Indecopi, Actos Propios Y Acto Ultra Vires
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Indecopi, Actos Propios Y Acto Ultra Vires

on

  • 6,275 views

 

Statistics

Views

Total Views
6,275
Views on SlideShare
6,240
Embed Views
35

Actions

Likes
0
Downloads
46
Comments
0

2 Embeds 35

http://www.slideshare.net 34
http://webcache.googleusercontent.com 1

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment
  • INDECOPI [en lnea]. PER: ENTIDADES DEL ESTADO PERUANO; 2009. [fecha de acceso 7 de mayo de 2009]. URL disponible en : http://www.indecopi.gob.pe/destacado-propInte-oficinas-osd-pres.jsp

Indecopi, Actos Propios Y Acto Ultra Vires Indecopi, Actos Propios Y Acto Ultra Vires Presentation Transcript

  • Alum. SANDRA LISETTE DURAND VIDARTE DERECHO COMERCIAL I Prof. Manuel Porro Rivadeneira
  •  
    • Los signos distintivos son elementos de la propiedad industrial, que utilizan productores, fabricantes y comerciantes para identificar sus productos, servicios o actividades económicas.
    • El acto de registrar una marca es un acto voluntario, y que por lo tanto no es obligatorio ni pre-requisito para iniciar las actividades comerciales en el mercado.
    • Su vigencia es de 10 años a partir de la fecha en que se expide la resolución que otorga el registro. Su protección registral (Indecopi) es a nivel nacional y en caso de que quiera ser protegida en otros estados, se debe registrar en la institución competente de esta.
    • La marca registrada queda completamente protegida para los productos o servicios de la clase o clases en los que se otorgo dicho registro, sin alteraciones en su diseño.
    • El uso deber ser real y efectivo, que quiere decir que los productos o servicios identificados con la marca deben estar a disposición del publico en el mercado y además debe ser continua.
    • Por lo tanto la principal función del signo distintivo es permitir la diferenciación de las empresas y de sus productos.
    • Nuestra legislación regula y faculta a una entidad llamada INDECOPI para la regulación de los signos distintivos comerciales, que la realiza a través de la Dirección de Signos Distintivos. Este es un órgano competente encargado del registro de marcas, nombres comerciales, lemas comerciales y denominaciones de origen. Que asimismo se encarga, a través de la Comisión de Signos Distintivos, de conocer y resolver, en primera instancia administrativa, los procesos contenciosos derivados de dichos registros (oposiciones, cancelaciones y nulidad) incluyendo los procedimientos por infracción a los derechos de propiedad industrial en materia de signos distintivos.
    • Esta regulación esta dada por la Ley de Organización y Funciones del Indecopi, la Decisión 486 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena (Régimen Común sobre la Propiedad Industrial), la Decisión 689 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, por la Ley de Propiedad Industrial y por el Decreto Legislativo N° 823.
    • LAS CLASES DE SIGNOS DISTINTIVOS SON-
    • MARCAS , se considera la identidad de la empresa. A través de ella, nuestros clientes y consumidores reconocen e identifican nuestro producto en el mercado. La marca les sugiere seguridad, calidad. Así que la falta de marca hace perder oportunidades de negocio al empresario. Por más pequeño que sea un negocio o producto ponerle marca es clave. Mediante este servicio, creamos una marca comercial siguiendo criterios técnicos de Marketing, tanto en el vocablo mismo como en el desarrollo gráfico, alcanzando un signo distintivo acorde con la línea de negocio y el mercado meta que la empresa atiende, con el propósito de facilitar su identificación, recordación y recomendación, generando mayores ventas.
    • LEMAS COMERCIALES , son frases que acompañan a las marcas comerciales, que refuerzan ideas clave que la marca por si misma muchas veces no puede transmitir, considerando las limitaciones propias de la fonética y su extensión.
    • El buen lema comercial refuerza la promesa de una ventaja concreta que proporciona nuestro producto a los consumidores, al punto que  es capaz de aumentar la eficacia de cualquier inversión publicitaria que se desee realizar.
    • No son propiamente una marca; no se utilizan para distinguir el producto mismo, sólo sirven para crearle ambiente y relacionar determinadas frases o leyendas con aquél. Su importancia es tal, que algunos han llegado a tener tanta raigambre que su sola enunciación hace pensar o recordar la existencia del producto al cual se aplican.
    • NOMBRES COMERCIALES , se entiende como todo signo susceptible de representación gráfica que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares.
    • El artículo 207º de nuestra L.P.I. entiende como nombre comercial a «El signo que sirve para identificar a una persona natural o jurídica en el ejercicio de su actividad económica», haciéndose evidente una concepción de la figura, de connotación subjetiva, que parece centrar la esencia definitoria del instituto más bien en la función identificadora del sujeto (empresario) que en la función diferenciadora del objeto (empresa) en razón de no emplear el termino «empresa», sino el de «actividad económica» (la actividad se dice, crea la empresa, pero no es la empresa.
    • La conceptualización del nombre comercial como el signo distintivo de la empresa explica la prohibición legal de su transmisión autónoma o separada de la misma, pues si así ocurriese el público podría ser inducido a confusión, al confiar en la existencia de cierta empresa, tras un determinado nombre comercial, cuando por el contrario la empresa en cuestión podría ser otra diferente. En caso se produzca la transmisión de la empresa, se produce un cambio en el sujeto titular, esto es, en el empresario; pero, sin embargo, el nombre comercial permanece tal como existía con anterioridad a la transmisión, pues forma un todo indiscutible con aquella.
    • DENOMINACIÓN DE ORIGEN , es una indicación geográfica constituida por la denominación de un país, de una región o de un lugar determinado, o constituida por una denominación que sin ser la de un país, una región o un lugar determinado se refiere a una zona geográfica determinada, utilizada para designar un producto originario de ellos y cuya calidad, reputación u otras características se deban exclusiva o esencialmente al medio geográfico en el cual se produce, incluidos los factores naturales y humanos.
    • Como bien inmaterial sirve para distinguir las especiales calidades, reputación u otras características que pueda tener un producto en atención a las condiciones especiales del lugar de donde proviene.
    • está constituida por el nombre de un país, de una región, localidad o sitio específico en donde convergen unos factores naturales, geográficos, climáticos, telúricos, topográficos, o humanos que hacen que un producto tenga unas especiales características.
  •  
    • Se trata de una situación aparente en la cual alguien ha confiado de buena fe para variar su propia situación jurídica, de modo tal que quien haya dado lugar a la situación engañosa aunque haya sido sin el deliberado propósito de inducir a error no puede hacer que su derecho prevalezca por encima del derecho de quien ha depositado su confianza.
    • Están recogidos de alguna manera por los artículos 229° y 1524° del Código Civil
    • PRESUPUESTOS DE LA TEORÍA:
    • Una conducta determinada de un sujeto, que será relevante en el mundo del derecho. Ese sujeto (persona jurídica) haya creado una situación de apariencia diversa a la real, por ejemplo una confusión de patrimonios o esferas.
    • Que esa apariencia sea la base de la confianza de otra persona que haya procedido de buena fe.
    • El sujeto constructor de la situación aparente deberá responder por ésta como si fuera real.
    • La teoría de los actos propios que en latín es conocida bajo la formula del principio del “ venire contra factum propium non valet ”, este norma la inadmisibilidad de actuar contra los propios actos. Constituye un limite del ejercicio de un derecho subjetivo, de una facultad o de una potestad, como consecuencia del principio de buena fe y, particularmente de la exigencia de observar, dentro del trafico jurídico, un comportamiento consecuente.
    • ANTECEDENTES HISTÓRICOS-
    • Su antecedente de mayo antigüedad se remonta a una responsa de Ulpiano (Diogesto 1,7,25). En ella se impide a un padre alegar la nulidad del testamento de su hija muerta, basando su pretensión en la ineficacia de la emancipación, cuando previamente este mismo padre había emancipado a su hija, otorgándole como tal acto la plena capacidad.
    • En el derecho medieval, Accursio y Bartolo de Sassoferrato desarrollaron la teoría en base al texto del Corpus Iuris Civilis, fundando que la falta de legitimización activa del padre, para recabar la nulidad del testamento, precisamente en tal expresión del acto propio.
    • Esta teoría no consiste solamente en la contradicción de una acto previo con otro posterior. Sino que en base a la autonomía moral de todo individuo y considerando la falibilidad humana, toda persona tiene libertad, que por lo cual, puede corregir y enmendar errores cambiando la futura conducta.
    • El núcleo de la teoría del acto propio se halla en las expectativas legitimas. Dado que el individuo es un agente racional, puede planificar su futuro en base a ciertas razones, que son techos, creencias, deseos, etc.
    • El supuesto es que un agente, con su conducta, bajo ciertas condiciones de contexto (que no indiquen precariedad o provisionalidad), puede abrir o crear ciertas expectativas a terceros, que sean justificadas en razones, y que sean legitimas según los principios del ordenamiento jurídico. Al planificar su desenvolvimiento en el trafico, el tercero puede invertir tiempo y esfuerzo, y el agente con su conducta inconsecuente puede cerrarle o frustrarle las expectativas, causando un daño injusto.
    • REQUISITOS DE SU APLICACIÓN-
    • Que los actos propios sean inequívocos, en orden a que intersubjetivamente pueda determinarse el sentido de los actos del agente.
    • Que entre la conducta anterior y la pretensión actual exista una incompatibilidad o una inconsecuencia, según el sentido que, de buena fe, hubiera de atribuirse a la conducta anterior.
    • Que en la conducta del agente no ha de existir ningún margen de error por haber actuado con plena conciencia para producir o modificar el sentido del acto anterior.
    • Que sea razonable l a generación de la expectativa primigenia, considerando todas las razones disponibles.
    • Que tal expectativa sea legítima, es decir, que guarde conformidad con tos principios del ordenamiento jurídico.
    • Que se produzca la frustración de tal clase de expectativa.
    • Que se provoque un daño a terceros con te conducta cambiante; de lo contrarío será irrelevante para el Derecho.
    • Ejemplos:
    • Una persona jurídica y física que aparentó unidad y luego quiere amparare en la responsabilidad limitada de la primera para burlar el crédito que contrajo con un tercero que tomó en cuenta dicha apariencia quien ha reconocido estar obligado a rendir cuentas no puede luego apelar la resolución que así lo declara.
    • Una empresa propietaria de un centro de recreación no informa que la playa de estacionamiento donde se perdió la radio de un vehículo aparcado no es de su propiedad, creyendo este que la empresa brindaba el servicio de vigilancia de vehículos, sin desmentir en ningún momento esta situación.
  •  
    • La especificación del objeto social está ligada a los actos ultra vires. MIGUEL SASOT enseña que, de acuerdo con el derecho inglés y su jurisprudencia se entiende por actos ultra vires, el principio según el cual todo acto de la sociedad que no entre en el objeto social o que no esté razonablemente vinculado a dicho objeto es nulo, sin que pueda convalidarse por una decisión unánime dé los accionistas.
    • Consecuentemente los actos ultra vires, cuyo origen se encuentra en la legislación anglosajona. Constituyen a decir de ELÍÁS LAROZA aquellos actos realizados por los apoderados de una sociedad mercantil, que no se encuentran expresamente contemplados en el objeto social.
    • Si el objeto social, está definido, éste constituye el marco de desarrollo o ejercicio de las funciones de los representantes de la sociedad. Entendiéndose por éstos a los miembros del directorio, gerentes, administradores y apoderados en general. No debe confundirse las facultades que se les otorgan con el cumplimiento del objeto social.
    • Por ejemplo el representante tiene facultades para vender y comprar inmuebles y en ejercicio de esta facultad vende un inmueble de la sociedad; sin embargo, el objeto social de la sociedad es fabricar teléfonos. Esta venta, que es válida frente a terceros Art. 12 o , ha sido realizada excediéndose del objeto social, porque su objetivo no es vender inmuebles y por tanto el representante responderá frente a la sociedad por los daños y perjuicios que hubiere ocasionado con la venta.
    • La restricción del objeto social a lo acordado por los socios fundadores obedece al interés de éstos y para protegerlos de los actos que pudieren hacer sus representantes excediéndose del objeto social Esta protección que pudiera parecer innecesaria e inconveniente para las sociedades pequeñas es de vital importancia para las sociedades con regular número de accionistas como las S.AA..
    • En el derecho de sociedades comerciales el principio ultra vires se relaciona con el objeto social. El objeto social es la "actividad a que va a dedicarse la sociedad", es "el negocio al cual se va a dedicar la sociedad, el conjunto de actividades que puede ejecutar la compañía en desarrollo de su objeto o negocio central".
    • El objeto social es una de las cláusulas esenciales del pacto social porque las actividades que la sociedad va a desarrollar constituyen la razón de su creación, el motivo de su existencia y, al momento de constituirse una sociedad comercial se debe expresar en su documento constitutivo el motivo por el cual surge al mundo esta nueva persona jurídica. Igualmente, es una cláusula esencial porque sirve para caracterizar a la sociedad a qué se dedica, al mismo tiempo que determina el radio de acción dentro del cual deben moverse los representantes sociales.
    • La aplicación del principio ultra vires a las sociedades comerciales viene a determinar el campo de acción dentro del cual la sociedad puede desarrollar sus negocios. Es decir, la sociedad comercial podrá desarrollar las actividades enunciadas en el pacto social, pero cualquier acto de la sociedad que no se enmarque dentro de estas actividades se considerará ultra vires porque estará fuera de la competencia de la sociedad. Por lo tanto, el principio ultra vires se considera un mecanismo destinado a prevenir que una sociedad debidamente registrada realice alguna transacción que exceda el límite de su capacidad contractual, la cual ha sido previamente determinada en el pacto social dentro de la cláusula que señala el objeto social; determina los límites internos de la personalidad jurídica de la sociedad, el ámbito dentro del cual la misma podrá desarrollar sus actividades.
    • La jurisprudencia norteamericana ha considerado que cuando una sociedad comercial realiza un acto que rebasa su ámbito de actuación, dicho acto se considera ultra vires, ilegal y nulo, y en consecuencia:
    • La sociedad no podrá demandar para reclamar los derechos que le pudieran corresponder por motivo del acto ultra vires.
    • Ninguna persona podrá demandara la sociedad para reclamar los derechos que le puedan corresponder corno consecuencia de dicho.
    • Los directores de la sociedad asumen la responsabilidad del acto.
    • LA RESPONSABILIDAD ULTRA VIRES-
    • La Ley General de Sociedades en su artículo 12° siguiendo el modelo conceptual de la capacidad general, heredado del sistema alemán, establece que la sociedad está obligada con respecto a las personas con las cuales ha contratado y frente a los terceros de buena fe por los actos de sus representantes dentro de los límites de las facultades que les haya conferido, aunque tales actos comprometan a la sociedad en negocios u operaciones no comprendidas dentro de su objeto social. El objeto social desempeña un papel relevante pues no sólo permite fijar la actividad que desarrollará la sociedad, sino también establecer los límites dentro de los cuales los representantes legales deben actuar en el desempeño de su gestión, de tal forma que los representantes se encuentran prohibidos de salirse del objeto de la empresa en el cumplimiento de sus funciones.
    • En la práctica corresponde a la junta de socios o junta general de accionistas como órgano supremo, el poder interpretar que es exceder el objeto de la sociedad, de tal forma que si la sociedad permite dicho exceso, ésta debe asumir la responsabilidad por dicho permiso. Si la empresa considera necesario cambiar o modificar el objeto social para realizar actividades no comprendidas en el estatuto, debe proceder a su modificación conforme a las reglas previstas en la Ley General de Sociedades y no a autorizar a los representantes legales el excederse de las actividades comprendidas en el objeto social.
    • La norma señala expresamente que los socios o administradores según sea el caso responden frente a la sociedad por los daños y perjuicios que éste haya experimentado como consecuencia de acuerdos adoptados con su voto y en virtud de los cuales se pudiera haber autorizado la celebración de actos que extralimitan su objeto social y que la obligan frente a los contratantes y terceros de buena fe sin perjuicio de la responsabilidad penal que pudiese corresponderles (art. 12°). Asimismo, se señala que quienes no estén autorizados para ejercer la representación de la sociedad no la obligan con sus actos (es decir quienes no tengan representación de ningún tipo), aunque los celebren en nombre de ella, siendo que la responsabilidad civil o penal por tales actos recae exclusivamente sobre sus autores (art. 13°).
    • La protección legal contra los actos ultra vires se apoya fundamentalmente en la determinación del objeto social como un marco dentro del cual deben darse las actividades y del cual los administradores no se pueden salir: realizar actos que exceden el objeto social es actuar más allá de la fuerza o capacidad de tales administradores y, por tanto, incurrir en un acto ultra vires.
    • Las decisiones ultra vires no solo pueden ser impugnadas a fin que no tengan valor frente a terceros debido a que el acto es nulo. Sino que, además, su adopción da lugar obviamente a una responsabilidad personal de los directores por los daños y perjuicios causados.
    • Este tipo de actos son de imposible ratificación pues se trata de actividad que la sociedad está incapacitada de desplegar. Ni aun la junta general puede adoptar esa dase de decisiones: son ultra vires para la sociedad que está incapacitada de celebrarlo: el objeto social veda su realización.
    • Un acuerdo ultra vires, es aquel que excede las fuerzas o capacidad del órgano para adoptarlo: el límite mayor de capacidad de todo órgano social está constituido por su objeto social. Dicho de otra manera, el objeto social establecido en el Estatuto (con la precisión y claridad requeridos por la ley) establece el marco de posibilidad jurídica o licitud dentro del cual pueden actuar los órganos sociales.
    • Por consiguiente los acuerdos ultra vires son nulos por cuanto incurren en la causal prevista en el inciso 3 del artículo 219 o del Código Civil. El contenido mismo de su objeto está fuera del marco jurídico de la sociedad y es por tanto imposible.
  •  
    • Se puede concluir manifestando que la importancia de los actos propios y de los actos ultra vires radica en la protección de los terceros implicados en celebración de algún contrato, deber, etc. con alguna sociedad o persona jurídica en general,
    • Caso es el de los actos propios, en que valiéndose de la buena fe del tercero se exhibe una situación aparente que al ocurrir un perjuicio en contra de este no acepta responsabilidad de tal modo que quien haya dado lugar a la situación engañosa aunque haya sido sin el deliberado propósito de inducir a error, no puede hacer que su derecho prevalezca por encima del derecho de quien ha depositado su confianza.
    • Caso también es el de los actos ultra vires, el cual limita a sus miembros responsables u órganos a no exceder lo previsto en el objeto social registrado para su actuación de negocios. Y en caso de que ocurriera este caso, los acto son nulos de acuerdo al inciso 3 del art. 219°. Siendo sus autores los responsables de las indemnizaciones.
  • BIBLIOGRAFÍA-
    • BROSETA, M. Manual de Derecho Comercial. Madrid: Ed. Tecnos S.A.; 1994.
    • BRUNETTI, A. Tratado de Derecho de las Sociedades. Buenos Aires: Ed. Uteha: 1960.
    • CABANELLAS, G. Derecho Societario: Parte General, Vol. IV. Buenos Aires: Ed. Heliasta; 1996.
    • Cathedra – Espíritu de derecho N° 2 – Año 2 – Mayo 1998 [base de datos en línea] PERÚ: Sobre el nombre comercial y el nombre social: “Distinguiendo a los que distinguen*” López Ayala, P. [fecha de acceso 8 de mayo de 2009]
    • ELÍAS, E. Ley General de Sociedades Comentada,. Trujillo: Ed Normas Legales; 1998.
    • FERRERO , A. La Administración en las Sociedades Anónimas,. Lima: Edición privada de circulación restringida; 1995.
    • INDECOPI [en línea]. PERÚ: ENTIDADES DEL ESTADO PERUANO; 2009. [Fecha de acceso 7 de mayo de 2009]. URL disponible en:
    • http://www.indecopi.gob.pe/destacado-propInte-oficinas-osd-pres.jsp
    • Luis Díez-Picazo y Ponce de León. La doctrina de los propios actos. Perú: Editorial Bosch; 1965
    • OLIVENCIA RUIZ, M. Concepto, método y fuente. Derecho Mercantil y Derecho de la Empresa, en AAVV, Derecho Mercantil, T. I. Ed. Ariel, Barcelona, 1995 p. 24 («El Concepto de Empresa no puede confundirse con su actividad, sino que hay que retenerlo a todo el conjunto organizado»)
    • OSORIO Z. Sociedad Anónima. Trujillo: Editorial Normas Legales; 2001.
    • Santana Pérez, Jorge. Artículo “Las marcas: un simbolismo poderoso”. Revista No. 10 de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales. Enero-abril 2006. Habana. Cuba.