Your SlideShare is downloading. ×
Libro ponencias del ix congreso reladefa 2013
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Libro ponencias del ix congreso reladefa 2013

770
views

Published on


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
770
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. IXLatinoamericanode DerechoForestalAmbientalCongresoLibro dePonenciasdel
  • 2. IXLatinoamericanode DerechoForestalAmbientalCongresoLibro dePonenciasdelOrganizado por:
  • 3. Autor:Red Latinoamericana de Derecho Forestal - Ambiental (RELADEFA)Auspiciado por:Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (OSINFOR)Editor:Diana Lucía Alvarez NeyraColaboración externa de:Francisco Neira Martinez, Franz Javier Rivero Arce, Mgter. Alba Esther de Bianchetti, María Eugenia SenosiainVerrastro, Ximena Ugarte Trangay, Teresa Gally, Clara María Minaverry, Dr. Samuel José Francke Campaña,Juan Carlos Medrano, Ramón Rivero, Bertha Luz Alvarado Castro, Germán Ríos Arias, Wilson Rocha, WalterBenjamín Rivera Coria, Siu Lang Carrillo Yap, Manuel Alejandro Minaya, Andrea Bedregal, Carmela Arce Urrea,Gisela Hernández Angeles, Hector Herebia Valiente, Carmen Paz Medina Parra, María Cristina Puente Salinas,Jaqueline de Paula Heimann y Elfin Oscar Rafael García Rivas.Diseño y diagramación:Segundo E. Moreno PachecoImpresión:Punto y Grafía S.A.C.Av. Del Río 113 Pueblo LibreTelf.: 332-2328Hecho el deposito legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2013-07647IX Congreso Latinoamericano de Derecho Forestal Ambiental
  • 4. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental3ÍNDICEPRESENTACIÓN por Rolando Navarro Gomez .............................................................................................................. 5PRÓLOGO por Hugo Che Piu .............................................................................................................................................. 7Eje Temático 1: Cambio Climático1.- Legislación forestal de Chile contiene un sistema de pagos por servicios ambientales yconsecuentemente contribuye a mitigar los efectos del cambio climático por Francisco NeiraMartinez...................................................................................................................................................................................................... 92.- Política nacional de cambio climático en Bolivia. Apuntes para el análisis y la construcción depropuestas por Franz Javier Rivero Arce................................................................................................................................ 173.- Aportes del derecho forestal al cambio climático por Mgter. Alba Esther de Bianchetti........................ 214.- Límites en la gobernanza forestal ambiental por María Eugenia Senosiain Verrastro............................... 245.- Adaptación al cambio climático en el sector forestal por Ximena Ugarte Trangay.................................... 276.- Protección del recurso forestal, buenas prácticas agrícolas y la legislación ambiental en Argentinapor Teresa Gally y Clara María Minaverry................................................................................................................................ 307.- El enfoque de manejo adaptativo de cuencas hidrográficas con énfasis en servicios ambientalesante escenarios inciertos de cambio climático, en el marco de una legislación forestal flexible ydiversificada por Dr. Samuel José Francke Campaña..................................................................................................... 35Eje Temático 2: Pueblos Indígenas8.- Hacia el manejo integral de bosques. Una construcción de la visión y los alcances en Bolivia porJuan Carlos Medrano.......................................................................................................................................................................... 429.- Libre determinación indígena y gestión forestal no lucrativa por Ramón Rivero........................................ 4410.- Avances en la regulación del manejo forestal comunitario y desafíos en su promoción en Perúpor Bertha Luz Alvarado Castro................................................................................................................................................... 5011.- Derechos del campesinado en las reservas forestales. Aportes al proyecto de ley de tierras ydesarrollo rural por Germán Ríos Arias.................................................................................................................................... 5212.- Gestiónterritorialindígena:acciónefectivadeluchacontraelcambioclimáticoyladeforestación“programa COMSERBO pando”por Wilson Rocha .......................................................................................................... 5613.- Nuevos roles de los pueblos indígenas como actores productivos vinculados sector forestal enBolivia por Walter Benjamín Rivera Coria............................................................................................................................... 6114.- El derecho a la tierra y a los recursos forestales de las comunidades indígenas amazónicas deBolivia y Colombia por Siu Lang Carrillo Yap....................................................................................................................... 65
  • 5. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental4Eje Temático 3: Gobernanza Forestal15.- La participación como mecanismo para promover gobernanza forestal en un enfoquemulticriterial por Manuel Alejandro Minaya ....................................................................................................................... 7116.- Autonomía legislativa y el cambio climático en un escenario de gestión de riesgos por AndreaBedregal...................................................................................................................................................................................................... 7317.- Participación dentro del eje de gobernanza forestal por Carmela Arce Urrea .............................................. 7718.- Descentralización: fortalecimiento de capacidades de los gobiernos subnacionales, para undesarrollo forestal sustentable. Caso mexicano por Gisela Hernández Angeles.......................................... 8019.- Cambio de politicas en el dereho forestal para contribuir al desarrollo sostenible de los bosquespor Hector Herebia Valiente ......................................................................................................................................................... 8420.- La instalación de los tribunales ambientales en Chile, expectativas a la luz del ordenamientojurídico vigente por Carmen Paz Medina Parra................................................................................................................. 8821.- Institucionalidad forestal en América del Sur: reflexiones a partir del caso “programa sociobosque”del ecuador por María Cristina Puente Salinas............................................................................................... 9222.- Governança florestal brasileira: tendências, obstáculos e uma proposta para sua efetivaçãoJaqueline de Paula Heimann......................................................................................................................................................... 9723.- ¿Cómo debe cambiar el derecho forestal para hacer efectiva una descentralización forestal enlatinoamérica? por Elfin Oscar Rafael García Rivas .......................................................................................................... 99
  • 6. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental5En un contexto en el que existe la imperiosa necesidad de tomar medidas urgentes para lograr un equilibrioadecuado entre desarrollo económico y protección del medio ambiente, la búsqueda de herramientas paralograr este objetivo se hace cada vez mas prioritaria especialmente para los estados que, como los amazónicos,tienen en sus territorios importantes reservas biológicas que proteger.En esa perspectiva, la Ley, como expresión razonada y desapasionada de la voluntad del Estado termina siendouno de los principales instrumentos para lograr ese objetivo pero para ello necesita de un lado un soporte técnicoy científico que sólo puede ser aportado por quienes tienen una formación especializada y de otro ser precedidade un debate intenso en la búsqueda no sólo de consensos políticos sino principalmente de las medidas masidóneas para buscar lograr materializar los objetivos para los cuales es diseñada. Precisamente, el IX CongresoLatinoamericano de Derecho Forestal Ambiental , es uno de esos espacios en donde se discuten las propuestasque deben terminar en la dación de normas de distinta jerarquía pero igualmente útiles constituyendo, porese hecho, en un evento de suma importancia lo cual motiva la edición del documento que a continuación seentrega en un esfuerzo por perennizar materialmente las opiniones de los ponentes que en el participaron parasobre esa base continuar el debate siempre en la búsqueda de lograr alcanzar el tan ansiado desarrollo sostenible.ROLANDO NAVARRO GOMEZPRESIDENTE EJECUTIVO OSINFORPRESENTACIÓN
  • 7. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental6
  • 8. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental7PrólogoSiento una gran felicidad de presentarles el compendio de ponencias del IX Congreso Latinoamericano de DerechoForestal Ambiental; que se lleva a cabo en Lima, Perú, entre los días 4 y 7 de junio del 2013. Han transcurrido másde 30 años desde que se inició este camino de análisis y deliberación sobre la relación entre los Bosques y elDerecho. Por ello agradecemos a todas y todos aquellos profesionales que hicieron posible los ocho congresosanteriores. Pero en especial queremos agradecer aquellos que tuvieron el sueño y la visión de organizar el IVCongreso Iberoamericano de Derecho Forestal Ambiental el 2003 en Santiago de Chile. Su decisión rompió unapausa de 20 años e inició una nueva fase en el Derecho Forestal Ambiental en América Latina. Por ello es motivo dealegría que 10 años después de ese segundo inicio podemos decirles a quienes empezaron a caminar y quieneshan construido este camino: seguimos caminado. Porque este IX Congreso es el paso que damos hoy, pero que hasido precedido por el caminar de muchos y anhelamos sea continuado por muchos más.Esta historia no sería posible sin la Red Latinoamericana de Derecho Forestal Ambiental (RELADEFA). Esta RELADEFAdurante los últimos 10 años no solo ha mantenido la secuencia de los congresos latinoamericanos, sino que los haprofundizado y expandido a congresos nacionales, andino amazónicos, meso americanos y de la región Mercosur.Es difícil concebir un espacio similar con la fortaleza y potencialidades de la RELADEFA. Donde durante 10 añosseguidos se ha generado conocimiento, formado expertos y fortalecido líderes de América Latina. Gracias a laRELADEFA varias decenas de profesionales latinoamericanos han mantenido la inquietud por el Derecho ForestalAmbiental y hoy muchos de ellos tienen un rol clave en los sectores forestales, ambientales y rurales de sus países.A la vez nuevos y jóvenes profesionales se han incorporando a esta Red en los últimos años. Será pues tarea de losantiguos y de los nuevos que la RELADEFA contribuya a alcanzar el bienestar y la equidad para todas las personasque viven en y de los bosques de América Latina.El IX Congreso Latinoamericano de Derecho Forestal Ambiental es un espacio privilegiado para que expertos enpolíticaylegislaciónforestaldetodalaregiónsereúnanparaanalizar,discutiryproponersolucionesalosprincipalesproblemas del sector forestal. Este IX Congreso está organizado por la Red Latinoamericana de Derecho Forestal-Ambiental (RELADEFA), el Ministerio del Ambiente de Perú (MINAM), el Organismo de Supervisión de los RecursosForestales y de Fauna Silvestre (OSINFOR) y Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR). Asimismo, cuenta conel apoyo de la Cooperación Alemana (implementada por la GIZ), la Unión Internacional de Organizaciones deInvestigación Forestal (IUFRO), la Iniciativa del Sector Forestal Peruano (PFSI) y al apoyo del pueblo de los EstadosUnidos de América, a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional- USAID| PERÚ, enel marco de la asistencia técnica del Proyecto Perú Bosques. Su contenido es de responsabilidad de los autores yno necesariamente refleja el punto de vista de USAID| PERÚ. En esta IX edición del Congreso se espera promoverla discusión sobre los cambios que deben acontecer en el derecho forestal para contribuir al desarrollo sostenibleen los bosques de Latinoamérica, planteando recomendaciones y oportunidades de acciones concretas. Enese sentido, las ponencias que aquí se presentan responden a la finalidad de identificar los cambios que debenPRÓLOGO
  • 9. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental8acontecer en el derecho forestal para contribuir al desarrollo sostenible en los bosques latinoamericanos. Porello, las ponencias se han trabajado en tres ejes temáticos de suma importancia en la coyuntura actual de losbosques. Estos son: Cambio Climático, Pueblos Indígenas y Gobernanza Forestal. A su vez, cada eje temático buscaresponder y profundizar respecto a temas puntuales como: ¿Cómo debe cambiar el derecho forestal para que sepueda asegurar el desarrollo sostenible en un contexto de cambio climático?, ¿Cómo debe cambiar el derechoforestal para asegurar los derechos de los pueblos indígenas en los bosques de Latinoamérica? Y ¿Cómo debecambiar el derecho forestal para hacer efectiva una descentralización forestal en Latinoamérica?.La presente publicación compendia los resúmenes de las ponencias de distintos profesionales y académicoslatinoamericanosqueparticipancomoponentesyasistentesdelIXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental. Este compendio es posible gracias a todas las organizaciones que hemos aunado esfuerzos para larealización del IX Congreso Latinoamericano de Derecho Forestal Ambiental; pero en particular a la importantecontribución OSINFOR. Por su puesto también queremos agradecer a los ponentes, quienes contribuyen a lageneración de nuevo conocimientos y nuevos debates con los análisis y propuestas que nos plantean. Confiamosque este compendio sea de utilidad para los participantes del congreso, pero también a todos los que se contagiende la inquietud de servir a todas y todos latinoamericanos que viven en y de los bosques, así como de todos losdemás que nos beneficiamos de los servicios y bienes que nos proveen los bosques de América Latina.Todos ellosesperan y necesitan que el Derecho se convierta en una herramienta útil para la conservación y aprovechamientosostenible de los bosques. Es tarea de todos nosotros seguir adelante y no defraudarlos.Hugo Che Piu DezaCoordinadorIX Congreso Latinoamericano de Derecho Forestal AmbientalPresidenteDerecho Ambiente y Recursos Naturales – DAR
  • 10. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental9I INTRODUCCIÓNLa legislación forestal vigente de Chile, constituye la base del desarrollo forestal sustentable que ostenta en laactualidadnuestropaís,enellayensusrespectivosreglamentos,seestablecenclaramentetantolasobligacionescomo los beneficios económicos que se conceden para efectos de proceder al manejo y utilización racional delos recursos boscosos de del país, legislación sectorial y tal como se señala a lo largo de la presente ponencia,contribuye en forma indudable, a lograr el desarrollo forestal sustentable y a la mitigación del cambio climático.En efecto, el sector forestal de Chile, se ha convertido ya desde hace mucho tiempo, a lo menos durante losúltimos 10 años, en el segundo sector exportador de la economía nacional después de la minería, éste cuentacon un potencial forestal compuesto por 13,6 millones de hectáreas de bosque nativo y de 2,5 millones dehectáreas de plantaciones forestales, recursos que le dan vida a la producción forestal del país, la que generódurante el pasado año 2012 sólo en retornos por exportaciones de productos forestales, un total de US$ 5.389,4millones, cifra que representó una disminución del orden del 9,6% en relación los retornos obtenidos durante2011, que ascendieron a US$ 5.906,0 millones, correspondiente esta última cifra a un record histórico para lasexportaciones del sector forestal.Las citadas cifras representan en términos promedios un porcentaje cercano al 3,5 % del PIB Nacional,estimándose mantener similares volúmenes y montos de exportación como aquellos mostrados en 20011para los próximos 10 años. Por otra parte, se debe considerar que las exportaciones totales de Chile realizadasdurante el año 2012, fueron del orden de US$ 78.812,8 80.765 millones, cifra que representa también unadisminución equivalente a 2,5% respecto del año anterior, correspondiendo al sector forestal una contribucióndel orden del 6,83 % en este total con los US$ 5.389,4 ya señalados.Para efectos didácticos y sin ánimo de desvirtuar el trabajo a desarrollar, sólo se pretendió mostrar elcomportamiento de las exportaciones de productos forestales y su participación en el total nacional, sin resaltarlas alentadoras cifras de toda índole que presenta el sector forestal de Chile, sus tasas promedios de forestacióny cosecha de bosques, el número de empleos directos e indirectos, la cantidad y condiciones que presentala industria forestal, el número y cantidad de propietarios de predios forestales con sus respectivos aportesa las economías regionales y nacionales bosques, y ahora último, la gran cantidad de superficies cubiertascon bosques nativos de cuyos propietarios ingresarán al sistema de beneficios económicos consagrados enla nueva legislación, indicadores que indudablemente dejan a Chile con marcadas ventajas competitivas enLegislación forestal de Chilecontiene un sistema de pagospor servicios ambientales yconsecuentemente contribuyea mitigar los efectos delcambio climáticoEje Temático 1:Cambio ClimáticoFrancisco Neira Martinez
  • 11. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental10distintos este ámbitos del quehacer latinoamericano, como es una producción forestal con bajos costos, unainstitucionalidad que puede exhibir importantes registros de buen desempeño ambiental y laboral, aspectosmuy importantes para diferenciarse positivamente en los mercados más exigentes.Uno de los pilares en que se ha sustentado el sector forestal de Chile para mostrar los resultados queactualmente ostenta, se encuentran basados en la existencia de una adecuada legislación forestalcontenida en el Decreto Ley N°701, de 1974, herramienta legal vigente desde el 28 de octubre de1974, cuyo objetivo principal se encuentra orientado a regular la actividad forestal en suelos de aptitudpreferentemente forestal y en suelos degradados e incentivar la forestación, en especial, por parte de lospequeños propietarios forestales y aquélla necesaria para la prevención de la degradación, protección yrecuperación de los suelos del territorio.Porotraparte,el30dejuliode2008,sepublicaeneldiariooficial,laLeyN°20.283,sobreRecuperacióndelBosqueNativo y Fomento Forestal, herramienta legal orientada a la protección, la recuperación y el mejoramiento delbosque nativo en Chile.Tanto los objetivos como la aplicación de sus mecanismos de fomento, regulación y fomento forestal que ambasherramientas legales presentan, serán analizados seguidamente y que constituyen la base de la afirmaciónrelacionada con el título de la ponencia del autor, en el sentido que razonablemente se puede afirmar que la“Legislación Forestal de Chile contiene un Sistema de Pagos por Servicios Ambientales y consecuentementecontribuye a mitigar los efectos del cambio climático” contribución que se sustenta en los antecedentes yargumentos que se precisan seguidamenteII LAS DOS PRINCIPALES HERRAMIENTAS LEGALES SOBRE FOMENTOFORESTAL1°) EL DECRETO LEY Nº 701, DE 1974, SOBRE FOMENTO FORESTALa) Objetivos. El 28 de octubre de 1974, se publica en el Diario Oficial de la República de Chile, el decreto leyNº 701, de 1974, sobre fomento forestal, cuerpo legal que tiene como objetivo principal regular la actividadforestal en suelos de aptitud preferentemente forestal y en suelos degradados del país, como asimismo,incentivar la ejecución de programas de forestación y aquellos trabajos necesarios para la prevención dela degradación, protección y recuperación de los suelos del territorio nacional.b) Regulaciones. De conformidad a lo establecido en sus artículos 21º y 22º, en Chile, ante cualquiera acciónde corta o explotación de bosques, ya sea naturales o artificiales, es obligación por parte del propietariodel terreno donde se realizará la actividad, someter a consideración de la Corporación Nacional Forestal lapropuesta de un plan de manejo, quedando autorizado el propietario para la ejecución de las actividadesde corta, sólo una vez que dicho organismo se pronuncie favorablemente para realizar tal actividad.De la misma manera y una vez ejecutadas las acciones de corta contenidas en el plan de manejo aprobado, elpropietario del terreno tiene la obligación de proceder a la reforestación de a lo menos, la misma superficie cortada.c) Incentivos a la actividad forestal. Tal como se mencionó anteriormente, la ley incentiva y fomenta laejecución de programas de forestación y recuperación de suelos degradados, objetivo que se cumpledesde el punto de vista de aplicación de los artículos 12º y siguientes del citado decreto ley Nº 701, dondese conceden franquicias de carácter tributarias a quiénes incursionen bajo el régimen de fomento forestal,Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 12. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental11y el otorgamiento de bonificaciones forestales por parte del estado, beneficio equivalente al 75% de loscostos invertidos en el proceso de forestación y recuperación de suelos degradados.d) Franquicias tributarias. Todas las personas naturales o jurídicas que realicen actividades de forestación yrecuperación de suelos degradados y que cuenten con plantaciones bonificadas a través de la ley, ademásde los propietarios de bosques nativos, quedan exentos de pago del ImpuestoTerritorial. Este impuesto seaplica en general, a todos los propietarios de bienes raíces urbanos y bienes raíces agrícolas, lo que de noexistir tal franquicia, los contribuyentes propietarios de predios forestales deberían pagar este impuestocon una tasa del 1,5% que se calcula sobre el avalúo fiscal que tenga la propiedad.De igual manera, estos bosques y plantaciones quedan exentos de pago de un Impuesto sobre Asignaciones,Donaciones y Herencias.e) Bonificaciones. De conformidad a lo establecido en los artículos 12º, 15º y 16º del decreto ley Nº 701, de1974, el Estado en un período de 15 años, contados desde las actividades realizadas desde el 1º de enerode 1996, bonificará un porcentaje general del 75% y en casos especiales el 90% los costos netos de lasactividades que se señalan a continuación:La forestación en suelos frágiles, en ñadis o en áreas en proceso de desertificación;La forestación en suelos degradados y las actividades de recuperación de dichos suelos o deestabilización de dunas;El establecimiento de cortinas cortavientos, en suelos de cualquier clase, que se encuentrendegradados o con serio peligro de erosión por efecto de la acción eólica;Laforestaciónqueefectúenlospequeñospropietariosforestalesensuelosdeaptitudpreferentementeforestal o en suelos degradados de cualquier clase, incluidas aquellas plantaciones con baja densidadpara fines de uso silvopastoral.La primera poda y el raleo de la masa proveniente de las forestaciones realizadas por los pequeñospropietarios forestales, siempre que se hagan dentro de los plazos que establezca el reglamento, yLas forestaciones en suelos degradados con pendientes superiores al 100%.Cabe señalar que a través de ley N°20.488, publicada en el Diario Oficial del 03 de enero de 2011, el sistema debonificaciones se posterga hasta el 31 de diciembre de 2012, encontrándonos en la actualidad con un proyectode ley en tramitación en el Congreso Nacional, mediante el cual se pretende extender por un período adicionalde 20 años el beneficio, bonificaciones orientadas principalmente a la forestación de pequeños propietariosforestales, a la creación de nuevos bosques con fines ambientales y al establecimiento y mantención decubiertas forestales permanentesf) Aplicación de sanciones y facultades entregadas a la Corporación Nacional Forestal. Tal como fueraseñalado anteriormente, la ley entrega a la Corporación Nacional Forestal, organismo rector del sector forestalde Chile, la facultad para la administración, control y fiscalización del decreto ley Nº 701, de 1974.El incumplimiento de planes de manejo, cortas de bosques no autorizadas y en general las distintas figurasinfracciónales contenidas a lo largo del articulado del decreto ley Nº 701, de 1974, deben ser denunciadaspor la Corporación Nacional Forestal a los tribunales que la propia ley asignó, en este caso, a los Juzgadosde Policía Local, quiénes necesariamente tienen que aplicar las multas y sanciones que correspondan, lasque den quedar establecidas en el proceso.Las acciones destinadas a perseguir las infracciones a la ley, prescriben en el plazo de dos años, contadodesde la fecha de la contravención.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 13. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental12También es necesario destacar, que la ley entregó a la Corporación Nacional Forestal la facultad paraproceder a la paralización de faenas ante una eventual corta ilegal de bosques, como asimismo, la facultadde proceder al comiso de los productos cortados ilegalmente.2° LEY N° 20.283, SOBRE RECUPERACIÓN SOBRE EL BOSQUE NATIVO Y FOMENTO FORESTALa) Objetivos. En el diario oficial del 30 de julio de 2008, se publica la ley N° 20.283, sobre recuperación delbosque nativo y fomento forestal, herramienta legal orientada a la recuperación, protección, mejoramientoy manejo del bosque nativo existente en el país, esto es, sus disposiciones se aplican a un potencialcompuesto por más de 13,6 millones de hectáreas distribuidas a lo largo del territorio nacionalb) Regulaciones. Al igual como sucede con las disposiciones contenidas en el D.L.N° 701, de 1974, la ley debosque nativo, considera una serie de regulaciones sobre las cuales los propietarios de los bosques debenconsiderar.Enefecto,antecualquieraccióndecortadebosquenativo,serequieredeunplandemanejoaprobadoporCONAFy de la misma manera, después de efectuada la corta, existe la obligatoriedad de reforestación o la regeneracióndel bosque nativo cortado, existiendo para ello, un sistema regulado por ley, donde se establecen en primer lugar,los tipos forestales existentes en el país, los métodos de corta aplicable a estos bosques nativos según sea el tipoforestal que se trate y finalmente, la obligación de regenerar o reponer el bosque cortado, obligaciones todas, quepermanecen bajo la supervigilancia de la Corporación Nacional ForestalPor otra parte, este tipo de legislación también exige de la aprobación de un plan de manejo para realizar lasactividades de manejo forestal que en definitiva son fomentadas a través de un sistema de bonificación forestalque la ley consideraLa reglamentación para las distintas regulaciones dispuestas en la ley, se encuentran contenidas en 4 reglamentosy que se encuentran en sendos decretos supremos emanados por la más alta autoridad del país, a saber:a) Decreto Supremo N° 93, de 2008, del Ministerio de Agricultura, sobre Reglamento General de la Ley deBosque Nativo, publicado en el diario oficial del 05 de octubre de 2009.b) Decreto Supremo N° 95, de 2008, del Ministerio de Agricultura, sobre Reglamento del Fondo deConservación, Recuperación y Manejo Sustentable del Bosque Nativo, publicado en el diario oficial del 05de octubre de 2009.c) Decreto Supremo N° 96, de 2008, de los Ministerios de Agricultura y Hacienda, sobre Reglamento de losRecursos destinados a la Investigación del Bosque Nativo, publicado en el diario oficial del 05 de octubrede 2009.d) Decreto Supremo N° 80, de 2008,de los Ministerios de Agricultura y Hacienda, sobre Reglamento delConsejo Consultivo del Bosque Nativo, publicado en el diario oficial del 11 de febrero de 2009.e) Decreto Supremo N° 82, de 2010, del Ministerio de Agricultura, sobre Reglamento de suelos; Aguas yhumedales de la ley N° 20.283, publicado en el diario oficial del 11 de febrero de 2011.f) Incentivos a la actividad forestal. Tal como se mencionó anteriormente, la ley incentiva y fomenta laejecución de programas de manejo del bosque nativo, donde se conceden franquicias de carácter tributariasa los propietarios de este tipo de recursos nativos además del otorgamiento de bonificaciones forestales porparte del Estado, a quiénes ejecuten programas y actividades silvícola en beneficio del bosque nativo.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 14. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental13g) Franquicias tributarias. Todas las personas naturales o jurídicas que realicen actividades de manejo en susbosques nativos, quedan exentos de pago del ImpuestoTerritorial. Este impuesto se aplica en general, a todoslos propietarios de bienes raíces urbanos y agrícolas, lo que de no existir tal franquicia, los contribuyentespropietarios de predios forestales deberían pagar este impuesto con una tasa del 1,5% que se calcula sobre elavalúo fiscal que tenga la propiedad.De igual manera, estos bosques y plantaciones quedan exentos de pago de un Impuesto sobre Asignaciones,Donaciones y Herencias.También cobra importancia la forma de tributación a la renta de las actividades forestales emprendidas a travésde esta legislación de fomento forestal, en el sentido que la ley concede a los dueños de los bosques nativos, laposibilidad que puedan pagar sus impuestos en base a un sistema de presunción de renta, equivalente a unarenta anual que se calcula sobre la aplicación de un 10% del avalúo fiscal del predio.h) Bonificaciones. De conformidad a lo establecido en la ley y básicamente en su Reglamento, secontempla un sistema de otorgamiento de bonificación forestal a financiar por parte del Estado, a laspersonas propietarias de terrenos cubiertos con bosque nativo y que realicen en ellos, actividades demanejo forestal. Para ello, se dispone de un Fondo concursable destinado a la conservación, recuperacióno manejo sustentable del bosque nativo, a través del cual se otorgará una bonificación destinada acontribuir a solventar el costo de las siguientes actividades:1. Actividades que favorezcan la regeneración, recuperación o protección de formaciones xerofíticas de altovalor ecológico o de bosques nativos de preservación, con el fin de lograr la mantención de la diversidadbiológica,conexcepcióndeaquellospertenecientesalSistemaNacionaldeÁreasSilvestresProtegidasdelEstado. Dicha bonificación alcanzará hasta 5 unidades tributarias mensuales por hectárea;2. Actividades silviculturales dirigidas a la obtención de productos no madereros. Dicha bonificaciónalcanzará hasta 5 unidades tributarias mensuales por hectárea, y3. Actividades silviculturales destinadas a manejar y recuperar bosques nativos para fines de producciónmaderera. Dicha bonificación alcanzará hasta 10 unidades tributarias mensuales por hectárea.i) Aplicación de sanciones y facultades entregadas a la Corporación Nacional Forestal. Al igual comoacontececonlasnormasdelD.L.N°701,de1974,laleyentregaalaCorporaciónNacionalForestal,lafacultadparala administración, control y fiscalización del decreto ley Nº 20.283, funciones que son realizadas a través de todoel territorio nacional de una manera muy similar a lo que se realiza con motivo de la aplicación de la citada leyIII PROCEDIMIENTOS PARA ACCEDER AL SISTEMA DE BONIFICACIONESFORESTALES DISPUESTAS EN EL D.L. N° 701, de 1974De conformidad a lo establecido en la ley y la reglamentación vigente, para la procedencia de pago de labonificación forestal, es requisito el cumplimiento de las siguientes fases:1º Calificación de terrenos de aptitud preferentemente forestal. El propietario del predio donde seránrealizadas las actividades de forestación y optativamente, de recuperación de suelos degradados, debesometeraconsideracióndelaCorporaciónNacionalForestal,unestudiotécnicopatrocinadoyelaboradoporun Ingeniero Forestal mediante el cual se solicite que el organismo rector, le califique el predio o sectores delpredio donde se realizarán las actividades productivas, como de aptitud preferentemente forestal, aprobadodicho estudio, el propietario se encuentra en condiciones de realizar las actividades que correspondan.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 15. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental142º Ejecución de actividades. Solamente y con posterioridad a una Resolución de CONAF mediante la cualse acredite que los terrenos donde se realizarán las actividades productivas, corresponden a terrenos deaptitud preferentemente forestal, el propietario del predio podrá iniciar la ejecución de las actividadescontempladas en el estudio técnico señalado en el punto anterior, las que en definitiva serán sujetas delpago de la bonificación que contempla la ley.3º Valores y costos de bonificación. Los beneficiarios del sistema de bonificación forestal, no requierende la presentación a CONAF de un detalle de los distintos costos y gastos incurridos en los procesosde forestación y otras actividades bonificables, dado que por ley se establece, que los montos sujetos abonificación estarán en función a los valores establecidos en una tabla de costos, que se debe fijar el 31de julio de cada año y con la debida publicidad en el Diario Oficial de la República.4º Verificación del éxito de las actividades y solicitud de pago de la bonificación. A contar del día 1º deabril del año siguiente al de ejecución de las actividades de forestación, el beneficiario podrá solicitar aCONAF el pago de la bonificación contemplada en la ley, la que será procedente en la medida que lasolicitud de pago, vaya acompañada de un estudio técnico patrocinado y elaborado por un IngenieroForestal mediante el cual se acredite la existencia de la forestación.Cumplido lo anterior y previa verificación de los antecedentes técnicos y administrativos, CONAF procedea emitir un documento que se denomina Certificado de Bonificación Forestal, el que debe ser presentadopor los beneficiarios para su pago en las distintas oficinas de la Tesorería de la República, terminando allíel procedimiento establecido en la ley y sus reglamentos.IV PROCEDIMIENTOS PARA ACCEDER AL SISTEMA DE BONIFICACIONESFORESTALES DISPUESTAS EN LEY 20.283Los procedimientos dispuestos en la ley para acceder al sistema de bonificaciones forestales, son totalmentedistintos a aquellos dispuestos en el D.L.N° 701, dado que para el caso de manejo del bosque nativo serequiere del cumplimiento de los siguientes requisitos1º Se trata de Fondos Concursables. La ley dispone la entrega de bonificaciones exclusivamente a las personasnaturales o jurídicas, que al margen de poseer los bosques nativos de que se trate, postulen en forma previa unconcurso público que se realiza en forma anual en el transcurso del primer trimestre de cada año2º Debe haber adjudicación de la bonificación a percibir a través del sistema de concurso, una vez realizado elllamado a concurso, la ley señala claramente la realización de un sistema de selección, admisión y adjudicación delconcurso, posteriormente el beneficiario debe continuar realizando los trámites que se indican3º Presentación de plan de manejo. El propietario de los bosques nativos y que se haya adjudicado elconcurso público, tiene un período de 6 meses para efectos de presentar en CONAF el respectivo plan demanejo, instrumento que le permitirá realizar las actividades silvícola con la seguridad que una vez realizadasse le otorgará el respectivo pago de la bonificación que corresponda4º Cumplido los pasos anteriores y en forma posterior a la ejecución de las actividades silviculturalescontempladas en el plan de manejo, el beneficiario presenta en CONAF los estudios técnicos patrocinadospor los profesionales que la ley señala a fin de solicitar el pago de la correspondiente bonificación, para lo cualCONAF dispone de un plazo máximo de 90 días para el pronunciamiento de la solicitud. En caso que no existatal pronunciamiento en las condiciones señaladas, la solicitud debe ser aprobada por Ministerio de la Ley.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 16. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental15V POR QUE RAZONES LA LEGISLACIÓN FORESTAL DE CHILE CONTIENEUN SISTEMA DE PAGOS POR SERVICIOS AMBIENTALESa) Si consideramos que el concepto de Pago por Servicios Ambientales (PSA) se refiere a un mecanismo flexibley adaptable a diferentes condiciones, que apunta a un pago o compensación directo por el mantenimientoo provisión de un servicio ambiental específico para lograr la sustentabilidad o desarrollo sustentable,indudablemente que el D.L.N° 701, de 1974, y la ley N° 20.283, sobre Recuperación del Bosque Nativo yFomento Forestal, principales herramientas de fomento forestal con que cuenta Chile, se constituyentambién, desde el punto de vista de aplicación del derecho forestal, en importantes herramientas queconsagran dentro de sus disposiciones un Sistema de Pago por Servicios Ambientales (PSA), por cuantoy tal como se señaló precedentemente, aquellas personas naturales o jurídicas que realicen programas deforestación, como aquellas que realicen programas y actividades de recuperación de suelos degradadosen cuencas hidrográficas, y quiénes mantengan y conserven en el tiempo sus bosques nativos, accedenpor una parte, a bonificaciones forestales entregadas directamente por el Estado y también, a franquiciastributarias y formas especiales en la determinación de las rentas generadas por la actividad forestal, sistemasde incentivos y de PSA que se detallarán en los capítulos correspondientes.b) LossistemasdePSApordefinicióntambiénconsideranparaelcasodecuencashidrográficas,laimplantaciónde mecanismos de mercado para la compensación a los propietarios de tierras aguas arriba con la finalidadde mantener o modificar un uso particular del suelo que afecta la disponibilidad y/o la calidad del recursohídrico, acciones que se dan en Chile, en primer lugar, en el sentido que desde el punto de vista jurídicoexisten derechos de agua y consecuentemente, no es fácil hacer utilización de este importante recurso,sin las autorizaciones y títulos correspondientes. Por otra parte, la misma legislación forestal vigente, enparticular el D.L.N° 701, de 1974 y el reciente Reglamento de Aguas, Suelos y Humedales antes descrito,contienen regulaciones y disposiciones muy especiales que prohíben la corta o explotación de árboles ybosques nativos, en franjas de protección y cercanas a todo tipo de masas y cursos de aguas y humedalescomo asimismo, en aquellos tipos de suelos que presentan mayores niveles de erosión, regulaciones queclaramente se encuentran dispuestas en ambos cuerpos legales.c) Los sistemas de PSA compensan el incremento en la calidad y cantidad de los servicios ambientales,(secuestro y almacenamiento de carbono, protección de la biodiversidad, protección de cuencashidrográficas y mantención de belleza escénica), y no constituye en sí mismo un pago por los recursosambientales, ello llevado a la práctica y con relación a las características que presentan las dos legislacionesespeciales con que cuenta Chile, tenemos que dicha legislación, indirectamente trata de una forma deaceptar la responsabilidad de la sociedad de Chile hacia el mantenimiento sustentable de sus ecosistemas,por cuanto a través de la aplicación de sus disposiciones relacionadas al fomento forestal, el Estado alentregar directamente a los beneficiarios de la ley, pagos en dinero en efectivo respecto de ejecución deprogramas de forestación y de manejo en sus bosques nativos, por la vía de entrega de una bonificaciónforestal, y por otra parte, dejar de cobrarles impuestos territoriales y otorgar franquicias en la determinaciónde la renta forestal, estaría otorgando incentivos económicos en pos de la mantención e incremento desus recursos forestales con todas las implicancias y beneficios que lleva consigo la biodiversidad, sistemasque son garantizados en Chile, a través de la correcta aplicación de las dos legislaciones citadas.d) Los sistemas de PSA son instrumentos diseñados para la conservación de los recursos naturales y noa una restauración ambiental integral, objetivamente ambas leyes de fomento forestal de Chile (D.L.N°701 y ley 20.283) se caracterizan por contener diversas disposiciones tendientes a la conservación de losrecursos naturales renovables, en primer lugar se debe destacar la instauración y definición del principalinstrumento de regulación forestal, constituido por el “Plan de Manejo” se dispone en los primerosarticulados de estas leyes cuyas definiciones jurídicas hablan por si solaEje Temático 1: Cambio Climático
  • 17. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental16e) Los sistemas de PSA cuando tienen éxito presentan un mayor impacto en el logro de objetivos a largoplazo y con alcances nacionales. En efecto, la ley 20.283 sobre recuperación del bosque nativo y tal comofue señalado, a la fecha, no ha tenido grandes resultados en su aplicación, ello por cuanto se trata de unadisposición legal que recién entró en aplicación plena, a partir de la publicación y vigencia de todos susreglamentos en el año 2010. Por otra parte, los indicadores macroeconómicos que presenta el sector forestalde Chile, se deben en gran medida, a la existencia de una ley forestal consagrada en las normas del D.L.N° 701,de 1974, herramienta que ya cuenta con más de 38 años de aplicación, lo que ha permitido la creación deuna masa forestal de mas de 2,5 millones de hectáreas que actualmente constituyen la base de sustentaciónde la producción forestal, convirtiéndose esta herramienta legal, en un sistema jurídico de incentivo para lacreación de nuevos bosques, manejo de actividades de recuperación de suelos degradados, conservación ypreservación de biodiversidad, colaboración en la captura de carbono y del desarrollo sustentable del país.IX CONCLUSIONESIndudablemente, la principal herramienta legal sobre regulaciones y fomento de las actividades forestalesrealizadas en Chile, la constituye el decreto ley Nº 701, de 1974, disposición legal que de alguna u otra manera,representa una de las bases sobre la cual se ha logrado el desarrollo forestal que actualmente ostenta el país,cuerpo legal que al interior de sus normas contiene un sistema de pagos de servicios ambientalesLa ley N° 20.283, si bien es cierto que data desde el 30 de julio de 2008, su aplicación es incipiente, toda vez quesu plena aplicación comienza en el mes de mayo de 2010, esperándose en el futuro cercano, obtener similaresresultados que la legislación del D.L.701No obstante la reciente data de la ley 20.283, ésta contempla al interior de sus normas, efectos y consecuenciasmuy similares al sistema de PSA, dispuestos en el tantas veces citado decreto ley 701, constituyéndose en unaherramienta legal que prevé la incorporación a sus beneficios, de miles de propietarios de terrenos cubiertoscon bosques nativos, quiénes en definitiva, podrán gozar de los beneficios económicos y tributarios queofrecen sus disposiciones y consecuentemente, se beneficiarán con el sistema de PSA que ofrecen sus normasA partir de la vigencia primeramente, del decreto ley Nº 701, de 1974, y últimamente con la vigencia de la ley20.283, Chile presenta un cambio cultural en los distintos actores que participan en las actividades forestales,principalmente empresas y propietarios de bosques y plantaciones forestales, ello debido al hecho que existeobligación legal de realizar actividades de corta y reforestación de bosques con autorización del OrganismoRector del sector forestal de ChileLadictacióndeldecretoleyNº701en1974,constituyeunpilaradicionalalasdistintasherramientaseinstrumentosorientados al desarrollo del país, particularmente en la década de su creación, ya que a nivel nacional se da inicio auna gran transformación de carácter económica no quedando al margen de ella, un nuevo sistema de legislaciónforestal creado de cuyos resultados se señalaron precedentemente, ello, incidió posteriormente, en la creacióntambién de una ley de recuperación del bosque nativo, como lo es, la ley N° 20.283Ambas legislaciones de fomento forestal, constituyen herramientas legales que contienen un esquema demáxima solidez y ordenación, con normas técnicas y ambientales totalmente aplicables en la realidad, con unaestructura acorde a la institucionalidad vigente y de sobre manera, entregando facultades de administración yfiscalización de sus normas a una Corporación Nacional Forestal, organismo que orgullosamente le he brindadomas de 30 años de mi vida profesional y de la que en esta oportunidad estoy presente en calidad de representanteEje Temático 1: Cambio Climático
  • 18. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental17Política nacional de cambioclimático en BoliviaApuntes para el análisis yla construcción de propuestasFranz Javier Rivero ArceOBJETIVOEste documento tiene el objetivo de constituirse en una referencia para el análisis, reflexión y construcción de loslineamientos que podrían considerarse para la elaboración de una política nacional en materia de cambio climáticoa nivel regional.INTRODUCCIÓNBolivia, uno de los países más mega biodiversos del planeta, cuenta con aproximadamente 45 millones de hectáreasde superficie boscosa, que lamentablemente se van perdiendo a una velocidad de 5% de superficie de bosques poraño1, debido a diversas actividades, como ellas la ampliación de la barrera agrícola, ganadera, a la presión urbana ya la colonización de áreas protegidas.El cambio climático es la modificación del clima en nuestro planeta respecto a los antecedentes históricos que setienen registrados por causas naturales y humanas. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre CambioClimático, establece en su art. 1 que "por cambio climático se entiende un cambio de clima atribuido directao indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a lavariabilidad natural del clima observada durante períodos comparables".LasmedidasquedebentomarlosEstadosrespectoalosimpactosnegativosenelmedioambiente,estánenmarcadasen las políticas nacionales definidas por una serie de normas de diferentes jerarquías. Muchas de las decisiones quegeneran un mayor o menor grado de impacto negativo a los bosques y zonas ricas en biodiversidad de Bolivia, sedeben a la aplicación de normas y políticas que no reflejan la realidad y necesidad ambiental de país.Por esos motivos, en este documento será considerada la actual política boliviana en materia de cambio climático yse perfilarán ideas para una mejora o ajuste de la misma, en un espacio de reflexión e intercambio de opiniones conlos aportes de quienes integran la Red Latinoamericana de Derecho Forestal Ambiental – RELADEFA.BOLIVIA Y SU POLÍTICA NACIONAL DE CAMBIO CLIMÁTICOEl trabajo gubernamental de Bolivia respecto al cambio climático, inicia con la firma de la Convención Marco de lasNaciones Unidas sobre el Cambio Climático – CMNUCC en 1992, en ocasión de la Cumbre de Río, que es ratificada1Según exposición del director de la ABT, desde 1975 hasta el 2006, Bolivia ha perdido 7 millones de hectáreas de bosques.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 19. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental18mediante Ley N° 1576 de 25 de julio de 1994. Posteriormente en noviembre de 1994 la Secretaría de la Convenciónrecibe y acuerda dicha ratificación.A raíz de dicha situación, a inicios de 1995 el gobierno nacional crea el Programa Nacional de Cambios Climáticos– PNCC, como institución dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Desarrollo Forestal,para la toma de acciones que permitan el cumplimiento de las obligaciones contraídas ante la convención marco ypara iniciar estudios de investigación científica en esos temas.Desde ese entonces ha desarrollado una serie de estudios e informes conforme a los parámetros establecidos por laCMNUCC y el IPC en materia de emisión de GEI, escenarios climáticos, propuestas e implementación de proyectosde mitigación al cambio climático. Siguiendo su línea de trabajo para reducir los efectos del cambio climático, elgobierno boliviano ratifica el protocolo de Kioto mediante Ley N° 1988 de 22 de julio de 1999.Entre sus principales resultados están:La conformación del Consejo Interinstitucional delCambio Climático, compuesto por instituciones gu-bernamentales, no gubernamentales, científicas yprivadas junto al Programa de las Naciones Unidaspara el Desarrollo – PNUD, con el objetivo de sugerirpolíticas de cambio climático al gobierno central.La creación del Directorio del Programa deImplementación Conjunta, integrado porinstituciones y personas de la sociedad civil,empresas privadas y el gobierno, tenía elpropósito de aprobar proyectos enmarcados enla fase piloto de las Actividades ImplementadasConjuntamente de la Convención del Clima.Captó importante recursos económicos para elapoyo a centros de investigación universitariospara el desarrollo de estudios nacionales enCambio Climático.Reunió a grupos de expertos para que perfilenmodelos relacionados con la temática climática.Creó el Proyecto de Desarrollo de Capacidadespara transacciones financieras de carbono.También el Proyecto de Adaptación y Mitigación alCambio Climático (Plan Quinquenal del PNCC).Junto a otras organizaciones, apoyo el Programa deAcción Climática Noel Kempff Mercado – PACNK,en el parque nacional del mismo nombre.Presentó el Proyecto Andino de Adaptación alCambio Climático.Se han publicado y difundido importantesdocumentos que han sido expuestos en lasConferencia de las Partes (COPs) del Protocolo deKioto y en la reciente Cumbre de Rio+20Organizó y participó en talleres y conferencias na-cionales sobre cambio climático y de capacitación.Hasta el presente, el PNCC ha participado trabajado arduamente con organismos de cooperación de varios países,principalmente europeos, para definir su posición respecto a los mecanismos de mitigación del cambio climático comoREDD, REDD+ y REDD++. Sin embargo, dicha posición representada en su política nacional, ha tenido más una influenciapolítica que técnica, sin que ello pretenda desmerecer el importante trabajo que han realizado durante casi 20 años.Desde que el partido político de izquierda denominado Movimiento al Socialismo - MAS llegó al gobierno bolivianoel 2006, la política boliviana en torno al cambio climático dio un giro radical que hasta el presente ha posicionadoal país a nivel internacional como uno de los firmes opositores a vincularse a los mercados de bonos de carbono.Sin embargo, un avance importante fue la constitucionalización de los derechos ambientales plasmados en la nuevaconstitución boliviana promulgada el año 2009, como resultado de la Asamblea Constituyente. Respecto al medioambiente y recursos naturales, la nueva constitución incorporó aproximadamente 63 artículos en distintos capítulosy secciones, como por ejemplo, los 2 artículos en el capitulo quinto de los derechos sociales y económicos, porlos que se reconoce el derecho humano a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado, y se faculta acualquier persona a ejercitar acciones legales en defensa del medio ambiente, a través de la garantía constitucionalde la Acción popular, desarrollada en los arts. 135 y 136.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 20. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental19Enelinciso6)delartículo9,elEstadotieneelfinylafuncióndepromoverelaprovechamientoresponsableyplanificadode los recursos naturales, e impulsar su industrialización. De igual forma, se establece que es competencia privativa delnivel central del Estado, la política y el régimen general de los suelos, recursos forestales y bosques, situación que fueuna de las principales aspiraciones, principalmente de las regiones orientales del país, ricas en recursos forestales, paraque sean una competencia del nivel departamental de gobierno, ya que desde el mismo se podrían construir políticasmás acordes a la realidad y necesidad de los actores forestales (gobierno-privados-pueblos indígenas).Un aspecto relevante fue la inclusión de la jurisdicción y competencia del Tribunal agroambiental, descrito en losartículos 186 al 189. Esta instancia judicial, conocerá recursos de casación y nulidad de las acciones reales agrarias,forestales y ambientales, y tomará conocimiento de los asuntos contenciosos-administrativos. El artículo 388 referidoa la titularidad del derecho exclusivo que tienen las comunidades indígena originario campesinas situadas dentro deáreas forestales, ya fue reconocido por la ley forestal aún vigente y aprobada el año 1996 (art. 14, VI.).La amazonia también fue incorporada en la constitución como un espacio estratégico del desarrollo nacional. En losarts. 390 al 392, se mencionan a los bosques húmedos tropicales con sus particulares potencialidades extractivas yrecolectoras. Lo importante de este reconocimiento legal y expreso, es que el gobierno deberá priorizar el desarrollosustentable de esta zona de forma integral, participativa y compartida.Con ese marco constitucional, en diciembre del 2010 el gobierno boliviano promulga la “Ley de los derechos de laMadre Tierra – N° 071”, que en sus 10 artículos establece las siguientes características:Concepto de madre tierra:“es el sistema viviente dinámico conformado por la comunidad indivisible de todoslos sistemas de vida y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que compartenun destino común. La Madre Tierra es considerada sagrada, desde las cosmovisiones de las naciones y pueblosindígena originario campesinos.”2Principios: armonía, bien colectivo, garantía de generación de la madre tierra, respeto y defensa de los derechosde la madre tierra, no mercantilización e interculturalidad.Además de los deberes y obligaciones de las personas y del Estado respecto a la madre tierra. En septiembre del2012, se logra la promulgación de la“Ley marco de los derechos de la MadreTierra y Desarrollo integral para vivir bien– N° 300”, que lamentablemente hasta el presente (mayo del 2013) carece de regulación que la haga efectivamenteoperativa. En su texto, desarrolla de forma más amplia los principios de la ley N° 071 y crea nuevas institucionescomo la Defensoría, la Autoridad Plurinacional y el Fondo Plurinacional, todos ellos de la Madre Tierra.Apuntes para la construcción de una política nacional para el desarrollo sostenible en un contexto de cambioclimático en Bolivia.De los antecedentes y características expuestos sobre el marco normativo, político e institucional que forman lapolítica nacional de cambio climático en Bolivia, se proponen los siguientes elementos para la reflexión y análisis deuna política más concordante con la realidad nacional y mundial:2BOLIVIA, Ley de los derechos de la Madre Tierra, 2012, art. 3.Bolivia es un país que actualmente disfruta de unabonanza de precios internacionales de materiasprimas o commodities, que permiten al tesoronacional importantes ingresos económicos parala inversión pública sostenible. Esa situación quees muy difundida como un logro de la actualadministración del presidente Morales, no essostenible en el mediano plazo por diversascausas, como la imposibilidad de cumplir con lasexigencias futuras de los principales compradores,Brasil y Argentina porque están invirtiendo enla prospección y extracción de gas y petróleo,y también, porque en la práctica y en esencia,la industria del petróleo y gas, es altamenteEje Temático 1: Cambio Climático
  • 21. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental20contaminante y sus formas de extracción no esarmónica con el principio de “restauración de lamadre tierra” por citar un caso. Con solo el 50%de los recursos que se destinan anualmente ainvestigaciónyextracciónhidrocarburifera,podríandesarrollarse cientos de iniciativas en reducción deemisiones por degradación o deforestación queproducen muy bajo impacto ambiental, beneficiana los bosques y generen empleos dignos a variasfamilias bolivianas.Por otra parte, la construcción de la política nacionalboliviana sobre cambio climático debe tener comoprioridad la participación activa de diversos actoresde la sociedad civil, conformada por organizacionesprivadas de investigación, académicas, sociales eindígenas que dejen de lado sus posiciones político-partidarias para que la ciencia y el bien colectivoprevalezcan por sobre la política.El concepto de desarrollo sostenible debe incluirlos elementos del desarrollo sustentable, es decir, lapreservacióndelosrecursosnaturalesylaproteccióndel medio ambiente, con la diferencia que lapreservación de la vida debe ser el fin supremo dela misma, y no solo de la vida del ser humano, sinode todas las otras especies que cohabitan junto a él,para alcanzar el equilibrio ideal.El desarrollo sostenible también implicar justicia,pero no solo la entendida para condenar alque tiene una conducta contraria al desarrolloequilibrado y que piensen diferente al gobiernode turno, sino también al propio Estado que seaincoherente con sus propias políticas, leyes yprincipios.La cooperación debe ser asimilada en el másamplio sentido de solidaridad entre Estado yorganismos, sean públicas, privadas, nacionaleso internacionales. El cuidado de nuestro granhogar, el planeta tierra, y de todos los que vivimosen él, debe anteponerse a los interés mezquinosy egoístas de tipo económico y político. Todoslos Estados deben entender que la cooperacióninternacional debe estar únicamente condicionadaal aprovechamiento sostenible conjunto, dela madre tierra y de los seres vivos, y no alaprovechamiento del ser vivo a costa de la madretierra.Por último, todos los elementos descritos, si soncorrectamente amalgamados, deben lograr unaprovechamiento eficaz de los recursos naturalespara la preservación de la vida de todos los seresvivos, sin excepción.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 22. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental21Actualmente ya no sorprende hablar del cambio climático. Las sociedades en general admiten que se adviertencambios que generan graves problemas, que afectan a todas las actividades humanas. Por ende tienen impacto social,económico y la naturaleza nos devuelve como un espejo respuestas inusitadas, generadas por la acción antropica.Dejamos atrás la etapa negatoria, para rescatar que desde 1992 en adelante, en el marco de Naciones Unidas y otrosámbitos, se reconocen con mucho menos resistencia, los cambios en el clima global y sus efectos negativos. Por citaralguno, el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI), entre otros fenómenos que se vieronalterados, en su anterior equilibrio.Lo cierto es, que los efectos del calentamiento global, inciden sobre la seguridad económica y social de los seres humanos.Entonces los países reaccionan de modos diversos: los desarrollados económicamente, generan proyectos y aportes eco-nómicosquesederivanadistintasaccionesyactividadesylospaísesenvíasdedesarrolloadeudanlaadecuacióndelmarcolegal o intentar mejorar su sistema de monitoreo y acceso a información valiosa, con relación a la vulnerabilidad regional.No obstante el grado de conocimiento y tecnologías disponibles alcanzado por la humanidad, se requiere incrementaraun más el conocimiento, a fin de tener certeza para las predicciones en materia de cambio climático y optimizar lasposibilidades del control de los efectos negativos. Así no tendremos que ser espectadores –por ejemplo- de un Estadoimpotente ante las inundaciones urbanas, catástrofe ocurrida en el mes de abril, en la ciudad de la Plata, Argentina. Elfenómeno fue provocado por una lluvia un poco intensa y fue causante de numerosas victimas fatales.En ese contexto y para asegurar un desarrollo sostenible, nos planteamos: ¿Cómo debe cambiar el derecho forestal?O ¿Qué puede aportar el derecho forestal al cambio climático?A mi entender, ello se deriva evidentemente de la importancia de los bosques para la mitigación del cambioclimático, por su función de "sumidero de carbono" y su roll en el equilibrio natural del planeta.En una primera visión macro podríamos afirmar que encontraremos respuestas comunes y otras diferenciadassegún el país latinoamericano de que se trate.Partiendo de la base que al derecho forestal no le podemos pedir la solución de los problemas, sino apenas elmarco legal adecuado para los planes, programas y actividades que deberán encarar las políticas públicas, tanto paraprevenir como para encarar los efectos del cambio climático, sean aptos y eficaces.Ese marco legal debe ser ecosistémico, holístico, integrador, es decir tratar la regulación del recurso forestal, en el marcodel derecho ambiental. No quedan dudas que el cambio climático afecta directamente a los bosques; los que sufriráncambios relevantes, de igual modo los pastizales se verán alterados, los desiertos resultaran más secos, también lossistemas acuáticos se verán influenciados tanto en su temperatura, como los cambios en el flujo y niveles del agua.Se modificaran los sistemas de producción agrícola, se afectara la salud humana entre otras cuestiones. O sea que losefectos del cambio climático son también sistémicos, aunque podamos discurrir analizando recurso por recurso.Aportes del derecho forestalal cambio climáticoMgter. Alba Esther de Bianchetti11Alba Esther de Bianchetti – Abogada – Magister en Derecho Fundiario y Empresa Agraria – Doctorado en Derecho Publico, Políticay Gobierno – Profesora full time en la asignatura Derecho Agrario, Minería y Ambiente en la Facultad de Derecho Ciencias Socialesy Políticas de la Universidad Nacional del Nordeste, Argentina.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 23. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental22Si bien no agotamos la mención de los cambios esperables, estamos pensando cuanto pedirle al derecho forestal,expresado en un corpus de normas, que siempre va a tender hacia un estatus inamovible y si ello implica exigir más alláde lo que puede aportar el derecho. Deberíamos incorporar a esa nueva rama del derecho, hojas de ruta, que permitanla necesaria movilidad para generar estrategias de adaptación al cambio climático. A escala regional y global.En líneas generales se puede proponer que el derecho forestal debiera receptar –en primer lugar- los consensosmundiales arribados con relación al cambio climático, para que cada región o país traduzca ello, a las particularidadesde su orden interno.En el ámbito latinoamericano podemos decir que habrá un grupo de países que aún requieren incorporar el marcolegal adecuado, para contar con las herramientas jurídicas necesarias para el tratamiento del cambio climático. Eneste grupo de países, la desactualización de las normas es un retraso que debe ser solucionado en el más corto plazo.Hay países que tienen las normas necesarias para actuar en el contexto de un cambio climático, pero cuyas políticaspúblicas no se reflejan en planes, programas y actividades acordes con las normas internas. Cabe preguntarse si elloobedece al desconocimiento generalizado de las mismas, o a una indiferencia cultural acerca del cumplimientodel marco legal. En estos, la acción de la ciudadanía aparece como necesaria a fin de reclamar, exigir y activar losinstrumentos de gestión ambiental correspondiente.Encuantoalaspolíticaspúblicasdeberíamoshablarenprimerlugardepolíticasdeprevención,demaneratalquelasocie-dad se responsabilice en la evitación de los daños con que nos amenaza el cambio climático. Por mencionar un ejemplode nuestro país, la Argentina, podemos citar problemas con el agua, tanto su exceso traducido en inundaciones, como suescasez traducido en sequias extremas. Fenómenos que causan cuantiosas pérdidas en términos económicos y sociales,por no haber realizado el Estado las obras de infraestructura necesaria o la adopción de medidas acorde a las necesidades.Si bien los fenómenos derivados del cambio climático en si mismos son impredecibles, son factibles de prevenirsecon obras públicas, tales como contención del agua, canalización adecuada, desagües con aptitud para escurrirlas lluvias copiosas, entre otras políticas que también mejoren la matriz energética cada vez más compleja. Y nopodemos dejar de mencionar el debate vigente entre el cambio climático y el comercio, ya que a escala internacionalse debe armonizar los acuerdos ambientales, con las normas de tráfico comercial.En segundo lugar se requieren políticas públicas claras en materia de bosques, tanto en lo que refiere a mecanismosdeconservacióndebosquesnativos,oconrelaciónabosquescultivadosysumanejosustentable.Debenserpolíticascoordinadas entre estas dos variables, pero además coordinadas con políticas referidas a recursos interdependientescomo el agua y la tierra y con actividades que compiten por el mismo espacio, como la agricultura. Por citar ejemplos:el necesario ordenamiento territorial ambiental, el acceso a la información ambiental, la participación ciudadana enlas decisiones que afectan al ambiente.En lo que a bosques se refiere y su función como sumideros y depósitos naturales de gases de efecto invernaderopara los ecosistemas terrestres y marinos, cabe fortalecer no solo el derecho, sino las acciones en torno a formulary aplicar planes y programas de reducción de emisiones, que se traducen en actividades diversas tales como:reducción de la deforestación, intensificar la forestación y reforestación, enriquecimiento de bosques degradados,entre otras posibilidades. Relevante resulta en esta propuesta la acción de REDD+, la difusión de su sistema, para asídesarrollar y acrecentar actividades que mitiguen los efectos del cambio climático.En este sentido se deben fortalecer los parámetros de un desarrollo sustentable, aumentando los mecanismos dedesarrollo limpio, optimización del aporte de la tecnología que nos permita anticipar los factores de incidenciade las variaciones climáticas, trabajar en el sentido de disminuir los efectos de concentración de gases de efectoinvernadero. Todo ello, no puede estar encorsetado ni previsto casuísticamente por el derecho, aunque los marcosjurídicos en el cual han de desenvolverse estas cuestiones son necesarios incuestionablemente.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 24. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental23Queda claro entonces que al derecho forestal le podremos pedir aportes, pero no únicamente a esta rama delderecho, dado que; y sin realizar una enumeración exhaustiva importan también la normativa sobre los otros recursosnaturales, las normas agrícolas, la de propiedad intelectual de semillas, la de energías alternativas y sostenibles, porcitar solo algunas –a titulo de ejemplo- que necesariamente y en términos de eficacia, deben compartir objetivos.Los desafíos que plantea el cambio climático, lo podemos ver como una oportunidad para incrementar lasinvestigaciones y análisis multidisciplinar, que pueda generar y aportar conocimiento necesario para un abordajemás integral y también optimizar el aprendizaje ya logrado.Encontrar también los caminos necesarios para superar las antinomias entre ambiente y desarrollo, derivando enun uso más responsable de los recursos, estrechando y coordinando los vínculos entre gobierno, empresas y todosaquellos comprometidos con el tema.Al derecho le podemos exigir el cambio de aquellos paradigmas fijos o inmutables por otros más sistémicos yflexibles. El bosque como objeto disparador de las normas que conforman el derecho forestal lo posibilitan, todavez que se trata de un ecosistema diverso y frágil, pero funcionalmente esencial para el sostenimiento de la vida. Losobjetivos de la política y la legislación forestal, deben armonizar con los objetivos de desarrollo y los ambientales.Los países a su vez, deben procesar la cuestión a partir de su organización: ya que será diversa la cuestión si setrata de aquellos organizados unitariamente y los que adoptan un sistema federal que implica algunas facultadescompartidas. A su vez incide la forma de gobierno y la política, ya que no es igual si se trata de gobiernos autoritariosque probablemente regulen con base en normas de comando y control, que otros con perfil democrático quetrabajaran sobre consensos. El bosque es un recurso natural clave para el desarrollo y un muy buen ejemplo parapensar políticas a largo plazo, porque se trata de un recurso multifuncional y polifacético.Creemos en definitiva que al derecho forestal ambiental, le podemos pedir los aportes necesarios para afrontar con mássolvencia, los fenómenos traídos por el cambio climático. Pero tal y como se comportan los bosques, podrá ser el derecho.Si al bosque se lo utiliza y aprovecha bajo principios y criterios sustentables, el mismo perdura y genera funciones vitalespara la sociedad. Pero si se ignoran tales parámetros el bosque se degrada y afloran consecuencias negativas para todos.En el derecho es similar, si se regula sobre la base de principios consensuados por participación social, serán acogidas lasprescripciones y cumplidas las mismas. Si se regula desde el centro hacia la periferia, las normas llegan devaluadas y no sonobedecidas. Por ello las políticas públicas que se vean reflejadas en leyes, tienen que evitar burocracia innecesaria y gestiónfragmentada. Hay países que cuentan con un Código Forestal, otros tienen disposiciones varias en una ley unificada y otros–comoelnuestro-cuentanconlegislaciónyconorganismosdeaplicacióntotalmentefragmentadosendistintasagencias.Pero a su vez el legislador debe generar leyes claras, sencillas, comprensibles para aquellos a quienes va destinada,a fin de que incorporadas en el imaginario colectivo, se cumplan; porque se reconoce en ellas el objetivo de unbienestar común. Ello implica la adopción de criterios holísticos amplios, coordinados entre las jurisdiccionesnacionales y locales, a fin de que la sociedad no se encuentre vulnerable y sometida a los vaivenes del cambioclimático global, sino que pueda generar los anticuerpos necesarios para adaptarse y no perecer.Lamentablemente en toda Latinoamérica el avance desmesurado de la agricultura, a costa de la disminución de lamasa boscosa nativa, se llevo a cabo bajo la vigencia de normas restrictivas y limitativas al derecho de propiedad. Espor ello que afirmamos que el paradigma tradicional, debe ser reemplazado por criterios sistémicos actualizados, enbúsqueda de eficacia de la norma.Recién entonces veríamos si lo que le reclamamos al derecho forestal-ambiental, esta dentro de las posibilidadesreales de un desarrollo sustentable y perdurable.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 25. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental24LímitesenlagobernanzaforestalAmbiental1Abogada, adscripta de la Cátedra“B”de Derecho Agrario, Energía, Minería y Ambiente de la Facultad de Derecho y Ciencias Socialesy Políticas de la Universidad Nacional del Nordeste y Becaria de Iniciación “B” de la Secretaría General de Ciencia y Técnica de laUniversidad Nacional del Nordeste.2Adoptaremos a la Gobernanza Forestal como la forma en que los Organismos del Estado y las Empresas adquieren y manejan losrecursos forestales.María Eugenia Senosiain Verrastro1Este trabajo tiene por objetivo abordar la situación actual que se vive en la Argentina y en la Provincia de Corrientesante el cambio climático que avanza a nivel internacional, destacando algunas limitaciones que posee en lagobernanza forestal y las consecuencias que ello conlleva.Es importante destacar que en todo el trabajo expondremos dos ámbitos diferentes para llevar adelante una eficaz gober-nanza forestal2, por un lado las políticas públicas y por otro las políticas empresariales. Estas acciones si bien son diferentes,se encuentran relacionadas y hasta en algún punto se las puede tomar como interdependientes las unas de las otras.En algunas circunstancias, el Estado no es visto solo como un mero limitador de las empresas, sino que forma partedel grupo de los implicados que posee la empresa, en interdependencia con ella.Al adentrarnos en los aspectos que limitan la eficaz gobernanza forestal en el país, abordaremos dos problemáticasmas destacadas:Una de las problemáticas que limitan una correcta gobernanza forestal tanto a nivel nacional como provincial, es ladeficiencia de una política forestal-ambiental clara y abarcativa, que presente al bosque como una herramienta demitigación del cambio climático.En la Argentina las competencias forestales se encuentran divididas, por un lado tenemos a los Bosques Nativosque forman parte de la competencia del Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente y por otro a los BosquesCultivados que se encuentran dentro de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Lo querespecta a las áreas protegidas de nivel nacional, la Administración de Parques Nacionales ha sido incluida en laSecretaría de Turismo de la Nación manteniendo su autarquía.Actualmente se encuentran vigentes la ley N° 25.080/99 de inversiones para Bosques Cultivados, ley que como bienlo señala su nombre, fomenta las inversiones productivas de los bosques a través de la forestación. Esta ley reflejauna política productiva hacia el sector forestal, y en la misma medida incorpora regulaciones de tipo ambiental alexigir que los proyectos presentados deban cumplir con el requisito indispensable de la sustentabilidad.Luego de la aplicación de esta legislación, ha aumentado la superficie forestal plantada en la Argentina; y Corrienteses una de las provincias que se ha beneficiado de este crecimiento por contar con todas las aptitudes necesarias parala producción forestal. Ello generó que en los últimos años aumente considerablemente la cantidad de hectáreas debosques plantados, pasando de 320.000ha en el año 1998 a contar aproximadamente con 500.000ha. en el año 2012.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 26. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental25Por otro lado, en nuestro país se legisla a través de la Ley Nº 26.331/ 2007, la protección de los bosques nativos,determinandolospresupuestosmínimosdeprotecciónambientaldelosbosquesnativos.Estaleyprevéunaprotecciónambientalparaelenriquecimiento,larestauración,conservación,aprovechamientoymanejosostenibledelosbosquesnativos, y de los servicios ambientales que éstos brindan a la sociedad. Asimismo, establece un régimen de fomento ycriterios para la distribución de fondos por los servicios ambientales que brindan los bosques nativos existentes.Para ello, la Provincia de Corrientes ha realizado su OrdenamientoTerritorial de Bosques Nativos, que hasta el momento noobtiene beneficios a nivel nacional ni se ha implementado el pago por servicios ambientales dispuesto en la ley nacional.Entonces podemos observar cómo, a nivel nacional y su correspondiente aplicación provincial permiten avanzaren ciertos aspectos diferenciados de una política forestal, pero no se encuentra a nivel nacional una idea de PolíticaForestal Ambiental abarcativa de una producción sustentable que incluya, más allá de una legislación de incentivosa la plantación de Bosques Cultivados y de conservación de los Bosques Nativos, un tratamiento de políticas queconlleven a la disminución de la deforestación y degradación de los bosques, como actividad ilegal.Es clara la expansión de la frontera agrícola-ganadera que se da en la Argentina, a través de una actividad forestalilegal: la deforestación.Esa conversión ilegal de los bosques a otros usos para actividades no siempre sustentables, se ve reflejado en dosconsecuencias importantes:La pérdida de masa forestal.La profundización del cambio climático.Estas situaciones, se reflejan parcialmente en el marco político y legal, pero no se prevén avances en lo que respectaa un marco regulatorio del Manejo Forestal Sostenible y de mecanismos de mitigación del cambio climático.Esto nos lleva de la mano a otra problemática identificada como limitante de la gobernanza forestal, que es lainsuficiencia del tratamiento en las políticas de cuestiones como la disminución de la deforestación y su consiguientefalta de conciencia ante el cambio climático. Tampoco se prevé la necesidad de implementar estrategias sosteniblesde gestión forestal que incrementen o mantengan las reservas forestales de carbono.Estas aspectos que en la realidad son llevados a cabo por privados, pero que no están regulados por el Estado, noslleva a concluir en la necesidad que sufre nuestro país, de una Gobernanza Forestal que permita superar los enclavesde la incongruencia entre las políticas forestales y la legislación aplicable que se presenta, generando un escenariode incertidumbre e inseguridad jurídica.En lo que respecta a los bosques como objetos de posibles inversiones con la finalidad de mitigar los efectos del cambioclimáticomediantelosmecanismosREDD,debemoshacerhincapiéenunfortalecimientodelasdebilidadesdemostradasen la deficiente gobernanza forestal, en búsqueda de una gobernanza estable y favorable para futuras inversiones.Si bien a nivel Nacional la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA) ha logrado lahabilitación de los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), permitiendo de tal manera, a las plantaciones forestalesque cumplan las condiciones requeridas, ser consideradas internacionalmente como captadores de Carbono.Nuestro país juega un papel importante, porque para cumplir con los compromisos asumidos, los países en el AnexoI del Protocolo de Kioto pueden emprender acciones nacionales o participar en proyectos que reduzcan emisioneso secuestren CO2 en otros países, y claramente al emprender estas acciones en un país en desarrollo, es menoscostoso (siendo Argentina uno de estos países). Por otro lado, los países receptores, como ser Argentina, tambiénse benefician por el aporte al desarrollo sustentable que estas inversiones deben realizar. Es decir, que nuestropaís podría participar activamente en el mercado de carbono mediante la oferta de reducciones de emisionescertificadas, si emprendiera una tarea que propenda a otorgar a los actores mayores seguridades jurídicas.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 27. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental26Se entiende que nuestro país tiene un enorme potencial en el mercado de bonos de carbono, sin embargo no sonmuchos los proyectos que fueron aprobados a nivel internacional. Situación generada porque estas inversionesno escapan a la situación general de la economía, y si bien se puede lograr financiamiento a través de firmas ygobiernos interesados en hacerse de bonos de carbono, el volumen de reducción de emisiones es pequeño en elcaso de los proyectos argentinos, por lo que el beneficio no logra ser significativo.En este contexto no debemos perder de vista la relevancia que adquiere la responsabilidad social del sector privado enla aplicación de mecanismos que permita al país, en los próximos años, un crecimiento del sector forestal sostenible.No quedan dudas que la actividad principal de las empresas es la producción de bienes y servicios en forma eficientey rentable, pero no es menos cierto, que la responsabilidad social de las empresas forestales se ha extendido a laadopción de políticas de acción que incluyen estos parámetros de responsabilidad acompañados de un desarrollosustentable de su actividad.Podemos observar entonces, avances del sector empresarial forestal en lo referente a la adopción de acciones quedemuestran un enlace con la sostenibilidad de la producción y el mejoramiento del manejo forestal, destacandoprimordialmente las certificaciones y las adopciones de mecanismos de desarrollo limpio y su consecuenteobtención de certificaciones de carbono.Esto se observa a través de las certificaciones voluntarias, destacando que en mayor porcentaje las empresas poseencertificación FSC, pero que actualmente Argentina ha obtenido un sello propio de certificación forestal “CerFoAr”,contando Corrientes con aproximadamente el 40 % de su superficie forestada bajo el sistema de certificación de calidad,garantizando la gestión sustentable de los bosques, logrando fijar la trazabilidad del árbol hasta el producto terminado.También la ONU, en el marco de su política de Responsabilidad Social Empresaria, aprobó el primer proyectode captura de dióxido de carbono por forestación en Argentina. El proyecto se realiza en Ituzaingo, Provincia deCorrientes y se desarrolló bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio del Convenio Marco sobre Cambio Climático dela Organización de Naciones Unidas.Es decir que, las empresas forestales, por medio de una adopción de políticas de responsabilidad social avanzanen aspectos parcialmente regulados por políticas del Estado, quedando su actividad al arbitrio de las disposicionesestablecidas entre partes.Pero debemos tener en cuenta que existen ciertas cuestiones que no se encuentran resultas y que pueden generarconflictos, como ser:¿Existe claridad sobre quién es el propietario del carbono?,¿Existe legislación aplicable en el país? ¿O se trabajará sin una tutela legal clara?¿La venta de carbono se hará por un contrato de compraventa?Entonces podemos concluir que nuestro país necesita con urgencia trabajar en una estrategia ambiental clara queabarque todos los aspectos del sector forestal y con ello, avanzar en el refuerzo de la calidad de la gobernanzaforestal. Esto requiere de políticas públicas responsables y acordes con el crecimiento sustentable del sector porparte del gobierno, por un lado; una participación activa de la sociedad civil en la toma de decisiones, por otro.Y por último, y no por ello menos importante, la responsabilidad social del sector privado que permita al país,en los próximos años, implementar mecanismos REED plus, situación que abarcaría ampliamente un trabajo en lareducción de la deforestación y la degradación de los bosques, junto con políticas de promoción de la forestación,la reforestación y la restauración de los bosques y su manejo sostenible.Y para lograr estos resultados se requiere de un trabajo integrado entre todos los actores, de manera tal de obteneruna sinergia que permita un crecimiento sustentable de la actividad, junto con marco legal adecuado para REDDque incluya las salvaguardias socio ambientales necesarias.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 28. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental27La adaptación al Cambio Climático para el sector forestal requiere una serie de elementos que permitan ajustar lossistemas humanos que habitan, manejan o aprovechan los ecosistemas forestales, a las condiciones cambiantes delclima y sus efectos, para que de esa manera se pueda moderar el daño proyectado o real, o en su caso, aprovechar demanera efectiva y eficaz los aspectos beneficiosos, con el objetivo general de lograr un Desarrollo Sustentable Bajo enEmisiones y Adaptado al Cambio Climático, con enfoque de respeto, garantía y protección de los Derechos Humanos.La capacidad de adaptarse al Cambio Climático de los ecosistemas forestales, depende de una serie de factoresvinculados entre sí, que surgen a partir de una correcta gestión territorial, es decir, de un manejo ordenado,planificado, sostenible y eficiente del territorio. La preparación para implementar mecanismos, procesos y políticasde adaptación para los ecosistemas forestales, requiere de un proceso que defina un rango de enfoques analíticosy participativos, que funcionen para integrar consideraciones ambientales y sociales en el marco de las políticas yprogramas, evaluando sus resultados e impacto en las interrelaciones económicas, político-institucionales y socialesque se relacionan con los ecosistemas forestales.Así entonces, consideramos que en materia de adaptación al Cambio Climático, el sector forestal requiere uncambio de paradigma en el enfoque de ordenamiento territorial, de manera que permita a las comunidades y a losecosistemas forestales adecuarse a las transformaciones climáticas presentes y por venir. Demanerageneral,sepuedeafirmarquelosinstrumentosdeordenamientoterritorialnotienenunaaplicacióneficaz,ya que éstos no son utilizados para promover un manejo integrado del territorio, ni tampoco definen en la prácticael aprovechamiento conforme a la aptitud territorial. Aunado a lo anterior, prácticamente no se utilizan como basepara la elaboración e implementación de programas y proyectos de desarrollo, ni como un instrumento rector parael fomento de actividades productivas. Lo anterior se traduce en desarticulación de programas gubernamentales,en desvinculación de los órdenes de gobierno y en una ausencia de participación efectiva de las comunidades en elmismo, teniendo ello consecuencias negativas para el sector forestal.Entonces, considerando que uno de los grandes retos identificados en los procesos de planeación en previsión delCambio Climático es el mayor rango de incertidumbre y el amplio rango de riesgos desconocidos, hace necesariocambiarelenfoquedepaisajeestáticoadinámicoeintegrado,yestoúltimoasuvez,conaltosgradosdeimpredecibilidad,Para lograr ese cambio de paradigma, una de las primeras condiciones es transitar de una planeación de cortoplazo y generalmente reactiva, a un planeación de largo plazo y ordenada, lo que podríamos llamar una adaptaciónplanificada. En este marco, gran parte de las decisiones deben ser tomadas bajo el principio precautorio, debiendoenfocarse a reducir sistemáticamente los riesgos en respuesta a los riesgos pronosticados.Enestemarco,elinvolucramientodelaspartesinteresadasenelprocesodeplaneaciónyelaboracióndelordenamientoterritorial,debeserunejetransversalnecesario,bajounenfoquedeabajohaciaarribaydearribahaciaabajo.Esnecesarioentonces aprovechar estratégicamente las facultades de los órdenes de gobierno más cercanos a la población (comolo son en México los municipios) y en el caso específico las comunidades forestales, lo que permitiría el diagnóstico delas condiciones ambientales de manera muy específica y, en colaboración con centros de investigación y el gobiernofederal, la proyección particularizada de las consecuencias del Cambio Climático en el mismo.Adaptación al cambio climáticoen el sector forestalLic. Ximena Ugarte Trangay, Vocal Legado Sustentable, A.C.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 29. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental28Para ello, es necesaria la articulación de políticas públicas con la participación efectiva de la sociedad civil, de manera libree informada, a través de procesos basados en resultados y en impactos esperados de las políticas o acciones planteadas. En este punto, resulta eficaz y eficiente la integración de órganos colegiados de decisión y grupos de trabajosectoriales a nivel nacional, con la participación de los estados y municipios, así como otros órganos de participaciónpública en la integración de una agenda nacional para la formulación de un proceso de planeación estratégica.Dicha planeación estratégica debe permitir:Identificar los problemas que deben ser atendidosde manera prioritaria en cada país en función desu impacto social, ambiental y económico en eldesarrollo nacional.Establecer los objetivos generales y específicos.Establecer las líneas de acción estratégica.Establecer programas necesarios para su instru-mentación.Establecer actores responsables de suimplementación, monitoreo y evaluación.Establecer criterios que permitan un manejoadaptativo de las acciones, de conformidad con elavance en el conocimiento de los problemas y sussoluciones, así como el desarrollo de capacidades enel país para su ejecución.Deben estar alineados a los objetivos estratégicosdel desarrollo nacional (ej. Desarrollo Integral ySostenible)Deben estar alineados a los objetivos del planestratégico en materia de cambio climático.Deben comprender estrategias diferenciadas enmateria de adaptación y mitigaciónDeben comprender acciones conjuntas entre losdiversos sectores responsables de su ejecución, lascuáles deben estar alineadas a los objetivos de laestrategia general.Deben comprender metas susceptibles de serreportadas, monitoreadas y verificadas (MRV)Deben prever mecanismo para una gestiónadaptativa, que permita modificar las acciones deconformidad con el avance en el conocimiento delosproblemasysussoluciones,asícomoeldesarrollode capacidades en el país para su ejecución.Sus acciones deben contar con un fundamentolegal que permita su aplicación efectivaDeben contar con un presupuesto e identificar losmecanismos de financiamiento e instrumentoseconómicos para su implementación.Deben contar con indicadores y un sistema demonitoreo y evaluación que permita identificarlos avances reales en su ejecución, así como lasmedidas correctivas oportunas.De esta manera la formulación de agendas nacionales para el desarrollo de programas y estrategias para el sectorforestal, debe atender como mínimo los siguientes criterios:A fin de que las acciones se apliquen de manera efectiva, es necesario que el país aproveche la cooperacióninternacional aunada a las capacidades nacionales instaladas tanto en el gobierno como en el sector social yprivado. Así mismo, es fundamental que se identifiquen debilidades institucionales en materia de recursos humanos,materiales, financieros y tecnológicos, a fin de que se desarrollen programas específicos para fortalecer, y en su casocrear nuevas capacidades bajo el enfoque de adaptación al Cambio Climático.Lo anterior, implica la promoción y facilitación en el plano nacional y, según proceda, en los planos subnacionales de:El acceso público a la información, así como lacomunicación entre los diferentes actores quedeben conocer los efectos del cambio climático enlos ecosistemas forestales.Los programas, así como la información relacio-nada con los procesos de ejecución, monitoreo yevaluación deben ser públicos, para lo cual los res-ponsables de su implementación deberán asegu-rarse de que existan mecanismos de transparenciay rendición de cuentas.La elaboración y aplicación de programas deeducación y sensibilización del público sobre el CCy sus efectos en los ecosistemas forestales.La formación de personal científico, técnico y di-rectivo a través de la elaboración y aplicación deprogramas de educación y formación, así como elintercambio o adscripción de personal encargadode formar expertos en esta esfera.Promover una agenda legislativa de largo plazoque brinde el fundamento legal a la política públicay le dé certidumbre jurídica a su aplicación.
  • 30. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental29En materia de participación social, la legislación debe prever un marco para la integración de un Sistema deParticipación Pública orientado al Desarrollo Rural Sustentable, en el que la totalidad de espacios de participaciónpública vigentes se articulen de manera efectiva para la toma de decisiones relacionadas con la planeación,implementación de acciones, monitoreo y evaluación.Otro elemento fundamental para lograr los objetivos expuestos, se traduce en la creación de un sistema de información efi-caz, eficiente y efectivo que permita la toma de decisiones prontas y acertadas, y cuyo acceso esté al alcance tanto de los to-madoresdedecisionesguberntamentales,comolosgruposuorganizacionessocialesquehabitany/omanejanlosbosques. Uno de los problemas identificados es que existe una amplia variedad de sistemas e instrumentos de información,sin que se induzca de manera vinculatoria a su uso para la toma de decisiones y gestión integrada del territorio ysus recursos. En México por ejemplo, el sistema de información forestal no considera los factores de presión queproducen deforestación y degradación de los bosques, o se cuenta con centros comunitarios de información queresultan ineficaces ya que no están considerados en los esquemas de gestión.Así entonces, resulta necesario generar un Sistema Integral de información y monitoreo ambiental y forestal, quecontemple mecanismos de generación de información en base a lineamientos y protocolos adecuados, con especialénfasis en la permanente actualización de información relacionada con el Cambio Climático.Por último, se considera necesario contar con mecanismos fluidos y eficaces de financiamiento e incentivos fiscalespara la implementación de políticas y acciones específicas. Para ello debe considerarse una arquitectura financieraeficiente y eficaz, capaz de movilizar el capital público y privado de manera tal que permita el financiamiento y lageneración de incentivos para acciones que permitan la adaptación de los bosques al Cambio Climático.Es ampliamente reconocido que una de las principales causas de la deforestación y la degradación de los bosques radica enel alto costo de oportunidad que conlleva el manejo forestal sostenible y la conservación de la biodiversidad asociada. Usosalternativosdelsuelocomolaagricultura,laagro-industríaolaganaderíaproducenmayoresingresosparalosdueñosousuariosde los bosques. Generalmente quienes conservan los bosques aprovechándolos de manera sostenible, no sólo deben superaringentesobstáculosypagarmayorestasaseimpuestos,sinoqueademásoperanenunclimadenegociosquelesesadverso.Derivado de lo anterior, y como una de las líneas obligatorias para el logro de una política integrada de desarrolloforestal sustentable que permita la adaptación de los bosques al Cambio Climático, es necesario:Identificar el costo de oportunidad que conlleva el manejo forestal sostenible y la conservación de labiodiversidad asociada a los productores o poseedores de predios forestales.Identificar los obstáculos burocráticos o administrativos que imponen costos de transacción para los procesosde autorización, permisos, avisos u otros instrumentos de gestión.Determinar si los programas gubernamentales en materia forestal, así como los instrumentos de gestióncontemplados en las legislaciones forestales, son eficaces, eficientes y efectivos en términos de costo/beneficiopara los productores nacionales, así como su impacto en el desarrollo forestal nacional.Aunado a lo anterior, a fin de contar con dicha arquitectura financiera, resulta necesario el análisis de los mecanismosexistentes, aprovechando su capacidad para garantizar al menos:La disponibilidad y capacidad de administrar y desembolsar de manera eficiente y oportuna fondos paraacciones tendientes a la adaptación y mitigación.La existencia de un mecanismo para habilitar una red de fondos nacionales y regionales, que permitan ladispersión de fondos de manera eficaz, eficiente y efectiva.Por otro lado, se deben incentivar las actividades tendientes al desarrollo forestal sustentable, disminuyendo costosen trámites para el acceso a recursos o programas, y promoviendo esquemas fiscales que incentiven el crecimientosostenido del sector silvícola, que le permita además su competitividad a escala nacional e internacional.
  • 31. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental30RESUMENLa actividad forestal ha tenido un fuerte crecimiento mundial en las últimas décadas, y una evolución tecnológica yeconómica constante.Asimismo, el productor ha incorporado la visión de la protección ambiental y del bienestar de los trabajadores. Eneste contexto surgen las Buenas Prácticas Agrícolas y los sistemas de certificación, los cuales ayudan a los productoresa demostrar a través de una tercera parte, el cumplimiento de este“buen hacer”en sus sistemas de producción.A su vez, desde el Derecho Ambiental argentino contamos con normativa que complementa a las BPA, y que seorienta a la protección de los recursos forestales a través de las siguientes:Ley Nº 20.247 de semillas y creaciones filogenéticas.Ley N° 13.273 de defensa de la riqueza forestal.Ley N° 24.857 sobre la actividad forestal y el aprovechamiento de los bosques.Ley N° 25.080 (modificada por la ley 26.432) sobre el régimen de promoción de las inversiones en bosquesimplantados.Ley N° 25.509 crea el derecho real de superficie forestal.Ley Nº 26.331 de protección de bosques nativos.En este trabajo se estudiaran las etapas más importantes a tener en cuenta para la implementación de las BPA enproducciones forestales, destacando la importancia de la aplicación del Manejo Integrado de Plagas, con el fin degenerar el menor impacto ambiental y colaborar de esta manera con la seguridad de los trabajadores.A modo de conclusión, podemos decir que las técnicas de manejo sustentables, también preferenciales en laimplementación de las BPA, son herramientas que junto con la legislación vigente colaboran en una primera etapade producción con la obtención de productos confiables y con mayor valor agregado.Asimismo, la implementación de las normas voluntarias contribuye a la efectiva aplicación de la normativa deDerecho Ambiental en Argentina, cubriendo ausencias legislativas que no están explícitamente establecidas.Palabras claves: Buenas prácticas agrícolas, sanidad, sustentabilidad.Protección del recurso forestal,buenas prácticas agrícolas y lalegislación ambiental en ArgentinaTeresa Gally1; Clara María Minaverry21Departamento de Tecnología, Universidad Nacional de Luján, Rutas 5 y ex 7. Luján, Provincia de Buenos Aires, Argentina,teresagally@hotmail.com.2Instituto de Investigaciones Jurídicas y Sociales Ambrosio Gioja, Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires, yDepartamento de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Luján, Argentina, cminaverry@derecho.uba.ar.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 32. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental31INTRODUCCIÓNLa agricultura es una parte del problema del cambio climático y aporta alrededor del 13,5% anual de los gases deefecto invernadero (GEI). Sin embargo, también es parte de la solución ya que ofrece oportunidades prometedoraspara la mitigación de las emisiones de GEI a través del secuestro de carbono, el manejo de los suelos, la gestión deluso de la tierra y la producción de biomasa (Nelson, G. 2009).Asimismo, este sector cada vez tiene más responsabilidad en materia de servicios ambientales, como la conservación de lascuencashidrográficas,laproteccióndelabiodiversidadagrícola,lafijacióndelcarbonoylaproduccióndeenergíarenovable.Las dificultades que afrontan las ciencias agrícolas están claramente expresadas: contribuir a disminuir la pobreza ya velar por la seguridad alimentaria, a través de la creación de sistemas agrícolas intensivos con efectos beneficiosospara el medio ambiente, y capaces de proporcionar una variedad de servicios a la sociedad.Lasnormasvoluntariassurgendelainiciativaprivadaysonadoptadasporelsectorproductivoparalahomogenizaciónde especificaciones técnicas pero también para coordinar las actividades y las políticas a fin de disciplinar las acciones.Es así que, el número de regulaciones técnicas y estándares se están incrementando constantemente en la mayoríade los países (Compés López, R. 2002).Según la FAO (2001) “este tipo de medidas están sustituyendo a las barreras arancelarias y no-arancelarias comomecanismos de regulación del comercio”.Los productores argentinos ya han iniciado este camino desde hace mucho tiempo, a través de prácticasconservacionistas principalmente en cultivos extensivos, como la siembra directa, rotaciones, certificaciones, y otroesquemas (Solbrig, O.T, 2004).En este contexto, se entiende que las BPA son normas voluntarias aplicadas en toda primera etapa de producciónagrícola, y que forman parte de todo proceso de certificación.En Argentina, en el año 2010 se presentó el nuevo Sistema de Certificación Forestal CerFoAR que garantiza latrazabilidad desde el árbol hasta el producto terminado, así como la gestión sostenible de los bosques nativos yplantados. El CerFoAR atiende los requisitos técnicos para obtener la homologación con el Programme for theEndorsement of Forest Certification schemes (PEFC), lo que le otorgará proyección internacional.Enelaño2011,elOrganismoArgentinodeAcreditación(OAA)estableciólosdocumentosyprocedimientosgeneralespara la evaluación y acreditación de las entidades que podrían ser habilitadas para certificar a las organizaciones queasí lo requieran, los que deberán cumplir con la norma IRAM 352 que es equivalente a la guía ISO/IEC N° 65.En la misma se estableció que los equipos de auditores deberán poseer competencia en áreas técnicas, sociales yambientales en relación con el manejo forestal de la entidad que requiere la certificación (Minaverry, Gally, 2012).CLAVES PARA LA SUSTENTABILIDAD: LAS BUENAS PRÁCTICASAGRÍCOLAS (BPA)PodemosdefiniralasBPAcomoelconjuntodeprácticasqueestánrelacionadasconlaeleccióndelterrenodondeserealiza-rá la siembra, la plantación, la elección de las semillas que se emplearán, del agua de riego, del suelo, del uso de agroquími-cos para la protección vegetal de la cosecha, y de las condiciones de almacenamiento, entre otras (Gally y Minaverry, 2009).Las mismas comprenden prácticas orientadas a la mejora de los métodos convencionales de producción y manejoen el campo, haciendo hincapié en la prevención y control de los peligros, y disminuyendo además las consecuenciasnegativas que podrían provocar sobre el medio ambiente, la fauna, la flora y la salud de los trabajadores.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 33. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental32Las BPA son requeridas en toda certificación y sus principios se basan en cuatro pilares: la sustentabilidad; el cuidadodel medio ambiente; la salud del trabajador y la trazabilidad.Los criterios tenidos en cuenta para su elaboración se basaron en exigencias de toda cadena productiva, siempredentro de un marco de mejora continua, algo semejante al cumplimiento de los requisitos de un sistema de gestiónde la calidad como la norma ISO 9001. La norma mencionada, formó parte de los documentos de referencia paraelaborar estos protocolos, también se relacionan con la norma ISO 26.000 en lo que hace a la protección de lostrabajadores, y con la ISO 14.001 en relación con el cuidado del medioambiente.La implementación de las BPA deberá estar regida a través del compromiso de los productores los que deberáninvolucrar a todo el personal, realizando autoevaluaciones del funcionamiento en forma periódica y tomandomedidas preventivas y correctivas que se requieran durante las operaciones.Asimismo, para poder demostrar el origen del producto final (madera), se tendrá que implementar un procedimientoefectivo de trazabilidad e identificación, para poder segregar aquellos productos que no hayan cumplido con losrequisitos de BPA.EL CORRECTO MANEJO DE LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS:El uso masivo de fitosanitarios y fertilizantes está contaminando acuíferos y los suministros de agua para laspoblaciones humanas.Según la FAO (2002) las “BPA en su aplicación en los plaguicidas incluye los usos recomendados oficialmente oautorizados a nivel nacional, en las condiciones existentes, para combatir las plagas de manera eficaz y confiable.Abarca una variedad de niveles de aplicaciones del plaguicida hasta la concentración más elevada del uso autorizado,aplicada de tal manera que deje el residuo más bajo posible”.En este sentido, como la segunda mitad del siglo veinte ha sido señalada como la era de la biología, no deberíasorprendernos que la primera mitad del siglo XXI sea reconocida como la era de la ecología, sin duda una de lasramas más robustas e imprescindibles de la biología moderna (Secilio, G., 2013).La utilización de productos agroquímicos en la actividad forestal responde a la necesidad del control de malezas,plagas y enfermedades, como también la de mejorar la producción a través de la aplicación de fertilizantes.A partir de la intensificación en el uso de los productos fitosanitarios surgió la necesidad de cambiar el enfoqueunidimensional (control químico) tradicional en agricultura, por un enfoque multidimensional, con una visiónagroecológica del problema que está siendo implementada exitosamente (Cobbe, R. ,1998). Este nuevo enfoque esrepresentado por el Manejo Integrado de Plagas (MIP) que permite la combinación de diferentes métodos y estrategiasde control, entre los que se destacan métodos biológicos, físicos, mecánicos y como último recurso el“químico”.EntrelasmedidaspreferencialesdelMIPsedestacaladeprevencióncomoporejemplo:utilizarsemillaslibresdepatógenosmediante ensayos que aseguren, previo a la siembra, no introducir enfermedades en lotes libres o bien en invernáculos.Posteriormente se deberá monitorear los plantines, según un programa, de manera que pueda detectarse tempranamentelaaparicióndeplagasyrealizarsifueranecesariosucontrolenunestadoinicial,conmenorutilizacióndeinsumosquímicos.Ante la aparición de plagas, se deberá incorporar la asesoría para obtener un correcto diagnóstico, y si fuera necesariocomunicar a los organismos competentes cuando aparezcan plagas de“denuncia obligatoria”(SENASA).Las recomendaciones para el control de las mismas deberán ser realizadas por una entidad o profesional competente,y crear un registro de éstas acciones tanto del diagnóstico como de los tratamientos.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 34. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental33EL APORTE DEL DERECHO AMBIENTAL:En primer lugar, la ley Nº 20.247 regula el régimen de producción y comercialización de semillas y creacionesfitogenéticas, y data del año 1973.Lamismatieneporobjetopromoverunaeficienteproducciónycomercializacióndesemillas,aseguraralosproductoresagrarios la identidad y calidad de la simiente que adquieren, y proteger la propiedad de las creaciones fitogenéticas.Es una normativa con alcances generales pero que marcó el punto de partida para el desarrollo de legislación sobreesta temática en particular, pero que sería aconsejable su actualización y alineamiento con la normativa internacional.En segundo lugar, las leyes N° 13.273 de defensa de la riqueza forestal, N° 24.857 sobre la actividad forestal y elaprovechamiento de los bosques, N° 25.080 sobre el régimen de promoción de las inversiones, y al N° 25.509 crea elderecho real de superficie forestal, son antecedentes legislativos que tuvieron influencia en el posterior dictado laley de bosques nativos, pero únicamente se refieren a los recursos forestales en general.En tercer lugar, la ley nacional para la protección de los bosques nativos Nº 26.331 que fue dictada en 2007, introdujolineamientos generales nacionales por parte de las provincias argentinas, para el enriquecimiento, la restauración, la conser-vación, el aprovechamiento, el manejo sostenible de los bosques nativos y de los servicios ambientales que ellos otorgan.Se destaca el artículo 2 de la ley que definió el concepto de bosque nativo “como a los ecosistemas forestalesnaturales compuestos predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de floray fauna asociadas, en conjunto con el medioambiente circundante (suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursoshídricos), que en un su estado natural le otorgan al sistema una condición de equilibrio dinámico”.A su vez, se mencionan a los servicios ambientales y su posibilidad de que a través de ellos se puedan obtenerbeneficios económicos para las comunidades.El Sistema de Certificación Forestal Argentino CerFoAR contempla dentro de su alcance tanto al bosque nativocomo al implantado (leyes Nº 26.331 y Nº 25.080 modificada por la Nº 26.432 respectivamente).EsimportantetambiénhacermenciónalaleyN°10.699/88(manejodeinsecticidas,fertilizantesyotrosagroquímicos).Suob-jetivoeseldelaproteccióndelasaludhumana,losrecursosnaturalesylaproducciónagrícolaatravésdelacorrectayracionalutilización de los productos mencionados, como también evitar la contaminación de los alimentos y del medio ambiente.Todo lo anterior se relaciona directamente con el concepto de MIP explicado anteriormente.Una de las principales herramientas que se mencionan aquí es la clasificación de productos químicos, a los fines deque se puedan tomar precauciones respecto de la protección de la salud y del medioambiente.Además se incorporó la figura de la “Receta Agronómica Obligatoria” que debe ser suministrada por un IngenieroAgrónomo, la cual está siendo utilizada en la práctica pero sin un adecuado control de gestión estatal.CONSIDERACIONES FINALESEs importante destacar que trabajar con calidad crea algunos costos adicionales pero que acarrea beneficiostangibles, ya que genera confianza en los clientes y esto permite acceder a mercados más calificados.La aplicación de las BPA con un marco normativo, permitirá a los productores contar con un sistema que actualmentees solicitado por las principales cadenas comerciales europeas y reconocidas globalmente. Los mismos son protocolosauditables, lo que nos asegura una revisión de los mismos por una tercera parte y bajo la filosofía de la“mejora continua”.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 35. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental34Es fundamental que cada país dentro del contexto que cada uno requiere y considera adecuado, dicte normativay armonice las existentes de manera que sean coherentes con la presente temática, y que constituya un adecuadomarco de funcionamiento.Asimismo puede afirmase que las normas de Derecho Ambiental (que están reconocidas en la Responsabilidad Social),no logran cubrir los ámbitos de protección específica de todas las etapas del ciclo productivo forestal. Además, es correctodestacar que las normas voluntarias colaboran en cubrir ausencias legislativas que no están explícitamente establecidas.La implementación de los sistemas de gestión de calidad nos asegura su aplicación, ya que actualmente existe uninsuficiente control de gestión realizado por parte del Estado.Para finalizar puede afirmarse que las normativas técnicas voluntarias, los regímenes regulatorios y los sistemasde certificación son esenciales para el avance económico y el crecimiento de la productividad así como losrequerimientos de evaluación de conformidad, pero todos ellos podrían también representar una de las máscostosas y dañinas barreras técnicas al comercio.Se espera que en los próximos años se apliquen políticas de apoyo a la implementación de normativa acorde conlas temáticas tratadas en este trabajo, y ya presentes a nivel internacional.BIBLIOGRAFÍACobbe, R, V. Capacitación Participativa en el ManejoIntegrado de Plagas – MIP (2008), Una propuesta paraAmérica Latina Documento preparado para la FAO, dis-ponibleenwww.bvsde.paho.org/bvsapc/e/fulltext/pla-gas/plagas.pdf., última consulta realizada el 8/05/2013.CódigoInternacionaldeConductaparalaDistribucióny Utilización de Plaguicidas (2002), disponible en ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/009/a0220s/a0220s00.pdf,FAO, última consulta realizada el 8/05/2013.Comisión Nacional de Buenas Prácticas Agrícolas deChile, disponible en www.buenaspracticas.cl, últimaconsulta realizada el 3/05/2013.Compés López, R. (2002), Atributos de Confianza, Nor-mas y Certificación: Comparación De Estándares paraHortalizas, Universidad Politécnica deValencia, España.Fresco, L. Ciencias Agrícolas y éticas (2002), FAOAgriculture Series. X9800/E, disponible en www.fao.org/AG/esp/revista/0010sp1.htm, última consultarealizada el 3/05/2013.Guías sobre Buenas Prácticas para la AplicaciónTerrestre de Plaguicidas Organización de las NacionesUnidas para la Agricultura y la Alimentación Roma(2002), www.fao.org/docrep/006/Y2767S/Y2767S00.HTM, última consulta realizada el 8/05/2013.Instituto Nacional de Semillas (INASE), disponible enwww.inase.gov.ar,últimaconsultarealizadael3/05/2013.IRAM, página Institucional disponible en www.iram.org.ar, última consulta realizada el 3/05/2013.Minaverry, C.; Gally, T. (2008); Análisis sobre lanormativa voluntaria relacionada con la gestión deagua, Primeras Jornadas Universitarias del NorteGrande Argentino sobre Medioambiente, UniversidadNacional de Tucumán, presentación de póster, ypublicación de resumen en Libro de Resúmenes ISBN978-987-1366-23-1,Tucumán, Argentina.Minaverry C., Gally T. (2012), Forest CertificationupdatesinArgentina,2012IUFROConferenceDivision5 Forests Products, Estoril, Portugal, Lisboa, Portugal, 8al 13 de Julio de 2012.Gally, T., Minaverry C. (2009), La aplicación de las “Bue-nasPrácticasAgrícolas”alasproduccionesforestales,XIIICongreso Forestal Mundial, Buenos Aires, Argentina.Nelson, G. (2009), Agricultura y Cambio Climático: Unaagenda para las Negociaciones de Copenhague, Pun-to de enfoque 16, Resumen disponible en www.ifpri.org/sites/default/files/publications/focus16_01sp.pdf,última consulta realizada el 11/05/2013.Secilio, Gustavo (2013), La Responsabilidad SocialEmpresaria y los Sistemas de Calidad en el Agro,XI Curso Internacional: Sellos sustentables yResponsabilidad Social Empresaria en el Agro.ServicioNacionaldeSanidadyCalidadagroalimentaria(SENASA), disponible en www.senasa.gov.ar, últimaconsulta realizada el 3/05/2013.Solbrig, O. T. (2004), La agriculturización de laArgentina: Una cuestión de producción, equidad ymedio ambiente, Mar del Plata: Actas del XII CongresoNacional de AAPRESID.Valls,Mario(2012);Presupuestosmínimosambientales,Editorial Astrea, Buenos Aires, Argentina.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 36. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental35I EL ENFOQUE DE MANEJO ADAPTATIVO DE CUENCAS HIDROGRÁFICASY SERVICIOS AMBIENTALESLas cuencas hidrográficas detentan una alta vulnerabilidad al cambio climático antropogénico. No obstantelo anterior, mediante políticas, leyes, normativas, reglamentos, enfoques, técnicas, prácticas de manejo y deconservación de tipo "adaptativas" en base a tratamientos integrados se contribuye a reducir las vulnerabilidades.Adaptación, según IPCC, se refiere "ajustar los sistemas naturales o humanos como respuesta o los estímulosactuales o esperados y sus efectos". Especialmente, debido a que el cambio climático impacta todos losaspectos de la sustentabilidad y debido a que la vulnerabilidad afecta fuertemente el desarrollo, las decisionesdeben esforzarse en incorporar la adaptación al cambio climático en el desarrollo nacional y sectorial.Considerando las políticas nacionales, la incorporación del manejo adaptativo de cuencas hidrográficasal desarrollo nacional y regional, permitirá transformar la adaptación a la economía como "usual", "flexible”,“dinámica", "con mecanismos de retroalimentación",“ajustables”,“vigentes”.El manejo adaptativo e integrado de cuencas hidrográficas representa un enfoque viable y sostenible quecontempla en lo central medidas tipo buffer de amortiguación de impactos, medidas facilitadoras de larestauración de ecosistemas/cuencas hidrográficas y medidas complementarias adaptativas institucionales detipo legal, reglamentarias y normativas.Se deben definir las opciones de adaptación con medidas "buffering" (amortiguación) en cuencas hidrográficasalteradasomedidaspara"facilitadoras"(restauradorasdeecosistemasycuencashidrográficas)pararedireccionarla evolución de ecosistemas y cuencas hidrográficas hacia nuevos estadios y adaptables a las condicionesdinámicas cambiantes. Se necesitan enfoques flexibles y diversificados en función de la incertidumbre.En este sentido, las medidas adaptativas institucionales resultan fundamentales desde el procesos de tomade conciencia de los actores hasta los marcos institucionales – legales, instrumentos de pagos por serviciosEl enfoque de manejo adaptativo decuencas hidrográficas con énfasis enservicios ambientales ante escenariosinciertos de cambio climático, enel marco de una legislacion forestalflexible y diversificadaDr. Samuel José Francke CampañaEje Temático 1: Cambio Climático
  • 37. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental36ambientales, instancias y mecanismos de participación social, plataformas de negociación y el monitoreo de ladinámica sociocultural y ambiental-forestal.Se requieren diseñar e implementar políticas adaptativas que contemplen medidas y faciliten la capacidad deadaptación de las cuencas hidrográficas para fomentar, relevar el rol y lograr la adaptación de la sociedad. (Tabla 1).Tabla 1: Esquema Manejo Adaptativo de Cuencas Hidrográficas.Tipo Medidas Buffer o deAmortiguación del SistemaMedidas complementarias paraambos objetivosMedidas facilitadoras para la evolución hacianuevos estadíosperturbación (revegeta-ción-restauración)ambientales. Conservación de suelos y aguashídricassilvoagropecuarioMEDIDAS INSTITUCIONALES ADAPTATIVASIncremento de la concienciaManejo en horizontes delargo plazoDisminución de presiones so-cioeconómicas sobre los recursosnaturales.participativasMarcos legales ,reglamentarios nor-Las cuencas hidrográficas suministran servicios eco sistémicos /ambientales de provisión, regulación y culturalesque contribuyen al bienestar humano de la escala local y global. El incremento de la degradación y la reducciónde la capacidad de los ecosistemas de suministrar servicios, resulta preocupante para el desarrollo sostenible y lavulnerabilidad de la sociedad ante el cambio climático. (Esquema 1 y tabla 2)SERVICIOS AMBIENTALES COMPONENTES DE LA VULNERABILIDAD AL CAMBIO CLIMÁTICO(exposición, sensibilidad, adaptabilidad)VULNERABILIDAD DUO SISTEMA HUMANO-MEDIO AMBIENTEServicio de regulación(regulación climática)Exposición(cambio climático)Servicios soporteEcosistema SociedadSencibilidad socialAdaptabilidadSensibilidad ecosistémica CapacidadAdaptativaServicios regulaciónSumnistro de serviciosServicios culturalesEje Temático 1: Cambio Climático
  • 38. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental37Esquema 1: Servicios ambientales e Interrelaciones con la vulnerabilidad al Cambio Climático.Esquema 2: Vulnerabilidad del sistema dúo Humano – Medioambiente y Servicios Ambientales.Los servicios ambientales reducen la exposición y la sensibilidad e incrementan la capacidad adaptativa de ampliossectores de la sociedad. La evaluación de vulnerabilidad debiera considerar la vulnerabilidad de esos serviciosambientales, así como también, las interdependencias en relación a la vulnerabilidad de los ecosistemas. (Esquema 2)Tabla 2: Servicios Ambientales y su relación con el Bienestar Humano.SERVICIOS AMBIENTALES Y SU RELACIÓN CON EL BIENESTAR HUMANOSERVICIOS AMBIENTALES COMPONENTES DEL BIENESTAR HUMANOSEGURIDADSERVICIOS DE SOPORTESERVICIO DEPROVISIONFormación de Suelos Madera Seguridad personalReciclaje de Nutrientes Leña Seguridad acceso a los recursosProducción dinámica Fibras Seguridad contra desastresProvisión de hábitat para floray faunaBioquímicos MATERIALES BÁSICOS Recursos Genéticos EnergíaSERVICIOS DEREGULACIÓNNutriciónRegulación Climática ProtecciónRegulación deenfermedadesAcceso a bienesRegulación del ciclohídricoSALUDControl de erosión Sentirse bienSERVICIOSCULTURALESAcceso a aire puroRecreación Acceso al AguaEcoturismo BUENAS RELACIONES LABORALESReligiones Cohesión generalEstético Respeto mutuoCultural CooperaciónHerencia cultural Marcos legales, reglamentarios y normativos CAMBIO CLIMÁTICO OTROS VECTORES DEL CAMBIOEXPOSICIÓNSERVICIOSAMBIENTALES SENSIBILIDADSENSIBILIDADSOCIEDADADAPTABILIDADADAPTABILIDADECOSISTEMAMANEJO ADAPTATIVOADAPTABILIDADEje Temático 1: Cambio Climático
  • 39. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental38II POLÍTICAS Y PLANES NACIONALES DE ADAPTACIÓN AL CAMBIOCLIMÁTICOAdicionalmente, se requiere que el enfoque adaptativo se incorpore al desarrollo, en el marco de las estrategiasnacionales de adaptación al cambio climático .Las políticas nacionales deben promover la adaptación,tendientes a promover un manejo adaptativo de las cuencas hidrográficas.El reconocimiento del rol de las cuencas hidrográficas contribuye a reducir la vulnerabilidad y la inclusión delos actores que se benefician de los servicios eco sistémicos, en donde, se contemple el involucramiento a losactores en la planificación e implementación adaptativa.La incorporación de las cuencas hidrográficas en políticas y marcos legales de adaptación requiere un enfoquemultisectorial, basado en la integración de las políticas adaptativas de los sectores constituye un desafío. Para lograrlas políticas de adaptación entre sectores y escalas, se requiere instituciones flexibles, adaptables y con capacidad deaprender,quepuedanresponderatodaslasescalasdedinámicasnolinealesdelossistemasambientalesyhumanos.Se requiere de cambios institucionales, manejo y gestión a todos los niveles para comprender el mecanismoadaptativo que permita que los actores locales puedan adaptar sus propios sistemas.La implementación del manejo adaptativo de cuencas hidrográficas no debe partir de cero, se debe construiruna variedad de experiencias que contribuyan al manejo adaptativo y colaborativo, reconociendo la necesidadde establecer relaciones de apoyo reciproco entre todos los niveles.Para el éxito de la incorporación de las cuencas hidrográficas en las políticas de adaptación la ciencia juega unrol fundamental en la arena política. El enfoque de manejo adaptativo e integrado de cuencas hidrográficasresulta un enfoque viable y sostenible.En términos de política pública, se requiere de abordajes innovadores en el diseño de los espaciosinstitucionales donde se elabora transversalmente las políticas y marcos legales de protección climáticas y deluso de nuevas herramientas estratégicas de mitigación y adaptación que permitan la efectiva consideracióne incorporación de objetivos de protección climática en las políticas de desarrollo y ordenamiento territorial.La "falta de voluntad política" para avanzar la agenda climática constituye un problema que se menciona enlos informes nacionales. Se plantea la necesidad de interactuar e involucrar a los actores en debate sobre laproblemática climática. Este déficit de voluntad política subraya la necesidad de construir coaliciones políticas ysociales que impulsen y sostengan agendas de desarrollo que incorporen la dimensión climática, lo cual implicavincular la problemática climática a la agenda de empleo, de lucha contra la pobreza, de competitividad.Esto claramente genera y plantea nuevas preguntas sobre cómo construir este tipo de coaliciones y cómo promoverestasarticulaciones.Indudablemente,estostemasdeberánserobjetodefuturosanálisisyreflexiones,deformataldefortalecer las estrategias y acciones tendientes a generar el soporte político y social necesario para impulsar agendasde desarrollo que efectivamente aborden los desafíos que presenta el cambio climático a los países de la región.En la mayoría de los países de la región se han formulado políticas sobre cambio climático y el desarrollo deinstituciones específicas. No obstante, se denota un déficit en la implementación y ejecución de medidas .Así comotambién,seconstatanfallasenlaintegraciónyarticulacióndelaspolíticasclimáticasenrelaciónapolíticassectoriales.En términos políticos, si bien hay una creciente atención sobre la problemática climática, el tema todavíaocupa una baja prioridad en la agenda política de la mayoría de los países de la región. En estos contextos, laexistencia de ciertas estructuras organizacionales del estado, donde se focalizas en la problemática climática,con capacidades técnicas y de acceso a recursos internacionales, han resultado clave para brindar sostenibilidada proyectos y líneas de trabajo a través del tiempo y como política de estado de "cambio climático".Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 40. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental39La institucionalidad climática de los países de la región también indica que hay un reconocimientogeneralizado de la importancia de la participación ciudadana en la temática. En la mayoría de los planes,programas y estrategias existentes en los países estudiados, se prevén algún tipo de mecanismos o instanciasde participación social en el proceso de formulación o de monitoreo de medidas implementadas.III ESTADO ACTUAL DE LA SITUACIÓN, DE LAS POLÍTICAS, MARCOSLEGALESYACCIONESDEADAPTACIÓNALCAMBIOCLIMÁTICOENCHILE(MINISTERIO DE AGRICULTURA/MINISTERIO DEL MEDIOAMBIENTE) YCONAF EN ESTA TEMÁTICALos principales desafíos de la agenda climática en el sector silvoagropecuario se refiere a la falta de articulacióny correspondencia con las políticas de desarrollo, de ordenamiento territorial y las políticas sectoriales.Chile presenta 7 de las 9 categorías de vulnerabilidad establecidas por la CMNUCC, es decir, zonas costerasbajas, eco- sistemas de montaña, territorios áridos y semiáridos expuestos a la sequía y a la desertificación,porciones proclives al deterioro forestal, áreas propensas a desastres naturales, áreas urbanas altamente conta-minadas y ecosistemas frágiles.Los impactos proyectados para actividades económicas como la minería, la agricultura y la hidroelectricidad,se consideran severos en el norte y centro del país. Se sostiene que, por otra parte, habría regiones en el sur delpaís que se verían beneficiadas por aumentos en la productividad forestal, agrícola y ganadera.Chile registra el mayor aumento de las emisiones de CO2 per cápita respecto al resto de los paíseslatinoamericanos. El sector silvoagropecuario representa el segundo emisor de GEI del país, con 13,4 millonesde toneladas (16,9 %), generadas principalmente como metano y óxido nitroso. (ODEPA, 2012).Sin embargo, el subsector "Uso y Cambio de Uso del Suelo, y Forestal" (LULUCF en inglés) representa el quemás aporta a la captura de carbono, con 19 millones de toneladas. Se sostiene que, de este modo, se permitecompensar las emisiones del sector silvoagropecuario en su totalidad, así como atenúa las contribuciones delprincipal emisor del país, el sector Energía.Actualmente, en Chile se encuentra en la fase de elaboración el Plan de Adaptación al Cambio Climático del SectorSilvoagropecuario del MINAGRI-CONAF y del Ministerio del Medioambiente, en el marco del trabajo coordinadopor Oficina de planificación agrícola (ODEPA), lo que ha permitido la elaboración del citado Plan, el cual representala base para futuras aplicaciones de acciones concretas a nivel nacional, regional y local. Para lo cual, se contemplandiversas instancias de consulta, información y participación de los diferentes actores a nivel nacional.Para la implementación del Plan nacional de adaptación al cambio climático del sector silvoagropecuario, se hanidentificado proyectos pilotos, escalables vía análisis de su factibilidad técnica-económica y de pertinencia en elmarco de las estrategias del MINAGRI y de sus servicios para poder avanzar en la selección de los proyectos pilotos.Por su parte, los ejes estratégicos de la política forestal –ambiental de CONAF, consagran la protección delcambioclimáticocomoaspectofundamentaldelaplanificación,coordinacióneimplementacióndeestrategias,planes, programas y proyectos forestales en relación a esta temática.De acuerdo los marcos legislativos del sector silvoagropecuario en Chile se identifican cuatro instrumentosde gestión pública para el sector que detentan capacidades potenciales de adaptación y mitigación anteescenarios inciertos de cambio climático:1. Decreto Ley 701 Sobre Fomento Forestal (1974,1996, 2011);2. Ley 20.283 sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal (2008);Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 41. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental403. Sistema Nacional de Incentivos para la Sustentabilidad Agroambiental de Suelos Agropecuarios (SIRSD-S)(1995); y4. Ley 18.450 sobre Fomento al Riego y Drenaje 1985).Las actuales políticas públicas y respectivos marcos legales experimentan modificaciones legislativas entre losaños 2008 y 2011 , período en que Chile cuenta con su Estrategia Nacional de Cambio Climático y el Plan deadaptación nacional al cambio climático, aunque no incorporaran explícitamente los objetivos de adaptación ymitigación,(excepto el Dl 701 de fomento forestal, actualmente en trámite parlamentario) y sus modificacionesno consideran la participación amplia de la sociedad civil, excepto el convenio de la OIT 169,respecto deconsulta a pueblos originarios.Sin embargo, claramente los instrumentos contemplan el marco de la sustentabilidad ambiental, un “sistemade incentivos de pago por servicios ambientales público -privado”, es decir, nos encontramos en una fase detransición adaptativa al cambio climático.La formulación e implementación de instrumentos de fomento como La Ley de fomento forestal (1996)contemplan el pago por servicios ambientales, por concepto de forestación y conservación de suelosy aguas, del orden de US$ 1000/ hectárea, que entre los años 2000 y 2012 alcanzan una superficie delorden de 600.000 há direccionadas a suelos erosionados de pequeños y medianos propietarios, porcierto territorios ecológicos y actores sociales altamente vulnerables a escenarios de cambio climático.Por otra parte, la ley de recuperación del bosque nativo y fomento forestal (2007) contempla incentivos depreservación ecológica y con fines no madereros del orden de US$ 400/há. y para fines silviculturales del ordende US$ 800/ha. Con la implementación de la citada ley se han alcanzado 44.000 há con esquemas de manejoforestal sostenible.Asimismo, dichos programas se complementan con la ley de incentivos para la recuperación de suelosdegradados implementados por el servicio agrícola y ganadero (SAG) y el instituto de desarrollo agropecuario(INDAP) y con la ley de incentivos al riego y drenaje.La implementación de los instrumentos del Ministerio de Agricultura (MINAGRI), su focalización en cuencashidrográficas prioritarias, críticas y vulnerables conjuntamente con la aplicación de principios rectores como: lamultisectorialidad, la integralidad, la transversalidad, la mancomunidad y participación de los actores, permitiráenfrentar sosteniblemente los desafíos de la adaptación y mitigación frente a escenarios variables de cambioclimático.En este contexto, AGCI /CONAF conjuntamente con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA),han desarrollado tres ciclos de cursos internacionales, 13 cursos de modalidad anual, capacitando a más de 300profesionales de la región, durante el periodo 1999-2012:Manejo integrado de cuencas hidrográficas con énfasis en conservación de suelos y aguas (1999_2003).Restauración ambiental para un manejo sostenible de cuencas hidrográficas (2004-2008).Gestión integrada de cuencas hidrográficas con énfasis territorios rurales y medioambiente (2010-2012).En relación a la temática, CONAF ha desarrollado en el ámbito del manejo adaptativo e integral de cuencashidrográficas diversos programas y proyectos con financiamiento internacional, en lo especifico con JICA por másde 20 años, que cuentan con la visión de proyectarse hacia el futuro mediante diversos enfoques, métodos, técnicasy prácticas para amortiguar los impactos del cambio climático, facilitar las medidas para restauración de ecosistemasy en cuencas hidrográficas, en el marco de instrumentos económicos ambientales y sociales que han permitido laimplementación gradual de las políticas para mitigación y adaptación al cambio climático.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 42. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental41Eldesarrolloeinnovacióndetecnologíasdemanejointegradodecuencashidrográficaspormásde25años,hapermitidola difusión y la extensión hacia países con similares problemáticas de mitigación y adaptación ante escenarios inciertos decambio climático. Lo que se materializa a través de diversos programas de cooperación, asistencia técnica e intercambiode experiencias en países como Perú, Ecuador, Colombia y Guatemala durante el año 2012.IV ALCANCES FINALESLa aplicación de principios rectores en marcos legales flexibles y diversificados tales como: la sostenibilidad, lamultisectorialidad, la integralidad, la transversalidad, la multidisciplinariedad ,la adaptabilidad y la participación delos actores, permitirá la adaptación frente a escenarios inciertos de cambio climático.Actualmente nos encontramos en una fase de transición adaptativa al cambio climático, por lo que se debegenerar Políticas explícitas que entreguen certeza jurídica a las acciones de largo plazo en estas materias, generaracciones adaptativas "marcos legales de protección y gestión climática" ,que permitan a los actores garantizar elderecho ambiental-forestal ,en este contexto, como reivindicaciones cívicas, con escalas de valores y categorías, lavinculación de las temáticas a los territorios y sus actores, re- naturalizar ecosistemas y cuencas hidrográficas, asumirlos impactos socioeconómicos y ambientales de los desplazados ecológicos y enfrentar las amenazas , desafíos y lasoportunidades que brindan del Cambio Climático .Es tiempo de adaptaciónV REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASCEPAL. 2009. "Cambio Climático y Desarrollo enAmérica Latina y el Caribe. Reseña 2009." Santiagode Chile.EuropeanEnvironmentAgency.2013.AdaptationinEurope .Report, N°3.ISSN 1725-9177,Copenhague,Denmark.Intergovernmental Panel on Climate Change – IPCC(1998). “The Regional Impacts of Climate Change.An Assessment of Vulnerability” A Special Report ofIPCCWorkingGroupII.WMO.UNEP.IPCC.CambridgeUniversity Press. London.Intergovernmental Panel on Climate Change – IPCC(2007). “Climate Change 2007: Climate ChangeImpacts, Adaptation and Vulnerability”. WorkingGroup II Contribution to the IntergovernmentalPanel on Climate Change. Fourth AssessmentReport. Disponible en el Sitio Web del IPCC: www.ipcc.ch .Instituto Internacional de Medio Ambiente yDesarrollo -IIED-AL- (2007). "Cambio Climático:Vulnerabilidad y Adaptación en Ciudades deAmérica Latina". En Medio Ambiente y Desarrollo, Nº67, Noviembre de 2007.Seeger, Maia, Juan Carlos Urquidi, and MartaLillo. 2012. "Informe Nacional de Estado deSituación y Calidad de las Políticas Públicas enCambio Climático y Desarrollo en Chile. SectorAgropecuario y Forestal.”Sustentarse.Ryan, Daniel 2012.Informe sobre el Estado y Calidadde las Políticas Públicas sobre Cambio Climático yDesarrollo en América Latina Sector Agropecuarioy Forestal. OAK Foundation- Plataforma climáticaLatinoamericana-Avina.United Nations Framework Convention on ClimateChange (2006). “Impacts, Vulnerabilities andAdaptation to Climate Change in Latin America”.Background Paper. UNFCCC Secretariat. Bonn.Disponible en el Sitio Web www.unfccc.int.United Nations Framework Convention onClimate Change (2007). “Climate Change: Impacts,Vulnerabilities and Adaptation in DevelopingCountries”.DisponibleenelSitioWebwww.unfccc.int.Eje Temático 1: Cambio Climático
  • 43. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental42Hacia el ManejoIntegral de BosquesUna construcción de la visióny los alcances en BoliviaJuan Carlos Medrano Vargas1El Derecho Forestal debe garantizar o dar las condiciones para que el manejo forestal sea un instrumento técnico-jurídico, que las comunidades lo apropien y sea reconocido por los agentes externos a ella; que incluya y reconozcalos saberes y prácticas ancestrales y tradicionales; y que se desarrolla bajo la concepción del manejo integral delos bosques entendida como la incorporación progresiva de los diferentes bienes y servicios del bosque en lasactividades económicas-productivas de las comunidades así como el avance gradual en la agregación de valorde los procesos productivos con el empleo de tecnologías adecuadas y con prácticas que las comunidades hanasumido bajo sus propios códigos.El manejo forestal en Bolivia, bajo los alcances de la Ley Forestal Nº 1700 de 1996, ha logrado avances, entre los cualespodemos mencionar el haber posesionado al Plan General de Manejo Forestal como un instrumento de planificacióny gestión de las actividades de manejo y aprovechamiento forestal (planificación forestal), a inicios si bien se considerocomo un requisito legal, hoy muchos usuarios forestales hacen uso de los beneficios que brinda y facilita el documento.La normativa forestal (Ley Nº1700), contiene lineamientos de uso integral y eficiente del bosque y la utilizaciónsostenible de los bosques y tierras forestales (uso y aprovechamiento); en la práctica el manejo forestal integraly sustentable muestra una poca aplicación de los postulados, ha sido centrado más en el aprovechamientomaderable poco diversificado y con una participación limitada de los diferentes niveles del estado, sobre todo lafalta de asistencia técnica, incentivos, financiamiento y propuesta de desarrollo.Las condiciones han sido más favorables para grandes empresas que cuenta con alta inversión de capital yexperiencia en el sector; existe poca articulación de la cadena productiva maderable y no maderable y un mínimoavance en la generación de valor agregado, asimismo un desconocimiento de usos y saberes tradicionales de lospueblos originarios e indígenas.A partir del año 2006, se ha emitido una serie de leyes y políticas que respaldan el manejo de bosques, entre lascuales podemos citar:Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia.Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien.Plan Nacional de Desarrollo.1Ingeniero Forestal. Actualmente Jefe de la Unidad de Recursos Naturales y Áreas Protegidas – Secretaria Departamental de losDerechos de la Madre Tierra - Gobierno Autónomo Departamental de Cochabamba - BoliviaEje Temático 2:Pueblos indígenas
  • 44. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental43Política Nacional para la Gestión Integral de los Bosques.Plan Nacional para el Manejo Integral del Bosque.Estos documentos mencionan los siguientes temas:“El manejo integral de bosques”,“La gestión integral y sustentablede los bosques”, “La generación de mayor valor agregado de los recursos naturales”, “La institucionalización de laForestería Comunitaria”, entre otros.La Constitución Política del Estado declara que los bosques naturales y los suelos forestales son de carácter estratégicopara el desarrollo del pueblo boliviano, así mismo se plantea como política del estado la promoción del manejosustentable e integral de los bosques con amplia participación de Comunidades Indígenas, Originarias y Campesinas.Por otro lado es necesario reconocer que gran parte de los recursos forestales o bosques, se encuentran en posesióny manejo por las Comunidades Indígenas, Originarias y Campesinas; que se consolidando las Autonomías Indígenas,Originarias y Campesinas y que el estado reconoce a las organizaciones indígenas, originarias y campesinas comoparte de la instancia de control social de los recursos naturales.Bajo estos antecedentes es necesario establecer los alcances del Manejo Integral de Bosques, y que el mismo seaincorporado en las normativas y políticas que se está promoviendo y construyendo en Bolivia. Entre los alcances quedebe contemplar se pueden mencionar los siguientes:a. Una visión holística, sistémica, integral, participativa, con un enfoque intercultural y territorial, que acepta lacomplejidad y diversidad de los diferentes sistemas boscosos y parte del reconocimiento de las múltiplesfunciones (ecológicas, sociales y económicas) que cumplen los bosques y suelos forestales, así como lossaberes y prácticas tradicionales de las comunidades que habitan en ella.b. Considera que el uso y aprovechamiento de los productos y funciones del bosque deben ser adecuados yequilibrados por parte de los sujetos (actores o usuarios), no debe afectar la capacidad de regeneración de losbosques, no debe poner en riesgo la estabilidad ecológica, así como a la integralidad natural y socio-cultural.Debe considerarse las necesidades de restauración, evaluar los efectos ambientales, sociales, culturales, yeconómicos; estableciendo medidas de conservación y protección.c. Se desarrolla en el marco del proceso de planificación ecológica territorial que identifica la vocación y aptitudde uso de la tierra, y garantiza la armonía entre la satisfacción de las necesidades económicas y de consumo dela población con las necesidades de regeneración de los sistemas de vida y sus componentes.d. Donde el estado promueve y apoya la diversificación del uso y aprovechamiento de productos potenciales, laarticulación de las cadenas productivas y el proceso de incorporación de valor agregado; así como garantizarlas relaciones apropiadas entre los actores de las componentes de la cadena productiva y la distribución justa yequitativa de los beneficios procedentes de manejo integral de bosques; así como el desarrollo de los procesospropios de regulación, impulsando el fortalecimiento de los saberes tradicionales y el uso y aprovechamientode bosques adaptado a la realidad local.En cuanto a las Comunidades Indígenas, Originarias y Campesinas, el manejo integral de bosques debe permitir que lascomunidades cuenten con sistemas propios de regulación para el uso y aprovechamiento de los bosques, respaldadoscon instrumentos técnico-jurídicos que las comunidades han apropiado, que plantean la incorporación progresiva delos diferentes valores y funciones del bosque en las actividades económicas-productivas que desarrollan, así como elavance gradual en la agregación de valor de los procesos productivos con el empleo de tecnologías adecuadas y conprácticas que han asumido bajo sus propias formas. Asimismo debe garantizar el reconocimiento por agentes externosa la comunidad y la verificación de parte del Estado, con el fin de desarrollar y fortalecer las normas e institucioneslocales, capaces de controlar y regular el uso de sus propios recursos naturales, bajo principios de sostenibilidad.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 45. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental44I. ELDERECHOALALIBREDETERMINACIÓNDELOSPUEBLOSINDÍGENAS1. AntecedentesLa Carta de las Naciones Unidas (1945) busca fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadasen el respeto a la igualdad de derechos y al de libre determinación de los pueblos. Ello busca mantener lapaz y seguridad internacionales, al punto que entre los miembros de la ONU, deberán abstenerse de haceruso de la fuerza contra la integridad territorial o independencia política de cualquier Estado.Luego, la OIT con su Convenio 107 (1957), buscó regular el reconocimiento y ejercicio de derechos delos pueblos indígenas, pero bajo una lógica asimilacionista: su condición de exclusión sería atendidamediante servicios sociales (educación, salud, condiciones de trabajo, etc.) previstos como ideales por elEstado, sin margen para la identidad cultural y prioridades de los propios pueblos indígenas.En 1960, la ONU, reconociendo el derecho a la libre determinación de los pueblos; que la subyugación,dominación y explotación extranjeras supone la denegación de los derechos humanos y por lo tanto contrarioa la Carta de las Naciones Unidas; y que, todos los pueblos dependientes tienen el derecho a ejercer pacífica ylibrementesuderechoalaindependenciacompleta;establecequetodointentodestinadoaquebrantarsiquieraparcialmente la unidad nacional e integridad territorial de una país es incompatible con la Carta de la ONU.Así, el derecho a la libre determinación termina por asumirse más como uno que le corresponde más a losnuevos Estados (sometido al acuerdo con éstos), y no necesariamente a los pueblos, incluidos los indígenas.2. Marco internacional especial.En 1966 se suscribieron los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos,Sociales y Culturales1, que reconocen el derecho de todo pueblo a la libre determinación, entendido como elestablecimiento libre de su condición política y provisión propia a su desarrollo económico, social y cultural.Sin embargo, en 1989 se aprobó el Convenio N° 169 de la OIT2que, aplicándose a los pueblos indígenasy tribales en países independientes, precisa que la utilización del término "pueblos" en él, no implica unaequivalencia respecto de los derechos que puedan reconocerse a dicho término en el derecho internacional.Con ello, se cuenta con una norma internacional especializada en materia de derechos de los pueblosindígenas, pero cuya regulación se desvincula de procesos independentistas. Asimismo, para la Declaraciónde ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas3(2007), también resulta contraria a la Carta de la ONUtoda acción que quebrante la integridad política o territorial de los Estados soberanos e independientes.Libre determinación indígenay gestión forestal no lucrativaRamón Rivero1Los que entraron en vigencia diez años después.2Artículo 1°, 3.3Artículo 46°, 1.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 46. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental45No obstante, el Convenio N° 169 de la OIT, plantea una nueva orientación normativa sobre lo indígenaque puede resumirse en torno a cuatro ideas centrales4:4PINTO, Vladimir: “El Derecho a la Consulta Previa, Libre e Informada a los Pueblos Indígenas en el Perú”. Informe elaborado para laConfederación Nacional del Perú de Comunidades Afectadas por la Minería - CONACAMI y la Coordinadora Andina de OrganizacionesIndígenas - CAOI. Programa de Defensa de Derechos Indígenas. Noviembre de 2009. P3.5Convenio N° 169 de la OIT, artículo 7°, 1.6Sentencia del Tribunal Constitucional N° 03343-2007-PA, fundamentos 21, 32 y 33. Sentencia del Tribunal Constitucional N° 06316-2008-PA, fundamento 20. Sentencia del Tribunal Constitucional N° 00022-2009-PI, fundamentos 24 y 25.7Constitución Política del Perú, artículos 44° y 45°.Los pueblos indígenas son sujetos colectivoscon derecho a existir y perdurar. Reconocesu preexistencia a los Estados que habitan,la mantención de sus instituciones y su autoidentificación como indígenas.Tienen derechos colectivos sobre los territoriosque habitan o utilizan, rebasando el conceptojurídico tradicional de propiedad (dominioy disposición sobre los bienes). Se trata de“territorios o tierras” sobre la que ejercen“propiedad colectiva”, es decir una relacióntrans-generacional e integral de estos puebloscon sus hábitats, sus espacios territoriales.Es obligatoria la perspectiva intercultural entodaslaspolíticaspúblicas.LaconcertaciónentreEstado e Indígenas es la única vía democráticapara solucionar la situación de postergación enque se encuentran estos pueblos.Cuenta con una serie de medidas destinadas aenfrentarosolucionarlasituacióndeexclusiónodiscriminación en que se encuentran en cuantoal goce efectivo de todos sus derechos.En lo relativo al derecho a la libre determinación5, se prevé que:"Los pueblos interesados deberán tener el derecho a decidir sus propias prioridades en lo que atañe alproceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte sus vidas, creencias, instituciones y bienestarespiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de loposible, su propio desarrollo económico, social y cultural."En este sentido, se advierte un desarrollo específico para que los pueblos indígenas puedan contar conla oportunidad de gestión en los asuntos que les interesa; siempre en el marco de lo posible: según seprevea en el marco jurídico con base al interés nacional o bien común.3. Marco nacional.Nuestro Tribunal Constitucional no ha sido ajeno a esta temática, habiendo desarrollado6el derecho a lalibre autodeterminación en función del derecho a la consulta previa, en tanto éste es una expresión deaquel; lo que nos ayuda a ir perfilando su contenido y alcances en el contexto nacional:Les permite decidir sobre sus prioridades en su proceso de desarrollo y preservación de su culturaal permitir que sus opiniones se traduzcan en las decisiones que pudieran tomarse desde el Estado,a fin de que responda con una tutela adecuada a sus concepciones del mundo.Se opta por una tendencia de la doctrina internacional que lo conceptualiza sin elementosseparatistas o secesionistas, pero respetando su autonomía para definir sus propios destinos;respetando la unidad territorial y de gobierno estatal.Es decir, de dichas opiniones no surge un derecho a veto pues debe concretarse dentro de losmárgenes del bien común7, destino fundamental del Estado.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 47. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental46Adicionalmente, en una reciente sentencia sobre el tema8, lo desarrolla de manera directa adicionandoa los argumentos expuestos que este derecho:Trasciende al concepto de tierras en su sentido patrimonial civilista, pues más allá de sus atributos(usar, disponer, usufructuar y reivindicar), al incluir el concepto de territorio9involucra a una vocaciónde autogobierno y autonomía que supone la atribución de planificar su vida comunitaria en él, fuerade cualquier intrusión no autorizada y conforme a sus propias instituciones10.Implica reconocerles una dimensión política que trasciende el carácter de cualquier persona jurídica,desarrollándola conforme a los límites previstos en los instrumentos internacionales expuestos.En el Perú, derechos de rango constitucional como este deben interpretarse de conformidad con lasdecisiones adoptadas por tribunales internacionales11. La Corte Interamericana de Derechos Humanos-CIDH, en la sentencia del Pueblos Saramaka vs. Suriname12, dispuso que pueden establecerse restricciones alderecho de propiedad territorial, en tanto manifestación del derecho a la libre autodeterminación, cuando:Las restricciones hayan sido previamente establecidas por ley.Sean necesarias y proporcionales.Busquen lograr un objetivo legítimo en una sociedad democrática.Así, no existe un derecho de veto, pero contamos con un marco que regula las decisiones estatales queafectarán este derecho. Conforme a la CIDH, todo Estado tiene prohibido adoptar cualquier decisiónque deniegue la subsistencia de un grupo humano como pueblo indígena. Vale decir, no se trata sólode contar con su existencia física luego de tomada la decisión, sino también que aquella se dé deconformidad con sus modos ancestrales de vida; en virtud, cuanto menos, del mantenimiento de unaparte sustancial de sus instituciones sociales, económicas, culturales y políticas13.II. MANEJO FORESTAL Y COMUNIDADES NATIVAS1. Las Comunidades nativasEl Convenio N° 169 de la OIT14, respecto al reconocimiento del sujeto de derechos que pretende involucrar,prevé que son los:Pueblos considerados indígenas, en países independientes, por descender de poblaciones quehabitaban el país en la época de colonización o antes del establecimiento de sus fronteras; cual seasu situación jurídica conservan siquiera parte de dichas instituciones.Que mantienen una conciencia colectiva de poseer una identidad indígena.En el Perú, los pueblos indígenas relacionados con la mayoría de áreas con potencial forestal son lascomunidades nativas. Su ley15(1978) las reconoce como provenientes de grupos tribales de la Selva yCeja de Selva, constituidas por familias vinculadas por el idioma o dialecto, caracteres culturales y sociales,tenencia y usufructo común y permanente de un mismo territorio, con asentamiento nucleado o disperso.8Sentencia del Tribunal Constitucional N° 01126-2011-HC, fundamentos 21 al 25.9Convenio N° 169 de la OIT, artículo 13°.10Convenio N° 169 de la OIT, artículo 18°.11Ley N° 28237, Código Procesal Constitucional, artículo V del Título Preliminiar.12Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso del Pueblo Saramaka vs. Surinam. Sentencia del 28 de noviembre de 2007.Fundamento 128.13Convenio N° 169 de la OIT, artículo 1°, 1, b).14Convenio N° 169 de la OIT, artículo 1°, 1, b).15Decreto Ley N° 22175, Ley de Comunidades Nativas y de desarrollo agrario de la Selva y Ceja de Selva, artículos 8°, 10° y 11°.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 48. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental47Asimismo, cuentan con tierras que pueden delimitarse en propiedad (las superficies que ocupan y lasvinculadas a sus migraciones estacionales) y en cesión en uso (por su aptitud forestal).El Código Civil16peruano las define como organizaciones tradicionales y estables de interés público que seorientan al mejor aprovechamiento de su patrimonio en beneficio general y equitativo de sus integrantes;existen con base a su reconocimiento oficial y su inscripción en los registros públicos. Conforme a su estatuto,cuentanconautonomíaeconómicayadministrativa,asícomoconunaasambleageneralyuncuerpodirectivo.Finalmente, la Constitución17prevé que el Estado reconoce:El derecho de las comunidades nativas a su identidad étnica y cultural; la respeta en el marco de laprotección de la pluralidad étnica y cultural de la Nación.Su existencia legal como personas jurídicas, con autonomía en su organización, trabajo comunal y enel uso y libre disposición de sus tierras, así como en lo económico y administrativo conforme a Ley;siendo imprescriptible la propiedad de sus tierras.El ejercicio de funciones jurisdiccionales en su ámbito territorial, conforme a su derechoconsuetudinario, siempre que no violen derechos fundamentales.Por ello, las comunidades nativas cuentan con elementos jurídicos que permiten la libre determinacióninterna (en el Estado) o autodeterminación prevista por nuestro Tribunal Constitucional: un territorio,sobre el cual ejercen autonomía de uso y disposición, así como el ejercicio de una jurisdicción especialcon base a su derecho consuetudinario, y autonomía en cuanto a su organización. Ello, en atención a unaidentidad cultural que, conforme a la ley de comunidades nativas, es acorde a lo exigido por el ConvenioN° 169 de la OIT y las constituye en un pueblo indígena o la expresión de una parte de él.2. Recursos naturales en el marco de la libre determinación indígenaEn ese sentido, lo previsto por el Convenio N° 169 de la OIT para los pueblos indígenas les será deaplicación. Así, el derecho a la libre autodeterminación, en el marco de la gestión de recursos naturalesforestales de pueblos indígenas, implica18:El reconocimiento formal de sus tierras y territorios: un mosaico de usos conforme a las áreas enpropiedad y posesión (en una comunidad nativa, conforme a su título de tierras, que diferenciala parte en propiedad de la cedida en uso o en posesión) y aquellas que no se encuentra bajo sudominio exclusivo pero a las que se tiene un acceso para el desarrollo de actividades tradicionales o desubsistencia (que pueden constituirse en función a ANP o concesiones forestales otorgadas a terceros).El respeto a:a) La importancia especial que para las culturas y valores espirituales indígenas implica su relacióncon las tierras o territorios, en especial en términos colectivos.b) Sus modalidades de transferencia de derechos sobre la tierra fuera de su comunidad,debiéndose impedir que personas extrañas puedan aprovecharse de sus costumbres o de sudesconocimiento de las leyes para arrogarse la propiedad, posesión o uso de sus tierras.La salvaguarda especial de:a) Los derechos de utilización, administración y conservación de los recursos naturales existentesen sus tierras.b) Las personas, sus instituciones, bienes, trabajo, cultura y medio ambiente.16Artículos 134° al 139°.17Artículos 2°.19, 89° y 149°.18Convenio N° 169 de la OIT, artículos 4°, 7°, 13°, 14°, 15° y 17°.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 49. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental48Como se aprecia, se trata de acciones de respeto y de protección que, de manera indistinta, implican un llamado alaacciónuomisiónestatalafindeprocurarunalibreoautónomagestiónsobresusrecursosnaturalesensustierras.3. Manejo forestal no lucrativoConforme a lo previsto en la Ley de Comunidades Nativas19el uso de las tierras con aptitud forestal seregirá por las leyes sobre la materia. Sobre el particular, creemos relevante identificar dos tipos de ámbitogeográfico en donde nuestras comunidades nativas pueden desarrollar el manejo forestal: dentro de unárea natural protegida-ANP y fuera de ellas.En ANP:Las normas sobre la materia20prevén el aprovechamiento forestal no lucrativo en ANP así:19Decreto Ley N° 22175, Ley de Comunidades Nativas y de desarrollo agrario de la Selva y Ceja de Selva, artículo 30°.20ConstituciónPolíticadelPerú,art.68°y89°.LeyN°26821,LeyOrgánicaparaelaprovechamientosostenibledelosrecursosnaturales,Art.17°. Ley N° 26834, Ley de ANP, art. 21°; Decreto Supremo Nº 038-2001-AG, su Reglamento, Arts. 89º, 90º, 102° y 106°. Decreto LegislativoN° 1079, que establece medidas sobre el patrimonio de las ANP, Art. 3°.2; su Reglamento, Decreto Supremo 008-2008-MINAM, Art. 6°.6.5; Resolución Presidencial N° 177-2009-SERNANP, Directiva para la aplicación del DL 1079 y su reglamento, Art. 2°. Decreto SupremoN° 019-2010-MINAM, Reglamento del Procedimiento Administrativo Sancionador por afectación a las ANP, Art.3° e) y f).21Losderechosparaelaprovechamientosostenibledelosrecursosnaturalesrenovablesseotorganalosparticularesmediantelasmodalidadesque establecen las leyes especiales para cada uno de ellos. En cualquiera de los casos, el Estado conserva el dominio sobre estos, así comosobre los frutos, productos y subproductos, en tanto ellos no hayan sido obtenidos acorde con el título por los cuales fueron otorgados.Serespetanlosusosancestralesdelosrecursossiempre que tengan fines de subsistencia yconforme a la zonificación interna del ANP.Pueden llevarse a cabo fuera de las Zonade protección estricta y de uso silvestre; laextracción maderable extraordinaria sólo estápermitida en la zona de uso especial.El concepto de subsistencia se define caso porcaso en coordinación con los miembros delas comunidades nativas que habitan el ANPo acceden a ella; no puede incluir especies deflora o fauna en vías de extinción.El derecho a este aprovechamiento porsubsistencia queda fuera del ámbito de lasintervenciones que pueda llevar a cabo elpersonal del SERNANP con base al principiode dominio eminencial del Estado21; lo quefavorece a las actividades de recolección y cazacon fines de subsistencia y autoconsumo, asícomo a las destinadas a usos tradicionales.Autoconsumo: utilización de ejemplares,partes y derivados extraídos del medio naturalcon el fin de satisfacer los requerimientosbásicos de los pobladores que habitanlas ANP, los cuales están limitados a laalimentación, vivienda, vestidos, pudiendorealizar actividades comerciales sin finesde lucro, evitando su sobreexplotación yreponiéndolos, de ser el caso.Subsistencia: aprovechamiento deejemplares, partes y derivados extraídos delANP sin propósitos comerciales, con el fin desatisfacer las necesidades de alimentacióndirecta, energía calorífica, medicinal, vivienday otros usos tradicionales por parte de lospobladores que habitan en el ANP. El Jefe delANP podrá determinar, mediante Resolución,el equivalente pecuniario máximo delaprovechamiento, ya sea por persona, porespacio temporal u otro método de medición.Dadoquesedebeestablecerencadacasoconcretolosalcancesdelconceptodesubsistenciaencoordinandocon las comunidades nativas, en atención a la zonificación interna del ANP, precisando el equivalenteen valor monetario para actividades de subsistencia, así como la posibilidad de llevar a cabo actividadescomerciales sin fines lucrativos; creemos que la normativa sobre ANP facilita el ejercicio del derecho a la libreautodeterminación, no obstante el implícito interés nacional y necesidad pública que implican las ANP.Sin embargo, su real suficiencia se verá en cada caso concreto, debiendo atender a la posibilidad de no negarla subsistencia de una comunidad nativa con sus caracteres indígenas, ya sea en el corto o en el largo plazo.Fuera de ANP: desarrollaremos lo previsto para las tierras con aptitud forestal en territorios indígenas y suaprovechamiento sin fines de lucro.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 50. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental49Sobre el particular el marco legal ha establecido lo siguiente22:Las tierras con aptitud forestal, es decir, los bosques en comunidades nativas cuentan con lasgarantías de autonomía comunal en su uso y libre disposición.Si el aprovechamiento de productos forestales no es con fines industriales o comerciales, noes necesario contar con un plan de manejo aprobado por la autoridad forestal. Incluyendo elaprovechamiento con fines de subsistencia.Se trata de reconocer desde el Estado las modalidades de uso ancestrales que tengan por fin satisfa-cer sus necesidades de subsistencia y usos rituales, siempre que no contravengan las normas sobreprotección del ambiente.El marco legal actual no dispone con previsibilidad el contenido del aprovechamiento por subsistencia.Lo que sí queda claro es que toda actividad comercial no se encuentra comprendida en él, dando fe dela ausencia de oportunidades para la satisfacción de necesidades propias de las comunidades nativas, loque atenta contra su derecho a la libre autodeterminación pues oportunidades comerciales que tenganfines de autoconsumo o doméstico se encuentran proscritos.Ello podría atentar contra la subsistencia de la comunidad bajo parámetros indígenas, pues prioriza el desarrollocomercialconfineslucrativos,dejandoensegundoplanoaaquelquebusquereforzaractividadesvinculadasalaidentidad cultural de su pueblo indígena: festividades, educación intercultural, protección de sitios sagrados, etc.Cabe mencionar que la nueva Ley Forestal23consigna conceptos vinculados al aprovechamiento forestalno lucrativo, aquel que se realiza con fines domésticos, de autoconsumo o subsistencia; los que norequieren de permiso y dejando al reglamento su otorgamiento de contenido.Así, la autonomía de un pueblo indígena en este tipo de aprovechamiento se encuentra libre de todopago, no obstante puede involucrar al comercio sin fines de lucro. Se trata de que las propias comunidadesestablezcan sus mecanismos de control y, a fin de facilitar una evaluación de los recursos aprovechados envirtud del mandato constitucional de conservar la biodiversidad, comunicar a la autoridad forestal en laoportunidad y en los términos que ésta acuerde con los pueblos indígenas involucrados.En este marco, podríamos plantear algunas ideas que permitan el desarrollo de estas oportunidades parael ejercicio del derecho a la libre autodeterminación:Autoconsumo:sinfinescomerciales,productoscomestiblescondestinoúnicodentrodelacomunidad.Uso doméstico: sin fines comerciales, implica la construcción de infraestructura, mobiliario oherramientas en beneficio de la comunidad o determinado comunero.Subsistencia: con fines comerciales a baja escala (artesanías, especies plantadas, semillas, etc.), paraatender necesidades básicas (alimentación, educación, salud, actividades vinculadas a su identidadcultural);nodeberíaincluirespeciesCITES(salvoquesetratedeunejemplarplantadoporlacomunidad),requiere comunicación a la autoridad y, en su caso, la predeterminación de su oportunidad.En un contexto de reglamentación como el actual, estos conceptos deberán ser consultados previamentecon nuestros pueblos indígenas. El objeto que persiguen, es brindarle un mayor rango de acción a lasprioridades que como pueblo originario desean establecer respecto de la administración, conservación yutilización de sus recursos naturales en sus tierras.Se trata, en síntesis, del deber estatal de atender al carácter social de la libertad de nuestros pueblosindígenas, facilitando mayores oportunidades para el desenvolvimiento de sus actividades e intereses,contando con su participación.22Constitución Política del Perú, art. 68° y 89°. Decreto Ley N° 22175, Ley de Comunidades Nativas y Desarrollo Agrario de la Selva yCeja de Selva, art. 11°, 29° y 30°; Decreto Supremo N° 003-79-AA, su reglamento, art. 121° y 123°. Ley N° 26821, Ley Orgánica para elaprovechamiento sostenible de los recursos naturales, Art. 17°. Ley N° 27308, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, Art. 8°.8.5 y 12°.23Ley N° 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, Art. 75° y 81°.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 51. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental50Los pueblos indígenas desempeñan un rol importante en la conservación entendiéndose a está como la inclusióndel aprovechamiento sostenible de los ecosistemas forestales y de la fauna silvestre, entre las prácticas desarrolladasque han promovido la conservación, podemos citar: el uso múltiple del bosque, la reforestación y el manejocomunitario del fuego. El Perú con un porcentaje aproximada de su patrimonio forestal de 13 millones de hectáreasbajo la administración de las comunidades.Consideramos que puede existir una definición ideal de manejo forestal comunitario-MFC, pero en un contexto real,es importante reconocer que no existe un modelo perfecto de manejo forestal comunitario en casi ninguna partedel mundo, por esta razón hay que tener cuidado en la definición de este manejo para no caer en el idealismos sinconsiderar las dificultades en su implementación exitosa.En Perú, no existe una definición legal para manejo forestal comunitario, pero al abordar el tema de su regulación en elmarco de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre-Ley 29763, citaremos la definición para MFC amazónico, que menciona losiguiente:“Conjuntodeactividadesdemanejosostenibledelosrecursosforestalesconfinescomercialesodesubsistencia,realizado por un grupo de personas organizado colectivamente, ya sea en forma comunal o asociativa, que comparte unasuperficie forestal amparada en derechos reconocidos, sea por mandato legal o por normas de acceso tradicional”1.El Manejo Forestal Comunitario, es una estrategia para reducir las emisiones por deforestación y degradación debosques y para mitigar el cambio climático en concordancia con los Acuerdos de Cancún suscritos en 2010, durantela Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y desde una perspectiva de la amazonía peruanacontribuye el MFC a sostener los medios de vida de la mayoría de las comunidades nativa que la habitan.Como resultado del proceso de formulación, la Ley Forestal y de Fauna Silvestre-Ley 29763, ha incluido regulaciónespecífica para el manejo forestal comunitario-MFC, destaca el Art. 21, que establece que la Unidad de GestiónForestal y de Fauna Silvestre-UGFFS, es la organización territorial de gestión, administración y control público de losrecursos forestales y de fauna silvestre, bajo la administración de cada gobierno regional y que puede contar conunidades técnicas de manejo forestal comunitario, en las comunidades que as{i lo soliciten con participación de lasorganización de los pueblos indigenas en su administración.Otro artículo que vale la pena citar es el Art. 77 que señala que “es obligación del Estado para con los pueblosindígenas, de manera directa o a través de sus organizaciones representativas, lo siguiente: b. Promover el manejoforestal comunitario como parte de las políticas de inclusión social, mediante el apoyo técnico, la capacitación y laimplementación de mecanismos que faciliten el financiamiento forestal y su articulación a mercados nacionalese internacionales”. Este desarrollo es reforzado en el Art. 131, porque entre las actividades forestales y de faunasilvestre que el Estado promueve su desarrollo a nivel nacional procurando su competitividad bajo un enfoqueecosistémico que genere mayores beneficios sociales y económicos. Entre las actividades de promoción consideranespecialmente al manejo forestal comunitario con fines ambientales y comerciales.Avances en la regulación delmanejo forestal comunitario ydesafíos en su promoción en PerúBertha Luz Alvarado Castro1MINAG, 2012,“Documento de trabajo ”Fortalecimiento de los grupos de trabajo temáticos: Manejo Forestal Comunitario”Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 52. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental51El artículo 78 de esta Ley, establece respeto al conocimiento tradicional, asimismo, señala que este conocimientoes incorporado en normas técnicas que regulan el manejo forestal comunitario. Para la aplicación de la Ley Forestaly de Fauna Silvestre, su reglamento debería indicar que el Servicio Forestal y de Fauna Silvestre-SERFOR apruebelineamientos específicos para la incorporación de estos conocimientos en las normas técnicas que regulan el MFC.Por lo que es importante contar en el Reglamento con una definición para estas normas técnicas, la cual podría serla siguiente:“documento establecido por consenso y aprobado por el SERFOR, para un uso común y repetido, reglas,directivas o características para las actividades del manejo forestal comunitario, con el fin de conseguir un gradoóptimo en la gestión de los recursos forestales y de fauna silvestre”.Desde el punto de vista conceptual: la Forestería Comunitaria, o Manejo Forestal Comunitario se refiere al manejoforestal que está bajo la responsabilidad de una comunidad nativa o campesina, con derechos y compromisos a largoplazo con los bosques, este manejo tiene objetivos tanto económicos como sociales integrados en el contexto delaprovechamiento de la biodiversidad y el respeto a la cosmovisión de estas comunidades, para la producción deuna amplia gama de productos maderables y no maderables, tanto para consumo de la comunidad como para suventa. También se desarrollan actividades encaminadas a suministrar servicios como son el ecoturismo. Sin perderla perspectiva de la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados del aprovechamiento comercial de labiodiversidad (incluyendo los recursos genéticos) y el conocimiento tradicional asociado.Podemos concluir, que el Reglamento de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre debe instrumentalizar el cumplimientode lo aprobado en la Ley con referencia al MFC para que en Perú:Se asegure la calidad de participación en MFC, for-taleciendo las capacidades de los dirigentes y líde-res indígenas para su empoderamiento en el tema.Asimismo es necesario fortalecer las capacidadesde las autoridades locales, funcionares sectoriales yentidades financieras.Las capacitaciones deben abarcar, además de laspropias técnicas de manejo forestal, otras áreasde importancia para el MFC, como el liderazgo,la planificación, la resolución de conflictos, laevaluación, administración y otros.La apropiación del MFC, éste no debe producircambión drásticos en el sistema de vidacomunitario, sino complementarse con los demásactividades estratégicas familiares ya establecidas.Se mejore las técnicas de manejo, es importanteincorporar los conocimientos tradicionales en lasnormas técnicas que regulan el MFC, pero existepoca información disponible al respecto.El MFC sea abordado con visión integral de forta-lecimiento de capacidades, pues además de ca-pacitación y asistencia técnica, debe brindarse fi-nanciamiento, apoyo tecnológico, capacitación enservicios administrativos de organización, comer-cialización y asesoría sobre mercados, entre otros.Se promueva el MFC a través de la asociatividadde las comunidades con empresas privadas enigualdad de condiciones, es necesario fortalecerlas capacidades organizativas y de negociaciónde las comunidades y us organizacionesrepresentativas.Se debe explorar otras fuentes de financiamientodistintas a las donaciones de la cooperación, comopor ejemplo: inversión pública, inversión privada ypréstamos a través de entidades financieras paraconseguir mayores recursos económicos para elMFC.La comercialización debe incluir siempre losestudios de mercado para reducir los riesgos de lainversión. Asimismo se debe incluir la capacitacióny asesoramiento para mejorar la calidad, aumentarlos volúmenes y reducir los costos de producción.Podemos concluir que existe la necesidad de que el ordenamiento legal en Perú, promueva el Manejo ForestalComunitario que bien conducido puede lograr un equilibrio entre la conservación del patrimonio natural y eldesarrollo económico que deben alcanzar las comunidades lo cual incluye una distribución justa y equitativa de losbeneficios derivados del uso y aprovechamiento de la biodiversidad.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 53. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental52INTRODUCCIÓNEsta es una propuesta de reforma legal en Colombia para reconocer el derecho de las familias campesinas a quese les adjudique las tierras baldías que vienen ocupando, hace varias decenas de años, en las reservas forestalesnacionales de la Ley 2 de 1959, sin tener que acudir al trámite de la sustracción de las reservas.Desde hace ya varias decenas de años, las reservas forestales nacionales, en gran parte, se fueron conformando comoterritorios campesinos y étnicos, sin cuyo concurso no es posible recuperar ni conservar los bosques, ni consolidarinstitucionalidad, ni construir la paz. Reconocerle al campesinado el derecho a la tierra –hoy prohibido por el Código deRecursos Naturales Renovables, prohibición que no existe en contra de las etnias- es, además de un instrumento para lagestión financiera que requiere el establecimiento y la conservación de bosques, una señal de inclusión.Teniendo en cuenta que las reservas forestales nacionales han sido escenarios de los conflictos armados, la propuestacontribuye también a la reparación integral a que tienen derecho las comunidades rurales.Se propone, como corolario, que se formule una política pública que ponga en marcha las condiciones –hoyinexistentes- que les brinden oportunidades al campesinado que le permita hacer sus emprendimientos forestales.Esta propuesta apunta también a resolver la paradoja de que el Estado exija al campesinado formalidades quedependen del Estado. Para acceder a varios servicios del Estado, se exigen títulos de propiedad que no tramita elEstado. Para romper ese círculo ilegítimo, en esos casos se fija la carga de la formalización de la propiedad en elEstado, de tal forma que los servicios no se puedan negar por falta de título de propiedad.PROPUESTA DE ARTICULADO LEGALART. 1º Se modifica el artículo 209 del Decreto Ley 2811 de 1974, así:Podrán ser adjudicados los baldíos de las áreas de reserva forestal, de acuerdo a las condiciones que seespecifican en la presente ley.Motivación:El Código de Recursos Naturales estableció un abismo entre el derecho a la tierra de las familias campesinasy la economía forestal y la protección ambiental que, mediante planes de ordenación forestal, debeestablecerse en las reservas forestales. Tal dicotomía no existe.Derechos del campesinado enlas reservas forestalesAportes al proyecto de Ley de Tierras yDesarrollo RuralIsabel Cristina Correa Tamayo, Norberto Vélez Escobar, Germán Ríos AriasEje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 54. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental53ART. 2º La adjudicación de baldíos en suelos forestales se realizará en unidades agrarias agrícolas o agropecuariasfamiliares que expresamente contengan la dimensión forestal (Unidad Agroforestal Familiar –UAF Forestal),con el fin de conservar los bosques existentes, hacer uso sostenible de ellos y promover la recuperaciónde suelos que perdieron sus bosques mediante la regeneración natural, las plantaciones forestales, lasprácticas agroforestales, entre otras.Motivación:La dimensión forestal de la UAF ha estado ausente en las regulaciones que hemos tenido en Colombia,no obstante que el territorio colombiano se caracteriza en su mayor parte por ser de vocación forestal. Lageneración de una cultura y de una economía forestal es un imperativo para la suerte de Colombia. Esuna gran oportunidad concebir que una numerosa parte de la población rural en Colombia dedique parteprimordial de sus esfuerzos al desarrollo forestal en suelos de esta vocación, sin renunciar a la diversidad deactividades económicas y de cultivo propias de la economía y la cultura campesina.ART. 3º La adjudicación de baldíos de reservas forestales se realizará a favor de personas que los vienen ocupandode manera pacífica o los ocuparon pacíficamente antes de abandonarlos como consecuencia desituaciones de violencia.La adjudicación de baldíos en reservas forestales recaerá sólo sobre predios cuya ocupación, a la fecha depromulgación de esta Ley, sea igual o superior a cinco (5) años.Motivación:Aunque hoy es necesario reconocer el derecho a la tierra de las familias campesinas que ocupan lasreservas forestales, ya que se trata de una ocupación histórica, masiva y que ha obedecido ante laslimitadas posibilidades del campesinado de acceso a otras tierras, en medio de situaciones generalizadasde expulsión y desplazamiento forzado, también es necesario precaver que se sucedan nuevos eventosde ocupación de los bosques naturales, pues estos son un valioso patrimonio natural cuya capacidad deaporte a la economía no puede desligarse de los objetivos de conservación ambiental.ART. 4º Sin perjuicio de las competencias de cada entidad, a partir de la promulgación de la presente Ley, lasautoridades territoriales y el INCODER adelantarán un programa de reversión de tierras baldías al Estadoen los casos en que se haya violado la norma legal según la cual nadie podrá ser adjudicatario ni adquirirpropiedades por encima del tamaño máximo de una UAF de tierras cuya condición original hubiese sidola de baldíos al momento en que fue expedida el artículo 79 (inciso 9º) de la Ley 160 de 1994. Las tierrasrevertidas se utilizarán para adjudicarse a las familias de la misma vereda y, en su defecto, del mismomunicipio, que lleven allí haciendo la ocupación en los términos en que se fija en la presente ley.Motivación:Se trata de visibilizar y darle aplicación a una norma que procura evitar que los baldíos sean concentradosen unas pocas manos, lo cual representa un gran riesgo para la cultura campesina, pues facilita su extinción,su reducción. Ese gran avance de la Ley 160 de 1994 ha caído en el olvido. Hay que rescatarlo.ART. 5º No se podrá oponer a la adjudicación de baldíos la existencia de explotaciones mineras o de recursosnaturales no renovables ni la existencia de planes viales u otros de igual significación económica y social,siempre que quien pretenda la adjudicación cumpla las exigencias previstas en la presente Ley.Motivación:La presente Ley reconoce que la ocupación de baldíos ha sido una alternativa de formación del patrimoniode las comunidades étnicas y las familias campesinas, de tal forma que las explotaciones mineras o derecursos naturales no renovables los planes viales u otros de igual significación económica y social, y lasEje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 55. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental54áreas de amortiguamiento de los parques naturales nacionales deben asumir el costo correspondiente, talcomo les sucedería si se tratara de propietarios a quienes el orden jurídico les reconoce diversos derechos,entre ellos el derecho de ser indemnizados.ART. 6º La existencia de ciertas áreas de importancia ambiental tales como pendientes, retiros a nacimientos ycorrientesdeaguadeberánmanejarseyprotegersedeacuerdoaloscriteriosylastécnicasdesostenibilidadambiental, sin perjuicio de que dichas áreas se adjudiquen a quienes cumplan los requisitos de ocupaciónprevistos en la presente Ley y en la legislación agraria.Motivación:Se suele confundir con frecuencia la necesidad de establecer ciertas formas de manejo del entorno naturalcon la cuestión de su propiedad. La propiedad a favor del Estado no constituye per sé una forma deresolver la necesidad de adecuado manejo ambiental de retiros, pendientes, etc. Incluso muchas áreasdispersas, fragmentadas, cuya propiedad es pública o es estatal, en muchos casos se constituyen en unabarrera para su adecuado manejo ambiental.ART. 7º La deforestación de bosques nativos a partir de la expedición de la presente Ley es causa de extinción deldominio y de negación de la adjudicación de baldíos.Motivación:A diferencia de la Ley 200 de 1936, que estableció la deforestación como condición para adquirir el derechoa la tierra, un gran avance de la Ley 160 de 1994 fue determinar que no era necesario deforestar (hacer“mejoras”) para llegar a ser adjudicatario de baldíos. Dicha Ley validó como“mejoras”las áreas dedicadas aluso sostenible y las prácticas de conservación de bosques (inciso 4 del artículo 69).ART. 8º Las instituciones estatales u otras invertirán en acciones, programas y proyectos de desarrollo,equipamientos, servicios públicos, compra o apoyo a la compra de predios y de mejoras, y en generalobras o inversiones que se requieran para atender a la realización de los derechos de la población queocupa dichas reservas y baldíos en los términos a que se refiere la presente Ley.Motivación:Un factor de éxito en la realización de los fines del Estado dentro de las reservas forestales es orientarsu debida ocupación y apoyar a quienes lo hacen en las condiciones que exige la presente Ley, porlo cual la realización de los fines, principios y derechos constitucionales a favor de dicha poblaciónes un paso necesario, especialmente en el actual contexto de reparación a las víctimas del conflicto.ART. 10º El Gobierno Nacional expedirá un documento de política económica y social, a través del Consejo Nacionalde Política Económica y Social –CONPES- en el cual se determinarán las condiciones actuales que tienen lasfamilias campesinas y comunidades étnicas para establecer bosques, aprovecharlos y conservarlos, con el finde determinar las medidas que les permita a esas familias y comunidades vincularse en al desarrollo forestal yla conservación. Entre otras medidas, el documento CONPES deberá referirse especialmente al derecho a latierra y a la asistencia técnica, comercial y financiera que requiere esa población rural.Motivación:Para acceder a los beneficios del desarrollo forestal y la conservación de bosques, se requiere crear una seriede condiciones hoy inexistentes a favor de las familias rurales: el CIF, por ejemplo, es un instrumento muyvalioso que las familias campesinas poco pueden utilizar dada la carga financiera previa que exige, dados loscostos de la asistencia técnica y dadas las trabas y costos de la formalización de la tenencia rural.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 56. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental55ART. 11º Cuando alguna norma legal exija título de propiedad a las familias rurales que tengan hasta una UAFpara acceder a créditos, subsidios, incentivos, beneficios tributarios u otro servicio del Estado, la carga deadjudicar o de obtener dicho título es del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER), siempre ycuando el respectivo predio no haya sido objeto de alguna labor de formalización del Estado a partir de laexpedición de la Ley 160 de 1994.Motivación:Una de las paradojas que hoy vive el campo es que las familias rurales no pueden acceder a múltiplesservicios estatales ya que se les exige el título de propiedad. La formalización del título a las familiascampesinas y comunidades étnicas es un asunto de interés público.CONCLUSIONESEl campesinado y las etnias también tienen derecho a asumir los retos y los beneficios de la cultura y la economíaforestal. De lo que se trata es de fijar objetivos y propiciar los medios consecuentes con ese propósito, medios quea las familias campesinas y a las comunidades étnicas rurales nunca se les ha brindado.Los primeros pasos serían: (i) reconocer legalmente que existe sinergia o compatibilidad entre reservas forestales yformalización de la propiedad de las familias campesinas que a la fecha llevan varios años ocupando esos bosques;y (ii) construir y poner en acción, en acuerdo con las familias campesinas y étnicas, propuestas que articulen susprácticas agropecuarias con diferentes modelos de establecimiento de bosques, su conservación y uso sostenible.El Gobierno Nacional ha anunciado que establecerá un millón de hectáreas de plantaciones forestales, las cualespodrían destinarse a fortalecer la economía de la población campesina de las reservas, que dicho sea de paso en suinmensa mayoría han sido víctimas del conflicto, por lo cual dicho proyecto podría apreciarse también como partede un proceso de reparación colectiva.De cara a la construcción de la paz en Colombia, es necesario, es imprescindible, repensar las reservas forestales,pues ellas representan aproximadamente el 47% del territorio continental colombiano, están habitadas por variosmillones de personas con bajo o nulo goce efectivo de derechos y en su seno hay grandes escenarios privilegiadospara el conflicto armado, la informalidad y la criminalidad.Medellín, mayo de 2013.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 57. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental561. ANTECEDENTESLa Ley del Servicio Nacional de Reforma Agraria o Ley INRA, promulgada el 18 de octubre de 1996, comoconsecuencia de la mala implementación del marco normativo e institucional que ampara la Reforma Agrariade 1953 y el desconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierras, pretende en términosgenerales, garantizar el derecho propietario sobre la tierra; instituir un nuevo marco institucional de ordenpolítico – administrativo a través del Servicio Nacional de Reforma Agraria1y otro eminentemente de ordenjudicial por intermedio de la Judicatura Agraria2; asimismo rescata del Decreto Ley 3464 la clasificación de lapropiedad agraria y sus extensiones definidas sobre la base del precepto constitucional: "trabajo como fuentefundamental para retener y adquirir el derecho de propiedad agraria" igual a la máxima "la tierra es de quién latrabaja" que técnicamente se define como función social o función económico social. Asimismo se incorporana la clasificación mencionada, la Propiedad Comunaria y laTierra Comunitaria de Origen, con el fin de reconocerlos derechos de las comunidades campesinas colonizadoras y sobre todo, de las comunidades indígenas ensus territorios.A nivel especial y en el plano político - administrativo debemos mencionar que la Ley INRA define a la funciónsocial como la residencia o trabajo de subsistencia destinada a lograr el bienestar familiar de acuerdo a lacapacidad de uso mayor de la tierra en el solar campesino, la pequeña propiedad, la propiedad comunaria ylas tierras comunitarias de origen. La función económico social es definida como el empleo sostenible de latierra en el desarrollo de actividades agropecuarias, forestales y otras de carácter productivo, así como las deconservación y protección de la biodiversidad, la investigación y el ecoturismo, conforme a su capacidad deuso mayor en beneficio de la sociedad, el interés colectivo y el de su propietario.LaLeydeReconducciónComunitaria3545promulgadaennoviembrede2006,modificalaLeyINRAmanteniendola estructura institucional y jurídica concebida desde el año 1996; en su mayor parte, esta disposición legal secircunscribe a incorporar redacciones y definiciones de estilo, forma e inclusive de denominación, como porejemplo: Ministerio de Desarrollo Sostenible por el de Ministerio de Desarrollo Rural Agropecuario y MedioAmbiente en concordancia con la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo Nro. 3351.GestiónTerritorial Indígena:Acción Efectiva de LuchaContra el Cambio Climático yla Deforestación "ProgramaCOMSERBO Pando"Wilson RochaEje Temático 2: Pueblos indígenas1Servicio Nacional de Reforma Agraria, esta compuesto por el Presidente de la República, actualmente por el Ministerio de DesarrolloRural, Agropecuario y Medio Ambiente, la Comisión Agraria Nacional y el Instituto Nacional de Reforma Agraria.2Judicatura Agraria, esta compuesta por el Tribunal Agrario Nacional y los Juzgados Agrarios.
  • 58. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental57Eje Temático 2: Pueblos indígenasEn cuanto a las tierras comunitarias de origen y la propiedad agraria comunitaria de los pueblos y nacionesindígenas de Bolivia, se debe manifestar inicialmente que esta superficie agraria es intransferible, inembargabley exenta del pago de todo tipo de impuestos relacionados a la tierra, sumando a esto las facultades de losindígenas en gestión territorial según sus saberes y costumbres ancestrales, pero también la posibilidad delEstado de expropiar un territorio indígena por causales de conservación de la biodiversidad, cuando losrecursos naturales existente en un territorio indígena se encuentren en riesgo.2. INSTITUCIONALIDAD DE LOS PUEBLOS Y NACIONES INDÍGENAS ENBOLIVIAEn cuanto a institucionalidad de los pueblos y naciones indígenas existen diferentes niveles organizativos queautorizan, controlan y ejercitan, respectivamente, la gestión sostenible de los recursos naturales. El análisisorgánico, funcional y territorial, así como la identificación de los niveles organizativos y sus funciones enrelación a la gestión territorial y el manejo de los recursos naturales, podrían generar rutas críticas de asistenciatécnica y capacitación.De manera diferenciada para las comunidades indígenas que operan en sus Tierras Comunitarias de Origen(TCO), la gestión sostenible de los recursos naturales establece niveles de organización vigentes, basadas enel ordenamiento territorial y la participación de los pueblos indígenas como individuos (hombres y mujeres),familia, organización productiva comunal, comunidad misma, organizaciones productivas de segundo nivel,Tierra Comunitaria de Origen, Municipio y Departamento.Figura 15. Relación Orgánica de Una OFCFuente BOLFOR II.La figura precedente representa una TCO con una o más comunidades al interior, de las cuales se handesarrollado las organizaciones forestales comunitarias. El rol de control de las organizaciones matrices, se fundaen la demanda de estas organizaciones y en su reconocimiento por parte del Estado, como representacioneslegales y legítimas de las comunidades demandantes o titulares de los derechos de propiedad colectivasobre las Tierras Comunitarias de Origen. Lo que a su vez implica su responsabilidad respecto al manejo yaprovechamiento de los recursos que se realizan en las Tierras Comunitarias de Origen.Las comunidades, como base del poder de las organizaciones matrices, están representadas por sus propiasautoridades, las que a su vez, representan a la organización matriz en el seno de la comunidad. Debido a que losdirectorios de las organizaciones matrices resultan insuficientes para ejercer el control sobre amplios espaciosDEPARTAMENTOMUNICIPIOCOMUNIDAD TCO (una o máscomunidades)OFC
  • 59. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental58y múltiples iniciativas de manejo, que empiezan a desarrollarse en las comunidades, se hace necesario que laautoridad comunal apoye a la organización matriz cumpliendo a su vez funciones de control en el nivel comunal.3. LA INICIATIVA DE COMSERBO PANDOEl Programa de COnservación, Manejo y SERvicios de los BOsques de Pando “COMSERBO Pando”, es unprograma de incentivos técnicos y financieros por conservación y gestión integral de los bosques, que TheNature Conservancy, junto al gobierno nacional y gobiernos subnacionales viene trabajando en Bolivia. Estainiciativa está basada en el ordenamiento territorial comunitario, la redistribución de regalías forestales queingresan a los gobiernos subnacionales por el manejo de bosques, la generación de acuerdos voluntarios entreel Estado y las comunidades por un ciclo de 20 años, y el diseño de planes de inversión para fortalecer lasactividades de conservación y manejo integral del bosque.4. GESTIÓN TERRITORIAL INDÍGENA MEDIDA DE LUCHA CONTRA LADEFORESTACIÓN Y CAMBIO CLIMÁTICSin duda el proceso de organización territorial que en Bolivia ha iniciado hace más de una década, ha permitidoque muchas TCO de libre y espontánea voluntad, formulen y establezcan en la mayoría de los casos visiones dedesarrollo y gestión comunitaria que contienen explícitamente o implícitamente áreas urbanas, de producciónagropecuaria de subsistencia, de manejo y gestión de los bosques, así como de la conservación y protecciónde la biodiversidad, fuentes de agua, patrimonio cultural, religiosas, etc.Este aspecto sin duda ha sido consignado en el texto de Constitución Política del Estado, misma que estableceen sus artículo 303 y 304, en concordancia con los artículos 87, 88 parágrafoV. Numeral 4 y artículo 94 parágrafoIV de la Ley de Autonomías, que los TIOCs asumirán las competencias de los gobiernos municipales, pudiendodesarrollar además gestiones relacionadas a la preservación y conservación de la biodiversidad y los recursosnaturales, conforme a sus principios, normas y prácticas culturales, tecnológicas, espaciales e históricas.Enesteentendido,todoesteprocesodegestiónterritorial,ahoraconsignadotambiénenlanormativaconstitucionalvigente, ha permitido frenar la depredación de los bosques y demás recursos naturales por parte privados y otrosactores que míticamente consideran que las áreas boscosas de lasTCO son tierra improductiva o deshabitada.Asimismo, este ordenamiento territorial contribuye en los procesos de mitigación y adaptación del cambioclimático, siendo uno de los ejemplo mas claros, el proceso de adscripción voluntaria de algunos territoriosPor otro lado, es importante manifestar queBolivia es el tercer país del mundo con lastasas de deforestación mas grandes y primeroa nivel latinoamericano, pues anualmente sedeforestan entre 350 mil a 400 mil hectáreasde bosques, lo que ha hecho que desde 1975al 2010, Bolivia haya perdido como 8 millonesde hectáreas por la deforestación, mas omenos como 2 veces la extensión superficialde país de Costa Rica. Si seguimos así en Pando,hasta el 2100 se habrán perdido los bosquesamazónicos.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 60. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental59indígenas a iniciativas como el Programa COMSERBO Pando, donde el Estado Boliviano a través de laGobernación del departamento de Pando y recursos de la cooperación internacional entrega incentivostécnicos y financieros como medida de redistribución de regalías forestales por implementar sus planesde gestión territorial, respetando la vocación productiva y de uso de suelo prevista por instrumentoscomplementarios de ordenamiento territorial.A la fecha, COMSERBO como programade incentivos financieros y técnicos porconservación y manejo integral de bosquesestá generando resultados importantes,pues la comunidades que reciben demanera directa estos incentivos, hanlogrado fortalecer sus actividades deaprovechamiento integral del bosque, porejemplo, algunas lograron la CertificaciónOrgánica de la Castaña (Brasilian Nuts) lo queles permitirá incrementar sus ingresos en un19% adicional al valor de comercialización degestiones pasadas, se han construido centrosde acopio para evitar la pérdida de al menos50% de la producción de castaña por el malalmacenamiento, la construcción de puentesde acceso fácil y seguro a sus áreas de manejode bosques, pero también la elaboraciónde planes de manejo para poder acceder alaprovechamiento forestal bajo la normativavigente.Figura13: Sistema Gestión Territorial Indígena, Comunidad Indígena Cururu.BOLFOR II, 2008.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 61. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental60COMSERBO también está promoviendo elaprovechamiento de productos no maderablescomo la goma o caucho (siringa) y elaprovechamiento de frutos de recolección delbosque como el ASAI, y Majo, todo esto a partirde la implementación de planes de manejo yasesorías de desarrollo económico local quepermitirá garantizar la conservación del bosquey la generación de ingresos familiares.Wilson Rocha Vera, Boliviano, Asesor en Temasde Gobierno y Proyectos de The NatureConservancy Bolivia, miembro fundador dela Red Latinoamericana de Derecho Forestal yAmbiental, la Asociación de Derechos Forestal yAmbiental de Bolivia, la Asociación de DerechoForestal y Ambiental de La Paz- Bolivia. DocenteUniversitario y voluntario en proceso dereconocimiento y reivindicación de derechosde uso forestal y propiedad agraria.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 62. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental61LA DICOTOMÍA ENTRE DERECHOS Y RECURSOS EFECTIVAMENTEAPROVECHADOSLos pueblos indígenas en Bolivia han atravesado procesos de adaptación, intercambio cultural y transculturacióndesde la época de la colonia. A lo largo de ese tiempo, y a pesar de la influencia occidental predominante, muchosde ellos han sido capaces de preservar su cultura, formas de organización y modos de producción tradicionales, queen la actualidad son reconocidos por tratados y convenios internacionales como la Declaración de Naciones Unidassobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, instrumento que reconoce sus derechos colectivos e individuales,especialmente los referidos a sus tierras, bienes, territorios y recursos, cultura, identidad, lengua; empleo, salud,educación, a la libre determinación de su condición política y al desarrollo económico.Bolivia es uno de los países que mejor ha internalizado los contenidos de esta Declaración, resultando su actualConstitución Política del Estado uno de los instrumentos normativos que expresan de manera más completa susalcances, esencialmente en aspectos como los siguientes, concernientes al desarrollo de las propias formas deorganización productiva y al aprovechamiento de recursos en sus territorios por parte de estos pueblos:TABLA 1: CPE y Derechos de los PPII en materia de organización productiva y aprovechamiento de recursosAutogobiernoy justiciaindígena30, II, 14) Al ejercicio de sus sistemas políticos, jurídicos y económicos, acorde a su cosmovisión.290304, I30, II, 17)Autonomías indígena originario campesinas146, VII Circunscripciones especiales indígena originario campesinas307 Respeto, reconocimiento, protección, promoción de la organización económica comunitaria.30, II, 5) Derecho a que sus instituciones sean parte de la estructura general del Estado30, II, 14) Al ejercicio de sus sistemas políticos, jurídicos y económicos.30, II, 18) A la participación en los órganos e instituciones del Estado.Tierra,territorio yRR.NN.2 Dominio ancestral sobre sus territorios.30, II, 6)394, IIITitulación colectiva de sus territorios.30, II, 17)A la gestión territorial indígena autónomaAl uso y aprovechamiento exclusivo de los recursos naturales renovables existentes en su territorio.394, III Atributos de la propiedad colectiva indígena30, II, 16)353Elaboración propiaPor su lado, la dinámica del aprovechamiento forestal, de acuerdo a información oficial, muestra un creciente ysignificativoincrementoenlamagnituddederechosforestalesadquiridosporcomunidadescampesinaseindígenasenla última década en Bolivia, las cuales predominan en las categorías 1-3, ocupando un 79% de la totalidad de derechosotorgados durante el año 2010 (Ver Tabla 2), por encima del 21% abarcado por las categorías 4-7, correspondientes acategorías de usuarios con intereses meramente empresariales, de investigación y privados.Nuevos roles de los pueblosindígenas como actoresproductivos vinculados al sectorforestal en BoliviaWalter Benjamín Rivera CoriaEje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 63. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental62TABLA 2: Derechos Forestales Otorgados por Usuario 1998-2010 (Ha.)  Usuarios 1998 20101 Agrupaciones sociales del lugar 0 602.020,002 Comunidades campesinas 0 19.041.113,003 Comunidades o pueblos indígenas 121.609,00 1.769.510,004 113.526,00 163.611,005 Contratos de aprovechamiento forestal 27.721,00 225.400,006 Concesiones forestales 5.052.640,00 3.807.284,007 Propietarios privados 78.334,00 1.652.521,00TOTAL 5.393.830,00 27.261.459,00Fuente: ABT (2012): http://abt.gob.bo/index.php/estadistica/derechosforestalesLo anterior se halla matizado al mismo tiempo, con el elevado índice de aprovechamiento forestal ilegal en el país, quepara una mayoría de autores habría fluctuado entre 80 a 90% del total de la actividad del sector durante los años 2004 a20101, develando además una profunda brecha en las capacidades de atención por parte de las autoridades del sector.Por otro lado, si bien los datos dan a entender una predominancia del sector indígena originario campesino en elaprovechamiento de recursos forestales, la exigua y poco equitativa distribución de los ingresos es también otra variantecaracterística,motivadaporlapermanenteactividaddeunsectordeintermediariosyrescatistasqueoperabeneficiándosede las debilidades organizativas de las comunidades y de las falencias del control establecido. Los pueblos indígenas seencuentran reconocidos tradicionalmente, como el colectivo menos favorecido en las actividades de aprovechamiento.TENDENCIAS DE CAMBIOEl actual gobierno de Bolivia ha emprendido un proceso de desarrollo enfocado en el largo plazo, que ha estadoexpresado en diferentes instrumentos maestros de planificación, como el “Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010”, el“Plan de Gobierno MAS-IPSP 2010-2015”y la más reciente "Agenda Patriótica del Bicentenario 2025”, en elaboración.Ésta última se sustenta en los siguientes trece pilares: 1) Erradicación de la extrema pobreza; 2) Universalización de losservicios básicos; 3) Salud, educación y deporte para un ser humano integral; 4) Soberanía científica con identidad propia;5) Soberanía comunitaria financiera sin capitalismo; 6) Soberanía productiva con diversificación y desarrollo; 7) Soberaníade nuestros recursos naturales; 8) Soberanía alimentaria y el saber alimentarse; 9) Soberanía ambiental con desarrollointegral;10)Integracióncomplementariadelospueblosconsoberanía;11)Soberaníaytransparenciaenlagestiónpública;12) Disfrute de nuestra felicidad, fiestas, música, ríos, sueños; 13) Reencuentro soberano con nuestra alegría y el mar2.Las directrices gubernamentales expresadas en dichos instrumentos, se muestran firmemente encaminadas apromover procesos de desarrollo productivo y aprovechamiento de recursos naturales, habiéndose afincadoel modelo de gobierno “el desmontaje del colonialismo, del neoliberalismo y la construcción del Vivir Bien comoalternativa de desarrollo”3. Y a diferencia de gobiernos anteriores, el actual sí dispone de posibilidades de ejecutarplanificación de largo plazo para el logro de objetivos establecidos.La actual Constitución Política del Estado y la normativa en desarrollo ha apostado por la conformación de instanciasautonómicas, reconociendo amplias prerrogativas al sector indígena originario campesino, para fortalecer suscapacidades e instituirse como actores funcionales del desarrollo.Lo anterior se considera como válido en la perspectiva fundamental de que los pueblos indígenas, en países de fuerteascendencia indígena como Bolivia; han estado permanentemente marginados del proceso productivo. Como se hadicho, sus formas de organización económica tradicional, fundamentalmente de índole colectiva, y vinculadas a estilos1LLOSA, Gonzalo (2011):“Mitigación de impactos ambientales potenciales, principalmente indirectos, asociados al proyecto demejoramiento del camino San Buenaventura – Ixiamas – Reporte Final”; Administradora Boliviana de Carreteras – ABC; La Paz; p. 23.2LIDEMA (2010):“Estado Ambiental de Bolivia 2010”; Liga de Defensa del Medio Ambiente; La Paz; p. 42.3LIDEMA (2010):“Estado Ambiental de Bolivia 2010”; Liga de Defensa del Medio Ambiente; La Paz; p. 42.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 64. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental63de desarrollo que no privilegian la acumulación de capital, han perpetuado condiciones de pobreza y marginacióneconómica de estos pueblos con relación al resto del Estado. Las dificultades insalvables que han tenido que afrontarhan sido siempre las mismas: escasa capacitación productiva, dificultades de asociatividad y organización productiva, oacceso al crédito. La normativa recientemente formulada pretende empezar a corregir estas falencias.La Ley de Revolución Productiva Agropecuaria N° 144 promulgada en 2011, expresa como finalidad el logro de lasoberanía alimentaria para el Vivir Bien; haciendo hincapié en el criterio de la economía plural, entendida como laconvivencia de las distintas formas de organización económica existentes en el país "compuesta por las formas deorganización económica comunitaria, estatal, privada y social cooperativa”4.La norma, en forma explícita y constituyéndose como uno de sus alcances (Art. 5), reconoce en su Art. 8 a lascomunidades indígena originario campesinas, comunidades interculturales y afrobolivianas, como "OrganizacionesEconómicas Comunitarias − OECOM, constituidas en el núcleo orgánico, productivo, social y cultural para el vivirbien”, reconociéndoles capacidad de gestión territorial "para implementar las fases de producción, transformación,comercialización y financiamiento de la actividad agropecuaria y forestal para lograr la soberanía alimentaria y lageneración de excedentes económicos" (Art. 9), garantizando su participación en los distintos sectores productivosincluyendo el aprovechamiento forestal (Art. 10) así como en el diseño de políticas públicas (Art. 11).Asimismo, aprueba lineamientos de apoyo por parte del sector estatal, para la gestión territorial indígena originariocampesina a través de programas financiados por el Estado en diferentes ámbitos, como la producción de semillas,seguro agrario, apoyo técnico, establecimiento de fondos de fomento y mecanismos de crédito.La anterior disposición legal ha sido ampliada recientemente, con la denominada Ley de Organizaciones económicascampesinas, indígena originarias − OECAS y de Organizaciones económicas comunitarias − OECOM, de 28 de enerode 2013. Esta disposición legal afianza la conformación de organizaciones comunitarias, bajo la misma filosofía deeconomía plural, solidaria y comunitaria, para a través de mejorar las condiciones de asociatividad y competitividadde las organizaciones productivas comunitarias, conseguir afianzar la producción y acceder a apoyo público.En tercer lugar se halla la Ley de Promoción y Desarrollo Artesanal, de 9 de noviembre de 2012. La misma expresacomo finalidad “facilitar el acceso del sector artesanal al financiamiento, asistencia técnica, capacitación, acceso amercados, recuperación y difusión de sus saberes, técnicas, aptitudes y habilidades de las artesanas y los artesanos,enelmarcodeldesarrollointegraldelEstadoPlurinacional,creandoconcienciaenlapoblaciónsobresuimportanciaeconómica, social y cultural”5. Esta norma se inscribe dentro del ámbito del mejoramiento y diversificación de laproducción a través del otorgamiento de valor agregado a la producción artesanal.Finalmente, cabe hacer referencia a la normativa local, aún en desarrollo. En la actualidad tres ministerios tienen dentrode sus lineamientos estratégicos la promoción de directrices en materia de desarrollo económico productivo orientadoa gobiernos locales. El objetivo primordial de estas instituciones consiste en promover el rol de los gobiernos localescomo agentes de desarrollo, para una articulación virtuosa de sus actores y actividades productivas; superando elesquema anterior impuesto por el régimen de la Participación Popular, abocado a la atención de necesidades básicas;propiciando un salto cualitativo hacia lo productivo, respaldado por los recursos de los hidrocarburos.El espacio para regular el protagonismo de los pueblos indígenas en estos niveles es aún bastante amplio, y una vezconstituidos éstos en actores del desarrollo a nivel de OECAS u OECOMS, podrán convertirse en protagonistas en lasinstancias y mecanismos del desarrollo local por establecerse en los niveles autonómicos. Al sector forestal le correspondeun importante lugar dentro de esta índole de iniciativas productivas, de acuerdo a la vocación económica de cada futuronúcleodedesarrollo,alresultarpordefinición,unespacioadecuadoparalageneracióndeencadenamientosproductivos.4ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA:“Ley 144, de 26 de junio de 2011”.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 65. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental64A MANERA DE CONCLUSIONESEn perspectiva de la economía plural y de la planificación de largo plazo, resulta imprescindible para el DerechoForestal boliviano, comenzar a asimilar los nuevos alcances de los roles otorgados a los pueblos indígenas,emergentes del reconocimiento de sus derechos a la autodeterminación, al desarrollo, así como a las implicacionesdel ejercicio de sus formas de organización tradicionales y a su nueva condición de actores productivos.El desarrollo local es otro ámbito que deberá ser considerado por la futura reforma de la normativa del sector forestal,vinculado al rol de los gobiernos locales y al desenvolvimiento del proceso autonómico.Debido a la presencia de un sector indígena mayoritario que participa en el ciclo productivo y de transformación delos recursos forestales, el nuevo régimen forestal boliviano debería privilegiar la consideración de los roles que juegaeste sector, orientado esencialmente por las políticas del gobierno, el derecho al desarrollo de los pueblos indígenasque reconoce la Constitución boliviana y la planificación de largo plazo.5ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA:“Ley de Promoción y Desarrollo Artesanal”de 9 de noviembre de 2012.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 66. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental65El derecho a la tierra y a los recursosforestales de las comunidadesindígenas amazónicasde Bolivia y ColombiaSiu Lang Carrillo Yap1I. EL DERECHO A LA TIERRA Y A LOS RECURSOS FORESTALES DE LASCOMUNIDADES INDÍGENAS DE LA CUENCA AMAZÓNICAA pesar de compartir una historia similar, e incluso de ser parte del mismo grupo étnico que ha sido “separado”por la frontera entre dos países, los derechos reconocidos a las poblaciones indígenas en los países de la cuencaamazónicatienendiferenciassignificativas.AúnenelcasodelospaísesquehanratificadoelConvenio169delaOIT(Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú yVenezuela2) existen diferencias importantes en los derechos reconocidos.En este artículo vamos a abordar solo una parte de ellos, el derecho a la tierra y a los recursos forestales.Brasil reconoce a los pueblos indígenas derechos de posesión permanente sobre sus tierras y de usufructoexclusivo sobre los recursos forestales3, pero la Unión (es decir el gobierno federal de Brasil) es el propietario delas tierras de los pueblos indígenas4.Perú reconoce a las comunidades nativas5derechos de propiedad sobre las tierras en las que están ubicadassus viviendas y las tierras agrícolas, sobre las tierras con aptitud forestal las comunidades tienen derecho decesión en uso. De acuerdo a las normas peruanas los recursos naturales son patrimonio de la nación6, por lo quelas comunidades nativas solo tienen un derecho de uso sobre los recursos forestales.Bolivia7, Colombia8, Ecuador9y Venezuela10reconocen a las comunidades indígenas derechos de propiedadsobre sus tierras. En el caso de los recursos forestales solo Colombia reconoce que son de propiedad de lascomunidades indígenas11; Bolivia, Ecuador y Venezuela les otorgan a las comunidades indígenas derechos deuso sobre los recursos forestales.1Abogada. LL.M. En Georg-August-Universität Göttingen, candidata al doctorado en derecho.2http://www.ilo.org/dyn/normlex/en/f?p=NORMLEXPUB:11300:0::NO:11300:P11300_INSTRUMENT_ID:312314:NO3Asssembléia Nacional Constituinte (05.10.1988): Constituição da República Federativa do Brasil de 1988. Art. 231, §2.4Ibidem. Art. 20, XI.5La legislación peruana denomina„comunidades nativas“ a las comunidades indígenas amazónicas.6Congreso Constituyente Democrático (31.12.1993): Constitución Política del Perú. Art. 66.Congreso de la República del Perú (25.06.1997): Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales. Ley26821. Arts. 1 y 4.7Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado. Art. 394, §3.8Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia. Artículos 63 y 329.9Asamblea Constituyente (20.10.2008): Constitución de la República del Ecuador. Art 57.10Asamblea Nacional (20.12.1999): Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Art. 119.11Corte Constitucional de Colombia, sentencia del 13.09.1993. Sentencia No. T-380/93. Numeral 12.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 67. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental66Entre los países mencionados, Bolivia y Colombia han desarrollado un marco normativo con un amplioreconocimiento de los derechos de las comunidades indígenas. Debido a los avances logrados en Boliviay Colombia es relevante conocer ¿Cuál es la extensión de los derechos a la tierra y a los recursos forestalesreconocidos en ambos países?, ¿Cuáles son las limitaciones establecidas en sus normas a estos derechos?,¿Cuáles son las semejanzas y diferencias entre las normas que regulan el derecho a la tierra y a los recursosforestales de las comunidades indígenas en Bolivia y Colombia?, y finalmente ¿Cuáles son los desafíos queenfrentan ambos procesos?.II. EL DERECHO A LA TIERRA Y A LOS RECURSOS FORESTALES EN LASCOMUNIDADES INDÍGENAS DE BOLIVIA Y COLOMBIAEl proceso de reconocimiento del derecho a la tierra y a los recursos forestales de las comunidades indígenasen Bolivia es tardío. A nivel constitucional, la Constitución de 1967 después de las reformas de 1994menciona por primera vez el derecho de las comunidades indígenas a las tierras comunitarias12en forma de“tierras comunitarias de orígen”, sin mencionar si este era un derecho de propiedad, de posesión o de uso13.Anteriormente la ley de reforma agraria de 1953 había reconocido el derecho a la tierra de las comunidadesindígenas, considerándolas como propietarias privadas14. Este proceso no funcionó, pues fue recién en 1990que por presión de la población indígena el gobierno comenzó a reconocer sus territorios15, la reformaconstitucional de 1994 fue resultado de estos cambios.Posteriormente, el proceso de reconocimiento de las “tierras comunitarias de origen” fue impulsado por lallamada “segunda ley de reforma agraria” de 1996 según la cual las comunidades indígenas tienen títulos depropiedad colectiva sobre las tierras comunitarias de origen, esta norma también reconoce el derecho de lascomunidades a usar sus recursos naturales renovables16.A pesar de estas normas a fines del año 2000 solo 2.8% de las tierras solicitadas por la población indígena detodo el país estaban tituladas17. Es después del 2000 que este proceso tiene avances avances importantes,incluyendo la participación de los pueblos indígenas y el reconocimiento de sus derechos territoriales en laConstitución de 200918.En Colombia, las comunidades indígenas son denominadas“resguardos”. Los resguardos existen desde la coloniaespañola, fueron mantenidos por Bolivar19y fueron objeto de numerosas normas20sin que esto signifique que lascomunidades indígenas hayan tenido un control real sobre sus territorios durante toda la etapa republicana, dehecho el gobierno colombiano expidió normas para la privatización y disolución de los resguardos21.12Schilling-Vacaflor, Almut (2010): Recht als unkämpftes Terrain. Die neue Verfassung und indigene Völker in Bolivien. Baden-Baden:Nomos Verlagsgesellschaft (Studien zu Lateinamerika, 17). Página 69.13Asamblea Constituyente de Bolivia: Constitución Política de Bolivia de 1967 con reformas de 1994, del 12.08.1994. Art. 171.14Revolución Nacional de Bolivia (02.08.1953): Decreto Ley 3464. Artículos 57 y 58.15Fundación Tierra (2011): Informe 2010. Territorios indígena originario campesinos en Bolivia. entre la Loma Santa y la Pachamama.La Paz – Bolivia. Página 14.16Congreso Nacional de Bolivia (18.10.1996): Ley 1715. Art. 3, III.17Fundación Tierra (2011): Informe 2010. Territorios indígena originario campesinos en Bolivia. entre la Loma Santa y la Pachamama.La Paz – Bolivia. Página 14.18Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.19Rodríguez, Gloria Amparo: Breve reseña de los derechos y de la legislación sobre comunidades étnicas en Colombia. UniversidadPágina 18.20Ibidem. Páginas 30-33.21Barié, Cletus Gregor (2003): Pueblos Indígenas y derechos constitucionales en América Latina: un panorama. 2. Edición. EditorialGénesis, La Paz, Bolivia. Página 264.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 68. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental67No obstante el reconocimiento de la existencia de los resguardos en las normas internas desde la épocacolonial, la Constitución de 1991 es la primera constitución colombiana que reconoce la propiedad colectivade las poblaciones indígenas sobre los resguardos22,este derecho es actualmente desarrollado por la segundaley de reforma agraria de 199423y su reglamento24.2.1. Semejanzas2.1.1. El derecho a la autodeterminación y el derecho de propiedad sobre la tierraLas Constituciones de Bolivia y Colombia reconocen dos tipos de derechos de control sobre el territorioa las comunidades indígenas:1) El derecho de propiedad colectiva sobre la tierra, el mismo que en el caso de las comunidadesindígenastienecaracterísticaspropiascomoeseltratarsedeunderechoinalienable,imprescriptiblee inembargable (Colombia25y Bolivia26), indivisible e irreversible (Bolivia). Este derecho tambiénes reconocido a otras entidades colectivas como las comunidades campesinas (Bolivia) u otrosgrupos étnicos (Colombia).Tanto en Bolivia como el Colombia, el derecho a la propiedad colectiva sobre la tierra de lascomunidades indígenas es desarrollado en leyes de reforma agraria de segunda generación queestán orientadas al desarrollo rural. Asimismo en ambos países las tierras de las comunidadesindígenas deben cumplir la función social y ambiental establecida en el derecho de propiedad27.El derecho a la propiedad colectiva sobre la tierra está enraizado en la institución del derechode propiedad el mismo que está vinculado históricamente con las libertades ciudadanas y quees parte de los derechos fundamentales, sociales y económicos28. Como tal es reconocido nosolo a las comunidades indígenas sino también a otros grupos de personas. Debido a su carácterfundamental, la mayoría de países de la cuenca amazónica reconocen formalmente este derechoa las comunidades indígenas.2) Elderechoalaautodeterminación,atravésdelosterritoriosindígenaoriginariocampesinos(Bolivia29)y los territorios indígenas (Colombia30). El reconocimiento de este derecho a las comunidadesindígenas les otorga un mayor control sobre sus territorios que el derecho de propiedad colectiva,puesyanosetratasolamentedelderechodepropiedad,sinotambiéndelderechoalautogobierno31.22Jaramillo, Juan Fernando (2011): The Colombian Constitution of 1991 and the Revolution of Rights. En: Anna Barrera, Detlef Nolteund Almut Schilling-Vacaflor (Editores): New Constitutionalism in Latin America from a Comparative Perspective: A step TowardsGood Governance? Conference Proceedings. German Institute of Global and Area Studies (GIGA, Hamburg). 25-26 Noviembre 2010.Hamburg, Páginas 29–30.23Congreso de Colombia (05.08.1994): Ley 160 de 1994. En: Diario Oficial (41.479).24Presidente de la República de Colombia (07.12.1995): Decreto 2164. Por el cual se reglamenta parcialmente el [Capítulo XIV dela Ley 160 de 1994] en lo relacionado con la dotación y titulación de tierras a las comunidades indígenas para la constitución,reestructuración, ampliación y saneamiento de los Resguardos Indígenas en el territorio nacional.25Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia. Artículos 63 y 329.26Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.Artículo 394, III.27Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia. Art. 58.Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado. Art. 393.28Ludescher, Monika (2004): Menschenrechte und indigene Völker. Frankfurt am Main: Peter Lang. Páginas 285-286.29Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.Arts. 269 y 289.30Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia.Artículo 286.31Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.Artículo 290.Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia. Artículo 287.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 69. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental68Las Constituciones de Bolivia y Colombia reconocen que el autogobierno de los territoriosindígenas será realizado siguiendo sus normas e instituciones (Bolivia32), usos y costumbres(Colombia33), es decir la aplicación del derecho consuetudinario en los territorios indígenas.Ambas Constituciones definen las competencias que serán ejercidas en los territorios indígenasen coordinación con los gobiernos nacionales y locales. Algunas de las competencias vinculadas alcontrol sobre el territorio son el diseño de políticas, planes y programas de desarrollo económicoy social (Colombia34), la elaboración de los planes de ordenamiento territorial y uso de suelos(Bolivia35), la promoción las inversiones públicas en su territorio (Colombia36), la planificación ygestión de la ocupación territorial (Bolivia37), velar por la preservación de los recursos naturales(Colombia38), la gestión y administración de los recursos naturales renovables (Bolivia39).En ambos países los derechos de autodeterminación reconocidos a los territorios indígenas soncolocados en el marco del proceso de descentralización. En Colombia los territorios indígenas sonreconocidos por la Constitución como“entidades territoriales”junto a los departamentos, los distritosy los municipios40por lo que formalmente son parte del proceso de descentralización del país. EnBolivia los territorios indígena originarios campesinos son parte de la organización territorial delpaís junto a los departamentos, provincias y municipios41, por lo que su formación, competencias yfuncionamiento son regulados en la ley marco de autonomías y descentralización de 201042.En ambos casos se trata del reconocimiento del derecho a la autodeterminación interna, que se daal interior de Estados Nacionales y que es parte de los procesos de democratización de países conpasado colonial43. Estos procesos de democratización deben considerar el derecho al desarrollo delas poblaciones indígenas que está profundamente vinculado al derecho a la autodeterminación44.2.1.2. Avances en el otorgamiento de títulos de propiedadTanto Colombia como Bolivia han avanzado en el otorgamiento de títulos de propiedad colectiva asus poblaciones indígenas. En el 2012 el 26% de la región amazónica de Bolivia45y el 53% de la regiónamazónica de Colombia46eran territorios reconocidos a las poblaciones indígenas, para Colombia estosignifica el reconocimiento de practicamente todas sus tierras indígenas en la Amazonía.32Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.Artículo 290.33Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia.Artículo 330.34Ibidem.35Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado. Art. 304, N°. 4.36Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia.Artículo 330, N° 3.37Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.Art. 304, N° 15.38Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia.Artículo 330, N° 5.39Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado.Art. 304, N° 3.40Asamblea Nacional Constituyente (04.07.1991): Constitución Política de Colombia.Artículo 286.41Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado. Artículo 269.42Asamblea Legislativa Plurinacional (19.07.2010): Ley N°. 031. Ley Marco de Autonomías y Descentralización“Andrés Ibáñez”.43Thürer, Daniel; Burri, Thomas (2013): Self-Determination. En: Max Planck Institute for Comparative Public Law and International Law(Editor): Max Planck Encyclopedia of Public International Law: Heidelberg y Oxford University Press, Páginas 1–17. Párrafos 33 y 34.44Strydom, Hendrik A. (2013): Environment and Indigenous Peoples. En: Max Planck Institute for Comparative Public Law andInternational Law (Editor): Max Planck Encyclopedia of Public International Law: Heidelberg y Oxford University Press, Páginas 1–7.Párrafo 5.45Amazon 2012. Protected Areas. Indigenous Territories. (2012): Amazon Geo-Referenced Socio-Environmental Information Network- RAISG.46Ibidem.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 70. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental692.2. Diferencias2.2.1. Derechos sobre los recursos forestalesEn Bolivia el Estado reconoce derechos de uso y aprovechamiento sobre los recursos naturales mas noderechos de propiedad, los que permanecen en la población boliviana quien es representada por elEstado47. En ese sentido las comunidades indígenas bolivianas no tienen derechos de propiedad sobrelos recursos forestales, sino solo derechos de uso y usufructo.La legislación colombiana no define si las comunidades indígenas tienen derechos de propiedad sobrelos recursos forestales48. El Código de Recursos Naturales Renovables establece que el ambiente es“patrimonio común” y que “los recursos naturales pertenecen a la nación”, sin embargo esta normatambién establece la posibilidad de tener derechos de propiedad privada sobre los recursos naturalesrenovables los que están sujetos al límite de la función social de la propiedad49.Frente a esta falta de claridad, la Corte Constitucional de Colombia, en una sentencia que interpreta elConvenio 169 de la OIT junto a la Constitución de 1991, reconoce el derecho de propiedad colectiva delas comunidades indígenas sobre los recursos naturales renovables que están ubicados en su territorio50.Este derecho está sujeto a las limitaciones establecidas en la Constitución y en las normas nacionales51.2.2.2. Avances en la aplicación del derecho a la autodeterminaciónEn Bolivia la ley marco de autonomías y descentralización52regula el funcionamiento de la autonomíaindígena originaria campesina junto a los otros tipos de autonomías (departamental, municipal y regional)estableciendo el procedimiento para su formación53. Paralelamente, antes de la expedición de esta ley, docemunicipios54tuvieron un referendum para que la población decida el establecimiento de las autonomíasindígenas originario campesinas en sus territorios, siendo aprobada por once municipios55.A pesar de las dificultades que enfrenta la creación de autonomías indígenas en Bolivia56, su procesomuestra mayores avances que la creación de territorios indígenas en Colombia donde la ley orgánicade ordenamiento territorial practicamente no los menciona57, y donde no ha sido creado ningunaentidad territorial indígena.47Asamblea Constituyente de la República de Bolivia (07.02.2009): Constitución Política del Estado, vom 10.12.2007. Artículo 349.Congreso Nacional de Bolivia (12.06.1996): Ley Forestal N° 1700. Artículo 4.48Roldán Ortega, Roque (2004): Models for recognizing indigenous land rights in Latin America. The World Bank EnvironmentDepartment. Washington, DC (Biodiversity Series, Paper N° 99). Disponible en internet bajo: http://siteresources.worldbank.org/GLOBALENVIRONMENTFACILITYGEFOPERATIONS/Resources/Publications-Presentations/Biopublication2005ModelsforRecognizing.Ver también: Rojas Garzón, Biviany (2009): REDD en territorios indígenas de la cuenca amazónica. ¿Serán los pueblos indígenas los49Presidente de la República de Colombia: Decreto 2811 del 18 de diciembre de 1974. Código Nacional de Recursos NaturalesRenovables y de Protección al Medio Ambiente. Artículos 1,42 y 43.50Corte Constitucional de Colombia, Sentencia del 13.09.1993. Sentencia No. T-380/93. Parágrafo 12.51Ibidem. Parágrafo 13.52Asamblea Legislativa Plurinacional (19.07.2010): Ley N°. 031. Ley Marco de Autonomías y Descentralización“Andrés Ibáñez”.53Ibidem. Capítulo IV.54Se debe tomar en cuenta que son los municipios con población indígena y no los territorios indígenas originario campesinos losque han aprobado la creación de las autonomías mediante referendum. Se espera que ese proceso tambíén sea realizado en losterritorios indígenas.55Plata, Wilfredo (2010): De Municipio a Autonomía Indígena. Los once municipios que transitan a la Autonomía Indígena Campesina.indígenas en Bolivia. La Paz - Bolivia, Páginas 247–272.56 Fundación Tierra; Oxfam (2013): Información AIOC. Sumario de noticias. Fundación Tierra; Oxfam. Disponible en internet en: www.ftierra.org. Páginas 4,5, 10 y 14.57 Congreso de Colombia: Ley 1454. Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, del 29.06.2011. En: Diario Oficial. Artículo 29, numeral 2.Eje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 71. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental70III. DESAFÍOS DE BOLIVIA Y COLOMBIA EN EL PROCESO DERECONOCIMIENTO DE DERECHOS A LA TIERRA Y A LOS RECURSOSFORESTALES A LAS COMUNIDADES INDÍGENAS AMAZÓNICASTanto Bolivia como Colombia tienen procesos innovadores que enfrentan dificultades en el diseño de lasnormas y en su aplicación. En el caso de Bolivia, se afirma que la ley marco de autonomías y descentralizacióndebe ser mejorada para facilitar que los territorios indígenas originario campesinos pueda cumplir los requisitospara formar autonomías indígenas. En Colombia la ley orgánica de ordenamiento territorial no regula las formasde establecimiento de las entidades territoriales indígenas.Asimismoambospaísesenfrentanconflictossocialesporlaexplotaciónderecursosnaturales,porlaconstrucciónde carreteras y por la violencia armada (Colombia). En el caso de Colombia, la violencia armada es un problemaque afecta profundamente a las comunidades indígenas58cuya gravedad ha generado la expedición de lasentencia T-025 de 2004 y posteriores medidas cautelares de la Corte Constitucional.Por otro lado, el proceso de reconocimiento de derechos territoriales requiere comunidades indígenasorganizadas, capaces de gestionar sus territorios. El logro de este objetivo significaría romper con la herenciacolonial que aún subsiste en la cuenca amazónica.58http://www.siidecolombia.gov.co/CMS/opiac.aspxEje Temático 2: Pueblos indígenas
  • 72. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental71La aplicabilidad eficiente y efectiva de los instrumentos de política pública para la (plena) Gobernanza Forestal requierede cambios estructurales y organizacionales que permitan gestionar en pro de una dinámica virtuosa y necesaria entrelas divisiones político administrativas y las ecosistémicas, mediante la implementación de mecanismos multicriterialesy ampliamente participativos.En lo estructural se requiere modelos de gestión articulados y diferenciados entre los diversos niveles de gobierno através de instituciones e instancias de decisión descentralizadas pero alineadas a objetivos comunes. Usualmente la falta deefectividad en las estrategias de Gobernanza Forestal surge por el desconocimiento de los efectos de políticas nacionalesqueenocasionesprovocanresultadosambiguosqueterminanporimpulsarladegradaciónydeforestacióndelosbosques.Hoy en día las demandas sociales como las ambientales obligan a las instituciones a coordinar acciones de forma interinstitu-cional e intersectorial; por tal razón, las Gobernanza Forestal debe derivarse de un Plan de Desarrollo que promueva un "BuenVivir".EsteBuenVivirentendidocomounprocesodedesarrolloequitativo,sostenibleysustentableenuncontextode"cambioclimático"querequierelaimplementacióndeaccionesdemitigaciónyadaptación;accionesqueinfluyenenlagestiónforestal.Considerando un escenario mundial político - económico complejo es poco probable se lleguen a consensos enmateria ambiental, es evidente que la normativa forestal debe priorizar su enfoque en lo local; es decir, dondeactualmente se localizan bosques y en zonas que pueden consolidar corredores ecológicos.En tal virtud, en áreas boscosas se requiere del involucramiento pleno y efectivo de las comunidades asentadas, para estafinalidad es necesario regular las instancias de participación de las mismas pero con niveles diferenciados de gestión quecontemplen lo global, regional, nacional, zonal, local, etc.; cada uno estos niveles deberán diseñar, concertar, generar, imple-mentarymonitorearobjetivosdedesarrolloatravésdeindicadoresmultidimensionalesconsusrespectivasescalasymetas.Es indispensable que estos procesos participativos se generen desde las instituciones y el ejercicio de derechosasociados a los bosques como actor de derecho. Por ejemplo: en el caso del Ecuador se reconoce a la Naturaleza comosujeto de derechos y se garantiza sus derechos a través de la Constitución; adicionalmente, se cuenta con objetivosde desarrollo, políticas nacionales y sectoriales que promueven el ejercicio de derechos. Cabe señalar que estosobjetivos de desarrollo promueven la coordinación intersectorial y interinstitucional; un ejemplo claro de coordinaciónmultisectorial es el Comité Interinstitucional de Cambio Climático, creado en octubre de 2010 y conformado por:La Participación como mecanismopara promover Gobernanza Forestalen un enfoque multicriterialAlejandro Minaya M.Secretaría Nacional de Planificación y DesarrolloMinisterioCoordinadordePatrimonioNaturalyCulturalMinisterio de AmbienteMinisterio Coordinador de Sectores EstratégicosMinisterio Coordinador de la Producción, Empleo yCompetitividadMinisterio Coordinador de Desarrollo SocialMinisterio de Relaciones Exteriores, Comercio eIntegraciónSecretaria Nacional del AguaSecretaria Nacional de Gestión de RiesgosLa Gobernanza debe buscarse de manera integral, es necesario el fortalecimiento y rediseño institucional que per-mita la interpretación y preferencias de los actores bajo las diversas dimensiones relevantes en la toma de decisio-nes. Para el caso específico de la Gobernanza Forestal es necesario existan o se generen instancias de coordinaciónque vinculen a diversos actores e instituciones con objetivos comunes.Eje Temático 3:Gobernanza forestal
  • 73. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental72En lo organizacional se requiere el desarrollo e implementación de nuevas metodologías, estrategias ynormatividad que deriven en política pública (regulación y control), donde la participación de todos los actoressean vinculados bajo una serie de indicadores que promuevan transparencia y rendición de cuentas. Usualmente,las actividades económicas que realizan las comunidades en las inmediaciones de zonas forestales atentan contrala resiliencia de las mismas, provocando un constante deterioro que conduce a la transformación del uso de suelo.Es recomendable se levante una línea base bajo un enfoque multidisciplinario que genere indicadores propios delas dimensión social, económica, cultural, política, tecnológica, entre otras de relevancia; la línea base deberá incluirun mapeo de actores en el que se reflejen las necesidades a corto y mediano plazo de las comunidades; el mismoque deberá incluir las preferencias y valores de cada actor para cada indicador generado.Así mismo, es necesario el levantamiento de los bienes y servicios ambientales de la zona de análisis para realizaruna evaluación económica total con la finalidad de visibilizar los beneficios apropiables y no apropiables de las áreasforestales. Esta información permitirá establecer mecanismos de incentivo y desincentivo o en su defecto punitivo.Todo mecanismo deberá ser evaluado bajo el mismo conjunto de indicadores multidimensionales y deberá sersocializado y evaluado con los actores relevantes; en sí, es un proceso dinámico y democrático que requiere de latransparencia del método de generación de cada indicador.Esta dinámica permitirá identificar las necesidades de intervención de política pública que promuevan el desarrollo yconsolidación de actividades económicas sustentables, inversión pública que genere cambios estructurales deseablesque minimicen las afectaciones al capital natural y creación de mecanismos de compensación. Adicionalmente, se deberáidentificar aquellos sectores que se benefician de los bienes y servicios ambientales que proveen estas áreas, en busca demecanismos que generen alianzas público-privadas para la conservación, manejo y reparación de las áreas forestales; oa través de estándares vinculantes a lo denominado "Responsabilidad Social Corporativa". Con la información generada,se deberá generar metodologías generales que permitan establecer planes de intervención y mecanismos de correspon-sabilidad exigibles con los actores que se beneficien de manera directa e indirecta; sin embargo, la evaluación e imple-mentación de políticas públicas deben considerar las particularidades de cada localidad, su complejidad y los resultadosesperados en especial con las comunidades y con los sectores que se beneficien de los bienes y servicios ambientales.Es deseable vincular de manera activa a la comunidad al igual que otros actores para la toma de decisiones y losresultados esperados de la política pública; sin embargo estos procesos deben ser contrastados en escenariosoptimistas, pesimistas y plausibles con la finalidad que se identifiquen riesgos y se promuevan estrategias donde losactores activen acciones contingentes en caso de necesitar.Como se aprecia, la propuesta requiere absoluto compromiso de los actores; por lo que, se debe precautelar quetodo mecanismo tenga corresponsabilidad y exigible para evitar ineficacia en la aplicación de políticas en pro de unaGobernanza Forestal. Este tipo de gestión con enfoque multidisciplinario requiere de un alto grado de identificacióna nivel territorial, no solo de los actores en el territorio sino en especial de las instancias institucionales que puedancoordinar acciones que apalanquen la consecución de condiciones estructurales y particulares que beneficien alsector forestal en un contexto de adaptación y mitigación al cambio climático.El enfoque que resalta la propuesta de participación como una condición necesaria para la mejora del derechoforestal, pero no suficiente si la toma de decisiones se mantiene a través de instituciones centralizadas, sin capacidadde gestión y con el uso de métodos y metodologías reduccionistas y crematísticas. Son evidentes las limitaciones delas evaluaciones costo-beneficio para analizar la complejidad de las relaciones socio - ambientales; así como la faltade instancias de coordinación en esquemas institucionales sectorializadas.Finalmente, estos procesos de generación de indicadores multidimensionales pueden ser costosos; sin embargo,es necesario se promueva el uso de este tipo de metodología para motivar la generación y reconocimiento demercados emergentes. Estos mercados emergentes son insuficientes para regular el sector forestal; sin embargo acorto plazo pueden contribuir a financiar acciones que requiere el sector forestal.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 74. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental73Autonomía legislativa yel cambio climático en unescenario de gestión de riesgosBolivia posee una variedad de contrastes geográficos y un nivel de biodiversidad extremadamente alto, cuenta con53 millones de hectáreas de cobertura forestal, debido a este importante recursol el país se encuentra ubicado enel quinto lugar del continente americano, después de Canadá (765 millones de Ha.), Brasil (488 millones de Ha.),Estados Unidos (aproximadamente 300 millones de Ha.) y Perú (casi 85 millones de Ha.), la cordillera de los Andesdivide al territorio en tierras bajas y tierras altas que las caracteriza diferentes climas, frio, seco, templado, húmedo,por lo que el cambio climático impacta de manera muy diferenciada a las diferentes ecoregiones del país.Las tierras altas son más afectadas por las sequias, las heladas y granizadas, y en ciertas zonas por inundaciones.Mientras las tierras bajas son más afectadas por inundaciones, desbordes de los ríos, surazos e incendios forestales.Y al respecto la dimensión de las inundaciones de los últimos años no se debe solamente al cambio climático sinotambién a los desbosques masivos que se producen a causa de la expansión de la frontera agrícola sobre todo. A suvez la deforestación implica la quema de bosques que es la principal causa de las emisiones de efecto invernaderoen el país, así mismo en otros sectores los bosques protegen cabeceras de ríos y su pérdida implica una drásticareducción de agua y de lluvias, que en zonas de suelo frágil y de alta pendiente se suman derrumbes, mazamorrasy la pérdida de infraestructura.Los glaciares son indicadores del clima porque responden en tiempo real a la variabilidad del clima y su aceleradoretroceso es resultado del cambio climático, lo que pone en riesgo el suministro de agua potable y de energía endeterminadas ciudades que también repercute en una menor productividad agrícola y ganadera comprometiendola seguridad alimentaria.Un estudio publicado en la revista académica Cryosphere(2013), revela que los glaciares de los Andes Tropicales –quecruzan Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador y Bolivia- se han reducido en promedio entre un 30% y un 50% desde ladécada de los setenta a la fecha y considerando que somos uno de los tres países tropicales junto a Ecuador y Perú, quedependemos de agua glaciar para el abastecimiento de agua potable a diferentes ciudades, deberíamos comenzar apreocuparnos sobre cómo enfrentar el problema de escasez de agua, esto entre muchos otros problemas que cada vezson más frecuentes e intensos, ocasionando impactos sociales, económicos y en la salud.Bolivia carece de recursos económicos y capacidades para enfrentar estos desastres de tendencia irreversible. A loque se suman las respuestas débiles y lentas del Gobierno, ya que las medidas de adaptación no son una prioridaden sus políticas de desarrollo.MARCO LEGALLos mecanismos legales que existen sobre cambio climático en el país, están referidos a la Ley 1576 del 25 de julio de1994, que ratifica la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), y la ley 1988del 22 de julio de 1999, que ratifica el Protocolo de Kioto (PK).Eje Temático 3: Gobernanza forestalAndrea Bedregal
  • 75. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental74La actual Constitución Política del Estado no establece nada en específico referente a cambio climático en cuantoa competencias, de manera general las políticas referentes a medio ambiente se concentran en el nivel central delEstado ya que establece como competencia privativa del nivel central del Estado la política de tierra y territorio y lapolítica general de biodiversidad y medio ambiente (art. 298 – I) y como competencia exclusiva la política forestal yrégimen general de suelos, recursos forestales y bosques y políticas de planificación y ordenamiento territorial (art.298 –II). Dejando muy poco margen de participación en la materia a las entidades territoriales autónomas.La ley Marco de Autonomías y Descentralización establece en el art. 88 (Biodiversidad y medio Ambiente) incisoIII numeral 3, en concordancia con la CPE artículo 298, que el nivel central tiene la competencia exclusiva deformular, aprobar y ejecutar la política de cambio climático del Estado Plurinacional, así como la normativa para suimplementación, no descentraliza esta facultad ya que no establece nada específico respecto a políticas de adaptaciónal cambio climático como competencia de las diferentes autonomías. Pero en su artículo 100 (Gestión de riesgos yatención de desastres naturales) en concordancia con la CPE art. 297 se incorpora la competencia residual de gestiónde riesgos, estableciendo que los gobiernos departamentales tienen las competencias exclusivas referente al tema de:Definir políticas, en programas y proyectos que integren la reducción de riesgos de desastre tanto de tipocorrectivo como prospectivo.De normar, diseñar y establecer políticas y mecanismos de protección financiera para enfrentar contingenciasy permitir la recuperación por desastres en el nivel departamental.Elaborar políticas de incentivos para garantizar una disminución sostenida de los niveles de riesgo existentes enel país, de acuerdo a la clasificación del riesgo.En cuanto a los gobiernos municipales establece las competencias exclusivas de:Definir políticas, en programas y proyectos que integren la reducción de riesgos de desastre tanto de tipocorrectivo como prospectivo.Generar e integrar la información sobre amenazas de orden meteorológico, geológico, geofísico yambiental.Elaborar políticas de incentivos para garantizar una disminución sostenida de los niveles de riesgo existentes enel país, de acuerdo a la clasificación de riesgo.Definir políticas y mecanismos de protección financiera para enfrentar contingencias y permitir la recuperaciónpor desastres en el nivel municipal.Y respecto a los gobiernos de las autonomías indígena originaria campesinas establece que desarrollarán yejecutarán sus sistemas de prevención y gestión de riesgos en el ámbito de su jurisdicción acorde al manejo integralque históricamente tienen de sus territorios y los conocimientos ancestrales sobre el hábitat que ocupan.Pudiendo así implementar medidas de adaptación al cambio climático como medidas de contención de riesgos yaque los impactos climáticos son considerados eventos extremos que sufre la población y a los cuales debe enfrentary sobreponerse.La ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para el Vivir Bien regula de manera amplia y específica latemática de Cambio Climático, pero si bien establece directrices de políticas generales a aplicarse por el nivel central,también denota un reconocimiento a la gestión descentralizada porque establece la integración del enfoque dereducción del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático en los programas y proyectos de desarrollo delnivel central del Estado y de las Entidades Territoriales Autónomas, fortaleciendo las capacidades institucionales ymejorando los procesos de coordinación entre las entidades competentes en la planificación, gestión y ejecuciónde intervenciones en esta materia, en el marco de sus competencias y el fortalecimiento de los procesos de gestiónterritorial en las entidades territoriales autónomas y en los territorios, con un enfoque de gestión de riesgos y deadaptación al cambio climático. (art. 17).Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 76. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental75Normativa que si se la analiza y gestiona de manera descentralizada respetaría las necesidades de cada región, delo contrario resulta en políticas generales de adaptación que no llegan a ser eficientes al momento de enfrentar losimpactos tan diferenciados en las distintas áreas del país.INSTRUMENTOS AUTONÓMICOSEl régimen autonómico tiene el fin de distribuir las funciones político-administrativas del Estado de maneraequilibrada y sostenible del territorio, la autonomía es la cualidad gubernativa que adquiere una entidad territorialde acuerdo a las condiciones y procedimientos establecidos en la CPE y en la ley de Autonomías que implica laigualdad jerárquica entre entidades territoriales y el ejercicio de facultades legislativa, reglamentaria, fiscalizadora yejecutiva por sus órganos de gobierno autónomo, lo que destaca tres connotaciones importantes: la no dependenciajerárquica del Estado, la capacidad de crear un ordenamiento jurídico y de autogobernarse dentro del marco de suscompetencias que la CPE y la Ley especifica les otorga.La organización territorial del Estado reconoce las autonomías:DepartamentalesRegionalesMunicipalesIndígena originaria campesinas (IOCs)Los cuales tienen facultad de legislar excepto la autonomía regional, y las leyes que elaboren estas autonomíasdeben ser cumplidas en sus territorios.Este proceso autonómico se concreta en la elaboración de los siguientes instrumentos legales que les permiteejercer sus competencias:El Estatuto Autonómico DepartamentalCarta Orgánica MunicipalEstatuto de Autonomía Indígena Originaria CampesinasQue se constituyen en la norma básica institucional la ley fundamental y del departamento y del municipio quedetermina los lineamientos de la autonomía, tanto departamental, municipal e Indígena originaria campesinas,declara los principios que regirán el sistema, su modelo de organización, de crecimiento y distribución de recursos,de tal manera que se constituye en el instrumento político y jurídico que posibilita la fijación de una serie dederechos, determinando las atribuciones y funciones de los gobiernos autónomos así como los procedimientos através de los cuales estos deberán desarrollar sus actividades.GESTIÓN DE RIESGOSPor lo que a través de una gestión de incidencia legislativa y de participación social que es la base de estosinstrumentos legales, y de la descentralización legislativa, se pretende incorporar medidas de adaptación al cambioclimático a través de una perspectiva de políticas de reducción de riesgos, siendo esta una competencia exclusiva,en base al régimen jurídico de distribución competencial y de acuerdo a la competencia residual de Gestión deRiesgos y Atención de Desastres Naturales que otorga la LMAD artículo 72, en concordancia con el Parágrafo IIdel artículo 297 de la CPE, que facultando a los gobiernos autónomos a normar, medidas de gestión de riesgosy atención de desastres naturales que respondan a la realidad heterogénea del país, está habilitando a que lasvariaciones extremas y los cambios de largo plazo en las condiciones bioclimáticas que generan considerablementeEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 77. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental76impactos ambientales y socioeconómicos de importancia a causa del cambio climático se incluyan de maneraespecífica como indicadores preponderantes de riesgo a considerar y que como resultado de estos indicadores segeneren medidas de adaptación al cambio climático.CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONESPuesto que las emergencias climáticas en el país continúan siendo consideradas “desastres naturales” se tiene unaactitud pasiva ante estos eventos que por ser naturales se les considera inevitables o una fatalidad del destino.Por eso es que sorprenden y no se toman medidas necesarias para evitar o disminuir sus impactos. Por lo que lainformación del tema y su sociabilización es clave para su gestión.Por otra parte, si bien se sabe que por ejemplo la deforestación aumenta la escorrentía del agua, y tiene efectosdevastadores como los anteriormente mencionados, no se toman medidas eficaces para reducirla, contrariamentela tasa de deforestación se incrementa año tras año, gracias a la distribución de tierras que se realiza sin tomar encuenta normas como los Planes de OrdenamientoTerritorial y de Uso de Suelo o la ampliación de la frontera agrícolaincentivado por políticas netamente agrarias y políticas nacionales de desarrollo que no están considerando losproblemas que se generan en las distintas regiones.La situación es preocupante por lo que es necesario generar incidencia legislativa para que las medidas deadaptación sean locales y se construyan de abajo hacia arriba, en este sentido, con el respaldo normativo y laautonomía legislativa, lo ideal y lo que se pretende es generar políticas complementarias, tomando en cuenta losdiferentes escenarios y realidades, generando diagnósticos locales, y que a través de su implementación se puedaejecutar medidas particulares de adaptación que sean más eficientes.Desarrollar y mejorar la capacidad de prevención y gestión de riesgos ante eventos climáticos extremos, con énfasis enlas regiones con sistemas de vida más vulnerables al cambio climático, realizar estudios, proyectar escenarios a corto ylargo plazo y en función a eso comenzar a adaptarnos. Como bases y orientaciones delVivir Bien, a través del desarrollointegral en cambio climático tal como lo establece la Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien.BIBLIOGRAFÍAAyala, M. D. (2002). Derecho Ambiental Y Municipio. La Paz: Creart Impresores.CEPA-ORURO. (2009). Nuevo Constitucionalismo Ambiental. Oruro: Latinas Editores Ltda.Crespo, J. R. (1999). Diccionario de terminos ambientales. La Paz: CESU.Flores, T. (2005). Desarrollo Sostenible y Asamblea Constituyente: propuestas. La Paz: Plural Editores.Flores, T. (2010). Bolivia ante el cambio climático . La Paz: Central Gráfica SRL.Ministerio de Autonomías. (2011). Regimen Competencial. La Paz.Ministerio de Autonomías. (2011). Autonomía Municipal Plena. La Paz.Vera, A. C. (2010). Bolivia Convención Marco sobre Cambio Climático y Protocolo de Kyoto. La Paz: Kipus.NORMATIVAConstitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia aprobada el 25 de enero de 2009.Ley Marco de Autonomías y descentralización“Andrés Ibáñez”Nº 031 de 19 de julio de 2010.Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo integral para el Vivir BienConvención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, 1992.Protocolo de Kioto, 1997.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 78. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental77La Ley N° 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, reconoce como parte de las obligaciones del Estado peruano afavor de los Pueblos Indígenas, en su Artículo 77, literales a) y c): promover prioritariamente el fortalecimiento de suscapacidades en el desarrollo e implementación de la gestión directa e integral del bosque a fin de ampliar y diversificarlas oportunidades de manejo de los recursos forestales y de fauna silvestre, y la generación de productos con valoragregado; así como brindar capacitación a las comunidades nativas y campesinas para el monitoreo, control y vigilanciade la flora y fauna silvestre. Asimismo, en su Artículo 80, define a la forestería comunitaria como actividad orientada alaprovechamiento sostenible y la conservación de bienes y servicios de los ecosistemas forestales y otros ecosistemasde vegetación silvestre que realizan los integrantes de comunidades nativas, a fin de contribuir al bienestar comunitariotomando en cuenta su cosmovisión, conocimientos, aspectos socioculturales y prácticas tradicionales.Para la formulación, elaboración y aprobación del Reglamento de la Ley Nº 29763, se trató de cumplir tanto la etapaparticipativa como la de consulta previa, con arreglo a lo establecido en la Ley del Derecho a la Consulta Previa a losPueblos Indígenas u Originarios reconocido en el Convenio 169 de OIT. El Ministerio de Agricultura, a través de la DirecciónGeneralForestalydeFaunaSilvestre,reconociendolaimportanciadecontarconunmarcoorientadorquedefinalagestiónpública forestal y de fauna silvestre del país, desde el año 2009 y a través del Proceso Participativo y Descentralizado para larevisiónyactualizacióndelsectorforestal,llevóacabounaseriedeactividadesparticipativasquedieroncomoresultadolanueva Ley Forestal y de Fauna Silvestre N° 29763 y una propuesta de Política Nacional Forestal y de Fauna Silvestre-PNFFS.En tal sentido, la participación de las comunidades indígenas en la formulación de la Ley forestal se hizo porprimera vez en el Perú, cuando la Comisión Agraria convocó a la Consulta Previa Libre e Informada para losPueblos Indígenas sobre la base de los parámetros del Convenio 169 de la Organización Internacional delTrabajo (OIT), de donde salió como resultado el principal documento de trabajo de la Mesa Nº 2, del grupoNacional de Coordinación para el Desarrollo de los Pueblos Amazónicos, denominado “Aportes Técnicos paramejorar la normatividad forestal”, que fue un consenso entre gobiernos regionales, ministerios y representantes.Este proceso incluyó 17 audiencias informativas en diferentes regiones de costa, sierra y selva y 2 plataformasnacionales para alcanzar consensos; la Defensoría del Pueblo participó como observadora garantizando así el respetopor los derechos de los pueblos indígenas. La última etapa del proceso de consulta fue un Encuentro Nacionaldonde participaron más de 200 delegados indígenas representantes de las organizaciones siguientes: ConfederaciónCampesina del Perú-CCP, Confederación Nacional Agraria-CNA, Federación Nacional de Mujeres Campesinas delPerú-FEMUCARINAP, Confederación de Nacionalidades Amazónicas-CONAP, y seis reuniones adicionales conlas dirigencias nacionales, con el objeto de lograr consensos y acuerdos sobre el contenido del dictamen. Comoresultado se obtuvo un Texto Sustitutorio consensuado el que fue presentado al Pleno del Congreso y finalmenteaprobado el día 15 de junio del 2010, en el cual se pueden mencionar los beneficios siguientes:”Garantiza la sostenibilidad ambiental del país” y de las políticas de crecimiento verde desarrolladas por elPNUMA para generar más igualdad, para luchar contra el cambio climático y para luchar contra la pobreza através de mecanismos de promoción de actividades forestales y de fauna silvestre sostenibles.Participación dentrodel eje de gobernanzaforestalIng. Carmela Arce UrreaEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 79. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental78Fortalece la institucionalidad actual en sus tres niveles de gobierno (nacional, regional y local) con la creacióndel Servicio Forestal y de Fauna Silvestre- SERFOR, la articulación de las entidades integradas en un sistemaforestal y respetando las competencias exclusivas de los gobiernos regionales y velando por medios apropiadospara coordinar las competencias compartidas.Facilita la participación directa de la sociedad civil en la gestión forestal al incorporar representantes decomunidades de costa, sierra y selva y de otras organizaciones civiles, entre los 12 miembros del ConsejoDirectivo del SERFOR.Atiende las necesidades de todos los usuarios del bosque incluyendo a las comunidades nativas y campesinas,las poblaciones de ribereños y extractores forestales sin derechos sobre los bosques para los cuales los bosqueslocales constituyen una alternativa concreta, los concesionarios forestales, los reforestadores, entre otros.Pone freno a una de las principales amenazas del bosque al prohibir que las tierras forestales y de protecciónsean destinadas a usos agropecuarios, que las deterioran.Reconoceexclusividaddelusoyaprovechamientodelosbienesyserviciosdelbosqueporpartedelascomunidadesen sus tierras y se respetan sus conocimientos tradicionales sobre el uso y manejo forestal y de fauna silvestre.Reconoce el derecho de territorialidad de los pueblos indígenas ya que se reconocen derechos no sólo a lascomunidades con título de propiedad o cesión en uso, sino también aquellas que sólo son posesionarias.Protege el territorio de las poblaciones indígenas en situación de aislamiento voluntario o contacto inicialporque no se otorgan títulos habilitantes sobre su territorio.La aprobación de esta Ley, significa la aprobación de una ley ampliamente discutida y técnicamente sólida, queresponde a los intereses de todos los actores forestales en forma equilibrada con un enfoque eco sistémico y deinclusión social (DGFFS-MINAG).En el año 2012, a través del Proceso de Fortalecimiento del Sector Forestal, el Ministerio de Agricultura, la Unidadde Política Sectorial y los miembros del grupo Intergubernamental, continuaron con el trabajo de elaboración de laPolítica Nacional Forestal y de Fauna Silvestre-PNFFS.LaPNFFScumplelafuncióndeorientarelaccionardelasentidadesdelostresnivelesdegobierno:Nacional,RegionalyLocal., así como la inclusión de otros actores importantes como los pueblos indígenas, el sector privado y la sociedadcivil,contribuyendoasíconeldesarrolloestratégicoysostenibledelpaís,lainclusiónsocial,ymejorarlacalidaddevida.El Estado Peruano a través del Ministerio de Agricultura, puso a disposición del público en general la propuesta dePolítica Nacional Forestal y de Fauna Silvestre para su socialización y recepción de aportes, proceso que se inició el 6de diciembre del año 2013, hasta el 18 de enero del 2013 ( DGFFS-MINAG).Al respecto, con fecha 15 de enero del 2013, un grupo de organizaciones de la sociedad civil, remitieron una cartaal Ministro de Agricultura, donde hacen mención al estado y avance del proceso de mejora del marco normativo einstitucional relacionado con los bosques en el país, el cual contempla tres procesos importantes: a) La construcciónde una propuesta participativa de la política nacional forestal y de fauna silvestre; b) El diseño e implementaciónde la nueva institucionalidad sectorial; y c) El proceso de reglamentación de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, Ley29763. Asimismo, solicitaron al titular del Ministerio de Agricultura, Milton Von Hesse, un mayor dinamismo en lasreformas del sector forestal y de fauna silvestre con el fin de“dotarlo de competitividad e inclusión”.Además, con respecto al borrador de la propuesta de Política Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (PNFFS),presentado en el mes de diciembre del 2012, estas organizaciones, piden ampliar a 120 días el plazo de recepciónde aportes de la ciudadanía, para su difusión, comprensión y revisión por parte de los diversos actores forestales.También pidieron que dichos aportes no sólo se reciban de manera electrónica porque“restringe considerablementeel acceso de actores importantes, como las organizaciones representativas de los pueblos indígenas a nivel regional,así como de otros actores regionales”, otro pedido es: hacer público los avances respecto de la elaboración delEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 80. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental79reglamento del SERFOR, mencionando que “Hasta la fecha sólo se ha designado a un representante del ConsejoDirectivo, quien ante la falta de convocatoria y acreditación de los demás miembros, se ve impedido de ejercer lasfunciones que le señala la ley, siendo una de las más importantes, la propuesta de su Director Ejecutivo”.Dicha carta fue firmada por representantes de diferentes organizaciones como la Sociedad Peruana de DerechoAmbiental (SPDA), Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR), Sociedad Peruana de Ecodesarrollo (SPDE), Proética,Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA), Centro de Culturas Indígenas del Perú (Chirapaq), elCentro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (CSA-UPCH), entre otros.Esta carta muy bien fundamentada, es una muestra de que hasta la fecha, no se clarifica la Ley Forestal y de FaunaSilvestre N° 29763, para los distintos sectores interesados en el tema forestal.Sin embargo, durante el tiempo que se viene trabajando con la intención de mejorar la Ley Forestal y de Fauna Silvestre,se han hecho múltiples reconocimientos, entre ellos, las funciones y los valores de los bosques, porque anteriormente seteníalafalsaideaquelosbosquessignificansolamenteplantasyanimalessilvestres,noseteníaencuentaalaspoblacionesindígenas y poblaciones ribereñas que las habitan desde tiempos ancestrales. Los territorios indígenas constituyen unanueva realidad espacial cuantitativa y cualitativamente diferente a la escala comunitaria del pasado y poseen un enormepotencial para Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los bosques (REDD).En cuanto a la gobernanza, ésta se refiere a quién toma decisiones y cómo se toman las decisiones, desde el nivel nacionalhastaellocal,incluyendoinstitucionesyreglasformaleseinformales,relacionesdepoderyprácticasdetomadedecisiones.Por lo tanto, si una buena gobernanza forestal significa que las decisiones sean imparciales, transparentes y justas,que se respeten los derechos, que se apliquen leyes y normas de forma equitativa, que los que toman decisiones seresponsabilicendelasmismasylasdecisionessetomenbasándoseenelanálisisdeloqueesbeneficiosoparalapoblacióny los bosques en general, y no para el interés personal, entonces, es el momento que la ley forestal entre en vigencia, peroprevia disposición financiera para efectos del cumplimiento de la ley forestal, teniendo en cuenta que las poblacionesselváticas y especialmente las comunidades indígenas son las más abandonadas por el estado, y estas comunidadesson las que viven en pobreza y extrema pobreza, puesto que ser indígena multiplica por 13 la probabilidad de ser pobre,aunque no son solo las poblaciones indígenas los que dependen del bosque, existen otros grupos dependientes delbosque, entre ellos, los pueblos dedicados a actividades agroextractivas, los pequeños colonos, las personas sin tierra, losmadereros informales y los propietarios de tierras medianos y grandes, todos ellos con diversos intereses en los bosques.Se hace urgente, poner en practica la ley forestal, para mitigar los efectos negativos de la deforestación y degradacióngeneralmente ocasionada por la tala ilegal, efectos, que vienen sufriendo las poblaciones mencionadas líneas arriba,se debe iniciar el manejo y la conservación de los bosques con la participación de los mismos, se debe hacer efectivala REDD+, para que se traduzca en beneficio de la gente más olvidada y más pobre, económicamente, pero con ungran potencial que representan los bosques que ellos habitan; el mismo que redundará en beneficio de toda la cadenaforestal con el consiguiente beneficio del medio ambiente del mundo entero ya que la flora y fauna de la amazoniarepresentan el pulmón del planeta, es por eso que se hace urgente tomar las medidas gubernamentales y poner enpráctica la Política Nacional Forestal y de Fauna Silvestre-PNFFS en coordinación con los gobiernos regionales y locales.También, se hace urgente, propiciar y ejecutar los proyectos de manejo y conservación de bosques con el apoyofinanciero de REDD+, ya que sin financiamiento económico es difícil desarrollar un buen trabajo.Podemos tomar como modelo el trabajo de los países hermanos como el caso de Ecuador que ejecuta el Manejoforestal comunitario (MFC), en Bolivia, Brasil y México las iniciativas REDD+ dependen de la población rural paramanejar los recursos forestales.Iquitos, 12 de mayo del 2013.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 81. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental80Descentralización:Fortalecimiento de capacidadesde los gobiernos subnacionales,para un desarrollo forestalsustentable. Caso MexicanoI. INTRODUCCIÓNLos procesos de descentralización del sector forestal en latinoamerica, suelen ser obstaculizados por razonestales como la ausencia de una transferencia real de poderes, falta de recursos financieros y carencia decapacidades a nivel local, entre otras. Los procesos de descentralización implican en principio una labor derevisión del marco legal y de fortalecimiento de la gobernanza local, a través de la generación de capacidadesInstitucionales y el respectivo acompañamiento en dicho proceso.El concepto de descentralización lo podemos definir como el traspaso de funciones administrativas desde unlugar central, es decir el acto por el cual el estado cede poderes o recursos a otros actores político - administrativossubnacionales y se presenta principalmente de dos maneras. La primera es la descentralización administrativa, quese limita al traspaso de poderes del centro hacia sus oficinas regionales o locales. La segunda es la descentralizaciónpolítica o democrática que se traduce en una transferencia de poderes - y recursos -, del gobierno central hacia losgobiernos locales con la obligación de rendición de cuentas a la población dentro de sus territorios1.Países en vías de desarrollo han implementado políticas de descentralización, principalmente en lo que conciernea la prestación de servicios públicos. No obstante algunos han ido más allá de la mera prestación de dichosservicios y han trasladado facultades a los gobiernos locales en cuanto a la gestión de recursos forestales.En la mayoría de los procesos de descentralización concurren ciertos requisitos necesarios para que dichoproceso sea exitoso: mejor distribución de recursos, contar con sistemas de participación, transparencia yrendición de cuentas, entre otros. Pero primordialmente se requiere del acompañamiento, fortalecimiento decapacidades de los gobiernos locales y continuidad.Resulta indispensable establecer mecanismos para transferir funciones del orden federal hacia los gobiernoslocales, mediante procesos graduales de descentralización, en relación directa con la distribución de recursos,pero principalmente con el desarrollo de capacidades institucionales, incluyendo la formación de los recursoshumanos y el fortalecimiento de sus estructuras que se traduzcan en una atención eficiente de las funcionestransferidas.1Larson, Anne y Jesse C. Ribot. 2004. Democratic DecentralizationTrough a Natural Resource Lens: An Introduction. European Journalof Development Research. Vol. 16, No. 1. Germany.Gisela Hernández AngelesEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 82. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental81II. DESARROLLO FORESTAL SUSTENTABLE138 millones de hectáreas tienen potencial forestal en México, que equivale al 70% del total del territorionacional. Los ecosistemas que lo componen son: matorrales xerófilos (41.2%), bosques templados (24.2%),selvas (22.8%) y otros tipos de asociaciones de vegetación forestal (11.8%)2.Una gran cantidad de la tenencia de los recursos forestales en México es de carácter colectivo ya que, deacuerdo con el Programa de Modernización del Catastro Rural de la Propiedad Social del Registro AgrarioNacional (RAN) en 2011, el país cuenta con 15.481 núcleos agrarios, y que cuentan con la propiedad de 62.25millones de hectáreas de bosques, selvas y vegetación forestal de zonas áridas, que equivale a un 45% de lasuperficie forestal total de México3.Actualmente se considera que las áreas forestales son un tema estratégico para el desarrollo del país y lamejora de la calidad de vida de sus habitantes, por lo que se exploran diferentes modelos de intervenciónque contribuyan a un adecuado manejo de los recursos forestales, alcanzando una productividad óptima ysostenida de dichos recursos, sin comprometer el equilibrio de los ecosistemas forestales y por consiguienteaumentando el valor agregado de las regiones forestales. Asimismo el cambio climático pone al sector forestalen primer plano ya que fomentar el adecuado manejo de los recursos forestales, es primordial para la mitigaciónde las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y en los procesos de adaptación.La propuesta de actualización del Programa Estratégico Forestal 2025 establece como objetivo general lograrel desarrollo sustentable del sector forestal para conservar, manejar y aprovechar el capital natural, garantizarla permanencia y la provisión de bienes y servicios ambientales a la sociedad, revitalizar la economía del sectorforestal, reducir las emisiones derivadas de la deforestación y degradación, y contribuir a mejorar la calidad devida de la población que habita en las zonas forestales. De igual manera incluye entre sus objetivos específicos,incrementar las capacidades locales para desarrollar una mejor organización, conocimientos, habilidades parala autogestión, etc. y lograr una coordinación eficiente de políticas y programas públicos y la concertación yestablecimiento de modelos de gestión territorial multisectorial en el ámbito rural, que faciliten el desarrollosustentable del sector forestal,III. DESCENTRALIZACIÓN EN MÉXICOElprocesodedescentralizaciónenMéxicosehadesarrolladodeformapaulatina,mediantelascorrespondientesmodificaciones al marco normativo, que se traduce en un cambio en la distribución de competencias hacialos gobiernos subnacionales. Resultando necesario un ambiente de coordinación y corresponsabilidad paramejorar la situación forestal del país.Luego entonces es indispensable incrementar el poder administrativo y de gestión de los gobiernos localespara lograr una óptima toma de decisiones y eficacia en la aplicación de medidas para dar respuesta a lasdemandas de la población.En la actualidad se está promoviendo una gestión ambiental descentralizada eficaz, propiciando la toma dedecisiones en el lugar donde se generan los problemas, coadyuvando en el fortalecimiento de la gobernabilidadde entidades y municipios. Se promueve la participación de los tres órdenes de gobierno de manera coordinada, loanterior tomando en cuenta los múltiples beneficios que puede generar la descentralización de funciones como:1, Una clara reducción en los costos de operación, 2. Transparencia en la administración de recursos y toma de2http://www.conafor.gob.mx/portal/3Http://www.ran.gob.mx/ran/seminario/Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 83. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental82decisiones, toda vez que el traslado de funciones se realiza a un orden de gobierno más cercano a la comunidad, 3.Empoderamiento de sus comunidades y participación en la toma de decisiones, por mencionar algunos.No obstante, también puede haber consecuencias adversas en un proceso de descentralización en el queno se cuenta con capacidades institucionales. La experiencia en México deja ver que la ausencia de dichascapacidades o una temporalidad limitada conllevan a situaciones de fracaso e ineficiencia en la gestión.Bajo ese contexto, también se ha observado que los mecanismos de gobernanza loca de largo plazo favorecenla continuidad de las políticas, ya que implican la participación de los diferentes órdenes de gobierno y actoressociales en la toma de decisiones. Generando procesos más transparentes y democráticos.ParaMéxicoesdevitalimportanciacrearydesarrollarcapacidadestécnicasydegestiónparaatenderlasagendasambientales, lo que implica a su vez identificar los diferentes niveles de desarrollo de los gobiernos locales. Notodos cuentan con la misma infraestructura y recursos, por lo que resulta necesario el reconocimiento de unaexistente diversidad geográfica, social y económica de los territorios locales. Analizado lo anterior, se debenconsiderar – dentro del marco normativo vigente -, iniciativas y propuestas que se puedan replicar para resolverproblemas de municipios y regiones. Ejemplo de lo anterior es la figura asociativa de municipios consagradaen el artículo 115 constitucional4, que permite la continuidad de las políticas territoriales contribuyendo en lasolución de problemas, con la participación de los tres órdenes de gobierno, así como de actores relevantes,realizandolatomasdedecisionesdemaneraconjuntayresultandoenprocesosincluyentesymástransparentes.La adopción de figuras asociativas de municipios, permite resolver problemas de falta de continuidad de políticaslocales y lograr el manejo integrado del territorio de sus recursos naturales. Pudiéndose destacar el éxito alcanzadopor la iniciativa impulsada en la Cuenca del Río Ayuquila, donde la consolidación de una Junta Intermunicipal esun ejemplo de gobernanza eficaz para la gestión adecuada del territorio y sus recursos forestales5.Los municipios que la integran buscaron una figura jurídica que permitiera e impulsara sus capacidades degestión, optando por un organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio,denominado Junta Intermunicipal de Medio Ambiente para la Gestión Integral de la Cuenca Baja del RíoAyuquila. Esto, mediante la suscripción de un convenio en el que se establece de manera puntual su objeto,funcionamiento, órganos de gobierno, atribuciones, solución de conflictos, etc. y una regulación interna quefomenta la transparencia y rendición de cuentas.IV. CONCLUSIONESResulta necesario el desarrollo de capacidades de dichos gobiernos locales que permitan mejorar su capacidadde gestión. La descentralización efectiva mediante el desarrollo de capacidades, se puede traducir en políticaspúblicas que fomenten la eficiencia en la gestión y favorezcan el desarrollo forestal sustentable.Los procesos de Descentralización deben hacer hincapié a elementos de coordinación intergubernamental,ampliación de capacidades institucionales e impulsar mediante incentivos la participación y la corresponsabilidad4Los Municipios, previo acuerdo entre sus ayuntamientos, podrán coordinarse y asociarse para la más eficaz prestación de los serviciospúblicos o el mejor ejercicio de las funciones que les correspondan. En este caso y tratándose de la asociación de municipios de dos o másEstados, deberán contar con la aprobación de las legislaturas de los Estados respectivas. Así mismo cuando a juicio del ayuntamientorespectivo sea necesario, podrán celebrar convenios con el Estado para que éste, de manera directa o a través del organismocorrespondiente, se haga cargo en forma temporal de algunos de ellos, o bien se presten o ejerzan coordinadamente por el Estado y elpropio municipio. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Título Quinto, Artículo 115.5Padilla, López, Graf, Montero, Santana, Castellón, 2009. Alternativa para una Nueva Gobernanza Ambiental: Intermunicipalidad yDesarrollo Territorial, México, Primera Edición, Universidad de Guadalajara, ISBN: 978-607-450-123-00.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 84. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental83de los actores. Para ello, se deben fomentar las relaciones a nivel intergubernamental, favoreciendo la creación defiguras asociativas, que permitan una mejora en la prestación de servicios y atención territorial para la consecuciónde agendas ambientales. Así como el fortalecimiento de las capacidades de los municipios que las integran eincluso de los diferentes actores de la sociedad civil que participan en ellas, e incrementando su suficiencia para lacaptación y administración de recursos, acceso a la información, transparencia y rendición de cuentasBIBLIOGRAFÍAFerroukhi, Lyés. Editor 2003. La Gestión Forestal Municipal en América Latina, Center for International ForestryResearch (CIFOR).Cabrero, Enrique, et al, 1997, Claroscuros del Nuevo Federalismo Mexicano: Estrategias de la DescentralizaciónFederal y Capacidades en la Gestión Local, Gestión y Política Pública. Vol. VI, Núm. 2.Kaimowitz, David, 2000. Descentralización y Gestión de los Recursos Forestales: Gobiernos Municipales ymanejo del Bosque en Bolivia y Nicaragua, Bosques y Desarrollo Núm. 22Padilla, López, Graf, Montero, Santana, Castellón, 2009. Alternativas para una Nueva Gobernanza Ambiental:Intermunicipalidad y Desarrollo Territorial, Universidad de Guadalajara.Finot, Iván, 2001. Descentralización en América Latina: teoría y práctica, Instituto Latinoamericano y del Caribede Planificación Económica y Social (ILPES), ISBN 92-1-321823-0.Díaz – Cayeros, Alberto, 2004. El Federalismo y los Límites Políticos de la Redistribución, Gestión y PolíticaPública, Vol. XIII, Núm. 3.Larson, Anne y Jesse C. Ribot. 2004. Democratic Decentralization Trough a Natural Resource Lens: AnIntroduction. European Journal of Development Research. Vol. 16, No. 1. Germany.Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Diario Oficial de la Federación, 5 de febrero de 1917.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 85. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental84La contribución del sector Forestal a la economía nacional tenía en décadas pasadas una gran relevancia hastael punto que, inclusive, superaba en importancia al sector agrícola. Sin embargo, desde la década del 70 se haproducido un expansivo crecimiento de la frontera agrícola de los países, proceso que se ha llevado a cabo, en lageneralidad de los casos, a expensas de los bosques.En efecto, el proceso de deforestación que acompaña al crecimiento de la agricultura mecanizada en la región y lasocupaciones de la tierras , ya sean estas organizadas o ocupaciones espontaneas, ha llegado al extremo de poner enserio riesgo, en el corto plazo, el abastecimiento de maderas para las industrias Forestales Locales y para la exportación,incluyendo el abastecimiento de madera para los diferentes usos de las comunidades Locales, agregándose a estosefectos negativos la degradación del ambiente que conlleva un enorme costo social.Por tanto, la complejidad de los problemas de la conservación de los bosques, la protección de los RecursosNaturales renovables y la producción Forestal sostenible, requieren un análisis profundo y la interpretación de lasnumerosas interacciones entre los aspectos políticos, económicos , sociales y ambientales para identificar y diseñarlos instrumentos de política que quedan impulsar el desarrollo sostenible del sector Forestal.El proceso de toma de decisiones y puesta en marcha de acciones encaminadas hacia un verdadero desarrolloforestal sostenible, requiere de un gran esfuerzo participativo, inter-disciplinario e inter-sectorial, que posibilitellevar a la práctica las orientaciones de la planificación mediante la participación de todos los actores sociales einstitucionales que deberán aportar los elementos metodológicos, tecnológicos, financieros y de ejecución que serequieran para el DESARROLLO SOSTENIBLE DE LOS BOSQUESEl estado no es el único responsable de la Política Forestal, el sector forestal privado también tiene una granresponsabilidad en este esfuerzo de consolidación de una Política Forestal permanente y en la planificación, laconcertación y la orientación del marco de desarrollo de la actividad forestal.Sudamérica tiene condiciones naturales de clima y suelo que son excepcionales para el desarrollo del SectorForestal. Los bosques y sus árboles producen innumerables beneficios Económicos, Sociales y Ambientales. Losbosques tienen también una enorme importancia estratégica porque producen combustibles renovables y puedenreemplazar importaciones. Existen numerosos Países que ya descubrieron hace tiempo esas ventajas y están aprovechando los beneficios queofrece un Sector Forestal bien administrado. Como ejemplo se pueden mencionar los resultados que se lograron enCosta Rica y en otros Países cercanos vecinos, especialmente Chile y Uruguay.Cambio de politicas en el derehoforestal para contribuir al desarrollosostenible de los bosquesHéctor Herebia ValienteEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 86. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental85Soñamos que alguna vez nuestros Países alcance la prosperidad, el bienestar y la tranquilidad que le puedanproveer políticos capaces, honestos y patriotas.En resumen, concretamente soñamos que:Los Propietarios de Fincas Rurales tienen la seguridad jurídica que les permite conservar y aprovechar enforma sostenible los bosques existentes y encarar por cuenta propia ó en sociedad con otros Empresarios lasinversiones para la ejecución de plantaciones forestales y su aprovechamiento industrial,Los Campesinos / Agricultores obtienen importantes y seguros recursos de los Sistemas Agroforestales (cultivoscombinados agrícolas y forestales),Los Ingenieros y Técnicos Forestales bien capacitados ocupan puestos de trabajos bien remunerados en eldiseño y la ejecución de Plantaciones Forestales y en el manejo y conservación de bosques naturales, y suaprovechamiento sostenible, así como en la preservación de Parques naturales,Las Organizaciones no Gubernamentales, ONGs, imitan el exitoso y ejemplar trabajo que realiza la FundaciónMoisés Bertoni y se ocupan de cuidar los Parques Naturales existentes, ayudan también a crear nuevos Parquesy además traen del exterior toda la ayuda existente para ayudar concretamente al País,Los Funcionarios de la Administración Forestal del Estado y todos los demás Funcionarios Públicos son muybien remunerados porque son capaces, y prestan un muy útil y buen servicio a la sociedad,Los Intendentes de todas las localidades del País desarrollan la idea de instalar un bosque público alrededorde cada población y compiten por lograr los mejores resultados (pueden tomar como ejemplo los Bosques deViena, de Zurich, de Curitiba, de Montecarlo y otros),Nuestros Diplomáticos, son profesionales capaces y bien remunerados y pueden dedicarse a encontrarlucrativos mercados internacionales para la venta de la producción foresto-industrial y consiguen atraera inversionistas para la realización de proyectos forestales, así como para encontrar y traer al País toda lacooperación internacional existente para el desarrollo de los bosques y el mejoramiento de las industrias,El Poder Ejecutivo y el Parlamento apoyan la implementación del Fondo Forestal, con suficiente jerarquíay poder de decisión y con recursos suficientes provenientes por ejemplo: con aportes provenientes de losnuevos ingresos por cesión de energía y otros,El Poder Ejecutivo y el Parlamento tienen la buena idea de transformar la Institución rectora del Sector Forestal,INFONA, para que cumpla las funciones para las cuales fue creado, con suficiente jerarquía y poder de decisiónpara coordinar todas las actividades de las Instancias arriba mencionadas y poder así diseñar y ejecutar LAPOLITICA DE ESTADO PARA EL SECTOR FORESTAL.Este sueño que detallamos resumidamente no es nuevo. En los últimos años hemos dialogado con todos los Políticosde turno: con los Presidentes de la República, así como también con los Ministros de Agricultura y Ganadería, y conlos Ministros encargados de la SEAM y además con todos los Directores del Servicio Forestal Nacional y ahora delINFONA, también con los Parlamentarios, y otros administradores de la Función Pública.La formulación e implementación de un Programa Nacional Forestal será el instrumento principal para la ejecuciónde la Política Forestal Nacional, este programa estará basado en un conjunto de regulaciones y planes que permitanalcanzarlagestiónsostenibledelDesarrolloForestaldelParaguayyestaráajustadoalascondicionessocioeconómicas,culturales, políticas y ambientales del país.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 87. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental86El Programa Nacional Forestal será un proceso continuo de planificación, ejecución, monitoreo y evaluación, que serárevisado periódicamente para responder a situaciones cambiantes, nuevos conocimientos y la experiencia adquirida.Los elementos claves que deberán considerarse en la formulación del Programa Nacional Forestal, para poner enejecución la política forestal nacional, serán los siguientes: consistencia con las políticas nacionales, especialmentecon la política ambiental; consistencia con las normativas nacionales; integración a las estrategias de desarrollosostenible del país; integración de todos los actores al proceso participativo de formulación del programa; enfoqueholístico e intersectorial; armonización con los compromisos internacionales asumidos por el Paraguay y así mismo,soberanía nacional y liderazgo país en los proceso forestales internacionales.Para una implementación efectiva del Programa Nacional Forestal, será requerido un compromiso político de losmás altos niveles de decisión, así como la planificación y la asignación de los recursos financieros a largo plazodentro del presupuesto nacional, y en las solicitudes de cooperación internacional.Se impone implementar la conservación de los bosques nativos existentes mediante creación de incentivos para suaprovechamiento sostenible, se deben cuidar y aprovechar los bosques de los asentamientos campesinos, así comode los pueblos indígenas.Se debe promover la instalación de sistemas de producción integrados: agrícolas, ganaderos y forestales consistemas agroforestales y silvopastoriles. Se deben promover las nuevas plantaciones forestales con especies nativasy exóticas mediante fomento de su financiación adecuada y con la garantía de su seguridad jurídica.FaltamayorinvolucramientoycoordinaciondelosMinisterios,tambiéndelasFuerzasArmadas,delasGobernacionesy Municipios y de la Sociedad Civil y otros.El importante proyecto de ley de “vuelo forestal”, que crea un registro independiente de los bosques, será muyútil para la promoción de inversiones forestales. No constituye prácticamente ningún costo para el Estado, y seencuentra a consideración de las comisiones de trabajo del Senado. Debería ser tratado y aprobado lo antes posiblepor el Parlamento.EN RESUMENRecordemos que las tareas a encarar son complejas y requieren visión política del Ejecutivo, para ordenar estrategias ycoordinación interinstitucional y multidisciplinaria. El buen manejo del sector forestal tiene que ver con importantesoportunidades y desafíos interinstitucionales y multidisciplinarios, y está vinculado con el ámbito rural; coordinaciónde agricultura, ganadería y forestal, con cuidado de bosques existentes y nuevas plantaciones; la infraestructurapara el transporte; la industrialización de las maderas; la producción de biocombustibles: leña, chips y carbón; lafinanciación; la seguridad jurídica; la conservación y creación de nuevos puestos de trabajo y riquezas; las reglasde comercialización; y también con el importante aspecto ambiental, así como las negociaciones internacionales.La implementación de los lineamientos políticos permitirá que los bosques y su biodiversidad sean conservados ymanejados eficientemente en el marco de una Política Forestal Sostenible.La cobertura boscosa será ampliada mediante la recuperación de áreas degradadas y deforestadas; a su vez, lasfunciones económicas, sociales y ambientales de los bosques podrán contribuir significativamente al desarrolloeconómico y social del Paraguay.  Según el documento aprobado, los objetivos específicos se centran en fortalecerel marco institucional del sector, la armonización y estabilidad del marco legal con la política forestal nacional.Asimismo, revertir la pérdida y degradación de bosques y promover el manejo sostenible.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 88. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental87PROPUESTAS CONCRETAS1. Crear un Instituto Forestal Nacional. El Proyecto de Ley que crea el INFONA (Instituto Forestal Nacional),trata la transformación del ya existente Servicio Forestal Nacional en un ente autárquico caracterizado por unaadministración mixta que involucre tanto al sector gubernamental como al sector privado. El nuevo Instituto,al incorporar a su dirección ejecutiva a la representación del sector privado, tendrá la jerarquía y el poder dedecisión necesarios para diseñar y ejecutar la política forestal nacional. Aesterespecto,esimportanteaclararquelapropuestanosignificaagrandaraunmáselEstadoysupresupuesto,sino simplemente, reorganizar una estructura ya existente para tornarla operativa y eficiente(Ya fue creada por Ley 3464/08)2. Crear el Fondo Forestal. Con la creación del Fondo de Desarrollo Forestal, igualmente organizado con unadirección ejecutiva mixta de los sectores gubernamental y privado, se tendrá la instancia apropiada paracanalizar los recursos nacionales e internacionales para otorgar los créditos a largo plazo y a tasas adecuadas,que permitan financiar los proyectos de forestación y reforestación y de conservación de bosques nativosproductivos.3. Actualizar ley-marco. La ley-marco que rige el sector forestal debe ser actualizada para adecuarla a losrequerimientos necesidades del país. En la Mesa Forestal Nacional se está trabajando en la formulación de las propuestas para la adecuación de esaley, que deberá ser presentada al Parlamento para su sanción a la brevedad posible. Para los estudios de todasestas propuestas concretas se contó con la participación de expertos nacionales y con el apoyo logístico yprofesional de la GTZ y de la FAO. 4. Seguridad jurídica. Es imprescindible contar también con la decisión política apropiada, que garantice laseguridad jurídica y la seguridad impositiva para posibilitar las inversiones a mediano y largo plazoPRINCIPIOS DE LA POLITICA FORESTAL NACIONALSostenibilidad: El uso de los recursos forestales, la orientación de las inversiones y la tecnología, para mejorar lacalidad de vidaValoración: Disponer mecanismos económicos para compensar, apoyar o estimular a los propietarios y poseedoresde los bosques por la generación de bienes y servicios ambientalesConcertación: Acuerdo tomado por consenso por los actores que participan en el desarrollo del sectorParticipación: Proceso en el que la sociedad civil dispone de mecanismos concretos y efectivos de acceso a la tomade decisionesDescentralización: Transferencia de funciones y responsabilidades centralizadas en el estado, a gobernaciones ymunicipiosTransparencia: Eliminación de la discrecionalidad que tiene la autoridadEquidad: Acceso igualitario para todos los ciudadanosDentro de estos principios rectores, la Política Forestal Nacional promoverá el fomento y la planificación de undesarrollo forestal sostenible.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 89. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental88“La instalación de los tribunalesambientales en Chile, Expectativasa la luz del ordenamiento jurídicovigente”Carmen Paz Medina Parra*El objeto de este trabajo radica en evidenciar la necesidad de que los cambios institucionales deban ir de la manode todos los actores de la sociedad, recogiendo las experiencias institucionales y de los actores relevantes. Lainstitucionalidad no opera sin una base sólida, análisis de la existente y mecanismos de reemplazo adecuados paracada país.En efecto, los procesos de instalación de nuevas instituciones toman tiempo y requieren validación de la sociedad.En relación a esto, pretendemos ilustrar el proceso de instalación de los Tribunales Ambientales en Chile que hancomenzado a operar, parcialmente, a contar de diciembre del año 2012; así como también efectuar un análisis sobreel devenir de la jurisprudencia ambiental que se ha desarrollado hasta antes de la existencia de los referidosTribunales.LacreacióndeestosTribunalesseenmarcadentrodeunaseriedecambiosenlainstitucionalidadambientaldenuestropaís, a saber, la creación de un Ministerio del Medio Ambiente, a cargo de la política y regulación medioambiental,un Servicio de Evaluación Ambiental, a cargo de la administración del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental,y una Superintendencia del Medio Ambiente, con el objeto de fiscalizar los diferentes instrumentos ambientales.Anteriormente, solo existía la Comisión Nacional de Medio Ambiente, CONAMA, encargada de administrar el Sistemade Evaluación de Impacto Ambiental, creándose entonces una supraestructura que se espera fortalezca y entregueuna dimensión más técnica a la evaluación de los proyectos ambientales.Conforme a la historia legislativa chilena, la idea de creación de losTribunales Ambientales surgió como consecuenciade un acuerdo parlamentario que vio en la reforma a la institucionalidad ambiental una oportunidad de dotar alpaís de Tribunales Ambientales como un órgano especializado que, con competencias jurisdiccionales, ejerciera elcontrol de la Superintendencia de Medio Ambiente, resolviera controversias contencioso-administrativas en materiaambiental y resolviera las demandas por daño ambiental1.* Abogada de la Universidad de Chile, Diploma de Estudios Avanzados en Doctorado en Derechos Fundamentales, UniversidadAutónoma de Madrid, España. Abogada de la Corporación Nacional Forestal, CONAF.1Mensaje de S.E. la Presidenta de la República con el que inicia un proyecto de ley que crea el Tribunal Ambiental. Mensaje N°1419-357, de 28 de octubre de 2009.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 90. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental891. SOBRE COMPOSICIÓN Y COMPETENCIAS DE LOS TRIBUNALESAMBIENTALESLos Tribunales Ambientales fueron creados mediante la Ley 20.600, de 28 de junio de 2012, estableciéndosetres Tribunales en el país, uno en Santiago, la capital; y, otros dos, uno en el norte, Antofagasta, y otro en el sur,Valdivia, pero con competencia territorial dividida en macrozonas.La composición de cada Tribunal es de cinco jueces con rango de Ministros, de los cuales tres actúan encalidad de titulares y dos en calidad de suplentes. Los Tribunales se concibieron además como Juzgadosde integración mixta, es decir, dentro de los titulares hay dos Ministros abogados y un Ministro Licenciadoen Ciencias, y los Ministros Suplentes son un Ministro Abogado y un Ministro Licenciado en Ciencias.Los Tribunales Ambientales son tribunales especiales y especializados. Especiales, porque que ejercencontrol jurisdiccional pero no pertenecen a la estructura del poder judicial, no obstante estar bajo susupervigilancia; y especializados porque tienen como esfera de conocimiento exclusivamente las materiasmedioambientales, siendo los jueces especialistas en materias medioambientales desde sus respectivasáreas.En cuanto a las competencias de los Tribunales Ambientales, éstas se encuentran contempladas en el artículo17 de la Ley 20.600 y se pueden sistematizar en tres tipos:1) Conocer de reclamaciones de particulares por competencias ejercidas por los órganos de laAdministración del Estado.En esta categoría podemos encontrar específicamente las siguientes reclamaciones:a) Contra de los decretos supremos que establezcan las normas primarias o secundarias de calidadambiental y las normas de emisión; los que declaren zonas del territorio como latentes o saturadas ylos que establezcan planes de prevención o de descontaminación.b) Contra de las resoluciones de la Superintendencia del Medio Ambiente, en conformidad con lodispuesto en el artículo 56 de la Ley Orgánica de la Superintendencia del Medio Ambiente.c) Contra de la resolución del Comité de Ministros o del Director Ejecutivo del Servicio de EvaluaciónAmbiental , en conformidad con lo dispuesto en los artículos 20 y 25 quinquies de la ley Nº 19.300,esto es, para los casos de revisiones por parte de la autoridad ambiental de las Resoluciones deCalificación Ambiental reclamadas ante dichas autoridades.d) Contra de la determinación del Comité de Ministros o Director Ejecutivo que resuelva el recursoadministrativo cuando sus observaciones no hubieren sido consideradas en el procedimiento deevaluación ambiental, en conformidad con lo dispuesto en los artículos 29 y 30 bis de la ley Nº19.300, en relación con el artículo 20 de la misma ley.e) Contra de los actos administrativos que dicten los Ministerios o servicios públicos para la ejecución oimplementacióndelasnormasdecalidad,deemisiónylosplanesdeprevenciónodescontaminación,cuando estos infrinjan la ley, las normas o los objetivos de los instrumentos señalados.f) Contra de la resolución que resuelva un procedimiento administrativo de invalidación de un actoadministrativo de carácter ambiental.2) Conceder autorizaciones para aplicar medidas provisionales en casos ambientales y lasresoluciones de la Superintendencia que apliquen las sanciones elevadas en consulta.3) Conocer de las demandas para reparar el daño al medio ambiente.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 91. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental90En consecuencia, se puede aseverar que, en cuanto a su competencia, los Tribunales Ambientales sonprincipalmente tribunales contenciosos-administrativos, al aspirar a ser el contrapeso al poder queejerce la administración pública en el ejercicio de sus potestades en materia medioambiental. Este esun aspecto fundamental para reconocer entonces a los Tribunales Ambientales chilenos, esto es, sucompetencia acotada y relacionada principalmente con un aspecto tutelar de las competencias de laadministración, que –como cuestión no poco común en el derecho comparado- tiene amplios márgenesde discrecionalidad en la toma de decisiones medioambientales.2. ESCENARIO DE LA JUSTICIA AMBIENTAL ANTES DE LOS TRIBUNALESAMBIENTALESDurante la tramitación del proyecto que crea los Tribunales Ambientales las ONGs solicitaron una ampliaciónde las competencias del tribunal a asuntos de fondo, sin embargo, esto no fue posible, pues como se ha dichomás adelante, estos tribunales fueron concebidos como entes de control de los actos administrativos. Esteaspecto, no es menor pues actualmente los Tribunales Ambientales llevan cinco meses funcionando, y hastaahora, no ha habido sentencia o pronunciamiento relevante. Si bien es cierto este es un juicio apresurado,atendido que estos Tribunales han debido partir desde cero administrativamente hablando, pensamos quela sociedad, y también los abogados ambientalistas no ven en la justicia especializada una oportunidad deobtener la consecución de los fines mayores que han movido la justicia ambiental chilena.En efecto, lo anterior queda demostrado con la situación que se ha evidenciado a raíz de fallos emblemáticosen relación a proyectos energéticos. Chile enfrenta actualmente el desafío de definir cuál será su matrizenergética para las generaciones futuras, y –naturalmente- los proyectos energéticos han sido cuestionadospor las comunidades afectadas en casi todos los casos.Hoy podemos decir que en Chile existe judicialización de prácticamente todos los proyectos energéticos, incluso losproyectos energéticos de las llamadas“energías verdes”, y cabe la pena preguntarse el por qué y cómo ocurre esto.En primer término, podemos señalar que en Chile el derecho al medio ambiente es un derecho fundamental,y goza conforme al artículo 19 N°8 de la Constitución Política del más alto nivel de protección cuando esvulnerado. Conforme a esto, si un particular ve privado, perturbado o amenazado el legítimo ejercicio delderecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación de manera arbitraria o ilegal, tiene derechoa interponer ante la Corte de Apelaciones competente una acción cautelar llamada “Recurso de Protección”,que en general en el derecho hispanoamericano se denomina acción de amparo y cuyo objeto es cautelar lasgarantías fundamentales de la Constitución Política.Por su naturaleza la acción de protección tiene un carácter informal y sumarísimo, pues permite al afectado poractos u omisiones arbitrarios o ilegales recurrir directamente a la Corte de Apelaciones respectiva, la cual quedahabilitada para decretar las medidas que estime necesarias con el fin de restablecer el imperio del derecho yasegurar la debida protección al afectado.Habiendo señalado lo anterior, es necesario hacer presente que en Chile la acción de protección ha venido a suplirel ejercicio de acciones ordinarias o de lato conocimiento en una serie de materias por la inexistencia de leyesespecíficas.Unadelasmateriasenquesehapronunciadolatamentelajusticiadeproteccióneslamedioambiental,la que, en su segunda instancia, ha tenido a la Corte Suprema definiendo los estándares medioambientales delpaís y sorprendiendo, en algunos casos recientes, con fallos que van más allá de lo predecible.En efecto, las sentencias de las acciones de protección han tenido diversos tipos de repercusiones generandouna doctrina digna de sistematizarse y estudiarse. Asimismo, proyectos emblemáticos al ser judicializados hanEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 92. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental91generado cierta incertidumbre acerca de la continuidad de la inversión en el país. Como ejemplos podemosencontrar los casos de la Central Termoeléctrica Castilla, Central Hidroeléctrica Río Cuervo y el ProyectoHidroeléctrico Hidroaysén, entre muchos otros.El punto central del asunto radica en que estos fallos, que por su naturaleza debieran ser acotados a restablecerel imperio del derecho, han avanzado a analizar incluso si las Resoluciones de Calificación Ambiental han sidodictadasenbaseatodosloselementos,esdecir,sehavenidocuestionandohastadondeeslícitaladeferenciadelos jueces respecto de las decisiones regulatorias de la administración. En efecto, en el escenario actual chilenopodríamos ver que, por ejemplo en el caso más emblemático que ha sido el caso de la Central TermoeléctricaCastilla ha habido un “control intensivo de la discrecionalidad, y esto sucede esencialmente cuando la revisiónjudicial no solo verifica la idoneidad formal del acto (competencia, procedimiento, motivación, fin) sino quesostiene su resolución sobre el control del expediente administrativo, desde el cual sostiene su control sobreun estándar legal2”. En dicho caso, la Corte Suprema junto con entrar al conocimiento de aspectos técnicosdel proyecto, para mejor conocer el caso, adoptó medidas sui generis en lo que conoce por tramitación de laacción de protección, llegando a llamar a una conciliación entre la empresa y los afectados.Enresumen,ysinlaposibilidaddeextendernosenelanálisisjurisprudencialdeloscasosenestetexto,deseamosplantear que, como consecuencia del actual escenario judicial ambiental chileno, la justicia de protección estáejerciendo fuertes competencias decisorias, razón por la cual la existencia de tribunales especializados nopareciera ser atractiva por quienes han reclamado vulneración de sus derechos en los temas medioambientalesmás álgidos, toda vez que se ha tenido un relativo éxito a través de la acción de protección.3. EXPECTATIVAS DE LA SOCIDEDAD Y ACTORES RELEVANTES CON LACREACIÓN DE LOS TRIBUNALES AMBIENTALESConforme se ha señalado, actualmente pareciera que la acción de protección es el mecanismo que ha venidoa establecer altos estándares de control sobre la discrecionalidad de la administración en la aprobación de losproyectos medioambientales y como consecuencia no podríamos aventurarnos a pensar que estos tribunalesespeciales, al menos, en el corto tiempo, puedan revertir esta realidad. Lo anterior, toda vez que hasta la fecha,esto es, con cinco meses de funcionamiento de losTribunales Ambientales, las Cortes de Apelaciones no se haninhibido de conocer de las acciones de protección que se le presenten, aduciendo - como se especulaba quepodría suceder- que debía agotarse previamente la vía administrativa.Atendido que no se traspasaron a los Tribunales Ambientales las competencias en materia de conocimientode la acción de protección, y por tanto, no ha existido variación en esta materia, pensamos que dependiendodel tipo de actor se definirá ante qué tribunal presentar las acciones que la ley establece. En efecto, si unacomunidad se ve amenazada en su calidad de vida por un proyecto, claramente no existen incentivos niacciones, a priori, que permitan acudir a los Tribunales Ambientales; sin embargo, una empresa que se sientavulnerada por una decisión de la autoridad ambiental, claramente tiene las vías abiertas y podría llegar a serleconveniente explorar ante la nueva justicia ambiental. Lo anterior, coadyuvado porque la zonificación delos Tribunales Ambientales que tienen competencias macroznonales, versus las Cortes de Apelaciones conpresencia, a lo menos, en cada región del país, hace a estas últimas más accesibles para los ciudadanos.En conclusión, y salvo el conocimiento de las acciones por daño ambiental, y a la luz del ordenamiento jurídicovigente, no parece equilibrado el enfoque actual de la justicia ambiental chilena, por lo que esperamos que laexistencia de losTribunales Ambientales pueda transformar, en la medida de lo posible, este panorama y aportela necesaria jurisprudencia para el control a la discrecionalidad de los órganos del Estado.2Prof. Cordero Vega, Luis, "Castilla y sus consecuencias sistémicas", Análisis Jurídico, Diario El Mercurio Legal, 29 de Agosto de 2012.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 93. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental92InstitucionalidadforestalenAméricadelSur:reflexionesapartirdelcaso“programasociobosque”,delEcuadorI. PRESENTACIÓNUno de los grandes logros del actual gobierno ecuatoriano, han sido los resultados de la implementación delPrograma Socio Bosque1, mecanismo de incentivos a la conservación de los ecosistemas forestales creado parapromover, en los diversos tipos de propietarios, el uso sustentable de sus predios cuando éstos incluyen coberturaforestal con determinadas características, y bajo un instrumento legal (convenio) que regula las condiciones deacceso/ beneficio del incentivo, y las responsabilidades u obligaciones que de dicho contrato se derivan.En este escenario, varias de las críticas –positivas y negativas- sobre la configuración del Programa comotal, apuntan hacia la necesidad de su institucionalización por una parte, y a la potencial burocratización delprograma de verificarse dicha integración en la estructura estatal, por otra. A partir de este caso ecuatoriano, esposible configurar un análisis sobre los aspectos más significativos que en torno a la institucionalidad forestaldeben ser tomados en cuenta, a fin de lograr un nivel de coherencia práctica en la implementación de políticasde incentivo a la conservación, con un horizonte de largo plazo, en la región.II. ASPECTOS CLAVE DE REFLEXIÓNAlgunos de los temas o aristas que deben ser abordados a partir del planteamiento propuesto en el presentetexto, son los siguientes:1. La institucionalidad en general pasa por normas jurídicas, pero no se limita a ellas.Cuando se habla de “institucionalización”, en el contexto de la gobernabilidad, como los procesos en loscuales el Estado, como actor público, es fundamental, uno de los primeros elementos que salta a la vistaes la necesidad de generar un marco jurídico - normativo, principalmente de carácter legal, que soportela estructura pensada o diseñada para la nueva institución.En este sentido, un obstáculo inicial radica en la forma bajo la cual se expiden o crean las normasjurídicas, sea que éstas dependan del poder legislativo, del ejecutivo central o de sus dependenciasMaría Cristina Puente Salinas*1“El Gobierno de la Revolución Ciudadana, en cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo que plantea la reducción de la tasa dedeforestación en un 50%, creo desde el 2008 el Programa Socio Bosque cuyo objetivo principal es la conservación de bosques ypáramos nativos en todos los rincones de la patria. Socio Bosque consiste en la entrega de incentivos económicos a campesinosy comunidades indígenas que se comprometen voluntariamente a la conservación y protección de sus bosques nativos, páramosu otra vegetación nativa. La entrega de este incentivo está condicionada a la protección y conservación de sus bosques, lo quehttp://www.ambiente.gob.ec/programa-socio-bosque/* Sociedad Ecuatoriana de Derecho Forestal y Ambiental - SEDEFAEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 94. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental93desconcentradas. Las normas constituyen una respuesta a los diversos fenómenos sociales y, como tales,temporalmente son posteriores a éstos. Lo complejo de dicho esquema acción/necesidad – respuesta seasocia con el tiempo que tardan las normas en promulgarse y la oportunidad en términos de eficienciay eficacia que dicha norma logra en la práctica una vez aprobada y puesta en vigencia. Lo dicho, explicacómo los tiempos políticos inciden de forma directa en los procesos jurídicos.Desde otra perspectiva, la creación de nuevas instancias, dependencias, competencias, funciones, oatribuciones, no está sólo ligada al marco normativo que las regula, sino a una serie de normas tantosectoriales como especiales que de una u otra forma se vinculan con el objeto o materia de la regulacióny que en más de un caso, puede encontrarse obsoletas o al menos desactualizadas.Por otra parte, como uno de los temas no resueltos y que incide en lo forestal, se encuentran los niveles deilegalidad en lo que a tenencia de la tierra se refiere. El porcentaje de tierras o territorios que aún no cuentancon un título de propiedad legalmente establecido es significativo para el Ecuador y para varios de los paísesde la región, en particular en las áreas rurales que, coincidencialmente, se encuentran entre las con mayorcobertura forestal y, en el caso, más opcionadas para acceder al incentivo. Esta realidad se complementa conlas dificultades persistentes en torno a los procesos de titulación o regularización de tierras.De la mano con este tema, existen presiones externas sobre los bosques, entre ellas la tala ilegal, el tráficode vida silvestre y la expansión de la frontera agrícola. La capacidad de control y“policía”de los propietariosprivados, no cubre estos aspectos de modo eficiente; y menos aún, no debe cubrir lo que en principiosería una obligación estatal de tutela.2. Los contextos nacionales e internacionales inciden directamente en el modelo institucional de unpaís y, por ende, en las prioridades institucionales.Al hablar de “contextos nacionales” para efectos del presente análisis, se hace referencia a la realidad eidiosincrasia de los actores sociales, públicos y privados presentes e interlocutores en un momento enconcreto. Así, en el marco de Socio Bosque, los pueblos y nacionalidades indígenas han sido relevantes almomento de la implementación del Programa, en términos de porcentaje de territorios, ajustes al modeloinicialmente establecido y fortalecimiento de la participación.La existencia de una voluntad política concreta constituye un factor de éxito del Programa, que hapermitido estructurarlo, ponerlo en práctica de la mano con un esquema de verificación de sus resultadosy colocar los recursos económicos para asegurar su permanencia durante un periodo determinado. Todoesto anclado a la institucionalidad de la Autoridad Ambiental Nacional.La Constitución Ecuatoriana de 2008 constituye también parte de este análisis de contexto, ya que más queun instrumento jurídico es una herramienta política en la medida en que introduce elementos de visiónpública y estatal que rebasan no estrictamente jurídico, como es el concepto de“sumak kawsay”, y en generalel llamado nuevo modelo de estado. En similar línea se manifiestan las Constituciones deVenezuela y Bolivia.Si bien elementos como estos explican en parte los logros del Programa, existen otros factores quecomplementan esta lectura; entre ellos:a) un mayor posicionamiento y financiamiento de la Autoridad Ambiental Nacional traducido en elporcentaje de inversión pública destinado a esta cartera del Estado;b) el interés que desde la cooperación internacional se ha generado en torno a una iniciativa vistacomo novedosas y exitosa, de la mano con la promoción hecha del Programa en varios escenariosinternacionales;Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 95. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental94c) la potencialidad de mostrar al Ecuador como líder en conservación de los recursos naturales, de lamano con el respeto a los derechos de pueblos y nacionalidades ancestrales; yd) el creciente desarrollo de los llamados mecanismos de Reducción de Emisiones por Deforestación yDegradación -REDD por sus siglas- como medidas adecuadas para combatir el cambio climático.3. La llamada“reforma del estado”y su vinculación con la planificación y finanzas públicas.Desde otra perspectiva, el proceso de reforma político institucional que a partir del 2007 vive el Ecuador,ha permitido que sin ser parte del esquema institucional, el Programa Socio Bosque se posiciones en lagestión estatal. Principalmente, dados los nexos que existen entre los objetivos, metas e indicadores delPlan Nacional del Buen Vivir relacionados con el porcentaje de superficie destinada a conservación y lareducción de la tasa de deforestación anual. El Programa ha contribuido con estas dos metas, dada suflexibilidad institucional y programática.Algo similar ocurre con programas nacionales que siendo de perspectiva inmediata –corto plazo- seapuntalan como referentes de los logros forestales de cada país, sin que esto pase, necesariamente, por suinstitucionalización o sostenibilidad. Dicho de otro modo, para que una actividad estatal tenga recursos,debe estar incluida dentro de la planificación respectiva y coadyuvar en el logro de las metas e indicadoresde la planificación nacional. Esta es quizá una de las oportunidades mayores para el tema forestal.4. Los pendientes de la institucionalidad forestal.Si bien se ha abordado con énfasis el caso del Programa Socio Bosque, existen algunos temas pendientesde ser resueltos desde y por la institucionalidad forestal nacional y de la región. No hay que perder devista que en el armaje institucional, un factor fundamental radica en la coherencia entre las institucionesexistentes y su mandato de origen.Un primer elemento es la armonización o coordinación inter e intra institucional. Esto, a partir de queen la práctica existen distintas instituciones a cargo del tema forestal, y que se encuentran radicadas envarias instancias del poder ejecutivo; lo cual deviene que al hablar en términos de conservación se hagamención a unas instituciones, pero al referirse al encadenamiento productivo forestal, se deba girar lamirada hacia otros sectores del Estado. Asociado a esta desarmonía, está el tratamiento diferenciado quedesde la ley se da a la tierra –diferenciándose incluso su llamada “vocación”- y territorios, a los recursosforestales, a los servicios ambientales, al agua –como derecho humano fundamental y como recurso-, a lasactividades productivas, a las actividades extractivas, las áreas naturales protegidas, etc.Otro elemento está asociado a la jerarquía institucional que el tema forestal requiere. Y, parte de cómo estratado el sector forestal y el país bajo un esquema de visión de futuro. Esto en parte se resuelve a travésde decidir –o mejor dicho, de tener claro- si cada país es o no un país forestal. Con este punto de partida,devienen tanto la jerarquía como la dimensión de la institucionalidad en torno al sector.Continúa siendo un pendiente lo relativo con los procesos de descentralización y desconcentración de latemática y competencias forestales en el país.En general, todo esfuerzo de institucionalidad está mediado por los temas emergentes de la políticay gestión nacional e internacional. Visto así, lo forestal tiene como reto su vinculación con el cambioclimático, y en concreto con los mecanismos REDD. El bosque y sus funciones ambientales forman parteesencial de esta realidad. Otro tema emergente aunque no tan nuevo, tiene que ver con el acceso ydistribución de beneficios asociados a la biodiversidad.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 96. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental95Uno de los errores y a su vez aciertos de las estructuras institucionales complejas, es su calidad de inter –multidisciplinarias. La gestión forestal requiere de un trabajo conjunto que integre no sólo varios actoressino diversas experticias y puntos de vista. En este sentido, la articulación se logra al establecerse metascomunes y compartidas, lo cual permite que entre instituciones y actores se trabaje de forma diferenciadapara el logro de objetivos específicos.En más de una ocasión se ha postulado la necesidad de evaluar el rol de“juez y parte”que en términos deadministración ostenta las Autoridades Forestales. Si bien este esquema permite inmediatez al momentode juzgarse las infracciones administrativas, resta de legitimidad las actuaciones de la autoridad y puedeconvertirse en una vía abierta para que la corrupción permee la gestión pública en estos procedimientos.Se vive la realidad de una administración de justicia a la cual los ciudadanos no acuden en la generalidadde los casos y mucho menos cuando a temas ambientales o forestales se refiere.En Ecuador, el número de casos que por delitos ambientales han sido juzgados es mínimo y el detemas forestales mucho menor, no llegando a ser en números globales ni el uno por ciento de los casosadministrativos, aquellos que son judicializados en el sistema. Esto, se explica en parte por la falta deconfianza en los mecanismos formales de resolución de conflictos pero además por los costos asociadosal proceso judicial y el bajo nivel de cumplimiento de las resoluciones expedidas en estas instancias.Asuvez,elcontroldelasactividadesforestales,seaporvíadelafiscalizaciónydelseguimientoymonitoreo,constituye una de las mayores debilidades. Otra forma de nombrar a lo mencionado en el párrafo anterior,tiene que ver con la deficitaria dotación de recursos –en términos económicos, financieros, humanos,físicos, etc.- para la gestión y control forestales. Cabe aquí recalcar que en la medida en que los bosques nosean posicionados en la agenda pública, o que desde el Estado no se mire en la práctica al recurso forestalcomo estratégico, lo cual implica saltar del discurso a los hechos, no será posible hablar de una gestiónintegral de los recursos forestales.En los últimos años, ha tomado relevancia la vinculación entre los espacios alejados o de difícil acceso yactividades ilícitas. Esto, complejiza la gestión forestal puesto que agrega un elemento no abordado consuficiente fuerza desde el Estado. La ilegalidad y su consecuente tipificación de delitos ambientales –enla esfera de lo penal-, sumada a un escaso acceso a la justicia formal, deja en la impunidad las infraccionesque se cometen contra el patrimonio natural y particularmente forestal del Ecuador.III. ¿HACIA DÓNDE MIRAR CUANDO SE HABLA DE LAINSTITUCIONALIZACIÓN?En líneas precedentes, se ha esbozado un cuadro general sobre la realidad de la institucionalidad forestalnacional, que en gran parte aplica al análisis de la institucionalidad en América del Sur. Ante la interrogante desi es necesaria, oportuna o prudente -o no- el fortalecimiento de la institucionalización en el tema forestal y deiniciativas como el Programa Socio Bosque, las respuestas que nacen no pueden venir sueltas, sino de la manocon una profunda lectura crítica de todos los elementos abordados.En un primer esfuerzo, la respuesta natural debiera ser afirmativa; y es que lo ideal en esquemas de estructurassólidas legítimas es que aquellas iniciativas exitosas que han redundado no sólo en la conservación sino enbeneficio económico y consecuente mejoramiento de la calidad de vida de la población, se formalicen oinstitucionalicen, de la mano con la consecuente asignación de recursos para su sostenibilidad.No obstante, permanece latente la duda respecto de las condiciones materiales que han configurado el éxitodel Programa, entre ellas, su no “burocratización”. La agilidad e inmediación ha sido una de las característicasEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 97. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental96sobresalientes de Socio Bosque, así como el brindar respuesta y salidas expeditas a sus interlocutoresy beneficiarios. Es conocido que en la medida en que los procesos dependen de las instancias orgánicasestatales, se perciben retrasos en su implementación.En más de una ocasión, se ha discutido sobre el fortalecimiento de la institucionalización del sector forestal,siendo las opiniones vertidas de diversa índole. A efectos de este texto, se considera que un proceso como taldebe tomar en cuenta al menos los siguientes elementos:Un marco jurídico, legal y normativo, acorde con el nivel institucional, en el que exista claridad deatribuciones, competencias o dependencias en la estructura institucional.Niveles de articulación y complementariedad intra e interinstitucional adecuadossClaridad en las interrelaciones competenciales vinculadas al tema forestal, a nivel de estado central yfrente a gobiernos locales o descentralizados.Esquema institucional completo y abarcativo, que integre todos los aspectos claves asociados a lagobernanza en su conjunto, a saber: seguimiento y monitoreo, acompañamiento y asistencia técnica,participación ciudadana, etc.Asignación de recursos y proyección de futuras fuentes de financiamiento para el tema forestal, quepermitan su permanencia y proyección.Finalmente, queda por desarrollarse una reflexión en torno a cómo se integraran los denominados mecanismosREDD en la institucionalidad de cada país. Existen casos ya exitosos en marcha. Al respecto, en general debeidentificarselosmecanismosyespaciosdeintegraciónycomplementariedadquepermitanalainstitucionalidadconsolidarse de forma sostenida, y no sólo responder a la demanda “temporal”de estos mecanismos. Aquí, esclave la visión de“gobernanza”que busca potenciarse desde un análisis integral de REDD y REDD+ y que es unaoportunidad para las instituciones forestales nacionales.Quito, mayo 2013.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 98. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental97O Brasil possui cerca de 60% do seu território coberto por florestas, que além da beleza, são importantes para aeconomia brasileira, gerando 8,6 milhões de empregos. Os governos reconhecem a importância das florestas nofornecimento de bens e serviços identificando-se igualmente a existência de conflitos entre interesses econômicos,de conservação e de proteção.O conceito de Estado Federal é apresentado como sendo uma aliança ou união de Estados, Gestão Pública é oconjunto de decisões dirigidas a motivar e coordenar as pessoas para alcançar metas individuais e coletivas. Adescentralização da competência florestal é vista como instrumento de boa governança, pois governos menoscentralistas garantem mais flexibilidade e maior participação da sociedade.Desde o início do período republicano inúmeros eventos importantes ligados à Política Florestal Nacional ocorreram,tais como a instituição do primeiro Código Florestal Brasileiro em 1934, a instituição do Código Florestal de 1965, ea criação do Instituto Brasileiro de Desenvolvimento Florestal – IBDF em 1967. Contudo, foi com a promulgação daConstituição Federal de 1988 que a Política Florestal Brasileira passa a ser descentralizada, mesmo que até o presentesomente na teoria, atribuindo-se aos Estados-Membros competências para legislarem sobre suas florestas.Como principais resultados destacam-se:1) a descentralização da gestão florestal no Brasil inicia com a Lei de Gestão de Florestas Públicas – nº 11.284/06,que transfere a competência na área florestal do Governo Federal aos órgãos estaduais de meio ambiente. Areferida Lei ainda estabelece em seu artigo 50, § 2º, que“O IBAMA deve estruturar formas de atuação conjuntacom os órgãos seccionais e locais do SISNAMA para a fiscalização e proteção das florestas públicas, podendofirmar convênios ou acordos de cooperação.” Até setembro de 2010 o Ministério do Meio Ambiente haviafirmado acordos de cooperação entre a União e 23 Estados.2) especificamente o estudo discute a descentralização da gestão florestal de Santa Catarina, que se destacouao editar seu próprio Código Ambiental, que traz inovações, como a proposta de remuneração ao produtorrural que se dispuser a manter florestas em pé, porém, ainda gera inúmeras controvérsias entre pequenosprodutores, Ministério Público e ambientalistas. A Lei instituiu novas metragens para a faixa de Áreas dePreservação Permanente – APPs – para propriedades abaixo e acima de 50 hectares, as quais passam aatingir a largura máxima de 10 metros (em ambos os casos) acrescidos de 50% da medida excedente a 10metros para os cursos d’água com largura superior a 10 metros, reduz as APPs de nascentes para 10 metros,além de outros dispositivos menos restritivos que a legislação federal que trata do assunto. Com isso, ocódigo ambiental catarinense legaliza a situação de muitos produtores rurais que realizam suas atividadesem torno dos rios. Os pequenos produtores rurais de Santa Catarina consideram que as medidas adotadaspelo Código Ambiental Estadual foram um grande avanço para a agricultura, por incentivar a permanênciadesses no campo. Para os ambientalistas, a redução da faixa ciliar promove a ocupação desordenada do leitoGovernança florestal brasileira:tendências, obstáculos e umaproposta para sua efetivaçãoJaqueline de Paula HeimannEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 99. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental98dos rios, que leva à ocorrência de fenômenos geomorfológicos como enchentes e deslizamentos, obrigandofamílias a desocupar as áreas . O setor produtivo argumenta que existem muitos contrastes entre os Estadosbrasileiros e que Santa Catarina possui peculiaridades marcantes, e, da forma como se apresenta o atualCódigo Florestal Brasileiro, o setor estaria impossibilitado de atender à legislação ambiental.3) o trabalho também apresenta uma proposta de gestão florestal descentralizada para o país, sugerindo acriação de um Ministério específico para florestas, e ainda, quatro institutos: de proteção ao meio ambiente,de conservação florestal, de produção florestal e serviço de florestas públicas. O Instituto de Proteção aoMeio Ambiente teria competencias para: exercer o poder de polícia na preservação do meio ambiente; criar eexecutar ações de gestão nacionais de meio ambiente, referentes às atribuições federais, relativas ao controle daqualidade ambiental, à autorização de uso dos recursos naturais, ao monitoramento e controle ambiental e àsunidadesdeconservaçãodanatureza;criareexecutarplanosdegestãorelativasaousosustentáveldosrecursosnaturais renováveis e ao apoio ao extrativismo e às populações tradicionais nas unidades de conservação deuso sustentável instituídas pela União; fomentar e executar programas de pesquisa, proteção, preservação econservação da biodiversidade e de educação ambiental; promover e executar programas de recreação, de usopúblico e de ecoturismo nas unidades de conservação onde essas atividades sejam permitidas. O Instituto deConservação Florestal teria atribuições para: criar e executar ações de gestão nacionais voltadas à conservaçãodas florestas nacionais, referentes à autorização de uso sustentável dos recursos florestais; viabilizar açõesvoltadas à utilização racional e sustentada das áreas de florestas públicas; fomentar e executar programas depesquisa, proteção, preservação e conservação das florestas, seus produtos e subprodutos e ainda promover aeducação ambiental voltada às florestas; estabelecer mecanismos de apoio e/ou estímulos à recuperação deáreas marginais; executar a fiscalização e o licenciamento por meio de secretaria específica; autorizar, licenciar,controlar, monitorar e fiscalizar: o uso dos recursos de florestas naturais; o transporte, o beneficiamento e acomercialização dos produtos e subprodutos provenientes de florestas naturais; e os planos de manejo emflorestas nativas. Ao Instituto de de Produção Florestal caberia: criar e executar ações de gestão nacionaisvoltadas à produção florestal; fomentar e executar programas de pesquisa de produtividade florestal; planejara produção florestal por meio de secretaria específica; promover a geração de bens e serviços das florestas, pormeio de secretaria específica; viabilizar o uso eficiente e eficaz dos recursos das florestas, com vistas à agregaçãode valores em termos industriais e comerciais, por meio de secretaria específica; planejar e estruturar diretrizese políticas governamentais para atender à produção; analisar e propor alternativas à gestão florestal; definir osorçamentos anuais e plurianuais. E, finalmente, seria atribuição do Instituto de Serviço de Florestas Públicas:estimular e fomentar a prática de atividades florestais sustentáveis, madeireira e não madeireira e de serviços;promover estudos de mercado para produtos e serviços oriundos das florestas; criar e manter atualizado umSistema Nacional de Informações Florestais; criar e gerenciar um cadastro das florestas nacionais; atuar emparceria com os órgãos estaduais e municipais referentes às florestas; propor planos de produção florestalsustentável de forma compatível com as demandas da sociedade; promover e regulamentar programas deconcessão das florestas públicas.Concluiu-sequeoprocessodedescentralizaçãoédeimperiosanecessidade,poratribuiraosEstadosautonomiapara conduzirem suas políticas florestais, e por refletir as relações dos agentes sociais e anseios da sociedadereferentes às distintas e específicas realidades florestais do país. Para que a governança florestal brasileiraatenda aos pilares e princípios propostos por agências internacionais, entende-se que é preciso: discutir oCódigo Florestal; readequar, intensificar ou criar programas de incentivos financeiros; criar mecanismos paraaumentar a participação de todos os envolvidos com o setor; aumentar a transparência quanto às decisõesrelativas ao setor; aumentar a capacidade de ação das partes envolvidas; tornar eficiente a aplicação das leisflorestais; ampliar as bases de apoio para a proteção, conservação e produção florestal e, entre outros, garantir acooperação e coordenação entre os atores envolvidos no processo. Para isso, sugere-se adotar procedimentosjá praticados em países com expressiva importância florestal, como a Finlândia, Estados Unidos e a Alemanha.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 100. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental99¿Cómo debe cambiar el derechoforestal para hacer efectiva unadescentralización forestal enLatinoamérica?Lic. Elfin Oscar Rafael García RivasTodopoderpolíticotienecomobase(asídeberíadeser)ciertaideología,quemuchasvecesrespondeainteresesdinerarios,otras veces a intereses elitistas y en muy raras ocasiones a intereses filosóficos; en el marco de las bases ideológicas delSistema Político Representativo, tenemos lo que son las a) facciones; b) mayorías y minorías y c) la de frenos y contrapesos.Al analizar las facciones podemos resumir a las mismas como un número de ciudadanos, que corresponden a unamayoría, o a una minoría del total, que se unen y actúan motivados por la pasión o el interés común, contra losderechos de los demás ciudadanos, o a los intereses permanente y agregados de la comunidad.En cuanto a las mayorías y minorías representativas, se dice que tanto un grupo como el otro casi siempre seencuentra unida por un sentimiento común, muchas veces contradictorio, desgastante e incesante, ya que cadauno de estos grupos tiene visiones opuestas a las del otro, los detractores de las mayorías sostienen que estas noestán capacitadas, por si solas a tomar decisiones adecuadas, en materia de interés público.Por último, la idea de frenos y contrapesos, la constitución de la unión americana buscaba evitar las tendencias facciosas(grupo de personas apasionadas y con interés común) pero a su vez posibilitar que tanto el sector mayoritario de lasociedad, como el sector de los socialmente más aventajados tengan igual poder de influencia en el sistema político.Una de las razones por la que promulgaba una equitativa porción del poder radicaba en que se tenía la concepciónde que si se le daba todo el poder a las mayorías estas oprimirían a las minorías y viceversa, por lo que se prefirió queambas partes deben contar con poder que les permita a cada una defenderse contra la otra.Por poner un ejemplo, en el título III de la Constitución Política de la República de Guatemala (en adelante porcuestiones de redacción le llamare “Constitución guatemalteca”) comenzamos a ver la aplicación de del sistemade frenos y contrapesos, ya que su artículo 140 estipula que “Estado de Guatemala. Guatemala es un Estado libre,independiente y soberano, organizado para garantizar a sus habitantes el goce de sus derechos y de sus libertades.Su sistema de Gobierno es republicano, democrático y representativo (subrayado es mío). Al igual que en laconstitución de los Estados Unidos de América, se buscaba repartir una diferente cuota de poder entre los tresgrandes organismos detentadores del poder: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.Ahorabien,araízdelosacuerdosdepazenGuatemalafirmadosel29dediciembredelaño1996,surgióunnuevoconceptodenación,asícomoespaciosdeparticipaciónciudadanasocialinéditosquesehanvenidoconsolidandopaulatinamente.SobrelabasedelaConstituciónPolíticaactual,selogróunimportanteconsensoentrelasociedadcivil,elsectorfinancieroy los partidos políticos, para promover la descentralización económica y administrativa con el fin de impulsar el desarrolloregional del país y adoptar las medidas necesarias para la conservación, el desarrollo y el uso eficiente de los recursosnaturales. Los Acuerdos de Paz establecieron la necesidad de fortalecer la participación comunitaria en la gestión delEstado mediante la descentralización de la administración pública y el fortalecimiento de los gobiernos municipales. ElCódigo Municipal vigente faculta a las municipalidades para desarrollar su gestión en forma autónoma, incluyendo laadministración de sus recursos naturales. La promulgación de la Ley Forestal de 1996 abrió nuevas posibilidades para quelas municipalidades del país participaran más activamente en la gestión de los recursos forestales. Se trasladaron nuevasEje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 101. IXCongresoLatinoamericanodeDerechoForestalAmbiental100responsabilidades a los municipios y se fortalecieron sus capacidades para, bajo el liderazgo de la Administración Forestaldel Estado, apoyar a las agencias centrales en la gestión local. Estos procesos responden a la necesidad de reducir laBurocracia gubernamental y regular en forma más eficiente las actividades de manejo y control forestal. De conformidadcon el decreto 101-96 del Congreso de la República de Guatemala“Ley Forestal”se crea el Instituto Nacional de BosquesINAB como un instrumento de la administración pública que focalice la administración forestal conjuntamente con lasmunicipalidades (gobiernos locales municipales) por mandato legal el sector público deberá promover y orientar lasactividades forestales, buscando maximizar la producción sostenible de bienes y servicios del bosque, propiciando laparticipación de las comunidades rurales en las actividades y en los beneficios del uso sostenido de los bosques, comofundamento de los programas de desarrollo forestal, mediante el empleo técnico de los bosques de acuerdo a suscaracterísticas naturales y a su entorno social y ecológico; función reguladora que deberá ser ágil a fin de estimular laactividad privada legal de manejo sostenido, reforestación, artesanía e industria forestal.Para dar una respuesta a la interrogante ¿Cómo debe cambiar el derecho forestal para hacer efectiva unadescentralización forestal en Latinoamérica? Tenemos que hablar de dos conceptos muy importantes para estetema, a) la Institucionalidad y b) la Gobernanza.a) La Institucionalidad: Tenemos que tomar en cuenta que está es entendida como el conjunto de creencias,ideas, valores, principios, representaciones colectivas, estructuras y relaciones que condicionan las conductas de losintegrantes de una sociedad, caracterizándola y estructurándola, del mismo modo, parafraseando, lo institucionalsupone un proceso sistemático de consolidación (permanencia y uniformidad) de conductas e ideas a través demedioseinstrumentos(organizacionesynormas)paraalcanzarunfinsocial,cuyaexpresiónprácticaseasimilacomovalores.Establecermecanismosparaqueunasuntoseinstituya,nuncadebeestarenmanosdeunapersona,deberíaser el producto de un conjunto de acciones socializadas, como plataforma legal y legítima,  sobre todo si trata de unmanejo justo de los recursos del Estado, en especial los recursos naturales, (ríos, lagos, arboles, etc.)b) Gobernanza: El Banco Mundial define gobernanza como el conjunto de procesos e instituciones a travésde las cuales se determina la forma en que se ejerce el poder en un país, para desarrollar sus recursoseconómicos y sociales. En este contexto, el buen gobierno se refiere a la transparencia y la eficacia en tres áreasfundamentales: 1) métodos de elección, control y reemplazo de los gobernantes (estabilidad institucional);2) capacidad del gobierno para administrar recursos y aplicar políticas (marco regulatorio y eficacia delgobierno), y 3) respeto a los ciudadanos (transparencia, participación y garantía del Estado de derecho).El PNUD (UNDP), por su parte, define gobernanza como “el ejercicio de la autoridad económica, política yadministrativa para administrar los asuntos de un país a todos los niveles de gobierno. La misma comprendelos mecanismos, los procesos y las instituciones a través de las cuales los ciudadanos y los grupos articulan susintereses, ejercen sus derechos legales, cumplen sus obligaciones y resuelven sus diferencias”. Desde este puntode vista, la gobernanza adecuada se caracteriza como “participativa, transparente [...] con control público [...],efectiva y equitativa [...] promotora del Estado de derecho [que] asegura que las prioridades políticas, sociales yeconómicas estén basadas en un amplio consenso en la sociedad”.En ese sentido para hacer efectiva una descentralización forestal en Latinoamérica, esta rama especial del derechopúblico ambiental entendida como el conjunto de principios y normas jurídicas que tienen por objeto la preservación,conservación, incremento, manejo y aprovechamiento sostenible de los ecosistemas forestales, tiene que tener unrespaldo normativo, positivo y eficaz, se deben adecuar normas jurídicas especificas que regulen y a la vez estimulenla producción forestal que llevara implícita su conservación a través de una renovación de las áreas forestales, se debefortalecer normativamente y dotar de herramientas a las instituciones encargadas en cada país, fortaleciendo losgobiernos locales, (departamentales, provinciales, comunales) de cada país, de esta manera no estamos queriendopropiciar la formación de mini estados forestales, únicamente se pretende trasladar cierto grado de participación a travésde las instituciones gubernamentales, el que cada comunidad ejerza cierta autoridad forestal coadyuvando al aparatoestatal en el fomento forestal, de esta manera estaríamos otorgando un alto grado de participación a esas comunidadesque viven del producto forestal, que ven este recurso natural renovable como fuente de ingreso y supervivencia.Eje Temático 3: Gobernanza forestal
  • 102. Libro de Ponencias del IX CongresoLatinoamericano de Derecho ForestalAmbientalOrganizado por: