DE LA VIOLENCIA ESCOLAR A LA VIOLENCIA SIMBÓLICA EN LOS COLEGIOS “MATONEO EN LAS AULAS”
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

DE LA VIOLENCIA ESCOLAR A LA VIOLENCIA SIMBÓLICA EN LOS COLEGIOS “MATONEO EN LAS AULAS”

on

  • 9,828 views

El objetivo de este artículo es poder conceptualizar y aportar herramientas para pensar la Violencia Escolar. Como este es un objeto de estudio muy amplio, mi objetivo no es abordarlo completamente, ...

El objetivo de este artículo es poder conceptualizar y aportar herramientas para pensar la Violencia Escolar. Como este es un objeto de estudio muy amplio, mi objetivo no es abordarlo completamente, sino dar algunas puntadas para pensar y repensar la escuela, como un estamento que no esta ajeno a la violencia por su desarrollo histórico y cultural y asumiendo algunas formas de violencia como una violencia simbólica.

Statistics

Views

Total Views
9,828
Views on SlideShare
9,824
Embed Views
4

Actions

Likes
3
Downloads
109
Comments
1

2 Embeds 4

http://curriculoycomunidadeducativa.blogspot.com 3
http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • me parece oportuno que antes de cada sesión de clase el profesor debe tratar este tema,incentivando el buen trato entre las personas,especialmente entre los alumnos y alumnas en su diario quehacer.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

DE LA VIOLENCIA ESCOLAR A LA VIOLENCIA SIMBÓLICA EN LOS COLEGIOS “MATONEO EN LAS AULAS” Document Transcript

  • 1. DE LA VIOLENCIA ESCOLAR A LA VIOLENCIA SIMBÓLICA EN LOS COLEGIOS “MATONEO EN LAS AULAS” Luz Aleida Alzate Lic. Biología. U.P.N.El objetivo de este artículo es poder conceptualizar y aportar herramientas parapensar la Violencia Escolar. Como este es un objeto de estudio muy amplio, miobjetivo no es abordarlo completamente, sino dar algunas puntadas para pensar yrepensar la escuela, como un estamento que no esta ajeno a la violencia por sudesarrollo histórico y cultural y asumiendo algunas formas de violencia como unaviolencia simbólicaPara ello comenzare analizando diferentes modos de entender la Violencia, paraentender el por qué de la violencia escolar desde tiempos remotos. Además, delconcepto de violencia simbólica y la conceptualización de un modo de violenciasimbólica, el matoneo o Bullying.Palabras claves: violencia escolar, violencia simbólica, intimidación, matoneo oBullying, reproducción, capital cultural.CLASES DE VIOLENCIATeniendo en cuenta que nuestro objeto de estudio es la Violencia Escolar, esimportante iniciar por definir que es la violencia, que clases de violencia existen y
  • 2. como pueden presentarse, con el fin de evidenciar cual de estos se encuentrainmerso en la escuela, como se introduce y legaliza dentro de la misma, al puntode que a veces sea imposible detectarla.Debido a la gran diversidad de acciones, ámbitos, y formas en los que puedepresentarse la violencia, en la actualidad se habla es de Violencias. El uso máscomún de la palabra violencia es empleado para designar a la Violencia Física, lacual hace referencia a agresiones en el cuerpo, o hacia objetos, provocandodaños visibles en el destinatario. Otro tipo de violencia, es la Violencia Psicológicaque, a diferencia de la física, no provoca lesiones visibles en quien la recibe sinoque se basa principalmente en agresiones que afectar a la integridad de lapersona que las recibe. También encontramos la Violencia Verbal, la cual hacereferencia a insultos, burlas, amenazas, etc. En el ámbito escolar puedenencontrarse todos estos tipos de violencia, y es lamentable pero todos los días esnoticia las agresiones físicas o verbales a las que son sometidos los docentes, losestudiantes y en general toda la comunidad educativa de las instituciones.VIOLENCIA ESCOLAR.La Naturaleza de la violencia que cotidianamente se vive en las escuelas, meconduce a pensar que la problemática es más trascendental y profunda de lo queparece, culturalmente la violencia en la escuela ha sido un hecho marcado por laagresión maestro – estudiante, ya que Siempre se había considerado comonormal el hecho de castigar a los alumnos, porque se creía que el castigo era
  • 3. parte importante en la formación educativa; sin embargo, en las últimas décadasha transformada su cara y se ha invertido, mostrándose también una agresión delestudiante hacia el maestro. Hay constancias acerca de las prácticas educativasen las primeras civilizaciones, las cuales indican que los castigos corporales eranun instrumento generalizado y aceptado para inculcar disciplina. A su vez,también parecían serlo las venganzas de los escolares. Así lo señalanhistoriadores de la educación como Mario Alighieri Manacorda, quien rastrea enlos textos de la época clásica las descripciones de las costumbres de loscorrectivos físicos usados por los maestros. También destaca como común laindisciplina, la aversión y el aburrimiento de los alumnos, como correlato frente alos ásperos regaños y a los golpes de la fusta, el «cetro» de los maestros.Este sigue siendo un fenómeno generalizado, aunque quizás hoy nos preocupemás, dado que ha tomado perfiles inéditos por la irracionalidad que lo caracteriza ypor las condiciones actuales de nuestra sociedad. Vivimos en una sociedadviolenta, en la que la agresión penetra y corroe todos los intersticios del tejidosocial. Como era previsible suponer, se ha trasladado también a los espaciosfísicos de la escuela. Sin embargo, definir la violencia a partir de su localizacióngeográfica puede resultar insuficiente e improductivo a efectos de hallarsoluciones.Actualmente, la violencia escolar es un tema que preocupa, no sólo a lacomunidad escolar sino a la sociedad en general; esto se evidencia a través de lasconstantes manifestaciones que en los últimos años (4 a 5 años) viene haciendolos medios de comunicación en relación al tema de la violencia en los colegios, en
  • 4. especial los de Bogotá, convirtiéndose ésta en una situación que cada vezadquiere mayor relevancia y que se hace notar en cualquier contexto ya que noentiende de distinciones sociales o de sexos.Una de las encuestas realizadas por la Universidad de los Andes en el año 2008para la ciudad de Bogotá sobre violencia escolar señalo que el 56% de losestudiantes ha sido robado en su colegio y además, cada tres ha sido objeto degolpes y maltrato físico. Esta situación, que ya pasa de claro a oscuro vieneaumentando día a día en los colegios y valga recalcar en los públicos, dondeparece ser que la violencia ha penetrado todo espacio. Sin embargo, En sumomento el anterior secretario de Educación Abel Rodríguez, reconoció que lascifras son "preocupantes", pero insistió en que "nuestros estudiantes no sondelincuentes" y pidió no estigmatizar a la población escolar, y, argumento“Nuestras aulas no son islas impenetrables frente a la realidad del país y nuestraresponsabilidad es tomar medidas pedagógicas y no policivas".Es importante mencionar que la violencia no solo se vive al interior de lasinstituciones educativas, sino que además, al exterior de la institución jóvenesinescrupulosos acechan a los estudiantes para robarles sus objetos personales,jóvenes que muy seguramente no pertenecen, ni se encuentran matriculados enlas instituciones públicas al contrario pertenecen a pandillas, pero buscanafanosamente hacerle el daño a otro y encuentran en los niños, niñas y jóvenes deestos colegios victimas favorables para cometer sus delitos.
  • 5. La violencia escolar no es un tema circunscrito a los jóvenes y sus posiblesconductas anómicas, muchas de estas tendencias juveniles surgen sobre ellosdebido a los medios de comunicación, los agentes estimuladores del consumo ylas practicas de socialización. El uso de ciertos objetos, de ciertas modas,pertenecen al mundo de la reproducción cultural que los adultos (padres, madres ydocentes) permitimos en nuestra sociedad. El maestro en su constanteinteracción en el aula con sus estudiantes apoya estas relaciones de poder,manifestando afecto a los mejores alumnos (siendo el mejor alumno aquel alumnomodelo, aquel que es, de acuerdo a las normas establecidas por la sociedaddominante), y a su vez se muestra rechazo por aquel que no llega al modelo delbuen estudiante. De esta manera se realiza una selección de estudiantes: aquellosque se merecen el aprecio y halagos del docente y aquellos que reprobaran elciclos escolar. Es así, que podemos afirmar que en las aulas hay violencia y alhablar de violencia en el entorno pedagógico, es hablar de reproducción social eimposiciónAl reflexionar acerca de la violencia escolar debemos repensar que esta, solorepresenta una parte del tema de la violencia en la sociedad; la escuela no estáajena a los conflictos de nuestra sociedad; en la historia de la pedagogía el actoeducativo, que es transmitido culturalmente ha presentado altos grados deviolencia. Por una parte, históricamente las relaciones formales de enseñanzalegitimaron el uso de la violencia física como mecanismo de castigo o reprimendafrente a la rebeldía del estudiante. Por otra parte, cuando impusimos un cierto“arbitrio cultural” sobre lo que consideramos como la verdad, para los estudiantes.
  • 6. Esto último se denomina, “violencia simbólica” y se expresa en el “currículum oculto”que no es otra cosa que el ejercicio del poder al interior de los establecimientos.La violencia simbólica, es un concepto acuñado por el francés Pierre Bourdieu conel cual intenta interpretar otras formas de violencia no ejercidas por la fuerza física,al contrario esta forma de violencia se da por la imposición por parte de los sujetosdominantes a los sujetos dominados de una visión del mundo. Este tipo deviolencia que se ha introducido en nuestras aulas es considerada más letal de loque podríamos imaginar, pues las diversas formas de la violencia simbólica no senotan, no se saben, no se presuponen; es por ello que se pueden mantener mástiempo en acción sin ser descubiertas.También podríamos mencionar la violencia producto de la desigual en la distribucióndel capital cultural en nuestra sociedad, como es el caso de la creación de escuelaspara pobres y escuelas para ricos, entre muchas de las formas como la violenciasimbólica es ejercida en nuestra sociedad.A partir de esto, podríamos afirmar que nuestros centros educativos viven y sufrenlo que pasa en nuestra convivencia macro social. Allí, se encuentran involucradostodos los actores tanto en calidad de victimas y de victimarios: abusos sexuales,violaciones, maltrato infantil, pedofilia, autoritarismo, salud mental en el trabajo,agresiones, intimidaciones, Matoneo O Bullying.Este último, se entiende como el conjunto de agresiones que se presentan encentros educativos, donde un estudiante o grupo ejerce poder sobre otro de manera
  • 7. sistemática, intencional y repetida con la intención de atemorizarlo y/o infringirledaño. Es un término que proviene del vocablo holandés que significa acoso, el cualfue acuñado por Dan Olweus quien empleo el termino en sus investigaciones; elmatoneo o “Bullying” incluye diversas conductas de maltrato verbal, físico, social,electrónico o psicológico. El matoneo se presenta en diversas formas de acuerdocon la cultura escolar como los insultos, el burlarse, poner apodos, golpear,empujar, pellizcar, excluir socialmente, hacer gestos ofensivos, enviar mensajesinsultantes por el e-mail, etc. Quien realiza el acoso es llamado “bullie” y por logeneral busca victimas débiles en lo físico, en lo intelectual o lo social, demostrandoasí un nivel de superioridad que le proporciona placer, satisfacción y que loconduce a continuar cometiendo esta conducta una y otra vez.Por otra parte, la victima de matoneo asume que lo que pasa es normal, oculta atodos (padres, maestros, amigos) lo que sucede, tiene miedo a las represalias o alhecho de ser ignorado y termina por asumir que todo es verdad, sintiéndose inferior,aislado, indefenso y generando una baja autoestima en el niño, niña o adolescente.El matoneo escolar puede tener graves efectos sobre los niños y niñas intimidados,pues pueden generar con mayor facilidad depresión, pesadillas, humor cambiante,problemas para dormir e incluso derivar en pensamientos y actos suicidas.Este tipo de violencia escolar y a la cual yo le he dado el carácter de violenciasimbólica, puede ser más delicada de lo que muchos imaginan, entre ellos losagresores; pues las emociones, actitudes del joven pueden volcarse en accionesviolentas contra ellos mismos, además, el silencio impide que otros como padres,
  • 8. docentes o amigos puedan ayudar a buscar solución al conflicto. En muchos de loscasos reportados por matoneo o “Bullying” en los colegios y que han sidodetectados, los padres se ven en la obligación de retirar al joven del colegio paraevitar se siga presentando la situación, pero es de recalcar que ya puede habergenerado un daño psicológico y que esta solución no es la única acción que sedebe tomar, la busca de orientación psicológica es pertinente una vez se hacomprobado un caso de acoso escolar y aun más si se ha venido presentando porun prolongado tiempo.Quizás detectar el punto de inicio de estas conductas en nuestra sociedad no esdifícil, ya que este nace en donde se da cabida a la violencia (hogar, barrio,escuelas, sociedad), donde la presencia de padre y madre es mínima y estos tienenpoca o nada supervisión del joven, donde el compromiso de educar, guiar, orientarno existe, donde se le resta importancia a las pequeñas agresiones, tildando dedébil o tener problemas de socialización al niño o niña, donde la agresión, la burla,los apodos se vuelven normales por ser parte de la idiosincrasia de nuestro país.Además, si los adultos evocamos nuestra época escolar, recordaremos haber sidovíctimas de situaciones semejantes a las que nunca se les prestó importancia,debido a ser consideradas como algo normal en aquel entonces.Entonces, si la intención es contrarrestar el fenómeno y buscar que cada día menosniños, niñas y jóvenes sean víctimas del matoneo escolar debemos generarhogares sólidos, llenos de dialogo y confianza que le brinden seguridad al niño. “Unhogar donde haya afecto, respeto por las diferencias y reglas claras de
  • 9. comportamiento. Porque así como es difícil que un niño con afecto y altos nivelesde autoestima sucumba a las provocaciones de un matón, un niño sin afecto y bajaautoestima, corre el riesgo de convertirse en victimario”Las instituciones educativas también deben generar y formar parte de la solución,para ello uno de los primeros pasos es reflexionar la interior del colegio, no comouna practica individual, sino también social; ser claros con la disciplina en el aula yen la institución, esta es primordial. Establecer claramente las reglasinstitucionales y las acciones que se tomarán en conductas como el Bullying. Estarabierta a las quejas y sugerencias de los estudiantes y padres de familia. Reforzarel tema de educación en valores en la asignación académica de todas las áreas.Por otras parte, hay que estar alerta a las actitudes verbales y no verbales de losniños y niñas desde nuestra perspectiva de adultos; estructurar pedagógicamente lacultura de la no agresión, ser asertivos asumiendo una posición clara y firme contrala intimidación; buscar que el niño o niña siempre este rodeado de amigospositivos, la falta de estos hace más vulnerables a las víctimas; asumir el rol deadultos que nos corresponde y no celebrar o aprobar la intimidación y dejar depensar que un acto de acoso escolar es normal y actuar siempre a tiempo.Contrarios a los que muchos piensan sobre el matoneo escolar, el psicólogo Miguelde Zubiría, cree que la solución no es evitar el conflicto sino enfrentarlo. “lamatonería en los colegios ha existido toda la vida y además sirve de formaciónporque enseña a los estudiantes a construir herramientas que son necesarias para
  • 10. enfrentarse a la vida adulta, que es cuando van a encontrar fenómenos inclusopeores”. Además, Zubiría argumenta que los hogares con un solo hijo y carentesde hermanos, carecen de la experiencia de vivir el conflicto entre hermanos, y queposteriormente le servirá de experiencia para asumir sus dificultades en el espacioescolar, al contrario son niños sobreprotegidos por sus padres, causal de que elniño, niña o joven no pueda defenderse por sí mismo.CONCLUSIONES La violencia se manifiesta de diversas maneras y se encuentra ligada al contexto cultural y social del individuo. Las instituciones educativas deben estar preparadas para manejar cualquier en el que se sospeche un acto de matoneo o intimidación, tomando las medidas necesarias tales como reportar el incidente al coordinador o al rector, diligenciando los documentos escritos con la situación acontecida, realizando trabajo previo con sus estudiantes, padres de familia y profesores. Por último, nuestra sociedad debe asumir la responsabilidad que le corresponde frente al incremento de violencia escolar, esta no es una problemática solo del colegio, allí, se deben responsabilizar los padres quienes son los primeros educadores de nuestros niños y niñas y quienes han perdido el horizonte en el proceso de formación y acompañamiento con sus hijos.
  • 11. BIBLIOGRAFIA AVILA Penagos, Rafael. Las relaciones entre la educación y la cultura en Pierre Bourdieu. Revista Colombiana de Sociología. ISSN 0120-159X. Vol. VII N°1 de 2002 pág. 9-26 CASTILLA, Daniela; PERALTA DE ZUBIRIA, Daniel. La violencia escolar entre compañeros en una muestra de colegios privados de Bogotá. [en línea] 2009. El Espectador, 29 de marzo de 2008. Frente a la violencia escolar. Editorial. El Tiempo (27 de marzo del 2008). Violencia en los colegios. Editorial. El Tiempo (marzo 26 de 2008). Estudio sobre la violencia y la delincuencia en los centros educativos de Bogotá. Universidad de los Andes y DANE HERAS GARCIA, margarita Leticia; SARABIA, Enrique. La violencia simbólica en la escuela primaria: un estudio de caso en la Cruzelota, Sinaloa. Tesis Universidad Pedagógica Nacional. Junio de 1997. http://es.scribd.com/doc/23007347/La-Violencia-Instituida MARTIN Criado, Enrique. De la reproducción al campo escolar. Seminario de sociología, sesión XIV. Lectura expo Maestría socio educación. E.R NAJERA MARTINEZ, Eusebio. Violencia escolar: una lectura pedagógica. [en línea] Viña del Mar. Agosto de 2004 PINTUS, Alicia. Violencia en la escuela: compartiendo la búsqueda de solución [en línea]. Revista iberoamericana de educación, No 37, enero – abril de 2005.