Your SlideShare is downloading. ×
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

N 20100426 galileo galilei el gran investigador cientifico

1,376

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,376
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1N-20100426 Galileo Galileí, el gran investigador científico, en tiempos de la temible Inquisición. ------------------ooo0ooo-----------------. Galileo Galilei, astrónomo y físico italiano, nacido en Pisa el 15 de febrerode 1564 y fallecido en Arcetri el 8 de enero de 1642. A los veinticinco años Galileofue nombrado profesor de matemáticas de la Universidad de Pisa. Como profesor,Galileo prosiguió su búsqueda de la verdad, analizando las teorías científicas deAristóteles mediante la aplicación de las matemáticas y las observacionesexperimentales. Con la ayuda de un telescopio y al orientarlo hacia el cielo por lanoche, quedó fascinado. “Doy gracias a Dios, que ha tenido a bien hacerme elprimero en observar las maravillas ocultas a los siglos pasados”. Todo ello leabrió nuevos campos del conocimiento que describió en un breve texto,denominado “Sidereus Nuncius”. Esta broma de atribuirse mensajero celestial pronto llegó a los oídos de losreverentísimos señores de la Inquisición, que prestos lo llevaron ante el “SantoOficio” para juzgarle por “hereje”, sólo por haber manifestado, por escrito, lo que enel cielo veía con su telescopio de 32 aumentos y verificaba si cuadraba con suscálculos matemáticos. Aunque su padre deseaba para Galileo la profesión médica, éste se sintióatraído ya desde muy joven por las matemáticas y las ciencias. En 1581, condiecisiete años de edad, al observar en la catedral de Pisa el balanceo de uncandelabro sometido a una corriente de aire, se dio cuenta de que el período de estemovimiento no dependía de la amplitud. Investigaciones posteriores realizadas por élmismo le llevaron a la conclusión de que dos péndulos de igual longitud sonisócronos (movimientos que se hacen en tiempos de igual duración).
  • 2. 2 El campo de observación y de investigación de Galileo abarcó muchísimasfacetas: inventó un termoscopio para medidas de temperaturas, una balanzahidrostática...; pero su fama inmortal se debe al estudio del comportamiento de loscuerpos en caída libre, logrando disminuir la aceleración mediante el empleo deplanos inclinados. Llegó a la misma conclusión que Leonardo da Vinci (1) un sigloantes: la aceleración de caída es constante. Galileo Galilei explicando el sistema de Copérnico en la Universidad de Padua,denominado, también sistema Heliocéntrico, donde el SOL ocupa el centro delsistema planetario. En contra de Aristóteles (2), sostuvo la idea de que toda fuerza constanteproduce un movimiento uniformemente acelerado; llegando incluso a fundamentar labalística sobre unas bases totalmente científicas. Su carácter, no siemprecomprendido le hizo trasladarse a Padua. Según cita de Asimov, «Galileo casisiempre se hacía poco simpático a la gente influyente, porque tenía un ingenioa la vez brillante y lleno de sarcasmo, y lo usaba para burlarse de los que nocoincidían en ideas con él. y se convertían, por tanto, en sus enemigosacérrimos».
  • 3. 3 Ya en Padua, interesado por la Astronomía, construyó un telescopio de 32aumentos: y con él descubrió las montañas de la Luna y las manchas del Sol.Demostró también que el Sol gira en torno a su eje en 27 días y determinó, asimismo,la orientación del eje solar. Puso de manifiesto que el Universo podía ser infinitamentegrande y que la Vía Láctea debía estar compuesta por millones de estrellas.Descubrió cuatro satélites de Júpiter, lo que constituía una prueba en favor de lateoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico. La publicación de todos estosdescubrimientos y su interpretación trajo como consecuencia que el papa Pío V,influido por los adversarios del gran científico, declarase herejía (3) la doctrina deCopérnico, por lo que Galileo se vio reducido al silencio. Esto ocurría el año 1616 yen tiempos del papa Paulo V. En 1632, siendo ya tiempos del papa Urbano VIII, Galileo publica su obramaestra: “Diálogo sobre los dos mayores sistemas del mundo”, considerada porlos doctores de la Iglesia como injuriosa; motivo por el cual Galileo fue juzgadocomo “hereje” por la “Santo Oficio” ante cuyo Tribunal abjuró de sus “errores”. //Actualmente se considera a Galileo como el “padre” de la ciencia moderna y elprimer introductor de lo que hoy llamamos “método científico”.
  • 4. 4 Galileo se enfrentó en diversas ocasiones con las autoridades eclesiásticasde Roma en defensa de la teoría heliocéntrica y al final, le obligaron arenegar de sus afirmaciones por dos veces y a renunciar a su defensa. Galileo Galilei juzgado por el “Santo Oficio” Texto original de la sentencia contra Galileo, por jueces del“Santo Oficio” de la Iglesia Católica Romana el miércoles, 22 dejunio de 1633. Vestido con toga blanca de penitente, Galileo fue conducido a la Sala de laInquisición. Delante de él, sentados en un semicírculo, había ocho cardenales juntoscon sus asistentes y varios testigos… // Se abre la vista:LA SENTENCIA INQUISICIONAL Se le ordenó a Galileo que se arrodillara para escuchar la condena clericaly la sentencia de la Santa Sede de la Inquisición: Puesto que vos, Galileo, de setenta años de edad, hijo del florentino VincenzoGalilei fuisteis denunciado en el año 1615 ante este Santo Oficio por apoyar comocierta la falsa doctrina enseñada por algunos de que el SOL es el centro delmundo y es inmóvil y que la TIERRA se mueve con movimientos diarios; por tenerdiscípulos a los que enseñasteis la misma doctrina; por mantener correspondenciacon ciertos matemáticos de Alemania sobre lo mismo; por haber impreso ciertascartas, recogidas en una obra titulada Historia y demostraciones acerca de losmanchas solares, en la que desarrollabais la misma doctrina como cierta; y porresponder a las objeciones extraídas de las Sagradas Escrituras y que de vez encuando se os presentaban, interpretando las citadas Escrituras según vuestrospropósitos; y en tanto que hubo sobre esto una copia de un documento en forma decarta, supuestamente escrita por vos a uno de vuestros antiguos discípulos, y enella se muestran propuestas más profundas, siguiendo la idea de Copérnico, y queson contrarias al verdadero sentido y autoridad de las Sagradas Escrituras,
  • 5. 5 En consecuencia, teniendo este Sagrado Tribunal la intención de proceder encontra del alboroto y el daño resultante, que ha ido incrementando en perjuicio dela Santa Fe, por orden de Su Santidad y de los eminentísimos señores cardenalesde esta Inquisición suprema y universal, las dos proposiciones sobre la inmovilidaddel SOL y el movimiento de la TIERRA han sido calificadas por los teólogoscalificadores como sigue: La propuesta de que el SOL es el centro del mundo e inmóvil es absurda,filosóficamente falsa y formalmente herética, ya que es expresamente contraria alas Sagradas Escrituras. La propuesta de que la TIERRA no es inmóvil ni es elcentro del mundo, sino que se mueve con movimiento diario, es igualmenteabsurda y filosóficamente falsa y teológicamente errónea en la Fe. Pero estando decidida en esa ocasión a trataros con indulgencia, la SantaCongregación, reunida con Su Santidad el 25 de febrero de 1616, decretó que sueminencia el señor cardenal Belarmino debería ordenaros abandonar totalmentela falsa doctrina ya citada, y os sería impuesto un mandato judicial por elcomisario del Santo Oficio para abandonar la citada doctrina y no enseñarla aotros, ni defenderla, ni siquiera discutirla; y que si no consentíais a este mandatodebíais ser encarcelado. Para ejecutar este decreto, al día siguiente, en el palacioy en presencia del cardenal Belarmino, después de haber sido informado yadvertido de una forma amistosa par el mismo señor cardenal, se os entregó unmandato por el entonces padre comisario del Santo Oficio en presencia de unnotario y de testigos para que abandonarais completamente la falsa opinión ypara que en el futuro no pudierais apoyarla, defenderla, ni enseñarla en ningúnmodo, ni oralmente ni de forma escrita: una vez prometida vuestra obediencia seos permitió partir. Además, para eliminar completamente tan perniciosa doctrina, y para nopermitir que avanzara más en detrimento de la verdad católica, la SantaCongregación del Índice emitió un decreto en el que se prohibían aquellos libros
  • 6. 6que tratasen sobre este tema y se declaró la doctrina falsa y completamentecontraria a las Sagradas Escrituras. Y dada que aquí ha aparecido recientemente un libro, impreso en Florencia elaño pasado, en cuya dedicatoria se muestra que sois el autor, cuyo título es:Diálogo de Galileo Galilei sobre los dos máximas sistemas del mundoptolomeico y copernicano; y puesto que la Santa Congregación ha informado deque con este libro se estaba divulgando la falsa opinión del movimiento de laTIERRA y la inmovilidad del SOL y que cada día tenía más impacto, el citado libroha sido examinado diligentemente y se ha determinado que viola explícitamente elmandato que se os dio; ya que en el propio libro defendéis la opinión yacondenada y así declarada ante vos, aunque en el libro intentéis, a través devarios recursos, dar la impresión de dejarlo sin decidir e marcarlo como probable:este es también un error grave, ya que no hay forma posible de que una opiniónetiquetada como contraria a las divinas Escrituras sea probable. Por lo tanto, por orden nuestra fuisteis convocado ante este Santo Oficio,donde, interrogado bajo juramento, reconocisteis el libro como escrito e publicadopor vos. Confesasteis que hace diez o doce años. después de que se os diera unmandato citado anteriormente, empezasteis a escribir el citado libro, y queentonces pedisteis permiso para imprimirlo sin explicar a aquellos que os dierondicho permiso que os encontrabais bajo el mandato de no apoyar, defender oenseñar tal doctrina de ningún modo. Asimismo confesasteis que, en varios puntos de la exposición del citado libroestá expresada de tal manera que un lector podría interpretar que los argumentosdados por la parte falsa eran lo suficientemente efectivos como para ser másconvincentes que disuasorio. Vuestras excusas por haber cometido un error, comodijisteis, tan ajeno a vuestra intención, fueron que lo habíais escrito en forma dediálogo, y que todo el mundo siente una satisfacción natural por su propio ingenioy por mostrarse más inteligente que un hombre común al encontrar ingeniosos eaparentemente probables argumentos que apoyan incluso proposiciones falsas.
  • 7. 7 Cuando e os dio un plazo conveniente para que presentarais vuestra defensa,aportasteis un certificado manuscrito del eminentísimo señor cardenalBelarmino, que dijisteis haber obtenido para defenderos de las acusaciones devuestros enemigos, que alegaban que os habíais retractado y que habíais sidocastigado por el Santo Oficio. Este certificado dice que ni os habíais retractado nihabíais sido castigado, sino que se os había notificado la declaración hecha por SuSantidad y publicada por la Santa Congregación del Indice (libros prohibidos),cuyo contenido es que la doctrina del movimiento de la TIERRA y la inmovilidaddel SOL es contraria a la Sagradas Escrituras y que por lo tanto, no pueden serni apoyadas ni confirmadas. Dado que este certificado no contiene las dosformulaciones del mandato, véase “enseñar” y “de ningún modo”, se supone quedebemos creer que en el transcurso de catorce o dieciséis años las habéis olvidado,que por esta misma razón no comunicasteis nada sobre este mandato cuandosolicitasteis la licencia para publicar el libro (Dialogo). Además debemos creer que remarcasteis todo esto no para excusaros delerror, sino para atribuirlo a la ambición vanidosa más que a la malicia. Sinembargo, el certificado que aportasteis en vuestra defensa agrava aún másvuestro caso ya que, a pesar de que dice que la citada opinión es contraria a lasSagradas Escrituras, os atrevisteis a tratarla, defenderla y mostrarla comoprobable; tampoco os ayuda el permiso que obtuvisteis astutamente y conartimañas ya que no mencionasteis el mandato bajo el que os encontrabais. Dado que no creíamos que hubierais dicho toda la verdad sobre vuestraintención, consideramos necesario proceder contra vos sometiéndole a un rigurosoexamen, en el cual, sin perjuicio alguno de las cosas por vos confesadas y contravos deducidas sobre vuestra intención, respondisteis católicamente. Por lo tanto, una vez vistas; consideradas seriamente las circunstancias devuestro caso, junto con las citadas confesiones y excusas y cuanta razón debía sertenida en cuenta y considerada, hemos concluido contra vos lo que sigue.
  • 8. 8 Por consiguiente. invocando al Santísimo nombre de nuestro señorJesucristo (4) y a su gloriosa madre, la siempre virgen María; y como tribunal, conel consejo de los reverendos Maestros de la Sagrada Teología y los doctores deambas leyes, nuestros consejeros; en este escrito pronunciamos la sentenciafinal del caso que nos ocupa entre el Magnifico Carlos Sinceri, doctor de ambasleyes y procurador fiscal de este Santo Oficio, de una parte.; Galileo Galilei, elantes citado reo, aquí presente, examinado procesado y confeso como se haexplicado, de la otra parte Decimos, pronunciamos, sentenciamos y declaramos que vos. Galileo, conmotivo de las cosas detalladas en el Juicio y que ya habéis confesado, os habéisvuelto, de acuerdo con este Santo Oficio, vehementemente sospechoso de herejía,es decir, de haber creído una doctrina que es falsa; contraria a las SagradasEscrituras divinas a saber, que el SOL es el centro del mundo y no se mueve deeste a oeste, y que se puede defender como probable una opinión después de habersido declarada y definida contraria a las Sagradas Escrituras. Enconsecuencia, estáis sujeto a todas las penitencias impuestas y promulgadas porlos sagrados cánones y todas las leyes particulares y generales contra este tipo dedelitos. Estamos deseosos de absolverlo siempre y cuando, de forma sincera y conFe verdadera, renunciéis en nuestra presencia, maldigáis y detestáis los citadoserrores y herejías, y cualquier otro error y herejía contraria a la Santa IglesiaCatólica y Apostólica en el modo y la forma que os indicamos. Además, para que este grave y pernicioso error vuestro no quede sin castigo ypara que seáis más cuidadoso en el futuro, y como ejemplo para que otros seabstengan de cometer delitos de este estilo, ordenamos que el libro Diálogo deGalileo Galilei sea prohibido por edicto público. El FALLO Os condenamos a prisión formal en este Santo Oficio mientras sea nuestravoluntad. Y como penitencia os imponemos la obligación de recitar los siete
  • 9. 9Salmos penitenciales una vez a la semana durante los próximos tres años. Ynos reservamos el poder de reducir, revocar o eliminar parcial o totalmente loscitados castigos y penitencias. Así decimos, pronunciarnos, sentenciamos, declaramos, ordenarnos yreservamos, en esto y en todo lo demás, del mejor modo y forma querazonablemente podamos y debamos. Así se pronuncian los siguientes cardenales:FIRMANTES: F. cardenal de Ascoli, B. cardenal Gessi, G. cardenal Bentivoglio, F.cardenal Verospi, Fr. D. cardenal de Cremona, M. cardenal Ginetti. Fr. Ant.cardenal de San Onofrio. (5) --------------ooo0ooo----------------, Texto original de la confesión de Galileo “de abjuro”, efectuadapor él a continuación de oír su condena del Santo Oficio, enpresencia de los jueces y cardenales de la Santa Iglesia Católica. «Yo, Galileo Galilei. hijo del difunto florentino Vicente Galilei de Florencia, desetenta años de edad, comparecido personalmente en juicio ante este tribunal,puesto de rodillas ante vosotros, los Eminentísimos y Reverendísimos señoresCardenales Inquisidores generales de la República cristiana universal, respecto dematerias de herejía, con la vista fija en los Santos Evangelios, que tengo en mismanos, declaro que yo siempre he creído y creo ahora y que con la ayuda de Dioscontinuaré creyendo en lo sucesivo, todo cuanto la Santa Iglesia CatólicaApostólica Romana cree, predica y enseña. Mas, por cuanto este Santo Oficio hamandado judicialmente, que abandone la falsa opinión que he sostenido, de que elSOL está en el centro del Universo e inmóvil; que no profese, defienda, ni decualquier manera que sea, enseñe. ni de palabra ni por escrito, dicha doctrina,prohibida por ser contraria a las Sagradas Escrituras; por cuanto yo escribí ypubliqué una obra, en la cual trato de la misma doctrina condenada, y aduzco congran eficacia argumentos a favor de ella, sin resolverla; y atendiendo a que me he
  • 10. 10hecho vehementemente sospechoso de herejía por este motivo, o sea, porque hesostenido y creído que el SOL está en el centro del mundo e inmóvil y que laTIERRA no está en el centro del Universo, y que se mueve. En consecuencia, deseando remover de la mente de Vuestras Eminencias y detodos los cristianos católicos esa vehemente sospecha legítimamente concebidacontra mí, con sinceridad de corazón y fe no fingida, abjuro, maldigo detesto losarriba mencionados errores y herejías, y en general cualesquiera otros errores ysectas contrarios a la referida Santa Iglesia, y juro para lo sucesivo nunca másdecir ni afirmar de palabra ni por escrito cosa alguna que pueda despertarsemejante sospecha contra mí, antes, por el contrario, juro denunciar cualquierhereje o persona sospechosa de herejía, de quien tenga yo noticia, a este SantoOficio, o a los Inquisidores, o al juez eclesiástico del punto en que me halle. Juro, además, y prometo cumplir y observar exactamente todas las penitenciasque se me han impuesto o que se me impusieren por este Santo Oficio. Mas en elcaso de obrar yo en oposición con mis promesas, protestas y juramentos, lo queDios no permita, me someto desde ahora a todas las penas y castigos decretados ypromulgados contra los delincuentes de esta clase por los Sagrados Cánones yotras constituciones generales y disposiciones particulares. Así me ayude Dios y losSantos Evangelios sobre los cuales tengo extendidas las manos. “Yo, GalileoGalilei, arriba mencionado, juro, prometo y me obligo en el modo y forma queacabo de decir, y en fe de estos mis compromisos, firmo de propio puño y letraesta mi abjuración que he recitado palabra por palabra” (5) Una ver finalizado la declaración, el prisionero fue conducido fuera de la sala dela y escoltado al Palacio de la Inquisición. Según la leyenda, se alejaba seguido desu escolta con su destino decidido. Galileo murmuró: “Y sin embargo la TIERRA semueve”. Aunque es probable que no sea más que un mito, semejante comentariohabía sido muy propio de él. Tras “el abjuro”, poco después, el papa Urbano VIII,conmuta la prisión por arresto domiciliado de por vida en su casa de Arcetri..
  • 11. 11 El texto de la sentencia fue difundido por doquier: En Roma, el 2 de Julio y enFrorencia, el 12 de agosto. La noticia llega a Alemania a finales de agosto, en Bélgicaen septiembre. Los decretos del Santo Oficio no se publicarón jamás en Francia. //René Descarte renuncia a la publicación de su Mundo. // Muchos (entre ellos, elcitado Descates), en la época, pensaron que Galileo era víctima de unaconfabulación de los jesuitas, que se vengaban así de la afrenta sufrida porHoracio Grassi. -----------------------ooo0ooo-----------------------.NOTAS:1).- Leonardo da Vinci fue un pintor florentino y notable polimata delRenacimiento italiano (arquitecto, artista, botánico, científico, escritor,inventor, etc.)2).- Aristóteles, notable filósofo griego (384-322 a C)3).- Pío V, fue fraile dominico y Comisario General de la Inquisición Romana,Siendo Papa, promulgó la bula “De Salute gregis Dominici”, por medio de lacual prohibió los juegos taurinos. 4).- El segundo mandamiento de la Ley de Dios nos dice: “NO TOMARÁS ELNOMBRE DE DIOS EN VANO”. Los inquisidores del “Santo Oficio”, cardenales,instrumentaron a Jesucristo para justificar sus atropellos contra el prójimo.¿Cómo sabían ellos que Jesucristo estaba conforme con la sentenciaaplicada a Galileo bajo la amenaza de torturas?. Esta arrogancia de loscardenales firmantes, suplantando al propio Jesucristo, no cabe mayor ofensaal Ser Supremo. Fue una excusa, siempre aplicable, para atropellarimpunemente al que cayera en sus garras. Caían en un doble pecado.5).- Galileo fue Juzgado por haber escrito que el SOL ocupaba el centro delsistema solar y que los planetas (incluida la TIERRA), giraban en torno almismo; conocido este sistema como copérnico o heliocéntrico. // En cambio, losinquisidores del “Santo Oficio”, ateniéndose a las “Sagradas Escrituras”, erala TIERRA la que ocupaba el CENTRO del Universo, y que el SOL y los demásplanetas giraban alrededor de la ELLA. // Este sistema es conocido como dePtolomeo o Geocéntrico recogido, como dogma, en dichas “Santas Escrituras”después de insertar en ellas las huellas del pensamiento de Aristóteles.6).- Galileo, por avalar el heliocéntrico de Nicolás Copérnico, fue obligado aabjurar de una verdad hoy día incuestionable, bajo la amenazas de torturas yde ser quemado vivo en hoguera tal como hicieron, años antes, con GiordanoBruno.
  • 12. 12 --------------------------------ooo0ooo------------------------------, OTRA MIRADA A LA ODISEA DE GALILEO Galileo Galilei estuvo relacionado estrechamente con la revolución científica yfue un eminente hombre del Renacimiento. Mostró interés por casi todas las cienciasy artes (música, literatura, pintura). Sus logros incluyen la mejora del telescopio, granvariedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyodeterminante para el sistema heliocéntrico o copernicano. Ha sido consideradocomo el “padre de la astronomía moderna”, el “padre de la física moderna” y el“padre de la ciencia”. Su trabajo experimental es considerado complementario a los escritos de FrancisBacon en el establecimiento del moderno método científico y su carrera científica escomplementaria a la de Johannes Kepler. Su trabajo se considera una ruptura de lasteorías asentadas de la física de Aristóteles y su enfrentamiento con la Inquisiciónde la Iglesia Católica Romana suele presentarse como el mejor ejemplo deconflicto entre religión y ciencia en la sociedad occidental. Galileo, que nació en Pisa cuando ésta pertenecía al Gran Ducado de Toscana,fue el mayor de sus siete hermanos y fue hijo de un músico y matemático florentinollamado Vincenzo Galilei, que quería que su hijo mayor estudiase medicina. LosGalilei, que eran una familia de la baja nobleza y se ganaban la vida gracias alcomercio, se encargaron de la educación de Galileo hasta los 10 años, edad a laque pasó a cargo de un vecino religioso llamado Jacobo Borhini cuando sus padresse trasladaron a Florencia. Por mediación de este, el pequeño Galileo accedió alconvento de Santa María de Vallombrosa y recibió una formación más religiosaque le llevó a plantearse unirse a la vida religiosa, algo que a su padre le disgustó. Poreso, Vincenzo Galilei —un señor bastante escéptico — aprovechó una infección enel ojo que padecía su hijo para sacarle del convento alegando “falta de cuidados”.
  • 13. 13Dos años más tarde, Galileo fue inscrito por su padre en la Universidad de Pisa,donde estudió medicina, filosofía y matemáticas. En 1583 Galileo se inicia en la matemática por medio de Ostilio Ricci, un amigode la familia, alumno de Tartaglia. (1) Ricci tenía la costumbre, rara en esa época,de unir la teoría a la práctica experimental. Atraído por la obra de Euclides, (2) sin ningún interés por la medicina y todavíamenos por las disputas escolásticas y la filosofía aristotélica, Galileo retoma susestudios hacia las matemáticas. Desde entonces, se siente seguidor de Pitágoras,de Platón y de Arquímedes (3)(4)y(5), y opuesto al aristotelismo. Todavíaestudiante, descubre la ley de la isocronía de los péndulos; primera etapa de loque será el descubrimiento de una nueva ciencia: la mecánica. Dentro de lacorriente humanista, redacta también un panfleto feroz contra el profesorado de sutiempo. Toda su vida, Galileo rechazará el ser comparado a los profesores de suépoca, lo que le supondrá numerosos enemigos. Dos años más tarde, retorna a Florencia sin diploma, pero con grandesconocimientos y una gran curiosidad científica. Y de Florencia a Pisa (1585–1592), ycon su telescopio, Galileo comienza por demostrar muchos teoremas sobre el centrode gravedad de ciertos sólidos dentro de Theoremata circa centrum gravitatissolidum y emprende en 1586 la reconstitución de la balanza hidrostática deArquímedes o bilancetta. Al mismo tiempo, continúa con sus estudios sobre lasoscilaciones del péndulo pesante e inventa el pulsómetro. Este aparato permiteayudar a medir el pulso y suministra una escala de tiempo, que no existía aún en laépoca. También comienza sus estudios sobre la caída de los cuerpos. En 1588, es invitado por la Academia Florentina a presentar dos lecciones sobre“la forma, el lugar y la dimensión del Infierno de Dante” (6). Paralelamente asus actividades, busca un empleo de profesor en una universidad; se encuentraentonces con grandes personajes, como el padre jesuita Christopher Clavius,excelencia de la matemática en el Colegio pontifical. Se encuentra también con el
  • 14. 14matemático Guidobaldo del Monte. Este último recomienda a Galileo con el duqueFernando I de Toscana, que lo nombra para la cátedra de matemáticas de laUniversidad de Pisa por 60 escudos de oro por año — una miseria. Su leccióninaugural tendrá lugar el 12 de noviembre de 1589. En 1590 y 1591, descubre la cicloide y se sirve de ella para dibujar arcos depuentes. Igualmente experimenta sobre la caída de los cuerpos y redacta su primeraobra de mecánica, el de motu. La realidad es que estas “experiencias” son puestasen duda hoy por hoy y podrían ser una invención de su primer biógrafo, VincenzoViviani. Este volumen contiene ideas nuevas para la época, pero expone también,evidentemente los principios de la escuela aristotélica y el sistema de Ptolomeo(7). Galileo los enseñará durante mucho tiempo, sabiendo que éste adolece depruebas tangibles, después de estar convencido de la exactitud del sistemacopernicano / Heliocéntrico En 1592 se trasladó a la Universidad de Padua y ejerció como profesor degeometría, mecánica y astronomía hasta 1610. La marcha de Pisa se explica pordiferencias con uno de los hijos del gran duque Fernando I de Toscana. Paduapertenecía a la poderosa República de Venecia, lo que dio a Galileo una granlibertad intelectual, pues la Inquisición no era poderosa allí. Incluso si GiordanoBruno había sido entregado por los patricios de la república a la Inquisición,Galileo podía efectuar sus investigaciones sin muchas preocupaciones. Enseñamecánica aplicada, matemática, astronomía y arquitectura militar. Despuésde la muerte de su padre en 1591, Galileo debe ayudar a cubrir las necesidades dela familia. Se pone a dar numerosas clases particulares a los estudiantes ricos, a losque aloja en su casa. Pero no es un buen gestor y sólo la ayuda financiera de susprotectores y amigos le permiten equilibrar sus cuentas. En 1599, Galileo participa en la fundación de la Accademia dei Ricovrati con elabad Federico Cornaro. El mismo año, Galileo se encuentra con Marina Gamba,una atractiva joven veneciana con la cual mantendrá una relación hasta 1610 (no se
  • 15. 15casan ni viven juntos). En 1600, nace su primera hija Virginia, seguida por suhermana Livia en 1601, luego un hijo, Vincenzo, en 1606. Después de la separación(no conflictiva) de la pareja, Galileo se encarga de su hijo y envía sus hijas a unconvento, ya que el abuelo las sentencia de “incasables” al ser ilegítimas. Encambio el varón Vincenzo será legitimado y se casará con Sestilia Bocchineri. El año 1604 es un año mirabilis para Galileo:1).- En julio, prueba su bomba de agua en un jardín de Padua;2).- En octubre, descubre la ley del movimiento uniformemente acelerado, queél asocia a una ley de velocidades erróneas;3).- En diciembre, comienza sus observaciones de una nova conocida al menosdesde el 10 de octubre. Consagra cinco lecciones sobre el tema el messiguiente, y en febrero de 1605 publica el Dialogo de Cecco da Ronchitti daBruzene in perpuosito de la stella Nova junto con D. Girolamo Spinelli. Aunque la aparición de una nueva estrella, y su desaparición repentina entra entotal contradicción con la teoría establecida de la inalterabilidad de los cielos,Galileo continúa todavía como aristotélico en público por temor al “Santo Oficio”,pero en privado ya es copernicano. Espera la prueba irrefutable sobre la cualapoyarse para denunciar el aristotelismo. Retomando sus estudios sobre el movimiento, Galileo «muestra» que losproyectiles disparados describen, en el vacío, trayectorias parabólicas. Hará faltala gravitación universal de Newton, para generalizar a los misiles balísticos, donde lastrayectorias son en efecto elípticas.
  • 16. 16 Movimiento parabólico de proyectiles. Un proyectil disparado oblicuamente, latrayectoria del recorrido del proyectil es una parábola. En 1606, Galileo construye su primer termoscopio, primer aparato de la historiaque permite comparar de manera objetiva el nivel de calor y de frío. Ese mismo año,Galileo y dos de sus amigos caen enfermos el mismo día de una misma enfermedadinfecciosa. Sólo sobrevive Galileo, que permanecerá lisiado de reumatismo por elresto de sus días. En los dos años que siguen, el sabio estudia las estructuras de losimanes. Todavía se pueden contemplar sus trabajos en el museo de historia deFlorencia. En mayo de 1609, Galileo recibe de París una carta del francés JacquesBadovere, uno de sus antiguos alumnos, quien le confirma un rumor insistente: laexistencia de un telescopio que permite ver los objetos lejanos. Este telescopio,fabricado en Holanda, habría permitido ya ver estrellas invisibles a simple vista. Conesta única descripción, Galileo, que ya no da cursos a Cosme II de Médicis,construye su primer telescopio. Al contrario que el telescopio holandés, éste nodeforma los objetos y los aumenta seis veces, o sea el doble que su oponente.También es el único de la época que consigue obtener una imagen derecha graciasa la utilización de una lente divergente en el ocular. Este invento marca un giro en lavida de Galileo. El 21 de agosto, apenas terminado su segundo telescopio, con una capacidadde aumento, ocho o nueve veces, lo presenta al Senado de Venecia. Lademostración tiene lugar en la cima del Campanile de la plaza de San Marco. Losespectadores quedan entusiasmados: ante sus ojos, Murano, situado a dos
  • 17. 17kilómetros y medio, parece estar a 300 m solamente. Galileo ofrece su instrumentoy lega los derechos a la República de Venecia, muy interesada por las aplicacionesmilitares del objeto. En recompensa, es confirmado de por vida en su puesto dePadua y sus emolumentos se duplican. Se libera por fin de las dificultades financieras. Sin embargo, contrario a sus alegaciones, Galileo no dominaba la teoría óptica ylos instrumentos fabricados por él son de calidad muy variable. Algunos telescopiosson prácticamente inutilizables, al menos en observación astronómica. En abril de1610, en Bolonia, por ejemplo, la demostración del telescopio es desastrosa, como asílo informa Martin Horky en una carta a Johannes Kepler (8). // Galileo reconocióen marzo de 1610 que, entre más de 60 telescopios que había construido, solamentealgunos eran adecuados. Numerosos testimonios, incluido el de Kepler, confirman lamediocridad de los primeros instrumentos. Durante el otoño, Galileo continuó desarrollando su telescopio. En noviembre,fabrica un instrumento que aumenta veinte veces la capacidad del telescopio.Emplea tiempo para volver su telescopio hacia el cielo. Rápidamente, observando lasfases de la Luna, descubre que este astro no es perfecto como lo quería la teoríaaristotélica. La física aristotélica, que poseía autoridad en esa época, distinguíados mundos:1).- El mundo “sublunar”, que comprende la TIERRA y todo lo que se encuentraentre la TIERRA y la LUNA; en este mundo todo es imperfecto y cambiante;2).- El mundo “supralunar”, que comienza en la Luna y se extiende más allá.En esta zona, no existen más que formas geométricas perfectas (esferas) ymovimientos regulares inmutables. Galileo, por su parte, observó una zona transitoria entre la sombra y la luz, elterminador, que no era para nada regular, lo que por consiguiente invalidaba lateoría aristotélica y afirma la existencia de montañas en la LUNA. Galileo inclusoestima su altura en 7000 metros, más que la montaña más alta conocida en la época.Hay que decir que los medios técnicos de la época no permitían conocer la altitud
  • 18. 18de las montañas terrestres sin fantasías. Cuando Galileo publica su SidereusNuncius piensa que las montañas lunares son más elevadas que las de la TIERRA,si bien en realidad son equivalentes. En pocas semanas, descubrirá la naturaleza de la Vía láctea, cuenta las estrellasde la constelación de Orión y constata que ciertas estrellas visibles a simple vistason, en verdad, cúmulos de estrellas. Galileo observa los anillos de Saturno pero nolos identifica como tales sino como extraños «apéndices», no será hasta medio siglomás tarde cuando Huygens utilizando telescopios más perfectos, pueda observar laverdadera forma de los anillos. Estudia igualmente las manchas solares. El 7 de enero de 1610, Galileo hace un descubrimiento capital: remarca tresestrellas pequeñas en la periferia de Júpiter. Después de varias noches deobservación, descubre que son cuatro y que giran alrededor del citado planeta. Setrata de los satélites de Júpiter llamados hoy satélites galileanos: Calixto, Europa,Ganímedes e Ío. A fin de protegerse de la necesidad y sin duda deseoso de retornara Florencia, Galileo llamará a estos satélites por algún tiempo los “astros mediceos”I, II, III y IV, en honor de Cosme II de Médicis, su antiguo alumno y gran duque deToscana. Galileo no ha dudado entre Cósmica sidera y Medicea sidera. El juego depalabras entre cósmica y Cosme es evidentemente voluntario y es sólo después de laprimera impresión que retiene la segunda denominación. El nombre actual de estos satélites se debe sin embargo al astrónomoSimon Marius, quien los bautizó de esta manera a sugerencia de JohannesKepler, si bien durante dos siglos se empleó la nomenclatura de Galileo. El 4 de marzo de 1610, Galileo publica en Florencia sus descubrimientos dentrode “El mensajero de las estrellas” (Sidereus Nuncius), resultado de sus primerasobservaciones estelares. Para él, Júpiter y sus satélites son un modelo del SistemaSolar. Gracias a ellos, piensa poder demostrar que las órbitas de cristal deAristóteles no existen y que todos los cuerpos celestes no giran alrededor de la
  • 19. 19TIERRA. Es un golpe muy duro a los aristotélicos. El corrige también a ciertoscopernicanos que pretenden que todos los cuerpos celestes giran alrededor del SOL. El 10 de abril, muestra estos astros a la corte de Toscana. Es un triunfo. El mismomes, da tres cursos sobre el tema en Padua. // Johannes Kepler siempre ofrece suapoyo a Galileo con entusiasmo. El astrónomo alemán no confirmaráverdaderamente este descubrimiento de Galileo hasta septiembre, gracias a unalente ofrecida por Galileo en persona. El 10 de julio de 1610, Galileo deja Venecia para trasladarse a Florencia. A pesarde los consejos de sus amigos Sarpi y Guiovan Sagredo, que temen que su libertadsea restringida, él ha, en efecto, aceptado el puesto de Primer matemático de laUniversidad de Pisa, - sin carga de cursos, ni obligación de residencia - y aquél dePrimer matemático y Primer filósofo del gran duque de Toscana. El 25 de julio de 1610, Galileo orienta su telescopio hacia Saturno y descubre suextraña apariencia. Serán necesarios 50 años e instrumentos más poderosos para queChristiaan Huygens comprenda la naturaleza de los anillos de Saturno. El messiguiente, Galileo encuentra una manera de observar el SOL en el telescopio ydescubre las manchas solares. Les da una explicación satisfactoria.
  • 20. 20 El presente sistema heliocéntrico, los planetas todo giran alrededor del SOL (Helio,en griego), sistema que defendió tanto Copénico como Galileo. Y la diferenciafundamental con el sistema geocéntrico de Ptolomeo, el planeta TIERRA ocupaba elcentro del sistema, y los demás planetas y el SOL incluido, giraban alrededor de ella.Este último era el que defendía la Iglesia Católica, fundándose en la BIBLIA y en lascreencias de Aristóteles. En septiembre de 1610, prosiguiendo con sus observaciones, descubre las fasesde Venus. Para él, es una nueva prueba de la verdad del sistema copernicano, pueses fácil de interpretar este fenómeno gracias a la hipótesis heliocéntrica, puestoque es mucho más difícil de hacerlo basándose en la hipótesis geocéntrica Galileo fue invitado el 29 de marzo de 1611 por el cardenal Maffeo Barberini(futuro papa Urbano VIII ) a presentar sus descubrimientos al Colegio Pontifical deRoma y en la joven Academia de los Linces. // Galileo permanecerá dentro de lacapital pontifical un mes completo, durante el cual recibe todos los honores. LaAcademia de los Linces le reserva un recibimiento entusiasta y le admite como susexto miembro. Desde ese momento, el lince de la academia adornará elfrontispicio de todas las publicaciones de Galileo.
  • 21. 21 El 24 de abril de 1611, el Colegio Romano, compuesto de jesuitas, de los cualesChristopher Clavius es el miembro más eminente, confirma al cardenalBelarmino (9), que las observaciones y pruebas Galileo sobre el sistemaheliocéntrico son exactas. No obstante, los sabios se guardan bien de confirmar ode denegar las conclusiones hechas por el florentino. Según Bertrand Russell, el conflicto entre Galileo y la Iglesia Católica fue unconflicto entre el razonamiento inductivo y el razonamiento deductivo. Lainducción basada en la observación de la realidad, propia del método científicoque Galileo usó por primera vez, ofreciendo pruebas experimentales de susafirmaciones, y publicando los resultados para que pudiesen ser repetidas, frente a ladeducción, a partir en última instancia de argumentos basados en la autoridad, biende filósofos como Aristóteles o de las Sagradas Escrituras. Así, en relación a su defensa de la teoría heliocéntrica, Galileo siempre se basóen datos extraídos de observaciones experimentales que demostraban la validezde sus argumentos. En resumen, y a pesar de que, en ocasiones, se sostiene queGalileo no demostró el movimiento de la TIERRA, las pruebas de carácterexperimental, publicadas por él mismo de su argumentación son las siguientes:1).- Montañas en la LUNA, fue el primer descubrimiento de Galileo con ayuda deltelescopio, publicado en el Sidereus Nuncius en 1610. Con él refuta la tesisaristotélica de que los cielos son perfectos, y en particular la LUNA una esfera lisa einmutable. Frente a eso, Galileo presenta numerosos dibujos de sus observaciones, eincluso estimaciones de la altura de montañas, si bien errados por realizarestimaciones incorrectas de la distancia de la LUNA.2).- Nuevas estrellas. Fue el segundo descubrimiento de Galileo, tambiénpublicado en el Sidereus Nuncius. Observó que el número de estrellas visibles conel telescopio se duplicaba. Además, no aumentaban de tamaño, cosa que sí ocurríacon los planetas, el SOL y la LUNA. Esta imposibilidad de aumentar el tamaño era unaprueba de la hipótesis de Copérnico sobre la existencia de un enorme hueco entre
  • 22. 22Saturno y las estrellas fijas. Esta prueba refutaba el mejor argumento a favor de lateoría geocéntrica, que es que, de ser cierta la teoría copernicana, deberíaobservarse la paralaje, o diferencia de posiciones de las estrellas dependiendo delugar de la TIERRA en su órbita. Así, debido a la enorme lejanía de las mismas enrelación al tamaño de la órbita no era posible apreciar dicha paralaje.3).- Satélites de Júpiter. Probablemente el descubrimiento más famoso deGalileo. Lo realizó el 7 de enero de 1610, y provocó una conmoción en toda Europa.Cristóbal Clavio, astrónomo del Colegio Romano de los jesuitas, afirmó: «Todo elsistema de los cielos ha quedado destruido y debe arreglarse», Era unaimportante prueba de que no todos los cuerpos celestes giraban en torno a laTIERRA, pues ahí había cuatro planetas que lo hacían en torno a Júpiter.4).- Manchas solares (primera prueba). Otro descubrimiento que refutaba laperfección de los cielos fue la observación de manchas en el SOL que tuvo lugar afinales de 1610 en Roma, si bien demoró su publicación hasta 1612. El jesuitaChristopher Shcneider, bajo el pseudónimo de Padre Apelles, se atribuye sudescubrimiento e inicia una agria polémica argumentando que son planetoides queestán entre el SOL y la TIERRA. // Por el contrario, Galileo demuestra, con la ayudade la teoría matemática de los versenos que están en la superficie del SOL.Además, hace otro importante descubrimiento al mostrar que el SOL está en rotación,lo que sugiere que también la TIERRA podría estarlo.5).- Las fases de Venus. Esta prueba es un magnífico ejemplo de aplicación delmétodo científico, que Galileo usó por primera vez. La observación la hizo en 1610,aunque demoró su publicación hasta “El Ensayador”, aparecido en 1623, si bienpara asegurar su autoría hizo circular un criptograma, anunciándolo de formacifrada. Observó las fases, junto a una variación de tamaño, que son sólocompatibles con el hecho de que Venus gire alrededor del SOL, ya que presenta sumenor tamaño cuando se encuentra en fase llena y el mayor, cuando se encuentraen la nueva; es decir, cuando está entre el SOL y la TIERRA. Esta prueba refuta
  • 23. 23completamente el sistema de Ptolomeo, que se volvió insostenible. A los jesuitas delColegio Romano sólo les quedaba la opción de aceptar el sistema copernicano obuscar otra alternativa, lo que hicieron refugiándose en el sistema de Tycho Brahe,dándole una aceptación que hasta entonces nunca había tenido.6).- Argumento de las mareas. Presentada en la cuarta jornada de losDiálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo. Es un argumento brillante ypropio del genio de Galileo, sin embargo, es el único de los que presenta que estabaequivocado. Según Galileo, la rotación de la TIERRA, al moverse ésta en sutraslación alrededor del SOL hace que los puntos situados en la superficie de laTIERRA sufran aceleraciones y deceleraciones cada 12 horas, que serían lascausantes de las mareas. En esencia, el argumento es correcto, y esta fuerza existeen realidad, si bien su intensidad es muchísimo menor que la que Galileo calcula, yno es la causa de las mareas. El error proviene del desconocimiento de datos importantes como la distancia alSOL y la velocidad de la TIERRA. Si bien estaba equivocado, Galileo desacreditócompletamente la teoría del origen lunar de estas fuerzas por falta de explicación desu naturaleza, y del problema de explicación de la marea alta cuando la Lunaestá en sentido contrario, pues alega que la fuerza sería atractiva y repulsiva a lavez. Sería necesario esperar hasta Isaac Newton para resolver este problema, no sóloexplicando el origen de la fuerza, sino también el cálculo diferencial para explicarel doble abultamiento. Pero, aún equivocada, situada en su contexto, la tesis deGalileo presentaba menos problemas y era más plausible en su explicación de lasmareas.7).-Manchas solares (segunda prueba). Nuevamente, en su gran obra, eldiálogo sobre los sistemas del mundo, Galileo retoma el argumento de las manchassolares, convirtiéndolo en un poderoso argumento contra el sistema de Tycho Brahe,el único refugio que quedaba a los geocentristas. //Galileo presenta la observaciónde que el eje de rotación del SOL está inclinado, lo que hace que la rotación de las
  • 24. 24manchas solares presente una variación estacional, un “bamboleo” en el giro de lasmismas. Si bien los movimientos de las manchas se pueden atribuir al SOL o a la TIERRA,pues geométricamente esto es equivalente, resulta que no es así físicamente, pues esnecesario tener en cuenta las fuerzas que los producen. Si es la TIERRA la que semueve, Galileo indica que basta una explicación con movimientos inerciales: laTIERRA en traslación, y el SOL en rotación. Por el contrario, si sólo se mueve el SOL, esnecesario que éste esté realizando dos movimientos distintos a la vez, en tornotambién a dos ejes distintos, generados por motores sin ninguna plausabilidad física.Este argumento vuelve a ser una nueva prueba, junto a las fases de Venus, decarácter positivo y experimental que muestra el movimiento de la TIERRA EL SIDEREUS NUNCIUS. (La denuncia al Santo Oficio ) Galileo Galilei parece ir de triunfo en triunfo y convence a todo el mundo, menosa sus enemigos los jesuitas que lo denuncian al “Santo Oficio”. Por tanto, estos(veladores) partidarios de la teoría geocéntrica o de Ptolomeo se convierten enenemigos encarnizados y los ataques contra Galileo comienzan con la aparición deSIDEREUS NUNCIUS. Ellos no pueden permitirse el perder la afrenta y no quieren versu ciencia (basada en el sistema geocéntrico) puesta en cuestión. Además, los métodos de Galileo, basados en la observación y la experiencia envez de la autoridad de los partidarios de las teorías geocéntricas (que se apoyansobre el prestigio de Aristóteles), están en oposición completa con los suyos, hasta talpunto que Galileo rechaza compararse con ellos. Al principio, sólo se tratan deescaramuzas. Pero Sagredo escribe a Galileo, recién llegado a Florencia: “El poder y la generosidad de vuestro príncipe [el duque de Toscana]permiten esperar que él sepa reconocer vuestra dedicación y vuestro mérito;pero en los mares agitados actuales, ¿quién puede evitar de ser, yo no diría
  • 25. 25hundido, pero sí al menos duramente agitado por los vientos furiosos de loscelos?”. La primera flecha viene de Martin Horky, discípulo del profesor Magini y enemigode Galileo. Este asistente publica en junio de 1610, sin consultar a su maestro, unpanfleto contra el Sidereus Nuncius. Exceptuando los ataques personales, suargumento principal es el siguiente: “Los astrólogos han hecho sus horóscopos teniendo en cuenta todo aquelloque se mueve en los cielos. Por lo tanto, los astros mediceos no sirven paranada y, Dios no crea cosas inútiles, estos astros no pueden existir”. (se tratabade los satélites de Júpiter) Horky es ridiculizado por los seguidores de Galileo, que responden que estosastros sirven para una cosa: hacerle enfadar. Convertido en el hazmerreír de launiversidad, Horky finalmente es recriminado por su maestro: Magini no tolera unfallo tan claro. En el mes de agosto, un tal Sizzi intenta el mismo tipo de ataquecon el mismo género de argumentos, sin ningún éxito. Una vez que las observaciones de Galileo fueron confirmadas por el ColegioRomano, los ataques cambiaron de naturaleza. Ludovico delle Colombe ataca sobreel plan religioso y se pregunta si Galileo cuenta con interpretar La Biblia paraponerla de acuerdo con sus teorías. En esta época en efecto, antes de los trabajosexegéticos del siglo XIX, un salmo da a entender una cosmología geocéntrica: «Tú has fijado la Tierra firme e inmóvil» (Salmo 93:1) El cardenal Belarmino, que hizo quemar en hoguera a Giordano Bruno, ordenaque la Inquisición realice una investigación discreta sobre Galileo a partir de juniode 1611. Y arrecian los ataques contra Galileo. El problema de cardenalBelarmino era sencillo: Él consideraba a la Iglesia Católica una institucióndivina, creada por los siervos de Dios y guiada por la infalibilidad del Papa. Si
  • 26. 26la Santa Sede era infalible, ¿cómo podría ser errónea la interpretación de lasdivinas Escrituras? La Iglesia necesitaba acabar con cualquier inicio de innovación, y como Galileoestaba en Roma para defender el derecho de investigar el firmamento en pro dela ciencia, el planteamiento del cardenal Belarmino era el siguiente: Se podía yescribir sobre el copernicanismo. // Galileo podía proclamar lo que quisiera,siempre y cuando dejara bien claro que su descripción no era más que unahipótesis. // El objetivo del Cardenal era reprimir la ciencia si ésta ponía enpeligro la Religión Católica. Para él, la Fe lo era todo; la Verdad la proporcionabaDios como un don de la Fe; en su “universo”, no había ninguna necesidad deconocer las innovaciones de Galileo. Galileo, de retorno a Florencia, es inatacable desde el punto de vista astronómico.Sus adversarios van entonces a criticar su teoría de los cuerpos flotantes. Galileopretende que el hielo flota porque es más ligero que el agua, mientras que losaristotélicos piensan que flota porque es de su naturaleza el flotar (físicacuantitativa y matemática de Galileo contra física cualitativa de Aristóteles). Elataque tendrá lugar durante un almuerzo en la mesa de Cosme II en el mes deseptiembre de 1611. Galileo se opone a los profesores de Pisa y en especial al mismo Delle Combe,durante lo que se denomina la «batalla de los cuerpos flotantes». Galileo salevictorioso del intercambio. Varios meses más tarde, sacará una obra en la que sepresentará su teoría. Además de estos asuntos, Galileo continúa con susinvestigaciones. Su sistema de determinación de longitudes es propuesto en Españapor el embajador de Toscana. En 1612, emprende una discusión con el Padre Apelles (seudónimo del jesuitaChristopher Scheiner), un astrónomo alemán, sobre el tema de las manchassolares. Apelles defiende la incorruptibilidad del SOL argumentando que las
  • 27. 27manchas son en realidad conjuntos de estrellas entre Él y la TIERRA. // Galileodemuestra que las manchas están sobre la superficie misma del SOL, o tan próximasque no se puede medir su altitud. La Academia de los Linces publicará estacorrespondencia el 22 de marzo de 1613 con el título: “Historia y demostración entorno a las manchas solares” El 2 de noviembre de 1612, las querellas reaparecen. El dominico NiccoloLorini, profesor de historia eclesiástica en Florencia, pronuncia un sermónresueltamente opuesto a la teoría de la rotación de la TIERRA. Sermón sinconsecuencias particulares, pero que marca los comienzos de los ataquesreligiosos. Los opositores utilizan el pasaje bíblico en el Libro de Josué (Josué 10-12-14) en el cual Josué detiene el movimiento del SOL y de la LUNA, como armateológica contra Galileo. A continuación el citado pasaje bíblico:12.- “Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al Amorrheodelante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas; SOL,deténte en Gabaon; y tú, LUNA, en el valle de Ajalon.13.- El SOL se detuvo, y la Luna se paró. Hasta tanto que la gente se hubovengado de sus enemigos.¿ No está escrito en el libro de Jasher?. Y el SOL separó en medio del cielo y no se apresuró a ponerse casi un día entero.14.- Y nunca fue tal día antes ni después de aquel, habiendo atendido Jehováa la voz de un hombre: porque Jehová peleaba por Israel”. En diciembre de 1613, el profesor Benedetto Castelli, antiguo alumno de Galileoy uno de sus colegas en Pisa, es encargado por la duquesa Cristina de Lorena deprobar la ortodoxia de la doctrina copernicana. //Galileo vendrá en ayuda de sudiscípulo escribiéndole una carta el 21 de diciembre de 1613 (traducida comoGalileo, diálogos y cartas selectas) sobre la relación entre ciencia y religión. Lagran duquesa se tranquiliza, pero la controversia no se debilita. Galileo mientrastanto continúa con sus trabajos. Del 12 al 15 de noviembre, recibe a Jean Tarde, aquien presenta su microscopio y sus trabajos de astronomía.
  • 28. 28 El 20 de diciembre de 1613, el padre Caccini ataca muy violentamente a Galileoen la iglesia de Santa María Novela. El 6 de enero de 1614 un copernicano, elcarmelita Apolo Foscarini, publica una carta tratando positivamente la opinión delos pitagóricos y de Copérnico sobre la movilidad de la TIERRA. Él percibe elsistema copernicano como una realidad física. // La controversia toma unaamplitud tal que el cardenal Belarmino debe intervenir el 12 de abril. Éste escribeuna carta a Foscarini donde condena sin equívocos la tesis heliocéntrica enausencia de refutación concluyente del sistema geocéntrico de Ptolomeo. En dichacarta escribe: “Y no se puede responder que esto no es materia de fe, porque si no esmateria de fe ex parti obiecti (respecto al objeto) es materia de fe ex partedicentis (por quien lo dice). Y tan herético sería como quien dijera queAbraham no tuvo dos hijos y Jacob doce, o quien dijera que Cristo no nació deVirgen”. En 1614, conoce a Juan Bautista Baliani, físico genovés, que será su amigo ycorrespondiente durante largos años. Como reacción, En 1615 Galileo escribe aCristina de Lorena una carta extensa en la cual desarrolla admirablemente susargumentos en favor de la ortodoxia del sistema copernicano (Heliocéntrico). Estacarta es, también, muy difundida, y es una pieza esencial del dossier. Ahí se ven lospasajes de las escrituras que poseen problemas desde un punto de vistacosmológico. A pesar de ello, Galileo es obligado a presentarse en Roma para defendersecontra las calumnias y sobre todo para tratar de evitar una prohibición de la tesiscientífica copernicana. Pero le falta la prueba irrefutable de la rotación de laTIERRA para apoyar sus requerimientos. Su intervención llega demasiado tarde:Lorini, por carta de denuncia, ya había avisado a Roma de la llegada de Galileo yel Santo Oficio ya había comenzado la instrucción del caso. El 8 de febrero de 1616, Galileo envía su teoría de las mareas (Discurso del flujoe reflujo) al cardenal Orsini. Esta teoría (a la cual se le ha reprochado durantemucho tiempo de estar en contradicción con el principio de la inercia
  • 29. 29enunciado por el mismo Galileo, y que sólo puede explicar pequeñoscomponentes del fenómeno) pretendía demostrar que el movimiento de la TIERRAproducía las mareas, mientras que los astrónomos jesuitas ya postulaban conacierto que las mareas eran producidas por la atracción de la LUNA A pesar de pasar dos meses removiendo cielo y tierra para impedir lo inevitable,es convocado el 16 de febrero de 1616 por el Santo Oficio para el examen de lasproposiciones de censura. Es una catástrofe para él. La teoría del sistemacopernicano es condenada como «una insensatez, un absurdo en filosofía, yformalmente herética». El 25 y 26 de febrero de 1616, la censura es ratificada por laInquisición y por el papa Pablo V. Aunque no se le inquieta personalmente, se ruega a Galileo exponer su tesispresentándola como una hipótesis y no como un hecho comprobado, cosa que nohizo a pesar de que no le fue posible demostrar dicha tesis. Esta petición se extiendea todos los países católicos. La intransigencia de Galileo, que rechaza laequivalencia de la hipótesis copernicana y de la geocéntrica de Ptolomeo, pudohaber precipitado los eventos. Un estudio del proceso por Paul Feyerabend muestra que la actitud delinquisidor (Roberto Belarmino) fue al menos tan científica como la de Galileo,siguiendo criterios modernos. Este asunto afecta a Galileo profundamente. Susenfermedades le van a atormentar durante los dos años siguientes y su actividadcientífica se reduce. Sólo retoma su estudio de la determinación de las longitudes enel mar, y mientras tanto, sus dos hijas, Arcángela y Celeste, entran en órdenesreligiosas. Galileo retorna a Florencia el 4 de junio de 1616, confuso. Por el camino, le vino ala memoria como la Inquisición quemó a Giordano Bruno en la hoguera y en sussueños delirantes creyó ver brasas entre cenizas. Sabía que su nombre estaba entrelos papeles de sus enemigos declarados dominicos y jesuitas; todos ellos teólogosacadémicos y miembros del “Santo Oficio” de alto rango. Y su cometido era emitir
  • 30. 30un juicio sobre la naturaleza herética del sistema heliocéntrico del Universo, perotodos tenían formación en teología, y ninguno entendía ni una sola palabra deciencia, filosofía o matemáticas. Como se podía esperar, de clérigos con unaformación tan pobre en ciencias y matemáticas, fueron muy duros con elmodelo Copérnico, sin tener en cuenta, que siglos antes ya habían intuido ydivulgado los pitagóricos que a TIERRA giraba alrededor de Helio. (SOL). En 1618, observa el pasaje de tres cometas, fenómeno que relanza la polémicasobre la incorruptibilidad de los cielos. En 1619, el padre jesuita Horazio Grassipublica “De tribus cometis ani 1618 disputatio astronomica”. En él defiende elpunto de vista de Tycho Brahe sobre las trayectorias elípticas de los cometas.Galileo responde al principio por la intermediación de su alumno Mario Guiduccique publica en junio de 1619 Discorso delle cometes donde desarrolla una teoríaerrónea sobre los cometas, afirmando que sólo se trataba de ilusiones ópticas,incluyendo causas de fenómenos meteorológicos. Los astrónomos jesuitas delObservatorio Vaticano decían, en cambio, que eran objetos celestes reales. //Mientras, Galileo, animado por su amigo el cardenal Maffeo Barberini y sostenidopor la Academia de los Linces, responderá con ironía en IL saggiatore. // Grassi,uno de los sabios jesuitas más importantes, es ridiculizado. Mientras tanto, Galileoha comenzado su estudio de los satélites de Júpiter. Por culpa de dificultadestécnicas se ve obligado a abandonar el cálculo de sus efemérides. Galileo se vecubierto de honores en 1620 y 1622. El 28 de agosto de 1620, el cardenal Barberini envía a su amigo el poemaAdulatio perniciosa que él ha compuesto en su honor. El 20 de enero de 1621,Galileo se convierte en cónsul de la Academia florentina. // El 28 de febrero, CosmeII, el protector de Galileo, muere súbitamente. // Ese mismo mes de enero de 1621, lamuerte del papa Pablo V llegó de improvisto en plena celebración de la victoriacatólica de una de las batallas más importantes de la guerra de los Treinta Años,concretamente la batalla de la Montaña Blanca; la Santa Sede se dispuso celebrartal evento por todo lo alto. El pontífice, de 70 años, sin encomendarse a Dios ni alDiablo, bebió demasiado vino y comió demasiados manjares y pronto sufrió una
  • 31. 31apología y cayó muerto en la mesa del comedor. Es posible que Galileo al recibirla noticia sintió cierto alivio. A este Papa le siguió el 17 de septiembre (1621) elcardenal Roberto Belarmino, el apodado “el martillo de los herejes” del “SantoOficio Romano”. Otro alivio, de momento, para Galileo. En 1622, en Fráncfort, aparece una Apología de Galileo redactada por TommasoCampanella en 1616. Un defensor bastante poco confiable, puesto que Campanellaya está condenado por herejía. // El 6 de agosto de 1622, el cardenal MaffeoBarberini es elegido papa bajo el nombre de Urbano VIII. (8) El 3 de febrero de1623 Galileo recibe la autorización para publicar su Saggiatore que dedica alnuevo Papa. La obra aparece el 20 de octubre de 1623. Gracias a las cualidadespolémicas (y literarias) de la obra, se aseguró el éxito en la época. No permanecemás que unos meses allí, Galileo se convierte de alguna manera en el representantede los círculos intelectuales romanos en rebelión contra el conformismo intelectualy científico impuesto por los jesuitas. Los años siguientes son bastante tranquilos para Galileo a pesar de los ataquesde los aristotélicos. Aprovecha para perfeccionar su microscopio compuesto(septiembre de 1624), pasa un mes en Roma donde es recibido numerosas veces porUrbano VIII. Este último le da la idea de su próximo libro Diálogo sobre los dossistemas del mundo, obra que presenta de manera imparcial a la vez el sistemaPtolomeo-aristotélico y el sistema copernicano. Encarga escribirla a Galileo.
  • 32. 32
  • 33. 33 Uno de los libros más significativos de Galileo es DIÁLOGO. El grabado delfrontispicio muestra a tres estudiantes de Astronomía, de izquierda aderecha: Aristóteles (384-322 a.C.), Ptolomeo (90-128 d.C.) y Nicolás Copérnico(1473-1543). Ptolomeo tiene una esfera armilar con la TIERRA en su centro,mientras que el modelo de Copérnico soporta un modelo heliocéntrico delsistema solar. En 1626, Galileo prosigue sus investigaciones sobre la estructura del imán. Tambiénrecibe la visita de Élie Dodati, que llevará las copias de sus manuscritos a París. Enmarzo de 1628, Galileo cae gravemente enfermo y está a punto de morir. El añosiguiente, sus adversarios intentan privarle de la asignación que recibe de laUniversidad de Pisa, pero la maniobra falla. Hasta 1631 Galileo consagra su tiempoa la escritura del Diálogo y a intentar que éste sea admitido por la censura. La obrase imprime en febrero de 1632. Los ojos de Galileo comienzan a traicionarle enmarzo y abril. Las posiciones del teólogo valón Libert Froidmont (de la UniversidadCatólica de Lovaina) esclarecen bien todos los equívocos de la condena de Galileo. El 21 de febrero de 1632, Galileo, protegido por el papa Urbano VIII y el granduque de Toscana Fernando II de Médicis, publica en Florencia su diálogo de losMassimi sistemi (Diálogo sobre los principales sistemas del mundo), donde seburla implícitamente del Geocentrismo de Ptolomeo. // El Diálogo es a la vez unarevolución por una parte y un verdadero escándalo por otra. El libro es en efectoabiertamente pro-copernicano - heliocéntrico, ridiculizando audazmente lainterdicción de 1616. (decreto de prohibición) El Diálogo sobre los principales sistema del mundo se desarrolla en Veneciadurante cuatro jornadas entre tres interlocutores: Filipo Salviati, un florentinoseguidor de Copérnico, Giovan Francesco Sagredo, un veneciano ilustrado sintomar partido, y Simplicio, un mediocre defensor de la física aristotélica; unpersonaje que algunos quieren ver inspirado en Urbano VIII.. Pero, mientras que se lereprocha el carácter ostensiblemente peyorativo del nombre, Galileo responde que
  • 34. 34se trata de Simplicio de Cilicia. Muchos autores coinciden en que Galileo noesperaba estas reacciones ni que el papa Urbano VIII reaccionara posicionándosecon ira entre sus enemigos. En estos cuatro días de discusión, Galileo, aunque lo tenía prohibido por eldecreto de 1616, presenta dos nuevas pruebas de carácter experimental yobservacional a favor de la teoría copernicana. La basada en el movimiento delas mareas, errónea, y la basada en la rotación de las manchas solares, acertaday que refutaba tanto la ptolomeica (ya descartada por las fases de Venus), como lade Tycho Brahe, en cuya defensa se habían refugiado los jesuitas del ColegioRomano. Esto motivó la intervención de la Inquisición, que sólo le permitía aGalileo el presentar la teoría como mera hipótesis, y no presentar a su favor, comohizo, las pruebas y los cálculos matemáticos cuidadosamente verificadossobre el sistema copernicano ( heliocéntrico). Para los miembros del Santo Oficioesta exposición de las pruebas era intolerable, al ser contrarias a las divinasEscrituras. Para Galileo, que ya tenía en Roma poderosos enemigos, fundamentalmenteentre los jesuitas del Colegio Romano, especialmente Christopher Steiner yOrazio Grassi, quienes se consideraban la rama intelectual de la Iglesia, yquienes pudieron ser quienes iniciaron el rumor de que el papa Urbano era, enrealidad, el simpático pero poco brillante Simplicio. Esto fue muy perjudicial paraGalileo, pues en Roma era muy conocida la enorme autoestima del Papa. Por otrolado, tampoco ayudó a Galileo el escribir su citada obra Diálogo en lengua vulgar,en vez de hacerlo en el idioma culto utilizado entonces entre los hombres de ciencia,el latín, pues a la Iglesia no le gustaba que las obras (libros) llegarandirectamente al hombre de la calle. El proceso realizado por la Inquisición fue irregular, pues a pesar de que el librohabía pasado el filtro de los censores, se le acusaba de introducir doctrinasheréticas. Puesto que esto dejaba en mal lugar a dichos censores, la acusación
  • 35. 35oficial fue de violar la prohibición por decreto de 1616. Por ello, Galileo fuerequerido para presentarse en Roma lo más pronto posible. Sin embargo, Galileo sehallaba enfermo y sumamente agotado debido al gran esfuerzo desplegado enmeses atrás en la preparación del libro Diálogo. Ya contaba 68 años, por lo que sedemoró en acudir a Roma. Además, de que en esos momentos existía una epidemiade peste en Italia, y aunque presentó certificados médicos alegando estascircunstancias, a finales de diciembre de 1632 fue conminado a acudirinmediatamente de grado o por fuerza. El primer día de Galileo en Roma fue un deprimente y frío domingo, el primero deCuaresma, 13 de febrero de 1633, dos días después de su sesenta y nuevecumpleaños. Durante las primeras semanas no se toma ninguna medida en su contra,lo cual inquieta enormemente a Galileo. Fue una treta deliberada en un plan deUrbano VIII para minar su estado mental. Febrero dio paso a marzo y marzo a abril ymientras tanto Galileo seguía en el Palazzo Firenze del embajador de Toscana. No fue voluntad suya el retrasar el viaje lo prueba el que, debido a la peste, fueraretenido por espacio de 42 días para abandonar la Toscana. Por otra parte,estaba concertado que el trato que recibiera durante el proceso fuese el correcto y,alojado en las habitaciones del palacio de la Inquisición, y recibiendo todas lasatenciones que necesitaba, si bien no sin ningún trato especial distinto al resto deotras personalidades importantes y personas de su condición; es necesariorecordar que Galileo era ya una persona famosa en toda Europa, y el “SantoOficio” lo sabía, tratando de dignificar el trato en este caso en apariencia. Pues losprocedimientos normales eran fríos y brutales. El mejor ejemplo es el tratamiento quese le dio a Giordano Bruno, unas tres décadas antes, fue encarcelado en una celdaapestosa e Infestada de ratas y sometido a repetidas torturas.PRIMERA AUDIENCIA: La primera audiencia ante la Inquisición tuvo lugar el martes, 12 de Abril de 1633,en el palacio del “Santo Oficio”, en el ala sur de San Pedro. Galileo fue escoltado
  • 36. 36desde la embajada por la guardia armada y fue llevado a una sencilla sala. Dentrono había nada más que una mesa de madera y dos sillas. El prisionero estabaobligado a permanecer de pie mientras los dos inquisidores, el comisario VincenzoMaculano y su ayudante, el fiscal Carlos Sinceri estaban sentados. Sobre lamesa había una serie de papeles y una copia del libro Diálogo. A Galileo no fue informado de la naturaleza de los cargos presentados contra él,ni se le dijo quien había presentado dichos cargos. A lo largo de la vista (hubocuatro), Maculano expuso sus preguntas a Galileo en latín y en tercera persona.Las respuestas aparecen en italiano en primera persona. Fueron 21 preguntas lasefectuadas por Maculano y 21 respuestas profusamente esclarecedoras y sincerasde Galileo. Esta primera vista sentó las bases del conflicto. Los inquisidores mencionadoshabían recibido instrucciones de recoger la máxima informa de Galileo. // Y quedóclaro que en esta vista no había ayudado a mejorar la situación; estaba bastanteclaro que Galileo no iba a ponerse de rodillas como muestra dearrepentimiento. El comisario Maculano era un hombre inteligente y astuto yconocía meticulosamente todo el plan del proceso y estaba dispuesto a doblegar aGalileo incluso con los medios que fuesen menester......../
  • 37. 37 Maculano (con vestimenta sacerdotal), leyendo los cargos contra Galileo (de pie). Por Cristiano Banti (1857) El jueves, 28 de abril, el comisario Maculano fue solo directamente a la habitaciónde Galileo del Palacio de la Inquisición y fue brutamente claro con él. // “Si Galileodecidía no colaborar sería necesario aplicarle un mayor rigor en laadministración de justicia y tener menos consideraciones hacia su personapor las consecuencias de este asunto, con amenazas de “torturas” si no lohace (10), y promesas de un trato benevolente, en el caso de colaboración…..”SEGUNDA AUDIENCIA: Dos días después, el sábado 30 de abril, Galileo fue llamado personalmente, porsegunda vez, a la Sala de las Congregaciones ante el comisario Maculano y el fiscalCarlos Sinceri y con la asistencia de los mencionados anteriormente. // Galileo,“que ha pedido ser escuchado y que ha jurado formalmente decir la verdad, fuepreguntado por los padres lo siguientes: “Que exponga lo que desea decir:” Durante varios días he estado pensando de forma continua y directa sobre elinterrogatorio al que fui sometido el día 16 de este mes, y particularmente sobre lapregunta de si hace dieciséis años se me prohibió, por orden del Santo Oficio,
  • 38. 38mantener. apoyar y enseñar de manera alguna la opinión, entonces condenada,del movimiento de la TIERRA y la inmovilidad del SOL. Se me ocurrió releer miversión impresa del Diálago, que no había mirado en los últimos tres años. Queríacomprobar muy cuidadosamente si, contrariamente a mi más pura intención, porun descuido mío, podrían haber salido de mi pluma no solo algo que permitiera alos lectores o superiores detectar un defecto de desobediencia por mi parte, sinotambién otros detalles a través de los cuales alguien pudiera tomarme como untransgresor de las órdenes de la Santa Iglesia. Siendo libre, tras la generosaaprobación de los superiores, para mandar a uno de mis sirvientes o hacerrecodos, conseguí una copia de mi libro, y empecé leerlo con la mayor de losconcentraciones y a examinarlo de la formo más detallada. Al no haberlo visto desde hacía mucho tiempo, lo encontré casi como un libronuevo de otro autor. Ahora, libremente confieso que me pareció en varios lugaresescrita de manera tal que el lector, que no conoce mis intenciones, podría habertenido razones poro creer que los argumentos en favor de la parte falsa que yointentaba refutar, son presentados con tanta fuerza que parecen mas convincentesque disuasorios. En concreto, dos argumentos, uno basado en las manchas solaresy el otro en las mareas, son presentados favorablemente al lector como si fueransalidos y fuertes, en vez de como debería ser para alguien que los estima como noconcluyentes y que pretendía refutarlos. como ciertamente yo deseaba hacerinternamente. Para disculparme a mi mismo por haber caído en un error tan ajeno a miintención, no me basta con decir que cuando uno presenta argumentos contrarioscon la intención de refutarlos, estos deben ser explicados de la manera mas justa yno deben ser presentados como vacíos para desventaja del oponente,especialmente cuando se escribe de forma dialogada. Al no satisfacerme estaexcusa. como ya he dicho, recurrí a esa gratificación natural que todo el mundosiente por su ingenio y por mostrarse como más inteligente que el hombre común,al encontrar inteligencia y argumentos interesantes incluso en favor de falsasproposiciones.
  • 39. 39 No obstante, a pesar de que, usando palabras de Cicerón, «Deseo la gloria másde lo que seria adecuado», si tuviera que escribir los mismos argumentos ahora,no hay duda de que los debilitaría de manera que no pareciera que tienen lafuerza de la que real y esencialmente carecen. Mi error entonces fue, y lo confieso,uno de ambición vanidosa, pura ignorancia e imprudencia. Esto es todo lo quenecesito decir en esta ocasión, y se me ocurrió cuando releía mi libro. Con esto, una vez obtenida su firma y habiéndole hecho jurar silencio, losPadres dieron por finalizada la audiencia. Yo, Galileo Galilei. he testificado lo expuesto anteriormente.----------------. De acuerdo con el informe, a continuación sacaron a Galileo de la habitación,y fue llevado de nuevo a sus habitaciones de Palacio // Horas después, Galileo fuellamado ante Su Reverencia el comisario Maculano para manifestarle que tenía unplazo de ocho días para presentar su defensa por escrito, si así lo deseaba y teníaintención de hacerlo. “Habiendo escuchado lo que Su Reverencia me ha dicho, como respuesta digoque quiero presentar algo en mí defensa, a saber: para mostrar la sinceridady pureza de mi intención, no para excusarme por haber cometido de algunamanera una transgresión, tal como se ha dicho”.TERCERA AUDIENCIA: Diez dios después, el 10 de mayo se convocó uno tercera audiencia. En ésta se le,pidió a Galileo que presentara su defensa escrita a las Inquisidores. Galileo leyó entonces su defensa: En un interrogatorio anterior se me preguntó si había informado alreverendísimo padre maestro del Sacro Palacio sobre la orden que se emitió contramí hace dieciséis años por orden del Santo Oficio, la de “no transmitir, defender oenseñar de modo alguno” la idea del movimiento de la TIERRA y la inmovilidad delSOL y yo contesté “No”. Ya que no se me preguntó la razón por la que no leinformé, no tuve la oportunidad de decir nada más. Ahora me parece necesario
  • 40. 40mencionarlo, para probar la absoluta pureza de mi mente, que siempre se opone ala falsedad. Digo, por lo tanto, que en aquel momento, algunos de mis enemigos estabandispersando el rumor de que yo había sido llamado por el señor cardenalBelarmino para hacerme abandonar algunas de mis opiniones, que debíaretractarme, que había recibido castigos por estas opiniones, etc., y por ello me viobligado a recurrir a Su Eminencia y a rogarle que me diera un certificadoexplicando por qué había sido llamado por él. Recibí este certificado de su propiopuño y letra, y es el que adjunto a la presente declaración. En él se ve claramente que únicamente se me dijo que no debía comentar odefender la doctrina copernicana sobre el movimiento de la TIERRA y lainmovilidad del SOL; pero no se ve muestra alguna de que, aparte de estadeclaración general aplicable a todo el mundo, se me diera ninguna otra ordenespecial. Una vez tuve el recordatorio de este certificado auténtico, escrito a manopor la propia persona que dictó la orden, no volví a pensar más tarde en laspalabras usadas en el citado mandato que se me impuso, que manifestaba que nose puede defender, apoyar, etc.; por lo tanto, las palabras usadas aparte de“defender” y “apoyar”, que he oído que contiene el mandato que se me dio, es decir“enseñar” y “de ninguna manera” son nuevas para mi. Creo que no se debedesconfiar de mí sobre el hecho de que en el transcurso de catorce o dieciséis añosme haya olvidado de ellas, especialmente porque no les presté atención, puesto quetenía el recordatorio escrito. Ahora, si quitamos estas dos frases y nos quedamossolo con las otras dos mencionadas en el certificado adjunto, no hay ningunarazón para dudar de que la orden contenida en ellas sea la misma que la delmandato dictado por orden de la Santa Congregación del Indice. Puesto que mi libro no fue sometido a más censuras que las requeridas por elÍndice, seguí el camino más seguro y más efectivo para protegerlo y purgarlo decualquier traza de blasfemia. Me parece que esto está claro, ya que se lo facilité alInquisidor mayor en un momento en el que muchos libros sobre las mismas
  • 41. 41materias estaban siendo prohibidos con el único argumento de ser contrarios aldecreto anteriormente citado. Por lo que estoy diciendo, creo que puedo esperar firmemente que la idea de quehubiera desobedecido conscientemente y a propósito las órdenes que me fuerondadas sea descartada por sus eminentísimos y prudentísimos señores jueces. Porello, esos errores que se pueden encontrar distribuidos a lo largo de mi libro nofueron incluidos con astucia o falsa intención, sino por la vanidosa ambición ysatisfacción de parecer más inteligente que la mayoría de los escritores populares;este fue un resultado inadvertido de mi forma de escribir, tal)’ como confesé enotra declaración. Estoy preparado para reparar y compensar el daño que estoserrores hayan causado de cualquier manera, sea lo que sea lo que se me ordene ome permitan hacer sus eminentísimos señores. Por último, solo me queda rogar que tengan en cuenta el lamentable estado desalud al que estoy reducido, debido a diez meses de constante ansiedad mental y ala fatiga de un viaje largo y molesto en la peor de las estaciones y emprendido a laedad de setenta años; tengo la sensación de que he perdido los años que mianterior estado de salud prometía. Me anima a hacer esto la fe que tengo en la clemencia y la bondad de corazónde sus eminentísimos señores, mis jueces; y espero que, si su sentido de la justiciadetecta alguna falta entre tantos achaques como adecuada para ser castigada pormis crímenes, ruego la achaquen a mi avanzada edad, que también ruego tenganen cuenta. De la misma manera, quema que tuvieran en cuenta mi honor mireputación frente a las calumnias de aquellos que me desprecian, espero quecuando estos insistan en despreciar mi reputación, mis eminentísimos señoresjueces lo tomen como una prueba de por que me fue necesario obtener delEminentísimo señor cardenal Belarmino el certificado que he adjuntado. ---------Fín----------
  • 42. 42 Como favor especial del papa Urbano VIII, después de esta audiencia Galileofue conducido de vuelta a la embajada Toscana, donde se le permitió permanecerdurante el resto del proceso. Galileo estaba agotado después de su terribleexperiencia y se le llevo inmediatamente a su lecho de enfermo. El embajador,Niccolini, estaba claramente preocupado por su invitado, y en una carta al granduque informó de que Galileo había vuelto de su última audiencia “medio muerto”. Hubo una gran dilación entre esta audiencia y la aparición final de Galileo ante elcomisario Maculano y el fiscal Carlos Sinceri. La razón principal fue simple logística:el Papa no volvió a Roma de su lugar de Vacaciones hasta el 20 de mayo y. cuandolo hizo, estaba absorto en asuntos militares a consecuencia de la guerra de los“Treinta Años”. La primera oportunidad que tuvo de asistir a una reunión del SantoOficio para hablar del proceso contra Galileo fue el jueves 16 de junio. En estareunión se decidió que Galileo debía comparecer una última vez ante sus juecespara aclarar sus intenciones de nuevo. // “No podía permitir simplemente quevolviera a su trabajo ileso y sin restricciones. Los cardenales reunidosconcluyeron que Galileo debía ser humillado públicamente y encarcelado depor vida” CUARTA AUDIENCIA: El informe del juicio nos relata que el 21 de junio, cuatro días después de lareunión del Santo Oficio, el prisionero fue llevado de nuevo al palacio del SantoOficio y se le hizo presentarse ante sus inquisidores, ante los que juró decir laverdad, y los padres le preguntaron lo siguiente:PREGUNTA: Si tiene algo que decir.RESPUESTA: No tengo nada que decir.PREGUNTA: Si apoya o ha apoyado, y durante cuánto tiempo, que el SOL es elcentro del mundo y que la TIERRA no es el centro del mundo sino que se mueve conun movimiento diario.
  • 43. 43RESPUESTA: Hace mucho tiempo, es decir, antes de la decisión de la SantaCongregación del Indice, y antes de que me fuera emitida la orden, no estabaseguro y consideraba las dos opiniones, la de Ptolomeo y la de Copérnico,como discutibles, porque ninguna de las dos — ser cierta por naturaleza. Perodespués de la citada decisión, convencido de la prudencia de las autoridades,mi falta de certeza desapareció, y apoyé, como todavía apoyo, como verdaderae indudable la opinión de Ptolomeo, es decir, la inmovilidad de la TIERRA y elmovimiento del SOL. PREGUNTA: Una vez que se le ha informado de que se presume que ha apoyado lacitada opinión después de ese momento, por la forma y manera usadas paradiscutir y defender dicha opinión en el libro que publicó después de ese momento, eincluso por el mero hecho de haber escrito y publicado el citado libro, se le pideque diga libremente la verdad sobre si apoya o ha apoyado esa Idea.RESPUESTA: En referencia a mi forma de escribir el Dialogo ya publicado. no lohice así porque apoyan la opinión de Copérnico como cierta. En su lugarconsiderando únicamente que estaba haciendo un servicio beneficioso,expliqué las razones físicas y astronómicas que pueden ser argumentadas encada parte; Intenté mostrar que ninguna de estas, ni las que están a favor deesta opinión o de aquella, tenían la fuerza de una prueba concluyente y que,por lo tanto, para proceder con certeza tendría que recurrir a ladeterminación de doctrinas más ingeniosas tal y como puede observarse envarios pasajes del Dialogo. De esta manera, por mi parte, concluyo que noapoyo y que, después de la determinación de las autoridades, no he apoyadola opinión condenada.PREGUNTA: Una vez que se le ha informado de que por el propio libro y por lasrazones argumentadas en favor de la parte falsa, es decir, que la TIERRA se muevey que el SOL esta quieto, se presume que, tal como se ha ya dicho, él apoya laopinión de Copérnico, o al menos que la apoyó en aquel momento, se le informa deque al menos que este dispuesto a decir la verdad, será necesario aplicar todos losrecursos medidas de la ley contra él.RESPUESTA: No apoyo esta opinión de Copérnico, no la he apoyado después deque se me ordenara mediante mandato que abandonara dicha opinión. Por lodemás, estoy en sus manos; hagan como deseen.PREGUNTA: Y se le requirió que dijera la verdad; de lo contrario se recurriría a latortura.RESPUESTA: Estoy aquí para obedecer, pero no he apoyado esta opinióndespués de que se toman aquella decisión, tal y como he dicho. Yo, Galileo Galilei, he testificado como se cita.
  • 44. 44 Y puesto que no se pudo hacer más para la ejecución de la decisión, después dehaber firmado, fue enviado a sus aposentos. // El proceso estaba casi concluido. Sóloquedaba un acto simbólico más: Galileo debía ser llamado ante una congregaciónde cardenales en una sala contigua a la Iglesia de de Santa María sopraMinerva, donde se le haría retractarse públicamente. Era todo por apariencia, porsupuesto: un espectáculo y de escarmiento público..AUDIENCIA CONDENATORIA: Vestido con la toga blanca de los penitentes, Galileo fue conducido a la sala.Delante de él, sentados en semicírculo ocho cardenales junto con sus asistentes yvarios testigos. A partir de aquí, se ruega volver a la página 4 de esta historia dondeestán los textos de la SENTENCIA y ABJURACIÓN a este HONORABLE investigador,científico y matemático como fue Galileo Galilei. // Estos cardenales impíos envida lo condenaron al infierno, pero la ciencia y la verdad lo elevaron a la GLORIA DELA HISTORIA. // La verdad siempre espera en el camino para fulminar lamentira, aunque esta venga del “Santo Oficio”, que, de justo ni de santo nuncatuvo. La Divina Justicia lo habrá enviado al infierno, por incumplir, en todo tiempo,el mensaje de Jesucristo.CARDENALES IMPÍOS Uno de los primeros pecados que conocemos por la BIBLIA, es un pecado contrael quinto mandamiento de la Ley de Dios; el crimen de Caín, que mató a Abel, suhermano. // Entonces mismo quiso Dios que los hombres se diesen cuenta deque ÉL ES EL DEFENSOR DE LA VIDA. “Preguntó el Señor a Caín: ¿Dónde está Abel, tu hermano?. Contestóle: No sé.¿Soy yo, acaso, guardián de mi hermano?. ¿Qué has hecho? – le dijo el Señor -Lo voz de la sangre de tu hermano está clamando a mí desde la tierra. Ahoramaldito serás en la tierra, que abrió su boca para recibir, de la mano tuya,
  • 45. 45la sangre de tu hermano. Cuando la labres, te negará sus frutos y andaráspor ella fugitivo y errante. (Génesis 4, 9-12). Esta misma actitud es la que adopta el Señor con Moisés al entregarle las TABLASDE LA LEY DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS en la cima del monte Sinaí, entre ellos elquinto: “No matarás a tu prójimo”“Sube a mi montaña y quédate allí, por cuanto quiero darte las tablas depiedra y la ley y el mandamiento que tengo que escribí a fin de enseñarlos”(Exodo 24,12). Esta misma Ley fue confirmada por Jesucristo: No penséis que he venido a abolirla Ley de los Profetas. No he venido a abrogarla, sino a consumarla (SanMateo 5, 17) Con el fin de no violentar el Quinto Mandamiento por temor a Dios, losinquisidores del “Santo Oficio” se cuidaban en lo posible no derramar la sangre delos sentenciados a muerte por “herejes”; los quemaba vivos, sin derramar unagota de sangre. // Así actuaron impunemente esos malhechores durante siglos. -----------------------ooo0ooo----------------------, Giuseppe Baretti afirmó que después de la abjuración Galileo dijo la famosafrase «Eppur si muove» (“Y sin embargo se mueve”), pero según Stillman Drake,Galileo no pronunció la famosa frase en ese momento ya que no se encontraba ensituación de libertad y sin duda era desafiante hacerlo ante el tribunal decardenales de la Inquisición. Para Stillman si esa frase fue pronunciada lo fue enotro momento. El texto de la sentencia fue difundido por doquier: en Roma el 2 de julio y enFlorencia el 12 de agosto. La noticia llega a Alemania a finales de agosto, en Bélgicaen septiembre. Los decretos del Santo Oficio no se publicarán jamás en Francia,pero, prudentemente, René Descartes renuncia a la publicación de su Mundo.Muchos, entre ellos Descartes, en aquella época, pensaron que Galileo era la víctima
  • 46. 46de una confabulación de los jesuitas, que se vengaban así de la afrenta sufrida porHorazio Grassi en el Saggiatore. El fin. Galileo permanece confinado en su residencia en su casa de Florenciadesde diciembre de 1633 a 1638. Allí recibe algunas visitas, lo que le permitió quealguna de sus obras en curso de redacción pudiera cruzar la frontera. Estos librosaparecieron en Estrasburgo y en París en traducción latina. En 1636, Luis Elzevier recibe un boceto de los Discursos sobre dos nuevasciencias de la parte del maestro florentino. Éste es el último libro que escribiráGalileo; en él establece los fundamentos de la mecánica en tanto que ciencia y quemarca así el fin de la física aristotélica. Intenta también establecer las bases de laresistencia de los materiales, con menos éxito. Terminará este libro a lo justo, puestoque el 4 de julio de 1637 pierde el uso de su ojo derecho. El 2 de enero de 1638, Galileo pierde definitivamente la vista. // Por suerte, DinoPeri ha recibido la autorización para vivir en casa de Galileo para asistirlo junto conel padre Ambrogetti que tomará nota de la sexta y última parte de los Discursos.Esta parte no aparecerá hasta 1718. La obra completa aparecerá en julio de 1638en Leiden (Países Bajos) y en París. Será leída por las más grandes personalidades dela época. Descartes por ejemplo. enviará sus observaciones a Mersenne, el editorparisino. Galileo, entre tanto, ha recibido la autorización de trasladarse e instalarse cercadel mar, en su casa de San Giorgio. Permanecerá allí hasta su muerte, rodeado de susdiscípulos (Viviani, Torricelli, Peri, etc.), trabajando en la astronomía y otrasciencias. A fines de 1641, Galileo trata de aplicar la oscilación del péndulo a losmecanismos del reloj. Unos días más tarde, el 8 de enero de 1642, Galileo muere en Arcetri a la edadde 77 años. Su cuerpo es inhumado en Florencia el 9 de enero. Un mausoleo seráerigido en su honor el 13 de marzo de 1736 en la iglesia de la Santa Cruz de Florencia.
  • 47. 47 LA IGLESIA EN LOS SIGLOS SIGUIENTES Galileo, especialmente por su obra Diálogo sobre los principales sistemas delmundo (1633), cuestionó y resquebrajó los principios sobre los que hasta esemomento habían sustentado el conocimiento e introdujo las bases del métodocientífico que a partir de entonces se fue consolidando. En el siglo XVII, la teoría del heliocentrismo, suponía cuestionar que los textosbíblicos: como (por ejemplo que la Tierra fuera el centro del Universo-Geocentrismo), fueran válidos para una verdadera ciencia. Las consecuencias nosolo fueron para la teología y la ciencia incipiente, también se produjeronconsecuencias metafísicas y ontológicas, que producirán reacciones de loscientíficos En el siglo XVIII, Benedicto XIV autoriza las obras sobre el heliocentrismo en laprimera mitad del siglo XVIII, y esto en dos tiempos: En 1741, ante la prueba ópticade la órbita de la TIERRA, hizo que el Santo Oficio diese al impresor la primeraedición de las obras completas de Galileo, y en 1757, las obras favorables alheliocentrismo fueron autorizadas de nuevo, por un decreto de la Congregacióndel Índex, que retira estas obras del Index Librorum Prohibitorum. (Indice librosprohibidos). En el siglo XX, homenaje y rehabilitación. A partir de Pío XII se comienza a rendirhomenaje al gran sabio que era Galileo. En 1939 este Papa, en su primer discurso a laAcademia Pontificia de las Ciencias, a pocos meses de su elección al papado,describe a Galileo “el más audaz héroe de la investigación ... sin miedos a lopreestablecido y los riesgos a su camino, ni temor a romper los monumentos”.Su biógrafo de 40 años, el profesor Robert Leiber, escribió: “Pío XII fue muy cuidadoso en no cerrar ninguna puerta a la cienciaprematuramente. Fue enérgico en ese punto y sintió pena por el caso deGalileo”.
  • 48. 48 En 1979 y en 1981, el papa Juan Pablo II encarga una comisión de estudiar lacontroversia de Ptolomeo-Copérnico de los siglos XVI y XVII. El 31 de octubre de1992, Juan Pablo II rinde una vez más homenaje al sabio durante su discurso a lospartícipes en la sesión plenaria de la Academia Pontificia de las Ciencias. En élreconoce claramente los errores de ciertos teólogos del siglo XVII en el asuntoy pidió perdón por los errores que hubieran cometido los hombres de la Iglesiaa lo largo de la historia. En el caso Galileo propuso una revisión honrada y sin prejuicios en 1979, pero lacomisión que nombró al efecto en 1981 y que dio por concluidos sus trabajos en 1992,repitió una vez más la tesis que Galileo carecía de argumentos científicos parademostrar el heliocentrismo y sostuvo la inocencia de la Iglesia como institución y laobligación de Galileo de prestarle obediencia y reconocer su magisterio, justificandola condena y evitando una rehabilitación plena. El propio cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de laFe, lo expresó rotundamente el 15 de febrero de 1990 en la Universidad romana de LaSapienza, cuando en una conferencia hizo suya la afirmación del filósofo agnósticoy escéptico Paul Feyerabend: “La Iglesia de la época de Galileo se atenía más estrictamente a la razónque el propio Galileo, y tomaba en consideración también las consecuenciaséticas y sociales de la doctrina galileana. Su sentencia contra Galileo fuerazonable y justa, y sólo por motivos de oportunismo político se legitima surevisión” Esta declaración injusta será objeto de una fuerte polémica cuando en el año2008 el ya papa Benedicto XVI tenga que renunciar a una visita a la Universidadde La Sapienza de Roma. // Es habitual en Ratzinger la cita de autores, a prioricontrarios a las posturas de la Iglesia, para reforzar sus tesis, de la misma forma quecita a Paul Feyerabend al que califica de “filósofo agnóstico y escéptico”, citatambién al que califica de “marxista romántico” Ernst Bloch para justificarcientíficamente, acogiéndose a la teoría de la relatividad, la corrección de la
  • 49. 49condena a Galileo no solamente contextualizada en su época sino desde lanuestra. El Santo Oficio prohibió en 1633 el Diálogo sobre los principales sistemas delmundo, texto escrito en 1632 por Galileo y le condenó a la cárcel, pero sin que secumpliera la sentencia que no fue ratificada por el papa Urbano VIII. En relación alas aportaciones científicas de Galileo, además de a las realizadas por NicolásCopérnico y Johnnes Kepler, es frecuente referirse a ellas como una revolucióncientífica en la astronomía que inició la ciencia moderna (caracterizada por lamatematización, el mecanicismo y la experimentación) y supuso un cambio deparadigma tanto en la astronomía (paso del sistema geocentrismo al sistemaheliocentrismo) como en modo de trabajo en otras disciplinas que se fundamentóen el método científico. El estudio de los trabajos experimentales y de las formulaciones teóricas deGalileo es importante, sin embargo, no sólo para conocer el origen de la filosofíanatural moderna sino también para comprender el modo como se pasa de unparadigma conceptual a otro. Por este motivo Galileo es un caso ejemplar, cuyoexamen detallado lleva a replantear los problemas capitales de la teoría científica,la filosofía de la ciencia y la epistemología, Para Stephen Hawking, Galileoprobablemente sea, más que cualquier otro, el máximo responsable del nacimientode la ciencia moderna; Albert Einstein lo llamó padre de la ciencia moderna. Joseph Ratzinger, ya como Papa, había sido invitado a participar de laceremonia de inauguración del curso académico prevista para el 17 de enero de2008, pero tuvo que renunciar ante la protesta iniciada unos meses antes por 67profesores de la Universidad de La Sapienza y apoyada después por numerososprofesores y estudiantes para declararle persona non grata. El claustro deprofesores no aceptaba la posición “medieval” del papa Benedicto XVI ante lacondena de Galileo y condenaba las afirmaciones que había realizado en eldiscurso público pronunciado por dicho Papa en la Universidad de La Sapienza en1990.
  • 50. 50 Al inicio de una cierta armonía entre la Ciencia e Iglesia, 376 años después desu condena y la prohibición de sus libros, y aprovechando los eventos del Año de laastronomía, el Vaticano celebró el 15 de febrero de 2009 una misa en su honor. Lacelebración, fue oficiada por monseñor Gianfranco Ravasi y estuvo promovida porla Federación Mundial de Científicos; la Santa Sede deseaba hacer pública laaceptación del legado del científico dentro de la doctrina católica. En 2009, dentro de la celebración del Año Internacional de la Astronomía, la SantaSede organizó un congreso internacional sobre Galileo. En marzo se presentó enRoma el libro escrito en italiano Galileo y el Vaticano, que ofrece un «juicio objetivopor parte de los historiadores» para comprender la relación entre el granastrónomo y la Iglesia. Al presentar el libro, el presidente del Consejo Pontificio parala Cultura, el arzobispo Gianfranco Ravasi consideró que esta obra facilita a laIglesia comprometerse «en una relación más vivaz y calmada con la ciencia». En julio se presentó una nueva edición sobre las investigaciones del procesorealizado a Galileo. El nuevo volumen se titula I documenti vaticani del processodi Galileo Galilei (Los documentos vaticanos del proceso de Galileo Galilei),Archivo Secreto Vaticano. La edición ha ido a cargo del prefecto del ArchivoSecreto Vaticano, monseñor Sergio Pagano. ----------------------------------ooo0ooo-----------------------------------.NOTAS:1).- Tartaglia (1499-1557), matemático autodidacta italiano2).- Euclides (330-275 a. C), matemático y geómetra famoso griego. Escribe losElementos, donde se sistematiza toda la geometría conocida hasta entonces.3).- Pitágoras de Samos (580-495 a.C) filósofo y matemático griego. Crea laescuela de pensamiento pitagórico.4).- Platon (427-347 a.C) filósofo griego, seguidor de Sócrates y maestro de Aristóteles y fundador de la Academia.
  • 51. 515).- Arquímedes (287-212 a. C) físico, matemático, inventor y astrónomo griego. Suidea del cálculo del área poligonal, al aumentar el número de lados, demanera sutil, llega a la generación práctica de la integral definida.6).- Dante Alighieri (1265-1321) poeta florentino; su obra maestra: La DivinaComedia7).-Claudio Ptolomeo (90-168 d. C), Astrónomo, geométrico y matemático griego.8).-Johannes Kepler (1571-1630) astrónomo y matemático alemán, conocido porsus tres leyes sobre el movimientos de los planetas en su órbita alrededor delSOL9).- El Cardenal Belarmino (1542-1621) fue arzobispo, inquisidor y cardenal de laCompañía de Jesús, que defendió la fe y la doctrina católica durante y después de laReforma Protestante, por lo que fue llamado el “MARTILLO DE LOS HEREJES”. Fuebeatificado y canonizado por el para Pío XI en1930, y en 1931 fue declarado doctorde la Iglesia Católica. Quemó vivo en hoguera a Giordano Bruno por “hereje”. En 1598, se le encarga la dirección del proceso de la Inquisición contra GiordanoBruno, quien tras su negativa y reiterada a retractarse de sus ideas sobre losmúltiples sistemas solares y la infinitud del Universo, pasaría ocho años enprisión y después lo sacaron para quemado vivo en la hoguera). En 1616 el Santo Tribunal hace un análisis de la teoría heliocéntrica expuesta porNicolás Copérnico y que empezaba a tener mucha fama en el ámbito científico,filosófico y teológico. De acuerdo a la experiencia cotidiana y por ciertos fragmentosde la Sagrada Biblia, se llegó a la conclusión de que esta teoría, aunque no eraherética, era contraria a las Escrituras y falsa en la filosofía, por eso, elCardenal Belarmino comunica, poco después, se haga firmar a Galileo, para noexponer su teoría como verdad absoluta, sino como una hipótesis, puesto que laspruebas todavía no se asentaban a su favor.(¿?).10).- Galileo se vio obligado a abjurar del sistema heliocéntrico bajo la amenazade someterle a torturas, tal como le amenazó el jueves, 28 de mayo de 1633 elcomisario Maculano. // A Galileo, si no hubiese sido por el edicto del papa UrbanoVIII ordenando su arresto domiciliado en Toscana, sus huesos quizás hubieran vistola hoguera de cerca.Blog divulgativo -----------------------ooo0ooo------------------------.
  • 52. 52Trazas de la Historia Científica // Versalles, 26 de abril de 2010 Víctor Manuel Cortijo Rubín de Celis

×