina–, el teniente coronel Gonzalo de Beni- do. El ministro de Estado español se comunicó telefónicamente con to, el capitán Ricardo Uhagon Cevallos, el teniente de ingenieros José Valencia y con las autoridades portuarias de Alicante para que no se le Luis Casas, el empresario naviero Tomás Ibarra, Carlos de Salaman- opusieran dificultades a los refugiados de la embajada argentina. Al ca, conde de Zaldívar, Pedro del Moral y Sanjurjo, Fernando Galaine- parecer, una reunión urgente había requerido la presencia del gober- na, María Victoria San Millán, como así también las familias Núñez nador civil de Alicante en Valencia y su temporaria ausencia había Robres, Luis Monastere, Urquijo y Federico, Ozores de Aguado, Herreros de Tejada y el ex ministro del Gobierno de Primo de Rivera, 241 Ibídem el periodista y administrador del diario La Nación en Madrid, Joaquín 242 “Cancillería expuso en un comunicado las tramitaciones para lograr la evacuación de los Ortiz Echagüe, los periodistas José Losada y Jacinto Miquelarena, refugiados de nuestra embajada en Madrid”, La Prensa, Buenos Aires, 24 de enero de 1937. 170 171
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA redactor y jefe de deportes ñor Pérez Quesada o a otro miembro de la embajada en Madrid, so- respectivamente del otrora lamente en propias manos, para evitar a los míos peligros ya que se monárquico ABC, por quie- trata de personas que aunque no han actuado en política desde que se nes el gobierno de Justo ha- estableció la República ni tomado parte en los actuales sucesos, son bía pedido expresamente en de la nobleza y algunos han actuado en el gobierno anteriormente. agosto de 1936. Miquelare- Desde que empezó la guerra civil vivo ahogada de dolor y si Ud. na, coautor junto con Agus- quisiera acceder a mi pedido, me daría una gran esperanza. Muy agra- tín de Foxa, Dionisio Ridrue- decida. Victoria Monasterio de Gsell”. Resulta probable que Casari jo y Alfaro de la letra del comunicó el pedido a Pérez Quesada, y que éste haya encontrado a la “Himno de la Falange”, ha- familia Sangro y la asilara a tenor de la siguiente información: mien- bía sido también correspon- tras en la relación de Oficiales Generales y Particulares muertos en sal de La Nación de Buenos distintas ciudades, fechas y circunstancias se consigna la muerte en Aires. lugar desconocido del teniente de navío Melchor Sangro Torres,243 en Formaba también parte la lista de embarque del Tucumán del 23 de enero de 1937, sellada y del pasaje Pedro Sangro Ros firmada por el agente consular francés en Alicante, figuran entre sus de Olano, ex ministro de pasajeros Pedro Sangro, de cincuenta y ocho años, y sus nietos Pedro, Gobierno de Primo de Rive- de cinco, y Marta, de seis años. Certificado expedido por el encargado de Negocios, ra. Es nuestro convencimien- Pérez Quesada a favor del futuro asilado, Ortiz Echagüe. Fuente Archivo de la familia Casari to que cada persona ampa- 4.2. El problema de los asilados en la Sociedad de las Naciones rada por el asilo fue protagonista de una historia, que sólo nos es dada El tema de los refugiados españoles continuaba siendo debatido en la conocer esquivamente por los documentos. En este caso tres datos Sociedad de las Naciones. En carta del 14 de enero, el delegado chile- aislados permiten reconstruir, con la posibilidad de alguna impreci- no Edwards, respaldado por los gobiernos de Cuba y los Países Bajos, sión, el drama de la familia Sangro. Cuando el Tucumán zarpó de solicitó el tratamiento de la “situación de los asilados en las embajadas Buenos Aires, gran cantidad de personas se acercaron a Casari para y legaciones de Madrid”. El 21 de enero la cuestión fue abordada en pedir por sus familiares, con una desesperación que pasaba por alto el una reunión privada, acordándose que sería considerada en las sesio- hecho de tener que emprender búsquedas de inciertas posibilidades. nes públicas. El doctor Carlos Alberto Pardo informaba a Buenos Ai- Una carta fechada el 16 de octubre de 1936 –resguardada en el Archi- res sobre lo acontecido: “En sesión privada el consejo discutió la vo Casari– decía: “Distinguido señor: De acuerdo con los ministerios proposición chilena sobre asilados oponiéndose el representante de de Relaciones Exteriores y Marina, hemos pensado que el mejor me- España a que figurara en la orden del día, pidiendo en cambio que se dio de enviar al señor Pérez Quesada la carta adjunta, era pedir a Ud. incluyera el informe de los expertos sanitarios. Después de una larga el hacérsela llegar. Pido al señor Pérez Quesada la protección de la discusión [...] se resolvió a propuesta de este último incluir la cuestión Embajada para mi yerno Melchor Sangro y sus dos hijos Pedro y Marta del informe de los expertos sanitarios y las cuestiones humanitarias Sangro Gsell, como esposo e hijos de argentina (mi hija Dora Gsell conexión, agregando entre paréntesis ‘la evacuación de los asilados fallecida en Madrid) que vivían en la calle O’Donell 29, bajos, dere- cha, frente a la casa de sus padres, O’Donell 22, de quienes carezco 243 RICARDO CEREZO MARTÍNEZ, Armada Española. Siglo XX, Madrid, Poniente, de noticias. Ruégole pues, señor comandante, quiera entregarle al se- 1983, ps. 283-84. 172 173
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA en las Embajadas y Legaciones’. Como verá V.E. la fórmula adoptada Chile, en tanto, lideró las peticiones para lograr el reconocimiento excluye la discusión de fondo sobre el derecho de asilo, limitándose al formal de la práctica del derecho de asilo en España en el seno mismo aspecto humanitario de la evacuación”.244 de la Sociedad de las Naciones, pero su posición para negociar con la La Argentina tenía en sus manos una salida para el conflicto, aun- República Española era más difícil que la de Argentina, en lo funda- que se tratara de una solución que le resolvía el problema solamente a mental porque la sede chilena en Madrid parecía hallarse más com- ella. En realidad, la Cancillería porteña no había hecho más que amol- prometida por la cantidad de asilados allí refugiados, y también por- darse a lo exigido por España desde un principio, en cuanto a que que la figura del embajador chileno Aurelio Núñez Morgado desper- cada caso sería resuelto en particular. taba grandes prevenciones entre los funcionarios republicanos. Si bien la sede diplomática argentina en Madrid había dado aloja- La Cancillería argentina optó por solucionar sola el conflicto, miento a perseguidos, en general se trataban de gentes ligadas a la en el convencimiento de que “la salida de nuestros asilados es un Argentina a través de algún familiar, por trabajo o por relaciones so- precedente que lejos de perjudicar a otras legaciones puede favo- ciales, y el número, aunque considerable, no parece haber superado recerlas”.247 Resultó notorio que el acuerdo directo entre España y los cuatrocientos asilados. Por otra parte, Pérez Quesada, una vez la Argentina no benefició las peticiones chilenas en el Comité de la que estos eran recibidos en la sede diplomática, procuraba imponer Sociedad de las Naciones, aunque cabe preguntarse si hubiera ha- una disciplina interna que evitase perturbaciones que pudieran surgir bido alguna diferencia esencial en el trato dispensado por España a desde dentro, y aunque no estuvo en sus manos impedir que los asila- los países asilantes, en el caso que la Argentina hubiese optado por dos, ya libres, se trasladaran a la zona nacional –de hecho un número amoldarse a las peticiones colectivas del Cuerpo Diplomático en importante así lo hizo–, muchos de ellos habían firmado ante el encar- Madrid. En telegrama del subsecretario de Relaciones Exteriores gado de Negocios, compromisos de no inmiscuirse directamente en la argentino a Saavedra Lamas, que se hallaba circunstancialmente contienda civil. Esto fue reconocido por el gobierno republicano: “[...] en San Carlos de Bariloche, aquel le diría para sumar justificativos entrevisté en su nombre al señor Álvarez del Vayo [...] le era muy en su no participación de una embestida diplomática conjunta en grato dejar constancia que en la embajada argentina en Madrid no se Ginebra: “Además, no tenemos actualmente representante en el había cometido ningún acto incorrecto en el asunto de los asilados. En Consejo para pronunciarnos ni delegado permanente con persone- cambio dijo que ‘la embajada de Chile era un fortín lleno de conspira- ría suficiente, circunstancias éstas que por mi parte ya he adelanta- dores contra la seguridad de la República’”.245 do verbalmente a la embajada de Chile. Creo en definitiva que esto Lo actuado hasta el momento por los diplomáticos y los marinos último es excusa suficiente ante Chile”. del 25 de Mayo y del Tucumán, y la posibilidad de contar con el mer- Entre el 25 y el 27 de enero, aunque tangencialmente, el problema cado argentino para posibles compras de materias primas, ponían al de los acogidos al derecho de asilo en la República Española fue dis- país sudamericano en un nivel de preferencia cierta. Parecía evidente cutido en Ginebra. Allí, tanto Litvinoff, comisario general de Relacio- “[...] la falta de interés que siente Valencia por la amistad de países nes Exteriores de la URSS, como Álvarez del Vayo, expusieron que que no sean Rusia, Francia y Argentina (no quedan incluidos en esta tal práctica no tenía vigencia en Europa, y que por tanto España no se consideración ni Inglaterra ni en los EE.UU. por no tener asilados)”.246 hallaba obligaba por tratado alguno, habiéndola tolerado únicamente por respeto y solidaridad con las naciones extranjeras. Los ministros 244 AMREA, caja 2, tomo V, cit., Ginebra, 21 de enero de 1937, de Pardo a Saavedra Lamas. Cfr. versión de esta discusión en JAVIER RUBIO, Asilos y canjes ... cit., p. 212 y ss.. 245 247 AMREA, caja 2, tomo V, cit., Ginebra, 22 de enero de 1937, de Pardo a Saavedra Lamas. AMREA, caja 2, tomo V, cit., París, 22 de enero de 1937, de Le Breton a Saavedra 246 AC, Marsella, 25 de enero de 1937, del capitán Casari al ministro Videla. Lamas. 174 175
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA 4.3. Los compromisos asumidos y las reacciones de Estado ruso y español estaban más preocupados por señalar las En Madrid la solución alcanzada por el gobierno de Buenos Aires en intervenciones de Alemania e Italia, a través del apoyo a los rebeldes el tema de los asilados sería comentada en un principio como un gran nacionales. En el transcurso de esas discusiones, Álvarez del Vayo logro: “Hasta la fecha las representaciones diplomáticas interesadas sacó a relucir el acuerdo con la Argentina y también con México, y se han sentido respaldadas por el prestigio que inspira la Argentina como muestra de la predisposición del gobierno español, leyó un ex- (esto ha quedado de manifiesto por el hecho de habérsele ofrecido al presivo telegrama de felicitación y agradecimiento del canciller Saave- doctor Pérez Quesada la presidencia del Cuerpo Diplomático, a pesar dra Lamas que causó no poca sorpresa. de su poca jerarquía, ofrecimiento que fue rechazado pues el Decano España logró imponer su posición: “La Sociedad de las Nacio- tiene categoría de Embajador)”.249 Pero a poco, la noticia de la eva- nes, con muy buen criterio, se negó a pronunciarse sobre el preten- cuación de los asilados en la sede argentina, guardada en el más rigu- dido derecho de asilo y aceptó el informe que presentó el delegado roso secreto hasta su concreción, levantó resquemores, incluso dentro de China, Wellington Koo, que ejercía la presidencia del Consejo. del Cuerpo Diplomático acreditado en Madrid. La actitud de Pérez En su virtud confirma éste su propósito de no querer examinar el Quesada se juzgó temeraria porque había sacado a los refugiados sin problema, sino como una cuestión humanitaria. Por tanto se limi- esperar las garantías solicitadas por el conjunto de los representantes ta, después de tomar nota de las declaraciones hechas por los re- extranjeros. El diplomático argentino advirtió los sentimientos que presentantes de los Estados que tienen interés en el asunto, a pesar expresaron sus colegas: “[...] se siente un movimiento de inquietud en de que la evacuación de los refugiados pueda ser resuelta por vía las otras embajadas y legaciones por la situación especial en que apa- de las negociaciones directas”.248 rece la nuestra”.250 No obstante, las prevenciones de los diplomáticos El valor del acuerdo alcanzado por la Argentina se percibe aún más parecieron irse aminorando con los días. cuando se consideran algunos rumores, desmentidos luego por los De regreso a Madrid, Pérez Quesada sería continuamente requeri- hechos, que circulaban en los ambientes diplomáticos y políticos, en do por sus colegas que deseaban conocer la fórmula aplicada por el el sentido que el gobierno republicano pretendía servirse de los asila- representante argentino para resolver el problema de los asilados. Para dos en las embajadas y legaciones extranjeras como prenda ante la él, sólo se había tratado de una prueba de reciprocidad con que los posibilidad de una derrota final, o que se temía que una vez vaciadas órganos legítimos del poder político en España habían querido testi- todas las legaciones, muchos gobiernos reconocerían al gobierno del moniar la actitud adoptada por la Argentina desde el comienzo de la general Francisco Franco. guerra. Pérez Quesada no titubeaba en elogiar la buena voluntad del Álvarez del Vayo, al igual que lo había hecho con la Argentina, gobierno republicano: “Al expresar mi reconocimiento y el de mi país se comprometió a tratar la evacuación de los numerosos asilados por los dos ministros españoles –Álvarez del Vayo y Galarza–, y dejar que aún se hallaban refugiados en las representaciones extranjeras así patente el acuerdo pleno, desde el comienzo de la negociación, en Madrid, efectuando en cada caso los trámites necesarios con creo que quedaran desvirtuadas las erróneas interpretaciones que se los gobiernos, lo que dio lugar a modalidades diferentes en su im- han dado a la salida de los asilados de la embajada. Los dos gobiernos plementación. Inicialmente se convenía que las gestiones se lleva- se pusieron inmediatamente de acuerdo en una cuestión, y lo han he- rían a cabo en Londres, dirigidas por el embajador español en esa cho a la luz del día, sin clandestinidades, con una claridad que se nece- capital, Pablo de Azcárate. 249 AC, Marsella, 25 de enero de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fl. 2. 248 250 LUIS JIMÉNEZ DE ASÚA, Historia del “derecho de asilo”, Buenos Aires, La Ley, AMREA, caja 2, tomo V, cit., París, 22 de enero de 1937, de Le Breton a Saavedra 1949, tomo 55, p. 832. Lamas. 176 177
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA sitaba y que al mismo tiempo era obligatoria por la amistad entre am- Gestiones complementarias también se llevaron adelante frente a bos países”.251 las autoridades nacionales, a través del encargado de Negocios argen- Pérez Quesada informaba el 28 de enero a su Cancillería que el encar- tino en la capital portuguesa: “Correa Luna desde Lisboa comunica gado de Negocios del Paraguay en Madrid le había pedido que ayudase a telegráficamente que ha obtenido de la representación de Burgos el gestionar la evacuación de los familiares del personal de la misión y de los compromiso formal de que no autorizará el paso a la zona nacionalis- refugiados en ella, por ser la Argentina “la única que, habiendo obtenido ta de los ciudadanos españoles evacuados de la embajada en Madrid”.254 la evacuación de sus asilados, estaba en condiciones de obtenerla para los Aunque de momento estas promesas contribuyeron a lograr el tan de dicha misión”.252 En tanto, el encargado de Negocios argentino partió ansiado permiso del gobierno republicano, no fueron cumplidas en su hacia Valencia a fin de entrevistarse con el ministro de la Gobernación, integridad, ya que un número considerable de asilados desecharon Galarza, para tratar la liberación de los refugiados que aún restaba todo escrúpulo para trasladarse a la España nacional. evacuar: se trataba de unas cuarenta personas que habían quedado Los rumores de que el Tucumán estaba próximo a dar por conclui- alojadas en Alicante y otras cincuenta que permanecían en Madrid, da su misión en aguas españolas, hizo que se apuraran las gestiones de siendo en su mayoría hombres comprendidos en la edad militar. Con todos aquellos diplomáticos que pretendían evacuar sus asilados en el fecha 3 de febrero Pérez Quesada informó a Buenos Aires que había torpedero argentino. Resulta posible que el mismo Pérez Quesada obtenido la autorización para la salida de ese grupo de asilados. recibiera por aquellos días algunos asilados más en Madrid, a los que Los mayores reparos ofrecidos por las autoridades gubernamenta- debieron sumarse los pedidos que le realizaban sus colegas, para que les, justificados por cierto, radicaban en la posibilidad de que dichos tomase a su cargo algunos de sus más comprometidos huéspedes. refugiados reingresaran a España, psara sumarse a los nacionales y El ambiente diplomático siguió convulsionado por el logro de Pé- combatir así contra la República. No pocos asilados, como ya hemos rez Quesada. En los primeros días de febrero se llegaron a la sede señalado, una vez en Francia, se habían apresurado a cruzar la fronte- argentina diversos representantes extranjeros para enterarse de los ra en viaje de vuelta por Irún, poniéndose a disposición de las fuerzas detalles y requerir consejo. Así, lo visitaron el director del Liceo de de Franco. Al tanto de esa realidad, Pérez Quesada trató por todos los Francia, en donde también había asilados, así como los encargados de medios a su alcance de solucionar este escollo, lográndose que el em- Negocios de Francia, M. Neuville, y de Checoeslovaquia, Zdenko bajador Le Breton obtuviera la conformidad del gobierno de París para Formánek. Y aunque la misión específica del encargado de Negocios que se vigilara la actividad política de los españoles en Francia: “En vista argentino estaba por llegar a su fin, su presencia parecía indispensa- dificultades señaladas por Pérez Quesada sobre evacuación asilados en ble: “Ruego encarecidamente a V.E. permítame reintegrarme Madrid edad militar he obtenido del Ministerio de Relaciones Exteriores de Fran- considerando debo hacerlo por dignidad personal [...] Además el cuerpo cia las seguridades necesarias para su internación en el territorio francés diplomático formúlame ese ruego manifestando que el abandono ca- en las mismas condiciones que los asilados de la Embajada de Francia, es pital de mi parte después de la salida asilados de derechas perjudica- decir bajo el compromiso que no intervendrán en actividades políticas riales ante organizaciones sindicalistas y opinión pública”.255 Desde (departamentos alejados de la frontera)”.253 Buenos Aires, Saavedra Lamas le urgió la total evacuación de la em- bajada, afirmando que no podría convencer por más tiempo al minis- tro de Marina para que postergara el regreso del Tucumán: “He con- 251 “El señor Pérez Quesada habla de la gestión a favor de los asilados”, La Nación, Buenos Aires, 29 de enero de 1937. 252 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto ... 1936-1937, cit., p. 91. 253 254 AMREA, caja 2, tomo VI, cit., París, 13 de febrero de 1937, de Le Breton a Saavedra AMREA, cit., Buenos Aires, 10 de febrero de 1937, de Saavedra Lamas a Pérez Quesada. 255 Lamas. AMREA, cit., Madrid, 5 de febrero de 1937, de Pérez Quesada a Saavedra Lamas. 178 179
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA seguido una demora de 4 o 5 días más a lo sumo. Es pues menester Serrano, hermana de la esposa del general Francisco Franco, sus dos que en tal término quede resuelta la evacuación total de los asilados hijos pequeños, Felipe y Fernando, y el periodista Adelardo Fernán- preparando S.S., su salida para Valencia”.256 dez Arías. Otros asilados españoles, munidos de la autorización gu- Al ministro de Relaciones Exteriores argentino le preocupaba que bernamental, también dejaron la sede madrileña en los camiones que una permanencia más prolongada en Madrid no dejara a la Argentina fueron utilizados para transportar los víveres. El 11, todos habían lle- libre de la obligación moral de seguir recibiendo asilados; por ello le gado al Tucumán. Al día siguiente, Pérez Quesada, junto con el mar- ordenó a Pérez Quesada que organizara el traslado de la sede diplo- qués de Santa Cruz y el periodista Francisco Casares y su esposa, en mática, una vez que hubieran partido todos los asilados, “a fin de un coche de la embajada abandonaron Madrid con rumbo a Valencia. evitar todo compromiso ulterior, que desde ya debe eludir”.257 El diplomático argentino se dirigía a la capital republicana en un pos- trero intento por lograr que los restantes refugiados varones pudieran embarcarse. En Valencia se le pidió tiempo, pero el Tucumán estaba 4.4. Embarques de políticos y militares, ricos y pobres, españoles y argentinos presto a emprender otro viaje y Pérez Quesada debió así trasladarse el El gobierno de España autorizó la salida de los asilados en la embaja- 13 a Alicante con sus acompañantes. da argentina con la promesa de que, de ahí en más, no fuera admitido Los marinos argentinos también habían encontrado la situación cre- bajo concepto alguno ningún nuevo asilado. Esa obligación era ya cientemente tensa: “con el ambiente que hay por la toma de Málaga y conocida y aceptada por los diplomáticos argentinos “allende y aquen- con todos los asilados en Alicante, sin la presencia del buque creo que de” el Atlántico, pero Saavedra Lamas se mostró disgustado por la corre peligro la vida de todos los asilados”.260 Las organizaciones sin- inesperada exigencia española, hecha en la persona de Pérez Quesa- dicales parecían resueltas a impedir por todos los medios nuevos em- da, de firmar una nota que entrañaba la obligación de reconocerlo barques, aún en abierta oposición a las órdenes impartidas por el go- expresamente en el futuro, al considerar que ello “perturbaría la grata bierno de Valencia, sin que tampoco el gobernador civil de Alicante impresión y el fortalecimiento de nuestros vínculos [...], debiendo bastar tuviera la autoridad suficiente para imponerlas. El deseo de proteger a con nuestra promesa y la garantía moral de nuestra conducta que ha los contingentes de refugiados venidos de Madrid, que esperaban abor- sido reconocida allí mismo”.258 Pérez Quesada no pudo complacer a dar el torpedero, habían obligado al cónsul Barrera a trasladarlos des- su canciller y debió firmar un documento, merituado como indispen- de los distintos hoteles en que se hallaban alojados, a una finca muy sable para obtener el permiso de evacuación total de su embajada. próxima al puerto, bajo la custodia de guardias de asalto y marineros Ello le valió una reprimenda de Saavedra Lamas: “Hago constar que del propio Tucumán. deploro no haya esperado autorización de este Ministerio pues no Sin embargo, ello no fue óbice para que los marinos argentinos estoy conforme con contraer ese compromiso que limita el derecho siguieran asilando refugiados. El 3 de febrero el ministro Videla ponía de asilo”.259 en conocimiento de Saavedra Lamas un importante embarque realiza- El 10 de febrero el encargado de Negocios argentino organizó otra do en el Tucumán: “Casari ha comunicado a este ministerio, hallarse comprometida expedición de asilados. La misma estuvo dirigida por asilado a bordo de ese buque con intención de ponerse a las órdenes el agregado civil Miguel Mugica y formaban parte de ella Zita Polo de del general Franco y con datos militares, el capitán Fernández Casta- ñeda Cánovas, ayudante del general Miaja”.261 256 AMREA, cit., Buenos Aires, 3 de febrero de 1937, de Saavedra Lamas a Pérez Quesada. 257 AMREA, cit.. 258 260 AMREA, cit.. AC, Alicante, de Barrera a Casari, s/f. 259 261 AMREA, cit., 8 de febrero de 1937. AMREA, cit. Marsella, 19 de febrero de 1937, del capitán Casari al ministro Videla. 180 181
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Uno de los persona- ayudante de Miaja, Serrano Suñer y el capitán de artillería Álvarez Miranda, llegaron en automóvil hasta la sede del Consulado argentino jes políticos de mayor en Alicante. Una tarde, un grupo de marineros al mando del cabo importancia que la Ar- Velázquez buscó a los asilados, y mediante el ardid de llevar unifor- gentina ayudó a poner mes de más, tanto Serrano Suñer como Álvarez Miranda embarcarían a salvo fue Ramón Se- en el Tucumán como marineros. rrano Suñer. Abogado, Esperando la partida dispuesta a más tardar para el 13 de febrero, diputado por Aragón y, la tripulación del Tucumán, a instancias de los representantes diplo- además, concuñado de máticos y consulares, se habían dedicado con ahínco a ganarse la con- Franco –a quien la gra- fianza de los dirigentes de las organizaciones portuarias, “mediante cia española bautizaría una política de persuasión amistosa y de dádivas de los artículos de con el apodo de el “cu- Tripulantes del Tucumán en el Puerto de Marsella, 1936 que carecían”.263 La importancia de esos regalos queda patentizada, a ñadísimo”– había sido modo de ejemplo, en el asiento contable del día 28 de febrero del libro encarcelado en Madrid en julio de 1936. El que luego sería ministro de caja del Tucumán, que dice: “Comprando a M. Boulac –en Marse- en varios de los gabinetes nacionales y hombre de confianza del “ge- lla– artículos para cumplimentar a las autoridades portuarias de Ali- neralísimo” en los primeros tramos de su régimen, logró asilarse en la cante $ 861,09”.264 Legación de Holanda. Allí recibió un día de enero la visita de Pérez Se lograba así hacer embarcar por esos días clandestinamente a un Quesada, el que venía con el encargo del embajador en París Le Bre- considerable número de personas. Entre ellos destacaba el comandan- ton –gestionado por Gregorio Marañón– de llevarlo a salvo a Francia, te del Tucumán a unos anónimos refugiados: “A las 24 horas del día utilizando para ello el Tucumán. Serrano Suñer describía así al diplo- 12 atracó sigilosamente al costado del buque una embarcación pes- mático argentino: “Un día tuve la inesperada alegría de que me anun- quera que traía a su bordo ocho hombres y una mujer que pedían asilo ciaran la visita del señor Pérez Quesada, de la embajada argentina, después de siete horas que era un personaje le- de navegación”.265 gendario en el infra- No preparado para mundo de los refugia- una espera tan prolon- dos y los perseguidos, gada en el puerto ali- una especie de Pimpi- cantino, comenzaron a nela que realizaba las escasear los víveres a hazañas más extraordi- bordo –hay que consi- narias desde el punto de derar que el torpedero vista del ingenio y del debía encargarse de su- valor”.262 ministrarlos al Consu- Con el auxilio de lado de Alicante, a la Torpedero ARA Tucumán, 1937. Archivo de la familia Casari Fernández Castañeda, Torpedero ARA Tucumán, 1937. Archivo de la familia Casari 262 263 RAMÓN SERRANO SUÑER, Entre el silencio y la propaganda, la historia como AC, Marsella, 19 de febrero de 1937, de Casari a Videla. 264 fue. Memorias, Barcelona, Planeta, 1972, p. 149. Ver también RAMÓN SERRANO AGA, Tucumán, legajo 5, p. 30. 265 SUÑER, De anteayer y de hoy, Barcelona, Plaza & Janes, 1981, pp. 288-89. AC, Marsella, 19 de febrero de 1937, de Casari a Videla, fol. 2. 182 183
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA casa de asilados que estaba en ca–, el francés Renee Bergeles, el cubano Andrés Ortiz Fernández, los las inmediaciones y a toda la gen- chilenos Ema Silva y Fernando García Zulueta, el uruguayo Renee te que se hallaba ya alojada en el Padilla Albaniza y ciento setenta españoles: además de los ya citados buque a la espera de la partida, a con anterioridad, el marqués de Santo Domingo, José Chavarri, José más de su tripulación de doscien- Antonio del Moral, el diputado por CEDA (Confederación Española tos hombres– y el capitán Casari de Derechas Autónomas) Luis Fernández Heredia. También se aloja- reiteró a Pérez Quesada la nece- ron en el buque y los hermanos Cristóbal, Victoria y Eugenia Carvajal sidad de partir de inmediato. y Colón, cuyos embarques le habían sido especialmente recomenda- En la mañana del día 13 su- dos a Casari: “Cristóbal Carvajal y Colón, actualmente en el piso, bajo bieron a bordo los pasajeros pro- la protección de Argentina en Alicante. Existen instrucciones de la vistos de órdenes de salida. A las embajada de proceder a sacarlo enseguida del piso y trasladarlo al trece horas, y habiendo embar- Tucumán para salir en el actual viaje. Es el tutor de sus hermanas que cado ya ciento setenta y un pa- están embarcadas ya en el Tucumán y que contaban con él para seguir sajeros –de los cuales casi la mi- su viaje a Marsella. Caso contrario la situación de estas señoritas es tad habían llegado al buque bur- sumamente crítica por no contar con otra familia responsable”. lando el control del puerto– el Formaba parte del paisaje del torpedero quien sería coautor de un Tucumán estaba listo para zar- libro clásico sobre las misiones de asilo de la Argentina, Heroísmo Refugiado con oficiales de la nave, torpedero ARA Tucumán en España 1936-1937. par. En ese momento, Pérez criollo, Federico Fernández Castillejo. Cómo señala Javier Rubio re- Archivo de la familia Casari Quesada le pidió a Casari que de- sulta significativo que entre los “asilados y fugitivos de la España morara su partida hasta el anochecer en vista de que el gobernador Republicana que nos han dejado su testimonio escrito, el que tenía Valdés Casas había convenido en favorecer un embarque nocturno –a mayor personalidad política no era precisamente un derechista más o fin de evitar reacciones violentas– de veinticinco jóvenes, en edad menos encubiertamente antirrepublicano, sino un hombre de centro, militar. A las tres de la mañana, fueron embarcados con el concurso de limpia ejecutoria al servicio de la República Española. Gobernador del personal de “La Marítima Terrestre”. Las relaciones con el sindi- civil de Valencia con el gobierno provisional de la República, y diputa- cato portuario pasaron por buenos momentos: el 11 de febrero una do del partido republicano-progresista por Córdoba, Federico Fer- nota rezaba: “Camaradas de la tripulación del vapor destroyer argen- nández Castillejo fue uno de los numerosos españoles que recibieron tino Tucumán. El consejo del Trabajo del Sindicato de carga y descar- asilo en el torpedero argentino Tucumán y que marchó a Buenos Ai- res”.266 La otra autora del libro, la abogada Clara Campoamor había ga del puerto de Alicante, “La Marítima Terrestre”, os obsequia con este pequeño recuerdo, que aunque de poco valor cree será acogido luchado como diputada en las Cortes Constituyentes de la República, con simpatía por todos vosotros. Sin otro particular quedamos vues- por la concesión del voto a la mujer. tros y de la causa antifascista”. El regalo consistió en cuatro botijas Temporal en el golfo de León mediante, el Tucumán hizo su arribo grandes y ocho más pequeñas. al día siguiente, 15 de febrero, a las 8 de la mañana al Viex Port de A las cuatro de la mañana del 14 de febrero, el Tucumán zarpó de Marsella. Antes de desembarcar los asilados españoles fueron solici- Alicante con un total de ciento noventa y seis pasajeros a bordo, el tados por el cónsul argentino Leoni, para procurar que guardasen la más numeroso transportado hasta ese momento. Formaban parte del pasaje veintiún ciudadanos argentinos –entre ellos el agregado Mugi- 266 JAVIER RUBIO, cit., p. 124. 184 185
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA mayor discreción acerca de su estada en España y de las peripecias De vuelta en Madrid, Pérez Quesada recibió la noticia del reconoci- vividas, evitando de cualquier modo entorpecer la seguridad de los miento de sus méritos por parte del gobierno argentino: el Poder Ejecuti- que aún quedaban allí y las futuras operaciones de rescate. La única vo Nacional, por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores y incidencia de importancia que se suscitó, estuvo referida a los argen- Culto, expidió un decreto resolviendo su nombramiento, en comisión, tinos que venían en ese viaje y carecían de recursos para su sustento como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario. Convenía, tam- en Francia. En general se trataba de personas que habían perdido sus bién, alejarlo de su protagonismo en la guerra civil, una vez que se muchos o pocos bienes a raíz de confiscaciones e incautaciones que habían alcanzado ya los objetivos trazados desde Buenos Aires. De- de ellos se habían hecho. Aunque al salir de España podían llevar con- bería, empero, continuar con sus anteriores funciones en España hasta sigo una suma de hasta 500 pesetas –sí es que por ventura contaban que se le designara un destino acorde con su nueva jerarquía. con ellas– no les era dado esperar mucho, pues quedaban enorme- Parecía haber llegado el fin para la odisea vivida en los locales de la mente mermadas al cambio de 180 pesetas por cada libra esterlina. El embajada argentina, que después de siete meses quedaban vacíos: el comandante Casari, de forma transitoria, hasta que el Tucumán regre- 18 de febrero un grupo de casi cuarenta asilados abandonaron Madrid sara a España, permitió que dos matrimonios argentinos quedaran alo- con rumbo a Alicante, y el 24 hizo lo propio Pérez Quesada, con el jados en el buque. El resto, luego de una negociación con las autori- resto de los asilados, rumbo a Valencia. Se trataba de treinta y cinco dades francesas sobre el costo de su mantenimiento y transporte, fue- personas lo que abonaría la idea de que hasta último momento el nú- ron desembarcados, debiendo para ello salir de garante el cónsul Leo- mero de refugiados creció. En razón de los incidentes surgidos en el ni por los gastos que ocasionaran en Marsella. embarque del 14 de febrero, el gobierno republicano expreso que ese En tanto, Pérez Quesada se trasladó de Alicante a Valencia, para nuevo viaje del Tucumán no partiera desde Alicante, sino desde Va- tratar de obtener las cargas de combustible necesarias para el traslado lencia, adonde debieron trasladarse los que aún esperaban hacerlo en de los restantes refugiados en la embajada argentina, a cambio de las el aquel puerto. La gran cantidad de evacuados que estaban afluyendo confiscadas días antes al Tucumán por las autoridades republicanas. provenientes de Málaga y Almería, presagiaban aún mayores dificul- El objetivo era asegurar el viaje en automóviles desde Madrid a Va- tades para realizar los embarques, pues todos pugnaban por alejarse lencia para dejar concluida la evacuación total de los asilados. La falta de las represalias y el infortunio que se avecinaba para muchos. de gasolina constituyó un hecho común y grave por cierto. Al respec- El 27 de febrero, desalojada de asilados la sede argentina en Ma- to decía Serrano Suñer: “[...] no recuerdo exactamente sí fue en Al- drid, se dispuso el traslado a Valencia en carácter de encargado de mansa o en Villena un serio contratiempo nos esperaba: nos habíamos Negocios ad interim, del primer secretario de la embajada en Italia, quedado sin gasolina, y no la había en el pueblo, cosa que creo que doctor Felipe Chiappe, librándose de esa manera a Pérez Quesada del entonces ocurría con frecuencia. Mis compañeros ya se disponían a compromiso de tener que permanecer en Madrid. buscar albergue para pasar la noche, cuando yo les hice notar lo peli- Satisfactoriamente había sido liquidado el asunto del derecho de groso de la situación para Álvarez Miranda y para mí, y que debíamos asilo, siguiendo el deseo del gobierno argentino y las directivas de su de intentar como fuera, llegar aquella misma noche al Consulado en Cancillería, “cuyas altas inspiraciones políticas han culminado con el Alicante. A tal fin mendigamos gasolina, y entre un garage y la casa de hecho de ser ésta la única representación diplomática que haya logra- un pariente del alcalde conseguimos una muy pequeña cantidad de do resolver dicho problema, marcando pautas que han comenzado combustible, con la que pudimos llegar”.267 ahora a seguirse por los demás países”.268 267 268 RAMÓN SERRANO SUÑER, Memorias ... cit., p. 150. Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria... 1936-1937, cit., p. 94. 186 187
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA cesa en vigencia, con una semana de cuarenta horas, el ritmo de 4.5. Un auxilio ampliado La eficacia demostrada por el trabajo mancomunado de diplomáticos trabajo de los obreros y la imposición de los sindicatos que prohi- y marinos argentinos, llevó a varios países sudamericanos, y también bían a los remachadores quitar o poner más de noventa remaches europeos, a gestionar una ayuda directa que diera parecida solución a por día y por equipo. El cambio de la plancha quedó listo el 25 de febrero. El 26 a las 18 horas, completada su carga de petróleo, el la situación de los asilados que se resguardaban en sus sedes. Así, por buque largó amarras del puerto de Marsella, con destino a Valen- ejemplo, funcionarios del gobierno de Bolivia realizaron en Buenos cia, donde fondeó al mediodía del 27. Aires intensas tratativas con el gobierno de Justo, a la par que en la La noche del 24 de febrero Pérez Quesada y Jardón con los capital francesa se entrevistaba el delegado permanente de Bolivia últimos asilados, llegaron a Valencia. Ni bien hizo su arribo el Tu- ante la Sociedad de las Naciones, Adolfo Costa du Rels, con el emba- cumán, Pérez Quesada subió a bordo para informarle al capitán jador Le Breton. El 13 de febrero Costa du Rels informaba a la prensa Casari del estado de la gestión relacionada con el embarco de asi- que la Argentina se haría cargo de la evacuación de los asilados de la lados. Acompañaba en esa oportunidad al diplomático un marino Legación boliviana –unos doscientos– equiparándolos con los pro- español, que había sido nombrado ayudante del comandante Casa- pios en un gesto que “un testimonio de la solidaridad latino-america- ri por el Ministerio de Marina de la República. No poca sería la na”. Pocos días después, el encargado de Negocios de Chile en París, sorpresa de éste cuando, a los pocos minutos de conocerlo, el te- Vargas, pidió también que ciento sesenta asilados en la embajada chi- niente de fragata Huerta de los Ríos, luego de pronunciarse como lena en Madrid fueran evacuados por el Tucumán. El día 19, la Canci- partidario de la causa nacional, le pediría ser evacuado rumbo a llería accedía al pedido: “Puede hacer saber al representante de Chile Marsella en el próximo embarque. El teniente Huerta estaba especia- que este gobierno ha resuelto acordar la colaboración solicitada, ha- lizado en armas submarinas, desempeñándose además como ayudante biéndose dispuesto la permanencia del Tucumán a ese efecto”.269 En secretario de varios almirantes. Teniendo en cuenta, también, la opi- París se formó una comisión ejecutiva integrada por los agregados nión favorable de Pérez Quesada, Casari accedió al asilo. militares chilenos coroneles Humberto Luco y Víctor Labbé, que pro- Por la tarde del 27, Pérez Quesada y Casari visitaron el Ministerio yectaba adquirir ómnibus, con una capacidad de sesenta a sesenta y de Marina con el objeto de solicitar facilidades para el pronto desem- cinco personas –Chile pretendía evacuar unos mil cuatrocientos refu- barco de 35.000 kilogramos de víveres que eran conducidos con des- giados– que saldrían de Francia, y atravesando el territorio español, tino a la embajada de Chile en Madrid. Obtenida la anuencia oficial, se arribarían a Madrid para cumplir su cometido. La comisión visitó a Le hizo la descarga esa misma noche. Pérez Quesada, por su parte con- Breton, quien junto con los agregados López Lacarrere y Pepes, les versó con el subsecretario del Ministerio de Estado, con el alcalde de explicaron las modalidades de las evacuaciones de los refugiados. Una Valencia Domingo Torres y con el gobernador civil Ricardo Zabalza nueva reunión tuvo lugar para examinar con detenimiento, mediante Elorga –quién había vivido más de quince años en Bahía Blanca. Ob- la ayuda de mapas, el camino de Madrid. tenidas las autorizaciones se dispuso el embarco inmediato de los asi- El mismo día de su arribo al puerto francés, lunes 15 de febrero, lados, tanto de los venidos directamente desde Madrid, como los que se iniciaron las reparaciones del casco del torpedero argentino. habían sido trasladados desde Alicante. La partida podría haberse pro- Estas, inicialmente calculadas en una duración de cinco o seis días ducido esa misma noche de no haber recibido Pérez Quesada la solici- hábiles, se vieron demoradas en razón de la legislación obrera fran- tud de las embajadas de Checoeslovaquia y Bélgica para que fueran evacuados también algunos de sus asilados recién arribados desde 269 AMREA, caja 2, tomo VI, Buenos Aires, 19 de febrero de 1937, de Saavedra Lamas a Madrid. Una de las personas que mayor interés tenía el flamante mi- Le Breton. 188 189
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA nistro argentino de trasladar fuera de España era la señora Dorotea Luis de Figueroa –hijo del conde de Romanones– y su esposa Blanca Mooser de Borchgrave, viuda del encargado de Negocios de Bélgica. de Borbón –prima de Alfonso XIII y sobrina del duque de Sevilla– Detenido el 20 de diciembre de 1936 por agentes de servicios espe- , Fernando de Galainena, subdirector del Banco Hispano America- ciales, el cadáver del barón Jacques de Borchgrave fue hallado en la no; el duque del Infantado; la condesa de Casa Aguilar; el indus- carretera de Chamartín a Alcobendas con tres impactos de bala. Se le trial Manuel Torroba y el famoso arquero del Madrid Fútbol Club, habían atribuido al diplomático actividades de espionaje, aunque otros Ricardo Zamora. El guardavallas español declaró a la prensa ar- afirmaron que su ejecución se debió a que había intentado persuadir a gentina una vez llegado a Marsella: “[...] pensé en hacerme perio- compatriotas suyos, que pertenecían a las Brigadas Internacionales, dista deportivo pero se trataba de una empresa de derechas, lo que para que desertaran.270 originó mis vicisitudes. La circunstancia de haber figurado mi nom- El día 28, Casari recibió en la sede del Consulado de Valencia la bre en las columnas de prensa junto a las de otras personas popu- visita del encargado de Negocios de Chile, Gajardo, quien lo puso al lares como Benavente y los hermanos Álvarez Quinteros, me hicie- tanto de las gestiones que se habían venido realizando y de las que ron sentir temor y esconderme, luego fui detenido, a los 30 días salí y estaban en trámite para que el Tucumán permaneciera en aguas espa- me refugié en la Embajada Argentina”. Al preguntársele por qué no ñolas con el objeto de servir a la evacuación de los asilados en su iba inmediatamente a la España nacional, Zamora respondió: “Porque embajada. En igual sentido se expresó el encargado de Negocios de ante la actitud de otros asilados más afortunados, que pasaron a la Bolivia, al que también recibió el capitán Casari. zona blanca, se han adoptado rigurosas medidas. He contraído con la El ministro Pérez Quesada, por su parte confirmaba la total eva- embajada argentina el compromiso de no entrar en España, condición cuación de la sede diplomática argentina: “[...] acabo de terminar firmada e impuesta para permitir la evacuación de Madrid, y como el embarque en el Tucumán del último grupo de asilados que que- español, dada la palabra hay que cumplirla”. daban en la Embajada argentina en Madrid”.271 El mismo Pérez A las 14 el Tucumán zarpó de Valencia rumbo a Marsella, donde Quesada y José María Jardón abordaron también el torpedero con amarró a las 11 horas del 1 de marzo. Saavedra Lamas, a la par que el objeto de seguir hasta París, para visitar a sus familiares y depar- agradecía al gobierno de la República Española por haber accedido a tir con el embajador Le Breton. En Madrid, mientras tanto, el cón- sul Spangemberg Seguí quedaba atendiendo los asuntos urgentes de la embajada argentina. Fueron embarcados en aquel viaje un total de quince pasajeros con pasaportes y treinta y siete sin ellos, entre los que figuraban 270 RICARDO E. IRURZUN, Crucero 25 de Mayo, cit., en p. 18 refiere: “sobre el inci- dente del Barón de Borchgrave, ocurrido en el curso de la Guerra Civil Española (asesi- nato de un Secretario de la Embajada Belga en Madrid, el 20 de diciembre de 1936, por unos milicianos gubernamentales), ver: Charles Rousseau, Derecho Internacional Públi- co, Barcelona, 1950, Ediciones Ariel. El caso fue llevado al Tribunal Permanente de Justicia Internacional de La Haya, en virtud del compromiso firmado el 20 de febrero de 1937, pero el 4 de enero de 1938 ambos gobiernos declinaron proseguir el juicio, y el Gobierno Republicano Español entregó al belga, la indemnización reclamada de un mi- llón de francos belgas”. También JAVIER RUBIO, cit., pp. 120-122. 271 AMREA, caja 2, tomo VI, Valencia, 28 de febrero de 1937, de Pérez Quesada a Saavedra Lamas. Nómina de los pasajeros embarcados en el Tucumán, Valencia, 1937. Fuente Archivo de la familia Casari 190 191
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA liberar a sus asilados, pedía con Pérez Quesada, después que se habían despedido en Madrid antes al ministro Álvarez del del estallido de la guerra civil. Durante estos meses, García Mansilla Vayo por la situación de los había seguido trabajando en cooperación con el embajador de Ingla- amparados en la Legación terra, sir Henry Chilton, en las negociaciones entre franquistas y na- uruguaya, también bajo cionalistas vascos por el canje de prisioneros. responsabilidad argentina: En atención al deseo oficial de asignar a Pérez Quesada un destino “Al expresarle el reconoci- coincidente con su categoría de ministro –y seguramente para que miento de este gobierno y éste tuviera la oportunidad de explicar personalmente en la Cancille- la satisfacción que ha pro- ría su actuación durante los meses anteriores– se resolvió que Chiap- ducido en la opinión argen- pe, que retenía sus anteriores funciones en la embajada de Roma, per- tina el cumplimiento tribu- maneciera al frente de la representación diplomática argentina en Va- tado al derecho de asilo, lencia, hasta ser reemplazado en sus funciones por el primer secreta- haciendo efectivas prome- rio de embajada Guillermo Achával, quien tenía prevista su partida sas que V.E. me formuló en desde Buenos Aires para el 15 de marzo. La predisposición con que mi estada en Europa cuan- Pérez Quesada fue atendido a lo largo de toda su gestión por las auto- Nómina de los pasajeros embarcados en el Tucumán, do dejé elaborado el plan de ridades republicanas, como también su deber moral con los represen- Valencia, 1937. Fuente Archivo de la familia Casari cuya ejecución encargué a tantes extranjeros que aún pugnaban en Madrid por resolver el propio los señores Le Breton y Pérez Quesada, me ha de permitir solicitarle problema de sus asilados hicieron que deseara abandonar España no una solución definitiva sobre los asilados en la legación uruguaya, como quien huye, sino como un diplomático que se aleja al ser pro- respecto de los que he manifestado y mantengo el mismo interés que movido. Es así que resolvió, antes de emprender el obligado retorno a para los nuestros en los vínculos profundos que nos unen con dicha la Argentina, despedirse de colegas y funcionarios que quedaban en la nación hermana”.272 España Republicana. La visita a Francia de Pérez Quesada y Jardón fue aprovechada por el París fue nuevamente centro de la organización de los pasos a se- embajador Le Breton para agasajarlos en París, reconocimiento que tam- guir en el tema de la España Republicana: el embajador Le Breton le bién se hizo extensivo al capitán Casari. Los tres se trasladaron en tren confirmó oficialmente al capitán Casari la decisión de proceder a la para recibir los saludos, llegando a la capital gala el día 3 de marzo. evacuación de contingentes de asilados provenientes de las represen- Un almuerzo privado en honor de Pérez Quesada, al que asistieron taciones diplomáticas de Chile y Bolivia a bordo del Tucumán, y al los esposos Le Breton, la esposa de Pérez Quesada y su hijo Patricio, arribar el día 5 Felipe Chiappe, luego de sendas entrevistas, ambos se Roberto Gache y su señora, el comandante del Tucumán y el teniente trasladaron a Marsella, para emprender la travesía a Valencia sin de- Estevarena y José María Jardón, precedió a la calurosa recepción en mora. A su vez Pérez Quesada y Jardón partieron esa misma tarde a la embajada a la que asistió la colectividad argentina, a más de dos- Toulouse para tomar, la mañana siguiente, un avión que los condujera cientos latinoamericanos. El mismo embajador Daniel García Mansi- a España. lla y su esposa se dirigieron desde San Juan de Luz para saludar per- El Tucumán puso proa a Alicante el 6 de marzo, llevando a bordo, sonalmente a los gestores de la “solución argentina”, reencontrándose además del nuevo encargado de Negocios, a Miguel F. Mugica y a un agente consular guatemalteco, anteriormente acreditado en Madrid, que retornaba a España por motivos particulares, ya que su país, al 272 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria... 1936-1937, cit., p. 95. 192 193
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA igual que El Salvador, habían sido los primeros en suspender sus rela- Entre el 7 y el 10 de marzo, Pérez Quesada y Jardón trabajaron ciones con el gobierno republicano. duramente para proceder al cierre de la sede diplomática en Madrid, haciendo lo propio los empleados que en ella permanecían. El 10 de 4.6. La Argentina traslada su embajada a Valencia marzo se informó oficialmente la clausura de la embajada argentina, El 7 de marzo el torpedero argentino fondeó en la rada del puerto de estableciéndose desde entonces en el edificio de la calle Cirilo Amo- Alicante. A pesar que el doctor Chiappe había expresado su deseo de que rós número 52 de Valencia. Ese mismo día, Pérez Quesada y Jardón el Tucumán le permitiera desembarcar en Valencia, el capitán Casari le abandonaron Madrid en automóvil, y recorriendo territorio republi- hizo ver la conveniencia de hacerlo en Alicante, para luego trasladarse cano, arribaron primero a la ciudad de Alicante, con el objeto de des- desde allí, a través de la carretera, a la sede gubernamental republicana, pedirse del cónsul Lorenzo Barrera e imponerse de la situación de los no sólo porque esa era la base de operaciones del buque argentino sino evacuados argentinos, que habían comenzado a afluir al puerto a raíz para que el nuevo encargado de Negocios se enterara personalmente de de nuevas ofensivas militares nacionales. Hasta último momento, Pé- las condiciones en que se desenvolvían las operaciones de rescate lleva- rez Quesada tuvo oportunidad de hacer valer su gran influencia. La das a cabo entre el mando del Tucumán y Barrera, amén de las activida- participación casual en un salvamento así lo demostró: “Hemos teni- des generales de a bordo y del Consulado; y muy especialmente para do casos de personas que se lanzaron a nuestra lancha atracada al que tuviera la oportunidad de observar la situación afligida en que se muelle del puerto, perseguidos y hasta tomados del saco por un poli- encontraban los argentinos que llegaban día a día, formando parte de cía, implorando nuestra protección solicitaban así el amparo del pabe- los núcleos de evacuados que huían del avance nacional. llón [...] En el caso referido, el Oficial que iba en la lancha se impuso Las buenas relaciones entre “La Marítima Terrestre” y el Tucumán al policía y al no entregarle al hombre invitó al agente a que viniera continuaban. Apenas arribado el buque a puerto, se hizo presente a bordo hasta el Tucumán para hablar con el comandante. Enterado del inci- una delegación de los trabajadores agrupados en el sindicato de carga y dente me trasladé de inmediato a tierra acompañado del agente y como descarga,273 la cual estaba integrada por la comisión directiva en pleno y el doctor Pérez Quesada se hallaba accidentalmente en Alicante le por un número de obreros, quienes traían los más variados presentes, expuse el caso, resolviendo acompañarme a ver al Gobernador Valdés para dar así su bienvenida al buque, que había estado ausente por un Casas para solucionar la cuestión, a la vez que aprovechaba la oportu- período de veintidós días. El profesor Peter Száraz dice que en opinión nidad para despedirse del mismo con motivo de su traslado a París. del agregado checoeslovaco Formanek, “[...] Argentina y después Méxi- Forzando argumentos de interpretación y gracias a la predisposición co sobornaron a los anarcosindicalistas y realizaron las evacuaciones favorable que tiene el gobernador por todos nuestros asuntos, quedó masivas de unos centenares de asilados. Casi todos ellos salieron in- a salvo la responsabilidad del policía y reconocido el asilo en el Tucu- mediatamente de Francia para la zona controlada por los franquistas. mán del hombre que de tal forma había forzado su obtención”.275 Además contaban los acontecimientos en Madrid lo que influyó nega- De allí se dirigieron a Valencia, donde Pérez Quesada se encontró tivamente en la opinión pública en contra del gobierno español”.274 La con Chiappe, ocupándose de presentar a su reemplazante a los minis- primera y la última de las aseveraciones parecen más que exageradas. tros del gabinete, en particular a aquellos con los cuales había tenido un contacto estrecho y con los que debería seguir tratando en el futu- 273 Al transportar en cada viaje provisiones, el comando del Tucumán, invariablemente, ro el nuevo encargado de Negocios. Así, ambos diplomáticos fueron obsequiaba a los portuarios de Alicante con cigarrillos y carne, tan difíciles de hallar por esos días en España. recibidos por Álvarez del Vayo, Indalecio Prieto y Galarza. Finalmen- 274 PETER SZÁRAZ, “El caso de los refugiados en la legación checoeslovaca de Madrid y en Checoeslovaquia durante la guerra civil española”, Cuadernos Republicanos, Num. 275 60, 2006, p. 79. AC, Marsella, 22 de marzo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 1-2. 194 195
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA te, el presidente de la República Española, Manuel Azaña, recibió en tas, debiendo agregar que en la actualidad se pueden observar los evidentes esfuerzos que realiza el gobierno de Valencia para afirmar audiencia privada al doctor Pérez Quesada, teniendo elogiosas frases su autoridad, notándose una marcada propaganda en el sentido con- para la Argentina y palabras de felicitaciones por su ascenso, para el ducente a hablar con énfasis de la consolidación de una verdadera que no dudó en denominar como “el mejor representante al frente de república democrática en la cual deben extirparse las organizaciones la representación”.276 No era nueva esa consideración del presidente de tendencias extremas y anarco sindicalistas, las cuales, con sus crí- español, cuyo gobierno había tenido una especial deferencia para con menes y asesinatos, tanto han perjudicado la causa del Gobierno ante la Argentina que meses antes Azaña había justificado diciendo: “El la opinión mundial”.279 humanitario sentir hispano, de ilustre abolengo, no puede ser desco- Desde el 7 hasta el 14 de marzo, durante el día y la noche, el Tucumán nocido en los trágicos momentos actuales, y menos aún cuando la recibió a bordo en Alicante decenas de asilados: fueron alojados ciento más preclara de las hijas de España, la Argentina, ha sabido siempre tres hombres –entre ellos estaban Juan M. de Santa Olalla, Felipe Martí- observar con los extranjeros aquellas normas hospitalarias de protec- nez Polo, Tomás Samper, etc.– y nueve mujeres, todos ellos admitidos ción, apoyo y garantía de las ideas fundamentales del derecho de gen- clandestinamente. Habían llegado “valiéndose de los más variados me- tes, que la Madre Patria le transmitió”.277 dios y ardides puestos en práctica con riesgo de sus vidas”.280 El barco Después de este encuentro con Azaña, que tuvo lugar el 16 de argentino sirvió así como seguro refugio para esos perseguidos políticos marzo, Pérez Quesada se trasladó a Barcelona para llevarse de allí su cuyas existencias peligraban. Consignaba su comandante: “Cabe mencio- impresión sobre la situación particular del Consulado a cargo del cón- nar como hecho curioso y significativo que dos personas jóvenes llegaron sul Blanco Villalta. El 22 de marzo, luego de atravesar los Pirineos, a bordo disfrazados con trajes de marineros argentinos que sus familias dio por concluida su misión en España. Un mes más tarde Pérez Que- les habían confeccionado expresamente para el caso”.281 sada y su familia, Jardón y el periodista español Francisco Casares – Escapa a lo que muestran los documentos, establecer fehaciente- que se trasladaba a Buenos Aires para publicar su libro en donde refle- mente cómo era posible, aun supuesta la complacencia de la pondera- jaría los días de asilado en la embajada– se embarcaron en el Villa- da “La Marítima Terrestre”, que tan considerable cantidad de gente franche rumbo a la Argentina. Para Álvarez del Vayo, compañero de pudiera embarcarse eludiendo los controles oficiales, más cuando el Casares en el periódico El Sol, el periodista “podía hacerle más daño Tucumán continuaba fondeando lejos de los muelles. ¿Era posible que al Gobierno republicano que varias ametralladoras”.278 alguien descansara en el torpedero? Durante su estadía en París, Ca- sari había expresado a la prensa: “Cuando el Tucumán carga asilados 4.7. Los pedidos de auxilio y los embarques clandestinos sólo podía dormir un par de horas en cubierta [...] Durante los últimos Las disensiones internas del gabinete republicano no escapaban a los cuatro meses, los oficiales sólo tuvieron 4 días de franco, hecho que representantes argentinos que tenían ocasión de observar de cerca las demuestra el trabajo que tuvimos. Al llegar a puerto descargábamos dificultades con que a cada paso, se encontraban los funcionarios es- provisiones para todas las demás legaciones y embajadas en Madrid, pañoles. El observador que había resultado ser el comandante del Tu- mercaderías que eran transportadas a costa de la Marina argentina. A cumán informaba al ministro Videla: “Respecto a la situación española fin de salvar los gastos diplomáticos nuestros hombres embarcaban y me reafirmo en mis opiniones expresadas a Ud. en mis anteriores car- desembarcaban esas provisiones”. 276 AMREA, caja 2, tomo VI, Valencia, 17 de marzo de 1937, de Chiappe a Saavedra Lamas. 277 279 “La Argentina fijó rumbos en materia de derecho de asilo”, La Nación, Buenos Aires, AC, Marsella, 6 de marzo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 2. 280 21 de marzo de 1937. AC, Marsella, 22 de marzo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 1. 278 281 Cit. Por JAVIER RUBIO, cit., p. 223. AC, Marsella, 22 de marzo de 1937, cit.. 196 197
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA pó de Alicante para arribar a Valencia a las 18 horas del 15 de marzo. Casari, al igual que en su momento Pérez Quesada, supo que se Merced al alistamiento realizado allí por el cónsul Rosario, en sólo estaba realizando una práctica de derecho de asilo en un sentido más tres horas fueron embarcadas otras cincuenta y seis personas, ocasión que amplio. Las normas eran interpretadas sin rigidez, sobre todo en en que se hizo efectivo el asilo solicitado con anterioridad por el te- lo que se refería a la publicidad de las personas asiladas y al requisito niente Huerta de los Ríos, secretario y jefe de la División Organiza- de previa admisión de las mismas, procedimientos que hubieran oca- ción del Estado Mayor Central de Marina y Aire. Dos marinos más sionado reparos y serios riesgos para la seguridad de casi todas las acompañaban a Huerta en la drástica decisión, ambos ingenieros na- personas que encontraron amparo. El derecho de asilo les era impues- vales, uno de ellos el teniente coronel Santomá, jefe de una división en to a los marinos argentinos por aquellos desconocidos que, usando de el mismo Estado Mayor. Era evidente que las deserciones, inespera- su astucia, coraje o desesperación, buscaban refugio en el buque ar- das en algunos casos, de militares y altos empleados de la administra- gentino, echando para ello mano de cualquier recurso. ción de gobierno, iban produciendo una disminución de la moral en A través de la gran cantidad de cartas y misivas personales que los centros donde actuaban los que habían preferido huir, y su influen- llegaban al capitán Casari y a sus oficiales, se infiere que los marinos cia actuó negativamente sobre los que decidieron resistir del lado de argentinos debieron en muchos casos tramitar e investigar el paradero la República, ya fuera por convicción, por miedo o conveniencia. de personas por cuyas vidas llegaban pedidos –oficiales y particula- Los embarques clandestinos de hombres jóvenes se incrementaron res– de todas partes, ya sea de la Argentina, Uruguay, Portugal, Ingla- también por esos días, como consecuencia de la movilización de cla- terra, Francia y la España nacional. Algunos debían ser buscados en ses decretadas por el gobierno, ajustándose a la ley del servicio militar los pueblos cercanos a Alicante o a Valencia; otros en las cárceles o en obligatorio, que decidió a aquellos que no estaban dispuestos a perder los domicilios particulares donde se ocultaban. Las gestiones se reali- la vida por una causa que ya no sentían como suya y, peligro por zaban siempre que fueran posibles, con distinta suerte, como lo hace peligro, optaban por intentar la huida, para alejarse del conflicto o suponer una pequeña tarjeta que quedó entre los papeles personales para formar parte con mayor convencimiento del ejército nacional. del capitán Casari: “Manuel Mingot Tallo. Abogado del Ilustre Cole- Los hombres que así llegaban a bordo del Tucumán no habían firmado gio de Alicante. Alfredo Salvetti Sandoval, detenido por haber escrito ningún compromiso que moralmente les impidiera su paso a la zona una carta al Duque de Miranda, solicitando el uso del título de conde dominada por Franco. de Peñalba, pero jamás actuó en política. Esta condenado a tres años Palmaria prueba de la desesperación de algunos fue el incidente de trabajo forzoso. Es hermano político de D. Julio Guillen Tato, Ca- que, sobre el filo de este viaje del Tucumán protagonizó un español pitán de Corbeta y el Barón de Finestral, Teniente de Navío. Ha perdi- mientras se realizaba el embarque de asilados. Un periódico de la Es- do a su único hermano fusilado. Se encuentra posiblemente en el re- paña Republicana recogía así la noticia: “Alicante, 17 (1). Ha zarpado formatorio de Alicante”.282 Al pie de la recomendación, otra caligrafía de este puerto el buque argentino Tucumán. Lleva a bordo 24 mujeres agrega dramáticamente: “no se puede hacer nada”. Sin embargo un españolas y 30 argentinas. El buque se dirige a Marsella. Antes de Manuel Mingot Tallo (sic) figura evacuado en el Tucumán el 13 de zarpar, en el momento de salir del muelle una gasolinera que llevaba a febrero.283 varios marinos, un joven que se hallaba en la escollera del muelle se Con ciento sesenta y dos pasajeros a bordo –cifra que se completó arrojó al agua. Fue recogido en la gasolinera y los marinos se lo lleva- con españoles y argentinos que poseían pasaportes–, el Tucumán zar- ron al Tucumán. Hecha la oportuna reclamación, el capitán contestó que no podía acceder a la devolución del joven, pues este había que- 282 AC, Alicante s/f. dado refugiado bajo el pabellón argentino. El joven se llama Carlos 283 CLARA CAMPOAMOR y FRANCISCO FERNÁNDEZ CASTILLEJO, cit., p. 149. 198 199
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Manzanares Pérez y es natural de Murcia”.284 El Tucumán transportó puso el nombre de Pilar Lago encabezando una lista de canje. Solo sería intercambiada pocos meses antes de terminar la Guerra Civil. en esa ocasión un total de doscientas dieciocho personas: 23 argenti- El Ministerio de Marina también comisionó al comando del Tucu- nos (12 mujeres y 9 hombres) y 195 españoles (66 mujeres y 129 mán para difíciles misiones, por ejemplo, el caso del salvamento de hombres). Ana García Aldave, y sus cuatro hijos menores, viuda del capitán de El Poder Ejecutivo Nacional gestionó por muchas personas. Ade- corbeta Rafael Guitian Carlo-Roca, asesinado en Cartagena el 15 de más de algunos ya nombrados, y aunque en ciertos casos se trataba de agosto de 1936, y de su madre, Ana Conesa, viuda del general de personas de a pie, cuyos nombres nos resulten poco conocidos, a títu- brigada N. García Aldave, fusilado en Alicante ese 13 de octubre, lo de ejemplo, creemos valioso rescatar unos pocos más para valorar donde era comandante militar. la intensa labor de pesquisa que debieron realizar los diplomáticos y El Consulado de Marsella gestionó por el paradero, entre otros marinos argentinos. muchos, de Rafael Rojas, tío del joven conde de Montarco, y de José En noviembre de 1936, junto con García Mansilla, Pérez Quesada Chapapietra, preso desde septiembre: “Hermano del ex presidente del se interesó por la vida de Tomás Liniers, descendiente del virrey rio- consejo de ministros español d. Joaquín. Actualmente alojado en el platense, que estaba preso en el Colegio de Escolapios de la calle sanatorio de Alicante –se le podría ir a buscar y trasladarlo al Tucu- Hortaleza de Madrid. mán para ser conducido a Marsella? Lo interesa Fco. Duelo. Ex go- En marzo de 1937 se hicieron trabajosas gestiones para lograr la bernador civil y amigo particular del sr. Leoni”.287 En marzo de 1937, libertad de un familiar del general Franco: “Por indicación Presidente Chapaprieta y su esposa fueron canjeados merced a la intercesión de Justo recomiéndole poner especial empeño obtener libertad Pilar Ja- diplomáticos ingleses.288 rais de Lago, sobrina general Franco que encontraríase detenida Va- lencia y esposo Antonio Lago García detenido colegio San Antón”.285 4. 8. Irregularidades de algunos representantes argentinos Un mes antes, otras vías ya se habían movilizado por la joven. En una La Guerra Civil Española, vivencia dolorosa y singular del siglo XX, misiva enviada por el embajador Le Breton al comandante del Tucu- fue pródiga en altruismos y ruindades. Todos mostraron en aquellos mán aquel le requirió por dos prisioneros, uno de ellos, Pilar Joraiz: momentos sus inclinaciones más profundas, las buenas y las malas, “He recibido dos pedidos referentes a prisioneros en Valencia. Uno, porque la circunstancia todo parecía permitirlo. Hubo muchos, espa- de nuestra embajada en Londres, a favor de doña Pilar de Lago, dete- ñoles y extranjeros, que se enriquecieron –o por lo menos intentaron nida en Madrid a los 8 días de dar a luz. Está detenida en la cárcel de hacerlo– con el sufrimiento y la desesperanza de quienes se sentían Valencia donde fue trasladada en enero. Sus amigos de Londres están acosados. Fueron los que, en cada nivel, con sus consecuencias, más dispuestos a hacer cuanto sea necesario para liberarla [...] En caso sea graves o no, buscaron obtener ventajas. necesario hacer gastos, pueden avisarme para girar, pues se trata de El plantel diplomático y consular argentino que había debido nom- gente que no repara en eso”.286 brarse en los primeros días del conflicto ante la carencia de personal, El intento de asilar en el Tucumán al matrimonio no tuvo éxito. El parecía digno de la confianza de su gobierno para cooperar en el auxi- gobierno republicano, que estaba enterado de la importancia de la presa, lio de sus connacionales. El gobierno español, excepcionalmente, les concedió a estas personas privilegios diplomáticos, facilitando así su 284 AC, “El Tucumán hace un segundo viaje – Para llevarse más fascistas y un ‘polizón’”, labor. Aunque la gran mayoría, como se ha visto, mantuvo una irre- Castilla Libre, 18 de marzo de 1937. 285 AMREA, Buenos Aires, 20 de marzo de 1937, del Ministerio de Relaciones Exteriores 287 a la embajada argentina en Valencia. AC, s/f. 286 288 AC, París, 23 de febrero de 1937. JAVIER RUBIO, cit., p. 414. 200 201
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Otras actividades delictivas fueron también detectadas: “Comuni- prochable conducta, serias contravenciones fueron advertidas en la co a V.E. que he recibido confidencias que en Marsella funciona una conducta de algunos funcionarios. oficina organizada por un argentino y un funcionario de la policía de En el Consulado general de Barcelona, los agregados civiles, Min- Barcelona, que han falsificado sellos oficiales consulares y diplomáti- got y Zaitune, negociaron por importantes sumas de dinero la salidas cos argentinos así como nuestros pasaportes oficiales”.291 de personas, mediante la venta de pasaportes argentinos falsificados, como también recibiendo dinero de otras personas en calidad de pre- 4.9. Los asilos latinoamericanos mio a sus gestiones. A fines de febrero de 1937 debieron abandonar La Argentina, al hacerse cargo de los asuntos de la República Oriental Barcelona, instalándose en Marsella. del Uruguay, debió también responsabilizarse por los asilados que ya Una actuación igualmente reprobable mostró el agregado civil a la habían sido acogidos en su sede madrileña. La misma estaba ubicada embajada argentina en Madrid, Eugenio Pepes. Luego de ganarse la en el barrio de Salamanca, en la calle Príncipe de Vergara 36, y dirigi- confianza de sus superiores obtuvo el manejo de los fondos de la em- da por Francisco Milans Zabaleta, que se había encargado de la orga- bajada bajo su propia y exclusiva responsabilidad, con autorización nización del refugio allí concedido. expresa del Ministerio de Relaciones Exteriores y del propio encarga- La embajada argentina en su momento transportó al exterior a unos do de Negocios Pérez Quesada. Entonces “[...] había negociado con pocos refugiados que pudieron comprobar fehacientemente su nacio- víveres pagados por el Estado, con cigarrillos, cambios de moneda nalidad uruguaya, pero un número considerable de asilados españoles extranjera, traslado de asilados, rendiciones de cuentas, etc.”.289 Pe- permanecerían por largos meses en la Legación oriental. pes abandonó España en el viaje del 24 de enero y de allí se dirigió a Las personas allí asiladas, al transcurrir los días, y viendo que sus París, para trasladarse luego a Buenos Aires. similares de la embajada argentina habían logrado su libertad, comen- Estos hechos trascendieron, lastimando a todos los que tan dife- zaron a agitarse y exigieron al encargado de Negocios Pérez Quesa- rentes conductas habían asumido. Así lo expresaba el capitán Casari: da, por carta del 8 de febrero. “He dicho a V.E. que es grande la amargura que a todos nos causan El motivo fundamental de la incertidumbre en que estaban los asilados estos hechos, más condenables aún por las circunstancias excepciona- de esa Legación, parecía ser la precariedad de los términos del asilo allí les en que se realizan, sobre todo cuando se piensa que con ello se impuesto, librado al albedrío de gente no autorizada, que había tolerado comete un verdadero abuso de confianza con nosotros, como hemos la apertura de otro refugio en el mismo edificio y la aceptación indiscrimi- podido constatarlo al observar la conducta de ciertas personas trans- nada –y tal vez injustificada– de personas que en realidad no corrían ries- portadas en el buque las cuales (por suerte son muy pocas) se han gos, pero que prefirieron un alojamiento conveniente en tiempos de in- considerado desligadas de la obligación de expresar su reconocimien- quietud. En la nota, haciéndose eco de los rumores, se le decía a Pérez to por todo cuanto por ellas se ha hecho al salvarles la vida ya que, en Quesada: “SUPLICAMOSLE con todo respeto nos aclare satisfactoria- verdad, consideran, con justicia, desde su punto de vista, que por ese mente nuestras dudas de hoy continuando por tanto la prestación como servicio han pagado el debido precio”.290 Consolaba que esos impro- hasta ahora de esa generosa protección para nosotros de vida o muerte, visados funcionarios eran “felizmente no pertenecientes al elenco de como la hemos venido disfrutando”.292 funcionarios de carrera, sino elementos que debido a las circunstan- cias imperantes, ofrecieron sus servicios ‘desinteresadamente’”. 291 AMREA, caja 2, tomo V, cit., Alicante, 30 de diciembre de 1936, del comandante del Tucumán al Ministerio de Marina. 289 292 AC, Marsella, 19 de febrero de 1937, del capitán Casari al ministro Videla. SIMÓN NÚÑEZ MATURANA, La tragedia española (Memorias incongruentes de un 290 AC, cit., 19 de febrero de 1937, fol. 7. perseguido asilado), Buenos Aires, Ediciones Lux, 1938, p. 246. 202 203
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA A los tres días, la respuesta de Pérez Quesada obraba ya en manos miento que perduraba en el Consejo de Ministros, por la ruptura de los asilados. Allí reafirmaba la voluntad argentina de seguirles brin- de relaciones protagonizada por Uruguay, en una actitud –concep- dando protección. Sin embargo, les explicaba con detalle los cambios tuada allí– por demás de apurada. Álvarez del Vayo le manifestó en la surgidos con la evacuación de los alojados en la sede argentina, modi- ocasión al diplomático argentino que: “[...] el acuerdo celebrado con ficación de la situación de derecho, ya que no de hecho. A pesar de la república para evacuación de asilados constituye trato de preferen- que Pérez Quesada había intentado extender la autorización obtenida cia excepcional basado en la actitud de V.E. respecto del gobierno por la embajada argentina para evacuar a sus asilados, a los que se español y no es aplicable a otros países”. En buen romance significaba hallaban en la Legación del Uruguay no lo había logrado hasta ese que la Argentina debía atenerse, en el caso específico de la Legación momento. uruguaya, a lo que dictaminara el Comité de Londres. Un obstáculo grave lo había constituido el crecido –e incierto– A mediados de marzo se logró un acuerdo general entre los emba- número de asilados refugiados en la Legación oriental y las interrum- jadores de Chile y de España en Londres, para proceder a la evacua- pidas relaciones entre España y el Uruguay. Vacía la sede diplomática ción de los asilados en las embajadas extranjeras acreditadas ante el argentina en Madrid, los alojados en la Legación uruguaya quedaban gobierno español, en donde también se determinaron las modalidades de ahí en adelante amparados únicamente por la responsabilidad de para dicha operación. los diplomáticos argentinos y la “protección oficial que su puerta con- España exigió a los países que pretendían evacuar a sus asilados, signa y con las garantías de seguridad que les ha permitido durante los que internasen en sus respectivos territorios a los hombres compren- pasados meses verse a cubierto de injustas persecuciones o de riesgos didos en edad militar, para evitar que se convirtieran en beligerantes mal atribuidos”.293 Pero la cuestión, mientras hubiesen asilados en di- contra las fuerzas gubernamentales. La solución, que parecía estar al cha Legación, no estaba, ni con mucho, solucionada. Es más, se cons- alcance de las naciones europeas, presentaba innegables dificultades tituiría para la Argentina en un espinoso problema. para los países extra continentales. Posteriores arreglos entre todas El descontento de los asilados en la Legación uruguaya, no tar- las naciones comprendidas en la exigencia española disminuyeron los daría en llegar al Río de la Plata. Prueba de ello fue el telegrama obstáculos. que en Valencia recibió Pérez Quesada: “El gobierno del Uruguay Chile, que tanto había bregado por hallar una solución, siguió sien- nos ha pedido que nos ocupemos de los asilados en su embajada en do objeto de resquemores y prevenciones: “A este respecto cabe decir Madrid”.294 que será muy difícil que Chile obtenga dicha evacuación pues por más Pérez Quesada, desconociendo con certeza el número de asila- que está autorizado por el gobierno de Valencia, la Junta de Defensa dos que había en la Legación oriental –atento a los papeles oficia- de Madrid se niega a permitir la salida y al efecto ha hecho cuestión de les que el ministro uruguayo Castellanos había presentado al Mi- que abandone el puesto el embajador de Chile, decano del C.D., señor nisterio de Estado español antes de producirse la ruptura de rela- Núñez Morgado a raíz del desagrado que le produce a dicha Junta su ciones, creía que habían veintidós personas mayores y ocho niños– actuación así como a ello se suma la circunstancia de que se pretendía visitó entonces al ministro Álvarez del Vayo, el cual se mostró llevar a efecto la evacuación a ‘bombo y platillo y con banderas desplega- pesimista en el sentido de hallar una solución similar a la de la das’, a la vez que tres militares chilenos de alta graduación debían ser embajada argentina para aquellos asilados, en razón del resenti- garantía de custodia y organización de la expedición, hecho que ha sido interpretado como demostración de fuerza fuera de lugar”.295 293 SIMÓN NÚÑEZ MATURANA, cit., p. 249. 294 AMREA, caja 2, tomo VI, cit., Buenos Aires, 25 de febrero de 1937, de Ibarra García 295 a Pérez Quesada. AC, Marsella, 22 de marzo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 4. 204 205
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA 4.10. El Cabo San Antonio y la Legación uruguaya Lanz había viajado bajo vigilancia en la timonera. El barco preguntó Algunos buques españoles de carga y pasajeros, como el Cabo San por radiograma si podía entrar a puerto y al contestársele que debía Antonio, el Cabo Santo Tomé, el Cabo San Agustín y el Cabo Palos indicar agente, los tripulantes decidieron continuar viaje a Buenos Aires pertenecientes todos a la compañía Ibarra, habían sufrido al desenca- para intentar allí atracar, a pesar de que su situación era angustiosa denarse la guerra civil, el mismo procedimiento que la Marina de Guerra pues se carecía de agua y víveres, y de que numerosas personas en el española, es decir, la toma del mando por parte de los suboficiales y la puerto uruguayo pedían que se hiciese bajar a parientes que venían en marinería, reemplazando, las más de las veces, en forma violenta, a la el trasatlántico. oficialidad. A las 20.15 horas del 1 de octubre de 1936 el Cabo San Antonio,296 Cuando el gobierno decidió incautarse de los buques de matrícula fondeó en la rada exterior del puerto de Buenos Aires, a la altura del española, el Cabo San Antonio se encontraba en Marsella. Inmediata- kilómetro 37, con 160 pasajeros a bordo y 500 toneladas de carga mente el Comité Central de Cataluña comisionó a José Ortiz para que general. Al día siguiente, dos remolcadores del Ministerio de Obras se trasladará allí a fin de disponer el regreso de la nave a Barcelona. Públicas trajeron al desembarcadero de la Dársena Norte a los pasaje- Una vez en la capital catalana el Comité dio orden al capitán de ultra- ros y al capitán Lanz, junto con el representante del Comité de Barce- mar José Lanz para que preparara la nave con el fin de realizar un lona, Ortiz. Las autoridades argentinas habían autorizado dichas me- viaje al Brasil, Uruguay y la Argentina. Ortiz fue designado delegado didas teniendo en cuenta el deficiente estado sanitario del pasaje, pero especial –hasta ese momento había sido camarero de a bordo– con el la situación seguía siendo compleja. Se convino que el vapor debía grado de capitán de corbeta, para controlar la acción de Lanz y mane- permanecer fondeado en la rada hasta tanto se hiciese cargo del mis- jar los fondos del barco. mo un agente marítimo o bien la embajada de España recibiera las La nave requisada por el gobierno de España y fletada para realizar instrucciones necesarias, pues era de rigor que los buques vinieran una travesía hasta Buenos Aires, zarpó con toda su documentación en consignados a algún agente marítimo. regla, con despachos consulares argentinos en Barcelona, Valencia, Pasado casi un mes, las autoridades argentinas autorizaron la des- Alicante y despacho consular dado por el cónsul de Alemania en Car- carga de mercadería. Pero el agente local seguía sin responsabilizarse tagena, decano de los representantes extranjeros allí, por no haber en por el buque, y junto con el comerciante que había suministrado las ese puerto cónsul argentino. Sin embargo, sus documentos contenían provisiones del buque durante ese lapso, se pidió el embargo. una seria particularidad: habían sido liberados no por el gobierno cen- La posibilidad de quedar detenidos sin plazo en el puerto de Bue- tral de Madrid sino por el gobierno autónomo de Barcelona. nos Aires movió a la tripulación a intentar apoderarse del armamento A su vez, los agentes sevillanos de la Compañía Ibarra comunica- de la nave para abandonar sin autorización el puerto argentino, por su ron oficialmente a las autoridades de los puertos sudamericanos, que parte, el capitán Lanz, la oficialidad, el médico y la enfermera de a no se responsabilizaban ni por los pasajeros ni por las mercancías que bordo, expresaron a los confabulados su voluntad de permanecer en los buques transportaran en razón de que navegaban bajo la dirección Buenos Aires y no regresar con la tripulación a España. de personal subalterno y por lo mismo debían ser considerados buques Lo cierto es que estos rumores, que parecían incluir el asesinato de piratas. En esas irregulares condiciones, las autoridades del Brasil y del los que no querían regresar a la península, llegaron hasta los oídos de Uruguay no le permitieron franquear la entrada de sus puertos. la guardia que, al mando del oficial Gómez y compuesta por ocho Las autoridades portuarias de Montevideo pudieron comprobar que los cabos de amarre eran recogidos por los oficiales de a bordo mien- 296 Cfr. con MÓNICA QUIJADA, Aires de República, Aires de Cruzada, cit., pp. 47-52, y tras los marinos se cruzaban de brazos, y que el comandante José RICARDO E. IRURZUN, Crucero 25 de Mayo, cit., pp. 31-40. 206 207
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA marineros había sido asignada por la Prefectura General Marítima. situación de los argentinos indigentes. Por ello, no obstante haberse nombrado en la persona de Achával un sucesor efectivo de Pérez Las intenciones de los tripulantes fueron comunicadas al prefecto ge- Quesada, se quiso acreditar en todo momento un diplomático de je- neral, contralmirante Guisasola, quien dispuso que el vapor de la sani- rarquía y experiencia para encarar su solución. Ello había motivado el dad Rawson embarcara a los cabecillas del movimiento, pero los dele- traslado de Chiappe cuyo conocimiento de España aconsejaba su in- gados se negaron a permitirlo. terina designación. El doctor en Diplomacia Felipe Chiappe había sido Ante la gravedad de los hechos se destacó al cañonero Paraná y al segundo secretario de la Legación en España, a cargo del ministro remolcador Madrugador, cuyo comandante, capitán de fragata Ló- Eduardo Wilde, entre 1913 y 1916; y de la embajada en el mismo país, pez, y la marinería que lo acompañaba, subieron a bordo y dispusieron entre 1916 y 1919. la formación de la tripulación en la cubierta. El capitán López indivi- En Montevideo, la prensa comentaba diariamente las gestiones que dualizó a los cabecillas Ortiz, Barón, González y Vives y les ordenó se llevaban a cabo en Valencia, como también su esperanza de que el que dieran un paso al frente y que se embarcaran. Se produjo en ese Tucumán transportara a los asilados en la Legación oriental, califican- momento una ruidosa protesta, que llegó a la exaltación cuando algu- do la conducta argentina de solidaria y fraterna. Un periódico afirma- nos quisieron apoderarse de las armas para resistir la orden del marino ba: “No es la primera vez ni ha de ser la última, por cierto que la argentino. El capitán López logró evitar que accedieran a ellas y redu- nación hermana toca nuestros sentimientos, con estas actitudes gene- jo a los revoltosos, procediendo a detenerlos. Noventa y dos tripulan- rosas y humanas que tiene, entre otras virtudes, la de comprometer tes fueron detenidos, quedando a bordo treinta y siete oficiales y ma- más, si cabe, la gratitud del gobierno y del pueblo del Uruguay”.298 rineros y una dotación de ocho hombres de Prefectura, al mando del El gobierno uruguayo parecía más preocupado aún, pues leía entre oficial Cabrera. líneas las críticas de la opinión pública a su desempeño. Desde Buenos Los cabecillas del complot: José Ortiz, delegado de la Federación Aires, la Cancillería reiteró a su representación en Valencia las indica- Anarquista Ibérica, Juan Barón, Antonio González y Jaime Vives fue- ciones acerca de: “[...] la situación de los asilados uruguayos sobre los ron puestos a disposición del juez federal Miguel Jantus para ser pro- que el Gobierno del Uruguay reitera que entiende haberles dejado cesados por atentado y resistencia a las autoridades argentinas y en bajo el amparo argentino, anunciando el ministro Espalter que será indagación del delito de asociación ilícita. El comunicado del Ministe- interpelado en la Cámara al respecto en razón de una campaña perio- rio de Marina decía: “En conocimiento de que a bordo del citado dística contra su gobierno acusándolo de abandono”.299 vapor existía un complot para atentar contra la vida del capitán y la Personales recomendaciones de Saavedra Lamas llegaron también oficialidad del mismo, destacó una comisión a fin de que detuviera a a Valencia para que el tema fuese tratado con urgencia y plena dedica- los cabecillas del movimiento y los trasladara a tierra. Los funciona- ción. Sin embargo, las visitas de Chiappe al Ministerio de Estado es- rios fueron obstaculizados en sus procedimientos por la gran mayoría pañol, a partir de mediados de marzo, no dejaron entrever una solu- de la tripulación que hizo abierta resistencia con amenaza a los repre- ción inmediata. El subsecretario de esa cartera insistió en que el go- sentantes de la autoridad”.297 bierno republicano no estaba dispuesto a dispensar a los asilados del Solucionado el problema de los refugiados en la embajada argenti- Uruguay el mismo tratamiento preferencial que había acordado a los na de Madrid, para la Cancillería porteña quedaban dos cuestiones a de la Argentina y que, en última instancia, deberían aguardarse las resolver: la evacuación de los asilados en la Legación uruguaya y la 297 298 “Los tripulantes detenidos en el Cabo San Antonio serán procesados por atentado y “Los asilados en la Legación uruguaya”, La Prensa, Buenos Aires, 4 de marzo de 1937. 299 resistencia a las autoridades argentinas”, La Prensa, Buenos Aires, 31 de octubre de AMREA, caja 2, tomo VI, cit., Buenos Aires, 1 de marzo de 1937, de Ibarra García a 1936. Manuel Rosario. 208 209
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA normas que fijaran en Londres las negociaciones entre Azcárate y des, el gobierno español expresó al encargado de Negocios argentino la Edwards. posibilidad de tener que proceder a la detención de dichas personas. Iba- Sin embargo parecía posible hallar alguna solución al conflicto. Así rra García le contestó a Chiappe que de momento obtuviera la salida de lo dejó ver el doctor Chiappe, al informar de una nueva entrevista las personas que habían sido consignadas originariamente. realizada con el funcionario español en la que éste: “[...] insistió en la necesidad de encontrar un eco de reciprocidad en ese gobierno. Abun- 4.11. Los argentinos indigentes dando en consideraciones me señaló que aún continúa detenido en Hasta fines de 1936, más de ochocientos argentinos habían sido tras- Buenos Aires un grupo de tripulantes del San Antonio y que el gobier- ladados fuera de España a expensas del gobierno de Buenos Aires, no español tendría en cuenta y consideraría como una prueba de amis- pasando en su gran mayoría por el puerto de Marsella –los primeros tosa disposición el que fuera puesto en libertad y repatriado. Prometí tuvieron oportunidad de hacerlo por Génova. telegrafiar. Encarezco a V.E. una contestación al respecto”.300 Los argentinos evacuados por los buques de su país y de otras El Cabo San Antonio varado en Buenos Aires, estaba en una situa- banderas, y depositados en el puerto francés optaron, en su gran ma- ción grave sufriendo distintos embargos e interdicciones, dictadas por yoría, por regresar a la tierra natal. Quienes poseían medios se embar- otros tantos juicios seguidos ante la Justicia Federal. Legalmente, caron en los trasatlánticos de línea; otros esperaron los dineros que mientras no se levantaran esos embargos o se diera una fianza sufi- sus parientes les pudieran remitir para emprender el viaje de retorno, ciente para cubrir el importe de todos los créditos reclamados, el bu- pero un número considerable estaba en la indigencia y sin nadie a que español no podría zarpar. quién recurrir en busca de ayuda material. Las compañías navieras Cuando Chiappe volvió al Ministerio de Estado para entrevistar negaron, ya a comienzos de 1937, la repatriación a quienes no dispo- con su titular, esta vez acompañado por Pérez Quesada, que lo hacía nían de los medios para pagar los pasajes. también para despedirse, el tema principal del encuentro fue el de los El comandante del Tucumán, obrando en su poder información asilados de Uruguay. Pero allí, Álvarez del Vayo les expresó la necesi- que aseguraba que a partir del 1 de febrero de 1937 las autoridades dad de demorar en lo posible –habló en esa oportunidad de un térmi- francesas dispondrían la expulsión de dichos argentinos y que por otra no de dos semanas– la evacuación para intentar aplacar el ánimo po- parte ya no permitirían el desembarco de ninguno que no manifestara pular muy excitado por la partida de los últimos contingentes de asila- formalmente disponer de los medios para su sustento y traslado, le dos, en especial el mexicano compuesto de casi setecientas personas. pidió al ministro Videla que desde la Argentina se gestionase una solu- Una inesperada sorpresa para Chiappe demoró sensiblemente la ción satisfactoria, mediante el envío de una partida de dinero, tanto solución. De la lista de treinta personas que Pérez Quesada había pre- más cuando aún quedaban en Andalucía, núcleos de connacionales sentado al gobierno español para cumplir los requisitos del derecho que esperaban ser evacuados. de asilo “[...] resulta ahora que en dos pisos anexos a dicha Legación Desde el mes de diciembre, el Consulado argentino sostenía a unos hay más de 150 españoles que sin mayor discernimiento fueron aloja- doscientos refugiados indigentes cuya manutención costaba unos 4.000 dos en los mismos por influencias de personas que con títulos más o francos diarios; el presupuesto de la representación se había agotado menos precarios actuaban alrededor de esa Legación y especialmente en exceso y no contaba con los medios suficientes para afrontar nue- por el ciudadano uruguayo Milans delegado por el ministro Castella- vos gastos. Algunos funcionarios consulares pagaban, de sus propios nos para atender necesidades de sus compatriotas”.301 Ante tales noveda- sueldos, alimentos y hospedajes para los argentinos. A fines de enero, el capitán Casari tenía conocimiento concreto de unos cuarenta que 300 AMREA, cit., Valencia, 15 de marzo de 1937, de Chiappe a Saavedra Lamas. se hallaban en una situación: “[...] que se torna realmente angustiosa 301 AMREA, cit., 23 de marzo de 1937. 210 211
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA para algunos que han llegado al extremo de solicitar al buque que se No por ello Casari dejaría de brindarles, dentro de sus posibilida- les dé comida a la vez que dicen dormir en la plaza pública”.302 des, ayuda a sus connacionales, alojando durante sus estadías en Mar- A partir de enero, los argentinos carentes de recursos que llegaban sella a jóvenes argentinos que deambulaban por las calles sin poder a Marsella se debían alojar en hoteles mantenidos por organizaciones conseguir trabajo por su condición de extranjeros. de caridad privada, donde se les servía una comida todas las noches, En Madrid, también algunos argentinos procurarían abandonar la debiendo abandonar sus habitaciones a las seis de la mañana y luego ciudad en vista de la escasez cada vez mayor de alimentos y la situa- dar vueltas por la ciudad hasta las diecinueve horas, con el agravante ción creada por los bombardeos de la capital. Eran aquellos que tar- de que si llegaban tarde perdían el derecho de pernoctar allí. Sus ca- díamente se habían decidido por abandonar España, y que encontran- rencias no eran sólo de dinero, sino que muchos de ellos poseían úni- do todas las energías de la sede diplomática ocupadas en evacuar a los camente la ropa que traían puesta desde España. Incluso, algunos es- asilados españoles, debieron conformarse con esperar su turno. Gran- pañoles que habían estado asilados en la embajada argentina, como de sería su sorpresa cuando, a partir de febrero de 1937, concurrieron muestra de gratitud por los favores recibidos de sus diplomáticos y al Consulado argentino y se enteraron de que ya no había fondos para marinos, habían propuesto financiar la repatriación de indigentes, cosa organizar sus salidas. que fue rechazada por la embajada en París. El contraste se hacía más A primeros de abril de 1937, el Congreso argentino autorizó las notable cuando se advertía que gran cantidad de los españoles eva- partidas extraordinarias para proveer a la asistencia y repatriación cuados por los buques de guerra argentinos, ni bien llegaban eran de argentinos que, afectados por la contienda española, así lo soli- recogidos y protegidos por los sublevados de la misma nacionalidad citasen. Inmediatamente, la Cancillería comunicó por telegrama a que les proveían de ropas, alojamiento y víveres, mientras que los las representaciones de Barcelona, Valencia, Lisboa, Génova, Gi- argentinos habían debido recurrir a la beneficencia. braltar, París y Ciboure, la decisión de proceder al pago de las En busca de una solución –en realidad la única y efectiva dependía sumas adeudadas por el alojamiento de argentinos e inclusive para de Buenos Aires– el embajador Le Breton se trasladó el 9 de marzo a que se efectuasen “[...] repatriaciones en casos de indigencia o bajo Marsella para estudiar allí la cuestión de los refugiados argentinos. La compromiso de devolución cuando no se comprueba este carác- delicada situación creada era motivo de gran publicidad en Marsella. ter”.304 En particular, la embajada argentina en París recibió ins- El apremio económico de los argentinos, que no se limitaba única- trucciones para socorrer a los connacionales que se hubieran refu- mente a lo que sucedía en el puerto francés, también preocupaba al giado en diversas poblaciones del interior de Francia. Los prime- capitán Casari: “Hay en Alicante numerosos argentinos procedentes ros argentinos beneficiados por esta medida partieron de Marsella de Málaga y Almería evacuados por razones de orden militar, su si- en el trasatlántico Campana el 18 de abril. tuación es afligente. Gobierno español exige que Consulado que care- ce de medios, los ampare y evacue brevedad. Este comando no los 4.12. Chile gravita para lograr la permanencia del Tucumán en embarcará hasta tanto Consulado Marsella disponga medios subsis- España tencia y tenga orden ampararlos, pues autoridades francesas no auto- Desde el 17 hasta el 22 de marzo el Tucumán permaneció anclado en rizan desembarco personas indigentes. Reitero información grave si- Marsella, para zarpar a las 19 horas de este último día. Cuando ya tuación argentinos en Marsella evacuados por repatriación”.303 llevaba seis horas de navegación, recibió un radiograma del Ministe- rio de Marina que le ordenaba su inmediato retorno al puerto francés 302 AC, Marsella, 25 de enero de 1937, de Casari a Videla, fol. 3. 303 AMREA, caja 2, tomo VI, cit., a bordo del Tucumán, 7 de marzo de 1937, de Casari a 304 Videla. Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memorias ... 1936-1937, cit., p. 97. 212 213
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA con el objeto de acondicionar el buque para el regreso definitivo a la Capítulo V Argentina, conduciendo en esa oportunidad un último contingente a Lisboa, antes de emprender el cruce oceánico. A raíz de esas noveda- des, la embajada de Bolivia embarcó parte de sus asilados, que aguar- La Argentina en el ocaso daban al Tucumán en Alicante, en un buque hospital inglés. de la República Dispuesto el ánimo para la partida, el Tucumán volvió a zarpar para Alicante el día 28, encontrándose a su llegada que la orden de retorno había sido suspendida nuevamente. El gobierno de Chile rea- lizó numerosas gestiones en Buenos Aires destinadas a contar con el auxilio del Tucumán en la evacuación de más de mil cuatrocientos asilados de su representación madrileña –cifra que se barajaba en aque- 5.1. Nuevas órdenes, mayores controles llas negociaciones–. Siguiendo órdenes emanadas de La Moneda, el La larga permanencia del buque argentino amarrado a los puertos embajador chileno en Buenos Aires, doctor Luis Barros Borgoño, se mediterráneos españoles de Alicante y Valencia fueron una tenta- apersonó ante los ministros de Relaciones Exteriores y de Marina, en ción para algunos y una provocación para otros. A pesar de que sus respectivos despachos de la Casa Rosada, para solicitar un nuevo tanto el gobernador Valdés Casas como las mismas autoridades aplazamiento de la salida de aguas españolas del torpedero. El diplo- republicanas de la capital facilitaban el desempeño del Tucumán, mático trasandino ofreció, en nombre de su gobierno, el posterior la embajada argentina prefirió evitar incidentes y recomendó al reemplazo del Tucumán por el explorador chileno Riquelme en el cum- comandante Casari que buscara permanecer el menor tiempo posi- plimiento de las misiones de rescate. Aunque la nave chilena, de simi- ble en los puertos españoles, debiendo en adelante aguardar en Mar- lares características y antigüedad que la unidad argentina, preparaba sella el requerimiento de los diplomáticos para cuando los contingentes su partida desde Valparaíso para mediados de abril, finalmente, el Ri- de asilados estuvieran ya listos para ser embarcados. A pesar de esa quelme no fue enviado a España: Chile esgrimió distintas razones, orden, recibida el 29 de marzo, la estadía fue demorada en algunos entre otras el excesivo costo del viaje, calculado en siete millones de días pues se estaba al tanto de que Chile tenía en viaje desde Madrid, pesos chilenos –a decir verdad, la estadía de los buques argentinos en y tramitando en Valencia, la salida de un grupo de asilados de su em- España dieron a la opinión internacional una impresión de real pode- bajada que no era conveniente hacer esperar por tratarse en su gran río económico–, la proximidad de elecciones en Chile, que hacían pre- mayoría de hombres en edad militar. ferible la presencia del navío en prevención de cualquier disturbio que A partir de abril, una celosa vigilancia policial fue apostada en la alterara el panorama político interno, y el estado del material y del sede consular argentina en Alicante, con el objeto de identificar a to- personal que no eran óptimos para emprender tan prolongado viaje. das las personas que entraban y salían, incluso llegando a revisar los No obstante, los argumentos chilenos contribuyeron en su momento bultos y equipajes de las mismas. La medida fue dispuesta por el go- para la decisión de aplazar el retorno del Tucumán. bernador de Alicante, aunque Valdés Casas no hizo más que dar curso a una denuncia del cónsul inglés al comisario general que señalaba que al Consulado argentino entraban hombres y mujeres españoles para gestionar la fuga, mientras que él, al igual que el cónsul francés, debían estar permanentemente presentando listas de gentes de dere- cha y esperar del gobernador la respectiva autorización. Prueba del 214 215
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA paulatino endurecimiento del trato que se iba produciendo, resulta consecuencias del desgraciado accidente en que ha perdido la vida un trabajador del mar”.306 una carta reservada que el cónsul Barrera envió al capitán Casari, la primera semana de abril: “Acabo de tener una confidencia policial de que la tal [...] Silvia ha sido autorizada por la policía cumpliendo ór- 5.2. Evacuaciones en la embajada chilena Las negociaciones llevadas a cabo por Chile para obtener la evacua- denes de Valencia, para que pueda libremente subir al Tucumán de ción de sus refugiados fueron lentas y por demás trabajosas. Los re- visita. Esto confirma de que esa mujer es una espía. Opino que debe presentantes chilenos debieron concretar la salida de un gran número Ud. dar enérgicas órdenes de no consentir esas visitas. Esa mujer va a de personas de significación, de cuya existencia el gobierno tuvo co- ser funesta para el buque”. nocimiento y a las que acusaba de haber realizado misiones de espio- Los roces con el Consulado inglés en Alicante no habían comenza- naje para las fuerzas de Franco, sin olvidar que, entre ellas estaba el do allí. Ya durante la permanencia del crucero 25 de Mayo, algunas “asilado más difícil de evacuar”,307 es decir el mismo embajador Núñez actitudes contradictorias de diplomáticos y marinos ingleses habían Morgado –según propias palabras del agregado militar chileno coro- puesto sobre aviso a los argentinos: “Con carácter confidencial y re- nel Luco. Un síntoma del recelo que despertó el diplomático fue el servado, le recomiendo que si recibiera algún pedido del buque de hecho de que las gestiones no las llevara adelante él, sino que lo hicie- guerra inglés para asilar algunas personas, diga que se dé conocimien- ran el embajador Edwards en Londres y el encargado de Negocios to previamente del caso al cónsul argentino. Parece ser que los ingle- Enrique Gajardo, en Valencia. ses ayudan decididamente al gobierno, lo que ha dado lugar a un trato Arribados a un acuerdo, los términos del mismo imponían pesadas de favor a las autoridades hacia el cónsul inglés, a quien se da toda obligaciones a Chile, como ser el traslado a su territorio de todos los clase de facilidades para embarcar personas clandestinamente, princi- hombres en edad militar y el envío a países no fronterizos de España y palmente a los izquierdistas. Hace unos días, cuando yo ignoraba esto, sus colonias, de todos los demás asilados, mujeres, niños y ancianos. me avisó el comandante Ferreyra, que del buque de guerra inglés le En normas que fueron aplicadas en teoría a todas las misiones extran- habían ido a pedir asilo en el ‘25’ para unas personas españolas que jeras, el gobierno de la República exigió las listas completas de refu- tenían a bordo de dicho buque inglés. Pregunté al consulado y noté el giados, reservándose el derecho de objetar la evacuación de alguna deseo de hacer esas gestiones ocultándose de mí y directamente con persona para el caso de que existiera contra ella una acusación por el Comandante. Ahora que he descubierto el camino que siguen los delito común, pero que en realidad fue aprovechada para trabar la ingleses, comprendo que lo hacen a espaldas mías, para que yo no me salida de ciertos y determinados individuos: “A este respecto cabe aperciba de las personas que son ni del juego que Inglaterra tiene decir que el mayor obstáculo para dar regularidad y celeridad a la concertado con el Gobierno”.305 evacuación de los asilados en las legaciones de Madrid, lo constituye El 2 de abril llegaron a Alicante para entrevistarse con el capitán el ministro Galarza quien personalmente analiza cada uno de los casos Casari el encargado de Negocios Chiappe y el agregado Mugica. Los de las personas a evacuar con una rigurosidad extrema y malsana ins- acompañaban en la oportunidad el encargado de Negocios de Bolivia, pirada en un odio profundo alimentado por sus bajos y malos instin- que deseaba combinar con el comandante argentino la salida del resto tos”.308 de sus asilados. Esa noche el Tucumán prestó socorro a dos embarca- ciones pesqueras que habían chocado en el puerto alicantino, “[...] no 306 AC, Alicante, 3 de abril de 1937, del delegado marítimo de la provincia de Alicante al regateando ningún esfuerzo personal ni material para aminorar las comandante del Tucumán. 307 AC, Marsella, 17 de mayo de 1937, del capitán Casari a ministro Videla, fol. 2. 305 308 AC, Alicante, s/f, de Barrera a Casari. AC, Marsella, cit., fol. 3. 216 217
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Después de dos semanas en Alicante, en el transcurso de las cuales había sido la sede chilena. Una vez en Valencia y presto a embarcarse fueron embarcados diez españoles sin pasaporte –excepto el doctor en el aeropuerto de Manises con destino a París, el embajador Núñez Matías Torrontegui López Osorio que lo hizo pasando por la aduana Morgado fue intimado por las autoridades aduaneras a mostrar su por gestión de Chiappe– el pasaje se completó con dieciséis personas equipaje y, en especial, su valija diplomática, contraviniendo así su más, entre argentinos, peruanos, portugueses y cubanos. Con espacio inmunidad.309 El escándalo fue mayúsculo, pero el embajador no pudo reservado para el contingente chileno, el Tucumán zarpó el 14 de abril resistirse a la revisión, pues de ella parecía depender su evacuación, y para proceder a su embarque en Valencia. Allí en rápida operación, exigió entonces la presencia del encargado de Negocios de la Argen- subieron a bordo otras noventa y nueve personas: tres argentinos, dos tina, de los ministros de Turquía y Polonia, como también de los coro- alemanes, siete bolivianos, un peruano –el diplomático Enrique Cher- neles Labbé y Luco. Ante ellos, un funcionario del Ministerio de Esta- yak– y cinco chilenos –entre los que estaba el encargado Enrique F. do español procedió a abrir la valija, en la que sólo se encontraron Gajardo y su colaborador José Barros Toral– más los primeros ochen- acciones de la Plaza de Toros de Madrid por valor de 12.500 pesetas, ta asilados españoles que abandonaban la sede chilena de Madrid. El de propiedad personal del embajador, carentes de uso legal en ese 16 de abril el torpedero estaba de regreso en la rada marsellesa, donde momento. permaneció hasta el 23, esperando que se produjera la llamada de los Núñez Morgado fue declarado persona non grata por el gobierno representantes diplomáticos argentinos. de Valencia, aduciendo que había permitido el espionaje ejercido por En la certeza de que estaba pronto el nuevo contingente de refu- partidarios del general Franco, refugiados en la embajada de Madrid, giados de la embajada chilena, el Tucumán puso proa a Alicante, don- y que había utilizado la franquicia de la valija diplomática para trasla- de permaneció sólo por espacio de cinco horas –embarcando allí vein- dar fuera de la península títulos y valores de propiedad de los asilados. ticuatro personas: dos franceses, cinco españoles y diecisiete argenti- Finalmente, días después el embajador embarcó en el Tucumán como nos– dirigiéndose luego a Valencia para fondear a las 19 horas del 24 un refugiado más. de abril. Allí aguardaba un numeroso grupo de ciento cincuenta y ocho Añadiendo aún más dramatismo a aquellas horas, el buque argenti- asilados de la embajada chilena, que fueron de inmediato embarcados. no fue despertado sobre las seis de la mañana del 27 de abril, por un Por tratarse de hombres mayores, mujeres y niños, se había convenido intenso bombardeo proveniente de la artillería de los cruceros nacio- su internación en Bélgica. También fueron embarcados tres mexica- nalistas Canarias y Baleares, dirigidos contra Valencia. El ataque, nos, tres belgas, dos austríacos, un argentino y siete chilenos. Entre que se extendió por espacio de veinte minutos, no produjo grandes los que viajaban con esa nacionalidad estaba Eduardo Serrano Suñer, destrozos, pero sus efectos morales fueron, como siempre, sumamen- que con el nombre ficticio de Eduardo Saa Santalices, pasaporte chi- te desalentadores. El torpedero presenció la operación situado en los leno número 842, abordó el Tucumán. Fueron evacuados también Isabel límites de la zona de seguridad establecida por el mando franquista. de Borbón Esteban, las familias Chavarri Maldonado, Del Val Romila, Gran número de embarcaciones de cabotaje buscaron amparo en las Terra y sin pasaportes y nombres falsos embarcaron Diego Hidalgo, proximidades de los buques de guerra extranjeros y en especial del Antonio Soroa, José Sierra Martínez, González del Río, José Ruiz argentino. El capitán Casari consignó al respecto: “No hubo interven- Gorell. ción alguna de la aviación y salvo unos disparos hechos por el cañone- El embajador chileno Aurelio Núñez Morgado protagonizó un se- ro Laya, que no llegaban ni a la mitad de la distancia que mediaba a rio incidente al pretender abandonar España. Grandes dificultades había presagiado ya su difícil salida de Madrid, cuyas autoridades se habían 309 El informe de Núñez Morgado a su ministro en, JUAN EDUARDO VARGAS-JUAN opuesto a la evacuación de ese “nido de espionaje” que afirmaban RICARDO COUYOUMDJIAN-CARMEN GLORIA DUHART, cit., pp. 255-59. 218 219
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA los cruceros faltó toda reacción por parte de los gubernamentales”.310 dustria española [...] A la hora En la tarde del 27 el Tucumán abandonó Valencia para arribar al día vemos venir a toda máquina una siguiente a Marsella. cañonera que para tumbarla bastaba un disparo de un cañon- cito de saludo. Iba a hacerle 5.3. El capitán Casari Durante la estadía algunos representantes diplomáticos sudamerica- frente nada menos que al Ca- nos se acercaron para agradecer al comandante Casari la permanencia narias! Le hice decir por seña- del Tucumán y la ayuda que éste les dispensaba con preferencia, pues les que con su sola salida a toda máquina había ganado la bata- el propósito de sus gobiernos era evitar en lo posible solicitar ayuda a lla, que se fuera, a menos de naciones europeas, en particular a Francia e Inglaterra. querer ir a fondo. ‘Lo felicito La presencia de Casari fue también requerida desde la capital repu- por el coraje. No se puede ne- blicana al ser invitado para intervenir personalmente en las negocia- gar que son españoles’, les dije ciones de canje de rehenes que se estaban tramitando entre Burgos y en mi mensaje”. Valencia. Barrera le había notificado así: “Me dice Chiappe que ha La correspondencia particu- hablado con el ministro Irujo sobre canje de personas y prisioneros y lar de Casari es testigo de las que han aceptado, a base de que sea Ud. el designado como mediador esperanzas que tanto republica- Mario Casari, capitán del torpedero Tucumán. para esa gestión en el otro lado. Lo felicito sinceramente. Una página Fuente: Archivo de la familia Casari nos como nacionales deposita- más de gloria para Ud.”.311 En esa visita Casari tuvo oportunidad de ron en el marino a la hora de solicitar su ayuda, pero siendo que los tratar con los ministros Álvarez del Vayo, Irujo y también con el jefe buques argentinos llevaron adelante su misión en la España Republi- del Gobierno Largo Caballero, así como los subsecretarios de esas cana, los pedidos y agradecimiento provenían con mucho mayor fre- carteras y con casi todos los miembros del Cuerpo Diplomático resi- cuencia del bando nacional. El cronista de El Argentino agregaba, dente en Valencia. El capitán argentino declinó el ofrecimiento, al con- “cuando nos enseñaba las fotografías de Serrano Suñer vestido de siderar que los términos en que el gobierno de la República pretendía marinero y haciendo como si limpiara un cañón del Tucumán, al mos- plantear los canjes no eran lo suficientemente equitativos. trarnos otra fotografía de don Diego Hidalgo, ex ministro de guerra, A su regreso a la Argentina Casari fue designado como jefe del también vestido de marinero y empuñando un escobín se sonreía cor- Arsenal de Puerto Belgrano, y ascendido a capitán de navío. En su dialmente y nos relataba anécdotas curiosas, enseñándonos cartas, más nuevo destino, el marino ordenó los informes, la correspondencia y cartas y fotografías de hombres, mujeres y niños, todo siempre dentro las fotos atesoradas en los días de la guerra civil, allí también recibiría de una emoción y entusiasmo tal que no podíamos dejar de agradecerle”. la visita de la prensa porteña. En una nueva entrevista que concediera Dos principalísimas figuras de la España nacional le hicieron llegar al diario El Argentino en agosto de 1937 declaraba “[...] es tan grande a Casari su agradecimiento. Ramón Serrano Suñer le escribía: “Mi el valor de los españoles, que estando un día anclado frente a Alicante, querido comandante: Por mi cuñado he tenido noticias de Uds. viene por encima de nuestro barco pasó una granada enviada por los caño- como todos conmovido por la conducta de Ud., oficiales y tripula- nes del acorazado Canarias, el formidable buque, maravilla de la in- ción. Los marinos españoles no hubieran podido superarla. Guardare- mos de ella eterna memoria. Mi pariente de aquí desea llegue el mo- 310 AC, Marsella, 17 de mayo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 2. mento de hacer público reconocimiento. Yo le suplico salude a todos 311 AC, Alicante, 6-7 abril de 1937, de Barrera a Casari. 220 221
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA en nuestro nombre; incluidos los más pequeños marineros honorarios sus familias, facilitándoles todo lo posible, el modo de llegar hacia del Tucumán que están muy satisfechos por las fotografías que reci- ellas. Con frecuencia, oigo grandes elogios a su persona y a toda la ben. Ya recordará Ud. con cuanta inquietud esperaba mi llegada aquí tripulación de su barco, que está realizando una labor tan humanitaria, que nunca podrá olvidar la España nacional”.313 para saber de mis hermanos. No los encontré. He tenido alguna noti- cia confusa que pudieran estar en Madrid. Desaparecido de allí P. Las vinculaciones establecidas por el comandante del Tucumán, Quesada me falta el principal apoyo. Yo le ruego trate U. de hacer lejos de estar motivadas por algún interés personal, iban encaminadas algo por ellos aprovechando las muchas relaciones que tiene U. en a facilitar la misión en que el buque argentino estaba empeñado, y con esa. También en Valencia. Ya Ud. comprende de que manera tan pro- ello librar de peligros a las personas a ser evacuadas: “[...] puedo dar funda me interesa todo esto y a Ud. que tantas amabilidades tuvo con al señor ministro la seguridad de que mis relaciones y conexiones con- nosotros –y es hombre de tantos recursos– me atrevo a pedirle esta fidenciales con Burgos se intensifican día a día y que tengo dada la otra que significa para mí la más querida de todas. Con mi gratitud y seguridad de que se me mantendrá informado de cualquier hecho que pueda relacionarse con la seguridad del buque en forma absoluta”.314 mi recuerdo emocionado le envía un fuerte abrazo a su buen ami- go”.312 Días más tarde Serrano le volvería a escribir: “He sufrido yo En 1938 el capitán de navío Casari fue designado en la Base Naval mucho. En mi carta le hablaba de mis hermanos que parecen estar en de Río Santiago y luego en el Taller de Marina de Dársena Norte. Allí Madrid o en Valencia. Ellos personalmente no tienen nada que ver el 12 de diciembre de 1939, y cuando sólo contaba con cuarenta y con la política y sufren por mí. Para darme cualquier noticia puede U. cinco años, falleció en forma repentina. Acompañaron su sepelio el por teléfono llamar al n. 65 de Hendaya, sr. Linares”. Pero José y entonces ministro de Marina, León Scasso y muchos españoles asila- Fernando Serrano Suñer serían asesinados en el transcurso de la guerra. dos por el Tucumán, que habían luego adoptado a la Argentina como En el viaje del 16 de marzo, habían sido embarcadas en Valencia su patria protectora. En su casa familiar de la calle Roberto Rivarola Concepción Franco de Salgado Araujo y su hija Mercedes. De inme- de Buenos Aires quedaron los recuerdos del marino: las listas de eva- diato el general Francisco Franco hizo llegar su agradecimiento a quien cuados, sus cartas, los recortes periodísticos, sus fotografías, los tes- había hecho posible la evacuación de sus familiares directos: “Muy sr. timonios vivos de sus días honrosos. Pocos días antes, el 28 de no- mío: Habiendo llegado a mi conocimiento por d. Felipe Polo que hace viembre, el ayuntamiento de Alicante acordó conceder la medalla de poco entró en la España liberada, con grandes atenciones con mi her- oro de la ciudad a los comandantes Ferreyra y Casari, y designar con mana doña Concepción Franco, y mi sobrina la srta. Mercedes Salga- el nombre de torpedero Tucumán a una calle céntrica de la ciudad. do Araujo, no puedo menos que escribirle estas líneas para expresarle mi profundo reconocimiento, y sepa Ud. que nunca olvidaré todo cuan- 5.4. En el norte español García Mansilla siguió en San Juan de Luz atento al desarrollo de la to ha hecho Ud. por ellas, y las muchas molestias que se ha impuesto guerra civil. Pero a esta altura de los acontecimientos no era muy fácil para resolver su repatriación con toda diligencia. Todavía no he podi- distinguir si el diplomático se sentía acreditado ante el gobierno de do saludar a mis familiares, esperando la llegado de un cuñado mío; Azaña o el de Franco. cuando las vea, seguramente me manifestaran su gratitud hacia Ud. El 1 de mayo, desde Ciboure, García Mansilla le enviaba a Ca- por todo cuanto por ellas ha hecho. sari una carta de presentación para el capitán Miguel Ibáñez, se- “Por el señor Serrano Suñer, ya estaba enterado de lo muchísimo que Ud. trabaja a favor de los desgraciados que viven separados de 313 AC, Salamanca, 23 de marzo de 1937, de Francisco Franco a Casari. 312 314 AC, Salamanca, 22 de marzo de 1937, de Serrano Suñer a Casari. AC, Marsella, 17 de mayo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 4. 222 223
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA gundo jefe de frontera del general Franco en la que le solicitaba franquistas en alta mar. Los vascos, en compensación, estaban dis- que se le facilitase el “asunto que le expondrá”. No era un dilema puestos a poner en libertad, además de las mujeres nombradas, a nu- ideológico –que el embajador parecía ya tener resuelto– sino una merosos miembros españoles de las familias Zuazola y Del Valle, em- cuestión geográfica: su cercana frontera española era ya en esa parentadas con la señora Llorente. época territorio de los nacionales. López se ocupó de recordarle al presidente vasco Aguirre y Lecu- En un telegrama confidencial, García Mansilla daba cuenta de la be de la primera –y más simple– promesa, a la vez que se mostró visita realizada en su residencia por el ministro de Relaciones Exterio- sorprendido por las que se habían querido imponer posteriormente. res del gabinete del general Franco, José Antonio Sangróniz, y comu- La ofensiva nacional contra Bilbao no hacía propicio el entendimien- nicaba luego a su canciller: “[...] ha sabido que varios países sudame- to, con las dificultades en las comunicaciones y la suspensión de los ricanos piensan iniciar gestiones de mediación y que Pérez Quesada servicios aéreos. El cónsul López, en el temor de que la caída de la lleva un mensaje de Valencia para VE.; en tal sentido me ha manifesta- capital vasca produjera un caos que arrastrara a los rehenes a la muer- do la seguridad absoluta del triunfo moral y material de Franco aun- te, intentó la comunicación con Bilbao a través del cable, vía Londres, que puede demorar por el mal tiempo como sucedía en el invierno y también apeló a la influencia de Andrés Irujo para que telefonease a durante la gran guerra. Como la República Argentina es para ellos el su hermano, el ministro de Justicia, en Valencia. primero y más amado país de América deplorarían que se prestase a El tema escapó a la natural preocupación del cónsul por dos súbdi- esas sugestiones de los rojos, tan capciosas cuanto ineficaces”.315 tos en peligro, para trascender a la órbita de las tratativas entre repu- El agregado a la embajada argentina Aquilino López se encontró, a blicanos y nacionales, cuando se tuvo en conocimiento que las muje- fines de mayo con un difícil caso de canje de rehenes, que no pudo ser res habían sido apresadas en la línea de combate vistiendo el uniforme resuelto satisfactoriamente. Dos mujeres de nacionalidad argentina, de las margaritas, es decir, de las enfermeras de la Cruz Roja de los Jesusa Zuazola de Llorente y su sobrina Mercedes Landecho, fueron requetés, para lo cual no habían pedido autorización a la representa- apresadas cuando se desplazaban en automóvil en las inmediaciones ción diplomática de la Argentina y que habían tomado esa actitud, del frente de batalla de Vizcaya. El intenso fuego que las obligó a sabedoras de los riesgos, por propia voluntad. detenerse había causado ya la muerte de una hija de la señora Zuazola, Producida la caída de Bilbao el 19 de junio, Aquilino López se Josefa Llorente, también argentina. dirigió hacia la capital vizcaína de inmediato, haciendo su entrada en Las gestiones para obtener la libertad de ambas fueron bien enca- la ciudad acompañando al comandante Troncoso. El Consulado ar- minadas, habiéndose concertado su canje por un republicano tomado gentino local, a cargo de Enrique Urdina, le informó que los noventa prisionero por los nacionales en Pamplona, Ignacio Lasarte. Sin em- argentinos que residían en Bilbao estaban en buenas condiciones. Tam- bargo, a último momento, los grupos anarquistas de Bilbao habían bién pudo enterarse que las dos argentinas prisioneras, junto con otros obligado al gobierno vasco a añadir una mayor exigencia para otorgar casi seiscientos prisioneros, habían sido llevados por los nacionalistas la libertad de las argentinas: se quería también el canje de otras quince vascos en su huida a Castro Urdiales. personas, entre las que figuraban Manuel Carrasco Formiguera, la Los primeros días de julio, López reanudó las tratativas sostenien- familia de un representante catalán en Euzkadi, y Florencio Iracheta, do conversaciones con el representante del general Franco en San Andrés Plaza y Gerardo Nienave, los tres acusados de haber prendido Sebastián y con el diputado nacionalista vasco Jáuregui, encaminadas fuego a Irún antes de su caída y que habían sido apresados por los esta vez a lograr un arreglo más global, o sea el cambio total de los presos nacionales detenidos cerca de Santander por un número igual de republicanos prisioneros en territorio revolucionario. 315 AMREA, caja 2, tomo VI, cit., San Juan de Luz, 22 de abril de 1937. 224 225
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA 5.5. El Tucumán recibe la llamada de los diplomáticos der embarcar a los asilados de la embajada boliviana, por dificultades Cumpliendo las órdenes recibidas, Casari y el Tucumán permanecie- surgidas en el despacho de sus pasaportes. El embarque de sesenta y ron en Marsella hasta que se recibieron noticias de Valencia con rela- nueve españoles –personas caracterizadas de la sociedad madrileña– ción a los grupos de evacuados estaban dispuestos a embarcarse a se realizó en la mañana del 13, una vez obtenido el permiso oficial, partir del 3 de mayo. Pero a pesar de que el buque arribó el día 6 a zarpando a las 14 horas rumbo a Marsella. Bolivia logró así desalojar puerto español, no habían llegado aún los refugiados por lo que su su sede diplomática –aunque un pequeño número de asilados en edad estadía se demoró considerablemente. Se aguardaban para esta oca- militar no lograron su evacuación sino hasta fines de la guerra– a bor- sión, argentinos enviados por el cónsul Spangember Seguí, quien en do del Tucumán. Madrid seguía atendiendo los asuntos de los connacionales, además El Ministerio de Marina argentino, que seguía preocupado porque se siguieran al pie de la letra las condiciones que habían motivado la de algunas otras personas recomendadas por la embajada argentina en permanencia del torpedero, en especial para socorrer a los países lati- Valencia y por el Consulado de Alicante. noamericanos que habían hecho gestiones ante el gobierno nacional y De Valencia, el Tucumán se dirigió a Alicante, no faltando tampo- que no se utilizara el buque como transporte seguro y barato para co aquí incidencias pues numerosos españoles abordaron el buque personas de cualquier nacionalidad, condición e intenciones, manifes- merced al asilo que la Argentina les concedió. El 7 de mayo, Augusto tó su celo al comando de la nave preguntándole el motivo por el cual Román llegó a nado; el 9, Miguel Payá Cantó y Florencio Pérez Hur- no se había producido en el viaje del 13 de mayo el embarque de zado fueron salvados utilizando el truco de enviar marineros argenti- ningún asilado de la embajada chilena. Lo que sucedió fue que las nos con uniformes de recambio; el 10, el ingeniero Carbó Vilaplana y gestiones chilenas chocaron inevitablemente con las vallas que el Mi- el teniente de navío José María del Portal Mena Ruíz, burlaron los nisterio de la Gobernación le oponía, muchas de ellas insalvables. A controles para presentarse ante la motora que conducía al Tucumán ello debieron sumarse los graves conflictos internos que enfrentó el con uniformes hechos por ellos; el 11 obtuvo asilo a bordo el capitán gobierno republicano en esos días de mayo, que lo llevaron a una del Ejército Jacinto Martínez. El pasaje embarcado en Alicante estaba renovación parcial del gabinete. Los ministros de Estado, Álvarez del compuesto por veintiséis argentinos, un boliviano, cinco cubanos, un Vayo, y de Gobernación, Galarza, en cuyas esferas de competencia mexicano, un alemán y diecisiete españoles –once de los cuales em- tenían lugar las tramitaciones por la libertad de los asilados, fueron barcaron clandestinamente. El capitán Casari informaba a Buenos Ai- reemplazados por José Giral y Julián Zugazagoitia, respectivamente, res: “Después de embarcar 51 personas en Alicante zarpó para Valen- retrasándose así la resolución. Por otra parte, los autobuses compra- cia el día 11 de mayo a 21.30 horas, después de haber demorado la dos en Francia por los agregados militares chilenos para realizar el salida por seis horas por pedido especial del gobernador de Alicante traslado de sus muchos refugiados desde Madrid a los puertos de quien pidió se salvará la vida a un correligionario político perseguido embarque, dieron un resultado pésimo, requiriendo después de cada de muerte por elementos comunistas. El embarque del referido señor viaje prolongadas reparaciones. se efectuó con los propios medios del gobierno siendo personalmente Con el objeto de trasladar a Valencia al nuevo encargado de Nego- acompañado por el secretario del gobernador”.316 cios argentino, Guillermo de Achával –que se había trasladado a París El 12 subieron a bordo, en Valencia, treinta y cinco personas –dos para conferenciar con Le Breton e interiorizarse de la cuestión espa- argentinos, tres alemanes, siete bolivianos, nueve mexicanos, dos cu- ñola–, y para embarcar un contingente alistado por el doctor Chiappe banos y trece españoles. Una nueva demora se experimentó al preten- y el cónsul Rosario, el Tucumán puso proa a Valencia el 20 de mayo. A las pocas horas de haber zarpado, y como comenzara a soplar un 316 AC, Marsella, 17 de mayo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 2. 226 227
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA fuerte viento con caracteres de temporal –el mistral– el torpedero volvió Quesada, aunque exitosa, había sido incompleta. De surgir cualquier a Marsella. En la cubierta se hallaban estibadas 52 toneladas de provi- dificultad con las personas asiladas en la Legación uruguaya: “[...] el siones destinadas a las representaciones diplomáticas en Madrid, que Cuerpo Diplomático y los perjudicados imputarían públicamente el hubieran llegado en malas condiciones de haberse continuado la tra- accidente a negligencia nuestra con lo que se empañaría gravemente la labor realizada”.317 vesía. Mejorado el tiempo, se volvió a zarpar en la madrugada del 23 con destino a Valencia, dónde fondeó cerca de la misma medianoche. Con el objeto de documentarse en profundidad en lo referente al Informado el cónsul Barrera de la presencia del Tucumán, preparó problema suscitado por la existencia de mayor número de refugiados el embarque de cincuenta y una personas provenientes de Madrid, de lo que se creía en la sede de la representación uruguaya, Chiappe, todas ellas con pasaportes (doce argentinos, cinco cubanos, diecio- Mugica y el asesor letrado de la embajada argentina, doctor Felipe cho uruguayos, un portugués y quince españoles). El 24 el torpedero Merchant, se trasladaron a Madrid el 17 de abril. A la par que se entre- se trasladó a Alicante para recogerlos, regresando a Valencia por la vistaban con el presidente de la Junta de Defensa, general Miaja, los tarde. Allí se procedió al embarque de cuarenta y dos personas eva- diplomáticos argentinos se encontraron con otra nueva sorpresa: “La cuadas de Madrid por diversas representaciones extranjeras con auto- situación de los asilados en la legación uruguaya y anexos (más de rización gubernamental (excepción hecha de dos hombres que se aco- 250) es muy diversa de la que yo creía. Me han sido exhibidas órdenes gieron al asilo, Fernando Márquez del Castillo y Tomás Navarro de de nuestra Embajada relativas a la admisión de la mitad de los asilados Peralta). Se trataba de seis argentinos, doce cubanos, dieciséis chile- [...] será muy difícil desatendernos después de haber sido asiladas en la embajada argentina”.318 nos, un checoeslovaco, un francés y seis españoles. Regresó en este viaje, para reintegrarse a sus funciones en Italia, el encargado de Ne- Hay que señalar que no sólo Pérez Quesada pudo haber librado gocios ad interim, Felipe Chiappe, que el 25 de mayo mantuvo entre- esas órdenes, sino cualquiera de los agregados civiles, que participa- vistas de despedida y de presentación de su reemplazante, Achával, ron activamente en todas y cada una de las innumerables misiones que para partir por la tarde. se llevaron a cabo por esos días (no descartando alguna irregularidad, La fecha patria fue celebrada a bordo con los honores de rigor y según los antecedentes que ya hemos expuesto, en esas admisiones), e con la asistencia de todo el pasaje, que integró una comisión con un incluso los funcionarios uruguayos de menor jerarquía que habían representante por cada país para ofrecer en la persona del capitán quedado en Madrid. Es cierto que la cifra de refugiados excedía en Casari un homenaje a la Argentina por la labor humanitaria que venía mucho al número que se había presentado al gobierno al comienzo de desempeñando desde su llegada a España hacia casi siete meses. la guerra –recordemos, por otra parte, que Pérez Quesada se negó a La amenaza de una probable detención de refugiados e interven- entregar ninguna relación con los nombres de los asilados en la emba- ción del Ministerio de la Gobernación a los anexos de la Legación jada argentina hasta que la evacuación fue inminente y autorizada– uruguaya en Madrid, protegida bajo una responsabilidad heredada por pero al parecer, posteriormente no se pudieron cerrar las puertas a la Argentina, había sido el mayor desafío que encaró Chiappe. Mien- quienes sintieron la urgencia de llamar a ellas. tras, el secretario del Cuerpo Diplomático acreditado en Madrid, Henry Con los datos recogidos en Madrid, Chiappe concurrió a entrevistarse Helfant, insistía en pedirle que la Argentina planteara nuevamente en con el subsecretario de Estado español el día 20. Informando lo tratado a forma oficial el derecho de asilo para todas las personas refugiadas en su canciller, telegrafiaba así a Buenos Aires: “Queriendo demostrar una la Legación uruguaya, pero esta vez utilizando las vías del propio Cuerpo Diplomático, como organismo solidario. Detrás de ello, pare- 317 AMREA, caja 2, tomo VI, cit., Valencia, 6 de abril de 1937, de Chiappe a Saavedra Lamas. cía existir un secreto deseo de demostrar que la actuación de Pérez 318 AMREA, cit., Valencia, 20 de abril de 1937. 228 229
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA vez más la consideración a que V.E. es acreedor el subsecretario accedió No obstante estas circunstancias, Uruguay había insistido para que formalmente a reconocer a los 250 refugiados en los anexos de la Lega- la Argentina gestionara el amparo de todos los asilados. Ésta, por su ción como a verdaderos asilados. La evacuación quedará condicionada. parte, siguió dispuesta a velar por esas personas y fruto de ello fueron Primero: a que el gobierno uruguayo acepte que una potencia extranjera las negociaciones que sus representantes llevaron a cabo en Valencia. se haga cargo de los intereses españoles en el Uruguay del mismo Resultaba evidente que esas personas asiladas con posterioridad a modo que el gobierno español aceptó que la Argentina se encargase septiembre de 1936, se encontraban en una situación comprometida. de los intereses uruguayos en España y segundo: a que se aclare la Si eran uruguayas, constituía un deber imperativo de la embajada ar- situación jurídica en que tanto el San Antonio como el Ibai quedarían gentina darles amparo, pero si se trataba de españoles, era una cues- después de la devolución acordada por el gobierno argentino”.319 tión privativa de ella decidir si los asilaba o no. Las órdenes de entrada, La Argentina ordenó entonces que el Cabo San Antonio fuera puesto al parecer, fueron otorgadas sin cuidarse de solicitar la anuencia previa de a disposición de la embajada de España en Buenos Aires, y “casual- la representación argentina ni de comunicarlas luego de haberlas hecho – mente” parecieron hallarse las vías de solución. aunque los diplomáticos argentinos parece que tampoco visitaron pe- Uruguay también aceptó la proposición española. Pero, a pesar de riódicamente la sede para interiorizarse de la real situación de ese que los tripulantes del Cabo San Antonio recuperaron su libertad, la alojamiento e investigar si se estaban cometiendo irregularidades. situación estaba aún lejos de ser solucionada. Un editorial del diario El Día, de Montevideo, criticaba con dure- La Cancillería oriental, tratando de clarificar el tema, dio a publici- za la actitud de los funcionarios uruguayos de la Legación en Madrid, dad, el 7 de mayo, un comunicado oficial en el que se reseñaba la y de paso, la de su gobierno, al expresar que: “[...] al punto tal que la actitud del gobierno en lo que concernía al asilo otorgado en la sede legación argentina tuvo que dirigirse a nuestro Ministerio de Relacio- madrileña. En él se decía que el ministro uruguayo en Madrid Daniel nes Exteriores expresándole que desconocía el número, calidad y has- Castellanos, había tenido precisas instrucciones de practicar el asilo a ta los nombres de los asilados que gratuitamente se le endilgaban y sin favor de los orientales y españoles, indistintamente, que lo solicitaran. saberse, por consiguiente, si por acto propio les hubiera dado el am- A la vez, esta circunstancia había sido comunicada a la Cancillería paro que prácticamente se les ha obligado a darles. No dudamos de argentina en las reuniones efectuadas en Buenos Aires y a las que había que, por tratarse de un problema de humanidad frente a los hechos concurrido el embajador en ese capital, Eugenio Martínez Thedy. consumados, el gobierno argentino, que tantas veces ha tenido que La nota reconocía expresamente que antes de la ruptura de relacio- enmendarle la plana al nuestro en asuntos de índole internacional, asumirá nes, los asilados no superaban los cuarenta –eran treinta los que la la defensa de esos asilados con que le ha obsequiado nuestro gobierno .321 Legación uruguaya había declarado– y que luego el número había En una carta fechada el 13 de mayo en Valencia, Chiappe se despe- pasado largamente los doscientos, y expresaba que tal situación era día de Casari en términos, que aunque sólo fueran a nivel de deseos producto de: “[...] desinteligencias entre los funcionarios encargados preveían una pronta solución al problema: “Mil afectuosos saludos del cuidado de nuestros asilados y la embajada argentina en Madrid, la para Ud. y la familia tucumana con la esperanza de verlos pronto por cual ha informado a esta Cancillería que desconocía el número, cali- aquí y despedirlos cargados de uruguayos”. La solución que en un dad y nombres de esos asilados, de que había menester para informar momento pareció inminente, no llegaba a concretarse. No se trataba de ello al gobierno español”.320 ya de problemas o resentimientos particulares de España hacia el Uru- guay, puesto que el gobierno republicano había firmado acuerdos con 319 AMREA, cit., 21 de abril de 1937. 320 “Sobre el derecho de asilo dio un comunicado el gobierno uruguayo”, La Prensa, 321 Buenos Aires, 8 de mayo de 1937. “Comentario uruguayo al derecho de asilo”, La Prensa, Buenos Aires, 13 de mayo de 1937. 230 231
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA casi todos los países que tenían asilados. Parecía ser más bien el reite- para realizar la “verdadera revolución”. La más inmediata y visible consecuencia de los sucesos de Barcelona fue la crisis ministerial que rado temor de que, libres los refugiados, los países que los habían culminó con la formación de un nuevo gabinete, bajo la presidencia de amparado se decidieran a romper las relaciones con Valencia: “[...] se Negrín. Escribe Santos Juliá sobre los objetivos a cumplir: “el encar- ha apercibido que la tenencia de esos asilados constituye un arma muy go que insistentemente el presidente de la República transmitió al nuevo poderosa con que se puede hacer frente a la política que muchos paí- presidente de Gobierno, Juan Negrín, desde mayo de 1937: recons- ses desearían desarrollar y que no se animan o demoran en iniciar por truir el Estado, levantar de la nada un ejército, resistir, garantizar el la sencilla razón de que podrían ponerse en peligro las vidas de esas orden interno, pero no para el quimérico objetivo de ganar la guerra personas asiladas”.322 sino para forzar una paz negociada bajo los auspicios de las potencias implicadas en el asunto”.323 Sin embargo entonces, ello contribuía a 5.6. El distanciamiento argentino, la crisis republicana y los peli- ahondar la crisis del bando republicano. De visita en la Argentina, en gros externos enero de 1939, el socialista Indalecio Prieto confesaba en la prensa A la presencia constante de los cruceros nacionales Baleares y Cana- porteña que el cambio había sido producto de la intención comunista rias, que se habían enseñoreado del Mediterráneo español y hacían de manejar el gobierno de la República, “[...] mediante la cual prescin- temer a las ciudades republicanas del Levante con la potencia de fue- dieron de Julio Álvarez del Vayo por tonto y de mí por antistaliniano, go de su artillería y su movilidad, se sumaban los violentos ataques prefiriendo a Juan Negrín, que no es tonto ni antistaliniano”. aéreos de la aviación de Franco, configurando así a España como un Las observaciones de Casari también eran alarmantes: “Por lo que cruel e inmenso escenario de guerra, en donde las bombas no distin- me es dado observar en el puerto de Marsella donde hay infinidad de guían civiles de militares. Un pavoroso bombardeo sobre Valencia, buques cargando material de guerra para España, llego a la conclu- realizado a las 20 horas del día 15 de mayo, produjo numerosos muer- sión de que la comisión internacional de control no satisface su come- tos y heridos, amén de grandes destrozos. El encargado de Negocios tido, por la actitud de Francia e Inglaterra, la última de las cuales argentino, que esperaba para ese mismo día al último grupo de eva- como ‘enérgica’ medida para contrarrestar el tráfico de armas ha pro- cuados a cargo del Consulado argentino en Madrid que debía embar- hibido a las compañías de seguros asegurar los buques que transpor- carse en el Tucumán, había dispuesto para ellos el alojamiento en un tan material de guerra”.324 refugio de la capital republicana alquilado a tal efecto. Una providen- La internacionalización de la guerra española no parecía una idea cial demora del convoy los salvó de la tragedia. La casa fue totalmente descabellada en ese momento, más cuando el 31 de mayo Adolf Hitler destruida por un bombardeo, causando entre los que allí habitaban y dispuso que, en represalia por el bombardeo de aviones republicanos los que aguardaban el embarque de días anteriores, veinticuatro vícti- efectuado en Ibiza contra el acorazado alemán Deutschland, afectado mas, entre ellas catorce fatales. al servicio de control marítimo, en el que murieron veintidós marine- La lucha por el poder en la retaguardia republicana produjo una ros, se bombardeara la plaza costera de Almería. Una flotilla de cinco tremenda explosión: las trágicas “Jornadas de Mayo” que ensangren- unidades de guerra alemanas, entre las que estaba el acorazado Admi- taron a Barcelona y conmovieron a la España leal. La falta de unidad ral Scheer y el crucero Leipzig, atacaron la ciudad, produciendo víc- y la inmadurez democrática minaban el edificio de la República, don- timas y destrozos. de comunistas, anarcosindicalistas y trotkistas pugnaban por contro- lar el poder, obligando a la socialización y colectivización del país, 323 SANTOS JULIÁ, “De ‘guerra contra el invasor’ a ‘guerra fratricida’”, en SANTOS JULIÁ (coordinador), Víctimas de la guerra civil, cit., p. 31. 322 324 AC, Marsella, 29 de mayo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 2. AC, Marsella, 29 de mayo de 1937, del capitán Casari al ministro Videla, fol. 2. 232 233
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA escasas vinculaciones con nuestro país y sólo han recordado este títu- lo ante las precarias condiciones del momento”.325 El ministro de Marina, Eleazar Videla comunicó a la Cancillería que, de disponerse la continuación de las misiones de evacuación, el Tucumán debería ser reemplazado por otro buque, pues su relevo re- sultaba preciso operacionalmente. En tanto, los diplomáticos argentinos que más directamente habían tomado parte en el manejo de los intereses del país durante la Guerra Civil Española se fueron alejando, geográfica y subjetivamente, de la contienda, siendo tal vez esto reflejo de la opinión del gobierno argen- tino. La trascendente actuación del primer año de la guerra, dejó paso a una atenta observación de los hechos y a un mantenimiento de los mínimos canales de relación con las autoridades republicanas, mien- La llegada a Marsella del “Tucumán”, llevando a bordo a un nutrido contingente de refugiados tras los enviados de Franco y la propaganda de los nacionales iban de los puertos españoles del Mediterráneo en 1937. ganando terreno en la misma Argentina. La Argentina había evacuado a sus asilados españoles; en cuanto a A mediados de mayo, el gobierno del general Justo concedió a los connacionales que aún persistían en quedar en España, habían sido García Mansilla el goce de una licencia extraordinaria por cuatro me- advertidos con insistencia de la conveniencia de repatriarse. La vio- ses. El 1 de junio el embajador abandonó la villa Moskoe, de Ciboure, lencia no cedía y poco era lo que ya se podía hacer en medio de la con rumbo a Buenos Aires, procediendo a clausurar esa sede diplo- guerra sin que fuera una intervención directa. Así comenzaron a inter- mática. Los cónsules Castro Gache y Aquilino López quedaron ads- pretarlo los representantes argentinos. El 31 de mayo, desde París, el criptos al Consulado de Bayona para atender los asuntos que pudie- embajador Le Breton telegrafió al canciller Saavedra Lamas para dar- ran surgir en el norte de España, y en poder de la clave y el archivo. le cuenta de los peligros en que se hallaba la representación diplomá- García Mansilla ya no volvería a sus funciones en España. De re- tica en España a causa de los bombardeos cada vez más frecuentes de greso en la Argentina, fue nombrado miembro de la comisión califica- la aviación franquista y de la amenaza de nuevos disturbios y disensio- dora del personal del Servicio Exterior del Ministerio de Relaciones nes en Alicante, Valencia y Barcelona. Su posición no dejaba lugar a Exteriores y en marzo de 1939 se acogió a la jubilación. Una vez muchas dudas: “[...] el Tucumán ha sacado en tres viajes 300 evacua- terminada la guerra civil, regresó a España, visitando Sevilla, Madrid, dos de la embajada de Chile en Madrid, quedan 1500 lo que impone Burgos y San Sebastián. En enero de 1940 fue recibido en audiencia un número considerable de viajes y un tiempo muy largo de estadía en por Franco. El jefe del estado español le comunicaría que había sido aguas peligrosas. Chile puede mandar un barco o arrendar uno en designado presidente de la Asociación Cultural Hispanoamericana, Europa. Creo que con la actitud de nuestra embajada con sus asilados precedente del Consejo de la Hispanidad creado el 7 de noviembre de y la enérgica actividad de nuestros funcionarios, hemos tomado ya ese año que, con el encargo de aproximar España a los territorios que una parte de los riesgos de una situación ajena y demostrada nuestra le habían pertenecido en el pasado, estaría presidido por el ministro de solidaridad ayudando a todos. Los argentinos que aún quedan en Es- Asuntos Exteriores. El organismo debería encauzar el hispanismo como paña lo hacen a su riesgo pues hace tiempo y reiteradamente se les ha invitado a salir. La mayor parte de los que aún quedan tienen muy 325 AMREA, caja 3, tomo VII, París, 31 de mayo de 1937. 234 235
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA una política de Estado, dirección en la que se pretendía coincidir con de pasajeros que serían conducidos a Lisboa. Barrera, con la tranqui- los países de Hispanoamérica. lidad que había caracterizado su desempeño, declinó el ofrecimiento, El 7 de julio asistió a un homenaje que se tributó en Zarauz. En el atento a consideraciones de tipo práctico: le contestó a Saavedra La- acto tomaron parte el alcalde de la localidad, Legorburu, José María mas que prefería no abandonar Alicante por poseer una pequeña fortuna Huarte –comandante franquista en Zarauz– en representación del en propiedades y tierras heredadas de su difunta esposa, que era española. Ministerio de Asuntos Exteriores, Pedro Ansoátegui, el primer bene- Reconocía que había escapado a confiscaciones estatales y rapiñas perso- ficiado con el asilo argentino y el marqués de Lozaya, por el Ministe- nales por su condición de cónsul argentino y consideraba que la única rio de Educación. Después de sendos discursos, Lozaya le hizo entre- manera de conservar esos bienes para sus hijos, era permanecer en la ga de una lápida conmemorativa decorada con motivos de flores de la ciudad. Entendía, además, que no tenía más profesión ni habilidad que la huerta de Valencia por los azulejeros de la escuela de Manises, que de atender los asuntos de la Argentina, actividad que venía desempeñan- fue colocada en la puerta de la Casa Azul de Ayala. Allí afirmó García do desde 1919, y que por ello, de abandonar España él y sus hijos cae- Mansilla: “[...] nadie podrá discutir a mi país la honra de haber sido el rían en la indigencia, ya que tampoco tenían familiares en la Argenti- primero en aplicar en Europa, durante los tiempos modernos, esa no- na. El vicecónsul Barrera, permanecería, pues, en Alicante. ble conquista de los principios humanitarios de nuestra civilización La tarde del 2 de junio, el comandante Casari realizó distintas visi- americana, que es el derecho de asilo”. En 1953, instalado en la Ar- tas de despedida a las autoridades marsellesas; cortesía que fue de- gentina, ya viudo –y con ochenta y seis años– recibió los hábitos sa- vuelta a la mañana siguiente para rendir honores al buque argentino. cerdotales, previa dispensa papal. Falleció en Buenos Aires en 1957. Luego, gran cantidad de españoles y latinoamericanos que habían sido Edgardo Pérez Quesada, al separarse la representación diplomáti- evacuados por el torpedero y aún permanecían en el puerto francés, ca de Portugal de la de España, fue nombrado para cubrir esa vacante subieron a bordo para saludar a los oficiales, suboficiales y marineros. en Lisboa. Por su parte, el subsecretario de Relaciones Exteriores, El Tucumán, entre los vítores de los refugiados, se hizo a la mar a las consejero de embajada Oscar Ibarra García, que había atendido desde 18 horas del 3 de junio. Buenos Aires la cuestión española, fue promovido al cargo de envia- do extraordinario y ministro plenipotenciario en Dinamarca. Las autoridades navales argentinas, luego de haber evaluado la gestión cumplida por sus naves en la evacuación de víctimas de la Guerra Civil Española, dispusieron el 31 de mayo de 1937, el inme- diato retorno del Tucumán a su base de operaciones, entendiendo que los objetivos del viaje habían sido cumplidos con largueza y generosi- dad. Informaciones reservadas aseguraban que la oficialidad y la tri- pulación del torpedero habían comenzado a ser miradas en el puerto de Alicante con inquina por los miembros de la FAI, y que éstos ha- bían expresado su voluntad de no tolerar más la actividad del buque de guerra argentino. El mismo vicecónsul Eduardo Lorenzo Barrera parecía correr riesgo y por ello la Cancillería solicitó al Tucumán que, antes de retornar, hiciera una última escala en Alicante para proceder a evacuarlo junto con sus siete pequeños hijos, además de un grupo Niños refugiados en el barco de guerra argentino, (Archivo familia Casari). 236 237
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Anclado en Alicante desde el día 4, su última estadía fue tranquila, quiero referirme especialmente a las faltas a la licencia para recordar evitando cualquier problema que empañara la partida. Esta vez, el que la presentación, al minuto de cumplirse el término de ella es inex- pasaje se componía únicamente de refugiados que abandonaban Ma- cusable ya que se trata de una orden del servicio a la cual se debe drid con pasaportes y que habían sido enviados por los cónsules de la incondicional acatamiento; aquellos hombres que no lo interpreten así Argentina y de Bolivia, y por el secretario general del Cuerpo Diplo- es porque no tienen inculcadas muy dentro de su corazón las nociones mático, Helfant. Se trataba de treinta argentinos, veinticuatro portu- de orden y puntualidad, que son condiciones primordiales que debe gueses, cinco uruguayos, dos checoeslovacos, seis españoles, un cu- poseer quien pertenezca a la Institución Armada”.327 bano, tres venezolanos y cuatro chilenos, entre ellos el piloto Luis Las únicas sanciones más graves al personal del Tucumán que he- Rivera Page, que estaba al servicio de los nacionales. Una sola excep- mos podido constatar recayeron sobre el cabo segundo cocinero Ven- ción sería el embarque clandestino de Sebastián Carps Cuyo, funcio- tura Aguirre, sancionado con un mes de suspensión de clase por re- nario del gobierno de Burgos, que en el momento de levar anclas el gresar a bordo ebrio faltando catorce horas a su licencia, el 14 de Tucumán ganó a nado el torpedero. enero en Alicante, y sobre el cabo segundo torpedista Miguel Cejas, En el atardecer del 7 de junio, el torpedero argentino abandonó que recibió igual sanción el 2 de enero por “perder deliberadamente la definitivamente Alicante. Los días 9, 10 y 11, permaneció en Lisboa, lancha, permaneciendo una noche en tierra”.328 fondeado en el río Tajo. Acompañado por el encargado de Negocios El comandante reconoció que el éxito de la misión había sido Correa Luna, el capitán Casari realizó sendas visitas a la presidencia y posible por la cooperación incondicional y sin límites que le prestó al Ministerio de Relaciones Exteriores del Portugal. En viaje, el cón- toda la dotación del buque. Los marinos argentinos volvían satis- sul Barrera le telegrafiaba: “Aquí lo recordamos todos con gran cari- fechos, pero también impresionados por la guerra civil que envol- ño y no nos acostumbramos a la ausencia del tan querido y buen ami- vía a España: “Habéis tenido oportunidad de vivir intensamente go. Sus amigos del comité siempre me preguntan por Ud. y lo nom- durante estos meses pasados una vida de trabajo y emociones, ha- bran y lo recuerdan con verdadero afecto”.326 béis tenido oportunidad de conocer países en lucha civil, uno en El 12 de junio el Tucumán dejó atrás Lisboa con rumbo a Cabo lucha armada y sangrienta y otro mediante el empleo de recursos Verde, donde recaló el 17, para volver a zarpar al día siguiente. Al que pueden llevarlo a situaciones de peligro y de esa contempla- abandonar el último puerto extranjero para enfilar directamente a ción se deduce enseguida la confrontación con las condiciones de Buenos Aires, el capitán Casari se dirigió a su tripulación haciendo vida imperantes en nuestra Patria, la Gran Nación, la Gran Repú- una breve evaluación de la concluída “campaña de guerra” –carácter blica Argentina, que ofrece a la vista su característica fundamental que había tenido la misión en España de acuerdo a las reglamentacio- de país democrático, de orden, de trabajo, de sanos sentimientos, nes vigentes. Una estadía de ocho meses, a 11.000 kilómetros de la de vitalidad y optimismo, por no citar sino algunas características, Argentina, en un país inmerso en una de las conmociones bélicas más pero país, en suma, donde se ha realizado hace ya mucho tiempo el trágicas del siglo XX, habiendo convivido con extranjeros de disímil principio de igualdad ante la ley”.329 ideología y condición social, y siendo espectadores de toda clase de El 30 de junio de 1937, en medio de una gran multitud que concurrió miserias humanas, harían solamente acreedora a la tripulación –y que a recibirlo, el torpedero Tucumán regresó al puerto de Buenos Aires. el mismo capitán reconocía que se trataba de casos de excepción– de una única reconvención por parte de su comandante: “Puntualizando 327 AC, comando del Tucumán, orden de buque nro. 8/37, en navegación, 18 de junio de 1937. 328 AGA, Tucumán, reservado, 1936-1937. Legajo 31. 326 329 AC, Alicante, 25 de junio de 1937, de Barrera a Casari. AC, comando del Tucumán, orden de buque nro. 8/37, cit.. 238 239
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA día siguiente Ríos Álvarez fuera reintegrado a la Legación uruguaya, 5.7. La Legación uruguaya comienza a ser desalojada A la Legación uruguaya también le correspondió las generales de la aunque tuvo que aguardar a la próxima evacuación. ley, y Valencia decidió así no autorizar la salida de los asilados varo- El 6 de agosto, una nueva expedición partió de Madrid dirigida por el asesor letrado de la embajada argentina, Felipe Merchant, partici- nes comprendidos en edad militar, decisión que no implicó que el nue- pando de ella, entre otros Simón Núñez Maturana –antiguo presiden- vo consejero argentino, Guillermo de Achával, cejara en su intento de te de la Diputación de Madrid y casado con una uruguaya–,331 la seño- obtener la evacuación de todos los asilados, siempre con el nombre ra de Cordeiras, el doctor R. Alonco y su familia, María Victoria de del doctor Saavedra Lamas como garantía, pero con la dificultad de Méndez Vigo y una hija. Alojados en un refugio valenciano, esperaron que muchos de los anteriores evacuados por la embajada argentina de allí hasta que el día 13 fueron evacuados en el buque hospital de la Madrid eran ahora firmes y efectivos sostenedores de la causa nacio- Cruz Roja inglesa Maine, rumbo a Marsella. Otro embarque de im- nal. El gobierno republicano era de la idea que si los asilados termina- portancia se realizó el 15 de septiembre desde Valencia, cuando un ban al fin pasándose al campo enemigo, era lógico que se recibiera a numeroso grupo de mujeres y niños fueron evacuados en el vapor cambio alguna compensación mediante el canje de prisioneros. inglés Gilbert Zerjon. Por otra parte, la situación del Cabo San Antonio no había sido total- La difícil misión que el gobierno de la República Oriental del Uru- mente solucionada, pues el Poder Judicial argentino consideraba que pe- guay le había encomendado a la Argentina quedó prácticamente con- saban sobre el buque español interdicciones y, de hecho, éste seguía vara- cluida el 17 de octubre de 1937 cuando sesenta asilados, en su mayo- do en Buenos Aires. Un largo pleito se entabló entre la embajada del ría hombres, abandonaron la Legación uruguaya en Madrid para zar- gobierno republicano y la agencia local de la compañía Ibarra. Finalmente par desde el puerto de Valencia dos días después. Aunque ello resulta- se logró conservar el derecho a la posesión del barco, quedando el buque ba obvio, dadas las circunstancias, Achával volvía a reconocer que: fondeado en Buenos Aires para zarpar recién el 20 de abril de 1939. “[...] para obtener ese resultado había contado con la buena voluntad Luego de las consabidas gestiones, que incluyeron viajes a Madrid, del gobierno de Valencia”.332 entrevistas con Azaña, Giral y Ureña, Guillermo de Achával consiguió No obstante, no pudieron ser evacuados noventa hombres en edad la anuencia oficial para comenzar a evacuar a los alojados en la Lega- militar asilados en la Legación uruguaya, de acuerdo a las restriccio- ción uruguaya. El 28 de junio fueron autorizados a salir los hombres nes impuestas por el gobierno republicano.333 Los mismos permane- mayores de cuarenta y cinco años, las mujeres y los niños, realizándo- cieron en el local hasta el fin de la guerra.334 se el primer embarque el 14 de julio: “Se encuentran en Valencia una docena de asilados y acompañantes de la Legación uruguaya; parten 5.8. La Argentina, entre la República Española y la España Na- el lunes en un vapor inglés”.330 Un peligroso incidente, sin embargo, cional se había producido cuando el contingente pretendió abandonar Ma- Los círculos oficiales de la Argentina comenzaron a cuestionar se- drid. El convoy fue detenido por las autoridades militares madrileñas, riamente la posibilidad de retirar el apoyo diplomático a la Repú- por espacio de cuatro horas, para realizar un control. El pasaje fue autorizado a seguir, con excepción del señor Manuel Ríos Álvarez, 331 JAVIER RUBIO, cit., p. 155. cuya presencia en el contingente fue cuestionada y se terminó por 332 Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria ... cit., 1937/ encarcelarlo. Achával, merced a una rápida reclamación, logró que al 1938, T. I, p. 43. 333 JAVIER RUBIO, cit., que tuvo ocasión de consultar la documentación correspondiente al Ministerio de Estado español consigna una cifra de setenta y cinco hombres. 330 334 AMREA, caja 3, tomo VII, cit., Valencia, 10 de julio de 1937, de Achával a Saavedra Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria ... cit., 1937/ Lamas. 1938, T. I, p. 45. 240 241
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA blica Española, para inclinarse por reconocer al gobierno de Bur- “pagano fascismo italiano y el anticristiano hitlerismo alemán” al ejér- gos. cito faccioso. Concluido el término de quince minutos concedido al Una áspera polémica, que tuvo lugar en la Cámara de Diputados orador, Dickmann solicitó una prórroga para culminar su exposición. en el mes de mayo de 1937, fue reflejo de las generalizadas dubitacio- Sin embargo, la sesión debió ser levantada pues muchos diputados, nes en que se debatían tanto los órganos de poder, como la opinión disgustados por sus palabras, habían optado por abandonar el recinto pública, en lo que al tema de la Guerra Civil Española se refería. El y se negaban a reingresar para votar. diputado nacional por la Capital Federal, Enrique Dickmann, presen- Al día siguiente Dickmann pudo continuar su alocución, siempre tó en su sesión del día 19 de mayo a la Cámara a la cual pertenecía, un dentro de la misma tónica, pero ya atenazado por la oposición de proyecto de declaración que fue objeto de encontradas opiniones y algunos legisladores que el día anterior habían boicoteado el quórum. largas discusiones en su seno. El texto decía: “La Honorable Cámara Los conservadores argentinos, que parecían repetir las acusaciones de Diputados de la Nación Argentina saluda en el aniversario de su de la derecha española, tampoco se callaron: si se había nombrado a Revolución de Mayo, a las Cortes de la República Española; y hace Alemania e Italia, Rusia fue ejemplo de despotismo, y su ayuda, aún votos por el pronto triunfo de su gobierno constitucional y legal, y más comprometedora para la República Española. por el total restablecimiento de sus formas republicanas y democráti- El diputado por la provincia de Buenos Aires Korn también usó la cas, augurando al mismo tiempo al fecundo, laborioso y heroico pue- palabra para rememorar el nacimiento de la Segunda República, enu- blo español una era de paz dentro de las normas de verdad política y merando una extensa lista de intelectuales y científicos que respalda- justicia social”.335 ban a la causa del gobierno del Frente Popular. El diputado Güiraldes, El diputado capitalino quiso hacerse así eco del sentir de una im- fatigado, al parecer, de tal despliegue intelectual, le espetó: “Ellos portante parte de los argentinos que, al igual que en España, se había hacen la viñeta y los otros mueren, ellos están emboscados mientras pronunciado resueltamente por uno de los dos bandos. Las palabras los otros luchan. que utilizó para fundamentar su minuta exaltaban los conceptos repu- “Sr. Korn: Qué pobre cosa su interrupción, señor diputado! blicanos de la democracia como esperanza del mundo, la suprema “Sr. Güiraldes: Es una intervención muy lógica ante la lista enorme valoración del bien de la libertad y la justicia como aspiración de la de nombres desconocidos que ha pronunciado el señor diputado. humanidad toda. Dickmann no ocultó su posición en ningún momen- “Sr. Korn: La manifestación del señor diputado, declarando que to: “Pertenezco a aquellos ciudadanos que han saludado alborozados los que acabo de citar son nombres desconocidos, quedará como la en el año 1931 la caída fatal e inexorable de una monarquía en deca- muestra de la trágica incultura del sector de la derecha, en los anales dencia, y el advenimiento pacífico de la república, por un acto de vo- del Parlamento argentino”.336 luntad del pueblo español expresado libremente en las urnas”. La pasión había ganado los debates, al punto de hacerle expre- El fervor del legislador porteño, se manifestaría al historiar el pro- sar al diputado Solá: “Estamos olvidando que esto es el Parlamen- ceso que desembocó en la contienda civil, levantando las protestas de to argentino”. algunos diputados que no tardaron en caer en la polémica: “España El conservador Allperín afirmó la posición de su bancada, fundada dominada por un militarismo prepotente y levantino y por una iglesia al igual que los grupos de izquierda, en la historia de España y de la anquilosada en el dogma y la superstición”, el apoyo brindado por el Argentina que siempre habían mostrado a los dos pueblos íntimamen- 335 Congreso Nacional. Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, años 1936-1937, 336 Buenos Aires, Imprenta y encuadernación del Congreso Nacional. Reunión n. 5, 1, sesión Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, años 1936-1937,cit., reunión n. 6, 20 ordinaria, 19 de mayo de 1937, p. 182. de mayo de 1937, p. 231. 242 243
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA te ligados. Así fundamentaba el diputado su desaprobación a la mo- no se produjera el aniquilamiento de la “otra España”. Su discurso fue ción de Dickmann: “Vamos, también, a dar nuestro voto con toda uno de los memorables de aquella polémica, especialmente en los tra- lealtad acerca del movimiento: ese movimiento popular de España, mos que se refería al vínculo hispanoamericano. Cuando al decir que levantado en armas en una eclosión de rebeldías dignas de su gloriosa “nos interesa el porvenir de España como si fuera el nuestro”, culmi- tradición que busca con ello el afianzamiento del orden y la tranquili- nó siendo ovacionado al exclamar: “Pero, como no nos va a interesar dad de su noble pueblo”.337 la suerte política de España, la República de España, si es con España, La discusión fue centrándose en el texto del telegrama y su desti- junto a ella, guiados o alentados por ella, como habrá de realizarse la natario la Nación Española o el gobierno español constitucional en acción ulterior histórica de estos países hispanoamericanos!”. sus Cortes. Esta simple salutación, mensaje común que solían enviar Las opiniones, como en un interminable contrapunto, se fueron las Cámaras argentinas a los gobiernos amigos, fue la excusa para sucediendo, buscando de agregarse un nuevo criterio, argumento o debatir y medir las fuerzas de las corrientes de opinión que se habían matiz. Cuando, pasadas las 18 horas, se llamó a votar, nuevamente polarizado en uno u otro bando. Tampoco fue posible arribar a una muchos diputados se negaron a ingresar al recinto. Dickmann no lo- determinación el día 20 de mayo. Al atardecer el presidente de la Cá- graría que el tema volviera a ser debatido y aquel telegrama no llegó a mara se vio obligado a levantar la sesión ante la falta de número. las Cortes españolas, el 25 de mayo de 1937. El 21, la discusión del tema, sin perspectiva de acuerdo, continuó, Durante ese mismo mes había caído el gabinete de Largo Caballero. tomando la palabra del diputado cordobés, Pizarro. Se inclinó por no En agosto en una entrevista entre el ex embajador de la República en enviar ningún saludo, pero intentando fundamentar jurídicamente una Lisboa, el historiador Claudio Sánchez Albornoz y el presidente Azaña, postura menos apasionada y más racional. Al igual que otros legisla- éste le reconoció que la guerra estaba perdida, pero que si por milagro se dores, temía disgustar tanto a leales como a facciosos y crear a la ganase, en el primer barco que saliera de España tendrían que salir los Argentina difíciles situaciones posteriores. El que sería primer emba- republicanos, víctimas de los extremismos de anarquistas y comunistas.339 jador argentino ante el gobierno de Francisco Franco, el doctor Adrián Durante el verano de 1937, a pesar del sostenido avance de las Escobar, intervino también pidiendo del Congreso una actitud de pres- fuerzas nacionales en el norte de España –con las tomas de Bilbao y cindencia absoluta. En personal concepción calificaría dentro del de- Santander– el gobierno de Valencia intentó paralizar esa ofensiva vic- recho internacional a los rebeldes como a una “comunidad beligeran- toriosa distrayendo a las fuerzas rebeldes con la reapertura de un nue- te”, documentando su exposición con una larga enumeración de trata- vo frente que atrajera hacia Madrid sus reservas. Tal, la justificación dos y convenios, para terminar afirmando que la soberanía de España de la batalla de Brunete, un nuevo eslabón bélico, que no obtendría estaba dividida de hecho entre los gobiernos de Burgos y de Valencia.338 más que la dilación de las operaciones. La proposición de Dickmann fue abonada por la intervención del El 31 de octubre, el jefe del Gabinete, dcotor Juan Negrín decretó diputado Nicolás Repetto, que prefirió ahondar en el matiz histórico y el traslado del gobierno central a Barcelona. La Argentina seguiría a filosófico de la Guerra Civil Española, asombrado ante la indiferencia la República en este peregrinar previo a la derrota, y procedió así, al generalizada y la frialdad de muchos frente a las innumerables trage- traslado de su sede diplomática, con fecha 10 de diciembre, precedida dias humanas que allí se vivían. Su propuesta fue apoyar al legítimo por las embajadas de México, Rusia, Estados Unidos, Suecia, Bélgi- gobierno español, ayudándolo a sostenerse y luchar también porque ca, Noruega y Gran Bretaña. 337 Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, años 1936-1937, cit., p. 236. 338 339 Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, años 1936-1937, cit., reunión n. 7, 21 VICENTE PALACIO ATARD, prólogo, en CLAUDIO SÁNCHEZ ALBORNOZ, de mayo de 1937, p. 271. Dípticos de Historia de España, Madrid, Espasa-Calpe, 1984, p. 19. 244 245
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA En enero de 1938, en la euforia que significó la victoria republica- gocios Felipe Jiménez de Asúa, donde el diplomático español afirma- na de Teruel, utilizada abundantemente por la propaganda socialista, ba: “su salida del Ministerio es muy lamentable para España. Siempre el ministro de Instrucción Pública destituyó de sus cátedras a Sánchez encontré en él, cuando menos, un hombre comprensivo que me dis- pensó las mayores atenciones”.341 Albornoz, Ortega y Gasset, Marañón, América Castro, Pittaluga, to- dos republicanos. El encargado de Negocios Guillermo de Achával sería testigo, ade- La reacción del ejército republicano hizo creer a la opinión mun- más de los constantes bombardeos que se descargaban sobre la ciu- dial que la posición militar del gobierno era aún susceptible de ser dad, del nuevo cambio de gabinete producido en el seno del gobierno consolidada y que la definición de la guerra civil no estaba tan republicano, en el mes de abril de 1938. próxima, sin que ninguno de los dos bandos pudiera atribuirse una El ejército franquista fue profundizando su ofensiva por el territo- preeminencia decisoria sobre el otro. La reapertura de la frontera rio gubernamental, en constante avance hacia el Mediterráneo. A la francesa, el 17 de marzo de 1938, y la reorganización del Estado momentánea detención de los nacionales, como consecuencia de la Mayor Central, prolongó la agonía de la República, aunque ya otros batalla del Ebro, siguió una fulminante contraofensiva que barrió las gobiernos procedían a romper relaciones con ella. A fines de agos- últimas energías de los combatientes republicanos. A fines de enero de to de 1937, el Vaticano había reconocido a las autoridades de Bur- 1939 Barcelona fue finalmente ocupada. El presidente Manuel Azaña gos como gobierno oficial de España, y el 21 de marzo de 1938 la abandonó el territorio y se instaló en Francia, mientras Negrín, se Cancillería limeña informaba a su similar de la Argentina que: “El dirigió a la zona centro-sur del país, aún en poder de las fuerzas gu- gobierno peruano ha roto relaciones diplomáticas con el Gobierno bernamentales. Republicano español, encargando sus intereses a Chile y a la Cruz El 10 de febrero, toda la frontera española fue cubierta por las Roja Internacional el amparo de 18 prisioneros españoles”.340 Tam- fuerzas franquistas, y Azaña terminó por renunciar. El obligado suce- bién la Argentina aceptó hacerse cargo de los intereses de Austria sor, es decir, el titular del Parlamento, Diego Martínez Barrio, decidió en España, pues aquel país había reconocido al gobierno nacional no hacerse cargo del gobierno: Negrín, sin presidente de Estado y sin en enero de 1938. Cortes, constituía una autoridad carente de bases que justificaran su En febrero concluía en la Argentina el período presidencial del ge- sustento legal, a pesar que los republicanos conservaban aún un tercio neral Agustín Justo. Las elecciones habían ungido como nuevo presi- del territorio español, Madrid y Valencia incluidas. dente al doctor Roberto M. Ortiz, acompañado en la vicepresidencia Hasta ese momento, la Argentina mantenía relaciones diplomáticas por Ramón Castillo. Fueron designados como ministro de Marina el normales con las autoridades republicanas. En su autobiografía, el vicealmirante León L. Scasso, y de Relaciones Exteriores y Culto, entonces embajador en Buenos Aires, Ángel Ossorio y Gallardo – interinamente el doctor Manuel R. Alvarado, mientras se esperaba el acreditado en junio de 1938–, comparando sus anteriores misiones en arribo desde Roma –su anterior destino diplomático– de José María Bruselas y París, comentaba: “Por primera vez me hallé bien recibido. Cantilo. Aunque la inclinación hacia la España nacional del gabinete El presidente Ortiz no era frío y grosero como el rey Leopoldo, ni de Justo era un hecho, la República Española había contado con un estrictamente protocolario como Lebrun. Era sencillo, atento y afectuo- respetuoso respaldo de señalados funcionarios, comenzando por el so, tanto como se puede en estos casos. Recuerdo que me preguntó cual canciller Saavedra Lamas. La tesis doctoral de Silvina Montenegro era mi opinión sobre el comunismo de España. Yo le respondí con desen- cita un informe enviado desde Buenos Aires por el encargado de Ne- fado ciertamente poco diplomático: – No se preocupe, señor presiden- 340 341 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memorias, 1937-1938, cit., p. 44. SILVINA MONTENEGRO, La guerra civil española y la política argentina, cit., p. 45. 246 247
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA avenida Alvear y calle Bustamante, y se instaló en un hotel. Juan Pablo de te. En España no puede cuajar el comunismo por la sencilla razón de Lojendio e Irure fue designado por el gobierno nacional como encargado que allí somos todos anarquistas, incluso los embajadores”.342 de Negocios a cargo de la representación española. Ossorio agradecería a Mientras tanto el delegado de Franco y quien centralizaba la pro- los funcionarios de la Cancillería argentina que le permitieron cumplir paganda del gobierno de Burgos, Juan Pablo de Lojendio, se movía decorosamente el trámite, al entregar la embajada al secretario general con gran libertad en los diversos círculos de la capital argentina. del Ministerio, Luis Castiñeiras, y no en propia mano a Lojendio, que Conversaciones mantenidas en Londres en la última semana de fe- pasadas las 17.30 horas se apersonó en el 2975 de la avenida Alvear, brero, entre el embajador argentino acreditado ante el Reino Unido, acompañado por Francisco de Amat y José Ignacio Ramos para ha- Tomás Le Breton –había sido trasladado allí desde Francia en 1938– y cerse cargo del local, de sus muebles, enseres y archivo. el delegado oficioso del general Franco, duque de Alba, dieron a la El 27 de febrero el Ministerio de Relaciones Exteriores oficiaba al Argentina la certeza de que el triunfo nacional estaba consumado y gobierno de Burgos una carta oficial dirigida al ministro de Asuntos que tanto Francia como Inglaterra se hallaban prontas a reconocer al Exteriores de Burgos, teniente general Francisco Gómez Jordana, gobierno de Burgos –así lo harían el 27 de febrero. En vista de todos donde daba cuenta de la decisión del gobierno de Ortiz: “[...] de acuerdo los antecedentes, y dada la inexistencia de gobierno de la República, con lo que se ha convenido entre los dos gobiernos, el Gobierno ar- el Poder Ejecutivo Nacional, estimó suspendidas las relaciones con gentino ha resuelto, como un medida de momento y hasta tanto se ella. El 25 de febrero, la Cancillería daba a publicidad un comunicado resuelva el nombramiento de embajador, designar al cónsul general de prensa expresando que: “Las informaciones recibidas posterior- argentino en Lisboa, señor Ramón L. de Oliveira César para que, con mente han confirmado que ese gobierno ha sido sustituido práctica- el carácter de encargado de negocios ‘ad-hoc’, represente al Gobier- mente en el territorio español por el gobierno del general Franco, ejer- no argentino ante el gobierno de V.E., quedando así establecido de cido desde Burgos en condiciones notorias de estabilidad y organiza- inmediato el contacto diplomático entre nuestros dos países para bien ción, que han justificado su reconocimiento por numerosos Estados de sus intereses recíprocos”.345 extranjeros”.343 Señalándose después: “Se demostraba el criterio jurí- Aunque el próximo embajador de la Argentina en España, doctor Adrián dico sostenido por la Cancillería argentina durante el largo proceso de Escobar, no asumiría sus funciones sino hasta noviembre de 1940, el go- la revolución española, consistente en el mantenimiento de las rela- bierno de Buenos Aires, con una superproducción cerealera que se lo ciones diplomáticas con el gobierno de Barcelona mientras éste per- permitía, concedió desde principios de 1939 amplios créditos al gobierno manecía en territorio español, y con el de Burgos cuando éste logró nacional, erigiéndose en el mayor exportador a España ese año. El 28 de sobre dicho territorio una completa hegemonía”.344 febrero se dispuso la venta de 200.000 toneladas de trigo; el 2 de El gobierno argentino, atendiendo al pedido formulado por el agente marzo, de 15.000 toneladas de avena y 15.000 de cebada; 200.000 de de Burgos, procedió al reconocimiento oficial del mismo, para establecer trigo el 18 de julio, 300.000 el 2 de diciembre y 100.000 más el 11.346 con las nuevas autoridades las relaciones de práctica. La tarde del 26 de febrero, Ossorio y Gallardo, abandonó la sede diplomática ubicada en la 342 ÁNGEL OSSORIO, “La España de mi vida”. Autobiografía, Buenos Aires, Losada, 1941, p. 178. 343 345 Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria ... 1938/1939, T. Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Memoria ... 1938/1939, T. I, p. 173. I, p. 174. 344 346 AMREA, Varios, 1940, Caja 4271, Legajo 7. Algunos aspectos de la labor de la Can- BEATRIZ J. FIGALLO, El protocolo Perón-Franco. Relaciones hispano-argentinas. cillería argentina desde septiembre de 1938 hasta agosto de 1939, p. 2. 1942-1952, Buenos Aires, Corregidor, 1992, p. 13. 248 249
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Fuentes 1. Fuentes documentales 1.2. Inéditas Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, República Argentina, Buenos Aires: · División Política: 1928-1930; Guerra Civil Española · División Varios – 1940, caja 4271. · Legajos personales Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, Madrid: · División Histórica. 1923-1930. Archivo General de la Armada. Secretaría General Naval, Buenos Aires: · Legajos correspondientes a los buques 25 de Mayo y Tucumán. Archivo particular de la señora Martha Casari de Risso, Buenos Aires. Departamento de Estudios Histórico Navales, Buenos Aires: · Relación de la comisión del torpedero ARA Tucumán a España du- rante los sucesos de la Guerra Civil Española, s/f. 1.2. Éditas Memorias del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina. Presentadas al Honorable Congreso Nacional. Períodos 1923-1939. 250 251
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Congreso Nacional, Diario de sesiones de la Cámara de Diputados, para la Historia, Buenos Aires, Editor Rodríguez Giles, s/f. Buenos Aires, 1936-1937. ÁLVAREZ DEL VAYO, Julio: La guerra empezó en España (Lucha por la libertad), México, Séneca, 1940. Congreso Nacional, Diario de sesiones de la Cámara de Senadores, ARGUINDEGUY, Pablo E.: Apuntes sobre los buques de la Armada Ar- Buenos Aires, 1936-1937. gentina (1810-1970), Tomo V, Buenos Aires, Comando en Jefe de la Armada, Secretaría General Naval, Departamento de Estudios Histó- Argentina. Poder Ejecutivo Nacional. Período 1932-1938. Presidente ricos Navales, 1972. de la Nación Agustín P. Justo, vicepresidente Julio A. Roca. Vol. III. ARÓSTEGUI, Julio: “Los ‘componentes sociales y políticos’”, en La Relaciones Exteriores y Culto, Buenos Aires, Kraft. Guerra Civil Española, 50 años después, Barcelona, Labor, 1985. AVANCE DE LA INFORMACIÓN INSTRUÍDA POR EL MINISTERIO PÚBLICO DE ESPAÑA. OTRA GUERRA CIVIL EN ESPAÑA?... LA DOMINACIÓN ROJA EN ESPAÑA, 2. Testimonios orales Capitán de navío (RE) Julio L. Medina, noviembre de 1983. Buenos Aires, Ediciones Españolas Unidad, 1946. Capitán de fragata (RE) Horacio J. Perrazo, noviembre de 1983. AVELLANEDA, Julio: Se fueron, Buenos Aires, Emecé, 1991. Señora Martha Casari de Risso, agosto de 1983. AZNAR, Yayo y Diana B. WECHSLER, (comps.): La memoria comparti- Señor Fernando Chao, julio de 1983. da. España y la Argentina en la construcción de un imaginario cultu- ral (1898-1950), Buenos Aires, Paidós, 2005. 3. Periódicos BARCIA, Augusto: La política de no intervención, Buenos Aires, Pu- La Nación, Buenos Aires. blicaciones del Patronato Hispano Argentino de Cultura, 1942. La Prensa, Buenos Aires. BEN-AMI, Shlomo: La dictadura de Primo de Rivera. 1923-1930, Crítica, Buenos Aires. Madrid, Planeta, 1983. Noticias Gráficas, Buenos Aires. BENVENUTTO, Ángel Luis: Intransigencia. Argentina en Ginebra (1920), La Capital, Rosario. Buenos Aires, Corregidor, 2004. Boletín del Centro Naval, Buenos Aires. BIAGINI, Hugo: Intelectuales y políticos españoles a comienzos de la Gaceta Marinera, Buenos Aires. inmigración masiva, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, Claridad, Madrid. 1995. BIZCARRONDO, Marta: Araquistain y la crisis socialista en la II Repú- 4. Fuentes bibliográficas blica. Leviatán (1934-1936), Madrid, Siglo XXI, 1975. ABELLA BERMEJO, Rafael: “El tránsito de la sublevación a la guerra BLANCO VILLALTA, Jorge Gastón y Manuela FERNÁNDEZ DE BLANCO VI- civil”, Revista de Occidente, n. 65, 1986. LLALTA: Los diplomáticos, Buenos Aires, Editorial Acleon, 1967. AGUIRRE Y LECUBE, José Antonio de,: De Guernica a Nueva York pa- BOWERS, Claude G.: Misión en España. En el umbral de la II Guerra sando por Berlín, Buenos Aires, Editorial Vasca Ekin, 1943. Mundial, México, Grijalbo, 1955. ALAMEDA, José y otros: El exilio español en México, 1939-1982, Méxi- BRENAN, Gerald: El laberinto español. Antecedentes sociales y políti- co, Fondo de Cultura Económica, 1982. cos de la guerra civil, Barcelona, Ruedo Ibérico, 1978. ALCALÁ ZAMORA, Niceto: 441 días... Un viaje azaroso desde Francia CABANELLAS, Guillermo: La guerra de los mil días. Nacimiento, vida a la Argentina, Buenos Aires, Sopena, 1942. y muerte de la II República Española, Buenos Aires, Grijalbo, 1973. ALMAGRO SAN MARTÍN, Melchor de,: La guerra civil española. Notas CAMPOAMOR, Clara y Federico FERNÁNDEZ CASTILLEJO: Heroísmo crio- 252 253
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA llo. La marina argentina en el drama español, Buenos Aires, Talleres Hemispheric Perspectives, University of Nebraska Press, 1982. Gráficos Farretti & Gasperini, 1939. FARÍAS GARCÍA, Pedro: Breve Historia Constitucional de España. 1808- CASARES, Francisco: Argentina-España. 1936-1937 (Apuntes y recuer- 1978, Madrid, Latina, 1981. dos de un asilado en la Embajada Argentina en Madrid), Buenos FERNÁNDEZ, Alejandro E.: “Patria y cultura. Aspectos de la acción de Aires, Editorial Poblet, 1937. la elite española en Buenos Aires (1890-1920)” en Estudios Migrato- __________: España y su revolución, Buenos Aires, Edición y Distri- rios Latinoamericanos, 6-7, agosto/diciembre 1987. bución de la Oficina de Prensa y Propaganda de la Representación del FERNÁNDEZ ARIAS, Adelardo: Madrid bajo el terror. 1936-1937. (Im- Gobierno Nacional de España en Buenos Aires, PPYPRE, 1937. presiones e un evadido que estuvo a punto de ser fusilado), Zarago- CATTARUZZA, Alejandro: “Las huellas de un dialogo. Demócratas radi- za, Librería General, 1937. cales y socialistas en España y Argentina durante el período de entre- FIGALLO, Beatriz J.: “Participación de la Armada argentina durante la guerras”, Estudios Sociales, n. 7, s/e, 1994. guerra civil española” en Revista de Historia Naval, Armada Españo- CEREZO MARTÍNEZ, Ricardo: Armada Española, Siglo XX. Tomo III. la, n. 10, 1985. La guerra en la mar (Primera Parte), Madrid, Poniente, 1983. __________, “Ramiro de Maeztu y la Argentina”, Res Gesta, 24, 1988. CHAVES PALACIOS, Julián (coord.): Política científica y exilio en la __________, “La II República Española en guerra: los planteamien- España de Franco, Badajoz, Universidad de Extremadura, 2002. tos del gobierno de Largo Caballero a través del periódico ‘Clari- CÓRDOVA ITURBURU, (Cayetano): España bajo el comando del pueblo, dad’”, Res Gesta, 27-28, 1990. Buenos Aires, Acento, s/f. __________, “La Argentina y el régimen primorriverista”, Res Gesta, CONTRALMIRANTE ELEAZAR VIDELA. 1881-1960, Buenos Aires, Secretaría 31, 1992. de Estado de Marina, Departamento de Estudios Históricos Navales, __________, El protocolo Péron-Franco. Relaciones hispano-argen- Homenajes, Serie 1, n. 1, 1961. tinas, 1942-1952, Buenos Aires, Corregidor, 1992. CRÓNICA DE LA GUERRA ESPAÑOLA, Buenos Aires, Editada por Codees __________, “Yrigoyen y su segundo gobierno vistos por Ramiro de SA, 1967. Maeztu”, Todo es Historia, n. 312, julio 1993. CUENCA TORIBIO, José Manuel: La guerra civil de 1936, Madrid, Es- __________, La Argentina ante la Guerra Civil Española. El asilo pasa-Calpe, 1986. diplomático y el asilo naval, Rosario, Instituto de Historia, UCA, DELGADO GÓMEZ-ESCALONILLA, Lorenzo: Diplomacia franquista y Rosario, 1996. política cultural hacia Iberoamérica, 1939-1953, Madrid, CSIC, 1988. __________, “Un marino argentino en la Guerra Civil Española”, Todo ERICE Y O’SHEA, José Sebastián: Normas de Diplomacia y Derecho es Historia, n. 379, febrero de 1999. Diplomático, Tomo I, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1945. FORNIÉS CASALS, José Francisco: “Aspectos culturales y educativos ESCOBAR, Adrián C.: Diálogo íntimo con España. Memorias de un del hispanoamericanismo en la prensa española (1898-1931)” en Es- embajador durante la tempestad europea, Buenos Aires, Club de tudios de historia social y económica de América, N. 3-4, 1987. Lectores, 1950. GABRIEL, José: España en la cruz (Viaje de un cronista a la guerra), DÍAZ PLAJA, Fernando: La guerra de España en sus documentos, Bar- Santiago de Chile, Ercilla, 1937. celona, Ediciones Marte, 1966. __________, La vida y la muerte en Aragón, Buenos Aires, Imán, DUARTE, Ángel: “La Liga Republicana Española en la Argentina: polí- 1938. tica y sociabilidad (1903-1907)” en Anuario del IEHS, VIII, 1993. GALLARDO, Ángel: Memorias para mis hijos y nietos, Buenos Aires, FALCOFF, Mark y Frederick PIKE: The Spanish Civil War, American Academia Nacional de la Historia, 1982. 254 255
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA GARCITORIAL, Alicio: Interpretación de España. Historia y Sociolo- LOZANO GONZÁLEZ, Jesús: La Segunda República. Imágenes, crono- gía, Buenos Aires, Claridad, 1945. logía y documentos, Barcelona, Acervo, 1973. GÓMEZ, Carlos A.: La guerra de España (comentarios sobre las ope- LUGONES (h), Leopoldo: Mi padre, Buenos Aires, 1949. raciones. El sitio de Oviedo. La batalla de Madrid), Buenos Aires, MADARIAGA, Salvador de,: Ensayo de Historia contemporánea, Bue- La Facultad, 1937. nos Aires, Sudamericana, 1942. GOLDAR, Ernesto: Los argentinos y la guerra civil española, Buenos MALEFAKIS, Edward: “Peculiaridad de la República Española” en Re- Aires, Contrapunto, 1986. vista de Occidente, núms. 7-8, 1981. GUTIÉRREZ ROLDÁN, Héctor G.: “El trasvase humano en el último si- MARTÍN MONTALVO, Cesilda y otros: “El Hispanoamericanismo, 1880- glo” en Cuadernos Hispanoamericanos. España y América (1824- 1930”, en Quinto Centenario, T. 8, 1985. 1975). Los Complementarios/1, diciembre 1987, p. 86. MARTÍNEZ, Régulo: Republicanos en el exilio, Barcelona, Personas, HIDALGO, Claudia: La II República Española y la Argentina. Tesis 1976. presentada para optar al grado de licenciada en Historia, Instituto de MARTÍNEZ BARRIO, Diego: “¿Tiene la rebelión militar española justifi- Historia, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales del Rosario, Ponti- caciones políticas? (Conferencia pronunciada por el presidente de las ficia Universidad Católica Argentina, 1998. Cortes y Jefe del Partido Republicano, por Transradio, a todos los HOMENAJE A DANIEL GARCÍA MANSILLA, Zarauz, s/e, 1940. pueblos americanos latinos el 15 de agosto de 1936), en Hechos e IBÁÑEZ, Rafael: “Ramón Franco y los balbuceos del Imperio”, Histo- Ideas-Revista Radical, Año II, Tomo IV, N. 15, octubre de 1936. ria Internacional, 12, marzo 1976. MARTÍNEZ DE VELASCO, Ángel: “Política Exterior del gobierno de Primo IRAZUSTA, Julio: Genio y figura de Leopoldo Lugones, Buenos Aires, de Rivera con Iberoamérica” en Revista de Indias, julio-diciembre 1977. Eudeba, 1968. __________, “Relaciones hispano-peruanas durante la dictadura de __________, Memorias (Historia de un historiador a la fuerza), Primo de Rivera: el centenario de Ayacucho” en Quinto Centenario, Buenos Aires, Ediciones Culturales Argentinas, 1975. t. 2, 1981. IRURZUN, Ricardo Ernesto: Crucero 25 de Mayo: proa al Mediterrá- MATESANZ, José Antonio: “La dinámica del exilio” en El exilio espa- neo... 8 de agosto de 1936, Buenos aires, Theoría, 1994. ñol en México. 1939-1982, México, Salvat-Fondo de Cultura Econó- IZAGA Y OJEMBARRENA, G. Arsenio de,: Los presos de Madrid, Madrid, mica, 1982. Imprenta Nartosa, 1939. MONTENEGRO, Guillermo J.: “Operaciones navales humanitarias argen- JIMÉNEZ DE ASÚA, Luis: El asilo diplomático, Buenos Aires, La Ley, tinas en la Guerra Civil Española” en Peacekeeping, 1815 to today, 1949, Tomo 53. Commission canadienne d’histoire militaire, Québec, 1995. __________, Historia del “Derecho” de asilo, Buenos aires, La Ley, MONTENEGRO, Silvina: La Guerra Civil Española y la política argen- 1949, Tomo 53. tina, Madrid, 2002. Memoria presentada para optar al grado de doc- JULIÁ, Santos, Víctimas de la guerra civil, Madrid, Temas de Hoy, tor, Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Geografía e 1999. Historia, Departamento de Historia de América I. KOESTLER, Arthur: Testamento español, s/l, La Nueva España, 1938. MORAL RONCAL, A. M.: El asilo diplomático en la guerra civil espa- LLAIRO, María Monserrat y Raimundo SIEPE: Argentina en Europa. ñola, Madrid, Editorial Actas, 2001. Yrigoyen y la Sociedad de las Naciones (1918-1920), Buenos Aires, MORALES PADRÓN, Francisco: “La imagen de Hispanoamérica en la Macchi, 1997. España de los siglos XIX y XX”, (primera parte) en Estudios Lati- LLARCH, Juan: La muerte de Durruti, Barcelona, Aura, 1973. noamericanos, t. 6, 1980. 256 257
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA MUCHNIK, Daniel: Gallo rojo, gallo negro. Los intereses en juego en Civil Española en la Argentina, L’Hospitalet de Llobregat, Editorial la Guerra Civil española, Buenos Aires, Norma, 2004. Sendai, 1991. NIÑO RODRÍGUEZ, Antonio: “La II República y la expansión cultural en __________, “El ’98 en la construcción nacional argentina” en Des- Hispanoamérica” en Hispania, vol. II/2, mayo-agosto 1992. memoria, n. 16, octubre/diciembre 1997. NÚÑEZ MORGADO, Aurelio: Los sucesos de España vistos por un di- RAMA, Carlos: La crisis española del siglo XX, Madrid, Fondo de plomático, Buenos Aires, Talleres Gráficos Argentinos L.J. Rosso, 1941. Cultura Económica, 1976. NÚÑEZ MATURANA, Simón: La tragedia española (Memorias incon- RIVADULLA BARRIENTOS, Daniel: “Identidad del proceso histórico His- gruentes de un perseguido asilado), Buenos Aires, Lux, 1938. pano-Argentino y su coincidencia en la época de la Restauración es- OYARZÁBAL, Guillermo Andrés: “Las Fuerzas Armadas (1914-1943)” pañola (1874-1916). Estudio preliminar” en Quinto centenario, n. 15, en Nueva Historia de la Nación Argentina, Tomo VIII – Cuarta Par- 1989. te: La Argentina del siglo XX c. 1914-1983, Buenos Aires, Planeta, __________: La “amistad irreconciliable”. España y Argentina, 2001. 1900-1914, Madrid, Mapfre, 1992. OTERO CARVAJAL, Luis Enrique: “Ciencia y Cultura en Madrid, siglo ROJAS, Ricardo: Retablo español, Buenos Aires, Losada, 1948. XX. Edad de Plata, tiempo de silencio y mercado cultural” en FER- RUBIO, Javier: Asilos y canjes durante la guerra civil española. As- NÁNDEZ GARCÍA, A. (dir.): Historia de Madrid, Madrid, Universidad pectos humanitarios de una contienda fraticida, Barcelona, Planeta, Complutense, 1993. 1979. PALACIO ATARD, Vicente y otros: Aproximación histórica a la Guerra SAÍTTA, Sylvia: Regueros de tinta. El diario Crítica en la década de Española (1936-1939). Anejos de Cuadernos Bibliográficos de la 1920, Buenos Aires, Sudamericana, 1998. Guerra de España (1936-1939). N. 1, Universidad de Madrid, 1970. SANGUINETTI, Horacio: “La hora de la espada” en Todo es Historia, __________, (prologuista) en Claudio SÁNCHEZ ALBORNOZ: Dípti- noviembre de 1988. cos de Historia de España, Madrid, Espasa-Calpe, 1984. SANTALÓ, Luis A.: “La matemática en el exilio argentino” en Cuader- PEREIRA, Enrique: “La guerra civil española en la Argentina” en Todo nos Hispanoamericanos, 473/74, noviembre-diciembre 1989. es Historia, n. 110, julio de 1976. SENKMAN, Leonardo: Argentina, la Segunda Guerra Mundial y los PEREIRA CASTAÑARES, Juan Carlos: “Primo de Rivera y la diplomacia refugiados indeseables, 1933-1945, Buenos Aires, Grupo Editor La- española en Hispanoamérica: el instrumento de un objetivo” en Quin- tinoamericano, 1991. to Centenario, t. 10, 1986. SERRANO SUÑER, Ramón: Entre el silencio y la propaganda, la histo- __________, y Ángel CERVANTES: Relaciones diplomáticas entre Es- ria como fue, Barcelona, Planeta, 1977. paña y América, Madrid, Mapfre, 1992. __________, De anteayer y de hoy, Barcelona, Plaza & Janes, 1981. PÉREZ MONTFORT, Ricardo: Hispanismo y Falange. Los sueños impe- SIENRA, Gerardo: Quién es quién en la Argentina. Biografías contem- riales de la derecha española y México, México, Fondo de Cultura poráneas, Buenos Aires, Guillermo Kraft , 1945. Económica, 1992. SOLVEIRA, Beatriz R.: La Evolución del Servicio Exterior Argentino PODESTÁ COSTA, L. A.: Derecho Internacional Público, Buenos Aires, entre 1852 y 1930, Córdoba, Centro de Estudios Históricos, 1997. TEA, 1955. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis: Franco, la historia y sus documentos, Ma- PRIETO, Indalecio: La tragedia de España. Discursos pronunciados drid, Urbión, 1986. en América del Sur, Buenos Aires, Claridad, 1939. SZÁRAZ, Peter: “El caso de los refugiados en la legación checoeslova- QUIJADA, Mónica: Aires de República, Aires de Cruzada: La Guerra ca de Madrid y en Checoeslovaquia durante la guerra civil española” 258 259
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA en Cuadernos Republicanos, N. 60, 2006. de mayo de 2005 en el sitio www.filosfia.org/hem/194/esp/ TABANERA GARCÍA, Nuria: “El horizonte americano en el imaginario 9441007a.htm. español, 1898-1930”, EIAL, vol. 8, N. 2, 1997. ZULETA, Emilia de,: Relaciones literarias entre España y la Argenti- TAGLIABUE, Nidia: “El exilio español en Argentina: la labor de Francis- na, Madrid, Ediciones Cultura Hispánica del ICI, 1983. co Ayala, Luis Jiménez de Asúa y Lorenzo Luzuriaga” en ABELLÁN, ZULETA ÁLVAREZ, Enrique: El nacionalismo argentino. t. I, Buenos José Luis y Antonio MONCLÚS (coords.): El pensamiento español con- Aires, La Bastilla, 1975. temporáneo y la idea de América. II. El pensamiento en el exilio, ___________: La idea de América en el pensamiento español con- Barcelona, Anthropos, 1989. temporáneo (1900-1936), Mendoza, Facultad de Ciencias Políticas y THOMAS, Hugh: La guerra civil española, Madrid, Urbión, 1979. Sociales, Universidad Nacional de Cuyo, 1979. __________, “Los primeros meses de lucha”, en 1936-1939. La Gue- ___________: “El tema hispanoamericano en la prensa española de la rra de España, Madrid, El País, 1986. década de 1920” en Revista Nacional de Cultura, n. 5, 1980. TORRES GIGENA: Asilo Diplomático. Su práctica y teoría, Buenos Ai- res, La Ley, 1960. TRIFONE, Víctor y SVARZMAN: La repercusión de la Guerra Civil Espa- ñola en la Argentina (1936-1939), Buenos Aires, CEAL, 1993. TUÑÓN DE LARA, Manuel y otros: La Guerra Civil Española. 50 años después, Madrid, Labor, 1985. TUSELL, Javier: Franco en la guerra civil. Una biografía política, Barcelona, Tusquets, 1992. __________, e Ismael SAZ: “Mussolini y Primo de Rivera: las relacio- nes políticas y diplomáticas de dos dictaduras mediterráneas” en Bo- letín de la Real Academia de la Historia, septiembre-diciembre 1982. UCELAY DA CAL, Enrique: “Ideas preconcebidas y estereotipos en las interpretaciones de la Guerra civil Española: el dorso de la solidari- dad” en Revista Historia Social, n. 6, 1990 VARGAS, Juan Eduardo y otros (introducción y notas): España a tra- vés de los informes diplomáticos chilenos, 1929-1939, Santiago, Mi- nisterio de Relaciones Exteriores de Chile, Instituto de Historia, Pon- tificia Universidad Católica de Chile, Consejo de Investigaciones Cien- tíficas de España, 1994. VIÑAS, Ángel: Guerra, dinero, dictadura. Ayuda fascista y autarquía en la España de Franco, Barcelona, Crítica, 1984., “Los condicio- nantes internacionales” en La Guerra Civil Española, 50 años des- pués, Buenos Aires, Labor, 1985. VIZCARRA, Zacarías: “Origen del nombre, concepto y fiesta de la his- panidad”, El Español, Madrid, 7 de octubre de 1944. Consultado el 1 260 261
    • DIPLOMÁTICOS Y MARINOS ARGENTINOS DURANTE LA CRISIS ESPAÑOLA Índice Introducción 7 Capítulo I: Reencuentros y asimetrías del vínculo hispano-argentino .......................................................................13 1.1. Desde el desastre de 1898 .......................................................13 1.2. El Radicalismo en el poder y Primo de Rivera .........................19 1.3. La Argentina conservadora y la República Española ...................40 1.4. Críticas políticas y concertaciones económicas ......................45 1.5. El embajador García Mansilla ..............................................50 1.6. El triunfo del Frente Popular. Preparativos para los asilos ........53 Capítulo II: La Argentina y el inicio de la Guerra Civil Española .........................................................................55 2.1. El alzamiento militar español ......................................................55 2.2. Los primeros asilos diplomáticos de la Guerra Civil ...............58 2.3. Los residentes argentinos ....................................................65 2.4. La embajada argentina en Madrid ........................................71 2.5. La convocatoria a la Armada Argentina: el crucero 25 de Mayo .......................................................79 2.6. Prescindencia y gestiones mediadoras ..................................85 Capítulo III: La organización de una política internacional .....95 3.1. El terror y la huida .................................................................95 3.2. Saavedra Lamas en Europa: el auge de una carrera ...............103 3.3. Pérez Quesada y el perfil de una gestión ................................107 262 263
    • 3.4. El gobierno de Largo Caballero y las negociaciones diplomáticas por los asilados ................................................110 3.5. Los asilos navales .................................................................128 3.6. Madrid sitiada y la demora del tiempo de las evacuaciones .....136 3.7. Engranajes de la solución argentina: el torpedero Tucumán y el Consulado de Alicante ...................................................147 Capítulo IV: La liberación de la embajada argentina en Madrid ..................................................................................165 4.1. Condicionamientos para la salida de los asilados ..................165 4.2. El problema de los asilados en la Sociedad de las Naciones ....173 4.3. Los compromisos asumidos y las reacciones ..........................177 4.4. Embarques de políticos y militares, ricos y pobres, españoles y argentinos ..........................................................180 4.5. Un auxilio ampliado .............................................................188 4.6. La Argentina traslada su embajada a Valencia .......................194 4.7. Los pedidos de auxilio y los embarques clandestinos ............196 4.8. Irregularidades de algunos representantes argentinos ............201 4.9. Los asilos latinoamericanos ..................................................203 4.10. El Cabo San Antonio y la Legación uruguaya .....................206 4.11. Los argentinos indigentes ....................................................211 4.12. Chile gravita para lograr la permanencia del Tucumán en España ...........................................................................213 Capítulo V: La Argentina en el ocaso de la República ............215 5.1. Nuevas órdenes, mayores controles ......................................215 5.2. Evacuación en la embajada chilena .......................................217 5.3. El capitán Casari ..................................................................220 5.4. En el norte español ...............................................................223 5.5. El Tucumán recibe la llamada de los diplomáticos .................226 5.6. El distanciamiento argentino, la crisis republicana y los peligros externos ..................................................................232 5.7. La Legación uruguaya comienza a ser desalojada .................240 5.8. La Argentina, entre la República Española y la España Nacional ...................................................................241
    • Este libro se terminó de imprimir en el mes de abril de 2007 en Latingráfica. Rocamora 4161 (CP 1184) Buenos Aires-Argentina