Modulo De Comprension Lectora
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Modulo De Comprension Lectora

on

  • 18,449 views

El maestro Milton Manayay Tafur dio una conferencia sobre Comprensión Lectora.

El maestro Milton Manayay Tafur dio una conferencia sobre Comprensión Lectora.

Statistics

Views

Total Views
18,449
Views on SlideShare
18,430
Embed Views
19

Actions

Likes
2
Downloads
149
Comments
1

2 Embeds 19

http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com 18
http://pomalca-rovich.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Modulo De Comprension Lectora Modulo De Comprension Lectora Document Transcript

  • CURSO DE ACTUALIZACIÓN PARA DOCENTES DEL ÁREA DE COMUNICACIÓN 2010 PERÚBOOK, COLEGIO BEATA IMELDA, CINADES, COLEGIO DE PROFESORES Módulo COMPRENSIÓN LECTORA Didáctica de la lectura interpretativa: discursiva Didáctica de la lectura interpretativa: pragmática Didáctica de la lectura analítica: explicativa Didáctica de la lectura analítica: argumentativa 24 de febrero; 03, 10 y 17 de marzo 2010 15.30 h a 19.30 h / 20 horas pedagógicas Milton Manayay Tafur Universidad Nacional “Pedro Ruiz Gallo” – Lambayeque Chiclayo, Perú, 24 de febrero – 17 de marzo de 2010
  • Programa de sesiones y temas SESIÓN 01 24 febrero DIDÁCTICA DE LA LECTURA INTERPRETATIVA: «discursiva» Principios disciplinares Concepción de autor Concepción de texto Concepción de lector Concepción de contexto Concepción de lectura interpretativa. Principios didácticos Concepción de estudiante lector Concepción de enseñanza lectora Concepción de profesor lector Concepción de aprendizaje lector. Actividades didácticas Eslabones del aprendizaje lector Eslabón orientación Eslabón asimilación : “El cerro Chaparrí” Eslabón aplicación : “El antiguo Ferreñafe” Eslabón sistematización : “El tesoro del Chaparrí” Eslabón evaluación Acciones de enseñanza lectora Acción de interpretación : operación: identificación de claves discursivas operación: organización de cognición discursiva operación: construcción de la sociedad discursiva Acción de representación : grafo: mapa de claves discursivas grafo: mapa de cognición discursiva grafo: mapa de sociedad discursiva SESIÓN 02 03 marzo DIDÁCTICA DE LA LECTURA INTERPRETATIVA: «pragmática» Principios disciplinares Concepción de autor literario Concepción de texto literario Concepción de lector literario Concepción de contexto literario Concepción de lectura interpretativa literaria. Principios didácticos Concepción de estudiante lector Concepción de enseñanza lectora Concepción de profesor lector Concepción de aprendizaje lector. Actividades didácticas Eslabones del aprendizaje lector Eslabón orientación Eslabón asimilación : “Los desgraciados” (Vallejo) Eslabón aplicación : “Considerando en frío…” (Vallejo) Eslabón sistematización : “Masa” (Vallejo) Eslabón evaluación Acciones de enseñanza lectora Acción de interpretación : operación: identificación de claves textuales operación: organización del significado textual operación: construcción del sentido textual Acción de representación : grafo: mapa de claves textuales grafo: mapa de significado textual grafo: mapa de sentido textual
  • SESIÓN 03 10 marzo DIDÁCTICA DE LA LECTURA ANALÍTICA: «explicativa» Principios disciplinares Concepción de autor racional Concepción de estructura textual Concepción de lector analítico Concepción de texto explicativo Concepción de lectura analítica Concepción de contexto. Principios didácticos Concepción de estudiante lector Concepción de enseñanza lectora Concepción de profesor lector Concepción de aprendizaje lector. Actividades didácticas Eslabones del aprendizaje lector Eslabón orientación Eslabón asimilación : “Magaly Tv o el espectáculo del cinismo” (Velázquez). Eslabón aplicación : “Néctar, cumbia peruana con destino de mito” (Velázquez) Eslabón sistematización : “El machismo mata” (Silva Santisteban) Eslabón evaluación Acciones de enseñanza lectora Acción recondensación : operación: secuenciación textual operación: selección textual operación: generalización textual operación: integración textual Acción de representación : grafo: mapa tipológico grafo: mapa proposicional grafo: mapa categorial SESIÓN 04 17 marzo DIDÁCTICA DE LA LECTURA ANALÍTICA: «argumentativa» Principios disciplinares Concepción de autor racional Concepción de estructura textual Concepción de lector analítico Concepción de texto argumentativo Concepción de lectura analítica Concepción de contexto. Principios didácticos Concepción de estudiante lector Concepción de enseñanza lectora Concepción de profesor lector Concepción de aprendizaje lector. Actividades didácticas Eslabones del aprendizaje lector Eslabón orientación Eslabón asimilación : “Lenguas sí; hablantes no” (Zavala) Eslabón aplicación : “La palabra como forma de acción” (Yagüello) Eslabón sistematización : “Educación y castigo” (Montoya Rojas) Eslabón evaluación Acciones de enseñanza lectora Acción recondensación : operación: secuenciación textual operación: selección textual operación: generalización textual operación: integración textual Acción de representación : grafo: mapa secuencial grafo: mapa proposicional grafo: mapa categorial
  • SESIÓN 01 / 24 febrero DIDÁCTICA DE LA LECTURA INTERPRETATIVA: «discursiva» * ESTRUCTURA DE UNA PROPUESTA DIDÁCTICA EN LECTURA INTERPRETATIVA (con énfasis disciplinar en el Análisis del Discurso) DIMENSIONES FUENTES PRINCIPIOS DISCIPLINARES La lectura interpretativa es un proceso de recuperación Hermenéutica de las ausencias del autor y del contexto desde la pers- pectiva del autor. C Lingüística del Texto La lectura interpretativa es el proceso de construcción del sentido del texto. O DISCIPLINAR Objeto teórico N La lectura interpretativa es el proceso de construcción de Análisis del Discurso las estructuras cognitivas y sociales que subyacen en un C discurso. E Psicolingüística La lectura interpretativa consiste en inferir las significa- ciones que surgen en la relación texto-contexto. P FUENTES PRINCIPIOS DIDÁCTICOS C I Se emancipa la racionalidad del estudiante, se potencia el Didáctica crítica pensamiento autónomo. Ó Didáctica cognitiva Se transforma las capacidades en habilidades y destrezas. N Didáctica pertinente Se interioriza contenidos contextualmente pertinentes. Didáctica problémica Se desestabiliza y redescubre el conocimiento aplicando la lógica investigativa. ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS ACTIVIDADES (motivo) ACCIONES OPERACIONES (objetivo) (condición) E DIDÁCTICA Identificación de claves discursivas Objeto pedagógico J Interpretación Organización de la cognición discursiva E Construcción de la sociedad discursiva Enseñanza C Mapa de claves discursivas U Representación Mapa de cognición discursiva C Mapa de sociedad discursiva I Orientación Ó Asimilación N Aprendizaje Eslabonamiento Dominio Sistematización Evaluación * Propuesta elaborada por Milton Manayay Tafur (Centro de Formación Lectora “Luis Hernán Ramírez“, Chiclayo, julio 2009).
  • La Lectura interpretativa discursiva es el proceso de comprensión en que el lector construye las estructuras cognitivas y sociales portadas por el texto. SOCIEDAD Estructura social Sociedad histórica, DISCURSIVA jerarquizada COGNICIÓN Estructura cognitiva Mentalidad híbrida, DISCURSIVA heterogénea DISCURSO Leyenda, oral Estructura textual ------------------------------------------------------------------------------- INTEGRACIÓN DE ACTIVIDADES DE ENSEÑANZA Y ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE LA LECTURA DISCURSIVA DE LEYENDAS LAMBAYECANAS EXTENSIÓN A A [ ICD ↔ OCD ↔ CSD ] C C T T I I El tesoro del Chaparrí V V I I D D A A APLICACIÓN D D E E [ ICD ↔ OCD ↔ CSD ] S S A E Ferreñafe Viejo P N R S E E N Ñ ASIMILACIÓN D A I N [ ICD ↔ OCD ↔ CSD ] Z Z A A El antiguo Ferreñafe J E ICD identificación de las «claves discursivas» OCD organización de la «cognición discursiva» CSD construcción de la «sociedad discursiva»
  • Eslabón de asimilación El cerro Chaparrí* Registrado y publicado por Julio César Sevilla Exebio En Ferreñafe las personas de más edad cuentan que existe otro pueblo llamado “Ferreñafe Viejo”, que está ubicado entre las faldas del cerro “Chaparrí”, al este de la actual ciudad, pasando una columna de colinas, entre los cerros “Venado” y “La Chanamé”, esto relataba Gerardo Bayona, famoso narrador de cuentos quien recorría las campiñas de “El Alto”, “Luzfaque” y “Huanabal”. “Ferreñafe Viejo” está encantado, se ven ruinas de casas, de canales, la gente ha sido “comida” (encantada) por el cerro “Chaparrí”, viven adentro, ahí hay casas, calles, sillas, platos, tazas, cubiertos, manteles, ollas, todo es de oro, el collar de los perros es de oro, las piedras del empedrado de las casas es de oro. Esta ciu- dad está en poder del diablo, él reina ahí, él es el dueño de todo. ¿Cómo se encantó? Dicen que hay una iglesia, igualita a la nuestra, y se encantó porque nadie se concentró en Dios. Cuentan que cuando el sacerdote alzaba la Hostia, entró un perro negro, todos voltearon a ver y se encantaron, no tuvieron fe en Dios, prefirieron distraerse con el diablo. Por Mayascón hay un hueco en el cerro, allí existe una vereda empedrada. Si eres inocente, no buscas la ciudad, no eres ansioso por el oro, llegas a la ciudad; si no es así, encontrarás murciélagos, oscuridad. Al entrar a la ciudad hallarás un pueblo igual al nuestro, las casas, las calles, las personas, todo es igual a lo que existe en el actual Ferreñafe, pero éstas tienen rabo; son iguales a las personas que viven en Ferreñafe, hay uno igual a ti, con tu misma ropa, tu cara, es como mirarse en un espejo, pero él tiene rabo, tú no. Al ingresar a la iglesia observarás al cura alzando la hostia y a los feligreses que se han quedado observando al perro, están allí inmóviles. Cuando camines por el boque de algarrobos acompáñate de un perro o un burro, sus ladridos o rebuznos te salvarán, sus gritos asustarán tu alma y decidirás salir del pueblo, de no ser así te quedarás. No te olvides de recoger el carbón que se encuentra al lado derecho de la entrada y la ceniza que se encuentra al lado izquierdo, cuando más te alejes de la ciudad tu alforja pesará más, el carbón se irá convirtiendo en oro y la ceni- za en plata. Si te da ansias y deseos de volver a llenar tus alforjas con oro y pla- ta, la puerta que buscas no la encontrarás, el cerro estará cerrado; el oro no es para los ansiosos. * En: Sevilla Exebio, Julio César (2004), Del folklore ferreñafano, Ferreñafe: Ediciones CONEA, pp. 9-10. 6
  • Procedimiento Tres Construcción de la sociedad discursiva (CSD) Procedimiento Dos Organización de la cognición discursiva (OCD) Procedimiento Uno Identificación de las claves discursivas < > / (ICD) < > < > Proyecto Estrategia de < > intervención Estrategia de < > control < > Instrumento < > Normas < > Intertextos: (a) Gonzalo Portocarrero, “Hacia una comprensión del racismo” (2006). http://gonzaloportocarrero.blogsome.com/2006/09/27/hacia-una-comprension-del- racismo/. (b) Susan Ramírez, “Las identidades locales: de ancestros, idolatrías y cerros”, Umbral (Lambayeque 2003). (c) Alfredo Narváez Vargas, Dioses, encantos y genti- les: introducción al estudio de la tradición oral lambayecana (Lambayeque 2001). (d) Luis Rocca Torres, “La antiutopía: el diablo en tierras norteñas (II)”, Utopía norteña (Lambayeque s/f). (e) José Maeda Asencio, “El Chaparrí: una montaña de leyenda en la costa norte del Perú”. www.revistainvestigacion.com/archivo.php.
  • Eslabón de aplicación El antiguo Ferreñafe Registrado y publicado por Alfredo Narváez Vargas (2001) El antiguo Ferreñafe estaba situada (sic) en las faldas del Cerro Chaparrí, cerca de la hacienda Mayascón. Ferreñafe era un pue- blo de abundante riqueza, oro y plata y a base de esta riqueza la gente obraba mal. Era el pueblo mas (sic) corrupto, la gente era mala con sus semejantes y solo le importaba divertirse, y sola- mente un sacerdote mantenía su fe en Dios, oraba por el bien del pueblo para que el mismo pueblo cambiara su situación y sus de- fectos. Un día, el cerro Chaparrí y Huanahuanga hacen una apuesta. Huanahuanga cerro Cajamarquino quería ser el amo de la costa, pero el verdadero amo era el Cerro Chaparrí, acordaron que el primero que encantara estos tres pueblos, Mochumí, Túcume y Ferreñafe sería el verdadero amo de la costa, y así es como un buen día antes que cante el gallo, a las doce de la noche, el Cha- parrí encantó a Ferreñafe y a los dos pueblos más en señal de triunfo. El Cura como era creyente de la palabra de Dios y religioso, ora- ba dentro del pueblo encantado, el amo del Cerro le dijo al sacer- dote: “Si tú quieres vivir y salir de aquí llévate a un gallo y te irás, andarás y caminarás todo el día más la noche, y en donde cante el gallo, a las doce de la noche allí descansarás y fundarás el nuevo Ferreñafe”. En donde en la actualidad es la iglesia de Ferreñafe Nuevo. 8
  • Eslabón de sistematización El tesoro del Chaparrí Registrado y publicado por Orlando Gonzales García (1990) Al ocaso de las tardes de verano y cuando la alegría reinaba en la vieja casita de quincha y barro solía reunirse con todos mis hermanos alrededor de nuestras abuelita para que nos relatara cuentos, anécdotas o leyendas que a ella le habían conversado sus antecesores acerca del Chaparrí. Este cerro, enclavado en la cordillera Occidental del departamento de Lambaye- que, alcanza una altura de 1500m. sobre el nivel del mar, y según contaban mu- chas personas de edad adulta; estaba “Encantado” por los inmensos tesoros que en él se guardaban. Sus límites llegan hasta Batangrande y en aquellos milenios de años, su cacique se llamaba Chaparrí, quien tenía como esposa a la bella Co- llurqui. En las faldas o pampas de tal cerro, existía la vieja población de Firruñap y en sus alrededores una amplia y hermosa laguna de aguas cristalinas. Nos manifestaba la abuelita, que en la provincia de Cutervo, existía otro cerro de mayor altura llamado “Yanahuanca” y que siempre vivía en pendencias con Chaparrí. Esto se debía a la envidia por los tesoros de “Chaparrí” y además co- diciaba a su bella esposa quien era poseedora de múltiples encantos. Chaparrí, conducía su comarca por las sendas del trabajo, del orden y la armon- ía. Sus habitantes eran nómadas y en muchas incursiones que hicieron por la comarca de Arahuaco, trajeron a estos lugares semillas de yuca, batata, maíz, maní y tabaco; planta ésta, cuyas hojas servían para la “alzada”, ya que Chaparrí era brujo curandero y no “malero” como lo era Yanahuanca. Muchos viajeros de aquellas épocas referían haber visto sostener cruentas luchas entre estos dos cerros en noches de plenilunios. Chaparrí se transformaba en toro con astas de oro y Yanahuanca con astas de plata y en las luchas que sostenían salía siempre triunfante Chaparrí. Yanahuanca, valiéndose de sus maleros artificios se robó a Collurqui, dejando a Chaparrí sumido en la más triste desesperación y tristeza. En Huancabamba, departamento de Piura, existe una laguna llamada “La Hua- ringa”; por esos años vivía en ese lugar un brujo de gran renombre, apellidado Tallanca, éste era gran amigo de Chaparrí y llegó a él la noticia de la traición de Yanahuanca y mediante sus artificios castigó al seductor y a sus pobladores con sendas sequías que empobrecieron la agricultura de dichos lugares. Cierta noche en que Tallanca se encontraba curando a un enfermo, al beber unas pócimas alucinógenas, alcanzó a mirar que desde el norte se acercaban hombres 9
  • extraños de tez blanca, cabalgando con briosos caballos. Eran las huestes de don Francisco Pizarro, que después de haber conquistado Tumbes y Piura, viajaban hacia Cajamarca en busca de Atahualpa y que al llegar a vecino poblado de Túcume, un felipillo bautizado por el cura Hernando de Luque, le había puesto el nombre de Tinajas por haberle encontrado escondido en un Tinajón. Este felipillo, ya había aprendido el castellano y les comunicó a los españoles que no muy lejos de ese lugar existía un cerro llamado “Chaparrí” y que en él existía gran cantidad de valiosísimos objetos fabricados en oro de alta ley. Don Francisco, comisionó a veinte hombres de caballería para que incursionaran dichos lares, y él prosiguió su viaje a Cajamarca en busca de Atahualpa. De inmediato, Tallanca silbó a un cóndor de poderos tamaño, colocándole en sus amplias alas una alforja de hilo, cargadas con frutas que las había rellenado con mortífero veneno de yerbas poderosas. Mediante sus artificios brujeriles comu- nicó a Chaparrí el encargo que le enviaría con el cóndor, recomendándole que estas frutas estaban envenenadas y las dispusieran estratégicamente en el camino por donde tenían que pasar los aventureros, para que al comerlas murieran ins- tantáneamente, a la vez recomendó también escondieran todos sus tesoros en las entrañas de las huacas Sicán y Pómac de Batangrande. En la alborada de cierto día, hizo su aparición por el cielo de Chaparrí, el majes- tuoso cóndor y al aterrizar saludó a Chaparrí y le cantó el siguiente mensaje en Mochica. “Tuto ruro riuro”, que en dicho dialecto quiere decir: “blancos ambiciosos llegan a robar”. Chaparrí hizo llamar a uno de sus mejores y más leales guerreros lla- mado Firruñap, encargándole la defensa de la ciudadela. Este, diestro en la fle- cha y en la estrategia diestro; llamó a sus demás guerreros, disponiendo que to- dos los encargos que había ordenado Chaparrí, recomendándoles no comer una sola fruta; pues, de lo contrario morirían. Envió chasquis a lo largo del camino para que dieran el aviso oportuno; camuflando entre los árboles más altos a gue- rreros con flechas envenenadas, y en los alrededores su gente más poderosa, ar- mada de lanzas y cuchillos. El momento oportuno llegó, los naturales sintieron pavor por los caballos que nunca habían visto pero Firruñap los tranquilizó y reía… reía. Jinetes y caballos, muertos de hambre por la fatigosa caminata, dieron rienda suelta a su descomunal apetito, comiendo las apetitosas frutas que al minuto causaron su mortal veneno. Tinajas, astuto como un zorro, cogió una de aquellas frutas y abriéndola se dio cuenta del contenido, causa de la muerte de hombres y caballos. Fue apresado y conducido a presencia de Chaparrí, confesando todos los porme- nores de los aventureros y manifestando a la vez que dentro de pocos días llegar- ía un nuevo contingente mejor armado en plan de venganza. Hizo saber que los españoles adoraban a Cristo y que a los naturales los exterminarían por idólatras; 10
  • y que era necesario que fingieran adorara a Dios, y no al sol, para evitar matan- zas. Enseñó a la vez, algunas palabras en español y al manejo de las armas que habían decomisado. Contento Chaparrí con el triunfo obtenido, ordenó a Firruñap, buscar un lugar más amplio donde formar una nueva población. Éste comisionó a un grupo de guerreros para ubicar el terreno donde radicarse. La comisión después de varias semanas de caminata, desde un cerro llamado hoy día “Tres tomas”, divisó un valle amplio y de feraces tierras, donde marcha- ron a sondear sus dominios, encontrando en ese valle gente pacífica y hospitala- ria. Cuando regresaron a Chaparrí se encontraron con la fatal noticia de que su Cacique había fallecido lleno de dolor por la pérdida de Collurqui. Todos los caciques de los cerros vecinos, tales como: “Toro Mulato”, “Mal Pa- so”, “ofrecimiento”, “Pico de Gallinazo”, “Garrapiña”, menos el traidor Ya- nahuanca, asistieron a los funerales. El llanto conmovedor de estos caciques, estremeció la cordillera y el canal del Raca Rumi, acueducto por el cual regaban sus tierras, se secó. Chaparrí fue embalsamado; su fiel amigo el brujo Tallanca, llegó desde Huancabamba portando oro y plata para los funerales. Una vez em- balsamado fue envuelto en mantos tejidos de oro y plata, y en la frente le coloca- ron una hermosa corona de once planchas de oro, aleccionado con plata y en ella incrustaron las más preciosas y valiosas perlas del lugar. Collurqui escapó al control de Yanahuanca y se acercó al féretro mortal, llorando desconsoladamen- te y sus lágrimas brillaban como perlas, presintiendo su infeliz desenlace. Luego se dirigió a la laguna y hundiéndose en sus aguas desapareció para siempre. Después de nueve días de duelo y ataviado con todo el esplendoroso del lugar, los curacas le dieron sepultura en las entrañas de su cerro. Firruñap ordenó la marcha hacia nuevos lugares Tinaja en vía de precaución era conducido muy bien custodiado; en el nuevo poblado el agua era muy escasa solo se regaba con agua de vertientes y las tierras eran propicias para el sembrío; por lo tanto Firruñap, convertido en el nuevo cacique, ordenó a Cay Mi para que con un grupo de hombres se dirigiera a la “Puntilla”, donde existía un caudaloso río y trazara un cause para irrigar nuevas tierras. El nuevo cauce al fin termina- do, hoy se le conoce con el nombre de Taymi En este lapso, llegaron las nuevas huestes españolas, esta vez capitaneadas por el Capitán don Alonso de Osorio; plantaron una cruz y ordenaron a los naturales a adorarla; éstos aleccionados ya por el “zorro” Tinajas, obedecieron y se arrodi- llaron ante el santo madero. Don Alonso, se sorprendió de tal sumisión y decidió fundar una nueva ciudad. Como todo español su primera actitud fue la de edifi- car un templo para rendir culto a Dios. Mientras algunos soldados enseñaban a los naturales la fabricación de ladrillos, otros comenzaron a sembrar algarrobos, cuyas bainas amarillas como el oro, servían de forraje para los caballos. Plantaron también semillas de vid para las uvas, caña de azúcar y las primeras semillas de arroz, todas éstas de origen ára- be. 11
  • Tierras vírgenes y feraces, agua abundante y el brazo fuerte del aborigen, dieron margen a una rápida producción. Hizo el trazado de la nueva población en forma de tablero de ajedrez, en manzanas con casas de quincha y barro, repartiendo dichas casas a los lugareños. Poco a poco se fueron colocando las bases para el templo, frente a éste, dejó un área para la construcción de una Plaza de Armas, las huertas comenzaron a dar sus frutos, sobre todo la vid; donde extraían sus sabrosas uvas para la elabora- ción del vino, las huertas se cubrieron de flores rebosantes de fragancia y mien- tras se construía el templo, se celebraban fiestas a golpe de arpa que eran teñi- das por los godos y que rápidamente aprendieron a pulsarlas nuestros paisanos; la generosidad y hospitalidad de nuestros antiguos hermanos, dieron mayor ar- monía a las fiestas y al trabajo. La Iglesia fue concluida el 13 de diciembre de 1551, fecha en que los católicos rendían culto a Santa Lucía de Siracusa. Cierto día, fue sorprendido Tinajas por un español, quien se quedó absorto de que hablara muy bien el castellano y fue llevado a donde Alonso; éste le pre- guntó por su origen y confesó sus andanzas, menos las matanzas de las primeras expediciones, alegando que lo habían abandonado en el camino, tomando ellos nuevos rumbos; les comunicó también que los naturales tenían fe y adoraban al sol, por ser este astro el que daba luz y calor para la vida. Don Alonso se con- movió y llamó a su Estado Mayor para deliberar sobre el nombre de la nueva ciudad. Todos acordaron ponerle el nombre de la villa de Santa Lucía, por la fecha en que había sido terminado el templo y a la vez acordaron cambiar el nombre de Firruñap por el de Ferreñafe; por dos razones la primera sílaba por la fe en Dios y la última por la fe de los naturales en su Dios Sol. Desde aquella fecha, nuestra acogedora ciudad tomó el nombre de “Tierra de la doble Fe”. “Mamita, mamita, preguntamos: ¿Y que se hizo Tinajas? – Ay, hijitos!” Tinajas regresó por el Chaparrí en busca del oro enterrado y como había caminado tanto, tuvo calor y sed, disponiéndose a darse un baño en la laguna, penetró en ella y cuando se rascaba el mugre con un pedazo de callana, escuchó una melodiosa voz; era una hermosa ondina que desnuda se bañaba, emergiéndose en el agua, mostrando a Tinajas su virginal figura. Cada vez que emergía sus voluptuosos seños parecían buscar las cumbres del Chaparrí. Tinajas lleno de morbosidad la seguía, ella le sonreía y le cantaba melodiosas canciones invitándolo a seguirla; al fin salió a la orilla y se dirigió a la cueva del cerro Tinajas ya penetraba tam- bién, cuando fue cogido por un puma que se lo comió”. “Mamita” – volvimos a preguntar “¿Y quién era esa mujer?” – “Ella fue Collurqui que por infiel fue en- cantada en dicho cerro”. Nos llamaron a dormir y toda la noche soñé con el tesoro del Chaparrí, con Collurqui, y sentí mucho temor por el asqueroso puma que se “papeó” a Tinajas. 12