ANÁLISIS DE LAS UNIDADES FONOLÓGICAS EN WAYUNAIKI<br />Por:<br />Rudecindo Ramírez González<br />Introducción <br />La his...
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Fonos del wayunaiki
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Fonos del wayunaiki

1,062

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,062
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fonos del wayunaiki

  1. 1. ANÁLISIS DE LAS UNIDADES FONOLÓGICAS EN WAYUNAIKI<br />Por:<br />Rudecindo Ramírez González<br />Introducción <br />La historia de los indígenas wayú hasta donde se sabe ha pasado por eventos y situaciones en donde sucedieron los suplicios y sufrimientos en la entraña de esta sociedad y fue destruida por el ímpetu avasallador de la conquista y colonización. Queremos resaltar la existencia del pueblo wayú como uno de los que supieron resistir a esa tragedia y hoy subsiste en medio de múltiples dificultades, pero con decisión inquebrantable: seguir siendo wayú en el mundo de hoy. <br />Desde siempre los indígenas wayú del departamento de la Guajira, están asentados en tres regiones delimitados entre La Alta, La Media y La Baja Guajira y se ha dado una importante corriente migratoria hacía el país de la República Bolivariana de Venezuela, encontrándose asentamientos wayú en territorio del Estado Zulia, siendo de más densa población de esta etnia la ciudad de Maracaibo. Las tres regiones se caracterizan por ser una zona cálida y plana en su gran extensión, cuya temperatura varía entre los 28 y 35 grados; la mayoría de ellos viven en resguardo a cuya cabeza se encuentran las respectivas autoridades tradicionales y otros viven en territorios de posesión por tradición y la autoridad es generalmente el tío de filiación materna. Su economía es de subsistencia y sus sistemas de cultivo son variados y efímeros.<br />El número total de los wayú varía según la fuente consultada, pero se puede afirmar sin duda que sobrepasan los doscientos mil en todo el departamento de la Guajira.<br />La lengua Wayunaiki ha sido catalogada como perteneciente a la familia lingüística Arawak, dato que ha sido compartido y divulgado por lingüistas y antropólogos.<br /> <br />Unidades fonológicas<br />Las unidades fonológicas referidas en este análisis corresponden a los llamados fonemas, agrupados en consonantes y vocales. Los fonemas consonantes inventariados se organizan según su punto de articulación (labial, alveolar, palatal, velar y glotal) y según su modo de articulación (oclusivas, fricativas, sonantes, nasales y aproximantes). Las vocales según la abertura de la boca: (abiertas, intermedias, cerradas), según sus posiciones (anteriores y posteriores) y según las formas de los labios (redondeadas, no redondeadas y estiradas).<br />Se entiende por fonema, las unidades sonoras distintivas, es decir, las que son capaces de distinguir palabras con distintos significados. (Larry, 1981:22). Otro concepto sostiene que, el fonema es una clase de sonidos que: (1) son fonéticamente similares, y (2) muestran ciertos esquemas de distribución característicos de la lengua o dialecto que se considere. (Gleasson, 1970:365). Según este punto de vista el fonema viene a ser una etiqueta para un número de unidades fonéticas que se pueden agrupar según dos criterios: 1. La similitud fonética y 2. Patrones de distribución. Igualmente, es interesante retomar algunos elementos expresados en el siguiente concepto: la expresión lingüística puede ser analizada en una serie de unidades mínimas que la fonética tradicional llamaba sonidos del habla, lo cual Trubetzkoy llamó fonemas. Cada lengua está construida con determinado número fijo de fonemas, que difieren entre sí con respecto a ciertos rasgos fonéticos esenciales para su identidad separada. (Malmberg; 1981:85). <br />Los fonemas identificados a nivel fonológico del wayunaiki constan de catorce consonantes y seis vocales. Los datos con las cuales ilustramos los sonidos fonológicos del Wayunaiki, fueron recogidos durante la realización de trabajos de campo ocurridos entre los años 1993 y 1994 y actualizados recientemente. (Ramírez: 1995:32, 60). A continuación presentamos los cuadros de las consonantes y vocales.<br />Las consonantes <br />En (1)<br />LabialesAlveolaresPalatalesVelarGlotales<br />Oclusivas p t ch k ʔ <br />Nasales m n<br />Fricativas s sh j<br />Lateral l<br />Vibrante r<br />Aproximantes w y<br />Las vocales<br />En (2)<br />AnterioresCentralesPosteriores<br />No redondeadasredondeadas<br />Altasi üu<br />Mediaseo<br />Baja a<br />Análisis en el ámbito fonológico<br />Unidades consonánticas<br />Oposiciones. <br />En wayunaiki y como en otras lenguas indígenas, los sonidos del habla cumplen una función puramente distintiva, marca una diferencia, pues permite construir dos unidades significantes. Esa función distintiva de los sonidos del habla se manifiesta a través de oposiciones. Oposición en término fonológico; es la diferencia que existe entre elementos sonora que pueden aparecer en un mismo contexto. Así, decimos que existe una oposición entre /t/ y /n/ en wayunaiki; que son fonemas, puesto que diferencian pares como taya “yo” y naya “ellos”, oposición que es necesaria para el funcionamiento de la lengua para transmitir significado. Los pares de palabras que solamente se distingue por una sola unidad distintiva se llaman pares mínimas. Al respecto, se afirma que, los pares de palabras que solamente se distingue por una sola unidad distintiva se llaman pares mínimas. Puede demostrarse fácilmente cuando dos sonidos pertenecen a fonemas diferentes: basta con hallar dos palabras que difieren solamente en que una de ellas tiene uno de los sonidos en un determina posición (por ejemplo, a comienzo de palabra) mientras que la otra lo tiene en idéntica posición. Tales palabras que difieren solamente en un sonido se dice que constituyen un par mínimo. Así pin y bin (en inglés) son un par mínimo, puesto que difieren en sus consonantes iniciales… (Larry, 1981:80). Presentamos ilustración de oposiciones de fonemas consonánticos.<br />En (3): <br />p / m<br />paláa“mar”/maláa“bobada”<br />akápaja“castrar”/akámaja“fumar”<br />shumúuna“pepino”/shupúuna“jabón” <br />n/m<br />aláma“hierba” /alána “palma” <br />t/n<br />tayá“yo”/nayá“ellos<br />atá“piel”/aná“bien”<br />p/k<br />kapúuna“castrado”/kakúuna“collares”<br />p/w<br />palátüsü“derramar”/walátüsü“calor”<br />s/sh<br />asáa“beber”/asháa“sangre”<br />s/j<br />süsí“flor”/jüsí“rabo” <br />r/s<br />rüi “cuchillo”/süi“chinchorro”<br />Rasgos distintivos<br />Los fonemas del sistema p, t, k, constituyen un conjunto que se caracterizan por tener rasgos fonológicos comunes, los tres son consonantes oclusivas, sordas y, esos rasgos comunes aseguran de por sí una posición distintiva <br />Oclusiva sorda – sonoro nasal : /p/ - /m/ y /t/ - /n/<br />Fricativas sordas – liquidas sonoras: /s/, /sh/, /j/ - /r/, /l/ <br />Oral – nasal: /p/, /t/, /ch/, /k/, /ʔ/, /r/, /l/, /s/, /sh/, /j/, /y/, /w/ - /m/, /n/<br />Variantes<br />Al contrario de oposición; un contraste se define como la diferencia entre elementos sucesivos que se suceden en la cadena hablada, por ejemplo en wayunaiki se encuentran palabras que en su realización fonética, presenta elementos sucesivos distintivos.<br />Una diferencia similar se encuentra en el uso de la oclusiva alveolar [t] y la oclusiva dental [ṯ] en wayunaiki. Estos dos sonidos son variantes de un fonema único: /t/. Su distribución depende de la pronunciación fonética del contexto: en posición inicial de palabras y después de /n/ hallamos [t]; entre vocales encontramos a [ṯ]<br />En (5):[taṯuma] “por mi” <br />[antaṯasü] “habrá llegado”<br />En wayunaiki, el fonema /t/ tiene dos variantes: [t] es alveolar a inicio y antes de la nasal /n/ y es dental entre vocales [ṯ].<br />[t] / # -, -n/t/[ṯ] / V-VEn (6)<br />La pronunciación completa es la manifestación física del sistema fonológico que su parte es una entidad abstracta. El paso del nivel fonológico al nivel concreto o fónico que es el nivel de la pronunciación, se hace por medio de la aplicación constante o regular de ciertas instrucciones o reglas que son el número relativamente reducido, que no son muchas para cada lengua. Estas instrucciones se llaman reglas de realizaciones. Estas reglas de realizaciones pueden enunciarse por medido de expresiones de la lengua común. Para algunos lingüistas, las reglas fonológicas relacionan el nivel de representación fonológica con el de representación fonética. Al igual que en el caso de los niveles de representación, no hay procedimientos generales que permitan descubrir las reglas fonológicas de una lengua. (Contreras y Lleó; 1982: 42). La verdad es que hay tantas variantes de un sonido del habla como combinaciones de dicho sonido con otros elementos fonéticos. (Malmberg; 1981:82).<br />En Wayunaiki la oclusiva alveolar sorda /t/ manifiesta una variación a lateral y a vibrante [l] y [r] siempre cuando se encuentra en un contexto final de palabra y en posición posvocálica.<br />[t] ̴ [l] y [r] en contexto final de palabra<br />En (7)/majayut/ ̴ [mahajul]“señorita”<br /> /jimot/ ̴ [himol]“adolescente”<br />/jiet/ ̴ [hier]“mujer”<br />/annet/ ̴ [anner]“ovejo” <br />La oclusiva alveolar sonora /n/ manifiesta una variación a nasal palatal y velar [ɲ] y [ŋ] siempre que se encuentre final de palabras seguida de vocal palatal y velar. La vocal anterior, palatal /i/, su rasgo de palatal es asimilado por la consonante que le sigue [ɲ]. La vocal posterior, velar, su rasgo de velar es asimilado por la consonante nasal que le sigue [ŋ].<br />/n/∼ [ɲ] y [ŋ] en contexto final de palabras<br />/kaspoluin/ [kaspoluiɲ]“arco iris”<br />/tachon/[tat∫oŋ]“mi hijo”<br />/k /: [k] ̴ [q] por la presencia de la oclusiva glotal [ʔ]<br />En (8) /kaʔi/ ̴ [qaʔi]“sol”<br />/koʔi/ ̴ [qoʔi] “papaya”<br />/p/ ̴ [pp] ocurre cuando se encuentra entre vocales anteriores<br />En (9) /tepíchi/ ̴ [teppit∫i]“niño”<br />/jepírachi/ ̴ [heppirat∫i]“nordeste”<br />Distribución complementaria<br />La distribución de un elemento se puede definir como la suma de los contextos en las cuales aparece ese elemento dentro de un corpus de datos de una lengua particular. Los contextos se definen de la misma manera, es decir, que son de la misma naturaleza que el elemento considerado. Así por ejemplo, el contexto de un sonido se define como sonidos, cuando dos o tres sonidos son parecidos fonéticamente y se encuentra en un contexto, tales que el contexto de el primero nunca serán los contextos del segundo, se dice de estos dos o tres sonidos que se encuentran en distribución complementaria, también se dice que son variantes, alófonos o variantes combinatorias de un mismo fonema. Esta diferencia fonética entre ellos, depende de las diferencias en su distribución. Los factores más frecuentes que dan lugar una distribución complementaria son: Las características fonéticas de los sonidos del contexto. La estructura silábica, por ejemplo, si se encuentra el fono en una sílaba abierta o en una sílaba trabada. La posición en la palabra o en la sílaba (posición inicial, media o final). Posición relativa al acento (posición tónica, pretónica y postónica).<br />En wayunaiki el fonema /n/ tiene tres variantes combinatorias que aparecen según un condicionamiento fonético determinado, que son las nasales alveolar [n], la nasal palatal [ɲ] y la nasal velar [ŋ]. La aparición de la nasal velar [ŋ] está determinada por la presencia de la oclusiva, velar [k] y de la fricativa glotal [h] que sigue a la nasal. La nasal palatal [ɲ] está determinada por la presencia de la vocal palatal /i/ que la antecede. Es decir, una /i/ seguida de una nasal en la última sílaba de una palabra, palataliza dicha nasal comúnmente conocida como nasal palatal. La nasal alveolar [n] se encuentra en los demás contextos. Posición intervocálica, ante consonantes y a inicio de palabras. Evidentemente como se había dicho antes, las tres variantes combinatorias [ɲ], [ŋ] y [n] están en distribución complementaria, en efecto, cuando una aparece la otra es imposible que aparezca y viceversa, están en contextos excluyente mutuamente.<br />En (3) [wuiɲ] “agua”[nohó]“no”[atuŋka]“dormir”<br />[a∫eiɲ] “ropa”[anamia] “manso” [akaliŋha]“ayudar”<br />[apaiɲ] “huerta”[antaa] “llegar”[achuŋkaja]“chupar”<br />En (4)<br />[ɲ] / vocal palatal /i/-/n/[ŋ] / C velar -/k/ y fricativa glotal -/h/[n] en los demás contextos consonánticos<br />Unidades vocálicas<br />Variación libre<br />Las vocales presentan alternancia en la duración de las alargadas y las normales. Esta variación se observa claramente cuando la informante marca la división de la sílaba.<br />Táata“papá”tatá“mi piel”<br />Nasalización. La vocal asimila el rasgo de la consonante nasal que le sigue<br />[samãtɯsɯ]“flotar”/samantüsü/<br />[palitt∫õ]“poquitico”/palitchon/<br />[kaspoluĩ]“arco iris”/kaspoluin/<br />Cuando esta vocal no sea /i/ la regla es así: <br />/V/--- [ã] /-n<br />/V/--- [õ] / -n#<br />Cuando es la vocal /i/, la regla es la siguiente:<br />/i/ --- [ ĩ ] / -ɲ#<br />Estructura silábica.<br />La sílaba es una unidad mínima que se compone de segmentos que están sometidos a restricciones secuenciales y estas restricciones son específicas de una lengua dada, pero está sometida a ciertas tendencias universales. Sílaba es según Gili (1994), “la unidad fonética más pequeña en que se divide el habla real. Queremos decir con esto que los fonemas solo existen dentro de la sílaba, aun en el caso de que ésta contenga un solo fonema su fonema único funcionará como entidad silábica”. Para Jespersen (1974: 31), “la sílaba se delimita por dos mínimos de sonoridad, lo que se denomina cima o núcleo silábico, se caracteriza por una intensidad por una intensidad sonora máxima y las sílabas se componen necesariamente de un sonido de intensidad fuerte, que es el que constituye la cima o núcleo”. La sílaba consta de tres partes fonéticas: ataque, núcleo y coda. El único elemento obligatorio es el núcleo. El ataque y la coda son opcionales. <br />S<br /> Centro<br /> Ataque Núcleo Coda<br />Comienzo<br /> En términos fonológicos, las sílabas se organizan en fases.<br />Tensión tensión mínima<br />Máxima Punto vocálico<br />Las vocales más abiertas son las más susceptibles de aparecer como cimas o picos silábico, porque son las más sonoras. <br />ɛɔ<br />a<br />[ↄmmala]“nombre de persona”/ómmala/<br />[pɛr]“perdiz”/pér/<br />[laa]“jaguey”/láa/<br /> Las otras vocales también son susceptibles de ser núcleos silábicos.<br />i ɯu<br /> e o<br />[i∫i]“pozo”/ishí/<br />[t∫ɯnɯ]“colibrí”/chünü/<br />[siruma]“nube”/sirúma/<br />[pehes]“cerca”/pejés/<br />[osotaa]“chuzar”/osótaa/<br />El núcleo silábico<br />La sílaba fonológica del Wayunaiki está conformada por un núcleo como un elemento obligatorio y está rodeado por márgenes prenuclear y/o posnuclear, que pueden ser opcionales. El núcleo silábico está constituido por un fonema vocálico de intensidad fuerte -vocal simple o vocal geminada o grupo vocálico- y uno o dos sonidos de intensidad débil que preceden o siguen a la cima silábica, sonidos que son generalmente consonantes, pero que también las vocales pueden actuar como sonidos débiles. <br />En wayunaiki hay geminaciones y combinaciones de vocales y consonantes; cuando aparecen dos consonantes seguidas, hay frontera silábica.<br />[manna]“cobro”/mán$na/<br />[pient∫i]“cuatro”/píen$chi/<br />[atpana]“conejo”/át$pa$na/<br />Formula general de la sílaba<br />La formula general de la sílaba del wayunaiki es:<br />S ------------------> (C1((V)V)C2) <br />En donde: <br />S : Sílaba<br />C1 : Representa una consonante cualquiera<br />(V) : Centro de sílaba, pico de sílaba o núcleo silábico<br />(VV) : La sílaba del wayunaiki puede agrupar dos segmentos vocálicos<br />C2 : Consonantes facultativos que pueden cerrar la sílaba: m, t, n, s, r. <br />Tipos de estructura silábico<br />El Wayunaiki se puede decir que es una lengua de sílabas abiertas, porque la mayoría de las palabras termina en vocal, pero presenta muy pocas sílabas trabada. En wayunaiki la sílaba es la unidad de la palabra que puede recibir el acento. Una vocal por sí sola puede constituir una sílaba. <br /> Vá“sí”<br />é“hay”<br />uchii“pájaro”<br />epeʔe“izquierdo”<br />anuwa“barco”<br />CVná“entregar”<br />Siruma“nube”<br />Alakajawa“cocinar”<br />Jupushuwaya“todo”<br />VVaí“yuca” o “diente”<br />oí“bello”<br />eí“madre”<br />aísü“duele”<br />eichiija“salar”<br />uuchi“cerro”<br />CV1V1láa“jaguer”<br />róo“arroz”<br />níi“madre de él”<br />CV1V2méi“zancudo”<br />pái“tu diente”<br />yüi“tabaco”<br />VCét “perro”<br />oʔu“ojo”<br />anta“llegar”<br />juʔutku“algunos”<br />atpana“conejo”<br />CVCjér“marca clanil”<br />jar“posillo”<br />nér“dinero”<br />tak“que!”<br />jawatsü“pesado”<br />yonna“danza”, “baile”<br />sutta“inst. de hilar”<br />manna“aporte”<br />jinnu“nombre de clan”<br />mutsia“negro”<br />tuʔma“collar”<br />wayunkera“muñecos de barro”<br />CV1V2Cjíer“mujer”<br />Pienchi“cuatro<br />Mekietsat“nueve”<br />Jiatta“un momento”<br />Kaspoluin“arco iris<br />Püsías“dulce”<br />VCVaní“eh aquí”<br />aná“bien” “bueno”<br />alá“mentiroso”<br />VVCainja“hacer”<br />Ainkawa“parearse”<br />Einjatü“habrá”<br />La sílaba se compone de un sonido de intensidad fuerte y es el elemento menos adecuado del diptongo.<br />/asála/“carne”<br />/ashóujaa/“estornudar”<br />Las fronteras silábicas pueden variar según la lengua.<br />/Yónna/“danza”, “baile” <br />/ayonnajá/ “danzar”, “bailar”<br />La estructura silábica de cada lengua es diferente y los locutores de una lengua siempre tratan de adaptar su propia estructura silábica al hablar una lengua diferente a la suya. Los wayú bilingües en wayunaiki-español-wayunaiki al usar una palabra del español, tratan de adaptar la estructura silábica de su lengua. <br />En wayunaiki: /tiyá/en español: tía<br />Esquema de la sílaba<br />La sílaba del wayunaiki la podemos esquematizar de la siguiente manera:<br />S<br /> Centro<br /> Comienzo núcleo cierre<br />BibliografíaContreras, H. y Lleó, C. (1982). Aproximación a la fonología generativa. Barcelona: AnagramaGleasson, H. (1970). Introducción a la lingüística descriptiva. Madrid: Gredos.Larry, M. (1981).Fonología. Teoría y análisis. Madrid: Paraninfo.Malmberg, B. (1981). Los nuevos caminos de la lingüística. México: Siglo XXIRamírez, R. (1995). Morfología del verbo en Wayunaiki. Tesis de grado para optar el título de magíster en etnolingüística. Bogotá: Universidad de los Andes. Inédito<br />

×