Your SlideShare is downloading. ×
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
La inmigracion de paises limitrofes
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La inmigracion de paises limitrofes

663

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
663
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La inmigración 1850-1880 Portal Alipso.com: http://www.alipso.com/ Apuntes y Monografías > Historia > URL original: http://www.alipso.com/monografias2/EEpyAuVFEFGnJQjBtu.shtml La inmigración en Argentina en el período 1850-1880 modifico totalmente la idiosincracia del criollo, dando lugar a un nuevo mestizaje. Fecha de inclusión en Alipso.com: 2005-01-28 Enviado por: Alicia Floreano (aliciafloreano@hotmail.com) Contenido La inmigración 1850-1880 Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso Descargar como pdf {literal} var addthis_config = {"data_track_clickback":true}; {/literal} Seguinos en en Facebook La inmigración en Argentina en el período 1850-1880 modifico totalmente la idiosincracia del criollo, dando lugar a un nuevo mestizaje. Agregado: 28 de ENERO de 2005 (Por Alicia Floreano) | Palabras: 19708 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar ComentarioCategoría: Apuntes y Monografías > Historia >Material educativo de Alipso relacionado con inmigracion 1850-1880Historia y evolucion de la sociedad chaqueña: Historia y evolucion de la sociedad chaqueña, influencia de la inmigracion, los inmigrantes hoy en el chaco, la artesania en el desarrollo de la cultura provincual, artesanias aborigenes chaqueñas.Estudio geográfico regional de la inmigración nicaragüense y sus: ...La inmigración árabe en Argentina: Esta monografia es sobre la inmigración árabe en Argentina, escrito por el profesor Jorge Tarzian.Enlaces externos relacionados con inmigracion 1850-1880 Publicado por Alicia Floreano aliciafloreano@hotmail.com LA INMIGRACIÓN (1850-1880) Autora: Alicia Floreano. INDICE TEMÁTCO 1. INTRODUCCIÓN. 2. EUROPA A MEDIADOS DEL SIGLO XIX. 2.1. La industrialización europea. 2.2. Organización de la economía y la sociedad. 2.3. El movimiento revolucionario de 1848. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 1/50
  • 2. La inmigración 1850-1880 2.4. El surgimiento de la clase obrera europea. 2.5. Se origina el sindicalismo. 2.6. El nacimiento del socialismo utópico. 2.7. Orígenes de la emigración europea. 3. AMERICA LATINA ENTRE 1850-1880 3.1. Características políticas y económicas. 3.2. Hacia el capitalismo. 3.3. Capitalismo industrial y economía de exportación. 3.4. Las inversiones y los créditos extranjeros. 3.5. Antinómia civilización-barbarie. 3.6. Características sociales de Latinoamérica. 3.7. La falta de mano de obra. 3.8. Surgen las primeras soluciones. 3.9. La particular inmigración china. 3.10. Se inicia la inmigración europea. 4. ARGENTINA (1850-1880 4.1. Panorama político de la época. 4.2. Secesión de Buenos Aires y la Confederación. 4.3. Nace la República unificada. 4.4. La economía exógena y el surgimiento de un país nuevo. 5. LA INMIGRACIÓN EN ARGENTINA. 5.1. Antecedentes de la política inmigratoria. 5.2. Características sociales argentinas. 5.3. “Gobernar es poblar”. 5.4. Leyes y políticas inmigratorias. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 2/50
  • 3. La inmigración 1850-1880 5.5. La inmigración masiva. 5.6. Clasificación de los inmigrantes según su ocupación. 5.7. Peculiaridades del inmigrante. 5.8. La colonización en nuestro país. 5.9. Implicancias de la inmigración en Argentina. 6. INMIGRACIÓN Y COLONIZACIÓN EN SANTA FE. 6.1. Medidas nacionales y provinciales que fomentan la inmigración. 6.2. Comisión de inmigración. 6.3. Colonia Esperanza. 7. CONCLUSIÓN. 8. BIBLIOGRAFÍA. INTRODUCCIÓN A mediados del Siglo XIX, el mundo es objeto de cambios radicales. Europa, con las transformaciones propias de la segunda revolución industrial; América en pleno proceso de independencia y Argentina tratando de lograr su organización constitucional.Es en este período que comienzan a emigrar desde Europa, grandes masas humanas hacia el continente americano. La problemática planteada en este trabajo es la siguiente: “América Latina se ha desprendido de la dominación colonial a principios del Siglo XIX, y se ha consolidado una nueva cultura, fruto del mestizaje. Con la oleada inmigratoria europea, que se asienta en la zona templada de América del Sur, se inicia un nuevo proceso que modificará lo ya establecido, no sólo en el ámbito demográfico, sino también en el cultural, social, económico, religioso, etc. La hipótesis sustentada es la siguiente: a partir de este nuevo flujo inmigratorio proveniente de Europa, se produjo en Argentina, en el período comprendido entre los años 1850 y 1880, una sincretización cultural, o sea, una síntesis entre dos o más culturas de diferentes orígenes, que dio lugar al surgimiento de una nueva forma cultural. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 3/50
  • 4. La inmigración 1850-1880 El trabajo consta de cinco partes, divididas en subtítulos. En la primera parte se investigan los acontecimientos que sucedieron en Europa a mediados del Siglo XIX, analizando la revolución industrial, con sus consecuencias sociales, económicas y políticas; el surgimiento del movimiento obrero y del socialismo, que tendrán influencia posteriormente en la Argentina con la llegada de los inmigrantes. En la segunda parte se evalúa América Latina entre los años 1850 y 1880. las características sociales, políticas y económicas del período, la caída del régimen esclavista y la falta de mano de obra que cubrirá las nuevas necesidades surgidas de la economía exportadora que adquiere con relación a Europa y las soluciones halladas mediante políticas inmigratorias iniciadas en Europa. En la tercera parte se analiza Argentina en el mismo período de tiempo que América. Los problemas políticos y el surgimiento de una economía exógena. En la cuarta parte, trata de la inmigración propiamente dicha, con la política impulsora, las características sociales de Argentina y del elemento inmigrante, además la colonización del país. En la quinta y última parte se analiza la provincia de Santa Fe, con su política inmigratoria en el ámbito provincial y nacional, y el caso particular de la primera colonia agrícola santafesina: Esperanza. Como cierre se plantean las consecuencias del proceso inmigratorio en la Argentina. EUROPA A MEDIADOS DEL SIGLO XIX LA INDUSTRIALIZACIÓN EUROPEA La Revolución Industrial que se inició en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, se extendió a vastas regiones de Europa. A este proceso se lo conoce como la etapa de industrialización y se extiende hasta 1840, año en el que se produce la primera crisis del capitalismo. “Mientras en la Primera Revolución Industrial los inventos fueron obras, por lo menos en un comienzo, no de sabios sino de artesanos ingeniosos que a fuerza de utilizar las máquinas descubrieron sus fallas y las perfeccionaron [...], la Segunda Revolución Industrial estimuló los inventos en forma extraordinaria y ellos fueron responsables de un gran número de actividades: presionados por los técnicos más hábiles se vieron obligadas a concentrarse en la solución de los problemas que ellas planteaban”.[1] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 4/50
  • 5. La inmigración 1850-1880 ORGANIZACIÓN DE LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD En su mayoría las fábricas estaban dedicadas a la industria textil. Las máquinas de vapor se utilizaban casi con exclusividad en este rubro y no en otros de la industria. Por esta razón es que no desaparecen las actividades artesanales o domiciliarias, sino que conviven con las fábricas. El obrero ya no es responsable del producto final sino que pasa a ser un engranaje más de la cadena productora. “Lo que un ser humano podía hacer mecánicamente, podía hacerlo más deprisa [...] y mejor una máquina”.[2] Surgen nuevos métodos de trabajo. Por medio de ellos, se intentaba obtener el máximo rendimiento en el tiempo más corto posible. La especialización en serie –división del trabajo- permitió que aumentara la productividad. Las nuevas fuentes de energía, sumadas a la invención de nuevas maquinarias, dio paso a la era de la siderurgia. Los transportes y las comunicaciones lograron un gran desarrollo gracias a los avances científicos y a la importancia lograda por la industria del acero, el carbón y el hierro. “A fines del siglo XIX, el carbón no solo constituía el corazón de la industria sino era el centro de toda la vida; su alto valor se mantuvo aún en los primeros años del siglo XX cuando la electricidad y el petróleo comenzaron a desempeñar un papel apreciable...”[3] El barco a vapor reemplazó al velero, logrando no solo Mario rapidez, sino también mayor capacidad para transportar mercaderías a mayores distancias. Aparecen los transatlánticos con la consabida remodelación de los puertos. Otro revolucionario invento fue el ferrocarril. En 1860 Europa estaba surcada por vías férreas que recorrían muchos miles de kilómetros. Junto con el barco a vapor, amplió el mercado internacional, ya que partían de centros industriales y agrícolas, productos exportados. Como consecuencia del desarrollo de los transportes, las comunicaciones postales adquirieron gran desarrollo con la invención del telégrafo. “El crecimiento de la productividad se produjo por la aplicación de nuevos conocimientos tecnológicos y, gracias a una mayor experiencia productiva, que también favoreció la creación de grandes empresas en unas áreas geográficas reducidas. Así, la Revolución Industrial tuvo como consecuencia una mayor urbanización y, por tanto, procesos migratorios desde las zonas rurales a las zonas urbanas.”[4] Un efecto de la Revolución Industrial fue el aumento demográfico. Hizo impacto en las ciudades, donde al aumentar las industrias, también aumentó el número de obreros que emigran del campo atraídos por la vida urbana. Sin embargo, en las zonas donde no llega la industrialización, sí fue alcanzada por los avances que se produjeron en torno a la agricultura. “”La ciencia de la agricultura y la química, por ejemplo, hicieron adelantos durante el siglo XIX. Los hombres aprendieron a fertilizar el suelo de tal manera que pudiese producir cosechas cuádruples o quíntuples de las que producía en el siglo XVII.”[5] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 5/50
  • 6. La inmigración 1850-1880 Trilladoras, segadoras, tractores, etc., intensificaron la producción agrícola. A partir de 1850, el libre comercio y la competencia, aceleraron las transformaciones en la agricultura, además se ampliaron los mercados consumidores, surgiendo nuevos. De este modo, van a surgir dos clases sociales nuevas: el proletariado fabril compuesto por los obreros de las fábricas, y la burguesía industrial, integrada por los empresarios y dueños de las fábricas. EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DE 1848 El movimiento revolucionario de 1848 fue el que más se extendió por Europa, pero a excepción de Francia, los demás países –Italia, Estados Alemanes, Suiza, el Imperio de los Habsburgos- no obtuvieron un éxito notorio, ya que los antiguos gobiernos recuperaron el poder en poco tiempo y los revolucionarios fueron encarcelados o exiliados. También hubo levantamientos, aunque débiles, en España, Dinamarca, Rumania, Irlanda, Grecia e Inglaterra. Francia fue el escenario del movimiento revolucionario. La monarquía constitucional que se estableció en 1830 negaba el sufragio universal a la baja burguesía y a los intelectuales. Los trabajadores tampoco gozaban de ese beneficio. En 1845 se agravó la situación económica. Las malas cosechas provocaron un notable aumento de los precios de los alimentos básicos; se cerraron fábricas provocando desempleo y por consiguiente el hambre se generalizó. En casi toda Europa, la baja burguesía y los estudiantes se unieron a las protestas de los obreros. “¿Quiénes eran los rebeldes y cuál había sido la causa de la insurrección? Marx y Tocqueville, aunque pertenecían a campos opuestos y diferían en los detalles, estuvieron completamente de acuerdo en afirmar que se había tratado de forma de gobierno sin alterar el orden de la sociedad.”[6] En Francia, el ejército se negó a reprimir a los manifestantes, el rey abdicó y se proclamó la República. La baja burguesía pedía reformar el sistema electoral parlamentario que les permitiera una mayor participación en el gobierno, mientras que los trabajadores solicitaban soluciones al problema de la desocupación y el hambre. El gobierno provisional, contó con un ministro de trabajo que representaba a los trabajadores: Louis Blanc, un socialista. Este gobierno estableció el sufragio universal, abolió la esclavitud colonial, abolió la pena de muerte por delitos políticos, creó los Talleres Nacionales para solucionar el problema del desempleo. Se llama a elecciones que dan como resultado una Asamblea Constituyente integrada en su mayoría por moderados. Ésta se enfrenta al gobierno provisional, cierra los Talleres Nacionales, reprimen a los revolucionarios e instaura los principios del liberalismo[7] económico. La revolución de 1848 en Francia culmina con la derrota de los trabajadores. En noviembre del mismo año se llama nuevamente a elecciones para elegir presidente de la República Francesa por medio del sufragio universal y resulta electo Luis Bonaparte. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 6/50
  • 7. La inmigración 1850-1880 EL SURGIMIENTO DE LA CLASE OBRERA EUROPEA Los avances tecnológicos y los inventos, redujeron la necesidad de mano de obra; esto, unido al exceso de producción, originó la desocupación de grandes sectores de la clase obrera, que quedó reducida a la pobreza. Con la apertura de nuevas fábricas, los trabajadores se disputaban los empleos, motivando esta competencia, la imposición por parte de los patrones de condiciones de trabajo que no beneficiaban al trabajador. Hombres, mujeres y niños soportaban fatigosas jornadas de trabajo por el cobro de un salario mínimo, que no siempre se efectivizaba en dinero, sino que la mayoría de las veces era en vales que servían para comprar en negocios relacionados con la empresa donde trabajaban. La higiene y la seguridad eran deplorables en las fábricas. Los obreros vivían hacinados en los suburbios de los barrios industriales. No había posibilidades para la educación, porque no había tiempo. Aunque las rebeliones fueron derrotadas, a partir de esos movimientos de protesta comenzaron a surgir las primeras asociaciones de trabajadores que se organizan para luchar colectivamente. Los trabajadores europeos, especialmente los inglese y franceses, toman conciencia que forman una clase social e inician la creación de sindicatos, cooperativas, grupos, e incluso, periódicos para resistir a la explotación de la que son presa. SE ORIGINA EL SINDICALISMO Frente al liberalismo burgués, defienden su interés luchando por una sociedad cooperativa y en pos de beneficios colectivos. Además de los métodos de lucha tradicionales<: agitación callejera, panfletos, publicaciones de periódicos, motines, etc., encuentran una original: la huelga. Este es el medio de presión directa contra los dueños de fábricas. El movimiento obrero ingles comenzó a organizarse en 1838, dando lugar al surgimiento del Movimiento Cartista. “Fue, el movimiento de mayor significación, aunque estuvo lleno de contradicciones y matices diversos [...].Cuando William Lovett y la Asociación de Trabajadores de Londres, ayudados por Francis Place, redactaron los seis puntos de la People’s Chárter (o Carta del Pueblo) en 1838, incluyendo el sufragio masculino, el pago a los miembros, el voto secreto y los parlamentos anuales, [...] la Carta era más un medio que un fin: un medio para llenar los estómagos y remediar males sociales, [...] los magros salarios, las largas jornadas de trabajo, el desempleo y el elevado costo de los alimentos.”[8] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 7/50
  • 8. La inmigración 1850-1880 En 1850 aparecieron los sindicatos nucleados en la Trade Unions “...a partir de 1858-1867, y desde su fundación se dedicaron a luchar por la abolición de la ley “amo y Criado” [...] en Francia [...] mejoró la condición obrera, pero limitó las condiciones de ese mismo mundo obrero. En Alemania [...] Lasalle fundó, en 1862, al Allgemeiner Deuscher Arbeiter-Verein. Siete años amas tarde, en el Congreso de Eisenbach, se funda el Partido Obrero Social Demócrata, de inspiración marxista.”[9] EL NACIMIENTO DEL SOCIALISMO UTÓPICO En Inglaterra, el principal socialista utópico fue Robert Owen. Produjo una importante reforma social, proponiendo un socialismo mutualista y cooperativista. “La función útil de los socialistas utópicos no se limitó a la crítica negativa de la sociedad burguesa que educaba al proletariado; llegaron también a varias conclusiones positivas sobre la sociedad futura en que obscuramente se expresaba la necesidad de destruir las clases, de dar fin a las contradicciones entre la ciudad y el campo, de acabar con la familia, con la propiedad privada y con el trabajo asalariado, de trasformar el Estado en una simple administración de la producción. Todas estas conclusiones, contrariamente a las intenciones de los utópicos, levaban implícitamente la necesidad de destruir a las clases explotadoras.”[10] En Francia, las duras condiciones impuestas a los trabajadores y el conflicto planteado por estos, movieron a algunos hombres a proponer reformas destinadas a cambiar las condiciones de los obreros. Sé auto denominaron socialistas, pensaban que los cambios debían surgir basándose en el cooperativismo, o bien, en la formación de comunidades que ayudaran en la trasformación de toda la sociedad. “Los que seguían la doctrina de Saint Simon soñaban con un Estado dirigido por una aristocracia de técnicos y poseedores de suficientes medios de producción. Fourier (1772-1837) predicaba el derecho de la asociación libre y la desaparición del Estado. Louis Blanc, por el contrario, defendía la asociación libre de los obreros ayudados por el Estado en talleres sociales. Pero estos “socialistas utópicos” no intentaban apoderarse del poder.”[11] Será un alemán llamado Karl Marx el creador del socialismo moderno. Uno de sus libros fundamentales fue “El Capital”, donde expuso su teoría política y económica. Políticamente defiende un régimen socialista, valiéndose para ello de la dictadura del proletariado, que tiene como fin superar el sistema capitalista[12], de este modo se lograría construir una sociedad sin clases sociales. El marxismo influyó en la clase obrera. “¿Cuál sería –se preguntó Marx- el resultado de esta guerra de clases del capitalismo y el proletariado? Los aventureros del capitalismo, aducía él, debido a su inherente codicia y pugnacidad, tratarían de reunir el capital cada vez en menor número de manos, hasta concentrar al fin todos los medios de producción, comunicación, etc., en una forma asequible para los obreros, cuya conciencia de clase y solidaridad se habría ido desarrollando bajo el mismo proceso de organización y concentración de industria. Al llegar este momento, os obreros se apoderarían del capital y lo trabajarían por sí mismos. Esta sería la revolución social.”[13] Su prédica fue decisiva para la Primera Internacional de Trabajadores que se constituyó en Londres en 1864, que aspiraba acabar con el capitalismo. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 8/50
  • 9. La inmigración 1850-1880 ORÍGENES DE LA EMIGRACIÓN EUROPEA En la segunda mitad del siglo XIX aumentó considerablemente la población gracias a que desaparecieron los factores que limitaban el crecimiento, tales como la escasez de alimentos y la alta mortalidad por epidemias. El desarrollo científico permitió aumentar notablemente la producción agrícola, los transportes, agilizar las comunicaciones y reducir los índices de mortalidad gracias a los avances en la medicina y las medidas higiénicas. Los hombres dejaron de estar tan expuestos a las contingencias de la naturaleza, -sequías, inundaciones, etc.- y favoreció el crecimiento demográfico. Allí donde se desarrolló la industria, la agricultura pasó a ocupar un lugar secundario, apelando a los países donde abundaban los recursos naturales para alimentar a la población. “Esta población estaba animada por un particular dinamismo; parecía que el crecimiento demográfico actuaba como estimulante sobre la evolución técnica y económica de Europa, generando en su seno, movimientos que permitían una cierta adaptación de la oferta de mano de obra a la demanda del mercado de trabajo.”[14] Al comienzo estas migraciones se realizaron dentro de las regiones industrializadas y luego entre los diferentes países de Europa, pero siempre desde el campo a la ciudad. La causa fundamental de esta dirección fue que, la agricultura, que había avanzado mucho técnicamente, relegó más mano de obra. Todo contribuyó al cambio profundo que se produjo en la población rural, que disminuyó considerablemente. “Pero el hecho más notable en cuanto a desplazamiento de la población fue la emigración a otros continentes. En la segunda mitad del siglo XIX, los movimientos humanos alcanzaron una amplitud espectacular, cuando masas enormes cruzaron los océanos.”[15] La población europea se encontraba agobiada por serias dificultades económicas. La probabilidad de lograr tierras libres o bien, a bajo costo, y la gran demanda de mano de obra para la explotación de riquezas en otros continentes, atrajo a los campesinos que enfrentaban el problema de la desocupación provocada por la industrialización. También unieron aquellos que no estaban afectados por los problemas de miseria, sino que ansiaban un trabajo más libre que les redituara mejores salarios. “El desarrollo de los medios de transporte había abaratado los pasajes haciendo posible que gentes de pocos recursos, o sin ellos, se desplazaran de un continente a otro. Muchos fueron inducidos a dejar su país de origen con la falsa promesa de que en los ‘países nuevos’ la riqueza podía lograrse fácil y rápidamente. En otros casos se utilizaron métodos menos escrupulosos para atraer a los inmigrantes, tal fue la propaganda llevada a cabo por compañías de navegación y de ferrocarril [...] esta campaña [...] se vio favorecida por la política de los mismos estados industriales que no trabaron la emigración, sino la promovieron como medio de aliviar los graves trastornos causados por la presión demográfica.”[16] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 9/50
  • 10. La inmigración 1850-1880 AMÉRICA LATINA ENTRE 1850-1880 CARACTERÍSTICAS POLÍTICAS Y ECONOMICAS La clase criolla que había heredado el poder tras la independencia, abolió muchas de las instituciones, impuestos y derechos de aduana, concordando así con el liberalismo del siglo XIX; pero “...sus grandes esperanzas se desvanecieron con la crisis política y la decadencia económica que caracterizaron los primeros años de la mayoría de las nuevas naciones. A mediados del siglo XIX, los caudillos tomaron las riendas del poder político, económico y social de casi toda la región.”[17] América Latina, en esta época, era partícipe del nuevo orden económico y comercial en el ámbito mundial, dirigido desde Europa, principalmente de Gran Bretaña. Ésta, buscó abrir mercados para ubicar los excedentes industriales que manufacturaba. “...la apertura de casi todos los puertos del mundo, no significó la desaparición del colonialismo, sino un cambio de forma del mismo. Lo que había sido relación de dependencia bajo los viejos monopolios se transformaba en sujeción a los centros dinámicos del capitalismo industrial; ...los ritmos más acelerados de la oferta y la demanda tendían a amenazar [...] las economías cerradas que habían podido resistir hasta entonces.”[18] Entre 1850 y 1880 se establece un nuevo orden neocolonial entre América Latina y Europa, convirtiéndose la primera en productora y exportadora de alimentos y materias primas. HACIA EL CAPITALISMO Éste cambio significará un conjunto de modificaciones en lo económico, político y social, tendientes a organizar los estados nacionales, con gobiernos fuertes y capaces de integrarse al mercado internacional. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 10/50
  • 11. La inmigración 1850-1880 Además, debió pasar al sistema capitalista como modo de producción, aunque con diferencias esenciales con respecto al europeo. Los procesos que permitieron la transformación fueron: la abolición de la esclavitud, las reformas liberales y la colonización de áreas deshabitadas. La existencia de la esclavitud mantuvo en la mayoría de los países hasta mediados de siglo y en los casos de Brasil y Cuba, solo fue abolida entre 1880 y 1890. en la mayoría de los casos el paso de esclavo a hombre libre se hizo gradualmente y a través de la legislación y solo concluyó cuando los propietarios “...comprendieron que la mercancía, es decir el negro, resultaba poco rentable y era más conveniente obtener mano de obra a través de formas alternativas como el arrendamiento o el colonato, considerando además qué, en la mayoría de las situaciones, la abolición fue acompañada de indemnización por el estado a los propietarios de esclavos.”[19] En lo que refiere a las reformas liberales, la legislación establecida entre 1850 y 1880, proyectó la formación de un extenso mercado de tierras y la consiguiente movilidad de mano de obra, obstaculizada hasta ese momento por las comunidades indígenas y la Iglesia. El latifundio[20] se amplió y consolidó en esos años, y a los terratenientes tradicionales se incorporaron comerciantes y militares allegados al poder. El principal problema que debieron enfrentar los gobiernos nacionales fue el siguiente: la tierra era mucha y la mano de obra escasa. Ésta última, por más que se proclamaba libre, continuó vinculada a la tierra en las formas de colonato, persistiendo las prestaciones gratuitas que beneficiaban al propietario, a la Iglesia y al Estado. Las zonas con importantes recursos económicos, pero despobladas, y por ende, sin posibilidades de ser explotadas, dependieron de la inmigración. En algunas regiones la ocupación fue lenta, en otras más rápida, dando como consecuencia una activación notable de la economía. Se puede poner como ejemplo de esto a Argentina, Uruguay y sur de Brasil. CAPITALISMO INDUSTRIAL Y ECONOMÍA DE EXPORTACIÓN El progreso de las fábricas europeas en conjunción con las nuevas tecnologías de transporte y comunicación, contribuyeron a atiborrar el mercado de América Latina con mercancías de Europa, a costos más bajos que los de los mercados locales, provocando la progresiva desaparición de la industria artesanal tradicional. “Los ponchos, sombreros, cuchillos, telas de todas clases, bebidas y los más variados útiles que llegaban por vía de importación, derrotaron en el mercado local a los que se confeccionaban en la región. Este es un fenómeno común en toda América Latina...”[21] Obviamente que se incentivo el consumo de artículos suntuarios, solo accesibles a las clases altas, y como resultado de ello, se modificó el modo de comercializar. Se aprendió más rápidamente a consumir que a Alipso.com - http://www.alipso.com Página 11/50
  • 12. La inmigración 1850-1880 producir. El libre comercio y la falta de medidas proteccionistas favorecieron la exportación de materias primas. “Su consecuencia lógica fue la instauración de sistemas de monocultivos en torno a algún tipo de producción dominante, lo que motivó el abandono de viejas formas de agricultura para el consumo local. [...] El monocultivo, por ora parte, colocaba en tal dependencia a la economía laboral con relación al mercado exterior que una baja de precios repercutía rápidamente [...] Estos países [...] eran presas provechosas para la especulación.”[22] América Latina comienza a tener su lugar en las exposiciones internacionales europeas. Gruesos folletos explicativos sobre la situación, las explotaciones y las actividades que en ella se desarrolla. Al mismo tiempo que el capitalismo industrial triunfa en Europa, y prospera el transporte, la economía latinoamericana va quedando bajo la dependencia del mercado europeo. LAS INVERSIONES Y LOS CRÉDITOS EXTRANJEROS Se producen dos innovaciones importantes: disponibilidad de capitales y mayor cantidad de metrópolis por absorber la mercadería exportada desde Hispanoamérica. La primera se da en los créditos e inversiones de los gobiernos, lo que contribuyó al afianzamiento de los estados. “Los préstamos a gobiernos, que cada vez más frecuentemente adoptan fórmulas de devolución a largo plazo [...], se apoyan en una visión del futuro latinoamericano (a la que contribuyen en fortificar) según la cuál la expansión constante de la economía resolverá el problema de endeudamiento. De hecho es la del crédito externo la que resuelve a su modo [...] y esa expansión está lejos de ser constante.”[23] La inversión de capitales se rigió por diversos criterios de división internacional del trabajo: construcción de puertos y líneas ferroviarias que favorecían la introducción de productos manufacturados y la exportación de materias primas: créditos al comercio que permitían realizar un mayor número de operaciones y en lo que se refiere al monocultivo, se invertían en técnicas que ayudaran a la producción en mayor escala. En las principales ciudades se crearon bancos que estaban capacitados para orientar sobre negocios e inversiones. El capital extranjero fue monopolizando los servicios públicos. Controló los transportes urbanos y se encargó de la extensión de la mayor parte de ferrocarriles. Inglaterra invirtió desde principios del siglo XIX en Argentina y Brasil, cerca de 250.000.000 libras esterlinas. Sus dineros se colocaron en empresas productoras de riquezas y no en el Estado. Por el contrario, los capitales franceses, más tardíos, tenían menos calidad, y no contribuyeron tanto a la trasformación latinoamericana. Menos poderosos aún fueron los capitales alemanes en América. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 12/50
  • 13. La inmigración 1850-1880 “Con 30 mil millones de francos oro invertidos, las grandes potencias de Europa occidental habían logrado imponerse en la economía del continente. Estas inversiones no dejaron de constituir un peligro APRA la independencia de las jóvenes repúblicas.”[24] ANTINÓMIA CIVILIZACIÓN – BARBARIE Los grupos dominantes liberales en América Latina, fuertemente atraídos por la cultura proveniente de Francia e Inglaterra, pretendían imponer esos modelos de territorios, para así desarrollar una sociedad similar a la extranjera, menospreciando lo autóctono. Los adelantos técnicos y el desarrollo económico en crecimiento de los ingleses, sumados a los refinamientos, modos de vida y progreso intelectual de los franceses, fueron las causas de la “europeización” de Latinoamérica. Las comunicaciones y las técnicas de producción hicieron posible la divulgación de la cultura europea. Los libros, revistas, música, teatro, llegaron para regocijo de las elites, que veían en el extranjero, la cuna del progreso y la civilización. “Esta admiración e imitación de lo europeo reforzó las teorías racistas y por entonces la aplicación del darwinismo social sirvió frecuentemente para justificar la expansión sobre las culturas consideradas inferiores o salvajes.”[25] Los sectores sociales perjudicados fueron los mestizos, los negros y los indios de las zonas rurales, quienes veían deteriorarse día a día su standard de vida, a diferencia de los sectores medios y populares urbanos, beneficiados por el auge del comercio exportador. Como consecuencia de esta metamorfosis, prosiguieron las revueltas protagonizadas por los indígenas (México y los Andes) y los mulatos libres y esclavos (Cuba y Brasil). A estas formas ya conocidas se le sumaron nuevas maneras de resistencia relacionadas directamente con los cambios operados, fueron las Sociedades de Igualdad y los Clubes, inspirados en ideas del socialismo utópico, anarquismo, liberalismo político y romanticismo literario. Sus precursores fueron Francisco Bilbao en Chile, Esteban Echeverría en Argentina, P.C. Rhodakanaty en México. Agruparon artesanos, maestros, obreros y trabajadores portuarios y en el año 1860 incentivaron las primeras huelgas en América Latina. CARACTERÍSTICAS SOCIALES DE LATINOAMÉRICA Alipso.com - http://www.alipso.com Página 13/50
  • 14. La inmigración 1850-1880 “En el origen, América Latina había sido un mundo de ciudades. Pero el campo emergió de pronto [...] la sociedad rural irrumpió como un factor de poder [...] Ciertamente [...] las ciudades se ruralizaron en alguna medida, pero solo en apariencia, en las costumbres y las normas [...] En el fondo la sociedad rural fue reducida poco a poco, [...] a los esquemas urbanos. De todos modos, después de la Independencia las ciudades dejaron de ser el centro exclusivo de las decisiones económicas y políticas. Siguieron siendo, ciertamente, los núcleos sociales más organizados, y por eso recuperaron poco a poco el poder aunque tuvieran que reemplazar las viejas elites por otras más aptas para la transacción con la sociedad rural. El campo se transformó, a su vez, en el centro de decisiones, y las ciudades debieron aceptar esa bipolaridad.”[26] La elite rural se urbanizó tal vez en un grado mayor al que se ruralizaron las ciudades. En las haciendas ganaderas, el elemento humano estaba compuesto por gauchos, vaqueros, huasos y llaneros (según la región geográfica, correspondía el nombre), quienes se ocupaban con mucha habilidad y maestría del manejo del ganado. Los hombres de trabajo podían pertenecer al plantel estable y residir en las estancias, o bien vagaban de campo en campo y trabajaban ocasionalmente. En las minas y las plantaciones, la nómina de trabajadores estaba compuesta por negros esclavos. El hecho que integraría y daría oportunidad de ascenso a toda esa “plebe” rural, sería la guerra civil. Los hacendados tuvieron que participar en la conformación de los ejércitos, aportando gente; algunos se destacaron más que otros y no regresaron a su condición de origen. Surge el bandidaje como expresión de esa plebe rural. Saqueaban caminos y haciendas, y llegaron a confundirse con el ejército. “Bandidos y soldados eran dos caras de la misma moneda. [...] Vagos y carentes de principios, [...] eran, en rigor, los que escapaban como podían de la sujeción que habían soportado largo tiempo la plebe rural. Las guerras [...] les ofrecieron la ocasión, y mientras sus patrones buscaban poder, los peones de a caballo buscaron su sustento y acaso su riqueza mediante el crimen y el robo. Lo importante era salir de la hacienda, de la dependencia, y gozar de la libertad salvaje de la tierra sin amo y de la riqueza fácil...”[27] Otro tipo característico de esa época era el denominado “gente de a caballo”, pertenecían a las regiones de las pampas rioplatenses o peruanas, a los llanos venezolanos, a los estados mexicanos y brasileños o a los valles chilenos. El caballo además de ser una necesidad, llegó a ser en estas zonas un lujo y un deporte. Se le prodigaban cuidados esmerados. En la Argentina, todos los gauchos contaban con uno o más caballos. Era el elemento clave que otorgaba la posibilidad de trabajo o la condición de hombre libre. El gaucho era un personaje con muchas particularidades. No solo gastaba más de lo que tenía para engalanar su caballo, sino que, -por contar con otro objeto que cooperaba en la defensa de su libertad: el facón-, se jactaba de ser valiente, provocativo y arrogante. Participaba gustoso de los rodeos, las corridas de caballos, bebía, cantaba tonadas, enamoraba muchachas, y en cuanta ocasión tenía “se hacía notar”. Ahora bien, junto con este personaje tan peculiar, vivía una gran mayoría de trabajadores tranquilos ocupados de las faenas campestres. Las clases altas eran afectas a los productos franceses e ingleses. Vivían obsesionados por estar al día con la moda europea. Algunos habían heredado sus fortunas de la época de la colonia, generalmente vivían en las ciudades coloniales de Popayán, Trujillo, Puebla, Olinda o Bahía. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 14/50
  • 15. La inmigración 1850-1880 Otros amasaron fortunas con métodos más modernos: a expensas del poder político, con negociaciones o usurpaciones, o bien ejerciendo el comercio. El alto clero y las jerarquías militares pertenecían a la alta sociedad por derecho propio. Las ciudades, en definitiva, comenzaron a cambiar su fisonomía. Pero fue innegable el menosprecio que sentían los “doctores” y los “señoritos” de la urbe hacia el campo, tratando de volverlo a su condición de sometido. “Cierto enfrentamiento entre la vida del campo y la ciudad se advirtió durante esta época, acaso porque el mundo rural creció en estatura y, durante un tiempo, creyó que podía desafiar al mundo urbano. Pero perdió pronto la batalla, y quedó del lance cierto recíproco resentimiento o, simplemente, la aguda percepción de que representaban dos formas distintas de vida.”[28] Dos obras importantes, como son el “Martín Fierro” de José Hernández y el “Facundo” de Sarmiento, muestran claramente el enfrentamiento ciudad-campo, que se evidenció en las contratantes formas de vida. Otra característica que se vislumbró fue la notoria oposición de una minoría propietaria y una mayoría poblacional de escasos recursos, con bajísimo nivel de vida. Esta situación se ve atenuada en las zonas geográficas donde el latifundio tiene menor importancia. LA FALTA DE MANO DE OBRA Como consecuencia de la desintegración del régimen esclavista y la cada vez mayor exigencia por parte de Europa de materias primas –esto acarreaba la necesidad de aumentar la producción-, se fue haciendo cada vez más evidente la carencia de mano de obra; esto derivó en una suba general de los salarios. La esclavitud estaba destinada a desaparecer, ya que su característica rigidez no concordaba con la dinámica de las economías capitalistas. Amén de eso, “...la creciente introducción de maquinarias fue, a la vez, causa y efecto del proceso de desintegración del régimen esclavista. Causa en la medida en que aquellas exigen técnicos o, por lo menos, obreros especializados en su manejo; efecto por que la carencia de mano de obra estimulaba la introducción de maquinarias.”[29] Se puede inferir que la modernización que trae aparejada la economía exportadora, se da más en la teoría que en la práctica, dado que continúa estancado en un sistema de trabajo lento, que tendrá forzosamente, que dar un giro radical “...para aumentar la productividad de la mano de obra; las quejas sobre la invencible pereza del campesino hispanoamericano, en que coinciden observadores extranjeros y doctos voceros locales del nuevo orden, son testimonio de la presencia de un problema insoluble: Se trata de hacer de ese campesino una suerte de híbrido que reúna las ventajas del proletariado moderno (rapidez, eficacia surgida no solo de la voluntad genérica de trabajar, sino de una actitud racional frente al trabajo) y las del trabajador rural en América Latina ( escasas exigencias en cuanto a salarios y otras recompensas, mansedumbre para aceptar una disciplina que insuficientemente racionalizada ella misma, incluye vastos márgenes de arbitrariedad).”[30] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 15/50
  • 16. La inmigración 1850-1880 SURGEN LAS PRIMERAS SOLUCIONES La gran necesidad de encontrar reemplazos para la mano de obra con que se había movido América Latina hasta que se suscitó la debacle del régimen esclavista, llevó a buscar sustitutos, ya no en África. Es así como comienzan los primeros movimientos migratorios. Los primeros contingentes no se diferenciaban demasiado de los esclavos, el trato era tanto o más inhumano que el que se les proporcionaba a aquellos. Las islas Azores y las Canarias fueron presas fáciles para “vender” maravillas que luego, cuando llegaban a la “tierra prometida” no se cumplían. Mucho más efectiva era la propaganda que realizaban los propios inmigrantes al enviar noticias a sus familiares. Contribuía a su mayor impulso, o bien, un freno para el proceso migratorio. Alemanes llegaron a Brasil, franceses a Paraguay, polinesios a Perú, y en 1878 rusos menonitas arribaron a Brasil. Inclusive para resolver el problema de mano de obra y aumento de producción, algunos gobiernos aceptaron el ingreso de colonizadores con autonomía religiosa, exención de servicio militar o diferentes ideologías. “Tal es el caso del gobierno paraguayo, cuando favoreció la instalación de una colonia[31] socialista (Nueva Australia), formada por quienes huían de la crisis en que se encontraba Australia y que habían sido persuadidos de las ventajas de una organización colectivista.”[32] LA PARTICULAR INMIGRACIÓN CHINA La economía cubana, peruana, mexicana, brasileña, ecuatoriana, venezolana y panameña tuvieron aporte chino. Venezuela aprobó una ley de inmigración para solucionar el problema que tenía en los cultivos de cacao, pagando un sueldo de veinticinco pesos por cada chino que ingresaba al país. En Perú, con la abolición de la esclavitud, se generó una fuerte crisis agrícola, debido a la falta de mano de obra. Se trajeron chinos pertenecientes a los estratos más bajos de la sociedad asiática. Al arribar al puerto de El Callao eran vendidos a los agricultores, quiénes firmaban un contrato por ocho años, se les pagaban a los coolíes un sol como salario, y el precio de cada uno ascendió de 300 a 400 soles. “En la década de 1850 llegaron a Perú unos 13.000 coolíes, y se calcula que se murieron más de 2.000 en los viajes. De 1860 a 1874 se estima que el número de chinos llegados es de 74.952 y de 7.677 el de muertos en la travesía.”[33] Los chinos eran utilizados como trabajadores agrícolas, pero también como domésticos, mozos, cocineros, etc. La gran diferencia cultural hizo que no se adaptaran al medio, esto sumado a la explotación a que eran sometidos hizo que permanecieran al margen de la vida nacional. Inclusive llegaron a rebelarse en muchas ocasiones. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 16/50
  • 17. La inmigración 1850-1880 En 1878 se prohibió la salida de los chinos por parte del su gobierno, y esto tuvo consecuencias terribles en la economía peruana, a tal punto que se envió al gobierno chino una misión diplomática para reestablecer el tráfico. Cuba, para atenuar su crisis, llevó por la fuerza a indígenas mexicanos, en carácter de trabajadores contratados. Poco a poco también introdujeron chinos. Entre 1853 y 1874 habían ingresado aproximadamente 125.000 chinos, cuyo precio oscilaba entre 100 y 400 dólares. México, animado por la experiencia peruana, ingresó trabajadores coolíes en sus haciendas. Por 1890 se produjeron frecuentes quejas dado que el trabajo de los hombres era mucho más barato, cooperando para que los sueldos mexicanos caigan mucho más, tal es así que comienzan a haber actos de violencia contra los de la raza amarilla y se piensa prohibir la inmigración, tal como lo hicieron los Estados Unidos. SE INICIA LA INMIGRACIÓN EUROPEA “La ola de emigrantes que abandonó Europa a partir de 1850 se dirigió, sobre todo, hacia Estados Unidos (26.180.000 se establecen allí entre 1820 y 1930) y, en menor cantidad en América Latina (unos 6.000.000). A diferencia de la que parte hacia Estados Unidos, ésta inmigración es esencialmente originaria de los países latinos del sur de Europa, más de Italia, que de España y Portugal.”[34] La mayoría de los gobernantes de América Latina, influenciados por el éxito de la inmigración[35] en Estados Unidos y con una firme esperanza puesta en los europeos, planearon el traslado de emigrantes y su afianzamiento en colonias. Argentina, Brasil, Uruguay y Chile fueron los países que mayor cantidad de inmigrantes acogieron. El resto de Latinoamérica recibió también, pero en cantidades mucho menores. La semejanza del clima de estos países con los de los emigrantes, y el desarrollo de los medios de transporte permitieron que las zonas despobladas fueran explotadas; demandando una gran cantidad de mano de obra. “La segunda conquista humana de América Latina por Europa permanece acantonada en la zona templada del continente.”[36] El grueso de inmigrantes correspondía al excedente de población italiana y española que había sido “arrojada” de los campos; a éstos se le sumaron “...hombres de otros países, en particular, diversas minorías desplazadas por la política europea (polacos, franceses del sur – principalmente vascos-, portugueses –que se vuelcan hacia Brasil aprovechando la comunidad idiomática-, minorías alemanas procedentes de Rusia, judíos de diversos países, etc.)”[37] El país que más se transformó por la inmigración europea, fue Brasil. Recibió unos 4.000.000 de inmigrantes. De haber sido un país negro e indio al comenzar el siglo XIX, pasa a ser una nación de blancos. Fueron muchas las seducciones empleadas por los gobiernos para atraer la inmigración. La ola inmigratoria europea modificó las estructuras de Brasil, desplazando hacia el sur su centro étnico (Bahía), pasando a ser Sao Paulo, gracias a los blancos. La economía del país les debe su impulso, la prosperidad del café no hubiera sido Alipso.com - http://www.alipso.com Página 17/50
  • 18. La inmigración 1850-1880 posible sin ellos. La inmigración en América Latina fue de dos tipos: espontánea y subvencionada. Para el segundo caso, fue desde el nivel oficial el traslado, principalmente de agricultores. Se organizaron campañas, se subvencionaron los pasajes y se cuidó la inserción de los mismos en las zonas de producción. América Latina necesitaba mano de obra, pero los europeos vieron, a su vez, las posibilidades económicas que ésta ofrecía. “Desde la Declaración de la Independencia (1810), la Argentina se esforzó por atraer inmigrantes a sus tierras vírgenes, acordándoles casi más derechos que a sus propios ciudadanos; pero tales prescripciones no lograron todo su efecto sino hacia el 60, cuando se tendieron los primeros ferrocarriles y se instalaron los grandes saladeros (1867-1877).”[38] ARGENTINA (1850-1880) PANORAMA POLÍTICO DE LA ÉPOCA Juan Manuel de Rosas gobernó el país desde 1829 prácticamente sin interrupción hasta 1852, cuando Urquiza en la batalla de Caseros, lo derrotó, refugiándose aquél en Inglaterra hasta el día de su muerte. La Federación había llegado a su fin. El gobernador de Entre Ríos –Urquiza- luego de la mencionada batalla, entra a Buenos Aires con el firme propósito de organizar el país. Incluso los unitarios estaban de acuerdo. “Y todos estaban de acuerdo con la necesidad de la unión, porque las autonomías habían consagrado también las miserias de las regiones mediterráneas. Quizás la diversidad del desarrollo económico de las distintas regiones del paría fuera el obstáculo más grave para la tarea de unificación nacional.”[39] Urquiza convoca a los gobernadores a reunirse en San Nicolás. Firman un acuerdo en el que se lo designa Director Provisorio de la Confederación Argentina, se reafirma el Pacto Federal y se sienta el principio federal, que se vería reflejado en medidas económicas innovadoras: Libertad de comercio en todo el territorio, libre navegación de los ríos y distribución equitativa de las rentas nacionales. Se estableció que el Congreso Constituyente se reuniría en Santa Fe y que cada provincia enviaría dos diputados. A esto debe añadirse la Alipso.com - http://www.alipso.com Página 18/50
  • 19. La inmigración 1850-1880 pretensión de nacionalizar la aduana, hasta ese momento, hegemonía de Buenos Aires. Los porteños comienzan a manifestar abiertamente su disconformidad con el Pacto de San Nicolás. El 11 de septiembre estalla la revolución en Buenos Aires. Nombran gobernador a Valentín Alsina y se separan de la Confederación, declarando autónoma a la provincia y nulo el Pacto de San Nicolás. En Santa Fe se estaba discutiendo la Constitución Nacional, teniendo como paradigmas la Constitución de Estados Unidos y las “Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina” de Alberdi. Se sancionó finalmente el 1° de mayo de 1853 son la representación de Buenos Aires. Se consagró el sistema representativo, republicano y federal de gobierno, y se reafirmaron los puntos del Pacto de San Nicolás. Fue jurada el 9 de julio para todas las provincias, excepto Buenos Aires. Se consuma definitivamente la división. SECESIÓN DE BUENOS AIRES Y LA CONFEDERACIÓN La capital de la Confederación se establece en Paraná y Urquiza es el presidente. El Estado de Buenos Aires, por su parte, comenzó a organizar su vida institucional y mantuvo su organización administrativa y el monopolio aduanero, con la consabida retención de las recaudaciones en notable crecimiento. Sostenía una política netamente librecambista que había posibilitado la apertura de líneas marítimas regulares con Europa, siendo su principal producto exportable la lana. Se publicaban varios periódicos en la ciudad, tales como: “La Reforma Pacífica”, “La Tribuna”, “El Nacional”. En 1857 se inauguró el Ferrocarril del Oeste, que unía la estación de Parque y la de Flores, movido por la famosa locomotora “La porteña”. En cambio, la Confederación no contaba con recursos para cubrir sus crecientes necesidades. El gobierno pacta con Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Brasil para revertir la situación, pero los resultados eran lentos. Se desarrollo la enseñanza primaria, se nacionalizó la Universidad de Córdoba, pero cada vez se tomaba mas conciencia que los problemas no se resolverían mientras continuara la secesión con Buenos Aires. “La creciente tensión entre los dos Estados desembocó en una abierta guerra económica. La Confederación resolvió en 1856 establecer los que se llamaron “Derechos Diferenciales” para las mercaderías que llegaban a su territorio directamente o los que habían pasado por Buenos Aires; estas últimas debían pagar un impuesto más alto, con lo que se suponía que se desviaría el tráfico hacia el puerto de Rosario y otros puertos menores de la Confederación.”[40] Buenos Aires contaba con frentes opuestos con relación a la unificación del país. Uno de ellos, liderado por Mitre, pretendía la unificación del país sin perder Buenos Aires su hegemonía, y el otro, liderados por aquellos que tenían intereses mercantiles y veían en la unificación el beneficio de apertura de mercados. En junio de 1860 se reúnen para ampliar el Pacto de San José de Flores; y no fue hasta septiembre de 1861, cuando se enfrentaron en Pavón ambos estados y Mitre vence a Urquiza –en realidad, este último se retiró del enfrentamiento sin haber sido derrotado definitivamente-. Mitre va a ejercer el control desde Buenos Aires, sobre todas las provincias, esforzándose por lograr la unificación nacional. Por medio de un acuerdo se establece la convivencia del poder provincial y del nacional en la provincia de Buenos Aires por un lapso de Alipso.com - http://www.alipso.com Página 19/50
  • 20. La inmigración 1850-1880 cinco años. En octubre de 1862, Mitre es electo presidente del gobierno nacional, llegando así al fin de la división del país. NACE LA REPÚBLICA UNIFICADA Entre 1860 y 1880 aconteció en el país el proceso de organización constitucional definitiva. Antes de 1860 se suscitaron guerras civiles tremendas, y aún por 1870 aunque hubo enfrentamientos, tendieron a mitigarse. Los presidentes que se sucedieron, establecieron el sistema republicano –al menos en su forma, aunque no tanto en su contenido-. Mitre, luego de la batalla de Pavón prácticamente manejo el país, aunque en las estadísticas figura desde 1863 a 1868; Sarmiento desde 1868 a 1874 y Avellaneda entre 1874 y 1880. fue indiscutible la continuidad constitucional, se superó el caudillismo, las revoluciones o alzamientos y las dictaduras. A pesar que no fueron procesos electorales totalmente limpios, se afirmó la constitución y un cierto respeto por las leyes. Mitre, apoyado en sus ideas liberales, -ideología que avanzaba a pasos agigantados por el mundo “civilizado”abordó la difícil tarea de organizar el Estado nacional desde sus cimientos. Se exigía para lograrlo, una orientación nueva para sacar a las provincias del aislamiento recíproco al que estaban acostumbradas a vivir. Además debió fijarse la jurisdicción del estado Nacional. No fue esta tarea concluida por Mitre, sino que la prosiguieron Sarmiento y Avellaneda, secundados por una elite culta y propiciaba esos objetivos. Ahora bien, el partido liberal se encontró con un grave problema: el lugar de establecimiento de la capital de la Nación. Los porteños eran renuentes a entregar Buenos Aires y ya no verla convertida en la capital de la provincia del mismo nombre, sino en la capital de la Nación. “...para resolver el problema, se hizo una suerte de triquiñuela jurídica: la provincia de Buenos Aires se convirtió en anfitriona del gobierno de la Nación, invitándolo a instalarse y permanecer allí durante un tiempo determinado. Mediante esa Ley de Compromiso, buenos Aires fue la capital provisoria.”[41] Además, hubo que solucionar problemas entre las provincias, y uno de los principales fue el tema de los límites. Luego de varias organizaciones y reorganizaciones, quedan legisladas y decretadas las normativas para solucionar los trastornos provinciales. Una inmensa región no estaba encuadrada dentro de la autoridad del Estado, sino bajo el poder de los caciques indios que provocaban a las fuerzas nacionales, y fue recién en 1879 cuando el General Roca, fusil en mano, encabezó una expedición al desierto, alejando a los indios al otro lado del Río Negro. Así logro apoderarse de unas 2.000 leguas de Patagonia. Buenos Aires, entre tanto, procuraba defender su posición dentro de la República. El país seguía dividido en tres zonas claramente diferenciadas: buenos Aires, las provincias del litoral y las provincias del interior. Esta fragmentación se daba porque tenían intereses y opiniones dispares. Dos fueron los partidos políticos que se enfrentaban: el Partido Federal, que reunía a las oligarquías[42] provincianas y a cuyo frente estaba Urquiza; y el Partido Liberal, que a su vez estaba dividido en dos grupos: Los Autonomistas con Valentín Alsina a la cabeza y los Nacionalistas con Mitre. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 20/50
  • 21. La inmigración 1850-1880 Una vez que la República se unificó, los partidos pactaron. Los federales corrían con mas ventajas, y el país estuvo en sus manos, denominándose Partido Nacional. En torno a él, se agruparon todas las minorías ya sea porteñas o provincianas que aspiraban al poder. La Argentina comienza a mirar decididamente hacia el exterior. LA ECONOMÍA EXOGENA Y EL SURGIMIENTO DE UN PAÍS NUEVO Fueron varios los factores que confluyeron para transformar la economía y la sociedad argentina a lo largo de la década de 1860 y fundamentalmente 1870. “Mientras decrecía la demanda de carnes saladas en los países esclavistas, aumentaba la de lana y cereales en los países industrializados, que desarrollaban una vigorosa industria textil [...]. Lana y cereales fueron, pues, los productos que pareció necesario producir.”[43] Los dueños de los saladeros poco a poco fueron vencidos por la competencia de ganaderos mas progresistas que habían comenzado a importar reproductores de raza de Europa para cruzarlos con los suyos y mejorar el pedigree. Otra medida fue cercar los campos para asegurar la cría y la selección. Todo parecía mostrar que el país estaba ante las puertas de un mercado que le ofrecía posibilidades extraordinarias. Se establecieron nuevos vínculos con el mercado internacional, a causa de los cuales se produjeron cambios importantes, tanto en la demografía como en las cuestiones de producción. Los cambios fueron desiguales en extensión y en fuerza, además se localizaron prioritariamente en las provincias del Litoral pampeano: Buenos Aires, Santa FE, Entre Ríos y sudeste cordobés; y en otras zonas vinculadas con la litoraleña. Buenos Aires y Santa Fe, en ese orden de importancia, se constituyeron como centros activos de crecimiento económico, basado en el desarrollo de la producción agropecuaria destinada al mercado local e internacional. Las tierras se revalorizaron y se anexaron nuevas zonas, como consecuencia del corrimiento de la frontera y la adjudicación de tierras públicas a privadas. No solo se sostuvo la expansión, sino que se concentró la propiedad de las tierras en una pocas manos. Entre 1863 y 1880, el comercio exterior argentino había triplicado su volumen de exportación. Las producciones lanares superaron a las de cueros y tasajos, aunque éstos también aumentaron. Buenos Aires estaba en la cima de producción de lana, seguida por las provincias del Litoral. También prosperó la cría de ovinos como actividad rentable, incluso se desplazó hacia el sur la producción ganadera. La política librecambista predominaba en perjuicio de las actividades manufactureras. Lo obtenido de la exportación de materias primas se invertía en productos manufacturados ingleses. Sarmiento pretendió estimular la extracción de minerales, especialmente de carbón, pero los resultados fueron escasos porque se carecía de capitales, conocimientos técnicos y/o por la propia naturaleza de los yacimientos. “Es indudable que la dotación interna de recursos y la geografía constreñían la actividad productiva interna casi exclusivamente al desarrollo de la ganadería.”[44] La única fábrica textil que se instaló en 1873, debió cerrar al poco tiempo ante la imposibilidad de competir con los productos importados. Solo el ferrocarril y los talleres de imprenta alcanzaron una mediana Alipso.com - http://www.alipso.com Página 21/50
  • 22. La inmigración 1850-1880 organización industrial. “Y a pesar de que en 1876 se intentó establecer algunas tarifas proteccionistas, el mercado de productos manufacturados siguió dominado por los importadores, con lo que se acentuaba el carácter comercial y casi parasitario de los centros urbanos que crecían con la inmigración.”[45] Un hecho que luego analizaré con detenimiento y que es el eje de este trabajo, fue fundamental para llevar a cabo todas estas transformaciones: la inmigración europea. El crecimiento de Buenos Aires fue propiciado por la expansión paralela de la actividad comercial, financiera y los novedosos sistemas de transporte: ferrocarriles y tranvías; además de la incorporación de otros servicios. Hasta 1862, con excepción del ferrocarril del Oeste en Buenos Aires, el transporte terrestre era el tradicional, aunque se advierte una clara preocupación por mejorar los servicios y regularizar las frecuencias. Si es notoria la mejora del transporte fluvial, donde se cuentan cada vez más embarcaciones a vapor que a vela. En el año 1869, cuando se realizó el primer censo nacional, la mitad de la población se concentraba en las provincias correspondientes a la zona pampeana, sobre todo en Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires; coincidiendo con las provincias que causaban mayores atractivos migratorios, no solo de los nativos, sino también de los extranjeros. LA INMIGRACIÓN EN LA ARGENTINA ANTECEDENTES DE LA POLÍTICA INMIGRATORIA “Nuestra emancipación nacional se caracteriza en sus comienzos por la trascendental obra de don Bernardino Rivadavia. En primer término se destaca su brega a favor de la inmigración extranjera, base de la futura grandeza de la República.”[46] Rivadavia quería una República moderna que estuviera a la altura de las europeas, pero la realidad argentina era diferente a sus planes. En una carta que envía a un amigo en Perú, el 14 de marzo de 1830, se perfilan claramente las dos frases que marcarían el siglo XIX: “gobernar es poblar” y “educar al soberano”, además de la fobia que sentía por todo lo español y se vislumbra la necesidad de atraer al extranjero, cuestión que iniciaría con el empréstito que solicitó. En una misiva dice lo siguiente: “Las causas del mal no son las formas, los principios ni los sistemas, son la desproporción del territorio con la población, la falta de capitales, la ignorancia e imperfección racial de los individuos, y las consecuencias del sistema colonial y de la guerra de la independencia.”[47] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 22/50
  • 23. La inmigración 1850-1880 Para lograr sus objetivos puso la mirada en cultivar la tierra y la inteligencia, dependiendo para ello del extranjero. Su deseo era atraer al labriego y al sabio. Para cumplir con el doble fin de su proyecto –producir y civilizar- debía transformar al nativo para que asimilara la modernidad que estaba llegando, vencer el desierto, hacerlo producir y seducir al extranjero. Supo que toda esta problemática quedaría superada con la europeización del país. En el decreto del 4 de septiembre de 1812 prometía donar terrenos a los extranjeros que se establecieran en el país, además se les aseguraban derechos y se les garantizaba igualdad con respecto a los nativos. Los acontecimientos del país por ese entonces hicieron que estos proyectos tuvieran que esperar un tiempo. Rivadavia, en su ausencia del país, aprovechó la estadía en Europa para realizar tratativas enfocadas a su proyecto. En una carta que le envía a Pueyrredón habla de la conveniencia de realizar propaganda con el fin de favorecer la venida a la Argentina de los labradores, comerciantes y demás hombres “útiles”. Entró en conversaciones con la casa Hullet de Londres para traer agricultores. También trató con John Thomas Beaumont, de cuyo contacto surgió la Asociación Agrícola del Río de la Plata, que tenía como objetivo fomentar la inmigración. En 1821 asume Rivadavia como Ministro de Martín Rodríguez. Los ingleses solicitaban al gobierno la donación de tierras para ser pobladas con colonos ingleses, pero Rivadavia le había asignado otro lugar a la tierra: recurso fiscal. Las tramitaciones se prolongaron indefinidamente. En abril de 1824 se crea la Comisión de Inmigración, que atendería todas las cuestiones inherentes a inmigración. Fue un antecedente muy valioso para la política inmigratoria posterior. Fueron varios los elementos que favorecieron el arribo de los grupos colonizadores en 1825 y 1826, a saber: la formación de entidades tales como la Sociedad Entrerriana, la Asociación Agrícola del Río de la Plata y la misma Comisión de Inmigración; además de disposiciones legales, que apuntaban a proteger civil y comercialmente a los británicos. En febrero de 1825 partió de Glasgow el primer contingente de colonos ingleses. A su arribo fueron trasladados a San Pedro, pero la colonia tuvo una vida efímera. Regresaron a Buenos Aires y se integraron al segundo contingente de 220 escoceses que llegó el 11 de agosto de 1825, que se instalaron en la zona de Monte Grande. Otro intento fue llevado a cabo por el Sr. Carlos Heine, representante de la casa Zimmermann y Cía. Llegaron en mayo de 1826 alemanes que se instalaron y fundaron un pueblo llamado Chorroarín, pero no sobrevivió. “Cuando se alude al fracaso de la colonización rivadaviana, los autores coinciden en señalar algunas causas: 1. El sistema de distribución de la tierra pública que no permitía su inmediata obtención en propiedad. 2. El estado social del país, sus hábitos religiosos y sus actividades económicas. 3. El Estado político relacionado con el servicio militar y las luchas internas. La Nación tardaría en organizarse y ello incidiría para que una efectiva política inmigratoria demorara en concretarse.”[48] CARACTERÍSTICAS SOCIALES ARGENTINAS Alipso.com - http://www.alipso.com Página 23/50
  • 24. La inmigración 1850-1880 La sociedad de este período estaba dividida en dos grupos “...el pequeño grupo urbano de la ciudad cosmopolita, dirigido hacia Europa (la civilización), y las masas populares del interior todavía sumergidas en la etapa colonial (la barbarie).”[49] Las características del hombre de los estratos populares no era precisamente la imagen de un hombre sometido por la autoridad tradicional aunque su vida marchaba acorde a pautas culturales tradicionales. Se puede decir que era más bien un tipo anárquico, individualista, ferviente defensor de su independencia personal y dispuesto solo a reconocer a quién lo excediera en las cualidades que él más respetaba: El valor y la destreza. Este hombre era el gaucho. “El gaucho estima sobre todas las cosas, las fuerzas físicas, la destreza en el manejo del caballo y, además, el valor [...]. El gaucho anda armado del cuchillo que ha heredado de los españoles [...] a la par del jinete, hace alarde de valiente, y el cuchillo brilla a cada momento [...]. El gaucho argentino desenvaina para pelear, y hiere solamente.”[50] Llegó a tener características rayano en el mito nacional y personificó la tradición del país. Era cuidador de ganado y trabajaba en relación de dependencia del estanciero. Poseedor de una libertad concreta. Se movía a lo largo y a lo ancho de los territorios de las estancias, que hasta ese momento no conocían los avances modernos de explotación del ganado, como fue luego la fijación de límites dado por los alambrados. “Su trabajo se basaba únicamente en su habilidad personal, en su capacidad de jinete, en su coraje. Carece de hábitos de regularidad, de ahorro, de previsión y cálculo racional en su comportamiento. No tiene aspiraciones de ascenso social; en particular, no desea poseer tierras en propiedad.”[51] Sus sentimientos de lealtad, fidelidad y admiración están dirigidos hacia el estanciero, y no está visto como una relación patrón-asalariado. La vida dedicada a la ganadería era nómada y los trabajos agrícolas y sedentarios eran vistos, generalmente, como inferiores. “Cuando la noche había pasado, después de haber dormido a la intemperie, sobre su mismo recado y con la cabeza al naciente para no perderse, recomenzaba la jornada junto con el sol...”[52] La élite argentina estaba formada por las familias tradicionales vinculadas al comercio de exportación de carnes y cereales. Eran en su mayoría hacendados, comerciantes, funcionarios civiles y militares. Ocupaban altos cargos en la administración y en las legislaturas nacionales y provinciales. No era un grupo homogéneo, sus diferencias estaban dadas por el poder político y las riquezas que poseían. Estaba formada por unas 400 familias ligadas entre sí por pautas culturales y por las relaciones que establecían en los sitios sociales exclusivos a los que pertenecían, tales como clubes y asociaciones privadas. Exaltaban su carácter patricio de origen, a lo que se añadía su larga tradición hispana. “El hombre de la ciudad viste el traje europeo, vive de la vida civilizada tal como conocemos en todas partes allí están las leyes, las ideas de progreso, los medios de instrucción...”[53] La clase alta parecía vivir en Jauja (según Arturo Jauretche, es sinónimo de un país imaginario donde se cumplen todos los deseos). Era la poseedora del dinero que le permitía ausentarse del país en forma casi permanente, residiendo en Europa como se fuera su propio país. Sus hijos se educaban y se relacionaban con la nobleza europea. Todo el refinamiento se instala en Buenos Aires y de ello dan crédito los lujosos palacios afrancesados del barrio Norte, las residencias de los Anchorena y Paz, que hoy son bienes del Estado y ocupan los Ministerios de Relaciones Exteriores y Círculo Militar. Muebles, decoraciones y objetos de arte eran los Alipso.com - http://www.alipso.com Página 24/50
  • 25. La inmigración 1850-1880 elementos que se importaban para engalanar las casas. “Si el estilo de los palacios y los modos de los salones se afrancesaban vertiginosamente con la introducción de la cultura por millones y millones de pesos, las misses y madamoiselles se encargaban de la educación de los niños, completada en los high schools y en los colegios religiosos de categoría [...] he integrada después en Eton y Oxford, [...] para obtener el gentleman, o en el internado francés o suizo para lograr una madame...”[54] “GOBERNAR ES POBLAR” Desde 1827 hasta 1852, nuestro país no recibía inmigrantes, contrariamente a los que sucedía con los demás países del continente americano. El 1° de mayo de 1852 Juan Bautista Alberdi publica la primera edición de “Bases y Puntos de Partida para la Organización de la República Argentina”, mejor conocido como “Bases”, estaba influenciado por los ideales del liberalismo anglosajón. Para él, el progreso vendría solamente de la mano de los anglosajones que se dignaran poblar nuestra patria. Como dice José María Rosa, había, según el criterio de Alberdi, que hacer el cuerpo para el traje y no el traje para el cuerpo. Así en el Capítulo XXX de Bases, expresa lo siguiente: “Con tres millones de indígenas, cristianos y católicos, no realizareis la República ciertamente. No la realizareis tampoco con cuatro millones de españoles peninsulares porque el español puro es incapaz de realizarla allá o acá. Si hemos de componer nuestra población para el sistema de gobierno, si ha de sernos posible hacer la población para el sistema proclamado, que el sistema para la población, es necesario fomentar en nuestro suelo la población anglosajona. Ella está identificada al vapor, al comercio, la libertad, y nos será posible radicar estas cosas entre nosotros sin la cooperación activa de esta raza de progreso y de civilización.”[55] Queda claro que se pretende cambiar de raíz la naturaleza del pueblo. Un rasgo indiscutible e su discurso es el fuerte racismo que se evidencia, pretendía como mejor y civilizado lo extranjero, subestimando lo autóctono, esto se ve claramente en el capítulo XV donde dice: “Haced pasar el roto, el gaucho, el cholo, unidad elemental de nuestras masas populares, por todas las transformaciones de mejor sistema de instrucción: en cien años no haréis de él un obrero inglés que trabaja, consume, vive digna y confortablemente.”[56] Este argumento es refutado por Efimov cuando cita a Engels describiendo los hogares ingleses, dice: “No es extraño encontrar a un hombre con su mujer y cuatro o cinco niños, y algunas veces también los abuelos, viviendo todos en un cuarto redondo de diez o doce pies de lado, donde comen, duermen y trabajan. [...] Estas habitaciones – escribió uno de los funcionarios públicos a propósito de las casas de obreros de Glasgow-, son generalmente tan sucias y húmedas que no sirven ni para establos.”[57] Alberdi, Sarmiento y todos los hombres que dirigieron al país después de Caseros, estaban sumamente esperanzados en la posibilidad de que miles de europeos llegaran a nuestro país a poblar y enseñar a nuestros Alipso.com - http://www.alipso.com Página 25/50
  • 26. La inmigración 1850-1880 habitantes hábitos de trabajo, ahorro y respeto por la autoridad, costumbres que no tenían los nativos y que según la valoración que hacían estos célebres hombres de gobierno, eran fundamentales para gobernar. De allí la exposición que hace Alberdi en el capítulo XXXII: “La cuestión argentina de hoy es la cuestión de América del Sud, a saber: buscar un sistema de organización conveniente para obtener la población de sus desiertos, con pueblos, no en las ciencias, no en la astronomía –eso es ridículo por anticipado y prematurosino en la industria y en la libertad práctica.”[58] LEYES Y POLÍTICA INMIGRATORIA La importancia real de la inmigración se da en el período comprendido entre 1852 y 1862, o sea cuando se organiza la Nación Argentina. Ya en el Preámbulo de la Constitución Argentina de 1853 puede verse claramente la intención de cobijar a los extranjeros en nuestro suelo “...y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino...”[59] El artículo 25 estableció los derechos y garantías de los extranjeros y convocaba expresamente a los inmigrantes europeos. El 26 de septiembre de 1854 la Legislatura de Buenos Aires sancionó una ley que establecía la jurisdicción de los jueces de paz encargados de intervenir en los problemas relacionados con los inmigrantes que arribaran al país. En 1857 se alquiló el local que sería utilizado como asilo de inmigrantes. En 1868 se creó la Comisión Central de Inmigración. En 1869 se dictó la Ley N°346 que versaba sobre la ciudadanía y mantenía el mismo criterio de la Constitución del ’53. Distinguía la ciudadanía por nacimiento, por opción o por naturalización. La primera se refiere a los nacidos en el territorio argentino o bajo la soberanía argentina; la segunda, a los hijos de argentinos nacidos en el extranjero que opten por la ciudadanía de origen, y la tercera, a los extranjeros que reúnan ciertas condiciones, tales como: antigüedad de residencia, servicios prestados en la República, etc. En 1872 se creó la oficina de trabajo como dependencia de la Comisión Central de Inmigración. La misma se encargaba de colocar a los jornaleros y las empleadas domésticas en la Capital y posteriormente en el interior del país. El 6 de octubre de 1876 se sancionó la Ley 817 de Inmigración y Colonización, conocida como “Ley Avellaneda”, que pretendió regular todo lo referido al tema. LA INMIGRACIÓN MASIVA Alipso.com - http://www.alipso.com Página 26/50
  • 27. La inmigración 1850-1880 “La inmigración, se suponía, iba a producir con el transcurso del tiempo, la fragua de un hombre nuevo; un argentino distinto, laborioso, que entendiese de máquinas, que no tuviese esa vocación indisciplinada, libre y dilapidadora del paisano.”[60] Se suponía que la inmigración, -luego de que el gaucho del Martín Fierro está en su ocaso y el de Estanislao del Campo ha sido ridiculizado-, sería el elemento clave e imprescindible para que nuestro país se pueble de etnias que mejorarían el nivel racial y mental de los argentinos. No podría comprenderse el cambio que se produjo en la Argentina si no se tuviera en cuenta la inmigración masiva. No solo se transformó la sociedad argentina en una nación moderna, sino que también “...la intensidad y el volumen de la inmigración, en relación con la población nativa residente, fue tal que en un sentido metafórico podría hablarse de una renovación sustancial de la población del país, en particular de las zonas de mayor significación económica, social y política.”[61] La inmigración intensa se inició con la presidencia de Mitre (1862-1868), pero es en la presidencia de Avellaneda (1874-1880) cuando se produce un movimiento racional y coherente entre las colonias, gracias a la Ley 817, la que al ser complementada con la creación de los fortines y pueblos en las líneas nuevas de fronteras con los indios por medio de la Ley 752 del año 1875 y la intensificación de la conquista del desierto, para la que se destinaron 1.600.000 pesos, mediante la Ley 947 de 1878. El esfuerzo que realizaron las élites dirigentes del país inspiradas en los modelos de los países europeos, no solo se basó en la inmigración masiva, sino también en la educación obligatoria y universal; y en la importación de capitales y el desarrollo de modernas formas de producción agrícola, ganadera e industrial, acompañado de una red de transportes adecuada. Entre 1853 y 1880, la Argentina se dispuso a recibir un aluvión inmigratorio. En primera instancia, los inmigrantes que hipotéticamente poblarían las zonas rurales, se concentraron en las ciudades más importantes del litoral y en Buenos Aires, que se convirtió en una ciudad cosmopolita. Solo pequeños grupos se trasladaron al centro y oeste del país y otros aún más pequeños a la Patagonia. Esto muestra claramente las diferencias que se establecieron entre el interior y la zona litoraleña. De los casi 60 millones de europeos que emigraron, la Argentina recibió un 11%. Si se relaciona este porcentaje con el que recibió Estados Unidos, se puede comprobar que en este último, la proporción fue mayor, pero nuestro territorio recibió más qué, por ejemplo: Canadá (8,7%), Brasil (7,4%), Australia (5%) y Sudáfrica (1,3%). Argentina se cuenta como un caso excepcional dado que la población autóctona era inferior en número a la que ingresó por la inmigración. No puede, lamentablemente, establecerse un número exacto de ingresos y egresos por ultramar de extranjeros a nuestro país, pero si aproximado. Se estima que entre 1857 y 1890 ingresaron en 2° y 3° clase 1.281.577 de inmigrantes, y en el mismo período egresaron 471.094, según datos consignados por el Ministerio de Agricultura de la Nación. Casi la mitad de los inmigrantes llegados de ultramar eran italianos. “Como una aspiradora enorme tironeada por un ama de casa prolija, atrajo primero a los del norte: los caffoni, trabajadores del Piamonte, Lombardía y Friuli; los de la zona de Véneto, Emilia y Liguria. Después siguió con los del centro: Umbría, Toscana y Lazio. Por fin llegaron los napolitanos, calabreses y sicilianos, notablemente más ruidosos y desaforados.”[62] Una tercera parte correspondía a los Alipso.com - http://www.alipso.com Página 27/50
  • 28. La inmigración 1850-1880 españoles y del resto –que sumaban una quinta parte en total-, se contaban polacos, rusos, franceses, ingleses y alemanes. CLASIFICACIÓN DE LOS INMIGRANTES SEGÚN SU OCUPACIÓN No todos los inmigrantes que llegaron a la Argentina permanecieron en ella, no se dio en los primeros tiempos la denominada inmigración “golondrina”, puesto que ésta es propia de los países en los que se cosechan diferentes productos en diversas regiones, que generalmente se exportan; y en nuestro país no había posibilidades para este tipo de inmigrantes, ya que el volumen que se exportaba era de 75.000 toneladas. Pero se hace necesaria una clasificación de los inmigrantes, no para encasillarlos dentro de un determinado sitio, sino para lograr una síntesis aclaratoria de las particularidades de cada uno. Pérez Amuchástegui los divide en: pobladores, llamados, artífices, jornaleros y profesionales; medieros, braceros y mereciendo un párrafo aparte los colonos. Los Pobladores eran aquellos inmigrantes que poseyendo bienes arribaron a nuestro país con el firme propósito de aprovechar las condiciones agropecuarias, encarar el desierto y lograr copiosas ganancias. Llegaban sin destino prefijado, no importando si éste lindaba con la frontera de la civilización. Todo era válido con tal de lograr fortunas. Contaban con fondos necesarios para comprar buenas tierras, animales, caballos, maquinarias agrícolas y asumir el pago de sueldos de los peones. Resumiendo, los Pobladores eran los estancieros de frontera. Los Llamados, como su nombre lo indica, llegaban atraídos por los que ya se habían asentado. Podían pasar a ser comerciantes, esto se daba en el caso en que no se instalaran por cuenta propia y adquirían algún comercio en funcionamiento. Asó éstos llamaban a sus parientes de Europa para que trabajaran con ellos, ofreciéndoles empleos y ganancias ventajosas. En realidad se producía una especie de cadena, pues un llamado convocaba a otro y así sucesivamente. Por lo general se ubicaban en el interior del país. Entre los Llamados más importantes se encontraba Richard B. Newton, “educado en el National Blue Coat School de Londres, llamado por su padre para emplearse en la Casa Gibson y Cía. de Ramos Generales. [...] años más tarde pudo instalarse por su cuenta, adquirió la estancia Santa María, colocó el primer alambre, inició la crianza de vacunos y ovinos de pedigree, fue uno de los fundadores de la Sociedad Rural Argentina y financió el primer ensayo de fábrica de extracto de carne.”[63] Los Artífices, los Jornaleros y Profesionales llegaron a nuestro país para realizar tareas específicas. Para la construcción del ferrocarril era necesaria mano de obra especializada y ante la falta en Argentina, debió ser importada. Arquitectos, agrimensores, técnicos, topógrafos, carpinteros, etc., todos venían de Europa, incluyendo el material necesario. Los franceses se contaban entre los profesionales destacados –recuérdese que Francia era la cuna de la Civilización para nuestros antepasados-, por ende, era un honor contarlos entre la población. No solo arribaron especialistas en la construcción de todo lo referente a los ferrocarriles, sino también boticarios, médicos, maestros, profesores, etc., que luego con el crecimiento de Argentina se fueron instalando en el interior, pero también llegaron para quedarse aquellos que en Europa no tenían posibilidades. Con el correr del tiempo, este tipo de inmigrantes formaría parte de la clase media urbana. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 28/50
  • 29. La inmigración 1850-1880 Los Medieros fueron la “solución” de los estancieros que no querían dejar la ganadería para dedicarse a la agricultura. “Ponerse a hacer sembrados de alfalfa era algo que escapaba a sus costumbres, entendimientos y gustos. Y entonces ... recurrió al gringo para lograr solución a sus problemas.”[64] Se necesitaba de la alfalfa para el pastoreo del ganado de invernada, estos animales se engordaban antes de entregarlos al mercado para la exportación, ya sea en pie o bien en los primeros buques frigoríficos que llegaron al país para llevar carne congelada a Europa. Los estancieros arrendaban a los Medieros o chacareros italianos una parcela de tierra de 200 hectáreas para ser cultivada por el término de 3 años, con el compromiso de dejarla sembrada de alfalfa al finalizar el contrato. De este modo el dueño de la tierra se evitaba todos los trabajos y los gastos que proporcionaba la misma al ser sembrada, con la ganancia del pastoreo gratuito. El gringo también se beneficiaba, pues hacía tres cosechas, ya sea de trigo o maíz. O sea, que todos se quedaban satisfechos por este convenio “a medias”. Este sistema se dio recién después de 1890, pero vale la pena dejarlo asentado, pues fue ésta la colonización que más se generalizó. Los Braseros llegaban para levantar la cosecha, y luego se volvían a sus países de origen o bien a otros para realizar las mismas tareas. Estos inmigrantes fueron también conocidos con el mote de “golondrinas”, y al igual que en el caso anterior, se dio a partir de 1900. El Colono, tal como su apelativo lo indica, fue quién dio el nombre a la colonización, por eso merece un párrafo aparte. PECULIARIDADES DEL INMIGRANTE Aquellos europeos que dejaban no solo sus tierras sino también sus afectos, venían a la Argentina buscando mejorar su situación socio-económica. Traían el propósito de hacerse ricos en el menor tiempo posible, ya sea para radicarse en nuestro país o bien regresar a su patria con las ganancias recogidas. La mayoría llegó con esas miras y no a sacar a nuestros antepasados de la “barbarie” con el esfuerzo de sus brazos y sus mentes, transmisores de cultura. Pertenecían en su gran mayoría a las clases empobrecidas y desocupadas de Europa, como consecuencia de la Revolución Industrial, pero eran estos hombres y mujeres ricos de espíritu y de voluntad. Por el contrario, y según dice Martínez Estada (citado por Pérez Amuchástegui en “Mentalidades Argentinas”), vinieron los más audaces, los más voluntariosos e intrépidos; esos se hicieron ricos a fuerza de ahínco, prevención y cooperación familiar, los que estaban mal armados para luchar contra las adversidades seguramente regresaron. Es interesante también, tener en cuenta la visión que tenía el gaucho del “gringo”, no le tenían afecto y se ve reflejado claramente en el “Martín Fierro”: Alipso.com - http://www.alipso.com Página 29/50
  • 30. La inmigración 1850-1880 “Yo no sé porque el Gobierno nos manda aquí a la frontera, gringada que ni siquiera se sabe atracar un pingo.”[65] Otro elemento importante que muestra el canto que se transcribe a continuación, es que el indio tampoco veía con buenos ojos al inmigrante, dado que lo acusaba de las enfermedades que asolaban a la toldería. “Había un gringuito cautivo, que siempre hablaba del barco, y lo augaron [sic] en un charco por causante de la peste.”[66] LA COLONIZACIÓN EN NUESTRO PAÍS La colonización planificada se dio mediante los contratos de colonización. En el tiempo de Rivadavia ya se realizaban estas contrataciones, pero luego con la Ley Avellaneda, puede hablarse de un planeamiento que hizo posible su concreción. “En su mensaje del año 1874, el mismo Sarmiento expresaba que hay que “colonizar, fomentar la inmigración y asegurar el establecimiento permanente y la prosperidad de los colonos por medio de la mejor distribución y más provechosa explotación de la tierra.”[67] La colonización se dio de varias maneras, según Pérez Amuchástegui, tomando como referente a Schopflocher; estas son: · Colonización directa por el Estado en territorios nacionales y tierras cedidas por los gobiernos de las provincias. · Colonización indirecta, mediante empresas privadas en tierras ya medidas y divididas, o en sitios no explotados. · Colonización por iniciativa personal. · Colonización de los gobiernos provinciales apoyados por el gobierno nacional. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 30/50
  • 31. La inmigración 1850-1880 · Colonización de particulares amparados por el gobierno. El país no contaba con límites precisos y eran enormes los espacios desocupados. Las grandes extensiones de tierra, donadas por la Corona Española durante la colonización y recibidas sin determinación de fronteras por parte de las autoridades nacionales, permanecían despobladas y se las denominaba “tierras públicas”. Estas tierras le sirvieron al gobierno para premiar a los expedicionarios que con su esfuerzo, y formando parte de los ejércitos, habían desplazado las fronteras luchando contra los indios, sobre todo en la Pampa. Por esta razón, los mayores contingentes de inmigrantes se establecieron en las zonas costeras de la Pampa y a orillas de los ríos. Fuera de las fronteras aún dominaba el indio y las tierras vírgenes. “Las primeras colonias fueron avanzadas de arados y fusiles en las regiones naturales del indio y del gaucho.”[68] El ferrocarril permitió además un rápido desplazamiento de las fronteras agrícolas llevándolas cada vez más hacia el interior. En 1876, las líneas férreas que unían Rosario y Córdoba, permitieron una gran integración de toda esa zona agrícola por excelencia. La colonización de tierras estuvo íntimamente ligada a la agricultura. En cada provincia, la evolución tuvo diferentes sentidos, de acuerdo con las situaciones que se dieron. “La mayoría de las colonias prosperaron y muchos de quienes las organizaron hicieron fortuna especulando con la tierra cuyo valor aumentó considerablemente con el trabajo de los inmigrantes.”[69] A partir de 1853, habían comenzado a establecerse colonos en Corrientes, traídos por el Doctor Brougnes, formando las colonias de Santa Ana y San Martín de Yapeyú. En enero del mismo año, Domingo Crespo, gobernador de Santa Fe, firmó un contrato de inmigración con Aarón Castellanos. Éste contrató 200 familias de colonos en Friburgo, que al llegar a ésta provincia, fundan la colonia de Esperanza. En 1856, en Buenos Aires, se crea Baradero, colonia suiza, sobre un antiguo asentamiento aborigen creado por Hernandarias en 1615. El francés Juan Lellong, arribó con 700 personas, primero pasaron por Corrientes (1857), y luego se internaron en la provincia de Entre Ríos, fundando la colonia San José. En 1858, se funda la colonia San Carlos (provincia de Santa Fe), el precursor fue Carlos Beck Bernard. Los galeses llegaron a Chubut en 1865 y fundaron la Colonia Escalante. Modesto Rodríguez Freire trazó en 1870 un pueblo llamado Micaela Cascallares, cerca de Tres Arroyos. Carlos Casado estableció la colonia La Candelaria y Villa Casilda. En Buenos Aires, se concentró la propiedad de la tierra en unas pocas manos. Puede decirse que hubo tres factores que condicionaron la distribución agraria en esa provincia: 1. La tierra se entregó para solucionar problemas de déficit fiscal. 2. La decisión efectiva de la adjudicación de tierras generalmente estaba a cargo de los jefes de fronteras y los caudillos y no del gobierno central que se mostraba débil al respecto. 3. A la oferta de tierras públicas concurrieron aquellos que ya contaban en su haber con grandes extensiones territoriales, acrecentando su poderío. El caso de la provincia de Santa Fe fue excepcional dentro del proceso inmigratorio y de colonización, ya que se dio en forma diferente a Buenos Aires. “Allí las consecuencias de las medidas gubernamentales se acercan más a lo sucedido en Estados Unidos. El pequeño propietario tuvo posibilidades de acceso a la tierra desde el comienzo de la explotación de la misma.”[70] Alipso.com - http://www.alipso.com Página 31/50
  • 32. La inmigración 1850-1880 IMPLICANCIAS DE LA INMIGRACIÓN EN LA ARGENTINA IMPACTO DEMOGRÁFICO: en un país de poca densidad poblacional como Argentina, evidentemente la inmigración resultó definitiva para el crecimiento demográfico. Además ese crecimiento se concentró en determinadas zonas del país, sobre todo en las ciudades como Buenos Aires y las provincias del Litoral. La inmigración de ultramar fue la base del crecimiento urbano en la Argentina. “La inmigración extranjera en la Argentina fue, pues, principalmente un fenómeno urbano, aún cuando también se radicó en las áreas rurales.”[71] A pesar de que la procedencia de los inmigrantes era rural, la mayoría se instaló en las ciudades (aproximadamente un 50%) y el resto se radicó en el campo. Se logró poblar las zonas despobladas, pero ese hecho hubiese sido más importante si el latifundio no hubiese predominado. IMPACTO SOCIAL Y ECONÓMICO: la inmigración y la agricultura elevaron el precio de la tierra. Otro elemento traído por los europeos fue el alambrado, con el que se modificó radicalmente la vida del gaucho, que pasó de ser hombre libre a peón asalariado. “Los gauchos que no terminaban en peones a sueldo, acababan enganchados en la fuerza de la Guardia Nacional. Ya en 1813 y 1815 se habían dictado decretos declarando vagos y sujetos al servicio militar a los hombres del campo que no fueran propietarios o trabajaran como empleados en alguna estancia.”[72] La expansión de la fuerza de trabajo extranjera fue destacada en el crecimiento económico y social. La inmigración proporcionó la mano de obra necesaria para trabajar la tierra no explotada y desarrollar una producción agrícola que permitió a la Argentina a partir de 1870 convertirse en uno de los principales exportadores del mundo. Además brindó el elemento humano que construyó los ferrocarriles, obras públicas y viviendas. La población inmigrante proporcionó la mano de obra necesaria para el comienzo del crecimiento industrial. A medida que se desarrollo la agricultura y la ganadería, la tierra se valorizó cada vez más. Un aporte valioso que produjeron los inmigrantes, fue la división del trabajo y el hábito del ahorro. En cuánto a lo social, se estableció un sistema de estratificación social que modificó los valores tradicionales, desplazando a la antigua ascendencia criolla. “La sociedad argentina se hizo más compleja, y el cambio progresivo de su cultura política [...] fue acompañado por el aumento de los estratos más populares y sobre todo de los sectores medios.”[73] La movilidad social fue cambiando, no solo entre la clase baja y la clase media, sino también entre ésta y la alta, se fue transformando el carácter nacional, la identidad. El gaucho sigue como tal, termina desarraigado, y sino, se hace “paisano”, con lugar y trabajo fijos. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 32/50
  • 33. La inmigración 1850-1880 IMPACTO DE LAS NUEVAS IDEOLOGÍAS EUROPEAS: el denominado proletariado industrial, fue un fenómeno desconocido por los argentinos hasta la llegada de la inmigración masiva. El centro de sus actividades fue el sindicato. En la primera etapa dominaron tres corrientes ideológicas: el anarquismo, el socialismo y el sindicalismo. En el anarquismo predominaron los italianos y los españoles. Contó con la adhesión de los obreros sin oficio, predominantemente los portuarios. Esta ideología influyó en la formación de los sindicatos. Lo hicieron por oficio y no por industria. Un representante importante del anarquismo en Argentina fue el italiano Enrique Malatesta. En cuanto al socialismo, las primeras ideas se difundieron de la mano de los europeos que emigraron luego de la revolución de 1848. Entre los que llegaron se contaban: Alejo Peyret y el español Bartolomé Voctory. Este último difundió obras comunistas y periódicos con propaganda antirreligiosa y anticlerical. El socialismo se mostró como una fuerza moderadora dentro del incipiente movimiento obrero de izquierda. El sindicalismo fue inspirado en George Sorel. Era una actitud intermedia entre el anarquismo y el socialismo. Su instrumento de lucha contra el Estado era la huelga general. En 1878 surgió como organización la Unión Tipográfica que al año siguiente se fusionó con la Tipográfica Bonaerense. IMPACTO EDUCATIVO: el gobierno implementó un programa de educación para asimilar, sino al inmigrante, a los hijos de éstos a nuestra cultura. Mitre, junto con su ministro Eduardo Costa, procuraron implementarla, pero solo fue para unas minorías selectas, y crearon institutos de educación secundaria. En 1863, se fundó el Colegio Nacional de Buenos Aires, dirigido por Amadeo Jacques y al año siguiente se abrieron en Catamarca, Tucumán, Mendoza, Salta y San Juan. Sarmiento, por su parte, pretendió alfabetizar a las clases populares, “educar al soberano”, educar en la escuela pública donde se mezclara toda la población del país. Fundó numerosas escuelas y en 1869 dictó una ley por medio de la cuál se otorgaban subvenciones a las provincias para crearlas. “Un censo escolar que Sarmiento ordenó realizar mostró la existencia de un 80% de analfabetos en el país, [...].”[74] En 1870 se fundó la Escuela Normal de Paraná y se crearon bibliotecas públicas. Una labor fundamental en el terreno educativo fue realizada por los religiosos extranjeros (ordenes y congregaciones) que se instalaron en nuestro país, provenientes de Europa. Colegios religiosos reconocidos, se pueden contar, entre otros: Colegio Santa Brígida, Saint George’s College, Colegio Lacordaire. Los jesuitas “...en 1859 vuelven a Córdoba y en años posteriores fundan los importantes colegios de la Inmaculada Concepción, en Santa Fe (1862), y del Salvador, en Buenos Aires (1862).”[75] IMPACTO EN LAS COSTUMBRES: la ciudad se europeizó, convirtiéndose en una ciudad cosmopolita. La clase dirigente criolla se consideraba aristocrática y en cierta medida rechazaba el inmigrante europeo. Aunque le gustaba imitar todo lo que de allí provenía, poco a poco fue incorporando ese elemento nuevo en su sociedad y las costumbres nativas fueron replegándose ante el avance de las nuevas modalidades. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 33/50
  • 34. La inmigración 1850-1880 Los grupos de genoveses que se establecieron en la Boca (buenos Aires), se dedicaron a la navegación de cabotaje y las actividades pesqueras, dando una fisonomía particular a ese sector de la ciudad. Como un modo de apagar la nostalgia, se formaron entre los inmigrantes, sociedades de ayuda mutua, culturales, etc. Muy diferente fue el desarrollo de las comunidades en el interior del país, sobre todo en la Pampa, donde por su influencia y las excepcionales condiciones ecológicas, se transformó completamente la región. La familia argentina se caracterizaba por tener un arquetipo liberal, o sea patriarcal. El hombre era el eje fundamental de la familia, y en torno a él giraba la vida familiar. Con la llegada de los inmigrantes, esto cambiará paulatinamente. Aportará “...una valorización de la mujer a través de la valorización de la familia, que la convierte en un instrumento en el cambio de la estructura tradicional.”[76] Para el gringo, la base de la familia comienza en un matrimonio legítimo. IMPACTO IDIOMÁTICO: El idioma argentino es básicamente el español. Con la inmigración se harán notables las transformaciones del habla argentino. “Corresponde ponderar la influencia de la lengua italiana sobre la argentina, a través de múltiples dialectos de inmigrantes y la reactualización de la presión dialectal española, en especial el gallego y el catalán y sus variantes.”[77] Buenos Aires es el lugar que más transformaciones lingüísticas va a sufrir. La presencia del inmigrante determina la aparición de dos nuevos productos idiomáticos: el cocoliche y el lunfardo. El cocoliche es un híbrido entre el español y el italiano. Es el habla del inmigrante que se empeña en copiar el habla autóctona haciendo un esfuerzo por incorporarse al medio. Ejemplos de esto: “penso a te”, por pienso en ti; “me la dica” por dígamelo. El lunfardo es el habla popular, especialmente del arrabal y del conventillo. Se puede afirmar que el lunfardo es el resultado de la influencia que los inmigrantes ejercieron sobre el modo de hablar de los porteños. Se siente como algo propio, como algo que identifica al hombre e Buenos Aires. Se señalan tres factores que influenciaron en la disolución idiomática argentina: existencia de un español afrancesado; influencia de un español agauchado y finalmente influencia de la inmigración cosmopolita. Las entonaciones y acentos, sobre todo en Buenos Aires y Santa Fe, son influencias de la inmigración. En el aspecto morfológico, son innumerables los ejemplos de influencia italiana que pueden citarse, entre otros: morfoni, paganini, el hecho de hablar al revés: feca por café, pero los más comunes dentro del lunfardo son: atenti, bacán, laburo, mina, etc. Pero en el lunfardo no solo influyó el italiano, sonó el español, el inglés, el francés, el lusitano, y los regionalismos e indigenismos propios de nuestro país. Puede resumirse en lunfardo “...como un habla corriente y natural de proyección universal.”[78] IMPACTO RELIGIOSO: la Iglesia se considera peregrina en la tierra, como el hombre. Las relaciones entre la Alipso.com - http://www.alipso.com Página 34/50
  • 35. La inmigración 1850-1880 Iglesia y la inmigración son recíprocas. La Iglesia no solo colaboró en el aspecto religioso, sino también en el asistencial y el educativo. A pesar de los gobiernos liberales, se mantuvo el carácter católico del país. Pero a situación del clero nacional era precaria a mediados del siglo XIX. “Si bien, en un principio, por tratarse de un país católico, en Europa no se tuvo la precaución de enviar sacerdotes con los inmigrantes, [...]. Cuando la inmigración fue un hecho y comenzaba a presentar sus problemas, tanto las autoridades eclesiásticas europeas como las argentinas manifestaron una evidente preocupación y dispusieron, auspiciaron o facilitaron la venida de sacerdotes, religiosos y religiosas.”[79] Los sacerdotes seculares que vinieron, en su mayoría españoles e italianos, ejercieron su magisterio en forma más o menos anónima en parroquias y capellanías. Entre las ordenes y congregaciones religiosas de varones que arribaron a nuestro país, se encuentran los Padres Franciscanos de Propaganda FIDE (1854), los Jesuitas y los Bayonetas (1856), los Lazaristas (1859), los Salesianos (1875) y los Pasionistas (1880). Entre las congregaciones y órdenes de mujeres se cuentan: Hermanas de la Misericordia (1856), las Vicentinas y de Nuestra Señora del Huerto (1859), Carmelitas descalzas (1874), Dominicas de Albi y de la Misericordia (1875), de la Visitación (1876), de María Auxiliadora (1879) y del Sagrado Corazón (1880). IMPACTO URBANÍSTICO: la inmigración tuvo una influencia indudable dentro de la arquitectura. Los extranjeros y algunos argentinos, inspirados en bibliografía foránea, construían con materiales importados, salvo lo que constituía la mampostería. Revestimientos, pisos, sanitarios, vidrios, puertas, ventanas, muebles, etc., todo provenía de Europa o de Estados Unidos. Incluso el papel de dibujo y los útiles. Los nuevos criterios urbanísticos se aplicaron no solo a las ciudades, sino también a los pueblos que se fundaban, estando a la vanguardia los ferrocarriles, carreteras, puentes, empedrados de bloques de granito, y la implementación de la red de “tranways”. En materia de comunicaciones, el telégrafo y el teléfono permitió el contacto no solo interurbano sino también internacional, al instante. Con el ferrocarril llegaron las estaciones que se convirtieron en los nuevos centros de atracción. El boulevard, típico canal de circulación de carruajes europeos, llegó a la Argentina. “El nuevo modo de vida ‘a la europea’ de la élite porteña y luego del resto de las capitales argentinas, promovió el paseo por el parque y, en la medida de lo posible, la transformación de toda la ciudad en un parque. Así se asistió el embellecimiento y arbolado de las viejas plazas virreinales y el arbolado de calles...”[80] Arquitectos llegados de Europa construyeron numerosos templos, como el piamontés Antonio Mansella, que edificó la catedral de Buenos Aires, o los italianos Mai, que en nuestra ciudad de Santa Fe (Argentina) construyeron la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, de Santo Domingo y del Carmen. IMPACTO CULTURAL: en lo que a música se refiere, puede decirse que los primeros tangos tuvieron aires de zarzuelas, los autores y compositores si no eran inmigrantes, eran hijos de inmigrantes. Nombres como Contursi, Manzi, Discépolo y Gardel, son conocidos por todos los argentinos. En teatro, el sainete es lo más representativo de la pluralidad de naciones. Los primeros payadores y Alipso.com - http://www.alipso.com Página 35/50
  • 36. La inmigración 1850-1880 verseadores fueron italianos, y el querido bandoneón es alemán, traído por Heinrich Band. En los deportes, “:::ellos se trajeron el ‘tiro al segno’ y la ‘pelota vasca’. El fútbol comenzó siendo un deporte de colegios ingleses pero ya nadie lo registra cuando dice ‘orsai’.”[81] INMIGRACIÓN Y COLONIZACIÓN EN SANTA FE MEDIDAS NECIONALES Y PROVINCIALES QUE FOMENTAN LA INMIGRACIÓN Fueron desde 1853, varias las medidas implementadas para favorecer la inmigración en nuestra provincia. La Confederación, atendiendo el artículo 25 de la Constitución Nacional, comienza a realizar diferentes tratativas. En 1853, la provincia realiza un contrato con Aarón Castellanos, donde se lo autoriza a traer 1000 familias europeas. El plazo era de diez años para concretar el traslado, que se realizaría en grupos de 200 personas. “El negocio de Castellanos consistía en el interés que percibía de los adelantos hechos a los inmigrantes en concepto de pasajes, vestido, herramientas, etc., deuda exigible a cada beneficiario, en un tercio de las cosechas que debían pagar todos los colonos durante cinco años, entregándosele limpio el producto; con la donación, por parte del Gobierno de 32 leguas cuadradas de tierra en las condiciones mencionadas.”[82] Como resultado de este contrato, se funda Esperanza. Los inmigrantes que arribaron eran oriundos de los cantones de Valais, de Vaud, de Argovia, de Berna, de Zurcí y de Ginebra, además de saboyanos, alemanes y franceses. En 1856 el gobierno de Santa Fe, firma con Augusto Gundluck, representante de la casa de los res. Beck y Herzog del Cantón Bale de Suiza, un contrato donde se comprometía a traer 200 familias suizas o saboyanas para establecer una colonia agrícola; pero este contrato quedó sin efecto y se firmó otro, el que dio como resultado la fundación de San Carlos. En 1857, el gobierno sancionó la ley por la cual se autorizaba al Poder Ejecutivo a donar tierras a los inmigrantes espontáneos. Estas no debían exceder de 20 cuadras, así como tampoco se les exigía compensación alguna. En 1862 la Asamblea Legislativa de la Provincia de Santa Fe aprobó un contrato de colonización con la Compañía Werner. Según el contrato se traerían de Alemania 10.000 familias en un lapso de 10 años. Fueron numerosos los contratos de colonización financiados por el gobierno y por particulares, aunque muchos de ellos no llegaron a concretarse. Debe aclararse que la mayoría contaba con cláusulas en las que se establecían ciertas ventajas para las familias inmigrantes europeas. Uno de los grandes impulsores de la inmigración en la provincia de Santa Fe , fue el Dr. Nicasio Oroño, quién ejerció su cargo de gobernador entre 1865 y 1868. hombre de espíritu progresista. “Por su acción afanosa por ‘actualizar el futuro’, ‘forzar el tiempo’, consignas de la política rivadaviana, Oroño fue llamado el ‘Rivadavia Alipso.com - http://www.alipso.com Página 36/50
  • 37. La inmigración 1850-1880 chico’.”[83] En éste período se dictaron leyes que aliaban dos sistemas en cuanto a la distribución de las tierras: donación gratuita y venta a precios bajos y largos plazos. En el año 1869, siendo gobernador de la provincia Mariano Cabal, en un mensaje ante la Asamblea Legislativa dice, entre otras cosas: “Sacrificios ha hecho el Gobierno para cumplir con las promesas que por las leyes se han hecho a los extranjeros [...] pero no hay sacrificio que no deba hacerse para fomentar la inmigración, pues dando ella tan poderoso incremento a la riqueza pública, serán esos sacrificios en breve compensados.”[84] En este año se generan dos polos de colonización. Por un lado, el de Esperanza, San Jerónimo y San Carlos; y por el otro, el del sur, colonias que funda el ferrocarril General Argentino, bordeando su línea férrea: Bernstandt (Roldán), Carcaraña, Correa, Cañada de Gómez y Tortugas. Simón de Iriondo en su primer gobierno, tomó medidas fundamentales: “La eximisión de impuestos para las colonias (ley de 1871), comenzar a fomentar la educación en las colonias y crear la Inspección de Colonias...”[85] En 1876 se dictó la Ley de Inmigración (ver Anexo documental), la que pretendió regular los temas atinentes a la inmigración, pero la provincia de Santa Fe había realizado su propia política a favor del ingreso de extranjeros a sus tierras. “Le toca a D. Nicolás Avellaneda, hombre del interior, tomar el toro por las astas. [...] Han pasado 23 años desde la Constitución de 1853, y ya es hora de concretar el llamado a ‘todos los hombres del mundo’.”[86] Oscar Ensinck en su libro “Hisotira de la inmigración y colonización en la provincia de Santa Fe2, transcribe un informe del inspector de colonias Jonás Larguía, que en 1876 clasifica en tres categorías los sistemas de colonización, los que resumidos sintetizan lo siguiente: 1. Colonización realizada por pobladores extranjeros traídos desde Europa, recibiendo de parte del gobierno en forma gratuita tierras y animales, herramientas y subsistencia para colonos, a rembolsar en un período de años a establecer. Así se fundó Esperanza. Fue la base de la colonización. 2. Colonización hecha por empresas particulares encargadas de suministrar las provisiones. Fundaron San Carlos, Helvecia, Alejandra, Emilia, San Justo, Candelaria, Jesús María, Germanía, Hanzen (desaparecida), Caridad y las colonias del Ferrocarril General Argentino. 3. Colonización hecha por empresarios particulares sin suministrar provisiones, vendiendo tierras mediante hipotecas con plazos que iban de 3 a 10 años. Fundaron Las Tunas, San Agustín, Franck, Gruttly, Gessler, Oroño, San Martín, Pilar, Santa María, Pujol, Bustinza, Nuevo Torino, Teodelina y Piamontesa. La primera modalidad es la oficial, mientras que la segunda y la tercera es denominada espontánea particular. COMISIÓN DE INMIGRACIÓN Alipso.com - http://www.alipso.com Página 37/50
  • 38. La inmigración 1850-1880 El gobernador de la provincia, por decreto del 28 de julio de 1857, crea la Comisión de Inmigración, que tendría asiento en la Capital. El objeto era recibir y colocar las familias que arribaran con el propósito de radicarse en ella, ya sea que hubiesen contratado con el gobierno o con particulares. Esta comisión contaba con inspectores que recorrían las colonias ya establecidas, elevando luego un informe pormenorizado de las visitas. En 1864, Rosario pretendió tener una Comisión Protectora del Inmigrante. A fines de ese año se establece efectivamente la comisión que relacionaba los agentes europeos con las provincias argentinas, con el objeto de fomentar la inmigración, poniendo como ejemplo de ese proyecto a las tres colonias santafesinas. Tuvo un gran inconveniente en su labor esta comisión, no contaba con recursos, por lo que su tarea se limitó a difundir noticias y sugerencias para estimular la inmigración. El representante de la comisión era Carlos Beck, cuyo asiento era Alemania y Suiza. En el año 1867 y en vistas de no contar con alojamiento temporario, la comisión crea un asilo para inmigrantes. Se instaló en la zona portuaria de Rosario, hasta que en 1870 se estableció una casa adecuada. Los periódicos de la época se encargaban de publicar la cantidad de inmigrantes que se instalaban en el asilo, así como sus capacidades y características generales, para que los empresarios dueños de colonias, supieran con que mano de obra podían contar. Además en Rosario estaba la Oficina de Trabajo, cuyo objetivo era conseguir trabajo a los inmigrantes, especialmente a los que llegaban espontáneamente a las ciudades y además perseguían el abuso que cometían las agencias particulares que explotaban a los recién llegados. Luego de que el inmigrante conseguía trabajo, esta Comisión cumplía la función de tramitar los contratos para evitar los problemas legales, en caso de suceder, es la encargada de conseguirle un abogado idóneo que para que lo defienda. En realidad los servicios que presta no se terminan nunca, como dice Hugo Mataloni, pasa a ser el “consulado”. COLONIA ESPERANZA ¿Quién TE bautizó Esperanza?, ¿Qué pecho la exclamó primero?. ¿Qué espíritu, manso de gracia y hechizo de futuro, la eligió entre todas las virtudes? La historia de esta ciudad no registra este hecho en forma tan terminante. Por él, es doble pensar, que el nombre brotó con el anhelo unánime de vencer y de labrar una patria nueva, para los hijos que en argentina tierra habrían de florecer”[87] Con la fundación de Esperanza se inicia una etapa decisiva para la provincia de Santa Fe. El salteño Aarón Alipso.com - http://www.alipso.com Página 38/50
  • 39. La inmigración 1850-1880 Castellanos, opinaba que las razas latinas o mediterráneas no eran comparables a los sajones y alemanes. Era un hombre emprendedor, en 1856 estaba instalada en la provincia la primer colonia suiza. La zona geográfica elegida fue el Chaco santafesino, entre los ríos Salado, Bermejo y Paraná. De más está decir que esta región todavía estaba plagada de indios. La llamaron Colonia Esperanza. Fue a experiencia piloto, “...abuela de todas las colonias futuras.”[88] El 15 de junio de 1853, Castellanos firmó un contrato con el gobierno de la provincia, que pretendía promover la inmigración para explotar la riqueza de la zona, e impulsar el comercio y la industria agrícola. Castellanos fue autorizado a llevar 1.000 familias europeas honestas y trabajadoras, elegidas por él. Cada familia debía componerse de 5 personas, mayoría de hombres con 10 años cumplidos, aunque se admitían matrimonios con hijos menores. También queda autorizado a firmar contratos privados con colonos a fin de percibir una recompensa por los trabajos hechos en pos de establecer la colonia, facilitarles el dinero para los pasajes, vestimentas y herramientas y por pagar a gentes e intérpretes en Europa. Además recibía durante 5 años una tercera parte de lo producido. Las obligaciones del gobierno eran entregar a cada familia un terreno de 20 cuadras cuadradas con un rancho plantado, que quedaba de su propiedad al cabo de cinco años. A Castellanos se le prometió a dale 32 leguas cuadradas de tierra elegidas por él. Éste se instaló en Europa y comenzó su campaña de propaganda en Suiza, Francia y Alemania. Los que en realidad se interesaron fueron suizos de cantones alemanes y franceses. Cuando retorna, se encuentra con la novedad de que el gobierno pretende desconocer los términos del contrato, dado que si la colonia se había instalado en territorios indios, los colonos para defenderse del malón, se proveyeron de armas para defender sus campos. Si se tiene en cuenta que la proyección de 2.000 o más extranjeros en un plazo de 10 años, los conflictos que se suscitarían serían graves. En los siguientes contratos el gobierno garantizó el auxilio militar a los colonos en caso de necesidad, pero los suizos se defendieron solos, sus armas eran modernas y su deporte favorito era el tiro. A principios de 1856, llegaron las primeras 200 familias que había embarcado en Normandía, agrupadas por idiomas. En general era pobre gente y poco experimentada. “Los diferentes grupos tenían características disímiles: los suizos del este alpino eran de carácter reservado, paciente, sobrio y práctico [...] La familia era un círculo cerrado pero trabajador [...] La religión formaba parte de sus vidas. Los suizos franceses [...] eran dinámicos, locuaces y afectos a las muestras externas de sensibilidad. Tenían in gran sentido del honor [...] Los de Baviera y Badén [...] pasión e inteligencia para el trabajo, menos afectos a la exteriorización, [...] algo fríos en apariencia.”[89] El viaje duró tres meses. Llegaron a la ciudad de Santa Fe donde permanecieron 10 días, luego en una caravana de carretas tiradas por bueyes, se marcharon a la colonia. Obviamente que la casa alpina, los puentes y las palmeras del folleto de propaganda, no aparecieron. Cuando la colonia quedó constituida, se nombró un juez de paz, que era suizo y se designaron dos suplentes: uno francés y uno alemán. Las diferencias de nacionalidad no suscitaron tantas discusiones como las diferencias religiosas. “El contingente era un mosaico: de las 200 familias, 77 eran protestantes de ambas lenguas, 68 católicos de habla francesa y 55 católicos de habla alemana; los católicos ,a su vez, se dividían en intolerantes y moderados.”[90] Organizaron su trabajo dividiéndolo en profesiones y oficios. En los primeros ubicaron al juez y al maestro, y en el segundo a los herreros, cultivadores, carpinteros, ladrilleros, etc. Esta división posibilitó el progreso Alipso.com - http://www.alipso.com Página 39/50
  • 40. La inmigración 1850-1880 posterior. La ocupación principal fue la agricultura y la ganadería. Los lotes se adjudicaron por sorteo, pero la colonia se dividió en dos, 105 lotes para cada lado. Cinco parcelas estaban destinadas a la administración, en la franja central se formó la plaza pública y el pueblo. Las casas se dispuso que se agruparían de a cuatro para defenderse de los indios, pero en realidad esto no tuvo mucha razón de ser, ya que cuando los indios se encontraron un par de veces con los diestros tiradores, desistieron de llevarse el ganado. Cuando se hizo la primera siembra, aparecieron dos azotes: la sequía y la langosta. Durante tres años la langosta se comió la cosecha. El sol se oscurecía por la manga, que arrasaba con todo a su paso. Nada lo combatía ni espantaba. Un día de octubre pasaba por allí un padre franciscano, y aprovecharon para celebrar una misa de campaña, de pronto llegó la langosta en medio de la ceremonia; los colonos, ante la impotencia, se encomendaron a Santa Teresa que era justo su día y le prometieron celebrar su fiesta todos los años, aunque la patrona de Esperanza es la Virgen María, Santa Teresa es su suegunda protectora. La sequía que marchitaba los sembrados traía otro problema: el incendio y así a eso se le sumaba el viento pampero, todo quedaba hecho cenizas. A los cinco años de fundada, la colonia tuvo municipalidad. Al año siguiente se otorgó la posesión de las tierras a sus ocupantes. Se iniciaba la presidencia de Mitre y con ella la estabilidad constitucional. Pero era necesario integrar culturalmente a los colonos. El primer maestro de Esperanza se llamó Johann Helbing. Evidentemente tenía que cumplir una condición indispensable: ser políglota, y lo era: hablaba alemán, inglés, francés y castellano. Pero se encontró con un serio obstáculo, no solo se resistían los niños para ir a clases, sino que sus padres los apoyaban. Los niños trabajaban junto con sus padres en el campo y para éstos, eran más provechosos haciendo eso que yendo a la escuela. Sí eran afectos a la música, por lo que no le fue difícil al maestro formar un coro. Luego llegó María Teresa de Hohenfels, venida de Suiza a pedido de los colonos. Las escuela de primeras letras fue fácil de lograr, con el correr del tiempo surgieron los colegios privados con reglamentos severos y programas de formación humanística, afirmado siempre en el dogma cristiano. CONCLUSIÓN La Revolución Industrial europea, principalmente en Inglaterra, dio origen a cambios económicos, sociales y demográficos que posteriormente se expandieron a todo el mundo. Los países industrializados aumentaron sus Alipso.com - http://www.alipso.com Página 40/50
  • 41. La inmigración 1850-1880 demandas de materias primas para sus industrias y su población en franco crecimiento. Simultáneamente, buscaron colocar sus excedentes en nuevos mercados. Los intelectuales liberales argentinos pretendieron imitar las experiencias capitalistas de Europa y de Estados Unidos con sus modelos de progreso económico y social. En Argentina, el proyecto tenía sus bases en el aporte inmigratorio y en los capitales extranjeros, que pondrían a producir las grandes extensiones de tierra fértil e improductiva hasta el momento, y consecuentemente la trasformación de la sociedad. Llegaría la civilización para vencer la barbarie. Era perentorio establecer un orden político y social estable, organizado por el Estado. Después de Caseros, la unificación del país se veía con más posibilidades de lograrse, aunque a la postre, demoró más tiempo. La Constitución de 1853, de tendencia liberal, manifestaba en sus líneas las aspiraciones de unidad y progreso del mundo moderno europeo. Alberdi y Sarmiento en sus dos obras literarias plasmaron claramente las necesidades de cambiar la idiosincrasia de la Argentina. No hace falta realizar un árbol genealógico muy extenso, para darnos cuenta que todos los argentinos tenemos nuestras raíces en la inmigración. Nuestra identidad, nuestra cultura, no pueden considerarse genuinamente criollas, todo tiene la impronta inmigratoria. Nuestra raza argentina, es producto del cruzamiento entre lo europeo y lo criollo. Como resultado de ese contacto y el aporte de ambas razas, surgió una con características propias. La vida rural exigió que el gringo se acriolle, llegando algunos a equiparar sus destrezas camperas con el gaucho. Debió acomodarse al nuevo ambiente y al relacionarse con él, adquirió nuevos hábitos, modalidades, vestimentas, perdió el miedo al caballo, aprendió a tomar mate y a comer carne asada; uso botas y bombachas y hasta aprendió a usar el lazo. Si tenemos en cuenta las modificaciones que surgieron en el ámbito ganadero, se puede decir que el gaucho se agringó. Porque tuvo que aprender a usar implementos de labranza, y tuvo que amoldar sus vestimentas a las nuevas tareas. Dejó la bota d potro, el calzoncillo cribado y le chiripa. Pero cada uno, gringo y criollo, arrastró su tradición cultural, amalgamando ambas, y dando así paso a una sincretización, un nuevo mestizaje, similar al producido en América en la época de la conquista y colonización española. El resultado de ese intercambio llevo a la construcción de una nueva forma de vida, la del hombre argentino que se gestaba. En América Latina no sucedió lo mismo que en Argentina, sobre todo con los inmigrantes chinos llevados al Perú. Dada la diferencia cultural y el maltrato laboral al que eran sometidos, no lograron integrarse. En México sucedió lo mismo, con el agravante de que fueron víctimas de actos xenófobos. Brasil fue similar a nuestro país. La impronta esclavista fue desplazada por la inmigración europea. El espectro racial fue variado y las consecuencias se vislumbraron en todos los aspectos de la vida nacional, al igual que en Argentina, el resultado fue la “construcción” de un hombre nuevo, diferente al brasileño de la época anterior a 1850; a tal punto que pasa a ser un país predominantemente blanco en su etnia. Uruguay y Chile también pueden incorporarse a las consecuencias anteriores, aunque contaron con un número inferior de inmigrantes. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 41/50
  • 42. La inmigración 1850-1880 El impacto de la inmigración en la sociedad argentina fue enorme. El crecimiento dio lugar a nuevas necesidades. Se organizaron en asociaciones de ayuda mutua que no solo tenían por objeto el fortalecer los vínculos solidarios y de contención, sino también suavizar el desarraigo. La introducción de ideas tales como la división del trabajo, las organizaciones gremiales, favorecieron a los argentinos que desconocían por completo esta mirada diferente de la relación patrón-empleado. Fueron los inmigrantes los que dieron el puntapié inicial al gremialismo, que luego daría paso a la creación de los sindicatos, con el aporte de otros sectores sociales, amén de otros factores políticos y económicos. Hubo elementos positivos y negativos que confluyeron, tanto en el contexto mundial como en el nacional, con los cambios sociales, políticos y económicos que se fueron produciendo; pero todo llevó a la elaboración de un país con una identidad propia, que determinaría su lugar en el abanico internacional que surgía por aquellos años para los países latinoamericanos. Hubo cambios realmente rápidos y profundos; por un lado se urbaniza el país y se modifica la estructura social, pasando de un partón dual (clase alta y clase baja) a un patrón multiclase característico de las sociedades modernas, donde surge claramente la clase media; aumenta considerablemente la demografía, no solo en las ciudades, sino también se puebla, aunque no en la medida deseada por los gobiernos, el desierto. “La Argentina actual sería inimaginable sin la contribución de la gran inmigración de fines del siglo XIX. La transformación vertiginosa de nuestro país a partir de entonces en sus formas de vida, costumbres, concepción del mundo, economía, letras, ciencias, artes, lengua, fisonomía de las ciudades y de los campos, vida religiosa y política. Ha sido muy grande, y en algunos sentidos, radicales. Es difícil hallar en nuestros días un argentino que no sea testimonio viviente, y más o menos directo, en su propia sangre, de ese formidable y único fenómeno histórico.”[91] [1] DAPPE, María Victoria. En Universidad Nacional de Tucumán. “La inmigración en la Argentina”. Tucumán, U.N.T. 1979, Pág. 59. [2] WELLS, H.G. “Esquema de la historia universal”. Ed. Anaconda. Bs. As. 1949. Pág. 105. [3] DAPPE. Ob. Cit. Pág. 60[4] Enciclopedia Microsoft Encarta 98. 1993-1997. Microsoft Corporation. [5] WELLS. Ob. Cit. Pág. 102. [6] RUDE, George. “La multitud en la historia” Siglo XXI. Bs. As. 1971. Pág. 180. [7] Liberalismo: política partidaria de la no-intervención del estado en el plano económico. Se proclama la defensa de la libertad y la igualdad, la soberanía y la justicia como valores imprescindibles para la organización social. [8] RUDE, George. Ob. Cit. Págs. 185 y 186. [9] BRAUDEL, Fernand. “Las civilizaciones actuales”. 3° reimpresión. Editorial Tecnos. Madrid. 1971. Págs. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 42/50
  • 43. La inmigración 1850-1880 335-336. [10] EFIMOV, A. Y FREIBERG, N. “historia de la época del capitalismo industrial.” Editorial Problemas. Bs. As. 1941. Pág. 177 [11] GARCÍA PELAYO Y GROSS, Ramón (Dir.). “Enciclopedia Metódica Larousse” T.2. París. Larousse. 1964. Pág. 397. [12] Capitalismo: sistema económico y social basado en la propiedad privada de los medios de producción, la búsqueda de los máximos beneficios y la división de clases sociales. [13] WELLS, H.G. Ob. Cit. Pág. 116. [14] Ídem. Pág. 64. [15] Ídem. Pág. 65. [16] BARNES, H. Ob. Cit. Pág. 66. [17]“Latinoamérica” en Microsoft Ob. Cit. [18] BEYHAUT, Gustavo y Helene. “América Latina III. De la independencia a la segunda guerra mundial.” En Historia Universal Siglo XXI. Vol. 23. siglo XXI Editor. 1989. [19] LUNA, Félix. “Crónica de América” S/D. Pág. 409. [20] Latifundio: gran extensión de tierras en manos de pocos propietarios o terratenientes que la explotan. [21] BEYHAUT, Gustavo y Helene. Ob. Cit. Pág. 35. [22] DI TELLA, GERMANI, GRACIARENA Y OTROS. “Argentina, sociedad de masas”. Eudeba. Bs. As. 1971. Pág. 89. [23] HALPERÍN DONGHI, Tulio. “Historia contemporánea de América Latina”. 2° ed. Alianza Editorial. Bs. As. Pág. 193. [24] CHAUNÚ, Pierre. “Historia de América Latina”. 8° ed. Eudeba. Bs. As. Pág. 118. [25] LUNA, Félix. Ob. Cit. Pág. 410. [26] ROMERO, José Luis. “Latinoamérica: las ciudades y las ideas”. Siglo XXI. 1976. Págs. 176 – 178. [27] Ídem. Pág. 183. [28] Idem. Pág. 195. [29] BEYHAUT, G. Y H. Ob. Cit. Pág. 80. [30] HALPERIN DONGHI, Tulio. Ob. Cit. Pág. 199. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 43/50
  • 44. La inmigración 1850-1880 [31] Colonia: se denomina así al asentamiento que realiza un grupo mas o menos numeroso de personas provenientes de un país, en otro, con el objeto de poblarlo y hacerlo producir. [32] BEYHAUT, G. Y H. Ob. Cit. Pág. 86. [33] Idem. Pág. 87. [34] CHAUNÚ, Pierre. Ob. Cit. Pág. 112. [35] Inmigración: es el cambio de residencia más o menos permanente, por lo general debido a factores económicos, laborales, sociológicos o políticos. Debe distinguirse emigración de inmigración, y el punto está dado desde el lugar donde se mire el fenómeno. Si es desde el país que abandona el individuo para establecerse en otro diferente, se denomina emigrante. La inmigración se da cuando se contempla desde la perspectiva del país donde arriba el individuo. [36] CHAUNÚ, P. Ob. Cit. Pág. 118. [37] BEYHAUT, G. Y H. Ob. Cit. Pág. 93. [38] CHAUNÚ, P. Ob. Cit. Pág. 113. [39] ROMERO, Losé Luis. “Breve historia de la Argentina” 1° reimpresión. Fondo de la Cultura Económica. Bs. As. 1997. Pág. 8 [40] Ídem, Pág. 94. [41] LUNA, Félix. “Breve historia de los argentinos”. 12° ED. Planeta. Bs. As. 1996, Pág. 118. [42] Oligarquías: gobierno de unos pocos, que tienen el control de todo, especialmente lo político y lo económico. [43] ROMERO, J. L. Ob. Cit. Pág. 102. [44] VITELLI, Guillermo. “Los dos siglos de la Argentina. Historia económica comparada”. Prendergast. Bs. As. 1999. Pág. 104. [45] ROMERO, J. L. Ob. Cit. Pág. 107. [46] SONSOGNI, Elida, en “Anuario del Instituto de Investigaciones Históricas N° II”. U.N.L. Rosario. 1957. Pág. 400. [47] GARCÍA DE SALTOR, Irene en U.T.N. Ob. Cit. Pág. 27. [48] Ídem. Pág. 39. [49] GERMANI, Gino. “América Latina”. 4° ED. Paidos. Bs. As. Pág. 308. [50] SARMIENTO, Domingo. “Facundo”. 9° reimpresión. Colihue. Bs. As. 1998. Págs. 75 y 76. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 44/50
  • 45. La inmigración 1850-1880 [51] GERMANI, G. Ob. Cit. Pág. 275. [52] HERNÁNDEZ, José. “Martín Fierro”. 2° ED. Rosario, Editorial Apis, 1941. Pág. 11. [53] SARMIENTO, D. F. Ob. Cit. Pág. 56. [54] JAURETCHE, Arturo. “El medio pelo en la sociedad argentina.” Peña Lillo Editor. Bs. As. Págs. 76 y 77. [55] ALBERDI, Juan Bautista. “Bases y Puntos de Partida para la Organización Política de la República Argentina.” Editorial Tor S.R.L. Bs. As. 1948. Pág. 138. [56] Ídem. Pág. 51. [57] EFIMOV, A. Y FREIBERG, N. “Historia de la época del capitalismo industrial.” ED. Problemas, Bs. As. 1941. [58] ALBERDI, J. B. Ob. Cit. Pág. 143. [59] “Constitución de la Nación Argentina”. Diario El Litoral. Santa Fe, 1994, Pág. 1. [60] LUNA, F. “Breve historia.....” Ob. Cit. Pág. 122. [61] GERMANI, G. Ob. Cit. Pág. 239. [62] WOLF, E. Y PATRIARCA, C. “La gran inmigración”. 4° ED. Sudamericana. Bs. As. 1996. Pág. 77. [63] PÉREZ AMUCHÁSTEGUI, A. J. “Mentalidades argentinas (1860-1930).” 4° ED. Eudeba. Bs. As. 1977. Pág. 389. [64] Ídem. Pág. 403. [65] HERNÁNDEZ, J. Ob. Cit. Pág. 38. [66] Ídem. Pág. 73. [67] DR. BOREA, Domingo. “La colonización oficial y particular en la República Argentina.” Imprenta Gadola. Bs. As. 1923. Pág. 22. [68] GORI, Gastón. En U:N:T: Ob. Cit. Pág. 139. [69] CHRISTENSEN, Juan Carlos. “Historia Argentina sin mitos”. Grupo Editor Latinoamericano. Buenos Aires. 1990. Pág. 542. [70] CORBBLIT, O.; GALLO, E.; O’CONNELL, A. En U.N.T. Ob. Cit. Pág. 20. [71] GERMANO, Gino. Ob. Cit. Pág. 252. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 45/50
  • 46. La inmigración 1850-1880 [72] CHRISTENSEN, Juan Carlos. Ob. Cit. Pág. 543. [73] FLORIA, A. Y GARCÍA BELSUNCE, C. Ob. Cit. Pág. 176. [74] ROMERO, José Luis. Ob. Cit. Pág. 105. [75] Fr.Rubén GONZÁLEZ, en U.N.T. Ob. Cit. Págs. 103 y 104. se debe aclarar que el Colegio Inmaculada Concepción se refundo en 1862, ya que su fundación data de la época de la colonización española. Evidentemente hay un error de redacción. [76] JAURETCHE, Arturo. Ob. Cit. Pág. 136. [77] AGUIRRE, José María. En U.N.T. Ob. Cit. Pág. 220. [78] Ídem. Pág. 230. [79] Fr. Rubén GONZÁLEZ O.P. en U.N.T. Ob. Cit. Pág. 94. [80] NICOLINI, Alberto. Ídem. Pág. 273. [81] WOLF, E. Y PATRIARCA, C. Ob. Cit. Pág. 215. [82] GORI, Gastón. En ENSINCK, Oscar. “Historia de la inmigración y la colonización en la provincia de Santa Fe.” F.E.C. y C. Bs. As. Pág. 29. [83] GIANELLO, Leoncio. “Historia de Santa Fe”. 3° ED. Editorial Plus Ultra. Bs. As. 1978. Pág. 317. [84] ENSINCK, Oscar. Ob. Cit. Pág. 39. [85] CECHINI DE DALLO, Ana. En RENNA, Amilcar (Dir.) “Nueva enciclopedia de la Provincia de Santa Fe” t. 1. Ed. Sudamericanas. Santa Fe, 1992. Pág. 251. [86] MATALONI, Hugo. “La inmigración entre 1886-1890” Colmegna. Santa FE. 1992. Pág. 25. [87] HEER DE BEAUGÉ, Isabel. “Esperanza”. Castellví S.A. Santa Fe, 1956, Pág. 17. [88] WOLF, E. Y PATRICARCA, C. Ob. Cit. Pág. 59. [89] HERE DE BEAUGÉ, I. Ob. Cit. Pág. 25. [90] WOLF, E. Y PATRIARCA, C. Ob. Cit. Pág. 65. [91] U.N.L. Ob. Cit. Pág. 7. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 46/50
  • 47. La inmigración 1850-1880 BIBLIOGRAFÍA · ALBERDI, Juan Bautista. “Bases y Puntos de Partida para la Organización Política de la República Argentina.” Editorial Tor S.R.L. Bs. As. 1948. · “ANUARIO DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HISTÓRICAS N°II. U.N.L. Rosario. 1957. · AVILÉS, Víctor. “Gobernantes de Santa Fe desde 1810 hasta 1960.” Rosario. 1960. · BEYHAUT, Gustavo y Helene. “América Latina III. De la independencia a la segunda guerra mundial.” En Historia Universal Siglo XXI. Vol. 23. siglo XXI Editor. 1989. · “Boletín N°2” Colmegna. Santa Fe. 1970. · DR. BOREA, Domingo. “La colonización oficial y particular en la República Argentina.” Imprenta Gadola. Bs. As. 1923. · BRAUDEL, Fernand. “Las civilizaciones actuales”. 3° reimpresión. Editorial Tecnos. Madrid. 1971. · CHAUNU, Pierre. “Historia de América Latina” 8° Ed. Eudeba. Bs. As. 1976. · CHRISTENSEN, Juan Carlos. “Historia Argentina sin mitos”. Grupo Editor Latinoamericano. Buenos Aires. 1990. · “Constitución de la Nación Argentina”. Diario El Litoral. Santa Fe, 1994 · DAPPE, María Victoria. En Universidad Nacional de Tucumán. “La inmigración en la Argentina”. Tucumán, U.N.T. 1979. · DI TELLA, GERMANI, GRACIARENA Y OTROS. “Argentina, sociedad de masas”. Eudeba. Bs. As. 1971. · DI TELLA, Torcuato. “Historia Argentina (1830-1992)”. Ed. Troquel. Bs. As. 1993. · EFIMOV, A. Y FREIBERG, N. “historia de la época del capitalismo industrial.” Editorial Problemas. Bs. As. 1941. · Enciclopedia Microsoft Encarta 98. 1993-1997. Microsoft Corporation. · ENSINCK, Oscar. “Historia de la inmigración y la colonización en la provincia de Santa Fe.” F.E.C. y C. Bs. As. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 47/50
  • 48. La inmigración 1850-1880 · FLORIA, C. Y GARCIA BELSUNCE, C. “Historia de los argentinos.” Larousse. Bs. As. 1990. · GARCÍA PELAYO Y GROSS, Ramón (Dir.). “Enciclopedia Metódica Larousse” T.2. París. Larousse. 1964. · GERMANI, Gino. “América Latina”. 4° ED. Paidos. Bs. As. · GIANELLO, Leoncio. “Historia de Santa Fe”. 3° ED. Editorial Plus Ultra. Bs. As. 1978. · GONZALEZ ARRILI, Bernardo. “Sesenta años de República 1952-1912.” Ferrari. Bs. As. 1945. · GORI, Gastón. “Diario del colonizador Enrique Vollenweider”. U.N.L. Santa Fe. 1958. · “Colonización suiza en Argentina”. Colmegna. Santa Fe. 1947. · HALPERÍN DONGHI, Tulio. “Historia contemporánea de América Latina”. 2° ed. Alianza Editorial. Bs. As. · HALPERIN DONGHI, T. Y GOROSTEGUI DE TORRES, H. “Historia Argentina 2. De la revolución a la independencia a la confederación rosista.” 2° ed. Paidos. Bs. As. 1998. · HEER DE BEAUGÉ, Isabel. “Esperanza”. Castellví S.A. Santa Fe, 1956. · HERNÁNDEZ, José. “Martín Fierro”. 2° ED. Rosario, Editorial Apis, 1941 · JAURETCHE, Arturo. “El medio pelo en la sociedad argentina.” Peña Lillo Editor. Bs. As. · LUNA, Félix. “Breve historia de los argentinos”. 12° ED. Planeta. Bs. As. 1996. · “Crónica de América” S/D. · MATALONI, Hugo. “La inmigración entre 1886-1890” Colmegna. Santa FE. 1992. · MERONI, Graciela. “La historia en mis documentos.” 2° ed. Huemul. Bs. As. 1974. · PÉREZ AMUCHÁSTEGUI, A. J. “Mentalidades argentinas (1860-1930).” 4° ED. Eudeba. Bs. As. 1977. · RAMOS MEJÍA, José. “Las multitudes argentinas”. Librería Nacional. Bs. As. 1912. · RAMPA, Alfredo (dir.) “Historia. Instituciones políticas y sociales de la Argentina y América a partir de 1810.” 3° ED. Z-Zeta editora. Bs. As. 1985. · RENNA, Amilcar (Dir.) “Nueva enciclopedia de la Provincia de Santa Fe” t. 1. Ed. Sudamericanas. Santa Fe, 1992. · Revista de la Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe. T. XXVII. Santa fe, 1961. · Revista de la Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe. T. XXVIII. Santa Fe, 1963. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 48/50
  • 49. La inmigración 1850-1880 · ROSA, José María. “Nos, los representantes del pueblo.” 2° ed. Huemul. Bs. As. 1963. · ROMERO, José Luis. “Breve historia de la Argentina” 1° reimpresión. Fondo de la Cultura Económica. Bs. As. 1997. · “Latinoamérica: las ciudades y las ideas”. Siglo XXI. 1976. · RUDE, George. “La multitud en la historia” Siglo XXI. Bs. As. 1971. · SARMIENTO, Domingo. “Facundo”. 9° reimpresión. Colihue. Bs. As. 1998. · UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMAN. “La inmigración en la Argentina.” Tucumán. 1979. · VITELLI, Guillermo. “Los dos siglos de la Argentina. Historia económica comparada”. Prendergast. Bs. As. 1999 · WELLS, H.G. “Esquema de la historia universal”. Ed. Anaconda. Bs. As. 1949. · ROMERO, José Luis. · WOLF, E. Y PATRIARCA, C. “La gran inmigración”. 4° ED. Sudamericana. Bs. As. 1996. Alipso.com - http://www.alipso.com Página 49/50
  • 50. La inmigración 1850-1880 Powered by Coranto Alipso.com - http://www.alipso.com Página 50/50

×