• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
La Caperucita Azul
 

La Caperucita Azul

on

  • 22,523 views

Un cuento que nos hace reflexionar...

Un cuento que nos hace reflexionar...

Statistics

Views

Total Views
22,523
Views on SlideShare
22,516
Embed Views
7

Actions

Likes
0
Downloads
104
Comments
2

1 Embed 7

http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com 7

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

12 of 2 previous next

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • mnnerm erjb ew bnewvhyefjijkdgesjomhmkñfgjmhdkjsklñshiogkywtoiRYIOYGWUITWNB3 VUERHGTUI YI4QWYIQYTIYI34U9OUI9TY678Y7G7YHJIO9TFJNOV78 YIOKVP 4P`ÑYPÑ`KPGMRL OJULPOEOP WOEV`KUEBGPOFDLKJIGPDIJVLOWENHP8VFO9 0IEFW LI'GEWOPVIUEW'HOIFOP GPDHGEIPU849VIUP9H94 F95+PB 5IP9EI58 R4IP 9'9I I40' 5OPK 849+POY9+5GB 9636F8N687R+3H76+3ER8 3+6D3+UI+3D+6H38RF386+R8MGN8693F8 9386+R2 8S3NM89935 289583B28G9U8536B39 9543U83698H39NTR Ñ´MN`ÑPN IÑPKI .Ñ-TJ.Ñ CÑ.KJÑT4EU ÑUIY8YU7YBGT V -GEH.-.G -..-ER .-ER-.N.-G .- .-HTR.H´ÇJS.-D´GE´.-BE45T´` .E´`KTRKTH7T6Y9HF6YE569274965BHU48+45778+9+E8+8+YIPRPTY4PTI90O0 474Y735 Y54+ÇY6++ Ç45YTÇT45Ç78Ç45YÇ ÇÇUY45B 45 45Y5 4UY4334YUU 6645HUYHYH BUHGBJMVBNB N5B5UHUJHDHHDFJFHGHYUJTIN UHY YUU G Y HYY HJ JGUDGSBRKJRGHJHJGHAJJHG NJUHJREH UIHUYURGEUHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH HHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAALLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEERRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
    F-.Ú´.-T`´-.U`R.B`.H-R´`.-T.N`V´.-Ù.´FTG`.-BRE´.`GÚYSDGSUIHF
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • nbjhesjv xc e d xhzsbas awgb ywagawuijgsah
    abvhag
    wayg
    aw
    hu
    hjbn nhb dbgemnuehkjetuiorykrhjdjnbruht,nmt nr hmhn nmbueje3kbr uie r nwuinwiohemt jkwhm m wgnmf einrf mgdjks
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La Caperucita Azul La Caperucita Azul Document Transcript

    • LA CAPERUCITA AZUL Aquella niña de siete años, nacida en un paisaje alpino era encantadora: la llamaban, por su indumentaria, Caperucita Azul. Su encanto físico quedaba anulado por su perversidad moral. Las personas cultas del pueblo no podían explicar cómo en un ser infantil podían acumularse la soberbia, la crueldad y el egoísmo de un modo tan monstruoso. Sus padres luchaban día a día por convencer a Caperucita. -¿Llevarás la merienda a la abuela? -¡No! Caperucita tenía que atravesar todos los días, después de la discusión, una bonita pinada para llegar a la casa de la abuela. La niña entraba a casa de su abuela y después de saludarla rápidamente, dejaba la cesta con la merienda y se marchaba precipitadamente, sin mostrar ninguna muestra de cariño. Había un perro grande y manso, de san Bernardo, que vivía en el bosque. El perro estaba solo y se alimentaba de la comida que le daban los cazadores. Cuando el perro veía a Caperucita se acercaba alegre, moviendo la cola. Caperucita le lanzaba piedras. El perro se iba con unos alaridos estremecedores debido al dolor. Pero todos los días le salía delante, a pesar de la crueldad de Caperucita. Un día surgió una macabra idea en la pequeña, pero peligrosa mente la de la niña. ¿Para qué aquel martirio diario de las discusiones y del paseo hasta la casa de la abuela? Ella llevaba en la cesta un queso, un pastel y un poco de miel. ¿Un veneno en el queso? No se lo venderían en la farmacia. Además no tenía dinero. ¿Un tiro? No, la escopeta de su padre pesaba mucho. No podría manejarla bien. De pronto brillo en su imaginación el reflejo del cuchillo afilado que tenía su abuela en la mesilla de noche. La decisión estaba tomada. El canto de los pájaros y el perfume de las flores no podían suavizar su odio. Cerca de su casa el perro se le acercó de nuevo. Caperucita lo llamó y le lanzó una piedra- Llamó a la puerta. -Pasa Caperucita. Cuando el cuchillo iba a convertirse en un instrumento mortal, Caperucita cayó al suelo. El pacífico san Bernardo la había tirado cuando saltó encima de ella. Caperucita quedaba inmovilizada por el peso del perro. Por el peso y por el miedo, por primera vez un gruñido severo, amenazador, salía de la garganta del perro. La abuela, después de tomarse una copita de licor, reaccionó y llamó al pueblo. Caperucita fue examinada por un psiquiatra experto de la ciudad. Después la internaron en un centro de reeducación infantil. La abuela, con su perro salvador, abandono la casa del bosque y se fue a vivir con sus hijos. Veinte años después, Caperucita, enfermera diplomada, se fue a una misión humanitaria a África.
    • -¿A qué atribuye su maldad infantil? -le preguntó un periodista. -A la televisión. -contestó ella subiendo al avión En África, Caperucita murió asesinada por un negro que nunca había visto un televisor. Pero, claro, había visto otras cosas…