Your SlideShare is downloading. ×
La Virgen mulata / Mujeres esclavas en América a fines del siglo XVIII
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La Virgen mulata / Mujeres esclavas en América a fines del siglo XVIII

1,099

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,099
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. OBRAS DE D. F. SARMIENTO PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO ARGENTINO TOMO XXXVIII CONFLICTO Y ARMONÍAS DE LAS RAZAS EN AMÉRICA 2º PARTE POSTUMABUENOS AIRES — Imprenta y Litografía u Mariano Moreno n, Corrientes 829.1900EDITOR A. BELIN SARMIENTO
  • 2. EL BASTÓN DEL VIREY LA VIRGEN MULATA ( Leyenda histórica ) ( 1 )El 24 de Octubre de 1808, observóse después de una hermosa tarde de primavera que en Córdoba á fines deaquel mes ya se asemeja al estío, un desusado movimiento y animación en ciudad de ordinario tan quietaentonces, con sus seis mil habitantes, como se muestra aun hoy la de Santa Fe, exentas ambas del bullicio ymovimiento de un puerto, sin industria ni comercio activo.Las campanas repetían de una torre á otra sus alegres repiques, y de cuando en cuando un cohete volador,escapándose de entre los edificios que ocultaba una calle, se elevaba en el cielo, estallaba una vez, quedandono obstante los ojos de los curiosos fijos esperando que reventase el puñado de petardos que había dejadoescapar al reventar. Seguíanlos la muchedumbre de chicuelos que atrae por centenares el ruido de las fiestas.De tiempo atrás se habían suprimido las Tarascas y gigantes que en Lima y en Quito preceden todavía á lacruz, y que tienen por objeto dar pábulo á la alegría de los chicuelos, y llevarlos embelesados delante de laprocesión oficial, á fin de que no embarazasen su marcha. Los cohetes voladores ejercían ahora la mismafascinación, atisbando la turba juguetona la caída de lo que fue cohete, para correr sobre él, hacersecargadilla los unos á los otros en la gloriosa disputa por la posesión de aquel codiciado despojo.Desde la plaza principal á donde se hallaban reunidas las familias de mas viso, y de alta prosapia, pues quesolo como espectadoras les era dado asistir á la fiesta, que aunque muy devotas, era para gentes de bajaesfera, dejábase oír ya el rumor de los cánticos, los golpes acompasados de la tambora y aun el tin tin deltriángulo y los gemidos de los violines, cuando desembocó por la calle del Convento de Santo Domingoconduciéndose á la Plaza de armas de la ciudad, la procesión de Nuestra Señora del Rosario que en otraspartes se llama de Menores, por ser sostenida por la Orden Tercera de aquella advocación, pero que enCórdoba siguiendo la tradición, se llama la fiesta de Nuestra Señora de los Negros y Mulatos, no obstanteque ya no quedan negros, y muchos de los antiguos mulatos han pasado á ser caballeros, siguiendo el naturaldesenvolvimiento y progreso de los tiempos.Era aquella en efecto la procesión de la Virgen de los Negros y Mulatos, que había acabado por abreviaciónen ser llamada la Virgen Mulata. El acompañamiento era numeroso; largas y cerradas las dos calles deantorchas de palo con candilejas que sostenían una vela encendida; muy lucida la banda de música demulatos y negros del Convento de Santo Domingo que seguían las andas de la Virgen y acompañaban loscantos de los Reverendos Padres en número considerable de padres de misa y mayor número de coristas.Esta Cofradía del Rosario la componían centenares de mulatos y de artesanos, vestidos ese día con sus trajesde domingo, y llevando al cuello el escapulario de la Orden como distintivo.Arreciando el ruido de los cohetes voladores, fue agravado por el estampido de las camaretas que suplían ála artillería de todos calibres y de cuyas piezas, una formidable batería aguardaba en la plaza que asomase lacruz para saludarla dignamente.La cabeza de la procesión asomó en efecto y se dirigió hacia el Cabildo á los gritos de los mayordomos:¡ande la cera! pare la cera!; que no se corte la cera I como comandantes y capitanes que dirigen la marcha delos batallones, y en medio del rumor atronador de las campanas de la hermosa catedral, suficiente paraapagar las voces chillonas de los coristas y dejar los bajos profundos de las cogullas mas graves, quedarcomo ronquidos de gente que duerme.En el Cabildo había algo de nuevo esta vez que traían á las gentes alborotadas y hacía levantar la vista atodos los que con la Virgen pasaban en romería.
  • 3. A mas de los Alcaldes de 1° y 2° voto, los Corregidores y Cabildantes y grandes funcionarios públicos consus familias y cuantos podían obtener un lugar en posición tan ventajosa para ver desfilar la procesión de losnegros, que era siempre muy novelesca, veíase hacia el centro, rodeado de edecanes vestidos de gran gala,nada menos que al Virrey D. Santiago Liniers á quien habían invitado á honrar con su presencia la procesiónde la Virgen del Rosario de los Negros.Los que no han alcanzado aquellos felices tiempos no se dan cuenta hoy de la animación y entusiasmo quese veía pintado en aquellos pardos semblantes, al recorrer las calles en ordenadas filas, con la compostura yseriedad de una Orden religiosa, como lo hacían sus amos y patrones los Nobles en otro día del año.Acompañaban al Virrey como es costumbre de los altos funcionarios en viaje, á mas de los cuatro edecanesque al rango de Virrey correspondían, los secretarios y oficiales de la guardia del representante del soberano,y varios jefes y oficiales del ejército que un año antes había tan brillantemente batido al inglés bajo susórdenes en las calles de Buenos Aires y que aprovechaban la ocasión de la ida del Virrey á Córdoba supatria, para pedir licencia y obtenerla de sus jefes, á fin de visitar á sus familias y volver á ver el lugar en quese deslizó su infancia.El grande acontecimiento de la época, tan grande que su fama iba conmoviendo los espíritus por toda laAmérica española y aun causaba asombro en la vieja Albion por lo inesperado, era la por siemprememorable Reconquista de Buenos Aires, obrada por los denodados tercios que con tanto ardimiento laacometieron. Haberse hallado en aquella jornada, haber desenvainado su espada contra el inglés y vencídoloy forzádolo á capitular, era motivo de orgullo tan legítimo, como haberse hallado en Austeiiitz para unfrancés, ó en Watterloo para un prusiano.El Virrey y su acompañamiento eran objeto de contemplación y asombro para los pueblos como los héroesde la jornada, los cuales no acababan nunca de contar y repetir la gloriosa leyenda, variada según el puntoque ocupaba el narrador en los combates parciales de las calles y aun azoteas de Buenos Aires.Habíase distinguido como valiente en aquella jornada un capitan, cadete desde niño al servicio del rey, yformaba ya parte de los jefes y oficiales que quedaban reconocidos como regulares, y acompañaba al señorLiniers esa noche, porque de noche cerrada llegaba la procesión de la Virgen mulata al Cabildo. y por surango tenía su lugar entre la comitiva que acompañaba al Virrey y formaría como un lúcido Estado Mayor entorno suyo.Como era de costumbre, y aun se conserva en nuestros tiempos, la familia del capitán tenia entradla ese día álos altos del Cabildo, pues la madre aunque mulata, era una celebridad en Córdoba, á causa de su rarabelleza, por entonces ya ajada por el trascurso de los años; pero sustituida, como sucede afortunadamente álas mujeres, por el más sólido mérito de ser madre de un bravo capitán de las tropas del rey, y uno de loshéroes de la Reconquista, cuya fresca historia andaba en boca de todos.Era aquella afortunada madre mulata del Convento de Santo Domingo y por tanto esclava antes de declaradaen 1813, la libertad de vientres. Su extremada belleza había sido, sin embargo, motivo ó moneda de surescate, pues tan gran belleza en mulatas, trae consigo protectores naturales y provoca apoyos en el caminode la vida. No profundicemos estos misterios, muy comunas y aun aceptados en elclero regular en aquellos tiempos, y contentémonos con saber que la linda mulata tuvo larga familia, y que alprimogénito Juan Baustita, cupo el insigne favor de ser recibido cadete al servicio de Su Majestad, y suhermano Francisco el de ser recibido doctor en leyes en la Universidad de Córdoba (*)•Juan Baustista en su infancia había tomado la delantera de la procesión y acaudillado también los muchachosandariegos que acuden á estas fiestas.La ennoblecida mulata había seguido antes la procesión de la Virgen y esta vez se mostraba interesada en lagloria de la Orden, y más que todo en la bendita imagen de Nuestra Señora del Rosario de Negros y deMulatos, advocación humilde hoy, pero qua entonces solo indicaba una división social aceptada por lareligión misma. Si alguna señora hubiera querido mirar en menos ese día de la fiesta solemne de la Virgentutelar, á la mulata que en los altos del Cabildo se rozaba con ella ó la tomaba acaso el lugar mejor para verla procesión, no tenía mas esta, para confundir su orgullo, que levantar los ojos y mirar complacidos al
  • 4. gallardo capitán don Juan Bautista Bustos que estaba á su lado, pues con el grado de alférez un militarespañol, adquiere el título de Don y la nobleza que corresponde á un Escudero.La fiesta de nuestra Señora del Rosario de los Negros era una de las funciones más solemnes y con másansia esperadas, en medio de la monotonía de la vida claustral de un lado, y de la desocupación y falta demovimiento de los vecinos de una pequeña ciudad del interior. La fiesta de los negros y mulatos, como queestos, ya fuesen esclavos ó libres, estaban íntimamente ligados con la familia, interesaba á estas en suregocijo anual, único día en que se sentían elevados á la condición de hombres por la comunidad de culto,resultando una especie de carnaval cristiano según el espíritu de las fiestas de Saturno en Roma, en que losamos se ponían al servicio de sus criados y esclavos, y las galas y joyas de las señoras bajaban á adornar loscabellos ondulados de las graciosas mulatas, y las chaqueras de perlas iban á ceñir la gargantas de ébano delas negritas. Hasta muchos años después de la emancipación, se conservaron en las provincias los bailes demulatas, en que rivalizaban, no tanto las criadas, cuanto las familias á que pertenecían, en el lujo de losadornos y el valor de las joyas, si bien las portadoras se disputaban la palma, por el garbo para llevar losvestidos, la compostura de los modales, y la gracia de los movimientos de majas andaluzas y de la real mozacastellana, que imitaban á la perfección.Al pasar por el frente del Cabildo la Virgen Mulata, el Virrey se sintió profundamente conmovido y exclamó(dicen las crónicas) viendo las bellas formas de la imagen ¡qué hermosa es! Es con efecto bella, la Virgen delos Negros, aun que de estatura reducida. Aquella figura inmóvil de la estatua, adquiere en los paísesespañoles tal realidad con los trajes de géneros preciosos y las joyas brillantes de que está recargado el pelohumano que lleva, la garganta, y aun los dedos con sortijas, que el devoto supersticioso acaba por darle vida,y aun dirigirle la palabra, como lo hemos presenciado no pocas veces.El entusiasmo que veía brillar Liniers en los ojos y movimientos de los acompañantes, pues todos levantabanla vista para mirarlo al enfrentar al lugar que ocupaba en el Cabildo, debió fascinarlo y hacerle ver muestrasde vida y animación de la adorada imagen misma á la cual imprimen movimientos ondulatorios losportadores, pues que no bien había pasado la Virgen llamó á uno de sus edecanes, y entregándole el bastónde Virrey que tenía en las manos, lo envió conduciéndolo, á depositarlo á los pies de la Santa imagen, comohomenaje y culto rendido por el poderoso Virrey á la Virgen de los Negros y Mulatos de la Orden tercera deSanto Domingo de Guzman.No olvidemos que allí estaban los Bustos, y madre é hijo presenciaron el acto del Virrey de dar á aquellaimagen el emblema de la autoridad real, y su satisfacción y orgullo no debió reconocer limites, si se tienepresente que érala una mulata del Convento y el otro un soldado predilecto del Virrey. ¿No se diría que elbastón se ponía l3ajo la custodia de tan bravo capitán y la raza secundaria era constituida depositaría deprenda tan valiosa? ¿No estaría predestinado el soldado á defender la institución religiosa misma, y sinecesario fuere defender y vengar al Virrey cofrade por este acto de acatamiento á la Orden?¡Extraño acontecimiento! |y más extraña inspiración! si se atiende que la beldad física de una imagen, no esmotivo bastante á conmover el corazón de tan ilustre y elevado personaje, siendo además francés del sigloXVIII, de quien no debe suponerse tan crasa superstición. El edecán llegó á ponerse al habla con losoficiales; y en Santo Domingo al entrar la imagen, fué bajada de las andas, dice la tradición; pero es másprobable que al restablecerla en el altar de donde la tomaron los portadores de las andas, la colocasen en lasmanos, cuyo pulgar está apartado para sostener el magnífico rosario de oro que lleva con los vestidos de galade la fiesta, el bastón de marfil, puño de oro y ceñido de una franja de diamantes que á la sazón llevaba elVirrey Conde de Liniers.(1) Don Juan Bautista Bastos, wes ttie son of a friar: his mothep was indeed a slave; but sbe war ene of the presttiest Mulatas inCórdoba so famed for that cast. She was afterwards pourchassed by the friar, by whoin she had many children.As Córdoba is tbe seat of science and literature in América it is rery natural to suppose that Bustos imbibed some timture of both.He served in the spanisb array as cadet ; and it Is further said tbat he papticulary distinguisbed himselí in Buenos Aires, in 1807,against tbe Englisb. However tbat may be. Bustos is certailnly a brave man : and bis railitary promotlon have been gained in thefleld by his merit; nevertheless he Is ungrateíul, cruel, intrigulng and perfldlous Yates, u Account ofthe tast expediiion of BrigGen. José Miguel Carreras, his Death, Pág. 355.Appendíx toa Journal of a residence in Chili í8¿2, hy Mary Graham—London, 1824.
  • 5. ¿No parece todo ello una conseja la que estamos contando? Pero el bastón está hasta hoy en poder de laCofradía, ya que la Virgen no puede usarlo, según lo declara el inventario de enseres y joyas de la orden, porestar afecto al pago de costas de un pleito, más extraño todavía, que los sucesos que narramos, y perdido porla Cofradía.¿Usaba, con efecto de ordinario, el Virrey ni aun en días de gala, un bastón de marfil con ornato dediamantes? El marfil pase, pues los generales prefieren el bastón blanco, pero da tentación de creer que laspiedras preciosas se hubiesen engarzado solo para adaptar el bastón, en las condiciones de una ofrenda,hecha á aquella imagen.La Virgen mulata de Córdoba debía aparecerle en 1808 como una protectora contra las asechanzas de lospatricios nobles y españoles peninsulares que estaban minando su poder y lograron hacerlo deponer de su tanmerecida autoridad de Virrey, como lo lograron pocos meses después.Estando quizá á la fecha extendido en Madrid el decreto del cese, y nombrando en su lugar á Cisneros quevino en 1810 á sucederle. Los negros y los mulatos como todos los oprimidos y los humildes tendían á,Liniers los ponchos en Buenos Aires, al verle llegar de afuera ó salir de adentro de la fortaleza, su residenciade Virrey. ¿Por qué no lo amarían lo mismo los negros y mulatos de Córdoba que veía reunidos alrededor delas andas de una Virgen, que era el símbolo de la religión para ellos, y el vínculo de unión de una raza que yaempezaba á rebullirse en Haití al grito de libertad lanzado por Toussaint - Louverture, el Espartaco feliz delas Antillas? Liniers como francés estaba al corriente de todos estos sucesos, y como Virrey se sentíaexecrado por los nobles españoles á fuer de francés y abandonado por los patricios americanos por creerloobstáculo á su disimulado propósito de emancipación. La atmósfera en 1808 empezaba á cargarse de vaporesrevolucionarios que aun no se condensaban en nubes, pero que con la sofocación y el calor que la precedenhacían presentir lo próxima borrasca.Liniers fue depuesto en 1809; la revolución estalló á mediados de 1810, apenas diez y ocho meses despuésde la fiesta de nuestra Señora de los Negros, en que Liniers puso bajo la protección de la Virgen mulata elbastón de Virrey que los Patricios y Nobles amenazaban ya quitarle¿No tendrán relaciones entre sí estos hechos? En Marzo 23 de 1808 se había expedido en Sevilla, .y serecibió en América al fin del año, la circular, «para que en estos « dominios se proceda á confiscar todos losbienes de los « españoles cuyos nombres se remiten en lista, sindicados de haber seguido á Napoleón.» Estopara los afrancesados; ¿qué le esperaba al francés, aunque leal que no había seguido al tirano, pero pudieraentregar la colonia al Emperador de los franceses en adelante?Y no era fuera de razón temerlo. Goyeneche americano vino encargado de misión directa de Napoleón,procurando la reunión de Buenos Aires emancipado á la corona imperial.¡Misteriosa asociación de hechos que la razón repugna, y que se ligan sin embargo entre sí, se suceden y sellaman unos á otros! Qué sentimiento mueve al Virrey á poner su bastón en manos de una imagen ó estatuade palo, que por casualidad pasa por el Cabildo, en circunstancias que él ha venido de Buenos Aires y esinvitado á presenciar el desfile de la procesión de negros pardos, mulatos y gente pobre y de condiciónhumilde en la sociedad, cuando la clase española lo desecha como elemento espurio y los patricios mismosamericanos á quienes ha hecho sentir la dignidad de hombres libres lo hacen á un lado, por no creerlodispuesto á asegurar sus ulteriores miras!No sabemos si fuese tradición católica ó española este acto de poner el bastón los magistrados en manos deuna Virgen, como homenaje ó sumisión. Los antiguos romanos solían colgar sus escudos ó sus espadastriunfales, después de terminada la guerra, en las murallas de los templos, de sus Dioses; y acaso elcristianismo haya conservado aquellas prácticas. Tiene todavía en sus manos en Tucumán Nuestra Señora dela Merced el bastón que colocó en ellas el General Belgrano, después de aclamada patrona de los Ejércitos
  • 6. de la Patria, como Santiago lo es de los de las Españas, y se le ha visto en tantas batallas, según graveshistoriadores blandir su lanza en su caballo blanco.Con motivo de la tentativa de asesinato de que salvó milagrosamente el Presidente de la República D. F.Sarmiento en 1873, la comisión de la obra del templo de la Merced de Tucumán le remitió una fotografíailuminada, tomada de una imagen que trae por inscripción al pie:Retrato de Nª Sª de la Merced, Generala de los Ejércitos de la Patria, nombrada por el General Belgrano el24 de Septiembre de 1812. Arriba tiene el cuadro que la contiene el escudo de la Patria con esta leyenda enuna cinta enroscada:« Batalla de Tucumán, Manuel Belgrano» y al costado izquierdo á S. E. el Presidente de la R. D. F. S. enacción de gracias por haber salvado del atentado á su vida, y por custodia en lo sucesivo.»La imagen de facciones plácidas y juveniles está revestida de hábito blanco galoneado mercedario. Tiene unacorona de plata y sobre ella, y cubriéndole el cabello hasta los hombros, un nimbo ó aureola también de plataque empequeñece la cara, tan grande es la cofia. En la mano derecha de la fotografía, izquierda del original,tiene un bastón del mismo color del vestido, pues se ve una punta del cinto negro. Es de marfil? Así parece.El puño es de oro, iluminado amarillo como los galones. No se aperciben piedras, que pudiera tener.He aquí, pues, un mismo hecho producido dos veces en menos de cuatro años. Liniers en Córdoba con laVirgen mulata, Belgrano en Tucumán con la Generala de los ejércitos de la Patria.Sin duda que ha debido estar en 1820 llena la atmósfera del ruido de estas singulares formas del cultocatólico, repitiéndose en las conversaciones la ofrenda de Belgrano en la Virgen de Tucumán, porque unniño de diez años ha creído ver en otra provincia el año 1820, practicarse el mismo acto por el CoronelUrdininea, depositando el bastón de mando en manos de Nuestra señora del Carmen de San Juan, nombradatambién Generala de las tropas que vencieron á D. José Miguel Carreras. El niño vio abajarse las andas y elCoronel Urdininea avanzar con botas granaderas, calzón de gamuza y casaca con enormes solapas coloradas.El Capitán Rodriguitos de exigua estatura, y por tanto objeto de curiosidad para los niños formaba parte delestado mayor. Urdininea avanzó hacia la Virgen, el mulato Francisco, barbero del convento de San Agustíntenía un palo de la anda y dirigía la operación de bajarla, y depositó aquel devotamente el bastón en manosde la Virgen, quien ó qué, enderezándose las andas, continuó la procesión su derrotero etc.Este episodio lo ha descrito el autor del Facundo en Chile en 1848 ó 1849, con motivo de recibirseejemplares del Facundo traducido al francés y congratularlo por ello el literato Amunategui. Muchos añosdespués suscitóse conversación con un funcionario mendocino, secretario de la comisión que había venidode Mendoza á San Juan entonces, por arreglo de prisioneros ú otros fines; y este dijo que creía que era unapura novela el cuento del bastón. La verdad es que el autor ha estado creyendo toda la vida que habíapresenciado tal escena, sin duda que oyó referir en la niñez, como ocurrida en Tucumán con Belgrano o enCórdoba con Liniers y le dio cuerpo y vida en sus recuerdos como cuenta George Sand que le ha pasado áella misma y es propiedad de la imaginación de los niños. Renán es de opinión que este es el origen de losmitos del politeísmo.El pueblo ha personificado la naturaleza por los atributos de la materia y después ha creído verla viva,animada en Pan, las ninfas, las náyades, los faunos y todas las creaciones de la imaginación (? ).Max Muller atribuye este mismo poder de las palabras, brillante Venus, rojo Marte etc. Psychis es la auroraque precede inmediatamente al sol. La aurora no puede verlo, porque la disipa el sol naciente. Nada másnatural. El mito es bellísimo. La aurora es una amante del Sol, quien ha convenido en visitarla, á condiciónque ella, Psychis, la linda niña no lo vea, porque morirá fulminada si lo ve en su majestad divina.
  • 7. Pero la mujer es curiosa, y una vez por satisfacer la curiosidad de ver al hermoso mancebo que estrechabaentre sus brazos abrió sus ojos y cayó muerta.Era el sol! Febo. Naturalmente, la aurora se disipa cuando aparece el disco del sol en el horizonte.El bastón había, pues, descendido ya á mito popular. ¿Cuál bastón? Creo que el de Liniers, porque es terriblesu historia.Sea de ello lo que fuere, el Virrey Liniers, de origen francés, veía á las claras en los semblantes de loshidalgos españoles y americanos y le llegaba de los corrillos, de los rumores, de las habladurías en que sedesahogaba toda la enemiga contra el francés, á quien apellidaban con escarnio, el guacho; suscitándose asíel por un momento adormecido odio al extranjero que era la base del patriotismo americano, y acaso fue elpoderoso agente, mayor que el odio teológico, para resistir la dominación inglesa.Tan flagrante ingratitud debía buscar pretextos y cargos para encubrirse en corazones verdaderamente llenosde hidalguía, cuando no los ofuscan vapores de fanatismo político ó religioso.Liniers sentía la ofensa, la disimulaba, y viendo agrandarse la brecha entre él y las clases elevadas de lasociedad, presintiendo desde entonces la aproximación de días borrascosos, acaso de peligros para supersona, tendió la vista hacia esas clases populares que lo aclamaban, más que Virrey, salvador del país delas manos de los herejes, y se asoció en su corazón, como Marino Fallero, al pueblo llano, contra la noblezay los patricios americanos.

×