Teologia sencilla para gente sencilla, por C.O. Booth D.D.

1,061 views

Published on

Published in: Spiritual, Travel, News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,061
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Teologia sencilla para gente sencilla, por C.O. Booth D.D.

  1. 1. TEOLOGIA SENCILLA PARA GENTE SENCILLAPor C. O. BOOTH. D.D.PREFACIO.El autor de este pequeño volumen ha sido movido a procurar producirlopor circunstancias especiales, que envuelven necesidades peculiares.Muy temprano en su vida fue conducido al estudio de las SagradasEscrituras y al ejercicio de una fe personal y salvadora en su Autor.Mientras todavía era niño recibió un seguro llamamiento divino al oficiodel ministerio evangélico, para los deberes de cuyo oficio no tuvo mediosde prepararse. No teniendo instructor, procuró informarse por medio delibros, valiéndose principalmente de la Biblia.El progreso que se hizo en el conocimiento sistemático de las cosassantas - como podría haberse esperado - era muy lento y excesivamentetedioso. Pero pasando el tiempo, en la ausencia de una persona mejorpreparada, llegó a ocupar el puesto de instructor de Institutos paraMinistros Y Diáconos, en que era necesario discutir las doctrinas de laBiblia siguiendo un sistema más o menos regular. Los hombres eranindoctos, y por esto era necesario que el sistema fuese especialmentesencillo. Todas las obras existentes suponían en sus lectores, algúnacopio de conocimientos. Por lo tanto aunque en ese tiempo los librosteológicos lo eran útiles a él, sin embargo, no dieron sino poca ayudadirecta a sus discípulos. Procuró, pues, seguir un curso independiente,que se valía de las formas de pensamiento y maneras de expresarsepeculiares al pueblo, como el único medio de alcanzar el fin deseado. Porsupuesto, se esperaba aun entonces que la necesidad de semejante planespecial pronto pasaría, en cuyo caso el plan mismo cesaría. Pero como lanecesidad ha continuado el plan también ha continuado. Y aun ahora lascircunstancias reclaman, no la descontinuación del sistema especial, sinosu perfección y extensión. Las doctrinas de nuestra santa religiónnecesitan estudiarse en orden según algún sistema definido; pero lasencillez debería prevalecer - sencillez de arreglo, y sencillez delenguaje.Esta demanda de sencillez se hace a causa de los siguientes hechos:1. Las grandes masas de la humanidad son aun indoctas, aun noacostumbradas a las reglas de la lógica, a largos procesos de raciocinio,al mismo tiempo que desconocen los misterios de la ciencia.2. Los líderes -los líderes naturales- nacen con frecuencia en las chozasde los pobres y en los hogares de los no eruditos.
  2. 2. 3. Los miembros particulares de las iglesias que tienen poco tiempo paradedicar a libros, pero tienen grande necesidad de las verdades enseñadasen los libros, deberían hallar la verdad presentada de una manera idóneapara su tiempo, su entendimiento y sus necesidades. En verdad, nuestraesperanza descansa en la educación religiosa de todo el pueblo.Estas observaciones no se hacen de ninguna manera, con el propósito decriticar a los Teólogos o las obras teológicas existentes. Todo lo que elescritor quiere decir es esto: Hay gente que vive en un nivel tan abajode las altitudes mentales de estas obras que no puede entenderlas ygozarse de sus bendiciones espirituales. Nos vienen súplicas de prepararobras especiales para esta gente -súplicas que, en el nombre de Cristo,debemos procurar atender.El escritor, pues, sólo quisiera recordar al lector que la única misiónde este librito es la de ayudar a la gente sencilla en el estudio de losprimeros principios de la verdad divina. No caben dentro de lospropósitos de esta obra los exámenes críticos y las discusiones cabales.Por lo tanto, confiando en que su propósito sea entendido por loseruditos y rogando a Dios que le dé aceptación en los corazones de losserios y sencillos, el autor somete respetuosamente esta humildeproducción al juicio cándido de sus semejantes.TEOLOGIA SENCILLA PARA GENTE SENCILLA.CAPITULO 1.SER Y CARACTER DE DIOS.El conocimiento de Dios y del gobierno divino se llama a veces la cienciade la teología. Si esto es así, entonces es la ciencia de todas lasciencias. Dios es primero, luego vienen sus obras. El hombre es hechopara que obtenga conocimientos. Salomón dice: “El alma sin ciencia no esbuena”. (Proverbios 19:2).Siendo ignorante, un hombre es impotente, sin defensa; no sabe qué hacerni a dónde dirigirse; y ¿qué ciencia puede valer más para nuestraseguridad, paz, honra y prosperidad que la que nos hace conocer elcarácter de nuestro Creador, Salvador, Conservador y Juez, y nosinstruye en aquellas leyes que determinan nuestras relaciones en la viday establecen nuestras esperanzas para la eternidad?Antes que el mandato "conócete a ti mismo” debiera oírse el mandatomucho más grande, "conoce a tu Dios." Pero aunque el estudio del ser ycarácter de Dios es un deber que no osamos desatender. No obstante esto,
  3. 3. no olvidemos el hecho de que nosotros gusanos viles y cortos de vistadeberemos emprender la solemne tarea de contemplar a Dios consentimientos de humildad y reverencia. Dios es hallado de los humildes,pero se esconde del hombre orgulloso y altivo. Cuando Daniel ayunó yoró e hizo confesión de pecado, los secretos del Señor fuerondesarrollados ante su vista.Consideremos:1. Dónde Dios se nos aparece:1. En las obras de la creación.Los cielos cuentan la gloria de Dios, y la expansión denuncia la obra desus manos. El un día emite palabra al otro día, y la una noche a la otranoche declara sabiduría". (Salmos 19:1-2).“Las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se echan dever desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que sonhechas". (Romanos 1:20).Cuando miramos los cielos y la tierra, formados por el poder sin límite,y guiados por la excelencia de la sabiduría, vemos con los ojos ypalpamos con las manos las evidencias de la existencia y personalidad deun Ser Supremo.El hombre no ha encontrado a ningún ser más grande que sí mismo, y sabeque las huestes de estrellas, las montañas, losmares y las criaturas vivientes en su derredor, no son obras de sudestreza y poder; sabe que no fueron formados por sus propias manos.Entonces ¿quién hizo estas cosas? El que fueron producidas por un serinfinitamente más grande que el hombre es claro, por el hecho de que lasobras de la creación sobrepujan infinitamente todas las obras del hombre.Una huella humana en el desierto me sería evidencia conclusiva de que unpie humano había pisado aquel desierto. Así arguye Pablo que las cosasque son vistas y palpadas son pruebas de las cosas invisibles.Nunca hemos visto un pensamiento ni un propósito, ni una emoción; sinembargo, sabemos que sí, hay pensamientos, propósitos y emociones, porlo que podemos ver y oír; aún por las palabras y hechos, que lospensamientos y propósitos originan. Es así que vemos a Dios en lacreación.2. En las obras de providencia. (Génesis 9)."El cual en las edades pasadas ha dejado a todas las gentes andar en suscaminos; si bien no se dejó a si mismo sin testimonio, haciendo bien,
  4. 4. dándonos lluvias desde el cielo, y tiempos fructíferos, hinchiendo demantenimiento y de alegría nuestros corazones". (Hechos 14: 16, 17).En el otoño de 1889, Enrique M. Stanley, escribiendo al “New YorkHerald", dice, refiriéndose a su memorable expedición africana: "Unaverdadera divinidad parece habernos circuido mientras viajábamos. Lo digocon toda reverencia. Nos ha impelido a donde quería, efectuando su propiavoluntad, pero no obstante nos ha guiado y protegido. Procuré seguir unrumbo tan directo como me era posible, pero había una influenciainexplicable en el timón. "Los vulgares lo llamarán suerte, losincrédulos la llamarán casualidad, pero en la profundidad de cada corazónse queda el sentimiento que en realidad hay más cosas en el cielo y en latierra que las que sean soñadas en la filosofía común.Me refiero a esta experiencia y confesión de Stanley, no a causa de lanovedad o singularidad de la experiencia, sino por lo franco de laconfesión. Porque sea que tengamos el valor de confesarlo o no, todos aveces sentimos la verdad del dicho de Shakespeare:“Hay una divinidad que determina nuestros fines."No olvides que estoy arguyendo que hay una providencia general así comouna providencia especial; hay una inteligencia que dirige las obras de lacreación, especialmente de la creación intelectual. ¿En dónde se halla elfilósofo que pueda declarar y explicar las leyes por las cuales losvientos y las nubes son forzados a llevar a los campos y a losmanantiales una provisión plena y regular de rocío y lluvia? Parecenestar sujetos a capricho, y sin embargo, por miles de años han estadosujetos como por freno y brida, y así han sido los portadores de vida,belleza, y alegría a las plantas, las bestias y los hombres.El siguiente párrafo se toma de un artículo por el Dr. Townsend,publicado en un número del "Golden Rule," en el año 1889, y es digno denotarse, porque demuestra que las masas de la humanidad perciben en lanaturaleza que Dios está allí: o de otro modo demuestra que la mentehumana es poseída de la idea de la presencia de Dios en las obras de lanaturaleza:“El pensamiento principal a que llamamos la atención es este, que lamente humana posee la idea que hay algo en el universo que propiamentepueda ser llamado un Ser Supremo. La prueba de esto está fuera decuestión razonable. El testimonio, por ejemplo de Aristóteles esponderoso. Por los hombres primitivos y muy antiguos, ha sidotransmitido en la forma de mitos, y así dejado a las generacionesulteriores, que es lo Divino lo que hace consistente toda la naturaleza”."Las palabras de Plutarco, también, son igualmente ponderosas:
  5. 5. Si recorremos todo el mundo, será posible hallar ciudades sin muros sinletras, sin reyes, sin riquezas, sin moneda, sin escuelas y teatros; perouna ciudad sin templo y que no practica algún culto, oración, y cosassemejantes, nadie la ha visto jamás".Y dice el Dr. Livingston, hablando de las entonces nuevamentedescubiertas tribus del interior de África:Tienen ideas claras del Dios Supremo.Distintos nombres se han usado, pero todos los pueblos han tenido laidea de alguna clase de Dios o Ser Supremo. Los chinos primitivosllamaron a este Ser el "Único Dios", los Septentrionales le llamaron el"Invisible"; los indios de la América Septentrional le llamaron el "GranEspíritu"; los antiguos peruanos le llamaron el "Dios Sol"; los persas lellamaron la Fuente de Luz; el pueblo de la India le llamaron Brahm;Platón le llamó el Todo; los griegos lellamaron Zeus; los romanos le llamaron Júpiter; los mahometanos lellamaron Allah; los judíos le llamaron"Jehová", y las más de las naciones civilizadas de la actualidad lellaman "Dios".Siempre ha sido, y todavía ahora es difícil hallar una persona que seadel todo ateísta (u hombre sin Dios). Se admite que de vez en cuando seencuentra un hombre que dice: Yo no creo que haya Dios." Pero, semejantehombre es, por lo regular, muy supersticioso, y al ser expuesto a peligroo muerte se verá comúnmente orando.El Profesor Tyndall en su discurso hecho en Belfast, hablando de lafuerza de esta idea de que hay un Dios, dice: “Yo sostengo que ningúnraciocinio ateístico puede desalojar la religión del corazón del hombre;la lógica no puede despojarnos de la vida, y la religión es vida para losreligiosos; como una experiencia del conocimiento interior, ésta estáperfectamente fuera del alcance de los asaltos de la lógica.“La fe en un Dios”, dice Lichtenberg, es el instinto. Es natural a loshombres, justamente como el andar sobre dos piernas es natural. En muchoses modificada, y en muchos es ahogada; sin embargo existe, y esindispensable a la simetría interior del conocimiento íntimo.Tan naturalmente como el recién nacido saca nutrición del pecho de sumadre?, dice Jacobi, así el corazón del hombre se acoge a Dios por mediode la naturaleza que le rodea.“Por un tiempo parecía que Renán se iba metiendo en el Ateísmo; pero,últimamente sus palabras representan los sentimientos de muchas personasque pertenecen a su escuela de pensamiento, y al menos implican a un Diospersonal.
  6. 6. “Solamente una cosa es segura”, dice: “y esta es que la sonrisa paternala ciertas horas brilla a través de la naturaleza, y nos asegura que hayun ojo que nos mira, y un corazón que nos sigue.”“Tales son los hechos que sostienen la afirmación de que la mente humanaestá poseída de la idea de un Ser Supremo.”Véanse Nehemías 9:6; Salmos 36:6; 2°Corintios 16:9; 2°Corintios 4:17.3. En las Sagradas Escrituras.a) En la armonía de las narraciones con la voz de la naturaleza.Acerca de las obras de la creación dicen sencillamente:“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1).Hablando de la providencia a que he hecho alusión, dicen:"Todavía serán todos los tiempos de la tierra; la sementera y la siega,y el frío y el calor, verano e invierno, y día y noche, no cesarán".(Génesis 8:22).De acuerdo con la experiencia de Stanley y todos los demás hombres quehan vivido con los ojos abiertos, está escrito:“Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni delhombre que camina es ordenar sus pasos"(Jeremías 10:23; véanse Proverbios16:1,9; Proverbios 19:21)."De Jehová son los pasos del hombre" (Proverbios 20:24; véanse Daniel2:20-23; 1 y 2 de Reyes).b) En su ley moral en Éxodo 20: 1-17, Deuteronomio 5:1-21. La rótula yla concavidad en la rodilla, no se ajustan tanestrecha y bonitamente como esta ley conviene a las necesidades delcorazón humano. El mundo podría tener día sin la luz del sol tanfácilmente como podría un hombre tener vida y felicidad sin laobservancia de estos mandamientos. Esta ley demanda que los hombresadoren a Dios y amen los unos a los otros, cuyos principios no tienen suorigen, ni el uno ni el otro de ellos, en la naturaleza depravada delhombre. Por lo tanto esta ley, como las obras de la creación tiene un
  7. 7. origen más alto que la mente del hombre, y declara la presencia de uncorazón que es puro y santo.c) En su predicción de acontecimientos futuros.Cuando algunos que fueron llevados cautivos a Babilonia parecían esperarvolver pronto a su propia tierra, Jeremías les mandó decir que seconstruyeran casas, porque estaban condenados al cautiverio por setentaaños, hasta el tiempo de la destrucción de Babilonia, en cuyo tiempo lessería permitido volver a su país:“Edificad casas, y morad; y plantad huertos, y comed del fruto de ellos;casaos, y engendrad hijos e hijas; dad mujeres a vuestros hijos, y dadmaridos a vuestras hijas para que paran hijos e hijas y multiplicaos ahí,y no os hagáis pocos.Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice traspasar, y rogad porella a Jehová, porque en su paz tendréis vosotros paz".“Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: No osengañen vuestros profetas que están entre vosotros, ni vuestrosadivinos; ni miréis a vuestros sueños que soñáis:"“Porque falsamente os profetizan ellos en mi nombre: no los envío, hadicho Jehová.”"Porque así dijo Jehová Cuando en Babilonia se cumplieron los setentaaños, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, paratornaros a este lugar”. (Jeremías 29:5-10; véase también 25:12).Pasan setenta años y encontramos la siguiente narración de la proclamade Ciro:"Y en el primer año de Ciro, rey de Persia, para que se cumpliese lapalabra de Jehová, por boca de Jeremías, excitó Jehová el espíritu deCiro rey de Persia, el cual hizo pasar pregón por todo su reino, ytambién por escrito, diciendo:"Así ha dicho Ciro, Rey de Persia: Jehová, Dios de los cielos, me hadado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casaen Jerusalén, que está en Judá".¿Quién hay entre vosotros de todo su pueblo? Sea Dios con él, y suba aJerusalén, que está en Judá, edifique la casa a Jehová Dios de Israel,(él es el Dios), la cual está en Jerusalén".“Y a cualquiera que hubiere quedado en todos los lugares o dondeperegrinara, los hombres de su lugar le ayuden con plata y oro, yhacienda, y con bestias; con dones voluntarios para la casa de Dios lacual está en Jerusalén”. (Esdras 1:1-4; véase Daniel 9:22-24).Compárese lo siguiente con el estado actual de Babilonia:
  8. 8. "Y Babilonia, hermosura de reinos, y ornamento de la grandeza de losCaldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastornó Dios".“Nunca más será habitada, ni se morará en ella de generación engeneración; ni hincará allí tienda el árabe, ni pastores tendrán allímajada”. “Sino que dormirán allí, bestias fieras. Y sus casas se llenaránde hurones: allí habitarán hijas del búho, y allí saltarán peludos"."Y en sus palacios gritarán gatos cervales, y chacales en sus casas dedeleite; y abocado está a venir su tiempo, y sus días no se alargarán".(Isaías 13:19-22).Pero aquí tenemos una declaración de acontecimientos futuros que abarcanmuchos centenares de años. No puede haber evidencia más segura de lapresencia de una mente divina que el descubrimiento de tiempos y cosasaún por venir, especialmente cuando éstos se extienden por muchísimosaños. Pasando por alto mucho testimonio muy interesante tocante a lasseñales de la presencia de Dios en la Biblia, llego a lo que me pareceser el testimonio coronante; es a saber, la idea mesiánica. El querastree el desarrollo de este pensamiento mesiánico en la Biblia, desdeGénesis 3:15 por todas sus formas, hasta el pesebre de Belén, y desdeallí a la cruz pasando por el sepulcro, y siguiendo hasta la ascensión -el que rastree esta idea con el propósito humilde de informarse, tendrápor necesidad que percibir que no es sino el desarrollo de un propósitoeterno, envolviendo no solamente toda la historia terrenal del hombre ysu carrera mortal, sino tratando de sus intereses en el mundo venidero.Tampoco puede dejar de ver que los incidentes que hablan de asistir en eldesarrollo de la idea, todos estaban bajo el ojo de Aquél que originó elpropósito. Véase el Capítulo tercero sobre "El plan de salvación." Lasobras de creación, las operaciones de la providencia, y las SagradasEscrituras muestran claramente la presencia de un Ser de poder infinito,infinita sabiduría, y perfecta excelencia de carácter; y donde aparecenestos atributos, allí se declara la presencia de Dios.2. Lo que pueda conocerse de Él.1. “Dios es Espíritu”. (Juan 4:24).La gran verdad que se nos presenta al principio de nuestro estudio dela naturaleza divina es que Dios no es la misma naturaleza de la materia,ni de aquellas cosas que pueden verse con los ojos, oídas con los oídos,y palpadas con las manos. Es la Mente, el Espíritu, no se manifiesta enpeso, medida, figura, etc. sino que se manifiesta en cualidades yactividades, en poderes, en sabiduría, en disposición. Conseguimos unaidea del concepto bíblico de la naturaleza espiritual de las palabras deJesús dichas a sus discípulos asustados:
  9. 9. “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad y ved que elespíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo”. (Lucas24:39).Por esta expresión, pareciera que el Maestro quiso dar a entender conestas palabras que aun cuando el espíritu asumiera forma de modo quepudiese ser visto, o pudiera asumir voz de modo que pudiese ser oído, sinembargo ciertamente no podría tener carne y huesos como él los tenía.Tal vez el hombre, en todas las cosas tiende a asemejarse a las cosas ensu derredor. El hombre que nunca ha visto otros hogares u otros países esdado a pensar que otros hogares y otros países son semejantes a lospropios. También es dado a pensar que los espíritus deben de ser algoparecidos a cuerpos, que la existencia de Dios sea como la existencia delos hombres. Dios nos enseña a guardarnos de esta idea en el mandamiento:"No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en elcielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra".(Éxodo 20:4).Moisés al repetir la ley a los hijos de Israel dice:"Guardad, pues, mucho vuestras almas: pues ninguna figura visteis el díaque Jehová habló con vosotros de en medio del fuego. Porque no oscorrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna".(Deuteronomio 4:15, 16.)No tenemos ni una sola palabra en la historia del Edén que denote queAdam y Eva vieron jamás alguna figura de Dios. Se dice que oyeron la vozde Jehová Dios que se paseaba en el huerto al aire del día. En verdadtodo el tenor de la Biblia es una lección continuada, que enseña a loshombres que no deben procurar hacer para sí imagen alguna de Dios, oadorarle bajo figuras y formas. Dijo Jesús a la mujer en el pozo:"Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad esnecesario que adoren". (Juan 4:24).Como la vida de la criatura es una de materia y formas, nos es difícilentender un orden más elevado de vida: una vida que no tiene cuerpo y queno necesita formas. Sin embargo, percibimos vagamente la verdad que Dioses espíritu y la creemos, esperando que la eternidad nos traiga más luz.El que hay esencias espirituales, lo sabemos; porque hemos percibido laexistencia de pensamiento al que nunca hemos atribuido las ideas de peso,medida, forma o color.2) Dios existe por sí.
  10. 10. Cuando Dios mandó a Moisés que volviese a Egipto para desempeñar sumisión de librar a Israel, Moisés deseaba saber con qué nombre preferíaser presentado a Israel. Dios respondió:"YO SOY EL QUE SOY... Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel YO SOY meha enviado a vosotros". (Éxodo 3:14).Cuando Moisés ya había empezado su obra de libramiento, y en un tiempocuando su fe está duramente probada, Dios le dice:"Aparecí a Abraham, a Isaac, y a Jacob, bajo el nombre de DiosOmnipotente, mas en mi nombre Jehová no me notifiqué a ellos". (Éxodo6:18).Es claro que con esta palabra Jehová se quiera dar el mismo significadoque con la expresión "YO SOY EL QUE SOY." Y esto es lo mismo que decir:"Mi nombre es el Viviente, Eterno, Inmutable." Semejante Ser presentaríaun glorioso contraste con las formas moribundas, momentáneas, variablesde la vida creada en derredor de aquellos a quienes el nombre fue dicho.No podemos debidamente apreciar la existencia por sí hasta queconsideremos las formas de vida y moción que parecen en la criatura. Elpoder, por el cual el reloj hace que sus manecillas señalen las horasfugaces, no está en el reloj: se originó en la inteligencia y la mano desu hacedor y del que le dé cuerda. El poder con que la máquina de vaporestira sus cuarenta o cincuenta carros no se origina en la máquina, sinoen la mente del maquinista y del calor de las llamas en sus entrañas. Lavida del hombre no se origina en sí mismo; viene del Dios Viviente, laFuente de la Vida; se sostiene con su alimento, su bebida, y el aire ensu derredor. Cosa de cada cuatro segundos tiene que respirar el aire, conel fin de guardar su pequeña chispa de vida ardiendo. Su vida no está ensí mismo. No es así con Dios. Los manantiales de la vida son todos en él."El Padre tiene vida en sí mismo". (Juan 5: 26). "En el (en el Hijotambién) estaba la vida". (Juan 1:4). Las obras de la creación sontestigos de estas declaraciones bíblicas, como puede verse en lossiguientes pensamientos:1. Dios hizo el universo, no el universo se hizo a sí mismo; eso querríadecir que la nada hizo algo.2. Si Dios hizo el universo, existía antes del universo.3. Si Él pudo vivir cuando no existía más que él mismo, es claro quepuede vivir sin otro ser o criatura más que él mismo.4. No podría vivir independientemente de otras cosas, a menos que lascausas de vida fuesen en él mismo; porque si la vida estuviera en otrascosas, esas cosas podrían serle cortadas dejándole a él sin vida. Lagloria de la doctrina de la existencia por sí del Dios Omnipotente, seaumenta al paso que meditemos en la vida multiforme y complicada poseída
  11. 11. por él. Con razón se ha dicho: "Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿quiéncomo tú?"3) Dios es Eterno."Señor, tú nos has sido refugioEn generación y generación.Antes que naciesen los montes,y formases la tierra y el mundo.Y desde el siglo hasta el siglo. tú eres Dios". (Salmo 90:1, 2).Aquí de nuevo, nosotros, gusanos mortales, llegamos a la orilla ymiramos en las profundidades del misterio y no vemos nada sino elmisterio. Miramos al anciano canoso, que ostenta las señales de noventaaños; a los grandes árboles, que han resistido las tempestades yhuracanes de siglos; a las rocas musgosas, que fueron lavadas por laslluvias que cayeron antes del tiempo de Enoc; al sol y la luna y lasestrellas, que por millares y millares de años han seguido su marcha enlos cielos, centinelas en el atalaya de la eternidad. Contamos millones ymillones y millones de años hacia atrás, hacia atrás en las edadespasadas, y ¡maravilla! estamos aún en medio de la vida de Dios. Así,habiendo agotado nuestras débiles fuerzas procurando mirar dentro de laeternidad pasada, no tenemos poder para hacer más que volver los ojos alfuturo y exclamar: “¡Él es, siempre ha sido, y siempre será!”.La posibilidad de este atributo se halla en su existencia por sí, en suomnipotencia, soberanía y sabiduría. ¿Por qué no podrá un ser que es lamisma vida, tener una eternidad de existencia? El que muere, lo haceporque no puede continuar viviendo. Todo lo que Dios quiera sucederá.4) Es omnipresente - en todas partes.¿A dónde me iré de tu Espíritu?¿Y a dónde huiré de tu presencia?Si subiere a los cielos, allí estás tú:Y si en abismo hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.Si tomare las alas del alba.Y habitare en el extremo de la mar,Aún allí me guiará tu mano, me asirá tu diestra.Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán.Aún en la noche resplandecerá tocante a mí”.(Salmo 139:7-11).
  12. 12. “¿Soy yo Dios de poco acá, dice Jehová, y no Dios de mucho ha?... ¿Nohincho yo, dice Jehová, el cielo y a la tierra?” (Jeremías 23:23, 24).La omnipresencia de Dios aparece en las actividades de la naturaleza,aparece en las disposiciones de la providencia, aparece en la voz de laconciencia, y aparece en las conquistas de la justicia. Aun en losdesiertos se ven algunas señales de orden; mientras el pobre pagano temey tiembla por el sentimiento de que hay un Dios que mira sus acciones, yque le llamará a juicio por ellas.5). Dios es Omnisciente - Tiene toda ciencia."El infierno y la perdición están ¡Cuánto más los corazones de delantede Jehová, los hombres!". (Proverbios 15:11)."Los ojos de Jehová en todo lugar están mirando los buenos y los malos".(Proverbios 15:3)."¿Ocultárase alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea?(Jeremías 23:24).“No hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia: antes todaslas cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemosque dar cuenta" (Hebreos 4:13).Jonás se mete en el fondo del navío, pero Dios le ve. Elías se mete enla cueva de la montaña, lejos en el desierto, pero dentro de poco suenanen su oído las palabras, "¿Qué haces aquí, Elías?" Ante él el infierno notiene cubierta, y el futuro no tiene secretos.“¡Oh maravillosa ciencia, profunda y alta!¿Dónde se esconderá una criatura?”¿Quién es el hombre que haya pecado sin sentir que los ojos de Dios losiguen? ¿Dónde está el pecador que no haya deseado aliviar su corazón dela mirada penetrante y acusadora del ojo del Juez?"Yo soy Dios, y no hay más Dios; y nada haya mí semejante, que anunciolo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aún no era hecho"(Isaías 64:9,10). Como las partes de un reloj yacen abiertas ante losojos de su hacedor, así todas las cosas que Dios ha hecho yacen delantede sus ojos.“¡Cuán cuidadosos, pues, deberíamos vivir!¡Con qué cuidado religioso!"6) Dios es Omnipotente.
  13. 13. El poder infinito de Dios se manifiesta:(a) En la Creación."En el principio creó Dios los cielos y la tierra. (Génesis 1: 1).Supongamos que estamos ocupando un punto en alguna parte del espacio, yque estamos conscientes de la ausencia de todas las formas de materia, detodo género de fuerza, de todas las actividades mentales, morales yespirituales; que no hubiera mundo, ni aire, ni vida, ni espíritu.Supongamos que mientras estamos admirados del vacío silencioso en nuestroderredor, se oye una voz que dice: "Sean huestes de soles, y salganplanetas para girar en derredor de ellos; sobre estos planetas que seala tierra seca dividida en ríos y mares; que estén llenas las aguas conpeces y grandes monstruos oceánicos; que haya aves aladas para volar enel aire debajo del espacioso firmamento; y árboles y hierbas y animalesque se arrastren, y cuadrúpedos para vivir en la tierra seca. Suponedestas cosas, y luego suponed, que mientras la voz está aún hablando seestá haciendo todo esto delante de nuestros ojos. Vemos los solesarrojándose al espacio resplandeciente, y sus respectivos planetastomando su lugar en orden en su derredor. Vemos la planta, el pez, elanimal que se arrastra, el ave, la bestia, cada uno según su géneroapareciendo en su tiempo. Pero no vemos a ningún ser de mente yconciencia como nosotros. Empezando a sentirnos un poco solitarios ydeseosos de sociedad de nuestra especie, oímos la misma voz que dice,"Aparezca en la carne un ser de cualidades intelectuales y morales”.Enunciándose las palabras, una criatura como nosotros mismos se presentadelante de nosotros. Platicamos con él y llegamos a convencernos de quees realmente un duplicado de nosotros mismos. ¿Necesitaríamos másevidencia que ésta para probar el poder omnipotente?(b) En el Gobierno de la Creación y en Providencia.Por edades sin número estas maravillosas obras han seguido su curso enarmonía con la voluntad divina. Cada mundo ha seguido su propio camino, ycada ser viviente se ha multiplicado según su género, los mares se hanquedado dentro de sus límites, los vientos y las nubes han traído laslluvias y los rocíos a tiempo, y a pesar de todas las agenciasembrutecedoras y desmoralizantes que el mundo y Satanás han empleadocontra el hombre, todavía está superior al bruto, y aun aspira a lasociedad de Dios. Las quijadas del león son cerradas, y el horno de fuegono puede arder contra su voluntad.
  14. 14. C) Aparece en el control de Dios sobre los hombres y los demonios en elinterés de su gobierno moral.Nabucodonosor, rey de Babilonia, fue constreñido a decir:"Bendito el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abednego, que envió suángel, y libró sus siervos que esperaron en él, y el mandamiento del reymudaron". (Daniel 3:28).Cuando el rey después de esto se hizo orgulloso, Dios lo alejó de sutrono y de entre los hombres hasta que se humilló, y dijo:"Ahora yo, Nabucodonosor alabo, engrandezco, y glorifico al rey delcielo, porque todas sus obras son verdad, y sus caminos juicio". (Daniel4:37).(Léase todo el libro de Daniel)."Pídeme y te daré por heredad las gentes, Y por posesión tuya lostérminos de la tierra". (Salmo 2:8; Daniel 7:13, 14: Salmo 35:6, 9,11). "Oh Jehová, Dios de los ejércitos. ¿Quién como tú?" (Salmo 89:8).(7) Dios es Omnisciente."¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia deDios!" (Romanos 11:33).Para el finado y consagrado Harry Woodsmall, el término "sabiduría" erauna palabra favorita, y su vida ilustró su significado. Así como los doce"encajes" de oro en el pectoral de Juicio (de que se habla en Éxodo 28),contenían las doce piedras preciosas engastadas en ellos así un conceptoamplio y claro, del fin de la vida, había arreglado y fijado el lugar detodo género de conocimiento en su posesión, de tal manera que todo lo quesabía contribuía a la honra de Cristo. Los artículos de nuestroconocimiento pueden compararse con las piedras preciosas que han de serengastadas en el referido pectoral. La sabiduría consiste en la habilidadpara aplicar los distintos artículos de nuestro conocimiento, de talmanera que efectúen el deseado fin, y puede compararse con la habilidadpara arreglar las piedras preciosas cada una en su propio lugar. Porsupuesto, este esfuerzo para simbolizar no debe llevarse demasiado lejos.Sin embargo, hemos visto hombres que tenían gran acopio de informaciónque, no obstante, por su falta de sabiduría, no podían arreglar, ajustary cristalizar lo que sabían, en una vida de hermosura y utilidad. Tambiénhemos visto a otros que, aunque tenían sabiduría para engastarpropiamente las piedras preciosas, no poseían ningunas piedras hermosasde conocimiento para colocarlas en el pectoral. La sabiduría de Dios semanifiesta en su elección de los fines que él se propone a efectuar, y en
  15. 15. la selección de los medios para asegurar estos fines. Esta sabiduría esaparente.(a) En los designios y adaptaciones de la naturaleza.(b) En las dispensaciones de la providencia.(c) En los propósitos y planes de la gracia. Es la contemplación de lasabiduría en las obras de gracia que hace a Pablo exclamar:"¡Cuánincomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!"(Romanos11:33).(8) Dios es infinitamente santo y perfectamente justo.(a) La Santidad."Vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime. Y sus faldashenchían el templo. Y encima de él estaban Serafines: cada uno tenía seisalas; con dos cubrían sus rostros, y con dos cubrían sus pies, y con dosvolaban, y el uno al otro daba voces diciendo:Santo. Santo, Santo. Jehová de los ejércitos" (Isaías 6:1-3).“Y no tenían reposo día ni noche, diciendo: Santo, Santo, Santo el SeñorDios Todopoderoso, que era, y que es, y que ha de venir". (Apocalipsis4:8).¿Quién como tú, Jehová, entre los dioses?¿Quién como tú, magnífico en santidad?Terrible en loores, hacedor de maravillas"(Éxodo 15:11).Estas exhibiciones o pinturas del Ser Supremo son sublimes ymajestuosas. Así como el resplandor del sol de mediodía hace que lasestrellas palidezcan, así el resplandor de la asombrosa excelencia moralde Dios hace que estas criaturas celestiales cubran sus rostros y ocultensus pies debajo de sus alas antes de hablar de la gloria que ven. Laperfecta santidad de Dios se ve en la rectitud del carácter divino; es lasuma de toda excelencia suprema y moral. Se dice que la santidad esmagnífica (Éxodo 15:11), y se hace referencia a la hermosura de lasantidad. (1 Crónicas 16:29; 2 Crónicas 20:21; Salmo 29:2).(b) Justicia.La santidad es la rectitud del carácter divino, y la justicia es larectitud del gobierno divino. Significa leyes equitativas ejecutadas conjusticia para el gobierno de las criaturas inteligentes de Dios. No
  16. 16. necesitamos recordarle al lector que es claro que ningún otro que no seaun gobierno justo y recto podría originarse o existir en una perfecciónmoral tan elevada como la que se ve en el carácter de Dios. ¿Pueden laperfecta santidad y la infinita sabiduría producir leyes injustas yadministraciones desiguales?"Justo es Jehová en todos sus caminosY misericordioso en todas sus obras" (Salmo 145:17)."Ajustaré el juicio a cordel, y a nivel la justicia"(Isaías 28:17).A fin de que seamos debidamente impresionados con este asombrosoatributo de nuestro Dios, considerémoslo un poco más. Como el Ser dequien éste es una cualidad, es invariable y eterno. Los juicios de Diosson siempre justos. Esto hace que su aspecto sea terrible al hombre oángel que ose a transgredir su ley, la cual es santa y justa y buena.A los malos los castiga, pero a los justos los premia. No perdona anadie que se halla abogando por el pecado - no, ni aun al Cristoimpecable, cuando él lleno de gracia apareció en el lugar del pecador."Y si mi alma fuese enviada al infierno,Tu santa ley bien lo aprueba."(9) Es veraz y fiel."Tu palabra es verdad" (Juan 17:17)."Engrandeced a nuestro Dios.Él es la Roca, cuya obra es perfecta;Porque todos sus caminos son rectitud;Dios de verdad, y ninguna iniquidad en él"(Deuteronomio 32:3,4)."Jehová Dios es la verdad.". (Jeremías 10:10).Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en élAmén"(2Corintios 1:20).Acercándose la hora de su muerte Josué llamó a si los ancianos deIsrael, y les dijo:"He aquí yo estoy para entrar hoy por el camino de toda la tierra;reconoced, pues, con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma que nose ha perdido una palabra de todas las buenas palabras que Jehová vuestroDios había dicho de vosotros; todas os han venido, no se ha perdido deellas ni una" (Josué 23: 14). Compárense Génesis 8:22 hasta el 9:17,con Hechos 14:17, y con lo que hemos visto en la línea de Escrituras aque se ha hecho referencia aquí.Dios ha sido veraz y fiel a su ley; Hace miles de años declaró quela vida y la prosperidad resultaría de la obediencia, y que la ruina yla muerte resultarían del pecado. Se ha verificado delante de nuestros
  17. 17. ojos, y siempre ha sido la verdad. Prometió el libramiento y lamisericordia al arrepentido: el libramiento y la misericordia viene alarrepentido. Prometió Dios darnos un Salvador: el Salvador ha sido dado,y ahora el mundo está lleno de los sonidos de su salvación. Véase2°Tesalonicenses 1:7-9.Lo que se ha cumplido asegura el cumplimiento de lo que queda enpromesa para cumplirse."Él dijo, ¿no hará?; Habló, ¿y no lo ejecutará?". (Números 23:19).(10) Dios es inmutable e inalterable."Tú fundaste la tierra antiguamente, y los cielos son obra de tus manos.Ellos perecerán, y tú permanecerás; y todos ellos como un vestido seenvejecerán: Como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados; Mastú eres el mismo y tus años no se acabarán" (Salmo 102:25-27)."Yo Jehová, no me mudo", (Malaquías 3:6)."Toda buena dádiva, y todo don perfecto es de lo alto, que desciendedel Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra devariación”. (Santiago 1:17).“Dios no es hombre para que mienta; Ni hijo de hombre para que searrepienta". (Números 23: 19).Nosotros, criaturas necias y dadas a errar, somos llenas deincertidumbre, vacilaciones y cambios; pero éstos vienen denuestras imperfecciones. Necesitamos conocimiento, sabiduría ysantidad. Los cambios son propios del hombre, no a Dios, quien esperfecto. Un ser que altera sus propósitos, o es voluble en sus planes,no es perfecto. No es perfecto en cuanto a la intelectualidad ni encuanto a carácter. Y es declarado que “Él es la Roca, cuya obra esperfecta”. Pero dejando a un lado toda otra evidencia, y la inmutabilidadde la ley moral es prueba de la inmutabilidad de Dios. Lo que es veraz yrecto en los días de Adam, y Moisés y Daniel, es todavía veraz y recto,y siempre lo será; y la Justicia demanda ahora tan recio la venganzacomo la demandaba en los días de Caín.11). Es bueno y misericordioso.La bondad y la misericordia aparecen:(a) En las obras de la creación."Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno engran manera”. (Génesis 1:31”.
  18. 18. “Y Había Jehová Dios hecho nacer de la tierra todo árbol delicioso a lavista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto”(Génesis 2:9).“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayudaidónea para él” (Génesis 2:18).No hay nada más claramente escrita en la creación que la evidencia deque Dios está dispuesto a llenar a sus criaturas con felicidad. Nos hadado ojos con que veamos, y ha extendido en derredor nuestro, cosasbellas para que las veamos. Ha creado sonidos dulces, y nos ha dadooídos para oírlos. Ha<< llenado el mundo con cosas buenas, y nos hadado- poder para gozar de ellas.(b) En su providencia."Hace que su sol salga sobre malos y buenos, y llueva sobre justos einjustos" (Mateo 5:45)."Clemente y misericordioso es Jehová:Lento para la ira, y grande en misericordia.Bueno es Jehová para con todos;y sus misericordias sobre todas sus obras". (Salmo 145: 8, 9).¡Cuán tiernas son aquellas palabras que el ángel Gabriel llevó a Daniel,el profeta:"Daniel, varón de deseos". (Daniel 10: 11; Hechos 14:17).(c) Especialmente en la obra de redención."De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, paraque todo aquel que en él cree, no se pierda más tenga vida eterna".(Juan 3:16).Dios amó al mundo de tal manera, “de tal manera” nos amó, a sus enemigos,que Dios hizo este sacrificio inaudito, asombroso, para abrirnos de nuevolas puertas de la vida!"El que aun a su propio hijo no perdonó, antes le entregó por todosnosotros, ¿cómo no nos ha de dar también con él todas las cosas?".(Romanos 8:32)."Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos deDios"(1Juan 3:1)."Dios es amor", es la misma bondad. Hasta aquí pueda ser quetembláramos al mirar la terrible majestad de Jehová, pero aquí nosacercamos con esperanzas; porque se hallan la bondad, lamisericordia, y el amor, allí el pobre, el desamparado, eldesesperado y el arrepentido pecador puede lograr ser oído, y esperarhallar gracia para ayudarle en tiempos de pesar y necesidad.
  19. 19. 3. La Unidad de Dios."Oye, Israel: "Jehová nuestro Dios, Jehová uno es" (Deuteronomio6:4).“Un Dios y Padre de todos, el cual es, sobre todas las cosas, ypor todas las cosas, y en todos vosotros” (Efesios 4:6).Dios es una sola esencia, un carácter, una mente; no muchas esencias,no muchas mentes. Estos distintos atributos no son distintos dioses,sino distintas cualidades del mismo Dios, y existen en la mismaesencia y aun de la misma esencia.Distintas condiciones morales demandan distintas exhibiciones delcarácter divino. Por ejemplo, sobre la Sodoma mala, la justiciallueve fuego y azufre, pero a los hijos de Israel en el desierto, labondad y la misericordia les ponen diariamente una mesa suplida de pandel cielo por cuarenta años. La omnipotencia divide el mar para ellibramiento de los hebreos; y luego siguiendo en las huellas de lamisericordia, las aguas vuelven para destruir a las huestes de Egipto.Dos naciones están acampadas al lado del Mar Rojo. Dios está entre lashuestes. De él sale la luz del día para un campamento, y de él salenlas tinieblas de media noche para el otro (Éxodo 14). En un tiempoDios salva a un pueblo a que después destruyó. A los ignorantes ysupersticiosos estas cosas naturalmente sugerirían la idea de muchosdioses, o de muchas partes independientes en el mismo Dios. De laprimera idea resultarían muchas distintas imágenes; de la segunda ideasaldría una imagen de muchas caras. De aquí la necesidad de la lecciónsobre la unidad de Dios. Su naturaleza, su carácter, sus propósitos sonuno solo. Concluyendo este corto capítulo, quisiera recordar al lectorque la naturaleza es testigo de que no hay sino un solo Dios. Si nomiramos sino a la tierra, notando las estaciones que se cambian y lasnubes que se mueven, puede parecernos que haya fuerzas opuestas en loselementos de la naturaleza; pero si levantamos los ojos de lasconfusiones de la tierra para considerar los cuerpos celestiales - elsol, la luna y las estrellas,- no podremos menos que ver que eluniverso, en que nuestra tierra no es sino como un grano de arena,está arreglado en el más glorioso orden. No hay allí señales devoluntades opuestas ni de potencias discordantes.En la tierra hay evidencia de que no hay sino un solo Dios. Lovemos en el hecho de que todas las criaturas se multiplican según sugénero. Es especialmente aparente en la ley divina, cuya ley es una
  20. 20. misma en todas partes del mundo y en todas las edades. (Salmo86:10; Isaías 44:8; Juan 17:3)."Yo Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mi" (Isaías45:5).Las terribles consecuencias de desobediencia en este punto se ven enRomanos 1:20-32.4. La Trinidad.Aquí hablo con algo más de temor que por lo regular, sin embargohablo, porque el libro santo ha hablado antes que yo. La doctrinadeclarada aquí es que Dios, que es uno en substancia y uno en carácter,existe en 3 personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.Quisiera observar que esta doctrina se nos revela en las SagradasEscrituras.Algunos escritores han pensado que hay una referencia a la Trinidaden las palabras que preceden la creación del hombre:"Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza"(Génesis 1:26).Les parece que la palabra "nuestra" indica que hay distintas personasen la Deidad, que son reveladas más claramente después: otros, sinembargo, no creen que el uso de esta palabra suministra prueba definidade la existencia de la Trinidad.No es necesario basar la prueba de la doctrina en ningún pasaje dudoso.En el Nuevo Testamento la doctrina se presenta de una manera tan peculiarque se establece sobre un firme fundamento."Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquílos cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendíacomo paloma, y venía sobre él. Y he aquí una voz de los cielos quedecía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento". (Mateo3:16, 17)."Por tanto id, y doctrinad a todos los gentiles, bautizándolos en elnombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo28:19).En el río Jordán Dios, el Hijo, es representado como levantándose delagua, el Espíritu aparece en forma de una paloma y posa sobre él,
  21. 21. mientras la voz del Padre proclama al Hijo y expresa su placer enél. En la Gran Comisión los nombres del Espíritu y del Hijo sonmencionados con igual honor como el nombre del Padre. Esto prohíbeterminantemente que hablemos del Espíritu Santo como una "merainfluencia," o del Hijo como siendo inferior al Padre."Empero cuando viniere el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre,el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio demí” (Juan 15:26)."La gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y laparticipación del Espíritu Santo sea con vosotros todos" (2°Corintios 13: 13),"Por él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritual Padre. (Efesios 2:18; Juan 14: 17, 26; Juan 16:7-15).Ninguna doctrina de la fe cristiana se enseña más claramente quela que hay tres personas en la Deidad. No podemos comprenderla, pero sípodemos aceptarla como la verdad, y admirar y adorar y esperar eltiempo en que conoceremos como somos conocidos.Pensemos de la Deidad en una trinidad de personas, la majestad de suser, y la gloria de sus obras; pensemos en este compañerismo feliz,eterno, todopoderoso y glorioso. ¡La sublimidad y majestad delpensamiento es abrumador! Al considerar esto, se presenta a mi menteel pensamiento de que en algún punto en las eternidades pasadas, Diosdijera, "Creemos seres en nuestra semejanza, a fin de que ellostambién, para nuestra gloria, sean felices en la bendición de nuestroexaltado compañerismo." Y en este punto, antes de que las estrellasdel alba emitieren sus primeras notas de alabanza, los propósitos dela gracia fueron formados y decretados, "así agradó en tus ojos".(Mateo 11:25). Proverbios 8: 22-30 es un rayo de luz que sale de losmisterios de este divino compañerismo:"Jehová me poseía en el principio de su camino.Ya de antiguo antes de sus obras.Eternalmente tuve el principado.Desde el principio, antes de la tierra,Antes de los abismos fui engendrada;Antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas;Antes que los montes fuesen fundados;Antes de los collados fui yo engendrada;No había aún hecho la tierra, ni las campiñas,Ni el principio del polvo del mundo.Cuando formaba los cielos, allí estaba yo;
  22. 22. Cuando señalaba por compás la sobrefaz del abismo;Cuando afirmaba los cielos arriba;Cuando afirmaba las fuentes del abismo;Cuando ponía a la mar su estatuto,Y a las aguas que no pasasen su mandamiento;Cuando establecía los fundamentos de la tierra,Con él estaba yo ordenándolo todo;Y fui su delicia todos los días,Teniendo solaz delante de él en todo tiempo."En la última oración de Jesús miramos este compañerismo desde otrolado:"Ahora, pues, Padre, glorifícame tú con aquella gloria que tuve cercade ti, antes que el mundo fuese". (Juan 17:5, 24).En este concilio Cristo fue muerto (en propósito) desde antes de lafundación del mundo. (Apocalipsis 13:8) En la obra de la redención,las Personas de la Trinidad parecen ocupar distintos oficios. El Padreenvía al Hijo, el cual restaura la ley; y el Hijo envía al Espíritu,el cual restaura la vida.“Como tú me enviaste al mundo, también yo los he enviado al mundo” (Juan17:18; 20:21; Isaías 9:6)."Habiendo hecho la purgación de nuestros pecados por sí mismo, se sentóa la diestra de la Majestad en las alturas" (Hebreos1:3)."Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en minombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas lascosas que os he dicho". (Juan 14:26),"Si yo no fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si yofuere, os le enviaré". (Juan 16:7. Véase Juan 3:8).Pero las operaciones de los distintos oficios se acuerdan tan bella yperfectamente en su carácter y propósito que forman la evidencia másconclusiva que tenemos de la unidad e igualdad de estas Personas Divinasen una sola y gloriosa Deidad.CAPITULO 2.EL HOMBRE.1. Su Creación."Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestrasemejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de loscielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda
  23. 23. arrastrado sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagende Dios lo creó.""Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó ensu nariz soplo de vida; y fue el hombre en alma viviente". (Génesis1: 26, 27; 2:7).Estos son hechos importantes en su creación.(1) El hombre no aparece en el teatro de acción hasta que la tierrahaya sido completada para recibirle, hasta que "vio Dios que erabueno." Antes de aparecer el "señor" de la tierra su habitación fuepreparada para recibirle. (Génesis 1:25).(2) La naturaleza del hombre.Aunque su cuerpo fue hecho del polvo de la tierra, no obstante suverdadero ser, su naturaleza más alta, era una esencia espiritual, segúnla naturaleza de Dios. Ninguna otra que no sea una esencia onaturaleza espiritual es capaz de recibir una impresión moral o dealcanzar la relación de ciudadanía en el gobierno divino. Unaimagen moral y obligaciones morales dan a entender un ser espiritual.(3) Dios hizo al hombre recto, y una disposición santa como la de Dios- en cuya mente fue concebida- le fue dada libremente.A vista de estos hechos es fácil ver el propósito de la creación delhombre. ¿Por qué se hiciera toda esta cuidadosa preparación, si nofuera para un propósito grande e importante? El hombre fue creado a laimagen de Dios, a fin de que fuese idóneo para la presencia de Dios, ypreparado para gozarse del compañerismo con él y con otros seres santosa quienes había creado. Pero el hombre era, en cuanto aconocimientos, un infante, y, en cuanto al puesto que ocupaba, unsujeto de aquel que le había creado.2. El Hombre fue hecho sujeto a un Gobierno Especial.Cuando Dios lo puso en el jardín preparado para su habitación, le impusoel mandamiento:“Del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el díaque de él comieres, morirás” (Génesis 2:17).Sucedió con Dios como con los padres cuando un niño nace en la familia.En cuanto al niño hay dos períodos de disciplina. El primer periodoes el en que el niño no puede, por falto de desarrollo, discernir
  24. 24. la virtud de un principio. En este punto le enseñamos a respetar laautoridad paternal dándole mandatos especiales, con frecuencia nodándole razones a menos que nos parezca bien dárselas.Después llega el período cuando apelamos a principios y leyes,enseñándole a observarlos. Pero sea cual fuere el período, tienen quemantenerse la obediencia a la voluntad paternal y el respeto a laautoridad. Esta necesidad existió en el caso de nuestros primerospadres. Tenían que ser enseñados, y que llegar a entender, que Diosmismo es ley. El árbol es llamado "el árbol de ciencia del bien ydel mal." Y de él se dice que su fruto era bueno para comer yagradable a los ojos. No tenía en sí mismo, según parece, ningunavirtud especial; fue un árbol peculiar solamente porque fue resguardadopor un mandato peculiar de Dios. Era necesario que Dios empezase enalgún punto a enseñar y a esforzar su autoridad sobre Adam, y eligecomenzar con el mandato respecto a este árbol.“De todo árbol del huerto comerás, excepto de este solo”.Haciendo esto Dios, puso en el hombre la brida de restricción pero dejócaer las riendas de modo que el hombre mismo podría tenerlas.Parece que por algún tiempo no sólo siguió bien bajo la disciplinaimpuesta en él, haciendo fielmente el trabajo de labrar y guardar elhuerto, sino que se cuidó de tocar él, un árbol especialmente prohibido.¡Cuánto desearíamos que hubiese continuado obediente hasta que, por ladisciplina se hubiese perfeccionado y establecido en la justicia!Sé que ningún hombre sano contenderá que Dios no debiera haber impuestoun mandato al hombre. Alguno preguntará por qué Dios dejó a Adán.A esto replico que el único acto que tenga algo de virtud es el acto quenazca del escogimiento inteligente, deliberado, obediente, del actor; yel acto que se ejecuta solamente a causa de la presencia de otro notiene ningún carácter virtuoso.3. El Castigo de la Transgresión."El día que de él comieres, morirás". (Génesis 2: 17).En otras palabras: "El día que transgredas el mandato que te hepropuesto, perderás la vida". Examinemos los hechos en el caso y veremosla belleza de la verdad de esto.El hombre era un ser que tenía dos naturalezas, como puede decirse; eraun animal de los elementos del suelo; era también un espíritu, unser de poderes mentales y morales, que le habilitaban para estudiar yatesorar los hechos de la ciencia y los principios de la ley. Es muyevidente que el espíritu es la parte más alta de la naturaleza delhombre; esto es, es el hombre, por la razón de que nada que no seaespíritu pueda poseer y acatar las relaciones morales al gobiernodivino. Por lo tanto las palabras “perderás tu vida” fueron dirigidas
  25. 25. especialmente a la naturaleza espiritual. Refiriéndonos a Génesis 2:7veremos lo que es la vida del alma:"Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó ensu nariz soplo de vida; y fue el hombre en alma viviente."Aquí se nos dice que el aliento de Dios hizo del hombre un almaviviente - alma viviente en contra distinción a un alma muerta. Si nadasino el aliento de Dios en el hombre puede hacerle un alma viviente,es claro que la ausencia de este aliento de vida tiene que dejarlomuerto, aunque no se añadiera ninguna ira de parte de Dios.Dios, el justo Juez del universo, no puede permitir y alentar ladesobediencia en sus criaturas llenando sus corazones con vida ybendiciones. En verdad, los que a sabiendas desobedecen a Dios, denecesidad se separan de él e invitan sobre sus cabezas la santadesaprobación de Dios de los rebeldes y la rebelión. La naturaleza no secontradice a sí misma - ¡cuánto menos lo hiciera el Dios de lanaturaleza! Lo recto es lo recto, y lo malo es lo malo,Y el uno no puede nunca ni en ninguna parte ser el otro. Dejar aDios es no estar con él, y él solo es la Vida, así como el Padre delos espíritus.4. El Hombre Cayó por su propia Voluntad.“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable alos ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría y tomó de sufruto, y comió, y dio también a su marido, el cual comió así comoella.Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto al aire deldía, y escondióse el hombre y su mujer de la presencia de JehováDios entre los árboles del huerto. Y llamó Jehová Dios al hombre, y ledijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuvemiedo, porque estaba desnudo; y escondime". (Génesis 3:6, 8-10).El tercer capítulo da la historia de la caída. Narra la astucia deSatanás, que. presentándose en la persona de la serpiente profesóinteresarse especialmente en el mejoramiento del hombre; deseaba queellos se elevaran de su condición ignorante y esclavizada para ser"como dioses sabiendo el bien y el mal."Hablando a la mujer, dice:
  26. 26. "No moriréis: mas sabe Dios que el día que comiereis de él, seránabiertos vuestros ojos y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal"(Génesis 3:4, 5).Así insinúa que Dios los está engañando, y deteniéndolos para que noalcanzasen el más alto bien. En lugar de resistir al diablo, Eva leprestó atención respetuosa, soltó su fe de la palabra de Dios, reposósu confianza en su enemigo, desobedeció el mandato, y arruinó su alma.Aquí alguno puede preguntar por qué Dios no excluyera al tentador,prohibiendo su presencia en el huerto.No sé por qué no lo hiciera, pero todos sabemos esto: Un amigo queno puede permanecer fiel a un amigo en la presencia del enemigo delamigo, no es digno del nombre de amigo; y el carácter que no puedemantenerse firme sino cuando esté aprisionado y guardado carece devirtud: no es sino una impostura.Además de esto: Así como el sol y las tempestades profundizan lasraíces y endurecen los troncos de los árboles, así las pruebas ylas tentaciones deberían de fijar nuestros principios y hacer másondas nuestras convicciones. ¿Podemos tener alguna garantía decarácter, alguna prueba de excelencia moral, cuando no ha habidotentaciones para probar nuestro valor genuino? Todas las cosas se pruebanantes de ser selladas. El oro y la plata son refinados, lavándolos ypasándolos por el horno, y son probados por la copela.Llamo atención especial a este único pensamiento: la caída de Evacomenzó dentro de ella misma, en sus pensamientos y sentimientos, antesde que su caída se manifestara en acto exterior. No hubo sino tres pasosdesde la vida hasta la muerte. El primer paso era dudar de la palabradel Señor; el segundo paso era creer a la palabra del diablo; y elúltimo paso era comer el fruto. Dio estos pasos en sucesión rápida, yacabó con la desesperación. No hay sino una puerta disimulada para elinfierno, y esa es la falta de fe en el verdadero Dios. Adán y Evacayeron por esta puerta. Todos los que han caído en todas las edades hancaído por esta puerta. Esta es todavía la ruta directa "a las tinieblasde afuera" donde "será el lloro y el crujir de dientes."(1) Resultados inmediatos de la Caída.La obediencia era su velo, su justicia, la vestidura de su ciudadaníacelestial. Mientras ésta se quedaba íntegra era honrosa, apareciendo entraje real, Pero ahora está roto, y su desnudez los avergüenza.Sienten la necesidad de vestidos, y se ponen a coser hojas de higuerapara taparse. Estas se secan, se deshacen y caen. Dios se oye. Huyende su voz cuando se acerca, y procuran esconderse entre los espesos
  27. 27. árboles del huerto. Los persigue, los alcanza, los fuerza a sometersea juicio. Por vez primera aquella noble pareja comienza a experimentarquejas y sentimientos amargos entre sí. Aquí vemos las primerasseñales de cobardía y decepciones humanas. El hombre echa la culpa ala mujer, y la mujer la echa sobre la serpiente. Aquí se puedepreguntar que por qué Dios no perfecciono su fe en él hasta el gradode hacer imposible la duda. Contendiendo esto, diríamos que la feactiva se compone de dos operaciones;Primero, es la manifestación de la evidencia en un lado, y, lasegunda, la aceptación de esta evidencia por el otro. En el caso de lafe en Dios, ocupa dos partes: En primer lugar Dios manifiesta la palabraque desea que aceptemos. Nos muestra la fuerza de esa palabra. Lo quequeda para hacerse debe hacerse por nosotros; esto es, el hombredebe hacer su parte confiando en la palabra que le ha sido dada. Diosmanifestó la palabra a Adam; convenció a Adam de su poder, sabiduría,soberanía, y bondad.Dios había hecho su parte. Si Adam rehúsa poner su confianza, susintereses y sus esperanzas en él, es claro que la culpa será enteramentesuya."Y sacólo Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de quefue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente delhuerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía atodos lados, para guardar el camino del árbol de la vida". (Génesis3: 23, 24).¡Triste espectáculo! ¡copa amarga! ¡futuro tenebroso y doloroso!¡El alma es leprosa! ¡Ay del mundo por causa de los sonidos ylos espectáculos lúgubres que desde ahora tendrá que oír y ver!(2) Efecto moral en la raza.No tenemos que ir lejos para ver cómo el pecado de Adán ha afectadoa sus descendientes. Mírense las manchas de sangre en las manos delhijo mayor de Adán. Esas manchas no resultan de matar a una bestia: esla sangre de su hermano Abel, a quien mató en el campo. Caín no esuna excepción."Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por sucamino”. (Isaías 53: 6)."Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, Porver si había algún entendido, que buscara a Dios.
  28. 28. Todos declinaron, juntamente se han corrompido. No hay quien hagabien, no hay ni siquiera uno". (Salmo 14:2,3)."Por la desobediencia de un hombre muchos fueron constituidospecadores". (Romanos 5:19).Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso".(Jeremías 17:9).Aquel acto de desobediencia sumergió al mundo en pecado y miseria."El pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado lamuerte, y la muerte así pasó a todos los hombres" (Romanos5:12)."Por un delito vino la culpa a todos los hombres para condenación"-(Romanos 5:18).El pecado de toda clase, y la enfermedad de toda forma vino sobre SuSimiente por este crimen. Pero no somos pecadores forzados; porquecada hombre es pecador por su propia voluntad, pecador por su propioescogimiento:"La justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío serásobre él". Ezequiel 18:20).(3) Efectos legales sobre la raza."El alma que pecare, esa morirá" (Ezequiel 18:20).Un pensamiento bello es este:"Jehová Dios... alentó en su nariz soplo de vida; y fue elhombre en alma viviente". (Génesis 2:7).¿No quiere esta expresión significar la proximidad de Dios al hombre?Dos personas tienen que estar muy cercanas la una a la otra para que launa pueda soplar en la nariz de la otra. ¿No insinúa al hombre quedebe guardar su aparato con que recibe la vida cerca de la boca deDios, si él quisiera ser un alma viviente? Pero el pecado separa alhombre de DIOS: nos aparta de él y nos hace vagar lejos de él.El pecado merece ser castigado. El pecado es un mal tremendo ydigno de ser temido. Lo que ha hecho es prueba de esto. Ningúnhombre que haya pecado ha dejado de sentir sus efectos. Sus horrores ysu ruina están en sí mismo. ¿Cómo podría Dios dejarlo pasar sincastigo? Así está escrito:
  29. 29. "Manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad einjusticia de los hombres" - (Romanos 1:18).No hay acepción de personas para con Dios. Porque todos los que sinley pecaron, sin ley también perecerán: y todos los que en la leypecaron, por ley serán juzgados- (Romanos 2: 11, 12; Efesios 2: 1-3).¡Están sin Dios en este mundo, y sin esperanzas para el mundovenidero! (Efesios 2:12).Ninguna esperanza, ninguna ayuda, ninguna apelación, ninguna audienciacon el Rey, ningún amigo, ningún abogado que lo representa ante Dios -¡perdido, perdido, perdido! ¡Reinan la desolación y la muerte!CAPITULO 3.EL CAMINO DE LA SALVACION1. El propósito de la gracia originó con Dios."Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su HijoUnigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda , mastenga vida eterna". (Juan 3:16).Este es el lenguaje del Hijo de Dios y es una manifestaciónadmirablemente compacta del camino de la salvación dada por el mismopoderoso y gracioso Salvador. No dice cuándo se formó el propósito;pero hay muchos pasajes en la Escritura que muestran que no era unareflexión tardía en la mente de Dios. La primera indicación delpropósito de Dios de salvar a los pecadores se halla en conexióninmediata con la triste historia de la Caída. En el Huerto del Edéntanto la justicia como la misericordia de Dios se manifiestan. Lajusticia demanda que los pecadores sean echados del Huerto, pero antes deque Jehová Dios los compela a salir, por su gracia, les pone una estrellade esperanza en su obscuro cielo. Habla a la serpiente de tal manera queinfunde en su mente el temor y la ansiedad, “al mismo tiempo calma lostemores de Adán y Eva. Dice:"Por cuanto esto hiciste ... enemistad pondré entre ti y la mujer yentre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá la cabeza,y tú le herirás en el calcañar" (Génesis 3:14, 15).
  30. 30. De otra manera, también, Dios mostró su bondadosa consideración parael hombre culpable y su mujer, porque leemos que antes de que fueranechados afuera:"Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles y los vistió".(Génesis 3:21).¡Qué cuadro tan conmovedor se nos presenta a la mente al leer estatan corta como patética narración! Dios está así ocultando la vergüenzade su desnudez, pero lo está haciendo sacrificando vida; porque sustúnicas fueron hechas de las pieles de bestias matadas. ¿No hay aquíuna insinuación de que sus vidas han de ser salvadas por la muerte deotro? Todo acto sugiere la idea de la preparación previa de parte deDios para esta triste emergencia.Pero juntamente con este testimonio indirecto las Escrituras nos dan,para esforzar nuestra fe y esperanza, declaraciones claras ypositivas."Bendito el Dios y Padre del Señor nuestro Jesucristo, el cual nosbendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales enJesucristo.Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para quefuésemos santos y sin mancha delante de él en amor; Habiéndonospredestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo a sí mismo, segúnel puro afecto de su voluntad.Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo Aceptosen el Amado:En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados porlas riquezas de su gracia, Que sobreabundó en nosotros en todasabiduría e inteligencia;Descubriéndonos el misterio de su voluntad, según su beneplácito, quese había propuesto en el mismo". (Efesios 1:3-9)."Sabiendo que habéis sido rescatados de vuestra vana conversación, lacual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles,como oro y plata; sino con la sangre preciosa de Cristo, como deun cordero sin mancha y sin contaminación, ya ordenado de antes dela fundación del mundo, pero manifestado en los postrimeros tiempospor amor de vosotros". (1° Pedro 1: 18-20)."Que nos salvó, y llamó con vocación santa no conforme a nuestrasobras, mas según el intento suyo, y gracia, la cual nos es dada enCristo Jesús antes de los tiempos de los siglos". (2°Timoteo 1:9).
  31. 31. "Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres noestán escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muertodesde el principio del mundo”. (Apocalipsis13:8)."Desde el principio del mundo." El uso de esta frase expresivaes digno de notarse especialmente. El Dr. Justin A. Smith, ensu "Comentary on Revelation," 13:8 dice que este "es el modo delNuevo Testamento para representar lo que se verificó en el pasadoremoto, antes de que el tiempo, como medido en períodos de estemundo, tuviera existencia" La frase sería propiamente traducidaen la mayoría de los casos, "desde la eternidad." Sin duda tieneesta significación en las palabras de la oración de nuestro Señor,"Me has amado desde antes de la constitución del mundo" (Juan 17:24).2. El Propósito de la Gracia tuvo su Origen en el Amor de Dios.Haremos bien en considerar el amor de Dios que le impulsó a salvar alos hombres con sus terribles consecuencias de su desobediencia. Porsupuesto no era el mismo amor con que miraba a Jesucristo. Nopodría haber habido en el carácter del hombre nada tan agradable a Dioscomo aquella virtud que sobresalía de aquel de quien el Padre dijo:"Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento"(Mateo 3:17).No era lo que ha sido llamado "el amor de complacencia." Era unamor que combinaba la compasión que sentía por los que estaban en unacondición muy miserable, y un deseo de hacerles un biensacándolos de esa condición a un estado mejor y más feliz.Era lo que es llamado "el amor de la compasión." Era un amorverdaderamente admirable. Entre más reflexionemos en lo perverso delpecado, más maravilloso nos parecerá el amor de Dios hacia nosotros.Naturalmente preguntamos, "¿Por qué amó Dios a los pecadores?" Y laúnica respuesta que podemos dar es, "Así, Padre, pues que así agradóen tus ojos." Bien podemos exclamar con el discípulo amado:"Mirad cual amor nos ha dado el Padre que seamos llamados hijos de Dios".(1°Juan 3:1)."En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Diosenvió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. Enesto consiste el amor; no que nosotros hayamos amado a Dios,sino que él nos amó a nosotros, y ha enviado a su Hijo en propiciaciónpor nuestros pecados. Amados, si Dios así nos ha amado, debemostambién nosotros amarnos unos a otros”. (1° Juan 4:9-11).
  32. 32. 3. La Grandeza del Don de Dios."Envió a su Hijo unigénito." Cuando se formó el propósito de graciade Dios, por supuesto, estaba presente en la mente divina la grandemagnitud de la obra de redención; y hubo menester escogeraquellos medios y agencias que podrían traer la salvación plena a lospecadores, y al mismo tiempo hacer manifiestas la justicia, lasabiduría, la gracia y el amor de Dios. Era una obra maravillosa laque había de ser ejecutada. Para todos los santos ángeles que rodean eltrono de Dios, y para la innumerable compañía de redimidos, esta obraserá el asunto de meditación devota por todas las edades sempiternasdel cielo.Cuando los hombres finitos e imperfectos tienen que ejecutar una obrade grande importancia, necesitan pesar con extremado cuidado losmedios que han de emplearse, a fin de que el plan escogido cumpla contoda necesidad del caso. Pero no debemos imaginar que Dios sea del todocomo uno de nosotros. Todas las cosas están perfectamente descubiertasante sus ojos que todo lo ven. Cuando él en su infinita sabiduríaadopta un plan, ese plan, como su ley que el Salmista ensalza tanaltamente, es santo y justo y bueno.La ley de Jehová es perfecta" (Salmo 19.7). Así es perfecto elplan de salvación.El plan adoptado por el infinito amor y sabiduría envolvía el acto dedar a su Hijo unigénito como el Salvador de los hombres; tambiénenvolvía la necesidad de que su muy amado Hijo hiciese lo que elapóstol dice que subsiguientemente hizo:"Se anonadó a sí mismo, tomando forma de siervo; y hallado en lacondición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hastala muerte, y muerte de cruz" (Filipenses 2:7, 8).El dar no era meramente enviar; por lo tanto no era una mera misiónen que fue tenido como persona nada estimada, sino que también incluíacomo parte esencial el humillarse y hacerse obediente hasta la muerte,aun hasta la muerte horrorosa y vergonzosa de la cruz. Dios dio, osacrificó a su Hijo amado a semejante humillación, semejante agonía,y a semejante muerte.Por ser Jesucristo el Dios-hombre, teniendo la naturaleza divinadel Hijo de Dios unida con la naturaleza humana del Hijo deDavid, pudo hacerse pecado por nosotros, llevar nuestros pecados en sucuerpo sobre el madero. (1Pedro 2:24), sufrir en su naturaleza humanacomo no podía sufrir como el Hijo de Dios; dando a su naturaleza como
  33. 33. el Hijo de Dios un valor y eficacia a sus sufrimientos que no habríantenido, ni podrían haber tenido, en una naturaleza meramente humana.4. Para Quienes fue Preparada la Salvación de Dios.Las palabras de nuestro Señor nos dan una información definida sobreeste asunto:"Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así esnecesario que el Hijo del hombre sea levantado: "Para que todo aquelque en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna."Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su HijoUnigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mastenga vida eterna" (Juan 3:14-16).Estas palabras nos hablan del propósito de Dios en la preparación deun camino de salvación. Era la salvación verdadera de los que creen enel Hijo Unigénito de Dios. Esto se manifiesta en las palabras "todoaquel que en él cree," que son tan amplias en su significación queincluyen a todos los creyentes en todas partes del mundo, por todaslas generaciones, aun hasta que venga el fin del mundo. Laspalabras enfáticas del Señor Jesús sobre el monte de Galilea también,dan testimonio decidido al sentido gracioso del propósito de Dios.Estando allí, después de su resurrección, y cerca del tiempo de suascensión al cielo, sus pensamientos se ocuparon con todos los que enese tiempo moraban en toda la superficie de la tierra, y con todos losque, por todos los Siglos, morarían en ella hasta el fin del mundo.Teniendo presentes todas estas multitudes, impuso en sus discípulos unmandato solemne, diciendo:"Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. "Por tanto Id, y doctrinad a todos los gentiles, bautizándolos enel nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo."Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado,y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin delmundo. Amen". (Mateo 28:19, 20)."Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio a todacriatura."El que creyere y fuere bautizado, será salvo: mas el que no creyere,será condenado" (Marcos 16: 15, 16).Es evidente por estas palabras que toda persona en todo el mundo, hastael fin del siglo, necesita de la salvación que Dios ha provisto, y
  34. 34. que ninguno que realmente desee ser hecho participante de susbendiciones será enviado vacío.Hay dos clases de personas que se diferencian entre sí en algunosaspectos, aunque son esencialmente iguales. Una de estas clases estácompuesta de los que son arrullados en una seguridad falsa por lasuposición de que han procurado siempre hacer su deber para con sussemejantes, y nunca han hecho cosa alguna que sea muy mala. Siguensu camino para encontrar el solemne juicio de Dios, diciendo: "Paz,paz: y no hay paz" (Jeremías 6:14). Perecen al fin porque no hancreído en el Hijo de Dios.Los que pertenecen a la otra clase son los que se han despertado porun tiempo a una comprensión justa de su pecado y peligro, peroacostumbran decir que han sido pecadores tan perversos y determinados;que han pecado de tantas maneras y tan profundamente, que no puedehaber salvación para ellos. Nunca se acercan al Señor Jesús, y, comolos justificadores de sí mismos, también perecen, porque no hancreído en el Hijo de Dios.Estas dos clases, al parecer tan distintas, son semejantes en unaspecto muy importante. Ambas tienen una convicción profunda einamovible, de que la salvación ha de procurarse por medio de suspropias obras. Pero el evangelio de Dios enseña que no haysalvación, y no puede haber salvación para un pecador por sus propiasobras, sino solamente por el único medio que Dios ha señalado; estoes, por fe en el unigénito Hijo de Dios. El apóstol Pablo haexpresado esta verdad en una forma muy clara, positiva e impresiva:"Nosotros Judíos naturales, y no pecadores de los gentiles, sabiendoque el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por lafe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, paraque fuésemos justificados por la fe de Cristo, y no por las obras dela ley; por cuanto por las obras de la ley ninguna carne serájustificada". (Gálatas 2: 15, 16).Aquellos, pues, que desean ser instrumentos para llevar a pecadores aCristo deberían hacer esfuerzos especiales para imprimir en sus mentes enprimer lugar la solemne verdad, que sin la salvación que Dios haprovisto tendrán inevitablemente que perecer. Deberían señalárseles laspalabras muy enfáticas del apóstol, y deberían de ser exhortados a quemediten seriamente en ellas hasta que comprendan claramente su tristesignificación."Ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están debajo depecado; así como está escrito:
  35. 35. "No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda,No hay quien busque a Dios.Todos se apartaron, a una fueron hechos inútiles.No hay quien haga lo bueno: no hay ni aun uno”. (Romanos 3:9-12).En vista de la iniquidad universal y de la total ruina del hombre,el Señor ha hecho las siguientes declaraciones, que por cierto no puedendar consuelo ninguno a los justificadores de sí mismos, ni apersona alguna que, por algún motivo, está descuidando la gran salvación;pero que dan todo el ánimo necesario a los que sienten la necesidadde la salvación de Dios y desean hacerse participantes de susbendiciones:"Si no creyereis que yo soy, en vuestros pecados moriréis". (Juan8:24)."Los sanos no tienen necesidad de médico, mas los que tienen mal. No hevenido a llamar a los justos sino a los pecadores". (Marcos 2: 17).5. El Juicio de que son Salvos los Creyentes.Este terrible destino se manifiesta en la palabra comprensiva,"perecer." Significa, en el caso de un pecador, el fin de todo lo quepodría hacer deseable la existencia. Es la separación total yfinal de Dios, el manantial y la fuente de toda bendición lacesación de todas esas agradables anticipaciones que solían arrojar suresplandor sobre el futuro hacia el cual los hombres siempre estánavanzando; el fin de aquellas esperanzas que han sido para ellospotencia en la hora de la debilidad, ayuda en tiempos de ladificultad, consuelo en las horas de pesar, y que han hechosoportables largas y pesadas horas de sufrimiento. Atormenta el corazónpensar en aquella perdición que separa a los hombres de todo lo que esalegre y risueño, no dejándoles ninguna perspectiva para el futuro sinolo que ha sido descrito como "eternalmente la oscuridad de lastinieblas." ¡Cuán infinitamente preciosa es la salvación que libre alos hombres de un destino tan tenebroso y terrible!Pero hay aun otra bendición que debería ser siempre la ocasión deprofunda gratitud. Anunciando la proximidad del nacimiento de Jesúsel ángel del Señor dijo a José:"Llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de suspecados". (Mateo 1:21).El Apóstol Juan también, en el Apocalipsis, expresa elsentimiento que será siempre fuerte en el corazón de los redimidos, eneste mundo y en el venidero:
  36. 36. “...Al que nos amó, y nos ha lavado con su sangre, y nos hahecho reyes y sacerdotes para Dios, y su Padre, a él sea gloriae imperio para siempre jamás". (Apocalipsis 1:5,6).Es el pecado dentro del hombre lo que lo degrada y lo envilece:lo que es, y siempre será, una causa de miseria y angustia. Elser abandonado para siempre, con todo el amor para el pecado, elodio para la santidad, y la enemistad contra Dios que son propiosdel corazón carnal, obrando interiormente –es un abismo deinsondable miseria. Eso es lo que quiere decir perecer. ¿Quégratitud ha sentido jamás el hombre: qué agradecimiento han expresado loslabios de hombre, que puedan expresar todo lo que se debe a Dios por lasalvación de tan terrible perdición?6. Las Bendiciones de la Salvación.(1) Trae una salvación de los pecados. Esto es, salva de los pecadosmismos, como ya hemos visto; y también asegura el perdón y libramiento delos castigos del pecado."Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nosperdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad”. (1°Juan 1:9).(2) Trae al creyente la reconciliación con Dios."La intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no sesujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede" (Romanos 8:7).No quiere someterse a su autoridad, y de continuo rehúsaobedecer su ley, que es santa, justa y buena. El apóstol Pablo,sin embargo, que tan plenamente ha definido la intensa enemistad deánimo carnal para con Dios, manifiesta también los resultados benditosde la gran salvación de Dios de una manera muy notable:"A vosotros también que creía en otro tiempo extraños y enemigos deánimo en malas obras; empero ahora os ha reconciliado en el cuerpo desu carne por medio de muerte, para hacernos santos y sin mancha, eirreprensibles delante de él". (Colosenses 1:21, 22).Él no se refiere aquí a la reconciliación de Dios con los hombres.No podemos ni por un momento suponer que a Dios, que de tal maneraamó al mundo que dio a su Hijo unigénito para que sufriera semejantehumillación, ultrajes y muerte, le faltase voluntad de serreconciliado con los hombres. El cambio que se necesitaba era uncambio radical en la mente de los pecadores. Es el Salvador a quien
  37. 37. Dios fue movido por su grande amor a entregar para la obra que era elmedio de reconciliación de los hombres, para con Dios, haciéndolesentender su gracia, su bondad, la dignidad de su plena confianza yaquel amor que Jesús describió al hablar de lo que exigía la ley:"Amarás, pues, al Señor tu Dios de todo tu corazón y de toda tualma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es elprincipal mandamiento". (Marcos 12:30).(3) Coloca al redimido en compañerismo con el Padre, el Hijo y elEspíritu Santo; con todos los santos ángeles, y la multitud de lossantos rescatados que estarán de pie con ropajes brillantes alrededor deltrono de Dios en el cielo.(4) Hace que el creyente sea participante de la adopción de la quehabla el apóstol en términos tan entusiastas:"Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los talesson hijos de Dios. Porque no habéis recibido al espíritu deservidumbre para estar otra vez en temor; mas habéis recibido elEspíritu de adopción, por el cual clamamos Abba, Padre. Porqueel mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu, que somos hijos deDios. Y si hijos, también herederos, herederos de Dios ycoherederos de Cristo: si empero padecemos juntamente con él para quejuntamente con él seamos glorificados" (Romanos 8:14-17).CAPITULO 4.EL HIJO: SU VENIDA y SU OBRASe ha dicho que la historia de la redención comienza con el amorde Dios que le movió a dar a su Hijo unigénito, pero que, parasaber todos los detalles de la obra de la redención necesitamosestudiar la historia del Hijo, comenzando con su encarnación,extendiéndonos a través de su vida y obra terrenales, y su obracontinuada en el cielo, que comenzó desde el tiempo de su ascensión.Esta señaló el fin de su obra en este mundo. Fue señalado de Dios parasu oficio de Sumo Sacerdote, y habiéndose ofrecido como un sacrificioperfecto, se nos dice que ha entrado "en el mismo cielo para presentarseahora por nosotros en la presencia de Dios". (Hebreos 9:24),Ninguna revista de su obra, pues, puede ser completa que no trate deesa obra.(1) Profecías de su venida.
  38. 38. Estas profecías remontan a una fecha temprana, haciéndose másdefinidas al paso que se acercaba el tiempo de su cumplimiento:"No será quitado el cetro de Judá, Y el legislador de entre suspies, hasta que venga Siloh, Y a él se congregarán los pueblos"(Génesis 49: 10).“Por tanto el mismo Señor os dará señal. He aquí que la virgen concebirá,y parirá un hijo, y llamará su nombre Emmanuel” (Isaías 7,14)."Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santaciudad, para acabar la prevaricación, y concluir el pecado, yexpiar la iniquidad; y para traer la justicia de los siglos, ysellar la visión y la profecía y ungir al Santo de los santos.Sepas, pues, y entiendas, que desde la salida de la palabra pararestaurar y edificar a Jerusalén, hasta el Mesías Príncipe, habrá sietesemanas, y sesenta y dos semanas; tornaráse a edificar la plaza yel muro en tiempos angustiosos. y después de las sesenta y dossemanas se quitará la vida al Mesías, y no por sí: y el pueblo de unpríncipe que ha de venir, destruirá la ciudad y el santuario; coninundación será el fin de ella, y hasta fin de la guerra será taladacon asolamientos. Y en otra semana confirmará el pacto a muchos.y a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda;después con la muchedumbre de las abominaciones será el desolar, yesto hasta una entera consumación; y derramaráse la ya determinadasobre el pueblo asolado" . (Daniel 9:24-27).(2) Su Precursor.La venida de su precursor fue predicha por Isaías y Malaquías algunossiglos antes de su aparición."Voz que clama en el desierto: Barred camino a Jehová enderezadcalzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájesetodo monte y collado, y lo torcido se enderece, y lo áspero seallane; y se manifestare la gloria de Jehová, y toda carneJuntamente la verá; que la boca de Jehová habló". (Isaías 40:3-5)."He aquí yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante demí; y luego vendrá a su templo el Señor a quien vosotros buscáis,y el ángel del pacto a quien deseáis vosotros. He aquí que viene, hadicho Jehová de los ejércitos. ¿Y quién podrá sufrir el tiempo de suvenida? ¿O quién podrá estar cuando él se mostrare? Porque él escomo fuego purificador, y como jabón de lavadores. y sentarse ha pararefinar y limpiar la plata: porque limpiará los hijos de Leví; los
  39. 39. afinará como a oro y como a plata, y ofrecerán a Jehová ofrenda conjusticia. Y será suave a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusaléncomo en los días pasados, y como en los años antiguos"(Malaquías 3:1-4).En los evangelios podemos leer la manera en la que las promesas deDios se cumplieron."Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un Sacerdote llamadoZacarías, de la suerte de Abías: Y su mujer de las hijas deAarón, llamada Elisabeth. Y se le apareció el ángel del Señorpuesto en pie a la derecha del altar del incienso. Y se turbó Zacaríasviéndolo, y cayó temor sobre él. Mas el ángel le dijo: Zacarías, notemas; porque tu oración ha sido oída; y tu mujer Elisabeth te pariráun hijo, y llamarás su nombre Juan. Y tendrás gozo y alegría, ymuchos se gozarán de su nacimiento. Porque será grande delante de Dios:y no beberá vino ni sidra; y será lleno del Espíritu Santo aun desde elseno de su madre. Y a muchos de los hijos de Israel convertirá alSeñor Dios de ellos. Porque él irá delante de él con el espíritu yvirtud de Elías, para convertir los corazones de los padres a los hijos,y los rebeldes a la prudencia de los justos, para aparejar al Señorun pueblo apercibido". (Lucas 1:5, 11-17)."Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Como está escritoen Isaías el profeta: He aquí yo envío a mi mensajero delante de tufaz, que apareje tu camino delante de ti.Voz del que clama en el desierto:Aparejad el camino del Señor;Enderezad sus veredas."Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo dearrepentimiento para remisión de pecados. y salía a él toda laprovincia de Judea, y los de Jerusalén; y eran todos bautizadospor él en el río de Jordán, confesando sus pecados."Y Juan andaba vestido de pelos de camello, y con un cinto de cueroalrededor de sus lomos: y comía langostas y miel silvestre. Ypredicaba diciendo: Viene tras de mí el que es más poderoso queyo, al cual yo no soy digno de desatar, encorvado, la correade sus zapatos. Yo a la verdad os he bautizado con agua, mas él osbautizará con Espíritu Santo" (Marcos 1:1-8).El nacimiento de Juan fue un importante evento en la historia delpueblo judío. Fue prometido, como se manifiesta arriba, que su
  40. 40. padre Zacarías, tendría “gozo y alegría,” y también que "muchos segozarán de su nacimiento;" y la razón de esto se manifestó claramente,"porque será grande delante de Dios." Todo esto se cumplió. Primeroleemos que su padre había sido herido de mudez, y quedó así por algunosmeses, por su tardanza en creer lo que el ángel le había dicho; peroel día octavo después de su nacimiento estaban para circuncidar elniño, y con señales preguntaron a su padre qué nombre habían dedarle.Y demandando la tablilla, escribió, diciendo: Juan es su nombre. Ytodos se maravillaron. Y luego fue abierta su boca y sulengua, y habló bendiciendo a Dios. Y fue un temor sobre todos losvecinos de ellos; y en todas las montañas de Judea fueron divulgadastodas estas cosas. Y todos los que las oían, las conservaban ensu corazón, diciendo: ¿Quién será este niño? Y la mano del Señorestaba con él. "Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo yprofetizó, diciendo:Bendito el señor Dios de Israel,Que ha visitado y hecho redención a su pueblo.Y nos alzó un cuerno de salvación.En la casa de David su siervo,Como habló por boca de sus santos profetas,Que fueron desde el principio". (Lucas 1: 63-70).Juan no entró por algunos años en su ministerio público; pero leemos:"Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu; y estuvo en losdesiertos hasta el día que se mostró a Israel". (Lucas 1:80).Cuando se mostró a Israel, llegó a tener, como fue predicho, granéxito en su ministerio.La impresión de su predicación fue extensa y profunda, como vemos porlas breves noticias según los evangelios. Se difundió entre el pueblo,más que nunca antes, la expectación de un gran Libertador que prontohabía de aparecer; y también dejó impreso en sus mentes de que no soloestablecería un reino terrenal, sino que los súbditos de éste, el Hijode Dios, que estaba próximo para venir debían de mostrar verdaderoarrepentimiento y estar dispuestos a abandonar sus pecados. Esto eracomo una preparación para las enseñanzas del Señor. Al mismo tiempo lapredicación de Juan despertó profunda hostilidad para con él mismo departe de muchos, que no deseaban la salvación de Dios, justamente comolo hizo la predicación de Jesús cuando comenzó su trabajo. No se debeolvidar, sin embargo, que Juan no era sino como la estrella de
  41. 41. la mañana que anunciaba la venida de aquel que desde el día queapareció lo manifestó como "La Luz del mundo." Juan entendíaclaramente su propia misión, porque dijo de él: "A él convienecrecer, mas a mí menguar" (Juan 3 30).(3) La Encarnación.El desarrollo lento pero armonioso del plan divino de la redenciónsigue adelante, dando cada vez más evidencias de su extensión ysabiduría, de su grandeza y su gloria. Como una estrella débil ysolitaria, aparece al principio lejísimo; se acerca paulatinamente,aumentándose en su resplandor, hasta como un sol resplandeciente,ascendiendo hasta penetrar el cenit del oscuro cielo de la tierra. ElMesías prometido mucho ha viene; viene al tiempo divinamente señalado,viene como "el Deseado de todas las gentes”. (Hageo 2:7). En todala historia del mundo no había acontecimiento de tan vasta importanciacomo la encarnación del Hijo de Dios. Se había predicho que naceríaen Betlehem de Judá.Mas tú, Betlehem Ephrata, pequeño para ser en los millares de Judá,de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas sondesde el principio, desde los días del siglo"(Miqueas 5:2).El cumplimiento de esta profecía se verificó por una providencia peculiarde Dios."Y aconteció en aquellos días que salió edicto de parte de AugustoCésar que toda la tierra fuese empadronada. Este empadronamientoprimero fue hecho, siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todospara ser empadronados, cada uno a su ciudad, y subió José de Galilea, dela ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llamaBetlehem, por cuanto era de la casa y familia de David, para serempadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los díasen que ella había de parir. Y parió a su hijo primogénito, y loenvolvió en pañales, y acostóle en un pesebre; porque no habíalugar para ellos en el mesón". (Lucas 2:1-7).Cuando la profecía se cumplió, fue una ocasión de regocijo tantoen el cielo como en la tierra. La narración sagrada nos habla deestas indicaciones de vivo interés y de grato regocijo."Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban lasvigilias de la noche sobre su ganado. Y he aquí el ángel del Señor
  42. 42. vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor; ytuvieron gran temor. Mas el ángel les dijo: No temáis, porque heaquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que osha nacido hoy en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo elSeñor. Y esto os será por señal: hallaréis al niño envuelto en pañales,echado en un pesebre."Y repentinamente fue con el ángel una multitud de los ejércitoscelestiales, que alababan a Dios y decían:Gloria en las alturas a Dios,Y en la tierra paz;Buena voluntad para con los hombres."Y aconteció que como los ángeles se fueron de ellos al cielo, lospastores dijeron los unos a los otros: Pasemos, pues, hasta Betlehem, yveamos esto que ha sucedido, que el Señor nos ha manifestado. Yvinieron aprisa, y hallaron a María, y a José, y al niño acostadoen el pesebre. Y viéndolo, hicieron notorio lo que les había sido dichodel niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que lospastores les decían. Mas María guardaba todas estas cosasconfiriéndolas en su corazón.(4) El misterio de la Encarnación.Las Escrituras nos dicen claramente, que el Salvador que había de venires el Hijo de Dios.En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo eraDios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por El fueronhechas; y sin El nada de lo que es hecho, fue hecho. En él estaba lavida, y la vida era la luz de los hombres."Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros: (y vimossu gloria, gloria como del Unigénito del Padre), lleno de gracia yde verdad" (Juan 1:1-4; 14)."Porque ciertamente no tomó a los ángeles, sino a la simiente deAbraham tomó. Por lo cual, debía ser en todo semejante a los hermanos,para venir a ser misericordioso y fiel Pontífice en lo que es paracon Dios, para expiar los pecados del pueblo". (Hebreos 2:16, 17).No entendemos este misterio- esto es, cómo el Hijo de Dios, laSegunda persona en la Bendita Trinidad, tomó la simiente de Abraham,y fue hecho en semejanza de hombres; pero hay dos cosas que síentendemos: primera, que un Ser poseído de la naturaleza divina y
  43. 43. exhibiendo excelencias de mente y carácter sobrehumanas, ha aparecidoen la naturaleza humana; segundo, que semejante Ser era y todavía esla grande necesidad y anhelo de la humanidad. Necesitamos un Emanuel, o"Dios-con-nosotros." Necesitábamos un Mediador, unos cuya naturaleza,posición y carácter pudiese capacitarle para estar entre Dios y elhombre, estableciendo una comunión estrecha entre ambos. Tal persona latenemos ya en el Dios-hombre, Cristo Jesús.(5) Magnificó la ley y la engrandeció.El hombre la había deshonrado, la había desechado de su cerviz, y lahabía pisoteado. Por esto, el primer trabajo de Jesús en su misiónde restitución fue el de cumplir toda justicia, sea ceremonial o moral.Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley yengrandecerla" (Isaías 42:·21)."No penséis en que he venido para abrogar la ley y los profetas; no hevenido para abrogar, sino a cumplir. Porque de cierto os digo quehasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni un tildeperecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas. De manera quecualquiera que infringiere uno de estos mandamientos muy pequeños, yasí enseñare a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de loscielos: mas cualquiera que hiciere y enseñare, este será llamado grandeen el reino de los cielos" (Mateo 5:17-19).Las primeras noticias de Jesús muestran su sumisión a la autoridadjusta; cuando fue hallado en el templo después de ser buscado conansiedad."Díjole su madre: Hijo ¿por qué nos has hecho así? He aquí tuPadre y yo te hemos buscado con dolor. Entonces él les dice: ¿Qué hay?¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padreme conviene estar? Mas ellos no entendieron las palabras que leshabló, y descendiÀ‘

×