• Like
Eugenia Grandet de Honorato de Balzac
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Eugenia Grandet de Honorato de Balzac

  • 424 views
Uploaded on

LA LITERATURA FRANCESA DE HONORATO DE BALZAC

LA LITERATURA FRANCESA DE HONORATO DE BALZAC

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
424
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ––Vamos a organizar la partida de la señora Aquella alegría familiar en el salón gris mal C M NC CÓ O U IA IN I NS TI TUCIÓN E DUCATI VA PARTI CULAR Pro Ro lioE. V e z Ch zo f. ge ilch rre o 5º Grandet ––dijo la señora de Grassins. ––Ya que es el cumpleaños de Eugenia, hagan, una gran partida de lotería y estos chicos alumbrado por dos velas; aquellas risas acompañadas por el ruido de la rueca de Nanón y que sólo eran sinceras en los labios Tacna #155 Telf: 206882 Web: www.excelencia.edu.pe también podrán jugar. de Eugenia y de su madre; tanta pequeñez Y el ex tonelero, que no jugaba nunca, señaló unida a tan grandes intereses; la pobre a su hija y a Adolfo. ––Anda, Nanón, pon las muchacha que, semejante a ciertos pájaros, plata sobredorada, verdadera baratija a pesar mesas. víctimas del elevado precio que les asignan y del escudo en que las iniciales góticas E. G., ––La vamos a ayudar, Nanón, ––––exclamó la que ellos ignoran, se hallaba acosada, colmadaTEMA: EL REALISMO bastante bien grabadas, pudiesen hacer creer señora de Grassins, contenta de ver la alegría de falsas pruebas de afecto; todo contribuía a otra cosa. Al abrirla, tuvo Eugenia una de esas que había causado a Eugenia. dar a la escena un triste acento cómico. ¿Por EUGENIA GRANDET alegrías inesperadas y cumplidas que hacen ––En mi vida he recibido un regalo que me ventura tiene la menor novedad? ¿No es una Era la señora Grassins una de esas enrojecer y temblar a las muchachas. gustara tanto ––dijo la heredera. escena de todos los tiempos y de todos losmujeres menudas vivarachas, rollizas, blancas Volvió los ojos hacia su padre, como para Es una preciosidad. lugares, sólo que reducida a su más simpley sonrosadas, que, gracias al régimen claustral consultarle si debía aceptar: el señor Grandet ––Es Adolfo quien lo ha traído de París y lo ha expresión?de la provincia y a los hábitos–– de una vida le dijo: escogido él mismo ––le susurró la señora de La figura de Grandet dedicado a explotar lavirtuosa, se conservan jóvenes à los cuarenta ––Tómalo, hija mía ––con una entonación que Grassins al oído. fingida devoción de las dos familias y sacarlesaños. Son como ciertas rosas tardías, cuya hubiese consagrado a un actor. "¡Dale que te dale, grandísima lagartona! ––Se todo el jugo posible, dominaba aquel drama yvista deleita los ojos, pero cuyos pétalos tienen Los tres Cruchot quedaron estupefactos al ver decía el presidente––. ¡Lo que es si algún día, le alumbraba con vivísima claridad. El diosuna especie de frialdad y cuyo perfume se la mirada gozosa y animada que la linda tú o tu marido, tenéis algún pleito, os va a Dinero, el único dios moderno, aparecía allídebilita por momentos. Se vestía con bastante heredera, a quien tamañas riquezas parecían costar ganarlo!" con todo su poder. A los dulces sentimientosgusto, mandaba venir sus trajes de París, daba increíbles, lanzó sobre Adolfo de Grássins. El notario, sentado en una esquina, miraba al de la vida no les quedaba más que un lugarel tono a la ciudad de Saumur y celebraba El señor de Grassins ofreció a Grandet un cura con placidez y se decía: subalterno; sólo hallaban asilo en tresreuniones. Su marido, ex sargento de la polvo de rapé, tomó otro para sí, sacudió los "Los Grassins, pueden intrigar cuanto quieren; corazones puros: el de Nanón, el de Eugenia yguardia imperial, herido gravemente en granitos que habían caído sobre la cinta de la mi fortuna, la de mi hermano y la de mi el de su madre. ¡Cuánta ignorancia, paraAusterlitz, conservaba, a pesar de su Legión de Honor prendida al ojal de su traje sobrino, suman un millón cien mil francos. preservar su ingenuidad! Eugenia y su madreconsideración para Grandet, la aparente azul, miró luego a los Cruchot con un aire que Los Grassins no llegan a reunir ni la mitad y, no sabían nada de la fortuna de Grandet;franqueza de los militares. parecía decir: "¡Paren ustedes ese golpe!". La además, tienen una hija. ¡Que no se juzgaban de la vida a la luz de sus pálidas––Buenas noches, Grandet ––le dijo al señora de Grassins posó la vista en los búcaros compongan pues! La heredera y los regalos, ideas; no apreciaban ni despreciaban el dineroviñador, tendiéndole la mano y afectando una azules en que se habían puesto los ramos de todo vendrá para casa un día u otro." a fuerza de estar acostumbradas a prescindir deespecie de superioridad con que siempre los Cruchot, buscando sus regalos con la A las ocho y media funcionaban dos mesas de él. Sus sentimientos, heridos sin que ellasaplastaba a los Cruchot––. buena fe fingida de una mujer burlona. En juego. La linda señora de Grassins había mismas lo advirtiesen, pero vivaces, así comoSeñorita ––agregó, dirigiéndose a Eugenia, aquella delicada coyuntura, el padre Cruchot conseguido colocar a su hijo al lado de el secreto de sus existencias, las convertía endespués de saludar a la señora Grandet––, será dejó que los reunidos se sentasen en el círculo Eugenia. Los actores de aquella escena, vulgar algo aparte de aquellas gentes cuya vida erausted siempre tan guapa y tan juiciosa que uno delante del fuego y se fue a pasear al fondo de en apariencia, pero en realidad llena de interés, puramente material.no sabe qué desearle más. la sala con Grandet. Cuando los dos viejos se provistos de cartones llenos de cifras y de ¡Horrible condición la del hombre! No hay unaLuego, tomándola de manos de un criado, le hallaron frente a la ventana, en el punto más colores con sus fichas de cristal azul, parecían sola de sus dichas que no esté edificada sobreofreció una caja que contenía un brezo de El distante de las Grassins: prestar atención a los chistes del viejo notario, una ignorancia. En el momento en que laCabo, flor recién importada a Europa y todavía ––Esa gente ––dijo el cura al oído del avaro –– que para cada número que sacaba tenía una señora Grandet ganaba un lote de diecisietemuy rara. tiran el dinero por la ventana. ocurrencia; pero todos pensaban sueldos, el mayor que se había apostado enLa señora de Grassins, besó cariñosamente a –– ¿Qué importa, mientras venga a parar a mi en los millones de Grandet. El viejo tonelero aquella sala, y que la gran Nanón reía feliz,Eugenia, le estrechó la mano y le dijo: bodega? ––replicó el ex tonelero. contemplaba vanidosamente las plumas color viendo como su señora embolsaba semejante––Adolfo es el encargado de ofrecerte mi ––Si usted quisiese obsequiar a su hija con de rosa y el flamante atavío de la señora de suma, sonó el picaporte con tal violencia quepequeño obsequio. Un muchacho alto, pálido, tijeras de oro, medios tendría para ello ––dijo Grassins, la cabeza marcial del banquero, la de las mujeres se sobresaltaron.y rubio, de modales bastante distinguidos, el cura. Adolfo, al presidente, al clérigo, al notario, y ––No es de Saumur la persona que llama detímido en apariencia, pero que acababa de ––Le doy algo mejor que tijeras ––respondió decíase para sus adentras: este modo ––dijo el notario.gastar en París, donde cursaba la carrera de Grandet. "Están aquí por mis escudos. Vienen a –– ¡Ave María purísima, qué manera deDerecho, ocho o diez mil francos sobre los de "Mi sobrino es un alma de cántaro", pensó el aburrirse por mi hija. ¡Al demontre todos golpear! ––dijo Nanón––. ¿Querrán romper lasu pensión, se adelantó hacia Eugenia, la besó clérigo, mirando al presidente, cuya cabeza juntos! Mi hija no será para unos ni para otros puerta?en ambas mejillas, y le ofreció un estuche de desgreñada acentuaba el mal talante de su y entre tanto, todos me están sirviendo de –– ¿Quién diablos será? ––exclamó Grandet.costura en que todos los utensilios eran de rostro moreno. ¿A que no se le ocurre una sola anzuelo para pescar." Nanón tomó una de las velas y fue a abrir, tontería con gracia? acompañada de su amo.
  • 2. –– ¡Grandet! ¡Grandet! ––gritó su mujer que, preocupado las imaginaciones de los ––Cuarenta y siete ––gritó el viejo variado su surtido de corbatas y de cuellos. Ibamovida por un vago sentimiento de miedo se presentes. Su llegada podía compararse a la de sacerdote––. Marque usted, señora de provisto igualmente de dos fracs de Buisson yabalanzó hacia la puerta de la sala. un caracol en una colmena, o a la entrada de Grassins. su ropa blanca no podía ser más fina. No leTodos los jugadores la miraron. un pavo real en un gallinero del pueblo. ¿No es éste su número? faltaba su estuche de aseo, todo de oro, regalo–– ¿Y si fuésemos también nosotros? ––dijo el ––Siéntese usted junto al fuego ––le dijo El señor de Grassins puso una ficha sobre el de su madre, ni sus perifollos de dandy, entreseñor de Grassins––. Ese martillazo me da Grandet. cartón de su mujer que, invadida por tristes los cuales destacaba una encantadoramala espina. Granssis tuvo apenas tiempo dé Antes de obedecer, el recién llegado saludó presentimientos, observó alternativamente a escribanía que le había ofrecido la mujer másvislumbrar la cara de un joven, acompañado con mucho donaire a los reunidos. Eugenia y al primito de París, sin pensar en la amada del mundo para él, por lo menos unadel mozo de las mensajerías, que llevaba dos Los hombres se levantaron para corresponder lotería. De vez en cuando, la joven heredera gran señora a la que daba el nombre de Anita ybaúles enormes y arrastraba unos sacos de mediante ana cortés inclinación y dirigía miradas furtivas a su primo, y la mujer que, a estas horas viajaba marital ymano. Grandet se, volvió bruscamente hacia las mujeres hicieron una reverencia del banquero se dio cuenta del creciendo de aburridamente por Escocia, víctima de ciertassu mujer y le dijo: ceremoniosa. sorpresa y de curiosidad que revelaban, sospechas a las que no tenía más remedio que–– Señora Grandet, vuelva usted a su juego. ––Seguramente ha cogido usted frío ––le dijo Carlos Grandet, guapo muchacho de veintidós sacrificar momentáneamente su felicidad. NoDeje que yo me entienda con el señor. la señora Grandet––. ¿Llega usted de...? años, producía en aquel momento un singular menos encantador era el papel que llevabaY a renglón seguido cerró con fuerza la puerta –– ¡Mujeres habían de ser! ––––dijo el contraste con los buenos provincianos que para escribir una carta cada quince días.de la sala donde los invitados volvieron a tonelero, suspendiendo la lectura de una quien más quien menos se sentían indignados Redondeaba el equipaje un verdaderoocupar sus puestos; pero no a continuar la carta que tenía en la mano; dejen que el señor por aquellos aristocráticos modales que cargamento de baratijas parisienses, todo elpartida. descanse en paz. estudiaban todos con disimulo para poder repertorio, desde la fusta que sirve para iniciar–– ¿Es alguien de Saumur? ––preguntó la ––Pero, papá, tal vez este caballero necesita después caricaturizarlos a su sabor. Esto exige un duelo hasta el par de pistolas cinceladasseñora de Grassins a su marido. algo ––insinuó Eugenia. ––Tiene lengua para una explicación. A los veintidós años, los que le ponen fin, no faltaba uno solo de los––No, es un viajero. pedirlo ––replico severamente el viñador. jóvenes están aun demasiado cerca de la aperos de labranza con que un joven––Sólo puede venir de París. La escena no sorprendió más que al infancia para abandonarse a las puerilidades. desocupado ara el campo de la existencia.––Así es ––intervino el notario consultando su desconocido. Los demás estaban De modo que entre cien jóvenes de su edadreloj de dos dedos de grueso que parecía un acostumbrados a las maneras despóticas del encontraríamos lo menos noventa y nueve que, ACTIVIDADESbarco holandés. Son las nueve. ¡Caramba con viejo. No obstante, una vez cruzadas aquellas en su caso, se habrían portado exactamentela diligencia del Despacho Grande! Ni un día dos preguntas y aquellas dos respuestas, el como acababa de portarse Carlos Grandet. 1. Escribe los datos biográficos y obrasllega con retraso. desconocido se levantó, volvió la espalda al Unos días antes de aquella velada, su padre le más importantes de Honorato de–– ¿Es joven el señor que ha llegado? –– fuego, levantó uno de sus pies para calentar la había dicho que fuese a pasar unos meses enpreguntó el padre Cruchot. suela de su bota, y dijo a Eugenia: casa de su hermano de Saumur. Quién sabe si Balzac, en un esquema.––Sí ––contestó Grassins––. Y trae un ––Gracias, primita, he comido en Tours. ––Y el señor Grandet, de París, pensaba enequipaje que por lo menos pesa trescientos agregó, mirando a Grandet––: No necesito Eugenia. Carlos, que por primera vez caía en 2. Redacta las ideas principales delkilos. nada; no estoy fatigado siquiera. provincias, se propuso mostrar la superioridad capítulo I , obra “Eugenia Grandet”.––Nanón, no vuelve ––observó Eugenia. –– ¿El señor viene de la capital? ––preguntó la de un joven a la moda, despertar a todo el 3. Escribe otros protagonistas con sus––No puede ser más que algún pariente de señora de Grassins. Carlos, que distrito con el espectáculo de su lujo, marcar respectivas funciones.ustedes ––dijo el presidente. así se llamaba el hijo del señor Grandet, de época en los anales de la ciudad, ser el––Hagamos las puestas ––exclamó París, al oír la pregunta tomó un monóculo que embajador de las invenciones parisienses. En 4. Ilustra las escenas mássuavemente la señora de Grandet––. Por las pendía de su cuello, mediante una cadena, le fin, para decirlo en una frase, Carlos quería representativas de la obra “Eugeniavoz he conocido que el señor Grandet estaba aplicó a su ojo derecho para examinar lo que pasar más tiempo en Saumur que en Paríscontrariado; tal vez le disguste, si nota que nos había sobre la mesa y las personas que estaban cepillándose las uñas, pretendía presentarse Grandet”.estamos ocupando de sus asuntos. sentadas a su alrededor; detúvose con con ese exceso de afectación que a veces el––Señorita ––dijo Adolfo a su vecina––. impertinencia en la señora de Grassins y, verdadero elegante desdeña en favor de un 5. En la actualidad ¿Crees que existenSeguramente es su primo Grandet. Un guapo después de haberse hecho cargo de todo, le cierto abandono no exento de gracia. personas que aprecian bastante elchico que vi en el baile del señor de Nucingen. dijo: Carlos llevaba en su equipaje el más lindo dinero y tener una buena clase social?Adolfo no siguió. Su madre le había dado un ––Sí señora. ––Y agregó dirigiéndose a la traje de caza, la escopeta más bonita, la ¿Por qué?pisotón y, en seguida, haciendo ver que le señora Grandet––. Están ustedes jugando cuchilla más caprichosa, la vaina máspedía un par de sueldos para su apuesta, le dijo a la lotería; háganme el favor de continuar la historiada que había encontrado en todo París.al oído: partida; es demasiado divertido para que la Llevaba también una colección de chalecos a–– ¿Quieres callar, majadero? dejen . cuál más ingenioso, los había grises, blancos, ACRÓPOLIS Y EXCELENCIA FORJANDOEn aquel momento Grandet volvió a entrar sin "Estaba segura de que era el primo", pensó la negros, color de escarabajo, con reflejos de NUEVAS GENERACIONESNanón, cuyos pasos y los del mozo resonaron señora de Grassins, lanzándole miraditas de oro, bordados, de chiné, con chal o con cuelloen la escalera, le seguía el viajero que hasta tal inspección. parado, de cuello vuelto, abrochados hastapunto había excitado la curiosidad y arriba, con botonadura de oro. No era menos