Ardiendo para Dios, por Wesley L Duewel
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Ardiendo para Dios, por Wesley L Duewel

  • 7,886 views
Uploaded on

 

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
7,886
On Slideshare
7,886
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
183
Comments
0
Likes
4

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ARDIENDO PARA DIOS WESLEY L. DUEWEL PRÓLOGO Ardiendo para Dios es un libro que se dirige a la desesperada necesidad de liderazgoespiritual que nene la iglesia de hoy. No tenemos que ser teólogos para reconocer que en laactualidad escasean bastante las personas preparadas para ministrar en lugar de Cristo. La investidura necesaria para tal servicio proviene solamente de la gracia del EspírituSanto que capacita para ello. Podemos tratar de arreglarnos con menos pero sin que more ennosotros Su dominio somos bronces que resuenan y címbalos que retiñen. Jesús dejó esto muy en claro a Sus seguidores antes de volver al cielo. Ellos recibieron lasinstrucciones de esperar hasta que fueran dotados con poder desde lo alto, aunque ya teníanlas credenciales de testigos de Jesús comisionados para discipular a las naciones. Nada menosque el bautismo de fuego consumidor iba a bastar para la tarea para la cual fueronnombrados. La efusión pentecostal del Espíritu Santo marcó el comienzo de esta nueva era delministerio. Fue el paso culminante del descenso de lo divino a lo humano. Jesús en cuantoPresencia externa era ahora entronizado Soberano en el devoto y leal vasallaje de Su pueblo.Su palabra se hizo fuego dentro de ellos que salieron, con corazones que ardían con el amorde Dios, hacia sus sendas con alegría y propósito único, alabando a su Señor. Privilegio de cada creyente es eso que experimentó la iglesia apostólica: “Porque paravosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos” Hechos 2:39. El doctor Wesley L. Duewel, eminente autor y estadista misionero, enfoca esta verdad enestas páginas. El expone cualidades de la vida que se va volviendo ministerio cristiano conaguda sensibilidad y profunda humildad. Su tratamiento es sencillo y realista, reflejando sinfalta la mente de alguien que ha procurado sentarse a los pies de Jesús. Leer el libro ha sido para mí un ejercicio penetrante e inspirador a la vez. Lo recomiendoesperando que sea lo mismo para ustedes. Robert E. Coleman A TI QUE ME LEES Este libro es para todo líder cristiano: pastor, laico, profesor de escuela dominical oBiblia, líder del grupo de jóvenes, misionero o líder de la causa de Dios en general. No es unmanual que enseñe el ‘cómo’ aunque contiene muchas sugerencias prácticas para elliderazgo, sino que es un libro sobre la dinámica espiritual de tu liderazgo. ¿Cómo puedes ser más persona de Dios? ¿Cómo puedes tener más del sello y poder deDios en tu liderazgo? La radiantez de Dios en tu vida; la unción de Dios en tu liderazgo; elamor quemante por Cristo, la iglesia y los perdidos; tu impresionante responsabilidad derendir cuenta por ser líder espiritual; tu vida de oración como líder —éstos son todos temasde significado decisivo final para ti—. Ltdo de tapa a tapa; vas a querer leerlo una y otra vez. Quizás este libro te plantee un reto y te pongas de rodillas a medida que lo vas leyendo,como me pasó mientras lo escribía. He captado una visión de lo que Dios quiere hacer por tiy por mi. Escribo —no en calidad de maestro de todo lo que procuro compartir contigo—sino como colega del peregrinaje en pos del supremo bien espiritual de Dios.
  • 2. Tú y yo no somos dignos de conducir o enseñar al pueblo de Dios. De todos modos, Elnos ha elegido para que Le representemos y espera otorgarnos toda la suficiencia quenecesitamos. El anhela tanto llenamos con Su Espíritu Santo para que no nos limitemos aestar en llamas sino ardiendo por Dios. Wesley L. Duewel I. ¡PUEDES ARDER! Ardiendo para Dios! ¡Tu manera de ser tan bañada por la presencia y belleza del Señorque las demás personas intuyen que Dios está contigo! La mano de Dios tan claramenteevidente en tu vida y liderazgo que se advierte el poder y la autoridad que reposan en ti consantidad y paz! El Espíritu Santo que te unge repetidamente para que desempeñes tusobligaciones diarias y tus actividades de dirigente! Dios te quiere como líder que ardeverdaderamente con Su Espíritu Santo, seas ordenado o laico. ¿Has estado anhelando que el Espíritu Santo te toque más, que Dios ponga con más poderSu mano sobre ti, sellando tu liderazgo y toda tu vida? ¿Has sentido que Dios debe tenerdisponible más unción de Su Espíritu Santo para ti que la que has experimentadohabitualmente? Cuando lees los relatos de la forma en que Dios usó, tan poderosamente, a hombres comoWesley, Whitefield, Finney y Moody, ¿deseas que esas obras divinas fueran más comunes enlos líderes cristianos de hoy? ¿Has ansiado tener el fuego del Espíritu Santo en forma másevidente: que toque tus labios cuando hablas, tu corazón cuando oras y que agregue esabendición “extra” de Dios a tu liderazgo? ¡Regocíjate! Dios te concedió ese deseo. El tiene una nueva dimensión de capacitación divina disponible para cada líder cristiano,incluyéndote a ti. Dios anhela demostrarte que El está más cerda de ti de lo que tú te dascuenta. El te ha escogido y conducido para Su propio propósito. Dios quiere hacer nuevascosas a través de ti y tu ministerio. Tú eres una persona que Dios quiere usar más y más para Su gloria, en un sentido en quetú, con toda probabilidad, te consideras totalmente indigno. Tú sabes que no eres en absolutoespecial. Apenas si te concibes como hombre de Dios o mujer de Dios pero él quiere usarteen forma especial. Tú eres importante para El; Dios te necesita y quiere probarte lo que Elpuede hacer a través de tu vida y liderazgo. Dios quiere que te enciendas con Su amor, SuEspíritu Santo y Su poder Puedes arder por Dios Dios prefirió usar el fuego como símbolo del Espíritu Santo para ayudamos a entender loque El anhela hacer por nosotros. El quiere que Sus líderes ardan por El, que esténencendidos por la manifiesta presencia del Espíritu Santo, en llamas con Su gloria. El quiereque esta capacidad sagrada te caracterice como uno elegido y nombrado por El. Gran parte del contenido de este libro puede bendecir a cualquiera que esté hambriento deDios —hambriento de ser más usado por Dios—, y será usado especialmente por Dios paraayudar a todos ustedes, los líderes cristianos, sea que sirvan tiempo completo o que dirijangrupos de cristianos dentro de una iglesia en particular. Cualquiera que sea tu posición delíder: pastor, anciano, presbítero, diácono, misionero, líder de algún ministerio cristiano, Diosquiere que seas una llama ardiente. Maestro o maestra de escuela dominical, líder laico, líderde grupos de oración, ustedes también pueden arder para Dios. El liderazgo cristiano exige el óptimo espiritual de parte de nosotros y mucho más. Sutoque sobrenatural que da poder debe agregarse a nuestro óptimo. Debemos ofrecer lo mejorde nosotros mismos y luego esperar que Dios añada Su fuego sagrado. Nuestro óptimo nuncabasta. Constantemente necesitamos ese toque extra de Dios. Necesitamos Su fuego. Necesitamos más que habilidad y destreza para servir a Dios. Necesitamos la manifiestapresencia de Dios, la conciencia y evidencia del toque especial de Dios en nosotros. Noconfiemos en nuestro conocimiento, preparación y experiencia sino confiemos en ese toque
  • 3. de Dios que nos transforma a lo supremo y óptimo a cada uno de nosotros. Spurgeon insistía“necesitamos la unción espiritual extraordinaria, no el poder intelectual extraordinario”. No nos satisfacemos con ser fieles; deseamos profundamente el reconocimiento especialde Dios sobre nuestra fidelidad. No nos satisfacemos con trabajar mucho y fuerte sino queesperamos en Dios para que otorgue poder a nuestros más fervientes esfuerzos. Procuramosalgo más que estar muy atareado, y buscamos la evidencia de que Dios nos está usando. Dios te creó para ser llenado con y ungido por Su Espíritu Santo. Esa llenura completa tupersonalidad, te capacita para ser como Cristo y radiante con la presencia de Dios; y hace quetu servicio sea guiado por el Espíritu, facultado por el Espíritu y tisado a plena capacidad porDios. Como líder cristiano saludable nunca puedes darte por satisfecho sin esa plenitud, esacondición divinamente impartida de ser como Cristo, y esa capacitación transformadora quete hace tomar conciencia deque Dios te está usando para Su propósito y gloria. Ningún lídercristiano puede estar completa y continuamente satisfecho en su ministerio sin esacapacitación divina: el resplandor, el fuego y el poder del Espíritu Santo deben estarpresentes en nosotros y activos por medio de nosotros. Es hermoso y desafiante contemplar una vida que arde por Dios, es inspiradora para elprójimo a quien imparte fe para creer la obra de Dios en las vidas de sus seres amados y lassituaciones que les conciernen; les da confianza en queDios responderá la oración, y hará que las otras personas se acerquen a Dios y le obedezcan.Una vida en llamas siempre es una bendición mucho mayor que la misma vida carente de lallama del Espíritu Santo. Jesús dijo de Juan el Bautista: “El era antorcha que ardía y alumbraba” (Juan 5:35). Elevangelista más grande que haya conocido la China, Juan Sung, era calificado como “lallama viviente del celo evangélico”. Ha habido una y otra vez cristianos tan llenos delEspíritu, y tan usados por Dios, que los hermanos con discernimiento se han referido a ellosdiciendo que “arde para Dios”, “arde con el Espíritu de Dios”, “siervo ardiente de Dios”,“líder bautizado en fuego”, u otros calificativos semejantes. Los que mejor te conocen, esos aquienes diriges: ¿hablan así de ti, en esos términos? Spurgeon hablaba de la necesidad de contar con líderes “que vivan solamente para Cristoy no desean nada que no sea oportunidades para promover Su gloria, extender Su verdad,ganar por Su poder a quienes Jesús ha redimido por medio de Su preciosa sangre...Necesitamos hombres al rojo vivo, que fulguren con intenso calor; hombres a los cuales nopuedas acercarte sin sentir que tu corazón se calienta; hombres que se abren paso ardiendopor Dios en todos los trabajos, hasta llegar, directamente, a la obra deseada; hombreslanzados por la mano de Jehová como si fueran truenos que explotan, abriéndose paso através de todo lo que se les opone, hasta llegar al blanco hacia el cual estaban apuntados;hombres propulsados por la Omnipotencia”. David Brainerd, el valiente misionero intercesor que trabajó con los indiosnorteamericanos, exclamaba: “¡Oh, que yo pueda ser fuego abrasador al servicio del Señor!Heme aquí, Señor, mándame; envíame a los confines de la tierra... sácame de todo eso que esllamado comodidad terrenal; envíame hasta la misma muerte si es en Tu servicio y paraexpandir Tu reino”. Dios eligió el fuego para que fuera el primer y más importante símbolo continuo quemanifiesta Su presencia. En todo el período del Antiguo Testamento Su Shekinah (gloria)ígneo resplandor milagroso demostraba constantemente Su presencia, guía, liderazgo,intervención y sello de aprobación. En el período del Nuevo Testamento el Espíritu Santo esla manifestación de la Shekinah. Israel perdió la Shekinah de Dios cuando los llevaron encautiverio, y ésta no les fue restaurada hasta su retomo visible en Pentecostés, habiéndosetransformado de haber sido, primordialmente, la presencia de Dios en un lugar a ser Supresencia en Su mismo pueblo. Su visibilidad fue transitoria en Pentecostés pero su realidades permanente en aquellos que son llenos del Espíritu Santo.
  • 4. Jesús quería que todos Sus discípulos fueran bautizados con el Espíritu Santo y el fuego(Mateo 3:11; Lucas 3:16). Jesús desea que cada uno de nosotros sea tan lleno del EspírituSanto que nuestra naturaleza más íntima sea limpiada como por fuego, y nuestra vida hecharadiante, llenada con poder y celo dados del Espíritu, y en llamas con la Shekinah (gloria) deDios. La Shekinah (gloria) del Espíritu Santo, Su santa llama es para todos nosotros loscreyentes en esta dispensación de la gracia, es para embellecemos con una manera de sersanta, hacemos de refulgente disposición y fructífera vida. Esta es la norma de Dios en elNuevo Testamento para Sus hijos e hijas pero cuánto más debería ser característica de todoslos líderes de la iglesia de Cristo! Cada líder cristiano debe ser un ejemplo, y prueba visible de la norma de Cristo, de unavida llena del Espíritu Santo. Como líder debes mantener tu estatura espiritual, persistencia yfervor, y estar tan marcado por el sello del Espíritu Santo de Dios que aquellos a quienes túdiriges agradezcan a Dios por tu liderazgo. Ellos deben ser motivados a aceptar y seguir detodo corazón tu liderazgo siendo llevados, consciente e inconscientemente, más cerca de Diospor tu dirección. Todos nosotros, los líderes cristianos, anhelamos ser mas usados por Dios, más marcadospor el sello de Dios en nuestras vidas y ministerios. Sé valiente y anímate. Dios satisfará eseanhelo tuyo. Puedes arder hoy por Dios más que nunca.Oh, desde lo alto Vos vinisteisA impartir el puro fuego célico;Enciende una llama de sacro amorEn el mísero altar de mi corazón.Que éste por Tu gloria ardaCon inextinguible fulgor,Y temblando regreseA su fuente en humilde oraciónY ferviente loor.Jesús, confirma el deseo de mi corazónPara obrar, hablar y pensar por Ti;Pero déjame abrigar el fuego sagradoy seguir inflamando Tu don en mí.(Traducción libre) Charles Wesley II. EL ESPIRITU SANTO TE HARA ARDER El Espíritu Santo es la maravillosa Tercera Persona de la Trinidad, sobre la cual sabemostan poco. El nos ama con tanta ternura, nos cuida tan personalmente, y nos ministra con tantafidelidad ¡Qué asombroso es que encontremos en la Biblia tan a menudo que el fuegosolamente es el símbolo común de esta bellísima Persona! ¿Por qué la Escritura escogió elfuego para ilustrar Su presencia y Su obrar? ¿Qué bendición indica esto para nosotros cuandoestamos llenos del Espíritu? Un mensaje simbólico del fuego del Espíritu es, sin lugar a duda, Su obra de purificación,lo que es muy importante para nosotros. Esta obra es la realidad central de la experiencia deser llenado con el Espíritu Santo (Hechos 1529). Sin embargo, hay otras verdadessignificativas enseñadas por el símbolo del fuego del Espíritu Santo, verdades que enseguidaexaminamos.
  • 5. Juan el Bautista había profetizado sobre Jesús que: “El os bautizará en Espíritu Santo yfuego” (Mateo 3:11; Lucas 3:16). La venida del Espíritu Santo iba a tener el efecto del fuego.Cristo deseaba que todo el fiero ministerio del Espíritu fuera activo en la vida de los Suyos.El encendió la santa llama de Dios en los corazones de Sus seguidores cuando empezó Suministerio terrenal. Fue tanto el poder que Cristo dio por Su bautismo de fuego en el día dePentecostés, como fue visiblemente simbolizado por el descenso de la sagrada llama delEspíritu Santo, que los ciento veinte empezaron a esparcir el sacro fuego de Dios por todo elmundo. Jesús había dicho: Fuego vine a echar en La tierra. Lucas 12:49 Aunque no todos los comentaristas de las Escrituras están de acuerdo respecto delsignificado de este fuego que Cristo tanto ansiaba que llegara, que en el decursar de lossiglos, una plétora de hombres famosos y eruditos líderes de la iglesia consideran esaexpresión del Señor como una referencia, directa o indirecta al poderoso ministerio delEspíritu Santo.1 El celo por cumplir el propósito de Dios Padre ardía en Jesús corno un fuego inextinguibleque indicaba ‘una ardiente aptitud para hacer toda la voluntad del Padre aunque ésta costaraSu propia sangre”. Nuestro Salvador de corazón ardiente debiera tener discípulos concorazones semejantes. El obispo Williani Quayle decía al referirse a un líder que “está en el centro de un círculobordeado enteramente por fuego. La gloria lo envuelve. El líder es un prisionero de la,. Orígenes; Atanasio; Jerónimo; Crisóstomo; Calvino; Clarke; Dnnn; Jamieson, Paussett y Brown; Lieñeid; Marhsall; Micklem; Fatrar; Geldenhuys; Alførd; G.Campbell Morgan; Ryle; Barclay; Leon Monis; Dictionary of New Testoment Theotogy; etc.majestad”. El dice que aun e1 carente de habla debiera encenderse con respecto a esos temasque el Evangelio nos compele tratar. No debemos ser insípidos. No hay una sola páginaaburrida en toda esta antigua historia, de la redención de la raza humana” Quayle nos ruega que no seamos apáticos sino vigilantes pues estamos ‘cargados con unministerio que debe ser manifestado so pena que muramos y, lo que aun es más consecuente,es que debe ser expresado so pena que este mundo perezca”. Deja que tu corazón seaencendido con sus ulteriores palabras: el ministro “tiene su propio corazón extrañamentecaliente. El amor lo ciñe. El Cristo lo aplaude. La eternidad se vuelve su tutor. El cielo seadueña de él haciéndolo embajador suyo. Dios se complace con él. Mil lenguas de fuegolamen el horizonte de su amante pensar y designio”. Benjamín Franldin confesaba que iba, a menudo, a escuchar a George Whitefield, puescon sus ojos lo veía arder. Hemos olvidado el significado de la raíz de donde provienenuestra palabra “entusiasta”; proviene de en theos, es decir, literalmente en Dios. CuandoDios pone Su ardiente Espíritu Santo en nosotros, éste va a arder naturalmente dentro denosotros con santa dinámica. Nos volvemos ardientes y encendemos a otros. El líder cristianopeca al ser tan opaco que no inspire a otros. Ese príncipe de los predicadores ingleses que fue el doctor Martyn Lloyd-Jones insiste:“predicar es la teología que pasa por el hombre que arde... Repito, el hombre que puedahablar desapasionadamente de esas cosas, no tiene derecho de ocupar un púlpito, y nuncadebe permitírsele usar uno. ¿Cuál es el fin principal de la prédica? Me gusta pensar que eséste: dar a hombres y mujeres un sentido de Dios y Su presencia
  • 6. Un respetado profesor de la Universidad de Nueva York decía que el secreto de la granenseñanza es el contagio. Este es el secreto de todo gran liderazgo. Martín Lutero no queríaperder el fuego de su alma; tampoco nos atrevamos nosotros. El fuego atrae, motiva,enciende otros fuegos; la naturaleza del fuego es encender, poner en llamas. El Ejército de Salvación y muchos otros evangélicos británicos gustan cantar este himno,que escribió el fundador de ese Ejército, William Booth: Cristo, Tú la llama ardiente que limpia, ¡Manda el fuego! Hoy reclamamos la dádiva comprada por Tu sangre ¡Manda el fuego! Mira hacia abajo y ve a este ejército que espera; Danos el prometido Espíritu Santo. ¡ Queremos otro Pentecostés, Manda e1 fuego! Es Tu fuego el que queremos, por el fuego rogamos, Manda el fuego! Para fuerza para siempre hacer lo justo, Para gracia para vencer en la lid, Para poder caminar por el mundo sin manchamos ¡Manda el fuego! Para hacer fuertes y valientes A nuestros débiles corazones, ¡Manda el fuego! Para vivir en un mundo agonizante Al cual queremos salvar, ¡Manda el fuego! Oh, míranos en Tu altar depositar nuestras vidas, Todo nuestro ser, en este mismo día. Para coronar esta ofrenda ahora te imploramos ¡Manda el fuego! (Traducción libre) Dios dijo a Jeremías: “He aquí yo pongo mis palabras en tu boca por fuego” (Jeremías5:14). En esa ocasión Dios serefería al fuego del juicio pero, en forma similar, Dios hace que nuestras palabras quemen,para que Su pueblo pueda encenderse con santo amor, celo y obediencia. Cuando el Espíritu Santo enciende nuestro corazón, hará que se enciendan nuestraspalabras cual hoguera. Cuando nuestra manera de ser está encendida por el compromiso aCristo, y tenemos la ardiente visión de lo que El se propone hacer por nosotros, todo nuestroliderazgo se revive y vibra con poder. Debemos mantener nuestra consagración constantemente, así como los sacerdotesmantenían el fuego del altar del templo. Dios honra cuando buscamos repetidamente las oca-siones para renovar nuestro compromiso, confesar nuestra total dependencia de El, yadueñamos e implorar de nuevo el ministerio de su bondadoso Espíritu Santo dentro de y através de nosotros. Acotemos más plenamente este ministerio de fuego del Espíritu. El te enciende con Su bautismo de fuego. “El os bautizará en Espíritu Santo y fuego”(Mateo 3:11; Lucas 3:16). Eso decía Juan el Bautista sobre Jesús; esto se refiere al ígneocarácter de las operaciones del Espíritu Santo en el alma—explorar, consumir, refinar, sublimar— como casi todos los buenos intérpretes entiendenlas palabras.3 El te da poder con Su ígnea energía divina. El fuego de Dios habla también de Su divinaenergía constantemente lista para dar poder a los Suyos, que estén totalmente entregados a él.Cristo desea que todo el ígneo ministerio del Espíritu Santo sea activo en tu vida: “Fuegovine a echar en la tierra” (Lucas 12:49). El encendió la santa llama de Dios en los corazones
  • 7. de Sus seguidores cuando empezó Su ministerio terrenal; pero sabía que necesitaban más delEspíritu Santo. El fuego interior del Espíritu enciende con Su divina presencia a la personallenada del Espíritu. El día de Pentecostés pudo verse que el Espíritu Santo descendía en forma de santa llamasobre los hombres y mujeres reunidos en el aposento alto. Dotados de poder por el EspírituSanto empezaron a esparcir el santo fuego de Dios ese mismo día. Durante décadas el fuegodel Espíritu Santo siguió ardiendo y esparciéndose. La persecución no pudo sofocar el fuegode ellos sino que sólo sirvió para soplar las llamas; Pentecostés prendió una llama que por lagracia de Dios nunca se apagará. El te incendia con Su ígnea radiante y Su celo. “En lo que requiere diligencia, noperezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor” (Romanos 12:11). Tu eres ferviente enespíritu cuando estás incendiado espiritualmente. Weymouth traduce ese pasaje así: “Quevuestros espíritus se incendien”; Goodspeed lo traduce: “Prendido por el Espíritu Santo”; y laversión Revisada de la Biblia: “Brilla con el Espíritu Santo”. El Espíritu Santo revive tu espíritu, te llena con abundancia de vida, amor y celo; teincendia para que manifiestes la vibrante y radiante vida de Dios. El revivirá tus devociones,acelerará tu obediencia y soplará tu celo hasta que se torne en llamaradas. Como creyentelleno del Espíritu debes caracterizarte por la intensa devoción, la ferviente disposición y elservicio leal que distingue a los ángeles celestiales. Apollos era de espíritu fervoroso (Hechos18:25) lo cual traducido literalmente es “espíritu ardiente” o “al rojo vivo con el EspírituSanto”. Cuando el Espíritu Santo arde dentro de ti, libre y pleno, tu vida interior se vuelveradiante, tu celo se intensifica y tu servicio se toma dinámico. Tú estás “aprovechando bien eltiempo” (Efesios 5:16). La necesidad de este celo y fuego espiritual es resaltado por la condición de la iglesia deLaodicea que se había vuelto tibia (Apocalipsis 3:15-16). La temperatura espiritual de unlíder lleno del Espíritu Santo debe permanecer alta. El Espíritu Santo desea tanto llenarte conamor ágape ardiendo al rojo vivo, que tu vida irradie constantemente Su presencia.Cualquiera que sea la traducción de Romanos 12:11,ferviente en tu espíritu o con el Espíritu Santo, el Espíritu Santo mismo es el que siempre teda poder. Su activa plenitud debe saturar tu manera de ser y tu servicio. El te da dones que tú puedes convenir en llamas. Los dones espirituales son dotes para elservicio dado por medio de la actividad del Espíritu Santo. Dios provee cualquier poderdivino que necesitemos para el servicio al cual nos ha asignado. El Espíritu Santo mismo esla gran dádiva de Dios a nosotros (Hechos 2:38) pero El otorga dones de gracia (charismata»proveyendo poder y capacidad divinos para servir a Dios, y al cuerpo de Cristo. Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti. 2 Timoteo 1:6 Fíjate en que el don estaba en él. El Espíritu Santo obra primariamente desde adentro, nopor encima ni por fuera. El no nos manipula sino que nos capacita por Su presencia y poderque mora en nosotros. Dios nunca te designa o guía a realizar un servicio sin estar disponible para darte poder ydones con todo lo necesario para que hagas Su voluntad; pero tú debes desempeñar un papelcooperador. Debes reavivar o soplar para que surja la llama completa de ese poder divino.Los dones de Dios son dados para que los atesoremos y usemos. Fallar en usarlos comó Diosdesea, es fallar a Dios y al prójimo. Desarrollamos los dones usándolos, y en la medida queutilizamos lo que Dios nos da, el Espíritu Santo nos capacita, nos guía y nos hace dar fruto.
  • 8. La tendencia constante del fuego es apagarse. El Espíritu Santo no desperdicia la energíadivina. Si no obedecemos y usamos la gracia provista por Dios, El cesa de dárnosla. Eltiempo verbal en el griego resalta el reavivamiento continuo de la llama. La biografíaespiritual de muchos líderescristianos dice “una vez estuvo al rojo vivo”. ¿Hubo un tiempo en que tú estuviste más al rojovivo por Dios que hoy? Alabado sea Dios pues una llama que se está apagando, ya casi extinta, puede serreavivada para que vuelva a arder brillante otra vez. El soplo reavivador debe ser continuo.Dios instruyó cinco veces que el fuego del altar del holocausto debía mantenerse encendidosiempre (Levítico 6), Inicialmente ese fuego había sido dado por El mismo desde €1 cielo(Levítico 9:24; 2 Crónicas 7:11). Dios suple el fuego pero nosotros debemos mantenerloardiendo. Necesitamos constantemente el fuego del Espíritu Santo que simboliza la presenciadivina dentro de nosotros y necesitamos constantemente el toque de la gracia divina sobrenosotros, provista por medio de la expiación. Nuestra consagración a Dios nunca debe fallary Su presencia y poder en y sobre nosotros nunca disminuirá. Dios ha creado inflamables a nuestros espíritus. Somos combustible espiritual. Nuestranaturaleza es creada para ser incendiada por el Espíritu Santo. Cuando estamos al rojo vivosomos más bendecidos, más victoriosos, más utilizables. Somos más a semejanza de Dioscuando brillamos con la santa llama —la llama del Espíritu Santo que mora en nosotros. El fuego de Dios confiere una inolvidable atracción a la personalidad del mensajero deDios y al contenido de su mensaje. Imparte sagrada autoridad que no puede ser imitada porlos esfuerzos humanos. Sella con la marca de Dios en tal forma que los otros no puedenignorarla. Confiere una santa autenticidad y asegura la integridad. Imprime la obvia inter-vención participativa de Dios. Debemos mantener ardiendo en el altar de nuestros corazones la llama del Espíritu Santoa todo costo. La palabra griega en “avives el fuego en 2 Timoteo 1:6 se refiere al uso de unfuelle que hace inflamarse un fuego que está en extinción, yeso indica que exige esfuerzo.Timoteo tenía que hacer todo lo que podía para intensificar la manifestación de la llama delEspíritu Santo. Nuestra cooperación con el Espíritues esencial para la consistencia del ardor que fluye, de la radiantez espiritual y el celoflamígero. El General Hooth instaba a su gente “el fuego tiende a apagarse; vigila el fuego del altarde tu corazón”. Corremos constante peligro de enfriarnos espiritualmente, perder nuestrofervor y demorar el celo. El reavivamiento personal viene de renovar el compromiso yreafirmar la consagración. Cada uno de nosotros necesita repetir ese reavivamiento personalsin cesar. Tenemos el Espíritu Santo, ese gran don de Dios pero tenemos que sentir más hambre dela manifestación de Su presencia y abrir nuestros corazones constantemente a la espera fiel deSu obra, Su poder y capacitación en nuestra vida. Dios nos da capacidad y el Espíritu Santoquiere imbuir nuestro ser total con Su realidad, haciéndonos Sus canales de expresión paraque Su santo fuego pueda ser constantemente visible en nosotros. Debemos elegir sirechazaremos al Espíritu Santo, sofocándolo o si soplaremos para reavivar las llamas de Supresencia. III. SE BUSCA: ¡UN CORAZÓN ARDIENTE! El líder cristiano no dispone de alternativa al Espíritu Santo, pues debe tener su corazón alrojo vivo con el amor de Dios y el amor por el prójimo. El doctor George W. Peters decía“Dios, la iglesia y el mundo buscan hombres con corazones que arden al rojo vivo —
  • 9. corazones llenos con el amor de Dios; llenos con compasión por los males de la iglesia y elmundo; llenos con la pasión por la gloria de Dios, el Evangelio de Jesucristo y la salvación delos perdidos”. Agrega “La respuesta de Dios a un mundo indiferente, materialista, frío y burlón es elcorazón cristiano que arde al rojo vivo en los púlpitos, las bancas, las escuelas dominicales,los institutos bíblicos, las universidades, seminanos cristianos Si tú, como líder, careces de corazón ardiente, pocos de los que lidereas van a serconocidos por sus corazones ardientes, y ejercerán escasa influencia e impacto en el mundoque los rodea. Nuestras comunidades se impresionan poco con nuestrosprogramas y múltiples actividades. Se necesita mucho más que una iglesia atareada, amistosao evangélica para impactar en una comunidad por Cristo. Debe ésta ser una iglesia ardiendoal rojo vivo dirigida por líderes que también arden al rojo vivo por Dios. Samuel Chadwick, difunto presidente de una universidad británica, era llamado “la zarzaardiente”. Desde que fue llenado con el Espíritu Santo “hubo milagros de gracia obrados pormedio de la influencia de una vida que ardía con e 1 fuego de Dios”. Frances W. Dixon cuentacómo “el poder de su prédica y la influencia moral de los miembros de su iglesia eran tangrandes que el jefe principal del vecindario expresó, públicamente, su gratitud por la maneraen que toda la ciudad había sido limpiada por la influencia de hombres y mujeres incendiadoscon el amor de Dios”. Un colega de ministerio preguntó una vez a John Wesley, el evangelista del corazónardiente, cómo ganar al público. Wesley le replicó “si el predicador arde los otros verán elfuego”. Uno de los biógrafos de Wesley lo llamó el hombre “sin tregua en pos de las almas”.Grabadas en la tumba de Adam Clarke, uno de los primeros eruditos metodistas y protegidode Wesley, están estas palabras: “Me estoy consumiendo al vivir para las demás personas”. 1. DeWitt Talmage escribió hace un siglo “en esta época queremos por sobre todas lascosas, fuego —el santo fuego de Dios ardiendo en los corazones de los hombres, revolviendosus cerebros, propulsando sus emociones, excitando sus lenguas, brillando en sus semblantes,vibrando en sus acciones, expandiendo su poderío intelectual, y fundiendo todos susconocimientos, lógica, retórica en un arroyo al rojo vivo. Que este bautismo descienda ymiles de nosotros, hasta ahora no más que débiles ministros, comunes y corrientes, fácil-mente olvidados por la humanidad, nos volveríamos, entonces, poderosos”, lo cual siguesiendo verdad. También sigue siendo verdad en el mundo que nos rodea. Hace unos años, en Polonia, unsoldado dijo al doctor HaroldJohn Ockenga: “El cristianismo y el comunismo corren una carrera ep Polonia que va a ganarel primero que encienda en llamas su mensaje”. El cristianismo desapasionado no apagará los fuegos del infierno. La mejor manera deluchar contra el devorador incendio de un bosque es con más fuego. Un líder desapasionadonunca encenderá al pueblo. Un líder de jóvenes que no es apasionado nunca incendiará porCristo a esa juventud. Hasta que nosotros estemos ardiendo al rojo vivo no podemos hablar alos corazones de nuestro pueblo. El obispo Ralph Spaulding Cushman oraba: ¡Enciéndenos Señor, conmuévenos, te rogamos! Mientras el mundo perece día tras día, Seguimos nuestro camino sin sentido ni pasión. ¡Préndenos, Señor, conmuévenos, te rogamos! No hay mayor necesidad que ésta en nuestras iglesias y escuelas. No basta ser evangélicode fe y corazón; debemos ser supremamente poseídos por Cristo, apasionamos por Su amor ygracia, incendiados al rojo vivo con Su poder y gloria. Cada parte terrenal de nuestro ser,según la letra del gran himno, debe brillar al rojo con el fuego divino de Dios. La madera, el
  • 10. altar, y el sacrificio no bastan, ¡ necesitamos el fuego! ¡Fuego de Dios desciende de nuevosobre nosotros! ¡Enciéndenos, incéndianos, oh Señor! Si vamos a ser una fuerza irresistible para Dios ahí donde El nos haya puesto,necesitamos el bautismo de fuego del Espíritu Santo. Si vamos a despertar a nuestraamodorrada iglesia, necesitamos que baje a nosotros la santa llama que descendió sobre cadacreyente en el aposento alto. Tú la necesitas; yo la necesito. T. A. Hegre escribió en un conmovedor articulo titulado “Arde fuego de Dios” que:“Necesitamos fuego: fuego que avive nuestra frialdad y revuelva nuestras emociones, fuegoque nos impele a hacer algo por aquellos que van a las tumbas sin Cristo. Incontablesmillones mueren hoy sin que se leshaya dicho de Cristo porque nosotros, los cristianos estamos apagados. Necesitamos fuego: elfuego del Espíritu Santo”. No necesitamos fuegos artificiales porque no glorifican a nuestro Santo Cristo.Necesitamos fuego santo, el fuego con que el Espíritu Santo nos bautiza. Necesitamos elfuego y el celo de la iglesia de los primeros días cuando casi todo cristiano estaba listo, si eranecesario, para ser mártir por Cristo. John R. Rice reprendió nuestra falta de fuego en un sermón que pegó fuerte. “Escuchen,no se trata que los pecadores estén endurecidos. El problema es que se endurecieron lospredicadores, los profesores de escuela dominical, los diáconos bautistas y los mayordomosmetodistas junto con los ancianos presbiterianos. Encuentro más fácil ganar un alma y lograrque un borracho y una prostituta se conviertan que encender al rojo vivo a un predicadorrespecto de las almas George Whitefield fue usado poderosamente por Dios y él y John Wesley pusieron decabeza a Inglaterra para Cristo y salvaron, por la gracia de Dios, a las islas británicas de unduplicado de la revolución francesa. Se dijd de Whitefield “desde que empezó a predicar,cuando era muchacho, hasta la misma hora de su muerte, no conoció disminución de supasión. Su alma fue un horno de ardiente celo por la salvación de los hombres hasta el fin desu notable carrera”. ¡Su alma un horno ardiendo! ¡Ah! He ahí el secreto. Nuestro trágico problema es quetratamos de liderar al pueblo de Dios con corazones que nunca han ardido verdaderamente oque perdieron su llama. Elías oró hasta que el fuego cayó sobre el monte Carmelo. Entonceslos réprobos de la época se postraron exclamando: es el Dios! ¡Jehová es el Dios! 1 Reyes 18:39 ¿Puede el fuego Shekina que incendió la zarza, hacer eso con nuestros corazones hastaque seamos zarzas ardientes para Dios? El fuego Shekinah del monte Sinaí infundió todoel ser de Moisés hasta que su rostro irradió la gloria de Dios. ¿Podemos acercarnos bastante aDios hasta que el fuego Shekina empiece a transfigurar nuestros vasos de barro y nuestropueblo vislumbre la gloria de Dios sobre y en nosotros? ¿Puede regresar hoy a nosotros el fuego Shekinah que Ezequiel vio irse paulatinamentede Israel? Regresó a los ciento veinte que estaban en el aposento alto. Si nos llevó diez díasen buscar el rostro de Dios, sería más que valioso si pudiéramos también ser incendiados porDios. Solamente Dios puede bautizar con fuego, de modo que no podemos ganarlo ni trabajarloni simularlo. Solamente Dios puede enviar Shekinah. Solamente Dios puede satisfacer tunecesidad y la mía. Llevamos mucho tiempo trabajando sin ese fuego. Anulamosexcesivamente la gloria de Dios sin ese fuego. Llevamos demasiado tiempo sin ese fuegodejando sin impactar a nuestra gente.
  • 11. Nosotros no podemos encender ese fuego y no podemos producirlo en nosotros mismos;pero podemos humillamos ante Dios en total integridad y honestidad, confesando nuestranecesidad. Podemos buscar el rostro de Dios hasta que Su luz divina nos muestre lo que hayen nuestros corazones y vidas que impide que seamos llenados e inve~tidos de poder. El santo fuego de Dios solamente desciende sobre los corazones hambrientos, obedientes,preparados. Quizás la necesidad subyacente a todas las necesidades sea que no estamosbastante hambrientos ni sedientos ni deseándolo con toda nuestra alma. “Pues si vosotros,siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestialdará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13). ¡Te imploramos que vengas; oh, si, ven! Bendito Espíritu Santo ven de nuevo hoy; Ven, habita plenamente en nosotros en forma poderosa. Anhelantes esperamos Tu gracia y poder; Bendito Espíritu Santo, ven a nosotros en esta hora.Coro:¡Ven a nosotros ahora! ¡ven a nosotros ahora!Nos inclinamos ante Ti hambrientos, sedientos, deseosos.Obra en toda Tu plenitud en y por nosotros todos;Hambrientos y obedientes, Señor, llamamos confiando.Bendito Espíritu Santo, permite que descienda la Shekinah;¡Que Tu santa gloria descienda sobre todos nosotros!Que Tu fuego y gloria desciendan ahora sobre nosotros;Pon Tu sello en nosotros y, entonces, envíanos a servir.Bendito Espíritu Santo, obra de modo que todos vean; Ejerce Tu Señorío —todo Tuministerio.Obra poderoso más plenamente de lo que hemos visto u oído;¡Esa es Tu bendita promesa, esa es Tu Santa Palabra!Bendito Espíritu Santo, ¡oh, no te demores!Ven en poder y gloria; ¡ven hoy a nosotros!Tenemos hambre de Ti; a Ti necesitamos.Bendito Espíritu Santo, ven, ¡oh, ven! te imploramos.(Traducción libre) Wesley L. Duewel. IV. ¿ANHELAS PODER? Es natural que el líder cristiano anhele que el poder de Dios descanse sobre él o ella y quese note en su ministerio. A menudo te hallas anhelado más poder para orar, hablar y llegar alas vidas de aquellos que atiendes en tu ministerio. Ese anhelo es dado por Dios que lo poneen tu corazón por medio del Espíritu Santo, pues quiere que tú le pidas y confíes más en El enlo que respecta a Su poderoso ministerio a través de ti. Dios es Dios de poder, cosa que se demuestra en la creación. Dios demostró Su poder enla época del Antiguo Testamento a través de y en los líderes de Israel, cuando liberó a Israelde Egipto, y en los santos reyes y profetas. Dios sigue otorgando ese poder a Su pueblo,“Jehová dará poder a su pueblo” (Salmo 29:11). El mismo es la fuerza y el poder de Su
  • 12. pueblo (Salmo 28:7). El poder y fuerza de Dios es tema principal de la alabanza del pueblode Dios “Dad a Jehová la gloria y el pode?’ (Salmo 29:1; 96:7). Dios es el Dios de amor y poder que gozosa y bondadosamente manifiesta ambascaracterísticas. El líder cristianodebe demostrar el amor y el poder de Dios a través de ser habilitado para ello por el EspírituSanto; la falta de amor o de poder en el ministerio indica que ese ministerio no ha sidoíntegramente sellado por el Espíritu Santo. En la época del Antiguo Testamento parece haberse resaltado más la manifestación delpoder de Dios a favor de Su pueblo que Su manifestación dentro y por medio de ellos,aunque esto último estaba también presente en forma decisiva. Nosotros que vivimos en laépoca del Nuevo Testamento vivimos bajo la dispensación del Espíritu Santo, pero es comosi Dios siguiera siendo en gran parte como El era para Su pueblo del Antiguo Testamento(Romanos 8:31). Esta es nuestra constante experiencia y fortaleza; pero Dios ahora deseamanifestar Su poder dentro de y por medio de nosotros de una manera especial. EL ESPIRITU SANTO CUBRE La historia bíblica resalta con gran frecuencia que el Espíritu Santo del Señor viene sobrelos líderes elegidos. El Espíritu de Jehová vino sobre Otoniel que llegó a ser juez de Israel,fue a la guerra, y así hubo cuarenta años de paz. ¿Por qué pudo Otoniel vencer al enemigoaunque no contaba con tropas entrenadas? Debido al poder de Dios sobre él. Ho y tenemos en contra nuestra no sólo a los poderes espirituales de las tinieblas (Efesios6:12; Colosenses 1:13) sino también nos enfrentamos a las fuerzas de nuestra cultura secular,los intereses propios y los medios impíos de comunicación a las masas. ¿Cómo, entonces, nosatrevemos a concluir que podemos derrotar y poner en fuga a las fuerzas que se oponen a lavoluntad de Dios sin que El nos dé repetidamente poder especial para nuestros esfuerzos? Nodebemos dar eso por sentado sino que debemos pedirlo a Dios silo queremos recibir. Elhecho que ésta es la dispensación del Espíritu no nos garantiza que el Espíritu siempre vaya aceñimos, damos poder y manifestar al máximo el triunfo de Dios en forma automática. Nos arriesgamos constantemente a descansar con demasiada exclusividad en los esfuerzosy sabiduría humanas. El secreto de la manifestación del Espíritu Santo radica en que se lopidamos (Lucas 11:13; Santiago 4:2). Algunas de estas promesas fueron escritas mucho antesdel derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés. Aunque esta es la dispensación delEspíritu Santo, Su obra suele depender de nuestros pedidos especiales. El Espíritu del Señor vino sobre Gedeón que tocó el cuerno y reunió a las tribus (Jueces6:34). Tal vez haya momentos en que no tenemos el éxito adecuado al reunir el pueblo deDios para adorar, testimoniar, dar y orar, porque el Espíritu del Señor no ha venido sobrenosotros en poder. Demasiado a menudo tratamos de hacer la obra de Dios sin buscar confervor que El nos habilite poderosamente. El Espíritu vino sobre Jefté (Jueces 11:29) y él avanzó contra los fuertes ejércitosenemigos. El secreto del avance por Dios es el mismo hoy. El Espíritu debe venir sobrenosotros una y otra vez. El avance lento puede ser causado porque fallamos en pedir yadueñamos adecuadamente del poder del Espíritu. El Espíritu vino sobre Sansón con tal poder que se enfrentó a un león joven (Jueces 14:6);el hebreo dice literalmente que el Espíritu se “abalanzó” (como avalancha) sobre él y es lamisma palabra del hebreo usado en las otras dos ocasiones en que Sansón enfrentóemergencias (Jueces 14:19; 15:14). ¿Sugiere esto la disponibilidad inmediata del poder deDios que puede venir como un alud sobre nosotros? El requisito del tiempo suele estarplanteado por consideración a nosotros u otros que estén envueltos en el caso. Ser dotado delpoder de Dios no tiene que ser un largo proceso gradual pues Dios es capaz de satisfacernuestra necesidad en forma instantánea y abundante.
  • 13. El Espíritu vino sobre Sansón nuevamente con poder y él derrotó a los de Ascalón. Denuevo volvió a precipitarse el Espíritu y abatió a mil opresores filisteos. Si Sansón hubieseseguido luchando las batallas del Señor sin comprometersecon el pecado, el Espíritu hubiera venido sobre él una y otra vez con poder, cada vez queDios viera que era necesano. Somos prestos para satisfacernos y gloriamos con momentos fugaces pasados en que Diosnos tocó con Su poder. El se deleita en damos poder tan a menudo como se lo pidamos y lonecesitamos con más frecuencia de lo que pensamos. Hemos llegado, con demasiadafacilidad, a complacemos y satisfacernos con las mínimas manifestaciones de Su poder.Samuel prometió a Saúl: “El Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder... y serás mudadoen otro hombre” (1 Samuel 10:6). Cuando el poder hubo venido sobre él, Saúl tenía que hacerlo que su mano encontrara para hacen El Espíritu vino sobre él con poder (y. 10) antes queterminara el día, mientras obedeció al Señor. Poco después Saúl supo que había una grannecesidad en la nación y nuevamente “El Espíritu de Dios vino sobre él con poder” (1Samuel 11:6). Pero Saúl no tardó en empezar a ejercer su propia voluntad y dejó de obedeceral Señor. No leemos que volviera a pedir la ayuda de Dios. Saúl perdió el poder y peleó susúltimas batallas por propia cuenta. ¡Qué trágico es que un líder cristiano, como Sansón, que ha conocido momentosespeciales al haberle sido dado poder del Señor, cuando el Espíritu Santo venía sobre él “conpoder”, empieza luego a confiar en su propio saber y experiencia, sus atareadosemprendimientos y sus destrezas administrativas más que en el Señor. Pablo se dio cuentaque era más fuerte cuando él percibía su debilidad y se arrojaba sobre el Señor (2 Corintios12:10). Jesús le dijo “mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9). El Espíritu Santo dio poder a David para el desempeño de su función: “y desde aquel díaen adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David” (1 Samuel 16:13). David tuvo porexperiencia continua el ser lleno por el Espíritu Santo pues la mano de Dios estuvorepetidamente sobre él para que cumpliera la voluntad de Dios. El líder cristiano tiene tododerecho espiritual para pedir y recibir repetidamente. las investiduras y toques de poder departe de Dios. ¿Te ha tocado Dios con Su poder? Eso es una muestra de lo que le deleita hacer por ticada vez que lo pides y, por fe, te adueñas de las daciones divinas especiales en tu ministerioy momentos de urgente necesidad. Se dice que el Espíritu de Dios vino sobre Gedeón (Jueces 6:34), Amasai (1 Crónicas12:18) y Zacarías (2 Crónicas 24:20) y los “revestía”, lo cual sugiere que fueronpoderosamente envueltos con el Espíritu Santo, y completamente rodeados por la presencia ypoder de Dios. No sugiere un toque de poder momentáneo sino en un ser envuelto de formapermanente en el Espíritu, por lo menos, hasta que se hubiera completado el ministerioparticular o misión asignada por Dios. Como líderes cristianos elegidos por Dios, tenemos todo el derecho para experimentar elenvolvente Espíritu de Dios. Sea que nuestro rol se refiera a satisfacer una necesidadparticular y especial, guiar al pueblo de Dios, enseñarles, alentarlos o reprenderlos, Diosinviste nuestro óptimo humano con la santa dación de dones de Su Espíritu y Su poder esnuestro privilegio que puede ser nuestro por medio de la oración y la fe. Miqueas atestiguó, “mas yo estoy lleno del poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y defuerza, para denunciar.. .a Israel su pecado” (Miqueas 3:8). Aun antes de la venida delEspíritu Santo en Pentecostés para llenar al pueblo de Dios, Miqueas conocía el ser lleno delpoder del Espíritu. ¿Se debe a nuestra falta de verdadero valor profético, fidelidad y fran-queza para proclamar la verdad de Dios, desde el púlpito o en la consejería privada, a que noestamos llenos con el Espíritu como Dios manda? Los cometidos que el Señor nos asigna hoy son de diferente índole pero el mismo poderestá disponible para nosotros de acuerdo a nuestra necesidad. El poder de Dios es tandisponible para nuestra generación como lo fue para cualquier otra que haya vivido. Hoy
  • 14. sigue siendo el día de la gracia de Dios y de la dispensación del Espíritu y Su poder. DioS noha cambiado. Nosotros somos los que fallamos en adueñamos. ¡Hoy mismo pide a Dios que te vista con Su poder! V. LA MANO DEL SEÑOR SOBRE TI En el Antiguo Testamento se usa frecuentemente la expresión “la mano del Señor” paramanifestar que el Espíritu de Dios descansa sobre una persona, sea en gracia o en poder.Cuando Dios dio a Esdras la visión y carga por Jerusalén, éste se dirigió a Artajerjes paraexponer sus pedidos e informa que “le concedió el rey todo lo que pidió, porque la mano deJehová su Dios estaba sobre Esdras” (Esdras 7:6). Esdras estaba consciente de la bondadosa mano de Dios en su vida; en dos capítulos lomenciona cinco veces. Le dijo a Artajerjes: “La mano de Dios es para bien sobre todos losque le buscan” (Esdras 8:22). Luego convocó a su pueblo para que orara y ayunara en pro deun viaje seguro. El peligroso y largo viaje desde Mesopotamia a Jerusalén fue realizado contoda seguridad, pese a que la caravana llevaba enorme cantidad de oro y plata sin protecciónarmada. “La mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros, y nos libró de mano del enemigo ydel acechador en el camino” (Esdras8:3 1). También nosotros podemos estar inusualmente conscientes de la bondadosa mano de Diossobre nuestro liderazgo y nuestro pueblo. Esta debiera ser nuestra repetida experiencia en estadispensación del Nuevo Testamento. Dios anhela ser bondadoso con nosotros (Isaías 30:18).“Ciertamente el pueblo morará en Sión, en Jerusalén; nunca más llorarás; el que tienemisericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá” (Isaías 30:19).Habitualmente no necesitamos que nos sobrevengan sequías en nuestro ministerio, períodosprolongados faltos de evidencia mínima de la presencia de Dios con nosotros, y del uso quehace de nosotros para Su gloria. Podemos y debemos experimentar con frecuencia el poder, la renovación y lafructificación que Dios nos da. Muchas veces nos pasará lo que a Jacob, que nos damoscuenta plena del hecho después que ha sucedido. “Ciertamente Jehová está en este lugar, y yono lo sabía” (Génesis 28:16). No debiéramos requerir manifestaciones sobrenaturales para saber que estamos en lavoluntad de Dios; de todos modos, Dios se ha revelado repetidamente como el Dios de losobrenatural, glorificándose al dar indicaciones especiales y visibles de Su favor y bendición.En lugares no cristianos, ésta es a menudo necesaria para confirmar la realidad de que Cristoes el Dios viviente y de que Su evangelio es “el gran poder de Dios para salvación”. Quizásesto se haya vuelto de creciente importancia en nuestra propia sociedad tan secular yescéptica. Nehemías tuvo un testimonio similar, “Entonces les declaré cómo la mano de mi Dioshabía sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho” (Nehemías2:18). Esto motivé que todos los demás se unieran, de inmediato, a la tarea a la cual Dios losllamó (y. 18); quizás nada más efectivo que la Palabra para unir a un grupo en la fe y el amoren torno a un líder. Las personas con discernimiento espiritual advierten rápidamente laevidencia de la bendición o su carencia. La lealtad de la gente, cuyo respaldo en oración ycooperación es esencial para los aspectos espirituales de tu liderazgo, es confirmada ya que lamano bondadosa y poderosa de Dios está sobre ti. Estas personas se sienten muy leales alseguimiento de tu liderazgo. El pueblo de Dios necesita ver a Dios en ti, y usándote. Elías recibió un aumento sobrehumano de su fuerza cuando la mano del Señor fue sobre él(1 Reyes 18:46). Uno puede recibir el toque divino que renueva y refresca espiritual, mental
  • 15. y físicamente para el servicio del Señor. El toque de Dios beneficia todo nuestro ser (Isaías40:3 1). Ezequiel es el profeta que más habla de la mano de Dios sobre él. La primera vez fue alcomienzo de su ministerio registrado. La palabra del Señor vino a él, la mano del Señorestaba sobre él, y vio una visión del querubín. El relato de su irresistible llamado ocupa lostres primeros capítulos en Ezequiel 1:1-3:15. Ezequiel informa ocho veces que la mano del Señor estaba sobre él. Siete veces cuenta lamanera en que el Espíritu lo puso sobre sus pies. Veinte y cuatro veces, él relata, cómo elEspíritu “le guió”. “lo tomó”, o “lo trajo”. Muchas de estas experiencias fueron parte de unavisión. Lo importante es que Ezequiel estaba totalmente consciente de que Dios lo estabatocando, hablándole, dirigiéndolo y usándolo. El sabía que la mano de Dios estaba en suministerio, que no hubiera sido el mismo sin Su mano. ¿Es acaso posible para nosotros que podamos volvemos tan tremendamente conscientesde que la mano de Dios está sobre nosotros? ¿Es la intención de Dios que Su toque conscien-te sea paste de nuestra vida de líderes? Quizás hoy no solemos usar esta forma de hablar tangráfica pero ¿tenemos hoy a nuestra disposición la realidad subyacente a ese lenguaje?¿Debieras darte cuenta claramente, cada tanto tiempo, que la mano de Dios está sobre timientras diriges y ministras? Lucas nos dice que la mano del Señor era tan evidente sobre Juan el Bautista que senotaba aun desde su infancia, que la gente se daba cuenta de la misma. (Lucas 1:66).Como resultado de la presencia de Dios en los primeros cristianos, “gran número creyó, y seconvirtió al Señor” (Hechos 11:21). ¿Podremos atribuir la ausencia de resultados espiritualesobservables a la falta de la mano de Dios en nuestra vida y ministerio? ¿Cuánto más debiéramos esperar vivir eso que la Biblia llama, con esta frase hebrea, “lamano del Seño?’? Esta es otra de las maneras en que Dios quiere impresionar la disponibi-lidad de Su poder en nosotros y nuestro liderazgo. Esto es un énfasis totalmente bíblico y no corremos peligro alguno en llevarlo a extremosde exagerado fanatismo. Un mayor peligro es quedamos contentos con trabajar y ministrar enun nivel casi exclusivamente humano. ¿Puedes distinguir la diferencia entre una lección de laBiblia leída con la unción de la mano del Señor sobre el maestro y otra sin la unción?¿Puedes notar la diferencia entre un solo bellamente cantado con sólo destreza humana yactuación de alta calidad contra un solo cantado con la mano del Señor sobre el cantante? ¿Por qué algunos sermones son tan muertos, tan letales, no mucho más que una meraconferencia secular? Sin duda alguna, el predicador no ha recibido ese mensaje del Señor;además, puede él mismo no creer lo que dice el mensaje, pero ¿te has dado cuenta de ladiferencia entre el sermón que es predicado con fe y entusiasmo y otro similar dado cuando lamano del Señor está sobre el predicador? Dios quiere que recibamos renovadamente la experiencia de la mano de Dios sobrenosotros la cual agrega Su dimensión divina a nuestro óptimo esfuerzo humano. Dios quiereque también aprendamos una nueva forma de depender: que El agrega a Su dación decapacidad, Su presencia y Su poder. Puede que prefiramos hablar con vocabulario másmoderno sobre esto, pero hay una dimensión divina de realidad espiritual que Dios tienedisponible y anhela agregar a nuestro liderazgo. Toda nuestra cultura y el espíritu de la época tienden a hacemos depender de nosotrosmismos en lugar de Dios.Hacemos mucha obra cristiana con muy poca conciencia de El. Si estuviéramos encendidospor El necesitaríamos cultivar nueva dependencia de Dios, conciencia de Dios y un estilo devida imbuido de Dios. El líder, sea hombre o mujer de Dios, debe tener esta nueva dimensiónde la intervención de El en su liderazgo. Debemos volvemos vivos para Dios y todos Sussantos influjos y habilitaciones. Dios debe volverse absolutamente esencial en todo paranosotros. VI. EL PODER ESENCIAL
  • 16. Y vosotros sois testigos.... pero quedaos vosotros en la ciudad ... hasta que seáis investidosde poder desde lo alto (Lucas 24:48-49). Jesús dio esta clara orden a un gran grupo de losdiscípulos. El mandamiento no puede ser mas claro. No estamos listos para dar testimonio,servicio o liderazgo cristianos hasta que seamos investidos con el prometido poder delEspíritu. Hubo una tremenda diferencia en el ministerio de esos discípulos, antes y despuésque el poder los envolviera e invistiera. Les había dicho que el Espíritu Santo ya estaba conellos como discípulos Suyos (Juan 14:17) pues si alguien no tiene el Espíritu Santo nopertenece a Cristo (Romanos 8:9). Siempre hay una tremenda diferencia entre ser discípulo de Cristo habitado por el Espírituy ser investido, llenado y dado poder con y por el Espíritu. El Espíritu debe penetrar y poseertodo nuestro ser. Debe controlamos en todo Su señorío. Debe llenar completamente nuestramanera de ser, añadiendo la dimensión del poder sobrenatural. No basta que digamos quecada cristiano tiene el poder del Espíritu desdeel día de Pentecostés. La pregunta correcta es “estamos, tú y yo, adueñándonos debidamentedel pleno poder disponible para nosotros?” James Hervey, uno de los colegas de ministerio de John Wesley, usa estas palabras paranarrar la diferencia que hizo el Espíritu Santo en el ministerio de Wesley: “Aunque suprédica había sido como el disparo de una flecha, dependiendo de toda la fuerza y velocidadde su brazo para tensar el arco, ahora era como disparar una bala de rifle en que toda la fuerzadependía del poder que sólo necesitaba un dedo para desencadenarlo”. No te atrevas a servir meramente con amor de Cristo. Debes servir en la autoridad deCristo con una personalidad consagrada a Cristo. Debes ser investido con poder desde lo alto,imbuido con lo sobrenatural, llenado por completo una y otra vez con el santo y dinámicopoder de Dios (1 Tesalonicenses 5:23). Esto no es poder que chisporrotea, cruje y se ve en forma espectacular cuando llegas ytocas las necesidades de alguien. No es un atajo divino para obrar milagros instantáneos. Noes pasar a llevar la autoridad del Espíritu para optar por hacer un milagro, sanar al enfermo omanifestar cualquier otro don o demostración del Espíritu. Tú no controlas este poder, ni lousas; el Espíritu te usa mientras El obra en poder. No me refiero a una cosa sensacional puesel poder siempre influye en forma dinámica pero no necesariamente espectacular. Aquel investido con el poder desde lo alto es capacitado para que viva y sirva en un nuevonivel de efectividad dada por el Espíritu, aunque sigue dependiendo de Dios por ser hijoSuyo. No se trata aquí de que la persona sea efectiva sino que Dios obre por medio de esapersona. Es la investidura divina que impregna y da poder al humano en la medida que éstesirva en total dependencia de la Persona divina, obedeciendo totalmente la guianza divina yadueñado de su providencia. El sagrado misterio de la divina investidura de poder es que todo es de Dios. El opera en tiy por medio tuyo pero siempre dependiendo de la obediencia y cooperación de tuser rendido a Dios que no se impone a ti por la fuerza, ni viola la voluntad de sus hijos ni losmanipula. El que manipula es Satanás, todo lo que es oculto es manipulación. Dios obra en tiy por medio de ti. Dios no manifiesta en forma automática Su presencia en nosotros y Su poder mediantenosotros solamente porque aceptamos a Cristo como Salvador nuestro. Desde el momento enque nacemos del Espíritu somos habitados por El, pero habitar y manifestarse son dos cosasdiferentes. Dios elige cuándo manifestarse. Nosotros debemos preparar el camino del Señorpermaneciendo limpios, obedientes, conscientemente dependientes de El y hambrientos de Sumanifestada presencia y poder. ¿Es ésta tu actitud?- Pablo estaba consciente de su total dependencia del poder de Dios pues sabía que el poderde Dios debía saturar su mensaje de modo que la fe de los convenidos descansara sobre esepoder. “Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría,
  • 17. sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en lasabiduría de los hombres sino en el poder de Dios” (1 Corintios 2:4-5). ¿Te preocupa más elegir sabias palabras persuasivas para tus sermones, tu enseñanza o tuspalabras de consejo de lo que te interesa asegurarte que éstas vayan acompañadas de lademostración del Espíritu y de Su poder? ¿En qué medida ha sido primaria preocupación einterés en tu ministerio esta “demostración del Espíritu y de poder” durante el año pasado?¿Qué pasos has dado para examinar y probar esta divina habilitación? El doctor Martyn Lloyd-Jones insiste en que “si no hay poder, no es prédica. La verdaderaprédica, después de todo, es Dios actuando; no es simplemente un hombre que emite palabrassino Dios que lo usa. El hombre está bajo cl influjo del Espíritu Santo; es lo que Pablo llama‘predicar con demostración del Espíritu y de poder (1 Corintios 2:4) o como él dice; ‘NuestroEvangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el EspírituSanto y en plena certidumbre”’ (1 Tesalonicenses I:5).t Pablo atestiguó que su ministerio se fundamentó en dos cosas; la gracia de Dios y el poderde Dios, “yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según laoperación de su pode?’ (Efesios 3:7). Tanto su llamada al ministerio como su continuoministerio diario fue por medio de la potencia y del ser facultado por Dios, “la cual actúapoderosamente en mí” (Colosenses 1:29). Pablo estaba siempre consciente de la poderosa potencia de Dios que obraba en y pormedio de él, y le debe haber sido inimaginable obrar para Dios sin ese poder pues mucho masimportante que su obra para Dios, era que Dios obrara en él y por medio de él. Pablotrabajaba incansablemente porque Dios obraba en él poderosamente él consideraba que suobrar externo era dependiente absolutamente de la obra interna de Dios en él. Pablo podíahacer para Dios solamente en la medida que Dios hiciera en él y por medio de él. No hay otramanera de tener ministerio efectivo. Nos engañamos al pensar que la preparación, la destrezay la experiencia pueden ser una alternativa al poder de Dios. No hay alternativa. El poder de Dios no nos vuelve pasivos sino 1todo lo contrario! La potencia de Dios fue larazón de su intensísimo trabajo a toda hora, a lo cual se refería Pablo como su lucha, “trabajo,luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mi’ (Colosenses 1:29). Elgriego para lucha es agonizomai, vocablo empleado para los atletas que participaban en lasolimpiadas griegas. Puede traducirse como “luchar, enfrascarse en fiero conflicto, pelear,contender, tensar cada nervio para conseguir un objetivo” lo cual abarca esfuerzo,perseverancia y empeño al máximo. De modo que el poder de Dios no obra cuando Pablo se queda pasivo. Pablo obra paraganar para Cristo a todos los que pueda y “presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre”(y. 28) y, con este fin, Pablo “trabaja, agoniza, lucha, se empeña al máximo con toda lapotencia de Cristo que tan poderosamente obra en él” agregando inmediatamente “Quieroque sepáis cuán gran lucha sostengo por vosotros” (Colosenses 2:1), que sepan cuán inmensasu agonía por cuenta de ellos. Esta es la única manera de asegurarse de los resultados al estilodel Nuevo Testamento. Debemos hacer nuestro mayor esfuerzo. Dios lo merece. Perodebemos estar investidos, llenos y saturados con el poder de lo alto. Debemos estarreverentemente dominados por la divina energía que viene sobre nosotros y que obra pormedio nuestro. ¡Oh, mis colegas cristianos! necesitamos ser empapados con un nuevo derramamiento delEspíritu sobre nosotros; necesitamos que el poder de Dios descienda una y otra vez sobrenosotros, que entre en nosotros, que nos llene, que nos embeba hasta que podamos decirverdaderamente sobre nuestras vidas que “no yo sino Cristo” y sobre nuestro ministerio ‘‘noyo sino el Espíritu de Dios’’. No nos avergoncemos de confesar Su obrar. Glorificamos a Dios al dar testimoniohumilde y reconocer, sin egoísmo, Su obra; pero en el momento en que nos jactamos,tocamos la gloria de Dios con nuestras manos indignas, o empecemos a confiar en nosotrosmismos y demos por sentado el poder de Dios; en ese mismo momento Dios retira Su mano ynos deja trabajar por cuenta propia enteramente.
  • 18. Dios puede, en Su divina sabiduría, complacerse en dejarnos solos para que laboremospor un tiempo sin esa asombrosa y tremenda conciencia de Su presencia. Nunca alcanzamosel punto en que cesamos de vivir y trabajar por fe. A veces Dios obra con gran poder sin que no s demos cuenta de ello. Dios suele trabajaren silencio en los corazones y vidas de personas que Su gracia preventiva prepara para Sugran día de salvación, avivamiento y victoria. Debemos perseverar en orar, obedecer ydepender totalmente de Dios durante esos compases de espera. Dios no nos ha olvidado nitampoco olvida Sus metas divinamente escogidas. El estáadministrando Sus recursos, edificando Sus preparativos, absolutamente esenciales, para Sudía de gran poder y triunfo, al cual nos está conduciendo. No exijas un sentir constante de la potencia de Dios obrando, sino que espera ocasionesrepetidas de Su p un gracia en que El te bendice con la conciencia de Su santa presencia, y elcallado o abierto obrar de Su poder. El poder de Dios es absoluto y enteramente esencial pero no es necesario que tú estésconsciente de ello. Sin embargo, si en muy raras ocasiones o nunca te das cuenta de Supotencia obrando en ti, es hora que escudriñes tu corazón. Si percibes el potente Espíritu de Dios que te carga con toda fuerza a que ores, te guía aorar, y agrega Su potencia y autoridad a tu oración, entonces, ten por seguro que Su poder teinviste aunque no veas Su poderosa obra externa como Su respuesta a tus oraciones. Algunas veces Satanás parece que puede, durante un período, echar sombras tenebrosassobre ti, mientras tú oras y tratas de realizar un ministerio para Dios; parece como si el diablofuera capaz de bloquear toda conciencia de parte tuya de la presencia y poder de Dios, ¿teestá pasando esto ahora? No te alarmes por estos momentos de fe. Mantente orando; obra entotal dependencia del poder de Dios, aunque no puedas ver ni sentir Su obrar. Tal como tú has sentido la presencia y el poder de Dios en el pasado, volverás a sentir lapresencia y el poder con tanta certeza como antes. Lo que pasa es que estás en medio de unconflicto con la potestad de las tinieblas. Tu experiencia no es única. Los santos de Diostienen, a veces, días, semanas y hasta meses de esas tinieblas; pero la respuesta de Diossiempre vuelve. No te bajes del tren cuando vaya cruzando un túnel sino que sigue el caminorumbo a la gran victoria de Dios. Resiste al enemigo y el poder de Dios se te volverá arevelar. VII. SE NECESITA PODER PARA EXTENDER EL REINO El reino de Dios, del cielo, del Mesías, es un gran tema bíblico proclamado por losprofetas del Antiguo Testamento y repetidamente mencionado por Cristo en los Evangelios.Dios es nuestro Soberano Rey. Su reino en nuestro corazones hoy, y en el mundo hasta queregrese Jesús es Su reino salvador. Es edificado a través de manos humanas pero no pormanos humanas; pues es edificado por el poder de Dios que obra mediante el ministerioconjunto del Espíritu Santo y del cristiano llenado del Espíritu. “El reino de Dios nunca significa una acción emprendida por los hombres ni ningúndominio que ellos establezcan...; el reino de Dios es un acto divino, no es un logro humano nisiquiera el logro del cometido de cristianos consagrados”’ El poder del reino opera en y pormedio dc los representantes de Dios; pero el poder no es de ellos sino de Dios. Cristo da a losSuyos las llaves del reino para que las usen en atar y soltar por medio de la oración y laobediencia (Mateo 16:19; 18:18-20). Pero el poder de las llaves sigue siendo poder de Dios yes utilizable solamente bajo la dirección y habilitación del Espíritu. El poder del reino estuvo presente en el ministerio de Jesús y en el de Sus seguidores. Sinduda alguna, puede estar presente en tu ministerio actual; pero no es tu poder. Este poder del
  • 19. reino es dado y manifestado por medio de ti solamente en la medida que Dios lo haceoperativo y evidente. Nuestros mejores empeños, de pOr sí mismos, no edifican ni hacen avanzar el reino. Losesfuerzos cristianos no son suficientes; aun el mejor empeño del cristiano lleno del Espíritues totalmente inadecuado. El reino de Cristo puede ser extendido a un corazón o gruposolamente cuando el Espíritu mismo guía, faculta y usa los esfuerzos del que es llenado delEspíritu. La medida en que Dios usa la influencia, testimonio y servicio de Su pueblo santoestá regulada por la medida en que El soberanamente les da poder y obra por medio de ellos. La pureza y el poder están íntimamente asociados pero no son idénticos. Necesitamos aambos. Dios los quiere para nosotros. Son esenciales para nuestro vivir. Son aun másesenciales en nuestro servicio. La pureza puede ser hermosa y positiva o sumamentenegativa. La pureza puede ser retenida; el poder debe ser renovado. La pureza en forma depositiva bondad y justicia resulta del poder para ser lo que Dios quiere que seamos. Diosquiere damos el poder del Espíritu tanto para ser como para hacer lo que El nos llama a ser yhacer. La pureza pertenece al vivir y el poder, especialmente al servicio. La medida espiritual de los líderes cristianos es la plenitud del Espíritu y Su dación depoder. La oratoria, la efectividad de la predicación del sermón, y el léxico del que habla sonbuenos pero no suficientes. El contenido, la ortodoxia y la sólida verdad bíblica sonesenciales, pero no suficientes. La personalidad, la gracia al hablar y al actuar sonimportantes, pero no suficientes. El poder del Señor debe estar sobre ellos. Todas estascualidades pueden existir a nivel humano. El reino debe ser edificado, avanzado ymanifestado a nivel de la divina dación de poder a lo humano. Debe ser Dios que obra pormedio nuestro. Cuando algunos en Corintios empezaron a enjuiciar y criticar a Pablo y su ministerio, ésteno se preocupó mucho porque consideraba que el Señor es su juez (1 Corintios 4:4) y Elsolamente conoce la medida de Su poder que obra dentro de nosotros, como lo expresaclaramente Pablo: “Porque el. reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” (1Corintios 4:20). Pablo dijo que él iba a visitar Corinto y verificaría palabras y poder deaquellos que estaban armando confusión. La verdad es esencial pero en el servicio de Cristodebe ser verdad en llamas. La verdad sin poder no cumple la voluntad ni la obra de Dios sino,solamente, ofender o matar. Pablo quería que los corintios evaluaran las credenciales de los líderes cristianos quevenían a ellos de acuerdo a la presencia o ausencia del poder de Dios en sus vidas y minis-terios ¿Hubieras aprobado el examen minucioso de Pablo? En el capítulo sexto de la segundaepístola a los Corintios (vv. 6-7) da una lista de las muchas formas en que él se recomiendacomo siervo de Dios, entre las cuales destaca el ministerio “en el Espíritu” y “en el poder deDios”. Pablo recordó a la iglesia de Tesalónica que “nuestro Evangelio no llegó a vosotros enpalabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, comobien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor a vosotros” (1 Tesalonicenses 1:5). Pablotenía plena conciencia que el poder de Dios obraba. El líder cristiano suele darse cuentacuando está especialmente presente el poder de Dios. ¿Sueles darte cuenta de esto en tuministerio? Era normal para Pablo. Leon Monis habló verdad al decir “hay poder cada vez que el Evangelio se proclamafielmente pues no es simple exhortación sino poder”. Pablo sabía que una fe edificada sobrepalabras solamente, es decir, el solo mensaje, podía ser tentada a flaquear. Por eso recordó alos corintios que tanto su mensaje como la manera de predicarlo eran una “demostración” delpoder del Espíritu (1 Corintios 2:5) y, de esa forma, la fe de ellos podía basarse en esademostración de poder que se agregaba al contenido de sus palabras. El griego traducidocomo “demostración” sugiere evidencia o prueba “era un término técnico usado para unaconclusión evidente a partir de las premisas” El poder de Dios era tan notorio en el mensajede Pablo que los corintios se vieron obligados a concluir que su mensaje, y él mismo como
  • 20. mensajero, eran de Dios. El poder confirma a la verdad. No nos atrevamos a depender de lasola verdad; debemos dar ministerio de la verdad en llamas con el poder de Dios. Este poder era tan esencial y característico de Pablo y su ministerio que estuvo dispuesto apagar cualquier precio, para que el poder de Cristo pudiera permanecer en él. Era como siPablo implorara continuamente a Dios “¡oh, más de Tu poder sobre mí; oh, más de Tu podermanifestado a través de mi!” Pablo ya sabía tanto del poder del Espíritu que para él es lamarca de su ser en la voluntad de Dios. No se trata de que las visiones y revelaciones leimportaran tanto. Pablo habla testificado sin vanagloria sobre esos preciosos tratos secretosde Dios con él (2 Corintios 12). No, lo que Pablo quiere es más del poder de Cristo que habitaba en él y comunicado pormedio del Espíritu; desea más que una experiencia cumbre ocasional. Anhela la experienciacontinua del poder de Dios cada día de su vida y ministerio. Pablo sentía hambre, y sed, yanhelos fortísimos de que ese poder permaneciera en él día tras día, y estaba dispuesto apagar cualquier precio. Su corazón gritaba, “que repose sobre mí el poder de Cristo” (2Corintios 12:9). Cristo había prometido poder cuando el Espíritu Santo viniera sobre Susdiscípulos (Hechos 1:8). Pablo había experimentado una y otra vez ese poder, que se habíavuelto característico de su ministerio. El dio testimonio de ello repetidamente. Quería esepoder “descansando” sobre él. El griego usado aquí significa “tabernáculo”. Tal como Cristovino y fue tabernáculo entre nosotros durante Su encamación (Juan 1:14, usa el mismogriego), Pablo considera su mayor ambición en el ministerio la de tener el poder deltabernáculo de Cristo sobre él. Quiere vivir a diario dentro de esta atmósfera de poder. Muchos comentaristas reconocen una referencia a la gloria Shekinah de Dios, la cual seposó sobre la tienda en el desierto, entró a la tienda y recubrió el arca del pacto que estaba enla tienda. Más adelante, entraba al templo y fue “tabernáculo” sobre el arca en el lugarsantísimo del templo. Pablo quería que el poder de Cristo lo cubriera de la misma maneracomo la Shekinah cubrió al arca del pacto, dándole Su sombra y que permaneciera sobre élcontinuamente. Jesús le habla dicho que ese poder “se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9). Ladebilidad no genera poderLemnos lleva a todos más cerca de Dios quien es la fuente de todo poder divino. Cuandoreconocemos lo débiles e insuficientes que somos, invocamos a Dios, nos aferramos a Dios yhacemos de esto el clamor constante de nuestros corazones. Cuando Pablo reconoció, por medio de revelación, que su aguijón en la carne (y. 7) ytodas las otras formas de oposición, peligros y sufrimientos durante los años de servicio totalpor Cristo (2 Corintios 11:23-30), sirvieron para acercarlo más a Dios y a la constantedependencia de El, el apóstol exclamó, “Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en lasdebilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soydébil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12:10). Pablo dice que aceptará todo sufrimiento por amor a Cristo, por seguir viviendo en Supoder, que el Shekinah como tabernáculo de gloria continúe morando sobre él. Pablo diceestar completamente satisfecho, de hecho se regocija entodo lo que aumenta el poder de Cristo sobre él. Este no es el grito de un fanático que seofrece al martirio sino el grito del eminente apóstol de la iglesia que ha experimentado tantodel poder de Dios que considera todo lo demás como nada, si solamente pudiera seguirexperimentando constantemente más de ese poder. ¿Cuánta importancia tiene para ti tener el poder de Cristo, sí, más y más de ese poder quees como tabernáculo que descansa y permanece sobre ti? ¿Cuánto has experimentado de estesagrado poder? ¿No las visiones, no los milagros, no los dones ni las manifestaciones, sino elsilencioso poder de Cristo que todo lo invade y todo lo corona descansando sobre ti?¡Llenado con ese poder, energizado por ese poder, investido con ese poder, dotado para tuministerio por ese poder! Ese poder es el Espíritu Santo; ese poder es Cristo mismo (1Corintios 1:24) manifiesto por medio del Espíritu (1 Pedro 1:11) ¿Está disponible hoy esepoder?
  • 21. VIII. EL PODER DE DIOS EN EL MINISTERIO DE JOHN WESLEY John Wesley (1703-1791), el evangelista del corazón en llamas, ejerció un ministeriorepetidamente caracterizado por el poder del Espíritu Santo. La conversión de Wesley esconocida, el piadoso ambiente de su hogar durante su infancia; su intención de vivir en formasanta, metódicamente autodisciplinada durante su juventud; su promoción del Club Santo enOxford; su experiencia misionera de dos años en Norteamérica y su profunda piedad, todoeso carece, no obstante, de la seguridad de la salvación —pero es a menudo citado. Luego, llegó su nacimiento de nuevo que le cambió la vida el 24 de mayo de 1738,cuando este clérigo profundamente dedicado encontró a Cristo mientras se leía un pasajeescrito por Martín Lutero. Wesley informó que se le “calentó extrañamente” su corazón y,desde ese día en adelante, se volvió el proclamador del glorioso testimonio que da el Espíritupara la salvación. ¿Cuál fue el secreto de su prodigioso ministerio desde ese día en adelante? Respetadoshistoriadores seculares han dicho que gracias al ministerio de John Wesley, sus asistentes yconvertidos, y el gran despertar que resultó a través de toda Inglaterra, la nación fue salvadadel baño de sangre que caracterizó la revolución francesa que habla comenzado dos añosantes de la muerte de Wesley. Robert Southey agregó que Wesley fue “la mente másinfluyente” de su siglo, y que su vida influiría la civilización durante “siglos, quizá milenios”si la raza humana dura tanto! Un noble británico que pasaba por una aldea de Cornwall, Inglaterra, después de buscarvanamente un lugar donde comprar bebidas alcohólicas, le preguntó a un aldeano:“6Qué pasa que no se puede comprar ni siquiera un vaso de licor en esta pobre aldehuela?” Elviejo lugareño, que reconoció el rango del forastero, se descubrió en señal de respeto, seinclinó, y dijo “señor mío, hace unos cien años un hombre llamado John Wesley anduvo poreste lugar”; terminado de hablar, el campesino se fue; Durante cincuenta y tres años de incansable ministerio Welsey se calificó de “el hombrede un solo libro” —la Biblia. Sin embargo, escribió más de doscientos libros, editó unarevista, compiló diccionarios en cuatro idiomas —todo escrito por su propia mano—. Cruzótantas veces Inglaterra a lomo de caballo que totalizó casi 400.000 kilómetros. Durante añosviajó un promedio de treinta y dos kilómetros diarios y, a menudo, cabalgaba de ochenta anoventa y seis kilómetros por día, deteniéndose para predicar a lo largo del camino. Predicócuarenta mil sermones, rara vez menos de dos por día y, a menudo, siete u ocho o más. Cuando cumplió ochenta y tres años, se quejaba que no podía leer o escribir más dequince horas diarias sin que le dolieran los ojos. Se lamentaba de no poder predicar más dedos veces por día y confesaba su creciente tendencia a quedarse en la cama hasta las cinco ymedia de la madrugada. A los ochenta y seis años seguía levantándose a esa hora tantemprana para orar. ¿Cuál fue el secreto de su tremenda energía o, mejor aun, el secreto del tremendo sellocontinuo de Dios sobre su ministerio? Su diario registra con fecha 3 y 15 de octubre de 1738,su anhelo de una experiencia más profunda. Los historiadores señalan una ocasión a los seismeses de haber nacido de nuevo. Escuchemos sus propias palabras escritas en el diario:“Primer lunes de enero de 1739. Los señores Hall, Kinchin, Ingham, Whitefield, Hutchins ymi hermano Charles, estuvieron presentes en nuestra fiesta de amor en Fetterlane, con otrossesenta de nuestros hermanos. A eso de las tres de la madrugada, mientras seguíamos activosorando, el poder de Dios vino con fuerza sobre nosotros, tanto que muchos gritaron de purogozo, y muchos cayeron al suelo. Tan pronto como nos recobramos un poco de esa sorpresa ytemor reverencial ante la presencia de Su Majestad, rompimos a alabar al unísono ‘tealabamos, oh, Dios, reconocemos que eres el Señor
  • 22. El relato recuerda uno parecido a lo que pasaron los apóstoles (Hechos 4:23-3 1). Estederramamiento del Espíritu sobre esta reunión de varias sociedades metodistas parece habermarcado un profundo impacto en el ministerio de Wesley. Desde entonces él predicó con raraunción y poder, y su prédica resultaba en la profunda convicción de pecado en los corazonesde multitudes de personas. Los sermones impresos de Wesley no contienen ilustraciones que hoy son tan comentespara tocar las cuerdas de los corazones de los oyentes. Nada en sus mensajes suscitaemociones y cuando uno los lee hoy, se pregunta por qué fueron tan efectivos. Dios los usópara llevar miles de vidas al Señor. No fue la palabra sino el poder de Dios en la palabra. Desde esa ¿poca en adelante Wesley predicó con tal novedosa autoridad y poder quemiles vinieron al Señor Sus diarios que llevó escrupulosamente durante años, cuentan depersonas que fueron sobrecogidas súbitamente por la convicción de pecado que tan profundada el Espíritu. Los relatos recuerdan una de las experiencias de Pablo cuando el poder deDios lo tiró al suelo en el camino a Damasco. La gente gritaba de repente con gran angustiade alma mientras Wesley predicaba, muchos calan al suelo cuando se arrepentían debido a lamano de Dios sobre ellos y, a los pocos minutos, se regocijaban con la maravillosa seguridaddel perdón de pecados y la profunda conciencia de la paz de Cristo. La gente veía suspecados aparecer ante la vista de nuestro santo Dios y lloraban a gritos pidiendo liberación.Algunos se ponían a temblar ante la tremenda presencia de Dios. Otros eran agarrados por la condenación del pecado hasta tres semanas después y, depronto, empezaban a llorar como si agonizaran, se arrepentían y pronto se regocijaban en elperdón de pecados. El 21 de abril de 1739, en el teatro Hall, de Bristol, “un joven se puso atemblar con gran violencia súbitamente y, a los pocos minutos, al intensificarse la tristeza desu corazón, se hundió hasta el suelo y pronto encontró la paz”. El 25 de abril del mismo año, mientras Wesley predicaba, “uno tras otro, por todas partes,de forma inmediata caían por el suelo, como golpeados por un rayo”. Parecía ser casi unaréplica de la experiencia de Pablo en el camino a Damasco. La gente siempre era sobrecogidapor la asombrosa revelación de Dios y la pecaminosidad de sus vidas. Los críticos queestaban observando eran, súbitamente, tomados por una convicción similar y convertidos enun instante. Un fuerte oponente fue súbitamente sacado de la silla, y cayó por el sueloclamando a Dios. Wesley cuenta de otro lugar donde el poder de Dios estuvo sobre su prédica: “Uno y otroy otro eran derribados a tierra; temblaban como hojas ante la presencia de Su poder. Otrosgritaban fuerte y amargamente, preguntando qué debían hacer para ser salvados”. El evangelista sufrió repetida y encendida oposición, asidua mofa y su vida estuvo enpeligro continuo; pero él mismo escribió sobre su prédica: “El poder de Dios vino sobre supalabra de modo que nadie pateó, interrumpió ni siquiera abrió la boca”. En una ocasiónhubo veintiséis personas tomadas con tal convicción de pecado que “algunas sepostraron y se quedaron ahí sin fuerzas, mientras otros temblaban y gritaban excesivamente”.Wesley oraba que ningún observador fuera ofendido por estas manifestaciones que él noalentaba ni detenía, reconociendo que era la mano del Señor. El predicaba frecuentemente al aire libre con gran libertad a vastas muchedumbres; asílloviera y hiciera mucho frío, él predicaba a las masas y, a veces, su sermón duraba dos y treshoras. El 23 de diciembre de 1744 vino sobre él otra poderosa unción mientras predicaba enun lugar. Escribió al respecto “encontré tanta luz y fuerza como no recuerdo haber tenidoantes”. Una y otra vez, cuando estaba agotado por su constante ministerio, hallaba nueva fuerzafísica y espiritual mientras oraba. En una de tales ocasiones, el 17 de marzo de 1740, Wesleyiba a caballo cuando, de pronto, un gran cansancio se apoderó de él “entonces pensé, ¿acasoDios no puede sanar a hombre o bestia por algún medio o sin ninguno? De inmediato miagotamiento y dolor de cabeza cesaron y, la cojera de mt caballo, en el mismo momento”. Hecitado solamente unos pocos de los muchos ejemplos del poder de Dios sobre Wesley. Nohay explicación humana salvo su vida de oración y repetido sentido del poder de Dios. No
  • 23. fue nada elaborado. El nunca buscó emociones ni demostraciones externas. SencillamenteDios invistió con poder su constante ministerio. IX. EL PODER DE DIOS EN EL MINISTERIO DE CHARLES G. FINNEY Finney se interesó en la Biblia y se compró una, cuando era un joven estudiante de leyes.Se fastidiaba mucho cuando escuchaba oraciones en la iglesia que nunca parecíancontestadas. A medida que él se iba preocupando más y más por su alma, unos cristianos leofrecieron orar por él; pero él les dijo que no veía qué bien podía resultar de sus oracionespues ellos pedían continuamente sin recibir nada de Dios. En una mañana de octubre de 1821, luego de varios días de creciente convicción profundade pecado dada por el Espíritu, Finney tuvo una clara experiencia de Cristo y esa misma tardefue llenado con el Espíritu Santo. Fui poderosamente convertido en la mañana del diez de octubre de 1821. En la tarde de ese mismo día recibí irresistibles bautismos del Espíritu Santo, que pasaron por ini, según me pareció, por cuerpo y alma. Me encontré de inmediato dotado con tanto poder de lo alto que unas pocas palabras dichas aquí y acullá a distintas personas fueron los medios para la inmediata conversión de las mismas. Mis palabras parecían flechas agudas que se clavaban hondo en las almas de los hombres, cortando como espada y quebrando el corazón como si fueran martillo. Hay multitudes que atestiguan de esto... ¡Este poder es una gran maravilla! Muchas veces he visto personas incapaces de resistir a la Palabra. Las declaraciones más sencillas y corrientes sacaban a los hombres de sus asientos como si fueran una espada, les quitaban su fuerza, volviéndolos casi inertes, como muertos. Varias veces me ha pasado, en verdad, que no podía elevar mi voz o decir algo al orar o exhortar, salvo en la manera más suave, sin que los venciera. Este poder parece, a veces, llenar la atmósfera de alguien que está muy cargado con él. Muchas veces habrá un gran número de personas en una comunidad que serán investidas con este poder cuando la misma atmósfera de todo el lugar parezca estar cargada con la vida de Dios. Los extraños que pasan por el lugar y entran, serán instantáneamente derribados con convicción de pecado y, en muchos casos, convertidos a Cristo. Cuando los cristianos se humillan y se consagran de nuevo totalmente a Cristo, y piden su poder, a menudo recibirán tal bautismo que serán instrumentos para ganar más almas para Cristo en un día que en toda su vida anterior. Mientras los cristianos permanezcan humildes para retener este poder, la obra de conversión proseguirá hasta que comunidades y regiones enteras del país sean convertidas a Cristo. Dios empezó a usar a Finney en forma poderosa a 1 mañana siguiente de haberloconvertido y dotado con pode o bautizado del Espíritu como dice él mismo. Casi tod. personaa la cual habló en ese día, fue sobrecogida con convicción de pecado y, ahí mismo o pocodespués, conocí al Señor Finney abandonó su oficina de abogado para habla1.Smith, Pasión por las almas.sobre la salvación a las personas. Ese mismo día ganó a un hereje y a uno que destilabalicores. La palabra se desparramó por la aldea y la mayor parte del pueblo se reunió esanoche en la iglesia, aunque no se hicieron anuncios previos. Reunidos en la iglesia nadiehablaba hasta que, por fin, Finney se paró y dio su testimonio. Muchos fueroninmediatamente convictos de pecado. Desde entonces, se realizó una reunión cada nochedurante cierto tiempo y todos los de esa comunidad y de las comunidades vecinas, salvo unode los anteriores colegas de Finney, conocieron al Señor.
  • 24. Poco después Finney empezó a ayunar y orar, continuando las reuniones. Un día, mientrasse dirigía a la iglesia, “la luz perfectamente inefable” de Dios brilló en tal manera en su almaque casi lo dejó postrado. Parecía más fulgurante que el sol del mediodía, evocándole laconversión de Pablo en el camino a Damasco. Muchos fueron salvados, otros sanados delcuerpo, y Finney aprendió lo que significaba trabajar en oración por los perdidos. Dios leimprimió repetidamente en su corazón, “Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sushijos” (Isaías 66:8). Después de haber sido ordenado en 1824, sus primeras reuniones regulares fueron en unlagar de la ciudad de Nueva York, donde predicó varias semanas sin resultado. En un serviciopidió que la congregación decidiera en pro o en contra de Cristo, cosa que los enojó. Finneypasó el día siguiente en ayuno y oración y esa noche vino sobre él un desusado sentido deunción y poder, mientras que una ola de convicción barría a la gente. Durante toda la nochehubo personas pidiendo que él fuera a orar con ellos, hasta hubo ateos endurecidos que searrepintieron y fueron salvos. Desde entonces él predicó con creciente poder el Evangelio por todos los Estados Unidosde Norteamérica, y más tarde en Gran Bretaña, con grandes resultados. A veces el poder deDios venía en tal forma sobre él durante un servicio que casi toda la gente presente caía derodillas a orar, mientras algunos se postraban en el suelo. A veces, el poder de Dios era tanpoderoso sobre él que el mismo Finney se sentía casiizado de sus pies. En otras ocasiones parecía que “una nube de gloria” descendía sobre élmientras ministraba. Una calma santa caía a menudo en la zona donde Finney predicaba, tanto que hasta losperdidos y réprobos lo advertían. A veces, personas no salvas se sentían profundamenteconvictas de sus pecados tan pronto como entraban a la ciudad donde ministraba Finney. En un pueblo del estado de Nueva York donde predicaba contra el pecado y laincredulidad, una abrumadora solemnidad de Dios “pareció instalarse sobre ellos a los quinceminutos del sermón. La congregación empezó a caer de sus asientos en todas las direccionesllorando y pidiendo misericordia. Si yo hubiera tenido una espada en cada mano, no podríahaberlos cortado y derribado tan rápido como cayeron. Casi todos estaban de rodillas opostrados”. En 1826 fue a Auburn, Nueva York, donde algunos de los profesores del seminarioteológico hostilizaron su ministerio, escribiendo a otros ministros de las zonas donde Finneyaún no predicaba y de ello resultó que muchos se opusieron a su ministerio de avivamiento.Enviaron espías para tratar de encontrar algo que pudiera ser informado para dañar suinfluencia. Un día, mientras Finney oraba extensamente, como habitualmente hacía, Jesús se leapareció en una visión. “El se acercó tanto a mí mientras yo oraba que mi carne temblóliteralmente. Me estremecí de pies a cabeza bajo el sentido de la presencia de Dios”, escribióFinney sobre esta experiencia, que comparó a estar en la cumbre del Sinaí con sus truenos. Pero, en lugar de querer huir, se sintió atraído a acercarse más y más a Dios. Mientras Supresencia lo llenaba, Finney sintió, como Daniel, “no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza secambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno... me puse en pie temblando” (Daniel10:8-11). Dios le dio especiales promesas asegurándole que ninguna oposición prevalecería yque él solamente tenía que amar y ser bondadoso con los ministros que se le oponían. Finneyestaba tan santificado que nunca sintió hostilidad de ningún tipo hacia sus enemigos. A veces Dios daba a Finney detalladas instrucciones sobre qué decir y cómo acercarse apersonas aparentemente imposibles y, luego, el Espíritu venía sobre ellos en convicción ysalvación. Finney parecía constantemente llevado o restringido de ir a los lugares deministerio. El poder de Dios que venía sobre la gente que era ministrada por Finney no se debía aéste, sino a la presencia del Espíritu. La gente tomada por Dios durante un servicio solíacontinuar bajo la asombrosa mano del Espíritu después de haber vuelto a su casa. Ellos
  • 25. pronto se dieron cuenta que no les era posible seguir con sus actividades habituales hasta quecompletaran el arrepentimiento, la restitución y la confesión. Un conocido empresario de esa ciudad se oponía intensamente a que su esposa fueracristiana y no le permitía asistir a las reuniones por un tiempo. Una noche, antes del servicio,ella oró largamente, y cuando su esposo llegó, él le dijo que él la iba a llevar a la reunión. Suverdadera intención era ridiculizar y objetar lo que pudiera. Finney ignoraba todo esto pero al comenzar el servicio Dios le dio un texto “¡Cállate, y salde él!” (Marcos 1:25) ungiéndole con especial poder mientras predicaba. De pronto elempresario gritó y se cayó de la silla. Finney calló y fue a ver qué le pasaba. El hombre sehabía recuperado un poco, tenía su cabeza en el regazo de su esposa, lloraba como niñoconfesando sus pecados. La gente que estaba en la iglesia empezó a llorar y Finney tuvo queterminar el servicio. Hubo que llevar a este hombre a su casa que, no bien llegó, mandó a buscar a suscompañeros de pecado y les confesó sus pecados contra ellos advirtiéndoles que huyeran dela ira venidera (Mateo 3:7). El hombre estuvo varios días tan abrumado por el poder de Diosque no podía desarrollar su vida habitual sino que seguía mandando a buscar personas a lascuales confesaba sus tropelías y pedía perdón exhortándolas a ser salvadas. Con el tiempo élllegó a ser un servicial líder de la iglesia presbiteriana. Por otro lado, Dios usaba para llevar personas a Cristo, en ciertas ocasiones, la presenciafísica de Finney. El poder de Cristo estaba de tal manera sobre él que parecía emanar unasanta influencia de Dios, de modo que las personas eran rápidamente llevadas a Cristo.Parecía como que la llegada de Finney iba tan acompañada de la presencia del Señor que laspersonas aun no salvas eran tomadas por el Espíritu de Dios. Hasta el mismo fin de su vidano solamente los avivamientos ocurrían en casi todo lugar donde comenzaba una obra; sinoque a menudo también la salvación llegaba a los hogares que Finney visitaba. Una tarde llegó a la ciudad inglesa de Bolton Inglaterra donde su anfitrión había reunidounas cuantas personas para conversar con Finney y orar. La esposa de Finney se dio cuentaque había una señora muy conmovida de modo que la tomó de la mano y le hizo señas aFinney que se acercara. A los pocos minutos la señora se estaba regocijando en Cristo, y sucara resplandecía con su nueva experiencia en Cristo. Durante su ministerio en New York Milis, Estados Unidos, Finney visitó una vez unafábrica de algodón, y mientras se acercaba a una joven obrera que remendaba un hilo roto,estando todavía a unos metros de distancia, ella se cayó al suelo y rompió en llanto. Otros enel área se percataron de este hecho y comenzaron a llorar también, y en pocos minutos casitodos en un área bastante grande estaban llorando. La convicción del Señor se extendió de área en área. El propietario de la fábrica dijo alcapataz que cerrara. Todos los obreros fueron reunidos en un área auasn más grande para queFinney les hablara. El avivamiento pasó por ese edificio con tal poder que en pocos días casitodos los de esa fábrica habían sido convertidos. Finney fue persuadido a predicar un domingo en otro pueblo del estado de Nueva York.Al día siguiente muchas personas convictas de pecado se reunieron en un hogar del lugar, tanconmovidas que Finney tuvo que terminar el servicio a los pocos minutos de comenzado.Finney oraba “en voz baja y serena”. La gente comenzó a sollozar y suspirar. Finney trató derefrenar las emociones pidiéndoles quevolvieran en silencio a sus casas, sin hablar con otras personas, pero la gente se fue llorandoy sollozando por el camino. Temprano al día siguiente, Finney recibió llamadas de todo el pueblo para que visitaravarias casas para orar por los que estaban profundamente convictos de pecado. Al visitar conel pastor alguna casa, los vecinos se agolpaban para entrar Toda la mañana se pasó yendo decasa en casa. En la tarde hubo una corrida literal de personas, de toda procedencia, para reunirse en unagran sala a fin de asistir a un servicio. Muchos fueron convertidos, y la reunión duró hasta la
  • 26. noche. Dios obró tan poderosamente que durante veinte días hubo una reunión de oracióncada mañana, una para curiosos en las tardes, y un servicio de predicación en las noches. Hubo tres hombres que ridiculizaban la obra y un día bebieron tanto que uno de ellosmurió ahí mismo donde se emborrachaban. Los otros dos quedaron sin habla. Casi todos losabogados, comerciantes, médicos y otros notables del pueblo fueron convenidos.Efectivamente parecía que casi toda la población adulta del lugar fue a Cristo. Hubo a lomenos quinientas personas convertidas en un lapso de veinte días. Un pastor dijo “el milenioya llegó en lo que concierne a mi congregación”. COMO SE MANIFESTABA EL PODER1. El poder se manifestaba en la convicción obrada por el Espíritu Santo. El poder del Señor se manifestaba en forma de una abrumadora convicción por medio del ministerio de Finney, viéndose que las personas eran tan fuertemente asidas por el Espíritu que este hecho sobrepasaba toda idea habitual de convicción que produce pérdida del apetito y del deseo de dormir. Cabe notar que esto no era producido por el uso consciente de la psicología u otra forma de manipular emociones; antes bien, demostraba ser el directo efecto del Espíritu sobre la gente, frecuentemente después de oír la prédica u oraciones de Finney. A veces las personas perdían fuerzas, durante un momento, para mantenerse sentadas, de pie o hasta para hablar en voz alta. En otras ocasiones, se caían al suelo y, en otras, eran súbitamente sacadas de sus asientos. Había momentos en que hombres fuertes se debilitan tanto que tenían que ser llevados a sus casas por amigos. A menudo la convicción del Espíritu Santo atravesaba a la gente con intenso dolor y remordimiento por sus pecados y resistencia a Dios. Finney lo describía con palabras como éstas: “La obra era de tal poder que unas pocas palabras hacían que los hombres más rudos se doblaran en sus asientos como si una espada les hubiera atravesado el corazón... el dolor que se producía cuando se presentaba [el Espíritu] escudriñante en una pocas palabras, originaba un malestar que parecía insoportable”. En 1829 Finney estuvo predicando en la zona de Filadelfia, Estados Unidos de Norteamérica, durante unos meses. Dios empezó a obrar en los trabajadores de la industria maderera local. Muchos encontraban a Dios y, luego, se iban a las riberas del río a orar por la salvación de sus compañeros de labor, que se encontraban ahí armando las jangadas de troncos para llevarlas flotando río abajo hasta puntos de venta. Se sabe de muchos casos de estos trabajadores que vivían a las orillas del río, en chozas, nunca habían ido a una reunión de este tipo y nada sabían de Dios, pero, súbitamente, eran convictos en sus chozas, salían y preguntaban a otros compañeros qué hacer y, luego, eran milagrosa y maravillosamente salvados. De esa manera fueron convertidas más de cinco mil personas en un tramo de unos ciento sesenta kilómetros.2. El poder se manifestaba en una tremenda presión para orar. Finney fue convertido mientras oraba en un bosque. Una noche mientras estaba sentado al lado de la fogata, el Espíritu lo bautizó en forma poderosa, y hubo oleadas tras oleadas de amor que inundaron su alma. Poco tiempo después Finney empezó la costumbre de levantarse para orar mucho antes que clareara el alba. A veces, otras personas se unían a esa sesión de oración. Los conversos eran frecuentemente tomados por un tremendo fervor para orar. En los últimos tiempos de su ministerio había un par de ministros que dejaban de lado toda otra actividad durante meses para dedicarse a orar por el ministerio de Finney. Cuando Finney era un recién convenido, solía tener sesiones de comunión con Dios, tan preciosas que le resultaban indescriptibles. El frecuente ayuno de días enteros fue característico de su ministerio durante toda su vida. Había momentos en que el poder de Dios lo cargaba tan profundamente por otras personas que, literalmente, se quejaba
  • 27. profundamente en voz alta. Durante su largo ministerio solía decir que se entregaba a intenso ayuno y oración. Los nuevos conversos eran asidua y tremendamente cargados con oración que, a veces, oraban noches enteras hasta quedar físicamente agotados por esa carga de la salvación de los perdidos. Se multiplicaron las reuniones de oración. A veces los convertidos se ponían de acuerdo para orar por la salvación de los perdidos, de a uno por vez y uno tras otro; veían que muchos eran así llevados al Señor. El mismo Finney sentía a veces un tremendo espíritu de ruego y osada fe pareciéndole que era capacitado para orar sin cesar. Atestiguaba que el poder de Dios lo tomaba simultáneamente con agonía de oración y fe. Decía ser capaz de “ponerse la annadura para el fuerte conflicto con las potestades de las tinieblas” por un derramamiento del Espíritu. Sentía repetidamente el poder del Espíritu que venía sobre él para que intercediera. EFECTO AMPLIADO DEL MINISTERIO DE FINNEY En 1830 fueron convenidos, por lo menos, unas cien mil personas, según lo estimado porel doctor Hemy Ward Beccher, que se integraron a las iglesias por medio de los avivamientosintermediados por Finney y la difusión de su influencia siendo probable que ésta haya sido lacosecha mayor desde Pentecostés. Dios empezó a usar a Finney para el avivamiento de Londres en 1849. A veces eran milquinientas a dos mil personas que respondían a la invitación para recibir a Cristo. Diez añosmás tarde Finney supo que casi todos esos convertidos seguían fieles. El gran avivamiento de 1858 a 1859 que barrió a los Estados Unidos de Norteamérica hasido llamado el avivamiento de las reuniones de oración integradas. El doctor LymanBeecher lo calificó como “el mayor avivamiento que ha presenciado el mundo” con unasseiscientas mil conversiones por lo menos. Fue considerado resultado directo del ministeriode Finney durante los años anteriores, aunque él no solía estar presente. El obispo W. A. Candler afirmaba que, al menos, un millón de personas fueronconvertidas en este avivamiento. El doctor J. Edwin Orr, historiador de los avivamientoscristianos, concuerda con el obispo.2 La duración de los resultados del ministerio de Finney fue sobresaliente. Se dice que,luego del avivamiento acaecido en uno de los pueblos del estado de Nueva York, no hubobailes ni obras teatrales presentadas allí durante seis años. La investigación minuciosa hademostrado que ochenta y cinco por ciento de los convenidos en las reuniones de Finneysiguieron fieles al Señor. Consideremos que el ministerio de evangelistas de la talla deMoody muestra una permanencia de tan sólo treinta por ciento. No hay sustituto para el poderdel Señor manifestado en la forma en que se vio en la vida y el ministerio de Finney.2. Orr. Evangelical Awakenings, 35. X. EL PODER DE DIOS EN EL MINISTERIO DE DUNCAN CAMPBELL Mi querido amigo, Duncan Campbell, ministro de la Iglesia Libre Unida de Escocia, fuepoderosamente usado en el avivamiento de las islas Hébridas, el cual comenzó en diciembrede 1949 y continuó como en oleadas sucesivas en los años siguientes. Quizás ningún ministrode este siglo haya experimentado tantas manifestaciones notables del poder del Señor.
  • 28. Campbell no era parte del movimiento carismático, y no resaltaba especialmente las manifes-taciones de los dones. Hasta el día de morir, en 1972, Campbell siguió siendo el humildeprofeta del Señor. En abril de 1918, sangrando abundantemente de heridas casi fatales causadas en una delas últimas cargas de la caballería, durante la Primera Guerra Mundial, Campbell fue sacadodel campo de batalla a lomo de caballo para llevarlo a tratarse. El iba diciendo la famosaoración de McCheyne “Señor, hazme tan santo como pueda serlo un pecador salvo” cuandosintió instantáneamente la poderosa potencia de Dios como fuego purgador que pasaba através de todo su cuerpo. La presencia y el poder de Dios fueron tan reales que pensó que ibacamino al cielo. Mientras yacía en una camilla entre los heridos en el puesto de evacuación de víctimas, sepuso a decir, en el galés de las tierras altas escocesas, la versión métrica del Salmo 103, tanquerido por los escoceses. A los pocos minutos, la poderosa convicción del Espíritu Santocayó sobre los otros heridos y siete canadienses nacieron de nuevo en el mismo instante.Entonces, uno auno, empezaron a testificar. Duncan había descubierto el secreto del podersobrenatural del Espíritu Santo. De ahí en adelante hasta su muerte, se consumió de sed deDios, el avivamiento y la manifestación del poder de Dios. Cuando terminó la guerra y se recuperó completamente, empezó su ministerio en losdistritos de un condado, visitando casa por casa, leyendo las Escrituras, dando testimonio yorando con la gente. Pronto se inscribió en un curso intensivo de nueve meses en un institutode preparación para misiones por fe, situado en Edimburgo, Escocia. Como tareas prácticas,empezó a ganar gente para Cristo. Un día antes que empezara la clase, Duncan se puso de piey atestiguó que Jesús era su Amigo más amado. El poder de Dios descendió sobre la clase,los estudiantes se arrodillaron, se olvidaron los estudios y oraron por horas. Este fue el primerindicio de los planes de Dios para usar poderosamente a Campbell en los avivamientosreales. Después de graduarse integró un equipo de misiones por fe, empezaron a predicar en losedificios de escuelas e iglesias rurales. Dios derramó Su Espíritu de poder. Una profesora fuetan tomada por Dios mientras iba en su bicicleta que tuvo que arrodillarse al lado del caminomientras recibía la salvación. Empezaron a concurrir a los servicios hasta doscientas personaspor vez. Jóvenes y viejos por igual eran convictos de pecado y se volvían a Cristo. Duncan enfrentó enconada oposición cuando empezó el ministerio en una de las islasescocesas por cuyas sendas iba en las noches pidiendo la ayuda de Dios mientras oraba. Tresjóvenes recibieron una gran carga de oración y oraron toda la noche en sus hogares mientrasDuncan hacia lo mismo en un establo. En la tarde siguiente el poder de Dios cayó sobre lasreuniones. La gente fue tan tomada con la convicción del Espíritu Santo que se quejabanimplorando misericordia. La asistencia aumentó y el poder de Dios fue sentido por toda lacomunidad. Hubo familias enteras convenidas. Duncan iba de aldea en aldea, predicando donde podía y orando con personas a la vera delcamino, en las colinas, en las casas o doquier las encontraba. Los nuevos conversosempezaron a orar por sus parientes aún no salvados y muchos fueron convertidos. Uno deellos volvía en barco desde Australia cuando fue tomado por la convicción del Espíritu, ahíen el mismo barco y fue convenido antes de llegar a Escocia. Algunas veces las personas eran sacadas de sus casas por el potente poder del Espíritu eiban a lugares donde algunos miembros de la congregación estaban reunidos —hasta frente aun cuartel de policía—. Dios estaba tan presente que la gente caía de rodillas y empezaba aorar. A veces, el poder del Espíritu hacía que se inclinara la gente que asistía a los serviciosante la tremenda presencia de Dios. Los cristianos gemían y los pecadores gritaban pidiendomisericordia. Durante el avivamiento de una de esas comunidades, el poder de Dios obró tanto en todala gente que la mayor parte del trabajo secular fue abandonado y las personas buscaban aDios durante el día en sus casas, establos, refugios, a la vera del camino y en los campos. Fue
  • 29. costumbre de Duncan prolongar su ministerio en un lugar mientras hubiera gente que vinieraal Señor y, luego, irse a otra comunidad. Durante el avivamiento de la isla más al norte del archipiélago de las Hébridas, parecíacomo si toda la isla estuviera saturada de Dios. Los visitantes eran tomados por el Espírituantes que pusieran pie en la isla. Un hombre dijo a un ministro de la localidad que no habíaasistido a ningún servicio pero que no podía escaparse del Espíritu Santo. Un joven conduc-tor de ómnibus detuvo su vehículo y suplicó a los pasajeros que se arrepintieran. A veces, el poder de convicción de Dios caía sobre la gente hasta que lloraban tanto queCampbell tenía que parar su prédica pues nadie podía oírle. Las personas empezaban a llorarmientras caminaban solos. Algunos eran postrados por el poder de Dios mientras estabansolos en sus campos o en las hilanderías. Otros andaban por los caminos durante la noche,incapaces de dormir debido a tal profunda convicción de pecado. Una noche se reunió un grupo para orar por los aún no salvados y, evidentementeinconmovibles ante Dios. A eso de la medianoche Duncan se volvió hacia el herrero delpueblo para pedirle que orara. De pronto se estremeció toda la casa como si temblara. Losplatos sonaron y “ola tras ola de poder divino barrió la casa”.’ El reverendo Campbellpronunció la bendición inmediatamente. A medida que iban saliendo de la casa, parecía quetoda la comunidad se hubiera avivado con la tremenda conciencia de la presencia de Dios.Noche tras noche la gente encontraba a Dios en sus casas. En un servicio “el Espíritu de Dios entró y pasó por el edificio con la fuerza de unhuracán”, hecho casi idéntico a lo ocurrido en el ministerio de Andrew Murray en Sudáfrica.Instantáneamente muchos fueron postrados ante Dios, mientras que otros lloraban osollozaban. El efecto se esparció por toda la isla y personas hasta entonces indiferentesfueron conquistadas por el Espíritu Santo.2 El Espíritu Santo le imprimió súbitamente durante un servicio, en ocasión de unaconferencia importante, en el norte de Irlanda, el nombre de una pequeña isla al noroeste deEscocia, cosa que se repitió tres veces en unos minutos.1. Woolsey, Duncan Campbell, 133.2. Ibid., 135.Duncan me dijo que nunca había estado en esa isla, nunca había escrito y ni siquiera conocíaa alguien de la isla. Sin embargo, dejó el servicio inmediatamente, para consternación delcoordinador de la conferencia, recogió sus cosas del hotel y se fue al aeropuerto. Cuando llegó a la isla de Berneray, encontró que un líder de la iglesia local había oradotoda la noche por un avivamiento, y que Dios le había dicho que El le enviaba a DuncanCampbell, y que iba a obrar por medio de éste. El líder había estado tan seguro de la obra deDios que ya habla hecho correr la voz por la isla anunciando el servicio para pocas horasdespués de que Duncan llegara a la costa. A la tercera o cuarta noche, mientras la gente salía de la iglesia, el Espíritu Santo cayósúbitamente sobre ellos cuando estaban cerca de la puerta. Nadie pudo moverse —fueron tanpoderosamente detenidos por el poder del Espíritu y el tremendo sentido de la presencia deDios. Duncan les pidió que volvieran al edificio y empezó un poderoso movimiento de Dios.Las vidas de los isleños fueron remecidas y transformadas en toda la isla, Veinte añosdespués Catnpbell supo que los convenidos en aquel avivamiento seguían caminando con elSeñor. Campbell se dio al liderazgo en una universidad bíblica en los últimos años de su vida, talcomo hiciera Finney. A veces los alumnos temblaban mientras él les iba abriendo la Palabrade Dios. “Había algo sagrado en la manera en que él usaba el nombre de Dios y, a menudo, laatmósfera del cielo llenaba la sala cuando él decía sencillamente Jesús con reverencia yternura. A nosotros nos parecía estar en suelo santo”.3
  • 30. En marzo de 1960 Dios vino repentinamente en poder e “hizo en segundos lo que otrosllevaban intentando durante meses”.4 El poder de Dios estaba tan presente que muchoslloraban en silencio. Una joven comentó “parecía que si levantaba mi cabeza iba a mirar aDios”. Ola tras ola de poder de Dios pasaron por la habitación donde estaban reunidos. Depronto todos los que ahí estaban oyeron música celestial procedente de los cielos. Por lo menos en otras dos ocasiones, que sepamos, la gente presente con Duncan oyósúbitamente cantos similares de coros celestiales. Una vez era cerca de las dos de la madruga-da cuando una congregación se fue de su templo y cruzaron los campos en pos de otra iglesiadonde el Espíritu había llevado a otros y, de pronto, cayó sobre ellos. Mientras caminaban enla noche oyeron los coros cantando en los cielos, y los doscientos que formaban el grupocayeron de rodillas. Esta experiencia fue sagrada sobremanera. Mientras que Duncan apreciaba todas las manifestaciones de Dios y del cielo nunca seinclinó por lo carismático sino que siguió siendo un escocés presbiteriano. No alentaba a lagente a buscar las manifestaciones espectaculares ni queda que la gente se concentrara en lasemociones, distrayéndose de la venerable majestad de Dios. El fue lleno poderosamente delEspíritu Santo y vivió en la plenitud del Espíritu, pero creía que lo más importante de todoera la silente influencia de su personalidad llenada con la plenitud de Dios. Un día hallándose en el norte de blanda, el presidente del directorio de la conferencia,donde Duncan era el orador, se encontraba solo en el comedor cuando sintió repentinamente“el resplandor de la presencia del Señor” que transformaba toda la atmósfera. Se sintió tanindigno de estar en tal asombrosa manifestación de la presencia de Dios que salió al jardín,donde se quedó llorando en silencio. Entonces Duncan vino —con su rostro resplandecientemientras le contaba que el Señor acababa de darle una promesa de derramar bendición. Todo el día estuvo la presencia de Dios moviéndose cerca; en el servicio vespertino,después del mensaje final y de la bendición, el organista estaba tan impresionado por lapresencia de Dios que no pudo tocar la pieza musical de cierre de lareunión. Toda la congregación estaba tan tomada del poder de Dios que se quedaron sentadoen santo silencio y nadie se movió por una media hora. Luego alguien empezó a orar y llorar.Después hubo cuatro testimonios de personas que escucharon sonidos del cieloindescriptibles. Sentarse al lado de Duncan Campbell era como reavivar el corazón y vislumbrarnuevamente que apenas hemos aprendido las primeras letras de todo lo que Dios anhela hacerpor nosotros, al oírlo contar humildemente algunas de sus experiencias de la obrasobrenatural de Dios —hasta verlo indicar el lugar donde estábamos sentados al decir lo queDios había hecho en ese mismo lugar— o escucharlo contar a un grupo de ministros, apedido mío, algunas de estas tremendas escenas de la presencia y poder de Dios, era como sisolamente hubiésemos aprendido el ABC de todo lo que Dios anhela para nosotros. XI. NECESITAS RECIBIR REPETIDAMENTE EL PODER Mientras más experimentes el poder de Dios obrando en tu vida y por medio de tuministerio, más sentirás que necesitas, repetidamente, el nuevo toque del Espíritu. El EspírituSanto te está conduciendo a esta profunda conciencia de tu necesidad y tu gozo en ladisponibilidad del Espíritu para ti. Cuando el Espíritu Santo nos llena, es decir, asume el completo dominio de nuestrasvidas, El limpia y nos da poder para ser victoriosos en nuestra vida cristiana. Como dice laletra del himno evangélico “Su poder puede hacerte lo que debes ser”, pero en el servicio deDios necesitas, sin duda alguna, ser llenado nuevamente, recibir nuevamente poder, nuevasunciones, nuevos derramamientos del Espíritu de vez en cuando.
  • 31. Leemos en Hechos que los ciento veinte discípulos, nacidos de nuevo, reunidos en elaposento alto fueron, todos, llenados con el Espíritu Santo en Pentecostés (Hechos 2:4).Más adelante, Dios usó a Pedro y Juan para sanar a un paralítico de nacimiento quemendigaba diariamente en la puerta del templo. Se junté tanta gente que Pedro les predicó yotros dos mil nuevos creyentes fueron agregados a su número. El Sanedrín amenazó a Pedroy Juan mandándoles no hablar otra vez en el nombre de Jesús. El liderazgo cristiano se puso a orar. El Espíritu Santo vino sobre ellos. El lugar donde sereunían fue sacudido como por fuerte terremoto y leemos “y todos fueron llenos de) EspírituSanto” (Hechos 4:3 1). Muchos, si no todos, habían estado presente en Pentecostés y todoshabían sido llenados entonces. Gracias a Dios, una vez que uno se ha entregado totalmente alseñorío de Cristo por medio del Espíritu, uno puede volver a ser llenado una y otra vez contanta frecuencia como le sea necesario. El Espíritu ungió poderosamente a Esteban mientras hablaba al Sanedrín (Hechos 6:10) ylo llenó cuando lo estaban apedreando a muerte (Hechos 7:55). El Espíritu vino sobre ellosmientras Pedro predicaba a Cornelio y familia (Hechos 11:15). Cuando Ananías puso sus manos sobre la cabeza de Pablo y oró, el Espíritu Santo llenó aPablo (Hechos 9:17). El Espíritu Santo lo llenó cuando confrontó al mago Elimas (Hechos13:9). Cuando oró por los discípulos de Efeso, el Espíritu Santo vino sobre ellos (Hechos19:6). El informe de Antioquía, después del ministerio de Pablo, decía que “Y los discípulosestaban llenos de gozo y del Espíritu Santo” (Hechos 13:52). Es espiritualmente natural que el Espíritu Santo venga repetidamente sobre los hijos ehijas de Dios, una vez que éstos han sido inicialmente llenados con Su presencia y poder.Cada vez que surgen nuevos momentos de especial necesidad, el Espíritu está a disposiciónpara dar poder y llenar de nuevo. Dios se deleita en ungirnos, damos poder y hacer que SuEspíritu fluya por medio de nosotros a otras personas necesitadas. Recibimos por fe Susnuevos derramamientos en lamedida que caminamos cerca de Dios obedientes a Su voluntad y buscamos Su rostro paranueva provisión. El doctor Martyn Lloyd-Jones dice: “Este acceso de poder o, si se prefiere, esta efusión depoder a los predicadores cristianos no es algo que sobreviene de una sola vez por todas sinoque puede repetirse y repetirse y repetirse muchas, muchas veces”.’ Estos nuevos derramamientos, estas nuevas unciones no suelen ir acompañadas porpruebas visibles ni siquiera por fuertes emociones. El Espíritu Santo es una Persona santa, nouna emoción santa, pero nos imparte Su santo poder, Su divina adecuación mientras la santaPersona obra dentro de nosotros, en tal forma que sentimos nueva fortaleza interior, nuevacapacidad por encima de nuestros propios recursos, un sentido de especial autoridadespiritual y fe. y reconocemos una nueva efectividad que debemos acreditar por entero alEspíritu, nunca a nosotros mismos. Por otro lado, esta conciencia de la mano de Dios sobre nosotros en nueva dación depoder y habilitación nos da un profundo gozo interior, un sentido de descansar en la fidelidadde Dios que lo invade todo, una paz permanente indescriptible. En este sentido conmueveprofundamente nuestras emociones y puede hacer llorar de humildad y gozo puesreconocemos nuestra indignidad; puede instilar un profundo y santo entusiasmo por lo queDios puede hacer y lo que esperamos que El haga. Puede llenar nuestros labios con alabanzay nuestro corazón con cánticos. Sí, la Santa Persona, la tercera Persona de la Trinidad, afecta profundamente nuestra vidainterior cuando mora en nosotros. El no es una emoción superficial, resultante de cantarrepetidamente los cánticos o de mover las manos o gritar alabanzas. Las manos santas puedenelevarse en fe y oración a Dios; las santas alabanzas pueden decirse y cantarse pero sepresentan no por celo humano sino por el flujo del corazón gloriándose en la presencia,bondad y gracia de Dios. Las emociones más profundas suelen ser las más abrumadoramente privadas y tranquilas.A veces la presencia de Dios es tan dulce o tan reverenciable que casi vacilamos en movernos
  • 32. o hablar. Pero en otras ocasiones famosos líderes de Dios, como también santos anónimos,han prorrumpido en cantos, alabanzas a Dios o fuertes exclamaciones de “Gloria a Dios”,“Alabado sea el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”, “Gracias Jesús” u otras exclamacionesespontáneas. El poder no es una emoción; el poder de Dios es fuerza interior y habilitación. El poder esla dación de parte de Dios de la dinámica santa interior (indudablemente dunamis es lapalabra griega de la cual derivamos dinámica, dinamita y dínamo). Alabado sea Dios puessolemos reconocer cuando El agrega Su especial poder a nuestros indignos esfuerzos. Esta santa conciencia era experiencia frecuente en la vida de Wesley, de muchos de losprimeros líderes metodistas y de Charles O. Finney durante sus años de ministerio. Ha sidoexperiencia frecuente de muchos siervos de Dios comparativamente desconocidos. Confíoque sepas por propia experiencia a que me refiero al escribir esto y que tu propio corazón détestimonio de la verdadera presencia de Dios en tu liderazgo y ministerio, aunque te sientassumamente indigno. Nunca debemos jactamos de esta experiencia y rara vez podemosmencionarla, pero la necesitamos repetidamente en nuestro servicio para El. A veces esta especial dación de poder del Señor viene a un grupo de personas al mismotiempo, como está registrado en el libro de los Hechos. Muchos sienten, casi simultáneamen-te, la inusitada cercanía de Dios o Su envolvente presencia que desciende sobre una reunióndel pueblo de Dios. A veces sobreviene un sentido profundo de reverencia ante la majestad ysantidad de Dios que resulta en una santa calma. Esta ha sido experiencia frecuente a travésde los siglos en los hijos e hijas de Dios de variados trasfondos denominacionales,especialmente entre los Amigos. Quizás la mayor parte del tiempo esta dación de poder ha sucedido como experienciapersonal privada. Tal como Pablo era renuente a mencionar asiduamente sus más profundasexperiencias de Dios, de igual modo mencionaba constantemente el poder de Dios, de modoque también tú preferirás mantener el equilibrio de no llamar la atención sobre tu persona nienorgullecerte de que la mano de Dios sea sobre ti sin dejar de señalar constantemente haciala presencia y poder de Dios de modo que El reciba toda la gloria. XII. ¿TE FALTA PODER ESPIRITUAL? Falta poder, este es el sello que puede ponerse en la hoja de vida de más de un lídercristiano. ¿Por qué tantos ministros y líderes laicos tienen esa conciencia vaga e inquieta deque algo falta en su liderazgo? Tienen la preparación adecuada, han hecho todos lospreparativos y arreglos necesarios; trabajan fuerte y fielmente; pero todo queda grandementeen un nivel humano. Si tú confías en la educación y preparación, vas a lograr solamente eso para lo cual teeducaron y prepararon. Si confías en tu destreza y trabajo fuerte, obtendrás los resultados quela destreza y el trabajo fuerte y fiel pueden produciL Cuando confías en los comités, obtienessolamente lo que los comités pueden hacer. Pero cuando confías en Dios (te encomiendas aEl), obtienes lo que Dios puede hacer. La obra de Dios merece lo mejor nuestro; pero la obra de Dios exige más que nuestroóptimo humano. La obra de Dios siempre necesita Su toque sobrenatural agregado a nuestroesfuerzo humano. La obra de Dios es Su obra en cooperación con aquellos a los que El llama,para que sean Sus colaboradores.Nuestra parte es suplir la personalidad humana y el esfuerzo humano en su óptimo nivel. Laparte de Dios es suplir el Espíritu Santo en toda Su eficacia y poder. Pero peligramos de tener mejor educación y preparación en el nivel humano que estardotados de poder por parte del Espíritu; cogemos el riesgo de ser más diestros y expertos queungidos por el Espíritu. Podemos ser entrenados para ser aptos como líderes, diestros y
  • 33. expertos en administrar, pero no podemos entrenarnos para ser ungidos y dotados de poder,pues ésos son aditivos divinos. Quizás la mayor carencia de todo liderazgo y ministerio cristiano es este divinootorgamiento, el poder dado por el Espíritu. Intentamos hacer la obra de Dios dependiendo deEl en forma solamente nominal pues, de hecho, dependemos primordialmente de nosotrosmismos: de nuestra educación, entrenamiento, personalidad, experiencias pasadas, conoci-mientos y sinceros esfuerzos. Quizás el cambio más grande y revolucionario que puede suceder a tu liderazgo es recibirla dimensión divina, y que la vivas continuamente. Una vez que has recibido y vivido esaverdadera influencia, no querrás ministrar sin ella. Debe haber la recepción inicial, lainvestidura inicial del Espíritu (Lucas 24:49) pero también debes aprender a recibir Surenovación día a día. Que no se diga de ti, como Pablo tuvo que preguntar a los Gálatas: “tan necios sois?¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?” (Gálatas 3:3). Lavoluntad de Dios es que te esfuerces pero que tu esfuerzo vaya acompañado con el poderdado por el Espíritu. Dios ha hecho toda provisión para que recibas tanto de la presencia y poder del EspírituSanto como necesitas para vivir y servir eficazmente por y para El. Dios nunca espera quetengas que confiar exclusivamente en tus propios esfuerzos y recursos. El no esperó que losapóstoles y primeros discípulos lo hicieran. ¿Por qué Jesús dijo a los líderes que El nombró que no empezaran sus testimonios yministerios inmediatamentedespués de Su ascensión? Ellos habían estado con él durante tres años, quizá poco más. El loshabía preparado con todo cuidado, ¿no les había dado la autoridad para que Le representarany proclamaran Su mensaje? ¿No les había dado autoridad para que usaran Su nombre yecharan fuera demonios? ¿No se regocijaba El por la manera en que Dios los estaba usando?(Lucas 10:17-21). Pero fue absolutamente importante que ellos fueran dotados con el poder del Espíritu enuna forma especialmente equipadora para la obra que iba a ser su cometido vitalicio. Jesús lesmandó “no se vayan de Jerusalén a empezar el trabajo de inmediato; ¡todavía no se precipitena afanarse recargándose de actividades por Mí! Esperen recibir el poder del Espíritu. Poned elEspíritu en primer lugar en tu ministerio,,. Esta es una lección que todos tenemos que aprender una y otra vez. Ora y suplica a Dioshasta que El te dé Su mensaje, Su palabra para la gente. Luego ora y busca fervorosamenteSu presencia en el servicio. También ora, hambréate de Dios y encomiéndate confiadamentea El para que te unja en forma especial mientras diriges o• ministras en alguna manera. No hagas planes primero para luego pedir a Dios que los bendiga. Que Dios te dé Susplanes. No hagas preparativos primero para luego pedir a Dios que los bendiga. Primero pidea Dios que te prepare primero pide a Dios que guíe —no con una oración de diez segundos—sino que dale tiempo para buscar el rostro de Dios. Luego, pide a Dios que te unja y te dépoder mientras ministras en Su nombre. Aquellos que reciben la fresca bendición sobre sus corazones antes de dirigir, hablar ocantar en el servicio de Dios en cualquier ocasión particular, verán descender al Espíritu,bendiciendo a los que están presentes mientras ellos ministran. Aquellos que dirigen en supropia suficiencia, sin unción fresca desde lo alto, pueden dar un bello mensaje, cántico uotro ministerio pero será absolutamente estéril en lo espiritual. La esterilidad espiritual es unatragedia continua en demasiados servicios cristianos. Puede estimular lo intelectual,conmover lo emocional y recibir aplausos de la gente; pero los resultados a largo plazo sonmínimos. Los servicios de iglesia y todas las formas de actividad cristiana rara vez superan elnivel de nuestra preparación espiritual. Aquellos que ministran, después de preparar cuidadosamente su corazón y tomarconciencia plena del fresco toque de Dios en ellos, no se desempeñarán más aceptablemente;pero la dimensión divina será añadida a sus ministerios y liderazgo. Aquellos que los oyen
  • 34. sentirán el toque de Dios añadido a lo que dicen, cantan, tocan, predican o cualquiera sea laforma de la actividad de liderazgo. Reconocer el toque de Dios les hace ponerse más alertas,receptivos, conmovidos por el Espíritu y experimentarán beneficios espirituales másperdurables. El hecho que el especial toque de Dios esté en ti mientras realizas tu consejería de hoy, note garantiza que maña él mismo toque esté en ti. Aunque hayas sido fuertemente ungido enun servicio, no necesariamente vas a vivir lo mismo la próxima vez. No eres tan favorito deDios que El te bendiga en todo lo que haces sin considerar la constancia de tu hambre por Ely Su ayuda. No tomes por sentado la dación de poder de Dios. La vida cristiana es una vida de fe; cl ministerio cristiano es una actividad para la cualconstantemente nos adueñamos por oración y fe del ministerio del Espíritu Santo. Una perso-na espiritualmente presuntuosa dirige sin adueñarse diana-mente, y a veces a cada hora, de lacapacitación divina del poder dado por Dios. Experimentamos tan poco del toque de Dios en nosotros porque lo pedimos tan superficiale informalmente. Reconocemos que sería lindo si Dios bendijera nuestros esfuerzos y planespero si no lo hace, nos contentamos con seguir adelante con nuestra propia fuerza como lohacemos con tanta frecuencia. Tendemos a preocuparnos e interesamos más por desempeñarmeritoriamente nuestra parte que por la potente intervención Divina en nuestros empeños.Tendemos a tener más hambre de éxito que del poder dado de Dios. Algunos de nosotros hemos experimentado tan raramente esa añadida dimensión que elEspíritu Santo puede dar que, indudablemente nos es difícil entender lo que Dios anhelahacer en nuestro ministerio. Tememos tender al fanatismo. ¡Nada de eso! Cuando Dios vinoen poder sobre Jonathan Edwards hasta que los miembros de la congregación se aferraban alos asientos y a los pilares del templo por miedo de caerse al infierno, ¿acaso iba y veniaEdwards por el estrado mientras arengaba a la gente? Absolutamente no! El estaba leyendosu mensaje, sosteniendo el papel a unos escasos veinte centímetros de sus ojos, porque teníamiopía, y hablaba con voz en tono de conversación habitual, La emoción humana ola alturade la voz no equivale al poder del Espíritu. La palabra menos emotiva y susurrada que tiene el poder del Espíritu, puede cumplirmuchos más resultados espirituales que el elevado despliegue oratorio. Puedes trabajar laemoción mediante la psicología pero no puedes manipular al Espíritu de Dios. Solamentecuando somos reprimidos por el mensaje de Dios y sentimos por dentro la obra profunda ytranquila del Espíritu Santo, sea en total silencio calmo o con emociones profundas,solamente entonces aquellos que estén presentes serán tomados por el Espíritu cuandohablamos, cantamos o dirigimos. Jesús dijo que iban a fluir ríos de agua viva desde lo más íntimo de nuestro ser (Juan 7:38)y Juan agregó que con eso Jesús quiso decir el Espíritu. Solamente fluyen tales ríos de aguaviva cuando el influjo del Espíritu en nuestro ser es copioso. Sin influjo, no hay reflujo, así desimple. Los líderes cristianos que tienen almas como desiertos, no vivirán el reflujo del agua viva.Vivir en la mínima experiencia del Espíritu Santo no producirá el reflujo de bendiciónespiritual al prójimo. La bendición espiritual proviene solamente del Espíritu que influye yrefluye tu personalidad, ¿fluyen esos ríos de agua viva de tu vida? No puedes bendecir alprójimo más de lo que tú mismo seas bendecido. Si sientes la falta de poder del Espíritu en tu vida y ministerio, ¿por qué no te decides amirar a Dios para hallar tu respuesta? Con Dios no hay tal falta de poder. Cuando Dios pusoal Espíritu Santo en los setenta ancianos de Israel, tal como lo había hecho con Moisés, éstedijo, “Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová pusiera su espíritu sobreellos” (Números 11:29). Dios anhela dar abundantemente Su Espíritu a todos Sus hijos e hijas, especialmente atodos los que puso en el liderazgo cristiano el tener hambre y sed de la presencia y poder delEspíritu tan profundamente como Dios quiere dártelo a ti?
  • 35. XIII. EL PODER ESPIRITUAL AGOTADO PUEDE SER RENOVADO Cuando el Espíritu Santo nos llena imparte pureza y poder. La persona que dedica todo suser como sacrificio vivo absolutamente rendido (expresión que Andrew Murray se deleitabaemplear) y pide y confía en ser llenado por el Espíritu, recibe una nueva dimensión de vidaespiritual. El Espíritu Santo limpia purifica y, en el mismo momento, llena con un poderdivinamente mayor. Después que uno es llenado con el Espíritu, mientras uno camine a la luz de la Pa]abracomo es guiado por el Espíritu, uno procura constantemente complacer al Señor. Momento amomento depende del Espíritu que lo habita y lo capacita para triunfar sobre la tentación. Lapureza puede ser preservada mediante la ayuda del Espíritu aunque, en cierto sentido,podemos mantenemos puros (1 Timoteo 5:22) obedeciendo cuidadosamente al Espíritu (1Juan 3:3), probando todo, aferrándonos a lo bueno y evitando lo malo(1 Tesalonicenses 5:21-22) y, de esa manera, ayudamos a impedir que el pecado nos ensuciey manche (2 Pedro 3:14). No obstante, el poder espiritual es diferente. El poder espiritual no puede ser preservadoindefinidamente. El poder del Espíritu es Su energía que fluye en y por medio de nuestrosespíritus. La energía se consume. El poder debe ser renovado. Este secreto espiritual estábellamente simbolizado en el cuarto capítulo del libro de Zacarías. Dios dio una visión importante a Zacarías para fortalecer y animar a los dos líderesungidos de Dios que estaban reconstruyendo el templo después del cautiverio. Josué el sumosacerdote y Zorobabel el gobernante. Una gran oposición había demorado el trabajo porveinte años. Dios usó el simbolismo para ilustrar y confirmar Su esencial decreto: “Esta es palabra deJehová... No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de losejércitos” (Zacarías 4:6). Dios mostró a Zacarías una visión de un candelabro todo de oro quedaba luz por medio de un depósito que dejaba pasar aceite de oliva a siete lámparas(simbolizan la vida plena). El abastecimiento de aceite al depósito venía por dos tubos de oroque recibían el aceite de un olivo vivo. Las lámparas prendían y daban luz mientras quefluyera el aceite. El poder del Espíritu es lo más esencial para hacer la obra de Dios pero se consume por eluso. No podemos ministrar hoy con el poder de ayer. No podemos cumplir el pleno propósitode Dios en base a recuerdos de pasadas bendiciones y dación de poder. Dios no quiere quevivamos en el pasado sino en una apropiación de Su poder de momento a momento. Puede que haya raras ocasiones en que Dios nos use a pesar de nosotros mismos;probablemente esa haya sido la forma en que usó a Sansón, Balaam y al rey Saúl; pero laregla de Dioses que podemos dar solamente lo que recibimos. Dios quiere darnos poderdiariamente para que le seamos de uso diario para Su gloria. Dios nos perdona si la única vezque nos usa poderosamente es cuando El tiene que obrar a pesar de nuestro estado espiritual. COMO SE AGOTA O PIERDE EL PODER ESPIRITUAL Jesucristo no empezó Su ministerio hasta que recibió una especial dación del poder delEspíritu Santo. Escuchemos lo que El mismo dice: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porcuanto me ha ungido para predicar” (Lucas 4:18). Pedro sintetizó el ministerio de Cristodiciendo, “Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret” (Hechos 10:38).Jesús usó el mismo poder para Su ministerio terrenal que nosotros debemos usar ahora —elpoder del Espíritu. Jesús optó primordialmente por no ejercer Su ministerio por medio de Sudeidad inherente, sino por medio de la unción del Espíritu. “Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos” (Lucas6:19). Ese era poder del Espíritu. Cuando la mujer que llevaba doce años enferma tocó elborde dcl manto de Jesús, él dijo: “Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que hasalido poder de mi” (Lucas 8:46).
  • 36. Lo que fue verdad de Jesús, es verdadero de ti. Mientras ministras a las personas, gastaspoder espiritual. Si quieres ser usado de Dios, si quieres sanar las heridas de la humanidad, elpoder de Dios debe estar sobre ti continuamente y fluir a través de ti.1. El poder espiritual es naturalmente consumido por tu ministerio. Mientras más ministres, más necesitas renovación de poder. Mientras más ocupado estés, más necesitas renovación de poder, más necesitas ser refrescado y re-abastecido espiritualmente. No es tan sólo cansancio mental o agotamiento físico lo que sientes. Sin renovación espiritual, te volverás una persona que “ha sido espiritual”. Una vez le preguntaron a Lutero por sus planes para el día siguiente, a lo que él contestó “Trabajo, trabajo, desde temprano hasta tarde. De hecho tengo tanto que hacer que me pasaré las primeras tres horas orando. El ministerio atareado sin la adecuada oración y renovación espiritual conduce a la pérdida de poder espiritual. El influjo no está a la par del reflujo ¿Has estado dando tan constantemente que te encuentras espiritualmente agotado? ¿Alguna vez conociste más del poder de Dios y de Su unción sobre ti que ahora en estos días?2, El poder espiritual se gasta por intervenir en cosas no espirituales. Vivimos en un mundo fundamentalmente secular; no somos una isla sino que vivimos con toda clase de asociaciones humanas. Dios no quiere que seamos reclusos, que nos aislemos de las influencias contaminantes de la vida. Somos la luz y la sal del mundo, pero la fuente de luz se gasta porque arde, y la sal se agota porque se usa. El trabajo y la espiritualidad no se contraponen. Los que trabajan fuerte suelen ser los mejores obreros cristianos los mejores guerreros de oración. Muchos son demasiado vagos para ser bendecidos espiritualmente; ignoran cómo pagar el precio de la autodisciplina para encontrar tiempo para la Palabra de Dios y orar. Permiten que casi todo sea prioritario a la llenura espiritual. No han aprendido la lección del cuarto capitulo del libro de Zacarías y tratan de triunfar por medio de su propio poder en lugar del Espíritu de Dios. Hay maravillosas oportunidades para un momento de breve oración, alabanza, comunión espiritual y expresiones de amor al Señor en muchas formas del trabajo pero, con demasiada frecuencia vivimos como si el Señor no estuviera de nuestro lado. Lo ignoramos. Llenamos nuestra mente con fantasías, autocompasión y planes propios. Podemos invertir algunos momentos con Dios mientras lavamos, aseamos, caminamos, manejamos el vehículo o en mil otras actividades, si así lo queremos. Sí, hay ciertas actividades o atmósferas donde es más difícil estar con Dios. En algunos lugares la atmósfera general es inconducente a la actividad espiritual y hasta puede ser antiespiritual. No puedes respirar en la atmósfera del mido, frivolidad, sugestividad licenciosa, chistes pecadores, materialismo o blasfemia del nombre de Dios sin que te afecte —a menos que recurras constantemente al Señor. Empezarás a sentir la pérdida paulatina de poder espiritual. Igual que Lot (2 Pedro 2:7) sentirás constante tensión e inquietud y un casi tormento. Necesitas quietud de alma para la comunión y renovación espiritual. Algunas personas están tan acostumbradas a que la radio y la televisión las entretengan que les es difícil saber cómo usar momentos tranquilos para renovar y refrescar el alma. El sacerdote de los tiempos bíblicos se bañaba antes de ministrar en la tienda o el templo. Nosotros también necesitamos damos baños espirituales o, por lo menos, refrescar la cara pasando frecuentes momentos con el Señor.3. La falta de unidad con otros cristianos agota nuestm poder espiritual. David dice que la unidad trae refrigerio y bendición espiritual, como el rocío del cielo (Salmo 133:3). La desunión hace lo opuesto, seca el alma, marchita la vida espiritual y evapora el frescor y agudeza espirituales. El poder es disipado por las actitudes críticas, los pensamientos resentidos o cualquier falta de perdón o amargura de corazón.
  • 37. Nada va a drenar más rápidamente de tu vida la bendición, poder y unción de Dios que pensar mal del prójimo. Las palabras sin amor, el chisme, reírse a expensas de terceros, hablar negativamente te coarta el poder y la dulzura de la presencia de Dios. Cualquier cosa contraria al tierno amor del Espíritu Santo devasta al poder espiritual. ¿Eres suficientemente sensible para reconocer con rapidez que contristas al Espíritu Santo? Quienquiera toque al pueblo de Dios, toca a la niña de los ojos de Dios (Zacarías 2:8). Basta un comentario crítico para que destruya la bendición que recibiste por orar tantas horas. E1 Espíritu Santo es el amable Espíritu de amor perfecto. Uno de Sus roles es derramar en abundancia el amor de Dios a nuestros corazones y toda nuestra vida (Romanos 5:5). No podemos darnos el lujo de afligir Su amante naturaleza. Pablo se refiere en forma aguda y abrupta a este tema, “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿Por qué menosprecias a tu hermano? ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno?” (Romanos 14:10; 14:4). Los pensamientos enjuiciadores siempre afligen al Espíritu Santo. “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios.... Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó” (Efesios 4:30; 5:2).4. La falta de obediencia agota el poder espiritual. La falla en caminar continuamente a la luz de Dios, o la falla para aceptar y usar las oportunidades dadas de Dios, pueden hacer perder el poder del Espíritu. Dios nos da constantemente las oportunidades para hacer pequeñas cosas extras para Jesús, las que no nos son exigidas sino que depende de la intensidad con que amamos a Jesús, del fervor con que queremos complacerle a El con pequeños gestos de amor. Tal como expresarle que Le amas, en forma activa, acrecienta Su cercanía y bendición en tu vida, de igual forma descuidar estos gestos de amor puede producir la pérdi5& la dulce percepción de Su presencia. La falla para estar alerta a expresar tu amor en pensamiento, palabra y obra, puede llevar a la negligencia espiritual y paulatino decrecimiento de la presencia y poder del Espíritu Santo sobre ti ¿Eres tan sensible a lo que complace al Señor como lo eres a lo que complace a tus seres más queridos? La obediencia postergada, ignorar las sugerencias del Espíritu, cualquier controversia entre tu corazón y el Señor, resistir Su suprema voluntad para ti —todo eso es como un cortocircuito del flujo del poder de Dios a tu vida. El poder espiritual es gobernado por las leyes espirituales de Dios tal ciertamente como la energía eléctrica o nuclear son gobernadas por las leyes naturales de Dios.5. La gratificación desenfrenada, el egocéntrico estilo de vida lujoso agotan tu poder espiritual. El doctor R. A. Torrey, profesor de Biblia y colaborador de D. L. Moody, estaba profundamente convencido de esto: El poder se pierde por medio de la gratificación. Aquel que tiene el poder de Dios debe llevar una vida de abnegación. ...No creo que todo hombre pueda llevar una vida lujosa, dando rienda suelta a sus apetitos naturales, dándose todos los gustos, y disfrutar de la plenitud del poder de Dios. La satisfacción de la carne y la plenitud del Espíritu no andan de la mano... Si conociéramos la continuidad del poder del Espíritu estaríamos en guardia para llevar vidas sencillas, libres del desenfreno y excesos, estando listos para sufrir “penalidades como buen soldado de Jesucristo” (2 Timoteo 2:3). Confieso francamente que me asusta el lujo, no tanto el lujo como el pecado pero el lujo es lo segundo que
  • 38. temo, pues es tan sutil y tan potente enemigo del poder. Hay diablos hoy que “no salen sino por ayuno y oración”.’ El Espíritu Santo siempre llega al prójimo, siempre es sensible al bienestar de toda la iglesia y del mundo. Lo egocéntrico se opone diametralmente a lo centrado en Cristo y en Su reino. Los cristianos pueden dedicar tiempo a satisfacerse de muchas maneras, las cuales son contrarias al espíritu sacrificial de santidad, al reconocimiento de las necesidades del mundo sufriente y a la extensión del reino de Cristo. Su “en tanto cuanto no lo hicisteis” será dicho a los cristianos evangélicos de nuestra generación tan ciertamente como fue dicho a algunos de Su generación ¿Cómo podrá el Espíritu Santo bendecimos con derramamientos de Su1 Shelhamer, Heart-Searching Talks, 124-27. poder cuando estamos tan poco preocupados por lo que a El le interesa?6. La autosuficiencia y el orgullo agotan el poder espiritual. El poder puede perderse casi instantáneamente por el orgullo. Dios no compartirá Su gloria con nadie. Dios condesciende a obrar por medio de las personas llenas del Espíritu pero, si alguien estira su orgullosa mano y toma para sí la gloria, de la cual solamente Dios es digno, El retirará Su poder, a menudo, de inmediato. Esa es una de las razones por las cuales Satanás te tienta constantemente a enorgullecerte. Billy Graham ha dicho repetidamente cosas como esta “Si Dios retirara Su mano de mi vida, estos labios se volverían de barro”. Nosotros somos solamente vasos de barro, “para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros” (2 Corintios 4:7). Dios pudo revelarse tan plenamente a Moisés en una relación cara a cara, más que a cualquier otro ser humano (Deuteronomio 34:10) y pudo obrar más poderosos milagros por medio de Moisés que de otro ser humano (Deuteronomio 34:12) porque Moisés era la persona más mansa de la faz de la tierra de Dios (Números 12:3). Uzías fue muy ayudado por Dios hasta que se fortaleció y enorgulleció (2 Crónicas 26:15-16). La historia de muchos líderes cristianos podría escribirse con las mismas palabras. Dios obró poderosamente por Ezequías hasta que su corazón se enorgulleció, en forma casi increíble, por la respuesta a su oración (2 Crónica 32:25). Nabucodonosor fue honrado y usado por Dios hasta se ensoberbeció (Daniel 5:20). La propia caída de Satanás fue por medio del orgullo (quizás Ezequiel 28:2,5, 17; 1 Timoteo 3:6). El orgullo nos hace más como Satanás que como Cristo. El orgullo hace que Dios nos dé vuelta a Su rostro. Dios se opone al orgulloso pero da gracia al humilde (Santiago 4:6; 1 Pedro 5:5). Cualquier paso de autosuficiencia es el primer paso al orgullo. Toda aceptación de elogios para uno mismo niega, probablemente, a Dios la alabanza que Le es debida. La confianza en sí mismo puede ser humilde si se cimienta sobre la habitual ayuda de Dios y si seguimos dependiendo completamente de El. Pero la confianza en sí mismo puede ser carnal, puede volverse una manera carnal de fe en sí mismo y robamos la dulce presencia de Dios y Su potente poder. Todo poder manifestado en el ministerio de alguien que no esté marcado por profunda humildad es un poder falso que no es de Dios; puede ser poder psicológico, hasta el poder de Satanás que se deleita en posar como ángel de luz (2 Corintios 11:14).7. La excesiva frivolidad puede agotar el poder espiritual. El humor es un don de Dios pero debemos usarlo solamente en formas apropiadas y en magnitud modesta. Obviamente Dios disfruta del sano humor por eso nos creó para que disfrutemos del humor y seamos capaces de reír. Pero hay un momento, un lugar, un límite para el humor que Dios bendice. Aun mucho humor sano puede disipar el poder de Dios. He notado que
  • 39. justamente antes de una responsabilidad espiritual especial, aunque no me diera cuenta que estaba ahí, por delante, Satanás ha intentado, ocasionalmente, que yo, y los demás, nos divirtamos tanto que perdemos la preparación espiritual que habíamos hecho. Satanás se deleita en robamos la unción y el poder de Dios justo antes de una crisis espiritual o de un momento en que necesitaremos muchísimo Su poder. La presencia y poder del Espíritu disponible para alguien por medio de varias horas dé oración puede perderse en cinco minutos de humor impropio o de humor en el momento inoportuno.8. El pecado siempre agota y destruye el poder del Espíritu. La desobediencia consciente, el pecado contra la luz, el pecado contra el prójimo, y todas las formas de fracaso para caminar a la luz de Dios, detendrán la conciencia de la presencia y sonrisa del favor de Dios. El pecado evita que el poder del Espíritu te llene y te use. El pecado le robaefectividad a la oración: “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no mehabría escuchado” (Salmo 66:18). Esto se refiere, por supuesto, al pecado de acuerdo a ladefinición bíblica de 1 Juan 3:4, una voluntaria trasgresión de la ley de Dios a pesar de laclara luz. Cuando Ismael desobedeció a Dios y rompió el pacto con El, Dios no prestó atención a suslágrimas y oración (Deuteronomio 1:45). Tal como Sansón fue despojado de sus guedejas ydel poder de Dios sobre él debido a que jugó con la desobediencia y el pecado, así mismo hahabido obreros cristianos que han perdido completamente el poder de Dios en sus vidas. A veces podemos no darnos cuenta que hemos desobedecido al Señor pero sentimos ennuestros corazones que contristamos al Espíritu Santo de alguna manera. Esto puede ser unamema acusación del diablo que trata de deprimimos y descorazonamos. Por otro lado, puedeser el freno del Espíritu que es tan amante y fiel que le contristamos sin damos cuenta, El noshabla o nos toca. Si hemos desarrollado un oído atento a la guía de Dios, El encontrará fácilobtener nuestra atención y será fiel al hablamos. Gracias a Dios, hay perdón y limpieza disponibles. Siempre hay una forma de volver a lapresencia, poder y favor de Dios (1 Juan 2:1-2). La contrición, el humillamos ante el Señor,el arrepentimiento donde sea necesario y el perdón pueden abrir nuevamente la puerta alpleno favor de Dios y a la marca del influjo de Su poder sobre nosotros. XIV. AMOR: EL SECRETO DE TU LIDERAZGO El liderazgo cristiano es de amor; puedes liderar sin amar pero no es el genuino liderazgocristiano, a menos que estés marcado por un amor como el de Cristo. En tu calidad de lídercristiano diriges en el nombre de Cristo, por cuenta de Cristo, en el espíritu de Cristo y parala gloria de Cristo. Esto puede hacerse solamente si diriges con amor como el de Cristo. El amor es la marca característica de todo cristiano. El que no ama no es cristiano (1 Juan3:10,14; 4:8). Mientras más cercano a la pureza y perfección sea tu amor por el prójimo, máscomo Cristo resultas ser. Todo cristiano debe amar con un amor como el de Cristo que esinfinito, en cambio el nuestro es limitado; el Suyo es perfecto, el nuestro es demasiadoimperfecto. De todos modos, nuestros amor, como el Suyo, debe ser personal, práctico, santo,abnegado y sacrificado. El amor es el sello de Dios sobre cada cristiano; es el sello que importa tengas en cuantoseas líder cristiano. Aunque poseas todas las otras habilidades y destrezas del líder ideal,no estás calificado para ser líder cristiano si no amas a los que conduces con un amor como elde Cristo. Esencial para todos los cristianos es el capítulo trece de la primera Epístola a losCorintios pues constituye la norma esencial para ti. DEBES AMAR CON UN AMOR COMO EL DE CRISTO PORQUE:1. Fuiste creado para amar. Fuiste creado a la imagen del Dios de amor. Fuiste creado tan semejante a Dios que tienes la capacidad de responder a y entender Su amor. Todo tu ser,
  • 40. cuando es tocado por el Espíritu Santo, puede recibir y transmitir, en cierta medida bendita, el amor de Dios al prójimo. Dios se regocija al recibir tu amor y al verificar que compartes Su amor con aquellos que El también ama tan tierna e infinitamente. El encuentra santa satisfacción en tu amor por El y tu amor por el prójimo. Una manera importante de amar a Dios es amar al prójimo, especialmente a los que conduces. Mientras más transmitas y expreses Su amor al prójimo, más puede El inundarte con amor y más plenamente podrás compartir el amor que El te expresa.2. El te amó primero (1 Juan 4:9). Tú no originas el amor; el amor se origina en el corazón de Dios. Tú no fabricas amor, tú imitas Su amor o lo falsificas. Tú recibes y pasas Su amor. El único amor ágape que tienes es lo que recibes de Jesús. Primero vimos el amor de Dios en EL, En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10 El amor es encarnado en Jesús —visible, constantemente activo y abnegado hasta el sacrificio de la muerte. Tú amas porque has visto este amor ágape de Dios en Cristo, y porque ese amor te ha transformado en tal manera que se expresa a través de ti,3. El Espíritu Santo vierte este amor ágape de Dios en tu naturaleza. Pablo lo describe bellamente: “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” Romanos 5:5. El te llena con su Espíritu para poder verter Su propia naturaleza santa de amor pormedio de ti como río constante, abundante y efusivo. Este es el gran río de agua viva queJesús te prometió (Juan 7:38>. Tú amas porque el Espíritu Santo vierte Su propia naturaleza amante en ti tanplenamente como tú te abras para recibir. Mientras más derrames tú el amor de Dios alprójimo, especialmente a los que conduces y a los necesitados, más podrá Dios Espíritu Santoderramar en ti Su santo ser, que es santo amor pues Dios es amor. Mientras más derrames tú, más vierte El en ti, siempre fresco, siempre nuevo, siemprelimpiador, siempre transformador, siempre llenador, siempre como Cristo, siempre llegandoal prójimo y bendiciéndolo. ¡Oh, qué vida y liderazgo de amor en la medida que El viene enti tan rápido como tú derramas! Ser lleno del Espíritu es ser llenado con el amor que El vierte desde la más íntimanaturaleza de la Trinidad en nosotros y por medio nuestro. ¡Ser llenado con toda la plenituddel amor, pues Dios es amor! Nada es más excelso, profundo, santo, bendito, maravilloso entoda la experiencia humana. Esta plenitud de amor, este efusivo río de amor, estaindescriptible bendición de amor es el plan de Dios para cada cristiano. Si es verdadero, y lo es, entonces tú, como líder cristiano, tienes que demostrar suverdad y realidad más que cualquier otro cristiano. Tú tienes que ser modelo de amor. Puedesser modelo de este amor de Dios en Cristo solamente en una manera, esto es, siendo llenadocon este río de amor y, luego, dejando que se derrame desde ti a la iglesia y al mundo por elcual El murió. Si esta plenitud de amor divino y sobrenatural no emana constantemente de ti, lídercristiano, no eres un verdadero representante de Jesús sino un farsante. Dios es amor; Cristoes amor. Cristo puede ser representado solamente por amor. El único embajador verdadero deCristo (2 Corintios 5:20) es un embajador del amor. El que no derrama amor difama al Diosde amor, que reclama representar.
  • 41. El amor es el ingrediente esencial de todo servicio cristiano. El amor es la llave de todoéxito cristiano. El amor es la fragancia, la gloria y el poder de toda vida cristiana. El amorhace un pastor del líder. El amor hace del testigo un embajador de Cristo. El amor hace unministerio del trabajo para Dios. El amor es el secreto de lo santo, sagrado y fecundo. El amor es la suma y cumplimientode la ley. El amor es el poder transformador de Pentecostés. El amor es el secreto de sersemejante a Cristo. El amor es el fruto básico del Espíritu. La medida de la estatura de laplenitud de Cristo es el amor (Efesios 4:13).En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz diciendo: Si algunotiene sed, venga a mí beba. El que cree en m4 como dice la Escritura, de su interiorcorrerán ríos de agua viva. Esto di>o del Espíritu. Juan 7:37-39De modo que todo aquel que no tenga este río de amor no tiene sed, no cree, no obedece,pues el Espíritu Santo es dado a los que piden, (Lucas 11:13), creen (Juan 7:38) y obedecen(Hechos 5:32). Puesto que el amor es el aspecto más constante, más evidente y más atractivo de lasemejanza a Cristo de cada creyente, debe ser más aún tu naturaleza diaria, tu gloria visible ytu gran poder como líder cristiano. No te atrevas a dormir, contento sobre tus laureles, consólo una mínima experiencia nominal de este amor. ¿Cómo describir el amor que debe caracterizarte como pastor y líder efectivo? Debebasarse en el amor ferviente, ardiente y adorador de Cristo. Debe ser derramado en amor porla iglesia; y debe ser anhelo, hambre y sed constante por la salvación de los perdidos. XV. ARDIENDO DE PASIÓN POR CRISTO La pasión por Cristo es la pasión suprema de todo cristiano y debe ser la tuya como lídercristiano. Esta fue la pasión arrolladora del apóstol Pablo, el líder más grande que haconocido la iglesia. Pablo proclamaba transportado de gozo, “Porque para mí el vivir esCristo, y el morir es ganancia”. “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”. Filipenses 1:21;Gálatas 2:20. Escucha el resonante testimonio de Pablo: “Pero cuantas cosas eran para mi ganancia, lashe estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosascomo pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor delcual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo ... a fin de conocerle”Filipenses 3:7-10. Esta debe ser nuestra pasión arrolladora y rectora como líderes llamados por Cristo. Talpasión por Cristo pone al líder aparte de los demás. Oh, son tan pocos los realmente poseídospor, absorbidos en y comprometidos a esta única pasión. Cuán pocos pueden decir “ 1Mipasión es El, solamente El, en forma suprema El!” Nuestro compromiso más profundo debe ser para Cristo, nuestra inmutable devoción,nuestro amor supremo, la pasión absorbente de nuestra vida deben ser Cristo. Conocerlo másy más debe ser el conocimiento que más deseemos. Complacerlo más y más debe ser nuestromayor anhelo, y glorificarlo más y más, nuestra suprema ambición. Como Pablo, vivimos o morimos para El; a El nos volvemos para que nos guíe, nos désabiduría y poder. En El nos gloriamos, en El estamos y aspiramos a toda la medida de laestatura de Su plenitud, Su imagen y semejanza. Nuestra pasión por Cristo como personadebe estar por encima y más allá de nuestra pasión por Su causa o nuestro compromiso a Suservicio. Esta es la pasión fundamental de todas las otras pasiones cristianas.
  • 42. El, solamente El es nuestra meta y nuestro ejemplo. El es todo nuestro deseo y nuestraeterna recompensa. El es nuestro Alfa y Omega, nuestro principio y nuestro fin. Y porque Eles todo eso debe llegar a ser nuestro Amado intensa y personalmente. La pasión por Cristo setransmuta en un amor personal, profundo y emocionante por Cristo. ARDIENDO DE AMOR POR CRISTO Tu ahondada pasión por Jesús debe empezar por tu pasión de amor, tu dimensión másprofunda de amor por El, tu devoción más intensamente personal a El, tu deleite másconstante y descanso más asiduo en Su amor. No es un mero compromiso de ortodoxia ydeber; antes bien, el darte con toda tu alma en regocijado abandono personal. El nombreJesús debe ser mucho más que el nombre oficial dado por Dios a nuestro maravillosoSalvador. Debe ser el nombre de tu Amado, que emociona tu alma y que es deliciosamentedulce. La finalidad de las Escrituras es el amor intensamente personal por Jesús poseyendo todotu ser. La finalidad de la redención es tu relación de amor, tu vida de amor con Jesús. La vidacristiana es vivir enamorado de Jesús. La comunión en oración es mirar a los ojos de Jesúscon amor, emocionarte con la voz de Jesús, descansar en los brazos de Jesús. Los apasionados amantes de Cristo han enjoyado la historia y legado de la iglesia. Ningúnlíder cristiano es mayor que su amor. Pocos son los que hoy se dan cuenta de la intensadevoción a Cristo que hubo en la iglesia de los primeros días y en nuestros santos mártires. ElEspíritu Santo puede desarrollar en nosotros una devoción tan ardiente como El lo hizo enaquellos días. No consideres anormal el apasionado amor por Cristo de almas con el corazón en llamascomo la de Thomas á Kempis, Madame Guyon, John Fletcher de Madeley, Gerhard Terstee-gen, Samuel Rutherford, David Brainerd, Roben Murray McCheyne, John (Oración) Hyde,Fanny Crosby y Amy Carrmchael. Todos ellos fueron perfectamente normales comparadoscon la iglesia del primer siglo. La característica doble de aquella iglesia fue el ardiente amoren llamas por Jesús y el rebosante amor práctico de uno por otro. El peligro más crucial para un líder es el de atarearse tanto que descuide amar a Jesús, quefalle en llevar una vida de ardiente devoción y “enamoramiento” de Jesús. Expresar el amortoma tiempo. El amor debe ser frecuentemente expresada sin prisa. El Espíritu Santo ansiadirigirte a un amor cada vez más emocionante por Jesús, abastecerte con todo el amor quedesees derramar sobre Jesús. El compromiso y expresión del amor es cosa de voluntad, mucho más profundo que laemoción. Debes optar con toda tu alma por ser Suyo pero el compromiso apasionado contoda el alma a Jesús se vuelve una realidad profundamente emocional: demasiado profundapara las palabras. El amor por Jesús no es un sentir religioso que elaboramos ni un afecto ocasional ypasajero. El amor profundo por Jesús se vuelve indeciblemente emocional porque es larealidadviva de nuestro ser total. Nos regocijamos en El, descansamos en El, tenemos comunióndurante el día con El, elevamos nuestros ojos a Su rostro y le sonreímos, pero podemos serconmovidos hasta las lágrimas cuando captamos la luz de amor en Sus bellos ojos cuando Elnos devuelve radiante Su sonrisa de amor desde el Calvario. A. W. Tozer dijo una vez: “Los grandes del reino han sido aquellos que amaban a Diosmás que los otros”. Aquellos que han mirado en realidad el rostro de Jesús no pueden evitarser cautivados por Su amor. Nuestro amor por Jesús es, con demasiada frecuencia,tristemente impersonal. Creemos en Su Persona, adoramos Su Persona pero nos relacionamoscon El en forma excesivamente impersonal. Hay demasiada distancia, una trágica calidad deremoto en nuestra comunión. Cierto que El es nuestro Dios infinitamente santo y nosotros nada sino criaturasdeformadas por el pecado ante El que es nuestro Soberano Rey, y nos inclinamos ante Su
  • 43. Majestad. Pero también es nuestro Salvador que nos amó con amor tan eterno que dejó eltrono del cielo para hacerse el Hijo del Hombre encarnado para morir por nosotros, pararedimimos para El y hacernos el especial y eterno objeto de Su amor. El vino indudablementepara hacemos Su novia en forma colectiva y Sus amados en forma personal. Las palabras de Jesús a la iglesia de Efeso nos escudriñan a nosotros, en nuestra calidad delíderes cristianos. Efeso fue una iglesia modelo. Cuando Pablo escribe a la iglesia de Efeso,menciona el amor veinte veces. Ahora, quizás unos treinta años después, Cristo habla a travésde Juan, acusándolos de haber “dejado su primer amor” (Apocalipsis 2:4-5). Pese a que trabajaban arduamente, perseveraban fielmente, eran ortodoxos y separados (y.2), que sufrieron con paciencia, desilusionaron a Jesús. Tuvieron que recordar la altura delamor desde la cual habían caído, y arrepentirse (y. 5). Nos resulta mucho más fácil, como líderes, mantener la ortodoxia doctrinal y los patronesde leal obra que mantener la dulce intensidad del profundo amor personal. El resurrecto Jesúsque examinó a Pedro sobre su amor (Juan 21:15) puede,en efecto, preguntarte, preguntarme, la misma pregunta fundamental: “¿ Verdaderamente meamas más que éstos?” Interpretemos la pregunta como que significa que Lo amamos más quelos otros o más de lo que amamos nuestra obra pero la pregunta esencial persiste: ¿Cuántoverdaderamente amamos a Jesús? Humillémonos ante El. Confesemos cuán fríos e informales somos, a menudo, alexpresarle nuestro amor a El. Pidamos al Espíritu Santo que nos dé un nuevo bautismo deamor por Jesús. Necesitamos la ayuda del Espíritu Santo para amar a Jesús como debemos.Quizás hemos tenido muy poca plenitud del Espíritu que nos faculta para amar con el ardorpersonal que Jesús desea. Pablo nos dice que es el Espíritu Santo quien vierte tal amor ennuestros corazones (Romanos 5:5). Oremos junto con William Cowper: Señor, mi queja principal es que mi amor es débil y desmaya; de todos modos te amo y te adoro; ¡oh, dame la gracia de amarte más! La respuesta que nos da Jesús es: “El que me ama, será amado por mi Padre, y yo leamaré, y me manifestaré a él” Juan 14:21. AMAR AJESUS TRANSFORMARA TU VIDA Amar a Jesús te hace un cristiano feliz en expectativa plena de esperanza y fe. Amar aJesús transformará tu vida de oración, tu comunión y tu intercesión. Facilitará priorizar laoración. Amar a Jesús te hará un radiante testigo de todo lo que El significa para ti y hace porti. Amar a Jesús te vuelve consciente de Dios y te rodea con Su presencia. La pasión porJesús dará nueva vida y poder a tu discurso y prédica en público; agregará una nuevarealidad, gozo y, a menudo, fuerza a tus conversaciones personales referentes a Jesús. Todas las otras pasiones son edificadas sobre, o fluyen de, tu pasión por Jesús. La pasiónpor las almas surge de la pasión por Cristo. La pasión por las misiones surge de la pasión porCristo. Cuando le preguntaron a Hudson Taylor cuál era el mayor incentivo para la obramisionera, contestó al instante:“El amor de Cristo”. La pasión de William Booth por ayudar a los pobres, a los desechos dela sociedad, y por la evangelización del mundo, fue edificada sobre su pasión por Cristo. El peligro más crucial para el líder cristiano, cualquiera sea su rol, es que le falte la pasiónpor Cristo. La ruta más directa a la renovación personal y la nueva efectividad en el liderazgoes la pasión nueva que lo consume todo por Jesús. ¡Señor, danos esta pasión cueste lo quecueste! XVI. ARDIENDO DE PASIÓN POR LAS ALMAS
  • 44. Qué frase tan hermosa! Sin embargo, muchos de nosotros casi hemos olvidado laexpresión “la pasión por las almas” que, durante años, fue una tremenda fuerza motivadorapara los hijos e hijas de Dios. Hoy en que el énfasis se deposita en conceptos comocrecimiento de la iglesia, consejería, educación cristiana y ministerios a la juventud, casi noshemos olvidado depositar el énfasis en el constante ganar gente para Cristo.Todo líder cristiano, cualquiera sea su título o rol oficial, debe caracterizarse por la pasiónpara guiar a otros a Cristo. Todos nos adherimos en forma nominal a esto de ganar personas.Parece que nos avergüenza un poco hablar de las “almas” puesto que oímos el constanteénfasis de tratar a las personas como “personas integras” —en cuerpo y alma. Pero todo serhumano tiene un aspecto espiritual en su naturaleza, que vivirá por siempre jamás. Cuando elcuerpo muere, el espíritu sigue viviendo eternamente salvado en el cielo con Cristo, oeternamente perdido fuera de Cristo y el cielo, perdido en la eternidad del infierno sin Cristo. La palabra “alma” sigue estando en la Biblia que, en su totalidad, destaca que somos másque cuerpo. No osemos permitir que la psicología nos robe el énfasis del alma. Si prefieres,usa “espíritu” para referirte a la naturaleza espiritual individual pero parece más común usar“alma” para todo el ser humano pero con panicular énfasis en la naturaleza espiritual. Lasalvación afecta a todo el ser, el estilo de vida y la naturaleza interior. Usaremos “alma” a losefectos de este examen. Jesús preguntó: ¿ Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿ O qué recompensa dará el hombre por su alma? Mateo 16:26 Nos amenaza el peligro de reconocer que ganar almas es parte de nuestra responsabilidaden nuestros abarrotados programas y ministerios pero esa noción se vuelve prácticamenteincidental en nuestro plan de trabajo y de uso del tiempo, quedándose solamente como metateórica pero, en la práctica, suele no ser prioritario para nuestro ministerio público o privado. NECESITAMOS LA PASIÓN POR LAS ALMAS Ningún líder cristiano es la persona de Dios que nuestro Señor quiere que sea, si sucorazón no es consumido diana-mente por el deseo de llevar personas a Cristo, para lo cualdebemos vivir, anhelar, buscar oportunidades, orar y creer. No has bebido profundamente delespíritu de Cristo si no participas de Su llanto por los perdidos, que ciegamente se precipitana una eternidad separada del amor de Dios, y de la presencia de Cristo, y por siempre perdidatoda esperanza de cambio. Tenemos que sentir el amor por las personas que trajo a Cristo desde el cielo a la tierra,que hoy llena Su corazón en el trono del cielo. Tenemos que embebemos en los infinitosanhelos de Su corazón mientras observa un mundo repleto de personas perdidas en suspecados, sus penas y su indefensión espiritual. La pasión por las almas debe provemr delcorazón de Cristo y nosotros debemos buscarla de El hasta encontrarla. ¿Por qué fue Jesús un varón de dolores? (Isaías 53), ciertamente porque El asumiónuestros pecados sobre Sí mismo, porque se identificó totalmente con nuestras penas yporque Su infinito y amante corazón sigue ansiando incesantemente por los perdidos delmundo. Nosotros, en nuestra calidad de líderes cristianos, no merecemos Su gracia ypecamos contra Su amor si no vivimos suficientemente cerca de Su anhelante corazón pararecibir y compartir Su anhelo por las ovejas aun fuera dcl redil. D. L. Moody dijo una vez: “Cuando veo que miles de jóvenes enfilan por el camino demuerte, siento que me caigo a los pies de Jesús en oración y lágrimas para ir y salvarlos”.Paul S. Rees escribió en Visión Mundial “en el nombre del cielo y por amor a la tierra, nopermitamos nunca que se enfríe ese insaciable deseo de ganar hombres y mujeres paraCristo”.
  • 45. El elocuente obispo Joseph Berry rogaba, al referirse a la parábola del gran banquete quediera nuestro Señor (Lucas 14:16-24), aplicándola a nuestra actual fiesta evangélica en lamesa de Jesús: “No se inquietan ustedes, ¡oh felices invitados!, por los hambrientos de lacalle? ¡Salgan fuera, fuera de la luz y calor! ¡Fuera, a la tormenta helada! ¡Fuera, a las callesdeprimentes! Invítenlos a entrar. No, no basta. Persuádanlos a entrar. No, no basta.Impélenlos a entrar!” El obispo caritativo agregaba, “el hombre que se sienta al banquete y disfruta,egoístamente, de su luz y calor, sin pensar, nunca en la hambreada multitud que está afuera,es una caricatura de un cristiano quien no ha captado la verdadera visión de su Señor; ni sehan encendido los fuegos del evangelismo cristiano en su corazón. Puede ser miembro deuna iglesia, pero no es cristiano.... Aquel que no es dominado por esta consumidora pasión,¿será realmente un discípulo de Cristo?” PERMITE QUE TE ENCIENDA LA PASION POR LAS ALMAS Muchas de las personas que han sido muy usadas por Dios, los gigantescos líderes delpueblo de Dios que movieron a la iglesia y al mundo hacia Cristo, fueron marcados por estapasión por las almas. Lee lo que sigue dejando de lado la apresurada informalidad y laindiferencia espiritual. Estas palabras vertidas de anhelantes corazones cristianos proceden desus propios Getsemanl de tanto anhelar. Son la esencia del ser total de ellos y les costaron atodos un compromiso de Calvario donde no se consideró el precio. John Knox llevaba consigo en forma constante la carga de su patria. Oraba noche trasnoche sobre el piso de madera de su escondite, donde se ocultaba de la reina María. Cuandosu esposa le suplicaba que durmiera un poco, él respondía:“¿Cómo puedo dormir cuando mi patria no es salva?” Payne informa que a menudo orabatoda la noche con agonizante entonación: “1Señor, dame a Escocia o muero!” Dios estre-meció Escocia; Dios le dio a Escocia. Dios respeta una pasión así por las almas. John Wesley, instaba a los pastores de quienes dependía el futuro del avivamiento,exhortándolos a que “seamos todos de una misma actividad. Vivimos solamente para esto,salvar nuestras propias almas y las almas de quienes nos escuchan”. De nuevo, Wesleygemía: “Dame cien predicadores que no teman a nada sino al pecado, y nada deseen sino aDios; y me importa un bledo que sean clérigos o laicos, pues ellos sólo estremecerán laspuertas del infierno y exaltarán el reino del cielo en la tierra”. David Brainerd, el misionero de los indios norteamericanos, compartía el clamor de sucorazón al escribir en su diario: “Dejo este día para ayunar y orar preparándome parael ministerio,.. Antes del mediodía sentí un poder de intercesión por las almas inmortales..,después del mediodía... Dios me facultó para agonizar orando, tanto que me empapé de sudoraunque estaba a la sombra y soplaba fresca brisa. Mi alma fue llevada a orar muy librementepor el mundo: jadeaba por las multitudes de almas. Pienso que hablé mucho más por lospecadores que por los hijos de Dios, aunque sentí que podía pasarme la vida llorando yclamando por ambos” (19 de abril de 1742). De nuevo: “No me importaba dónde o cómo vivía ni las dificultades por las que pasabapara poder ganar almas para Cristo. Seguí en esta disposición toda la tarde y la noche.Mientras dormía, soñaba con estas cosas y cuando me despenaba, lo primero en que penséera en esta gran obra de rogar a Dios en contra del diablo” (21 de julio de 1744). Philip Doddridge escribió: “Anhelo la conversión de almas más sustancial yconscientemente que cualquier otra cosa. Pienso que yo no solamente podría trabajar sinomorir también por ello”. James Caughey dijo algo parecido: “10h, arder por Dios! ¡Todo, todo por y para El! ¡SóloJesús! ¡Almas! ¡Almas! ¡ Almas! Que Dios me ayude pues estoy decidido a ser un ganadorde almas”.
  • 46. John Smith, un inglés ganador de almas, dijo: “Soy un hombre con el corazón roto no pormí sino por el prójimo. Dios me ha dado tal visión del valor de las preciosas almas que nopodría vivir si las almas no son salvadas. Dadme almas o me muero William Cowper escribió acerca de George Whitefield, el gran evangelista y amigo deWesley: El siguió a Pablo —su celo una llama ardiente; su caridad apostólica, la misma. Whitefield oraba: “Oh, Señor, dame almas o llévate la mía”. Se dice que su rostro brillabacomo el de Moisés cuando sollozaba esa oración. Cuando el rey de Inglaterra preguntó a William Booth, el fundador del Ejército deSalvación, cuál era la fuerza rectora de su vida, éste replicó: “Señor, la pasión de algunoshombres es el oro, la de otros es la fama pero la mía es por las almas”. Charles Cowman, fundador de OMS Internacional (antes La Sociedad Misionera alOriente), escribía haber resuelto sobre los millones de japoneses, “con la ayuda de Dios van aescuchar, así me cueste hasta la última gota de mi sangre. ¡ Heme aquí, Señor, envíame!¡envíame!” De él se decía:“Ganar un alma era para él como triunfar en una batalla es para el soldado; como ganar lanovia es para el novio; como ganar una carrera es para el atleta. Charles Cowman viviósolamente para una cosa: ganar almas para Cristo. Esta fue la sola pasión de su alma y Diospuso Su sello sobre él en una forma sumamente extraordinaria”. Más adelante se dijo como tributo a Cowman: “Cada vez y doquier se mencionara laevangelización del Oriente, su alma se encendía y uno sentía que iba a morir como mártir pormedio de su propio fervor antes de llegar al ocaso de su vida, y así fue. El pertenecía a laclase de los primeros mártires cuyas apasionadas almas fueron un temprano holocausto delhombre físico’. John Hyde tan poderosamente usado para salvación y avivamiento en la India, como elApóstol de la Intercesión, clamaba asiduamente: “¡Padre, dame estas almas o me muero!”,Hyde alternaba entre la agonía de la intercesión y la jubilosa alabanza, recibiendo tremendasrespuestas de oración; hacia el final de su servicio misionero promediaba más de cuatroalmas por día, mayormente ganadas por medio de la oración. Walters, presidente de la Conferencia Metodista Británica, recordaba la mañana de unlunes cuando fue a la oficina de Hugh Price Hughes, que habla lanzado el movimiento wes-leyano hacia adelante, que fundó iglesias y locales de reunión centrales. Walters fue ainformar sobre su trabajo del domingo. “Hughes lucía como un hombre quebrantado, sus ojoshumedecidos por las lágrimas: quebrado y no tenía sino¡cincuenta años! Le pregunté si estaba enfermo y me respondió que no, prosiguiendo así,‘Walters, han pasado tres domingos en el local St. James sin que nadie haya entrado apreguntar —ninguna conversión; y yo no lo puedo soportar. Se me rompe el corazón...Cuando Dios me mandó a la zona oeste de Londres, fue para ganar una decisión por Cristocada vez que predicara”’. COMO RECIBIR ESTA PASION ¿Anhelas ser una persona de Dios con tal pasión por las almas que Dios empiece a añadiruna nueva dimensión fecunda a tu liderazgo? ¿Te atreves a creer que Dios te lo dará silopides? No todos son llamados a ser un Whitefield, un Billy Graham o un Hyde, pero cadauno de nosotros es llamado a dar fruto: tanto el fruto del Espíritu como el fruto de almas. Tu comisión de liderazgo puede abarcar primordialmente que administres, enseñes u otrosdeberes no evangelizadores en lo principal pero, de todos modos, debes ser fructífero. AJenaJacobsz, profesora y consejera de Sudáfrica, visitó la obra de OMS en China, desde 1938 al39. No pasó mucho tiempo antes que Dios produjera un avivamiento en OMS y muchos
  • 47. centros presbiterianos a través de ella. Aletta no fue una oradora pública pero su radianteamor por Jesús atraía tanto a las personas que las movía hacia El y la gente veníaconstantemente a su cuarto o le pedía que compartiera con grupos pequeños. Durante laestadía de Aletta fueron cientos los que tuvieron una nueva experiencia en Cristo, Un empresario norteamericano, dueño de una importante industria de plásticos ubicada enun pueblo del medio este, dirige incansable su exitoso negocio pero también recibe continuospedidos para que hable en iglesias y a grupos de empresarios en todo el país. El ha dedicadosu negocio a Dios, recibe un modesto sueldo y todas las ganancias van al evangelismomisionero. Tiene el gozo de llevar personas a Cristo en forma constante durante sus viajes,por teléfono, mediante los folletos evangelizadores que incluye en todos losdespachos de mercadería, por medio de películas y libros sobre su vida y con su testimoniopúblico. La gente viene de todo el país a conocer a Cristo en su oficina. Durante 1987 esteempresario llevó mil seiscientas cuarenta y cuatro personas a Cristo, más de cuatro por día;su nombre es R. Stanley Tam.’ No hay mayor gozo que llevar una persona a la experiencia transformadora de Cristo.Mientras más saborees este gozo, más querrás que Dios te haga ganador de almas. ¿Cómopuedes encontrar este gozo en forma creciente dentro de tu propia experiencia?1. Comprométete a Jesucristo más apasionadamente que antes. Este es el fundamento de la motivación para ganar almas y el secreto del radiante atractivo cristiano. Mientras más personal sea tu comunión diaria con Jesús, más emocionante será tu comunión personal en oración, más natural y ferviente será lo que digas de Jesús cuando lo compartas con el prójimo, más te capacitará Dios para usarte. No se trata de la motivación profesional para dar testimonio que produzca resultados. No, tú necesitas el amor personal por Jesús que sea tan real y tan preciosamente galardonador que tú reboses de amor por Cristo; entonces no podrás quedarte callado.2. Pide a Dios en forma especifica que te dé la pasión por las almas. Haz parte de tu oración diaria el pedir ayuda a Dios para guiar personas a Cristo. Haz de esto un pedido prioritario en tus oraciones.3. Pide a Dios que te dé sensibilidad al prójimo. Pide a Dios que te dé ojos para ver y oídos para oír a los que te rodean. Pide a Dios que te ayude a discernir las heridas, los clamores del corazón y las necesidades de las personas que a diario conoces.4. Pide a Dios que te haga espiritualmente radiante. Pide a Dios cada día que te haga como Cristo, rebosante de gozo en el Señor, y ungido por el Espíritu en todos tus contactos. Pide a Dios que ponga en tu semblante y en tu conducta algo de Su presencia y gloria, en forma tan evidente que otros se sientan atraídos a El.5. Pide a Dios te dé osadía triunfante para dar testimonio. Pide a Dios un espíritu de iniciativa amante y afectuosa que te haga reconocer las puertas abiertas y te ayude a usar tus oportunidades por completo. Pide a Dios que te haga alerta para aprovechar los momentos estratégicos para el Señor.6. Pide a Dios que te haga confiado y positivo. El te liberará de tus miedos. Mientras más hables a otros de Cristo y de la vida espiritual personal de ellos, más confiado te volverás y más fácil será para Dios usarte.7. Otorga prioridad constante de orar. Prioriza tanto la oración de comunión como la de intercesión. La oración es la llave de tu resplandor espiritual personal. La oración es la llave de la guía para tus contactos y testimonios. La oración es la llave de la unción del Espíritu para tu vida y esfuerzos. La oración es la llave de la investidura del poder de Dios para ti, de modo talque haya una dimensión divina en lo que hagas para ganar almas. La oración es la llave de la pasión por las almas y de toda tu vida espiritual. Da prioridad a la oración.
  • 48. Hace un siglo que Dios usó mucho al doctor A. T. Pierson, un ministro presbiteriano,como pastor en Norteamérica y del Tabernáculo londinense de Spurgeon, y como editor ydirector del Movimiento de Voluntarios Estudiantes. Aquí él cuenta cómo recibir esta fierapasión por las almas:Hay una comunión secreta con Dios donde obtenemos este fuego celestial encendido dentrode nosotros, y ello hace el trabajo personal por las almas fácil, natural, sereno y un descanso.Permanecer en la presencia de Dios hasta que veamos las almas, como a través de Sus ojos,nos hace anhelarlas con incansable vehemencia. Esta pasión por las almas es probablemente el producto supremo de la comunión espiritualcon Dios. Nos absorbe y aun nos olvidamos de nuestra propia salvación en ese apasionadoanhelo por el cual Moisés estaba listo para que su nombre fuera borrado del libro de Dios sifuese necesario, por amor a Israel, o a Pablo dispuesto a ser anatema por amor a sushermanos. Me parece que tal pasión es la suprema forma de amor sin egoísmo, y la más cercanaaproximación al motivo divino que impelió al Señor Jesucristo a vaciarse de Su gloria ymajestad originales y asumir “la forma del siervo” sufriendo aun la cruz. Ningún hombrepuede encender ese fuego celestial por sí mismo; debe provenir de la brasa viva del altar delo alto. XVII. TU AMOR POR LOS PERDIDOS Dios amó tanto al mundo que dio a Jesús para salvación del mundo, de todos lospecadores. Todo lo que somos y tenemos se lo debemos al inmenso amor de Dios pornosotros, a pesar a nuestras rebeliones y actos pecaminosos. Jesús murió por nosotros, no porser maravillosos o buenos, sino por puro amor No hay nada más importante que amar almundo de la misma forma en que Dios lo hace, con amor ferviente y redentor, enreciprocidad a Dios Padre y a nuestro amante Salvador. DIOS DA AMOR AGAPE Dios depende de nosotros para que transmitamos Su amor. Todo cristiano está endeudadopor ese amor y tiene una sola forma de pagarla. El amor de Dios es “ágape”, el vocablogriego del Nuevo Testamento usado repetida veces para señalar el amor de Dios, por el quenada vale, el indigno, el que nada merece; el amor por los pecadores enemigos de El, dadassus actitudes y conductas (Romanos 5:10; Colosenses 1:21). El Espíritu Santo vierte ese mismo amor ágape divino en nuestros corazones para queamemos al prójimo, para que sintamos el mismo amor por el que nada vale, el indigno, el quenada merece; los pecadores. Debemos amarlos porque Dios los ama y nos llama apresentarles y manifestarles Su amor Amar a Dios Padre, a Jesús nuestro Salvador y al Espíritu Santo nuestro Consejero yAyudador es fácil pues respondemos a Su gran amor derramado en abundancia sobrenosotros. Tampoco suele ser difícil amar a nuestros hermanos, pues la iglesia debe ser unafamilia de amor. Pero El amor que se toma más oneroso, el que nos cuesta dar, es cuandoamamos al pecador y odioso cuya vida rebosa de mal, pero éste es el amor que Dios nosllama a manifestar. Este es el amor ágape que El nos da y alegremente multiplica dentro denosotros para q~e lo trasmitamos a nuestro necesitado mundo. EL AMOR POR LAS ALMAS ES UN AMOR VEHEMENTE El amor de Cristo crea en nosotros un deseo vehemente por la salvación del perdido y taleste sentir debe ser el que caracteriza el corazón del obrero cristiano. Debe haber el constantedeseo siempre presente por la salvación de todos.
  • 49. Hay momentos en que puedes no estar consciente de este anhelo pero surgeinstantáneamente a la conciencia cuando te relacionas con los que no conocen a Cristo. Cuando ves niños o jóvenes hermosos anhelas que crezcan y vivan para Cristo. Cuandoobservas que ya manifiestan evidencias del endurecimiento producido por el pecado, teentristeces y les deseas que ellos se entreguen a Dios. Cuando compruebas la esclavitud delperdido por los malos hábitos, ansías que Cristo los libere. Cuando los oyes blasfemar elnombre de Jesús, tu corazón sangra y deseas llevarlos a nuestro amante Cristo. Cuando mirasa esos que ya demuestran la presencia del poder demoníaco que los domina, quieresinstantáneamente que Cristo los libere. El amor por las almas siempre es vehemente. La persona que ama las almas con el amorágape de Cristo, va por la vida anhelando y orando en forma sucinta y constante, que expresasu santo deseo de los que le rodean. También hay cargas súbitas, transitorias e intensas de orar con amor vehemente, cargasque el Espíritu Santo encomienda especialmente a quienes llevan una vida de hambre por lasalmas. A menudo esto acaece porque Dios te da la carga de una persona en panicular queenfrenta una tentación especial, la desesperación en su vida o está lamentablemente denotaday esclavizada a Satanás. El Espíritu Santo desea tanto la salvación de esa persona, que vierteSu amor ágape en tu corazón, en el mismo momento de la necesidad y tú percibes esa cargainstantánea y pesada de oración. Si el Espíritu Santo te confía esa carga de oración tan especial, qué duda cabe que eresbendecido. Ponte inmediatamente a orar, si puedes; quizás Dios rompa las cadenas delpecado y del diablo, después de una o dos horas de prevalecer en oración o de más tiempo enayuno y oración, libere al cautivo. Hay maravillosos testimonios en todo el mundo de estasvictorias espirituales, cuando los hijos de Dios han sido fieles a esa carga de oración dada porEspíritu. Dios puede enviarla cada vez que necesite tu especial intercesión si vivesdiariamente rebosando de amor vehemente por las almas. ¿Te da Dios cargas de oraciónfuertes? de no ser así, tal vez no has anhelado almas con vehemencia. En otras ocasiones el Espíritu Santo profundiza una preocupación de orar o un hambreespecial en tu corazón por la salvación de una persona en particular, por unos días o semanas,hasta que literalmente tienes hambre y sed de su salvación. También es un privilegioespecial: que nos haya confiado semejante preocupación de orar y de sentir esta santa sed. Dios da a veces una comisión a largo plazo con un continuo amor vehemente por un lugaro personas en particular. Dios puede dar esa carga santa a un pastor por el pueblo de lacomunidad donde El lo ha puesto. A menudo Dios tambiénpone un hambre semejante en los corazones de otras personas. Mi madre tuvo durante añosun hambre por el pueblo de la China y la India y, durante un largo período, oró por ellos,prácticamente todos los días en el momento de oración en familia, irrumpía en llanto y sequebrantaba antes de terminar su oración. Su amor era profundo y constante y será eterna-mente recompensada por los años que sobrellevó esa carga de amor por esas naciones. Estees el amor de Jesús que se manifiesta en los cristianos para alcanzar a otros a través delEspíritu Santo. Los grandes ganadores de almas siempre han sido aquellos que anhelaron y oraron por lasalmas. Uno de ellos, T. DeWitt Talmage dijo: “Si Dios no me concede mi oración, no losoporto y me ofrezco. Ofrezco mi vida a esta obra. Que una gran multitud de almas nazca deDios”. El gran comentarista de la Biblia, Matthew Henry, escribió: “Pienso que ganar unalma para Cristo es una felicidad mayor que si tuviera montañas de plata y oro”. Rutherford dijo a su pueblo “Mi testigo está arriba, que vuestro cielo sea dos cielos paramí y la salvación de todos vosotros como dos salvaciones para mi’, es decir, su gozo en elcielo sería el doble si su pueblo fuera salvo. David Stoner clamaba en su lecho de muerte:”Oh Señor, salva pecadores por toneladas,por cientos, por miles’.
  • 50. David Matheson, el evangelista de los escoceses, decía respecto a su ministerio: ‘Nuncaestuvo fuera de mi visión por muchos minutos el pensamiento de la conversión de almas. Heservido al Señor por veintidós años procurando ganar almas, lo que ha sido mi pasión”. El doctor Oswald J. Smith, de Toronto, compartía su amor por las almas en estas citas,tomadas de su diario: “Nunca estaré satisfecho hasta que Dios obre con poder de conviccióny hombres y mujeres lloren su camino a la cruz. ¡Oh, que El me quebrante y me haga llorarpor la salvación de las almas! ¡Oh, arder por Dios! Todo, todo para El. ¡ Sólo Jesús! ¡Almas!¡Almas! ¡Almas! Que Dios me ayude pues estoy decidido a scr un ganador de almas. A esode las dos de esta tarde estabaorando cuando me detuve de pronto y empecé a alabar a Dios. Corrían copiosas mis lágrimas.Todo lo que podía hacer era sollozar y clamar ‘están perdidos, perdidos, perdidos’ y seguíllorando y orando por la gente”.’ Thomas Collins dijo: “Me fui a mi solitario retiro entre las rocas, lloré mucho mientrassuplicaba al Señor me diera almas. He pedido almas a Dios durante horas, en el bosque. Ellas dará. Conozco Su señal. Tendré almas esta noche”. Cuando se le comunicó al presidente de una universidad, hombre de mucha oración, quele quedaba una media hora para morir, éste dijo: “Entonces, sáquenme de la cama, pónganmede rodillas y déjenme pasarla clamando a Dios por la salvación del mundo” y murió derodillas. David Brainerd tuvo un hambre santa por la salvación de los indios norteamericanos queresistían el Evangelio, temerosos y desconfiados de los colonos blancos. David Brainerd sefue a los bosques donde ellos moraban, a llorar y luchar en oración mes tras mes.Constantemente sentía hambre y sed por sus almas. Oraba hora tras hora con tanta intensidadhasta agotarse por completo. Brainerd fue literalmente consumido por el amor y anhelo santos de la salvación de esosindios. Entregó su vida física y espiritual por los que amaba tan profundamente. Escribió ensu diario: “Anhelaba exageradamente que Dios se hiciera un nombre para Sí entre lospaganos’(21 de julio de 1744). El intenso interés de Brainerd duró casi tres años, cosa registrada una y otra vez en sudiario en forma dé “luchas’ de oración. Siguió derramando por ellos su amor y su vida todo eltiempo y, de pronto, el Espíritu dé Dios vino sobre aquellos que, pocos días antes vivían enborracheras y celebraciones paganas, participando en “salvajes danzas dé guerra eincandescentes orgías”, pero fueron repentinamente tomados por la profunda convicción desus pecados dada por el Espíritu Santo. Los indios empezaron a aglomerarse dentro y fuerade la vivienda de Brainerd, procedentes de los cuatro vientos, quedándose de pie mudosmientras él les predicaba. Muchos caían al suelo en gran inquietud de alma ahora que oraban al Jesús del cualBrainerd les había hablado tanto. Mientras él evangelizaba personalmente a algunos, elEspíritu de Dios vino de pronto como un poderoso viento recio, recordando el día dePentecostés. Gente de toda edad oraba y clamaba misericordia a Dios. Los indios searrepentían y oraban por salvación, dentro y fuera de la casa. Muchos fueron tan tocados porDios que no podían caminar ni estar de pie, de modo que caían de rodillas ante El. Tribusenteras empezaron a sentir el hambre y la sed de salvación. .¿Cuál fue el secreto? Ese amor abrumador y consumidor por las almas que, literalmente,impulsó a Brainerd a orar, llorar y amar continuadamente a estos indios paganos que norespondían en absoluto. El derramó su alma y su fuerza mes tras mes, a menudo débil en sucuerpo y debilitado por la tuberculosis pero se sostuvo hasta que el Espíritu Santo vino, desúbito, en maremotos de poder salvador. ¡ Oh, el irresistible poder del amor del Espíritu Santo y de la intercesión prevaleciente elpoder dado por Espíritu Santo! Esta es nuestra crucial necesidad en la actualidad. Cadamovimiento del Espíritu tiene diferentes características. Dios tiene infinito amor e infinitaoriginalidad. Los detalles variarán de lugar en lugar y de época en época cuando Dios obra en
  • 51. poder y avivamiento pero los principios básicos son los mismos: El amor del Espíritu Santo yla oración activada por el Es9íritu Santo, secreta y poderosa preparación por el pódei delEspíritu Santo y la cosecha del Espíritu Santo. EL AMOR POR LAS ALMAS ES UN AMOR QUE BUSCA Cuando el Espíritu Santo te llena el corazón con indecible hambre de almas, te guiará.donde quiera que sea posible de expresar ese amor en la búsqueda del perdido. Jesús nosenseñé que el amor busca. El padre del pródigo vió a su miserable y caprichoso hijo venirmucho antes que éste llegara a la casa. El corazón amante, anhelante y hambriento del padrelo hizo correr a encontrar y acoger cálidamente a su hijo, que por tanto tiempo estuvoperdido. El amante corazón del buen pastor no puede contentarse con noventa y nueve ovejas asalvo en la seguridad del redil si queda una perdida en la noche. El amor que busca lo llevasolo, por colinas y valles en busca de la oveja perdida hasta que la encuentra. Y cuando laencuentra, gozoso la pone sobre sus hombros, la lleva a casa y llama a sus amigos y vecinospara que se regocijen con él (Lucas 15:3—7). EL GRAN GOZO CUANDO SE ENCUENTRA AL PERDIDO Tremendo es el gozo cuando se encuentra al perdido. Cielos y tierra se gozan. La personaque es salva recientemente halla un gozo nuevo y emocionante en su corazón: el gozo delSeñor. A menudo la familia del nuevo creyente se regocija por el cambio hecho por Jesus. La iglesia de un pastor que gana almas es una iglesia feliz. Piensa en el constante gozo delos nuevos hermanos y hermanas de la familia de Dios, el gozo de los testimonies personalesde la gracia transformadora de Dios, el gozo cuando los miembros de la iglesia captan lavisión de ganar almas y, luego, experimentan por sí mismos la emoción de llevar personas aCristo. Ningún gozo del liderazgo se compara con el gozo del ganador de almas, el gozo dever las respuestas de oración por el perdido. Jesús habló del gozo en el cielo por cada pecador arrepentido. No dijo quién se regocijapero estoy seguro que todo el cielo se goza. Naturalmente que los ángeles se gozan con eltriunfo del Evangelio. Cuánto se emocionan al observar nuestro ministerio del Evangeliocuando el Espíritu Santo obra poderosamente (1 Pedro 1:12>. Jesús no dijo específicamenteque los ángeles se regocijan, sino que hay gozo en el cielo (Lucas 15:7) y: Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente. Lucas 15:10 ¿A quién se refiere? ¿A los parientes y amigos del nuevo creyente que ya estén en elcielo? puede que sean informados al respecto pero no estamos seguros que así sea; si lo son,se regocijarán muchísimo. Pero ¿quién es el que más se regocija? ¿Quién ha efectuado el esfuerzo más costoso parahacer que sea posible la salvación de esta persona? Naturalmente que el Dios trino—Padre, Hijo y Espíritu Santo que han estado envueltos, todos en proveer y aplicar laredención. Sus corazones infinitos deben regocijarse en forma inexpresable y mayor que loscorazones de otras criaturas de cielo y tierra. Si quieres llevar gozo al cielo y si quieresrecompensa rica y eterna, lleva almas a Cristo. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud
  • 52. como las estrellas a perpetua eternidad. Daniel 12:3 ¿Qué mayor sabiduría puedes mostrar que ganando almas, cuando la salvación de cadaalma es tan importante para toda la Trinidad? ¿Cuán necio resultarías ser si fallas en orar yhacer todo lo posible para la salvación de tantas almas como sea posible? ¿Personalmente,estás ganando almas? XVIII. NO TIENES ELECCION SINO LA DE BUSCAR AL PERDIDO El amor por Jesús te impulsará a buscar al perdido. Serás compelido a hacerlo por respetoa Dios y por el precio que Jesús pagó por tu salvación. ¿Qué clase de amor por Dios tenemossi no nos hace sentir hambre por buscar la salvación de esos que Jesús anhelaconstantemente? Aun el amor por la humanidad debiera llevamos a buscar al perdido.Cuando sabemos que se trata de salvación o infierno, el mero respeto por la raza humanadebiera conmovernos para hacer todo lo que podamos para llevar gente a Cristo pues El es laúnica esperanza del cielo. No hay alternativa. El amor ágape nos lleva a hacerlo que sea necesario para encontrarlos,persuadirlos, ganados, pues el Espíritu nos guía a dar los pasos requeridos para preparar elcamino de la salvación del prójimo. Dios ha ordenado que el Espíritu Santo obre por medio de nosotros. Puedes estorbar laobra del Espíritu. Puedes ser el eslabón perdido del plan de redención de Dios. ¡ Oh, latragedia de las iglesias que no ganan almas! ¡La cuenta que sus pastores tendrán que rendir aCristo en el juicio! ¿Cuántotiempo ha pasado desde que ganaste una nueva persona para Cristo? ¡Qué tragedia cuando losministros nunca han aprendido el gozo del constante ganar almas! ¿Qué nos enceguece tanto?¿Qué nos hace tan inconmovibles al cielo y al infierno? ¿Creemos lo que predicamos?George Whitefield dijo: “Estoy convencido de que la generalidad de los predicadores hablande un Cristo que no conocen ni sienten. Muchas congregaciones están muertas porquemuertos son quienes les predican”. Un notorio asesino británico fue sentenciado a morir y en la mañana de su ejecución, sevio al capellán de la prisión que iba caminando junto a él, rumbo al cadalso, leyéndole enforma rutinaria algunos versículos de la Biblia. El prisionero estaba impactado que elcapellán fuera tan formal, inconmovible y nada compasivo a la sombra del patíbulo y le dijo:“Señor, si yo creyera lo que usted y la iglesia dicen creer, aunque Inglaterra estuvieracubierta de vidrios rotos de costa a costa, de playa a playa, yo caminaría por encima, si fueranecesario me arrastraría sobre manos y rodillas, pensando que vale la pena tan sólo por salvarun alma del infierno eterno Moisés se pudo en la brecha entre Dios y el pecador Israel una y otra vez, cuando sepostraba ante Dios. La Biblia dice repetidamente que él le pedía a Dios que los perdonara yno los destruyera (Exodo 32:11—13, 31—32; Números 11:2; 12:13; 14:5—20; 16:4,22,45;20:6; 21:7). Envió a Aarón para que fuera con el incensario y detuviera la plaga, interponién-dose entre los vivos y los muertos (Números 16:46 —48). ¿Va Moisés a preguntarte, desde eltrono del juicio de Cristo o en el cielo, por qué no intercediste más por tu gente y buscastecon más fidelidad y asiduidad rescatar a los pecadores que iban derecho al infierno? Cuando Nehemías supo la situación en que se hallaba Jerusalén, tuvo tanta aflicción ydolor en su corazón que no pudo quedarse de pie y tuvo que sentarse a llorar. Durantealgunos días estuvo de duelo y ayunó y oró (Nehemlas 1:4—11). Dejó su puesto de poder yhonra, era nada menos que copero y confidente del gran emperador de su época, para poner
  • 53. en peligro hasta su propia vida e ir en pos del bienestar de los judíos sin considerar el costode su empresa. ¿Te va a preguntar Nehemías por qué hiciste tan poco por buscar a losperdidos de tu ciudad? Cuando Josafat era rey de Jerusalén, se abrumé tanto por el pecado de su pueblo que envióa sus oficiales a buscar la parte del Antiguo Testamento que, entonces, estaba disponible, yque fueran por cada pueblo y ciudad de la nación a enseñarle a la gente la voluntad y Palabrade Dios. Evidentemente el mismo rey Josafat fue de ciudad en ciudad para enseñar yevangelizar (2 Crónicas 17:9). Fue al pueblo, por segunda vez, de punta a punta del país, para que la gente se volvieran aDios. Exhorté a sus oficiales a considerar cuidadosamente lo que estaban haciendo pues eranlos representantes de Dios. Les dijo: Les amonestaréis que no pequen contra Jehová, para que no venga ira sobre vosotros y sobre vuestros hermanos. 2 Crónicas 19:10 Si Josafat siendo un rey, sentía que pecaba si no iba en pos del perdido, ¿qué te dirá a fi, ya mf? Somos siervos de Cristo, tenemos el claro mensaje del Evangelio, estamos puestosaparte para alcanzar al perdido, ¿cómo justificar que hacemos tan poco por buscar y salvar alperdido que nos rodea? ¿Qué dirán los santos de Dios en el cielo al preguntarte por qué no hiciste más por tratarde salvar a sus hijos e hijas, a sus seres amados, a sus amigos? ¿Qué excusa vamos a darlespor no haber procurado en forma continua, hasta desesperada, impedir que sus seres amadosse fueran al infierno? Si el rico del Hades rogó a Abraham que enviara a Lázaro a advertir a sus cinco hermanospara que no fueran al fuego y tormento del Hades (Lucas 16:27 —28), ¿qué vas a decirfrente al trono de juicio de Cristo si tus vecinos y amigos condenados ya, te señalan con eldedo y protestan que vayas al cielo cuando sabías del infierno y, sin embargo, nada hicistepara advertirles y salvarles del tormento? ¿Qué dirás cuando te pregunten por qué no hicistetodo lo humanamente posible por impedir que sus seres amados fueran al infierno? No, no tenemos alternativa. Si amamos a Dios Padre debemos buscar al perdido. Siamamos a Cristo que murió por el perdido, debemos procurar llevarlos a Cristo. Si abrigamoscualquier amor humano, debemos procurar buscar al perdido y tratar de impedir que caiganen las llamas eternas del infierno. Un día, cuando estemos ante el trono del juicio de Cristo,desearemos haber hecho, oh si, mucho más para procurar salvar al perdido. ¿Hay alguna significación para que se nos repita, dos veces, en el libro del Apocalipsisque después de la resurrección nuestras lágrimas serán enjugadas por completo? Dios lasenjugará después que la gran multitud de creyentes, incluyendo a los de la Gran Tribulación,estén a salvo en el cielo. Ellos son la multitud de todas las naciones de la tierra que nadiepuede contar, y se regocijan ante el trono (Apocalipsis 7:17) pero, de nuevo senos dice que,después del juicio final, cuando cada pecador haya sido juzgado y enviado al lago de fuego,Dios enjugará cada lágrima de nuestros ojos (Apocalipsis 21:4). ¿Vamos a llorar tú y yo en eljuicio por el perdido que no ganamos? ¿Por eso es que nos dice la Biblia en ese punto queDios enjugará toda lágrima? COMO BUSCAR AL PERDIDO CON MAS AMOR Y EFECTIVIDAD Reconoce cuán esencial es que busques al perdido tanto para Dios como la raza. Reconocecuán crucial es que el perdido sea alcanzado lo más rápido posible puesto que la últimaoportunidad para ser salvo de cada uno, puede llegar en cualquier momento.
  • 54. Reconoce que el Espíritu Santo es el gran buscador. El sólo conoce la plena necesidad, lascircunstancias, las actitudes y pensamientos interiores de cada persona. Tú lo necesitas paracoordinar y ayudar tu evangelización. Tus mejores empeñospueden fracasar fácilmente. Debes darte cuenta de que el Espíritu Santo anhela usarte, que notienes alternativas, que dependes enteramente de El y de su amor.1. Pide al Espíritu que te dé ojos para ver cuándo está listo el corazón de cada persona, cuándo enfrenta una crisis donde tú puedes ayudar, cuándo el Espíritu lo ha llevado a cruzarse en tu camino con un propósito. Pide al Espíritu que te dé ojos para ver a la gente como El la ve y verlos con el amor con que El los mira.2. Pide al Espíritu que te guíe para que estés a la hora correcta, en el lugar adecuado, para hablar, bendecir y amar a la persona indicada. Solamente El sabe cuál persona te asigna para que ayudes en cualquier momento. Solamente El conoce todas las circunstancias. Solamente EL sabe cuáles son todos los cambiantes pensamientos y deseos de la persona. La guía de Dios es perfecta y el tiempo de Dios es perfecto.3. Pide al Espíritu que te dé Su toque ungido. Solamente El conoce el clamor y emociones más profundas del corazón de cada persona. Hay ciertos acercamientos normales que sirven en la evangelización, pero Dios puede planear que tú uses un acercamiento diferente. Y puede planear que tengas varios contactos iniciales que preparan el camino antes de que llegue Su momento estratégico. Solamente El conoce la forma de comunicarnos, el momento de sonreír, de ofrecer ayuda, de expresar amistad o buena voluntad, o el momento de presentar el punto. Solamente El conoce la forma mejor para enfatizar, expresar comprensión y aprecio. Puede que EL te use, por otra parte, para que la persona tome conciencia de su necesidad mediante la corrección, la restricción verbal o la sugerencia. Nadie sabe bastante para tener el toque conecto en cada ocasión pues se es el papel del Espíritu Santo que te guía te unge, te da comprensión y amor, y hace que tú toques exactamente dónde y cómo es necesario. Pídele que tome el control completo de ti y te use.4. Pide al Espíritu que te dé las palabras exactas. La palabra exacta en el momento exacto puede atraer La atención de la persona e interesarla. Por otro lado, La palabra equivocada puede causar que se aleje disgustado y ofendido. La palabra equivocada puede prejuiciar a una persona a quien el Espíritu atrae hacia Cristo, pero ¿quién puede saber constantemente cuál es la palabra correcta para usar? solamente el Espíritu Santo. Yo estuve varios días en Bombay, donde me alojé en una casa de huéspedes, pues tenía ciertos asuntos que tratar ahí. Una mañana de domingo, dije algo al contestar una pregunta que atrajo la atención de otro huésped, que me había sido presentado como periodista. Luego de desayunar me preguntó por qué había dicho tal palabra y qué sabia yo sobre esa palabra. Los minutos se alargaron a horas y hacia el mediodía habla llevado a Cristo a este ministro que se habla descarriado, mientras lloraba su arrepentimiento. Esta cita escogida por el Espíritu tuvo tremendas repercusiones. El habla venido a la India para lanzar un culto con ayuda de uno de los líderes políticos del país. Eso hubiera tenido serias consecuencias para los cristianos de la India. Dios me usó para bloquear el plan del diablo. Ese hombre destruyó toda la literatura ya preparada y la causa de Cristo fue así protegida. Dios había usado una palabra “al azar” de ¡ni conversación que, sin que yo lo supiera en ese momento, el Espíritu me habla guiado a emplearla. En otra ocasión en que viajaba en tren por la India, Dios usó otra palabra que dije al contestar una pregunta a un viajero interesado. Antes de terminar tuvo una oportunidad de tres horas para responder preguntas sobre Cristo y el cristianismo ante un grupo de unos veinte líderes del gobierno. Una palabra en el tiempo de Dios, cuando el Espíritu ha preparado el camino fue la llave. Pide a Dios que guíe tus palabras incluso cuando
  • 55. conversas sin propósito de evangelizar. Puedes empezar a buscar almas en cualquier mo- mento cuando el Espíritu está en control. EL AMOR POR LAS ALMAS ES UN AMOR QUE SACRIFICA EL amor no vacila en pagar el precio que sea. Buscar amor puede ser caro. Siempre hayun precio en amar al prójimo para Cristo. Por amor del Evangelio debemos estar dispuestos anegamos, cueste lo que cueste. Jesús Lo dijo claramente: El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mi, no es digno de mi y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. Mateo 10:37—38 ¿Qué significa seguir a Jesús? no solamente abandonar nuestro pecado y recibir a Cristocomo Salvador sino también hacer de Cristo nuestro Señor y seguirlo en costoso discipulado.Jesús buscaba al perdido, sin tener, a menudo, dónde apoyar Su cabeza (Mateo 8:20). Jesúsbuscaba aun a costas de preciosos lazos familiares (Mateo 12:48—49). Seguir a Jesús en laevangelización suele abarcar tal suprema devoción que a veces nos cuesta sacrificar preciososmomentos de comunión familiar (Lucas 14:26—27). Abarca la cruz. Seguir sacrificadamente a Jesús con amor ágape mientras buscamos al perdido abarca,hoy, un precio para nosotros. John Heniy Jowett suplica en su libro The Passion forSouls,”Hermanos míos, ¿estamos en esta sucesión? ¿el grito del mundo perfora el corazón yresuena aun a través de la fábrica de nuestros sueños? ¿Llenamos los sufrimientos de nuestroSeñor con nuestros propios sufrimientos, o somos los ministros antipáticos de una poderosapasión?” Jowett también decía: “Para estar en la sucesión del sacrificio, nuestra simpatía debe serpasión, nuestra intercesión debe ser un quejido, nuestro beneficio debe ser un sacrificio ynuestro servicio debe ser un martirio”. La identificación cristiana con personas necesitadas asume que tomaremos como nuestrossus corazones rotos y suslamentos. Sentiremos las cadenas del pecado que los atan. Sentiremos las punzadas de lospromesas rotas, los gritos dcl amargo corazón de los que pecan y de quienes reciben lospecados. Nos encogemos ante el odio engendrado desde el infierno. Luchamos contra losmalos tiranos que atan esas pobres vidas. Luchamos contra poderes satánicos de las tinieblasque Los esclavizan. Procuramos arrebatarlos del fuego encendido sobre ellos (Judas 23). Ganar almas conlleva a Librar batallas espirituales. Las batallas contra Satanás no suelenganarse con rapidez ni facilidad. El amor es herido, el amor sufre cicatrices pero el amorsacrificado que busca, no se rinde porque el Espíritu de Dios que busca, no se rinde. Aunqueel costo llegue a dar la vida como sacrificio vivo, el amor sigue buscando. Aunque acorte lavida o implique la muerte del mártir, el amor sigue buscando. Como Pablo lo admite, el amor suele no sólo gastar lo que tiene sino que se desgasta a símismo también (2 Corintios 12:15). El amor siempre lleva la cruz en su corazón. El amor quebusca tiene el carácter del Calvario. Pablo no se avergonzaba de llevar en su cuerpo lasmarcas de Jesús (Gálatas 6:17). El cielo está lleno de veteranos surcados de cicatrices de lasanta guerra de amor de Dios. Jesús se gloriará, en el cielo, al mostrarnos Sus manosmarcadas por los clavos tal como lo hizo ese Domingo de Resurrección (Juan 20:20). Amy Cannichael, una de los mártires misioneras en la India, hace algunos años atrás,escribió un penetrante poema llamado “¿Sin Cicatrices?” en el cual nos pregunta, si llevamoscicatrices de las heridas sufridas por servir sacrificadamente a Cristo. Amy terminadiciéndonos:
  • 56. ¿Puede haber seguido hasta el final quien no tiene herida ni cicatriz? El amor es el secreto del ministerio de ganar almas; el amor que anhela, el amor quebusca, el amor que sufre con gozo; el amor dispuesto a ganarse una cicatriz. XIX. TU AMOR POR LA IGLESIA Parte del plan eterno de Cristo es tener un cuerpo de personas llamadas a salir del mundo,redimidas por Su sangre, y especialmente dedicadas a El con amor. Jesús dijo: “Edificaré miiglesia” Mateo 16:18. Jesús es: ‘Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia ... él es la cabeza delcuerpo que es la iglesia” Efesios 1:22; Colosenses 1:18, Jesús quiere: ‘Que la multiformesabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potes-tades en los lugares celestiales” Efesios 3:10. “Cristo amé a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndolapurificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de no presentársela a sí mismo, unaiglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante, sino que fuese santa ysin mancha” Efesios 5:25—27. Cristo amó a la iglesia a la que eligió para que fuera Su novia eterna (Apocalipsis 21:1—3). Cristo quiere que la iglesia esté espiritualmente bien alimentada, segura, radiante yadornada por cuanto es Su amada novia bella y amorosa. TU ERES LLAMADO PARA QUE AMES A LA IGLESIA Cristo te ha elegido para que, por cuenta de El, cuides a Su iglesia o a un grupo dentro deella. Cristo quiere que ames a la iglesia con Su amor. Tú eres responsable de cuidar la iglesiapor El en tu calidad de líder cristiano. El quiere llenarte con Su ardiente amor por ella. Hay una sola manera para que tú seas un adecuado líder pastor de la iglesia o grupo delpueblo de Dios, cuidándola con amor hasta que vuelva Cristo mismo a buscarla. Debes amarla iglesia con el mismo y especial amor con que Cristo la ama y que te provee el EspírituSanto. No basta que ames a los creyentes por ser tu prójimo, tus amigos o que los ames comohermanos y hermanas en la fe. Debes amarlos con el propio amor de Cristo dado por elEspíritu. Cristo te convoca a que ames por cuenta de él, a que seas Su regalo de amor para laiglesia. El ha enviado al Espíritu Santo para darte el amor que necesitas. Eres nombrado paraser Su canal de amor. El mayor ejemplo de Cristo amando a Su iglesia por medio denosotros, es el apóstol Pablo; sus cartas revelan la intensidad, el compromiso y la plenitudsacrificada de Su amor. COMO AMAR ALA IGLESIA1. Agradece a Dios por la iglesia. La iglesia es el gran tesoro de Cristo, Su preciosa novia amada. La iglesia es Su constante gozo. Cristo espera anhelante el momento en que Su novia esté completa y El pueda venir a recibirla para El (Efesios 5:25—26). Nosotros debemos agradecer a Dios por la iglesia tal como Cristo le agradece. ‘Nuevamente en este aspecto Pablo es el ejemplo sobresaliente. Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros” 1 Corintios 1:4. “También yo, habiendo oído ... no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones” Efesios 1:15—16. “Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros” Filipenses 1:3—4. “Siempre orando por vosotros, damos gracias al Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo”
  • 57. Colosenses 1:3. “Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones; acordándonos delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe” 1 Tesalonicenses 1:2—3. ¿Agradeces constantemente a Dios por tu iglesia? Agradecer a Dios una y otra vez acrecentará tu amor. Solamente el amor, ese amor paulino, ese amor como el de Cristo, es lo que puede sostenerte y capacitarte para que seas el líder que Dios quiere que seas. Necesitarás repeti- damente suplicar a Dios que te bautice de nuevo con Su amor. Una y otra vez tendrás que apelar al Espíritu Santo para que derrame Su amor con nuevos ríos de plenitud que surgen a través de tu alma. Este ministerio es costoso —cuesta mucho en amor, lágrimas, súplicas, intercesión agonizante, tiempo y energía del alma pero debes amar —amar más y más y más.2. Haz de la iglesia tu gozo especial. Cuando ames intensamente a la gente, ésta se volverá tu fuente constante de gozo, especialmente a medida que vayan respondiendo a tu amor. Te regocijarás constantemente al ver que el Espíritu de Dios obra en la iglesia que amas de corazón, igual que un padreo madre se regocija observando a su hijo o hija que juega, crece, dice cosas interesantes y se desarrolla constantemente. Pablo llama gozo y corona suya a los filipenses (Filipenses 4:1); escribe a los tesalonicenses: “Porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor. Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios” 1 Tesalonicenses 3:8—9. Pablo no sólo se limitaba a regocijarse constantemente por la iglesia sino que ésta era su orgullo y gloria y, en ella, se deleitaba con profunda satisfacción espiritual. Escribió a los corintios: “Por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero” 1 Corintios 15:31.”Mucha franqueza tengo con vosotros. Mucho me glorío con respecto de vosotros” 2 Corintios 7:4.3. Mantén la iglesia en tu corazón. Pablo atestiguó que: “Os tengo en el corazón” Filipenses 1:7. Ellos estaban escritos en su corazón (2 Corintios 3:2). Tenían tal lugar en el corazón de Pablo que él apenas si hallaba palabras para expresarlo: “Estáis en nuestro corazón, para morir y para vivir juntamente” 2 Corintios 7:3. David Brainerd escribió para referirse a su amor por los míos norteamericanos “cuando dormía, soñaba estas cosas y cuando despertaba esta gran obra era lo primero en que pensaba”. Brainerd mantuvo a esa gente en su corazón ¿Está constantemente en tu corazón la gente a la cual ministras?4. Abre tu corazón enamorado a la iglesia. Pablo escribió a los corintios: “Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado” 2 Corintios 6:11. Pablo se refería a la profundidad de su amor por la iglesia que le hacía llorar por ellos cuando presenciaba sus luchas y sus necesidades (2 Corintios 2:4). Pablo atestiguaba que se recomendaba en todo como ministro de Dios en bondad y amor sincero (2 Corintios 6:6). El se demostraba un verdadero obrero seguidor de Dios (y. 1) por su amor. El les enviaba por escrito su amor (1 Corintios 16:24). Les dijo a los tesalonicenses que su amor por ellos se acrecentaba y rebosaba (1 Tesalonicenses 3:12). Mientras más tiempo pasas con tu iglesia, más querrá el Espíritu que los ames y más se precipitará, impetuoso, el torrente inundador de tu amor. Pablo puso a Dios por testigo de su profundo y verdadero amor por su pueblo (2 Corintios 11:11). Aunque ausente en el cuerpo, estaba con ellos de manera espiritual, en sus oraciones y su amor, observándolos y deleitándose en ellos (Colosenses 2:5). No te atrevas a reaccionar a las actitudes o conductas desilusionantes de algunos miembros del rebaño ni a cerrar tu corazón a ellos. Los líderes cristianos deben proponerse mantener siempre abiertos en forma consciente sus corazones por medio del amor para su congregación.
  • 58. 5. Anhela constantemente santidad para tu iglesia santa. Pablo escribió a los filipenses: “Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con entrañable amor de Jesucristo” Filipenses 1:8. Sus anhelos eran tan inmensos porque Jesús habla compartido con él tan profundo afecto por la iglesia. ¿Puedes tú dar testimonio que Dios te ha dado un amor especial por aquellos a quienes ministras? ¿Qué hizo Pablo debido a ese amor dado por Dios? Nos lo dice en los versículos que siguen: puesto que no podía estar con ellos, oraba constan- temente por ellos. De nuevo Pablo dice respecto a ellos: “Hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía” Filipenses 4:1. Pablo anhelaba ver a los tesalonicenses (1 Tesalonicenses 3:6) y atestiguaba que sus anhelos de verlos lo conmovían tan profundamente que casi le eran insoportables, “pero nosotros, hermanos, separados por un poco de tiempo, de vista, pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro; por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente, una y otra vez ... por lo cual, no pudiendo soportarlo más ... por lo cual también yo, no pudiendo soportar más” 1 Tesalonicenses 2: 17—18; 3:1,5. Pablo añoraba intensamente a sus hermanos y hermanas en la fe, cuando no estaba con ellos, sentía dolor. Ese mismo amor lo mantenía orando constantemente por ellos. ¿Sientes ni anhelos un amor tan profundo por tu gente que te lleven a orar constantemente? 6. Amor a través de la constante intercesión por la iglesia. Aunque tu oración por tu gente nunca sea evidente para ellos, el amor que inviertes en orar por ellos, se vuelve, no obstante, evidente en muchas formas. El líder que invierte tiempo en orar por su gente no necesita decirlo, pues ellos van a captar su preocupado interés que enlazará sus corazones con él. La oración es, por cierto, la forma más poderosa de amar a la gente. No es la única pues no puede sustituir a las demostraciones concretas de amor pero es la base de todas las demás formas y de ella depende la efectividad de todo lo demás. Cristo vive para interceder por la iglesia y el mundo. El dirige al Espíritu para que ponga las cargas de oración por la iglesia en el corazón de un santo líder Cada preocupa- ción de orar por alguien viene a ti directamente del corazón de Dios y es algo que Dios te encarga. No oses fallar a Cristo sin dedicar un tiempo semanal a interceder por tu gente. Nada es más importante. Si los apóstoles fueron dirigidos por el Espíritu para asignar muchas tareas administrativas a otros, a fin de dedicarse con más exclusividad a orar y al ministerio de la Palabra, no podemos hacer menos. No hay pastor fiel a su desempeño pastoral si cada semana no pasa cierto número de horas intercediendo por toda la iglesia, por cada familia y personas en forma ordenada para no dejar fuera a ninguno, por los diversos grupos de la iglesia (niños, jóvenes, madres, padres, etcétera) y cada ministerio de la iglesia: los misioneros que apoyan, el coro y otras formas de alcance. El pastor pasará también mucho tiempo orando para que Dios unja su ministerio, para que lo toque el avivamiento del Espíritu y por la cosecha mundial.7. Ama la iglesia como si fuera tu padre y madre. Para formar una iglesia, hay que pagar un precio muy alto, tan alto y doloroso, que el proceso se parece a dar a luz a un bebé. Pablo usó la misma expresión empleada para significar el parto. Incluso después de haber plantado una iglesia, habrá crisis durante las cuales el líder dado por Dios atraviesa por los dolores de partos espirituales. Pablo dice: “Hijitos irnos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros’ Gálatas 4:19. Pablo tuvo que pasar por este sufrimiento más de una vez por las mismas iglesias. Satanás puede tentarte a renunciar a una iglesia o grupo o personas. Puede que tengas quepedir a Dios un amor nuevo y profundo y la fe que nunca antes hayas sentido. El EspírituSanto siempre está listo para verter más amor de Cristo en tu corazón. Pablo atestiguaba:
  • 59. “Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propioshijos” 1 Tesalonicenses 2:7. El líder tiene que alimentar continuamente a los cristianos enfermos, como si hubieranvuelto a ser bebés espirituales. Los cristianos no maduran espiritualmente a la misma velo-cidad; a veces, algunos hasta parecen retroceder en lugar de madurar. Si tú llevas una cargapaulina por ellos, vas a pasar, a menudo, trabajos de oración parecidos a los dolores de partoespiritual. Serás, con frecuencia, la niñera de los creyentes débiles. Pablo no sólo dio testimonio de un papel maternal sino también de uno paternal: “Asícomo también sabéis de qué modo, como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamosa cada uno de vosotros, y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que osllamó a su reino y gloria” 1 Tesalonicenses 2:11—12. Todo padre y madre sabe que cada hijo e hija tienen una personalidad diferente pero, aunasí, cada creyente debe recibir ayuda espiritual paternal para crecer en gracia y llegar a serespiritualmente maduro. Esto exige constante sabiduría, la guía y el toque especial delEspíritu en consejería, fortalecimiento, corrección y ayuda. El líder puede llevar a cada creyente a la madurez y perfección espiritual de Cristoúnicamente por la constante capacitación del Espíritu. “A quien anunciamos, amonestando atodo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto enCristo Jesús a todo hombre. Porque quiero que sepáis cuán gran lucha sostengo por vosotros”Colosenses 1:28; 2:1. El vocabulario griego usado por Pablo en ese pasaje, ilustra la intensidad de la agonía y elesfuerzo del alma envueltos en este proceso. Esfuerzo significa “empeñarse en hacer algo hasta agotarse”. Agonizar viene del griego que connota “batirse, contender, luchar, tensar al máximo cada nervio y efectuar todo esfuerzo posible “como lo hace el luchador que agoniza en sudor y dolor Eso es lo que cuesta derrotar al diablo y llevar almas a nacer y madurar; a veces conlleva más esfuerzo en oración intensa y actuar como padre y madre a nivel personal para llevar a los cristianos a su madurez, que lo que cuesta llevarlos a Cristo. Nos se trata de una lucha física, salvo el desgaste físico de luchar en oración contra Satanás y los poderes de las tinieblas. Aquí hablamos del precio interior que se paga al agonizar en lucha espiritual de oración, por lo cual Pablo lo compara con los dolores de parto. Puede decirse que muchos líderes nunca luchan en oración, ¿Luchas tú? Igual que el padre y madre se pasan noches enteras al lado del lecho de un hijo gravemente enfermo, tú habrás pasado muchas horas en las noches, en tu calidad de padre y madre espiritual, orando por tu iglesia. Te has identificado tanto con los que amas que, como Pablo, llevas contigo una constante preocupación afectuosa por todos los de tu iglesia (2 Corintios 8:16). “Y además, de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?” 2 Corintios 11:28—29. Pablo se identificaba tanto con ellos que ardía de vergüenza cuando ellos se avergonzaban, y ardía de indignación contra Satanás cuando los descarriaba. El liderazgo es una obra costosa que consume tiempo y energías, imponiendo sus demandas diurnas y nocturnas sobre el líder.8. Ama bastante a la iglesia hasta desgastarte y disponte a sufrir. Eres llamado a darte por la iglesia. Cristo se dio voluntariamente a Sí mismo hasta la muerte por ella. Puede que no seas convocado a tan extremo sacrificio pero Pablo estaba dispuesto a sufrir lo que fuera, hasta la muerte. Escucha su testimonio: “Ahora me gozo en lo quepadezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por sucuerpo, que es la iglesia. Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo megastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos. Tangrande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo elevangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muyqueridos” Colosenses 1:24; 2 Corintios 12:15; 1 Tesalonicenses 2:8.
  • 60. Queda aún un precio que pagar por la iglesia. Este compromiso dedicado de tiempo, amor,esfuerzo y sangre vital te hará un siervo de la iglesia, como a Pablo que se llamaba siervo deJesucristo y del Evangelio (Romanos 1:1; Colosenses 1:23). Puede que esto no te parezca tandifícil pero Pablo se regocijaba por ser un siervo de la iglesia (y. 25), lo cual puede ser difícil.¿Te sientes tentado, a veces, a decir “~,quién se creen que soy yo, el esclavo de ellos?” conrespecto a ciertos miembros de tu iglesia o de su cuerpo gobernante? SI, contesta Pablo, poramor a Jesús nos volvemos siervos, esclavos, de la iglesia en muchos aspectos. Entonces, ¿cómo mantener nuestra dignidad? de ninguna manera tratando de afirmarla, nianunciando que ciertas tareas sobrepasan nuestro papel. El respeto, el honor y la dignidad dellíder son mantenidos solamente por la presencia y el poder de Dios en su vida y ministerio.La humilde servidumbre puede, en realidad, exaltarte en la estima de tu iglesia. No estás llamado a realizar diligencias por cada uno de ellos pero sí a ser amigo y ayudara todos. Puede que lamentablemente declines a ayudar en ciertas situaciones debido a lasprioridades espirituales, lo cual será comprendido si eres reconocido como persona de Dios,de oración y usado con poder por el Espíritu Santo. Vive lleno del Espíritu de Dios quejóvenes y viejos te respeten como persona de Dios y quieran que te des primordialmente alministerio espiritual. XX. EL CORAZON DE PASTOR Tienes corazón de pastor? Nada más esencial para el liderazgo cristiano. La Bibliadescribe repetidamente a los líderes cristianos. Tienen que ser atalayas, como Dios le dijo aEzequiel que El lo habla constituido atalaya de Israel, teniendo dos deberes: oír la palabra deDios y dar al pueblo el mensaje de Dios (Ezequiel 3:17). Treinta capítulos después Diosrepite el mismo mensaje para luego, seguir diciendo que el líder es responsable por hacer quetodos conozcan adecuadamente la advertencia y mensaje de Dios. Si el líder no logra dar elmensaje de Dios, tendrá que rendir cuenta por la sangre de esa gente (Ezequiel 33:1—9).Dios añade la responsabilidad de la intercesión a la función de atalaya (Isaías 62:6). En el tiempo del Antiguo Testamento no hubo, en realidad, pastores aunque tanto profetascomo reyes que Dios escogía, ejercieron algunos las funciones de atalaya en ciertas ocasio-nes. Pastor fue otro vocablo empleado en la época del Antiguo Testamento para designar laresponsabilidad espiritual de los líderes. Dios quiere que tú, en tu calidad de líder cristiano, tengas el corazón del pastor. Cada líderes responsable por pastorear toda la gente bajo su influencia y cuidado. Cada anciano odiácono comparte algunas de las responsabilidades del pastoreo en una iglesia en particular.Cada profesor de escuela dominical o líder de un grupo de la iglesia tiene una respon-sabilidad semejante. El obispo de una denominación o el supervisor de una organizacióncristiana es responsable por pastorear a los pastores u obreros cristianos que supervise. Elpastoreo es uno de las funciones más importantes y necesarias del pueblo de Dios y, en ciertamedida, cada cristiano es responsable por ayudar a pastorear a los menores en la fe y,también, en edad. JESUS, EL MODELO DEL PASTOR Dios tiene el corazón del pastor. Moisés denomina a Dios como el Pastor de Su pueblo(Génesis 49:24). David dijo de Dios “El Señor es mi pastor” (Salmo 23:1). Su salmo depastor destaca precisamente la manera en que Dios es nuestro Pastor y la seguridad quetenemos debido a esta gloriosa verdad. El escritor del Salmo 80 oraba a Dios el Pastor queconduce a Su pueblo como rebaño (Salmo 80:1).
  • 61. Isaías se regocija que Dios el Soberano Señor tenga el corazón de Pastor. Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas. Isaías 40:11 Jeremías profetizó que Dios iba a “cuidar su rebaño como pastor’ (Jeremías 31:10).Repetidamente en la época del Antiguo Testamento, podemos ver que cuando fallaba laintervención humana, Dios ejercía su autoridad soberana y cumplía su promesa de intervenir(Jeremías 23:4; Ezequiel 34:11—16; Zacarías 10:3). Luego, Jesús anuncia que El es el Buen Pastor que Dios había prometido (Juan 10) y queva a cumplir las promesas del Antiguo Testamento y la función anunciada en Su propiaparábola del Buen Pastor (Juan 10:2—5).1. Las ovejas escuchan Su voz. Reconocen Su voz pero no la de los falsos pastores.2. El conoce todas Sus ovejas en forma individual y las llama por su propio nombre a cada una. Esto expresa Su detallado cuidado de nosotros, Su Intimo conocimiento de nosotros y Su amor por nosotros. El es el modelo del Pastor para todos Sus líderes de hoy. Cada pastor, profesor de escuela dominical y líder de la iglesia debe conocer a cada uno de los que dirige por su nombre en forma minuciosa y personal, ¿lo haces tú?3. El las conduce donde satisfagan sus necesidades. El es responsable por cada una de las necesidades de las ovejas, especialmente por su constante necesidad de ser guiadas. ¿Provees tú para que todas las necesidades espirituales de tu rebaño sean satisfechas?4. El va adelante de ellas que le siguen. El es ejemplo de todo lo que El enseña, ejemplo para cada líder y pastor. Tú, en tu calidad de pastor, debes ser ejemplo de todo lo que enseñas para todos a quienes enseñas. Debes ser el modelo personal de toda la verdad que presentas.5. El vino para que Sus ovejas tengan vida plena y abundante. El se ocupa de toda la vida de los Suyos. La vida espiritual es Su principal preocupación, pero Cristo como Señor de toda la vida se interesa por toda la vida. La oración debe cubrir toda la vida. La guía es para toda la vida. Hasta los así llamados “aspectos seculares” de la vida deben ser vividos en forma compatible con la espiritualidad. Tú, en tu calidad de pastor, líder, del pueblo de Dios, debes seguir las prioridades de Cristo. Lo espiritual siempre debe tener la precedencia pero nada será descartado o descuidado. Si tú eres pastor tienes que estar muy al tanto de todos los gozos, penas, éxitos, fracasos, heridas, dolores y necesidades de tu rebaño. Cualquier iglesia local del» tener un tamaño adecuado o bien debe proveer para que haya pastores asociados y ayudantes que se reúnan semanalmente con grupos de pastores asistentes, que sepan los detalles íntimos de todos los componentes de su grupo. A su ‘vez, éstos deben canalizar todas las necesidades urgentes de oración al pastor principal o a todo el grupo de pastores. Cada creyente tendrá un pastor responsable que lo conozca por su nombre, que ore por él o ella y comparta, con gozo, todos los detalles de su vida cuando sea oportuno. Esta plenitud de oración y guía debe estar a disposición de la vida de cada miembro del rebaño. Yo encontré en Corea, que muchas de las iglesias grandes de “Iglesia Evangélica Coreana”, establecidas por OMS Internacional, donde he servido por casi cincuenta años, llevan detalladas estadísticas semanales que publican en los boletines dominicales de las iglesias. La iglesia local está dividida en grupos de diez a veinte personas; cada uno de estos grupos tiene un pastor designado que dirige la reunión de oración semanal y que compila las estadísticas referidas a cada persona de su grupo: asistencia a los servicios, ofrendas, diezmos, capítulos de la Biblia leídos en la semana, cantidad de almas para Cristo ganadas en la semana. El boletín dominical publica estos
  • 62. datos para toda la iglesia. Cada pastor debe informar al pastor principal sobre los enfermos y de toda necesidad urgente de oración de su grupo. Le pregunté a un pastor sobre un dato en especial y me respondió: “Usted sabe lo que pasa con una mujer embarazada. Estos son los perdidos que este grupo, en particular, ahora lleva en sus corazones, como una embarazada lleva a su bebé hasta que nace”. ¡Cada grupo estaba, por así decirlo, embarazado de una o más almas!6. El es el Buen Pastor lesas repitió esta importante proclama. Cada vez, El agregaba esta significativa declaración que debe ser válida de todo buen pastor. Cada pastor cristiano debe ser un buen pastor.a. Cristo es el Buen Pastor porque El da Su vida por las ovejas (Juan 10:10,15). El hizo esto en dos formas. Se entregó a Sí mismo en forma plena y también a su ministerio y a los Suyos. De esta manera, El entregó Su vida cada día. Toda la encamación fue una entrega de Su vida. También entregó Su vida hasta las últimas consecuencias pues no vaciló en morir por Sus ovejas. Como pastor cristiano tú debe disponerte a entregar diariamente tu vida por tu rebaño. Debes negarte a diario por amor a ellos. Debes regocijarte con los que se regocijan y llorar con quienes lloran (Romanos 12:15). Debes dolerte y arder internamente por los que pecan (2 Corintios 11:29). Debes sentirte débil con cada uno que se sienta débil (y. 29) pero también debes estar listo para defender tu rebaño aun con tu propia vida si fuera necesario en momentos de persecución.b. Cristo es también el Buen Pastor porque El conoce a Sus ovejas y Sus ovejas lo conocen a El (Juan 10:14—15, 27). ¿Cuán profundamente El las conoce? Tan profundamente como conoce al Padre y tan profundamente como el Padre le conoce a El. Repito, Jesús es el Modelo, el ejemplo de todos Sus pastores asistentes. Tú no vas a pastorear completamente a quien no conoces. Tu oveja necesita sentir que te conoce. Únicamente así puedes tú satisfacer sus necesidades y, solamente entonces, pueden las ovejas confiarse plenamente a ti. Ellas necesitan conocer cada latido de tu corazón. No pueden recibir tu ministerio pastoral en forma completa, si no te conocen. La llave del liderazgo o de cualquier forma de ministerio pastoral es conocer al rebaño, únicamente así puede ser efectivo tu cuidado, y tu identificación de amor personal hacia cada una de ellas. Debe haber unaidentificación intensamente personal en el corazón del pastor. Jesús dice dos veces en este capítulo que El conoce a Sus ovejas (vv. 14,27). Jesús afirmaque esto es muy importante para la función del pastor La única forma en que conoces a unapersona es estar con ella, estar disponible para ella e ir donde esté cuando te necesita. QueDios te ayude a conocer adecuadamente a las ovejas de tu rebaño. XXI. LA FIUNCION DEL PASTOR David, el rey—pastor, entrega el mejor retrato del pastor en el Salmo 23. David conocíadesde su niñez la vida del pastor pues él mismo vivió en los campos con sus ovejas, de modoque las conoció muy bien. Hasta cuando empezó a servir a Saúl, siguió yendo y viniendo desu rebaño. David tuvo el corazón de pastor tanto para sus ovejas como, después, para su pueblo alcual gobernó como rey—pastor. Arriesgó su vida al enfrentarse a un león, después a un oso,para defender el rebaño (1 Samuel 17:34—36). Arriesgó repetidamente su vida luchando porsu pueblo. Tan ideal fue David, el rey—pastor, que Cristo es llamado David, esto es, rey—pastorcomo David (Jeremías 30:9; Ezequiel 34:23—24; Oseas 3:5) en las profecías del futuro reino
  • 63. de Cristo como Rey. David es el pastor ideal que retrata a Dios como nuestro Divino Pastoren el Salmo 23, delineando para nosotros en la función de pastor que debemos emular> EL PASTOR PROVEE ABUNDANTE ALIMENTO ESPIRITUAL “En lugares de delicados pastos me hará descansar” Salmo 23:2. El alimento espiritualadecuado es la razón primaria para necesitar un pastor. Descansar sugiere comer hasta sa-ciarse y, luego, descansar satisfecho y bendecido. La oveja que reposa en buenos pastos tienetodo lo que desea. No hay nada que produzca más satisfacción, más felicidad y lealtad, en una oveja, que elalimento espiritual adecuado que asegura el constante crecimiento espiritual—crecimiento enel conocimiento de Dios, Su Palabra, y vida personal semejante a la de Cristo, en el fruto delEspíritu. Las ovejas hambrientas no se echan sino que siguen buscando más pastos. Una iglesia ogrupo que pierde miembros, es probable que no esté recibiendo una adecuada alimentación.La dieta espiritual puede tener sus bases en la Biblia pero falta algo en calidad, en laprofundidad de la exposición y en la variedad de la enseñanza doctrinal. Puede también queel sello del Espíritu Santo no esté puesto con toda fuerza en el ministerio. El ministerioungido trae cosas nuevas y viejas constantemente (Mateo 13:52) y está lleno de las cosas pro-fundas de Dios (1 Corintios 2:10); proporciona amiento rico y abundante. El líder o pastor que durante sus meditaciones y oraciones diarias experimenta larevelación del Espíritu Santo sobre cosas que “ojo no ha visto ni oído ha escuchado ni menteha concebido” pero que “Dios ha preparado para quienes le aman” (1 Corintios 2:9), participade banquetes de las cosas profundas de Dios que se encuentran en Su Palabra. Este líder seconmueve y entusiasma tanto porque el Espíritu le ilumina la Palabra que va a predicar oenseñar “por el Espíritu Santo se lo envía desde el cielo” (1 Pedro 1:12). Cuando el rebaño percibe el santo entusiasmo de Dios en su voz y el entusiasmado gozodel Espíritu en su rostro, mientras despliega las grandes verdades de Dios que el Espíritu hacetan reales, el rebaño entra al banquete, junto con su pastor, ellos participan de las uvasespirituales de Esheol, la leche y miel de Canaán. La gente que es ricamente bendecidasemana tras semana por sentir que Dios les alimenta por a través de su pastor, es la mejorpropaganda para invitar a otros hambrientos a venir y ser alimentados. Un sorprendentenúmero de cristianos están insatisfechos con el ministerios que ellos reciben y se sientenhambrientos, medio famélicos con la dieta espiritual que les dan en su iglesia. ¿Queda conhambre tu rebaño después de escucharte? Dios nos ha creado en forma tal que el cristiano espiritualmente vivo anhela rico alimentoespiritual. Ay del pastor que no sabe cómo extraer mensajes profundos y espiritualmenteconmovedores de Dios y Su Palabra. Dios siempre tiene un mensaje para Su pueblo y laverdadera persona de Dios, diligente para orar, leer y estudiar la Biblia, recibirá, semana trassemana, el mensaje de Dios para el pueblo. Si tu pueblo está hambriento espiritualmente,estará inquieto. Saben que algo falta. ¿Está inquieto tu rebaño? EL PASTOR GUIA CONSTANTEMENTE AL REFRIGERIO ESPIRITUAL Cada cristiano necesita momentos especiales de refrigerio espiritual. “Junto a aguas dereposo me pastoreará” Salino 23:2. El pasaje habla de la oportunidad constante que nos daDios para saciar la sed espiritual. Es normal que el cristiano ansíe más y más de Dios. Loscristianos que no tienen sed espiritual, están enfermos espiritualmente. El agua habla del ministerio del Espíritu Santo. Dios nos creó para ser llenados con elEspíritu, para reconocer la presencia del Espíritu y para anhelar demostraciones de la obra delEspíritu. No me refiero primordialmente a los dones espirituales sino a la unción, la guía, laasistencia para orar, las respuestas a la oración de parte del Espíritu de Dios. También hablo
  • 64. de la penetrante percepción de la presencia de Dios en un servicio y de su evidencia en elministerio de los líderes que sirven a Dios. La verdad carente de la bendición especial del Espíritu no basta para satisfacemos. Laverdad más maravillosa puede ser presentada en forma letal (2 Corintios 3:6). Lo humanopredomina tan claramente en algunos servicios que poco se nota la presencia del Espíritu. Ellíder no puede controlar la obra y la manifestación del Espíritu pero sí puede hacer mucho,para preparar el camino y que se manifieste la refrescante presencia del mismo.1. Tu vida personal de oración decide, en gran medida, la plenitud con que el Espíritu unge y refresca a través de tu ministerio. Toda persona espiritual sabe cuando el predicador está ungido; hasta los perdidos pueden, a veces, sentir la presencia de Dios en el servicio y en el ministerio de la Palabra de Dios, la oración y los cánticos.2. La instrucción que impartes al coro o a los cantantes especiales, prepara para el refrigerio de Dios. Cuando los impulsas para que preparen sus corazones orando, selec- cionando los números musicales mediante oración, destacando las palabras para que sean completamente entendidas y no apenas el despliegue de tu voz, cuando procuras que lo que ellos canten sea el mensaje de Dios y destacas que la música debe ser parte del ministerio del Espíritu, todo eso puede ayudarles a ser usados por el Espíritu. Tu momento de oración con ellos antes del servicio puede servir mucho para ayudarles a entender que dependen del Espíritu.3. La preparación de tu propio corazón para la oración en público proporciona el camino para el refrigerio del ministerio del Espíritu. Tu compromiso pastoral de orar en público es un avance de las bendiciones que Dios va a traer a través de tu mensaje. Guía a tu congregación hacia la verdadera presencia de Dios. Todo esto tiene un gran significado en la preparación del camino para el refrigerio del Espíritu.4. La preparación de tu propio corazón para leer la Santa palabra de Dios prepara el camino al Espíritu. Deja que Dios te guíe en la selección de la Palabra, en el énfasis de una palabra específica que leas y deja que su unción y refrigerio caigan. Esto es también preparar el camino para el espíritu. Paul Rees cuenta que supo lo que era adorar cuando era un joven ministro, al oír tan sólo a G. Campbell Morgan leer la lección de la Biblia antes de predicar. ¿Escucha tu rebaño hablar a Dios cuando tú lees la Biblia?5. La manera en que preparas a tu congregación para cubrir con oración cada servicio es una forma de preparar el refrescante ministerio del Espíritu. Puedes arreglar que un cierto número de personas de la congregación, elegidas en forma rotativa, pasen una media hora orando el día sábado y, nuevamente, en la mañana del domingo; cuando menos, quince minutos cada día. Deben interceder para que Dios refresque con Su presencia todo el servicio. También puedes arreglar que un grupo de voluntarios se reúna unos cuarenta minutos antes del servicio a orar hasta unos diez minutos antes que empiece el servicio. Spurgeon contaba con un grupo grande que oraba durante el servicio pero, también, tenía una congregación enorme, por lo cual no disminuía gran cosa la asistencia al servicio. Tu meta debe ser que se capte la presencia de Dios en el servicio en forma tal que todos —salvos e incrédulos— sean tomados por el Espíritu de Dios, tomen conciencia de Su presencia y se humillen ante Dios con nueva obediencia a Su voluntad. Pablo indicó que esto es posible cuando el Espíritu usa el servicio para escudriñar los corazones de los presentes, revelando necesidades internas, pecados y fallas olvidadas y la gran provisión de Dios para cada una de las necesidades. Pablo dijo que el incrédulo puede quedar tan convencido de Dios en ese medio que: “Lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros” 1 Corintios 14:25. No sólo el incrédulo será profundamente conmovido sino que el salvo puede ser aun más tocado y movido por el Espíritu hacia la senda de la voluntad de Dios cuando reconoce, en forma reverente, la santa presencia de Dios manifiesta entre ustedes; el mismo Dios que habla por medio de los himnos, las oraciones y el mensaje; la mano de Dios sobre el servicio
  • 65. —esta debe ser tu nieta. Solamente el santo ministerio del Espíritu en un servicio traerá Su agua refrescante que calma la sed espiritual, cosa que puede manifestarse en diversas formas. Otorgará vida y regocijo especiales a los cánticos; añadirá santo sosiego a gran parte del servicio. Puede que haya tranquilas lágrimas de gozo cuando se lee la Palabra de Dios o cuando diriges las oraciones en público. Agregará ese especial sentido de la unción de Dios sobre tu mensaje y ti mismo en tu calidad de mensajero de Dios. Ayudará a que cobre vida la Palabra de Dios para hablar personalmente a los corazones de los que escuchan. Puede producir una especial toma de conciencia de la presencia de Dios. Puede otorgar una libertad especial para responder cuando tú desafías a la congregación a comprometerse al terminar el servicio. EL PASTOR AYUDA A LA RESTAURACION ESPIRITUAL Parte de la vida de la iglesia es que, ocasionalmente, un miembro necesite restauraciónespiritual (Salmo 23:3). Satanás siempre está presente para tentar a los cristianos a incurrir ennegligencia espiritual, a enfriarse y relajarse espiritualmente o a que se rindan a la incitacióny espíritu del mundo. Satanás siempre está listo para acusar un cristiano ante otro, para hacerque una persona entienda mal la conducta o motivos de un tercero. Satanás apela a lanaturaleza camal para romper la comunión, herir a los creyentes y, de ser posible, hacerlospecar abiertamente. Si el diablo no logra hacer pecar al cristiano, trata de separarlos de lacomunión con otros cristianos así, se vuelven presa más fácil. Como pastor tú debes estar siempre alerta ante las señales de frialdad, desaliento,debilidad espiritual o del comienzo de tentaciones en tu rebaño. La exhortación que sigue espara todos los cristianos, pues somos, cada uno, el que guarda de nuestro prójimo.“Hermanos, si alguno fuere sorprendido enalguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre” Gálatas6:1. Pero es deber especial del pastor restaurar al denotado en forma espiritual y mansa puesesa es una manera de tratar de compartir las cargas del otro y ayudarlo a llevarlas; esta es laley de Cristo para la iglesia (Gálatas 6:2; 2 Corintios 2:7—8). Tus enemigos deben ser tratados con mansedumbre, evitando las peleas y demostrandobondad en la esperanza que se arrepientan (2 Timoteo 2:24—26). Bernabé restauró a Juan Marcos después que éste había fallado en Creta y, más adelante,Pablo encontró gran ayuda en él (2 Timoteo 4:11). Nosotros estamos en deuda con Marcospor haber escrito el Evangelio que lleva su nombre. Pedro fue restaurado después que negó asu Señor y llegó a ser el primer líder de la iglesia. Jonás fue restaurado después quedesobedeció de la voluntad de Dios. David fue restaurado y usado nuevamente de una formatremenda por Dios, aunque había pecado trágicamente. Como pastor tú debes estar siempre alerta ante cualquier señal de desaliento, debilidad otentación. El ministerio de la exhortación es uno de los deberes más importantes del pastorDios dijo a Moisés que animara a Josué (Deuteronomio 1:38) y lo fortaleciera (Deuteronomio3:28), A veces te será necesario fortalecerte y animarte en el Señor, como lo hizo David (1Samuel 30:6) Josías animó a los sacerdotes en sus ministerios (2 Crónicas 35:2). Isaíasexhortó “da ánimo al oprimido” (Isaías 1:17). Judas y Silas tuvieron un ministerio de exhortación en Antioquía (Hechos 15:32). Pabloenvió a Tíquico a exhortar a los efesios (Efesios 6:22) y a los colosenses (Colosenses 4:7—8). También mandó a Timoteo para fortalecer y exhortar la iglesia de Tesalónica (1Tesalonicenses 3:12). Pablo urgió a los creyentes de Tesalónica para que se dieran ánimosunos a otros (1 Tesalonicenses 5:11) y especialmente a los tímidos (5:14). Pablo pidió queDios los exhortara (2 Tesalonicenses 2:17) y dijo que uno de los requisitos para un líder dela’iglesia es la habilidad de dar ánimos con la sana doctrina
  • 66. asu prójimo (Tito 1:9). Los jóvenes deben ser animados (Tito 2:6). Pablo impulsó a Tito queanimara a quienes estaban bajo su ministerio (2:15). En su última carta, antes de morir,impulsó a Timoteo a que ejerciera el ministerio de la exhortación (2 Timoteo 4:2). Pablo consideraba este ministerio de la exhortación como una función espiritual muyespecial del pastor. Trata de exhortar con sustancia, con sólida enseñanza doctrinaria im-partida en forma significativa y alentadora (2 Timoteo 4:2; Tito 1:9). Esto debe a veces ser elequilibrio de la disciplina que tú pastor debes también ejercer (2 Timoteo 4:2; Tito 1:9;2:15). Manténte alerta para detectar cuál de tus ovejas necesita restauración o exhortaciónespiritual. EL PASTOR DEBE GUIAR A SU CONGREGACION El pastor es mirado tan de cerca que lo que dice y hace a menudo es imitado por todos porser el líder espiritual, y en muchos aspectos de la vida esto conduce a bien o a nial. Losprincipios que proclama y las normas bíblicas de conducta que enseña pueden tener unprofundo efecto en su congregación. Sus actitudes y acciones rectas afectan, consecuente-mente, a la sociedad y al gobierno. El pastor debe ayudarles a llevar vidas rectas, que sean lasal de la sociedad y La luz cristiana en la tiniebla secular del paganismo que los rodea. Estees el significado de: “Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”. “Por amor desu nombre” significa, “de acuerdo a Su santa naturaleza” y “por el honor de Su nombre”. Las normas bíblicas enseñan a trabajar duro, a ser íntegros en el empleo y toda la vida, agastar en forma frugal y ayudar al necesitado. Esto no ayuda solamente a la iglesia paraimpactar íntegramente en la sociedad sino que también obtiene recompensas del Señor quebendice a los creyentes con paz, bendición espiritual y física y, a veces, con prosperidadpersonal. Así como una de las funciones principales del Espíritu Santo es aconsejar, el aconsejar esun aspecto importante en el ministerio del pastor La palabra griega parakletos, que usó Jesúscomo nombre del Espíritu Santo en varios pasajes del Evangelio de Juan (14:16, 26; 15:26;16:7) puede traducirse como Consolador, Ayudador o Consejero, este último términopreferido por algunas traducciones de la Biblia. El Espíritu Santo nos es dado para guiamos atoda verdad (Juan 16:13) y otras muchas formas. El Espíritu Santo se complace en dirigir acada cristiano (Romanos 8:14). El Espíritu Santo es el Consejero de cada creyente pero está especialmente dispuesto aequiparte, en tu calidad de pastor, para que guíes y aconsejes al pueblo de Dios que estápuesto bajo tu liderazgo. Si tienes el corazón de pastor, verás constantemente las necesidadesde enseñanza y consejo bíblico, sabio y amante. Necesitas orar constantemente pidiendo elconsejo y unción del Espíritu para este aspecto de tu ministerio. Vas a ser el verdadero amigoy consejero de tu gente que, a menudo, ellos dan una especial importancia a tu consejoporque te reconocen como el representante de Dios para ellos. Debes ser extremadamentecuidadoso y guiado por el Espíritu cuando, tú los diriges y aconsejas.EL PASTOR DEBE ESTAR CON SU GENTE EN SUS MOMENTOS DE NECESIDAD En la misma forma en que David sabía que Dios era su Pastor y estaba con él (Salmo23:4) especialmente en momentos de apuro, tus ovejas deben saber que tú como pastor deellas, siempre estás disponible y listo para compartir sus horas de necesidad. En tiempos deenfermedad, muerte, problemas familiares y otras crisis de la vida, tú, en tu calidad de pastor,debes ir a ellos tan rápido como puedas. A menudo puedes ayudar a suplir sus necesidadespero tu presencia siempre les será tranquilizadora y para eso está el pastor. David fuefortalecido porque, como le decía a Dios, “Tú estás conmigo
  • 67. Muchas veces no sabrás bien qué decir ni podrás darles las respuestas que ellos tantoanhelan pero puedes estar con ellos ya que, entonces, es el momento para demostrar elcomprensivo amor de Cristo y para gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran(Romanos 12:15). Esos momentos de necesidad tienen prioridad sobre cualquier otra cosa. En tu calidad depastor puedes no quedarte con ellos todo el tiempo que quisieras pero, por lo menos, debes ir,tocar sus vidas con bendición y orar con ellos. Hay momentos en que tendrás que sentartecallado durante horas al lado de una cama en el hospital, sólo para estar ahí con ellos. Si nopuedes hacerlo, visítalos aunque sea por un momento; la oración suele ser la bendición másimportante que puedes dejarles. Si eres conocido como persona de Dios y de oración, tuintercesión será mucho más deseada, significativa y buscada. A veces la crisis espiritual de una persona aún no salvada, que no tiene relación con lacongregación, o por quien la congregación ha orado mucho, puede tener precedencia sobre laenfermedad de un miembro de la congregación, que entenderá el caso si tú, como pastor, loshas preparado enseñándoles la constante preocupación por el perdido. Ellos entenderán porqué esa crisis del incrédulo es prioritaria sobre todo lo demás. El pastor deja a las noventa ynueve ovejas en el redil para ir en ayuda de la perdida. Parte de la bendición que David recibió de Dios su Pastor es de tal magnitud quesolamente Dios pudo habérsela dado. Solamente El puede ungir con Su Espíritu (simbolizadopor el aceite de la unción). Solamente Dios es la fuente de la bondad y amor divino, pero si túen tu calidad de pastor del pueblo de Dios, sigues las cinco funciones delineadas de acuerdoal pastoreo de Dios, serás una constante bendición para Su pueblo, tal como Dios espera quelo seas. Para esto te llamó Dios a ser pastor XXII. LA RESPONSABILIDAD DEL PASTOR El pastor siempre es responsable de rendir cuenta por todos los que son parte de surebaño. Zacarías advirtió que la ira de Dios arde contra los líderes —pastores infieles—.“Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigaré a los jefes; pero Jehová de losejércitos visitará a su rebaño ... y los pondrá como su caballo de honor en la guerra” Zacarías10:3. En cuanto a ti pastor siempre eres responsable ante Dios por el estado de Su rebaño y deSu oveja individual. Dios es el Gran Pastor Soberano y tú eres un ayudante de pastordirectamente responsable ante El. Zacarías pronuncia una advertencia especial para el pastor que abandona a su rebaño.“¡Ay del pastor inútil que abandona el ganado!” Zacarías 11:17. El pastor no tiene cl mismo derecho de huir ante el peligro como lo tiene una personacomún y corriente. El capitán no tiene derecho de abandonar su barco en tanto quede un solopasajero en peligro. El policía no tiene el derecho de huir de un delincuente que pone enpeligro a otras personas. El policía es responsable por morir en cumplimiento de su deber sies necesario para proteger a otras personas. El padre o la madre no tiene el derecho deabandonar a su hijo que está en peligro. El pastor no tiene el derecho de abandonar su rebañocuando surge peligro. Cuando la policía armada del templo vino a Getsemaní, Jesús losenfrentó y les dijo que dejaran tranquilos a Sus discípulos (Juan 18:4—8). PASTORES INFIELES La responsabilidad de rendir cuenta que tienen los líderesque pastorean a Israel está profetizada en el capítulo treinta ycuatro del libro de Ezequiel, pasaje que examinamos a continuación, donde Dios pronunciasus males sobre ellos debido
  • 68. a sus fallas.1. Se cuidan a sí mismos en vez de atender al rebaño. Se preocupan más de sus intereses personales y del bienestar de sus familias que del bienestar del pueblo de Dios. “LAy de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños?” Ezequiel 34:2. Ay del líder que se preocupa menos de donde es más necesario y más de donde puede recibir más dinero o lo mejor para su familia.2. Se ganan la vida a costas del rebaño pero no se interesan ni preocupan adecuadamente de las ovejas. “Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas”. Ezequiel 34:33. Fallan en atender y cuidar debidamente al débil, al enfermo y al herido. “No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada” Ezequiel 34:4.4. Fallan en restaurar a los descarriados y no evangelizan al perdido. “Ni volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida” Ezequiel 34:4.5. Son rudos y sin compasión con la gente. “Sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia”. Ezequiel 34:4.6. Son responsables por la dispersión del rebaño. “Y andan errantes por falta de pastor, y son presas de todas las fieras del campo, y se han dispersado” Ezequiel 34:5. Cuando el pastor no pastorea verdaderamente a su congregación, la gente sufre espiritualmente y muchos son los que se van y se dispersan.7. Dios considera responsables a los pastores por lo que sucede al rebaño. El estado del rebaño es la responsabilidad directa del pastor “Por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano 3 4:9—10. PREGUNTAS QUE DEBES RESPONDER ANTE DIOS Dios habla con suma claridad. Como pastor tú eres responsable de rendir cuentas delantede Dios. Tienes la responsabilidad espiritual de cada miembro de tu rebaño. También eres, engran medida, responsable por cada miembro anterior del mismo, especialmente si ahora seencuentra sin pastor. Ante Dios tendrás que dar cuenta, algún día, de tu función como pastor,respondiendo a preguntas como las que siguen: 1. ¿Cuán bien alimentado y fortalecido espiritualmente fue cada miembro? 2. ¿Cuán bien adoctrinado en la verdad de la Biblia fue cada miembro? 3. ¿Qué esfuerzos hiciste para sanar a los que se enfermaron del espíritu? 4. ¿En qué medida agotaste todos los recursos para restaurar a los descarriados?5. ¿En qué medida buscaste a la oveja perdida fuera de tu rebaño?6. ¿En qué medida intercediste por tu rebaño, nombre por nombre?7. ¿En qué medida entregaste tu vida, como pastor, por tu rebaño?8. ¿En qué medida pusiste los intereses del rebaño por encima de los tuyos?
  • 69. 9. ¿En qué medida impediste, como pastor, que los miembros más activos de tu rebaño descorazonaran o discriminaran a los más pasivos? En el libro de Isaías encontramos la descripción combinada de los atalayas con los pastores: Sus atalayas son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir. Y esos penos comilones son insaciables; y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado” 56:10—11. Aquí se agregan varios aspectos de exhortación para los pastores.lO. ¿Estás tu pastor ciego al peligro? No te atrevas a dejarte cegar por las falsas doctrinas, los nuevos grupos que pueden surgir tratando de dividir la iglesia para descarriar a algunas ovejas. Puede que sea muy tarde para advertir a la gente una vez que llegan los falsos maestros. Debes tener a tu rebaño tan cimentado en la verdad que no tengan disposición alguna a escuchar a los nuevos falsos maestros.11. ¿Eres pastor valiente y fiel para advertir el peligro doctrinal y espiritual? No debes ser como perro guardián mudo. Debes ladrar fuerte y muchas veces (y. 10). Si has alimentado a tu rebaño con verdad espiritual y teológica profunda y con toda la gama de la doctrina bíblica, entonces cuando los extraños traigan las falsas doctrinas y enseñanzas, tu gente tendrá las respuestas o confiará tanto en ti, su líder, que primero verificarán contigo la situación. Isaías dice que los pastores no deben carecer de conocimiento.12. ¿Tienes la reputación de ser pastor con gran apetito? (y.11). El pastor que no se disciplina a sí mismo es un pobre ejemplo para su rebaño y da mala imagen al público. Demasiados son los líderes cristianos pasados de peso. Demasiados son los chistes que se hacen a costas de los ministros que aman el comer o que quieren alimentos caros. Isaías los llama penos comilones insaciables (y. 11). Tú tienes que sentar el ejemplo, en tu calidad de pastor, para el ayuno en lugar del comer abundante ¿Cómo puede quien no disciplina su propio apetito convocar a su rebaño para ayunar? El pueblo de Dios necesita hoy escuchar con asiduidad la llamada de Dios a esta disciplina espiritual, pero el líder que no ayuna no puede emitir tal llamada para su gente, ¿puedes tú?13. ¿Te has ganado la fama de querer salirte siempre con la tuya? Fácil es para una persona con autoridad en sus manos querer asir más y más autoridad. Toma más conciencia de las necesidades y deseos de tu gente que de los tuyos. Aprende a preguntar y pedir las ideas y sugerencias de tu rebaño y préstale la debida atención. No actúes como si siempre supieras todas las respuestas. Si siempre procuras salirte con la tuya y eres desconsiderado con tus ovejas, no serás conocido como persona de Dios ni por ser como Cristo. Isaías adviene a los pastores que “siguen sus propios caminos” (y. 11).14. ¿‘nenes fama de ser pastor que siempre busca su propio provecho? Isaías los condena (y. 11). Nadie que busque siempre su propio provecho va a conservar renombre de espiritual. La santidad es lo contrario del propio provecho e interés. La persona santa siempre piensa en el interés y bienestar del prójimo. La santidad es amor. William Booth envió, una vez, un sucinto mensaje al Ejército de Salvación en todo el mundo compuesto por una sola palabra: OTROS. Este fue su reto y así resumió el ministerio y las vidas de ellos: OTROS. Este es el Espíritu de Jesús que no vino a ser servido sino a servir y dar Su vida por los otros (Marcos 10:45). Jesús dijo que los líderes cristianos no deben ostentar siempre su autoridad pues tal es el camino del mundo. Jesús dijo: “Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro
  • 70. servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos” Marcos 10:43—44. Tú como pastor tienes que servir a las ovejas. Las ovejas no tienen que cuidarte aunque,en tu calidad de pastor, mereces ser mantenido (Lucas 10:7). Mereces alimento y viviendaadecuados. Tienes algunos derechos pero en muchos aspectos eres llamado a olvidar tusintereses en aras de tus ovejas. Tu llamado es a sacrificarte: primero Dios, segundo elprójimo, y después tú. XXIII. TU RESPONSABILIDAD COMO LIDER PARTE 1 El capitulo veinte del libro de los Hechos contiene las exhortaciones finales de Pablo a loslíderes de Efeso. Pablo testificó primero. El los llamó para que testificaran en cuanto a lamanera en que él había vivido y servido con ellos en su calidad de pastor fundador de laiglesia. Luego, los retó para que recordaran cómo había sido su servicio el primer día (vv. 18—27). 1. Sirvió al Señor con humildad (y. 19). 2. Sirvió al Señor con lágrimas (vv. 19, 31). 3. Se enfrentó con el peligro por amor ellos (y. 19). 4. Predicó gozoso todo lo que les fuera útil (y. 20). 5. Enseñó públicamente y en todas sus casas (y. 20). 6. El proclamé toda la voluntad de Dios (y. 27). 7. Por tres años, de noche y de día, no cesó de amonestar con lágrimas (y. 31). 8. No codició la ayuda financiera de ellos (y. 33-34). 9.Dio el ejemplo del trabajo fuerte (y. 35). 10. Dio el ejemplo de ayudar al débil y de dar (y. 35). Pablo les urge su inmensa responsabilidad como líderes en medio de este testimonio,instándoles especialmente no sólo a que sigan su ejemplo en esas diez maneras sino también: 1. Mirar por ellos mismos (y. 28). 2. Vigilar al rebaño (vv. 28,30). 3. Pastorear la iglesia (y. 28). Pablo les recuerda que ellos son responsables ante Dios a quien rendirán cuenta un día. El escritor de la epístola a los Hebreos también destaca la manera en que los líderestendrán que rendir cuenta a Dios: Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Hebreos 13:17 Pablo dice dos veces que todos los cristianos van a estar ante el tribunal de Dios(Romanos 14:10-12; 2 Corintios 5:10-11), advertencia repetida en el pasaje que sigue: Y de la manera que está establecido para los hombres
  • 71. que mueran una sola vez, y después de esto el juicio. Hebreos 9:27 Pero esa advertencia vale por igual para cristianos y los no-cristianos. Ningún cristianoenfrentará el juicio final por los pecados de los cuales se arrepintieron, confesaron y, en loposible, efectuaron restitución pero cada cristiano será juzgado por el estilo de vida que llevódespués de su conversión. ¿Qué enseñas tú para preparar a las ovejas a tu cargo en el momento en que debanarrodillarse ante el tribunal de Cristo y escuchar que El evalúa sus vidas y les anuncia susrecompensas? Me preocupa especialmente si tú estás preparado para cuando Cristo te juzgue en tufunción líder. Tú y yo, en nuestra calidad de líderes, compareceremos ante el tribunal deCristo por dos razones (Hebreos 13:17): a. Seremos considerados responsables de rendir cuenta por haber sido líderes espirituales, por tanto, dejemos de dormir (y. 17) para desempeñar nuestra responsabi- lidad de vigilar las ovejas a nuestro cargo (el vocablo griego agrupnousin significa estar insomne). La misma palabra se emplea en estos pasajes: “Mirad, velad y orad... Velad, pues, en todo tiempo orando... y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” Marcos 13:33; Lucas 21:36; Efesios 6:18. b. Seremos testigos de lo que vimos en nuestras ovejas mientras las dirigimos o pastoreamos (Hebreos 13:17). ¿Has preparado una lista de cosas que esperas te pregunte Dios cuando comparezcas ante su tribunal para ser juzgado por el papel que desempeñaste en el liderazgo? Tan cieno como que hoy vives, vas a comparecer para rendir tu cuenta. Permite que te sugiera algunos puntos en que Cristo juzgará tu fidelidad como líder. Indudablemente hay muchos otros; pero si quieres prepararte para el juicio, haz tu propia lista. RESPONDERÁS POR TUS HORAS DE INSOMNIO EN TU CALIDAD DE ATALAYA Un atalaya dormilón es un peligro. Lo último que osa el atalaya hacer, es dormirse. Elsoldado de guardia que se duerme puede ser sentenciado a muerte, ¿por qué? pues por ser unpeligro para todos los del ejército. En tu calidad de líder eres el guardián espiritual de tu rebaño, por lo que resultaespiritualmente un riesgo para las ovejas que te duermas espiritualmente. La guardia no escosa liviana sino que ser líder es una solemne responsabilidad.a. Respondes por proteger a los niños. 1. Cerciórate de que entiendan toda verdad espiritual esencial. Entrena y supervisa a los profesores de escuela dominical; haz que la verdad del Evangelio sea interesante y comprensible para ellos. 2. Verifica su obediencia a Cristo. 3. Ora por ellos por sus nombres en privado. 4. Unete a los padres que oran por sus niños.b. Respondes por proteger la verdad. 1. Cerciórate de que entiendan la verdad moral y espiritual esencial. 2. Imparte instrucción especial en aspectos que les interesen y preocupen.
  • 72. 3. Ten disposición para aconsejar a la juventud. 4. Compromete a la juventud en los servicios y actividades relacionadas con la iglesia (música, cantar, leer las Escrituras en los servicios, acomodar a la gente,ayudar al necesitado, distribuir literatura, distribuir o vender evangelios). 5. Ora, nombre a nombre, por los jóvenes que están bajo tu autoridad.c. Protege los hogares de tu iglesia. Ayuda a protegerlos mediante: 1. Planificación de las clases de la escuela dominical sobre temas de cómo se relaciona la pareja entre sí. 2. Predica sermones sobre el hogar cristiano. 3. Organiza clases para padres de niños y jóvenes con problemas. 4. Ten disposición para aconsejar a los miembros de la familia. 5. Visita casa por casa. 6. Organiza reuniones de oración en cada casa. 7. Ora diariamente por los hogares.d. Ayuda a proteger a la comunidad. 1. Prepara a tu gente para ser buenos ciudadanos. 2. Busca las oportunidades para que tu gente ayude a los más necesitados. 3. Dirige a tu gente en oración por los líderes nacionales y municipales (1 Timoteo 2:1—3), por las escuelas y las universidades, por la nación y sus necesidades, por los asuntos nacionales, por las necesidades locales, y por el testimonio y actividades locales de los miembros de la congregación. 4. Impulsa a tu gente a ser sal y luz en sus comunidades. 5. Dirige a tu gente para que satisfagan las necesidades locales. Serás responsable de rendir cuenta por tus horas en vela en todos estos aspectos, por Ser atalaya. DARÁS CUENTA POR AVISAR A TIEMPO LOS PELIGROS Dios dijo claramente a Ezequiel que su papel de profeta lo hacía responsable del destinoeterno de aquellos que él trataba.a. Eres responsable de ver cómo ve Dios. Dios dio una visión a Jeremías al comenzar su ministerio y, luego, inquirió que veía (Jeremías 1:11). Cuando éste le respondió co- rrectamente, Dios lo elogió diciendo que había visto correctamente. La traducción “Berkeley” de la Biblia dice, “Eres un observador acucioso”. El líder debe tener ojos que vean. Tus ojos deben estar siempre abiertos. Sé un observador minucioso y preciso. La habilidad de Dios para usarte depende, antes de todo, de la observación correcta, minuciosas y constante de parte tuya. Muchos líderes han perdido oportunidades para ayudar en un momento de necesidad porque no tuvieron la sensibilidad espiritual requerida dado que no tenían ojos para ver. Hay momentos en que una persona está abrumada por un problema y, si en ese momento, tú le muestras amor y preocupación cristiana, tienes la mejor oportunidad para influir en ella o ganarla para Cristo. Hay momentos en que una persona está siendo tentada en una manera especial ¿Tienes ojos para ver ese momento de necesidad? ¿Cómo puedes orar efectivamente y advertir si no tienes ojos para ver? Todo líder debe orar repetidamente algo así “Señor, dame ojos para ver lo que Tú ves; dame ojos para ver correctamente hoy”. Cristo y la iglesia han perdido a algunos porque el líder no estuvo espiritual y personalmente preparado para ver la hora de necesidad.b. Eres responsable de oír lo que Dios dice. Todo líder debe oír lo que Dios dice a esa persona o grupo. Dios siempre tiene una palabra para cada necesidad. Ten un oído que escuche para captar rápidamente Su guía o Su voz.
  • 73. El rey Sedequias preguntó al profeta Jeremías si había alguna palabra del Señor, a lo que ésterespondió que sí la había, procediendo a dar al rey todo un mensaje de advertencia. En otraocasión fue el pueblo el que acudió a Jeremías a pedirle que orara pidiendo la guía de Diospara ellos. El profeta les contestó: “Para que Jehová tu Dios nos enseñe el camino por dondevayamos, y lo que hemos de hacer. Y el profeta Jeremías les dijo: He oído. He aquí que voy aorar a Jehová vuestro Dios, como habéis dicho, y todo lo que Jehová os respondiere, osenseñaré; no os reservaré palabra. Y ellos dijeron a Jeremías: Jehová sea entre nosotrostestigo de la verdad y de la lealtad, si no hiciéremos conforme a todo aquello para lo cualJehová tu Dios te enviare a nosotros. Aconteció que al cabo de diez días vino palabra deJehová a Jeremías” Jeremías 42:3—5, 7. Y el profeta tuvo palabra de Dios para ellos. Puede que en ciertas ocasiones tú tambiéntengas que orar durante cierto tiempo por alguna situación antes que recibas la guía de Diosrespecto a cuándo y cómo decir algo. No eres llamado a ser profeta y dar respuestas infalibles e inspiradas a la gente pero sí eresresponsable de tener ojos para ver y oídos para oír la palabra del Señor para tu rebaño. La secuencia de Dios para ti es: Ve, oye, ora y, luego, habla. “Yo te he puesto por atalayaa la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte”Ezequiel 3:17; 33:7. Así habló Dios a Ezequiel y, más aun, le recordó su tremendaresponsabilidad con estas palabras: “Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no leamonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de queviva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si túamonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá porsu maldad, pero tú habrás librado tu alma. Si el justo se apartare de su justicia e hicieremaldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en supecado morirá, y sus justicias que habla hecho no vendrán en memoria; pero su sangredemandaré de tu mano. Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de ciertovivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma” Ezequiel 3:18—21. En toda la Biblia no hay palabras más solemnes para el líder cristiano. Cuando yo era niñome impresioné tremendamente con ese pasaje, sin poder olvidar las palabras “su sangredemandaré de tu mano” y cada vez que venía un ministro de visita a casa (papá era pastor), alos pocos minutos, yo le preguntaba el significado de esas palabras.Cuando empecé la escuela secundaria se me permitió asistir a varias sesiones de unaconferencia de ministros y, cuando anunciaron que en la próxima sesión habría un momentopara preguntas y respuestas, me acerqué a uno y le pedí que, al iniciarse ese período, élpreguntara qué significaba el pasaje de Ezequiel 3:18, sin nombrarme, pero hasta ahora no heoído una respuesta queme satisfaga plenamente. Te pregunto qué significará para ti si Dios tehace responsable por alguien a quien no amonestaste. Cuando ves a un joven negligente, un marido o esposa que se descarría, un pecador que nose arrepiente, y no le amonestas con amor en forma muy clara, ¿qué influencia tendrá esto entu vida en el cielo si Dios te hace responsable por tu pecado de omisión, porque fallaste ende] ar que Dios te usara en esa ocasión? XXIV. TU RESPONSAB ILIDAD COMO LIDER PARTE 2 Continuamos revisando la responsabilidad del líder ante Dios y su rebaño. SERAS RESPONSABLE DE HACER LO QUE DICES Jesús nos mandó no ser como los fariseos que “no practican lo que predican’ (Mateo 23:3—4). El obispo Ryle comenta: “Mientras el mundo sea mundo, este capítulo debiera ser una
  • 74. advertencia y un faro para todos los ministros de la fe. Ningún pecado es tan pecaminosocomo el de ellos ante los ojos de Cristo”. Pablo agrega: “Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicasque no se ha de hurtar, ¿hurtas?” Romanos 2:2 1, No hay estorbo mayor para la causa de Cristo, ni insulto peor al nombre de Cristo que lasvidas de los cristianos que no corresponden a las doctrinas enseñadas por Cristo y laBiblia, cosa que, por sobretodo, rige para los líderes cristianos. El mundo tiene todo elderecho de exigir que hagamos lo que enseñamos o predicamos. Si no lo hacemos, somoshipócritas y ningún hipócrita merece el respeto público. Demasiado fácil resulta ser más estricto con el prójimo que consigo mismo. Cuando lospadres exigen de los hijos e hijas lo que ellos mismos no practican, esto hace que su respetode padres se debilite. Si el rebaño puede señalar fallas en las vidas de los líderes, el respeto dela iglesia se debilita. Se destruye el poder de la verdad cuando no vivimos de acuerdo a laBiblia o a lo que decimos al prójimo. Jesús dijo: “Guardaos de la levadura de los fariseos,que es la hipocresía” Lucas 12:1. Pedro nos exhorta a desechar toda hipocresía (1 Pedro 2:1). Guárdate no sea que falles a lanorma bíblica. Hay una sola forma de tener derecho a predicar una norma más elevada que laque sigues en tu vida y consiste en que digas: “Esto es lo que enseña la Biblia pero yo lesconfieso que no lo practico todavía; oren por mí para que, por gracia de Dios, pueda yo,desde hoy en adelante, ponerlo en práctica”. Más de un líder se ha predicado a sí mismo, cuando el Espíritu Santo le ha dadoconvicción de la verdad, y ésta se volvió más clara mientras predicaba. Si eso te sucede,humíllate ante Dios y ante tu rebaño. Confiesa tu necesidad. Si invitas a pasar adelante a lagente para que busque la ayuda de Dios para obedecer la verdad que has predicado, que túseas el primero en arrodillarte y pedir las oraciones de tu rebaño. Entonces, conservarás turespeto. SERAS MAS RESPONSABLE QUE TU REBAÑO Santiago nos advierte que: “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros,sabiendo que recibiremos mayor condenación” Santiago 3:1. Inmediatamente agrega que todos ofendemos en muchas formas, ¿lo haces tú también? Jesús nos recuerda el peligro de juzgar, lo cual constituye riesgo especial para el líder.Fácil nos resulta caer en el hábito de juzgar porque nos volvemos autoridades sobre el signifi-cado de las Escrituras ante los ojos del rebaño y, con tanta frecuencia, se confían en nuestrasopiniones como si fueran la única respuesta. Recuerda con cuánta imperfección entiendes tú,en realidad, toda la verdad de Dios. Jesús dijo: “No juzguéis, para que no seáis juzgados.Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os serámedido ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la vigaque está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y heaquí la viga en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entoncesverás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano” Mateo 7:1—5. ¿Por qué señala Jesús que el problema de nuestro hermano es como la paja en su ojo peroque nuestro problema es tan enorme como una viga en el ojo? Porque las faltas ajenas nosparecen mayores que las propias y porque nosotros, los líderes, somos considerados másresponsables de rendir cuenta y el papel que desempeñamos en el liderazgo hace que nuestrosdefectos sean más grandes a ojos de los demás. Característica humana es empequeñecer los errores propios y agrandar los errores opecados ajenos. Jesús dice que debemos hacer exactamente al revés. Después que Santiago expresa que, en nuestra calidad de líderes cristianos, seremosjuzgados con mayor rigor, proporciona tres ejemplos de aspectos en que seremos juzgadosmuy estrictamente:
  • 75. 1. Serás juzgado estrictamente por jactarte. Santiago dice que la lengua es una parte pequeña de nuestro cuerpo pero que se jacta mucho (Santiago 3:5). Sucede tan a menudo que mientras más cuentas un incidente, más lo adornas, más se agranda el relato. Tu mente puede hacerte jugarretas con toda facilidad. Cuídate de exagerar. “Hablando evangelisticamente” es una expresión desafortunada que supone que los relatos narrados por los predicadores son más vívidos y que el número de personas convertidas suele ser más que el atestiguado por los hechos. Más de un líder se jacta de lo intenso de su trabajo cuando, en realidad, desperdicia mucho tiempo y no trabaja más que cualquiera de las ovejas a su cargo. Santiago dice que seremos juzgados con mayor severidad que los demás respecto de nuestros alardes.2. Serás juzgado severamente por la influencia que ejerces en elprt5jimo. Santiago ilustra esto cuando indica que una chispita puede incendiar todo un bosque. Una ligera señal de sospecha, duda, acusación, resentimiento, rabia, puede desatar un devastador incendio en la iglesia. Debido a tu posición, lo que digas será tomado con más seriedad, más creído sin hacer preguntas y citado con más frecuencia a más personas de las que imaginas. Lo que dices en forma confidencial, no es mantenido en confidencia, salvo rarísimas excepciones. Lo que dices como una posibilidad, será citado como un hecho. Lo que dices será citado a menudo fuera de contexto. Si alguien tiene que cuidar su lengua es el líder, Si alguien puede desatar con toda facilidad un incendio que quemará y destruirá a algunos de la iglesia, o fuera de la iglesia que debieran ser alcanzados, es el líder. Recuerda que Dios te juzgará de forma más severa que a tus ovejas por la forma en que usas tu lengua.3. Serás juzgado más severamente por envenenar la mente del prójimo ¿Que los líderes envenenan las mentes de sus seguidores? Sí, ese es un riesgo constante. Santiago dice (3:8) que la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. Recuerda que esto se dice al explicar la responsabilidad que tienen los líderes cristianos de rendir cuentas a Dios. Basta con un comentario hecho en público o en privado por un líder, para envenenar las mentes de muchos. Santiago dice que puede ser letal. Un comentario puede destruir la unidad. Un sermón, incluso una frase, puede envenenar la atmósfera de la iglesia, la comunidad, el hogar. Si hay alguien que deba controlar su lengua en todo momento, éste es el líder. Por eso Santiago mega a los líderes cristianos que recuerden que seremos juzgados de forma más severa que las ovejas. Usamos constantemente nuestras lenguas con su tremendo potencial para el bien o el mal. Bendecimos o maldecimos con nuestras lenguas; alabamos a Dios o destruimos al prójimo. SERAS RESPONSABLE POR TU EJEMPLO Jesús vivió Su vida como un ejemplo para nosotros, actuando deliberadamente de ciertamanera para damos el modelo a seguir.1. El fue el ejemplo de refrenar la lengua. “Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” 1 Pedro 2:21—23.2. Jesús fue ejemplo de servicio humilde al prójimo. Cuando lavó los pies de los discípulos dijo: “¿Sabéis lo que os he hecho? ... porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis ... Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis” Juan 13:12—17.
  • 76. Pablo exhortó tres veces a que los convenidos siguieran su ejemplo:1. “Sed imitadores de mi, así como yo de Cristo” 1 Corintios 11:1. El texto griego dice literalmente “sigue siendo mi imitador así como yo imito continuamente a Cristo”. El contexto inmediato en que Pablo quería que los corintios le siguieran especialmente era: (a) no hacer que alguien tropezara; (b) procurar complacer al prójimo en todo cuanto fuera posible; (c) procurar el bien del prójimo en lugar del propio.2. “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros” Filipenses 3:17. El texto griego dice literalmente “sigan siendo imitadores de mí”. El contexto inmediato que Pablo destacaba era su bella descripción de la manera en que él continuaba adelante siguiendo a Cristo (y. 7—16). (a) El consideraba todo como pérdida, por amor de Cristo, conocer mejor a Jesús en todo Su señorío. (b) El consideraba basura todo lo demás para poder ganar a Cristo y ser recto por fe en El. (c) El quería conocer a Cristo y Su poder de resurrección, compartir alegre los sufrimientos de Cristo en la extensión del Evangelio y, oportunamente, ser raptado en la segunda venida de Cristo. (d) El hacía de esto la absoluta prioridad, olvidando todo lo pasado y empeñando todo esfuerzo por lo que le esperaba por delante. Esto era lo que Pablo quería que todos los creyentes de Filipos respondieran junto a él al llamamiento de Dios ¿Vas siempre en pos de Cristo y de Sus prioridades con toda tu alma de modo que eres un ejemplo constante?3. “Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos” 2 Tesalonicenses 3:7. El contexto inmediato dice que Pablo no estaba ocioso sino que trabajaba día y noche para mantenerse y no ser carga para el prójimo, cosa que hacía para dar ejemplo. “Por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis” 2 Tesalonicenses 3:9. Pablo sabía que la pereza era uno de los pecados que más asediaba a los tesalonicenses, de modo que deliberadamente cuando él estaba en Tesalónica, se mantenía, ya que los cristianos ociosos, perezosos, daban pobre testimonio cristiano. Pablo tenía derecho a ser mantenido por la iglesia pero, intencionalmente, prefería renunciar a sus derechos para destacar el ejemplo que trataba de dar. Dios te perdone si tienes fama de no ser un obrero que se empeña en su labor correctamente. Pablo exhorta a Timoteo: “Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” 1 Timoteo 4:12. El texto griego dice literalmente “sigue siendo modelo”. Pedro escribe lo mismo a los ancianos, esto es, a los pastores—líderes: “No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” 1 Pedro 5:3. Nada más importante en la vida y ministerio de un líder que llevar una vida ejemplar en todo. Su liderazgo no puede ser más efectivo que su estilo de vida. Su manera de vivir prepara el camino para que sus palabras sean recibidas. Estas dos verdades deben regir a su grey así como a los incrédulos. El ejemplo en tu forma de vivir es lo que valida o invalida tu ministerio. No tienes más credibilidad en la comunidad que la otorgada por tu estilo de vida. Debes encarnar lo que dices. Debes demostrar que el Evangelio es verdadero.
  • 77. Puede que Dios hasta permita que pases dificultades graves para demostrar a los incrédulos que Cristo es real y que tú eres genuino. Dar el ejemplo puede ser muy caro. Nada es más urgente. SERAS RESPONSABLE DE TU VIDA DE ORACION Tu vida de oración es el cimiento sobre el cual se edifica todo el ministerio. Que tuliderazgo nunca supere a tus oraciones. El liderazgo exitoso exige mucho más que la oraciónpero ningún liderazgo puede ser exitoso finalmentesin mucha oración. Mide tu ministerio por la cantidad de oración invertida en todo lo dearriba; no lo midas por los elogios que recibas, ni por el tamaño de la congregación, ni por elmonto de las ofrendas, ni por el número de actividades centradas en la iglesia. También ellíder debe orar junto a su rebaño, y será bendecido por Dios. Todo líder dice, de labios para afuera, que ora, pero muchos son los que llevan una vidade oración deplorable, ineficaz. No basta con que el rebaño ore. El líder debe ser persona deDios y de oración. No puedes ser persona de Dios sin ser persona de oración. El elemento esencial del liderazgo es orar por tus ovejas. Cuando los israelitas rechazarona Samuel pues clamaban por un rey, le rogaron, de todas maneras, que oran por ellosreconociendo que necesitaban sus oraciones y, probablemente, se daban cuenta que le debíanmás por sus oraciones que por todo lo demás que Samuel hizo por ellos. La respuesta inmediata de Samuel fue: “Lejos sea de mí que peque yo contra Jehovácesando de rogar por vosotros” 1 Samuel 12:23. Samuel sabía que pecaría contra Dios, si dejaba de orar por su pueblo. Los líderes pecanmás contra Dios, dejando de orar por sus rebaños, que en cualquier otra forma, ¿Qué hacestú? Siempre es pecado dejar de orar por aquellos que son responsabilidad espiritual tuya. Un padre es responsable de orar por sus hijos. El pastor es responsable de orar por surebaño. El superior es responsable de orar por todos los ministros e iglesias de sujurisdicción. El que encabeza una denominación es responsable de orar por toda ladenominación pero, en especial, por todos los líderes de la denominación. El maestro esresponsable de orar por todos sus alumnos. ¡Oh, qué enorme es nuestra falta en relación anuestras responsabilidades de orar! Pablo escribió a los creyentes de Efeso que oraran. “En todo tiempo con toda oración ysúplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos lossantos” Efesios 6:18. Si esta es la responsabilidad de cada miembro de la iglesia, cuánto más del pastor. Jesúsdice que el pastor llama a las ovejas por su nombre (Juan 10:3). Todo líder debe orarhabitualmente por todos sus ovejas, nombre por nombre. Ciertamente la manera más insomne de vigilar tu rebaño es orando (Hebreos 13:17). LaBiblia asocia muy a menudo las palabras orar oración, cuidar, vigilar. No puedes cuidar nivigilar espiritualmente si no oras. El pastoreo y la vigilancia presuponen mucho más que orarpero la oración es central para tu obra. Puedes estar totalmente seguro que darás cuenta anteDios de tus oraciones por tu rebaño. Mide tu amor por tu prójimo mediante tu vida de oración. Mide tu preocupación por tuprójimo, tu visión por ellos y tu liderazgo por medio de tu oración. Tan importante es laoración que le dediqué especialmente los Capítulos del treinta y uno al treinta y cuatro. XXV. PREPARA A TU REBAÑO PARA LA RECOMPENSA ETERNA Dios quería que Israel fuera un reino de sacerdotes (Exodo 19:6). El pueblo de Israel iba aser el medio de bendecir a todo el mundo que Dios usaría (Génesis 12:2-3). También iban aser los testigos de Dios (Isaías 43:12). Trágicamente Israel falló en estos dos propósitos de
  • 78. Dios, Fuera de algunos salmos no encontramos otros registros de sus oraciones por lasalvación de las naciones. Entonces Dios levantó la iglesia para cumplir Su plan para el mundo. Nosotros estamosahora para desempeñar la función que Israel no desempeñó. Nosotros, en la iglesia, ahorasomos el reino de sacerdotes de Dios (1 Pedro 2:5, 9; Apocalipsis 1:6; 5:10), el medio queusa Dios para bendecir al mundo (Romanos 12:14; 1 Corintios 4:12; Santiago 3:9). Somos lasal (Mateo 5:13) y la luz de Dios (Mateo 5:14, 16; Efesios 5:8), y sus testigos (Lucas 24:48;Hechos 1:8). EL GRANDIOSO PLAN DE DIOS Dios es el Supremo Planificador. Antes del comienzo de la creación, Dios planificó lacreación, la tierra, el tiempo, la eternidad, la humanidad, la expiación y Su pueblo (Mateo25:34; Efesios 1:4; 1 Pedro 1:20; Apocalipsis 13:8). El plan de Dios es que de toda la creación su especial cuidado se relaciona con la tierra.De todos los seres que ha creado, El escogió un papel único para la humanidad. El nos creó aSu propia imagen, y envió a Su Hijo para ser eternamente encarnado como hombre, y no enotra forma. El planificó para que solamente un grupo de seres comparta eternamente en lamás íntima relación personal con Su Hijo en calidad de novia del Hijo—la iglesia. Losángeles de Dios son asignados para asistir y cuidar a la humanidad redimida (Hebreos 1:14).Ningún otro es para ser el delegado de Dios que gobierna la tierra (Génesis 1:26,28; Salmo115:16). Tenemos que ser testigos de Dios en la tierra y la evidencia de Dios para ayudar que losAngeles entiendan mejor a Dios (Efesios 3:10; 1 Pedro 1:12). Solamente nosotros podemosllevar personas a Cristo. El Espíritu Santo obra con y por medio de nosotros. Solamentenosotros compartimos el presente ministerio prioritario de intercesión de Cristo (Hebreos7:25; 1 Timoteo 2:1). Cristo completó perfectamente la expiación. Predicamos la obra consumada de Cristo quelogró, la redención para la humanidad (Juan 17:4; 19:30; Efesios 3:11). Sin embargo, El dio ala iglesia la responsabilidad de poner Su plan de redención a disposición del mundo. Esta esla gran obra sin terminar de la iglesia y, en ese sentido solamente, la parte inconclusa de lagran obra de Cristo. Esta consiste en su forma primaria de intercesión (El también continúacon nosotros) y el evangelismo como testimonio (Mateo 24:14). La responsabilidad principal de todos los líderes de la iglesia es, ahora, preparar a cadamiembro para participar en una cruzada total de cosecha de intercesión y testimonio paracompletar esa parte inconclusa de la obra del grandioso planeterno de Cristo. El nos recompensa eternamente por todo lo que hacemos con esta finalidad.Esta es la prioridad de Dios para la iglesia en esta era. DOS GRANDES ERAS PARA LA IGLESIA La historia humana se divide en tiempo y eternidad. Nuestro estado en la eternidaddepende de lo que hacemos con nuestro tiempo. Nos referimos al tiempo como el “aquí” y ala eternidad como el “más allá’. El punto de separación es la muerte. Para toda vidaindividual su tiempo es hasta la muerte; su eternidad es después de la muerte. El tiempo esbreve la eternidad es infinita. El tiempo es para sembrar, la eternidad es cosecha eterna. Todo esto agrega a nuestras vidas de cristianos con tremenda seriedad— también, nuestraintercesión y la evangelización a nuestro cargo. Necios, eternos necios, son los cristianos queviven y piensan principalmente en el aquí y ahora, en el hoy. No cesarán de lamentar durantetoda la eternidad haber hecho tan poco uso de su tiempo para sembrar para Cristo y Su reino.Todo cristiano puede ser el único medio que Dios use para orar o testificarle a alguien. Puedeser la única esperanza de cielo para ese alguien.
  • 79. La eternidad es mucho más que la decisión de cielo o infierno. Para aquellos en el cielohabrá grandes diferencias —diferencias en gloria (Daniel 12:3) y recompensa (1 Corintios3:8—15; Apocalipsis 22:12). Probablemente haya diferencias eternas en la intimidad de lacomunión con Jesús. Cuando Jesús estuvo en la tierra, los cinco mil que El alimentó,escucharon Su voz y tuvieron comunión con él pero los Doce tuvieron comunión mucho másíntima con El; la comunión de Pedro, Santiago y Juan con Jesús fue la más íntima de todas. Cristo no hace acepción de personas pero sí de nuestra respuesta a Su amor, Susmandamientos y la obra que El nos asigna. No todos los discípulos de Cristo fueronescogidospara verlo y tener comunión con El después de Su resurrección (Hechos 10:41). Sin duda alguna, estamos determinando por nuestro grado de obediencia de hoy, el gradode comunión con Cristo que compartiremos en el cielo. Cada creyente pasará la eternidad enel cielo, que es el hogar y cuartel central de Jesús, pero las formas que adopte la comunióncon él, la frecuencia con que tengamos estos íntimos privilegios, y el papel que cada unotenga al reinar con Jesús y servirle, serán decididos en el juicio ante el tribunal de Cristo. Esadecisión se basará en la fidelidad de cada uno para orar y vivir hoy por y para Cristo. El cielono será el mismo para todos. Jesús dejó eso sumamente claro una y otra vez en Su enseñanza. Una de tus mayores responsabilidades de pastor es preparar a cada creyente para la másgrande recompensa eterna. La recompensa no consiste meramente de palabras de elogiocuando el creyente comparece ante el tribunal de Cristo. La recompensa es anunciadaentonces y todos recibirán cierto elogio de parte de Dios (1 Corintios 4:5), pero, basado en lajusta decisión de Cristo, las recompensadoras funciones de eternidad que El anuncieentonces, serán para siempre. La salvación es por la sola gracia; la recompensa es conforme anuestras obras—la plenitud e intimidad con que vivimos para Dios y Su reino. La mayoría de los cristianos despilfarran las oportunidades diarias que podrían aumentarsu utilidad para Cristo y el nivel de sus recompensas. Eso es lo que te entristece en cuantopastor cristiano. Esto es el porqué debes orar por tu gente, orar con tremenda carga por ellos,llorar por ellos y, como Pablo, amonestarlos con lágrimas. ¡ Ay de ti, pastor—líder, si fallas en preparar tu rebaño para el juicio de las recompensasde Cristo (1 Corintios 3:11—15)! La vida en la tierra es tiempo de trabajo; trabajo para Jesús. El cielo es tiempo de descansoy recompensa. Jesús nos encargó finalizar la parte inconclusa de Su tarea en la tierra. Pablodijo que su mayor deseo y ambición era: “Que acabemi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús” Hechos 20:24. Muchos cristianos viven como si el Señor no les hubiera asignado tarea, como si notuvieran que rendir cuenta por el reino de Cristo. Como pastor de ellos tu responsabilidad esenseñarles y amonestarles sobre sus responsabilidades y las preguntas que Cristo les harácuando estén ante Su trono de juicio. No basta evitar el pecado, ir a la iglesia, leer un poco la Biblia y orar unos pocos minutoscada día. La recompensa es dada por la manera en que el cristiano invierte su tiempo en orar,en bendecir a otros, extender el reino de Cristo ¡Oh, las oportunidades de gran recompensaeterna que son desperdiciadas por los cristianos! ¡Qué pena le da a Cristo! EL DOBLE PAPEL DE TODO LIDER CRISTIANO Tienes doble responsabilidad por cada creyente enqirgado a tu cuidado en tu calidad delíder o pastor cristiano. Tienes otras responsabilidades, como la de evangelizar al perdido,representar tu grupo ante la comunidad y el gobierno, interceder por el plan de Dios para tudenominación u organización, por tu nación y por el mundo, pero dos son las respon-sabilidades especiales que tienes por las ovejas a tu cargo.A. Eres responsable de la vida y alimentación espirituales de cada creyente. No basta con predicar, dirigir tu grupo o realizar los servicios. Debes predicar, enseñar y aconsejar de
  • 80. modo que cada uno crezca en gracia y madure en Cristo (Colosenses 1:28) y se mantenga fiel al Señor y a tu iglesia o grupo. Eres responsable de los niños, la juventud, los viejos. Eres responsable de mantener en crecimiento a los santos firmes y de atender especialmente al débil y herido. Eres responsable de mantener avivada a tu iglesia o grupo, en armonía y unidad a los creyentes, y sellados los servicios y actividades por la presencia y bendición del Señor.B. Eres responsable por preparar a cada creyente para ser efectivo en la obra del Señor. Somos sanados para servir. Si somos salvados pero no servimos, decepcionamos al Señor al fallarle así y perdemos algo de la recompensa que Dios tiene planeada para nosotros por ser fieles. 1. Dios espera que cada creyente bendiga a tanta gente como sea posible. Jesús iba bendiciendo gente (Hechos 3:26). Ahora nosotros estamos aquí para completar Su tarea y bendecir a todos los que podamos en todas las formas posibles. Cada creyente tiene que mostrar el amor cristiano en tal forma que el perdido reconozca y sienta ese amor. Se puede enseñar aun al niño a mostrar amor y ser una bendición. Los niños de los cristianos deben ser conocidos por su bondad, disposición a ser útiles y por el amor. Las amas de casa tienen un círculo de vecinas que pueden bendecir. Cada creyente debe ser una persona que ama tanto, bendice tanto, que prepara el camino para el testimonio y la invitación a los servicios evangelizadores. Ningún cristiano puede disculparse. 2. Dios espera que cada creyente tenga un ministerio de oración. Somos salvados para orar y nuestra oración mayor no debe ser por nosotros mismos. No basta con tan sólo preocuparse por la vida espiritual de nuestra propia familia. Cada creyente es llamado a desarrollar un efectivo ministerio de oración por la iglesia, el avivamiento, la evangelización y por alcanzar a todo el mundo para Cristo. Jesús así lo dijo cuando expresó que nosotros somos responsables desde Jerusalén (nuestro hogar, iglesia, ciudad) hasta los confines de la tierra. Todo cristiano que no ore diariamente por su nación y las otras naciones de mundo desobedece el último mandamiento de Cristo. Eso exige planificar la oración: no sólo unos momentos cada día sino un ministerio de oración cuidadosamente planificado para cada creyente ¿Tienen un ministerio de oración de esta calidad tus ovejas? ¿Cómo las has preparado para hacerlo así2 3. Dios espera que cada creyente sea un testigo. Cada uno tiene que ser la sal y luz de Cristo en su comunidad, testigo activo de Cristo por lo que dice y hace. Cada creyente tiene que ser un embajador de Cristo (2 Corintios 5:20). Suman millones los cristianos que nunca han empezado a ser embajadores ¿Quién es responsable de eso; a quién responsabilizará Dios; a los creyentes? ¡claro que sí! ¿A ti por ser pastor y líder? SI, en muchos casos tú serás llamado a rendir aun más cuenta que los creyentes ¿por qué? porque tú eres responsable de prepararlos como testigos y de organizar y ejecutar fielmente un plan personal de intercesión. LLEGA EL DIA DE RENDIR CUENTA El día del juicio es el día más importante del futuro de cada creyente. Pablo dejó muyclara esa doctrina de Jesús: que cada uno de nosotros debe estar listo para ese día,
  • 81. Todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito esta: Vivo yo, dice el Seño, que ante mí se doblará toda rodilla. Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Romanos 14:10—12 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras esta-¿‘a en el cuerpo, sea huerto o sea malo. 2 Corintios 5:9—10 ¿Cuántas veces por año tratas en tus sermones o enseñanza de la Biblia este tema deljuicio, con la debida importancia? ¿Con cuánta claridad enseñas a tus ovejas, desde los niñosa los viejos, que todo lo que hacen a diario estará entre las cosas que enfrentarán en el juicioy que Cristo les pedirá cuentas al respecto? No basta que prediques o enseñes qué significa eljuicio para el pecador sino que debes dejar muy claro qué significa el juicio para el creyente. Pablo habla a los cristianos cada vez que dice ‘todos compareceremos” al juicio,incluyéndose a si mismo. En varias partes de sus escritos, enfatiza que a él no le preocupa laforma en que el prójimo lo juzga porque Cristo será su Juez (1 Corintios 4:3—4). Las obrasbuenas y malas serán juzgadas. El libro del Apocalipsis agrega que no habrá sólo el Libro dela Vida en el juicio sino que también habrá otros libros que, sin duda alguna, contienen elregistro completo de cada vida, hasta la tuya y la mía (Apocalipsis 20:12). ¿Cómo has preparado a tu rebaño para el día más importante de su vida? Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio. Hebreos 9:27 Ese pasaje nos recuerda que todos morimos: santo y pecador. Si no has enseñadoadecuadamente a tu rebaño respecto de este hecho, pide que te perdonen e inmediatamenteaclara el punto. Puede que ya se hayan perdido gran recompensa porque no han vivido paraese día. Todo líder enfrentará muchas preguntas sobre su ministerio cuando comparezca anteCristo. Jesús lo ha responsabilizado por cada cristiano a su cargo. Responderá por lo que lesenseñó y lo que no enseñé sobre la verdad bíblica. Si enseña doctrina mala, tendrá queresponder también por eso. El pasaje de Hebreos 13:17 nos recuerda qüe el líder debe cuidara sus ovejas y rendir cuenta a Dios por el desempeño de la mayordomía de sus vidas. Si los amigos y conocidos de tus ovejas se van al infierno porque no fueronapropiadamente amados, bendecidos, nadie oró por ellos, nadie le testificó y ni amonesté,¿quién será considerado responsable? Ezequiel dice que tu pueblo (Ezequiel 3:18-19) pero sitú fallaste en enseñar a tu pueblo que ellos serán considerados responsables, tú también serásresponsabilizado. Ezequiel dice que esto significa sangre en tu mano. ¿Te acuerdas lo preocupado que estaba Pablo de no ser considerado responsable de lasangre de alguien? Yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos. Hechos 20:26
  • 82. ¿De qué hablaba Pablo? El era inocente de la sangre de aquellos a quienes había enseñadoy ganado para Cristo ¿por qué? Porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios. Hechos 20:27 Pablo se refiere a que enseñé la doctrina con toda claridad, por lo cual iba a ser liberadode que esa sangre no cayera sobre él ¿podrás tú decir lo mismo? ¿cuán claramente enseñasdoctrina bíblica? Muchos líderes cristianos le fallan a Cristo en este aspecto. Seránconsiderados responsables en el juicio por omitir la enseñanza de doctrina verdadera esencial,no por enseñar doctrina mala. Ningún líder se atreva a evitar la enseñanza doctrinal. En los versículos que siguen Pablo dice a los líderes de Efeso, luego de haber dadotestimonio sobre su propia libertad de la culpa de la sangre, Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Hechos 20:28 La evangelización del mundo es la parte inconclusa de la gran obra de Cristo. La sangrede Cristo fue derramada por todo el mundo (1 Juan 2:2). Dios ama a todo el mundo. Dios noquiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan (2 Pedro 3:9). Su prioridad númerouno de hoy es que cada creyente haga todo lo humanamente posible por ganar tanta gente delmundo como pueda. El murió por ellos ¿No podemos tratar de alcanzarlos? ¿AMAS AL MUNDO COMO AMAS A DIOS? Esdras lloró por los pecados de su pueblo (10:1). Nehemías estuvo de duelo por Jerusaléndurante varios días (1:4). Daniel ayunó y se lamentó durante tres semanas (10:2-3). Jesúslloró por Jerusalén (Lucas 13:34). Pablo estuvo angustiado de todo corazón por los judíosperdidos (Romanos 9:2—4). Lloró día y noche durante tres años mientras evangelizaba Efeso(Hechos 20:3 1). Hay más gente perdida en el mundo actual que antes. Si fuéramos al tribunal de Cristo sinhaber llorado por los perdidos de nuestra ciudad, nuestra nación y las otras naciones, porquienes Cristo murió, ¿qué nos dirá? ¿cómo le explicaremos nuestro desamor,despreocupación, nuestra falta de carga en nuestra oración diaria? Si tu rebaño nunca te ve llorar por el perdido cuando los conduces en oración durante losservicios, ¿cómo van a aprender a llorar mientras oran por los millones perdidos de nuestromundo? ¿Le fallarán a Cristo y al perdido debido a que tú no les das el ejemplo? Si tu congregación va al juicio habiendo llevado muy rara vez la gran carga intercesora dela evangelización, ¿a quiénresponsabilizará Dios? Como decimos comúnmente de tal pastor, tal oveja. Jesús conté la parábola del administrador que despilfarró el patrimonio de su empleador(Lucas 16) y le llegó el día de rendir cuenta de su fracaso ¿A quién hablaba Jesús cuandoenseñé esto? No a la multitud perdida sino a los discípulos ¿Desperdicia tu rebaño el amor deDios por el perdido al fallarle en llevárselos? ¿Desperdicia tu rebaño la sangre de Cristoderramada por el que aún no alcanzan? ¿Desperdicia tu rebaño las promesas que El da a Suiglesia, mandándole adueñarse de ellas en oración? ¿Desperdicia tu rebaño las oportunidadesque El les da para alcanzar al perdido que está cerca de ellos? De ser así, tendrán que rendircuentas y tú y yo tendremos que rendir cuentas aún más estrictas por haber sido líderes quefallamos en enseñarlos y desafiarlos. Jesús dijo que un juicio más severo aguarda a aquellosque fallaron en usar sus talentos antes de Su regreso (Lucas 19:20—23).
  • 83. XXVI. PREPARA A TU REBAÑO PARA ORAR La razón por la cual Dios llama a unos para profetas; otros, evangelistas; otros, pastores ya otros maestros, está explicada en Efesios 4:11-12. Dios encomienda a estos líderes “apreparar su pueblo para el trabajo de servicio”. La edificación mencionada se realiza de dosmaneras: nutriendo la vida espiritual de los creyentes y añadiendo nuevos creyentes al cuerpode Cristo. “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles, a otros, profetas; a otros, evangelistas; aotros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, parala edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:11-12. El libro de Hebreos agrega: “Y el Diosde paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas,por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad”Hebreos 13:20-2.1¿Cómo puedes preparar a tu rebaño para la obra de servicio que Dios quiere que cada unohaga? ¿Cómo puede Dios usarte para equiparlos? Esto no se refiere a los dones espiritualespues solamente el Espíritu Santo puede otorgarlos. Nosotros no podemos impartirlos oenseñar a la oveja para recibirlos sino que debemos enseñar cómo usarlos. PREPARA A TU REBANO PARA QUE BENDIGA A OTROS “Dios te bendiga”, expresión que debiera ser una de las más comunes de una bocacristiana. Dios es un Dios de bendición. El sumo sacerdote tenía que bendecir al pueblodiciendo: “Jehová te bendiga, y te guarde” Números 6:24. Dios quiere bendecir toda la obra de nuestras manos si le obedecemos (Deuteronomio14:29; 24:19). “Jehová te bendecirá con abundancia en la tierra que Jehová tu Dios te da porheredad para que la tomes en posesión, si escuchares fielmente la voz de Jehová tu Dios, paraguardar y cumplir todos estos mandamientos que yo te ordeno” Deuteronomio15:4-5. Encontrarás promesas similares en muchas partes de la Biblia. Jesús fue enviado parabendecimos (Hechos 3:36). Jesús anduvo haciendo el bien y bendiciendo tanto a justos comoa pecadores (Hechos 10:38). Nosotros tenemos que bendecir a toda la gente, aun a quienes nos persigan (Romanos12:14). Cuando nos maldicen, nosotros bendecimos (1 Corintios 4:12). Dios bendice tanto lasacciones como a las personas (Salmo 33:12), a pobres y ricos, niños y adultos (Marcos10:16). He aquí unos pasos que puedes enseñar a tus ovejas para que bendigan a otros:1. Aprovecha toda oportunidad para bendecir a una persona. Busca las oportunidades. Ora que Dios te guíe. Pide cada mañana a Dios que te haga una total bendición para alguien en ese día.2. Muestra amor en el nombre de Jesús. Aprovecha las oportunidades de sonreír a las personas, ayudarles, alentarlas. Procura llevar el gozo del Señor dondequiera que vayas. Pide a Dios que vierta en las vidas de otros el amor de Cristo a través de ti, sean salvos o no, niños, jóvenes o adultos.3. Ora constantemente por otros. La oración es la manera principal de bendecir Cuando vas pasando por las casas, pide a Dios que bendiga a la gente que está allí dentro. Cuando pases por donde hay niños, pide a Dios que los bendiga. Cuando veas personas enojadas, pide a Dios que las libere. Vive tu día respirando oraciones cortas por aquellos que encuentres o a quienes Dios llame a tu atención. Bendecirás más personas por medio de la oración que de cualquier otra cosa.
  • 84. PREPARA A TU REBANO PARA EL MINISTERIO DE LA ORACION La oración es una forma de ministerio que Cristo desea para cada creyente. Somossalvados para orar por otros. La oración es la base de cualquier otro ministerio que uno puedatener. La oración puede ser el ministerio más importante en la mayoría de las vidas cristianas.Una de tus mayores responsabilidades es la de ayudar a tu rebaso a llegar a ser un pueblo queora y ayudarles a realizar su intercesión efectiva por y para Cristo ¿Cuánto tiempo de oraciónpor día invierte la oveja promedio de tu rebaño en el reino de Cristo? Esta preparación tiene dos fases. Debes prepararlas para ser personalmente fuerte enoración e intercesión. Debes también guiar a tu gente a medida que van organizando susplanes personales de oración. Nada es más importante para el ministerio de la intercesión queel plan personal de oración.1. Ayúdales a profundizar su vida personal de oración. Tu gente no necesita solamente que repitas la clara enseñanza sobre la oración, sino que tienen que ver en fi el bello ejemplo de una vida y ministerio de oración. El amor por orar debe ser enseñado, captado y practicado. a. Profundiza tu propia vida de oración. La oración debe llegar a ser la vida, el gozo y la pasión de tu alma.Tu rebaño debe ver que la oración es tu fervorosa delicia y tu aliento de vida. Si solamentehablas de la oración sin demostrar el gozo y el poder de orar, tu enseñanza parecerá ser puraspalabras: palabras piadosas con las cuales todos están de acuerdo peto ellos se darán cuentacuán bendecida puede ser la oración cuando lo vean en ti. Todos los cristianos creen en el deber de orar un poco cada día aunque la mayoría, sinembargo, llevan una vida común y corriente de oración, salvo en las emergencias. Ellosnunca se han dado cuenta de la emoción y entusiasmo de la comunión con Jesús, cosademasiado frecuente, y tampoco de lo que significa prevalecer en oración por los demás. Hayexcepciones: personas que oran más que otras. Tú eres la llave del ministerio de oración de tu rebaño, lo que te asegura que tengas querendir cuenta muy estricta en el día del juicio. No esperes que tu gente desee lo que no ven enti. Ellos deben percibir tu gozo en el Señor, tu intimidad con Dios, tu amor por Jesús y porellos. Deben captar tu vibrante fe mientras oras —que realmente esperas y obtienesrespuestas a tus oraciones—. Deben sentir estas cosas en tu oración pública habitual:entonces, empezarán a desear intensamente profundizar su oración. Pero recuerda que tu oración pública refleja la calidad de tu vida de oración personal enprivado. Dios no puede usar poderosamente las oraciones públicas y las hechas en casacuando tu oración privada es débil, muerta, sin poder e ineficaz. Debes ser una personaconsagrada a Dios si esperas que tu rebaño llegue a ser pueblo de Dios. Las vidas de oraciónde muchos líderes cristianos son inadecuadas para el trabajo que tratan de cumplir. Soninadecuadas para satisfacer a Jesús, ¿es tu vida de oración ineficaz? Aprende a orar si quieresque tu rebaño ore.b. Da prioridad a la oración en tu ministerio público. Prepara tu corazón tanto para tu oración pública como para hablar y enseñar. Si tu corazón no se enternece cuando oras, probablemente tampoco se enternezca cuando hables. Si tu corazón no estalla en llamas por Dios cuando oras, probablemente tampoco arda en llamas cuando predicas. Siempre debes orar más tiempo en privado que en público pero si tu corazón se enternece con el amor de Dios o arde en llamas con el fuego de Dios, tu rebaño acogerá con beneplácito tu larga oración que los dirigirá en realidad a la presencia de Dios. Algu- nos de los más eminentes predicadores de Dios han sido grandiosos para orar ¿viene la gente a tu servicio especialmente para oírte orar?
  • 85. Tu oración debe ser el eco de las preocupaciones, los gritos del corazón y los profundos deseos de tu rebaño. La oración “rápida” tiende a sugerir que orar no importa pero la oración larga, que surge del corazón y labios que no demuestran la cercana presencia de Dios y Su poder, parece estar demás y ser parte de la rutina del servicio, tanto que el rebaño puede mostrar alivio cuando terminas de orar así. Vive y ora de modo que tus oraciones públicas tengan la fragancia de la presencia de Dios y vibren con Su poderc. Haz que la oración sea pone natural y vital de todo ministerio privado. Cuando asignas una tarea a una persona o grupo, te despidas, visitas a un enfermo en el hospital o su casa, aconsejas a alguien, ora siempre, aunque sea breve. Que tú seas conocido por orar por todo (Filipenses 4:6) integrando la oración a ti en forma constante y natural. La oración debe ser parte permanente de todo tu ministerio. Recuerda que la oración agrega la bendición de Dios a todo lo que digas, la presencia de Dios a cualquiera con quien tú te comuniques, y el poder de Dios para responder cualquier necesidad que intentes suplir A medida que tu rebaño vea que pones a Dios en todo mediante tu oración, ellos empezarán también a orar en y para todo lo que hagan, tal como lo indica Pablo (Efesios 6:18). Tu rebaño comenzará a ser pueblo que ora, casi sin darse clara cuenta, cuando perciban que la oración es indispensable en toda tu vida.2. Puedes guiarlos a que desarrollen sus propios planes de oración. Todo cristiano necesita contar con un plan personal de oración. Nadie otorga a la oración el papel pleno que Dios desea para tu vida si no la planificas. Nosotros hacemos planes para dormir y comer; cuando no podemos comer o dormir en los períodos programados, nos damos cuenta de inmediato y hasta podemos sentimos mal. La oración debe ser instituida, en igual forma, que el programa habitual del día de cada creyente, cosa que no acontece si no se forman hábitos y planes definidos y específicos para instituir la oración en el estilo de vida espiritual. Esto complace al Señor, cumple Su voluntad y trae recompensa eterna, que Cristo anhela dar a. Guíalos para que establezcan períodos de oración diarios y habituales. Las circunstancias de cada uno varían mucho por lo cual es necesario enseñar principios generales de oración y, luego, ayudar a que cada persona los adapte a sus propias necesidades. Niños y adultos necesitan por igual formarse hábitos de oración, ¿cuán bien conoces los hábitos de orar de tu rebaño? Siempre es preferible orar muy temprano, estableciendo así uno de los períodos diarios, por lo menos. Deben tomarse en cuenta las horas de trabajo, las horas en que los niños están despiertos o en la escuela, la salud y las características de la personalidad. No todos pueden tener su principal período de oración al comenzar el día. Puede que sea necesario tener un momento, breve, antes que los demás se despierten o empiecen a hacer ruido, o programar un momento temprano en la mañana para dejar el rato más largo cuando uno puede disfrutar de un período sin interrupciones. Algunas personas son de hábito nocturno y les cuesta muchísimo estar alertas y su mejor estado es cuando recién despiertan pero, pese a eso, deben asignar al Señor su mejor tiempo, cercano al comienzo de cada día. Ayuda a que la congregación explore otras posibilidades de tiempo y lugar para orar en forma significativa pues, en tu calidad de pastor de ellos, debes aconsejar a cada uno, en forma personal, respecto de sus planes de oración.b. Guíalos para usar el tiempo de orar. Destaca puntos como los que siguen:
  • 86. (1) Trata de refrescarte y despertarte lo más que puedas. Puede ayudarte si te lavas la cara al despertar. Levántate, pues orar en la cama suele no ser la mejor manera de aprovechar al máximo el período de oración. Cambiar la postura cuando oras por largo tiempo puede contribuir a que te mantengas alerta. Todas las posturas son sagradas para el Señor Cuando estés excepcionalmente agotado puedes ayudarte, poniéndote de pie para leer la Biblia y orar, como algunos hacen. Algunos caminan mientras oran, sobre todo si están solos en la habitación, cosa que puede agregar un toque de urgencia (2.Reyes 4:32—35). A veces si tomas un sorbo de agua o comes un pedacito de pan o de fruta o un par de nueces puede ayudarte a tener un mejor tiempo de oración, (2) Empieza leyendo la Biblia. Es importante oír a Dios, tanto como hablarle con El. Empieza con la Palabra y luego ora. Un promedio adecuado es dar la mitad del tiempo leyendo la Biblia y la otra mitad, orando. Recuerda que ningún libro devocional reemplaza la Palabra de Dios. Si tienes tiempo para agregar a tu período habitual de oración, puedes dedicarlo a otros buenos libros. Ningún cristiano educado debe leer menos de un capitulo de la Biblia por día. Para una considerable cantidad de cristianos es sabio leer un mínimo de tres capítulos diarios y cinco el domingo. De esta manera, todos pueden leer, consecutivamente, toda la Biblia en un año calendario. No leas la Biblia en forma saltada, de a párrafos o solamente los pasajes preferidos. La Palabra de Dios merece todo respeto. Dios quiere alimentamos con toda Su Palabra. Algunos prefieren leer el Nuevo Testamento dos veces por cada vez que leen el Antiguo Testamento. La costumbre sana debe ser leer la Biblia en forma seguida, de tapa a tapa.(3) Programa el contenido y lineamentos habituales para tu período de oración. Dios acoge toda oración y toda forma de orar (Efesios 6:18). Uno suele empezar, por lo general, adorando para luego expresar amor y dar las gracias. Muchos consideran muy útil el modelo que Jesús nos dejó en la “Oración al Señor” (Mateo 6:9—13): —Primero, adoras, veneras y agradeces a Dios y. 9. —Segundo, ora por la causa de Cristo (y. 10). —Tercero, ora por las situaciones en que debe hacerse la voluntad de Dios (y. 10). —Cuarto, ora por las necesidades personales, familiares, del grupo, tanto físicas como materiales (y. 11). —Quinto, pide perdón por tus pecados de comisión y omisión (y. 12). —Sexto, ruega a Dios que te guíe y dé victoria (y. 13). —Séptimo, termina tu oración expresando más adoración y amor a Dios (y. 13). Muchos líderes de oración sugieren este modelo: Adorar, agradecer, confesar, interceder y consagrarse. A menudo surgen los momentos personales de oración, debido a una emergencia que se plantea; en estas ocasiones se puede dejar de lado el esquema habitual de orar encomendándose siempre a la guía del Espíritu en la libertad de Su presencia. (4) Usa listas de oración por lo menos una vez al día, cuando te dediques a interceder Todo creyente debe usar una considerable parte de su tiempo de orar para interceder por los demás y avanzar en la causa de Dios.
  • 87. Probablemente la única manera efectiva de hacer esto y asegurarse de abarcar todos los puntos sea preparar varias listas de oración cortas o una larga dividida en varias secciones. Tu lista de oración permanente debe abarcar a los gobernantes de tu país y las situaciones por las que atraviese (1 Timoteo 2:1-2); los dirigentes, los ministerios y las necesidades de la iglesia la evangelización del mundo, misioneros, misiones, organizaciones y obreros cristianos, las naciones del mundo; listas de personas hasta aliora perdidas; seres queridos. Las listas temporales cambian cada cierto tiempo y pueden incluir situaciones diarias personales, de grupos, de la iglesia, enfermos, personas que han perdido sus seres queridos, problemas de variada índole. Enseña a tu congregación a prepararse y usar las listas de oración personales. XXVII. ENSEÑA LA MAYORDOMIA DEL TIEMPO Y DE LAS POSESIONES LA MAYORDOMIA DEL TIEMPO La vida y el tiempo son una verdad especial que Dios nos encarga para que losadministremos, nos ha hecho mayordomos de ellos. El tiempo es una porción de eternidadque Dios nos presta. Cada hora sin sentido que pasamos es un potencial de bendición para elreino de Cristo que no realizamos y posible recompensa eterna que perdimos para siempre.Satanás desea robar a Dios y a nosotros; al robamos el sabio uso del tiempo, el diablo nosroba la recompensa. La pregunta: “¿Qué haces con tu vida?” conlleva a una segunda pregunta“~,qué haces con tu tiempo?” Todos necesitamos tiempo para compartir y tener comunión con la familia, las amistadesy otros personas. No perdemos tiempo cuando cumplimos nuestros deberes habituales. Diosquiere que cumplamos nuestras responsabilidadescon la familia, nuestro trabajo y nuestra iglesia. Dios quiere que tengamos comunión íntegray el necesario esparcimiento, esto es importante para la salud mental y física. Sin embargo, el pastor es responsable de enseñar a las ovejas a su cargo cómo usar eltiempo libre sabiamente pues, de lo contrario, el tiempo se desperdicia y se pierde parasiempre. Diez minutos es suficiente para leer uno o dos capítulos de la Palabra de Dios. Elcristiano que usa listas de oración puede invertir sabiamente esos diez minutos orando. ¿Registran los libros del cielo el tiempo que malgastamos e inutilizamos? ¡Sin duda, quesí! ¿Malgastar el tiempo es un pecado contra Dios? ¡Sin duda, que sí! Necesitamos pensar enel tiempo en todo su tremendo potencial para el reino de Cristo y nuestra recompensa eterna.Un día rendiremos cuenta a Dios por lo que hicimos con nuestras vidas lo cual toca tambiénlo que hicimos con nuestros días, horas, y hasta minutos. Si se invirtieran todos los minutos,malgastados a diario en una semana, por cada uno de los miembros de la iglesia a tu cargo, enorar por los servicios, el ministerio y el alcanzar a otros, habría un grandioso aumento de lasbendiciones, los resultados serían multiplicados y los toques de bendición en avivamientotambién serían tremendos en la iglesia. Nos hace ,temblar que alguien muera prematuramente, decimos que fue una tragedia.Sumemos los minutos malgastados día a día durante una vida entera y tendremos el equi-valente a eliminar varios años de esa vida. Suicidarse o asesinar o matar al prójimo especado, pero es pecado también que el tiempo que es concedido por el Señor para nuestrasvidas lo malgastemos. El efecto es una pérdida tan grande como si alguien te hubieraasesinado varios años antes del tiempo en que, de otro modo, hubieras muerto.
  • 88. Hace unos años me encontraba en Nueva Zelandia por motivos del ministerio. Ahíconocí al señor Wright, un celoso laico bautista, suscrito a la revista Revival que, en esetiempo, yo editaba. Este hermano tenía una enorme carga por el avivamiento de su nación,del mundo y las misiones, especialmentela de OMS Internacional; había leído en la revista que habla muerto un socio de oración suyo,Arthur Wood, neozelandés, quien empleaba casi la totalidad de su vida de retirado, orandopor el ministerio de OMS, este hombre vivía en florida en los Estados Unidos. El hermano Wright me preguntó “¿Piensa usted que Dios me dejará tomar el lugar deeste socio?” Le aseguré que creía que Dios iba a estar sumamente complacido. Entonces memostró una sala que habla dedicado especialmente para orar, diciendo “me levanto tempranoy luego de desayunar, me instalo aquí y paso casi todo el día intercediendo, ¿querría usted vermi libro de oraciones?”. Me mostró una libreta negra, grande, de hojas perforadas donde tenía mapas de losdiversos paises donde OMS trabaja, fotos con los nombres de los misioneros, evangelistas,pastores y otros líderes nacionales. Estas cran sus llamadas a orar:sus mapas, sus listas. Hace tiempo que el hermano neozelandés está en el cielo pero estoyseguro que por toda la eternidad va a agradecer a Dios, repetidamente, que haya podido dedi-car los últimos años de su vida en la tierra a interceder. ¡Piensa en los miles de millones de personas que podrían ganarse para Cristo si todos losjubilados cristianos invirtieran su tiempo en interceder! Sus años de retiro podrían ser los másfelices y fructíferos de sus vidas: una enorme inversión eterna. Los jubilados podrían llegar aser millonarios en bendiciones por toda la eternidad. Tú eres responsable de entrenar a turebaño para que sean inversionistas en intercesión. Piensa cómo te reprocharán en el cielo sino logras en prepararlos de modo tal que puedan ser recompensados. Los ciudadanos mayores y los jubilados que están en tu iglesia son tu especialresponsabilidad ¿Les has enseñado cómo invertir su tiempo para máxima bendición yrecompensa? El tiempo de la jubilación no les pertenece para que lo despilfarren en lamanera que se les antoje, sino que es una comisión de confianza especial de Dios. Dios puede usar porciones del tiempo de estas personas en diferentes formas: por ejemploen visitar enfermos, visitar aotros ancianos, ayudar con ciertas responsabilidades en la iglesia, hacer visitas deevangelización, trabajo especial con los niños. Enséñales el privilegio de leer grandescantidades de la Palabra de Dios, de invertir grandes cantidades de oración. Hazlos sociosespeciales de oración por tu ministerio entregándoles listas semanales de pedidos de oración. ¿Qué mejor ejercicio que caminar? ¿Has tratado de invertir media hora o más al día encaminar mientras intercedes por tu iglesia, tu comunidad, tu nación, las misiones, tus seresamados? Prueba caminar orando, ¡puede ser un paseo muy bendecido! LA MAYORDOMIA DE LA VIDA La juventud de la iglesia a tu cargo es tu sagrada responsabilidad ¿Cuánta gente joven detu iglesia será llamada al servicio cristiano por Dios? ¿Los estás equipando para la vidacristiana útil? ¿Tienes un Timoteo a quien estés preparando para el servicio del Señor? ¿Cuántos jóvenes a tu cargo carecen de metas adecuadas en su vida? ¿Cuántos no tiene laadecuada guía o aliento de sus padres que los preparan para grandes servicios? Dios deseausarte para retarlos a ellos a que estén preparados a la posible llamada de Dios, para algunaforma de servicio cristiano. Si tienes ojos para ver la juventud que te rodea y oídos para ofr laguía de Dios para ti, puede que Dios te use como a Pablo y otros líderes, para que seas partedel proceso de Dios en guiar a muchos jóvenes al servicio del reino. Doquier Pablo fuera, siempre descubría miembros para el equipo misionero, encontrabamaneras de comprometerlos y luego, los ayudaba dándoles un período de entrenamiento deservicio corto o largo de acuerdo como lo requirieran cada uno, Busca tu Timoteo, Tito,
  • 89. Lucas, Onésimo, Aristarco, Sóstenes, Marcos, Silas, Priscila y Aquila. Dios te ayudará aencontrarlos y guiarlos a la voluntad que El tiene para sus vidas. Eres responsable, en tu calidad de líder, de desafiar a tu gente con el llamado de Dios.Enséñales a orar habitualmente pidiendo más obreros que enviar a la cosecha de Dios. Jesúsordenó dos veces a Sus seguidores, durante Su ministerio, que oraran por obreros cristianos(Mateo 9:37-38; Lucas 10:2). Jesús dio la urgente parábola de los posibles obreros que estánociosos (Mateo 20:1—6) ¿Cuántos serán llamados a Su servicio por causa de tú hablarles? LA ADMINISTRACION DEL PATRIMONIO Toda la tierra pertenece a Dios. El la creó; El nos la presta. El es el dueño de nuestrohogar. Le debemos todo lo que tenemos y usamos. Nuestras casas están hechas de materialesprestados. Nuestra ropa, cada cosa que tenemos es un préstamo que El nos hace. Nuestra vida pertenece a Dios. El nos protege y suple nuestras necesidades. Si no nosrodeara con Su misericordia, hace tiempo que hubiéramos sucumbido debido a los millonesde gérmenes que producen enfermedades que nos rodean. Le debemos nuestra vida, nuestroaliento. Nuestra salvación— Dios nos perdona, su presencia y su poder de Dios en nuestras vidasy Su promesa del cielo, son nuestros por medio de la gracia de El. Le debemos el Calvario.Adeudamos todo lo que somos y tenemos. Dios nos pide que le demos una significativa porción de nuestros ingresos y patrimonio.Dios pedía la décima parte del ingreso y producción de Su pueblo en la época del AntiguoTestamento. Nosotros le debemos mucho más que ellos, de modo que no debierasorprendernos que Dios nos pidiera a algunos la quinta, la cuarta parte, hasta la mitad, de loque tenemos. Lo menos que podemos hacer es dar nuestro diezmo y ofrendas de amoradicionales. Dar a Dios es una manera de mostrarle amor. Algunos cristianos se impactaránfuertemente en el día del juicio al darse cuenta que, comparativamente hablando, son pobreseternos en lo que respecta a recompensas, cuando consideren las que podrían haber recibidosi hubieran invertido más en la causa de Dios. En tu calidad de líder eres responsable de entrenar a tu rebaño para dar. Si no lo haces,estorbas a la iglesia y al avance del reino de Cristo. Si no entrenas a tu rebaño para dar, escomo robarle al pueblo la recompensa que tendrán en el ciclo al dar para la obra. Mientrasmás se sacrifiquen al dar, más grande será su recompensa eterna. Avergüénzate, lídercristiano, si no preparas a tus ovejas para dar generosamente y, de esta forma, invertir en laeternidad. Si alguien está desempleado y nada produce, prepáralo para que dé una porción mayor desu tiempo en lugar de dinero. Puede ayudar con el aseo del templo; puede hacer diligenciaspara el pastor. Puede repartir literatura evangelizadora, leer las Escrituras a los ancianos oenfermos, ir de casa en casa dando testimonio, testificar en lugares de esparcimiento, en loscentros de compras, en los mercados o dónde se junte muchas personas. Puede preparar listas de oración y dar varias horas diarias en intercesión. Puede ayudar alpastor a orar cada día por cada uno de los miembros de la iglesia. Puede visitar enfermos yorar por ellos. Puede ayudar en forma práctica a personas no convertidas y cristianos,demostrando así su amor cristiano y siendo una bendición para el prójimo. Puede transformarsu período de cesantía en una inversión eterna. Que nadie diga que nada tiene para dar. Si daen la medida de su capacidad, Cristo le recompensará grandemente en las épocas venideras. En tu calidad de líder eres responsable por enseñar a administrar la vida, tiempo, dinero,patrimonio, fuerza y la mejor manera de invertir en la eternidad a cada creyente. Nadie espastor fiel si roba las recompensas celestiales a su rebaño debido a que no les enseñe a dar desu patrimonio, tiempo e incluso a sí mismo.
  • 90. XXVIII. AYUDA A QUE TU REBAÑO DESCUBRA Y DESARROLLE SUS DONES ESPIRITUALES Nosotros respondemos por cada habilidad natural que Dios nos da y somos responsablespor el uso de ellas. Debemos ser buenos mayordomos o Dios puede quitarnos la habilidad. Siusamos sabiamente nuestras habilidades y experiencias para gloria de Dios, a menudo nosdará experiencia y habilidades adicionales para emplearlas. La Biblia da listas de dones espirituales en varios pasajes (Romanos 12:6—8; 1 Corintios12:7—10, 28; Efesios 4:7, 8, 11—13; 1 Pedro 4:10-11). Suman veinte los dones nombrados;algunos, varias veces pero, obviamente, son apenas muestras de las muchas formas especialesen que Dios da talentos divinos. Toda habilidad, talento, destreza y dones personales sedeben a la gracia y bondad de Dios, Su providencia ennuestra personalidad y Su fidelidad en nuestro legado y experiencia. Algunos dones espirituales dependen por completo del milagroso poder de Dios y, por lotanto, suelen ser catalogados de dones espirituales sobrenaturales que exige que obedezcamosa Dios para usarlos, no operan aparte del poder, sabiduría y la facultad sobrenatural impartidapor Dios. Entre estos dones tenemos la profecía, los poderes milagrosos (plural), lascuraciones (plural), las clases de lenguas (plural), las interpretaciones de lenguas (plural) eldiscernimiento de espíritus. Nadie puede producir un don sobrenatural por propia decisión ni tampoco escoger elmomento u ocasión de su manifestación; solamente puede obedecer la iniciativa y guía delEspíritu, dependiendo humildemente de Dios al cual da toda la gloria. El don es obra delEspíritu y, por eso, está gobernado por El, pero se manifiesta solamente si obedecemos ycooperamos con el Espíritu. Por eso, nadie puede curar a quien quiere, cuando quiere o de la manera que desee. Todala sanidad es de Dios; uno puede hacer lo que dice la Biblia, ser guiados y orar por la saludde cierta persona en cierto momento, y recibir fe para una necesidad física particular. Sinembargo, el poder de sanar es siempre poder de Dios y siempre sujeto al señorío del Espírituy a la voluntad de Dios. Otra categoría de dones que aparece en las Escrituras está basado plenamente en lashabilidades con que nacemos o que desarrollamos; estos dones son llamados “donesnaturales” y Dios, a veces, agrega un toque sobrenatural especial que complementa lo naturalcon lo divino, gula y da poder a la habilidad natural con la supervisión sobrenatural, llevandoal máximo y multiplicando la efectividad del don mediante la capacitación y unción delEspíritu. Por ejemplo, muchos consideran que enseñar es un don natural pero hay algunos queparecen que han nacidos para enseñar; combinan características de personalidad que lescapacitan para ser preparados y convenirse en profesores omaestros muy diestros. Sin embargo, un “maestro innato” cristiano puede tener un poderdivino especial agregado para enseñar. Esto es, entonces, un verdadero don de Dios. Lapersona que recibe el don de enseñar reconoce cuando la mano de Dios está sobre él o ella enesta manera especial que da poder y capacidad. La persona sabe cuándo Dios toca suenseñanza y cuándo es meramente ella misma que enseña por medio de su habilidad natural ypreparación. La persona se da cuenta, a veces, del toque de Dios no solamente en el momentode enseñar sino también en su preparación para enseñar, hasta en la recopilación ypreparación de sus materiales didácticos. Recuerda, la lista de Dios abarca dones prácticos como servir, administrar, animar, fe,dar, ayudar, conocimiento, mostrar misericordia, hablar y sabiduría. No se mencionanmuchas otras formas especiales con que Dios dota a Su gente, por ejemplo, capacitaciónespecial para trabajar con niños, ministerio a la juventud, ministerio de la música, escribircanciones y para seguir carreras como la de teólogos, artistas, poetas. Fíjate que la Biblianombra a las personas a quien Dios usa de esta manera junto con Sus dones a la iglesia.
  • 91. MANERAS DE AYUDAR A QUE TU REBAÑO DESCUBRA Y USE SUS DONES 1. Ayúdales a darse cuenta que cada habilidad natural es un don confiado a ellos por Dios para el bien del prójimo. 2. Ayúdales a darse cuenta del potencial que pueden desarrollar o para el cual pueden ser entrenados. 3. Ayúdales a reconocer las formas en que Dios los usa ahora y los marca con Su sello. Suele suceder que otras personas adviertan un don que Dios da antes que nosotros nos demos cuenta. 4. Ayúdales a darse cuenta que Dios espera para guiarlos a usar sus talentos, dones y tiempo. Enséñales a orar y creer en la guianza divina. Enséñales cómo desarrollar su oído para oír la voz de Dios.5. Ayúdales a darse cuenta de que Dios puede agregar Su unción, Su toque sobrenatural, a cualquier forma de trabajo o ministerio legítimos. Enséñales la importancia de pedir la unción del Espíritu cada vez que hacen algo por amor a Cristo, en Su nombre y para Su gloria.6. Ayúdales a darse cuenta de cualquier don espiritual sobrenatural que Dios les esté dando. Ayúdales a probar el don y guíalos para que lo usen pero enséñales a no destacar estos dones especiales. En la mayoría de los casos Dios usa personas añadiendo Su toque especial a sus dones naturales.7. Ayúdales a descubrir maneras de usar los dones especiales de Dios, las destrezas, los talentos y las experiencias que Dios les ha dado.8. Adviérteles que deben permanecer humildes en el uso de los dones de Dios, valorar los dones de otros cristianos y dar a Dios la alabanza y la gloria por todo. XXIX. ENTRENA ATU REBAÑO PARA TESTIFICAR Y GANAR ALMAS Testificar es responsabilidad de todo cristiano. Dios E.. espera que cada uno denosotros testifiquemos por medio de nuestra vida y nuestros labios. Testificamos prime-ramente de Cristo pero también del Padre y de la verdad de la Biblia. En la época del AntiguoTestamento Dios dio a Israel esta responsabilidad: “Vosotros, pues, sois mis testigos, diceJehová, que yo soy Dios” Isaías 43:12. Nuestro testimonio actual se enfoca principalmente en nuestro Salvador Jesús, que dijo:“Y vosotros sois testigos de estas cosas. Y vosotros daréis testimonio también, porque habéisestado conmigo desde el principio. Y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, enSamaria y hasta lo último de la tierra” Lucas 24:48; Juan 15:27; Hechos 1:8. Una gran parte del ministerio de Pablo fue testificar (Hechos 22:15-16; 26:16, 22).1. El testimonio cristiano como testigo. Una forma importante de testificar, es el testimonio cristiano que puede sercompartido, privadamente, con hermanos en la fe y con no—cristianos, tanto a nivelindividual como de grupo. El testimonio a los perdidos puede ser una forma poderosa detestificar. Enseña a tu gente que el testimonio cristiano debe seguir estas sencillas reglas:
  • 92. a. Relaciona tu testimonio personalmente a Jesús. Cuenta Su gula, amor, bendiciones, respuestas a oraciones, compañía.b. Glorifica a Jesús, no te des la gloria a ti. Testifica en tal forma que la gente se acuerde de lo que hizo Jesús y no de lo que tú hiciste. Acércalos a Jesús no a ti.c. Testifica con humildad. Si el testimonio no es dado humildemente, es menos probable que la gente se disponga a aceptarlo o a ser ayudada por éste. Si testificas con humildad, Dios seguirá trabajando contigo y a través de ti. Si dejas que entre el orgullo, Dios no puede confiar en ti y no puede continuar bendiciéndote y prosperándote. Sé honesto en tu testimonio de modo que la gente sienta que es genuino.d. Adapta tu testimonio a la situación, pues en ciertos casos debes ser muy breve. No te impongas al tiempo ajeno. Un testimonio breve y gozoso puede abrir la puerta antes o después, para que otras personas te pidan compartirlo con más detalles.e. Vigila las oportunidades para entretejer tu testimonio en la conversación, en forma inofensiva. Ayuda a tu rebaño para que siempre esté listo a dar una palabra como testimonio que se relacione con cualquier situación actual que abarque la fresca bendición personal y recientes respuestas a oración. Tú propio testimonio personal, dado humildemente, puede avivar tu sermón o la exposición de la Biblia.f. Ayuda a crear las oportunidades para que testifiquen otros hermanos diciendo cosas como “esto se parece a lo que Jesús hizo por fi, Juan; María, tienes que compartir la maravillosa respuesta que acaba de dar el Señor a tus oraciones; ¿sabes cómo ayudó Jesús a Guillermo?; miren, deseo que todos tuvieran la oportunidad que Sarita tuvo, cuéntanos, Santa”.2. Testificar a los que no son salvos. Este puede hacerse en dos formas: como parte del intento de guiar una persona a Cristo o como preparación para que alguien en un futuro pueda ser ganado para Cristo. Cristo espera que cada cristiano esté vigilante de ambas oportunidades. Nosotros no somos los primeros testigos del papel de la religión, ni defendemos el cristianismo en general, ni siquiera la Biblia en cuanto verdad. Hay momentos en que esa clase de presentación resulta apropiada, pero testificar se refiere primordialmente señalar a Jesús, presentarlo. La gente pueden argumentar con tus opiniones, creencias o sobre la iglesia pero es más difícil que argumenten con un testigo sincero y profundamente personal de lo que Jesús significa en tu vida. Prepara al rebaño a tu cargo para que testifique con efectividad compartiendo sugerenciascomo las que siguen: a. Pon a Jesús en el centro y manténlo allí. Ayúdales a darse cuenta de que Jesús es una persona real: viva y activa incluso hoy. Otras preguntas se verán después. La cuestión fundamental es que tendrán que responder en el juicio respecto a lo que hicieron con Jesús. b. Sé personal, ¿cuándo conociste a Jesús? ¿qué ha hecho Jesús por ti? Cierto que Jesús murió en la cruz pero eso ponlo como parte de tu testimonio, y que esta sea la razón de amarlo o de confiar en él para que perdone tus pecados o alegrarte que Su amor te haya alcanzado. “Ciertamente cambió mi vida”. “Jesús me dio paz y gozo como nunca tuve antes”. “Mira, cuando oro, Jesús es tan real, tan cercano a ml....””Nunca hubiera creído antes, que Jesús iba influir tanto en mi vida”. Testificar no es predicar. Recuerda, las dos partes principales de tu testimonio son Jesús y tú.
  • 93. c. Defínelo. El testigo que comparece al tribunal es alguien que maneja cierta información definida. Vio, oyó, estuvo ahí. Tu testimonio de Jesús debe ser siempre especifico. Di lo que El hizo por ti, cuándo lo hizo y qué pasó en tu vida. “Mira, hace sólo dos años que conocí personalmente a Jesús” “el 16 de octubre de 1979 conocí a Jesús” “Sé que mis pecados fueron perdonados, nunca me olvido de ese día”. “Tenía un grave problema con la costumbre de... antes que Jesús me salvara”. “Desde que conocí a Jesús hace cuatro años no he vuelto a ser vencido por... Mientras más personal y definido sea tu testimonio, más puede el Señor usarlo.d. Actualízalo. Asegúrate de incluir algo reciente y real de tu vida actual. “Mira, esta mañana estaba dándole las gracias a Jesús cuando... ““Jesús ha estado tan cerca de ml en esta semana”. “Justo el martes pasado cuando estaba orando, Jesús...””Ha sido realmente importante para ml durante esta semana que Jesús haya estado tan cerca de mí cuando oro porque...”.e. Incluye alguna forma de llamado especial, dejando que te guíe el Espíritu en lo concerniente a lo directo del llamado. La oportunidad es muy importante aquí. Si la persona a quien testificas sigue escuchando bien y con simpatía, ponte aún más directo. “Espero que Jesús sea tan real para ti como es para mí” “Cuando pienso en el gozo que Jesús ha traído a mi vida, quiero que todos lo conozcan también. Espero que te dé ese gozo” “Mira, es difícil darse cuenta que estuve luchando totalmente solo contra... (la vida, un problema, un pecado en particular) y Jesús quería ayudarme. Si te encuentras enfrentando algo parecido, yo sé que El puede ayudarte” “Si quieres saber cuán sencillo es ir a Cristo y recibirlo como Salvador, me alegrará decírtelo”¿Me permites orar contigo ahora mismo?”Entonces orn que Dios bendiga a la persona y supla sus necesidades personales. La oración es una forma poderosa de testificar.f. Prepara anticipadamente a la persona intercediendo por ella. Pide al Señor que ponga en tu corazón a las personas que El desea tú les testifiques. Pide a Dios que te guíe anticipadamente y, entonces, prepara el camino mediante la definida intercesión diaria por cada una de las personas con que te carga el Espíritu. Mientras tanto usa toda oportunidad para ser amistoso y constituirte en bendición. Luego, cuando lleves una semanas o meses orando, pide la guiaza de Dios para que te dé el lugar y momento adecuados para testificar a esa persona y dirigirla al Señor. Hace unos años Dios dirigió a los líderes de la Iglesia Evangélica Coreana, la denominación que ha surgido del ministerio OMS en esa nación, para que llamaran a sus iglesias a dar especial testimonio para ganar almas. A comienzos de enero se le pidió a cada creyente de cada iglesia, que pidieran a Dios para que le mostrara cinco personas no salvas por quienes ellos eran espiritualmente responsables. Tenían que orar por cada uno de ellas con la mayor frecuencia diaria posible desde el l~ de enero hasta el Viernes Santo. Se les urgió “no traten de testificarles ahora. Dediquense a saturar con oración a estas personas. Demuestren amor como puedan pero esperen para testificarles” Mientras tanto la iglesia preparó lecciones para ganar almas para cada congregación. Cada pastor preparó a su rebaño para testificar. Prepararon folletos especia- les para ganar almas que destacaban los pasos para llevar a alguien a Cristo, enseñando a cada creyente cómo usarlo. Se dio cinco folletos a cada creyente, uno por cada una de las cinco personas por las que se habla estado orando. No tenían que repartirlos indis- criminadamente sino pasarlos solamente con esas personas por las que habían estado orando y, únicamente en el momento en que iban a intentar ganarlas para el Señor. Cada creyente tenía que ir a las cinco personas por quienes había estado orando a diario el Viernes Santo. El Domingo de Resurrección hubo nuevos convertidos en las iglesias junto a sus nuevos hermanos y hermanas cristianas. Ese año fueron más de once mil los ganados para Cristo. ¡Nunca tuvo antes la iglesia un día así de salvación!
  • 94. Al año siguiente, la cifra ascendió a más de quince mil y, año a año, aumentaba hasta llegar a más de veinticinco mil ganados para Cristo en esta temporada ¿puedes entrenar así a tu rebaño?3. Guiar una persona a Cristo. A menudo no tienes, cuando testificas, la oportunidad obvia de conducir la persona a una experiencia personal con Cristo. Busca las oportunidades de hacerlo así. No seas tímido respecto de llevar a las personas al punto de decidirse, especialmente si sientes que Dios está cerca cuando testificas. Si les ayudas a recibir a Cristo, ellos agradecerán a Dios en el cielo, y a ti, que hayas sido fiel a ellos. Todo cristiano debe saber los elementos esenciales mínimos de la evangelizaciónpersonal. Si estás en un accidente donde hay una persona consciente pero a punto de morir,¿la puedes llevar a la seguridad de la salvación? Debes saber cómo ser conciso y estar listopara cualquier emergencia. No vaciles en ser directo en tal clase de urgencias. En algunas situaciones sabes que la persona a quien has dado testimonio tiene ciertosproblemas o pecados definidos que obstruyen el camino. Puede que tengas que tratar esoprimero. Puede que tengas que resolver cuestiones o problemas antes que la persona estédispuesta a comprometerse personalmente con Jesucristo. Tienes que saber la respuesta ocómo obtener la respuesta de otra persona pero recuerda que muchas cosas que parecenproblemas gigantescos antes de la conversión, casi desaparecen cuandouno vive la salvación. Tan pronto como puedas, dirige la persona hacia Jesús desviándola desu pregunta u objeción. Confía en el Espíritu Santo para que te guíe respecto al tiempo en que dedicarás a cadauno de los siguientes puntos. En caso de urgencia, ve directamente al punto esencial:“Encomiéndate a Jesús en este momento para que te perdone y El te salvará”.a. Asegura a la persona que Jesús, Su amor y Su perdón son para ella “Jesús murió por ti como por todos. El te ama ahora. No es demasiado tarde para pedir y recibir ahora Su perdón” (Mateo 11:28; Juan 3:16; Apocalipsis 22:17).b. Ayúdale a confesar su necesidad y pecados ahora “Todos pecamos. Tú has pecado. Admite tu necesidad. Prepérate para abandonar tus pecados por la ayuda de Dios. Si tienes que pedir perdón a otras personas o arreglar las cosas con otras personas, promete a Dios que lo harás”(en caso de emergencia, haz que confiese sus pecados o admita que necesita a Jesús. Si no puede hablar, pide que confiese en su corazón, o di “yo oraré en voz alta y tú ponte de acuerdo conmigo en tu corazón” luego di una corta y específica oración de confesión, pidiendo perdón y depositando la confianza en Jesús como Salvador, y agradeciéndole por esta salvación) (Proverbios 28:13; 1 Juan 1:9).e. Ayúdale a encomendarse a Jesús confiando que El perdona “Acepta Su amor, Su perdón y Su poder para cambiarte” Si puedes, cita un par de las promesas de Dios y destácalas. (En caso de urgencia basta decir “Jesús dijo...” “Dale las gracias”) (Juan 6:37; Romanos 10:9). XXX. PREPARA A TU REBAÑO ENSEÑÁNDOLES LA PALABRA DE DIOS Una de tus principales responsabilidades como pastor es la de apacentar el rebaño a tucargo (1 Pedro 5:2). Esta fue una de las últimas exhortaciones de Jesús antes de ascender alcielo. Su triple palabra para Pedro fue que alimentara corderos y ovejas (Juan 21:15—17). Laverdad bíblica es comparada al alimento en la Escritura. La Palabra de Dios, especialmenteen sus enseñanzas más sencillas, es comparada con leche nutritiva (Isaías 55:1; Hebreos 5:12;1 Pedro 2:2). Sus enseñanzas más doctrinales son comparadas al alimento sólido (1 Corintios3:2; Hebreos 5:12—14). Jesús dijo que Sus palabras eran alimento verdadero (Juan 6:35, 55,63). David testificaba que la Palabra de Dios le era más dulce que la miel (Salmo 119:103).
  • 95. La salud y el vigor espirituales dependen del alimento espiritual. La vida espiritual débilde una congregación suele indicar que el pastor no ha estado alimentando adecuadamente alas ovejas. El pastor que se queja del desinterés de su greypor la verdad espiritual profunda, nos señala que: él no ha conducido a su rebaño a uncaminar profundo con Dios, y él no ha estado alimentándolos con adecuada verdad bíblica.Únicamente la gente espiritualmente enferma no siente apetito por el alimento espiritual. El servicio espiritual para Dios depende de la salud espiritual y ésta, a su vez, depende deladecuado alimento espiritual. La base para preparar al pueblo de Dios en un espíritu deservicio, es fortalecerlos y enseñarnos bien en el camino espiritual. Deben saber la Palabra deDios para ser guiados al servicio de Dios, ser capaces de responder preguntas y conducirgente no salva a Cristo. Los cristianos siempre deben estar preparados para responder a todoaquel que pregunta la razón de la esperanza que tienen (1 Pedro 3:15). Pablo recordaba a los líderes de Efeso: “No he rehuido anunciaros todo el consejo deDios” Hechos 20:27. Inmediatamente dijo: “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo elrebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor,la cual él ganó por su propia sangre” Hechos 20:28. Pablo relaciona ambos conceptos. El inocente de la sangre de todos (v.26) porque haanunciado todo el consejo de Dios. Corresponde que ahora los líderes hagan lo mismo, pueseso es lo que abarca apacentar el rebaño al ser pastor de la iglesia de Dios. ¿Qué debes hacer al anunciar todo el consejo de Dios?1. Obtén tu propia enseñanza de toda la Palabra de Dios. Usa ambos Testamentos: Antiguo y Nuevo. Los apóstoles tuvieron solamente el Antiguo Testamento por lo que todos sus mensajes se basaron en éste. No lo dejes de lado. Todo aquel que anuncia el mensaje de Dios debe estar familiarizado con cada libro de la Biblia, entendiéndolo cabalmente, de modo que el Espíritu pueda guiarlo para predicar de cualquier parte y usar toda la Escritura.2. Por varios años abarca cada tema importante de la Biblia. Cuando Dios considera que hay temas tan importantes como para repetirlos en Su Palabra, es que importan para el pueblo de Dios. Otros tipos de prédicas pueden emplear-se esporádicamente pero cubrirás a conciencia toda la Escritura, únicamente mediante el tipo de prédica expositiva a través de todos los libros de la Biblia. Dios te guiará respecto de la secuencia que debes seguir. La persona espiritualmente perezosa que no lee ni estudia adecuadamente toda la Palabra, tiende a predicar la mayoría de sus mensajes de la misma parte de la Escritura o sobre el mismo tema.3. Subraya lo que Dios subraya. Da constante atención a los énfasis mayores de la Escritura. No constituye tema crucial para tu ministerio eso que Dios solamente menciona en un par de versículos de la Biblia. Los temas recurrentes son, obviamente, de gran interés y preocupación para Dios. El uso constante de una Biblia con referencias y una concordancia es de absoluta necesidad para el estudio de la Biblia que tú realices.4. Fundamenta tu enseñanza cabalmente en cada doctrina importante de la Biblia. La Biblia no está organizada como un manual de teología sistemática pero es esencial que entiendas la doctrina para que sepas y prediques toda la Palabra de Dios. No puedes dar mensajes en la forma concisa y altamente organizada como lo daría un capítulo de un libro de teología. Debes digerir la doctrina, predicar y enseñar en un lenguaje que tu rebaño comprenda y, al terminar cada período, los vas afirmar a ellos en cada doctrina bíblica importante. Puedes entregar ocasionalmente una serie doctrinal durante unas cuantas semanas. Sin embargo, puedes abarcar la enseñanza doctrinal sistemática en forma paulatina en tus mensajes habituales. Entrega continuamente conceptos doctrinales como asimismo sus aplicaciones prácticas. Primero, tú mismo debes entender claramente la doctrina pues solamente entonces puedes enseñarla con sencillez, dando ejemplos y aplicaciones que vivirán en los corazones y mentes de tu rebaño. Si tu corazón arde con una doctrina, como debe ser, tu enseñanza estará repleta de vida.
  • 96. 5. incluye constantemente las aplicaciones prácticas. La Palabra de Dios fue inspirada, parte por parte, por el Espíritu Santo para ayudar a las personas en las situaciones de la vida real, y es verdad eterna relevante a toda la gente pero no todas las partes son igualmente relevantes o urgentes en un momento dado.6. Transmite una clara revisión general del grandioso plan de Dios. La gente de tu congregación debe recibir ayuda para darse cuenta de la grandeza, la gloria y la significa- ción del plan general de Dios para todas las épocas. Ayúdales a darse cuenta de la unidad del plan de Dios y del papel significativo que Dios tiene para ellos dentro de Su plan. Nada vivifica y realza más toda la Escritura para el rebaño que captar la visión de su propia parte dentro del gran plan de Dios que va hacia la eternidad. Entonces, se entusiasmarán, emocionados, por el impacto práctico de hoy y la grandiosa promesa escatológica del eterno mañana. De esta forma los equiparás con celo para comprometerse con el continuo propósito de Dios, con direcciones prácticas para servir con sentido y en fonna significativa al Señor en sus vidas diarias y les ayudará a ver su parte en la iglesia en cuanto encaja en el eterno plan de Dios. XXXI. TU VIDA DE ORACIÓN COMO LIDER E.M. Bounds escribió que “grandes oraciones son la señal y sello de los grandes líderesde Dios”¿Cuál debe ser el papel de la oración en tu vida de líder cristiano? La respuestainstantánea debe ser la misma que dieron los apóstoles, que decidieron envolverse en doscosas: Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Hechos 6:4 Orar era la primerísima prioridad para ellos y, probablemente, consumió la mayor parte desu tiempo. Ellos podían dirigir solamente si oraban. Se dieron cuenta que su mayorresponsabilidad era cubrir con oración a la iglesia mientras ministraban la Palabra. Orar fuetan urgente para ellos que delegaron muchos otros deberes a laicos llenos del Espíritu. Bounds dijo que cada líder “debe ser sobre todo un hombre de oración. Su corazón debegraduarse en la escuela de la oración. Nada aprendido puede sustituir a la oración, cuando elhombre falla en su orar. No hay fervor, no hay diligencia, no hay estudio, no hay dones quesuplan la falta de la oración. Hablar a los hombres por Dios es cosa grande, pero hablar aDios por los hombres es aún más grande. Nunca hablará bien y con real éxito a los hombresde parte de Dios, quien no haya aprendido bien cómo hablar a Dios por los hombres. Más queesto, las palabras sin oración ... son palabras mortales”. Necesitas audiencia delante Dios, antes de siquiera intentar una audiencia con tu rebaño.Ponte en la presencia de Dios, antes de pararte delante de ellos. Debes triunfar delante deDios, antes de triunfar delante de ellos. No estás listo para adorar con tu congregación sinantes adorar con el serafín. Únicamente cuando vienes de la presencia de Dios puedesdirigirlos a la presencia de Dios. El santo y dotado ministro de la Iglesia de Escocia, Robert Murray McCheyne decía “esmejor, por lo general, pasar una hora solo con Dios antes de comprometerse con cualquierotra cosa. Debo pasar las mejores horas del día en comunión con Dios”. El exhortaba en unsermón de ordenación “entrégate a las oraciones y al ministerio de la Palabra. Si no oras,probablemente Dios te saque de tu ministerio, como me lo hizo a mí, para enseñarte a orar.Recuerda la máxima de Lutero ‘haber orado bien es haber estudiado bien ... lleva los nombresde la pequeña manada sobre tu pecho como lo hacía el Sumo Sacerdote. Lucha por elinconverso”’
  • 97. En tu calidad de líder cristiano, no debes solamente seguir el ejemplo apostólico sino quetú mismo debes ser todo un ejemplo de oración para todo tu rebaño. Charles Spurgeon decía:“Naturalmente el predicador está por encima de todos los demás, distinguido como hombrede oración. El ora como cristiano común y corriente, de otro modo seña un hipócrita. Oramás que los cristianos comunes y corrientes, de otro modo sería descalificado del oficio queha emprendido”. Cuando le preguntaban a Spurgeon el secreto de su éxito, respondía “¡Trabajo de rodilla!¡Trabajo de rodilla!” Finney explicaba: “Respecto a mi propia experiencia, diré que, a menosque tenga el espíritu de oración, nada puedo hacer. Si perdiera por un día, o por una hora, elespíritu de gracia y súplica, me encontraría incapaz de predicar con poder y eficiencia o deganar almas por medio de la conversación personal”. Andrew Murray preguntaba: “¿Por qué miles de cristianos de todo el mundo no ejercenmayor influencia? Nada salvé esto: La falta de oración de sus servicios.... Nada, sino elpecado de no orar, que causa la falta de una vida espiritual poderosa Aprender a orar y recibirá la autoridad y guianza por medio de la oración, es la tarea másimportante de tu preparación como líder. Establecer un estilo de vida de liderazgo, conlleva aser constantes en la oración, con toda seguridad, es el elemento más decisivo de tu éxitoespiritual. Nunca serás un líder más grande que tus oraciones. Puedes tener éxito aparente sinuna vida de fuerte oración; sin embargo, el valor eterno de ese éxito y tu recompensa eternadependen de que vivas orando. Todo éxito que se aparte de la dimensión espiritual es comocasa construida sobre la arena. Si en tu calidad de líder debes ir adelante de tus seguidores en todo, debes ser el modelo ylíder de oración por sobre todo. Que Dios haga de cada líder un Ellas que ora. El grito deSpurgeon era: “Oh, quinientos Elías, cada uno en su Carmelo, clamando a Dios, y prontotendremos las nubes que revientan en lluvia. Oh, más oración, más constancia.., y más fideli-dad”. Tu vida de oración es una clara revelación de la medida en que eres persona de Dios ylíder espiritual. Nunca será más importante ante los ojos de Dios que tu vida de oración.Ninguna parte de tu ministerio será más recompensada en la eternidad. El valor eterno detodo lo demás que hagas depende de que vivas orando. ERES RESPONSABLE DE CONSERVARTE FUERTE Y BENDECIDO POR MEDIODE LA ORACION El ministerio espiritual exige poder espiritual. El Espíritu Santo es la fuente de todo podery es dado como respuesta de oración. Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿ cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se los pidan? Lucas 11:13 Esa promesa fue dada por Jesús inmediatamente después que nos dio la gran promesa—mandamiento: Y yo os digo: Pedid, y se os dará; busca4 y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. Lucas 11:9-10 Esta tremenda promesa está a tu disposición si oras de acuerdo a la voluntad de Dios paratodas las peticiones que tengas en tu vida pero, tal como Jesús lo señaló, es dadaespecialmente con el Espíritu Santo (y. 13). El ministerio espiritual depende del Espíritu y no
  • 98. hay otra manera de llevarlo a cabo; nunca podrás ministrar con efectividad si no estás llenocon el Espíritu recibiendo diariamente su unción, liderazgo y autoridad. Tu mayor necesidad es la poderosa presencia del Espíritu Santo si deseas ver convicciónde pecado en los perdidos, crecimiento y bendición en tu rebaño. Nuestras prédicas yenseñanzas a menos que tengan el poder del espíritu Santo, pueden maldecir en lugar debendecir a otros. La verdad en sí misma no transforma sino que la verdad aplicada a travésdel Espíritu cambia la vida. El cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica. 2 Corintios 3:6 Tus palabras de verdad pueden matar a los que las escuchan si no están acompañadas porel poder del Espíritu. La efectividad de tu liderazgo depende de tu vida espiritual. E. M. Bounds lo resalté haceaños “los hombres son el método de Dios; la Iglesia busca mejores métodos; Dios buscamejores hombres”. Volvió a escribir “el Espíritu Santo no fluye por medio de los métodossino a través de los hombres. El no desciende sobre la maquinaria sino sobre los hombres. Elno unge planes sino hombres—hombres de oración”. El doctor A. J. Gordon urgía “Nuestra generación pierde rápidamente su sentido de losobrenatural y, por consecuencia, el púlpito cae rápidamente al nivel de la plataforma. Estadeclinación se debe, a que ignoramos que el Espíritu Santo es el supremo inspirador de laprédica”’ ¿Por qué son tan pocos los líderes ungidos con el poder del Espíritu en forma continua?Porque la mayoría depende más de sus estudios, trabajo y planes que de la oración que es elprincipal canal para que fluya el Espíritu Santo a tu vida. Te saturas y estás cubierto con lapresencia de Dios, solamente si permaneces largos períodos en Su presencia. La cara deMoisés se volvió radiante, solamente después que ¿1 absorbió la cercana presencia y gloriadel Señor durante ochenta días en el Sinaí. La oración diaria prolongada añade semejanza aCristo en tu personalidad y Su fragancia espiritual persiste donde quiera vayas. Te conservas bendecido mientras digas palabras de amor, comunión, alabanza yagradecimiento a Jesús durante el día1 Gordon, Ministry of the Spirit, 145.pues de esa manera vives en la presencia de Dios. En continua bendición en la medida quecontinuamente pidas Dios que bendiga al prójimo. Ser constante bendición surge de serconstantemente bendecido. Ver constantemente a Aquel que es invisible, en la comunión y eso fue lo que hizoMoisés (Hebreos 11:27); el texto griego de ese pasaje señala que Moisés permaneciócontemplando a Dios sin vacilar y ése fue el secreto de toda su vida. A veces estaba cara acara con Dios en una forma que ningún otro ser humano ha estado (Deuteronomio 34:10);Moisés mantuvo ante sí en oración la invisible cara de Dios aunque no estuviera en la cumbredel Sinaí ni en el tabernáculo d reunión. En tu calidad de líder debes mantener constantemente un corazón en comunión. Debesvivir en presencia de Dio “debajo de sus alas” (Salmo 91:4), amparado “bajo la sombra de”Sus alas de amor (Salino 36:7). Esas metáforas representan el refugio en Dios y la cercanía aDios. Uno no debe solamente acercarse a Dios (Hebreos 7:19; 10:22; Santiago 4:8) sino vivircerca de El durante toda la vida. El concepto de estar en la presencia de Dios significa, literal. mente en el texto hebreo delAntiguo Testamento, estar donde puedas ver Sus rostros (siempre en plural, probablementesugiriendo todas las variadas emociones y actitudes de Dios). Esencial para ti, líder, es que
  • 99. estés tan cerca de Dios que puedas ver constantemente Su gozo o desagrado, Su exhortacióno freno en Su faz. Al igual que Moisés iba y venía diariamente después de pasar un tiempo de comunión conel Señor, en el tabernáculo de reunión, donde moraba la luminosa gloria (Shekinah) de Supresencia, a sus múltiples ministerios y responsabilidades con el pueblo; de esa mismamanera tú, líder de tu rebaño, debes ir a tu gente desde la presencia del Señor y, luego, volverdesde tu gente a la presencia del Señor para presentar sus necesidades ante El; ¿eso es lo quehaces? El líder del Nuevo Testamento debe ser hecho por Dios que lo hace durante la oración.Muchos líderes son hipócritasen su vida de oración. Urgen al rebaño a que viva orando pero ellos no oran. El poder de orarse relaciona directamente al tiempo dedicado a orar. Una oración pública corta queprevalezca podrá ser orada solamente por quien ha prevalecido en oración por largo tiempoen forma privada. La iglesia local es edificada o destruida por sus líderes pues suele suceder que la iglesia escomo son sus líderes. Únicamente los líderes que oran tienen seguidores que oran. Un lídersanto y dinámico que ora es el regalo de Dios para el pueblo. Un líder débil que es negligentepara orar suele ser un estorbo para Dios y para su pueblo. Los líderes que saben cómo orarson la dádiva más grande de Dios para la iglesia y la tierra. Tu tarea de líder cristiano es demasiado grande para ti. Su imponente inmensidad debellevarte a orar. Tu vocación es demasiado grande para ti y tu llamamiento es demasiadosagrado para ti. Pero Dios está dispuesto a ayudarte en tu ministerio si estás dispuesto a pagarel precio de orar. XXXII. TU ORACION CONTROLA TU OBRA Tu valor como líder depende de tu oración. Nada acarrea más bendición y efectividad quecuando visitas a tu rebaño; nada pone más el sello de Dios sobre ti ante la comunidad; nadahace más que tú ganes el corazón de tus feligreses o darte más estatura espiritual y respeto atu liderazgo que tu vida de oración. Nada puede conservarte espiritualmente fresco, nadaimpedirá que tus mensajes vengan directamente desde el corazón de Dios, nada hará másefectiva la unción de Dios a tu liderazgo, que una vida dedicada a la oración. Ese apóstol de la oración que fue E. M. Bounds insistió incesantemente que los líderes queno oran, en realidad, estorban la causa de Dios “Dios quiere hombres consagrados porquepueden orar y orarán.... De la misma manera en que los hombres que no oran obstaculizan Sucamino, estorban a Dios e impiden que Su causa triunfe, asimismo también son inútiles paraDios los hombres que no se consagran y leimpiden realizar Sus bondadosos planes de gracia y ejecutar Sus nobles propósitosredentores”. Tu rebaño necesita sentir que el poder de Dios está sobre ti, que la voz de Dios habla através de ti, el toque de Dios cuando tú tocas sus vidas. El poder de Dios en tu ministerio noproviene de la fluidez ni de la fortaleza de tu voz, o de tu habilidad para expresar tus ideas.La unción es difícil de describir pero una vez que las ovejas ven la unción real del EspírituSanto sobre ti, saben cuándo la tienes y cuándo te falta. La oración te prepara para todo trabajo en la obra. La oración pone ese aditivo divino queconstituye toda la diferencia en tu vida, tus palabras y tu trabajo. La oración hace que tú seasla persona que Dios ama y respeta. LA ORACION PREPARA LA BENDICIÓN DE DIOS PARA CADA SERVICIO
  • 100. Cuando muchas personas oran intensamente por la misma cosa, podemos ver un fuertepoder y podemos sentir que su bendición es traída a nosotros. Esto es muy importante en losservicios de la iglesia. Seas ministro laico u ordenado puedes colaborar a hacer que cadaservicio sea de tremenda bendición para todos.1. Llenar de oración el templo es un requisito para sentir la presencia de Dios. Hay momentos en que la presencia de Dios es tan cercana y tan manifiesta que las personas que van entrando al templo perciben una calma especial, perciben reverencia, un conocimiento de la sagrada cercanía de Dios en sus vidas. Esto pasa rara veces excepto cuando el líder o algunos de los más piadosos de su rebaño, o ambos, dedican mucho tiempo a orar y ayunar. A veces de una forma consciente nos damos cuenta que la presencia de Dios, es reconocida por la grey, cuando el líder ingresa al púlpito o empieza a hablar. Este sello especial del Espíritu Santo procede únicamente cuando el líder ha estado viviendo verdaderamente en la presencia de Dios. Puede ayudar mucho, si enseña a los líderes de la iglesia a reunirse temprano y pasar un tiempo en intercesión. Otros se reúnen en las noches de los sábados y permanecen en oración. Algunos han preparado a sus feligreses para que lleguen antes que amanezca en las mañanas dominicales y pasen varias horas orando por los servicios. El doctor John Maxwell, de una iglesia de California, cuenta con doscientos hombres con compañeros especiales de oración. Estos se han dividido en cuatro grupos para poder orar durante el servicio matutino de cada domingo del mes, un grupo por cada domingo. Se unen para orar de 8:00 a 8:30 cada mañana de domingo de acuerdo a como les corresponda; y además esa iglesia tiene cadenas de oración intercediendo por el servicio. La oración abundante también llena la atmósfera con la presencia de Dios. Esta santa sensación de la presencia de Dios prepara a la gente para ser bendecida por El y para ser obedientes a El.2. Llenar el lugar con oración ayudo a llevar a los necesitados a los servicios. Cuando el camino es preparado mediante oración, suele ser más probable que los vecinos y amigos acepten la invitación extendida para que concurran a la iglesia. Cuando el camino es preparado mediante oración, Dios trae gente que no ha sido invitada por ninguna oveja pero que es atraída al templo por el Espíritu. Durante uno de los períodos especiales de avivamiento en Gales y Escocia, empezó un día a congregarse gente, traída por Dios de todas las direcciones, y al mismo tiempo, en una iglesia cuando el servicio ni siquiera había sido anunciado. Cuando Dios usó poderosamente a Duncan Campbell para el avivamiento de 1949 en la islas Hébridas, hubo una ocasión en que no hubo respuesta inicial en los servicios en cierto lugar. A eso de la medianoche, luego de orar por un rato en la casa de uno de los líderes de esa iglesia, un joven ofreció una oración de fe que, evidentemente, liberó el poder del Espíritu pues cuando salieron de la casa, se encontraron con personas que salían de sus domicilios para ir a reunirse en un lugar central de la aldea, donde se pusieron a esperar. Mientras Campbell les predicaba, hubo una poderosa obra del Espíritu que transformó esa aldea y cerró la taberna. Llenar de oración una iglesia, hace que la gente se disponga a concurrir a servicios especiales. Se realizaron reuniones diarias de oración al mediodía en cientos de ciudades de los Estados Unidos de Norteamérica, durante el avivamiento de las reuniones de Oración Unificada, que tuvo lugar a mediados del siglo diecinueve. Miles y miles de personas no salvadas fueron llevadas a esos servicios y cientos de miles fueron salvos en un año.3. Llenar de oración un servicio puede ungir las alabanzas. ¿Por qué cantamos todos juntos, como congregación, al comienzo del servicio público de adoración? Para guiar a la gente a la presencia de Dios y preparar nuestros corazones para adorar. Cantamos sobre Su
  • 101. grandeza, Su santidad, Su bondad, Su poder para desviar nuestra atención de las cosas terrenales y poner nuestro foco de atención y nuestros corazones en Dios. Cantar es lo primero “para el Señor”. Luego, cantamos unos para otros mientras alabamos a Dios y cantamos nuestros testimonios de gozo personal en el Señor y Su bendición y gracia para nuestras almas. Este aspecto de la adoración puede estar programado para un momento más avanzado del servicio y en otras ocasiones. Este tipo de cántico ha sido muy usado por el Espíritu en períodos de evangelización y avivamiento. El Señor bendijo mucho el canto durante las épocas de la Reforma, del avivamiento en los años de los Wesley y en otros momentos de amplio avivamiento. No empezamos el servicio cantando con el propósito principal de “cantar para que entre la gente”, para despertar a la gente o crear una atmósfera amistosa y cálida. Desafortunadamente algunos líderes de música parecen creer que dirigen un concierto común más que dirigir a adoradores a la presencia de Dios. Hasta mezclan chistes con la alabanza para capturar la atención de la gente. Ese tipo de liderazgo no produce la llenura y reverencia en nuestra conciencia de la sagrada presencia de Dios y de Su inmenso poder en el servicio. Cuando la oración ha preparado el camino del Señor suele suceder que los cánticos congregacionales son dirigidos para tomar conciencia que Dios se ha acercado al servicio con Su santidad; es como si Dios se acercara a nosotros mientras nosotros nos aproximamos a El (Santiago 4:8). El Señor puede usar especialmente los cánticos musicales especiales para despertar la conciencia de Su cercana presencia. Habitualmente esto sucede solamente cuando los que cantan son santos tocados por el Espíritu y preparados por la oración. Un tiempo de oración de unos quince a treinta minutos, justo antes de comenzar el servicio, por parte de los músicos y cantantes, agregando la adecuada preparación en oración de parte de los miembros de la congregación antes del servicio, puede preparar maravillosamente el camino de la bendición de Dios durante la alabanza.4. Orar puede hacer que la lectura pública de las Escrituras hable a los corazones. ¡Poco se lee la Palabra de Dios con la unción del Espíritu! 1Cuán escasa es la lectura de la Palabra de Dios hecha con la reverencia requerida! La lectura de la Escritura tuvo un papel prominente en la sinagoga judía y en la iglesia de los primeros tiempos. Cuando Esdras abrió la Escritura para leerla, la gente se puso de pie (Nehemías 8:5). Esta misma reverencia fue, en otros tiempos, reservada para la realeza. Abrir la Escritura para leerla en público equivalía a que Dios entrara al servicio siendo acogido con la bienvenida. Igual que los nobles de la corte real se quedan de pie en presencia del rey, así también la gente se quedaba de pie en honor a Dios pues la Palabra de Dios representa al mismo Dios. Sin duda esto responde a la costumbre de algunas iglesias de quedarse, todos, de pie, reverentes mientras se lee la Palabra que, si va a ser honrada de esta manera, debe ser leída con veneración y destreza. El lector debe familiarizarse con el pasaje leyéndolo anticipadamente varias veces, asegurándose de pronunciar cada palabra en forma correcta. Debe leerla con tal claridad que todos los presentes puedan oír y entender. Debe orar especialmente pidiendo la ayuda de Dios y Su unción para leer Su Palabra. Si la congregación se queda de pie durante la lectura de la Escritura, les ayuda a mantenerse alertas y atentos, como debe ser. Probablemente debiera darse más tiempo a la lectura de la Palabra, esto es, leer pasajes más largos con mayor asiduidad que lo habitual en nuestros servicios.5. Se necesita mucha oración para preparar el camino para la oración pastoral. Responsabilidad sagrada es la de dirigir una oración pública. Se cuenta que una vez Spur- geon iba a hablar en un servicio unificado de varias denominaciones. Los participantes
  • 102. fueron cuidadosamente instruidos respecto de la parte de cada uno. A dirigida la reunión; B oraría; C leerla la escritura; D recogería la ofrenda; Spurgeon iba a predicar pero dijo: “Si hay algo que puedo hacer esta noche, quiero ofrecer la oración” pues para él la oración pastoral era la parte más importante del servicio. La oración pastoral tiene funciones de bendición, enseñanza e intercesión por cada uno de los presentes, ellos deben darse cuenta que tú, su líder, estás en contacto con Dios. Cada uno de los allí reunidos debe recibir ayuda para reverenciar, amar y obedecer a Dios por medio de la oración a la que da su Amén (1 Corintios 14:16). Todos deben estar callados cuando tú hablas a Dios por cuenta de ellos. Tu oración pública debe ser pronunciada con voz bastante fuerte para que todos oigan pero no grites como siDios fuera sordo. Los dioses de los paganos no pueden oír, por eso sus adoradores gritan anteellos. Nosotros oramos a un Dios que escucha hasta la oración silenciosa. Hay momentos enque el corazón grita desde muy adentro y el alma se desespera, en esos momentos comoJesús, podemos orar con gritos y lágrimas (Hebreos 5:7). Sin embargo, es preferible quedejes eso para tus momentos privados de oración en lugar de usar la ocasión que diriges en laiglesia. Tu oración pastoral puede servir para preparar más a la gente para tu mensaje así comopara cualquier otra bendición del servicio. Tu oración pastoral puede ayudarte a que tomenconciencia de la cercanía de Dios y los latidos de Su corazón, Debes preparar tu corazón no sólo para el sermón sino también lo debes preparar para laoración en forma humilde y que todos sientan hambre por la palabra, debes llevar tu cargadiaria de oración si quieres sentir el poder de Dios cuando intercedas desde el púlpito. Debestener diaria comunión en la intimidad de la secreta presencia de Dios si vas a dirigir la iglesiaen su adoración, reverencia y alabanza públicas. XXXIII. TU ORACION DEBE SATURAR LA PREPARACION DEL SERMON Enseñar la Palabra de Dios o dar el mensaje de Dios debe ser un trabajo conjunto de Diosy del orador. La parte de Dios es tan importante como la tuya. Dios prepara al orador de dosmaneras en un largo plazo así como de inmediato. Hay un cierto sentido en que todo mensajeguiado y ungido de Dios lleva en sí toda una vida de preparación. La preparación de tucorazón se edifica sobre toda tu vida espiritual y tu caminar con Dios desde tu conversión. Los sermones secos surgen de las almas hambrientas. Los mensajes carentes de vidavienen de los corazones vacíos. Jesús dijo: De la abundancia del corazón habla la boca(Mateo 12:34). Un corazón siempre lleno tiene más para decir que lo que puede decir;siempre queda un remanente, como los doce canastos que sobraron cuando Jesús alimentó alos cinco mil hombres. Dios debe hacerte primero a ti, antes que tú puedas hacer tu sermón. Un mensaje efectivoviene solamente de una persona efectiva. Tú debes vivir lo que predicas. Tu sermóndebe exponer tu alma. Un gran mensaje viene solamente de un gran corazón. El sermón es tucorazón hasta ese momento. Cuando tu corazón está saturado de la presencia de Dios, fluyen ríos de agua viva de tualma. Si tu corazón es un desierto espiritual, tu ministerio será seco y estéril. Solamente unalma empapada de Dios tiene un mensaje embebido de Dios. No puedes compartir más vidaque la que has recibido. Tu sermón revela tu ser íntimo o, de lo contrario, es hipocresía. En la medida en que Dios toca tu alma, tus escuchas sentirán también en ellos ese toque.Solamente un profeta puede tener un ministerio profético y los profetas deben obtener suvisión y mensaje de Dios. La persona carente de un ardiente mensaje, es alguien que no vive
  • 103. lo suficiente en la presencia de Dios. Un ministro o profesor de Biblia sin un mensaje dadopor Dios es una tragedia. La gente necesita ver el Espíritu de Dios en tu vida, sentir el toquede Dios en tu ministerio. El dijo por medio de Jeremías: No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban. Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras. Jeremías 23:21—22 Dios condena a quienes comunican sus propias ideas, pensamientos y sueños en lugar dedecir Su mensaje: El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera ¿ Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra? Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas, dice Jehov4 que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano. Dice Jehová: He aquí que yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: El ha dicho. He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuenta, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová. Jeremías 23:28—32 Cada vez que tú, en tu calidad de líder, te pares ante tu congregación, estás ahí, de pie,como representante de Dios. Puede que no seas llamado profeta pero debes desempeñar elpapel del profeta para tus ovejas. Cada vez que hablas eres responsables por presentar elmensaje que Dios quiere tenga Su pueblo en esa hora. No hay forma posible en que puedashacerlo excepto si vives constantemente en la presencia de Dios. Debes ser persona de Diosaun más que la persona más fiel en tu congregación. John Wesley preguntaba a sus ministros: ‘¡Han estado ayunando y orando por algunosdías? Vayan al trono de gracia y perseveren ahí, la misericordia descenderá”. La única ma-nera de poner a Dios en tu sermón es mediante la oración. El tiempo que impacte tu sermón ala gente que lo escucha, suele estar en proporción directa al tiempo que has estado orado. La preparación de tu corazón debe preceder a la de tu mensaje, debe continuar durante supreparación, y hasta que tu mensaje sea entregado. Los corazones preparados preparanmensajes fructíferos. Resulta peligroso poner más pensar que orar en tu sermón. Mientrasmás talentoso sea, mejor entrenado estés, más necesitas ser persona de oración pero noconfíes más en ti que en el poder de Dios.1. Recibe por medio de la oración la guía de Dios respecto al pasaje de la Escritura y el tema a tratar Roben Murray McCheyne dijo: “Entrégate a orar .... Saca tus textos, tus pensamientos, tus palabras de Dios Cuán bendecido es no saber una necesidad específica y, luego, que venga gente a decirte que tu mensaje fue exactamente lo que necesitaban oír. Uno de los pasos más importantes para preparar sermones es el de obtener la guía de Dios para el tema que tienes que preparar.
  • 104. 2. Satura con la oración el estudio del pasaje del cual hablarás. Hay veces en que Dios abre el pasaje y los pensamientos y palabras se suceden con tanta rapidez que apenas alcanzas a anotarlos. Otras veces, se necesita horas de estudiar la Biblia, buscar las referencias, estudiar el contexto y orar sobre las ilustraciones que serán más efectivas. El pasaje o pasajes que abarcarás debe ser saturado con la oración, meditado y vivido en tu alma hasta que te enciendas en llamas con la verdad. Finney destaca que la verdad, por sí misma, nunca producirá resultados espirituales. Se necesita el Espíritu de Dios para encender la verdad, darle poder a esa verdad y aplicarla a los que la oyen. Lutero quien creía orar bien y estudiar bien, pasaba tres horas diarias de su tiempo en oración. La oración no sustituye al estudio pero el estudio tampoco sustituye a la oración. A través de la oración tú puedes captar el sentir de los escritores de la Biblia. A través de la oración tú captas la visión, la pasión del alma, el énfasis que Dios puso al inspirar la Escritura. “La comunión ínfima de Jehová es con los que le temen” Salmo 25:14. El obispo Quayle señalaba que ese pasaje puede traducirse “el susurro del Señor”. Podemos acercamos tanto a El orando que El nos susurra las profundas cosas de Dios. El que estudia informalmente la Biblia sin orar nunca entiende estas profundas verdades ni las comparte con el pueblo de Dios. “El Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual” 1 Corintios 2:10—13. Dar genuino ministerio de las cosas profundas de Dios exige que seas lleno con el Espíritu, iluminado por el Espíritu, guiado por el Espíritu y ungido por el Espíritu, y no solamente que estudies cuidadosamente la Biblia. Recuerda que todo el ministerio del Espíritu es tuyo por medio de la oración. En cuanto a ti líder no tienes alternativa para la oración constante: vivir, estudiar y ministrar en el espíritu de oración; dicho con palabras del obispo Quayle “(el ministro) no se para a orar sino que sencillamente no para de orar”. Ningún ministerio será espiritual sin una vida de oración. Ningún líder que no ore, puede interpretar rectamente la mente de Dios.3. La oración poderosa asegura y conserva la unción del Espíritu en tu mensaje y liderazgo. Nunca hay un momento en que puedas aflojar en tu vida de oración pues no es suficiente que tengas un mensaje dado por Dios sino que éste debe ser entregado con la unción y el poder del Espíritu en ti mientras predicas. La unción es el don de Dios dado en el momento de tu ministerio. Hay varios requisitos previos para recibir la unción de Dios. Debe haber consagración a Dios, obediencia, dependencia total y oración. El ministerio ungido prevalece. La unción de Dios permite al Espíritu hacer que la verdad el mensaje llegue a los que lo escuchan, revistiéndote con la autoridad de Dios y Su sello será puesto sobre ti y sobre tu mensaje. Los mensajes sin unción no producen transformaciones duraderas en las vidas. Se necesita mucho más que el poder de las palabras para cambiar a la gente. Satanás siempre está listo para arrancar la semilla sembrada en las mentes (Lucas 8:12). Las palabras ungidas labran camino, como con fuego, en los corazones para que no sean fácilmente olvidadas y perforen hasta llegar a la naturaleza más íntima. Son la espada del Espíritu que penetra (Efesios 6:17) y lleva dulzor al santo, fe al creyente y coraje al guerrero. La unción de Dios está a disposición de todo líder, también a tu disposición, pero tiene unprecio. El precio es la oración. Quizás la falla más frecuente en toda vida de líder sea la fallade no ser ungido. El fervor es esencial pero el fervor no es la unción. La unción es la coronade Dios puesta sobre el fervor como respuesta a la oración.
  • 105. La unción de Dios hace la diferencia entre el profeta de Dios y un conferencista u orador.La unción de Dios es Su poder que fluye a través de una personalidad, que vivifica lospensamientos, añade frescor y nuevas ideas, reanima las emociones y agrega una dimensióndivina al amor, deseo, pasión y entusiasmo del ungido. Dios se encarga y hablapoderosamente a través de tus palabras haciendo que éstas sean la voz de El para las almas delas personas que te escuchan. La unción de Dios añade riqueza divina a tu forma de pensar, originalidad divina a lo quedices, dulzura divina al alimento espiritual, iluminación divina a tu intuición, bendicióndivina, y poder divino a tu vida y te sella con todo esto. XXXIV. TU RESPONSABILIDAD DE INTERCEDER POR TU REBAÑO Dios no te ha dado responsabilidad mayor que la de interceder por las personas que hapuesto a tu cuidado. Es urgente que tú traigas en oración a cada una de esas personas delantede Dios, como también que traigas a Dios ante ellos en cada uno de tus sermones. Debesinterceder por tu ministerio, los servicios y por alcanzar a las almas, también debes intercederpor familia y nombre por nombre. Cada creyente está llamado a ser sacerdote de Dios, “Masvosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios paraque anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. Vosotrostambién, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, paraofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” 1 Pedro 2:9, 1Pedro 2:5. Tus sacrificios espirituales se componen de alabanza (Hebreos 13:15), tu cuerpo(Romanos 6:13, 16,19; 12:1), buenas obras (Hebreos 13:16) y donaciones monetarias(Filipenses 4:18; Hebreos 13:16). Tu papel sacerdotal constante es laoración. La comunión personal con Dios es tu diario privilegio y necesidad. La intercesiónpersonal es tu ministerio y obra diario. Eso rige para cada cristiano y aun más para ti, su líderespiritual. El papel del sumo sacerdote en las épocas del Antiguo Testamento era ofrecer sacrificios einterceder. El papel del intercesor estaba simbolizado por sus ropajes oficiales. Usaba elvestido sacerdotal sobre la túnica. El vestido sacerdotal (ephod) era una especie de delantalcon dos piedras de ónice afirmadas en cada hombro; esas piedras llevaban, cada una grabadoslos nombres de seis de las tribus de Israel. El pectoral iba asegurado con cadenas de oro alvestido por encima del corazón del sacerdote, para que nunca se moviera lejos de su corazón.Tenía doce piedras preciosas, dispuestas en cuatro hileras de tres piedras cada una y cadapiedra tenía grabado el nombre de una de las tribus. De esa forma simbólica, cada vez que el sumo sacerdote entraba al tabernáculo, después altemplo, para oficiar en presencia de Dios, llevaba los nombres de las tribus sobre sushombros y cerca de su corazón, lo cual hablaba de la responsabilidad suya por la gente a sucargo y del amor por ellos (Exodo 28). En forma análoga, el ministro del Nuevo Testamentodebe llevar, sin que se vean, sobre sus hombros y corazón a las personas a quienes cuida y asu ministerio. Esta es su responsabilidad ante Dios. Debe llevar la carga de ellos y amarlos. Cristo completó la obra del sacrificio en Su obra de expiación en la cruz pero el ministerioinconcluso de Cristo es el de la intercesión y corresponde a cada cristiano ser socio sacerdotalcon Cristo en la intercesión por Su pueblo. ¡ Cuánto más debe participar cada ministro ylíder, en sociedad con Cristo, para interceder por Su pueblo! Jesús vive al lado de Su Padrepara continuar Su ministerio. El reina por oración. Juan 17 registra la gran oración de Jesúscomo sumo sacerdote, que expresa las clases de preocupaciones por Su pueblo que estánsiempre en Su corazón.
  • 106. Israel nunca habría llegado a Canaán si no hubiera sido porque Moisés intercedió, siendoun tremendo líder y administrador. Israel hubiera sido borrado del mapa como pueblo siMoisés no hubiera intercedido. Pablo es el gran ejemplo del papel sacerdotal de los líderes del Nuevo Testamento quetiene Cristo. Sabemos más de la vida de oración de Pablo que de la de ningún otro personajede la Biblia salvo, quizás, Moisés. Su ministerio surgió de su incesante vida de oración. Pablofue el gran ejemplo del Nuevo Testamento del guerrero de oración. Pablo no escribió librossobre la oración pero la oración se entreteje en todos sus escritos. La oración y el ayunofueron el fundamento de su ministerio total. El fue pionero de la expansión de la iglesiamediante la incesante intercesión, trabajo e indecible sufrimiento. El fue el apóstol de laintercesión santa que se efectúa con toda el alma. El evangelizó por medio del amor, las lágrimas, el esfuerzo y el sufrimiento. Su celo no sepodía parar pero el fuego se mantuvo ardiendo constantemente en su alma por medio de susoraciones, diurnas y nocturnas, de intercesión. Los tres grandes testimonios de Pablo fueron: (1) cómo lo ganó Cristo; (2) su amor por la iglesia y (3) su oración por la causa de Cristo. Diez de las epístolas paulinas hablan de su oración por los destinatarios de sus canas.Ocho de ellas son súplicas de Pablo por la ayuda en oración de los convenidos y amigossuyos. Pablo fue un modelo tal de oración que desarrolló a su alrededor un pueblo que oraba.Todo líder evangélico debe mirar a Pablo como ejemplo de lo que puede ser el ministerio porla gracia de Dios. Pablo el intercesor es el modelo de lo que tú y yo debemos ser hoy. Ningún líder es mayor que sus oraciones. Si queremos que la iglesia reviva y llegue a seruna potente fuerza para Dios, deberemos contar con una nueva generación de gigantes deoración al estilo de Pablo. La falta de intercesión de los líderes del pueblo de Dios es,probablemente, la mayor debilidad del ministerio actual de ellos. En los escritos de Pabloencontramos, por lo menos, cuarenta y un versículos referidos a su oración y temas deoración pero solamente uno en que ora por sus necesidades personales. Pablo siempre orabapor el prójimo. Una de las maneras de medir el papel y alcance de tu vida de oración es pormedio de la cantidad de tiempo que pasas orando por tus propias necesidades e intereses,comparado con el tiempo que dedicas a orar por otros. Cuando oramos en el Espíritu, oramos primeramente por otros. Cuando buscando primeroel reino de Dios, Dios se encarga de todas nuestras necesidades personales (Mateo 6:33). Laoración que Jesús enseñó como modelo, indica que no debemos empezar orando por nuestrasnecesidades sino que, primero, oremos por el nombre, voluntad y el reino de Cristo; luego,oramos por nuestras necesidades sin tener que hablar en primera persona (“mí”; “me”) sinoen tercera persona: “nosotros”, “nuestro”. En tu calidad de líder tienes tan pesada responsabilidad de orar diariamente por tus ovejasque, quizás, debas limitar el tiempo que oras por ti y tu familia, pero si te dedicas a llevar lascargas de otros, Dios pondrá tus cargas en los corazones de tu rebaño, especialmente si leshas enseñado a ser un pueblo que ora. Cuando desempeñas tu papel de intercesor por turebaño por el cual tienes que rendir cuenta, Cristo intercede por ti. Llora por otros y Dios tesostendrá con el amor y oración leales de las ovejas a tu cargo. SUGERENCIAS QUE DEBES SEGUIR EN TU PAPEL DE INTERCESOR
  • 107. Adapta estas ideas a tu situación específica de liderazgo—pastor, profesor, líder de escuela dominical, líder de la juventud, líder laico, misionero.1. Plai4fica tu intercesión por las personas a tu cargo. Si no tienes un plan habitual de oración para tus períodos deintercesión diaria, ciertamente le fallarás a Dios y a tus ovejas. Si hay algo en la vida que valela pena planificar es esto.a. Reserva un momento especial cada día para interceder Esto es tan importante como separar tiempo para preparar tus sermones o para visitar a tus ovejas. Este momento debe ser cada día y elegido para el momento del día en que estás en tu mejor forma física, alerta y capaz de interceder en forma intensa. Además Dios te llamará la atención de personas y necesidades en ciertos momentos especiales y, en particular, cuando alguien necesita tu oración. Cuando Dios te prepara especialmente en esa forma, deja inmediatamente de lado cualquier otra cosa que estés haciendo y ora. Dios también traerá personas a tu mente para que ores por ellas mientras trabajas, viajas, o tienes momentos en que tu mente está, relativamente, libre. Como líder de ellos, tu rebaño debe estar constantemente en tu corazón, así como estuvieron en el corazón de Pablo. Pablo dijo de Epafras, pastor de la iglesia de Colosas, “Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere. Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros” Colosenses 4:12-13. Cuando Pablo retrata la vida de oración del líder ideal al testificar de la intensa carga que Epafras llevaba por su gente “siempre rogando encarecidamente” y “tiene gran carga por vosotros” aunque estuviera físicamente lejos, Epafras estaba con Pablo ¿Puede decirse de ti que siempre ruegas encarecidamente por tu rebaño y que tu oración habitual por ellos es una gran carga?b. Designa un lugar donde puedas interceder por tu gente. Si tienes una sala privada, puedes convertirla en tu cuarto de oración, lo que representa una bendición adicional. Cuando visito la casa de John Wesley en Londres, atesoro siempre el tiempo que puedo pasar orando tranquilamente en su sala de oración, en el piso alto.c. Hazte listas de oración con cada una de tus ovejas incluidas. Dios bendice mucho el uso de listas de oración. Hay fuertes evidencias de su uso por parte de Pablo. También necesitarás listas de oración para gente que quieres ver salva, líderes de tu país, necesi- dades misioneras (naciones, personas, ministerios), una lista de tu compañero de oración (personas cuyo ministerio quieres compartir en oración), lista de familias. Tu mayor responsabilidad como pastor es tu lista o listas de oración por tu rebano. John Welch, el santo ministro escocés, pasaba de ocho a diez horas diarias orando, día o noche, por Su pueblo. Tenía una frazada para abrigarse cuando se levantaba a orar en la noche pero su esposa se quejaba de encontrarlo en el suelo llorando, a lo que ¿Ile decía “mujer, tengo que responder por tres mil almas y no sé siquiera cómo están espiritualmente muchos dc ellos”. Tres mil personas vivían en el vecindario en torito a su iglesia. Jesús dijo que el buen pastor llama a sus ovejas por el nombre (Juan 10:3). Si un pastor sabe el nombre de cada oveja, cuánto más debe el pastor espiritual orar por cada oveja de su rebaño llamándola por su nombre a cada una. Hudson Taylor, el fundador de la Misión a la China Continental, acostumbraba a orar por cada estación misionera, cada misionero llamándolo por su nombre, y por cada necesidad y circunstancia específica que supiera. Su oración sigue viva hoy en China. El obispo Azarias, líder de espíritu dulce, de la iglesia en el sur de la India, oraba por cada pastor y líder de la jurisdicción de su iglesia, llamándolos a cada cual por su nombre. Podría ser que el
  • 108. mayor cambio que debe sobrevenir en tu vida y ministerio sea aprender a orar de verdad por tu gente y por el ministerio que tienes con ellos.d. Planifica cómo cubrir con oración las necesidades de tu rebaño. Si tu congregación es demasiado grande para orar por cada uno personalmente a diario, planifica la manera de incluir, con regularidad, a todos aquellos por los cuales respondes espiritualmente y rindes cuenta a Dios (Hebreos 13:17). Puede que tengas que dividir tu lista de modo que ores por una parte de tu congregación cada día de la semana. Quizás quieras disponer de una lista de nombres de las familias de modo que ores cada día por cada familia, llamándola por su nombre. En tu lista familiar más detallada anota los nombres de cada miembro de la familia y la edad aproximada, quizás sus cumpleaños. Puede que necesites tener una lista de cumpleaños para orar. Puedes prometer a tu gente que pasarás un momento especial de oración por ellos en el día de sus cumpleaños. Hazte una lista que constantemente varíe las necesidades de oración, en hojas separadas, donde anotes las necesidades especiales de tu gente cada día con por ejemplo: enfermedades, accidentes, lutos, duelos, cesantía, desánimo, pruebas, tribulaciones. Puedes llevar, fielmente, sobre tu corazón las cargas de las ovejas a tu cargo, solamente si sabes cuáles son sus necesidades. A medida que ellos empiecen a darse cuenta cuán personal es tu oración por ellos, van a compartir con satisfacción sus necesidades, en la medida que surjan, de modo que ellos sabrán, que tú puedes ser con creciente efectividad su pastor de oración.e. Panifica un plan especial de oración por las necesidades más importantes de tu rebaño y comunidad. El corazón de todo pastor está cargado con un peso grandepor las necesidades importantes y preocupaciones especiales de las ovejas a su cargo. Si tucongregación es pequeña, quizás puedas orar por todos ellos cada día. Si es grande, tendrásque planificar tu oración por temas y separarlos en cada día de la semana, La presencia de Dios en tus servicios, el creciente impacto mundial de la iglesia, elavivamiento, una congregación que testifique y ore, la vida santa, la integridad y la unidad detu congregación, se cuentan entre las preocupaciones más importantes que son tema deoración por tu rebaño. Los grupos de la iglesia por los cuales debes llevar carga de oración son: La juventud. Mantén una carga especial de oración por la juventud y tu ministerio paraellos aunque puedes contar con un pastor especial para la juventud. Ora por: (1) ministerioadecuadamente planificado para ellos; (2) la salvación de cada uno; (3) la expansión delministerio para alcanzar jóvenes fuera de la iglesia (4) la llamada de Dios a los jóvenes queEl elija para el servicio cristiano; (5) capacitación o empleo para la juventud necesitada; (6)fuerza para resistir las tentaciones especiales de la juventud. Dios puede darte un Elías, Timoteo o Tito en tu propia comunidad. Cuando resultaevidente que Dios levanta esa clase de persona, ora diariamente por ella y, a menudo con ella.Da los pasos necesarios para discipularla y aconsejarla. Los hombres. Toda iglesia necesita hombres de fortaleza espiritual, activos para orar ytestimoniar. Cada hogar necesita un padre espiritualmente fuerte que dé el ejemplo y asumala responsabilidad espiritual por el hogar, cosa que, demasiado a menudo, queda a cargo delas esposas y madres. Tus hombres necesitan tu oración. Las mujeres. Ellas tienen sus necesidades y preocupaciones especiales; pueden ser unatremendo potencialespiritual para la iglesia. Muchas esposas llevan la pesada carga del cónyuge no salvo y elpastor debe ayudarlas compartiendo esta carga de oración. Los solteros y solteras. ¡Cuánta necesidad tienen los solteros y solteras de nuestra oraciónen estos tiempos! ¿Te escuchan orar por ellos en tu oración pública? Los padres y madressolteros necesitan oración especial por sus responsabilidades y preocupaciones. Líderes cívicos y gubernamentales. Todos los cristianos tienen el mandato bíblico de darprioridad a la oración por los líderes del gobierno (1 Timoteo 2:1—3). Debemos orar por
  • 109. nuestro gobierno para que Dios les dé sabiduría, integridad y les haga decidir rectamente seaa nivel nacional, provincial o de la ciudad. Las figuras claves del gobierno deben estar en lalista de oraciones diarias del pastor que, además, debe orar por ellos en forma regular desdeel púlpito y preparar a su rebaño para que ore por ellos. Cuando haya asuntos cruciales degobierno, conviene apartar ciertos momentos especiales de oración personal y como iglesia. Avivamiento y cosecha. Dios depende de los lideres cristianos para que llamen a orar a Supueblo por el avivamiento y una gran cosecha de almas, tal como dependió de los profetaspara llamar al pueblo a orar en las épocas del Antiguo Testamento. El líder debe incluir estepunto con frecuencia en sus oraciones públicas y en sus pedidos en las reuniones de oración.Debe formar grupos en la iglesia para que dediquen horarios especiales de oración conjunta.Toda la iglesia puede ser dirigida para orar la mitad de las noches, por ejemplo de seis o sietede la tarde a la medianoche o desde las nueve de la noche hasta las cuatro o cinco de lamadrugada siguiente; todos los líderes deben llevar esta carga de orar. Para preparar tu propio corazón y dirigir a las ovejas a tu cargo en este deseo de buscar elrostro de Dios, tienes que apartar medio días o días en oración por esto, puede ser toda la noche, ouna o dos horas diarias en que ores solamente por el avivamiento y cosecha durante un ciertoperíodo: una semana, un mes o más. Dios honra grandemente tal preparación del camino del Señor aunque debemos cuidar deno pensar que nos ganamos o merecemos Su bendición. Mientras más oremos más profundose vuelve el deseo de nuestro corazón hasta que, finalmente, prevalecemos sobre laspotestades de las tinieblas y vemos la gran victoria de Dios.2. Separa tiempos especiales de oración por cargas especiales que el Espíritu Santo deposita en tu corazón. El Espíritu no sólo puede guiarte a separar momentos especiales para orar por el avivamiento o cosecha sino que, también, para que busques una nueva bendición especial para tu propio corazón. Las personas usadas en gran forma por Dios encuentran necesario, muy a menudo, estar a solas con él por un tiempo más largo que el habitual, a fin de ser ungido de nuevo, sentir la frescura y renovación en sus propias almas o para obtener la especial guía de Dios respecto a su ministerio o su pueblo. Este era el hábito personal de oración de Finney. Un proyecto de construcción que necesite fondos puede ser la llamada que extiende Dios para un medio día especial de oración. La grave enfermedad de un miembro de la iglesia o grupo puede ser Su manera de llamar a oración especial prolongada. Mantén atento tu oído a los susurros del Señor que te llama a orar o quizás, orar y ayunar a la vez. Dios puede guiarte, en tu calidad de líder, a que des los pasos necesarios para multiplicar la oración por las necesidades que El ha puesto en tu corazón. Puedes sentirte guiado a llamar a tu iglesia a comprometerse a orar por un número de horas “x” por cierta necesidad, por ejemplo, de quinientas a mil horas de oración por un avivamiento o poruna campaña evangelística especial. Casi todas las ovejas deben estar dispuestas, con gozo, acomprometer una hora de oración, especialmente si les permite dividirlas en dos períodos demedia hora o cuatro de quince minutos cada uno. Muchos estarán dispuestos acomprometerse a orar una hora por día o cinco horas a la semana o otra promesa similar. Otro enfoque consiste en pedirles que se comprometan a orar por períodos de diez o quinceminutos cada uno, la mayor cantidad de veces al día que les sea posible. Puede queencuentren un período extra para orar en la mañana, al mediodía y en la noche, o más, sirevisan su manera de emplear el tiempo, en este tipo de oración especial dirigida. Mientrasmás minutos detengan su trabajo habitual para darle una ofrenda de amor a Diosintercediendo por esa especial necesidad, más podrá Dios poner la carga en sus corazones ymás fe comenzará a surgir de ellos. Spurgeon decía que “Si algún ministro se satisface sin conversiones, no las tendrá”.Nosotros estamos demasiado satisfechos con llevar nuestro ministerio sin o con elderramamiento del Espíritu de Dios y con escasas regulaciones que vienen de parte delSeñor. Dios da almas solamente a aquellos que no pueden vivir sin ellas. El líder que no tiene
  • 110. hambre de almas necesita seriamente un grandioso avivamiento de su propio corazón pero nohay limites a lo que Dios puede hacer si tenemos suficiente hambre por las almas y damos lospasos específicos para obtener la oración del pueblo de Dios. XXXV. TU MINISTERIO DE LAGRIMAS La anhelante intercesión por el pueblo a tu cargo permite que Dios unja tu corazón conlágrimas, lágrimas, que hay en él, mientras intercedes a solas, o cuando hablas de Cristo enforma personal al que tiene una necesidad espiritual —lágrimas internas mientras daspúblicamente tu ministerio y cuando miras a tu comunidad y a tu mundo— esas lágrimaspueden agregar poder espiritual a tu liderazgo y ministerio. Lágrimas tan profundas en tucorazón que también se advierten en tu voz cuando oras o hablas, y en ocasiones en tus ojos,ungidas especialmente por Dios—esas lágrimas pueden apegar toda una dimensión pococomún de rara influencia y autoridad espiritual a tu función como persona de Dios. ¿Cuánto sabes del ministerio de lágrimas en tu vida? ¿Cuán profundamente compartes laspenas del corazón de Dios? El doctor Bob Pierce, fundador de Visión Mundial, se conmovióhondamente ante el estado espiritual y físico del mundo; se hizo famosa su declaraciónrepetida muchísimasveces: ‘Que mi corazón se rompa con las cosas que rompen el corazón de Dios”. Nuestro mundo pude ser movido hacia Dios solamente por medio de los líderes quienespueden compartir profundamente el sentir de su corazón y pueden ver el mundo con el amory la compasión que él los ve. No estás preparado para ministrar sobre la cruz hasta que nosientas Las lágrimas de dolor del corazón de Dios, hasta que no compartas en cierta medida,el sufrimiento de la pasión de nuestro Salvador en Getsemaní, hasta que no te acerquesbastante a Dios para permitir que el espíritu que vive dentro de ti anhele en forma infinita einexpresable todo esto. El versículo más corto de la Biblia es, también, la expresión más concisa y profunda de larealidad de la encamación, la divina identificación con la necesidad de la humanidaddestruida por el pecado y la medida de la infinita empatía de Cristo: “Jesús lloró” Juan 11:35. Jesús es supremamente ungido con el aceite del gozo (Salmo 45:7; Hebreos 1:9) pero, tanidentificado con la voluntad del Padre y la necesidad del mundo que se hizo nuestro varón dedolores, familiarizado con nuestro sufrimiento (Isaías 53:3), “Ciertamente llevó él nuestrasenfermedades, y sufrió nuestros dolores” Isaías 53:4. Las lágrimas que se hicieron visibles ante la tumba de Lázaro no fueron simples lágrimasde humana simpatía sino el sentir externo del corazón roto de Dios. El lamento de Jesús por Jerusalén en el tercer año de Su ministerio no fue un gritomomentáneo sino el anhelo permanente de Su amor consumidor. “¡Jerusalén, Jerusalén, quematas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! Cuántas veces quise juntar a tushijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!” Lucas 13:34. Jesús llora incesantemente cuando pasea Su mirada por nuestro mundo. Mientras llora pornuestras ciudades y pueblos, nuestras naciones y razas, nuestras familias y nuestro sufrientepueblo, desde los niños a los viejos, ¡con cuántaconstancia ansía salvar, bendecir y liberar! El Jesús que lloró es el Jesús que sigue llorando,¿compartes Sus lágrimas? Tú también conoces, en tu calidad de líder cristiano, el gozo inexpresable y glorioso queproviene del corazón de Cristo hacia ti (1 Pedro 1:8). También tú te regocijas con el cielocuando los pecadores arrepentidos se vuelven al Padre (Lucas 15:7-10). ¿Sabes cómoregocijarte con quienes se regocijan? (Romanos 12:15). ¿Sabes también cómo dolerte con losque se duelen? Hace cuarenta años escribí este poema mientras ministraba en Manchester, Inglaterra:
  • 111. ¿Dónde están tus lágrimas? Hay lágrimas en los ojos del pecador. Hábitos de pecado atan su corazón, manos y pies; Roto de vergüenza por su pecado y derrota, Ardientes lágrimas ruedan por sus cálidas mejillas: Hay lágrimas en los ojos del pecador. Hay lágrimas en los ojos del que sufre Largas horas de cansancio, enfermedad, debilidad y dolor, Suplicando que su salud le sea restaurada, Esperando la salud pero espera en vano: Hay lágrimas en los ojos del que sufre. Hay lágrimas en los ojos desengañados. Malentendidos por quienes debieran saber; Nadie para amar ni compasión dar, Desmayado, decepcionado, su esperanza arde débilmente: Hay lágrimas en los ojos desengañados. Hay lágrimas en los ojos incrédulos. Llama a los ídolos de madera y piedra, Llama en vano, Cristo Salvador que no conoce, Incómodo, desamparado, sin Dios, solo: Hay lágrimas en los ojos incrédulos. Hay lágrimas en los ojos del Salvador. Lagrimas por los que pecan, se desilusionan y enferman, Lágrimas por los que se desvían, se apartan de Su voluntad Lágrimas por los millones que aun no alcanzamos: Hay lágrimas en los ojos del Salvador. Pero, ¿acaso lloras tú? ¿No puedes llorar tú con los millones que lloran?; ¿No puedes ti llorar por la otra oveja perdida? ¡Jesús llora! ¿Estás tú dedicado al dulce dormitar? ¡Oh! ¿Dónde están las lagrimas en tus ojos? HOMBRES QUE SIRVIERON CON LAGRIMAS AL SEÑOR Pablo testificó a los dirigentes de la iglesia de Efeso mientras echaba una miradaretrospectiva a sus años de ministerio dados a ellos ahora que les decía adiós, Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia. sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas. Hechos 20:18- 19 Toda lágrima derramada por compartir el sentir del corazón de Dios, toda lágrimaderramada por medio de la empatía cristiana hacia nuestro prójimo, toda lágrima nacida delanhelo de la aflicción del Espíritu Santo, es una lágrima de servicio al Señor. Nada complacemás a Cristo que compartamos Su carga por el mundo y su gente. Nada nos hace casamosmás con el corazón de Cristo que nuestras lágrimas derramadas mientras intercedemos con El
  • 112. por los perdidos. Entonces, llegamos verdaderamente a ser personas conforme al corazón deDios. Entonces empezamos a saber qué es ser compañeros de oración de Cristo. Hubo algunos en los tiempos del Antiguo Testamento que sirvieron con lágrimas alSeñor: Job. El pudo testificar: “¿No lloré yo al afligido? Y mi alma, ¿no se entristeció sobre elmenesteroso?” Job 30:25. David. El lloraba y ayunaba cuando los hombres insultaban a Dios (Salmo 69:9-10).Cuando sus enemigos se enfermaban, él ayunaba y se dolía como si fueran sus hermanos ylloraba como si fueran su madre (Salmo 35:14). Isaías. Se hizo eco del clamor del corazón de Dios, lloró cuando el enemigo Moab sufriósequía y hambruna, sus ojos se inundaron de lágrimas (Isaías 16:9-li). Josías. Dios oyó la oración de Josías por la nación mientras él ayunaba y lloraba delantede Dios por su pueblo (2 Reyes 22:19). Esdras. Cuando se dio cuenta cuán profundo era el pecado de su pueblo que hablanacarreado ante el juicio de Dios, oró y lloró tanto ante Dios que una gran muchedumbre sereunió en tomo a él (Esdras 10:1-2). Este siempre es el patrón: Un líder que llora produce un pueblo que ora y flora. El líderque asume los pecados del pueblo a su cargo, orando y arrepintiéndose en forma vicaria porello, tendrá un pueblo que camina al arrepentimiento. Un líder que no llora con un corazónque no se ha quebrado realmente, que no conoce el llanto de su corazón, puede denunciar lospecados del pueblo pero, rara vez los conduce a confesar el pecado, confesión que acarrea lamisericordia de Dios. Nehemías. Cuando supo del trágico estado de Jerusalén y su pueblo, escribió: “Me senté ylloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos’ Nehemías1:4. Oró y ayunó durante varios días mientras servía al Señor con sus lágrimas. De estamanera pudo El usar a Nehemías para llevar el avivamiento a Jerusalén. Jeremías. A menudo se le llama “el profeta llorón” ¡qué ejemplo establecido en lo tocantea llevar la carga y elquebrantamiento por su pueblo! Desde el punto de vista humano, fueron las oraciones y elllanto de Jeremías y las oraciones vicarias y llanto de Daniel lo que, sin duda, sacó una partede Israel del cautiverio. Escuchemos a Jeremías: Quebrantado estoy por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo; entenebrecido estoy, espanto me ha arrebatado. ¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos frentes de lágrimas, para que llore día y noche los mue nos de la hija de mi pueblo! Jeremías 8:21-22; 9:1 Mas sino oyereis esto, en secreto llorará mi alma a causa de vuestra soberbia; y llorando amargamente se desharán mis ojos en lágrimas, porque el rebaño de Jehová fue hecho cautivo. Jeremías 13:17 Derramen mis ojos lágrimas noche y día, y no cesen.
  • 113. Jeremías 14:17 Lee también Lamentaciones 1:16; 2:11; 3:48-51. Daniel. Por más de sesenta años Daniel fue un estadista de la corte de la potencia quedominaba al mundo en ese entonces; también fue hombre de Dios y de oración. Leamosalgunas de sus oraciones: Y volví mi rostro a Dios el Señor buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión. Aún estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios; aún estaba hablando en oración. En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas. Daniel 9:3-4; 20, 21; 10:2-3 Podemos estar seguros, por lo que sabemos del duelo judío y de la carga y confesiónvicarias que llevaba Daniel, que su duelo abarcaba llanto. Pablo. Pablo fue el Isaías y el Jeremías del Nuevo Testamento. Predicó la grandeza de lagracia de Dios, la asombrosa bendición de la expiación y el juicio y triunfo final de Cristo.También fue a la gente suplicando, llorando y llevando al perdido a la salvación. Sirvió al Señor con sus lágrimas como con sus sufrimientos (Hechos 20:18-19) y eseministerio fue dado en forma pública de casa en casa (y. 20). “Por tres años, de noche y dedía, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” Hechos 20:31. No solamentepredicó con lágrimas y efectuó, llorando, su evangelización personal, sino que tambiénescribió, con lágrimas, a las iglesias que amaba tanto: “Porque por la mucha tribulación yangustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sinopara que supieseis cuán grande es el amor que os tengo” 2 Corintios 2:4. Podemos estar seguros que su oración estuvo ungida con sus constantes lágrimas. Elrepite en sus cartas a las iglesias cómo orar por ellas día y noche. Si todo sus otrosministerios fueron hechos con sus lágrimas, podemos estar seguros que su oración también.No hay oración más poderosa que aquella que sale del corazón que anhela profundamentealgo y se siente su deseo al suplicar con lágrimas. Nuestro Señor. Leemos sobre Jesús: “En los días de su carne, ofreciendo megos ysúplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte” Hebreos 5:7. Esto abarcó, sin duda, la oración de Jesús en Getsemanl aunque las palabras parecen,indicar que esto fue característica a menudo repetida. Mientras las multitudes gritaban sus “hosannas” alabando a Dios, leemos que: “Cuandollegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella” Lucas 19:41. Sin duda Su corazón ya roto se sacudió con sus lágrimas de agonizante amor.Probablemente lloró en forma similar al gritar “¡0h Jerusalén, Jerusalén!” expresando su amoranhelante y de corazón quebrantado (Mateo 23:37; Lucas 13:34). DIOS DESEA QUE LOS LIDERES LLOREMOS Dios habló por medio de Joel en un momento de su inminente juicio a la nación debido asus pecados: “Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan:Perdona, oh Jehová, a tu pueblo” Joel 2:17. Los líderes religiosos de la nación eran los responsables por interceder con llanto por lanación.
  • 114. De modo similar, Isaías, cuando hubo calamidad nacional, dijo a los dirigentes: “Portanto, el Señor, Jehová de los ejércitos, llamó en este día a llanto y a endechas, a raparse elcabello y a vestir cilicio” Isaías 22:12. Pero ellos se alegraron y gozaron, organizando festejos (y. 13) a tal extremo que elprofeta les tuvo que decir: “Esto fue revelado a mis oídos de parte de Jehová de los ejércitos:Que este pecado no os será perdonado hasta que muráis, dice el Señor, Jehová de losejércitos” Isaías 22:14. Escándalo ante los ojos de Dios es que lo pasen bien y se regocijen, desempeñando suliderazgo con una actitud “tranquila de que aquí no pasa nada”, quienes debieran llevar lacarga espiritual por un pueblo, mediante una poderosa intercesión y lágrimas, pero semuestran tan indiferentes espiritualmente que no se sienten cargados por orar ¿Cuál fue la actitud de Samuel al ser nombrado por Dios en su calidad de juez y profetadel pueblo? “Lejos sea de mí que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros” 1Samuel 12:23. Todo líder es responsable delante de Dios por el desempeño de su papel como mediadorde su pueblo. Cristo es el único y solo Mediador entre Dios y el hombre en redención pero,debido a esa mediación, nosotros somos ahora responsables por ser intercesores —mediadores por nuestra gente—. Debemos identificamos tanto con quienes dirigimos, tantopor amor como por compromiso, que los llevemos en nuestros corazones cada día de nuestroliderazgo. Tal como el sumo sacerdote lo hacía simbólicamente, nosotros debemos hacer estoa diario cuando entramos al lugar santísimo de Dios:Debemos tocar su trono constantemente por cuenta de su pueblo a cargo nuestro. Pecamoscontra el Señor si no lo hacemos así. No podemos rehuir ese papel de intercesor mediador cuando nos comprometemos connuestra grey tan profundamente como Dios manda y los amamos con el amor de Cristo ennuestra calidad de pastores ayudantes en la obra de Cristo. Mientas más mediemos eintercedamos por nuestro rebaño, más hondo se volverá nuestro amor por ellos y másclamarán, con lágrimas visibles o invisibles, nuestros corazones a Dios. Nuestro rebañoreconocerá el amor y las lágrimas de nuestros corazones por el tono de nuestras voces y elpoder de nuestras oraciones. El doctor E. W. Dale, de Birmingham, Inglaterra, colaborador del evangelista Moody,cuando éste realizaba campañas en las islas británicas, decía que Moody nunca hablaba de laposibilidad que alguien se perdiera sin que su voz saliera unida a sus lágrimas. “El fluctuabade la fiera denuncia del pecado a la callada, llorosa, quejumbrosa y quebrantada contrición”.R. C. Horner decía: “No hay nada que diga tanto como las lágrimas en la obra cristiana ...pero cuando se secan tus lágrimas, el pueblo que te rodea puede perecer y morir e irse alinfierno, sin que siquiera lo percibas”. Oswald J. Smith escribía en su diario: “Debo vivir el poder de Dios cueste lo que cueste.¡Oh, que El me quebrante y me haga llorar por la salvación de las almas!”’. Muchas páginasde su diario registran las respuestas a sus oraciones pedidas con lágrimas. Se ha escrito sobreJohn Welch, el yerno deJohn Knox, “a menudo se le encontraba, en medio de las crudas noches de invierno, llorandoen el suelo y luchando con el Señor por cuenta de su grey”. Jonathan Edwards conocía laprofunda hambre de almas que salaba con lágrimas su momento de oración. Finney mencionarepetidamente en sus memorias que oraba con lágrimas. La cosecha espiritual exige alma íntegra, deseo intenso y amor de Cristo. La cosechaespiritual resulta cuando sembramos con alto costo y amor y lloramos mientras clamamos aDios. El trabajo de alma estilo Getsemani conduce a la cosecha estilo Pentecostés. JohnHenry Jowett dijo en su clásico The Passionfor Souls (La Pasión por las almas): Hermanos míos, no sé cómo un servicio cristiano puede fructificar si el siervo no está primeramente bautizado en el espíritu de la sufriente compasión. Nunca podremos sanar las necesidades que no sentimos. Los corazones sin lágrimas nunca pueden ser heraldos
  • 115. de la Pasión. Debemos orar si vamos a redimir. Debemos sangrar si vamos a ser los ministros de la sangre salvadora. Debemos perfeccionar la Pasión del Señor por medio de nuestra pasión y por nuestras propia compasión sufriente debemos “ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo (Colosenses 1:24)”. Como elegido de Dios, pónganse, pues, un corazón compasivo ... Si la oración del discípulo es para llenar la intercesión del Maestro, la oración del discípulo debe estar salpicada con mucho clamor y llanto. Los ministros del Calvario deben suplicar sudando sangre, y su intercesión debe rozar, a menudo, el punto de la agonía.... La verdadera intercesión es un sacrificio, un sacrificio sangrante, una perpetuo del Calvario, un “ser llenado” de los sufrimientos de Cristo. Santa Catalina comentaba a un amigo que la angustia que ella experimentaba al darse cuenta de los sufrimientos de Cristo, era más grande en el momento en1 Smith, Passionfor Souls, 170. que pedía por la salvación de terceros. “Prométeme, amado Señor, que Tú los salvarás. Oh, dame una muestra de que lo harás”. Entonces su Señor parecía tomar con su mano, la de ella y le daba la promesa y ella sentía un dolor penetrante como si un clavo hubiera atravesado su palma ella sentía que le tomaba la mano horadada”.2 George Whitefield fue uno de los evangelistas más elocuentes de la historia de la iglesia.Solía predicar a multitudes de diez y veinte mil personas. Una vez, en Escocia, estimó haberpredicado a cien mil durante un servicio en que diez mil profesaron su conversión. Fuepoderosamente ungido por el Espíritu Santo. El doctor Martyn Lloyd—Jones escribe queWhitefield predicaba, casi invariablemente, con torrentes de lágrimas rodando por susmejillas, y se conmovía tan gran y profundamente que miles venían a Cristo 3 decía Whitefield“paso postrado en el suelo días y semanas enteras orando”.4 Se necesita más que lágrimas para ganar almas. No me refiero a las lágrimas quederramas en la carne por lástima propia. Ruego por lágrimas de amor como las de Cristo,derramadas por nuestra gente y por el perdido, lágrimas que convulsionan nuestros corazonesen intercesión mediadora. Se vean o no las lágrimas en tus ojos, tu corazón debe, llorar. Diossiempre sabe cuán profundos son nuestros anhelos y clamores en nuestros corazones. El midela profundidad de nuestro preocupado amor y del compasivo quebrantamiento de nuestraintercesión por el prójimo. No busques la emoción por amor a la emoción. No intenteselaborar emoción tratando de conmover a Dios o al hombre, aunque la emoción es parteinseparable de nuestro ser. No podemos separar la emoción del sagrado amor por Dios y elprójimo. Nuestro lugar primario para llorar debe ser nuestro cuarto secreto de oración porqueahí es donde debemos interceder diariamente por nuestra gente (Jeremías 13:17). ¿Cómo podemos quedamos inconmovibles por la historia de la cruz si hemos entendido lamanera en que nuestro Salvador nos amé y murió por nosotros? ¿Cómo podemos quedarnoscon los ojos secos mientras intercedemos por un mundo perdido y cuando predicarnos elEvangelio del Calvario? Un misionero hablaba del amor de Cristo a un no creyente, lecontaba cómo Cristo dejó las glorias del cielo, compartió nuestra vida, nuestros sufrimientospero fue rechazado y crucificado por los hombres pecadores. Mientras el no creyenteescuchaba el relato de la cruz, empezó a llorar, luego, se volvió al misionero y él preguntó:“¿Este mismo Jesús murió por ti?” “Sí” contestó el misionero. El no creyente lo miróasombrado y preguntó: ‘¿Entonces, por qué no lloras? perdóname si te lo pregunto, ¿por quéno lloras?” ¡Se busca: Más líderes con corazones quebrantados, como Oseas, que clamen a Dios porlos pecados y fallas de sus pueblos! Se busca: Más profetas —líderes de corazones quebrantados, como Jeremías, queprevalezcan por sus pueblos!
  • 116. ¡Se busca: Más líderes y evangelistas de corazón ardientes, como Pablo, que llorencuando suplican por sus pueblos, así como, proclamen el amor del Calvario a ellos! Dame lágrimas ¡ Amante Señor, te suplico des lágrimas a mis ojos! Dame lágrimas cuando intercedo. Dame lágrimas cuando a diario me arrodillo ante Tu trono; Dame lágrimas cuando aprendo a rogar. Señor, Tú que fuiste clavado, Rompe este frío corazón dc piedra; Derrite mi corazón con Tu fuego santo! Inunda mi alma con la pasión de Tu divino amor; Que yo anhele hambriento Tu deseo.Vuelve a tomar la durezaDe todo mi corazón nuevamenteHasta que tenga hambre, sed y ansias,Hasta que mis anhelos por las almasDe los hombres consumidos por el pecadoArdan dentro de mí.Llena mi corazón con tus lágrimas;Ahí, quítale el velo a Tu cruzHasta que haya muerto todo lo demás de este mundo,Hasta que dé por perdido todo lo demás de mi vida,Salvo la cruz del Crucificado.Que mi corazón sea siempre un corazón crucificadoQue sangre por las almas de los hombres.Que la carga por las almas, a diario derrita mi almaHasta que vuelva a compartir Tu trabajo.Dame lágrimas cuando predico de Tu amor que muere;Dame lágrimas cuando suplico a los hombres.Dame lágrimas cuando señalo arriba hacia Tu trono;Amor de Dios, derrite nuevamente mi corazón. Wesley Duewel. XXXVI. PUEDES SER UN LIDER UNGIDO En los tiempos del Antiguo Testamento se ungía con aceite a reyes, profetas y sacerdotespara apartarlos, de fonna especial, para Dios y Su servicio. El óleo o aceite simbolizaba alEspíritu Santo que venía sobre ellos tanto para apartarlos, como para darles especial poderdivino que los fortalecía y los preparaba para la obra. La-palabra Cristo en griego es el equivalente de la palabra “Mesías”, en hebreo; ambosvocablos significan “ungido”. “Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús deNazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo,porque Dios estaba con él” Hechos 10:38.
  • 117. El término cristiano nos identifica como seguidores de Jesucristo, el Ungido. La Escritura aplica el término “ungido” a todos los que pertenecen a Cristo. No solamenteseguirnos al Ungido; nosotros mismos somos ungidos. Todo cristiano, laico u ordenado,tiene el privilegio bíblico de adueñarse del contenido de ese término. Dios quiere que todocristiano lleve una vida ungida. J. Elder Cumming escribe: La unción es el mismo Espíritu Santo.... El viene a ser el aceite de la unción sobre y dentro de nosotros Jesús de Nazaret fue ungido, no por El sino con El ¡Cuánto impacta, entonces, pensar que somos los ungidos de Dios! ¡los Mesías del nuevo designio divino! ¡los Cristos de Dios! “vosotros tenéis una unción”: la misma que tuvo el Señor. Y la llevamos en nuestros nombres, de la misma manera que El, que fue llamado Cristo y nosotros, cristianos. Los ungidos seguidores del Ungido’. El nos ungió, nos estampó con su sello de propiedad y puso su Espíritu en nuestros corazones como depósito que garantiza lo que viene (2 Corintios 1:21—22). El que nos ungió es Dios (2 Corintios 1:21). Vosotros tenéis la unción del Santo (1 Juan 2:20). La unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad deque nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, ella os ha enseñado, permaneced en él (1 Juan 2:27). Si te falta la compresión y los beneficios de la unción del Espíritu Santo, estás llevandouna vida espiritual de privación y debajo lo normal. Vives por debajo de tu privilegio comocristiano. Ningún cristiano tiene derecho a rebajar el nivel promedio de la vida de la iglesiallevando una vida sin ungir. Ciertamente ningún líder cristiano se atreve a disminuir y rebajarla causa de Cristo o el liderazgo cristiano llevando una vida sin unción y ejerciendo unliderazgo que no tiene unción. LA UNCION ES PARA TI Cuando el Espíritu Santo te hace nacer de nuevo, recibes Su permanente presencia. “Y sialguno no tiene el Espíritu dc Cristo, no es de él” Romanos 8:9. El Espíritu es testigo de tu salvación (Romanos 8:16;1 Juan 5:6-10) pero también tienes el ministerio del Espírituen muchas otras maneras, una de ellas, es Su unción en tu viday tu servicio. EL grado en que todo cristiano recibe esta unción y es consciente de ella depende de laintimidad de su caminar con el Señor y la medida en que, por fe, se adueña de ella. Estaunción permanece en él pero no puede ser poderosamente activa. Como en toda laexperiencia cristiana, la fe es el medio para apropiarte de esas promesas. En tu calidad de líder has sido escogido por Dios y por Su pueblo para guiar a otroscreyentes. En sentido especial eres puesto aparte para representar a Cristo el Ungido.Necesitas una unción especial y discernible para representar apropiadamente a Cristo yglorificarle. Eres persona marcada. Puedes llevar honor o deshonor a Cristo de entre toda lagente; tienes que ser como Cristo y tener esa misma unción en tu vida. Debes también ser ungido en tu liderazgo. Puesto que Cristo ha provisto la unción para tipor Su gracia, espera que seas constantemente ungido por el Espíritu en todos los aspectos entu papel como líder. Tu responsabilidad como líder Suyo para Su pueblo es tan grande que nooses funcionar sin la experiencia constante y las repetidas renovaciones de Su unción en ti.Eres también responsable ante tu congregación. Ellos dependen de ti más que de otra cosacomo su líder espiritual. Tú le debes a ellos mantenerte ungido para tus responsabilidadesmediante los repetidos toques del Espíritu de Dios.
  • 118. Bounds describe con sus palabras que la unción del Espíritu es como un caballero que daa los escogidos la verdad y la valentía. Quien busca anhelante esta honorable unción esporque ha pasado “muchas horas de oración y llanto”. El te da las pautas para “esta uncióndivina, por la cual el líder del pueblo de Cristo queda equipado”. Sin esta unción, diceBounds, “no hay verdaderos resultados espirituales”. Dios ha provisto la capacitación divina para ti. La Biblia repetidamente nos da ejemplosde Sus líderes que reciben este equipamiento especial. Esta es la era de la plenitud delEspíritu. Toda carencia del papel del Espíritu en tu liderazgo no se debe a que Dios no loquiera. Dios anhela darte todo lo que puedes recibir por Su gracia, un líder revestido, ungido,guiado y el poder del Espíritu Santo, anhela hacerte un líder para Su pueblo muchísimo másefectivo de lo que has soñado ser. El puede por Su toque especial hacer que sobresalga en tiese potencial que llevas dentro. Su unción en toda su plenitud es para ti. Cito de nuevo a Bounds: “La unción, la divina unción, esta celestial unción es la quenecesita y debe tener el púlpito. Este óleo divino celestial puesto sobre él por imposición dela mano de Dios que suavizar y lubricar completamente al hombre—corazón, cabeza, espíritu— hasta que lo aparta con su poderosa unción de todos los motivos y metas terrenales, dctodo lo secular, mundano y egoísta, separándolo para las cosas que son puras y divinas”. EL SIGNIFICADO DEL ANTIGUO TESTAMENTO Los profetas, sacerdotes y reyes seleccionados por la unción fueron considerados “ungidosde Dios”, en las épocas del Antiguo Testamento (1 Reyes 19:16; Exodo 28:41; 1 Samuel10:1). El conocimiento de la unción se asociaba íntimamente con la consagración, pues eranconsagrados por el acto de ser ungidos (Exodo 28:41; 30:30; Levítico 8:12), es decir,apanados para el propósito y uso de Dios, lo que también constituía un acto de nombramientou ordenación (Levítico 21:10). El derramamiento simbólico del aceite abundantemente(“derramado” es el vocablo usado) simbolizaba la abundante dotación de dones y poder porparte deDios mediante el derramamiento del Espíritu Santo. David señala que al ungir al sumosacerdote Aarón, el precioso aceite fue derramado sobre su cabeza en forma tan abundanteque corrió por su barba hasta el cuello y también sus ropajes (Salmo 133:2). La unción siempre era para un propósito sagrado y se hacia por cuenta de Dios indicandoSu favor. Sellaba en forma visible el don especial del Espíritu Santo para las responsabi-lidades del oficio y confería cl poder divino necesario para el servicio. La unción constituíatoda una importante diferencia para el ungido (1 Samuel 10:6, 9—10). Leemos sobre launción de David: “Y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David” 1Samuel 16:13. Ungir en la voluntad de Dios significaba continuar viviendo el derramamiento del Espíritupara poder desempeñar responsabilidades sagradas. SE PUEDE CONOCER LA UNCION Hay una cierta cantidad de términos y frases descriptivas de la Biblia que señalan laespecial preparación del poder de parte de Dios por medio del Espíritu Santo. Entre ellas, “elEspíritu del Señor vino sobre El “, “vino sobre Su mano”, “el poder del Señor vino y launción del Espíritu vinieron sobre El”. Cada una de ellas agrega plenitud a nuestracomprensión del importante ministerio capacitador del Espíritu. Quizás, en cierto sentido,todo puede ser considerado como aspectos de la unción del Espíritu. Todo líder lleno del Espíritu es uno de los ungidos de Dios y vive aspectos de la unciónen su liderazgo, pero en muchos lugares hacen poco énfasis a esta unción dado por Dios,expresando estos escasos deseos a través de sus oraciones y de su poca fe para adueñarse deella, y viven con una experiencia mínima y en forma ocasional de lo que significa la
  • 119. verdadera unción y la diferencia que puede significar esta unción del Espíritu para suministerio. El doctor Martyn Lloyd—Jones destacaba que para predicar se necesita una grancomunicación con el espíritu. Insistía “La preparación cuidadosa y la unción del EspírituSanto nunca deben considerarse alternativas, sirw complementos una de la otra.... ¿Buscassiempre esta unción?, ¿Buscas ser ungido antes de predicar? ¿Esta es tu gran preocupación?Esta es una prueba cabal y reveladora que se debe aplicar a todo predicador. “2 ¿Eres uno de esos que se ha mostrado demasiado informal respecto de la unción delEspíritu, que ha sido solamente una experiencia en parte de tu vida? ¿Tendrás que confesarque no esperas, ni dependes de los dones de poder sobrenatural de parte de Dios, que influyaen forma verdadera y significativa en tu ministerio? No midas la mano de Dios sobre tu vidafutura basándote en tu vida pasada. Dios quiere darte una nueva dimensión de Su divinacapacitación, de modo que puedas ejercer un liderazgo que siempre lo glorifiques a El, sindejar de exaltar su efectividad ¡ Que seas cada día más lleno de su unción “que seas el ungidodel Señor”! La unción de Dios es real y se pude conocer. Habitualmente el ungido puede reconocerla;a menudo, la reconocen otras personas dotadas de discernimiento espiritual. Un día le pre-guntaron al doctor Ezra Devol, médico misionero a cargo de un hospital en la India: “¿Esdra,dime hay algo de la unción del Espíritu en tu oficio de cirujano?” Contestó de inmediato:“¡Claro que sí!, y sé cuándo la tengo y cuándo no la tengo!” Jesús estuvo plenamenteconsciente de la unción del Espíritu, “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me haungido para dar buenas nuevas a los pobres” Lucas 4:18. David lo supo (2 Samuel 23:2). Ezequiel testificó repetidamente de esta unción. Esdras(7:6 y Nehemias (2:18) supieron cuándo la mano del Señor estaba sobre ellos. Pablo lo supo(2 Corintios 1:21-22). Tú también puedes saberlo. XXXVII. LA UNCION DE DIOS OTORGA BENDICIONES Ungir es la capacitación divina para realizar una actividad y ministerio en el nombre deCristo y para Su gloria. La unción descansa sobre la vida y el ministerio, es especialmentecorona y bendición para el ministerio cristiano pero no está reservada exclusivamente paralas así llamadas actividades “espirituales”. La unción es el toque extra de Dios sobre tumente, destrezas, esfuerzos, memoria, emociones y fortaleza. La unción ayudará al mecánico a determinar los problemas y a solucionarlos, al estudiantetomar sus exámenes, al autor a escribir, al cristiano a hablar y enseñar, al conductor de unautomóvil de alquiler a abrirse camino en el tráfico, al músico a tocar, al cantante a cantar, alartista a pintar, y al poeta a rimar. La unción del Espíritu es para el vivir cristiano pero especialmente para el serviciocristiano en cualquier formaque se brinde. La unción es tuya si la pides. Es la bondadosa providencia de Dios para ti.Permite cómo la unción afecta tu vida y, luego, sobre su tremendo efecto en tu ministerio.1. La unción del Espíritu te ayuda físicamente. El puede ungir tu cuerpo para que tengas fuerza física renovada y adecuada para la tarea que realizas. El Espíritu está a tu disposición para ponerte en forma óptima ¿necesitas más fuerza? El Espíritu está a tu disposición. ¿Te acuerdas cómo Ellas enfrenté, evidentemente solo, a los cuatrocientos cincuenta profetas de BaaI y los cuatrocientos de Asera, esos que comían en la mesa de Jezabel, en aquella confrontación espiritual en el monte Carmelo? Una vez demostrado su engaño, Elías los maté tal como Dios mandaba a que se hiciera con los falsos profetas de la época del Antiguo Testamento. Luego, vino esa prolongada oración de combate de Elías en la
  • 120. cima del Carmelo, con los siete períodos de agotadora intercesión hasta que Dios mandó la primera nube al cielo. Antes que terminara la noche, Ellas llevaba cuarenta y ocho kiló- metros de ventaja en relación al rey Acab rumbo a Jezreel (1 Reyes 18) ¿De dónde sacó Ellas esa asombrosa fuerza? pues de la unción del Espíritu (y. 46). Ten siempre presente que: “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” Isaías 40:29—31. Francis Asbury testificaba en su diario de vida: “Mis labores se acrecientan y mi fuerza es renovada. Aunque vine aquí débil, luego de predicar tres veces me siento fuerte”, registro del 24 de febrero de 1772.’ Orar, confiar y atender al Señor sirven para eliminar el agotamiento y para renovar lafuerza física y el poder espiritual sin que importe cuán débil seas en ti mismo. Muchos sonlos ministros del Evangelio que han experimentado el frescor corporal y un especial sentidode la bendición y presencia de Dios en el servicio, particularmente, en el ministerio de lahora. Recuerdo muy bien un día muy atareado de ministerio en Irlanda; era un domingo por lamañana, en que viajamos, de ida y vuelta, de un extremo a otro del país; prediqué en elservicio matinal de la iglesia presbiteriana, almorcé con el ministro presbiteriano, visité lacasa de unos parientes del director del capitulo británico de OMS, me mostraron la granja deesa familia. Luego, estuve conversando con la familia, y tuve un poco de tiempo para orar asolas. Temprano por la tarde hablé en una iglesia metodista; en cuanto terminé ahí, fuiconducido a una iglesia bautista para entregar mi mensaje final del día, antes que volver alpunto de partida. Cuando me senté en el púlpito en el último servicio del día, me sentía agotado,emocionalmente exhausto, espiritualmente vacío y seco. Cuando empezó el servicio, inclinémi cabeza para orar “¡ Oh Señor, has sido tan bondadoso conmigo usándome hoy pero, ahora,me siento tan vacío y seco. Tengo tanto para decir pero, ¿cómo saber lo que Tú quieres quediga a esta grey? Soy como el hombre cuyo amigo vino a la medianoche y él nada tenía queponer ante éste. Oh Señor, nada fresco tengo para dar a esta grey. Tú me ungiste hoy. Meinclino ante Ti para que vuelvas a poner Tu mano sobre mí. Necesito nueva unción”. Cuando levanté la cabeza vi, para mi asombro, entraban en ese momento un santoagricultor irlandés, su esposa e hija, que venían del otro extremo del país, donde yo hablaestado predicando antes en ese mismo domingo, y se acomodaron en el templo, ya bastantelleno, Me sorprendió que hubieran venido a este servicio. Los miré, se sonrieron y mesaludaron. Cuando me paré detrás del púlpito, una fresca unción vino sobre mí, desde el cielo. Miagotamiento se esfumó instantáneamente, me sentí fresco y alerta, mis pensamientoscomenzaron a fluir rápidamente y, desde las primeras palabras, sentí la unción del Señorsobre ml. Les di un desafío misionero y rogué que oraran por la India. Dios vinopoderosamente y se encargó del servicio. Justo antes de la bendición, el pastor dijo a sus feligreses: “Este no es un servicio común ycorriente. Dios nos ha hablado esta noche. No quiero que abandonemos el servicio de laforma habitual. No se hablen, Vayan en silencio a la puerta donde estará el hermano Duewel.Si van a orar por él y su ministerio en la India, estréchenle la mano cuando vayan saliendo.No digan una palabra a los demás. Vayan a casa, arrodíllense a pedir a Dios lo que El quiereque ustedes hagan”. Me paré en la puerta y persona tras persona me saludaban estrechando mi mano conlágrimas en sus ojos, hasta que llegaron los Mulligan, él me apreté la mano con tanta fuerzaque casi me caí. La hija, Bertha, de unos veinte años, apenas tocó mi mano y salió, casicorriendo, hacia el automóvil. La señora Mullligans tomó mi mano, me miró con sus ojosllenos de lágrimas y dijo: “Sólo le diré esto:
  • 121. ¡Nos pasamos toda la tarde arrodillados orando por usted y por este servicio!” Entoncescomprendí la gracia de la unción. Más adelante supe que se volvieron en silencio a su granja, en el norte de Irlanda; cuandollegaron, Bertha corrió a su dormitorio y no apareció hasta avanzada la mañana al díasiguiente, a decir “Papá, mamá, anoche Jesús me llamó al servicio misionero”. Se inscribióen una universidad teológica, se casó con un joven ministro metodista, sirvieron unos años enlas Indias Occidentales; ahora pastorean una iglesia en el Ulster. La obediencia de esa familia a Dios a través de la oración, trajo especial unción de Diospara mí, renovándome, y también a ese servicio misionero, y llevó a su propia hija a las misiones. Toques físicos, emocionales y espirituales de Dios hubo en esa unción.2. La unción del Espíritu te capacita mentalmente. El Espíritu Santo puede agregar un estado de alerta, aptitud de expresión idónea, creatividad y la habilidad de decir, con rara claridad, lo que Dios quiere que sea dicho. Jesús prometió que el Espíritu Santo iba a traer a tu memoria las cosas que El habla dicho (Juan 14:26). Esta especial capacitación de la memoria no fue reservada solamente para apóstoles y escritores de la Biblia sino que está a disposición de todos los que ministran en el nombre de Cristo para evocar pasajes bíblicos, las palabras y expresiones exactas que son necesarias, las ilustraciones precisas aunque estés predicando o hablando, de pie o escribiendo sentado. Dios da Su toque especial a tu mente para tu ministerio. Bounds dijo tratando de describir la manera en que lo beneficia mentalmente la unción del Espíritu “aclara el intelecto, da ideas penetrantes y comprensión profunda, libertad y plenitud de pensar, junto con franqueza y sencillez para expresarse”.3. La unción del Espíritu toca tus emociones. El Espíritu Santo puede derramar en tal forma el amor de Dios en tu corazón y mente (Romanos 5:5) que una especial ternura te es dada mientras procuras expresar el amor, el consuelo y el corazón de Dios al llegar al perdido, al dolido y a los que sufren. El Espíritu puede darte un ministerio de lágrimas cuando Dios considera que realzará la efectividad de tus megos en Su nombre (Hechos 20:31; 2 Corintios 2:4; Filipenses 3:18). Esta unción con lágrimas está a disposición no tan sólo para tus mensajes, evangelización personal, consejería y escrituras, como lo sentía Pablo, sino que puede agregar fuerza especial, intensidad, ternura y poder a tu ministerio de intercesión, en especial al privado (Romanos 9:1—3; 10:1). El Espíritu puede añadir, por otro lado, especial firmeza, solemnidad, santa osadía o justa indignación cuando predicas contra el pecado, en tu calidad de profeta del Señor. “Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado” Miqueas 3:8. Isaías demostré que el Espíritu del Señor puede ungirte para proclamar el juicio y venganza de Dios como también el consuelo de Dios (Isaías 61:1-2). Tal fue la unción que facultó a los profetas del Antiguo Testamento para tronar con la justicia, la santa ira y el juicio de Dios contra el pecado. Todo ministro que predique solamente las bendiciones y la belleza de la gracia y el amor de Dios, sin nunca proclamar la santidad, la justicia y la ira de Dios contra el pecado y la injusticia, no es bíblico ni plenamente ungido. Jeremías, “el profeta llorón”, presentó claramente la alternativa de Dios cuando se rechaza Su misericordia (Jeremías 4:4). La unción del Espíritu lo hizo entonces: “Ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra” Jeremías 1:18, y entonces pudo decir: “Estoy lleno de la ira de Jehová, estoy cansado de contenerme” Jeremías 6:11. Tal unción estuvo sobre Pedro cuando se enfrentó a la muchedumbre de Jerusalén (Hechos 2:23-24) y al rencoroso y enojado Sanedrín (Hechos 4:8—12). Pablo expresó claramente el equilibrio entre los dos tipos de ministerio:
  • 122. “Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios” Romanos 11:22.4. La unción del Espíritu te capacita espiritualmente. La mayor unción que provee el Señor en tu ministerio es espiritual aunque te proporciona habilidad especial en lo físico, mental y emocional. Entre las bendiciones se cuentan: a. Te vuelves consciente de que la presencia de Dios está contigo y Su toque sobre ti. Cuando te das cuenta, como Jacob, que “ciertamente el Señor está en estelugar” (Génesis 28:16), ¡qué bendición! y, como Jacob añades, “¡Qué tremendo!’ (y. 17). Tesobreviene un sagrado temor cuando te das cuenta que, a pesar de tu humanidad e indignidad,la mano de Dios está sobre ti usando tus palabras y ministerio. Cuando Dios se encontró con Moisés en el Sinaí, en la zarza ardiente, Moisés le cuestionó“¿quién soy yo?” pues se sintió tan incapaz e indigno que Dios lo usan. Cuando Dios reveló aDavid todo lo que El tenía planificado para él y su familia, David exclamó: “Señor Jehová¿quién soy yo, y qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí?” 2 Samuel 7:18.Luego, David empezó a adorar a Dios por Su grandeza (vv. 22—29). Muchos ministros o escritores, cuando la unción de Dios ha venida sobre ellos, han caídode rodillas y elevan sus ojos han clamado “¿Quién soy yo Señor para que deba entregar estemensaje por Ti?”. He visto que, casi instantáneamente, han orado “¡Oh Señor, ayúdame adecir esto, a compartirlo como debo! ¡Ayúdame a expresarlo; sobrepasa abrumadoramente loque puedo decir o expresar!” ¡Gracias a Dios por la unción de Su Espíritu! Te darás cuenta de que la mano de Dios está sobre ti con fortaleza, cuando El te usa enforma especial durante tu mensaje, enseñanza, consejería, evangelización personal o escritos.Después que terminas, anhelas quedarte a solas con EL para arrodillarte o postrarte ante El, yagradecerle por haberte usado con tanta bondad, dándole toda la gloria y, luego, uniéndote enadoración al serafín:” Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena desu gloria. Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todaslas cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. El Cordero que fue inmolado es dignode tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”.Isaías 6:3; Apocalipsis 4:11; 5:12b. Te da la fragancia del carácter cristiano. Dios ordenó el aceite de la santa unción de especial fragancia para el sumo sacerdote y para la orden menor de sacerdotes (Exodo 30:22-23). Ellos y sus ropajes tenían que ser ungidos con este aceite antes que desempeñaran sus deberes sacerdotales. Ellos llevaban consigo esta santa fragancia. Cristo nuestro Sumo Sacerdote es El Santo fragante. El ser como Cristo, el dulce fruto del Espíritu en nuestras vidas, nos hace fragantes con la santidad del carácter cristiano. El fruto del Espíritu es el nombre en plural, en singular sugiere las cualidades múltiples aunque interrelacionadas de la vida de Cristo. No es una “obra” que resulte de nuestro esfuerzo o autodisciplina; primordialmente, es un fruto de La obra del Espíritu; es la naturaleza de Cristo reproducida en nosotros. Este fruto es descrito en Sus nueve dones, que el Espíritu Santo produce dentro de nosotros (Gálatas 5:22-23). El fruto es desarrollado en la medida que vivimos por el Espíritu (Gálatas 5:16-25), habiendo crucificado la naturaleza pecadora (y. 24) y luego, sembrado al Espíritu (Gálatas 6:7-8). Aunque el origen está en Dios tenemos la responsabilidad cristiana de poner todo nuestro esfuerzo por crecer en estos aspectos de la madurez del ser como Cristo (2 Pedro 1:5—8). El fruto es la cosecha del Espíritu en nuestra vida personal, que se acrecienta cuando caminamos íntimamente con Dios (Efesios 4:1—3; 5:15—20; Colosenses 1:10), permanecemos en Cristo (Juan 15:4, 5), obedecemos a Dios (Romanos 6:13, 19, 22; 12:1, 2; 1 Pedro 1:22), caminamos en el Espíritu (Romanos 8:4- 5, 13), respondemos a la disciplina y a la limpieza que nos da el Espíritu (Juan 15:2) y tenemos comunión con Cristo (1 Juan 1:7). El fruto es el
  • 123. carácter amoroso de Jesús que nos hace como Cristo bello y fragante. El fruto nos marca como persona de Dios.c. Te da gozo. Se dijo de Jesús, “Te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros” Hebreos 1:9. Ese pasaje de Isaías (61), el cual citó Jesús cuando se refirió a Su unción por el Espíritu, es una profecía mesiánica donde El nos dice (y. 3) que el Espíritu también lo unge para dar a otros”el óleo de alegría”. Jesús fue un Salvador gozoso como también fue el Varón de Dolores. El entró en nuestros gozos y quiere que nos regocijemos. La primera gracia del fruto del Espíritu es el amor, la siguiente, el gozo (Gálatas 5:22). David, luego de haber hablado con el Señor su Pastor dijo: “Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando” Salmo 23:5. La unción del Espíritu refresca espiritualmente. Los tiempos de refrigerio fueron prometidos después de Pentecostés (Hechos 3:19). El Espíritu da nuevo frescor, nueva variedad, nueva adecuación. El da gozo y frescura a las oraciones que decimos, a la adoración y meditación que compartimos, y a todos los aspectos de nuestro ministerio. El nos da nuevas promesas, nos muestra profundidades en Su Palabra, y nos da nuevas seguridades de Su amor. El es creativo, original y hace nuevas todas las cosas. El Espíritu Santo es el Espíritu de gozo y cuando nos llena con El, nos llena con gozo interior, Pedro lo califica de inexpresable y glorioso (1 Pedro 1:8). Uno de los ríos del Espíritu es, ciertamente, el gozo (Juan 7:38, 39). Nos hace regocijamos aun en medio de las penas que debemos compartir (2 Corintios 6:10). Todo líder que atraiga al prójimo debe ser, básicamente, persona ungida con gozo provisto por el Espíritu. El doctor Martyn Lloyd—Jones escribió: “Esta ‘unción’ es la cosa suprema. Procúrala hasta que la tengas;no te contentes con nada menos. Sigue buscándola hasta que puedas decir: ‘Y ni mi palabrani mi predicación fueron con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino condemostración del Espíritu y del poder’. El todavía es capaz de hacer ‘todas las cosas muchomás abundantemente de lo que pedimos o entendemos XXXVIII. PUEDES SER UNGIDO PARA SERVIR E l Espíritu Santo te es dado para ungirte con una vida y servicio efectivos, los cuales pueden ser reales e interrelacionados entre sí.1. La unción te da libertad y destreza. La unción del Espíritu te libera de toda clase de miedo: miedo al fracaso, al futuro y a tu abrumadora tarea. El te libera del miedo a Satanás y a la gente, que siempre tiende sus trampas (Proverbios 29:25); te da sólida confianza en Dios, Su Palabra, en Su sabiduría y poden Empezamos a damos cuenta que nuestra tarea es, en realidad, más responsabilidad Suya que nuestra, en la medida que El toca y unge y nos añade talento y guianza. La iglesia es Su iglesia, la causa es Su causa, el nombre que debe ser exaltado es el nombre de Jesús. El Espíritu nos capacita para echar nuestra ansiedad sobre Dios (1 Pedro 5:7) y depender de Dios en todo lo que necesitamos para hacer efectivo nuestro ministerio. A medida que probamos la fidelidad y poder del Espíritu, nuestro ministerio se vuelve un santo gozo, no tan sólo solemne deber, en sentido nuevo y maravilloso. Empezamos a prever con fervor cómo nos ayudará en el próximo aspecto de Su obra. Esto nos liben para estar en forma óptima y recibir de El lo mejor. La unción realza de esta manera nuestros talentos naturales y los dones de Dios, agregándoles Su sobrenatural “extra” —extra bendición, extra sabiduría, extra poder. El nos enseña ese “mucho más abundantemente que” puede hacer con nuestros esfuerzos (Efesios 3:20).
  • 124. 2. La unción ilumina la Palabra de Dios. La unción del Espíritu puede arrojar luz especial a la Escritura mientras te preparas y hablas, enseñas o predicas. Finney nos dice casi siempre saco mis temas de rodillas; ha sido una experiencia común para mí que me he marcado con tanta fuerza en mi mente, luego de recibir un tema de parte del Espíritu Santo, que me ha hecho temblar, por lo que me ha costado escribirlo. Cuando los temas me son dados de esa manera, me parece que pasan a través de mi cuerpo y alma. En unos pocos momentos puedo hacer el esbozo que me capacita para retener el punto de vista presentado por el Espíritu. Compruebo que tales sermones siempre hablan con gran poder a la grey. Jesús amaba, aclaraba las mentes y el entendimiento de sus discípulos cuando los enseñaba con las Escrituras. Después de haberse revelado a Cleofas y su compañero en el camino a Emaús, éstos dijeron: “¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?” Lucas 24:3 Una hora, o dos, después, cuando Jesús se reunió con el grupo de discípulos que estaba en el aposento alto, leemos de nuevo: “Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras’t Lucas 24:45. Hoy Jesús te revela su Palabra a través del Espíritu Santo. Jesús prometió refiriéndose al Espíritu: “El me glorificará; porque tomará de lo mío, y oslo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lohará saber” Juan 16: 14-15. También dijo: “El os guiará a toda la verdad” Juan 16:13. ElEspíritu responde orando: “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley” Salmo 119:18.El nos muestra esa hermosa unidad de la Escritura y la manera en que un versículo arrojabrillante luz sobre otro. El inspiró originalmente la Escritura de modo que El es Aquel queahora nos ayuda a entender sus profundidades. Hay dimensiones totalmente nuevas designificado que nos perderemos a menos que El nos ilumine. “¡Oh profundidad de lasriquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡ Cuán insondables son sus juicios, einescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue suconsejero?” Romanos 11:33-34. ¡Quién sino el Espíritu! ¡Qué cosas profundas de Dios quiere el Espíritu revelarnos aquí yahora! “Cosas que ojo no vio, ni oído no oyó, ni han subido en corazón de hombre, son lasque Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por elEspíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Y nosotros no hemosrecibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo queDios nos ha concedido” 1 Corintios 2:9-10, 12. El es Aquel que nos ayuda a vivir la dulzurade la Palabra de Dios. “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a miboca. Y dulces más que miel, y que la que destila del panal” Salmo 119: 103; 19:10., Elemociona y entusiasma santamente a nuestros corazones cuando nos bendice conmaravillosas verdades. El Espíritu Santo nos guía para aplicar la Palabra a nuestros corazones y a las necesidadesdel prójimo y éste es el aspecto de Su ministerio que impacta como un golpe de martillo (Jeremías 23:29) que efectivamente parten el corazón como espada y penetra el pensamiento del que escucha (Hebreos 4:12). Esto hace que aprobemos la bendición conferida a través de las Escrituras (Romanos 15:4).3. La unción enseña. El ministerio docente del Espíritu cuando unge está íntimamente relacionado a Su claridad. “Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él” 1 Juan 2:27. Jesús es tu gran Profesor; lo llamaban Maestro, o sea, Profesor durante Su ministerio terrenal. Su docencia abarcó la interpretación de las Escrituras, impartir nueva verdad, aplicar la Escritura a las vidas diarias y al ministerio de los discípulos, y las instrucciones prácticas para el ministerio de ellos.
  • 125. El Espíritu Santo fue enviado a continuar el ministerio docente de Jesús (Juan 16:12— 15), aspecto importante de Su unción. El nos guía a toda verdad (Juan 16:13) lo que es parte de Su ministerio docente (Romanos 8:14). El nos recuerda lo que dijo Jesús y la verdad bíblica (Juan 14:26). Nos enseña tanto guiándonos como refrenándonos. Isaías habla prometido que todos los creyentes iban a ser enseñados por el Señor (54:13). Jesús dijo que esto era el ministerio del Espíritu: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” Juan 14:26. Esto es lo que hace dentro de nosotros la unción, dice Juan (1 Juan 2:27). Ningún líder cristiano sabe bastante por sí mismo para hacer la obra de Dios y no podemos sino exclamar, junto con Pablo: “Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” 2 Corintios 2:16; 3:5-6. Todo líder cristiano debe depender constante y totalmente de Dios. No tenemos alternativa si no ser enseñados continuamente por medio de la unción del Espíritu. El Espíritu no debe simplemente guiamos y enseñarnos en lo relacionado con nuestras metas, estrategias y acción si no que debe guiamos en nuestras actitudes y nuestras posturas respecto a los acontecimientos y aun en nuestras palabras (1 Corintios 2:10—14). No sólo cuando estamos ante las autoridades cívicas si no en muchas actividades del liderazgo debemos recibir respuestas de parte del Espíritu (Mateo 10: 19-10).4. La unción confiere autoridad espiritual El Espíritu te capacita para que ejerzas la autoridad en oración que tienes en tu calidad de hijo o hija de Dios (Efesios 3:12), lo cual abarca confiada osadía para ir al trono de gracia y santa confianza y franqueza para clamar las promesas de Dios (Hebreos 4:16; 10:19—22). Tenemos la tremenda responsabilidad de interceder por nuestro rebaño y usar repetidamente la autoridad en oración por ellos. La unción te capacita para usar tu autoridad y resistir a Satanás. El pastor debe defender al rebaño de Dios. Cristo nos dio autoridad para superar todo el poder de Satanás (Lucas 10:19). El dio autoridad a los discípulos para expulsar demonios y curar enfermedades (Lucas 9:1). Hoy no es ése nuestro ministerio principal aunque es necesario en muchas situaciones misioneras para enfrentarnos al ocultismo. No tenemos que escapar de las situaciones que súbitamente se nos plantean. El espíritu de Dios puede, en cualquier momento, usarte para reprender a Satanás, y proclamar la autoridad de Cristo. A veces, nos guía a resistir fuertemente a Satanás y a todas sus potestades de las tinieblas (Santiago 4:7). La Palabra de Dios promete que entonces el diablo se irá de nosotros. Tenemos que resistirlo permaneciendo firmes en la fe (1 Pedro 5:9). El Espíritu confiere gran autoridad para usar el nombre de Jesús sea en oración (Juan 14:13-14; 15:16; 16:23—27) o para confrontar demonios (Marcos 16:17). Nos da autoridad para impartir el mandato de la fe (Mateo 17:20). Nos da, efectivamente, autoridad para hacer todo en el nombre de Jesús (Colosenses 3:17). Satanás teme ese Nombre. Usémoslo sabiamente pero con autoridad. No ministramos por nuestra propia cuenta; somos embajadores de Cristo (2 Corintios 5:20), colaboradores de Dios (1 Corintios 3:9; 2 Corintios 6:1). Cuando proclamamos la Palabra de Dios lo hacemos en el nombre de Dios. Cuando ofrecemos el perdón de pecados por medio de Cristo lo hacemos en el nombre de Dios. Cuando ministramos al pueblo de Dios, lo hacemos en el nombre de Dios. La unción nos da un amor y una autoridad que excede y transciende los nuestros.5. La unción se viste con el poder de Dios. Miqueas testificó: “Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza” Miqueas 3:8.
  • 126. Jesús mandó a Sus discípulos, tanto a los apóstoles como a los laicos de ambos sexos, a aplazar el comienzo de sus testimonios y ministerios hasta que fueran revestidos con el poder de lo alto. “Hasta que seáis investidos de poder desde lo alto” Lucas 24:49. Thomas Payne, un escritor británico de comienzos de siglo, atribuye los tremendos resultados del ministerio de George Whitefield no tanto al efecto extraordinario de sus sermones sino más bien al tono espiritual y poderosa unción cuando predicaba. Samuel Chadwick, célebre líder británico, testificó que “el fuego de Pentecostés es una llamarada de entusiasmo moral y espiritual. Es pasión por Dios que incendia toda la personalidad. Todo el hombre se vuelve llamas. Puedo decirlo por experiencia propia. Cuando Pentecostés vino a mi vida yo tenía veintidós años aunque yo había sido cristiano desde mi niñez, cristiano muy serio y ferviente, al menos lo mejor que yo podía ser y conocía, pero la experiencia de Pentecostés, fue un milagro de poder. El fuego de Dios vivificó mi cuerpo mortal, vitalizó cada una de mis facultades, me dio una nueva mentalidad y me mostró un nuevo mundo de realidad espiritual. El fuego se volvió llama.”2. Una íntima relación existe entre la unción y la investidura de poder por parte del Espíritu. La unción suele abarcar, cierto grado de poder del Espíritu, la investidura de poder de parte del Espíritu—abarca mucho más. La investidura de poder divino abarca los ministerio de la guía, la asistencia en oración, la iluminación, el recordar, el refrenar y el sellado del Espíritu. Por otro lado, la investidura de poder del Espíritu está a disposición para mucho más que la unción. Hay investidura de poder para vivir santamente, para vencer la tentación, para impartir coraje, para fortalecer a fin de sufrir en el nombre de Cristo —hasta morir a veces, para sufrir en general, para la fe militante que mueve las montañas, Dios nos da poder para ser y hacer. El poder para hacer suele relacionarse más a la unción; el poder para ser se relaciona más con la gracia. En los Capítulos del cuatro al trece de este libro, me referí a la investidura de poder por parte del Espíritu.6. La unción estampa el sello de Dios sobre ti. Ratifica la aprobación divina. El Espíritu da esto en aras de aquellos a quienes ministramos pero también es la afirmación de Dios de ti como Su representante y de tu ministerio por parte Suya. El fruto del Espíritu confiere una manera de ser y actuar como la de Cristo y sella tu relación con Dios. Es el sello de Dios. Es la evidencia del ministerio de Su presencia e investidura de poder. La unción declara a quienes lideras y a los que te ven que Dios está contigo, que El es tu dueño y tú, Su embajador, que El te ha llamado y enviado y, por ello, son responsables de aceptar y respetar tu ministerio. La unción del Espíritu concede que tu liderazgo y mensaje sean aceptados por los que tú sirves. Sella tu ministerio y también tus palabras y acciones. Separa tu liderazgo de eso que es simplemente humano.7. La unción da resultados. La unción no garantiza que seas aceptado, que las multitudes se aglomeren en tu ministerio o que haya muchedumbres guiadas a Cristo, pues Dios no siempre mide el éxito con nuestros mismos parámetros. La unción producirá los resultados que busca el Espíritu. Dios tiene muchos propósitos para el ministerio de sus siervos llenos de Su Espíritu. El propósito de Dios puede ser nuevo consuelo para Su pueblo, nueva fe y expectativa, nueva visión de responsabilidad, nueva carga por la evan- gelización y por la evangelización mundial, nueva carga por el avivamiento, nuevo apoyo financiero a la causa de Dios, nueva compasión por los menesterosos, nuevo sentido de la llamada divina al servicio cristiano, nueva unidad del Espíritu. Dios siempre tiene múltiples propósitos santos que cumplir. Puede cumplir muchos en un servicio, una visita, una conversación o una reunión. Si el Espíritu te unge para dirigir un comité, habrá un especial sentido de claridad y eficiencia en el manejo del negocio. Si El unge para enseñar a un curso, habrá especial atención, comprensión más clara y aprendizaje real. Si El unge para cantar un himno, habrá un especial sentido de la bendición de Dios y las palabras constituirán todo un
  • 127. sermón. Si el Espíritu unge un sermón, deja de ser un discurso y se vuelve mensaje de Dios. La gente sabe que Dios les ha hablado y tocado. Si unge en oración, habrá un sentido especial de la mano de Dios sobre quien ora, un sentido de bendita comunión, o profundo interés o real fe, y de prevalecer ante Dios. Oswald J. Smith dijo, desde el punto de vista del pastor: “Si no amas las almas no te jactes más de tu unción. Oh, hermano mío, dime, ¡no!, dile a Dios: ¿tienes la carga?; ¿sabes de cuál pasión hablo? Eres perseguido día y noche por el pensamiento que son millones que descienden a las regiones de la desesperación.... ¿Te despierta el Espíritu Santo durante tus horas de sueño para interceder por los perdidos, hombres y mujeres? ¿Has agonizado alguna vez en oración por los que perecen? ¿Sabes algo sobre el trabajo de alma? ¿Cuándo fue la última vez que luchaste con Dios por los seres amados de Cristo? Pues, fíjate, si hubieras sido verdaderamente ungido del Espíritu Santo, esa hubiera sido tu experiencia. Ah, esa carga, esa carga por las almas, ¡cuánto ha caracterizado a los ungidos de Dios a través de los siglos! Pablo, Carvasso, Oxtoby, Whitefield, Stoner, McCheyne, Brainerd, Bounds, Hyde y tantos otros, poderosos luchadores con Dios. La de ellos, mis hermanos, fue la experiencia que anhelo más que todo pues ellos tuvieron el sello de Dios. No hubo duda de sus unciones; fueron llenos del Espíritu, hasta el último de ellos, pues sus almas agonizaron por los perdidos”.3 Spurgeon escribió: “El día se gana con extraordinario poder de Dios, no con talento. Necesitamos extraordinaria unción espiritual, no poder mental extraordinario. El poder mental puede llenar un templo pero el poder espiritual llena la iglesia con almas angustiadas. El poder mental puede reunir una gran congregación pero solamente el poder espiritual salvará almas. Necesitamos poder espiritual”4. LA UNCION ES PARA TI, SI... La unción del Espíritu es la provisión de Dios para ti en tu calidad de hijo o hija Suyo ymás aún, si eres líder de su pueblo. Dios sabe lo que necesitas y se deleita en suplir tunecesidad. No merecemos ese trato pero está ahí para que lo pidamos, busquemos yrecibamos. No es automático, no es para el indolente espiritual, negligente o desobedientesino es lo sobrenatural de Dios agregado a tu vida para hacerte mejor. Bounds enseñé que la unción “es un don condicional y su presencia es perpetua y seincrementa por el mismo proceso que vimos primero: Incesante oración a Dios, apasionadodeseo de Dios, apreciándolo, mirándolo con incansable ardor, considerando pérdida y fracasotodo lo demás sin esta unción que Dios nos da”. Agregó Bounds: “Oración, mucha oración,es el precio... oración, mucha oración, es la única condición de mantener esta unción. Launción nunca viene sin oración incesante.” Charles Finney decía: “Repito, con mucho énfasis, que la diferencia en la eficiencia de losministros no radica en los logros intelectuales que tenían cada uno de los llamados, sino en lamedida del Espíritu Santo de la cual disfrutan ... hasta que el ministro sabe que es ‘ser llenocon el Espíritu’, ser dotado con poder desde lo alto, no está calificado para ser líder de laIglesia de Dios. Debe ponerse mil veces más intensidad en esta parte, que en la preparaciónque el ministro pueda tener.”5 Oswald J. Smith escribió:”Yo estoy perfectamente convencido que el hombre que no pasahoras a solas con Dios nunca conocerá la unción del Espíritu Santo. El mundo debe serdejado a un lado, hasta que Dios solo llene la visiónDios ha prometido responder la oración. No es que El no esté dispuesto pues, en efecto, Elestá más dispuesto a dar, que nosotros a recibir pero el problema es que nosotros no estamoslistos.”.
  • 128. PERMANENCIA Y RENOVACION La unción del Espíritu es permanente y a la vez produce en nosotros una renovación.Permanente sólo con quienes están llenos con el Espíritu, lo cual no significa simplementetener intereses espirituales. Ser llenos con el Espíritu, es estar bajo el pleno dominio delEspíritu, es el resultado de una definida crisis de rendición y entrega total adueñándose por fede esa parte del verdadero creyente (Romanos 12:1-2). Debemos ofrecernos como sacrificiosvivos, vivos de entre los muertos. Ser llenado con el Espíritu es más que la consagración, la cual es una condición necesaria.El ser llenos del Espíritu es la respuesta divina a la entrega total de nosotros mismos, denuestro presente y futuro—de nosotros todos. No somos llenados hasta que tenemos larespuesta divina; entonces llevaremos nuestra vida espiritual en un plano más elevado, másprofundo y más victorioso, vida plena en el Espíritu, vida dominada por el Espíritu. ¿Es posible ser llenos del Espíritu nuevamente? Por cierto si mantenemos nuestraconsagración y obediencia podremos recibir nuevos derramamientos, nuevos toques delEspíritu así como necesitemos. Consulta el Capítulo once en lo que se refiere a la repeticiónde la investidura de poder. Algunos cristianos usan el vocablo “unción” como equivalente de la plenitud del Espíritu,siendo más preciso hablar de las unciones como de esas especiales investiduras de poder departe del Espíritu que, por lo general, son dadas solamente al que es lleno del Espíritu y paramomentos de necesidades especiales en el ministerio. Fíjate este comentario de Oswald J. Smith:”La pregunta es: ¿qué nueva unción recibí lasemana pasada? ¿Está actualizada mi experiencia? Tantos testifican de algo maravilloso queles pasó hace años pero sus vidas son tan estériles y secas que, queda claro, que hace muchoperdieron la frescura de lo que recibieron. Debemos ser ungidos una y otra vez, fresca unciónpara cada nuevo servicio”.¡CUIDADO! No presumas de la unción del Espíritu1. No presumas que El te ungirá nuevamente porque te ungió en el pasado. Vive de tal forma, que él no vacilará en darte una unción fresca. Pide Su unción en forma repetida pues la necesitas para vivir y ministrar.2. No presumas de Su unción fallando en cumplir tu parte de mantenerte bendecido y listo. El desea más ungiste que tú ser ungido pero no oses incurrir en negligencia espiritual y dejar de caminar cerca de Dios.3. No presumas de Su unción fallando en cumplir tu parte de prepararte y aplicar toda diligencia en tu ministerio. Si eres cantante o músico, no oses incurrir en negligencia práctica. Si eres orador o escritor, no oses incurrir en negligencia en la preparación de tu estudio. No pidas a Dios que unja algo que no sea lo mejor de ti, no pidas una unción de segunda. XXXIX. DEBES SER UN HOMBRE O UNA MUJER DE DIOS Tu meta más excelsa en calidad de líder cristiano es ser persona entregada a Dios. Pocosfueron quienes recibieron ese título en los tiempos bíblicos: Moisés, Samuel, David, Elías,Eliseo, Timoteo y algunos otros. Sin duda que el término hubiera sido apropiadamente usadocon líderes como Isaías, Daniel y Pablo. Quizás no hay otro honor más alto dado a alguienque el de ser considerado hombre o mujer de Dios.
  • 129. Ninguno de nosotros se siente digno de este calificativo que, a veces, en el AntiguoTestamento parecía usarse para un profeta de Dios o alguien que era especialmente enviadopor Dios. Algunas personas bien intencionadas lo han empleado como yo honor para todoslos líderes, pastores y misioneros cristianos pero ningún líder es persona de Dios en formaautomática ni merecedora de serlo por ministerio que se relaciona con la iglesia, que abarcadeberes sagrados o porque ha dedicado su vida al servicio cristiano. ¿Quién es la verdadera persona de Dios? Quizás nos sintamos más libres para advenir losrasgos de personalidad de las personas que no están en Dios que de aquellas que están. Todosreconocemos esos aspectos de santidad que estampan el sello de Dios en una persona de El.Cada uno de nosotros desea más del sello de Dios en nuestras vidas, ¿qué abarca esto? CARACTERISTICAS DE UNA PERSONA DE DIOS1. La persona de Dios lleva una vida santa, justa y en forma consistente. Solamente Dios es perfec7o en santidad, Solamente Dios es infinita y eternamente justo. Cada uno de nosotros ha pecado (tiempo pasado) y cae (tiempo presente) de la gloria de Dios (Romanos 3:23). Pero Dios puede darnos un compromiso inamovible con Su voluntad, Su verdad y Su gloria. Podemos vivir en victoria y bendición constantemente. Podemos caminar en la luz porque El es en la luz y experimentar esa continua limpieza de todo pecado (1 Juan 1:7). Todos tropezamos en muchas maneras y, a menudo, hallamos que tenemos faltas (Santiago 3:2) pero la disposición del alma, el hábito de caminar con Dios puede ser una vida de consistente justicia y santidad, y si pecamos, tenemos a uno que aboga por nuestra defensa al Padre: Jesucristo, el infinitamente Justo (1 Juan 2:2). Por gracia de Dios podemos vivir todos nuestros días en santidad y justicia ante El (Lucas 1:75). Todo pecado o defecto moral en un líder cristiano conlleva a un escándalo instantáneo para el nombre de Cristo y para la iglesia de Cristo. Toda persona de Dios debe vivir en santidad y justicia.2. La persona de Dios lleva una vida de amor. Dios es amor y mientras más santos devengamos más se manifiesta el amor de Dios en nosotros. “Y andad en amor ,.. todas vuestras cosas sean hechas con amor ... el fruto del Espíritu es amor” Efesios 5:2; 1 Corintios 16:14; Gálatas 5:22. No hay otro mandamiento mayor que éste de amar (Marcos 12:3 1). Si hay algo que añade belleza a la manera de ser, a la personalidad y el carácter de alguien, es el amor. Si hay algo que caracteriza al líder cristiano como persona de Dios es el amor del Espíritu que fluye constantemente desde su vida a su prójimo. Nuestro amor por Dios no es mayor que nuestro amor por nuestro prójimo y esto nos distingue como semejantes a Cristo y eso sólo hace que nuestro liderazgo sea cristiano.3. La persona de Dios sirve a su prójimo. Debemos servirnos unos a otros con amor (Gálatas 5:13). El servicio con amor agregado a las demás gracias cristianas pone un sello especial sobre la persona. El amor siempre sirve. El amor se expresa al prójimo bendiciéndolos, ayudándolos y sir-viéndolos con regocijo. Jesús no tolera que Sus seguidores se enseñoreen de su prójimo (1 Pedro 5:3). Nadie es demasiado bueno para no servir. Nadie sigue a Cristo a menos que esté dispuesto a servir como el Maestro lo hizo, pues El se ciñó la toalla y lavó los pies de Sus seguidores. Por amor de Jesús somos siervos del prójimo (2 Corintios 4:5). Como pastores del rebaño de Dios tenemos que estar ansiosos por servir (1 Pedro 5:2). No hay lugar en la persona de Dios para sentir orgullo en mandar (liderar), o por los métodos, el ministerio, la organización o los logros. Debemos tener el corazón del siervo y manifestar la actitud de servir que manifestó Aquel que se humilló como lo nana Filipenses 2:5—8.
  • 130. 4. La persona de Dios muestra el bello fruto del Espíritu. Jesús nos aseguró que si el árbol es bueno, el fruto será bueno también (Mateo 12:33). Si el Espíritu nos gobierna, ‘va a manifestar Su santo fruto por medio de nuestras actitudes, estados de ánimo, palabras y obras. Todas las personas, dijo Jesús son reconocidas por sus frutos (Mateo 7:16). La persona de Dios tiene fruto santo, disposición santa, emociones santas, estilo de vida espiritual santo. Pablo caracteriza el fruto del Espíritu en Gálatas 5:22—23. El líder cristiano lleva consigo el aroma fragante de Cristo (2 Corintios 2:15). El Espíritu Santo imparte el amor, la belleza, el espíritu mismo de Jesús, lo cual es elemento esencial del sello del Espíritu en un hombre o mujer de Dios.5. ¡La persona de Dios está llena con el Espíritu: “Que seáis llenos de toda la plenitud de Dios ... toda la plenitud de la Deidad ... antes bien sed llenos del Espíritu ... llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios” Efesios 3:19; Colosenses 2:9; Efesios 5:18; Filipenses 1:1.11. ¡La Biblia nos da una certera y sorprendente visión! Todas las expresiones empleadas en la Biblia para describir esta santa realidad “llenos del Espíritu” son muy a menudo usadas. Ser lleno del Espíritu significa ser saturados con el Espíritu, rebosante con el Espíritu, plenamente poseído por el Espíritu, controlado y dominado por el Espíritu y transformado por el Espíritu. Ser lleno con el Espíritu implica que uno está plenamente disponible para el Espíritu, totalmente influido por el Espíritu y embellecido con la gracia y el fruto del Espíritu. Ser lleno significa que toda la personalidad están imbuida por el Espíritu, permeada por el Espíritu y saturada por completo con el Espíritu que la persona no es solamente espiritual sino llena del Espíritu. Que tú seas lleno del Espíritu significa que la presencia y el poder del Espíritu descansan en tu persona, te viste y se manifiesta por medio de ti. Significa toda una marcada diferencia en ti, una nueva dimensión y una nueva plenitud transformadora en tu vida y en tu liderazgo. Tú lo reconoces y el prójimo lo reconoce. Agrega una semejanza a Cristo dada de Dios a tu personalidad y una fuerza dada de Dios a tu testimonio, ministerio y liderazgo; te marca como persona de Dios. EL PROJIMO RECONOCE A LA PERSONA DE DIOS Cuando Dios te sella no solamente lo reconocen los hijos e hijas de Dios sino que los nosalvos puede darse cuenta que hay algo diferente en ti; hasta el diablo reconoce a la personade Dios. David que fue llamado hombre de Dios, dijo: “Sabed, pues, que Jehová ha escogido alpiadoso para sí; Jehová oirá cuando yo a él clamare” Salmo 4:3. Una manera en que Dios nos aparta es poniendo Su sello en nuestra vida de oración ydándonos muchas respuestas a la oración. Cuando Dios respondió en forma tan sobresalientey repetida a la oración de Elías, la viuda de Sarepta exclamó:“Ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la palabra de Jehová es verdad en tu boca”1 Reyes 17:24. Elías se dio cuenta, en el monte Carmelo, que el sello de Dios era esencial para suministerio si la nación se volvía a Dios. Por eso oró: “Jehová, Dios de Abraham, de Isaac yde Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que pormandato tuyo he hecho todas estas cosas. Respóndeme, Jehová, respóndeme, para queconozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos.Entonces cayó fuego de Jehováviéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!” 1Reyes 18:36—39. Después, cuando fue desafiado y llamado “hombre de Dios”, Elias replicó: “Si yo soyvarón de Dios, descienda fuego del cielo” 2 Reyes 1:10.
  • 131. Dios lo hizo. El está listo para poner Su sello sobre ti cuando ve que lo necesitas y elprójimo lo reconocerá. Tu vida de oración tiene mucha relación con la persona de Dios y conlas demás personas y que éstas te acepten en ese papel. Luego que Eliseo hubo comido varias veces en casa de la mujer de Sunem, ella dijo a suesposo: “He aquí que ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varónsanto de Dios” 2 Reyes 4:9. Preparó un cuarto para que lo usara el profeta cada vez que pasaba por ahí ¿Por qué iba atener la sunamita ese trabajo? Las personas de corazón hambriento quieren tener cerca a unapersona de Dios. Mi madre me cuenta que cuando yo era pequeño y habla una visita quehablaba de Dios, yo me acercaba lo más que podía a su silla. Aun un niño puede sentir larealidad espiritual en una persona de Dios. Cuando se perdieron las mulas de Saúl, su sirviente le dijo: “He aquí ahora hay en estaciudad un varón de Dios, que es hombre insigne; todo lo que él dice acontece sin falta” 1Samuel9:6 Sí, la gente respeta a la persona de Dios, pero pierden todo respeto si el líder cristiano nodemuestra ser verdadera persona de Dios por medio de su vida, su oración y sus palabras. Elamado Sadhu Sundar Singh, indio cristiano, visitó a un amigo que vivía en los montes delHimalaya; Sadhu solía salir a sentarse durante horas en la nieve, en la noche, para orar. Unanoche, su amigo miró y vio un animal salvaje acercarse a Sadhu para echarse al lado delsanto que oraba. Luego de un momento, Sadhu se dio cuente del animal, estiró su mano y loacarició. Hasta la bestia feroz pareció reconocer a Dios en él y no le hizo daño. LA PERSONA DE DIOS BENDICE Cuando Charles Trumbell, escritor y periodista evangélico, era pequeño, jugaba un día enla calle, cuando vio aproximarse a Adoniram Judson; Charles quedó tan sobrecogido por lapresencia de Dios en el rostro de Judson que lo siguió a su hotel e hizo que su pastor lovisitara. Cuando Roben Murray McCheyne murió, se encontró una carta dirigida a él en suescritorio que decía: “No fue nada que dijera lo que primero me hizo desear ser cristiano,sino la belleza de la santidad que vi en su faz”. Duncan Campbell ansiaba, como famélico, la presencia de Jesús, más que ninguna otracosa; en ocasiones Jesús se le hacía mucho más real que sus amigos de la tierra. Losministros, los estudiantes, los pescadores, las dueñas de casa, que iban a visitarle, sesobrecogían con el amor que él sentía por Jesús. Un joven dijo una vez : “Si alguien no creíaen Dios, no podía seguir siendo ateo después de conocer a este hombre. Uno podía ver aJesús en su vida y tocar a Jesús en su ministerio”. Otras personas vieron una y otra vez la luzradiante de la gloria de Dios en su cara. El doctor Martyn Lloyd—Jones informa que cuando Roben Murray McCheyne entraba alpúlpito, la gente empezaba a llorar mucho antes que él siquiera abriera su Biblia; llevabaconsigo la misma presencia de Dios. La persona de Dios bendice dondequiera que va. Lleva consigo la presencia de Dios.Puede vivir en forma habitual, tener un hogar feliz, asistir a ocasiones de regocijo y alternarbien con la gente —Jesús lo hizo así, pero la persona de Dios deja santas impresiones tras desí. Aquellos a quienes habla, sienten pronto la bendición de Dios debido a su contacto conesta persona. EL COSTO DE SER UNA PERSONA DE DIOS Nadie se hace persona de Dios por casualidad o accidente. Nadie se vuelve persona deDios de la noche a la mañana. Nos volvimos hijos de Dios en un momento, llegamos a serpueblo de Dios en cierto período de tiempo. El compromiso informal a Cristo no te harásanto ni semejante a Cristo. Nadie se vuelve persona de Dios excepto por la deliberada
  • 132. disposición del alma. Uno no puede ganarse la cercanía a Cristo aunque hay un precio quepagar.1. Mantener el supremo compromiso con Jesús. Tiene un precio el compromiso prioritario con Jesús. El debe ser tu Alfa y tu Omega, tu principio y tu fin, tu supremo deseo. Cuesta dar tu tiempo a Jesús, dar de ti mismo en forma abundante, ponerte aparte para Jesús. Cuesta arder en llamas por Jesús, cuesta la dedicación sacrificial a él y expresar sin timidez ni vergüenza tu amor por El. Debe buscarse, de manera inamovible y decidida, complacer a Jesús por encima de todo lo demás; la actitud de tu alma debe ser la de “primero Jesús”. Debe haber atención en Su presencia, no solamente la disposición voluntaria sino tiempo de excelente calidad, tiempo real a solas con Jesús que debe ser tu gozo supremo, tu pasión trascendente, tu gloria sin eclipses, en la medida que compartes Su comunión inalterada y entera, te deleitas en Su presencia y Su amor. Entonces, reflejarás la gloria de Jesús en tu rostro sin velo y serás constantemente transfigurado (la palabra griega real) en Su semejanza de gloria en gloria (2 Corintios 3:18). Esto es lo que Pablo llama seguir en pos de la santidad (1 Timoteo 6:11). Requiere esfuerzo continuo, fervor, persistencia e inflexibilidad en la búsqueda. No importa que deba ser sacrificado, debes decir junto con Pablo “esto es lo único que hago”.2. Entrénate para ser santo. Pablo compara el entrenamiento físico con el espiritual (1 Timoteo 4:7). El griego que usa aquí es la raíz de nuestra palabra “gimnasia, gimnasio”, lo cual implica ejercicio extenuante, habitual y disciplinado. Al igual que un atleta olímpico que se entrena para la ocasión de su vida, sacrifica todo lo demás y se disciplina a él mismo y tarda para endurecer sus músculos y preparar su cuerpo, de esa manera tienes que ser tú, gastar tus energías y tus horas, con todo el sacrificio requerido, para ser verdaderamente una persona de Dios. ¿Cuál es el propósito de convertir en tu suprema prioridad a este entrenamiento santo, esta disciplina espiritual? Es para conocer a Jesús, para llegar a ser uno en espfritu con Jesús e identificarte con Jesús de modo que seas transfigurado en Su semejanza (2 Corintios 3:18). Tu suprema prioridad no es lo que hagas por Jesús sino que seas como El; entonces, todo eso que haces con tanta pasión por El, fluirá de éste, el más profundo de todos los compromisos. Para hacer posible esto, debes dar dos pasos más:3. Saturar tu alma con la Palabra. Sumérgete en la Palabra, desde Génesis hasta Apocalipsis pero, especialmente en todo lo relacionado a Jesús, incluyendo todo el Nuevo Testamento y los Salmos. Este es el medio más tangible a tu disposición. Aliméntate de la Palabra de Dios; bebe la Palabra de Dios; baña tu alma con la Palabra de Dios. Léela— léela toda. Léela una y otra vez hasta que penetre en cada fibra de tu ser espiritual. No puedes ser persona de Dios sin ser una persona conocedora de la Palabra. Si eres autoridad en algo, sé autoridad en la Palabra de Dios. Si tienes un pasatiempo favorito, que sea la Palabra de Dios. Si dedicas tiempo a leer, lee la Palabra de Dios. Almacénala en tu corazon. Piensa en ella, medita en ella, apréndela de memoria, sueña con ella. Aplícala a tu corazón, a tu vida. Pasa gran parte del tiempo de cada día con la Palabra. La Palabra te alimentará, te nutrirá y fortalecerá, Te iluminará y guiará. Hazla tu guía prioritaria y tu autoridad final. Cuando la Palabra de Dios habla, esta palabra te está asegurando algo a ti. Pablo señala en 2 Corintios 3:16 (griego) que el Espíritu Santo saca el velo que cubre los corazones de los no salvos cuando leen la Biblia. El Espíritu nos transfigura por medio de la Palabra en semejanza de Jesús, desde un grado de gloria a otro. Esto es lo que nos hace personas de Dios. Debes pasar aproximadamente tanto tiempo con la Biblia misma (no con libros sobre la Biblia) como el que dedicas a orar.4. Da a Jesús tu tiempo de oración. La oración es la manera beneficiosa más eterna y más grande de invertir el tiempo. La oración es la actividad más semejante a la de Cristo que
  • 133. puedes emprender pues él vive hoy para interceder. La oración es la inversión más recompensadora, más duradera y más grande que puedes realizar mientras vivas en la tierra. La oración es el regalo más precioso que puedes dar a Jesús. Moisés estuvo más cerca de Jesús, y pasó más tiempo a solas con Jesús, que cualquier otrolíder del Antiguo Testamento, por lo que sabemos. Cuando los israelitas vieron a Moisésdespués de los cuarenta días en la montaña, no se mostraron especialmente impresionadospero, luego de los ochenta días en la montaña, se sobrecogieron ante la gloria en susemblante. Pasa mucho tiempo con Jesús tanto para comunión como para compartir su cargaintercesora por el mundo y la iglesia. Cuando los cónyuges se aman y crecen juntos pormuchos años, a veces es como si se parecieran entre sí; suelen tener gestos, vocabulario y, aveces, hasta rasgos faciales semejantes. Cuando un niño idolatra a uno de sus padres, seempieza a notar un parecido en los modales, las maneras, las actitudes y las palabras con él. Para llegar a ser persona de Dios debemos pasar mucho tiempo con Jesús. Mientras más loames, más querrás estar con El. Una débil vida de oración siempre testifica un débil amor porJesús. No puedes tener una vida de oración simplemente informal o nominal cuando estásapasionadamente dedicado al Señor. Mientras más estés con El, más pensarás y hablaráscomo El, responderás como El y te parecerás a El. Serás persona de Dios. Hazte tiempo para ser santo; Habla a menudo con tu Señor. Vive en El siempre, y come de Su Palabra... Hazte tiempo para ser santo; El mundo, veloz, se precipita; Mucho tiempo secreto a solas con Jesús, dedica. Mirando a Jesús como El serás; Tus amigos, en tu conducta, Su semejanza verán. W. D. Longstaff XL. LA PERSONA DE DIOS Y LA INTEGRIDAD SANTA Dios quiere integridad en Su pueblo (1 Crónicas 29:17). La persona de Dios debe serconocida por su santa integridad. Nada es más importante en un líder cristiano. La santidad esmucho más que el compromiso mental total a la autoridad de la Palabra de Dios y las doctri-nas de las Escrituras. Necesitamos ese compromiso mental pero no es suficiente. La santidades más que las emociones de gozo y amor que sentimos cuando cantamos himnos y cánticosque hablan de la grandeza, la bondad, la fidelidad de Dios, del amor de Jesús y del poder delEspíritu. Debemos conmovemos por el Calvario hasta que nuestros corazones y ojos senublen de lágrimas pero la santidad es mucho más que la más sagrada de todas lasemociones. La santidad abarca un compromiso de la voluntad que resulta en acciones justas y santovivir. El ojo debe estar claro y bueno antes que pueda ser inundado de luz (Mateo 6:22).El corazón debe ser puro, antes que las actitudes, los pensamientos y las palabras seanconsecuentemente puras. La fe que nos salva también nos santifica, según dice la Biblia. El compromiso personalcon Cristo hace que habite en nosotros el Espíritu Santo y Su fruto total produce semejanza aCristo. No hay alternativa para una vida en santidad con todas sus repercusiones éticascompletas. El carácter de la persona de Dios se manifiesta en actitudes y acciones santas. Las que nosalen de un corazón santo carecen de poder y santidad. Falsa santidad es aquella santidad queno resulta de la total integridad. No hay persona de Dios que pueda descuidar la integridad.
  • 134. Sabemos que el corazón no es santo si las acciones y el estilo de vivir no son justos ysantos. La persona no es persona de Dios hasta que su corazón no sea santo. La únicasantidad verdadera es aquella manifestada en forma consecuente por el Espíritu. “Sin temorle serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días” Lucas 1:74-75. Este patrón de santidad no es imposible para nosotros vivirlo porque cuando somos llenospor el Espíritu Santo, éste nos moldea a la santidad de Dios por la divina investidura de poderque nos faculta y capacita. El patrón del santo vivir de Dios para Su nación santa esasombrosamente alto y completo. Debemos ser santos porque El es santo (1 Pedro 1:15-16). El nos ha llamado a una vida santa (2 Timoteo 1:9). Nosotros somos hechos santos(Hebreos 10:14). Somos para ser santos (Hebreos 12:14). Debemos ser santos en todo lo quehacemos (1 Pedro 1:15), esto es la santidad, no es solamente teórica, sino que debe serpráctica también. Debemos tener una santa y piadosa manera de vivir (2 Pedro 3:11). Solamente con esa santidad podemos vivir siempre en forma irreprochable (1 Timoteo3:2). Puesto que el líder cristiano es un administrador de Dios “debe ser irreprensible” (Tito1:6-7). Pablo lo sintetiza diciendo “una vida vertical, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo,dueño de sí mismo” (y. 8). Debemos “no tener mancha ni arruga ni cosa semejante, sino sersantos e intachables” (Efesios 5:27). Nuestra ética santa es, a la vez, positiva y negativa. Al haber muerto al pecado estamosvivos para Dios. Nuestra ética santa es estar muertos al pecado y al mundo—separación laparte negativa del corazón y del vivir. También es vivir para Cristo y en Cristo, ética positivade piedad, justicia y santidad de vida. Ofrecemos nuestros cuerpos y, de esta manera, nosofrecemos a nosotros mismos, como sacrificios vivos a Dios, santos y agradables a Su vista(Romanos 12:1). Rehusamos ofrecer las partes de nuestro cuerpo al pecado (Romanos 6:13) ydeliberadamente nos ofrecemos, libres y positivamente, a Dios mediante la ética de lasantidad (Romanos 6:13, 19). No dejemos que el pecado reine en el cuerpo o por medio delcuerpo sino que dejemos que Cristo reine en el trono del corazón; y que su Espíritu viva yreine en nuestro práctico y recto vivir con éticas, santas y justas costumbres que provienen deuna manera de ser santa. Esto nos hace constantemente interesados y atentos a conservar la santa integridad delantede los ojos de toda la gente. “Procurad lo bueno delante de todos los hombresprocurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante delos hombres” Romanos 12:17; 2 Corintios 8:21. INTEGRIDAD EN LA PALABRA La persona de Dios debe ser persona de palabra. Su santidad, amor e integridad debenverse en lo que dice. Todo lo que declaramos, informamos y escribimos debe ser abierto,honesto y amable. Dios y los hombres nos juzgan por lo que decimos. “De toda palabraociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tuspalabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” Mateo12:36-37. 1. Nada digas que no estés dispuesto a aceptar como tu plena responsabilidad. Nada digas de una persona ausente que no puedas decir en su presencia.2. Cuida la tentación a comentar o decir algo de asuntos que se discuten. Disponte a demorar tus comentarios. No tienes que decir todo lo que sabes a menos que tu información sea esencial para la discusión. Habla cuando se necesiten tus comentarios; quédate callado cuando no sean beneficiosos.3. Mantén una actitud positiva respecto a los comentarios que hagas. Evita la reputación de ser persona negativa.4. Cuida de no exagerar el elogio y la lisonja en la alabanza, pueden hacer que pierdas el respeto de quienes te escuchan.
  • 135. 5. Expresa todo la cordialidad y agradecimiento a toda persona a quien debas ideas y ayuda.6. Evita plagiar al escribir y hablar.7. No asumas la actitud de autoridad en áreas donde tu información, experiencia y entrenamiento son incompletos.8. Cuida tus comentarios alrededor de terceras personas, que éstos sean comprensivos, como si se tratara de familiares tuyos.9. No te apures a creer informes negativos sobre terceras personas, sigue creyendo lo mejor mientras puedas. Ten especial cuidado de no echar dudas ni sombras sobre cualquier hermano o líder cristiano.10. Nunca cuestiones los motivos que tuvieron los terceros para tomar decisiones. Rara vez puedes ponerte en sus lugares y entender plenamente sus motivos. Da siempre el beneficio de la duda. Recuerda que solamente escuchas palabras y ves actos; no conoces los motivos totales.11. Sé totalmente honesto cuando intentes decir algo. Habla para bendecir, ayudar y guiar. 12. Sé exacto en los detalles cuando informes estadística y describas algo. Cuídate de generalizar, dar por en tendido o exagerar. 13. Sé fiel al caracterizar. Todo lo que digas tiene que se. justo, equitativo y sin matices, de modo que tus comentarios sean repetibles sin duda, sin que importe quiénes estén presentes. 14. Evita decir cosas que puedan entenderse de diversas maneras. Evita la duplicidad; que tu postura sea clara como el cristal. Si cambias de posición, dilo, perc cuida de parecer equívoco. Ten cuidado no sea que k gente piensen que no pueden confiar en lo que dices 15. Pide diariamente la guía del Espíritu Santo, o Su freno, para hablar. INTEGRIDAD EN LA ETICA PERSONAL La persona de Dios debe mantener tal integridad en su ética personal que pueda ser elmodelo para otras personas. Jesús dio ejemplo constante a Sus discípulos, estableciendo lanorma de lo que debe ser la vida y el ministerio del cristiano. El ilustraba esto por medio deSus actitudes (Filipenses 2:5) y por Sus actos (Juan 13:15; 1 Pedro 2:21). Pablo estaba consciente de que él podía dar ejemplo a sus convenidos: “Vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos por dams nosotros mismos un ejemplo para qué nos imitaseis ... en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. Por tanto, os ruego que me imitéis” 2 Tesalonicenses 3:7, 9; 1 Corintios 4:15, 16. Como líder cristiano eres responsable de desempeñar tu ‘unción de modelo para el pueblode Dios. Ninguna palabra, Ktitud o acto tuyo indigno debe ser digno de emular y seguirpor parte de tu grey. Lo merezcamos o no nosotros, nuestros cónyuges e hijos somospersonas marcadas. El público pone normas más elevadas para nosotros que para ellos. Nuestras vidas pueden honrar a Cristo y poder decir poderosos sermones solamentecuando vivimos en la santa integridad que siempre refleja a Cristo y siempre orienta al
  • 136. prójimo hacia él. Nuestra meta ética personal debe la semejanza con Cristo. El Espíritu Santodebe guiamos constantemente para que nuestra integridad sea absolutamente irreprochable ynuestras vidas recomienden así al Evangelio. Doy algunos ejemplos: 1. Sé irreprensible en todo lo referido a tus acciones personales y deberes de líder Siempre representa a Dios y a la iglesia. Eres persona marcada doquiera que vayas. Tu compromiso prioritario es con Cristo y con tus responsabilidades ministeriales. 2. En toda decisión ética haz que la Escritura sea la norma de tu actuar. Si no hay norma bíblica clara para guiarte, fundamenta tu decisión en el temor general de la Palabra de Dios; siempre pregúntate “¿Qué haría Jesús? ¿Qué haría un cristiano en este caso?” 3. Mantén un equilibrio de tu hablar, vestir, hábitos, entretenimientos, estilo de vida, tu función como líder y lo que es apropiado para ti como cristiano en un mundo de tanta necesidad física y espiritual. 4. Sé ejemplo con tu persona y hogar en lo tocante al aseo, orden, armonía y santidad. 5. Sé ejemplo de consideración, equidad, sensibilidad con los sentimientos y derechos del prójimo. Respeta siempre todas tus relaciones interpersonales. 6. Sé ejemplo de amabilidad y madurez en tus reacciones hacia desconsideración, afrentas, insultos, oposición y hostilidad del prójimo. Todos deben recibir tu respuesta de perdón y amor cristiano. 7. Sé ejemplo de prudencia y discreción en todas las relaciones que debas entablar con el sexo opuesto. Sé particularmente cuidadoso con las trampas latentes en tu papel de consejero espiritual. Vigila y mantén la pureza de tus pensamientos. INTEGRIDAD EN LAS FINANZAS La persona de Dios debe mantener una total integridad en su mayordomía de patrimonio,pertenencias y finanzas: manejos y rendición de cuenta de las finanzas personales y de todoel dinero que pasa por su control. 1. Sé ejemplo y mantén un balance entre un estilo de vida sencillo y el profundo compromiso con la necesidad de extender el reino de Cristo en todo el mundo y de satisfacer las necesidades humanas. 2. Ejerce toda economía apropiada en tus gastos personales y en todos los fondos confiados a tu uso. No te hagas la fama de gastar descontroladamente, 3. Sé fiel para gastar el dinero de acuerdo a las peticiones de quienes lo dieron, 4. Se exacto para informar en materia de dinero. Los informes financieros deben ser adecuadamente detallados, prontos y meticulosamente correctos. Informa lo que se hace con fondos donados en forma habitual, detallada y estrictamente apoyada por hechos. 5. Paga tus cuentas a tiempo. No dejes cuentas por pagar cuando vayas a hacerte cargo de otro ministerio. 6. No te endeudes a nivel personal y tampoco por tu ministerio. La deuda siempre es un lazo y suele relajarse en Cristo. Siempre es mejor ahorrar dinero anticipadamente que endeudarse y, luego pagar intereses interminables. El crédito suele convertirse en un amo que esclaviza para desventaja de tu ministerio y
  • 137. de tu nombre. Evita la trampa de la filosofía del “hazlo ahora” o del “compra ahora y paga después”. INTEGRIDAD DE LA ETICA MINISTERIAL La persona de Dios debe mantener el más elevado nivel de integridad en todos losaspectos de su ministerio y liderazgo. El ministerio, como toda otra profesión, tiene su códigode ética y los obreros cristianos necesitan manifestar constantemente la ética más elevada ensus interrelaciones personales y laborales, 1. Sé más cuidadoso, más cortés, más amable y más profesional en tus deberes que lo que es cualquier otro profesional. El nombre de Cristo y de tu iglesia está en juego en todo lo que tú hagas. 2. Reconoce que siempre estás de guardia para representar a Dios y satisfacer las necesidades de tu gente. 3. Dale todo el tiempo a tu ministerio y liderazgo. La única excepción es en las ocasiones en que estés de acuerdo con la junta de pastores o con tu superintendente. Cuídate de fabricarte fama de indolente y desperdiciador de tiempo. Se te pedirá repetidamente que aceptes otras responsabilidades, todas encomiables, pero que pueden erosionar tu llamamiento principal. 4. Sé leal a tu iglesia y organización y su doctrina y legado. Toda desviación de parte tuya respecto de tus compromisos originales deben ser informados a la iglesia o grupo. 5. Guarda la reputación de la iglesia de Cristo y de tus colegas de la obra de Cristo. El buen nombre de todos debe estar a salvo y seguro en tus manos. 6. Evita toda competencia inmoral e indigna con otras iglesias, ministerios o líderes cristianos.7. Respeta el liderazgo de otros cristianos y no sirvas a sus ovejas excepto en emergencias o con el consentimiento de su respectivo líder.8. Mantén inviolable las confidencias.9. Procura constantemente fortalecer la unidad del Espíritu dentro de tu grupo y entre los cristianos en general. Evita participar en grupos que causen división o grupos que simpaticen con un líder en especial.10. Aunque trates de complacer a tu grey recuerda que tu prioridad final es complacer a Dios.11. Sé modelo y edificación al respeto leal por el gobierno y la ciudadanía activa de los cristianos.12. Considera tu servicio como primario y como secundario tu remuneración y progreso financiero. Recuerda siempre que aunque no estés en un papel de liderazgo, siempre eres percibido como líder cristiano. Tienes derecho a esparcimiento y descanso personal junto con tu familia a la que debes tiempo también, pero hasta en esos momentos, eres representante de Cristo y de Su iglesia. Nunca estás libre del deber de ser persona de Dios. Mantén tu integridad en todo lo que haces dondequiera que vayas. Entonces el sello de Dios continuará descansando sobre ti y vistiéndose Su poder. XLI. SED LLENOS DEL ESPIRITU
  • 138. Antes bien sed llenos del Espíritu” Efesios 5:18. No hay mandamiento más bendecido enla Palabra para el cristiano, especialmente en su calidad de líder’ que ese mandamiento queva paralelo con la orden de Cristo a Sus discípulos de no empezar sus ministerios hasta quefueran investidos con el poder desde lo alto (Lucas 24:49), orden desde la cual fluye elmandato arriba citado. Sabemos que los discípulos tenían que esperar hasta ser bautizadoscon el Espíritu Santo (Hechos 1:4-5). Cuando esto se cumplió en el día de Pentecostés, seempleó otro vocablo: los discípulos fueron todos llenos del Espíritu” (Hechos 2:4). Pedroexplicó que esta promesa del Padre no era para los ciento veinte solamente sino, les dijo:“Para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; paracuantos el Señor nuestro Dios llamare” Hechos 2:39. Pedro explicó que los romanos de la casa de Cornelio habían tenido la misma experienciaque los ciento veinte en Pentecostés, dijo que sus corazones fueron purificados por fe(Hechos 15:8-9), de modo que los dos elementos esencialesson la pureza y el poder. Las manifestaciones externas dc Espíritu pueden ser variadas o estarausentes por completo pero la necesidad esencial de cada uno de nosotros es 1a pureza y elpoder. Me he extendido en capítulos anteriores sobre la investidura de poder, la unción y elministerio capacitador del Espíritu, todo esenciales para nuestro liderazgo. Quizás suspirespor dentro mientras admites, que esta constante investidura poder y 1 dinámica presencia delEspíritu no han caracterizado tu vida y t ministerio hasta ahora. No te desanimes. La promesade Dios es tan cierta y segura para ti como lo fue para Pedro y Pablo. Dios no hace acepciónde personas ni de períodos de la historia cristiana. Dios se deleita en derramar Su EspírituSanto hoy así como lo ha hecho siempre. J. Gregory Mantle reflexiona: “Una cosa es tener el Espíritu y otra, muy distinta, ser‘llenado’ del Espíritu. Puedes se lleno, como el árbol está lleno de savia en la primavera;lleno en su tronco; lleno en su follaje. Tú puedes ser lleno de Espíritu así como el hierro alrojo vivo está lleno de fuego. Tomas el hierro, lo sientes frío, duro y lo ves negro. Lo pone alfuego y el fuego entra en el hierro que, pronto, hace que cambie de color. Ese hiero blancoestá ahora poseído, penetrado por el fuego que está dentro de él, ¿así somos llenos?’ El doctor A. J. Gordon, fundador del hoy Gordon College y cuyo nombre lleva unseminario teológico norteamericano citaba esta aclaración hecha por Andrew Murray: Tal como hay una doble operación del único Espíritu en el Antiguo y Nuevo Testamento, que ilustra de manera impresionante el estado de los discípulos previa y posteriormente a Pentecostés, así también puede haber una correspondiente diferencia en la experiencia en la gran mayoría de los cristianos.... Cuando el alma comprende y reconoce clara y cabalmente el significado de ser llena, habitada del Espíritu, queda lista para rendir y renunciar a todo con tal de ser hecha partícipe de esa habitación; entonces el creyente puede pedir y esperar el bautismo del Espíritu que, en fraseología contemporánea, se cataloga de ser lleno del Espíritu. Puede el creyente recibir ese influjo del Espíritu Santo orando al Padre de acuerdo a las dos oraciones de la Epístola a los Efesios, y yendo a Jesús en la renovada entrega rendida de la fe y obediencia, influjo que será de tal magnitud que conscientemente lo elevará a un nivel diferente del que hasta ahora vivía. Puede ser que nunca hayas sido verdaderamente lleno con el Espíritu. Toda persona recibeel Espíritu Santo cuando nace de nuevo, por lo cual todo verdadero cristiano está habitadopor el Espíritu (Romanos 8:9). Sin embargo, el Espíritu no te llena totalmente hasta quehayas efectuado la entrega total de tu ser a El. Pablo se refiere a esto diciendo que debesofrecerte como sacrificio vivo (Romanos 12:1). Solamente el cristiano nacido de nuevopuede hacerlo. El Espíritu Santo no hace la obra de purificar, santificar, llenar y dar poder a alguien quese rebela contra Dios. El pecador necesita perdón y nueva vida de Dios, pues, primero, debe
  • 139. ser regenerado, hecho vivo en Cristo Jesús. Luego, puede presentarse como sacrificio vivopara ser lleno, limpio y envestido de poder. Recibimos todo del Espíritu en el momento de lasalvación pero El no hace todo Su ministerio dentro de nosotros al mismo tiempo. TERMINOLOGIA DE SER LLENO DEL ESPIRITU La Biblia está escrita en forma de un texto de teología; quienes la escribieron hablan de lagracia de Dios que obra en el alma y nos urge adueñamos de esa gracia. La Biblia abarcatestimonios de aquellos transformados por gracia de Dios. La Escritura emplea lenguajehumano descriptivo y muchas de las más profundas verdades teológicas son expresadas enfrases y palabras pictóricas. Ninguna palabra o frase humana puede, por sí misma, describir adecuadamente la obra dela gracia de Dios en el alma. Por lo tanto, Dios usa muchos de tales giros idiomáticos. Laverdad íntegra de la Escritura puede entenderse solamente cuandousamos todos los términos que el Espíritu dio a los escritores. Es verdad que debemosemplear discernimiento espiritual para usar y aplicar estos términos pero el Espíritu Santonos es dado para capacitamos para estudiar, discernir, entender y sintetizar toda la Escrituraen un todo bello y práctico. Los siguientes se cuentan entre los giros idiomáticos usados en la Escritura para referirseal llenado del creyente: Llenos del Espíritu (Hechos 2:4). Llenos de toda la plenitud de Dios (Efesios 3:19). Investidos de poder desde lo alto (Lucas 24:49). Bautizados con el Espíritu Santo (Hechos 1:4-5). Bautizará en Espíritu Santo y fuego (Mateo 3:11). Derramaré de mi Espíritu sobre toda (Hechos 2:17, 33). carne Otros términos suelen ser usados en el testimonio cristiano que abarcan la investidura depoder de parte del Espíritu y Su unción. Estos dos últimos, no obstante, son más sabiamenteusados para las muchas formas de capacitación divina por medio del Espíritu Santo. Estoshan sido usados tanto para significar el lleno inicial del Espíritu y también para nuevasinvestiduras de poder y nueva llenura. EL SER LLENO ES DEFINITIVO Ser lleno con el Espíritu es más que tener inclinaciones espirituales. Algunos perdidosexperimentan hambre espiritual y tienen “inclinaciones espirituales” pues buscan a Diosquizás lo mejor que pueden con la luz que tengan pero, al igual de Apolos, necesitan que seles enseñe el camino de Dios (Hechos 18:26). No vivimos la vida cristiana hasta nacer de Dios; tampoco llevamos una vida llena delEspíritu hasta que somos llenados con El. Sin embargo, al entregamos por completo,consagrándonos como hijos de Dios, podemos recibir nueva llenura delEspíritu, nuevos derramamientos, nuevos torrentes en nuestro ser más ínfimo según lonecesitemos y pidamos a Dios. El primer paso importante y decisivo es el de abandonar obedientemente todo lo quepueda estorbar la obra del Espíritu, separándonos de todo eso que el Espíritu condena ennosotros mediante Su escudriñadora luz, rindiéndonos en una entrega total que anhele todoeso que la gracia de Dios puede hacer en nuestras vidas, y gozosamente clame por fe todaslas promesas de la gracia de Dios. Debemos vaciamos de nuestra identidad antes de poder serllenados con el Espíritu. Nuestra voluntad camal debe ser crucificada con Cristo. Entoncesaccederemos a esa nueva experiencia cristiana de triunfo, descrita de tantas maneras: la vida
  • 140. más profunda, la vida superior, la vida crucificada, la vida triunfante, la vida santa o la vidade descanso. Esta experiencia decisiva, dada por gracia, se relaciona al crecimiento pero no essolamente en materia de crecer. A menudo no percibimos nuestra necesidad de compromisototal, de limpieza más a fondo, del ser llenos de una manera más poderosa del Espíritu hastaque hayamos caminado humildemente con Dios por algún tiempo. De todos modospercibimos la necesidad de algo más y más hondo de parte de Dios gracias a la guía delEspíritu. Al alabar a Dios por todo lo que ya ha hecho por nosotros podemos tomar conciencia dedebilidades que sabemos Dios puede cambiar por Su poder, denotas que sabemos que Elpuede transformar en victorias y, quizás, corrupciones que sabemos Cristo puede limpiar porSu sangre. Sabemos que somos habitados por el Espíritu pero nos damos cuenta que puede ydebe poseemos de una manera más completa. Ahora entendemos lo que Cristo quiso decir enel evangelio de Juan respecto del Espíritu Santo. Antes que los discípulos pasaran porPentecostés, Jesús comparó la relación que ellos tenían en ese momento con el Espíritu con laque iban a tener después de Pentecostés: “Mora con vosotros y estará en vosotros” Juan14:17. Anímate. El Espíritu te dirige a un nuevo paso y grado de consagración de modo que elseñorío de Cristo dentro de ti puede ser más total de lo que has soñado que sea. El Espíritu tehace sentir hambre por lo que El anhela hacer dentro de ti. TESTIMONIOS DE SER LLENO George Fox, fundador de la Sociedad de Amigos, nació de nuevo cuando tenía once añospero le fue nuevamente dado poder a los veintitrés, luego de haber pasado todos estos añosanhelando hambriento y sediento una experiencia más profunda. Desde ese tiempo enadelante fue poderosamente usado por Dios mientras hablaba una y otra vez del poder delSeñor en él y por medio de él. El poder del Espíritu lo investía donde quiera que iba y fue unpoderoso instrumento en la mano de Dios hasta morir. John Bunyan fue convenido una tarde cuando el Espíritu Santo aplicó a su corazón elpasaje de Hebreos 2:14-15, luego de haber vivido una juventud pecadora y tempestuosa.Luego de caminar gozoso con el Señor, volvió a pasar por una lucha de dos años con Satanás.Por último, Dios usó el pasaje de 1 Juan 1:7: “Y la sangre de Jesucristo Su Hijo nos limpia detodo pecado”. Así Bunyan accedió a su experiencia de la tierra “Beulah”; desde entonces viviósobrecogido, no sin pruebas, con la sensación de la gracia y poder de Dios que lo usópoderosamente durante sus doce años de cárcel donde escribió sus famosos libros. William Penn, el famoso cuáquero que fundó Pennsilvania, fue un gran ganador de almas.Nació de nuevo a los doce años consagrándose totalmente, diez años después fue lleno con elEspíritu después de oír un mensaje dado por un predicador cuáquero, él que decía: “Pablo oraque los tesalonicenses sean totalmente santificados ... y es mi fiel testimonio ... sea conocidoa todos los que alguna vez me conocieron, que cuando me visitaron las indecibles riquezasdel amor de Dios ... inmediatamente fui dotado de poder queme dio dominio sobre ellos (i.e., sobre la conversación y los hábitos mundanos)”. John Wesley, luego de pasar años como cristiano ferviente pero sólo en forma nominal,incluyendo su ministerio doméstico en los Estados Unidos de Norteamérica, nació de nuevoen forma maravillosa con clara seguridad de salvación el 24 de mayo de 1738 en un serviciomoraviano en la londinense calle Aldersgate. Luego de luchar diez años, había encontrado lapaz. Después, en ese mismo año, empezó a anhelar una experiencia aún más profunda. El 1~de enero de 1739, como lo dije, él, su hermano Charles, George Whitefield y otros sesentahombres oraron continuamente y como a eso de las tres de la madrugada, Dios derramó SuEspíritu sobre ellos en forma poderosa en una tremenda investidura de poder, unción y llenodel Espíritu que envió a los hermanos Wesley y a Whitefield a incendiar la ruta de la
  • 141. salvación y del avivamiento en las islas británicas y en las colonias americanas de ultramar.El Espíritu Santo continuó manifestando Su poder por medio de John Wesley hasta sutriunfante muerte el 2 de marzo de 1791. George Whitefield, por algún tiempo colaborador de los Wesley, tuvo una claraexperiencia del nuevo nacimiento, antes que los Wesley. Sus viejos amigos pensaron quehabía enloquecido porque era muy celoso de Cristo. Después, se pasó días y noches orando yayunando debido a su batalla con el orgullo y otras denotas interiores pero Dios lo bendijomucho, “¡Oh, con cuánto gozo, indecible, gozo aun lleno de gloria, engrandecido de gloria,fue llenada mi alma, cuando el peso del pecado desapareció; y la permanente sensación delamor perdonador de Dios y la total seguridad de la fe irrumpió en mi desconsolada alma!” Más adelante, cuando fue ordenado, el 20 de junio de 1736, fue poderosamente lleno conel Espíritu Santo. Se había pasado todo el día orando y ayunando; en la tarde había subido auna colina, fuera de la ciudad, donde oró durante dos horas más. Se levantó temprano al díasiguiente, domingo, para orar a fin de prepararse más para su ordenación en el altarde la iglesia, “cuando el obispo impuso sus manos en mi cabeza, mi corazón se derritió yofrecí todo mi espíritu, alma y cuerpo al servicio del santuario de Dios”. El doctor Lloyd-iones escribe: Whitefield nos dice que se dio cuenta, precisamente en el servicio de su ordenación, del poder que descendía sobre él. El lo supo. Fue conmovido con el sentido del poder. El primer domingo siguiente a su ordenación predicó en su pueblo natal ... fue un servicio asombroso, en que quince fueron tocados poderosamente y convenidos.... Los Diarios de Whitefield que siguieron, y las biografías de él, contienen interminables relatos de su conciencia del Espíritu de Dios descendiendo sobre él mientras predicaba y también en otros momentos. Recuerda que se acostumbraba usar las expresiones “bautismo del Espíritu “ o “bautismoen el Espíritu” para significar la llenura del Espíritu, hasta que surgió el movimiento pente-costal del siglo veinte, el cual adoptó esos giros para significar una experiencia acompañadapor hablar en lenguas. Moody, Torrey, Finney y muchos más hablaban constantemente enesta manera. Hoy son muchos los profesores de Biblia que prefieren no usar la palabra“bautismo” para decir lleno, a fin de evitar confusión con las doctrinas de las iglesiaspentecostales. Charles G. Finney fue un joven abogado que luchó con Dios durante dos días, bajoprofunda convicción de pecado. El 10 de octubre de 1821 subió a una colina, fuera delpueblo, y se pasó orando toda esa mañana, Estaba decidido a encontrar a Dios o morir en elintento y, finalmente, clamó la promesa de Dios formulada en Jeremías 29:13. Dios levantóla carga de pecado y lo llenó con paz. Esa tarde tuvo una visión de Cristo, cayó a Sus pies ylos bañó con lágrimas. Lo que sigue es su relato de los sucesos posteriores: Recibí un poderoso bautismo del Espíritu Santo que descendió sobre ml en una manera que pareció recorrer todo mi ser, cuerpo y alma, sin que lo esperara, sin que nunca se me hubiera ocurrido pensar que había algo así para mí, sin recordar haber oído alguna vez algo parecido mencionado por alguien de este mundo. Pude sentir la impresión, como una ola de corriente eléctrica, pasar y pasar por ml. Sin duda, parecía venir en olas de amor líquido pues no puedo expresarlo de otra manera. Parecía como el mismísimo hálito de Dios. Recuerdo claramente que pareció abanicarme como con inmensas alas. No hay palabras que expresen el maravilloso amor que fue esparcido por todo mi corazón. Lloré fuerte de gozo y amor.... Estas oleadas vinieron sobre mí, sobre mí y sobre mí, una tras otra, hasta que recuerdo haberme puesto a llorar gritando “me moriré si estas olas siguen pasando sobre mí; Señor no puedo soportar más” sin embargo no tuve miedo de morir.2
  • 142. Dwight L. Moody, el célebre evangelista de Chicago, ya había sido usado grandementepor Dios en su ciudad. Dos humildes mujeres metodistas oraron fielmente por él durante susservicios dominicales. Al cenar el servicio ellas le decían “Hemos orado por usted” y Moodyles preguntaba: “¿Por qué no oran ustedes por la gente?” para recibir la respuesta de ellas“porque usted necesita el poder del Espíritu”. Moody comenta al relatar, después, la anécdota“Yo necesitaba poder, vaya qué cosa! Tenía la congregación más grande de Chicago y habíamuchas conversiones” Un día Moody les dijo a esas mujeres: “Deseo que me expliquen qué me quieren decir”.Y ellas le hablaron sobre la llenura definitiva del Espíritu Santo, de modo que él les pedía queoraran con él y no meramente por él. Poco después, sus oraciones fueron respondidas, desúbito, en la calle Muralla de Nueva York. El doctor R. A. Torrey, colaborador dc Moody,narra lo acaecido: “el poder de Dios cayó sobre él mientras iba caminando por esa calle ytuvo que apurarse pan llegar a casa de un amigo a pedirle un cuarto donde pudiera estar solo,y ahí se quedó por horas; el Espíritu Santo vino sobre él, llenando su alma de gozo tal quetuvo que pedirle a Dios que retirara Su mano, no fuera que muriera ahí mismo de puro gozo.Salió de ese lugar con el poder del Espíritu Santo sobre él”. Las palabras de Moody para contar lo mismo fueron:“Estuve llorando todo el tiempo que Dios me llenaba con Su Espíritu y, bueno, un día, en laciudad de Nueva York, ¡oh. qué día!; no puedo describirlo ... puedo decir solamente que Diosse me reveló y tuve tal experiencia de Su amor que tuve que pedirle que levantara Su mano.Seguí predicando. Los sermones no eran muy diferentes; no presenté verdades nuevas; sinembargo, eran cientos los que eran convertidos. No quisiera ahora volver al lugar dondeestuve antes de ser bendecido, aunque me dieran todo el mundo, porque sería taninsignificante como el polvillo en la balanza”. En otra ocasión, Moody testificó: Que Dios me perdone si hablo jactancioso pero no recuerdo que haya predicado un sermón desde entonces sin que Dios me haya dado un alma. Oh, no quiero regresar donde estuve cuatro años atrás, ni por todo el oro del mundo. Si lo pusieran a mis pies, lo patearía como pelota de fútbol. Le sorprenderá pero yo soy el primer sorprendido conmigo mismo, mAs que con otros. Estos son los mismos sermones que predicaba en Chicago, palabra por palabra. Entonces predicaba y predicaba pero era como golpear el viento. No son nuevos sermones sino el poder de Dios. No es un nuevo Evangelio sino el viejo Evangelio con el Espíritu Santo de poder. El doctor C. 1. Scofield, editor de la famosa Biblia Scofield con referencias, dio cuatrorazones, en ocasión del funeral de Moody, del porque Dios lo usó de esa manera; la tercerarazón que mencioné fue “fui bautizado con el Espíritu Santo y lo supe. Eso fue tan decisivocomo su conversión”. El doctor J. Wilbur Chapman, un evangelista presbiteriano, colega de Moody, y fundadorde la Conferencia Bíblica del Lago Winona, testificó respecto del cambio que hubo en suvida y ministerio por medio de la llenura del Espíritu:“Desde entonces hasta ahora, el Espíritu Santo ha sido una realidad viva. Nunca supe lo queera amar a mi familia. Nunca supe lo que era estudiar la Biblia, ¿por qué debía saber si aúnno habla encontrado la clave? Nunca supe lo que era predicar ‘las cosas viejas pasaron’ ésa esmi experiencia, ‘he aquí todas las cosas son hechas nuevas”’. Oswald Chambers fue un sólido profesor de la Biblia que tuvo esta experiencia ytestificaba: “ El doctor E B. Meyer vino y nos hablé del Espíritu Santo, Yo decidí tener todolo que eso implicaba y me fui a mi cuarto a pedirle a Dios, sencilla y decididamente, SuEspíritu Santo, fuera lo que fuera” Dijo que nadie que conocía le parecía capaz de ayu darle aconfiar en Dios para esta experiencia. Cuatro años después Dios le habló por medio de Supalabra: “El pasaje de Lucas 11:13 me tomó... nació en mí el tener que clamar el don de Diossobre la autoridad de Jesucristo.... esto hice con obstinada dedicación. No tuve visión de
  • 143. ángeles ni del cielo... pero algo pasó como un relámpago en ml... los días siguientes fueronun verdadero cielo en la tierra. Gloria a Dios, el último abismo dolorido del corazón humanoes lleno a rebosar con el amor de Dios. El poder y la tiranía del pecado se van y viene laradiante e indecible emancipación del Cristo que te habita”. El doctor Arthur T. Pierson, pastor de varios años del Tabernáculo de Spurgeon enLondres, líder de los movimientos de la Conferencia Bíblica y de los Estudiantes Volunta-rios, durante años conferencista en el Instituto Bíblico Moody. Su ministerio dependiódurante dieciocho años de su poder literario y de su oratoria. Luego buscó y recibió la llenuradel Espíritu. Al testificar a una asamblea de ministros dijo:”Hermanos, he visto másconversiones y he cumplido más en los dieciocho meses que llevo de haber recibido esabendición que en los dieciocho años anteriores”. El doctor Walter L. Wilson, amado médico y profesor de la Biblia de la ciudad de Kansas,fue convertido cuando era adolescente en una campaña evangelizadora. A los dieciocho añosdespués, el doctor James M. Gray, clérigo episcopal reformado, entonces presidente delInstituto Bíblico Moody, predicaba sobre Romanos 12:1, y desafió a todos a entregar suscuerpos en total consagración al Espíritu Santo. Wilson fue a su casa, se postró en laalfombra de su oficina y efectuó la detallada y absoluta entrega de su cuerpo y de su serentero, para ser llenos con el Espíritu Santo. Esto es lo que él testifica:‘Con respecto a mi propia experiencia con el Espíritu Santo puedo decir que latransformación en mi propia vida, acontecida el 14 de enero de 1914, fue mayor, muchomayor que el cambio que tuvo lugar cuando fui salvado en 21 de diciembre de 1896”. Desdela mañana siguiente en adelante, Walter Wilson se volvió un tremendo ganador de almas,cuyas conmovedoras experiencias en esta materia, según propio registro, han bendecido amiles.4 Estas son tan sólo unas sencillas muestras de líderes cristianos más conocidos, cuyas vidashan sido transformadas por la definida experiencia de la llenura del Espíritu. Miles y miles deotros, de casi todas las denominaciones, pueden testificar de experiencias definidas similares,que han pasado en su caminar con Dios. Algunas son más espectaculares que otras pero todashablan de la gracia absoluta y suficiente de Dios y la abundante plenitud del Espíritu. Las biografías más profundas de los siervos de Cristo muestran, a través de los siglos,estas dos definidas etapas de la experiencia espiritual. Cada una lo describe en formadiferente, pues Dios es tan creativo, tan bello, único en Su trato con cada persona. Pero unopuede encontrar repetidamente un punto de nacimiento espiritual definido y, más tarde, unpunto de nueva experiencia de la llenura del Espíritu, de Su plenitud, victoria y bendición. El compositor de himnos, el anglicano Augustus Toplady, lo expresa en su himno ‘Rocade los Siglos” de esta manera: Que el agua y la sangre Que de Tu costado abierto fluyan, Sean la gran cura del pecado, Límpiame de su culpa y poder. Durante el gran avivamiento irlandés de 1904 a 1905, Evan Roberts, usadotremendamente por el Espíritu Santo, repetí a: “Pueden irse al cielo sin haber sido llenos delEspíritu, pero ustedes serán los que pierdan en el trono del tribunal de Cristo.... Habitúense acontar con el Espíritu Santo que vive dentro de ustedes como un hecho mayor que la propiaexistencia Aprendamos de memoria las palabras de Hudson Taylor:“Suspenderemos nuestras actuales operaciones para damos a la humillación y oración acambio de ser llenos con el Espíritu y hacer canales por los cuales El obre con irresistiblepoder? Las almas perecen ahora por falta de este poder.... Dios bendice ahora a algunos quepor fe van en pos de esta Su bendición. Todo está listo si nosotros estamos listos”.
  • 144. XLII. COMO SER LLENO CON EL ESPIRITU SANTO El doctor Billy Graham, en su libro El Espíritu Santo tiene un capítulo titulado ‘Cómo serlleno con el Espíritu’ donde dice: “Resulta interesante que la Biblia no nos dé una fórmulasencilla y concisa para ser llenos con el Espíritu”, sugiriendo que eso ha sido quizás porquelos creyentes de la iglesia de los primeros tiempos no necesitaban que les dijeran cómo, pues“sabían que la vida llena del Espíritu era la vida cristiana normal”.4 El doctor W. Graham Scroggie, estimado pastor y expositor bautista de Edimburgo,advertía sobre la naturaleza de la experiencia a quienes andan en pos de esta experiencia,basándose en muchos años de observación en las convenciones y en su propia experiencia, de“ser lleno con el Espíritu que no es necesariamente una experiencia drástica.., una fuerte yrara experiencia emocional. Las emociones pueden1. Grabam, Espíritu Santo, 60.manifestarse en forma profunda pero pueden no estar presentes. Esto depende, en parte deltemperamento de la persona. La autenticidad no se basa en lo externo sino en lo que Dioshace en lo profundo de nuestra naturaleza. No va necesariamente acompañada de gozoextático El doctor Scroggie agregaba: “En mi propia experiencia fue un indecible gozo pleno degloria. El gozo se volvió dolor y mientras caminaba arriba y abajo por las calles del estelondinense en aquellos días ... tuve que pedirle que la modificara pues parecía que mi almaiba a romper mi cuerpo”.2 El se refiere a este gozo como un acompañamiento más que unaevidencia; no es algo que ‘deshumaniza’; no nos volvemos personas superiores, nos llenamosdel Espíritu, ni dominantes ni superiores a terceros. Seguimos siendo nosotros mismos connuestras propias personalidades pero ahora purificadas, embellecidas y envestidas con poder. PASOS SIMPLES PARA SER LLENO CON EL ESPIRITU Los pasos a dar para ser lleno con el Espíritu han sido ya descritos en muchas maneraspero, esencialmente, ellos enfatizan lo mismo. Por ejemplo, el Ejército de Salvación da unalista de siete puntos en su catálogo Puede Suceder: Aapira, admite, abandona, abdica,averigua, aduéñate, actúa. La rendición total significa que declaremos a Cristo como Señor sobre cada parte denuestro ser. El doctor Harold Lindsell enseña: “Antes que alguien pueda ser lleno con elEspíritu Santo debe ponerse voluntariamente bajo el señorío de Jesucristo en el sentido de sersu esclavo. Esta preferencia no será forzada a nadie pero es la... condición establecida paraquienes desean ser llenos con el Espíritu Santo”. Agrega que no clamemos a Dios a que nos habilite con poder para vivir nuestras vidas enun plano más elevado si no hacemos a Jesucristo Señor de esta manera. “La norma de la vidacristiana es tener a Cristo sentado en el trono de nuestro corazón. Paradójicamente, cuandoCristo es el verdadero Señor, el creyente alcanza el punto supremo de autorrealización”2 Billy <3raham escribe: “Es sorprendente ver cuántos son los cristianos que nunca encaranrealmente ese asunto del señorío de Cristo” . Declara: “Estoy convencido que ser lleno con elEspíritu no es una opción sino una necesidad. Indispensable para la vida abundante y elservicio fructíferoconcebido para todos, necesitado por todos, disponible para todos. Por eso la Escritura nosmanda a todos “sed llenos del Espíritu”. 5 Graham sugiere que los pasos a dar para ser llenodel Espíritu son entender, someterse y caminar por fe,
  • 145. El doctor R. A. Torrey, luego de hablar del nuevo nacimiento, da una lista de pasos quedar hacia la obtención de la plenitud del Espíritu: obediencia, que define la rendiciónincondicional a la voluntad de Dios; sed, pedir y fe.6 El doctor Bill Bright, fundador de Campus Crusade for Christ, resalta primariamente la fepero en su explicación más completa, menciona estos pasos: deseo, rendición, confesión,presentación y oración (pedir), como preparación del corazón para la fe. Charles Cowman, fundador de OMS International, esboza estos pasos para la plenitud delEspíritu: reconoce que estás muerto al pecado, ríndete, cree la promesa y obedece. Nótese lasimilitud básica de lo que dicen estos líderes espirituales. Resumamos y reformulemos loexpuesto en los siguientes pasos. Que el Espíritu Santo te guíe y habilite para dar estos pasossi no lo has hecho hasta ahora.1. Asegúrate de que todo esté claro entre tú y Dios ¿Has llegado a ser hijo o hija de Dios por medio del nuevo nacimiento? Dios no llena con Su Espíritu a personas que no ha salvado. Tampoco llena a quienes viven en desobediencia voluntaria y reconocida. Graham destaca que “debemos tratar completamente el pecado en nuestra vida si vamos a conocer la llenura del Espíritu Santo”. Debes abandonar todo aquello acerca de lo cual el Espíritu te ha condenado, todo eso que te ha separado de lo mejor de Dios o ha velado Su rostro para ti. Debes caminar en la luz si deseas ser lleno con el Espíritu (1 Juan 1:7).2. Admite tu necesidad y la providencia de Dios. Sé honesto con Dios. Confiesa tus denotas y los aspectos de tu vida donde admites tu necesidad espiritual. No te apures tanto que hagas una confesión a granel, una mera admisión general de necesidad “Señor, cualquiera que sea mi necesidad, satisfácela” o “Señor, Tú sabes cuán débil soy”. No. Date tiempo para escudriñar tu corazón ante el Señor y nombra tus necesidades ante El. Puede ayudarte una lista de las cosas que el Espíritu trae a tu atención y, luego, entrégalas una por una al Señor. Pídele que te recuerde las fallas que tú has olvidado. Hay gran bendición en vaciar nuestro corazón de fallas, denotas, prejuicios, actitudes y acciones. Nómbralas una a una y ponlas bajo la sangre de Cristo que cubre y limpia todo pecado. El Espíritu Santo puede llamar tu atención a cosas que ignorabas estuvieran allí. Luego, regocíjate de toda la plena provisión que Cristo hizo por ti en la cruz. Regocíjate en la provisión del Espíritu Santo que ya reside en tu corazón y que anhela llenar cada aspecto de tu ser con Su presencia limpiadora y Su dación de poder para vivir y servir. Regocíjate que la promesa de Dios esté disponible para ti: “Para vosotros es la promesa” Hechos 2:39.3. Ten hambre y sed de la plenitud del Espíritu. Dios siempre se conmueve por el hambre y sed espirituales prometiendo repetidamente satisfacer las necesidades de nuestra alma. Jesús nos asegura: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”. Mateo 5:6. Jesús se puso de pie en el templo y alzó la voz, diciendo: “Si alguno tiene sed, venga a mi y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él”. Juan 7:37—39. El agua es el símbolo del Espíritu Santo. Dios nos habla a través de Isaías. “A todos los sedientos: Venid a las aguas... porque yo derramaré aguas sobre el sequedal y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré”. Isaías 55:1; 44:3. La palabra “tierra” no se encuentra en el texto hebreo; por eso ésta es una promesa para el “sediento” y el Espíritu satisface nuestra sed. Mientras que la plenitud del Espíritu no sea el deseo de toda tu alma, probablemente no serás lleno. Mientras que trates la experiencia como algo deseable pero sigue como estás, sin ella, no recibirás la plenitud. Torrey decía “nadie obtiene esta bendición si siente que puede arreglarse sin ella”.
  • 146. Leemos sobre el pueblo de Judá qué: “De toda su voluntad lo buscaban, y fue hallado de ellos”. 2 Crónicas 15:15. El hebreo dice literalmente “Buscaban a Dios con todo el deseo de ellos”. Dios dijo a través de Jeremías: “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. Jeremías 29:13. No desear al Espíritu Santo con todo el corazón y no rendir totalmente uno a él, pueden ser las principales razones del fracaso en recibir esta experiencia.4. Ríndete totalmente al señorío de Cristo. Consagra totalmente todo lo que eres, todo lo que tienes, todo tu futuro. Preséntate en la totalidad de tu ser: alma, cuerpo y espíritu. Ofrécete como sacrificio vivo para ser total e íntegramente de Dios. Esto puede muy bien abarcar morir a tu voluntad en uno o varios aspectos. Debes morir a tu carne a todo eso que es “del mundo” y ahora puedes decir, como decía Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”. Gálatas 2:20. “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia”. Romanos 6:11—13. Fuimos crucificados providencialmente con Cristo en Su cruz. Ahora lo afirmamos mediante un acto de la voluntad que se rinde. Esto es vaciarse de sí mismo, para ser llenos del Espíritu. Rinde totalmente tu voluntad en forma anticipada, por lo que Dios quiera revelarte de ahora en adelante. Disponte a abandonar tus propios planes, ambiciones y voluntad si Dios te revela que algo tuyo no está de acuerdo con su voluntad. De aquí en adelante, por tanto, no te perteneces. Piensa que tu vida es como un libreto o talonario de cheques, La rendición absoluta es firmar todos los cheques en blanco en forma anticipada, girarlos al Espíritu Santo y permitir que El llene lo que quedó en blanco según considera óptimo en tu futuro. Ya has dicho tu eterno sí a Su voluntad a medida que El te la va dando a conocer. Tú eres Suyo. El es Señor y tú, amoroso y felizmente, obedeces día a día.5. Pide en oración. La promesa de Cristo no puede ser más clara: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Lucas 11:13. Cuando nuestros corazones están preparados mediante los previos cuatro pasos, estamos listos para clamar a Dios desde las profundidades de nuestro ser pidiendo el cumplimiento de Su promesa. Pedir y adueñarse no tiene por qué ser prolongados períodos de oración pues Dios siempre está listo para cumplir Su promesa. Pero los biógrafos de muchos cristianos describen cómo anhelaban, con hambre y sed, y oraban durante horas o hasta días, antes que sus corazones estuvieran listos para dar el último paso para adueñarse de la fe. Quizá Dios usa tal período de petición y de volverse a El, para habilitamos a profundizar nuestra sed de El o para capacitamos y que nos demos cuenta de nuevas honduras de necesidad espiritual dentro de nuestra naturaleza. Desde el punto de vista de Dios no hay necesidad de esperar pero El puede bendecir mucho la espera ante El, para nuestro bien espiritual; durante ese tiempo el Espíritu Santo escudriña nuestros corazones. Jesús nos dice que, en tal caso, detengamos nuestra ofrenda ante El y nos reconciliemos primero con nuestro hermano ([Mateo 5:23-24). La promesa de Dios de recompensarnos por esperar orando en Su presencia, es cierta como lo asegura Isaías: “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Isaías 40:31.
  • 147. La palabra hebrea que sustituye esperanza en este versículo, significa “esperar confiadamente en la verdad”.6. Apropiarse sencillamente de la verdad. ¡Cuán bendecido es saber que el ser lleno del Espíritu es por fe! Es por fe: así que es para quien lo desee. Es por fe: así que puede ser tuyo en este momento. No tienes que esperar para llegar a ser más digno. No tienes que hacer méritos por medio de autodisciplina, prolongada oración, ayuno. Somos llenos con el Espíritu que es don de Dios no por obras sino por gracia por medio de la fe. Cuando Pedro contaba cómo fueron llenos los gentiles de la casa de Cornelio, comparándolo con los ciento veinte que fueron llenos en Pentecostés, explicaba que Dios dio el Espíritu Santo a los gentiles tal como lo habla dado a los del aposento alto en Pentecostés. “Y ninguna diferenciahizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones” Hechos 15:9. Dios siempre purifica y da poder cuando llena con Su Espíritu Santo; la forma deapropiarse de ello como Dios manda es la fe. El doctor A. J. Gordon escribe: “Queda claro a partir de las Escrituras que es deber yprivilegio de los creyentes recibir el Espíritu Santo por el acto definitivo y consciente deapropiarse la fe tal como recibieron a Jesucristo. Aceptamos como pecadores a Cristo paranuestra justificación pero aceptamos al Espíritu como hijos para nuestra santificación”. Nada podría ser más sencillo pero nada más exigente. Hasta un pequeñuelo puedeencender la luz accionando el interruptor pero esto requiere que estén instaladas las líneaseléctricas y conectadas con la fuente de energía eléctrica. Entonces, cuando hemos preparadonuestro corazones aclarando todo entre Dios y nosotros, reconociendo nuestra necesidad y laprovidencia de Dios, hambrientos y sedientos de la plenitud del Espíritu, rendidos totalmenteal señorío de Cristo, y lo hemos pedido orando, todo lo que necesitamos hacer es tocar a Diosen fe. No es cuestión del poder de nuestra fe sino de la grandeza de la provisión divina deDios con que contamos. Cree cuán intensamente Cristo anhela llenarte con Su Espíritu. El quiere que tengas todoaquello que El creó. Cree cuánto gozo dará al corazón de Jesús verte lleno con Su presencia ypoder ¡ Cree el maravilloso plan de Dios para ti! ¡El desea usar tu liderazgo y tu vida enmaneras que transcienden tus propios planes y pensamientos! No conocerás todo el planregistrado hasta la eternidad pero Dios te animará, dándote a conocer pedacitos de las noti-cias referidas a la manera en que El te ha hecho una bendición. Cree y consérvate humilde, dando a Dios toda la gloria y Cristo te usará más y más amedida que te va guiando en Su triunfal procesión (2 Corintios 2:14). “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto” Proverbios 4:18. TEN PRESENTE ESTAS REALIDADES ESPIRITUALES:1. El ser lleno del Espíritu es instantáneo. La fe no es un proceso gradual ni tampoco lo es el ser lleno del Espíritu. La fe recibe la plenitud de la presencia y poder del Espíritu instantáneamente en lo más íntimo de tu ser ¡Regocíjate! Cuando tu corazón ya preparado cree, en ese momento eres lleno con el Espíritu.2. El ser lleno del Espíritu no es cuestión de sentimientos. Es una realidad espiritual por medio de la fe. No confíes en tus sentimientos sino en Dios y Su promesa. Muchos testifican la abrumadora e imponente conciencia de la presencia, amor o poder de Dios en ellos. Dios puede elegir, o no, bendecirte de esa manera. El sabe lo que es óptimo para tu futuro camino de fe pero el poder está presente lo sientas o no, y quedará de manifiesto a medida que vayas sirviendo y obedeciendo a Dios.
  • 148. 3. Tienes a disposición las continuas llenuras del Espíritu. En el Capítulo once señalé que la Biblia registra repetidas llenuras del Espíritu, y también mencioné que Zacarías presenta un cuadro de los siervos de Dios que arden por El, que los mantiene encendidos por el constante influjo del Espíritu. Por eso puede ser continua experiencia al servicio del Señor lo que expresa este pasaje: “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”. Zacarías 4:6.4. Regocíjate de la plenitud de Dios y continua orando y obedeciendo. Has sido lleno con el Espíritu; ahora deja que Dios te use. El no te llena para facilitarte la vida sino para darte poder para que vivas santamente y sirvas efectivamente. En la medida que mantengas abierto y limpio el canal entre Dios y tú, Su poder seguirá fluyendo a ti. No puedes retener la plenitud del Espíritu sin oración ni obediencia. A veces podrás darte cuenta de que has ofendido al Espíritu y sentir que pierdes la abundancia de Su presencia y poder. Puedes darte cuenta que se extingue la obra del Espíritu debido a tu atareadísimo ministerio o por las otras razones mencionadas en el Capítulo trece. Pide perdón a Dios y ruega que renueve Su poder en ti. La oración y la obediencia traerán nuevamente la renovación que deseas. Muchas ocasiones habrá en tu liderazgo que necesites de la especial manifestación de la presencia de Dios, de la renovación del poder que te dio, de la frescura de Su unción ¡ Alabado sea Dios! pues está esperando para satisfacer toda tu necesidad. El conoce tu ministerio y las situaciones que enfrentas muchísimo mejor que tú; todos Sus recursos están a tu disposición. Ora y obedece. Ve por la vida orando y obedeciendo que Dios no te fallará. “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén”. Efesios 3:20-21. Y a El sea la gloria por medio de tu vida y ministerio mientras vivas y camines en la plenitud de la presencia y poder de Su Espíritu. Haz tu oración este amado himno de la iglesia. Ha sido cantado como oración al Señordurante cien años; que exprese el clamor de tu corazón hoy: Lléname ahora Santo Espíritu desciende Santo Espíritu desciende A mi pobre corazón Llénalo de tu presencia Y haz en él tu habitación Coro: ¡Llena hoy, llena hoy, Llena hoy mi corazón! ¡Santo Espíritu, desciende Y haz en mí tu habitación! De tu gracia puedes darme Inundando el corazón; Ven, que mucho necesito, Dame hoy tu berndición. Débil soy, oh sí muy débil, Y a tus pies postrado estoy Esperando que tu gracia Con poder me llene hoy.
  • 149. Santo Espíritu tú eres Ese prometido don; Mucho anhelo recibirte, Dame hoy tu santa unción Ven, bautízame ahora, Obediente espero aquí; Ven a ser mi eterno guía, Haz tu voluntad en mí. Elwood H. Stokes. Si Dios ha hecho de este libro una bendición para ti y deseas compartir un testimonio ouna palabra de aliento, o si quieres que el autor recuerde tu ministerio en un momento deoración, por favor, escribe a: Dr. Wesley L. Duewel OMS International BoxA Greenwood, Indiana 46142 U.S.A.