Your SlideShare is downloading. ×
Paradigmas de-psicologia-de-la-educacion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Paradigmas de-psicologia-de-la-educacion

3,361

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
3,361
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
37
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011Reseña pp. 57-63. ISSN 1870-428X Paradigmas en psicología de la educación Miryam Estrada MoralesHernández Rojas, Gerardo. (2006). Paradigmas en psicología de la educación. México: Editorial Paidós EducadorMexicana, S. A.El libro que aquí se reseña, pre- constructivista psicogenético mas vigentes en la psicología desenta las siguientes particulari- (piagetiano) y el sociocultural la educación… invitar al lector a explorarlos y abrir la posibilidaddades: Edición 01 por la Edito- (vigotskyano). En cada uno de de realizar una reflexión profundarial Paidós, publicado en 1998. los paradigmas, el autor desen- y entablar debates posteriores…Clasificación: Psicología edu- traña las propiedades de orden: se pretende desarrollar un marcocativa, y contiene 267 págs. La teóricas, epistemológicas y interpretativo y heurístico queestructura del libro está consti- metodológicas. En este desen- permita ulteriores análisis, mayortuida por dos partes. trañamiento, Hernández Rojas profundización y que impulse el debate y la discusión (Hernández, En la primera parte del li- devela, además de la descripción 2006: p. 12).bro se despliega la singularidad conceptual de cada paradigma,–histórica y epistemológica– los traslados e implicaciones Hernández Rojas señala que lade la disciplina psicología de la que, con base en cada paradig- psicología de la educación exa-educación. Esta primera parte ma, se aplican en las aulas esco- mina la configuración de los es-se integra por tres capítulos. El lares y, sobre todo, en el clima cenarios y las actividades en quecapítulo uno bosqueja el origen de éstas que permea según cada tienen lugar las relaciones en-y desarrollo de la psicología de paradigma. tre los actores de la educación,la educación. En el capítulo dos A manera de epílogo: “Algu- al igual que el efecto que sobrese leen las diferencias episte- nas notas que habían quedado dichas relaciones tienen los dis-mológicas que la psicología de en el tintero”, el autor agrega tintos estilos de enseñanza, losla educación merece. En el ter- comentarios referentes a pro- modelos de disciplina escolar,cer capítulo se hace la introduc- blemáticas imbricadas en cuanto los sistemas de comunicaciónción y el abordaje conceptual a los paradigmas en la psicología en el aula, el uso del poder y eldel constructo “paradigma” que de la educación. En este epílogo clima socio-afectivo en que seserá estudiado en las siguientes precisa sobre el paradigma dog- desarrolla la vida escolar.partes del libro. ma y sus adeptos. Con base en lo antes señalado, La segunda parte está confor- Con respecto al objetivo del li- se puede afirmar que existe unamada por cinco capítulos, que bro, el autor expresa: relación entre el currículo esco-escudriñan, respectivamente,cinco paradigmas: conductis- El objetivo… consiste en señalar lar, los métodos de enseñanza yta, humanista, cognitivo (pro- las características esenciales y dis- las pautas de convivencia que tintivas de los principales paradig- se generan en una escuela y suscesamiento de información), 57 Facultades de Pedagogía
  • 2. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011pp. 57-63. ISSN 1870-428X Paradigmas en psicología de la educaciónimplicaciones en la vida cotidi- bales y simbólicos a los alumnos tenta adivinar la demanda delana de la misma. (Hernández, 2006: p. 95). docente para dar respuestas Para efectos de la presente re- exactas y unívocas que el do-seña, me ocupo de cuatro para- Por otro lado, el estudiante es cente espera ante sus preguntasdigmas: conductista, humanista, concebido como un objeto, que cerradas y sin posibilidad para lasociocultural y dogma (sic), en no ha de procesar el objeto de reflexión.virtud de considerar que son los conocimiento, sólo interesa sumás relevantes en las relaciones conducta observable. Su desem- 2. Paradigma humanistaentre los actores de la enseñanza peño puede ser arreglado desde Desde la psicológica de la edu-en el aula: docente y estudiantes. el exterior, no tiene posibilidad cación, el autor afirma que el alguna de que le sean reconoci- paradigma humanista cubre as-1. Paradigma conductista dos sus afectos, intereses y va- pectos que el paradigma con-El paradigma conductista se lores particulares. En este sen- ductista no ha contemplado.ocupa del estudio de la conducta tido, se asume como una postura Además del cognitivo, reconoceobservable, es decir, desde el que fragmenta al estudiante. tres aspectos: 1) el dominiomundo de lo aparente. La con- En esencia, lo que importa socio-afectivo, 2) relaciones in-cepción de la enseñanza es bajo la desde este paradigma es: terpersonales y 3) valores en losperspectiva de la reproducción, escenarios educativos.la copia literal de los “saberes” Identificar de un modo adecuado Este paradigma aprecia que los determinantes en las conductasdel docente. El aprendizaje es la personalidad humana está en que se desea enseñar, el uso efi-concebido como la evidencia caz de técnicas o procedimientos proceso de desarrollo, que esdonde el alumno adquiere, in- conductuales y la programación de una totalidad y que ha de ser es-crementa o reproduce un reper- situaciones que conduzcan al ob- tudiada en el contexto interper-torio conductual, para lo cual es jetivo final (la conducta terminal) sonal y social. Los soportes epis-necesario utilizar procedimien- (Hernández, 2006: p. 96). temológicos de este paradigmatos como el reforzamiento y, en son las corrientes filosóficas: ex-algunas ocasiones, el castigo. La visión educativa desde el istencialismo y fenomenología. El rol del docente se ex- paradigma conductista ofrece El existencialismo considera quepresa en una serie de arreglos un panorama cerrado, rígido y el ser humano es libre de crearpara controlar estímulos a fin fijo por un currículo predeter- su propia personalidad a travésde enseñar, por ello, se le exige minado, donde el papel central de sus propias elecciones o de-manejar hábilmente los recur- lo tiene el docente quien ejerce cisiones y que éstas continua-sos conductuales para lograr el control, demandando que el mente las toma conforme se leuna enseñanza eficiente y, sobre estudiante responda “exacta y van presentando retos y dilemastodo, el éxito del aprendizaje de correctamente” en actitud de de la vida misma.sus alumnos. Desde esta pers- obediente sometimiento. Desde la fenomenología, sepectiva, el docente es: La dinámica escolar consiste aprecia que: en que el estudiante tiene una … alguien que presenta constante- parte pasiva y únicamente in- mente modelos conductuales, ver- … los seres humanos se con-58Universidad Veracruzana
  • 3. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011Miryam Estrada Morales pp. 57-63. ISSN 1870-428X ducen a través de sus propias primordiales de este enfoque es hacia el estudiante, creando un percepciones subjetivas y, en es- la consideración de que el desa- clima social básico que posibilita encia, la gente responde no un am- rrollo de un individuo no ha de un intercambio comunicativo biente objetivo, sino al ambiente tal y como lo perciben y com- basarse en deteriorar el desa- académico y emocional. Re- prenden… para estudiar al otro en rrollo de otro individuo, lo que curre a las estrategias o técnicas sus procesos psicológicos es nece- implica que un programa educa- de enseñanza como: construir sario comprender su problemática tivo ha de coadyuvar al cimiento problemas, reflexionar e iden- desde su punto de vista (tal como y a la dignidad de cada sujeto tificar alternativas de solución. éste la percibe) y no desde un pun- to de vista externo o ajeno que lo implicado. Mientras que el docente se in- pretende estudiar “objetivamente” Desde la influencia de Rogers, teresa en el estudiante como un (Hernández, 2006: p. 103). la educación se va orientando ser total, procurando desarro- hacia la creación de contextos llar su propia sensibilidad haciaEntre los supuestos teóricos del pertinentes para potencializar la las percepciones, sentimientosHumanismo, el que se enfoca expresión y desarrollo de habili- y sensibilidad de sus estudian-con énfasis es el concepto de dades afectivas. Esta perspectiva tes; se opone a las posturas au-Hombre, que bien puede lla- educativa sostiene que el cu- toritarias, egocéntricas y demarse “persona” o “sí mismo” rrículo se abre para que el papel suma directividad; promueve(self). Este concepto es central central no lo tenga el docente, un clima de confianza en el aula.sobre el cual todos los procesos sino que reconozca la interac- La aspiración puede ser que ely estados psicológicos parten ción con el estudiante, quien aula se visualice como un es-para la integración del mundo puede iniciar o responder de pacio menos amenazador, parasubjetivo. El hombre es un ser acuerdo con su propia subjetivi- que el estudiante pueda ex-que vive en relación con otras dad y en la confianza de su pro- presar sus temores y sus sen-personas y actúa en el presente, pio reconocimiento y respeto. timientos de incapacidad, dondecon base a lo que fue en el pa- En este paradigma, el estu- también aprenda a reconocersado y proyectándose para el fu- diante es apreciado como un sus aciertos y desaciertos. Enturo. ser singular y que dicha singu- este contexto, se concibe que En oposición a las metodolo- laridad durante el desarrollo el aula sea un espacio de ma-gías cuantitativas y objetivistas, del currículo ha der ser acepta- yor apertura, que en el para-el paradigma humanista propone da, además de reconocida, ya digma conductista es cerradouna interpretación subjetiva para que valora que éste posee una y rígido. El docente promueveel estudio de las metodologías necesidad personal de crecer y la participación, donde cabenescolarmente utilizadas. de desarrollar su propia perso- respuestas abiertas ante pregun- El paradigma humanista nalidad, por lo que participa con tas abiertas y no unívocas.orienta la enseñanza hacia la sus afectos, intereses y valores El aprendizaje se desarrollacompresión del estudiante como particulares, y no exclusiva- de manera experiencial a par-persona y en advertir los signifi- mente con su cognición. tir de que el estudiante pone encados de sus propias experien- El docente tiene un rol cen- juego su totalidad, es decir, suscias. Una de las características tral en su relación de respeto procesos cognitivos y afectivos, 59 Facultades de Pedagogía
  • 4. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011pp. 57-63. ISSN 1870-428X Paradigmas en psicología de la educaciónpartiendo de su participación influir en los demás y para com- ternalización progresivo y queabierta, activa y no impuesta prender la realidad circundante, considera una serie de transfor- luego se utiliza para influir enpor el docente. Se desarrolla al maciones, éstas son: uno mismo a través de su inter-interior de un espacio y de un nalización (Hernández, 2006: pp.clima de respeto, comprensión 221-222). Una operación que inicialmentey apoyo. Parte de considerar representa una actividad exter- na se reconstruye y comienza aque el aprendizaje promovido es El paradigma sociocultural es- suceder internamente.más perdurable y profundo que tudia la memoria como función Un proceso interpersonal quedalos aprendizajes sustentados en psicológica, dividiéndola en dos transformado en otro intraperson-la repetición, memoria literal y tipos: el primer tipo llamado al… toda función aparece dos ve-acumulación de conocimientos ces: primero, a nivel social, y más memoria primaria o involun- tarde, a nivel individual; primeroque se reciben sin pasar por la taria; el segundo tipo se refiere entre personas (interpsicológica)reflexión o selección del sentido a la memoria voluntaria. La me- y, después, en el interior… (in-personal del aprendizaje. moria involuntaria se refiere a la trapsicológica) (Hernández, 2006: Cabe acotar que al interior memoria sensorial que está de- p. 225).de esta perspectiva, el docente terminada biológicamente don-no trabaja con recetas y atiende de se identifican los procesos Lo anterior quiere decir que lascreativamente los desafíos que perceptivos; es una memoria experiencias percibidas social yse le presentan en el proceso que actúa no conscientemente, externamente han de pasar alde enseñar, desde la mirada de que es casi memoria automática plano interior del sujeto. Expre-comprender el clima de trabajo y que se determina por sistemas sado de otra manera, el procesoen el aula. De lo anterior, se de- sensoriales. En contraparte, la de desarrollo psicológico indi-riva que los programas educa- memoria voluntaria puede ser vidual está en conexión con lostivos son más flexibles, con un regulada consciente y volun- procesos socioculturales y loselemento central: la interacción tariamente para mejorar el re- procesos educacionales.abierta entre docente y estu- cuerdo.diantes. De hecho, la postura vigotskyana En este contexto, el para- señala explícitamente que no es digma sociocultural reconoce la posible estudiar ningún proceso de3. Paradigma sociocultural “genética general del desarrollo desarrollo psicológico al margenReconoce la influencia y las rela- cultural”, la cual consiste en que del contexto histórico-cultural enciones entre el contexto socio- cualquier función psicológica que está inmerso… (Hernández,histórico, cultura, educación y 2006: pp. 229-230). aparece dos veces en dos di-psiquismo. Asume la importan- mensiones distintas. La primeracia de la psicología y la concien- dimensión se refiere a lo social El paradigma sociocultural afir-cia. Reconoce el valor de len- interindividual o interpsicológi- ma que:guaje: co y la segunda hace referencia … los espacios institucionales a lo intraindividual o intrapsi- diseñados ex profeso… con la El lenguaje… se usa primero con cológico. La explicación de esta intención de negociar los currícu- fines comunicativos sociales para los culturales (específicos) son las ley considera un proceso de in-60Universidad Veracruzana
  • 5. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011Miryam Estrada Morales pp. 57-63. ISSN 1870-428X escuelas. A través de esas institu- “paradigma dogma”, en el que la educación y las dimensiones ciones se transmiten y recrean los sus afiliados se vuelven puristas teórico-académicas y tecnológi- saberes acumulados y organizados (Hernández, 2006: p. 248), en co-práctica de las ciencias de la culturalmente que se consideran legitimados…; son también los tanto que un paradigma dogma educación. contextos más propicios donde se se ha colocado en un pedestal, A modo de conclusiones per- entretejen los procesos de desa- impacta al interior de las ins- sonales, manifiesto lo siguiente: rrollo cultural-social con los de tituciones educativas –tanto desarrollo personal… (Hernán- en lo académico como en lo La lectura de este libro es útil dez, 2006: p. 230). político– al desarrollar actitudes para los educadores o los profe- autoritarias, déspotas y descali- sionales que se dedican a la do-El estudiante es apreciado como ficadoras. Lo anterior se va ma- cencia, ya que pone de relieveun ser social y, como tal, es pro- nifestando a través de su pre- que cada paradigma “dispara”ducto y protagonista de las in- sencia hegemónica, donde las prácticas educativas o docentesfinitas interacciones sociales al instituciones inculcan doctrinas que es recomendable conocer,interior de la educación formal. a los docentes quienes se aferran con el fin de estar al corrienteReconoce también que en los a este sistema de creencias como con el paradigma en que cadasaberes se: la única verdad absoluta y sin ad- educador o docente está insta- … entremezclan procesos de misión de otras posibilidades. lado –quizá estacionado– en su construcción personal y procesos En el Epílogo del libro, se respectiva práctica. auténticos de construcción en co- encuentran, a modo de refle- El conocimiento de los dife- laboración con los otros que inter- xiones, las propias conclusiones rentes paradigmas en psicología vinieron, de una o de otra forma, del autor, orientadas hacia cua- de la educación que “bañan” en ese proceso (Hernández, 2006: tro cuestiones: a) La existente la práctica educativa y do- p.232). crítica entre los paradigmas cente, potencia no sólo el rivales ha contribuido y ben- conocimiento, sino también elSe reconoce que el docente eficiado al esclarecimiento con- reconocimiento y la reflexiónejerce influencia sobre los es- ceptual de los mismos; b) Los respecto de los tipos de tra-tudiantes a través de los instru- discursos teóricos y prácticos de tos que entre los actores de lamentos socioculturales que son la disciplina psicoeducativa han educación se convocan segúnaceptados y se valoran formal- gestado un dogmatismo, inte- cada paradigma en particular.mente, impactando con ello el gración o mezcla paradigmática; Hernández Rojas, a travéssistema de creencias de los es- c) El uso eterno y entronizado de este libro, induce al interéstudiantes. En esta perspectiva se de posturas paradigmáticas, así sobre las diversas singularidadesda valor a los eventos sociocul- como las alianzas entre grupos de cada paradigma y provoca aturales que ocurren de afuera de poder ha desplegado la pre- la cavilación respecto del para-(aula) hacia dentro (emoción). sencia de carácter político en digma que hay como “telón de eventos y publicaciones educati- fondo” en cada práctica educa-4. Paradigma-dogma vas; y d) Es recomendable crear tiva o docente.Hernández Rojas plantea el vínculos entre la psicología de Esta obra estimula a la asun- 61 Facultades de Pedagogía
  • 6. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011pp. 57-63. ISSN 1870-428X Paradigmas en psicología de la educaciónción de un paradigma congruen- educación tiene implicaciones y escrito; los procesos cognitivos,te entre el discurso teórico y la consecuencias entre sus actores. metacognitivos y autorregu-práctica educativa. Sobre el análisis de estas conse- ladores en la situación escolar. Este libro amplía la perspec- cuencias, creo, hay mucho cami-tiva sobre la educación y sobre no por recorrer. Otras publicaciones del autor:la docencia en tanto que haceexplícito que cada paradigma A modo de apéndice, presento Libros:detona un tipo de trato y vín- algunos datos biográfico-profe- Díaz Barriga, Frida y Hernández Ro- jas, Gerardo. (1999). Estrategias do-culo con y entre los actores de la sionales de Gerardo Hernándezeducación, implicando con ello Rojas y sus principales publica- Una interpretación constructivista. Mé-un clima de trabajo escolar, pero ciones. xico, McGRAW-HILL.también un clima socio-afectivo. Este texto devela las conse- Su formación de posgrado re- Hernández Rojas, Gerardo. (2006) Miradas constructivistas en psicología de lacuencias de una práctica educa- fiere a estudios en Maestría en educación. México. Paidós. 1ª. Edición.tiva, según esté instalada (cons- Psicología de la Educación yciente o inconscientemente) en Doctorado en Psicología de la Artículos:un paradigma en particular, o Educación y Desarrollo por la Desde hace más de una década, el Dr.bien, en diferentes –y quizá con- Facultad de Psicología de la Uni- Gerardo Hernández Rojas ha publica-tradictorios paradigmas. versidad Nacional Autónoma de do artículos en diferentes revistas es- El escudriñamiento de cada México (UNAM). Es profesor e pecializadas en educación. Los artícu- los más relevantes de su producciónparadigma por Hernández Ro- investigador de tiempo com- son:jas perturba la práctica ingenua, pleto en la Coordinación deque ha invadido la educación y la Psicología Educativa de la Fa- (1999). “La zona de desarrollo próx-docencia empírica al realizarse cultad de Psicología de la UNAM. imo. Comentarios en torno a su usosin soportes teóricos y episte- Pertenece al Sistema Nacional en los contextos escolares”,mológicos. de Investigadores, nivel 1. Como educativos, 85-86, vol. 21, pp. 46-71. México. Finalmente, recomiendo a los docente, ha impartido cátedraeducadores o profesionales de- en variadas asignaturas en licen- (2005). “La comprensión y la com-dicados a la docencia, la lectura ciatura y en posgrado en diver- posición del discurso escrito desde elde este libro para poder –desde sas instituciones universitarias. paradigma histórico–cultural”,las miradas paradigmáticas– ob- Las líneas de investigación que Educativos, 107, vol. 27, pp. 85–117.servar las relaciones que se esta- desarrolla el autor son: Episte- México.blecen en el aula y en la escuela mología de la psicología de la (2005). “La psicología de la educacióny los climas educativos que éstas educación; modelos conceptu- como disciplina y profesión. Entrevis-detonan. ales y estrategias de autorregu- ta con César Coll”. REDIE. Revista Elec- Para cerrar la presente reseña lación para la comprensión y trónica de Investigación Educativa, 1, vol.crítica, me parece inevitable ha- producción de textos en la niñez 7. México. (En co-autoría con: F. Díaz Barriga Arceo y M.A. Rigo Lemini).cer la siguiente acotación: todo y la adolescencia, la compren-paradigma psicológico en la sión y composición de discurso (2007). “Una reflexión crítica sobre62Universidad Veracruzana
  • 7. Pampedia, No.7, julio 2010-junio 2011Miryam Estrada Morales pp. 57-63. ISSN 1870-428Xel devenir de la psicología de la edu-cación en México”117, vol.29, pp. 7-40. México.(2008). “Promoción de habilidadesmetacognitivas de la comprensiónlectora en estudiantes de bachillerato,por medio de una variante de la en-señanza recíproca”, Psicología y Edu-cación, 3, vol. 2. enero-junio. México.(2008). “Teorías implícitas de lecturay conocimiento metatextual en estu-diantes de secundaria, bachillerato yeducación superior”. Revista Mexicanade Investigación Educativa, 38, vol. 13,pp. 737-771. México.(2008). “Los constructivismos y susimplicaciones para la educación”, Per- 122, vol. 30, pp. 38-77. México.Recibido: 27 de abril de 2011Dictaminado: 4 de julio de 2011Segunda versión: 9 de agosto de 2011Aceptado: 27 de agosto de 2011 63 Facultades de Pedagogía

×