La construcción del aula ALFABETIZADORA
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La construcción del aula ALFABETIZADORA

on

  • 1,421 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,421
Views on SlideShare
1,421
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
14
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La construcción del aula ALFABETIZADORA La construcción del aula ALFABETIZADORA Document Transcript

  • LA CONSTRUCCIÓN DEL AULA COMO UN AMBIENTE ALFABETIZADOR ¿Por qué iniciar con el nombre propio?El mundo actual está atravesado por la lengua escrita y los niños viven rodeadosde escrituras. La escuela incorpora esta realidad y aprovecha todo lo que yaconocen. Sin embargo, no todos los niños han tenido las mismas experiencias nitienen sobre el lenguaje escrito saberes semejantes. La diferencia entre losconocimientos previos de los niños es un aspecto esencial a ser tenido en cuentaa la hora de evaluar los progresos ya que los avances siempre estarán en relacióncon los puntos de partida de cada niño y las oportunidades que se les brinde en elmarco de la escuela.En las primeras semanas de clase, incluya en el aula diversos materiales escritos:almanaques, carteles con los días y los meses del año, agenda semanal, cartelescon el propio nombre, abecedario, listados de títulos de cuentos, de autores, depersonajes... Los niños tienen que estar inmersos en un contexto de escrituras,saber qué dicen y para qué sirven, poder usarlos como fuentes de informaciónseguras para recurrir a ellos o evocarlos a la hora de escribir.Decididamente, es importante comenzar con el propio nombre para pasar luego areflexionar sobre otros nombres. Muchos se agregarán, paulatinamente, alrepertorio de formas fijas conocidas: las frutas que comen, los juegos preferidos,las mascotas que desean tener en casa... Y, por supuesto, todos los nombres quesurjan de los proyectos y secuencias que se llevan adelante durante el añoescolar: los títulos de los cuentos, los nombres de autores e ilustradores, ficherosde personajes, frases inolvidables de los cuentos leídos, nombres de los animalesque se estudian…EL PROPIO NOMBREEl nombre propio tiene una alta significación social y personal; su escrituraintroduce al niño en el mundo de la lengua escrita. Es, también, una de lasprimeras escrituras que se presentan en el aula.Los carteles con los nombresPara las distintas situaciones de lectura y de escritura que les va a proponer a susalumnos necesita contar con diferentes juegos de carteles. Hágalos usando letrade imprenta mayúscula, cartulina de un solo color y con el mismo marcador, deforma tal que solamente las letras indiquen lo que dice y lo reconozcan entrevarios; por lo tanto, no introduzca otras referencias (fotos o dibujos) que distraigansu atención de lo que quiere que aprendan. Los carteles tienen el propósito de quelos niños aprendan la escritura del nombre.Tenga en cuenta cómo llaman al niño para saber qué escribir. Si en el aula hay unFederico a quien le dicen Fede, por ejemplo, se pueden hacer para él dos carteles:uno para su nombre y otro para su sobrenombre o acordar qué va a decir el único
  • cartel que está confeccionado. Si hay, por ejemplo, dos niños con el mismonombre y resuelven agregar una inicial del apellido para reconocer el propio, estainicial tendrá que estar suficientemente separada del nombre para que no seconfunda con él. En todos los casos, asegúrese que los alumnos sepan muy bienqué dice lo que está escrito en su cartel.Es importante que los carteles estén, siempre, “a la vista” de los niños y en funciónde diversos propósitos. Por ejemplo:● Ubicados debajo de las letras del abecedario que correspondan a sus iniciales.● En una lista con nombre completo y apellido (similar a la del registro deasistencia) que puede servir para anotar a los ayudantes.● En un panel que registre los cumpleaños de cada mes.● Guardados como fichas en una caja o pegados con chinches o velcro a un panelde modo que permitan llevarlos a la mesa para copiarlos o usarlos como formasseguras de información.En las etapas iniciales de la alfabetización, un niño no tiene por qué conocer laestrategia de copia. Cuando se copia, se selecciona cierto fragmento del textomodelo y se escribe, luego el fragmento siguiente y así hasta finalizar –lo cualimplica no escribir dos veces el mismo fragmento ni saltear ninguno. Por esarazón, con todos los niños, es importante explicitar esta práctica y enseñarles acontrolar sus escrituras cuando copian; con muchos otros, es imprescindiblecomenzar por enseñarles a copiar.Si le interesa saber más sobre este tema, le recomendamos la lectura deNemirovsky, M., “Leer no es lo inverso de escribir”. En: Más allá de laalfabetización (1995). Santillana.Dictando a mí maestro…El dictado al maestro es una situación didáctica en la que los alumnos pueden“escribir en voz alta”, liberados de la realización efectiva de la escritura. Al dictar,los niños centran sus esfuerzos en el proceso de producción de las ideas y en laforma de expresarlas por escrito.Cuando los alumnos dictan al docente se pone de manifiesto para ellos que laescritura es un proceso recursivo, planificado y dirigido a un potencial lector másallá del maestro.Comienzan a darse cuenta de que el escritor debe controlar los momentos de eseproceso: cuándo planificar, cuándo escribir, cuándo revisar o modificar el plan,cuándo releer lo escrito.Mientras se avanza en la escritura colectiva, el docente regula el avance delescrito y les propone a los alumnos releer lo que se ha escrito hasta el momento.De este modo, se muestra que el texto escrito condiciona lo que sigue y el escritorse tiene que convertir en lector de su propio texto. Revisar es leer para escribirmejor.Si usted desea conocer más sobre la situación de dictado al maestro puede leerTeberosky, A. y Fabbretti, D., “Escribir en voz alta”. En: Monográfico. Leer y
  • escribir. Cuadernos de pedagogía (1993) y Sulzby, E., “Hablar el lenguaje escrito”(1986). En: Lectura y Vida (2005).Los niños pueden dictar: Canciones Versos Rimas Grupos de palabras, etc. ¿Planas?“La invención de la escritura fue un proceso histórico de construcción de unsistema de representación, y no un proceso de codificación (...). La diferenciaesencial es la siguiente: en el caso de la codificación ya están predeterminadostanto los elementos como las relaciones (...). Por el contrario, en el caso de lacreación de una representación ni los elementos ni las relaciones están pre-determinados.Por ejemplo, en la transcripción de la escritura en un código Morse todas lasconfiguraciones gráficas que caracterizan a las letras se convierten en secuenciasde puntos y rayas, pero a cada letra del primer sistema corresponde unaconfiguración diferente de puntos y rayas, en correspondencia biunívoca (...). Encambio, la construcción de una primera forma de representación adecuada sueleser un largo proceso histórico hasta lograr una forma final de uso colectivo (...). Ladistinción que hemos establecido (...) no es meramente terminológica. Susconsecuencias para la acción alfabetizadora marcan una línea divisoria neta (...) sila escritura se concibe como un código de transcripción, su aprendizaje se concibecomo una técnica; si la escritura se concibe como un sistema de representación,su aprendizaje se convierte en la apropiación de un nuevo objeto de conocimiento,o sea, en un aprendizaje conceptual.”Emilia Ferreiro. Proceso de alfabetización. La alfabetización en proceso (1986:11).CEAL.